ESPECIAL

gabriel.camunas

1NYusH2

Es

E s p e c i a l p i e s s a n o s

37

los profesionales de la Podología en

cuantoaquedebemosllevaracabomás

campañas de educación sanitaria, cuestión

que estamos intentando resolver:

un ejemplo es la campaña realizada el

año pasado con la iniciativa Pie Saludable.

¿Lasociedadestáconcienciadadeque

hay que cuidar los pies?

No me gustaría contestar con un no

rotundo, pero sí es cierto que hay una

mayorconcienciaciónrespectoalcuidado

de otras partes del cuerpo, como por

ejemplo la salud bucodental. Desde las

universidades se están realizando campañasdeconcienciaciónenniños,puesto

que si queremos tener una sociedad

sensible al cuidado de los pies, hay que

empezar por nuestros niños: revisiones

de sus pies o talleres que, mediante juegos,

explican cómo mantener sanos los

pies.

¿Los mayores cuidan sus pies y

utilizan el calzado adecuado?

A medida que nos hacemos mayores,

normalmente, empiezan a aparecer

problemas y esto conlleva una mayor

atención y cuidado a todo nuestro cuerpo,

pero esto no quiere decir que se

haga adecuadamente. En un reciente

estudio de la Universidad de Extremadura

se ponía de manifiesto que el 83%

de los pacientes analizados estaban

usando un calzado inadecuado, lo que

conlleva problemas físicos. Se ha comprobadoquelamayoríadelospacientes

no usaban un zapato adecuado, pues a

la hora de elegir calzado, este no coincide

con las dimensiones reales y verdaderas

de cada pie, con lo cual puede dar

lugaralaaparicióndediversaspatologías

y deformidades.

Cada vez se ve más al podólogo como el

especialista de la salud, para tratar los

problemas de los pies, más allá de la

imagen anticuada del callista.

¿Qué enfermedades o problemas en

los pies pueden aparecer con la edad?

En medicina se dice que podemos tener

enfermedades en fase subclínica, esto

es que el problema puede existir, pero

no presenta signos ni síntomas, y esto

también ocurre en nuestros pies. Por

ejemplo, durante nuestra infancia y

nuestra juventud podemos tener un

defecto o un problema en la pisada y

estocondicionaqueenlaedadadultase

manifieste con sobrecargas musculares

o con dolor e impotencia funcional; esto

puede hacernos pensar que ha aparecido

un problema, cómo puede ocurriren

una fascitis plantar, que puede ser el

resultado de un pie cavo o un pie plano

valgo, que durante años ha venido trabajando

de forma inadecuada y que en

unmomentodeterminadosevuelvesintomático,

provocando dolor en el talón.

Por supuesto, también pueden aparecer

problemas de artrosis, deformidades

en los pies como "dedos en martillo",

"juanetes", alteraciones en las

uñas...

¿Qué cuidados requieren los pies de

una persona diabética?

El Grupo de Trabajo Internacional

sobre el Pie Diabético, que es una de las

secciones consultivas de la Federación

Internacional de Diabetes (IDF), creó

una guía práctica y específica para el

tratamiento y la prevención del pie diabético,

que está basada en el Consenso

Internacional y cimentada en cinco elementos

de los cuales se generan los cuidados

específicos:

1.- Inspección y exploración periódica

del pie de riesgo.

2.- Identificación del pie de riesgo.

3.-Formacióndelpaciente,desufamilia

y de los profesionales sanitarios.

4.- Calzado adecuado.

5.-Tratamientodepatologíasnoulcerosas.

Como recomendaciones generales propondría

estos 10 consejos:

1.-Inspeccióndiariadelospies,incluida

lazonaentrelosdedos:siunomismono

puede, debe realizarlo otra persona del

entorno.

2.- Lavado diario, secándolos con cuidado,

sobre todo, entre los dedos. Controlar

la temperatura del agua, que no sea

superior a 37 grados: a veces la sensibilidad

no es buena y se pueden provocar

quemaduras.

3.-Evitarandardescalzo,dentroyfuerade

casa,yevitarllevarzapatossincalcetines.

4.- No usar productos químicos ni apósitos

para eliminar callos.

5.- Inspeccionar y palpar diariamente el

interior de los zapatos.

6.- No calzar zapatos apretados, ni con

bordes irregulares o costuras desiguales.

7.- Usar aceites y cremas lubricantes

para la piel seca, excepto en la zona

entre los dedos.

8.- Cambio diario de calcetines con las

costuras hacia fuera o, preferiblemente,

sin costuras.

9.- Cortar las uñas en línea recta.

10.- Los callos deben ser eliminados por

profesionales sanitarios, por podólogos.

El paciente debe ser consciente de que

es necesario que sus pies sean inspeccionados

periódicamente por un podólogo,informarinmediatamentealprofesional

si ha aparecido una ampolla, un

corte, un rasguño o una llaga.

¿Recomienda algún tratamiento específico

para prevenir las dolencias en

los pies?

En el caso de los niños, vigilar el calzado,

clave en el desarrollo del pie.

Deben tener precaución en lugares públicos

que frecuentan, como gimnasios,

piscinas…paraevitarelcontagiodehongos

y verrugas; deben vigilar el cuidado

de las uñas, porque asumen su autocuidado

y pueden hacer un excesivo y mal

corte de uñas.

Para los adultos es importante alternar

el calzado e hidratarse la piel con

productos específicos para el pie.

Los mayores deben lavarse cada día

los pies con agua tibia y un jabón emoliente

y antiséptico; no cortar las durezas

o callosidades; tener hábitos saludables

como realizar una nutrición

adecuada e intentar caminar cada día;

y utilizar el calzado adecuado.

Y repito, en todas las edades, contar

con el podólogo como profesional de

referencia en la prevención y en el

mantenimiento de la salud del pie,

puesto que el podólogo de hoy es un

profesional muy bien formado y con

competencias plenas para el abordaje

de la salud y el tratamiento de los problemas

de los pies. 3E

Similar magazines