Defensa Ecuador

zapata.allisson

T2zxr

CAPÍTULO I - ANTECEDENTES HISTÓRICOS Y JURÍDICOS

objeto de informar a la Corte Constitucional sobre

la existencia del arbitraje Chevron III, sobre los

argumentos que en esta instancia mantiene Chevron

respecto de la denegación de justicia y el supuesto

fraude en el juicio de Lago Agrio, así como sobre

la tesis que respecto de estos temas mantiene la

defensa del Estado ecuatoriano.

CHEVRON I

6.1. Breve reseña del caso

Menos de un año después de que las demandantes

de Lago Agrio volvieran a plantear sus pretensiones

en contra de Chevron en Lago Agrio, el 11 de junio

de 2004, Chevron Texaco Corporation y Texaco

Petroleum Company comenzaron un proceso de

arbitraje contra Petroecuador ante la Asociación

Americana de Arbitraje (“AAA”) con fundamento

en el Contrato de Operación Conjunta, suscrito en

1965 entre Texaco y Gulf, que luego fue reemplazada

por Petroecuador. El argumento a través del cual

Chevron y Texaco sustentaban el arbitraje era que

Petroecuador, como sucesor de las obligaciones de

Gulf, estaba obligado a indemnizarlas por todos los

daños y costos resultantes de una sentencia en el

litigio Lago Agrio.

El 15 de octubre de 2004, Petroecuador y la

República del Ecuador iniciaron un proceso ante

la Corte Distrital para el Distrito Sur de Nueva

York con el objeto de que Chevron Corporation y

Texaco Petroleum Company cesen el arbitraje ya

que ni Petroecuador ni el Ecuador fueron parte en el

Contrato de Operación Conjunta.

El 19 de junio de 2007, después de más de dos años

de presentación de pruebas, incluidas numerosas

declaraciones testimoniales y el intercambio de más

de un millón de páginas de documentos, amplios

escritos presentados por las partes, y una audiencia con

cuatro días de duración en la que, fundamentalmente

se trató sobre la ley ecuatoriana aplicable, la Corte

Distrital prohibió de manera permanente todo proceso

adicional de arbitraje ante la AAA.

En 2008, la Corte Distrital ratificó que,

contractualmente, Ecuador y Petroecuador no

estaban obligadas por el Contrato de Operación

59

Similar magazines