Descargar PDF

eltrabajadordelestado.org

Descargar PDF

1925

Organo de prensa de la Asociación Trabajadores del Estado

DECANO DE LA PRENSA SINDICAL ARGENTINA


UNA HERRAMIENTA

DE ORGANIZACIÓN Y LUCHA

Cuando nos referimos al periódico de nuestra organización es inevitable remitirnos a la época de

su fundación. Fue en 1925, pocos meses después de que ATE cobrara vida como sindicato, que El

Trabajador del Estado empezó a circular en los distintos sectores de trabajo. En esos tiempos, las

tareas de composición y edición requerían mucho más esfuerzo que en la actualidad y la posibilidad

de contar con grandes tiradas era mucho más limitada. Pero los pioneros que fundaron el sindicato

aceptaron el desafío de construir una herramienta de prensa con todas las dificultades que ello im-

plicaba porque tenían en claro las prioridades y los objetivos de la organización.

A través del periódico, ATE se propuso fomentar la unidad de los trabajadores, promover el

crecimiento de la organización, brindar información para una mejor comprensión de la realidad co-

tidiana, discutir esa realidad desde una perspectiva de clase y, en definitiva, proveer de un medio

de formación para todos los trabajadores. En ese pliego de cuatro hojas no faltó espacio para ex-

presar la solidaridad de ATE con toda la clase trabajadora, tanto a nivel local como internacional.

También se reservó un lugar destacado para la cultura y el debate de ideas.

Quienes tuvieron a su cargo el desarrollo de esta herramienta desde sus inicios tenían una mirada

integradora y reconocían las múltiples potencialidades de la clase trabajadora. Quienes formamos

parte de la tradición que recuperó el sindicato en 1984 no podemos dejar de identificarnos con esos

orígenes. Con esas mismas convicciones editamos nuestra publicación actual, que mes a mes llega

a los trabajadores estatales de distintos puntos del territorio argentino. La histórica edición mensual

en papel se complementa hoy con un activo sitio de Internet, que nos permite compartir información

multimedia, actualizada todos los días.

A más de 87 años de su creación, seguimos convencidos de que esta herramienta de prensa

es vital para el funcionamiento de nuestro sindicato. Porque El trabajador del Estado es el lugar

donde se reflejan nuestras luchas, escritas por los mismos trabajadores que las protagonizan. Y es

también allí donde damos a conocer nuestras propuestas, por las que luchamos día a día con el

objetivo de construir una sociedad más justa y solidaria.

Julio D. Fuentes

Secretario General

Asociación Trabajadores del Estado


01

02

03

06

05

06

07

09

10

LA PRENSA DE LOS

PIONEROS

UNA MIRADA

INTEGRADORA

CONTRA LA GUERRA

Y EL IMPERIALISMO

SOLIDARIDAD

DE CLASE

LA IMPORTANCIA DEL

PRIMERO DE MAYO

AÑOS PERDIDOS

HERRAMIENTA PARA

LA RECUPERACIÓN

DEL GREMIO

UN VOCERO CONTRA

EL NEOLIBERALISMO

WWW.ELTRABAJADOR

DELESTADO.ORG


COMENZÓ A

DISTRIBUIRSE POR

PRIMERA VEZ EL 20 DE

NOVIEMBRE DE 1925

Fue desde un comienzo una publicación

sindical autónoma de los partidos

y de los gobiernos.

LA PRENSA

DE LOS

PIONEROS

El Trabajador del Estado comenzó a distribuirse por primera vez el 20

de noviembre de 1925, apenas 10 meses después de que fuera fundada la

Asociación Trabajadores del Estado. Esto lo convierte en el periódico decano de

la prensa sindical argentina. Existían ya en esa época otras publicaciones obreras,

como La Protesta (1897) y La Vanguardia (1894). Sin embargo, se trataba de publicaciones

partidarias, del Movimiento Anarquista en el primer caso y del Partido

Socialista en el Segundo. El Trabajador del Estado, en cambio, fue desde un

comienzo una publicación sindical autónoma de los partidos

y de los gobiernos.

El periódico respondía a la necesidad que los obreros anarcosindicalistas, fundadores

de la organización, se plantearon desde un comienzo: “satisfacer la

imperiosa necesidad de un elemento eficaz que fomente intensamente

el espíritu de unión de todos los trabajadores del

Estado”. Y el deseo de fomentar la unidad no era una simple declaración de

buenas intenciones, era una necesidad estratégica. Los pioneros fundadores de

ATE eran trabajadores de Construcciones Portuarias, pertenecientes a los talleres

de la Isla de Marchi, en el barrio porteño de La Boca. Conocían la dispersión de la

fuerza laboral y su aislamiento. Para organizar a los más de 6.000 trabajadores del

Ministerio de Obras Públicas que se encontraban embarcados en las dragas marinas,

en los astilleros y en los talleres distribuidos en la capital del país y el litoral,

era necesario construir una herramienta de comunicación efectiva.


CULTIVO Y

DESARROLLO

INTELECTUAL

GENERAL

Dio lugar en sus páginas a

variadas colaboraciones literarias,

tanto de afiliados como

de reconocidos escritores

de la época.

UNA MIRADA

INTEGRADORA

Nuestro periódico nació como una publicación mensual, gratuita, que se distribuía

los días 20 de cada mes. Se trataba de un pliego de cuatro hojas, tamaño sábana.

Allí podía encontrase información referida al crecimiento organizativo de la ATE,

sus reclamos y sus denuncias sobre las situaciones extremas a las que eran sometidos

los trabajadores del Estado argentino. También publicaba información sobre

deberes de los socios, de los delegados, y se detallaba con precisión el estado de

cuenta y las finanzas de la organización.

Pero un dato fundamental, que surge de la lectura de los primeros ejemplares de

la publicación, es el carácter integral que los pioneros fundadores daban a la tarea

sindical. Desde la concepción anarcosindicalista se rechazaba la separación

entre trabajo manual y trabajo intelectual, propia de la división

de trabajo que proponía el sistema capitalista burgués.

Por ello, los fundadores de ATE consideraban que la prensa obrera debía ser tam-

bién un medio para “el cultivo y el desarrollo intelectual general”. Así lo sostenía

el editorial del Nº 1 y con ese principio El Trabajador del Estado dio lugar en sus

páginas a variadas colaboraciones literarias, tanto de afiliados

como de reconocidos escritores de la época.

En sus páginas podían encontrarse textos de figuras como Roberto Arlt, Horacio

Quiroga, Leónidas Barletta o José Ingenieros. También dedicó varias columnas a

textos de escritores extranjeros como Fiódor Dostoyevski, Máximo Gorki, Mark

Twain o Pablo Neruda. Los primeros ejemplares de El Trabajador del Estado hacen

referencia al proyecto de biblioteca que, definido en el estatuto de ATE junto a la

creación del periódico, habla no sólo de la fuerte vocación humanista de los pioneros

fundadores sino también de su confianza en el potencial de la clase obrera.


LA CONFERENCIA DE

LA HABANA 1928

En dicho artículo, como en muchos

otros del período, se denuncian

los intereses imperialistas detrás

de la guerra y se hace referencia al

avasallamiento de la soberanía

de los países latinoamericanos por

parte de EE.UU.

CONTRA LA

GUERRA Y EL

IMPERIALISMO

Durante el período que va desde la fundación hasta los años ’40, El trabajador del

Estado se hace eco de las tensiones políticas y económicas que se viven a nivel

nacional e internacional. El período de entreguerras es un momento en el que cuestiones

como la crisis económica mundial capitalista, el nuevo orden socialista que

avanza en la URSS, el belicismo y el armamentismo, sumado a la emergencia del

fascismo en las principales potencias europeas, son objeto de debate por parte de

las organizaciones de la clase trabajadora. El periódico de ATE, lejos de huirle a estas

discusiones dedica varias notas y columnas de opinión a reflexionar sobre estos

temas, lo que hace de la herramienta de prensa del sindicato no sólo un medio de

información sino también de formación.

La irracionalidad de la guerra es referida desde su costo humano, para ello el periódico

relata experiencias de familias obreras destruidas por conflictos bélicos o

reflexiona sobre la idea de patriotismo. Las cuestiones internacionales ocupan un

lugar destacado para la publicación en todo momento, lo que da cuenta de la mi-

rada internacionalista del sindicato y de la conciencia de sus dirigentes respecto a

que la emancipación de la clase obrera es un proceso de carácter mundial. Las

referencias a la farsa que representan las conferencias internacionales

sobre paz y desarme pueden rastrearse a la cobertura

que el periódico hace de la Conferencia de La Habana

de 1928. En dicho artículo, como en muchos otros del período, se denuncian

los intereses imperialistas detrás de la guerra y se hace referencia al avasallamien-

to de la soberanía de los países latinoamericanos por parte de EE.UU.


FERDINANDO NICOLA

SACCO Y BARTOLOMEO

VANZETTI

La Asociación Trabajadores del Estado,

nunca perdió de vista la situación

de la clase trabajadora en su conjunto,

de sus organizaciones y de sus

militantes, tanto a nivel local como

internacional.

SOLIDARIDAD

DE CLASE

La Asociación Trabajadores del Estado, a pesar de ser un sindicato del sector

público, nunca perdió de vista la situación de la clase trabajadora

en su conjunto, de sus organizaciones y de sus militantes,

tanto a nivel local como internacional. En ese sentido, el periódico

siguió de cerca los procesos judiciales con los que se buscó perseguir y reprimir

al movimiento obrero organizado. Las demandas continuas por la libertad de Simón

Radowitzky, obrero anarquista condenado a cadena perpetua en el penal de

Ushuaia por ajusticiar a un jefe policial represor, son una prueba de ello. También

lo son las denuncias sobre el juicio al que fueron sometidos los anarquistas Ferdinando

Nicola Sacco y Bartolomeo Vanzetti, en Massachusetts, EEUU. La sentencia

que los condenó a muerte, luego de un proceso plagado de irregularidades fue

objeto de repudio por parte del periódico de ATE en numerosos ejemplares.


EL PRIMERO

DE MAYO

No era una simple efeméride

sino un día de afirmación y

lucha proletaria.

LA IMPORTANCIA

DEL 1 RO DE

MAYO

Cada Primero de Mayo El trabajador del Estado dedicaba sus tapas a esta fecha

conmemorativa para toda la clase obrera mundial. Con ilustraciones diversas, que

demandaban un esfuerzo y un costo de impresión adicional para una publicación

de su tipo en esa época, el periódico se dedicaba a analizar el significado de esta

fecha y el rol heroico del los mártires de Chicago en la lucha por la jornada de ocho

horas de trabajo. Desde la perspectiva de ATE, el Primero de Mayo no era

una simple efeméride sino un día de afirmación y lucha proletaria.


1955-1983

Se inició a partir de entonces un

largo período de proscripción

política, democracia tutelada y

gobiernos de facto. Esto

repercutió en las organizaciones

sindicales y la ATE no fue

ajena a ese proceso.

AÑOS

PERDIDOS

En septiembre de 1955 un golpe de Estado liderado por civiles y militares conser-

vadores tomó por asalto el poder en la Argentina y puso fin al gobierno constitucional.

Una de las primeras medidas que adoptó el gobierno de facto fue la intervención

de todos los sindicatos. Se inició a partir de entonces un largo período de

proscripción política, democracia tutelada y gobiernos de facto. Esto repercutió

en las organizaciones sindicales y la ATE no fue ajena a ese proceso. Los ejemplares

de El Trabajador del Estado de esas décadas se perdieron,

pudiendo recuperarse algunos números editados durante la

década del ’70, cuando el sindicato estaba en manos de sectores que terminarían

siendo funcionales a la dictadura genocida que gobernó desde 1976 a 1983.


1984

ATE recuperó su vida institucional

democrática, el periódico volvió

a ser una herramienta para la acción

gremial, para la formación y

para la difusión de ideas.

HERRAMIENTA PARA LA

RECUPERACIÓN

DEL GREMIO

Cuando en 1984 ATE recuperó su vida institucional democrática,

el periódico volvió a ser una herramienta para la acción gremial, para la

formación y para la difusión de ideas. En los ’80 El Trabajador del Estado acompañó

desde sus páginas el ímpetu que volvía tomar cuerpo en la organización, que daba

a lugar a debates y estimulaba el crecimiento. El sindicato se esforzó por comunicar

los cambios de la nueva etapa: reforma estatutaria, incorporación de trabajadores

provinciales, crecimiento de las prestaciones sociales. Asimismo emprendió el len-

to pero decidido proceso orientado a recuperar derechos perdidos y a conquistar

nuevos. La lucha por el Convenio Colectivo de Trabajo en la

administración pública fue, tal vez, una de las peleas más

grandes de la etapa.


AÑOS ‘90

ATE resistió con fuerza el proceso

privatizador y de desarme de la

estructura estatal y la páginas de

El Trabajador del Estado dieron

cuenta de ello.

UN VOCERO

CONTRA EL

NEOLIBERARISMO

Durante los años ’90 el periódico de ATE fue la tribuna desde donde se

denunciaron las políticas desarrolladas en el marco del llamado

Consenso de Washington, que se aplicaban sin matices en

distintos países de Latinoamérica y el Caribe bajo la supervisión

del Fondo Monetario Internacional. ATE resistió con fuerza el

proceso privatizador y de desarme de la estructura estatal y la páginas de El Tra-

bajador del Estado dieron cuenta de ello.

Las dos últimas décadas del milenio también fueron un período en el que las páginas

del periódico de ATE volvieron a ocuparse de cuestiones internacionales vin-

culadas a la clase obrera, con un especial enfoque hacia América Latina. Durante

esa etapa, la referencia ineludible a nivel regional fue la Confederación

Latinoamericana de Trabajadores Estatales (CLATE),

que ATE supo sostener y revitalizar.


WWW.ELTRABAJADOR

DELESTADO.ORG

ATE consiguió de este modo reunir

en un sitio de internet todo

el material gráfico, fotográfico

y audiovisual para dar una amplia

cobertura informativa enriqueciendo

la oferta de contenidos.

WWW.

ELTRABAJADOR

DELESTADO.ORG

En la actualidad El Trabajador del Estado es algo más que una publicación impresa

mensual. Además de la edición en papel que mes a mes llega a los 240.000 afiliados,

repartidos en 23 capitales de provincia, la Capital Federal y las 131 ciudades

más importantes del país, el órgano de prensa de la ATE está disponible en Internet.

Desde su sitio http://www.eltrabajadordelestado.org publica

noticias de las 23 provincias y de la Ciudad de Buenos Aires,

tanto las vinculadas a trabajadores nacionales y provinciales

como las referidas a los estatales de los más de 2100 municipios

argentinos. La posibilidad de tener un periódico en Internet ha permitido

agilizar la cobertura federal de los conflictos así como también, reforzar la tarea

desarrollada por las áreas de prensa de todo el país. ATE consiguió de este modo

reunir en un mismo soporte material gráfico, fotográfico y audiovisual para dar una

amplia cobertura informativa y ampliar la oferta de contenidos. Con las mismas

convicciones de siempre, El Trabajador del Estado sigue apostando

a los objetivos que le dieron origen: promover la unidad de los trabajadores

del estado, fomentar su conciencia de clase y acompañar cada una de las

acciones que llevan adelante en pos de construir una sociedad más justa.


CONSEJO DIRECTIVO NACIONAL Personería jurídica y Gremial Nº 2

www.ateargentina.org.ar | www.eltrabajadordelestado.org | www.clate.org

Av. Belgrano 2527 - Capital Federal - (1096) - Argentina

Similar magazines