24.04.2013 Views

41 - Universidad del Azuay

41 - Universidad del Azuay

41 - Universidad del Azuay

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

Mientras andamos por este mundo, desde el primero

hasta el último paso, entablamos relaciones con los

demás. Este contacto modela la percepción de la

realidad y nos ayuda a encontrar el norte de nuestras

vidas. Desde esta perspectiva, la existencia individual

viene a ser un destello especular de la historia colectiva,

pues constituimos el resultado del vínculo que nos

une con quienes nos rodean. Nos debemos tanto al

modo en que hemos aprovechado el acervo inagotable

de conocimientos que los demás han ido acumulando

a lo largo de los siglos -desde el júbilo ante la

explosión de la primera llama arrancada al pedernal

hasta el asombro del viaje interplanetario-, como a la

forma en que hemos sabido asimilar los elementos del

entorno.

Los vínculos entre el mundo exterior y el interior

se establecen a lo largo de un proceso de enseñanza

y aprendizaje que va del nacimiento a la muerte; pero

se consolidan para modelar la imagen de cada ser humano

durante el primer tercio de su vida activa, lapso

que corresponde a la etapa de formación confiada

inicialmente a la familia y luego al sistema educativo,

de la escuela a la universidad. La educación se concibe

así como el arte de modelar la conciencia individual

en función del tiempo y el espacio circundantes. Es la

idea que se encierra en el propio origen etimológico

de los vocablos enseñanza y aprendizaje, si recordamos

que “insignare” significaba señalar, distinguir

mediante una señal; en tanto que “apprehendere” era

asir con la mente, vale decir, captar aquella señal. Esta

es también la idea que se actualiza en las páginas del

presente número y se concentra ya en el título del

tema central: “Enseñar y aprender, dos pasiones solidarias”,

como un velamen desplegado para impulsar

a cada navío hacia la aventura de descubrir un propio

nuevo mundo.

Esta concepción realza el rol protagónico de la

educación para configurar la sociedad del siglo XXI,

un protagonismo que ha de gravitar sobre la acción

eminentemente solidaria del maestro y del alumno

para crear el espacio donde han de convergir, por un

lado, la visión global de la cultura y, por otro, la experiencia

aún limitada del alumno, aunque magnificada

por la fascinación ante la imagen y por el acceso fácil,

temprano, universal, a las fuentes de información.

Esta dialéctica incesante llevará a compartir lo que es

común y, asimismo, a transferir mutuamente aquello

de lo cual uno u otro carecen. Tal como ocurre en

el ámbito de la comunicación verbal, también en el

campo educativo el emisor y el receptor alternan sus

papeles, dando así continuidad al referente, esto es,

a la cultura, en cuya vastedad cabría suponer que cada

generación debería gobernarse con mayor certidumbre

que la precedente.

¿Cómo trasladar estas aproximaciones conceptuales

a la práctica docente? Es la pregunta formulada

a nuestros invitados, alumnos de la Especialización

en Docencia Universitaria de este centro de estudios.

Entre las ideas estimuladoras de la discusión,

se destacan las relacionadas con el papel que ha de

desempeñar el docente en la nueva sociedad del

conocimiento. Su rol no es el de un mero transmisor,

sino el de un mediador; es un puente que se tiende

entre el mar de la realidad y el sujeto, a fin de que

éste alcance a construir un proyecto de vida desde

el cual avizore las costas de su porvenir. Promover y

acompañar el aprendizaje para formar ante todo seres

humanos, es el reto de la nueva educación. Preside

estas reflexiones la figura de Jesús de Nazareth, quien

supo enseñar a través de la palabra convertida en instrumento

de mediación entre el mundo sencillo de su

tiempo y el anhelo perdurable de ascensión espiritual

en que arde todo corazón humano.

Cuenca, Abril-Junio de 2009


d a t o s p a r a l a h i s t o r i a

Plateros y lapidarios en la Cuenca del siglo XIX

diego arteaga / historiador

Las gentes de Cuenca son reconocidas a

nivel nacional e internacional por su multifacética

actividad artesanal. En ella, durante la

colonial y la época republicana del siglo XIX

están, por ejemplo, la pintura sobre mármol

destacada por el Padre Juan de Velasco, los

tocuyos exportados a Perú y Chile, los cristos

de Miguel Veles y de don Gaspar Sangorima,

la iconografía de la pintura de la capilla de

Susudel. La urbe también es afamada por

sus trabajos en metales preciosos, de los

cuales en esta ocasión se quiere dar una

pequeña idea acerca de la historia de una

parte de ellos.

Los plateros cuencanos del siglo decimonónico

El siglo XIX en la historia del Ecuador así

como en la de Cuenca incluye cronológicamente

las postrimerías de la época colonial,

pasando por la de la Gran Colombia hasta

la republicana. Los cambios dados en los

diferentes ámbitos en la región aún no son

estudiados a profundidad; como excepciones

se cuentan los que refieren temas de

política, urbanismo, economía y artesanías.

Entre estos últimos están los que abordan a

los plateros o joyeros, como se los conoce

desde hace algunas décadas.

Los plateros tienen una larga tradición

en la región desde tiempos aborígenes, desde

hace unos 2000 años, aproximadamente,

para lo cual cuenta con minas de metales

preciosos, además de estos materiales

están las piedras preciosas y semipreciosas

suministradas por otras regiones. Luego

del arribo del europeo desde 1533 a estas

tierras, Cuenca sigue contando con materias

primas así como con artesanos que las dan

los más variados usos, aunque para el siglo

XIX dispone de lavaderos de oro aunque de

poca producción, del mismo modo se sabe

acerca de la existencia de las de piedras

preciosas y semipreciosas, como diamantes,

así como rubíes en la villa de Azogues, y de

manera especial de amatistas en la cordillera

de Racar.

En la urbe colonial cuencana la platería

no es un oficio que muestra “especialistas”

en los diferentes momentos de elaboración

de las joyas, como sí los hay en otras ciudades

americanas, como en Quito, o en Guatemala,

por ejemplo, en donde se cuenta con “plateros”,

“batihojas”, entre otros. Es un oficio

desempeñado sobre todo por aborígenes,

situación que prácticamente continuaría en

la siguiente época. Sus obras pueden ser

apreciadas sobre todo en las de carácter

religioso, destinadas al culto católico.

En Cuenca el platero común no se organiza

en un gremio como sí lo hacen sastres,

zapateros, cerrajeros, y herreros en torno a

1600; sólo a partir de 1778 empieza a practicarlo

alrededor del gremio de plateros. Esta

asociación, al igual que sus pares, mostrará su

presencia en los diferentes momentos civiles

y religiosos de la vida citadina. Como algo

digno de destacar en este ambiente artesanal,

es que a partir de la época grancolombiana

empieza a asomar alguna “especialización”

dentro de este común.

Los lapidarios

Efectivamente, por un lado, desde esta

época empiezan a tomar fuerza en la urbe

los gremios locales mientras desaparecen en

algunos países de América latina; asimismo

se promueve organizar espacialmente de

mejor manera las profesiones, al punto que

se destinan calles y casas al interior de su

traza para ellas. Entre las obligadas está la

de los plateros, a quienes se les señala “las

[casas] de Miguel Vázquez”.

A partir de esta fecha también empiezan

a asomar en la documentación local los llamados

lapidarios. Con este término exista

el problema de no poder determinar con

exactitud a qué tipo de artesanos se refiere.

En efecto, puede tratarse de personas que se

dedican a trabajar las piedras que sirven para

la construcción de inmuebles, o de puentes

como en el caso del lapidario Matías Coronel,

quien interviene en 1823 en la del puente de

El Vado, o en el del ciudadano de Azogues,

José Manuel Herrera quien es reconocido

en 1877 “en su carácter de picapedrero o

lapidario”. En otras ocasiones, es seguro el

significado de lapidario ya que señala a la

persona que talla piedras preciosas y semipreciosas:

este es el caso de los cuencanos

Mosquera.

En efecto, en el primer tercio del siglo

XIX, los plateros de Cuenca Mateo Suero,

Manuel Fernández, Enrique Alvarado, Marcial

Jiménez, Nicolás Pérez, Manuel Oñate, y

Francisco Espejo, en su calidad de maestros

y oficiales, señalan lo siguiente:

“Que en nuestro oficio se trabajan las Alhajas

de àprecio. y Estimación de oro Perlas,

y Piedras preciosa, y faltando estas últimas,

no se puede dar el mejor lucimiento a las

otras que a elección, y voluntad de los interesados

se trabajan. En esta ciudad [de Cuenca]

no ha hecho falta la labor de dichas Piedras

por que Manuel Mosquera las ha labrado, y

trabajado abasteciendo no solamente a esta

ciudad sino a toda su Provincia; y lo que ès

más aún a la de Lima, ayudado de sus hijos

menores Pedro, y Andrés. En los actuales

tiempos se hallan dichas Piedras preciosas

labradas con mucha dificultad, sin que por

este defecto podamos dar un perfecto cumplimiento

a los obreros; siendo el motivo de

esta escases, las continuadas enfermedades, y

vejes de que padese dicho Manuel Mosquera;

y sus dos hijos Pedro y Andrés que son el

primero oficial expedito para dicha labor

de Piedras, y el segundo aprendis, se han

retirado de la ciudad à mantenerse ocultos

por temor de ser reclutados para el servicio

Militar, sucediendo lo mismo con el Padre,

sin embargo de los accidentes, y vejes que le

acompañan: de modo que faltando estos tres

individuos que son los únicos que exersen

el labor de Piedras preciosas, en esta Ciudad

quedaría inútil el oficio de Platería; y de

conciguiente resultaría un notable perjuicio

al Público, y a toda la Provincia. Por tanto,

como V.S.M.Y. anhela en la estavilidad, y permanencia

de todos Gremios para el bien del

Público, se ha hecho presiso representarlo en

tiempo a su Paternal justificación, suplicando

rendidamente se sirva mandar que estos tres

individuos se conserven en el exersicio de

su oficio sin hacer la menor falta, aunque

fuese imponiéndoseles los apercivimientos.

Combenientes para el bien del Público.

Y para que puedan subsistir sin temor en

dicho exersicio, igualmente suplicamos a la

justificada integridad de V.S. M.Y. que en

consideración de ser los tres únicos que entienden

del referido exerscicio se sirva pasar

oficio al Señor Governador Comandante de

esta Provincia, a fin de que se digne conferir

un Documento que asegure, y esepcione a

aquellos tres de la recluta para dicho servicio

militar de que hasta aquí se han mantenido

temerosos; acompañando a dicho oficio el

2 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 3

correspondiente Ynforme de V.S.M.Y. Y para

ello A V.S.M.Y. pedimos, y suplicamos se sirva

providenciar como imploramos en Justicia, y

en bien del Público, jurando &.”

De la solicitud transcrita, se rescatan

algunos puntos: que la labor de los Herrera

ha sido exportada a la Provincia e incluso a

Lima; que existe en la urbe cuencana otras

personas que también procesan estas piedras;

que hay una actividad familiar entre

ellos y que en ella está presente la jerarquía

típica del gremio cuencano: maestro, oficial,

aprendiz, representada por sus hijos. Llama

la atención que sean los lapidarios los requeridos

por el ejército cuando lo frecuente es

la recluta de profesiones como: herradores,

barberos, sastres, curtidores, carpinteros,

coheteros por su manejo de la pólvora, e

incluso plateros por sus conocimiento de los

trabajos en metales; en este caso el interés

de las autoridades tal vez se deba a que los

lapidarios conocían a los proveedores de

piedras preciosas y semipreciosas, y así poder

gravarlos o, en el mejor de los casos, conocer

su origen para incautarlas y sumarlas a los

muy necesarios fondos estatales.

Años más tarde, Pedro Mosquera también

es identificado como platero; Andrés, en

cambio, continúa señalado como lapidario,

hasta 1870, inclusive, cuando nos ponemos

al tanto que está casado con una costurera: al

parecer, este artesano había ganado prestigio

en su oficio ya que se lo reconoce con esta

denominación.

Por esta época también se cuenta con

algunos datos de otros lapidarios. De José

Mosquera se sabe que es esposo de una

pulpera, y de Antonio Mosquera, que es

un soltero y que vive en un ambiente físico

rodeado de panaderas de similar apellido,

posiblemente sus familiares.

En la segunda mitad del siglo XVIII,

también se tiene constancia de una mujer de

nombre Manuela Lapidario que quizá refleja

su ocupación; en todo caso, es una persona

que reside “en el barrio de los tintoreros”.

Los pocos datos consignados en esta vez

respecto de la actividad artesanal decimonónica

de una parte de la joyería en Cuenca así

como su gran tradición y reconocimiento

regional y fuera de ella, son tan sólo una

muestra de las actividades que la han dado

una merecida fama.


t E M a C E N t r a l

Enseñar y aprender,

dos pasiones solidarias

i N t r o d U C C i Ó N

la educación como

chivo expiatorio

Mario Jaramillo paredes/

rECtor dE la Uda

En estos días y con motivo del enfrentamiento

entre profesores y gobierno, ha vuelto

a insistirse en distintos tonos sobre la calidad

de la educación en el país. Y, en términos generales,

como si todos los males del Ecuador

se debieran a ella. Suena a una especie de

mala conciencia de la sociedad, de manera

que, atribuyendo los males a una sola causa-la

educación- los demás nada tienen de culpa,

sino son más bien víctimas. Con ese pretexto,

desde la gripe porcina hasta la extinción de las

tortugas, es culpa de la educación.

La educación en el Ecuador es un reflejo

- no puede ser de otra manera- del país que

somos. No es ni más ni menos. Así como hay

deficiencias en otros campos, los hay tambiénsería

necio negarlo- en la educación. Pero así

como existen ejemplos positivos en otras

actividades, hay también ejemplos buenos en

los distintos niveles de educación.

Pedir que en el Ecuador exista una educación

de alta calidad en todas o en la mayoría

de las instituciones es tan absurdo como pedirpor

ejemplo- que todas las industrias, todo el

comercio, todas las autoridades o todos los

servicios públicos y privados sean altamente

eficientes.

En nuestro país no hay un desarrollo industrial

de alto nivel -como Colombia- para no ir más

lejos. Buena parte de nuestra industria produce

poco, con reducida calidad y no es competitiva

a nivel internacional. Pero igualmente hay

industrias ecuatorianas que tienen un alto nivel

de competitividad por su eficiencia y calidad. En

Cuenca, por ejemplo, hay cuando menos tres o

Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 5

cuatro de esos ejemplos positivos.

La agricultura tiene serios problemas y

en muchos casos no produce ni siquiera para

abastecer el consumo interno, menos aún para

exportar excedentes. Hay enormes extensiones

de tierra ineficientemente cultivada y hay

desperdicio de terrenos fértiles hasta el punto

que se ha dicho que solamente la cuenca del

Guayas bien cultivada abastecería a buena parte

de América del Sur. Pero hay también granjas

y propiedades agrícolas en donde se cultiva

con las más modernas técnicas a la altura de

los países desarrollados.

En producción cultural, el sueño de Benjamín

Carrión de ser una gran potencia, lamentablemente

sigue siendo solamente un sueño.

Producimos poco y de esa baja proporción lo

que tiene calidad para salir de nuestras fronteras

es mínimo. Tres o cuatro artistas plásticos,

igual número de escritores y casi paramos de

contar, tienen talla internacional.

La lista podría extenderse a todas las

actividades, incluido el quehacer político y

su proverbial subdesarrollo. Tenemos una

mayoría de ejemplos de mala o cuando más

regular calidad en los distintos campos y unos

pocos ejemplos de buena y excelente calidad

así mismo en distintas actividades públicas

y privadas. Dentro de ellas, la educación, no

es una excepción. Hay casos de escuelas, colegios

y universidades de muy buena calidad

y, lamentablemente, un número mayor de

instituciones con serias deficiencias. Ni más ni

menos de lo que ocurre en el resto de actividades

del país.

Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

...desde la

gripe porcina

hasta la

extinción de

las tortugas,

es culpa de la

educación.


Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

Jesús, el mediador

1

Ximena Moscoso serrano /

proFEsora dE la Uda

Dentro de la especialidad en

docencia universitaria que nos

encontramos estudiando un grupo

de profesores, con el sincero

deseo de aprender a enseñar, se

han realizado interesantes reflexiones sobre lo

que representa la enseñanza en la universidad.

Una de ellas me impresionó de manera especial;

el tema de la mediación pedagógica.

“No hay ser humano posible sin mediaciones”,

manifiesta Daniel Prieto en su texto

“La Enseñanza en la Universidad”, y creo que

es una frase llena de significado; desde que

el ser humano empieza a aprender, lo que

ocurre a muy temprana edad, todos sus descubrimientos

suceden a través de algo o de

alguien. Nuestro cerebro, con sus cien mil

neuronas trabajando continuamente, necesita

material que procesar y lo encuentra a través

de los más diversos y variados intermediarios;

un objeto, una situación, un fenómeno, un

ser vivo, etc.

Siendo así, nosotros los profesores tenemos

un inmenso abanico de posibilidades para

transmitir nuestra ciencia, pues resulta que

podríamos contar con los elementos menos

pensados para educar: otras disciplinas, la

música, el arte, incluso podemos pensar en la

gente y sus vidas como recurso de aprendizaje

y el planeta tiene más de cinco mil millones

de habitantes, cada uno haciendo, diciendo,

pensando algo. Todo eso podría convertirse

en material para mediar eficientemente entre

el alumno y el conocimiento. Cito el ejemplo

de un compañero de la especialidad, quien en

su práctica docente dentro de la Facultad de

Medicina, con mucha creatividad y originalidad,

utilizó un poema a Cuenca para introducir

el tema del cáncer de útero.

Justamente en los momentos en los que

estas ideas paseaban en mi mente, llegó a mis

manos el libro “Maestro de Maestros” en el

que el Psiquiatra de origen portugués Augusto Cury hace un análisis

de la intrigante personalidad de Jesús, el hombre que dividió la historia,

como él lo define. Este libro me dio la oportunidad de analizar

la forma de enseñar de Jesús, y, de concluir que Él fue un mediador

por excelencia.

El sistema de enseñanza que tenía Jesús era realmente impresionante;

sus parábolas se ajustaban de manera perfecta a su auditorio,

creaba caminos fáciles de transitar para sus oyentes, puentes que les

llevaban sin mayor dificultad hacia la comprensión de su buena nueva:

a los agricultores les transmitía su mensaje platicándoles sobre el grano

de mostaza, la higuera

que no daba fruto

o sobre las semillas

que caían en buen o

mal terreno; con los

campesinos conversaba

sobre las flores que sin

hilar lucían hermosas y

coloridas vestimentas y

sobre las aves que sin

trabajar conseguían su

alimento diario; a los

pastores, les hablaba

de ovejas perdidas; a

los padres y madres,

del hijo pródigo; a la

gente común, de algo

tan cotidiano como una

moneda perdida.

Para ser un buen

mediador hace falta tener

lo que en nuestras

clases aprendimos que

se denomina pasión

docente. Jesús sin duda

tenía esta cualidad; enseñaba

sin parar, a toda

hora y en todo lugar; en

templos, entre barcas

y redes, en montes,

rodeado de piedras, en

el mar, etc.; cualquier

lugar era buen escenario

para compartir su saber. Utilizaba todo lo que estaba a su alcance

y enseñaba a todos los que estaban dispuestos a escucharle: agua, con

la samaritana; incluso instruyó a los partidarios del mismo Herodes a

través de una moneda.

Aprendimos también, que la profesión de educador tiene mucho

6 6 / Co l o qu / i o Co • l Re o qu v i s i o ta • dRe e la v i s u.d.a. ta d e la • oC u.d.a. t u b R • e ab - diCiiembRe R i l - Ju n i o 2009 2008

que ver con la comunicación, entendimos que

los profesores somos principalmente comunicadores

y debemos desarrollar habilidades

en este sentido. Jesús, era sin duda, un hábil

orador: las bienaventuranzas son un ejemplo

indiscutible de fluidez verbal, coherencia de

ideas y capacidad de síntesis, pues hay toda

una filosofía de vida en ese discurso. Las palabras

de Jesús son sencillas y directas, sus ideas

claras y muy gráficas. Cury manifiesta que

Jesús era económico para hablar; informaba

poco, pero educaba mucho. Coincido con

esta afirmación y para soportar esta afirmación

transcribo tres frases:

• Perdona setenta veces siete

• ¿Por qué ves la pelusa en el ojo de tu

Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 7

hermano y no ves la viga en el tuyo?

• Es más fácil para un camello pasar por

el ojo de una aguja, que para un rico entrar en

el Reino de los cielos.

En nuestros estudios, el material del autor

Alfonso Borrero, nos hizo notar que más allá

del currículo universitario visible (plan de

estudios, sistemas de evaluación, etc.), existe

el llamado currículo oculto, es decir, las funciones

intrínsecas del currículo visible que inciden

sobre el pensar de la persona y sobre su modo

de sentir y amar. Si bien no podemos definir

el currículo visible en la actividad de Jesús,

pienso que ciertamente Él tenía dominio

absoluto y claridad total sobre

su “plan de enseñanza” y también creo

que había un currículo oculto muy poderoso

en su manera de educar, en su

propia personalidad y en su ejemplo

de vida. Estas cualidades lograban

que las personas aprendan a ser y a

hacerse. Según los evangelios fueron

muchos los pecadores transformados;

uno de ellos Saulo, quien de agresivo

perseguidor pasó a convertirse en

Pablo de Tarso, ferviente luchador y

defensor de la causa de Jesús.

Para concluir, anoto lo que Augusto

Cury cree como el mayor desafío

de la educación: “no es conducir a las

personas a ejecutar tareas y dominar el

mundo que las rodea, sino conducirlas

a controlar sus propios pensamientos

y su mundo intelectual”. Este

autor sostiene que hasta ahora no

ha ocurrido que cada generación sea

una especie más feliz, humanitaria,

solidaria, complaciente, tolerante y

menos enferma psíquicamente. El

trabajo de Jesús parece tener este

enfoque. El buscaba promover un

cambio interior que generara poco a

poco una transformación exterior.

Pienso que la función de la

universidad debería ser entregar a la

sociedad seres humanos mejorados

por la verdad y me parece un buen referente

el trabajo de aquél que logró transformar

multitudes: Jesús, el mediador pedagógico

por excelencia.

...sus parábolas se

ajustaban de manera perfecta

a su auditorio, creaba caminos

fáciles de transitar para sus

oyentes, puentes que les

llevaban sin mayor dificultad

hacia la comprensión de su

buena nueva...


Un porqué para vivir

santiago Jaramillo Malo /

proFEsor dE la Uda 2

...no debemos preguntarnos

qué esperamos de la vida

sino lo que la vida espera de

nosotros. toda persona, por

más situación desesperada

o de vacío existencialista en

que esté, puede encontrar un

sentido a su vida...

Viktor E. Frankl, neurólogo y psiquiatra austriaco, fue

capturado por los nazis cuando trabajaba en una clínica

judía de Viena y confinado a uno de los tantos campos

de concentración durante cuatro años. Considerado uno

de los más importantes psicoterapeutas del siglo pasado, a raíz de sus

vivencias extremas en los campos de concentración -donde se nos hace

muy difícil comprender que alguien pueda encontrar algún sentido a la

vida- creó la logoterapia o terapia del sentido, para tratar psicológicamente

a personas que, por cualquier circunstancia, se encuentran en

estado de desesperación.

Esta terapia busca que el paciente encuentre el sentido que hay

en su vida. Nos dice que no debemos preguntarnos qué esperamos

de la vida sino lo que la vida espera de nosotros. Toda persona, por

más situación desesperada o de vacío existencialista en que esté,

puede encontrar un sentido a su vida y ser capaz de superar cualquier

circunstancia adversa. En su libro “el hombre en busca de sentido”,

donde plasma todas sus vivencias en el campo de concentración,

explica su logoterapia y manifiesta que todas las personas que lograron

sobrevivir a semejante brutalidad, tenían algo en la vida que

les motivaba a seguir viviendo. Es decir, daban algún sentido a su

vida pese a las condiciones en las que se encontraban. Por tanto, el

descubrir ese sentido, hace capaz al ser humano de sobreponerse a

lo que sea y, por ende, de progresar. Al respecto, leamos una cita

de su obra: “Y yo me atrevería a decir que no hay nada en el mundo

capaz de ayudarnos a sobrevivir, aun en las peores condiciones, como

el hecho de saber que la vida tiene un sentido. Hay mucha sabiduría

en Nietzsche cuando dice: Quien tiene un porqué para vivir puede

soportar casi cualquier cómo.”

En la educación, como en todos los aspectos de la vida, sucede lo

mismo. Debemos procurar que aquella tenga sentido y de que también

los alumnos encuentren ese sentido. Caso contrario,

no puede haber verdadera educación.

Lo que no tiene significado, simplemente no

existe.

César Coll sostiene que el alumno puede

aprender cualquier contenido siempre y cuando

sea capaz de atribuirle algún significado. Por

ende, el profesor debe guiar al estudiante para

que encuentre los significados.

No puede haber sentido, si la educación

se limita, como normalmente sucede, a una

simple transmisión de conocimientos y a su

posterior reproducción por parte del alumno

para aprobar un curso. Actuar de esta forma significa

abstraerse por completo de la condición

humana de cada estudiante, y mirarlo únicamente

“desde lejos”, como un sujeto más.

¿Cómo conseguir una educación con sentido?

Siempre he sostenido que lo primordial

es llegar a compenetrarse con el alumno, sin

invadir su individualidad, para que sea éste

quien, por su cuenta, mediante el razonamiento

y el cuestionamiento, descubra y sea

el artífice de su propio aprendizaje. Para ello

se debe fomentar su participación activa. El

profesor debe únicamente ser un guía. Es

decir, lo fundamental es hacer hincapié en el

razonamiento y dejar de lado la memorización,

siendo ésta únicamente un instrumento más

dentro del proceso.

Esa compenetración con el estudiante

debe buscar, como primer objetivo, que el

alumno se sienta libre de preocupaciones,

relajado y a gusto en cada clase, para lo cual

se tiene que procurar transmitir tranquilidad,

mas no miedo, pues no se puede enseñar y

aprender sobre la base del temor.

Cualquier forma de violencia debe ser desterrada.

Existen docentes, por ejemplo, que a

pretexto de pretender ser estrictos, advierten

a sus estudiantes que en el aula no puede

haber más de dos o tres sobresalientes y que,

consecuentemente, no todos podrán tener

buenas calificaciones o que, en los primeros

ciclos del aprendizaje, se debe depurar a los

estudiantes. Esto significa que, de antemano, se

está prejuzgando la capacidad del estudiante y,

consecuentemente, impidiendo su desarrollo.

El miedo sólo generará su bloqueo y, por ende,

injustamente, se le privará de un verdadero

aprendizaje.

El maestro, para poder promover y acompañar

un verdadero aprendizaje, debe tener

siempre presente que cada estudiante es un ser

humano diferente, con sus dudas y certezas,

alegrías y tristezas, ilusiones y preocupaciones;

caso contrario, corre el riesgo de privilegiar, en

su enseñanza, las formas, modismos, la imposición,

las estructuras inflexibles, considerando

8 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 9

al educando como “uno más”, impidiendo, en

consecuencia, su desarrollo global.

Se debe mediar con el estudiante para

que, desde dentro de sí, encuentre o construya

los significados y la razón de ser de lo que se

le está enseñando. Sólo si el alumno entiende

o comprende el sentido de cada tema que se

analiza, será capaz de asimilar y apropiarse

verdaderamente de los conocimientos que

va adquiriendo.

Comúnmente en nuestro medio, el

educando está, quizá por facilismo o por falta

de motivación del docente, acostumbrado a

ser un receptor pasivo que acepta todo por

el hecho de haberlo simplemente dicho el

profesor. Es decir, lo fundamental para él, se

traduce en un aprendizaje memorístico y con

ello, bloquea sus capacidades hacia una verdadera

construcción de su personalidad. Esto se

da, precisamente, al no atribuir significados a

los contenidos, pues, como manifiesta Coll:

“De hecho, en sentido estricto, el alumno

puede aprender también estos contenidos

sin atribuirles significado alguno; es lo que

sucede cuando se aprende de una forma puramente

memorística y es capaz de repetirlos

o de utilizarlos mecánicamente sin entender

en absoluto lo que está diciendo o lo que está

haciendo”.

Finalmente, debemos destacar que el

principal sentido de la educación radica en

la formación de personas integrales y no de

hombres operacionales, especialistas en algo

e ignorantes en todo lo demás. Por tanto, hay

que buscar una construcción global del ser

humano. Se debe educar para la generalidad,

no para la especialización. Esta última debe

quedar para el cuarto nivel. Únicamente

educando para la generalidad, motivándolo,

tendiendo puentes y guiándolo para que sea

capaz de comprender y atribuir significados, el

alumno aprenderá a razonar, a cuestionar y a

descubrir destrezas, con lo cual crecerá como

ser humano y podrá, en su vida, enfrentar

incertidumbres, relacionarse e interactuar en

la sociedad. Si se consigue aquello, creo que

el proceso tendrá sentido.

Bibliografía y Referencias

COLL SALVADOR, César. Aprendizaje Escolar y Construcción

del Conocimiento, Buenos Aires, Paidós, 1991

FRANKL, Víctor, El hombre en busca de sentido.

Barcelona, Herder.

MOLINA, Víctor, Enseñanza, aprendizaje y desarrollo

humano. (mimeo) Santiago de Chile, 1995

PRIETO CASTILLO, Daniel. El Aprendizaje en la

Universidad. Módulo Dos. Universidad del Azuay. Cuarta

Edición, 2009.

Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

...se debe buscar, como

primer objetivo, que el

alumno se sienta libre de

preocupaciones, relajado y

a gusto en cada clase, para

lo cual se tiene que procurar

transmitir tranquilidad, mas

no miedo, pues no se puede

enseñar y aprender sobre la

base del temor.


3

humberto Quito ruilova/

proFEsor dE la Uda

“Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe;

he aquí el verdadero saber”.

(Confucio, 551 AC- 478 AC)

Aparentemente, un tema difícil

de abordar, cargado de muchas

controversias y polémico desde

el campo político, pedagógico e

ideológico; sin embargo, debería verse siempre

desde la óptica de la didáctica como lo manifiesta

y sostiene Litwin (2005).

Durante las últimas décadas del Siglo XX

se da mayor importancia a las prácticas de la

evaluación en el campo educativo. Para Litwin

(2005), esta valoración de la evaluación tiene

como resultado una “patología” porque:

…muchas prácticas se fueron estructurando

en función de la evaluación, transformándose

ésta en el estímulo más importante

para el aprendizaje. De esta manera, el docente

comenzó a enseñar aquello que iba a evaluar

y los estudiantes aprendían porque el tema o

problema formaba una parte sustantiva de las

evaluaciones.

En vista de ello, esta autora sostiene que

el interés por conocer se cambia por el interés

por aprobar y, por ello, los alumnos

estudian no para aprender,

sino para aprobar.

En términos generales, el

sistema de evaluación usado por

la Universidad de Cuenca, durante

mi formación universitaria,

estuvo basado en valorar el Saber

en un 80%, producto de las clases

magistrales, así como de los textos

guías recomendados para el estudio;

en los años superiores y en el año de

internado rotativo, la evaluación estuvo

dirigida sobre manera al Saber Hacer

en un porcentaje aproximado al 60%,

minimizando al Ser. ¿Será que estuvimos

más preocupados por aprobar que por

aprender?, ¿aún lo seguimos haciendo?

Del placer de aprender se pasa a la

obligación de aprobar, lo que provoca la

pérdida de la inocencia intelectual (Álvarez

Méndez, 1995).

Los sistemas de evaluación, basados

en cuestionarios rebuscados y de compleja

interpretación, sin otra base pedagógica que

el interés por fustigar al evaluado, provoca en

el estudiante como único objetivo el tratar de

aprobar dicha materia, ocasiona el rechazo, la

interés por aprender

e interés por aprobar

apatía y la desmotivación. Sin embargo, no todos los docentes tuvieron

esa intención.

La evaluación pone de manifiesto todas nuestras concepciones docentes:

lo que es la Universidad, la naturaleza del proceso de enseñanza,

el papel del docente, la relación del profesor / alumno….Se podría decir,

sin mucho temor a equivocarse, dime cómo evalúas y te diré qué

tipo de profesional eres (Santos, 2003).

Considero que el sistema implementado actualmente por la Facultad

de Medicina de la UDA contiene la mayoría de elementos que evalúan al

Ser, al Saber Ser y al Saber Hacer, que en los 7 parámetros indicados en

la hoja de calificación los menciono:

PARÁMETROS DE EVALUACIÓN / F. Medicina U.D.A.

Historia clínica y evaluación del paciente: Demuestra

habilidad para obtener información del paciente mediante la historia

clínica y examen físico, evidenciando en archivos escritos, listado de

problemas y presentación oral:

Comunicación con el paciente: Habilidad para establecer una

adecuada relación con los pacientes y sus familiares.

Uso de conocimiento / juicio: Manifiesta habilidad para aplicar

conocimientos en el análisis de los casos clínicos.

Desarrollo en el escenario clínico: Realiza los procedimientos

técnicos hábilmente y participa en el cuidado continuo del paciente

Relaciones profesionales: Mantiene relaciones amistosas y

de colaboración con los compañeros, los integrantes del equipo de

salud y el docente.

Interés por aprender: Se dedica a aprender con entusiasmo

y energía, demostrando progreso continuo y menor requerimiento

de supervisión.

Progreso y crecimiento en el manejo de pacientes: Demuestra

progreso, necesita cada vez menos supervisión y corrección.

“La evaluación no es un fin en sí misma, sino que sus resultados

deben tener una utilización real y ser medio fundamental para hacer más

expedita, eficiente y eficaz la toma de decisiones orientada a garantizar la

calidad” (Tünnermann, 2003).

Validación

La participación activa de los personajes involucrados en la educación

debe ser tomada en cuenta al momento de emitir los materiales sobre los

cuales se basará el proceso enseñanza y aprendizaje.

Un requisito importante de la validación es que para trabajar eficientemente

con el Grupo Meta se debe desarrollar un primer borrador del

material educativo con las características de un producto finalizado.

De esta manera se facilitará el trabajo a los que intervengan en el

proceso; por otro lado, en el caso en que los responsables del proyecto

estén cercanos a lograr una propuesta óptima, necesitarán de menos

esfuerzo y tiempo en la validación.

Validar el cuestionario para interrelacionar con nuestros estudiantes

es fructífero, no me había imaginado cuanta información podemos obtener

para mejorar nuestro quehacer de enseñanza.

Educar:

un gozo

compartido

“El contexto es el primer

texto” afirma Daniel Prieto

Castillo. De la experiencia vivida,

se alimenta el ser. Por tanto, el interaprendizaje

se constituye en una vivencia

que marca la existencia del individuo. Y esto

nos conduce a reflexionar cuán importante

es este proceso y cuán delicado es el papel

de quienes están involucrados en el acompañamiento.

El inter-aprendizaje es un enriquecimiento

mutuo cuando los seres aportan desde

sí con su historia personal, familiar, con

su vivencia, con la realidad que vive y desde

la que proviene, con sus gratificaciones o

con sus frustraciones, con sus encuentros

y desencuentros, en las aulas del nivel preescolar,

inicial, medio o superior; con sus

maestros/as que responden a su esquema de

comunicación y de educación recibidos y con

el grupo de compañeros/as que participaron

de su experiencia educativa dentro de una

determinada institución.

Los estudiantes son portadores de

valores e iniciativas que, en mi experiencia

docente, me han enriquecido, no solamente

en el plano académico, sino humano. El estudiante

no es “un recipiente vacío”, del que

nos hablara Paulo Freire, o la arcilla moldeable;

muy al contrario, es un ser humano que

interactúa desde su pasado y su presente y

con su proyección al futuro: Todo lo cual nos

debe estimular a comprender sus diferencias

individuales y a desarrollar estrategias que

las respeten y reconozcan el distinto ritmo

y estilo de aprendizaje.

Mi práctica docente busca reivindicar

el valor de la palabra del estudiante, pretende

desarrollar la reflexión, desmitificar

la realidad, considerando al diálogo como

herramienta fundamental para despertar la

creatividad del estudiante, quien debe lograr

su autoafirmación y la construcción de sí

mismo, apropiándose del conocimiento para

transferirlo en la comprensión del contexto

y en la resolución de problemas.

10 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 11

4

Cecilia Mejía Moscoso /

proFEsora dE la Uda

Cuando me inserté en la tarea docente,

llevé conmigo todo el entusiasmo y motivación

por romper con lo que me pudo

marcar negativamente. Y trabajé para hacer

de una clase un espacio de gozo, donde las

equivocaciones sean parte de la experiencia y

motivo de un aprendizaje distensionado. Un

aprendizaje en el que la pregunta oportuna

e inoportuna del estudiante sea respondida,

un aprendizaje en donde la sonrisa de los

estudiantes no esté ausente.

La risa y la sonrisa no solo son la

manifestación de agrado y del sentimiento

de gratitud, sino que están relacionadas

de diferentes formas con lo cognitivo que,

a su vez, está estrechamente ligado con la

inteligencia, por lo que la risa y la sonrisa

no son puramente fruto de la emotividad del

momento. Ellas liberan endorfinas cerebrales

en forma similar a lo que se produce en el

juego. Se las considera un estimulante síquico

y terapéutico ya que, con su acción con el

sistema neurovegetativo, se elimina el estrés.

En consecuencia, el sentido del humor debe

estar presente en el inter-aprendizaje; es

una manifestación de la inteligencia del ser

humano.

Toda anécdota, chiste… debe ser

bienvenido en el aula siempre que se dé en

un ambiente de respeto. Se debe tener presente

que el buen humor crea empatía ente

los estudiantes y el docente, propiciando

un espacio adecuado para que se produzca

el hecho comunicativo, en suma, el interaprendizaje.

Se afirma que es muy difícil romper los

círculos de maltrato y violencia, que si una

persona los padeció durante su vida, esta

repite la experiencia en las nuevas generaciones

y así sucesivamente, generándose una

cadena de la que no es fácil escapar. Así, un

profesor que fue víctima de maltrato, vuelve

a reproducir el esquema con sus estudiantes.

Sin embargo, hoy se habla del proceso de

sanación para unos, de resiliencia para otros,

ambos capaces de ofrecernos una respuesta

Enseñar y aprender,

pasiones solidarias


...trabajé para hacer de una

clase un espacio de gozo,

donde las equivocaciones

sean parte de la experiencia

y motivo de un aprendizaje

distensionado. Un aprendizaje

en el que la pregunta oportuna

e inoportuna del estudiante

sea respondida, un aprendizaje

en donde la sonrisa de los

estudiantes no esté ausente.

diferente. La sanación a través del perdón

hace posible salir del círculo; el otro, a través

de asumir conscientemente el efecto, busca

erradicar la causa. Lo cierto es que sí es posible

romper con la cadena en la que la persona ha

vivido atrapada.

La experiencia negativa puede ser un

estímulo para ponerse “en el zapato en el

otro”. “No hagas al otro, lo que no quieres

que te hagan a ti”. “Ama a tu prójimo como a ti

mismo”, son sabias enseñanzas que se atesoran

desde la experiencia por lo que el docente

debe cuidar en extremo herir la sensibilidad

de un estudiante.

¿Cuántos estudiantes nos recordarán

con afecto y en cuántos habremos dejado

sembrada la incertidumbre, la inseguridad, el

resentimiento?

¿Cuántas veces habremos reproducido

experiencias de inflexibilidad y represión?

Daniel Goleman en su libro Inteligencia

Emocional (2006: 387-8) afirma que el estrés

elimina el aprendizaje.

El hipocampo es un órgano central para

el aprendizaje; esta estructura nos permite

convertir los contenidos de la “memoria

operativa”, información reciente que almacenamos

en la corteza prefrontal, en un formato

para almacenarlo por largo tiempo. Este acto

neurológico está en el corazón del aprendizaje,

una vez que nuestro cerebro conecta esta

información con la que ya tenemos, seremos

capaces de utilizar esa nueva comprensión en

semanas o años futuros”… El hipocampo es

particularmente vulnerable al continuo estrés

emocional por los dañinos efectos del cortisol

bajo estrés prolongado; el cortisol ataca las neuronas

del hipocampo reduciendo el ritmo en

el que se agregan las neuronas, restringiendo

nuestra habilidad para incorporar nueva información.

Esto produce profundas consecuencias

en el aprendizaje.

Quien se dedica al plano de la docencia en

cualquier nivel debe ser consciente de su papel

de mediador, capaz de desarrollar actitudes

y aptitudes intelectivas, procedimentales y

cognitivas tendientes a transformar la realidad.

El inter-aprendizaje debe estar orientado a

propiciar el desarrollo holístico del ser, saber,

saber hacer, sentir, pensar, actuar, vivir, convivir,

desaprender, emprender y liderar desde la

historia personal y colectiva. Educar con pasión

hace de la tarea un gozo que se comparte y una

experiencia de vida que jamás se olvida.

El ser humano es un ser en

sociedad que va estableciendo

relaciones con los otros y

con su ambiente desde el

momento de su nacimiento. La vocación

por lo tanto sería esa tendencia a

realizar actividades que estén acordes

con sus habilidades, capacidades,

intereses y las oportunidades que

brinde el entorno.

Creo firmemente que la vocación

se convierte en un gozo cuando el

profesional es capaz de introducir su

Yo y su creatividad en el trabajo diario;

es decir, producir o crear algo nuevo

y de esta manera contribuir para el

desarrollo de su contexto.

La labor docente es un aprendizaje

continuo que nos permite crecer

como profesionales pero ante todo

como seres humanos. La vocación

por el proceso de enseñanza- aprendizaje

se percibe cuando uno pisa por

primera vez en el aula universitaria, es

allí donde se comprende y se afianza la pasión

enorme que produce el aprender y ,sobre

todo, se busca producir y trasmitir conocimientos

y competencias esenciales para los futuros

profesionales, de forma creativa.

La pasión se constituye en acción, en

esfuerzo de trabajo diario, en constante capacitación,

pues las cualidades personales hacen

que el profesor se convierta en un docente

de corazón.

Como manifiesta el filósofo alemán Heidegger:

“Enseñar es más difícil que aprender...

porque el enseñar exige el permitir que se

aprenda. El verdadero maestro, en realidad,

no permite que se aprenda otra cosa que...

aprender. O sea, entonces, que es enaltecedor

poder ser maestro... lo cual es algo enteramente

diferente de llegar a ser un profesor

famoso”

Los conocimientos son pasajeros, pues

están sujetos al cambio. De esta manera, la

mejor forma de aprender es la adquisición de

competencias que capaciten al individuo en

la búsqueda de la verdad. Ello obliga a que

los maestros debamos orientar e inculcar en

nuestros estudiantes un pensamiento caracterizado

por la flexibilidad y la crítica, además

de alcanzar la expresión y la resiliencia como

su filosofía de vida.

“Aprender es descubrir. El aprender una

destreza es el descubrimiento de algo que es

posible. Enseñar es mostrar que algo es posible.

Descubrir: des-cubrir, quitar la cubierta,

hacer que la cosa o la destreza aparezca,

agregar algo “nuevo””. (Perls. Dentro y Fuera

Enseñar es más

difícil que

aprender

12 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 13

5

María Verónica tamaríz Espinoza /

proFEsora dE la Uda

Creo firmemente que la vocación se

convierte en un gozo cuando el profesional

es capaz de introducir su Yo y su

creatividad en el trabajo diario; es decir,

producir o crear algo nuevo y de esta

manera contribuir para el desarrollo

de su contexto.

Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

del tarro de la basura, 79)

Acentúo en esa educación que le permite

al ser humano reconocerse y descubrirse

a cada instante, en donde el

docente tiene un papel activo: pues

el proceso de enseñanza-aprendizaje

le faculta para descubrir las posibilidades

y talentos de cada uno de sus

estudiantes. Este proceso increíble

de la educación se da a través de la

institución del saber; mejor conocida

como Universidad, ya que esta es el

ejemplo vivo de renovación y crecimiento

constante.

La educación debe enseñar a

vivir, debe comprometerse a orientar

a nuestros estudiantes para su

autoconocimiento, puesto que de

esta manera serán conscientes de sus

fortalezas y debilidades; así, pondrán

todo de sí para adquirir herramientas

científicas y prácticas que les faculten

a ejercer su profesión, en este mundo

cambiante que tiene como constante

la incertidumbre.

Todo esto se puede desarrollar en las

prácticas pre profesionales de Psicología

Educativa Terapéutica, en las que los estudiantes

deben como requisito establecer un

contacto con ellos mismos; incorporar en su

ser los principios éticos del psicólogo y los

contenidos esenciales de las diversas cátedras

y luego aspirar a que evaluarlos, realizar un

plan de intervención y un seguimiento de casos

psicopedagógicos.

La labor docente incluye necesariamente

la capacidad de entrelazar la teoría con la práctica;

es decir, enseñar a nuestros estudiantes

capacidades prácticas cimentadas en fuertes

conocimientos científicos. Sin embargo, la

imagen que la palabra docencia proyecta a la

sociedad es la de seres que se limitan a repetir

contenidos científicos descubiertos en otra

realidad ajena a la nuestra, totalmente desvinculados

de los problemas sociales y, peor aún,

incapaces de solucionar la baja calidad en la

educación de hoy.

Por ello es que creo urgente modificar

esta errónea concepción de la labor docente

con una acción profunda basada en la comunicación,

en la proyección, en el día a día:

en nuestras las aulas, demostrando nuestra

capacidad y sobre todo nuestra motivación,

vocación, y la real pasión por enseñar.

Se requiere plasmar de manera práctica

lo que realmente pensamos y somos, al

crear ciencia profunda y necesaria y la única

manera de conseguirlo será: investigando,

innovando.


Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

6

ramiro laso Bayas /

proFEsor dE la Uda

Puente 1

En la vida de las comunidades

Hace años, la vida me otorgó la

posibilidad de conocer a “Tony el Suizo”.

Personaje conocido en el Oriente Ecuatoriano, que se

dedicaba a recolectar material desecho de las empresas

petroleras y lo convertía en material base para la construcción

de puentes. Sin que se interponga petición

alguna, conocía la realidad de la gente y proponía su

sabiduría a cambio de sobrevivencia: comida, hospitalidad

y mano de obra de la propia comunidad.

Los puentes se levantaban con el tiempo, procurando

la unidad, el intercambio, el acercamiento

y la participación de la gente de las diversas aldeas y

comunidades. Muchos son los puentes realizados, pero

muchas más las penas abandonadas de las gentes por

rescatar y valorar su dignidad.

Puente 2

Desde la lectura de un libro: “Concierto para

Instrumentos desafinados”

Un concierto significa la unidad en la pluralidad

de los instrumentos; significa la sincronización perfecta

de las notas musicales que llevan a la valoración y al

éxtasis musical, así como, al descubrimiento sublime

de un acontecimiento que –normalmente- pasa desapercibido

para el interlocutor despistado. Significa,

también, comprender la realidad diaria con ojos armoniosos

y vibrantes de lo que no se explica con palabras

rutinarias y diarias.

En la profesión de educadores, pasan por nuestro

lado, muchos acontecimientos y personas que, en la

mayoría de veces no nos dicen nada: no nos ‘hablan’;

o si lo hacen, no tenemos predispuesto el mismo

lenguaje y se establece un falso acompañamiento

educativo que se queda en la simple apariencia. No

nos comprometemos con aquello que, por supuesto,

no descubrimos en la profundidad del encuentro

interrelacional.

Desafinamos en el concierto educacional

Citemos algunos casos: El profesor que juzga a

priori la hiperactividad del alumno, desde una exclusiva

mala educación al interno del hogar. O el que presume

todavía que sólo él tiene la palabra y el derecho a decidir

quién aprueba o no un ciclo de estudio. O los muchos

que aún levantamos muros y paredes para separar el

acto educativo en los que tienen la razón y los que aún

son irracionales.

Con Juan Antonio Vallejo-Nágera y su “Concierto

para instrumentos desafinados”, nos ubicamos frente a

la realidad de un manicomio donde se traduce la experiencia

enferma en afirmación del respeto a la dignidad

de la persona humana. Él habla de la posibilidad cierta

de realizar un concierto con toda clase de ‘instrumentos

desafinados’.

Concurren varios elementos de apreciación: está el

descubrimiento del sentido de la vida desde la trágica

experiencia de la enfermedad; está el mostrar que el

ser humano, aun con la mente deteriorada y en las condiciones

más adversas, puede dar lecciones de talento,

ingenio, generosidad, sublimación y grandeza.

Promover y acompañar. Tender puentes.

En este arte, el de enseñar y aprender, nos relacionamos

dos interlocutores dispuestos a entablar

un diálogo y acercamiento mutuo. Cada uno lleva

su mundo a cuestas. Cada uno confía en sí mismo

y se lanza al vacío para confiar en el otro. El reto es

inmenso: hay alguien que va por delante con sabiduría y

madurez y alguien que empieza la tarea de maduración

y apropiación de la sabiduría.

En este camino, se necesita de puentes que

brinden la oportunidad de encuentros para crecer y

saborear la búsqueda de la verdad. En el caso de las

comunidades del Oriente, Tony fue el diseñó puentes

que hicieron posible el crecimiento inmediato de las

personas y familias. En la lectura del libro, la idea de

unidad y armonía perfecta, desde la desarmonía y

desafinamiento de los instrumentos.

En el trayecto de la formación de jóvenes, no

partimos de la tabla rasa: el único que conoce y sabe

es el profesor. Esta posición no es auténtica. Partimos

de la comprensión del otro como buscador de sabiduría

que necesita ser guiado y complementado en su

búsqueda de la verdad, de las verdades de su propia

vida y profesión. Incluso el mismo docente, con tanta

Creadores de puentes

información a su alcance, debe estar abierto a lo que el

otro –el estudiante- le pueda proponer como nuevo y

cercano a su entender. Esto es, promover y acompañar

el aprendizaje.

Promover y acompañar el aprendizaje, significa

tender puentes entre lo que existe y lo que se persigue

como objetivo. Significa valorar lo propio y lo ajeno

desde la experiencia, el contexto, el estudio, la investigación,

la sabiduría. Significa agrandar las posibilidades

de crecer juntos, mirando horizontes cada vez más

ilimitados. Cuestionando y preguntando. Descartando

y afianzando conocimientos. Es ‘estar junto a’ en los

momentos más difíciles como en los momentos más

lúcidos de comprensión. Es apostar por la palabra del

otro, aunque ésta en determinados instantes falle o

flaquee, o signifique palabra inmadura. Es estar al día en

información e investigación. Es saber y conocer hasta

donde llegan los límites de las personas involucradas

en el proceso de enseñanza y aprendizaje. Es brindar la

oportunidad para formarse y formar, establecer metas

y objetivos, soñar y mirar lejos. Es no quedarse en la

14 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 15

promover y acompañar el

aprendizaje, significa tender puentes

entre lo que existe y lo que se

persigue como objetivo. s

oscuridad de los medios sino apuntar a la finalidad.

En fin, promover y acompañar el aprendizaje en la

universidad es participar del mundo académico donde

se genera pensamiento e investigación; madurez y

libertad de ser persona. Significa respeto y pasión por

la verdad.

...se necesita de puentes que

brinden la oportunidad de encuentros

para crecer y saborear la búsqueda de

la verdad.


Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

Como

educadores,

debemos

promover el

enseñarles

a los

estudiantes

a que

aprendan

a tener

confianza

en sí

mismos

y en su

valor...

Una carta

de navegación

Karina durán andrade / proFEsora dE la Uda

7 ¿Cuál es la palabra más importante

en nuestra sociedad educativa?...El ser

humano, por supuesto. Y, ¿quién es el

ser humano?... Es una criatura fabulosa,

constituida tanto de naturaleza como

de formación, que a su vez se integra en un superorganismo

llamado humanidad. La relación y la

cooperación humana se vale de seis instancias del

aprendizaje: con la institución, con el educador,

con los medios y materiales, con el grupo, con el

contexto y consigo mismo, que se requieren para el

mejor funcionamiento y bienestar.

Como sabemos, el gran protagonista es el ser

humano. Por un momento imaginémosle solo, en

una isla desierta, sin zapateros, ni dentistas, sin nadie

a su alrededor; completamente indefenso ante la

naturaleza. Es aquí donde la gran institución social

interviene, individuos capacitando a otros individuos

para el servicio mutuo, a condición de que la persona

sea responsable de su actuar pero con la gran ventaja

de una institución social mediadora.

Para que esta construcción de una educación

humanizada sea certera, el educador debe creer

sinceramente en sus educandos, aprovechando la

gran oportunidad de enseñar a valorar las cualidades

propias y a apreciar las del prójimo como nuestras,

recordando que debe promover la formación y

desarrollo del prójimo sin perder el sentimiento de

nación, romper todo antagonismo por diferencias

étnicas o culturales. Para un educador humanista es

fácil aprender, guiar y aprovechar lo que tenemos

todos para cada uno, siempre con voz clara y firme,

mirando a los ojos a fin de lograr una estrecha relación

afectiva e intelectual con el educando.

Antiguamente, los mitos nos ayudaban a ubicarnos

en el tiempo y en el espacio; ahora tenemos

los medios y los materiales; por ello, ahora ya no

se nos conoce como el homo-sapiens sino como

el homo-tecnología. En una pantalla se puede vivir

una realidad con información de cualquier lugar y en

cualquier momento. Herramientas tales como: textos, libros, internet,

copiados, etc. nos deben ayudar a reconocer, escuchar y visualizar el

conocimiento y la cultura, mas no a interpretarlos, comprometiéndonos

en la misión de extraer su valor socio-educativo.

La humanidad, el grupo contribuye al desarrollo de cada individuo.

Hay que transmitir al educando el aprecio por la naturaleza, considerándola

como un tesoro lleno de piedras preciosas, de las cuales el

ser humano es la más valiosa; por lo tanto, no nos debería ser difícil

motivar a los estudiantes, plantando en ellos una semilla que les provoque

fascinación al atravesar por las diversas facetas del conocimiento,

usando una metodología clara, completa y con la mayor participación

real posible. Se debe fomentar en nuestros estudiantes el desarrollo de

su propio criterio, no dar validez a todo lo que mucha o toda la gente

crea, como nuestros instintos de grupo pueden indicarnos; porque

fácilmente mucha o toda la gente puede estar equivocada con respecto

a su creencia.

Hay que enseñar a apreciar dentro de un contexto de enormes

ventajas y satisfacciones que provienen de la sociedad, la convivencia

social y las relaciones humanas; siendo la sociedad un complemento

imprescindible de la naturaleza humana sin el cual muy pocos podrían

sobrevivir, pero cuyas conveniencias van más allá de la supervivencia.

Tenemos, como educadores, que demostrarles que toda sociedad puede

y tiene que ser un acuerdo comunitario que promueva el bienestar

general. Los problemas se dan, pero es una obligación el ingeniarse,

mediar para resolverlos de forma civilizada.

Debemos habilitar educandos que aprendan a asociarse, a tomar

decisiones y actuar en común, autorregulándose en los oficios requeridos

en su sociedad. Deben aprender a cultivar sus propias ideas,

sostenerlas siempre que verdaderamente crean son mejores que las

de los demás y a desecharlas sin vacilar cada vez que se reconozcan

equivocados.

Como educadores, debemos promover el enseñarles a los estudiantes

a que aprendan a tener confianza en sí mismos y en su valor

aun en casos en que no sean comprendidos o, incluso, cuando se han

equivocado. Una parte de nuestro éxito se verá cuando los estudiantes

aprendan a respetar sinceramente las ideas ajenas aunque no las

compartan. Deberemos lograr el desarrollo de la capacidad para el

conocimiento racional, conectando el conocimiento progresivo de las

cosas; ya que uno debe enfocar la atención en aprovechar de lo que ya

se conoce y no inquietarse por lo que aún se desconoce.

Lo que espero como educadora es que con nuestro trabajo, nuestra

creatividad, nuestros impuestos, nuestra participación y, cómo no,

aplicando los beneficios de la revolución científico-tecnológica, lograr

una educación humanista e integral: un nuevo modelo educativo que

contemple la formación integral (social y personal) del ser humano. La

comunicación consigo mismo y con los demás, el pensar coherente y

crítico, el desenvolvimiento de la expresión creativa; todos ellos serán

pilares esenciales de este nuevo paradigma que llamamos: “educación

integral humanista”, cuyo sentido y labor fundamental sea habilitar al

alumno a transformarse a sí mismo y transformar el mundo al ir construyendo

una sociedad más justa, más feliz y no-violenta.

En resumen, la educación universitaria levanta voces de cambio,

auspiciadas por demandas sociales, por nuestros alumnos, por nosotros

mismos. Como educadores seamos alquimistas, empleemos

herramientas efectivas de reflexión más humanas, anclándonos en el

plan estratégico institucional; negociemos con nuestros alumnos este

proceso enseñanza – aprendizaje, que sea un trabajo compartido de

tal manera que nuestra carta de navegación sea guiada por parámetros

claros que promuevan la acción docente efectiva y la reacción propositiva

del educando.

BIBLIOGRAFIA DIGITAL

http://pragmaticful.blogspot.com/2007/11/los-medios-y-materiales-de-enseanza.html

http://www.laprensa.com.ni/archivo/2009/febrero/12/noticias/portada/

herramientas para un mejor aprendizaje

Entre las múltiples tareas

que un profesor universitario

realiza en su quehacer diario

está la validación de materiales

con el propósito de seleccionar aquellos

recursos impresos y digitales que puedan ser

vistos como atractivos según el criterio de sus

estudiantes y que al mismo tiempo incluyan

contenidos apropiados, un lenguaje claro, una

narrativa y formatos acorde a los parámetros

de la institución.

En este sentido, la validación hace referencia

a la prueba de un material o puesta

en consideración de sus contenidos con una

muestra o grupo pequeño de estudiantes que

estarán en capacidad de aportar ideas, sugerencias

y comentarios desde su perspectiva y

visión. Una de las herramientas más utilizadas

para esta tarea ha sido la encuesta y tabulación

de resultados a través de la aplicación de un

cuestionario que es analizado y respondido por

el segmento de la población consultada.

El proceso de valoración no debería

detenerse sólo con el análisis de la visión de

los estudiantes, sino que debería extenderse a

equipos de profesores o docentes relacionados

con el tema tratado puesto que éstos podrán

aportar con reportes o informes que permitan

diagnosticar, analizar y proponer sugerencias

sobre los contenidos, su uso e impacto en una

malla curricular determinada.

En otras palabras, la validación podría

explicarse como el proceso de valoración

del material que debería analizarse a través

de dos instancias: la primera desde la visión

de la temática y los contenidos por parte de

especialistas, y la segunda a través de la visión

obtenida por medio de posibles usuarios de

ese material.

1. La validación de temas y contenidos

por el equipo técnico institucional y por los especialistas

en metodología de la investigación

es un punto de referencia inicial que permite

analizar los objetivos del texto, los contenidos,

el lenguaje utilizado y su adecuación en el

aula. Su tarea estaría centrada en la valoración

mediante reflexiones y análisis crítico-grupales

para medir la pertinencia de objetivos, correspondencia

de objetivos y contenidos, adecuación

metodológica del texto, comprensión

del lenguaje, calidad científica del contenido,

aspectos técnicos y gráficos. El equipo técnico

institucional podría estar formado por profesores

del área, de áreas afines y especialistas

en metodología de la investigación.

2. La validación a través de la aplicación de

observaciones, talleres o encuestas a estudiantes

que han utilizado el material o lo están uti-

16 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 17

8

María inés acosta Urigüen /

proFEsora dE la Uda

lizando es empleada para medir la pertinencia

de objetivos con contenidos, la adecuación del

lenguaje utilizado, la adecuación de aspectos

técnico-gráficos y la adecuación metodológica

para el tratamiento de contenidos. En este

caso, los estudiantes serán los encargados

de responder a las diversas herramientas de

validación, aportando así con criterios y experiencias

propias sobre un tema específico.

El siguiente paso sería medir las opiniones

y resultados provenientes de estos sondeos

los que podrán ser evaluados de forma cuantitativa

o cualitativa para así poder determinar

la utilidad del material analizado a través de

indicadores que reflejen los diversos criterios

de validación aplicados.

Entre los principales criterios de validación

se incluye la claridad y la comprensión,

el reconocimiento, la narrativa o belleza y los

formatos. La claridad y la comprensión buscan

evaluar la visión que tiene el estudiante en

cuanto a vocabulario, contenido, cantidad de

información y relación de contenidos del libro

con otras áreas de su vida. El reconocimiento

está enfocado en la valoración de la utilidad

que pueda otorgarse a los contenidos de la

materia y también a la interrelación que podría

suscitarse con otras áreas del saber; se analiza

también el tipo idóneo de lector para el material.

La narrativa hace referencia a la fluidez

del mensaje y la trama de contenidos en sí; se

busca valorar el atractivo del texto ya que éste

puede ser aburrido, tedioso, extenso o pesado

en algunos casos. Los formatos analizarán la

diagramación del texto, el uso de gráficos, tablas,

imágenes y demás elementos que podrían

complementar el uso del recurso verbal.

Este proceso de validación no debería

extenderse sólo a medios impresos sino a

todas las herramientas que estarán presentes

durante el proceso de enseñanza-aprendizaje

de una cátedra específica donde los criterios

a evaluar seguirán siendo los mismos para medios

digitales como la Internet, las imágenes,

el video o el sonido. Por ejemplo, se deberán

validar equipos e implementos de laboratorio

para una clase de química, los laboratorios

informáticos para una clase de base de datos,

o acceso a la red para una clase de comercio

electrónico.

Si bien ya se sabe que la validación estará

a cargo de técnicos, especialistas y estudiantes;

es también necesario determinar el tipo de

validación que podría ser técnica o de campo.

La evaluación técnica es más utilizada por parte

de colegas en busca de críticas que permitan

medir o avalar los contenidos y los objetivos

del material mientras que la evaluación de

campo es más apta para el levantamiento de

información recolectada a estudiantes a través

de encuestas que permitan cuantificar los resultados

y analizarlos estadísticamente.

Al final, los beneficios de seleccionar y utilizar

material validado con antelación estarán

asociados al impacto que tendrá en las aulas,

ya que los estudiantes contarán con recursos

apropiados, actuales y óptimos que sirvan de

herramientas para un mejor aprendizaje.


Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

lucía Cordero Cobos /

proFEsora dE la Uda 9

- ¿Es usted

profesor universitario?

El señor que iba caminando le

dice sorprendido: no, ¿por qué?,

-porque lo que me acaba

de decir es absolutamente

correcto y totalmente inútil.

La educación es el principal

medio de desarrollo e integración

a la sociedad que tenemos los

seres humanos. Sabemos que

la educación es liberadora e incluyente; sin

embargo, a menudo nos preguntamos si

nuestro actual sistema educativo en realidad

nos lleva a una mejor calidad de vida, a ser

mejores seres humanos, y a una convivencia

más armoniosa.

Hoy en día, el período de educación se ha

alargado hasta casi la mitad de la vida del ser

humano, y contamos con profesionales en casi

cualquier área que podamos imaginar y para

cualquier cosa que podamos necesitar; sin

embargo, ¿vivimos mejor? Quizá la respuesta

sea “sí” en muchos sentidos, pero por supuesto

que no en otros; imaginemos a los padres de

nuestros abuelos yendo a una “escuela para

padres”. . . o preguntando a un nutricionista

cómo preparar su menú para la semana. . . En

fin, al respecto caben muchas reflexiones y

Educar

para vivir y convivir

opiniones en diversos sentidos; a propósito, se

me viene a la mente una broma que escuché

hace algún tiempo:

Un hombre viajaba por las carreteras en

su vehículo, y debido a la mala señalización se

perdió durante más de una hora. Cuando al

fin logró llegar a un pueblo, molesto y cansado

notó que no sabía dónde se hallaba; entonces

decide parar y preguntar a alguien que pasaba

por la calle:

- Disculpe, ¿me puede decir en dónde estoy?,

El señor que iba caminando le contesta:

-Está usted sentado dentro de su carro…

Nuestro amigo, enojado por la infructuosa

respuesta, le vuelve a preguntar:

- ¿Es usted profesor universitario?

El señor que iba caminando le dice sorprendido:

no, ¿por qué?,

-Porque lo que me acaba de decir es absolutamente

correcto y totalmente inútil.

Entonces, el reto de la educación universitaria

hoy en día es formar profesionales

capaces no únicamente de repetir y reproducir

conocimientos, sino de tener capacidad analítica,

crítica, de propuesta, que sean capaces

de emprender acciones pertinentes tanto en

lo profesional como en lo personal.

No es admisible un “profesional” sin

conciencia social y ambiental.

En la actualidad vivimos una realidad

apremiante en muchos aspectos. La crisis económica,

ecológica, la crisis de valores, el gran

avance científico y tecnológico, las telecomunicaciones,

entre otros aspectos, constituye,

por decirlo de algún modo, los protagonistas

principales de nuestro momento histórico. No

cabe ahondar en lo que todos vivimos y conocemos;

sin embargo, es preciso reflexionar

acerca de la gran brecha que existe entre el maravilloso

avance tecnológico y científico frente

a la anhelada pero aun primitiva convivencia

armoniosa, pacífica, solidaria y altruista que

se supone propia de una sociedad civilizada

y que hoy en día suena a utopía.

Lo que a simple vista parece ser tan

elemental y natural es, precisamente, lo que

no hemos logrado. . . Entonces, esta es la

gran misión, el reto de la educación, no basta

llenarnos de conocimientos científicos; es preciso

“saber convivir”, “saber ser”, llegar a ser

mejores seres humanos, capaces de autovalorarnos,

de descubrir y apreciar la cultura a la

cual pertenecemos, crecer profesionalmente

trabajar para construir una sociedad mejor a

través de la investigación y el emprendimiento

de acciones concretas, y por supuesto llegar

a convivir armoniosamente, luchando constantemente

por desterrar fantasmas como la

discriminación, el racismo, el machismo, la

violencia familiar, la violencia social, el individualismo,

la guerra.

Una de las falencias de nuestra educación

es que hemos aceptado y aceptamos con mucha

facilidad propuestas y modelos de otras

partes, sin tomarnos la molestia de analizar

nuestra propia realidad, nuestras necesidades

y posibilidades, lo cual ha provocado que la

educación se realice sobre un conocimiento

lejano y preconcebido; real y científico, pero

mucho más pertinente para otras realidades

y para personas de otras culturas que para

nosotros; lo que se hace evidente es que no

se puede vivir en un país tan hermoso como

el Ecuador intentando meterlo en la camisa de

fuerza de realidades ajenas. . . Hay que rescatar

nuestra riqueza, valorar nuestra cultura. A

través del desarrollo y crecimiento personal,

podemos llegar a cambiar nuestra realidad.

La educación universitaria tiene que

introducir con urgencia un sentido a la vida

cotidiana, que es el único espacio donde la

ciencia puede ser útil, es indispensable saltar

de los libros a la experiencia, de las aulas a las

calles y a las personas, llegar a nuestra propia

investigación, sentir nuestra identidad, amar

lo que somos, tenemos y hacemos;

“Todos tienen su verdad y la verdad de

todos tiene su valor”

Es necesario lograr que la tarea docente

universitaria pase de la reproducción a la producción,

de la conceptualización y observación

a la duda y a la investigación; priorizando al ser

humano comprendido en su cultura y contexto

dentro de un mundo globalizado; quizá así

podamos salir de la descontextualización y

desactualización que amenazan a nuestra labor

docente y al desarrollo de nuestro país.

Para terminar, citaré a Rolando Calle,

cuyo pensamiento exhorta a los educadores

a asumir grandes retos:

“Educamos para hacer posible la convivencia

verdaderamente humana, la administración

equitativa, responsable y creativa del

conjunto de realidades físicas y culturales que

llamamos Ecuador. El individuo inserto en el

grupo humano que llamamos comunidad”

(Calle).

Referencias bibliográficas:

-BORRERO, Alfonso “Más allá del Currículo”. Santafé

de Bogotá. 1999

-CALLE, Rolando “El meollo de la renovación educativa:

hacia dónde y cómo”

-MALO, Hernán “Universidad, institución perversa”

Corporación editora nacional. Quito 1985.

-PRIETO, Daniel “La enseñanza en la universidad”,

cuarta edición. Cuenca – Ecuador. 2008. )

18 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 19

Entonces, esta es la gran

misión, el reto de la educación,

no basta llenarnos de

conocimientos científicos; es

preciso “saber convivir”, “saber

ser”, llegar a ser mejores seres

humanos...


Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

10

Fernando arias Maldonado /

proFEsor dE la Uda

Paulo Freire (1974) dijo: “la

educación verdadera es praxis;

reflexión y acción del hombre

sobre el mundo para transformarlo”.

Los docentes, como comunicadores,

tenemos una enorme responsabilidad en el

arte de transmitir a nuestros estudiantes un

conocimiento significativo en las aulas de

clase, salas hospitalarias y laboratorios.

En el pasado las facultades de medicina

funcionaron en base a la oferta de contenidos

presentados por sus “educadores – actores”,

capaces de convertir con su retórica, el aula de

clases en una función teatral, dueños absolutos

del conocimiento, sin importar la pedagogía

empleada en la comunicación de esta oferta,

ni cuánto era captado por los estudiantes; es

más, el buen profesor reprobaba a la mayoría

de alumnos, que en algún momento en el

futuro se podían convertir en una “peligrosa

competencia”, utilizando el miedo, basado en

aquel concepto arraigado de que “letra con

sangre entra” y aquél estudiante que no podía

enfrentar y luego sobrevivir con estas viejas cicatrices

de su alma causadas por su educador,

no tenía derecho a una graduación.

El profesor creía enfrentarse a alumnos

“vacíos”, cuya historia y experiencias del

mundo real no tenía importancia, educandos

con un umbral pedagógico –aquel espacio del

ser humano que contiene sus conocimientos

previos, historia, iniciativa y cultura (Prieto

Castillo, 2008)− frecuentemente invadido

para que de él salgan solo las respuestas

esperadas, estudiantes que perdían su capacidad

innata de construir, desarrollar, discutir

y sintetizar el conocimiento hasta convertirse

en meros repetidores de conceptos lo más

cercanos posibles a lo que el profesor demandaba

de ellos.

La Facultad de Medicina de la Universidad

del Azuay, a partir del tercer año, utiliza el

Aprendizaje Basado en Problemas (ABP) como

estrategia pedagógica (Dirección de Investigación

y Desarrollo, 2000) para estar cerca del

estudiante sin invadir y conservar la distancia

sin abandonar su umbral pedagógico, método

que permite realizar mediaciones pedagógicas

ofertadas por la sociedad entre una área del

conocimiento y la práctica humana a quienes

están en situación de aprender; entonces,

“llamamos mediación pedagógica a una mediación

capaz de promover y acompañar el

aprendizaje” (Prieto Castillo, 2008). El ABP,

como proceso de autoaprendizaje, donde un

aprendizaje basado

en problemas

grupo pequeño de estudiantes se reúne, con

la guía de un tutor, a analizar y resolver un

problema previamente diseñado, favorece la

promoción y acompañamiento de un aprendizaje

significativo que transforma al alumno en

su tarea de construirse, apropiarse del mundo

y de sí mismo. (Prieto Castillo, El Aprendizaje

en la Universidad, 2009)

El ABP no es el único recurso de mediación

para enseñar Medicina. “Mediar es tender

puentes entre lo conocido y lo desconocido,

entre lo vivido y lo por vivir, es por ello que

“Mediar es tender puentes entre

lo conocido y lo desconocido,

entre lo vivido y lo por vivir, es

por ello que cualquier creación del

ser humano puede ser utilizada

como recurso de mediación”.

20 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 21

cualquier creación del ser humano puede ser

utilizada como recurso de mediación” (Prieto

Castillo, 2008). Se puede mediar con toda la

cultura del ser humano, su pasado o probable

futuro, la literatura para aprender ciencias

técnicas, el deporte, artes plásticas, música,

teatro, danza, cine y poesía, la biografía personal

y de otros seres humanos, las fórmulas

químicas y ecuaciones matemáticas, los

procesos estadísticos y creencias populares,

los hallazgos científicos, hechos históricos

y cotidianos. Mediar con toda la cultura es

mediar con todo nuestro ser, porque la cultura

es toda nuestra herencia.

Experiencias de mediación

pedagógica en Medicina:

A pesar, que el ABP es uno de los mejores

métodos de mediación pedagógica, su costo

no permite utilizarlo en los primeros años y es

completamente inaccesible en otras carreras.

Para suplir este problema hemos utilizado

herramientas como el cine, deportes, historia

y literatura para mediar pedagógicamente diversos

contenidos cuyo aprendizaje le dieron

un sentido al estudiante. La experiencia fue

muy enriquecedora.

En cuanto al cine, el abordaje de “La

filosofía del ABP” se realizó con fragmentos

de la película de Pink Floyd “La Pared” que

muestra el fracaso de la educación tradicional.

“La relación médico-paciente” en la cátedra

de Semiología fue mediada con extractos de

“Patch Adams”, la historia del doctor-payaso y

su manera de atender a sus enfermos. En este

año tenemos otras mediaciones: En “educación

moderna” en la cátedra de Introducción

al ABP se usará la película “La sociedad de

los poetas muertos” donde un profesor de

literatura tiene un enfoque distinto de la enseñanza.

En Medicina Integrada se realizarán

dos mediaciones: “Trastornos del afecto:

ansiedad” con el film “Mejor… imposible” la

historia de un paciente obsesivo compulsivo

y “Síndrome de resistencia a la insulina” con

“Mi pobre Angelito”.

La poesía, música, historia y el deporte

se han utilizado o serán empleados en este

año. En el abordaje de Farmacología, la

farmacodinamia (el efecto que produce un

medicamento) y farmacocinética (los cambios

del fármaco por el organismo) se utilizó

como mediación la histórica clasificación de la

Selección del Ecuador al Mundial de Fútbol de

Japón y Corea 2002, las dificultades que hubo

en la búsqueda de este objetivo y los efectos

que esta clasificación produjo a nivel general.

Las asociaciones correctas o incorrectas de

fármacos para el manejo del dolor crónico,

los docentes, como

comunicadores, tenemos una

enorme responsabilidad en el

arte de transmitir a nuestros

estudiantes un conocimiento

significativo en las aulas de

clase, salas hospitalarias y

laboratorios.

dentro de la misma cátedra, se asoció con

la historia de la II Guerra Mundial, como las

alianzas equivocadas condujeron al mundo

a la guerra y luego las coaliciones correctas

causaron la derrota de la Alemania Nazi.

Finalmente está planificado en Medicina Integrada

la mediación de “Trastornos del afecto:

depresión” con la poesía de Amado Nervo “La

amada inmóvil” y el video musical de Sinead O’

Connor “Nothing compares to you”.

Daniel Prieto Castillo (2008) dijo que

cualquier creación del ser humano puede ser

utilizada como recurso de mediación. Entonces,

poseemos todo el universo, el vastísimo

océano de la cultura, para la mediación de un

ser humano, para usar este extraordinario aparejo

en el arte de la enseñanza. La mediación

pedagógica es una herramienta con marcadas

potencialidades para promover la reflexión de

los contenidos y características de la práctica

médica, un método que le da un sentido al estudiante,

lo cual fue plenamente demostrado

en el aula de clase y salas hospitalarias.

Referencias

Dirección de Investigación y Desarrollo, E. (2000). El

Aprendizaje Basado en Problemas como técnica didáctica.

(I. T. Vicerrectoría Académica, Ed.) Obtenido de Las Estrategias

y Técnicas Didácticas en el Rediseño: http://www.

sistema.itesm.mx/va/dide/inf-doc/estrategias/

Freire, P. La educación como práctica de la libertad

(14 ed.). Buenos Aires, Siglo veintiuno, 1974

Prieto Castillo, D. (2009). El Aprendizaje en la Universidad

(Cuarta ed., Vol. Módulo 2). Cuenca, Ecuador:

Universidad del Azuay.

Prieto Castillo, D. (2008). La Enseñanza en la Universidad

(Cuarta ed., Vol. Módulo 1). Cuenca, Ecuador:

Universidad del Azuay.


Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

las instancias de aprendizaje

pedro Crespo Vintimilla /

proFEsor dE la Uda

11

El informe a la UNESCO de

la Comisión Internacional sobre

la Educación para el siglo XXI,

presidida por el ex Ministro de

Economía de Francia Jaques Delors y miembros

como Isao Amagi de Japón, Roberto

Carneiro de Portugal, Marisela Padrón Quero,

de Venezuela, entre otros , presenta en el

documento La Educación Encierra un Tesoro

(1996) el concepto de que la educación tiene la

misión de permitir a todos sin excepción hacer

fructificar todos sus talentos y todas sus capacidades

de creación, lo que implica que cada uno

pueda responsabilizarse de sí mismo y realizar

su proyecto personal (Delors Jaques,1996: 12).

Para cumplir esta misión, la Comisión propone

cuatro pilares de la educación:

1-Aprender a conocer (conocimientos,

aprender a aprender)

2- Aprender a hacer (habilidades y destrezas)

3- Aprender a ser (actitudes y valores)

4- Aprender a vivir juntos (trabajar en

equipo, habilidades interpersonales)

Una vez cimentada esta plataforma, podremos

aplicar algunas estrategias o instancias

de aprendizaje que harán significativo a este

aprender.

Decimos que se aprende:

• Con la institución: Dos factores que

impedirán el aprendizaje con la institución

son la comunicación y la infraestructura. En la

física, la medida del grado de desorden y pérdida

de energía de un sistema se conoce como

entropía. Las instituciones educativas pueden

llegar a tener entropía comunicacional y como

docentes parte de la institución tenemos una

co-responsabilidad en esta pérdida de comunicación

dificultará también el aprendizaje el

trabajar con una infraestructura inadecuada,

carente de innovación tecnológica y desactualizada

en relación con el contexto.

•Con el educador: El aprendizaje

será significativo

si existe pasión

pedagógica. El

educador Simón

Rodríguez

decía “Lo que no

se hace sentir no se

entiende, y lo que

no se entiende

no interesa”.

Se aprende

con el educador el momento

que el docente llega hasta el umbral

pedagógico del estudiante y con un total

respeto avanza desde la experiencia propia

a la ajena.

Se aprende con el educador el momento

que se promueve y acompaña el aprendizaje

hacia una formación integral utilizando la

mediación pedagógica.

• Con los medios y los materiales: Se

aprende con los medios de apoyo al aprendizaje

cuando, por ejemplo, en un texto se utilice

mediación pedagógica, que muestre caminos

para aplicar, cuando este texto se relacione

con el contexto.

El profesor canadiense Marshall McLuhan

(autor del término “aldea global”) dice que los

medios audiovisuales y las nuevas tecnologías

(tecnologías de la información y comunicación

(TIC)) son extensiones del hombre y como

tales partes vitales en el aprendizaje.

• Con el grupo: Los alumnos aprenden

entre ellos, interactúan, escuchan a los demás,

comparten experiencias, seleccionan

alternativas por consenso; es decir, existe un

interaprendizaje; un entreayudarse.

• Con el contexto: Las posibilidades

para enriquecer el aprendizaje se amplían el

momento que los estudiantes encuentran

sentido en la observación de su entorno (espacios,

objetos, historia, cultura, entrevistas).

Sir Winston Churchill decía que “Es mejor

aprender de la experiencia de los demás,

porque la propia cuesta mucho y a veces llega

demasiado tarde”.

• Consigo mismo: Se aprende cuando

se aprovecha de experiencias del pasado, de

la cultura, de la memoria, de los proyectos, de

los sueños y sentimientos, de los conceptos. El

aprendizaje consigo mismo significa tomarse

uno mismo como punto referencial.

la educación tiene

la misión de permitir

a todos sin excepción

hacer fructificar todos

sus talentos y todas

sus capacidades de

creación, lo que implica

que cada uno pueda

responsabilizarse de

sí mismo y realizar su

proyecto personal

Referencias

Delors, Jacques et al. La Educación Encierra un Tesoro.

Informe de la UNESCO de la Comisión Internacional

sobre la Educación para el Siglo XXI. UNESCO. 1996.

Prieto Castillo, Daniel. La enseñanza en la universidad.

Especialización en Docencia Universitaria. Módulo

1. (2008): 69-109

tratamiento del contenido en

la enseñanza en medicina

En el proceso de enseñanza

universitaria el tratamiento del

contenido es un tema de vital importancia

porque lo que se pretende

enseñar debe mantener un rigor

científico, tanto en la investigación como en la

educación, para ello es necesario tender puentes

conceptuales, de vocabulario, de experiencia y de

conocimiento. Como señala Daniel Prieto para

enseñar hay que saber, no se puede enseñar lo

que no se sabe ni domina, si se pretende que el

estudiante se apropie de un tema, el educando

debe haberse apropiado con anterioridad. Por

supuesto que un buen profesional no necesariamente

es un buen docente, para educar también

hay que prepararse, la enseñanza óptima requiere

entonces del conocimiento suficiente de la

materia en mención y de la capacidad adecuada

para educar.

Por otro lado, también importa mucho

que el estudiante tenga una visión global del

contenido, conocimientos previos de temas

que antecedan a la materia del presente, que se

22 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 23

12

Marcelo ochoa parra /

proFEsor dE la Uda

ubique adecuadamente en el proceso, que perciba

como una estructura comprensible, lógica y

sólida; el estudiante debe conocer hacia donde

va y cuan importante es, de este modo podrá

apropiarse del conocimiento de manera más

natural, y podrá incluso participar del aprendizaje

con sus compañeros.

Estrategias

Clásicamente las estrategias para que el

proceso llegue a feliz término incluyen la entrada,

el desarrollo y el cierre. La entrada es primordial

porque es el punto de partida, el educador

debe iniciar con la motivación que despierte la

inquietud en el estudiante, valiéndose de varios

recursos como relatos de experiencias personales,

anécdotas, fragmentos literarios, imágenes,

experimentos de laboratorio, etc.

El desarrollo requiere de la recurrencia del

tema central, analizado desde diferentes puntos

de vista, corroborado con la investigación correspondiente

sobre los conceptos fundamentales;

en medicina podemos decir “esto es así porque

Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

por supuesto que un buen

profesional no necesariamente

es un buen docente, para

educar también hay que

prepararse, la enseñanza

óptima requiere entonces del

conocimiento suficiente de

la materia en mención y de

la capacidad adecuada para

educar.


...a veces es más

importante cómo se dice

antes de qué es lo que se

dice, entonces el lenguaje

es el instrumento de

comunicación que debe

utilizarse con el mayor de

los cuidados, porque además

el lenguaje puede ser oral

y expresivo, importan los

gestos, la velocidad, el tono

de voz, en fin.

yo lo practico, con base en la evidencia

científica que confirma lo que yo acabo de

señalar…”; una reiteración de los temas

para profundizar más, a manera de un espiral,

pidiendo a los estudiantes la participación en

cada uno de estos giros; por supuesto, se debe

tener cuidado de no recurrir para aburrir. En

el desarrollo también importa mucho los materiales

de apoyo, como cuadros estadísticos,

escritos de casos concretos, respaldados por

fuentes de información serias; sin abusar de

ellos, a veces es más importante cómo se dice

antes de qué es lo que se dice, entonces el lenguaje

es el instrumento de comunicación que

debe utilizarse con el mayor de los cuidados,

porque además el lenguaje puede ser oral y

expresivo, importan los gestos, la velocidad, el

tono de voz, en fin. La capacidad de narración

no es un privilegio, pese a que hay quienes

tienen un don innato, pero también se puede

aprender, desarrollar y mejorar.

El cierre tiene como objetivo principal

involucrar al estudiante en un proceso que lo

lleva a un final con resultados y conclusiones

que justifiquen el esfuerzo de haber participado

y desarrollado un tema, pero que al

mismo tiempo le estimulen a continuar en la

búsqueda de nuevos conocimientos.

La enseñanza en medicina

Una de las viejas formas de enseñanza en

medicina ha sido la conferencia o clase magistral,

que se practica con grandes grupos, es un

medio eficiente de transferir conocimientos,

emitir conceptos y estimular el interés científico;

aunque el aprendizaje es pasivo, se puede

obtener provecho intentando la máxima

interacción con los estudiantes, para ello es

necesario preparar adecuadamente la conferencia,

conocer quienes son los asistentes,

definir adecuadamente los tópicos de interés,

los tópicos necesarios de los prioritarios. De

mucha importancia es el material de apoyo,

hay que conocerlo y estar familiarizados; y, de

nuevo, no abusar de ellos.

La enseñanza con grupos pequeños permite

a los estudiantes expresarse por sí mismos,

establecer objetivos con más facilidad, presentar

de mejor forma las ideas y el trabajo mismo

como parte de un equipo, el educador ya no es

la primera autoridad, aunque la responsabilidad

está intacta. La estructuración de los grupos es

diversa y el educador puede conformarlos basándose

en afinidades y capacidades, objetivos,

y la experiencia misma del educador.

Otra de las características de la enseñanza

en medicina tiene que ver con los diferentes

ambientes en que se desarrolla el proceso, a

nivel de pregrado o postgrado. En el primer

caso también importa si son los cursos básicos

o los últimos años de la carrera, los ambientes

serán distintos según se trate de la clásica aula,

la sala del hospital, el quirófano, el consultorio,

el seminario, el laboratorio. A nivel del postgrado,

los grupos son generalmente pequeños,

en ocasiones uno a uno, y la interrelación educador/educando

son variables, los ambientes

también varían; de mucha importancia se vuelven

los congresos médicos, simposios, curso

de educación continua, etc., que permiten

cambios de actitud de los profesionales, la estimulación

para profundizar en algunos temas y

la oportunidad para intercambiar experiencias

y visones sobre un mismo tema.

La enseñanza universitaria en medicina

tiene enorme trascendencia porque no se

trata solamente de trasmitir o actualizar conocimientos,

sino de preparar profesionales

con capacidad para solventar los problemas

de su comunidad, con excelencia científicoacadémica,

con criterio innovador, con mística

de servicio, y con la convicción de permanecer

en constante búsqueda de la verdad y la razón

en todos los actos de nuestra existencia, tanto

individual como colectiva.

El mapa de prácticas

como recurso para acompañar

Nosotros, los docentes, llegamos

a ejercer nuestra cátedra en

la Universidad con un bagaje de

experiencias y conocimientos adquiridos

a través de años de práctica y contacto

con una realidad educativa bastante predecible;

sin embargo, hoy el panorama se nos presenta

diferente pues nos enfrentamos a retos mayores

resultantes de un mundo cambiante y

globalizado, que exige orientaciones distintas

y sobre todo una nueva actitud para crear un

ambiente pedagógico apropiado que vaya más

allá del conocimiento del tema. Nos corresponde

la gestión de un quehacer educativo que

priorice al ser humano para sembrar esperanza

y certidumbre partiendo de la observación y

apropiación de nuestra realidad para poder

mediarla. Esta realidad incluye al estudiante

en primera instancia, al entorno, al contexto,

al grupo, a los materiales, a las instituciones, a

los contenidos, en fin, a todo lo que nos rodea,

y promover el aprendizaje

a lo más cercano y a lo más lejano.

Este mundo tan amplio tiene que verterse

en la práctica y aplicación de los conceptos en

un plan coherente que acompañe y promueva

el aprendizaje. Este objetivo debe concretarse

en una planificación que se inicie del dominio

del tema por parte del profesor, de la programación

de actividades significativas y de

la utilización de los medios que nos permita

unificar los contenidos a través de una variedad

de propuestas creativas nacidas de diferentes

enfoques para abrir puertas a nuevos aprendizajes,

considerando la diversidad de estilos y

estrategias que enriquezcan el proceso.

Si consideramos que el estudiante es el

sujeto de su propio aprendizaje, tenemos que

partir de él para involucrarle en el proceso, lo

cual exige una serie de estrategias planificadas

con anterioridad, donde no hay espacio para

la improvisación.

El mapa de prácticas es la visión de la tota-

24 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009

Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 25

13

lourdes Crespo Vintimilla /

proFEsora dE la Uda

Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

lidad del curso, y debe incluir los conceptos y

las practicas orientadas a desarrollar las instancias.

Es indispensable utilizar nuestra capacidad

de comunicación para establecer puentes con

el estudiante, y partir de él para involucrarle

en el proceso por medio de estrategias para

provocar su interés, asegurar el aprendizaje,

y llevarle a la búsqueda de información antes

de ir a cualquier instancia.

El diseño de una práctica de aprendizaje

debe partir de la significación de lo que se va

a enseñar. Este esquema debe expresarse a

través de las instancias y de los saberes; así

tenemos el saber, o sea los conceptos, métodos

e información que se va a enseñar, pasando

por un proceso de reflexión (síntesis, análisis

y comparación) La siguiente etapa constituye

la aplicación de este saber o el saber hacer. En

el saber hacer es necesario usar la creatividad

en el logro de productos para proyectarse al

grupo y la comunidad. Y por ultimo llegar


al saber ser, para desarrollar los valores que

preparen al estudiante para tomar decisiones

en la vida real a través de una transformación

actitudinal que se manifieste en sus relaciones

con el contexto.

Estos saberes o aprenderes, que en el

informe de la UNESCO (La Educación encierra

un tesoro, 1996) dirigido por Jacques Delors,

fueron identificados como los cuatro pilares

del conocimiento, son descritos como aprender

a conocer, a hacer, a vivir juntos y a ser.

En el campo de la práctica, el diseño

debe enriquecerse y valerse de la variedad

de estas, como la práctica de significación, de

prospección, de observación, de interacción,

de reflexión sobre el contenido, de aplicación,

de inventiva, y por último la práctica para salir

de la inhibición discursiva.

Me identifico especialmente con las

prácticas de observación e interacción. La

primera porque a través de ella nos ubicamos

y valoramos nuestro entorno, y con la segunda

porque somos seres eminentemente sociales y

a través del otro crecemos y maduramos como

personas en la relación con el grupo y con el

contexto. En esta práctica está implícita la estrategia

del lenguaje, porque la educación como

dice Daniel Prieto Castillo, es un proyecto de

trasferencia de información, a lo que añade que

“Cuando más prácticas de interacción logremos

en nuestro proceso educativo, mayores serán

las alternativas de aprendizaje.”(La enseñanza

en la Universidad, 2008)

Todas las prácticas están en permanente

relación pedagógica con las instancias del

aprendizaje -la institución, el educador, los medios

y materiales, el grupo, el contexto y uno

mismo- con los cuales y dentro de los cuales

nos vamos construyendo y aprendiendo. Para

aplicar todas estas estrategias hay que considerar

al interlocutor-el alumno- e identificar qué

estilos de aprendizaje hay que utilizar para que

la tarea sea eficaz y significativa.

El contenido tiene que ser tratado de

forma integral, con coherencia entre las partes,

partiendo de nudos temáticos con sentido de

relación (significado) y estrategias de entrada,

de desarrollo y de cierre. El primer contacto de

mediación puede ser a través de una estrategia

de entrada que despierte el interés del estudiante

en lo que vaya a venir luego. Esta puede

ser tan variada como la utilización de referencias

del pasado, experiencias propias, materiales

audiovisuales, un recorte periodístico, en fin,

una amplia gama de elementos que permitan

el seguimiento del trabajo y den espacio a la

participación del alumno. Esta visión permitirá

entender el tema de manera más profunda,

mediando, a través de la riqueza que la cultura

nos ofrece, todo el quehacer humano, desde lo

psicológico a lo productivo, ecológico, religioso,

pasando por las experiencias personales, los

testimonios y la pregunta.

La estrategia de desarrollo es el espacio

para mediar el contenido de manera recurrente,

como un espiral que lleve a profundizar el

tema desde diferentes ángulos, relacionarlo

con las experiencias personales, incorporar

ejemplos, utilizar la pregunta variada y significativa,

así como una variedad de materiales

para mediar los temas

La estrategia de cierre también tiene muchas

caras, sean estos cuadros sinópticos, recuperación

de experiencias cercanas y lejanas,

anécdotas y más, permitiendo que el discurso

fluya en una comunicación de dos vías, la del

alumno y la del profesor, sin dogmatismos ni

autoritarismos.

Para concluir, el quehacer educativo es un

proceso, tiene que ser enfocado desde varias

perspectivas, cuando vemos de lejos tenemos

otra visión que cuando nos acercamos; no

existe una sola perspectiva de las cosas, muy

por el contrario, podemos caer en un gran

error si únicamente tenemos una apreciación

parcial de la educación. Hay que abrir puertas

a la creatividad, partir de la perspectiva del

alumno, valerse de los diferentes momentos

o instancias y aprovechar la riqueza que la

cultura nos ofrece para cristalizar nuestra labor

en la formación de un ser humano único e

irrepetible, capaz de ser solidario y partícipe

del mundo de hoy.

“Cuando más prácticas de interacción logremos en

nuestro proceso educativo, mayores serán las

alternativas de aprendizaje.”

Educar para la incertidumbre

Miguel E. Jerves andrade /

proFEsor dE la Uda

Una de las nuevas propuestas

pedagógicas se sustenta en el

hecho de que el estudiante debe

y puede construir su aprendizaje,

por lo que el educador pasa del antiguo sistema

conductual, que obligaba a que el alumno

repita el conocimiento por él impartido, a ser

el guía que orienta y apoya esta tarea de autoconstrucción.

Para dar sentido a esta nueva

forma de ver la educación, se han presentado

propuestas pedagógicas con la finalidad de

que el estudiante sea el sujeto y no el objeto

de la misma.

Para conseguir este objetivo se deben

proponer actividades que permitan no solo

la búsqueda del conocimiento, sino también

la adquisición de habilidades y competencias,

por lo que es importante que en la planificación

del trabajo que se va a realizar se tengan

en cuenta los “educar para”, es decir el cómo

y el para qué de las actividades diarias que el

estudiante debe emprender.

Se dice entonces que se debe educar

para gozar de la vida, para que nuestros actos

...se deben

proponer

actividades

que permitan

no solo la

búsqueda del

conocimiento,

sino también la

adquisición de

habilidades y

competencias

26 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 27

14

Enseñar y aprender,

pasiones solidarias

y aprendizajes tengan significación, para un buen convivir, para apropiarse

de la historia y la cultura, para la expresión y para prepararse para

la incertidumbre que significa la vida misma. Sin duda alguna todos

son importantes, sin embargo al analizarlos uno a uno, el que más me

llamó la atención, y cambió mi forma de planificar, es “el educar para

la incertidumbre”, puesto que estuve seguro de que debía propiciarles

los conocimientos y aptitudes, mostrándoles yo los caminos por donde

deben transitar, iluminando para que sus pasos sean certeros en la

solución de sus problemas.

Esta nueva visión se sustenta en el hecho de que el mundo es

una incertidumbre. No hay certeza en el mañana y el estudiante debe

salir de su aprendizaje universitario, preparado para enfrentarla. En

medicina, el actuar podría estar errado en el futuro habiendo sido

adecuado en el pasado.

Entonces, mi quehacer universitario debe proponer localizar la

información, intentando no el qué enseñar sino el donde aprender,

fomentar el autoaprendizaje y el logro de competencias, respetando el

umbral de cada uno, con un currículo flexible, llegando a un conocimiento

integral del problema.

Visto de ese modo, me permito plantearles así el análisis, y les sugiero

algunas prácticas para lograr este “para”, posteriormente dialogué

con ellos y escuché sus opiniones.

Diariamente, en la práctica médica utilizamos el método científico

en el actuar, demostrando la incertidumbre que tenemos al encontrar-


nos frente al paciente, nuestro trabajo es una

investigación permanente, no tenemos certeza

al comenzar y en muy pocos casos la encontramos

al final. Aprovechamos de la observación

de los hechos: síntomas, signos, antecedentes,

exposición a tóxicos, hábitos. De ellos gracias

a un proceso mental extraemos una hipótesis

diagnóstica, que enfrentamos con los exámenes

de laboratorio, de imagen, de biología

molecular, histopatológico, de citometría de

flujo, genético, etc.; afirmando o negando la

misma; si la hipótesis es confirmada planteamos

el tratamiento, buscando en la evidencia

científica que lo propuesto logra curar, mejorar,

o paliar la enfermedad con fármacos,

cirugía, tratamientos físicos, de rehabilitación,

u otros; al final proponemos recomendaciones

en el orden psicológico, dietético, en el ámbito

familiar, en el entorno social en el que se desenvuelve,

en los hábitos, costumbres, formas

de vida y en lo laboral, para recuperar la salud

y conseguir la reintegración en su entorno,

concibiéndola a la misma como integral, es

decir física, psicológica y social.

El estudiante se enfrentará a un mañana

incierto, de enfermedades conocidas y de otras

nuevas y en él debemos lograr que alcance no

solo conocimientos sino competencias, que le

...en el diario

trabajo médico

en el hospital,

los estudiantes

llegan para

adquirir las

competencias

que les

permitan

enfrentarse a

los problemas

de salud de

los pacientes,

para ayudarles

a solucionarlos

con éxito...

capaciten para reconocer a las enfermedades

y saber como tratarlas.

El primer paso que propongo es el alcanzar

competencias para agudizar la observación

médica. La Semiología con la Semiotecnia

y la construcción de síndromes logra esto.

Enfrentaré entonces los conocimientos teóricos

con la práctica frente al paciente, para la

adquisición de las habilidades en el interrogatorio

directo e indirecto, y en la exploración,

para luego plasmar en la historia clínica en la

anamnesis y examen físico lo dicho. Cuando

se está delante del paciente se está frente

a la verdadera incertidumbre, una caja de

Pandora desde la cual debo sacar uno a uno

los argumentos que me llevarán al proceso

diagnóstico.

El segundo es más difícil, se trata de entrelazar

de manera racional, lógica, intuitiva y

práctica, los datos fruto de su observación con

la teoría que conoce, haciendo una verdadera

alquimia, que transforma esto en un síndrome,

es decir en una probable enfermedad pero

vista de manera muy amplia y general. Luego

de forma científica se hace el diagnóstico

diferencial que oriente a la etiología y a la

topografía del síndrome, para conseguir una

hipótesis más definida de una entidad clínica.

No hay máquina alguna hasta la actualidad, a

pesar de los enormes progresos de la tecnología

mecánica, digital o cibernética, que consiga

reemplazar al humano en esta tarea. Más tarde

esta hipótesis es corroborada con los exámenes,

que deben ser sensibles y específicos.

Hemos llegado a un diagnóstico de

una entidad clínica o quirúrgica y es hora

de proponer un plan de tratamiento, con la

incertidumbre de que en medicina no hay

nada que sea efectivo en el cien por ciento de

casos. Los resultados de los tratamientos son

reportados en porcentajes de curación o alivio.

Es obligatorio buscar en la literatura ¿que

tratamiento consigue esto? Aquí le ofrecemos

remedios, procedimientos quirúrgicos, recomendaciones,

consejos, tratamientos físicos,

psicológicos etc., con claridad y sinceridad,

ofreciendo solo lo alcanzable a la luz de la

ciencia, con incertidumbre todavía de los resultados.

El seguimiento posterior del paciente

nos permitirá nuestra evaluación, le hemos

curado o no. Nos dará también la oportunidad

de corregir en el futuro si hemos errado en el

camino diagnóstico y terapéutico.

Guiados por su profesor, observando y

practicando en el diario trabajo médico en el

Hospital, los estudiantes llegan para adquirir

las competencias que les permitan enfrentarse

a los problemas de salud de los pacientes, para

ayudarles a solucionarlos con éxito, y el que lo

alcancen o no depende de sus capacidades,

dedicación y de mi apoyo responsable, fundamentado

en el ejemplo. Estos planteamientos

he presentado a los estudiantes y ellos han dado

los siguientes comentarios.

Resulta mejor aprovechable el aprendizaje.

La búsqueda en los libros es teórica,

acompañando al médico en la práctica se vive

la verdadera medicina.

Para mí el modelo pedagógico ideal es

aquel en el que encontramos a maestros y

estudiantes juntos investigando, compartiendo

dudas, soluciones, experiencias con beneficio

mutuo y a favor de los pacientes. Hay mejor

provecho al relacionar teoría, práctica y evidencia.

Permite mayor participación estudiantil en

la investigación, dejando de ser entes pasivos y

logrando una mayor interrelación entre estudiantes.

Pone en juego la capacidad, el deseo,

la necesidad del estudiante por aprender. No es

limitante, la única limitación pone el estudiante.

Es mucho más motivante.

Es más lógico preparar para la incertidumbre,

cada paciente es un mundo único y

totalmente distinto a los demás. El hombre no

está exento de cometer errores, la probabilidad

de acierto es incierta, y es menor mientras más

conocimientos se acumulan y más prácticas se

realizan, con ganancia en experiencia.

Enseñar no es decir lo que es y lo que no

es, si lo que debería saber y como debe hacer

las cosas. La realidad de las cosas es diferente

a la que presentan los libros, uno aprende más

viendo y viviendo. La relación alumno profesor

debe ser afectuosa y respetuosa. Se aprende

más con el que lleva al aprendizaje, que con

el profesor que pasa hablando todo el tiempo.

Hay que escuchar a los demás para seguir

creciendo. La Medicina es más experiencia que

conceptos. Debemos no solo prepararnos para

nuestro bienestar sino para el de los pacientes,

para el bien de los demás, porque antes de

graduarse de médico hay que graduarse de

ser humano. Hemos estado acostumbrados a

clases magistrales, en las que asumimos lo que

nos dicen como verdad, logrando un espíritu

conformista. Esta nueva forma de ver la enseñanza

nos invita a ser partícipes de nuestra

propia educación, considerando al maestro

como guía. La educación es un proceso activo

tanto para el alumno como para el maestro, y

nos compromete a tomar actitudes voluntarias

para aprender y reforzar. Debemos aprender a

asociar mejor los conceptos y relacionar más

las cosas. Los profesores deben guiarnos más

que darnos todo en bandeja de plata. No se

cumplen en la formación con criterios básicos

El hombre no

está exento

de cometer

errores, la

probabilidad

de acierto

es incierta,

y es menor

mientras más

conocimientos

se acumulan y

más prácticas

se realizan, con

ganancia en

experiencia...

28 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 29

que llevan luego a falencias en el ejercicio

profesional, y está fundamentalmente

basado en la falta de práctica.

La docencia hay que ver como una

preparación para que cuando estemos

lejos de nuestros docentes, podamos

solucionar los problemas. Nos permite

esta forma de ver el aprendizaje más

libertad en nuestros actos, y mayor

confianza para preguntar. Sentimos que

así se nos prepara para la vida diaria. Nos

permite crecer en conocimientos y en

destrezas. El profesor se transforma en

quien en la práctica despeja dudas, con

una mejor preparación para el futuro.

Al sembrar en nosotros incertidumbre,

nos permite desarrollar mayores capacidades

para resolver los problemas.

Enseñar con represión es arcaico y

devaluado, educar con vocación, amor

y dedicación es loable. Hay que ver en

los profesores sus valores y virtudes, y

tratar de mejorarlos. La realidad no es

estática, debemos hacer lo mejor posible,

con decisión y pasión. La vida es

una incertidumbre y hay que aprender

a convivir con ella.

En el camino del médico casi nada

es cierto. La práctica enseña no solo a

recoger datos, lleva más allá, a comparar,

a buscar soluciones, a ejercitar, a

refutar, lo que al comienzo me dio un

gran dolor de cabeza hoy me da certeza.

El estudiante debe ser el propio motor

impulsador, requiriendo siempre la

ayuda de un tutor.

Es sorprendente como al tocar

la puerta de los estudiantes, encontré

muchas ideas que reforzaron mi postura,

y ratificaron lo valioso que es el

diálogo, el comentario, y lo importante

de planificar en conjunto el ¿por qué?,

¿el qué? y ¿el cómo?, para lograr el éxito

esperado con nuestro trabajo.


C r i t E r i o s

Era la mañana del domingo. Salí a dar vueltas

alrededor de la plaza de mi barrio, como

trato de hacerlo cada día. Venía por la vereda

que da hacia el norte. Adelante, tres chicos de

unos 8 o 9 años borboteaban risas. Uno era el

centro de la alegría.

Corría y patinaba sobre un charco, amenazaba

caerse y ganaba la vertical con un salto.

El sol bordaba reflejos en el agua y carcajeaba

también sobre los cabellos y la piel del crío.

Pasé feliz junto a ellos. Si un niño ríe y juega,

vivir tiene sentido.

Entonces me escupió la cabeza.

He visto por estos atribulados países nuestros,

niños de la guerra y de las hambres, de

la opulencia y del consumo desenfrenado. He

visto niños mendicantes, limpiavidrios, contorsionistas,

malabaristas, lustrabotas, vendedores

de lo que fuera, incluso de sí mismos.

He visto niños de la calle y de las mansiones,

de las cosechas y de las limusinas, de la

violencia y el abandono frente a quienes crecen

acunados por la fortuna. He visto mucho más

de lo que hubiera querido ver, pero nunca me

había cruzado con un niño capaz de escupir la

cabeza de un adulto de mi edad.

Me acerqué indignado. El chico daba la

espalda y los otros dos miraban para cualquier

parte.

“¿Por qué me hiciste eso?” Se volvió

hacia mí. Tenía los ojos grandes como soles

asustados.

“Yo no fui, señor”. “Por supuesto que

fuiste. ¿Por qué me hiciste eso?” “Yo no fui,

señor”, repetía sin bajar la mirada.

Había sido él. El salivazo partió de sus

labios. Pero ese “yo no fui” me golpeó más

hondo que la humillación. ¿Qué camino ha

recorrido, vivido, un niño para permitirse tamaña

gracia? Como educador, debo preguntar

por los aprendizajes que fueron tallando una

manera de percibir, de sentir, de ser, capaz de

abrir las compuertas para semejante paso.

La clave de ese acto es la educación

informal, propia de las relaciones en las que

nacemos y crecemos, de la vida cotidiana en

la familia, en el barrio, en la ciudad, y también

de la oferta de la cultura mediática.

La educación informal es la cuna de

nuestro ser. Supongamos los aprendizajes

de los primeros 20 años de vida de alguien.

Supongamos que alcanza a cursar ocho de lo

Nuestros

modelos de vida

daniel prieto Castillo /

proFEsor UNiVErsitario

Mientras él seguía negando con los ojos muy abiertos, me

iba ahogando una tristeza sin márgenes. “¿Quién te educó,

dije, adónde aprendiste que es divertido hacer esto?

que se llama educación formal. Ellos, llevados

a tiempo real, no llegan ni a cinco: nueve

meses al año, cinco días a la semana, cuatro

a seis horas diarias de clases… Cinco años o

menos, entonces; todo lo demás es educación

informal.

Mientras él seguía negando con los ojos

muy abiertos, me iba ahogando una tristeza

sin márgenes. “¿Quién te educó, dije, adónde

aprendiste que es divertido hacer esto?” Reiteraba

su respuesta: “Yo no fui, señor”. Me alejé.

La tristeza pudo más que mi indignación.

Se trata, la informal, de una educación

profunda, radicalmente personalizada. Nada

en ella pasa por los libros o por los conceptos.

Se la bebe, vive, de ser a ser, en el día a día, a

través de rostros, gestos, miradas, tonos de la

voz, palabras, conductas… Pero sobre todo

mediante los modelos que ofrecemos los

adultos a niños y jóvenes.

Los modelos de la vida cotidiana son de

carne y hueso, están ahí, en un juego permanente

de cercanías, ya sea en el cara a cara con

quienes se crece, o en el otro cara a cara con

los personajes de la cultura mediática. Cuna

de nuestro ser esos modelos, a través de los

cuales podemos heredar lo más digno de otras

generaciones, o lo más indigno.

La existencia es demasiado compleja

como para buscar determinadas causas de un

acto puntual. Pero como víctima de esa acción,

tengo todo el derecho a preguntar por los

modelos sociales cotidianos que alimentaron

y alimentan la imaginación, la sensibilidad, los

afectos, la percepción, los juegos, los gestos,

los actos de ese niño.

Hace unos años escribí: “Toda violencia

sembrada en la niñez, fructificará”.

Añado ahora: todo culto a la burla y a la

farra televisiva, todo alarde de picardía a lo

viejo Vizcacha, toda complicidad con grandes

o míseros actos de corrupción, todo empecinamiento

en una pretendida adolescencia

eterna, a los veinte, a los treinta, a los cuarenta

años; todo abandono de nuestra responsabilidad

de adultos, todo atropello a la convivencia

visto como una gracia, toda renuncia de los

mayores a educar, toda práctica de pedagogías

perversas, fructificarán.

El chico expresaba una razón terrible en

sus palabras. Ya comenzaban a madurar en

él las tercas huellas del mundo adulto.

No volví a verlo. Continúo con mis caminatas.

Nadie más me ha agredido.

Tal vez fue un solo caso. Un niño

no es todos los niños. Desde lo

más hondo de mi ser, quisiera

creerlo.

30 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 31


C r i t E r i o s

Frente a la crisis financiera que afecta a toda

la economía mundial y que se combina con la

crisis alimentaria, energética y climática, para

terminar en un desastre social y humanitario,

diversas reacciones se perfilan en el horizonte.

Algunos proponen de castigar y cambiar los

actores (los ladrones de gallinas, como dice

Michel Camdessus, el ex-director del FMI) pero

continuando exactamente igual como antes.

Otros señalan la necesidad de regular el sistema,

pero sin cambiar los parámetros, como George

Soros. Finalmente hay aquellos que piensan

que es la lógica misma del sistema económico

contemporáneo que está en juego y que se trata

de encontrar alternativas a éste.

La urgencia de soluciones es el desafío

mayor. No queda mucho tiempo para actuar

eficazmente contra el cambio climático. En el

curso de los dos últimos años, según la FAO, 100

millones de personas han pasado por debajo de

la línea de pobreza, la necesidad imperativa de

cambiar el ciclo energético está frente a nuestras

puertas. Una multitud de soluciones alternativas

existen, en todas las áreas, pero ellas exigen una

coherencia para garantizar su eficacia, no un

nuevo dogma, sino una articulación entre ellas.

De la misma manera que la Declaración de

los Derechos del Hombre proclamada por las

Naciones unidas, una Declaración universal del

Bien común de la Humanidad podría tener un

papel similar. En efecto los Derechos del Hombre

antes de haberse adoptado por la comunidad

internacional, han conocido un largo recorrido

entre las revoluciones francesa y estadounidense.

El mismo proceso progresivo ha tenido la tercera

generación de los Derechos, incluyendo una dimensión

social antes de ser proclamados. Bastante

occidental en sus perspectivas, el documento

fue completado con una Declaración africana y

por una iniciativa similar del Mundo árabe. Sin

ninguna duda la Declaración, muy seguido, es

manipulada en función de intereses políticos,

especialmente por las potencias occidentales.

Pero ella continúa siendo una referencia de base,

indispensable a toda legitimidad política y una

protección para las personas.

Actualmente ella debe ser completada, ya

que está en juego la supervivencia de la humanidad

y del planeta. Cuatro ejes fundamentales

podrían dar coherencia a las nuevas iniciativas

que buscan construir alternativas y también

François houtart /

por una declaración universal del bien común

de la humanidad

orientar numerosas prácticas.

1. La utilización sostenible y responsable de

los recursos naturales. Aquello significa otro enfoque

de las relaciones entre los seres humanos

y la naturaleza: pasar de la explotación al respeto

de esta última, fuente de toda la vida.

2. Privilegiar el valor de uso sobre el valor

de cambio. Luego, definir la economía como la

actividad destinada a crear, dentro del respeto de

las normas sociales y ecológicas, las bases de la

vida física, cultural y espiritual de todos los seres

humanos sobre el planeta.

3. Generalizar la democracia a todas las

relaciones sociales y a todas las instituciones. No

solamente aplicarla y profundizarla en el campo

político, con una nueva definición del Estado y

de los organismos internacionales, sino también

ampliarla al área de la economía, de la cultura y

de la relación entre hombres y mujeres.

4. La multiculturalidad, a fin de darle la posibilidad

a todos los saberes, a todas las culturas,

a todas las tradiciones filosóficas y religiosas de

participar en la definición del Bien común de la

Humanidad y a la elaboración de su ética.

La adopción de estos principios permitiría

comenzar un proceso alternativo real frente a las

reglas que presiden actualmente al desarrollo de

la economía capitalista, a la organización política

mundial y a la hegemonía cultural occidental y

quienes causan las consecuencias sociales, culturales

y naturales que conocemos actualmente.

Los principios expresados desembocan sobre

grandes orientaciones que es posible esbozar.

En efecto, está claro que el respeto de la

naturaleza exige el control colectivo de los recursos.

Aquello requiere también de constituir los

elementos, los más esenciales a la vida humana

(el agua, las semillas…) como patrimonio de la

humanidad, con todas las consecuencias jurídicas

que aquello provoca. Ello significaría igualmente

la toma en cuenta de las « externalidades » ecológicas

en el cálculo económico.

Privilegiar el valor de uso exige una trasformación

del sistema de producción actualmente

centrado sobre el valor de cambio, con el fin de

contribuir a la acumulación del capital considerado

como el motor de la economía. Aquello provoca

el restablecimiento de los servicios públicos,

incluido en las áreas de salud y de la educación,

es decir su « no mercantilización ».

Generalizar la democracia, especialmente

en la organización de la economía, supone el

fin del monopolio de las decisiones ligadas a la

propiedad del capital, pero también la puesta en

práctica de nuevas formas de participación que

conviertan los ciudadanos en sujetos.

Aceptar la multiculturalidad en la construcción

de los principios mencionados significa no

reducir la cultura a uno solo de sus componentes

y permitir a la riqueza del patrimonio cultural humano

expresarse, de poner término a los brevetes

monopolizadores del saber y de expresar una

ética social en los diversos lenguajes

Utopía! Si, ya que aquello no existe hoy día,

pero podría existir mañana. Utopía necesaria, ya

que es sinónimo de inspiración creadora de coherencias

en los esfuerzos colectivos y personales.

Pero también aplicaciones muy concretas, sabiendo

que cambiar un modelo de desarrollo no

se realiza en un día y su construcción demanda un

conjunto de acciones individuales y colectivas las

cuales evolucionan de forma diversa en el tiempo.

Entonces ¿cómo proponer medidas insertándose

en esta lógica y que podría ser el objeto de movilizaciones

populares y de decisiones políticas?

Muchas proposiciones ya han sido planteadas,

pero se podría agregar otras.

En el plano de los recursos naturales, un

pacto internacional sobre el agua, proveyendo

una gestión colectiva (no exclusivamente estatal)

correspondería a una consciencia existente de la

importancia del problema. Otras orientaciones

podrían ser propuestas: la soberanía de las

naciones sobre los recursos energéticos; la prohibición

de la especulación sobre los productos

alimenticios; la regulación de la producción de

los agro carburantes en función del respeto de la

biodiversidad, de la conservación de los suelos y

del agua, y el principio, de la agricultura campesina;

la adopción de las medidas necesarias para

limitar, en el curso del siglo XXI, a un grado

centígrado, la aumentación de la temperatura

de la tierra, el control público de las actividades

petroleras y mineras, mediante un código de

explotación internacional, verificada y aprobada,

concerniendo los efectos ecológicos y sociales

(los derechos de los pueblos indígenas, entre

otros)

A propósito del valor de uso, ejemplos

concretos pueden ser dados igualmente. Se trataría

de restablecer el estatuto de bien público,

del agua, de la electricidad, del correo, de los

32 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 33

teléfonos, de internet, de los trasportes colectivos,

de la salud, de la educación, en función

de las especificidades de cada sector. Exigir una

garantía de cinco años sobre todos los bienes

manufacturados, lo que permitiría de alargar la

vida de los productos y de disminuir la utilización

de materias primas y de la energía. Imponer un

impuesto sobre los productos manufacturados

que recorren más de 1000 kilómetros entre su

producción y su consumo (adaptable según los

productos) y que sería atribuido al desarrollo

local de los países más frágiles; reforzar las normas

de trabajo establecidas por la OIT, sobre

la base de una disminución de los tiempos de

trabajo y de la calidad de este último, cambiar

los parámetros del PBI, introduciendo en él, los

elementos cualitativos que conlleven la idea del

« buen vivir».

Las aplicaciones de la democracia generalizada

son innumerables y podrían concernir a

todas las instituciones que pidan un estatuto

reconocido públicamente, tanto por su funcionamiento

interno como por la igualdad en las

relaciones de género: empresas, sindicatos, organizaciones

religiosas, culturales, deportivas. En

lo que concierne al plan de las Naciones Unidas,

se podría proponer la regla de los dos tercios

para las decisiones de « principio » y de la mayoría

absoluta para las medidas de aplicación. En

cuanto a la multiculturalidad, ella comprendería

entre otros, la prohibición de patentar los saberes

tradicionales; la puesta a disposición pública de

los descubrimientos ligados a la vida humana

(medicinales y farmacéuticos); el establecimiento

de las bases naturales necesarias a la sobrevivencia

de culturas particulares (territorialidad).

Un llamado se ha hecho* para que las

proposiciones sean reunidas en un conjunto

coherente de alternativas, que constituirían el

objetivo colectivo de la humanidad y las aplicaciones

de una Declaración universal del Bien

común de la Humanidad por la Asamblea general

de las Naciones unidas.

* Propuesta presentada en el Congreso Universidad, Desarrollo

y Cooperación realizado en Cuenca en Abril de 2009

Una recolección de propuestas es organizado en el sitio

web del Fórum mundial de las Alternativas. Estas últimas

pueden ser comunicadas al correo siguiente: Houtart@

hotmail.com


todos tienen

derecho a votar

Por periodo de elecciones la UDAFE

presentó a la comunidad cuencana el

lanzamiento de la campaña “Todos tienen

derecho a votar”, que ayudó a personas

discapacitadas en un traslado asistido a

los recintos electorales.

hospirío entre los 5

mejores del Ecuador

En un recorrido con docentes y autoridades

de la Universidad del Azuay, previo

a la inauguración del Hospital del Río

(Hospirío) se observó modernos equipos

al servicio de la comunidad azuaya, del

austro del país e incluso la zona norte del

Perú, por su especialización en enfermedades

de alta complejidad.

agenda

REVISTA COLOQUIO

Uda firma

convenio con

instituto Mexicano

La Universidad del Azuay firmó un

Convenio de Colaboración Académica y

Científica con el Instituto Mexicano de

Seguridad Social – IMSS. Ambos organismos,

en procura del progreso interinstitucional

con repercusión nacional

e internacional, formularán y ejecutarán

conjuntamente proyectos de producción,

investigación y transferencia de tecnología

con la participación de personal calificado

y comprometido con su comunidad.

homenaje a

empleados y

profesores que

cumplen 25 años

La Universidad del Azuay y su Asociación

de Empleados y Trabajadores realizaron la

Sesión Solemne a docentes y empleados

que cumplieron 25 años de servicio a la

Institución, acto que contó con la participación

del Coro Polifónico, Grupo UDAN-

ZA y el reecuentro de “Guapondelig”,

primer grupo musical de la Institución.

Dirección de Comunicación

y Relaciones Internacionales

tEXtos: alEJaNdra ZaraMa Y silVaNa EsCaNdÓN

Candidatos

presentaron

propuestas

la Universidad del Azuay recibió a los

candidatos a Prefecto del Azuay y Alcaldía

de Cuenca, con la finalidad de conocer

sus propuestas defrente a las elecciones

del pasado 26 de abril. La presentación de

propuestas fue organizada por UDAFE para

brindar un espacio de discusión y socialización

de proyectos con los estudiantes de

la UDA.

agenda

REVISTA COLOQUIO

Centro de diseño con el respaldo

de la Uda y el MiC

El lunes 20 de abril se firmó el convenio de Cooparticipación entre la

Universidad del Azuay, mediante su Facultad de Diseño, y el Ministerio

de Industrias y Competitividad para operativizar el Centro Técnico de

Servicios en Diseño y Desarrollo de Productos para la Confección Textil y

en Cuero a disposición de las empresas locales y nacionales de esta rama.

Encuentro latinoamericano nos

acerca a la Ecología

La Universidad del Azuay con su Escuela de Ecología, Biología y Gestión,

y el Instituto de Ecología y Biodiversidad de Chile (IEB) organizaron el

Encuentro Latinoamericano de la EEPE (Enseñanza de la Ecología en el

Patio de la Escuela) que tuvo como objetivo compartir las experiencias

realizadas con el Ciclo de Indagación Comunitaria, herramienta de

investigación con acercamientos hacia comunidades, escuelas, centros

de interpretación y otros.

34 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 35

Nueva Escuela

de arquitectura

La Universidad del Azuay, comprometida con el desarrollo

local y regional, dio a conocer a la comunidad su

nueva Escuela de Arquitectura, en una Rueda de Prensa

con la presencia de autoridades de la Institución y de la

localidad. La nueva Carrera ofrecerá a la sociedad profesionales

altamente capacitados, con un perfil integral

que se ajuste a las nuevas exigencias de la práctica profesional

de la Arquitectura en el Ecuador y el mundo.

Uda inauguró 1er.

Encuentro Universitario de

Comercio Exterior

La Universidad del Azuay realizó el 1er Encuentro

Universitario de Comercio Exterior - COMEX- que

contó con la presencia de más de 400 participantes de

universidades de todo el país; además de expositores

nacionales y extranjeros, entre ellos, Ricardo Estrada de

CORPEI, Álvaro Maldonado de FEDEXPOR, Carola Ríos

de la Cámara de Industria de Cuenca, la participación

especial del Dr. Hugo Ortega, de la Universidad de

Chile, entre otros.

“Más acá de…

mis circunstancias”

La Universidad del Azuay y la Universidad Tecnológica - ECOTEC- presentaron la obra

“Más acá de mis circunstancias” de David Samaniego Torres, destacado educador y periodista

azuayo. En el libro se recopilan sus comentarios y artículos de casi una década en su

columna de opinión de Diario El Universo.


1er Encuentro de

Gestión y derecho

ambiental

Se desarrolló el 1er Encuentro de Gestión

y Derecho Ambiental con la participación

conjunta de la Universidad Internacional

Menéndez Pelayo de España (UIMP) y

la Comisión de Gestión Ambiental del

Municipio de Cuenca (CGA).

Estampas

panameñas

La Universidad del Azuay recibió al Ballet

Estampas Panameñas y a representantes

del hermano país, con el objetivo de

difundir su rica cultura.

agenda REVISTA COLOQUIO

REVISTA

Silvana Escandón Jara

tEXtos Y Fotos: rElaCioNEs púBliCas dE la U.d.a.

1er Congreso de Educación social

Con la participación de destacadas personalidades en el ámbito social, tanto de la localidad

como del extranjero se llevó a cabo el 1er Congreso de Educación Social: Propuestas

para una verdadera transformación social, por el compromiso en la formación de profesionales

con servicio a la comunidad, en especial a los sectores más vulnerados como

niños y adolescentes callejizados, y otros grupos humanos.

alumna destacada realiza prácticas en la

Universidad de Miami

Como parte de las actividades académicas y facilidades de intercambio que tiene la Universidad

del Azuay, la alumna María Gabriela Molina Ordóñez, de la Carrera de Medicina,

cursó satisfactoriamente el Programa Médico William J. Harrington para Latinoamérica de

la Universidad de Miami y el Jackson Memorial Medical, con destacado desempeño que

pone en alto el nivel académico de la UDA y, a su vez, de los médicos de la ciudad.

agenda

COLOQUIO

docente en

Comisión de

doctorados del

CoNEsUp

El Consejo Nacional de Educación

Superior – CONESUP- integró su Comisión

de Doctorados de Cuarto Nivel

(Ph. D) con los mejores profesionales

del Ecuador, entre ellos se encuentra

el Doctor Gustavo Chacón Vintimilla,

Subdecano de la Facultad de Ciencia

y Tecnología de la Universidad del

Azuay.

decano de Medicina recibe

reconocimiento internacional

La Universidad del Azuay destaca la bien merecida premiación al Decano

de la Facultad de Medicina, Doctor Edgar Rodas Andrade., con el reconocimiento

“Surgical Humanitarian Award”, premio que otorga el Colegio

Americano de Cirujanos por la importante labor social y humanitaria en las

comunidades rurales del austro del país.

Cooperación

académica entre la

Uda y Etapa

Se celebró el convenio de Cooperación

Académica entre la Asociación de Empleados

de ETAPA y la Universidad del Azuay.

Esta última ha planteado su respaldo a los

personeros en aspectos como capacitación,

remuneraciones, mejoramiento continuo y

salud laboral.

36 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 37

presentación de libro de

José Cordero acosta

La obra “La Casación Penal y el Principio del Doble

Conforme” del Dr. José Cordero Acosta, destacado

jurista y catedrático de la Facultad de Ciencias Jurídicas

de la UDA, fue presentado en el Museo de las Conceptas

y tuvo favorables críticas por su fácil lecturabilidad

dando solución a problemas y situaciones propias del

quehacer diario de los legistas.

rector asistió a

Comisión de legislación

y Fiscalización

El Rector de la Universidad del Azuay, Dr. Mario Jaramillo

P., fue invitado por la Comisión Especializada de Reforma

y Gestión Pública de la Comisión Legislativa y de

Fiscalización que considerará las nuevas normativas de

la Ley de Escalafón y Carrera Docente, dado su amplio

conocimiento y experiencia en la educación.


soria olMEdo, andrés

las vanguardias y la generación del 27

Madrid, litoral, 2007

Este libro corresponde al volumen 8 de

Poesía Española, antología crítica dirigida

por Francisco Rico. En más de mil páginas,

desfilan ante el lector los grandes

nombres de la lírica española e hispanoamericana

de la época, presentados con

un criterio espacio-temporal que permite

captar los movimientos del proceso lírico

a lo largo del pasado siglo. Empieza esta

antología crítica por la poesía de Juan

Ramón Jiménez y la de los representantes

de la crisis de los valores modernistas

(1918-1924); pasa revista a los autores de

la llamada joven literatura, a los poemas

escritos durante la guerra civil española,

y termina con los poemas del período

de la dictadura franquista, muchos de

los cuales pertenecen a las creaciones

de senectud de los sobrevivientes del

grupo (1964-1985). Los textos antológicos

vienen profusamente acompañados

por comentarios, glosas y apuntaciones

históricas, materiales que recomiendan el

volumen como un importante medio de

consulta para estudiantes y estudiosos de

la poesía.

libros

BraslaVsKY, Berta

Enseñar a entender lo que se lee

México, Fondo de Cultura Económica,

2008 (1ª reimp.)

Es un manual que aborda uno de los

temas de mayor preocupación pedagógica

en los primeros años escolares:

cómo enseñarle al niño a entender lo

que lee. El asunto no es tan sencillo, si

se considera que nuestros niños han

crecido en pleno tercer período de la

evolución de la cultura, anunciado en

la década de 1960 por McLuhan; esto

es, en la era electrónica, caracterizada

por el predominio de lo auditivo y lo

visual sobre el pensamiento lógico.

De modo que volver sobre el acto de

leer y escribir es proporcionarle al

niño un instrumento de penetración

en la cultura; exige por lo tanto nuevas

estrategias educativas que partan de

un modelo evaluativo integral. Al final

de su propuesta, cree la autora que

“lo esencial consiste en la calidad de la

educación, condicionada por múltiples

variables, pero especialmente por un

sistema formal, una sociedad y una política

que recuperen para el maestro, y

por el maestro, la alta dignidad que se

le reconoció cuando se generó la educación

pública a fines del siglo XIX”.

hitChENs, Christopher

dios no es bueno. alegato contra la

religión

Barcelona, debate, 2008

Graduado en Oxford en filosofía, política

y economía, Hitchens, autor de varios

libros, es también un periodista cuyo

ejercicio profesional le ha puesto en

contacto con las diferentes culturas y,

como elementos constitutivos de ellas,

con las creencias que predominan en

el mundo oriental y occidental. Este

contacto personal le lleva a retomar en

este volumen la vieja discusión de si fue

el hombre creado a imagen y semejanza

de Dios, o si el proceso fue al revés.

Si la religión, como presumen todos

los credos, es un camino de ascensión

espiritual y de perfección humana, ¿son

mejores los fieles de una u otra religión

que quienes no practican ninguna?, se

pregunta. Un recorrido por la historia va

mostrando el reguero de sangre que ha

provocado la imposición de un determinado

credo como el verdadero, pues la

religión, sostiene, lo emponzoña todo.

La barbarie llega hasta nuestros días y

cobra aún miles de víctimas, encubierta

en confrontaciones políticas, ideológicas,

raciales. Se trata de un libro polémico,

pero sugestivo y motivador.

GÓMEZ dE silVa, Guido

Breve diccionario etimológico de la

lengua española

México, Fondo de Cultura Económica,

2006

Este breve volumen tiene más de

setecientas páginas. Su propósito

principal –dice el autor en la introducción-

, “es seguir la pista de cada

palabra española hasta el tiempo más

remoto posible para hacer conocer

al lector la historia de la evolución de

la lengua castellana; otro de sus propósitos

es ayudar a los estudiantes a

aprender vocabulario: la etimología

puede servir de puente o recurso

mnemotécnico…”. Pero antes, ha recordado

a los lectores que “la etimología

es la historia de las palabras, y,

como las palabras representan cosas,

es con frecuencia la historia de las

cosas, y por tanto de la civilización

(…). No solo la historia, sino aun la

prehistoria puede ser explorada por

medio del estudio de la etimología”,

afirma el autor; expresiones que

entusiasman como una invitación a la

consulta, en estos tiempos en que los

oropeles de lo light y de la globalización

estrechan y ensombrecen la

visión de la cultura.

libros

MaNFErto dE FaBiaNis, Valeria,

editora

Fidel Castro. historia e imágenes

México, océano, 2008

38 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009 / 39

Mirada desde cualquier perspectiva

histórica, la figura de Castro es

emblemática y permanecerá por largo

tiempo viva en la conciencia de los

hombres y los pueblos hispanoamericanos.

La publicación ofrece al lector

el testimonio histórico de esta aventura

vital, con profusión de ilustraciones

que recuerdan la infancia del futuro

Comandante en la vida familiar,

recogen los años de formación y

de cruenta lucha revolucionaria, de

marcha triunfal sobre las huestes de

Baptista seguida del largo período de

ejercicio del poder, como personaje

ya universal, y concluyen en la etapa

de alejamiento de la vida pública,

en una de cuyas fotografías se nos lo

muestra dialogando como un patriarca

con las monjitas de Santa Brígida, a

la entrada de la catedral bizantina de

La Habana. Ahora, cuando Cuba ha

sido readmitida en el seno de la OEA,

al cabo de 47 años de su expulsión,

este testimonio gráfico cobra el secreto

sabor de una leyenda.

loriNGhoVEN, Bernd Freytag von

En el búnker con hitler

Barcelona, Crítica, 2008

Loringhoven tenía 30 años de edad;

había comandado valerosamente algunas

operaciones en el frente ruso, cuando

fue nombrado, tres días después del

fallido atentado de la operación Valquiria,

ayudante de campo del general

Guderian. En esta condición le tocó al

joven oficial asistir a las reuniones que

diariamente celebraba por la noche, hasta

la hora del alba, la alta cúpula militar

alemana en el refugio de Hitler para dictar

el curso de la guerra. Cuando todo se

vino abajo, dos días antes del suicidio del

Fürher, escapó Loringhoven del búnker

y del asedio de Berlín. Logró sobrevivir

para contarnos, sesenta años después,

las observaciones y las experiencias que

había conservado en sus cuadernos de

notas. Este pequeño libro tiene el sabor

de un testimonio de primera mano

sobre los últimos episodios y los últimos

hombres que rodearon a un líder cuyos

obsecuentes servidores le ocultaron el

fracaso y le llevaron a perder la noción

de la realidad.


de palabra y obra

Mario

Benedetti

1920 - 2009

“Cuando muera quisiera desmorirme

tan solo por un rato para ver

cómo el mundo se lleva con mi ausencia”

40 / Co l o qu i o • Re v i s ta d e la u.d.a. • ab R i l - Ju n i o 2009

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!