07.05.2013 Views

utilización del derecho internacional por parte de los tribunales ...

utilización del derecho internacional por parte de los tribunales ...

utilización del derecho internacional por parte de los tribunales ...

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

UTILIZACIÓN DEL DERECHO<br />

INTERNACIONAL POR PARTE DE<br />

LOS TRIBUNALES NACIONALES<br />

RECOPILACIÓN DE SENTENCIAS<br />

2011<br />

Programa sobre Normas Internacionales <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Derechos en el<br />

Trabajo e Igualdad <strong>de</strong> Género<br />

1


Utilización <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

<strong>tribunales</strong> nacionales<br />

Introducción<br />

Recopilación <strong>de</strong> sentencias<br />

El presente documento es una recopilación <strong>de</strong> sentencias <strong>de</strong> <strong>tribunales</strong> nacionales en las<br />

que se han utilizado elementos <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para la resolución <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

litigios. Algunas sentencias <strong>de</strong> cortes <strong>internacional</strong>es han sido incluidas. Aunque la<br />

recopilación incluye principalmente asuntos en materia <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> laboral, también<br />

recoge sentencias relacionadas con <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos fundamentales en general.<br />

Las <strong>de</strong>cisiones se presentan en forma resumida, subrayando en cada caso el uso<br />

concreto <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>.<br />

El objetivo principal <strong>de</strong> este documento es complementar las activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> formación<br />

en el campo <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo <strong>de</strong>stinadas a jueces y juristas. Su<br />

finalidad esencial es animar a <strong>los</strong> jueces, abogados y profesores <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a analizar la<br />

variedad <strong>de</strong> hipótesis y técnicas que permiten el uso <strong>de</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es en<br />

las <strong>de</strong>cisiones judiciales nacionales. Por tanto, no preten<strong>de</strong> ser una recopilación<br />

exhaustiva ni ofrecer una perspectiva integral <strong>de</strong> las ten<strong>de</strong>ncias jurispru<strong>de</strong>nciales <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

países citados. Dada su finalidad, preten<strong>de</strong>, más bien, resaltar las sentencias y <strong>de</strong>cisiones<br />

abiertas a <strong>los</strong> principios y espíritu <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo y a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

humanos fundamentales. Las traducciones <strong>de</strong> <strong>los</strong> extractos <strong>de</strong> las sentencias incluidas en<br />

<strong>los</strong> resúmenes son obra <strong><strong>de</strong>l</strong> Programa <strong>de</strong> las Normas y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Principios y Derechos<br />

Fundamentales en el Trabajo, <strong>por</strong> lo que no tienen carácter oficial. Pue<strong>de</strong> obtener,<br />

previa solicitud, el texto completo <strong>de</strong> las sentencias en su idioma original. Por último, el<br />

índice que figura al inicio ofrece una clasificación <strong>de</strong> las <strong>de</strong>cisiones <strong>por</strong> países, temas y<br />

formas <strong>de</strong> uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>.<br />

Agra<strong>de</strong>cemos <strong>de</strong> antemano cualquier comentario que nos permita corregir posibles<br />

imprecisiones y, en particular, cualquier información sobre nuevas sentencias que hagan<br />

referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo o a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos fundamentales<br />

en general, a fin <strong>de</strong> mejorar y actualizar este estudio.<br />

1<br />

Turín, 2011


Nota explicativa<br />

Criterios <strong>de</strong> clasificación <strong>de</strong> las sentencias recogidas<br />

Las sentencias se clasifican con arreglo a <strong>los</strong> cuatro criterios siguientes:<br />

1. país <strong>de</strong> origen <strong>de</strong> la sentencia;<br />

2. tema principal objeto <strong>de</strong> remisión al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>;<br />

3. función <strong>de</strong>sempeñada <strong>por</strong> el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> (resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio<br />

con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>; guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

interno; establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial inspirado <strong>por</strong> el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong>; reforzamiento <strong>de</strong> una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno), y<br />

4. tipo <strong>de</strong> instrumento <strong>internacional</strong> utilizado (tratados ratificados; tratados no<br />

ratificados; instrumentos no sujetos a ratificación; legislación extranjera;<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong>; jurispru<strong>de</strong>ncia comparada; informe <strong>de</strong> la Oficina<br />

Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, or<strong>de</strong>n público <strong>internacional</strong>).<br />

Mientras que <strong>los</strong> criterios <strong>de</strong> clasificación 1, 2 y 4 tienen un sentido obvio, no ocurre<br />

necesariamente lo mismo con el criterio núm. 3, cuya finalidad es resaltar las distintas<br />

funciones que <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> nacionales pue<strong>de</strong>n asignar a <strong>los</strong> instrumentos<br />

<strong>internacional</strong>es. Tras analizar las <strong>de</strong>cisiones incluidas en el estudio, hemos distinguido<br />

cuatro tipos básicos <strong>de</strong> funciones <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, que pue<strong>de</strong>n <strong>de</strong>finirse <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

siguiente modo:<br />

Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

La norma <strong>internacional</strong> constituye la norma básica empleada para la resolución <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

litigio, y su aplicación permite <strong>de</strong>scartar la aplicación <strong>de</strong> una norma interna menos<br />

protectora <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores o <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos o bien<br />

subsanar una laguna <strong>de</strong> la legislación interna.<br />

Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

interno<br />

Aunque el litigio se ha resuelto aplicando una disposición <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno, la<br />

aplicación <strong>de</strong> dicha disposición ha requerido la clarificación <strong>de</strong> su contenido y <strong>de</strong> su<br />

alcance a la luz <strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es.<br />

Establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Ante las lagunas o la improce<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la legislación nacional, el juez se inspira <strong>de</strong> una<br />

norma <strong>internacional</strong> (generalmente no ratificada o no sujeta a ratificación) para crear o<br />

reconocer un principio jurispru<strong>de</strong>ncial que permita resolver el litigio.<br />

Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Aunque el litigio hubiera podido resolverse mediante la aplicación exclusiva <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno, la referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> permite al juez subrayar el<br />

carácter fundamental <strong>de</strong> un principio o <strong><strong>de</strong>recho</strong> ya reconocido en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> nacional o<br />

corroborar la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno que realiza en su sentencia.<br />

2


Estas <strong>de</strong>finiciones no preten<strong>de</strong>n ser absolutas. De hecho, en algunas sentencias, la<br />

frontera entre ellas pue<strong>de</strong> difuminarse y resultar difícil distinguirlas. No obstante, dados<br />

<strong>los</strong> fines formativos <strong><strong>de</strong>l</strong> documento, consi<strong>de</strong>ramos útil esta clasificación para resaltar <strong>de</strong><br />

forma más específica las diversas funciones que pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>sempeñar el <strong><strong>de</strong>recho</strong> laboral<br />

<strong>internacional</strong> en <strong>los</strong> asuntos judiciales nacionales.<br />

Por último, en <strong>los</strong> supuestos en que el or<strong>de</strong>namiento jurídico <strong>de</strong> <strong>los</strong> países incluidos en<br />

el compendio establezcan el modo en que <strong>de</strong>be incor<strong>por</strong>arse el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno o bien la autoridad jerárquica que <strong>de</strong>be asignarse a aquél, las sentencias<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> país en cuestión vienen precedidas <strong>de</strong> una nota en la que se señalan dichas<br />

disposiciones.<br />

3


ÍNDICE DE SENTENCIAS<br />

Índice <strong>de</strong> sentencias <strong>por</strong> países (en or<strong>de</strong>n alfabético francés)<br />

Sudáfrica<br />

1. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica, NUMSA c. Ba<strong>de</strong>r Pop, 13 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong><br />

2002, núm. CCT 14/02<br />

2. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica, Jacques Charl Hoffman c. South African<br />

Airways, 28 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2000, caso núm. CCT 17/00<br />

3. Tribunal <strong>de</strong> Apelación Laboral, Modise y otros c. Steve’s Spar, 15 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong><br />

2000, caso núm. JA 29/99<br />

4. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica, South African National Defence Union c. el<br />

Ministro <strong>de</strong> Defensa, 26 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1999, caso núm. CCT 27/98<br />

Alemania<br />

5. Tribunal Constitucional Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Alemania, 18 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2003, 1 BvR<br />

302/96<br />

6. Tribunal Constitucional Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Alemania, 1 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1998, 2 BvR 441/90<br />

7. Tribunal Administrativo Fe<strong>de</strong>ral, 28 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1991, BVerwG 1 C 20.89<br />

Argentina<br />

8. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Adriana María Rossi c. Estado Nacional - Armada<br />

Argentina, 9 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2009, R. 1717. XLI<br />

9. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Aníbal Raúl Pérez c. Disco S.A., 1 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong><br />

2009, P. 1911. XLII<br />

10. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Asociación Trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado c. Ministerio<br />

<strong>de</strong> Trabajo, 11 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2008, A. 201. XL<br />

11. Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones, Sala V, Parra Vera Maxima c. San Timoteo SA<br />

conc., 14 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2006, expediente 144/05 s.d. 68536<br />

12. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Isacio Aquino c. Cargo Servicios Industriales S.A.,<br />

21 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2004, A. 2652. XXXVIII<br />

13. Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Sala VI, Balaguer, Catalina T. c.<br />

Pepsico <strong>de</strong> Argentina S.R.L., 10 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2004<br />

14. Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong> Distrito Judicial Sur, Susana Elena<br />

Ordóñez c. Gobierno <strong>de</strong> la Provincia <strong>de</strong> Tierra <strong>de</strong> Fuego, sobre contencioso<br />

administrativo sobre inci<strong>de</strong>nte, 29 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2000, sentencia interlocutoria<br />

núm. 787<br />

15. Juzgado núm. 20, Asociación <strong>de</strong> Trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado (A.T.E.) y otros c. el<br />

Estado Nacional - Po<strong>de</strong>r Ejecutivo Nacional, 29 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2000, sentencia<br />

núm. 19.896<br />

16. Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong> Distrito Judicial Sur, Vargas,<br />

Bernardo Silenio c. el Po<strong>de</strong>r Ejecutivo Provincial, Ministerio <strong>de</strong> Salud y Acción<br />

Social <strong>de</strong> la Provincia sobre contencioso administrativo, 30 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong><br />

1998, causa núm. 556, sentencia <strong>de</strong>finitiva núm. 565<br />

17. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Ekmekdjian, Miguel A. c. Sofovich, Gerardo y otros,<br />

7 julio <strong>de</strong> 1992, E.64.XXIII<br />

4


Australia<br />

18. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Australia, el Commonwealth <strong>de</strong> Australia c. Comisión<br />

<strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos e igualdad <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s, 15 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2000,<br />

[2000] FCA 1854<br />

19. Tribunal Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Australia, Konrad c. Victoria Police y otros, 6 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong><br />

1999, [1999] FCA 988<br />

20. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia, Qantas Airways Limited c. Christie, 19 <strong>de</strong> marzo<br />

<strong>de</strong> 1998, [1998] HCA 18<br />

21. Tribunal <strong>de</strong> Relaciones Laborales, Vera Sapevski, Velika Trajkosta, Cvetanka<br />

Levnarovska, Todonka Ristevska, Mirian Morales, Rosa Sagredo y Myriam<br />

Araneda c. Katies Fashions, 8 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1997, IRC núm. 219/97<br />

22. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia, Ministro <strong>de</strong> Inmigración y Asuntos Étnicos c.<br />

Teoh, 7 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1995, (1994) 128 A.L.R. 353<br />

23. Comisión <strong>de</strong> Conciliación y Arbitraje <strong>de</strong> Australia, Termination, Change and<br />

Redundancy Case, 2 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1984, (1984) 8 I.R. 34<br />

Azerbaiyán<br />

24. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán, Sobre la conformidad <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

artículo 143, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán con <strong>los</strong><br />

artícu<strong>los</strong> 25, 37 y 149, 1) <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán, 23 <strong>de</strong><br />

febrero <strong>de</strong> 2000<br />

25. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán, Sobre la conformidad <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

artículo 109 <strong>de</strong> la Ley sobre el mantenimiento <strong>de</strong> las pensiones <strong>de</strong> <strong>los</strong> ciudadanos<br />

con <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 25, 38 y 71 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán,<br />

29 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1999<br />

Bélgica<br />

26. Tribunal <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> Bruselas, 20ª Sala, D.D. c. SA Vanduc-Topfilm R.G., 20 <strong>de</strong><br />

febrero <strong>de</strong> 1992, núm. 79-759/91<br />

Benin<br />

27. Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Primera Clase <strong>de</strong> Cotonou, 7 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong><br />

2009, expediente núm. 05-2005<br />

28. Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Primera Clase <strong>de</strong> Cotonou, 20 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2009,<br />

expediente núm. 54-2002<br />

29. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Benin, 11 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2001, <strong>de</strong>cisión núm. DCC 01-009<br />

Botswana<br />

30. Tribunal Industrial <strong>de</strong> Botswana, Sarah Diau c. Botswana Building Society, 19 <strong>de</strong><br />

diciembre <strong>de</strong> 2003, núm. IC 50 / 2003<br />

31. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Botswana, Joel Sebonego c. News Paper Editorial and<br />

Management Services Ltd., 23 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1999, núm. IC 64/98<br />

32. Tribunal <strong>de</strong> Apelación, Fiscal General c. Dow, 3 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1992, BLR 119 (CA)<br />

Brasil<br />

33. Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> la 3ª Región, Rogerio Ferreira Goncalves (1)<br />

Infocoop Servicios – Cooperativa <strong>de</strong> Profissionais <strong>de</strong> Prestacao <strong>de</strong> Servicios ltda<br />

(2) Caixa Economica Fe<strong>de</strong>ral CEF (responsable Subsidiaria), 30 <strong>de</strong> septiembre<br />

<strong>de</strong> 2003, 00652-2003-017-03-00-0RO<br />

5


34. Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> la 3ª Región, Lacir Vicente Nunes c. Sandoval<br />

Alves Da Rocha y otros, 7 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2003, TRT-RO-3951/03<br />

35. Tribunal Superior <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Sub-sección 1ª especializada en conflictos<br />

individuales, São Paulo Trans<strong>por</strong>te S.A. c. Gilmar Ramos Da Silva, 5 <strong>de</strong> marzo<br />

<strong>de</strong> 2003<br />

Bulgaria<br />

36. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Bulgaria, 27 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1992, <strong>de</strong>cisión 8, asunto<br />

constitucional núm. 7<br />

Burkina Faso<br />

37. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Koudougou, J.B. K. Sankara c. Orfanato Pèdg Wendé, 5 <strong>de</strong><br />

febrero <strong>de</strong> 2009, núm. 003<br />

38. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> Bobo–Dioulasso, Sala Social, M.M. Karama y Bakouan<br />

c. la Société Industrielle du Faso (SIFA), 5 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2006, núm. 035<br />

39. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, Zongo y otros c. Gerente <strong>de</strong> la “Station Mobil<br />

Bataille du Rail”, 17 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2003, núm. 090<br />

40. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, Compaore c. Sitarail, 25 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2003,<br />

núm. 037<br />

41. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, Savadogo Zonabo c. Grands moulins du<br />

Burkina, 10 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2002, núm. 140<br />

Canadá<br />

42. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Canadá, Asociación <strong>de</strong> Negociación Colectiva <strong>de</strong> Servicios <strong>de</strong><br />

Salud y <strong>de</strong> Apoyo c. Columbia Británica, 8 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2007, 2007 SCC 27; [2007] 2<br />

S.C.R. 391<br />

43. Tribunal Supremo <strong><strong>de</strong>l</strong> Canadá, Dunmore c. Ontario (Fiscal general), 20 <strong>de</strong><br />

diciembre <strong>de</strong> 2001, 2001 CSC 94; [2001] 3 S.C.R. 1016<br />

44. Tribunal <strong>de</strong> Derechos Humanos <strong>de</strong> Québec, Comisión <strong>de</strong> Derechos <strong>de</strong> la Persona<br />

y Derechos <strong>de</strong> la Juventud c. Universidad <strong>de</strong> Laval, 2 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2000, núm.<br />

200-53-000013-982, 2000 CanLII 3 (QC T.D.P.)<br />

45. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Canadá, Baker c. Ministro <strong>de</strong> Ciudadanía e Inmigración, 9<br />

<strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1999, [1999] 2 S.C.R. 817<br />

46. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Canadá, Slaight Communication Incor<strong>por</strong>ated c. Ron<br />

Davidson, 4 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1989, [1989] 1 S.C.R. 1038<br />

Chile<br />

47. Corte Suprema <strong>de</strong> Chile, Car<strong>los</strong> Castro Cortés c. Wackenhut - Chile, 1 <strong>de</strong> agosto<br />

<strong>de</strong> 2001, expediente núm. 2549-01<br />

48. Corte <strong>de</strong> Apelaciones <strong>de</strong> Santiago, José Patricio Olivares Tapia y Car<strong>los</strong> Octavio<br />

Abarca González c. María Soledad Hurtado Gálvez, 6 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2000,<br />

expediente núm. 2840-2000<br />

49. Corte Suprema <strong>de</strong> Chile, Víctor Améstida Stuardo y otro c. Santa Isabel S.A., 19<br />

<strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2000, expediente núm. 10.695<br />

China, Región Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong<br />

50. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> la Región Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong,<br />

Recurso <strong>de</strong> apelación civil núm. 218 <strong>de</strong> 2005 (apelación <strong>de</strong> la sentencia HCAL<br />

núm. 30 <strong>de</strong> 2003)<br />

6


Colombia<br />

51. Corte Constitucional <strong>de</strong> Colombia, Sala Plena, Benjamín Ochoa Moreno s/acción<br />

pública <strong>de</strong> inconstitucionalidad, 17 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2000, sentencia C-567/00<br />

52. Corte Constitucional <strong>de</strong> Colombia, 5 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2000, sentencia C-385/00<br />

53. Corte Constitucional <strong>de</strong> Colombia, Sala Cuarta <strong>de</strong> Revisión <strong>de</strong> Tutelas, Sindicato<br />

<strong>de</strong> las Empresas Varias <strong>de</strong> Me<strong><strong>de</strong>l</strong>lín c. Ministerio <strong>de</strong> Trabajo y Seguridad Social,<br />

el Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores, el Municipio <strong>de</strong> Me<strong><strong>de</strong>l</strong>lín y las Empresas<br />

Varias <strong>de</strong> Me<strong><strong>de</strong>l</strong>lín E.S.P., 10 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1999, sentencia T-568/99<br />

54. Corte Constitucional <strong>de</strong> Colombia, Sala Séptima <strong>de</strong> Revisión, Alfonso Ruiz y<br />

otros c. Empresa Sucesores <strong>de</strong> José <strong>de</strong> Jesús Restrepo y Cía. S.A., 13 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong><br />

1995, sentencia T-102/95<br />

Costa Rica<br />

55. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Sala Constitucional, Antonio Blanco Rodríguez y otros<br />

c. el Presi<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> la República, la Ministra <strong>de</strong> Gobernación y Policía, el<br />

Instituto <strong>de</strong> Desarrollo Agrario y la Comisión Nacional <strong>de</strong> Asuntos Indígenas, 11<br />

<strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1999, resolución núm. 06229-aa<br />

56. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Sala Constitucional, Hernán Oconitrillo Calvo c. la<br />

Municipalidad <strong>de</strong> San José (recurso <strong>de</strong> amparo), 23 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1999, resolución<br />

núm. 1999-02971<br />

57. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Sala Constitucional, José Manuel Paniagua Vargas y<br />

otros funcionarios <strong>de</strong> la Comisión Nacional para Asuntos Indígenas c. el<br />

Ministerio <strong>de</strong> Cultura, Juventud y De<strong>por</strong>tes y la Comisión Nacional para Asuntos<br />

Indígenas (CONAI), 16 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1998, resolución núm. 0241-98<br />

58. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Sala Constitucional, 8 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1993, resolución<br />

núm. 5000-93<br />

Croacia<br />

59. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Croacia, 10 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2001, núm. U-III 727-1997<br />

60. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Croacia, 8 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2000, núm. U-I 745-1999<br />

España<br />

61. Tribunal Supremo <strong>de</strong> España, Secundino C.R. c. TOVIC S.L., 2 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong><br />

1989<br />

62. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> España, Recurso <strong>de</strong> amparo, 23 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong><br />

1981, núm. 38/1981<br />

Estonia<br />

63. Tribunal <strong>de</strong> Distrito <strong>de</strong> Tallin, Sala <strong>de</strong> lo Contencioso Administrativo, Ly<br />

Kovanen c. el Departamento <strong>de</strong> Reforma <strong>de</strong> la Propiedad <strong>de</strong> la Ciudad <strong>de</strong> Tallin,<br />

6 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2000, caso núm. II-3-286/2000<br />

64. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Estonia, Sala <strong>de</strong> Revisión Constitucional, 27 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong><br />

1998, núm. 3-4-1-4-98<br />

Estados Unidos<br />

65. Tribunal Supremo <strong>de</strong> New Hampshire, el Estado <strong>de</strong> New Hampshire c. Robert H.,<br />

30 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1978, núm. 78-090<br />

Etiopía<br />

66. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> Addis Abeba, 31 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2006, núm. 48008<br />

7


Fe<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> Rusia<br />

67. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la Fe<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> Rusia, Sobre la constitucionalidad <strong>de</strong><br />

las cláusulas 2 y 3 <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 11, 1) <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> la Fe<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> Rusia <strong>de</strong><br />

junio <strong>de</strong> 1993 relativa a <strong>los</strong> organismos fe<strong>de</strong>rales <strong>de</strong> la policía fiscal, 17 <strong>de</strong><br />

diciembre <strong>de</strong> 1996<br />

68. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la Fe<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> Rusia, Sobre la constitucionalidad<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 12 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> la URSS <strong>de</strong> 9 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1989 relativa a la<br />

resolución <strong>de</strong> <strong>los</strong> conflictos colectivos laborales, 17 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1995<br />

Francia<br />

69. Corte <strong>de</strong> Casación, Sala Social, 4 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2009, recurso núm. 08-41.359<br />

70. Corte <strong>de</strong> Casación, Sala Social, Syndicat <strong>de</strong>s producteurs <strong>de</strong> miel <strong>de</strong> France c.<br />

Syndicat national <strong>de</strong> l'apiculture et Union nationale <strong>de</strong> l'apiculture française, 13<br />

<strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2009, recurso núm. 07-17.692<br />

71. Corte <strong>de</strong> Casación, Sala Social, Sr. Samzun c. Sra. <strong>de</strong> Wee, 1 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2008,<br />

recurso núm. F 07- 44.124<br />

72. Corte <strong>de</strong> Casación, Sala Social, 29 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2006, recurso núm. 04-46.499<br />

73. Corte <strong>de</strong> Casación, Sala Social, 25 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2005, recurso núm. 04-41.012<br />

74. Consejo <strong>de</strong> Estado, Sección <strong>de</strong> lo Contencioso, Sra. Cinar, 22 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong><br />

1997, núm. 161364<br />

75. Corte <strong>de</strong> Casación, Castanié c. Señora viuda <strong>de</strong> Hurtado, 27 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1934<br />

Honduras<br />

76. Corte <strong>de</strong> Apelaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Hugo Humberto Rodríguez Rojas y otros c.<br />

Wackenhut <strong>de</strong> Honduras S. A. <strong>de</strong> C. V. s/<strong>de</strong>manda ordinaria laboral, 10 <strong>de</strong><br />

octubre <strong>de</strong> 2006<br />

India<br />

77. Tribunal Supremo <strong>de</strong> la India, Vishaka y otros c. el Estado <strong>de</strong> Rajasthan y otros,<br />

13 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1997, [1997] 6 SCC 241<br />

78. Tribunal Supremo <strong>de</strong> la India, Gaurav Jain c. Union of India y otros, 9 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong><br />

1997, [1997] 8 SCC 114<br />

79. Tribunal Supremo <strong>de</strong> la India, Nilabeti Behera alias Lalita Behera c. el Estado <strong>de</strong><br />

Orissa y otros, 24 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1993, [1993] 2 SCC 746<br />

80. Tribunal Supremo <strong>de</strong> la India, Mackinnon Mackenzie c. Audrey D’Costa y otro,<br />

26 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1987, [1987] 2 SCC 469<br />

Italia<br />

81. Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Milán, Vitali - Airoldi c. Maserati Spa y Officine<br />

Alfieri Maserati, 21 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1994<br />

82. Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Milán, AMSA c. Miglio, 28 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1990<br />

83. Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Savona, Fiumanò Rossotti c. Società Fiat, 8 <strong>de</strong><br />

noviembre <strong>de</strong> 1982<br />

84. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> Turín, Lanificio Tallia Gruppo c. Ceria Mary, 29 <strong>de</strong><br />

mayo <strong>de</strong> 1964<br />

Kenya<br />

85. Tribunal Laboral, 6 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2004, caso núm. 79/2002<br />

8


Lesotho<br />

86. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Lesotho, Serame Khampepe c. Muela Hydropower Project<br />

Contractors y otros cuatro, 2 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1999, caso núm. LC 29/97<br />

87. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Lesotho, Matete y Bosiu c. la Autoridad <strong>de</strong> Desarrollo <strong>de</strong> las<br />

Tierras Altas <strong>de</strong> Lesotho y el Director Ejecutivo, 9 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1996, caso núm. LC<br />

131/95<br />

88. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Lesotho, Maisaaka’Mote c. Lesotho Flour Mills, 9 <strong>de</strong><br />

noviembre <strong>de</strong> 1995, caso núm. LC 59/95<br />

89. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Lesotho, Palesa Peko c. la Universidad Nacional <strong>de</strong> Lesotho,<br />

1 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1995, caso núm. LC 33/95<br />

Lituania<br />

90. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Lituania, 14 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1999, núm.<br />

8/98<br />

Madagascar<br />

91. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Antsirabe, 22 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2006, caso núm. 13/RG/TT/06<br />

92. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Antsirabe, Ramiaranjatovo Jean-Louis c. Fitsaboana Maso,<br />

7 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2004, sentencia núm. 58<br />

93. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Madagascar, Dugain y otros c. Compagnie Air<br />

Madagascar, 5 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2003, sentencia núm. 231<br />

94. Tribunal Constitucional, 14 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2001, <strong>de</strong>cisión núm. 01-HCC/D2<br />

95. Tribunal Constitucional, 7 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1997, <strong>de</strong>cisión núm. 07-HCC/D3<br />

Malawi<br />

96. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> Malawi, Malawi Telecommunications Ltd c.<br />

Makan<strong>de</strong> y otro, 7 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2007<br />

97. Tribunal <strong>de</strong> Relaciones Laborales <strong>de</strong> Malawi, Davison Tchete c. “Safeguard<br />

Services”, 1 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2002, núm. 6 <strong>de</strong> 2000<br />

México<br />

98. Suprema Corte <strong>de</strong> Justicia <strong>de</strong> la Nación, Segunda Sala, Fe<strong>de</strong>ración Democrática<br />

<strong>de</strong> Sindicatos <strong>de</strong> Servidores Públicos, 4 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2005, Amparo en revisión<br />

1878/2004<br />

Marruecos<br />

99. Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Sidi Slimane, Mounir Ouharro C. c. Ismail<br />

Alaoui, 25 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2005, núm. 58/2005<br />

Mauricio<br />

100. Sala Constitucional <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal Supremo <strong>de</strong> Mauricio, Pointu c. el Ministro <strong>de</strong><br />

Educación y Ciencia, 27 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 1995, núm. S.C.J. 350<br />

9


Níger<br />

101. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Níger, 16 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2002, sentencia núm. 2002-<br />

004/CC<br />

Nigeria<br />

102. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Nigeria, Abacha c. Fawehinmi, 28 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2000, núm.<br />

SC 45/1997<br />

Noruega<br />

103. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Noruega, Diasos c. el Director Administrativo <strong>de</strong><br />

Diakonhjemmet, 27 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1986<br />

Nueva Zelanda<br />

104. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> Wellington, Tavita c. el Ministro <strong>de</strong> Inmigración, 17 <strong>de</strong><br />

diciembre <strong>de</strong> 1993, [1994] 2 NZLR 257<br />

105. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Nueva Zelanda, Van Gorkom c. el Fiscal General y otro, 10<br />

<strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1977, [1977] 1 NZLR 535<br />

Paraguay<br />

106. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Acción <strong>de</strong> inconstitucionalidad planteada <strong>por</strong> la<br />

Central Unitaria <strong>de</strong> Trabajadores (CUT) y la Central Nacional <strong>de</strong> Trabajadores<br />

(CNT) c. el Decreto núm. 16769 dictado <strong>por</strong> el Ejecutivo, 23 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong><br />

2000, núm. 35<br />

107. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Segunda Sala, Inca S.A.C.I. c. Virgilio<br />

Villalba sobre justificación <strong>de</strong> causal <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido, 30 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2000, acuerdo y<br />

sentencia núm. 41<br />

108. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Segunda Sala, Carmen Sachelaridi Knutson c.<br />

Cooperativa Santísimo Re<strong>de</strong>ntor Ltda. sobre cobro <strong>de</strong> guaraníes en diversos<br />

conceptos, 26 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2000, acuerdo y sentencia núm. 40<br />

Países bajos<br />

109. Consejo Central <strong>de</strong> Apelación, 29 <strong>de</strong> mayo 1996, LJN: AL0666<br />

Perú<br />

110. Tribunal Constitucional, 17 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2006, expediente núm. 4635-2004-AA/TC<br />

111. Tribunal Constitucional, Sindicato Unitario <strong>de</strong> Trabajadores <strong>de</strong> Telefónica <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Perú S.A y Fetratel, 11 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2002, expediente núm. 1124-2001-AA/TC<br />

Filipinas<br />

112. Tribunal Supremo <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Filipinas, International School Alliance of<br />

Educators c. Hon Leonardo A. Quisumbing y otros, 1 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2000, G.R.<br />

núm. 128845<br />

113. Tribunal Supremo <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Filipinas, UST Faculty Union y otros c. Dir.<br />

Benedicto Ernesto R. Bitonio, Jr. y otros, 16 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1999, G.R. núm.<br />

131235<br />

Rumania<br />

114. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Rumania, 25 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1993, <strong>de</strong>cisión núm. 6<br />

10


Rwanda<br />

115. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Rwanda, Sala Constitucional, 19 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2002,<br />

<strong>de</strong>cisión núm. 009/11.02/02<br />

Eslovenia<br />

116. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Eslovenia, Sindicatos In<strong>de</strong>pendientes <strong>de</strong> Eslovenia c.<br />

la Ley sobre Representatividad <strong>de</strong> <strong>los</strong> Sindicatos, 5 <strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 1998, núm. U-I-<br />

57/95<br />

117. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Eslovenia, Sindicato <strong>de</strong> Trabajadores Ferroviarios<br />

Eslovenos, 7 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1995, núm. U-I-92/94<br />

Taiwán<br />

118. Yuan Judicial, 2 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2002, núm. 549<br />

Trinidad y Tobago<br />

119. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Trinidad y Tobago, Bank and General Workers Union c.<br />

Public Service Association of Trinidad and Tobago, 27 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2001, conflicto<br />

laboral núm. 15 <strong>de</strong> 2000<br />

120. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Trinidad y Tobago, Bank and General Workers Union c.<br />

Home Mortgage Bank, 3 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1998, núm. 140 <strong>de</strong> 1997<br />

Ucrania<br />

121. Tribunal Constitucional, 18 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong> 2000, caso núm. 1-36/2000<br />

Uruguay<br />

122. Tribunal <strong>de</strong> Apelaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> Primer Turno, CHH c. TSA <strong>por</strong> cobro <strong>de</strong><br />

licencia no gozada y salario vacacional, 12 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1993, sentencia núm.<br />

475<br />

Zambia<br />

123. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Zambia, Jurisdicción Civil, Standard Chartered Bank<br />

Zambia Limited c. Peter Zulu y 118 otros, 13 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1997, núm. 59 <strong>de</strong><br />

1996<br />

Zimbabwe<br />

124. Tribunal <strong>de</strong> Relaciones Laborales, Fre<strong>de</strong>rick Mwenye c. Textile Investment<br />

Company, 8 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2001, núm. LRT/MT/11/01<br />

Índice <strong>de</strong> sentencias <strong>de</strong> cortes <strong>internacional</strong>es (en or<strong>de</strong>n alfabético<br />

francés)<br />

Tribunal Europeo <strong>de</strong> Derechos Humanos<br />

125. Tribunal Europeo <strong>de</strong> Derechos Humanos, Tercera Sección, Enerji Yapi-Yol Sen c.<br />

Turquía, 21 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2009, <strong>de</strong>manda núm. 68959/01<br />

126. Tribunal Europeo <strong>de</strong> Derechos Humanos, Gran Sala, Demir y Baykara c. Turquía,<br />

12 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2008, <strong>de</strong>manda núm. 34503/97<br />

11


Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos<br />

127. Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos, Huilca Tecse c. Perú, 3 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong><br />

2005<br />

128. Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos, Baena Ricardo y otros c. Panamá, 2<br />

<strong>de</strong> febrero <strong>de</strong> 2001<br />

Tribunal <strong>de</strong> Justicia <strong>de</strong> la Unión Europea<br />

129. Tribunal <strong>de</strong> Justicia <strong>de</strong> la Unión Europea, Gerhard Schultz-Hoff c. Deustche<br />

Rentenversicherung Bund y Stringer y otros c. Her Majesty’s Revenue and<br />

Customs (peticiones <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisión prejudicial planteadas <strong>por</strong> el<br />

Lan<strong>de</strong>sarbeitsgericht Düsseldorf (Alemania) y la House of Lords (Reino Unido)),<br />

20 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2009, asuntos acumulados C-350/06 y C-520/06<br />

Índice <strong>de</strong> sentencias <strong>por</strong> temas (en or<strong>de</strong>n alfabético francés)<br />

Contrato <strong>de</strong> trabajo: criterios para su existencia, condiciones <strong>de</strong> trabajo, <strong>de</strong>spido<br />

- Condiciones <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> la gente <strong>de</strong> mar: 64<br />

- Vacaciones pagadas: 24/ 34/ 81/ 82/ 83/ 122<br />

- Despido: 3/ 11/ 16/ 19/ 20/ 23/ 26/ 27/ 28/ 30/ 31/ 39/ 46/ 47/ 49/ 53/ 58/ 59/ 61/ 62/<br />

63/ 66/ 69/ 71/ 72/ 73/ 86/ 87/ 88/ 92/ 96/ 97/ 99/ 107/ 111/ 119/ 120<br />

- Protección salarial: 9/ 85<br />

- Calificación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo: 33/ 91<br />

- Salario mínimo: 39<br />

- Seguridad y salud en el trabajo: 12/ 110<br />

- Tiempo <strong>de</strong> trabajo: 110/ 129<br />

Derecho a la salud: 12/ 56<br />

Derechos fundamentales generales y liberta<strong>de</strong>s civiles<br />

- Autoridad paterna: 65<br />

- Condiciones <strong>de</strong> la privación <strong>de</strong> libertad: 29/ 102<br />

- Dignidad <strong>de</strong> la persona: 17/ 35<br />

- Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> niño: 22/ 45/ 74/ 78/ 104/ 118<br />

- Derecho <strong>de</strong> propiedad: 60/ 67<br />

- Derecho <strong>de</strong> réplica: 17<br />

- Derecho <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia: 22/ 45/ 104<br />

- Libertad <strong>de</strong> expresión: 17/ 46/ 59<br />

Igualdad <strong>de</strong> trato y <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s<br />

- Derechos <strong>de</strong> <strong>los</strong> pueb<strong>los</strong> indígenas y tribales: 55/ 57<br />

- Igualdad <strong>de</strong> remuneración: 40/ 41/ 44/ 80/ 84/ 105<br />

- Acoso sexual: 77/ 108/ 124<br />

- Principio general <strong>de</strong> igualdad: 14/ 32/ 35/ 78/ 100/ 114/ 117/ 118<br />

- Protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación: 2/ 5/ 18/ 20/<br />

21/ 23/ 27/ 30/ 35/ 36/ 37/ 40/ 41/ 43/ 44/ 54/ 77/ 80/ 84/ 92/ 93/ 95/ 103/ 105/<br />

108/ 112<br />

- Trabajadores con responsabilida<strong>de</strong>s familiares: 89<br />

12


Estado <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

- Acceso a la justicia: 13/ 14/ 73<br />

- Derecho a la tutela judicial efectiva: 12/ 13/ 94/ 101<br />

- Derecho <strong>de</strong> reparación: 2/ 12/ 79<br />

- Inmunidad <strong>de</strong> jurisdicción: 73<br />

- In<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la judicatura: 115<br />

Libertad sindical y negociación colectiva<br />

- Derecho <strong>de</strong> huelga: 1/ 4/ 38/ 53/ 68/ 125<br />

- Libertad sindical:1/ 4/ 8/ 10/ 11/ 16/ 42/ 43/ 47/ 48/ 49/ 51/ 52/ 54/ 58/ 61/ 62/ 70/<br />

76/ 90/ 98/ 106/ 111/ 113/ 116/ 117/ 121/ 125/ 126/ 127/ 128<br />

- Negociación colectiva: 1/ 15/ 42/ 126<br />

- Protección frente a la discriminación antisindical: 8/ 11/ 13/ 63/ 76<br />

Prohibición <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo forzoso: 6/ 123<br />

Protección <strong>de</strong> la maternidad: 5/ 27/ 28/ 109<br />

Protección social: 25/ 75/ 109<br />

Trabajadores migrantes: 7/ 50/ 52<br />

Índice <strong>de</strong> sentencias <strong>por</strong> la función <strong>de</strong>sempeñada <strong>por</strong> el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: 7/ 8/ 9/ 12/ 13/<br />

15/ 17/ 27/ 34/ 41/ 50/ 51/ 52/ 53/ 55/ 57/ 58/ 60/ 64/ 63/ 66/ 69/ 71/ 72/ 73/ 74/ 75/ 76/<br />

82/ 83/ 89/ 92/ 93/ 96/ 101/ 109/ 122/ 124<br />

Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

interno: 1/ 4/ 5/ 6/ 10/ 11/ 14/ 18/ 19/ 20/ 21/ 22/ 32/ 38/ 39/ 42/ 45/ 46/ 49/ 56/ 58/ 61/ 62/<br />

68/ 70/ 77/ 78/ 80/ 85/ 86/ 87/ 88/ 90/ 97/ 100/ 102/ 103/ 104/ 107/ 110/ 111/ 113/ 114/ 116/<br />

117/ 118/ 123/ 125/ 126/ 127/ 128/ 129<br />

Establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong>: 3/ 23/ 26/ 31/ 35/ 85/ 91/ 119/ 120<br />

Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno: 2/ 5/ 16/ 24/ 25/ 28/ 29/ 30/ 31/ 33/ 34/ 36/ 37/ 39/ 40/ 43/ 44/ 47/ 48/ 54/<br />

59/ 65/ 67/ 79/ 81/ 84/ 90/ 94/ 95/ 98/ 99/ 105/ 106/ 108/ 112/ 115/ 121/ 126<br />

13


Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Sudáfrica<br />

Sudáfrica<br />

Artículo 39, párrafo 1<br />

Al interpretar la Declaración <strong>de</strong> Derechos, <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> y cortes <strong>de</strong> justicia<br />

a) <strong>de</strong>berán promover <strong>los</strong> valores inherentes <strong>de</strong> una sociedad abierta y <strong>de</strong>mocrática basada en la dignidad<br />

humana, la igualdad y la libertad;<br />

b) <strong>de</strong>berán tener en cuenta el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> y<br />

c) podrán tener en cuenta el <strong><strong>de</strong>recho</strong> comparado.<br />

Artículo 233<br />

Al interpretar las leyes, <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> y cortes <strong>de</strong> justicia optarán <strong>por</strong> una interpretación razonable que se<br />

ajuste al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, <strong>por</strong> encima <strong>de</strong> cualquier otra interpretación contraria a éste.<br />

1. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica, NUMSA c. Ba<strong>de</strong>r Pop, 13 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong><br />

2002, núm. CCT 14/02<br />

Temas: libertad sindical; negociación colectiva; <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 1 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 2<br />

Medios <strong>de</strong> acción <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos minoritarios/ Im<strong>por</strong>tancia <strong>de</strong> <strong>los</strong> convenios y <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

procedimientos <strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT en la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno/<br />

Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Un sindicato minoritario pretendía convocar una huelga en una empresa para obtener el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>de</strong> contar con un <strong><strong>de</strong>l</strong>egado sindical en el seno <strong>de</strong> dicha empresa. La legislación sudafricana<br />

preveía que <strong>los</strong> sindicatos suficientemente representativos podían <strong>de</strong>fen<strong>de</strong>r su <strong><strong>de</strong>recho</strong> a<br />

organizarse a través <strong>de</strong> la mediación, el arbitraje y la huelga, pero no establecía nada con<br />

respecto a <strong>los</strong> medios <strong>de</strong> acción <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos minoritarios. La empresa había solicitado<br />

judicialmente la prohibición <strong>de</strong> la huelga. Según la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo <strong>por</strong> el<br />

Tribunal <strong>de</strong> Apelación, un sindicato minoritario no tenía <strong><strong>de</strong>recho</strong> a convocar una huelga, <strong>por</strong> lo<br />

que el sindicato planteó la cuestión al Tribunal Constitucional.<br />

Antes <strong>de</strong> entrar en el fondo <strong><strong>de</strong>l</strong> asunto, el Tribunal Constitucional <strong>de</strong>finió las normas aplicables<br />

en este litigio y señaló que la legislación sudafricana relativa a las cuestiones sindicales estaba<br />

sujeta a las obligaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> país como Estado miembro <strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Trabajo y, <strong>por</strong> tanto, <strong>de</strong>bía interpretarse <strong>de</strong> modo conforme a las obligaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado<br />

<strong>de</strong>rivadas <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>. El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que en este caso <strong>de</strong>bían aplicarse <strong>los</strong><br />

Convenios <strong>de</strong> la OIT núm. 87 sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong><br />

sindicación y núm. 98 sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva. 3<br />

Tras referirse a <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> aplicables <strong>de</strong> estos dos Convenios, el Tribunal Constitucional<br />

explicó las funciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT y <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos<br />

en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT señalando que:<br />

1<br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, 1949.<br />

2<br />

Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT; Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong><br />

la OIT.<br />

3<br />

El Tribunal Constitucional mencionó también el Convenio núm. 135 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> representantes <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

trabajadores, 1971, y el Convenio núm. 154 <strong>de</strong> la OIT sobre la negociación colectiva, 1981, pero no se basó en el<strong>los</strong><br />

al no haber sido ratificados <strong>por</strong> Sudáfrica.<br />

14


“Sus <strong>de</strong>cisiones son, <strong>por</strong> tanto, un <strong>de</strong>sarrollo autorizado <strong>de</strong> <strong>los</strong> principios <strong>de</strong> libertad<br />

sindical establecidos en <strong>los</strong> convenios <strong>de</strong> la OIT. La jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> estos comités<br />

constituirá también un im<strong>por</strong>tante recurso para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s laborales<br />

recogidos en nuestra Constitución.”<br />

A continuación, el Tribunal analizó la “jurispru<strong>de</strong>ncia” <strong>de</strong> <strong>los</strong> dos órganos <strong>de</strong> control con<br />

respecto a la huelga y a <strong>los</strong> medios <strong>de</strong> acción que <strong>los</strong> sindicatos pue<strong>de</strong>n emplear, observando<br />

que:<br />

“Estos principios <strong>de</strong>rivados <strong>de</strong> la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> estos dos comités <strong>de</strong> la OIT son<br />

directamente aplicables a la interpretación tanto <strong>de</strong> las disposiciones correspondientes<br />

<strong>de</strong> la Ley como <strong>de</strong> la Constitución.”<br />

A juicio <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal, el reconocimiento <strong>de</strong> medios <strong>de</strong> acción a <strong>los</strong> sindicatos minoritarios se<br />

ajustaba más a la “jurispru<strong>de</strong>ncia” <strong>de</strong> <strong>los</strong> dos órganos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT. A<strong>de</strong>más, consi<strong>de</strong>ró<br />

que esta interpretación tenía la ventaja <strong>de</strong> no restringir <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s protegidos <strong>por</strong> la<br />

Constitución.<br />

En consecuencia, el Tribunal dictaminó que aunque la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo<br />

realizada <strong>por</strong> el Tribunal Laboral era <strong>de</strong> <strong>por</strong> sí correcta, no tenía suficientemente en cuenta las<br />

directrices <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>:<br />

“No obstante, [el Tribunal] no tiene suficientemente en cuenta las consi<strong>de</strong>raciones<br />

<strong>de</strong>rivadas <strong><strong>de</strong>l</strong> análisis <strong>de</strong> <strong>los</strong> convenios <strong>de</strong> la OIT anteriormente señalados y, en<br />

particular, no evita la limitación <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s constitucionales. La cuestión a la que<br />

<strong>de</strong>bemos dar respuesta, <strong>por</strong> tanto, es si la Ley es susceptible <strong>de</strong> una interpretación que<br />

evite la limitación <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s constitucionales.”<br />

Por tanto, el Tribunal Constitucional buscó una interpretación <strong>de</strong> la Ley que limitara la<br />

vulneración <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s constitucionales y concluyó que <strong>los</strong> sindicatos minoritarios podían<br />

<strong>de</strong>fen<strong>de</strong>r sus <strong><strong>de</strong>recho</strong>s mediante la negociación colectiva. El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que:<br />

“Resulta más correcto contemplar el artículo 20 4 como una confirmación expresa <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>internacional</strong>mente reconocidos a <strong>los</strong> sindicatos minoritarios para tratar <strong>de</strong><br />

lograr el acceso al lugar <strong>de</strong> trabajo, el reconocimiento <strong>de</strong> sus <strong><strong>de</strong>l</strong>egados sindicales y <strong>de</strong><br />

otros medios organizativos mediante las técnicas <strong>de</strong> la negociación colectiva.”<br />

En consecuencia, se consi<strong>de</strong>ró que si las empresas y sindicatos tenían <strong><strong>de</strong>recho</strong> a negociar sobre<br />

una cuestión, <strong>de</strong>bía suponerse que lo tenían también para convocar una huelga sobre esa misma<br />

cuestión.<br />

El Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica realizó, <strong>por</strong> tanto, una lectura <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo<br />

ajustada a su interpretación <strong>de</strong> las normas <strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo, reconociendo que <strong>los</strong><br />

sindicatos minoritarios podían <strong>de</strong>fen<strong>de</strong>r ciertos <strong><strong>de</strong>recho</strong>s mediante la negociación colectiva y, en<br />

caso <strong>de</strong> que ésta no diera frutos, mediante el ejercicio <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga. El Tribunal revocó<br />

la <strong>de</strong>cisión <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal <strong>de</strong> Apelación.<br />

4 Artículo 20 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> Trabajo, incluido en el capítulo III, sección A, sobre la negociación colectiva: “Nada <strong>de</strong> lo<br />

establecido en esta sección impi<strong>de</strong> la conclusión <strong>de</strong> un convenio colectivo que regule <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s organizativos”.<br />

15


2. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica, Jacques Charl Hoffman c. South African<br />

Airways, 28 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2000, caso núm. CCT 17/00<br />

Temas: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación; <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> reparación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 5<br />

Negativa a contratar a una persona <strong>por</strong>tadora <strong><strong>de</strong>l</strong> VIH/ Recurso ante el Tribunal<br />

Constitucional <strong>por</strong> discriminación/ Análisis <strong>de</strong> las obligaciones <strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado/<br />

Obligación <strong>de</strong> eliminar <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong> la discriminación/ Or<strong>de</strong>n judicial <strong>de</strong> contratación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

recurrente<br />

Al final <strong>de</strong> un proceso <strong>de</strong> selección, el recurrente fue consi<strong>de</strong>rado el candidato más a<strong>de</strong>cuado<br />

para un empleo como asistente <strong>de</strong> cabina en una compañía aérea. La contratación estaba<br />

condicionada a una revisión médica previa, en la que el recurrente resultó ser clínicamente apto<br />

y, <strong>por</strong> tanto, a<strong>de</strong>cuado para el empleo. No obstante, un análisis <strong>de</strong> sangre mostró que era VIH<br />

positivo. La empresa le comunicó que no podía contratarle <strong>por</strong> su condición <strong>de</strong> VIH positivo. El<br />

Tribunal Laboral <strong>de</strong>cidió que la actuación <strong>de</strong> la empresa estaba justificada. El recurrente acudió<br />

al Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica, alegando que la <strong>de</strong>negación constituía una vulneración<br />

a su <strong><strong>de</strong>recho</strong> constitucional a la igualdad, a la dignidad <strong><strong>de</strong>l</strong> hombre y a las “prácticas laborales<br />

equitativas.” 6<br />

El Tribunal Constitucional concluyó que la negativa <strong>de</strong> la compañía aérea a contratar al<br />

recurrente vulneraba su <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la igualdad, garantizado <strong>por</strong> el artículo 9 <strong>de</strong> la Constitución<br />

nacional. A continuación, el Tribunal procedió a <strong>de</strong>terminar la reparación que <strong>de</strong>bía otorgarse al<br />

recurrente. La Constitución Sudafricana establece que, en caso <strong>de</strong> vulneración <strong>de</strong> un <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

recogido en la Declaración <strong>de</strong> Derechos incluida en la Constitución nacional, el tribunal podrá<br />

otorgar una reparación a<strong>de</strong>cuada.<br />

El Tribunal explicó que al prohibir la discriminación, la Constitución no sólo persigue evitarla,<br />

sino también eliminar sus efectos. En el ámbito <strong><strong>de</strong>l</strong> empleo, la consecución <strong>de</strong> este objetivo<br />

requiere no sólo la eliminación <strong>de</strong> la práctica discriminatoria, sino también el restablecimiento,<br />

en la medida <strong>de</strong> lo posible, <strong>de</strong> la posición en que la persona que hubiera sufrido un perjuicio <strong>por</strong><br />

discriminación se hubiera encontrado si ésta no hubiera existido.<br />

Para reforzar su argumento, el Tribunal hizo referencia a las obligaciones <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong><br />

Sudáfrica en materia <strong>de</strong> discriminación:<br />

“La necesidad <strong>de</strong> eliminar la discriminación injusta no se <strong>de</strong>riva únicamente <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

capítulo 2 <strong>de</strong> nuestra Constitución, es también una obligación <strong>internacional</strong>. Sudáfrica<br />

ha ratificado una serie <strong>de</strong> convenios contra la discriminación, entre el<strong>los</strong> la Carta<br />

Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>, en cuyo preámbulo <strong>los</strong> Estados<br />

miembros se comprometen, entre otras cosas, a suprimir todas las formas <strong>de</strong><br />

discriminación. El artículo 2 prohíbe cualquier clase <strong>de</strong> discriminación. El artículo 1<br />

obliga a <strong>los</strong> Estados miembros a hacer efectivos <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s establecidos<br />

en la Carta. En el ámbito <strong><strong>de</strong>l</strong> empleo, el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

discriminación (empleo y ocupación), <strong>de</strong> 1958, prohíbe la discriminación que tenga <strong>por</strong><br />

efecto anular u obstaculizar la igualdad <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s o <strong>de</strong> tratamiento en el empleo<br />

o la ocupación. Según el artículo 2 <strong>de</strong> dicho Convenio, <strong>los</strong> Estados miembros tienen la<br />

5<br />

Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>, 1981; Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

6<br />

El principio <strong>de</strong> dignidad <strong><strong>de</strong>l</strong> hombre se recoge en el Apartado 1, 4) <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Sudáfrica; el principio <strong>de</strong><br />

igualdad en su Apartado 9 y el <strong>de</strong> prácticas laborales equitativas, en el 23, 1).<br />

16


obligación <strong>de</strong> aplicar políticas nacionales que promuevan la igualdad <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s<br />

y <strong>de</strong> trato en materia <strong>de</strong> empleo y <strong>de</strong> ocupación, con objeto <strong>de</strong> eliminar cualquier<br />

discriminación a este respecto.”<br />

Basándose en la Constitución nacional y en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, el Tribunal Constitucional<br />

<strong>de</strong> Sudáfrica consi<strong>de</strong>ró que para eliminar efectivamente la discriminación, la reparación<br />

a<strong>de</strong>cuada al caso requería imponer a la compañía aérea la contratación <strong><strong>de</strong>l</strong> recurrente como<br />

asistente <strong>de</strong> cabina.<br />

3. Tribunal <strong>de</strong> Apelación Laboral, Modise y otros c. Steve’s Spar, 15 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2000,<br />

caso núm. JA 29/99<br />

Tema: <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial<br />

inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado no ratificado 7<br />

Participación <strong>de</strong> trabajadores en una huelga ilegal/ Terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo sin<br />

entrevista previa/ Medios <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores para recurrir contra prácticas laborales<br />

in<strong>de</strong>bidas/ Lagunas <strong>de</strong> la legislación nacional/ Referencia a las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio<br />

núm. 158 <strong>de</strong> la OIT para ampliar el ámbito <strong>de</strong> aplicación <strong>de</strong> la entrevista previa a la<br />

terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo<br />

Varios trabajadores habían tomado <strong>parte</strong> en una huelga <strong>de</strong>clarada ilegal <strong>por</strong> <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong>. Tras<br />

un ultimátum para que regresaran al trabajo, la empresa <strong>de</strong>spidió a <strong>los</strong> trabajadores que se<br />

obstinaron en proseguir la huelga, sin ofrecer a éstos ni a sus representantes la posibilidad <strong>de</strong><br />

exponer su punto <strong>de</strong> vista. El Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia consi<strong>de</strong>ró que la terminación <strong>de</strong> la<br />

relación <strong>de</strong> trabajo era válida. Ante la laguna <strong>de</strong> la legislación nacional en la materia y una<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia contradictoria, el Tribunal <strong>de</strong> Apelación Laboral <strong>de</strong>bía <strong>de</strong>cidir si en caso <strong>de</strong><br />

huelga ilegal la empresa estaba igualmente obligada a respetar la regla <strong>de</strong> celebrar una entrevista<br />

previa con <strong>los</strong> trabajadores o sus representantes antes <strong>de</strong> poner fin a sus contratos <strong>de</strong> trabajo.<br />

A fin <strong>de</strong> reconocer la obligación <strong>de</strong> entrevistarse con <strong>los</strong> trabajadores antes <strong>de</strong> proce<strong>de</strong>r a su<br />

<strong>de</strong>spido pese a la ausencia <strong>de</strong> disposiciones internas al respecto, el magistrado Zondo, en<br />

<strong>de</strong>cisión mayoritaria, se basó en las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, 8 a pesar <strong>de</strong> que Sudáfrica no había ratificado este<br />

Convenio.<br />

“El procedimiento <strong>de</strong> la entrevista previa se a<strong>de</strong>cua a las normas <strong>internacional</strong>es, no así<br />

la ausencia <strong>de</strong> la misma. Afirmo lo anterior <strong>por</strong>que, con bastante claridad, el Convenio<br />

núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, <strong>de</strong> 1982, contiene la<br />

norma general <strong>de</strong> que una empresa no pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>spedir a un trabajador <strong>por</strong> razones<br />

basadas en su conducta o rendimiento laboral sin ofrecerle antes la o<strong>por</strong>tunidad <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>fen<strong>de</strong>rse <strong>de</strong> <strong>los</strong> cargos formulados contra él. A este respecto, el Convenio no estipula<br />

que dicha obligación no sea <strong>de</strong> aplicación a <strong>los</strong> casos <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido <strong>por</strong> huelga. Mas al<br />

contrario, <strong>de</strong>be aplicarse también al <strong>de</strong>spido <strong>de</strong> huelguistas ya que se trata <strong>de</strong> un <strong>de</strong>spido<br />

<strong>por</strong> razones basadas en la conducta <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador. El Convenio sólo prevé una<br />

excepción, suficientemente amplia para englobar todas las excepciones normalmente<br />

7 Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, 1982.<br />

8 Artículo 7 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158: “No <strong>de</strong>berá darse <strong>por</strong> terminada la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> un trabajador <strong>por</strong><br />

motivos relacionados con su conducta o su rendimiento antes <strong>de</strong> que se le haya ofrecido la posibilidad <strong>de</strong> <strong>de</strong>fen<strong>de</strong>rse<br />

<strong>de</strong> <strong>los</strong> cargos formulados contra él, a menos que no pueda pedirse razonablemente al empleador que le conceda esta<br />

posibilidad.”<br />

17


aplicables a la regla <strong>de</strong> la entrevista previa. La ausencia <strong>de</strong> la misma es directamente<br />

contraria al Convenio o, al menos, incompatible con el mismo.”<br />

En consecuencia, el Tribunal <strong>de</strong> Apelación Laboral, basándose en las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, consi<strong>de</strong>ró que la regla <strong>de</strong> celebrar una entrevista previa con <strong>los</strong><br />

trabajadores era aplicable al <strong>de</strong>spido <strong>de</strong> trabajadores que hubieran participado en una huelga<br />

ilegal. En este caso, el Tribunal or<strong>de</strong>nó la readmisión <strong>de</strong> todos <strong>los</strong> trabajadores <strong>de</strong>spedidos.<br />

4. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica, South African National Defence Union c. el<br />

Ministro <strong>de</strong> Defensa, 26 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1999, caso núm. CCT 27/98<br />

Temas: libertad sindical; <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 9<br />

Constitucionalidad <strong>de</strong> las disposiciones nacionales que prohibían el ejercicio <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong><br />

sindicación a <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> las fuerzas armadas/ Im<strong>por</strong>tancia <strong>de</strong> interpretar la Constitución<br />

nacional a la luz <strong>de</strong> <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> la OIT<br />

El Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica <strong>de</strong>bía <strong>de</strong>terminar si las disposiciones que prohibían que<br />

<strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> las fuerzas armadas participaran en actos públicos <strong>de</strong> protesta y se afiliaran a<br />

un sindicato restringían <strong><strong>de</strong>recho</strong>s constitucionales. En caso afirmativo, el Tribunal <strong>de</strong>bía <strong>de</strong>cidir<br />

si dicha restricción estaba justificada.<br />

El artículo 23, 2) <strong>de</strong> la Constitución Nacional establece que: “Todos <strong>los</strong> trabajadores tienen<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a: 1) constituir sindicatos y afiliarse a <strong>los</strong> mismos, 2) participar en las activida<strong>de</strong>s y<br />

programas <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos y 3) a la huelga.”<br />

Para <strong>de</strong>cidir si la ley restringía <strong><strong>de</strong>recho</strong>s protegidos <strong>por</strong> la Constitución, el Tribunal <strong>de</strong>bía<br />

<strong>de</strong>terminar si <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> las fuerzas armadas podían consi<strong>de</strong>rarse ‘trabajadores’ a efectos<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 23, 2) <strong>de</strong> la Constitución. A fin <strong>de</strong> interpretar este artículo, el Tribunal se basó en<br />

<strong>los</strong> convenios y recomendaciones <strong>de</strong> la OIT:<br />

“El artículo 39 <strong>de</strong> la Constitución establece que a fin <strong>de</strong> interpretar el capítulo 2 <strong>de</strong> la<br />

misma, <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> <strong>de</strong>ben tener en cuenta el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>. A mi juicio, <strong>los</strong><br />

convenios y recomendaciones <strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, una <strong>de</strong> las<br />

organizaciones <strong>internacional</strong>es más antiguas, son recursos im<strong>por</strong>tantes para el análisis<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> significado y ámbito <strong>de</strong> aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> término “trabajador”, utilizado en el artículo<br />

23 <strong>de</strong> nuestra Constitución.”<br />

El Tribunal se refirió a <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 2 10 y 9, 1) 11 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 y concluyó lo siguiente:<br />

“De acuerdo con dichas disposiciones, queda claro que el Convenio incluye a las<br />

‘fuerzas armadas y a la policía’ en su ámbito <strong>de</strong> aplicación, pero que la medida <strong>de</strong> la<br />

9 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, 1949.<br />

10 Artículo 2 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87: “Los trabajadores y <strong>los</strong> empleadores, sin ninguna distinción y sin autorización<br />

previa, tienen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el <strong>de</strong> afiliarse a estas<br />

organizaciones, con la sola condición <strong>de</strong> observar <strong>los</strong> estatutos <strong>de</strong> las mismas.”<br />

11 Artículo 9, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87: “La legislación nacional <strong>de</strong>berá <strong>de</strong>terminar hasta qué punto se aplicarán a las<br />

fuerzas armadas y a la policía las garantías previstas <strong>por</strong> el presente Convenio.”<br />

18


aplicación <strong>de</strong> las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio a dichos servicios es una cuestión sujeta al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno y no <strong>de</strong>terminada directamente <strong>por</strong> el Convenio.”<br />

Tras observar que el Convenio núm. 98 adoptaba el mismo enfoque, el Tribunal Constitucional<br />

concluyó lo siguiente:<br />

“La OIT consi<strong>de</strong>ra que <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> las fuerzas armadas y <strong>de</strong> la policía son<br />

trabajadores a <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong> estos Convenios, pero estima que sus funciones son<br />

especiales, hasta tal punto que conce<strong>de</strong> a <strong>los</strong> Estados miembros la posibilidad <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>terminar el grado <strong>de</strong> aplicación a las fuerzas armadas y a la policía <strong>de</strong> las<br />

disposiciones <strong>de</strong> <strong>los</strong> Convenios.”<br />

Adoptando el mismo enfoque <strong>de</strong> <strong>los</strong> Convenios núm. 87 y 98 <strong>de</strong> la OIT, el Tribunal consi<strong>de</strong>ró<br />

que el término ‘trabajador’, utilizado en el artículo 23, 2) <strong>de</strong> la Constitución, <strong>de</strong>bía interpretarse<br />

<strong>de</strong> modo que incluyera a <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> las fuerzas armadas. No obstante, la legislación<br />

nacional podía limitar sus <strong><strong>de</strong>recho</strong>s constitucionales protegidos <strong>por</strong> el citado artículo, en la<br />

medida en que dicha limitación fuera razonable y justificada en una sociedad abierta y<br />

<strong>de</strong>mocrática, conforme a lo establecido en el artículo 36 <strong>de</strong> la Constitución.<br />

El Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Sudáfrica concluyó que la prohibición total <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos en<br />

las fuerzas armadas excedía claramente la medida <strong>de</strong> lo razonable y justificado para la<br />

consecución <strong><strong>de</strong>l</strong> objetivo legítimo <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado <strong>de</strong> disponer <strong>de</strong> unas fuerzas armadas disciplinadas.<br />

En consecuencia, <strong>de</strong>claró que la disposición nacional en cuestión era inconstitucional. Por el<br />

contrario, el Tribunal resolvió que la prohibición <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga eníí las fuerzas armadas<br />

no vulneraba la Constitución.<br />

19


Alemania<br />

Constitución <strong>de</strong> la República Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Alemania<br />

Artículo 25: Derecho <strong>internacional</strong> público<br />

Las normas generales <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> público forman <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> fe<strong>de</strong>ral, prevalecen<br />

sobre las leyes nacionales y crean directamente <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y obligaciones para <strong>los</strong> resi<strong>de</strong>ntes en el territorio<br />

fe<strong>de</strong>ral.<br />

5. Tribunal Constitucional Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Alemania, 18 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2003, 1 BvR<br />

302/96<br />

Temas: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación; protección <strong>de</strong> la<br />

maternidad<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno; referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

solución basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 12 tratados no ratificados 13<br />

Ley que obliga al empleador a contribuir al pago <strong>de</strong> prestaciones a sus trabajadoras durante la<br />

licencia <strong>de</strong> maternidad/ Necesidad <strong>de</strong> tener en cuenta las disposiciones constitucionales en<br />

materia <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> género con el fin <strong>de</strong> interpretar el principio <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong> trabajo/<br />

Necesidad <strong>de</strong> impedir actuaciones discriminatorias en la práctica/ Utilización <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno y referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong> para reforzar una solución basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

La legislación alemana prevé que la mujer que disfrute <strong>de</strong> una licencia <strong>de</strong> maternidad tenga<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a percibir prestaciones en metálico proce<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> fondos públicos (seguro <strong>de</strong> salud).<br />

A<strong>de</strong>más, <strong>los</strong> empleadores alemanes están obligados a pagar la diferencia entre la prestación que<br />

corresponda y el salario medio <strong>de</strong> toda mujer que tenga <strong><strong>de</strong>recho</strong> a este tipo <strong>de</strong> prestación. Con el<br />

transcurso <strong><strong>de</strong>l</strong> tiempo, <strong>los</strong> im<strong>por</strong>tes que <strong>los</strong> empleadores <strong>de</strong>bían abonar <strong>por</strong> este concepto se<br />

habían ido incrementando <strong>de</strong>bido a la subida <strong>de</strong> <strong>los</strong> salarios mientras que el nivel <strong>de</strong><br />

prestaciones <strong>de</strong>rivadas <strong><strong>de</strong>l</strong> seguro <strong>de</strong> enfermedad permaneció invariable. A este respecto hay<br />

que señalar que para aliviar la carga que pesa sobre las empresas pequeñas (<strong>de</strong> hasta 30<br />

empleados) se ha puesto en marcha un sistema <strong>de</strong> aseguramiento que cubra el pago <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

empleadores. 14<br />

Una empresa alemana entabló una acción <strong>de</strong> inconstitucionalidad alegando que la obligación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

empleador (para las empresas <strong>de</strong> más <strong>de</strong> 30 empleados) <strong>de</strong> abonar la prestación en metálico<br />

durante el permiso <strong>de</strong> maternidad violaba el <strong><strong>de</strong>recho</strong> constitucional a la libertad <strong>de</strong> trabajo,<br />

consagrada en el artículo 12, 1) <strong>de</strong> la Constitución alemana. 15<br />

El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que, en principio, el reparto <strong>de</strong> costes entre Estado y empleadores<br />

propiciado <strong>por</strong> la protección <strong>de</strong> la maternidad no era inconstitucional, pero, en el caso<br />

planteado, el Tribunal <strong>de</strong>terminó que las modalida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> financiación vigentes eran<br />

inconstitucionales en cuanto que violaban las disposiciones constitucionales en materia <strong>de</strong><br />

12<br />

Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958; Convención sobre la<br />

eliminación <strong>de</strong> todas las formas <strong>de</strong> discriminación contra la mujer, 1979.<br />

13<br />

Convenio núm. 183 <strong>de</strong> la OIT sobre la protección <strong>de</strong> la maternidad, 2000.<br />

14<br />

Las contribuciones que cada empleador <strong>de</strong>be efectuar a tal fin se calculan sobre la base <strong><strong>de</strong>l</strong> número total <strong>de</strong><br />

empleados <strong>de</strong> cada establecimiento.<br />

15<br />

El artículo 12, 1) <strong>de</strong> la Consitución alemana dice: “Todos <strong>los</strong> alemanes tendrán <strong><strong>de</strong>recho</strong> a escoger libremente su<br />

profesión, su lugar <strong>de</strong> trabajo y su centro <strong>de</strong> formación, si bien el ejercicio <strong>de</strong> las profesiones podrá ser regulado <strong>por</strong><br />

la ley o en virtud <strong>de</strong> una ley.”<br />

20


igualdad. La Constitución alemana prevé en su artículo 3, 2) que: “El hombre y la mujer gozan<br />

<strong>de</strong> <strong>los</strong> mismos <strong><strong>de</strong>recho</strong>s. El Estado promoverá la aplicación efectiva <strong>de</strong> la igualdad <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

<strong>de</strong> las mujeres y <strong>los</strong> hombres e impulsará la eliminación <strong>de</strong> las <strong>de</strong>sventajas existentes.” El<br />

Tribunal señaló que tales disposiciones tenían como objetivo la consecución <strong>de</strong> la igualdad en la<br />

sociedad y, en particular, el fomento <strong>de</strong> la igualdad <strong>de</strong> género.<br />

El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que tales objetivos eran compatibles con las obligaciones <strong>internacional</strong>es<br />

contraídas <strong>por</strong> Alemania, en particular con las <strong>de</strong>rivadas <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre<br />

discriminación (empleo y ocupación) y <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio sobre la eliminación <strong>de</strong> todas las formas<br />

<strong>de</strong> discriminación contra la mujer. Ambos convenios exigen la erradicación <strong>de</strong> la discriminación<br />

indirecta y <strong>de</strong> las discriminaciones en la práctica. El Tribunal señaló que, en virtud <strong>de</strong> lo<br />

dispuesto en tales convenios, si bien el Estado disponía <strong>de</strong> un amplio margen <strong>de</strong> maniobra para<br />

promover la igualdad, asimismo <strong>de</strong>bería evitar cualquier acto que pudiera <strong>de</strong>rivar en una<br />

conducta discriminatoria.<br />

Seguidamente, el Tribunal observó que el incremento que <strong>los</strong> empleadores alemanes habían<br />

experimentado en sus obligaciones financieras como consecuencia <strong>de</strong> la protección <strong>de</strong> la<br />

maternidad podía restringir las o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> empleo <strong>de</strong> la mujer. Para reafirmar su postura,<br />

el Tribunal se refirió al artículo 8, 6) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 183 <strong>de</strong> la OIT sobre la protección <strong>de</strong> la<br />

maternidad, 16 no ratificado <strong>por</strong> Alemania. Según el Tribunal, esta disposición se basa en la<br />

convicción <strong>de</strong> que si la responsabilidad en el pago <strong>de</strong> las prestaciones en metálico se hace<br />

<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>r <strong>de</strong> <strong>los</strong> empleadores, la mujer podría encontrar ciertas dificulta<strong>de</strong>s a la hora <strong>de</strong> acce<strong>de</strong>r<br />

a un puesto <strong>de</strong> trabajo. A este respecto, el Tribunal consi<strong>de</strong>ró que no era necesario <strong>de</strong>terminar la<br />

probabilidad según la cual el pago <strong>de</strong> las prestaciones <strong>de</strong> maternidad constituía una causa <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>sempleo para la mujer.<br />

El Tribunal Constitucional Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Alemania señaló finalmente que el sistema <strong>de</strong><br />

aseguramiento vigente en las empresas <strong>de</strong> menos <strong>de</strong> 30 empleados era a<strong>de</strong>cuado para prevenir la<br />

discriminación indirecta contra la mujer e, conforme a lo dispuesto en el artículo 3, 2) <strong>de</strong> la<br />

Constitución alemana. En cambio, el Tribunal <strong>de</strong>cidió, fundamentando su <strong>de</strong>cisión en las<br />

normas <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, que en las empresas <strong>de</strong> más <strong>de</strong> 30 empleados las disposiciones<br />

legislativas afectadas eran inconstitucionales. Este requisito fue calificado <strong>de</strong> inconstitucional<br />

<strong>por</strong> resultar violatorio <strong>de</strong> la garantía constitucional <strong>de</strong> libertad <strong>de</strong> ocupación o profesión.<br />

16 El artículo 6, 8) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 183 establece que: “Con objeto <strong>de</strong> proteger la situación <strong>de</strong> las mujeres en el<br />

mercado <strong>de</strong> trabajo, las prestaciones relativas a la licencia que figura en <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 4 y 5 <strong>de</strong>berán financiarse<br />

mediante un seguro social obligatorio o con cargo a fondos públicos, o según lo <strong>de</strong>terminen la legislación y la<br />

práctica nacionales. El empleador no <strong>de</strong>berá estar personalmente obligado a costear directamente las prestaciones<br />

pecuniarias <strong>de</strong>bidas a las mujeres que emplee sin el acuerdo expreso <strong>de</strong> ese empleador, excepto cuando: que así esté<br />

previsto en la legislación o en la práctica nacionales <strong>de</strong> un Estado Miembro antes <strong>de</strong> la fecha <strong>de</strong> adopción <strong>de</strong> este<br />

Convenio <strong>por</strong> la Conferencia Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo; o se acuer<strong>de</strong> posteriormente a nivel nacional <strong>por</strong> <strong>los</strong><br />

gobiernos y las organizaciones representativas <strong>de</strong> empleadores y trabajadores.”<br />

21


6. Tribunal Constitucional Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Alemania, 1 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1998, 2 BvR 441/90<br />

Tema: prohibición <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo forzoso<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 17<br />

Arrendamiento <strong>de</strong> servicios prestados <strong>por</strong> reclusos a empresas privadas sin el consentimiento <strong>de</strong><br />

éstos/ Asunto planteado al Tribunal Constitucional <strong>por</strong> violación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 29 <strong>de</strong> la OIT/<br />

Interpretación <strong>de</strong> la Constitución nacional a la luz <strong>de</strong> un convenio ratificado con anterioridad a la<br />

adopción <strong>de</strong> la Constitución<br />

El Tribunal Constitucional Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong>bía pronunciarse sobre la constitucionalidad <strong>de</strong> la ley<br />

alemana relativa al trabajo penitenciario <strong>de</strong> <strong>los</strong> reclusos. La cuestión concreta discutida era el<br />

arrendamiento <strong>de</strong> <strong>los</strong> servicios prestados <strong>por</strong> <strong>los</strong> reclusos a empresas privadas sin el<br />

consentimiento <strong>de</strong> éstos. El trabajo forzoso está regulado en el artículo 12 <strong>de</strong> la Constitución<br />

alemana, que establece lo siguiente:<br />

“1. Todos <strong>los</strong> alemanes tienen <strong><strong>de</strong>recho</strong> a elegir libremente su profesión, su ocupación y<br />

su lugar <strong>de</strong> formación. El ejercicio <strong>de</strong> una actividad profesional pue<strong>de</strong> ser regulado <strong>por</strong><br />

ley o en virtud <strong>de</strong> una ley.<br />

2. Nadie podrá ser obligado a realizar un <strong>de</strong>terminado trabajo, excepto en el marco <strong>de</strong><br />

una obligación pública <strong>de</strong> prestación <strong>de</strong> servicios general, usual e igualmente aplicable<br />

a todos. (...)<br />

4. El trabajo forzoso es lícito únicamente en el caso <strong>de</strong> que exista una con<strong>de</strong>na privativa<br />

<strong>de</strong> libertad impuesta <strong>por</strong> un tribunal.”<br />

Las personas que presentaron el recurso ante el Tribunal Constitucional consi<strong>de</strong>raban que la Ley<br />

alemana vulneraba el Convenio núm. 29 <strong>de</strong> la OIT sobre el trabajo forzoso. El Tribunal<br />

reconoció, en primer lugar, que la Constitución podía interpretarse a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong>:<br />

“Las normas <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> se oponen <strong>de</strong>s<strong>de</strong> hace tiempo al arrendamiento<br />

incondicional <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo penitenciario <strong>de</strong> <strong>los</strong> reclusos. El apartado c) <strong><strong>de</strong>l</strong> párrafo 2 <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

artículo 2 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 29 <strong>de</strong> la OIT, <strong>de</strong> 28 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 1930, prevé una excepción<br />

a la prohibición <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo forzoso u obligatorio (<strong>de</strong> <strong>los</strong> prisioneros) sujeta a la<br />

condición <strong>de</strong> que ‘este trabajo o servicio se realice bajo la vigilancia y control <strong>de</strong> las<br />

autorida<strong>de</strong>s públicas’. Esta norma <strong>internacional</strong>, ya existente en el momento <strong>de</strong> las<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong>iberaciones relacionadas con la Constitución alemana, establece la base <strong>de</strong> la<br />

intención <strong><strong>de</strong>l</strong> legislador y constituye asimismo una ayuda para la interpretación <strong>de</strong> la<br />

Constitución.”<br />

Aunque el Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Alemania se basó en el Convenio núm. 29 <strong>de</strong> la OIT para<br />

interpretar las disposiciones internas, consi<strong>de</strong>ró que en el caso en cuestión el ‘arrendamiento <strong>de</strong><br />

<strong>los</strong> servicios’ previsto en la ley no era inconstitucional, pues se había realizado bajo la<br />

supervisión y el control <strong>de</strong> las autorida<strong>de</strong>s públicas. 18<br />

17 Convenio núm. 29 <strong>de</strong> la OIT sobre el trabajo forzoso, 1930.<br />

18 Debe señalarse, no obstante, que en su observación <strong>de</strong> 1999 relativa a la aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 29 en<br />

Alemania, la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> <strong>los</strong> Convenios y Recomendaciones consi<strong>de</strong>ró que: “(...) sólo<br />

cuando el trabajo es realizado voluntariamente en condiciones que garantizan salarios normales, seguridad social,<br />

etc., pue<strong>de</strong> el trabajo realizado <strong>por</strong> reclusos para compañías privadas ser compatible con las disposiciones expresas<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 1, 1) y el artículo 2, párrafos 1) y 2), c).”<br />

22


7. Tribunal Administrativo Fe<strong>de</strong>ral, 28 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1991, BVerwG 1 C 20.89<br />

Tema: trabajadores migrantes<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 19<br />

Trabajador migrante en situación <strong>de</strong> <strong>de</strong>sempleo/ Or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> repatriación a su país <strong>de</strong> origen/<br />

Criterios para <strong>de</strong>terminar la aplicación directa <strong>de</strong> las disposiciones <strong>de</strong> un tratado/ Aplicación<br />

directa <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 8 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT/ Significado <strong><strong>de</strong>l</strong> término “admisión a<br />

título permanente” con arreglo al artículo 8 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT/ Observancia <strong>de</strong><br />

lo dispuesto en el Convenio <strong>de</strong> la OIT<br />

Un ciudadano extranjero que había trabajado en Alemania <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1968 a 1981, fecha <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la<br />

que se encontraba en situación <strong>de</strong> <strong>de</strong>sempleo, recurrió a la justicia ordinaria. El <strong>de</strong>mandante<br />

disponía <strong>de</strong> permiso <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia permanente, pero <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1984 no disponía <strong>de</strong> permiso <strong>de</strong><br />

trabajo y <strong>de</strong>s<strong>de</strong> 1985 <strong>de</strong>pendía <strong>de</strong> la ayuda <strong>de</strong> la asistencia social. El <strong>de</strong>mandante acudió al<br />

Tribunal Administrativo Fe<strong>de</strong>ral con el fin <strong>de</strong> impugnar la revocación <strong>de</strong> su permiso <strong>de</strong><br />

resi<strong>de</strong>ncia permanente y la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> repatriación a su país <strong>de</strong> origen, al que estaba sujeto. Como<br />

argumento <strong>de</strong> su acción judicial, el <strong>de</strong>mandante invocó el artículo 8, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 97<br />

<strong>de</strong> la OIT que establece que: “El trabajador migrante que haya sido admitido a título permanente<br />

y <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> su familia que hayan sido autorizados a acompañarlo o a reunirse con él no<br />

podrán ser enviados a su territorio <strong>de</strong> origen o al territorio <strong><strong>de</strong>l</strong> que emigraron cuando, <strong>por</strong><br />

motivo <strong>de</strong> enfermedad o acci<strong>de</strong>nte sobrevenidos <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> la llegada, el trabajador migrante no<br />

pueda ejercer su oficio, a menos que la persona interesada lo <strong>de</strong>see o que así lo establezca un<br />

acuerdo <strong>internacional</strong> en el que sea <strong>parte</strong> el Estado Miembro.”<br />

El Tribunal confirmó la jurispru<strong>de</strong>ncia que había venido manteniendo al respecto, según la cual<br />

las disposiciones <strong>de</strong> tratados <strong>internacional</strong>es son <strong>de</strong> aplicación directa si su formulación,<br />

objetivos y contenido están suficientemente <strong>de</strong>terminados y son apropiados para crear efectos<br />

jurídicos en ausencia <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollo legislativo interno. El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que el artículo 8<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 97 cumplía con tales condiciones y que el <strong>de</strong>mandante podía, <strong>por</strong> tanto,<br />

valerse <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s individuales en virtud <strong>de</strong> dicho artículo.<br />

El Tribunal Administrativo Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong>cidió que la revocación <strong><strong>de</strong>l</strong> permiso <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong>de</strong>mandante no contra<strong>de</strong>cía el Convenio núm. 97 en la medida en que, según la interpretación<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal conforme al artículo 8, son consi<strong>de</strong>rados como “admitidos a título permanente”<br />

solo aquel<strong>los</strong> migrantes que dispongan a la vez <strong>de</strong> permiso <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia y <strong>de</strong> trabajo<br />

permanentes. 20<br />

19 Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> trabajadores migrantes (revisado), 1949.<br />

20 Conviene señalar que la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal no parece conforme con la posición <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong><br />

Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT. A este respecto, es preciso referirse a la<br />

solicitud directa que la Comisión dirigió a Alemania en 2001: “La Comisión <strong>de</strong>searía referirse a su solicitud directa<br />

anterior y recordar las explicaciones pro<strong>por</strong>cionadas en el párrafo 458 <strong>de</strong> su Estudio general <strong>de</strong> 1980 sobre<br />

trabajadores migrantes según el cual la admisión a título permanente está ligada exclusivamente al estatuto <strong>de</strong><br />

resi<strong>de</strong>ncia permanente, mientras que el Gobierno afirma (al menos antes <strong>de</strong> la entrada en vigor <strong>de</strong> la ley <strong>de</strong> extranjería<br />

<strong>de</strong> 1990) que la admisión a título permanente presuponía, en virtud <strong>de</strong> la legislación nacional, no solamente la<br />

posesión <strong>de</strong> un permiso <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia permanente, sino también la posesión <strong>de</strong> un permiso <strong>de</strong> trabajo permanente.”<br />

23


Constitución <strong>de</strong> la Nación Argentina<br />

Argentina<br />

Artículo 31<br />

Esta Constitución, las leyes <strong>de</strong> la Nación que en su consecuencia se dicten <strong>por</strong> el Congreso y <strong>los</strong> tratados<br />

con las potencias extranjeras son la ley suprema <strong>de</strong> la Nación; y las autorida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> cada provincia están<br />

obligadas a conformarse a ellas, no obstante cualquier disposición en contrario que contengan las leyes o<br />

constituciones provinciales, salvo para la provincia <strong>de</strong> Buenos Aires, <strong>los</strong> tratados ratificados <strong>de</strong>spués <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Pacto <strong>de</strong> 11 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 1859.<br />

Artículo 75, párrafo 22<br />

(…) Los tratados y concordatos tienen jerarquía superior a las leyes.<br />

La Declaración Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre; la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

Derechos Humanos; la Convención Americana sobre Derechos Humanos; el Pacto Internacional <strong>de</strong><br />

Derechos Económicos, Sociales y Culturales; el Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos y su<br />

Protocolo Facultativo; la Convención sobre la Prevención y la Sanción <strong><strong>de</strong>l</strong> Delito <strong>de</strong> Genocidio; la<br />

Convención Internacional sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las Formas <strong>de</strong> Discriminación Racial; la<br />

Convención sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las Formas <strong>de</strong> Discriminación contra la Mujer; la Convención<br />

contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes; la Convención sobre <strong>los</strong><br />

Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño: en las condiciones <strong>de</strong> su vigencia, tienen jerarquía constitucional, no <strong>de</strong>rogan artículo<br />

alguno <strong>de</strong> la primera <strong>parte</strong> <strong>de</strong> esta Constitución y <strong>de</strong>ben enten<strong>de</strong>rse complementarios <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y<br />

garantías <strong>por</strong> ella reconocidos. (…)<br />

8. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Adriana María Rossi c. Estado Nacional - Armada<br />

Argentina, 9 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2009, R. 1717. XLI<br />

Temas: libertad sindical; protección frente a la discriminación antisindical<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong>.<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 21 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 22<br />

Libertad sindical/ Condiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> ejercicio <strong>de</strong> las activida<strong>de</strong>s sindicales/ Protección sindical/<br />

Protección sindical únicamente a <strong>los</strong> representantes <strong>de</strong> sindicatos con personería gremial/<br />

Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

La actora, representante sindical, reclamó que se <strong>de</strong>jara sin efecto la sanción disciplinaria <strong>de</strong><br />

suspensión y el cambio <strong>de</strong> lugar <strong>de</strong> tareas que su empleadora, la Armada Argentina, había<br />

dispuesto sin contar con una autorización judicial previa. La <strong>de</strong>mandante alegaba que dicha<br />

autorización era necesaria pues en su condición <strong>de</strong> presi<strong>de</strong>nta <strong>de</strong> la Asociación <strong>de</strong> Profesionales<br />

<strong>de</strong> la Salud <strong><strong>de</strong>l</strong> Hospital Naval y miembro titular <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> la Fe<strong>de</strong>ración Médica<br />

Gremial <strong>de</strong> la Capital Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong>bía ser titular <strong><strong>de</strong>l</strong> fuero sindical consagrado en la constitución y<br />

<strong>de</strong>sarrollada <strong>por</strong> la ley que garantiza que “<strong>los</strong> trabajadores amparados <strong>por</strong> las garantías previstas<br />

[en el artículo 48 en el cual se prevén las garantías para <strong>los</strong> trabajadores que ocupan “cargos<br />

electivos o representativos en asociaciones sindicales con personería gremial”], no podrán ser<br />

<strong>de</strong>spedidos, suspendidos ni con relación a el<strong>los</strong> podrá modificarse las condiciones <strong>de</strong> trabajo, si<br />

no mediare resolución judicial previa que <strong>los</strong> excluya <strong>de</strong> la garantía [...]”.<br />

21<br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948;<br />

Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969; Protocolo Adicional a<br />

la Convención Americana <strong>de</strong> Derechos Humanos en materia <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales<br />

(“Protocolo <strong>de</strong> San Salvador”), 1988.<br />

22<br />

Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT; Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong><br />

la OIT.<br />

24


Tanto el juez <strong>de</strong> primera instancia como el Tribunal <strong>de</strong> Apelaciones sostuvieron la<br />

imposibilidad <strong>de</strong> darle operatividad a la tutela sindical pues la actora pertenecía a un sindicato<br />

“simplemente inscripto” que se veía <strong>de</strong>splazado en la representación <strong><strong>de</strong>l</strong> personal <strong>por</strong> otro que<br />

poseía personería gremial y eran <strong>los</strong> representantes <strong>de</strong> esa última entidad <strong>los</strong> que gozaban <strong>de</strong><br />

fuero sindical según el artículo 52 <strong>de</strong> la ley <strong>de</strong> Asociaciones Sindicales.<br />

Para resolver el caso, la Corte Suprema alu<strong>de</strong> en primera instancia a su propia jurispru<strong>de</strong>ncia,<br />

pues el caso <strong><strong>de</strong>l</strong> 11 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2008 “Asociación Trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado c/ Ministerio <strong>de</strong><br />

Trabajo” constituye un prece<strong>de</strong>nte im<strong>por</strong>tante en el tema a tratar. En ese caso la Corte<br />

estableció que el artículo 41.a <strong>de</strong> la ley 23.551 resultaba inconstitucional pues concedía a <strong>los</strong><br />

sindicatos que ostentan el carácter <strong>de</strong> más representativos algunos privilegios en <strong>de</strong>trimento <strong>de</strong><br />

la actividad <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos simplemente inscriptos que compartían con aquél<strong>los</strong>, total o<br />

parcialmente, el mismo ámbito <strong>de</strong> actuación.<br />

La Corte cita la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos para resaltar<br />

como la libertad <strong>de</strong> asociación contiene una obligación <strong>de</strong> protección para el Estado y compara<br />

ello con la disposición <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 52 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> Asociaciones Sindicales para concluir que<br />

hay un incumplimiento <strong>de</strong> dicha obligación:<br />

“Bien podría <strong>de</strong>cirse, en palabras <strong>de</strong> la Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos<br />

referentes a la libertad sindical y a la libertad <strong>de</strong> asociación previstas en el artículo 16 <strong>de</strong><br />

la Convención Americana sobre Derechos Humanos, que a la obligación estatal<br />

“negativa” <strong>de</strong> no interferir, se yuxtapone una obligación “positiva” <strong><strong>de</strong>l</strong> mismo Estado<br />

esto es, la <strong>de</strong> adoptar las medidas apropiadas para proteger y preservar el ejercicio <strong>de</strong> la<br />

actividad sindical “sin temor” <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> representantes sindicales, cuanto más<br />

que, <strong>de</strong> lo contrario, “se podría disminuir la capacidad <strong>de</strong> las agrupaciones <strong>de</strong><br />

organizarse para la protección <strong>de</strong> sus intereses”.<br />

[A]l limitar a <strong>los</strong> representantes gremiales <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos con personería gremial <strong>los</strong><br />

alcances <strong>de</strong> la protección prevista en su artículo 52, la ley 23.551, reglamentaria <strong>de</strong> la<br />

libertad sindical constitucionalmente reconocida, ha violentado, <strong>de</strong> manera tan patente<br />

como injustificada, la esfera en que el legislador pue<strong>de</strong> válidamente dispensar<br />

<strong>de</strong>terminados privilegios a las asociaciones más representativas.” 23<br />

Finalmente, para concluir la <strong>de</strong>claratoria <strong>de</strong> inconstitucionalidad <strong><strong>de</strong>l</strong> Art. 52 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong><br />

Asociaciones Sindicales, la Corte se refiere <strong>de</strong> manera extensa y cuidadosa a las disposiciones<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 y las observaciones <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en la Aplicación <strong>de</strong><br />

Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT que <strong>de</strong> manera reiterada había advertido al Estado<br />

Argentino <strong>de</strong> la inconformidad <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo en cuestión con lo previsto en le Convenio 87:<br />

“Súmase a todo ello el a<strong>por</strong>te <strong><strong>de</strong>l</strong> antes citado Convenio n° 87 <strong>de</strong> la OIT, instrumento<br />

indudablemente fundamental en la materia, (…) este instrumento es concluyente en<br />

cuanto obliga al Estado, tanto “a adoptar todas las medidas necesarias y apropiadas para<br />

garantizar a <strong>los</strong> trabajadores [...] el libre ejercicio <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación” (artículo<br />

11), cuanto a “abstenerse <strong>de</strong> toda intervención que tienda a limitar [...] o a entorpecer<br />

[el] ejercicio legal” <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> las “organizaciones <strong>de</strong> trabajadores [...] <strong>de</strong> organizar<br />

[...] sus activida<strong>de</strong>s y el <strong>de</strong> formular su programa <strong>de</strong> acción” (artículo 3.1 y 2). (…)<br />

En este sentido, correspon<strong>de</strong> tomar en especial consi<strong>de</strong>ración, dado su nexo específico<br />

con la cuestión sub lite, el criterio <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong><br />

Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT (…) En efecto, la más que reciente conclusión<br />

<strong>de</strong> este órgano (2008), da cuenta <strong>de</strong> que, no obstante la tutela general que prevé el<br />

artículo 47 <strong>de</strong> la ley 23.551, “<strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 48 y 52 [<strong>de</strong> ésta] establecen un trato <strong>de</strong> favor<br />

a <strong>los</strong> representantes <strong>de</strong> las organizaciones con personería gremial en caso <strong>de</strong> actos <strong>de</strong><br />

23 Consi<strong>de</strong>rando núm. 4 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

25


discriminación antisindical [fuero sindical] que exce<strong>de</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> privilegios que pue<strong>de</strong>n<br />

otorgarse a las organizaciones más representativas” (…).<br />

En suma, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la primera hora, 1989, la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong><br />

Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT se pronunció en términos <strong>de</strong>sfavorables a la<br />

compatibilidad <strong>de</strong> la ley 23.551, <strong>de</strong> 1988, con el Convenio n° 87 (…).<br />

A iguales resultados conduce la doctrina <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT, en<br />

atención a lo a<strong><strong>de</strong>l</strong>antado en el párrafo prece<strong>de</strong>nte, y a lo formulado <strong>por</strong> el Tribunal en el<br />

repetidamente citado Asociación Trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado.” 24<br />

Una vez <strong>de</strong>clarada la inconstitucionalidad <strong>de</strong> la norma en <strong>los</strong> términos ya expuestos, la Corte<br />

revoca la sentencia apelada y remite el proceso al Tribunal para que se haga un nuevo<br />

pronunciamiento en armonía con lo dispuesto <strong>por</strong> la Corte; es <strong>de</strong>cir, reconociendo el <strong><strong>de</strong>recho</strong> al<br />

fuero sindical sin diferenciar si el representante pertenece a un sindicato con personería gremial<br />

o a uno simplemente inscrito.<br />

9. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Aníbal Raúl Pérez c. Disco S.A., 1 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong><br />

2009, P. 1911. XLII<br />

Tema: protección salarial<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 25 instrumentos no sujetos a ratificación; 26<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 27<br />

Concepto y naturaleza jurídica <strong>de</strong> la remuneración/ Vales alimentarios como <strong>parte</strong> <strong>de</strong> pago/<br />

Beneficios sociales a <strong>los</strong> trabajadores/ Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Un trabajador <strong>de</strong>manda para que al cálculo <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong>bida <strong>por</strong> <strong>de</strong>spido injusto se<br />

incluyan <strong>los</strong> conceptos <strong>de</strong> <strong>los</strong> vales alimentarios que le daba su empleador, pues él consi<strong>de</strong>ra<br />

que hacen <strong>parte</strong> <strong>de</strong> su remuneración. El fallo <strong>de</strong> primera instancia reconoció la petición pero fue<br />

revocado <strong>por</strong> la Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo. Dicha Cámara sostuvo que el<br />

cálculo se había basado en una norma dictada <strong>por</strong> el Congreso que autorizaba a <strong>los</strong> empleadores<br />

a reconocer ciertos beneficios sociales a <strong>los</strong> trabajadores con el objetivo <strong>de</strong> mejorar su calidad<br />

<strong>de</strong> vida sin que ello contara <strong>de</strong>ntro <strong><strong>de</strong>l</strong> concepto <strong>de</strong> salario. Dijo la Cámara a<strong>de</strong>más que la norma<br />

no violaba la Constitución.<br />

Sin embargo, la Corte Suprema se alejó <strong><strong>de</strong>l</strong> planteamiento anterior pues aclaró que no se trataba<br />

<strong>de</strong> que el legislador no pudiese disponer la posibilidad <strong>de</strong> otorgar "beneficios sociales", sino que<br />

con ello no se podía preten<strong>de</strong>r cambiar “la naturaleza jurídica <strong>de</strong> lo que es propio <strong>de</strong> la<br />

contraprestación”.<br />

La Corte se ocupa <strong>de</strong> analizar la vali<strong>de</strong>z constitucional <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 131 <strong>de</strong> la ley 24.700 que<br />

servía <strong>de</strong> fundamento para <strong>los</strong> llamados “beneficios sociales” y que <strong>los</strong> excluía <strong><strong>de</strong>l</strong> concepto <strong>de</strong><br />

24 Consi<strong>de</strong>rando núm. 6 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

25 Preámbulo <strong>de</strong> la Carta <strong>de</strong> la Organización <strong>de</strong> <strong>los</strong> Estados Americanos, 1948; Convenio núm. 95 <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

protección <strong><strong>de</strong>l</strong> salario, 1949; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966; Convención<br />

Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969; Protocolo Adicional a la<br />

Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales<br />

(“Protocolo <strong>de</strong> San Salvador”), 1988.<br />

26 Declaración <strong>de</strong> Fila<strong><strong>de</strong>l</strong>fia <strong>de</strong> la OIT, 1944; Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos, 1948; Declaración<br />

Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre, 1948; Declaración <strong>de</strong> la OIT sobre la Justicia Social para una<br />

Globalización Equitativa, 2008.<br />

27 Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT.<br />

26


emuneración. Para llevar a cabo dicho examen, la Corte acu<strong>de</strong> al Art. 14 <strong>de</strong> la Constitución y el<br />

principio protectorio en él consagrado y lo correlaciona con diferentes instrumentos<br />

<strong>internacional</strong>es pues dice que en el<strong>los</strong> se encuentra el contenido <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s que <strong>de</strong>be ser<br />

respetado <strong>por</strong> el Legislador. Dice la Corte que “la naturaleza jurídica <strong>de</strong> una institución <strong>de</strong>be ser<br />

<strong>de</strong>finida, fundamentalmente, <strong>por</strong> <strong>los</strong> elementos que la constituyen, con in<strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

nombre que el legislador o <strong>los</strong> particulares le atribuyan” y hace referencia a la Declaración<br />

Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre, a la Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos<br />

Humanos, al Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales (expresa y<br />

puntualmente a <strong>los</strong> Art. 6º y 7º), a la Declaración <strong>de</strong> Fila<strong><strong>de</strong>l</strong>fia <strong>de</strong> la OIT en 1944, entre otros.<br />

De este análisis la Corte concluye que <strong>los</strong> vales alimentarios son, en efecto, remuneración para<br />

el trabajador:<br />

“Correspon<strong>de</strong> centrar la atención en <strong>los</strong> Art. 6º y 7º <strong><strong>de</strong>l</strong> PIDESC puesto que, al resultar<br />

"inter<strong>de</strong>pendientes" 28 pro<strong>por</strong>cionan, con entera sencillez y elocuencia, pautas <strong>de</strong>cisivas<br />

para esclarecer la antes mencionada conceptualización y, <strong>por</strong> en<strong>de</strong>, para resolver el sub<br />

lite. En efecto, dado que el primer precepto dispone que el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a trabajar<br />

"compren<strong>de</strong> el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> toda persona <strong>de</strong> tener la o<strong>por</strong>tunidad <strong>de</strong> ganarse la vida<br />

mediante un trabajo [ ... ]" (inc. 1º, itálicas agregadas), y el segundo califica, cuando<br />

dicha o<strong>por</strong>tunidad se materializa mediante un trabajo en relación <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia, como<br />

"salario" o "remuneración" la prestación <strong>de</strong>bida <strong>por</strong> el empleador al empleado, es<br />

necesario concluir, entonces, en que resulta inadmisible que caiga fuera <strong><strong>de</strong>l</strong> alcance <strong>de</strong><br />

estas últimas <strong>de</strong>nominaciones una prestación que, como <strong>los</strong> vales alimentarios en<br />

cuestión, entrañó para el actor, inequívocamente, una "ganancia" y que, con no menor<br />

transparencia, sólo encontró motivo o resultó consecuencia <strong><strong>de</strong>l</strong> mentado contrato o<br />

relación <strong>de</strong> empleo.”<br />

Dice la Corte que el contenido <strong>de</strong> las garantías constitucionales no pue<strong>de</strong> ser cambiado <strong>por</strong> la<br />

voluntad <strong><strong>de</strong>l</strong> legislador ni <strong><strong>de</strong>l</strong> empleador. Señala que el marco <strong>de</strong> reciprocidad <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato <strong>de</strong><br />

trabajo <strong>de</strong>be regirse <strong>por</strong> el principio <strong>de</strong> justicia social y que todo lo atinente al salario supera <strong>los</strong><br />

límites <strong>de</strong> las reglas <strong><strong>de</strong>l</strong> mercado <strong>de</strong> trabajo y somete a éste a las exigencias superiores <strong>de</strong> la<br />

protección <strong>de</strong> la dignidad <strong>de</strong> la persona y <strong><strong>de</strong>l</strong> bien común. La Corte hace una reflexión sobre la<br />

justicia social en la cual hace referencia a la <strong>de</strong>claración sobre la justicia social <strong>de</strong> la OIT:<br />

“No es otro, <strong>por</strong> cierto, sino la justicia social, el valor que ha guiado <strong>de</strong> continuo a la<br />

OIT, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el momento mismo <strong>de</strong> su creación (Tratado <strong>de</strong> Versalles, Sección I, primer<br />

párrafo) hasta la actualidad, y que reafirma la reciente Declaración <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

justicia social para una globalización equitativa (adoptada en Ginebra, 10-06-2008),<br />

como modo <strong>de</strong> hacer frente a <strong>los</strong> <strong>de</strong>safíos <strong><strong>de</strong>l</strong> siglo XXI.”<br />

La Corte agrega que una <strong>de</strong>finición <strong>de</strong> remuneración en el or<strong>de</strong>namiento jurídico argentino “en<br />

manera alguna podría enten<strong>de</strong>rse <strong>de</strong> alcances menores que la acuñada en el Art. 1º <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio<br />

núm. 95 29 [<strong>de</strong> la OIT]sobre la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> salario” y <strong>por</strong> ello consi<strong>de</strong>ra conveniente acudir a<br />

las reiteradas observaciones dirigidas al gobierno <strong>por</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong><br />

Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el año <strong>de</strong> 1995 y en las que se había<br />

pronunciado expresamente sobre el artículo en cuestión:<br />

“(…) más todavía; con todo ello, el órgano <strong>internacional</strong>, en rigor, persistía o daba<br />

seguimiento a las censuras que había dirigido, en 1995, a <strong>los</strong> beneficios no<br />

28 Tal y como lo ha establecido el Comité <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales en su observación general<br />

núm 18, El <strong><strong>de</strong>recho</strong> al trabajo, 2005, E/C.12/GC/18, párrafo 8.<br />

29 Artículo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 95: “A <strong>los</strong> efectos <strong><strong>de</strong>l</strong> presente Convenio, el término salario significa la<br />

remuneración o ganancia, sea cual fuere su <strong>de</strong>nominación o método <strong>de</strong> cálculo, siempre que pueda evaluarse en<br />

efectivo, fijada <strong>por</strong> acuerdo o <strong>por</strong> la legislación nacional, y <strong>de</strong>bida <strong>por</strong> un empleador a un trabajador en virtud <strong>de</strong> un<br />

contrato <strong>de</strong> trabajo, escrito o verbal, <strong>por</strong> el trabajo que este último haya efectuado o <strong>de</strong>ba efectuar o <strong>por</strong> servicios que<br />

haya prestado o <strong>de</strong>ba prestar”.<br />

27


emuneratorios <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong>de</strong>cretos 1477 y 1478 <strong>de</strong> 1989, y 333 <strong>de</strong> 1993, "<strong>de</strong>stinados a<br />

mejorar la alimentación <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador y <strong>de</strong> su familia", al concluir en "la existencia <strong>de</strong><br />

un vínculo entre <strong>los</strong> beneficios dirigidos a mejorar la alimentación <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador y <strong>de</strong> su<br />

familia, y el trabajo realizado o el servicio prestado, en virtud <strong>de</strong> un contrato <strong>de</strong> trabajo.<br />

Estos 'beneficios' —añadió— cualquiera sea el nombre que se le pueda dar (primas,<br />

prestaciones complementarias, etc.), son elementos <strong>de</strong> la remuneración en el sentido <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

artículo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio.<br />

(…)<br />

De ahí que, en las anteriormente recordadas observaciones <strong>de</strong> 1998 y 1999, el órgano<br />

<strong>internacional</strong> expresara que "lamenta [ba] observar que esta nueva legislación [art. 103<br />

bis <strong>de</strong> la LCT, según el texto <strong>de</strong> la ley 24.700] retrotrae a la situación <strong>de</strong> discrepancia<br />

con las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio", que ya había puntualizado, repetidamente, en<br />

punto a <strong>los</strong> <strong>de</strong>cretos 1477 y 1478 <strong>de</strong> 1989, y 333 <strong>de</strong> 1993.”<br />

10. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Asociación Trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado c. Ministerio <strong>de</strong><br />

Trabajo, 11 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2008, A. 201. XL<br />

Tema: libertad sindical<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 30 instrumentos no sujetos a ratificación; 31<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 32<br />

Asociaciones sindicales <strong>de</strong> trabajadores/ Constitucionalidad/ <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> asociación/ Derechos<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador/ Libertad sindical/ Personería gremial/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como<br />

guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

En el <strong><strong>de</strong>recho</strong> doméstico argentino, el artículo 41, inciso a, <strong>de</strong> la ley 23.551 (Ley <strong>de</strong><br />

Asociaciones Sindicales) dispone que <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong>egados <strong><strong>de</strong>l</strong> personal y <strong>los</strong> integrantes <strong>de</strong> las<br />

comisiones internas y organismos sindicales similares previstos en la ley <strong>de</strong>ben estar afiliados a<br />

la respectiva asociación sindical con personería gremial y ser elegidos en comicios convocados<br />

<strong>por</strong> ésta.<br />

El mo<strong><strong>de</strong>l</strong>o sindical argentino permite <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> una misma actividad la coexistencia <strong>de</strong> varios<br />

sindicatos con simple inscripción en un registro que lleva el Ministerio <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> la Nación,<br />

pero sólo uno <strong>de</strong> estos sindicatos (el que tiene mayor representación) tiene la personería gremial<br />

que lo faculta a la entera representación gremial.<br />

En el presente caso un sindicato sin personería gremial - Asociación <strong>de</strong> Trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado<br />

(ATE) - convocó a elecciones <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong>egados. Esta convocatoria fue resistida <strong>por</strong> la entidad<br />

gremial con personería gremial - Unión <strong><strong>de</strong>l</strong> Personal Civil <strong>de</strong> las Fuerzas Armadas (PECIFA) -<br />

y fue <strong>de</strong>clarada inválida en se<strong>de</strong> administrativa <strong>por</strong> la Dirección Nacional <strong>de</strong> Asociaciones<br />

Sindicales, cuya <strong>de</strong>cisión fue confirmada <strong>por</strong> el Ministerio <strong>de</strong> Trabajo. En la via recursiva<br />

30 Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969; Pacto Internacional<br />

<strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos, 1966;<br />

Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en Materia <strong>de</strong> Derechos Económicos,<br />

Sociales y Culturales (“Protocolo <strong>de</strong> San Salvador”), 1988: Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la<br />

protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948.<br />

31 Constitución <strong>de</strong> la OIT, 1919; Declaración <strong>de</strong> Fila<strong><strong>de</strong>l</strong>fia <strong>de</strong> la OIT, 1944; Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos<br />

Humanos, 1948; Declaración Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre, 1948; Declaración <strong>de</strong> la OIT<br />

relativa a <strong>los</strong> Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo, 1998.<br />

32 Comité <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales; Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos; Comité <strong>de</strong><br />

Libertad Sindical <strong>de</strong> OIT; Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT.<br />

28


judicial, la Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo confirma lo <strong>de</strong>cidido <strong>por</strong> el Ministerio<br />

<strong>de</strong> Trabajo, y el trámite se presente ante la Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia <strong>por</strong> via <strong>de</strong> Recurso<br />

Extraordinario.<br />

La Corte analiza el contenido <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la libertad <strong>de</strong> asociación sindical consagrado en el<br />

artículo 14 <strong>de</strong> la constitución en sus dimensiones individual y colectivo. Para este estudio, la<br />

Corte acu<strong>de</strong> a la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos:<br />

“Según lo juzgó la Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos, <strong>los</strong> términos <strong><strong>de</strong>l</strong> art.<br />

16.1 <strong>de</strong> la Convención Americana establecen "literalmente" que "quienes están bajo la<br />

protección <strong>de</strong> la Convención tienen no sólo el <strong><strong>de</strong>recho</strong> y la libertad <strong>de</strong> asociarse<br />

libremente con otras personas, sin intervención <strong>de</strong> las autorida<strong>de</strong>s públicas que limiten o<br />

entorpezcan el ejercicio <strong><strong>de</strong>l</strong> respectivo <strong><strong>de</strong>recho</strong>, lo que representa, <strong>por</strong> lo tanto, un<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> cada individuo", sino que, "a<strong>de</strong>más, gozan <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> y la libertad <strong>de</strong><br />

buscar la realización común <strong>de</strong> un fin lícito, sin presiones o intromisiones que puedan<br />

alterar o <strong>de</strong>snaturalizar su finalidad" (Caso Huilca Tecse vs. Perú, cit., párr. 69 y su<br />

cita). La libertad <strong>de</strong> asociación en "materia laboral", <strong>por</strong> en<strong>de</strong>, así como en su<br />

dimensión individual "no se agota con el reconocimiento teórico <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a formar<br />

sindicatos, sino que compren<strong>de</strong> a<strong>de</strong>más, inseparablemente, el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a utilizar<br />

cualquier medio apropiado para ejercer esa libertad", en su dimensión social (…)”<br />

La Corte concluye que la norma doméstica argentina recurrida (artículo 41, inciso a, <strong>de</strong> la ley<br />

23.551) es violatoria <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la libertad <strong>de</strong> asociación sindical tanto en el plano individual<br />

como en el colectivo. Así la Corte observa que esta norma limita injustificadamente:<br />

“en primer lugar, la libertad <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores individualmente consi<strong>de</strong>rados que<br />

<strong>de</strong>seen postularse como candidatos, pues <strong>los</strong> constriñe, siquiera indirectamente, a<br />

adherirse a la asociación sindical con personería gremial, no obstante la existencia, en el<br />

ámbito, <strong>de</strong> otra simplemente inscripta. En segundo termino, la libertad <strong>de</strong> estas últimas<br />

[<strong>los</strong> organismos sindicales registrados sin personería gremial], al impedirles el<br />

<strong>de</strong>spliegue <strong>de</strong> su actividad en uno <strong>de</strong> <strong>los</strong> aspectos y finalida<strong>de</strong>s más elementales para el<br />

que fueron creadas.”<br />

En el aspecto colectivo <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la libertad <strong>de</strong> asociación sindical, la Corte construye su<br />

interpretación <strong>de</strong> este <strong><strong>de</strong>recho</strong> constitucional acudiendo al Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT y a la<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT en particular en lo referente al tema <strong>de</strong> las<br />

prerogativas que se pue<strong>de</strong>n atribuir a <strong>los</strong> sindicatos más representativos sin infringir el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a afiliarse a <strong>los</strong> sindicatos que estimen conveniente y el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> las<br />

organizaciones sindicales <strong>de</strong> organizar sus activida<strong>de</strong>s y <strong>de</strong> elegir libremente a sus<br />

representantes:<br />

“[E]ste or<strong>de</strong>n conceptual se correspon<strong>de</strong> con la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio N° 87 y la<br />

labor <strong>de</strong> dos órganos <strong>de</strong> control <strong>internacional</strong> <strong>de</strong> la OIT. [...] Al efecto, en fecha<br />

reciente, la Comisión <strong>de</strong> Expertos ha "recordado" al Estado argentino, "que la mayor<br />

representatividad no <strong>de</strong>bería implicar para el sindicato que la obtiene, privilegios que<br />

excedan <strong>de</strong> una prioridad en materia <strong>de</strong> representación en las negociaciones colectivas,<br />

en la consulta <strong>por</strong> las autorida<strong>de</strong>s y en la <strong>de</strong>signación <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong>egados ante <strong>los</strong><br />

organismos <strong>internacional</strong>es" (Observación individual sobre el Convenio sobre la<br />

libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948 (núm. 87), Argentina<br />

(ratificación: 1960), 2008). [...] (Y), en 1989, al formular sus observaciones sobre la ley<br />

23.551, la Comisión <strong>de</strong> Expertos advirtió que no parecía estar en conformidad con el<br />

Convenio n° 87 la disposición <strong>de</strong> aquélla, conforme a la cual, "las funciones <strong>de</strong><br />

representante <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores en la empresa sólo pue<strong>de</strong>n ser ejercidas <strong>por</strong> <strong>los</strong><br />

miembros <strong>de</strong> [las] organizaciones que poseen la personería gremial". […]<br />

Estos criterios <strong>de</strong> la mentada Comisión resultan, indudablemente, <strong><strong>de</strong>l</strong> todo concor<strong>de</strong>s<br />

29


con <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical: si bien a la luz <strong>de</strong> la discusión <strong><strong>de</strong>l</strong> proyecto <strong>de</strong><br />

Convenio n° 87 y <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> la OIT (art. 5.3), "el simple hecho <strong>de</strong> que la<br />

legislación <strong>de</strong> un país establezca una distinción entre las organizaciones sindicales más<br />

representativas y las <strong>de</strong>más organizaciones sindicales no <strong>de</strong>bería ser en sí criticable", es<br />

"necesario" que la distinción no tenga como consecuencia "conce<strong>de</strong>r a las<br />

organizaciones más representativas [...] privilegios que excedan <strong>de</strong> una prioridad en<br />

materia <strong>de</strong> representación en las negociaciones colectivas, consultas con <strong>los</strong> gobiernos,<br />

o incluso en materia <strong>de</strong> <strong>de</strong>signación <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong>egados ante organismos <strong>internacional</strong>es<br />

[…]" (Libertad sindical: Recopilación <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones y principios <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad<br />

Sindical <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong> Administración <strong>de</strong> la OIT, Ginebra, OIT, 4ª. ed. revisada, 1996,<br />

párr. 309)”.<br />

Interpretando la Constitución a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT y <strong>de</strong> la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong><br />

la Comisión <strong>de</strong> Expertos y <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT, la Corte <strong>de</strong>clara<br />

inconstitucional el artículo y revoca la sentencia apelada.<br />

11. Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones, Sala V, Parra Vera Maxima c. San Timoteo SA<br />

conc., 14 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2006, expediente 144/05 s.d. 68536<br />

Temas: <strong>de</strong>spido; libertad sindical; protección frente a la discriminación antisindical<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 33 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 34<br />

Despido/ Discriminación antisindical/ Acción <strong>de</strong> amparo/ Traslado <strong>de</strong> la carga probatoria/ Uso<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Una trabajadora <strong>de</strong>spedida <strong>por</strong> motivos <strong>de</strong> reestructuración, acudió a la justicia alegando haber<br />

sido víctima <strong>de</strong> discriminación antisindical. La <strong>de</strong>mandante apeló la sentencia <strong>de</strong> primera<br />

instancia que rechazó sus pretensiones a obtener la reincor<strong>por</strong>ación a su puesto <strong>de</strong> trabajo y el<br />

pago <strong>de</strong> <strong>los</strong> salarios caídos <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la fecha <strong>de</strong> su <strong>de</strong>spido. En primer grado se negaron sus<br />

pretensiones <strong>por</strong> consi<strong>de</strong>rar que las <strong>de</strong>claraciones testimoniales no eran suficientemente eficaces<br />

para acreditar que el <strong>de</strong>spido obe<strong>de</strong>cía a una actitud discriminatoria <strong>de</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandada;<br />

Así mismo se argumentó que cuando se preten<strong>de</strong> nulificar un <strong>de</strong>spido consi<strong>de</strong>rado<br />

discriminatorio, se requiere la producción <strong>de</strong> una prueba totalmente convincente y una<br />

apreciación muy exigente <strong>de</strong> <strong>los</strong> elementos acompañados, lo cual, en criterio <strong><strong>de</strong>l</strong> juez, no se<br />

daba en el caso.<br />

La Cámara <strong>de</strong> apelaciones <strong>de</strong>bía entonces aclarar si el <strong>de</strong>spido <strong>de</strong> la recurrente había sido un<br />

acto discriminatorio como represalia contra la actividad sindical realizada <strong>por</strong> aquella.<br />

Para dirimir el caso, la Cámara subrayó la relevancia <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> al establecer que<br />

<strong>de</strong>be ser fundamento <strong>de</strong> cualquier actuación <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> po<strong>de</strong>r judicial argentino, en razón <strong>de</strong><br />

la prevalencia que la Constitución <strong>de</strong> este país le ha otorgado a las normas <strong>internacional</strong>es<br />

<strong>de</strong>ntro <strong><strong>de</strong>l</strong> or<strong>de</strong>namiento jurídico argentino:<br />

“La sola invocación <strong>de</strong> las normas <strong>de</strong> la ley <strong>de</strong> contrato <strong>de</strong> trabajo que reglamentan el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a la protección contra el <strong>de</strong>spido arbitrario y al trabajo para <strong>de</strong>sestimar la<br />

33 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y<br />

Políticos, 1966; Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969.<br />

34 Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT; Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong><br />

la OIT; Corte interamericana <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos.<br />

30


pretensión <strong>de</strong> la actora, no solo seria insostenible en el or<strong>de</strong>n jurídico nacional, sino que<br />

comprometería gravemente la responsabilidad <strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado Argentino.” 35<br />

En particular, <strong>los</strong> magistrados <strong>de</strong> segundo grado atribuyeron una <strong>de</strong>cisiva im<strong>por</strong>tancia a la labor<br />

<strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong>clarando que:<br />

“La reforma constitucional argentina <strong>de</strong> 1994 ha conferido jerarquía constitucional a<br />

varios tratados, <strong>de</strong>claraciones y pactos <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos, entre<br />

el<strong>los</strong>, la Convención Americana sobre Derechos Humanos (…)Los informes, estudios y<br />

<strong>de</strong>más opiniones constitutivas <strong>de</strong> la doctrina <strong>de</strong> <strong>los</strong> organismos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la<br />

Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, y, en general, las opiniones y <strong>de</strong>cisiones<br />

adoptadas <strong>por</strong> <strong>los</strong> organismos <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> fiscalización y aplicación <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

tratados, pactos y <strong>de</strong>claraciones universales <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos <strong>de</strong> jerarquía<br />

constitucional y supralegal <strong>de</strong>ben servir <strong>de</strong> guía insoslayable para su interpretación y<br />

aplicación <strong>por</strong> <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> argentinos”. 36<br />

Más específicamente, la Cámara se pronunció sobre la “jurispru<strong>de</strong>ncia” <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong><br />

Expertos y <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong>clarando en cuanto a ambos que “el<br />

conocimiento <strong>de</strong> esta jurispru<strong>de</strong>ncia es sumamente im<strong>por</strong>tante para po<strong>de</strong>r apreciar <strong>los</strong> alcances<br />

<strong>de</strong> las distintas normas contenidas en un convenio”. 37<br />

Con base en estas fuentes, la jurisdicción <strong>de</strong> segundo grado disintió <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> primera<br />

instancia, en primer lugar <strong>por</strong> consi<strong>de</strong>rar la dificultad probatoria como uno <strong>de</strong> <strong>los</strong> mayores<br />

obstácu<strong>los</strong> para conseguir una protección eficaz en contra <strong>de</strong> <strong>los</strong> actos <strong>de</strong> discriminación<br />

emanados <strong>de</strong> particulares. En este sentido, la Cámara estableció que cuando el trabajador se<br />

consi<strong>de</strong>ra discriminado, para respon<strong>de</strong>r a las exigencias <strong>de</strong> tutela <strong>de</strong> sus <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales<br />

y a las dificulta<strong>de</strong>s probatorias <strong><strong>de</strong>l</strong> hecho lesivo, <strong>de</strong>be producirse un <strong>de</strong>splazamiento <strong>de</strong> las<br />

reglas tradicionales <strong>de</strong> distribución <strong>de</strong> la carga <strong>de</strong> la prueba siempre que el trabajador pueda<br />

“a<strong>por</strong>tar un indicio razonable <strong>de</strong> que el acto empresarial lesiona su <strong><strong>de</strong>recho</strong> fundamental,<br />

principio <strong>de</strong> prueba dirigido a poner <strong>de</strong> manifiesto, en su caso, el motivo oculto <strong>de</strong> aquél”.<br />

Para sustentar la inversión <strong>de</strong> la carga probatoria que consi<strong>de</strong>raban <strong>de</strong>cisiva en tal caso, <strong>los</strong><br />

magistrados <strong>de</strong> la jurisdicción <strong>de</strong> segundo grado se inspiraron en el Estudio general <strong>de</strong> la<br />

Comisión <strong>de</strong> expertos relativo al Convenio núm.111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación en el<br />

empleo y la ocupación. 38 Con fundamento en tal principio, la jurisdicción <strong>de</strong> segundo grado<br />

consi<strong>de</strong>ró <strong>de</strong>mostrado el carácter discriminatorio <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>spido sufrido <strong>por</strong> la trabajadora.<br />

En cuanto a la sanción aplicable a dicho <strong>de</strong>spido, <strong>los</strong> integrantes <strong>de</strong> la Cámara se refirieron a<br />

varias disposiciones, entre ellas al artículo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 98 <strong>de</strong> la OIT que prevé que <strong>los</strong><br />

trabajadores <strong>de</strong>berán gozar <strong>de</strong> una protección a<strong>de</strong>cuada contra <strong>los</strong> actos <strong>de</strong> discriminación<br />

antisindical. Al respecto, la jurisdicción mencionó la posición <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> libertad sindical <strong>de</strong><br />

la OIT según la cual cuando “la legislación nacional permite a <strong>los</strong> empleadores, a condición <strong>de</strong><br />

que paguen la in<strong>de</strong>mnización prevista <strong>por</strong> la ley en todos <strong>los</strong> casos <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido injustificado,<br />

<strong>de</strong>spedir a un trabajador, si el motivo real es su afiliación a un sindicato o su actividad sindical,<br />

no se conce<strong>de</strong> una protección suficiente contra <strong>los</strong> actos <strong>de</strong> discriminación antisindical cubiertos<br />

<strong>por</strong> el Convenio núm. 98”.<br />

Inspirándose en la labor <strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos <strong>de</strong> control la OIT, la Cámara <strong>de</strong> apelaciones <strong>de</strong>cidió<br />

revocar la sentencia <strong>de</strong> primera instancia, <strong>de</strong>clarar la nulidad <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>spido y el reintegro <strong>de</strong> la<br />

35 P. 25 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

36 P. 10 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

37 P. 7 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

38 OIT: Igualdad en el empleo y la ocupación. Estudio general <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong><br />

Convenios y Recomendaciones, Informe III(4B), Conferencia Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, 75.ª reunión, Ginebra, 1988.<br />

31


trabajadora, <strong>por</strong> consi<strong>de</strong>rar que <strong>de</strong>bido a la forma en que se <strong>de</strong>sarrollaron <strong>los</strong> hechos previos al<br />

<strong>de</strong>spido, este fue un acto efectivamente discriminatorio <strong>por</strong> motivos antisindicales.<br />

12. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Isacio Aquino c. Cargo Servicios Industriales S.A., 21<br />

<strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2004, A. 2652. XXXVIII<br />

Temas: seguridad y salud en el trabajo; <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la salud; protección frente a la discriminación<br />

en el empleo y la ocupación; <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la tutela judicial efectiva; <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> reparación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 39 instrumentos no subjetos a ratificacion; 40<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong>; 41 jurispru<strong>de</strong>ncia comparada 42<br />

Acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> trabajo/ Acción civil/ Aseguradora <strong>de</strong> riesgos <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo/ Constitución nacional/<br />

constitucionalidad/ Daños y perjuicios/ In<strong>de</strong>mnización/ Riesgos <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo/ Reparación<br />

integral/ Responsabilidad civil/ Valuación <strong><strong>de</strong>l</strong> daño/ Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

El trabajador sufrió un grave acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> trabajo al caer <strong>de</strong> un techo <strong>de</strong> chapa <strong>de</strong> unos diez<br />

metros <strong>de</strong> altura, en el que se encontraba trabajando, siguiendo las directivas <strong>de</strong> su empleadora,<br />

sin que se le hubiera provisto ningún elemento <strong>de</strong> seguridad o se hubiera instalado una red o<br />

mecanismo protectorio para el supuesto <strong>de</strong> caídas. Al momento <strong><strong>de</strong>l</strong> acci<strong>de</strong>nte, el actor tenía 29<br />

años <strong>de</strong> edad.<br />

Como consecuencia <strong><strong>de</strong>l</strong> acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> trabajo, se <strong>de</strong>terminó que el actor sufría <strong><strong>de</strong>l</strong> 100% <strong>de</strong><br />

incapacidad laboral.<br />

En el or<strong>de</strong>namiento jurídico argentino, <strong>los</strong> acci<strong>de</strong>ntes y enfermeda<strong>de</strong>s laborales son regulados<br />

<strong>por</strong> la Ley <strong>de</strong> Riesgos <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo (LRT) núm. 24.557 que crea un sistema reparador <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

daños sobre la i<strong>de</strong>a <strong>de</strong> un seguro: la empresa empleadora contrata con una Administradora <strong>de</strong><br />

Riesgos <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo (ART) la cobertura <strong>de</strong> sus empleados, y la ART cumple las funciones <strong>de</strong><br />

prevención y reparación <strong>de</strong> <strong>los</strong> daños ocasionados al trabajador <strong>por</strong> enfermeda<strong>de</strong>s o acci<strong>de</strong>ntes<br />

<strong>de</strong> trabajo.<br />

La LRT sólo in<strong>de</strong>mniza daños materiales y, <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> éstos, únicamente el lucro cesante, lo<br />

cual, a su vez, sólo resulta mensurable en forma restringida.<br />

En el sistema <strong>de</strong> la LRT, la contratación <strong>de</strong> la ART <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> empleador implicaba la<br />

eximición <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> éste último <strong>de</strong> toda responsabilidad <strong>por</strong> <strong>los</strong> daños sufridos <strong>por</strong> el<br />

trabajador <strong>por</strong> el hecho o en ocasión <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo, con la única excepción <strong><strong>de</strong>l</strong> caso <strong>de</strong> dolo <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

empleador. El trabajador damnificado recibía únicamente las prestaciones <strong>de</strong> la LRT <strong>por</strong> <strong>parte</strong><br />

<strong>de</strong> la ART. De este modo, no existía para el trabajador la posibilidad <strong>de</strong> reclamar la<br />

in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> daños conforme las pautas generales <strong><strong>de</strong>l</strong> Código Civil argentino.<br />

39 Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966; Convención sobre la Eliminación <strong>de</strong><br />

todas las Formas <strong>de</strong> Discriminación contra la Mujer, 1979; Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño, 1989;<br />

Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969; Preámbulo <strong>de</strong> la Carta<br />

<strong>de</strong> la Organización <strong>de</strong> <strong>los</strong> Estados Americanos, 1948; Declaración Sociolaboral <strong>de</strong> MERCOSUR, 1998.<br />

40 Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos, 1948; Preámbulo <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> OIT, 1919.<br />

41 Comité <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales; Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos.<br />

42 Corte <strong>de</strong> Arbitraje belga: sentencia núm. 33792, 7-5-1992, IV, B.4.3; sentencia núm. 40/94, 19-5-1994, IV, B.2.3;<br />

Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Portugal: <strong>de</strong>cisión núm 39/84; Consejo Constitucional francés: <strong>de</strong>cisión núm. 94-359 DC<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> 19.01.1995 (Recueil <strong>de</strong>s décisions du Conseil Constitutionnel 1995; Corte Europea <strong>de</strong> Derechos Humanos: James<br />

y otros, sentencia <strong><strong>de</strong>l</strong> 21.02.1986.<br />

32


La Corte encuentra que el régimen in<strong>de</strong>mnizatorio <strong>de</strong> la LRT aplicable en el caso era<br />

marcadamente insuficiente y no conducía a la reparación plena e integral que <strong>de</strong>bía garantizarse<br />

al trabajador en acuerdo con el principio constitucional que prohíbe a las personas perjudicar <strong>los</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> un tercero (art. 19). También encontró que el sistema era incompatible con <strong>los</strong><br />

principios <strong>de</strong> la “protección <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo” y <strong>de</strong> garantizar “condiciones dignas y equitativas <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

trabajo” estipulado en el art. 14 bis <strong>de</strong> la Constitución Nacional 43 y a otras normas enunciadas<br />

en diversos instrumentos <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> jerarquía constitucional (en particular en el Pacto<br />

Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales) contenidos en el art. 75, inc. 22,<br />

<strong>de</strong> aquélla.<br />

La Corte concluye también que la LTR no es compatible con el principio <strong>de</strong> justicia social:<br />

“[...]el régimen <strong>de</strong> la LRT cuestionado tampoco se encuentra en armonía con otro<br />

principio señero <strong>de</strong> nuestra Constitución Nacional y <strong><strong>de</strong>l</strong> Derecho Internacional <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

Derechos Humanos: la justicia social, que cobra relevante aplicación en el ámbito <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> laboral a poco que se advierta que fue inscripto, ya a principios <strong><strong>de</strong>l</strong> siglo<br />

pasado, en el Preámbulo <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Trabajo, como un medio para establecer la paz universal, pero también como un fin<br />

propio. Entre otros muchos instrumentos <strong>internacional</strong>es, <strong>los</strong> Preámbu<strong>los</strong> <strong>de</strong> la Carta <strong>de</strong><br />

la Organización <strong>de</strong> <strong>los</strong> Estados Americanos y <strong>de</strong> la Convención Americana sobre<br />

Derechos Humanos, a su turno, no han cesado en la proclamación y adhesión a este<br />

principio, que también revista en el art. 34 <strong>de</strong> la antedicha Carta (según Protocolo <strong>de</strong><br />

Buenos Aires). Empero, es incluso innecesario buscar sustento en <strong>los</strong> mentados<br />

antece<strong>de</strong>ntes, <strong>por</strong> cuanto la justicia social, como lo esclareció esta Corte en el ejemplar<br />

caso "Berçaitz", ya estaba presente en nuestra Constitución Nacional <strong>de</strong>s<strong>de</strong> sus mismos<br />

orígenes.”<br />

En consecuencia, la Corte <strong>de</strong>claró la inconstitucionalidad <strong>de</strong> la limitación impuesta al trabajador<br />

<strong>de</strong> reclamar frente a su empleador la in<strong>de</strong>mnización plena <strong>de</strong> <strong>los</strong> daños y perjuicios sufridos <strong>por</strong><br />

un acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> trabajo y al eximir al empleador <strong>de</strong> responsabilidad civil.<br />

43 Constitución argentina, Artículo 14 bis:<br />

“El trabajo en sus diversas formas gozará <strong>de</strong> la protección <strong>de</strong> las leyes, las que asegurarán al trabajador: condiciones<br />

dignas y equitativas <strong>de</strong> labor; jornada limitada; <strong>de</strong>scanso y vacaciones pagados; retribución justa; salario mínimo vital<br />

móvil; igual remuneración <strong>por</strong> igual tarea; participación en las ganancias <strong>de</strong> las empresas, con control <strong>de</strong> la<br />

producción y colaboración en la dirección; protección contra el <strong>de</strong>spido arbitrario; estabilidad <strong><strong>de</strong>l</strong> empleado público;<br />

organización sindical libre y <strong>de</strong>mocrática, reconocida <strong>por</strong> la simple inscripción en un registro especial.<br />

Queda garantizado a <strong>los</strong> gremios: concertar convenios colectivos <strong>de</strong> trabajo; recurrir a la conciliación y al arbitraje; el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga. Los representantes gremiales gozarán <strong>de</strong> las garantías necesarias para el cumplimiento <strong>de</strong> su<br />

gestión sindical y las relacionadas con la estabilidad <strong>de</strong> su empleo.<br />

El Estado otorgará <strong>los</strong> beneficios <strong>de</strong> la seguridad social, que tendrá carácter <strong>de</strong> integral e irrenunciable. En especial, la<br />

ley establecerá: el seguro social obligatorio, que estará a cargo <strong>de</strong> entida<strong>de</strong>s nacionales o provinciales con autonomía<br />

financiera y económica, administradas <strong>por</strong> <strong>los</strong> interesados con participación <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado, sin que pueda existir<br />

superposición <strong>de</strong> a<strong>por</strong>tes; jubilaciones y pensiones móviles; la protección integral <strong>de</strong> la familia; la <strong>de</strong>fensa <strong><strong>de</strong>l</strong> bien <strong>de</strong><br />

familia; la compensación económica familiar y el acceso a una vivienda digna.”<br />

33


13. Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Sala VI, Balaguer, Catalina T. c.<br />

Pepsico <strong>de</strong> Argentina S.R.L., 10 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2004<br />

Temas: acceso a la justicia; <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la tutela judicial efectiva; protección frente a la<br />

discriminación antisindical<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 44 instrumentos no subjectos a ratificacion 45<br />

Amparo/ Derecho a la no discriminación/ Invocación <strong>de</strong> causa genérica en el <strong>de</strong>spido/<br />

Principio <strong>de</strong> libertad sindical/ Reincor<strong>por</strong>ación <strong>de</strong> la trabajadora/ Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio<br />

con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

La actora era una trabajadora sin cargo gremial y, <strong>por</strong> lo tanto, no gozaba <strong>de</strong> la estabilidad<br />

propia (imposibilidad <strong>de</strong> ser <strong>de</strong>spedido, suspendido o modificadas las condiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato<br />

<strong>de</strong> trabajo sin un juicio previo <strong>de</strong> exclusión <strong>de</strong> tutela) que el <strong><strong>de</strong>recho</strong> argentino otorga a <strong>los</strong><br />

dirigentes sindicales bajo la norma doméstica: ley <strong>de</strong> asociaciones sindicales núm. 23.551. Sin<br />

embargo, la actora era la esposa <strong>de</strong> un dirigente sindical amparado <strong>por</strong> dicha tutela legal y,<br />

a<strong>de</strong>más, ella misma en <strong>los</strong> hechos realizaba habitualmente la actividad <strong>de</strong> <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> sus compañeras trabajadoras.<br />

Luego <strong>de</strong> un conflicto colectivo en el cual la actora tuvo activa participación, la empresa<br />

comunicó a la Sra. Balaguer su <strong>de</strong>spido justificándolo en razones <strong>de</strong> su bajo <strong>de</strong>sempeño. La<br />

actora rechazó el <strong>de</strong>spido manifestando que la verda<strong>de</strong>ra razón que motivó la ruptura <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

contrato <strong>de</strong> trabajo era su actividad en <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores y su<br />

condición <strong>de</strong> esposa <strong>de</strong> un dirigente sindical, e inició una acción judicial <strong>de</strong> amparo reclamando<br />

su reinstalación en su puesto <strong>de</strong> trabajo con fundamento en el carácter discriminatorio <strong>de</strong> su<br />

<strong>de</strong>spido.<br />

La legislación específica laboral argentina, en su aspecto <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> laboral individual, no<br />

contiene disposiciones directas sobre el <strong>de</strong>spido discriminatorio (sin perjuicio <strong>de</strong> que se prohíbe<br />

la discriminación); y a nivel <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> laboral colectivo, la ley <strong>de</strong> asociaciones sindicales no<br />

prevé la posibilidad <strong>de</strong> reinstalación frente a la conducta antisindical <strong>de</strong> un empleador.<br />

El juez <strong>de</strong> grado hizo lugar al reclamo <strong>de</strong> la Sra. Balaguer, aceptando la via <strong><strong>de</strong>l</strong> amparo y<br />

disponiendo su reinstalación, con fundamento en la legislación interna argentina <strong>de</strong> carácter<br />

general (no específicamente laboral) que prohíbe bajo pena <strong>de</strong> nulidad todo acto <strong>de</strong><br />

discriminación (ley 23.592).<br />

Por vía <strong>de</strong> recurso <strong>de</strong> apelación, la Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo confirma la<br />

sentencia. En su <strong>de</strong>cisorio, la Cámara analiza la comunicación <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido, afirmando que la<br />

invocación <strong>de</strong> razones genéricas o amplias (en éste caso, “bajo <strong>de</strong>sempeño”) no son suficientes<br />

para satisfacer el requisito impuesto <strong>por</strong> la legislación doméstica laboral argentina <strong>de</strong> justificar<br />

la causa <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>spido. Y ante la ausencia <strong>de</strong> razón fundada en el <strong>de</strong>spido, la <strong>de</strong>nuncia <strong>de</strong><br />

discriminación <strong>de</strong> la actora se torna verosímil, siendo proce<strong>de</strong>nte su tutela jurisdiccional <strong>por</strong> la<br />

via <strong><strong>de</strong>l</strong> amparo.<br />

44<br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, 1949; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos<br />

Económicos, Sociales y Culturales, 1966; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos, 1966; Convención<br />

Internacional sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las Formas <strong>de</strong> Discriminación Racial, 1965; Convención Americana<br />

sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969; Convención sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las<br />

Formas <strong>de</strong> Discriminación contra la Mujer, 1979; Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño, 1989.<br />

45<br />

Declaración Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre, 1948; Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos<br />

Humanos, 1948.<br />

34


Como fundamento <strong>de</strong> su <strong>de</strong>cisión, la Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones no sólo se refiere a la ley<br />

argentina sobre anti-discriminación (Ley 23.551), sino que a<strong>de</strong>más fundamenta el fallo en la<br />

aplicación <strong>de</strong> las normas <strong>internacional</strong>es ratificadas <strong>por</strong> Argentina: el sistema americano y <strong>de</strong> las<br />

Naciones Unidas <strong>de</strong> protección <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos que sirve <strong>de</strong> fundamento al <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la<br />

no discriminación.<br />

En lo que hace a la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador con actividad sindical pero sin un cargo formal en<br />

la entidad sindical, la Corte hace referencia particularmente a <strong>los</strong> Convenios núm. 87 y 98 <strong>de</strong> la<br />

OIT que amplían la base <strong>de</strong> <strong>los</strong> sujetos protegidos en relación a lo previsto <strong>por</strong> la legislación<br />

doméstica argentina. La Corte observa:<br />

“[Que] el artículo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio Nro. 98, en su apartado 1, establece que “... <strong>los</strong><br />

trabajadores <strong>de</strong>berán gozar <strong>de</strong> a<strong>de</strong>cuada protección contra todo acto <strong>de</strong> discriminación<br />

tendiente a menoscabar la libertad sindical en relación con su empleo...” y en el<br />

apartado 2 inciso b) se prevé que ... dicha protección <strong>de</strong>berá ejercerse especialmente<br />

contra todo acto que tenga <strong>por</strong> objeto ... “<strong>de</strong>spedir a un trabajador o perjudicarlo en<br />

cualquier otra forma a causa <strong>de</strong> su afiliación sindical o <strong>de</strong> su participación en<br />

activida<strong>de</strong>s sindicales fuera <strong>de</strong> las horas <strong>de</strong> trabajo o, con el consentimiento <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

empleador, durante las horas <strong>de</strong> trabajo ...””.<br />

Siendo calificado el <strong>de</strong>spido como un acto discriminatorio <strong>por</strong> estar verda<strong>de</strong>ramente motivado<br />

en la actividad sindical <strong>de</strong> la actora correspon<strong>de</strong> su <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> nulidad y, como<br />

consecuencia <strong><strong>de</strong>l</strong> acto nulo, la reinstalación <strong>de</strong> la trabajadora es proce<strong>de</strong>nte:<br />

“En el caso, carece <strong>de</strong> relevancia la postura <strong>de</strong> la recurrente vinculada con que Balaguer<br />

carecía <strong>de</strong> estabilidad sindical y que el art. 47 <strong>de</strong> la ley 23.551 no posibilitaría la<br />

reinstalación, pues la normativa ya citada que protege frente a conductas<br />

discriminatorias es más amplia que la tutela que confiere la ley 23.551, pues sanciona<br />

cualquier trato <strong>de</strong>sigual fundado en diferentes circunstancias, incluso las i<strong>de</strong>as o<br />

actividad sindical.<br />

Aclarado todo ello, cabe señalar que el <strong>de</strong>spido discriminatorio, en el régimen <strong>de</strong> la ley<br />

23.592 y en <strong>los</strong> Tratados Internacionales con jerarquía constitucional (cfr. art. 75 inc. 22<br />

C.N.), tiene como rango distintivo que la discriminación <strong>de</strong>be "cesar" y -en mi opinión-<br />

la única forma <strong>de</strong> lograrlo es la <strong>de</strong> reponer al trabajador en su puesto <strong>de</strong> trabajo, ya que<br />

<strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos discriminatorios son nu<strong>los</strong> y carecen <strong>de</strong> eficacia. ”<br />

35


14. Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong> Distrito Judicial Sur, Susana Elena<br />

Ordóñez c. Gobierno <strong>de</strong> la Provincia <strong>de</strong> Tierra <strong>de</strong> Fuego, sobre contencioso<br />

administrativo sobre inci<strong>de</strong>nte, 29 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2000, sentencia interlocutoria núm.<br />

787<br />

Temas: acceso a la justicia; principio general <strong>de</strong> igualdad<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 46<br />

Acceso a la justicia/ Principio <strong>de</strong> igualdad/ Ley que establece el pago <strong>de</strong> tasas judiciales a <strong>los</strong><br />

trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público/ Principio constitucional <strong>de</strong> gratuidad y garantía <strong>de</strong> igualdad/<br />

Interpretación <strong>de</strong> garantías constitucionales a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para aclarar la<br />

<strong>de</strong>finición <strong>de</strong> un término<br />

La <strong>de</strong>mandante planteó la inconstitucionalidad <strong>de</strong> una ley 47 que obligaba a pagar tasas judiciales<br />

a <strong>los</strong> trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público en el caso <strong>de</strong> que instaran juicio contra su empleador,<br />

señalando que tal disposición violaba la Constitución Provincial 48 que consagraba, como<br />

garantía <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador, la gratuidad <strong>de</strong> actuaciones administrativas o judiciales <strong>de</strong> naturaleza<br />

laboral, profesional o gremial.<br />

Para comprobar si la ley violaba la Constitución Provincial, el Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong><br />

Trabajo analizó la disposición constitucional que reconocía el principio <strong>de</strong> gratuidad <strong>de</strong> acceso a<br />

la justicia para <strong>de</strong>terminar si esta última se aplicaba también a <strong>los</strong> trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> sector<br />

público. A tal efecto, el juzgado se refirió al Convenio núm. 151 <strong>de</strong> la OIT para interpretar el<br />

sentido <strong><strong>de</strong>l</strong> término trabajador incluido en la disposición constitucional.<br />

El juzgado consi<strong>de</strong>ró que <strong>de</strong> dicha interpretación se colige que cuando la norma <strong>de</strong> gratuidad se<br />

refiere al trabajador, no hace distinción entre trabajador <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público y aquel <strong><strong>de</strong>l</strong> sector<br />

privado, <strong>por</strong> lo que el beneficio <strong>de</strong> la gratuidad en <strong>los</strong> procesos judiciales les correspon<strong>de</strong> a<br />

ambas categorías <strong>de</strong> trabajadores, no <strong>de</strong>biendo excluir <strong>de</strong> este beneficio a <strong>los</strong> empleados<br />

públicos.<br />

En efecto el Juzgado, señaló “(…) el inciso 9 <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 16 <strong>de</strong> la Constitución Provincial<br />

resulta aplicable a <strong>los</strong> trabajadores <strong>de</strong> ambos sectores, toda vez que en este caso la palabra<br />

“laboral” <strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse como referida a cuestiones vinculadas con la ocupación <strong>de</strong> las<br />

personas en relación <strong>de</strong> <strong>de</strong>pen<strong>de</strong>ncia sea contrato <strong>de</strong> trabajo o contrato <strong>de</strong> empleo público y no a<br />

casos regidos exclusivamente <strong>por</strong> el Derecho <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo”. “Esta interpretación coinci<strong>de</strong><br />

también con la <strong>utilización</strong> que <strong><strong>de</strong>l</strong> vocablo “trabajador” efectúa la Organización Internacional<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, que sólo distingue entre <strong>los</strong> pertenecientes al Sector Público <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> Privado en<br />

casos puntuales que requieren distinto o expreso tratamiento <strong>de</strong>bido a las particularida<strong>de</strong>s<br />

<strong>de</strong>rivadas <strong>de</strong> la naturaleza jurídica <strong><strong>de</strong>l</strong> empleador (vgr. Convenio núm. 151).”<br />

Interpretando la Constitución Provincial a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 151 <strong>de</strong> la OIT, el Juzgado<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong> Distrito Judicial Sur señaló que el beneficio <strong>de</strong> la gratuidad <strong>de</strong> acceso a la<br />

justicia se aplicaba tanto a <strong>los</strong> trabajadores públicos como a <strong>los</strong> privados, motivo <strong>por</strong> el cual<br />

<strong>de</strong>claró la inconstitucionalidad <strong>de</strong> la ley que establecía el pago <strong>de</strong> tasas a <strong>los</strong> trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

sector público.<br />

46 Convenio <strong>de</strong> la OIT núm. 151 sobre las relaciones <strong>de</strong> trabajo en la administración pública, 1979.<br />

47 Artículo 41 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> tasas judiciales núm. 460 promulgada el 27/12/99.<br />

48 Artículo 16, 9) <strong>de</strong> la Constitución Provincial: “El trabajo es un <strong><strong>de</strong>recho</strong> y un <strong>de</strong>ber social; es el medio legítimo e<br />

indispensable para satisfacer las necesida<strong>de</strong>s espirituales y materiales <strong>de</strong> la persona y <strong>de</strong> la comunidad. Tierra <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Fuego, Antártica e Islas <strong><strong>de</strong>l</strong> Atlántico Sur es una Provincia fundada en el trabajo y como tal reconoce a todos sus<br />

habitantes <strong>los</strong> siguientes <strong><strong>de</strong>recho</strong>s: A la gratuidad para la promoción <strong>de</strong> actuaciones administrativas o judiciales <strong>de</strong><br />

naturaleza laboral, profesional o gremial.”<br />

36


15. Juzgado núm. 20, Asociación <strong>de</strong> Trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado (A.T.E.) y otros c. el<br />

Estado Nacional - Po<strong>de</strong>r Ejecutivo Nacional, 29 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2000, sentencia<br />

núm. 19.896<br />

Tema: negociación colectiva<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 49 instrumento no sujeto a ratificación 50<br />

Negociación colectiva en el sector público/ Reducción <strong>de</strong> la remuneración <strong><strong>de</strong>l</strong> personal <strong>por</strong><br />

<strong>de</strong>cretos <strong><strong>de</strong>l</strong> Ejecutivo/ Aplicación directa <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para <strong>de</strong>scartar una<br />

disposición nacional <strong>de</strong> jerarquía inferior<br />

El Ejecutivo emitió unos <strong>de</strong>cretos que reducían la remuneración <strong><strong>de</strong>l</strong> personal <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público,<br />

cuya cantidad había sido pactada mediante negociación colectiva. Ante tal hecho, <strong>los</strong><br />

funcionarios públicos promovieron una acción <strong>de</strong> amparo contra el Estado solicitando se<br />

<strong>de</strong>clarase la inconstitucionalidad y la nulidad <strong>de</strong> dichos <strong>de</strong>cretos <strong>por</strong> violación <strong>de</strong> <strong>los</strong> convenios<br />

colectivos. 51<br />

Para <strong>de</strong>terminar si <strong>los</strong> <strong>de</strong>cretos que reducían la remuneración <strong><strong>de</strong>l</strong> personal <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público<br />

eran válidos, el Juzgado se refirió al Convenio núm. 95 <strong>de</strong> la OIT sobre la protección <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

salario. 52 El Juzgado consi<strong>de</strong>ró que dicho Convenio reconocía el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a<br />

gozar <strong>de</strong> <strong>los</strong> salarios pactados.<br />

El Juzgado se pronunció sobre la aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 95 <strong>de</strong> la OIT señalando lo<br />

siguiente:<br />

“(…) el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a percibir su remuneración <strong>de</strong> acuerdo con el nivel<br />

alcanzado antes <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>creto cuestionado se encuentra expresamente protegido <strong>por</strong> el<br />

Convenio núm. 95 <strong>de</strong> la OIT sobre la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> salario 53 (ratificado <strong>por</strong> Decreto<br />

Ley 11.594/56) aplicable a todas las personas a quienes se pague o <strong>de</strong>ba pagarse un<br />

salario.”<br />

El Juzgado consi<strong>de</strong>ró a<strong>de</strong>más otros dos instrumentos <strong>internacional</strong>es:<br />

“(…) la rebaja que dispone el Decreto 430/00 y el Decreto 461/00 vulnera claramente<br />

una disposición expresa <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y<br />

Culturales 54 que, como es sabido, tiene jerarquía constitucional (artículo 75 (22) CN).<br />

49<br />

Convenio núm. 95 <strong>de</strong> la OIT sobre la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> salario, 1949; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos,<br />

Sociales y Culturales, 1966.<br />

50<br />

Declaración Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre, 1948.<br />

51<br />

En virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> or<strong>de</strong>namiento jurídico argentino, <strong>los</strong> empleados públicos se rigen <strong>por</strong> el <strong><strong>de</strong>recho</strong> público para<br />

aspectos formales <strong><strong>de</strong>l</strong> vínculo laboral y, en lo relacionado al <strong>de</strong>senvolvimiento interno <strong>de</strong> la relación, se rigen <strong>por</strong> el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> privado. Dentro <strong>de</strong> éste último, figura la posibilidad <strong>de</strong> precisar las condiciones <strong>de</strong> trabajo mediante<br />

negociación colectiva.<br />

52<br />

De conformidad con el artículo 75, 22) <strong>de</strong> la Constitución Nacional <strong>de</strong> la República Argentina <strong>los</strong> tratados<br />

<strong>internacional</strong>es tienen jerarquía superior a las leyes.<br />

53<br />

El artículo 8 <strong>de</strong> dicho Convenio solo autoriza <strong>de</strong>scuentos <strong>de</strong> acuerdo con las condiciones que surjan <strong>de</strong> la<br />

“legislación nacional”, un contrato colectivo o un laudo arbitral. De esta disposición el Juzgado <strong>de</strong>dujo la<br />

imposibilidad <strong>de</strong> establecer una reducción remuneratoria <strong>por</strong> vía <strong>de</strong> un <strong>de</strong>creto. Dicho Convenio ratificado, <strong>de</strong><br />

acuerdo con lo previsto <strong>por</strong> el artículo 75, 22) primer párrafo <strong>de</strong> la Constitución Nacional tiene jerarquía supralegal.<br />

54<br />

Artículo 7 <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales: “Los Estados Partes en el<br />

presente Pacto reconocen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> toda persona al goce <strong>de</strong> condiciones <strong>de</strong> trabajo equitativas y satisfactorias que<br />

le aseguren en especial: a) Una remuneración que pro<strong>por</strong>cione como mínimo a todos <strong>los</strong> trabajadores: i) Un salario<br />

equitativo e igual <strong>por</strong> trabajo <strong>de</strong> igual valor, sin distinciones <strong>de</strong> ninguna especie; en particular, <strong>de</strong>be asegurarse a las<br />

mujeres condiciones <strong>de</strong> trabajo no inferiores a las <strong>de</strong> <strong>los</strong> hombres, con salario igual <strong>por</strong> trabajo igual.”<br />

37


(…) que el artículo XIV <strong>de</strong> la Declaración Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Hombre (referido al <strong><strong>de</strong>recho</strong> al trabajo y a una justa retribución) establece que toda<br />

persona tiene <strong><strong>de</strong>recho</strong> a recibir una remuneración que le asegure un nivel <strong>de</strong> vida<br />

conveniente para si misma y su familia.”<br />

Así el Juzgado núm. 20 aplicó directamente el Convenio núm. 95 <strong>de</strong> la OIT para <strong>de</strong>clarar la<br />

inconstitucionalidad y nulidad <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong>de</strong>cretos que rebajaban la remuneración <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

funcionarios públicos pactada <strong>por</strong> convenio colectivo. A<strong>de</strong>más, el Juzgado or<strong>de</strong>nó la<br />

reintegración <strong><strong>de</strong>l</strong> im<strong>por</strong>te <strong>de</strong>scontado.<br />

16. Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong> Distrito Judicial Sur, Vargas,<br />

Bernardo Silenio c. el Po<strong>de</strong>r Ejecutivo Provincial, Ministerio <strong>de</strong> Salud y Acción Social<br />

<strong>de</strong> la Provincia sobre contencioso administrativo, 30 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1998, causa<br />

núm. 556, sentencia <strong>de</strong>finitiva núm. 565<br />

Temas: libertad sindical; <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 55<br />

Despido/ Libertad <strong>de</strong> expresión <strong>de</strong>ntro <strong><strong>de</strong>l</strong> marco <strong>de</strong> la libertad sindical/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Un trabajador tenía a su cargo la gestión <strong>de</strong> residuos humanos en un hospital. Debido al fallo <strong>de</strong><br />

algunas máquinas, la labor <strong><strong>de</strong>l</strong> empleado no se realizaba a<strong>de</strong>cuadamente, ante lo cual el<br />

trabajador dio a conocer al Sindicato, mediante la cesión <strong>de</strong> fotografías, el funcionamiento<br />

ina<strong>de</strong>cuado <strong>de</strong> la maquinaria, que era contrario a las normas vigentes sobre la salud. A<br />

continuación, el Sindicato difundió dichas fotografías a <strong>los</strong> medios <strong>de</strong> comunicación.<br />

Estos hechos motivaron que el trabajador fuera <strong>de</strong>spedido, razón <strong>por</strong> la cual éste interpuso el<br />

presente recurso, solicitando la nulidad <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>spido <strong>por</strong> cuanto consi<strong>de</strong>ró que las faltas<br />

atribuidas no merecían tal sanción, alegando que se estarían violando la libertad <strong>de</strong> expresión y<br />

la libertad sindical.<br />

Para examinar si el <strong>de</strong>spido era contrario a la libertad <strong>de</strong> expresión <strong>de</strong>ntro <strong><strong>de</strong>l</strong> marco <strong>de</strong> la<br />

libertad sindical, el Juzgado <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Trabajo utilizó la “jurispru<strong>de</strong>ncia” <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT para reforzar <strong>los</strong> principios ya incor<strong>por</strong>ados a la ley <strong>de</strong><br />

asociaciones sindicales 56 referida a que <strong>los</strong> trabajadores y sus organizaciones respectivas <strong>de</strong>ben<br />

disfrutar <strong>de</strong> libertad <strong>de</strong> opinión y <strong>de</strong> expresión en sus reuniones, publicaciones y <strong>de</strong>más<br />

activida<strong>de</strong>s.<br />

El juzgado señaló literalmente lo siguiente:<br />

55 Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT.<br />

56 Artículo 1 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> asociaciones sindicales núm. 23.551 promulgada el 14/4/88: “La libertad sindical será<br />

garantizada <strong>por</strong> todas las normas que se refieren a la organización y acción <strong>de</strong> las asociaciones sindicales.”<br />

Artículo 3: “Entiéndase <strong>por</strong> interés <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores todo cuanto se relacione con sus condiciones <strong>de</strong> vida y <strong>de</strong><br />

trabajo. La acción sindical contribuirá a remover <strong>los</strong> obstácu<strong>los</strong> que dificulten la realización plena <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador.”<br />

Artículo 5, d): “Las asociaciones sindicales tienen <strong>los</strong> siguientes <strong><strong>de</strong>recho</strong>s: Formular su programa <strong>de</strong> acción, y<br />

realizar todas las activida<strong>de</strong>s lícitas en <strong>de</strong>fensa <strong><strong>de</strong>l</strong> interés <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores. En especial, ejercer el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a<br />

negociar colectivamente, el <strong>de</strong> participar, el <strong>de</strong> huelga y el <strong>de</strong> adoptar las <strong>de</strong>más medidas legítimas <strong>de</strong> acción<br />

sindical.”<br />

38


“En ese sentido, advierto que dicha tarea carece <strong><strong>de</strong>l</strong> carácter difamatorio, <strong>de</strong>sleal y <strong>de</strong><br />

intencionalidad política que le asigna la <strong>de</strong>mandada, y que, a lo sumo, a raíz <strong>de</strong> la<br />

publicación <strong>de</strong> las fotografías en cuestión, se aceleraron las transformaciones que se<br />

hicieron en el hospital (provisión <strong>de</strong> un nuevo horno incinerador y cambio en el sistema<br />

<strong>de</strong> traslado <strong>de</strong> <strong>los</strong> residuos al basurero municipal).<br />

La mentada actividad, entonces, halla legitimidad <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> la doctrina que establece<br />

que el ejercicio pleno <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s sindicales requiere la existencia <strong>de</strong> una corriente<br />

libre <strong>de</strong> informaciones, opiniones e i<strong>de</strong>as en sus reuniones, publicaciones y otras<br />

activida<strong>de</strong>s sindicales (Recopilación <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong> 1985, párrafo 175) 57 y que la libertad<br />

sindical no implica solamente el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores y empleadores a constituir<br />

libremente las asociaciones <strong>de</strong> su elección, sino también el <strong>de</strong> las asociaciones<br />

profesionales mismas a entregarse a activida<strong>de</strong>s lícitas en <strong>de</strong>fensa <strong>de</strong> sus intereses<br />

profesionales (Recopilación <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong> 1985, párrafo 345).” 58<br />

En consecuencia, basándose en la ley <strong>de</strong> asociaciones sindicales y haciendo referencia a <strong>los</strong><br />

principios aludidos <strong>por</strong> la “jurispru<strong>de</strong>ncia” <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT referente a<br />

la libertad <strong>de</strong> expresión <strong>de</strong>ntro <strong><strong>de</strong>l</strong> marco <strong>de</strong> la libertad sindical, el Juzgado <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Distrito Judicial Sur <strong>de</strong>claró la nulidad <strong>de</strong> las resoluciones administrativas <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido.<br />

17. Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina, Ekmekdjian, Miguel A. c. Sofovich, Gerardo y otros, 7<br />

julio <strong>de</strong> 1992, E.64.XXIII<br />

Temas: libertad <strong>de</strong> expresión; dignidad <strong>de</strong> la persona; <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> réplica<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratados ratificados; 59 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 60<br />

Libertad <strong>de</strong> prensa y dignidad <strong>de</strong> la persona/ Derecho <strong>de</strong> réplica/ Superioridad <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados<br />

<strong>internacional</strong>es ratificados sobre las leyes nacionales/ Carácter <strong>de</strong> aplicabilidad directa <strong>de</strong> las<br />

disposiciones <strong>de</strong> un tratado <strong>internacional</strong><br />

En razón <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> replica que según su criterio le concedía el artículo 14.1 <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto <strong>de</strong><br />

San José <strong>de</strong> Costa Rica ratificado <strong>por</strong> Argentina, el recurrente interpuso recurso <strong>de</strong> amparo ante<br />

la Cámara Nacional <strong>de</strong> Apelaciones en lo civil, contra el conductor <strong>de</strong> un programa televisivo<br />

quien se había negado a leer durante el mismo una carta documento que respondía a un<br />

periodista quien en ocasión anterior había expresado frases consi<strong>de</strong>radas como agraviantes <strong>por</strong><br />

el recurrente.<br />

La primera instancia rechazó las pretensiones <strong><strong>de</strong>l</strong> actor argumentando entre otras razones que el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> respuesta no tenía carácter operativo <strong>por</strong>que el propio Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa<br />

Rica lo consagra “en las condiciones que establezca la ley”, y esto inhibe su carácter<br />

autoejecutable mientras no se reglamenten sus requisitos sustanciales y se regule procesalmente<br />

su ejercicio, lo cual no había hecho la legislación argentina en aquella época.<br />

57<br />

OIT: La libertad sindical. Recopilación <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones y principios <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong><br />

Administración <strong>de</strong> la OIT (Ginebra, 1985), tercera edición, párrafo 175. En la versión actualizada <strong>de</strong> dicha<br />

recopilación (quinta edición revisada, 2006) ver párrafo 154.<br />

58<br />

OIT: La libertad sindical. Recopilación <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones y principios <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong><br />

Administración <strong>de</strong> la OIT, 1985, op. cit., párrafo 345. En la versión actualizada <strong>de</strong> dicha recopilación (quinta edición<br />

revisada, 2006) ver párrafo 495.<br />

59<br />

Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969; Convención <strong>de</strong><br />

Viena sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados, 1969.<br />

60<br />

Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos.<br />

39


Tal rechazo motivó la queja <strong><strong>de</strong>l</strong> recurrente ante la Corte Suprema, que más allá <strong>de</strong> <strong>de</strong>cidir si el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> respuesta constituía un remedio eficaz para la situación <strong>de</strong> in<strong>de</strong>fensión a la dignidad<br />

humana en que pue<strong>de</strong>n encontrarse las personas ante la actividad <strong>de</strong> <strong>los</strong> medios <strong>de</strong><br />

comunicación, <strong>de</strong>bía examinar si el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> respuesta protegido <strong>por</strong> el Pacto <strong>de</strong> San José era<br />

directamente operativo en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno argentino o si era necesaria su complementación<br />

legislativa.<br />

Para la época <strong><strong>de</strong>l</strong> fallo todavía no se había efectuado la reforma constitucional <strong>de</strong> 1994 que<br />

reconoce expresamente la preeminencia <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es ratificados sobre las<br />

leyes. A<strong>de</strong>más hasta la fecha la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Corte Suprema <strong>de</strong> Argentina seguía una<br />

posición dualista al haber consi<strong>de</strong>rado en varios fal<strong>los</strong> que la eficacia en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno <strong>de</strong><br />

<strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es ratificados quedaba supeditada a la incor<strong>por</strong>ación legislativa <strong>de</strong> su<br />

contenido.<br />

Con este caso, la Corte dio un giro fundamental a su jurispru<strong>de</strong>ncia, abandonando primero la<br />

teoría dualista mediante el reconocimiento <strong>de</strong> la superioridad jerárquica <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados<br />

ratificados sobre la legislación nacional, y adoptando a<strong>de</strong>más una apreciación amplia <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

carácter directamente aplicable <strong>de</strong> las disposiciones <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es.<br />

Para reconocer la superioridad <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados ratificados sobre las leyes internas en vista <strong>de</strong> la<br />

ausencia <strong>de</strong> disposición constitucional expresa al respecto, la Corte se basó en la ratificación <strong>por</strong><br />

<strong>parte</strong> <strong>de</strong> Argentina <strong>de</strong> la Convención <strong>de</strong> Viena sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados, al <strong>de</strong>clarar:<br />

“Que la Convención <strong>de</strong> Viena sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados -aprobada <strong>por</strong> ley 19.865,<br />

ratificada <strong>por</strong> el Po<strong>de</strong>r Ejecutivo nacional el 5 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1972 y en vigor <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el<br />

27 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1980- confiere primacía al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> convencional sobre el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno. Ahora esta prioridad <strong>de</strong> rango integra el or<strong>de</strong>namiento jurídico<br />

argentino. La convención es un tratado <strong>internacional</strong>, constitucionalmente válido, que<br />

asigna prioridad a <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es frente a la ley interna en el ámbito <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno, esto es, un reconocimiento <strong>de</strong> la primacía <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> <strong>por</strong><br />

el propio <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno”.<br />

Esta convención ha alterado la situación <strong><strong>de</strong>l</strong> or<strong>de</strong>namiento jurídico argentino contemplada en <strong>los</strong><br />

prece<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> Fal<strong>los</strong>: 257:99 y 271:7 (La Ley, 43-458; 131-773), pues ya no es exacta la<br />

proposición jurídica según la cual “no existe fundamento normativo para acordar prioridad” al<br />

tratado frente a la ley. Tal fundamento normativo radica en el artículo 27 <strong>de</strong> la Convención <strong>de</strong><br />

Viena, <strong>de</strong> acuerdo con el cual “Una <strong>parte</strong> no podrá invocar las disposiciones <strong>de</strong> su <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

interno como justificación <strong><strong>de</strong>l</strong> incumplimiento <strong>de</strong> un tratado”<br />

En tal sentido la Corte <strong>de</strong>claro “Que la necesaria aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 27 <strong>de</strong> la Convención <strong>de</strong><br />

Viena impone a <strong>los</strong> órganos <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado argentino asignar primacía al tratado ante un eventual<br />

conflicto con cualquier norma interna contraria o con la omisión <strong>de</strong> dictar disposiciones que, en<br />

sus efectos, equivalgan al incumplimiento <strong><strong>de</strong>l</strong> tratado <strong>internacional</strong> en <strong>los</strong> términos <strong><strong>de</strong>l</strong> citado<br />

artículo 27.”<br />

Planteado este principio general, quedaba <strong>por</strong> <strong>de</strong>terminar si el artículo 14, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto <strong>de</strong> San<br />

José reconocía un <strong><strong>de</strong>recho</strong> directamente exigible ante <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> argentinos en ausencia <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>sarrollo legislativo <strong>de</strong> su contenido.<br />

Para <strong>de</strong>terminar su posición, la Corte se refirió a una opinión consultiva <strong>de</strong> la Corte<br />

Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos en la cual la jurisdicción regional calificaba el artículo<br />

14, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto como directamente aplicable. La Corte Interamericana, órgano competente para<br />

interpretar el Pacto <strong>de</strong> San José, <strong>de</strong>claro en uno <strong>de</strong> sus pronunciamientos que el Pacto se dirige a<br />

reconocer <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s a las personas y no a facultar a <strong>los</strong> Estados para hacerlo,<br />

consi<strong>de</strong>rando <strong>por</strong> lo tanto que cuando el Pacto dispone que el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> respuesta se ejercerá<br />

40


“en las condiciones que establezca la ley”, únicamente se refiere a cuestiones estrictamente<br />

procedimentales (publicación <strong>de</strong> la respuesta, tiempo para ejercer el <strong><strong>de</strong>recho</strong>, etc.) propias <strong>de</strong><br />

cada sistema jurídico interno.<br />

Apoyada en lo anterior, la Corte Suprema argentina <strong>de</strong>claró:<br />

“cuando la Nación ratifica un tratado que firmó con otro Estado, se obliga<br />

<strong>internacional</strong>mente a que sus órganos administrativos y jurisdiccionales lo apliquen a<br />

<strong>los</strong> supuestos que ese tratado contemple, siempre que contenga <strong>de</strong>scripciones lo<br />

suficientemente concretas <strong>de</strong> tales supuestos <strong>de</strong> hecho que hagan posible su aplicación<br />

inmediata. Una norma es operativa cuando esta dirigida a una situación <strong>de</strong> la realidad en<br />

la que pue<strong>de</strong> operar inmediatamente, sin necesidad <strong>de</strong> instituciones que <strong>de</strong>ba establecer<br />

el congreso”; 61 (…)<br />

La interpretación textual según la cual toda persona –tiene <strong><strong>de</strong>recho</strong> a…- <strong>de</strong>speja la duda<br />

sobre la existencia <strong>de</strong> la alegada operatividad”. 62<br />

Con base en la Convención <strong>de</strong> Viena y en la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Corte Interamericana <strong>de</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos, la Corte suprema <strong>de</strong> Argentina no sólo cambió <strong>de</strong> postura en relación a<br />

fal<strong>los</strong> anteriores en <strong>los</strong> que había negado la operatividad <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> respuesta en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

positivo interno, sino que modificó radicalmente la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Corte Suprema respecto<br />

al valor <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados ratificados en el or<strong>de</strong>namiento jurídico argentino. Así mismo, la Corte<br />

<strong>de</strong>claró proce<strong>de</strong>nte la queja, revocó la sentencia apelada y con<strong>de</strong>nó al <strong>de</strong>mandado a dar lectura<br />

en su programa televisivo a la carta escrita <strong>por</strong> el recurrente.<br />

61 P. 8 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

62 P. 8 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

41


Australia<br />

18. Tribunal Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Australia, el Commonwealth <strong>de</strong> Australia c. Comisión <strong>de</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos e igualdad <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s, 15 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 2000, [2000]<br />

FCA 1854<br />

Tema: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 63 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 64<br />

Oficial <strong>de</strong> la marina no seleccionado para un ascenso/ Reclamación <strong>por</strong> discriminación basada<br />

en su edad/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para <strong>de</strong>terminar si el término “discriminación”<br />

contemplado en la ley nacional incluía la discriminación indirecta<br />

Un oficial <strong>de</strong> la marina australiana, <strong>de</strong> cuarenta y siete años <strong>de</strong> edad, no fue seleccionado <strong>por</strong> la<br />

Comisión <strong>de</strong> Nombramientos para optar a un ascenso a un grado superior. El oficial recurrió la<br />

<strong>de</strong>cisión, alegando discriminación <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> edad, en contravención <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 3, 1) <strong>de</strong> la<br />

Ley relativa a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos y la igualdad <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> 1986 (en a<strong><strong>de</strong>l</strong>ante,<br />

<strong>de</strong>nominada “Ley”). 65<br />

El Tribunal Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Australia, <strong>de</strong>bido a que la legislación nacional no <strong>de</strong>terminaba<br />

expresamente si el término ‘discriminación’ <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 3, 1) <strong>de</strong> la Ley comprendía la noción <strong>de</strong><br />

‘discriminación indirecta’, recurrió a <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es para resolver este<br />

problema <strong>de</strong> interpretación. Dicho Tribunal no solo hizo uso <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT<br />

sobre la discriminación (empleo y ocupación), sino también <strong>de</strong> <strong>los</strong> documentos <strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos<br />

<strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong>stinados a aclarar el significado y alcance <strong>de</strong> dicho Convenio.<br />

En su sentencia, el Tribunal consi<strong>de</strong>ró que:<br />

“(…) Esta Ley fue promulgada con objeto <strong>de</strong> dar cumplimiento a las obligaciones<br />

<strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> Australia <strong>de</strong>rivadas <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT. En<br />

consecuencia, <strong>los</strong> párrafos 1 y 2 <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 1 <strong>de</strong> dicho Convenio han <strong>de</strong> ser la fuente <strong>de</strong><br />

interpretación <strong>de</strong> la noción <strong>de</strong> “discriminación” incluida en el artículo 3, 1) <strong>de</strong> la Ley.<br />

A<strong>de</strong>más, dicho artículo retoma en sustancia <strong>los</strong> citados párrafos <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio.<br />

La <strong>de</strong>finición <strong><strong>de</strong>l</strong> término “discriminación” <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong>be interpretarse, <strong>por</strong> tanto, <strong>de</strong><br />

conformidad con la interpretación que se le atribuye en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> en el<br />

Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT. 66<br />

(…) En consecuencia, existe a mi juicio una sólida base, no sólo en virtud <strong>de</strong> las<br />

diversas opiniones expresadas <strong>por</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos (incluidas las <strong>de</strong> 1996), 67<br />

63 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

64 Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT; Comisión <strong>de</strong> Encuesta creada en<br />

virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 26 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> la OIT para el examen <strong>de</strong> las reclamaciones relativas al cumplimiento <strong>por</strong><br />

<strong>parte</strong> <strong>de</strong> Rumania <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

65 Dicho artículo <strong>de</strong>fine la discriminación <strong><strong>de</strong>l</strong> siguiente modo:<br />

a) toda forma <strong>de</strong> distinción, exclusión o preferencia basada en motivos <strong>de</strong> raza, color, sexo, religión, opinión política,<br />

ascen<strong>de</strong>ncia nacional u origen social que tenga <strong>por</strong> efecto anular o alterar la igualdad <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s o <strong>de</strong> trato en<br />

el empleo y la ocupación; y<br />

b) cualquier otra distinción, exclusión o preferencia que: (i) tenga <strong>por</strong> efecto anular o alterar la igualdad <strong>de</strong><br />

o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s o <strong>de</strong> trato en el empleo y la ocupación; (ii) haya sido <strong>de</strong>clarada constitutiva <strong>de</strong> discriminación a <strong>los</strong><br />

efectos <strong>de</strong> esta Ley<br />

Por el contrario, no se consi<strong>de</strong>rarán como discriminación las distinciones, exclusiones o preferencias:<br />

c) basadas en las calificaciones exigidas para un empleo <strong>de</strong>terminado.”<br />

66 Párrafos 30 y 31 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

67 El juez se refiere al Estudio especial <strong>de</strong> 1996 sobre la igualdad en el empleo y la ocupación <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong><br />

Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones, en particular sus párrafos 25 y 26 (OIT: Igualdad en el<br />

42


sino también en el Informe <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Encuesta relativa a Rumania, que permite<br />

concluir que el término ‘discriminación’ <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT y, <strong>por</strong><br />

consiguiente, <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 3, 1) <strong>de</strong> la Ley, compren<strong>de</strong> la discriminación indirecta.” 68<br />

“El juez recordó asimismo que en 1988 la Comisión <strong>de</strong> Expertos afirmó, en su Estudio<br />

general sobre la igualdad en el empleo y la ocupación <strong>de</strong> 1988, que “la noción <strong>de</strong><br />

discriminación indirecta se refiere a situaciones en que reglamentos y prácticas,<br />

aparentemente neutros, tienen como resultado alterar la igualdad en perjuicio <strong>de</strong><br />

personas que presentan <strong>de</strong>terminadas características o que pertenecen a ciertos grupos<br />

con <strong>de</strong>terminadas características (raza, color, sexo, religión, <strong>por</strong> ejemplo).”” 69<br />

Basándose en el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT y en las afirmaciones sobre el mismo <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

órganos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT, el Tribunal Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Australia consi<strong>de</strong>ró que la legislación<br />

nacional relativa a la discriminación en el empleo y en la ocupación era aplicable en <strong>los</strong> casos<br />

<strong>de</strong> discriminación indirecta. Sobre esta base, el Tribunal reconoció el carácter discriminatorio <strong>de</strong><br />

la negativa <strong>de</strong> ascenso.<br />

19. Tribunal Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Australia, Konrad c. Victoria Police y otros, 6 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1999,<br />

[1999] FCA 988<br />

Tema: <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 70 jurispru<strong>de</strong>ncia comparada 71<br />

Demanda judicial <strong>de</strong> un agente <strong>de</strong> policía <strong>por</strong> <strong>de</strong>spido improce<strong>de</strong>nte/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong> y <strong>de</strong> la jurispru<strong>de</strong>ncia comparada como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> término<br />

“empleado” en la legislación nacional<br />

Un agente <strong>de</strong> policía presentó una <strong>de</strong>manda judicial para que se reconociera el carácter<br />

injustificado <strong>de</strong> su <strong>de</strong>spido, alegando que se había vulnerado el artículo 170 DE <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong><br />

relaciones laborales <strong>de</strong> 1988 (Cth) (en a<strong><strong>de</strong>l</strong>ante, la “Ley”).<br />

Para resolver el litigio, el Tribunal Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> Australia analizó si el artículo 170 DE <strong>de</strong> la Ley 72<br />

era aplicable a este caso, es <strong>de</strong>cir, si el término ‘empleado’ utilizado en dicho artículo abarcaba<br />

también a <strong>los</strong> agentes <strong>de</strong> policía. Para emitir su <strong>de</strong>cisión, el Tribunal se refirió al instrumento<br />

<strong>internacional</strong> que se encuentra en el origen <strong>de</strong> la Ley, el Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, así como a la jurispru<strong>de</strong>ncia comparada.<br />

El Tribunal señaló en primer lugar que se había aprobado la Sección 3 <strong>de</strong> la Ley [la cual<br />

compren<strong>de</strong> el artículo 170 DE] con el objeto <strong>de</strong> llevar a efecto lo dispuesto en el Convenio<br />

núm. 158 <strong>de</strong> la OIT y su Recomendación núm. 166 sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong><br />

trabajo, <strong>por</strong> lo que ésta <strong>de</strong>bía interpretarse en conjunción con <strong>los</strong> citados instrumentos:<br />

empleo y la ocupación. Estudio especial <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y<br />

Recomendaciones, Informe III(4B), Conferencia Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, 83.ª reunión, Ginebra, 1996).<br />

68<br />

Párrafo 45 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

69<br />

OIT: Igualdad en el empleo y la ocupación. Estudio general <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong><br />

Convenios y Recomendaciones, Informe III(4B), Conferencia Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, 72.ª reunión, Ginebra, 1988,<br />

párrafo 28, nota 1, citada en el párrafo 37 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

70<br />

Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, 1982.<br />

71<br />

Estados Unidos y Canadá.<br />

72<br />

Artículo 170 <strong>de</strong> <strong>de</strong> la Ley: “La empresa no podrá poner término a la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> un empleado sin una o<br />

varias causas justificadas relacionadas con la capacidad o conducta <strong>de</strong> éste o sobre la base <strong>de</strong> las necesida<strong>de</strong>s<br />

operativas <strong><strong>de</strong>l</strong> puesto <strong>de</strong> trabajo, <strong><strong>de</strong>l</strong> establecimiento o <strong><strong>de</strong>l</strong> servicio.”<br />

43


“El objeto <strong>de</strong> la Sección 3 es llevar a efecto lo dispuesto en el Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la<br />

OIT (1982) y su Recomendación núm. 166. Cuando un <strong>de</strong>creto tiene la finalidad <strong>de</strong><br />

llevar a efecto un tratado, se acepta como principio <strong>de</strong> interpretación que el Parlamento<br />

preten<strong>de</strong> conferir a cada una <strong>de</strong> sus disposiciones el mismo efecto que el que posee en<br />

sus correspondientes disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> tratado (...). Ello queda expresamente estipulado<br />

en el artículo 170 CB <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> relaciones laborales, que establece que “las<br />

expresiones incluidas en esta sección tendrán el mismo significado que en el Convenio<br />

sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo.” En consecuencia, para <strong>de</strong>terminar si un<br />

agente es un ‘empleado’ a <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong> la Sección 3, proce<strong>de</strong> analizar en primer lugar<br />

si, <strong>de</strong> acuerdo con la correcta interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio, un agente es una ‘persona<br />

empleada’ a la que éste es <strong>de</strong> aplicación.” 73<br />

Con objeto <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si un agente <strong>de</strong> policía era un empleado en el sentido <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio, el<br />

Tribunal limitó su análisis al “sentido corriente que haya <strong>de</strong> atribuirse a <strong>los</strong> términos <strong><strong>de</strong>l</strong> tratado<br />

en el contexto <strong>de</strong> éstos y teniendo en cuenta su objeto y fin”. 74 De hecho, <strong>los</strong> magistrados no se<br />

basaron en ningún otro medio <strong>de</strong> interpretación (trabajos preparatorios y/o aclaraciones <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

significado y alcance <strong><strong>de</strong>l</strong> texto <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT), ya que<br />

consi<strong>de</strong>raron que el análisis <strong>de</strong> lo dispuesto en el Convenio les permitía <strong>de</strong>terminar claramente<br />

el significado <strong><strong>de</strong>l</strong> término ‘empleado’ en dicho instrumento. 75<br />

“No pue<strong>de</strong> haber duda <strong>de</strong> que el Convenio es <strong>de</strong> aplicación tanto para <strong>los</strong> empleados<br />

públicos como privados (...). Si tomamos el texto <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio, sin recurrir a ningún<br />

documento preparatorio, la redacción <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 2, 1) es suficientemente genérica para<br />

incluir a <strong>los</strong> empleados públicos: es <strong>de</strong>cir, la expresión ‘todas las personas empleadas’<br />

es apropiada para incluir a <strong>los</strong> empleados públicos. El contexto confirma esta<br />

interpretación, ya que compren<strong>de</strong> la existencia <strong>de</strong> una disposición que excluye ciertas<br />

categorías <strong>de</strong> trabajadores con las cuales pue<strong>de</strong> haber ‘problemas especiales’ (artículo<br />

2, 4)) y el hecho <strong>de</strong> que las normas <strong>de</strong> aplicación general (establecidas en la <strong>parte</strong> II)<br />

son igualmente aplicables a <strong>los</strong> empleados públicos y privados.” 76<br />

A continuación, el Tribunal consi<strong>de</strong>ró que:<br />

“Des<strong>de</strong> el momento en que queda establecido que el Convenio es aplicable a <strong>los</strong><br />

empleados públicos (a menos que sean objeto <strong>de</strong> una exclusión explícita), se infiere que<br />

cubre también a <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> las fuerzas <strong>de</strong> la policía como una categoría <strong>de</strong><br />

empleados públicos.” 77<br />

El Tribunal también invocó concretamente varias sentencias estadouni<strong>de</strong>nses 78 y canadienses 79<br />

para respaldar su argumento <strong>de</strong> que <strong>los</strong> agentes <strong>de</strong> policía estaban incluidos en el término<br />

‘empleados’ en el sentido <strong>de</strong> la Ley.<br />

El uso <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT como guía para la interpretación <strong>de</strong> la ley nacional<br />

permitió que el Tribunal Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong>terminara que la legislación interna australiana relativa a la<br />

terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo era efectivamente aplicable a <strong>los</strong> agentes <strong>de</strong> policía.<br />

73 Juez Finkelstein, párrafo 71 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

74 Artículo 31, 1) <strong>de</strong> la Convención <strong>de</strong> Viena sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados.<br />

75 Para actuar <strong>de</strong> este modo, <strong>los</strong> jueces se basaron en <strong>los</strong> principios <strong>de</strong> interpretación <strong>de</strong> <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 31 y 32 <strong>de</strong> la<br />

Convención <strong>de</strong> Viena sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados. Véanse <strong>los</strong> párrafos 72 a 77 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

76 Juez Finkelstein, párrafo 76 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

77 Juez Finkelstein, párrafo 78 <strong>de</strong> la sentencia. Debe señalarse que <strong>los</strong> jueces Ryan y North se mostraron <strong>de</strong> acuerdo<br />

con <strong>los</strong> argumentos y observaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> juez Finkelstein.<br />

78 Véanse <strong>los</strong> párrafos 90 a 93 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

79 Véanse <strong>los</strong> párrafos 94 a 99 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

44


20. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia, Qantas Airways Limited c. Christie, 19 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong><br />

1998, [1998] HCA 18<br />

Temas: <strong>de</strong>spido; protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 80 instrumento no sujeto a ratificación 81<br />

Despido <strong>de</strong> un piloto/ Reclamación <strong>por</strong> discriminación basada en la edad/ Referencia al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para aclarar el significado <strong>de</strong> las disposiciones nacionales aplicables<br />

Un piloto <strong>de</strong>spedido el día <strong>de</strong> su 60 cumpleaños <strong>de</strong>mandó a la empresa, Qantas Airways Ltd.<br />

(en a<strong><strong>de</strong>l</strong>ante, “Qantas”), alegando que dicho <strong>de</strong>spido era una medida discriminatoria <strong>por</strong> razón<br />

<strong>de</strong> edad que infringía la Ley <strong>de</strong> relaciones laborales <strong>de</strong> 1988 (Cth) (en a<strong><strong>de</strong>l</strong>ante, la “Ley”),<br />

según la cual la empresa no podía poner término a la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> edad. 82<br />

Para <strong>de</strong>terminar si la Ley era aplicable en este caso, el Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia analizó en<br />

primer lugar si se había producido una ‘terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo’ en el sentido <strong>de</strong> la<br />

Ley y precisó a continuación el significado <strong><strong>de</strong>l</strong> término ‘calificaciones exigidas’, ya que según<br />

la legislación nacional no es ilegal poner término a la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> edad si<br />

ésta se consi<strong>de</strong>ra una calificación necesaria para un empleo <strong>de</strong>terminado. 83<br />

Con respecto a estas dos cuestiones, tres <strong>de</strong> <strong>los</strong> cinco jueces <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal se basaron en el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para interpretar la legislación interna y resolver el litigio. El juez Kirby se<br />

refirió en términos generales a la interpretación <strong>de</strong> las disposiciones legislativas internas a la luz<br />

<strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es y afirmó que:<br />

“Si, como en este caso, una ley nacional contiene palabras provenientes <strong>de</strong> fuentes<br />

<strong>internacional</strong>es, el Tribunal pue<strong>de</strong> acudir legítimamente a dichas fuentes para<br />

<strong>de</strong>terminar su significado. Se trata, <strong>por</strong> tanto, <strong>de</strong> un enfoque a<strong>de</strong>cuado conforme a la<br />

autoridad <strong>de</strong> este Tribunal; pero a<strong>de</strong>más, en el caso que nos ocupa, se trata <strong>de</strong> un<br />

enfoque <strong>de</strong> obligado cumplimiento puesto que la Ley nacional incluye una remisión<br />

específica al Convenio <strong>de</strong> la OIT sobre terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, en virtud<br />

<strong>de</strong> la cual <strong>los</strong> términos utilizados en la Ley <strong>de</strong>berán tener ‘el mismo significado’ que en<br />

el Convenio.” 84<br />

Los jueces acudieron, <strong>por</strong> tanto, al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para interpretar las disposiciones<br />

nacionales aplicables a la resolución <strong>de</strong> este litigio.<br />

Con respecto a la sujeción <strong>de</strong> la ruptura <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato <strong>de</strong> trabajo objeto <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda a lo<br />

dispuesto en la Ley nacional relativa a la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, el juez Gummov<br />

consi<strong>de</strong>ró que “el artículo 170 CB establece que las expresiones incluidas en la Sección 3 tienen<br />

el mismo significado que en el Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la terminación <strong>de</strong> la<br />

relación <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> 1982, el cual se reproduce como Anexo 10 <strong>de</strong> la Ley. El artículo 3 <strong>de</strong><br />

dicho Convenio establece que “a <strong>los</strong> efectos <strong><strong>de</strong>l</strong> presente Convenio, las expresiones<br />

80 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958; Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT<br />

sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, 1982; Convenio sobre la Aviación Civil Internacional, 1944.<br />

81 Recomendación núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

82 Artículo 170 DF, 1), f) <strong>de</strong> la Ley: “La empresa no podrá poner término a la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> un empleado <strong>por</strong><br />

ninguna <strong>de</strong> las siguientes razones: (…) f) edad.”<br />

83 Artículo 170 DF, 2) <strong>de</strong> la Ley: “El apartado 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo [<strong>de</strong> la Ley] no impi<strong>de</strong> que ninguna <strong>de</strong> las razones<br />

señaladas en el párrafo 1), f) constituya un fundamento válido para la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo si<br />

constituye una calificación exigida para un empleo <strong>de</strong>terminado.”<br />

84 Magistrado Kirby, párrafo 152, 3) <strong>de</strong> la sentencia.<br />

45


‘terminación’ y ‘terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo’ significan terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong><br />

trabajo <strong>por</strong> iniciativa <strong><strong>de</strong>l</strong> empleador.”” 85<br />

El juez concluyó, basándose en esta fuente <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> en particular, que Qantas había<br />

efectivamente puesto término a la relación <strong>de</strong> trabajo con el piloto en el sentido <strong>de</strong> la Ley y que<br />

ésta era, <strong>por</strong> tanto, aplicable para la resolución <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio.<br />

Con respecto al término ‘calificaciones exigidas’, el magistrado McHugh señaló que:<br />

“Aunque el artículo 170 DF, 1), f) prohíbe la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>por</strong><br />

razón <strong>de</strong> edad, el apartado 2) <strong><strong>de</strong>l</strong> mismo artículo excluye la aplicación <strong>de</strong> esta<br />

prohibición cuando la terminación se basa en ‘las calificaciones exigidas para un<br />

empleo <strong>de</strong>terminado’, una frase cuyo significado <strong>de</strong>be <strong>de</strong>terminarse en función <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

significado que posee en las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio [<strong>de</strong> la OIT], puesto que éstas<br />

constituyen la base <strong>de</strong> las disposiciones sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo<br />

en la Ley nacional. La disposición pertinente <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio es el artículo 1, 2) <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT, la cual establece que “Las distinciones, exclusiones o<br />

preferencias basadas en las calificaciones exigidas para un empleo <strong>de</strong>terminado no<br />

serán consi<strong>de</strong>radas como discriminación.”” 86<br />

El magistrado consi<strong>de</strong>ró que, en este caso, la edad <strong><strong>de</strong>l</strong> piloto podía ser una ‘calificación exigida<br />

para el puesto’, puesto que a partir <strong>de</strong> la edad <strong>de</strong> 60 años un piloto ya no estaría legalmente<br />

capacitado para pilotar la mayoría <strong>de</strong> <strong>los</strong> vue<strong>los</strong> <strong>internacional</strong>es operados <strong>por</strong> Qantas.<br />

Efectivamente, a excepción <strong>de</strong> tres Estados, todos <strong>los</strong> Estados con <strong>los</strong> que Qantas operaba<br />

habían suscrito el Convenio sobre la Aviación Civil Internacional, en virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> cual se prohíbe<br />

que <strong>los</strong> pilotos mayores <strong>de</strong> 60 años lleven el mando <strong>de</strong> vue<strong>los</strong> <strong>internacional</strong>es.<br />

La remisión al Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT permitió que el Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia<br />

precisara el significado <strong>de</strong> la ley nacional aplicable a esta <strong>de</strong>manda, en virtud <strong>de</strong> lo cual falló<br />

que en este caso se había producido efectivamente una terminación <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato <strong>de</strong> trabajo, pero<br />

que la edad podía constituir una calificación exigible en el caso <strong>de</strong> un piloto <strong>de</strong> aeronaves. Sobre<br />

esta base, el Tribunal consi<strong>de</strong>ró que la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo no era<br />

discriminatoria.<br />

85 Párrafos 96 y 97 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

86 Magistrado McHugh, párrafo 70 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

46


21. Tribunal <strong>de</strong> Relaciones Laborales, Vera Sapevski, Velika Trajkosta, Cvetanka<br />

Levnarovska, Todonka Ristevska, Mirian Morales, Rosa Sagredo y Myriam Araneda c.<br />

Katies Fashions, 8 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1997, IRC núm. 219/97<br />

Tema: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 87 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 88<br />

Despido <strong>de</strong> empleadas/ Demanda judicial <strong>por</strong> el carácter discriminatorio <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos/ Uso<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para <strong>de</strong>terminar si la legislación nacional prohíbe la discriminación<br />

indirecta<br />

Varias empleadas fueron <strong>de</strong>spedidas <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> que la empresa don<strong>de</strong> trabajaban reubicara su<br />

centro <strong>de</strong> distribución en unas instalaciones con equipos que permitían un trabajo más rápido y<br />

eficiente. Algunas <strong>de</strong> ellas presentaron una <strong>de</strong>manda judicial contra dicho <strong>de</strong>spido alegando<br />

motivos discriminatorios <strong>por</strong> razones <strong>de</strong> sexo, lo cual vulneraría el artículo 170 DF, 1) <strong>de</strong> la Ley<br />

<strong>de</strong> Relaciones en el Lugar <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> 1996 (en a<strong><strong>de</strong>l</strong>ante, la “Ley”). 89<br />

Para resolver este caso, el Tribunal <strong>de</strong> Relaciones Laborales <strong>de</strong>bía <strong>de</strong>terminar previamente si el<br />

artículo 170 DF, 1) <strong>de</strong> la Ley prohibía la discriminación indirecta. Para interpretar dicho<br />

artículo, el Tribunal se basó en el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación<br />

(empleo y ocupación), ya que el artículo 170 CA, 1) <strong>de</strong> la Ley establecía que ésta se había<br />

promulgado para dar cumplimiento al citado Convenio. El Tribunal se basó también en un<br />

Estudio general <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones<br />

<strong>de</strong> la OIT, en la que se aclaraba el significado y el alcance <strong>de</strong> este instrumento y se señalaba que<br />

el Convenio núm. 111 prohibía tanto la discriminación directa como la indirecta: “Los<br />

instrumentos <strong>de</strong> 1958 abarcan todos <strong>los</strong> tipos <strong>de</strong> discriminaciones, tanto las que se ejercen en el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> como en la práctica, sean directas o indirectas.” 90<br />

Basándose en estos elementos <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, el Tribunal <strong>de</strong> Relaciones Laborales<br />

concluyó que la Ley <strong>de</strong> Relaciones en el Lugar <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> 1996 prohibía la discriminación<br />

indirecta y, en consecuencia, <strong>de</strong>claró que <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos eran improce<strong>de</strong>ntes.<br />

87 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

88 Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT.<br />

89 Artículo 170 DF 1) <strong>de</strong> la Ley: “La empresa no podrá poner término a la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> un empleado <strong>por</strong><br />

ninguna <strong>de</strong> las siguientes razones: (…) sexo, (…).”<br />

90 OIT: Igualdad en el empleo y la ocupación. Estudio especial <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong><br />

Convenios y Recomendaciones, op. cit., párrafo 25.<br />

47


22. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia, Ministro <strong>de</strong> Inmigración y Asuntos Étnicos c. Teoh,<br />

7 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1995, (1994) 128 A.L.R. 353<br />

Temas: <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia; <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong><strong>de</strong>l</strong> niño<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 91<br />

Solicitud <strong>de</strong> la condición <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>nte <strong>por</strong> un inmigrante/ Consi<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> un convenio<br />

ratificado pero no incor<strong>por</strong>ado aún a la legislación interna/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Un ciudadano malasio con permiso <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia tem<strong>por</strong>al se casó con una australiana, con la<br />

que tuvo varios hijos. El Ministerio <strong>de</strong> Inmigración <strong>de</strong>negó su solicitud para obtener la<br />

condición <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>nte basándose en sus graves antece<strong>de</strong>ntes penales <strong>por</strong> drogas. El solicitante<br />

recurrió esta <strong>de</strong>cisión administrativa.<br />

El Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia se planteó si la Administración, en su análisis <strong><strong>de</strong>l</strong> caso,<br />

hubiera tenido que tomar en consi<strong>de</strong>ración <strong>los</strong> principios establecidos en la Convención sobre<br />

<strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño, que podrían haber modificado el resultado <strong>de</strong> la <strong>de</strong>cisión<br />

administrativa. 92 Esta Convención ya había sido ratificada <strong>por</strong> Australia, pero aún no formaba<br />

<strong>parte</strong> <strong>de</strong> la legislación interna. El Tribunal resolvió que las autorida<strong>de</strong>s administrativas <strong>de</strong>bían<br />

reexaminar la solicitud <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>mandante a la luz <strong>de</strong> <strong>los</strong> principios <strong>de</strong> la Convención.<br />

Para llegar a esta conclusión, algunos magistrados <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal se pronunciaron sobre el valor<br />

jurídico que poseían en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno <strong>los</strong> tratados ratificados pero aún no incor<strong>por</strong>ados a la<br />

legislación nacional. Dichos magistrados concluyeron que <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es no<br />

incor<strong>por</strong>ados al <strong><strong>de</strong>recho</strong> australiano podían influir en la legislación interna <strong>de</strong> dos formas<br />

distintas: como instrumentos interpretativos <strong>de</strong> <strong>los</strong> actos legislativos o como guía para el<br />

<strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> la “common law”.<br />

“Es bien sabido que las disposiciones <strong>de</strong> un tratado <strong>internacional</strong> ratificado <strong>por</strong><br />

Australia no entran a formar <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> australiano hasta que no han sido<br />

<strong>de</strong>bidamente incor<strong>por</strong>adas a nuestra legislación interna mediante un <strong>de</strong>creto. (...) Sin<br />

embargo, el hecho <strong>de</strong> que aún no se hayan incor<strong>por</strong>ado las disposiciones <strong>de</strong> la<br />

Convención al <strong><strong>de</strong>recho</strong> australiano no significa que su ratificación no tenga<br />

consecuencias para éste. En caso <strong>de</strong> ambigüedad <strong>de</strong> un <strong>de</strong>creto o <strong>de</strong> una ley<br />

subordinada, el Tribunal <strong>de</strong>be favorecer la interpretación que más se ajuste a las<br />

obligaciones contraídas <strong>por</strong> Australia en virtud <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados y convenios<br />

<strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> <strong>los</strong> que forma <strong>parte</strong>, al menos en aquel<strong>los</strong> casos en <strong>los</strong> que la<br />

normativa se promulgue como consecuencia o <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> la entrada en vigor o<br />

ratificación <strong><strong>de</strong>l</strong> pertinente instrumento <strong>internacional</strong>. Ello es <strong>de</strong>bido a que el Parlamento<br />

preten<strong>de</strong>, prima facie, llevar a efecto las obligaciones contraídas <strong>por</strong> Australia en virtud<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>. (...) Si <strong>los</strong> términos <strong>de</strong> las leyes internas son susceptibles <strong>de</strong><br />

una interpretación coherente con lo dispuesto en <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es y con<br />

91 Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño, 1989.<br />

92 Artículo 3, 1) <strong>de</strong> la Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño: “En todas las medidas concernientes a <strong>los</strong> niños que<br />

tomen las instituciones públicas o privadas <strong>de</strong> bienestar social, <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong>, las autorida<strong>de</strong>s administrativas o <strong>los</strong><br />

órganos legislativos, una consi<strong>de</strong>ración primordial a que se aten<strong>de</strong>rá será el interés superior <strong><strong>de</strong>l</strong> niño.”<br />

Artículo 9, 1) <strong>de</strong> la misma Convención: “Los Estados Partes velarán <strong>por</strong> que el niño no sea separado <strong>de</strong> sus padres<br />

contra la voluntad <strong>de</strong> éstos, excepto cuando, a reserva <strong>de</strong> revisión judicial, las autorida<strong>de</strong>s competentes <strong>de</strong>terminen,<br />

<strong>de</strong> conformidad con la ley y <strong>los</strong> procedimientos aplicables, que tal separación es necesaria en el interés superior <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

niño. Tal <strong>de</strong>terminación pue<strong>de</strong> ser necesaria en casos particulares, <strong>por</strong> ejemplo, en <strong>los</strong> casos en que el niño sea objeto<br />

<strong>de</strong> maltrato o <strong>de</strong>scuido <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> sus padres o cuando éstos viven separados y <strong>de</strong>be adoptarse una <strong>de</strong>cisión acerca<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> lugar <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia <strong><strong>de</strong>l</strong> niño.”<br />

48


las obligaciones que éstos imponen a Australia, entonces <strong>de</strong>be prevalecer tal<br />

interpretación.”<br />

Con respecto al papel <strong>de</strong>sempeñado <strong>por</strong> <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> Australia<br />

pero no incor<strong>por</strong>ados a su or<strong>de</strong>namiento jurídico interno como guías para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> la<br />

“common law”, <strong>los</strong> magistrados añadieron:<br />

“Los <strong>tribunales</strong> podrán utilizar las disposiciones <strong>de</strong> un convenio <strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> que<br />

Australia sea <strong>parte</strong>, especialmente si establece <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales universales,<br />

como guía para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> la “common law”. No obstante, éstos <strong>de</strong>berán mostrar la<br />

<strong>de</strong>bida cautela cuando el Parlamento no consi<strong>de</strong>re o<strong>por</strong>tuno incor<strong>por</strong>ar las disposiciones<br />

<strong>de</strong> un instrumento <strong>internacional</strong> a nuestro <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno. El <strong>de</strong>sarrollo judicial <strong>de</strong> la<br />

“common law”no <strong>de</strong>be contemplarse como una puerta trasera para la incor<strong>por</strong>ación <strong>de</strong><br />

un convenio al <strong><strong>de</strong>recho</strong> australiano.”<br />

Sobre esta base, el Tribunal Supremo <strong>de</strong> Australia concluyó que las autorida<strong>de</strong>s administrativas<br />

<strong>de</strong>bían reexaminar la solicitud <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>mandante para obtener la condición <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>nte a la luz <strong>de</strong><br />

<strong>los</strong> principios <strong>de</strong> la Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño.<br />

23. Comisión <strong>de</strong> Conciliación y Arbitraje <strong>de</strong> Australia, Termination, Change and<br />

Redundancy Case, 2 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1984, (1984) 8 I.R. 34<br />

Temas: <strong>de</strong>spido; protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial<br />

inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 93<br />

Conflicto colectivo/ Laudo dictado <strong>por</strong> la Comisión/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para la<br />

elaboración <strong><strong>de</strong>l</strong> laudo/ Establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

En el contexto <strong><strong>de</strong>l</strong> análisis <strong>de</strong> un conflicto laboral entre un sindicato y varias empresas ante la<br />

Comisión <strong>de</strong> Conciliación y Arbitraje <strong>de</strong> Australia, el Consejo <strong>de</strong> Sindicatos Australianos (en<br />

a<strong><strong>de</strong>l</strong>ante, el “ACTU” <strong>por</strong> sus siglas en inglés) solicitó a la Comisión un laudo 94 que reconociera<br />

el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a la seguridad en el empleo y, en particular, a la protección frente<br />

al <strong>de</strong>spido injustificado.<br />

Para <strong>de</strong>terminar la lista <strong>de</strong> causas injustificadas <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido, la Comisión se basó en dos<br />

convenios <strong>de</strong> la OIT, en concreto, el Convenio núm. 111 sobre la discriminación (empleo y<br />

ocupación) y el Convenio núm. 158 sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo.<br />

“En estas circunstancias, hemos <strong>de</strong>cidido actuar en conformidad con el dictamen <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

caso <strong>de</strong> Rockhampton City Council, la Ley sobre discriminación racial <strong>de</strong> 1975, la Ley<br />

sobre discriminación sexual <strong>de</strong> 1984, y <strong>los</strong> convenios <strong>de</strong> la OIT, y establecer una lista<br />

<strong>de</strong> motivos que no constituyen causa justificada <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido. Para ello, nos hemos<br />

referido al Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, el cual establece que no constituyen una<br />

causa justificada <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido: ‘la raza, el color, el sexo, el estado civil, las<br />

93 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958; Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT<br />

sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, 1982.<br />

94 Una <strong>de</strong> las funciones <strong>de</strong> las Comisiones <strong>de</strong> Relaciones Laborales en Australia es <strong>de</strong>terminar las condiciones<br />

mínimas <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores que no estén en condiciones <strong>de</strong> negociarlas <strong>por</strong> sí mismos. Estas <strong>de</strong>cisiones se<br />

conocen como “laudos”.<br />

49


esponsabilida<strong>de</strong>s familiares, el embarazo, la religión, las opiniones políticas, la<br />

ascen<strong>de</strong>ncia nacional o el origen social’. De acuerdo con el dictamen <strong><strong>de</strong>l</strong> caso <strong>de</strong><br />

Rockhampton City Council y lo establecido en el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT,<br />

también hemos incluido en dicha lista <strong>de</strong> motivos una excepción relativa a las<br />

distinciones, exclusiones o preferencias basadas en las calificaciones exigidas para un<br />

empleo <strong>de</strong>terminado.”<br />

50


Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán<br />

Azerbaiyán<br />

Artículo 12, párrafo 2: Finalidad <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado<br />

Los <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> las personas y ciudadanos recogidos en esta Constitución se aplicarán<br />

conforme a <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> <strong>los</strong> que la República <strong>de</strong> Azerbaiyán sea <strong>parte</strong>.<br />

Artículo 148, párrafo 2: Actos jurídicos incluidos en el sistema legislativo <strong>de</strong> la República <strong>de</strong><br />

Azerbaiyán<br />

Los acuerdos <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán forman <strong>parte</strong> integrante <strong>de</strong> su<br />

sistema legislativo.<br />

Artículo 151, párrafo 2: Fuerza jurídica <strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es<br />

En caso <strong>de</strong> discrepancia entre las leyes u otras normas <strong><strong>de</strong>l</strong> or<strong>de</strong>namiento jurídico <strong>de</strong> la República <strong>de</strong><br />

Azerbaiyán (salvo la Constitución y <strong>los</strong> instrumentos legales aprobados mediante referéndum) y <strong>los</strong><br />

acuerdos <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> <strong>los</strong> que esta sea <strong>parte</strong>, prevalecerá lo dispuesto en estos últimos.<br />

24. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán, Sobre la conformidad <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

artículo 143, 12), 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán con <strong>los</strong><br />

artícu<strong>los</strong> 25, 37 y 149, 1) <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán, 23 <strong>de</strong><br />

febrero <strong>de</strong> 2000<br />

Tema: vacaciones pagadas<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 95 tratado no ratificado; 96 instrumento no<br />

sujeto a ratificación 97<br />

Restricción <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a vacaciones pagadas al término <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato <strong>de</strong> trabajo/ Demanda<br />

ante el Tribunal Constitucional/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para resaltar el carácter<br />

fundamental <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s vulnerados<br />

El Código <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán disponía que, en caso <strong>de</strong> terminación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

contrato <strong>de</strong> trabajo, <strong>los</strong> trabajadores tenían <strong><strong>de</strong>recho</strong> a <strong>los</strong> días <strong>de</strong> vacaciones pagadas no<br />

disfrutados. No obstante, esta disposición no era <strong>de</strong> aplicación en caso <strong>de</strong> terminación <strong>por</strong><br />

liquidación <strong>de</strong> la empresa o incumplimiento, <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador, <strong>de</strong> sus obligaciones o<br />

responsabilida<strong>de</strong>s. El Presi<strong>de</strong>nte <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal Supremo remitió el asunto al Tribunal<br />

Constitucional para que analizara la constitucionalidad <strong>de</strong> esta disposición.<br />

El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que esta restricción era contradictoria con <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 37, 1) y 37, 2) <strong>de</strong><br />

la Constitución nacional y con varios instrumentos <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>.<br />

Con objeto <strong>de</strong> <strong>de</strong>mostrar el carácter fundamental <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a vacaciones pagadas, el Tribunal<br />

citó <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> <strong>de</strong> varios instrumentos <strong>internacional</strong>es:<br />

“El <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> todos <strong>los</strong> trabajadores a vacaciones periódicas pagadas también se<br />

recoge en el artículo 24 <strong>de</strong> la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos Humanos, 98 en el<br />

95 Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966.<br />

96 Convenio núm. 132 <strong>de</strong> la OIT sobre las vacaciones pagadas (revisado), 1970.<br />

97 Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos, 1948.<br />

98 Artículo 24 <strong>de</strong> la Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos: “Toda persona tiene <strong><strong>de</strong>recho</strong> al <strong>de</strong>scanso, al<br />

disfrute <strong><strong>de</strong>l</strong> tiempo libre, a una limitación razonable <strong>de</strong> la duración <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo y a vacaciones periódicas pagadas.”<br />

51


artículo 7, d) <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales 99 y<br />

en el artículo 3 100 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio <strong>de</strong> la OIT sobre vacaciones pagadas.” 101<br />

El Tribunal Constitucional consi<strong>de</strong>ró que las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo impugnadas<br />

contravenían <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> citados instrumentos <strong>internacional</strong>es y el principio <strong>de</strong> igualdad<br />

constitucionalmente reconocido.<br />

Tras referirse al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para subrayar el carácter fundamental <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

vulnerados, el Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Azerbaiyán estimó que las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Código<br />

<strong>de</strong> Trabajo que negaban a <strong>los</strong> empleados el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a las vacaciones pagadas eran<br />

inconstitucionales.<br />

25. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán, Sobre la conformidad <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

artículo 109 <strong>de</strong> la Ley sobre el mantenimiento <strong>de</strong> las pensiones <strong>de</strong> <strong>los</strong> ciudadanos con<br />

<strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 25, 38 y 71 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán, 29 <strong>de</strong><br />

diciembre <strong>de</strong> 1999<br />

Tema: protección social<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 102 instrumento no sujeto a ratificación 103<br />

Reducción <strong>de</strong> las pensiones para las personas encarceladas/ Demanda ante el Tribunal<br />

Constitucional/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para subrayar el carácter fundamental <strong>de</strong><br />

las disposiciones <strong>de</strong> la Constitución vulneradas<br />

Una ley establecía que <strong>los</strong> ciudadanos que cumplían con<strong>de</strong>nas <strong>de</strong> cárcel sólo podían percibir el<br />

20% <strong>de</strong> sus pensiones <strong>de</strong> jubilación. El fiscal remitió el asunto al Tribunal Constitucional para<br />

que analizara la constitucionalidad <strong>de</strong> esta ley. El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que esta restricción era<br />

contradictoria con <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> <strong>de</strong> la Constitución nacional que garantizan el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la<br />

protección social y añadía una nueva forma <strong>de</strong> penalización no prevista en el Código Penal.<br />

Para <strong>de</strong>mostrar el carácter fundamental <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s a la protección social, el Tribunal se<br />

remitió a <strong>los</strong> correspondientes artícu<strong>los</strong> <strong>de</strong> la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos Humanos y<br />

al Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales:<br />

“En la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos Humanos y en el Pacto Internacional <strong>de</strong><br />

Derechos Económicos, Sociales y Culturales no se prevé la restricción <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a las<br />

prestaciones sociales <strong>de</strong> las personas encarceladas.<br />

99 Artículo 7, d) <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales: “Los Estados Partes en el<br />

presente Pacto reconocen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> toda persona al goce <strong>de</strong> condiciones <strong>de</strong> trabajo equitativas y satisfactorias que<br />

le aseguren en especial: (...) d) El <strong>de</strong>scanso, el disfrute <strong><strong>de</strong>l</strong> tiempo libre, la limitación razonable <strong>de</strong> las horas <strong>de</strong> trabajo<br />

y las vacaciones periódicas pagadas, así como la remuneración <strong>de</strong> <strong>los</strong> días festivos.”<br />

100 Artículo 3 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 132:<br />

“1. Toda persona a quien se aplique el presente Convenio tendrá <strong><strong>de</strong>recho</strong> a vacaciones anuales pagadas <strong>de</strong> una<br />

duración mínima <strong>de</strong>terminada.<br />

2. Todo Miembro que ratifique el presente Convenio especificará la duración <strong>de</strong> las vacaciones en una <strong>de</strong>claración<br />

anexa a su ratificación.<br />

3. Las vacaciones no serán en ningún caso inferiores a tres semanas laborables <strong>por</strong> un año <strong>de</strong> servicios. (…).”<br />

101 El Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán no especificó en qué convenio <strong>de</strong> la OIT sobre<br />

vacaciones pagadas se basaba. Suponemos que era el Convenio núm. 132 sobre vacaciones pagadas, que aún no ha<br />

sido ratificado <strong>por</strong> Azerbaiyán.<br />

102 Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966.<br />

103 Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos, 1948.<br />

52


El artículo 22 <strong>de</strong> la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos Humanos establece que<br />

“Toda persona, como miembro <strong>de</strong> la sociedad, tiene <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la seguridad social, y a<br />

obtener, mediante el esfuerzo nacional y la cooperación <strong>internacional</strong>, habida cuenta <strong>de</strong><br />

la organización y <strong>los</strong> recursos <strong>de</strong> cada Estado, la satisfacción <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

económicos, sociales y culturales, indispensables a su dignidad y al libre <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong><br />

su personalidad”.<br />

El artículo 9 <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales<br />

reconoce “el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> toda persona a la seguridad social, incluso al seguro social”.<br />

El Tribunal Constitucional <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Azerbaiyán consi<strong>de</strong>ra im<strong>por</strong>tante precisar<br />

que la práctica <strong>internacional</strong> no reconoce la con<strong>de</strong>na <strong>de</strong> una persona como justificación<br />

para privarle <strong>de</strong> sus prestaciones sociales.”<br />

Tras referirse al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para subrayar el carácter fundamental <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la<br />

protección social, el Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Azerbaiyán estimó que las disposiciones legales<br />

que restringían las pensiones <strong>de</strong> las personas encarceladas eran contrarias a la Constitución<br />

nacional.<br />

53


Bélgica<br />

26. Tribunal <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> Bruselas, 20ª Sala, D.D. c. SA Vanduc-Topfilm R.G., 20 <strong>de</strong><br />

febrero <strong>de</strong> 1992, núm. 79-759/91<br />

Tema: <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial<br />

inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratados no ratificados 104<br />

Despido sin entrevista previa/ Laguna en la legislación nacional/ Referencia al Convenio núm.<br />

158 <strong>de</strong> la OIT para crear un principio jurispru<strong>de</strong>ncial que establezca el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> un<br />

trabajador a una entrevista previa<br />

Un trabajador fue <strong>de</strong>spedido <strong>por</strong> falta grave. El empleador le reprochaba errores cometidos en la<br />

ejecución <strong>de</strong> su trabajo. El trabajador impugnó su <strong>de</strong>spido ante el Tribunal <strong>de</strong> Trabajo, alegando<br />

que no se le había permitido hablar previamente para <strong>de</strong>fen<strong>de</strong>rse <strong>de</strong> <strong>los</strong> reproches que se le<br />

habían hecho.<br />

A falta <strong>de</strong> una disposición en la legislación Fa que hiciera obligatoria la entrevista previa al<br />

<strong>de</strong>spido, el Tribunal <strong>de</strong> Trabajo se inspiró en el artículo 7 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT<br />

sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, aunque éste no haya sido ratificado <strong>por</strong> Bélgica.<br />

Tras enunciar el principio expuesto en el artículo 7 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, el tribunal<br />

afirmó que, aunque este Convenio no había sido ratificado <strong>por</strong> Bélgica, <strong>de</strong> modo que las normas<br />

allí planteadas no eran, <strong>por</strong> consiguiente, jurídicamente vinculantes en el país, no era menos<br />

cierto que podía ser «una fuente <strong>de</strong> inspiración para la jurispru<strong>de</strong>ncia en la medida en la que<br />

traducía un cierto consenso a nivel <strong>internacional</strong> sobre el tema <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y obligaciones<br />

mínimos recíprocos <strong>de</strong> <strong>los</strong> empleadores y <strong>los</strong> trabajadores». Basándose en <strong>los</strong> trabajos<br />

preparatorios <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, explicó que la aplicación <strong>de</strong> este Convenio<br />

estaba aún más justificada puesto que «había sido aprobada <strong>por</strong> las cuatro <strong><strong>de</strong>l</strong>egaciones belgas<br />

(gobierno, empleadores y trabajadores) en la Asamblea General <strong>de</strong> la OIT 105 , lo cual indicaba al<br />

menos, <strong>por</strong> una <strong>parte</strong>, que Bélgica reconocía a la OIT, y, <strong>por</strong> otra, que las normas enunciadas en<br />

esta convención, en principio, no parecían perturbar exageradamente el or<strong>de</strong>n jurídico belga».<br />

Inspirándose en las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 7 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, el Tribunal<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo estimó que, al no escuchar al trabajador antes <strong>de</strong> <strong>de</strong>spedirlo <strong>por</strong> falta grave, aunque<br />

<strong>los</strong> hechos reprochados no fuesen tales que no pudiera esperarse razonablemente <strong><strong>de</strong>l</strong> empleador<br />

que lo hiciera, se le había causado un perjuicio al trabajador que <strong>de</strong>bía repararse con el pago <strong>de</strong><br />

una in<strong>de</strong>mnización.<br />

104<br />

Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, 1982.<br />

105<br />

OIT: Informe <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajos <strong>de</strong> la 68.ª reunión <strong>de</strong> la Conferencia Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> la OIT, Ginebra,<br />

1982, págs. 36/15 y 36/20.<br />

54


Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Benin<br />

Benin<br />

Preámbulo<br />

(...) Proclamamos nuestra adhesión a <strong>los</strong> principios <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mocracia y a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos, tal como<br />

se <strong>de</strong>finen en la Carta <strong>de</strong> las Naciones Unidas <strong>de</strong> 1945 y en la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos<br />

Humanos <strong>de</strong> 1948, y a la Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>, aprobada en 1981<br />

<strong>por</strong> la Organización <strong>de</strong> la Unidad Africana y ratificada <strong>por</strong> Benin el 20 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1986, cuyas<br />

disposiciones forman <strong>parte</strong> integrante <strong>de</strong> esta Constitución y <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno <strong>de</strong> Benin y prevalecerán<br />

sobre la legislación nacional; (...)<br />

Artículo 7<br />

Los <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y obligaciones proclamados y garantizados <strong>por</strong> la Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos<br />

Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>, aprobada <strong>por</strong> la Organización <strong>de</strong> la Unidad Africana en 1981 y ratificada <strong>por</strong><br />

Benin el 20 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1986, forman <strong>parte</strong> integrante <strong>de</strong> esta Constitución y <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno <strong>de</strong><br />

Benin.<br />

Artículo 147<br />

Los tratados y acuerdos ratificados siguiendo el procedimiento establecido tendrán, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el momento <strong>de</strong><br />

su publicación, rango superior a las leyes, a condición <strong>de</strong> que éstos sean aplicados <strong>por</strong> las otras <strong>parte</strong>s.<br />

27. Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Primera Clase <strong>de</strong> Cotonou, 7 <strong>de</strong> Diciembre <strong>de</strong><br />

2009, Expediente núm. 05-2005<br />

Tema: <strong>de</strong>spido; protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación; protección <strong>de</strong><br />

la maternidad<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 106<br />

Discriminación basada en el criterio <strong><strong>de</strong>l</strong> sexo/ Protección a la maternidad/ Despido<br />

injustificado/ Prohibición <strong>de</strong> <strong>de</strong>spedir a una mujer durante embarazo, la licencia <strong>de</strong> maternidad<br />

o el período siguiente a ella/ Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

Una mujer es víctima <strong>de</strong> un acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> tránsito y <strong>por</strong> ello queda incapacitada para trabajar<br />

durante casi dos años. La relación <strong>de</strong> trabajo entre ella y su empleador no constaba en ningún<br />

contrato escrito. Durante esta época <strong>de</strong> incapacidad, la mujer queda en embarazo y lo comunica<br />

a su empleador. Aún sabiendo <strong>de</strong> su estado, el empleador <strong>de</strong>ja <strong>de</strong> pagarle alegando que ella ha<br />

incurrido en una justa causa <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido <strong>por</strong> abandonar el puesto <strong>de</strong> trabajo, ausencias<br />

injustificadas y negativa a obe<strong>de</strong>cer las ór<strong>de</strong>nes.<br />

Después <strong><strong>de</strong>l</strong> parto, la mujer regresa a hablar con el empleador y éste le exige firmar un contrato<br />

para “recomenzar” la relación laboral. Hecho que, sumado al no pago <strong>de</strong> 6 meses <strong>de</strong> salario, la<br />

<strong>de</strong>mandante señala como violación <strong>de</strong> las obligaciones <strong>de</strong> su empleador y a la protección <strong>de</strong> la<br />

maternidad.<br />

El juez conduce el caso como un problema <strong>de</strong> discriminación y se remite <strong>de</strong> manera inmediata<br />

al Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT. A continuación, el juez revisa la normatividad interna y,<br />

encontrando perfecta armonía entre ésta y las normas <strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo, explica que<br />

<strong>de</strong>cidirá el refiriéndose a <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo y la ley:<br />

106 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

55


“Consi<strong>de</strong>rando que la discriminación viola <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s individuales fundamentales y la<br />

justicia social; que el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo<br />

(OIT) sobre la discriminación, ratificada <strong>por</strong> Benin y en vigor <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el 15 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong><br />

1960, prohíbe toda distinción, exclusión o preferencia basada en criterios tales como<br />

género, raza u opinión política, que tenga <strong>por</strong> efecto anular o alterar la igualdad <strong>de</strong><br />

o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s o <strong>de</strong> trato en el empleo y la ocupación;<br />

Que la legislación <strong>de</strong> Benin, específicamente el Código <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo y el Convenio<br />

Colectivo General <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, reflejan este compromiso <strong>de</strong> la Organización<br />

Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo; y que, en efecto, el artículo 171 <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo<br />

establece que un empleador no pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>spedir a una mujer mientras está embarazada<br />

sea un embarazo aparente o médicamente confirmado;<br />

Que <strong>por</strong> otra <strong>parte</strong>, el Convenio Colectivo General <strong>de</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong> 17 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1974<br />

prevé en el artículo 44 apartado 2 que "<strong>los</strong> empleadores <strong>de</strong>berán consi<strong>de</strong>rar la condición<br />

<strong>de</strong> las mujeres embarazadas en relación con las condiciones <strong>de</strong> trabajo. El embarazo no<br />

pue<strong>de</strong> ser en sí un motivo <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido"”.<br />

El juez al revisar el expediente, encuentra que están probados <strong>los</strong> siguientes hechos: que las<br />

incapacida<strong>de</strong>s y el embarazo constan en certificados médicos <strong>de</strong>bida y o<strong>por</strong>tunamente<br />

informados al empleador, que éste incurrió en cesación <strong>de</strong> pagos y, que la motivación <strong>de</strong> la<br />

terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo fue el hecho <strong><strong>de</strong>l</strong> embarazo consecutivo a una época <strong>de</strong><br />

incapacidad <strong>de</strong> la empleada. En consecuencia, el juez aplicando tanto el Convenio núm. 111 <strong>de</strong><br />

la OIT y la legislación interna, <strong>de</strong>clara que el empleador incumplió sus obligaciones, vulneró la<br />

protección <strong>de</strong>bida a la mujer embarazada y que la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo en tales<br />

condiciones constituye una discriminación basada en motivos <strong><strong>de</strong>l</strong> sexo, que cubre a su vez <strong>los</strong><br />

criterios <strong>de</strong> la maternidad, estado matrimonial y situación familiar. Así, siendo la terminación <strong>de</strong><br />

la relación <strong>de</strong> trabajo injusta, el juez reconoce que hay lugar al pago <strong>de</strong> una in<strong>de</strong>mnización <strong>por</strong><br />

el <strong>de</strong>spido y, adicionalmente una in<strong>de</strong>mnización <strong>por</strong> <strong>los</strong> daños y perjuicios según las leyes <strong>de</strong><br />

Benin.<br />

28. Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia <strong>de</strong> Primera Clase <strong>de</strong> Cotonou, 20 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2009,<br />

expediente núm. 54-2002<br />

Temas: protección a la maternidad; <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión tomado con base en le <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados no ratificados 107<br />

Protección a la maternidad/ Despido injustificado/ Prohibición <strong>de</strong> <strong>de</strong>spedir a una mujer<br />

durante embarazo, la licencia <strong>de</strong> maternidad o el período siguiente a ella/ Referencia al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión tomado con base en le <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Una mujer <strong>de</strong>spués <strong><strong>de</strong>l</strong> parto fue diagnosticada con una enfermedad que le impedía<br />

tem<strong>por</strong>almente realizar todo tipo <strong>de</strong> <strong>de</strong>splazamientos que implicaran impacto o golpes en el<br />

cuerpo. Su trabajo anteriormente le exigía viajar en moto todos <strong>los</strong> días. En vista <strong>de</strong> ello, y<br />

todavía durante el período <strong>de</strong> licencia <strong>de</strong> maternidad prorrogada, su empleador le envía una<br />

carta <strong>de</strong>spidiéndola <strong>por</strong> incapacidad física y aduciendo que era imposible reasignarle un trabajo<br />

acor<strong>de</strong> con su estado <strong>de</strong> salud.<br />

El juez <strong>de</strong> primera instancia, se refiere al artículo 8 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 183 <strong>de</strong> la OIT y a <strong>los</strong><br />

artícu<strong>los</strong> 170 a 172 <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> Benin:<br />

107 Convenio núm. 183 <strong>de</strong> la OIT sobre la protección <strong>de</strong> la maternidad, 2000.<br />

56


“[…]El artículo 8 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio 183 <strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo (OIT)<br />

(…) sobre la protección <strong>de</strong> la maternidad establece que un empleador no pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>spedir<br />

a una mujer durante su embarazo, licencia <strong>de</strong> maternidad o durante el período siguiente<br />

a su regreso salvo que el <strong>de</strong>spido sea <strong>por</strong> razones no relacionadas con el con el<br />

embarazo o el nacimiento <strong><strong>de</strong>l</strong> hijo y sus consecuencias o la lactancia. La carga <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>mostrar que <strong>los</strong> motivos <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>spido no están relacionados con el embarazo, el<br />

nacimiento <strong><strong>de</strong>l</strong> hijo y sus consecuencias o la lactancia recae en el empleador. Después<br />

<strong>de</strong> la licencia <strong>de</strong> maternidad, <strong>de</strong>be garantizarse que las mujeres vuelvan al trabajo, en la<br />

misma posición o una posición equivalentemente remunerada;<br />

(…) el <strong><strong>de</strong>recho</strong> positivo <strong>de</strong> Benin pro<strong>por</strong>ciona una protección <strong>de</strong> la maternidad idéntica<br />

a la prevista a nivel <strong>internacional</strong> a través <strong>de</strong> la Ley núm. 98-004, <strong>de</strong> 27 <strong>de</strong> enero 1998,<br />

Código <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, en <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 170 a 172”.<br />

Específicamente, el Código <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> Benin otorga el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a un periodo <strong>de</strong> licencia <strong>de</strong><br />

maternidad antes y <strong>de</strong>spués <strong><strong>de</strong>l</strong> parto, el cual pue<strong>de</strong> ser extendido en caso <strong>de</strong> enfermedad<br />

<strong>de</strong>bidamente constatada y causada <strong>por</strong> el embarazo o <strong>por</strong> el parto. Así mismo, ningún empleador<br />

pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>spedir a una mujer durante estos periodos.<br />

De acuerdo a lo anterior, el juez <strong>de</strong>clara que habiéndose <strong>de</strong>spedido a esta mujer durante el<br />

período <strong>de</strong> reposo medico <strong>de</strong>spués <strong><strong>de</strong>l</strong> parto, el <strong>de</strong>spido es manifiestamente injusto. El juez<br />

con<strong>de</strong>na al empleador a pagar una suma a título <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnización <strong>por</strong> el <strong>de</strong>spido injustificado y<br />

<strong>por</strong> <strong>los</strong> daños y perjuicios causados.<br />

29. Tribunal Constitucional, 11 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 2001, <strong>de</strong>cisión núm. DCC 01-009<br />

Tema: condiciones <strong>de</strong> la privación <strong>de</strong> libertad<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 108<br />

Detención ilegal y trato inhumano y <strong>de</strong>gradante/ Demanda ante el Tribunal Constitucional <strong>por</strong><br />

vulneración <strong>de</strong> la Constitución nacional/ Aplicación directa <strong>de</strong> la Carta Africana sobre <strong>los</strong><br />

Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong><br />

Un ciudadano <strong>de</strong> Benin fue encarcelado sin motivos y posteriormente privado <strong>de</strong> agua,<br />

alimentos y visitas durante cuatro días. Afirmó que fue golpeado <strong>por</strong> otros <strong>de</strong>tenidos y que el<br />

comisario <strong>de</strong> policía que le encarceló le insultó y amenazó <strong>de</strong> muerte. Por ello, solicitó al<br />

Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Benin que <strong>de</strong>clarara inconstitucionales estos actos.<br />

El Tribunal Constitucional analizó <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> correspondientes <strong>de</strong> la Constitución nacional,<br />

tras lo cual observó que se había vulnerado el artículo 18 109 <strong>de</strong> la misma y se refirió al artículo<br />

5 110 <strong>de</strong> la Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong> para subrayar el carácter<br />

grave <strong>de</strong> esta infracción.<br />

108 Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>, 1981.<br />

109 Artículo 18 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Benin:<br />

“Nadie podrá ser sometido a tortura ni a ma<strong>los</strong> tratos, ni a un trato cruel, inhumano o <strong>de</strong>gradante.<br />

Nadie tiene el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> impedir que un <strong>de</strong>tenido o acusado sea examinado <strong>por</strong> un médico <strong>de</strong> su elección.<br />

Nadie pue<strong>de</strong> ser encarcelado en instituciones penitenciarias salvo que le sea aplicable una ley penal vigente.<br />

Nadie pue<strong>de</strong> permanecer encarcelado más <strong>de</strong> 48 horas, salvo <strong>por</strong> <strong>de</strong>cisión <strong><strong>de</strong>l</strong> juez, ante el cual <strong>de</strong>berá comparecer.<br />

Este plazo sólo podrá ampliarse en casos excepcionales previstos <strong>por</strong> ley y no exce<strong>de</strong>rá en ningún caso <strong>de</strong> ocho días.”<br />

110 Artículo 5 <strong>de</strong> la Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>: “Todo individuo tendrá <strong><strong>de</strong>recho</strong> al<br />

respeto <strong>de</strong> la dignidad inherente al ser humano y al reconocimiento <strong>de</strong> su status legal. Se prohíben todas las formas <strong>de</strong><br />

explotación y <strong>de</strong>gradación <strong><strong>de</strong>l</strong> hombre, especialmente la esclavitud, el comercio <strong>de</strong> esclavos, la tortura, el castigo y el<br />

trato cruel, inhumano o <strong>de</strong>gradante.”<br />

57


“Del análisis <strong>de</strong> <strong>los</strong> elementos <strong><strong>de</strong>l</strong> caso se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> que el <strong>de</strong>mandante fue mantenido<br />

en custodia <strong>de</strong> forma premeditada; que el carácter <strong><strong>de</strong>l</strong>iberado <strong>de</strong> su <strong>de</strong>tención in<strong>de</strong>bida y<br />

arbitraria fue resultado <strong>de</strong> la voluntad consciente <strong><strong>de</strong>l</strong> comisario <strong>de</strong> policía (...) <strong>de</strong><br />

“privarle <strong>de</strong> libertad para castigarle”; y que, <strong>por</strong> tanto, pese a la negativa <strong><strong>de</strong>l</strong> comisario,<br />

las condiciones <strong>de</strong> <strong>de</strong>tención y privación <strong>de</strong> libertad <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>mandante constituyen un<br />

trato inhumano y <strong>de</strong>gradante en el sentido <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 18 <strong>de</strong> la Constitución y <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

artículo 5 <strong>de</strong> la Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>.”<br />

Por lo tanto, el Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Benin estimó que <strong>los</strong> actos <strong><strong>de</strong>l</strong> comisario <strong>de</strong> policía<br />

constituían una vulneración <strong>de</strong> la Constitución y la Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos<br />

y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>.<br />

58


Botswana<br />

30. Tribunal Industrial <strong>de</strong> Botswana, Sarah Diau c. Botswana Building Society, 19 <strong>de</strong><br />

diciembre <strong>de</strong> 2003, núm. IC 50 / 2003<br />

Temas: <strong>de</strong>spido; protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado 111 ; instrumento no sometido a ratificación 112<br />

Estado serológico respecto al VIH como <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> reconocimiento médico/ Despido/ Derecho a<br />

la privacidad/ Protección <strong>de</strong> la dignidad humana/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para<br />

reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

En febrero <strong>de</strong> 2002, se le ofreció a la <strong>de</strong>mandante un contrato <strong>de</strong> prueba para un empleo <strong>de</strong><br />

ayudante <strong>de</strong> seguridad en Botswana Building Society, la empresa <strong>de</strong>mandada en este caso. En la<br />

oferta <strong>de</strong> trabajo se informaba <strong>de</strong> que la obtención <strong>de</strong> un puesto permanente estaba sujeta a la<br />

superación con éxito <strong>de</strong> un reconocimiento médico llevado a cabo <strong>por</strong> un médico escogido y<br />

pagado <strong>por</strong> Botswana Building Society. La <strong>de</strong>mandante empezó a trabajar en una fecha<br />

posterior <strong>de</strong> ese mismo mes y, en agosto <strong>de</strong> 2002, la empresa le envió una solicitud <strong>por</strong> escrito<br />

para que presentara un documento certificado sobre su estado serológico respecto al VIH, como<br />

<strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> reconocimiento médico. La <strong>de</strong>mandante respondió <strong>por</strong> carta, negándose a pro<strong>por</strong>cionar<br />

dicho documento: «Que yo sepa, el estado serológico respecto al VIH es un <strong><strong>de</strong>recho</strong> personal,<br />

que no se pue<strong>de</strong> exigir públicamente o para un empleo». En octubre <strong>de</strong> 2002, la <strong>de</strong>mandante<br />

recibió una carta <strong>de</strong> Botswana Building Society en la que se le comunicaba que no se le iba a<br />

ofrecer un puesto permanente. No se dio ningún motivo para la terminación <strong>de</strong> su relación <strong>de</strong><br />

trabajo.<br />

En su escrito <strong>de</strong> <strong>de</strong>manda, la <strong>de</strong>mandante solicitó un <strong>de</strong>sagravio <strong>de</strong> «Reincor<strong>por</strong>ación o pago<br />

<strong>por</strong> <strong>de</strong>spido improce<strong>de</strong>nte», que incluyera:<br />

1. una or<strong>de</strong>n que <strong>de</strong>clarara ilícito el requerimiento a la <strong>de</strong>mandante <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la empresa<br />

<strong>de</strong>mandada <strong>de</strong> someterse a una prueba <strong><strong>de</strong>l</strong> VIH, <strong>por</strong>que viola el <strong><strong>de</strong>recho</strong> constitucional<br />

a la privacidad;<br />

2. una or<strong>de</strong>n que <strong>de</strong>clarara la <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> la empresa <strong>de</strong>mandada <strong>de</strong> terminar el contrato <strong>de</strong><br />

trabajo <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante sobre la base <strong>de</strong> que podía tener VIH como discriminación<br />

<strong>por</strong> motivos <strong>de</strong> discapacidad y que dicha discriminación constituye una negación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a igual protección <strong>de</strong> la ley consagrado en la Constitución, así como un<br />

tratamiento inhumano y <strong>de</strong>gradante;<br />

3. una or<strong>de</strong>n que <strong>de</strong>clarara que el hecho <strong>de</strong> que la empresa <strong>de</strong>mandada no ofreciera<br />

asesoramiento psicológico previo y posterior a la prueba constituye un tratamiento<br />

<strong>de</strong>gradante;<br />

4. una or<strong>de</strong>n que obligara a la empresa <strong>de</strong>mandada a reincor<strong>por</strong>ar a la <strong>de</strong>mandante y<br />

pagarle seis meses <strong>de</strong> in<strong>de</strong>mnización.<br />

Al no haber ninguna regulación legal en relación con el VIH/SIDA y el empleo, el Tribunal<br />

Laboral arguyó que la Constitución, como ley suprema, es relevante a la hora <strong>de</strong> examinar<br />

cuestiones relativas al VIH/SIDA en el lugar <strong>de</strong> trabajo, en la medida en la que garantiza la<br />

igualdad <strong>de</strong> todas las personas ante la ley y la igual protección <strong>de</strong> la ley y la dignidad humana, y<br />

<strong>por</strong>que prohíbe la discriminación.<br />

111 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

112 Declaración <strong>de</strong> la OIT relativa a <strong>los</strong> Principios y Derechos Fundamentales en el Trabajo, 1998.<br />

59


El Tribunal también señaló que hay una política nacional relativa al VIH/SIDA que trata estos<br />

asuntos y sigue la línea <strong>de</strong> las directrices <strong>internacional</strong>es. El Tribunal observó que la<br />

eliminación <strong>de</strong> la discriminación injusta y la promoción <strong>de</strong> la no discriminación son objetivos<br />

clave <strong>de</strong> esta política y hacen aplicables las obligaciones <strong>internacional</strong>es en Botswana. El<br />

Tribunal señaló también que el principio constitucional <strong>de</strong> la eliminación <strong>de</strong> la discriminación<br />

en el lugar <strong>de</strong> trabajo está en armonía con la Declaración <strong>de</strong> la OIT relativa a <strong>los</strong> principios y<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales en el trabajo, que reafirma el principio constitucional <strong>de</strong> la OIT relativo<br />

a la eliminación <strong>de</strong> la discriminación en el lugar <strong>de</strong> trabajo. También observó que esto seguía la<br />

línea <strong>de</strong> <strong>los</strong> valores <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT, ratificado <strong>por</strong> Botswana. El tribunal<br />

señaló que las disposiciones pertinentes <strong>de</strong>ben tenerse en cuenta a la hora <strong>de</strong> interpretar<br />

disposiciones fundamentales similares <strong>de</strong> la Constitución.<br />

En relación con las disposiciones <strong>de</strong> las secciones 3(a) y 7(1) <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Botswana, el<br />

Tribunal concluyó que el requerimiento <strong>de</strong> presentar un documento sobre el estado serológico<br />

respecto al VIH es una violación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la libertad y que la terminación <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato era<br />

improce<strong>de</strong>nte e ilícita.<br />

El Tribunal or<strong>de</strong>nó la reincor<strong>por</strong>ación <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante y una in<strong>de</strong>mnización.<br />

31. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Botswana, Gaborone, Joel Sebonego c. News Paper Editorial<br />

and Management Services Ltd., 23 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1999, núm. IC 64/98<br />

Tema: <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial<br />

inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>; referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar<br />

una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado no ratificado; 113 legislación extranjera; 114 jurispru<strong>de</strong>ncia<br />

comparada 115<br />

Despido <strong>por</strong> enfermedad/ Laguna <strong>de</strong> la legislación nacional/ Establecimiento <strong>de</strong> un principio<br />

jurispru<strong>de</strong>ncial sobre la base <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT y <strong>de</strong> la legislación sudafricana/<br />

Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

El director <strong>de</strong> dos periódicos había estado varios meses consecutivos enfermo y no había<br />

comunicado a la empresa las causas exactas <strong>de</strong> su ausencia. Transcurrido cierto tiempo, el<br />

director jefe <strong>de</strong>cidió <strong>de</strong>spedirle <strong>por</strong> “ausencia prolongada <strong>por</strong> enfermedad”. El <strong>de</strong>spido se<br />

realizó sin preaviso. El ex director consi<strong>de</strong>ró que se trataba <strong>de</strong> un <strong>de</strong>spido improce<strong>de</strong>nte.<br />

El Tribunal Laboral constató que la legislación <strong>de</strong> Botswana no contenía ninguna disposición<br />

sobre <strong>de</strong>spidos <strong>por</strong> causas médicas, <strong>por</strong> lo que estimó que <strong>de</strong>bía acudir a otras fuentes, incluido<br />

el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, para <strong>de</strong>terminar qué principios jurispru<strong>de</strong>nciales <strong>de</strong>bía aplicar para<br />

resolver el litigio.<br />

“El Tribunal <strong>de</strong>be, <strong>por</strong> tanto, consultar otras fuentes sobre las que basar su sentencia<br />

para resolver este caso. Dado que <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos <strong>por</strong> enfermedad están muy<br />

estrechamente relacionados con <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos <strong>por</strong> incapacidad <strong>de</strong> trabajar, el Tribunal<br />

señalará <strong>los</strong> principios <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> equidad en materia <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido <strong>por</strong> este último<br />

concepto.”<br />

113 Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT sobre la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo, 1982.<br />

114 Sudáfrica.<br />

115 Reino Unido.<br />

60


El Tribunal analizó a continuación su competencia para aplicar <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo:<br />

“Dado que el Tribunal Laboral no es sólo un tribunal <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>, sino también <strong>de</strong><br />

equidad, pue<strong>de</strong> aplicar las normas <strong>de</strong> justicia natural y <strong>de</strong> equidad, como en ocasiones<br />

se <strong>de</strong>nominan, para resolver <strong>los</strong> litigios laborales. Estas normas <strong>de</strong> equidad emanan <strong>de</strong><br />

la “common law” y <strong>de</strong> <strong>los</strong> convenios y recomendaciones <strong>de</strong> la Organización<br />

Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo (OIT). Los requisitos básicos para un <strong>de</strong>spido sustantivamente<br />

justificado, lo que incluye el <strong>de</strong>spido <strong>por</strong> incapacidad <strong>de</strong>bido a enfermedad, se exponen<br />

<strong>de</strong> forma sucinta en el artículo 4 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, <strong>de</strong> 1982, que<br />

establece lo siguiente: “No se pondrá término a la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> un trabajador a<br />

menos que exista para ello una causa justificada relacionada con su capacidad o su<br />

conducta o basada en las necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> funcionamiento <strong>de</strong> la empresa, establecimiento<br />

o servicio.”<br />

La razón <strong>por</strong> la que el Convenio núm. 158 es también aplicable a la incapacidad <strong>por</strong><br />

enfermedad es el uso <strong><strong>de</strong>l</strong> citado término “capacidad”, que en dicho contexto también<br />

compren<strong>de</strong> la noción <strong>de</strong> incapacidad.”<br />

A continuación, el Tribunal Laboral <strong>de</strong> Botswana estableció <strong>los</strong> principios aplicables al <strong>de</strong>spido<br />

<strong>por</strong> razones <strong>de</strong> salud basándose en el Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT (artícu<strong>los</strong> 4 116 y 6), 117 la<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia inglesa y la legislación sudafricana; y <strong>los</strong> resumió <strong><strong>de</strong>l</strong> siguiente modo:<br />

“Resumiendo estos principios, <strong>de</strong>be haber en primer lugar una prueba médica válida<br />

que dé fe <strong>de</strong> la incapacidad para trabajar <strong><strong>de</strong>l</strong> empleado, es <strong>de</strong>cir, la enfermedad <strong>de</strong>be ser<br />

tal que el trabajador no pueda ya, <strong>por</strong> su causa, <strong>de</strong>sempeñar la labor para la que estaba<br />

empleado. La ausencia tem<strong>por</strong>al <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo <strong>por</strong> motivo <strong>de</strong> enfermedad no constituye<br />

una causa justificada <strong>de</strong> terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo. La empresa <strong>de</strong>be evaluar<br />

en primer lugar cuál es la enfermedad y, a continuación, <strong>de</strong>terminar su gravedad y hacer<br />

un pronóstico. Esto <strong>de</strong>be hacerse en consultas con el empleado y, si es posible, con un<br />

médico. Si la empresa comprueba que el empleado no es capaz <strong>de</strong> <strong>de</strong>sempeñar el<br />

trabajo para el que fue contratado y no hay trabajo alternativo disponible, podrá<br />

<strong>de</strong>spedirle <strong>por</strong> incapacidad para realizar sus funciones. Ésta sería una causa justificada<br />

<strong>de</strong> <strong>de</strong>spido.”<br />

Pue<strong>de</strong> observarse que en relación con la ausencia tem<strong>por</strong>al <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo <strong>por</strong> razones <strong>de</strong> salud el<br />

Tribunal se basó en gran medida en el artículo 6 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, que<br />

establece que “la ausencia tem<strong>por</strong>al <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo <strong>por</strong> motivo <strong>de</strong> enfermedad o lesión no <strong>de</strong>berá<br />

constituir una causa justificada <strong>de</strong> terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo.” Las restantes<br />

condiciones para establecer la vali<strong>de</strong>z <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>spido fijadas <strong>por</strong> el Tribunal procedían <strong>de</strong> la<br />

jurispru<strong>de</strong>ncia sudafricana, incor<strong>por</strong>ada posteriormente al Código <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong> Sudáfrica.<br />

Con respecto al preaviso, el Tribunal observó que <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo <strong>de</strong><br />

Botswana relativos al preaviso en caso <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido <strong>por</strong> falta grave no eran aplicables al <strong>de</strong>spido<br />

<strong>por</strong> enfermedad. El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que un empleado enfermo no incurre en falta grave y se<br />

remitió a un fallo anterior en el que se dictaminó que la empresa no tenía una causa justificada<br />

116 Artículo 4 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158: “No se pondrá término a la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> un trabajador a menos que<br />

exista para ello una causa justificada relacionada con su capacidad o su conducta o basada en las necesida<strong>de</strong>s <strong>de</strong><br />

funcionamiento <strong>de</strong> la empresa, establecimiento o servicio”.<br />

117 Artículo 6 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158:<br />

“1. La ausencia tem<strong>por</strong>al <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo <strong>por</strong> motivo <strong>de</strong> enfermedad o lesión no <strong>de</strong>berá constituir una causa justificada <strong>de</strong><br />

terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo.<br />

2. La <strong>de</strong>finición <strong>de</strong> lo que constituye una ausencia tem<strong>por</strong>al <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo, la medida en que se exigirá un certificado<br />

médico y las posibles limitaciones a la aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> párrafo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> presente artículo serán <strong>de</strong>terminadas <strong>de</strong><br />

conformidad con <strong>los</strong> métodos <strong>de</strong> aplicación mencionados en el artículo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> presente Convenio.”<br />

61


para no realizar el preaviso <strong>de</strong> terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo. El Tribunal se basó en el<br />

Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT para respaldar sus consi<strong>de</strong>raciones:<br />

“Esta conclusión, con respecto a la causa justificada, se ve confirmada <strong>por</strong> el artículo 4<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158 <strong>de</strong> la OIT, anteriormente citado. Asimismo, la conclusión sobre<br />

el preaviso se ve confirmada <strong>por</strong> el artículo 11 <strong>de</strong> dicho Convenio (...).” 118<br />

El Tribunal Laboral <strong>de</strong> Botswana se basó en el Convenio núm. 158 para establecer <strong>los</strong><br />

principios aplicables a la terminación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo <strong>por</strong> motivos <strong>de</strong> enfermedad, en<br />

relación con las causas <strong>de</strong> dicha terminación, <strong>por</strong> una <strong>parte</strong>, y con el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador al<br />

preaviso, <strong>por</strong> otra. En este caso, el Tribunal consi<strong>de</strong>ró que, aunque la terminación <strong>de</strong> la relación<br />

<strong>de</strong> trabajo estaba básicamente justificada, la falta <strong>de</strong> preaviso era ilegal, <strong>por</strong> lo que con<strong>de</strong>nó a la<br />

empresa a pagar al trabajador una in<strong>de</strong>mnización.<br />

32. Tribunal <strong>de</strong> Apelación, Fiscal General c. Dow, 3 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1992, BLR 119 (CA)<br />

Tema: principio general <strong>de</strong> igualdad<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 119<br />

Ley que impi<strong>de</strong> otorgar la nacionalidad botswanesa a <strong>los</strong> hijos <strong>de</strong> matrimonios entre una mujer<br />

botswanesa y un marido extranjero/ Recurso <strong>de</strong> inconstitucionalidad/ Disposición<br />

constitucional que no prohíbe expresamente la discriminación <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo/<br />

Interpretación <strong>de</strong> la Constitución a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

Una ciudadana <strong>de</strong> Botswana casada con un ciudadano <strong>de</strong> <strong>los</strong> Estados Unidos acudió a la Justicia<br />

para que <strong>de</strong>clarara la inconstitucionalidad <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 4 <strong>de</strong> la ley <strong>de</strong> Botswana sobre la<br />

nacionalidad. En virtud <strong>de</strong> dicho artículo, no podía otorgarse la nacionalidad botswanesa a hijos<br />

<strong>de</strong> matrimonios entre una mujer botswanesa y un hombre extranjero, mientras que todos <strong>los</strong><br />

hijos cuyo padre era nacional <strong>de</strong> Botswana sí veían reconocida esta nacionalidad. La<br />

<strong>de</strong>mandante alegó que esta disposición constituía una discriminación <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo que<br />

perjudicaba a dos <strong>de</strong> sus hijos, nacidos en Botswana pero “extranjeros en su propia tierra”.<br />

La <strong>de</strong>manda judicial suscitaba la cuestión <strong>de</strong> saber si la Constitución <strong>de</strong> Botswana podía ser<br />

interpretada <strong>de</strong> forma que permitiera la discriminación <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo. En efecto, existía una<br />

aparente contradicción a este respecto entre <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 3 y 15 <strong>de</strong> la Constitución.<br />

De hecho, si bien la primera disposición reconocía el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> disfrutar <strong>de</strong> un cierto número<br />

<strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales sin discriminación basada principalmente en el sexo, el artículo 15,<br />

<strong>por</strong> el contrario, al tratar específicamente la noción <strong>de</strong> discriminación, no incluía el sexo en la<br />

lista <strong>de</strong> motivos <strong>de</strong> discriminación expresamente prohibidos.<br />

En primera instancia, el Tribunal había consi<strong>de</strong>rado que la Constitución no podía ser<br />

interpretada <strong>de</strong> forma que permitiera las discriminaciones basadas en el sexo y había <strong>de</strong>clarado<br />

inconstitucional el artículo <strong>de</strong> la ley en cuestión. Para apoyar este razonamiento, el tribunal<br />

indicó que prefería escoger una interpretación <strong>de</strong> la Constitución conforme a las obligaciones<br />

<strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado en materia <strong>de</strong> no discriminación.<br />

118 Artículo 11 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 158: “El trabajador cuya relación <strong>de</strong> trabajo vaya a darse <strong>por</strong> terminada tendrá<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a un plazo <strong>de</strong> preaviso razonable o, en su lugar, a una in<strong>de</strong>mnización, a menos que sea culpable <strong>de</strong> una falta<br />

grave <strong>de</strong> tal índole que sería irrazonable pedir al empleador que continuara empleándolo durante el plazo <strong>de</strong><br />

preaviso.”<br />

119 Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>, 1981; Convención sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las<br />

Formas <strong>de</strong> Discriminación contra la Mujer, 1979.<br />

62


El Ministro <strong>de</strong> Justicia apeló esta <strong>de</strong>cisión alegando que la omisión <strong><strong>de</strong>l</strong> sexo en <strong>los</strong> motivos <strong>de</strong><br />

discriminación prohibidos en el artículo 15 había sido <strong><strong>de</strong>l</strong>iberada <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> legisladores, a<br />

fin <strong>de</strong> tener en cuenta el carácter patrilineal <strong>de</strong> la cultura tradicional <strong>de</strong> Botswana 120 .<br />

Para resolver la apelación y <strong>de</strong>terminar si la Constitución permitía efectivamente las<br />

discriminaciones <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo, el Tribunal <strong>de</strong> Apelación examinó en primer lugar la lógica<br />

interna <strong><strong>de</strong>l</strong> texto constitucional y <strong>los</strong> principios generales <strong>de</strong> interpretación que <strong>de</strong>bían tenerse<br />

en cuenta para resolver la contradicción entre <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 3 y 15 <strong><strong>de</strong>l</strong> texto. El Tribunal señaló<br />

tres argumentos que permitían <strong>de</strong>clarar inconstitucional la ley sobre la nacionalidad.<br />

El órgano jurisdiccional subrayó primero que entre <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales que enumera, el<br />

artículo 3 reconoce el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la protección ecuánime <strong>de</strong> la ley. Al igual que todos <strong>los</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s citados en esa disposición, <strong>de</strong>be acordarse la protección ecuánime <strong>de</strong> la ley sin<br />

discriminación <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo. El Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong>dujo <strong>de</strong> lo anterior que el artículo<br />

3 imponía una prohibición general <strong>de</strong> discriminación <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo.<br />

A<strong>de</strong>más, el Tribunal indicó que el artículo 3 es una disposición general que tiene <strong>por</strong> objeto<br />

aclarar la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> conjunto <strong>de</strong> las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> capítulo <strong>de</strong> la Constitución<br />

relativo a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales <strong>de</strong> <strong>los</strong> seres humanos. En este sentido, el artículo 15 no<br />

podía aplicarse in<strong>de</strong>pendientemente <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 3.<br />

Por último, el Tribunal consi<strong>de</strong>ró que, para reconocer que el artículo 15 restringe las garantías<br />

acordadas <strong>por</strong> el artículo 3 con respecto a las diferencias <strong>de</strong> trato <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo, hubiera sido<br />

necesario que esta restricción fuera clara y sin ambigüedad, lo cual no sucedía en este caso ya<br />

que el artículo 15 no excluía expresamente la discriminación <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo <strong>de</strong> su ámbito <strong>de</strong><br />

aplicación.<br />

Para apoyar su interpretación <strong>de</strong> la Constitución, el Tribunal se refirió luego a las obligaciones<br />

<strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> Botswana en materia <strong>de</strong> no discriminación. El Tribunal hizo notar que<br />

Botswana había ratificado tanto la Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong><br />

como la Convención Internacional sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las Formas <strong>de</strong> Discriminación<br />

contra la Mujer. Tras <strong>de</strong>fen<strong>de</strong>r la necesidad <strong>de</strong> tomar en consi<strong>de</strong>ración <strong>los</strong> instrumentos<br />

<strong>internacional</strong>es a la hora <strong>de</strong> interpretar la Constitución, el Tribunal <strong>de</strong>cidió anular el artículo 4<br />

<strong>de</strong> la ley sobre la nacionalidad:<br />

“(…) incumbe a nuestro país, como al resto <strong>de</strong> Estados africanos que han firmado la<br />

Carta [Carta Africana sobre <strong>los</strong> Derechos Humanos y <strong>de</strong> <strong>los</strong> Pueb<strong>los</strong>], la clara<br />

obligación <strong>de</strong> asegurar la eliminación <strong>de</strong> todo tipo <strong>de</strong> discriminación contra las mujeres.<br />

En mi opinión, este Tribunal tiene claramente el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> tener muy presentes las<br />

obligaciones <strong>internacional</strong>es a la hora <strong>de</strong> asumir la difícil tarea <strong>de</strong> interpretar las<br />

disposiciones <strong>de</strong> la Constitución. Si las disposiciones constitucionales son tales que<br />

pue<strong>de</strong>n ser interpretadas <strong>de</strong> forma que se asegure el respeto <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado <strong>de</strong> sus<br />

obligaciones <strong>internacional</strong>es, <strong>de</strong>be escogerse entonces tal interpretación. Podría ser <strong>de</strong><br />

otra forma en el caso <strong>de</strong> que, plenamente consciente <strong>de</strong> sus obligaciones <strong>internacional</strong>es<br />

dimanantes <strong>de</strong> un tratado, convención, acuerdo o protocolo ratificado, un Estado adopte<br />

una ley que contravenga <strong>de</strong> forma <strong><strong>de</strong>l</strong>iberada y en un lenguaje claro el contenido <strong>de</strong><br />

dicho tratado. No obstante, en el caso objeto <strong>de</strong> examen <strong>por</strong> este Tribunal, las<br />

disposiciones claras <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 3 <strong>de</strong> la Constitución son conformes a las obligaciones<br />

<strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado, mientras que la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 15 sostenido <strong>por</strong><br />

el recurrente conduciría inevitablemente al Estado a vulnerar sus obligaciones<br />

dimanantes <strong>de</strong> las reglas <strong>de</strong> las Naciones Unidas y <strong>de</strong> la Organización <strong>de</strong> la Unidad<br />

Africana. A este respecto, soy <strong>de</strong> la opinión que este país no adoptará <strong><strong>de</strong>l</strong>iberadamente<br />

120<br />

El artículo 15 <strong>de</strong> la Constitución fue enmendado en el 2004 para incluir el sexo entre <strong>los</strong> motivos prohibidos <strong>de</strong><br />

discriminación.<br />

63


ninguna ley que contravenga sus obligaciones y compromisos en virtud <strong>de</strong> estos<br />

tratados. Los <strong>tribunales</strong> <strong>de</strong>ben, <strong>por</strong> tanto, interpretar las leyes nacionales <strong>de</strong> forma que<br />

sean compatibles con la responsabilidad <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado <strong>de</strong> no vulnerar sus obligaciones<br />

<strong>internacional</strong>es (…)<br />

A la luz <strong>de</strong> lo anterior, <strong>de</strong>be interpretarse que la Constitución no permite las<br />

discriminaciones <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo, lo que constituiría una vulneración <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong>. Por consiguiente, <strong>de</strong>be consi<strong>de</strong>rarse inconstitucional el artículo 4 <strong>de</strong> la ley<br />

sobre la nacionalidad y <strong>de</strong>be quedar, <strong>por</strong> tanto, anulado.”<br />

Constitución <strong><strong>de</strong>l</strong> Brasil<br />

Brasil<br />

Artículo 5<br />

1. Las normas que <strong>de</strong>finen <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y garantías fundamentales son <strong>de</strong> aplicación inmediata.<br />

2. Los <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y garantías reconocidos en esta Constitución no son excluyentes <strong>de</strong> cualquier otro<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong>rivado <strong><strong>de</strong>l</strong> régimen y <strong>de</strong> <strong>los</strong> principios adoptados <strong>por</strong> este texto o proce<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

tratados <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> la República Fe<strong>de</strong>rativa <strong><strong>de</strong>l</strong> Brasil.<br />

3. Los tratados y convenios <strong>internacional</strong>es sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> la persona aprobados <strong>por</strong> cada cámara <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Congreso Nacional, en dos votaciones <strong>por</strong> mayoría <strong>de</strong> <strong>los</strong> tres quintos <strong>de</strong> <strong>los</strong> votos <strong>de</strong> <strong>los</strong> miembros<br />

<strong>de</strong> cada cámara, serán consi<strong>de</strong>rados como modificaciones constitucionales.<br />

33. Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> la 3ª Región, Rogerio Ferreira Goncalves (1),<br />

Infocoop Servicios – Cooperativa <strong>de</strong> Profissionais <strong>de</strong> Prestacao <strong>de</strong> Servicios ltda (2)<br />

Caixa Economica Fe<strong>de</strong>ral CEF (responsable subsidiaria), 30 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2003,<br />

00652-2003-017-03-00-0RO<br />

Tema: calificación <strong>de</strong> la relación <strong>de</strong> trabajo<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

solución basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: instrumento no sujeto a ratificación 121<br />

Trabajador que ejerce su actividad laboral en una cooperativa que presta servicios a una<br />

administración pública/ Se reclama la existencia <strong>de</strong> una relación <strong>de</strong> trabajo <strong>por</strong> cuenta ajena/<br />

Existencia <strong>de</strong> relación <strong>de</strong> ajenidad/ Utilización <strong>de</strong> una recomendación <strong>de</strong> la OIT para justificar<br />

la posición <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal<br />

Un operador-grabador <strong>de</strong> datos informáticos se afilió a una cooperativa que prestaba servicios<br />

para una administración pública. En este contexto, el operador trabajaba para la Administración<br />

pero como miembro <strong>de</strong> la cooperativa era <strong>de</strong> esta última <strong>de</strong> la que recibía una remuneración.<br />

La colaboración que el operador mantuvo con la cooperativa finalizó al cabo <strong>de</strong> 20 meses. El<br />

trabajador recurrió a la justicia para que se reconociera que había tenido una relación <strong>de</strong> trabajo<br />

<strong>por</strong> cuenta ajena con la cooperativa, calificación jurídica que acarrearía la concesión <strong>de</strong> una<br />

serie <strong>de</strong> ventajas y beneficios.<br />

El Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia falló a favor <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador reconsi<strong>de</strong>rando la relación<br />

contractual que le unía con la cooperativa. La cooperativa apeló la sentencia alegando que el<br />

operador-grabador era miembro <strong>de</strong> pleno <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> la cooperativa y que recibía su <strong>parte</strong> <strong>de</strong><br />

beneficios <strong>de</strong> dicha organización, haciendo énfasis en que el vínculo contractual entre la<br />

121 Recomendación núm. 193 <strong>de</strong> la OIT sobre la promoción <strong>de</strong> las cooperativas, 2002.<br />

64


cooperativa y la administración pública eran <strong>de</strong> carácter puramente civil y que <strong>de</strong> ningún modo<br />

se podía <strong>de</strong>ducir que existía una relación <strong>de</strong> trabajo <strong>por</strong> cuenta ajena con el operador.<br />

Antes <strong>de</strong> consi<strong>de</strong>rar <strong>los</strong> hechos, el Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo analizó el artículo 3 <strong>de</strong> la<br />

Consolidación <strong>de</strong> Leyes <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo brasileña, que establece que las relaciones entre una<br />

cooperativa y sus miembros no están regidas <strong>por</strong> un contrato <strong>de</strong> trabajo. En segunda instancia se<br />

subrayó que esta disposición tenía como único efecto establecer una presunción simple <strong>de</strong><br />

ausencia <strong>de</strong> relación <strong>de</strong> trabajo <strong>por</strong> cuenta ajena y que no se oponía, bajo ningún concepto, a la<br />

recalificación <strong><strong>de</strong>l</strong> vínculo contractual que unía a asociado y cooperativa, en particular en caso <strong>de</strong><br />

frau<strong>de</strong> <strong>de</strong> ley <strong>de</strong>stinado a evitar la aplicación <strong>de</strong> la legislación laboral.<br />

Para respaldar esta interpretación, el Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo se refirió a la<br />

Recomendación núm. 193 <strong>de</strong> la OIT sobre la promoción <strong>de</strong> las cooperativas. Tras aludir el<br />

párrafo 8, b) <strong>de</strong> dicho documento, 122 el Tribunal consi<strong>de</strong>ró lo siguiente: “Así pues, aunque la<br />

OIT promueve la creación <strong>de</strong> cooperativas, asimismo manifiesta su preocupación para que no se<br />

utilice este instrumento jurídico para violar <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores. En este sentido, es<br />

necesario verificar en cada caso la forma en la que se <strong>de</strong>sarrolla la prestación <strong>de</strong> trabajo, con el<br />

objeto <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar su exacta calificación jurídica.”<br />

Al aplicar este principio al litigio, la instancia <strong>de</strong> apelación constató que la remuneración <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

operador-grabador <strong>de</strong> datos informáticos no se distinguía en absoluto <strong>de</strong> la que recibía un<br />

trabajador subordinado y que <strong>por</strong> las tareas que realizaba no se le podía consi<strong>de</strong>rar como<br />

trabajador autónomo.<br />

Sobre este fundamento, el juez encargado <strong>de</strong> exponer la <strong>de</strong>cisión <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Trabajo <strong>de</strong>claró lo siguiente:<br />

“Sobre la base <strong>de</strong> <strong>los</strong> preceptos legales ya mencionados y <strong>de</strong> la Recomendación <strong>de</strong> la<br />

OIT, adoptamos la <strong>de</strong>cisión <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia y concluimos que existe<br />

una relación <strong>de</strong> empleo conforme a lo establecido <strong>por</strong> el artículo 3 <strong>de</strong> la Consolidación<br />

<strong>de</strong> las Leyes <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo.”<br />

34. Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> la 3ª Región, Lacir Vicente Nunes c. Sandoval<br />

Alves Da Rocha y otros, 7 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2003, TRT-RO-3951/03<br />

Tema: vacaciones pagadas<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong>; referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 123<br />

Extinción <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato <strong>de</strong> trabajo sin haber disfrutado <strong>de</strong> vacaciones/ Reclamación <strong>de</strong><br />

in<strong>de</strong>mnización <strong>por</strong> vacaciones pagadas no disfrutadas/ Discordancia entre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno y<br />

un convenio <strong>internacional</strong> ratificado/ Aplicación <strong>de</strong> la regla más favorable al trabajador<br />

Un trabajador doméstico es <strong>de</strong>spedido a <strong>los</strong> ocho meses <strong>de</strong> su contratación y solicita ante <strong>los</strong><br />

<strong>tribunales</strong> una in<strong>de</strong>mnización <strong>por</strong> las vacaciones pagadas no disfrutadas durante el periodo que<br />

estuvo contratado. El Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia rechazó la <strong>de</strong>manda consi<strong>de</strong>rando que las<br />

122 El párrafo 8, b) <strong>de</strong> la Recomendación núm. 193 dice así: "Velar <strong>por</strong> que no se puedan crear o utilizar cooperativas<br />

para evadir la legislación <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo ni ello sirva para establecer relaciones <strong>de</strong> trabajo encubiertas, y luchar contra las<br />

pseudos-cooperativas que violan <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores, velando <strong>por</strong>que la legislación <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo se aplique<br />

en todas las empresas.”<br />

123 Convenio núm. 132 <strong>de</strong> la OIT sobre vacaciones pagadas (revisado), 1970.<br />

65


disposiciones relativas a in<strong>de</strong>mnizaciones compensatorias <strong>por</strong> no haber disfrutado <strong><strong>de</strong>l</strong> periodo<br />

vacacional no amparan a <strong>los</strong> trabajadores domésticos. El trabajador recurrió en apelación esta<br />

<strong>de</strong>cisión ante el Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo competente.<br />

El Tribunal Regional <strong>de</strong> Trabajo analizó primero si la legislación laboral en materia <strong>de</strong><br />

vacaciones pagadas se aplicaba a <strong>los</strong> trabajadores domésticos. La jurisdicción señaló que el<br />

artículo 7 <strong>de</strong> la Constitución extien<strong>de</strong> a <strong>los</strong> trabajadores domésticos la aplicación <strong>de</strong> las normas<br />

<strong>de</strong> la Codificación <strong>de</strong> Leyes <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong><strong>de</strong>l</strong> Brasil (CLT) en materia <strong>de</strong> vacaciones pagadas.<br />

Para apoyar su <strong>de</strong>cisión, el Tribunal se remitió al Convenio núm. 132 <strong>de</strong> la OIT, ratificado <strong>por</strong><br />

el Brasil en 1999, que sólo excluía <strong>de</strong> su ámbito <strong>de</strong> aplicación a las gentes <strong><strong>de</strong>l</strong> mar. 124<br />

Según lo dispuesto en la legislación nacional, había dos obstácu<strong>los</strong> para el reconocimiento al<br />

<strong>de</strong>mandante <strong>de</strong> la in<strong>de</strong>mnización compensatoria <strong>por</strong> vacaciones pagadas y no disfrutadas. El<br />

primero, el artículo 130 <strong>de</strong> la CLT, que dispone un periodo mínimo <strong>de</strong> doce meses para que <strong>los</strong><br />

asalariados adquieran el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a vacaciones pagadas. El segundo, el artículo 147 <strong><strong>de</strong>l</strong> mismo<br />

texto, que establece que las personas cuyo contrato <strong>de</strong> trabajo finalice antes <strong>de</strong> que transcurran<br />

doce meses <strong>de</strong> servicio tendrán <strong><strong>de</strong>recho</strong> a una in<strong>de</strong>mnización compensatoria <strong>por</strong> vacaciones<br />

pagadas y no disfrutadas salvo en el caso en el que el empleador hubiera puesto fin al contrato<br />

<strong>por</strong> “causa justa”. Hay que resaltar que en el caso <strong>de</strong> autos el trabajador fue <strong>de</strong>spedido y no<br />

impugnó la vali<strong>de</strong>z <strong>de</strong> la finalización <strong><strong>de</strong>l</strong> contrato.<br />

No obstante, el Tribunal examinó el contenido <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 132 <strong>de</strong> la OIT y consi<strong>de</strong>ró<br />

que el litigio se resolvería aplicando la norma que resultara más favorable al<br />

trabajador,<strong>de</strong>clarando lo siguiente:<br />

“Es preciso señalar que el principio <strong>de</strong> la norma más favorable es aplicable en Derecho<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo. Por tanto, es al juez a quien correspon<strong>de</strong> aplicar la norma más favorable al<br />

trabajador. En este sentido, el artículo 11 en conjunción con el artículo 5 <strong><strong>de</strong>l</strong> precitado<br />

Convenio establece un nuevo periodo mínimo <strong>de</strong> adquisición <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a vacaciones<br />

pagadas, reduciéndolo a seis meses, in<strong>de</strong>pendientemente <strong><strong>de</strong>l</strong> motivo <strong>de</strong> la terminación<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> contrato.”<br />

En aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> principio <strong>de</strong> la norma más favorable, el Tribunal Regional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong> la<br />

3.ª Región se acogió al Convenio núm. 132 <strong>de</strong> la OIT para reconocer al <strong>de</strong>mandante el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

a la in<strong>de</strong>mnización <strong>por</strong> vacaciones pagadas. El cálculo <strong><strong>de</strong>l</strong> im<strong>por</strong>te se efectuó conforme a las<br />

disposiciones <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno.<br />

124 El artículo 2, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 132 dice lo siguiente: “El presente Convenio se aplica a todas las personas<br />

empleadas <strong>por</strong> cuenta ajena, con excepción <strong>de</strong> las gentes <strong><strong>de</strong>l</strong> mar.”<br />

66


35. Tribunal Superior <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Sub-sección 1ª especializada en conflictos<br />

individuales, São Paulo Trans<strong>por</strong>te S.A. c. Gilmar Ramos Da Silva, 5 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong><br />

2003<br />

Temas: dignidad <strong>de</strong> la persona; principio general <strong>de</strong> igualdad; protección frente a la<br />

discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: establecimiento <strong>de</strong> un principio jurispru<strong>de</strong>ncial<br />

inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 125 instrumentos no sujetos a ratificación 126<br />

Discriminación/ HIV/SIDA/ Constitución nacional/ Dignidad <strong>de</strong> la persona/ Establecimiento <strong>de</strong><br />

un principio jurispru<strong>de</strong>ncial inspirado en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

La empresa São Paulo Trans<strong>por</strong>te S.A. al tener conocimiento que el actor era <strong>por</strong>tador <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

VIH/SIDA, le comunicó su <strong>de</strong>spido argumentando razones técnicas.<br />

El trabajador inició una acción judicial reclamando su reintegro en su puesto <strong>de</strong> trabajo y el<br />

pago <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la empresa <strong>de</strong> una in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> daños.<br />

El tribunal <strong>de</strong> primera instancia hizo lugar al reclamo <strong><strong>de</strong>l</strong> actor, y luego <strong>de</strong> una serie <strong>de</strong> recursos<br />

judiciales, el caso llega a la <strong>de</strong>cisión <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal Superior <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo.<br />

La empresa resiste la pretensión <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador argumentando que en el or<strong>de</strong>namiento jurídico<br />

brasilero no existe una disposición normativa que reconozca al trabajador el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong><br />

estabilidad propia que reclama; y que las previsiones contenidas en la Constitución Fe<strong>de</strong>ral<br />

respecto al Estado Democrático <strong>de</strong> Derecho y a la Dignidad <strong>de</strong> la Persona Humana son<br />

<strong>de</strong>masiado genéricas en su formulación como para sustentar el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la reintegración al<br />

puesto <strong>de</strong> trabajo, más aún cuando no se trata <strong>de</strong> un acci<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> trabajo o <strong>de</strong> una enfermedad<br />

vinculada al trabajo. Continúa la empresa argumentando que junto al VIH/SIDA existen otras<br />

enfermeda<strong>de</strong>s <strong>de</strong> idéntico impacto social, las cuales no generan en <strong>los</strong> empleados enfermos el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a la estabilidad propia.<br />

El Tribunal consi<strong>de</strong>ra que la conducta <strong>de</strong> la empresa que aún conociendo la enfermedad <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

trabajador, proce<strong>de</strong> a su <strong>de</strong>spido es repugnante a la dignidad <strong>de</strong> la persona humana, la cual,<br />

constituye un principio fundamental <strong>de</strong> la República Fe<strong>de</strong>rativa <strong><strong>de</strong>l</strong> Brasil y este principio está<br />

presente en la Constitución Fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> 1988.<br />

A<strong>de</strong>más, el Tribunal tiene presente que no es el caso que la gravedad <strong>de</strong> una enfermedad pueda<br />

permitir a un trabajador permanecer <strong>de</strong>ntro <strong>de</strong> una empresa a pesar <strong>de</strong> conductas que no lo<br />

permitieran. Pero en este caso, la empresa en conocimiento <strong>de</strong> la enfermedad <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador<br />

procedió a su <strong>de</strong>spido expresando como causa razones técnicas que luego no probó en el juicio,<br />

lo que lleva a consi<strong>de</strong>rar que la empresa no tuvo más causa <strong>de</strong> <strong>de</strong>spido que la propia enfermedad<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> actor.<br />

El Tribunal argumenta que existen en el or<strong>de</strong>namiento jurídico brasilero normas jurídicas<br />

suficientes que prohíben las conductas discriminatorias. Estas normas jurídicas incluyen no sólo<br />

la propia Constitución Fe<strong>de</strong>ral sino también <strong>los</strong> Convenios <strong>de</strong> OIT núm. 111 y 117, y la<br />

Declaración OIT relativa a <strong>los</strong> principios y <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales en el trabajo <strong>de</strong> 1998. En<br />

consecuencia, sostiene el Tribunal que en éste escenario mundial <strong>de</strong> preocupación en erradicar<br />

las prácticas discriminatorias, no existe para <strong>los</strong> jueces la posibilidad <strong>de</strong> negar amparo<br />

jurisdiccional al trabajador <strong>por</strong>tador <strong>de</strong> VIH/SIDA, aún en el hipotético caso <strong>de</strong> un vacío<br />

125 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958; Convenio núm. 117 <strong>de</strong> OIT<br />

sobre política social (normas y objetivos básicos), 1962.<br />

126 Declaración <strong>de</strong> la OIT relativa a <strong>los</strong> principios y <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales en el trabajo, 1998.<br />

67


normativo legal.<br />

Dando respuesta al argumento <strong>de</strong> la empresa sobre la inexistencia <strong>de</strong> norma legal que posibilite<br />

el reintegro <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador, el Tribunal sostiene que el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la reinstalación surge <strong>de</strong> la<br />

nulidad <strong><strong>de</strong>l</strong> acto discriminatorio. Por disposición <strong><strong>de</strong>l</strong> Código Civil, el acto nulo no produce<br />

efectos jurídicos.<br />

Como consecuencia, calificando el <strong>de</strong>spido como arbitrario y discriminatorio, el Tribunal hace<br />

lugar al reclamo <strong><strong>de</strong>l</strong> actor y dispone su reintegro y el pago <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la empresa <strong>de</strong> una suma<br />

<strong>de</strong> dinero como in<strong>de</strong>mnización <strong>de</strong> daños.<br />

68


Constitución <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Bulgaria<br />

Bulgaria<br />

Artículo 5, párrafo 4<br />

Los instrumentos <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong>bidamente ratificados y promulgados que hayan entrado en vigor a<br />

efectos <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Bulgaria formarán <strong>parte</strong> integrante <strong><strong>de</strong>l</strong> or<strong>de</strong>namiento jurídico interno <strong><strong>de</strong>l</strong> país.<br />

Estos instrumentos prevalecerán sobre las disposiciones <strong>de</strong> la legislación interna que le sean contrarias.<br />

36. Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Bulgaria, 27 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 1992, <strong>de</strong>cisión 8, asunto<br />

constitucional núm. 7<br />

Tema: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 127<br />

Prohibición <strong>de</strong> que <strong>los</strong> antiguos dirigentes <strong><strong>de</strong>l</strong> Partido Comunista ocupen puestos ejecutivos en<br />

entida<strong>de</strong>s bancarias/ Demanda ante el Tribunal Constitucional <strong>por</strong> vulneración <strong>de</strong> la<br />

Constitución Nacional/ Supremacía <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> sobre el interno/ Referencia al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Una disposición incluida en una nueva ley, la Ley <strong>de</strong> Bancos y Crédito, 128 prohibía a las<br />

personas que hubieran ocupado anteriormente puestos ejecutivos en <strong>los</strong> órganos <strong><strong>de</strong>l</strong> Partido<br />

Comunista que ocuparan cargos similares en entida<strong>de</strong>s bancarias. Unos parlamentarios<br />

solicitaron al Tribunal Constitucional que <strong>de</strong>clarara que dicha disposición era inconstitucional e<br />

incompatible con el Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos y con el Convenio núm.<br />

111 <strong>de</strong> la OIT.<br />

En primer lugar, el Tribunal especificó la posición jerárquica <strong>de</strong> estos dos instrumentos<br />

<strong>internacional</strong>es en el or<strong>de</strong>namiento jurídico interno:<br />

“Conforme al artículo 5, 4) <strong>de</strong> la Constitución, el Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos<br />

Civiles y Políticos, el Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y<br />

Culturales, el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT relativo a la discriminación en materia <strong>de</strong><br />

empleo y ocupación y la Convención <strong>de</strong> Viena sobre el Derecho <strong>de</strong> <strong>los</strong> Tratados forman<br />

<strong>parte</strong> integrante <strong>de</strong> nuestra legislación nacional <strong>de</strong>s<strong>de</strong> su ratificación y promulgación.<br />

Asimismo, se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> <strong>de</strong> dicho artículo <strong>de</strong> la Constitución que tienen supremacía<br />

sobre nuestras leyes nacionales.”<br />

A continuación, el Tribunal comparó las disposiciones <strong>de</strong> la nueva Ley con las <strong>de</strong> estos<br />

instrumentos <strong>internacional</strong>es y observó que:<br />

“(...) el asunto que nos ocupa trata <strong>de</strong> la restricción <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a ocupar un puesto<br />

ejecutivo en <strong>los</strong> órganos rectores <strong>de</strong> entida<strong>de</strong>s bancarias para <strong>de</strong>terminadas personas, lo<br />

que constituye una discriminación en el acceso a las diversas ocupaciones en el sentido<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111. La Ley es también contraria a <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 2, 2) y<br />

6, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales y a <strong>los</strong><br />

artícu<strong>los</strong> 2 y 25 <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos.<br />

127 Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos, 1966; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales<br />

y Culturales, 1966; Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

128 Ley <strong>de</strong> Bancos y Crédito, publicada en el Boletín Oficial núm. 25/1992.<br />

69


De lo anterior resulta que el texto <strong><strong>de</strong>l</strong> párrafo 9 <strong>de</strong> las Disposiciones Transitoria y Final<br />

<strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> Bancos y Crédito se contradice con el artículo 6, 2) <strong>de</strong> la Constitución 129 y<br />

con <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es anteriormente mencionados. Estos convenios son<br />

consi<strong>de</strong>rados <strong>parte</strong> integrante <strong>de</strong> la legislación nacional y tienen supremacía sobre<br />

cualquier otra norma interna que les sea contraria. Por tanto, en virtud <strong>de</strong> la aplicación<br />

inmediata <strong>de</strong> lo dispuesto en la Constitución y <strong>de</strong> la supremacía <strong>de</strong> las normas<br />

<strong>internacional</strong>es sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno, se <strong>de</strong>spren<strong>de</strong> que ha <strong>de</strong> reconocerse que (...) [la<br />

disposición en discusión] incumple el artículo 6, 2) <strong>de</strong> la Constitución, así como <strong>los</strong><br />

citados acuerdos <strong>internacional</strong>es.”<br />

En consecuencia, el Tribunal Constitucional <strong>de</strong> Bulgaria consi<strong>de</strong>ró que la disposición que<br />

prohibía el acceso a cargos ejecutivos en entida<strong>de</strong>s bancarias a personas que hubieran ocupado<br />

previamente cargos ejecutivos en <strong>los</strong> órganos <strong><strong>de</strong>l</strong> Partido Comunista era inconstitucional y<br />

contraria a <strong>los</strong> citados convenios <strong>internacional</strong>es.<br />

129 Artículo 6, 2) <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Bulgaria: “Todos <strong>los</strong> ciudadanos son iguales ante la ley. No se aceptará ningún<br />

privilegio ni restricción <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> raza, nacionalidad, etnia, sexo, origen, religión, educación,<br />

convicciones, afiliación política, situación personal, social o financiera.”<br />

70


Constitución <strong>de</strong> Burkina Faso<br />

Burkina Faso<br />

Artículo 151<br />

Los tratados y acuerdos <strong>de</strong>bidamente ratificados o aprobados tendrán, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el momento <strong>de</strong> su<br />

publicación, supremacía sobre las leyes internas, siempre que cada acuerdo o tratado sea aplicado <strong>por</strong> la<br />

otra <strong>parte</strong>.<br />

37. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Koudougou, J.B. K. Sankara c. Orfanato Pèdg Wendé, 5 <strong>de</strong><br />

febrero <strong>de</strong> 2009, núm. 003<br />

Tema: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 130<br />

Protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación/ Despido/ Distinción sin<br />

fundamento en relación con una calificación específica/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> nacional<br />

Un profesional docente que trabajaba en un orfanato, fue <strong>de</strong>spedido <strong>por</strong>que no frecuentaba la<br />

iglesia regularmente y <strong>por</strong>que su situación <strong>de</strong> soltero con hijo no se a<strong>de</strong>cuaba a <strong>los</strong> valores<br />

preconizados <strong>por</strong> la institución. Consi<strong>de</strong>rando su <strong>de</strong>spido abusivo y discriminatorio, acudió al<br />

Tribunal Laboral. El orfanato sostenía, <strong>por</strong> contra, que el profesional docente, padre <strong>de</strong> cuatro<br />

hijos sin estar casado, no tenía el com<strong>por</strong>tamiento <strong>de</strong> un cristiano convencido que se necesitaba<br />

para ayudar a <strong>los</strong> huérfanos. No obstante, el tribunal <strong>de</strong>sestimó esta argumentación.<br />

Tras recordar que el artículo 4 <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo prohíbe la discriminación en materia <strong>de</strong><br />

empleo y ocupación y que el artículo 71, párrafo 2, <strong>de</strong> este mismo código <strong>de</strong>clara abusivos <strong>los</strong><br />

<strong>de</strong>spidos basados en la discriminación, el Tribunal Laboral utilizó el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la<br />

OIT. De este modo <strong>de</strong>claró que «si bien es cierto que en el sentido <strong><strong>de</strong>l</strong> párrafo 2 <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 1º<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT, la religión pue<strong>de</strong> constituir una calificación que pue<strong>de</strong> ser<br />

exigida <strong>de</strong> buena fe para el ejercicio <strong>de</strong> un empleo o una ocupación, en este caso particular, el<br />

puesto <strong>de</strong> maestro <strong>de</strong> primaria en el orfanato no requería un conocimiento especial <strong>de</strong> la<br />

religión, la enseñanza <strong>de</strong> la Biblia no se encontraba incluida ni en el programa ni en el horario<br />

presentado en el expediente y aún menos en <strong>los</strong> estatutos <strong>de</strong> la fundación».<br />

Con el fin <strong>de</strong> reforzar su <strong>de</strong>cisión, el Tribunal se refirió al párrafo 2 <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 1º <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio<br />

núm. 111 <strong>de</strong> la OIT, que excluye <strong><strong>de</strong>l</strong> campo <strong>de</strong> las discriminaciones las distinciones,<br />

exclusiones o preferencias basadas en las calificaciones exigidas para un empleo <strong>de</strong>terminado.<br />

Aplicando este texto, investigó si se exigía una calificación específica en materia <strong>de</strong> religión<br />

para ocupar el puesto <strong>de</strong> maestro en este orfanato. En este caso particular resultó no ser así.<br />

Basándose en <strong>los</strong> textos nacionales que prohíben la discriminación en materia <strong>de</strong> empleo y<br />

ocupación y en la disposición específica <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 1º, párrafo 2, <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la<br />

OIT, el Tribunal Laboral consi<strong>de</strong>ró que el orfanato, al dar preferencia a <strong>los</strong> cristianos<br />

protestantes <strong>de</strong> una iglesia para la ocupación <strong>de</strong> un puesto <strong>de</strong> maestro, alteraba la igualdad <strong>de</strong><br />

o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s y <strong>de</strong> trabajo. En consecuencia, <strong>de</strong>claró injustificado el <strong>de</strong>spido <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>mandante<br />

que estaba basado en esta discriminación.<br />

130 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

71


38. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> Bobo–Dioulasso, Sala Social, M.M. Karama y Bakouan c.<br />

la Société Industrielle du Faso (SIFA), 5 <strong>de</strong> julio <strong>de</strong> 2006, núm. 035<br />

Tema: <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 131 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 132<br />

Huelga general/ Legalidad <strong>de</strong> la huelga/ Referencia al Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT/<br />

Interpretación <strong>de</strong> las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> nacional a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la<br />

OIT y <strong>de</strong> la Recopilación <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical<br />

Por iniciativa <strong>de</strong> varias centrales sindicales <strong>de</strong> Burkina Faso se presentó un preaviso <strong>de</strong> huelga<br />

<strong>de</strong> 48 horas <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público y el sector privado ante el Jefe <strong>de</strong> Estado y el<br />

Director General <strong>de</strong> Empleo, Trabajo y Seguridad Social con vistas a una huelga en la totalidad<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> territorio nacional. Dos trabajadores <strong><strong>de</strong>l</strong> sector privado fueron <strong>de</strong>spedidos <strong>por</strong> participar en<br />

esta huelga, aunque el preaviso había sido notificado a su empleador.<br />

Después <strong>de</strong> que el Tribunal Laboral <strong>de</strong> Bobo-Dioulasso <strong>de</strong>clarara legítimos <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos, estos<br />

trabajadores acudieron al Tribunal <strong>de</strong> Apelación, ante el cual alegaron que la huelga <strong><strong>de</strong>l</strong> sector<br />

privado era una huelga <strong>de</strong> solidaridad que obtenía su legalidad <strong>de</strong> la huelga <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público<br />

con la que se solidarizaba. Por contra, el empleador argumentó que las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Código<br />

<strong>de</strong> Trabajo prohibían en el sector privado toda huelga que no se inscribiera en el contexto <strong>de</strong> la<br />

empresa y que, en este caso particular, la huelga, impulsada <strong>por</strong> motivos externos a la empresa,<br />

era ilícita.<br />

El Tribunal <strong>de</strong> Apelación, tras constatar que se trataba <strong>de</strong> una huelga general nacional que<br />

afectaba a todos <strong>los</strong> sectores y comprendía un número <strong>de</strong>terminado <strong>de</strong> reivindicaciones<br />

relacionadas con <strong>los</strong> salarios, <strong>los</strong> impuestos y <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores, se remitió al<br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT. Para explicar las bases <strong>de</strong> su razonamiento, recordó, <strong>por</strong> una <strong>parte</strong>,<br />

que :<br />

«el principio <strong>de</strong> la interpretación conforme permite suponer que el legislador no ha<br />

violado o no quiere violar el espíritu <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es que ha ratificado»<br />

Y, <strong>por</strong> otra <strong>parte</strong>:<br />

«que el juez tiene la posibilidad <strong>de</strong> remitirse a dichos instrumentos <strong>internacional</strong>es y a<br />

<strong>los</strong> comentarios <strong>de</strong> <strong>los</strong> expertos en caso <strong>de</strong> contradicciones, insuficiencias, lagunas o<br />

retroceso respecto al avance preconizado en <strong>los</strong> tratados».<br />

Aplicando estos principios, el Tribunal <strong>de</strong> Apelación consi<strong>de</strong>ró que la huelga, que era una<br />

huelga general basada en intereses profesionales y económicos y dirigida a buscar soluciones a<br />

cuestiones <strong>de</strong> políticas sociales, era legítima y lícita conforme a las afirmaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong><br />

Libertad Sindical <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong> Administración <strong>de</strong> la Oficina Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo que se<br />

encuentran en la Recopilación <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones y principios. 133<br />

A continuación consi<strong>de</strong>ró que, aunque el legislador nacional no había previsto expresamente el<br />

mecanismo <strong>de</strong> inicio <strong>de</strong> huelga en este supuesto, la huelga iniciada <strong>de</strong> ese modo en el sector<br />

privado obtenía su legalidad <strong>de</strong> la iniciada en el sector público en conformidad con la ley<br />

131 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948.<br />

132 Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT.<br />

133 OIT: La libertad sindical. Recopilación <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones y principios <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong><br />

Administración <strong>de</strong> la OIT, cuarta edición (revisada), (Ginebra, 1996), párrafo 494. En la versión actualizada (quinta<br />

edición revisada, 2006) ver párrafo 543.<br />

72


nacional. Para reforzar este análisis, se remitió <strong>de</strong> nuevo a las afirmaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong><br />

Libertad Sindical <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong> Administración <strong>de</strong> la OIT 134 señalando que, en este caso<br />

particular, no se había acudido a ninguna jurisdicción, ni a ningún órgano in<strong>de</strong>pendiente <strong>de</strong> la<br />

Administración afectada <strong>por</strong> la huelga para valorar su legalidad o ilegalidad.<br />

Interpretando <strong>de</strong> este modo las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> nacional en materia <strong>de</strong> huelga a la luz<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT y <strong>de</strong> la Recopilación <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical, el<br />

Tribunal <strong>de</strong> Apelación consi<strong>de</strong>ró la huelga legítima y legal y <strong>de</strong>claró injustificado el <strong>de</strong>spido <strong>de</strong><br />

ambos <strong>de</strong>mandantes.<br />

39. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, Zongo y otros c. Gerente <strong>de</strong> la “Station Mobil<br />

Bataille du Rail”, 17 <strong>de</strong> junio <strong>de</strong> 2003, núm. 090<br />

Temas: <strong>de</strong>spido; salario mínimo<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno; uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 135<br />

Ruptura abusiva <strong>de</strong> contrato/ Inobservancia <strong>de</strong> <strong>los</strong> salarios mínimos establecidos/ Referencia al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Los tres <strong>de</strong>mandantes trabajaban, todos el<strong>los</strong>, para la <strong>de</strong>mandada como responsables <strong>de</strong><br />

surtidores <strong>de</strong> gasolina. El 30 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2001, la <strong>de</strong>mandada les informó, mediante notas<br />

individuales, <strong>de</strong> la ruptura <strong>de</strong> sus contratos <strong>de</strong> trabajo sin que mediara explicación ni preaviso.<br />

Los <strong>de</strong>mandantes, consi<strong>de</strong>rando que sus <strong>de</strong>spidos eran injustificados acudieron a la Inspección<br />

<strong>de</strong> Trabajo para intentar solucionar el litigio <strong>de</strong> forma amistosa. Al fracasar este intento,<br />

presentaron una <strong>de</strong>manda ante el Tribunal Laboral.<br />

El Tribunal, tras concluir que se trataba <strong>de</strong> una ruptura abusiva <strong>de</strong> <strong>los</strong> contratos <strong>de</strong> trabajo,<br />

examinó las diversas reclamaciones <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong>de</strong>mandantes, entre las cuales se encontraba el cobro<br />

<strong>de</strong> <strong>los</strong> im<strong>por</strong>tes salariales a<strong>de</strong>udados con motivo <strong>de</strong> la inobservancia <strong>de</strong> <strong>los</strong> salarios mínimos<br />

aplicables a su categoría profesional. En ese sentido, la jurisdicción pudo constatar que <strong>los</strong><br />

salarios abonados a <strong>los</strong> <strong>de</strong>mandantes eran inferiores a <strong>los</strong> mínimos establecidos en <strong>los</strong> acuerdos<br />

<strong>de</strong> la comisión mixta paritaria interprofesional <strong><strong>de</strong>l</strong> 12 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1997 y <strong><strong>de</strong>l</strong> 24 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong><br />

1999. El Tribunal <strong>de</strong>dujo, en consecuencia, que se había vulnerado el artículo 20, 5) <strong><strong>de</strong>l</strong> Código<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo. Dicho artículo establece que: “el empleador <strong>de</strong>be pagar <strong>los</strong> salarios y las<br />

in<strong>de</strong>mnizaciones a<strong>de</strong>udadas, en virtud <strong>de</strong> <strong>los</strong> textos normativos, convencionales y<br />

contractuales.”<br />

A<strong>de</strong>más, a fin <strong>de</strong> confirmar su interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 20, 5) y reconocer el carácter<br />

obligatorio <strong>de</strong> la aplicación <strong>de</strong> <strong>los</strong> salarios mínimos, el Tribunal se refirió a <strong>los</strong> Convenios núm.<br />

26 y 131 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> métodos para la fijación <strong>de</strong> salarios mínimos. Ambos convenios<br />

fueron ratificados <strong>por</strong> Burkina Faso.<br />

El Tribunal constató que el artículo 3, 3) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 26 obliga a <strong>los</strong> empleadores y a <strong>los</strong><br />

trabajadores a respetar las tasas mínimas <strong>de</strong> salarios establecidas:<br />

134<br />

Op. cit., párrafos 522 y siguientes. En la versión actualizada (quinta edición revisada, 2006) ver párrafos 628 y<br />

siguientes.<br />

135<br />

Convenio núm. 26 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> métodos para la fijación <strong>de</strong> salarios mínimos, 1928; Convenio núm. 131 <strong>de</strong><br />

la OIT sobre la fijación <strong>de</strong> salarios mínimos, 1970.<br />

73


“El artículo 3, 3) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 26 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> métodos para la fijación <strong>de</strong><br />

salarios mínimos (…) dispone que las tasas mínimas <strong>de</strong> salarios que hayan sido fijadas<br />

serán obligatorias para <strong>los</strong> empleadores y trabajadores interesados, quienes no podrán<br />

rebajarlas <strong>por</strong> medio <strong>de</strong> un contrato individual ni, excepto cuando la autoridad<br />

competente dé una autorización general o especial, <strong>por</strong> un contrato colectivo.”<br />

El Tribunal se refirió, asimismo, al artículo 2, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 131 que establece que “<strong>los</strong><br />

salarios mínimos tendrán fuerza <strong>de</strong> ley y no podrán reducirse.”<br />

Finalmente, con objeto <strong>de</strong> permitir que <strong>los</strong> <strong>de</strong>mandantes pudieran cobrar la suma que su anterior<br />

jefe les a<strong>de</strong>udaba, el Tribunal tuvo nuevamente en cuenta <strong>los</strong> Convenios núm. 26 y 131 <strong>de</strong> la<br />

OIT:<br />

“[Visto que] en su artículo 4 [Convenio núm. 26], se afirma que (…) todo trabajador al<br />

que le sean aplicables las tasas mínimas y haya recibido salarios inferiores a esas tasas<br />

tendrá <strong><strong>de</strong>recho</strong> a recuperar la suma que se le a<strong>de</strong>u<strong>de</strong>, <strong>por</strong> vía judicial o <strong>por</strong> cualquier<br />

otra vía legal, <strong>de</strong>ntro <strong><strong>de</strong>l</strong> plazo que fije la legislación nacional. Consi<strong>de</strong>rando que cabe<br />

añadir que el Convenio núm. 131 relativo a la fijación <strong>de</strong> salarios mínimos <strong>de</strong> 1970,<br />

sobre todo en lo que se refiere a <strong>los</strong> países en vías <strong>de</strong> <strong>de</strong>sarrollo, ratificado mediante el<br />

Decreto 74-42 <strong><strong>de</strong>l</strong> 4 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1974, dispone en su artículo 2, 1) que (…) la persona o<br />

personas que no <strong>los</strong> apliquen estarán sujetas a sanciones apropiadas <strong>de</strong> carácter penal o<br />

<strong>de</strong> otra naturaleza.”<br />

Por consiguiente, el Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou concluyó que el <strong><strong>de</strong>recho</strong> nacional,<br />

interpretado conforme a <strong>los</strong> tratados ratificados <strong>por</strong> Burkina Faso, no permite <strong>de</strong>rogar <strong>por</strong><br />

contrato <strong>los</strong> salarios mínimos fijados <strong>por</strong> la Comisión mixta paritaria interprofesional. A<strong>de</strong>más,<br />

concluyó que cuando dichas tasas mínimas no se respetan, la víctima <strong>de</strong> tal vulneración tiene<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a pedir la compensación <strong>de</strong> las sumas a<strong>de</strong>udadas y el empleador <strong>de</strong>be pagar <strong>los</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s adquiridos resultantes <strong>de</strong> tal vulneración.<br />

40. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, Compaore c. Sitarail, 25 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 2003,<br />

núm. 037<br />

Temas: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación; igualdad <strong>de</strong><br />

remuneración<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 136<br />

Despido abusivo/ Historial profesional/ Discriminación entre trabajadores nacionales y<br />

extranjeros/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Un empleado <strong>de</strong> la compañía ferroviaria Sitarail fue asignado sucesivamente a tres puestos<br />

distintos, con una reducción sustancial <strong>de</strong> su sueldo. Se negó a aceptar el tercer puesto y fue<br />

<strong>de</strong>spedido. Tras consi<strong>de</strong>rar que el <strong>de</strong>spido era injustificado, el Tribunal Laboral <strong>de</strong><br />

Ouagadougou analizó la remuneración que el trabajador <strong>de</strong>bía percibir como in<strong>de</strong>mnización, lo<br />

que requería elaborar el historial profesional <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>mandante. Ello permitió observar que había<br />

una diferencia <strong>de</strong> sueldo entre <strong>los</strong> empleados <strong>de</strong> Burkina Faso y <strong>los</strong> extranjeros.<br />

136 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

74


Tras señalar que la diferencia <strong>de</strong> trato era contraria al convenio colectivo aplicable a las<br />

empresas, así como a la legislación nacional, la cual prohíbe la discriminación, el Tribunal se<br />

refirió al Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT para reforzar su <strong>de</strong>cisión:<br />

“Dado que la compañía ferroviaria Sitarail ha claramente interpretado <strong>de</strong> forma<br />

incorrecta el espíritu <strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos legales y ha discriminado a <strong>los</strong> trabajadores <strong>de</strong><br />

dos nacionalida<strong>de</strong>s distintas, sin que exista ninguna disposición que establezca dicha<br />

diferencia, ni mucho menos que la imponga;<br />

dado que, a<strong>de</strong>más, el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT obliga a <strong>los</strong> Estados que lo hayan<br />

ratificado a prohibir toda forma <strong>de</strong> discriminación en materia <strong>de</strong> empleo y <strong>de</strong> formación<br />

profesional;<br />

y dado que Burkina Faso y Costa <strong>de</strong> Marfil están vinculados <strong>por</strong> dicho Convenio;<br />

Sitarail, al aplicar un trato distinto a trabajadores con idéntica cualificación profesional,<br />

ha vulnerado <strong><strong>de</strong>l</strong>iberadamente el espíritu y el contenido <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111.”<br />

En consecuencia, el Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, consi<strong>de</strong>rando que la compañía Sitarail<br />

había incumplido la legislación nacional así como el Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT, con<strong>de</strong>nó a<br />

la empresa a pagar la diferencia <strong>de</strong> remuneración al trabajador afectado.<br />

41. Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, Savadogo Zonabo c. Grands moulins du<br />

Burkina, 10 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 2002, núm. 140<br />

Temas: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación; igualdad <strong>de</strong><br />

remuneración<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 137<br />

Práctica <strong>de</strong> una empresa consistente en asignar una categoría superior a <strong>los</strong> empleados<br />

ascendidos a puestos directivos/ Demanda <strong>de</strong> una empleada ascendida que sólo había<br />

cambiado <strong>de</strong> nivel administrativo sin que modificaran su categoría/ Aplicación directa <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

Convenios núm. 100 y 111 <strong>de</strong> la OIT<br />

La <strong>de</strong>mandante había sido ascendida a un puesto ejecutivo en una empresa que aplicaba, en la<br />

práctica, la regla no escrita <strong>de</strong> ascen<strong>de</strong>r a una categoría superior a todos <strong>los</strong> empleados adscritos<br />

a dicho puesto. Varios días <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> su <strong>de</strong>signación, la dirección <strong>de</strong>cidió no aplicar esta regla<br />

y le asignó únicamente un cambio <strong>de</strong> nivel administrativo. No obstante, varios meses <strong>de</strong>spués,<br />

uno <strong>de</strong> sus colegas masculinos fue promovido a un puesto ejecutivo y fue ascendido a una<br />

categoría superior, <strong>de</strong> acuerdo con la práctica que había sido habitual. La empresa alegó que el<br />

cambio <strong>de</strong> escalón administrativo <strong>de</strong> la <strong>de</strong>mandante le había supuesto un sueldo superior al que<br />

hubiera recibido si se hubiera aplicado la práctica anterior.<br />

El Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou consi<strong>de</strong>ró que ese argumento no era aceptable y aplicó<br />

directamente <strong>los</strong> Convenios <strong>de</strong> la OIT núm. 100 sobre igualdad <strong>de</strong> remuneración y 111 sobre<br />

discriminación:<br />

“El Convenio núm. 100, ratificado <strong>por</strong> Burkina Faso, prohíbe cualquier forma <strong>de</strong><br />

discriminación en materia <strong>de</strong> remuneración entre hombres y mujeres;<br />

137<br />

Convenio núm. 100 <strong>de</strong> la OIT sobre igualdad <strong>de</strong> remuneración, 1951; Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

75


En este caso, la Sra. Savadogo Zonabo [la <strong>de</strong>mandante] ha sufrido un trato<br />

discriminatorio con respecto a su remuneración <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> Grands Moulins du<br />

Burkina [la empresa] <strong>por</strong> ser la primera mujer que acce<strong>de</strong> a un puesto ejecutivo; (…)<br />

Al no elevar <strong>de</strong> categoría a la Sra. Zonabo (...) pese a cumplir todos <strong>los</strong> requisitos para<br />

ello, la empresa ha infringido <strong>los</strong> Convenios núm. 100 y 111.”<br />

El Tribunal Laboral <strong>de</strong> Ouagadougou, basándose en <strong>los</strong> Convenios núm. 100 y 111 <strong>de</strong> la OIT,<br />

dictaminó que la empresa <strong>de</strong>mandada <strong>de</strong>bía restituir a la <strong>de</strong>mandante sus <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

ascendiéndola a la categoría solicitada y abonándole la diferencia salarial, una in<strong>de</strong>mnización y<br />

una compensación <strong>por</strong> daños y perjuicios.<br />

Canada<br />

42. Corte Suprema <strong>de</strong> Canadá, Asociación <strong>de</strong> Negociación Colectiva <strong>de</strong> Servicios <strong>de</strong><br />

Salud y <strong>de</strong> Apoyo c. Columbia Británica, 8 <strong>de</strong> Junio <strong>de</strong> 2007, 2007 SCC 27, [2007] 2 SCR<br />

391<br />

Temas: libertad sindical; negociación colectiva<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno.<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 138 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 139 .<br />

Carta Canadiense <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Liberta<strong>de</strong>s/ Libertad <strong>de</strong> asociación/ Derecho a la<br />

negociación colectiva/ Si la garantía constitucional <strong>de</strong> libertad sindical incluye el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong><br />

negociación colectiva/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno.<br />

Se presentó un recurso <strong>de</strong> apelación ante la Corte Suprema <strong>de</strong> Canadá en el cual <strong>los</strong> apelantes<br />

<strong>de</strong>mandaron la inconstitucionalidad <strong>de</strong> la Parte 2 <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> Mejoramiento <strong>de</strong> la Prestación <strong>de</strong><br />

Servicios Sociales y <strong>de</strong> Salud (Health and Social Services Delivery Improvement Act SBC 2002)<br />

<strong>por</strong>que consi<strong>de</strong>raban que violaba la Carta Canadiense <strong>de</strong> Derechos y Liberta<strong>de</strong>s.<br />

Parte 2 <strong>de</strong> la norma dio a <strong>los</strong> empleadores mayor flexibilidad para organizar las relaciones con<br />

<strong>los</strong> trabajadores y en algunos casos incluso para hacerlo <strong>de</strong> maneras que no hubiera sido posible<br />

bajo las condiciones establecidas en pactos colectivos previos y vigentes. Introdujo cambios en<br />

las transferencias y en <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> asignación en diferentes lugares <strong>de</strong> trabajo (arts. 4 y 5), la<br />

subcontratación (art. 6), <strong>los</strong> estatus <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores bajo acuerdos <strong>de</strong> subcontratación (art. 6),<br />

<strong>los</strong> programas <strong>de</strong> seguridad en el empleo (arts. 7 y 8), y <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos y <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> prelación<br />

<strong>por</strong> antigüedad (art. 9). Adicionalmente, el artículo 10 invalidaba cualquier <strong>parte</strong> <strong>de</strong> una<br />

convención colectiva, previa o posterior, que fuera en contra <strong>de</strong> la Parte 2, así como cualquier<br />

convención colectiva cuyo objeto fuera la modificación <strong>de</strong> estas restricciones.<br />

La cuestión jurídica enfrentada <strong>por</strong> la Corte era <strong>de</strong>terminar si la garantía <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong><br />

asociación en el artículo 2(d) <strong>de</strong> la Carta protege <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> negociación colectiva y, en<br />

caso afirmativo, revisar si dicho <strong><strong>de</strong>recho</strong> se había violado con la ley aprobada. Al resolver el<br />

primer punto la Corte hace un cambio significativo en su jurispru<strong>de</strong>ncia pues reconoce que las<br />

razones evocadas en el pasado para excluir el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la negociación colectiva <strong>de</strong> la garantía a<br />

138 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Pacto<br />

Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y<br />

Políticos, 1966.<br />

139 Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT; Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong><br />

la OIT; Comisiones <strong>de</strong> Investigación y <strong>de</strong> Conciliación en Materia <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT.<br />

76


la libertad <strong>de</strong> asociación ya no podían ser sostenidas y que no resultaría consistente con el<br />

reconocimiento que se ha hecho históricamente en Canadá <strong>de</strong> la im<strong>por</strong>tancia <strong>de</strong> la negociación<br />

colectiva. La Corte dice también que la negociación colectiva es un componente integral <strong>de</strong> la<br />

libertad <strong>de</strong> asociación en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, el cual pue<strong>de</strong> informar la interpretación <strong>de</strong> las<br />

garantías <strong>de</strong> la Carta:<br />

“Bajo el sistema fe<strong>de</strong>ral <strong>de</strong> gobierno <strong>de</strong> Canadá, la incor<strong>por</strong>ación <strong>de</strong> acuerdos<br />

<strong>internacional</strong>es en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno es propiamente el papel <strong><strong>de</strong>l</strong> Parlamento fe<strong>de</strong>ral o<br />

las legislaturas fe<strong>de</strong>rales. Sin embargo, las obligaciones <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> Canadá<br />

pue<strong>de</strong>n ayudar a <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> encargados <strong>de</strong> la interpretación <strong>de</strong> las garantías <strong>de</strong> la<br />

Carta (véase Suresh v. Canadá (Minister of Citizenship and Immigration […]) La<br />

aplicación <strong>de</strong> esta herramienta interpretativa aquí apoya el reconocimiento <strong>de</strong> un<br />

proceso <strong>de</strong> negociación colectiva como <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la garantía <strong>de</strong> la Carta <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong><br />

asociación.<br />

La adhesión <strong>de</strong> Canadá a <strong>los</strong> documentos <strong>internacional</strong>es que reconocen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la<br />

negociación colectiva apoya el reconocimiento <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> en el art. 2(d) <strong>de</strong> la<br />

Carta.” 140<br />

La Corte presenta como fuentes principales para enten<strong>de</strong>r el artículo 2(d) <strong>de</strong> la Carta al Pacto<br />

Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC), el Pacto Internacional<br />

<strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos (PIDCP) y el Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad<br />

sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación. Canadá ha ratificado <strong>los</strong> tres, razón <strong>por</strong> la<br />

cual, la Corte reconoce en el<strong>los</strong> no sólo un reflejo <strong><strong>de</strong>l</strong> consenso <strong>internacional</strong> sino principios que<br />

Canadá se ha comprometido a mantener:<br />

“El PIDESC, el PIDCP y el Convenio núm. 87 extien<strong>de</strong>n la protección al<br />

funcionamiento <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos en una manera que sugiere que el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la<br />

negociación colectiva es <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong> asociación. La interpretación <strong>de</strong> estos<br />

convenios, en Canadá e <strong>internacional</strong>mente, no sólo apoya la tesis <strong>de</strong> que existe un<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a la negociación colectiva en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, sino que sugiere también<br />

que ese <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong>be ser reconocido en el contexto canadiense en virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> art.<br />

2(d).” 141<br />

La Corte analiza el contenido <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 haciendo referencia a la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

mismo hecha <strong>por</strong> <strong>los</strong> órganos <strong>de</strong> control <strong>de</strong> la OIT:<br />

“Se ha entendido que el Convenio núm. 87 protege también la negociación colectiva<br />

como <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong> asociación. La <strong>parte</strong> I <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio, titulada "Libertad <strong>de</strong><br />

Asociación", establece <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a constituir libremente<br />

organizaciones que operen bajo las constituciones y las normas establecidas <strong>por</strong> <strong>los</strong><br />

trabajadores y que tengan la capacidad <strong>de</strong> afiliarse <strong>internacional</strong>mente. Dickson CJ,<br />

disi<strong>de</strong>nte en el caso <strong>de</strong> Referencia <strong>de</strong> Alberta, en la página 355, acudió al Convenio<br />

núm. 87 para establecer el principio <strong>de</strong> que la capacidad "<strong>de</strong> formar y organizar<br />

sindicatos, incluso en el sector público, <strong>de</strong>ben incluir el libre ejercicio <strong>de</strong> las activida<strong>de</strong>s<br />

esenciales <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos, tales como la negociación colectiva y la huelga, con<br />

sujeción a <strong>los</strong> límites razonables".<br />

El Convenio núm. 87 ha sido objeto <strong>de</strong> numerosas interpretaciones <strong>por</strong> el Comité <strong>de</strong><br />

Libertad Sindical, la Comisión <strong>de</strong> Expertos y Comisiones <strong>de</strong> Investigación. Estas<br />

interpretaciones han sido <strong>de</strong>scritas como la "piedra angular <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

sobre la libertad sindical y negociación colectiva". […] Si bien no son vinculantes,<br />

140 Párrafos 69 y 70 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

141 Párrafo 72 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

77


arrojan luz sobre el alcance <strong><strong>de</strong>l</strong> art. 2(d) <strong>de</strong> la Carta, ya que están <strong>de</strong>stinados a aplicarse<br />

a la negociación colectiva” 142<br />

Por lo tanto, la Corte concluye que en el art. 2(d) <strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse incluida la protección <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a asociarse con el propósito <strong>de</strong> avanzar en <strong>los</strong> objetivos relacionados<br />

con el trabajo a través <strong>de</strong> un proceso <strong>de</strong> negociación colectiva. Agrega que dicha protección<br />

cubre <strong>de</strong> toda interferencia sustancial <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado y recuerda el <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> negociar <strong>de</strong><br />

buena fe. Establece a<strong>de</strong>más que la interferencia sustancial <strong>de</strong>be <strong>de</strong>terminarse teniendo en cuenta<br />

la im<strong>por</strong>tancia <strong>de</strong> <strong>los</strong> asuntos que son objeto <strong><strong>de</strong>l</strong> proceso <strong>de</strong> negociación colectiva y la capacidad<br />

<strong>de</strong> <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos para perseguir sus objetivos en conjunto. De la misma forma<br />

es necesario tener en cuenta la manera en la cual la medida impacta sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la<br />

negociación colectiva y a la consulta <strong>de</strong> buena fe. De acuerdo a este argumento, la Corte<br />

concluyó que:<br />

“[L]os artícu<strong>los</strong> 4, 5, 6(2), 6(4) y 9, en relación con el artículo 10, interfieren con el<br />

proceso <strong>de</strong> la negociación colectiva, ya sea <strong>por</strong> no tener en cuenta <strong>los</strong> procesos <strong>de</strong><br />

pasadas negociaciones colectivas, ya sea <strong>por</strong> socavar <strong>los</strong> futuros procesos <strong>de</strong><br />

negociación colectiva, o ambas cosas. Esto nos obliga a <strong>de</strong>terminar si estos cambios<br />

sustancialmente violan el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> asociación <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a participar en la<br />

negociación colectiva en materia laboral y <strong>de</strong> empleo. […]<br />

Las disposiciones relativas a la subcontratación (artícu<strong>los</strong> 6(2) y 6(4)), <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos<br />

(artícu<strong>los</strong>. 9(a), 9(b) y 9(c)) y <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> prelación <strong>por</strong> antigüedad (artículo 9(d))<br />

son cuestiones fundamentales para la libertad <strong>de</strong> asociación. Las restricciones a <strong>los</strong><br />

convenios colectivos limitando el po<strong>de</strong>r discrecional <strong><strong>de</strong>l</strong> empleador <strong>de</strong> <strong>de</strong>spedir a <strong>los</strong><br />

empleados afecta la capacidad <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores a conservar un empleo seguro, una <strong>de</strong><br />

las protecciones esenciales dada a <strong>los</strong> trabajadores <strong>por</strong> su sindicato. Del mismo modo,<br />

<strong>los</strong> límites en <strong>los</strong> convenios colectivos <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> empleadores a contratar en<br />

el exterior permiten a <strong>los</strong> trabajadores tener seguridad en el empleo. Por último, <strong>los</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> prelación <strong>por</strong> antigüedad son una <strong>parte</strong> integral <strong><strong>de</strong>l</strong> sistema <strong>de</strong> antigüedad<br />

<strong>por</strong> lo general establecidos en <strong>los</strong> convenios colectivos, que es una protección <strong>de</strong> gran<br />

im<strong>por</strong>tancia para el sindicato […].<br />

Lo mismo no se pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>cir <strong>de</strong> las transferencias y reasignaciones cubiertas <strong>por</strong> <strong>los</strong><br />

artícu<strong>los</strong> 4 y 5 <strong>de</strong> la ley. Estas disposiciones (….) tienen que ver con modificaciones<br />

relativamente menores <strong>de</strong> <strong>los</strong> regímenes existentes <strong>de</strong> las transferencias y<br />

reasignaciones <strong>de</strong> <strong>los</strong> empleadores. Protecciones significativas permanecieron en su<br />

lugar. Es cierto que la ley retiró estos asuntos <strong>de</strong> la mesa <strong>de</strong> negociación colectiva. No<br />

obstante, consi<strong>de</strong>rando todo, no se pue<strong>de</strong> <strong>de</strong>cir que <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 4 y 5 equivalen a una<br />

interferencia sustancial en la capacidad <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato <strong>de</strong> iniciar en un proceso <strong>de</strong><br />

negociación colectiva, <strong>por</strong> lo cual no se requiere la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> articulo 2(d) <strong>de</strong> la<br />

Carta”. 143<br />

En conclusión, la Corte basándose en la Carta Canadiense <strong>de</strong> Derechos y Liberta<strong>de</strong>s interpretada<br />

a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT y <strong>de</strong> la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos y <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong>clara inconstitucionales <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 6(2), 6(4) y 9 <strong>de</strong><br />

la Parte 2 <strong>de</strong> la ley (leídos en consonancia con el artículo 10) pues violan <strong>de</strong> manera sustancial e<br />

injustificada el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la negociación colectiva protegido <strong>por</strong> el art. 2(d) <strong>de</strong> la Carta y <strong>de</strong>clara<br />

constitucionales las <strong>de</strong>más disposiciones <strong>de</strong>mandadas <strong>por</strong>que la violación no es sustancial.<br />

142 Párrafos 75 y 76 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

143 Párrafos 128, 130 y 131 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

78


43. Tribunal Supremo <strong><strong>de</strong>l</strong> Canadá, Dunmore c. Ontario (Fiscal general), 20 <strong>de</strong><br />

diciembre <strong>de</strong> 2001, 2001 SCC 94; [2001] 3 S.C.R. 1016<br />

Temas: libertad sindical; protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 144 tratados no ratificados; 145 jurispru<strong>de</strong>ncia<br />

<strong>internacional</strong> 146<br />

Libertad sindical/ Exclusión <strong>de</strong> trabajadores agrarios <strong><strong>de</strong>l</strong> régimen jurídico <strong>de</strong> las relaciones <strong>de</strong><br />

trabajo/ Obligación positiva <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado <strong>de</strong> proteger la libertad sindical/ Vulneración <strong>de</strong> la<br />

Carta <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s <strong><strong>de</strong>l</strong> Canadá/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar<br />

una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

En 1995, el artículo 80 <strong>de</strong> la Ley <strong>por</strong> la que se modifica la legislación sobre relaciones <strong>de</strong><br />

trabajo y empleo (LMLRTE, <strong>por</strong> sus siglas en francés) <strong>de</strong>rogó la Ley <strong>de</strong> 1994 sobre las<br />

relaciones <strong>de</strong> trabajo en la agricultura (LRTA) que, <strong>por</strong> primera vez, había reconocido<br />

expresamente el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores agrarios <strong>de</strong> Ontario. La conjunción<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> citado artículo 80 y <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 3, b) <strong>de</strong> la Ley <strong>de</strong> 1995 sobre las relaciones <strong>de</strong> trabajo (LRT)<br />

tuvo como efecto el fin <strong>de</strong> <strong>los</strong> convenios colectivos concluidos en el sector agrícola, la<br />

revocación <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos acreditados y la exclusión <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores<br />

agrarios <strong>de</strong> la protección instituida <strong>por</strong> la LRT frente a las prohibiciones <strong>de</strong> sindicación <strong>de</strong> la<br />

common law y las prácticas patronales antisindicales.<br />

Los trabajadores agrarios, a título personal y en nombre <strong><strong>de</strong>l</strong> Sindicato <strong>internacional</strong> <strong>de</strong><br />

trabajadores y trabajadoras unidos <strong>de</strong> la alimentación y el comercio (TUAC) impugnaron la<br />

<strong>de</strong>rogación <strong>de</strong> la LRTA y su exclusión <strong>de</strong> la LRT ante <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> <strong>de</strong> Ontario. Para ello<br />

alegaron que dichas disposiciones vulneraban su libertad <strong>de</strong> asociación y su <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la<br />

igualdad, reconocidos <strong>por</strong> la Carta <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s <strong><strong>de</strong>l</strong> Canadá (en a<strong><strong>de</strong>l</strong>ante, “la Carta”),<br />

un texto con valor constitucional. Dicha <strong>de</strong>manda fue <strong>de</strong>sestimada tanto <strong>por</strong> el Tribunal <strong>de</strong><br />

Primera Instancia como <strong>por</strong> el Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> Ontario, <strong>por</strong> lo que <strong>los</strong> <strong>de</strong>mandantes<br />

presentaron un recurso ante el Tribunal Supremo <strong><strong>de</strong>l</strong> Canadá.<br />

Tras circunscribir el objeto <strong>de</strong> la <strong>de</strong>manda y <strong>de</strong>terminar que la negociación colectiva y el<br />

ejercicio <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga no formaban <strong>parte</strong> <strong>de</strong> éste, el Tribunal Supremo examinó la<br />

posible vulneración <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 2, d) <strong>de</strong> la Carta, el cual establece que toda persona posee la<br />

libertad fundamental <strong>de</strong> asociación.<br />

En su análisis, el Tribunal examinó especialmente si las activida<strong>de</strong>s colectivas <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos<br />

estaban efectivamente protegidas <strong>por</strong> el artículo 2, d) <strong>de</strong> la Carta y si dicha disposición imponía<br />

al Estado una obligación positiva <strong>de</strong> protección que sería igualmente aplicable a <strong>los</strong> trabajadores<br />

agrarios. Con respecto a estos dos puntos, el Tribunal Supremo se refirió al <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo para apoyar y reforzar su argumentación.<br />

En primer lugar, el Tribunal se <strong>de</strong>tuvo en precisar el objeto <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 2, d) <strong>de</strong> la Carta a fin <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>terminar si englobaba únicamente el ejercicio <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s individuales<br />

ejercidos colectivamente o si comprendía también las activida<strong>de</strong>s colectivas <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos<br />

que no pue<strong>de</strong>n ejercerse <strong>de</strong> forma individual. El Tribunal se inclinó finalmente <strong>por</strong> una<br />

interpretación amplia <strong><strong>de</strong>l</strong> objeto <strong>de</strong> tal artículo y se refirió al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo a<br />

fin <strong>de</strong> reforzar esta conclusión. En concreto, señaló que las <strong>de</strong>cisiones <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad<br />

144 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948.<br />

145 Convenio núm. 11 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> asociación (agricultura), 1921; Convenio núm. 141 <strong>de</strong> la OIT<br />

sobre las organizaciones <strong>de</strong> trabajadores rurales, 1975.<br />

146 Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT.<br />

79


Sindical <strong>de</strong> la OIT <strong>de</strong>mostraban que el pleno reconocimiento <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong> asociación<br />

implicaba la protección efectiva <strong>de</strong> las activida<strong>de</strong>s <strong>de</strong> dimensión colectiva efectuadas <strong>por</strong> <strong>los</strong><br />

sindicatos.<br />

Acto seguido, el Tribunal examinó la principal cuestión jurídica planteada en el litigio, que<br />

consistía en <strong>de</strong>terminar si, en virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 2, d) <strong>de</strong> la Carta, el Estado tenía la obligación<br />

positiva <strong>de</strong> proteger la libertad sindical <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores agrarios. En efecto, la ley sujeta a<br />

examen no prohibía que <strong>los</strong> trabajadores agrarios se sindicaran, pero se abstenía <strong>de</strong> acordarles la<br />

protección reconocida a <strong>los</strong> otros trabajadores frente a las prácticas antisindicales.<br />

Basándose principalmente en su jurispru<strong>de</strong>ncia anterior, el Tribunal concluyó que, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el<br />

momento en que se probaba que la exclusión <strong>de</strong> un grupo <strong>de</strong> una protección acordada <strong>por</strong> la ley<br />

imposibilitaba el ejercicio efectivo <strong>de</strong> una libertad reconocida <strong>por</strong> la Carta, incumbía al Estado<br />

ampliar el ámbito <strong>de</strong> aplicación <strong>de</strong> la protección legal. A fin <strong>de</strong> apoyar el reconocimiento <strong>de</strong> la<br />

obligación positiva <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado <strong>de</strong> ampliar el régimen <strong>de</strong> protección <strong>de</strong> la libertad sindical a <strong>los</strong><br />

trabajadores agrarios, el Tribunal hizo referencia a varios convenios <strong>de</strong> la OIT. Sobre la base <strong>de</strong><br />

<strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 2 y 10 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT, así como <strong>de</strong> <strong>los</strong> Convenios núm. 11 y 141,<br />

el Tribunal subrayó el carácter central <strong><strong>de</strong>l</strong> principio <strong>de</strong> no discriminación en el reconocimiento<br />

efectivo <strong>de</strong> la libertad sindical.<br />

Tras presentar las pruebas que sustentaban que la exclusión <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores agrarios <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

régimen <strong>de</strong> protección legal obstaculizaba el ejercicio efectivo <strong>de</strong> la libertad sindical, el Tribunal<br />

Supremo <strong><strong>de</strong>l</strong> Canadá <strong>de</strong>claró inconstitucionales el artículo 80 <strong>de</strong> la LMLRTE, así como el<br />

artículo 3, b) <strong>de</strong> la LRT basando su razonamiento en <strong>los</strong> convenios <strong>de</strong> la OIT.<br />

44. Tribunal <strong>de</strong> Derechos Humanos <strong>de</strong> Québec, Comisión <strong>de</strong> Derechos <strong>de</strong> la Persona y<br />

Derechos <strong>de</strong> la Juventud c. Universidad <strong>de</strong> Laval, 2 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2000, núm. 200-53-<br />

000013-982, 2000 CanLII 3 (QC T.D.P.)<br />

Temas: protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación; igualdad <strong>de</strong><br />

remuneración<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 147 instrumento no sujeto a ratificación 148<br />

Establecimiento <strong>de</strong> un sistema <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> remuneración en la Universidad/<br />

Cuestionamiento <strong><strong>de</strong>l</strong> carácter discriminatorio <strong><strong>de</strong>l</strong> sistema/ Aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

<strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> tribunal nacional como base jurídica adicional<br />

La Comisión <strong>de</strong> Derechos <strong>de</strong> la Persona y Derechos <strong>de</strong> la Juventud <strong>de</strong>nunció ante el Tribunal <strong>de</strong><br />

Derechos Humanos que la Universidad <strong>de</strong> Laval había introducido un sistema <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong><br />

remuneración con efectos discriminatorios <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> sexo. En concreto, a pesar <strong>de</strong> que se<br />

había consi<strong>de</strong>rado que el trabajo efectuado <strong>por</strong> <strong>los</strong> empleados <strong>de</strong> dos grupos <strong>de</strong> trabajo<br />

diferentes era equivalente, <strong>los</strong> empleados <strong><strong>de</strong>l</strong> área administrativa (mujeres en su mayoría)<br />

disfrutaban <strong>de</strong> una estructura salarial menos ventajosa que <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> sector especializado y <strong>de</strong><br />

servicios (hombres en su mayoría). 149<br />

147 Convenio núm. 100 <strong>de</strong> la OIT sobre igualdad <strong>de</strong> remuneración, 1951; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos<br />

Económicos, Sociales y Culturales, 1966; Convención sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las Formas <strong>de</strong> Discriminación<br />

contra la Mujer, 1979.<br />

148 Recomendación núm. 90 <strong>de</strong> la OIT sobre igualdad <strong>de</strong> remuneración, 1951.<br />

149 Véase párrafo 1 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

80


El Tribunal acudió al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar su <strong>de</strong>cisión basada en el artículo 19 <strong>de</strong><br />

la Carta <strong>de</strong> Derechos y Liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> la Persona, Québec 1975 y sostener que el sistema <strong>de</strong><br />

igualdad <strong>de</strong> remuneración establecido <strong>por</strong> la Universidad vulneraba el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la igualdad <strong>de</strong><br />

remuneración <strong>por</strong> un trabajo <strong>de</strong> igual valor. 150<br />

El Tribunal <strong>de</strong> Derechos Humanos <strong>de</strong> Québec tomó como fundamento el Convenio núm. 100 y<br />

la Recomendación núm. 90 <strong>de</strong> la OIT, así como <strong>los</strong> tratados pertinentes <strong>de</strong> las Naciones Unidas,<br />

y <strong>de</strong>terminó que la legislación nacional se <strong>de</strong>bía interpretar en concordancia con las<br />

obligaciones <strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado.<br />

El Tribunal resaltó la <strong>de</strong>finición <strong><strong>de</strong>l</strong> principio <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> remuneración prevista en el<br />

Convenio núm. 100 <strong>de</strong> la OIT en <strong>los</strong> siguientes términos:<br />

“La adopción <strong>de</strong> este principio [principio <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> remuneración] establece la<br />

base <strong>de</strong> la igualdad entre hombres y mujeres y permite atacar el problema <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

empleos sub-valorados <strong>por</strong> ser efectuados tradicionalmente <strong>por</strong> las mujeres. [...] Para la<br />

Conferencia Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, una correcta clasificación <strong>de</strong> <strong>los</strong> empleos<br />

constituye un factor esencial en el establecimiento <strong>de</strong> tarifas <strong>de</strong> remuneración<br />

conformes al principio <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> remuneración fijado en el Convenio núm. 100.<br />

Una clasificación <strong>de</strong> ese tipo se <strong>de</strong>be hacer a partir <strong>de</strong> métodos que permitan evaluar<br />

objetivamente las tareas que compren<strong>de</strong>n <strong>los</strong> diferentes puestos <strong>de</strong> trabajo. El Convenio<br />

núm.100 y la Recomendación núm. 90 marcaron un hito en el reconocimiento <strong>de</strong> las<br />

causas <strong>de</strong> la discriminación contra la mujer en materia <strong>de</strong> remuneración. Al sustituir el<br />

principio <strong>de</strong> "igual remuneración <strong>por</strong> trabajo igual" <strong>por</strong> una fórmula más amplia <strong>de</strong><br />

"igual remuneración <strong>por</strong> trabajo <strong>de</strong> igual valor" la OIT reconoce la base sistémica <strong>de</strong> la<br />

discriminación salarial que surge <strong>de</strong> <strong>los</strong> diversos componentes <strong>de</strong> <strong>los</strong> sistemas <strong>de</strong><br />

compensación”. 151<br />

En virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 19 <strong>de</strong> la Carta <strong>de</strong> Derechos y Liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> la Persona y acudiendo al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para sustentar su argumento, el Tribual <strong>de</strong>claró que la Universidad <strong>de</strong><br />

Laval había violado el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> <strong>los</strong> empleados <strong><strong>de</strong>l</strong> área administrativa al no<br />

conce<strong>de</strong>rles una remuneración igual a la <strong>de</strong> sus compañeros <strong><strong>de</strong>l</strong> sector especializado y <strong>de</strong> servicios,<br />

ya que realizaban trabajos <strong>de</strong> igual valor.<br />

150 El articulo 19 <strong>de</strong> la Carta <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> la persona <strong>de</strong> Québec estipula que:<br />

“Cada empleador tiene que otorgar, sin discriminación, igual salario o remuneración a <strong>los</strong> miembros <strong>de</strong> su personal,<br />

que realicen trabajo equivalente en el mismo lugar.<br />

La diferencia en salarios o remuneraciones basada en experiencia, antigüedad, años <strong>de</strong> servicio, merito,<br />

productividad, horas extras no es consi<strong>de</strong>rada discriminatoria si tales criterios son iguales para todos <strong>los</strong> miembros<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> personal.<br />

Los ajustes salariales y <strong>los</strong> planes <strong>de</strong> igualdad salarial no son acciones consi<strong>de</strong>radas como discriminación <strong>de</strong> sexo, si<br />

estos son estipulados en concordancia con la Ley <strong>de</strong> igualdad salarial (capitulo E-12.001).”<br />

151 Párrafos 122, 125 y 126 <strong>de</strong> la sentencia<br />

81


45. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Canadá, Baker c. Ministro <strong>de</strong> Ciudadanía e Inmigración, 9 <strong>de</strong><br />

julio <strong>de</strong> 1999, [1999] 2 S.C.R. 817<br />

Temas: <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia; <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong><strong>de</strong>l</strong> niño<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado (pero aún no incor<strong>por</strong>ado al <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

interno); 152 instrumentos no sujetos a ratificación; 153 jurispru<strong>de</strong>ncia comparada 154<br />

Or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> expulsión <strong><strong>de</strong>l</strong> territorio <strong>de</strong> una madre con cuatro hijos/ Demanda ante el Tribunal<br />

Supremo para que <strong>de</strong>clare ilegal la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> expulsión/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía<br />

para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno/ Opinión discrepante<br />

Se dictó una or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> expulsión contra una ciudadana jamaicana que pa<strong>de</strong>cía trastornos<br />

mentales graves y tenía cuatro hijos <strong>de</strong> nacionalidad canadiense. La madre presentó una<br />

<strong>de</strong>manda judicial para obtener la anulación <strong>de</strong> dicha or<strong>de</strong>n. La <strong>de</strong>mandante alegó que el Código<br />

<strong>de</strong> Inmigración dispone que, en <strong>los</strong> procedimientos <strong>de</strong> expulsión, la Administración <strong>de</strong>be tener<br />

en cuenta las razones <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n humanitario, y que, en este caso la expulsión causaría un<br />

perjuicio irreparable a ella y a sus hijos, así como a su salud mental.<br />

En una opinión discrepante, 155 la magistrada L’heureux-Dubé consi<strong>de</strong>ró que <strong>de</strong>bía tomarse en<br />

consi<strong>de</strong>ración la Convención <strong>de</strong> las Naciones Unidas sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño a fin <strong>de</strong><br />

<strong>de</strong>terminar las razones <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n humanitario aplicables al caso, aunque dicha Convención,<br />

ratificada <strong>por</strong> Canadá, aún no hubiera sido incor<strong>por</strong>ada a la legislación interna:<br />

“Otra muestra <strong>de</strong> la im<strong>por</strong>tancia <strong>de</strong> la consi<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> <strong>los</strong> intereses <strong>de</strong> <strong>los</strong> niños para la<br />

adopción <strong>de</strong> una <strong>de</strong>cisión <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n humanitario y <strong>por</strong> motivos familiares es la<br />

ratificación <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> Canadá <strong>de</strong> la Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño, así<br />

como el reconocimiento <strong>de</strong> la im<strong>por</strong>tancia <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s e intereses <strong>de</strong> <strong>los</strong> niños en<br />

otros instrumentos <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> Canadá. Estos tratados y convenios<br />

<strong>internacional</strong>es no forman <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> canadiense hasta su integración en el<br />

or<strong>de</strong>namiento jurídico interno mediante ley (...), <strong>por</strong> lo que sus disposiciones no tienen<br />

aplicación directa en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> Canadá.” 156<br />

(…) Sin embargo, <strong>los</strong> valores reflejados en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> relativo a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

humanos pue<strong>de</strong>n tenerse en cuenta en el enfoque contextual <strong>de</strong> la interpretación <strong>de</strong> las leyes<br />

y en el ámbito <strong><strong>de</strong>l</strong> control judicial (…).<br />

El Legislativo <strong>de</strong>be respetar <strong>los</strong> valores y principios <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, tanto<br />

consuetudinario como convencional. Estas normas forman <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> contexto jurídico en<br />

el que <strong>de</strong>be aprobarse y aplicarse la ley. En la medida <strong>de</strong> lo posible, <strong>por</strong> tanto, <strong>de</strong>ben<br />

prevalecer las interpretaciones que reflejen estos valores y principios (…).<br />

Otros países que se rigen <strong>por</strong> el <strong><strong>de</strong>recho</strong> consuetudinario también han <strong>de</strong>stacado el<br />

im<strong>por</strong>tante papel que ejerce el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> relativo a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos en la<br />

interpretación <strong>de</strong> la legislación nacional: véase, <strong>por</strong> ejemplo, Tavita contra el Ministro <strong>de</strong><br />

Inmigración, [1994] 2 N.Z.L.R. 257 (C.A.), pág. 266 o Vishaka contra Rajasthan, [1997] 3<br />

L.R.C. 361 (S.C. India), pág. 367. El <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> también influye <strong>de</strong>cisivamente<br />

en la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> ámbito <strong>de</strong> aplicación <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s incluidos en la Carta [<strong>de</strong><br />

152<br />

Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño, 1989.<br />

153<br />

Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos, 1948; Declaración <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño, 1959.<br />

154<br />

Nueva Zelanda y la India.<br />

155<br />

Si bien <strong>los</strong> restantes miembros <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal aceptaron la opinión <strong>de</strong> la magistrada L’heureux-Dubé con respecto al<br />

fondo <strong><strong>de</strong>l</strong> asunto, éstos consi<strong>de</strong>raron lo siguiente: “El principio <strong>de</strong> que un convenio <strong>internacional</strong> ratificado <strong>por</strong> el<br />

Ejecutivo carece <strong>de</strong> fuerza o efecto en el sistema jurídico canadiense hasta su incor<strong>por</strong>ación al <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno se<br />

vería perjudicado si se aplicara un principio legal que permitiera referirse a él durante el proceso <strong>de</strong> su integración al<br />

or<strong>de</strong>namiento jurídico interno.”<br />

156<br />

Párrafo 69 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

82


Derechos y Liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Canadá]: Slaight Communications, anteriormente citado; R.<br />

contra Keegstra, [1990] 3 S.C.R. 697.<br />

Los valores y principios <strong>de</strong> la Convención reconocen la im<strong>por</strong>tancia <strong>de</strong> la atención a <strong>los</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s e intereses <strong>de</strong> <strong>los</strong> niños en el momento <strong>de</strong> adoptar <strong>de</strong>cisiones que afecten a su<br />

futuro. El preámbulo hace también referencia a la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

Derechos Humanos al afirmar que “la infancia tiene <strong><strong>de</strong>recho</strong> a especial cuidado y<br />

atención. Otros instrumentos <strong>internacional</strong>es asignan también la misma im<strong>por</strong>tancia a la<br />

toma en consi<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> la protección <strong>de</strong> <strong>los</strong> niños y sus necesida<strong>de</strong>s e intereses. La<br />

Declaración <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño <strong>de</strong> las Naciones Unidas (1959) establece en su<br />

preámbulo que el niño ‘necesita protección y cuidado especiales’. Los principios <strong>de</strong> la<br />

Convención y <strong>de</strong> otros instrumentos <strong>internacional</strong>es asignan especial im<strong>por</strong>tancia a la<br />

protección <strong>de</strong> <strong>los</strong> niños y <strong>de</strong> la infancia y, en particular, a la consi<strong>de</strong>ración <strong>de</strong> sus<br />

intereses, necesida<strong>de</strong>s y <strong><strong>de</strong>recho</strong>s, lo que muestra que estos valores son fundamentales<br />

para <strong>de</strong>terminar si en la presente resolución se han tenido razonablemente en cuenta las<br />

razones <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n humanitario y <strong>los</strong> motivos familiares.” 157<br />

La magistrada L’heureux-Dubé consi<strong>de</strong>ró, <strong>por</strong> tanto, que aunque no se hubiera incor<strong>por</strong>ado<br />

todavía la Convención sobre <strong>los</strong> Derechos <strong><strong>de</strong>l</strong> Niño al <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno, la administración <strong>de</strong>bía<br />

tenerla en cuenta en sus procesos <strong>de</strong> expulsión. En este caso, el Tribunal Supremo <strong>de</strong> Canadá<br />

anuló la or<strong>de</strong>n <strong>de</strong> expulsión.<br />

46. Tribunal Supremo <strong>de</strong> Canadá, Slaight Communication Incor<strong>por</strong>ated c. Ron<br />

Davidson, 4 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 1989, [1989] 1 S.C.R. 1038<br />

Temas: <strong>de</strong>spido; libertad <strong>de</strong> expresión<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado 158<br />

Despido sin causa justificada/ Laudo arbitral <strong>por</strong> el que se or<strong>de</strong>naba a la empresa a<br />

pro<strong>por</strong>cionar cierta información a <strong>los</strong> potenciales contratantes <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador/ Demanda <strong>por</strong><br />

vulneración <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong> expresión/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Una empresa <strong>de</strong>spidió a un trabajador <strong>por</strong> incompetencia profesional, tras lo cual el caso fue<br />

sometido a arbitraje. El proceso <strong>de</strong> arbitraje reveló que el <strong>de</strong>spido había obe<strong>de</strong>cido a una<br />

estratagema urdida <strong>por</strong> la empresa para librarse <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador. En consecuencia, el árbitro<br />

or<strong>de</strong>nó a la empresa el pago <strong>de</strong> una in<strong>de</strong>mnización al empleado y le exigió que, en la<br />

correspon<strong>de</strong>ncia que mantuviera con cualquier persona interesada en contratar al trabajador,<br />

mencionara el a<strong>de</strong>cuado rendimiento laboral <strong>de</strong> éste. A<strong>de</strong>más, or<strong>de</strong>nó a la empresa que<br />

informara a estas personas <strong>de</strong> que un laudo arbitral había fallado que se trataba <strong>de</strong> un <strong>de</strong>spido<br />

injustificado. La finalidad <strong>de</strong> esta medida era evitar que la antigua empresa dañara la carrera<br />

profesional <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador. La empresa presentó una reclamación judicial al consi<strong>de</strong>rar que el<br />

laudo arbitral vulneraba su <strong><strong>de</strong>recho</strong> fundamental a la libertad <strong>de</strong> expresión, reconocido <strong>por</strong> la<br />

Carta <strong>de</strong> Derechos y Liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Canadá.<br />

A fin <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> encontrar un nuevo empleo <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajador justificaba la<br />

restricción <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong> expresión <strong>de</strong> la antigua empresa, el magistrado que presidía el<br />

Tribunal Supremo se basó en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>, un enfoque compartido <strong>por</strong> la mayoría <strong>de</strong><br />

<strong>los</strong> miembros <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal.<br />

157 Párrafo 70 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

158 Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales, 1966.<br />

83


“En una sociedad libre y <strong>de</strong>mocrática como la canadiense hay diversos valores que<br />

merecen protección, aunque sólo se mencionan expresamente algunos <strong>de</strong> el<strong>los</strong> en la<br />

Carta [<strong>de</strong> Derechos y Liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> Canadá]. Los valores fundamentales <strong>de</strong> una sociedad<br />

libre y <strong>de</strong>mocrática amparan tanto <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> la Carta como, en las o<strong>por</strong>tunas<br />

circunstancias, la limitación <strong>de</strong> éstos. Tal como se expuso en la sentencia Oakes,<br />

anteriormente citada, (...) entre <strong>los</strong> valores fundamentales <strong>de</strong> nuestra sociedad libre y<br />

<strong>de</strong>mocrática se encuentran “la dignidad inherente a la persona humana” y el<br />

“compromiso con la justicia social y la equidad”. Teniendo especialmente en cuenta la<br />

ratificación <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales <strong>por</strong><br />

<strong>parte</strong> <strong>de</strong> Canadá (1996), así como su compromiso <strong>de</strong> proteger, entre otros, el <strong><strong>de</strong>recho</strong> al<br />

trabajo en todos sus aspectos, recogido en el artículo 6 <strong>de</strong> dicho pacto, no pue<strong>de</strong> dudarse<br />

<strong>de</strong> la gran im<strong>por</strong>tancia que reviste este objetivo en el presente caso. En mi anterior<br />

remisión a la Ley sobre las relaciones <strong>de</strong> trabajo para <strong>los</strong> empleados <strong><strong>de</strong>l</strong> sector público<br />

(Public Service Employee Relations Act) <strong>de</strong> Alberta, afirmé que:<br />

“Las obligaciones <strong>internacional</strong>es en materia <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos contraídas <strong>por</strong><br />

Canadá son, a mi juicio, un indicio im<strong>por</strong>tante <strong><strong>de</strong>l</strong> significado <strong>de</strong> la expresión "se<br />

benefician plenamente <strong>de</strong> la protección acordada <strong>por</strong> la Carta”. Creo que, en términos<br />

generales, <strong>de</strong>be consi<strong>de</strong>rarse que la Carta pro<strong>por</strong>ciona una protección como mínimo tan<br />

gran<strong>de</strong> como la que ofrecen las disposiciones similares <strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos<br />

<strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> Canadá en el ámbito <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos.”<br />

(...) Las obligaciones <strong>internacional</strong>es en materia <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos contraídas <strong>por</strong><br />

Canadá <strong>de</strong>ben guiar no sólo la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> contenido <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s garantizados<br />

<strong>por</strong> la Carta, sino también la interpretación <strong>de</strong> lo que <strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse como objetivos<br />

urgentes y substanciales en el sentido <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 1 que puedan justificar la restricción<br />

<strong>de</strong> tales <strong><strong>de</strong>recho</strong>s. Por otra <strong>parte</strong>, a <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong> este análisis sobre la pro<strong>por</strong>cionalidad,<br />

el hecho <strong>de</strong> que un valor tenga el carácter <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> humano <strong>internacional</strong>, sea en<br />

virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> consuetudinario <strong>internacional</strong> o <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados <strong>de</strong> <strong>los</strong> que Canadá sea<br />

<strong>parte</strong>, <strong>de</strong>bería ser generalmente indicativo <strong><strong>de</strong>l</strong> alto grado <strong>de</strong> im<strong>por</strong>tancia asignado a<br />

dicho objetivo. Esto se correspon<strong>de</strong> con la im<strong>por</strong>tancia conferida <strong>por</strong> este Tribunal a la<br />

protección <strong>de</strong> <strong>los</strong> empleados, como grupo social vulnerable. ”<br />

Este mismo razonamiento pue<strong>de</strong> encontrarse en la <strong>de</strong>cisión <strong><strong>de</strong>l</strong> Tribunal Supremo:<br />

“En síntesis, el árbitro no fue más allá <strong>de</strong> lo necesario para alcanzar el objetivo <strong>de</strong>seado.<br />

Finalmente, <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong> las medidas no eran tan perjudiciales como para prevalecer<br />

sobre el objetivo <strong>de</strong> éstas. En este caso, el objetivo revestía gran im<strong>por</strong>tancia,<br />

especialmente a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> compromiso contraído <strong>por</strong> Canadá (en virtud <strong>de</strong> un tratado<br />

<strong>internacional</strong>) <strong>de</strong> proteger el <strong><strong>de</strong>recho</strong> al trabajo en todos sus aspectos. A <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong><br />

este análisis sobre la pro<strong>por</strong>cionalidad, el hecho <strong>de</strong> que un valor tenga el carácter <strong>de</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> humano <strong>internacional</strong>, sea en virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> consuetudinario <strong>internacional</strong><br />

o <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados <strong>de</strong> <strong>los</strong> que Canadá sea <strong>parte</strong>, <strong>de</strong>bería ser generalmente indicativo <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

alto grado <strong>de</strong> im<strong>por</strong>tancia asignado a dicho objetivo.”<br />

El Tribunal consi<strong>de</strong>ró que el hecho <strong>de</strong> que <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es reconocieran el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> al trabajo mostraba el carácter fundamental <strong>de</strong> ese <strong><strong>de</strong>recho</strong>, cuya protección podía<br />

justificar, <strong>por</strong> tanto, la restricción <strong>de</strong> la libertad <strong>de</strong> expresión <strong>de</strong> la antigua empresa. En este<br />

caso, el Tribunal Supremo <strong>de</strong> Canadá <strong>de</strong>negó la anulación <strong><strong>de</strong>l</strong> laudo arbitral.<br />

84


Constitución Política <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Chile<br />

Chile<br />

Artículo 5, párrafo 2<br />

El ejercicio <strong>de</strong> la soberanía reconoce como limitación el respeto a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s esenciales que emanan <strong>de</strong><br />

la naturaleza humana. Es <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado respetar y promover tales <strong><strong>de</strong>recho</strong>s,<br />

garantizados <strong>por</strong> esta Constitución, así como <strong>por</strong> <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> Chile y que<br />

se encuentren vigentes.<br />

47. Corte Suprema, Car<strong>los</strong> Castro Cortés c. Wackenhut - Chile, 1 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 2001,<br />

expediente núm. 2549-01<br />

Temas: libertad sindical; <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 159<br />

Despido <strong>de</strong> un dirigente sindical/ Acto <strong>de</strong> discriminación antisindical/ Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

El trabajador interpuso <strong>de</strong>manda contra su empleador <strong>por</strong> haber sido <strong>de</strong>spedido <strong>de</strong>bido a su<br />

condición <strong>de</strong> dirigente sindical, solicitando se or<strong>de</strong>ne su reincor<strong>por</strong>ación inmediata al empleo.<br />

El Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia acogió la <strong>de</strong>manda y, a su vez, la Corte <strong>de</strong> Apelaciones la<br />

confirmó, tras lo cual el empleador interpuso un recurso para que la Corte Suprema anulara la<br />

indicada sentencia.<br />

A fin <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si el <strong>de</strong>spido <strong><strong>de</strong>l</strong> dirigente sindical constituía una discriminación<br />

antisindical, la Corte Suprema aplicó el Código <strong>de</strong> Trabajo, 160 así como la Constitución<br />

Nacional. 161 A<strong>de</strong>más, hizo referencia a <strong>los</strong> Convenios núm. 87 y 98 <strong>de</strong> la OIT para subrayar el<br />

carácter fundamental <strong>de</strong> la autonomía <strong>de</strong> las organizaciones sindicales y la prohibición <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong>de</strong>spido discriminatorio antisindical, consi<strong>de</strong>rando que dicho dirigente sindical estaba protegido<br />

<strong>por</strong> el fuero sindical.<br />

Efectivamente, la Corte hizo mención <strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> la siguiente<br />

manera:<br />

“Que el Convenio núm. 98 <strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo relativo a la<br />

aplicación <strong>de</strong> <strong>los</strong> principios <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, en su<br />

artículo 1º dispone que <strong>los</strong> trabajadores <strong>de</strong>berán gozar <strong>de</strong> a<strong>de</strong>cuada protección contra<br />

todo acto <strong>de</strong> discriminación tendiente a menoscabar la libertad sindical en relación con<br />

su empleo (…). Esta norma <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> alu<strong>de</strong> al <strong>de</strong>spido discriminatorio<br />

antisindical, el cual no <strong>de</strong>be producir el efecto <strong>de</strong> extinguir la relación laboral.<br />

Se ha advertido que este precepto es el complemento necesario o indispensable para la<br />

autonomía <strong>de</strong> las organizaciones sindicales, conforme a <strong>los</strong> términos <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong><br />

la misma Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, cuyo artículo 3º alu<strong>de</strong> al principio<br />

159<br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, 1949.<br />

160<br />

El artículo 243 <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo establece el Fuero otorgado a <strong>los</strong> dirigentes sindicales ya electos, <strong>de</strong>s<strong>de</strong> la<br />

fecha <strong>de</strong> la elección hasta seis meses <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> haber cesado en el cargo.<br />

161<br />

El artículo 19, 19) <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Chile señala que la ley contemplará <strong>los</strong> mecanismos que aseguren la<br />

autonomía <strong>de</strong> estas organizaciones sindicales.<br />

85


fundamental según el cual las organizaciones <strong>de</strong> trabajadores tienen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> elegir<br />

libremente a sus representantes.”<br />

En consecuencia, la Corte <strong>de</strong> Chile, <strong>de</strong>spués <strong>de</strong> haberse basado en las disposiciones nacionales,<br />

se refirió a <strong>los</strong> Convenios núm. 87 y 98 <strong>de</strong> la OIT para subrayar el carácter fundamental <strong>de</strong> la<br />

protección <strong>de</strong> <strong>los</strong> representantes sindicales contra cualquier acto discriminatorio antisindical.<br />

Sobre este fundamento, la Corte <strong>de</strong>sestimó el recurso y confirmó la nulidad <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong>de</strong>spido.<br />

48. Corte <strong>de</strong> Apelaciones <strong>de</strong> Santiago, José Patricio Olivares Tapia y Car<strong>los</strong> Octavio<br />

Abarca González c. María Soledad Hurtado Gálvez, 6 <strong>de</strong> noviembre <strong>de</strong> 2000,<br />

expediente núm. 2840-2000<br />

Tema: libertad sindical<br />

Tipo <strong>de</strong> <strong>utilización</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para<br />

reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 162 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 163<br />

Libertad sindical/ Impugnación <strong>de</strong> las elecciones sindicales/ Autonomía sindical/ Referencia al<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Dos directivos <strong>de</strong> Fe<strong>de</strong>raciones <strong>de</strong> funcionarios públicos <strong>de</strong> Chile interpusieron una <strong>de</strong>manda <strong>de</strong><br />

protección <strong>de</strong> garantías constitucionales contra una Inspectora <strong>de</strong> Trabajo, argumentando que la<br />

funcionaria no cumplió con su <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> realizar el examen <strong>de</strong> <strong>los</strong> requisitos <strong>de</strong> legalidad para la<br />

elección <strong>de</strong> la directiva <strong>de</strong> una Agrupación Nacional <strong>de</strong> Fe<strong>de</strong>raciones <strong>de</strong> funcionarios públicos<br />

<strong>de</strong> Chile.<br />

Para <strong>de</strong>terminar si la negativa <strong>de</strong> la funcionaria <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> controlar la legalidad <strong>de</strong> la<br />

elección era acor<strong>de</strong> con <strong>los</strong> principios <strong>de</strong> la libertad sindical, la Corte <strong>de</strong> Apelaciones se basó en<br />

la legislación nacional 164 y dictaminó que dicha funcionaria había respetado la autonomía<br />

sindical al no haber efectuado injerencia alguna en dicha elección, ya que la competencia como<br />

calificador <strong>de</strong> la elección recaía en el Tribunal Electoral Regional y no en la Autoridad<br />

Administrativa. Asimismo, para subrayar que la elección plenamente libre <strong>de</strong> sus representantes<br />

es un elemento fundamental <strong>de</strong> la autonomía sindical <strong>de</strong>ntro <strong><strong>de</strong>l</strong> marco <strong>de</strong> la libertad sindical, la<br />

Corte tomó en consi<strong>de</strong>ración el artículo 19, 19) <strong>de</strong> la Constitución Nacional 165 e hizo referencia<br />

al Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT 166 y a la “jurispru<strong>de</strong>ncia” <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la<br />

OIT. 167<br />

162 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948.<br />

163 Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT.<br />

164 Artículo 10, 2) <strong>de</strong> la Ley 18593 promulgada el 5 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1987: “Correspon<strong>de</strong> a <strong>los</strong> Tribunales Electorales<br />

Regionales: (…) Conocer <strong>de</strong> las reclamaciones que se interpongan con motivo <strong>de</strong> las elecciones <strong>de</strong> carácter gremial y<br />

<strong>de</strong> las <strong>de</strong> cualesquiera otros grupos intermedios.”<br />

165 Artículo 19, 19) <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Chile: “La Constitución asegura a todas las personas: (…) El <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong><br />

sindicarse en <strong>los</strong> casos y forma que señale la ley. La afiliación sindical será siempre voluntaria. Las organizaciones<br />

sindicales gozarán <strong>de</strong> personalidad jurídica <strong>por</strong> el solo hecho <strong>de</strong> registrar sus estatutos y actas constitutivas en la<br />

forma y condiciones que <strong>de</strong>termine la ley. La ley contemplará <strong>los</strong> mecanismos que aseguren la autonomía <strong>de</strong> estas<br />

organizaciones. Las organizaciones sindicales no podrán intervenir en activida<strong>de</strong>s político partidistas.”<br />

166 Artículo 3, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87: “Las organizaciones <strong>de</strong> trabajadores y <strong>de</strong> empleadores tienen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong><br />

redactar sus estatutos y reglamentos administrativos, el <strong>de</strong> elegir libremente sus representantes, el <strong>de</strong> organizar su<br />

administración y sus activida<strong>de</strong>s y el <strong>de</strong> formular su programa <strong>de</strong> acción.”<br />

Artículo 3, 2) <strong><strong>de</strong>l</strong> mismo Convenio: “Las autorida<strong>de</strong>s públicas <strong>de</strong>berán abstenerse <strong>de</strong> toda intervención que tienda a<br />

limitar este <strong><strong>de</strong>recho</strong> o a entorpecer su ejercicio legal.”<br />

167 “(…) en <strong>los</strong> casos en que sean impugnados <strong>los</strong> resultados <strong>de</strong> elecciones sindicales, estas cuestiones <strong>de</strong>berían<br />

remitirse a las autorida<strong>de</strong>s judiciales, quienes <strong>de</strong>berían garantizar un procedimiento imparcial, objetivo y rápido”<br />

(Véase OIT: Informe <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical, caso núm. 1305, 239.o informe, Boletín Oficial, vol. LXVIII,<br />

serie B, núm. 2, Ginebra, 1985, párrafo 297 a)).<br />

86


La Corte se pronunció <strong>de</strong> la siguiente manera:<br />

“(…) el sentido <strong>de</strong> la normativa no es sino permitir la aplicación concreta <strong>de</strong> la<br />

autonomía sindical consagrada como garantía constitucional en el artículo 19, 19) <strong>de</strong> la<br />

Carta Fundamental y <strong>de</strong> la que, a mayor abundamiento, da cuenta el Convenio núm. 87<br />

<strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo (OIT) en vigor en nuestro país <strong>de</strong> 1º <strong>de</strong><br />

febrero <strong>de</strong> 1999.” 168<br />

Asimismo, la Corte señaló:<br />

“(…) que siguiendo en el ámbito <strong>de</strong> aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT en el<br />

campo <strong>de</strong> la impugnación <strong>de</strong> las elecciones sindicales, el Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical,<br />

nacido al amparo <strong>de</strong> dicha Organización Internacional, ha observado que en <strong>los</strong> casos<br />

en que sean impugnados <strong>los</strong> resultados <strong>de</strong> elecciones sindicales, estas cuestiones<br />

<strong>de</strong>berían remitirse a las autorida<strong>de</strong>s judiciales, quienes <strong>de</strong>berían garantizar un<br />

procedimiento imparcial, objetivo y rápido.”<br />

Con ello, la Corte <strong>de</strong> Apelaciones <strong>de</strong> Santiago, <strong>de</strong> conformidad a su legislación nacional y con<br />

referencia al Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT y a la “jurispru<strong>de</strong>ncia” <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad<br />

Sindical, <strong>de</strong>sestimó la <strong>de</strong>manda en virtud a la autonomía sindical como garantía <strong>de</strong> la no<br />

intervención <strong>de</strong> las autorida<strong>de</strong>s públicas en la acción sindical.<br />

49. Corte Suprema, Víctor Améstida Stuardo y otro c. Santa Isabel S.A., 19 <strong>de</strong> octubre <strong>de</strong><br />

2000, expediente núm. 10.695<br />

Temas: libertad sindical; <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la<br />

interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 169<br />

Libertad sindical/ Despido <strong>de</strong> trabajadores con fuero sindical/ Acto <strong>de</strong> discriminación<br />

antisindical/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

interno<br />

Unos trabajadores, que fueron <strong>de</strong>signados representantes sindicales antes <strong>de</strong> la constitución <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

sindicato, interpusieron una <strong>de</strong>manda <strong>por</strong> haber sido <strong>de</strong>spedidos <strong>de</strong> forma injustificada. El<br />

Tribunal <strong>de</strong> Primera Instancia estimó que <strong>los</strong> <strong>de</strong>mandantes ya se encontraban asistidos <strong>por</strong> el<br />

fuero sindical y consi<strong>de</strong>ró injustificados sus <strong>de</strong>spidos. Sin embargo, la Corte <strong>de</strong> Apelaciones<br />

revocó la sentencia <strong>de</strong> primer grado; ante lo cual, <strong>los</strong> trabajadores pidieron que la Corte<br />

Suprema la anulase y dictase una nueva confirmando la <strong>de</strong> primer grado.<br />

Para <strong>de</strong>terminar si la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> fuero sindical abarcaba a <strong>los</strong> trabajadores que eran<br />

candidatos a representantes sindicales aun antes <strong>de</strong> la constitución <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato, la Corte analizó<br />

su Código <strong>de</strong> Trabajo para constatar que dicho texto contenía disposiciones que podían ser<br />

contradictorias ya que, <strong>por</strong> un lado, establecía que el fuero sindical se generaba a partir <strong>de</strong> la<br />

168 La mayoría <strong>de</strong> <strong>los</strong> especialistas en Chile y la jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong>tribunales</strong> chilenos interpretan el artículo 5 <strong>de</strong> la<br />

Constitución Nacional, sosteniendo que <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong>bidamente incor<strong>por</strong>ados al or<strong>de</strong>namiento<br />

jurídico chileno tienen valor <strong>de</strong> ley y aquel<strong>los</strong> que consagran <strong><strong>de</strong>recho</strong>s esenciales <strong>de</strong> la persona humana, ratificados<br />

<strong>por</strong> Chile y que se encuentran vigentes, tienen jerarquía <strong>de</strong> rango constitucional.<br />

169 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, 1949; Convenio núm. 135 <strong>de</strong> la OIT<br />

sobre <strong>los</strong> representantes <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores, 1971.<br />

87


ealización <strong>de</strong> la Asamblea Constitutiva y, <strong>por</strong> el otro, que el fuero protegía a <strong>los</strong> candidatos<br />

antes <strong>de</strong> la elección, siempre y cuando se comunicara <strong>por</strong> escrito la fecha <strong>de</strong> elección.<br />

Ante tal situación, la Corte Suprema interpretó <strong>los</strong> dispositivos nacionales a la luz <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

Convenios núm. 87, 98 y 135 <strong>de</strong> la OIT, para inferir que, como garantía <strong><strong>de</strong>l</strong> respeto <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

a elegir libremente a sus representantes, el fuero sindical, para generar su pleno efecto, <strong>de</strong>be<br />

compren<strong>de</strong>r con carácter necesario el periodo inmediatamente anterior a la constitución <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

sindicato pues en caso contrario no estaría resguardando el <strong><strong>de</strong>recho</strong> mismo <strong>de</strong> sindicación.<br />

Es así que la Corte se pronunció <strong>de</strong> la siguiente manera:<br />

“(…) Los Convenios Internacionales <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo núm. 87, 98 y 135, <strong>por</strong> lo que es <strong>de</strong><br />

toda evi<strong>de</strong>ncia que frente a eventuales dudas que pudiere ofrecer nuestro <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

interno, se <strong>de</strong>ben consi<strong>de</strong>rar <strong>los</strong> preceptos <strong>de</strong> la normativa <strong>internacional</strong>, especialmente<br />

teniendo en cuenta lo dispuesto en el artículo 5 <strong>de</strong> la Constitución Política <strong>de</strong> la<br />

República. 170<br />

Que el artículo 3 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 relativo a la libertad sindical y a la protección<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación se refiere a la autonomía <strong>de</strong> estas organizaciones, uno <strong>de</strong><br />

cuyos aspectos es el <strong>de</strong> elegir libremente a sus representantes. Obvio aparece que si con<br />

motivo <strong>de</strong> la constitución <strong>de</strong> un sindicato y <strong>de</strong> la elección <strong>de</strong> su directiva, se <strong>de</strong>spi<strong>de</strong> a<br />

<strong>los</strong> dirigentes <strong>por</strong> necesidad <strong>de</strong> la empresa, las que no se acreditan, nuestra legislación<br />

no se amoldaría a la preceptiva <strong>internacional</strong>.”<br />

Asimismo, la Corte se refirió al artículo 1, 1) y al artículo 1, 2), a) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 98 <strong>de</strong> la<br />

OIT relativo al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, 171 y al artículo 1º <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Convenio núm. 135 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> representantes <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores. 172<br />

Es así que la Corte Suprema <strong>de</strong> Chile <strong>de</strong>claró el <strong>de</strong>spido nulo <strong>por</strong> discriminación antisindical,<br />

interpretando el Código <strong>de</strong> Trabajo a la luz <strong>de</strong> <strong>los</strong> Convenios núm. 87, 98 y 135 <strong>de</strong> la OIT,<br />

señalando que el fuero sindical, para generar su pleno efecto en la autonomía <strong>de</strong> la organización<br />

sindical, compren<strong>de</strong> también el periodo inmediatamente anterior a la constitución <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato.<br />

170 Artículo 5 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Chile: “Es <strong>de</strong>ber <strong>de</strong> <strong>los</strong> órganos <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado respetar y promover tales <strong><strong>de</strong>recho</strong>s,<br />

garantizados <strong>por</strong> esta Constitución, así como <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> Chile y que se encuentren<br />

vigentes.”<br />

171 Artículo 1, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 98: “Los trabajadores <strong>de</strong>berán gozar <strong>de</strong> a<strong>de</strong>cuada protección contra todo acto <strong>de</strong><br />

discriminación ten<strong>de</strong>nte a menoscabar la libertad sindical en relación con su empleo.”<br />

Artículo 2, 1), a) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 98: “Dicha protección <strong>de</strong>berá ejercerse especialmente contra todo acto que tenga<br />

<strong>por</strong> objeto: a) sujetar el empleo <strong>de</strong> un trabajador a la condición <strong>de</strong> que no se afilie a un sindicato o a la <strong>de</strong> <strong>de</strong>jar <strong>de</strong> ser<br />

miembro <strong>de</strong> un sindicato.”<br />

172 Artículo 1 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 135: “Los representantes <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores en la empresa <strong>de</strong>berán gozar <strong>de</strong><br />

protección eficaz contra todo acto que pueda perjudicar<strong>los</strong>, incluido el <strong>de</strong>spido <strong>por</strong> razón <strong>de</strong> su condición <strong>de</strong><br />

representantes <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores, <strong>de</strong> sus activida<strong>de</strong>s como tales, <strong>de</strong> su afiliación al sindicato, o <strong>de</strong> su participación en<br />

la actividad sindical, siempre que dichos representantes actúen conforme a las leyes, contratos colectivos u otros<br />

acuerdos comunes en vigor.”<br />

88


China, Región Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong<br />

Ley Básica <strong>de</strong> la Región Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong<br />

Artículo 39<br />

Las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Civiles y Políticos, <strong><strong>de</strong>l</strong> Pacto Internacional <strong>de</strong><br />

Derechos Económicos, Sociales y Culturales y <strong>de</strong> <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> trabajo que sean<br />

aplicables en Hong Kong permanecerán en vigor y se aplicarán a través <strong>de</strong> leyes <strong>de</strong> la Región<br />

Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong.<br />

Los <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y liberta<strong>de</strong>s <strong>de</strong> que disfruten <strong>los</strong> resi<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> Hong Kong no serán coartados salvo <strong>por</strong><br />

prescripción legal. Tales restricciones no <strong>de</strong>berán contravenir las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> párrafo anterior <strong>de</strong><br />

este artículo.<br />

50. Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> la Región Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong,<br />

Recurso <strong>de</strong> apelación civil núm. 218 <strong>de</strong> 2005 (apelación <strong>de</strong> la sentencia HCAL núm.<br />

30/2003)<br />

Tema: trabajadores migrantes<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratado ratificado; 173 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 174<br />

Trabajadores migrantes/ Impuesto que se aplica a <strong>los</strong> empleadores que contratan a<br />

trabajadores extranjeros/ Incumplimiento <strong><strong>de</strong>l</strong> principio <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> trato entre trabajadores<br />

nacionales y no nacionales reconocido <strong>por</strong> el Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT/ Aplicabilidad <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT en <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno/ Observancia <strong>de</strong> lo dispuesto en el Convenio<br />

Trabajadores extranjeros que habían sido contratados como personal doméstico acudieron a <strong>los</strong><br />

<strong>tribunales</strong> <strong>de</strong> Hong Kong para impugnar la vali<strong>de</strong>z <strong><strong>de</strong>l</strong> impuesto aplicable a <strong>los</strong> empleadores que<br />

contratan mano <strong>de</strong> obra extranjera. Para fundar su <strong>de</strong>manda, alegaron, entre otros argumentos,<br />

que el impuesto violaba el principio <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> trato que recoge el artículo 6, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> trabajadores migrantes, aplicable en Hong Kong, al crear<br />

una diferencia <strong>de</strong> trato entre trabajadores nacionales y extranjeros.<br />

Antes <strong>de</strong> entrar sobre el fondo <strong><strong>de</strong>l</strong> asunto, el Tribunal se pronunció sobre la aplicabilidad <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT en <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno. A este respecto, el Tribunal <strong>de</strong>claró lo<br />

siguiente:<br />

“La <strong>parte</strong> <strong>de</strong>mandada ha sugerido que en ausencia <strong>de</strong> legislación adoptada <strong>por</strong> la Región<br />

Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong, el Convenio no produciría efectos jurídicos<br />

internos. No obstante, admite que la aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio en Hong Kong <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el<br />

punto <strong>de</strong> vista <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> daría lugar al principio <strong>de</strong> expectativa legítima<br />

(legitimate expectation), el cual podrían invocar <strong>los</strong> apelantes para fundar su pretensión.<br />

Nos parece posible consi<strong>de</strong>rar que el Convenio produzca <strong>los</strong> siguientes efectos<br />

jurídicos en la Región: En el caso <strong>de</strong> que una disposición legislativa <strong>de</strong> Hong Kong<br />

restringiera <strong><strong>de</strong>recho</strong>s laborales contraviniendo el Convenio aplicable en la materia,<br />

dicha restricción sería contraria a lo dispuesto en el artículo 39 <strong>de</strong> la Ley Básica, que<br />

dispone que las restricciones <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> resi<strong>de</strong>ntes <strong>de</strong> Hong Kong no <strong>de</strong>berán<br />

contravenir las disposiciones <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 39, 1). No es necesario pronunciarse sobre esta<br />

cuestión, ya que el <strong>de</strong>mandado acepta en cualquier caso que se aplica el “principio <strong>de</strong><br />

expectativa legítima”, tal y como se menciona anteriormente.”<br />

173 Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT sobre <strong>los</strong> trabajadores migrantes (revisado), 1949.<br />

174 Comisión <strong>de</strong> Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT.<br />

89


Tras haber <strong>de</strong>terminado que el Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT era aplicable en <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno, el<br />

Tribunal <strong>de</strong>cidió sobre el fondo <strong><strong>de</strong>l</strong> asunto a fin <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si el impuesto que se aplicaba <strong>por</strong><br />

la contratación <strong>de</strong> trabajadores extranjeros incumplía el artículo 6, 1) <strong>de</strong> dicho Convenio. El<br />

Tribunal <strong>de</strong>terminó que la igualdad <strong>de</strong> trato prevista en dicho artículo era aplicable a <strong>los</strong><br />

trabajadores migrantes que hubieran obtenido el permiso <strong>de</strong> trabajo <strong>de</strong> forma regular en el<br />

territorio <strong><strong>de</strong>l</strong> país que hubiera ratificado el Convenio. El impuesto objeto <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio, que<br />

constituye una condición previa para la concesión <strong><strong>de</strong>l</strong> permiso <strong>de</strong> trabajo a extranjeros, no<br />

entraba en el ámbito <strong>de</strong> aplicación <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio. Para fundamentar su <strong>de</strong>cisión el Tribunal se<br />

remitió al Estudio general sobre trabajadores migrantes elaborado <strong>por</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos<br />

en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones <strong>de</strong> la OIT y publicado en 1999: “Tales<br />

convenios tienen como objeto proteger las condiciones laborales <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores migrantes<br />

presentes <strong>de</strong> forma regular en el territorio <strong><strong>de</strong>l</strong> estado en el que prestan <strong>los</strong> servicios <strong>por</strong> <strong>los</strong> que<br />

se les ha contratado, y no tienen como finalidad <strong>de</strong>terminar a quién se <strong>de</strong>be contratar ni cuáles<br />

<strong>de</strong>berían ser las condiciones <strong>de</strong> concesión <strong>de</strong> visados.” 175<br />

Así pues, tras consi<strong>de</strong>rar que el Convenio núm. 97 <strong>de</strong> la OIT era aplicable en <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno, el<br />

Tribunal <strong>de</strong> Apelación <strong>de</strong> la Región Administrativa Especial <strong>de</strong> Hong Kong se remitió a <strong>los</strong><br />

trabajos <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos para <strong>de</strong>cidir que <strong>los</strong> impuestos que se aplicaban a la<br />

contratación <strong>de</strong> trabajadores extranjeros no contravenían dicho Convenio y que <strong>por</strong> tanto eran<br />

legales.<br />

175 OIT: Trabajadores migrantes. Estudio general <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong> Expertos en la aplicación <strong>de</strong> Convenios y<br />

Recomendaciones, Informe III(1B), Conferencia Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, 87.ª reunión, Ginebra, 1999.<br />

90


Colombia<br />

Constitución Política <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Colombia<br />

Artículo 53<br />

(...) Los convenios <strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo, <strong>de</strong>bidamente ratificados, hacen <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la legislación<br />

interna (…).<br />

Artículo 93<br />

Los tratados y convenios <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> el Congreso, que reconocen <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

humanos y que prohíben su limitación en <strong>los</strong> estados <strong>de</strong> excepción, prevalecen en el or<strong>de</strong>n interno. Los<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong>s y <strong>de</strong>beres consagrados en esta Carta, se interpretarán <strong>de</strong> conformidad con <strong>los</strong> tratados<br />

<strong>internacional</strong>es sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos ratificados <strong>por</strong> Colombia.<br />

51. Corte Constitucional, Sala Plena, Benjamín Ochoa Moreno s/acción pública <strong>de</strong><br />

inconstitucionalidad, 17 <strong>de</strong> mayo <strong>de</strong> 2000, sentencia C-567/00<br />

Tema: libertad sindical<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 176<br />

Libertad sindical/ Pluralidad <strong>de</strong> sindicatos/ Registración <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato/ Aplicación directa <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> OIT<br />

El actor cuestiona la constitucionalidad <strong>de</strong> normas jurídicas colombianas que no permiten la<br />

coexistencia <strong>de</strong> más <strong>de</strong> un sindicato <strong>de</strong> base en una misma empresa y que requieren la<br />

inscripción <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato en un registro estatal.<br />

En primer lugar, sostiene el actor que la prohibición <strong>de</strong> más <strong>de</strong> un sindicato viola la libertad<br />

sindical <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores cercenando la posibilidad <strong>de</strong> constituir un nuevo sindicato si ya<br />

existe uno en ésa empresa.<br />

El Ministerio <strong>de</strong> Trabajo, al contestar la pretensión, sostiene la constitucionalidad <strong>de</strong> las normas<br />

jurídicas, argumentando que el permitir un solo sindicato hace a la unidad <strong>de</strong> la representación<br />

gremial, que en <strong>de</strong>finitiva contribuye al éxito <strong>de</strong> la actividad sindical.<br />

Basándose en el art. 39 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Colombia, el cual garantiza a todos <strong>los</strong><br />

trabajadores el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> constituir sindicatos, y el art. 2 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT, el<br />

cual forma <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> “bloque <strong>de</strong> constitucionalidad”, la Corte <strong>de</strong>claró que la limitación a la<br />

constitución <strong>de</strong> sindicatos limita la libertad sindical, lo cual es inconstitucional.<br />

En segundo lugar el actor manifiesta que el requisito <strong>de</strong> registración <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato en el registro<br />

estatal viola la libertad sindical en tanto se imponen requisitos administrativos para el<br />

reconocimiento y actuación <strong>de</strong> la actividad sindical que implican en <strong>los</strong> hechos una suerte <strong>de</strong><br />

autorización estatal previa.<br />

El actor funda su <strong>de</strong>manda en la Constitución <strong>de</strong> Colombia y en el Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT,<br />

normas jurídicas, las cuales, garantizan el <strong><strong>de</strong>recho</strong> a constituir sindicatos sin intervención<br />

estatal.<br />

176 Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y negociación colectiva, 1949.<br />

91


La Corte consi<strong>de</strong>ró que en el sistema jurídico colombiano, el comienzo <strong>de</strong> la actividad sindical<br />

pasa <strong>por</strong> dos etapas: una primera, en la cual la creación <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato se produce en la asamblea<br />

que así lo <strong>de</strong>ci<strong>de</strong> y la obtención <strong>de</strong> su personería jurídica es automática y concomitante a su<br />

creación; y una segunda, en la cual el sindicato ya creado y con personería jurídica, solicita su<br />

inscripción en el registro estatal a <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong> asegurar la publicidad <strong>de</strong> la existencia <strong><strong>de</strong>l</strong> ente<br />

sindical frente a terceros, el cual no es una violación <strong>de</strong> la Constitución, ni <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm.<br />

87 <strong>de</strong> la OIT.<br />

Analizando el proceso <strong>de</strong> registración, la Corte observó que la legislación contempla el supuesto<br />

en que la autoridad administrativa pue<strong>de</strong> negar la inscripción argumentando razones <strong>de</strong> “buenas<br />

costumbres”. Para la Corte, éste criterio subjetivo y amplio no pasa el test constitucional, siendo<br />

una intervención <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado extralimitada en la constitución <strong>de</strong> <strong>los</strong> sindicatos pudiendo llegar a<br />

limitar el ejercicio <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>, en contra <strong>de</strong> lo establecido <strong>por</strong> el artículo 39 <strong>de</strong> la Constitución<br />

y el Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT. A<strong>de</strong>más, la disposición normativa es inconstitucional en tanto<br />

la no inscripción, suspensión o cancelación <strong><strong>de</strong>l</strong> registro <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato podría surgir <strong>de</strong> una<br />

<strong>de</strong>cisión administrativa, incumpliéndose el requisito <strong>de</strong> que estas sanciones sean sólo dispuestas<br />

<strong>por</strong> <strong>de</strong>cisión judicial tal como lo establece el artículo 39, inciso tercero, <strong>de</strong> la Constitución y el<br />

artículo 4 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT.<br />

En consecuencia, basándose en la Constitución Colombiana y en el Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la<br />

OIT, la Corte <strong>de</strong>clara inconstitucional la facultad <strong>de</strong> la administración <strong>de</strong> no registrar, suspen<strong>de</strong>r<br />

o cancelar la registración <strong>de</strong> un ente sindical <strong>por</strong> motivos <strong>de</strong> “buenas costumbres” y sin<br />

intervención judicial.<br />

52. Corte Constitucional, 5 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 2000, sentencia C-385/00<br />

Temas: libertad sindical; trabajadores migrantes<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en le <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumento utilizado: tratados ratificados; 177 instrumentos no sujetos a ratificación 178<br />

Libertad sindical/ Derechos civiles <strong><strong>de</strong>l</strong> ciudadano extranjero/ Discriminación a trabajadores<br />

extranjeros y exclusión <strong>de</strong> cargos <strong>de</strong> representación sindical/ Resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con<br />

base en le <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

En ejercicio <strong>de</strong> la acción pública <strong>de</strong> inconstitucionalidad, dos ciudadanos <strong>de</strong>mandaron varios<br />

artícu<strong>los</strong> 179 <strong><strong>de</strong>l</strong> Código Sustantivo <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>por</strong> consi<strong>de</strong>rar<strong>los</strong> violatorios a la Constitución, a<br />

varios instrumentos <strong>internacional</strong>es y en particular a <strong>los</strong> Convenios núm. 87, 98 y 111 <strong>de</strong> la<br />

OIT.<br />

Los artícu<strong>los</strong> impugnados requerían primero, que <strong>los</strong> sindicatos <strong>de</strong> trabajadores estuvieran<br />

conformados <strong>por</strong> un mínimo <strong>de</strong> dos tercios <strong>de</strong> personal colombiano, e impedían a<strong>de</strong>más a <strong>los</strong><br />

trabajadores extranjeros acce<strong>de</strong>r a cargos <strong>de</strong> representación sindical. 180<br />

177<br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y negociación colectiva, 1949; Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT<br />

sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y<br />

Culturales, 1966; Convención Internacional sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las Formas <strong>de</strong> Discriminación Racial,<br />

1965.<br />

178<br />

Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos, 1948; Declaración sobre la Eliminación <strong>de</strong> todas las Formas <strong>de</strong><br />

Discriminación Racial, 1963.<br />

179<br />

Código Sustantivo <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo, Artícu<strong>los</strong> 384, 388, 422 y 432.<br />

180<br />

Dichas disposiciones habían sido consi<strong>de</strong>radas como contrarias al Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT <strong>por</strong> la Comisión <strong>de</strong><br />

Expertos en Aplicación <strong>de</strong> Convenios y Recomendaciones. Véase, <strong>por</strong> ejemplo, la observación <strong>de</strong> la Comisión <strong>de</strong><br />

Expertos con respecto <strong>de</strong> la aplicación <strong>por</strong> Colombia <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 publicada en 2000.<br />

92


La resolución <strong>de</strong> este caso suponía tomar en consi<strong>de</strong>ración el artículo 100 <strong>de</strong> la Constitución<br />

colombiana que prevé que “la ley podrá, <strong>por</strong> razones <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público, subordinar a condiciones<br />

especiales o negar el ejercicio <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminados <strong><strong>de</strong>recho</strong>s civiles a <strong>los</strong> extranjeros. Así mismo,<br />

<strong>los</strong> extranjeros gozarán, en el territorio <strong>de</strong> la República, <strong>de</strong> las garantías concedidas a <strong>los</strong><br />

nacionales, salvo las limitaciones que establezcan la Constitución o la ley”.<br />

La Corte señaló, primero, que el legislador no podía restringir el ejercicio <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

civiles <strong>de</strong> <strong>los</strong> extranjeros invocando <strong>de</strong> forma abstracta razones <strong>de</strong> or<strong>de</strong>n público, sino que “las<br />

restricciones a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales <strong>de</strong>ben ser expresas, necesarias, mínimas<br />

indispensables, y estar dirigidas a la realización <strong>de</strong> finalida<strong>de</strong>s constitucionales legítimas en una<br />

sociedad <strong>de</strong>mocrática, como son las que apuntan a asegurar bienes valiosos <strong>de</strong> la convivencia<br />

social.”<br />

Posteriormente la Corte Constitucional estableció que:<br />

“conforme a <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> <strong>de</strong> la Constitución 53, 4) 181 93 182 y 94, 183 el contenido y<br />

alcance <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> asociación sindical ha <strong>de</strong> fijarse con arreglo a <strong>los</strong> convenios y<br />

tratados <strong>internacional</strong>es sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo”. 184<br />

La Corte hizo entonces referencia expresa a <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 2, 3, 6 y 8 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la<br />

OIT relativo a la libertad sindical y a la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicalización 185 y consi<strong>de</strong>ró<br />

que:<br />

“no cabe duda que <strong>los</strong> preceptos acusados se encuentran en contraposición con el<br />

aludido convenio que ni siquiera remotamente admite la posibilidad <strong>de</strong> que a <strong>los</strong><br />

trabajadores extranjeros se les pueda restringir el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> asociación sindical.” 186<br />

De acuerdo con lo anterior, con base en la lectura <strong>de</strong> la Constitución Nacional y en <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong><br />

pertinentes <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT, la Corte Constitucional pronunció la invali<strong>de</strong>z <strong>de</strong><br />

las disposiciones <strong>de</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno que restringían la libertad sindical <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores<br />

extranjeros.<br />

181 Constitución Política, artículo 53, 4): “El congreso expedirá el estatuto <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo. La ley correspondiente tendrá<br />

en cuenta <strong>por</strong> lo menos <strong>los</strong> siguientes principios mínimos fundamentales: (…) Los convenios <strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

trabajo <strong>de</strong>bidamente ratificados, hacen <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la legislación interna.”<br />

182 Artículo 93, 1): “Los tratados y convenios <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> el congreso, que reconocen <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

humanos y que prohíben su limitación en <strong>los</strong> estados <strong>de</strong> excepción, prevalecen en el or<strong>de</strong>n interno. Los <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y<br />

<strong>de</strong>beres consagrados en esta carta, se interpretaran <strong>de</strong> conformidad con <strong>los</strong> tratados <strong>internacional</strong>es sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

humanos ratificados <strong>por</strong> Colombia.”<br />

183 Artículo 94: “La enunciación <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s y garantías contenidos en la Constitución y en <strong>los</strong> convenios<br />

<strong>internacional</strong>es vigentes, no <strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse como negación <strong>de</strong> otros que, siendo inherentes a la persona humana, no<br />

figuren expresamente en el<strong>los</strong>.”<br />

184 Pagina 13 <strong>de</strong> la sentencia.<br />

185 Artículo 2 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87: “Los trabajadores y <strong>los</strong> empleadores, sin ninguna distinción y sin autorización<br />

previa, tienen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el <strong>de</strong> afiliarse a estas<br />

organizaciones, con la sola condición <strong>de</strong> observar <strong>los</strong> estatutos <strong>de</strong> las mismas.”.<br />

Artículo 3 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87: “Las organizaciones <strong>de</strong> trabajadores y empleadores tienen el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> redactar<br />

sus estatutos y reglamentos administrativos, el <strong>de</strong> elegir libremente sus representantes, el <strong>de</strong> organizar su<br />

administración y sus activida<strong>de</strong>s y el <strong>de</strong> formular sus programas <strong>de</strong> acción. Las autorida<strong>de</strong>s publicas <strong>de</strong>berán<br />

abstenerse <strong>de</strong> toda intervención que tienda a limitar este <strong><strong>de</strong>recho</strong> o a entorpecer su ejercicio legal”.<br />

Artículo 6 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87: “Las disposiciones <strong>de</strong> <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 2,3 y 4 <strong>de</strong> este convenio se aplican las<br />

fe<strong>de</strong>raciones y confe<strong>de</strong>raciones <strong>de</strong> organizaciones <strong>de</strong> trabajadores y <strong>de</strong> empleadores.”.<br />

Artículo 8, 2) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 87: “La legislación no menoscabara ni será aplicada <strong>de</strong> suerte que menoscabe las<br />

garantías previstas en este convenio.”<br />

186 Pagina 14 <strong>de</strong> la sentencia. Cabe señalar que el Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT consi<strong>de</strong>ra aceptables las<br />

legislaciones que condicionan el acceso <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores extranjeros a cargos <strong>de</strong> dirigencia sindical a un periodo<br />

razonable <strong>de</strong> resi<strong>de</strong>ncia en el país <strong>de</strong> acogida. Véase OIT: La libertad sindical. Recopilación <strong>de</strong> <strong>de</strong>cisiones y<br />

principios <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> libertad sindical <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong> administración <strong>de</strong> la OIT, quinta edición (revisada),<br />

(Ginebra, 2006), párrafo 420.<br />

93


53. Corte Constitucional <strong>de</strong> Colombia, Sala Cuarta <strong>de</strong> Revisión <strong>de</strong> Tutelas, Sindicato <strong>de</strong><br />

las Empresas Varias <strong>de</strong> Me<strong><strong>de</strong>l</strong>lín c. Ministerio <strong>de</strong> Trabajo y Seguridad Social, el<br />

Ministerio <strong>de</strong> Relaciones Exteriores, el Municipio <strong>de</strong> Me<strong><strong>de</strong>l</strong>lín y las Empresas Varias<br />

<strong>de</strong> Me<strong><strong>de</strong>l</strong>lín E.S.P., 10 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong> 1999, sentencia T-568/99<br />

Temas: <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> huelga; <strong>de</strong>spido<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados; 187 instrumentos no sometidos a<br />

ratificación; 188 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 189<br />

Derecho <strong>de</strong> huelga/ Despidos antisindicales como consecuencia <strong>de</strong> la <strong>de</strong>claración <strong>de</strong> ilegalidad<br />

<strong>de</strong> una huelga <strong>por</strong> vía administrativa/ Aplicación directa <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para<br />

<strong>de</strong>scartar una disposición nacional <strong>de</strong> jerarquía inferior<br />

Los trabajadores interpusieron una <strong>de</strong>manda <strong>de</strong> tutela <strong>por</strong> haber sido <strong>de</strong>spedidos <strong>por</strong> participar<br />

en una huelga que fue <strong>de</strong>clarada ilegal <strong>por</strong> la autoridad administrativa, reclamando la<br />

reintegración en sus puestos <strong>de</strong> trabajo.<br />

El caso ya había sido estudiado <strong>por</strong> el Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT, 190 que emitió una<br />

recomendación a través <strong>de</strong> la cual urgía al Gobierno para que se reintegraran en sus puestos <strong>de</strong><br />

trabajo a <strong>los</strong> trabajadores <strong>de</strong>spedidos <strong>por</strong> participar en la huelga antes mencionada. Para<br />

fundamentar su reclamación, <strong>los</strong> <strong>de</strong>mandantes presentaron la recomendación <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong><br />

Libertad Sindical.<br />

Sin embargo, la <strong>de</strong>manda fue rechazada <strong>por</strong> improce<strong>de</strong>nte, argumentando que el sindicato ya<br />

había agotado todas las instancias ordinarias. A<strong>de</strong>más, el Juzgado la <strong>de</strong>negó basándose en la no<br />

obligatoriedad <strong>de</strong> la aplicación <strong>de</strong> las recomendaciones <strong>de</strong> la OIT. Ante tal situación, <strong>los</strong><br />

trabajadores insistieron en su pretensión e interpusieron el presente recurso <strong>de</strong> amparo.<br />

Para <strong>de</strong>terminar si <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos <strong>por</strong> participar en una huelga que había sido <strong>de</strong>clarada ilegal <strong>por</strong><br />

la autoridad administrativa constituían <strong>de</strong>spidos antisindicales violatorios <strong>de</strong> la Constitución<br />

Nacional, 191 la Corte Constitucional aplicó <strong>los</strong> Convenios núm. 87 y 98 <strong>de</strong> la OIT. 192 La Corte<br />

consi<strong>de</strong>ró que, al calificar la ilegalidad <strong>de</strong> una huelga <strong>por</strong> autoridad administrativa, se privó a<br />

<strong>los</strong> trabajadores <strong>de</strong> la garantía <strong>de</strong> imparcialidad y <strong>de</strong> protección contra la discriminación<br />

antisindical.<br />

Asimismo, la Corte le dio fuerza vinculante a la recomendación <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad<br />

Sindical, concluyendo que las recomendaciones que éste formula y somete al Consejo <strong>de</strong><br />

187<br />

Convenio núm. 87 <strong>de</strong> la OIT sobre la libertad sindical y la protección <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación, 1948; Convenio<br />

núm. 98 <strong>de</strong> la OIT sobre el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> sindicación y <strong>de</strong> negociación colectiva, 1949; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos<br />

Económicos, Sociales y Culturales, 1966; Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong><br />

Costa Rica”), 1969.<br />

188<br />

Constitución <strong>de</strong> la OIT, 1919; Declaración Universal <strong>de</strong> Derechos Humanos, 1948.<br />

189<br />

Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la OIT.<br />

190<br />

Queja núm. 1916 contra el Gobierno <strong>de</strong> Colombia presentada <strong>por</strong> el Sindicato <strong>de</strong> Trabajadores <strong>de</strong> las Empresas<br />

Varias Municipales <strong>de</strong> Me<strong><strong>de</strong>l</strong>lín (EEVVMM) (Véase OIT: Informe <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical, caso núm. 1916,<br />

309.o informe, Boletín Oficial, vol. LXXXI, serie B, núm. 1, Ginebra, 1998).<br />

191<br />

Los artícu<strong>los</strong> 39 y 56 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Colombia consagran expresamente <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> asociación,<br />

sindicación y huelga, mientras que <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 53 y 93 <strong>de</strong> la Carta Magna señalan expresamente que <strong>los</strong> convenios<br />

<strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo forman <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la legislación interna otorgando prevalencia en el or<strong>de</strong>n interno a <strong>los</strong><br />

tratados <strong>internacional</strong>es sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos.<br />

192<br />

Según la Constitución <strong>de</strong> Colombia, <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es <strong><strong>de</strong>l</strong> trabajo <strong>de</strong>bidamente ratificados forman<br />

<strong>parte</strong> <strong>de</strong> la legislación interna (artículo 53) y “<strong>los</strong> tratados y convenios <strong>internacional</strong>es ratificados <strong>por</strong> el Congreso,<br />

que reconocen <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos y prohíben su limitación en <strong>los</strong> estados <strong>de</strong> excepción, prevalecen en el or<strong>de</strong>n<br />

interno” (artículo 93). Como se pue<strong>de</strong> apreciar, <strong>los</strong> tratados sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos se integran en el or<strong>de</strong>namiento<br />

interno con jerarquía superior.<br />

94


Administración <strong>de</strong> la OIT constituyen una or<strong>de</strong>n expresa vinculante para el Gobierno <strong>de</strong><br />

Colombia, y manifestó lo siguiente “(…) es el órgano que pue<strong>de</strong> emitir recomendaciones <strong>de</strong><br />

carácter vinculante según las normas que rigen la Organización.”<br />

De igual manera, agregó que “en este caso, el Consejo recibió el informe <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité y sus<br />

recomendaciones y lo publicó como <strong>parte</strong> <strong>de</strong> su informe oficial (...).” 193 “Colombia está<br />

obligada, en virtud <strong>de</strong> su calidad <strong>de</strong> Estado <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> Tratado Constitutivo <strong>de</strong> la OIT, a acatar las<br />

recomendaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Consejo <strong>de</strong> Administración.”<br />

La Corte, con objeto <strong>de</strong> fundamentar su <strong>de</strong>cisión en relación con el <strong>de</strong>spido antisindical, se<br />

pronunció <strong>de</strong> la siguiente manera:<br />

“(…) se marginó al sindicato <strong>de</strong> la actuación que verificó el cese <strong>de</strong> activida<strong>de</strong>s y que<br />

fue a<strong><strong>de</strong>l</strong>antada <strong>por</strong> el Ministerio <strong>de</strong> Trabajo y Seguridad Social con la participación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

empleador, mas no <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores.” “(…) tal actuación es violatoria <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong><br />

participación <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores afiliados al sindicato (tanto <strong>de</strong> <strong>los</strong> que participaron <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

cese como <strong>de</strong> lo que no lo hicieron) y <strong><strong>de</strong>l</strong> sindicato <strong>de</strong>mandante, así como <strong>los</strong><br />

Convenios núm. 87 y 98 <strong>de</strong> la OIT, que forman <strong>parte</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> bloque <strong>de</strong> constitucionalidad.<br />

(…) también proce<strong>de</strong> incluir la Constitución <strong>de</strong> la OIT y <strong>los</strong> Convenios núm. 87 y 98<br />

sobre libertad sindical (tratado y convenios <strong>de</strong>bidamente ratificados <strong>por</strong> el Congreso,<br />

que versan sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s que no pue<strong>de</strong>n ser suspendidos ni aún bajo <strong>los</strong> estados <strong>de</strong><br />

excepción); a<strong>de</strong>más <strong>de</strong> <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> pertinentes <strong>de</strong> la Declaración Universal <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

Derechos Humanos, el Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y<br />

Culturales y la Convención Americana <strong>de</strong> Derechos Humanos. Se confrontaron con<br />

el<strong>los</strong> <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 430 y 450 <strong><strong>de</strong>l</strong> Código <strong>de</strong> Trabajo puesto que en el<strong>los</strong> basaron el<br />

<strong>de</strong>spido y, claro está, la recomendación <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical <strong>de</strong> la<br />

Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo.”<br />

En consecuencia, la Corte Constitucional <strong>de</strong> Colombia aplicó <strong>los</strong> Convenios núm. 87 y 98 <strong>de</strong> la<br />

OIT, así como la recomendación <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical, consi<strong>de</strong>rándola con fuerza<br />

vinculante, para <strong>de</strong>terminar la violación <strong>de</strong> la Constitución Nacional. Sobre esta base, la Corte<br />

<strong>de</strong>claró <strong>los</strong> <strong>de</strong>spidos nu<strong>los</strong> y el reintegro <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores <strong>de</strong>spedidos así como el<br />

reconocimiento <strong>de</strong> <strong>los</strong> salarios y prestaciones que <strong>de</strong>jaron <strong>de</strong> percibir.<br />

54. Corte Constitucional <strong>de</strong> Colombia, Sala Séptima <strong>de</strong> Revisión, Alfonso Ruiz y otros c.<br />

Empresa Sucesores <strong>de</strong> José <strong>de</strong> Jesús Restrepo y Cía. S.A., 13 <strong>de</strong> marzo <strong>de</strong> 1995,<br />

sentencia T-102/95<br />

Temas: libertad sindical; protección frente a la discriminación en el empleo y la ocupación<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una<br />

<strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 194 instrumento no sometido a ratificación 195<br />

Libertad Sindical/ Discriminación salarial entre trabajadores sindicados y no sindicados/<br />

Referencia al <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para reforzar una <strong>de</strong>cisión basada en el <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Los trabajadores no sindicados <strong>de</strong> una empresa percibieron un aumento <strong>de</strong> sus salarios <strong><strong>de</strong>l</strong> 28%<br />

en febrero <strong><strong>de</strong>l</strong> año 1992. Ante esta situación, <strong>los</strong> trabajadores sindicados iniciaron una<br />

193 Véase OIT: Informe <strong><strong>de</strong>l</strong> Comité <strong>de</strong> Libertad Sindical, caso núm. 1916, 309.o informe, op. cit.<br />

194 Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT sobre la discriminación (empleo y ocupación), 1958.<br />

195 Constitución <strong>de</strong> la OIT, 1919.<br />

95


negociación colectiva para percibir también <strong>los</strong> aumentos <strong>de</strong> sus remuneraciones. Sin embargo,<br />

no prosperó ningún acuerdo colectivo.<br />

Ante el hecho <strong>de</strong> que el conflicto quedó sin solución, <strong>los</strong> trabajadores sindicados presentaron<br />

una <strong>de</strong>manda laboral en octubre <strong>de</strong> 1992, con el objetivo que se incrementaran sus salarios en<br />

un <strong>por</strong>centaje igual al percibido <strong>por</strong> <strong>los</strong> trabajadores no sindicados. La <strong>de</strong>manda fue <strong>de</strong>negada<br />

en primera y segunda instancia. Sin embargo, <strong>los</strong> trabajadores sindicados continuaron el proceso<br />

e interpusieron un recurso ante la Corte Constitucional.<br />

Para <strong>de</strong>terminar si <strong>los</strong> trabajadores sindicados tenían <strong><strong>de</strong>recho</strong> a percibir el aumento <strong>de</strong> salario<br />

establecido unilateralmente <strong>por</strong> la empresa para <strong>los</strong> trabajadores no sindicados, la Corte<br />

Constitucional se refirió a la Constitución <strong>de</strong> la OIT y a la jurispru<strong>de</strong>ncia nacional (un<br />

pronunciamiento <strong>de</strong> la misma Sala ante un caso similar) en el cual se aplicó el Convenio núm.<br />

111 <strong>de</strong> la OIT.<br />

Al respecto, la Corte señaló lo siguiente:<br />

“Las personas nacen iguales ante la ley y no pue<strong>de</strong> haber discriminación <strong>por</strong> razones <strong>de</strong><br />

sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión política o fi<strong>los</strong>ófica; esta<br />

enumeración incluida en el artículo 13 [<strong>de</strong> la Constitución Nacional <strong>de</strong> Colombia], no es<br />

taxativay, (…) el artículo 53 ibi<strong>de</strong>m reitera que <strong>de</strong>be haber “igualdad <strong>de</strong> o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s<br />

para <strong>los</strong> trabajadores”. (…)<br />

Es más, la Constitución <strong>de</strong> la Organización Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo (O.I.T.), aprobada<br />

en 1919, consagra expresamente en su Preámbulo el “reconocimiento <strong><strong>de</strong>l</strong> principio <strong>de</strong><br />

salario igual <strong>por</strong> un trabajo <strong>de</strong> igual valor” y el Convenio 111 <strong>de</strong> la OIT (Aprobado<br />

mediante la Ley 22/67), se refiere concretamente a la no discriminación en materia <strong>de</strong><br />

o<strong>por</strong>tunida<strong>de</strong>s o <strong>de</strong> trato en el empleo y la ocupación.” 196<br />

(…) “El principio constitucional <strong>de</strong> igualdad <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores ha sido <strong>de</strong>sarrollado<br />

<strong>por</strong> el Convenio Internacional <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo núm. 111 (…) relativo a la discriminación en<br />

materia <strong>de</strong> empleo y ocupación. Dicho Convenio es pues en Colombia fuente <strong>de</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> aplicación directa en virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 53 <strong>de</strong> la Constitución Politica, al<br />

<strong>de</strong>cir: “<strong>los</strong> Convenios Internacionales <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo <strong>de</strong>bidamente ratificados, hacen <strong>parte</strong><br />

<strong>de</strong> la legislación interna”, cuyo contenido es norma interpretativa <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s<br />

constitucionales en virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 93 <strong>de</strong> la Carta Fundamental.”<br />

En consecuencia, basándose en la Constitución Nacional <strong>de</strong> Colombia y haciendo referencia a la<br />

Constitución <strong>de</strong> la OIT y al Convenio núm. 111 <strong>de</strong> la OIT, la Corte Constitucional dictaminó<br />

que <strong>los</strong> trabajadores sindicados <strong>de</strong>bían percibir el aumento <strong>de</strong> salario dispuesto para <strong>los</strong> no<br />

sindicados. En caso contrario, se crearía una distinción no congruente con el principio <strong>de</strong> no<br />

discriminación.<br />

196 Artículo 1, 3) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 111: “A <strong>los</strong> efectos <strong>de</strong> este Convenio, <strong>los</strong> términos empleo y ocupación incluyen<br />

tanto el acceso a <strong>los</strong> medios <strong>de</strong> formación profesional y la admisión en el empleo y en las diversas ocupaciones como<br />

también las condiciones <strong>de</strong> trabajo.”<br />

96


Costa Rica<br />

Constitución Política <strong>de</strong> la República <strong>de</strong> Costa Rica<br />

Artículo 7, párrafo 1<br />

Los tratados públicos, <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es y <strong>los</strong> concordatos, <strong>de</strong>bidamente aprobados <strong>por</strong> la<br />

Asamblea Legislativa, tendrán <strong>de</strong>s<strong>de</strong> su promulgación o <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el día que el<strong>los</strong> <strong>de</strong>signen, autoridad<br />

superior a las leyes.<br />

55. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Sala Constitucional, Antonio Blanco Rodríguez y otros c.<br />

el Presi<strong>de</strong>nte <strong>de</strong> la República, la Ministra <strong>de</strong> Gobernación y Policía, el Instituto <strong>de</strong><br />

Desarrollo Agrario y la Comisión Nacional <strong>de</strong> Asuntos Indígenas, 11 <strong>de</strong> agosto <strong>de</strong><br />

1999, resolución núm. 06229-aa<br />

Tema: <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> pueb<strong>los</strong> indígenas y tribales<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratados ratificados 197<br />

Derechos <strong>de</strong> <strong>los</strong> pueb<strong>los</strong> indígenas y tribales/ Derecho <strong>de</strong> propiedad/ Aplicación directa <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> para <strong>de</strong>scartar una disposición nacional <strong>de</strong> jerarquía inferior<br />

Los habitantes <strong>de</strong> una reserva indígena interpusieron un recurso <strong>de</strong> amparo frente a la<br />

vulneración <strong>de</strong> sus <strong><strong>de</strong>recho</strong>s territoriales, en vista <strong>de</strong> que el Estado costarricense había<br />

disminuido la reserva <strong>de</strong> dicha comunidad mediante un Decreto.<br />

A fin <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si la disminución <strong>de</strong> la reserva indígena <strong>de</strong>cretada <strong>por</strong> el Ejecutivo<br />

vulneraba <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales <strong>de</strong> <strong>los</strong> <strong>de</strong>mandantes, la Sala Constitucional <strong>de</strong> la Corte<br />

Suprema, al consi<strong>de</strong>rar que la Constitución Nacional sólo contemplaba disposiciones generales<br />

en materia <strong>de</strong> propiedad, aplicó el Convenio núm. 107 <strong>de</strong> la OIT. 198 Dicho Convenio establece<br />

la obligación <strong>de</strong> que <strong>los</strong> Estados firmantes adopten medidas para la protección, entre otros, <strong>de</strong><br />

<strong>los</strong> bienes <strong>de</strong> las poblaciones indígenas, así como el reconocimiento <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> propiedad<br />

sobre las tierras tradicionalmente ocupadas <strong>por</strong> ellas.<br />

La Corte consi<strong>de</strong>ró que el Decreto <strong><strong>de</strong>l</strong> Ejecutivo <strong>por</strong> el cual se reducía la reserva indígena era<br />

incompatible con el Convenio núm. 107 <strong>de</strong> la OIT, en cuanto vulneraba <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong><br />

propiedad <strong>de</strong> las poblaciones indígenas protegidos <strong>por</strong> dicho instrumento <strong>internacional</strong>.<br />

La Sala se pronunció <strong>de</strong> la siguiente manera:<br />

“El Decreto núm. 7962, en su artículo 1, dispone que se modifiquen <strong>los</strong> límites <strong>de</strong> la<br />

Reserva indígena <strong>de</strong> Guatuso (…). Es <strong>de</strong>cir, modifica el Decreto 5904-G <strong>de</strong> 10 <strong>de</strong> abril<br />

<strong>de</strong> 1996, reduciendo la Reserva indígena <strong>de</strong> Guatuso en un área cercana a las 250<br />

hectáreas. Ello infringe la prohibición contenida en la Ley núm. 6172 vigente <strong>de</strong>s<strong>de</strong> el<br />

20 <strong>de</strong> diciembre <strong>de</strong> 1977.<br />

(…) al momento <strong>de</strong> dictarse el <strong>de</strong>creto cuestionado, se encontraba vigente y<br />

<strong>de</strong>bidamente aprobado <strong>por</strong> la Asamblea Legislativa <strong>de</strong> Costa Rica, mediante Ley núm.<br />

2330 <strong>de</strong> 9 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1959, el Convenio núm. 107 relativo a la protección e integración<br />

197<br />

Convenio núm. 107 <strong>de</strong> la OIT sobre poblaciones indígenas y tribales, 1957; Pacto Internacional <strong>de</strong> Derechos<br />

Civiles y Políticos, 1966.<br />

198<br />

Según la Constitución <strong>de</strong> Costa Rica (artículo 7), dicho Convenio tiene rango superior a la Ley.<br />

97


<strong>de</strong> las poblaciones indígenas y <strong>de</strong> otras poblaciones tribales. 199 (…) Tal normativa, <strong>de</strong><br />

conformidad con el artículo 7 <strong>de</strong> la Constitución, tiene rango superior a la Ley y <strong>por</strong><br />

consiguiente al <strong>de</strong>creto reformista. (…)<br />

El artículo 11 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio en cuestión contempló el <strong>de</strong>ber <strong><strong>de</strong>l</strong> Estado <strong>de</strong> reconocer el<br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> propiedad, colectivo e individual, a favor <strong>de</strong> <strong>los</strong> integrantes <strong>de</strong> las<br />

poblaciones indígenas sobre las tierras tradicionalmente ocupadas <strong>por</strong> ellas. (…) Estos<br />

territorios, tradicionalmente ocupados <strong>por</strong> estos grupos, fueron reconocidos en el<br />

Decreto 5904-G <strong>por</strong> el Estado <strong>de</strong> Costa Rica, al fijar <strong>los</strong> limites <strong>de</strong> la reserva indígena<br />

<strong>de</strong> Guatuso, <strong>por</strong> lo que cualquier variación en <strong>de</strong>trimento <strong>de</strong> su primera cabida, estaría<br />

en contraposición con lo estipulado en el artículo 11 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio Internacional<br />

ratificado <strong>por</strong> Costa Rica.”<br />

En conclusión, la Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia <strong>de</strong> Costa Rica aplicó el Convenio núm. 107 <strong>de</strong> la<br />

OIT que reconoce <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> propiedad <strong>de</strong> las poblaciones indígenas para hacer valer el<br />

territorio ocupado tradicionalmente <strong>por</strong> el<strong>los</strong>, <strong>de</strong>scartando el Decreto <strong><strong>de</strong>l</strong> Ejecutivo, <strong>de</strong> rango<br />

inferior, que reducía la reserva indígena, vulnerando <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales <strong>de</strong> dichas<br />

poblaciones.<br />

56. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Sala Constitucional, Hernán Oconitrillo Calvo c. la<br />

Municipalidad <strong>de</strong> San José (recurso <strong>de</strong> amparo), 23 <strong>de</strong> abril <strong>de</strong> 1999, resolución<br />

núm. 1999-02971<br />

Tema: <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la salud<br />

Tipo <strong>de</strong> <strong>utilización</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía<br />

para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 200 tratado no ratificado; 201 instrumento no<br />

sometido a ratificación 202<br />

Violación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la salud/ Falta <strong>de</strong> respeto <strong>de</strong> las recomendaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Ministerio <strong>de</strong><br />

Salud y <strong>de</strong> Trabajo/ Uso <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong> como guía para la interpretación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> interno<br />

Un trabajador interpuso un recurso <strong>de</strong> amparo <strong>por</strong> violación <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la salud, <strong>de</strong>bido a que<br />

la Municipalidad <strong>de</strong> San José no había acatado las recomendaciones <strong><strong>de</strong>l</strong> Ministerio <strong>de</strong> Salud y<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Ministerio <strong>de</strong> Trabajo en cuanto a las condiciones insalubres en las que se encontraban <strong>los</strong><br />

centros <strong>de</strong> trabajo don<strong>de</strong> <strong>los</strong> funcionarios ejercían su labor, motivo <strong>por</strong> el cual éstos pa<strong>de</strong>cían <strong>de</strong><br />

graves enfermeda<strong>de</strong>s.<br />

A fin <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si <strong>de</strong>bía otorgarse el amparo solicitado, la Corte Suprema hizo notar el<br />

reconocimiento general <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la salud en la Constitución Nacional. 203 Sin embargo,<br />

199 El artículo 3 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 107 establece la obligación <strong>de</strong> que <strong>los</strong> Estados firmantes adopten medidas<br />

especiales para la protección <strong>de</strong> las instituciones, las personas, <strong>los</strong> bienes y el trabajo <strong>de</strong> las poblaciones indígenas,<br />

mientras su situación social, económica y cultural les impida beneficiarse <strong>de</strong> la legislación general <strong><strong>de</strong>l</strong> país a que<br />

pertenezcan.<br />

200 Convención Americana sobre Derechos Humanos (“Pacto <strong>de</strong> San José <strong>de</strong> Costa Rica”), 1969; Protocolo Adicional<br />

a la Convención Americana sobre Derechos Humanos en materia <strong>de</strong> Derechos Económicos, Sociales y Culturales<br />

(“Protocolo <strong>de</strong> San Salvador”), 1988.<br />

201 Convenio <strong>de</strong> la OIT núm. 155 sobre seguridad y salud <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores, 1981.<br />

202 Declaración Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre, 1948; Recomendación núm. 97 <strong>de</strong> la OIT sobre la<br />

protección <strong>de</strong> la salud <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores, 1953.<br />

203 Artículo 56 <strong>de</strong> la Constitución <strong>de</strong> Costa Rica: “El trabajo es un <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong><strong>de</strong>l</strong> individuo y una obligación con la<br />

sociedad. El Estado <strong>de</strong>be procurar que todos tengan ocupación honesta y útil, <strong>de</strong>bidamente remunerada, e impedir que<br />

<strong>por</strong> causa <strong>de</strong> ella se establezcan condiciones que en alguna forma menoscaben la libertad o la dignidad <strong><strong>de</strong>l</strong> hombre o<br />

<strong>de</strong>gra<strong>de</strong>n su trabajo a la condición <strong>de</strong> simple mercancía. El Estado garantiza el <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>de</strong> libre elección <strong>de</strong> trabajo.”<br />

98


constató que no existía ley alguna que tratase la protección <strong>de</strong> la salud en el centro <strong>de</strong> trabajo.<br />

En consecuencia, la Corte interpretó el principio consagrado en la Constitución Nacional a la<br />

luz <strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es <strong>de</strong> carácter regional y a la luz <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 155 <strong>de</strong><br />

la OIT 204 y <strong>de</strong> la Recomendación núm. 97 <strong>de</strong> la OIT. 205 Dichos instrumentos contienen<br />

disposiciones que exigen que <strong>los</strong> empleadores garanticen que el medio ambiente <strong>de</strong> trabajo sea<br />

seguro y sano para todos <strong>los</strong> trabajadores.<br />

Así, la Corte se pronunció al respecto <strong>de</strong> la siguiente forma:<br />

“En virtud <strong><strong>de</strong>l</strong> carácter programático <strong>de</strong> la norma constitucional citada, es necesario<br />

<strong>de</strong>sarrollar su contenido jurispru<strong>de</strong>ncialmente, a través <strong><strong>de</strong>l</strong> análisis casuístico, a fin <strong>de</strong><br />

establecer qué acciones u omisiones atentan contra la libertad, dignidad, estabilidad y<br />

a<strong>de</strong>cuada remuneración que se <strong>de</strong>finen como elementos constitutivos <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> al<br />

trabajo.”<br />

Asimismo, agregó:<br />

“En atención al objeto <strong><strong>de</strong>l</strong> amparo que nos ocupa proce<strong>de</strong> indicar que, evi<strong>de</strong>ntemente, la<br />

protección <strong>de</strong> la salud <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores es indispensable para garantizar el respeto a<br />

su dignidad. De una interpretación armónica <strong>de</strong> <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 21 y 56 <strong>de</strong> la Constitución<br />

Política, <strong>de</strong> <strong>los</strong> artícu<strong>los</strong> 1, 11 y 14 <strong>de</strong> la Declaración Americana <strong>de</strong> <strong>los</strong> Derechos y<br />

Deberes <strong><strong>de</strong>l</strong> Hombre, <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 4 <strong>de</strong> la Convención Americana sobre Derechos<br />

Humanos y <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 10 <strong><strong>de</strong>l</strong> Protocolo Adicional a la Convención Americana sobre<br />

Derechos Humanos en materia <strong>de</strong> Derechos, se concluye que el trabajador tiene <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

a ejecutar las funciones que le competen en un ambiente apropiado, cuyas condiciones<br />

garanticen la protección <strong>de</strong> su <strong><strong>de</strong>recho</strong> a la salud. Al respecto, la Sala tomó en<br />

consi<strong>de</strong>ración el artículo 16 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 155 <strong>de</strong> la Organización Internacional<br />

<strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo.”<br />

Por otra <strong>parte</strong>, la Corte se refirió a la Recomendación núm. 97 <strong>de</strong> la Organización <strong><strong>de</strong>l</strong> Trabajo<br />

sobre la protección <strong>de</strong> la salud <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores en <strong>los</strong> lugares <strong>de</strong> trabajo. 206<br />

Ante la falta <strong>de</strong> una ley nacional que regulase la protección <strong>de</strong> la salud en el centro <strong>de</strong> trabajo, la<br />

Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia <strong>de</strong> Costa Rica interpretó la correspondiente disposición <strong>de</strong> la<br />

Constitución a la luz <strong>de</strong> <strong>los</strong> instrumentos <strong>internacional</strong>es y, fundamentalmente, <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio<br />

núm. 155 <strong>de</strong> la OIT y <strong>de</strong> la Recomendación núm. 97 <strong>de</strong> la OIT para <strong>de</strong>clarar la violación <strong><strong>de</strong>l</strong><br />

<strong><strong>de</strong>recho</strong> a la salud <strong>por</strong> <strong>parte</strong> <strong>de</strong> la municipalidad.<br />

204<br />

Artículo 16, 1) <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 155: “Deberá exigirse a <strong>los</strong> empleadores que, en la medida en que sea<br />

razonable y factible, garanticen que <strong>los</strong> lugares <strong>de</strong> trabajo, la maquinaria, el equipo y las operaciones y procesos que<br />

estén bajo su control son seguros y no entrañan riesgo alguno para la seguridad y la salud <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores.”<br />

205<br />

Párrafo 1 <strong>de</strong> la Recomendación núm. 97: “La legislación nacional <strong>de</strong>bería contener disposiciones sobre <strong>los</strong><br />

métodos para prevenir, reducir o eliminar <strong>los</strong> riesgos <strong>de</strong> enfermedad en <strong>los</strong> lugares <strong>de</strong> trabajo, e incluso sobre <strong>los</strong><br />

métodos que pueda ser necesario y apropiado aplicar con respecto a riesgos especiales que amenacen la salud <strong>de</strong> <strong>los</strong><br />

trabajadores.”<br />

206<br />

La Corte señaló que la Recomendación establece medidas técnicas <strong>de</strong> protección contra <strong>los</strong> riesgos que amenazan<br />

la salud <strong>de</strong> <strong>los</strong> trabajadores.<br />

99


57. Corte Suprema <strong>de</strong> Justicia, Sala Constitucional, José Manuel Paniagua Vargas y<br />

otros funcionarios <strong>de</strong> la Comisión Nacional para Asuntos Indígenas c. el Ministerio <strong>de</strong><br />

Cultura, Juventud y De<strong>por</strong>tes y la Comisión Nacional para Asuntos Indígenas<br />

(CONAI), 16 <strong>de</strong> enero <strong>de</strong> 1998, resolución núm. 0241-98<br />

Tema: <strong><strong>de</strong>recho</strong>s <strong>de</strong> <strong>los</strong> pueb<strong>los</strong> indígenas y tribales<br />

Función <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong>: resolución directa <strong><strong>de</strong>l</strong> litigio con base en el <strong><strong>de</strong>recho</strong><br />

<strong>internacional</strong><br />

Tipo <strong>de</strong> instrumentos utilizados: tratado ratificado; 207 jurispru<strong>de</strong>ncia <strong>internacional</strong> 208<br />

Derechos <strong>de</strong> las pueb<strong>los</strong> indígenas y tribales/ Disminución <strong><strong>de</strong>l</strong> 85% <strong><strong>de</strong>l</strong> presupuesto asignado a<br />

la Comisión Nacional para Asuntos Indígenas/ Aplicación directa <strong><strong>de</strong>l</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong> <strong>internacional</strong><br />

para <strong>de</strong>scartar una disposición nacional <strong>de</strong> jerarquía inferior<br />

Los funcionarios <strong>de</strong> la Comisión Nacional para Asuntos Indígenas (CONAI) interpusieron un<br />

recurso <strong>de</strong> amparo para reclamar la restitución presupuestaria <strong>de</strong> dicha institución, ya que ésta<br />

había sufrido un recorte significativo en su presupuesto. Por ley, dicho presupuesto venia siendo<br />

otorgado <strong>por</strong> el Ministerio <strong>de</strong> Cultura, Juventud y De<strong>por</strong>tes, el mismo que, para el año 1997,<br />

realizó ajustes presupuestarios correspondientes al 85% <strong><strong>de</strong>l</strong> monto asignado. Los funcionarios<br />

afirmaron que el recorte violaba <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales reconocidos a las poblaciones<br />

indígenas.<br />

A fin <strong>de</strong> <strong>de</strong>terminar si el recorte presupuestario <strong>de</strong> la Comisión Nacional para Asuntos<br />

Indígenas <strong>de</strong>cretado <strong>por</strong> el Ejecutivo era contrario a <strong>los</strong> <strong><strong>de</strong>recho</strong>s fundamentales <strong>de</strong> las<br />

poblaciones indígenas, la Corte aplicó el Convenio núm. 169 <strong>de</strong> la OIT que obliga a todo Estado<br />

ratificante a <strong>de</strong>sarrollar programas que estén <strong>de</strong>stinados a salvaguardar las instituciones, bienes,<br />

trabajo, cultura y medio ambiente <strong>de</strong> las poblaciones indígenas y que también exige la<br />

formulación <strong>de</strong> consultas a dichas poblaciones.<br />

La Corte consi<strong>de</strong>ró que, en base a las obligaciones genéricas previstas en dicho instrumento, la<br />

disminución <strong><strong>de</strong>l</strong> presupuesto <strong>de</strong> la CONAI <strong>de</strong>cretado <strong>por</strong> el Ejecutivo implicaba una limitación<br />

in<strong>de</strong>bida <strong>de</strong> su función como institución o mecanismo para el <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> las iniciativas<br />

relacionadas con <strong>los</strong> pueb<strong>los</strong> indígenas. De esta manera, se habían infringido las obligaciones<br />

adquiridas <strong>por</strong> el Estado <strong>de</strong> Costa Rica al suscribir y aprobar el Convenio núm. 169 <strong>de</strong> la OIT,<br />

lesionando el principio <strong>de</strong> buena fe con que <strong>de</strong>ben ejecutarse <strong>los</strong> convenios <strong>internacional</strong>es.<br />

La Corte se refirió, asimismo, a la obligación especial que impone dicho Convenio <strong>internacional</strong><br />

en virtud <strong>de</strong> la cual <strong>de</strong>be consultarse a la población indígena antes <strong>de</strong> adoptar <strong>de</strong>terminadas<br />

medidas, y confirmó que no se había llevado a cabo tal consulta en el presente caso.<br />

La Corte se pronunció <strong>de</strong> la siguiente manera:<br />

“(…) está probado que <strong>de</strong> un año a otro se ha reducido sustancialmente el Presupuesto<br />

<strong>de</strong> CONAI, lo que implica limitarla in<strong>de</strong>bidamente en su papel <strong>de</strong> institución o<br />

mecanismo para el pleno <strong>de</strong>sarrollo <strong>de</strong> las instituciones e iniciativas <strong>de</strong> <strong>los</strong> indígenas en<br />

nuestro país. En <strong>los</strong> términos <strong><strong>de</strong>l</strong> artículo 33 <strong><strong>de</strong>l</strong> Convenio núm. 169 <strong>de</strong> la OIT, minar su<br />

presupuesto lesiona el principio <strong>de</strong> buena fe con que <strong>de</strong>ben interpretarse y ejecutarse <strong>los</strong><br />

convenios <strong>internacional</strong>es en nuestra jurisdicción territorial, pues se invoca una<br />

situación interna para justificar el incumplimiento <strong>de</strong> <strong>los</strong> términos <strong>de</strong> un tratado, como<br />

suce<strong>de</strong> en el caso, cuando han <strong>de</strong> observarse medidas especiales para salvaguardar <strong>los</strong><br />

intereses <strong>de</strong> <strong>los</strong> indígenas, su trabajo, cultura, entre otras cosas (artícu<strong>los</strong> 26 y 27 <strong>de</strong> la<br />

207<br />

Convención <strong>de</strong> Viena sobre el Derecho <strong>de</strong> <strong>los</strong> Tratados, 1969; Convenio <strong>de</strong> la OIT núm. 169 sobre pueb<strong>los</strong><br />

indígenas y tribales, 1989.<br />

208<br />

Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos: dictamen consultivo OC-2/82 <strong>de</strong> 24 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1982.<br />

100


Convención <strong>de</strong> Viena sobre el Derecho <strong>de</strong> <strong>los</strong> Tratados). Tómese en cuenta que, a<strong>de</strong>más<br />

<strong>de</strong> esa obligación genérica <strong>de</strong> interpretación <strong>de</strong> <strong>los</strong> tratados, existe una obligación<br />

especial en el propio Convenio núm. 169 <strong>de</strong> la OIT, <strong>por</strong> la cual <strong>de</strong>be formularse una<br />

consulta a <strong>los</strong> pueb<strong>los</strong> indígenas, <strong>de</strong> conformidad con el principio <strong>de</strong> buena fe, según lo<br />

establece el artículo 6, 2) <strong>de</strong> ese mismo cuerpo normativo. (…) que no ha existido esa<br />

consulta formal a <strong>los</strong> grupos indígenas <strong><strong>de</strong>l</strong> país sobre la disminución presupuestaria <strong>de</strong><br />

CONAI. (…)<br />

Des<strong>de</strong> el momento en que Costa Rica aprobó este instrumento <strong>internacional</strong>, el Estado<br />

costarricense se comprometió, según el citado artículo 4, a establecer medidas<br />

especiales, lo que <strong>de</strong>be enten<strong>de</strong>rse como un constante activismo para salvaguardar a<br />

estos grupos étnicos minoritarios, sus instituciones, sus bienes, su trabajo, su medio<br />

ambiente, entre otras cosas, <strong>de</strong> la influencia <strong>de</strong> nuestra población y cultura.<br />

Estas medidas especiales <strong>de</strong>ben significar para el Estado una prohibición <strong>de</strong> abandonar<br />

o <strong>de</strong>jar a la <strong>de</strong>riva una institución pública que tiene <strong>por</strong> objeto establecerse como foro<br />

<strong>de</strong> discusión e iniciativas <strong>de</strong> <strong>los</strong> asuntos indígenas en el país.”<br />

La Corte mencionó a<strong>de</strong>más un dictamen <strong>de</strong> la Corte Interamericana <strong>de</strong> Derechos Humanos<br />

(Dictamen consultivo OC-2/82, <strong>de</strong> 24 <strong>de</strong> septiembre <strong>de</strong> 1982) en el que se refería a <strong>los</strong> tratados<br />

sobre <strong><strong>de</strong>recho</strong>s humanos, señalando lo siguiente:<br />

“No son tratados multilaterales <strong><strong>de</strong>l</strong> tipo tradicional, conclui