LECTURAS CUATRO DE JULIO 2007.pdf - Insumisos

insumisos.com

LECTURAS CUATRO DE JULIO 2007.pdf - Insumisos

Resumen Semanal del CEDEMA

.LECTURAS CUATRO DE JULIO 2007

Les informamos, como cada semana, de las últimas actualizaciones realizadas en la

página web del Centro de Documentación de los Movimientos Armados (CeDeMA) que

pueden consultar en:

www.cedema.org

Nuevos documentos añadidos:

- MRLCB (México): Comunicado Nº 17

- MRTA (Perú): Entrevista a la Dirección Estratégica del MRTA

- ELN (Colombia): Saludo del ELN por los 31 años de la caída en combate del

comandante Santucho

- GCP (Ecuador): La violencia de los de arriba y la respuesta de los de abajo

- MIR (Chile): Ante la huelga de los trabajadores subcontratistas

- ELN (Colombia): 43 años de historia, lucha y combate

- FARC-EP (Colombia): Sobre los diputados fallecidos

- PDPR-EPR (México): República Mexicana, 10 de julio de 2007

- PDPR-EPR (México): La verdad sobre las explosiones

Documentos históricos:

- Fuerzas Armadas Peronistas "17 de Octubre" (Argentina): A la clase obrera y al

pueblo peronista (Octubre de 1973)

- Comandos Armados de Liberación (Puerto Rico): Ataque a la Helicopter Rental

Service (Febrero de 1972)

- Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (México): El Paliacate, Nº 6 (Febrero

de 2003)

Otros documentos:

- "Genealogía de un desencuentro: organizaciones político-militares clandestinas en

México (1996-2006)", por Jorge Lofredo

Materiales adquiridos :

- Borge, Tomás. Los primeros pasos. La revolución popular sandinista. Siglo XXI

(México, 1985)

- Dandad, Alejandra. Heguy, Silvia. Joe Baxter. Del nazismo a la extrema izquierda. La

historia secreta de un guerrillero . Norma Editorial (Buenos Aires, 2006)

Libros del CeDeMA:

"URUGUAY. ANÁLISIS Y PROPUESTAS ", elaborado por el PARTIDO POR LA

VICTORIA DEL PUEBLO de Uruguay y publicado en Madrid en 1979. El texto

recoge el esfuerzo de reorganización y resistencia clandestina de esta organización de la

izquierda revolucionaria uruguaya. El libro incluye un análisis de la situación

económica y política de la dictadura, así como "unas propuesta de líneas generales

tácticas para la acción en esta etapa" y un balance autocrítico sobre la línea desarrollada

por el PVP.


Si desean publicar estudios, tesis e investigaciones sobre los movimientos armados en

América Latina, o están interesados en donar o vender materiales, pónganse en contacto

con el CeDeMA mediante correo electrónico o a través de nuestro apartado de correos:

E. Cortina

Apartado de Correos 512

46080

Valencia / ESPAÑA

Insulza: "La democracia está muy vigente en Venezuela"

Por: Agencias

Fecha de publicación: 15/07/07

Buenos Aires.- El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA),

José Miguel Insulza sostuvo que "la democracia está muy vigente en Venezuela" y,

aunque "los problemas existen" en el país, manifestó que, a su juicio, "la alternativa que

algunos han planteado de promover una especie de aislamiento del régimen de condena

es una alternativa totalmente inviable desde el punto de vista jurídico y muy

inconveniente desde el punto de vista político".

Insulza consideró que es absurdo condenar "al régimen de Venezuela" y pensar que

mantener a Cuba aislada "va a contribuir a un cambio pacífico".

"Lo que hay que hacer es recuperar a Cuba y no regalar a Venezuela, desde el punto de

vista de la democracia", señaló el chileno Insulza en una entrevista publicada hoy por el

diario argentino Clarín, en el marco de su visita a Buenos Aires, reseñó Efe.

Asimismo, el funcionario consideró que es "riesgosa" la decisión del Gobierno

venezolano de no renovar la concesión a Rctv porque, pese a que "tiene atribuciones

legales para hacerlo", se interpreta "como una señal clara al conjunto de la prensa de la

región".

En cuanto a Cuba, afirmó que "hay una disposición (allí) a un proceso de transición

interesante", pero "lo claro es que la gobierna alguien y hay que conversar con ellos".

Durante su visita a Buenos Aires, Insulza tiene previsto reunirse con autoridades

argentinas e inaugurar junto al canciller argentino, Jorge Taiana, la Tercera Reunión de

Expertas del Mecanismo de Seguimiento de la Implementación de la Convención

Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, que se

desarrollará el próximo miércoles.

Evo Morales anuncia que nacionalizará los ferrocarriles de Bolivia

Por: TeleSUR

Fecha de publicación: 16/07/07

TeleSUR _ 15/07/07 . - El presidente de Bolivia, Evo Morales, anunció este domingo

que comenzará a nacionalizar los ferrocarriles del país, que están bajo el control de

inversores chilenos y estadounidenses, al inaugurar un circuito turístico en el altiplano,

reseña la agencia Efe.

El mandatario hizo el anuncio en la localidad altiplánica de Guaqui, en la ribera del lago

Titicaca, hasta donde se trasladó en tren desde la ciudadela precolombina de Tiahuanaco


Estados Unidos - Brasil

El subdesarrollo y la violencia de clases

Por: Jorge Majfud (especial para ARGENPRESS.info)

Fecha publicación: 15/07/2007 Imprimir nota

El gerente de prensa del Comité Olímpico de Estados Unidos, Kevin Neuendorf,

escribió en la pizarra de su delegación: “Welcome to Congo”. Así recibió a los

deportistas americanos a los juegos panamericanos de Río de 2007. La prensa de todo el

mundo recogió esta anécdota en sus primeras páginas, desde O Globo hasta CNN.

Inmediatamente después fue despedido de la delegación. Neuendorf argumentó que se

había referido al calor de Río, a pesar de que ese fin de semana se registraron 78 grados

Fahrenheit (26ºC) y que en cualquier estado del sur de la Unión la temperatura suele

llegar a 90 grados. Sin mencionar los 110 (43ºC) de Arizona este verano.

La indignación brasileña no sólo se debió a la arrogancia de un (norte)americano más,

sino a la posibilidad de que su recuperada economía sea identificada con un país pobre

de Africa. No había otros motivos para ofenderse porque alguien nos compare con

nuestros hermanos del otro lado del Atlántico. A lo sumo sería un error o una

imprecisión, fácil de aclarar con calma y sin necesidad de pedir disculpas, mucho menos

ante alguien que presume de su ignorancia.

Si situamos el problema en su contexto político y económico, no sería absurdo

especular que todo ha sido parte de una orquestación publicitaria, incluidas las

respuestas (calculadamente) ingenuas de Neuendorf, para confirmar la responsabilidad

de un individuo poco inteligente, poco culto o, por lo menos, poco resistente al calor

extranjero. El efecto mediático -subterráneo, como todo buen efecto- es el de recordarle

al mundo que entre Brasil y Estados Unidos aún existe una diferencia abismal, en lo que

se refiere a economía, organización y poder político. ¿Por qué esta necesidad? Aunque

Brasil aún no supera el promedio del crecimiento anual de las economías en desarrollo,

de cualquier forma su performance es positiva y, sobre todo, optimista: si todo sigue

viento en popa -si no se reincide en la otra tracción-, nuestros hermanos sudamericanos

alcanzarían el potencial económico de Francia en el año 2031. Por otro lado, la tradición

brasileña nunca ha pecado de la modestia canadiense. Desde sus antiguas pretensiones

imperialistas del siglo XIX, pasando por “o milagre brasileiro” (que agravó las

diferencias sociales en los ‘70) hasta el más reciente clima de euforia bursátil a

principios del siglo XXI, Brasil siempre se ha definido como “o país do futuro” y sus

obras las “mais grandes do mundo”. Todo lo cual no es menos arrogancia que la

norteamericana, pero sin la práctica efectiva y opresiva. También los uruguayos, aún

siendo un país pequeño, alardeamos durante medio siglo de ser “campeones, de

América y del mundo”. Reconozco que este tipo de orgullo popular no es un pecado

capital, pero se convierte en pecado cuando lo vemos como un defecto ajeno y como

una virtud propia.

La diferencia que más incomoda -basta un análisis periódico de los eufóricos titulares

de O Globo- no es ideológica ni moral sino económica y geopolítica. El real seguirá

apreciándose ante el dólar hasta el 2008 y luego volverá a valores de dos años atrás. En

su mejor desempeño, la economía brasileña crecerá este año la mitad porcentual del

crecimiento anual chino: más o menos un 5 por ciento. Es decir, el mismo promedio de

crecimiento de América latina. Igual que para Francia, Alemania y Japón, este será un

año mediocre para Estados Unidos: su PBI crecerá un 2,2 por ciento. Estos datos

cambiarán en el próximo año; no obstante, el 5 por ciento brasileño significa el 15 por


ciento de lo generado por el dos por ciento de la producción norteamericana. Brasil, con

todo su éxito económico, todavía (still) no alcanza a superar el desempeño de España o

de Italia o de Canadá con sus apenas 30 millones de habitantes. Sin considerar lo que

Eisenhower llamó en 1961 el “Military-Industrial Complex”.

Pero como los mercados mundiales muchas veces se mueven por “sensaciones

térmicas”, no sería raro que los estrategas norteamericanos quieran recordarle al mundo

que “we’re still number one”. Hace pocos días he visto en un macromercado de Estados

Unidos una chapa decorativa de auto que rezaba como leyenda “[US,] Still the Number

One”. Ese adverbio still sonaba dramático. Representa la sensación de que queda poco

tiempo. No por casualidad, ese mismo mes (junio, 2007), el británico The Economist

dedicaba su portada a la misma idea: “Still N. 1”. De hecho, China debería alcanzar el

volumen de producción bruta (nunca mejor el adjetivo) de Estados Unidos en el 2025,

lo cual no significa que mil trescientos millones de personas alcancen el “nivel de vida”

-según estándar occidental- de los otros trescientos millones. Pero el cruce de gráficas

de GDP (PBI) es significativo y, para algunos, la referencia de esa sensación de

still(restless)ness. La hegemonía de Estados Unidos y la omnipresencia del dólar serán

historia a mediados de este siglo. (Su mayor problema, además la mala administración

actual, es la generación post-baby boom, el cual sólo se podría remediar con 3,5

millones de inmigrantes anuales en lugar del millón actual). Pero eso será bueno para el

desarrollo de los mismos norteamericanos y, sobre todo, para el resto del mundo.

Siempre y cuando una hegemonía no sea reemplazada por otra.

Pero la riqueza no es sustituto de desarrollo (para mí el subdesarrollo se mide por la

violencia de clases), y deberá ser en este segundo término donde esté la verdadera

revolución brasileña ya que, como cualquier país latinoamericano, la rígida verticalidad

histórica de clases sociales (el crónico aristocraticismo), la convivencia de favelas con

ostentosos palacios amurallados han sostenido cierta riqueza y frenado el desarrollo. Un

país rico, azotado por la violencia callejera y por la violencia de clases, con vastas

regiones de pobreza rodeando lupanares del consumo, puede entusiasmar a los turistas y

a un país entero pero sólo sirve a los ricos que barren el polvo de la injusticia social

debajo de la alfombra colorida de los guarismos financieros y las ideologías

exculpatorias hechas a medida. Sí, eso es riqueza, pero no es desarrollo; es crecimiento,

pero crecimiento de la bolsa y de la injusticia; isto é ordem, mas (ainda) não é

progresso.

La justificación más común consiste en repetir que para que exista desarrollo es

necesario primero la riqueza. Idea que se parece a la metáfora de la copa derramando

dinero, en una sociedad vertical, según la ideología Thatcher-Reagan, a la torta de los

conservadores neoliberales de América Latina, o a la promesa anarquista de la dictadura

de un proletariado que tendió siempre a perpetuarse. Esta idea quedó refutada en Brasil

después del crecimiento exorbitante del 10 por ciento anual (1967-1973), con el

crecimiento de la concentración de la riqueza y el incremento, por ejemplo, del 10 por

ciento la mortalidad infantil sólo en San Pablo. Mientras tanto, la dictadura militar

propagaba entusiasta su eslogan preferido: “Brasil Potência, ame-o ou deixe-o”. Hasta

fines del siglo XVIII, mucho más rico que Estados Unidos era México. Su riqueza fue

su martirio histórico. Ricos también han sido muchos países capitalistas de América

Latina: países ricos de sociedades pobres. Lo que refuta los argumentos principales de

los capitalistas subdesarrollados que critican a Cuba por su economía y no por alguna

otra falta menos excusable.


No son las palabras, entonces, lo que debería escandalizar a la prensa brasileña sino la

aún (still) persistente violencia del subdesarrollo: no sólo la violencia de la delincuencia

y del crimen organizado sino, sobre todo, la que procede de las históricas y radicales

diferencias sociales entre ricos y pobres, entre la franja sur industrializada y el resto

postergado del país. En el último período del presidente Lula ha habido mejoras en este

aspecto. Sin embargo, todavía se parecen a las tradicionales limosnas de las insaciables

sectas más ricas -que calman así la inequidad histórica, moral y estructural de un pueblo

postergado- que a la justicia social que necesita una generación antes de morirse de

vieja en nombre del futuro.

Ahora, si a lo que se referían norteamericanos y brasileños era que el Congo es el

paradigma vergonzoso del subdesarrollo, habrá que decir que todos llevamos un Congo

adentro -con mucho más riqueza y soberbia, pero sin la alegría que solemos encontrar

en las aldeas de Africa.

BANCO DEL SUR ESTARÍA EN MIRA DE EE.UU.

Por Alberto Salazar

Uno de los objetivos del periplo suramericano del Secretario del Tesoro de Estados

Unidos, Henry Paulson, podría ser torpedear los esfuerzos de varios países de la región

por crear el Banco del Sur, se afirmó hoy aquí.

El senador uruguayo Eduardo Lorier refirió que circulan varias creíbles presunciones

sobre los designios de Paulson, llegado anoche a esta capital como parte de una gira que

también incluye Chile y Brasil.

Una de ellas sería que Estados Unidos pretende presentar "un espejo del Banco del Sur"

para malograr la acogida que pudieran dar naciones de la región a esa iniciativa de

Venezuela.

Paulson anunció hace unos días un plan para promover la infraestructura en América

Latina mediante una llamada Corporación Financiera Internacional, que busca captar

unos mil millones de dólares del sector privado para financiar obras.

El secretario del Tesoro se entrevistó hoy con el presidente uruguayo, Tabaré Vázquez,

y después sostuvo un encuentro con los ministros de Economía de Uruguay, Chile, Perú

y México, a quienes les habría explicado la iniciativa norteamericana.

"Sospechamos con sobrada razón que aquí hay una medida tipo espejo que como la

sombra al cuerpo sigue al Banco del Sur", apuntó Lorier.

Al también secretario general del Partido Comunista de Uruguay (PCU) le pareció tan

significativo como preocupante que a la reunión de Paulson con los ministros de

Economía no fueran invitados los de Venezuela, Bolivia y Ecuador, decididos partícipes

del Banco del Sur.

El senador anunció que planteará su preocupación el martes próximo en la Mesa

Política del Frente Amplio, la gobernante coalición de fuerzas de izquierda a que

pertenece el PCU.


Inquiriremos cómo fue organizada esta reunión, cuáles fueron sus objetivos, qué criterio

se siguió para invitar a los distintos países y por qué Venezuela, Bolivia y Ecuador

fueron excluidos, anunció.

Lorier recordó que Uruguay fue de los últimos países en integrarse a las discusiones

para armar la arquitectura del BANSUR por la resistencia del Ministerio de Economía,

en especial de su titular, Danilo Astori (en la foto).

Según medios oficiales y de prensa, habría sido el propio Astori quien convocó a la

reunión de sus pares suramericanos con Paulson.

16.07.07

Ecosocialismo, democracia y planificación

x Michael Löwy

El crecimiento exponencial de ataques al medio ambiente y la creciente amenaza de

romper el equilibrio ecológico apunta a un escenario catastrófico que pone en peligro la

misma supervivencia de la especie humana. Nos enfrentamos a una crisis civilizatoria

que exige cambios radicales.

“Si el capitalismo no puede ser reformado para subordinar la búsqueda de

ganancias a la supervivencia humana, ¿qué alternativa existe para moverse a

una cierta clase de economía nacional y globalmente planificada? Problemas

como el cambio climático requieren de una ‘mano visible’ de planificación

directa... Nuestros líderes capitalistas corporativos no pueden ayudarse, no

tienen otra alternativa que la de equivocarse de manera sistemática, irracional

y finalmente -dada la tecnología que utilizan- con decisiones globales suicidas

sobre la economía y el entorno natural. Entonces, ¿qué otra opción podemos

considerar para una verdadera alternativa socialista?”.

Richard Smith

El Ecosocialismo es un intento de proporcionar una radical alternativa civilizatoria,

basada en los argumentos básicos del movimiento ecologista y en la crítica marxista de

la economía política. Se opone a lo que Marx llamó el progreso destructivo del

capitalismo [1], defendiendo una economía fundada en un criterio no-monetario y extraeconómico:

en las necesidades sociales y el equilibrio ecológico. Esta síntesis dialéctica,

intentada por un amplio espectro de autores, desde James O'Connor a Joël Kovel y John

Bellamy Foster, y desde André Gorz (en sus primeros escritos) a Elmar Altvater, es al

mismo tiempo una crítica a la "ecología de mercado", la cual no desafía al sistema

capitalista, y al "socialismo productivista", el cual ignoró el problema de los límites

naturales.

De acuerdo con James O'Connor, el objetivo del socialismo ecológico es una nueva

sociedad basada en una racionalidad ecológica, con un control democrático, igualdad

social y el predominio del valor de uso. [2] Yo agregaría que, a lo que esto apunta,

requiere: a) la propiedad colectiva de los medios de producción –y "colectiva" aquí

significa propiedad pública, cooperativa y comunitaria; b) la planificación democrática

que hace posible que la sociedad defina las metas de inversión y producción, y c) una


nueva estructura tecnológica de las fuerzas productivas. En otros términos: una

transformación revolucionaria social y económica. [3]

Para los ecosocialistas, el problema con las corrientes de la ecología política,

representadas en su mayoría por los Partidos Verdes, es que no parecen tomar en cuenta

la contradicción intrínseca entre la dinámica capitalista de expansión ilimitada del

Capital y acumulación de ganancias, y la preservación del medio ambiente. Hacen una

crítica al productivismo, a menudo muy relevante, pero no dejan atrás el ecologismo

reformista de la "economía de mercado". El resultado ha sido que muchos Partidos

verdes se han vuelto una coartada ecológica de gobiernos de centro-izquierda socialliberales.

[4]

Como Richard Smith recientemente observó: "la lógica de crecimiento insaciable se

construye dentro de la naturaleza del sistema, los requisitos de la producción capitalista.

(…) Cada corporación actúa racionalmente desde el punto de vista de los dueños y

empleados que buscan aumentar al máximo su propio interés, tomando decisiones

capitalistas individualmente racionales. Pero el resultado es que la suma de estas

decisiones racionales en lo individual, son masivamente irracionales, de hecho y

finalmente catastróficas, de modo que no están conduciendo al camino del suicidio

colectivo". [5] Por otro lado, el problema con las tendencias dominantes de la izquierda

durante el siglo veinte -la social-democracia y el movimiento comunista soviético- es su

aceptación del modelo “realmente existente” de fuerzas productivas. Mientras el

primero se limitó a reformar -en el mejor keynesianismo- la versión del sistema

capitalista, el segundo desarrolló una colectivista -o capitalista de Estado- forma de

productivismo. En ambos casos, los problemas medioambientales permanecieron fuera

de vista, o bien fueron marginados.

Marx y Engels mismos no fueron desatentos a las consecuencias medioambientaldestructivas

del modo capitalista de producción: hay varios pasajes en El Capital y otros

escritos que apuntan a este entendimiento. [6] Es más, ellos creyeron que el objetivo del

socialismo no es producir cada vez más artículos, sino dar tiempo libre a los seres

humanos para desarrollar totalmente sus potencialidades. Ellos tienen poco en común

con el "productivismo", es decir, con la idea de que la expansión ilimitada de la

producción es un fin en sí mismo.

Sin embargo, hay algunos pasajes en sus escritos que parecen sugerir que el socialismo

permitirá el desarrollo de las fuerzas productivas más allá de los límites impuestos por

el sistema capitalista. De acuerdo a este acercamiento, la transformación socialista

involucra sólo a las relaciones capitalistas de producción, que se han vuelto un

obstáculo -"cadenas" es a menudo el término usado- para el desarrollo libre de las

fuerzas productivas existentes; el socialismo significaría sobre todo la apropiación

social de estas capacidades productivas, que se pondría al servicio de los obreros. Se

cita un pasaje del Anti-Dühring, un trabajo canónico para muchas generaciones de

marxistas: en el socialismo "la sociedad toma posesión abiertamente y sin desvíos de las

fuerzas productivas que se han vuelto demasiado grandes" para el sistema existente. [7]

La experiencia de la Unión Soviética ilustra los problemas que son el resultado de una

apropiación colectivista del aparato productivo capitalista: desde el principio, la tesis de

la socialización de las fuerzas productivas existentes predominó. Es verdad que, durante

los primeros años después de la Revolución de Octubre, una corriente ecológica se pudo

desarrollar, y fueron tomadas ciertas (limitadas) medidas proteccionistas por las

autoridades soviéticas. Sin embargo, con el proceso de burocratización estalinista, se


impusieron las tendencias productivistas, tanto en la industria como en la agricultura,

con métodos totalitarios, mientras los ecologistas eran marginados o eliminados.

La catástrofe de Tchernobyl es un extremo ejemplo de las consecuencias desastrosas de

esta imitación de las tecnologías productivas occidentales. Un cambio en las formas de

propiedad que no es seguida por la dirección democrática y una reorganización del

sistema productivo sólo puede llevar a un punto muerto. Una crítica de la ideología

productivista del "progreso" y de la idea de una "socialista" explotación de la Naturaleza

ya aparecía en los escritos de algunos marxistas disidentes de la década de 1930, como

Walter Benjamín. Pero es principalmente el ecosocialismo el que ha desarrollado,

durante los últimas años, un desafío a la tesis de la neutralidad de las fuerzas

productivas que era predominante en las principales tendencias de la izquierda durante

el siglo veinte: en la social-democracia y en el comunismo soviético.

Los marxistas podrían tomar su inspiración de los comentarios de Marx sobre la

Comuna de París cuando decía que los obreros no pueden tomar posesión del aparato

estatal capitalista y ponerlo a funcionar a su servicio. Tienen que "destruirlo" y

reemplazarlo por una forma de poder político radicalmente diferente, democrática y noestatista.

Lo mismo se aplica, mutatis mutandis, al aparato productivo: por su

naturaleza, por su estructura, no es neutro, ya que está al servicio de la acumulación del

Capital y a la expansión ilimitada del mercado. Está en contradicción con las

necesidades de la protección del medio ambiente y con la salud de la población. Se

debe, por consiguiente, "revolucionarlo", en un proceso de transformación radical. Esto

puede significar, para ciertas ramas de producción, el discontinuarlas: por ejemplo, las

centrales nucleares, ciertos métodos masivos e industriales de pesca (responsable del

exterminio de varias especies en los mares), el proceso destructivo de los bosques

tropicales, etc. (¡la lista es muy larga!). En todo caso, las fuerzas productivas, y no sólo

las relaciones de producción, deben ser transformadas profundamente, empezando con

una revolución en el sistema de energía, con el reemplazo de las fuentes actuales -

esencialmente fósiles, responsables de la contaminación y el envenenamiento del

ambiente-, por fuerzas de energía renovables: como el agua, el viento y el sol. Por

supuesto, muchos logros científicos y tecnológicos de la modernidad son preciosos,

pero el conjunto del sistema productivo debe transformarse, y esto sólo puede ser hecho

por métodos ecosocialistas, es decir: a través de una planificación democrática de la

economía que toma en cuenta la preservación del equilibrio ecológico.

El problema de la energía es decisivo para este proceso de cambio civilizatorio. La

energía de fósiles (petróleo, carbón) es la responsable de mucha de la polución del

planeta, así como del desastroso cambio climático; la energía nuclear es una falsa

alternativa, no sólo por el peligro de nuevos Tchernobyls, sino también porque nadie

sabe qué hacer con las miles de toneladas de desperdicios radiactivos –que serán tóxicos

por centenares, miles y en algunos casos hasta millones de años- y las masas

gigantescas de las contaminadas y obsoletas plantas. La energía solar que nunca

despertó mucho interés en las sociedades capitalistas no siendo "aprovechable" ni

"competitiva", se volvería el objeto de una intensa investigación para desarrolla, y

jugaría un papel clave en la construcción de un sistema energético alternativo. Sectores

enteros del sistema productivo serán suprimidos, o reestructurados, mientras los nuevos

tendrán que ser desarrollados bajo la condición necesaria del pleno empleo para toda la

fuerza de trabajo, en condiciones igualitarias de trabajo y sueldo. Esta condición es

esencial, no sólo porque es un requisito de justicia social, sino para asegurar que los

obreros apoyen el proceso de una transformación estructural de las fuerzas productivas.

Este proceso es imposible sin el control público sobre los medios de producción y de la


planeación, es decir, en las decisiones públicas en la inversión y el cambio tecnológico

que deben llevarse a cabo en los bancos y las empresas capitalistas, que se llevarán a

cabo para servir al bien común social.

Para citar a Richard Smith de nuevo: “Si el capitalismo no puede ser reformado para

subordinar la búsqueda de ganancias a la supervivencia humana, ¿qué alternativa existe

para moverse a una cierta clase de economía nacional y globalmente planificada?

Problemas como el cambio climático requiere de una ‘mano visible’ de planificación

directa... Nuestros líderes capitalistas corporativos no pueden ayudarse, no tienen otra

alternativa que la de equivocarse de manera sistemática, irracional y finalmente -dada la

tecnología que utilizan- con decisiones globales suicidas sobre la economía y el entorno

natural. Entonces, ¿qué otra opción podemos considerar para una verdadera alternativa

socialista?”

En El Capital, vol. III, Marx definió al socialismo como una sociedad en la que "los

productores asociados organizan racionalmente su intercambio (Stoffwechsel) con la

naturaleza". ¿Sólo los productores? En El Capital, vol. I, hay un acercamiento más

amplio: el socialismo se concibe como "una asociación de seres humanos libres

(Menschen) que trabajan en común (gemeinschaftlichen) los medios de producción". [9]

Esta segunda lectura es mucho más apropiada: la organización racional de la producción

y el consumo tiene que ser no sólo tarea de los "productores", sino también de los

consumidores; de hecho, de la sociedad entera, con su población productiva e

"improductiva", que incluye a los estudiantes, los jóvenes, las amas de casa, los

pensionados, etc.

La sociedad entera en este sentido -y no una pequeña oligarquía de propietarios, ni una

élite de tecno-burócratas-, podrá escoger, democráticamente, qué líneas productivas

serán privilegiadas y cuántos recursos serán invertidos en la educación, la salud o la

cultura. [10] Los precios de los bienes no quedarían a expensas de "las leyes de la oferta

y la demanda" sino, en cierta medida, serían determinados de acuerdo a las elecciones

sociales y políticas, así como al criterio ecológico, imponiendo impuestos en ciertos

productos y subvencionando los precios de otros. Idealmente, conforme la transición al

socialismo avance, cada vez más se distribuirían los productos y los servicios libres de

cargas impositivas, de acuerdo a la voluntad de los ciudadanos.

Lejos de ser "despótica" en sí misma, la planificación es el ejercicio, por parte de una

sociedad entera, de su propia libertad: libertad de decisión y liberación de las alienadas

y cosificadas "leyes económicas" del sistema capitalista, las cuales determinan la vida y

la muerte de los individuos, así como su encierro en la "jaula de hierro" económica

(Max Weber). La planificación y la reducción del tiempo de trabajo son los dos pasos

decisivos de la humanidad hacia lo que Marx llamó "el reino de libertad". Un

incremento significativo del tiempo libre es de hecho una condición necesaria para la

participación democrática de los trabajadores en la discusión democrática y la

administración de la economía y de la sociedad. Los combatientes del mercado libre

apuntan el fracaso de la planificación soviética para rechazar, sin sustento, cualquier

idea de una economía organizada. Sin entrar en la discusión sobre los logros y miserias

de la experiencia soviética, ésta era obviamente una forma de “dictadura sobre las

necesidades” -para usar la expresión de György Markus y sus amigos de la Escuela de

Budapest-, un sistema no-democrático y autoritario que monopolizó todas las decisiones

en las manos de una oligarquía pequeña de tecno-burócratas. No obstante, no fue por la

planificación que se llegó a la dictadura, sino por otros caminos: por las limitaciones

crecientes de la democracia en el Estado soviético, y, después de la muerte de Lenin,

por el establecimiento de un poder burocrático totalitario, llevado a un sistema de


planificación crecientemente antidemocrático y autoritario. Si se define al socialismo

como el control, por los trabajadores y la población en general, del proceso de

producción, la Unión Soviética bajo Stalin y sus sucesores era un lamento muy lejano

de eso.

El fracaso de la URSS ilustra los límites y contradicciones de la planificación

burocrática, que es inevitablemente ineficaz y arbitraria: pero no puede usarse como un

argumento contra la planificación democrática. [11] La concepción socialista de la

planificación es nada más que una democratización radical de la economía: si las

decisiones políticas ya no serán dejadas en manos de una élite pequeña de gobernantes,

¿por qué no se debería aplicar el mismo principio a la esfera económica? Dejando de

lado el problema de la proporción específica entre la planificación y los mecanismos del

mercado, se admite que durante las primeras fases de una nueva sociedad los mercados

tendrán, ciertamente, un lugar importante, pero conforme la transición al socialismo

avance y la planificación se vuelva más y más predominante, esto irá en contra de las

leyes del valor de cambio. [12]

Friedrich Engels ya había insistido que una sociedad socialista "tendrá que establecer el

plan de producción atendiendo a los medios de producción, entre los cuales se

encuentran señaladamente las fuerzas de trabajo. El plan quedará finalmente

determinado por la comparación de los efectos útiles de los diversos objetos de uso

entre ellos y las cantidades de trabajo necesarias para su producción.". [13] Mientras

que en el capitalismo el valor de uso es sólo un medio, y a menudo un truco al servicio

del valor de cambio y la ganancia- lo que explica, a propósito, por qué tantos productos

en la sociedad presente son sustancialmente inútiles-, en una economía socialista

planificada el valor de uso es el único criterio para la producción de bienes y servicios,

considerando las consecuencias económicas, sociales y ecológicas a largo plazo. Como

Joel Kovel observó: "El perfeccionamiento de los valores de uso y la restructuración

correspondiente de necesidades se vuelve ahora el regulador social de la tecnología en

lugar de, como bajo el Capital, la conversión de tiempo en plusvalor y dinero". [14]

En una racionalmente organizada producción, el plan involucra las opciones

económicas principales, no la administración de restaurantes locales, de comestibles y

panaderías, tiendas pequeñas, o formas artesanales de empresas y de servicios. Es

importante dar énfasis que esta planificación no es contradictoria con la autogestión de

los trabajadores de sus unidades productivas: mientras la decisión de transformar una

planta de automóviles en una que produzca autobuses y tranvías sea tomada por el

conjunto de la sociedad, a través del plan, la organización interior y el funcionamiento

de la planta debe ser manejada democráticamente por sus propios trabajadores. Ha

habido mucha discusión sobre el carácter "centralizado" o "descentralizado" de la

planificación, pero podría argumentarse que el problema real es el del control

democrático del plan, en todos sus niveles, local, regional, nacional, continental y,

esperanzadamente, internacional: los problemas ecológicos como el calentamiento

global son planetarios y sólo pueden enfrentarse a una escala global. Se podría llamar a

esta proposición la planificación democrática global; esto es en verdad lo opuesto a lo

que normalmente se describe como "planificación central", ya que las decisiones

económicas y sociales no son tomadas por cualquier "centro", sino democráticamente

decididas por la población involucrada.

Por supuesto, habrá inevitablemente tensiones y contradicciones entre centros

autogestionados o las administraciones democráticas locales, y grupos muy amplios de

"personas involucradas". Los mecanismos de negociación pueden ayudar a resolver

muchos de tales conflictos, pero finalmente aquéllos directamente interesado, si son la


mayoría, tienen el derecho para imponer sus puntos de vista. Para dar un ejemplo

imaginario: una fábrica auto-administrada decide tirar sus desperdicios tóxicos en un

río. La población de una región entera se encuentra en peligro de ser contaminada:

puede, por consiguiente, después de un debate democrático, decidir que la producción

en esta unidad debe discontinuarse, hasta que una solución satisfactoria se encuentre en

el control de desechos. Esperanzadamente, en una sociedad ecosocialista, los obreros de

la fábrica tendrán una consciencia bastante ecológica para evitar tomar decisiones que

son peligrosas para el ambiente y la salud de la población local… Esto no significa, sin

embargo, que la solución a los problemas acerca de la dirección interior de la fábrica, la

escuela, el barrio, el hospital, o el pueblo, no será tomada en sus manos por los

trabajadores locales o los habitantes directamente involucrados.

La planificación socialista, por consiguiente, está conectada con las bases mediante un

debate democrático y pluralista, en todos los niveles donde las decisiones serán

tomadas: diferentes propuestas se someten a las personas interesadas, en la forma de

partidos, plataformas, o en cualquier otro movimiento político, y se eligen delegados

que están de acuerdo con determinadas posiciones. Sin embargo, la democracia

representativa debe completarse -y corregirse- por la democracia directa, en la que las

personas elijan directamente –a nivel local, nacional y, más tarde, global- entre las

opciones mayoritarias: ¿debe ser el transporte público libre? ¿Deben pagar los dueños

de automóviles privados impuestos especiales para subvencionar al transporte público?

¿Debe subvencionarse la energía solar -producida para competir con la energía de

fósiles? ¿Deben reducirse las horas de trabajo por semana a 30, 25 o menos, aún cuando

esto significa una reducción de la producción?

La naturaleza democrática de la planificación no es contradictoria con la existencia de

expertos, pero su papel no es decidir sino presentar sus puntos de vista -a menudo

diferente, si no contradictorios- a la población, para hacer una mejor elección de

soluciones. Como Ernest Mandel escribió: "Los gobiernos, partidos, científicos,

tecnócratas o quienquiera puede hacer sugerencias, presentándolas como superiores a

las demás, tratando de influir en las personas. (…) Pero bajo un sistema multipartidista,

tales propuestas nunca serán unánimes: las personas tendrán la opción de elegir entre

alternativas coherentes. Y el derecho y el poder de decidir debe estar en las manos de la

mayoría de productores/consumidores/ciudadanos, y de nadie más. ¿Qué hay de

paternalista o despótico en todo esto?" [15]

¿Qué garantía hay de que las personas tomarán las decisiones ecológicas correctas,

incluso al precio de dejar algunos de sus hábitos de consumo? No hay tal "garantía",

pero otra cosa es que se apueste en la racionalidad de las decisiones democráticas, una

vez que el poder del fetichismo de las mercancías esté roto. Por supuesto, los errores

que se cometan serán responsabilidad de las decisiones populares, pero ¿quién cree que

los expertos no cometen errores? No se puede imaginar el establecimiento de semejante

nueva sociedad sin que la mayoría de la población haya logrado, por sus luchas, su autoeducación,

y por su experiencia social, un nivel alto de conciencia socialista/ecologista,

y esto hace razonable suponer que los errores -incluso decisiones que son inconsistentes

con las necesidades medioambientales- se corregirán. [16] En todo caso, ¿no son las

alternativas examinadas -el mercado ciego o una dictadura ecológica de "expertos"mucho

más peligrosa que el proceso democrático, con todas sus contradicciones?

Es verdad que la planificación requiere de la existencia de cuerpos ejecutivos y técnicos,

encargados de llevar a la práctica lo que se ha decidido, pero si ellos están bajo el

control democrático permanente desde abajo, no serán necesariamente más autoritarios

que, digamos, la administración de los servicios de una oficina de correos. La


experiencia del presupuesto participativo en Brasil, en un nivel local e incluso

provinciano, es, pese a sus limitaciones obvias, un ejemplo interesante de tales prácticas

democráticas directas. Por supuesto, uno no puede esperar que la mayoría de las

personas desperdicien todo su tiempo libre en la autogestión o en reuniones

participativas; como Ernest Mandel comentó, "la auto-administración no trae consigo la

desaparición de la delegación, combina decisión-ejecución por los ciudadanos con un

control más estricto por su respectivo electorado de los delegados". [17]

No hay espacio aquí para una discusión detallada de otras concepciones de

planificación, como la del "socialismo de mercado", la ecología social (Murray

Bookchin), etc. Con todo, agrego sólo unas palabras sobre Michael Albert y su

"economía participativa", que ha sido objeto de algún debate en el movimiento de

Justicia Global. Esta concepción tiene algunos rasgos en común con la aquí expuesta -la

planificación eco-socialista como oposición al mercado capitalista y a la planificación

burocrática, una confianza en la auto-organización de los trabajadores, el antiautoritarismo.

No obstante, hay algunas limitaciones serias en esta propuesta que parece

ignorar la ecología y asimila "socialismo" al modelo soviético burocrático/centralizado.

La idea de Michael Albert de la planificación participativa está basada en una

construcción institucional compleja: "Los participantes de la planificación participativa

son los consejos de los trabajadores y las federaciones, los consejos de los

consumidores y las federaciones, y varias Tablas de Iteración Facilitadoras (IFBs).

Conceptualmente, afirma, el procedimiento de la planificación es bastante simple. Un

IFB anuncia lo que podemos llamar "precios indicativos" para todos los bienes,

recursos, categorías de trabajo y capital. Los consejos de consumidores y las

federaciones responden con propuestas de consumo que toman en cuenta los precios

indicativos de los bienes y servicios finales como estimaciones de sus costos sociales.

Los consejos de los trabajadores y las federaciones responden con propuestas de

producción en donde enlistan los rendimientos (outputs) que podrían tener y los costos

(inputs) que necesitarían para producirlos, de nuevo, tomando los precios indicativos

como estimaciones de los beneficios sociales de los rendimientos y los verdaderos

costos de los recursos requeridos. Un IFB entonces calcula el exceso de demanda o

provee cada bien y ajusta el precio indicativo para una correcta alza, o baja, a la luz del

exceso de demanda u oferta, y de acuerdo con los socialmente acordados algoritmos.

Usando los nuevos precios indicativos, los consejos y federaciones de consumidores y

trabajadores revisan y replantean sus propuestas. (…) En lugar de la regla sobre los

trabajadores por parte de los capitalistas o por los coordinadores, la economía

participativa es una economía en la que los trabajadores y consumidores determinan sus

opciones económicas y beneficios por ellos mismos, de maneras que promueven

equidad, solidaridad, diversidad, y autogestión." [18]

El problema principal con esta concepción -que, por cierto, no es "bastante simple" sino

extremadamente elaborada y a veces bastante oscura- es que parece reducir la

"planificación" a una clase de negociación entre productores y consumidores sobre el

problema de precios, costos y rendimientos, suministros y demandas. Por ejemplo, el

consejo de trabajadores de la rama de la industria del automóvil productor se

encontraría con el consejo de consumidores para discutir precios y adoptar los costos

necesarios. Lo que queda fuera es precisamente lo que constituye el problema principal

de la planificación ecosocialista: una reorganización del sistema de transporte,

reduciendo radicalmente el lugar del automóvil privado. Desde la perspectiva del

ecosocialismo se requiere que ramas enteras de la industria desaparezcan -las centrales

nucleares, por ejemplo- y la inversión se canalice hacia pequeñas o casi inexistentes


amas (de la energía solar, por ejemplo), ¿cómo puede tratarse esto a través de

"negociaciones cooperativas" entre las existentes unidades de producción y los consejos

del consumidor sobre "entradas" (inputs) y "precios indicativos"?

El modelo de Albert refleja la estructura tecnológica y productiva existente, y es

demasiado "economicista" para tener en cuenta los intereses globales, socio-políticos, y

socio-ecológicos de la población, los intereses de los individuos, como ciudadanos y

como seres humanos, los cuales no pueden reducirse a sus meros intereses económicos

como productores y consumidores. Además, omite no sólo al Estado como una

institución -una opción respetable- sino a la política como la confrontación, a nivel de

sociedades globales, de diferentes opciones económicas, sociales, políticas, ecológicas,

culturales y civilizatorias. El pasaje del "progreso destructivo" capitalista al socialismo

es un proceso histórico, una transformación revolucionaria permanente de la sociedad,

la cultura y las mentalidades -y la política en el sentido justamente definido, no puede

ser sino central en este proceso. Es importante dar énfasis, además, a que semejante

proceso no puede empezar sin una transformación revolucionaria de las estructuras

sociales y políticas, y el apoyo activo, de la inmensa mayoría de la población, de un

programa ecosocialista. El desarrollo de la conciencia socialista y el conocimiento

ecológico es un proceso, en el cual el factor decisivo es la propia experiencia colectiva

de lucha de la propia gente, de las confrontaciones locales y parciales para el cambio

radical de la sociedad.

Esta transición no sólo llevaría a un nuevo modo de producción y a una igualitaria y

democrática sociedad, sino también a un modo alternativo de vida, a una nueva

civilización ecosocialista, más allá del reino del dinero, más allá de los hábitos de

consumo artificialmente producidos por la publicidad, y más allá de la producción

ilimitada de mercancías que son inútiles y/o perjudiciales para el entorno natural.

Algunos ecologistas creen que la única alternativa al productivismo es detener

totalmente el crecimiento, o reemplazarlo por un crecimiento negativo -eso es lo que en

francés se llama el décroissance- y una drástica reducción al nivel excesivamente alto de

consumo de la población, cortando por la mitad el gasto de energía, renunciando a las

casas individuales, a la calefacción central, a lavar con máquinas, etc. Desde estas y

otras similares medidas de austeridad draconiana, que corren el riesgo de ser bastante

impopulares, algunos de ellos juegan con la idea de una especie de "dictadura

ecológica". [19]

Contra tales visiones pesimistas, los socialistas optimistas creen que el progreso técnico

y el uso de fuentes renovables de energía permitirán un crecimiento ilimitado y la

abundancia, para que cada uno pueda recibir "según sus necesidades." Me parece que

estas dos tendencias comparten una concepción completamente cuantitativa -positiva o

negativa- del "crecimiento", o del desarrollo de las fuerzas productivas. Hay una tercera

posición que me parece más apropiada: una transformación cualitativa del “desarrollo”.

Esto significa poner fin al monstruoso desperdicio de recursos por el capitalismo, el

cual está basado en la producción, en una extensa escala, de productos inútiles y/o

perjudiciales: la industria de los armamentos es un buen ejemplo de ello, pero una gran

parte de los "bienes" producidos en el capitalismo -con su programada obsolescenciano

tiene otra utilidad que la de generar ganancias para las grandes corporaciones.

El problema no es ningún "consumo excesivo" en abstracto, sino en el tipo

prevaleciente de consumo, basado en la conspicua apropiación, el desperdicio masivo,

la alienación mercantil, la acumulación obsesiva de bienes, y la adquisición compulsiva

de pseudo-novedades impuesta por la "moda". Una nueva sociedad orientaría la

producción hacia la satisfacción de necesidades auténticas y empezaría con aquellas que


podrían describirse como "bíblicas" -agua, comida, vestido, alojamiento-, pero

incluyendo también los servicios básicos: salud, educación, transporta, cultura.

Obviamente, los países del Sur, donde estas necesidades están muy lejos de estar

satisfechas, necesitarán un nivel más alto de "desarrollo" -construyendo ferrocarriles,

hospitales, sistemas del alcantarillado, y más infra-estructura- que los industriales

avanzados.

Pero no hay ninguna razón de por qué esto no puede lograrse con un sistema productivo

que sea cuidadoso del entorno natural y basado en energías renovables. Estos países

necesitarán producir grandes cantidades de comida para nutrir a su población

hambrienta, pero esto puede lograrse mucho mejor -como los movimientos de

campesinos organizados a nivel mundial en la red mundial de Vía Campesina ha estado

argumentando durante años- por un agricultura campesino biológica basada en la unidad

familiar, cooperativas o granjas colectivistas, en lugar de los métodos destructivos y

anti-sociales de los agro-negocios industrializados, basados en el uso intensivo de

pesticidas, químicos y Organismos Genéticamente Modificados (OGM). En lugar del

monstruoso sistema actual de la deuda y de la explotación imperialista de los recursos

del Sur por los países capitalistas industriales, habría un flujo de ayuda técnica y

económica del Norte al Sur, sin necesidad -como algunos ecologistas puritanos y

ascéticos parecen creer- de que la población en Europa o América del Norte "reduzca su

norma de vivir": ellos sólo se librarán del consumo obsesivo, inducido por el sistema

capitalista, de artículos inútiles que no corresponden con una necesidad real, mientras se

redefinen los significados de las normas del vivir que connote un estilo de vida

realmente más humanamente rico, mientras consuma menos.

¿Cómo distinguir las necesidades auténticas de las artificiales, las provisionales de las

falsas? Estas últimas son inducidas por la manipulación mental, es decir, por la

publicidad. El sistema de publicidad ha invadido todas las esferas de vida humana en las

sociedades capitalistas modernas: no sólo la nutrición y el vestido, sino los deportes, la

cultura, la religión y la política se configuran según sus reglas. La publicidad ha

invadido nuestras calles, cajas del correo, pantallas de televisión, periódicos, paisajes,

de una manera permanente, agresiva e insidiosa, contribuyendo de manera decidida en

los hábitos de consumo conspicuo y compulsivo. Es más, la publicidad gasta una

cantidad astronómica de gasolina, electricidad, tiempo de trabajo, papel, químicos, y

muchos otros materiales -todos pagados por los consumidores- en una rama de

"producción" que no sólo es inútil, desde un punto de vista humano, sino directamente

en contradicción con las necesidades realmente sociales.

Mientras la publicidad es una dimensión indispensable de la capitalista economía de

mercado, ésta no tendría ningún lugar en una sociedad en transición hacia el socialismo,

donde sería reemplazada por la información sobre los bienes y servicios proporcionados

por asociaciones del consumidor. El criterio para distinguir una necesidad auténtica de

una artificial, persistirá después de la supresión de la publicidad (¡de la Coca Cola!). Por

supuesto, durante algunos años, los viejos hábitos de consumo continuarán, y nadie

tiene el derecho de decirle a las personas lo que sus necesidades son. El cambio en los

modelos de consumo es un proceso histórico, así como un desafío educativo.

Algunos artículos, como el automóvil individual, suscitan problemas más complejos.

Los automóviles privados son una molestia pública, matan y mutilan a centenares de

mil de personas anualmente a escala mundial, contaminando el aire en las grandes

ciudades -con consecuencias horribles para la salud de los niños y de las personas más

viejas- y contribuyendo significativamente en el cambio climático. Sin embargo, ellos

responden a una necesidad real, transportando a las personas al trabajo, a sus casas o al


ocio. Experiencias locales en algunos pueblos europeos, con administraciones

ecológicamente dispuestas, muestran que es posible -y aprobado por la mayoría de la

población- limitar progresivamente la circulación de una parte de automóviles

individuales, promoviendo el uso de autobuses y tranvías. En un proceso de transición

al ecosocialismo, donde el transporte público -sobre o bajo tierra- se extendería

inmensamente y libre de cargo para los usuarios, y donde los caminantes y los usuarios

de bicicletas tendrían sendas protegidas, el automóvil privado tendría un papel muy más

pequeño que el que tiene en la sociedad burguesa, donde se ha vuelto un fetiche -

promovido por la publicidad, insistente y agresiva-, un símbolo de prestigio, una seña

de identidad -en EE.UU. la licencia de conducir es el documento de identificación

reconocido- así como el centro de la vida personal, social o erótica. [20]

Será mucho más fácil, en la transición a una nueva sociedad, para reducir drásticamente

el transporte de bienes por camiones, responsables de accidentes terribles y altos niveles

de polución, reemplazarlos por el tren, o por eso que en francés se llama ferroutage

(camiones transportados en trenes de una ciudad a otra): sólo la lógica absurda

capitalista y "competitiva" explica el crecimiento peligroso del sistema-camión.

Sí, responderán los pesimistas, pero los individuos son movidos por aspiraciones y

deseos infinitos, que tienen que ser controlados, vigilados, contenidos, y si es necesario,

reprimidos, y esto puede implicar algunas limitaciones en la democracia. Pero el

ecosocialismo está basado en una apuesta que ya era la de Marx: la del predominio, en

una sociedad sin clases y liberada de la alienación capitalista, del "ser" por encima del

"tener", es decir: del tiempo libre para el logro personal en actividades culturales,

lúdicas, deportivas, científicas, eróticas, artísticas y políticas, en lugar del deseo de

posesión infinita de productos.

La posesividad compulsiva es inducida por el fetichismo de la mercancía inherente al

sistema capitalista, por la ideología dominante y por la publicidad: nada demuestra que

es una parte de cierta " eterna naturaleza humana", como el discurso reaccionario quiere

que creamos. Como Ernest Mandel enfatizaba: "La continua acumulación de cada vez

más mercancías (con una declinante "utilidad marginal") no significa ningún medio

universal ni, mucho menos, una predominante conducta humana. El desarrollo de

talentos e inclinaciones para su propio bien; la protección de la salud y la vida; el

cuidado de los niños; el desarrollo de ricas relaciones sociales (…) todos esto se

vuelven motivaciones mayores una vez que las necesidades materiales básicas han sido

satisfechas". [21]

Como hemos insistido, esto no significa que no habrá conflictos, particularmente

durante el proceso de transición, entre las exigencias para la protección del medio

ambiente y las necesidades sociales, entre los imperativos ecológicos y la necesidad de

infra-estructura básica en vías de desarrollo, particularmente en los países pobres, entre

los hábitos populares de consumo y la escasez de recursos. ¡Una clase menos en la

sociedad no significa tener una sociedad sin contradicciones y conflictos! Éstas son

inevitables: será la tarea de la planificación democrática, en una perspectiva

ecosocialista, liberada de los imperativos del Capital y la producción de ganancias,

resolverlas, por una abierta y plural discusión que conduzca a la toma de decisiones por

la propia sociedad. Tales bases y la democracia participativa son la única manera, no de

evitar errores, sino de permitir la auto-corrección, por la colectividad social, de sus

propios errores. ¿Es esto una Utopía? En su sentido etimológico -"algo que no existe en

ninguna parte"-, ciertamente. ¿Pero no son las utopías, es decir: las visiones de un futuro

alternativo, las imágenes-deseo de una sociedad diferente, un rasgo necesario de

cualquier movimiento que quiere desafiar el orden establecido? Cuando Daniel Singer


explicó en su testamento literario y político, ¿Cuál Millenium?, en un poderoso capítulo

titulado "Utopía Realista", "si el establishment parece ahora tan sólido, a pesar de las

circunstancias, y si el movimiento obrero o la izquierda más amplia están tan lisiadas,

tan paralizadas, esto es debido al fracaso de ofrecer una alternativa radical. (…) El

principio básico del juego es que no se cuestionan los principios del sistema ni los

fundamentos de la sociedad. Sólo una alternativa global, rompiendo con esas reglas de

resignación y de rendición, puede dar al movimiento de emancipación un alcance

genuino". [22]

La utopía socialista y ecológica es sólo una posibilidad objetiva, no el resultado

inevitable de las contradicciones del capitalismo, o de "las leyes férreas de la historia".

No se puede predecir el futuro, a excepción de que sea en términos condicionales: en

ausencia de una transformación ecosocialista, de un cambio radical en el paradigma

civilizatorio, la lógica del capitalismo llevará al planeta a desastres ecológicos

dramáticos, amenazando la salud y la vida de billones de seres humanos, y quizás

incluso la supervivencia de nuestras especies. * * *

Soñar, y luchar, por un socialismo verde, o, según algunos, un comunismo solar, no

significa que no se debe luchar en concreto por reformas urgentes. Sin ninguna ilusión

en un "capitalismo limpio", se debe intentar ganar tiempo e imponer, en la medida de lo

posible, algunos cambios elementales: la prohibición del HCFCs que está destruyendo

la capa de ozono, una moratoria general sobre los OGM, una reducción drástica en la

emisión de gases que provocan el efecto invernadero, el desarrollo de transporte

público, la imposición de impuestos a los automóviles contaminantes, el reemplazo

progresivo de camiones por trenes, una regulación severa de la industria de la pesca, así

como del uso de pesticidas y químicos en la producción agro-industrial. Éstos, y

problemas similares, están en el corazón de la agenda del movimiento de Justicia

Global, y de los Foros Sociales Mundiales, en un nuevo y decisivo desarrollo que ha

permitido, desde Seattle en 1999, la convergencia de movimientos sociales y

medioambientales en una lucha común contra el sistema.

Estas urgentes demandas eco-sociales pueden llevar a un proceso de radicalización, a

condición de que no se acepte limitar los objetivos de acuerdo a las exigencias del

"capitalismo de mercado" o de la "competitividad". Según la lógica de lo que los

marxistas llaman un "programa de transición", cada victoria pequeña, cada avance

parcial lleva inmediatamente a una demanda más alta, a un objetivo más radical. Tales

luchas alrededor de problemas concretos es importante, no sólo porque las victorias

parciales son bienvenidas, sino también porque ellas contribuyen a elevar la conciencia

ecológica y socialista, y porque promueven la actividad y auto-organización desde

abajo: ambas pre-condiciones decisivas y necesarias para una radical, es decir,

revolucionaria, transformación del mundo. Experiencias locales como las áreas

liberadas de automóviles en varias poblaciones de Europa, las cooperativas agrícolas

orgánicas lanzadas por el movimiento del campesinado brasileño (MST), o los

presupuestos participativos en Porto Alegre y, por unos años, en el estado brasileño de

Río Grande do Sul (bajo el Gobernador Olivio Dutra del PT), son ejemplos limitados,

pero interesantes del cambio social/ecológico. Permitiendo a las asambleas locales

decidir las prioridades del presupuesto, Porto Alegre era -hasta que la izquierda perdió

la elección municipal del 2002- quizás la experiencia más atractiva de la "planificación

desde abajo", a pesar de sus limitaciones. [23]

Ha habido también unas cuantas medidas progresivas tomadas por algunos gobiernos

nacionales, pero en general la experiencia de las coaliciones de izquierda/centro o de

izquierda/verde en Europa o en América Latina han sido más bien decepcionantes,


permaneciendo firmemente dentro de los límites de una política social-liberal de

adaptación a la globalización capitalista.

No habrá ninguna transformación radical a menos que las fuerzas comprometidas con

un programa socialista radical y ecológico lo vuelvan hegemónico, en el sentido

gramsciano de la palabra. El tiempo está trabajando para el cambio, porque la situación

global del ambiente está poniéndose peor y peor, y las amenazas son cada vez más

cercanas. Pero el tiempo también corre muy rápido en contra, porque dentro de algunos

años -nadie puede decir cuántos- el daño puede ser irreversible.

No hay ninguna razón para el optimismo: las élites gobernantes atrincheradas en el

sistema son increíblemente poderosas, y las fuerzas de oposición radical todavía son

demasiado pequeñas. Sin embargo, éstas son la única esperanza de que el curso

catastrófico del "crecimiento" capitalista pueda detenerse. Walter Benjamín definió a las

revoluciones no como las locomotoras de la historia, sino como la humanidad que

alcanza a jalar el freno de seguridad para detener el tren antes de que se vaya al

abismo… [24]

Notas

1. Karl Marx, Das Kapital, Vomume 1, Berlin: Dietz Verlag, pp. 529-530. Para un

importante análisis de la lógica destructiva del Capital, ver: Joel Kovel, The Enemy of

Nature. The End of Capitalism or the End of the World ?, New York,; Zed Books, 2002.

2. James O’Connor, Natural Causes. Essays in Ecological Marxism, New York: The

Guilford Press, 1998, pp. 278, 331.

3. John Bellamy Foster usa el concepto de “revolución ecológica”, pero argumenta que

“una revolución ecológica global digna de tal nombre sólo puede ocurrir como parte de

una extensa y social –e insisto, socialista- revolución. Tal revolución (…) demandaría,

como Marx insistió, que los productores asociados regulen racionalmente la humana

relación metabólica con la naturaleza. (…) Podría tomar su inspiración de William

Morris, uno de los más originales y ecologistas seguidores de Karl Marx, hasta Gandhi,

y de otras figuras radicales, revolucionarias y materialistas, incluyendo al propio Marx,

extendiéndose hasta Epicuro.” (“Organizing Ecological Revolution”, Monthly Review,

57.5, October 2005, pp. 9-10).

4. Para una crítica ecosocialista de la “realmente existente ecopolítica” –la economía

verde, la ecología profunda, el bioregionalismo, etc.-, ver el mencionado libro de Joel

Kovel, Enemy of Nature ch. 7.

5. Richard Smith, “The Engine of Eco Collapse”, Capitalism, Nature and Socialism,

vol. 16, n° 4, december 2005; p.31, 33.

6. Ver: John Bellamy Foster, Marx’s Ecology. Materialism and Nature, New York,

Monthly Review Press, 2000.

7. F. Engels, Anti-Dühring, Paris, Ed. Sociales, 1950, p. 318.

8. R.Smith, Ibid. p. 35.

9. K.Marx, Das Kapital, Berlin, Dietz Verlag, 1968, vol. III, p. 828, vol. I, p. 92. Se

pueden encontrar problemas similares en el marxismo contemporáneo; por ejemplo,

Ernest Mandel argumentó por una “democráticamente-centralizada planificación bajo

un Congreso nacional de consejos compuestos en su gran mayoría de verdaderos

trabajadores.”. (“Economics of Transition Period”, in 50 Years of World Revolution,


Pathfinder Press, 1971, p. 286). En sus últimos escritos se refiere más bien a

“productores/consumidores”.

10. Ernest Mandel definió la planificación en los siguientes términos: “Una economía

gobernada por un plan implica… que esa sociedad, relativamente escasa de recursos, no

los aporta ciegamente ("a espaldas del productor-consumidor") por obra de la ley de

valor sino que son asignados de manera consciente según las prioridades previamente

establecidas. En una economía de transición donde la democracia socialista prevalece,

la masa de trabajadores democráticamente determina esta elección de prioridades".

(“Economics of Transition Period”, p. 282).

11. “Desde el punto de vista de la masa de trabajadores, los sacrificios impuestos por la

arbitrariedad burocrática no son más ni menos ‘aceptables’ que los sacrificios impuestos

por los mecanismos ciegos del mercado. Éstos representan sólo dos formas diferentes de

la misma alienación"(“Economics of Transition Period”, p. 285). Vamos a citar a

menudo los escritos de Ernest Mandel porque él es el más articulado teórico socialista

de la planificación democrática. Pero debe decirse que hasta el final de la década de

1980 él no consideró el problema ecológico como un problema central de sus

argumentos económicos.

12. En su notable y reciente libro sobre el socialismo, el economista marxista Claudio

Katz dio énfasis a esa planificación democrática, dirigida desde abajo por la mayoría de

la población, "no es lo mismo la absoluta centralización, la total estatización, el

comunismo de guerra o a economía de mando. La transición requiere la primacía de la

planificación sobre el mercado, pero no la supresión de las variables del mercado. La

combinación entre ambas debe adaptarse a cada caso y a cada país". Sin embargo, "el

objetivo del proceso socialista no es guardar un equilibrio inalterado entre el plan y el

mercado, sino promover una desaparición progresiva de la posición del mercado".

(C.Katz, El porvenir del Socialismo, Buenos Aires, Herramienta/Imago Mundi, 2004,

pp,. 47-48.

13. Anti-Dühring, p. 349.

14. Joel Kovel, Enemy of Nature, p. 215.

15. E.Mandel, Power and Money, p. 209.

16. Ernest Mandel observó: "Nosotros no creemos que ‘la mayoría siempre tiene la

razón’ (…). Todos cometemos errores. Esto será ciertamente verdad en la mayoría de

ciudadanos, en la mayoría de los productores, y en la mayoría de los consumidores

igualmente. Pero habrá una diferencia básica entre ellos y sus predecesores. En

cualquier sistema de poder desigual (…) esos que toman las decisiones malas sobre la

asignación de recursos raramente son aquéllos que pagan por las consecuencias de sus

errores (…). Proporcionando una real democracia política, así como una verdadera

opción cultural e información, es difícil creer que la mayoría preferiría ver sus bosques

morirse (…) o sus hospitales con personal escaso, en lugar de corregir rápidamente sus

asignaciones equivocadas". (“In defense of socialist planning”, New Left Review, n°

159, October 1986, p. 31.)

17. E.Mandel, Power and Money, p. 204.

18. Michael Albert, Participatory Econopmics. Life After Capitalism, London, Verso,

2003, ch. 9.

19. Ernest Mandel era escéptico de los rápidos cambios en los hábitos del consumidor,

tal como el del automóvil privado: "Si, a pesar de cada argumento medioambiental, [los

productores y consumidores] quieren mantener el predominio del automóvil privado y


continuar contaminando sus ciudades, ese sería su derecho. Los cambios duraderos en

las orientaciones del consumidor son generalmente lentos -puede haber alguien que crea

que los trabajadores en los Estados Unidos abandonarán su dependencia al automóvil al

día después de una revolución socialista". (“In defense of socialist planning”, p. 30).

Mientras Mandel tiene razón insistiendo en que los cambios en los modelos del

consumo no será impuestos, él seriamente infravalora el impacto que un sistema

extenso, público y gratuito de los transportes tendría, así como la aceptación de la

mayoría de los ciudadanos –que sucede ya hoy, en varias grandes ciudades europeaspara

medidas que restringen la circulación automovilística.

20. Ernest Mandel, Power and Money. A Marxist Theory of Bureaucracy, London,

Verso, 1992, p. 206.

21. D. Singer, Whose Millenium ? Theirs or Ours ? New York, Monthly Review Press,

1999, pp. 259-260.

22. Ver: S. Baierle, “The Porto Alegre Thermidor”, in Socialist Register 2003.

23. Walter Benjamin, Gesammelte Schriften, Vomume I/3, Frankfurt: Suhrkamp, 1980,

p. 1232.

Traducción: Andrés Lund

16.07.07

Entrevista con Evo Morales

x Benito Pérez

[Traducido del francés para La Haine por Felisa Sastre] De paso por Suiza, el presidente

boliviano ha hecho balance del año y medio en el poder. El antiguo sindicalista subraya

los indicadores económicos y la nueva credibilidad internacional

Evo Morales: Bolivia ya no tiene dueños sino socios.

Fue un secreto bien guardado. El jueves [28 de junio] el presidente Evo Morales realizó

un viaje relámpago a Zurich para defender el fútbol boliviano ante Joseph Blatter, el

patrón de la FIFA que estaba dispuesto a prohibir cualquier competición internacional

por encima de los 2.500 metros de altitud. Un viaje que tuvo éxito -en contra de lo

esperado- según un comunicado publicado ayer por la federación internacional del

deporte rey...

Entre sus dos travesías del Atlántico, el presidente boliviano ha tenido tiempo para

reunirse con un experto suizo en bio-carburantes, para jugar un partido de fútbol

(perdido por 2-1) con los bolivianos de Zurich, para mantener un largo encuentro con

sus compatriotas en el exilio y para responder a las preguntas del Courrier y del

Evènement Syndical. Una entrevista sobre el balance de los diecisiete meses de

gobierno popular, caracterizados por la recuperación de la dignidad nacional y por una

política económica y social tan ambiciosa como pragmática.

Usted afirma a menudo que no nunca se había preparado para dirigir Bolivia.

¿Qué enseñanzas ha sacado después de estos diecisiete meses?

E. M.: Hemos demostrado que un indio podía gobernar, y hacerlo incluso ¡mejor que

otros! Por supuesto, hemos cometido errores. Jamás había soñado con ser presidente

pero las circunstancias han querido que pasáramos de defender la hoja de coca a la

defensa de los recursos naturales y a la política. Personalmente, me había preparado

sólo para la lucha sindical: para cortar carreteras.. eso sí que lo sabía hacer (se ríe)


En un año y medio hemos aprendido mucho. Y el proceso de cambios estructurales en

democracia da sus frutos. Pero se necesitará mucho más tiempo para pagar la deuda

acumulada con el pueblo desde hace 500 años.

¿De qué resultados económicos y sociales está más satisfecho?

Durante la campaña electoral, nuestros adversarios aseguraban que si llegábamos al

poder la inflación se dispararía y nuestra moneda se devaluaría... pero no ha ocurrido

así. Por el contrario, la estabilidad macroeconómica está garantizada. El crecimiento

supera el 5% y nuestra moneda se ha revalorizado frente al dólar. En cuanto a las

inversiones, están creciendo, si bien todavía no suficientemente.

Mi preocupación en enero pasado, cuando presenté mi informe ante el Congreso, era

que los progresos no se reflejaran todavía en la microeconomía, en las pequeñas

empresas, en las economías familiares, pero el domingo a través de un periódico que no

nos es precisamente favorable, leí que se han creado 12.000 pequeñas empresas y si uno

tiene en cuenta las iniciativas no declaradas seguramente serán el doble.

¿Y en el plano social?

Un informe reciente de una ONG muy crítica con el Gobierno considera que el paro ha

bajado dos puntos. Yo creo que el descenso es mayor. Y después de años de

estancamiento el salario mínimo ha aumentado cerca del 20%.

Hoy, casi cinco millones de personas, es decir más de la mitad de los bolivianos, se

benefician de asistencia sanitaria gratuita; la mortalidad infantil ha disminuido y gracias

a la cooperación con Cuba 100.000 personas han podido operarse de los ojos.

En el ámbito de la educación, hemos encontrado muchas dificultades, pero gracias al

bono Juancito Pinto(1)(el Gobierno da 30 francos anuales por niño escolarizado)(2)

muchos niños han vuelto a las escuelas públicas. El año pasado no tuvimos ni un día de

huelga en las escuelas y en 2007 sólo ha habido dos días... ¿Por qué? Pues porque antes

los maestros se veían obligados a hacer por término medio un mes de huelga para

conseguir un aumento salarial del 3%, y nosotros lo hemos subido primero un 7% y

luego otro 6%.

¿Qué papel ha desempeñado la reforma de los hidrocarburos en estos avances?

A mi juicio, ha sido fundamental. El año pasado las inversiones públicas han alcanzado

un nivel récord y a pesar de ello Bolivia terminó el año 2006 con superávit, algo que

ocurría por primera vez ¡desde 1940! El año 2005, el Estado recibió menos de 300

millones de dólares de ingresos vinculados a la explotación del gas y del petróleo.

Gracias a la revisión de los contratos con las multinacionales y a las nacionalizaciones

este año ingresaremos 1.600 millones. Y en esta cantidad no se incluye la subida de las

tarifas que acabamos de firmar con el Estado brasileño de Cuiaba y el que estamos a

punto de conseguir con Río de Janeiro... en diecisiete meses, hemos reducido nuestra

deuda exterior de 500 dólares por habitante a 200. Gracias, en parte, a la condonación

de préstamos de Japón y España.

La saneada situación del Estado se debe también a la austeridad que hemos impuesto al

bajar los altos sueldos del Estado, empezando por el mío. Hay que destacar asimismo la

lucha contra la corrupción: he tenido que cesar a miembros del Gobierno y a

funcionarios contra quienes se habían presentado graves acusaciones. Los bolivianos

saben que ahora ya no se va a tolerar. Un sondeo indica que el 85% considera que la

corrupción se ha reducido.


Todo ello ha llevado a que nuestras reservas internacionales hayan pasado de 1.400

millones a 3.700 millones de dólares. No le oculto que hemos tenido vivos debates en el

seno del Gobierno, ya que algunos dicen que “es necesario gastar esas reservas,

invertirlas; que no vamos a guardar la hucha a la espera de que los neoliberales vuelvan

al poder”, pero yo no estoy de acuerdo y espero que este año superaremos los 4.000

millones. Usted sabe, un país es un poco como una familia, su influencia depende en

buena medida de su fortuna.

Tras el gas, ¿tiene otros proyectos de reformas estructurales?

Hemos presentado un proyecto de ley creando un impuesto sobre la exportación de

minerales. Los precios no dejan de subir y es preciso que el pueblo se beneficie

también.

¿No tiene miedo a espantar a los inversores?

La reforma está enfocada a gravar sólo una parte de los beneficios. Si los precios

internacionales suben, nuestros ingresos aumentarán también. Y en cualquier caso las

inversiones siguen siendo importantes: ninguna de las multinacionales de hidrocarburos

se ha ido porque nuestras reformas no han sido confiscatorias. Su objetivo es

simplemente acabar con el expolio de nuestros recursos. No tenemos suficiente capital

propio para permitirnos prescindir de los inversores. Pero, hoy, ya no tenemos patrones,

tenemos socios. A partir de ahora, las multinacionales deben cumplir sus compromisos

de inversión y si no lo hacen revisaremos su situación. ¿Quieren seguridad jurídica?

Pues que empiecen por cumplir sus obligaciones contractuales.

¿Qué ha cambiado para Bolivia en el ámbito internacional?

En la actualidad nos hacemos respetar. Antes, cuando un presidente de Bolivia iba a una

reunión internacional era para apoyar una u otra iniciativa adoptada por Estados Unidos

o por Brasil o Venezuela o qué sé yo por quién. Ahora, nosotros establecemos nuestra

línea de actuación política. Fíjese en el tema de la defensa del agua como un bien

público que no puede privatizarse. Para nosotros, el acceso al agua debe ser reconocido

como un derecho humano. Pues bien, nuestra propuesta ha obtenido ya el apoyo de

¡noventa países! Veamos las relaciones económicas. Bolivia ha pasado de ser un país

menospreciado por ser el más pobre de Sudamérica a convertirse en un socio de pleno

derecho del Banco del Sur. Gracias a nuestras reservas financieras, tenemos a partir de

ahora capacidad de endeudamiento. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) acaba

de concedernos un préstamo de 120 millones [de dólares] para construir una carretera

hacia la Amazonia, y sin condiciones.

Usted ha anunciado la retirada de Bolivia del CIADI, organismo de mediación

entre los Estados y las multinacionales, adscrito al Banco Mundial (BM). ¿Se van a

retirar ustedes también de esta institución y del Fondo Monetario Internacional

(FMI) como ha hecho Venezuela?

No. El CIADI es una cosa, el BM y el FMI son otra. Respetamos a estas dos

instituciones porque han cambiado de actitud. En el pasado, el BM y el FMI nos

imponían sus políticas. Por ejemplo, en 2003, cuando obligaron al Gobierno a imponer

un impuesto sobre los salarios. La insurrección, y la represión que la siguió ocasionaron

trece muertos, por su culpa. Cuando llegué al poder, les dije: “Si quieren colaborar con

Bolivia, de acuerdo, pero apoyen nuestros proyectos porque no aceptaremos ninguna

imposición”. Entonces, nuestras relaciones se interrumpieron hasta finales de 2006,

cuando volvieron para decirnos que aceptaban nuestras condiciones. El CIADI es

distinto. No se puede participar en un organismo en el que los Estados son siempre los


perdedores. Hay empresas que no respetan ni las leyes ni los contratos, y que en

ocasiones no pagan sus impuestos, y el CIADI siempre les da la razón.

Usted tiene problemas con una multinacional suiza, Glencore, a la que ha

nacionalizado su fundición Vinto. ¿Tiene algo que decirle a la empresa o

transmitirle al pueblo suizo?

Por el momento, nos negamos a llevar a cabo una campaña para denunciar a Glencore.

Podríamos demostrar a la opinión pública las ilegalidades cometidas, pero preferimos el

diálogo. Dejando claro que jamás renunciaremos a la nacionalización de la fundición.

En Suiza viven muchos bolivianos sin papeles. ¿Tiene intención de llevar a cabo

conversaciones bilaterales sobre este asunto?

No. Hemos iniciado un diálogo por bloques. La vía bilateral y temática llevaría

demasiado tiempo y energía y esa es la razón por la que el conjunto de los países

andinos negocian un acuerdo con Europa. Este diálogo aborda aspectos políticos y

comerciales pero también otros temas de solidaridad y fraternidad. Pero, cuidado: no

habrá acuerdo salvo que se acepten nuestras diferencias. Por ejemplo, nosotros nos

oponemos a las patentes sobre los seres vivos. La vida no es una mercancía y en cuanto

al carácter público de los recursos naturales, y en particular del agua, tiene que estar

garantizado. Bolivia debe proteger también su producción.

Evidentemente, deseo que se aborde la cuestión migratoria. Hace 500 años, cuando los

europeos llegaron a Abya Yala (nombre autóctono del continente) no existían ni los

visados, ni los muros, ni las expulsiones. Hoy los sobrevivientes de aquella invasión

aspiran a vivir mejor. A nosotros nos gustaría que los países europeos desarrollaran una

conciencia histórica y humana ante los problemas de la inmigración. Que su política

fuera respetuosa con las personas y no excluyente. El problema de fondo- que

tendremos que resolver juntos- es de la asimetría entre los continentes.

Elecciones después de la Constitución

Una parte de la derecha le hace una oposición muy dura, incluso ha habido

peticiones de que el ejército intervenga contra usted...

Hay algunas familias privilegiadas dispuestas a hacer mucho daño al país con tal de

recuperar las ubres del Estado que las han alimentado durante tanto tiempo Esas gentes

no soportan ¡que un indio gobierne en su lugar! Pero no son muchos.

Pero son muy poderosos...

No tanto, en realidad. Tienen mucho dinero, pero el actor fundamental para el Estado, el

verdadero interlocutor de la sociedad civil, es el movimiento sindical. Salvo en una

ocasión en la que sacó a 100.000 personas a la calle, la burguesía no se llega a

movilizar.

Pero la oposición controla el Senado y seis provincias.

Es cierto. Y eso limita nuestro margen de maniobra, pero no pierdo la esperanza de

encontrar una mejor coordinación con los gobernadores de las provincias. En cuanto al

Senado, cuando se apruebe la nueva Constitución, convocaremos elecciones legislativas

y presidenciales.

La Asamblea Constituyente tiene dificultades para llegar a un consenso.

El desacuerdo principal se refiere al asunto de las autonomías. Nosotros estamos a favor

de la autonomía de las provincias, al igual que la oposición, pero con dos condiciones:

que la autonomía no suponga división, es decir independencia, y que no excluya la


posibilidad de autonomías indígenas. He venido con frecuencia a Ginebra para defender

la causa de los indígenas: se trata de una lucha histórica, de una reivindicación mundial.

No puede quedar subordinada a los deseos de autonomía provincial que se plantean

desde hace poco tiempo. Unamos las dos, repartamos las competencias y el problema

queda solucionado. Pero si no se llega a un compromiso, será peor. Que se convoque un

referéndum. No tenemos miedo del veredicto del pueblo. Quizás Evo Morales y los

movimientos sociales estemos equivocados.

Notas

1. N.T.: Héroe infantil boliviano, cuyo nombre ha dado el gobierno de Evo Morales al

bono para que los niños vayan a la escuela.

2. N.T.: Las observaciones entre paréntesis son aclaraciones del entrevistador [30

francos suizos son aproximadamente 18 euros]

Le Courrier/MichelCollon.info

Ciudad y democracia

ENTREVISTA A JORDI BORJA

Normalmente se ha asociado la libertad, la creatividad, la alteración de costumbres

tradicionales, la resistencia a poderes despóticos, a las ciudades y a sus habitantes.

¿Crees que las ciudades siguen siendo un espacio de libertad, de participación y de

resistencia a poderes injustos? De hecho, muchos de sus nuevos habitantes no viven

propiamente en la ciudad sino en sus suburbios y en condiciones extremas. Pienso en

Ciudad México, en Bombay, en Caracas, en París y en otros muchos lugares.

En las ciudades encontramos lo peor y lo mejor que ha producido la humanidad. Es tan

cierto el discurso épico positivo sobre la ciudad global como el de las ciudades miseria.

Pero los que disfrutan de la primera y los que mal sobreviven en la segunda no viven la

misma ciudad, aunque se encuentren a pocos centenares de metros de distancia.

Siempre han existido estas dos ciudades. La imagen que a veces se quiere transmitir de

una ciudad ideal que supuestamente existió en el pasado es un mito grosero. Algunos

textos del Ajuntament de Barcelona lamentan que ya no estemos en la “sociedad

homogénea y tradicional”. ¡Cómo si alguna vez hubiera existido! Así se afirma en la

exposición de motivos de la lamentable “ordenanza del civismo” y el mismo argumento

se encuentra en algunas declaraciones del anterior alcalde [Joan Clos, actual Ministro

de Industria del Gobierno Zapatero] (véase por ejemplo su artículo en el monográfico

sobre Civismo de la revista Barcelona metróplis mediterránea, 2005). Hay muchas

situaciones intermedias pero hay unos que viven en la primera ciudad y otros, muchos

más, en la segunda. Aunque el bienestar de los primeros debe mucho al malestar de los

segundos. Pero hay algo nuevo en la ciudad actual, hoy se puede hablar de una

revolución urbana.

¿En qué sentido? ¿A qué tipo de revolución te refieres?

De entrada a un cambio de escala. Una gran parte de la humanidad, la gran mayoría en

Europa o en América, vivimos en regiones intensamente urbanizadas, donde la

distinción campo-ciudad pierde sentido. Vivimos en regiones metropolitanas o ciudades

de ciudades, discontinuas, de geometría variable. En ellas encontramos grandes y

pequeños municipios, zonas densas y otras difusas, centros potentes y urbanizaciones

cerradas, enclaves globalizados y barrios marginales, áreas en transformación y suelos


expectantes. Esta revolución urbana se vincula a un discurso optimista, está llena de

promesas: multiplicidad de las ofertas de trabajo, de cultura, de relaciones sociales;

compatibilidad de la vida urbana con la naturaleza; nueva economía limpia vinculada a

la ciudad del conocimiento; e.gobernabilidad democrática [1], con su promesa de

transparencia y participación generalizada. Esta revolución urbana obviamente no es un

simple fenómeno geográfico. Éste es la expresión física de un cambio de los sistemas

de producción e intercambio y de las relaciones sociales: la revolución informacional y

las fracturas sociales que conlleva, la economía del conocimiento y su otra cara, la de

los servicios precarios y el desempleo, la diversidad social, la exaltación de la

autonomía del individuo y también las migraciones y la exclusión. Una revolución que

en esta etapa inicial genera más desarraigos anómicos que alternativas políticas.

Políticamente se traduce en tendencias autoritarias basadas en fundamentalismos y en

miedos, desde Bush hasta la represión preventiva practicada en las ciudades, incluida

Barcelona.

Pero lo que has descrito, más que una revolución urbana, parece una contrarrevolución.

Efectivamente. Más que una revolución parece una contrarrevolución. Incluso en el

“primer mundo” aumenta la desigualdad social y la vida de los sectores medios se hace

más incierta. La nueva escala territorial multiplica los efectos negativos de la

segregación social y el juego perverso del mercado, los miedos y el afán de distinción

de cada grupo respecto a los percibidos como inferiores tiende a tribalizar y a privatizar

el espacio urbano. El capital global destruye el capital fijo y social acumulado, se

debilitan las políticas sociales locales y la precarización fragmenta la fuerza de trabajo.

La crisis del espacio público es a la vez un hecho urbanístico (físico), social y político.

En estos nuevos territorios urbanos la gobernabilidad deviene confusa, opaca y

tecnocrática, propiciatoria para los actores económicos privados (propietarios,

promotores, constructores) y facilitadora de la corrupción. El conflicto social (la lucha

de clases) se hace territorial pero desestructurado, asimétrico, tan disperso como la

realidad de los nuevos espacios urbanos. A veces se expresa mediante la violencia, la

informalidad, el rechazo de las instituciones y de la política. Y así alimenta los miedos

de los sectores más aposentados. Otras veces se hace reivindicativo, organizado incluso,

pero no siempre los intereses, los valores y las emociones que lo motivan son

conciliables con intereses o valores generales. Pueden expresar localismo privilegiado,

insolidaridad o xenofobia. Como el “aquí no”. O como dice la ordenanza citada: el

derecho a no ver lo que no gusta.

Las actuales ciudades, las grandes ciudades sobre todo, son más bien aglomeraciones

urbanas donde conviven personas de muy diferentes orígenes geográficos. Esta

situación puede crear en ocasiones problemas de comunicación entre los ciudadanos.

¿Cómo crees que puede conseguirse una buena relación entre personas tan diversas en

su lengua, cultura, costumbres o creencias? ¿Estás a favor del multiculturalismo?

El futuro de la ciudad y de la democracia se encuentra en las periferias. En las ciudades

centrales, densas, compactas, en las que se mantiene una cierta diversidad, la realidad

multicultural es más visible pero también más fácil de gestionar y de convivir. Hay

intereses comunes puesto que todos los que comparten el espacio de esta ciudad se

necesitan, unos trabajan para otros, están cerca unos de otros, se ven, se reconocen,

intercambian. Aquí la conflictividad puede simetrizarse, los colectivos socio-étnicos

pueden concentrarse y cohesionarse en un área territorial que les hará más fuertes y

también con más capacidad de integrarse en la sociedad urbana y de expresar y

negociar sus derechos.


En las periferias es otra cosa. La segregación social con frecuencia va unida a distintas

formas de exclusión, precariedad en el trabajo, rechazo socio-cultural, miedos mutuos

entre colectivos que no se conocen. La explosión de las “banlieus” francesas a finales

de 2005 fue un grito de exigencia de visibilidad, de reconocimiento por parte de los

“otros”, las instituciones, la “opinión pública”, los ciudadanos plenos, los de la primera

ciudad.

Estas periferias, cuando están ocupadas por sectores pobres, inmigrantes, marginales,

son vistas como “la horda” (recordemos la novela de Blasco Ibáñez [2]), como las

“clases peligrosas” (como cuenta Louis Chevalier [3] que se percibía a los trabajadores

hace un siglo). En ellas se adivina la potencial rebelión social, de tanto en tanto aparece

la violencia gratuita, pero en muchos casos se las criminaliza injustamente puesto que la

delincuencia acostumbra a reducirse a un sector muy minoritario de la población.

Pero hay otras periferias más peligrosas, las de las casas ajardinadas o adosadas ad

infinitum, las de los “barrios cerrados”, las de los municipios más exclusivos y

excluyentes. Aquí los miedos y los prejuicios unidos al afán de mantener sus posiciones

de privilegios, grandes o pequeños, en un marco de gobernabilidad débil y escasamente

democrática puede conducir a la emergencia de un fascismo civil que sea la base de

apoyo de un autoritarismo urbano (como el que representa Sarkozy en Francia) que

consolide una realidad política urbana de castas.

¿Cómo puede surgir entonces la ciudad democrática del siglo XXI? Mike Davis

mantiene que los suburbios de las ciudades del tercer mundo son el nuevo escenario

geopolítico por excelencia, que incluso el Pentágono tiene su punto de mira en ellas.

La ciudad democrática del siglo XXI se construirá desde las periferias. Con ello no

queremos decir que el papel de las ciudades centrales sea irrelevante, puesto que en

ellas viven los sectores sociales e intelectuales más estructurados que pueden contribuir

a elaborar un proyecto de ciudad metropolitana. Sin embargo, el escenario de

construcción de esta ciudad será principalmente las periferias populares, sus gentes, sus

representantes locales a veces, sus luchas sociales y sus propuestas. Hoy nos fijamos

solamente en las expresiones primarias de violencia. Es posible incluso que surjan

“senderos luminosos” que lleven la violencia a niveles más altos que los que ahora

conocemos. Pero es aún más probable que en las periferias, en algunas de ellas, se

desarrollen prácticas positivas de integración interna y externa, de participación en

proyectos políticos metropolitanos. Son los que más los necesitan. A veces la periferia

teme el poder de la ciudad central, una respuesta asimétrica al miedo del centro

respecto a las periferias populares. La respuesta no es encerrarse en su gheto sino

conquistar una cuota de poder en el territorio metropolitano.

En Barcelona, por ejemplo, es necesario un gobierno metropolitano democrático,

elegido directamente. La influencia de la periferia sería determinante puesto que, fuera

cual fuera la definición del territorio, la población metropolitana igualaría por lo menos

a la de la ciudad central (algo más de un millón y medio de habitantes cada una si

tomamos los límites de la antigua Corporación metropolitana) y, si se eligiese el ámbito

de la región, entonces ésta duplicaría a la ciudad central. En este caso, especialmente,

debería crearse un organismo conjunto entre Ayuntamientos y la Generalitat de

Catalunya.

¿Crees que es posible una vía democrática real para el control ciudadano de las

ciudades? Si crees que es posible, ¿qué medidas sugerirías? ¿Qué opinión te merecen

experiencias de democracia participativa cómo las que se han dado en Porto Alegre y

en otras ciudades?


El ámbito local es el que facilita la innovación política, tanto en lo que se refiere a la

representación (sistema electoral, control de los electos, etc) como a la democracia

directa (consultas vinculantes, autogestión de equipamientos o programas, etc). La

democracia participativa supone la existencia de un espacio de relación entre

instituciones de gobierno y ciudadanía (por medio de asociaciones, colectivos de facto,

ciudadanos individuales, etc). No me parece que el mejor método sean los “consejos

ciudadanos” definidos por sorteo u otro sistema aleatorio como propone ahora Segoléne

Royal (los nips de origen alemán, que también se han aplicado en algunos municipios

del País Vasco y en Catalunya, por ejemplo en Rubí). En cualquier caso lo que importa

es la materia sobre la que se debate y se negocia, el momento en el que se hace y la

influencia que la ciudadanía tenga sobre la decisión o la gestión posterior.

El presupuesto participativo debiera ser “de obligado cumplimiento” en cualquier

democracia. Pero tiene sus límites. La experiencia de Porto Alegre y otras ciudades

latinoamericanas se ha demostrado eficaz en barrios populares, relativamente

homogéneos y bastante organizados y ha contribuido mucho a establecer prioridades

tanto de ciudad como en cada barrio y a conseguir un consenso activo, cooperador, de

la población implicada. No creo que sea suficiente para debatir los proyectos urbanos

pesados o las opciones de política económica o cultural para el conjunto de la ciudad.

El planeamiento estratégico podría ser también un instrumento interesante a este nivel

mayor pero en muchos casos ha sido superestructural y retórico aunque siempre

contribuye a crear un ambiente favorable al debate ciudadano que en general ha sido

poco aprovechado por las organizaciones populares y por los sectores intelectuales

críticos.

¿De dónde crees que pueden surgir las energías necesarias para renovación política en

este ámbito?

La respuesta política a las dinámicas metropolitanas y a los efectos perversos de la

revolución urbana requiere una innovación política mucho más radical que difícilmente

nacerá del actual ámbito institucional y de su clase política, con intereses muy

cortoplacistas y partidarios de mantener la fragmentación política y la democracia

reducida a las elecciones y al clientelismo. Solamente la suma de la presión social y de

la elaboración intelectual conseguirá que algunos sectores del sistema político formal

asuman propuestas innovadoras. Por ahora hay más revolución urbana que

revolucionarios y, por lo tanto, dominan los efectos perversos de la primera.

Un fenómeno que preocupa a muchos sectores sociales, y de manera creciente, es el

precio de la vivienda en las grandes o medianas ciudades y en sus alrededores. ¿Cree

que los poderes públicos pueden hacer algo en este ámbito? ¿Qué medidas podrían

tomar a favor de los sectores más desfavorecidos?

La vivienda es seguramente el mejor ejemplo de las contradicciones del actual

desarrollo urbano y de la impotencia y de la complicidad de las políticas públicas

respecto a los actores privados que se benefician del mismo. En países como el nuestro

la industria de la construcción tiene capacidad de construir tantas viviendas como sean

necesarias y las infraestructuras y los medios de comunicación permiten todo tipo de

formas de crecimiento, compacto o no. Incluso existe un nivel de solvencia suficiente

en el 85% de las familias para cubrir los costes de la construcción y una tasa de

beneficio razonable (es decir, similar a otros sectores de la economía) para promotores

y constructores. Existen, pues, las condiciones para que la gran mayoría pueda acceder

a una vivienda, como puede acceder a un auto por ejemplo. Y sin embargo la vivienda

es hoy un reclamo general, no solo del 15% que requiere vivienda pública social. Se


construyen viviendas, pero una parte importante van destinadas a segunda residencia, al

turismo, o simplemente es ahorro especulativo en piedra. Las viviendas protegidas en

cambio alcanzan aproximadamente a un 10% de la demanda, lo mismo que las

“sociales”. Y lo que es peor se utiliza la política de infraestructuras para facilitar la

urbanización extensiva, crear expectativas especulativas y posibilitar promociones de

vivienda alejadas de los tejidos urbanos equipados. Es decir, que la población

demandante de rentas medias o bajas parece destinada a vivir en esta tierra de nadie, ni

campo ni ciudad, de las periferias difusas, suponiendo que lo puedan pagar y que

puedan luego asumir los costes y los tiempos del transporte.

¿Y qué opinión le merece el movimiento oKupa? ¿Son tan incívicos, como a menudo se

afirma desde instancias públicas, los miembros de este colectivo?

Evidentemente los jóvenes, los inmigrantes y aquéllos que no poseen ahorro o

patrimonio y, más en general, las personas con bajos ingresos tienden a ser expulsados

de la ciudad. El movimiento okupa, que en general expresa motivaciones políticas, es

una forma primaria, en el sentido de inicial, de rebelión contra esta situación. Y además

plantea una crítica interesante a la ciudad que se está haciendo: se debilitan los espacios

públicos y se despilfarran espacios construidos vacíos. Al ocupar estos edificios no

utilizados, no sólo reclama vivienda, también les da muchas veces un uso social,

cultural, con lo que la referencia a la Constitución es doble: recuerda el derecho a la

vivienda para todos y establece la función social de la propiedad.

Sobre estas bases hay incluso sentencias judiciales que exculpan a los okupas. Una vez

más la consellera de Justicia [Montserrat Tura] ha hablado demasiado cuando declara

que no hay okupas buenos y malos, que todos son perseguibles por la ley.

Los gobiernos -pienso en el británico, por ejemplo- están tomando cada vez más

medidas de control y de vigilancia. Sostienen que el anonimato de la gran urbe

posibilita el terrorismo y la lucha antisistema. ¿Esas medidas no pueden acotar en

exceso la libertad ciudadana? ¿No se está cayendo en la histeria de la seguridad post

11-S?

El miedo es hoy uno de los motores de las dinámicas urbanas. Es un miedo en parte

generado por las condiciones de vida actuales, las incertidumbres sobre el estado del

mundo que hoy vivimos en tiempo real, sobre el temor a lo desconocido que se nos

hace tan presente, es la angustia derivada de lo precario del trabajo, lo incierto del

futuro, es el desarraigo de vivir en zonas urbanas sin cohesión ni identidad, sin límites y

sin historia. El miedo va mucho más allá de la delincuencia urbana o del eventual

malestar de la proximidad de los colectivos inmigrantes. Es un miedo manipulado por

gobernantes mundiales como Bush que nos presentan un mundo, el nuestro, acechado

por enemigos irracionales, crueles y casi invisibles, a los que se identifica con países,

con “razas”, con religiones, y que de hecho estimulan la acción violenta de minorías

desesperadas o fanáticas. Es un miedo agresivo que se apoya en tres fundamentalismos,

el patriótico, el religioso y el económico: el capitalismo puro y duro naturalizado como

única economía posible y compatible con la democracia. Y es un miedo que luego se

traslada al ámbito local, por parte de ideólogos y políticos conservadores, medios de

comunicación sensacionalistas e incluso gobiernos locales democráticos.

Como es el caso de Barcelona, con la ordenanza sobre el civismo.

Sobre esto último quería preguntarte. Tú has trabajado muchos años en el ayuntamiento

de Barcelona, ¿qué opinión te merece el decreto de urbanismo aprobado por el

consistorio, que como saves está formado por una mayoría de izquierdas (PSC, ERC,


ICV-EUiA?

La ordenanza de Barcelona, que ya hemos citado anteriormente, se dirige a los

ciudadanos aposentados y les dice que les va a proteger de todo aquello que les pueda

incomodar, y cómo la legislación existente ya define y sanciona una gran diversidad de

conductas (la pequeña delincuencia urbana, el deterioro del mobiliario urbano, los

ruidos molestos, etc) define el derecho a “no estar inmerso en un escenario visual no

deseado”. A partir de aquí se establece una amalgama de comportamientos sancionables

muy heterogéneos pero que tienen algo en común: sirven para “criminalizar” a

colectivos sociales muy determinados: pobres, jóvenes, inmigrantes, prostitutas... La

lista parece absurda y las sanciones también: patinadores y grafiteros, los que beben en

la calle y los top manta, los que aparentan negociar el precio de un servicio sexual y los

que colocan pancartas, los mendigos y los que duermen en un banco, etc, etc. A todos

ellos se les imponen multas que casi ninguno podrá pagar. De hecho, el 90% de las

denuncias no tiene consecuencias prácticas. Pero lo más grave no es el ridículo de estas

ordenanzas sino su objetivo, su intención política, su sustrato ideológico: se declara a

una parte de los ciudadanos como no deseables, los inmigrantes buenos serán los que

denuncien a otros inmigrantes, los pobres que se vayan a otra parte y los jóvenes que se

queden en casa.

Es un populismo reaccionario que parece increíble que se haya aprobado en Barcelona.

Un mal signo de los tiempos.

Pero, entonces, en tu opinión, ¿no hay diferencias entre un gobierno municipal de

izquierdas y uno de derechas?

Los gobiernos municipales y autonómicos que denominamos de izquierda no creo que

tengan un proyecto de transformación de la sociedad que se traduzca en su práctica pero

si que por los valores básicos que los legitiman, por sus intereses electorales y a veces

por sensibilidad hacia los sectores populares han practicado políticas que en algunos

aspectos pueden considerarse progresistas como la importancia del espacio público, los

programas sociales y culturales, la acción rehabilitadora en los barrios más deficitarios,

las experiencias participativas, etc. En urbanismo creo que en los últimos años el

pensamiento y la acción de estos gobiernos se ha debilitado, y en vivienda lo ha sido

casi siempre con excepciones como el proyecto de ley de derecho a la vivienda y el

plan de barrios, iniciativas del gobierno de la Generalitat. Pero en líneas generales

predomina la hegemonía de los actores privados y los modelos de desarrollo urbano

más próximos de un capitalismo desenfrenado que de una política socialdemócrata. Y

en algunos casos la izquierda institucional ha adoptado, con escasos matices

diferenciadores, el discurso de la derecha en seguridad, inmigración, procesos de toma

de decisión, sumisión a los promotores inmobiliarios, etc.

¿Por qué crees que los casos de corrupción urbanística se han multiplicado tanto en

estos últimos años?

La corrupción es un paradigma de estos modelos. Es evidente que hay corrupción

porque hay corruptos y corruptores y que son delincuentes ambos. Pero también hay un

sistema perverso que lo facilita, lo estimula. Un cambio de calificación del uso del

suelo puede multiplicar su valor por 1.000 o más. Los propietarios del suelo o los

promotores solamente deben entregar al municipio el 10% del suelo, o su valor, para

destinarlo a vivienda social. Las plusvalías urbanas solamente en una mínima parte

revierten al sector público. En el proyecto de ley del suelo del actual gobierno español

se establece que será el 15%. Debería ser al revés, el 80 o el 90% de una valorización

debida al desarrollo urbano en su conjunto y a la decisión política debería revertir al


sector público.

Es un sistema perverso que parece destinado a favorecer la especulación y la

corrupción, tanto de los actores económicos como de los políticos.

¿Cómo concibes una ciudad ideal, más justa, más armoniosa, o, si me permites el uso

del término, cómo piensas la ciudad socialista del futuro?

Creo que hay una crisis político-cultural del urbanismo. Es una disciplina que nació

orientada por valores de transformación social, orientada incluso por utopías urbanas.

Cerdà planteó un proyecto de ciudad que se ha llamado de “ciudad igualitaria” y Arturo

Soria propuso un modelo de “ciudad lineal” que se proponía compatibilizar lo que hoy

se proclame pero no se hace: la integración social, la vivienda, la actividad económica,

el transporte y calidad de vida. Ahora los discursos sobre la sostenibilidad, la mezcla

social, la competitividad y la gobernabilidad nos parecen retóricos puesto que en las

ciudades aumenta la desigualdad, son cada día más insostenibles y la gestión política

aparece más opaca y más vinculada a intereses particulares.

El desafío quizás más importante es reconstruir el discurso ético o moral sobre la

ciudad futura, la ciudad deseada.

NOTAS: [1] Borja ironiza con este término, por él acuñado, sobre la tendencia de

algunas instituciones a reducir la transparencia y la participación políticas a la apertura

de diversos canales que permitan el envío de correos electrónicos o a la existencia de

foros ciudadanos, sin que ello implique reducir a cero el valor participativo de esos

procedimientos. [2] El mismo Blasco Ibáñez comentó. “Ninguna de mis obras tiene una

base tan amplia en la realidad. No existe un solo personaje en La horda, ni aún los más

secundarios, sin su correspondiente hermano de carne y hueso. Ninguna tampoco de

mis novelas fue precedida de una preparación tan minuciosa. Durante un año examiné

las diversas agrupaciones acampadas en torno a Madrid, con una observación sin

objeto, por puro recreo de paseante, y sólo pasado ese tiempo se me ocurrió la idea de

escribir La horda.” [3] Borja se refiere a Classes laborieuses et classes dangereuses, à

Paris, pendant la première moitié du XIX e siècle, que ha sido considerada una obra

maestra por la crítica. Louis Chevalier nació en 1911 y falleció en 2001.

Ya está en circulación

Espacio Abierto

Cuaderno Venezolano de Sociología

Volumen 16, Nº 2 (Abril-Junio 2007)

--------------------------------------------------------------------

Semestre

Desnacionalización y orientación global. La apertura de la Sociología

Denationalization and Global Orientation: The Opening of Sociology

Ramón Llopis Goig (Universidad de Valencia, España)

Una nueva gestión ambiental: El riesgo y el principio precautorio

A New Environmental Management: Risk and the Precautionary Principle

Miriam Alfie Cohen (Universidad Autónoma de México, Ciajimalpa, México)


La investigación convivida: La experiencia vivida como horizonte epistemológicopráxico

de la investigación en ciencias sociales

Convivial Research: Experience Lived as an Epistemological-Praxiological Horizon

for Research in Social Sciences

Alejandro Moreno (Centro de Investigaciones Populares, Caracas, Venezuela)

En torno a un plato de comida: Aproximaciones al mundo de la comida y el comer

Around a Plate of Food Approaching the World of Food and Eating

Marisela Hernández (Universidad Simón Bolívar, Caracas, Venezuela)

El poder político en el pueblo wayúu: Re/definiciones y nuevos liderazgos

Political Power Among the Wayúu People. Redefinitions and new Leaderships

Johnny Alarcón Puentes, Carmen Paz Reverol y Morelva Leal Jerez (Universidad

del Zulia, Maracaibo, Venezuela)

Hacia una reconstrucción de la democracia

Toward a Reconstruction of Democracy

Ana Julia Bozo (Universidad del Zulia, Maracaibo, Venezuela)

Necesidades de Información de los ciudadanos y su dinámica en el ámbito municipal

Citizens’ Information Needs and Their Dynamic in the Municipal Sphere

Nelly Primera Mendoza, Dionnys Peña Ocando y Sabrina Espina (Universidad del

Zulia, Maracaibo, Venezuela)

La evolución de la radio y las implicaciones tecno-socio-culturales en la audiencia:

De oyente a usuario en la recepción del mensaje

The Evolution of Radio and the Techno-Social-Cultural Implications for the Audience:

From Listener to User in Message Reception

Iris Prieto de Ramos y Esther Durante Rincón (Universidad del Zulia, Maracaibo,

Venezuela)

La gerencia social en la implementación de programas sociales. Niños y adolescentes en

circunstancias especialmente dificiles: de y en la calle

Social Management in the Implementation of Social Programas. Children and

Adolescentsin Especially Difficult Circumstances: From And in The Street

María Elena Romero R. y Irene Díaz Ch. (Universidad del Zulia, Maracaibo,

Venezuela)

Separata

Globalización y Cultura: Dimensiones peruanas

Julio Mejía Navarrete (Universidad Mayor de San Marcos, Lima, Perú)

Recensiones

Zygmunt Barman (2005). Vidas Desperdiciadas (Carmen Marquina). (Universidad de

Valladolid, España)

Rama, Ángel (2001). Diario 1974-1983 (Luís Vivanco). (Universidad del Zulia,

Maracaibo, Venezuela)


Revistas

-----------------------------------------------------------------

Disponible en las páginas Web:

http://redalyc.uaemex.mx

www.scielo.org.ve

____________________________________________

A LA VENTA EN:

Maracaibo:

LIBRERÌA CÀTEDRA LIBRE

Plazoleta de Humanidades. Ciudad Universitaria. Universidad del Zulia

INSTITUTO DE CRIMINOLOGÌA. Oficina de Espacio Abierto. Bloque N, Planta Alta. Facultad

de Derecho. Ciudad Universitaria. Universidad del Zulia.

Caracas:

LIBRERÌA SRA. GRACIELA, Pasillo de Ingeniería. Ciudad Universitaria. Universidad Central de

Venezuela.

LIBRERÌA EDUCACIÒN. Escuela de Educación. Edificio de Trasbordo. Ciudad Universitaria.

Universidad Central de Venezuela.

PEDIDOS:

E-mail: eabierto@cantv.net eabierto.revista@gmail.com

-----------------------------

Espacio Abierto Investigadores Asociados.

Apartado Postal: 15288. Maracaibo, Venezuela Telefax: 58-261- 7520189/ 7528934

La nueva doctrina militar rusa

General Gareev: «Rusia será el árbitro geopolítico en los conflictos del

futuro»

por Viktor Litovkin*, Majmut Gareev*

15 de julio de 2007

El general ruso Majmut Gareev dio a conocer las principales características de la nueva

doctrina militar de la Federación Rusa en la conferencia que él mismo presidió en la

Academia de Ciencias Militares de Moscú, el pasado 20 de enero de 2007. En esta

entrevista inédita en castellano, Garaev señala que su país deberá hacer frente a la

inestabilidad de algunos países, pero sobre todo a las guerras que los Estados Unidos

provocarán en el mundo en su rapaz búsqueda de recursos naturales (sean

hidrocarburos, agua, etc.). Rusia se abstendrá de una confrontación directa y concebirá

su defensa para desempeñar un rol de árbitro mundial.

El 20 de enero de este año, la conferencia de la Academia de Ciencias Militares tuvo

lugar en Moscú, en el ministerio de Defensa. El general Majmut Gareev, presidente de

la Academia, presentó su informe en la cual detallaba las principales características de

la nueva doctrina militar de Rusia. Los diferentes observadores, analistas,

investigadores y dirigentes de las fuerzas armadas examinaron este importante

documento el cual fue difundido dentro de la comunidad militar para su respectivo

estudio.


Viktor Litovkin: ¿Cuáles han sido las razones que han llevado al estado mayor ruso a

meditar sobre la necesidad de una nueva doctrina? ¿Cuáles son la innovaciones

propuestas? ¿Y porqué una participación de la Academia de Ciencias Militares?

General Majmut Gareev: Desde que se adoptó en el año 2000 la precedente doctrina

militar, la situación geopolítica y militaro-política ha considerablemente evolucionado,

así como el tipo de amenaza a la seguridad del estado. Hoy en día se ha definido

claramente la [nueva] misión que debe cumplir las fuerzas armas y las diversas tropas.

El sistema de administración pública ha evolucionado también, así como el nivel de

desarrollo económico del país, su potencial demográfico.

Además, ciertas disposiciones de la doctrina actualmente en vigor se han mostrado no

viables.

Ellas no concuerdan con la realidad de los acontecimientos de estos últimos años y,

entonces, no sirven pues a reforzar la seguridad nacional. Todo esto exigía una reflexión

de expertos y un cuadro jurídico de las nuevas ideologías de defensa.

La doctrina militar es el sistema de conceptos oficialmente adoptada por un estado y las

disposiciones destinadas a neutralizar las amenazas y a asegurar la seguridad, a prevenir

guerras y conflictos armados, la doctrina es también un sistema de [diferentes] visiones

desarrolladas acerca de una edificación [construcción] militar, la preparación del país,

de las fuerzas armadas y otras tropas de defensa de la Patria. Se trata pues de una visión

sobre los medios y recursos [necesarios] para preparar y conducir una lucha armada (u

otras formas de lucha) para defender el país.

Fue en el mes de junio de 2005, durante una reunión del Consejo de Seguridad, que el

presidente Putin pidió al comando conjunto de la fuerzas armadas de poner en marcha

una nueva doctrina. Tal trabajo no puede realizarse correctamente si no se tiene antes

una nueva concepción de la seguridad nacional. Sin embargo, sin esperar a que esta se

concretice, los militares y los investigadores reunidos bajo el auspicio de la Academia

de Ciencias Militares pudieron exponer sus [principales] ideas sobre como debiera ser

esta, los temas que debe tocar e incluir.

En los años 1920, fue el país entero y el ejército que debatieron de la doctrina de la

joven república de los Soviets [URSS] y del programa de reforma militar propuestas por

Mijaíl Frounze. Esa doctrina era algo comprensible, no solamente para los dirigentes de

las repúblicas y de las fuerzas armadas, sino también para los simples soldados y

ciudadanos. ¿Porqué no rehacer hoy en día este mismo procedimiento?

Considero que la doctrina militar es, en el fondo, una declaración acerca de la política

del estado en el campo de la defensa, y que ella debe ser dada a conocer a toda la nación

y el mundo entero. Nosotros no nos escondemos de nadie, no desarrollamos tampoco

intrigas contra nadie y no tenemos nada a callar [ocultar].

Viktor Litovkin: ¿Cuáles son las cuestiones claves en esta nueva doctrina militar o, si

pregunto de otra manera: cuáles son los asuntos prioritarios [o la columna vertebral] de

esta nueva estrategia?


General Majmut Gareev: Nosotros debemos encontrar una respuesta precisa a la

siguiente pregunta: ¿cuál es el tipo [y carácter] de amenaza(s) que rondan alrededor de

Rusia hoy en día y cuales son las disposiciones a tomar para asegurar su defensa?

Posteriormente, habrá que definir el tipo de organización militar que necesita el estado

para neutralizar estas amenazas potenciales y rechazarlas, si necesidad hay. Será

necesario, entre otro, indicar los medios posibles de recurso a las fuerzas armadas y

otras tropas. Así que el tipo de guerra y de conflicto armado que [el enemigo] podría

imponernos en esta época, período comprendido hasta 2015.

De todo esto resulta la orientación de la preparación y la formación militar. Y, sobre

todo, nosotros debemos saber cómo preparar al país para la defensa de una manera

general, y, ante todo, en función de una planificación económica, militaro-industrial y

político-moral.

Haciendo esto, habrá que hacer cuidado en no politizar al extremo y de no ideologizar

los temas examinados, hay que concentrar la atención en el trabajo práctico en vista de

reforzar las capacidades de defensa de Rusia.

Los factores ecológicos y energéticos constituirán, en los próximos diez o quince años,

las principales causas de conflictos políticos y militares.

Ciertos estados se esforzarán por tomar controlar y acapara los recursos naturales [y

riquezas] energéticas, como esto ha ocurrido en Irak, y la gente no tendrá más opción

entre morir o resistir.

Si contabilizamos estos factores, la comunidad mundial estará confrontada, tarde o

temprano, a la necesidad de limitar, en una cierta medida, de reglamentar y de

trasformar cualitativamente el volumen y el carácter de la producción.

Y si la ONU, los gobiernos de los principales países, de los principales grupos

transnacionales y otros organismos internacionales no encuentran los medios y los

métodos para coordinar y regular la producción y la consumación, la sobrevivencia de

numerosos pueblos podría ser cuestionada con fuerza.

La lucha por los recursos naturales llegará a su paroxismo, generando una confrontación

política y económica. No se puede excluir, en este campo, la posibilidad de una

confrontación militar.

La inmensa diferencia [foso] existente [y que divide] entre aquellos que llevan una

«existencia de lujo» y los demás pueblos, crea un terreno propicio al terrorismo y a una

guerra de «todos contra todos».

Esta de una de las amenazas posibles a nuestra seguridad. Mismo si no es

completamente justo de reducir las causas del terrorismo solamente a la pobreza. Porque

la República Popular de Corea [del Norte] y Cuba son países pobres, pero el terrorismo

inexistente. Y los [atentados de [septiembre] 2001 en los Estados Unidos-

>http://www.voltairenet.org/mot37.html?lang=es] han sido cometidos por gente que no

se les podría incluir, y de lejos, entre los más pobres. De una manera general, no hay

que simplificar los problemas cuales fueran estos.

De todas maneras, el carácter de la(s) amenaza(s) dependerá de mucho de la estructura

política del mundo. Está muy claro y cada día más evidente, que la responsabilidad

[carga] del “leadership” que los Estados Unidos han asumido resulta cada día más

penoso de soportar, incluso para una superpotencia tan poderosa. Y los llamados a

compartir y repartirse esta carga con las otras grandes potencias emanan ya no

solamente del Partido Demócrata de ese país.


La realidad aparece brutalmente, el pragmatismo va obligar incluso a los congresistas

recalcitrantes y tercos a reflexionar una vez más de lo que más le conviene: tener a

Rusia como asociado o tenerla como adversario que será necesario neutralizar.

Y otra realidad aparece de manera evidente: es imposible, en el mundo de hoy en día,

tratar una sola cuestión importante sin contar con Rusia. Y nosotros no tenemos

necesidad de una confrontación, ni con los Estados Unidos, ni con Occidente ni

tampoco con Oriente.

Se puede decir claramente que no existe prácticamente otra opción que un mundo

multipolar, cristalizando los principales centros de influencia (Estados Unidos, Unión

Europea, Rusia, China, India). Pero, siendo tal la correlación de fuerzas que se impone

realmente en el mundo, lo más racional para Rusia es, apoyándose en la ONU, de

cooperar con la OTAN, con la OSCE, con la Unión Europea, la China, India y otros

países interesados de intervenir con motivación en la arena internacional para apoyar el

fin de una política de confrontación, para buscar hacer adoptar en lo posible, normas de

derecho internacional, prohibiendo los actos de sabotaje contra otros países. En el caso

de mantener un mundo multipolar, la lucha para sanear radicalmente las relaciones

internacionales podría contar con el apoyo de numerosos países y medios sociales que

estarían interesados en ello.

El análisis de las tendencias de desarrollo de la situación internacional muestra que la

política que sigue los EEUU conducirá inevitablemente a una confrontación con una

parte importante del mundo [tarde o temparano]. Y las condiciones se están

concretizando y reuniendo objetivamente para una intervención de Rusia en calidad de

árbitro geopolítico.

Es indispensable tener una cierta prudencia en la definición de los intereses nacionales a

fin de no defender únicamente los intereses realmente vitales. Los intereses nacionales

no pueden ser minimizados si no se quiere limitar las capacidades de desarrollo

económico y la realización de factores geopolíticos. De todas maneras, como lo ha

demostrado la experiencia de posguerra, un maximalismo excesivo así que el carácter

irrealista de los intereses nacionales y de los objetivos proclamados, la voluntad de

realizarlos implacablemente, cueste lo que cueste, engendran una política exterior y una

doctrina militar de confrontación, conducen además a la ruina económica y un fracaso

total de los objetivos nacionales buscados erróneamente.

No podemos permitir esto.

Viktor Litovkin: ¿Cuáles son las amenazas para la seguridad de Rusia y partiendo de

ahí, los objetivos de las fuerzas armadas?

General Majmut Gareev: Es una de las preguntas más complejas, aquella por la cual un

abanico de opiniones se despliega. Dos posturas han aparecido.

La primera, adoptada por la doctrina actualmente en vigor, se concentra exclusivamente

sobre las amenazas militares y sobre las posibilidades de neutralizarlas por medios

militares.

La segunda se basa sobre las transformaciones militaro-políticas en el mundo y toma en

serio una amplia gama de amenazas sean tanto militares como no militares. Políticodiplomáticas,

económicas, de información [medios de comunicación-manipulación


infromativa], por ejemplo. «La experiencia» de la desintegración de la Unión Soviética

[URSS], de la Yugoslavia, las «revoluciones coloreadas» en Georgia, en Ucrania, en

Kirguistán y en otras regiones del mundo están ahí para recordarnos y convencernos que

las principales amenazas se realizan y se ejecutan no por medios militares sino más bien

mediante operativos [secretos] de inteligencia, la acción secreta [injerencia que recibe la

terminología de «golpes suaves»].

Podemos entonces sacar la conclusión siguiente: es imposible de separar las amenazas

militares de las no militares, es conveniente examinarlas en su conjunto orgánico. Las

contradicciones socio-políticas, económicas, territoriales, religiosas, étnico-nacionales y

otras entre las diferentes regiones y estados, constituyen las principales fuentes y causas

de complicación posible de la situación militaro-política de nuestro país.

Para nosotros, las diversas amenazas se resumen en las siguientes y principales

categorías:

Primeramente, la política y los esfuerzos de ciertas fuerzas internacionales [grandes

potencias] que atentan contra la soberanía de Rusia, sus intentos por dañar nuestros

intereses económicos . Las diferentes formas de presión política mediante la

manipulación de los grandes medios informativos, las acciones de sabotaje, como fue el

caso en Ucrania, en Georgia, en Kirguistán y en otros países.

Las reivindicaciones territoriales en casi todas nuestras fronteras.

La amenaza por la seguridad energética es para nosotros de un carácter particularmente

agudo. Los principales dirigentes de la OTAN están ahora dispuestos a considerar (e

incluso por un simple aumento del precio del petróleo) como una forma de agresión.

De donde la importancia y la misión [que consagramos] para la defensa: prevenir,

localizar y neutralizar este tipo de amenaza por los medios político-diplomáticos,

económicos, de información y otros medios no militares.

Segundo, el uso del arma nuclear contra Rusia y la proliferación de armas de

destrucción masiva constituye una amenaza para nosotros.

Prácticamente las armas nucleares de todos los principales países que las poseen las

tienen apuntadas hacia Rusia. Que nosotros queramos admitirlo o non, está es la verdad.

De esta manera, la misión de defensa mediante la disuasión nuclear estratégica ante una

posible agresión, toma más importancia hoy en día que en el pasado.

Tercero, las amenazas militares que recaen sobre Rusia se mantienen, existe un riesgo

de conflicto armado y en ciertas circunstancias, el estallido de una guerra mayor. Las

grandes potencias quieren por supuesto efectuar y lograr un avance cualitativo para

conseguir la supremacía militaro-tecnológica, conseguir poderosos dispositivos de

fuerza, para desestabilizar considerablemente el equilibrio militar, algunos de estos

desplegados ya a las puertas [fronteras] de Rusia.

No podemos seguir ignorando el hecho que la OTAN extiende su esfera de actividad

[influencia] y que se propone actuar a escala global.

En cuanto a las amenazas internas, las más peligrosas son el terrorismo y el

separatismo, que son generalmente atizadas desde le exterior y cuyo objetivo es romper

la unidad y la soberanía territorial de Rusia.

Partiendo de esto, la doctrina militar debe saber de hecho, que las fuerzas armadas y

otros grupos de tropas, deben, en primer lugar, estar preparadas para cumplir misiones

de combate en los conflictos armados locales, operaciones antiterroristas, estar


preparadas a la movilización para efectuar tareas de guerra regionales de gran

envergadura.

Por otro lado, en la medida en que los grandes países del mundo (incluyendo Rusia,

China, EEUU y la OTAN) están en la mira de amenazas comunes y que sólo es posible

de neutralizarlas por esfuerzos conjuntos y coordenados, la doctrina militar rusa deberá

igualmente llevar un dispositivo para conjugar y concertar las doctrinas de los diferentes

países, en el campo de la lucha antiterrorista.

Las amenazas de carácter internacional exigen la creación de mecanismos

transnacionales para bloquearlas. También es posible de repartirse las zonas de

responsabilidad entre la OTAN y la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva.

Viktor Litovkin: ¿Qué pasa con la doctrina actualmente en vigor, según la cual, Rusia

podría ser la primera a recurrir al arma nuclear?

General Majmut Gareev: Las guerras del futuro harán uso principalmente de armas

convencionales, sobre todo de armas de alta precisión, pero la amenaza de recurrir al

arma nuclear será permanente.

Para Rusia, según la correlación de fuerzas que le es desfavorable en todos los ejes

estratégicos, el arma nuclear constituye el arma capital, el medio más seguro de

disuasión estratégico de una agresión exterior y el medio más seguro de garantizar su

propia seguridad.

Por consiguiente, dada esta nueva forma de amenaza, no hay que apoyarse tampoco y

únicamente sobre el arma nuclear. La idea según la cual «mientras que el arma nuclear

exista, la seguridad de Rusia está garantizada» no corresponde plenamente a las nuevas

realidades.

La Unión Soviética poseía el arma nuclear, pero, si el arma nuclear ha sobrevivido, el

estado federal [de la URSS] ha desaparecido.

Esta arma además no puede emplearse en toda circunstancia, es imposible de utilizar

esta arma, por ejemplo, en Chechenia, para neutralizar las amenazas económicas, de

propaganda informativa y todo tipo de sabotaje.

Es necesario también tomar en cuenta el hecho que a consecuencia de la reducción de

nuestras capacidades espaciales [satélites u otros sistemas en órbita terrestre], nuestro

sistema de [alerta temprano contra los ataques de mísiles enemigos], así que nuestra

capacidad estratégica de contraataque nuclear, en relación con la creación de una

defensa de ABM [Anti-Ballistic Missile, por sus siglas en inglés], se ha convertido cada

vez más complicado y problemático. Lanzar una interceptación de respuesta e incluso

una réplica de ataque lo suficientemente eficaz contra un adversario potencial, requiere

cada día más esfuerzos. Por tal razón debemos mantener y agrandar el potencial nuclear.

Al mismo tiempo, la doctrina militar debe obligatoriamente prestar atención al

desarrollo de las fuerzas armadas en general, sean aéreas, navales o terrestres. Dada la

inmensidad del territorio ruso y la emergencia posible en el futuro de adversarios

potenciales al este y al sur, nuestra composición militar terrestre no puede olvidarse de

los dispositivos de las fuerzas militares en su conjunto y tenerlas lo suficientemente

fuertes.


La nueva doctrina militar da importancia a la transformación de las fuerzas armadas, a

la creación de un sistema unificado de defensa aeroespacial, a la realización de acciones

militares con y sin contacto, al lanzamiento de contraataques activos de advertencia, en

cuanto a las otras cuestiones importantes de la edificación militar, sobre todo la creación

de grandes y pequeñas unidades mixtas compuestas de profesionales y circunscriptos,

cosa que no podemos explayar en esta corta entrevista.

Concluyendo, la nueva doctrina militar desempeñará un carácter defensivo activo. Esta

será adoptada y confirmada por el presidente del país, como lo estipula la Constitución.

Pero para que ésta cuaje y tome vida, ésta no deberá solamente expresar las posiciones

oficiales adoptadas, sino también conseguir el apoyo de los administradores y

funcionarios del ejército, de la sociedad civil en su conjunto, ella no deberá dividir sino

al contrario unir las diferentes fuerzas del pueblo que no son indiferentes al futuro del

país.

Viktor Litovkin

Periodista y comentarista ruso, experto en asuntos militares.

Majmut Gareev

general de Ejército y presidente de la Academia de Ciencias Militares, para RIA

"Novosti".

El Salvador: Los servicios públicos a merced de las transnacionales

Los procesos de privatización de los servicios públicos han propiciado un intencionado

debilitamiento del rol del Estado y la conformación de monopolios u oligopolios

privados. Asimismo, han causado un fuerte impacto que afecta a los intereses de las

personas consumidoras, que se han visto desprotegidas frente a los abusos de las

empresas transnacionales y afectadas por el encarecimiento de las tarifas (en algunos

casos con subidas de hasta el cien por cien).

| 16 07 2007

Los procesos de privatización de los servicios públicos en Centroamérica tomaron

fuerza en la década de los noventa, iniciados de forma entusiasta por los gobiernos con

el apoyo financiero de entidades internacionales como el Banco Mundial (BM), el

Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Es a mediados de esa década cuando el gobierno salvadoreño impulsa simultáneamente

la reforma en los sectores eléctrico y de telecomunicaciones, aprovechando el contexto

mundial triunfante del neoliberalismo, las simultáneas reformas del Estado que se

estaban impulsando en la región y las (intencionadas) deficiencias de los prestadores

estatales de servicios públicos, que se encontraban en la mira de los privatizadores.

En El Salvador fueron los servicios públicos de energía eléctrica y telefonía los

primeros en privatizarse, mientras que en el servicio de agua potable el Estado aún se

mantiene como el mayor prestador, a través de la Administración Nacional de

Acueductos y Alcantarillados (ANDA). Se vislumbra sin embargo su inminente

privatización, prevista mediante la implementación de nuevas modalidades de

prestación del servicio como la ya conocida figura de las concesiones.


La aprobación de la Ley General de Electricidad (octubre de 1996) facilitó y aceleró la

venta de las empresas estatales de distribución de energía eléctrica y de generación

térmica. Las primeras las compraron las transnacionales AES-Corporation y

Pensylvania Power & Light (PPL), ambas estadounidenses, así como por Electricidad

de Caracas (Venezuela). Esta última fue posteriormente adquirida por AES Corporation,

lo que permitió a esta empresa el control de casi el 79 por ciento del mercado y dejó el

restante 21 por ciento en manos de PPL.

Las empresas generadoras térmicas fueron adquiridas por DUKE Energy y El Paso,

también de los Estados Unidos. Posteriormente se inició el proceso de concesión de la

generación geotérmica, que fue adjudicada a la transnacional Enel Group, de origen

italiano. Como puede observarse, en el caso de la distribución de energía eléctrica la

privatización se convirtió en el paso de un monopolio público a un oligopolio en manos

de empresas privadas: no existe competencia entre las empresas sino una clara posición

de dominio y de reparto de mercado.

También en telefonía

La situación es muy similar en cuanto a los servicios de telefonía, ya que con la venta en

1998 de la empresa estatal ANTEL (Administración Nacional de Telecomunicaciones)

se abrieron las puertas a la instalación de nuevas transnacionales. Uno de los

argumentos utilizados para la privatización de la telefonía en el país fue el de que se

generaría competencia en el mercado, lo que traería servicios de calidad, mejores tarifas

y mayor cobertura.

Han pasado nueve años desde la privatización y lo que puede observarse en El Salvador

es un mercado de telefonía fija controlado mayoritariamente (el 90 por ciento) por una

sola empresa, CTE-Telecom [1]. El diez por ciento restante se reparte entre la española

Telefónica (3,5 por ciento), Telemóvil (3,1 por ciento), El Salvador Network (1,7 por

ciento) y otro conjunto de empresas con apenas el 1,7 por ciento de participación. Con

sede en Luxemburgo, Telemóvil (Millicom Internacional Cellular, S.A, MIC) es uno de

los operadores celulares líderes a nivel mundial.

En el caso de la telefonía móvil, son principalmente cuatro las empresas que se reparten

el mercado, tres de ellas con mayor participación: CTE-Personal (32 por ciento),

Telefónica (30 por ciento), Telemóvil (29 por ciento) y Digicel, de capital

estadounidense-venezolano (9 por ciento). CTE S.A. de C.V., que durante los primeros

cinco años fue propiedad de la transnacional francesa France-Telecom, está hoy en

manos de América Móvil. Esta empresa mexicana es la actual propietaria del 95,2 por

ciento de las acciones de CTE, lo que consolida su posición de dominio en el mercado

salvadoreño.

Como ya hemos mencionado, CTE S.A. de C.V. es el mayor operador de telefonía fija y

uno de los principales participantes en telefonía móvil, pública y servicio de Internet.

Además, CTE-Telecom (ahora con su marca Claro) brinda otros servicios:

arrendamiento de canales, transmisión de datos, televisión vía satélite, venta y alquiler

de equipos de telecomunicaciones, edición de directorios, contestación de llamadas tipo

call center e interconexión a su red local de operadores nacionales de larga distancia, de

servicio local y de compañías de celulares. Se estima que en 2005 los ingresos de CTE,

S.A. de C.V. ascendieron a 445,9 millones de dólares, lo que representa un incremento


del 7,06 por ciento con respecto al año anterior. Dentro de los rubros de mayor ingreso

de la compañía resalta la telefonía fija nacional, con el 42 por ciento de los ingresos

generados en el 2005.

Lecciones ¿aprendidas?

Las experiencias privatizadoras de los servicios públicos en El Salvador nos han

ofrecido importantes lecciones. En primer lugar, la lamentable y tibia actuación de los

gobiernos, que se han convertido en defensores de los intereses de las empresas

transnacionales y han dejado a un lado su verdadero papel como defensores del interés

público, particularmente expresado en la defensa de los derechos de los consumidores.

A lo anterior se suma la creación de nuevos marcos legales (Ley General de Electricidad

[2] y Ley de Telecomunicaciones [3]) e institucionales (Ley Orgánica de la

Superintendencia General de Electricidad y Telecomunicaciones, SIGET [4]) que, en

lugar de fortalecer la actuación del Estado como regulador, han facilitado la libre

operación de las empresas. Así, SIGET es una entidad reguladora que parece velar por

los intereses de las empresas transnacionales y la defensa de las inversiones privadas,

aún a costa de debilitar el rol vigilante del Estado y perder su autonomía e

independencia.

Una muestra del papel poco diligente de la autoridad reguladora la constituyen las

decisiones tomadas a favor de los intereses empresariales. Citamos tres de ellas: la firma

de contratos entre operadores nocivos al consumidor, la demora para realizar reformas a

la Ley General de Electricidad y los sustanciales atrasos que suponen el incumplimiento

de importantes reformas aprobadas en 2003. Estas últimas nacieron como resultado de

una presión social que perseguía lograr beneficios para el interés del país y los usuarios

del servicio. En el caso de la telefonía el Estado también ha tomado decisiones que

afectan a los consumidores, como la firma de un contrato con CTE-Telecom que

aprueba incrementos progresivos de las tarifas o la falta de iniciativa para corregir

irregularidades y reformar la Ley de Telecomunicaciones (algo que no se ha hecho

desde su formulación en 1998).

Por otro lado, tras nueve años de operación de empresas privadas en los sectores de

telefonía y electricidad puede comprobarse la tendencia hacia la concentración tanto del

capital accionario como de los mercados de servicios. En relación al primero se observa

como, por ejemplo, la empresa CTE-Telecom ha concentrado su participación en un

95,2 por ciento. Lo mismo sucede en el caso del mercado de servicios, en el que cuatro

de las cinco empresas distribuidoras de energía eléctrica se encuentran en manos de una

misma transnacional (AES-Corp.). La tercera lección está relacionada con los intereses

de las personas consumidoras, que han sufrido los efectos negativos de la voracidad del

mercado y de la privatización de las empresas estatales por causa de los incrementos en

las tarifas, del deterioro de la calidad de los servicios y de los abusos e irregularidades.

Impacto en la capacidad de consumo

Las tarifas de energía eléctrica y telefonía presentan una tendencia alcista desde su

privatización, generando un fuerte impacto en la economía de las familias salvadoreñas.

En energía eléctrica se han incrementado en un 107 por ciento, pasando de un promedio

de 12,17 en 1997 a 25,13 dólares en 2007 (consumo promedio residencial de 154


Kwh/mes). Esto supone una subida de un 14,4 por ciento en relación a un salario

mínimo nominal urbano (unos 174,24 dólares mensuales). En telefonía la situación se

repite, ya que los incrementos han alcanzado el 30 por ciento desde la privatización y de

un promedio de 23,18 se ha pasado en diez años a uno de 30,18 dólares (2007). La tarifa

consumo promedio residencial es de 13,59 horas, lo que se traduce en un 17,3 por

ciento del salario mínimo nominal urbano.

La brecha entre el costo de los servicios públicos y el ingreso de las familias que

cuentan con un salario mínimo nominal urbano es cada vez mayor, ya que el pago de

tres servicios (agua potable, energía eléctrica y telefonía) les significa un promedio de

65 dólares mensuales. Si a esto le agregamos el costo de la canasta de mercado en su

conjunto, que para el mes de marzo de 2007 alcanzó un valor de casi 700 dólares

mensuales, resulta patente el progresivo deterioro en la calidad de vida de las y los

salvadoreños. Además, la población rural aún presenta bajos niveles de cobertura: datos

oficiales sobre 2004 muestran que la del servicio de energía eléctrica alcanzó un 71,9

por ciento y la telefónica un 15,1 por ciento.

Por si fuera poco, a lo anterior hay que sumar los problemas relacionados con la calidad

de los servicios. Datos de SIGET indican que el número de cortes de energía eléctrica

ha ido en aumento: de 16.673 en el año 1999 a 75.782 en el 2005. En telefonía los

problemas están relacionados con la mala atención a los usuarios, cobros injustificados

e interrupciones, entre otros. Por estas razones es creciente el descontento de los

usuarios con respecto a las empresas que prestan ambos servicios.

Sin embargo no todo es negativo, ya que los recurrentes problemas y la ausencia de

voluntad política para atender las necesidades de los ciudadanos han promovido una

importante participación de la ciudadanía y la organización de al menos quince Comités

Locales de Defensa del Consumidor. Existe una mayor exigencia en cuanto al

cumplimiento y fortalecimiento de la regulación, la institucionalidad pública y las leyes,

así como una demanda dirigida al establecimiento de mecanismos que aseguren mayor

inversión pública y privada. La finalidad es mejorar tanto el acceso y la cobertura como

los espacios y procedimientos que hagan posible la participación de los usuarios en el

debate de temas importantes.

Lamentablemente, hasta hoy no existe por parte de las autoridades competentes interés

ni por reconocer la importancia de la participación ciudadana ni tampoco por resolver el

origen de los problemas, en esencia causados por procesos de privatización amañados,

con claros privilegios para el interés empresarial.

Es importante aprender de estas lecciones y avanzar hacia mecanismos ciudadanos que

defiendan el agua como un bien común, ya que hoy sigue latente la amenaza de su

privatización. Por ello, consideramos urgente la creación de un nuevo marco legal e

institucional del agua que asegure, entre otros aspectos, que este recurso es un derecho

humano y una responsabilidad del Estado, razones por las que se debe prohibir

cualquier modalidad de privatización. En este marco se cuenta ya con una propuesta

ciudadana de Ley de Agua Potable y Saneamiento, que se espera sea retomada por el

gobierno para su discusión.

--------------------------------------------------------------------------------


El Centro para la Defensa del Consumidor (CDC) de El Salvador es una Organización

No Gubernamental constituida en 1991. Desarrolla procesos de investigación,

formación, educación y orientación, así como acciones de incidencia sobre las políticas

públicas. Este artículo ha sido publicado en el nº 27 de la revista Pueblos, julio de 2007,

Especial América Latina.

[1] CTE: Empresa de Telecomunicaciones de El Salvador.

[2] Decreto Legislativo nº 843 (octubre de 1996).

[3] La Asamblea Legislativa aprobó una primera Ley de Telecomunicaciones (Decreto

Legislativo nº 807, de 9 de octubre de 1996) que posTeriormente fue derogada y

sustituida en 1997 por la actual Ley de Telecomunicaciones (Decreto Legislativo nº

142, de 21 de noviembre).

[4] Decreto Legislativo nº 808, de septiembre de 1996. Como su nombre indica, SIGET

vela por el sector eléctrico y de telecomunicaciones.

http://www.revistapueblos.org/spip.php?article617

Nicaragua: Privatiza que privatizarás, que sin luz los dejarás

Condicionados por el espejismo del alivio de la deuda que prometían las Instituciones

Financieras Internacionales y los países ricos, durante los años noventa la mayoría de

los países empobrecidos sufrió una ola de privatizaciones de empresas estatales

vinculadas a servicios básicos o recursos naturales. Estas privatizaciones debían traer la

modernización de los sectores, mejoras en el servicio, competencia y hasta reducciones

de precio. Con el tiempo se ha demostrado que lo que han provocado ha sido una

recolonización y un nuevo expolio que ha favorecido a las grandes corporaciones del

Norte, causando más pobreza y desequilibrios en los países del Sur.

| 16 07 2007

En este artículo abordamos el caso del sector eléctrico en Nicaragua como ejemplo

paradigmático, porque muestra cómo un país ahogado por la deuda externa en los

noventa asume los condicionantes marcados tanto por el Banco Mundial (BM) como

por el Fondo Monetario Internacional (FMI), iniciando un proceso de privatizaciones

que acaba sumiendo el sector en una crisis que provoca graves impactos sociales [1].

La matriz energética de Nicaragua es altamente dependiente del petróleo (79,6 por

ciento) en la generación de electricidad, a diferencia de otros países de la región

centroamericana: Costa Rica (1,8 por ciento), Panamá (32,2), El Salvador (50,5),

Guatemala (50,1) y Honduras (61,3 por ciento). Las fuentes energéticas nicaragüenses

determinan que casi el 80 por ciento de la generación eléctrica se haga a partir de

centrales térmicas, que utilizan combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural). El

gran peso del petróleo en la generación eléctrica provoca que sus costes dependan de

forma directa de las oscilaciones de precio del barril de crudo.

Lejos de lo que pudiera parecer, esto no deriva de una supuesta incapacidad para utilizar

otras energías, ya que datos de estudios desarrollados en la época del dictador Somoza

indican que el potencial en generación eléctrica renovable que tenía Nicaragua ya en

aquellos años podía llevar al país a conseguir su independencia en este sentido e incluso


convertirse en exportador sin depender del petróleo. Así, el potencial de generación

geotérmica era de 1.000 MW y de hidroeléctrica de 1.760 MW, datos que contrastan

con la realidad en 2004, con una capacidad real de generación de 742,2 MW. Es decir,

que existieron intereses económicos y una elevada incompetencia política para la

planificación de un sistema energético estable y eficaz.

Siguiendo con el análisis, en el sistema eléctrico nicaragüense el elevado índice de

pérdidas y fugas técnicas en el transporte y la distribución [2] es del 30,4 por ciento en

el 2004. Este índice es el más elevado de la zona si lo comparamos con las pérdidas que

tienen Costa Rica (9,4 por ciento), El Salvador (14,5 por ciento) u Honduras (22,7 por

ciento).

Nicaragua es el último país de la zona en cuanto a índice de electrificación, con un 52,1

por ciento. Es decir, hay más de 2,7 millones de nicaragüenses sin acceso a electricidad

(467.500 hogares) [3]. Este dato nuevamente contrasta con la situación en Costa Rica

(97,9 por ciento), El Salvador (81,4) u Honduras (65,9 por ciento). Por otro lado,

Nicaragua tiene la tarifa eléctrica más elevada de toda la zona: 124,5 dólares el MW/h,

frente a los 73 de Costa Rica o los 96,7 de Honduras.

Desde el verano de 2006, las empresas encargadas de la distribución eléctrica,

propiedad de Unión Fenosa, están siendo incapaces de garantizar el suministro

continuado a la parte de población nicaragüense que tiene acceso al mismo. Los cortes

en agosto de 2006 llegaron a ser de entre cuatro y catorce horas diarias, afectando esto

incluso al suministro de agua potable, además de producir graves impactos en la

economía local. ¿Qué es lo que ha llevado a esta situación al sector eléctrico en

Nicaragua?

Deuda externa y condicionantes

Nicaragua era en la década de los noventa uno de los países más endeudados del mundo.

Su deuda externa total ascendía a 10.745 millones de dólares en 1990, mientras que su

producto nacional bruto era de 988. El servicio de la deuda [4] alcanzó en 1995 el 38,1

por ciento de sus exportaciones, llegando a ser el sexto país del mundo en peor

situación.

En este contexto es fácil visualizar cómo la historia de la deuda externa en Nicaragua y

las privatizaciones van juntas de la mano durante toda la década de los noventa y hasta

la fecha. Para poder avanzar en las iniciativas de alivio de la deuda para países

altamente empobrecidos, actualmente llamadas ESAF I y II [5], los diferentes gobiernos

electos (Chamorro, Alemán y Bolaños) se sometieron a los condicionantes impuestos

por las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) en forma de paquetes de políticas

económicas de corte neoliberal. Dichas medidas, denominadas Planes de Ajuste

Estructural, conllevan aplicar políticas regresivas para los sectores más vulnerables al

reducir el gasto público y a su vez aumentar las entradas de capital, vía privatización y

desmantelamiento de las empresas públicas (siguiendo las directrices del Consenso de

Washington).

El gobierno de Chamorro fue el primero en preparar el camino a las privatizaciones al

reformar la ley Orgánica del Instituto Nicaragüense de Energía con el Decreto Ejecutivo

25/92 de abril de 1992, para permitir la entrada del sector privado. En 1998 el gobierno

de Alemán entra en la ESAF II, en la que, para alcanzar el punto de culminación, uno de

los condicionantes que se van a exigir es que haya una clara estrategia privatizadora.

Ese mismo año, la empresa internacional Price Waterhouse & Coopers finaliza un

estudio encargado por el gobierno en el que se recomienda segmentar la Empresa

Nicaragüense de Electricidad (ENEL) en siete: dos de distribución, una de transmisión y


cuatro de generación. A partir de ese momento se reforman los instrumentos jurídicos

del sector energético y, con financiación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID),

se crea la Unidad de Reestructuración de ENEL, que será la encargada de llevar a cabo

la privatización.

Durante este periodo se produce la privatización de una parte importante de las plantas

generadoras, que pasan a manos de la oligarquía nicaragüense y de capital

norteamericano. El BID apoya los procesos de privatización o de concesiones de

contrato de generación a inversionistas privados bajo los plazos y condiciones de un

Acuerdo de Compra de Potencia (PPA) [6], normalmente de quince años de duración y

en dólares. El PPA entre las empresas generadoras privadas y ENEL proporciona

ingresos por dos conceptos: pagos por capacidad (fijos) y pagos de energía (variables).

Como los PPA garantizan al generador la compra de su producción térmica, éste no

tiene ningún tipo de estímulo para invertir en energías renovables; mientras que, al no

efectuarse ningún tipo de control sobre la capacidad fija contratada, puede ser frecuente

que su capacidad real esté por debajo de la nominal. Como un proceso paralelo al

impulso de las privatizaciones y entrada de capital foráneo, las inversiones públicas en

generación fueron negativas en esta época. Se ha apostado de forma continua por las

concesiones para instalar más plantas térmicas cofinanciadas por el BID, ya que

necesitan de una inversión inicial menor y, por lo tanto, garantizan más rápidamente la

generación de beneficios.

La privatización de Unión Fenosa

Siendo Enrique Bolaños presidente de la junta directiva de ENEL, se vendieron a Unión

Fenosa las dos empresas encargadas de la distribución de energía en el país por 115

millones de dólares. El proceso de compra fue un tanto dudoso: Unión Fenosa fue la

única empresa que se presentó al concurso de adquisición. Además de adquirir Disnorte

y Dissur, y con ellas el monopolio de la distribución en régimen de concesión por un

período de treinta años, la venta incluyó buena parte de los activos de ENEL: redes,

subestaciones, bienes inmuebles y laboratorios de calibración, entre otros muchos

Según fuentes periodísticas nicaragüenses, el ingeniero Gabriel Pasos (presidente de la

Cámara de Industrias de Nicaragua) y Róger Cerda (experto en temas energéticos),

coincidieron en valorar que el segmento vendido a Unión Fenosa del sector eléctrico

podía haber sido valorado fácilmente en más de 200 millones de dólares. Con

anterioridad a la privatización se hace una modificación de la ley, con el fin aparente de

“acomodar” en uno de sus artículos la presentación de un único ofertante: “será

declarada automáticamente desierta aquella licitación en la cual no se presentare al

menos una propuesta” [7].

Las denuncias contra Fenosa, la penosa

Desde que entró en el país, Unión Fenosa ha tenido múltiples controversias con

consumidores y administraciones públicas nicaragüenses. Fruto de su proceder, Fenosa

está siendo denunciada por una campaña internacional, articulada por organizaciones de

Nicaragua y del resto del mundo. La campaña se llama “La Ir-Responsabilidad Social

de Unión Penosa. Capítulo I: Nicaragua a oscuras”.

Sus denuncias se basan en una serie de impactos provocados con su actividad, entre los

que destacan, además de la incapacidad para garantizar el suministro eléctrico

continuado, que no ha invertido lo necesario para incrementar la tasa de cobertura de

electrificación y mejora de la red de distribución para reducir las fugas técnicas.

Además, las inversiones que dice haber hecho las ha realizado en contadores o se ha

apropiado de las ya realizadas y, ante el proceso de arbitraje abierto por el INE por estos


incumplimientos, intenta hacer chantaje al gobierno del recientemente elegido Ortega

amenazando con denunciarlo ante diversas instancias del Banco Mundial.

A modo de conclusión

Sorprende el papel de las IFI y la connivencia de los gobiernos nicaragüenses que han

ejecutado sus directrices sin tener en cuenta que la electricidad es un servicio básico. No

han tratado de fijar criterios como la mejora de la cobertura de la electrificación ni la

reducción de las pérdidas de energía, y tampoco han promovido el uso de plantas

generadoras limpias para desvincular a Nicaragua de su gran dependencia del petróleo.

Pareciera que las privatizaciones hubiesen tenido dos únicos objetivos desligados de la

población: liberar recursos para pagar la deuda externa y privatizar por privatizar, para

obtener el máximo lucro en el mínimo tiempo para los capitales implicados, ya sean los

de Fenosa o los de las oligarquías nicaragüenses.

La empresa distribuidora de energía eléctrica Unión Fenosa tiene un monopolio

garantizado a treinta años, pero no le salen las cuentas porque no ha realizado la

inversión que debería haber hecho en la mejora de la red de distribución eléctrica. Por

esta razón no paga a las generadoras y prefiere dejar a la población sin suministro, como

medida de chantaje al gobierno (tanto al anterior de Bolaños como al actual, de Ortega),

sin importarle los impactos que ello provoca.

Lo miremos por donde lo miremos, podríamos decir que los procesos de privatización

como éste, de un servicio público de primera necesidad, en un país con más de la mitad

de su población viviendo con menos de un dólar al día, no pueden hacer otra cosa que

fracasar. Parece que hubiese que garantizar beneficios desproporcionados para que el

capital privado se sienta atraído para invertir en el país, sin ponerle limitaciones y, por

lo tanto, sin tener en cuenta criterios sociales ni ambientales.

Estas medidas provocan el efecto contrario al deseado y el Estado queda enredado en la

trampa de la deuda externa, sin tener independencia económica y política para

garantizar derechos universales como el acceso al suministro eléctrico a la totalidad de

sus ciudadanos. Debe acabar cediendo al chantaje de las empresas transnacionales y

hacerse cargo de su ineficiencia, demostrándose de nuevo la máxima: “algunas

empresas transnacionales privatizan los beneficios y socializan sus pérdidas”.

Jesús Carrión Rabasco pertenece al Observatorio de la Deuda en la Globalización

(ODG). Este artículo ha sido publicado en el nº 27 de la revista Pueblos, julio de 2007,

Especial América Latina.

[1] Artículo basado en diferentes estudios aportados a la campaña “La Ir-

Responsabilidad Social de Unión Penosa. Capítulo I: Nicaragua a Oscuras”. Las fuentes

principales son los estudios de D. Adolfo José Acevedo Vogl y la Red Nacional

Defensa de los Consumidores de Nicaragua.

[2] Las redes de transporte se diferencian de las de distribución en que las primeras

hacen servir una red de alto voltaje y las segundas, que están conectadas a los centros de

consumo, la hacen servir de medio y bajo.

[3] Según cálculos de CEPAL, en 2004 vivían 5,8 habitantes de promedio por vivienda.

[4] El servicio de la deuda es la cantidad devuelta en un año teniendo en cuenta la

amortización del préstamo más los intereses.

[5] Enhanced Structural Adjustment Facility (ESAF): Programa de Ajuste Estructural

Ampliado.


[6] Power Purchase Agreements (PPA): Acuerdo de compra de Potencia.

[7] Artículo del Decreto Ejecutivo 129-99 que reforma el reglamento de la ley 272

Tomado de: http://www.revistapueblos.org/spip.php?article619

Guatemala: ¿A quién beneficia la actividad minera?

A inicios de 2005, pobladores del Departamento de Sololá, en el occidente de

Guatemala, se opusieron al paso de maquinaria destinada a la minera Montana, empresa

extractora de oro cuyo proyecto principal está ubicado en el municipio de San Miguel

Ixtahuacán (San Marcos). Más de 1.500 efectivos de la Policía Nacional Civil y el

ejército desmontaron la pasarela peatonal que obstaculizaba el tránsito de la maquinaria

el 11 de enero, causaron un muerto y doce heridos durante la represión de los

manifestantes y custodiaron a éstos durante un día, desde la aldea Los Encuentros hasta

su destino final en Ixtahuacán.

| 16 07 2007

Con el mismo esquema represivo se disolvieron dos meses después las manifestaciones

celebradas contra el Tratado de Libre Comercio (TLC) tanto en Ciudad de Guatemala

(14 de marzo) como en Colotenango (Departamento de Huehuetenango, 15 de marzo).

En este último lugar los disparos de la policía mataron al campesino Juan López.

El uso de la fuerza y la violencia polarizó el país y desenmascaró al gobierno como

defensor a ultranza de empresas privadas por encima de la opinión y los intereses de la

población afectada. Además de afirmar que las comunidades estaban manipuladas por

intereses poderosos, ciertos portavoces gubernamentales tacharon a numerosos

dirigentes de organizaciones de “líderes irresponsables” y a asociaciones ambientalistas

de “eco-histéricas” y “enemigas del desarrollo”. Para la diputada de izquierdas Alba

Estela Maldonado, la consigna del gobierno en ese momento fue la de “enfrentar toda

forma de resistencia”.

Lo que nos deja la actividad minera

La represión se inscribe en el marco de una actividad económica altamente cuestionada,

que acarrea muchos riesgos y ofrece pocos beneficios sociales: la minería. La extracción

de metales a cielo abierto es un negocio lucrativo y un vigoroso instrumento de

acumulación económica, pero también una ruinosa inversión social. Las empresas

mineras presentan un bajo índice de generación de empleo, apenas aportan en concepto

de pago de impuestos y afectan a la salud de las personas y al buen estado del medio

ambiente. “La explotación minera nos lleva hacia una deforestación brutal. Una

montaña tarda millones de años en formarse. Es como quitarle el corazón a alguien”,

afirma el economista Rafael Piedrasanta Arandi [1].

Una por una, las razones favorecen a los detractores de la minería y defensores de otro

modelo de desarrollo. Hace diez años ya que las empresas no tributan el seis, sino el

uno por ciento de sus ganancias declaradas. Según explica Leonor Hurtado [2], “en

1997, durante el gobierno de Alvaro Arzú, se aprobó la nueva Ley de Minería, que

limita los beneficios para el país y favorece a las compañías. El 99 por ciento de las

regalías pertenece a las empresas extractoras”.

Un estudio realizado por el semanario Inforpress advierte que la principal extractora de

oro en Guatemala (Montana) obtendrá tras el periodo de explotación unos ingresos

brutos aproximados de 1.664 millones de dólares al precio actual de la onza de oro,

mientras que, a cambio, aportará apenas 60 millones en concepto de regalías. Además,


tanto los mecanismos semifraudulentos de exención como la debilidad de los controles

estatales debilitan el aporte económico. La Montana se acogió incorrectamente al

Decreto 29-89, Ley de Fomento y Desarrollo de Maquilas, que exime de pagar hasta

2008 el total de los derechos arancelarios y los impuestos de importación sobre la renta

y el valor añadido. Sin embargo, tras la publicación en prensa de varias denuncias, la

empresa renunció “voluntariamente” a estos privilegios, valorados en cinco millones de

dólares anuales.

La actividad minera presenta uno de los menores índices de generación de empleo

(directo e indirecto) y, por otro lado, causa un fuerte impacto sobre la salud de las

personas. Para llevar a cabo el proceso de lixiviación, es decir, para separar el metal

extraído de la roca que lo contiene, se utiliza cianuro y se emplea una gran cantidad de

agua. Según Brigadas de Paz Internacionales [3], el proyecto de la Montana necesita

250.000 litros de agua por hora, el equivalente a lo que una familia campesina consume

en veintidós años.

Los beneficios de la actividad minera no se distribuyen entre toda la comunidad, sino

que son absorbidos por un reducido grupo de empresarios vinculados a la familia

gobernante. Así lo demuestran las investigaciones realizadas por Luis Solano [4], que

sitúan a parientes y socios comerciales del presidente Oscar Berger en la empresa

Montana, en la Compañía Guatemalteca de Níquel de Izabal e incluso en grandes

proyectos hidroeléctricos como el de Xálala, rechazado por la población el pasado 21 de

abril y que afecta a comunidades de Uspantán, Alta Verapaz e Ixcán.

Democracia directa y participativa

En este contexto, no resulta extraño que las consultas populares hayan dejado claro el

rechazo unánime no sólo a la explotación minera sino también a la actuación de grandes

hidroeléctricas o empresas petroleras. Estas consultas, que constituyen un ejercicio de

democracia directa y van precedidas de procesos de información y análisis, ofrecen

cifras superiores al 95 por ciento de oposición en los doce municipios en que se han

desarrollado desde 2004: Comitancillo, Sipakapa y Concepción Tutuapa (Departamento

de San Marcos); Colotenango, Concepción Huista, San Juan Atitán, Santiago

Chimaltenango, Todos Santos Cuchumatán, Santa Eulalia y San Pedro Necta

(Departamento de Huehuetenango); Ixcán (Departamento de Quiché) y Río Hondo

(Departamento de Zacapa).

Asimismo, han involucrado a un porcentaje importante de la población, superior al

número de votantes en los procesos electorales para elección de alcaldes, diputados y

presidente. En Sipakapa (San Marcos), municipio situado cerca del proyecto de la

empresa Montana, los participantes doblaron los votos obtenidos por el actual alcalde en

las elecciones municipales de 2003. Aparte de las consultas directas, las autoridades

comunitarias de Sololá (diecinueve municipios) y Totonicapán (ocho municipios)

solicitaron en 2005 al gobierno la no concesión de permisos de exploración y

explotación de recursos naturales en sus territorios, incrementando la oposición en el

ámbito nacional.

El fundamento legal de las consultas reside en la Constitución Política de la República,

el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales, las Leyes de Descentralización, el

Sistema de Consejos de Desarrollo y el Código Municipal, donde se reconoce el

derecho de opinión de las poblaciones sobre decisiones que les incumben y se

reglamenta el procedimiento de consulta. El fundamento superior, no obstante, es el

político, por encima del jurídico. Para el Colectivo Madre Selva, creado en 1996, “la


legitimidad de las consultas radica en las comunidades, ya que son quienes le dan

validez, certeza, fuerza, efectividad y peso político”.

Para hacer frente a este ejercicio de participación ciudadana se argumenta que la

minería es un asunto de interés nacional (por lo tanto no restringido al ámbito de las

comunidades) y se cuestionan los procedimientos de convocatoria y desarrollo de las

consultas. La sentencia de la Corte de Constitucionalidad de ocho de mayo de 2007

sobre la consulta de Sipakapa no reconoce el carácter obligatorio del resultado y otorga

la competencia máxima sobre la minería al Ministerio de Energía y Minas, aduciendo

que su desarrollo excede el ámbito de las competencias comunitarias y municipales. Al

respecto, el Colectivo Madre Selva afirma que “lamentablemente, la Corte de

Constitucionalidad respondió nuevamente a intereses sectoriales. Privilegió el interés y

lucro particulares frente al interés social, el bienestar colectivo y la voluntad

comunitaria”.

Dos visiones de país

La polémica sobre las consultas y la minería no es simplemente técnico-jurídica sino

que pone de manifiesto dos visiones de país y dos modelos de desarrollo: uno de ellos

fundamentado en la inversión extranjera y la primacía de las empresas privadas sobre el

Estado y el bien común; otro, en las necesidades de la población y en la exploración de

vías alternativas para la creación de riqueza.

El primero de estos modelos se fortalece a través de la privatización

(telecomunicaciones, energía eléctrica y ferrocarril) y el debilitamiento de las

instituciones civiles democráticas y el Estado como ente regulador y actor fundamental

en el desarrollo (contrario a lo dispuesto en el Acuerdo sobre Aspectos

Socioeconómicos y Situación Agraria). También se reafirma mediante la continuación

del autoritarismo y la represión, como explica la filósofa y defensora de los Derechos

Humanos Claudia Samayoa [5]: “a partir de 2005 se da una expansión del concepto

terrorista hacia el clásico activista social y comunitario que emerge a la palestra pública

resistiéndose al impulso de la minería de metales a cielo abierto”.

Por el contrario, el segundo de los modelos citados parte de las necesidades detectadas

en las comunidades y, como señala un estudio de Mesa Global en el que la centralidad

de la participación comunitaria se considera sustento del desarrollo, “se considera al

país como potencialmente minero y no se tienen en cuenta otras opciones, como la

agroforestería, turismo u otras alternativas de trabajo”.

El debate que se esconde tras este contexto es el del tipo de democracia que se está

construyendo en Guatemala, veinte años después del fin de los gobiernos militares y

tras diez de la firma de los Acuerdos de Paz. Ricardo Sáenz [6] se ayuda de la teoría de

las democracias procedimental y sustantiva para describir la situación de Guatemala: “la

visión mínima de la democracia hace énfasis en el régimen político y en el

establecimiento de procedimientos para elegir autoridades. Desde la perspectiva

sustantiva, la democracia es una forma de organización social que implica no sólo la

plena garantía de las libertades políticas, sino también de condiciones sociales que

posibiliten la participación y el disfrute ciudadano de estas mismas libertades”.

En el esquema de la democracia sustantiva, la participación popular se vuelve

fundamental y, con ella, la superación de la crisis del movimiento social después de la

firma de la paz. En opinión de Ricardo Sáenz, “la Unidad Nacional Revolucionaria

Guatemalteca (URNG) concentró los esfuerzos por el cumplimiento de los acuerdos de

paz en privilegiar la relación directa e íntima con el gobierno en la Comisión de


Acompañamiento más que en la promoción de la movilización y las demandas

sociales”.

La negociación sin presión social se demostró contraproducente al no permitir avanzar

en los acuerdos ni oponerse al desarrollo de la agenda privatizadora. El fracaso del

modelo condujo a partir de 2004 a un nuevo ciclo de luchas sociales, caracterizado por

la emergencia de nuevos actores y organizaciones. La resistencia de Sololá en 2005, la

manifestación de Totonicapán en septiembre del mismo año (20.000 pobladores de los

48 cantones se opusieron a la Ley del Agua en trámite) y la realización de consultas

populares, entre otras movilizaciones, implican la irrupción de nuevos liderazgos,

reivindicaciones y formas de lucha, así como el fin de un ciclo de desmovilización.

Es fundamental construir una democracia participativa “que refleje los intereses reales

de la población”, en palabras del periodista y dirigente de izquierdas Miguel Ángel

Sandoval. Paradójicamente, si los beneficios económicos de la actividad minera recaen

exclusivamente en los propietarios de las empresas, la oposición a la misma está

derivando en el fortalecimiento de las organizaciones comunitarias y la elaboración de

proyectos alternativos. Así es como las luchas contra la minería se convierten en un

ejercicio de ciudadanía que a la larga beneficia la construcción de alternativas y logra

ampliar el calificado por Sandoval de “estrecho margen de la democracia

guatemalteca”.

Colaborador habitual de Pueblos, Andrés Cabanas ha escrito el libro Mirar hacia el

interior. Organización social frente a la depredación de nuestros recursos. Voz

Alternativa, Guatemala, 2005. Este artículo ha sido publicado en el nº 27 de la revista

Pueblos, julio de 2007, Especial América Latina.

[1] ras el asesinato de los abogados Julio Camey Herrera y Adolfo Mijangos, López

Piedrasanta permaneció exiliado quince años en Costa Rica por su oposición a la

explotación de níquel en el Lago de Izabal.

[2] HURTADO, Leonor (junio de 2006): “Explotación minera: Una herida en la tierra y

la sociedad”, en Revista Pueblos, nº21, Madrid.

[3] CASTAGNINO, Vincent (2006): Minería de metales y derechos humanos en

Guatemala. La mina Marlin en San Marcos, Brigadas de Paz Internacionales,

Guatemala.

[4] Luis Solano es autor del libro Guatemala: Petróleo y Minería en las Entrañas del

Poder. Inforpress Centroamericana, 2005.

[5] SAMAYOA, Claudia (abril de 2007): “¿Qué modelo de seguridad impulsó Oscar

Berger?”, en El Observador, número 5, Guatemala.

[6] Ricardo Sáenz de Tejada es autor de Revolucionarios en tiempos de paz:

rompimientos y recomposición de las izquierdas de Guatemala y El Salvador.

Guatemala, 2007

Tomado de: http://www.revistapueblos.org/spip.php?article620

Colombia: Narcotráfico y finanzas mundiales

“Iré a los Estados Unidos y humildemente daré las explicaciones necesarias.” Esta frase,

pronunciada por el presidente Álvaro Uribe Vélez en una rueda de prensa rápidamente

montada en la noche del 19 de abril de 2007, expresa toda la angustia y preocupación


del régimen ente el posible estancamiento de lo que han llamado “la integración a la

globalización” a través de la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con el país

del Norte.

| 16 07 2007

La rueda de prensa a la que hacemos referencia, así como otra organizada en Miami un

día más tarde, son un intento del gobierno colombiano por contrarrestar las cada vez

más frecuentes alusiones que sobre la relación entre el presidente, sus hombres de

confianza y el paramilitarismo se hacen en la prensa norteamericana y que

recientemente provocaron que el ex vicepresidente de los Estados Unidos Al Gore

cancelara su asistencia a un encuentro medioambiental para no coincidir con Uribe

Vélez.

Pero, ¿están los Estados Unidos dispuestos a retrasar la firma de un Tratado que le

representará millones de dólares en comercio y a, de paso, debilitar a su mejor socio en

la región? Esto no parece posible, sobre todo porque los norteamericanos saben

perfectamente cuál es el problema, ya que durante años lo han tolerado y hasta se han

beneficiado de él.

Capital transnacional y nuevas dinámicas de acumulación

Los estudiosos del desarrollo del capital están de acuerdo en que asistimos a una nueva

fase de acumulación [1]. Se combinan de forma permanente la sobreexplotación de la

fuerza de trabajo, la especulación financiera y el desarrollo de megaproyectos con la

rápida y masiva extracción de recursos naturales: biodiversidad, agua, petróleo,

minerales.

En Colombia, la adecuación a estas dinámicas comienza a mediados de los setenta con

una particularidad: desde un inicio, el negocio del tráfico de narcóticos y todo el

submundo que éste genera (ver y vivir la realidad al día, sicariato, corrupción política)

fue contemplado como herramienta eficaz tanto para el desarrollo de la economía como

para ejercer un control social a favor de las elites en el poder.

Desde entonces se entrecruzaron las contrarreformas de corte neoliberal y la

eliminación física de miles de personas que trabajaban en procesos sociales. Asimismo,

se fue produciendo una articulación creciente e integral del país en torno a los intereses

del capital transnacional, con especial acento en el norteamericano. Primero a la

sombra, como algo que da vergüenza, y al final abiertamente, los entramados

económicos, políticos, militares y culturales del narcotráfico jugaron, y siguen jugando,

de soporte del modelo. La relativa estabilidad tanto política como económica del país no

sería explicable sin entender el papel del narcotráfico en las tres últimas décadas.

Fue durante los gobiernos liberales de Virgilio Barco y de César Gaviria (hoy opositor

“constructivo”) cuando se impulsó de forma definitiva una primera ola de medidas

legislativas tendentes a habilitar las estructuras nacionales para la entrada a fondo del

capital transnacional: la Ley 9 de 1991 eliminó el control de capitales y liberó la

inversión extranjera; las reformas laborales (1990 y 2002) flexibilizaron la contratación

laboral y las leyes 100 de 1993 y 142 de 1994 abrieron el sector social al control y

beneficio del capital privado. Además, el Código de Minas (Ley 685 de 2001) entregó a

perpetuidad y a costo cero los recursos del subsuelo; la Ley de Justicia y Paz (Ley 975

de 2005) legalizó a los narcoparamilitares y su dinero; y la Ley General Forestal (Ley

1021 de 2006) abrió el territorio y la biodiversidad a los intereses transnacionales” [2].

Simultáneamente, el terrorismo de Estado permitió la concentración de 4,4 millones de

hectáreas [3], que se reorientaron ya para la ganadería extensiva y los monocultivos de


plantación ya para el desarrollo de grandes proyectos de construcción de

infraestructuras. El Plan 2019 tiene como meta mejorar la focalización del gasto

público; regular los sectores y el acervo de capital físico incorporando las ultimas

tendencias tecnológicas; garantizar la conectividad de población y empresas a mercados

y servicios; facilitar la integración al mundo y promover el transporte multimodal, la

inversión privada y esquemas empresariales modernos, dinámicos y eficientes.

Los cuatro millones de desplazados que tuvieron la suerte de seguir vivos se trasladaron

a las ciudades, causando su presión una baja de salarios. Este impacto, unido a las

contrarreformas laborales, ha provocado la pauperización de la mitad de la población

trabajadora, que gana apenas un salario mínimo (algo más de 200 dólares mensuales).

Estamos hablando de más de ocho millones de personas.

Por otra parte, la economía se “financiariza” a tono con las tendencias mundiales, con

un sector que ya representa un 25 por ciento de la economía nacional y tiende a crecer,

lo que muestra su supremacía sobre los demás. Los créditos y el juego de los intereses

manejan los sectores productivos, mientras los nuevos ricos mueven la economía

mediante el consumo. Colombia vive una crisis de endeudamiento, pues por causa de

los dineros legalizados y la llegada de “capitales golondrina” se ha disparado el

consumo mediante la vía de los créditos. Pero, ¿podrán pagar estos deudores?

Libardo Sarmiento [4] afirma al respecto: “El consumo de importados se disparó. Se

logra empatar a Brasil en venta de nuevos vehículos. Casi 190.000 carros, pero

Colombia con una población tres veces menor. Disparada también la venta de celulares:

se duplica año a año (30 millones de usuarios en 2006). Los súper e hipermercados, los

bancos, los transportadores y hasta los impuestos baten marcas en ganancias y

recaudos.”

El agro y la industria decaen, pero el sector financiero está más vital que nunca. Con la

entrada en vigencia del TLC esta tendencia será más marcada, ya que los negociadores

del gobierno colombiano acordaron la entrada masiva de productos agropecuarios y

bienes de consumo industrial.

El modelo de integración y el papel del TLC

Debilitado el movimiento social y la oposición, abierto el país a la inversión extranjera,

reorganizado el régimen que administrará la nueva colonia, se empuja la firma de un

TLC con los Estados Unidos que no es otra cosa que el colofón de la anexión al país

imperial y, por esa vía, la tan defendida integración al mundo globalizado.

Al tiempo que acusa a los críticos de parroquiales y antiprogresistas, con un discurso

totalmente ideologizado que proclama el Tratado como la solución a los problemas de

empleo, pobreza y desarrollo, el gobierno firma el TLC que debe ser ahora ratificado

por los congresos tanto de EE UU como de Colombia. Las previsiones gubernamentales

indican que en octubre des este año el acuerdo habrá sido ya revisado por la Corte

Constitucional y habrá entrado en vigor.

Los impactos sociales, económicos y ambientales son imprevisibles pero ya se

empiezan a sentir. El economista Eduardo Sarmiento [5] sostiene lo siguiente: “como

sucedió con la apertura (1993), las empresas han procedido a sustituir masivamente la

producción de materias primas nacionales por importaciones. La producción de cereales

se desplomó y la producción de bienes intermedios industriales evoluciona muy por

debajo de los bienes finales y se lleva consigo el empleo. El Producto Interior Bruto

(PIB) crece a altas tasas y el desempleo aumenta”. Sólo los grandes monopolios pueden

sobrevivir en este ambiente de competencia totalmente desigual.


Lo más inmediato y evidente será la destrucción de amplios sectores de la producción

agropecuaria, con especial énfasis en los alimentos de consumo masivo. Ya hoy en día,

como resultado de la apertura de los años noventa, el país está importando un promedio

de 5,5 millones de toneladas anuales de alimentos.

El gobierno ha tratado de atenuar los impactos socioeconómicos con medidas como el

Agro Ingreso Seguro o el impulso de una campaña masiva de reconversión productiva

hacia donde se supone que el país es competitivo: cafés especiales, frutas, productos

forestales, carne bovina, palma aceitera y algunos derivados lácteos. Pero como sucede

con el arroz que se cultiva en el Centro-Sur del país, municipios enteros, dependientes

de la cadena que se deriva de ello, están condenados a desaparecer.

Señala la revista Dinero [6]: “En este distrito de riego hay 1.700 productores, de los

cuales 1.300 son propietarios de cultivos de menos de 10 hectáreas. Por eso, el 15 de

mayo marcharon por las calles de Saldaña para protestar contra el TLC. Aún no les cabe

en la cabeza que vayan a tener que cambiar una vocación que ha visto crecer

generaciones enteras y que anualmente le inyecta al departamento recursos por 500.000

millones de dólares, en unas 110.000 hectáreas que se cultivan anualmente en 14

municipios. Por eso, algunos creen que si el cultivo de arroz deja de ser rentable,

algunas poblaciones como Toca y Ataco se convertirán en pueblos fantasmas.”

El quiebre del modelo

Con un movimiento social y político que apenas empieza a repuntar, los obstáculos y

posibles puntos de quiebre de este modelo surgen, por un lado, desde adentro del

mismo: por un lado, de las disputas entre las mafias del narcotráfico y, por otro, de las

incontrolables dinámicas de la economía mundial, que amenazan con arruinar y volver

aún más caótico este proyecto de terror y acumulación de capital.

Durante el año 2006, la economía colombiana medida como PIB creció al 6,8 por

ciento. Ese mismo año aumentó el desempleo, mientras que los niveles de pobreza y

miseria se mantuvieron casi estables [7].

Actualmente entran grandes cantidades de dólares a la economía colombiana, que tiene

por principales fuentes las siguientes: remesas (cerca de 3.000 millones de dólares),

legalización del dinero de los narcoparamilitares (otros 3.000 hasta la fecha) [8] y

capitales especulativos y volátiles que han presionado la revaluación del peso

colombiano. Son varios los negocios “dinamizados” por dinero narco (construcción,

apuestas y parte de los de transporte, comercio e, incluso, salud), hecho que genera a su

vez un entramado social y político complejo.

Las aspiraciones de poder de la mafia

Lo que se ha destapado por ahora de las relaciones entre las mafias narcoparamilitares y

ciertos políticos, ganaderos, militares y empresarios es apenas la punta del iceberg. Sin

embargo, esta mafia no está dispuesta a seguir oculta y lucha por asumir directamente el

poder. Las denuncias, la filtración de información, la entrega de pruebas y los pactos de

colaboración son la expresión de unas fuerzas regionales que emergen y reclaman su

parte del pastel después de haber cumplido su tarea de asesinato y muerte.

El actual régimen parece estar entre la espada y la pared: necesita de un

narcoparamilitarismo que, a su vez, busca salir a flote y sin duda tiene, con lo que sabe,

un inmenso poder de negociación. La Ley de Justicia y Paz es sólo la cuota inicial de la

recompensa por los trabajos realizados pero no es suficiente: quieren ejercer

directamente el poder y disfrutar de sus capitales legalizados.


En esta disputa intestina, EE UU y el capital transnacional tienen todas las de ganar.

Pueden presionar exigiendo y logrando (como ya lo hizo con el TLC) condiciones

óptimas de ejercicio económico, o forzar al máximo las tres dinámicas de acumulación

de capital citadas anteriormente.

Siempre se han dado en la Historia fenómenos y procesos que las elites no pueden

controlar. No se descarta una nueva crisis financiera mundial ni una rebelión violenta

del narcoparamilitarismo, ni mucho menos la irrupción con fuerza del movimiento

social y político colombiano en busca de un gobierno democrático en sintonía con otros

países de la región. De hecho, las movilizaciones y protestas se multiplican al tiempo

que el Polo Democráctico Alternativo pone en jaque al gobierno con sus investigaciones

y debates sobre la llamada “parapolítica”.

Luis Alfredo Burbano pertenece a la Corporación para la Educación, el Desarrollo y la

Investigación Popular - Instituto Nacional Sindical (CED-INS) de Colombia. Este

artículo ha sido publicado en el nº 27 de la revista Pueblos, julio de 2007, Especial

América Latina.

[1] Entre otros muchos autores, explican este fenómeno Eric Toussaint, Francois

Chesnais e Istvan Meszaros.

[2] Datos extraídos de la Revista Cepa, nº3, abril de 2007. “Blindaje jurídico del modelo

de desarrollo forzado”.

[3] FLOREZ, Luis Bernardo (2005): “Vicecontralor General de la República: Extinción

de dominio, reforma agraria, democracia y paz”, en Revista Economía Colombiana, nº

309.

[4] SARMIENTO, Libardo (febrero de 2007): “La rumba de la economía colombiana”.

Desde Abajo.

[5] SARMIENTO, Eduardo (14 de abril de 2007): “Anticipos del TLC”. El Espectador,

Bogotá.

[6] Arroceros: La encrucijada del arroz en el Tolima”, en Revista Dinero (30 de mayo

de 2006), Bogotá.

[7] Los estudios gubernamentales más optimistas sitúan la pobreza en un 45 por ciento.

[8] Intervención del senador Jorge E. Robledo el 14 de marzo de 2007.

Tomado de: http://www.revistapueblos.org/spip.php?article622

Bolivia: Descentralizaciones y control transnacional

http://www.revistapueblos.org/spip.php?article623

El flujo de capitales es una de las tendencias principales del capitalismo actual,

orientado hacia el control de los recursos naturales en el Sur. En este sentido, no es

exagerado decir que países como los latinoamericanos o africanos tienen sentido para el

capital transnacional sólo y en cuanto proveen de materias primas a la economía

mundial. El mecanismo para lograrlo es hoy la Inversión Extranjera Directa (IED).

| 16 07 2007

Las transnacionales han promocionado y alabado la IED con todos los medios que

tenían a su alcance, hasta el punto de que se la ha endiosado. Los resultados han sido


astante óptimos para estas empresas, pues los primeros en convencerse de sus

supuestas virtudes han sido las elites y oligarquías locales, que durante los últimos 20

años han abierto las puertas de los países del Sur al ejercicio libre y abusivo de las

transnacionales.

La lógica subyacente detrás de la IED es clara: los países como los latinoamericanos no

tienen capacidad de ahorro interno, así que éste tiene que venir de afuera. Para que lo

haga se necesitan condiciones favorables, seguridad jurídica y, desde luego, una buena

tasa de retorno. Es decir, no sólo depende del “paraíso” que un país les pueda brindar,

sino también de la existencia de mercados y negocios que posibiliten altas ganancias.

Como si la IED fuese un bálsamo para todo, en América Latina se ha apoyado,

fortalecido y facilitado la atracción de estos capitales hacia las economías nacionales a

partir de la década de los 80. En este contexto operaron las reformas jurídicas y el

cambio de políticas de los Estados en la región. Dichas transformaciones se orientaron a

impulsar y consolidar el papel hegemónico de las transnacionales: en primer lugar, en el

desarrollo de industrias extractivas; y en segundo, en la determinación sobre otras

actividades económicas (por ejemplo las financieras); para finalmente hacerse con el

control de las ramas estratégicas de la economía y, así, con toda ella.

Las transnacionales, la banca internacional y los Estados serviles impulsaron en su

momento la privatización de las empresas estatales (minería e hidrocarburos

principalmente). Junto a ello promovieron la implementación de nuevos marcos

jurídicos acordes y diligentes con su actividad. No conformes, se han dado además a la

tarea de soslayar la soberanía nacional, transfiriendo competencias de potestad

exclusiva y propia del Estado Nacional a gobiernos e instituciones “subnacionales”.

Es este proceso el que nos ocupa en el presente, dado que en toda América Latina se

impulsa la “descentralización” en diferentes grados de profundidad y cesión de

competencias de los niveles centrales hacia los “intermedios” y locales. Además, la

mayoría de los países de la región asumen ésta como una medida de “democratización”

del poder, lo que genera un fuerte apoyo popular. El impulso del proceso busca la

transferencia de competencias que, se indica, no necesariamente deberían estar bajo

tutela del Estado central o cuya ejecución sería más efectiva en manos de gobiernos

subnacionales (departamentos, provincias o municipios). Sin embargo, lo que se pierde

de vista es que, junto con competencias de menor relevancia, también se transfiere la

potestad sobre los recursos naturales, el medioambiente, la inversión extranjera y otros

aspectos que afectan a los intereses del conjunto de la sociedad de las diferentes

naciones latinoamericanas.

La regionalización así entendida tiende a achicar aún más a los Estados nacionales,

reduciendo su capacidad para cumplir, por ejemplo, una de las propias funciones que el

modelo neoliberal le asignó: la “fiscalización” de la economía. Esto es así en tanto

elimina las competencias que dan sustento al Estado y lo transforma en un simple ente

nominal, sin potestad sobre la soberanía de la nación, el territorio y los recursos

naturales. Queda demostrado en el grado de profundidad de las reformas

descentralizadoras de Perú, Chile y Argentina; así como en los impulsos “autonómicos”

propiciados en Bolivia y Ecuador.

Descentralización en América del Sur

A partir de la Ley Marco de Descentralización (Ley nº 26922, promulgada en febrero de

1998 y posteriormente reglamentada por el Decreto Supremo Nº 010-98-PRES) se

crearon los Consejos Transitorios de Administración Regional (CTAR), entre cuyas

principales “competencias y funciones” se encuentra la siguiente: “Promover la


ejecución de inversiones privadas de alcance departamental y su complementación con

las inversiones públicas, participando en las acciones a las que hace referencia la

normatividad sobre promoción de inversiones privadas (identificación de estudios,

proyectos e infraestructura a ser cedidos para su ejecución y explotación al sector

privado)”. Una revisión somera de la Ley Marco para el Crecimiento de la Inversión

Privada en Perú demuestra que éste es sólo un gran paraguas para que la autoridad

efectiva de los recursos naturales quede en manos de las regiones. En Argentina, que

históricamente ha sido un país federal, los recursos naturales siempre han estado bajo

determinación del Estado nacional, al entenderse que los mismos deben beneficiar a

toda la nación. El Senado argentino, sin embargo, al modificar la Ley de Hidrocarburos

en abril de 2006, dio curso a la denominada “ley corta”, que transfiere a las provincias

el “ejercicio del dominio originario y la administración sobre los yacimientos de

hidrocarburos”, así como la capacidad de otorgar “todos los permisos de exploración y

concesiones de explotación”.

Puede encontrarse este mismo proceso en Chile, donde el Estado se caracteriza por

otorgar ventajas amplias a la actividad del capital transnacional desde hace mucho

tiempo, pues la transferencia de competencias ha llegado a su máximo nivel. Baste

mencionar que, en dicho país, es el juez de jurisdicción provincial quien otorga las

concesiones para la actividad minera, con lo que al Estado sólo le corresponden los

aspectos de legislación general y abstracta sobre la materia.

En los países en los que el ánimo descentralizador no ha llegado a esos niveles y, por el

contrario, las transnacionales han encontrado resistencia, se han promovido

movimientos autonómicos. En este sentido, Diego Delgado Jara [1] afirma que en

Ecuador: “tan evidente es el propósito de manejar los recursos naturales de cada

jurisdicción autonómica, que la mejor prueba es el Proyecto de Ley Orgánica del

Sistema Autonómico. (...) Esta Ley determina en su artículo 10, relativo a la explotación

de los recursos naturales, que ‘la capacidad operativa para asumir la competencia (de

estos recursos) será determinada, a más del gobierno autónomo, por el Procurador

General del Estado y por el Contralor General del Estado, mediante informes favorables

debidamente motivados, que serán emitidos dentro de los términos y con los efectos

previstos en la ley’. Además, ‘una vez transferidas las competencias, el Estado Central

quedará liberado de su responsabilidad respecto de ellas, la cual corresponderá al

gobierno autónomo’, añade el artículo 12 de esta misma Ley”.

En la región venezolana de Zulia (que es precisamente donde se encuentra una de las

mayores reservas de petróleo del mundo) se ha oído hablar mucho también del

autonomismo. Dedicamos el apartado siguiente a Bolivia, el país en el que, con

seguridad, más avanzado se encuentra este proceso.

Bolivia y el movimiento autonomista

En los últimos años el movimiento autonomista en Bolivia ha cobrado cuerpo y ha

ganado muchas batallas. Tras la demanda de autonomía ha logrado aglutinar a cuatro de

los nueve departamentos que tiene el país, en concreto a Santa Cruz, Tarija, Beni y

Pando. No es casual que en dichas regiones se hallen las mayores reservas de

hidrocarburos y recursos forestales.

Ciertamente, existen sobrados motivos para que la población de dichos departamentos

se sienta identificada con estas demandas, pues el “Estado Centralista”, como se lo

denomina, ha olvidado prácticamente esas regiones, llegando al extremo de concentrar y

burocratizar hasta los trámites más sencillos en la sede del gobierno, en La Paz. Junto a

las demandas de descentralización de este tipo de asuntos, sin embargo, las elites


egionales y pro-transnacionales aprovechan para solicitar cambios en otras cuestiones

que socavan el dominio del Estado y aumentan la predominancia del capital

transnacional.

El primer elemento que demuestra esta socavación del Estado lo encontramos en que

estas regiones hayan logrado imponer un Referéndum Autonómico vinculante para la

Asamblea Constituyente. El segundo elemento se refleja en la elección de prefectos

departamentales: son los mismos que con anterioridad representaban al gobierno central

y, ahora, se han convertido en sus opositores y en los principales promotores de la

autonomía.

Otro de los logros de los defensores de la regionalización es el Decreto Supremo 28421,

mediante el que han conseguido que la mayor parte del recientemente aplicado

Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) fluya a las arcas regionales. En la misma

línea se encuentra la Ley 3065, una normativa de tres artículos sintéticos cuyo único fin

es transferir competencias nacionales sobre hidrocarburos a la autoridad departamental:

Artículo 2º. “Se dispone que la Prefectura de Tarija inicie de inmediato las acciones

que sean necesarias para la captación de inversiones nacionales y externas y el

asentamiento de ellas en el territorio de este Departamento, para la implementación de

proyectos vinculados al uso y/o transformación del gas natural, como la instalación de

termoeléctricas, plantas de fertilizantes, planta de diesel sintético, gas comprimido para

vehículos y otros que se estimen convenientes”.

Artículo 3°. “Se autoriza a la Prefectura del Departamento de Tarija a constituir

sociedades públicas y/o mixtas para llevar adelante emprendimientos empresariales

como los señalados en el artículo precedente y también los vinculados a la exportación

de gas natural, de modo que las utilidades generadas por ellos puedan ayudar a financiar

las tareas del desarrollo departamental. Para este efecto se podrán asignar parte de las

regalías percibidas por la explotación de hidrocarburos, debiendo contarse con la

respectiva aprobación del Consejo Departamental”.

Si bien los resultados del referéndum sobre las autonomías departamentales (2006)

indican que la mayoría de los bolivianos han votado por el No, el hecho de que el Sí

venciera en Santa Cruz, Tarija, Beni y Pando ha generado un escenario político en el

que resulta ineludible que la Asamblea Constituyente aborde el tema. En efecto, hoy en

Bolivia ya no se discute si se avanza o no por este camino, sino simplemente cómo van

a ser las autonomías resultantes, qué carácter tendrán, qué tipo de competencias y en

qué grado de profundidad asumirán éstas.

Las elites que impulsan las autonomías (ubicadas en el Oriente del país) no están

dispuestas a cejar en su objetivo y, ante tal actitud, el gobierno de Evo Morales sólo

atina a contraponer su propuesta de autonomías indígenas, provinciales, etc. y a

enredarse en los aspectos administrativos de la conformación autonómica. Esto último

hace perder de vista la tendencia subyacente en todo el proceso: el debilitamiento,

cuando no la destrucción, del Estado Nacional como un medio también eficaz para la

penetración de la inversión extranjera.

Hace ya varios años que comenzaron las exigencias autonomistas en el país y se puede

ver claramente tanto la constancia como la astucia de sus precursores. Con esos

antecedentes, es muy posible que éstos se conformen con que la Constituyente consagre

los avances conseguidos hasta ahora; pero no será de extrañar que, inmediatamente

concluida la misma, aumenten sus exigencias o incluso transformen su movimiento en

uno separatista.


El CEDIB es una organización que copia, sistematiza y difunde información sobre

Bolivia. Persigue que la toda población tenga acceso a los canales de información y

documentación para que pueda participar de forma competente en la construcción del

país. Este artículo ha sido publicado en el nº 27 de la revista Pueblos, julio de 2007,

Especial América Latina.

[1] Delgado Jara es doctor en Jurisprudencia y profesor de Derecho Económico de la

Universidad de Cuenca (Ecuador). Es autor de varios libros sobre deuda externa y el

Plan Colombia.

Shannon discutirá agenda de seguridad Subsecretario adjunto de

Estado de EE.UU. para América Latina viene con funcionarios

técnicos.

Rodrigo Pérez, Siglo 21 | rperez@sigloxxi.com 16 de julio de 2007

Thomas Shannon, subsecretario adjunto de Estado de Estados Unidos para América

Latina, estará mañana y el miércoles en el país, con la intención de discutir con

autoridades guatemaltecas y de la región el problema de las maras y narcotráfico, así

como el comercio ilícito de armas pequeñas y ligeras.

No vendrá solo, pues lo acompañarán entre 10 y 12 altos técnicos vinculados al tema de

seguridad, de entidades gubernamentales como el Buró Federal de Investigaciones

(FBI), la Agencia Antidrogas (DEA), y del sistema de Justicia, afirmó Luis Fernando

Andrade, viceministro de Relaciones Exteriores.

El martes se reunirá con funcionarios guatemaltecos que participaron, el pasado 9 de

julio, en la conferencia de Las Américas que se realizó en Arlington, Virginia, EE.UU.,

donde el mandatario de ese país, George W. Bush, habló del compromiso de su nación

para tratar maneras más eficaces de prestar ayuda y cimentar las instituciones de la

sociedad civil.

Cita con Berger y Stein

El miércoles, Shannon desayunará con los gobernantes Óscar Berger y Eduardo Stein,

en la Casa Presidencial.

“Vamos a recorrer varios temas fundamentales de la agenda bilateral, pero la visita del

señor Shannon es fundamentalmente para una reunión en el marco del Sistema de

Integración Centroamericana (Sica), y veremos, sobre todo, la agenda de seguridad

regional”, comentó Stein.

Encuentro regional

Ese mismo día, el funcionario estadounidense y sus acompañantes se reunirán con los

vicecancilleres y representantes de las carteras de Gobernación y Defensa, así como

fiscales y jefes de Policía del Istmo.

“Hemos venido trabajando desde hace un año en la agenda de la Comisión de Seguridad

del Sica, y Estados Unidos, confiando en el avance, ha decidido venir a reunirse con

Centroamérica”, expuso Andrade.

“El hecho de que se dé la reunión en estos momentos, en que Centroamérica ya tiene

avanzada una estrategia, permite visualizar que habrá aspectos de colaboración más

profundos a nivel regional”, concluyó el vicecanciller.

"La visita del señor Shannon es fundamentalmente para una reunión del Sica, y


veremos, sobre todo, la agenda de seguridad regional."

Eduardo Stein, Vicepresidente de la República

15/07/07

Por una filosofía política de la técnica. Entrevista

Fernando Broncano · · · · ·

Salvador López Arnal entrevistó para SINPERMISO al filósofo español Frenando Broncano

a propósito de su último libro Entre ingenieros y ciudadanos. Filosofía de la técnica para días

de democracia (Montesinos, Barcelona, 2006).

Tu último ensayo se titula Entre ingenieros y ciudadanos. Filosofía de la técnica

para días de democracia. ¿Cómo definirías ese ámbito de estudio?

Yo diría que se trata de filosofía política de la técnica (también de la ciencia, pero

ese campo desborda los intereses del libro), es decir, de pensar los procesos de

innovación técnica de las sociedades como otros procesos de transformación social

que por tanto deben ser sometidos al escrutinio democrático.

¿Cuáles son los principales temas de reflexión en este territorio filosófico?

El tema central es el lugar que ha adquirido la comprensión y la gestión de la

tecnología en el funcionamiento de las sociedades democráticas. Mi conjetura es

que las barreras tecnológicas se han convertido en fuentes de desigualdad e

injusticia fundamentales en el mundo. El acceso y el control de la tecnología es una

de las condiciones de ordenamiento de la democracia en un sentido republicano de

acceso colectivo a las capacidades de autodeterminación.

Señalas en la presentación de tu ensayo que en él se aborda la tensión entre

técnica y democracia, “entre ingenieros y ciudadanos”. ¿Dónde radica esa tensión?

¿Cuáles son los puntos más conflictivos de esta relación?

La tensión nace de la dificultad intrínseca de resolver los problemas de la relación

entre un campo en el que necesitamos el conocimiento experto y un espacio

democrático en el que únicamente se necesita el sentido común y la capacidad de

juicio de todo ciudadano. Sin expertos no hay posibilidad de constituir una sociedad

compleja, pero los expertos plantean serios dilemas a toda sociedad democrática.

El punto central de la tensión es que el conocimiento experto implica una

desigualdad difícil de resolver, pero el conocimiento experto es necesario cada vez

más en puntos muy sensibles para el funcionamiento general. ¿Bajo qué

condiciones es legítimo aceptar ciertas desigualdades?

¿Crees que puede haber un control democrático del papel social y poder de los

expertos? ¿Mediante qué vías? ¿No es esta meta una mera utopía política?

Éstas son las preguntas fundamentales. El control democrático del poder de los

expertos tiene el problema de que debe ser control real y al mismo tiempo

garantizar que el juicio experto sea el mejor juicio posible. Un control meramente

“político” en el sentido de subordinar lo técnico a lo político puede ser una forma

ciega de entender el problema, porque muchas decisiones políticas

contemporáneas ya no pueden desarrollarse sin deliberación técnica, y a veces una

equivocación en lo técnico puede tener consecuencias estratégicas. Mi receta es en

cierto modo utópica: los expertos deben saberse ciudadanos, deben saberse

responsables de sus decisiones; los ciudadanos deben tener el suficiente

conocimiento técnico como para apreciar el lugar del conocimiento experto. No es

tan utópico como parece, de hecho ya funciona así en la vida cotidiana: la gente

sabe a qué especialista médico debe ir según qué problema y etapa de la vida.

Hace falta de las sociedades se hagan conscientes de este problema y no sigan,

por ejemplo, considerando que el problema de la investigación en células madre, en


organismos genéticamente modificados, etc. son cuestiones que no tienen

importancia política o en todo caso sólo la tienen ética o ecológica. Los mejicanos

saben bien, siguiendo este ejemplo, que el maíz transgénico va a transformar

completamente su estructura agraria, sus formas de alimentación, etc., pero no se

ha sometido ese proceso al control ciudadano. Es urgente que las políticas de

transformación entren en la esfera pública.

¿Qué diferencia existe entre técnica y tecnología?

La tecnología es un tipo de organización social, cognitiva y práctica de las técnicas.

Es la misma diferencia que hay entre artesanía y producción industrial. La

tecnología no sustituye a las técnicas: las reorganiza y reestructura.

¿Qué papel juega el diseño en la evolución de la tecnología?

El diseño es simplemente la capacidad humana para planificar las transformaciones

de la realidad. Una teoría del diseño es una teoría de los planes prácticos. El

cambio en los diseños es así el motor del cambio tecnológico, y no, como suele

inferirse de algunas ideas populares, algo así como una fuerza incontrolable de

progreso, como si la tecnología fuese un proceso inhumano.

Hablas en tu libro de un marco metafísico, de un lugar fronterizo entre naturaleza y

cultura al que calificas de territorio ciborg. ¿Qué territorio es ese?

La dicotomía entre naturaleza y cultura es una categorización esencialmente

política, desarrollada para legitimar ideológicamente ciertas estrategias. Piénsese

en las ideologías del racismo, el imperialismo, el sexismo, el mercado, etc. Todas

ellas tienen en la base una justificación “natural” de su estrategia. La tesis que

sostengo en el libro es que la especie humana es ya una creación técnica: una

especie que evolucionó transformando ella misma el escenario evolutivo. Siempre

fuimos ciborgs: seres que no pueden distinguir su parte natural de la artificial.

¿Cómo definirías la racionalidad tecnológica? ¿Qué finalidades la mueven?

La intención del libro es criticar la idea de que la racionalidad tecnológica es algo así

como una racionalidad instrumental que supone una racionalidad de fines. La tesis

es que no podemos pensar los fines independientemente de nuestra capacidad de

pensar los medios: que pensar los medios es un modo de abrir espacios de

posibilidad, capacidad, y oportunidad en los que se asienta la deliberación sobre

fines.

¿Tecnología científica y capitalismo son dos caras complementarias de un misma

cosmovisión desalmada?

La cuestión es tan interesante como difícil de contestar con un sí o un no. La

tecnología debemos pensarla dentro de una teoría de las capacidades humanas. El

capitalismo es un modo de organizar esas capacidades bajo una dominación de

clase. En este sentido, la forma de organizar afecta en cierto modo a las

capacidades, que dejan de ser neutras, pero al mismo tiempo, el hecho de que esas

capacidades existan abre la posibilidad de otras formas de organización social. Mi

posición es en este sentido muy ilustrada: no hay posibilidad de socialismo en

condiciones de carencias básicas, pero esa reorganización llevará también una

transformación de nuestras capacidades. Necesitamos nuevas técnicas para una

nueva sociedad.

¿Por qué crees que existen reacciones tan negativas entre algunos sectores de

izquierdas ante la ciencia y la técnica contemporáneas? ¿Pueden los cambios y

desarrollos tecnológicos ser aliados de fuerzas sociales emancipatorias? ¿Podrías

señalar algún ejemplo?

Se ha extendido la idea, que los frankfurtianos tomaron de Weber y Heidegger, de

que la modernidad es explotación de la naturaleza. Se introduce así como categoría

política la idea de “modernización” como equivalente a injusticia y rapiña. Debemos

urgentemente repensar la política como una teoría de las capacidades sociales

basada en una teoría más general de las capacidades. Me parece que es la

estrategia de reconciliación de la izquierda con el conocimiento y la técnica. Un

ejemplo: el control de la natalidad y la liberación femenina del sexismo. Otro: las


tecnologías de la comunicación y la posibilidad de un nuevo internacionalismo.

¿Alguien quiere volver a los estados nación y a un internacionalismo basado en la

correspondencia por correo y los congresos de quinientos delegados? Otro,

anterior: la escritura fue la invención técnica fundamental de la historia, sin ella no

existiría el estado: ¿merece la pena pensar, si no es metafísicamente, acerca de si

estaríamos mejor o peor sin escritura?

¿Qué piensas de las reflexiones de Martín Heidegger en este ámbito?

El Heidegger antitecnológico es parte de una reacción neorromántica que debemos

entender en el marco del debate con una forma también neorromántica de

modernismo fascista: las tempestades de acero, y toda esa parafernalia nazi. El

debate adquiere sentido dentro de un marco metafísico que aborrezco, el de que

hay un destino (para un pueblo o una raza). Para Heidegger está en el lenguaje, en

la lengua madre, para ciertos jerarcas nazis en la técnica. Los heideggerianos de

“izquierda”, por así decirlo no han abandonado ese marco metafísico aunque se

arropen con una superficie de razones aparentemente ecologistas.

¿Existe tradición filosófica española en este continente filosófico? ¿Podrías citar

algún autor de interés?

Quizá porque nuestra cultura es heredera del ancestral debate sobre el fracaso de

España en la modernidad, lo cierto es que siempre ha estado presente en el

pensamiento español e iberoamericano la cuestión de la técnica. Y creo que es en

un ámbito en el que podemos sentir cierto orgullo por las aportaciones. Citaría a

Ortega, Sacristán, García Bacca, y sería injusto citar sólo a algunos de los

escritores contemporáneos dejando a otros en la penumbra. Casi toda la filosofía

contemporánea se ha situado en alguna posición en el debate.

¿Qué consecuencias tiene para la filosofía política las tesis que defiendes sobre la

filosofía de la técnica?

Creo que la conclusión es que las teorías contemporáneas de la democracia tienen

un grave déficit en su concepción del conocimiento experto. Las nuevas teorías de

la gobernanza de origen y sustrato republicano deberían abordar urgentemente el

cómo lograr democracias deliberativas bajo una cooperación social del

conocimiento experto y el común. Piensa que todas las teorías de la democracia

hasta el momento han sido doxásticas: suponen que basta la opinión. Necesitamos

también una teoría de la democracia epistémica.

¿Por qué la filosofía de la técnica o de la tecnología no tiene el pedigrí filosófico que

tienen otras disciplinas como la filosofía del lenguaje, la filosofía de la ciencia, la o la

historia de las ideas?

Debido al desprecio intelectualista por la praxis. La metafísica moderna es

básicamente cartesiana: lo que nos hace humanos es el raciocinio, no la habilidad.

De forma que nadie ha considerado que las habilidades sean un tema serio, los

filósofos creen que son cosas de fontaneros.

¿Cómo concibes el papel de filósofo en el mundo contemporáneo?

Uno más en la división técnica del trabajo: es el encargado de limpiar los conceptos.

No tengo ilusiones platónicas sobre el papel del intelectual. Tampoco creo en la

tesis de que haya que sustituir la comprensión del mundo por la transformación. Las

malas o buenas comprensiones son parte esencial de la transformación.

Parafraseando a Celaya, son, somos, ingenieros del concepto.

Al final de la presentación de tu ensayo escribes: “si pudiese escribir con el rigor de

Quine no necesitaría de tantas muletas en la imaginación, si pudiese pintar como

Anselm Kiefer, el gran visionario de nuestra época, no me dedicaría a la filosofía”.

¿Por qué crees que Kiefer es el gran visionario de nuestra época? ¿Ha escrito

Quine páginas de interés sobre estos temas?

Kiefer es un pintor anarquista alemán que ha plasmado en imágenes inquietantes el

lugar de la técnica, de las ciudades, del estado, en nuestra experiencia estética. En

un cuadro de Kiefer hay más sabiduría que en mil tratados: educa nuestra rebeldía

de una forma sutil, como no lo logra el lenguaje escrito. En cuanto a Quine, envidio


esa capacidad de hacer que el lenguaje sin retórica sea, no obstante, hermoso y

humano. No escribió, lamentablemente sobre técnica, pero tiene la mejor definición

posible de la ciencia: “es la ingeniería de la verdad”.

Fernando Broncano es catedrático de Filosofía de la ciencia y de la Tecnología en la

Universidad Carlos III de Madrid. Destacan entre sus últimas publicaciones: Mundos

artificiales. Filosofía del cambio técnico, Saber en condiciones. Epistemología para

escépticos y materialistas y su ensayo más reciente: Entre ingenieros y ciudadanos. Filosofía

de la técnica para días de democracia, Montesinos, Barcelona, 2007. Salvador López Arnal

es colaborador de El Viejo Topo y coeditor de El legado de un maestro, FIM (en prensa).

www.sinpermiso.info , 15 julio 2007

Los valores esenciales de la izquierda son los de la República.

Entrevista Bernard Cassen · · · · · 15/07/07

Bernhard Schmid entrevistó a Bernard Cassen para el semanario alemán Freitag sobre la pérdida de

sentido de realidad de la izquierda francesa. La izquierda francesa está a la defensiva desde las pasadas

elecciones presidenciales. Los partidos a la izquierda del centro político están des- y rearticulándose en

toda Europa. En Alemania, con el nuevo partido de la Izquierda. En Holanda con un socialismo radical y

robustecido hasta convertirse en un factor de poder. En Noruega sucede algo parecido. En Italia, la

desbandada de los Demócratas de Izquierda que no quieren ingresar en el nuevo Partido Demócrata

italiano de espíritu centrista, ha provocado interesantes acercamientos unitarios entre los partidos de la

izquierda y de la izquierda de la izquierda.

¿Le han sorprendido los resultados de las elecciones legislativas y presidenciales francesas?

Muchos enemigos del neoliberalismo ven un gran hiato entre el 29 de mayo de 2005, cuando

los franceses dijeron mayoritariamente No a la Constitución de la UE y el resultado de las

elecciones de ahora. Desgraciadamente, muchos malinterpretaron la heterogénea mayoría del

NO: hubo a la sazón un componente fuertemente anti-neoliberal, pero también otro elemento

que yo llamaría la cuestión nacional. Cuidado, que no hablo de nacionalismo, sino de una

realidad que no halla acomodo en el movimiento crítico de la globalización.

¿Y usted lo lamenta?

La nación es originariamente un concepto revolucionario, ¡un concepto de izquierda! Lo que

pasa es que la idea de Europa ha servido a una parte de la izquierda a emprender una fuga

hacia delante, a fin de obviar esa realidad. Nadie está "contra Europa": eso no tiene sentido, y

montaría tanto como pretender hacer política contra el mal tiempo. Pero la idea de Europa sirve

de substituto de un concepto teórico, pues la socialdemocracia francesa ha dejado fuera de sus

reflexiones la cuestión social, desde luego, pero también la cuestión nacional. Pretende hallar a

nivel europeolas soluciones que no encuentra en el contexto nacional. Repito: hablo de una

idea de nación que se remonta a la Revolución francesa, y eso, evidentemente, no tiene nada

que ver con el nacionalismo.

Pero el movimiento obrero ha desarrollado ideales que apuntan a la solidaridad internacional.

Sí, pero es demasiado fácil predicar una solidaridad abstracta, teórica, si no se practica en los

planos más bajos. La solidaridad social tiene que funcionar en el plano nacional. Luego puede

practicarse la solidaridad entre naciones.

Nicolas Sarkozy también arguye apelando, como usted, a la „cuestión nacional", y quiere

proteger a Francia de la globalización.

Sarkozy ha incorporado de todo en su discurso, y de todo se ha servido, incluidas las tesis de

la extrema derecha. Pero también responde a las preguntas que se hacen las gentes en su

vida cotidiana. Y eso es exactamente lo que hay que hacer: aunque sólo sea para decir que las

preguntas están mal planteadas. La izquierda ha declarado a menudo ilegítimas esas

preguntas. Durante mucho tiempo ha negado el problema de la inseguridad, hablando, en vez

de eso, de un sentimiento de inseguridad. Pero no hay sólo una percepción subjetiva, sino una

inseguridad real en las ciudades satélite.

Una parte de la izquierda lo fía todo a una alianza entre las capas medias bienhabientes y las

subclases más proletarizadas, en las que anclan la cuestión social. Se olvida así de que


existen siete millones de obreros y otros tantos empleados "sencillos". Se ha hablado mucho de

los inmigrantes ilegalizados, pero poco de las madres solas con tres hijos, que también

cuentan. Yo creo que la izquierda tiene ante sí un enorme trabajo de refundación teórica.

Por dónde empezar?

Si se quiere oponer a las derechas gobernantes una alternativa, tienen que reelaborarse los

puntos de referencia para disponer de una izquierda que sea, al tiempo, radical y capaz de

gobernar. Tenemos que partir del primado de la política sobre la economía, y mirar hacia la

América latina: en Venezuela, en Bolivia, en Ecuador o en Nicaragua son legión los dirigentes

políticos resueltos a cambiar las cosas, y hay movimiento social y movilización social. Ambas

cosas son necesarias para avanzar.

Es como si en Francia se necesitaran años para desarrollar el trabajo teórico pendiente, y eso

sin dejar de preguntarse de continuo: ¿Qué valores defendemos? ¿La solidaridad? ¿El

laicismo? ¿Necesitamos más acción colectiva? Basta el inmenso problema ecológico, para

darse cuenta de que no podemos seguir con el individualismo. Eso choca con la visión de

Sarkozy, para quien el individuo capaz de rendimiento es su propio y único prójimo. En su

núcleo, nuestros valores son los valores de la República.

Bernard Cassen es el director del mensual francés Le Monde diplomatique, y fue de 1998 a 2002 el

primer presidente de Attac-Francia. Trabaja como profesor universitario y enseña en el Instituto de

Estudios Europeos de la Universidad de París 7.

Traducción para www.sinpermiso.info: Ramona Sedeño

sinpermiso electrónico se ofrece semanalmente de forma gratuita. No recibe ningún

tipo de subvención pública ni privada, y su existencia sólo es posible gracias al

trabajo voluntario de sus colaboradores y a las donaciones altruistas de sus

lectores. Si le ha interesado este artículo, considere la posibilidad de contribuir al

desarrollo de este proyecto político-cultural realizando una DONACIÓN

16 de julio de 2007

El futuro de las ciudades

Rodolfo Tuirán

La semana pasada, con motivo de la celebración del Día Mundial de la Población, la

Organización de las Naciones Unidas (ONU) dio a conocer que en los próximos meses,

por vez primera en la historia de la humanidad, la población urbana del planeta (cerca

de 3 mil 300 millones de personas) superará en tamaño a la población rural. La revista

The Economist señaló recientemente que este hecho marcará un hito de enorme

trascendencia: el Homo sapiens se convertirá predominantemente en el Homo urbanus.

Recuérdese que las ciudades en el mundo se originaron varios miles de años atrás. Sin

embargo, la urbanización avanzó con rapidez sólo en los últimos dos siglos, lo que

significó una revolución de grandes proporciones. Así, mientras que en 1800 sólo 3 por

ciento de la población del orbe vivía en alguna ciudad, en 1900 su peso se elevó a 13

por ciento y al cerrar el siglo XX aumentó a 47 por ciento.

Las proyecciones de la ONU sugieren que la urbanización mundial continuará su

marcha y alcanzará una escala sin precedentes en las próximas décadas. Se prevé que

para el año 2030 casi 5,000 millones de personas podrían residir en las ciudades. Cerca

de 80% de esta población estaría asentada tanto en las grandes urbes, como en los

núcleos pequeños y medianos de Asia, Africa o América Latina, y el resto lo haría en

las aglomeraciones de los países desarrollados.


Como la de otras regiones y países del mundo, la población de México profundizará su

perfil urbano en los años por venir. Hoy en día casi siete de cada diez habitantes residen

en poco menos de 400 ciudades del país y se prevé que casi todo el crecimiento

demográfico futuro será albergado por los núcleos urbanos ya existentes y por los

emergentes.

La urbanización que continuará experimentando el país plantea complejos desafíos que

demandan la formulación de estrategias integrales, el despliegue de enormes esfuerzos

institucionales, la realización de cuantiosas inversiones y el fortalecimiento de las

capacidades gubernamentales y sociales tanto para conducir el desarrollo urbano de

manera eficiente, ordenada y sustentable, como para garantizar la dotación adecuada de

infraestructura en las ciudades.

Desafortunadamente la mayoría de los núcleos urbanos mexicanos ha crecido en forma

desordenada, segregada y desarticulada, lo que pone en peligro la sustentabilidad del

medio ambiente, dificulta (limita o encarece) la prestación de los servicios públicos

urbanos y compromete la calidad de vida de la población, entre otros aspectos. Una

encuesta de la Sedesol, levantada en el 2006 en las 26 ciudades más grandes del país,

revela que casi la mitad de la población de estas aglomeraciones no sólo considera que

es mala la calidad del medio ambiente, sino también piensa que son deficientes los

principales servicios públicos.

La expansión y multiplicación de las ciudades ha estado acompañada por el fenómeno

de la “urbanización de la pobreza”, lo que implica que el número de pobres urbanos

(alrededor de 25 millones de personas) supera a los pobres rurales (casi 24 millones de

personas), ya sea porque las ciudades importan pobreza (a través de las migraciones

rurales) o porque la producen intensamente.

Una proporción significativa de la población pobre suele encontrar cobijo en los

llamados cinturones de miseria. Estos espacios conviven en las ciudades con otros de

prosperidad. El cristal y el acero de las edificaciones modernas contrasta a menudo con

el plástico reciclado y las láminas de cartón de las viviendas improvisadas. Se crean y

reproducen así las llamadas “ciudades divididas”. En ellas se rompe la continuidad del

tejido urbano y se dificulta la circulación de bienes y personas, se perpetúa tanto el

proceso de urbanización precario como la reproducción de la pobreza, se agudizan los

problemas y riesgos ambientales y se debilita la gobernabilidad urbana.

La solución de estos y otros muchos problemas exige tomar conciencia de la

envergadura y complejidad del reto y poner manos a la obra. Las futuras generaciones

simplemente no se merecen esta pesada herencia.

r_tuiran@yahoo.com.mx

Analista y subsecretario de Educación Superior de la SEP

Rebeldes se suman a las amenazas del EPR

16-Julio-07

Exigen la presentación con vida de los dos militantes eperristas; se declaran en alerta.

En noviembre de 2006, el movimiento Lucio Cabañas atentó, junto con otros cuatro

grupos, contra la sede del PRI. Foto: Héctor Téllez/Archivo

El Movimiento Revolucionario Lucio Cabañas Barrientos (MRLCB) exigió la

presentación con vida de Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz Sánchez, y


Edmundo Reyes Amaya, los dos miembros del Ejército Popular Revolucionario (EPR)

que se encuentran desaparecidos desde el 25 de mayo, y llamó a sus propios militantes a

que estén atentos “para actuar militarmente”.

El MRLCB es uno de los grupos guerrilleros que participó junto con Tendencia

Democrática Revolucionaria, con la Organización Insurgente Primero de Mayo, con la

Brigada de Ajusticiamiento 2 de Diciembre y con las Brigadas Populares de Liberación

en los bombazos contra las sedes del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la

Federación y del Partido Revolucionario Institucional, en la madrugada del 6 de

noviembre de 2006.

Se trata del eje guerrillero más activo en los últimos años. A diferencia del EPR, que

había mantenido un bajo perfil hasta que se adjudicó las explosiones de gasoductos de

Pemex en Guanajuato y Querétaro, el 5 y 10 de julio pasados, en demanda de la

presentación con vida de sus militantes.

Ésta es la segunda ocasión que el MRLCB se pronuncia respecto a los dos

desaparecidos del EPR.

Sin embargo, es la primera vez que llama a sus filas para actuar militarmente.

En su comunicado, el MRLCB expresó: “volvemos a levantar nuestra voz para exigir la

presentación con vida de: Raymundo Rivera Bravo o Gabriel Alberto Cruz Sánchez, y

Edmundo Reyes Amaya, recientemente de- saparecidos en Oaxaca. Diego Bahena

Armenta, desaparecido durante el gobierno de Vicente Fox. Benito Bahena Maldonado,

desaparecido durante el gobierno de Ernesto Zedillo.

Y de los cientos de luchadores, legales y clandestinos, desaparecidos de los años 60’s,

70’s, 80’s, 90’s y 2000’s. (sic.)

Asimismo se pronunciaron por la liberación de: “todos los presos políticos del

movimiento popular de Oaxaca y de San Salvador Atenco; los altermundistas detenidos

en Guadalajara; Jacobo Silva Nogales; Gloria Arenas Agis; José Luis López García;

Sergio Bautista Martínez; los hermanos Antonio y Héctor Cerezo Contreras. Todos los

presos por motivos políticos y sociales”.

Encuentros y desencuentros

Tendencia Democrática Revolucionaria y el EPR, del cual se separó en 1999, han tenido

diferencias que parecían irreconciliables en los últimos tres años.

En particular después de la ejecución de Miguel Ángel Mesino Mesino, líder de la

Organización Campesina de la Sierra del Sur, el 14 de septiembre de 2005, por un

comando de Tendencia Democrática Revolucionaria.

Como escribe el investigador Jorge Lofredo, “Miguel Ángel Mesino Mesino era hijo de

Hilario Mesino, fundador de la Organización Campesina de la Sierra Sur (OCSS),

organización a la que pertenecían los 17 campesinos masacrados en el vado de Aguas

Blancas.


“Ex preso político, fue vinculado con las estructuras del PDPR-EPR. Su hermana Rocío,

actual dirigente de la organización, de inmediato declaró que el crimen contuvo motivos

políticos. Los argumentos esgrimidos por el comando La Patria Es Primero,

perteneciente a TDR, apuntan a señalar a Mesino como traficante de madera, ejecutor

de adversarios políticos y de militantes de TDR-EP. Tendencia agregará, tiempo

después, que Mesino era el líder del CCRP-CJ28J, hecho que el grupo ha negado

rotundamente.

"Las acusaciones mutuas por asesinatos entre miembros de los grupos enfrentados

crecieron y continúan profundizándose con particular violencia”.

Después de los bombazos de noviembre de 2006, reivindicados por cinco grupos

guerrilleros, Tendencia Democrática Revolucionaria hizo un llamado a la unidad de los

distintas “organizaciones político-militares mexicanas".

Este llamado no fue secundado por el EPR. Sin embargo, a raíz de la desaparición

forzada de Rivera Bravo y Reyes Amaya, los dos ejes de la guerrilla mexicana se han

unido en la demanda de que se presenten con vida. En un comunicado anterior a las

explosiones de Querétaro y Guanajuato, TDR expresó su solidaridad con el Ejército

Popular Revolucionario.

- Claves

Solidaridad

• Desde que el Ejército Popular Revolucionario denunció la desaparición de dos de sus

integrantes, el 25 de mayo pasado, casi todos los grupos armados mexicanos se han

solidarizado con esta demanda mediante comunicados.

• En su comunicado del 8 de junio, Tendencia Democrática Revolucionaria se sumó a la

demanda de los eperristas desaparecidos e hizo un llamado a limar diferencias entre

grupos armados.

• “Las diferencias se discuten, no se condenan. Es hora de anteponer a ellas las

coincidencias esenciales, a fin de articular respuestas efectivas a la escalada fascista y

neoliberal del gobierno espurio federal”.

• La Procuraduría General de la República ha declarado que no tiene registro en sus

cárceles o centros de detención de ninguno de los eperristas desaparecidos.

México • Lydiette Carrión

Perú

Alan García recibe un 'primer aviso' popular y responde

'fujimorizándose' un poco más

Por: Carlos Iaquinandi Castro (SERPAL)

Fecha publicación: 16/07/2007 Imprimir nota

Cuando faltan pocos días para que se cumpla el primer año de su mandato, Alan García

afronta una protesta generalizada en varios frentes sociales que le enjuician su política


económica, el incumplimiento de compromisos electorales y la falta de medidas sociales

que mejoren las condiciones de vida de millones de peruanos situados en la pobreza o la

marginación. Están en esa condición casi el 60 % de los 25 millones de habitantes.

Los maestros iniciaron el 5 de julio un paro indefinido contra la nueva Ley del

Magisterio promulgada por el gobierno porque -entre otras cosas- creen que puede

promover discriminación y 'purgas' entre los cuerpos docentes.

Días después, la Central General de Trabajadores del Perú (CGTP) convocó un paro

nacional exigiendo una más justa distribución de la riqueza nacional. A esta

convocatoria se sumaron importantes sectores como los mineros y los agricultores. Las

protestas se convirtieron en multitudinarias y se extendieron a diversas zonas del país.

El presidente respondió anunciando 'mano dura' y firmando un decreto que autoriza el

uso de las fuerzas armadas 'para mantener el orden interno'. El miércoles 11 decenas de

miles de hombres y mujeres marcharon por las calles de Lima y colmaron la plaza Dos

de Mayo convocados por dirigentes del SUTEP, Sindicato Unitario de Trabajadores de

la Educación, gremios de la CGTP, de las principales centrales agrarias y campesinas,

de la Federación de Estudiantes y de agrupaciones políticas como el Partido Socialista,

el Movimiento Nueva Izquierda o los militantes del Partido Nacionalista de Ollanta

Humala. Prevalecían las consignas contra la política económica del gobierno, pero

personalizando su rechazo en Alan García y en menor medida en su primer ministro

Jorge del Castillo. 'No tenemos presidente, tenemos delincuente'... ' y va a caer, Alan

García va a caer''... fueron algunos de los cánticos populares.

Los primeros reflejos del presidente ante las protestas le acercaron un poco más a

Fujimori. Sus órdenes fueron reprimir, perseguir, detener; y su mensaje, calificar a los

miles de movilizados como 'revoltosos', 'privilegiados' o 'comunistas'. Sigue así los

pasos del ex presidente hoy refugiado en Chile, quien puso la piedra fundamental de las

políticas neoliberales, y apeló a recursos represivos y totalitarios contra la oposición.

Medio millar de personas fueron detenidas en todo el país. Entre los apresados,

numerosos dirigentes del SUTEP, incluyendo a su secretario general Luis Muñoz. Otro

de los detenidos fue el ex congresista y presidente del Partido Socialista Peruano, Javier

Diez Canseco. En los incidentes hubo varios muertos, entre ellos un campesino

alcanzado por un balazo en Satipo y una niña en Lima.

Si bien la gran mayoría de los medios de comunicación peruanos, jugaron su papel

habitual de aplaudir la 'firmeza' contra las manifestaciones populares, Alan García optó

por ratificar con palabras que habrá 'mano dura', pero prudentemente fue liberando

horas más tarde a gran parte de los detenidos ante la evidencia de que se preparaban

marchas populares para pedir la liberación de los dirigentes y manifestantes apresados.

El diario 'El Correo' tituló el sábado: 'Limpian las calles de revoltosos', ilustrando

gráficamente como dos 'Robocops' policiales arrastraban un maestro por las calles de

Lima. 'El Peruano' titulaba en grandes caracteres: '¡Alto al desorden!'. 'La Razón'

acompañaba el libreto oficial: 'Se impone el principio de autoridad'. 'Diario del País'

titulaba con palabras del ministro de educación: 'No al chantaje del SUTEP'. Resulta

difícil encontrar en los medios 'habituales' un enfoque diferente, un análisis sensato y

objetivo sobre las razones de miles de peruanos para lanzarse a las calles.


El gobierno insistió en culpar de las protestas sociales a 'pequeños grupos radicales'

inventándose su propia realidad, confortado por el coro de gran parte de la prensa. Para

ello contó también con el respaldo de las cúpulas empresariales que optaron por

cuantificar los daños a la propiedad privada minimizando o ignorando las causas de los

reclamos. Y la inestimable aportación del Cardenal Primado Juan Luis Cipriani, el

mismo que brindó su activa complicidad a Fujimori cuando recuperó a sangre y fuego la

embajada de Japón ocupada por militantes del movimiento Tupac Amaru, en el que

todos ellos resultaron asesinados. Cipriani, primer purpurado del 'Opus Dei' estuvo

imputado de tener conocimiento previo de las matanzas efectuadas por parapoliciales en

Barrios Altos y en La Cantuta y de tener lazos con el siniestro jefe de la inteligencia

militar de Fujimori, Vladimir Montesinos. Ahora, desde el púlpito condenó 'la violencia'

en las reivindicaciones populares.

El alcance de la protesta

Las manifestaciones antigubernamentales no se limitaron a las multitudinarias marchas

del miércoles. La huelga del SUTEP de alcance nacional, fue hilvanando y sumando

otros reclamos populares y sectoriales en diversas partes del país. Campesinos y

Confederaciones Agrarias rechazan el Tratado de Libre Comercio, un acuerdo bilateral

con Estados Unidos. Mineros reclaman mejoras salariales y de sus condiciones de

trabajo. También están en conflicto los docentes universitarios, gremios del sector de la

salud e incluso los policías recientemente agrupados en un Sindicato y que reclaman

una policía democrática y no una policía 'oficial'. En otras partes del país, las

movilizaciones rechazan las consecuencias de la actividad minera informal en el medio

ambiente. En la sureña Arequipa hubo seguimiento del paro durante tres días con

bloqueo de carreteras. En Puno los huelguistas ocuparon el aeropuerto y pobladores

cortaron la carretera hacia Arequipa y Cuzco. Al norte, en La Libertad, donde viajó el

jueves Alan García, los maestros salieron a las calles, al igual que en las sureñas

ciudades de Moquegua y Tacna, según confirmaron fuentes policiales. En Ciudad de

Dios, hubo incidentes entre pobladores y fuerzas de seguridad. Medio millar de policías

y soldados que despejaban la carretera a Yura, fueron rodeados y atacados por los

pobladores.

Los uniformados respondieron lanzando bombas de gases y disparando perdigones. El

resultado fue de 27 heridos y varios detenidos. Pero la posterior indignación popular

determinó nuevos incidentes en los que resultaron alcanzados por piedras varios

policías, entre ellos el General Carlos La Rosa Olivari, lesionado en una pierna y

evacuado por la Cruz Roja. Los pobladores lograron tomar como rehenes a 12 efectivos

policiales. Tras una tensa negociación finalmente consiguieron canjearlos por 29

manifestantes detenidos. En Tacna, unos tres mil manifestantes tomaron las

instalaciones de la terminal internacional de autobuses, impidiendo la salida de los

vehículos hacia Arica, Chile.

En Junín, maestros y agricultores se enfrentaron con la policía y atacaron con piedras y

lanzaron basura contra las residencias de los congresistas Nidia Vilches e Hildebrando

Tapia. Guardaespaldas de los políticos dispersaron a los manifestantes haciendo

disparos al aire. En Tumbes ciudad fronteriza con Ecuador situada a 1.250 kilómetros al

norte de Lima, más de 500 maestros tomaron el Puente Internacional y llegaron al

cantón ecuatoriano de Huanquillas, donde hicieron un acto agradeciendo la solidaridad

recibida y vivaron al presidente Rafael Correa proclamándolo amigo del pueblo


peruano. Mientras el Ministerio de Educación declaraba la ilegalidad de la huelga de los

maestros, nueve regiones desconocían la medida oficial y consideraban legal el paro,

entre ellas Puno, Cajamarca, San Martín, Ancash y Pasco. Los presidentes regionales de

Lambayeque, Moquegua, Tacna, Cusco y Arequipa se solidarizaron con los maestros y

anunciaron que no harán descuentos a los sueldos de los huelguistas. Miles de

campesinos portando palos y hondas tomaron la Plaza de Armas de Andahuaylas, en

Apurimac. Convocados por el Frente de Defensa Regional Agrario, reclamaban la

reducción del precio de los fertilizantes, y el acceso a créditos agrarios. Hubo dos

heridos en choques con la policía. Y por unas horas tomaron dos radioemisoras.

A pesar de los esfuerzos de Alan García por minimizar los alcances de la protesta

popular y su afán de responsabilizar a Hugo Chávez de las movilizaciones en su país, la

realidad es que la letanía de que 'Perú avanza' y de que mejoran los índices económicos,

ha terminado por volverse contra el propio gobierno. Porque lo que la gente comprueba

diariamente es que las transnacionales y las grandes empresas aumentan sus ganancias,

tienen privilegios tributarios excepcionales mientras que las urgencias sociales en

educación, salud pública o jubilaciones siguen en 'lista de espera'. No se avanza en

reducir los problemas de vivienda, la falta de trabajo, el coste de vida y la situación de

la niñez y de las personas mayores. Muchos peruanos se preguntan: ¿ a quienes ha

beneficiado la reducción de impuestos ? ¿ en que se reflejan las mejoras

macroeconómicas que pregona el gobierno ? ¿ Que ocurrirá cuando el congreso

norteamericano apruebe finalmente el TLC negociado por Alan García ? En definitiva: ¿

Para quienes está gobernando Alan García ? Está claro que no para las mayorías

empobrecidas. No para los campesinos. No para los sectores indígenas. No para los

marginados. Alan García, su partido el APRA y los sectores minoritarios que le

respaldan solo aspiran a mantener la franquicia de representar los intereses del imperio

y de las transnacionales que operan en Perú. No es casualidad que al tiempo que miles

de peruanos ganaban las calles, el canciller García Belaúnde condecoraba al embajador

norteamericano James Curtis con la Orden 'El Sol del Perú' en el grado de Gran Cruz

por su 'brillante gestión'. El discurso populista de su primer mandato en los 90 se

convirtió en una sumisa relación con el gobierno norteamericano. Alan García es el

responsable del acuerdo del Tratado de Libre Comercio, que más que un convenio es

una fórmula para remachar el cerrojo de la dependencia. El TLC es en realidad la

continuidad del modelo neoliberal, reglamentándolo de la forma más favorable para los

intereses norteamericanos, y obligándose a 'seguridades jurídicas' que perpetúen las

ventajas para las transnacionales. Es en la práctica, la consolidación de la liquidación

del patrimonio nacional y de la soberanía peruana sobre sus recursos naturales iniciada

por el delincuente Alberto Fujimori, convertido en 'japonés por conveniencia' a la hora

de huir para evitar los procesos judiciales por asesinatos, corrupción y apropiación de

fondos estatales. Fujimori, depredador contemporáneo de Carlos Menem en Argentina,

hizo la misma gestión devastadora abriendo las puertas a la neocolonización y también

logró embaucar a una parte importante de su población. Esas experiencias determinan

que cuando todavía no ha cumplido un año de gestión, gran parte de los peruanos

comiencen a 'pasar factura' al gobierno de Alan García. Y a pesar de la dispersión y

fragmentación de las organizaciones sociales y los grupos políticos de oposición, esta

semana transcurrida ha sido un 'primer aviso' para el gobierno. No es difícil predecir que

el gobierno no cambiará su rumbo. Por el contrario, es posible que tal como insinuó ante

las protestas de esta semana recurra a la represión y a otras medidas autoritarias como la

de su decreto movilizando al ejército para el 'mantenimiento del orden'. Lo anticipó su


primer ministro, Jorge del Castillo cuando lanzó su amenaza 'guerra avisada no mata

gente.'

Lo que viene

El próximo 28 de julio, con motivo de la celebración de la fecha patria peruana, Alan

García hará un balance de su primer año de gestión. Seguramente insistirá en las frases

relativas al 'progreso' y al 'avance de la economía peruana'.

No reconocerá como legítimas las protestas populares, de las que seguirá culpando a

Chávez o a los 'pequeños grupos radicales'. Tampoco mencionará ese dato que la prensa

habitual ignoró o condenó a un mínimo espacio en páginas interiores: en las últimas

semanas 62 niños murieron de frío y millares fueron afectados por neumonías, todas

circunstancias previsibles que pudieron haber evitado esas muertes y esas

enfermedades. Solamente en Puno hubo 19 pequeños muertos por el frío y más de 600

casos de neumonía. No es un dato aislado. Es uno de los parámetros que define el

desinterés y las carencias presupuestarias del gobierno peruano con las políticas

sociales.

Es de esperar que la sociedad peruana responda a la soberbia de Alan García con

avances en la unidad tras objetivos comunes, como los que levantan las centrales

obreras y campesinas con el apoyo de gran parte del pueblo peruano:

La no ratificación del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos que lesiona la

soberanía nacional.

El cumplimiento de las recomendaciones de la Comisión de la Verdad y la

Reconciliación en la lucha contra la impunidad.

La revisión de los contratos de privatización que otorgaron privilegios impositivos y en

el pago de regalías a las empresas mineras.

La renegociación de los contratos sobre explotación de recursos naturales que otorgaron

garantías abusivas.

Atención plena y digna de la salud y la educación.

Política de integración soberana y autónoma en el área regional y continental.

Y otros puntos que hacen a la construcción de un país diferente donde prevalezcan los

intereses generales; inclusivo, con el reconocimiento de todos los sectores sociales. Un

país que defienda y preserve sus recursos naturales, y donde la justicia no sea un

instrumento en favor de las minorías gobernantes sino una herramienta que garantice la

igualdad ante la ley.


Dicen en Colombia

'No hay personaje más parecido a Chávez que Uribe'

Jul-16-07* - Entrevista de Manuela Zurita al politólogo colombiano,

Fernando Giraldo

Daniel Zovatto: "Los países que tienen la mala suerte de tener una elección con

resultados muy ajustados, sin lugar a dudas entran en una crisis política con

consecuencias impredecibles"

El clima de Bogotá está politizado. Pero esta politización existe desde hace tiempo

sobre esta ciudad ubicada a 2640 metros sobre el nivel del mar.

Se podría quizá marcar alguna fecha próxima para fijar su comienzo. Como los años

'50, cuando las élites en actitud reaccionaria y opositora a los regímenes dictatoriales

bautizaban a sus perros con el mismísimo nombre de sus líderes. Por ello, todavía se

escuchan niños llamando a sus canes "¡Hitler!". "¡Stalin!", "Mussolini"…

La atmósfera actual se percibe en las calles, en los carteles de las mujeres que piden

limosna en las esquinas de los semáforos, portando en un brazo a un niño y, en el otro,

un cartel con el que grita que fue "desplazada por la violencia", es decir por la guerrilla

y los paramilitares.

La politización se tiñe en las tapas de las periódicos, o mejor dicho "del" periódico, es

decir, "El Tiempo", que es el más importante de circulación nacional; y también de

"Semana", revista de peso e influencia. Pues, aquí es común comentar -cuando cada

quien pregunta sobre el tema- que ambas publicaciones tienen dueños en familia con el

Vicepresidente de la República, Francisco Santos Calderón.

De paso en Colombia, PULSO entrevistó al politólogo, investigador y profesor en

Ciencias Políticas, consultor de Naciones Unidas e IDEA Internacional, Fernando

Giraldo, para hablar sobre la política colombiana en el contexto latinoamericano y las

relaciones de su país con Estados Unidos y con Venezuela.

-Existe una percepción de que el presidente colombiano Álvaro Uribe representa a

lo que se podría denominar como "la derecha latinoamericana". ¿Por qué se

podría afirmar esta hipótesis?

A Uribe se lo adjudica como derecha por varias razones: porque pareciera tener un

interés especial -dicen sus opositores- en defender los intereses de los grandes sectores

económicos; porque mantiene una posición de dependencia y subordinación muy

grande y excesiva con los Estados Unidos, cuando uno percibe que el resto de los países

latinoamericanos toman distancia y adoptan una posición crítica; pero porque

fundamentalmente todos los recursos y los planes de desarrollo del Estado han estado

dirigidos a garantizar la seguridad basada en una política militar para contrarrestar la

acción de los grupos insurgentes y subversivos en detrimento de la inversión y el

desarrollo social.

-¿Lo perciben también así los colombianos?

Yo diría que los colombianos en general y particularmente la izquierda perciben a Uribe

como una derecha negativa muy fuerte. Además, en expresiones políticas y de tipo

militar, Uribe ha sido cercano a los grupos de extremas derechas y paramilitares, que

representan a los intereses de los grandes propietarios de tierras y ganaderos que han

tenido como misión principal combatir a la guerrilla en Colombia. Los paramilitares

surgieron haciéndole frente a la guerra en su intento de defender sus intereses. Uribe ha


sido muy complaciente con estos grupos. Pero no todos los colombianos lo perciben

como una derecha negativa, sino como alguien que tiene carácter, autoridad y que sabe

qué es lo que quiere. La explicación que yo le doy a esto es que éste es un país que ha

sufrido un proceso de culturización política hacia la derecha y un país que se ha vuelto

muy reaccionario.

-¿Cómo se llegó a la elección de la derecha?

Creo que la población colombiana ha sido mayoritariamente de derecha y que en el

último tiempo se ha acentuado esa postura en un porcentaje significativo porque las

instituciones políticas se han debilitado de forma dramática. Uno de los grandes

capitales de la democracia colombiana era su fortaleza institucional. Pero en los últimos

años con el surgimiento de liderazgos individualizados, la excesiva atomización de la

política, el debilitamiento de los partidos, el surgimiento de líderes carismáticos con

cierto tinte populista, en Colombia, ha permitido que surja el populismo.

-¿Es Uribe, entonces, populista?

Uribe de alguna manera representó una figura carismática y muy mesiánica, con cierto

populismo, que los colombianos aprobaron ante la angustia de todas estas dificultades,

de una guerra prolongada y muy costosa desde el punto de vista humanitario, del

desarrollo económico del país y social. Como de alguna manera ha presentado ciertos

resultados de cierta confianza, en algunos sectores se cree que es la persona que puede

resolverlos. Yo me atrevería a decir hipotéticamente que si se presentase a una tercera

reelección, no me sorprendería que fuese reelecto. Pero si eso sucedería, acabaría de

dejar al traste con toda la fortaleza institucional, porque nosotros siempre colocábamos

las instituciones por encima de los liderazgos. Los partidos se han debilitado y aquí lo

que cuenta son los dirigentes y no los partidos.

-Entonces, lo que usted está diciendo es que los liderazgos mesiánicos debilitan de

alguna manera, la institucionalidad.

Sí. Ese ha sido el desastre de América Latina en general, que ha provocado la

inestabilidad en algún momento de Argentina,Venezuela, Ecuador, Perú, Bolivia y

Haití. Es la historia de Latinoamérica. Colombia se había protegido de eso. Porque yo le

voy a decir: los colombianos uribistas, que son un 60 por ciento de la población, son

anti-chavistas. Lo curioso es que no hay personaje más parecido a Chávez en su forma y

estilo de gobernar. Lo que les preocupa a ambos es el control y la centralización del

poder y la decisión de lo doméstico en sus manos.

-Si Chávez y Uribe se parecen, ¿por qué han existido roces entre ambos?

Se parecen en el método para conservar el poder. Pero tienen contradicciones porque

están en campos ideológicos contrarios. Pero Uribe tiene una ventaja que no tiene

Chávez y es que cuenta con todo el establecimiento y la institucionalidad, las élites

económicas, los ejecutores de los medios de comunicación y los partidos políticos en su

mayoría, que le permiten legitimar, sin mucho conflicto al interior, su poder. Un poder

que tiene tintes de autoritarismo.

-¿Por qué dice esto?

Porque la sociedad colombiana es una sociedad muy ambigua. Nos gusta la democracia,

pero coqueteamos con el autoritarismo. La democracia, si los resultados nos convienen.

Pero si no, la cuestionamos y estamos dispuestos a apostarles a posturas peligrosas. Pero

hay un problema que no tienen ni Venezuela ni otros países de América Latina: la

presencia prolongada de la guerrilla no sólo ha fatigado a una parte de la población, sino

que de alguna manera ha suplantado a los movimientos sociales en Colombia. Aquí no


hay sociedad civil, sino algunas manifestaciones de ésta, representadas por dos o tres

centrales obreras minimizadas.

-¿Cómo ve al proceso colombiano?

Con mucho riesgo para el desarrollo institucional democrático. Hay un apogeo muy

fuerte de tendencias autoritarias en la sociedad, incluso en líderes políticos. Es una

sociedad que quiere resolver guerra con guerra.

-¿Si Uribe se beneficiaría con la guerrilla, por qué querría negociar?

Yo no estoy muy seguro que Uribe quiera negociar. Uribe con alguna frecuencia, por la

necesidad que tiene frente a la comunidad internacional y por su política exterior, que es

muy endeble y se ha debilitado en los últimos meses, manda un mensaje de que quiere

negociar con la guerrilla. Pero en realidad no es su sentimiento. Porque él con

frecuencia dice "propongo un acuerdo humanitario", pero a los 15 días vuelve al juego

de baldazos de agua fría y baldazos de agua caliente. Con esto confunde completamente

a la población, pero todo el mundo se desgasta, menos Uribe. Pero a veces manda ese

mensaje porque tiene que mandárselo sobre todo a Europa y a Estados Unidos, donde

tiene un problema por la mayoría demócrata en el Congreso y por los riesgos a los que

se va a someter si los demócratas llegan a la presidencia. Y a veces plantea la

negociación para un consumo interno cuando empieza a percibir que la mayoría de los

colombianos presionan por un acuerdo humanitario.

-¿Cómo afectaría a Colombia un eventual triunfo de los demócratas en Estados

Unidos?

Yo no creo que los norteamericanos vayan a la larga a dejar de apoyar a Colombia,

porque no lo pueden soltar.

-¿Por qué?

Porque no pueden correr el riesgo de que Colombia se desestabilice porque

estratégicamente en el continente tiene una posición privilegiada. Estados Unidos ha

perdido protagonismo y voz de mando en América Latina. El único que ha tenido una

posición completamente de no independencia y una subordinación muy fuerte es

Colombia. Yo creo que lo que les da miedo es que Colombia se desestabilice y que

produzca una desestabilización regional. Fuera de eso, hay un problema complicado

para ellos, que es el de las drogas y del mercado de armas que transita por Colombia.

Hay otro adicional que es que los Estados Unidos quieren conservar a Colombia como

el mejor aliado porque necesitan enfrentar a Chávez. Uribe sabe que tienen esa

necesidad de nosotros, porque es como un tapón contra Venezuela, y trata de sacar

provecho. La llegada de los demócratas al Congreso y su probable triunfo presidencial

va a provocar una reducción de los recursos para lo militar e incrementar quizás en

campos de desarrollo productivo y social. Creo que van a presionar en el respeto de los

derechos humanos no sólo en el de los sindicalistas sino en la libertad de prensa y en

que se condene a aquellos que estuvieron involucrados en todas estas masacres. Creo

que los demócratas van a condicionar el apoyo y mientras el gobierno colombiano

pueda cumplir sus requerimientos, van a reducir el apoyo. Eso va a perjudicar mucho a

Uribe, por lo menos en su política interna, que es el eje central de su programa de

gobierno, que es la guerra.

-¿Cuál es el peso de la izquierda en Colombia?

Hay un lastre histórico y político para ella que tiene dos dimensiones. En primer lugar,

la izquierda en los últimos 50 años fue aniquilada porque ha sufrido una persecución

muy fuerte. Eso marcó mucho la posibilidad de que se desarrollara. Pero eso va de la


mano con que la izquierda colombiana no ha sido muy democrática. O sea que los

vicios de los que la acusa a la derecha y al establecimiento colombiano, con frecuencia

la izquierda se mimetiza en esos vicios. Sin embargo en los últimos tiempos,

paradójicamente, junto con el crecimiento de las tendencias de derecha de la sociedad

colombiana, también ha surgido un fuerte crecimiento de la izquierda. Nunca había

estado tan fuerte políticamente como lo está ahora. Eso es curioso, pero la llegada de

Uribe polarizó ideológicamente a la sociedad colombiana entre la derecha y la

izquierda. Cada vez es menos fácil buscar consenso. Más allá del conflicto y lo militar,

es ese factor el que creo que nos va a crear elementos de inestabilidad institucional y

política en los años que vienen. Hay una macartización impresionante en la sociedad

colombiana, donde incluso mucha gente que puede tener una postura autónoma y

democrática frente a los poderes y de la izquierda misma, no quiere verse involucrada ni

que la identifiquen con la izquierda. Hay una satanización de la izquierda. Pero yo no

creo mucho que llegue en 2010 al poder.

-¿Y qué va a pasar cuando termine el gobierno de Uribe?

Hay que ver cómo termina. Si Uribe termina su segundo periodo sin derrotar a la

guerrilla, él había dicho que en el primer periodo tendría a la guerrilla derrotada y

sentados negociando en las condiciones del Estado. Pasaron cinco años y todavía ni

siquiera pudo cumplir la primera parte. La sociedad no está en condiciones de aportarles

más impuestos a la guerra interna, que implica la reducción de toda la inversión social.

Pero estamos hablando de un cuarto del presupuesto nacional, sin contar lo que aportan

los norteamericanos. Pero yo no veo cómo lo puede lograr si ese escenario se mantiene,

quiere decir que la tarea se mantiene. Por tanto las fuerzas uribistas tendrán que tomar

una decisión para darle continuidad a eso. Ahí supondría ya que se van a unificar o

mantenerse unificadas para preservar al poder como sea.

-Para presentar un candidato…

Sea Uribe u otro. Tendría que hacer una reforma constitucional. Ya la hicieron una vez,

por qué no una segunda vez. Nosotros nunca habíamos hecho una reforma

constitucional en 180 años para beneficiarse quien está en el poder. Ésa es una de las

tradiciones democráticas que se rompió: es que nunca cambiamos las reglas de juego

para favorecer a uno de los jugadores, sino que nosotros hacíamos reformas para

después, pero no cuando y estábamos sentados jugando. Ya lo hicieron una vez y

pueden volverlo a hacer. Tienen el control mayoritario del Congreso. Además que hay

que decirlo: un Congreso que mayoritariamente es paramilitar, que son 40 ó 45 en el

Senado de 100 y 100 ó 110 en la Cámara Baja de 160. Lo dicen los paramilitares. No

creo que la izquierda llegue al poder en 2010, porque el tipo de gobierno de Uribe y su

programa no ha sufrido un desgaste y no sé si alcanza a darse en estos últimos años para

que haya un recambio político. Pero si lo hay, se dará por el lado de una coalición entre

el partido liberal, donde hay tendencias de centro derecha, centro y centro izquierda. No

obstante, casi todos los partidos del uribismo tienen dirigentes que están siendo

acusados de paramilitares.

-¿Eso cómo afecta a Uribe?

Para nada, gracias al carisma que tiene. Todo el mundo dice eso de los amigos que lo

rodean, pero que él nada. La explicación que yo tengo es ésta: que los colombianos

apoyan a Uribe, porque es Uribe quien se identifica con los colombianos. Es que es la

sociedad colombiana la que es ultra derechista y Uribe lo entiende muy bien y maneja el

discurso en ese sentido. Él dice lo que los colombianos quieren oír y escuchar.

-¿Cómo ven al gobierno de Evo Morales en Colombia?


Yo creo que son más los sectores medios, intelectuales y políticos los que pueden llegar

a tener una opinión. Esto porque hay poca información. No obstante, en los sectores

populares pueden tener una cierta simpatía por lo que ven en él como un símbolo de una

persona que sale de quienes históricamente han estado sometidos. Sin embargo, a veces

la gente mira un poco estupefacta cuando él adopta posturas que son proclives a Chávez

y entonces sienten que no son proclives a Uribe. Pero como Evo Morales ha sabido

cómo moverse en eso sin desprestigiarse mucho en el continente creo que no lo ha

afectado. Si tú le preguntas a los sectores políticos, creo que para los uribistas no es de

mucha simpatía, pero no es un tema diario de los colombianos. El tema diario nuestro es

el Ecuador, los Estados Unidos y Venezuela.

*Publicado en el Semanario PULSO de Bolivia en la tercera semana de julio de 2007

Procesaría a padres de mareros

Giammattei ofrece una reforma legal para castigar a los progenitores

de pandilleros que violen la ley.

E. Marroquín, R. Pérez, Siglo 21 | 17 de julio de 2007

Alejandro Giammattei es el primero de los candidatos presidenciales en responder

cuestionantes planteadas por la ciudadanía en el foro Guatemala pregunta ¿cómo?,

organizado por Siglo Veintiuno, Latitud TV y Emisoras Unidas.

El nominado de la Gran Alianza Nacional (Gana) presentó sus propuestas de solución a

problemas de salud, seguridad, educación y corrupción, entre otros.

En materia de combate a las pandillas juveniles, Giammattei se comprometió a impulsar

una reforma legal que permita castigar a los padres de los pandilleros que transgredan la

ley.

Además, ofreció facilidades para la creación de 400 mil nuevas plazas de empleo, y

denunciar públicamente a los diputados que intenten obtener plazas en el Estado.

Giammattei escogió los sobres cerrados que contenían las preguntas enviadas por la

ciudadanía por la vía del correo electrónico, y se sometió al interrogatorio de Felipe

Valenzuela, de Emisoras Unidas; José Eduardo Valdizán, de Latitud TV, y Carlos

Castañaza, de este matutino.

¿Cómo controlaría a las maras?

Haré dos cosas. Una, el programa de prevención del delito, que permitirá empezar a

controlar el ingreso de la niñez y la juventud en las maras, pues éstas se integran con

niños de 12 y 14 años, quienes se inician como banderas, y sus acciones son

inimputables (no castigables). Por eso se debe corregir la materia legislativa sobre el

tema del uso de menores para la comisión de delitos, y agravarlo (ponerle pena de

prisión).

Pero también necesito la ley sobre responsabilidad paterna. Las madres, padres y tutores

legales de niños menores de 14 años que cometan delitos, incurren en irresponsabilidad

paterna, por falta de supervisión, control y no saber con quiénes andan sus hijos. Con la

ley podrán ser condenados.

Las maras son clicas, y la única forma de controlarlas es mediante sistemas de

Inteligencia, para permear sus actividades, anticiparse a ellas y evitarlas. Ello obliga a

cambios drásticos, como el de flagrancia (captura en el momento del delito).

Actualmente, si alguien roba un carro y es capturado en el momento, es flagrancia, pero

si es detenido a tres cuadras con el carro robado, ya no; eso hay que reformarlo.


Otra solución será el cambio de los horarios de allanamientos. No puede ser que si un

secuestrado es ubicado a las ocho de la noche o lo secuestran a las ocho de la noche

haya que esperar hasta las seis de la mañana del día siguiente para proceder. Eso es

ilógico.

Las maras burlan a las autoridades porque, habiendo posibilidad de jueces itinerantes, la

Corte Suprema de Justicia no lo hace. Se necesitan fiscales del MP que tengan los

suficientes pantalones para tomar decisiones. El sistema de Inteligencia y el reactivo de

la PNC son los únicos que pueden desarticularlas.

Tendré una bancada suficiente y una credibilidad ante el pueblo. Cuando oigo a alguien

que dice que en 5 meses resolverá la inseguridad, y otro contesta que en 1 mes, no me

queda más que decirles: “Pajeros”. ¡No es cierto! Para eso hay que cambiar las leyes.

Falta liderazgo

Ha faltado liderazgo en este gobierno, en el anterior y en el anterior. ¡Por supuesto que

sí!. Ese tipo de liderazgo, basado en la credibilidad y confianza de la población, es lo

que nos ha hecho falta.

No se trata de ir a sentarse y decirles: Yo presidente quiero resolver el tema de la

inseguridad. Háganme el gran favor, señores diputados, por caridad, apruébenme este

paquete de leyes.

¿Qué haría para que los diputados no vendan plazas del Ejecutivo?

Con gente en el Ejecutivo que no se deje amedrentar por los legisladores. Recién tomé

posesión en Presididos, me empezaron a llegar las órdenes de los diputados pidiendo la

contratación de personas.

Es muy claro que los legisladores van al Congreso a hacer leyes; no van a ir a construir

puentes, carreteras ni agencias de empleos. Ellos deben ir a hacer su trabajo, que ya es

suficientemente complicado.

Me voy a apoyar en la gente de la sociedad civil, pero no me voy a dejar presionar de

nadie. Lo primero que van a recibir esos diputados de mí, como Presidente, es un

denuncia pública. Me comprometo a eso, porque así he sido toda mi vida. Para ese tipo

de cuestiones estamos pensando en la ley 3 por 1, algo así como en este foro: 3 contra 1.

Esa ley consiste en que el empleado público que sea descubierto en acto de corrupción

pagará tres veces la pena, a diferencia de un ciudadano común y corriente, porque está

violando la confianza depositada en él. Vamos a sancionar, pero tenemos que principiar

con que la norma exista.

Estoy cómodo con los candidatos que las bases eligieron. Es parte de la recomposición

del partido. Hemos cambiado; con mi llegada entró un montón de nueva gente. Por

supuesto que me hubiera gustado ser el candidato presidencial del partido de las

hermanitas de la caridad, pero eso no existe.

No lo duden: voy a ganar las elecciones. Aquí no habrá sorpresas, sino una bola de

sorprendidos.

¿Qué haría para depurar la PNC?

Hay 1,500 agentes esperando ser depurados; están con órdenes de destitución. Aquí

tenemos dos medidas: una, temporal y de corto plazo, y otra correctiva, de mediano

plazo; estamos hablando de un año o de un año en adelante.


La de corto plazo tiene que pasar por el Congreso, y es una ley temporal de depuración

de la PNC. Hay un grupo de abogados que está trabajando en el proyecto, el cual será

presentado el día de la toma de posesión.

El tema es tomar a las personas que tienen procesos, denuncias e investigaciones, y

tener la potestad de darles de baja, pagándoles todas las prestaciones. Actualmente, la

ley de la PNC estipula que se puede separar por faltas administrativas, que no sean

penales. Pero el agente se va al Código de Trabajo, y a un juzgado, el cual ordena su

reinstalación y principia el pleito, que normalmente tarda un año y medio, para darle de

baja por corrupción, andar bolo, no cumplir con sus deberes y abandonar sus funciones.

La otra vía tiene que ver con una reforma constitucional: se debe agregar a nuestra

Constitución un artículo relativo a la creación de la Contraloría de los organismos de

justicia, porque actualmente hay policías que investigan policías, fiscales a fiscales y

jueces a jueces.

Sería un ente que nos permita seguir el proceso de la aplicación de la justicia en la PNC,

Ministerio Público y las cortes.

¿Cómo transparentaría la compra de medicinas, y garantizaría que no falten?

Con contrato abierto. Pero no contrato abierto con 5 mil asteriscos, 4 salvedades, ciertas

anotaciones y letritas al final. Hay un acuerdo gubernativo que abre el contrato, y

estamos en el proceso de reformas. Ojalá lo dejen abierto, pero realmente abierto,

proclive a tener ingreso de medicamentos locales. Hablemos de genéricos que van a

salir más baratos. En este tema hay gente interesada en tener control de la medicina.

Creo que podemos hablar de grupos de presión que se han ido infiltrando, con el

propósito de poder, en un momento dado, hacer que se pongan esos asteriscos cuando se

redactan los contratos.

La industria farmacéutica local representa 150 mil empleos, y muchos laboratorios

tienen altos estándares de calidad que los hacen competir en otros países; sin embargo,

tienen mayor problemas para competir internamente, por el tipo de presiones. Hay una

manipulación más allá, con fines meramente electoreros para tratar de hacer colapsar el

sistema. Por ejemplo, dicen que hay un desabastecimiento que no existe. Hay presión

para que ese contrato abierto sea prorrogado bajo los estándares de los mismos

asterisquitos.

Esos intereses son los que yo quiero romper. Las propuestas que Guatemala requiere

son mucho más serias que la simple cancioncita barata de merengue, cumbia y

vallenato.

Hay que hacer una redistribuición de los Q40 mil millones que el Estado tiene en

función de la Salud Pública. Vamos a crear el fondo de mantenimiento a los hospitales,

y ya tenemos identificada la fuente de financiamiento.

¿Cómo generaría empleo para los jóvenes que se suman a la fuerza laboral?

Es impresionante la cifra de jóvenes que se incorpora año con año. No se trata sólo de

crear en el área urbana, porque si no estaríamos creando un macrocefalismo, que no le

conviene al país. Uno de los proyectos de ley que tenemos es la creación de zonas

francas. Guatemala tiene 21 municipios que son los más pobres del país. La propuesta

va encaminada a que éstos, como Camotán, Jocotán, Conguaco, San Gaspar Ixil, Nebaj,

Cotzal y Chajul, por mencionar algunos, tengan acceso a industria nueva. Todos ya

tienen carreteras y energía eléctrica.


Quien se instale en eso lugares gozará, acorde al monto que va a invertir, de un número

de años exentos de todos los impuestos. Se requiere que 8 de cada 10 empleados tengan

que ser del lugar. Hay un componente de capacitación que debe ser dado por la

empresa, y va encaminado al tema de la mujer y los jóvenes.

La mayoría de nuestras áreas de extrema pobreza está ubicada en los municipios más

alejados de la capital, y coincide en las zonas fronterizas.

Empresas internacionales lo miran con buenos ojos. Hemos hablado con empresarios

españoles y vemos que la recepción no es mala.

Hoy vamos a tener ocho aeropuertos que van a estar más cerca de muchas de las áreas,

para exportar y acercar al turismo.

Nebaj tiene pista aérea, y lo único que hace falta es asfaltarla. Para el desarrollo rural se

debe lograr la duplicación de la mano de obra actual. Unos 400 mil empleos podrían ser

generados en nuestro período.

¿Cómo haría para mejorar el nivel educativo de primaria de la capital?

Hay que principiar aumentando dosificadamente el presupuesto del Ministerio de

Educación, pero también con los procesos de descentralización en la toma de muchas

decisiones.

Sabemos que la primera causa de abandono de la escuela es la necesidad de comer y de

llevar alimento a la casa, y eso implica trabajar.

Ello ocurre en el área rural e incide en la repitencia.

¿Por qué el ciclo agrícola y el escolar no pueden estar acordes en las comunidades? Hay

que descentralizar nuestro sistema y la toma de decisiones de la contratación de

maestros. ¿Por qué todos tienen que venir a la capital? ¿Por qué no departamentalmente

se contrata a los docentes, sin descuidar los estándares? Debemos reconocer que los

niveles educativos están por debajo de estándares internacionales.

Le voy a poner un ejemplo. La otra vez estábamos evaluando el tema de incorporación

de todo el sistema de cómputo en las escuelas, y en 12 años, al paso que vamos,

podríamos estar llegando hasta el último lugar de Guatemala con computadoras, para

que los niños aprendan. ¿Se imagina cómo va a estar la tecnología en 12 años? Vamos a

estar 40 años atrás. El reto es hacer que esos 12 años se conviertan en 6.

Ese es el reto para mejorar la calidad hoy, porque, de lo contrario, el pobre cuate que

entre en el 2008 va a terminar el bachillerato sin haberlo experimentado. El tema es

volverlo en 6, y eso implica aumento de los recursos del Ministerio de Educación.

El tema es vital para resolver nuestros problemas, y tenemos que apostarle

generacionalmente.

http://www.sigloxxi.com/index.php?link=noticias¬iciaid=12927&PHPSESSID=9c3

0b019569c60e3b7eb6042780c7552

Nacionaliza Evo Morales la empresa ferroviaria de Bolivia

La oposición apoya la medida, aunque condiciona que no sea como con las refinerías de

Petrobras, que dejaron deudas y juicios por 292 mdd

La Paz, 16 de julio. El presidente Evo Morales anunció la nacionalización de la

Empresa Nacional de Ferrocarriles (Enfe), que fue capitalizada por una compañía

chilena en el primer gobierno del ex mandatario Gonzalo Sánchez de Lozada. La

política de nacionalizaciones del gobierno boliviano se extenderá a los trenes, tras el

anuncio del presidente de que recuperará ENFE -privatizada en 1996 y gerenciada por

el grupo chileno Luksic- aunque no precisó las características del proceso.


''La gente que nos hablaba de capitalización que nos diga ahora dónde están los frutos

de ese proceso. Nunca hubo capitalización sino descapitalización del pueblo boliviano y

de nuestras empresas, y por eso ahora iniciamos la nacionalización de Enfe'', dijo el

domingo el presidente, durante la inauguración de un proyecto turístico en el Lago

Titicaca, la masa de agua navegable más alta del mundo.

El anuncio gubernamental motivó que este lunes la agrupación Podemos, la principal

fuerza de oposición, manifestara su apoyo a la decisión, aunque condicionó a que el

proceso ''no sea como las falsas nacionalizaciones de Morales'', según el diputado

Carlos Klinsky.

''Queremos una nacionalización transparente, no como la que hizo el gobierno con la

recompra de las dos refinerías a la brasileña Petrobras por 112 millones de dólares, pero

asumiendo todas las deudas y juicios que le deja la empresa al Estado boliviano por 292

millones de dólares'', señaló el parlamentario.

Dirigentes del gobernante Movimiento Al Socialismo (MAS) reconocieron que la

declaración del presidente es por ahora ''un anuncio'' y que en el Parlamento no existe en

trámite ningún proyecto de ley sobre la nacionalización de la empresa ferroviaria.

''Hasta ahora no conocemos nada'', dijo a la Afp un político oficialista, que requirió el

anonimato.

La Empresa Nacional de Ferrocarriles fue privatizada en 1996, durante el gobierno de

Gonzalo Sánchez de Lozada, hoy exiliado en Estados Unidos, tras ser derrocado durante

su segundo mandato en octubre de 2003 por una insurrección popular que rechazó la

exportación de gas a Estados Unidos a través de un puerto chileno.

En 1996 el poderoso Grupo Luksic adquirió 50 por ciento del paquete accionario y la

administración de la Empresa Ferroviaria Andina (EFA SA), bajo promesa de inversión

de 13.2 millones de dólares, para controlar 2 mil 261 kilómetros de líneas férreas en los

Andes bolivianos.

El otro 50 por ciento quedó en manos del Estado boliviano, aunque manejado por dos

privadas administradoras de pensiones que utilizan el dividendo que otorga la compañía

de trenes y otras empresas privatizadas para el pago anual de un bono a personas

mayores de 65 años.

EFA SA, que transporta diariamente unas 2 mil toneladas de minerales y productos

agroindustriales, no emitió opinión este lunes, día feriado en La Paz. El presidente

socialista Morales enarbola la nacionalización de empresas privatizadas en la década del

90 como principal política gubernamental.

En mayo de 2006 decretó la nacionalización de los hidrocarburos y seis meses después

firmó nuevos contratos de operación con 12 empresas extranjeras que laboran en

Bolivia, entre brasileñas, británicas, españolas y francesas. Casi un año después negoció

la recompra de dos refinerías propiedad de la brasileña Petrobras, por 112 millones de

dólares.

Morales, el primer indígena que gobierna Bolivia en sus 172 años de historia, también

ha anunciado la intención de controlar la empresa de telecomunicaciones, gerenciada

por la italiana Telecom International y la explotación y exportación de minerales, hoy

principalmente en manos de empresas estadounidenses.

El mandatario nacionalizó en febrero de este año una empresa fundidora administrada

por la suiza Glencore. El gobierno también negocia la compra de acciones de empresas

dedicadas al transporte y almacenaje de gas natural y petróleo.


Vuelve la violencia a Oaxaca; se enfrentan appistas y policías

Se impide a manifestantes realizar la Guelaguetza Popular; varios vehículos

fueron incendiados

OCTAVIO VELEZ ASCENCIO

Dos momentos del violento choque en las inmediaciones del cerro del Fortín, sede de la

fiesta de la Guelaguetza Foto: Reuters Oaxaca, Oax., 16 de julio. Durante más de tres

horas, miembros y simpatizantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca

(APPO) se enfrentaron con policías municipales y estatales; el violento choque dejó por

lo menos 40 personas heridas de ambos bandos (15 de ellas agentes policiacos), dos de

gravedad, y 60 detenidos.

En la refriega, los appistas secuestraron seis autobuses del servicio urbano de pasaje,

para utilizarlos como escudo, y posteriormente les prendieron fuego. Asimismo, cinco

vehículos particulares y una pipa también fueron incendiados.

La trifulca se originó cuando una manifestación de alrededor de 10 mil integrantes y

seguidores de la APPO, junto con algunas delegaciones participantes de la Guelaguetza

Popular, pretendían llegar al auditorio del cerro del Fortín.

Los elementos policiacos que se encontraban en las inmediaciones del lugar les

impidieron el paso y lanzaron gases lacrimógenos para intentar disolver la protesta. Por

su parte, los manifestantes respondieron arrojando piedras y en ese momento dio inicio

el enfrentamiento.

Los simpatizantes de la Asamblea Popular salieron en marcha, tanto del zócalo como de

la Plaza de la Danza, rumbo al auditorio del cerro del Fortín para solicitar a las

autoridades estatales ingresar y realizar en ese sitio su presentación, ante el insuficiente

espacio en la mencionada plaza, donde se había programado.

Sin embargo, el contingente appista se detuvo a unos dos kilómetros del auditorio, en la

calzada Héroes de Chapultepec, al toparse con un retén instalado por cientos de policías

preventivos, auxiliares y municipales de Oaxaca de Juárez.

Los inconformes integraron una comisión en la que se encontraba Alma Delia Santiago,

secretaria técnica de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la

Educación (SNTE), para solicitar el paso a los policías, pero no hubo contestación de

éstos.

Otros marchistas requirieron lo mismo al coordinador general de Seguridad Pública,

Vialidad y Tránsito Municipal, Aristeo López Martínez, mientras fotógrafos y

camarógrafos de la corporación ''fichaban'' a los manifestantes, quienes reclamaron el

hecho y en respuesta fueron golpeados con los escudos y toletes que portaban los demás

agentes policiacos.

Los integrantes y simpatizantes de la APPO respondieron lanzando botellas con agua y

piedras, aunque uno de ellos, quien traía una rueda catarina (artefacto explosivo usado

en las fiestas populares), la encendió y arrojó a los policías, quienes lanzaron gases

lacrimógenos dando inicio a una trifulca que se extendió por varias calles.


El choque alcanzó a un hotel de cuatro estrellas que recibió gases lacrimógenos y

piedras lanzadas por los uniformados, porque supuestamente ahí se encontraban varios

de los manifestantes. A unas cuantas calles de la Plaza de la Danza, donde finalmente se

presentó la Guelaguetza Popular, también hubo refriega.

Escudos

Varios autobuses del servicio urbano de pasaje fueron secuestrados por seguidores de la

APPO para utilizarlos como escudo ante la arremetida policial; después fueron

incendiados. Además, a vehículos particulares y una pipa cargada con agua también les

prendieron fuego.

Un autotanque del Cuerpo de Bomberos que llegó a apagar las llamas en autobuses y

demás vehículos también fue retenido por los manifestantes. Los seguidores de la APPO

prendieron fuego a la bomba del vehículo y repelieron con chorros de agua el avance de

los agentes de la policía.

Durante el enfrentamiento, los uniformados agredieron a los fotógrafos Luis Cruz y

Jorge Luis Plata, de los diarios Milenio y Reforma, respectivamente, así como a Carlos

Román Velasco, del diario local Noticias.

Asimismo fueron agredidos Humberto Cruz, conductor de un noticiero de radio local, y

el reportero y el camarógrafo de Canal 9, propiedad del gobierno de Oaxaca, Roberto

Velásquez y Abelardo García.

Después de más de tres horas, los elementos policiacos avanzaron hacia los

manifestantes dispersándolos por varias calles, aunque detuvieron a muchos, entre éstos

profesores de la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

(SNTE). Hombres vestidos de civil a bordo de camionetas sin placas y motocicletas

participaron también en las aprehensiones.

Los detenidos fueron golpeados, vendados de los ojos, se les cortó el cabello y después

fueron trasladados a diferentes penales. Al menos dos personas resultaron heridas de

gravedad y debieron ser internadas en hospitales: Emeterio Merino Cruz y Raymundo

Torres Velasco, simpatizantes de la Asamblea Popular; el segundo presenta

estallamiento de vísceras y fracturas múltiples en el cráneo.

En un comunicado, el gobierno estatal informó que los detenidos fueron puestos a

disposición del Ministerio Público del fuero común, acusados de daños, lesiones, robo

específico y ataques a las vías generales de comunicación, ''más los que resulten''.

El portavoz de la APPO, Florentino López Martínez, culpó de la violencia al

gobernador Ulises Ruiz Ortiz, porque, dijo, la manifestación ''fue totalmente pacífica''.

También responsabilizó al presidente Felipe Calderón por la participación del Ejército,

la Policía Federal Preventiva y la Agencia Federal de Investigación en el llamado

operativo Guelaguetza 2007.


Dijo que la marcha hacia el auditorio del cerro del Fortín se realizó sólo ''para

evidenciar el estado de sitio y de represión'' en Oaxaca, ''no para tomar'' el mencionado

espacio.

Por su parte, el secretario de Protección Ciudadana, Sergio Segreste Ríos, atribuyó el

inicio del enfrentamiento a la APPO. ''Estábamos conteniéndolos (a los manifestantes)

cuando hubo una agresión directa hacia nosotros y tuvimos que repelerla'', señaló.

Mencionó que la policía no permitió el paso a los appistas al Fortín para presentar la

Guelaguetza Popular, ''por no estar autorizado el uso a ningún grupo''.

A su vez, el secretario de Organización de la sección 22 del SNTE, Ezequiel Rosales,

condenó lo sucedido y se deslindó de los ''actos porriles de provocadores para generar

corrientes adversas al movimiento''.

A pesar de ello, el dirigente subrayó que el movimiento magisterial y popular realizará

concentraciones masivas los próximos 21, 22 y 23 de julio, así como los días 28, 29 y

30, para boicotear la Guelaguetza organizada por la administración estatal. Por la noche,

elementos del Ejército y policías federales y estatales comenzaron un patrullaje por las

calles de la capital oaxaqueña.

Empresarios del sector turístico de Oaxaca pidieron a las autoridades la aplicación de la

ley en contra de quienes intentaron ingresar al Auditorio Guelaguetza. En conferencia

de prensa, el presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles, Sergio Bello, dijo que el

enfrentamiento significa ''un tiro de gracia" en contra del sector turístico de la entidad.

(Con información de Notimex)

Nicaragua 19 de julio, veintiocho años después. La “era” sandinista

2007 El FSLN de nuevo en el gobierno... no en el poder

Sergio Ferrari

El 19 de julio de 1979 el Frente Sandinista de Liberación Nacional

(FSLN) conquistaba el poder en Nicaragua luego de tan largos como difíciles años de

lucha guerrillera. De la dirección nacional colegiada, entre los nueve comandantes de la

revolución, se proyectaba particularmente Daniel Ortega Saavedra, quien 28 años más

tarde, el 10 de enero del 2007, llegaría de nuevo al gobierno del país, esta vez a través

de elecciones. Entre uno y otro momento se sucedieron once años de revolución

sandinista –una de las experiencias sociales más transformadoras en todo el continente

latinoamericano. Y dieciséis años de tres sucesivos gobiernos “neoliberales” que

sentenciaron el retroceso social de Nicaragua, convertido hoy en el segundo país más

empobrecido del continente. Balance de la dinámica nicaragüense a seis meses de la

victoria electoral del FSLN.

Nueva etapa... ¿pero cuál?

Un balance de estos seis primeros meses exige de antemano preguntarse si se trata de un

gobierno revolucionario –al estilo del sandinismo de los años ochenta- o de una

democracia “formal” o “normal”, de las que existen en tanto países del mundo. Una vez


espondido ese interrogante, se puede avanzar entonces en el análisis de lo que se puede

esperar del gobierno actual del FSLN.

Tras la reflexión del periodista William Grigsby, se esconde la disyuntiva esencial de la

coyuntura de ese país centroamericano. Y la auto-respuesta del director de la Radio La

Primerísima no deja lugar a

dudas: “no hay una correlación de tipo político para pensar que hoy se puede

implementar una revolución como en los ochenta. Sin embargo, hay una oportunidad de

oro para sentar las bases para salir de la miseria profunda que aqueja al país”, subraya.

“No espero una revolución, lo que espero es que sea un buen gobierno.

Que ataque las causas y las consecuencias de la miseria. Y que pueda articular un

programa de desarrollo nacional”, enfatiza Grigsby, uno de los más agudos analistas

políticos del país. Su programa diario, “Sin Fronteras”, transmitido a las diez de la

noche, constituye uno de los escasos puntos de referencia para el análisis político, en un

país donde hoy predominan medios de comunicación superficiales y amarillistas.

Lo hecho y lo que falta hacer

Una de las primeras medidas de Daniel Ortega consistió en decretar la gratuidad de la

educación y la salud, decisión de alto valor simbólico en un país en el cual en los tres

últimos lustros la privatización de buena parte de los servicios públicos hizo explotar la

brecha social entre ricos y pobres.

Tal como lo indica un balance de los primeros cien días del nuevo gobierno elaborado

por el Instituto para el Desarrollo y la Democracia (IPADE), el ahorro del gasto público

y la condonación de la deuda con el BID (Banco Interamericano de Desarrollo),

permitieron aumentar hasta un

3.21 % el presupuesto para el 2007, con respecto a la propuesta presentada por el

presidente anterior. De ese aumento, un 18 % fue destinado a la salud, un 54 % a la

educación y casi un 24 % al Bono Productivo Alimenticio, tres de las áreas esenciales

de la política social que comienza a implementar el FSLN.

Y si la lucha contra la pobreza constituyó una de las principales banderas electorales

sandinistas, el Programa “Hambre Cero” –que retoma el nombre de un plan similar

implementado por Lula en Brasil- se perfila como la propuesta esencial de ese combate

en las regiones rurales más marginadas.

Con un presupuesto de 30 millones de dólares anuales, Hambre Cero tiene como

objetivo beneficiar anualmente a 15 mil familias –75 mil en cinco años-, asegurándole a

cada una 2 mil dólares a través de la entrega de una vaca y ganado menor, semillas, y

otros medios para promover la recuperación de la producción campesina. Eligiendo para

comenzar la implementación, las regiones rurales más marginadas.

Para el sociólogo Orlando Nuñez, padre teórico de este programa, una idea esencial del

sandinismo 2007 “es de pasar de un Estado con el perfil de Gobierno+corporaciones

(privadas), a un Estado con el perfil

Gobierno+ asociaciones. La lucha para lograrlo no será sólo política

sino también económica y habrá que organizarse no sólo políticamente sino

económicamente, incluso aprovechando las reglas impuestas estos años por la derecha”.


Reflexión que explica las propuestas organizativas centrales que tiende a promover el

Gobierno en sus próximos cinco años. La primera, las asociaciones de pequeños y

medianos productores, con un acento gremial, que permita recrear un sujeto económico

prácticamente desaparecido como consecuencia de tres lustros de políticas neoliberales

que beneficiaron únicamente a los grandes productores.

La otra propuesta, más en el terreno político, son los Consejos de Poder Ciudadano,

implementados en todo el país, desde barrios y comarcas, pasando por municipios,

departamentos y culminando a nivel nacional.

La consigna “el Pueblo Presidente” y la democracia directa que impulsa el sandinismo

“va mucho más allá de un discurso político. Es un nuevo esquema organizativo basado

en leyes de participación votadas en gobiernos anteriores”, explica Harold Urbina,

colaborador de la Procuraduría de los Derechos Humanos.

La coherencia entre objetivos y medios participativos aparece en el argumento del joven

militante. Debe recrearse la forma de participación a nivel nacional para poder

implementar las tres metas inmediatas del programa del FSLN. “El bienestar ciudadano

a partir de la recuperación de los servicios públicos desmantelados y privatizados; la

reactivación económica y productiva; y las transformaciones sociales para combatir la

pobreza”. Para ello, insiste Urbina, es importante además una nueva lógica de política y

cooperación internacional, “sobre la base del comercio justo, la igualdad entre naciones,

el respeto entre Estados. Y por eso apostamos a la Alternativa Bolivariana para los

pueblos de nuestra América (ALBA), promovida especialmente por Venezuela”.

La reciente instalación en Nicaragua del Banco Nacional de Desarrollo Económico y

Social de Venezuela (Bandes) con más de 10 millones de dólares de capital inicial

proveniente de ese país -con la óptica de reactivar al campesinado- y el apoyo de

Venezuela en petróleo para dar respuesta a una de las peores crisis energéticas que

soporta Nicaragua, son resultados pragmáticos de esta nueva referencia de política

internacional en marcha. Caracas ha prometido financiar el 50 % de la factura petrolera

nicaragüense para permitir liberar fondos que deberán ser destinados a proyectos

sociales.

Una oposición al acecho

La victoria del FSLN en las elecciones de noviembre 2006 fue ajustada.

Su 38 % de votos, aunque le permitió alzarse con el triunfo, no le asegura

invulnerabilidad en el parlamento donde su bancada es minoritaria. Las dos fracciones

liberales sumaron 52 % de los votos y la disidencia sandinista reunida alcanzó un 9 %.

En estos seis primeros meses de gobierno las críticas cotidianas de la oposición han ido

aumentando el tono. Prácticamente no hay anuncio o actividad gubernamental que no

sea fuertemente criticada. Y no son secretas las discusiones entre los tres sectores

opositores para impulsar lo que ellos denominan “una alianza anti-Ortega”.

A pesar del esfuerzo inicial “moralizante” de Daniel Ortega de reducir los megasalarios

del ejecutivo y sus ministros, a fines de mayo fue revelado un publicitado caso de

extorsión contra inversionistas europeos-norteamericanos en turismo. Según la revista


ENVIO, de la Universidad Centroamericana, “la extorsión la realizaba el ex alcalde y ex

diputado del FSLN y actual cónsul nicaragüenses en Liberia (ciudad del norte de Costa

Rica), Gerardo Miranda, señalado ya por corrupción en su gestión municipal...”

Dicho escándalo, todavía en vías de investigación judicial, animó aún más a la

oposición no sólo política sino también de centros de estudios, ONG, redes y

plataformas.

La Coordinadora Civil, creada en 1998 luego del huracán Mitch que azotó el país –

fuertemente opositora hacia los dos últimos gobiernos

liberales- se ha venido convirtiendo también en los primeros meses del

2007 en portavoz de la actual crítica anti-sandinista que propician algunos sectores

medios. Compuesta por unas 600 organizaciones, sigue reivindicando la denuncia a

todo conato de corrupción y se preocupa ante la falta de claridad del FSLN en sus

negociaciones con el Fondo Monetario Internacional y las instituciones financieras.

La falta de información sobre ciertas áreas y políticas de Gobierno, así como los

repetidos cambios de ministros –especialmente mujeres- en estos primeros meses de

gestión, conspiran contra la consolidación del Gobierno de Daniel Ortega. Así lo

explicaba el IPADE en su documento-balance de los primeros meses: “la ausencia de

información del Gobierno genera une estado de incertidumbre y una percepción

negativa ante la ciudadanía...”.

Por otra parte, ciertos aspectos “formales” de la vida política, como la decisión de

Ortega de no ocupar la antigua Casa de Gobierno -argumentando medidas de ahorro- y

de desempeñar sus funciones en la sede de su partido, irritan sobre manera las

sensibilidades de la oposición. Que critica además el rol protagónico de Rosario

Murillo, esposa del presidente, designada secretaria del Concejo de Comunicación y

Ciudadanía, función que la convierte en la principal portavoz gubernamental junto con

el mandatario.

Los desafíos de futuro

Dos momentos políticos a mediano plazo se perfilan como trascendentes.

El primero, en enero del año que viene, cuando se vencerá la prórroga de la decisión de

las reformas constitucionales y se reabrirá un acalorado debate nacional a partir del cual

la oposición intentará disminuir los poderes del ejecutivo.

El segundo, las elecciones municipales de noviembre del 2008, a las que la oposición

intentará transformar en un plebiscito contra el FSLN.

En esa perspectiva, los retos de cara al próximo año y medio son desafiantes para el

sandinismo. Que debe asegurar una buena gestión de gobierno, asumiendo la

responsabilidad de un Estado que ha sido literalmente diezmado por las

administraciones anteriores. Dando respuestas a demandas sensitivas de los sectores

más marginados del campo y la ciudad; materializando una recuperación económica

efectiva; resolviendo la ya aguda crisis energética –con cortes de electricidad que en

junio llegaron en algunos barrios capitalinos a las 8-10 horas

diarias- e imaginando pistas para la creación de nuevos empleos, consigna que

constituyó durante la campaña una promesa electoral movilizadora.


Por otra parte, y en paralelo, numerosas energías deberán ser dirigidas para implementar

el nuevo concepto de participación ciudadana –los

Consejos- que tanta desconfianza crea entre los sectores medios y la oposición políticosocial.

Una pista participativa cuyo éxito o fracaso dependerá, esencialmente, de la

capacidad de la militancia sandinista para comprenderla como una oportunidad y no

como un privilegio verticalista y autoritario.

No menos importante será también para el Gobierno dotarse de una pedagogía de

comunicación todavía ausente, que impacte en la gente, aclare las dudas, movilice y

entusiasme. En una sociedad donde no hay euforia y donde los estragos de tres

gobiernos neoliberales se perciben tanto en la vida cotidiana como en la conciencia y en

la débil organización de la gente.

Lejos están los años 80, su euforia participativa y la capacidad –casi

automática- de convocatoria del sandinismo en el poder. En una nueva era en la cual el

FSLN es “solamente” Gobierno.

- Sergio Ferrari, de regreso de Nicaragua Colaboración E-CHANGER y periódico

“ Le Courrier”, Suiza

Ser emigrante en el mundo

Por Laura Elisandro (*) | Desde La Plata, Argentina

Emigrar a cualquier parte del mundo no es fácil, en primera instancia porque conlleva el

desarraigo y la necesidad de adaptarse a una cultura y una sociedad que no es la propia.

Muchas veces un emigrante debe enfrentarse con la discriminación de su país de destino

y las medidas restrictivas para su acceso y el logro de la ciudadanía. Esto lleva a que

muchos emigrantes vivan en la clandestinidad y no puedan gozar de sus derechos

sociales.

El miércoles de la semana pasada culminó en Bruselas el Primer Foro Global sobre

Migraciones y Desarrollo con el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas

(ONU), primer encuentro que trata a nivel mundial de dar solución a este fenómeno y en

el que participaron delegados de 155 países y organismos internacionales.

Las mesas de debate y foros de discusión tuvieron como eje el análisis de la relación de

la migración con el desarrollo socio-económico y la forma de establecer políticas que

favorezcan a ambos procesos.

En este sentido algunos participantes hicieron hincapié en la necesidad de reconocer el

aporte que los emigrantes hacen al desarrollo de los países receptores y combatir tanto

la creciente criminalización de los inmigrantes como la visión del fenómeno como un

flagelo.

Esta fue la posición del presidente pro-témpore de la Conferencia Sudamericana sobre

Migraciones (CSM), el viceministro venezolano Rafael Jiménez Dan, quien expresó:

"En América Latina hay un entendimiento de que la migración hace aportes valiosos a

los países de acogida, que no son siempre económicos, sino también culturales, sociales

y académicos".


Asimismo dijo que la migración es consecuencia del desarrollo económico

desequilibrado y que debe ser vista como una cuestión de derechos humanos más que

como un tema de seguridad.

Por su parte, el Primer Ministro belga Guy Verhofstadt, inauguró el Foro haciendo un

llamado a cambiar la estrategia en el tratamiento de la migración y expresó: “Europa y

Estados Unidos están gastando hoy más dinero en el control de la migración que en el

desarrollo de los países de origen. Pero seamos honestos, esta estrategia no está

funcionando”.

Aunque por sus características el Foro fue pensado sólo como una instancia deliberativa

en la que se logren unificar líneas de acción, su importancia reside justamente en

instalar el problema de las migraciones en la agenda de los gobiernos y en dar un paso

hacia la defensa del derecho de los emigrantes. Sobre todo considerando que

actualmente, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), cerca de

192 millones de personas viven fuera de su país de origen, lo que representa alrededor

del 3 por ciento de la población mundial, y que un alto porcentaje del flujo migratorio es

ilegal y ha dado lugar a un creciente negocio de tráfico de personas.

La principal limitación de un encuentro de este tipo es que no se pueden aplicar

remedios universales a un proceso que por su complejidad requiere soluciones

regionales, teniendo en cuenta las particularidades de los distintos grupos migratorios y

de sus países de origen y recepción.

En la actualidad hay numerosos esfuerzos internacionales por comprender este

fenómeno en todas sus dimensiones y actuar en consecuencia. Este es el caso de la

CSM, que aglutina a Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay,

Perú, Suriname, Uruguay y Venezuela, y cuya séptima edición se realizó en Caracas del

1 al 3 de julio pasados. Los objetivos de la CSM se basan en tres ejes fundamentales:

defender y respetar los derechos humanos de los emigrantes sin importar su estatus

legal; incluir el tema de la migración en otros puntos de la agenda internacional, tales

como el comercio internacional, la ciencia y la tecnología y el medioambiente; y tratar

de integrar a los emigrantes en las sociedades receptoras, respetando sus tradiciones y

culturas.

Asimismo, la `Declaración de Caracas` exige la necesidad de asumir la reciprocidad

histórica y responsabilidad común sobre migraciones entre países de origen, de tránsito

y de destino.

Esta posición es notablemente diferente a la asumida por algunos países desarrollados,

principalmente Estados Unidos.

El gigante del norte ha desplegado a lo largo de su historia una serie de disposiciones

legales que contribuyeron a restringir el libre acceso de los inmigrantes, una de ellas fue

la Ley de Reforma y Control de la Inmigración de 1986, en la que entre otras medidas,

impuso sanciones a los empleadores que contrataran a trabajadores irregulares. A pesar

de ello es uno de los principales países receptores de flujos migratorios, especialmente

latinoamericanos. De acuerdo a un informe del Pew Hispanic Center, en base a datos

estadísticos del censo de Estados Unidos del año 2000 y el censo poblacional de marzo


de 2006, más de 35 millones de personas en ese país son de origen extranjero, lo que

representa un 12 por ciento de la población total, y alrededor del 78 por ciento de esos

inmigrantes son de origen latinoamericano.

El mes pasado el Senado norteamericano rechazó una nueva reforma migratoria que,

por un lado, abría las puertas para legalizar a los 12 millones de indocumentados que

llegaron a ese país antes de enero de 2007 (previo pago de una visa y otras multas), pero

por el otro destinaba 4.400 millones de dólares para invertir en la seguridad de los pasos

y muros fronterizos.

Lo cierto es que con respecto a las migraciones, el país del norte se debate entre una

política restrictiva, que defienden los sectores más conservadores, los cuales veían en la

nueva reforma una “amnistía” para los inmigrantes ilegales; y una política integradora,

que defienden tanto una parte del sector empresario (por necesitar de la mano obra

barata que le brindan los emigrantes), como la creciente población latina que se ha

convertido en los últimos años en la mayor minoría estadounidense.

Mientras tanto, continúan las redadas al interior del país, las detenciones de

indocumentados en las que se suelen violar derechos humanos y la militarización de la

frontera con México. Hay que recordar que el año pasado Bush ordenó la movilización

de seis mil soldados de la Guardia Nacional para vigilar la zona por un plazo de dos

años y la construcción de un muro lo largo de la frontera.

La migración es un fenómeno complejo, con muchas dimensiones y en las que

participan países de origen, de tránsito y de destino. Intervienen aspectos culturales,

sociales, políticos y económicos; pero, sobre todo, es consecuencia de la reproducción

de un sistema económico capitalista que va aumentando las asimetrías entre las

naciones.

América Latina es actualmente una de las principales expulsoras de emigrantes cuyo

impulso, principalmente, es la búsqueda de nuevas oportunidades laborales y un mejor

nivel de vida. Existen flujos migratorios al interior de América Latina y hacia Europa,

pero sobre todo a Estados Unidos.

En los últimos años desde los países ricos se ha emitido un discurso que asocia la

inmigración con la inseguridad y el terrorismo aumentando la xenofobia al interior de

sus países, fomentando el nacionalismo en la peor de sus acepciones y justificando la

violación de los derechos humanos hacia los emigrantes. Ese discurso no tiene en

cuenta que, en parte, las migraciones son producto de la demanda de mano de obra

barata de su sector empresario, cuya pérdida significaría un costo económico

importante. Tampoco se refiere a la fuga de cerebros que sufren los países más pobres y

que es fomentada por los países más desarrollados ni a los atropellos que los

inmigrantes soportan.

El Foro Global a nivel Mundial y, sobre todo, la CSM a nivel regional, son pasos

importantes a fin de lograr una comprensión acabada del fenómeno, generar políticas

conjuntas y evidenciar que en la actualidad las características de las migraciones dan

cuenta no sólo de un proceso globalizador que facilita los intercambios, sino de un

sistema económico mundial que aumenta las asimetrías. Lo que genera que para muchos

habitantes de países pobres emigrar sea la única alternativa viable para lograr satisfacer


sus necesidades más básicas; y los convierte, al mismo tiempo, en la mano de obra

barata necesaria para reproducir el mismo sistema económico capitalista del que son

víctimas.

(*) La autora de esta nota es alumna del Seminario Virtual de Posgrado “Periodismo en

Escenarios Políticos Latinoamericanos” que actualmente dicta la Agencia Periodística

del Mercosur (APM) desde la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de la

UNLP.

Ciudadanos de la globalización: Jóvenes por siempre,

consumistas, inconscientes y conservadores

Por: Fernando Sánchez Cuadros (especial para ARGENPRESS.info)

Fecha publicación: 17/07/2007

El artículo de Marcos Roitman Rosemann aparecido hoy en La Jornada ('Las

burguesías progresistas y liberales” (1), y otro aparecido en El Universal sobre

la 'juvenilización' de los adultos ('Adultos que viven una segunda adolescencia,

de Cynthia Sánchez) (2), muestran la necesidad que tiene el sistema de

dominación de degradar la conciencia de los individuos para destruir cualquier

posibilidad de elaboración colectiva, única forma de oponer resistencia y

construir alternativas al capitalismo, y la colaboración, conciente o no, que le

presta el 'progresismo'. Antes se le llamaba reformismo, pero hoy ese concepto

ha sido relegado junto con otros como imperialismo, explotación, lucha de

clases, en las posmodernas ciencias sociales bajo el eficaz impulso del

tercerviista hoy venido a menos Anthony Giddens.

La 'juvenilización' planeada o al menos conciente es la contraparte o resultado

de la necesidad de ampliar 'los mercados', es decir el número de consumidores

y su compulsión, en un ámbito de competencia exacerbada y rigidez al alza de

los ingresos que conduce a la necesidad de crear consumidores inconscientes

y autómatas. Los adultos jóvenes que permanecen con sus padres después de

los veinticinco años de edad lo hacen generalmente porque de esa forma les

rinde más un ingreso que dedican en una desmedida proporción a su persona,

entendiendo por ello diversión y apariencia, que finalmente está destinada a

obtener más diversión o goce en un sentido puramente hedonista y

fundamentalmente frívolo, lo que no deja de ser una forma de arrogancia

distorsionada porque lejos de empoderar vulnerabiliza la conciencia de sí

mismo, haciendo sentir más seguridad (puedo tener lo que deseo), cuando en

realidad como casi nadie puede tener lo que desea, a la larga esa ficción de

seguridad distrae la preocupación en banalidades y torna medroso, cobarde,

oportunista, advenedizo, flotador, políticamente correcto e ideológicamente

aséptico (por lo menos esa es la percepción) el Yo. Así debe ser el ciudadano

natural de un mundo basado en la simulación, ideal para destruir el impacto de

la protesta y la crítica y la potencial influencia de quiénes sí cuestionan. De allí

que banalizar la crítica no resulte tarea titánica y cada vez se parezca más al

'sentido común'. Por eso hasta la protesta vende y la fabricación de Televisa, la

banda 'rockera' Rebelde, se ha convertido en el icono de las conciencias

adormiladas, todo un monumento a la fatuidad. Sigo en lo dicho, el capitalismo

es insuperable, es decir, no habría forma fuera de él de hacer algo peor con el

mundo y la humanidad.


La imposición de un progresismo que conceptualmente se ubica más en la

lógica del 'progreso' occidental que en la lógica de avanzar transformando la

realidad, lo que Atilio Borón ha denominado acertadamente 'posibilismo

conservador' (3) (4), es la contraparte macrosocial de la 'juvenilización' de las

sociedades con la consecuente extensión de la 'adultescencia'. En ambos

casos predomina una misma idea de bienestar: tener, aun cuando los

'progresistas' complementen el concepto con aspectos culturales y morales

pletóricos de sentimentalismo y 'sensibilidad social', basados en otras ideas

igualmente cuestionables como la tolerancia cultural, ideológica y política que

sólo puede favorecer a quienes detentan el poder, porque quienes son víctimas

de ese poder al tolerar la condición impuesta sólo estarán legitimando la

posición dominante de sus explotadores y su condición de explotados. El

énfasis en el esfuerzo individual, su elevación a categoría de heroicidad, son

caramelitos o analgésicos para las conciencias ingenuas, flácidas y volátiles

contenidas en el ser consumista del ciudadano modelo de la globalización

realmente existente. Esa la baza del odio hacia los procesos que en América

Latina, más allá de su éxito, se han propuesto buscar alternativas fuera del

capitalismo. De esa materia están hechos los antichavistas y los anticastristas

que se reclaman 'progresistas'.

Notas:

1) http://www.jornada.unam.mx/2007/07/15/index.php?section=opinion&article=030a1mun

2) http://www.eluniversal.com.mx/notas/437053.html

3) http://osal.clacso.org/espanol/html/documentos/Atilio%20Boron.doc

4) http://investigadores.uncoma.edu.ar/cehepyc/publicaciones/Conferencia_A.Boron.pdf

VICEPRESIDENTE DEL PT BRASILEÑO:

"DE NADA SERVIRÍA GENERAR BIOCOMBUSTIBLES SI FALTARA

COMIDA"

Por Eduardo Andrés Aller

El diputado del PT también aclaró que la oposición al ingreso de Venezuela al bloque

"no es la postura general del Senado de Brasil". El Mercosur tiene que debatir para

establecer prioridades.

El vicepresidente del Parlamento del Mercado Común del Sur (MERCOSUR), Doctor

Rosinha, del Partido de los Trabajadores (PT), afirmó que, "aunque sea muy importante

para Brasil, son muchos los problemas: uno de ellos es que la producción de etanol, a

partir de la caña de azúcar, es muy agresiva para el medio ambiente porque, en general,

concentra la propiedad de la tierra en pocas manos, no genera empleos según la

necesidad del pueblo y del país y provoca inseguridad alimentaria".

El también diputado en el Congreso de Brasil se refirió asimismo al ingreso de

Venezuela al bloque y sostuvo: "si bien algunos parlamentarios, clasificados como de

derecha y de oposición al gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva,

manifestaron una posición contraria al ingreso de Venezuela en el bloque regional, no es

esa la postura general del Senado de Brasil".

"Sobre este tema y sobre Radio Caracas Televisión (RCTV), hubo un debate

distorsionado ideológicamente y lleno de errores", dijo el parlamentario en

declaraciones a APM.


Semanas atrás, Rosinha había manifestado que "el que está en contra de la entrada de

Venezuela está en contra del MERCOSUR y en contra da la integración de los países

sudamericanos".

Se trató de una respuesta a la Confederación Nacional da Industria (CNI) de Brasil, que

había enviado una nota a los miembros de la comisión de Relaciones Exteriores del

Senado, en la cual formalizaba su "preocupación" por la adhesión la nación bolivariana.

Tal inquietud tuvo lugar porque la inclusión del país caribeño podría estar acompañada

de algún mecanismo para acortar el superávit comercial que Brasil mantiene con

Venezuela, que en 2006 fue de 2700 millones de dólares.

Doctor Rosinha – su verdadero nombre Florisvaldo Fier- es uno de los fundadores del

PT y de la Central Única de los Trabajadores (CUT).

Desde su banca representa al sureño Estado de Paraná, donde nació en 1950 y veinte

años después se formó en medicina.

Rosinha va por su tercer mandato legislativo y tuvo una actuación destacada en la

conformación del Parlamento de MERCOSUR (Parlasur). Su actividad parlamentaria se

basa en la defensa de los servicios públicos y los derechos laborales.

Sobre el proyecto agrocombustibles, que el presidente Lula lleva a adelante en alianza

con Estados Unidos y en el marco del MERCOSUR, el legislador instó a los

gobernantes a definir políticas que consigan la generación de combustibles pero eviten

otros problemas, porque "de nada serviría generar combustibles si faltara comida".

Por otro lado, según Rosinha, los problemas que el MERCOSUR tendría que atender

con urgencia "son muchos", pero la prioridad tendría que estar puesta en "los derechos

personales, para que las personas vean en la práctica cotidiana que el MERCOSUR

existe".

"Es difícil atender con rapidez a todos las dificultades del MERCOSUR, ya que la lista

es larga: asimetrías económicas, de desarrollo, de derechos en salud, entre otras; no es

posible corregir todo a corto plazo, por eso hay que establecer, entre todos, importancias

y plazos", amplió Rosinha.

Asimismo, para el parlamentario, muchos de los problemas del armado territorial

pueden encontrarse en su génesis, allá por 1991, cuando el Tratado de Asunción se

firmaba en medio de la orgía neoliberal: "El MERCOSUR fue construido para atender

los problemas económicos y comerciales de las grandes empresas, y es esa la cultura

predominante en el bloque".

Por lo tanto, continuó Rosinha, "el MERCOSUR no fue pensado como un mecanismo

de integración de los pueblos o como una unión económica para disputar un lugar

estratégico en el escenario internacional".

Solamente en los últimos tres o cuatro años se instaló la preocupación en el bloque de

mejorar la calidad de vida de las personas y algunos resultados ya son concretos, como


por ejemplo la posibilidad de trabajar en cualquiera de los países miembros y jubilarse

por el de origen, precisó Rosinha.

Es decir, "Mejoras palpables ya existen, pero muchas otras serán posibles si se logra un

cambio de cultura. Todos podrán ganar cuando se termine la competencia interna y se

construyan cadenas productivas para competir en el mercado mundial", enfatizó el

diputado del PT y vicepresidente del parlamento del MERCOSUR, institución ésta de

reciente constitución.

El inflamado hispanismo de Saramago y su condena de una guerrilla

heroica

x odiario.info

José Saramago, un escritor de talento, merecidamente distinguido con el Nobel de

Literatura em 1998, profirió declaraciones que proyectan una imagen incompatible con

la grandeza de su obra y las ideas que defendió desde su juventud

Nota Editorial

El «Diário de Noticias» de Lisboa, y «El Tiempo» de Bogotá, publicaron casi

simultáneamente entrevistas con el escritor José Saramago que fueron recibidas con

espanto y motivaron justas críticas en Portugal y América Latina.

En la primera (15.07.07), el Premio Nobel retoma la desacreditada bandera del iberismo

para afirmar que Portugal desaparecerá como Estado nación. Aunque no se asume como

profeta, afirma que Portugal terminará integrándose en España. Al preguntarsele si

«sería entonces una provincia más de España», contestó: ’Sería eso. Ya tenemos

Andalucía, Cataluña, el País Vasco, Galicia, la Mancha, y tendríamos Portugal.

Probablemente (España) tendría que cambiar de nombre y pasar a llamarse Iberia’.

En la misma entrevista informa que ya no conmemora el 25 de Abril [1974, revolución

de los claveles] y aclara que se sentiría «irresponsable al celebrar cualquier cosa de lo

que no pueda ver ninguna señal, porque todo lo que me ha traído desapareció», no

agregando ningún comentario de condena a las políticas que provocaron esa

‘desaparición’, o sobre sus responsables. Ocupándose de otros temas, declaró, a

propósito de la venta de la Editorial Caminho, que el sr. Paes do Amaral le pareció un

hombre serio. Entiende además que Durão Barroso «no ha trabajado mal» como

Presidente de la Comisión Europea e identifica en José Sócrates una «incógnita», una

persona que no es capaz de entender.

En la entrevista a «El Tiempo» (16.07.07) -el gran diario de Bogotá, identificado con la

oligarquía colombiana y el imperialismo estadounidense– Saramago lanza un ataque

devastador contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC-EP. El

título es expresivo del contenido: «La guerrilla colombiana es un ejército de bandidos y

narcotraficantes», dice José Saramago.

El periodista quiso saber lo que piensa de «la política del presidente Uribe frente a la

guerrilla». Cabe recordar que Uribe Vélez, un político neofascista, el ‘mejor amigo’ de

George Bush en América Latina, fue el creador de las bandas paramilitares en Antioquía

cuando era gobernador de aquel Departamento, época en que mantenía íntimas

relaciones con los carteles del narcotráfico, por lo que fue entonces alejado del cargo de

Director de la Aeronáutica Civil. Naturalmente, al visitar la Asamblea Parlamentaria del


Consejo de Europa, fue abucheado. Saramago contestó: ‘no hay mucha diferencia entre

la gestión del presidente Uribe y la gestión de otros presidentes anteriores’.

Cuando el entrevistador, un anticomunista primario, le preguntó si todavía es

comunista, Saramago se definió como comunista, pero subrayó, porque «ser

comunista es un estado de espíritu». En su opinión nada de positivo quedó de la

Revolución de Octubre, porque en el caso de la Unión Soviética ‘se inventó un

capitalismo de Estado’.

Por la gravedad de las afirmaciones hechas en las dos entrevistas, comentarlas exigiría

un espacio no disponible en una Nota Editorial. Llamamos solamente la atención sobre

dos cuestiones:

1. Al formular el deseo de ver a Portugal transformado en una región más de España,

Saramago trae a la memoria el discurso de los nobles portugueses que en 1640 optaron

por el rey de Castilla, oponiéndose a la Restauración, prólogo de una guerra victoriosa

por la independencia que duraría 28 años.

2. Al identificar en el ‘horror de la guerrilla’ el gran problema de Colombia, reduciendo

a ‘ejército de bandidos’ a la más heroica guerrilla del Continente, Saramago se

posiciona en las antípodas de decenas de prestigiosas personalidades de la intelligentsia

de América Latina, que han proclamado su solidaridad con los comandantes Rodrigo

Granda y Simón Trinidad, secuestrados por orden de Uribe, e identifican en Manuel

Marulanda, comandante en jefe de las FARC-EP, a un héroe de las Américas.

Consideramos sin embargo un deber cívico lamentar que un escritor de talento,

merecidamente distinguido con el Nobel de Literatura, haya hecho declaraciones que

proyectan de él una imagen incompatible con la grandeza de su obra y las ideas que

defendió desde la juventud.

Los Editores de odiario.info

João Paulo Gascao

Miguel Urbano Rodrigues

Rui Namorado Rosa

Lisdboa,17 de júlio de 2007

El original portugués de este articulo se encuentra en

odiario.info

Conduce el paramilitarismo a Uribe"

En rueda de prensa, dijo que no se ha logrado el acuerdo humanitario

por errores del gobierno.

-El Consejo Legislativo del Táchira, la trajo como oradora de orden. (Foto: Jorge

Castellanos)

(Augusto Medina)

Entre cuatro y cinco mil secuestrados tiene Colombia y que los caminos del

paramilitarismo conducen al presidente Alvaro Uribe, aseguró este martes en rueda de

medios la senadora de ese país, Piedad Córdoba, quien vino al Táchira invitada por el


parlamento regional para que hiciera de oradora de orden en la conmemoración de los

196 años de la creación de la Gran Colombia.

Envuelta en su atuendo tradicional, una especie de manto blanco rodeando su cabeza, la

senadora respondió con libertad y firmeza las inquietudes de la prensa tachirense,

afirmando en todo caso que si el acuerdo humanitario no se ha logrado ha sido por la

poca convicción que han tenido tanto el gobierno colombiano como las fuerzas

irregulares que mantienen a esa hermana nación en una permanente zozobra por la ola

violenta que se registra.

Acompañada por los diputados tachirenses, la senadora confirmó que es el momento

más delicado por el que atraviesa Colombia, porque es el conflicto más enconado, el

más viejo en el continente, pero el más cruento, por lo que le pidió al gobierno de

Venezuela que aportara su granito de arena para que el gobierno de Colombia entienda

la necesidad del acuerdo humanitario como un imperativo ético.

---Yo creo que Venezuela juega un papel importante, porque comparte 2.800 kilómetros

de frontera con Colombia, desde donde vienen expulsados muchos colombianos por el

conflicto, es decir, que expulsa parte del conflicto que tiene que afrontar Venezuela, por

eso debe haber una mediación para el acuerdo humanitario---dijo.

Reiteró que Colombia está en una de las peores situaciones de toda su historia, "porque

todos los caminos del paramilitarismo conducen al presidente Uribe".

Director del DAS y los medios

La senadora Córdoba, dijo que hay medios de comunicación en Colombia que se

preocupan más por las cosas que pasan en otros países donde hay mejores vientos

democráticos, como el caso de Venezuela, pero esos mismos medios no se preocupan

que: "el director del DAS no solamente esté acusado de atentar contra la seguridad del

gobierno venezolano y el Presidente Chávez, sino que además esté estrechamente

vinculado con los paramilitares y con los asesinatos de sindicalistas y a corredores

electorales que favorecieron al Presidente de la república, cerrando cada vez más el

círculo de las personas cercanas al Presidente que los mismos paramilitares están

denunciando".

---La parapolítica no es un cuento ni un chiste de la oposición en Colombia, es un

proyecto de Estado que se tomó el Estado colombiano no solamente el Congreso de la

república, sino la fuerza pública, fuerza militar y parte de la justicia, problema de

suprema gravedad porque el paramilitarismo es el brazo armado de una derecha

neoliberal que contempla la riqueza y expanden la pobreza, convirtiendo la política en

un círculo de poder tenebroso en el pueblo colombiano---denunció.

En el Consejo Legislativo

La senadora colombiana, como oradora de orden en el Consejo Legislativo del Táchira,

se refirió a la efemérides de la creación de La Gran Colombia.

Con presencia de numerosas personalidades, entre ellas la Juez Rectora, Ana Casanova,

la contralora del estado, Omaira D´León, la secretaria de gobierno, Neira de Parra y el


cuerpo legislativo en pleno, dijo que la Gran Colombia, creada por Ley del 27 de

diciembre de 1819 en el Congreso de Angostura, surgió como un proyecto de

integración política para derrotar al imperio de la época, y fue en su momento, la

respuesta bolivariana para concretar un continente con igualdad, justicia y libertad.

Hizo un recuento histórico de lo que ha representado la idea libertaria del Padre de la

Patria y llegó a nuestros días, indicando que: "aunque Miranda soñaba con una gran

nación, Bolívar quiso el establecimiento de alianzas entre repúblicas independientes.

Por eso, la propuesta del Presidente Hugo Chávez, de unificar pueblos libres en torno a

la Comunidad Suramericana de Naciones (CSN) como espacio independiente y

autónomo, conformado por algunos estados latinoamericanos, preocupa a los

antidemócratas, ocupa la atención de los analistas y las agendas de los dirigentes

progresistas de la América en el Siglo XXI".

ESTRUCTURAS PARAMILITARES SIGUEN INTACTAS

- Aunque el Gobierno colombiano subestima el fenómeno, unas 80 bandas criminales de

autodefensas con nueve mil paramilitares continúan sembrando terror en buena parte de

la geografía nacional, bajo la mirada negligente del gobierno de Uribe.

En Colombia el fenómeno paramilitar sigue intacto. No obstante que la propaganda

oficial del gobierno señala que se ha avanzado ostensiblemente en su desmonte gracias

a la mal llamada Ley de Justicia y Paz, lo cierto es que la misma solo ha permitido que

un reducido grupo de cabezas visibles de las bandas criminales de autodefensas se haya

acogido a esa norma permisiva que está por debajo de los estándares internacionales

respecto de penas para quienes atenten contra los derechos humanos. Investigaciones

como las de Intenational Crisis Group y de la OEA, dan cuenta que los grupos

paramilitares que continúan su actividad delincuencial en varias regiones del país son

bloques de las autodefensas que nunca se incorporaron al proceso de desmovilización

liderado por el gobierno de Uribe, o que se salieron antes o después de la misma.

En consecuencia y como lo analiza el estudio de Crisis Group divulgado el pasado 10 de

mayo, la organización paramilitar si bien no es homogénea, constituye "un matrimonio

de intereses entre poderosos caudillos locales, jefes del narcotráfico, crimen organizado,

miembros de élites políticas y económicas locales y grupos de contrainsurgencia".

Aunque el gobierno ha subestimado la presencia que vienen haciendo prácticamente que

en toda la geografía nacional las bandas de paramilitares y señala que sólo quedan 22

grupos con aproximadamente tres mil miembros, las investigaciones académicas de los

últimos meses coinciden en señalar que, por el contrario, la cifra oscila entre 78 y 84

grupos con más de 9 mil integrantes que actúan en la Costa Atlántica, Norte de

Santander, Nariño, Putumayo, Meta, Casanare, Norte del Valle, Chocó, Antioquia e

incluso Bogotá en la localidad de Ciudad Bolívar, en donde proliferan grupos como la

Organización Nueva Generación, las Águilas Negras, Los Rastrojos, el Frente Cacique

Arhuaco y las oficinas de Medellín. Se ha podido establecer, además, que varios jefes

paras recluidos en la cárcel de Itagüí siguen ejerciendo un fuerte control sobre estos

grupos. A este panorama se debe agregar la dinámica que desarrollan Vicente Castaño,

Martín Llanos y otros jefes no desmovilizados.

SIGUE FLUYENDO EL NARCOTRÁFICO


La situación actual de las bandas paramilitares muestra que la lucha sigue por el

dominio territorial, sobre todo en las zonas fronterizas para continuar controlando las

rutas del narcotráfico, el cual sigue fluyendo intensamente y se ha podido comprobar

que las redes más especializadas en el envío de sustancias sicotrópicas al exterior están

en manos de estas bandas de autodefensas.

Hay que recabar en que dentro del proceso de desmovilización de los jefes paramilitares

el tema del narcotráfico pasó de agache, pues no se ha confesado absolutamente nada

sobre las rutas que manejan y en consecuencia la estructura mafiosa está completamente

intacta.

POLÍTICA Y ECONOMÍA DE LA GUERRA

Lo cierto es que en el ámbito político el paramilitarismo sigue controlando buena parte

del Congreso de la República y de la economía informal del país. Según la Corporación

Arco Iris en 2006 esta organización delincuencial eligió 30 senadores y 53

representantes que pertenecen fundamentalmente a partidos como Apertura Liberal (de

Cúcuta), Colombia Democrática, Alas-Equipo Colombia y Colombia Democrática y en

menor proporción a Cambio Radical y Partido de la U.

En el escenario económico el conflicto también se ha alterado. Según la investigadora

británica Mary Kaldor en su libro "Las nuevas guerras", en medio de la globalización

que genera drásticos desequilibrios nacionales y por lo tanto un Estado debilitado, los

agentes armados imponen, como en el caso colombiano con las autodefensas, una

economía del saqueo a los ciudadanos a través de la extorsión, el contrabando de

mercancías ilícitas y los impuestos de todo tipo como las "vacunas". Para Kaldor este

tipo de conflictos son difíciles de resolver por cuanto que en ellos se confunde la guerra

política, la violencia criminal y la violación sistemática de los derechos humanos.

Bolivia: El coletazo inflacionario: ¿pasajero o duradero?

Jul-18-07* -Por Marco Zelaya

“…el jefe de Unidad Nacional y constituyente por ese partido, Samuel Doria Medina,

declaró que la inflación acumulada de 12 meses, a abril, llegaba al 6.76%, mientras que


el vicepresidente Álvaro García Linera, defendió entonces la trimestral, que sumaba un

2.32%”

El debate sobre la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) está polarizado

y, ahora, también politizado.

Pero la discusión no es nueva y tiene origen en la arena política: comenzó cuando el jefe

nacional de Unidad Nacional y constituyente por ese partido, Samuel Doria Medina,

declaró que la inflación acumulada de 12 meses, a abril, llegaba al 6.76 por ciento,

mientras que el vicepresidente de la República, Álvaro García Linera, defendió entonces

la trimestral, que sumaba un 2.32 por ciento.

Ahora los números han cambiado, puesto que, según el último boletín del Instituto

Nacional de Estadística, la variación del IPC acumulada hasta junio es de 3.66 por

ciento, en tanto que para 12 meses llega a 6.59 por ciento. En junio, hubo una variación

positiva de 0.85 por ciento.

El Gobierno, en aquella oportunidad, afirmó que la inflación a diciembre no superaría el

cinco por ciento, pero ahora esa previsión, incluida en el Presupuesto General de la

Nación de 2007, ha sido reajustada a un seis por ciento -se estimaba que estaría entre

tres y cinco por ciento- y el Banco Central de Bolivia (BCB), que es la institución que

debe procurar la estabilidad del poder adquisitivo interno de la moneda, ha anunciado,

de acuerdo con un informe institucional, tres medidas concretas: 1. Acelerará la

apreciación del boliviano (Bs); 2. Emitirá más títulos-valores o bonos mediante las

Operaciones de Mercado Abierto (OMA) y 3. Ya incrementó el encaje legal para

operaciones en moneda extranjera a inicios de julio.

En ningún caso, por supuesto, es posible comparar las actuales variaciones del IPC con

las que se registraron entre 1982 y 1985 durante el gobierno de la Unidad Democrática

y Popular del desaparecido presidente Hernán Siles Zuazo; como ha quedado

establecido, en los estudios académicos sobre tan crítica coyuntura fiscal, sólo en la

Alemania de posguerra se llegó a similares índices de hiperinflación: 24 mil por ciento

al año. Por tanto, es una exageración cotejar lo que sucede hoy con aquellas

convulsionadas circunstancias.

En la actualidad, se trata de un cambio de dos puntos porcentuales. Sin embargo, por la

elevada sensibilidad que rodea a uno de los temas tabú de la economía nacional, la

polémica continúa. De lo que se trata es de encontrar las causas de la variación y si éstas

son pasajeras o si están revelando una tendencia sostenible en el tiempo.

En el Poder Ejecutivo, se afirma que el aumento de los precios responde a cambios

temporales, coyunturales, y que, por tanto, son pasajeros, lo cual no impidió que el BCB

reforzara las políticas monetaria y cambiaria para mantener la inflación baja, como

asegura en su comunicado.

La otra posición, sostenida por analistas económicos independientes, advierte sobre

factores que ocasionan presiones inflacionarias que no responderían a una situación

pasajera, sino a tendencias del manejo fiscal en momentos en los cuales la economía

experimenta una bonanza derivada de las exportaciones de materias primas.

Momentánea o no, lo cierto es que la inflación ha asestado un coletazo y sus efectos se

han materializado en un incremento del sensible precio del pan -un precio "político",

aseguran los economistas-, de Bs 0.40 a Bs 0.60, aunque se ha registrado, al menos en la

semana que se va, una demanda negativa, casi un boycot. Además, el Gobierno ha

anunciado la importación directa de harina y los panaderos artesanales mantendrán el

anterior precio, lo cual es un alivio para los sectores de menores recursos.


Tesis oficial: la inflación es pasajera

Hasta ahora, es la explicación oficial más consistente.

Se ha atribuido, como ha publicado La Razón, el debate sobre la inflación a

manipulaciones informativas de los medios e incluso se ha llegado a afirmar que no hay

variación del IPC en el país, en vez de confirmar que no existe un proceso inflacionario.

De acuerdo con el BCB, lo que es perceptible en el mercado no corresponde plenamente

a un proceso inflacionario de aumento general de los precios, porque las alzas se han

concentrado en productos muy específicos. "En efecto, en promedio apenas seis

artículos explican mensualmente el 80 por ciento de las alzas recientes de los precios",

agrega, en concordancia con el reporte mensual del INE para junio.

La autoridad monetaria asegura que esta circunstancial elevación de un porcentaje de

los productos incluidos en la medición del IPC -un conjunto de bienes y servicios de La

Paz, Santa Cruz, Cochabamba y El Alto- no se puede calificar como un incremento

persistente, porque "se ha originado en cambios climatológicos como es el caso de El

Niño y La Niña y, eventualmente, en conflictos sociales como los observados en el mes

de enero, que se están revirtiendo gradualmente".

También argumenta que la apreciación de las monedas de los socios comerciales del

país y el alza de la inflación internacional, por fenómenos puntuales en los mercados

internacionales del trigo, han presionado los precios internos al alza.

Cita, además, otro factor: el incremento de la demanda agregada ha representado

presiones adicionadas sobre los precios, lo cual "se ha originado en los mayores

ingresos que percibe Bolivia por las exportaciones, los mejores salarios, las mayores

remesas del exterior", entre otros.

El Ministro de Planificación del Desarrollo, Gabriel Loza Tellería, aseguró, cuando la

polémica sobre la inflación subía de tono, que "hay variaciones temporales y que no son

resultados como se daban en el pasado, hay intereses políticos que quieren dar, a este

Gobierno, un estigma de la UDP, donde habían largas colas para adquirir un producto;

eso era porque no había la cantidad necesaria de alimentos y se había generado dinero

en la calle por mayor emisión y déficit fiscal, eso no ocurre en la actualidad por lo que

pido tranquilidad a la población".

Pero no hubo divergencias, entre las autoridades gubernamentales, sobre el aumento del

dinero en circulación, aunque no se aceptó que fuera inorgánico, es decir, moneda

inflacionaria.

El viceministro de Planificación Estratégica Plurianual, Humberto Arandia, explicó, en

una conferencia de prensa, que en el país hay un shock de demanda por el mayor

crecimiento económico de 4,6 por ciento registrado en 2006, que "se traduce en una

mayor cantidad de ingresos para algunos sectores que, acompañado al excelente

desempeño internacional de nuestra economía, sobre todo en el área de minería e

hidrocarburos y la gran cantidad de remesas que ingresaron al país, habla de un gran

incremento en la cantidad de dinero disponible en los agentes económicos".

El ministro Loza confirmó que la inflación "no se debe a que haya más plata circulando

en la calle y no haya la producción que respalde, mentira, hay una política de austeridad

y buen manejo fiscal y también hay variaciones coyunturales de los precios debido al

aumento o disminución de la oferta".

El BCB ha confirmado que es evidente la circulación de un mayor volumen de dinero,

originado en las exportaciones y las remesas.


Las tres políticas para neutralizar el crecimiento del dinero son ejecutadas desde enero

de este año, ha señalado el BCB.

En el caso de las OMA, las colocaciones de títulos-valores, durante el primer semestre

de 2007, fueron superiores en 60 por ciento a las realizadas en similar período de 2006,

"lo cual implica que se está recogiendo un importante volumen de masa monetaria con

el ánimo de evitar presiones inflacionarias". En las OMA, el BCB ofrece al mercado

títulos-valores de renta fija o bonos con tasas de interés atractivas para capturar o

esterilizar el dinero del mercado, que podría ser destinado al consumo o compra de

bienes y servicios, lo cual derivaría en un aumento de precios, es decir, una mayor

demanda que la oferta por esos artículos.

El BCB afirma que "si no se hubiese actuado de esa forma, la emisión monetaria podía

haber llegado inclusive a ser 41 por ciento superior a los Bs 9410 millones observados a

junio del presente año". Se tendría, sin las OMA, casi Bs 13300 millones en la

economía, que ejercerían mayor presión sobre los precios.

También se moderaron las presiones inflacionarias externas con la política cambiaria:

en los dos últimos años, asevera el BCB, se ha registrado una gradual caída del tipo de

cambio de 2.1 por ciento. La idea, ahora, es acelerar la apreciación de la moneda

nacional con respecto al dólar.

Finalmente, el BCB, en diciembre de 2006, reformó el reglamento de encaje legal para

promover la remonetización de la economía y absorber la liquidez excedentaria, gracias

a lo cual recogió más dinero de los bancos para evitar que la masa monetaria ejerza

presión sobre los precios.

Las tres medidas, asegura el Instituto Emisor, acompañan una "política fiscal

responsable que, con los superávit de los dos últimos años, ha contribuido de forma

contundente a la estabilidad de los precios". Tendrían que ser suficientes para controlar

un fenómeno pasajero.

La otra tesis: hay signos de "enfermedad holandesa"

Se ha registrado ya una reacción a la medida gubernamental de acelerar la apreciación

de la moneda nacional con respecto al dólar: si bien facilita las importaciones, lo cual

bajará la presión sobre el precio de los bienes y servicios, simultáneamente encarecerá

las exportaciones; es decir, disminuirá la competitividad del sector exportador.

Los exportadores posibilitan, con sus actividades, el ingreso de dólares, pero si se

acelera la apreciación, como plantea el BCB, recibirán menos moneda local por cada

divisa que capten por sus ventas al exterior.

Según el presidente de la Cámara de Exportadores de Santa Cruz, Alfonso Kreidler, la

apreciación del boliviano con respecto al dólar afectará el empleo y la inversión en el

sector, lo cual se reflejará en un menor crecimiento económico.

"La política de apreciación del boliviano (Bs) castigará con fuerza al sector exportador,

que el último año le generó al país más de 4 mil millones de dólares y a todas aquellas

familias pobres y ancianos que reciben remesas del exterior, al comprar cada vez menos

porque los precios de los productos que compraban son cada vez más altos", aseguró

Kreidler.

Para el ex presidente del BCB y analista económico, Armando Méndez Morales, la

necesidad de acelerar la apreciación de la moneda local frente al dólar es uno de los

síntomas de la "enfermedad holandesa" (dutch desease).


Este fenómeno, que evoca lo que sucedió en Holanda a mediados del pasado siglo,

cuando repentinamente se descubrieron y explotaron yacimientos petroleros, se registra

si las exportaciones de un país dependen en gran medida de una o más materias primas

que alcanzan precios altos y extraordinarios en los mercados internacionales; ingresa un

gran volumen de dólares a la economía, lo cual conduce inevitablemente a una

apreciación de la moneda local, a una mayor presión inflacionaria y a la pérdida de

competitividad de las exportaciones con mayor valor agregado.

Es una "enfermedad" porque, en el largo plazo, crea más pobreza: una vez que pasa el

"boom" de las materias primas, los países descubren que las exportaciones no

tradicionales están rezagadas y son irrecuperables.

Méndez considera que el gran volumen de dólares procede de las exportaciones, en

especial de hidrocarburos con buenos precios; de las remesas y de la economía de

enclave del narcotráfico.

El especialista dice que las exportaciones de hidrocarburos representan un 50 por ciento

del total -2 mil millones de dólares- y que las divisas que ingresan, al estar ya

distribuidas entre las prefecturas y los municipios, causan presión inflacionaria, porque

circulan en la economía.

En Chile, explica, las exportaciones de cobre representan el 45 por ciento del total, pero

para evitar la "enfermedad holandesa", que podría desencadenarse si ese dinero fluye

por el mercado, se ha creado un fondo; no se deja que las divisas ingresen libremente y

distorsionen la economía, en particular los precios -y, por tanto, que aumente la

inflación-, pero se echa mano de esos recursos en épocas de "vacas flacas". Méndez

sugiere la creación de un mecanismo monetario similar.

Es difícil, puesto que, por efecto de la Ley de Hidrocarburos, los coparticipantes

tributarios se resistirían a no ejercer el derecho de potenciar sus presupuestos, pero

"tiene que imponerse una visión de país, de conjunto, sobre una tribal, de

parcialidades", dice Méndez, ya que está en juego la estabilidad de la economía.

Las remesas también introducen más de 800 millones de dólares que deben ser

esterilizados, aunque, en opinión de Méndez, otro factor es el crecimiento del

narcotráfico. Hace notar que en 1999, cuando se aplicó el plan "Coca Cero", en su

criterio con éxito, se restó millones de dólares informales a la economía y se manifestó

una contracción de la demanda agregada: es decir, el polo opuesto del actual shock de

demanda.

También se han enumerado, como factores inflacionarios, las presiones de los grupos

capturadores de rentas, los aumentos salariales, la distribución del bono "Juancito

Pinto", entre otros. Se analiza, en la actualidad, un incremento para los mineros de

Huanuni.

Méndez afirma que para controlar esta presión inflacionaria se tiene que racionalizar el

gasto y la demanda pública. Y advierte que comienzan a surgir, en el mercado,

alternativas a los combustibles fósiles, como el etanol brasileño, porque "los

empresarios están atentos a obtener ganancias para sus inversiones". Es decir, los

hidrocarburos no son eternos, sino que en algún momento se agotan.

* Artículo publicado en el semanario PULSO de Bolivia en julio de 2007

Oaxaca bajo entrenamiento militar coreano/mexicano

Norcoreano capacitó a policías de Ulises Ruiz


18-Julio-07

Los cursos son constantes y están programados hasta fin de año. El instructor sólo

enseña técnicas no represoras, asegura Protección Ciudadana.

Los cuerpos policiales de Oaxaca se prepararon con tiempo para un enfrentamiento

como el que ocurrió el pasado lunes con opositores al gobernador Ulises Ruiz Ortiz.

Dentro del programa de equipamiento y capacitación de los efectivos estatales para este

año, se incluyó la contratación de expertos de la Policía Federal Preventiva, (esta

corporación cuenta con quince mil militares comisionados a labor de policia) así como

de un campeón mundial de tae kwon do, de nombre Kim Myong Chong, el cual fue

traído desde Corea del Norte para capacitar a la tropa, según informó el secretario de

Protección Ciudadana, Sergio Segreste Ríos.

“Hemos estado atendiendo los rezagos de la policía; desde luego estamos adquiriendo

equipo nuevo, elementos nuevos, pero sobre todo adiestrando y capacitando a la gente

para que podamos enfrentar cualquier situación como ésta (el enfrentamiento del lunes)

y las que vengan, además de cubrir las necesidades de la sociedad", informó Segreste.

"Hemos adquirido chalecos, escudos R-24, garrotes, granaderos, en fin”, comentó el

servidor público, quien aseguró que la contratación del instructor coreano fue un éxito.

—¿Este nuevo equipo ha requerido de adiestramiento especial?

— Sí. De la Academia Nacional de Seguridad Pública hemos traído instructores que

pertenecen a la PFP y por supuesto son certificados por el Sistema Nacional de

Seguridad Pública. Todos los cursos que estamos trayendo a Oaxaca, son para todos los

policías y las corporaciones locales, en donde está tránsito, la policía ministerial, donde

está la preventiva y la policía auxiliar.

Los cursos son constantes y los tenemos programados de aquí hasta finales de año.

Estamos hablando hasta el momento de 15 cursos, aparte de los permanentes que

tenemos.

—¿Qué tipo de tácticas son las que se enseñan?

—Son tácticas disuasivas, nosotros no reprimimos los movimientos sociales, nosotros

solamente resguardamos la seguridad pública, la lucha contra la delincuencia, la

prevención del delito. Tenemos que tener adiestramientos y tácticas policiales, desde

luego que controlar motines, o subversiones civiles.

—Algunas ONG cuestionan que usted haya pasado de ser un defensor de los derechos

humanos a un represor.

—Bueno, yo soy un defensor de los derechos humanos y voy a seguir siendo un

defensor de los derechos humanos. Ahorita solamente estoy desempeñando una función

en la que simple y llanamente es parte de la defensa de los derechos humanos, aplico la

ley.

Hago respetar el estado de derecho, y eso es respetar los derechos humanos.


—¿Después del enfrentamiento, habló con el gobernador?, ¿le dijo algo?

—Que se había controlado la situación y que la ciudad estaba siendo vigilada y que a la

18:00 horas había un restablecimiento del orden social.

—¿Lo felicitó a usted?

—A mí no. A la tropa.

- Claves

Refuerzan el cerco

• La Policía Preventiva de Oaxaca reforzó el resguardo que realiza del Cerro del Fortín,

de cara las festividades de la Guelaguetza del próximo lunes 23 de julio.

• Algunos de los cerca de mil efectivos se apostaron en un predio del cerro para realizar

maniobras y entrenamientos, ante cualquier suceso que pudiera ocurrir.

• El director de Seguridad Pública, Alejandro Barrita, aseguró que los efectivos están

listos para responder a cualquier contingencia.

• El lunes pasado, opositores al gobierno de Ulises Ruiz se enfrentaron con la policía en

las faldas del Cerro del Fortín, lo que dejó como saldo 41 detenidos.

Oaxaca • Diego Enrique Osorno y Óscar Rodríguez

LAS FARC PRESTAS A ENTREGAR RESTOS MORTALES DE DIPUTADOS

A un mes de la muerte de los once diputados, según las Farc como consecuencia del

fuego cruzado con sujetos no plenamente identificados, el periodista de Anncol, Daniel

Santamaría, le formuló a Raúl Reyes, vocero internacional de las Farc, interrogantes al

respecto. "Nuestro deseo es entregar los cadáveres de los diputados cuanto antes y al

mismo tiempo explicar las trágicas consecuencias de la obstinada política de Uribe de

rescatar por la fuerza a los prisioneros” aseveró. Igualmente, Reyes, descartó la

mediación de la OEA.

Por Daniel Santamaría

ANNCOL

Daniel Santamaría: Comandante Reyes el señor Uribe dijo través de su Secretaría de

Información y Prensa del Palacio de Nariño, que las “Farc a pesar de tener los medios

necesarios no han entregado los cadáveres de los once diputados”, Es válida esa

afirmación del presidente de Colombia?

Raúl Reyes: Ni es válida ni es cierta la afirmación del presidente Uribe. Este hombre

preso de las ansias desproporcionadas de reafirmar con su estilo locuaz y fanfarrón, se

dedica a fabricar mentiras y calumnias ante su incapacidad de al menos cumplir las

promesas que hizo a quienes lo convirtieron en su presidente.


DS: Recientemente en el consejo comunal de gobierno en La Dorada, Caldas, Uribe se

fue lanza en ristre contra ustedes y dijo, "¿Saben por qué demoran la entrega de los

cadáveres? Porque mientras más tarde sea la autopsia, más difícil es para ese examen

forense poder determinar con exactitud la modalidad del asesinato", Comandante

realmente temen que la sociedad en general conozca qué realmente sucedió ese 18 de

junio?

RR: Las FARC a nada de lo que me pregunta le temen, al contrario nuestro deseo es

entregar los cadáveres de los diputados cuanto antes y al mismo tiempo explicar las

trágicas consecuencias de la obstinada política de Uribe de rescatar por la fuerza a los

prisioneros. Recuerde amable periodista que, cada ladrón juzga por su condición, quien

las hace se las imagina. Del presidente de la parapolítica y de la motosierra en mano,

nada distinto esperamos los colombianos comprometidos en la lucha revolucionaria por

la nueva Colombia, la Patria Grande y el Socialismo.

DS: Uribe insiste en que le entreguen los difuntos a la OEA para que sea este organismo

quien dictamine que ocurrido ese fatídico día, aceptan las Farc esa oferta?

RR: La OEA carece de autoridad y de confianza entre la inmensa mayoría de los

colombianos, nadie con sentido común entiende cómo este organismo es capaz de

asumir la defensa de la política paramilitar de Álvaro Uribe al avalar la farsa del Ralito.

Donde el gobierno con su ayuda consiguió legitimar la acción criminal de estas bandas.

Con lo cual paga los aportes económicos y la campaña de presiones ejercida por estos

asesinos contra la población para que votaran por la presidencia de su gran jefe Álvaro

Uribe. Tampoco tiene la OEA el más mínimo asomo de neutralidad frente a las políticas

intervencionistas del gobierno de los Estados Unidos en nuestra región. Se trata de un

organismo al servicio de los intereses de la Casa Blanca y de los gobiernos títeres como

Álvaro Uribe.

ALTERCOM

http://www.atercom.org

Bolivia: Gobierno no encuentra camino para bajar tensión

• Policía frustra marcha, decomisa dinamita y cooperativistas mineros se niegan a

dialogar.

• Potosí está incomunicada y habrá paro cívico en Tarija.

• Huelga de Musepol se masifica en el interior del país.

EL GOBIERNO CALIFICÓ A LA MOVILIZACIÓN DE LOS COOPERATIVISTAS

MINEROS DE “POLÍTICA” Y EL DEFENSOR DEL PUEBLO EXHORTÓ A LOS

MINEROS A NO VIOLENTAR EL ESTADO DE DERECHO.

Los conflictos sociales tienden a agudizarse, pese a la predisposición gubernamental de

iniciar el diálogo para disminuir la tensión existente en el país.

Un grupo de cooperativistas mineros intentó ingresar ayer a la plaza Murillo, mientras

que la mayoría del contingente que venía de Potosí fue retenida en la ciudad de El Alto,

por efectivos de la Policía Departamental.


En una serie de operativos, los uniformados detuvieron a 10 mineros y decomisaron 240

cartuchos de dinamita, cantidad suficiente para volar un edificio, de haber sido

detonados juntos.

El presidente de la Federación Nacional de Cooperativistas Mineros (Fencomin),

Andrés Villca denunció, en conferencia de prensa, que sus compañeros habían sido

víctimas de agresiones, cuando intentaban organizar una marcha pacífica, para exigir al

Gobierno deje sin efecto el Decreto Supremo 28.901, que revierte las concesiones

mineras al Estado.

Las presiones de los cooperativistas (foto), y el apoyo de podemos, obligaron anoche a

suspender en el Senado el tratamiento del decreto de reversión de las concesiones

mineras.

El dirigente amenazó con radicalizar las medidas de presión si es que no se hacía la

devolución inmediata del material explosivo que las fuerzas del orden habían

decomisado, situación que fue rechazada de plano por el ministro de Gobierno, Alfredo

Rada.

EN EL INTERIOR

Potosí está cercado por bloqueos en la ciudad y los caminos que la vinculan con el resto

del país, lo cual impide el libre tránsito de motorizados y personas.

Tal como habían anunciado, las cooperativas mineras proceden a bloquear los

principales accesos de ingreso a esta ciudad, en protesta porque el Gobierno intenta

aprobar nuevas normas jurídicas que afectan al sector.

Sin embargo, este bloqueo no sólo fue en los accesos a la Villa Imperial, sino también

bloquearon calles y avenidas del centro y de la periferia, lo que obligó a suspender el

servicio público y el tráfico de vehículos particulares.

En Tarija, el movimiento cívico determinó un paro de 24 horas para hoy, en protesta

porque hasta la fecha no existe la voluntad gubernamental de solucionar la crisis

energética que afecta al departamento.

A esto se suma la masificación de la huelga de hambre que mantienen los policías

jubilados, pidiendo a la Asamblea no cambiar su rol constitucional. La medida, que se

inició hace cuatro días, registró ayer 50 bajas.

Venezuela compró un sistema de defensas antiaéreas en Rusia y China

El presidente Hugo Chávez dijo que los equipos son necesarios para

proteger el petróleo y repeler un ataque de EE.UU.

Chávez durante una ceremonia militar en el fuerte Tiuna de Caracas el año pasado.

Venezuela contará con un sistema de defensa antiaérea. La compra de este nuevo

equipamiento militar es producto de la minigira que realizó semanas atrás el presidente

Hugo Chávez por Rusia y Bielorrusia. Además de estos dos países, el mandatario selló

un acuerdo con China, quien también proveerá de tecnología a Caracas. “Estos equipos

podrán detectar cualquier amenaza a larga distancia para poder responder a tiempo”,


explicó la Agencia Bolivariana de Noticias. Chávez aseguró que el país necesita

armarse para prevenir un eventual ataque estadounidense. “Venezuela es la principal

reserva de petróleo del hemisferio occidental”, recordó el mandatario durante un acto de

graduación militar.

Desde el principio hasta el fin de su discurso, Chávez buscó destacar la supuesta

inevitabilidad de una agresión estadounidense y advirtió sobre las alertas que esta nueva

compra militar provocarían en el Pentágono. “Bueno, ellos que hagan su trabajo.

Nosotros, hagamos el nuestro”, arengó el mandatario, recibiendo un ola de aplausos del

público castrense. Chávez explicó que tomará varios años completar el sistema de

defensa antiaérea y que se utilizarán aviones de transporte chinos y rusos, que, según

adelantó, comenzarán a llegar al país pronto.

En los últimos años, Chávez ha hecho del rearme militar uno de sus principales

objetivos. El presidente venezolano cerró semanas atrás en Moscú la compra de cinco

submarinos de ataque del tipo 636 y de cuatro modelos de la nueva línea Amur 677 por

un valor estimado de alrededor de dos mil millones de dólares. Con estas adquisiciones,

Venezuela se convertirá en el país con la mayor flota de submarinos de América del

Sur. Antes de ello había gastado alrededor de tres mil millones de dólares en

helicópteros, fusiles Kalashnikov, cazabombarderos rusos. Desde entonces, militares del

Kremlin entrenan y capacitan a sus pares venezolanos.

Sus acuerdos militares no se limitaron a Rusia, sino también a países que mantienen

buenas relaciones con Estados Unidos, como Brasil y España. Con Madrid firmó en

noviembre pasado un contrato para fabricar y entregar ocho naves patrulleras, dos

buques de aprovisionamiento y doce aviones, por un valor total de dos mil millones de

dólares. Con Brasilia acordó la compra de 48 aviones Tucano, que serán entregados en

los próximos cinco años y cuyo objetivo será vigilar las fronteras venezolanas.

Tanto el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero como el de Luiz Inácio Lula da

Silva tuvieron que enfrentar fuertes presiones de Washington, que se negaba a autorizar

las ventas militares. Estados Unidos puede frenar estos acuerdos porque provee gran

parte de la tecnología que esos países utilizan para construir su armamento militar. Esta

limitación fue una de las razones por las que Chávez decidió fortalecer su alianza con

los rivales de Washington, como Rusia, Irán y Bielorrusia. Esas naciones utilizan en su

mayoría tecnología militar rusa y, por lo tanto, están libres de las presiones de la Casa

Blanca.

El alineamiento con Estados Unidos que marcaron los gobiernos venezolanos previos a

Chávez llevó a que el país sudamericano no invirtiera demasiado en su defensa.

Después del golpe de Estado de 2002, el presidente bolivariano comenzó a preocuparse

por la desigualdad militar en la que se encontraba. No sólo con la gigantesca potencia

del Norte, a la que muy difícilmente alcanzará por más millones que gaste, sino con su

vecina Colombia, con la que todavía mantiene una relación de 5 a 1, según los análisis

militares venezolanos. El poderío y la tecnología de última generación que posee

Bogotá se debe principalmente a los millones de dólares que viene recibiendo desde

hace ocho años de Washington, a través del Plan Colombia.


Maras e Ingobernabilidad

.J. Santos Coy

La democracia en Guatemala, y en toda América Latina según algunos tratadistas,

presenta dos seria fallas en su génesis, en su formulación y en su desarrollo. La

transición del autoritarismo a la democracia en Guatemala se ubica en una década de

crisis económica y de programas de ajuste estructural. Son esos diez años que se ha

dado en llamárseles “la década perdida”. Esos años significaron cambios estructurales

económicos y sociales, de alcance regional pero con consecuencias nacionales, que

perjudicaron a la clase media, a la clase obrera, a los pobladores de los barrios populares

y, especialmente, a la población rural. La pauperización, que fue la consecuencia

inmediata, permitió la construcción de una cultura propia de la pobreza que orienta

políticamente a las masas excluidas hacia un fuerte sentimiento de desconfianza en las

instituciones formales propias de la democracia que se pretende construir.

En segunda instancia, se empiezan a dar nuevas formas de manifestación de la

violencia, ya no asociadas a los regímenes militares autoritarios, sino vinculadas a la

presencia social de nuevos sectores armados. Surgen las maras con las masas de

indocumentados deportados de los Estados Unidos donde trataron de hacer vida nueva y

fueron excluidos. Es un hecho probado que existe una conexión perversa entre el

aparecimiento de la violencia y la exclusión social de grandes sectores poblacionales.

Ambos fenómenos se reproducen y desarrollan en territorios urbanos donde las fuerzas

del orden sólo están presentes en forma represiva o están ausentes del todo.

Insistimos, el caldo de cultivo de la violencia actual lo constituye la exclusión social y

es allí donde brotan los fenómenos asociados: la pobreza, la discriminación y la

informalidad. Es en los barrios y segmentos pobres, marginados y segregados de las

metrópolis donde se imponen la violencia y el terror en nuevas formas. La exclusión se

ha profundizado y se ha consolidado en nuestra ciudad y otras ciudades del interior que

se han visto divididas en sus aspectos social, espacial y cultural. En adición, la cuestión

se agrava ante la ausencia crónica de los actores legitimados por la ley para mantener

las regularidades fáctica y normativa. De esa forma se abre la brecha para que otros

actores sociales privados armados e informales ocupen el lugar de la policía y los

tribunales, transformando los barrios pobres y marginados en segmentos fraccionados y

segregados del esquema citadino, donde se imponen y dominan bandas de criminales

mediante el terror, la agresividad y el miedo.

El fenómeno se consolida y reproduce porque la juventud de estos barrios marginales se

va acostumbrando desde la infancia a la “normalidad” de la violencia. Se desarrolla una

cultura vinculada a una violencia doméstica habitual, a una violencia presente a todas

horas en la calle y por la actuación concurrente e incesante de la represión policíaca que,

cuando se presenta, se hace visible con la fuerza bruta, detenciones brutales, pistolas y

ametralladoras en mano. La esencia de esta nueva forma de represión es producto de la

formulación de políticas públicas improvisadas que pretenden pacificar los espacios

públicos de los territorios marginados sin contribuir a la atenuación de la verdadera

causa del problema: la exclusión social.

La seguridad cívica no debe basarse en el armamentismo ni en la presencia represiva de

las fuerzas armadas. A más policías, soldados y fuerza bruta no necesariamente

corresponde una mayor seguridad pública. Es fácil caer en la tentación de confundir lo

que es seguridad con protección. Esta dura lo que dura la presencia policíaca numerosa.

Aquella es una cultura, es una actitud. Cuando hace unas semanas el presidente visitó

una colonia muy violenta del norte de la ciudad, se hizo acompañar de muchísimos


guardaespaldas. Tuvo que ser sobreprotegido porque incursionó en un territorio donde

no existe la seguridad en los espacios públicos a ninguna hora del día.

La ruta de una posible reducción paulatina de la violencia debe tener como directriz el

combate efectivo a la exclusión social. Es imprescindible reconstruir y después

fortalecer el tejido social local, romper la asimetría entre las tareas preventivas y

represivas de la policía nacional, fortalecer las asociaciones sociales de vecinos

honrados y, por sobre todo, fomentar y fortalecer la confianza de las organizaciones

populares locales. En otros países, la atención se ha centralizado en promover la

confianza mutual entre las fuerzas del orden y la población local y crear mecanismos

que aseguren la participación ciudadana voluntaria en comités de seguridad local. El

informe del PNUD del 2004 señala que, no sólo en nuestro país sino a nivel

latinoamericano, la población se inclina por tener un gobierno de corte autoritario que

logre encontrar una solución a la pobreza generalizada. Esto nos lleva a preguntarnos si

la no existencia de una estabilidad del orden político está imbricada y correlacionada

con la existencia generalizada de una ciudadanía de segunda clase. Lo que hemos

teorizado intenta formular la hipótesis de que la proliferación de marginados urbanos es

el mecanismo vinculado a la pobreza dentro de un contexto de violencia.

Un gran segmento de nuestra población urbana sobrevive en una economía y sociedad

informales en las cuales el pan diario es convivir con la pobreza y la violencia. Los

mareros tienen como denominador común ser actores armados de esta nueva forma de

violencia y provenir de las filas de marginados y excluidos. Esta violencia, que ya se

está volviendo crónica, ha contribuido grandemente al desgaste de la legitimidad del

orden político. La pregunta clave es cuánto tiempo más puede garantizarse la

sobrevivencia de la estabilidad del orden económico social y político en este precario

equilibrio entre niveles “aceptables” de exclusión y niveles “aceptables” de violencia.

La ausencia de una posible solución en los discursos de los candidatos a la presidencia

engruesa mucho más el volumen de la duda y la inquietud personal que de ésta se

deriva.

J. Santos Coy - Colaboración especial para Incidencia Democrática.

Oferta de becas para cursos de formación virtual: “Desarrollo

con Identidad de los Pueblos Indígenas”

Estos cursos buscan contribuir a la formación de líderes indígenas capaces de tomar

decisiones y participar en la gestión pública y el desarrollo local, aportando en la promoción de

políticas públicas interculturales, así como en la aplicación y ejercicio de los derechos

colectivos. Una forma de conseguir este objetivo es a través de la utilización de tecnologías de


información que son cada vez más familiares en los procesos de educación en los pueblos

indígenas.

En particular, el Segundo Curso “Desarrollo con Identidad de los Pueblos Indígenas: A través

del uso y acceso de las Tecnologías de la Información” tiene como objetivo analizar las

dimensiones económica, social y política de los procesos de desarrollo de los pueblos, y

encontrar diferentes formas de aplicar estos conceptos en los modelos de gestión para

desarrollo comunitario de los pueblos indígenas de América Latina.

Los interesados deben enviar su hoja de vida hasta el día 20 de julio de 2007, a la siguiente

dirección:

convocatorias@ fondoindigena. org

Los postulantes deben cumplir los siguientes requisitos:

1. Enviar un resumen de su hoja de vida incluyendo con claridad su nombre completo, una

dirección electrónica y un número telefónico.

2. Pertenecer a un Pueblo indígena.

3. Estar familiarizado con el manejo del Internet.

Una vez realizada la selección final se facilitará a los becarios el documento de explicación de

la Plataforma de Educación a Distancia, e-learning, mediante el cual se podrán familiarizar con

su funcionamiento y las demás condiciones de inscripción y participación en los cursos.

El primer curso virtual 2007 patrocinado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones –

UIT- y el Fondo Indígena, se dedicó a “Derechos de los Pueblos Indígenas a través del uso y

acceso de las Tecnologías de la Información” y se desarrolló con éxito entre el 23 de abril y el

10 de junio del año en curso. Contó con la participación de cerca de un centenar de líderes

indígenas pertenecientes a 14 países de América Latina y El Caribe.

Invitamos a los líderes indígenas y a sus organizaciones a enviar sus hojas de vida, en la que

se registre con claridad sus datos, así como su dirección electrónica y teléfono de contacto.

La frontera: un concepto múltiple, una visión diversa.

Altercom*

Sergio Rodríguez Gelfenstein*

19 de julio de 2007

"...Podríamos entonces adoptar un concepto moderno de frontera para lo cual «es

pertinente destacar su contenido sociológico y económico, y expresar que constituye la

concreción de una intensa relación y hasta una interdependencia en las diversas

manifestaciones de la vida en sociedad, promovida y ejecutada por poblaciones

asentadas a uno y otro lado del límite entre dos países»..."

“Se ha prendido la hierba en todo el continente las fronteras se besan y se ponen

ardientes…”

Silvio Rodríguez

Definir qué es una frontera ha devenido en una tarea bastante difícil en la modernidad.


La noción de frontera viene dada por la visión que de ella tenga quien pretende

establecer un concepto adaptado y adaptable a lo que de él se espere. Sin embargo en

cualquiera de sus acepciones la frontera debe considerar dos nociones: la linealidad y la

zonalidad.

La primera dice relación con la necesidad del Estado de establecer un espacio de control

soberano por lo cual esta noción tiene una connotación de carácter jurídico. La

zonalidad, por su parte es un término que tiene que ver con una visión económica y

social y con el ámbito en el cual se interrelacionan personas que desarrollan actividades

de intercambio en materia económica, cultural, comercial y humana. En este proceso se

van construyendo vínculos e intereses comunes que tienen un valor que va más allá de

la ciudadanía de quienes habitan o transitan por estos territorios.

Podríamos entonces adoptar un concepto moderno de frontera para lo cual «es

pertinente destacar su contenido sociológico y económico, y expresar que constituye la

concreción de una intensa relación y hasta una interdependencia en las diversas

manifestaciones de la vida en sociedad, promovida y ejecutada por poblaciones

asentadas a uno y otro lado del límite entre dos países».

Por otro lado debemos considerar que la frontera es una realidad compleja, en la cual

tienen presencia una multiplicidad de actores, que establecen relaciones dinámicas de

variada índole, y que por lo tanto para determinar su espacio se debe considerar entre

otros elementos su transitoriedad, la cotidianeidad de sus acciones, y la heterogeneidad

de situaciones que en ella se constatan, por lo cual concluimos en que es un concepto en

permanente evolución en el espacio y en el tiempo.

En el contexto internacional actual que se desarrolla en un proceso dual de integración y

fragmentación, una de sus características más acentuadas es la interdependencia entre

países y bloques económicos, las fronteras asumen una renovada importancia y

prioridad, para cualquier país y bloque de integración, por lo menos en las siguientes

tres dimensiones:

superación de los desequilibrios regionales del desarrollo, afianzamiento de los procesos

de cooperación e integración económica y articulación con el contexto internacional.

En una concepción de las fronteras que reconoce como componente esencial de su

definición la vigencia de una dinámica relación entre grupos humanos próximos

geográficamente pero pertenecientes a dos Estados, existen distintas nociones para

introducir una verdadera agenda de trabajo para las fronteras:

el desarrollo fronterizo, la cooperación fronteriza y la integración fronteriza.

Estos deberían ser los parámetros sobre los cuales se instale un funcionamiento positivo

de la frontera.

Así es en Europa, no en América.

Con anterioridad expresé que uno de los fenómenos que cobran mayor presencia en la

actualidad es la integración. Ello debería permitir avanzar hacia la desaparición o


cuando menos la atenuación de las fronteras, sin embargo una condición para que esto

se produzca es que se debe dar entre actores similares desde el punto de vista político,

económico y social.

La integración europea que ya ha logrado implantar una ciudadanía, una moneda y

fronteras comunes para todos sus ciudadanos se produjo gracias al esfuerzo económico

de los más desarrollados en pro de superar las diferencias con los países

económicamente más atrasados. Se han establecido pautas e indicadores que permiten a

un país ingresar a la Unión Europea.

En esta medida la existencia de fronteras dice relación casi exclusivamente a un

referente histórico para aquellos países que ya forman parte de la macro-soberanía

europea.

En América no es así.

El proceso de integración más amplio que se pretende construir es el ALCA que además

de tener sólo componentes de carácter económico se da entre actores asimétricos, sin

que haya pautas para superar el profundo abismo entre las dos naciones desarrolladas

del norte y el resto del continente en el cual decenas de millones de ciudadanos se

debaten en la pobreza y la marginación. En este contexto el concepto de frontera cobra

otro sentido, porque no se ve como un punto de encuentro entre iguales sino como

punto de desencuentro entre diferentes.

El imperio siempre ha apostado a la guerra y la desintegración entre nuestros pueblos.

Ha incentivado y promovido el conflicto para mantenernos desunidos y débiles. Muchos

enfrentamientos fraticidas entre países de América Latina han tenido su origen en

supuestos problemas por fronteras que hemos heredado de la Colonia.

Sólo la integración superará definitivamente estas hipótesis de guerra que aún persisten

para los ejércitos de los países de nuestra región.

La integración europea permitió a Austria tener acceso nuevamente a Trieste en el Mar

Adriático demanda ancestral jamás resuelta, la integración evitará en el futuro el eterno

conflicto de Estrasburgo que cambió de soberanía muchas veces a través de la historia.

Simbólicamente la Unión Europea ha instalado su parlamento en esa ciudad francesa.

Sólo la integración le dará acceso al mar a Bolivia, permitirá a Nicaragua y Costa Rica

la navegación sin contratiempos por el Río San Juan, borrará la posibilidad de repetir la

guerra hondureño-salvadoreña, la llamada «Guerra del Fútbol» y los enfrentamientos

entre peruanos y ecuatorianos en la selva amazónica, se olvidarán los conflictos

colombo-venezolanos y los chileno-argentinos, se archivará la reclamación de

Venezuela sobre el Esequibo y la de Guatemala sobre Belice.

Esto permitirá a los ejércitos latinoamericanos y caribeños eliminar estas hipótesis de

guerra contra los vecinos y podrán actuar de manera conjunta para la defensa de las

fronteras externas, porque la integración no le devolverá a Cuba la soberanía sobre la

Base de Guantánamo, ni sacará a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos de todas las

bases que tiene en nuestro territorio.


Y sólo será posible cuando estemos unidos e integrados, lo cual evitará la necesidad de

la presencia de bases militares extranjeras en todo el territorio de América Latina y el

Caribe.

La agenda de seguridad que Estados Unidos le ha impuesto al mundo después del 11 de

septiembre de 2001 una temática que prioriza la lucha contra el terrorismo, para sumarla

al combate al narcotráfico y a la migración, entendida ésta como un fenómeno

pernicioso.

Así, las fronteras se han «criminalizado» y la agenda de seguridad ha cubierto como un

paraguas a todo el resto de interacciones que se produce en ellas, mermando, limitando

y excluyendo otros temas que como dijimos al comienzo forman parte de la

cotidianeidad de la vida de las comunidades fronterizas.

La migración es un fenómeno mundial, ocurre en Asia, ocurre en Europa y en América.

Será el tema más trascendental de las relaciones internacionales del Siglo XXI y cuando

éste finalice el mundo será diferente, habrá ocurrido la transformación civilizatoria más

importante en los últimos 2500 años.

Las fronteras no existirán, al menos como ahora, Europa será un continente de negros y

de musulmanes y Estados Unidos tendrá un número superior hispano parlantes respecto

de los que hablan inglés, el catolicismo será su religión y los descendientes mestizos de

Latinoamérica serán la mayoría.

Suponer que este proceso se va a detener cerrando las fronteras y construyendo muros

es querer tapar el sol con un dedo.

Altercom

Agencia de Prensa de Ecuador. Comunicación para la Libertad.

Sergio Rodríguez Gelfenstein

Académico e internacionalista venezolano.

Uribe refuerza su política militarista

Por Matías Mongan | Desde la Redacción de APM A pesar de las severas críticas

internacionales hacia su gobierno y del escándalo de la "parapolítica", el Presidente

colombiano decidió incrementar el gasto militar con miras al 2008.

Hace unos

días, la consultora estadounidense Standard & Poor ´s realizó un informe acerca de la

situación financiera de Colombia. En el mismo concluyó que el gobierno de Álvaro

Uribe no esta pudiendo alcanzar el grado de inversión “deseado”, debido a la importante

presión fiscal que produce el alto gasto militar y el régimen de trasferencias de la nación

hacia las distintas regiones del país.

La agencia estadounidense, la cual recientemente aumentó la calificación de “riesgo”

del país latinoamericano, señaló que la carga que representa el sistema de pensiones,

también constituye otro de los elementos que llevaron a que la economía doméstica se

aleje cada vez más del grado de inversión óptimo que presentaba allá por el año 1999.


Para finalizar la consultora le aconsejó a la administración uribista que, no obstante -

según su estimación- este año el aparato productivo interno va a crecer un 6,2 por

ciento, debe estar muy alerta para paliar el creciente déficit fiscal en la cuenta corriente

del país. Los principales motivos que llevarían esta situación serían: “Las importaciones

de bienes de capital y materias primas”.

A pesar de estas recomendaciones de parte de una de las más importantes empresas del

sector financiero internacional, Uribe prefiere seguir aplicando a rajatabla su política

militarista, que tiene el objetivo central de acabar a “sangre y fuego” con todos los

integrantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Es más, en estos días el gobierno anunció que en el marco del prepuesto para el año

2008, la partida destinada para la seguridad interna va a aumentar notablemente: de 1,9

billones de pesos a 5 billones, lo que representa un crecimiento de alrededor de un 163

por ciento. Paralelamente a que el gasto destinado a esta área se incrementa en una

manera desmedida, de acuerdo al esquema gubernamental la inversión social apenas va

a ascender un 14 por ciento ( de 9,5 a 10,9 billones de pesos).

La Directora de Planeación Nacional, Carolina Rentaría, añadió que la mayoría de los

recursos -que van a surgir producto al cobro del impuesto al patrimonio- serán

destinados a la compra de nuevos equipos que permitan intensificar la lucha contra los

grupos al margen de la ley. En ese marco, la funcionaria reconoció que ya están

estudiando la posibilidad de realizar importaciones militares por una suma de alrededor

de 1700 millones de dólares.

Para concluir, Rentería remarcó que de aprobarse esta iniciativa, que va a ser incluida

dentro de la ley de Presupuesto que debe ser presentada en el Congreso antes del 29 de

Julio, prácticamente se estarían alcanzando a los índices de inversión en seguridad

ejecutados durante el 2002 -cuando asumió Álvaro Uribe-: “Ese año se dio un empuje

grande en el gasto de funcionamiento de defensa, que se tradujo en fortalecimiento del

programa de seguridad democrática y crecimiento de la economía”, sostuvo en aquella

oportunidad el mandatario colombiano.

Pero no todos están tan contentos con la política militarista impulsada por el gobierno

de Colombia, durante este último tiempo importantes referentes políticos de los países

vecinos (Venezuela y Ecuador) en reiteradas ocasiones se han quejado debido a que,

gracias a la excusa de la lucha insurgente, el ejercito colombiano realiza incursiones

armadas en sus territorios, violando de esta manera su soberanía nacional.

Uno de los que hizo pública su crítica ante esta situación fue el ex Vicepresidente

venezolano, José Vicente Rangel. Este aseguró que de acuerdo a unos informantes, a los

que no identificó, integrantes de las fuerzas militares colombianas estarían ingresando a

Venezuela para: “hacer el seguimiento de supuestos miembros de las FARC”.

Para justificar su denuncia, Rangel aludió a la supuesta muerte en su país de dos

militares colombianos en una localidad cercana a la frontera: “Esa actividad puede ser

muy peligrosa para las relaciones entre los dos países, ya que se realiza al margen de la

ley y al margen del conocimiento de los organismos competentes del Estado

venezolano”.

Hay que recordar que este ex funcionario del gobierno de Chávez, en Mayo también

denuncio que el Ministro de Defensa del gobierno de Uribe, Juan Manuel Santos, estaría

supuestamente relacionado en un plan conspirativo que buscaba asesinar a dirigentes

oficialistas y opositores, con el fin de desatar una crisis política en Venezuela. Tanto


esta denuncia, como la que realizó hace solo unos días, fueron enfáticamente negadas

desde la Casa de Nariño.

Otro de los pilares fundamentales de la política de defensa de la administración uribista

es la “lucha contra el narcotráfico”. En este contexto y bajo el auspicio de los Estados

Unidos por intermedio del Plan Colombia, en este último tiempo el gobierno

colombiano sistemáticamente ha venido fumigando con glisofato la zona fronteriza con

Ecuador. El motivo de tal medida es que allí teóricamente habrían cultivos ilegales de

cocaína.

Esta situación de abuso fue enérgicamente repudiada por el Presidente Ecuatoriano

Rafael Correa, quien en distintos medios ya ha manifestado su intención de llevar el

caso ante la Corte Internacional de La Haya para así solucionar el diferendo entre los

dos países.

"Llevan siete años fumigando y los efectos en la frontera norte son desastrosos, hay

poblados destruidos, cultivos arruinados, tierra estéril, enfermedades en la población y

tiene que responsabilizarse Colombia por todos estos daños", afirmo el miércoles de la

semana anterior el Primer mandatario en el marco de su gira por España.

Correa se baso en un informe de la Comisión científica ecuatoriana para sostener que ha

quedado claramente demostrado que “el glifosato afecta directamente a la salud

humana, pero también afecta el ecosistema, a los medios de producción, con lo cual crea

graves problemas sociales". Asimismo quien se sumó a la posición ecuatoriana fue el

relator de la Organización de Naciones Unidas (ONU) para el derecho a la salud, Paul

Hunt, quien también pidió la suspensión de las fumigaciones aéreas.

Para intentar bajarle los deciveles al conflicto, desde Bogota pidieron paciencia, sobre

todo teniendo en cuenta que la comisión binacional creada para solucionar el diferendo

todavía no estableció un dictamen definitivo acerca del impacto real del glisofato en el

cuerpo humano.

Como se ve el mandatario colombiano es bastante criticado por sus vecinos debido a su

política armamentística. Asimismo este, sobre todo desde que salio a la luz el escándalo

de la parapolitica, también ha comenzado a sufrir varias críticas de parte de la

comunidad internacional.

Uno de las principales falencias que le achacan al Primer Mandatario es su incapacidad

para poder alcanzar un acuerdo humanitario con las FARC, en el marco del conflicto

armado que hace mas de cuarenta años azota al país.

De acuerdo al prestigioso semanario estadounidense The Economist, en un articulo

titulado “(Uribe) Un héroe en casa, un villano en el exterior”, cuando“ miles de

colombianos salieron a las calles a protestar por la muerte en cautiverio de 11 diputados

secuestrados y la necesidad de un intercambio humanitario, el presidente Uribe vio esta

expresión como un gesto de apoyo a su gestión de `mano dura` con las Farc".

Bajo este contexto solo se entiende el operativo militar de rescate realizado este jueves

en el sector rural de Montebonito, el cual terminó con la vida del secuestrado

empresario Diego Mejía Isaza. En el fragor del combate también murió un soldado y

cinco guerrilleros.

A pesar de que esta acción tenía el aval de la familia de Isaza, con su actitud

intransigente Uribe pareciera estar agotando la “paciencia” de todos aquellos países (y

de las personas) que están a favor de alcanzar el acuerdo humanitario. Tal como

sostiene The Economist en su articulo, dependiendo de cómo se maneje el proceso de

paz con la guerrilla: “ Así serán los resultados y la reacción de la comunidad


internacional, sobre todo de Estados Unidos y la aprobación del TLC, iniciativa que está

en manos de los demócratas, quienes no son muy amigos de Uribe".

Tajantemente el informe mencionado anteriormente termina señalando que estos, en

muchas ocasiones, han enfatizado que “ si no se ven resultados concretos en la

reducción de la violencia, no habrá un tratado serio".

mmongan@prensamercosur.com.ar

Colombia

Desapariciones forzadas y asesinatos selectivos

Por: Allende La Paz (ANNCOL, especial para ARGENPRESS.info)

Fecha publicación: 18/07/2007 Imprimir nota

El desgañitado narcoparamilitar presidente, Alvaro Uribe Vélez, quiere sacarle

dividendos políticos a la tragedia de la muerte, en fuego cruzado, de los diputados de el

Valle. Su postura siempre ha sido de un mezquino cálculo para sacarle ganancia a las

tragedias de los colombianos. Claro que no es usual que se salga con la suya y por el

contrario, cada día es más evidente su descrédito. Manifestado de muchas formas. Por

ejemplo una, cuando la hija de una de las víctimas culpó al gobierno por no haber

realizado el Intercambio Humanitario o Canje de Prisioneros. O como cuando la

citación de 'manifestaciones' contra las FARC se convirtieron en manifestaciones por el

Intercambio o Canje y por una salida política al conflicto armado interno.

Vemos por estos días a Alva-raco Uribélez (Alvaro Uribe Vélez) ahora 'condolido',

energúmeno porque las FARC dizque no 'quiere entregar los cadáveres' porque el

proceso de descomposición de ellos impediría establecer las reales causas de su deceso.

O Alva-raco Uribélez es un completo ignorante en estas materias o se las tira de bobo

para capitalizar el noble sentimiento de los familiares de los muertos. Claro que yo creo

que es una mezcla de ambas.

Ahora bien, Alfredo Molano Bravo en su crónica de El Espectador nos dice cuando

analizó las 'marchas' que en ellas no se escuchó ni una consigna exigiendo la entrega de

los desaparecidos. ¿Por qué? ¿Será porque la población colombiana se insensibilizó ante

las desapariciones o será porque la mediatización de la mente de los colombianos llega a

tanto? Pero más importante aún es ¿por qué, como dice Claudita López en su columna

de hoy, nunca Alvaro Uribe Vélez ha exigido a los narco-paramilitares la devolución de

los 1.000 secuestrados que estaban en su poder cuando se iniciaron los sainetes de

Ralitos?¿Por qué Alvaro Uribe Vélez NUNCA se ha desgañitado exigiéndoles a los

militares y narco-paramilitares la devolución de los desaparecidos? ¿Por qué Alvaro

Uribe Vélez no exige el cese de los asesinatos selectivos o ejecuciones extrajudiciales?

¿Por qué esos crímenes están en la más completa impunidad? Veamos por qué…

Desaparición forzada, típico crimen de Estado

En muchos artículos publicados en ANNCOL hemos abordado la problemática de la

desaparición forzada. En ellos hemos clarificado que la desaparición forzada es un

típico crimen de estado, cometido con la participación directa o indirecta de

funcionarios estatales. Las estadísticas están allí para confirmarlo dolorosamente en

Colombia. Al igual hemos dicho que el desaparecido es víctima de una serie de delitos:

secuestro, tortura, mutilaciones y ejecución extrajudicial, además de secuestro de sus


despojos mortales (A propósito, ¿cuándo devolverá el general (r) Alvaro Valencia Tovar

los despojos mortales de Camilo Torres? ¿Cuándo devolverán los militares, los despojos

mortales de los guerrilleros que ellos matan en combate o fuera de él, los cuales no

pueden ser recuperados por sus compañeros ni por sus familias?)

Las frías estadísticas nos dicen que el 96,54% de las desapariciones forzadas son

cometidas por miembros de las fuerzas militares y narco-paramilitares (según la

Comisión Colombiana de Juristas). Durante las últimas cuatro administraciones

oligárquicas (Virgilio Barco Vargas, César Gaviria Trujillo, Ernesto Samper Pizano,

Andrés Pastrana y Alvaro Uribe Vélez ) han sido desaparecidas forzosamente 8.003

personas. Lógicamente estas cifras adolecen de incompletitud porque no todas las

familias denuncian la desaparición.

Quiero que mis lectores vean cómo el fenómeno ha sido persistente durante estas 5

administraciones y ello explica el silencio oficial sobre este crimen de estado y la

renuencia de Gaviria y Samper de lograr aprobar un proyecto de ley tipificando la

desaparición forzada, el cual era solicitado ser aprobado por diferentes voces de la

comunidad internacional y sólo hasta el 2000 se logró.

Quiero también resaltar que durante la administración de Alvaro Uribe Vélez ha sido

imposible la recopilación fidedigna de datos, toda vez que los propios defensores de

derechos humanos han sido convertidos en blanco militar, de guerra, por parte del

propio presidente quien repetidamente señala a las ONGs defensoras de D.H., como

'auxiliadoras de la guerrilla'.

¿Quiénes son las víctimas de desaparición forzada?

Las víctimas de desaparición forzada son hijos del pueblo, luchadores populares, es

decir, campesinos, indígenas, líderes sindicales, políticos de izquierda, maestros, líderes

comunales, barriales, de desplazados, mujeres, incluso hasta niños. Por ello, ninguna

importancia tienen para los gobernantes oligárquicos como Alvaro Uribe Vélez.

De allí que al inquilino de la Casa de Nariño en nada le preocupen estos desaparecidos

si con ello se quita –o le quitan sus mandaderos- un estorbo de encima.

Los asesinatos selectivos o ejecuciones extrajudiciales

Tampoco se duele o conduele el narco-paramilitar presidente Alvaro Uribe Vélez de la

enorme cantidad de colombianos asesinados por las fuerzas militares-narcoparamilitares

mediante la modalidad de asesinatos selectivos o ejecuciones extrajudiciales. Es lo que

en los informes llaman los homicidios políticos.

¿Quiénes son las víctimas de este delito? Campesinos, educadores, indígenas,

empleados, sindicalistas, líderes de izquierda, y hasta mujeres y menores de edad.

Todos hijos del pueblo. Por ello nada le importan a la administración narco-paramilitar

de Alvaro Uribe Vélez y su círculo íntimo mafioso.

Uribe debe responder


El narco-paramilitar presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez, debe responder ante

la justicia popular por los crímenes cometidos contra los hijos del pueblo. Su fin cada

día está más cercano, cada día que pasa es más evidente su inmensa e irrecuperable

debilidad, producto de su insania y su corrupción, evidenciada ya de múltiples maneras:

corrupción en todas las esferas del estado, evidencia de su pertenencia a los grupos

narco-paramilitares y sus pactos secretos con éstos, y además su inmensa perversidad

con los prisioneros de guerra en poder de las FARC.

Soy enfático al afirmar con el Dr. Pinzón y el periodista Dick Emanuelsson, 'Uribe

caerá'. Porque como lo dijera el Libertador Simón Bolívar: «Todos los pueblos del

mundo que han lidiado por la Libertad han exterminado al fin a sus tiranos».

Las voces disidentes son reprimidas en El Salvador

El Salvador: Suchitoto

'Somos el centro de un show político', Haydée Chicas

Por: Gloria Silvia Orellana (COLATINO)

Fecha publicación: 18/07/2007 Imprimir nota

Con un abrazo fuerte y sostenido, mientras sus lágrimas escapaban sobre sus mejillas,

susurró: 'esto es un mal precedente para el periodismo, de veras', Haydée Chicas,

periodista de la Unidad de Comunicaciones de CRIPDES, capturada el pasado 2 de julio

lamentó su experiencia.

La captura de la periodista se llevó a cabo en Milingo, jurisdicción de Suchitoto,

departamento de Cuscatlán, durante un operativo policial en el que también fue detenida

Lorena Martínez, presidenta de CRIPDES, la vicepre-sidenta y el motorista, bajo cargos

de 'desórdenes públicos'.

Mientras arreglaba su morral con sus cuadernos de universidad y verificaba que el

equipo de grabación y cámara estuvieran preparados para documentar el foro de agua en

la plaza central de Suchitoto, nunca imaginó como cambiaría su vida dramáticamente,

en las tres horas siguientes.

'Antes de llegar al lugar que se llama La Ciudadela, estaba un retén de la UMO y el

tránsito estaba paralizado, nadie se movía de ahí, luego de un rato, lo reanudaron y pasó

un carro de TCS tras la patrulla de la UMO, luego, nosotros sobrepasamos a ellos y

comenzaron a dar persecución, nos atravesaron el carro patrulla, saqué la cámara y

comencé a filmar el arresto de las dirigentes de CRIPDES', narró. Sobre su captura,

Haydée afirmó que fue un colega de la Telecorporación, quien la señaló frente a los

policías, lo que consideró, una falta de solidaridad del periodista.

'Héctor Peñate, de Tele 2, fue él quien dijo que me vio tapando la calle y poniendo

piedras y obstáculos, dando órdenes como que fuera autoridad. Luego el agente de la

UMO sólo me dijo 'estás detenida'; a todo esto no me decomisaron el equipo, yo llevaba

la cámara fotográfica y de video, mis libros de la universidad quedaron en el carro de

CRIPDES abandonado en la carretera'. Afirmó.

Haydée reiteradamente pidió su llamada para avisar a sus familiares, pero los policías le

afirmaron que la liberarían al llegar a la plaza central de Suchitoto. 'Una vez en

Suchitoto nos tuvieron 45 minutos bajo el sol inclemente de esa mañana, la gente se


arremolinó alrededor del pick up de la policía pidiendo la liberación. Dijeron que

esperáramos luego, llegaron los de la UMO, tirando balas de goma, gases lacrimógeno y

gas pimienta, a la gente del foro y a nosotros nos pasaron a otro carro, y nos anduvieron

por todas las calles, sin razón', comentó.

Fue en horas de la tarde que las llevaron a Cojutepeque y las acusaron de desórdenes

públicos, sin identificarlas o individualizar su participación.

'Fue en ese momento que me quitaron la cámara de video, porque yo filmé todo lo que

sucedió en Suchitoto, pese a que me habían esposado y nos pasaron luego a Analquito,

y nos anduvieron escondiendo de modo tal, que hasta los agentes de la UMO, cuando

les pregunté por qué me detenían si era periodista y estaba haciendo mi trabajo, me

respondieron que estaban cumpliendo una orden y nos iban a dejar libres, si se los

ordenaban', testificó.

Respecto a que la gente obstaculizó la calle, Haydée señaló que sólo vio a miembros de

la UMO, quienes cerraron la calle, y no a la población.

Mientras, sobre la resolución de la jueza especial Ana Lucía de Paz, que individualizó

los cargos, Haydée considera esto como una falta total de ética por parte de la

magistrada.

'Cuando me acusa a mí, dice que le di literalmente una paliza a un agente de la UMO

que le quebré el escudo, el megáfono y cosas por estilo, y esto la Fiscalía no lo había

consignado', expresó.

Las contradicciones entre el ente investigador y el sistema judicial fueron evidentes,

afirmó la periodista , quien señaló que 'La jueza les dijo que no podía darle a la fiscalía

seis meses de detención provisional, porque no había suficientes pruebas para ello; les

dio tres meses para ver si pueden comprobarlo, pero tenemos videos que eso no es

cierto', argumentó.

Sobre la situación carcelaria Haydée señaló que antes de llegar al centro penal, se había

corrido la voz, que eran las familiares de José Mario Belloso Castillo, poniéndolas en

situación de seguridad personal precaria. 'Esto no es más que un show político, que se

ha montado, desde el primer día que entramos comienzan las amenazas al centro penal,

diciéndonos que nos iban a meter al calabozo. Y otras (internas), decían a estas majes

les damos riata porque son familiares de ese bocón. Y te digo las condiciones en las que

viven aquí todas las internas te digo, aquí no caben los derechos humanos', afirmó.

Asimismo, denunció, que someten los custodios ejercen una incesante presión con

amenazas de castigo, 'todo el mundo tiene miedo', y las orientadoras son 'pedantes'.

Agregó que ellas son el enlace para solicitar insumos personales pero bloquean todo el

tiempo a las internas. 'Tengo más de once días de solicitar un par de tenis para mí, he

presentado tres solicitudes y no me han dado respuesta', explicó. Sobre la información

expresó' sólo te dejan ver Cuatro Visión, una vez, intentamos ver otro canal y de

inmediato nos apagaron la televisión, es como si todo se confabulara para tener a las

internas sin información.


El informe de la PDDH sobre las violaciones a ellas, ni saben todo lo que se está

haciendo afuera, es bien difícil, la situación y si lo unimos a la mala alimentación que

no pasa de frijoles ligosos, arroz semiduro y tortillas amarillas. La vida aquí es muy

dura, difícil y lo peor, cuando eres inocente, te golpea', puntualizó.

El Salvador: Ley Antiterrorista totalmente desproporcionada, asegura

Jueza de Paz –

Wednesday, July 18, 2007 hora 14:19

Mirna Jiménez

Redacción Diario Co Latino

La jueza del tribunal 11 de Paz, Paola Velásquez, asegura que la Ley Antiterrorista es

totalmente desproporcionada por los años de cárcel que pone, además, de ambigua a la

hora de aplicarla.

Para el caso, la abogada ejemplifica que en la misma se castiga más a los que se tomen

un edificio o una calle que a los que asesinan en el primer caso son 25 a 30 años y en la

segunda 10 años.

La abogada coincide más en que se reforme el código procesal penal, aunque también

afirma que las penas nunca deben de sobrepasar los castigo por matar a una persona.

La abogada, aunque está a favor de hacer reformas a los códigos, que de aplicar la Ley

Anti-terrorista, en el caso de un desorden público, aclara que todo estos cambios no los

ve necesarios porque todo este tipo de hechos está totalmente normado desde hace años

con penas de 2 a 4 años de cárcel que tampoco puede considerarse castigos leves.

La jueza también aclaró que jamás una protesta o personas que se reúnen para realizar

actividades de descontento social podría decirse que es crimen organizado.

¿Cuál es su consideración respecto a elevar las penas por desórdenes públicos?

Quieren elevar los desórdenes públicos a una pena de 8 a 15 años, yo lo decía que esto

es peligroso, porque se va a penar o sancionar por un desorden público que un

homicidio simple porque un homicidio simple se sanciona con 10 años de prisión. Osea,

que ahora sale mejor matar a una persona y no realizar una protesta callejera o una

protesta social.

¿Entiendo que todos estos delitos que se mencionan ya están regulados?

Tenemos el delito de daños, delito de amenazas, todos los delitos que atenten contra la

integridad de las personas.

¿Existe una confusión entre lo que es protesta social, entre los que son desórdenes

públicos y lo que es terrorismo?

Por supuesto, los actos de terrorismo básicamente llevan como finalidad el incidir

políticamente, pero sin objetivos específicos, son objetivos generales.

En cambio, en el caso de una protestas o desórdenes públicos se lleva una meta concreta

y quieren hacerse sentir. En el país hay actividades de protesta de calle que no llega ni

siquiera a desórdenes públicos, un caso cuando la gente no tapa una calle totalmente,

esto no puede llegar a constituirse como desórdenes públicos.

¿Existe ya también prisión para los que instigan?

Por supuesto, eso ya existe. Esta penado las personas que instigan al cometimiento del

delito, las que lideran cualquier hecho delictivo. También está penado quien hace

apología del delito.


Si esto ya está muy regulado. ¿Cuál es entonces la intención de incluirlo en una Ley

Antiterrorista?

Bueno, entiendo por las penas que son sumamente severas. Por ejemplo, el solo atentar

contra la integridad física de cualquier presidente de los tres órganos del Estado y de

cualquiera de su familia que habiten en su casa, será sancionados con prisión de 40 a 60

años de cárcel, solamente atentar contra ella se le aplica una cadena perpetua

prácticamente.

¿Esta ley deja sin efecto otras que ya estaban?

Violenta el principio de proporcionalidad, porque el bien protegido en este caso es el

libre tránsito, la paz pública, y hay otra cosa que queda a criterio de la Fiscalía General

de la República (FGR), si usted va procesar a una persona por el delito de desórdenes

públicos y la va a remitir a un juzgado común o a uno especializado y que ley se va a

aplicar. La Ley no es proporcional porque ahora resulta que matar o violar es menos

grave que obstaculizar un lugar público que podría ser también una calle.

¿Entonces, queda también el problema de la delincuencia común y las pandillas en

segundo plano?

Por supuesto, se habla que los grupos que protestan también son crimen organizado, eso

no es crimen organizado, crimen organizado es otra cosa, crimen organizado son

personas que se reunen únicamente para delinquir que están organizados de manera

jerárquica y tienen un líder que todos los días salen a robar, a saltar, deciden robar

furgones, trafican… eso es crimen organizado, el crimen organiza todo lo que hace bajo

el anonimato, no públicamente, es peligroso todo esto, porque si no se regula bien se

puede sancionar a personas que están en su legítimo derecho de protestar. Incluso, si lo

hacen pacíficamente y si se considera que se está tapando la vía se puede aplicar penas

severas.

¿A dónde puede llegar el país, con este tipo de leyes que parecieran que son elaborados

por desconocedores?

Yo creo que sí conocen del tema, pero los jueces debemos de tener cuidado, porque es

diferente la labor de un juez a la labor de un político, los políticos confrontan eso es su

diario vivir, los jueces al contrario no debemos peder de vista que nosotros debemos

velar por el principio de legalidad y nuestro referente es la Constitución de la República.

¿Es más factible hacer reformar entonces?

A mí me parece que sí, porque cuando se crean leyes como estas, que reprime a sus

habitantes y ellos no querrán participar en ninguna protesta por terror a que se les violen

sus derechos.

¿La misma ley estaría generando terror con estas penas severas y leyes ambiguas?

De alguna manera. Por eso le decía, toda la gente tiene derecho a protestar, a

organizarse pacíficamente y eso esta en La Constitución de la República. El problema

está en alterar la paz pública, desde ahí se empieza a sancionar. Pero insisto, la sanción

tiene que ir en proporción al bien jurídico que se protege, yo no puedo sancionar

severamente al que tape una calle o el que se tome un edificio, más que al que mata o

viola a una niña, o al que mata al vecino porque le quitó el parqueo, el bien jurídico

titulado vida es el primordial y eso es el norte que tienen que tener todos los


legisladores, que la sanción más grande siempre tiene que ser para el que mate, no para

el que tome calles.

¿Debería desaparecer la Ley Antiterrorista, en caso que se hagan reformas a los

códigos?

Pues, eso depende de la decisión que se tome, entiendo que quieren reformar la ley,

espero que sea una decisión atinada, yo no tengo idea de cómo van entrelazar una ley

con la otra.

¿Esta ley pareciera más acorde a una dictadura que a una democracia?

Esto va contra cualquier principio de cualquier sistema democrático, por eso dije que

hay que buscar el equilibrio entre una protesta social, entre quien atenta contra la paz

pública producto de un desorden público y quien realiza actos de terrorismo, son todos

totalmente diferentes y no pueden ni deben conjugarse.

El Salvador: La gente aprendió a tomarse las calles

x Vladimir Medrano

Entrevista con Dagoberto Gutiérrez, de la Tendencia Revolucionaria :: "¿Está eso

dentro del orden? Es el desorden, eso desbarata las reglas del orden establecido, es un

desorden frente al orden, en ese desorden se construye sujeto político"

Siempre es un agrado conversar con Dagoberto Gutiérrez, uno de los analistas políticos

más reconocidos en El Salvador y en muchos varios países de América Latina. Para

saciar esa necesidad de conocer el análisis de la coyuntura actual en nuestro país y en

vista de que mucha gente tanto a nivel nacional como internacional está muy ávida de

conocer su análisis, es que hacemos esta entrevista, que es importante porque, iniciamos

con ésta, un ciclo donde estaremos publicando entrevistas con dirigentes de la

Tendencia Revolucionaria y personajes destacados de la vida política de El Salvador.

I PARTE. SITUACIÓN DE LAS DERECHAS EN EL SALVADOR.

VM: En los últimos días hemos visto como la delincuencia se ha desbordado, las

autoridades no pueden controlar este brote de violencia que ha ido en ascenso

desde hace mucho tiempo. ¿Cómo analiza usted esta nueva coyuntura planteada

para los salvadoreños?

DG: Hay una relación sintomática entre el país y la delincuencia, es importante saber

cuál es la fuente generadora, si el país genera la delincuencia o la delincuencia genera el

país, y uno puede ver el país a partir de la delincuencia, es decir, si el país se encuentra

en la delincuencia o si la delincuencia obtiene al país, aquí hay una relación de

continente y contenido, sin embargo es muy difícil, muy difícil y muy aventurado decir

que el país, que El Salvador, es sólo delincuencia, hay una buena parte de la población

salvadoreña que no esta ligada orgánicamente a la delincuencia, ahora bien, es cierto

que toda la sociedad tiene que ver con la delincuencia, en el sentido siguiente: en el que

ningún salvadoreño puede presentarse como no afectado por la delincuencia y esto no

quiere decir que haya sido asaltado o que haya sido víctima de la delincuencia,

independientemente de eso, todo el país es afectado por la delincuencia, y allí aparece

una relación muy íntima.

Que sucede entonces en un país donde la delincuencia aparece como el problema más

importante, cuando eso ocurre hay una descomposición de la sociedad, y esto tiene


lógica por que la sociedad salvadoreña se encuentra partida, una parte está en el

territorio del Estado y otra parte está en el territorio de otros Estados del planeta, eso

parte la sociedad por lo menos en dos: en los salvadoreños que están en el país y los

salvadoreños que están en el exterior, en ambas partes hay jóvenes, muchachos y

muchachas, los que están en el exterior están pensando en realizar el sueño americano

para los que están en los Estados Unidos, o el sueño para los que están en otros países,

pero los que se quedan aquí están pensando en viajar al exterior, unos están aquí porque

no han podido irse y están soñando en irse, por otro lado hay una minoría que está aquí,

están dispuestos a estar aquí y a permanecer aquí, esa es una minoría, esto quiere decir

que la visión de país se difumina, se esparce y se debilita, esto es políticamente

peligroso.

Hay un segundo factor, es que la distancia que existe entre el Estado y la sociedad es

mayor, enorme, y cada día crece, la sociedad no se mira en el Estado y el Estado no

expresa los intereses de la sociedad, ese es el país. Cuando hablo de Estado, hablo de lo

que es en rigor el Estado, es decir, a una fuerza social, política, económica, militar,

religiosa, ideológica, cultural, sujetiva, que nace de la sociedad, pero se sitúa por encima

de la sociedad y de la ley. En El Salvador el Estado es Ricardo Poma, Ricardo Simán,

Ricardo Kriete y unos dos más, eso es el Estado, de allí viene el gobierno, que es el

administrador de la política del Estado, definida en ese grupo, ese es el Estado, entre ese

Estado y la sociedad hay una guerra, entonces qué de raro tiene que los jóvenes se

organicen en bandas, es casi un resultado natural y qué de raro tiene que esas bandas

desborden en la delincuencia, no tiene nada de raro.

Ahora bien, el gobierno no controla esas bandas, pero además no las somete, hasta

ahora lo que se llama gobierno usa la Policía Nacional Civil equivocadamente, hay que

establecer que para el gobierno de derechas lo que ellos llaman delincuencia es un

recurso político importante, por que eso llamado delincuencia justifica su política

represiva y de reducción de los derechos de la ciudadanía, por eso es que ellos aparecen

enfrentados con las bandas, otra cosa seria que las derechas pudieran establecer

acuerdos políticos con esas bandas, pero no pueden hasta ahora, y han salido derrotados

por las bandas juveniles, la Policía Nacional Civil ya no tiene nada que hacer, derrotada

totalmente, y esto plantea para el gobierno de derechas un problema de

ingobernabilidad.

El Salvador es un país sin gobernabilidad y ya están apareciendo signos de

descomposición institucional, las bandas expresan una descomposición institucional,

por ejemplo las alcaldías están estableciendo mecanismos de seguridad para su

jurisdicción, eso es un rompimiento del orden institucional, y eso todavía empieza.

VM: La delincuencia se va extender más o el desorden institucional?

DG: El rompimiento del orden institucional se va romper aún más, es decir, en cada

jurisdicción las alcaldías van a establecer sus propias reglas de seguridad, entonces se

fragmenta aún más el poder gubernamental, ahora, pueden las alcaldías hacer eso, si

claro que si, eso es lo que se esta poniendo a la orden del día y eso permitirá el

establecimiento de políticas diferentes en cada jurisdicción.

VM: Esto es lo que pretendía la derecha o las derechas?

DG: No, esto es peligroso para la derecha, por que el poder de la derecha requiere

centralización total, porque eso les garantiza control total, jamás la derecha estimula la

descentralización, que es mover poder de arriba para abajo, pero es que esto se le ha ido

de las manos a la derecha, la derecha no sabe que hacer.


VM: Estamos entonces frente al resquebrajamiento del sistema neoliberal en El

Salvador?

DG: Todo esto que esta ocurriendo en el tema de la delincuencia, es consecuencia del

neoliberalismo, por eso decía que su aparecimiento es algo casi natural, porque es una

consecuencia inmediata de la política neoliberal, ellos no saben que hacer con el

monstruo que han creado.

VM: Si la Policía Nacional Civil y si las instituciones gubernamentales no pueden

hacer nada, que nos espera, la anarquía total?

DG: Estamos hablando de una ingobernabilidad, estamos hablando de ausencia de

política social, este gobierno no tiene política social y tampoco tiene gobernabilidad,

entonces llega el momento donde las propias comunidades han de tomar a su cargo, el

problema de la delincuencia, pero no solo referido a la parte de seguridad de las bandas

juveniles, también al tema de seguridad ambiental, aplicando un tema más extenso y

más profundo de la seguridad, la seguridad en la defensa del agua, la seguridad en evitar

la contaminación y del ambiente, la seguridad en la defensa del bosque y la seguridad de

ejecución de medidas sociales, ese es el momento que está ya planteado en El Salvador.

El presidente saca ya terminó su periodo, eso es dramático.

VM: Por que Dagoberto?

DG: Porque él ya no tiene nada que hacer.

II PARTE. COMO PUEDE LA IZQUIERDA CAPITALIZAR ESTA COYUNTURA.

VM: ¿Como podría capitalizar la izquierda todo este momento adverso para las

derechas?

DG: Este período es caracterizado por el estallido de una crisis política, no siempre la

crisis política está a la orden del día, la crisis si, pero no crisis política, hay crisis social

por ejemplo que es un fenómeno permanente, cuando la gente no tiene empleo, no tiene

salud, vivienda, no tiene seguridad, eso se llama crisis social, la crisis social no supone

crisis económica, no: para nada, el hecho de que la gente pierda el empleo no es una

cuestión económica, puede haber mucha gente sin empleo, si embargo la economía de la

banca va para arriba, los bancos siguen haciendo grandes negocios, no dependen de eso.

¿Cuando hay crisis económica?, cuando los grandes centros de poder capitalista dejan

de hacer los negocios, que siempre hacen, y dejan de obtener las ganancias que siempre

obtienen, entonces hay crisis económica, es decir, que la crisis social es abajo y la crisis

económica es arriba, el hecho de que yo me quede sin trabajo eso no es crisis

económica, como es de dramático, porque estamos hablando de la economía capitalista.

En el país hay ahora crisis social, pero también hay crisis económica, las empresas están

cerrando, es cierto, el fenómeno de la delincuencia incide en el cierre de las empresas,

aparece el fenómeno de la extorsión, pero no es el factor decisivo, para nada.

VM: Pero eso sucede con los micros, pequeños y medianos empresarios, no con los

grandes.

DG: Si. Por eso no es el factor decisivo y por eso la crisis económica no deviene de la

delincuencia, deviene de la misma lógica del modelo neoliberal, esta crisis económica

se desarrolla con la firma del TLC, por ejemplo, porque las empresas salvadoreñas no

tienen la capacidad de competir, no son competitivas, no tienen técnica, no tienen

tecnología y no pueden producir mercancías de calidad que compitan, esas son las que

compiten, si yo hago queso por ejemplo, este queso debe ser un queso limpio, higiénico

y de una gran calidad, que compita con los quesos europeos o los quesos


estadounidenses, se puede hacer eso en el país, no, claro que no, a eso me refiero, ahora

bien, pero ahora aparece la crisis política.

¿Cuándo aparece entonces la crisis política? Es decir, que no todos los días hay crisis

política, por ejemplo cuando hay conflicto entre el poder judicial y el poder ejecutivo,

¿hay crisis política? No. Cuando los partidos políticos no se ponen de acuerdo en la

Asamblea Legislativa, ¿hay crisis política? No, al contrario eso es parte del juego.

¿Cuándo hay crisis política entonces? La crisis política tiene dos expresiones, primero:

hay crisis política cuando se rompe el acuerdo en el equipo gobernante, eso es lo

primero, hay que saber que un país no lo gobierna una persona, nunca, siempre lo

gobierna un equipo y ese equipo ha de estar de acuerdo, eso es fundamental, hoy en el

país se rompe ese acuerdo, claro hay crisis social, hay crisis económica, se rompe el

acuerdo en el equipo gubernamental, debemos entender como gobierno al Órgano

Ejecutivo, Legislativo y Judicial? Ellos son administradores, el poder lo tiene el estado,

y ya sabemos quienes son el estado, tienen nombre y apellido, ellos se distribuyen el

control de los puntos claves de la administración, esos no son diputados, claro que no,

no son diputaditos, esos no son alcalditos, tampoco, esos no son ministritos, tampoco,

para esos cargos ellos mandan a su gente, ellos controlan CEL, eso si lo controlan, ellos

controlan la Energía Eléctrica.

¿Cómo se expresa la crisis política entonces? El ministerio más importante del gobierno

se llama: Ministerio de Hacienda y el ministro más importante de un país es siempre el

Ministro de Hacienda, aquí y en Marte, ¿Quién es hoy el ministro de hacienda?,

William Handal. TACA, el anterior ministro López Suárez fue destituido, porque

sucede que el ejecutivo necesita control, porque privatizaron todo y hoy el ejecutivo no

tiene dinero, ¿A dónde está el dinero entonces? En la banca e impulsaron una reforma

tributaria pero los banqueros le dijeron a su gobierno no le damos más dinero, entonces

quitaron a López Suárez y pusieron a William Handal, directamente de TACA, entonces

la empresa TACA controla hacienda, cuales son las dos misiones de William Handal: 1.

Evitar que los señores del capital financiero paguen más impuestos y 2. Evitar que se

reforme la ley tributaria, que los demás paguen impuestos pero ellos no.

VM: ¿Eso implicaría el incremento al IVA, entonces?

DG: Por su puesto, por allí va el tema, quienes controlan CEL, la familia Salume, que

controlan el negocio de la comida ligera, cual es el tema, hay que elevar las tarifas de la

luz eléctrica, ANDA funciona con energía, ANDA no le ha pagado a CEL, más de 40

millones de dólares, CEL anuncia que va a dejar de dar energía a ANDA, ya están en

eso, entonces puede el ejecutivo aumentar las tarifa eléctrica impunemente, no, no

puede, paga costos y lo que viene es el aumento al IVA, eso si porque el IVA lo

pagamos todos, allí no hay problema para la banca, si yo gano $ 50,000 dólares anuales

pago 13% de IVA y si gano $ 100,000 anuales pago 13% de IVA, los impuestos son la

esencia de la injusticia, porque la ley trata de forma igual a personas totalmente

desiguales, ese es el rompimiento del acuerdo en el equipo de gobierno, por eso es que

el discurso del presidente el pasado 15 de septiembre ya no te dice nada, no hay país, es

el primer componente.

El segundo componente es la conversión del pueblo de actor a sujeto, ¿Cómo opera

esto?, el pueblo esta constantemente sometiendo a presión al régimen político, el pueblo

exige agua, exige empleo, exige derechos, todo eso es obligación del Estado, forma

parte de los derechos sociales, y también tiene derechos individuales, el Estado no

responde a eso, aparentemente eso no tiene importancia, pero solo aparentemente,

realmente sí. Cuando la gente va a la Asamblea Legislativa o le pide al Gobierno, la


gente está actuando como Actor, es como cuando la gente vota, cuando tú votas eres

actor, porque estas desempeñando un papel previamente establecido por el sistema

político, pero qué ocurre ahora, la gente deja de ser actor y se convierte en sujeto, el

control político consiste en que tú sigas siendo actor, si yo pido agua el régimen me da

agua, si yo pido trabajo el régimen me da trabajo o me da seguro de desempleo como

hacen en otros países, entonces actor es la persona que se mueve en el orden, adentro

del orden establecido, sujeto es la persona que se mueve adentro del desorden, que

ocurre aquí, la gente ha descubierto que para ser escuchada tiene que ser fuerte y

entonces esta tomando las calles, eso lo descubrió hace poco, no hace mucho, se toma

una calle.

Por cierto que las calles son la gloria del régimen político, porque es fácil hacer una

calle porque con ellas se hace mucha propaganda, además porque las calles están el

servicio del mercado, es de las inversiones menos inteligentes, pero más vistosas,

entonces la gente aprendió a tomarse las calles. ¿Está eso dentro del orden? Es el

desorden, eso desbarata las reglas del orden establecido, es un desorden frente al orden,

en ese desorden se construye sujeto político, y esto implica una perdida de control del

régimen sobre los seres humanos, eso es lo que esta ocurriendo en el país todos los días,

y la gente descubre que cuando se toma la calle llega la televisión, llega la radio, llega la

prensa, pero no por el problema, sino por la fuerza demostrada, este es el segundo

componente de la crisis, ahora el primer componente: el desacuerdo entre el equipo

gobernante y éste van caminando.

Ahora bien. ¿El ejecutivo tiene respuestas? No, no tiene respuestas, por que el ejecutivo

no tiene dinero, está en banca rota. ¿A dónde está el dinero? En los Bancos y los

banqueros no quieren dar dinero y ya lo dijo William Handal en una entrevista excelente

que le hizo El Faro en el que dijo: “yo represento a los empresarios y a los empresarios

no les gusta pagar impuestos”, muy sincero. Entonces que hace el ejecutivo, no tiene

nada que hacer, por eso es que el Presidente de la República va a pasarse varios días a

Estados Unidos viendo lo del TPS y va a pedirle ayuda a Don Francisco, un personaje

de una televisora “gringa”, que tiene un programa allá en los Estados Unidos para

pedirle ayuda, para ver los problemas de los emigrantes... ¡¡¡Habrase visto!!!, ya no

tiene nada que hacer, eso se llama crisis política, esto explica los acontecimientos que se

están dando en el país.

Entonces hay en este marco un aumento de la resistencia de la gente y un crecimiento de

la oposición, voy a precisar las dos figuras: 1. Aumenta la resistencia en las

comunidades en la lucha por sus intereses más directos, agua, trabajo, seguridad,

vivienda, la gente sabe hoy más que nunca que tiene que salir a la calle y está haciendo

eso. 2. Pero también hay oposición, decir que la resistencia se sitúa en el campo del

desorden, la oposición es la cancha del orden, la oposición es parte del juego sistémico,

allí también hay un aumento. Inclusive gente que ideológicamente es de derecha no

aparece hoy inscrita totalmente en la política del ejecutivo, que es política de derechas,

es porque esta coyuntura afecta a todos.

Cada vez las personas que son beneficiadas por el sistema son más ubicadas y sabe todo

el mundo que es una minoría de minorías, una cúpula de cúpulas, hay otro elemento en

esta coyuntura: se debilita el papel de los partidos políticos, su papel institucional, todo

partido político es una institución de derecho público, los partidos políticos son parte

del Gobierno, si yo soy alcalde yo soy gobierno, si yo soy diputado yo soy gobierno y

para la salud del régimen político, es bueno que el papel de estas instituciones crezca, es

eso lo que está ocurriendo en el país, sube la resistencia, sube la oposición, pero aparte y


afuera de los partidos políticos, no son los partidos políticos que estimulan esto, esta es

una característica muy importante para la coyuntura.

VM: ¿Pero entonces en que desembocaría toda esta coyuntura?

DG: Primero, ¿Para dónde va esto? Al aumento del accionar político de la gente y de las

comunidades, cada día la gente descubre que es necesario hacer política y cada vez es

más difícil para la gente no hacer política, eso es maravilloso y estoy usando la palabra

gente, no estoy usando la palabra pueblo. Pueblo es una categoría jurídica diferente a la

categoría gente, yo soy pueblo y soy parte del pueblo, cuando soy súbdito de ese

Estado, por ejemplo cuando un salvadoreño se hace ciudadano estadounidense forma

parte del pueblo de los Estados Unidos, entonces se hace súbdito del Estado

Estadounidense y ya puede ir a morir a Bagdad, a Afganistán como soldado ciudadano

estadounidense, no se hace parte de la nación estadounidense, jamás, nunca, pero si del

pueblo. Cuando yo digo gente me estoy refiriendo a la sociedad, a los sujetos políticos,

porque el sistema político no reconoce sujetos políticos, el sistema político necesita

actores, pero solo actores, limitando su papel, al papel que el Estado le asigna, pero aquí

ya no se trata de actores, se trata de sujetos, que salen a la calle no para votar, salen a la

calle para reclamar sus derechos, esa es la maravilla de la coyuntura actual. ¿Para dónde

va esto? Hacia un aumento de la resistencia, a un aumento de las protestas, a un

aumento de la protección de sujetos, ahora bien ¿A dónde va esto en cuanto al régimen

político? A una descomposición del régimen, eso es lo que esta ocurriendo, el régimen

no da respuestas.

VM: ¿Y la derecha entiende esto, en ese caso la izquierda como puede capitalizar

toda esta coyuntura.?

Las derechas al igual que las izquierdas, son un abanico amplio y multicolor, con

distintos intereses, son derecha los dueños del Estado, los que controlan el aparato del

Estado, pero también son derecha la gente del PCN, ellos no controlan el Estado y no

controlan nada, también son derecha, no hay acuerdo entre ellos en como ven la

coyuntura, pero si hay acuerdo en entender que la coyuntura es la más difícil que hayan

tenido en la posguerra, es deseable que sigan así, pero no es seguro que sigan así, es

probable que superen esta etapa y logren un entendimiento conjunto.

En cuanto a las izquierdas hay un panorama parecido, hay una izquierda partidaria, que

no entiende esto, que esta ocupada en las cosas de la Asamblea Legislativa, y esta

preocupada por el próximo candidato presidencial, que además, no tiene instrumentos

teóricos para estudiar la realidad, porque ellos piensan que la realidad es lo de la

Asamblea Legislativa, y no que la Asamblea Legislativa es parte de la realidad, no la

realidad, entonces ellos no encuentran lo real, pero hay otra izquierda que son los que

están en la calle, los que están descubriendo los arroyuelos de la resistencia, y eso es lo

que va creciendo, ahora bien, así como pueden haber acuerdos en las derechas, también

es necesario acuerdos en las izquierdas, los procesos tienen sus propias maduraciones y

los acuerdos tienen valores objetivos, es decir, que no dependen de la voluntad de

alguien, hay maduraciones en los procesos, y este es un proceso que esta madurando

rápidamente.

Tendencia Revolucionaria

Llegan los inversores a C.A., la mejor región para la inversión

estrategica

CRISTINA PORTILLO/ GUADALUPE HERNÁNDEZ


Miércoles, 18 de Julio de 2007

Clima. Los empresarios consideran que la región es de las más estables en toda

América Latina El crecimiento de Istmo fue el tema de discusión en el foro del Consejo

de las Américas realizado ayer en El Salvador

La región navega en la dirección correcta". Ese fue el principal mensaje surgido ayer

durante el foro denominado "América Central en la Economía Global: Crecimiento y

Estrategias de Inversión", organizado por el Consejo de las Américas y la Agencia para

la Promoción de Inversiones de El Salvador (Proesa).

La región pasó del miedo, al respeto y luego a la agresividad empresarial, tal fue el

proceso que los inversionistas vivieron en el área para llegar a la bonanza que se vive

actualmente, detalló Felipe Bosch, miembro de la junta directiva de Corporación Multi-

Inversiones (propietaria de Pollo Campero y Avícola Salvadoreña).

En el evento participaron unos 250 empresarios de América Latina, Estados Unidos y

Europa.

El hecho de que Centroamérica se gane el título de "una de las regiones más estables de

Latinoamérica", como dijo Mauricio Samayoa, presidente del Banco Cuscatlán, está

estrechamente ligado al impacto del Tratado de Libre comercio (TLC) con Estados

Unidos, a su estratégica ubicación geográfica y a una reforma económica que está

dejando buenos dividendos a la mayoría de los países.

Para Samayoa la llegada de conglomerados financieros de la talla de Citigroup (grupo

que recientemente adquirió al Banco Cuscatlán) responde a que "Centroamérica es una

región atractiva para los inversionistas".

Citigroup viene al país, al igual que los otros conglomerados, siguiendo a sus clientes,

que son inversionistas que han volcado su atención hacia la región. Además, ve en

Centroamérica la oportunidad de aumentar la porción de participación en el mercado

financiero, la cual apenas tiene un promedio del 31 por ciento de penetración, dijo.

En el caso específico de El Salvador, explica Roberto Sifón-Arévalo, de la calificadora

de riesgo Standard & Poor's, la estabilidad monetaria lograda con la dolarización ha

conseguido bajas tasas de interés y una baja inflación, dos elementos claves a la hora de

invertir.

La presidenta del Consejo de las Américas, Susan L. Segal, recalcó que esta es la

primera vez que el foro se realiza en un país centroamericano desde 1965, cuando la

organización fue fundada por David Rockefeller y que en la actualidad acoge a

importantes hombres de negocios de Estados Unidos.

"La economía salvadoreña ha crecido de manera constante desde 1992, este país ha

creado un clima favorable para la inversión con la reducción de aranceles y eliminación

de controles de precios; y con la privatización del sistema bancario, industrias,

telecomunicaciones, distribución eléctrica, fondos de pensiones y muchos otros", dijo

Segal durante la inauguración del evento.

También destacó que los inversionistas extranjeros "se han percatado de la estabilidad

que El Salvador ofrece, lo que explica que alrededor de 600 compañías de los Estados

Unidos tengan operaciones" en el país.


Elogió los avances en el proceso de integración centroamericana, entre ellos la adopción

de una visa regional y pasaporte único.

La deuda regional

Durante el evento se contó con la ponencia de David Lovegrove, director de desarrollo

del sector privado de Irlanda.

La presencia del irlandés no es fortuita, esta nación vivió serias crisis antes de

convertirse en "una de las economías más abiertas del mundo" y dejar de ser la "más

pobre entre los ricos de la Unión Europea".

En 1987, recuerda Lovegrove, era imposible pensar que Irlanda tendría un excedente en

sus ingresos, pero el año pasado registró un superávit de 2,760.9 millones de dólares.

El principal consejo del experto europeo para la región es no esperar un milagro, sino

formular políticas de apoyo al sector local, apostarle a los acuerdos de asociación y

generar competitividad a través de las facilidades que el gobierno brinde para hacer

negocios.

Si bien la región repunta más que cualquier otra de América Latina, "Sudamérica va

representar una amenaza para Centroamérica en los próximos años", aseguró el irlandés.

El Istmo no debe bajar la guardia. Las sugerencias son mejorar más rápido que el resto.

"En 2007 y 2008 es crucial el resultado fiscal y la consolidación del sistema

económico", estima Sifón-Arévalo.

Otros desafíos a las puertas son avanzar en la integración centroamericana, conseguir

más acuerdos de libre comercio, reducir la dependencia de una economía en particular,

canalizar mejor las remesas y mejorar la distribución de la riqueza.

Los retos en el área social también se suman a la lista. Tanto para los empresarios, como

para la Vicepresidenta del país, Ana Vilma de Escobar, mejorar la educación es una de

las tareas pendientes.

Asimismo, de Escobar añade que otras tareas pendientes son "la aplicación de

tecnologías, el desarrollo de infraestructura pública, la inversión en sectores estratégicos

como energía, el fortalecimiento del sector de la pequeña y mediana empresa, y el

fortalecimiento de lazos comerciales entre las naciones del Istmo".

Nicaragua: Rebelión en la Granja La aventura revolucionaria de los

años ochenta

Gisella Canales Ewest /politica@laprensa.com.ni

Asueto nacional. Así marca el calendario el 19 de julio, en celebración por el

derrocamiento de la dictadura somocista en 1979, pero, para algunos protagonistas, esa

fecha también significó el inicio de otra dictadura


Téllez: la revolución inauguró la democracia

Dora María Téllez, la “Comandante Dos” de la Operación Muerte al Somocismo (la

toma del Palacio Nacional) y ex presidenta del Movimiento Renovador Sandinista, por

su parte, opina que la revolución sandinista no fue manchada, ni degradada, por el

actuar de los dirigentes del FSLN en la década de los ochenta.

“Yo creo que la revolución sandinista, como la francesa, no pueden ser medidas por las

virtudes o los defectos de sus líderes, igual que la Iglesia católica, no puede ser medida

por el actuar de un Papa”, argumenta.

Esta fiel defensora de la revolución asegura que de no haber sido por la lucha librada en

1979, actualmente no se podría elegir un presidente a través de elecciones libres, ya que

la revolución fue un paso decisivo en el camino hacia la democracia.

“Primero hay que recordar que la revolución derroca una dictadura de casi 40 años, la

revolución inaugura un estado para el país, que es la etapa para la democracia y cancela

la etapa de la dictadura, una dictadura puesta al comienzo por los distintos gobiernos de

Estados Unidos (…) No reconocer ese hecho sería simplemente no reconocer la obra del

propio pueblo de Nicaragua”, agrega.

Resentimiento

“Yo creo que esta lucha no fue guiada, por lo menos de parte de los principales

dirigentes, por los principios idealistas, yo creo que esencialmente lo que había eran

resentimientos. Pienso que todavía hoy se manifiesta, vos oís a Daniel de repente, que

ahora es uno de los hombres más ricos de Nicaragua, lo oís con toda tranquilidad decir

“los ricos”, tratando, buscando un cierto sentimiento de envidia, de odio para quienes

tienen más, siempre manipulando ese sentimiento que todavía lo tiene dentro”, indica

Moisés Hassán Morales.

¿Valió la pena el sacrificio de los casi 35 mil muertos, 110 mil heridos y los 40 mil

niños huérfanos que dejó la guerra de insurrección de 1979?

La respuesta es subjetiva, pero gran parte de quienes se involucraron a fondo en esta

lucha por la libertad del país aceptan que los hechos posteriores a ese 19 de julio no

correspondieron a los motivos por los cuales pelearon. Aquella idea romántica de

justicia social, libertad, igualdad y democracia fue borrada de un plumazo pocos meses

después de esa gigantesca concentración en la plaza, que hoy se llena, en su mayoría,

por personas que ni siquiera tenían uso de razón o ni habían nacido en esa época.

La revolución sandinista, como varios de sus impulsores aceptan, encaja casi

perfectamente en aquella fábula que llevó a la fama al británico George Orwell,

Rebelión en la Granja; aquella donde se relata cómo los animales de la granja Manor se

revelan ante su amo, el señor Jones, quien se caracterizaba por maltratar a sus animales.

Las bestias son lideradas por un clan de jóvenes cerdos, los más inteligentes, quienes

luego de su rebelión imponen al resto de los animales una serie de mandamientos que

obligan a “nunca” hacer cosas de humanos, tales como caminar en dos extremidades,


dormir en camas, usar ropa, etc. Luego que los cerdos saborearan las delicias del poder,

el poder sobre la rica granja Manor, hicieron justamente lo contrario a lo que

promovieron: empezaron a caminar en dos patas, usaron ropa, se adueñaron de la casa

abandonada del señor Jones y se deshicieron de aquellos animales que osaron señalar

sus errores y cuestionarlos.

En 1979 una granja llamada Nicaragua fue liberada de una dictadura de maltratos al

estilo del señor Jones. Los jóvenes revolucionarios que lideraron la lucha, al igual que

los jóvenes cerdos, terminaron imitando las acciones del derrotado dictador que habían

sacado del país.

“Fue una revolución que resucitó al somocismo. Yo participé en el operativo Muerte al

Somocismo, (la toma del Palacio Nacional) y todo este pueblo mató al somocismo, pero

el Frente lo resucitó con los errores del ochenta, le dieron respiración boca a boca,

resucitaron al somocismo”, expresa 28 años después de estar en el campo de batalla

Edén Pastora, el “Comandante Cero”, quien luego de pelear hombro a hombro con el

Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), formó la Alianza Revolucionaria

Democrática (Arde), en la guerra de la contrarrevolución.

Cuenta Pastora que su separación de ese partido, y del gobierno revolucionario, se dio

porque vio que a lo interno del Frente sucedieron una serie de “cosas” que no le

parecieron y que atentaban contra aquellos ideales que lo motivaron lanzarse a la lucha

revolucionaria.

“El gobierno empezó a hacer cosas como no permitir el pluralismo político, reprimir la

libertad de prensa, violar los derechos humanos, el verticalismo, el alineamiento a Cuba

y la Unión Soviética, querer hacer en Nicaragua igual a lo que lo que había hecho Fidel

(Castro) en Cuba”, dice.

El “Comandante Cero” cuenta además que se dio cuenta que el gobierno intervino

algunas empresas “burguesas”, para favorecer a otras de la misma naturaleza. “Vi cómo

la burguesía estaba aprovechándose de la revolución para sus luchas internas,

empresariales, económicas, comerciales (…) Vi la cantidad de militares extranjeros que

estaban viniendo, y eso es antisandinista, vi cómo nos hacíamos somocistas, como nos

metíamos en las mansiones de los somocistas a vivir como somocistas, a comer como

somocistas y a acostarnos con las mujeres somocistas. Vi la corrupción, la

descomposición”, asevera el ex guerrillero.

LOS ABUSOS DEL GOBIERNO REVOLUCIONARIO

“(El general en retiro) Hugo Torres decía que la revolución se acabó en el noventa, yo

sostuve que la revolución se acabó en los primeros meses de 1979”, expresa con firmeza

Moisés Hassán Morales, quien fuera miembro de la Junta de Reconstrucción Nacional

en el 79, tras el derrocamiento de Anastasio Somoza Debayle, junto a Daniel Ortega

Saavedra, Sergio Ramírez, Violeta Barrios y Alfonso Robelo. Hassan fue

posteriormente Alcalde de Managua (1985-1989).

El ex guerrillero relata que, al igual que Pastora, desde el inicio del gobierno sandinista

se enteró de gran cantidad de abusos que atentaban contra los principios

revolucionarios.


“Los altos funcionarios dirigentes del Frente y mucha gente detrás de ellos, unos cientos

de personas, lo primero que hicieron fue caerle a las casas, y no eran a las casas de los

guardias a las que les tuvieron hambre, sino que le cayeron a una cantidad de casas que

eran de gente que llamaban con poca razón, en la mayoría de los casos, burgueses. Vi,

por ejemplo, cómo Daniel Ortega se apodera de la casa supuestamente de Jaime

Morales Carazo, digo supuestamente porque quién sabe si también era de él, y no

solamente de eso, sino que se apodera de dos manzanas alrededor de esa, cierra calles,

que me parece un abuso”, afirma.

“Todas esas cosas yo las vi desde el principio, más tarde vi otras cosas, desperdicios,

abusos de los bienes, cultura del no trabajo, cultura del no pago”, agrega.

Para el escritor Sergio Ramírez, quien luego de pertenecer a la Junta de Reconstrucción

Nacional se desempeñó como vicepresidente del gobierno revolucionario (1985-1990),

el error más grande de los revolucionarios que estuvieron en el poder en los ochenta fue

querer construir una realidad distinta en el país, sin tomar en cuenta el consenso.

“Y cuando digo no tomar en cuenta al consenso es haber llevado al país por el camino

de una guerra que se libraba en nombre de todo el país, pero que no era una guerra de

todo el país, como se demostró claramente, que se convirtió en una guerra civil. La

Reforma Agraria fue un error fatal, de tal magnitud que llevó a engrosar las filas de la

contrarrevolución, simplemente por poner la ideología por delante de la realidad”,

explica.

“Yo creo que los dirigentes cometieron muchos errores, distanciarse de la gente, vivir

en condiciones de exclusión, como yo he dicho, eso contradice el fervor revolucionario

de los primeros tiempos, pero a mí me parece que la revolución sufrió un desgaste

constante provocado no sólo por eso, sino principalmente por la lucha militar, el

enfrentamiento constante, los muertos, los heridos, los mutilados de guerra, los

inválidos, el peso del servicio militar(…)”, continúa el ex vicepresidente.

LOS MOTIVOS DEL FRACASO

Si bien es cierto que los protagonistas de la lucha revolucionaria aceptan con total

claridad que aquellos que tuvieron el poder en ese período cometieron lo que llaman

“errores”, los motivos de éstos aún se debaten entre varias teorías.

Para Edén Pastora, el gran pecado de los revolucionarios fue su escasa edad y falta de

experiencia. “La corrupción se originó del hecho de que los muchachos, los jefes, los

líderes, eran demasiado jóvenes y no supieron qué cosa era conciencia social y qué cosa

era envidia. Y a veces me parece que eran más envidiosos que luchadores sociales, y

que envidiaban al que tenía y en cuanto nosotros tuvimos oportunidad nos quedamos

con todo lo de ellos”, dice.

Para él, esa juventud (la mayoría de los dirigentes rondaba los 30 años) fue casi

sinónimo de inmadurez, lo cual, según afirma el “Comandante Cero”, se tradujo a

envidia y el odio hacia los llamados somocistas.


Hassán Morales, que ya cuenta con 65 años, al ver hacia atrás, y analizar los motivos de

los fallos cometidos en aquella época, se da cuenta que esta revolución no fue hecha por

amor, sino por rebeldía, en la que esencialmente había sentimientos de rechazo hacia

gente que vivía bien.

“Si ellos (los dirigentes del FSLN) hubieran sido guiados por ideales amor, democracia,

hubieran actuado de otra manera. Cuando estuvieron en el poder dieron rienda suelta a

sus deseos acumulados de tener cosas, de poseer bienes materiales que habían visto,

habían anhelado, habían deseado, y además dar rienda suelta al malestar que tenían

contra la gente que veían que poseía esos bienes, mientras que ellos no los tenían (…)

Hubo gente que sí participó en la revolución porque quería cambiar el país, pero en el

caso de estos dirigentes y muchos de los más cercanos a ellos, fue esencialmente por el

deseo de tener los bienes materiales que nunca habían tenido, se volvieron locos”,

insiste.

Ramírez explica que la percepción que le dio el actuar de sus compañeros de gobierno a

inicios de los ochenta fue que había un afán hegemónico de llegar al poder, lo cual

eliminó el pluralismo ideológico que había caracterizado al gobierno inicial. “Yo podría

decir que éste es un gran error, pero éste es un error que no lo podemos ver aislado de

un proyecto que pretendía la hegemonía total sobre el gobierno”, dice.

Ya en 1990, cuando Nicaragua tuvo la oportunidad de participar en nuevas elecciones

presidenciales, sucedió lo mismo que en el final de Rebelión en la Granja, cuando los

animales, asustados, observaron cómo los cerdos se entendían con los humanos, a tal

punto que no podían diferenciar al uno del otro. Fue así como el 25 de febrero de ese

año Nicaragua, con un 54.74 por ciento de los votos válidos, votos igual de certeros que

las balas disparadas en 1979, en el derrocamiento de la dictadura somocista, el país dijo

adiós a la década de la revolución sandinista.

James Petras en carta abierta a Saramago

Petras!

Critíca la amnesia histórica del escritor portugués y sus declaraciones despectivas en

referencia a la guerrilla colombiana en reciente visita de este a Colombia. Petras le

recuerda al nobel en literatura, “…las FARC establecieron una serie de foros públicos y

talleres e invitaron a académicos, sindicalistas, granjeros y gente de negocios para que

presentaran documentos y propuestas. Pepe, usted seguramente recuerda esas reformas,

sobre todo la propuesta para desmilitarizar el país, en ambos lados. Dr. Saramago, usted

como un escritor sabio y mundano sabe que las bandas armadas no convocan foros ni

escuchan y aceptan propuestas de una pluralidad de fuentes para hacer de Colombia una

democracia eficaz”.

Estimado José Saramago:

En días recientes, Colombia (infame por sus escuadrones de la muerte patrocinados por

el gobierno y por las matanzas de campesinos) se ha convertido en el lugar favorito

desde el que algunos de los más conocidos intelectuales del mundo occidental han

dictado disertaciones morales... condenando a la Revolución Cubana (Susan Sontag) y a

las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (don José Saramago).


Permítame empezar aclarando que yo no tengo ninguna objeción a la promoción de su

último libro en cualquier parte del mundo, pero no si ésta se involucra apuntando

méritos a un régimen que es responsable de miles de muertes y del desplazamiento de 2

millones de campesinos. Como hombre autoproclamado de izquierdas, usted ha leído

bien y está versado en la política del mundo, particularmente en la de América Latina

donde usted frecuentemente ha estado de visita, ha disertado, publicado y hablado con

numerosos periodistas, intelectuales, notables políticos y otros fabricantes de opinion.

Cuando usted habla, interpreta y juzga a políticos, grupos políticos y países, lo hace con

base en su selección de los hechos y en opiniones que coinciden con sus valores e

intereses. Usted no habla desde la ignorancia, sino desde una perspectiva ideológica

desde la que hace sus juicios.

Durante su visita a Colombia, descartó a dos grupos guerrilleros, las FARC y el ELN:

En Colombia no hay guerrilla, son bandas armadas simplemente. Usted vino a afirmar

que ellos no son verdaderos comunistas porque se dedican a secuestrar y asesinar,

violando los derechos humanos. Admite generosamente que quizás al principio fueran

(comunistas) pero no ahora. Considera, entonces, que esta lucha de la guerrilla está sólo

justificada cuando un país está ocupado por un invasor extranjero y el pueblo se debe

organizar para resistir?.

Saramago, como usted bien sabe, hay muchas condiciones bajo las que el pueblo se

levanta para derrocar a sus opresores: dictadores militares, regímenes civiles asesinos,

terratenientes y sus escuadrones de la muerte, etcétera. Mi estimado José: usted recuerda

ciertamente la resistencia armada contra Franco, el exitoso derrocamiento de la

dictadura portuguesa en 1974, así como la resistencia de la guerrilla popular en

Centroamérica a los tiránicos regímenes civiles en Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

O piensa usted que las guerrillas de Zapata, Farabundo Martí y Fidel Castro eran

mayormente bandas armadas? porque no siguieron sus preceptos de votar en blanco?.

Ellos no se rebelaron contra un invasor extranjero (aunque había en abundancia capital,

consejeros militares y sofisticadas armas extranjeras). Me temo, Pepe, que su criterio

político negaría las grandes figuras y los hechos emancipadores del siglo XX. Estos

referentes revolucionarios continuarán ilustrando a millones de personas en lucha contra

los tiranos después de que sus entrevistas y opiniones sean relegadas al cubo de la

basura de la historia.

Pero dejemos por un momento a un lado su infortunada amnesia histórica. Discutamos

de las guerrillas en Colombia, en particular de las FARC. Estas fueron formadas por 46

activistas campesinos en 1964, quienes, después de numerosos esfuerzos por construir

comunidades productivas pacíficas, sufrieron persecución y fueron testigos de la

destrucción de sus cosechas, sus casas y sus ganados por parte del ejército, al tiempo

que eran asesinados sus familias, amigos y vecinos, todo ello bajo un régimen civil

electo, oligárquico y represivo, puede estar seguro, bajo mando colombiano asesorado

por fuerzas especiales norteamericanas. ¿Debieron ellos haber vertido cenizas en sus

cabezas, esconderse en un arbusto y esperar hasta las próximas elecciones para emitir un

voto en blanco? ¿Garantizaría usted sus vidas cuando fueran caminando hacia el colegio

electoral? Sí, usted concede que, al principio, las FARC pudieron haber sido

comunistas... ¿pero no después? Veinte años después las FARC negociaron un acuerdo

de paz con el entonces presidente Betancourt, para que muchos de sus militantes y


algunos de sus líderes pudieran formar un partido, la Unión Patriótica, y pudieran

competir en las elecciones presidenciales y al congreso. Entre 1984-1989, más de 5 mil

miembros y activistas electorales fueron asesinados por el ejército colombiano, la

policía y los escuadrones de la muerte, incluidos dos candidatos presidenciales

populares. Las FARC volvieron a la lucha armada.

Don José, ¿fue este el punto en que ellos dejaron de ser comunistas? ¿Deben ellos

volver a emitir votos en blanco? ¿Dónde, desde el destierro? ¿Desde Lisboa? Está claro,

Pepe, que las guerrillas volvieron a las actividades armadas porque no había ninguna

otra manera para sobrevivir y continuar la lucha por lo que usted llama una democracia

eficaz y contra los plutócratas económicos a quién usted condena verbalmente. Entre

1999-2001, las FARC estaban de acuerdo en suspender la lucha armada guerrillera y

seguir negociaciones, una vez más, con el régimen de Pastrana. Insistieron en una zona

desmilitarizada, libre de las tropas paramilitares y militares. Lanzaron un programa

político de reforma agraria, control público nacional de recursos estratégicos y de

grandes obras públicas para generar trabajos. Este programa fue puesto en la mesa de

negociación y se convirtió en la base para negociar un acuerdo de paz y justicia. Usted

seguramente recuerda esos días, sólo unos años han pasado... y sólo unos años antes de

que usted fuera honrado con el Premio Nobel.

Pepe, usted recuerda ciertamente que las FARC establecieron una serie de foros

públicos y talleres e invitaron a académicos, sindicalistas, granjeros y gente de negocios

para que presentaran documentos y propuestas. Pepe, usted seguramente recuerda esas

reformas, sobre todo la propuesta para desmilitarizar el país, en ambos lados. Dr.

Saramago, usted como un escritor sabio y mundano sabe que las bandas armadas no

convocan foros ni escuchan y aceptan propuestas de una pluralidad de fuentes para

hacer de Colombia una democracia eficaz.

El régimen de Pastrana abruptamente rompió las negociaciones con el apoyo del

gobierno norteamericano y lanzó un ataque masivo en la zona desmilitarizada. ¿Debía la

guerrilla y sus partidarios campesinos haber respondido preparándose para emitir votos

en blanco? ¿Hubieran sobrevivido? ¿Era el punto en el qué, en su opinión, las guerrillas

se convirtieron en bandas armadas de secuestradores y asesinos?

Yo soy serio, Saramago. Quiero que usted me dé su respuesta acerca de por qué la

propuesta de las FARC para la reforma agraria y la desmilitarización tiene el apoyo de

millones de campesinos, desposeídos y torturados por el gobierno colombiano que usted

se negó a nombrar, a la que usted oblicuamente llamó la situación en Colombia.? ¿Por

qué semejante discreción cuando está hablando de un gobierno terrorista como el del

actual "presidente" Uribe que ha lanzado una política de tierra quemada a lo largo del

país? José, ¿por qué el silencio sobre Uribe? ¿Por qué no condena la masiva presencia

norteamericana en Colombia, 3 mil millones de dólares en ayuda, 800 consejeros

militares, una docena de bases militares y varios miles de mercenarios pagados por el

Pentágono? ¿No cuenta eso como invasión extranjera?, Pepe? ¿O necesita usted 10 mil

millones de dólares y 5 divisiones de marines para llamarlo una ocupación militar

norteamericana, para considerar a las FARC y al ELN auténticos movimientos

guerrilleros y no bandas armadas de merodeadores y asesinos?

Pepe, yo no lamento escribir a usted de esta manera directa y atrevida... no sólo es

debido a mi estilo sino a consecuencia del enorme daño político que usted ha hecho.


Los términos que usted ha usado para calumniar a las guerrillas se hacen eco de la

retórica del Pentágono, de Uribe y del resto de la oligarquía colombiana. Su idioma

político que inhabilita a la guerrilla en Colombia es empleado a lo largo de América

Latina por las clases gobernantes contra los movimientos populares. En Brasil,

Paraguay y Bolivia, los terratenientes describen a los trabajadores campesinos y

movimientos de los sin tierra como vagabundos?, delincuentes y ?bandas armadas.?

Saramago, ¿quién es el responsable original de esos términos; usted o los terratenientes?

Pepe, terminaré diciéndole lo que pienso. La guerrilla de las FARC y el ELN son hoy, y

fueron siempre,guerrillas. Están armados porque tienen que estarlo, porque Colombia

necesita cambios básicos y el sistema político no permite otros medios, incluidas

elecciones que se celebren sin terror ni intimidación. Usted tiene derecho a opinar, pero

las circunstancias, el contexto y la sustancia de sus comentarios sólo pueden entenderse

como elementos que fortalecen a los líderes terroristas y a las fuerzas militares de

Colombia. Usted afirma ser comunista, pero hay muchos tipos de comunistas hoy:

aquellos que robaron el patrimonio público de Rusia y se volvieron notables oligarcas;

aquellos que colaboran con el brutal régimen colonial norteamericano en Iraq; aquellos

que se han esforzado durante cuarenta años en las fábricas, selvas y campos de

Colombia para una sociedad sin clases; y aquellos comunistas que temen al problema

(imperialismo) y temen la solución (revolución popular) y hacen de todo ello una

cuestión de preferencias personales.

Las ideas, como usted sabe, tienen consecuencias y sobre todo usted, José, sabe que sus

palabras son seguidas por millones de sus devotos literarios. Piense antes de hablar de

bandas armadas porque usted está justificando el asesinato de miles de colombianos que

han escogido tomar el camino más difícil y peligroso hacia la emancipación de su país.

En el pasado reciente, hemos compartido opiniones y posiciones, pero de aquí en

adelante tomamos caminos divergentes.

He perdido mi confianza en usted. Usted ha defraudado mis esperanzas. Usted sigue su

camino y yo sigo el mío.

Sin dolor ni pesares.

Venezuela: Baduel llamó a construir socialismo profundamente

democrático y evitando errores del pasado

Por: Prensa Presidencial / Aporrea.org

Fecha de publicación: 19/07/07

El General Baduel alertó sobre la incertidumbre que persistirá en algunos grupos

sociales hasta que no se formalice un modelo teórico propio y autóctono de Socialismo

que esté acorde al contexto histórico, social, cultural y político de Venezuela.

Credito: VTV - Archivo

Prensa Presidencial (18.07.07) Al tomar la palabra en nombre de los generales y

almirantes salientes de la Fuerza Armada Bolivariana (FAB), el general en jefe (Ej)

Raúl Isaías Baduel hizo un reconocimiento a la confianza depositada por el presidente

Chávez en toda su gestión en cargos de importancia en la institución militar y brindó


algunas recomendaciones acerca del proceso civicomilitar de construcción de una nueva

Patria socialista y bolivariana.

En una detallada exposición, Baduel habló de sus experiencias en el cargo de ministro

de la Defensa y conversó sobre el tema del socialismo. En este punto indicó que el

pueblo ha respondido al llamado hecho por el presidente Chávez, de construir un nuevo

modelo de país basado en los principios socialistas, pero alertó que debe concebirse con

visiones netamente venezolanas y no debe copiar los errores que llevaron al fracaso a

algunos países que tomaron esta visión de futuro como bandera.

Específicamente se refirió al caso de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas

Soviéticas (URSS, 1917-1991), la cual trató de implantar un modelo científico del

socialismo que terminó transformándose en un capitalismo de Estado, hecho que

consideró como un error que no puede copiarse.

“No queremos repetir estos errores tampoco. No podemos permitir que nuestro sistema

se transforme en un capitalismo de Estado: un país no puede cometer el error de

llamarse socialista y ser un capitalismo de Estado”, recomendó Baduel.

En el orden político, dijo que “nuestro socialismo debe ser profundamente

democrático”, y consideró que debería marcar distancia de la ortodoxia marxista, donde

se expresa que “la democracia con división de poderes es solamente un instrumento de

dominación burguesa”.

También rescató del olvido histórico los errores que en el campo soviético se

cometieron en materia económica. Dijo que uno de los atractivos de un sistema

socialista es el reparto más “equitativo de la riqueza de un país y sus postulados

reivindican la justa e igualitaria redistribución de la riqueza y los medios de

producción”, cosa que no fue eficazmente realizada en la URSS. Invitó a focalizar estos

errores y tratar de, antes de redistribuir entre el pueblo la riqueza, generarla.

Reivindicó el hecho de que el modelo socialista que se busca construir en nuestro país

tenga fuertes bases cristianas, como lo ha expresado en innumerables oportunidades el

presidente Hugo Chávez. Este aspecto, a juicio de Baduel, debe fijar el camino del

socialismo venezolano del siglo XXI.

Consideró a la FAB como un instrumento de poder para la democracia y la defensa real

de la soberanía del país.

El General llamó a construir un socialismo productivo. "Uno de los atractivos que

siempre ha ejercido el socialismo clásico, es la idea subyacente de que un sistema

socialista debe poder realizar un reparto más equitativo y justo de la riqueza que uno

capitalista, en donde las inmensas desigualdades son la orden del día. Pero no debemos

olvidar algo que quizás por evidente muchas veces obviamos. Antes de repartir la

riqueza hay que generarla. No se puede repartir algo que no existe. Esa fórmula no se ha

inventado. El modelo de socialismo que desarrollemos debe ser tal, que nos muestre el

camino socialista hacia la producción y generación de riqueza primero y luego permita

un reparto equitativo de la misma entre quienes la generaron, o como diría Marx, cito: 'a

cada quien según su capacidad y a cada quien según su necesidad' fin de la cita. Para


que el modelo socialista que nos planteemos tenga éxito, este debe encontrar las

maneras de hacernos a los venezolanos más productivos," dijo.

Baduel pidió igualmente que no se repitan los errores de gobiernos anteriores de ayudas

económicas y subsidios excesivos. "En el pasado, durante la IV República, los

gobiernos emplearon la riqueza excesiva generada por el “boom” petrolero para

financiar todo tipo de ayudas económicas y subsidios. Numerosos venezolanos llegaron

a depender enteramente de la ayuda oficial. En vez de enseñarle a los venezolanos cómo

generar riqueza a través del trabajo y el esfuerzo, se les enseñó a pedirle ayuda al

gobierno de turno. Cuando el boom petrolero terminó, el Estado se encontró

súbitamente sin los fondos para continuar subsidiando la economía nacional. Fue

entonces cuando el país se sumergió en la crisis, la peor en toda la historia venezolana.

Nuestro modelo de socialismo debe y tiene que evitar la repetición de estos errores.

Necesitamos aprender de los errores cometidos durante las últimas cuatro décadas y

evitar repetirlos," adirmó.

Digno reconocimiento

Minutos antes, al entregar el estandarte al nuevo ministro de la Defensa, el presidente

Chávez dedicó algunas palabras en reconocimiento a la labor del general paracaidista en

distintos momentos importantes en la historia contemporánea de Venezuela. Recordó la

vigorosa y resuelta intervención del general Baduel en el rescate del hilo constitucional

el 12 y 13 de abril de 2002.

En aquella jornada, el general en jefe (Ej) Raúl Baduel comandó al ejército popular y

castrense que tomó la IV División Blindada de Maracay en un acto de defensa de sus

ideales e hizo una remembranza de su participación en el juramento bolivariano ante el

Samán de Güere, génesis de movimiento revolucionario MBR-200.

“Compañero de largos caminos e innumerables aconteceres, de esta alma máter, de este

sueño (…), compañero de mil caminos, digno soldado que nunca se irá del corazón del

Ejército y del corazón del pueblo venezolano”, sentenció.

Sobre el nuevo ministro del Poder Popular para la Defensa, Gustavo Rangel Briceño, se

puede destacar que es un efectivo militar con cerca de 30 años de servicio en el

componente Ejército. Pertenece a la promoción de1978 y su arma es Ingeniería.

Ha ocupado los siguientes cargos en su grado de general: jefe de la Dirección de

Armamento de la FAB, comandante de IV División Blindada, miembro de la Comisión

Presidencial del Quinto Motor Constituyente —la explosión de poder comunal—, y más

recientemente comandante general de la Reserva y Movilización Nacional.

A continuación el discurso completo:

Discurso del General en Jefe (Ejército) Raúl Isaías Baduel Ministro del Poder Popular

para la Defensa en el acto de entrega de su cargo.

18 de julio de 2007


Quiero iniciar estas palabras agradeciendo desde mi alma en primer lugar a Dios

Todopoderoso y Eterno, por haberme concedido el privilegio de servirle en grande

desde esta posición, estando protegido por su mano poderosísima, y a todas las personas

que con su apoyo, trabajo, dedicación e intercambio coadyuvaron a llevar a feliz

conclusión mi gestión al frente de este Ministerio.

Agradezco al Señor Presidente por la confianza que depositó en mí al asignarme esta

responsabilidad, a usted, mi amistad y sentimientos de afecto.

Especial mención merecen mis dilectos compañeros de armas, que conformaron en mi

entorno un equipo, sin cuyo aporte invalorable el resultado exitoso de nuestra labor

diaria hubiese sido imposible, a ellos mi eterna gratitud y mi amistad por siempre,

cualquiera sea la trinchera que ocupe.

Hoy me sucede por designios del Altísimo, a cuya voluntad me acojo mansamente, y

decisión de la superioridad, el Señor General en Jefe Gustavo Rangel Briceño,

compañero y amigo de quien conozco entre otras virtudes sus arraigados principios

religiosos, que le servirán de férreo soporte durante su tránsito por este cargo. A usted

mis mejores deseos y que Dios le guíe e ilumine en todas sus decisiones.

Me ha correspondido el honor de ejercer el cargo de Ministro del Poder Popular para la

Defensa, posición que obliga a quien la ocupe, por principio y por ley, a mostrar su

pensamiento frente al ejercicio direccional de los hombres y la estrategia política del

Estado, de cara al futuro para que el ciudadano de nuestra Nación, hoy en tránsito

político social inédito, conozca del profesionalismo de su accionar y, en consecuencia,

sienta el descanso y reposo que le merezca al comprobar la decisión de apego del jefe

militar a la institucionalidad del Estado venezolano, conservando la disciplina, la

obediencia y la subordinación, pilares fundamentales de nuestra institución, con el

ejemplo y la preservación de los valores de nuestros integrantes.

Cuando digo que nos encontramos en un tránsito inédito, que en los órdenes político y

social está atravesando nuestra Nación, entre otras cosas, me refiero al proceso de

construcción de un nuevo modelo político, económico y social al cual hemos

denominado Socialismo del Siglo XXI.

El término Socialismo lamentablemente no tiene un significado uniforme y homogéneo

para todo el que de él habla y de allí quizás la incertidumbre e inquietud que se generan

en algunos sectores de la vida nacional cuando siquiera se le menciona. El llamado del

Señor Presidente Hugo Chávez a construir el Socialismo del Siglo XXI, implica la

necesidad imperiosa y urgente de formalizar un modelo teórico propio y autóctono de

Socialismo que esté acorde a nuestro contexto histórico, social, cultural y político. Hay

que admitir que este modelo teórico hasta los momentos, ni existe ni ha sido formulado

y estimo que mientras esto sea así, persistirá la incertidumbre en algunos de nuestros

grupos sociales.

Como he dicho en otro lado, debemos “inventar” el Socialismo del Siglo XXI sí, pero

no de manera desordenada y caótica, sino valiéndonos de las herramientas y el marco de

referencia que nos da la ciencia. Debemos inventar nuestro modelo propio con lógica,

con método, con orden, en fin con ciencia.


En el Aló Presidente del 27 de marzo de 2005, el Señor Presidente Chávez indicó, cito:

“el Socialismo de Venezuela se construiría en concordancia con las ideas originales de

Carlos Marx y Federico Engels” fin de la cita. Reiterando lo que al respecto he

mencionado en una oportunidad anterior, si la base para la construcción del Socialismo

del Siglo XXI es una teoría científica de la talla de la de Marx y Engels, lo que

construyamos sobre ella no puede serlo menos, so pena de que la estructura construida

no pase a ser más que una humilde choza, levantada sobre los cimientos de un

rascacielos.

Mucho se ha escuchado en tiempos recientes, a algunos teóricos que quieren dar su

aporte a la construcción de un modelo socialista propiamente venezolano, sobre lo

inconveniente que sería repetir los errores cometidos en los países del llamado

“socialismo realmente existente”, entre ellos, la extinta Unión Soviética. Sin embargo,

estimo que los errores que estos teóricos señalan, se quedan única y exclusivamente en

lo concerniente a las fallas de orden político del modelo soviético, por ejemplo, en

cuanto a la relación entre el partido revolucionario y el Estado y entre el partido y el

pueblo, o en el peligro de cometer los errores del Partido Comunista de la Unión

Soviética, el cual se convirtió en una organización que sustituyó y desplazó a la

sociedad y que al final terminó siendo manejada por el Comité Central del partido.

En el orden político, nuestro modelo de socialismo debe ser profundamente

democrático. Debe dilucidar de una vez por todas que un régimen de producción

socialista no es incompatible con un sistema político profundamente democrático, con

contrapesos y división de poderes. En este aspecto considero que sí deberíamos

apartarnos de la ortodoxia marxista que considera que la democracia con división de

poderes es solamente un instrumento de dominación burguesa. Como bien lo señaló

nuestro Presidente Hugo Chávez en una entrevista concedida a Manuel Cabieses,

Director de la revista Punto Final: Cito: “En la línea política uno de los factores

determinantes del Socialismo del Siglo XXI debe ser la democracia participativa y

protagónica. El poder popular. Hay que centrar todo en el pueblo, el partido debe estar

subordinado al pueblo. No al revés” fin de la cita.

Sin embargo no son solo los de orden político los únicos errores que deberían

considerarse. No debemos olvidar algo fundamental: El socialismo es, en sentido

estricto, un sistema de producción económica, tal como el capitalismo al que debe

sustituir es también un sistema de producción económica. También se cometieron

errores de índole económica en los países del socialismo real. Contra estos también hay

que estar en guardia, para no repetirlos. Los errores económicos de estos países del

socialismo real como la URSS, incluyen la insuficiente generación de riqueza, ya que a

pesar de haber logrado una industrialización acelerada, de tener una economía

centralmente planificada y de los planes quinquenales, la economía soviética no pudo

ser rentable, no pudo generar la riqueza necesaria para mantener confortablemente a su

pueblo. Una de las grandes paradojas y contradicciones de la economía soviética se

refleja en el hecho de que esta nación llegó a depender de las importaciones de trigo,

precisamente provenientes de su archienemigo durante la Guerra Fría, los Estados

Unidos de Norte América, para poder alimentar a su población; como ejemplo de ello

tenemos que en 1979 el gobierno norteamericano envió a la Unión Soviética 25

millones de toneladas de maíz y trigo. La URSS no pudo dar el salto definitivo hacia

adelante para alcanzar los niveles de eficacia en la generación de riqueza de sus


competidores capitalistas, a pesar de que logró notables avances en materia social,

educación, deporte, salud, arte, etc. Ciertamente no queremos repetir estos errores

tampoco.

No podemos permitir que nuestro sistema se transforme en un Capitalismo de Estado,

donde sea el Estado el único dueño de los grandes medios de producción. Un país puede

cometer el error de nominalmente llamarse socialista y en realidad practicar un

capitalismo de Estado. Durante un tiempo y después de la etapa conocida como

comunismo de guerra, la Unión Soviética aún llamándose una República Socialista,

practicó el Capitalismo de Estado a instancias del propio Lenin. En ese tiempo, entre los

años 1921 y 1927 etapa que se conoce como “Nueva Política Económica”, se justificó

tal acción alegando los errores económicos del llamado comunismo de guerra y que

llevaron a la rebelión de Kromstadt y a otros acontecimientos que casi liquidan a la

Revolución Bolchevique. Este período de “comunismo de guerra” que se extiende de

1917 a 1921, se caracterizó sobre todo por el fracaso: fracaso en la agricultura y fracaso

en la actividad industrial. La política de nacionalización total de todas las empresas

agrícolas, industriales y comerciales crea entre el gobierno y la población graves

malentendidos y un descontento que desembocan en la anarquía, el hambre y la rebelión

anticomunista. Los precios suben verticalmente, mientras que la producción se hunde y

la moneda se desvaloriza y deja de ser un medio normal de cambio. La producción

agrícola es una tercera parte de su volumen en 1913; la producción industrial

corresponde al 13% de su nivel en 1913 y el tráfico ferroviario al 12%. Se estima que en

1921 mueren de hambre 5 millones de personas en la Unión Soviética.

El comunismo de guerra dejó la enseñanza de que no se pueden implantar cambios

bruscos en el sistema económico, es decir abolición a rajatabla de la propiedad privada

y la socialización brutal de los medios de producción sin que esto repercuta

negativamente en la producción de bienes y servicios y sin que concomitantemente se

genere un descontento generalizado en la población. Lenin acuñó el término

“Capitalismo de Estado” para referirse a lo que él consideraba era la fase de transición

ideal entre el capitalismo y el socialismo. Esto significó una coexistencia por un período

de 7 años del capitalismo con el socialismo. Se permitió la propiedad privada de medios

de producción pequeños y medianos; sin embargo, el Estado se reservó para sí los

grandes medios de producción. Se mantuvo nacionalizada la banca, pero se dejó el

comercio en manos privadas y se permitió la venta de los productos a los precios que

fijara el mercado.

Uno de los atractivos que siempre ha ejercido el socialismo clásico, es la idea

subyacente de que un sistema socialista debe poder realizar un reparto más equitativo y

justo de la riqueza que uno capitalista, en donde las inmensas desigualdades son la

orden del día. Pero no debemos olvidar algo que quizás por evidente muchas veces

obviamos. Antes de repartir la riqueza hay que generarla. No se puede repartir algo que

no existe. Esa fórmula no se ha inventado. El modelo de socialismo que desarrollemos

debe ser tal, que nos muestre el camino socialista hacia la producción y generación de

riqueza primero y luego permita un reparto equitativo de la misma entre quienes la

generaron, o como diría Marx, cito: “a cada quien según su capacidad y a cada quien

según su necesidad” fin de la cita. Para que el modelo socialista que nos planteemos

tenga éxito, este debe encontrar las maneras de hacernos a los venezolanos más

productivos.


En el pasado, durante la IV República, los gobiernos emplearon la riqueza excesiva

generada por el “boom” petrolero para financiar todo tipo de ayudas económicas y

subsidios. Numerosos venezolanos llegaron a depender enteramente de la ayuda oficial.

En vez de enseñarle a los venezolanos cómo generar riqueza a través del trabajo y el

esfuerzo, se les enseñó a pedirle ayuda al gobierno de turno. Cuando el boom petrolero

terminó, el Estado se encontró súbitamente sin los fondos para continuar subsidiando la

economía nacional. Fue entonces cuando el país se sumergió en la crisis, la peor en toda

la historia venezolana. Nuestro modelo de socialismo debe y tiene que evitar la

repetición de estos errores. Necesitamos aprender de los errores cometidos durante las

últimas cuatro décadas y evitar repetirlos

Como el llamado de nuestro Presidente a construir e inventar el Socialismo del Siglo

XXI ha estado acompañado también de algunas líneas y directrices, tales como aquella

de que nuestro modelo debe y tiene que ser profundamente cristiano, basado en las ideas

de justicia social de Cristo El Redentor, considero pertinente citar un pasaje del

Evangelio que ilustra bien lo que Nuestro Señor Jesús pensaba respecto de la generación

y reparto de la riqueza. Es la conocida parábola de los talentos que se encuentra en el

evangelio según San Mateo capítulo 25 versículos 14 al 30. Dice allí Jesús:

Cito “El Reino de los Cielos es también como un hombre que, al salir de viaje, llamó a

sus servidores y les confió sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo

a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había

recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco. De la misma

manera, el que recibió dos, ganó otros dos pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y

enterró el dinero de su señor. Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las

cuentas con sus servidores. Fin de la cita

En esto, Jesucristo, va abiertamente en contra del concepto absolutista de la propiedad

que privaba por aquel entonces y que al parecer algunos todavía sostienen: El que uno

puede hacer con la propiedad lo que se le antoje; esto es contradicho abiertamente según

nuestro señor Jesús por la obligación de rendir cuentas, según el uso de los bienes

morales, intelectuales y materiales. Y la rendición de cuentas implica un castigo muy

duro. El evangelio continúa diciendo:

El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. "Señor, le

dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado". Está

bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te

encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor". Llegó luego el que

había recibido dos talentos y le dijo: "Señor, me has confiado dos talentos: aquí están

los otros dos que he ganado". "Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste

fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu

señor".

A cada quien se le exigió según sus capacidades. A cada quien según sus talentos. A

cada quien según los bienes que había recibido. No podía exigírsele igual a quien

recibió 5 que a quien recibió 2. Las obligaciones de los seres humanos no son

equiparables, nuestra responsabilidad, aunque de la misma naturaleza, no es igual para

unos que para otros. A quien mucho se le ha dado, mucho se le exigirá. Por último,

Jesucristo condena en este Evangelio, en forma clara y llana, el atesoramiento. Cuando

dice San Mateo:


Llegó luego el que había recibido un solo talento. "Señor, le dijo, sé que eres un hombre

exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido. Por eso

tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!". Pero el señor le respondió:

"Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde

no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso,

lo hubiera recuperado con intereses. Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez,

porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo

que tiene. Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar

de dientes

A quien poco se le dio, poco se le exigió. Pero si aún si ese poco no lo cumple, son para

él "las tinieblas". El infierno es en el Evangelio, el castigo inexorable para quien

teniendo la posibilidad no produce; para quien teniendo la aptitud, no la usa; para quien,

siendo pobre porque poco se le ha dado, no utiliza lo poco que tiene en bien de los

demás.

Para poder conseguir la meta de generar riqueza de manera diferente al modelo

capitalista, nuestro socialismo debe “hacer pueblo”, ya que como lo dijo el maestro

Simón Rodríguez: “No puede haber República sin pueblo”. Para hacer pueblo, Simón

Rodríguez sugería la implementación de lo que él llamaba de manera visionaria la

“Educación Social”. Afirmaba el Maestro Simón Rodríguez en 1828:

Cito: “Las costumbres que forma una Educación Social producen una autoridad pública,

no una autoridad personal; una autoridad sostenida por la voluntad de todos, no la

voluntad de uno solo, convertida en Autoridad o de otro modo, la autoridad se forma en

la educación, porque educar es crear voluntades. Se desarrolla en las costumbres que

son efectos necesarios de la educación y vuelve a la educación por la tendencia de los

efectos a reproducir la autoridad. Es una circulación del espíritu de Unión entre socios,

como lo es la de la sangre en el cuerpo de cada individuo asociado pero la circulación

empieza por la vida”. Fin de la cita.

Nuestro modelo Socialista debe romper con la mala costumbre del pasado de enseñarle

derechos al pueblo, pero no deberes. Nuestro modelo Socialista debe enseñarle al

pueblo lo que tiene que hacer para poder obtener lo que no tiene. Nuestro modelo

socialista debe enseñarle al pueblo que las cosas no aparecen por arte de magia, sino que

hay que obtenerlas a base de esfuerzo y trabajo. Esa debe ser la tarea de la verdadera

educación social, que permita formar al republicano que necesitamos para conseguir

todo el potencial del cual es capaz esta tierra venezolana de gracia, tan amada, tan

bendecida y protegida por Dios.

En ese sentido, la Fuerza Armada puede aportar mucho a la construcción del modelo, ya

que en la institución armada la ecuación siempre ha sido inversa, puesto que hemos

aprendido y practicado que nuestros deberes están en primera línea de importancia. Es

el cumplimiento de los deberes uno de los componentes de mayor ponderación en la

vida del soldado. Incluso, podemos afirmar que en los últimos años y sobre todo con la

aprobación popular de la Constitución de 1999, nuestros deberes y responsabilidades se

han incrementado, ya que además de los tradicionales, inherentes a la seguridad y

defensa de la nación y a la cooperación en el mantenimiento del orden interno, se ha

añadido el de la participación activa de la Fuerza Armada en el desarrollo nacional. Esta


última misión la hemos venido cumpliendo fielmente y a cabalidad y es una honra para

la institución el ser tomada en cuenta para llevarla a cabo; sin embargo, apreciamos que

es necesario que se afinen los instrumentos legales que la regulan, y que le permitan a la

FAN atender con mayor eficiencia administrativa, operativa y financiera esta labor.

El pueblo venezolano les dio a los militares venezolanos un mandato claro en el artículo

328 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Ahí el pueblo

venezolano nos dio, hablando en términos militares, “una finalidad”, “un para qué”; que

se traduce en garantizar la independencia y la soberanía de la nación, y asegurar la

integridad del espacio geográfico. El pueblo venezolano también nos dio “un cómo” a

los integrantes de la Fuerza Armada Nacional, a través del ejercicio de tres misiones

fundamentales: la defensa militar, la cooperación en el mantenimiento del orden interno

y la participación activa en el desarrollo nacional.

Son tres misiones que deben estar en un perfecto equilibrio dinámico, y de ellas se

desprende que el pueblo venezolano nos asignó el patrimonio de custodiar las armas de

la República para defender sus intereses y ser administradores de la violencia legal y

legítima del Estado. Pero más que administradores de la violencia, debemos ser

propulsores y mantenedores de la paz, y generadores de sosiego y sendero cierto hacia

el desarrollo de nuestro pueblo.

Invoco las palabras pronunciadas por el Papa Juan Pablo II El Grande, El Peregrino de

la Paz, de feliz e imborrable memoria. Cito: “En un dilatado clima de concordia y

respeto de la justicia puede madurar una auténtica cultura de paz, capaz de extenderse

también a la comunidad internacional” (Discurso pronunciado al Cuerpo Diplomático,

Enero 1997)

Y navegando en las páginas del Concilio Vaticano II, encontrándonos en la Gaudium et

spest (alegría y esperanza), cito: “La paz no es la mera ausencia de la guerra ni se

reduce al solo equilibrio de la fuerza adversaria, sino que es el fruto del orden plantado

en la sociedad humana por su divino fundador y que los hombres sedientos de una

perfecta justicia deberán llevar a cabo”.

La Fuerza Armada Nacional debe ser un instrumento de poder para la democracia

política, la paz y el desarrollo, cuya actuación se enmarca en el reto que demandan la

voluntad nacional y el liderazgo, con miras a la reivindicación de instituciones y

procedimientos en beneficio del colectivo nacional.

Desde ahora se impone un tiempo de reflexión, a este humilde soldado de infantería

paracaidista.

Estos son los siete principios que rigen el Código de Bushido, la guía moral de la

mayoría de Samurais. Sed fieles a él y vuestro honor crecerá. Rompedlo y vuestro

nombre será denostado por las generaciones venideras.

1.Gi- Honradez y justicia

Sé honrado en tus tratos con todo el mundo. Cree en la justicia.

2.Yu- Valor heroico


Alzate sobre las masas de gente que temen actuar. Ocultarse como una tortuga en su

caparazón no es vivir. El coraje heroico no es ciego. Es inteligente y fuerte. Reemplaza

el miedo por el respeto y la precaución.

3.Jin- Compasión

Desarrolla un poder que debe ser usado en bien de todos. Ayuda a tus semejantes en

cualquier oportunidad. Si la oportunidad no surge, sal de su camino para encontrarla.

4. Rei- Cortesía

Un Samurai es cortés incluso con sus adversarios. Recibe respeto no solo por la fiereza

en la acción, sino también por su manera de tratar a los demás. La auténtica fuerza

interior del Samurai se vuelve evidente en tiempos de apuros.

5. Meyo- Honor

Las decisiones que tomas y cómo las llevas a cabo son un reflejo de quien eres en

realidad. No puedes ocultarte de ti mismo.

6. Makoto- Sinceridad Absoluta

Cuando un Samurai dice que hará algo, es como si ya estuviera hecho. El simple hecho

de hablar ha puesto en movimiento el acto de hacer. Hablar y hacer son la misma

acción. Y

7. Chugo- Deber y lealtad

Las palabras de un hombre son como sus huellas; puede seguirlas donde quiera que él

vaya.

Que Yahvé, Elohim de los Ejércitos, Supremo hacedor de todas las cosas, bendiga y

guarde por siempre a la República Bolivariana de Venezuela.

Venezuela

Reflexiones necesarias: el discurso del General Baduel

Por: Martín Guédez (especial para ARGENPRESS.info)

Fecha publicación: 19/07/2007 Imprimir nota

No tengo aún en mis manos el discurso pronunciado ayer por el general en jefe, Raúl

Isaías Baduel, con motivo de su relevo en el Ministerio del Poder Popular para la

Defensa, razón suficiente como para no emitir una opinión medianamente rigurosa. No

lo haré sino sobre aquellos aspectos que se pusieron claramente en evidencia. En

principio me quedó la sensación de que la legión de “expertos” y opinadores de oficio

de la oposición se darían banquete con el discurso a partir de sus socorridas prácticas

bufonas de tomar frases con pinzas. Al final la contrarrevolución siempre encontrará

agujas en sus pajares mentales. Nosotros, menos publicitados pero más rigurosos que

estas estrellas de los medios no podemos hacer lo mismo. Me referiré sólo a algunos

aspectos resaltantes del discurso, hay otros que pienso deberían ser analizados con

arreglo a la estrategia del proceso y lo dejaré para otro momento.

Si tuviéramos que hacer un resumen apretado de los elementos esenciales del discurso

de Baduel, habríamos de concluir que hizo una crítica necesaria al proceso

revolucionario. ¡Acostumbrémonos! La crítica y la autocrítica son inmanentes al

socialismo. Baduel no dijo nada que no sepa todo el mundo. Cuando se refirió a la

desconfianza que genera en casi todos los estratos sociales, pero particularmente en

unos muy específicos, la palabra “Socialismo”, no hizo sino reconocer que nuestras

sociedades han sido víctimas de dos siglos de propaganda capitalista y por tanto antisocialista.

Dos siglos, al menos, de un sistema educativo transmisor de valores

capitalistas -para eso lo han tenido y lo tienen, para transmitir valores de modo que el

individuo se integre a la sociedad lo mejor “dotado” posible- más todas las otras


superestructuras: religión, cultura, familia, etc., trabajando a tiempo completo para

formar una persona que acepte esos valores y rechace con horror todo lo que signifique

un desafío para la infraestructura económica capitalista, tiene que dejar huellas y las ha

dejado.

Reconocer que esa transformación cultural profunda requiere de algo más que

consignas, es simplemente reconocer que sin conciencia socialista no habrá revolución.

Y...salvo contados esfuerzos que merecen reconocimiento y emulación, ¿qué se ha

hecho hasta ahora?, ¿en qué han fallado los proyectos revolucionarios?, ¿no ha sido

acaso en la ausencia de conciencia socialista en el seno de los responsables de su

ejecución?, ¿no seguimos viendo -con dolor- como se repiten las conductas del viejo

sistema, tanto en el “demandismo” (así lo llama el compatriota, Pedro J. Patiño), que se

traduce en el “ven a mí que tengo flor”, ?, ¿no vemos como la mala hierba capitalista se

reproduce en muchas de nuestras cooperativas, en las cuales los más vivos, inteligentes

o fuertes terminan enajenando el trabajo de los más débiles, ¿no lo vemos, por ventura,

en “voceros de la revolución” hasta anteayer pobres y solidarios y hoy viviendo a todo

lujo, banqueteando y llevando adelante sus “negocios” bajo las mismas premisas del

capitalismo?

Pasearse, como lo hizo Baduel, sobre los fracasos en la práctica del Socialismo Real del

pasado siglo señalando las causas de ese fracaso: burocratismo, enajenación del

protagonismo popular por el partido, capitalismo de estado, tampoco le viene mal a la

revolución. Las mejores ideas pueden y son falsificadas para vivir de ellas y si quieren

una prueba ahí tienen a la iglesia católica viviendo hace 16 siglos del cuento. Invocar a

partir del método y la praxis marxista-leninista -que en ningún momento objetó- la

incorporación al Socialismo del Siglo XXI de las fuentes del pensamiento autóctono y

universal (Bolívar, Rodríguez, Cristo) se encuadra en los lineamientos que se han

trazado desde siempre para la construcción original de nuestro Socialismo.

Invocar para nuestro Socialismo una condición profundamente democrática y libre -con

el perdón de mi general Baduel- es una redundancia. Socialismo, democracia verdadera

y libertad son sinónimos. Cuando un sistema llamado “socialista” no es radicalmente

democrático simplemente no es socialista. El socialismo a secas tiene dos características

fundamentales: a) La propiedad de los medios de producción, distribución y gozo de la

riqueza creada en términos socialistas, y b) La libertad y protagonismo del pueblo en la

solución de sus problemas, su participación real en la construcción de “la mayor suma

de felicidad posible” y la conversión del trabajo en realización personal.

Otro aspecto de su discurso sí desafía lo que se está haciendo. Se trata de la casi total

ignorancia de cual socialismo es el que se pretende construir. Pocos parecieran atreverse

a plantear un debate de fondo, la mayoría de las personas que oímos o vemos, tanto en

sus fugaces visitas a los barrios -cuando se asoman- como por la radio o la televisión -

aquí si cotidianos- no superan los límites de la consigna repetida, la gorra, la franela y

poco más. Wladimir Acosta es una honrosa excepción, pero también lo vemos

cotidianamente envuelto en la labor reactiva que impone la agenda conspirativa

desaprovechándose su bagaje inmenso, otra excepción -con poca tribuna- es la de

William Izarra; Antonio Aponte y su saga de “Un grano de maíz”, así como los

camaritas de la Misión Conciencia, también hacen lo suyo pero -igual- con poca

resonancia, el resto parecen -¿parecemos?- estar atentos a lo que diga el Comandante

Chávez para “coger línea” y no desmarcarse ni un poquitico, incluso, ¡peor aún!, “coger


línea” de quienes se piensa que la tienen. Esto lo saben estos oportunistas y se

aprovechan de ello, sin más mérito que su viveza cabalgan sobre la agenda y la imponen

encargándose de excomulgar cualquier disonancia desde el solio papal que se han

construido. Grave deficiencia esta porque el debate, la crítica y la propuesta ideológica

son la garantía de la vitalidad del proceso.

Es evidente que semejante tarea requiere un esfuerzo gigantesco. No es menos evidente

que aunque el partido debe ser de masas se hace imprescindible -al menos en esta etapa-

del concurso de cuadros bien formados, revolucionarios verdaderos, generosos,

solidarios, consubstanciados con el pueblo, eficaces, abnegados, entregados en cuerpo y

alma a la inserción en el corazón del pueblo. El trabajo que se hace -¿hacemos?- en los

barrios no es suficiente. ¡Conciencia revolucionaria, claridad ideológica y claros

propósitos o reinarán los ineptos y camaleones para dolor de todos!

Mario Sanoja: “El socialismo está reñido con la dictadura”

Por: Prensa AN

Fecha de publicación: 18/07/07

imprímelo mándaselo a

tus panas

(Caracas, 18-7-07) “El Socialismo no es una receta universal. Y están equivocados

quienes insisten en identificarlo con el de la Unión Soviética. El Socialismo es,

fundamentalmente, democrático y se refiere, particularmente, a los cambios en la

calidad de vida de las personas en todos los órdenes, incluyendo el político. El

Socialismo, definitivamente, está totalmente reñido con la dictadura o con los regímenes

que no sean democráticos”.

La aseveración corresponde al profesor Mario Sanoja, quien fungió como ponente en el

foro: Historia de una Revolución: Venezuela 1999-2007, el Giro Revolucionario de la

Democracia, que celebró la Asamblea Nacional este miércoles en la biblioteca “Luis

Beltrán Prieto Figueroa” del Palacio Federal Legislativo.

Sanoja, quien es doctor en antropología, profesor titular en la Universidad Central de

Venezuela, investigador nacional e individuo de número de la Academia Nacional de la

Historia, resaltó los errores que muchos “especialistas” están cometiendo al vincular

vehementemente la propuesta de Socialismo del Siglo XXI del presidente de la

República Bolivariana de Venezuela con el Socialismo de la antigua URSS. En tal

sentido, recordó que en el año 1917 la Unión Soviética tuvo que responder a una

problemática muy particular.

“Para pasar de una sociedad feudal a una potencia mundial, la única manera de hacerlo a

corto plazo era implementando un régimen que por la fuerza lograra el desarrollo del

país. Pero el Socialismo no es eso”.

Durante su intervención, el profesor indicó que la economía ya no es el motor

determinante en el desarrollo de un país, por lo que considera que el Socialismo del

Siglo XXI debe construirse dentro de los parámetros de la democracia participativa.


Puntualizó que la Revolución Bolivariana no se produjo en medio de un país pobre

como ocurrió en otras revoluciones. Por el contrario, Venezuela es un país

medianamente rico.

El Salvador: Criminalizacion de las protestas populares

Caso Suchitoto: nueve presos y cuatro libres

o. IRAHETA/D. MARROQUÍN G. VARELA/E. VELÁSQUEZ

Jueves, 19 de Julio de 2007

Resolución. Un tribunal superior confirmó la resolución de una jueza de instrucción

Esto significa que por ahora se les seguirá procesando por terrorismo ENVIAR

T rece capturados durante disturbios en Suchitoto deberán seguir siendo procesados por

actos de terrorismo, aunque cuatro de ellos quedaron en libertad condicional, según

determinó ayer la Cámara Especializada contra el Crimen Organizado.

"Confírmese la resolución dictada por la jueza de instrucción especializada de esta

ciudad", consigna el fallo, según lo leyó anoche el abogado Juan Carlos García,

defensor de los imputados, frente a la sede de la Cámara en la colonia Escalón.

La juez Lucila Fuentes de Paz aplicó la ley antiterrorista a los indiciados el 7 de julio

por los disturbios ocurridos el día 2, durante la visita del Presidente Saca a esa ciudad.

Esto generó críticas de varios sectores e incluso se llegó a pensar que se les cambiaría el

delito por otros del Código Penal.

"Por ahora se mantiene la calificación del delito provisionalmente. Sin embargo, puede

cambiar durante el proceso", declaró la magistrada Gloria de la Paz Lizama a El Diario

de Hoy, minutos después de la lectura de la resolución.

La magistrada declaró que cuatro de los imputados quedarán en libertad mientras se les

procesa, pero deberán cumplir condiciones tales como presentarse a firmar al juzgado

de instrucción especializado cada 15 días, no podrán salir del país y no deberán

mudarse.

Los imputados favorecidos fueron Haydée Chicas, Sandra Guatemala, Beatriz Nuila y

José Ever Fuentes.

Según explicó la magistrada Lizama, Guatemala y Nuila demostraron arraigo familiar y

laboral, en tanto que se consideró que Chicas ejerce como periodista. A Fuentes le

tomaron en cuenta que es de la tercera edad.

Las magistradas Lizama y Sandra Chicas confirmaron la detención de Marta Araujo

Martínez, Rosa María Centeno Valle, Manuel Antonio Rodríguez, Héctor Antonio

Ventura, Vicente Vásquez Basilio, Martha Yanira Méndez, Clemente Guevara Batres,

Santos Mancía Ramírez y Gertrudis Patricio Valladares Aquino.

Para el defensor García, la resolución fue ordenada fuera de tiempo, ya que afirmó que

el plazo se vencía a las 4:00 de la tarde y fue emitida cinco horas después.

El abogado no compartió la decisión ya que, para ellos, no existen pruebas suficientes

para tipificar los hechos como actos de terrorismo.


Más de 50 personas, entre ellas la diputada suplente del FMLN, Guadalupe Erazo, así

como familiares y amigos de los imputados, se concentraron afuera del tribunal. Habían

llevado altoparlantes en los que vociferaban consignas de izquierda y ponían música de

protesta. Mientras, el perímetro se mantenía custodiado por agentes de la Unidad de

Mantenimiento del Orden (UMO) y en los alrededores patrullaban el Grupo de

Reacción Policial (GRP). Ese movimiento en la zona inquietó a los vecinos.

El pasado 5 de julio, la Fiscalía General acusó a 14 personas, en el Juzgado

Especializado de Instrucción contra el Crimen Organizado, por los delitos de actos de

terrorismo, daños agravados y lesiones, pues se dijo que incluso cerraron el paso a la

comitiva presidencial.

Sin embargo, tras la audiencia la jueza desestimó los últimos dos delitos porque la

Fiscalía no presentó suficientes pruebas.

Los principales testimonios con los que cuenta el Ministerio Público son los testimonios

de agentes de la Unidad del Mantenimiento del Orden (UMO) donde describen la

participación de los imputados.

La jueza Fuentes de Paz dejó detenidos a 13 de los imputados. Sólo dejó libre

provisionalmente a Facundo Dolores García porque consideró que sólo estaba ayudando

a los otros.

La jueza estimó que García había sido detenido en la ciudad de Suchitoto, mientras

abogaba por la libertad de otros detenidos y concluyó que pronunciarse por la libertad

de una persona no configura delito.

Además, consta en el acta de resolución que se consideró que si García era procesado,

también debían ser procesadas otras personas como un sacerdote y un magistrado del

Tribunal Supremo Electoral (TSE), que ese día buscaron interceder por los detenidos.

Si los acusados son encontrados culpables, pueden llega a recibir condenas de hasta por

60 años de cárcel, según establece la nueva legislación.

En el lugar, la PNC detuvo a Clemente Batres, de 45 años, y a Patricio Valladares

Aquino, de 45, señalados por las autoridades de haber disparado al helicóptero. La PNC

no encontró el arma de fuego.

El Ministro de Seguridad, René Figueroa, se mostró "complacido" por la decisión del

tribunal superior. No obstante, afirmó que si el fallo hubiera sido diferente, estaban en la

obligación de respetarlo.

El caso vuelve al tribunal de intrucción.

20 de julio de 2007

¿Provocaciones?

Víctor Flores Olea

Imposible de probar, pero a primera vista las explosiones en los ductos de Pemex en

Guanajuato y Querétaro, que durante varios días desquiciaron las actividades


productivas de una parte de la planta industrial del centro de México, suenan a una

provocación que, otra vez, llevaría al reclamo airado exigiendo la privatización de los

energéticos. Ante la incompetencia gubernamental para vigilar la integridad de las

riquezas nacionales, ¿qué mejor solución que su endoso a la iniciativa privada, ella sí

con recursos y “modernidades” suficientes para preservar esa riqueza?

Por lo demás, una muy amplia información proveniente por ejemplo de Tepotztlán, de

varias colonias del DF y otros lugares cercanos, asegura que las compañías de Luz y

Fuerza del Centro y la Federal de Electricidad, con malos pretextos pero con una

frecuencia que ya irrita, pretenden cobrar “lecturas” de los medidores que multiplican

varias veces el pago normal desde hace años de muchas viviendas. El resultado es el de

un enojo creciente por la soberbia e incompetencia de los administradores de las

empresas: no siempre es explícito, pero muchos de los usuarios preferirían que los

energéticos fueran administrados por particulares.

Lo hemos dicho antes: el Ejército en las calles realizando labores de policía está lejos de

abonar al prestigio del gobierno, entre otras cosas, porque se han multiplicado las

acciones violatorias de derechos humanos. Y porque, en general, se ha puesto en

evidencia una imagen de enorme incompetencia, no sólo por su fracaso, o sus

modestísimos logros al luchar contra el crimen organizado, sino porque su

enfrentamiento al problema ha propiciado, entre otros efectos, el asesinato de un

importante número de jefes policiacos de distintos niveles (o su fulminante cese, como

se anunció hace varios días).

La suma de estos hechos, y de otros que pudieran añadirse, ofrece el espectáculo de un

gobierno incompetente e ineficaz. Una imagen que se ajusta a la realidad, aunque

probablemente, como ocurre en estos casos, variedad de funcionarios no tienen cabal

conciencia de su impulso intencionado, provocador: ¿desde el mismo gobierno? ¿Por

instancias ajenas, inclusive de fuera del país? El hecho es que la imagen es también la

de un gobierno penetrado y ¿auspiciando? la penetración.

En esto de los orígenes de la provocación política resulta imposible avanzar por

caminos despejados, y mucho menos por vías unívocas. Generalmente la provocación

tiene muchas paternidades y autorías, que se combinan de las maneras más barrocas e

indefinibles: pero tienen un fin idéntico en el caso mexicano, el debilitamiento de las

instituciones públicas para justificar su manejo y control por los intereses privados de

dentro y fuera del país. Para los “actores” políticos sin conciencia de lo anterior,

repitamos simplemente que el camino del infierno está empedrado de buenas

intenciones.

Seguiremos escuchando las reiteradas exigencias de privatización de los energéticos,

añadiendo ahora, como argumento adicional, la incompetencia del sector público, y

remachando, con soberbia, las virtudes y bondades de los privados. Sin ir más lejos,

registremos el festín de reclamaciones y hasta de malos modos de los empresarios

españoles del turismo que acompañaron a Rodríguez Zapatero, criticando una reforma


hacendaria aún en discusión que apenas se atrevió a presentar una CETU que

compensaría los casos más conspicuos de evasión fiscal y que, pese a lo que se dice, no

supone para los empresarios un aumento en las tasas impositivas.

Recordatorio adicional: ahora resulta que el EPR, que se atribuyó los sabotajes en el

Bajío contra Pemex, acusa violentamente a la APPO de oportunismo, chantaje y

búsqueda de prebendas económicas y personales. Resulta muy extraña la aparición de

este grupo “revolucionario” en México, virtualmente sin actividades hace tiempo,

precisamente en esta circunstancia en que se presiona inclusive militarmente a los

organismos de resistencia democrática y cuando también están a la orden del día las

violaciones a los derechos humanos y la ruptura del orden jurídico.

Extraño además que se proporcionen argumentos obvios a los privatizadores de

energéticos, cuando su defensa nacional es uno de los temas convergentes de la amplia

izquierda mexicana. ¿O los infiltrados han llegado hasta sectores estratégicos del

gobierno e inclusive al corazón de quienes se afirman como guerrilleros de izquierda?

¿Inclusive con orígenes fuera y entonces, para conocer la verdad, debemos esperar a la

próxima “desclasificación” de documentos de la CIA por parte del gobierno de Estados

Unidos?

Como ha dicho recientemente un militante de la APPO, dirigiéndose a los miembros del

EPR: “Concluyo que nadie más que ustedes han sembrado la duda de si son una

guerrilla como dicen que son: honesta, con principios democráticos, etcétera, o son el

claro ejemplo de una distracción y estrategia estatal para matar, desaparecer a los

luchadores sociales que nada tienen que ver con su guerrilla, y justificar la presencia del

Ejército… Su aparición reciente provocó muertes, encierros, persecuciones y divisiones

en las organizaciones. Claro que esto existía ya antes de ustedes, sólo que fue extraño

que en el momento de su aparición detuvieran a luchadores sociales que nada tenían que

ver… (las) organizaciones se fragmentaron, otras desaparecieron, otras mejor se

retiraron. Es algo extraño, porque su aparición trajo la fragmentación de organizaciones

sociales y señalamientos directos de ‘líderes’ como comandantes guerrilleros. Extraño,

¿no?”.

Escritor y analista político

20 de julio de 2007

México:Fallas de la inteligencia militar

Jorge Luis Sierra

La Secretaría de la Defensa Na-cional cuenta con 272 efectivos en la sección segunda

de inteligencia militar. El número sería poco significativo si lo comparamos con los

servicios de inteligencia militar de ejércitos más numerosos, pero una sección segunda

de esa magnitud tendría que ser suficiente para prevenir un atentado como el realizado a

las instalaciones petroleras mexicanas.


El caso es que no lo fue, y si el Ejército se enteró antes, hasta ahora no hay evidencias

de que se haya ocupado de alertar a las autoridades civiles.

La ocurrencia de los atentados a los ductos petroleros de Guanajuato y Querétaro es

apenas una muestra del desarreglo de los sistemas de inteligencia mexicanos que, a

pesar de su antigüedad e intentos de modernización, resultan incapaces de prevenir

acciones de sabotaje o propaganda armada.

La experiencia de los últimos 15 años indica la existencia de un sistema desarticulado

de inteligencia donde prevalecen métodos rudimentarios de operación de la inteligencia

militar, la falta de un sistema de comunicación eficiente entre los servicios civiles y

militares de inteligencia, así como la carencia de una visión estratégica en los equipos

de interpretación y formulación de políticas del gobierno federal.

Esta incapacidad impidió ver que —después de la violencia social en Oaxaca y tras la

presunta desaparición forzada de dos líderes eperristas— los bombazos, característicos

de los grupos originales del EPR como la Unión del Pueblo o el Procup, podrían ser

inminentes.

La doctrina principal del gobierno mexicano, anclada en la experiencia contrainsurgente

que se desarrolló desde los años 60, consideraba a los grupos armados como la

expresión de una ultra-izquierda aislada, sin apoyo popular ni fuerza real para enfrentar

al Ejército. El gobierno creía que los grupos armados eran fácilmente aniquilables y

suponía que su crecimien-to podía ser controlado y usado como medio para la detección

temprana de otras agrupaciones armadas.

En un documento de 1994, la Agencia de Inteligencia Militar de Estados Unidos (DIA)

afirmaba que las capacidades de inteligencia del Ejército eran rudimentarias y estaban

concentradas principalmente en la recolección de datos de grupos políticos y

organizaciones criminales. Los comandantes de zona obtenían datos de inteligencia a

través de pelotones de información, partidas militares y pelotones de defensa rural,

integrados por campesinos armados y controlados por el Ejército. La información era

enviada a la sección segunda del Estado Mayor de la Defensa Nacional para su

interpretación.

La inteligencia externa se limitaba, según el documento estadounidense, a vigilar la

actividad de diplomáticos y embajadas extranjeras, principalmente las de Estados

Unidos y Cuba. La DIA consideraba también que no había un desarrollo suficiente de

los sistemas de contrainteligencia militar en México, puesto que la mayor parte de las

operaciones extranjeras de espionaje en el país estaba dirigida a analizar las capacidades

del Ejército de Estados Unidos.


Durante la administración de Ernesto Zedillo, el Ejército mexicano realizó el análisis de

sus capacidades y reconoció que sus sistemas de información y de recolección de

inteligencia eran inadecuados. La Secretaría de la Defensa Nacional empezó entonces

en 1995 un proceso de profesionalización de su servicio de inteligencia, creó una

Escuela de Inteligencia Militar, puso a la Dirección de Comunicación Social bajo el

mando de los jefes de la sección segunda del Estado Mayor de la Defensa Nacional y

dispuso el entrenamiento de todas las tropas del Ejército en patrullaje en áreas de

conflicto, búsqueda de información sobre “grupos transgresores” y operaciones en casos

de enfrentamiento.

El presidente Vicente Fox realizó un intento débil y al final fallido para establecer un

sistema de coordinación nacional de los servicios de inteligencia. La idea era que el

Cisen, especializado en inteligencia urbana, y el Ejército, experto en inteligencia rural,

podrían coordinarse para mejorar la calidad de la información que llegara a la

Presidencia de la República.

Antes de la desaparición de la figura del consejero de seguridad nacional y coordinador

del Gabinete de Orden y Respeto que recayó en Adolfo Aguilar Zinser, el gobierno de

Fox logró establecer un contacto con el mando estratégico del EPR y lo conminó a

suspender toda actividad armada antes de que el gobierno de Estados Unidos, en el

contexto post 11 de Septiembre, considerara a ese grupo armado como parte del

espectro de las amenazas terroristas y le dedicara recursos específicos para combatirlo.

La tregua, aunque precaria, habría funcionado hasta los ataques recientes a los ductos

petroleros de Guanajuato y Querétaro. Entre 2001 y 2007, algunos grupos que

supuestamente se habían desprendido del EPR se adjudicaron varias operaciones de

propaganda armada. Sin embargo, el mando estratégico de esta organización se abstuvo

de operaciones armadas de gran envergadura, intentó sumergirse de nuevo en la

clandestinidad y reconstruir desde ahí sus células y lo que quedaba de sus bases sociales

de apoyo en Oaxaca y otros estados de la República.

La presunta desaparición de dos de sus cuadros más importantes podría implicar una

nueva etapa en las movilizaciones del EPR. El gobierno de Felipe Calderón parece

apostar a que el EPR seguirá aislado, sin posibilidades de desarrollar su estrategia de

guerra popular prolongada, ni de evitar una ofensiva militar.

Podría ser, pero eso no evitaría que un grupo como el EPR, acosado y diezmado por las

fuerzas gubernamentales, recurriera a las tácticas contemporáneas de guerra asimétrica

y optara por el terrorismo.

Hasta ahora, no hay evidencia de ningún plan de gobierno para resolver los viejos

problemas sociales, políticos y económicos del país que facilitan el surgimiento y la

actividad de grupos armados. Desde un punto de vista estratégico, resolver esas


carencias nacionales sería la tarea principal de los centros de inteligencia civil y militar,

y de las entidades de gobierno encargadas del desarrollo social.

jlsierra@hotmail.com

Especialista en temas de seguridad y fuerzas armadas

Privatización, corrupción y desnacionalización de la economía

Nicaragua: El asalto al Estado Nacional

Orlando Núñez Soto (Adital)

Después de la implosión de los estados socialistas en 1989, los organismos financieros

occidentales desencadenaron una ofensiva para desmantelar los Estados Nacionales del

tercer mundo en general y de América Latina en particular. Se trataba de privatizar la

función pública y desnacionalizar la economía.

La primera orden fue privatizar el Estado

La estrategia consistió en privatizar las empresas públicas, incluyendo los servicios

básicos, entre ellos la energía, la educación, la salud, el agua, el transporte, las

carreteras, el seguro social, la legislación y cualquier otro desempeño institucional de la

cosa pública. La estrategia fue muy sencilla. Primero había que abandonar

presupuestariamente todos esos servicios y dejarlos que se deterioraran, después, una

vez que se había convencido a la población de que todo lo público era sinónimo de

desastre, vinieron las corporaciones transnacionales y compraron a precio de guate

mojado doscientos años de esfuerzos sociales.

Privatización, corrupción y desnacionalización de la economía

La compra de las empresas públicas se acompañó de la corrupción de los funcionarios

gubernamentales y de los magnates de las corporaciones a través de coimas millonarias.

Inmediatamente la corrupción gubernamental fue denunciada por los organismos

internacionales, aunque cuidándose mucho de no involucrar en la crítica a las propias

empresas transnacionales, particularmente europeas y norteamericanas.

Cada escándalo de la corrupción gubernamental servía para legitimar la privatización de

quienes podían comprar los monopolios estatales y convertirlos en monopolios privados

y extranjeros. Con el triunfo de las corporaciones la vieja economía nacional pasaba al

museo de la historia.

Las corporaciones transnacionales tuvieron todas las facilidades para comprar las

empresas y para operar al interior de la nación neocolonizada. Una serie de leyes y

tratados completaron el nuevo saqueo, entre ellos el levantamiento de las barreras

arancelarias que años atrás habían defendido al capital nacional frente a la competencia

del capital extranjero, el torpedeo a la conquistas sociales laborales, y el levantamiento a

las viejas censuras que la sociedad le imponía al capital extranjero: censuras

arancelarias, censuras medioambientales, censuras morales, censuras impositivas,

censuras legales en general, etc.

La privatización del Estado facilitó la privatización de las empresas privadas más

rentables. Después se comenzó a destruir la producción nacional, incluyendo la pequeña

producción. El colmo de la privatización fue la privatización del comercio interior, pues

se decidió convertir a nuestros países en una gran pulpería donde se venderíandistribuirían

los bienes y servicios llegados de la metrópolis.

Burguesía nacional-liberalismo versus corporaciones-neoliberalismo


A medida que las corporaciones ocupaban el mercado nacional, los empresarios locales

comenzaron a quebrar y a caer como moscas frente a la nueva competencia neocolonial.

La mayoría de los medianos y grandes capitales nacionales sucumbieron ante la

ofensiva del mercado mundial, una minoría de ellos se reciclaron y lograron ingresar al

concierto regional del capital transnacional. La burguesía empresarial, en tanto que

burguesía nacional, fue desplazada por la burguesía transnacional; el liberalismo, en

tanto que doctrina del capitalismo nacional, fue desplazada por el neoliberalismo.

El debilitamiento del capital nacional y la hegemonía del capital extranjero generó una

gran crisis en la doctrina liberal. El neoliberalismo aparecía así como el triunfo del

mercado contra lo que había sido el Estado-Nación. La economía de mercado alcanzaba

su mayoría de edad y se encarnaba en una sociedad de mercado. Los nuevos partidos

neoliberales, fueron puestos en manos de las viejas oligarquías conservadoras, quienes

se propusieron, con apoyo del imperio, desplazar a los partidos liberales de antaño y a

cualquier otro incómodo partido político, a medida que la soberanía nacional se

asfixiaba dentro de la globalización del capital transnacional.

Simultáneamente a la privatización del Estado y en nombre de nuevos y necesarios

movimientos sociales comenzó una campaña para destruir a los partidos políticos, en

tanto que protoestados que podrían revertir o renacionalizar las funciones comunes de la

nación.

Todo aquello parecía tener una intención muy progresista y hasta de izquierda, pues

existía mucha corrupción en los partidos de gobierno; posteriormente la cooperación

dejó de apoyar cualquier cosa que perturbara la gobernabilidad o gobernanza del nuevo

régimen social, económico, político y cultural, sobre todo en el caso de algunos

movimientos sociales que comenzaron a denunciar el nuevo orden neoliberal. Por otro

lado, los movimientos sociales se dieron cuenta que sin un partido político su

beligerancia no pasaría de significare más que un veto contra el gobierno o régimen de

turno, sin posibilidad de llevar a cabo el cambio que demandaban sus reivindicaciones.

Intervención de las instituciones públicas

Durante el proceso de privatización-corrupción, las instituciones públicas nacionales

comenzaron a ser intervenidas y administradas por la cooperación externa. El crédito

internacional seguía haciendo estragos en nuestras débiles economías, los intereses de la

deuda y su cancelación superaban los montos del capital adelantado, el grueso de la

ayuda al desarrollo llegaba bajo la figura de nuevos préstamos y priorizaba el pago de la

deuda externa, y las donaciones empezaron a llegar como donación en especie o en

servicios con el fin de favorecer la realización del capital metropolitano en nuestros

países. La burguesía nacional se refugió en la planilla del Estado, en el tráfico de

influencia, la hipoteca como mecanismo para vender sus propiedades y en el rescate

bancario, abultando así nuestra deuda pública interna.

Las instituciones financieras internacionales (IFIS) decidieron hacerse cargo de las

finanzas públicas de los gobiernos nacionales. El Banco Mundial (BM), el Fondo

Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID),

impusieron lo que ellos llamaron el ajuste estructural por medio del cual regularon la

vida económica de los países del tercer mundo a favor de las empresas trasnacionales.

A su vez la cooperación externa (crédito más donaciones) intervino los ministerios

públicos de los países receptores, a través de proyectos dirigidos y administrados por las

diferentes agencias de los países desarrollados. Llegó un momento en que la mayor

parte del presupuesto de cada uno de los ministerios estaba en manos de la cooperación:

los directores de esos proyectos, los vehículos, los equipos, los programas, los


desembolsos, prácticamente todo. Incluso se orientó a los ministerios que para

sobrevivir se dedicaran a vender servicios al mejor postor, el que casi siempre resultaba

ser la gran empresa privada.

Todo un andamiaje jurídico administrativo terminó de paralizar el quehacer público de

los gobiernos nacionales. Los ministerios se convirtieron en administradores del capital

privado y de nuevas agencias no gubernamentales. Es Estado se fue reduciendo

prácticamente a su mínima expresión: un aparato impositivo encargado de cobrar

impuestos indirectos para pagar el servicio de la deuda externa-interna y las fuerzas

policiales para combatir el terrorismo, el narcotráfico, la delincuencia y regular la

migración.

El Estado y la sociedad civil

Una vez que el gobierno fue desprovisto de las funciones nacionales, los organismos

internacionales continuaron el debilitamiento del gobierno central a través de la

descentralización o traslado de funciones hacia los gobiernos municipales, aunque no

necesariamente del presupuesto. Simultáneamente decidieron que la ejecución del

presupuesto público que todavía quedaba en manos del gobierno se ejecutara a través de

agencias privadas, tales como empresas, organizaciones llamadas sin fines de lucro y

otras agencias. A los organismos de la sociedad civil se les asignó diversas funciones,

entre ellas la de ser proveedoras de servicios del Estado (estudios, consultorías, venta de

bienes, ejecución de proyectos) o directamente de la cooperación internacional.

En el caso de América Latina más de 50,000 profesionales con mucha sensibilidad

social y larga experiencia en la lucha popular, se convirtieron en asalariados de la

cooperación y fueron cooptados por sus propios mensajes. Muchos organismos no

gubernamentales con especialidades propias adquirieron cierta beligerancia: medio

ambiente, violencia sexual, participación ciudadana y otras banderas vinculadas a los

derechos humanos, lo que permitió el fomento de nuevos derechos a favor de la

población.

A lo largo de estos últimas décadas el rol original de los ONGs ha venido disipándose y

orientándose y/o reconvirtiéndose en función de los nuevos mandatos.

a) El primer mandato que la cooperación internacional confirió a los nuevos sujetos de

la sociedad civil fue servir de colchón amortiguador frente a los estragos causados por la

privatización de los servicios públicos. Acción necesaria ciertamente, llevada a cabo

con ahínco y abnegación, tanto por parte de los responsables nacionales como del

personal externo, ambos con mucha militancia política a favor de los derechos humanos.

Se formaron ONG de educación dedicados a la alfabetización. Acción noble

individualmente, pero con poco impacto social. Por ejemplo, se alfabetizaba a 100

iletrados, mientras el sistema capitalista generaba 1000 iletrados en el mismo período,

simultáneamente el presupuesto de educación disminuía en un 50%. Y lo mismo pasaba

con la salud y otros servicios públicos en proceso de desmantelamiento.

b) El segundo mandato fue de recoger los excedentes de la economía popular a través de

lo que se ha dado en llamar el sistema de microcrédito. A partir de un momento y

cuando ya la privatización caminaba por sí sola, se dijo que los ONGs tenían que ser

autosostenibles y que la mejor forma de autosostenibilidad era que se dedicaran a

incrementar el capital adelantado por la cooperación internacional a través de préstamos

de corto plazo. Pocos pudieron resistirse y muchos no sobrevivieron.

Las microfinanzas harían el trabajo que los bancos tradicionales no podían seguir

haciendo. Las tasas de interés oscilaban entre el 20% y 60% de los préstamos que las


microfinancieras entregaban a los pequeños productores, sobre todo a pequeños

comerciantes y pequeños consumidores. Decenas de miles de millones de dólares

destinados por el capital internacional a los pobres del tercer mundo comenzaron a

incrementar la fuente occidental de dichos fondos. Por supuesto que los productores

empobrecidos necesitaban esos recursos, pues los gobiernos dejaron de prestarle dinero;

sin embargo, por cada uno que progresaba habían diez que eran embargados o entraban

en un proceso de descapitalización (usualmente sus actividades no son rentables y

menos que lo sean si tienen que pagar un porcentaje en concepto de tasa de interés)

El sector más vulnerable fue el productivo, pues a lo largo de todo este tiempo y en

parte por la carga de los intereses han venido descapitalizándose. Paulatinamente, los

créditos se orientaron principalmente al comercio y al consumo, aprovechando el flujo

de las remesas familiares que llega al bolsillo de los pobres.

c) c) El tercer mandato orientaba dedicarse a consultorías, estudios, incidencia y

cabildeo, que el capital extranjero necesitaba, tanto para facilitar la privatización como

para introyectar nuevos valores, generalmente desde la óptica neoliberal. Se decidió

jubilar la cosa pública estatal y sustituirla por una nueva forma de operar lo público. Lo

privado o semiprivado disputaba y se convertía en la nueva cosa pública. El nuevo

ciudadano se convertiría en el consumidor del mercado y en su célula más preciada. Se

recomendó sustituir las protestas por propuestas y otras cosas más.

Los medios de comunicación de la derecha abrieron sus páginas, pantallas y micrófonos

a los intelectuales escogidos como notables y representantes de la sociedad civil. La

ofensiva contra lo público cabalgaba sobre las críticas al quehacer de los gobiernos.

Mientras más se debilitaba el gobierno más se ensañaban en el desmantelamiento del

Estado Nación. Los principales cuadros profesionales de los ONGs fueron cooptados

por los nuevos partidos de la derecha neoliberal, los mismos abandonaron su

independencia original y algunos de ellos empezaron a militar en las nuevas

organizaciones cívico-políticas de corte neoliberal.

El Frente Sandinista y la recuperación del Estado nacional

Últimamente, se observa un gran movimiento latinoamericano representado por líderes

nacionalistas que han accedido a los diferentes espacios de poder, entre ellos la

presidencia, el poder judicial-legislativo-electoral, los gobiernos municipales, desde

donde se proponen y están logrando revertir el proceso de privatización y de

injerencismo. Situación que se facilita a partir de la llamada declaración de París

(marzo, 2005) donde cerca de 200 países y organizaciones internacionales deciden

alinear la cooperación, es decir, ajustarse a los principios, estrategias y procedimientos

escogidos por los países que reciben la cooperación.

El caso de Nicaragua es bien paradigmático por ser un país donde el proceso descrito

anteriormente aparece con rasgos muy pronunciados, al interior del cual tuvimos una

dictadura (el somocismo), una revolución (sandinista), una restauración (neoliberal) y

últimamente una recuperación del poder por parte del FSLN.

El FSLN es una organización que tiene en su haber una victoria revolucionaria en 1979

contra la dictadura somocista, una victoria militar en 1989 frente a las fuerzas

contrarrevolucionarias apoyadas por el imperialismo norteamericano, una derrota

electoral en el año de 1990 seguida de una gran ofensiva restauradora y neoliberal, una

victoria política presidencial en 2006 contra todas las fuerzas que en bloque adversan al

Frente Sandinista, desde la embajada norteamericana hasta el Movimiento de

Renovación Sandinista, pasando por el partido de la vieja oligarquía conservadora y por

los restos de los partidos liberales.


La restauración contrarrevolucionaria y neoliberal (1989-2006) facilitó en Nicaragua

todo el proceso de privatización. Combatir al FSLN sirvió para legitimar la ofensiva

neoliberal. El discurso de la nueva derecha coincidía plenamente con el discurso

renovado de una parte de la vieja izquierda que hoy priorizaba la democratización del

sistema por encima de las reivindicaciones en torno a la justicia social. La privatización

llevó la corrupción a los niveles más insospechados. Los gobiernos extranjeros fueron

muy complacientes con los gobiernos neoliberales y la corrupción gubernamental sólo

fue señalada para aquellos grupos liberales que entablaron acuerdos parlamentarios con

el Frente Sandinista, teniendo como denominador común el enfrentamiento político

contra la vieja oligarquía conservadora y pro-norteamericana.

A finales del año 2006 y comienzos del 2007 el Frente Sandinista y sus aliados toman el

poder y comienza una serie de medidas de política económica y social encaminadas a

restituir el Estado Nacional. El gobierno sandinista de Reconciliación y Unidad

Nacional concentra sus objetivos en la lucha contra el hambre y la pobreza. El nuevo

gobierno decide revertir la privatización del Estado y renacionalizar en la medida de lo

posible los servicios de energía, salud, educación y agua; recuperar las instituciones

públicas bajo una cierta contradicción con la comunidad internacional; subsidiar a los

usuarios del transporte público; eliminar los megasalarios del gobierno y otras medidas

de austeridad; iniciar una ofensiva para mejorar los caminos de penetración

abandonados durante 16 años de gobiernos neoliberales; arreciar la campaña de

alfabetización y de vacunación masiva; desencadenar una cruzada para erradicar la

pobreza, comenzando con el sector más empobrecido como es el campo, iniciando tal

cruzada con el programa Hambre Cero, por medio del cual se prioriza y se capitaliza en

especie al campesinado y a la mujer rural como sujetos del desarrollo agropecuario y

agroindustrial.

A nivel político se mantiene un programa de reconciliación y unidad nacional, a través

de alianzas con fuerzas menos entreguistas o más nacionalistas (liberales,

excombatientes de la Resistencia (los Contras) y la iglesia católica), entre otras medidas.

En el plano internacional se fortalecen las alianzas con Cuba, Venezuela y otros países

africanos y asiáticos del Sur y se insta a los gobiernos centroamericanos y caribeños a

unirse frente al neoliberalismo y frente a las políticas imperiales aún activas sobre

nuestros países.

Para un partido como el Frente Sandinista con vocación socialista, la situación es muy

compleja y contradictoria. Ocupa la presidencia y es el partido con mayores

simpatizantes políticos en Nicaragua, sin embargo, es todavía una minoría en el resto de

los poderes del Estado y frente a toda la oposición que procura juntarse y adversarlo

conjuntamente. Este partido, hoy en el poder, tiene que administrar un país donde la

economía capitalista es la economía dominante y debe gobernar una sociedad donde los

valores hegemónicos son los valores liberales y neoliberales. Su estrategia implica

defender las medidas revolucionarias del gobierno y funcionar como un partido de

oposición al sistema capitalista imperante.

La lucha ideológica y la división de la sociedad civil

La lucha ideológica se expresa en los diferentes campos de batalla, siendo uno de los

más importantes el mundo de la sociedad civil. Entendemos por sociedad civil la

función de disputar la hegemonía, así como los organismos que participan activamente

en dicha disputa, particularmente los medios de comunicación y los ONGs, aunque para

otros análisis habría que incluir los más tradicionales como las iglesias y otros grupos

ideológicos de presión política.


Actuando más beligerantemente en la vida política y tal como se ha señalado apareció

en Nicaragua un destacamento y una tendencia cuyos representantes fueron definidos

por los medios del comunicación como notables, los cuales fueron considerados los

legítimos representantes de la sociedad civil. En el discurso de estos notables apareció la

ética como un discurso para descalificar, desprestigiar y satanizar al adversario político,

principalmente a los lideres de partidos y organizaciones que todavía insistían en luchar

contra el orden establecido. La ética se convirtió en la nueva moral del nuevo régimen

social. Todos los "ismos" fueron exiliados menos el real-ismo del capitalismo salvaje.

Gobernabilidad era gobernabilidad del neoliberalismo y del capitalismo globalizado.

Mientras los nuevos líderes e intelectuales tronaban contra los que se enfrentaban a la

nueva etapa del capitalismo colonial, dejaban intacto e impoluto los estragos más

salvajes de las corporaciones transnacionales. Nuestros intelectuales y periodistas

aparecían muy valientes contra la clase política que se empeñaba en resucitar al Estado

Nacional, pero muy sumisos contra la clase económica.

A medida que las contradicciones políticas, económicas y sociales arreciaban la

sociedad civil se fue dividiendo hasta conformar tres grupos cívico-políticos cada vez

más diferenciados. Un grupo llamado Movimiento por Nicaragua manifiestamente

afiliado a la oligarquía conservadora y a sus organizaciones partidarias (ALN-PC), muy

minoritario en afiliados, pero con cuadros muy influyentes en los medios de

comunicación. Un grupo llamado Coordinadora Civil compuesto en su mayoría por

ONGs, cuyos dirigentes principales se inclinan cada vez más hacia las posiciones del

partido político Movimiento de Renovación Sandinista (MRS) con un discurso anti-

FSLN, aunque gran parte de sus bases territoriales todavía militan en el Frente

Sandinista. Un tercer grupo llamado Coordinadora Social compuesto en su mayoría por

movimientos sociales, gremios y sindicatos, manifiestamente cercanos al Frente

Sandinista.

En el diagrama siguiente ofrecemos una referencia ideológica de las organizaciones

involucradas en la lucha cívico-política. Por supuesto que esta clasificación es apenas

una referencia que indica la tendencia ideológica, pues no necesariamente existe una

adhesión ideológica absoluta.

Intereses ideológicos Afiliación cívica de los dirigentes Partido político

Neoliberalismo Movimiento por Nicaragua ALN-Partido Conservador

Institucionalidad heredada Coordinadora Civil MRS

Justicia Social Coordinadora Social FSLN

El Partido Liberal Constitucionalista (PLC), desprendido del viejo partido somocista, no

aparece en el diagrama, pues sus organizaciones de base no tienen una representación en

redes cívico-políticas y prácticamente han desaparecido, nos referimos a las Juntas

Comunitarias de Obras y Progreso (JCOPs)

Gran parte de la lucha ideológica se dirime en los espacios mediáticos y está

escenificada no solamente por los partidos políticos, sino por los dirigentes de las tres

organizaciones cívicas señaladas, las que expresan claramente intereses sociales e

ideológicos diferentes. En estas circunstancias y dada la importancia estratégica para

mejorar la correlación de fuerzas, el Frente Sandinista se dispone hoy a redoblar la

lucha ideológica, enfrentando una oposición que controla los medios de comunicación y

cuyos valores ejercen una gran influencia en gran parte de la población nicaragüense.

Para el Frente Sandinista, el principal campo de batalla ideológico, en el seno de la

población, serán los Consejos de Poder Ciudadano, escenario donde la gente tendrá la


posibilidad de cuestionar el sistema neoliberal heredado y acceder a una escuela política

que todo este tiempo le ha faltado, siendo desde ahora el proyecto más adversado por

todas las otras fuerzas que disputan la hegemonía social.

* Sociólogo y director del Centro para la Promoción, la Investigación y el Desarrollo

Rural y Social (CIPRES)

México: 'Felipe Fox' y la sociedad civil

Jul-19-07 -Por Juan E. Pardinas*

La ‘cátedra de moral’ que el 6 de julio dio en su discurso el Presidente mexicano “no se

recibió bien en el auditorio. Lugar equivocado, para una declaración desafortunada. Ese

día, Calderón me recordó a Fox. El Presidente hubiera ganado mucho con las ventajas

que brinda el silencio”

El contraste entre Vicente Fox y Felipe Calderón ha sido enorme. México pasó de un

gabinete Montessori, donde cada secretario tenía sus propias prioridades, a un gobierno

de agenda casi monotemática. El primer semestre fue la guerra contra el narco, ahora le

toca el turno a la reforma fiscal. El presidente Calderón ha demostrado ser un político

cuidadoso de las formas y disciplinado en su mensaje. Las pifias oratorias de Fox

marcaron su sexenio. En cambio, el michoacano calibra el peso de sus expresiones,

porque en su boca toda palabra tiene consecuencias.

Pero al mejor orador también se le va la lengua. El 6 de julio, ante un auditorio

compuesto por algunos de los principales filántropos de México, Felipe Calderón

afirmó con mesura foxista: "...no olvidemos que la caridad, junto con la fe y con la

esperanza son virtudes teologales y que sólo pueden ser válidas... si antes cumplimos

con... la prudencia, la templanza, la fortaleza y sobre todo la justicia. Yo le digo a la

sociedad mexicana entera que no hay caridad sin justicia...". La cátedra de moral del

jefe de Estado no se recibió bien en el auditorio. Lugar equivocado, para una

declaración desafortunada. Ese día, Calderón me recordó a Fox. El Presidente hubiera

ganado mucho con las ventajas que brinda el silencio.

La lección de ética fue una manera rebuscada de afirmar que la generosidad filantrópica

no exime a los contribuyentes del pago de impuestos. Calderón tiene razón. Sin

embargo, la reforma fiscal debe tener cuidado de no quebrar la incipiente cultura de

organizaciones civiles que apenas echa raíces en nuestro país. En un estudio

comparativo de 36 naciones, México ocupa el último lugar en el porcentaje de la

población que trabaja en Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC). Sólo tres de cada

mil mexicanos trabaja de forma remunerada en una OSC, apenas uno de cada mil lo

hace como voluntario. En Chile, 26 de cada mil habitantes trabajan con un salario en

una OSC, 23 de cada mil lo hacen de forma voluntaria.

El gobierno mexicano ha propuesto una reforma hacendaria para fortalecer su capacidad

de recaudar impuestos. El eje de la propuesta del Ejecutivo es la Contribución

Empresarial a Tasa Única (CETU), la cual no contempla deducciones por donativos a

OSC. Si se aprueba el nuevo esquema fiscal, las empresas tendrán que llevar una doble

contabilidad, una para el CETU y otra para el ISR, pero sólo pagarán el impuesto más

elevado. Si el ISR es el tributo más alto, pagarán nada más el ISR. Si el CETU es

superior al ISR, sólo pagarán el CETU. Con este esquema podría aumentar la

recaudación, pero la iniciativa privada perdería incentivos para donar recursos a

instituciones como la Fundación UNAM o la Cruz Roja.

La fragilidad financiera del fisco es un asunto de urgencia nacional pero, ¿a qué costo se

quiere aumentar la robustez del tesoro público? Si para el año 2012 sólo sobrevive la


mitad de las 8 mil 500 OSC que hay actualmente en México ¿Felipe Calderón querrá ser

recordado como el Presidente que devastó a las instituciones del llamado tercer sector?

El CETU secará parcialmente las lagunas legales que permiten disminuir la carga

tributaria de las empresas pero, ¿qué precio pagará la sociedad para que el Estado tenga

más recursos?

La participación activa de la sociedad, no es un tema de virtudes teologales, sino un

catalizador del desarrollo político y económico. El profesor del ITAM, Michael Layton

(El Universal, 9-07-2007) afirma que los cambios institucionales que han transformado

a México fueron propuestos e impulsados por organizaciones sociales. El Tratado de

Libre Comercio, la elección de las autoridades del Distrito Federal, la autonomía del

IFE y las leyes de transparencia fueron iniciativas de asociaciones civiles. La

construcción de la democracia, a la cual Calderón le debe su actual empleo, fue

consecuencia del reclamo terco de una ciudadanía despierta y entusiasta.

* Artículo publicado en CIDAC

Para comunicarse con el autor: jpardinas@cidac.org.mx

Ejecito diezmado

Nueve tenientes coroneles, 31 mayores, 71 capitanes y 345 tenientes,

entre los que se fueron

Desertaron 100 mil militares con Fox

20-Julio-07

Sus nombramientos fueron autorizados y firmados por el Ejecutivo federal. La salida de

mandos se incrementó tras el envío de efectivos contra el narco.

Los efectivos del Ejército tienden a abandonar las filas en años recientes. Foto: Miriám

Sánchez

En el sexenio de Vicente Fox se registró el mayor número de deserciones de tenientes

coroneles en la historia reciente del país, uno de los rangos militares más importantes

del Ejército mexicano.

Datos de la Secretaría de la Defensa Nacional indican que entre 2001 y 2006 nueve de

estos oficiales abandonaron las fuerzas armadas, los cuales se sumaron a 31 mayores, 32

capitanes primero, 39 capitanes segundo, 345 tenientes y 567 subtenientes, es decir, mil

23 oficiales y jefes se fueron del Ejército.

El total de militares desertores en el primer gobierno panista de la historia fue de 99 mil

849 efectivos, la mayoría soldados rasos. La cifra equivale a la tercera parte de todo el

personal con que cuenta el Ejército, y contrasta con el abandono registrado en ejércitos

que se encuentran en guerra, como el de Estados Unidos o Inglaterra, donde las cifras

son de tres mil desertores en promedio.

Los oficiales mexicanos que abandonaron la milicia son elementos altamente

capacitados en el manejo de armas y estrategia militar, egresados de los distintos

planteles de la Sedena y que tuvieron mando de tropa en el desempeño de sus funciones,

como son los tenientes coronel a quienes se considera parte de la élite de la institución.


Con frecuencia son comandantes de batallones enteros, y según la Ley de Ascensos y

Recompensas del Ejército y Fuerza Aérea los nombramientos de este rango los firma el

Presidente.

El destino de estos desertores se desconoce, aunque de acuerdo con el Código de

Justicia Militar están sujetos a proceso por el abandono de sus responsabilidades.

La deserción de nueve tenientes coroneles es inédita, en los últimos 20 años no había

ocurrido un hecho de esta naturaleza.

De acuerdo con la Sedena en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari desertaron dos

oficiales de este rango, mientras que en el gobierno de Ernesto Zedillo se registró el

abandono de dos coroneles, y uno más con el presidente Miguel de la Madrid.

Para ascender a teniente coronel, la Ley de Ascensos establece que es necesario prestar

servicio durante 19 años como mínimo. Además, es indispensable aprobar cursos de

especialización y adiestramiento militar.

Un requisito adicional es la experiencia en el manejo de tropa, ya sea como instructor o

bien al mando de escuadrones en activo.

En el sexenio pasado la mayor parte de las acciones militares fueron desplegadas contra

el narcotráfico, lo que generó experiencias en los oficiales que hoy son parte de los

desertores.

La huella del narco

La deserción de oficiales y jefes del Ejército coincide con la decisión de involucrar a las

fuerzas armadas en el combate contra la delincuencia organizada, especialmente el

tráfico de drogas.

En 2004, cuando se intensificó la guerra de cárteles por el control de territorios, 203

elementos de alto rango abandonaron la milicia, entre ellos cuatro tenientes coronel,

siete mayores, así como 16 capitanes.

La cifra más alta de deserción de oficiales había ocurrido en 2000, con 358 efectivos, de

los cuales más de la mitad, 214, fueron subtenientes. Es el año en que según la PGR

nacen Los Zetas, el brazo armado del cártel del Golfo encabezado por el teniente Arturo

Guzmán Decena, desertor del Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales.

Además de Los Zetas se detectaron ex capitanes y ex tenientes en la guardia personal de

Joaquín El Chapo Guzmán, especialmente en el grupo de Los Negros organizado por el

texano Edgar Valdés Villarreal, La Barbie.

Pero más allá del abandono de oficiales, lo cierto es que la deserción de efectivos

militares de todos los rangos es uno de los problemas más serios de las fuerzas armadas

del país.


De acuerdo con la Sedena, entre 1985 y 2006 desertaron 347 mil 55 elementos, cifra

similar al total de efectivos con los que cuenta el Ejército. Dos mil 754 fueron jefes y

oficiales de alto rango.

En distintos momentos la Sedena argumentó que las deserciones se deben "a las

dificultades de los individuos para adaptarse a la vida militar". Los oficiales desertores

recibieron instrucción en estrategia de combate.

- Uno por uno

Malos tiempos

Un Ejército completo

1985-2006: El número histórico de deserciones iguala al total de elementos en activo

con los que cuenta el Ejército (300 mil). Esto muestra la dificultad de la Sedena para

mantener en filas a sus hombres.

El peor año

1991: Se registra el mayor número de desertores con 42 mil 485 efectivos. El año 2000,

fueron 22 mil 205 los militares que abandonaron la Sedena.

Tiempos recientes

2005-2006: Los últimos años de los que se disponen registros muestran que los oficiales

son especialmente propensos a desertar de las fuerzas armadas.

México • Alberto Nájar

. Colombia-Ecuador: Relaciones intoxicadas

(IAR-Noticias) 19-Julio-07

Ecuador se apresta finalmente a presentarse ante la Corte Internacional de Justicia, con

sede en La Haya, para demandar a Colombia por las fumigaciones antidrogas que

realiza en la frontera común. Esa posibilidad ya había sido advertida por Quito.

Por Constanza Vieira - IPS

"Me atrevo a decir que la vía diplomática sobre el tema de fumigaciones está agotada",

dijo en Quito la canciller ecuatoriana María Fernanda Espinosa.

Colombia se negó siquiera a levantar el acta de una reunión sostenida a principios de

este mes con una comisión científica ecuatoriana, que pretendía mostrar pruebas sobre

el daño a la salud humana y animal, cultivos y medio natural que causan las

fumigaciones antidrogas que practica Colombia, informó en la víspera la ministra.

Ahora Ecuador debe pasar "del nivel diplomático y del nivel científico a un nivel

jurídico", amenazó Espinosa. Las fumigaciones aéreas con una mezcla potenciada del

herbicida glifosato, altamente tóxica y que mata todas las plantas que toca, forman parte

del Plan Colombia antinarcóticos y contrainsurgente financiado por Estados Unidos.


No solamente se fumigan las plantaciones de coca, materia prima de la cocaína, de la

cual Colombia es el primer productor mundial y Estados Unidos el mayor consumidor.

También arrasan con los cultivos de alimentos, según los campesinos colombianos.

Los labriegos ecuatorianos no saben si deben sembrar, pues, pese a las protestas de su

gobierno, Colombia fumiga periódicamente en la zona, a contrapelo del pedido