t opos ropost - Topos y Tropos

toposytropos.com.ar

t opos ropost - Topos y Tropos

TERCER SEMINARIO:

"Modelos Económicos para Argentina en el

contexto Internacional"

Las teorías económicas y la

historia Argentina

Muchas gracias al sindicato y a

Radio Nacional por la invitación. Es

muy temprano para hablar de

economía pero vamos a tratar de

hacer algo con eso.

Por las características propias de la

historia de Argentina y de América

Latina, vivimos en un contexto en

el cual muchas veces las teorías, las

ideas, los sistemas de

representación, crean realidad. Esto

es, la manera en que se perciben

las cosas, el rol que las personas

juegan en ellas o en el campo

popular, estructura el campo de lo

posible.

Las teorías económicas han tenido

en la Argentina una influencia

determinante en lo que ha sido su

propio devenir. Desde el

descubrimiento de América hasta la

Independencia, la teoría económica

que primaba era el mercantilismo.

Hasta antes del capitalismo no había

teorías económicas. Estaba reducida

a muy poco, si nosotros pensamos

en la antigüedad, en el medioevo,

las personas se preocupaban por la

trascendencia, qué les iba a pasar

cuando murieran, si iban a ir al cielo

o al infierno. Si iban a poder

sobrevivir el primer año de vida, las

condiciones de existencia en el

mundo occidental, del cual

desgraciadamente dependemos,

eran demasiado complicadas.

Incluso la moneda no tenía la misma

función que tiene hoy. Eran sistemas

económicos prácticamente de

subsistencia, los intercambios se

daban más incluso por el prestigio

de las personas, en esa sociedad

Por Eric Calcagno 1

estamentada en nobleza, clero,

tercer estado o plebeyos o

campesinos o burgueses. Pero,

cada cual por su nacimiento tenía

fijado su trayectoria.

Al final del medioevo, hay un libro

de Albert O. Hirschman que se llama

Las pasiones y los intereses que

muestra bien como ya en los siglos

XIV y XV las pasiones políticas y

religiosas son reemplazadas por el

interés económico. Esto es

importante. No se si ustedes

vieronla película o leyeron el libro

El nombre de la rosa, donde hay un

personaje sumamente peligroso

que es el hermano Herbolario.

Cuando a Guillermo de Baskerville

le rompen los anteojos, este

hermano se los arregla y le fabrica

otros anteojos. Bueno, allí nace el

capitalismo, no fabricando anteojos

para vendérselos a Guillermo, sino

que los hizo porque era prestigioso,

importante ese monje que estaba

ahí. Por lo tanto, hacerle anteojos

para que siguiera con su

investigación le daba prestigio, pero

después con el tiempo van a surgir

personas que fabricarán anteojos y

los van a vender. Es decir, no le van

a dar los bienes y servicios a las

personas por su calidad, sino por la

plata que puedan poner. Esa es la

magia del capitalismo. No te

pregunto quién sos, si sos bueno o

malo, si no comulgaste, si vas a ir

al cielo o al infierno, mientras me

pagués, entonces sí te doy un bien

o un servicio.

Esto está bien marcado por Marx

cuando dice que un ciclo económico

en el medioevo era la mercancía,

que pasaba por el dinero y, al final,

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

1

Revista


se tenía otra mercancía. En realidad

el capitalismo lo que va a hacer es

pasar al ciclo de dinero, pasando

por la mercancía a más dinero. Allí

hay un cambio de paradigma

importante y es donde empieza la

reflexión económica. Es aquí el

momento en el que se forman los

grandes estados nacionales, los

estados absolutistas, Francia,

España, Inglaterra, y surge la

función económica pensada desde

el estado. Por primera vez, dicen

bueno, necesitamos oro y plata,

necesitamos metales preciosos

para construir una flota, mantener

un ejército, invadir a los vecinos.

Todo esto por supuesto no sería

posible sin nosotros, qué sería del

mundo sin la Argentina, aunque en

este caso no era tan importante la

Argentina sino Bolivia, Perú y

México que dieron la capacidad de

hacer una inmensa acumulación de

capital, a través del oro y la plata

que sacaron de acá.

Billard, un economista francés

señala que antes del descubrimiento

de América, todo el oro de Europa

existente eran ocho metros

cúbicos. No había mucho oro.

Entonces, la llegada de golpe de una

enorme cantidad de oro y plata,

aparte de crear fenómenos

importantes como los de la

inflación, a mano de los españoles

y los portugueses, lo que creó fue

un dinamismo, una inversión de

capital inmensa. Entonces, eso nos

debería hacer reflexionar en cuanto

al pago de la deuda externa.

Devuélvannos la plata con todo lo

que se llamaba. Creo que hay un

cálculo de un cacique que contó

todo el oro y la plata que se

llevaron.

En realidad era captar el excedente,

siempre en economía se trata de

ver quién produce y quién capta el

excedente, o quién produce, quién

lo capta y qué es lo que se hace

con él. Y estos mercantilistas

decían, bueno el excedente lo tiene

que captar el Estado y lo tiene que

dirigir a establecer flotas, ejercito,

poderío, la época de la guerra de los

treinta años. Y en ese sentido

América latina era el lugar ideal para

hacer todo tipo de explotación

minera usando los indios, después

cuando se acabaron los indios, fue

trayendo los negros, siempre una

mano de obra esclava, un sistema

feudal. Entonces, en ese sentido,

para la Argentina, lo que sería la

Argentina hoy en el momento

mercantilista, el lugar desarrollados

de nuestro país es el norte, porque

es el lugar en donde se producen

bienes y servicios para Potosí. Hay

un cronista de la época que hablaba

de los tropeles, manadas de mulas

que iban al Alto Perú, e iban 10 o

15 mil para todo el tema del mineral.

Pero había unas pequeñas

manufacturas en todas estas zonas

del norte argentino, porque no tenía

sentido, dentro de la teoría

mercantilista, explotar el resto de lo

que sería hoy la Argentina, que

estaba llena de tierra, no había nada.

Y, para los mercantilista lo

importante era el oro y la plata, por

lo tanto había que ocupar esos

lugares, el norte de la Argentina;

había que producir bienes y servicios

parara ellos, y nada más.

El nacimiento del Virreynato del Río

de la Plata y luego la Independencia

van a venir de la mano, o van a ser

contemporáneos de otra teoría

económica, con lo cual, si los

mercantilistas decían lo único

importante es el oro y la plata, por

lo tanto, lo importante está en el

Norte; Buenos Aires sólo sirve como

un puerto de salida y contrabando.

Es una zona pobre, fíjense donde

estaba la frontera. En ese momento

era una frontera muy cercana a

Buenos Aires.

Hay otra teoría económica que va

a tratar de responder a la pregunta

en boga de esa época, que es dónde

está la riqueza. Cómo se produce

la riqueza, y ahí es, en ese

momento, que es muy importante

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

2


en la historia del pensamiento

humano. A nosotros nos va a

influenciar bastante como proyecto

de país, que son los fisiócratas, o

el poder de la naturaleza.

Precisamente qué había en el resto

de la Argentina: tierra. En el

pensamiento mercantilista, la tierra

no servía para nada, no provocaba

riqueza; en cambio los fisiócratas

van a decir que, precisamente, la

única fuente de riqueza es el trabajo

del campo, la tierra. Entonces sí

tenía sentido crear una jurisdicción

como el virreinato y sí tenía sentido

armar un país, independizarse,

armar un país, independizar.

Siempre desde el lado de la

economía. Pero es muy difícil lograr

la independencia desde un montón

de arena. Tiene que haber un motor.

Tiene que haber una idea. Tiene que

haber una teoría donde diga desde

estas piedras se sacan diamantes.

Así que ustedes pueden existir

económicamente. Acá abajo hay

petróleo. En el caso de la Argentina

lo que pasaba es que toda esa

enorme extensión de tierra,

ocupada por los aborígenes, no era

visible a la teoría económica, por lo

tanto no era explotable. No valía la

pena ocuparse de eso.

¿Quienes son los fisiócratas? ¿De

dónde vienen? El primero de los

fisiócratas era el médico de Madame

de Pompadour, que era la favorita

de Luis XV, con lo cual era un tipo

importante. Se reunía con otros

amigos para discutir estos temas.

Y acá hay un hecho importante que

sigue la línea de la secularización del

conocimiento, y la puesta en

mercancía del conocimiento, y

éstos fisiócratas eran muy amigos

de otros tipos que estaban pensando

la modernidad, pero no en términos

políticos sino económicos. Diderot,

Dalambert, Rousseau. Y todos los

artículos de economía, los artículos

graneros, sobre los granos, sobre

la tierra, los van a escribir los

fisiócratas. ¿Y que era la

Enciclopedia? Era un compendio, la

primera de 1759, del saber humano.

Todo estaba ahí. Si alguien quería

construir un barco, cultivar un

campo, llevar adelante una

explotación agraria, todo estaba

dentro de la Enciclopedia.

Evidentemente fue muy discutida y

muy polémica en su tiempo, porque

daba una explicación del mundo que

no estaba en términos de Dios ni

del rey. Y era accesible a todos. Era

la democracia de la cultura, del

conocimiento, en tanto y en cuanto

uno pudiera comprarse esa

enciclopedia. El conocimiento

estaba todo ahí. Antes el requisito

para llegar al conocimiento era llegar

a un convento a un monasterio,

aprender ahí y después dedicarse a

la contemplación de dios, a la iglesia,

etc. La otra era entrar a la escuela

militar del rey, por lo tanto llegar al

conocimiento y después meterse a

una de las simpáticas guerras que

saben tener los europeos cada

tanto.

Por primera vez hay un cuerpo de

conocimientos, todo el

conocimiento europeo, occidental

reducido si uno se pone a pensar a

escala mundial, pero que para

nosotros va a ser doblemente

importante. Primero, porque por

primera vez, el conocimiento está

a disposición de quien quiera

pagarlo, lo cual es la coartada del

capitalismo: somos todos iguales en

cuanto y en tanto paguemos; pero

nadie te va venir a preguntar si sos

judío, protestante o católico si te

querés comprar la enciclopedia.

Dame la plata y llevate la

enciclopedia. Pero, este era el modo

de acceso burgués al conocimiento.

Ya no es más el rey, ya no es más

el Papa.

¿Y qué dicen los fisiócratas? Ellos

dicen, miren muchachos, la

economía es una rueda, está

interconectada. Son los primeros

que lo dijeron, así que vale la pena

mencionarlos. Hacen una tabla

económica de conjunto. De algún

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

3

Revista


modo lo que logran imponer los

fisiócratas como idea, es que si uno

toca un resorte va a haber

repercusiones, sobre todo el resto,

y que todo gira alrededor de la

tierra. Del trabajo alrededor de la

tierra. Es el sólo el trabajo del

campesino el que crea riqueza.

Entonces, así como Mariano Moreno

tradujo y modificó al momento de

traducirlo al Contrato Social de

Rousseau, a los fisiócratas los va a

traducir Manuel Belgrano. O sea que

estamos en la punta de la

modernidad. Esos libros se

tradujeron 20, 30 años después de

publicados, y sobre todo establecían

el campo de lo pensable.

A ver… si uno no tiene los conceptos

para hacer las cosas, las cosas no

se van a hacer. O si uno las hace, y

el contexto histórico, las estructuras

materiales de la sociedad no dan,

pues no se hará tampoco. Tengamos

un pensamiento emocionado, por un

Señor llamado Manegoldo de

Lautenbach, que existió, pese a su

nombre que era tan cómico existió.

Era un monje que vivía en

Estrasburgo en el siglo XI.

Imagínense lo que era Europa en el

siglo XI, porque vivir en Córdova o

en Sevilla, todavía había una

civilización que bueno producía

Aristóteles, había toda una corriente

de filosofía en el sur de España que

bueno… el siglo XI en China, los

muchachos hacía acero.. Pero

bueno, en Europa, el siglo XI era una

catástrofe.

El monje mencionado, escribió en

Europa en el siglo XI que el mejor

sistema político posible era un

sistema en el cual todos votasen,

incluso las mujeres, puesto que no

se podía dejar a la mitad de la

humanidad afuera. Era un tipo de

idea, la democracia, y la escribe.

Pero, evidentemente en el siglo XI,

escapándole a los diversos saqueos

que había en el momento, eso no

tenía ningún valor. No podía

funcionar. Las estructuras materiales

de la sociedad, estaban en otra

cosa. Acá lo interesante es como en

un crimen, el móvil, el arma, y las

circunstancias. Tenemos las tres

cosas: no sólo las ideas, los

conceptos. El equivalente de lo que

escribió Manegoldo... y bueno, el

siglo XVIII, el siglo XIX lo pueden

empezar a poner en práctica… si no

lo que dicen es esto lo que tienen

que comenzar a hacerse. Y no es

casual que sea Moreno y Belgrano,

esos tipos que pensaron la

independencia, agarran un Rousseau,

la modernidad política, "el hombre

nace libre y, sin embargo, está en

cadenas en todas partes". O el

contrato social "todo el poder viene

de Dios pero se lo pasa al pueblo,

que lo delega el rey. Si el rey no

cumple con determinadas

características, la rebelión es para

el pueblo el más sagrado de los

derechos y el más urgente de los

deberes"; como decía la Declaración

de los Derechos del Hombre y del

ciudadano de 1793. Esto es, hay una

delegación de poder, si esa

delegación no se cumple, el pueblo

puede elegir otro. Es un punto

importante para explicar el mundo

conceptual que nos lleva a la

independencia. Uno no hace las

cosas si no cree que está compelido

a ellas por algún libreto, por alguna

cuestión, por alguna idea.

La modernidad política fue

inaugurada en Argentina por Moreno,

la modernidad económica

inaugurada por Belgrano. Lo que

decían es, políticamente podemos

independizarnos de España, y desde

el punto de vista económico

tenemos con qué sostenernos,

porque tenemos mucha tierra. Y esa

es la base de la riqueza. Eso es lo

interesante desde el punto de vista

analítico, cómo las teorías crean

realidad. No quiero parecer idealista,

no en el sentido de idealista sino en

el de creer que las ideas priman

sobre la materia o la materia sobre

las ideas. El tema es que tenemos

en la Argentina muchos modelos

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

4


económicos, cada uno con su teoría.

Y siempre se siguió el ciclo teoría–

práctica, después la práctica,

evidentemente, transforma la teoría.

Pero, son los fisiócratas los que dan

el marco teórico para la

independencia Argentina; primero

para la creación del virreinato, y

luego la independencia diciendo

podemos tener un proyecto de país.

Pero, ¿qué pasa? Acá comenzamos

a tener un conflicto importante, en

lo que era el norte con sus pequeñas

estructuras y lo que era el litoral,

orientados directamente a la

exportación. Precisamente un amigo

de Francoise que lo fue a visitar,

llamado Adam Smith agarra las

teorías de Quesnay y dice, el trabajo

de la tierra es el fundamento de la

riqueza. Es cierto, pero es

incompleto. Y agarra también las

Tablas Económicas de conjunto. Es

decir, ya están los instrumentos con

los cuales se va a perpetrar la

economía. Pero, es incompleto. En

realidad todo trabajo industrial, no

sólo de la tierra, crea riqueza. Es el

trabajo el que crea la riqueza. Para

Adam Smith los funcionarios públicos

no trabajan. Ya se había dado cuenta

en ese momento. No producían

valor, los hombres de la iglesia, los

actores, los bromistas, que los sitúa

como una profesión, digamos toda

la parte inmaterial de la creación de

valor, Adam Smith no la vió. Si en el

siglo XVIII no había televisión, no

tenía por qué. Pero, lo que sí es

importante es el trabajo de la tierra

o el de la industria. Lo interesante

es que eran tipos que se metían en

la realidad, la recorrían, se fijaban

lo que pasaba. Smith era muy

conocido, la población le tenía

mucho respeto, lo cuidaban, y se la

pasaba escribiendo. Allí sale el

famoso libro La Riqueza de las

Naciones, en 1.776, es el mismo

año de la independencia de los

Estados Unidos. Lo cual vamos a ver

con el tema de las fechas, son

casualidades divertidas.

Ya entramos en un mundo según el

cual la explicación por la tradición, o

según el poder, ha caído. Entonces

es un mundo de los intereses

económicos. Es más, lo que va a

intentar hacer Smith, es bueno, está

de moda encontrar explicaciones

que no dependan de la biblia o de

decretos reales. Tienen que ser

explicaciones físicas: la fisiocracia,

el poder de la naturaleza, explica la

ley de la economía. Smith va a decir:

bueno, rasqueteemos un poco la

realidad y van a salir las leyes de la

economía. Vamos a encontrar la

piedra filosofal. Es un momento en

el cual se genera la corriente

cientificista que luego se va a

convertir en positivismo. La realidad

es, vayamos a la realidad con los

instrumentos adecuados,

escarbemos la realidad, encontremos

la ley. La ley única, la que

sirve. Esto es importante porque al

final del siglo XX va a pasar algo

parecido, sin, por supuesto, el nivel

intelectual de esta gente. Va a haber

una conciencia muy fuerte que la

realidad está ahí, que se puede

observar, que es una ciencia como

la física. Así como Newton descubrió

la atracción de los cuerpos, la

economía tiene que descubrir el

funcionamiento de la riqueza. Y ese

funcionamiento Smith lo va a

teorizar, que es uno de los grandes

mitos que es la famosa mano

invisible, que está en la Teoría de

los sentimientos morales, que es

otro libro de él donde dice, veamos

un mercado, qué es lo que se ve de

ese mercado: desorden, caós,

olores, colores, sabores, pero en

realidad hay un orden que nosotros

no vemos pero parece estar guiado

por "una mano invisible". Y esa

famosa frasecita, que tanto daño le

hizo al fútbol, va a seguir y,

permanentemente, nos va a

acompañar en nuestra historia con

la idea de que el mercado se regula

solo. No hay que tocar.

En esa época, cuando estaba Luis

XVI había una crisis económica en

Francia provocada por el

endeudamiento que le había costado

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

5

Revista


a Francia la guerra de independencia

de Estados Unidos, puesto que

Francia apoyó a los insurgentes

norteamericanos y una serie de

malas cosechas. Frente a esa crisis,

Luis XVI lo llamó a Francoise

Quesnay. Esto es una historia real,

la primera consulta económica. ¿Qué

tengo que hacer, le dijo a Luis XVI?

y éste le contestó: no hagas nada;

esto se va a arreglar solo. Esto fue

tres o cuatro años antes de la

Revolución Francesa. Entonces, el

"no haga nada, esto se arregla solo",

pobre Luis XVI, porque no le fue

nada bien, pero es la primera

intervención de un gurú económico

en la política.

Tuvimos a los mercantilistas,

tuvimos a los fisiócratas, que son

los primeros tipos que trataron de

responder a la pregunta de dónde

diablo sale la riqueza, cuánto cuestan

las cosas. Smith hace su aporte

fundamental, además siempre es un

tipo simpático, tenía esa imagen que

venden los anglosajones de sabio

loco. Y acá aparece la tenebrosa y

pertinente figura de David Ricardo.

Se llama así, es como decir Lorenzo

Miguel, no tenía apellido. David

Ricardo es uno de los pocos

economistas que se enriqueció

legalmente. Hizo mucha plata

especulando en la bolsa, pero no era

de ninguna fundación, no recibía

sueldos de ninguna empresa. La guita

la hizo él, y eso es importante. Y

Ricardo, a mi juicio es El economista

del siglo XIX para la Argentina, y es

el papá conceptual del imperio

británico. Ojalá tuviéramos un David

Ricardo para nosotros, porque

elabora básicamente dos teorías.

Una, para uso de Inglaterra y, otra,

para el resto del mundo. En

Inglaterra dice, acá hay que

industrializarse, porque si no el

capitalismo caerá en un estado

estacionario. De todos modos,

David Ricardo creía en el fondo que

todo iba a llegar al estado

estacionario e iba a ir mal, pero no.

Acá lo importante es la industria, y

el resto del mundo no se

industrializa, compra las

manufacturas. Funcionó, mientras

en nuestro país lo que va a suceder

es todas esas guerras civiles.

La teoría de Ricardo es buenísima y,

en algunos casos, muy actual.

Ricardo es uno de los primeros tipos

que va a tratar de pensar la sociedad

a través de los ingresos. Va a tratar

de vivir la sociedad en clases. Los

liberales clásicos, de la época, Smith,

Stuart Mill, Malthus, no son eunucos

blandos que no tienen ninguna

consistencia en términos de

conflicto. Al contrario, el

pensamiento liberal clásico hablaba

del conflicto y de las clases sociales.

No es una idea de Marx lo de las

clases sociales. Son los liberales

clásicos, hay clases, esas clases

dependen del tipo de ingreso que se

reciban. Entonces, para Ricardo va

a haber tres tipos de ingresos y de

clases: los que reciben el salario, los

capitalistas que son empresarios y

reciben el beneficio y los

terratenientes que reciben la renta.

¿Cuánto tienen que ganar los

obreros? Puesto que en esta

cuestión es saber cuánto hay que

pagar, cuánto son los precios. Lo

dice Ricardo y la ley de acero, de

hierro de él, es hay que pagar lo

suficiente para la subsistencia. Nada

más. Smith es un poco más

sociable, decía hay que pagar la

subsistencia y la educación. Para

David Ricardo, los obreros tienen

que ganar lo suficiente como para

reproducir la fuerza de trabajo. No

había que pagarles de más, porque

si se les paga de más, toman, tienen

demasiados hijos, le pegan a la

mujer, no pueden mantener los

hijos, etc. Entonces, no se les paga

de más por su bien. Pero, ahí viene

el componente moral: no hay que

pagarles más porque vieron como

son. Entonces el salario está

definido. Es para comprar pan,

papas, la alimentación básica del

obrero inglés del siglo XIX. Los

capitalistas tienen el beneficio que es

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

6


fruto de arriesgar, comprar materia

prima, pagar salarios, vender un

producto sobre un mercado que

puede funcionar o no. Es el ingreso

legítimo de los empresarios.

Pero hete aquí que están los

terratenientes que tienen la tierra.

¿Qué es la renta de la tierra? Y acá

viene el aporte conceptual de David

Ricardo, que es su análisis sobre la

renta de la tierra. Porque después,

con algunas salvedades, se puede

trasladar al sector financiero. ¿Qué

pasaba en ese momento? A

principios del siglo XIX, esto es en

1817, en Principios de economía

política y del impuesto, fíjense qué

interesante. Nosotros que somos

reprogres le ponemos "Seminario de

Economía Política". Los liberales

clásicos sólo hablaban de economía

política, no existía otra economía

que no fuera política. El divorcio

trágico se va a dar a fines del siglo

XIX, entonces estos tipos eran de la

economía política. Así que estamos

volviendo a la fuente. ¿Qué pasaba?

Sucedía que gracias a algunas

medidas higiénicas fundamentales,

como lavarse las manos antes de

operar a alguien, o lavar al bebé

apenas nacido y no envolverlo en

bandas como se hacía en el

medioevo, la mejora de la

alimentación, el descubrimiento de

algunas vacunas, hace que haya un

boom de población. Existe una

revolución demográfica, en donde

bajan abruptamente los

fallecimientos, los altos nacimientos

se siguen manteniendo antes de

bajar. Eso se tarda un siglo, un siglo

y algo, parece ser un

comportamiento del ser humano

como especie. Se da en todos los

países, no al mismo tiempo, por

supuesto. Pero, por ejemplo, India

y China hoy estarían al final de la

revolución demográfica. Hace

tiempo que Europa la pasó, nosotros

también ya lo hemos pasado. Lo que

pasa es que hay un excedente de

personas, que consumen papa, pan,

lo básico. Por lo tanto, antes, en

Inglaterra, cuando tenía poca gente,

se cultivaban las tierras de mejor

calidad solamente y se vendían estas

por ejemplo a veinte libras. Pero, en

un momento había que poner más

tierras a cultivar puesto que había

cada vez más gente. Entonces, se

pusieron a cultivar tierras de menor

calidad, calidad B, y el precio, era

mayor. Entonces, ¿qué hace el señor

A? ¿Vende a 20 o 40? Vende a 40. Y

esto es lo interesante, porque en un

mercado de libre competencia

teóricamente los precios tienen que

alinearse sobre el producto fabricado

en las mejores condiciones, sobre

el que tiene una mayor performance.

En un esquema de renta, cerrado,

de monopolio, el razonamiento es

¿por qué si yo puedo vender a 40 lo

voy a vender a 20? Por lo tanto, un

precio de renta va a ser el precio

que se alinee con el producto

fabricado, con la peor calidad y que

tarda y cuesta más. Va a tener una

renta de veinte libras. Los ingleses

sólo piensan en eso: hay que poner

a cultivar más gente, más tierra de

menor calidad, que cuesta por

ejemplo 60. Entonces va a haber

veinte por un lado de renta y veinte

por el otro. Pero siempre el precio

de veinte va a ser 60. Acá el margen

va a ser muy poco. Entonces qué

dice Ricardo: esto va a ser posible

gracias a la ley de protección de

granos que tiene Inglaterra. Esto es

que se protege a los productores de

trigo ingleses. Pero, si esto va a

seguir así, si cada vez va a haber

más población, la renta va a subir,

el precio del pan va a subir, los

obreros comen pan, por lo tanto el

salario va a subir, no el real sino el

nominal. Siempre van a comer igual,

no se le puede pagar menos que la

subsistencia. Entonces, el beneficio

va a quedar hecho puré entre la

renta y el salario. Ese es el peligro

para Inglaterra.

¿Qué hay que hacer? Hay que

destruir a los terratenientes decía

Ricardo. Esto es sacando la ley de

protección de los granos, y

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

7

Revista


uscando por el mundo quién nos

pueda proveer de materias primas

y alimentos baratos. Esto es lo

interesante. Yo creo que este

esquema de rentas se puede

reproducir en el sistema financiero,

donde los productos financieros al

final tratan de afirmarse sobre el

más caro. Pero, lo interesante de

esta época de liberales, es que,

primero, hablaban de economía

política, y segundo, hablaban del

conflicto. Había un conflicto: Smith

decía pobres siempre va a haber,

qué le vamos a hacer. Ricardo decía

menos que esto no podemos

pagarle, pero nuestro enemigo está

acá. Este es nuestro enemigo, hay

que destruirlo. Hay que sacar la ley

de protección de los granos, por lo

tanto, volvemos a tener precios

baratos, incluso a no cultivar nada

más. Importamos materias primas

para la subsistencia, y exportamos

materias primas. Y esta fue, hasta

ahí la teoría industrialista de Ricardo

que no pudo verla, falleció antes de

que se saque la ley de granos. Pero

es el tipo que armó los conceptos

para que Inglaterra fuera un imperio.

A los ingleses les dijo: nosotros nos

tenemos que industrializar. Esto

significa que los beneficios

capitalistas tienen que crecer. A los

obreros lo mínimo e indispensable

no les podemos pagar, hay que ver

cómo se puede subir el salario de

modo indirecto, pero sobre todo

tenemos que hacer desaparecer a

los terratenientes, y eso se logró

sacar la ley de protección de granos

y la teoría del comercio

internacional. Esta es la parte de

Ricardo que no se conoce mucho.

Pero acá uno ve cómo se armó la

teoría. Los ingleses, por ejemplo, no

van a ocupar la mitad de África

porque sí, porque les gustó el clima.

Tienen toda una lógica. Este es el

libreto del imperialismo.

En esa época la economía se

manejaba con una teoría de los

precios, de cuánto valen las cosas,

basada en el valor trabajo. Esto es,

si el trabajo es lo que crea valor,

pues la cantidad de horas trabajadas

sobre un bien marcarán el precio de

ese bien. Es una teoría interesante

que rondó un poco el tema de los

clubes de trueque. Es una teoría del

valor tan digna como la teoría del

valor marginal, que es la que prima

actualmente. Pero bueno, en ese

momento el tema eran las horas de

trabajo. Debe Ricardo elaborar un

modelo teórico en el cual va a

presentar al comercio mundial como

un gigantesco lugar donde se

cambian horas de trabajo. Ya no es

más trigo contra manufacturas o

para utilizar el ejemplo de Ricardo,

manufacturas por vino; sábanas,

telas inglesas por oporto, que era el

intercambio con Portugal. David

Ricardo dice porqué a Portugal le

conviene especializarse en materias

primas y a Inglaterra en

manufacturas. David Ricardo dice

imaginemos, y cuando un

economista dice imaginemos, hay

que entrar a hilar fino. En el

imaginemos o supongamos están

los supuestos de lo que se va a decir,

que no siempre son explícitos.

Imaginemos entonces un mundo en

el cual lo único que se cambia son

horas de trabajo. Lo ideal es que

cada uno cambie las horas de

trabajo que lo benefician más, que

lo ahorren las horas de trabajo. Los

portugueses pueden hacer telas y

vino, los ingleses también, lo que

pasa es que nosotros los ingleses

hacemos más rápido las telas y los

portugueses hacen más rápido los

vinos. Entonces, les va a convenir a

ellos funcionar en el producto que

tardan menos horas y cambiarlo por

el producto en que nosotros

tardamos menos horas. Y, desde ese

momento, en el comercio mundial

tendremos menos horas en horas

de trabajo. Incluso, si Inglaterra

fabricase mejor los productos, igual

el intercambio comercial e

internacional es favorable puesto

que la relación de productofabricado

más rápido, igual

favorecería a Portugal de un lado y

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

8


a Inglaterra de otro. Es decir, la

relación entre sábanas y vino.

Incluso, si Inglaterra fabrica mejor

las dos cosas, puede haber un

ahorro si el otro se especializa en la

otra parte.

Esto es importante porque ahí

entramos nosotros como

proveedores de materias primas. No

le vendíamos petróleo y soja, pero

sí trigo y carne. Y eso explica como

se dirime la disputa interna de poder

dentro de la Argentina. Doña Paula

Albarracín de Sarmiento, bueno… el

hijo la reventó. Dijo: dejo de

comprar ponchos porque el hijo dijo

compro la teoría de Ricardo del

comercio internacional. Acá la

riqueza va a ser el trabajo de la

tierra y se lo vendemos a Inglaterra

porque nosotros gastamos menos

horas fabricando una tonelada de

trigo, y ellos gastan menos horas

fabricando una tonelada de

manufacturas. Por lo tanto,

nosotros podemos cambiarle

nuestros productos, una tonelada de

trigo, de carne salada, de lo que

fuera, vamos a ahorrar horas de

trabajo si nosotros nos

incorporamos al mercado mundial

exportando lo que fabricamos más

rápido. En otras palabras, para qué

diablos vamos a hacer que Doña

Paula se rompa los ojos, los dedos

fabricando un poncho que va a

costar $12, si en Manchester puede

tener una fábrica de ponchos que los

saca a $2. Nosotros podríamos

habernos quedado acá, mirando las

vacas y corretear alegremente por

el campo. Pero no. Hay una teoría

que dice no, esta tierra es buena.

Esta tierra ustedes la trabajan,

ahorran horas de trabajo, exportan

y nosotros la traemos. Y eso dirime

rápidamente las disputas de poder

interno. Hubo intentos, debates,

gente que dijo: si nosotros abrimos

nuestras fronteras sólo nos van a

quedar los ojos para llorar. Lo cual

se verificó varias veces en nuestra

historia.

Mariano Moreno incluso en La Gaceta

de Buenos Aires escribe los

extranjeros quieren venir, pues

franqueemos el acceso al país. Esos

tipos no vienen a hacer nuestra

felicidad. El veía con mucha claridad

el problema. Bueno, todos esos

intentos industrialistas van a quedar

en la nada frente al poderío de la

clase inglesa y la tilinguería de la

clase burguesa local que ya se

manifestaba por entonces. De

Ricardo nosotros no tomamos la

teoría que favorecía al desarrollo

capitalista, sino que tomamos la

teoría del comercio internacional:

ahorro global de horas de trabajo,

división internacional del trabajo. En

esto recuerdo lo que le hicieron a

China: en 1843/ 1844 Inglaterra

invade China para vender opio. El

opio estaba prohibido en China y lo

que hacen simplemente es invadirla

para poner puestitos de opio,

vender, total al opio no lo vendían

en Inglaterra, lo vendían en China.

Así que ya ven ustedes cómo son

las cosas en este glorioso siglo XIX.

Importante consecuencia para la

Argentina en esto que son las bases

del modelo agro-exportador. Esta

teoría económica precisaba de una

práctica política. Esa práctica política

consistió entonces en liquidar todo

lo que podían ser las pequeñas

manufacturas del norte, en liquidar

a los que estaban detrás de las

manufacturas. Había que domesticar

al gaucho, al indio. Digo, qué costo

de oportunidad tener un montón de

salvajes con pluma en una tierra

fértil. Y por último había que liquidar

al país que se le ocurrió la primera

versión de Ricardo que era Paraguay.

Entonces de 1840 a 1871, la

federación de Buenos Aires, lo que

va a existir es el disciplinamiento, la

puesta en marcha de una sociedad

diciendo esto sirve, esto no. Indio

no, gaucho no, paraguayo no. Pero

sí traigamos maestritas

norteamericanas, y si no que vengan

inmigrantes. Consecuencia positiva

de esto, al menos había una idea de

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

9

Revista


infraestructura y de educación. La

Argentina entra al siglo XIX con las

leyes de educación, laica, pública,

gratuita, etc. Pero siempre, por

desgracia, dentro del marco de

complementación internacional.

Entonces, si Mitre, Sarmiento y

Avellaneda son un poco los que

arman el escenario, la famosa

generación del 80 va a ser la que

imponga su modelo y un poco la que,

por suerte, empezamos a tener

datos acerca de cómo evolucionó la

economía. Tuvimos varias

oportunidades de entrar en el

capitalismo: esa va a ser una

cuestión del siglo XX. Es interesante

ver cómo los centros de producción

de ideas en Europa se toman algunos

conceptos, se transforman y llegan.

En esa época de la llamada

reorganización nacional, gana quien

tiene la articulación externa más

fuerte. Nuestras clases dominantes

o dirigentes siempre tuvieron una

articulación externa. Se va armando

así, de a poco, lo que la CEPAL va a

denominar centro-periferia.

Un centro manufacturero, industrial

y una periferia que provee materias

primas, y una relación centroperiferia

en el cual ustedes me

mandan el trigo, yo les mando las

manufacturas. El problema es que la

industria avanza más, produce año

a año mayor valor agregado. Si

ustedes ven un auto japonés del año

pasado y uno de este año, seguro

que tiene chirimbolos nuevos.

Entonces, la cantidad de trigo podía

ser siempre la misma pero la

cantidad de manufactura bajaba y

eso se llama la desigualdad de los

términos del intercambio. Nosotros

cada vez necesitábamos más

materias primas por la misma

cantidad de manufacturas, y eso es

lo que Ricardo no decía. Ya sea

porque no lo vio o porque no le

convenía. Esta es una época en la

que también la Argentina se

incorpora como país agroexportador

al mundo, sino que también se dice

que los argentinos tenemos que

recibir la inversión extranjera. Es así

como se hacen los ferrocarriles, con

las condiciones en la que se hacen.

Básicamente los ferrocarriles para

llevar la riqueza del interior al puerto

y exportarla. El asunto es tener vías

de acceso para las materias primas

de ida, y para las manufacturas de

vuelta. Había un francés que

descubrió petróleo en el norte y que

quería poner una máquina de aceites

rápidamente mediante las tarifas del

ferrocarril le liquidan el negocio.

Entonces el transporte era un

instrumento de política económica:

la consigna era ustedes no se

industrializan y no deben

industrializarse.

Con el crédito es lo mismo. Había

un par de tipos que pregonaban en

el desierto, como Mariano Fragueiro,

pensador olvidado, que escribió un

librito que se llamaba La organización

del crédito, en el cual decía que el

préstamos de dinero no podía ser

librado al sector privado. Tenía que

ser una cuestión pública, un poder

del Estado, una potestad del Estado.

Nadie podía prestar dinero e interés

de modo privado. Fragueiro era

cordobés, pónganse las pilas,

reivindíquenlo un poco. Entonces,

esta visión de Ricardo que le va a

permitir a la Argentina cincuenta

años de paz y administración, como

dice Roca en el 80, y justito cae en

1930. Que es lo que vamos a ver

después de la pausa.

Tuvimos un proyecto nacional, el

primero de todos, que fue el Plan

Revolucionario de Operaciones de

Moreno. El primer gobierno patrio le

encarga a Moreno escribir

conceptualmente para donde hay

que ir. Eso después lo sigue

Belgrano, Monteagudo, toda esa

línea modernista un poco

europeizante, un poco criolla. Pero

bueno, fue un nuestro primer

proyecto nacional. A fines del siglo

XIX se va a establecer otro proyecto

nacional sobre la base de la

integración de la Argentina al

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

10


comercio internacional, y en

particular, a la relación con Gran

Bretaña. Los proyectos son

cuestiones que tienen tiempo de

cocción, su momento. De nada

hubiera servido en 1810 decir la

Argentina tiene que ir allá o acá con

respecto a Gran Bretaña, sino que

ahora sí ya estaban liquidados los

enemigos internos, gauchos de

indios, liquidados del enemigo

externo, Paraguay; bueno ahora sí

se pude levantar el telón de la

generación del 80 que es bien

particular. Cuando uno lee los

artículos de Mariano Grondona en la

Nación del domingo, que es siempre

la generación del 80, qué lindo Mitre

y demás. Pero la generación del 80

eran tipos brillantes, no exentos del

sentido del humor, que tenían un

modelo claro. Y si no lo tenían claro,

daba para decir que lo tenían, porque

un modelo económico es un tipo de

explotación económica, un modelo

de desarrollo, pero también es una

manera de ver las cosas. Son

determinados valores, es lo que

diríamos, aparatos represivos del

estado y aparatos ideológicos del

estado. El estado va a ser el

instrumento que va a decir esto sí y

esto no. Fíjense la presencia del

estado, por ejemplo, en el Martín

Fierro y en La Vuelta del Martín

Fierro. Es decir cómo es el estado

el que lo saca a Fierro y lo manda a

un fortín de frontera y lo convierte

en un marginal. Y el segundo, donde

hay que adaptarse, que José

Hernández haya pasado de

proscripto a senador de la Nación es

una anécdota. Pero bueno, igual es

interesante el Martín Fierro porque

toma la figura del gaucho, y el

gaucho de 1880 a 1920 va a sufrir

transformaciones que marcan bien

cuál es la ideología y cuáles son los

valores de la generación del 80. El

gaucho en el Martín Fierro es un

matrero, es terriblemente racista,

políticamente incorrecto. Acá los

esclavos negros eran empleados en

el servicio doméstico con lo cual

vivía mucho mejor que el gaucho

que era un trabajador rural que vivía

en la intemperie, pero que era un

hombre libre.

Darwin escribió sobre el gaucho.

Tiene unos párrafos en Viaje de un

naturalista alrededor del mundo que

nos dejan el pechito bien hinchado,

que nos dicen qué lindo que es ser

argentino. Porque Darwin lo va a ver

a Rosas, cuando está haciendo su

campaña del desierto. Rosas que por

un lado hacía su campaña al desierto

y, por otro, le pasaba su vacuna

contra la viruela a los indios. Esa

relación dual, nunca tuvimos un

héroe nacional prístino… Darwin lo

va a ver a Rosas y lo califica como

rey de los gauchos. Primero, los

gauchos lo adoraban a Rosas,

además de ser Rosas un gaucho. El

no era un tipo distinto, dice que

Rosas era un tipo peligroso cuándo

se reía y después dice del gaucho lo

mejor que se puede decir de

cualquier tipo humano. Y lo dice

Darwin: el gaucho puede ser un

asesino o un ladrón, pero siempre

puede ser un gentleman. No sólo

eso se llevó como recuerdo, sino

también el mal de chagas, que

después lo mataría. Es interesante

leer a esos naturistas porque acaso

era más veraz de lo que era la

intelectualidad argentina de esa

época. Darwin compartía la comida

con los gauchos, los gauchos le

daban de comer lo mismo que

comían. Cuando va a Chile no le

pasa lo mismo.

Ese gaucho, esa figura marginal y

rebelde termina en Don Segundo

Sombra. Así como Martín Fierro

sacaba un facón por un sí o por un

no, Don Segundo Sombra era el

gaucho domesticado, convertido en

peón rural, es el gaucho del

alambrado. Sarmiento mandando a

cortar la cabeza del Chacho

Peñaloza, la represión a Felipe Varela

o a López Jordán. Bueno, todas

esas cuestiones que nos

estructuran, recién charlando se

mencionaba a Borges. Y Borges,

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

11

Revista


posiblemente el mejor escritor

argentino, tenía una tirria terrible

porque la obra fundamental de

nuestra literatura nacional era el

Martín Fierro y no el Facundo.

Fíjense qué interesante, el Facundo

que era otra gran obra literaria,

lástima que Sarmiento no se haya

dedicado a la literatura únicamente,

parece insuperable. Sarmiento era

un tipo que realmente escribía muy

bien. Bueno... Sthendal decía que la

frase mejor de la escritura francesa

era "todo condenado a muerte

tendrá la cabeza cortada", que era

una frase del código penal. Pero

Sarmiento era un gran intelectual.

Puesto que tenemos una historia no

resuelta, creo que hay que agarrar

a nuestros próceres en sus

contradicciones. Hay cosas de Rosas

que adoro, y cosas de Rosas que

detesto.

Sarmiento es una persona que arma

los conceptos, el Facundo es de

1845, es de un tipo exilado,

perseguido, está bien escrita, es

brillante, no tiene nada que ver con

la realidad. Pero eso no importa, son

conceptos operativos. Sarmiento es

una de las personas que arma el

imaginario argentino, y lo arma de

un modo duradero. De sus lecturas

sale que el gaucho es un tipo

peligroso al que hay que liquidar. "No

ahorre sangre de gaucho, que es lo

único que tienen para regar la

tierra", eso es de una carta de

Sarmiento a Mitre. O, "mate a los

indios desde chicos, puesto que

tienen genéticamente el odio a la

civilización". Y después nosotros

vamos a los seis años y en la

escuela le cantamos a Sarmiento

"gloria y loor, honra sin par" etc.,

etc. Y no es para tirar a la basura a

Sarmiento. No, no hay que tirar

ninguna idea a la basura, pero hay

que agarrar las cosas en

contradicción y ver toda esta

cuestión. Si Urquiza no se hubiera

retirado en Pavón... si tal cosa, si

tal otra… siempre estamos con los

si… Tratemos entonces cuando nos

toque, evitar esas cuestiones. El

gaucho matrero del Martín Fierro se

convierte en un peón rural, en una

figura folclórica. ¿Cuándo se

recupera el gaucho? ¿En qué

momento? Y, en el momento en que

comienzan a llegar gallegos brutos

y napolitanos analfabetos. Esto es

cuando hay una invasión de

inmigrantes y hay que crear una

figura nacional, lo que se liquidó

social y económicamente ahora es

elevado al rango de paradigma … "la

argentinidad"... "El gaucho sobre la

pampa"… ¿Quién lo recupera?

Lugones en una serie de conferencias

en La Plata, que recupera la figura

del gaucho. Bueno, y Lugones que

es uno de nuestros colosos

escritores… después La hora de la

espada y todas esas cosas. Después

Gatica muere pobre y Maradona se

droga. Y bueno, sí es así…Borges era

terriblemente reaccionario, pero

tratemos de seleccionar lo que nos

convenga y es valedero. Entonces,

los valores de la generación del 80

son esos. Ahora, las clases

peligrosas no son los gauchos, no

son los indios ni los paraguayos, si

no que van a ser los inmigrantes. Y

van a venir con sus ideas en

particular los anarquistas. Esa

primera entrada de la Argentina en

la Modernidad se da

conceptualmente, pensando con

valores de la civilización europea o

los valores que se cree que son,

liquidando a todos los actores que

se crea que pueden competir, y

económicamente con una

complementación absoluta de la

Argentina en el comercio inglés. ¿Por

qué? Una compañía de encuestas

sacó la imagen de los Estados

Unidos en los distintos países de

América latina. Y acá en Argentina,

sólo el 31 % de las personas en

Argentina tendrían una opinión

positiva de los Estados Unidos.

Caramba! Le ganamos a Cuba y

Venezuela, ni qué hablar de México.

Bueno, es que nosotros siempre

fuimos más pro- ingleses. Poco

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

12


tuvimos que ver con Estados Unidos,

tardaron un siglo y medio en llegar.

En la relación centro– periferia, allí

estamos, se va a dar que se

exportan manufacturas desde el

centro, y se exportan materias

primas desde la periferia. Para que

este sistema económico funcione,

yo tengo que tener determinados

valores, determinado sistema

político -que va a ser el fraude

patriótico-. Antes se votaba en las

iglesias, había fraude, no había

problemas. Se elegían los

presidentes en la Cámara de

Comercio Inglesa o directamente

entre amigos y... es muy interesante

ver cómo en Argentina las elites de

la época de los federales, salvo

excepciones, rápidamente se pasan

a la generación del 80. Es

interesante ver cómo nuestros

grupos dominantes son mucho más

flexibles y le pegan mucho más a la

realidad que cualquier otro grupo

alternativo. Si uno hace la lista de

todos los que fueron diputados en

la generación del 80, ve que ya

venían de antes y que son miembros

de familias que ya eran caudillos en

la época de la independencia.

Entonces, en este sistema centroperiferia

va a haber un discurso

dominante que va a ser civilización

o barbarie, una complementación

económica de manufacturas vs.

materia prima, una infraestructura

con todos los ferrocarriles en

abanico a Buenos Aires, un punto de

acumulación que va a ser la aduana.

Pero ya se acabó el desarrollo en el

norte y, en el litoral, ya se sabe quién

manda. Entonces, de esos cincuenta

años de paz y administración van a

sufrir dos transformaciones

importantes. La primera va a ser el

acceso al sufragio universal

masculino como un modo de darle

más aire al sistema político. Bueno,

los radicales de esa época hacían

revoluciones, en 1890 y en 1905 se

levantaron a los tiros. ¿Pero cómo

era la mecánica? Los muchachos se

levantaban y eran tiros, muertos,

batallas. Pero si agarraron, como

fue en 1890, al presidente de la

nación lo liberaban, cómo lo iban a

tomar preso, era todo entre

caballeros. El gobierno reprimía,

retomaba el poder, y dos años

después amnistiaba a todo el

mundo. Es decir, había un sistema

en el cual la violencia política en la

Argentina, siempre fue muy elevada.

Esta cuestión en 1916, se abre a

uno de los movimientos políticos

importantes de la Argentina que

venía con una fuerte raíz criolla,

federal, después los radicales se

tornan unitarios... Yrigoyen, Alem

eran todos tipos que venían de la

corriente federal y más del

caudillismo. Es importante esto

porque en el acceso a la democracia

de masas en Argentina que se da en

1916 también crea algunas semillas.

No se rediscute la distribución del

ingreso, los radicales del 16 lo que

hacen es la distribución del ingreso

a través del cargo público. Esto no

es una crítica, Venezuela lo hace de

ese modo, Cuba pasó a la

desocupación del 50% en 1969 al

5% en 1960 porque metió a todos

los pobres en el estado. Guarda, no

es una crítica, es una observación.

Esa distribución del ingreso a través

de la función pública no era una

distribución del ingreso en base a la

propiedad. Sin embargo, una cosa

esencial que hicieron los radicales en

esa época fue YPF. Cuando Mosconi,

que se interesaba por los asuntos

de aviación, va a pedirle nafta a la

Royal o a la Shell, que es lo mismo,

y le dicen que no porque el gobierno

argentino nos debe plata, y dice, y

cómo los aviones del ejército no van

a poder volar. Es allí cuando el tipo

empieza a maquinar el tema de una

empresa petrolera del Estado. Lo

cual es una cuestión muy fuerte. Y,

además sobre YPF se van a fundar

Petróleos de México (PEMEX),

Petrobras, Yacimientos Petrolíferos

de Bolivia. Digo, va a ser un a

empresa modelo. Allí había

managment público de muy alta

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

13

Revista


calidad. Mosconi allí señaló

claramente que una empresa pública

funciona bien cuando existe la

voluntad política que así sea.

Conducción política, instrumentación

económica. Y van reapareciendo un

poco algunos parámetros de

pensamiento nacional que se habían

olvidado o que se habían terminado

con los gauchos o los paraguayos.

Los límites del radicalismo del 16 son

claros, son personas del siglo 19 que

gobiernan y actúan. Sigue siendo un

modelo centro- periferia. Ya

habíamos tenido un pequeño

problemita con la primera guerra

mundial, porque manufacturamateria

prima no funcionaba del

todo bien.

Con la crisis del 29 se corta el

sistema centro– periferia y eso va a

desencadenar la modernidad en

Argentina. Y esto, ¿qué significa? Y

acá va a estar el comportamiento

de nuestra clase dirigente a lo largo

del siglo XX, que va a ser que frente

a una situación de crisis económica,

cuando hay que rediscutir la

distribución del ingreso, hay un golpe

de estado y salir a favor de los

grupos dominantes. ¿Por qué el

golpe de Estado de 1930? Bueno,

porque la crisis del 29 imitaba a

aquel sistema centro- periferia que

hacía agua por todos los agujeros,

y que había que comenzar a

rediscutir la cosa: los radicales de

1916 y después en la reelección del

28, había tipos de muy alto nivel.

Estaba Oyanharte, uno era ministro

de relaciones exteriores, el otro

diputado nacional. Bueno, estaba

Mosconi, incluso nosotros habíamos

sido neutrales durante la primera

guerra mundial y habíamos tenido

una política independiente en

materia de diplomacia. Pero ahora

Argentina empezaba a existir,

Irigoyen no reconoce muchas

intervenciones de Estados Unidos en

América latina. De algún modo, la

Argentina era un país que existía,

pensaba, formábamos una

determinada elite intelectual para

toda América Latina, positivista por

cierto, disfrazados de europeos,

pero éramos Buenos Aires– París de

América del Sur, la Argentina décimo

país del mundo, del continente

segundo o tercero, según el grado

de delirio de los cronistas de La

Nación del momento. Pero, al mismo

tiempo con una cuestión social no

resuelta. Joaquín V González,

enorme Ministro del Interior de los

conservadores, lo manda a Bialet

Massé a hacer un informe sobre el

estado de las clases obreras en el

interior del país y les aseguro que si

lo leen, van a ver que la Argentina

de las vacas y las mieses tenía un

costo social importante. La Forestal

en el Chaco hacía lo mismo que

hacen las compañías mineras

canadienses hoy, básicamente nos

van a dejar un agujero. Chaco,

1880: bosque; Chaco, hoy: nada.

Esto es si ya tenemos la experiencia

de La Forestal, porque dejamos que

siga existiendo la experiencia de La

Alumbrera.

Está, quizá el mejor cuadro de la

pintura argentina, "Sin pan y sin

trabajo" de Ernesto de la Cárcova,

que es de toda esa época de la

Argentina de principios de siglo.

Había una Argentina muy culta.

Estaba la vanguardia de estudios en

psicología o en literatura. Digo,

cuando Lugones hace el famoso

discurso en el Centenario, de

Ayacucho, de La hora de la Espada,

bueno, ya estamos viendo como se

van ubicando los conceptos de

comienzos del siglo XX. Es el tiempo

de La rebelión de las masas de

Ortega y Gasset, las masas

amenazan con mediocrizarlo todo,

son tiempos de Hitler y de Stalin, de

la Guerra Civil Española. Las masas

son la amenaza, conceptualmente

de nuevo tenemos una teoría política

que dice "hay que tomar el poder

sino se pudre todo". Hay que

conducir el proceso de salida de la

crisis. Golpe de estado cívico–

militar, uno de los mejores diarios

de Argentina, Crítica, era uno de los

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

14


diarios más propagandistas a favor

del golpe. Al golpe no lo dan con los

bomberos sino con los cadetes del

colegio militar, pero era una cosa

típica el tema de los golpes de

estado. Pero, desde el punto de

vista económico, la ruptura del

sistema centro- periferia va a

provocar la industrialización de la

economía.

¿Qué sucedió con la economía

Argentina? Nosotros la dejamos en

la época de Ricardo. Resulta que

hacia 1870 sucede un hecho

gravísimo para la historia de la

humanidad que es la creación de la

carrera de economía en las

universidades. Es grave porque eso

se crea en un momento en el cual

había una fascinación por el

positivismo, Aquello que Adam Smith

decía de un modo campechano y

divertido: "hay leyes en la

naturaleza y hay que escarbarlas".

Así como a Newton se le cayó la

manzana y descubrió tal cosa, pues

nosotros lo mismo con la economía:

hay tres tipos que van a darle a la

economía que le dan la categoría de

ciencia, lo cual está muy bien; pero

el tema es que le dan la categoría

de ciencia exacta lo cual está muy

mal. Vale decir, si la economía es una

ciencia debe tener un método y ese

método es la matemáticas.

Cualquier concepto económico que

no se pueda matematizar, no es

economía, no es científico. Y esos

se van a llamar los neoclásicos. Los

clásicos eran Petty, Smith, Ricardo,

etc.. Y estos que entre 1870 y 1880

van a sustentar las bases de la

economía científica es donde se

produce el divorcio, y es allí donde

comienza a dejar de llamarse

economía política y comienza a

llamarse economía nada más. Y eso

es gravísimo. Porque entonces la

economía como campo del saber

separado de los demás, imitando a

las ciencias físicas, en vez de estar

entre las ciencias sociales, que es

donde debe estar por cuestiones

científicas justamente porque sino

no se entiende la economía, van a

postular que, puesto que el método

es matemático, y las matemáticas

son la verdad, significa que hay una

y una sola verdad aquí y en la China.

Significa que tomando la herencia de

todos los pensadores liberales y

dejando al mercado bajo ciertas

circunstancias, atomizaciones,

muchos sectores pequeños que

interactúan, transparencias, todos

tienen la información perfecta,

libertad para entrar y salir del

mercado, pues todo tiende al

equilibrio entre oferta y demanda. Es

la tecnificación y la matematización,

es dejar que las fuerzas del mercado

se expresen libremente. Que se

autorregulen, es aquel que mejor

puede distribuir bienes y servicios.

Por lo tanto trabajo, por lo tanto

ingresos, y todo. Y eso es

demostrable porque se hacen la

función de oferta y demanda para

todos los bienes, se suman todas las

funciones de oferta y demanda,

tenemos el modelo de equilibrio

general de la sociedad. Ahora si el

estado interviene la jodió, porque

falsea las ecuaciones. Estamos en

la época de Spengler y Spencer, la

época en la cual el pensamiento de

Darwin, luminoso en cuanto a la

evolución de las especies, es

trasladado a la sociedad. Por lo

tanto es la supervivencia del más

apto. Es civilización y barbarie. Por

supuesto es el reduccionismo del

pensamiento de Darwin que es

mucho más complejo.

Esto, en otros términos es pensar,

las empresas más aptas sobreviven,

por lo tanto si yo ayudo a las más

débiles o a los más débiles estoy

falseando las reglas del juego. Por

supuesto, otros países que habían

llegado tarde a la industrialización

como Alemania plantean un

esquema totalmente distinto. Ya en

los años de 1830, Friedrich List,

había escrito el sistema nacional de

economía política que es del mismo

tipo y plantea las mismas cuestiones

que plantea Fragueiro. Luego,

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

15

Revista


cuando Alemania tiene que

unificarse, Bismarck que era un tipo

muy conservador y reaccionario, se

da cuenta de que tiene que actuar

junto con la clase obrera alemana,

por lo tanto empieza la primera

legislación social y las legislaciones

y esto y lo otro . Pero siempre un

proyecto político y una

instrumentación económica. Acá

bajo cubierto de "ésta es la mejor

economía que hay", se impone un

modelo político. Y eso creo también

es una cuestión que hay que saber

en la Argentina cómo en 1870 se

disocia la política de la economía ,

mejor dicho la economía política

como campo del conocimiento, y

luego como en Argentina, por la

salvaguardia económica se imponen

determinados modelos políticos. Eso

es lo importante del modelo político.

Por eso digo que las teorías crean

realidad. Lo que pasa en la Argentina

en 1930 es estupendo, un modelo

de estudio. La última generación de

liberales y de conservadores lúcidos

y de conservadores inteligentes

toma el poder en Argentina. La

conducción económica que toma el

poder en 1930, Federico Pinedo,

ministro de economía, Raúl Prebisch,

gerente general del Banco Central.

Los liberales de ese momento se dan

cuenta de que el Estado tiene que

intervenir, sino pierden todos. Que

no hay autorregulación de los

mercados. Paradójicamente la

Argentina, es uno de los primeros

países que practican las críticas

keynesianas y sale más rápido de la

crisis del ´30. En Brasil hacían

funcionar locomotoras con café.

Digo, los precios de las materias

primas no valían más nada. Los

países se cerraban, Julito Roca y el

Sr. Runciman tratan

desesperadamente de rehabilitar ese

modelo centro periferia y Julito Roca

brinda por el dominio de la corona

británica, además nuestra relación

con Inglaterra ya venía desde los

radicales. Oyhanarte firma un

acuerdo con Davenport, Roca con

Runciman, y después en la época de

Perón, Miranda con Leeper. Siempre

vamos a tener, de algún modo, una

relación con Inglaterra, de algún

modo.

¿Qué hace esta última generación de

liberales lúcidos de Estados Unidos?

Hacen terminar el Estado en la

economía. Obviamente hay un

sector progresista, uno de los tantos

partidos socialistas que había, que

ven la posibilidad de estar en el

poder, y dicen esta es la nuestra. Lo

que pasa es que los socialistas de

los años 30, sacaron el impuesto a

las ganancias, sacaron el impuesto

a las ganancias, sacaron la dirección

nacional de vialidad, sacaron un

montón de cosas que los otros

muchachos no llegaron ni ahí a

plantearlo. Y sí es notable cómo el

psicologismo ha entrado en la

República Argentina. Pero la creación

de un Banco Central, para que regule

la moneda, la creación del impuesto

a las ganancias, se corta la relación

con la metrópolis, rota la relación

centro-periferia. Aparece en la

Capital Federal, Córdoba, cosas

raras que antes no había: son

talleres. Puesto que no vienen más

manufacturas, vamos a tener que

empezar a fabricar las cosas acá.

Hasta los clavos venían de

Inglaterra, entonces había que

comenzar a fabricar clavos.

Entonces, todo ese aporte a la

manufactura se quiebra y se

comienza a hacer acá. Y eso se

llama industrialización a través de la

sustitución de importaciones. Fue un

plan? No. Fue una necesidad. En

situaciones de crisis surgen

determinadas necesidades que abren

campos políticos. Por qué? Porque

el aporte inmigratorio, que en 1930

se empieza a cortar, se sitúa , en

los barrios bajos, en el suburbio pero

son la semilla de la clase media. Pero

en los talleres van a venir a trabajar

las personas del interior, éxodo rural

de los sectores del interior hacia

Buenos Aires, Rosario, Córdoba,

sobre todo donde empiezan a haber

talleres, pequeñas fábricas para

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

16


hacer todo lo que venía de afuera,

todo lo que comienzan a hacer los

"cabecitas negras". Así que

sustitución de importaciones más

migración interna es igual a

peronismo. Prácticamente una

ecuación.

¿Qué pasó? El sufrimiento de la clase

obrera en la Argentina que existía de

un modo tangencial y sólo en

determinados aspectos, crea un

mercado político que no lo tomaba

nadie, en el cual los anarquistas, los

socialistas tratan de hacer pie, pero

después todo eso va a llevar a la

constitución o a la formación del

peronismo. Lo interesante es que

hay un año en el cual la producción

industrial en Argentina, es superior

en aporte al producto que en la

producción agrícola. Y ese año es

1945. Había ciertas coincidencias

cronológicas interesantes. Esa

cuestión del sufragio universal, YPF,

que lega el radicalismo del 16, esa

cuestión de la Reforma del 18, es

también otra concepción de la

educación. También vemos cómo

surgen los valores. Aspecto

interesante porque cuando son

movimientos populares siempre se

teoriza a posteriori: 1916 Irigoyen,

1918 la Reforma. Con el peronismo

las cosas van a ir más rápido y van

a ser un tanto distintas en el sentido

de que esta vez es el Estado el que

interviene abiertamente en la

economía.

¿Qué había pasado durante la

década del 30 y sobre todo durante

la segunda guerra mundial? Ya había

cero contactos con Inglaterra, por

lo tanto todo había que fabricarlo

aquí, y seguíamos vendiéndole trigo

y carne, pero no nos podían pagar.

Con lo cual no nos podían pagar y

éramos grandes acreedores de

Inglaterra También era la época en

que el pensamiento simple dice no

se podía caminar por el oro que

había y Perón lo gastó. Cuando

termina la segunda guerra mundial,

es aquí cuando Prebisch libra el gran

debate de la industrialización. Porque

los países centrales dicen bueno se

terminó la guerra, le ganamos a los

alemanes, ahora vuelvan ustedes al

trigo y la carne que nosotros le

mandamos manufacturas. Y el

debate teórico, el que da nacimiento

al estructuralismo económico, dice

no, en realidad esto de la

industrialización es bueno. Me

parece que vamos a seguir en este

asunto de la industrialización, ¿por

qué? Porque acá está el tema en el

que viene Keynes- Prebisch. Keynes,

que fue otro tipo que hizo plata con

su oficio en forma legal, se da cuenta

con las crisis del 3o que el tema esta

en no hacer nada y en ahorrar, si no

en actuar y gastar y ese es el giro

importante que hace Keynes en el

pensamiento económico que está

embelezado en las ecuaciones y en

ver cómo se le saca influencia al

Estado. Incluso en 1930, en Estados

Unidos, en 1932 cuando gana

Rooselvelt que quiere hacer

intervenir al Estado y crear

empresas del estado y el New Deal,

tiene que buscar economistas

agrarios porque los otros decían no

hay que hacer nada. Decían deje

señor presidente que esto se arregla

sólo. Ahora, con una caída del 30 o

40 % del producto norteamericano,

Rooselvelt que era de la oligarquía

norteamericana pero que tenía un

cerebro político dijo no. Esto no se

arregla sólo, hay que intervenir.

Entonces también se empiezan a

crear impuestos e instituciones para

hacerlo.

Cuando Keynes escribe La teoría

general sobre el empleo, el interés

y la moneda, lo que dice es está

bien, el sistema general de equilibrio

es muy bueno, pero hay algunos

mercados que no se equilibran de

manera espontánea, y el mercado

de trabajo es uno de ellos. El drama

es que la oferta y la demanda se

equilibran en una situación de

subóptimo: es decir que tengo un

equilibrio en el mercado con

desocupación. Por lo tanto tengo

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

17

Revista


que hacer algo. Entonces había que

empezar a pensar la economía

desde otro lugar, y rompe con todo

ese paradigma seco, estático, de no

hagamos nada de que esto se

arregla solo. Al contrario, Keynes

dice, uno de los instrumentos que

tiene el Estado para actuar, es la

moneda. Si yo imito hacia

determinados sectores sociales voy

a crear actividad económica. Y eso

era tabú porque la moneda, los

neoclásicos decían que debía

depender del oro por una parte.

Depende de la cantidad de oro que

vos tenés, podés emitir tanta

moneda, porque el oro y no el

ámbar o cualquier cosa. ¿Por qué

esa cuestión de que el billete tiene

que representar algo? Para Keynes,

el problema a resolver era el empleo

porque si no se cae el capitalismo.

El dice que el empleo depende del

nivel de actividad. Y esta depende

de las inversiones, y las inversiones

de la percepción e los empresarios.

La percepción que los empresarios

tienen de la situación hacen que se

invierta o no. Y qué hacen los

empresarios si no invierten? Ahorra

y el ahorro es en base a la tasa de

interés que se pueda hacer. Si la tasa

de beneficios es menor que la tasa

de interés pues irán a interés. Adam

Smith ya había dicho en la Riqueza

de las Naciones que la tasa media

de beneficio empresaria tiene que

ser siempre superior a la tasa de

interés. Esto se explica

económicamente porque el tipo que

invierte le puede ir bien o mal, en

cambio el tipo que presta interés

siempre va a cobrar. Por lo tanto,

una tasa de interés menor es la

prima de seguro que paga por su

dinero.

Entonces, había toda una explicación

de un funcionamiento capitalista que

vos podías invertir o ahorrar según

el nivel de actividad que vos preveías

o la tasa de interés. Lo que dice

Keynes es "bueno esto así no puede

funcionar porque los empresarios

ahora no quieren invertir. Y si nadie

invierte nos vamos a la miércoles.

Por lo tanto, lo que hay que hacer

es actuar sobre las inversiones a

través del Estado. Si los privados no

invierten, pues que lo haga el Estado.

Por último, la intervención sobre la

tasa de interés a través de un Banco

Central que regule el interés y el

crédito; un Estado que invierta para

mantener un nivel de actividad para

mantener el empleo. Esta es un poco

rápidamente el esquema de Keynes.

El no depender de la percepción de

los empresarios, y sobre todo, entre

inversión y ahorro, al descubrir

Keynes o al teorizar sobre la emisión

monetaria, dice: si yo distribuyo

moneda hacia determinados

sectores voy a hacer que consuman,

inviertan, haya mayor nivel de

actividad. Y lo que se fija Keynes es

que son los sectores más humildes

los que gastan, proporcionalmente,

la mayor parte de sus ingresos. Esto

significa que si yo le doy un peso

suplementario a una persona de

altos ingresos, gastará cincuenta

centavos y se guardará cincuenta.

Si yo se lo doy a un pobre, gastará

90 y ahorrará 10. Por lo tanto, me

interesa más que los pobres tengan

plata antes que los ricos, porque van

a gastarla más rápido. Entonces,

retomando un debate que venía de

principios del siglo 18 entre David

Hume y Richard Cantillon que era un

matemático; Hume decía:

suponiendo que en la ciudad de

Londres todos los londinenses en su

mesita de luz tienen el doble de plata

que la que dejaron, al otro día los

precios aumentarán

automáticamente el doble, en

Londres. Cantillon decía: depende

quién tenga ese dinero y lo que haga

con él y esos son los ancestros de

lo que van a dar la escuela monetaria

y la escuela keynesiana. Hume va a

ser toda emisión monetaria es

inflacionaria, y Cantillon es el

estructuralismo Keynes, etc…

Depende de qué hacés con la plata,

puede no ser inflacionaria en

determinados momentos. Esto es yo

puedo mantener el nivel de actividad

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

18


con determinado nivel de emisión

porque distribuyo plata y se gasta.

Ahora, yo tengo que asegurarme

que quienes la gasten, no vayan a

comprar dólares, como en el caso

argentino, sino que se vistan, se

eduquen, compren los bienes y

servicios que fabrica la industria

local. De ese modo Keynes salva

conceptualmente el capitalismo.

En el caso de Prebish, Dorfman, todo

lo que fue el pensamiento de la

CEPAL, lo que proponen es en base

a la pregunta de ¿cuál es el principal

problema de América Latina? La

pobreza. Ahora, ¿por qué hay

pobres? Porque tienen bajo salario,

y por qué hay pobres, depende de

la productividad. Y ésta depende de

la difusión del progreso técnico en

la sociedad. ¿Quién trae el progreso

técnico en América Latina? Nadie,

pues lo tiene que hacer el Estado.

La industrialización va a ser tarea del

Estado. Del mismo modo que

Keynes creía que el problema central

de la sociedad era el empleo, para

el estructuralismo el problema social

principal va a ser la pobreza que

viene de diferentes niveles de

productividad. Significa que si vamos

a cualquier país latinoamericano y

vamos a un hotel caro, vamos a ver

determinados bienes y servicios con

el mismo nivel de productividad que

con los países centrales. Lo que

dicen los estructuralistas en América

latina es que la pobreza viene de la

heterogeneidad de niveles de

productividad, que es estructural. La

convivencia de todos esos niveles de

productividad distintos es el

problema de América latina para La

escuela estructuralista. De allí que la

necesidad de pasar a las sociedades

más homogéneas pase por el

aumento de la productividad de los

diferentes sectores del trabajo.

Ese progreso técnico, ¿cómo se

incorpora? ¿Lo traen los países

desarrollados? No. O, ¿las

multinacionales? No, Así que

muchachos estamos condenados al

éxito, es el Estado el que tiene que

producir la tecnología. Y en

Argentina va a ser el INTA o el INTI

y Fabricaciones militares, la

Comisión nacional de Energía

Atómica. Es allí donde se va a

fabricar la tecnología que

necesitamos. Y ahora entonces el

gran debate de qué necesitamos de

materia tecnológica. Necesitamos

una tecnología que me sirva para

incorporar progreso técnico y

difundirlo dentro de la sociedad. De

algún modo, nosotros inventamos

el estructuralismo en economía. Hay

uno en psicología, Lacan, y otro en

antropología que es Lévi- Strauss.

En un centro de pensamiento como

la CEPAL, que logró ser el tanque de

pensamiento o la consultora gratis

de todos los gobiernos

latinoamericanos de la posguerra,

porque allí se pensó a posteriori o

al mismo tiempo que se venía

realizando los grandes cambios que

había introducido el peronismo en

Argentina, Lázaro Cárdenas en

México, lo que iba a ser el desarrollo

brasileño.

La Argentina tenía que

industrializarse ara su desarrollo, ese

desarrollo iba a ser sobre todo

nacional, que la inversión extranjera

bienvenida sea pero que no iba a ser

la esencia del asunto. Entonces allí

es donde nos desconectamos

duraderamente de lo que pueden ser

los centros. Y eso es importante

porque ésa es la época de 1945 a

1976, de la Argentina industrial. Con

idas y vueltas, el peronismo

representa la sustitución fácil de

importaciones. La sustitución difícil

es cuando pasamos a manufacturas

más complejas, petroquímica,

automóviles, aluminio. Con obvias

limitaciones. Pero la entrada de

Argentina en la Modernidad es

Irigoyen, Perón, Frondizi.

Aunque a la Reforma Agraria no se

animaron. Bueno, yo estoy

totalmente de acuerdo con el tema

de la Reforma Agraria. Me parece

que es una cuestión que hay que

poner de nuevo sobre el tapete.

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

19

Revista


Pero, ¿cómo hacemos si el 90 % de

los medios de comunicación

responden al 5 % de las opiniones?

Kennedy la había puesto en la

"Alianza para el Progreso", Chile en

la época del presidente Frei hizo una

reforma agraria que, a lo mejor, con

Allende fue más lejos.

Si hoy tomamos lo que se proponía

en la "Alianza para el Progreso", nos

va a parecer como un programa

"casi revolucionario". No por que lo

haya sido en su momento, por el

contrario, lo que buscaba era cortar

el pasto debajo de los pies de la

Revolución Cubana y no lo

consiguieron, pero hemos

retrocedido tanto y nos hemos

retrasado tanto que hoy la "Reforma

Agraria" que era una cosa que se

hablaba todos los días y en todos

lados, hasta en la "Alianza para el

Progreso", hoy digan Uds. "Reforma

Agraria" y no van a llegar a terminar

las palabras.

Pero hoy, y sin entrar en detalles

sobre cómo sería una "Reforma

Agraria" porque no conozco en

profundidad la cuestión agraria, es

importante hablar de eso porque es

así como se instalan los temas.

Nosotros vamos a hacer, una vez

más, aquello que creamos que es lo

que tenemos que hacer. Si nosotros

no decimos "Reforma Agraria" o "Ley

de Tierras" –decir "ley de tierras" es

como decir réditos en vez de

ganancias, no importa- pero es

importante volver a instalar esta

cuestión. Porque sino los

fenómenos de concentración del

campo que se ven en nuestras

provincias, como está pasando en

el Chaco, por ejemplo, donde hay

expulsión de pequeños propietarios

rurales, se imponen la

concentración, el monocultivo,

vamos a producir soja transgénica

como los senegaleses produjeron

maní. Nosotros sabemos que a los

senegaleses los franceses le

liquidaron la producción local y les

hicieron producir maní y los

sumieron en la pobreza. ¿Vamos a

hacer lo mismo? ¡Por qué tenemos

que dejar la propiedad de la tierra

en esa situación! Por eso hay que

aprovechar cuando algunos

compañeros Mapuches son

despojados de sus tierras para decir,

bueno, de qué hablamos cuando

hablamos de "propiedad". Si

nosotros no ponemos en discusión

la propiedad de la tierra, nadie lo

hará. Cuando en Esquel se hizo un

referéndum acerca de la radicación

de una mina con capitales

extranjeros, y el referéndum dio

mayoría por el NO, había que

escucharlo a Longobardi, a la

mañana, decía: "¡Indios, salvajes,

rechazan la civilización! Era

Sarmiento pero sin el nivel que tenía

Sarmiento.

Creo que hay cuestiones que no se

suplantan en la historia argentina

sino que se superponen.

El peronismo, salvo la Reforma

Agraria, tuvo un edificio

constitucional muy interesante, que

fue la Constitución de 1.949, donde

se resumía lo que considero un

Proyecto Nacional importante,

destinado a superar el proyecto de

la Generación del ’80. Se tomaba allí

el aporte del radicalismo

Yrigoyenista y se planteaba con más

fuerza un camino, en particular en

el artículo 40. Allí se establecía que

los recursos naturales pertenecían a

la Nación, al estado.

Esta Constitución del 49 no fue

enterrada con honores, sino que su

cadáver todavía hede al aire libre, y

permite que cada tanto retomemos

algunos de sus planteos. Muchas

leyes de nacionalizaciones en

América Latina, entre las cuales la

nacionalización del cobre en Chile de

la época de Allende, se basaron en

este artículo.

Es interesante que parte de nuestro

genio nacional esté dedicado a

pensar porque cuando hemos

pensado hemos encontrado algunas

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

20


cosas que han servido al continente.

También es eso, sino ¿para qué

existimos?

Este estructuralismo tuvo

sustitución fácil con el peronismo,

sustitución difícil después en los años

‘60 y del ‘73 al ’75, y son ciclos que

se cumplen. La industrialización fácil

era para el consumo masivo, pero

cuando ya todos tenían una heladera

SIAM, una heladera para toda la

vida. SIAM era una empresa

importante, hizo falta la inteligencia

de Guido y de Torcuato Di Tella, para

destruir una de las principales

industrias del país. Fíjense cómo

cambió SIAM Di Tella, que hacía

autos, a la Universidad llamada Di

Tella. ¡Cómo se fueron al bombo! En

realidad la Universidad se llama

Torcuato Di Tella, pero el nivel no

llega al de Tamara. ¿Qué enseñan

allí? A mí me mandaron un folleto

por mail, donde dan economía con

Gerchunoff.

No hay héroes perfectos, no hay

próceres perfectos. Lamento toda la

parte neoclásica de Raúl Prebisch,

lamento profundamente su

gorilismo, pero no puedo dejar que

eso me opaque que fue el mejor

economista de América Latina. El

que me dio las armas conceptuales

para poder hacer lo que tengo que

hacer. Capitalismo periférico y crisis

de transformación borra y supera de

lejos todo lo que pudo haber hecho

antes Prebisch. Celso Furtado,

Juagaribe, eran de la misma escuela

y eran amigos. Hay una polémica

entre Jauretche y Prebisch muy

divertida que se dio siempre por

interpósitas personas, nunca entre

ellos frente a frente, y Jauretche

escribió "El plan Prebisch o el retorno

al coloniaje". En realidad después de

varias agresiones verbales entre

ellos, en un momento dado, cuando

Presbich le cuenta a Jauretche sobre

los temas que estaba trabajando y

lo que pensaba, éste le dice: "va a

ver que no hablan más de Ud. en el

diario La Nación, y efectivamente

eso es lo que sucedió, y al final le

manda a Jauretche una nota donde

le reconoce Ud. tenía razón que en

cuanto yo empezara a hablar de

industrialización periférica se iba a

pudrir todo. Pero, y para terminar

con el tema Prebisch, veamos

quiénes son los que están y qué

hicieron. El equivalente nuestro de

la Teoría General de Keynes es

Capitalismo periférico y crisis de

transformación de Prebisch. Del cual,

lamentablemente hay que sacar

fotocopias porque no se imprime

más. Por esta obra es que yo

rescato a Prebisch como pensador

nacional, porque es un teórico

defendible que proveyó de un buen

arsenal conceptual allí. Por ejemplo,

da la definición de "economía" que

a mí más me gusta: "En economía

hay que determinar quién produce

el excedente, quién se lo apropia y

qué se hace con ese excedente".

Aníbal Pinto, economista chileno que

es el que arma la teoría de la

heterogeneidad estructural, también

era de la CEPAL, con toda esta

runfla, también Pedro Paz.

Volviendo a la cuestión de la

"sustitución fácil", hecha en parte

por SIAM, por los Di tella, de

consumo popular, llega un momento

en que se agota, porque ya se

distribuyó toda el ingreso y los bienes

y servicios acordes, pero había algo

que viene después que es la

producción de manufacturas más

complejas y que lleva a pasar a otro

nivel. El problema, es que nosotros

éramos acreedores de Inglaterra,

ellos decretan la inconvertibilidad de

la Libra, y enfrente de los

negociadores argentinos –pobresestaba

Keynes de parte de los

ingleses. No le podían ganar con

argumentos, pero después de todo

no la sacamos tan mal porque

pudimos recuperar una

infraestructura bastante importante.

Por el otro lado quien produce el

excedente en Argentina en ese

momento de la posguerra va a ser

la producción agraria, ya que

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

21

Revista


seguimos con las exportaciones

agropecuarias, y quién se lo apropia

a ese excedente, esta vez va a ser

el estado por medio del Instituto

Argentino Para el Intercambio

(IAPI), que es una de las cosas,

como la educación pública que una

sociedad debe tener. Hoy nos faltan

un montón de cosas como éstas.

Pero, el IAPI, YPF, la Constitución del

’49, son cosas que no habría siquiera

que discutirlas. Los franceses no

están discutiendo todo el tiempo si

había que cortarle o no la cabeza a

Luis XVI; pero como nosotros no

tenemos resuelta estas historias y

seguimos creyendo que Mitre era

una buena persona, tenemos que

seguir trabajando eso.

Esta sustitución fácil financiada por

la producción excedente del sector

agropecuario, que se lo apropia el

estado del IAPI, ¿qué hace él?:

financia la industrialización. Pero el

problema es que "esos malditos

cabecitas negras" que venían del

mestizaje, de los criollos y de las

mezclas con inmigrantes europeos,

querían comer. Entonces nuestro

saldo exportable en trigo y carne

baja, porque la gente ahora come –

en 1.962 se llegó al clímax con 150/

160 Kg. de carne por persona por

año solamente nos ganaba EEUU

por 0.500 Kg.-, pero es el momento

cuando mejor se distribuyeron las

proteínas. Ahora tenemos

generaciones de argentinos pobres

con la cabeza más chica por

desnutrición, hay que ver cómo fue

que llegamos hasta aquí desde este

pináculo de los años ’50 y ’60, donde

producíamos más manufacturas que

Brasil, consumíamos tanta carne

como EEUU, y aplaudíamos películas

de Bergman, aunque de puro

esnobismo porque no las

entendíamos pero hacíamos como

que sí.

En ese momento estábamos en la

cresta de la ola, del ‘45 al ’65 es la

parte que a mí personalmente más

me gusta. Pero, la baja del saldo

exportable hace que se provoque y

eso es un síntoma del paso de la

"sustitución fácil" a la "difícil", el

fenómeno que se llama

"estrangulamiento externo" que no

es una película del Mel Gibson, sino

es que el hecho de que cambia la

composición de las importaciones

cuando uno está en la

industrialización, porque antes se

importaban camisas, casimir inglés,

perfumes franceses, y todas las

estupideces que consume la clase

alta, en ese momento eso no se

importa más, tenían que tomar

whisky nacional, que es un asco, y

hay que seguir importando pero

ahora bienes de capital para equipar

la industria. Sobretodo en el

momento de la sustitución fácil a la

difícil. El problema es que hay que

seguir importando cosas y hace falta

seguir teniendo excedente en divisas

que vienen del comercio exterior.

Pero, como vimos el comercio

exterior baja por una mejor

distribución del ingreso y un

incremento en el consumo interno.

Entonces, es ahí, donde el

estrangulamiento externo actúa

porque tenemos un déficit exterior

fuerte. Es allí donde Perón hace que

se coma pan negro –de cebada

porque el trigo se exporta-, etc. Ese

momento se capea de dos modos,

o con endeudamiento, es decir

tomando deuda para financiar la

industrialización; o, tratando de

cambiar la composición de las

exportaciones, es decir, tratando de

exportar manufacturas. Es ahí el

momento de la sustitución difícil de

la sustitución de importaciones con

sustitución también de

exportaciones. Expansión del

mercado interno pero también

exportación de manufacturas.

En 1.975, fue el año en el cual se

llegó al mayor nivel de producción

industrial en Argentina, lo que a mí

me sorprendió de la excelente

película de Federico Urioste sobre el

Cordobazo, es que uno ve que los

obrero que salen de las fábricas

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

22


estaban bien vestidos. ¡No es

notable! La clase obrera mejor paga

de América Latina nos hizo el

Cordobazo. ¡Por que eran los

mejores pagos de América Latina

hicieron el Cordobazo! ¡Ese es el

punto! Y ésa es la reflexión que hy

hay que hacer. No es para hablar mal

de los piqueteros, pero hoy ¿podrían

hacer ellos un Cordobazo? Esto es

para ver en qué situación nos

encontramos hoy.

Si bien 1.975 fue el año de mayor

producción industrial, la distribución

del ingreso en Argentina en ese año,

con el populismo "nefasto" en 1.953

la distribución del ingreso era del 50

o 55 % para el trabajo y del 45%

más o menos para el capital;

después, en 1.975 se invierte la

situación y hay un 45% para el

trabajo y un 55 % para el capital. El

famoso reparto de la torta de la que

hablan los liberales, cuando dicen que

primero hay que hacerla crecer para

luego repartir porciones más grande,

porque cree que la economía es

repostería, por eso enseñan recetas.

Y en la década de los ’90, la

distribución del ingreso fue de un

24% para los trabajadores y 76%

para los capitales. Algo sucedió en

este tiempo, entre 1.950 y 1.990,

que hizo que se pasara del 55% de

la torta para los asalariados al 24

%; de aquí es que salen los pobres.

En 1.974 había un 4 % de

desempleo.

Así como la Argentina agraria de

1.890, que es cuando se empezó a

llevar estadísticas, a 1.955 el PBI

creció un 2,03 % por persona por

año, y en el período industrial del 45

al 56 creció un 2,72 % por persona

por año, es decir que hay una

aceleración; la Argentina financiera

de 1.976 al 2.000, creció al 0,32 %

por persona por año, si se

consideran también el 2.001 y el

2.002, habría crecimiento negativo.

Sí, la economía puede tener

crecimiento negativo. Es decir que

en la época del predominio de la

economía agraria la economía subió

un 112%, ese fue el crecimiento.

Después la industrial un 79 % . Y la

financiera un 8 %. Esto significa que

a nivel de performance económica

así como la Argentina pasó de la

economía agraria a la industrial y en

ambos casos hubo evolución, pasar

a la financiera significó una

involución.

Acá entran un montón de cosas.

Primero, que todos los pensadores

nacionales o alternativos e

industrialistas se fueron muriendo,

por que eran viejitos –Jauretche,

Scalabrini Ortiz, etc.- y este es un

fenómeno que ocurrió en todo el

mundo. En Europa los creadores de

las economías de posguerra, que

dieron los 30 gloriosos años de

crecimiento ininterrumpido, con baja

inflación y baja desocupación, los

que habían armado el estado de

bienestar, empiezan a desaparecer.

Y esto creó un problema, que hizo

que Argentina surgiera una nueva

clase dirigente, modelo 1.976, que

va a ver al mundo y a la Argentina,

y a nuestro lugar en el mundo y al

lugar de cada uno en la Argentina,

de un modo muy distinto.

El tránsito de la Argentina

agropecuaria a la industrial duró 15

años, por una evolución, con

expresiones políticas, con

expresiones ideológicas; la

transición de la Argentina industrial

a la Argentina financiera va a ser

muy violenta. El primer intento para

establecer la hegemonía del sector

financiero va a ser el Plan de

celestino Rodrigo, en 1.975, y

cuando ya se puede decir que el

sector financiero tomó el poder va

a ser el decreto de entidades

financieras de Martínez de Hoz de

1.977. De 1.945 a 1.976, con sus

idas y sus vueltas, con sus más o

menos momentos de gloria y sus

momentos trágicos, la Argentina era

un país industrial. Esa era la idea

predominante. El golpe de estado de

1.976 es diferente al golpe de

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

23

Revista


1.930, al del ’55 y al del ’66, no sólo

por la gravedad y la importancia de

la represión política, sino porque esta

vez van a cambiar el paradigma. No

es que la historia pueda explicarse

por el protagonismo de los

personajes que la encarnan, había

un agotamiento de todo el modelo

de acumulación construido en la

posguerra, había una militarización

fuerte de la política, en los años ‘70.

También fue el agotamiento del

último Plan Trienal de 1.973, un muy

buen Plan, que teóricamente nos iba

a llevar a las puertas de un país

completamente industrializado. Un

Plan armado con el mejor ministro

de economía que tuvimos hasta la

fecha, como fue Gelbard, donde el

proyecto era completar la

sustitución de importaciones

pendiente. Era un plan que tenía

sentido con gente de otro fuste. Ese

Plan no pudo concretarse y se da el

golpe de estado cívico- militar, nunca

los golpes militarse en la Argentina

fueron actos puramente militares,

hay sector civil importante que es

parte de los golpes. Y es acá donde

cabría recordar la última imagen del

la película la Patagonia Rebelde,

donde al militar represor le cantan

"For hi is a goody- goody fellow" que

es más o menos lo que pasa en ese

momento en que las Fuerza

Armadas toman el gobierno,

disciplinan a la sociedad -¡y de qué

modo!-, los medios de comunicación

se disciplinan también, un poco por

los 80 periodistas desaparecidos y

otro poco voluntariamente; pero lo

más importante es el cambio en la

orientación económica, que ya no va

a ser más el sector agropecuario, ni

va a ser la industria sino que va a

ser el sector financiero.

Y ya entramos en el escenario de la

Argentina contemporánea, no

moderna porque la modernidad

muere en 1.975, se detiene allí. O si

prefieren, del primero de julio de

1.974 hasta Celestino Rodrigo, la

Argentina Moderna fallece. La

modernidad entendida como

ciudadanía, como reparto del

ingreso, como proyecto nacional.

Fin de esta parte.

Lo que viene después es la Argentina

Financiera es la conjunción de

condiciones internacionales con

factores de poder locales. En 1.973

el barril de petróleo salta de un

precio de 3 dls. a 11 dls., hay un

shock en el precio del petróleo,

frente a lo cual cada quién hace lo

que tiene que hacer como en una

tragedia griega. Lo jeques árabes

juntan un montón de plata y la

ponen en los bancos –los famosos

petrodólares-, los bancos que

reciben esa plata la tiene que prestar

para que puedan hacer su negocio;

los jeques se comportan como

jeques y los bancos como bancos.

Pero, como en economía se puede

hacer de todo menos evitar las

consecuencias de lo hecho (esta es

una frase de Keynes), los países

capitalistas desarrollados entran en

recesión porque se les encarece el

precio de la energía de manera

brutal, por lo cual tampoco están en

condiciones de tomar dinero, con lo

que a mediados de los ’70 había

dólares para regalar, a tasas de

interés muy bajas, lo cual los vuelve

la niña bonita de la especulación

financiera. En argentina mientras

tanto, Martínez de Hoz va a

establecer una política

antiinflacionaria, basada en:

· Anclaje cambiario, que va a ser

la tablita, con sobre valoración

del peso

· Libre importación que hace

bajar los precios internos

· Libre flujo de capitales, para que

puedan poner y sacar la plata

cuando quieran

· Altos intereses bancarios

El resultado es que las tasas de

interés real en dólares va a ser muy

superior a la del mercados mundial,

con lo que se crea el mecanismo

para que se traigan los capitales de

afuera en dls., los cambien a pesos,

especulen con las tasas de interés

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

24


alta en peso, los vuelvan a cambiar

a dls, y saquen los dólares con las

ganancias obtenidas por esa

"bicicleta financiera".

Pero esto no es que los malvados

yanquis, japoneses, ingleses hicieron

todo el esquema. Fue la clase

dominante argentina laque hizo

esto. Por supuesto que los

especuladores internacionales

aprovecharon el negocio. Pero

fueron nuestros dirigentes del

modelo año 1.976 los que

permitieron y se asociaron a los

buenos negocios financieros.

Entonces esta "bicicleta financiera"

precisaba de la provisión de dólares

de manera regular, y en esa época

el saldo de nuestro comercio

exterior –en 1.976- daba para pagar

los bienes y servicios que necesitaba

nuestra industria, servir la deuda que

era de 7.900 millones de dls. –en

1.949 la deuda externa era cero, y

de allí fue trepando hasta estos

7.900 millones de dls.-, pero el saldo

comercial exterior no proveía de

dólares suficientes para mantener el

circuito financiero especulativo, por

eso la necesidad de agarrar al estado

-el diablo para los liberales que lo

necesitan para hacer el bien, para

ellos, ¿no?- y aplicar el manual con

el que volvieron de las universidades

norteamericanas para enfrentar los

que era una nueva realidad

económica que no se podía

combatir con el keynesiamismo

tradicional, como la estanflación,

que era el estancamiento con

inflación, entonces siguiendo a

Friedman se ocuparon de combatir

la inflación. Que la política

económica básicamente consistía en

combatir la inflación; todos los

instrumentos de política económica

tenían que estar dedicados a eso.

Pero, Martínez de Hoz, un cuadro de

la más rancia oligarquía, también

está acompañado de un montón de

gente más joven, que van a tomar

el poder económico de la Argentina

y lo van a cambiar. Por ejemplo las

Cooperativas de Crédito

desaparecen por ley –había 300 y

tanto en el 75, ya Onganía había

liquidado bastantes- y después del

76 quedaron en cero; lo cual significó

un proceso de concentración muy

fuerte. La libre importación liquida a

la industria nacional, y comenzamos

el proceso de desindustrialización.

¿De dónde sale el 18 % de

desocupados, que llegaron al 25 5

en determinado momento? De esa

época. En 1.975 había 1.000.000 de

pobres en la Argentina, hoy hay

18.000.000; había 20 millones de

habitantes, ahora hay entre 37 y 38

millones, con lo que podría decirse

que todos los argentinos que

nacieron desde 1.975 nacieron en la

pobreza. Ahí se terminó la Argentina,

se terminó la modernidad. Volvimos

a un sistema de tipos feudal en el

sentido que la renta va a ser lo

importante y no el beneficio. La

renta financiera. El abuso de una

posición dominante. Diferencia entre

la tasa de interés activa y la pasiva.

A mí me parece que desde 1.976 al

2.001 siguió un ciclo "plata dulce/

recesión/ derrumbe" del 76 al 78 la

primera vez, con intersticios, con

diferencias importantes, y del 91 al

2.001. Pero, del 76 al 80 la "plata

dulce", nos compramos el Atari,

fuimos a Miami, tomamos cerveza

Guinnes, ganamos el mundial;

¡estaba todo bien! ¡había seguridad!

¡En serio! si uno no se metía no le

pasaba nada. Así lo veía nuestra

querida clase media en ese

momento.

Entonces el 76 es también un año

difícil porque se corta la formación

de la "conciencia nacional", mis

estudiantes del conurbano hoy no

saben si Perón estuvo antes o

después de Videla, Illia y Frondizi no

existen para ellos. Pero no es porque

los chicos sean brutos, lo que pasa

es que hay que analizar cómo

llegamos a esto.

Económicamente es el resultado de

la política que nos mete en la

desindustrialización, la que produce

desocupación. Estos tipos hicieron

algo que hizo Stalin, que fue agarrar

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

25

Revista


el libro y todo lo que supera al libro

lo corta. Al legado económico de

Lenin, que era la NEP, la destruye

Stalin con la industrialización

forzada. La NEP era el fifty / fifty,

ya que Lenin era un tipo

suficientemente lúcido como para

decir: Bueno está bien, que la

producción agrícola la hagan estos

tipos por el momento y veamos qué

pasa después. En cambio Stalin era

un tipo que agarró las cosas muy

directamente, que tal vez en otros

ámbitos podría ser brillante, pero en

lo económico agarró y recortó, fusiló

a todos los que no le gustaban,

como Bujarin, Preobrazenky, y

chau. Estos de acá, procedieron más

o menos del mismo modo: todo lo

que superaba el librito de Milton

Friedman "La libertad de elegir" lo

recortaron. Los obreros, lo

estudiantes, fuera. Por lo tanto el

concepto va a ser: Si el mercado

resuelve todo de la mejor manera

posible, si la autorregulación de los

mercados es cierta, entonces

pongamos mercado en todos lados.

Por supuesto que el estado, al que

se consideraba el malvado, era útil,

para traerle los dólares a los

especuladores a través de la deuda

externa. YPF se va a endeudar en

miles de millones de dólares

solamente para proveérselos a los

especuladores, y así también Gas del

Estado, y la demás empresas

públicas, que se van a endeudar.

Pero, esa deuda no se contrae para

aumentar o mejorar la productividad

de las empresas, para hacer

inversiones en esas empresas, como

lo hicieron en Brasil, sino que va a

servir solamente para proveer de

dólares a los especuladores. ¡Esto

es lo grave! El problema no era la

rebelión de las masas sino la traición

de las elites. Porque acá traicionaron

las elites en el 75, a las elites

políticas, militares, sindicales,

eclesiásticas, académicas,

mediáticas dejó de interesarles la

Argentina y se dedicaron a hacer

negocios y eso es lo grave.

Si leemos "El contrato social", texto

importante de la modernidad,

cuando los dirigentes ya no se

ocupan más de nosotros es cuando

tenemos que buscar otros

dirigentes. Porque incluso a la

burguesía industrial como clase,

gerencia a toda la sociedad, la lleva

para algún lado. Acá ni siquiera eso,

porque la burguesía financiera lidera

nada más que a un segmento. Y es

la verdadera clase internacional.

¡Financistas del mundo uníos! Ese

internacionalismo sí funciona; el

financista yanqui se va a sentir más

cerca del financista antes que de un

obrero yanqui, y de que un obrero

argentino, obviamente.

Pinedo tenía una formación marxista,

por ejemplo. Marx también sirve

para ellos; estos tipos de ahora son

muy "truchos" porque no leyeron a

Marx. En Francia, en las facultades

de economía, los estudiantes en

primer año tienen que leer "La

riqueza de las Naciones", "El Capital"

y la "Teoría General". Porque quien

lee a Marx entiende como funciona

el capitalismo, incluso para hacer

negocios. Veamos, el cable en la

Argentina en el 95/ 96 había 1.700

empresas de cable en el país, hoy

hay una y media. En cada crisis se

da un fenómeno de concentración.

Entonces ésas son las cuestiones

que hay que evaluar y pensar. El

pensamiento neoliberal, no es el

neoclásico, ni tampoco es el liberal

clásico. Es un reduccionismo de todo

eso. ¿Cuál es el gran invento de

Cavallo? La convertibilidad, que no

es más que la "caja de conversión"

de principios de siglo. Ya Ricardo

había denunciado la locura de emitir

en base al oro que se tenga.

Entonces, las elites en la Argentina

desertaron, no les importó más el

país. Algunos se quebraron, a otros

les fue muy mal, pero otros se

reciclaron. Esto último es una

característica de nuestra clase

dominante.

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

26


Esto va más allá de casos

individuales y uno de los problemas

que creo que tiene la Argentina hoy

es que no tenemos una elite a la que

le interese la totalidad del país.

Porque como dijo Joan Robinsons,

una discípula marxista de Keynes, es

malo que te exploten, pero peor es

que no te explote nadie. ¡Es malo

que te saquen plusvalía pero al

menos tenés laburo! El modo de

acumulación del capital financiero no

requiere de la producción de

plusvalía, por eso no les interesa el

empleo. El pleno empleo del estado

de bienestar desapareció. Este

andamiaje económico requiere de un

andamiaje conceptual basado en el

esencialismo y en el naturalismo.

Necesita deshistorizar y despolitizar

los problemas, y a las cuestiones

sociales se le dan soluciones

técnicas. Esto es el eje conceptual

de los valores y el pensamiento

dominante en la Argentina del 76

hasta el 2.001. En eso de proveer

soluciones técnicas el Banco Mundial

arrima al personal técnico para cada

problema social, el FMI para los

problemas de la economía. FIEL, la

Mediterránea, y todas esas usinas

de pensamiento que formaron gente

durante todos estos años. Nuestros

simpáticos industriales, como los de

Arcor, que como dijo Martínez de

Hoz ¿qué queremos hacer acero o

caramelos?, se criaron allí y tiraron

todos para el mismo lado. Que es lo

que le falta al campo popular.

Entonces, política antiinflacionaria en

lo económico, naturalismo y

esencialismo. ¿Qué significa esto?

Significa: "Los negros son así". La

pobreza existe porque los pobres

quieren ser pobres. No es tampoco

para tener una visión caritativa de

la pobreza, o de victimizarla, porque

eso también es terrible. Pero si

alguien está desocupado es porque

no se modernizó, no se readaptó.

No es efecto de la política

económica, de la libre importación.

Es pasar la responsabilidad de

manera individual a cada persona

que está sin trabajo. Lo cual es

terrible, además de estar

desocupado es por su culpa.

Y, por último es genético: "Los

negros son así". Imaginemos la vida

de una persona de este sector

dirigente: Nace en una clínica privada,

vive en un country, va a una escuela

privada, se recibe en una universidad

privada, va a hacer un máster a

Minnesota o a Chicago, vuelve a la

Argentina a un puesto de poder en

una empresa o en el estado, a los

28 años más o menos, va a andar

en una 4 x 4, y cuando va a cruzar

un puente se encuentra que está

cortado por piquetes, su reacción va

a ser: "¡Hay que matarlos a todos!

¡Negros de mierda no quieren

laburar! Ahora, esta persona jamás

tuvo algún contacto con la realidad

de Argentina. Estamos manejados

por personas como esta que no han

tenido contacto con la realidad. O

que perciben la realidad a través de

un determinado enfoque ideológico,

se podría decir. Cuidado que uno va

a ver las cosas en la que está

formado para ver. Recuerden la

época en que los libros de los

colegios eran diferentes para las

chicas que para los chicos, había un

reparto de los saberes y las

ignorancias. Loa manuales en la

época de Perón son grotescos, pero

aún así son mejores que los

manuales de la época del 30, que

hablaban de la niñita huerfanita,

costurera, que había perdido a la

mamá... ¡una historia terrible! En

cambio "mi mamá me ama; Evita me

mima" es preferible, yo prefiero eso.

Porque, además todos los sistemas

de educación hacen eso. El

peronismo y los movimientos

populares no lo pueden hacer porque

está mal que lo hagan ellos. Pero la

educación francesa durante mucho

tiempo enseñaba "vayamos a

plantarle una bayoneta en la panza

a un alemán". Lo mismo hacían del

otro lado, en Alemania. Se formaba

en eso. Civilización y barbarie, en lo

que Sarmiento –Gloria y loor/ honra

sin par- también es eso. La

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

27

Revista


generación del 80 triunfó en

Argentina porque estableció los

mitos fundadores de nuestra

nacionalidad. Mitre es bueno,

Sarmiento es bueno, Avellaneda es

bueno, Florencio Varela también, de

Rosas ni hablemos, no se habla. De

Moreno y su "Plan revolucionario"

dicen que debe ser apócrifo. San

martín es un eunuco de bronce, no

es el tipo que pensó, peleó, que le

mandó el sable a Rosas. Belgrano

también, era un tipo que pensaba la

política y la sufría; piensen que era

abogado, ¿qué tenía que hacer

andando a caballo por ahí? Entonces

toda la parte seductora, activa,

inteligente, sensible de la historia

pasa a ser de bronce. Y tenemos una

moneda de 2 pesos con Mitre

impreso. ¡Qué horror!

Entonces, esa cuestión, esa fijación

de la historia en ganadores y

perdedores, esa dificultad que

tenemos nosotros para establecer

una educación distinta, con la caída

de la educación pública a partir del

76, hay reparto de ignorancias y de

saberes que hace que nosotros hoy

seamos conceptualmente muy

pobres y que no se conozcan a

Jauretche y a Scalabrini, a

Fragueiro, a Ugarte. Y no solamente

no se conoce a ellos sino que

tampoco se conocen las

posibilidades que tiene el

pensamiento nacional hoy, y

tampoco conocen a Marx. Entonces

me parece que esta naturalización

del hecho social es la barbarie. Esa

incapacidad de ponerse en el lugar

del otro. Yo estoy de acuerdo en la

oposición entre civilización y

barbarie, nada más que se

equivocaron en la aplicación de los

términos. Los bárbaros son ellos. Y

también los utópicos son ellos:

primero porque la economía que

proponen es una utopía que no

funciona y, segundo, porque el

naturalismo social y creer que los

problemas sociales tienen soluciones

técnicas es la quintaesencia de la

barbarie. Ese es el problema que

tenemos. Nosotros somos lo que

encarnamos la civilización, no ellos.

La política es el acto de la

civilización. Fíjense, del 76 al 80, la

política económica del proceso, nos

deja la deuda externa como lastre.

La deuda externa es un instrumento

de toma del poder, la deuda externa

no ha tenido ni tiene explicación

económica, porque el país no

necesitaba esa deuda. La deuda

externa tiene una explicación

política, ha sido un instrumento de

toma del poder como las tanques,

pero más duradero. La política

económica de Cavallo fue:

· Crear un "ancla cambiaria",

pero esta vez uno a uno.

· Libre importación.

· Libre flujo de capitales.

· Tasas de interés que al

principio de la convertibilidad

eran bajas, después subieron.

· No emisión monetaria. El

estado no podía emitir

moneda para financiar el

déficit.

Este uno a uno, aclaremos, era el

circulante más depósitos a la vista,

esto es lo que estaba respaldado en

dólares. Los depósitos, como dice

la ley de convertibilidad, claro que

nadie lee la leyes, dependen de la

confiabilidad de los bancos y de los

encajes que los bancos tengan, pero

no había un dólar para cada peso,

en todas las circunstancias y en todo

momento. Es decir el M2. Ese va a

ser el talón de Aquiles de la

convertibilidad. Porque con ese

sistema si bien se detiene la

hiperinflación, lo que hacía que fuera

un remedio coyuntural, adolece de

una falla de nacimiento insalvable.

Que se podía ver el 1º de Abril de

1.991 cuando se inició la

convertibilidad, es que con ese

sistema si la economía argentina

crece, va a haber un déficit del

sector externo, con una balanza

importadora creciente, que

acompaña al crecimiento año a año

del producto bruto. Y va a haber una

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

28


explosión importadora, ya no

compramos el Attari ahora

compramos una PC. Si, por el

contrario, la economía argentina

entre en recesión no va a haber

suficientes ingresos fiscales con lo

que va a haber un déficit público. Un

sistema económico que va generar

déficit si la economía crece y también

si hay recesión, es un sistema

condenado al fracaso. Para tapar

ese déficit de la convertibilidad que

por sí generaba, se malvendieron los

activos público y se aumentó la

deuda, a 90 mil millones de dólares

más o menos. Por supuesto, todo

esto acompañados de los

"simpáticos" negocios.

¿Cuál es la diferencia entre una

política, la de la dictadura, y o la

otra, la de Menem- Cavallo? Bueno,

nada más que el tiempo. Uno fue con

la dictadura, y lo terrible es que el

otro fue con la democracia. Como

dice Rousseau, cuando el pueblo

está sometido y le apuntan con una

pistola a la cabeza, tiene que hacer

lo que le dice el tipo que tiene la

pistola, pero cuando la pistola no

está más puede recuperar su

libertad. ¿Qué pasó? Que en

democracia, el peronismo, hizo lo

mismo. También el radicalismo.

Porque el menemismo es una parte

del peronismo. Bueno, llegamos a

tener un 24 % de parados

asalariados y eso es grave.

Concentración, extranjerización,

venta de los activos públicos. ¡Se

festejó la privatización de YPF en el

Congreso Nacional! Y tratemos de

no leer la lista de los diputados que

votaron esa privatización.

Los radicales en este proceso de

privatización han tenido poco que

ver. Y yo disto muchísimo de ser

radical. La política económica del

gobierno radical, en la etapa de

Sorrouille, podía no ser tan mala. Lo

que lo reventó a Alfonsín, fue primero

los bajos precios de las materias

primas, con lo que tuvo un bajo

saldo por exportaciones, y que

cuando el austral funcionó al

principio no se hicieron las

inversiones productivas necesarias.

Cuidado, que la política de Kirchner

se parece mucho a la de Alfonsín.

Aunque por suerte Lavagna se

parece más Gelbard.

Las empresas públicas dejaron de

ser empresas públicas durante el

proceso, y durante la democracia

eran formalmente propiedad estatal,

pero la gestión real no. ¿Saben por

qué? Porque cuando se devaluó

durante el proceso, cuando las tasas

suben en EEUU y nuestra deuda

estaba en dólares y a tasa de interés

libre, con lo que en la crisis de los

’80 quedamos hablando pavadas. A

lo que se sumaba todos los tipos que

hicieron la bicicleta financiera, que

tenían deudas en dólares y habían

dejado sus deuda como deudas

externa del país, con el seguro de

cambio que se otorgó a las empresas

privadas pero no a las públicas, con

lo que se recargó la deuda de estas

empresas públicas. Mediante 3

resoluciones del Banco Central, la de

Ianella, Cavallo y González del Solá

lo que se hizo fue dar seguros de

cambio ex post, por supuesto, a los

privados, que se tradujo en los

hechos en estatización de la deuda

privada, pero no se hizo lo mismo

con la empresa pública, y es ahí

donde de hecho las empresas

públicas se funden de hecho. Igual

me parece que los radicales no

tuvieron demasiada responsabilidad

en lo que fue el desgüace fuerte de

las empresas públicas y que

únicamente atribuible al gobierno

peronista de Menem. Y no puede

considerar que el peronismo sean

solamente los buenos, el

menemismo también es parte del

peronismo. Dentro del peronismo

coexisten muchas visiones

diferentes, y que tenemos hacernos

cargo de eso, y combatir al

menemismo hasta destruirlo. Y

cuando esa gente llegó al gobierno

perdimos, o nos rendimos.

Recorriendo estos personajes

prefiero a Prebisch antes que a

Caballo y a Pinedo antes que a Pou.

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

29

Revista


La idea de las políticas

antiinflacionaria con un ancla

cambiaria, del tipo de la

convertibilidad, termina cuando

entramos en recesión. Había 15 mil

millones de pesos de circulante,

había 33 mil de reservas y había 80

o 90 mil millones de depósitos. Que

decían Ambito y los neoliberales: No

hay problemas porque tenemos 33

mil millones de reservas y si hay

cualquier problema la gente con los

pesos los cambia a dólares y

dolarizaremos la economía de

manera espontánea. Es más, Pedro

Pou decía directamente vamos a

dolarizar y así liquidamos la banca

nacional, todo es banca off shore y

está todo bárbaro. Si hay algún

problema la banca Santander y

HSBC van a traer los dólares que

hagan falta, así que está todo

perfecto. ¿Qué pasó? Pasó que

cuando la convertibilidad comenzó

abiertamente a hacer agua, y los

acreedores externos dicen ¿Y la

Argentina con qué va a pagar?

Porque cuando son 4 mil millones

por año, los puede pagar sin

problemas, pero cuando son 12 mil

millones al año, no puede, y si son

17 mil millones mucho menos.

Entonces ahí, un sistema que

funcionaba en base al

endeudamiento continuo para tapar

agujeros, no funcionó más.

Aumentan las tasas de interés,

agarran los bonos para las AFJP,

llega el blindaje, las reservas van

bajando, porque lo que se cambia

por dólares son los depósitos y no

el circulante. El circulante se usa para

tomar el colectivo. El circulante

también va bajando, porque va

bajando la reserva y su equivalencia.

Y en ese momento es cuando se

imprimen los bonos provinciales.

Entonces nos encaminamos hacia la

disolución nacional porque las

provincias tienen su policía, su

violencia legítima, tiene su moneda,

su gobierno. ¡Ya está! Vuelven a ser

independientes. Es más, cuando

Ruckauf imprimió "Patacones" en La

Plata, los precios subieron un 13 %,

y ahí descubrió la política monetaria.

En todo el año 2.001 las reservan

bajan en 14 mil millones, y allí es

cuando empieza el corralito. Un

detalle, para soportar las reservas

aún más el FMI envió 8 mil millones

que son "el blindaje". Estos 14 mil

más los 8 mil millones de dólares

son los que el sector financiero

evadió durante el 2.001. Y, es ahí,

cuando la convertibilidad cae. Y cae,

malas noticias, no por la

movilización popular. No por la

resistencia a ese modelo sino por su

propio peso. Cae por su propia

lógica. Es un fenómeno económico

que sucede. En el terreno de los

económico se puede hacer de todo,

menos evitar las consecuencia de lo

que se hace.

En el año 2.001 la revista The

Economist, decía: "En la Argentina

el tema central no es saber si va a

caer o no, sino ¿cuándo?". Entonces,

era claro que se iba a caer, pero era

tal la fascinación que se ejercía con

el tipo de cambio que duró hasta el

19/ 20 de Diciembre. Aspiazu

subraya que las tarifas de los

servicios privatizados que se

actualizaban en base a la inflación

de los EEUU, en una clara actitud

rentista, le permitieron ganar a

todas las empresas de este sector

la suma de 9 mil millones de dólares

suplementarios que de otro modo

no hubieran ganado.

Pero ésa era la gracia, sino para qué

tener el tipo de cambio uno a uno.

Para poder cosechar la renta de los

servicios públicos, la renta de los

recursos naturales y evadirla hacia

el exterior.

La Inserción en el mundo:

MERCOSUR/ ALCA

La idea con que trabajamos esta

mañana, era ver los diferentes

modelos económicos y como se

aplicaron en la Argentina y a decir la

verdad, creo que hemos aplicado

casi todos los modelos que reconoce

el capitalismo. Con lo cual ahora

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

30


podemos elegir cuál queremos. Lo

interesante de esos modelos

económicos es que siempre hubo

una teorización; el único modelo de

origen nacional tuvo una teorización

durante o después de su aplicación,

porque nadie había pensado en hacer

algo distinto. Es difícil. La gente de

FORJA en los años 30 tiraba líneas.

Scalabrini trató de elaborar algunos

conceptos económicos pero, lo

cierto es que el campo nacional o el

campo popular –es decir los

perdedores- nunca tuvieron la

oportunidad de armar una teoría. Y,

en lugar de estar tranquilos

pensando bajo un árbol ¿cómo

serían la política y la economía en

un modelo distinto? lo fueron

haciendo sobre la marcha. No es

grave esto, lo importante es lo que

hicieron. Lo que sí implica que no se

sabe muy bien lo que se quiere,

aunque sí lo que no se quiere. Y eso

sucede siempre que hay algunas

transformaciones.

Ahora vamos a tratar de ver, esta

tarde, "La Inserción en el mundo:

MERCOSUR/ ALCA".

El MERCOSUR es una promesa y el

ALCA una amenaza. A menos que

pudiéramos incluirnos como un

estado más de la Unión Americana

y tuviéramos entonces, también los

beneficios. Pero, no alimentemos

esa esperanza por que no admiten

más nuevos estados. Ya no, sino

miren a Puerto Rico, o a Panamá. Y,

para estar como Irak, la verdad que

no es interesante. No da.

Pero, en algún momento creímos

que éramos Estados Unidos; o al

menos que teníamos la misma

moneda. Para entender este asunto

de la convertibilidad, esta locura de

creer que los billetes nacionales eran

tan buenos como el dólar, as good

like dollar (tan bueno como el dólar)

dicen los norteamericanos, vamos a

comenzar a hablar un poco sobre la

moneda.

La moneda en sí es tan importante

en la economía de las sociedades de

hoy, que si la moneda deja de existir

la economía se cae. Fíjense en lo que

ocurrió durante la hiperinflación o al

final de la convertibilidad. Por eso,

hay algunas teorías novedosas

sobre la moneda que sostienen que

la moneda no nace a partir del

trueque, como dijo Smith, como un

medio de cambio neutro. Esa teoría

después reafirmada a finales del siglo

XIX, cuando la economía se

convierte en una disciplina

académica, es falsa. En realidad,

antes los bienes y servicios se

intercambiaban por el prestigio de las

personas. Y había sociedades

complejas sin moneda, como el

Imperio Inca. Y había civilizaciones

que ni siquiera hacían anotaciones

como los indios Ranqueles, y el

intercambio se realizaba por medio

de regalos permanentes. Entre los

Ranqueles las personas quedan

como acreedores de todos aquellos

a los que les hicieron y deudores de

todos aquellos de los que recibieron

regalos. La contabilidad social se

llevaba hablando entre ellos de los

regalos que habían hecho y los que

habían recibido. En este caso el

intercambio no tiene un carácter

utilitario, sino que da prestigio hacer

regalos. Por eso la teoría de la

moneda de Aglietta dice que la

moneda nace para pagar impuestos.

Es el estado el que inventa la

moneda porque no tiene con qué

hacer trueque. Emite moneda con la

que paga a los soldados y con la que

cobra impuestos.

No había un intercambio

generalizado ya que en estas

economías primitivas casi todo lo

que se consumía se producía en el

ámbito doméstico. La moneda nace

como un lazo social y en el

capitalismo adquiere una función de

acumulación y toma otro carácter.

Incluso crea la violencia de la

moneda. Pero, eso sucede en las

sociedades en que los intereses

reemplazan a las pasiones. Cuando

no me importa quién es el que me

viene a comprar sino que solamente

me interesa si tiene el dinero para

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

31

Revista


pagar. Si voy a comprar La Voz del

Interior -nombre que me parece

interesante por que da la idea que

habla de la subjetividad de las

personas, pero no- a un quiosco al

vendedor no le interesa nada de mi

vida, quién soy, qué hice, etc.

Solamente le interesa que le pague,

con lo que los intercambios se

vuelven anónimos. Estos

intercambios anónimos son la gracia

del capitalismo, porque no se da

entre personas concretas,

particulares, donde no hay más

prestigio ni tradición, solamente

intereses.

Esta característica de la moneda

comienza con el capitalismo, cuando

se puede acumular en base a

moneda, hace que el intercambio no

sea neutro. La teoría neoclásica y

los liberales dicen que la moneda

solo sirve para el intercambio, como

medida de valor y medio de pago.

Lo cual lleva a que si aumenta la

cantidad de dinero habrá más

inflación.

Keynes, dice que no. Que la moneda

tiene un valor determinado para

determinada gente, pero otro para

otros. Si los pobres reciben x

cantidad de dinero, van a gastar el

90 % de ese dinero, y aquellos que

reciben el dinero de los pobres

también vana a gastar el 90 % con

lo cual va a haber un efecto

multiplicado de esa emisión de

moneda, que tiene un efecto sobre

la economía real de dinamizarla. Lo

que se conoce como efecto

multiplicador. Por cada peso volcado

a la economía va a haber un

movimiento de tres o cuatro pesos.

Con lo que la moneda deja de ser

algo neutro. Hay una cita de Walter

Graciano –que era muy liberal y

escribía Ámbito Financiero- escribió

un libro donde tiene una cita que dice

"no me importa el gobierno o el

sistema de un país, dejenmé

manejar su moneda y lo manejaré

todo", porque quien maneja la

moneda maneja los intercambios,

los lazos sociales. Entonces la

moneda es considerada como una

deuda del estado hacia la sociedad,

y el estado tiene que saber a quien

le paga, es decir, adonde distribuye

el ingreso. Si la deuda es con el

trabajo entonces distribuye a favor

de los asalariados, si la deuda es con

el capital entonces distribuye a favor

de los capitalistas. Pero eso que es

decisión política, no es algo

espontáneo y neutro. Con la

hiperinflación del 89/ 90 tanto con

Pugliese como con Erman González,

dejó a la sociedad dispuesta a

aceptar cualquier cosa. Así como del

76 al 83, desaparecieron personas,

del 91 a 2001 desapareció el

estado. Y la situación de

insensibilidad o inapetencia para los

mayores sectores de la opinión

pública fue la misma. Era "en algo

habrá estado metido" en los años

70, y "el estado es ineficiente" en

los 90. Hubo un cierre en la

conciencia social, esos fenómenos.

Y así como muchos argentinos se

despertaron un día con que había

desaparecidos en el país, luego de

la CONADEP, ahora, muchos se dan

cuenta que el que no exista el estado

es un problema.

Lo que hizo la convertibilidad, y en

eso superó a la época de Martínez

de Hoz, no sólo fue la privatización

de las empresas públicas, sino que

las empresas extranjeras que

compraron esas empresas públicas

pagaron con títulos de la deuda que

conseguían al 17 % de su valor

nominal y el gobierno les reconocía

el 100 %, y también pagaban

"comisiones" que eran motivos más

que suficientes para privatizar, con

lo que se agilizaba la voluntad

política. No solo fue una política

antinacional sino que se hizo de

mala manera, hasta la Sra. Tatcher

cuando privatizaba en Inglaterra le

reservaba al estado la acción de oro

en la nueva empresa. Acá, siga, siga

no hay problemas se privatizaron

casi todas las empresas, en

particular las que manejaban

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

32


ecursos naturales, y las de servicios

públicos.

Ya dijimos esta mañana, que la

inversión extranjera no vino a crear

empresas nuevas sino a adquirir

empresas ya existentes con lo que

no hubo creación de nuevo valor.

Ahora cuando vengan los chinos y

compren el petróleo y servicios

públicos yo voy a estar contento

porque van a molestar a los

españoles, franceses e ingleses, pero

lo ideal sería que las nuevas

inversiones que llegan al país sean

para crear nuevas empresas.

No hubo creación de empresas, no

hubo ampliación de la riqueza, lo que

se llama green field (nuevos

campos) con los cuales se pudiese

crear nuevas riquezas, sino

simplemente cambio de manos de

la existente. Esa inversión

extranjera fue a los sectores de

renta, como los recursos naturales

y los servicios. En los que no hay

competencia; el consumidor para

cambiar de compañía de luz, de agua

o de teléfono, tiene que mudarse

muchos kilómetros. Siguiendo el

esquema de Ricardo, pasamos de la

dupla ganancias/ salarios del modelo

sustitutivo de importaciones, a un

modelo de renta financiera o de

recursos naturales. Y así se fue

conformando la nueva clase

dominante, modelo 1.976

actualizada a 1.991, en la cual los

dueños del país eran las empresas

privatizadas de servicios públicos,

los bancos extranjeros y las AFJP a

la que se asociaron con la

privatización de las jubilaciones, las

empresas explotadoras de recursos

naturales y las grandes empresas

nacionales. Estos 5 grupos son el

poder real, porque además

compraron a los medios de

comunicación por que les sirven.

Así que en diciembre del 2.001

cuando se dijo "que se vayan todos"

debimos haber dicho que vayan

todos… "los dueños". Ya que los

políticos que usaron para hacer todo

esto fueron nada más que gerentes

del asunto y de los verdaderos

dueños. Hoy esta situación ha

cambiado un poco. Todas las

privatizaciones fueron posibles

porque, a mi juicio, después de la

hiperinflación la moneda no valía

nada lo que obró como un

gigantesco lavado de cerebro y se

pudo vender todo rápido. La actitud

de la gente fue: ¡sí que vendan todo!

El terror provoca consenso

inmediato, irreflexivo. Así en medio

de la indeferencia se privatizó todo.

En muchos casos con la connivencia

de los dirigentes sindicales y el

despido de miles de trabajadores,

sin que llamaran a una huelga.

Con lo cual el estado quedó

desmantelado dejándonos sin ningún

instrumento de transformación de

la sociedad frente a los grandes

grupos económicos. Y, para que

jamás se discuta la distribución de

la riqueza se privatizó la moneda,

detrás de la convertibilidad. No solo

porque 1 peso era equivalente a 1

dólar, con lo que pagábamos

nuestras tarifas en dólares o en

Francos Oro, sino que los dueños

podían girar al exterior de manera

inmediata lo que recaudaban con el

pago de las boletas.

En 1.974 poco menos del 5 % del

Gran Buenos Aires era pobre, en el

80 el 8,3 %, en el 88 el 32,2 %, en

el 93 baja al 16,8 % (a principios de

la convertibilidad, la época de auge

de la convertibilidad de Cavallo) en

el 98 al 25 % y en el 2.001 al 35

%; en el 2.002 el 54 % y ahora

estamos en el 47 %, con una muy

leve tendencia a la baja. Pero si

comparamos que en el 74 era del

4,7 % a un poco más de la mitad de

la población ahora, es evidente que

hay un problema. Esto también fue

resultado del uno a uno y de la

privatización de las empresas

públicas. Como vimos hoy a la

mañana, la convertibilidad cae por

el peso de sus propios errores, no

cae porque la movilización popular

lo haya vuelto inviable. Es una

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

33

Revista


lástima que no haya sido así, pero

no lo fue. Esa brecha de pobreza fue

provocada por esa política

económica.

Hubo un momento durante la

"convertibilidad" durante la cual

había, en la Argentina, una moneda

a la par del dólar. En ese tiempo se

dieron la crisis de Asia, la crisis de

México (efecto Tequila), la crisis de

Brasil (Caipirinha) y, aunque la crisis

estaba en otro lado, repercutía

siempre acá. Es interesante analizar

que, p.e. en la crisis de Asia, los

países involucrados, Malasia, Corea

del Sur, Tahilandia, incluso Japón, son

países que salieron de la Segunda

Guerra Mundial destruidos, pero en

la posguerra el estado tomó el poder

y volvió a crear las condiciones para

el desarrollo. En particular con una

banca pública que financiaba a la

industria privada, con muy bajas

tasas de interés. Entonces la

industria privada se desarrolló

mucho en toda esa parte. Los EEUU,

inquietos por la balanza comercial

negativa que tenían con esos países

mandan al FMI a decirles que tiene

que hacer reformas, como las del

consenso de Washington. Privatizar

los bancos, abrir el comercio

exterior a la importaciones, etc, etc.

Al privatizarla banca que era pública,

dejan de financiar a la industria a

bajo interés y se dedican a prestar

con intereses altos y promover la

construcción de shoppings y en

Malasia de campos de golf. El

problema que empezaron a tener es

que el retorno de las inversiones en

campos de golf y shoppings, y

edificios pata especulación

inmobiliaria, tardaba demasiado en

reintegrarse. Con lo cual debieron

comenzar a pedir plata al exterior,

con lo que la tasa interna empezó a

subir cada vez más, para atraer

dinero especulativo de corto plazo,

desde EEUU. de los fondos de

pensiones y de los fondos de

inversiones. Al subir las tasas de

interés la industria se queda sin

dinero barato para seguir

produciendo y poco a poco entran

en recesión. Revalúan la moneda los

países del sudeste asiático, por la

tasas altas, y ya no le pueden

vender a nadie. Con lo que empiezan

a devaluar uno tras otro. Los

inversores de EEUU, se dieron

cuenta que los inversores nacionales

privados locales se retiraban de sus

propios países. Con lo que ello

también vendieron todo y se fueron

con fuertes pérdidas. Si

comparamos con lo que pasó acá,

el que manejaba la cartera de

inversiones de todos estos países,

ante el menor síntoma de

inestabilidad en cualquier parte del

mundo retiraba las inversiones de

Argentina porque había mucha

facilidad para salir y entrar, con lo

que se resguardaba de posibles

pérdidas.

Integración económica: ALCA o

Unión Sudamericana

Hay un economista que sostiene que

en la época de Martínez de Hoz la

Argentina había adoptado la política

del "librecambio en un solo país".

Porque era el único país en el mundo

que tenía fronteras completamente

abiertas. Por eso cualquier problema

que hubiese en cualquier parte del

mundo repercutía en la Argentina, a

veces con más fuerza que en el país

de origen. Lo cual a su vez

impactaba en el empleo, porque al

retirarse los dólares al exterior,

bajaba la cantidad de dinero que

circulaba y eso repercutía en la

actividad productiva. Así fue como

esa inserción internacional de la

Argentina, no era con el ALCA sino

con todo el mundo a través del dólar

barato que había. Así se llega a tener

al 50 % de la población sumida en

la pobreza. Eso es resultado de una

integración abierta al mundo, pero

sin reciprocidad.

Una integración para que funciones

tiene que ser entre iguales. Lo que

significa que las economías tengan

niveles similares de productividad. Si

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

34


nos integramos a los EEUU no nos

va a ir bien porque ellos tienen la

más alta del mundo y nosotros una

de mediana a baja. Hay un problema

como en la relación entre el elefante

y la hormiga. Con Brasil la

productividad es más parecida, para

intentar salvar la convertibilidad

hubiera sido más astuto hacer una

paridad con el Real y no con el dólar.

Lo que pasó es que no se quiso ser

como Brasil, una cuestión que fue

tonta. También se podría haber

salvado la convertibilidad si no se

hubieran privatizado las jubilaciones,

porque el agujero fiscal fuerte fueron

las AFJP. Pero lo importante aquí es

que el proceso de integración sea

entre economías cuyas

productividades sean más o menos

similares.

Los europeos en 1.952 comienzan

un proceso de integración al crear

instituciones que no son de un país

ni de otros sino europeas. Loa

alemanes y los franceses después de

agarrarse a patadas 3 veces en 70

años, crean una institución donde

ponen el carbón y el acero, las bases

de la industria bélica. Bélgica,

Holanda, Luxemburgo, Alemania y

Francia crean en 1.952 la comunidad

del carbón y el acero. Con lo cual la

política del carbón y el acero, lo que

era el eje de la producción para la

guerra, pasa a manejarse de común

acuerdo entre esos países. En 1.958

van más allá y proponen una

Comunidad Económica, a la cual

suman varios países, creando una

unión aduanera, al poner un arancel

externo común. Y así fueron

avanzando, con negociaciones

duras, pero llegan al Tratado de

Maastrich, y a la Unión Europea y

ahora a una Constitución. En este

sentido es interesante ver cómo los

estados nacionales, que de algún

modo fueron los protagonistas que

definían los tiempos de la

integración, ahora con cada vez más

instituciones europeas, los estados

nacionales van perdiendo capacidad

autónoma a favor de la unidad. Por

ejemplo, con la creación de la

moneda común, el Euro, los estados

nacionales ya no pueden tener una

política monetaria, sino que hay un

Banco Central común que fija una

política para todos.

En cambio acá, aún falta mucho para

tener una moneda única con Brasil.

Porque solamente nos conocemos

90 minutos de vez en cuando en un

partido de fútbol, lo cual no ayuda a

querernos. Pero, es porque nos

conocemos poco. No digo que no

haya que hacerlo, digo que falta

camino por recorrer en ese sentido.

Y no hay que tener un Banco central

independiente, si con eso se quiere

decir que la moneda no tiene que

darle bola al poder político. En la

Unión Europea, además de una

moneda común, tienen una

Constitución y otras instituciones

con las que definen la política común,

incluida la monetaria. Pero se

equivocaron al meter con rango

constitucional lo que debiera ser

producto de una ley común, como

es la autonomía del Euro, mientras

que no dicen nada de los salarios.

En ese sentido parece que se

subieron a la política neoliberal.

Mientras que el concepto de

"servicio público" está ausente de

esa constitución. Hablan de servicios

económicos de interés general, pero

con esa definición abren la puerta a

la privatización generalizada de los

servicios públicos europeos. Parece

que no leyeron historia de la

economía latinoamericana. A mi

juicio el proceso de integración

europeo peligra en sus

sustentabilidad en el tiempo, por

haber puesto el eje en la

autorregulación de los mercados por

encima de la política, y sobre todo,

por un pedido reciente de Blair a

Chirac, que fue aceptado para que

la que la defensa de Europa quede

en manos de la OTAN. Entonces la

UE nace sin ejército propio, sin

moneda, y con la posibilidad de que

le privaticen los servicios públicos.

Así les puede pasar lo que nos pasó

a los argentinos. Con lo cual la

integración europea está en

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

35

Revista


discusión por parte de los que no

están de acuerdo con eso y quieren

otro tipo de Europa.

Para nosotros la caída del Muro de

Berlín fue una catástrofe porque nos

quedamos sin el otro polo, como que

alguna manera contra balanceaba el

poder de EEUU. Ahora hay un mundo

unipolar se piensa que Europa, tal

vez, pueda jugar ese papel; pero no.

Todas las medidas que en Europa se

habían tomado a favor de los

trabajadores para que no miraran

con interés al socialismo realmente

existente, terminaron junto con la

caída del muro y el estado de

bienestar que existía también se

fue. Este proceso de integración ha

sido nocivo, si se quiere, incluso creo

que peor que el del ALCA. Así que

cuidado con los procesos de

integración.

También está el proceso de

integración de América del Norte, lo

que hacen Canadá, México y EEUU,

es la libertad para la circulación de

bienes y servicios, pero no de

personas. La teoría del comercio

internacional, que después de

Ricardo fue refinada, sostenía que el

libre comercio era la libre circulación

de bienes y de personas. De todos

los factores de la producción. Si hay

desocupación acá, deberían poder ir

a trabajar a EEUU. Que fue lo que

pasó con la inmigración europea

hacia América desde fines del siglo

XIX hasta mediados del XX. Ahora

en el TLC no se da eso. La frontera

entre EEUU y México es una muralla

que muestra lo que es esa

integración.

Las negociaciones por el ALCA, son

peligrosas pero interesantes.

Peligrosas porque lo que EEUU

quiere es poder acceder ellos de

manera libre a todos los mercados

de América Latina. Poder presentarse

a todas las licitaciones de los

estados, libre acceso a los servicios

financieros; mientras que algunos

países de América Latina piden que

se terminen los subsidios agrícolas

a los productos y a los productores.

Una vaca de EEUU recibe 2 dls. de

subsidios al día, con lo que esa vaca

está por encima de más de la mitad

de la población de AL. La

transferencia de tecnología es otro

punto importante. EEUU dice que

ellos no van a dejar los subsidios

agrícolas, ni las barreras para

arancelarias –como las restricciones

sanitarias abusivas- etc.

Aunque esas trabas a las

exportaciones agropecuarias

argentinas pueden promover en lago

la industrialización del país, lo cual

me alegra. No sirve de nada venderle

limones a todo el mundo. P.e. en

Tucumán se produce limón en

contraste (respecto al hemisferio

norte), y aunque le vendamos a

todo el mundo no me parece que

eso nos haga avanzar.

En cuanto a la transferencia de

tecnología se cubren diciendo que es

parte de la seguridad nacional de

ellos así que no van a dar secretos

militares. Lo cual se vuelve un

diálogo de sordos. Esto es lo

peligroso.

Lo interesante es que para no entrar

al ALCA basta con decir que no.

Estamos acostumbrados a que en

las negociaciones internacionales

siempre nos revienten, por las

cuestiones de poder. Pero acá lo

único que hay que hacer es decir no.

El ministro de relaciones exteriores

de Cardozo, dijo que Brasil estaba

dispuesto a estar integrado al ALCA

y al mundo, pero no a cualquier

precio. Que los países valían lo que

vale su mercado interno y que si

ellos entran al ALCA el mercado

interno va a desaparecer. Ya hay una

definición importante porque si Brasil

no hay ALCA. Si además se le suma

a Venezuela y a la Argentina,

entonces más de la mitad del PB de

toda AL está afuera del ALCA.

Coincido y me pone contento las

declaraciones de Duhalde en ese

sentido.

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

36


El famoso mercado único de Alaska

a Tierra del Fuego va a representar

la desaparición de lo quede de

nuestras industrias y posiblemente

habrá que pensar en alambrar los

barrios, como ya existen los

countries, de quienes son más o

menos pudientes y mantener lejos

a todos los hambrientos. Con lo que

volvemos directamente al

medioevo. Ya estamos bastante

avanzados en esa dirección. Ahora

va a haber una cumbre de

presidentes en Lima, que hablarán

de Sudamérica; bueno ahí hay que

ver como se hace Sudamérica, cuál

es el libreto; ya tenemos los

actores, que no son muy buenos,

pero es lo que hay. Los escenarios

son estupendos. Pero necesitamos

el guión que no está escrito.

¿Sudamérica para qué? ¿Cómo

empezamos Sudamérica? No

podemos empezar con el Mercosur

y la Comunidad Andina de Naciones.

Cuando rastreamos a las

instituciones latinoamericanas que

existen, descubre que tenemos un

fondo monetario nuestro, un Fondo

Latinoamericanos de Reservas

(FLAR), donde está la Comunidad

Andina de Naciones más algunos

países más. Esta idea de un fondo

monetarios propio es muy buena

para hacer lo que tendría que hacer

el FMI y no hace: ser un Banco

Central Mundial. El FLAR podría hacer

las veces de un Banco Central

Regional, en este caso un bombero

propio para el sistema monetarios

de estos países; es decir, prestarles

a los países miembros cuando

tienen problemas con sus balanzas

de pago. Existe la OLADE –

Organización Latinoamericana de

Energía con sede en Quito, el SELA

– Sistema Económico

Latinoamericano, que tiene sede en

Caracas, el ALADI; es decir que hay

una serie de Instituciones que ya

están, pero que hay que darles vida

política. O sea que si ya están los

instrumentos, hay un poco de

voluntad política, hace falta el guión

que diga que va a hacer cada país.

Como se va a poner en común, que

cosas, y estas instituciones podrían

ir trabajando en conjunto en eso.

Podrían crearse nuevas instituciones

para lo que no está cubierto por las

que existen. Una línea aérea del

Mercosur, o la empresa de Energía,

o la agencia de noticias de la que

hablaba Chávez. Podemos poner

cosas en común también, como las

relaciones exteriores. Para evitar ese

juego de suma cero donde las

disputas entre las naciones de

América del Sur termina

perjudicando todos y cada uno.

El otro tema importante es la

defensa en común, puesto que no

hay más bloque soviético y que los

cubanos parece que no quieren

invadirnos, por lo tanto si no hay

amenazas externas y entre vecinos

no parece haber tampoco conflictos

serios, siendo la amenaza más

grave la invasión de EEUU a

Colombia, tratar de pensar en una

defensa en común podría ser una

manera de poner a nuestros Estados

Mayores a pensar problemas reales

y no los fantasmas que ya no

existen. No para hacerle una guerra

a los EEU que sería suicida, sino por

que la unidad debe tener también

una defensa común, como la

escuelas públicas y otras

instituciones que forjen una unidad

política. Pero para eso hay que dejar

de tener desconfianzas en nuestros

vecinos. Hay campos en los que se

puede comenzar a trabajar la unión

sudamericana. Si no ponemos en

una misma bolsa a Martí, Zapata,

Cárdenas, San Martín, Bolívar, etc.;

y hacemos con eso una telenovela

popular no vamos a avanzar.

Tenemos que conocernos más.

Como hemos futbolizado demasiado

la relación con los países vecinos,

hay una percepción mayor de

disputas que de acuerdos;

pensamos en términos de ganar,

perder o empatar, y no en términos

de beneficios mutuos.

Por supuesto que la integración va

a ser difícil, y las disputas con Brasil

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

37

Revista


van a existir, pero al final de la

convertibilidad cuando se fueron

decenas de empresas a Brasil se

fomentó una hola de indignación,

mientras que aquí quebraron miles

en la mayor de la indiferencias. Eso

también hay que considerar. Va a

haber que negociar a brazo partido

y de manera muy dura, pero sin

perder de vista el objetivo de

avanzar hacia la unidad. En Europa

no les resultó sencillo tampoco lograr

acuerdos en las políticas agrícolas.

La idea es que los acuerdos sean por

ramas y no por sectores, para

romper con la teoría de comercio

exterior de David Ricardo de

especialización por ramas, al

comercio administrado de manera

conjunta entre países. Como ocurre

con Brasil en el manejo que se hizo

durante la convertibilidad con la

industria automotriz. El comercio y

la producción por ramas difieren de

la administración por sectores. En la

última todos hacemos todas las

ramas pero de manera

complementaria, y no como en el

otro de especialización excluyente y

competitiva con el socio. Con

diversificación productiva se

combate la heterogeneidad social;

si hay producción homogénea se

genera heterogeneidad estructural.

El comercio por sectores es materias

primas versus manufacturas, y así

estamos irremediablemente

perdidos.

La historia de nuestras clases

dirigentes de la articulación externa

siempre subordinada; fue de trigo y

carne con Inglaterra, de finanzas

con EEUU, cuando se logró algún

desarrollo industrial hubo más o

menos algo de soberanía. Si

avanzamos en la integración

sudamericana va a haber una

interdependencia con países más o

menos como nosotros podremos

ser un poco más soberanos. La

unión permitiría recuperar soberanía

supranacional que compense la

soberanía irremediablemente

perdida.

Bueno, el tema del contexto

internacional es tratar de generar

márgenes de maniobra. Es difícil por

que, podemos caer en el

romanticismo utópico, que esta muy

bien para la vida personal pero que

cuando uno piensa en la política hay

que ser muy realistas, muy racionales

y muy efectivos. Hay que ser

bilardistas, en el sentido del término

de que si hay que ganar con alfileres

o con el bidón de agua trucha, hay

que hacerlo, si el delegado

norteamericano pide agua hay que

darle el bidón trucho. Hay que ser

muy maquiavelistas o muy

resultadistas en ese sentido, que es

lo que ha faltado a veces. Es esa

famosa frase que dice: "Hay que

endurecerse sin perder la ternura",

en general somos muy tiernitos,

bueno, endurezcámonos un poco.

Y todas estas reuniones también

tienen que servir para abrir espacios

de debates e introducir temas como

la integración regional, la reforma

agraria, y de las que nadie habla en

general.

También recién hablábamos de la

formación, hay que volver a la

formación política por una cuestión

básica: los que nacieron durante la

dictadura militar y crecieron en la

convertibilidad, si son humildes están

muy preocupados por sobrevivir, y

si son de clase media tienen la

cabeza quemada.

Entonces la política pasó a ser un bien

de familia: Yo me intereso en la

política si a mi familia le interesa la

política. Pero no es una cosa que uno

va naturalmente hacia un lugar.

¿Quien tiene la peor imagen?: Los

políticos, los sindicalistas, etc.,

también por como están armadas las

encuestas, sin duda, pero hay que

repolitizar todo eso por que hay que

recuperar el sentido de la política, al

menos en esta etapa, como

combate por la modernidad. No

puede ser que no tengamos

educación sexual en las escuelas,

que exista tanto tabú, que no se

pueda hablar de un montón de cosas.

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

38


Entonces… poner eso en el tapete,

poner eso en la agenda pública ya es

hacer política. Es empezar a ganar

esa batalla ideológica que perdimos…

Y si, la perdimos por varias razones:

Por que las ideas no se matan, se

mata a los portadores de esas ideas

(eso se practicó), luego el sistema

de educación se armo de tal modo

que se enseña determinadas

cuestiones y otras no… es mala, la

educación argentina es mala. El

sistema público de educación está

mal.

La educación es la máquina de

fabricar argentinitos, si nosotros

llegamos a constituirnos como

nación con nuestras características

y nuestras diversidades, fue en gran

parte por la educación pública. La

meritocracia pequeño burguesa:

"estudia y vas a tener un ingreso

acorde con tu nivel de diploma", es

lo que ha funcionado hasta ahora en

Europa por ejemplo, bueno, ahora

con la Comunidad Europea y la nueva

Constitución vamos a ver… pero si la

educación falla entonces no es que

vamos a ser cosmopolitas, es que

no seremos nada. Entonces mi me

gustaría empezar esta segunda

parte, ya mas política y de la

actualidad, hablando acerca del

concepto de lo nacional.

Jauretche definió lo nacional como lo

universal visto desde acá. A mi me

parece que esa definición sigue siendo

insuperable, no se ha encontrado

nada mejor, ser nacional no es

disfrazarse de gaucho y comer

mucho dulce de leche, o andar como

Moneta (con rastras y esas cosas),

a mi esa imagen me parece muy

fuerte… Sino en realidad lo nacional

pasa por conocer lo propio, por que

sino no vamos a poder disfrutar de

lo universal. Yo siempre digo que hay

que tomar a Shakespeare y hay que

ser Macbeth en Santiago del Estero,

como Macbeth y lady Macbeth… El

Juárez y la Nina… Está claro.

Trasladamos algo internacional y lo

adecuamos, lo contextualizamos a

nuestra propia realidad. Lo mismo

con la política económica, fíjense ese

atavismo que tienen los pensadores

económicos actuales y los medios de

comunicación donde queremos ser

como Irlanda, o queremos ser como

tal otro, "¡Vienen los chinos!, Ah,

vamos a ser un país comunista", y

recién hablábamos del

antiimperialismo de la derecha, ahora

resulta que vienen los chinos.

Entonces quiero hacer una reflexión

sobre lo nacional, y también

siguiendo a Jauretche: La nación no

es algo que esta atrás nuestro, (un

valor a preservar y que, por lo tanto,

hay que rechazar todos los cuerpos

extraños), sino que la nación es algo

que esta por delante, algo que

tenemos que construir todavía, mas

en argentina donde somos producto

de la mezcla, lo cual esta muy bien,

en tanto y en cuanto haya una

educación que unifique para que

compartamos determinados valores.

Eso es lo que es una nación según

Renán. Al final de s. XIX, en una

conferencia en el College de Francia,

decía que una Nación es la solidaridad

laica entre las generaciones, es

sentirnos herederos de un pasado

común y de un futuro posible donde

también estamos todos.

La privatización de las jubilaciones es

particularmente grave, no solo por

cuestiones económicas, sino por que

la cuenta de capitalización te da la

ilusión de que vos tenes tu cuentita

y en realidad se están llevando mas

de una tercio de los ingresos,

mientras el resto esta en títulos de

deuda. Es un poco: "no tengo más

solidaridad con los viejos", entonces

se rompen todos los sistemas de

solidaridad que había…

¡El propio club de barrio que era el

espacio de socialización privilegiado

hace unos decenios! No, ahora el

consumo del entretenimiento está

diversificado y segmentado, la

matinée de tal hora a tal hora,

después la disco, y los viejos al asilo.

Entonces ese lugar donde se ejercía

un determinado control social, pero

por la propia sociedad, pasa a ser un

objeto de consumo. Creo que hay

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

39

Revista


que hacer una reflexión sobre los

espacios de sociabilidad que nos

damos y que tenemos.

Y no es que no se puedan hacer

tropelías en los clubes de barrio,

¡Para que están los carnavales si no!

Pero esta cuestión de lo nacional, que

ha sido percibido como de derecha

siempre, como reaccionario, creo al

contrario que tiene que ser un factor

de rebelión. Fíjense sino los dibujos

de el sr. Cohen, mas conocido como

Rocambole, o en las tapas de los

discos de los redondos, etc., etc.

Lo nacional como concepto hay que

recuperarlo. Este guión de

Sudamérica va a funcionar en tanto

y en cuanto nosotros creamos que

podemos hacer de Sudamérica una

nación.

Después de todo si un francés del sur

de Francia salido de una novela de

Marcel Pagnol puede hacer una unión

con un alemán prusiano, entonces

nosotros también, si tenemos mucho

mas en común con los brasileños y

con los venezolanos que un holandés

con un andaluz.

Por eso me parece que el guión de

Sudamérica como una nación tendría

que ser algo que deberíamos

explotar, pero en Brasil festejan el día

del MERCOSUR y acá no, una tontería

tan simple como esa.

Los libros de texto en la educación

en la primaria, en la secundaria,

tienen que propender a eso por que

no es genéticamente que somos

argentinos o sudamericanistas, sino

que son cosas que se enseñan, que

se aprenden, que se desarrolle el

gusto o la capacidad critica. Nadie va

a hacerse determinadas preguntas a

menos que tenga la curiosidad para

hacérselas.

La división del trabajo que debería

existir en la educación sería que la

escuela primaria forme personas, el

secundario forme ciudadanos y la

universidad pública la élite… El tema

es que tenemos que repensar todo

de nuevo, por que los chicos que

llegan a la universidad llegan en un

estado calamitoso, y eso es una

cuestión grave. Y a las escuelas

muchas veces se va solamente por

que hay una copa de leche, pero ese

es un desafió importante para no

perder más batallas ideológicas.

Y volver a pensar el concepto de lo

nacional no (de nuevo), de manera

restrictiva y xenófoba, nada más

antiargentino que la xenofobia… y sin

embargo uno la encuentra. A mi me

ha tocado escuchar en las clases

reflexiones del tipo de "la delincuencia

es por los bolivianos y los

paraguayos".

Del mismo modo que alguna vez se

armo toda una cuestión inmigratoria,

bueno, ahora tenemos nuevos

inmigrantes que son los bolivianos y

los paraguayos… o los que sean, que

bienvenidos sean. Pero el modo de

argentinizarlos es la educación, es el

famoso mito a partir del cual nos

tenemos que referenciar. Muy pocos

de nosotros acá descienden de los

Incas, y sin embargo tenemos que

descender de ellos míticamente por

que si seguimos pensando que

nuestro bisabuelo se moría de

hambre en Calabria no vamos a tener

un destino nacional.

Por eso los franceses dicen "nuestros

ancestros los galos". ¿Los franceses

son descendientes de los galos? En

Asterix nada más, por que Francia

también es una tierra de inmigración,

pero tienen la cosa mítica de decir

que son descendientes de los galos.

Cuando en la segunda guerra mundial

los alemanes capturaron a uno de los

pocos grupos franceses que resistían

y amenazaron con fusilarlos, el gral.

De Gaulle dijo que si fusilaban a los

franceses que habían capturado, los

franceses iban a fusilar a los

alemanes que capturaran… que

Francia toma prisioneros desde las

batallas de Clodoveo allá por el año

cuatrocientos, quinientos,

seiscientos… ¿Los franceses

descienden de Clodoveo?. Tanto

como nosotros de los Incas, pero se

agarran de ese pasado mítico para

legitimar sus acciones, entonces, si

nosotros somos un pueblo de

estupidos que tiene que esperar que

vengan los ingleses o los yanquis a

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

40


hacer todo, o el banco mundial a ver

la educación y la salud, o el Fondo

Monetario a ver la economía por que

no podemos, que nuestro gran error

histórico halla sido rechazar las

invasiones inglesas, es una corriente

de pensamiento que existe, y… así

no vamos a tener un destino

nacional.

Me parece que tenemos que crear

esos mitos.

Hoy a la mañana alguien citó la

importancia de una visión externa.

Hay un librito muy lindo de un

norteamericano de la universidad de

Yale que se llama "Historia de una

idea, la invención de la Argentina",

que repasa todas las ficciones

orientadoras que él llama y que son

los mitos fundadores que hubo en la

Argentina del siglo diecinueve, desde

Mariano Moreno a Mitre, pasando por

los unitarios, los federales. Es un

buen libro, bien documentado, como

buen norteamericano, que muere con

el Alberdi de la vejez, no el con

Alberdi de las bases que es el que no

se conoce. Pero sin embargo recalca

esa cuestión de civilización y

barbarie, y termina diciendo: "bueno,

pero los civilizadores también eran

bárbaros", y pasa en revista todas

esas ficciones orientadoras. Me

parece que nosotros todavía no

elegimos una ficción orientadora, no

elegimos un mito, y la tendencia es

hacia la disolución. Si no elegimos

nada nos quedaremos mirando canal

9 o CNN, y polémica en el bar será

nuestro mayor nivel de abstracción

política. Es complicado.

Si nosotros nos proponemos otra

mitología en base a otras

cuestiones, no vamos a hacer otra

cosa que lo que hacia San Martín,

que era hijo de un funcionario español

y que hablaba con la "z" y que por

eso le decían "el godo", cuando

hablaba de nuestros hermanos los

indios, apropiándose de un pasado

mítico; o de Belgrano, hijo de

italianos, es lo mismo.

Entonces, me parece, que tenemos

que armar una historia abierta y

creérnosla un poco por que sino… si

salimos a la cancha diciendo "mmm,

me parece que nos van a golear", y…

nos van a golear.

Tenemos que salir a la cancha

pensando que podemos ganar, y si

no ganamos por lo menos les

quebramos tres a ellos… les

reventamos el campeonato, y eso es

mas o menos, creo yo, la acción

cultural que tenemos que hacer.

Por que este gobierno, con sus

alcances y sus límites, da para hacer

esta cuestión. Me parece que el

sistema de representaciones es lo

que tenemos que trabajar, hay que

repolitizar estas generaciones.

Del mismo modo que hay chicos

argentinos que tienen la cabeza mas

chiquita por que no recibieron la dosis

de proteínas (el hambre sigue siendo

la principal enfermedad de la

población… no se mueren tal vez

directamente de hambre, pero si de

enfermedades colaterales al hambre,

realmente en el país de las vacas uno

dice ¡Caramba!). Este es el claro

ejemplo de que el problema no son

los nacimientos sino la distribución…

Resolvimos el problema de Malthus,

que decía que esto se iba a llenar de

gente y no iba a haber recursos para

la subsistencia. ¡No! El problema es

el acceso a esa subsistencia. Ergo el

problema es de distribución y por lo

tanto político.

Así que, me parece, que este

momento histórico que vive la

argentina, esta caída de la

convertibilidad, también es una caída

de todos los modelos neoliberales,

por que ellos dijeron: "No funciono".

No funciono por que la realidad dijo

"no funciono", hay que aprovecharse

de este momento para volver a

reencauzar la formación de una

conciencia nacional…para retomar el

titulo de un libro conocido por ahí.

Si nosotros no lo hacemos lo van a

hacer otros, así que no esperemos

que alguien lo haga en nuestro lugar.

Como simples ciudadanos, como

militantes políticos, sindicales, como

lo que sea, en la familia, en los

lugares de trabajo, si no se vuelven

a recrear esos lazos sociales

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

41

Revista


políticos, pues siempre tendremos la

misma oferta electoral.

También es una cuestión de llevar la

mirada critica hacia las acciones del

gobierno que nos parezcan

insuficientes, un apoyo cuando nos

parece que hace las cosas bien, pero

lo que no podemos dejar de hacer

es hablar de esas cuestiones, volver

a hablar de la deuda, de la reforma

agraria, de la cuestión del poder, de

Sudamérica,

Los medios de comunicación, por

supuesto, son esenciales… ¡si

tuviéramos canal 9, el desastre que

haríamos!, pero como no lo

tenemos, igual hay que trabajar con

lo que hay...sean medios

comunitarios, sea lo que uno tenga.

El equipo de canal 7 es un poquito

viejo, Radio Nacional funciona a

válvulas, TELAM esta bastante

deteriorada… ese es el estado del

Estado… Tenemos que el instrumento

de transformación también fue

privatizado.

El instrumento de transformación

para los que somos simples

ciudadanos es el poder público, pero

ya llegar al poder no te garantiza

tener la potestad de cambiar las

cosas, es también un combate,

entonces, veamos cuales pueden ser

los desafíos del gobierno de Kirchner:

Lo primero es que llegan al gobierno

de casualidad, está bien, no hay

problema.

La caída de la convertibilidad, la

devaluación en catástrofe, el

incumplimiento no querido… por que

la sonrisa del Adolfo: "Declaro el

default"… No, ya estábamos en

incumplimiento, esos son fenómenos

económicos. Hay quienes dicen: "no

hay que enorgullecerse de eso"… Si…

Enorgullezcámonos, no hay

problema con eso, lo cierto es que

ya estábamos en esa situación.

La ceguera de los liberales, su

profunda incapacidad para tener

planes "B", por que si Cavallo no

hubiese sido tan voraz y no le hubiera

agarrado el ministerio de economía

a De la Rua, hoy sería presidente con

el slogan: "El que creo la

convertibilidad nos sacara de ella".

Y afanaba, y esto no sería Radio

Nacional a válvulas sino Radio

National a válvulas. Pero igual

hubiéramos perdido eso, no

hubiéramos tenido ni las válvulas

para llorar.

Eso es una cuestión de: "no voy a

devaluar, no voy a devaluar, no voy

a devaluar"…. Y bueno,… te

devaluaron.

Es ese momento en el cual "piquete

y cacerola la lucha es una sola" dura

hasta el fenómeno de las asambleas

que cerro un ciclo hasta desaparecer.

Eso que empieza en diciembre de

2001 termina con la elección de

Kirchner. Hay algunos personajes

que salen de la foto, y algunos

personajes que estaban en segundo

plano en la foto anterior y que ahora

salen primeros, y otros que pueden

llegar a entrar a la foto política de

nuestro país.

En cuanto a las decisiones

económicas que se tomaron ya en

el gobierno de Duhalde, tuvimos una

situación en la cual algunos sectores

tomaron algunos lugares en el

Estado, gerenciaron la crisis a su

favor y se fueron, por ejemplo, la

pesificación generalizada.

Efectivamente cuando se ha vivido

tanto tiempo con una moneda

extranjera y hay que volver a la

moneda nacional, hay que pesificar

todo de nuevo. El tema es cómo se

hace, y ahí tampoco hay

automatismos, es el resultado de

decisiones políticas, estaba muy bien

pesificar, creo yo, a las personas

individuales que debían hasta cien mil

dólares, o a las empresas que debían

hasta quinientos mil, o hasta un

millón. Después se tendría que haber

considerado que esas personas, para

ser pesificadas, deberían demostrar

que no tienen plata en el extranjero.

Es lo que hizo Venezuela en los ‘80

cuando estaba Rafael Caldera de

presidente y hubo una devaluación

muy fuerte, el sector privado lo fue

a ver a Caldera (un demócrata

cristiano, no crean que era un

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

42


hombre de cuchillo entre los dientes),

y Caldera les dijo: "yo les doy el

seguro de cambio si ustedes me

demuestran que no tienen plata

afuera". Pidieron doce mil millones de

dólares y al final les dio tres mil. No

es que no los ayudo, les dijo

"demuéstrenme que no tienen plata

afuera".

Uno podría suponer en el caso

argentino que, a determinado valor,

puedo suponer que esa persona

tiene dinero afuera y que no es

deudor neto en dólares. ¿Para que

voy a salvar a alguien que tiene con

que resarcirse? Así es como, con la

pesificación generalizada, se pesificó

también a Amalita, a Techint, a Clarín,

a Nación, a Repsol… Y la deuda que

era de 7.900 millones en el ‘75, de

43.000 millones en el ‘83, de 59.000

millones en el ‘91, de 160.000

millones en la caída de la

convertibilidad, trepo a 180.000

millones con el salvataje del sistema

financiero y por la pasificación

asimétrica.

Es decir, que los haberes eran de 1 a

1,40 y las deudas de 1 a 1. Entonces

los bancos dijeron queremos plata,

y esa plata se le dio a los bancos

progresivamente.

Fue una devaluación en catástrofe,

por que la devaluación no siempre es

mala, depende como se hace, por

que si yo hago una devaluación con

una distribución de los ingresos hacia

los sectores mas humildes

(distribución del ingreso poniendo

una oficina donde diga "pobres aquí",

y les doy plata para que se lleven y

la gasten), y le hacemos pagar el

costo de la devaluación a aquellos

que tienen dólares o que se benefician

directamente, es otra cosa. En

cambio, acá los que tienen dólares

vieron sus ingresos triplicados, y no

se les cobró un impuesto a las

ganancias de la devaluación. Esta

devaluación en catástrofe tampoco

previo una recomposición de salarios

y jubilaciones, con lo cual son un

40% mas bajos que antes, y así

como la convertibilidad provocaba la

distorsión del tipo de cambio, hoy una

de las principales variables

económicas que están muy

distorsionadas son los salarios.

Vieron que los liberales siempre

hablan mal de las cosas distorsivas,

las retenciones, los impuestos

distrosivos, etc., No! Lo que estaba

distorsionado antes, o totalmente

fuera de realidad, era el tipo de

cambio… y ahora son los salarios. De

paso, reconozcamos que con los

haberes triplicados de los que tenían

dólares, los salarios planchados, y la

recuperación del crédito… si los

empresarios capitalistas no

aprovechan este momento para

hacer el capitalismo acá, no se que

mas les hace falta; ¡Por que las

condiciones están bárbaras para

invertir!

El tema es recomponer el consumo

y empezar desde abajo. Eso en lo

que respecta a la devaluación y al

incumplimiento.

Se creó una realidad económica

distinta a la que había antes.

Crecimos al 8% sin tener relaciones

con el Fondo y sin tener inversiones

extranjeras. La inversión extranjera

bajo de 250 a 90 millones en 2001

y 2002. Es decir, nadie puso un

mango más acá, y sin embargo

crecimos al 8%.

¿Por que? Por que eso era una

recuperación de una caída muy baja,

entonces se vuelve a recuperar. Del

mismo modo que la caída del 88 se

recupera al principio de la

convertibilidad, pero con una

elasticidad empleo de 0,3. Por un

punto de producto que crecíamos en

esa época se creaba 0,3 de empleo,

es decir, muy pobre en empleo. La

recuperación de la última crisis es

más generosa con el empleo. Por un

punto de producto hay un punto de

empleo. Está bien, es un buen

camino, tendría que ser una

elasticidad más grande, sin duda,

pero es una cosa positiva.

Y es precisamente eso, una

recuperación, una salida de la

depresión, no es un ciclo económico

ascendente que después va a bajar.

Estamos saliendo de una depresión

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

43

Revista


mas grave para Argentina que la

crisis del ’29, con otro componente

de la salida de crisis que no es la

salida de Cavallo, el sector financiero

pasa a un segundo plano, las grandes

empresas industriales vuelven a un

primero, vuelve la actividad en

muchos sectores, tenemos el

problema de generaciones de

argentinos que no fueron formadas

para ejercer determinadas

profesiones y encontramos penurias

de mano de obra en tal o cual sector,

pero la onda expansiva de la caída

de la convertibilidad esta empezando

a desaparecer, y la recuperación

económica es una cosa (que

probablemente se llegue el año que

viene a los niveles anteriores de la

crisis), pero el crecimiento es otra

cosa. Y el crecimiento es producto

de decisiones políticas. Pasar de la

recuperación de la crisis al

crecimiento implica volver a hacer

política económica.

¿Que significa esto? Que la deuda

tiene un trato distinto. Aquel que

compro bonos de deuda compro un

poder al portador, por lo tanto

incumplir esos bonos y no pagarlos

implica desconocer ese poder, el

asunto estaba armado de tal manera

que, en una economía que viviese del

endeudamiento, para que vamos a

molestarnos en que gane el partido

A o el partido B las elecciones si total

el Fondo Monetario viene y hace el

plan económico, si total el Banco

Mundial nos dice como va a ser la

educación y la salud. Así están… Por

lo tanto, rediscutir la deuda externa

es un problema de soberanía y es

efectivamente como dice el

gobierno: una causa nacional. A mí

personalmente me gustaría que la

deuda tuviese un tratamiento un

poco mas agresivo, por ejemplo, que

se tome un ángulo no estudiado

hasta ahora de diferenciar entre

acreedores extranjeros y acreedores

locales, los argentinos que

compraron bonos de la deuda

externa, lo que hacían era comprar

poder, si yo quiero licuarles el poder

no tengo que pagarles en divisas a

esas personas sino en pesos.

Entonces ya seria una cuestión

distinguir entre acreedores

extranjeros y acreedores internos. El

40% de la deuda esta en manos de

residentes en Argentina, yo creo que

tiene que ser más, desde el exterior

deben haber comprado mucha

deuda, con lo cual la deuda externa

pasa de ser un problema económico

externo a se un problema de poder

interno, que en realidad es lo que

tendríamos que estar discutiendo.

Nacionalizar las AFJP y hacer un

sistema de reparto que funcione no

es demasiado brujo y nos permitiría

también bajar una parte importante

de deuda, recordemos que Cavallo

hizo que las AFJP tomaran títulos de

deuda del Estado cuando todo

empezaba a teclear.

Esta el tema de la deuda odiosa, de

la deuda tomada durante el gobierno

militar, esa deuda prácticamente ya

se pago toda, en todo caso habría

que ver como esos pagos se tienen

que tomar como amortización de

deuda tomada durante la

democracia.

El paso de la deuda de los bancos a

los bonos a través del plan Brady no

los legitima, así que eso también

seria una cuestión a discutir.

El embajador Espeche Gil propone

que Argentina le pida a la asamblea

general de las Naciones Unidas que

la Corte Internacional de la Haya se

expida sobre si hubo o no usura en

la deuda externa, por que si hubo

usura, el pago es solo una obligación

moral. Y entonces habrá llegado el

momento de ser abiertamente

inmorales. Entonces ya llevaríamos

el desorden al enemigo.

Independientemente de eso, apelar

a la Corte Internacional de Justicia

de la Haya también lo podríamos

hacer por que el Fondo Monetario y

el Banco Mundial, que son

organismos de Naciones Unidas,

violan la propia carta de las Naciones

Unidas, y eso no tiene ningún efecto

practico sobre las relaciones de poder

internas, pero un fallo adverso de la

Corte Internacional hacia el Fondo

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

44


impediría que sigan pidiendo la

política de condicionalidades que

habitualmente piden.

El Embajador Espeche cree que es un

caso ganable, y a mi también me

parece que podríamos llegar a tener

la ventaja en la Corte de Justicia de

la Haya, no en el Tribunal Penal

Internacional que es otro animal. La

Corte Internacional de Justicia de la

Haya ha fallado en contra, por

ejemplo, del minaje de los puertos

nicaragüenses durante la revolución

sandinista, ha tenido fallos muy

interesantes y realmente

independientes que han favorecido a

países del tercer mundo, así que ese

es un lugar para explorar. Hay un

arsenal de medidas y de cosas para

hacer con el tema deuda.

El gobierno ha elegido plantear un

default selectivo. De la deuda de

180.000 millones, un poco más de

la mitad está en incumplimiento y la

otra mitad se paga religiosamente.

Se pesifica la deuda con las AFJP, lo

cual me parece bien, aunque me

gustaría que se termine con las AFJP,

pero bueno…

La deuda en incumplimiento… que los

bonos si, que los bonos no, que

esto, que el Financial Times dice que

no, que el Fondo presiona, etc…

Habría que ver como nos

deshacemos de esto. Podríamos no

tomar más créditos con el Fondo, no

aceptar más condicionalidades y

pagarle… Se terminaría en tres o

cuatro años la deuda que tenemos

con el Fondo, que son 15.000

millones (sobretodo del blindaje), y

después irse… decir: "Chau, nos

vamos, no somos más miembros de

este club"… lo cual sería un golpe

importante para el fondo.

La deuda, con el plan Lavagna

pasaría de 180.000 millones a

120.000 que, de todos modos, sigue

siendo importante. Yo creo que se

podría hacer una política bastante

mas agresiva pero, sabiendo de

donde venimos, esta bien. Lo que si,

también tenemos que introducir en

la agenda de discusión es quien va a

pagar esa deuda, puesto que hay

120.000 millones de haberes

argentinos en el exterior. Me parece

que llego el momento de preguntar

quienes son, puesto que el Congreso

de la Nación tiene la lista de todos

los que sacaron plata, legalmente,

pero que evadieron capitales durante

mucho tiempo, creo que hay que

saber quienes son también. ¿Porque?

Por que los 120.000 millones de

dólares de haberes de argentinos en

el exterior no pagan impuestos afuera

por que dicen que los pagan en

Argentina, entonces los evaden. Con

todo este asunto del terrorismo

internacional se flexibilizó mucho el

secreto bancario, entonces, a mí me

parece que tratando con el Banco

Internacional de pagos de Basilea,

con organismos internacionales o

directamente con los bancos, bien

podemos decirles: " Miren

muchachos, cóbrense de acá,

nosotros no vamos a pagar, o vamos

apagar poco, cóbrense de esto".

Poner un impuesto a los haberes de

los argentinos en el exterior y no

como propone Daniel Artana, de

crear un fideicomiso con el comercio

exterior… Fideicomiso es la palabra

mágica, como fracasó la política

neoliberal y como se les subió la

marea a estos muchachos, lo que

tratan es de fideicomisar todo de

manera tal que no se pueda acceder.

Si ustedes quieren ir a Suiza a

verificar el estado de cuenta que

tienen, en el aeropuerto de Ezeiza

tienen que pagar en dólares una tasa

que es ilegal, pero que la mantienen,

que va a un fideicomiso administrado

por un banco extranjero y ese dinero

no se puede tocar, esa es la política

del fideicomiso. Lo que quisieron

hacer es un fideicomiso con el

comercio exterior para que los

acreedores se sirvan. Artana fue

viceministro de economía con Lopez

Murphy durante quince días.

Me parece que lo que habría que

tratar de hacer es… y es ahí donde

entra el tema… todo está

concatenado. ¿Vieron que los

fisiócratas tenían razón?... que todo

tiene que ver acá en economía, que

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

45

Revista


es una rueda... Y esto es empezar a

hablar del sistema fiscal.

Proporcionalmente son los más

pobres los que más pagan, tenemos

un sistema fiscal feudal. Bien, ya

hemos llegado al feudalismo,

lleguemos ahora a la modernidad. Ya

lo hicimos una vez, ya sabemos como

se hace, y además son españoles,

los conocemos, solo se trata de

repetir lo que hicimos antes,

hagámoslo con más onda y entre

más gente para que sea más

duradero. Esto no es una situación

inédita en la economía o en la política

argentina. Plantear un sistema fiscal

distinto es absolutamente posible,

hay personas que lo ya han

planteado, como el ex director de la

aduana (que se dio el lujo de meterles

muchas causas penales a muchos

funcionarios de la época de Cavallo

por contrabando, etc). Si Carlos Saúl

va preso también va a ser por la

rapidez de espíritu del querido Pepe

Svatela que, cuando lo sobreseyeron

en la causa de contrabando por el

tráfico de armas y el Estado no iba a

apelar, el director de aduana apeló.

Tenía cinco días para apelar y el

expediente apareció tres días

después de que hecho a un par de

personas por que el expediente

estaba escondido. Con eso se apeló

y fue hace un mes, más o menos,

que se revocó el sobreseimiento por

la causa de contrabando de armas…

por que, además, ¡se voló una ciudad

para esconderlo! Ahí esta el tema del

contrabando, la causa conexa por la

voladura ¡Hay un montón de cosas!

Esperemos que llegue a buen puerto.

Svatela también le metió una causa

a Shell (o a ESSO, no recuerdo bien

cual y no quisiera equivocarme), por

contrabando de petróleo en

contenedores que se perdían en el

camino. Y hablaba además de armar

una policía aduanera en serio para

empezar a intervenir en ese

problema.

Svatela es el mejor fiscalista que

tiene Argentina, y él tiene la teoría

de que los impuestos los pagan los

vencidos. Una teoría que no se si es

muy exacta pero es muy fuerte y

muy interesante. Los impuestos los

pagan los vencidos. ¿Quién perdió?

Los pobres… pagan los pobres y los

ricos evaden. Entonces tenemos que

cambiar ese estado de cosas, incluso

con un sistema fiscal Tatcheriano

(tanto que les gustan las

comparaciones internacionales).

Agarremos, por ejemplo, el sistema

fiscal inglés.

Cobremos el 30%, nada más (no

agarremos un sistema francés o el

sueco), pero tratemos de ver como

cobrarlo. Se cobran retenciones que

son, dado el mercado exportador, un

impuesto sucio a las ganancias. Creo

que se tendrían que cobrar muchas

más retenciones, o directamente

recuperar el comercio exterior como

era con el IAPI y así nos hacemos de

excedente para financiar la

industrialización.

Tal vez la acumulación de fuerzas

todavía no esté madura, pero es una

cuestión que tenemos que comenzar

a hablar. ¿Por qué diablos nuestro

comercio exterior va a estar en

manos de Cargill, de Monsanto, o de

todas las explotadoras de granos?

¡O de Repsol el petróleo! ¿Qué

exportamos? Soja transgénica y

petróleo. Somos realmente brutos si

nos dedicamos a esas cuestiones por

que estamos perdidos. Veamos que

no podemos exportar comodities y

materia prima, y si se exporta por

que ese es el saldo que queda, nos

tenemos que apropiar de la totalidad

de ese saldo y no dejarlo

tranquilamente por allí.

Pero pensar un sistema fiscal con

pocos impuestos muy cobrables no

es una cuestión que esté fuera de

nuestro alcance, y no nos faltan

recursos humanos ni recursos

técnicos, pero en definitiva es una

lucha de poder.

"El impuesto es el precio de la

civilización", dicen los liberales.

Bueno, agarrémonos de eso,

impongamos la civilización… paguen

impuestos. Acá se plantea el asunto

por ejemplo de las empresas del

Estado, cómo se recuperan, cómo se

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

46


crean empresas nacionales. Está el

caso de las empresas recuperadas

que es un caso interesante. No son

significativas en la economía

nacional, no pesan, pero el hecho de

recuperar una fábrica por que el

patrón huyó y les dejo la fábrica a

los obreros es interesante. Hay

empresas del Estado recuperadas por

los obreros, como es el caso de

Astilleros Río Santiago (donde está

la máquina más grande de Argentina

que servía para hacer los motores

de los barcos y las locomotoras),

que el Banco Mundial quería privatizar

y que los trabajadores resistieron

pegándole a los consultores que iban

a ver la fábrica. Ahora está en un

estado medio provincial, medio

extraño, pero no pudo ser

privatizada y trabajan 4.000

personas. Tiene capacidad para

26.000 personas y cuando tuvieron

que ir a pedir crédito un banco alemán

les dio crédito por que acá no se lo

daban. Entonces hay que volver a

pensar el sistema financiero, agarrar

de nuevo la organización del crédito

de Fragueiro, utilizar la banca pública

para poner tasas de interés muy

bajas, ya que lo interesante de tener

el Banco Nación, el Provincia y el

Ciudad es poder tirar las tasas de

interés por el piso, dar crédito al

consumo para sectores populares,

etc, etc.

Esas son cosas que se pueden hacer.

Se trata de Recrear el Estado. ¿Tiene

sentido el federalismo tal como está?

¿Esto realmente es Federal?

¡Caramba!.

Tenemos una Constitución que es

muy mala, es realmente horrible.

Una Constitución, siguiendo la línea

de Ferdinando Lassalle (el pensador

alemán que escribió "Que es una

Constitución"), es el resultado que

fija relaciones de poder existentes en

un momento dado en una sociedad.

Fija también ganadores y

perdedores.

La Constitución del ’94 fija las

relaciones de poder existentes en ese

momento. Las Constituciones sirven

para sancionar revoluciones y

contrarrevoluciones, así la del 49, así

el reestablecimiento de la del ’53

después y así también la del ’94, que

tiene una cosa terrible, que es que

los tratados internacionales son más

importantes que las leyes.

Y eso está muy bien cuando se trata

de los tratados internacionales de

Derechos Humanos, aunque también

podríamos tener nuestras propias

leyes y hacerlas respetar. Lo grave

del asunto es que los acuerdos de

garantías mutuas de inversión, que

son acuerdos donde un país garantiza

las inversiones de otro país y

recíprocamente, también entran en

esto.

Brasil no tiene ninguno, Chile tiene

1, Argentina tiene 150. Son todos

acuerdos que hizo Cavallo y que

tienen rango de Tratado

Internacional, por lo tanto son

superiores a nuestras leyes.

Por eso se le inició juicio a Argentina

por 16.000 millones de dólares en

diferentes tribunales internacionales,

entre los cuales el Ciadi del Banco

Mundial. Ahí estuvo Rosatti, cuando

era procurador del tesoro, y nos

defendió bastante bien. Hizo una

defensa bilardista… que los debates

sean públicos, tirándole miguitas a los

otros, lo que fuera, pero diciendo:

"bueno, el 19 y 20 de diciembre el

país se incendió, por lo tanto la

necesidad hace Ley, por lo tanto

devaluamos". El Estado Nacional

tiene la potestad soberana e

indiscutible de fijar el valor de la

moneda sin derecho a resarcimiento

frente a nadie. Así se fijó una

posición, pero el problema es que

estas cosas que firmamos son

terribles, por que si nuestros

diputados tuviesen un ataque de

patriotismo desinteresado y el

Congreso dictase súbitamente la

expropiación de Repsol… ¡No sé si

podemos!, por que el tratado

internacional es superior a la ley.

Ese es el carácter terrible de la

Constitución de ’94 que hay que ver

tarde o temprano, hija del pacto de

Olivos que, como tal, es

profundamente antinacional.

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

47

Revista


Tenemos que ir hacia una reflexión

en ese sentido, ver cuál es el edificio

jurídico que nos rige.

Por ejemplo: la iniciativa popular.

Usted puede presentar una iniciativa

popular sobre todo lo que quieran

menos sobre temas fiscales, menos

sobre presupuesto, menos sobre

tratados internacionales, esto es:

"Preséntelo sobre lo que quiera

menos sobre lo que es realmente

importante".

Pacientemente se des-soberanizó al

Estado y se estupidizó de diverso

modo a la mayor parte de los

argentinos.

En 1809 los futuros bolivianos se

levantaron contra los españoles y

crearon un gobierno criollo que se

llamo Junta de la Paz, y el primer

documento que sacan tiene una

frase hermosa que dice: "Durante

tres siglos hemos guardado un

silencio muy parecido con la

estupidez".

Es lo que paso también acá, se

guardo un silencio durante mucho

tiempo… muy parecido con la

estupidez. Ahora que se rompió ese

silencio tenemos que volver a poner

sobre el tapete un montón de

cuestiones e incluso la Constitución

Nacional… o mejor dicho la

Constitución dis-nacional, por que es

una traba.

La gran idea, o el gran triunfo, de

estos últimos 30 años (del ’76 al

2001), fue cobrárselas todas desde

Yrigoyen en adelante. Cualquier

conquista popular fue destruida,

reducida a la nada, e invalidados los

instrumentos para que se pudiera

reconstruir.

No es grave, tampoco había

instrumentos en el momento en que

se hizo eso, los instrumentos se

crean, y eso es el arte de la política,

o volver a considerar la militancia

política como una actividad capaz de

transformar la realidad.

Hay mucho trabajo por hacer,

tenemos una Nación por reconstruir,

Tenemos que repensar todo. Hay un

libro muy bueno, que nos da la frase

del final: "Cuando los habitantes de

Macondo olvidaron el nombre de las

cosas, José Arcadio Buendía tomó un

hisopo entintado y las marco con su

nombre: ‘mesa’, ‘silla’, ‘puerta’,

‘pared’. Luego marcó a los animales:

‘vaca’, ‘chivo’, ‘gallina’. Después, a la

luz de las infinitas posibilidades del

olvido, vio que no alcanzaba con el

nombre de las cosas sino que había

que explicar para qué sirven,

entonces completó cada letrero. Por

ejemplo, en el de la vaca puso: ‘Esta

es la vaca, hay que ordeñarla todas

las mañanas para que produzca leche

y a la leche hay que hervirla para

mezclarla con el café para hacer café

con leche’. Así continuaron viviendo

en una realidad escurridiza,

momentáneamente capturada por

las palabras, pero que habría de

fugarse sin remedio cuando olvidaran

los valores de la letra escrita", así

relata García Márquez en "Cien años

de soledad".

Algo parecido nos sucede ahora.

Tenemos que volver a poner las

etiquetas sobre un montón de cosas

y tenemos que volver a explicar para

qué sirven.

Este es el Estado, sirve para

transformar, tiene que tener

empresas.

Estos son los partidos políticos, son

los intermediarios entre los

ciudadanos y el poder, tienen que

volver a funcionar.

Estos son los sindicatos, no tienen

que vender a sus obreros, tienen que

defender sus derechos y encarnar un

proyecto transformador… no voy a

decir la columna vertebral por que me

van a tildar de ortodoxo, aunque yo

soy un cuarentaycinquista.

Me parece que hay que volver a

poner las etiquetas. Este gobierno

dará lo que pueda dar con lo que es.

También es una película, los actores

son lo que son, era lo que había, los

escenarios (como siempre) son

estupendos, pero también le falta

guión. Es cierto, el Ministerio de

Economía tal vez no tiene hecha la

planificación al milímetro de lo que

es la economía argentina, pero al

menos están pensando en eso y

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

48


están volviendo a pensar el tema de

recuperar la idea de planificación.

Critiquemos lo que nos parece malo,

superemos las propuestas,

apoyemos lo que nos parece bueno,

pero sobretodo ha vuelto el

momento de poner las etiquetas y

explicar para qué sirven las cosas…

y de practicarlo.

Los neoliberales, que es el enemigo,

se quedo sin discurso económico y

político después de la caída de la

convertibilidad, y es por eso que

utiliza el discurso de la seguridad.

También hay que ir a disputarle el

discurso de la seguridad y a

desnudarlo, para demostrar que

también se roba en las villas de

emergencia y que no sólo hay

secuestros extorsivos en San Isidro…

Que la solución para la seguridad no

es la represiva, bueno, pero ellos solo

saben eso, no es su culpa… son así.

Y ahí caigo en el naturalismo del otro

lado.

Hay que desmenuzar ese discurso,

hay que conocerlo, hay que

combatirlo. Cometieron el error de

no interesarse jamás por cómo

funciona el otro… Bueno, nosotros

tenemos que conocerlo. En 1942

Rommel le daba una tunda cada vez

que quería a los ingleses en África del

norte. Llegó Montgomery, agarró un

mapa del teatro de operaciones, una

foto de Rommel, se fue a la playa, la

puso sobre la arena y se pregunto:

"a ver éste tipo que piensa, cómo

funciona, que va a hacer". Y por esa

capacidad intelectual de ponerse en

el lugar del otro lo logró vencer.

En las memorias de Adriano, cuando

Adriano negocia con el Rey de los

Partos, en ese momento, cuenta

Yursener que Adriano se imaginaba

que en realidad él era el Rey de en

frente y que el otro era Adriano.

Entonces, de ese modo, también

podía avanzar.

Tenemos que vencer ese miedo al

otro por que es eso, en la base, lo

que esta: El miedo al otro, al

inmigrante, al pobre… "clase popular,

clase peligrosa", volvemos a

escuchar hoy.

Tenemos que aprender del enemigo

que lo primero que hicieron fue

privatizar un medio de comunicación,

entonces empecemos nosotros a

través de los medios: aprovechemos

Radio Nacional y canal 7 todo lo que

podamos, si se puede…. TELAM, los

medios comunitarios…

Tal vez nos tome mucho tiempo, pero

que, en todo caso, dentro de tres

siglos cuando lean la historia de esta

época no digan que no hicimos

nada… Por que eso sí sería un juicio

de valor terrible y mostraría que al

final lograron derrotarnos hasta el

alma.

No creo que sea la situación, creo

que todavía tenemos muchas cosas

por hacer, para pensar. Creo que van

surgiendo de modo desordenado, o

de manera embrionaria, algunas

alternativas y que hemos

redescubierto el valor de la política,

y que si no hacemos nosotros

política… pues la hará la

Mediterránea, la Universidad Austral,

las universidades confesionales, etc.

Y quedaremos en el feudalismo

financiero perpetuamente. ¿Podemos

dar la batalla por la modernidad? Yo

creo que también la podemos ganar.

Pasemos al debate:

_ ¿Será verdad que Estados Unidos

está acumulando oro?, por que eso

es lo que se está hablando en

círculos bonaerenses.

No se…A mí me parece que la

situación económica de Estados

Unidos es bastante compleja por que

tienen un déficit fiscal muy grande.

Esa cuestión de bajarles los

impuestos a los ricos, de bajar el

gasto social, de invertir mucha plata

en armas está buena, pero te crea

un déficit fiscal muy grande… Más o

menos 500.000 millones de dólares.

También tiene un déficit del sector

externo por importaciones de otros

500.000 y representan una parte

importante del producto

norteamericano… ¡Si los agarra el

Fondo los hace de goma! Logran

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

49

Revista


financia esos déficit por que la

moneda que emiten tiene valor

internacional. A mí me parece, muy

aventurada y arriesgadamente, que

Estados Unidos devaluará de acá a

un par de años… para recuperar

competitividad. No creo que cometan

la tropelía de respaldar su moneda

en oro, sería volver al fetichismo.

Ellos emiten para poder financiar su

déficit.

Las monedas no tienen un respaldo,

sino en el nivel industrial de sus

países o en su mercado interno,

cuesta creerlo, pero la moneda no

significa que hay oro por detrás. Por

el contrario, el separar la moneda del

oro fue un avance importante para

la política económica. Volver a

engancharse al oro… me parece que

no, me parece que, para reducir el

déficit, lo que Estados Unidos puede

hacer (más que el dólar azul), es

mandarse una buena devaluación y

de ese modo achicar su déficit, licuar

de ese modo la deuda que tienen

(puesto que la tienen nominada en

dólares), y darle un envión muy

fuerte a la producción

estadounidense. Ahora están

invadidos por importaciones

asiáticas y, con una buena

devaluación, ponen a la moneda china

más arriba y empiezan ellos a

recuperarse.

Sinceramente no se si están

comprando mucho oro, pero si es

cierto que están comprando oro para

respaldar su moneda, entonces

corren al suicidio. Pero bueno, esa

es una opinión personal. Yo en todo

caso, si tuviese ahorros, compraría

bonos del tesoro norteamericano,

por que son seguros, y si no valen

nada significa que se cayo Estados

Unidos, con los cual mi ruina se ve

compensada por mi alegría…

Los Europeos están en problemas

por que le Euro se está

sobrevaluando mucho, con lo cual el

mito de las monedas fuertes es, en

definitiva, más desocupación, menos

exportaciones y una política

monetaria restrictiva con distribución

del ingreso regresiva.

Es una lástima, pero se van a

latinoamericanizar así.

Y en cuanto a la política económica

norteamericana, me parece que es

mala para Estados Unidos, tiene

1.200 millones de millones en déficit,

lo cual representa ya un porcentaje

significativo de su producto, cerca del

6 o 7%. Recordemos que la

ortodoxia monetaria dice que más

allá del 2% de desequilibrio es

gravísimo. El tema está en que, me

parece, hay en el horizonte una

devaluación en Estados Unidos, que

el Euro no esté a 1,20 o a 1,30 dólar

sino a que el Euro esté 3 dólares…

Ahí si. Sería un cimbronazo tan

importante como el del ’72 cuando

Nixon sacó al dólar de la paridad con

el oro, o como en el ’80 cuando Paul

Volker aumenta las tasas de interés

de Estados Unidos. Ellos actúan

siempre de acuerdo a su interés

nacional, o lo que creen que es su

interés nacional. Por lo tanto una

devaluación fuerte de Estados Unidos

me parece que no debería excluirse…

Espero para Estados Unidos que la

hagan de modo ordenado, si la hacen

de modo salvaje no les va a ir

demasiado bien.

En cuanto al poder: Los tanques de

hoy son los medios, por que lo que

logras es el convencimiento. El poder

es una mezcla, según algunos

antropólogos, de violencia y

consentimiento, cuanto más

consentimiento hay y menos

violencia, tanto más sustentable…

Cuanto más violencia y menos

consentimiento, menos sustentable.

Entonces los medios son los que te

van a ir diciendo quienes son buenos,

quienes son malos, quienes son los

modelos sociales. Mira la tapa de

Gente, esos son los modelos

sociales. Mira la fiesta de Gente de

fin de año, todos queremos ser como

ellos.

El tema de la deuda como sistema

de poder, permitía (más allá de las

elecciones con la vuelta de la

democracia), que la política

económica siguiera siendo la misma.

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

50


Por que en un sistema en el cual vivís

del endeudamiento, donde necesitas

dólares para los especuladores, o

dólares para pagar deuda (por lo

tanto tenés que tomar deuda

constantemente en el mercado

internacional), el Fondo lo que te

decía es: "Yo no te voy a dar tanta

plata, pero voy a hacer que los

demás te presten por que te voy a

dar el sellito de calidad, de que sos

confiable. Pero, para que yo te de la

confiabilidad, o un préstamo o te

firme una carta de intención, vos

tenés que hacer determinadas

cosas: La flexibilización laboral, la

privatización de los servicios

públicos, la desregulación

generalizada, la reforma del

Estado…" Es decir: aplicar el

consenso de Washington. No se si

ustedes conocen ese simpático

documento que en diez puntos

especifica como deben desarrollarse

los países latinoamericanos, ese es

el plan de desarrollo armado por el

Banco Mundial, El Fondo, etc.

Es ese el argumento. Entonces se

habla de la confiabilidad, de la

confianza y de los conceptos que

maneja el pensamiento neoliberal en

economía, y por supuesto hay que

pagar la deuda sino no existís. El

acuerdo con China es interesante en

ese sentido, porque al menos abre

un margen de maniobra cuando

todos los poderes financieros

internacionales dicen "se van a caer

del mundo" o "nadie les va a dar

bola", "argentinos feos"; entonces,

puesto que el Muro de Berlín se nos

cayó encima siempre es bueno abrir

otras perspectivas a nivel

internacional y manejarse.

Creo que el tratamiento de la

deuda es mejor del que teníamos en

el pasado, mucho mejor,

inmensamente mejor. Pero igual hace

falta un camino largo por recorrer

todavía.

Efectivamente, el Estado no

deserta jamás, el Estado siempre

está presente y tiene mucho poder

en la Argentina, siempre lo tuvo, el

asunto es a qué intereses sirve y qué

dimensión adquiere. Por desgracia el

estado del Estado hoy no es muy

positivo ni favorable. Desde el

empréstito de la "Baring Brothers",

los negociadores de deuda se han

caracterizado por hacer buenos

negocios personales y no interesarle

demasiado el país. Ahora habría que

tratar de ver, por ejemplo, ¿cuántas

calles hay con el nombre Rivadavia?

¿Qué hizo Rivadavia por nosotros?

No demasiado. Nos endeudó, nos

metió en el empréstito "Baring". Yo

creo que el problema de Rivadavia

era que tenía gauchos, no

campesinos ingleses. Tenía otra visión

de las cosas.

Nos quedamos en el ’75.

Entonces hay que retomar y volver

a la modernidad. Una persona un

voto, derechos sociales, retomar el

camino de industrialización. No es

muy entusiasmante tal vez como

propuesta, pero me parece que

puede ser efectiva.

La modernidad es la Revolución

Burguesa, de eso estoy hablando.

Yo creo en la primacía de las

circunstancias. Creo que las

circunstancias dictan las conductas.

Creo que hay que ser pragmático en

el verdadero sentido de la palabra

pragmático. Me parece que ser

pragmático es tomar en cuenta los

datos de la realidad y las relaciones

de fuerza existentes en un momento,

para adecuar nuestra conducta a los

principios que tenemos. Digo, lo que

hay que cambiar es el modo en que

tal vez, se toman las cosas en un

momento dado, pero no los

principios. En general lo que se hace,

es cambiar los principios diciendo

"soy pragmático". En realidad, lo que

no habría que cambiar, al menos en

una determinada práctica política

coherente son los principios.

Una revolución ¿qué una

revolución? Los marxistas dicen que

una revolución es cuando una clase

ocupa el lugar de otra. Cuando yo

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

51

Revista


planteo el tema feudalismomodernidad,

estoy planteando la

Revolución Burguesa. Es cierto que

los burgueses en Argentina tienen un

comportamiento especial, pero acá

esta sala está llena de pequeños

burgueses. Nosotros somos los

pequeños burgueses. Estamos

manejando dos códigos distintos.

Cuando una persona de escasos

recursos se enferma tiene que dar

gracias si llega al hospital. No maneja

los códigos hospitalarios. Si nosotros

nos enfermamos cuando vamos al

hospital vamos a preguntar diez mil

cosas, porque creemos que tenemos

derecho a eso. Por eso cuando hablo

de la revolución o de la

transformación, es pasar del

feudalismo a la modernidad. Si

después quieren pasar al socialismo,

bueno… es cosa suya, yo ya no me

meto, me avisan con tiempo, me voy

a la Costa Azul. Pero, creo que ya

va a ser bastante duro llegar a

retomar el ciclo de la

industrialización. Es cierto que

nuestra burguesía tiene un

comportamiento deleznable, o la

mayoría de la burguesía, tratemos de

hacer política. Es decir, al mercado

es necesario conducirlo, si el mercado

queda librado a sí mismo, será

terrible. Y personalmente, si el asesor

del subcomandante Marcos dice eso,

será porque es lo que él ve en el lugar

y en el momento histórico en que se

encuentra, por lo tanto tengo que

pensar que tiene razón para ese lugar.

Yo personalmente creo que, para la

Argentina, flaco favor le haríamos al

establishment decir "podemos

transformar la realidad sin tomar el

poder", porque lo que vamos a hacer

son reservas tipo indígenas, donde

seamos felices nosotros y el resto

se cae todo alrededor. No me parece,

creo que hay que tener una visión

global del asunto en la cual,

evidentemente, está el Estado.

¿Por qué la derecha gobierna siempre

mejor que la izquierda – suponiendo

que esas categorías sean válidas

todavía -? Porque la izquierda manda

al gobierno a tipos que vienen de la

universidad o de la militancia, y la

derecha manda a personas que

manejaron empresas. Y el Estado es

una organización, por lo tanto

aquellos que tienen experiencia

manejando organizaciones siempre

van a ser más efectivos que los tipos

que tardan tiempo en aprender. El

caso de la Revolución Cubana, el

caso de lo que pasa en Venezuela;

toda transformación social al llevar

gente nueva al poder, hay un período

de aprendizaje. De ahí la necesidad,

para avanzar un poco, de volver a la

formación política y a una formación

de manejo de las organizaciones, de

saber cómo funciona. Las empresas

recuperadas hoy, son un caso en el

cual son organizaciones manejadas

por trabajadores, los tipos saben

como se maneja una fábrica. Eso es

interesante y creo que ahí tomaron

el poder en la fábrica, por diversas

razones pero lo tomaron, bajo

diferentes circunstancias. A mi me

parece que sin un cachito del Estado

no se puede transformar, y hay que

hacerse los dientes sobre los

pedacitos de Estado que podamos

encontrar o tener, generar margen

de maniobra. Lo que yo más le

reprocho a Chacho Álvarez es que

se fue ofendido a la casa. Si el tipo

ve que no se puede hacer nada y le

dice al presidente de la Nación "no

se puede hacer nada, son todos

corruptos, he descubierto casos de

corrupción…", me cayo, no hago

nada, pero empiezo a financiar abajo

y digo "bueno, que crezcan los que

vienen atrás". Pero, evidentemente,

requería de una visión política que no

tenía y soy particularmente cruel

porque se suponía que era otra cosa.

Para mi la modernidad son las

conquistas de las revoluciones

burguesas: la libertad de palabra, una

persona un voto, los derechos

sociales, la intervención del Estado

dentro de la economía. Es el Estado

de Bienestar, a nuestra usanza y con

nuestras características. Cuando yo

digo que nos quedamos en el ’75, es

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

52


la distribución del ingreso más

igualitaria, Suecia, Noruega,

Dinamarca, Finlandia, para tomar

ejemplos internacionales, para no

caer siempre en "miren Japón, EEUU

y etc.". También con los valores

culturales, los japoneses tienen 150

maneras distintas de decir "yo", pero

siempre es "yo y mi perro, yo y mi

familia, yo y mi trabajo, yo en la

calle", nunca es el "yo" solo. Los

esquimales tienen 42 distintas

maneras de decir "nieve", porque es

la realidad que tienen. Bueno,

nosotros tenemos que diseñar o

rediseñar el Estado de Bienestar que

tenemos. Me parece que hace a la

naturaleza de la modernidad, o a la

esencia de la modernidad,

determinados derechos básicos.

También, acaso, determinados

deberes. Pero el tema de la

jubilación, el tema de la seguridad

social, todas esas cosas que se

fueron perdiendo con el tiempo. La

acción del Estado, para mí, debe

tender a eso, o la acción de decir

"hay que tener empresas públicas"

¿por qué? Porque sino el petróleo se

nos acaba en ocho años y el petróleo

es un bien público ¿Y qué es un bien

público? Es un bien que perteneció a

los argentinos que existieron antes,

ahora y que van a existir después.

Entonces, tenemos que tratar de

gerenciarlo de un modo para dejarlo

lo mejor posible para los que vienen

después. Utilizar lo que podamos y

entregarlo a los que siguen. Esa es

la idea de la construcción de una

nación. Y de todos modos, me

parece que el Estado sigue siendo el

factor dominante en las relaciones

internacionales. Precisamente los

EEUU hoy están en situación muy

difícil en Iraq y Afganistán, porque

fueron a destruir un régimen y

destruyeron los estados de esos

países, entonces no tienen a nadie

que les firme la rendición, por lo tanto

la guerra es perpetua. En lugar de

llegar a Bagdad, hacer elecciones

libres y bancarse el que llegara

(porque total los EEUU puede

manejar los países sin ocuparlos,

miren América Latina, tienen amplia

experiencia en el rubro), llegan,

ocupan un país y destruyen el Estado.

Por lo tanto el estado de guerra es

permanente, y el estado de guerra

permanente, hay un señor que se

llamaba Hobbes que decía que el

estado de guerra permanente, la

guerra de todos contra todos, es la

barbarie. El establecimiento del

Leviatán, que puede ser un monarca,

un parlamento o un pueblo, es

delegar la parte de soberanía que a

cada uno le corresponde a cambio

de la seguridad. Si el Estado a mi no

me protege, no me puede mandar.

Es la base del contrato social del

amigo Rosseau. De allí el discurso

Blumberiano que es "puesto que no

nos aseguran la seguridad el

gobierno es ilegítimo", y se toma a

la delincuencia como se pudo tomar

a la política en los ’70, con el mismo

discurso y la misma intencionalidad.

El problema es que la seguridad no

es sólo la seguridad personal o la

seguridad en términos delictivos,

sino la seguridad laboral, la de la

vivienda, la de la salud, la seguridad

social, la seguridad alimentaria y todo

ese universo de la seguridad.

Eso es lo que yo entiendo por

modernidad, sino volvemos a una

cuestión feudal en la cual yo lo que

puedo obtener lo obtengo pagando.

Entonces, cuanto más pague, más

cosas voy a obtener: una prepaga,

la seguridad, la universidad, etc.; y

los que no pueden pagar, pues no

tienen nada de eso. La delincuencia

en ese sentido, es la distribución del

ingreso por vía violenta y

profundamente ineficaz. La

modernidad es: "distribuyamos

ingreso… pagan impuestos señores,

no pagan rescate". Pagan un poquito

todos, en vez de pagar uno de vez

en cuando rescate, y así vamos a una

sociedad más civilizada.

Las relaciones de fuerza son

terriblemente adversas, lo que pasa

es que son mejores que lo que había

antes. Sobretodo, que las relaciones

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

53

Revista


de fuerza y las situaciones de poder

son dinámicas. Digo, del ’45 a la

fecha, o mejor dicho desde 1916 a

la fecha, tuvimos el primer

radicalismo que tomó algunas

decisiones importantes, negoció

otras; después tuvimos la Década

Infame, que fue otro gobierno

distinto, que impuso otro modelo

económico; después tuvimos el

peronismo, que fue el camino a la

industrialización; después Frondizi

era la industria pesada pero con

proscripción, el reino de la ilusión

tecnocrática; después Onganía que

quería parecerse a Franco; después

estábamos al borde de la patria

socialista; después tuvimos el ’75 y

todo lo que pasó en ese momento;

después tuvimos el Procesos que

impuso otro esquema de poder. Esto

fluctúa, evidentemente. Llegó la

democracia, un proyecto

socialdemócrata con Alfonsín, de

globalización neoliberal con Carlos

Saúl, bueno… no se como calificarlo

a De la Rúa… un proyecto aburrido,

en todo caso. Esto es cambiante,

hemos cambiado tantas veces, en

tantos sentidos distintos, siguiendo

el tren en determinados caminos, en

lo agrícola, en lo industrial, en lo

financiero, pero yo creo que la

relación de poder sigue siendo muy

adversa: no tenemos canales de

televisión, no tenemos multimedios,

no tenemos diarios… está difícil. Pero,

hoy tenemos la oportunidad de

volverle a dar sentido a las cosas. El

enemigo pudo hacer todo lo que

quiso y lo hizo. No funcionó. Sobre

ese fracaso hay que construir. Me

parece que de la vitalidad, de la

imaginación de la organización

popular, van a poder surgir sentidos.

¿Qué es la falta de sentidos? La falta

de sentidos es la locura. Las

personas que no tienen sentido están

alienadas, tomando viejos

conceptos. Entonces, dar sentido de

nuevo es decir "nosotros venimos de

acá, podemos ir para allá, estas son

las decisiones que hay que tomar",

por supuesto no son procesos ni

puros, ni políticamente unívocos. Hay

de todo, porque la realidad es así.

Hay un funcionario de la ciudad de

Buenos Aires que el otro día dijo

"pero bueno, yo fui a hablar con los

vecinos y me encontré con que las

demandas son todas heterogéneas

y está todo fragmentado" y bueno,

la sociedad civil es así, en todos

lados. ¿De qué manera se hace una

corriente más o menos unificadora

o todos tiramos parea el mismo

lado…? Eso es lo que nos va a

permitir a nosotros cambiar las

relaciones de poder. La legitimidad,

la inhabilidad de los neoliberales cayó,

ya nadie cree que las empresas de

servicios públicos vienen a darnos un

mejor servicio, que la inversión

extranjera es la salvación, que los

EEUU son buenos. Por el contrario,

la Argentina es el país que menos

opinión positiva tiene de EEUU.

Ahora, no basta con la constatación

del fracaso de nuestros enemigos,

hay que ver qué podemos construir

nosotros. Me parece que el gobierno

de Kirchner es un buen momento para

tratar de rediscutir y volver a

formular agendas. Hay cosas que

son muy buenas y hay cosas que son

menos buenas. No nos quedemos

únicamente en la crítica, si uno está

en contra de ENARSA no hay que

decir "no a ENARSA" sino que "sí a

ENARSA y a YPF" a todo el petróleo

y volver a discutir esas cosas. ¿Por

qué todo el petróleo? Porque en ocho

años nos quedamos sin petróleo,

porque en diez años nos quedamos

sin gas, porque estamos pagando el

gas tan caro como en Francia. La

garrafa de gas sale lo mismo en París

que acá, exactamente lo mismo, con

la diferencia que los franceses ganan

diez veces más. Y la garrafa es con

lo que se cocina en la villa entonces,

aumentarle el precio a la garrafa es

sacarle dinero del bolsillo a los

pobres. ¿Y cuánto sale el gas? El gas

es gratis porque viene con el

petróleo. Es como matar a la vaca

por el bife de lomo, y entonces el

vacío viene gratis. Entonces, son

esas cuestiones las que hay que

poner sobre el tapate para dar

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

54


sentido. Para decir "el gas tiene que

ser gratis y Repsol tiene que ser

nacional porque nos queda poco y

hay que usarlo con criterio nacional".

Si nosotros dejamos que la garrafa

se dispare, bueno… después no

pretendamos ganar elecciones. Miren

lo que le pasó a Lula en Brasil, el

metalúrgico presidente, el PT y el

presupuesto participativo ¿Qué pasó

en las elecciones? ¿Y la política

económica? La situación de Brasil es

mucho mejor que la anterior, en el

sentido de que se defiende más el

interés nacional y mucho menor de

lo que puede llegar a ser a fondo.

Ahora ¿cuál es el sistema de poder

que va a bancar una negociación a

fondo? Mañana a Kirchner le agarra

un ataque y firma el decreto de

nacionalización del petróleo ¿quién

queda, Repsol o Kirchner? Ahora,

también es cierto que la

nacionalización de la renta no pasa

por la nacionalización de la empresa,

sino que no se le toca el beneficio, el

ingreso legítimo del capitalista, sino

que se le apropia la ganancia

extraordinaria o el abuso de posición

dominante.

¿Qué se hace con el superávit?

Un poco se usa el superávit en

la distribución de la riqueza a través

de los planes sociales. El tema es que

los salarios del sector público en

particular, las jubilaciones y los

salarios en general, están muy

atrasados. Porque no se han

recuperado de la devaluación. Para

entender un poco mejor, los salarios

reales en 1988, y estos son salarios

que ya habían bajado en 40% con

respecto al ‘75 durante el proceso y

se recuperaron un poco en esta

época, pero digamos que ya eran

salarios inferiores en un 20% de lo

que podían ser en los años ‘70. Una

persona que ganaba $100 en el ’88,

ganaba $68 en el ’93, $71 en el ’98,

$74 en el 2001, $59 en el 2002 y

ahora $62. Es decir, hay una

recuperación del salario real algo

mejor, pero sigue siendo un 40%

menos que en el ’88 que ya era más

bajo aún que en el ’75. Eso explica

también la distribución del ingreso.

Lo que se puede hacer con la

plata del superávit es dirigirla al

crédito, puede ser al crédito

productivo o al consumo suntuario

(por ejemplo durante la

convertibilidad hubo mucho crédito

para el consumo suntuario), puede

pagar deuda – esa es otra posibilidad

-, puede hacer distribución del ingreso

(creo que a fin de año vana

aumentar determinadas cuestiones).

Los planes jefas y jefes sale 3.006

millones, tampoco es mucha plata,

pero ese es un combustible que se

puede agotar, por eso hay que

invertirlo ahí donde se produzca más

dinero.

A mi me parece que recién

ahora, donde se termina lo que yo

llamo la "onda expansiva" de la caída

de la convertibilidad, y que hay

sectores que estaban funcionando al

20% y que ahora están funcionando

al 80% o al 90%, por ejemplo el

textil, o la metalmecánica que

funcionaba al 30% y ahora también

está en un 90% de capacidad

instalada; esta recuperación sigue

siendo una recuperación económica

para un país de 20 millones de

habitantes, seguimos con 18 millones

que son problemáticos.

¿Qué hacer con el superávit? La

economía no dice nada al respecto,

no dice "hay que gastarlos acá o

acá", esa es una decisión política, y

es ahí donde se verá cuál va a ser

infine la orientación del gobierno,

porque podemos decir "protege a

Repsol pero negocia mejor la deuda",

podemos hacer una de cal y una de

arena constantemente. A mi juicio y

creo que es sostenible desde el punto

de vista económico, es malo para la

economía tener variables

distorsionadas. La primera de éstas

a corregir es el salario. Antes la

principal era el tipo de cambio, ahora

es el salario. Supongo que el tema

de qué hacer con el superávit, es un

tema de discusión en el gobierno.

Una cuestión importante es

tener en cuenta la capacidad de

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

55

Revista


gasto del gobierno. Por ejemplo,

decimos "tenemos que generar

empleo entonces hagamos toda la

red de ferrocarril de vuelta"

¿Tenemos esa capacidad de gasto?

Es muy difícil recuperar al Estado.

Vayan un día a Retiro, en Capital

Federal, hay una pared en la cual hay

un fresco que dice "ciudadano:

cumpla y haga cumplir los objetivos

del segundo Plan Quinquenal", no se

cómo fue que quedó ese fresco ahí,

debe haber estado tapado durante

mucho tiempo pero bueno, ahora

llegó el momento de hacer política

económica, de hacer un plan en el

sentido del Plan Revolucionario de

Operaciones de Moreno, de los

planes quinquenales, y tratar de

llevarlo a la práctica. Hace falta

destinar menos para pagar la deuda

y más para el desarrollo. Además, no

sólo es un buen negocio económico

sino que también es excelente

negocio político, más votos es lo

importante.

¿Qué opina de Lavagna como

Ministro de Economía, algún parecido

con Gelbard?

Tiene más intereses en la

industria, en el sector industrial, lo

cual es bueno y complejo a la vez;

no es un neoliberal, Lavagna no es

un monetarista, es un tipo que tiene

alcances y límites claros, pero no le

va a asustar un déficit fiscal o la

inflación; es capaz de evolución, en

particular en términos de la banca

pública; esos son los aspectos

positivos. Es un tipo ordenado, que

llega puntual a las reuniones, que

tiene las cosas más o menos

armadas, lo cual está bueno. Lo que

pasa es que Gelbard, evidentemente

era un Ministro que tenía una

formación económica bastante

interesante y que era otro el

contexto de poder. Es decir, el Pacto

Social y la estabilidad de precios

funcionó, mientras Perón estuvo

vivo. Después se disparó todo, pero

se podía contener la inflación por

otros medios que no sean las

políticas esas que vimos. O tal vez

yo lo quiero ver a Lavagna parecido

a Gelbard, tal vez sea más un deseo.

Bueno, pero por ejemplo, con

los ferrocarriles compramos

soberanía y hemos entregado los

ferrocarriles que eran la soberanía y

entregamos el petróleo, que es

soberanía, y el gas del estado, y

entregamos todo… ahora cómo

hacemos un Estado de nuevo en

base a eso. Para eso la única arma

que tenemos es la actividad política.

Es decir, si hay que ganar el partido

con un número cinco que pegue y

diga groserías a los otros y le escupa

el ojo en los corners… ganemos con

eso.

Ahora bien, esta reunión hace

seis años era impensable. Entonces,

estamos un poco mejor que antes,

falta un enorme camino por recorrer

y hay que repolitizar, realimentar y

repolitizar, las generaciones que

vienen atrás. Yo tengo 37 años, a

mi me hicieron sándwich el

menemismo y el Frepaso, así que

muchachos no hagan esto en sus

casas.

Ahora vamos a pegarle un poco a

Lilita

La modernidad es laica. La

modernidad es la pelea entre

verdades relativas y razones

relativas. Como decía Groucho Marx,

estos son mis principios, si no les

gustan tengo otros. Pero, Lilita no

tiene una razón relativa ni una

verdad relativa, tiene una razón

absoluta y una verdad absoluta. Si

yo digo que hablo con Dios, no puedo

discutir de política. ¿Por qué el

peronismo es la mejor máquina de

poder en la Argentina? Porque

discute con todo el mundo, y

tenemos todas las categorías, todos

los colores y sabores del peronismo.

Desde la extrema derecha, los

extremos liberales hasta los mejores,

los más puros… tenemos todo.

Ahora, si el peronismo se está

convirtiendo en el partido único en

la Argentina no es por una vocación

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

56


particular, porque se queda sin

discutir, por eso los peronistas

discuten tanto entre ellos, porque no

tienen con quién discutir. La Lilita no

se sienta, dice "no, yo hablo con

Dios". Lopéz Murphy dice "no, yo

hablo con el mercado". Entonces,

porque no hay verdades relativas que

se confronten. Si yo mezclo la

metafísica, que es una relación a la

trascendencia, con la política, que es

una práctica, que son principios y

resultados, estoy en otra. La

economía es cómo acumular y

maximizar riquezas. La política es

cómo acumular y maximizar poder.

Por supuesto que es la ética y la

moral las que tienen que ponerle

límites a la política, y la política tiene

que conducir la economía, y así el

mundo seria perfecto. Pero las

promesas sólo comprometen a

quienes las escuchan, no a quienes

las dicen, porque el político tratará

sistemáticamente ganar elecciones,

lo ideal es que seamos nosotros que

tenemos principios, que somos

éticos, que somos morales y le

vamos a hacer chanchada al enemigo

y no a la tropa propia. Pero a mi no

me satisface una cuestión de verdad

absoluta. El absolutismo de la verdad

me parece que es premoderno.

Efectivamente, la modernidad, con

Maquiavelo, Descartes, Hobbes, eran

tipos que decían "bueno, discutamos

de política, estos son nuestros

argumentos… confrontemos".

"Forja" tenía una relación asimétrica

totalmente desfavorable con las

relaciones de poder y sin embargo,

del ’43 al ’45, los dos partidos

mayoritarios, que eran el radicalismo

antipersonalista y los conservadores,

dejaron los lugares al radicalismo

yirigoyenista y al peronismo, en un

espacio de dos o tres años. Para eso

hubo una preparación intelectual muy

grande. Entonces, aprovechemos

estos años para hacer un poco de

forjismo; como Jauretche, Scalabrini

Ortiz, Homero Manzi, y todos esos

ídolos que no decían "no, yo hablo

con Dios". Tenemos que anclarnos en

la razón política que por naturaleza

es absoluta, porque si yo tengo la

verdad absoluta en política te puedo

matar, porque vos sos un hereje.

¿Qué hace EEUU en Irak? Una

cruzada. Si yo hablo en nombre de

Dios, la política desaparece y eso

para mí es grave, porque entonces

el peronismo se va a quedar sin

oposición. Entonces no funciona. Me

parece paradójico que los sectores

de clase media más intelectuales de

la Capital Federal estén tan

fascinados con Lilita, porque es una

persona que tiene un discurso

premoderno. Pero bueno… si sirve

"en hora buena".

(Comentario)

Personalmente, en algunas

cosas, me siento cercano al

gobierno, en otras, un poco más

alejado. Me interesa la temática de

los medios de comunicación, me

interesan los medios de

comunicación comunitarios, o las

radios truchas, como dicen los

multimedios. ¿Por qué? Bueno,

porque es la democratización de los

medios de comunicación. Darendorf,

un sociólogo norteamericano, decía

que la pequeña propiedad agraria en

EEUU, fue la que dio la democracia

Norteamericana, que si se pasaba la

concentración a las grandes

propiedades la democracia se

terminaba. A mi me parece que un

buen lugar para aplicar esa reflexión,

o inspirarnos en esa reflexión, son

los medios de comunicación y son las

palabras. Creo que también, en un

sindicato, enmarcados en laguna

actividad, o en algún grupo, aunque

sea de amigos, dar sentido o manejar

los códigos del poder y los códigos

del pueblo tiene que permitir formar

liderazgo a partir de ahí. Yo lo que

les reprocho a los piqueteros es que

piden más y mejores bolsas de

comida, a mi me gustaría que

pidieran, cuando van al Ministerio de

Trabajo, es "yo quiero el lugar del

ministro, yo quiero tu puesto". Es

decir, politizar la protesta. Además,

el tema de los movimientos sociales

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

57

Revista


nacidos de la marginalidad tienen que

evolucionar, después de todo al

Cordobazo no lo hicieron desde la

marginalidad, era otra cosa, no era

"queremos más y mejores salarios",

era "queremos todo". En ese aspecto

me parece transformador. Yo como

soy un pequebú me parece que hacer

la Revolución Burguesa, el

capitalismo periférico, desarrollarlo,

terminar el ciclo de sustitución difícil

de importaciones ya va a ser una

tarea bastante ardua. Pero,

igualmente, nada obsta que la

historia dé saltos. Creo que tenemos

una oportunidad a nivel continental,

me parece que la política exterior de

Brasil es muy buena y la política

económica de Brasil es horrible, por

eso perdieron como perdieron; no

hay que preocuparse porque sea Lula

o sea Serra, Brasil va a seguir un

determinado camino, hoy hay más

pobres en Brasil que cuando asumió

Lula, cuidado. También está

Venezuela, que es un proceso de

peronismo tropical, medio extraño,

pero interesante, que tiene cosas

muy buenas y cosas que uno dice

"¡Ho no! no puede ser". Lo que pasa

es que eso es el trópico, entonces

todo tarda tres horas, decí que la

oposición también, entonces son

más lentos todavía. Está Cuba

también, pero Fidel ya tiene sus

años, y son primos nuestros así que

bueno, hay cuestiones familiares ahí

que uno no puede dejar de pensar

más allá de los vaivenes. Cuba nos

debía 3.000 millones de dólares, yo

no se los hubiera perdonado,

después el gobierno les hizo una

condenación de deuda muy

importante… yo se los hubiera

cobrado hasta el último céntimo con

sistemas de organización, con

médicos, con vacunas, con lo que

sea… con níquel, con Ron, con

mulatas… pero después de todo

todavía hay material rodante que se

vendió en la época de Perón.

Además, siendo legítimo el gobierno

de Cuba, siendo legítimo el gobierno

de Argentina, cuando ellos tomaron

esa deuda no se la puede llamar una

deuda odiosa, es totalmente legal.

Pero igualmente le perdonamos la

deuda, yo no lo hubiera hecho. Yo

hubiera hecho otra cosa, por ejemplo

que no pagaran en pesos cubanos,

pesos inconvertibles, para que

nosotros compremos cosas allá. Eso

hubiera sido interesante.

Quiero aclarar que no es que quiera

hablar mal de Cuba. A lo que me

refiero con lo de la deuda es que al

ser legítima se tiene que pagar,

porque las deudas legítimas se pagan.

Son tecnologías de organización, no

son tecnologías de último modelo,

son tecnologías organizativas las que

más necesitamos. Acá reina el

management por el terror en las

organizaciones: "si no hacés lo que

yo te digo te echo". En todos lados,

en el Estado o en las empresas

privadas. Los japoneses actúan de

modo diferente en sus

organizaciones. Hay un reparto del

poder, real o simbólico, en la empresa

japonesa que la cultura nacional y la

cultura de empresa sea lo mismo.

Eso es lo que tienen ellos, nosotros

no podemos ser como ellos, pero sí

nos podemos inspirar en algunas

cosas. Por ejemplo, para

desarrollarnos hagamos como los

japoneses… no le demos bola a

nadie. Japón se benefició, también,

de la ocupación Norteamericana

porque sacó una reforma agraria. Los

norteamericanos querían que los

japoneses cultivaran gusanitos de

seda, ese era el plan para Japón, los

tipos dijeron "muchas gracias" y se

industrializaron, sin intervención de

la inversión extranjera.

Entonces, la Argentina vive un

determinado momento histórico;

Brasil, con sus alcances y sus límites;

Venezuela; Uruguay, un poco

también; digamos que la parte

Atlántica, mal que mal, está

encarada. Está Venezuela que es la

conexión con la Comunidad Andina

de Naciones y con el Caribe. Hay

como un escenario positivo. Es decir,

los astros nos son favorables. Los

romanos antes de cada batalla

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

58


agarraban un pollito, lo abrían y

decían "vamos; no, no vamos". Pero,

si los augurios eran favorables sí iban

a la batalla. Nosotros tenemos los

augurios favorables, entonces hay

que empezar a hacer un poquito de

cosas y dejar de tenerle miedo a los

chinos "que nos van a invadir", o a

ese tipo de cosas. ¡Terminemos con

los chinos! A mi me parece bien el

acuerdo con China, me parece bien

porque abre otra puerta a nivel

internacional que se nos había

cerrado con la caída del Muro de

Berlín. Siempre es bueno que haya

varios polos de poder porque uno

puede negociar muchas cosas. ¿Qué

nos vieron los chinos a nosotros? La

carne, el fútbol, la belleza de las

chicas argentinas, que inventamos el

colectivo, el dulce de leche, las

tijeras. Me parece que lo de los

chinos, o trato de buscarle una lógica

en la opción de los chinos, es poner

un pié en el patio trasero de EEUU.

Méjico está con EEUU, Brasil está

más aliado con Japón, venimos

nosotros en la lista (si Bolivia hubiera

sido Argentina hubieran sido los

bolivianos, no nos preocupemos)

¿por qué no Argentina? ¿Por qué no

empezar a charlar con Argentina? Es

como un modo de decir "bueno,

ahora empezamos a meternos en el

patio trasero de EEUU". Los chinos

tienen un par de miles de años de

historia. Confucio que vivió en el 700

u 800 a. c. armó los exámenes de la

administración pública china que

duraron hasta 1911. Esto deja claro

de que los chinos tienen un manejo

de los tiempos bastante especial.

Tuvieron un siglo XIX horrible, porque

los invadió Occidente, los civilizados

los hicieron bolsa, desde 1850 a

1950 China fue una catástrofe, pero

Mao volvió a retomar la senda de los

emperadores y, mal que mal, se

restableció China en su tiempo largo.

Deseos y riesgos del acuerdo con

China. Si nosotros le vamos a vender

soja a China y nos vana traer

productos manufacturados chinos

eso está mal. No porque los

productos manufacturados chinos

sean de mala calidad, como dicen por

ahí algunos tilingos, sino porque ya

sabemos en qué termina el

intercambio de materias primas por

manufacturas. Si las inversiones de

los chinos van a constituir en compra

de empresas existentes, puede ser

una lástima porque eso era lo mismo

que la inversión extranjera en la

época de los ’90. Me encantaría que

les saquen el petróleo a los

españoles, sólo para ver la cara de

su Majestad el rey. Pero tampoco me

sirve. Lo ideal sería que los chinos

inviertan en la creación de empresas

acá para producción local y

exportación a terceros países.

Ejemplo: cemento para Angola.

Nosotros que siempre miramos a

Europa y a EEUU. Hagan el siguiente

ejercicio: agarren un mapamundi y

denlo vuelta ¿dónde está Argentina?

Nosotros vemos el mapamundi y

Argentina está al fondo a la izquierda,

ahí abajo. Entonces uno siempre ve

a Europa o EEUU centrados siempre

en el mapa. Den vuelta el mapa,

ejercicio que recomendaba Jauretche

también, y Argentina va a quedar en

el medio arriba ¿y a quién tenemos?

Tenemos a Sudáfrica, y tenemos a

Asia, tenemos otra visión de las

cosas y Europa en una península de

morondanga allá abajo, y los EEUU

se caen al Polo Norte. También eso

debería ayudarnos. Los australianos,

por ejemplo, imprimen sus mapas al

revés. Es muy corriente en Australia

ver mapas que tienen a Australia

arriba y al medio. Son mapas parca

"No Apollogies", es decir "no

pedimos perdón". Es interesante

porque cambia la manera de ver las

cosas, tan simple como eso, hagan

el ejercicio diez veces por día y al

cabo de una semana vana ver como

los ojos se les empiezan a achinar.

Entonces, está bueno el acuerdo por

razones políticas; por razones

económicas hay que ver qué significa

esa inversión, si va a ser creación de

empresas por lo tanto se ampliará el

empleo, o si va a ser intercambio de

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

59

Revista


materia prima por manufactura, que

sería una lástima. Es decir, el tema

con China tiene sus promesas y tiene

sus amenazas, hay que ver como

sigue. Los chinos no dan puntada sin

hilo… cuidado, así que hay que ver

bien cómo funciona y cómo se

gerencia ese acuerdo. Es un acuerdo

entre gobiernos, con lo cual hay una

conducción política que tiene que

asegurar ese intercambio. Eso es lo

interesante. No es una cosa de

mercado contra mercado, porque

evidentemente 1.300 millones de

habitantes contra 38 millones…

estaríamos en desventaja.

Teóricamente, Argentina va a ser un

país elegible para el turismo chino,

con 200 millones de chinos que hacen

turismo con que lleguen 500 mil, ya

va a significar un aporte importante

para la economía. En el Registro

Nacional de las Personas, en Capital,

está el cartel que dice "haga fila acá

y saque número" y abajo han

colgado unos cartelitos en chino. A

mi me parece muy bien que se

pongan carteles bilingües… quién se

sabe… de acá a unos años seamos

bilingües chino-español. ¿Por qué

no? Creo que hay que negociarlo…

"el precio a la libertad es la eterna

vigilancia" decía Jefferson o Madison,

alguno de ellos, los padres

fundadores norteamericanos.

En general, yo al tema lo veo con

buenos ojos. Además yo leo La

Nación y Ámbito Financiero, Infobae

y si a ellos no les gusta, me parece

que algo bueno tiene que tener. Es

como una cerveza que se llamaba

"Che", una cerveza inglesa (después

la sacaron a pedido de los cubanos)

que tenía un componente de limó

cubano, y era una cerveza que se

llamaba "Che", una lata con la cara

del Che y una estrella roja. Y la

propaganda era "Che, forbidding in

U.S.A, must be good". "Che,

prohibida en EEUU debe ser buena."

Ésa era la propaganda para

Inglaterra, después la tuvieron que

sacar, obviamente. Pero es

interesante porque uno se ha

acostumbrado tanto a la razón del

enemigo, que a veces uno se fija en

Ámbito a ver qué dice para tomar una

posición. A ver quién ese éste, qué

sucede, etc. Lo ideal sería que

nosotros pudiésemos fijar el

paradigma de lo pensable, de lo que

es legítimo pensar o no. Me parece

que hay que ver qué podemos hacer,

que esto no termine en una charla

de café, sino la habremos pasado

bomba, me encanta Córdoba, me

voy a llevar alfajores y discos, pero

bueno… hay que ver otras cosas más.

Hoy al mediodía, a la madrugada, no

me acuerdo cuándo, hablábamos de

Córdoba que era la rebelión de

Liniers, muy conservadora, la

sublevación de Leonardi y al mismo

tiempo la Reforma del ’18 y el

Cordobazo. Entonces, también

ustedes a nivel local, tienen las dos

Argentinas para elegir, y eso es una

cuestión que de repente hoy,

comparativamente con el pasado, se

puede meter mano. Tal vez, las

cosas sean menos apasionadas que

antes y eso nos obliga a ser un poco

más efectivos y resultadistas. Está

bueno ser resultadista, el enemigo

fue resultadista y le fue bárbaro, así

que nosotros también seamos

resultadistas con las cosas, y

juzguemos al gobierno por sus

resultados. Pero no tanto de decir "lo

apoyo; no lo apoyo", sino "¿qué

estamos haciendo nosotros para

organizarnos?" Esto está organizado

por el Cispren, eso es importante, es

una organización. Está la CTA, lo

trajeron a Claudio; está Salvador

Treber, que es una figura muy

importante en la economía y en el

pensamiento nacional. Tienen cosas

para hacer. Tal vez las

transformaciones empiecen en el

campo de lo pensable, tratemos de

que sea así porque es el único que

tenemos realmente a nuestra

disposición.

Los que se matan son los portadores

de las ideas, nosotros que estamos

en la razón relativa y que tenemos

determinadas características, creo

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

60


que podemos dar lindas discusiones

y ganarlas, sobretodo; y sino mentir,

pero ganarlas. No dejarse amilanar

por los recursos que existen o que

tiene el adversario. Hay que tratar

de construir como Citarrosa dice: "no

hay revoluciones tempranas".

Conrespecto a las armas, sólo armas

conceptuales. "Sólo se debe librar

batalla cuando se tiene el 70% de

chances de ganar", decía Napoleón.

Sino no. "Soldato chi fuggie ritorna

al ingitore", como decían mis

ancestros italianos, "el caporetto".

Asegurarse que todos lleguen a

tiempo. Por eso yo digo que Lavagna

es un tipo puntual como un elogio,

porque Grushie llegó tarde y gracias

a eso el inglés domina el mundo. Si

el Mariscal Blücher llegaba dos horas

antes hoy todos hablarían francés.

Sería un imperio con más elegancia.

TOPOSROPOS

&

T Córdoba/ Nº4

61

Revista


NOTAS:

1 Diploma de Estudios Universitarios Generales

(D.E.U.G.) de Sociología; Maestría

en Sociología General con Especialización

en Teoría de las Organizaciones;

Diploma del Magistère en Ciencias Sociales;

y Diploma de Estudios Avanzados

(DEA) de Sociología con Especialización

en Teoría de la Decisión;

Université de Paris V - René Descartes.

Diploma Internacional de Administración

Pública, Ecole Nationale d’Administration

de Francia, Promotion Léon Gambetta.

Profesor de la Cátedra Realidad Social

Latinoamericana, Facultad de Derecho,

U.N. de Lomas de Zamora. Profesor de

la Maestría en Planificación y Gestión de

la Comunicación (Plangesco), Facultad

de Periodismo y Comunicación Social,

UNLP. Profesor de Economía de la Cultura,

Maestría en Administración Cultural,

UBA. Director de la Licenciatura en

Economía Empresarial, U.N. de Lanús.

Profesor concursado de "Economía y Sociedad,

las etapas del pensamiento económico"

y Profesor de "Problemas ac-

tuales de la economía argentina", en la

carrera de Economía Empresarial, U.N.

de Lanús. Profesor de Economía I, en la

carrera de Ciencias Políticas, U.N. de

Lanús. Profesor invitado en la Université

de Pau et des Pays de l’Adour, Francia,

para dictar cursos sobre Economía y

Sociedad en América Latina. Consultor

de diversos ministerios en el país y en el

exterior. Co-autor de los libros "La Deuda

Externa explicada a todos" y "Para

Entender la Política, entre la ilusión de lo

óptimo y la realidad de lo pésimo" (en

colaboración con Alfredo Eric Calcagno)

y de diversas publicaciones sobre su especialidad

en revistas nacionales y extranjeras.

En la actualidad es Consultor

del Ministerio de Planificación y Desarrollo

de la República Bolivariana y del Banco

Central de Venezuela Profesor Titular de

la asignatura Relaciones Económicas Internacionales

en las carreras de

Postgrado Especialización en Políticas de

Integración y Maestría en Integración Latinoamericana,

Facultad de Ciencias Jurídicas

y Sociales, U. Nacional de La Plata.

TOPOSROPOS

Revista

&

T

Córdoba/ Nº4

62

More magazines by this user
Similar magazines