Revista del instituto. - IES Juan de Herrera - Comunidad de Madrid

ies.juandeherrera.sanlorenzo.educa.madrid.org

Revista del instituto. - IES Juan de Herrera - Comunidad de Madrid

Curso 2007-2008

Cuatro Gatos

I.E.S. Juan de Herrera

San Lorenzo de El Escorial- Madrid


Caracterización

en el

instituto

pág. 5

Visita al

castillo de

Manzanares

el Real

pág. 7

Intercambio

con

Dinamarca

pág.9

De partido

a tradición

pág. 6

Proyecto

Comenius

pág. 8

SUMARIO

Día del

libro

pág. 10

Segóbriga:

compartir

el espacio

de los

romanos

pág. 12

Los

alumnos

y los

libros

pág. 11

A Elena

López

págs. 13- 15

Concurso de cuentos

págs. 17-22

Dirección, coordinación y maquetación:

Vicente Pérez Espinosa

El horóscopo

infalible de Yokalo y

Menoto

pág.30

Agradecimientos:

César Luquero Jimeno, Beatriz Pioz, Beatriz Coloma, Carmen

Cuesta, Patricia Herrera Sánchez, Adriana Di Pinto García, Paloma

Andrea Rojas González, Marta Altable Copé, Estefanía Montenegro

Solla, José Hammond Muñoz de la Peña y a todos aquellos que han

hecho posible esta revista.

Impresión:

L.D.L.

C/Joaquín Sorolla, 32

Rivas Vaciamadrid

Concurso de poesía

págs.23-25

Cómic

págs. 26-28

Una

juventud

de miedo

pág. 29

Proyecto de mejora

de la convivencia:

Mediación y ayuda

entre iguales

pág. 30

The

English

Corner

pág.31


Abraham Fernández-Quejo Nogal

Otro curso que está llegando a su fin y un año más en nuestras vidas.

Otro curso que nos ha aportado a todos nuevas y enriquecedoras

experiencias. Otro curso que, día tras día, ha estrechado lazos entre

nosotros y nos ha guiado por el camino de la convivencia y la solidaridad.

Alumnos, profesores y familias, protagonistas de esta realidad, hacen

posible la comunidad educativa que soporta los cimientos del

I.E.S. Juan de Herrera. Un proyecto educativo al que todos debemos

darle nuestro aliento para conseguir una sociedad más equitativa,

más preparada, más tolerante, más participativa.…

Y muestra de ello es esta publicación. Y no, ya no somos Cuatro Gatos.

Los gatos del centro han maullado y se han unido, otro año

más, a este revista que os ofrecemos como fruto de un trabajo en

equipo.

Las páginas que aquí os entregamos no son más que el reflejo de una

etapa de nuestras vidas. Unas páginas que con los años hojearemos

de nuevo y traerán a nuestra memoria gratos e imborrables recuerdos.

Recuerdos de aquellos con los que hemos compartido un pedazo

de nuestras vidas.

Saludos.

Editorial

Cuatro Gatos

3


Comunidad educativa

Grupo Específico Singular

El Grupo Específico Singular es un grupo de

compensación educativa que está formada por

un grupo de alumnos profesores de 1º y 2º de

ESO del I.E.S. Juan de Herrera. Sus estudios

son similares a Garantía Social, para después

acceder a un módulo de grado medio o para la

inserción al mundo laboral.

El equipo encargado de este grupo

está compuesto por tres monitores

(cocina, cerámica, educación para

la salud) procedentes del área de

educación del ayuntamiento de San

Lorenzo de El Escorial, los Servicios

Sociales colabora con actividades

deportivas, clases, etc.… y un profesor

de matemáticas y otro profesor

técnico pertenecientes al I.E.S. Juan

de Herrera. Las instalaciones donde

se imparte la materia están ubicadas

en una casa cercana a la Ermita del

Rosario. Cuenta con 3 aulas: una de

taller de electro-mecánica, otra don-

Este artículo está escrito

con la intención de que todo

aquel que lo lea sepa a lo

que se dedica y lo que es la

AI (Asociación de Alumnos

Involucrados). Lo mejor

será que empecemos por

el principio: su fundación.

Dicho acontecimiento tuvo

lugar a finales del año 2006,

después de que un grupo de

alumnos se decidiera a colaborar

en una campaña contra

la pobreza en el centro, lo

que supuso un cambio en su

forma de ver la vida e hizo

que se pusieran de acuerdo

para formar un asociación de

alumnos de carácter mayoritariamente

solidario (aunque

también se llevan a cabo

actividades de otras índoles).

A partir de ese momento la

asociación ha realizado múltiples

y muy diversas tareas:

dos ediciones del ya universalmente

conocido partido

Alumnos VS Profesores (en

las que se recaudó una con-

4 Cuatro Gatos

de se imparten los

conceptos teóricos,

formación básica,

etc.… y una última

de informática.

También existe una

cocina y un pequeño

patio donde se

realizan prácticas de jardinería.

El Grupo Específico estudia y realiza

prácticas de cocina, cerámica y

electro-mecánica con todo tipo de

vehículos auto-propulsados. Conoce

el manejo de maquinas y herramien-

Asociación de Alumnos Involucrados

siderable suma de dinero que

fue destinado a varias ONG);

dos campañas de recogida

de juguetes por Navidad, los

cuales fueron entregados en

mano por los miembros de

la asociación en un orfanato

y en un centro para discapacitados;

la organización

del día de San Valentín dos

años consecutivos; campañas

contra el maltrato animal y

a favor de la protección del

medio ambiente a través de

videos, conferencias, concursos…;

recogida de material

escolar y de libros de texto

destinados al Tercer Mundo

(esta última llevada a cabo

fuera del calendario escolar,

en el mes de julio); y el mercadillo

del día del libro.

Por otro lado, este año ha

sido histórico para la asociación

ya que ésta ha celebrado

sus primeras elecciones.

Dentro de la asociación los

cargos directivos estaban

ocupados por los miembros

fundadores pero éstos, al

estar en su último año de

instituto y con la intención

de que la asociación pase

a formar parte del mismo

permanentemente, convocaron

elecciones. Éstas se

desarrollaron de la siguiente

manera: todo socio de la

asociación podía presentarse

o bien a presidente o bien a

miembro de la junta directiva,

una vez preparados los

candidatos, escribieron sus

propios discursos que fueron

presentados a todos lo socios

(o lo que es lo mismo,

los votantes) en el salón de

actos y también se celebró

un cara a cara entre los dos

candidatos a presidente.

Finalmente, y tras un alto

porcentaje de participación,

los resultados fueron los

siguientes: Lidia Garaballú

(Presidenta), Fernando Higuero

(Vicepresidente), María

Pastor (Secretaria de Política

tas para la reparación de vehículos

automóviles y todo tipo de máquinas

eléctricas y electrónicas.

Igualmente realizan prácticas de

mantenimiento de edificios.

Honorio Pérez de la Torre

Estudiantil), Marina Pérez

(Secretaria General), Estefanía

(Secretaria de Actividades

Culturales y Deportivas),

y Michel Andreína (Tesorera).

Además desde la asociación

queremos que todos

los alumnos sepáis que sois

imprescindibles para que

nuestros proyectos salgan

adelante, de hecho incluso

se ha instalado un buzón de

sugerencias a través del cual

podéis hacernos llegar cualquier

tipo de iniciativa.

Por último nos gustaría

agradecer tanto a alumnos

como a profesores el apoyo

e interés que han mostrado

hacia la asociación y su imprescindible

colaboración sin

la cual ninguna de las actividades

anteriormente citadas

habrían sido posibles.

Muchas gracias a todos.

Alejandra Sánchez de Cruz


Impactante

realidad

El día 5 de diciembre gran

parte de los alumnos del

I.E.S Juan de Herrera se

dirigieron a Villalba para

ver el documental Tierra.

El pasado mes de diciembre

los alumnos dede la ESO

pudieron ver el documental

Tierra de los directores Alastair

Fothergill y Mark Linfield.

En esta película intervinieron

40 equipos especializados y

tardaron 5 años en rodarla. La

película fue rodada en más de

200 regiones, recorriendo los

dos polos, África, el océano

Ártico y el Antárico. La banda

sonora fue compuesta por

George Fenton y fue interpretada

por la orquesta filarmónica

de Berlín.

En este documental se puede

contemplar la gravísima consecuencia

del cambio climático

en uno de los animales más

afectados por este suceso, el

oso polar, ya que los glaciares

se derriten rápidamente siendo

destruido el hábitat de esta

especie (falta de alimento,

placas de hielo que no soportan

su peso…). Otro ejemplo

son los elefantes, los cuales

tienen que andar muchos kilómetros

por la falta de agua lo

que provoca que muchas hembras

abandonen a sus crías en

la ansiada búsqueda del deseado

líquido. La película refleja

una realidad que empeora día

a día y pretende buscar una

reacción en el espectador.

Una reacción tardía que pone

en jaque a la opinión pública

frente al grave problema que

representa el presente cambio

climático.

Mª Ángeles Bernal-Quirós

Caracterización en el instituto

El viernes 8 de febrero la clase de Comunicación Audiovisual vivió

una experiencia muy especial. Los alumnos tuvieron el privilegio de

que un maquillador cinematográfico viniera en compañía de varios

ayudantes a maquillar a algunos de ellos de diversas maneras.

No sabían exactamente cómo

funcionaba el mundo del maquillaje

dentro del cine, ya que la caracterización

muchas veces pasa desapercibida,

pero ese día pudimos

descubrir los secretos que se ocultan

detrás de las películas y de las

pantalla de cine. La clase fue muy

entretenida, el maquillador hizo

varias demostraciones de qué hacen

cuando en una película de terror

se producen cortes o contusiones,

colocándose en la mano sangre y

una especie de masa por encima

aparentando la piel. Más tarde

simuló cortarse la mano y pudimos

comprobar lo real que resulta; la

sangre emanaba de su mano como

si de una herida real se tratase.

También maquillaron a varios de

nuestros compañeros con diferentes

caracterizaciones que dejaron

sorprendidos al grupo asistente. En

general, fueron heridas que parecían

muy reales. A uno de nuestros

compañeros le simularon un disparo

en el cuello colocando diversos

productos y colocando minuciosamente

el maquillaje. La impresión

cuando se vio el resultado fue

alucinante, parecía un disparo recién

ejecutado. Pudo verse también

como ponían pestañas postizas,

diversos maquillajes, quemaduras,

cortes incluso una barba postiza

que realmente parecía auténtica.

La experiencia en general fue

magnífica y se pudo descubrir como

es el mundo de la caracterización

y poner a los alumnos en la piel de

los actores que realizan este tipo

de trabajos.

Claudia Bleecker

Cuatro Gatos

5


Comunidad educativa

De partido a tradición

El pasado día 21 de diciembre se realizó en el

polideportivo del Zaburdón el famoso partido de

baloncesto Alumnos-Profesores (54-27) organizado

por la Asociación de Alumnos Involucrados y

patrocinado por la Cruz Roja.

Todo empezó siendo una

idea que unos alumnos

del instituto llevaron

a cabo y ahora quieren

que se convierta en

tradición repitiéndolo

todos los años el día en

el que comienzan las

vacaciones de Navidad.

De momento lo están

consiguiendo y esperemos

que siga realizándose

por muchos años

más con el mismo éxito

que le precede -este

año incluso acudieron al

evento antiguos alumnos

del instituto. La

Asociación de Alumnos

Involucrados realizó

unas pruebas para elegir

a los integrantes de su

equipo y así asegurarse

un equipo competente.

En el equipo de los

Aviso a Centros

El acoso escolar cuesta 12.000

euros a un colegio. Primera

condena a un centro concertado

de Écija por no evitar

la agresión continuada a un

menor

Está aumentando el nivel de acoso

escolar en los últimos tiempos

de forma escandalosa sin que

nadie haga nada por evitarlo. Es

difícil buscar culpables, pues el

acoso se da tanto entre alumnos

como entre estos y docentes.

En las encuestas realizadas a

profesores, las posibles soluciones

estarían enfocadas en medidas

6 Cuatro Gatos

Profesores jugaron Enrique,

Vicente, Beatriz,

Antonio, Virginia, Juan,

Honorio, Carmelo y Jose

Jaime. El partido al

principio prometía pero

a falta de 4 minutos

para que terminen el

primer cuarto los Alumnos

ya sacaban unos 7

puntos a los Profesores.

Los jugadores mas destacados

de los Alumnos

fueron Elvis y Alexei y

por parte de lo Profesores

Enrique y Antonio

que realizaron unas

asistencias impresionantes,

pero ni sus asistencias

ni las canastas de

Enrique les pudieron

salvar de la aplastante

derrota: 54 – 27. En

el último cuarto, el

juego de los profesores

fue mediocre -esto fue

debido a que ya daban

el partido por perdido.

Pero lo importante es

que ofrecieron espectáculo

con buenas jugadas

y fue un partido limpio

exceptuando alguna que

otra falta. En el primer

cuarto el árbitro llegó

tarde y estuvo arbitrando

una chica que no lo

hacía nada mal. Durante

el primer descanso del

encuentro sortearon

una minicadena siendo

agraciada una alumna

dede la ESO mientras

de seguimiento y castigos ejemplares,

y siempre en coordinación

con las instituciones de carácter

social (centros de rehabilitación

de jóvenes). Los jóvenes sin

embargo, piensan en la denuncia

inmediata como medida preventiva

y, por supuesto, otras medidas

de protección a nivel personal, en

especial los casos de bandas organizadas.

La agresividad juvenil

ha aumentado con la diversidad

de culturas y razas que conviven

en los centros, pues lejos

de encontrar una integración,

nos encontramos con grupos que

buscan la diferencia como motivo

de enfrentamiento.

Adrián García Molist

que en el segundo un

grupo de alumnos animó

al público con su música

rap. Todos le damos

nuestro apoyo a la

Asociación de Alumnos

Involucrados para que

pueda seguir adelante

con esta ceremonia

deportiva hasta que sea

una tradición de nuestro

instituto.

María Domínguez Benito

y Sebastián Negrea

Casos más graves de

violencia en las aulas:

- Febrero del 2007: Orden

de alejamiento a un

alumno por agredir a un

profesor.

- Junio del 2006: Padre denuncia

a un colegio por el

acoso sufrido por su hijo.

- Octubre del 2006: Una

alumna fue agredida por

tres de sus compañeros.

- Septiembre del 2004: Un

alumno se suicida por amenazas

de sus compañeros.


Visita al castillo de Manzanares el Real

El jueves 27 de marzo, los alumnos

dede la ESO visitaron el

nuevo Castillo de Manzanares el

Real.

Este castillo fue erigido sobre

una antigua ermita románica del

siglo XV después de que el castillo

viejo, construido en el siglo XIV,

fuera deshabitado y desde entonces

tuvo función defensiva y

Educación Vial

El día 23 de enero, el I.E.S. Juan de Herrera invitado

por la Comunidad de Madrid, los alumnos de

de la E.S.O. fueron a Tres Cantos (Madrid) a

realizar una actividad sobre Educación Vial .

Lo primero que hicieron nada

más llegar fue dividir a los alumnos

en varios grupos identificados

con señales de trafico.

La primera actividad realizada fue

dar cinco vueltas en un circuito

de cars donde un alumno de

otro instituto se golpeó contra

la barrera ; la siguiente fue ver

sirvió como residencia a la familia

Mendoza.

El castillo quedó abandonado en

1566 tras la muerte del cuarto

duque del infantado para, posteriormente,

ser rehabilitado varias

veces a lo largo del siglo XX.

El castillo contaba con 3 torres

circulares y una torre cuadrada,

denominada la Torre del Homenaje,

donde hacían vida los habitantes

del castillo.

Las saeteras tenían forma de cruz

en honor al gran cardenal del

santo sepulcro de Jerusalén,

título otorgado por

los reyes católicos.

Anteriormente, el

castillo tenía un foso

pero éste no se ha

conservado.

Al entrar al

castillo, se

visualizó un

deo donde

se explicaban

algunas

caracterís-

coches de alta gama y antiguos y

tras esto un accidente de trafico

simulado. Posteriormente, se

vieron anuncios publicitarios de

años anteriores realizados por la

D.G.T. (Dirección General de Tráfico),

sobre los cuales hubo que

completar un test indicando la

satisfactoriedad de los mismos. Se

pudieron ver dos Mercedes, uno

ticas de la fortaleza. Después se

visitó el salón principal y luego

otro más pequeño donde había un

armario con cajones diminutos.

También se fue al patio en el

que había un árbol en el centro

con varias manzanas colgadas. A

continuación, se subió por unas

escaleras para llegar a unas habitaciones

desde donde se podía

ver también el patio desde sus

balcones. Por último, se subió por

el camino de Ronda aunque no se

pudo subir a las torres.

En el tanto final de la visita se

bajó por unas escaleras muy estrechas

y casi interminables.

Rosa Marina

Brito Rey

viejo y otro moderno y se comprobó

la distancia de seguridad

de frenada de un vehículo a gran

velocidad. La última actividad

fue ver una representación de lo

que se debería hacer en caso de

presenciar un accidente.

Argimiro Agún

Cuatro Gatos

7


El centro se

engalanó con

murales y

ornamentos

en fachadas y

pasillos creados

por todos los alumnos.

El salón de actos acogió la

lectura de una selección

Proyecto

Comenius

El I.E.S. “Juan de Herrera” participa

desde octubre de 2007 en

un nuevo proyecto Comenius con

dos centros educativos, uno está

en Friedberg (Alemania) y otro

en Alkmaar (Holanda).

Estos proyectos Comenius (Asociaciones

Escolares Multilaterales

en las que participan al menos

tres países) tienen por objetivo

reforzar la dimensión europea,

promoviendo la movilidad y la

cooperación entre centros educativos,

y fomentando experiencias

donde los profesores y alumnos

puedan trabajar en temas de

interés mutuo. También ayudan a

mejorar competencias de planificación

y participación de actividades

donde se utilizan tecnologías de la

información y de la comunicación.

8 Cuatro Gatos

de textos que se leyeron

en varios de los idiomas

que conviven en nuestro

instituto –inglés, francés,

alemán, español, vasco,

catalán, gallego, italiano,

rumanos…- relacionados

con el tema anfitrión de

la jornada. Al finalizar la

lectura, el director repartió

plantas a todos los

delegados que se hicieron

responsables de su cuidado

hasta su posterior trasplante

a la zona del huerto del

patio.

Las actividades fueron todo

Pero sobre todo es una oportunidad

extraordinaria para los alumnos

de practicar idiomas y de hacer

nuevas relaciones a través del

trabajo en equipo y de la convivencia

con estudiantes, familias y

profesores de otros países.

Nuestro proyecto lleva por nombre:

“Tradiciones del individuo en

la cultura europea y las minorías

étnico-lingüísticas”. El primer

encuentro se produjo en abril de

2007 en San Lorenzo, y se recibieron

6 alumnos holandeses y 6 alemanes;

el segundo encuentro fue

en octubre de 2007 y

viajamos con 6 alumnos

dede bachillerato a

Alkmaar; el tercero ha

sido en marzo de 2008

y viajamos con otros 6

alumnos dede bachillerato

a Friedberg.

Para la última semana

de octubre de este año

está previsto que 12

familias de nuestros

Un día por la

Paz

El pasado 30 de enero se celebró,

como todos los años, el día

de la Paz. Nuestro instituto se

vistió de gala para celebrar este

día tan especial en el que todos

participamos de alguna manera.

un éxito y por un momento

todos comprendimos que

la paz se consigue con la

tolerancia y la convivencia

entre todos. Hagamos

que nuestro mundo sea un

buen lugar en el que vivir

tranquilos y en libertad.

alumnos acojan a 6 alumnos holandeses

y 6 alemanes.

Creo sinceramente que los chicos y

chicas que están participando en

el proyecto guardaran un recuerdo

inolvidable, y sin lugar a dudas,

será una experiencia para ellos que

contribuirá, en el futuro, a que

tengan una visión más positiva del

proceso de construcción europea.

Julián Benito, coordinador del

proyecto


Intercambio con Dinamarca...

y con el IES El Escorial

En marzo de 2007 veinte daneses con sus profesoras, Inger y

Marietje, del Statsgymnasium de Århus, la segunda ciudad de

Dinamarca, estuvieron visitando el Juan de Herrera y el IES El

Escorial. Era la primera vez que los dos institutos hacíamos una

actividad en común, por lo que hubo que hacer un doble esfuerzo

de coordinación.

Por el IES Juan de Herrera: Carmen,

las dos Alejandras, María, Almudena,

David, Elvis, Aurora, Nadia,

Jimmy, Aurora y Carmen Cuesta.

Por el IES El Escorial: Olga, Ana,

Sandra, Ainhoa, Laura, las dos

Elenas, Leyre, Marcos, Gabriela,

Cristina, Irene y Ángela Vallejo.

En su plan de estudios, es obligatorio

un viaje al extranjero en

segundo curso, y ellos vinieron a

España porque en el Bachillerato

lingüístico estudian español.

Los alumnos daneses, se alojaron

en casas, realizaron actividades y

conocieron el Monasterio, Toledo

y Madrid. Hubo tiempo para todo:

clases en los dos centros, visitas

a los respectivos Ayuntamientos,

tardes libres, partido de fútbol

España-Dinamarca, degustación

de productos locales y fiesta de

despedida.

Lo que más les sorprendió: los

horarios tan tardíos de comidas

(pasaban hambre) y encontrarse

con clases de alumnos desde doce

años, porque en su instituto estudian

sólo los de Bachillerato.

En septiembre tuvimos que trabajar

un poquillo con los preparativos

¡en vacaciones!, porque la semana

en Dinamarca coincidía con el

comienzo de curso.

Nos sorprendió muchísimo su instituto:

grande, limpio, espacioso,

con obras de arte por todas partes,

sin verjas, ni profesores de guardia,

ni timbres. Con esas condiciones,

nos admiró que fueran a clase, que

nadie fuera impuntual, que, cuando

tocaba hacer ejercicios, elegían si

hacerlos en clase o en las mesas de

los pasillos, o en la biblioteca, o

en la cantina … ¡sin vigilancia!

También nos resultó raro que,

durante las clases, algunos salían o

se levantaban cuando querían, por

ejemplo, a lavarse las manos en un

lavabo que había en el aula. Pero,

aunque suene extraño, atendían al

profesor.

La primera media hora de los

martes se reúne todo el instituto

en el Salón de Actos. Cada semana

lo organiza un grupo: esa semana

habían preparado una carrera de

sacos en el escenario, unas chicas

leyeron textos literarios y luego un

estudiante de un sindicato informó

de una huelga que se estaba

preparando. Al final dieron avisos.

¡Todo lo hicieron los alumnos, sin

profesores que les dirigieran!

Y la última sorpresa: todos saben

hablar inglés, pero su nivel de Matemáticas

¡era bajísimo! y durante

un rato fuimos sus profesores.

Igual que ellos, nosotros tuvimos

que adaptarnos a su horario de

comidas: comen en la media hora

de recreo: ensaladas, sándwiches,

frutas y refrescos. A las cuatro

toman un té con un pastel, y a las

siete cenan. Se acuestan hacia

las diez.

Por la calle, se ve a todo el

mundo en bicicleta y los peatones

jamás cruzan con semáforo

en rojo, aunque no se vea

Comunidad educativa

un coche en la distancia. Tampoco

tienen rejas en las casas, ni medidas

de seguridad: se percibe un

agradable clima de confianza.

Los edificios tienen paredes enteras

de cristal: como llueve mucho

y las noches son largas, buscan

desesperados la luz. Eso lo vimos

en muchas casas, y también en los

museos, de arte contemporáneo, y

de escultura y pintura que visitamos

en Århus y en Copenhague,

a donde fuimos un par de días

cogiendo el ferry. Lo que más nos

gustó allí fue el albergue Sleep In

Heaven, donde nos pasó de todo. Y

la Sirenita, a pesar de lo pequeña

que es, pero pudimos sentarnos un

rato mientras oíamos el cuento de

Andersen. Era uno de los trabajitos

que Ángela y Carmen nos habían

obligado a preparar.

Acabamos el intercambio con una

cena danesa en el instituto y ¡una

clase de salsa! que nos dio una

mujer de lo más enérgico: “One,

two, three, … four, five, six”

Terminamos derrotados, pero con

ganas de volver. Ya sólo falta que

Carmen se acuerde de darnos el CD

con las fotos y el vídeo de Ángela

que nos prometió.

Cuatro Gatos

9


Comunidad educativa

Día del libro

Como todos los cursos, hemos

celebrado el 23 de abril la fiesta

del libro.

Pero esta vez entrar al instituto

ha sido especial: dos filas de

chicos y chicas de Bachillerato

nos recibían deseándonos un

“Feliz Día del Libro” mientras nos

entregaban ¡a todos! un texto y

una flor. Son los entusiastas de

LA CUEVA DE LOS PRODIGIOS, que

con su gesto nos alegraban el día.

Toda la planta baja se ha llenado

de color: alfabetos del Aula

enlace, móviles dede Plástica,

monasterios dibujados en 4º, exitosas

fotonovelas de Bachillerato,

tradiciones de los abuelos de los

chicos de Música de 2º, “raps” y

racimos de letras del Grupo específico.

En lugar destacado, un cartel

anuncia los ganadores de los

concursos de cuentos y de poesía.

En el Salón de Actos se habló de

la escritura, y de los diferentes tipos

de papel, y se nos recordó por

qué es necesario usar papel reciclado.

Luego, poesía, cuentos, representación

en distintas lenguas.

La biblioteca sacó de sus vitrinas

ejemplares adquiridos desde el

último Día del Libro y propuso

a quienes la visitaban que indagasen

en busca de respuestas.

10 Cuatro Gatos

El patio también se

transformó de manera

nunca vista: los

Alumnos Involucrados,

tras una larga fila

de mesas llenas de flores canjeaban

bonos por libros. Llevaban

dos semanas organizando

el Gran Mercadillo de Libros y

ahora todo el mundo se acercaba

ansioso por conseguir el libro

al que tenían echado el ojo.

Algo pasó a mediodía, que se

vio a los profesores salir del

instituto con una sonrisa y

un libro nuevo en la mano.

Por la tarde nos visitó Vicente

Molina Foix, poeta, novelista,

ensayista, crítico, autor dramático,

director y guionista de

cine, traductor y articulista.

¡Ahí es nada! El Ministerio de

Cultura subvenciona esta conferencia

dentro de su programa

Encuentros literarios en Institutos

de Educación Secundaria.

Molina Foix pertenece a lo que se

podría llamar la generación del

68, cuyas referencias vivenciales

están en el cine y en la literatura,

y es ganador de prestigiosos premios

literarios

por varias de

sus novelas:

Busto, Los

padres viudos,

La quincena

soviética, El

vampiro de la

calle Méjico.

La última, El

abrecartas, le

ha valido para

obtener el

Premio Na-

cional de Narrativa 2007.

Molina Foix comenzó hablando de

Shakespeare a propósito de las

traducciones que él ha realizado

de sus obras. Luego nos desveló

aspectos muy interesantes de El

abrecartas: cómo nació, cómo

se le ocurrió ofrecer esa exquisita

panorámica de la España

del siglo XX, el reto que supuso

escribir una novela “en cartas”,

qué finales tenía pensados, qué

personajes parecen reales y son

ficticios y viceversa, por qué ese

título, … Se hizo corto, y nos

hubiera encantado disponer de

más tiempo para seguir escuchándole

y hablando con él.

Terminó la jornada en la biblioteca,

después de una apetitosa

merienda, con la vibrante lectura

de fragmentos de todo tipo,

leídos por alumnos y profesores

de Nocturno y por algunos

de Diurno: oímos con deleite

las paradojas místicas de Santa

Teresa, el verso filosófico de Rilke,

las extravagancias y misterios de

Cortázar, los poemas de Girondo,

de Nicolás Parra, de Pedro Salinas,

de Cernuda, … Nos divertimos

ante el encontronazo de un oso

“disneyano”. Se leyó de cine, de

libreros, de los escritores que

enmarcan al gran Shakespeare,

… Un poema sobre la superación

sirvió para evocar a un maestro,

y otro, Para vivir no quiero,

fue la voz debida a Elena.

Carmen Cuesta


Los alumnos y los libros

El pasado 23 de Abril celebramos, un año más, el

Día del Libro en nuestro centro.

Los preparativos llevaron varios

días. Alumnos y profesores trabajamos

coordinados para que nada

fallase en un día tan especial.

El instituto fue decorado para

la ocasión: del techo colgaban

originales y llamativos móviles

y en los pasillos abundaban los

carteles con dibujos, textos y

otros trabajos realizados por los

alumnos del instituto.

La biblioteca se preparaba para

recibir a los cientos de personas

que visitarían la exposición

de novedades. La asociación de

alumnos involucrados recogía

libros, revistas y cómics para

organizar el mercadillo.

Todos colaborábamos para ultimar

los detalles: seleccionando

y ensayando la lectura de textos,

comprobando los equipos de luces

y sonido o redactando el programa

de actividades.

Y, al fin, llegó el gran día…

Por la mañana, simpáticos alumnos

y profesores nos deseaban

buenos días regalándonos textos y

flores. Minutos después, la biblioteca

abría sus puertas para acoger

a curiosos e interesados que

querían conocer todos los ejemplares

adquiridos en el último año

y participar en la “Ginkana de

libros” que formulaba preguntas

sobre la exposición.

Un poco más tarde tenía lugar,

en el salón de actos, la primera

de las actividades programadas:

alumnos de 3º y 4º de la ESO

compartían conocimientos a través

de una conferencia.

Durante el recreo, se intercambiaban

en el patio centenares de

libros de todas las categorías,

tamaños y estilos. Tras el exitoso

mercadillo, hicimos nuestro

particular “homenaje a la palabra”

con un acto en el que alumnos de

todas las edades leyeron poemas,

frases y cuentos en las diferentes

lenguas que se hablan en nuestro

centro. Acompañamos la lectura

con música a cargo de los alumnos

de 4ºB y los profesores Emilio

y Enriqueta.

Después, las clases continuaron

normalmente. Pero a las cinco y

media de la tarde continuamos

con el programa. Tuvimos el placer

de asistir a una conferencia,

con un ponente de la talla del

escritor Vicente Molina Foix, que

accedió encantado a hablarnos

de su admirado Shakespeare y de

su última novela “El abrecartas”.

Novela por la que ha obtenido el

Premio Nacional de Narrativa.

Además nos permitió disfrutar de

un pequeño coloquio en el cual

pudimos preguntar al escritor

cuanto quisimos acerca de su

nuevo libro y de otras interesantes

cuestiones.

A continuación, profesores y

alumnos compartimos inquietudes,

mientras degustábamos una

apetitosa merienda, que había

sido preparada por los propios

alumnos del nocturno y algunas

madres. Tras el ágape, finalizamos

nuestro programa con un

acto íntimo, que tuvo lugar en la

biblioteca, en el cual leímos algunos

textos. Terminamos así el día

con la alegría que da compartir la

magia de la literatura.

Una vez más, hemos celebrado de

una forma muy especial el Día del

Libro y hemos disfrutado juntos

de la lectura. Me gustaría dar las

gracias a todos los alumnos y

profesores que han hecho posible

este día.

Una alumna del centro

Cuatro Gatos

11


Comunidad educativa

Segóbriga:

Compartir el

espacio de los

romanos

El pasado lunes 28 de abril acudimos a

la provincia de Cuenca para presenciar

el XXV Festival juvenil europeo de teatro

grecolatino de Segóbriga. La jornada se

presentaba, a priori, bastante entretenida,

pues veríamos dos obras de teatro:

La primera de ellas, por la mañana, en

Tarancón; la segunda, ya por la tarde, en

el eterno teatro romano.

Tras un par de horas de

viaje, nos presentamos

a nuestra primera cita

con el teatro clásico.

Nos esperaba el drama

satírico El Cíclope de

Eurípides, representado

por el grupo “Balbo”

del I.E.S. Santo Domingo

de El Puerto de

Santa María de Cádiz.

El espectáculo preparado

por este grupo

de estudiantes era

bastante meritorio:

un grupo de actores

bien acompasados,

una puesta en escena

divertida y un actor

principal en el vistoso

papel de Odiseo con

bastante fuerza expresiva.

Lo malo fue

el marco elegido, un

pabellón abierto, enorme,

con un escenario

gigantesco y desproporcionado,

un sonido

pésimo y entrecortado,

que hacía que la mitad

del texto no nos llega-

12 Cuatro Gatos

ra con claridad, y un

público difuso y poco

atento. Creo que poca

gente conectó con la

obra y pienso que buena

parte de culpa la

tuvo aquel lugar poco

adecuado para este

tipo de actos.

Tras la comida, viajamos

hasta las ruinas

de Segóbriga. En tanto

llegaba la hora de

presenciar el segundo

espectáculo del día,

visitamos el Centro

de Interpretación y

paseamos por las calles

de la antigua villa

romana: presenciamos

en anfiteatro, el foro,

las termas y finalmente

fuimos a parar al

teatro, donde habríamos

de ver la tragedia

Antígona de Sófocles.

En aquel marco mágico,

impregnado de

historia, de tradición y

de clasicismo, la obra

se desarrollo prácticamente

en un silencio

sepulcral por parte

del público. Qué duda

cabe que aquél sí es

un espacio adecuado

y todos nos dejamos

llevar por el misterio

y la solemnidad de

tantos siglos. Cuando

nos quisimos dar

cuenta, la tragedia

se había consumado.

El grupo Carpe Diem

del I.E.S. La Fortuna

de Leganés realizó un

trabajo serio, tal vez

algo más flojo que el

de la mañana, pero

que curiosamente nos

llegó más a todos.

A veces nos empeñamos

en despreciar

lo clásico sólo por el

simple hecho de serlo.

Nos ponemos la barrera

intelectual y la

fácil excusa del no lo

entiendo o eso a mí no

me va. Pero lo cierto

es que yo creo que

en Segóbriga todos

pudimos comprobar

que ciertos dramas,

ciertas tragedias, ciertos

sentimientos, a fin

de cuentas, son universales

y, por tanto,

atemporales. Está muy

bien, bajo mi punto de

vista, reunirse un día

un puñado de gente,

cogerse un autobús, ir

hasta el lugar donde

hace más de dos

mil años vivían otras

personas y compartir

con ellas, a través del

tiempo, su mismo espacio

y su literatura, y

poder regresar a nuestro

sitio, en nuestro

tiempo, sintiéndonos

satisfechos por lo visto

y siendo, por qué no,

un poco más cultos.

Javier

Fernández Martínez


In memoriam de Elena López

“En su camino hacia la muerte, mi madre me lanzó

a la vida.” (RUTH VAN DER ZEE, La historia de

Erika)

Esas palabras, leídas con todo el sentimiento por

sus alumnos de segundo de ESO, conmovió a

Elena un día en su clase de Lengua. Me contagió

su emoción cuando me lo contó luego en la Biblioteca

y me las leyó con la intensidad que ponía en

todo. La historia de Erika fue el libro elegido por el

equipo de Primer Ciclo del Concurso de Lectura en

Público del curso pasado, que preparó junto a Sagrario durante

muchos recreos. Quisimos en un momento cambiárselo por otro,

pero no lo consintieron. Sabían que no era una lectura cualquiera,

que era importante transmitir lo que el libro denunciaba y

querían hacerlo ellos.

Hoy, 1 de febrero, esa frase cobra para mí una dimensión trágica,

cuando nos enteramos de que Elena ha muerto esta madrugada,

después de tres meses en el hospital, mientras un cáncer

despiadado se apoderaba de ella.

En su camino hacia la muerte, no quiso que nos enteráramos,

que nos preocupáramos, que nos entristeciéramos. Pero esta

mañana, la realidad nos ha sacudido. La pena y la añoranza de

tan buena profesora, de tan buena tutora, de su seriedad y de

su claridad han invadido pasillos y aulas, y nos han unido a profesores

y alumnos ante la crueldad de su destino.

Hemos visto en los rostros tristes de muchos chicos el aprecio

por la labor de Elena de lanzarlos a la vida con una buena preparación

intelectual y personal. Es difícil transmitir consuelo ante

una pérdida así, salvo el recuerdo de sus tres años pasados en

nuestro Instituto.

Descansa en paz, querida compañera.

Carmen Cuesta

Cuatro Gatos

A Elena López

13


Allá donde estés

Con los ojos empapados de lágrimas

Escribo desde el corazón por tu adiós,

Un duro adiós que nos ha dejado a todos con

el alma hecha pedazos,

Con los sentimientos congelados como el frío

hielo de invierno.

La fría ausencia que siento ahora mismo

Es como la que siente el cielo sin estrellas

O una noche sin su luna llena.

Desde aquí te pido que allá donde estés

Controles cada paso, cada mirada, cada suspiro,

Que me protejas y me ayudes a seguir adelante.

Ahora tú te has ido sin despedirte

Y nunca me dio tiempo a darte las gracias.

Recuerdos, muchos recuerdos inundan hoy mi

mente

Y pienso: ¿Por qué has tenido que abandonar

este mundo?

¿Por qué tan rápido? Son tantas preguntas sin

respuesta.

Es tan grande este silencio que me mata por

dentro.

Hoy, un día oscuro y apagado,

En el que sólo siento soledad y una gran pena

en mi interior.

Siempre que necesite ayuda miraré al cielo

Para que desde allí me mandes fuerzas para

continuar mi camino.

Cada noche saldré a mi ventana

A contar estrellas,

Porque sé que en cada una de ellas te encontrarás

tú.

14 Cuatro Gatos

Abraham Fernández-Quejo

¿Por qué?

¿Por qué perdemos a las personas que más

queremos? ¿Por qué Elena? Elena no ha sido

sólo nuestra profesora o una compañera de

trabajo, sino más bien una segunda madre,

una amiga, una persona en la que podías confiar,

siempre se preocupaba por nosotros.

Recuerdo una frase que me llegó al corazón:

“Ustedes son como mis segundos hijos”. No

fueron tan solo palabras ya que su actitud lo

demostraba.

Somos muchos los alumnos que hemos tenido

el privilegio de ser “alumnos-hijos”, pero

ninguno de nosotros notamos esa enfermedad

que la consumía poco a poco. Ella tenía toda su

vida por delante, tenía mucho que recorrer,

se merecía mucho más.

- ¿Te acuerdas de mí? Vanessa Arreaga, en

la que pusiste mucha esperanza y animaste

cuando me decías que yo podía lograr todo lo

que me propusiese simplemente con un poco

de esfuerzo. Al igual que a mí, a muchos más

alumnos tus palabras nos han servido de ayuda

para lograr nuestras metas.

En el instituto se ha notado un gran vacío,

tanto físico como emocional. Sin embargo todos

te tenemos con nosotros. Siempre recordaremos

en nuestro corazón a aquella persona

que ha sido nuestra “segunda madre”, UNA

BUENA AMIGA.

Por ti, Elena, nos reunimos profesores y alumnos

en una misa que se celebró el 7 de febrero

del 2008 a las 13:00 para despedirnos.

Vanessa Arreaga


Para vivir no quiero

de Pedro Salinas en “La voz a ti debida” (1933)

Éste es uno de los poemas favoritos de Elena; Salinas y

Eluard eran sus poetas preferidos. Para ella era un poema

mágico, que recitaba de memoria, entre risas y con esa

alegría que da compartir con alguien la magia de la literatura.

Día del libro 2007

Para vivir no quiero

islas, palacios, torres.

¡Qué alegría más alta:

vivir en los pronombres!

Quítate ya los trajes,

las señas, los retratos;

yo no te quiero así,

disfrazada de otra,

hija siempre de algo.

Te quiero pura, libre,

irreductible: tú.

Sé que cuando te llame

entre todas las gentes

del mundo,

sólo tú serás tú.

Y cuando me preguntes

quién es el que te llama,

el que te quiere suya,

enterraré los nombres,

los rótulos, la historia.

Iré rompiendo todo,

lo que encima me echaron

desde antes de nacer.

Y vuelto ya al anónimo

eterno del desnudo,

de la piedra, del mundo,

te diré:

"Yo te quiero, soy yo."

Cuatro Gatos

15


Sugerencia literaria

El protagonista es Ka, un poeta

que ha vivido exiliado durante

los últimos años en Alemania. Un

poeta que lleva años sin escribir

un solo verso, y que ni siquiera

puede ser el narrador de su propia

historia porque será asesinado

y tendrá que ser otro escritor

amigo suyo, llamado también

Orhan, quien ocupe este puesto.

La acción se inicia cuando Ka,

que ha vuelto a Estambul por el

entierro de su madre, viaja hasta

Kars, una ciudad de Anatolia con

una importante impronta armenia

y kurda. Es el nombre de la

ciudad la que sirve para titular

la novela, pues Kar en turco

significa nieve, un elemento que

constante a lo largo de toda la

obra y que provocará reacciones

muy dispares en los personajes

de Pamuk (inspiración, amor, fe,

reclusión y hasta violencia).

Los motivos de Ka para viajar a

esta ciudad son múltiples. Oficialmente

quiere cubrir las próximas

elecciones, pero sobre todo

la reciente ola de suicidios de

jóvenes turcas, a quienes el gobierno

laico les presionaba para

no llevar el velo. Sin embargo, Ka

nunca podrá ganarse la confianza

ni de los habitantes islamistas de

Kars, que lo consideran occidental,

ateo y extranjero, ni de las

autoridades laicas que desconfían

de él por tener “amigos” entre

los islamistas. Paradójicamente

nuestro protagonista nunca de

de ser en Alemania un refugiado

16 Cuatro Gatos

Nieve de Orhan Pamuk, Alfaguara,

Madrid, 2006.

Nieve es la séptima novela del escritor turco Orhan

Pamuk y al igual que en las anteriores la acción transcurre

en su Turquía natal. En una Turquía que está

fragmentada y dividida por sus ansias de ser occidental

y por su noción de no serlo.

turco inadaptado.

Aunque en su corazón Ka también

ansia volver a encontrarse con

Ipek, una atractiva mujer con

quien compartió estudios hace

unos años en Estambul. Ipek se

está separando de su marido, otro

amigo de Ka convertido en político

islamista, por haberla obligado

a llevar el velo y haberla repudiado

por no darle hijos.

El inicio de su relación con Ipek

marcará profundamente a Ka.

Enamorado y queriendo ser amado

por una mujer que parece no poder

volver hacerlo tras haber sido

maltratada por su marido, querrá

entender su entorno y a cuantos

la rodean, pero sobre todo volver

a escribir versos, volver a creer

en un Dios que su educación

occidental le ha enseñado a no

comprender. El fruto de su educación

laica es su soledad, lo que le

permite actuar con imparcialidad

en el enfrentamiento entre islamistas

y laicos, algo que ningún

europeo podría hacer.

Cuando la nieve comience a caer

sobre Kars hasta dejarla por

completo incomunicada del resto

del mundo, el odio y el resentimiento

que habían sido obviados

por la población lugareña pese

a encontrarse en el fondo de sus

corazones saldrá a la luz de forma

trágica.

El inicio de estos hechos será

el asesinato del director de una

escuela al que el gobierno de

Ankara había obligado a no permitir

que una de las jóvenes que

se suicidaron entraran en clase.

El dialogo entre el director laico

y su asesino islamistas es uno de

los capítulos más logrados de Pamuk.

La comprensión de la psicología

del asesino y su progresiva

transformación de joven versado

en el Corán a terrorista islamista

es realmente impactante.

A partir de este hecho los laicistas

comenzarán una política de

cruel represión que provocará que

la nieve se tiña de rojo. Ka que

es feliz por haber encontrado el

amor y a Dios, y no comprende

porque el mundo que lo rodea

no lo es, se verá envuelto en

los acontecimientos, actuando

siempre con la impotencia que le

otorga su condición de extranjero.

En un momento donde las tensiones

entre Oriente y Occidente

parecen volver a querer a abrir

las puertas de Jano, Pamuk se

muestra como uno de los pocos

escritores que puede tener una

visión amplia de los problemas

inevitables que conllevan un islamismo

o laicismo desmedidos. No

obstante, por algo es Turquía el

único país que se encuentra entre

dos continentes, entre Oriente y

Occidente. Lo mismo les pasa a

Pamuk y a su personaje Ka, viven

en tierra de nadie.

Ignacio Molina


Primer premio 1º y 2º ESO

Hace muchos, muchos años, había

una ciudad de peces, en el Mar

Rojo, que vivían en paz, en las cuevas

que había en el coral, cavadas

unas por ellos mismos y otras por

las olas.

Se reunían todos los días a hablar

de sus asuntos, de cómo estaban

las algas, baratas según quienes las

vendían y caras quienes las compraban,

de los niños que iban creciendo,

del congrio del Cuarto C, que parece

mentira lo grande que se había

hecho.

Pero aquel día no era normal. Llegaba

una familia nueva, de muy lejos, y

todos estaban esperándoles.

Llegó el autobús, un enorme tiburón

ballena, que llevaba agarrados

a otros peces mas pequeños, para

ahorrarles el esfuerzo de nadar

grandes distancias, y empezaron

a bajar un pez sierra, una merluza

y un besugo, que habían estado de

viaje por el Mediterráneo, y, por

último, la nueva familia.

Eran unos peces muy raros, muy

rojos, como de fuego, y tenían en

la espalda una larguísima aleta, casi

más larga que ellos mismos.

Los padres bajaban saludando a la

gente, pero el hijo estaba en otro

mundo: miraba a los demás peces

con desdén, como si fueran menos

que él, y con el hocico en alto, pasaba

entre todos sin pararse ni hablar

con nadie.

Uno de los pequeños peces soldado

le dijo: “Hola”, pero el nuevo ni

siquiera le miró, ni le contestó.

“¡Qué maleducado!”, pensó el pez

soldado.

Al día siguiente, todos los peces

fueron a la escuela, donde el viejo

señor Mero les contaba las cosas

más importantes que debían aprender.

“Niños: hoy vamos a hablar de los

peligros que nos acechan, porque,

aunque vosotros penséis que no han

ninguno, la vida de los peces está

llena de peligros”.

“Donde nosotros vivimos, ya conocemos

los animales peligrosos:

las barracudas, los tiburones, las

chernas, y tenemos montado un servicio

de alarma que nos avisa cuando

llegan esos indeseables y corremos

a escondernos”.

“Pero más abajo, donde casi no se

ve, hay peces que desconocemos,

enormes, sigilosos, que os comerían

en un segundo si vais donde no

debéis.”

El pez que todo lo sabía

Todos los pececillos estaban

escuchando, algo asustados, y,

aunque hubieran tenido pestañas, no

habrían podido ni pestañear, de la

atención que tenían.

Bueno, todos menos el Nuevo, que

hacía gestos de aburrimiento.

El señor Mero continuó:

“Y si en vez de hacia abajo vais

hacia arriba, entonces la cosa es

mucho peor aún.

Ningún pez que haya estado arriba

del todo, donde el agua se acaba ha

podido volver para contarlo, pero se

dice que viven seres monstruosos,

con caras horribles, que hacen unos

ruidos tremendos y que están siempre

tratando de engañarnos para

atraparnos y devorarnos”.

“Se dicen tantas barbaridades de

ellos que deben ser mentira: los

delfines que saltan de vez en cuando

por encima del alguna y han sabido

regresar, cuentan cosas horribles:

que nos clavan ganchos en la boca,

que nos clavan ganchos en los costados,

que nos arrancan la piel y nos

echan en agua hirviendo aún vivos.

Yo creo que los delfines exageran o

que no les entendemos bien porque

no hablan el idioma de los peces,

pero algo debe haber, así que ya lo

sabéis: no os arriméis nunca hacia

allá arriba”.

Los pececillos se quedaron escuchando,

aunque el señor Mero ya

había terminado, pero de repente

se oyó al Nuevo que decía: “Pues yo

no me creo ni una palabra: todo eso

son tonterías de viejos”.

“Niño: no son tonterías”.

“Sí que lo son y no pienso creerlas”.

El señor Mero calló y dijo: “Niños,

es la hora del recreo”.

Todos los pececitos salieron al patio

y rodearon al Nuevo:

¿Por qué dices eso? ¿Crees que el

maestro nos engaña?

Seguro: es un viejo cascarrabias

que no sabe nada de la vida. Yo que

he viajado mucho con mi familia

puedo deciros que lo único que quiere

es darnos miedo para que no nos

movamos ni siquiera.

El pez soldado, el mismo que el día

anterior le había saludado sin que le

respondiera dijo:

“Pues yo sí creo que lo el señor

Mero dice. ¿Para qué querría engañarnos?

El Nuevo dijo: “No le hagáis caso.

Es un pringao. Luego, cuando acabe

la clase os enseñaré cómo lo que nos

han contado es una trola.”

Concurso de cuentos

Los otros pececillos ya empezaban a

creerle, cuando sonó la caracola que

señalaba el final de recreo y todos

volvieron a clase.

La verdad es que las clases siguientes

no sirvieron de mucho, porque

todos los pececillos estaban esperando

a que terminara para ver qué

pasaba con el Nuevo.

Acabó, por fin, y todos salieron

corriendo, arremolinados con el

Nuevo.

¿Adónde vamos? ¿Cómo nos vas a

demostrar que el señor Mero es un

trolero?

“Está fácil: ¿no dice que no hay que

ir hacia el fondo? Pues miradme”

Y empezó a nadar a toda velocidad

hacia el fondo, hasta que llegó tan

abajo que no se le veía.

Pasaron cuatro o cinco minutos y el

pez soldado empezó a decir:

“¿Lo veis? Seguro que se lo ha comido

un monstruo del abismo”

Los otros peces empezaron a

mirarse unos a otros y empezaron

a decir: “Hay que ir a avisar a los

mayores: seguro que ya no vuelve”.

De repente, el Nuevo apareció

nadando desde abajo lentamente

y riéndose: ¿Creíais que me habían

comido? ¿No veis que es una trola?

Y ahora, vamos arriba, para que

veáis que no pasa nada.

Los pececillos se miraron y dijeron :

“No, no. Sube tú y nosotros miramos

desde aquí abajo.

Entonces se vio que algo caía de lo

alto: era una cosa brillante, amarilla,

que se retorcía como un gusano,

y además tenía un gusano de verdad.

Todos los peces se miraron y dijeron:

¿Qué es eso?

“Eso es un adorno para la espina de

mi espalda y un gusano para mi merienda,

pringaos” dijo el Nuevo y se

lanzó con la boca abierta sobre ello.

Sintió que algo se la clavó en la

boca, intentó escupirlo y escapar,

pero entonces notó un tirón desde

lo alto, que le sacó del agua.

Unas manos lo agarraron, le arrancaron

el anzuelo desgarrándole

la boca y le arrojaron en el fondo

de una barca, con otros peces que

saltaban intentando escapar.

Los demás peces nadaron despavoridos

hacia sus casas y al día

siguiente, cuando el señor Mero les

contaba la lección, atendieron más

que nunca.

Blanca Pardo Álvarez

Cuatro Gatos

17


Érase una vez una niña llamada

Alba que vivía con su

hermano en una aldea de la

montaña. Alba tenía ocho

años, era morena, de pelo

castaño y ojos azules; era una

chica muy traviesa, pero tenía

un buen corazón y siempre

ayudaba a los demás cuando

necesitaban ayuda.

Su hermano se llamaba Pedro

y tenía catorce años, era muy

parecido a Alba, aunque un

poco cabezota. Cuando quería

algo no se rendía hasta que lo

conseguía. Le gustaba mucho

la aldea, aunque pasaba más

tiempo en casa que en ella.

Todos los días, Alba salía

temprano a buscar fruta y

alguna que otra bellota para

comer. Un día, al salir de casa

vio que había mercadillo en

la aldea y se paró a mirar; y

cuando se dio cuenta estaba

oscureciendo (pues en aquella

aldea anochecía muy pronto).

Corrió rápido hacia la montaña

porque no había traído

nada para comer; pero no

se dio cuenta de que algo le

seguía, cuando de repente una

loba blanca, del tamaño de un

oso, saltó sobre ella, lo único

que pudo llegar a ver Alba

fueron unos colmillos enormes

acercándose cada vez más a

su cuello.

A la mañana siguiente se

despertó en el mismo sitio en

el que se encontraba anoche.

Notaba un dolor punzante en

el cuello, pero no se preocupó

y partió hacia su casa. Cuando

llegó vio a Pedro al lado de

la chimenea muy preocupado,

al ver a Alba fue corriendo a

darle un abrazo pero una barrera

no le dejó llegar a ella.

Alba notaba que el dolor

del cuello cada vez era más

18 Cuatro Gatos

La maldición de la loba

fuerte, hasta que se hizo

insoportable. En ése momento

Alba estalló en un misterioso

fuego blanco, cuando de repente

se convirtió en una loba

blanca y enorme que saltó por

la ventana y escapó

Pedro se desmayó y cuando

se despertó se vio solo en la

casa. Buscó a Alba por todos

lados para asegurarse de que

no había sido una pesadilla y,

en efecto; no lo había sido.

-1-

Salió a preguntar a los vecinos

y lo único que sacó de

ellos fueron un montón de

burlas y réplicas, diciendo

que estaba loco y cosas parecidas.

Pero él no se rendía

y al final de algo le sirvió;

pues se topó con un viejo que

le dijo que un mago llamado

Urano vivía en el bosque y

que seguro que él le ayudaría;

y justo cuando parecía que

se marchaba le dijo una cosa

más, que tuviese cuidado y

fuese silencioso si no quería

despertar a esas bestias.

Era de noche, así que Pedro

decidió irse a casa y salir en

busca del mago por la mañana.

Cuando salió el sol, partió en

busca del mago Urano. Llevaba

mucho tiempo caminando

cuando llegó a su destino.

Era una casita hecha de

madera y paja, tenía alrededor

unos arroyos y parecía

un lugar acogedor. Cuando

entró pudo ver a un anciano

vestido con una túnica blanca

y un sombrero que parecía de

los años cincuenta. Era Urano

(pues en su túnica llevaba

impreso su nombre) así que

Pedro le contó todo lo que

había sucedido con Alba. Él le

Segundo premio 1º y 2º ESO

dio un frasquito con un líquido

verde en su interior y le dijo

que si quería rescatar a su

hermana, le diese dos gotas

en el sitio donde la mordieron.

Salió de la casita y cuando se

disponía a meterse en el oscuro

bosque; vio una loba dormida

a los pies de un árbol.

Pedro como conocía bien a su

hermana, supo que era ella.

Se acercaba sigilosamente,

cuando pisó una ramita; en

ese momento la loba se despertó

y se lanzó sobre Pedro.

Pero una luz brillante la atravesó

y Alba cayó sobre él.

Estaba consciente pero se le

notaba muy cansada.

-2-

Pedro no llegaba a entender

cómo pudo devolverla a su

forma real, cuando vio que

al frasco que le dio Urano le

faltaba un poquito, entonces

comprendió que se habría caído

cuando Alba se lanzó a por

el. Llevó a Alba a casa, donde

descansó tanto que cuando se

levantó se puso a limpiar la

casa como si le pagasen por

ello.

Raquel Ortega Vecino


Primer premio 3º y 4º ESO

Un valle de

lágrimas

Ésta es la historia de Silverio,

un pobre hombre nacido como

campesino y vasallo en el castillo

de Juan Luis de Velas, un señor

feudal que siempre se había

comportado correctamente con

sus vasallos y los había defendido

bien cuando se había dado el

caso.

El padre de Silverio murió cuando

éste se acababa de casar con

Rufina, una mujer bella pero pobre

como él. Entre las pequeñas

herencias que les habían dejado a

ambos, reunían, una casucha cuyo

tejado estaba lleno de goteras, y

un fértil campo de cultivo.

Durante cuatro años no vivieron

mal –dentro de lo que cabe-, la

comida no les faltaba, e, incluso,

llegaron a tener cinco gallinas y

un cerdo. Trabajaban duro, de

sol a sol, cultivando el campo. A

Silverio le había atraído siempre

la carpintería, y ahora que

les iba bien dedicaba algún día a

ello. Pero llegado el momento, la

cosa empeoró: Juan Luis de Velas

había tenido un roce con Rodrigo

de la Vega, y había movilizado un

pequeño ejército para conquistar

el castillo de éste. Aquello supuso

una subida considerable del impuesto

de comida.

Silverio y Rufina perdieron sus

animales, y al poco, Rufina murió

de peste. Ahora Silverio estaba

solo. Había enterrado a su mujer

no muy cerca del bosque, por las

alimañas. Seguía trabajando muy

duro en sus campos, y la situación

había empeorado: Juan Luis

de Velas no parecía querer que

finalizara la movilización.

Mientras Silverio trabajaba el

campo, los soldados pasaban a su

lado sonrientes y con la barriga

llena. A Silverio se le ocurrió que,

quizás, si de la cosecha de tomates

que tendría que recoger en

pocos días se llevara una cantidad

mayor de la que le correspondía,

podría aguantar algo más; pero

faltó que hubiera ideado el plan,

para que al día siguiente, ya hasta

que finalizó la movilización, el

hermano de Juan Luis de Velas,

un hombre bajito, gordo y amargado,

se paseara durante todo el

día por los campos, anotando la

cantidad de cada cosecha.

Una noche, todos los campesinos

se reunieron para buscar una

solución, pues de seguir la misma

situación, morirían de hambre.

A Casta se le ocurrió enviar al

castillo dos mensajeros, pidiendo

una rebaja en el impuesto de comida

o una ayuda. Les tocó a Ruco

y Feco, dos hermanos que vivían

cerca del castillo. Al amanecer,

todos les esperaron, pero no

regresaron. Nunca supieron si los

habían matado o habían decidido

huir con la ayuda recibida.

Llegado a este punto, Silverio

tenía que aguar mucho más la

sopa. Pensó que podría intentar

ir a cazar al bosque, aunque

estuviera prohibido; tampoco

tenía ningún arco o lanza para tal

empresa, porque de tenerla ya

habría arrancado la sonrisita a

algún feliz soldado, y seguro que

si sus vecinos le vieran regresar

con una suculenta pieza, se le

lanzarían como lobos enfurecidos.

Entonces recordó cuando su

padre hablaba de lugares mejores,

las ciudades, que se habían

empezado a formar, donde la

gente trabajaba duro, pero no

para un tirano: allí había comerciantes

y numerosos artesanos, y

quizá él podría encontrar trabajo

en alguna carpintería.

Mientras daba vueltas por su

humilde casa, pensaba. “Yo nunca

he salido de aquí. No conozco el

mundo. No sé qué dirección tomar.

Además, me queda muy poca

comida, para un día o dos, pero

si me quedo aquí y la situación

no mejora, moriré de hambre;

y si me voy, y no doy con alguna

ciudad, también, así que no tengo

nada que perder”.

Silverio preparó el hatillo, en el

que introdujo la poca comida que

le quedaba, una vela y una manta.

Salió muy pronto, antes del

amanecer, y de que el arrogante

hermano de Juan Luis saliera

a vigilar los campos. Cogió tres

o cuatro tomates y se puso en

marcha. Siguió el camino del río,

ya que por allí habían llegado los

soldados contratados. Caminó

Concurso de cuentos

durante un día y medio, y cuando

el sol se encontraba en su cenit,

vislumbró una torre; pero al

avanzar, vio tirados en el suelo

soldados y estandartes de Juan

Luis de Vela. Aquel lugar era el

castillo de Rodrigo de la Vega.

“Pues sí que la he hecho buena.

He malgastado toda mi comida en

llegar al castillo de otro tirano”.

Avanzó hasta la fortaleza. Allí

la gente no estaba en un estado

muy diferente al de su pueblo.

Se sentó en el suelo desesperado

y sin saber que hacer. “Ya

está –pensó- se acabó”. Estaba

débil y cansado y decidió esperar.

Entonces, una suave música

llegó hasta sus oídos. Vio salir del

castillo a unos alegres juglares.

Silverio se les acercó, y antes de

que éstos arrancaran su carro,

les suplicó transporte y comida.

Los juglares miraron al deteriorado

hombre:

- Campesino, ¿crees que vamos a

recoger a un pordiosero como tú?

- Yo soy carpintero, y puedo pagaros

el transporte y la comida.

Llevadme hasta la ciudad más

próxima, os lo suplico.

- ¿Podrías reparar instrumentos

musicales?

- Sí, puedo intentarlo...

Dos días después, Silverio llegaba

a Arlés. Quedó maravillado por la

imponente muralla, el bullicio, el

ir y venir de gentes, comerciantes

y artesanos. Durante horas

recorrió sus calles y fue a parar

al taller de la familia Pignon,

gente afable que le acogió en su

casa por una noche y le propuso

el siguiente trato: “Si consigues

reparar las dos ruedas de esa

enorme carreta, y lo haces a

satisfacción de su propietario

–un noble muy exigente- tendrás

un puesto en el taller y una

habitación en esta casa hasta que

puedas pagar tu casa propia”.

Esa noche Silverio se acostó

nervioso, pero contento. Si conseguía

superar el reto, la vida le

brindaría una nueva oportunidad.

Cerró los ojos y durmió profundamente,

soñando con un futuro

mejor.

Gonzalo Roa Humanes

Cuatro Gatos

19


Concurso de cuentos Segundo premio 3º y 4º ESO

SE

LLAMABA

LAURA

La primera vez que vi esos ojos

azules, aterrorizados pero

inteligentes y llenos de energía a

pesar de todo, yo era un oficial de

alto carisma del ejército durante la

guerra civil. El periodo más cruel en

lo que llevaba de campaña se iniciaba

con abundantes atrocidades por parte

de ambos bandos. Yo tenía el aspecto

típico de un hombre corriente de mi

rango, con la pistola bien asegurada

al cinto de mis pantalones de color

pardo, como toda mi indumentaria,

exceptuando las botas de piel curtida,

revestidas de brillante cuero negro.

Sin más, explicaré a continuación lo

que me llevó a ese lamentable estado

en el que me encontraba. Cierto día,

estaba yo junto a otros soldados a mi

cargo, librando una batalla, cuando

una bomba de mano estalló demasiado

cerca de mi cabeza, dejando un

extraño zumbido en mis oídos y

provocándome numerosas heridas,

de las que escapaba abundante

sangre que iba a parar a mi boca.

Experimenté un característico gusto

a hierro quemado. Entonces no me

di cuenta de más, y empecé a caer

envuelto en una oscuridad creciente…

Y ahí estaba yo, tumbado en una

camilla, observando esos inquietantes

ojos que, en cuanto se encontraron

con los míos, me provocaron una

extraña sensación que no acierto bien

a describir. La joven, al ver que yo la

observaba se movió hacia la luz que

entraba por la entrada de la ancha

tienda, habilitada como hospital de

campaña: era una muchacha agraciada,

de trazos finos y delicados, de

semblante algo triste, toda ella de

una piel blanca como la nieve y, por

último, una desordenada mata de pelo

rubio. “Descanse usted” -me dijo-, y

20 Cuatro Gatos

yo me relajé en mi camilla, sumido en

mis pensamientos…

Conforme iban pasando los días, me

recuperaba progresivamente gracias a

los cuidados de la que yo consideraba

“mi enfermera”, y esto ayudaba en

gran medida a aumentar el afecto

que ella iba despertando en mí. No

hablaba mucho, pero aquellas miradas

que me dirigía con sus brillantes ojos

me complacían más que unas simples

palabras.

Tanto creció mi afecto por ella

que, a los pocos días de cuidados,

le pregunté su nombre. Se llamaba

Laura. Decidido a darle a conocer mis

sentimientos hacía ella, me incorporé

y tomé aliento para dedicarle mis

palabras:

-Sepa usted, enfermera, que le estoy

muy agradecido por como me ha

cuidado desde el principio. Usted me

ha salvado la vida.

Ella no respondió. Quería saber algo

más de su vida... No obstante, estaba

decidido...

-Cuando me recupere, y la guerra haya

terminado -continué-, le pediré que se

venga usted a vivir conmigo.

En ese momento, se oyó un ruido

ensordecedor. La muchacha, muy

sorprendida, asomó la cabeza

por el hueco de la entrada de la

tienda, y, llena de alegría, se volvió

gritando: -“¡han venido, han venido

a buscarme!!”-. Al poco de decirlo

entraron dos hombres que me

hicieron saber enseguida que era su

prisionero... Y me trasladaron. No sé

adonde.

En la celda donde me pusieron, me

desperté con un leve dolor de cabeza.

Oí abrir la puerta, y me avisaron que

tenía una visita. Sin duda, agradable,

muy agradable. Frente a mí estaba

la chica, y a su lado dos hombres de

asombroso parecido: probablemente

el hermano y su padre. El mayor de

los dos tenía un aire imponente, serio,

severo. El más joven le preguntó:

─¿Qué hacemos con él, mi coronel?

─Será condenado a muerte por el

asesinato de un sacerdote marista, de

un colegio en Madrid y por el saqueo y

pillaje de varios conventos antes del

alzamiento.

Abandonaron la húmeda celda en la

que se encontraba el prisionero, ese

era yo, ahora un inerme oficial del

ejército enemigo y, para mi desgracia,

derrotado.

Un día antes de mi fusilamiento, Laura

vino a visitarme. Cuando se marcharon

los guardias, avanzó hacía mi y me

plantó un beso en los labios. Con un

esperanzador “te ayudaré a escapar”,

salió corriendo de la celda débilmente

iluminada por los rayos del sol que

entraban por un tragaluz.

Contando mis últimos momentos en

la celda, oí pasos sigilosos fuera. La

puerta se abrió de nuevo y ahí estaba

quien yo identificaba como el hermano

de Laura. “¡Sal! -me dijo en voz baja-,

y comenzamos a recorrer pasillos

entre las celdas. Sin previo aviso, el

que me llevaba cambió de camino y

se dirigió hacía la parte trasera de

un edificio, donde esperaba, con un

coche de color negro y el motor en

marcha, la que había sido mi antigua

enfermera. Su hermano se dirigió a

ella con un “sé feliz”, y a continuación,

mirándome a los ojos, me espetó:

“huye y hazla tu mujer”. No pude por

menos que abrazar a mi hasta ahora

enemigo, y entré en el coche con quien

de verdad me había salvado la vida

por amor.

Apretó el acelerador, y

desaparecimos bajo un cielo plomizo

que amenazaba con una buena

tormenta: una buena atmósfera para

la escapada de dos fugitivos hacia el

horizonte, rumbo a lo desconocido.

Hoy día vivo con mi mujer, retirado

en el campo, en algún lugar de

Portugal, con mi nombre y el suyo,

saboreando la paz. Hoy ya nadie nos

persigue.

Juan Gonzalo Palacios de Araújo e

Alburquerque


Primer premio Bachillerato

Yo lo vi

Yo lo vi. Seguro que lo vi. Era

imposible confundirse, imposible.

Hasta un ciego lo hubiera visto. Es

evidente que fue él, ¿cabe alguna

duda? Tienen todas las pruebas

aquí, conmigo. Yo lo vi, ¿no es

suficiente? Podría contarles con

lujo de detalles lo que ocurrió

pero, ¿es realmente necesario? Yo

lo vi, repito. Inconfundible cabello

negro cortado con matemática

precisión. Ojos marrones, mirada

penetrante paranoica, esquizofrénica.

Nariz puntiaguda y labios

apretados. Afeitado perfecto,

preciso. Traje gris planchado y

limpio. ¿No se dan cuenta? Fue

él, ¿quién iba a ser sino? Manos

grandes y venosas. Brazos fuertes,

espalda ancha. Piernas largas

y delgadas, altura imponente. Yo

lo vi, lo digo en serio.

No me creen. Sus caras dicen eso.

Pero yo lo vi, y no hay quien tenga

mejor memoria que yo. Lo recuerdo

como si acabase de suceder.

Se acercó sigilosamente por

detrás y la ahorcó con un alambre

fino pero resistente, elegido meticulosamente

para la ocasión. Ella

intentaba gritar, pero le faltaba

el aire. Quería escapar apartando

sus manos, pero no pudo, él era

más fuerte. Se acercó decidido,

con paso firme. Se mantenía indiferente,

pero parecía apetecerle

reír. Sí, se reía por dentro. Olía

la sangre, el olor de la victoria,

de la muerte, del resentimiento,

de la libertad, del dolor. Olía la

llegada de la calma, del descanso,

del alivio. Yo lo vi y lo sé. No había

indicios de miedo en su rostro,

sólo de decisión. Todo indicaba

un trabajo premeditado, un plan

maestro ejecutado a la perfección,

confeccionado hacía días,

meses, años, quién sabe. Tampoco

importa.

Podía leerse en sus ojos el motivo

de su acto. Todo indicaba libertad.

Pretendía liberarse. ¿De ella?

Quizá. Eso no pude leerlo, ocurrió

en menos de un minuto y no me

dio tiempo. Pero es obvio, ¿para

qué matarla sino? Es bastante

interesante. Tanto tiempo de su

vida empleado en idear el plan, y

lo ejecutó en un minuto, un simple

minuto. Han pasado diez o quince

desde que estamos aquí, ¿se dan

cuenta? Fugaz, implacable, gran

estratega. Sólo los tontos fracasan,

él parecía saberlo. Sólo los

buenos triunfan, y los que lo hacen

rápido, mejor.

Siguen sin creerme, ¿verdad? Es

extraño. La gente no suele cuestionar

mis afirmaciones. Se quedan

escuchando con gesto de aprobación,

sus caras no cambian, como

las de ustedes. Yo lo vi, y estoy

seguro de ello. Ella cayó al suelo

lentamente, ayudada por él, que

luego de ver los ojos cerrados y

el gesto triste y desesperado de

la mujer se sentó contra la pared

y contempló la caída del sol por la

ventana. Al llegar la noche parecía

que iba a levantarse, pero su enorme

espalda permaneció apoyada

contra el muro de la habitación,

ahora sumergida en la penumbra

y permaneció allí, sentado, indiferente,

contemplando el cadáver.

He estado pensando en esa mujer.

Recuerdo su gesto sonriente antes

de que el alambre alcanzase su

cuello. Recuerdo su rubio cabello

rizado, su peinado trabajado y sus

expresivos ojos azules, preciosos,

alegres. Su piel blanca reflejaba

la luz del sol que entraba por la

ventana. De su fina boca se asomaba

una hermosa melodía, suave

y bajita, mientras se paseaba lentamente

por la habitación con sus

pies desnudos. Yo la vi. La vi morir

segundo tras segundo, mientras

el hombre apretaba cada vez más.

Ella me miró con gesto de desespero

pero nada pude hacer, ya

estaba muerta. Contemplé cómo el

hombre retiraba el arma y dejaba

en su cuello una marca de tonos

rojizos y morados y su hermoso

rostro se desvanecía para dejar

plasmada la mirada de una muerte

inesperada.

Me pregunto qué condujo al hombre

a matarla. Sus ojos pedían

librarse de algo, de alguna carga,

de algún peso que quería lanzar

lejos, para siempre. Librarse,

quizá, de un pasado tormentoso,

o de un largo periodo de infelicidad,

o de responsabilidades que

no quería volver a tener. Quizá

pretendía librarse de todas estas

cosas, o quizá de ninguna. Quizá no

haya una única razón conocida, no

lo sé. Pero yo lo vi hacerlo, y eso sí

lo sé, y es suficiente para que me

crean. Sé que aún no lo hacen, y me

pregunto porqué. Están atónitos.

Cosas como ésta suceden todos los

días, a todas horas, en todos los

rincones del mundo. Es triste, pero

es así. No me miren de esa forma.

Las personas mueren, luego otras

nacen. Así funciona, todos los días.

Es la rutina de la vida. Nacer,

crecer, morir. Uno cambia cuando

ve algo que le debilita la mente.

Y yo lo vi. Yo vi como ese hombre

estrangulaba a esa mujer, vi sus

rostros por separado, percibí el

dolor de ella, la decisión de él. Vi

como una vida se apagaba en unos

pocos segundos. Así de fugaz es

la vida, la mía o la de ustedes.

En un momento uno está vivo, al

siguiente está muerto. Todo pende

de un hilo. Un alambre lo suficientemente

fuerte puede acabar con

su vida. No es normal, no es justo.

Nadie merece morir así, y pido

justicia.

Creo que él me vio mientras la

estrangulaba. Eso me asusta.

Tengo miedo de que venga a por

mí, de que sepa quién soy y que

haga conmigo lo mismo que hizo

con ella. No lo merezco, yo no hice

nada malo. Es él el asesino, es él.

Yo únicamente contemplaba lo que

él hacía, no podía moverme. No

podía pensar. Sólo mirar cómo,

lentamente, ese hombre mataba

a mi mujer. Ese extraño hombre,

se llevaba a mi esposa de mi lado

para siempre. Yo lo vi. Fue él, no

yo. Él está en mi cuerpo y anula

mi ser cuando sale a la luz. No me

deja actuar, no me deja pensar.

Me convierte en un espectador

de mis propios movimientos. Él la

mató, fue él, no yo. Yo lo vi. No era

yo, lo juro. Siguen mirándome con

esa cara de incredibilidad. ¿Aún

no me creen? Yo no sería capaz,

nunca podría haber hecho algo así.

Yo la amaba y él la mató. Sí, eran

mis manos, pero yo no la maté. Soy

la víctima, igual que ella. No me

merezco esto. Déjenme, no quiero

irme de aquí. Quiero quedarme

sentado donde estoy, lejos de él.

Ahora que le he delatado sé que

vendrá a por mí y que me matará.

Acabará con mi vida. No quiero,

no me lo merezco. Yo jamás hice

nada malo. No me lleven, por favor,

déjenme quedarme. No, yo no fui,

fue él. Mátenlo a él, no a mí. ¿No lo

entienden? Yo lo vi.

Agustín Altavista

Cuatro Gatos

21


Aquellos ojos

verdes...

Los primeros automóviles del

día transitaban junto al mar

como fantasmas empapados por

las olas. El vasto océano estaba

golpeando con dulce furia el

Malecón y el sol recién nacido

arrancaba suaves destellos a las

gotas de agua, que se agitaban

en el aire unos instantes antes

de caer, por efecto de la gravedad,

a bañar el asfalto. La luz

ambarina se escurría entre los

resquicios de una interminable

hilera de fachadas irregulares y

desvencijadas, que proyectaban

sus lánguidas y largas sombras

sobre la decadente ciudad aún

adormecida a sus espaldas.

Habana. En el ambiente aún se

palpaban las cenizas de la música,

los sueños, el deseo y los

frijoles de la noche pasada.

En el Malecón, sobre la tapia

que separaba océano de tierra,

se perfilaba la silueta desgarbada

de un hombre. Las olas se

alzaban ante él como desafío,

para luego caer empapándole.

Pero el hombre permanecía

imperturbable, la mirada fija

en un punto indefinido en la

inmensidad del mar, las manos a

la espalda, aferrándose desesperadamente

la una a la otra, el

agua resbalándole por el rostro,

la expresión inexpresiva. Tedio.

Aquel amanecer el hombre

había enfermado de tedio. De

vacío. Y no hay peor enfermedad

que el vacío. El vacío de

significado, de sentido. El vacío

de uno mismo. El hastío, el cansancio

de conciencia, la rutina

inmersa en todo.

El hombre bajó de la tapia al

asfalto, sin cambiar un ápice la

inexpresión del rostro. Comenzó

a caminar paralelamente a la

tapia, lo suficientemente cerca

como para que las furiosas

olas siguiesen abalanzándose en

22 Cuatro Gatos

intervalos de tiempo regulares

sobre su cuerpo vacío.

La Habana ya se había despertado.

Y con ella la música. Música

en cada calle, en cada esquina,

en cada mirada. Los ovalados

cocotaxis circulaban esquivando

las olas sobre el asfalto cada

vez más caliente. Risas. Ritmo.

El sol arrancaba destellos de

las ventanas abiertas en las

decadentes fachadas coloridas.

El hombre vacío y empapado se

cruzaba con decenas de sonrisas

sin poder corresponderlas.

Inmenso Tedio.

Inmensa Angustia.

Ligera Náusea.

Comenzó a correr. Chocó contra

varios cuerpos que se volvieron

para gritarle. Risas. Olas enfurecidas.

Asfixia. Subió a la tapia

que separaba océano de asfalto

de un salto y se abalanzó a la

humillante inmensidad del mar.

Y así, sumergido, gritó. Burbujas

mudas de aire salían frenéticamente

de su boca abierta.

Gritó. Vació todo el vacío en ese

grito. El tedio se disolvió apenas

tocar el agua salada. El hombre

salió a la superficie a respirar.

El sol cegó sus ojos a la primera

bocanada de aire. Lo primero

que vio ante él fue la Habana

sonriendo. El hombre devolvió

la sonrisa. El agua salada acariciaba

su rostro. El mar se había

calmado. El golpear de las olas

al Malecón era ahora un suave

murmullo al vaivén de la música

que latía en cada esquina, en

cada calle, en cada mirada. El

hombre cerró lentamente los

ojos, dejándose llevar por una

agradable somnolencia.

Aquellos ojos verdes, de mirada

serena…

“Señor, ¿se encuentra usted

bien?” La voz femenina le despertó

de golpe. “Estaba usted

gritando, señor” Le tendió un

Segundo premio Bachillerato

vaso de plástico lleno de agua.

“Tome, le sentará bien” El hombre,

con la boca pastosa, observó

a la azafata de pie ante su

asiento, con el rostro preocupado,

y contestó con dificultad

“No, gracias, ya me encuentro

mejor” La pareja sentada delante

giró el cuello para observarle

de reojo. La azafata asintió

“De acuerdo. Si necesita cualquier

cosa solo tiene que avisar.

Aterrizaremos en Barajas en

cerca de una hora” Y se alejó

esquivando a las personas que

hacían cola para ir al minúsculo

servicio.

El hombre suspiró. Su mujer

fingía dormir apoyada en la ventana

que daba a un mar inmenso

de nubes. Miró para otro lado.

Todo eran hombres y mujeres

pálidos, iluminados lánguidamente

por la tenue luz blanca que

irradiaba el amarillento techo

del avión. Nostalgia. Melancolía.

El hombre suspiró. No aguantaba

los tránsitos. Odiaba la

transición entre la salida y el

destino, las esperas, las idas,

las vueltas, los equipajes. “Y mañana

otra vez a la puta oficina”

masculló.

Lo único que evitaba que volviese

a sumergirse en el tedio era

aquella música que todavía le

impregnaba.

Aquellos ojos verdes…

Volvió a girar la cabeza y su

mirada quedó perdida en el afán

de encontrar un resquicio para

ver más allá del inmenso mar de

nubes.

Gabriel Robles


Primer premio Bachillerato

A Elena López Santos

¡Sólo sé que la vida habla por sí sola,

y cuanto más te alejas, más añoras!

Hoy… ya reposan tus proyectos en rumores desguazados

Que inauguran las sombras y salpican dolor;

Ayer… días inmarcesibles, que fundían los hierros

Secuestrados de la razón.

Qué difícil es no saber perder la compañía,

Aun cuando todo lo que queda, no es más que la luz

Pálida y distraída de su recuerdo.

Elena, con presteza vibró la muerte en tus fibras destilando

La gravedad al corazón y sesgando las córneas de lo invisible…

Con presteza el cuerpo se convirtió en verdugo de la ilusión.

¿Ante qué inquietudes sucumbieron tus fuerzas?

¡Sólo sé que la vida habla por sí sola,

y cuando más te alejas, más añoras!

Escribo… La noche se inmiscuye con instinto maternal

En las cavidades de lo pretérito, y desnudas impresiones

Arden en matices que suspenden el vacío.

Siento que los latidos del orbe, que sin rumbo flotan en el polvo

De tu mirada hendida, han perdido el impulso de la vida…

Siento que el alma ansía y desea, mas el tiempo crepita

Al unísono con las ascuas de lo esperado.

¡Sólo sé que la vida habla por sí sola,

y cuanto más te alejas, más añoras!

Todos te buscan en torbellinos de enhiesta forma,

Que infunden tristeza y embelesan los sentidos.

Yo te busco en la noche, mientras la luna reverbera

En el misterio y suscita a mi imagen incrustada

En el cristal… La duda.

Tal vez sea el sutil pulso con el que doto a estas palabras

De vida, mi reclamo;

O, simplemente, el sujeto de sus primeras miradas una lágrima

Que resbala desde mis ojos.

Añoro tu presencia e inmerso en el desaliento prorrumpo

Suspiros inútiles, que ondean entre la tinta y tiñen mis heridas.

Como enclaustradas en la espuma utilizo tus queridas letras…

Hoy huérfanas,

En tanto pienso, que nunca podrás leer lo que manifiesto.

¡Sólo sé que la vida habla por sí sola,

y cuanto más te alejas, más añoras!

La inmensidad opaca en los círculos del silencio,

Asfixia el espacio y orna el curso hacia los sueños.

Semejante a una hoja en la caída del crepúsculo que se desvanece

En su estela, me desprendo de la realidad… Esperando poder

Encontrarte en ese mundo paralelo, pues la muerte te ha llevado,

Al mismo tiempo que daba un sorbo amargo en mi vida.

¡Sólo sé que un triste final nos enseña la vida,

antes de aprender a igualar su motivo!

Ignacio Hernández

Concurso de poesía

Cuatro Gatos

23


24 Cuatro Gatos

Debajo de tus ropas

(detrás de las fachadas)

Siempre pensé que eras una canción,

Que fue escrita por las manos de Dios.

No hagas que me equivoque, te lo suplico.

Mas sin vacilar te replico.

Y aunque esto podría sonarte algo extraño te lo digo:

Te digo que tú eres la única, la indispensable, la que posee el lugar,

al cual todos mis pensamientos van a parar.

Y es justo debajo de tu ropa,

donde yo los encuentro.

Debajo de tu ropa hay una historia interminable.

Miles de relatos inimaginables.

Está la mujer que escogí.

Está el territorio que me autoconcedí.

Y además están todas las cosas que merezco

por haber sido un buen chico, mi cielo.

Debido a ti, olvidé las sencillas maneras de mentir.

Debido a ti estoy huyendo de diversos motivos para llorar.

Cuando los amigos se hayan ido,

cuando la fiesta se haya acabado.

Incluso ahí nos seguiremos perteneciendo aún el uno al otro.

Te amo más que a todo lo que se está en el planeta,

moviendo, hablando, caminando, respirando.

Y sabes que es verdad.

Es tan divertido que casi no te lo creas.

¿No ves que muero por ti?

Al igual que una dama que cuida sus modales,

al igual que un niño riega su planta,

de ese mismo modo me propongo cuidar nuestro amor, incesantemente.

Debajo de tu ropa hay tantas cosas.

Debajo de tu ropa hay un torbellino de emociones,

emociones que invocan a alguien muy especial.

Tu verdadero yo.

Del que yo un día me enamoré.

Primer premio ESO

Natanael Simbaña


Segundo premio ESO

Amor

Prefiero las noches con luna llena,

Con sabor a magdalena

Con tus ojos de fuego,

Tu pelo de leona

Saber que sigues conmigo,

Y que no es ninguna condena

Saber que tus besos son reales,

Y tu aliento a flor de almendra

Saber que me quieres,

Con toda tu alma

En la noche de la primavera

Frente a la luz de la luna llena.

Si existe el amor

Si existe la maldición

Doy al mundo a saber

Amo, tengo miedo y me tema.

Los espinos cuando se te clavan duelen

El amor cuando se acaba, te mata

La rosa cuando huele te apasiona

El amor cuando sale, te envenena.

Iovan Getuta

Cuatro Gatos

25


Comic

26 Cuatro Gatos

Por Mafalda y Alexandre Palacios de Araújo e Alburquerque


Cuatro Gatos

27


28 Cuatro Gatos


Actualmente, es un

hecho que la juventud

está degenerando.

Los botellones, el

consumo de drogas

blandas y demás estupefacientes

de diseño

y el reivindicalismo

social radical son

algunos de los hechos

que más se nos

reprochan a la nueva

generación. Pero esto

no es todo.

Sin lugar a dudas

somos también la generación

estudiantil

con el nivel escolar

más bajo y en la que

más ha aumentado la

tasa de abandono de

estudios. Los jóvenes

de hoy en día parecemos

sacados todos de

un mismo molde de

inmoralidad y desdén

por la convivencia en

sociedad, en el cual

nos incluyen a todos

aquellos que aún no

cotizamos a la segu-

Una juventud de miedo

ridad social o que lo

hacemos, seguramente,

para gastarnos

nuestros ahorros,

como camareros, en

subirle la cilindrada

a nuestra moto o en

el último videojuego

para la “PlayStation”.

Evidentemente, esto

es algo que afecta directamente

a nuestras

generaciones precedentes:

¿en manos

de qué especímenes

ebrios y sedientos de

placeres malignos estamos

dejando nuestras

pensiones futuras?,

pensarán. Sin

duda, es algo impensable

la proclamación

de un presidente del

gobierno entre cuyas

aficiones se incluyan

partidas esporádicas

de rol antes de un

buen botellón. Qué

sería de un Ministerio

de Educación en manos

de una ministra

que se encuentre a

favor de la legalización

de la marihuana

tanto en la sociedad

como en las aulas. Y

que quieren que les

diga: señores padres,

profesores, políticos,

ancianos (tanto abuelos

como no) y demás

madurez española:

tienen ustedes toda

la razón.

Sin duda las realidades

de la generación

más concienciada con

la diversidad cultural,

la pobreza mundial y

el cambio climático

no son elementos exculpables

de colarse

en el tren sin pagar

el billete (estaría

encantado de conocer

el motivo que impulsa

a los admirables

miembros de seguridad

de los transportes

públicos a dirigirse a

nosotros, los adolescentes,

como primer

objeto de sospecha

de estafa al Estado).

Es también un hecho

sin importancia que

grupos minoritarios

de apenas un 45%

de alumnos decidan

estudiar y terminar

un bachillerato, de

los cuales un 72,9%

superarán con éxito

la Prueba de Acceso a

la Universidad; siendo

éste un porcentaje

bastante más elevado

que el de hace 20

años (si es que ya

ves, Aristarco, que el

teatro nunca fue lo

que era).

Todos éstos son datos

sin importancia que

no interesan a una

curtida sociedad

forjada tras la superación

de una cruel

dictadura y supervivientes

de la “Movida

Madrileña”. Qué les

vamos a contar a

ustedes.

Félix Carrasco Calzada,

Cuatro Gatos

Opinión

29


Proyecto de mejora

de la convivencia:

“Mediación y ayuda

entre iguales”

Los dos modelos de

intervención implantados

en el centro son los

de: “Ayuda entre iguales”

y “La mediación en

conflictos”. El sistema de

ayuda entre iguales trata

de crear, con la colaboración

de los tutores,

un grupo de alumnos

por aula (3 o 4) que,

tras recibir una breve

formación en técnicas de

escucha activa, desarrollo

de la empatía y

resolución de problemas,

ayuda a sus compañeros

30 Cuatro Gatos

Tauro

El campo entero

alaba tu decisión de

ejercer de paraíso

perdido. Llena

tus bolsillos de

nostalgia y no la

malgastes decorando

playas de torso

peludo al atardecer,

por muy holladas

que estén por antiguascivilizaciones.

Escorpio

Hace tiempo que no

te subes a una brisa

de amor para ser

hoja leve alrededor

de unos ojos que

abarquen tu vuelo. Tú

verás si prefieres la

sensatez de la piedra

o un corazón revestido

de duras palabras

al soplo de unos

labios que despierten

los pájaros

del alma.

en diferentes situaciones

de indefensión, aislamiento,

dificultades personales,

de integración o

incluso académicas.

El sistema de mediación

trata de formar a un

grupo de miembros de

la comunidad educativa:

profesores, alumnos,

padres y personal no docente

para que puedan

actuar, bajo requerimiento

de las partes en

conflicto, para que éstas

lo transformen en una

Desde el curso 1998/99 se viene desarrollando

en nuestro centro un proyecto de innovación para

la Mejora de la Convivencia que se inscribe dentro

del programa institucional de la Comunidad

de Madrid: “Convivir es vivir”, con el objetivo de

mejorar la calidad de las relaciones interpersonales

en el marco escolar y, especialmente, las que

se dan entre los alumnos, basado en una mayor

responsabilidad y participación de éstos en la

gestión de la convivencia del centro.

ocasión para el diálogo

y la negociación y no

para el enfrentamiento

violento. Cada año hay

un curso de formación

específico en técnicas de

mediación para los alumnos

a partir de tercer

curso de ESO y algunas

sesiones de formación

específica para profesores,

padres y personal no

docente.

Estos modelos de actuación

no pretenden sustituir

los sistemas admi-

Cáncer

Un arco de penumbra

protegerá

tu sueño para que

viva y crezca en el

oscuro lugar donde

cantan los grillos

del deseo. La luz

vendrá y cegadora,

pero entonces ya

serás fuerte como

un espejo que baila.

Capricornio

Eres un mero error

tipográfico en la

gran novela de la

vida, pero no te apures,

pues no deja de

haber error en todo

salir de la nada. Lo

importante es llegar

a convertirse en un

absurdo tan inquietante

que haya que

escribir de nuevo el

capítulo para

darte a ti

sentido.

nistrativos de solventar

los problemas dentro del

centro, sino introducir

un modelo que guíe

hacia una resolución

negociada y empática de

los conflictos, que cada

vez sea más asumida por

todos los miembros de la

comunidad educativa.

Equipo de Mediación y

Tratamiento de Conflictos

del I.E.S. Juan de

Herrera,

mayo, 2008

El Horóscopo Infalible por Yokalo y Menoto (clarividentes locales)

Aries

Durante este

siglo vas a

tener varias

oportunidades más,

pero las dejarás escapar,

como siempre.

Localízate primero y

después queda contigo

mismo alguna

tarde para charlar del

tema. Pero no te alarmes

si no acudes. Si

la ruptura es inevitable,

olvídate.

Libra

No llegamos

a ver tu

futuro con claridad,

pero eso no debe

preocuparte. No

está el mañana ni el

ayer escrito, así que

escríbelo tú. Explora

tus posibilidades

llevando un salakof

de paciencia y una

buena cantimplora

de ilusiones frescas

para atravesar los

desiertos de peaje.

Géminis

El verano

te será

propicio. Sigue con

tu búsqueda de la

molicie perfecta,

pero procura no

confundir la rabia

del crecimiento con

la pulida superficie

de la desgana, no

sea que tengas que

levantarte al paso

de una sombra de

duda.

Sagitario

En zapatillas

de pana marrón

oscuro

no debes dejarte ver

aunque el futuro se

presente longevo. Hay

que estar preparado,

sí, pero sin provocar

sospechas de masoquismo

indumentario.

Cuando el tiempo te

alcance no pierdas la

compostura y míralo

a los ojos mientras te

descalzas.

Leo

No debes

mezclar el

amor con

los negocios. Es muy

mala cosa enamorarse

de una deuda por

muchas gracias que la

adornen de entrada.

Ellas tienen sus propios

intereses y además

su erotismo suele

ser bastante limitado,

por la austeridad de

su ropa interior y

escaso vocabulario.

Acuario

Sobre tu mar

de insípida

perseverancia

se cierne una ola

inesperada que puede

llevarte hasta las playas

del delirio. Nadar no

sabes sin los manguitos

de la costumbre, así

que trata de sobornar a

los peces para que suelten

rápidas burbujas

pedagógicas o déjate

llevar por una vez al

lugar donde nacen las

palabras.

Virgo

No te preocupes tanto

de la marca de los

calcetines y resuélvete

valientemente a sentir

el contacto del césped

literario sobre tus pies

desnudos. Permite al

menos que las frases

célebres se enreden

graciosamente entre

tus dedos mientras das

saltitos de vanidad. Es

un modo de empezar

como otro

cualquiera.

Piscis

Comprendemos que

no te guste trabajar

entre comidas, pero

el mismo silencio

que te envuelve se

volverá loco de atar

por falta de inserción

laboral. Tendrás que

conformarte con diez

dedos para llegar a

fin de mes y atajar

el vuelo de los panes

nocturnos

que te acechan.


The English corner

Did you

know...?

Shakespeare invented

a lot of words and

he also put common

words together to

make up phrases new

to the English language.

Many of these are still commonly

used, and include the phrases below (We

have adapted them to our language).

Words without thoughts

never to heaven go.

Reputation, reputation, reputation!

O, I have lost my reputation! I

have lost the immortal part of myself,

and what remains is bestial.

William Shakespeare, Othello

“Brevity is the soul of wit”

“La brevedad es el alma de la inteligencia”

“All that glitters isn’t gold”

“No es oro todo lo que reluce”

“Break the ice”

“Romper el hielo”

“Catch a cold”

“Pillar un resfriado”

“Clothes make the man”

“El hábito hace al monje”

“Heart of gold”

“Corazón de oro”

“It smells to heaven”

“Huele a gloria”

“It’s Greek to me”

“Suena a “Chino”

“Naked truth”

“La verdad desnuda”

“Fair play”

“Juego limpio”

Cowards die many times

before their deaths; the

valiant never taste of

death but once.

A fool thinks himself

to be wise, but a wise

man knows himself to

be a fool.

Teacher: What are you going to be when you leave school,

Paul?

Paul: Happy.

How do you call a Spanish man who has lost his car?

Carlos (car loss ).

Headmaster: Smith, can you tell me what we would call someone

who goes on and on, talking and talking, when no one

is in the least bit interested in what he is saying?

Smith: A teacher, sir?

More magazines by this user
Similar magazines