Views
4 months ago

doc_mge_m4t6

Inversión en

Inversión en generación y el problema de la seguridad de suministros el generador renuncia por el hecho de aceptar un precio máximo distinto del que teóricamente correspondería a la elasticidad de la demanda y/o al coste de la energía no suministrada-. • Si por el contrario o al tiempo desea establecer un incentivo a la inversión, debe determinarse el valor del pago fijo requerido por los potenciales inversores en la tecnología deseada para evolucionar la expansión del sistema con el fin de optimizar la adaptación del parque a la demanda esperada en el largo plazo. Como se ha comentado, la ventaja de este enfoque consiste en que permite aplicar incentivos de algún tipo a mercados cuya estructura no es suficientemente competitiva. Lamentablemente implica, además de la mencionada dificultad inherente al cálculo administrativo del valor del producto de fiabilidad que se desea remunerar, una desventaja relevante. Con gran probabilidad, el incentivo que se deriva de este cálculo tiene un impacto que puede resultar tremendamente asimétrico para el sistema. Si se minusvalora, el incentivo es insuficiente, lo que implica que se malgaste la remuneración sin obtener el objetivo deseado -no se motiva una planificación de la operación más “prudente” y/o no se logra atraer inversión en la cantidad o características deseadas-. Si por el contrario se sobrevalora, se corre el riesgo de alterar la planificación de la operación de tal forma que se conduzca al sistema a una explotación muy lejana de la eficiente 14 , o a que se instale mucha más inversión de la necesaria, lo que conlleve una “desadaptación” del parque 15 . Este enfoque se ha aplicado hasta la fecha en numerosas ocasiones, pudiéndose diferenciar distintas alternativas, en función de la particular definición del producto. Las más interesantes se apuntan a continuación. 14 Dos ejemplos de este fenómeno son los pagos por capacidad en Argentina y el colombiano, ver la descripción que sigue en el apartado a continuación. 15 Este fue el caso de Perú, en el que el pago por capacidad motivó que se instalase una cantidad excesiva de generación ineficiente (generadores de punta, e. g. barcazas, grupos diesel, bunker, de reducidos costes de inversión y altísimos costes variables) que llevaron a un margen de reserva teórico por encima del 50% con unos bajísimos niveles de calidad y altísimos costes del suministro. 38

Generación Eléctrica England & Wales pool La cantidad que percibía cada generador se calculaba hora a hora en función de la probabilidad de pérdida de carga (LOLP, Loss of load probability). Supuestamente se pretendía incentivar la disponibilidad en los momentos en los que el margen de reserva teórico fuera más ajustado -el pago por este concepto era mayor cuanto menor era este margen-. El problema consistió en que esta medida resultaba fácilmente manipulable: los generadores declaraban indisponibles intencionada e injustificadamente parte de sus grupos para incrementar el resultado del cálculo y por tanto de su remuneración. Este mecanismo tampoco abordaba adecuadamente el problema de aversión al riesgo de los generadores. Argentina El mecanismo de pagos por capacidad en su primera época reconocía la disponibilidad de los generadores por el hecho de estar produciendo en cualquier momento, lo que basado en una remuneración por capacidad “generosa”, conducía a los generadores a ofertar en el mercado de corto plazo a precio cero, lo que derivaba obviamente en despachos ineficientes. Colombia En una época se remuneraba a los generadores hidráulicos en función del nivel de los embalses en la estación seca, lo que llevó a que estos tratasen de maximizar estos niveles en esta estación, lo que incrementó desproporcionadamente el precio medio anual de la energía España (mecanismo previo) El mecanismo previo español consistía en realizar un pago -calculado administrativamente, 4,81 €/MWh en la tarifa para el año 2006- a los generadores del mercado, repartido de forma proporcional a una estimación de su contribución a la fiabilidad del sistema, definida en las reglas del mercado como “Coeficiente de reparto” 39