Notas de entonación extremeña - Paseo Virtual por Extremadura

paseovirtual.net

Notas de entonación extremeña - Paseo Virtual por Extremadura

NOTAS DE ENTONACIÓN EXTREMEÑA

APARATOS EMPLEA DOS

Cilindro registrador movido por aparato de relojería, con

tambor de boca de 2o mm. de diámetro y tambor de laringe

de 18 mm. de diámetro.

Las curvas han sido trazadas con ayuda del tonómetro de

Schneider sobre las vibraciones de laringe.

El diapasón empleado es el de 100 vibraciones dobles

por segundo.

rida.

Los quimogramas han sido reducidos a dos tercios.

SUJETOS EMPLEADOS

I.--Agapito Nieto, 20 años, empleado, de Mérida.

2.--Marceliano Santamaría, 18 años, estudiante, de Mé-

3.--Juan Cuéllar, 32 años, campesino, de Mérida.

4.--Manuel Jiménez, 44 años, campesino, de Mérida.

5.-Arsenio Ramos, 45 años, maestro nacional, de Mé-

rida.

6.--Joaquín Ortiz, 60 años, empleado municipal, de.

Badajoz.

7.--Jacinto Sánchez, 17 años, estudiante, de Calamon te.

8.--Ramón Sánchez Ruiz, 65 años, campesino, de Ca-

lamonte.

79


80 MARIA JOSEFA CANELLADA RFE, XXV, 1941

9.- Emerenciano Zambrano, 4 ° años campesino, de Al-

mendral .

10.- Antonio, "El Piconero", 18 años, carbonero, de Mi-

randilla.

I I.--Pedro Díaz, 21 años, campesino, de Villafranca de

los Barros.

I2.--Pascasio Moreno Leal, 21 años, campesino, de Va-

lencia de Mombuey.

He buscado la mayor parte de los sujetos entre el ele-

mento campesino analfabeto que no ha salido apenas de su

localidad.

Las frases castellanas empleadas en la comparación son

de un sujeto madrileño de cultura media.

Los sujetos 2, 5, 7, de nivel cultural más elevado, han ser-

vido para hacer patente cómo la entonación es una caracterís-

tica dialectal que se borra ante el influjo del habla general

castellana mucho antes que otros fenómenos, también pro-

pios del dialecto, por ejemplo, la aspiración. Estos sujetos

aspiran espontáneamente, como todos los extremeños, mien-

tras emplean la entonación castellana, sobre todo el sujeto 5.

El tonillo especial empleado es lo primero que el extraño

empieza a asimilarse al quedar sumergido en el habla dialec-

tal, como es también el rasgo del habla que más llama la

atención del que llega a Extremadura.

Quisiera dar a conocer alguna de las características me-

lódicas del habla de Badajoz; pero antes hay que ponerse de

acuerdo sobre unos cuantos conceptos fundamentales de la

entonación castellana para facilitar la comparación dialectal,

aunque son cosas conocidas de todos;

Oración enunciativa.--Caracterizada por el descenso del

tono al final de la oración

La curva de entonación normal de una oración afirmativa

sería ésta (lám. I, núm. I): «Ha venido tu padre».

1 Pueblo al sur de Badajoz.

2 V. NAVARRO TOMÁS: Manual de pronunciación española, 1932, pá-

gina 216.


REF XXV, 1941 NOTAS DE ENTONACIÓN EXTREMEÑA 81

En ella puede distinguirse la línea ondulada propia de

cuerpo de la frase y, como característica de la afirmación, e

descenso final por debajo de la nota inicial.

Oración interrogativa.-La misma frase en sentido inte-

rrogativo: ¿Ha venido tu padre? (lám. I, núm. 2).

Su característica esencial es la elevación final del tono.

La función lingüística del tono es precisamente ésta d

diferenciar el valor de las expresiones. Pero el que una frase

acabe en tono alto no quiere decir que sea interrogativa

puesto que también acaban así algunas frases enunciativa

con anticadencia enunciativa. No por eso las confudimos

sino que distinguimos perfectamente la pregunta respecto ¿

un final de rama tensiva enunciativa, que lleva también tono

alto dentro del esquema total de la frase enunciativa con

final descendente. Y es que en la pregunta vemos el tot

más alto desde el principio de la frase, mientras en la enun

ciativa se eleva solamente al terminar la rama tensiva. Lo q

la generalidad de las Gramáticas dicen respecto de la pre

gunta, es que sube de tono al final. No es esto totalmente

exacto; pues hay preguntas muy corrientes que tienen todas

final descendente; un ejemplo es la pregunta relativa de

lámina I, número 3. Dentro de la pregunta caben muchas

modalidades. Las principales son la absoluta y la relativa

Interrogación absoluta y relativa.--La primera se hace

cuando no se enjuicia todavía la contestación. Igual se pued

esperar una contestación afirmativa que una negativa. Es

que acabamos de ver en la interrogación «¿Ha venido tu

padre? (lám. I, núm. 2).

La pregunta relativa se hace para resolver alguna dud

Es una interrogación parcial, en la que hay indicios para

inclinase en uno de los sentidos de la contestación. Estos

indicio no pueden consistir más que en una diferencia de"

entonación puesto que la forma de la frase es exactamente

igual.

1 v. NAVARRO TOMÁS: Manual de pronunciac ión española, 1932

gina 22 5.


•°

82 MARIA JOSEFA CANELLADA RFE, XXV, 1941

Ejemplo de pregunta relativa: «¿Ha venido tu padre?»"

(lám. I, núm, 3).

Es la que se hace cuando se sabe qu e van a contestar

afirmativamente. Es como si se dijera, «¿Verdad que ha venido

tu padre?» o «¿No es cierto que ha venido tu padre?» Y

es que estamos casi seguros de que el padre ha venido. La

lengua obra con el importantísimo recurso de la entonación,

que pasa desapercibido para los gramáticos. ':

• • •

Esta pregunta relativa ofrece un tono general ligeramente

más elevado que la absoluta; pero es desde la •última sílaba

acentuada donde las dos preguntas toman rumbo distinto,

pues mientras, en la absoluta sube la línea, en la relativa tiene

una suave elevación para bajar luego.

Hay otras muchas categorías de preguntas, matices intermedios

entre exclamación y pregunta, entre ruego y pregunta,

etc., que habría que estudiar detenidamente y que responden

todos a otros tantos matices de entonación. Pero las

formas cardinales son las que hemos visto.

Pregunta extremeña.- En Badajoz no he podido observar

la distinción entre esos dos tipos de interrogación.

La pregunta característica; la que más se oye, la que a

cada momento choca como cosa'curiosa en los Oídos castellanos

es ésta del sujeto 9: ,¿Ha venío tu padre?» (lám. I, número

4), y del sujeto 6, «¿Viene tu padre?» (lám. II, núm. I)"

Desde la última sílaba acentuada, la línea del tono se alarga

horizontalmente, con un suave dejo tendido, igual, sin subida

ni descenso de la línea en.la pregunta castellana, absoluta

o relativa. Es la pregunta que surge a cada paso, tan

frecuente, tan característica y tan clara.

Ejemplos de estas preguntas:

«¿Ande vas?», del sujeto Ir (lám. II, núm. 2).

«¿Ande vas tú?», del sujeto 12 (lám. II, núm. 3).

«¿Ha venío ya?», del sujeto 6 (lám. II, núm. 4).

Desde la última sílaba acentuada hay un descenso (en

Vez de una elevación, que es lo qué ocurre en castellano) y la

sílaba final sigue prolongada, completamente tendida. A veces

se alarga considerablemente.

• :


RFE, XXV, 1941 NOTA5 DE ENTONACIÓN EXTREMEÑA • 83

Véase el «¿Ande vas tú?» (lám. Ii, núm. 3), del sujeto 12,

donde la vocal final acentuada llega a 0,90 segundos, el trazo

final de «¿Cuándo ha venío? del sujeto 4, que dura 0,74 se-

gundos (lám. III, núm. 2), y la vocal final acentuada en el

«¿Lo qué?, del sujeto 7 (lám. III, núm. 2), que llega a un se

gundo. La entonación de esta pregunta característica extre-

meña es completamente distinta a la castellana. Comparemos

algunos casos:

Frase de pregunta relativa en castellano y en extremeño.-

En el ejemplo castellano «¿Cuándo has venido?» (lám. III, nú-

mero 3), la línea se eleva en la sílaba ni, último acento, para

descender en la sílaba siguiente, describiendo así el circun-

flejo propio de la pregunta relativa. En extremeño, la misma

frase, da una línea seguida, casi paralela a la línea del diapa-

són, sin contraste apenas. (Suj. 7, lám. III, núm. I, y lám. III,

núm. 4 del suieto 4.)

Pregunta absoluta castellana comparada con la extreme-

ña.--En el ejemplo «¿Me he dormido?» (lám. IV, núm. I)

se ve la característica inflexión ascendente final castellana.

• En el correspondiente ejemplo extremeño, a partir del acen-

to último, desciende un poco el tono y sigue ya, como en

otros casos, su camino de prolongación horizontal. (Ejemplo

del sujeto 3, Y otro, «¿Cómo dice usted?», del mismo sujeto.

(lám. IV, núms. 2 y 3.)

Pregunta reiterativa.--La misma entonación de este len-

to final es la de la pregunta reiterativa. Es el caso del «¿Lo

qué?», que aparece a cada paso en la conversación de las gen-

tes de Mérida. Ejemplos de los sujetos 2 y I (lám. V, núme-

ros I y 2). Se emplea esta pregunta cuando no se ha enten-

dido bien lo que le acaban de decir a uno. Podría tomarse

como su equivalente el «¿El qué?, (Iám. V, núm. 3) que se

emplea en casos análogos en algunas regiones de España y

que tiene tono agudo elevado dentro de la misma vocal final.

A veces, no es que no se ha entendido, sino que lo que le

acaban de decir a uno parece mentira o causa cierta extrañeza.

Ejemplo castellano: ¿Que llueve mañana?, (lám. V, nú-

mero 4).


84 MARIA CANELLADA RFE, XXV, 1941

Toma la misma forma de la entonación ascendente que

es propia de la interrogación absoluta. Y en extremeño da la

misma prolongación final tendida. Ejemplo del sujeto 7 (lá-

mina VI, núm. I).

En castellano, otras veces se construye esta pregunta rei-

terativa sobre el esquema de la pregunta admiratíva --es de- !

cir, con inflexión ascendente-descente final-, con la que se

confunde a menudo. Ejemplo de pregunta reiterativa que po-.

dría interpretarse como una pregunta admirativa" «¿Que he

venido tarde?» (Iám. VI, núm. 2).

En castellano son esas dos las modalidades de la interro-

gación reiterativa, mientras que en" la frase extremeña de la

misma expresión, la línea del tono da el mismo resultado de

final largo horizontal. Ejemplo del sujeto 8: «¿Que he venío

tarde?" (lám. VI, núm. 3).

En extremeño, esta pregunta con el tono final tendido,

sin inflexiones altas ni descensos, es exactamente igual que

la parte tensiva de una frase enunciativa. (V. sobre la parte

teas/va castellana en la pág. 8 I.)

Así, casado Ramón Sánchez, de Calamonte, me contaba

un episodio de las últimas grandes lluvias y de los destrozos

que habían causado en el terreno, decía: «Las barrancas co-

lorás.., se las va a llevar el agua». Al llegar al ,colorás», don-

de la frase termina su parte tensiva para empezar la distensi-

va final, ese mantenerse en tensión, horizontal por completo

la línea del tono, hizo que yo lo interpretara como una pre-

gunta de las suyas.

Una nota fundamental del extremeño.-Un ejemplo de in.

terrogación admirativa --muy semejante a la reiterativa--,

«¿Y el jocino?» (Iám. VIl, núm. I), dicho con aire de extra-

ñeza cuando no se encuentra el instrumento o cuando ha des-

aparecido. Tiene la forma final ascendente-descendente pro-

pia de la admiración. El ejemplo extremeño del sujeto 4

(lám. VII, núm. 2), se diferencia, dentro de su semejanza,

en una mayor amplitud del trozo ascendente de la sílaba

acentuada oí, además de otros detalles. Es esto lo que más

llama la atención cuando se escucha.


NOTAS DE ENTONACIÓN EXTREMEÑA 85

1941

preguntas cortas.--Esta nota se hace patente en muchos

casos, no sólo en la interrogación exclamativa. Se ve muy

clara en las preguntas cortas, como, por ejemplo: «¿Cuándo?~,

«¿Por qué?,, ,¿Cómo?, Véase en la línea del cómo extremeño

(fig. I del sujeto 7) que la parte correspondiente a la vocal

acentuada es mucho más larga que en castellano y sube más

la línea del tono que en éste (fig. 2).

En la pregunta «¿Por qué?» (fig. 3), el castellano da más

amplitud y más altura a la sílaba acentuada qué que a la in -

cial por.

El extremeño tiene en esta pregunta un esquema melód-

co exactamente igual al de las otras preguntas cortas, igual

al de «¿Cómo?, y al de ,¿Cuándo?». Ha uniformado la línea

de entonación para estas preguntas todas. Al prolongar y

hacer aguda la primera sílaba de esta palabra, han dislocado


86 MARIA JOSEFA CANELLADA "

hacia ella el acento y dicen «¿Pór que?». Ejemplo del suje-

to 7, fig- 4.

Esta nota fundamental de la entonación extremeña de as-

tivas extremeñas de sujetos distintos, se ven variedades entre

ellas; pero hay una nota común de elevación de tono y pro-

longación de sílaba acentuada mayor que en castellano. (Véa-

se Oración enunciativa en castellano, pág. 8o.) Compárese la


NOTAS DE ENTO NACIÓN EXTREMEÑA 87

línea seguida castellana (lám. VIl, núm. 3) hasta que llega al

suave descenso final, con las elevaciones de las sílabas acen-

tundas en la misma frase, «Está lloviendo», del sujeto 3 (lámi-

na Vil, núm. 4) Y véase cómo tienen mayor duración, gene-

ralmente.

Otra frase extremeña enunciativa: «Tengo dos amigos»

(lám. VI[I, núm. I), del sujeto 4. No hago comparación con

el castellano, po¿que, en rigor, no hay equivalencia exacta.

El grado enfático de la expresión extremeña.es lo que corres-

ponde a la simple enunciación castellana. No hay una expo-

sición simple, de categoría lógica, limpia de afectismos; no

existe la línea sencilla de la enunciación castellana; en su lu-

gar aparece la línea movida, con desplazamientos y ondula-

ciones. Esto indica que no existe, en el puro lenguaje regio-


hace allí exclamación

Interrogación enfática.-Aunque resulta muy difícil gra-

duar el énfasis que un sujeto extraño puede poner en sus

frases, creo que el sujeto 9, en su pregunta «¿Cuánto vas a

ganar?» (lám. VIII, núm. 3), ha hecho una interrogación con

un elemento afectivo que le hace discrepar por completo de

la pregunta normal extremeña y aun de la castellana enfática

también.

Otro ejemplo de pregunta con énfasis. Deja de ser la pre-

gunta normal tendida y toma una forma ascendente-descen-

dente, con marcada ondulación de sílabas bajas alternando

con las altas y prolongadas: ,¿Ónde has andau?», de los su-

jetos I I y I2 (figs. 5 Y 6).

Frase exclamativa.--Tanto en la interrogativo-exclamati-

va como en la puramente exclamativa, se ve la característica


más señalada que en castellano. Así en el ejemplo "¡A ver!",

¢i naturalmente!' (fig. 7) del sujeto 3, que no tiene compara-

ción posible con el castellano, por ser esencialmente regional.

Lo mismo en el «Pues ¿y entonces?» del sujeto 9 (fig- 8).

La comparación con el castellano se ve bien clara en el

«lAmontona los haces!" (lám. VIII, núm. 3) del sujeto 3, don-

de la sílaba h á se destaca mucho más que en la correspon-

diente frase castellana (lám. VIII, núm. 4).

Pregones.--Aún se ve esta misma nota de las frases ex-

clamativas exagerada en los pregones callejeros de Badajoz.

Del sujeto I recogí dos pregones:

«¡Carbonilla, encina!» y «¡El picón!"

de los que no puedo dar la curva de entonación por dificul-

tades mecánicas de transcripción. Lo mismo que en las pre-

guntas «¿Pór que?» y «¿Cómo?,, es la primera parte de la

expresión la que tiene más fuerza, más intensidad y más al-

tura de tono junto con mayor duración. En «¡Carbonilla, en-

cina!», la primera palabra está mucho más destacada que la

segunda, y en «¡El picón!" hay una desproporción exagerada

en favor de la primera parte, o sea del artículo, que no coin-

cide con el acento. Es interesante compararlo con la entona-

ción del pregón madrileño más corriente «¡Trapeeero, bote-

lleeero!» y tantos otros en los que la sílaba fuerte es la acen-

tuada gramaticalmente.

CONCLUSIONES.

Hay que destacar estas notas fundamentales de la ento-

nación del extremeño de Badajoz:

a) La pregunta normal es la que presenta una línea ten-

dida, de final de frase, completamente horizontal y prolon-

gada. Esta forma de interrogación corresponde a casi todas

las variedades de la pregunta castellana.

b) En cuanto interviene un elemento de énfasis o la frase

expresa un movimiento afectivo, la línea uniforme desaparece,

y se presentan elevaciones y descensos de la línea con relieve


mayor y con elevación de tono que coincide con una mar-

ada prolongación de las sílabas fuertes.

c) No existe la frase enunciativa simple como en caste-

llano, y en su lugar aparece una frase exclamativa.

Como apreciación general puede añadirse que el tono

medio de voz es un poco más elevado en extremeño que en

castellano.

MARIA JOSEFA CANELLADA

INDICE DE CURVAS DE ENTONACION

Y QUIMOGRAMAS


NOTAS DE ENTONACIÓN EXTREMEÑA

More magazines by this user
Similar magazines