Defensa del Territorio

osorioojuan
  • No tags were found...

WCvKJq

Reasentamientos en el Quimbo

ENTRE EL

INCUMPLIMIENTO

Y LA

ILEGALIDAD

En el año 2014, quince familias

pertenecientes a la comunidad de

Balseadero, fueron trasladas al predio

Santiago y Palacio, ubicado en el

municipio de Garzón, fue así como

iniciaron los reasentamientos de algunas

familias afectadas por la instauración del

proyecto hidroeléctrico El Quimbo.

Por: Juan Guillermo Osorio

A pesar de no contar con todas las garantías las

comunidades afectadas por El Quimbo, fueron

trasladas a los predios de Montea en Gigante, La

Galda en El Agrado, Santiago y Palacios en Garzón y

Llanos de la Virgen en Altamira sin que EMGESA,

hubiera cumplido en su totalidad con los compromisos

estipulados en la Licencia Ambiental, ya que para

hacer efectivo los mismos debían garantizar que las

obras de construcción, adecuación de tierras, distritos

de riego así como la restitución de su actividad

productiva, estuvieran terminados en su totalidad,

restableciendo las condiciones de vida de los

pobladores en igual o mejores condiciones.

Los reasentamientos giran entorno al incumpliendo y la

ilegalidad, por un lado los plazos establecidos por la

Autoridad Nacional de Licencias Ambientales se

vencieron pues el ente mediante resolución

0395 del 02 de mayo de 2013, había ampliado

las fechas del programa de compensación de

reasentamiento, estipulando que la entrega de

las parcelas, vivienda y las cinco hectáreas para

la restitución de la actividad productiva de las

familias trasladadas debían ser entregadas el 3

de abril de 2013, el 30 de junio la multinacional

inicio de forma arbitraria el llenado del embalse

sin haber cumplido en su totalidad con los

compromisos sociales y ambientales.

Jeremías Bravo Vargas, es uno de los miles de

afectados por la instauración del proyecto

hidroeléctrico Bravo Vargas, campesino oriundo

de la Vereda Veracruz, dedicó la mayor parte de

sus cuarenta y siete años al jornal en cultivos de

arroz su vida se vio truncada por completo con la

llegada de la multinacional afectando no solo su

estabilidad emocional, social y familiar sino su

economía pues se vio obligado a cambiar la

agricultura por la ganadería debido a que las

zonas de reasentamiento no cuentan con tierras

igualmente fértiles a las destinadas para la

inundación. Don Jeremías asegura que hasta la

fecha la multinacional no ha restituido su

actividad productiva.

Similar magazines