personaje - Carrefour Argentina

carrefour.com.ar

personaje - Carrefour Argentina

personaje

En la cima

Brilla y sorprende en Bailando por

un sueño, roba sonrisas desde la tira

Los únicos y se le anima al teatro

con sus compañeros de elenco.

Además, la actriz que trabaja en el

cine y la televisión desde los 10 años

también sueña con grabar un disco.

El gran momento de Jimena Barón.

La atareada rutina de la joven y movediza Jimena Barón

cuenta con pocas pausas que permitan entrevistarla. Por

eso, no hubo más opción que hacerlo en un alto en las

grabaciones de Los únicos, la ficción del momento en la

televisión argentina. Mientras se toma apurada un café

cortado, asegura: “Acá me siento como en casa”. “Acá”

es el estudio de filmación de Pol-ka, la productora de

Adrián Suar de donde surgieron algunos de los programas

más exitosos de la última década. Catorce años pasaron

desde que el propio Suar la entrevistó una mañana

lluviosa y al instante decidió darle el papel de la hija de

Mercedes Morán en Gasoleros, la serie costumbrista que

marcó un antes y un después en la forma de contar historias

en la televisión local. Desde entonces, Jimena no

paró de trabajar: año tras año, formó parte de los elencos

de El sodero de mi vida, Son amores, Los Roldán, Sos mi vida,

Por amor a vos y Casi ángeles. Con casi una vida entera

en la pantalla chica, se podría pensar que aquello de la

fama y de la popularidad ya no tiene secretos para esta

actriz porteña de 23 años. Sin embargo, en 2011, más

que nunca en su carrera, Jimena está en boca de todos.

Al actual éxito en Los únicos, le suma sus dotes como

bailarina en el certamen Bailando por un sueño y hasta

demostró ser una eximia cantante, cuando cantó a dúo

con el venezolano Carlos Baute en la última visita que el

artista hizo al país. Su voz y su presencia en el escenario

sorprendieron al público y también a más de un productor

artístico, al punto tal que Jimena ya compone canciones

con vistas a su álbum debut. Como si todos estos no

fuesen suficientes rubros para abarcar, la actriz también

se sube al escenario junto con sus compañeros de Los

únicos, para hacer reír desde la complicidad del teatro a

todos los seguidores de la tira.

–Trabajás desde los 10 años sin parar. ¿Qué recuerdos

tenés de esa infancia?

–Empecé en la película El faro. Recuerdo que me acompañó

mi mamá. Fue como un proceso de adaptación, como

cuando empezás el jardín de infantes. Después me

acuerdo de mi primer día en Pol-ka, de la entrevista con

Adrián (Suar). Recuerdo que llovía, y dicen que eso trae

buena suerte. Después arranqué con Gasoleros, que fue

un exitazo, y desde aquella época me “adoptaron”. Por

eso, siento que Pol-ka es mi casa. Eran muchísimas horas

de grabación, y estaba más tiempo acá que con mi familia.

Jugaba en los pasillos, dibujaba, cantaba… Pasaron

muchos años, y la gente sigue siendo la misma: las maquilladoras,

los técnicos, la gente del bar, todos. Y los

elencos de las tiras se transformaron en mis amigos, en

mi familia. Son muchas horas las que estamos acá, y de

verdad hay una convivencia.

–¿Cómo combinaste tanto trabajo y tanta exposición

con tu vida personal?

–Mirá, yo soy fanática de mi trabajo. Me apasiona realmente

lo que hago. La tele es algo que consume mucho

tiempo, pero igual me encanta hacer tiras. Y si bien tengo

ganas de volver a hacer cine, la verdad es que la tele

no me cansa nada. Lo valoro mucho: tengo mucha suerte

de haber tenido trabajo siempre. Pero lo vivo con mucha

tranquilidad; no dejo de verlo como un trabajo igual

a cualquier otro. Es importante desarrollar también otras

cosas: yo canto, cocino muchísimo, me encanta pintar,

sacar fotos, muchas cosas.

–¿En algún momento tuviste ganas de parar y probar

otras experiencias fuera de la actuación?

14 15


16

Colgando en sus manos

Todo comenzó como un juego. El cantante venezolano Carlos

Baute llegó a la Argentina con su último disco, Amarte

bien, bajo el brazo. Para promocionarlo se decidió que el

galán participara de un capítulo de la tira del momento, Los

únicos. A fin de cuentas, se trataba de una estrategia de

marketing ya conocida en la pantalla local. Lo que nadie podía

imaginar era que una de las actrices de la tira conquistaría

en esas pocas escenas a la estrella internacional. Días

más tarde, invitación de Baute mediante, Jimena se subió

al escenario del teatro Gran Rex para cantar a dúo el éxito

“Colgando en tus manos”, que el venezolano grabó originalmente

con la española Marta Sánchez. Dicen los presentes

que la interpretación de Jimena fue tan sensual y

avasallante que el venezolano no le sacó

los ojos de encima durante toda la canción.

Al instante la prensa del corazón

habló de amor a primera vista

o de un flechazo fulminante. Sin

embargo, Jimena, en pareja desde

hace más de dos años, lo negó

inmediatamente. El galán latino,

por su parte, se casó al poco

tiempo con su novia de hace años

y se limitó a envolver a Jimena con

elogios, al describirla como una mujer

“muy hermosa y talentosa” con quien sintió

“una química espectacular”.

–¡Sí! A los 18 me fui por un año a vivir a Nueva Zelanda, a

probar otra experiencia, a estar en la misma que los chicos de

mi edad. Tuve que agarrar el diario y buscar trabajo de lo que

apareciera: fui cajera de un supermercado, mesera, limpié los

cuartos de un hotel… La idea era probarme a mí misma, probar

qué pasaba si desaparecía de la tele por un año, saber

qué iba a pasar cuando volviera… ¿Iba a poder trabajar de lo

que me gustaba? Fue el año en que terminamos Los Roldán,

y yo ya tenía propuestas para el año siguiente. Pero mi planteo

era que si había trabajado tantos años, me llamarían

cuando volviera...

–Trabajaste en los programas más populares, como Gasoleros

o Casi ángeles. ¿Se aprende a manejar la fama?

–La verdad es que no entiendo el tema de la fama. Pasaba

mucho en Casi ángeles con la cuestión de los clubes de fans.

Para tener fans primero tenés que ser ídolo, y yo no me siento

ídolo de nadie, realmente. Me sorprende un poco eso: que

me griten, que me idolatren. Por otro lado, lo mío siempre fue

muy gradual. Al principio, me sentía medio incómoda con el

tema de las notas, pero fui aprendiendo que hay que hacerlo y

además siento que hoy tengo más cosas para contar. Este año

vino bravo en cuanto a la popularidad, pero no voy a dejar de

tener los pies sobre la tierra, porque conozco el ambiente.

–Dejame felicitarte por tu look… Verte en Bailando por un

sueño, en donde te ganaste las miradas y la simpatía del público,

sorprendió a más de uno.

–Bueno, muchas gracias. Fue algo que busqué. Me maté entrenando

y lo generé yo. Fue muy progresivo. De alguna forma,

me manejo así siempre: apunto a un lugar donde quiero

llegar y, hasta que no se materializa, no me para nadie. Yo tenía

en mente un poco todo lo que me está pasando; desde el

tema del baile hasta lo del canto… Sabía que todo eso estaba

ahí. Era un deseo, y estoy feliz por ir alcanzándolo.

Tengo 23 años y sería un error desesperarme por las

cosas que no llegan. Hay momentos mejores y otros

peores, pero también hay que pasarlos porque, si

no, sería irreal. Siento que ahora llegó todo.

Por Manuel Torino. Fotos: Macarena Otero. Producción: Dolores

Larguía y Anushka Elliot. Agradecimientos: Kamanda

De estreno

Parte de la responsabilidad de que hoy Jimena

Barón esté en boca de todos la tiene Los

únicos, la tira de Canal 13. Con una fórmula que

combina acción y humor sano para la familia, el programa

le devolvió la alegría al horario estelar televisivo, que

venía ofreciendo dramáticas historias de desamores y misterios.

Los superpoderes de sus personajes, sumados al histrionismo

de Nicolás Cabré, Arnaldo André, Fabio Posca y la

propia Barón, entre otros buenos actores, supieron conquistar

a una amplia audiencia. Por eso acaban de estrenar su obra

teatral, en la que todos los personajes de la tira harán descostillar

de risa al público, a apenas unas butacas de distancia.

Como broche de oro, la empatía que genera Jimena

con el público de Showmatch hace de su paso por

la pista de baile un momento imperdible. No solo

sorprendió con mucho ritmo y sensualidad, sino

que su talento actoral le sumó excelencia.

¿Puede pedir más?

17

More magazines by this user
Similar magazines