industrialización

oscarlizar

Estrategia para una nueva industrializacion

tituciones siguieron agendas políticas clientelistasy de captura de rentas. En consecuencia, segeneraron políticas poco coherentes en las quelas prácticas de consulta y diseño participativode la PDP coexistieron con tradicionales formasde captura de rentas por parte de grupos políticoscomo los subsidios públicos y los recortes deimpuestos que no tenían justificación técnica orespondían a alguna falla de mercado. 5Por otro lado, evaluaciones de diferentes institucioneshan concluido que durante los primeros12 años de este modelo, la interlocución entre lopúblico y lo privado recayó en generar listas detareas para el sector público (Ministerio de Comercio,Industria y Turismo de Colombia, 2004).Un análisis similar se plantea en la evaluaciónque realizó CAF y B.O.T. en 2004 sobre los CAR-CES, en los que concluyeron que la falta de aportesy la participación de actores privados hacíaninoperante a la figura institucional. Finalmente,de acuerdo con el Ministerio de Comercio, Industriay Turismo, el Departamento Nacional dePlaneación y Confecámaras (2012) la falta deinterlocución a nivel local entre actores públicosy privados ha llevado a que actualmente sólo 10de las 25 Comisiones Regionales de Competitividadsigan operando efectivamente y a que,como ya se señaló, el promedio regional de ejecuciónde los Planes Regionales de Competitividadno supere la tercera parte.En conclusión, si bien es necesario que las políticaspúblicas se retroalimenten de sus resultadosy corrijan sus deficiencias, al evaluar en detalle laevolución de las PDP en Colombia se encuentrauna inmensa falta de coherencia y continuidad,producto de cambios basados en programas políticos,más que en evaluaciones y en formulastécnicas, que no responden a las verdaderas necesidadesdel aparato productivo del país.Lo anterior se traduce en la formulación de nuevaspolíticas cada cuatro años, que normalmentese quedan cortas en su capacidad de ejecución.El resultado es una multiplicidad de programasy gastos que se quedan estancados debido a laescasa coordinación y el bajo nivel político de lasestrategias dentro de los gobiernos. Lo sucedidotambién se ha visto reflejado en políticas públicascontradictorias; algunas de ellas intentanpromover la competitividad y otras tienden aperpetuar el rezago productivo de las empresascolombianas. Lo referido es el caso, por ejemplo,de la mezcla de las ventajas arancelarias procompetencia que traen los TLC y las políticas proteccionistasdiscrecionales que solo retrasan elfuncionamiento del mercado.Al mirar hacia el futuro de la PDP queda clarala necesidad de construir una visión compartidapúblico-privada sobre el país del futuro, quecuente con un liderazgo político de alto nivel enel gobierno, una participación activa de los empresariosdecididos a competir, unos objetivosde largo plazo sin contradicciones de corto plazo,y gran participación en el ámbito regional.5 De acuerdo con Meléndez & Perry (2010) la cantidadde incentivos discrecionales no justificados y cuyapuesta en práctica no resolvía falla de mercado algunase incrementaron en intensidad en los últimos años dela década pasada.280281

More magazines by this user
Similar magazines