Signo, significado, sentido y subjetividad en la obra de LS Vygotski ...

vcongresopsicologia.seadpsi.com.ar

Signo, significado, sentido y subjetividad en la obra de LS Vygotski ...

Signo, significado, sentido y subjetividad en la obra de L. S. Vygotski

González, Sergio (1)

Sergio1971@hotmail.com Eje I


Resumen

El presente trabajo constituye una reflexión teórica sobre el pensamiento de L.

S. Vygotski, donde se analiza críticamente las categorías de: signo, significado y

sentido. La obra de Vygotski representa un curso espiralado, no lineal, complejo,

donde se identifican tres estadios, con momentos de convergencia y divergencia, se

circula por tópicos semejantes pero con mayor amplitud y profundidad. Aunque

inconclusos, los problemas están formulados claramente y marcan cursos de

desarrollos potenciales que son de interés para la investigación psicológica actual.

La pregunta por el sentido, en la relación del lenguaje con el pensamiento, abre la

puerta a lo simbólico, la interpretación, la subjetividad y marca la actualidad del

pensamiento Vygotskiano.

Palabras claves: Histórico cultural - sentido - dialéctica - subjetividad

Introducción

Lev Semiónovich Vygotski (1896 – 1934) desde 1924 y durante un decenio

dirigió múltiples investigaciones con el objetivo de consolidar una psicología

marxista que pudiera superar la crisis de la psicología contemporánea. Bajo las

tensiones de las psicologías de la época latían los viejos problemas filosóficos que

debatieran materialistas e idealistas. Vygotski era el “líder marxista entre nosotros”,

según Luria, cuyos programas de investigación podrían englobar una síntesis

superadora de la subjetividad y la objetividad, las funciones psíquicas y el cerebro, el

lenguaje y el pensamiento, naturaleza y cultura, causalidad y teleología,

pensamiento y sentimiento, en definitiva los grandes problemas no resueltos de la

psicología (Vilanova, 2003). Nutriéndose de la tradición dialéctica iniciada por Hegel

(1770-1831), con la inversión materialista de Marx (1918-1883), Engels (1820-

1895) y Lenin (1870-1924), propulsó la creación de una psicología histórico-cultural

del desarrollo del psiquismo. Recordando, abreviadamente las leyes de la dialéctica

son: Ley del cambio dialéctico, ley de la acción recíproca, ley de la contradicción, ley

del progreso por saltos o de la transformación de la cantidad en cualidad. (J. M.

Zumalabe Makirriain, 2006) Conforme con las leyes de la dialéctica, naturaleza y

cultura se integran, se interpenetran, como contrarios que se transforman

recíprocamente a través de procesos de cambios discontinuos, dando saltos

cualitativos.

Según Tatiana Akhutina (2002), Profesora de la Facultad de Psicología de la

Universidad Estatal de Moscú, de la obra de Vygotski se desarrollan al menos tres


programas de investigación, cada uno con sus respectivos continuadores. El primero

aborda el problema del signo como instrumento de mediación y quien principalmente

desarrolla este legado es Leontiev (1903-1979) con su teoría de la actividad

mediatizada. Los originales planteos relacionados al significado, los continúa A.

Luria (1902-1977) con sus brillantes aportes a la Neuropsicológica, y en suelo

norteamericano inspiró las producciones originales de J. Bruner (1976). Los trabajos

sobre imaginación, arte, afectividad e interacción social, entre otros los continua B.

Zeigarnik (1900-1988).

Signo

El carácter instrumental de la actividad mediata, es propia del uso de

herramientas y signos en la relación con los otros y con la naturaleza. El camino que

va desde el sujeto al objeto se encuentra siempre mediado por los instrumentos: las

herramientas, por una parte, dirigidas hacia el exterior transforman la realidad, y por

otra parte, los signos, internamente orientados transforman al propio sujeto.

Vygotski propició una investigación de la emergencia y desarrollo de las FPS desde

las perspectivas filogenética y ontogénetica, es decir, la emergencia de las FPS en

la especie y el desarrollo en el individuo.

El desarrollo de las FPS en el niño se realiza mediante un proceso de

internalización, de apropiación de la cultura utilizando las herramientas y los signos

en la interacción social. Vygotski llama internalización a la “reconstrucción interna

de una operación externa”, es un proceso que implica una serie de

transformaciones: A) una operación que inicialmente representa una actividad

externa se reconstruye y comienza a suceder internamente, B) un proceso

interpersonal queda transformado en otro intrapersonal y C) es el resultado de una

prolongada serie de sucesos evolutivos. En el “Desarrollo de las Funciones

Psicológicas Superiores, Vygotski (1930) ejemplifica el proceso de internalización

con la adquisición del gesto de señalar. El niño desarrolla el gesto de señalar a partir

del acto fallido de asir un objeto. Es la mediación de la madre la que da el significado

de señalamiento, luego la evolución transforma lo interpersonal en intrapersonal

deviniendo en el dominio del gesto de señalar por parte del niño.

Significado


Con el trasfondo metodológico del materialismo dialéctico e histórico, Vygotski

pudo establecer el principio de las unidades en psicología. La nueva psicología

debía dejar atrás el mecanicismo asociacionista, ya no más elementos, ni átomos

enlazados mecánicamente mediante interacciones externas. Las unidades permiten

estudiar las partes de un proceso desde una perspectiva interna y externa que

conserva las propiedades del todo.

Razonó entonces, que el pensamiento y el lenguaje encontrarían su unidad

mínima en el estudio del pensamiento verbal y puntualmente en la palabra con

significado. Puesto que, el significado de las palabras es a la vez generalización

(conceptualización por lo tanto pensamiento) y lenguaje, una unidad mínima del

pensamiento verbal, que muestra como el lenguaje se torna conceptual y el

pensamiento lingüístico.

Una noción fundamental construida por Vygotski en relación con el impacto de

la instrucción en el desarrollo de conceptos sistemáticos es Zona de desarrollo

próximo. Entendida como la distancia entre “el nivel de desarrollo real del niño tal y

como puede ser determinado a partir de la resolución independiente de problemas” y

el nivel más elevado dedesarrollo potencial tal y como es determinado por la

resolución de problemas bajo la guía de adulto o en colaboración con sus iguales

más capacitados” (Vigotsky, 1934, p. 180) La discrepancia entre la edad mental real

de un niño y el nivel que alcanza a resolver problemas con ayuda de un adulto o de

pares con una competencia superior indica la zona de desarrollo próximo.

Sentido

La pregunta por el sentido, en la relación del lenguaje con el pensamiento

abre la puerta a lo simbólico, la interpretación, la subjetividad y marca la actualidad

del pensamiento Vygotskiano (González Rey, 1998) Aunque inconclusos, son

problemas claramente señalados y marcan cursos de desarrollos potenciales, de

interés para la investigación psicológica actual. La obra de Vygotski tiene un curso

espiralado de modo que se desarrolla el programa de investigación que estaba

planteado desde el principio, se retoman los temas, se circula por los mismos

tópicos pero con una mayor amplitud y profundidad. Ya en 1925, en su Psicología

del Arte, se enuncian los problemas relativos a la multiplicidad de sentido, la

interpretación y hermenéutica propia del arte y la dialéctica de la imaginación y la

realidad. En la “Imaginación y el arte en la infancia” (1997) establece que, el acto

creador es propio de toda actividad humana, y todo objeto social es cultural y por lo


tanto fantasía objetivada. “Todos los objetos de la vida diaria, sin excluir los más

simples y habituales, viene a ser algo así como fantasía cristalizada”

La relación dialéctica que se establece entre imaginación y realidad implica

que toda construcción fantástica siempre se construye a partir de elementos de la

realidad. En segundo lugar, solo accedemos a la experiencia ajena o social gracias a

la relación entre los productos de la fantasía y los fenómenos sociales complejos,

por ejemplo: La construcción que cada persona se representa de un acontecimiento

histórico como La Revolución Francesa, comprende una interacción compleja entre

imaginación y realidad.

En tercer lugar, Vygotski retoma la ley de la doble expresión de los

sentimientos, que establece que la reacción emocional ante un acontecimiento, por

una parte se expresa somáticamente y por otra el clima emocional orienta el curso

de los pensamientos. Es decir, los sentimientos crean un campo semántico que van

a orientar la creación de pensamientos congruentes con el clima emocional (…)

“todo sentimiento posee además de la manifestación externa, corpórea, una

expresión interna manifestada en la selección de los pensamientos, imágenes e

impresiones” (1997, pág. 21) Recíprocamente “las imágenes de la fantasía prestan

también lenguaje interior a nuestros sentimientos seleccionando determinados

elementos de la realidad y combinándolos en tal manera que responda a nuestro

estado interior del ánimo y no a la lógica exterior de estas propias imágenes”

Por último, existe una cuarta forma de vincularse dialécticamente la

imaginación y la realidad que es la objetivación, es decir la creación de un objeto

nuevo que comienza a interactuar en el mundo, con los demás objeto y en las

relaciones sociales, ya sea como producto de la técnica, del arte o de la ciencia.

Ya en su obra cumbre Pensamiento y Lenguaje Vygotski establece que el

significado” es sólo una piedra en el edificio del sentido”. Estableció como veíamos

que el significado de la palabra es la unidad del pensamiento verbal, pero en cambio

estableció que el “el drama vivo del pensamiento verbal le corresponde al sentido

El sentido, como unidad de lo general dinámico, posee en sí, en forma reducida, los

escalones tanto anteriores (motivo, idea) como posteriores, en el proceso del

pensamiento hacia la palabra. El sentido, como unidad del drama verbal (afecto-

motivo), le da un colorido emocional a la percepción de la palabra del interlocutor y a

la respuesta, es decir, la palabra hecha consciente como microcosmos de la

conciencia humana, posee un carácter polifónico (Akhutina, 2002, pág. 121)


Con profundo análisis Vygotski establece que la preponderancia del sentido

por sobre el significado de la palabra es una característica semántica fundamentales

del habla interna. Muestra que el significado es la región más estable en tanto que

el sentido es un proceso dinámico complejo que cambia con el contexto… “El

significado que el diccionario da de una palabra no es más que una piedra del

edificio del sentido, tan sólo una potencialidad que encuentra en el habla una

realización diversificada”(…) “El sentido de una palabra es un fenómeno variable,

móvil y complejo; cambia según las mentes y las situaciones y es casi ilimitado. La

palabra recibe su sentido de la sentencia; esta, a su vez, lo recibe del párrafo; el

párrafo del libro; el libro, del conjunto de las obras del autor”(…) “en el habla interna

lo normal es el predominio del sentido sobre el significado, de la sentencia sobre la

palabra y del contexto sobre la sentencia” (1995, pág. 222).

Una segunda característica semántica del habla interna es la aglutinación;

que es un proceso por el cual “varios vocablos se unen en uno solo, la nueva

palabra no solo expresa una idea más compleja, sino que designa todos los

elementos aislados que se contienen en dicha idea” (Op. Cit. p.223)

Por último, en el habla interna existe un “influjo de sentido”(…) “los sentidos

de diferentes palabras se vierten unos en otros (literalmente, “se influencian”

mutuamente), de modo que los primeros se contienen en los últimos y los modifican.

Una palabra que se repite en una obra, va absorbiendo toda la variedad del sentido

contenido en él, y va adquiriendo una significación nueva. Cuando se llega al final de

la lectura del libro “Almas muertas” de Gogol, estas palabras ya no significan

aquellos siervos difuntos que no habiendo sido borrados de los listados oficiales

continuaban siendo comprados y vendidos como si continuaran vivos; sino “todos los

personajes de la historia que están físicamente vivos, pero espiritualmente muertos”.

(Op cit. P.223)

El método de análisis por unidades implica una perspectiva holista, postula la

unidad de la conciencia humana y a su vez, la unidad de intelecto y afecto. De esta

forma, se puede vislumbrar la acción recíproca entre ambos, se puede hacer

inteligible el camino desde el motivo hacia el pensamiento verbal hasta la puesta en

palabras y por otro lado, la influencia del pensamiento sobre el afecto y la volición.

“El pensamiento no es la autoridad más alta en este proceso. El pensamiento

no lo genera el pensamiento; lo engendra la motivación, es decir, nuestros deseos y

necesidades, nuestros intereses y emociones. Tras cada pensamiento hay una


tendencia afectivo-volitiva, que tiene la respuesta al último “por qué” en el análisis

del pensamiento. Una verdadera y plena comprensión del pensamiento ajeno solo

es posible cuando entendemos su base afectivo – volitiva. (…) Para entender el

habla de otro, no es suficiente entender sus palabras: debemos entender su

pensamiento: pero ni siquiera eso basta: debemos conocer además su motivación.

Ningún análisis psicológico de una expresión está completo hasta que se alcanza

ese plano”. (1995, pág. 227).

Vygotski ilustra estas nociones con el método de interpretación de Konstantin

Stanislavski (1863-1938) para facilitar que los actores descubrieran el subtexto en la

pieza teatral. Puesto que el pensamiento tiene su propia estructura y que a su vez, el

origen hay que buscarlo en la motivación, se puede observar que (…) “toda

sentencia que decimos en la vida real tiene algún tipo de subtexto, un pensamiento

oculto tras ella” (Op cit. Pág. 225). Las vicisitudes que tiene el pensamiento para

ponerse en palabras dan a la interacción social un sentido polifónico, afectivo y

hermenéutico.

Subjetividad

La perspectiva histórico - cultural, consolidada en la psicología soviética a

partir de los trabajos de Vygotski (1896 – 1934) y Rubinstein (1889 -1960), propicia

una lectura materialista dialéctica del psiquismo como sistema complejo. Estos dos

colosos permitieron construir una mirada teórica próxima a problemas actuales como

el de la subjetividad. Sin embargo, si bien la perspectiva dialéctica que desarrollaron

propiciaba la posibilidad de dar el salto hacia la subjetividad, este salto no se

consolidó. Entre los principales obstáculos a semejante desarrollo teórico, se

encuentra el giro político del marxismo en la Unión Soviética, el cual subordinó la

dialéctica al materialismo y signó como idealista todo planteo que enarbolara la

dimensión subjetiva. Cabe mencionar que ambos autores, en diferentes momentos

de su obra fueron reprimidos, acusados de idealistas.

El giro materialista objetivista sumado a la asunción ideológica del concepto

de reflejo de Lenin configuró un marco que empobreció los desarrollos de la

psicología soviética en general. Acarreando además, un retraso significativo en las

áreas de la psicología clínica y la psicología social. Tal es el caso que, hasta el año

1977 no se registran aportes a la psicoterapia de psicólogos rusos, esta área había

quedado sumida bajo el modelo biomédico en el campo de la psiquiatría y la

reflexología.


Ahora bien, en la obra de Vygotski gravitan dos categorías: personalidad y

sentido, que F. L. González Rey (1998, 2009) ha mostrado en conexión conceptual

con la problemática contemporánea de la subjetividad. Según este autor, la obra de

Vygotski atraviesa tres estadios, no entendidos en términos lineales sino con la

complejidad propia del pensamiento creador. El primer momento y el tercero se

tocan y retoman tópicos, en relación al sentido y la personalidad. Temas, por otra

parte, que son omitidos en el segundo período, focalizado en: el carácter

instrumental del signo, la actividad mediata y la internalización de la cultura.

En nuestro medio latinoamericano, es justamente, González Rey (2009),

quien crea los nexos teóricos para abordar la subjetividad desde la perspectiva

histórico – cultural. Reflexionando críticamente sobre la categoría de sentido en

Vygotski desarrolla la noción de sentido subjetivo desde el cual proporciona una

lectura de la ontología de la subjetividad desde la cual sostiene su práctica clínica.

“La subjetividad en la perspectiva histórico-cultural existe en su doble

condición de proceso y configuración y esta relacionada con la configuración

de todos los sistemas humanos, desde el sujeto concreto hasta las

instituciones y espacios sociales que sirven como escenarios de las diferentes

actividades humanas” (p. 101)

Apoyándose en el “giro complejo del pensamiento” y dialogando con las

posturas constructivistas, construccionistas y las perspectivas narrativas

postmodernas, construye una epistemología cualitativa desde donde piensa

críticamente la clínica. La categoría central de sentido subjetivo es comprendida

como:

“(…) una unidad psicológica que se caracteriza por la relación entre lo

simbólico y lo emocional, unidad donde uno evoca al otro de forma recíproca,

sin convertirse en su causa. Los sentidos subjetivos son producciones

psíquicas específicamente humanas que constituyen verdaderas

producciones subjetivas, sociales e individuales sobre la experiencia vivida

(2009, p.87)

La psicoterapia desde la perspectiva histórico-cultural se concibe como

práctica dialógica que, orientada por hipótesis, facilita la producción de sentidos

subjetivos alternativos por parte del sujeto. Quien crea, como principal protagonista

en dicha relación terapéutica, un proceso libertario en el espacio de tensión que se

encuentra entre la subjetividad individual y la subjetividad social.

“La psicoterapia es una vía para que la persona se torne sujeto de una

experiencia o sistema de relación, sobre la cual ella a perdido la capacidad de

producir sentidos subjetivos alternativos a aquellos comprometidos en la

producción de su sufrimiento” (P.104)

Conclusión


La teorización de Vygotski se desarrolló de manera compleja e incluyó desde

el comienzo una lectura de la categoría sentido, que permaneció ignorada en la

psicología occidental. Esto se debió a que, la lectura pragmatista norteamericana y

el recorte que realizara la teoría de la actividad, enfatizaron el análisis de la

mediación de los signos en la actividad y la interiorización de la cultura. Se

analizaron principalmente las categorías de: signo, significado y sentido; es en esta

última, donde se alcanza la unidad del afecto y el pensamiento. El sentido es el

drama vivo de la relación entre pensamiento y habla, donde el devenir del

pensamiento en palabras, por un lado, y la comprensión de las palabras en la

comunicación, por otro, tienen siempre un carácter polifónico e interpretativo.

La subjetividad en el curso del pensamiento actual puede ser significada

desde la perspectiva histórico-cultural. El pensamiento de González Rey muestra

una interpretación posible, da cuenta de la dinámica del sujeto que crea un espacio

libertario en la permanente tensión entre la subjetividad individual y la subjetividad

social. La psicoterapia desde la perspectiva histórico-cultural se concibe como

práctica dialógica que, orientada por hipótesis, facilita la producción por parte del

sujeto, de sentidos subjetivos alternativos a aquellos comprometidos en su

experiencia de sufrimiento.

Bibliografía

- Akhutina, T. V. (2002). L. S Vigotsky y a. R. Luria: la formación de la neuropsicología. Revista

Española de Neuropsicología 4,2-3:108-109.

- González Rey, F. L. (1998) La cuestión de la subjetividad en un marco histórico – cultural.

Universidad de la Habana

- González Rey, F. L. (2009) Psicoterapia, subjetividad y postmodernidad. Una aproximación desde

Vigotsky hacia una perspectiva histórico-cultural. Buenos Aires. Noveduc

- Luria, A. R. (1984) El cerebro en acción. Barcelona. Ed. Martinez Roca.

- Luria, A. R. (1977) Introducción evolucionista a la psicología. Barcelona. Ed. Fontanella.

- Luria, A. R. (2003) Desarrollo histórico de los procesos cognitivos. Madrid. Ediciones Akal.

- Makirriain Zumalabe, J.M (2006) El Materialismo Dialéctico, Fundamento de la Psicología

Soviética. International journal of Psychology and Psichological Therapy, 2006, vol. 6, nº 1, p.p 21-50.

- Vilanova, A. (2003) Discusiones por la psicología. Mar del Plata. UNdMP.

- Vygotski, L. S. (1995) Pensamiento y Lenguaje. Barcelona. Ed. Paidós.

- Vygotski, L. S. (1997) La imaginación y el arte en la infancia. México, Ed. Fontamara.

- Vygotski, L. S. (1991) El desarrollo de los procesos psicológicos superiores. Barcelona, Ed.

Grijalbo.

- Vygotski, L. S. (1991) Obras Escogidas. Madrid. Editorial Visor

- Wertsch, James V. (1988) Vygotski y la formación social de la mente. Barcelona, Ed. Paidós.

(1) Docente de la Cátedra de Sistemas Psicológicos Contemporáneos I, Facultad de Psicología, UNMDP. y de la

Cátedra de Psicología General de la Facultad de Ciencias de la Salud y Servicio Social, UNMDP. Psicólogo clínico,

Comunidad Terapéutica Chapadmalal, SADA, Ministerios de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires.

More magazines by this user
Similar magazines