N° 8 Caracas - Venezuela 31/Ago/2015

steinblaskovich

Tema 8

8 Caracas - Venezuela 31/Ago/2015


Editorial

En este estudio analizaremos tres corazones: el del hombre, un pueblo

(Israel) y el de Dios, haremos comparaciones entre los tres y despejaremos

toda duda acerca de lo que no conocemos de Dios y el amor por su

creación.

Este estudio es de varias partes que nos llevaran por un viaje largo a través

del desierto, ¡será fascinante e interesante! Es importante saber que

en este punto, que cuando hablamos del corazón del hombre nos referimos

a una persona, un grupo o una nación entera. Esto es debido a que

cada uno es motivado por su corazón, es decir, hacia sus propios intereses

EGOÍSTAS y recurren a la MANIPULACIÓN para mantener el control, desviando

la vista del punto central que es Dios.

Amigo lector, en este viaje vamos a ver a Dios pelear con Israel (su pueblo

que LIBERÓ de Egipto) y éste lo dejaba constantemente por otros dioses.

La Biblia dice que Israel, después de ver cómo Dios abrió el Mar Rojo en

dos y poner sus pies en suelo seco para que éste pasase tranquilamente,

el pueblo se hizo un becerro de oro cuando Moisés subió al Monte Sinaí.

Muchos líderes (de todo tipo religiosos, políticos etc.) conducen a una nación

entera al desastre por no tener en cuenta a Dios, llevándolos al pecado

y a un juicio seguro por esto. Aquí veremos que de los 41 reyes que tuvo

Israel, sólo 2 de ellos hicieron lo bueno ante Dios y su pueblo, aunque uno

de esos dos terminó desviándose, pero, aun así Dios cumplió sus promesas,

a pesar de que este rey terminó dejando a Dios. A lo largo de aproximadamente

cuatrocientos noventa años, no hubo un rey perfecto. Dios

había hecho pacto con David para establecer su trono para siempre; sin

embargo, fue necesario quitar la corona y destruir el trono por largo tiempo.

“Porque muchos días estarán los hijos de Israel sin rey”. (Oseas 3:4).

Dios había dicho: “No será quitado el cetro de Judá” Génesis 49:10. Luego

dijo a David: “Yo te tomaré... para que fueses príncipe sobre mi pueblo;”

y de Salomón: “Yo afirmaré para siempre el trono de su reino” (2 Samuel

7:8,13). Dios no violó este pacto (Jeremías 33:20,21), a pesar de la infidelidad

de los reyes humanos. Lo cumplió en la persona de su propio Hijo, el

Señor Jesucristo. Este nació de María, del linaje de David, y también tenía

el derecho al trono por medio de José, porque Jesús fue legalmente reconocido

como hijo suyo. (Mateo 1:16, Lucas 3:23).

No espero que usted esté de acuerdo con todo esto amigo lector, pero así

será, ya que Dios es JUSTICIA y no anda jugando entre las ramas como

muchos de nosotros (el hombre) solemos hacer manipulando o controlando

las cosas para nuestro propio beneficio.

Luis Alberto Roa

graciaparavivir@gmail.com

Sumario

¿Esclavo por Siempre?

Pag. 3

10 Plagas

Pag. 5

Soberanía de Dios

Pag. 7

Conociendo a Jesús

Pag. 8

Diseño y Diagramación

Luis Alberto Roa

Esclavo por Siempre?

II Parte

En la historia que venimos estudiando, habíamos dejado a Moisés y Aarón ante el

Faraón haciendo una demostración del poder de Dios convirtiendo su vara en

serpiente; sin embargo, el faraón prefirió no escucharlos y endurecer su corazón,

dando paso a otros eventos que quizás pudieron evitarse tanto para su

pueblo como para él mismo.

Muchas veces pensamos que con Dios no se puede hablar y tener una respuesta

de su parte, pero, realmente no es así. Moisés habla con Dios y le

hace preguntas como dice las sagradas escrituras.

Éxodo 5:22-23. Entonces Moisés se volvió a Jehová y preguntó:

—Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste?,

porque desde que yo fui al faraón para hablarle en tu nombre, ha

afligido a este pueblo, y tú no has librado a tu pueblo.

Moisés, por así decirlo, tiene sentimientos encontrados y piensa:

¿Por qué hacerle daño a esta gente? Es obvia la pregunta, ya que

él creció con los egipcios como si fuese uno de ellos aprendiendo

todo sobre su cultura y costumbres, quizás tuvo amistades, gente

que se hizo su familia, conocidos, etc. Las escrituras ciertamente

no lo menciona, pero ha de suponerse, porque si usted crece en

un sitio siendo niño, adolescente y luego se va, pasando unos largos

años en otro país y regresa, debe recordar a la gente que usted

conocía, es posible que varios no estén porque han fallecido, otros se han

ido y seguramente habrá personas que continúen allí y por las que usted

siente afecto y halla otros lazos que lo unan a esas personas.

Así que en el corazón de Moisés hubo otra pregunta: ¿Para qué me enviaste?

Estos sentimientos generaron en él otras emociones que quizás nunca

pensó o imagino que estuviesen allí, preguntando: ¿Bueno Dios, no habrá

otra persona por ahí que haga esto? El seguramente piensa eso porque no

quiere hacerle daño a esa gente. Vamos a ver que le responde Dios. Éxodo

6:1-8.

Jehová respondió a Moisés:

—Ahora verás lo que yo haré al faraón, porque con mano fuerte los dejará ir,

y con mano fuerte los echará de su tierra.

Habló Dios a Moisés y le dijo:

—Yo soy Jehová. Yo me aparecí a Abraham, a

Isaac y a Jacob como Dios Omnipotente, pero

con mi nombre Jehová no me di a conocer a ellos.

También establecí mi pacto con ellos, para darles

la tierra de Canaán, la tierra en que fueron forasteros

y en la cual habitaron. Asimismo, yo he oído

el gemido de los hijos de Israel, a quienes hacen

servir los egipcios, y me he acordado de mi pacto.

Por tanto, dirás a los hijos de Israel: “Yo soy Jehová.

Yo os sacaré de debajo de las pesadas tareas


Las 10 Plagas

Dios ejerce su Autoridad sobre los dioses de Egipto

Asuntos del Corazón

4

de Egipto, os libraré de su servidumbre y os redimiré

con brazo extendido y con gran justicia. Os

tomaré como mi pueblo y seré vuestro Dios. Así

sabréis que yo soy Jehová, vuestro Dios, que os

sacó de debajo de las pesadas tareas de Egipto.

Os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano

jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob.

Yo os la daré por heredad. Yo soy Jehová.”

En la respuesta, Dios le dice a Moisés que Él se

le apareció a sus ancestros, pero no le reveló

su nombre (Jehová) y le cuenta que él hizo un

pacto con ellos (una promesa) de darles la tierra

de Canaán, también sabe por lo que están

sufriendo a causa de la mano dura del faraón

y Dios le revela sus propósitos para con Israel:

que sea su pueblo y Él será su Dios. De esta

manera, conocerán que Él es Dios que los sacó

de la servidumbre a la libertad.

En el Antiguo Testamento, Dios escogía a la persona

para realizar algo específico o levantaba

sacerdotes que en ese tiempo eran los “mediadores”

antes Dios y el pueblo hebreo, ofreciendo

sacrificios por los pecados de él mismo y por los

del pueblo. Estas personas tenían esa responsabilidad

y debían llevar una vida separada y

consagrada a Dios porque si ellos entraban al

“Lugar Santísimo” estando en pecado, morían

Dramatización

en el acto y los sacaban de ese lugar arrastrado

con una cuerda que tenían atada en el pie

o la cintura, ya que nadie más podía entrar allí.

También estaban los profetas para que hablaran

en su nombre, de los profetas hablaremos más

adelante. El punto importante, es que “HOY”

podemos dirigirnos a Dios directamente y tenerlo

con nosotros en cualquier momento que queramos,

esto es gracias a Jesucristo. “Pues hay

un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los

hombres: Jesucristo hombre” (Filipenses 2:5).

Por su obra SALVADORA y REDENTORA en la

cruz del calvario, tenemos acceso directo a Él.

“Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor

pacto. Y los otros sacerdotes llegaron a ser muchos,

debido a que por la muerte no podían continuar;

pero éste, por cuanto permanece para

siempre, tiene un sacerdocio inmutable. Por eso,

puede también salvar perpetuamente a los que

por él se acercan a Dios, viviendo siempre para

interceder por ellos” (Hebreos 7:22-25).

“Entonces el velo del Templo se rasgó en dos, de

arriba abajo; la tierra tembló, las rocas se partieron…”

(Mateo 27:51). Por esta razón, ni las religiones,

ni cualquier otro “mediador”, ni las obras

salvan a nadie, el único que tiene el poder de dar

la salvación y el perdón de tus pecados es Dios

por medio de su único hijo “Jesucristo”.

Porque no entró Cristo en el santuario hecho de mano,

figura del verdadero, sino en el cielo mismo para presentarse

ahora por nosotros ante Dios; y no para ofrecerse

muchas veces, como entra el sumo sacerdote

en el Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De

otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas

veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la

consumación de los siglos, se presentó una vez para

siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en

medio el pecado. Y de la manera que está establecido

para los hombres que mueran una sola vez, y después

de esto el juicio, así también Cristo fue ofrecido una

sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá

por segunda vez, sin relación con el pecado, para

salvar a los que le esperan. (Hebreos 9:24-28)

Moisés se dirige al pueblo después de hablar

con Dios, pero, éste no lo escucha ya que estaba

muy desalentado y embargado por todo lo

que estaban padeciendo. (Éxodo 6:9). Dios al

ver esto, manda a Moisés directamente al faraón

aunque éste le dice “que no sabe hablar” (no

tiene esa facilidad de hablar como tienen otras

personas o quizá era tartamudo), así que Dios

pone a su hermano Aarón para que hable por él.

(Éxodo 6:12-13).

LA PLAGA DE SANGRE

1. El Río Nilo convertido en sangre (Éxodo 7:19-25)

El faraón seguía con su corazón endurecido,

Dios manda a Moisés y Aarón con el nuevamente

para que deje ir a su pueblo. La primera gran

desilusión de los egipcios fue, ver su “gran fuente

de vida”, convertida en un lecho de muerte y

hedor.

El río Nilo, al que el pueblo de Egipto le rendía

culto, caía rendido, convertido en sangre, sin

poder mantener sus peces con vida, sin poder

saciar la sed de su población ni regar sus cosechas.

Convirtiendo todas las aguas (estanques,

arroyos y depósitos de agua) de Egipto en sangre,

todos los peces del río murieron, serían los

magos, los primeros en oponerse a esta primera

señal, haciendo con sus “artes mágicas”, confundir

y endurecer el corazón de faraón, pues

ellos también convirtieron las aguas en sangre.

De la misma manera hoy, muchos por su conocimiento

sirven de tropiezo a los que verdaderamente

desean creer en Dios. No buscando servir

a Dios, sino cuidando sus propios intereses, ya

sea su religión, su posición (status en medio de

la gente) o su orgullo y prepotencia.

SIGNIFICADO ESPIRITUAL

En esta primera plaga Dios demostró su poder

sobre Khnum, el dios carnero que era el protector

de la fuente del Nilo, y sobre Hapy, el dios

del Nilo en la inundación. Los peces murieron y

el agua se pudrió y no fue potable. El Rio Nilo

era objeto de adoración a través de Hapy, quien

fue identificado en origen por los egipcios como

la inundación del Nilo. Bebían sus aguas con

deleite y reverencia, y se suponía que tenían

misteriosos poderes para sanar enfermedades

del cuerpo. Se ofrecían himnos, oraciones e incienso

al espíritu del río. Pero ahora, a la voz de

Moisés, sus aguas se convirtieron en sangre (I

dios derrotado).

LA PLAGA DE RANAS

2. La plaga de las ranas (Éxodo 8:1-15)

Pasado una semana con el agua hecha sangre

a ver si el faraón desiste de la idea de no dejar

ir al pueblo de Israel, pero, eso no fue suficiente

así que Dios manda otra plaga.

Y Jehová dijo a Moisés:

—Di a Aarón: “Extiende tu mano con tu vara sobre

los ríos, arroyos y estanques, y haz subir ranas

sobre la tierra de Egipto.” Pero los hechiceros

hicieron con sus encantamientos hicieron lo

mismo de traer ranas sobre la tierra de Egipto,

pero, no lograron sacar a las ranas ya que el faraón

le pide a Moisés que le pida a Dios que las

quite, y les da una condición de que los dejara

ir de Egipto. Así que tomando su palabra,

Moisés habla con Dios para que las

quite, y Jehová hizo conforme

a la palabra de Moisés.

5Asuntos del Corazón


Caos y Destruccion

Dios ejerce su Autoridad sobre los dioses de Egipto

Asuntos del Corazón

6

Pero el faraón endureció nuevamente su corazón

y prácticamente se burló de Moisés y Dios.

Uno de los dioses egipcios más adorados era

Heket, la diosa de las ranas. La diosa de la creación,

nacimiento y de la germinación del maíz.

Heket era representado por una rana, la cual era

considerada un animal sagrado para los egipcios.

Estaban por todas partes; en las casas, aun

en sus camas, en sus hornos, y en sus artesas.

SIGNIFICADO ESPIRITUAL

La aparición de las ranas, como peste y destrucción

para los egipcios, es contraria a la concepción

que ellos tenían de su diosa Heket (diosa

de la fecundidad, con cabeza de rana), que consideraban

como ayudadora en los partos, esta

plaga también es imitada por los magos. Si una

rana era muerta accidentalmente, el castigo era

generalmente la muerte. De manera que estar

plagado con una multitud de ranas que no podían

matar, y al mismo tiempo saber el peligro

que enfentaban, debe haber sido algo terrible (II

dios derrotado).

LA PLAGA DE PIOJOS

3. La plaga de los piojos (Éxodo 8:16-19)

Entonces Jehová dijo a Moisés:

—Di a Aarón: “Extiende tu vara y golpea el polvo

de la tierra, para que se convierta en piojos

por todo el país de Egipto.” Ellos lo hicieron así;

Aarón extendió su mano con la vara y golpeó el

polvo de la tierra, el cual se convirtió en piojos

que se lanzaron sobre los hombres y las bestias.

Todo el pueblo egipcio y sus animales tenían

piojos, Los hechiceros también intentaron sacar

piojos con sus encantamientos, pero no pudieron.

Y le dijeron al faraón que no podían hacer

nada reconociendo ante faraón que era obra del

Dios de Israel. Aun escuchando a sus hechiceros

(engañadores) el faraón ahogado en soberbia

iracundo y prepotencia no reconoció el poder

de Dios.

SIGNIFICADO ESPIRITUAL

La tercera plaga vino contra Geb, el dios terrenal

egipcio que cumplía la función de la fertilidad y

la vegetación. Este dios era el que encarcelaba

a las almas de los muertos y cuando se reía causaba

terremotos.

Los egipcios consideraban sagrado aun el polvo

de su tierra, y verlo convertido en piojos debe

haber sido un golpe tremendo a su idolatría.

Además, nadie se podía acercar a los altares

egipcios si tenían piojos. Los sacerdotes usaban

vestidos de lino y rapaban su cabeza y depilaban

su cuerpo todos los días para evitar tener

insectos. De manera que mientras duró esta

plaga nadie podía adorar a sus ídolos (III dios

derrotado).

LA PLAGA DE MOSCAS

4. La plaga de las moscas (Éxodo 8: 20-32)

Dios manda en la mañana a Moisés a que lo espere

cuando salga al río. “Jehová ha dicho así:

Deja ir a mi pueblo para que me sirva, porque si

no dejas ir a mi pueblo, yo enviaré sobre ti, sobre

tus siervos, sobre tu pueblo y sobre tus casas

toda clase de moscas; las casas de los egipcios

se llenarán de toda clase de moscas, y asimismo

la tierra donde ellos estén. Aquel día yo apartaré

la tierra de Gosén, en la cual habita mi pueblo,

para que no haya en ella ninguna clase de moscas,

a fin de que sepas que yo soy Jehová en

medio de la tierra. Y yo pondré redención entre

mi pueblo y el tuyo. Mañana será esta señal.”

Y envió todo tipo de moscas a todo Egipto, y el

faraón llama a Moisés y trata de cambiar los planes

de Dios diciéndole que hagan sus sacrificios

dentro del país, pero Moisés le dice que eso no

es posible ya que adorar otro “dios” era abominación

para ellos y seguramente los egipcios le

Soberania de Dios

Justicia, amor por su pueblo, poder, revelacion y majestad

caerían a piedra hasta matarlos. Así que Moisés

le da una determinación diciendo que lo hará según

como Dios le diga que haga.

SIGNIFICADO ESPIRITUAL

Esta plaga se estableció en contra de Dua-Ur,

el dios egipcio del tocador, dios que purifica el

rostro del Faraón en el Más Allá. Personificaba la

barba del Faraón. Era el patrono de los cuidados

del rostro del difunto.

Más numerosas y molestas estaban estas moscas

que incluso los mosquitos habían estado pegándoseles

a los párpados humanos. Los magos

eran una vez más, incapaces de igualar la

demostración de poder. A través de esta plaga

quedó claro que Dios era el autor de las plagas y

tenía autoridad en Egipto sobre los magos y los

dioses a ellos quienes servían.

También las moscas eran objeto de reverencia

en Egipto, pero fueron su tortura. Sólo Dios podía

traer tal manto de moscas que cubrían toda

la tierra, y hacer que algunas casas y lugares

fueran librados de ellas (IV dios derrotado).

SOBERANIA DE DIOS

La grandeza de Dios, queda demostrada, en

la tierra de Egipto (aúnque faltan otras plagas),

protegida por una cantidad enorme de deidades

paganas, creadas por el hombre, que no podían

hacer bien ni mal. A las cuales los egipcios atribuían

poderes sobre la naturaleza y los hombres,

que no fueron capaces en su conjunto de

frenar las plagas que Dios, bendito sea su nombre,

envió. Faraón mismo siendo hombre, se

creía la encarnación de uno sus más poderosos

dioses, Ra el dios sol. Estos dioses no pudieron

proteger a su pueblo (Éxodo 13-16). No sería

necesario que Dios nos demostrara su poder, si

no fuera por nuestra incredulidad “Lo invisible de

él, su eterno poder y su deidad, se hace claramente

visible desde la creación del mundo y se

puede discernir por medio de las cosas hechas.

Por lo tanto, no tienen excusa, ya que, habiendo

conocido a Dios, no lo glorificaron como a Dios,

ni le dieron gracias. Al contrario, se envanecieron

en sus razonamientos y su necio corazón fue

entenebrecido.” (Romanos 1-20,21), más para

que gobernantes y gobernados reconozcan su

poder, es que destruyo dioses, encarnaciones,

ejércitos, magos y gobernadores, y así restituir

su trono en nuestros corazones.

Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos

antiguos, porque yo soy Dios; y no hay otro

Dios, ni nada hay semejante a mí, que anuncio

lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad

lo que aún no era hecho; que digo: “Mi

plan permanecerá y haré todo lo que quiero…”

(Isaías 46:9-10), pues es allí donde le quitamos

la gloria, atribuyendo poderes a criaturas,

imágenes, deidades que nada pueden hacer.

Bien, hasta aquí nuestro interesante estudio, seguiremos

en este viaje que apenas comienza, en

la próxima revista digital, espero que les haya

gustado y sobre todo que les sirva de crecimiento

y conocimiento de este maravilloso Dios, que

no defrauda a quienes en Él confían.

Dios te bendiga

Reflexión:

1. Identifica tus dioses personales.

2. ¿Te crees dios en la vida de alguien?

3. Indetifica los dioses de tu país.

4. Ahora tengo claro que los hechiceros manipulan

y engañan. (más detalles próxima ediciones)

5. Así como estos dioses del pasado los hay hoy

pero con distintas formas y nombres en todo

el mundo.

6. ¿Dejaré que estos dioses me sigan engañando?

7. Mientras todas estas plagas atormentaban a

Egipto, Israel no padeció ninguna, Dios guardaba

su pueblo, y así lo hará contigo y tu familia.

8. Cuatro dioses derrotados y los que faltan.

7Asuntos del Corazón


Conociendo a Jesús

¿Por qué conocer a Jesús? ¿Quién es?

¿Por qué el tiempo fue dividido en antes y después

de Cristo? ¿Qué relación tiene Jesús con

mi vida, mi familia y con mi trabajo?

Si todavía no te has hecho estas preguntas, un

día tendrás que hacértelas. Muy bien, esta serie

de estudios tiene como objetivo llevarte al

conocimiento de Jesús, el Jesús de la Biblia. A

medida que lo vamos conociendo, vamos también

encontrando las respuestas para nuestras

inquietudes.

Este estudio no fue preparado para personas

“eruditas”, sino para personas que quieren conocer

un poco más de Dios y de sí mismo de

manera clara y sencilla.

Nuestra intención es solamente saber lo que enseña

la Biblia y aplicar sus verdades en nuestras

vidas. Así mismo estamos seguros que Dios irá

obrando en nosotros los cambios que ÉL desea

y que nosotros necesitamos.

El estudio consiste en DESCUBRIR lo que

está en el texto bíblico, ENTENDER lo que está

escrito, y en tercer lugar PONER EN PRÁCTI-

CA (mediante obra) las verdades descubiertas.

Para empezar debes leer la pregunta y buscar

en la Biblia la respuesta.

Este será tu descubrimiento; después de esto

debes preguntarte:

¿Cómo puedo yo poner eso en práctica?

Es nuestro deseo que Dios te bendiga en este

estudio: ¿Quién es Jesús?

La Biblia es la fuente de la revelación sobre ÉL,

por lo tanto ella será nuestro texto básico.

Al mismo tiempo que vamos descubriendo quien

es Jesús, y que es lo que hace, queremos también

enfrentar nuestras vidas con su realidad.

Como ves, el estudio no será solamente teórico,

sino que muy práctico.

¿Quién es Jesús? 1 parte

Lee los versículos cuidadosamente, analízalas y

contesta las preguntas:

«Ya no creemos solamente por lo que has dicho,

pues nosotros mismos hemos oído y sabemos

que verdaderamente éste es el Salvador del

mundo, el Cristo.» (Juan 4:42).

4. Jesús les respondió: —Yo soy el pan de vida.

El que a mí viene nunca tendrá hambre, y el que

en mí cree no tendrá sed jamás. (Juan 6:35).

Hasta ahora hemos descubierto que Jesús es:

• La luz verdadera

• El Cordero de Dios

• El Salvador del mundo

• El pan de vida

Bien, ahora conocemos cuatro atributos importantes

de Jesús, el que busca la luz ya no estará

en tinieblas, necesitamos un sacrificio perfecto

por nuestros pecados tenemos el Cordero de

Dios, el mundo entero está perdido con toda su

corrupción y hedor de pecado tenemos El Salvador

del mundo.

Para Dios es importante reconocer a sus hijos

veamos ¿Cómo es eso y que dice la Biblia? Mas

a todos los que lo recibieron, a quienes creen en

su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos

de Dios. (Juan 1:12)

y oyes su voz entrara en ti.

Lee el siguiente versículo con atención:

De tal manera amó Dios al mundo, que ha

dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel

que en él cree no se pierda, sino que tenga

vida eterna. (Juan 3:16)

¿Qué pasa con el que cree o sea, el que recibe

a Cristo por FE y asume un compromiso con Él?

Tiene vida eterna

¿Qué pasa con el que no cree?

Se pierde y NO TIENE VIDA ETERNA

APLICACIÓN PERSONAL

¿Ya eres un hijo de Dios? SI o NO

Memorizar el versículo que está en Juan 1:12

Mas a todos los que lo recibieron, a quienes

creen en su nombre, les dio potestad de ser

hechos hijos de Dios.

1. La luz verdadera que alumbra a todo hombre

venía a este mundo. (Juan 1:9).

¡Mmmm No todo es como lo pintan por ahí! Lo

que leemos hay que RECIBIRLO y CREER en

su nombre.

Ver la película haz clic sobre la imagen

Asuntos del Corazón

8

2. Al siguiente día vio Juan a Jesús que

venía a él, y dijo: «¡Éste es el Cordero

de Dios, que quita el pecado del

mundo! (Juan 1:29).

3. y decían a la mujer:

¿Cuáles son las dos cosas necesarias para recibir

a Cristo en el siguiente versículo?

Testificando a judíos y a gentiles acerca del arrepentimiento

para con Dios y de la fe en nuestro

Señor Jesucristo. (Hechos 20:21)

Respuesta: Testimonio y Fe

¿Cómo podemos recibir a Cristo? Yo estoy a la

puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la

puerta, entraré a él y cenaré con él y él conmigo.

(Apocalipsis 3:20)

Jesús llama a la puerta de tu corazón si le abres

9Asuntos del Corazón


Aquel día salió Jesús de la casa y se sentó junto

al mar. Y se le juntó mucha gente; y entrando

él en la barca, se sentó, y toda la gente estaba

en la playa. Y les habló muchas cosas por parábolas,

diciendo: He aquí, el sembrador salió

a sembrar. Y mientras sembraba, parte de la

semilla cayó junto al camino; y vinieron las

aves y la comieron.

Parte cayó en pedregales, donde no había

mucha tierra; y brotó pronto, porque no tenía

profundidad de tierra; pero salido el sol,

se quemó; y porque no tenía raíz,

se secó. Y parte cayó entre espinos;

y los espinos crecieron,

y la ahogaron. Pero

parte cayó en buena tierra,

y dio fruto, cuál a

ciento, cuál a sesenta, y

cuál a treinta por uno.

El que tiene oídos para

oír, oiga.

Mateo 13:1-9

Similar magazines