Letras verdes no.2 - noviembre 2008.pdf - Flacso Andes

cebem.org

Letras verdes no.2 - noviembre 2008.pdf - Flacso Andes

REVISTA DEL PROGRAMA DE ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADOR2SUMARIOEDITORIALÁreas Protegidas, Desarrollo y CulturaGonzalo Oviedo - Página 2DOSSIERÁreas protegidas y conservaciónen los países andinosIntroducción: Aprendiendo acercade las Áreas ProtegidasSandra Garcés - Página 6Naturaleza, cultura y desarrolloen el discurso de conservaciónMarisol Inurritegui Maúrtua - Página 8Evidenciando la estrecha relación entreÁreas Protegidas y Pueblos IndígenasLa categoría VI de la UICNcomo punto de encuentroCésar A. Ipenza Peralta - Página 11Entrevista a Esteban SuárezWCS, EcuadorJuan Pineda Medina - Página 14Ecoturismo en la ReservaEcológica Cayambe Coca¿mito u oportunidad? el caso de laComuna Kichwa de OyacachiLucía Lasso - Página 17ACTUALIDADMedio ambiente y patrimonio naturalen la propuesta constitucionalDeyanira Gómez - Página 19La responsabilidad objetiva por dañosambientales y la inversión de la cargade la prueba en la Nueva ConstituciónRicardo Crespo Plaza - Página 22INVESTIGACIÓN“De la serpiente tecnológica a lamariposa de las secoyas: el proyectoOCP y la ecología política de un conflicto”Marco Andrade Echeverría - Página 25Foto: María Gabriela TroyaRESEÑA DE LIBROSAGENDA AMBIENTAL


2PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORE D I T O R I A LÁreas protegidas,desarrollo y culturaGonzalo Oviedo*Foto: Augusta Henriques, Secretaria General de TiniguenaEn Guinea Bissau, las comunidades del Archipiélago de Bijagos (Reserva de Biosfera) han establecido medidas de protección deáreas ecológicas sensibles que tienen valores sagrados para ellas, y han declarado el área protegida comunitaria de Urok con esefin. En la foto, los miembros de la comunidad discuten planes con los funcionarios de la Reserva de Biosfera.Ha transcurrido más de un siglo desde que las primerasáreas protegidas modernas vieron la luz enel mundo. Desde entonces, su crecimiento, tantoen número como en superficie, ha sido significativo; los artículosde esta Revista ofrecen cifras y argumentos que lodemuestran.Las áreas protegidas se han convertido en el instrumentoprincipal global de conservación de la biodiversidad y losecosistemas, y hoy son una realidad importante en las políticasde gestión del territorio de la mayoría de países delmundo. Se han creado cuerpos legales nacionales e internacionales,instituciones, mecanismos financieros, sistemasde registro y seguimiento, y gran número de instrumentosorientados a operativizar las políticas de establecimiento,desarrollo y gestión de las áreas protegidas.* UICN, Sede Mundial, Suiza; gonzalo.oviedo@iucn.orgSin embargo, las áreas protegidas no han estado exentas decontroversia. En cierta forma, se podría argumentar que setrata de una controversia innata y hasta necesaria – innataporque ellas surgieron como una reacción a la destruccióndel medio natural por el desarrollo, y por tanto entraron enla órbita de la competencia por el uso del suelo y los recursos;en ese proceso, lamentablemente en muchos casos lacompetencia se produjo con las comunidades humanas históricamenteasociadas a esas tierras y en su detrimento.Controversia necesaria porque, en parte debido a la mismarazón, ella ha permitido mover el pensamiento de conservaciónhacia adelante.En efecto, las áreas protegidas representan hoy un paradigmade conservación muy diferente de aquel que los caracterizóhasta hace pocas décadas – por lo menos en las políticas.Yano se trata de concebir a las áreas protegidas comoinstrumentos de un proteccionismo que ignora (o confronta)el desarrollo y que desconoce los derechos, intereses y


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 20083valores de las comunidades relacionadas; al contrario, hoylas políticas de áreas protegidas las presentan como instrumentosde promoción del desarrollo integrado y sosteniblede los paisajes, y de fomento de alternativas ecológica,social y culturalmente apropiadas de gestión de la tierra ysus recursos.Los vínculos entre áreas protegidas y desarrollo han sidolargamente debatidos en las dos últimas décadas, y muchaspropuestas teóricas y prácticas se han elaborado para fortalecerlos;el ecoturismo es probablemente la rama másimportante surgida de estos vínculos que hoy día son plenamentereconocidos. No voy a detenerme en este tema.Menos evidente es el vínculo entre áreas protegidas y valoresculturales – tópico que constituye hoy una de las líneas másimportantes y ricas de análisis, y quees también materia de reflexión enun artículo de esta revista. Tomóuna década y media para que en ladefinición de áreas protegidas de laUICN (Unión Internacional para laConservación de la Naturaleza) seproduzca el cambio de una palabraclave: de “recursos” a “valores” culturales.En la definición de 1992,citada en artículos de esta revista, elconcepto era el de proteger la naturalezay sus “recursos culturalesasociados”; anteriormente a estadefinición, se hablaba de facilitar eldisfrute del patrimonio cultural. Lanoción que estaba detrás de esteconcepto convencional era esencialmentela de culturas muertas:vestigios arqueológicos, ruinas, edificacionesdel pasado, monumentos; eran “recursos para el disfrutepúblico” dentro de las áreas protegidas.La nueva definición de área protegida que la UICN proponeen 2008 incorpora la protección de los “valores culturalesasociados” a la naturaleza 1 . Este cambio no es intrascendente.Desde 1992, cuando se celebró el Cuarto CongresoMundial de Áreas Protegidas, la problemática de los pueblosindígenas y tradicionales relacionados con las áreasprotegidas se volvió una de las preocupaciones principalesde planificadores, estudiosos y administradores. No sin razón:en el mundo entero, la mayor parte de las áreas protegidasestán asociadas a los pueblos indígenas y tradicionales.Las regiones culturales de refugio han sido al mismotiempo regiones naturales de refugio. La protección de lanaturaleza en tales áreas protegidas no puede desvincularsede la protección de las culturas asociadas –como culturasvivientes, no como culturas del pasado.Los “valores culturales asociados” tienen una dimensión aúnmás profunda – la de la historia. En un sentido general, hoyLas áreas protegidas se hanconvertido en el instrumentoprincipal global de conservaciónde la biodiversidad y losecosistemas, y hoy son unarealidad importante en laspolíticas de gestión del territorioen la mayoría de los paísesdel mundo.se acepta comúnmente que los ecosistemas del mundo hansido, en su gran mayoría, influenciados y hasta “modelados”de alguna manera y algún grado por las comunidadeshumanas. Es prácticamente imposible pensar en ecosistemasterrestres donde la influencia humana haya estadototalmente ausente.Por otro lado, es preciso reconocer que las áreas protegidasmodernas son en sí mismas una creación cultural: surgieroncomo una respuesta de una comunidad ilustrada a la destrucciónmasiva de los ecosistemas producida por la revoluciónindustrial y por el auge del capitalismo, y se expandieroncomo reacción tardía a los destrozos que la economía imperialhabía provocado en sus colonias. Los valores estéticos,morales y filosóficos asociados a la vida silvestre, a la bellezade los paisajes únicos y a la contemplación de lo majestuosofueron los valores que inspiraron alos creadores del paradigma de lasáreas protegidas –mucho más quelos argumentos científicos sobre ladiversidad biológica. La universalidaddel paradigma contemporáneode las áreas protegidas obscurece aveces su naturaleza profundamentecultural, y su carácter inevitablemente“colonizador” al haberse impuestosobre todas las sociedadesdel mundo. Lo cual, por cierto, nodesmerece sus logros.La evolución actual del pensamientosobre la dimensión cultural delas áreas protegidas se relacionaestrechamente con el mejor conocimientoantropológico y sociológicode la gestión del territorioque se ha producido en las últimasdécadas, con la irrupción de los pueblos y culturas indígenasy tradicionales en el mundo de la política ambiental, ycon los cambios en los enfoques profesionales de la conservación.Mi propia experiencia de conocer y estudiar lasestrategias tradicionales de manejo del paisaje de las culturastradicionales del mundo me ha hecho comprender algoque en el fondo es simple pero que es decisivo: en elmismo sentido en que el paradigma moderno y universalde las áreas protegidas es una creación cultural, es posibleafirmar que muchas de las sociedades tradicionales delmundo crearon áreas protegidas basadas en sus propiasvisiones y valores culturales, en un momento u otro de suhistoria; y muchas de esas áreas todavía subsisten, aunquede manera “subterránea”, en los sótanos de la gestiónambiental formal.Por ejemplo, muchos pueblos tradicionales del mundo,acaso todos, han protegido sitios que consideran sagrados–una práctica que comenzó con el culto a los ancestros enlos cementerios–, o áreas que son hábitats de animales totémicos.En el norte de África, el pueblo amazigh aún mantieneáreas centenarias llamadas almorabitos sobre todo enEDITORIAL


4PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADOREDITORIALlas montañas de Rif –bosques sagrados establecidos alrededorde los Marabou– mausoleos de los líderes religiosos.Los almorabitos se encuentran entre los relictos más valiososde bosques de la región.En las zonas desérticas del mundo árabe, las comunidadestribales crearon himas (o hemas: el término árabe significaliteralmente “área protegida”) desde hace más de 15 siglos,para proteger sus oasis y sus tierras frágiles de pastoreo; enel Norte de África, las khaloua o khalwa (“lugar de retiro”)y las hurm (“lugar de asilo”) han protegido por siglos áreasde bosque y montaña de valor para las comunidades locales.Los bosques sagrados comunitarios de la India, que secuentan por decenas de miles, como los Devarakadu deWestern Ghats, han sobrevivido guerras y conflictos, y continúanconservando recursos forestales únicos desde hacecientos de años. Los pueblos indígenas huichol y seri deMéxico han conservado áreas de gran valor natural en lastierras desérticas de Sonora y Chihuahua –las áreas dondecrecen sus plantas sagradas.El pensamiento actual sobre las áreas protegidas se acercapoco a poco a esta realidad centenaria o milenaria: las áreasprotegidas, como creaciones culturales para regular elmanejo de tierras, aguas y recursos, no son una creación de“occidente” ni proceden todas del modelo Yellowstone: sonun patrimonio de las culturas del mundo y de todas lasépocas históricas. El problema es que la historia colonial lasvolvió formas de conservación oprimidas. La tarea que seimpone hoy, por tanto, es recuperar esta diversidad, descubriresas raíces culturales de la conservación, y apoyar susobrevivencia y desarrollo.En este sentido, creo que este es un momento muy interesantede la evolución del paradigma de áreas protegidas.No solamente estamos repensándolo desde los ángulos deldesarrollo sostenible y de los derechos e intereses de lospueblos, sino que al explorar las raíces culturales de la gestióndel paisaje estamos promoviendo un meta-paradigma–un paradigma de paradigmas, donde cada modelo culturalde área protegida debería poder tener su lugar– incluyendoYellowstone, Sagarmatha – la montaña sagrada de lossherpas del Himalaya, el bosque de Arutam o los bosquessagrados de Kayas del pueblo mijikenda de Kenia – hoydeclarados Patrimonio Natural de la Humanidad. Un paradigmadonde cada cultura pueda sentir el derecho (y elorgullo) de conservar sus joyas naturales, y los demás tengamostambién el derecho a tenerlas como patrimonio universaly a enorgullecernos de ellas.Quiero resaltar otro aspecto relacionado de este cambio deparadigma de las áreas protegidas, un aspecto que parece aveces extraño o insólito para quienes piensan y trabajanpara la conservación. Este aspecto es el de los derechos.Para quienes examinan las áreas protegidas desde la perspectivade los pueblos indígenas, esta problemática no esextraña – y de hecho la perspectiva de los derechos indígenasestá entre los factores importantes que han promovidola evolución, el pensamiento y la práctica de las áreas protegidas.Yocreo que se puede afirmar que está emergiendo unparadigma de áreas protegidas que se fundamenta en unrégimen de derechos, o dicho de otro modo, un enfoque deáreas protegidas basado en los derechos. De un modelo enel que el Estado expresaba en las áreas protegidas un poderarrollador sobre los derechos de los individuos y las comunidades,estamos pasando a un modelo en que las áreasprotegidas se reconocen como una expresión de los derechosde los individuos y los pueblos a proteger sus propiastierras, aguas y los demás recursos. Hace una docena deaños, mientras los colegas australianos trabajaban con losaborígenes de ese país en la construcción del modelo deÁrea Protegida Indígena (Indigenous Protected Area) –unmodelo pionero que nos ha dado muchas lecciones, ellos yyo llegamos, cada uno por su lado, a proclamar la fórmula deáreas protegidas como expresión del derecho de autodeterminación.De la misma manera que nacieron las áreas protegidasdel pasado histórico, donde cada cultura declaraba normasde protección sobre sus tierras y aguas más preciosas.El enfoque de derechos en el campo de las áreas protegidases una novedad en el mundo en desarrollo, y en algunospaíses desarrollados donde el colonialismo internomantuvo hasta hace poco estándares de derechos opresivospara los pueblos indígenas. En el caso de Europa, la preocupaciónsobre los derechos no fue nunca ajena a las áreasprotegidas, si bien los modelos aplicados no siempre fueronnecesariamente equitativos o justos. Los sistemas de áreasprotegidas de Europa se basan en áreas de la Categoría V(Paisajes Protegidos), es decir, en áreas culturales donde losderechos a tierras y recursos, a la decisión, al manejo y a losbeneficios, están claramente definidos y se respetan. Paraalgunos conservacionistas “puros y duros”, este modelo seconsideró antes como el menos malo en una situación enque casi no quedan en Europa paisajes que no hayan sidodrásticamente alterados; hoy, el pensamiento de conservaciónen Europa valora altamente la combinación entre naturalezay cultura y aprecia la gestión cultural de los ecosistemas.Ylas culturas rurales europeas, como resultado de ello,valoran de manera creciente la conservación de los paisajesy la gestión de las áreas protegidas – sus áreas protegidas.La discusión sobre los modelos o paradigmas de áreas protegidasno ha hecho más que empezar. Desarrollo, escalade paisaje, culturas, derechos, gobernabilidad y gobierno…los temas de debate sobre las áreas protegidas son hoypredominantemente sociales, económicos, políticos y culturales,no biológicos. Esto es una buena señal, porque significaque estamos llegando a las raíces de lo que determinala sostenibilidad en el manejo del territorio. El debate estáabriendo muchas puertas, y me complace mucho que revistascomo ésta se lancen a animarlo.Gland, Suiza, agosto de 2008.1 El Convenio sobre la Diversidad Biológica define un área protegida como “un áreadefinida geográficamente que haya sido designada o regulada y administrada a finde alcanzar objetivos específicos de conservación”. En la nueva definición propuestapor la UICN, un área protegida es “un espacio geográfico claramente definidoque es reconocido, dedicado y manejado, a través de medios legales u otrosmedios eficaces, para alcanzar la conservación a largo plazo de la naturaleza y desus servicios ecosistémicos y valores culturales asociados”.


D O S S I E RÁreas protegidas yconservación en lospaíses andinos:modelos, estrategiasy participaciónPrimera parte


6PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORD O S S I E R - I N T R O D U C C I Ó NAprendiendo acerca delas áreas protegidas...Sandra Garcés *Seguramente la definición más utilizada de ÁreaProtegida es la de UICN (Unión Internacional para laConservación de la Naturaleza) 1 : “Un área de tierray/o mar especialmente dedicada a la protección y mantenimientode la biodiversidad biológica y de recursos naturalesy culturales asociados, manejados a través de medioslegales u otros medios efectivos”.Foto: Miguel de la IglesiaLa creación de los primeros Parques Nacionales en elmundo se remonta al año de 1870, con la designación delParque Yellowstone en los Estados Unidos y el ParqueNacional Royal en Australia 2 . Desde ahí, según Jeffery(2004) “el concepto de áreas protegidas ha pasado porconstante revisión. Originalmente los parques nacionalesfueron designados para propósitos recreativos (…) Mástarde, los conservacionistas empezaron a reconocer elvalor intrínseco de las áreas protegidas y hubo un interésen preservarlas para proteger la vida silvestre.” Este constituyeel Paradigma de Conservación Clásico que ha sufridocambios graduales hacia lo que se considera, según Phillips 3 ,el “Paradigma Moderno”. Las áreas protegidas, explicaJeffery, actualmente son manejadas para cumplir con objetivosambientales, sociales y económicos.En la práctica, las áreas protegidas son utilizadas para unagran variedad de objetivos, entre los que se encuentran:investigación científica, protección de la vida silvestre, preservaciónde especies y ecosistemas, mantenimiento deservicios ambientales, protección de características específicasnaturales y culturales, turismo y recreación, educación,uso sostenible de los recursos de los ecosistemas naturalesy mantenimiento de atributos naturales y culturales.* Maestría en Estudios Socioambientales, FLACSO Sede Ecuador,sgarcesjaramillo@gmail.comPanthera oncaExisten miles de términos diferentes para nombrar áreasprotegidas a nivel mundial 4 , por esta razón, la UICN definióun sistema de clasificación de áreas protegidas de acuerdoa los distintos objetivos de manejo. De acuerdo a estosobjetivos, actualmente, existen 6 categorías 5 : (I) ReservaCientífica/Reserva Natural Estricta, (II) Parque Nacional, (III)Monumento Natural, (IV) Área de Manejo de Hábitat/Especies,(V) Paisaje Terrestre y Marino Protegido y (VI) ÁreaProtegida con Recursos Manejados 6 . El propósito originalde los lineamientos de la UICN fue alertar a los gobiernosacerca de la importancia de las áreas protegidas, para promoverel desarrollo de sistemas de áreas protegidas en losdiferentes países. El gran esfuerzo para conservar áreasprotegidas ha venido del reconocimiento de que la biodiversidades crucial para la supervivencia humana (Jeffery2004).La ONU (Organización de las Naciones Unidas) mantieneuna Lista de Áreas Protegidas clasificadas de acuerdo a lascategorías de la UICN 7 . Según Green y Paine (1997) lamayoría de biomas del mundo están sub-representadospor la red global de áreas protegidas.Hay más de 68.000 áreas protegidas en el mundo (Jeffery,2004: 12), en Sudamérica hay 2.749 8 .Las áreas protegidas de importancia internacional se designana través de una serie de instrumentos legales e iniciativasregionales y globales. Entre las iniciativas globales se


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 7Foto: María Gabriela TroyaDOSSIERencuentran: Convenciones RAMSAR, Programa de Reservasde la Biósfera de la UNESCO y Convenciones de PatrimonioMundial (Natural y Cultural). Según Jeffery “éstasáreas protegidas que forman parte de redes internacionalesy que son reconocidas por convenciones internacionalesestán incluidas entre las 6 categorías de la UICN y ya noson tratadas como categorías separadas” (Jeffery 2004).Hay una serie de herramientas legales que permiten la protecciónde áreas particulares 9 . Las áreas protegidas han sidoreconocidas por un número creciente de tratados, resolucionesy declaraciones (que incluyen programas internacionalescomo herramienta crítica dentro de las medidas necesariaspara la conservación biológica). Los lineamientosgenerales son de carácter global desde la adopción delConvenio de Diversidad Biológica en 1992.El sistema internacional de gobernanza ambiental está lideradopor el PNUMA (Programa de las Naciones Unidaspara el Medio Ambiente), este organismo trabaja en colaboracióncon otras agencias de la ONU y sistemas de redesambientales como la UICN.Las áreas que forman parte del Patrimonio Natural de laHumanidad fueron objeto de análisis durante la reunión delComité de Patrimonio Natural que se llevó a cabo enQuebec, Canadá del 2 al 10 de julio del presente año. Entrelos temas principales que se trataron, se encuentran lossitios más amenazados, cuya lista incluye las Islas Galápagos(Ecuador) y Machu Picchu (Perú).Referencias:Green M y Paine J (1997),“State of the World’s Protected Areas at theEnd of the Twentieth Century”,Texto presentado en el Simposiode la Comisión mundial de Áreas Protegidas “Protected Areas inthe 21 st Century: From Islands to Networks”, Australia, 1997.Jeffery, M (2004), “An international legal regime for protected areas”in: J. Scalon, F. Burhenne-Guilmin (Eds.),“International environmentalgovernance. An international regime for protected areas”,Gland: IUCN, IUCN Environmental policy and law paper, 49: 14 –16.Scalon, J. y Burhenne-Guilmin, F. (2004), “Executive summary”, in: J.Scalon y F. Burhenne-Guilmin (Eds.), “International environmentalgovernance. An international regime for protected areas”, Gland:IUCN, IUCN Environmental policy and law paper, 49.Notas:1 Lausche, B. 1994. IUCN Environmental Policy and Law Paper No. 16: Guidelinesfor Protected Areas Legislation pp. 7, citado por Jeffery (2004: 12)2 Jeffery (2004: 12). César Ipenza en su artículo dentro del dossier argumentadiciendo que Yosemite fue la primera área protegida.3 citado por Jeffrey (2004)4 Según Green y Paine (1997) en ese año existían 1. 388 términos diferentes paranombrar áreas protegidas a nivel mundial.5 Originalmente, en 1978 se definieron 10 categorías, y luego estás fueron reducidasa 6 (1994). Actualmente la estas categorías están siendo nuevamente evaluadas.6 http://www.iucn.org/THEMES/WCPA/theme/categories/ques.html7 Green y Paine (1997) explican que por razones prácticas sólo se encuentran enla lista las Áreas Protegidas de extensión mayor a 1000 Ha. e islas de al menos100 Ha. donde toda la isla está protegida. Tampoco se encuentran listadas lasáreas protegidas privadas.8 Cubren una extensión de 4`137. 180 km29 Según Scalon y Burhenne-Guilmin (2004)


8PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORD O S S I E RNaturaleza, cultura y desarrolloen el discurso de conservación 1Marisol Inurritegui Maúrtua*Foto: Mauro Burzio. Cortesía del Gobierno Municipal de Francisco de OrellanaEn el número anterior de esta revista, Mónica Chujinos hablaba sobre la separación entre cultura y naturalezadentro del discurso de la modernidad y suimplicancia al representar la alteridad de los pueblos indígenas.En este artículo, pregunto ¿hasta qué punto esto estápresente en la política de conservación de la biodiversidad?Para ello, comparo los lineamientos de política establecidosen el Plan Director del Sistema Nacional de ÁreasProtegidas por el Estado (SINANPE) del Perú en dos puntosdel tiempo. El primero, aprobado en 1999, está actualmentevigente, mientras el segundo es un borrador elaboradoparticipativamente en el 2006 que aún no ha sidoaprobado.* Maestría en el Programa de Desarrollo del ISS, mariroja@hotmail.comIdentifiqué tres tipos de discursos que influyen en la política:el legado de la mente colonial como elementos históricosque aún perduran, el desarrollo sostenible como discursodominante en la actualidad y la ecología políticacomo sostenibilidad alternativa al anterior. Cada uno deestos tiene una representación de la naturaleza distinta queinfluye en el objetivo de la política. Así, el legado de lamente colonial concibe a la naturaleza como espacio silvestresin contacto humano opuesto a la ciudad, valorando loestético, recreacional y científico. Por ello, el objetivo deconservación es proteger y mantener intactos los espaciosnaturales. En el desarrollo sostenible la naturaleza se transformaen medio ambiente o recursos naturales con valoreconómico y ecológico, conciliando el objetivo de conservacióncon desarrollo. Aunque ambos comparten la visiónmoderna de separar la naturaleza y la sociedad como unidadesdiscretas, el primero es un discurso ecocentrista y elsegundo antropocentrista. Todo lo contrario, la ecologíapolítica considera que la naturaleza es culturalmente construida,esto es, que no existe un valor objetivo de la mismasino una serie de representaciones subjetivas según la culturaque la define, manifestando la inseparable unidad cul-


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 9tura-naturaleza. Así, en este discurso la política de conservacióncuestiona a quién se beneficia y para qué, poniendoal centro del debate a las relaciones de poder.En general, lo que encontramos en el Plan Director 1999 yen el borrador del 2006 es que ambos lineamientos depolítica tienen una fuerte influencia del discurso dominantede desarrollo sostenible. No obstante, mientras en el primerose evidencia una transición del legado de la mentecolonial al desarrollo sostenible, en el segundo ocurredesde el desarrollo sostenible hacia el discurso de la ecologíapolítica. ¿Por qué digo esto?En primer lugar, los objetivos de conservación de 1999priorizan la protección de losrecursos (en el caso de las categoríasde usos indirectos) y deconservación (para los de uso directo).La naturaleza es representadaliteralmente como ‘ecosistema’,‘biodiversidad [o diversidadbiológica]’ así como ‘flora y/o fauna[o vida] silvestre’ y valoradamás por sus atributos ecológicos,científicos, paisajísticos y recreacionales,antes que económicos,sociales o culturales. Por ello, lapolítica de conservación visualizaal SINANPE como representativode todos los ecosistemas, familiasy especies peruanas.Siendo la protección una prioridadde la política, el discurso dedesarrollo sostenible es introducidoen segundo lugar, básicamentemediante la regulación de la explotacióneconómica de los recursosnaturales. La naturalezacomo ‘recurso’ es aceptado dependiendode los objetivos de cada categoría y zona de ANP ysiempre y cuando los planes de manejo así lo permitan.Específicamente, el uso agrícola y forestal maderable sondesincentivados porque transforman el ecosistema; la producciónforestal no maderable, de fauna y de recursoshídricos son preferidos cuando el recurso es suficiente parasostener la extracción; el uso de recursos genéticos se promuevedebido a que la biodiversidad puede ser almacenadaen bancos genéticos; y, finalmente, los usos indirectos(investigación, turismo, educación) son fomentados. Enfoquesalternativos al desarrollo económico como el decapacidades de Sen, el desarrollo humano o el basado enderechos no son considerados debido a que la perspectivasocial solo se incluye para legitimar los objetivos de conservación.En este contexto, no se cuestionan las representacionesde la naturaleza por distintos actores ni se mencionanada con respecto al rol de las relaciones de poder pararesolver conflictos.A través de este análisis discursivo,hemos visto cómo lanaturaleza, desarrollo sostenibley conservación tienen múltiplesrepresentaciones que nosólo evolucionan históricamente,sino que existen en elmismo período de tiempodebido a la participación dediferentes actores. Así, esimportante entender qué interesesson satisfechos con estapolítica.Comparativamente, el borrador del Plan Director del 2006muestra una serie de mejoras que revelan una transiciónhacia el discurso de la ecología política. Primeramente, seprefiere usar el concepto de sostenibilidad, haciendo énfasisen el balance entre bienestar de la naturaleza y de la población,en lugar del de desarrollo sostenible dominanteque prioriza el beneficio económico con rostro ambiental.En otras palabras, el ingreso económico es tan solo un factoradicional que afecta el bienestar social, mientras que losvalores culturales son fuertemente incorporados. Implícitamente,se está reconociendo la inseparable unidad de naturaleza-cultura,especialmente cuando se refiere al valor culturalque las poblaciones indígenas le dan a la naturaleza.No obstante, este punto no es fuertemente establecido. Laperspectiva antropocéntrica de lanaturaleza es aún bastante claradado que se considera que lagente no podría sobrevivir porlargo tiempo a menos que losecosistemas sean saludables, productivosy diversos, y simultáneamenteno tiene importancia tenerun buen ecosistema si la gente nosatisface sus necesidades básicas.En segundo lugar, aunque la dimensiónsocial es resaltada al usarimplícitamente el enfoque de derechosal desarrollo, subyace a estavisión la representación de lanaturaleza como ‘recursos’. En esesentido, al reglamentar el uso quese le da al recurso, se distinguenclaramente las actividades de subsistenciade las lucrativas. Además,la buena gobernanza es introducidapara resaltar el principio delegitimidad, de voz y de equidad.Más aún, la participación es percibidacomo empoderamiento. Aunqueno se cuestiona la subjetividad del conocimiento y lasrepresentaciones que subyacen a las relaciones de poder, almenos se crea un ambiente para reconocer diferencias deintereses, derechos y experiencias. Por lo tanto, las vulnerabilidadesson atacadas directamente. Sin quitarle mérito a loavanzado, mi hipótesis es que dicho empoderamiento vienedesde arriba. Más investigación podría comprobar cómoresponden las poblaciones más vulnerables y si se apropiano no de estos procesos.En tercer lugar, la dimensión política se considera al reconocerla existencia de conflicto entre los sectores y nivelesgubernamentales.Así, el Plan Director 2006 busca empoderaral sector de conservación, entendido en el sentidoamplio de la palabra, así como el derecho de los gobiernosregionales y locales de decidir sobre sus propias políticas deconservación en lugar de que el gobierno central les deleguesus funciones.DOSSIER


10PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORDOSSIERFoto: Juan Pablo SaavedraFinalmente, aunque con algunas inconsistencias, las poblacionesindígenas son empoderadas al tener el derecho decontrolar sus territorios y culturas según su propio conocimientotradicional, resaltando la unidad naturaleza-cultura.En futuras investigaciones se podría analizar de qué maneralos pueblos indígenas entienden el concepto de naturaleza,hasta qué punto éste se está incorporando en la gestióndel ANP al cual pertenecen, así como el nivel de controlque tienen al administrar sus territorios de acuerdocon su conocimiento y prácticas tradicionales en lugar deser impuestos el conocimiento científico.A través de este análisis discursivo, hemos visto cómo lanaturaleza, desarrollo sostenible y conservación tienen múltiplesrepresentaciones que no sólo evolucionan históricamente,sino que coexisten en el mismo periodo de tiempodebido a la participación de diferentes actores. Así, esimportante entender qué intereses son satisfechos conesta política.Claramente, en 1999 ganaron los ambientalistas. No obstante,esto no pareciera mostrar la agenda de ambientalistasde tercer mundo, quienes se preocupan además portemas de justicia social, sino de primer mundo, que priorizanla protección sobre el desarrollo sostenible. Esto puededeberse a que ellos no viven en las áreas que buscan protegerni tienen que pagar los costos de no utilizar los recursos.Así, parece ser que la participación local es vista máscomo un arma para legitimar la agenda ambiental en contrade las poblaciones más vulnerables y pueblos indígenas.Más aún, al no expandir la sección sobre recursos no renovables,las corporaciones mineras y de hidrocarburos tambiénse benefician de la política.Por el contrario, el Plan Director del 2006 beneficia los interesesde ambientalistas de tercer mundo quienes valoran elmedio ambiente dentro de un contexto económico, social,cultural y político mayor. Así, otros movimientos sociales,como el indígena, pueden usar este documento para empoderarsu propia agenda política. Por otro lado, aún falta verde qué manera se resolverá el conflicto con la industriaextractiva. En ese sentido, la alianza entre los movimientosambientales e indígenas es un activo importante. Desafortunadamente,éste es tan solo un borrador de política y faltaver si lo aprueba el gobierno nacional actual, quien sueledefender los intereses de la inversión extractiva a gran escala.En conclusión, si bien la política de conservación peruanaparece haber conseguido grandes logros, esto podrá ser afirmadosolo con mayor investigación que incorpore el contextonacional y los procesos locales en curso.Notas:1 El presente artículo se basa en la tesis de maestría del programa de desarrolloen el ISS.


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 11D O S S I E REvidenciando la estrecha relaciónentre Áreas Protegidasy Pueblos IndígenasLa categoría VI de la UICNcomo punto de encuentroCésar A. Ipenza Peralta*Agradecimiento: A Rodrigo Tarquino de Bolivia, a FranciscoCruz de Ecuador, y a Sandra Chamorro y Diego Higuera deColombia, compañeros del Máster en Conservación deEspacios Naturales Protegidos, por sus aportes y aclaracionespuntuales sobre sus respectivos países.Los modelos tradicionales y hacia donde vamosCiertamente, si vemos los objetivos de las organizacionesde conservación y las exigencias actuales de pueblos indígenasencontraríamos que hay muchos puntos de encuentroy cuestiones comunes, pero si nos ponemos a llegar aacuerdos “permanentes” y “comunes” encontraremosvisiones e intereses totalmente válidos, pero evidentementedistintos. Por tanto el presente artículo pretende mostrary evidenciar los puntos en común y los avances sobre eltema en cuatro países, todos andino-amazónicos, con altogrado de población indígena y con avances importantessobre el tema de conservación a través de las áreas naturalesprotegidas con recursos manejados y usados porpoblaciones ancestrales de manera tradicionales.Los modelos de conservación iniciales y de protecciónestricta (que son figuras sumamente importantes) fueron yson duramente criticados y observados en sus orígenes portender a “alejar” o “expulsar” a los pueblos indígenas quevivían tradicionalmente en esos territorios. Como es el casodel primer parque nacional del mundo –en la práctica–* César A. Ipenza Peralta (Villa Rica - 1979) estudió Derecho y Ciencia Política,realizó como abogado una especialización en Biología de la Conservación, hasido Comisionado en el Programa de Comunidades Nativas de la Defensoría delPueblo de Perú y es investigador asociado de la Asociación Peruana para laConservación de la Naturaleza-APECO.Actualmente es becario de la FundaciónCarolina y se encuentra realizando un Máster en Conservación de EspaciosNaturales Protegidos en la Universidad Autónoma de Madrid, la UniversidadComplutense, y la Universidad de Alcalá, con el apoyo de EUROPARC España ycoordinación de la Fundación Fernando González Bernaldez, cipenzap@yahoo.escomo es Yosemite 1 (Sierra Nevada en California); este parquefue establecido en las tierras del pueblo Miwok despuésde una guerra desigual contra este pueblo, y fue seguidode la expulsión de sus tierras a los sobrevivientes. Elestablecimiento y declaración posterior de Yellowstone noes distinto a esa realidad. Actualmente gran parte de estosparques en los Estados Unidos de Norteamérica estánsiendo reclamados por pueblos indígenas pero según sulegislación se trata de áreas silvestres “donde el propiohombre es un visitante que no permanece allí”. Es estemodelo de áreas naturales, exportado por los conservacionistasoccidentales, el que se transformó en el enfoquedominante de la conservación de la naturaleza en toda laregión de los trópicos durante la era del “desarrollo” posteriora la segunda guerra mundial.Foto: Luis Trevejo/Proyecto Participación CEDIA-UE


12PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORDOSSIERLa UICN en su decimosegunda Asamblea Mundial en elZaire (Kinshasa en septiembre de 1975) reconoció por primeravez la necesidad del respeto a los derechos de lospueblos indígenas a sus tierras en el establecimiento deáreas protegidas. Una de sus resoluciones exhortaba agobiernos y entidades de conservación a reconocer elvalor de las formas de vida de los pueblos indígenas y aidear formas para que los pueblos indígenas pudieran convertirsus tierras en áreas de conservación sin tener querenunciar a sus derechos o ser desplazados o movilizados.En los últimos 16 años, la comunidad conservacionistainternacional ha hecho esfuerzos más concertados paradesarrollar principios y pautas tendientes a conciliar losderechos e intereses indígenas con las iniciativas de conservación.El Convenio sobre la Diversidad Biológica –CDB–en su artículo 8J impone a losgobiernos ciertas obligaciones relacionadascomo: “Con arreglo asu legislación nacional, respetará,preservará y mantendrá los conocimientos,las innovaciones y lasprácticas de las comunidades indígenasy locales que entrañen estilostradicionales de vida pertinentespara la conservación y la utilizaciónsostenible de la diversidadbiológica y promoverá su aplicaciónmás amplia, con la aprobacióny la participación de quienesposean esos conocimientos, innovacionesy prácticas, y fomentaráque los beneficios derivados de lautilización de esos conocimientos, innovaciones y prácticasse compartan equitativamente”. Al mismo tiempo, ha habidoimportantes avances en la legislación internacional y seha definido con mayor claridad los derechos de los pueblosindígenas; esos avances se han consolidado en la recienteDeclaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos delos Pueblos Indígenas.En 1999, la Comisión Mundial de Áreas Protegidas de laUICN aprobó pautas para permitir a los pueblos indígenasser propietarios y administradores de áreas protegidas loscuales son principios sumamente novedosos y de gran importanciaen la conservación. Estas pautas hacen hincapiéen el manejo conjunto de las áreas protegidas, en el establecimientode acuerdos entre los pueblos indígenas y losorganismos de conservación, en la participación indígena yen el reconocimiento de los derechos de los pueblos indígenasal “uso tradicional” de sus tierras y territorios, y quese condice con el mandato del CDB.La categoría VI de la UICNtiene el propósito de combinarel uso sostenible de losrecursos naturales con la proteccióny conservación de ladiversidad biológica.En consecuencia se da inicio a lo que debemos señalarcomo un gran avance, aún en proceso, el diseño e implementaciónformal de la categoría VI de la UICN: ÁreaProtegida con Recursos Manejados, denominada al áreaprotegida manejada principalmente para la utilización sosteniblede los ecosistemas naturales. Está categoría contienepredominantemente sistemas naturales no modificados,que son objeto de actividades de manejo para garantizar laprotección y el mantenimiento de la diversidad biológica alargo plazo, y proporcionar al mismo tiempo un flujo sosteniblede productos naturales y servicios para satisfacer lasnecesidades de la comunidad. 2Asimismo en este contexto estas áreas protegidas equivalentesa la Categoría VI de la UICN ofrecen en la actualidaduna oportunidad y posibilidad interesante de disminuir labrecha entre conservación y producción, resolver conflictossobre el establecimiento de ANP en territorios ancestralesde los pueblos indígenas, y mejorar la coordinación institucional.No obstante, el manejo de las áreas protegidas deesta categoría es aún complejo, locual requiere la necesidad de conseguirun adecuado mecanismode establecimiento de acuerdo alas realidades particulares de cadalugar, y de población indígena ogrupo étnico y sobre manejo yaque existen varios desafíos importantesen los países andino-amazónicosde tipo legal, institucional,social y económico. Por otro lado,es necesario avanzar en la conciliaciónentre conservación y producción,no sólo en lo teórico sinotambién en lo práctico y estemodelo tiende a ello, y allí radicasu importancia.La Categoría VI de la UICN en los países AndinoAmazónicosLa denominación de las ANP de categoría VI de la UICN enlos países de la sub-región andino –amazónica (Bolivia,Colombia, Ecuador y Perú) son diversas, llegando llamarseentre otras formas e indistintamente de la siguiente manera:• Área Natural de Manejo Integrado Nacional oDepartamental• Coto de Caza• Refugio o Reserva de Vida Silvestre• Reserva Comunal• Reserva de Producción de Fauna• Reserva de Recursos Manejados• Reserva Natural de la Sociedad Civil• Reserva Forestal• Reserva Nacional• Reserva Nacional Cultural• Reserva NaturalEvidentemente estas categorías se encuentran en paísesandino-amazónicos con gran riqueza cultural y biológica.Pueden traducirse en el marco de esta investigación en


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 13Foto: Juan Pablo SaavedraDOSSIERáreas protegidas con población indígena. Son temas relevantesque, con esta categoría reconocida por la UICN, hantenido muchos más avances que en otras regiones, peroque aún requieren algunos esfuerzos complementarios.Este modelo de ANP es una opción para realizar estudiosde caso donde se siga evidenciando los principios conservacionistasde los pueblos indígenas, lo cual es claramentecompatible con los objetivos conservacionistas o de lasANP.A pesar de lo positivo de esta categoría y del interés queestá atrayendo, aún es una categoría experimental en lospaíses andino-amazónicos y más aún en el mundo, para lacual la legislación está recién en desarrollo pleno y recientesmodificaciones. Dos temas distintos están en proceso: ladiferencia fundamental entre las perspectivas de conservacióny el punto de vista de los indígenas, y el desarrollo deun mecanismo para el manejo y la co-administración deestas ANP; otro tema fundamental y de reciente data enalgunos países es la posibilidad de realización de actividadesextractivas (minería, tala, o hidrocarburos) distintas a lasactividades tradicionales de los pueblos indígenas que puedenhacer peligrar actividades tradicionales de subsistencia,como la caza, recolección de alimentos entre otros.El caso de Bolivia. Dentro de la legislación boliviana segúnel Reglamento General de Áreas Protegidas (DecretoSupremo Nº 24781 del 31 Julio de 1997) en los artículos19 al 27, se establecen las categorías de manejo para lasáreas protegidas, de donde se pueden denominar a dosANP como categoría VI de la UICN, siendo éstas: lasReservas de Vida Silvestre Nacional o Departamental y lasÁreas Naturales de Manejo Integrado Nacional o Departamental.• La Reserva de Vida Silvestre Nacional o Departamental,tiene como finalidad proteger, manejar y utilizar sosteniblemente,bajo vigilancia oficial, la vida silvestre. En estacategoría se prevé usos intensivos y extensivos tanto decarácter no extractivo como de carácter extractivo, deacuerdo a su zonificación, este último, sujeto a estrictocontrol y monitoreo referido exclusivamente a manejoy aprovechamiento de la vida silvestre.• El Área Natural de Manejo Integrado Nacional oDepartamental tiene como objetivo compatibilizar laconservación de la diversidad biológica y el desarrollosostenible de la población local. Constituye un mosaicode unidades que incluyen muestras representativas deeco-regiones, provincias biogeográficas, comunidadesnaturales o especies de fauna y flora de singular importancia,zonas de sistemas tradicionales de uso de la tierra,zonas para uso múltiple de recursos naturales yzonas de protección estricta.Si desea leer el ensayo completo presione aquí


14PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORDOSSIER-ENTREVISTAEntrevista a Esteban Suárez Robalino 1Wildlife ConservationSociety-EcuadorEntrevista realizada por Juan Pineda * (Agosto 6 de 2008)Juan Pineda Medina: ¿Cómo defineWCS la conservación y cuáles la política de la Institución?Otro aspecto importante que distingue a WCS es que másallá de la importancia de aspectos políticos, y de aspectosde fortalecimiento institucional., tenemos el convencimientode que se necesita información científica sólida parapoder realmente perseguir los objetivos de conservación.En nuestro trabajo también es importante que establezcamoscompromisos a largo plazo con los sitios, y enfaticemoslas intervenciones a nivel local, trabajando directamentecon las comunidades en el campo. Esto significa que estamosun poquito alejados, al menos en cuanto al programaEcuador, de la discusión sobre las Políticas a nivel de país,porque creemos que la intervención más efectiva es la quese hace en el campo. Esto no significa desmerecer la importanciade las otras estrategias, pero son dos ámbitos diferentesque no siempre se pueden perseguir al mismo tiempo.Ahora,no estamos hablando de una escala espacial muypequeña, estamos hablando de paisajes generalmente contenidoscon actores bien identificablesy con problemáticas que unopuede definir para poder enfrentar.Esteban Suárez Robalino: Laconservación es básicamente unespacio común que parte de lasuposición de que es posiblelograr convivencia entre lassociedades humanas y la vida silvestre,y nuestro trabajo de conservaciónbásicamente lo enfocamostratando de resolver losconflictos que hay entre la vidasilvestre y las poblaciones humanasy que dificultan la consecuciónde esa convivencia; es unenfoque que parte totalmentedel trabajo con la gente como laúnica forma de realmente lograrlos objetivos de conservación.1 WCS-Ecuador, esuarez@wcs.org* Maestría en Estudios Socioambientales, FLACSO Sede Ecuador,pinejuan@gmail.comEsteban Suárez RobalinoJPM: Ahora, puntualizando en elámbito de la primera pregunta,¿Cuáles son los objetivos más particularesy cómo se hace un seguimientoy una medida de éxito deesos objetivos?ESR: Nuestros objetivos principalesson los que te cuento, conservar lafauna y la vida silvestre. Lo hacemosun poco a través de tratar deidentificar y conservar especies paisaje,especies que si es que nosotroslas encontramos en poblacionesrazonablemente grandes en elcampo eso nos da una idea de quelas poblaciones de otras especiesde fauna también están en buen estado; ese es el primernivel del monitoreo que tenemos, es decir, el mismo estadode las poblaciones. Para poder lograr el objetivo de conservarestas especies o las poblaciones de esta especietenemos que atacar a las amenazas.Entonces también trabajamos sobre las amenazas directase indirectas que afectan al estado de esas poblaciones o alecosistema. Una vez que están identificadas esas amenazas,diseñamos intervenciones que las ataquen y también monitoreamosel estado de estas amenazas.A raíz del diseño deesas intervenciones sobre las amenazas, aparece el tercernivel del monitoreo, que es el monitoreo mismo de laimplementación de las intervenciones. Es decir, si diseñamos,por ejemplo un sistema de control de vida silvestrecon el Ministerio, entonces un tercer nivel de monitoreo estambién para saber hasta qué punto y con qué eficiencia seejecutó, lo cual te da una primera y muy fácil medida de sipuedes o no esperar un impacto a nivel de las poblaciones(de las especies paisaje). Monitorear a diferentes niveles te


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 15permite una dinámica de manejo adaptativo que es una delas estrategias que utilizamos.Otra estrategia importante es la participación; tratamos deenfatizar en todas las actividades e intervenciones que estamoshaciendo un nivel real de participación de los actoreslocales, participación que va más allá del hecho de que unapersona nos acompañe al campo a hacer monitoreo.Estamos hablando de participación en cuanto al diseño dela intervención que estamos haciendo, es decir, participacióna todo nivel, que es fácil decirlo pero no tan fácil hacerlo.JPM: Claro, de hecho todo el mundo habla de participación,pero llevarla a cabo requiere, por ejemplo, la creación deespacios de participación y su mantenimiento y legitimidad.ESR: Claro, e incluso con la mejor de las intenciones es difícilde hacer, porque muchas veces en las mismas comunidadestienes que generar un interés para que participen ytambién te cuestionas si es que estás creando algo artificial…,lo cual puede ser legítimo en un momento dado.Ylo otro es tratar de ver a los paisajes integralmente, entoncesen el caso que nos compete más, el del Yasuní, es irrealver o soñar en su conservación, sin tener en cuenta quetienes definitivamente bloques petroleros ahí; sin tener encuenta que tienes los gobiernos locales con intereses en lazona, intereses privados como el turismo y el petróleo; sintener en cuenta los territorios indígenas de los quichuas ylos huaoranis –que están allí muchos de ellos desde untiempo mucho más largo que lo que está el parque, y quecada uno tiene además su visión–. Más bien, el reto es tratarde compatibilizar esas visiones, tratar de buscar espacioscomunes entre los actores y sobre todo trabajar bajo larealidad de que el límite del Parque no significa nada paralos animales o para la gente que está afuera, si es que notienen un medio de subsistenciaJPM: ¿Cómo se articula el trabajo de la institución en elámbito socioambiental del Ecuador?ESR: A pesar de que estamos en algunos foros en que sediscuten Políticas Nacionales no es una actividad que nosotrosprioricemos realmente; ahora, con esa nota de precaución,de todas formas yo creo que sí estamos teniendopoco a poco un impacto a nivel de cuestiones de capacitación,a nivel de cuestiones de creación de capacidades locales.El aspecto de fortalecimiento de capacidades y de desarrollode modelos es algo que nos interesa.Otra cosa que nos interesa y ojalá lo estemos logrando, espromover más la cultura de colaboración a nivel del país,tratar de tener colaboraciones transparentes y amplias y sinprejuicios de valor, que es algo que existe muy poco en elpaís. Siempre hay sesgos institucionales, siempre hay competenciapor fondos y siempre hay “nichos” que se defienden.Nosotros estamos tratando de romper esa culturapero esas son cosas que solamente se pueden hacer en eltrabajo, no desde el escritorio.JPM: Precisando lo anterior y habiendo visto las diversasestrategias y ámbitos de WCS ¿cuál considera que es elprincipal aporte de WCS en la dinámica de conservaciónen el Ecuador?Foto: Juan Pablo SaavedraDOSSIER


16PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORDOSSIERESR: Bueno, lo nuestro se refiere a lo local.Yo creo que talvez lo que más podemos aportar es un ejemplo de modelode trabajo a largo plazo, en el sentido de que creo quehay resultados interesantes de lo que se está dando, porejemplo, ahora en el Yasuní, en donde hay una dinámicaterriblemente compleja y los problemas siguen y las amenazasestán tan fuertes como antes y que no van necesariamentea disminuir. A pesar de eso, hay algunos avances ylo interesante es que estos son el fruto de un proceso alargo plazo en el que nosotros, como institución nos hemoscaído tantas veces como cualquiera de los otros actoreslocales. Entender esa visión a largo plazo nos permite tambiénque los actores nos vean de otra forma, es decir, secrea un ambiente de confianza hacia la institución, que quizásno se percibe hacia fuera, a nivel nacional o en Quito,pero a nivel local tendremos credibilidady apertura y esto nospermite ir influyendo en la dinámicade la región de una manerapositiva.Y es también ese cambiode la noción del sistema temporalque manejamos, cinco añossuena mucho, pero realmenteson nada cuando tú ves los altosy bajos que tienen, implícito esosprocesos, sobre todo cuandohablamos de construcción degobernanza, de fortalecimientode instituciones.Un buen ejemplo de eso es el delComité de Gestión que es unainstancia que trata de promoverla gobernanza en el (Parque yReserva de la Biosfera) Yasuní yque como institución estuvimostentados a dejarlo caer muchísimasveces durante los últimoscuatro años, porque ves la faltadel interés local, la falta de recursos,de coherencia a nivel de las políticas que regularían elpronunciamiento de un Comité de Gestión. Sin embargo,quizás esta dinámica a largo plazo que tenemos en la zonanos permitió seguir aportándole y seguir buscando cuál erael perfil más apropiado que debía tener y de repenteempezamos a encontrar, desde hace más o menos un añoo año y medio, el tipo de dinámica y las funciones políticasque hacían del Comité de Gestión algo más atractivo paralos miembros, para los actores locales. Eso significó un procesode ir puliendo esas visiones que ellos y que nosotrostenemos e ir negociándolas sobre todo. En un momentodado se pensaba, por ejemplo, que el Comité debía ser unente con capacidad de manejar fondos, de gestionar e implementarproyectos y eso empezó a crear muchísimosrencores, muchísimas expectativas falsas dentro del Comitéy básicamente lo hizo caer, hizo caer el interés.Otra cosa que nos interesa yojalá lo vayamos logrando espromover más la cultura decolaboración a nivel del país,tratar de tener colaboracionestransparentes y amplias y sinprejuicios de valor, que es algoque existe muy poco en elpaís. Siempre hay sesgos institucionales,siempre hay competenciapor fondos y siemprehay “nichos” que se defienden.JPM: ¿Cuál fue el cambio que permitió superar las etapasdel Comité de Gestión en que no era atractivo o que cuandolo era, generaba conflictos?ESR: Yo creo que, básicamente, es un proceso y los factoresmás importantes fueron, primero ayudarles a ellos a generarclaridad acerca de lo que querían, pero además descubrircon ellos que un aspecto importante de este Comitéera convertirse en una mesa de negociaciones en dondemuchos actores podían juntarse para hacer oír su punto devista. Un espacio, además en el que más o menos todos sesentían iguales y que de repente se dieron cuenta que seempezaba a consolidar una visión local acerca de la región,aunque todavía esté lejos de ser muy clara. Una de las cosasque ha motivado más interés a nivel local es justamente laposibilidad de tener un espaciopropio que les diferencie y que lesdé una identidad, que es diferentea la visión que traen de afuera dela región, –visiones que podríamostraer gente de Quito o de la plantacentral del Ministerio–. Entonces,ellos identifican en esto unacosa propia y esa identidad de lolocal, yo creo que ha ayudado paraque confluyan intereses y para queellos más o menos desde un año ymedio mantengan por sí mismosuna dinámica propia.JPM: Ahora se ve que empiezan areaparecer amenazas para el Yasuní,por ejemplo, la propuesta delITT no está funcionando y parecieraque el Presidente de la Repúblicareactiva su interés de explotarel petróleo del Yasuní. Lapregunta concreta es ¿Cuál creenustedes que es el futuro del Comitéde Gestión y el futuro de laparticipación de WCS en este Comité de Gestión a la luzde esta nueva reconfiguración del panorama?ESR: Quizás una aclaración aquí es que nosotros no somosparte del Comité, somos una institución de apoyo delComité, nosotros no tenemos voto, nos limitamos a darsugerencias y darle dinámica para que las cosas ocurran deacuerdo a los ideales y a su planificación.Nosotros estamos trabajando desde hace algunos mesesbajo la suposición de que la propuesta del ITT de mantenerel crudo en tierra no va.Y estamos trabajando tambiénbajo la perspectiva de que muy posiblemente ocurra lo dela (carretera) Manta-Manaos, lo cual implica una transfor-Si desea leer el ensayo completo presione aquí


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 19A C T U A L I D A DMedio ambiente y patrimonionatural en la Nueva ConstituciónDeyanira Gómez*Foto: Deyanira GómezPara entender los cambios que se introducen en laNueva Constitución elaborada por la saliente AsambleaConstituyente, se debe primero conocer lo quese encuentra prescrito en la Constitución que fue elaboradapor la Asamblea Constituyente de 1998, en la que seestablecieron avances significativos relacionados con la proteccióndel medio ambiente, que venían siendo impulsadospor Acuerdos, Convenios y Tratados internacionales desde1970 e incorporados en los cuerpos constituciones de lospaíses latinoamericanos desde hace tres décadas, conmayor impulso y especificidad en los 90’s.* Maestría en Estudios Socioambientales, FLACSO Sede Ecuador,deyagomez@yahoo.comDe esta forma, la Constitución del 98 consagra la garantíaa un medio ambiente sano, ecológicamente equilibrado ylibre de contaminación. Además, contiene deberes ciudadanospara el ambiente, el concepto de desarrollo sustentable,el mecanismo de participación ciudadana en las decisionesque afecten al medio ambiente, la conservación de ladiversidad biológica y el establecimiento de parques, reservasy áreas naturales protegidas.Se establece la acción de amparo con el objeto de protegerlos derechos difusos entre los que se incluye el derechoa un ambiente sano, pero no contiene otro mecanismoespecífico para su protección, aunque sugiere la existenciade otras acciones legales presentes en normassecundarias.


20PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORA CTUALIDADCabe señalar que la norma constitucional anterior establecerestricciones al ejercicio de determinados derechos ylibertades en defensa al medio ambiente, con lo cual, nosolo se restringe a los derechos de propiedad sino que seextiende hacia actividades o al ejercicio de derechos quepudiesen atentar contra el medio ambiente. Es decir, existeuna amplia protección y posibilidades normativas para suregulación en la norma secundaria.No obstante, la normatividad secundaria no ha sido efectivay ni eficiente, tal es el caso de la Ley Forestal vigentedesde 1981, la Ley de Gestión Ambiental sin reglamento, yla carencia de leyes sectoriales para temas como calidadambiental y capital natural.Respecto al daño ambiental, laConstitución del 98 delega a lanorma secundaria la tipificaciónde infracciones y responsabilidadesciviles y administrativas; aunque,establece que los concesionariosson responsables por losdaños causados, sin mencionarcómo, con lo cual también deja ala ley su reglamentación.En cuanto al manejo o gestiónambiental la norma constitucionalmencionaba como deber delEstado la defensa del patrimonionatural y protección al medioambiente, para lo cual estableceun Sistema Nacional de ÁreasProtegidas, declarado como objetivode prioridad nacional.Asimismo, preveía la preservacióndel patrimonio genético, la regulaciónde normas de bioseguridaden la experimentación, uso ycomercialización de organismosgenéticamente modificados.Los recursos naturales no renovables son propiedad delEstado, éstos son inalienables, imprescriptibles; son explotadosen función de los intereses nacionales obedeciendo acriterios de racionalización y el agua es un bien nacional deuso público.La aplicación de la Constituciónaprobada el 28 de septiembrepasado dependerá denormativas secundarias claras,coherentes, eficientes y eficaces,acompañadas de una correctaimplementación sinabusos o arbitrariedades. Unanormativa que permita sentirque el cambio es a favor delmedio ambiente y los ecosistemasque componen el patrimonionatural del EcuadorAlgunos de los cambios que constan al inicio de la propuesta,como son los derechos que tiene la naturaleza, la declaracióndel agua como un derecho humano irrenunciable ypatrimonio nacional estratégico, la declaración de la preservacióndel ambiente como de interés público, la integridaddel patrimonio genético, la prevención del daño ambientaly su remediación, la recuperación de los espacios naturalesdegradados e indemnización a los perjudicados, lo queimplica la integración de dos principios precaución y remediación.Otro principio que también seintegra en este Proyecto, es elIndubio pro naturaleza que quieredecir que en caso de duda, el juezdebe sentenciar a favor de la naturaleza.Se especifica que la educacióndebe potenciar el respeto a la naturalezaentre otros saberes, loque en la anterior constitucióneste deber educativo no es muyclaro.En varios artículos se establecenlimitaciones a la propiedad confines sociales o ambientales referentesal derecho de ciudad, a laseguridad alimentaria y a la protecciónde lugares consideradoscomo ecológicamente vulnerables.Este articulado ha despertadopolémica por cuanto puededespertar inseguridad respectodel derecho y disfrute de la propiedadprivada, pero no es algonuevo, de hecho la función socialsiempre ha estado prescrita y lalimitación ambiental a la propiedad ya existe en otras constitucionescomo la Constitución chilena. Ahora bien, la preocupaciónpuede subsistir no en cuanto a la norma sino aquien la aplica, al hecho de los abusos de autoridad. Porotro lado, no se explica que son estas funciones, como selas debe entender, dejando un vacío hacia la interpretacióno a la normativa secundaria posterior.La Nueva Constitución formulada, aprobada en el referéndumdel 28 de septiembre, contiene una normativaambiental mucho más amplia, en la que el tema ambientalse ha transversalizado exitosamente; de igual forma ratificaalgunos derechos y conceptos anteriores como la protecciónal patrimonio natural y cultural, la pertenencia de losrecursos naturales al Estado y el derecho a un medioambiente sano y equilibrado, entre otros enunciados. Sonalrededor de 160 enunciados constitucionales que tienenrelación con el medio ambiente.Estas limitaciones a la propiedad pueden ser aplicadas porautoridades centrales o de gobiernos seccionales con laparticipación de las organizaciones de pequeños y medianosproductores, prohibiéndose el latifundio y la concentraciónde la tierra para favorecer a una nueva redistribuciónde la tierra. Pero, también puede dar lugar a falsas asociaciones,como ha ocurrido anteriormente, para la apropiacióny colusión contra propietarios de tierras, según casosdenunciados en varios cantones y contra el InstitutoNacional de Desarrollo Agrario –INDA–. Consecuente-


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 21Foto: Deyanira GómezA CTUALIDADmente, se deberá integrar comisiones técnicas que evitensituaciones injustas y apropiaciones indebidas, con unanueva reestructuración y especialización del INDA, no soloorientada a la expropiación sino también a la tecnificacióny apoyo productivo, con respeto al medio ambiente. Serequerirá una reforma integral de la normatividad y reglamentaciónsobre el desarrollo agrario encaminado a la sustentabilidad.Lo criticable en la Nueva Constitución es que, si bien establecelimitaciones a la propiedad con fines sociales yambientales, la limitación a otras actividades y derechos quese establecen en la Constitución anterior no se ha conservado,reduciendo la protección ambiental a las limitacionesdel dominio. Por ello, para ser consecuentes con el articuladorestante, debió haberse conservado el contenido delnumeral 6 del artículo 23 para que se mantenga una protecciónextensiva a la defensa del ambiente, como recogeen sus observaciones al texto constitucional el doctorRicardo Crespo.Por otro lado, el desarrollo del significado de patrimonionatural si es un gran avance, porque asume un compromisomayor de gestión del Estado y de los gobiernos seccionalesque debe ser administrado conforme a un nuevoordenamiento territorial y zonificación ecológica.Se pretende fortalecer el Sistema de Áreas Protegidasgarantizando un presupuesto para su gestión por normaconstitucional. Por otro lado, sobre la gestión de estas áreas,en la que se toma en cuenta a la gente en la conservaciónde las mismas, puesto que, estas áreas pueden ser co-administradaspor parte de las comunidades, pueblos y nacionalidadesque han habitado ancestralmente y autoridades delGobierno, lo que exigirá una negociación madura y sensataentre las partes, pues, de lo contrario podría ser un argumentopara despertar nuevos conflictos socioambientales.A lo que se agrega el establecimiento de varios subsistemas:estatal, seccional, comunitario y privado, cuyo rector oficiales el Estado, generando al final la gran pregunta ¿de quiénes la gallina de los huevos de oro?, como solucionar el problemade competencias y administración.Las áreas naturales son competencia exclusiva del EstadoCentral, también el manejo de los recursos naturales norenovables y las empresas que se establezcan con finesextractivos serán controlados por el Estado, pero no semenciona cuál será la autoridad que realizará dichos controlesy hará cumplir la normativa ambiental. En algúnmomento, se pensó en una Superintendencia delAmbiente, pero la propuesta se cayó y olvidaron mencionarlas competencias del Ministerio del Ambiente. Dehecho, la organización ministerial del Ejecutivo no se especificapor la discrecionalidad de esta función para crear osuprimir Ministerios.Los humedales, páramos, bosques tropicales, bosquesnublados, manglares y otros son considerados como ecosistemasfrágiles que requieren especial atención por lo que elEstado regulará su manejo, uso, recuperación y limitacionesdel dominio. En este caso, vuelve a plantearse la duda sobreSi desea leer el ensayo completo presione aquí


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 23gados a asumir los cuantiosos costos que implican probar eldaño ambiental al invertirse esta obligación procesal haciael demandado. La impunidad ambiental en el país se mantieneen grado extremo porque los costos de las pruebasy peritajes y la dificultad de la verificación de causa y efectoen materia de daños ambientales se han convertido en unabarrera para el acceso a la justicia ambiental tomando encuenta que en la mayor parte de casos las víctimas son personasde escasos recursos económicos.La responsabilidad objetiva o de riesgo y su consecuencia,la inversión de la carga de la prueba, en materia de justiciay responsabilidad ambiental es admitida por algunos sistemasjurídicos de países como Costa Rica, Brasil, Chile,Colombia, Dinamarca, Alemania y otros de la ComunidadEuropea, de manera que lo que se ha pretendido con laConstitución de Montecristi esactualizar nuestro sistema procesalambiental de acuerdo con lastendencias modernas de estarama del derecho.Analicemos entonces las razonesjurídicas de la responsabilidadobjetiva y la inversión de la cargade la prueba.El segundo inciso del artículo 398de la Constitución del 2008 dice:“La responsabilidad por dañosambientales es objetiva.”¿Como se entiende el daño?Para definir el daño se recurre al Código Civil que define eldaño como la pérdida, menoscabo o deterioro que secausa a un individuo o a sus bienes lo cual genera la obligaciónde reparar según lo señala el artículo 1493 del CódigoCivil. Para efectos ambientales entenderíamos además quela reparación se debe adicionalmente extender a los dañosambientales que no necesariamente afecten a la persona oa sus bienes.Además de la obligación de reparar, el artículo 1572 delCódigo Civil señala que los perjuicios que se deriven deldaño dan lugar al pago de indemnizaciones.Sin embargo, toda la base jurídica de la responsabilidad fundamentadaen el Código Civil se basa en la figura de laculpa extracontractual o en la responsabilidad subjetiva quese desarrolla a partir del artículo 2214 la cual es insuficientepara enfrentar los riesgos de actividades que podríanproducir daños ambientales. Existen en todo caso algunasnormas del Código Civil que reconocen la responsabilidada partir del riesgo creado la que se adecúa con más precisióna las actividades que producen riesgo ambiental. Así loestimó la Corte Suprema en el caso de la contaminacióndel río Esmeraldas por el derrame de crudo de petróleooriginado por la refinería de Esmeraldas como vemos masadelante.La responsabilidad objetiva“La sustancia de la Teoría sesitúa en la obligación de repararaún cuando no ha habidoculpa y ello es debido a quequien crea los riesgos para supropio provecho debe tambiénsufrir sus consecuenciasperjudiciales”.En materia administrativa respecto a la prestación de serviciospúblicos la responsabilidad objetiva no es ninguna novedad,una sentencia de casación de la Sala de loContencioso Administrativo de 11 de Abril del 2007 determinóla existencia de la responsabilidad objetiva del Estadopor los daños derivados de una descarga eléctrica que afectarona un menor. Inclusive la responsabilidad objetiva delEstado, sus concesionarios y delegatarios por los dañosambientales que causen, está contempladaen el artículo 91 de laConstitución del 98, la innovaciónde la Constitución de Montecristiconsiste en extenderla hacia todotipo de causantes, sean públicos oprivados.En materia ambiental la responsabilidadsubjetiva no funciona porlo que la doctrina y muchos sistemasjurídicos acuden a la teoría dela responsabilidad objetiva tambiénllamada de riesgo, frente ahechos derivados de la actividadindustrial que, aunque no hayansido causados por culpa, debenser respondidos por alguien queha obtenido provecho de la actividaddañosa. Por lo tanto se respondeante un hecho objetivo: el daño. Este sería el caso típicode una persona que instala una industria peligrosa parabeneficiarse de la actividad lucrativa aunque creando unriesgo para la sociedad de manera que si, por una parte, setiene el derecho de gozar de las ventajas del negocio de unmodo correlativo, existe la obligación de reparar el dañoque cause el ejercicio de esa empresa.La responsabilidad objetiva establece una excepción a laregla general basada en la responsabilidad subjetiva o porculpa. En el caso de la responsabilidad objetiva se presumela culpa del demandado pues la demostración de la responsabilidadse centra exclusivamente en la ocurrencia de undaño o de la producción de un riesgo que causa un perjuicioo peligro no solo a la víctima sino a toda la sociedad.La Corte Suprema de Justicia en la sentencia citada antesseñaló sobre esto lo siguiente:“El riesgo de la cosa es un peligro lícito y socialmente aceptadocomo contraparte de los beneficios sociales o económicosque importa la operación, utilización o aprovecha-A CTUALIDAD


24PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORA CTUALIDADmiento de las cosas peligrosas. Para el reconocimiento dela responsabilidad civil extracontractual no se requiere quehaya culpa o dolo, basta que los daños sean consecuenciadirecta del acontecimiento que los ha originado. Es la responsabilidadmeramente objetiva. La teoría de la responsabilidadobjetiva pura ha tenido poca aceptación en la legislaciónde la mayoría de los países y en la jurisprudencia delos tribunales extranjeros. Mayoritariamente se considera lanecesidad de la culpabilidad como una exigencia de justiciacon respecto al responsable. Pero como la carga de laprueba de la culpa resulta en la mayoría de los casos casiimposible o muy difícil para la víctima, se consideró la necesidadde revertir la carga de la prueba, en el sentido de quequien utiliza y aprovecha la cosa riesgosa es al que le correspondedemostrar que el hecho dañoso se produjo porfuerza mayor o caso fortuito, por culpabilidad de un terceroo por culpabilidad exclusiva de la propia víctima. En otraspalabras, se estableció la culpa presunta de la persona queutiliza y se aprovecha de la cosa riesgosa por la que se ocasionóel daño. Esta teoría ha ido imponiéndose en formacreciente, particularmente en la jurisprudencia, tal comosucede en las sentencias dictadas por las cortes supremasde Francia, Argentina y Colombia. Nosotros coincidimosplenamente con esta posición, y ésta es la razón por la cualla adoptamos como sustento del presente fallo, en vista deque la producción, industria, transporte y operación de sustanciashidrocarburíferas constituyen, a no dudarlo, actividadesde alto riesgo o peligrosidad”“...diversos regímenes nacionales e internacionales deresponsabilidad ambiental recientemente adoptados tienencomo base el principio de responsabilidad objetiva,pues parten del supuesto de que el mismo favorece laconsecución de los objetivos medioambientales. Una delas razones para ello es la gran dificultad a la que seenfrentan los demandantes para probar la culpabilidadde la parte demandada en los juicios por responsabilidadambiental. Otro motivo es el planteamiento segúnel cual la asunción del riesgo por posibles daños derivadosde una actividad intrínsecamente peligrosa nocorresponde a la víctima ni al conjunto de la sociedad,sino a los responsables de la misma.”Todos estos argumentos justifican la adopción de un régimenconstitucional basado, como norma general, en la responsabilidadobjetiva.En una sentencia de casación de la Corte Suprema deCosta Rica del 2000 no se requirió de norma expresa paraaplicar la responsabilidad objetiva en un caso de contaminación,pues la Corte concluyó que el solo hecho de quela Constitución declare el derecho de los ciudadanos a unmedio ambiente sano y ecológicamente equilibrado implicaeste tipo de responsabilidad. En este caso se concluyó:La responsabilidad por daño ambiental es siempre decarácter objetivo, independientemente que exista unanorma que así lo establezca, al ser un principio general delderecho reconocido por la misma Constitución Política.Foto: María Gabriela TroyaEl Libro Blanco sobre la Responsabilidad Ambiental de laComunidad Europea señala lo siguiente sobre la responsabilidadobjetiva:La simple existencia de daño reputa la responsabilidad enel agente de haber sido el causante de ese daño, y por talquien deberá indemnizar los daños y perjuicios causadoscon su conducta, incluso si la conducta desplegada es lícita.Se presume la culpabilidad de quien asumió el riesgo y lapeligrosidad de su actividad.Se invierte la carga de la prueba recayendo la misma enquien asumió el riesgo de la actividad dañosa.Los únicos eximentes de responsabilidad aceptados son lafuerza mayor, la culpa de la víctima y el hecho de un tercero.¿Que tipo de daños ambientales puede enfrentar un régimende responsabilidad objetiva?Para la debida aplicación del artículo 398 de la Constituciónde Montecristi es necesario regular el tema mediante unaley secundaria pues habrá que hacer excepciones respectoa qué tipo de daños ambientales se aplica la responsabilidadobjetiva y qué condiciones se requieren para que éstasurta efecto, por ejemplo las siguientes:Si desea leer el ensayo completo presione aquí


26PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORINVESTIGACIONnanza cuando para dar viabilidad al proyecto, el ConsorcioOCP, presionó a la institucionalidad a diferentes niveles: auna escala nacional pidiendo la reforma de la “Ley deHidrocarburos” para asegurar la ejecución y financiamientodel proyecto; a una escala menor (municipios y consejosprovinciales) para obtener los permisos de construcciónpor donde pasaría el ducto por sus respectivas jurisdicciones,y a una escala mucho más localizada en la negociacionescon las juntas parroquiales, comunidades, dirigentes ylos afectados directos –individuales – de la construcción locual plantea un escenario social complejo que puede, enprincipio, ser entendido desde la perspectiva de la relaciónentre ecología política y sociología de conflictos.Por otra parte, estos aspectos configuran el núcleo que haimpulsado las diferentes formas de relación de los actoresen torno a la problemática de la construcción del oleoductoy posteriormente en torno a la operación del mismo. Sinembargo, y desde una dimensión más discursiva, es pococonocida la perspectiva de los diferentes actores respectoa momentos críticos del desarrollo de este proyecto y delos primeros tres años de su operación en las que se dieronnuevas tensiones en un estado conflictivo latente en elcontexto de la operación petrolera, incluyendo al serviciode transporte de este recurso por el nuevo ducto.A otro nivel, y como parte de ese contexto de interacciones(sociedad/ambiente) que se plantea desde la ecologíapolítica y de la sociología de conflictos ambientales, estánlas perspectivas que cada actor tiene de sí mismo y delotro, y a su vez, las perspectivas que cada actor tiene deproblemas centrales como es el desarrollo y el ambiente.Esta dicotomía y los argumentos centrales que sostienencada posición puede ser vista y analizada a partir de las dosformas principales que asumió el conflicto: ambiental enMindo y económico-político en el resto del trazado delOCP.Este telón de fondo de análisis se conecta, a su vez, conotro escenario más amplio, pues planteo explorar la posibleo hipotética articulación a otro aspecto distinto, perocomplementario, de la problemática que es la ampliaciónde la frontera extractiva del petróleo.El planteamiento central de esta propuesta es: ver, a travésde este caso, y desde la perspectiva de la ecología política,las forma en las que se articulan e interaccionan (en discursoy práctica) los actores sociales desde su núcleo de origen,los conflictos. Las perspectivas que adoptan de la dicotomíadesarrollo/problemas ambientales, a partir de la operacióndel ducto, y su relación con un contexto mas amplio,que es la probable “potenciación” de la industria petroleraen el país, expresada en la construcción del nuevo oleoducto,es una “puerta” diseñada para abrir la frontera extractivadel petróleo.En un sentido general, la forma en que se manifestó el problema(ambiental/ económico-político) permite ir desde lavisión tecnológica de la construcción del oleoducto (“serpientetecnológica”), en su momento altamente publicitada,hasta la visión radical del ambientalismo que coincide, dealguna forma, con la presencia de Julia “Butterfly Hill” (“lamariposa de las secoyas”) en el escenario del conflicto. Deahí, el sentido del título propuesto.Foto: Juan Pablo Saavedra


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 27R E S E Ñ A S D E L I B R O SAjedrez ambiental: Manejo derecursos naturales, comunidades,conflictos y cooperación.Joseph S. Weiss yTeodoro Bustamante (editores)En el ajedrez ambiental hay una ideacentral que atraviesa tanto los diversosartículos, como las relaciones entreellos: el maniqueísmo, cada vez más frecuentesen el tratamiento de los problemasambientales, es un gran obstáculopara entender las dinámicas reales delos procesos sociales que giran en tornoal ambiente.El problema se desarrolla a través devarias áreas específicas. Por una parte seaborda el tema de los pueblos indígenas.Al respecto, se exponen las formas máscomplejas de tratar la relación entreestas dos dimensiones: la no correspondenciaautomática entre las variables dela conservación y las dimensiones étnicasy, además, las dificultades que existenpara la gestión concreta de proyectosque buscan esta combinación.Se aborda también el tema del conflicto.Surge la necesidad no solo de superarlas visiones simplistas; sino mostrar, además,que es imprescindible reconocer lamultivalencia de los conflictos y las dificultades,para lograr acercamientoscuando coexisten perspectivas culturalesdiferenciadas e intereses diversos.Por último, se muestra el caso de la cooperacióninternacional, tanto en casosconcretos (sobre todo en Brasil), comoen el ámbito de reflexiones más generalesque muestran que el mismo planteamientode la cooperación encierracontradicciones y ambivalencias.Perdidos entre las leyes y los árbolesPropiedad y posesión en un bosqueprotector ecuatorianoMaría Cristina PuenteEn la actualidad, se habla mucho de laimportancia de los derechos ambientalesen la vida de las personas. Se conoceque la degradación y explotación delambiente causa y causará estragos severosen los seres humanos lo cual influyeen su calidad de vida. En este escenario,un punto importante a considerar giraen torno a la pregunta ¿de quién son losrecursos naturales?, ¿a quién pertenecen?Y, por otra parte, si efectivamentelos recursos tienen un dueño ¿hastadónde llega su derecho sobre ellos?¿Restringe esta propiedad la posible utilizaciónde los mismos por parte deotros individuos? ¿Debe reconsiderarseel concepto de propiedad a fin de queincluya en su contenido esencial unafunción o funcionalidad ambiental?Varias son las interrogantes que se planteanal respecto. En este trabajo se delimitanconceptos básicos para armar unadiscusión sobre el tema, a fin de plantearla necesidad –o no– de que el conceptode la función de la propiedad searedefinido, contextualizado y actualizadoa los tiempos que vivimos.La alianza entre conservacionistas yempresas petroleras: el caso de laFundación para la Conservación delBosque Seco Chiquitano en BoliviaAna Cristina GarnicaEste libro trata de un conflicto socioambientalrelacionado con la construccióndel gasoducto Lateral Cuiabá, entreBolivia y Brasil, en la década del noventa.El caso de la Fundación para elBosque Seco Chiquitano (FCBC) muestrala particular asociación entre empresaspetroleras y organizaciones conservacionistas,en el marco de dos ejes deanálisis: la política de hidrocarburos y lapolítica de conservación en Bolivia.Se analiza la actuación de la FCBC queincorpora una propuesta de conservación,como alternativa para mitigardaños socioambientales que ocasiona laconstrucción del gasoducto. Sin embargo,este hecho propició posiciones conflictivasentre organizaciones de incidencia,conservacionistas, pueblos indígenas,empresas petroleras y el Estado.De esta manera, la interacción entresectores de la sociedad civil, del mercadoy del Estado evidencia conflictosmayores, resultado de la tensión entrelas políticas públicas sectoriales. Estatensión –dentro del marco normativo einstitucional– se muestra en contradicciones,superposición de funciones yroles confusos. El estudio expone ladiferencia de intereses de los actores yconstata la falencia en la relación sistema-actor,específicamente, entre Estadoy sociedad civil.


28PROGRAMA ESTUDIOS SOCIOAMBIENTALES - FLACSO SEDE ECUADORA G E N D A A M B I E N T A LCurso Diseño Ecológico, Permaculturay Huertos Orgánicos 2008 – 2009Lugar: Huerta El Moro,Tumbaco – EcuadorContacto: fmeneses@redsemillas.orgwww.redsemillas.orgPNUMAPara eventos del Programa de las Naciones Unidas para elMedio Ambiente ingresar en la página:http://www.pnuma.org/sociedad_civil_m/eventos.htmlIII Encuentro Internacional de Inversión en EnergíasRenovables no Convencionales y Mecanismos deDesarrollo LimpioFecha: 30 y 31 Octubre del 2008Lugar: ChileContacto: CORFO“Adicionalmente al Encuentro de CORFO, se realizarándiversas actividades que concentrarán el debate internacionalen torno a las energías limpias y el mercado de carbono,las cuales se extenderán durante una semana, a partirdel 28 de octubre. Entre éstas destacan el ForoLatinoamericano del Carbono; la reunión de la JuntaEjecutiva de MDL –a realizarse por primera vez fuera de susede en Bonn, Alemania–; y el Foro de las Autoridadesdesignadas de MDL. Las instituciones coordinadoras deeste esfuerzo son Conama y Prochile.”Fuente: Noticias PNUMA Octubre 2/08.Cursos 2008 - 2009 Schumacher College:• Raíces del aprendizaje: educando integralmente a lapersonaFecha: Noviembre 3 – 7, 2008• Pioneros éticos: cómo pueden las organizaciones yempresas capacitarse para ser sustentablemente éticosFecha: Noviembre 24, 2008Contacto: http://www.schumachercollege.org.uk/Novedades:Del 5 al 14 de octubre de 2008 se realizó el CongresoMundial de la Naturaleza de la UICN: www.uicn.org/congresoFundación Natura está de aniversario en el 2008, son 30años desde su fundaciónEventos realizadosLos páramos Fuente de AguaLa temática específica del evento abordó el tema “Páramosy Forestación”. En el evento realizado el 6 de junio de2008 se debatió acerca de la pertinencia de la forestaciónen los páramos, concluyendo por un lado, que esta estrategiapodría no ser apropiada, y por otro, que es necesariogenerar información de base de la dinámica del suelo quepermita tomar decisiones. Se señaló también la responsabi-Foto: Juan Pablo Saavedra


NO. 2 - NOVIEMBRE DE 2008 29lidad que tienen los humanos en la recuperación del páramoen virtud de su participación en el deterioro del mismo.Para mayor información comunicarse con Nadia Ochoanochoa@ecociencia.org Proyecto Páramo Andino.Fundación Ecociencia. Francisco Salazar e14-34 y Coruña.Tel. (593-2) 2522999 ó 2542999. Quito, EcuadorConferencia-DebateAnálisis Ambiental en la Nueva ConstituciónEl 29 de julio de 2008 se realizó un debate organizado porla Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO)y la Coordinadora Ecuatoriana para la Defensa de laNaturaleza y el Medio Ambiente (CEDENMA) con lasponencias de Camilo Martínez (SENPLADES), ManoloMorales (CEDENMA) y Teodoro Bustamante (FLACSO).En caso de requerir información sobre las ponencias contactara: www.cedenma.orgConferencia-Reflexión-Intercambio-Debate: AsambleaNacional Constituyente, áreas protegidas y desarrollosostenibleEl 1 de agosto de 2008, el Programa “Gestión Sostenible deRecursos Naturales GESOREN” de la Cooperación TécnicaAlemana GTZ realizó, en el marco de un ciclo de conferencias,un evento de reflexión, intercambio y debate acerca dela temática “Asamblea Nacional Constituyente, áreas protegidasy desarrollo sostenible”. Este ciclo de conferenciasbusca formar una red de diálogo político para elaborar yproponer medidas de mejora en la formulación e implementaciónde políticas relacionadas con el medio ambientey la protección de recursos naturales. Para mayor informacióncontactar a: andrade@gtz-gesoren.org.ecTaller Agua en Ecosistemas Andinos:herramientas para la gestiónLos días 3, 4 y 5 de septiembre se realizó este taller organizadocon el apoyo de varias Instituciones. En caso de interéspor los temas tratados contactar a: aguaecosistemasandinos@live.comXXV Reunión de la Comisión Forestalde América Latina y el CaribeEl lunes 29 de septiembre se reunió la comisión regional delFondo de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO).Durante el encuentro se analizó la situación del sectorforestal en la región, el impacto del cambio climático en losbosques y el manejo forestal sustentable, entre otros, precisael comunicado del Ministerio.La COFLAC fue creada en 1948 como una comisión de laFAO, para proporcionar un foro técnico y político a los paísespara debatir y tratar los temas forestales en la región.Fuente: http://es.noticias.yahoo.com/efe/20080927/tsc-lacomision-forestal-de-america-lati-23e7ce8.htmlA GENDA AMBIENTALFLACSO Sede EcuadorDirector: Adrián BonillaPrograma de Estudios SocioambientalesCoordinador:Teodoro BustamanteRevista Letras VerdesCoordinadora de la revista: Anita KrainerEditores: Deyanira Gómez, Anne-Lise Naizot, Juan Pineda, Juan Pablo SaavedraConsejo Editorial: Sandra Garcés, Deyanira Gómez, Anita Krainer, Anne-Lise Naizot, Juan Pineda,Juan Pablo Saavedra, Didier Sánchez, Alejandra Toasa, Oliver TorresColaboradores: Marco Andrade,Viviana Baptista,Teodoro Bustamante, Ricardo Crespo, Miguel de la Iglesia, Deyanira Gómez,Andrés Gómez, Francisco González, Marisol Inurritegui, César A. Ipenza, Ana María Jaramillo, Lucía Lasso, Andrea Oliva,Gonzalo Oviedo, Lady Soto, Esteban SuárezCorrección de textos y apoyo a coordinación: Sandra Garcés y Didier Sánchez • Diseño: Antonio MenaFlacso Sede Ecuador: La Pradera E7-174 y Diego de Almagro • PBX: (593-2) 3238888letrasverdes@flacso.org.ec • www.flacso.org.ec • Quito, EcuadorNota: Letras Verdes es un espacio de opinión abierta. El equipo Coordinador-Editor no se responsabilizapor la opinión expresada en los artículos.

More magazines by this user