Views
6 months ago

doc_mge_m4t6

Inversión en

Inversión en generación y el problema de la seguridad de suministros requerimiento térmico. Para ello se distinguen dos tipos de centrales: las que tienen capacidad de gestionar el agua con un horizonte mayor de un mes y las que no. Las centrales que tienen capacidad de regulación pueden gestionar el agua de manera que su producción no dependa tanto de las aportaciones de un mes determinado sino de las de toda la estación. Por tanto, la energía firme que se les reconoce es la media de toda la estación. En cambio, a los grupos que no tienen capacidad de regulación se les reconoce la energía producida en el mes más seco. La medida de la capacidad de gestión del agua de los generadores se mide en función del “Índice de Generación vs. Aportaciones” (IGVA), que es el cociente entre la energía producida y las aportaciones del grupo. New England Este es por ejemplo el mecanismo implantado en el mercado de New England. La primera subasta se convocó a principios del 2008, para la compra del producto para los doce meses siguientes a junio de 2010. Se instauró en diciembre de 2006, un mecanismo transitorio de pagos fijos sujeto a penalizaciones por fallo en las horas de menor margen de reserva. El diseño previo se sustituyó por una nueva subasta de capacidad tipo forward -Forward Capacity Auction, (FCA)-. Esta subasta define contratos financieros vinculantes a la construcción de nuevas unidades de generación y al mantenimiento de las existentes. El producto objeto de esta subasta implica una serie de obligaciones: • La no construcción de los grupos comprometidos en el contrato a la fecha de vencimiento llevará asociada fuertes penalizaciones. • Los agentes deben ofertar en el mercado la generación disponible sujeta a contrato. • Obligación de disponibilidad. En períodos de escasez, la no disponibilidad de la generación sujeta a contrato implicará la pérdida de una sustancial parte del pago por capacidad obtenido en la subasta 13 . • Los generadores deben rembolsar a la demanda los ingresos que han recibido por encima del precio que establecería una unidad de punta. Este mecanismo permite 13 Por ejemplo, el fallo de una nuclear en un día de los descritos, implicaría la pérdida de 10 millones de dólares, el fallo durante una semana crítica le costaría cerca de la mitad del pago. 36

Generación Eléctrica que el precio de la energía se dispare durante algunas horas, atrayendo importaciones, la respuesta de la demanda, etc., pero blinda al consumidor en estas horas -a cambio de haber pagado una “prima” en la subasta-. De todos modos, ha existido una cierta sensibilidad en cuanto a la amenaza de comportamientos oligopolistas dentro de la propia subasta. Por esto, se ha sometido la misma a una supervisión intensiva, a la cual se añaden algunas reglas adicionales, como por ejemplo la condición de la capacidad existente de tomadores de precio -no se les permite ofertar-. En el caso de que sea necesaria nueva capacidad, el precio de la subasta lo fijará uno de los nuevos entrantes. Esta subasta reconoce los distintos requerimientos de capacidad de las distintas zonas, mandando así una señal zonal que el mecanismo actual no contempla. El producto, a pesar de subastarse en un mercado “forward” tiene las características de la opción descrita en este apartado. Esta propuesta es en esencia idéntica al diseño previamente propuesto en el Libro Blanco, en el caso de que el regulador estime que el pago por capacidad establecido no supone un incentivo suficiente para atraer a nueva generación. 5.4 Alternativa 4: Pagos adicionales por capacidad La tercera y última alternativa consiste en incrementar el nivel de regulación hasta el punto de que el regulador, en vez de permitir que el precio del producto resulte de las fuerzas del mercado, determine administrativamente su precio. En la casi totalidad de los casos en los que se ha optado por esta alternativa, -sobre todo en Latinoamérica, pero obviamente también en el caso español-, el motivo de que el regulador haya optado por renunciar a mecanismos de mercado para determinar el valor (precio) del producto de fiabilidad es la imposibilidad de que la estructura del mercado permita garantizar un nivel de competencia suficiente. Esta circunstancia complica significativamente la tarea del regulador, dado que el cálculo del valor del producto que se haya definido es tanto más complejo cuantos mayores sean los incentivos que implica: • Si se pretende que conlleve un incentivo orientado a incrementar la firmeza, debe incluir el coste esperado de las potenciales penalizaciones que puedan derivarse del compromiso -si se trata de una opción, el valor esperado de los beneficios a los que 37