Defensa Ecuador

zapata.allisson

T2zxr

CAPÍTULO V - FASE 2: DENEGACIÓN DE JUSTICIA Y DAÑO AMBIENTAL

a aceptar o admitir cualquier tipo de responsabilidad

por la situación ambiental devastadora producida en

la Amazonía.

Las acusaciones de las Demandantes sobre el error

jurídico en el Litigio de Lago Agrio son infundadas

e insuficientes para configurar una denegación

de justicia en virtud del Derecho Internacional.

Existen abundantes precedentes que confirman lo

que el Estado ecuatoriano ha venido diciendo desde

hace años en estos procedimientos: los tribunales

internacionales no son cortes de apelación y no

pueden reemplazar con un laudo una sentencia

expedida por las cortes internas sobre cuestiones de

derecho interno. 206

Como sostuvo el tribunal del caso Mondev:

“una cosa es abordar los actos no

subsanados de la policía local, y otra cosa

muy distinta es cuestionar a posteriori las

decisiones motivadas de las cortes de

más jerarquía de un Estado. En virtud

del TLCAN, las partes tienen la opción

de buscar los recursos locales. Si escogen

eso y pierden en la etapa del fondo, los

tribunales del TLCAN no tienen la función

de actuar como cortes de apelación”. 207

En fecha más reciente, el tribunal en Arif c. Moldavia

explicó, de manera similar, que los tribunales

internacionales deben abstenerse de desempeñarse

como cortes de última instancia. No se puede

reemplazar la aplicación de las leyes nacionales

hechas por las cortes nacionales con su propia

aplicación e interpretación. La distinción necesaria

que existe entre la jerarquía de instancias dentro de

la judicatura nacional y la función de los tribunales

internacionales, quedaría desdibujada si “[u]na

simple diferencia de opinión por parte del tribunal

internacional fuese suficiente” para permitir la

determinación de que una corte nacional infringió el

Derecho Internacional.

206. Contramemorial Complementario de la Demandada en la Fase Procesal 2, 271; íd. Anexo A, 2; Contramemorial de la Demandada en la Fase Procesal 2, 320-

320; ver también, Zachary Douglas, International Responsibility For Domestic Adjudication: Denial of Justice Deconstructed [Responsabilidad internacional por

las sentencias internas: la denegación de justicia deconstruida], 65 INT’L & COMP. L.Q. 867, 877 (2014) (“Una determinación válida de reivindicación de un derecho

o acusación de culpabilidad pronunciada por un órgano adjudicativo interno no puede ser alterada por una corte o un tribunal internacional simplemente porque

existía un grupo de motivos más razonables a disposición de ese órgano adjudicativo interno. Eso sería equivalente a explotar la vulnerabilidad de las decisiones

generadas mediante el proceso de resolver judicialmente; una vulnerabilidad ocasionada por la propia necesidad de justificar las decisiones mediante un discurso

especial de argumentación que apela a la racionalidad. El derecho internacional tiene deferencia hacia las virtudes específicas de resolver judicialmente respetando

la integridad del proceso y los resultados que produce. Esa deferencia se manifiesta en la norma de finalidad y la idea de que la denegación de justicia se centra en

los aspectos procesales de la resolución judicial antes que en los motivos sustantivos de la decisión.”).

207. Laudo Mondev, 126-127; ver también 452, Andrea K. Bjorklund, Reconciling State Sovereignty and Investor Protection in Denial of Justice Claims [Reconciliar

la soberanía de los Estados con la protección de los inversionistas en las reclamaciones por denegación de justicia], 45 VA. J. INT’L L. 809, 847 (2005) (“[Tribunales

recientes] también reiteran la idea de que los tribunales internacionales no deberían sesionar como ‘cortes de apelación’.”).

217

Similar magazines