Defensa Ecuador

zapata.allisson

T2zxr

CASO CHEVRON:

Defensa del Ecuador frente al uso indebido del arbitraje de inversión

ambiental planteado por los demandantes de Lago

Agrio que, en ese momento, seguía sustanciándose

sin sentencia. De ahí lo prematuro.

La línea de argumentación de Chevron gira alrededor

de una violación de los estándares de protección al

inversionista, previstos en el TBI, por el supuesto

hecho de que el Ecuador no estaba cumpliendo con

su obligación de mantener indemne al inversionista

frente a la demanda de Lago Agrio. Al inicio, ese es el

marco fáctico o los hechos que generan la demanda.

Pero, obviamente, siendo un proceso judicial en

trámite, este tiene que seguir en el tiempo, llegar a

sentencia y dar lugar a la tramitación de sus recursos,

generando cambios en el marco fáctico de la

controversia, cada vez que el procedimiento avanza.

Chevron jamás debió plantear el arbitraje cuando el

proceso no había concluido, ni siquiera en su primera

instancia. El Tribunal nunca debió haber permitido

que el arbitraje avance; al hacerlo, permitiría crecer

este proceso amorfo y se dejó llevar a un punto en

el que se evidenció que los hechos habían variado.

Esto fue más claro en noviembre de 2013, cuando la

Sala de la Corte Nacional de Justicia, que conocía

el recurso de casación de la sentencia planteado por

Chevron, dictó su decisión. A partir de ese momento,

el Estado ecuatoriano insistió en que el proceso no

podía seguir adelante, pidiendo la suspensión de la

audiencia de fondo que estaba prevista para enero

y febrero de 2014. Y aunque en inicio el Tribunal

no quiso hacerlo, finalmente no tuvo otra alternativa

y sustituyó la audiencia de fondo por una reunión

procesal convocada para el 20 y 21 de enero de 2014.

El punto de quiebre era ya evidente. El Tribunal

tuvo entonces la oportunidad de corregir su error

y evitar nuevas equivocaciones. Prefirió buscar

una salida salomónica y, en una fría y nevada

tarde de enero de 2014 (que paralizó a la ciudad de

Washington DC), tuvo que presionar lo que llamó

coloquialmente el “reset button”, para reconstruir el

procedimiento arbitral, como si eso fuera posible.

En este punto, fue evidente lo que la defensa del

Estado había venido diciendo por más de cuatro

años: la demanda fue prematura. El marco fáctico

cambió con cada decisión. Frente a esta realidad,

el Tribunal reconfiguró el proceso, dando la

posibilidad de presentar nuevos memoriales sobre

temas ya discutidos y difiriendo la audiencia de

14

Similar magazines