Views
1 week ago

doc_mge_m4t6

Inversión en

Inversión en generación y el problema de la seguridad de suministros precio con respecto al margen de reserva 5 -. Esto altera la planificación de la operación en el medio plazo, y al tiempo impide que el parque más eficiente de generación recupere sus costes totales. • La alta volatilidad de los mercados de generación de electricidad incrementa la percepción de riesgo de los posibles inversores en nueva generación y lo que es más grave, no siempre existen mercados donde dicho riesgo pueda ser gestionado. Los agentes no suelen tener en cuenta exclusivamente el valor medio de la rentabilidad esperada de su planificación de la operación o de sus inversiones, en realidad tienden a “pesar” más la probabilidad de pérdidas que de beneficios. Este es claramente el caso de un grupo de generación de punta: no percibe ingreso alguno la mayor parte del tiempo y sólo captura beneficios en los escasos momentos en que los precios son muy altos. Por otro lado, la pasividad de la demanda reduce la liquidez del mercado e impide que surjan suficientes oportunidades de contratación a largo plazo y por tanto de cobertura para estos potenciales inversores. Pasamos a continuación a analizar este último fallo del mercado (el mal funcionamiento de los mercados a plazo de electricidad) en más detalle, ya que este juega un papel fundamental en el problema que estamos analizando. Veremos cuáles son las razones por las que, en la práctica, el mercado no es capaz de lograr una gestión del riesgo eficiente, afectando así críticamente a la seguridad de suministro. El fallo fundamental del mercado En principio podríamos concebir un sistema eléctrico avanzado sin precios tope en el que cada consumidor, si el precio alcanza un nivel lo suficientemente alto, se desconecta parcial o totalmente. Esta situación posiblemente llevaría a la gran mayoría de los consumidores a comprar derivados financieros, como por ejemplo opciones financieras, para protegerse del riesgo de 5 Se desvirtúa la relación deseable entre precio y margen de reserva: el precio que corresponde a un margen de reserva del 2% debería ser mayor que si este margen fuera, también escaso, pero algo superior, e. g. del 3%. 16

Generación Eléctrica encontrarse con precios mayores de un determinado nivel. La contraparte de estos derivados sería típicamente un generador. Es importante destacar que el derivado llevaría asociado una prima que compensaría al generador por el riesgo del compromiso adquirido con el contrato. Este esquema de mercado solucionaría el problema que supone la aversión al riesgo de los agentes desde el punto de vista de la seguridad de suministro de largo plazo. Por ejemplo, en el caso de que el derivado tomara la forma de la citada opción financiera, un generador que hubiera vendido una opción a un consumidor y que en un momento de escasez estuviera indisponible, se vería obligado a adquirir lo que no es capaz de producir a un precio que podría eventualmente corresponder al de la energía no suministrada. De este modo, el generador se expone a un gran riesgo económico en caso de no disponer de la energía en dicha eventualidad. Así, este mecanismo de mercado lograría por un lado que la demanda definiese su propio nivel de seguridad de suministro, y por otro, que la generación asignase un precio a dicho nivel de seguridad. Por tanto, si entre generadores y consumidores se establecieran contratos de largo plazo: • Se reduciría el riesgo de precios altos para los consumidores. • Permitiría a estos últimos pagar por el nivel de capacidad deseado. • Al tiempo, se remuneraría adecuadamente el riesgo del generador (a través de la prima del contrato). • Sería atractivo invertir en la construcción de grupos adaptados a las necesidades de la demanda en el largo plazo, así como gestionar los recursos de forma que los requerimientos en términos de seguridad de suministro se alcanzasen. Por tanto, parece que si se eliminan los precios tope surgiría espontáneamente un mercado de contratación a largo plazo que complementaría al mercado al contado (spot) y solucionaría el problema. Desafortunadamente, la demanda real en una gran mayoría no está jugando este papel. Las tarifas reguladas eliminan la necesidad de protegerse de precios altos e incluso aquellos consumidores en principio expuestos al precio del mercado al contado ignoran la fiabilidad a la hora de tomar sus decisiones. Existe un cierto seguro implícito según el cual los consumidores confían en que el regulador no permitiría nunca una situación de carestía del suministro y de precios desproporcionadamente altos que les pusiera en peligro. 17