ESFUÉRZATE Y SE VALIENTE - Editorial Aldevara

aldevara.es

ESFUÉRZATE Y SE VALIENTE - Editorial Aldevara

ESFUÉRZATE Y SE VALIENTE

Josué A. Giunta

Editorial Aldevara


Todos los derechos reservados.

© Josué A. Giunta.

© Editorial Aldevara.

Maquetación y portada: Josué A. Giunta

www.aldevara.es.

www.facebook.com/Aldevara.

Primera edición: Febrero 2010.

ISBN: 978-84-92805-57-0.

Dep legal:M-25109-2010.

Impreso en www.e-impresion.com


“A quien me dio la vida, ese aliento de amor

incondicional que siempre me llenará

por la eternidad hasta que nos volvamos a ver...

A Marta Mastricchio, mi madre, mi amiga, mi angel.


Josué A. Giunta

4

Propiedad

de

www.

aldevara.

es


Contenido

Esfuérzate y se Valiente

PRÓLOGO

Propiedad

. . . . . . . . . . . . . . . . . 9

El primogénito. . . . . . . . . . . . . . . . .15

de

Capitulo I . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

GÉNESIS . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

La historia de Zeballos . . . . . . . . . . . . . .21

Adiós, Francesca . . . . . . . . . . . . . . . .23

Sarah de las praderas . . . . . . . . . . . . . . .25

La peor navidad . . . . . . . . . . . . . . . .30

www.

El segundo hijo pródigo . . . . . . . . . . . . . .38

aldevara.

Yeyey . . . . . . . . . . . . . . . . . . .31

Un buen policía . . . . . . . . . . . . . . . .33

La muerte de Sarah . . . . . . . . . . . . . . .47

Y entonces llegó el amor…. . . . . . . . . . . . . .51

Un nuevo hogar . . . . . . . . . . . . . . . .52

Mi Buenos Aires querido . . . . . . . . . . . . . .54

es

Bienvenido al instituto infernal . . . . . . . . . . . .60

Los tiempos cambian,

las personas, también.. . . . . . . . . . . . . . .66

Capitulo II . . . . . . . . . . . . . . . . .69

DIARIO DEL DOLOR . . . . . . . . . . . . . .69

El principio del fin . . . . . . . . . . . . . . . .71

El último verano . . . . . . . . . . . . . . . .78

El mejor día . . . . . . . . . . . . . . . . 106

Amanece una vez más . . . . . . . . . . . . . 108

5


Josué A. Giunta

6

Nunca es fácil decir adiós . . . . . . . . . . . . . 115

Guerrera de Dios . . . . . . . . . . . . . . . 121

Septiembre de lágrimas . . . . . . . . . . . . . 124

Propiedad

El dolor de Sammy . . . . . . . . . . . . . . 131

La mayor decepción . . . . . . . . . . . . . . 142

de

Infeliz cumpleaños . . . . . . . . . . . . . . 133

El viaje a Cataluña. . . . . . . . . . . . . . . 139

Carta anónima. . . . . . . . . . . . . . . . 145

Año nuevo, vida nueva . . . . . . . . . . . . . 151

Nadie te querrá como tu madre . . . . . . . . . . . 152

Soledad. . . . . . . . . . . . . . . . . . 155

www.

Malas noticias . . . . . . . . . . . . . . . . 158

aldevara.

EN BUSCA DE MI FINAL FELÍZ . . . . . . . . . . 183

es

Sueños . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156

Recuerdos . . . . . . . . . . . . . . . . . 157

Cambios . . . . . . . . . . . . . . . . . 161

Crónicas de una locura anunciada . . . . . . . . . . 167

Capitulo III . . . . . . . . . . . . . . . . 183

Comienza la aventura . . . . . . . . . . . . . . 185

La despedida . . . . . . . . . . . . . . . . 188

Welcome to Ireland . . . . . . . . . . . . . . 192

Recuerdos del Titanic . . . . . . . . . . . . . . 196

Momentos . . . . . . . . . . . . . . . . . 197

Incertidumbre . . . . . . . . . . . . . . . . 200

Un año después . . . . . . . . . . . . . . . 201

Una cara conocida . . . . . . . . . . . . . . . 204

Se terminó . . . . . . . . . . . . . . . . . 208


Esfuérzate y se Valiente

Mi último día en Irlanda . . . . . . . . . . . . . 209

España, otra vez… . . . . . . . . . . . . . . . 211

Desde mi cielo . . . . . . . . . . . . . . . . 214

Propiedad

Y entonces llegó ella… . . . . . . . . . . . . . . 216

Sorpresa . . . . . . . . . . . . . . . . . 229

de

Otro año más . . . . . . . . . . . . . . . . 218

Mientras más conozco a la gente… . . . . . . . . . . 223

La vida es un boomerang . . . . . . . . . . . . . 232

Pesadillas en lo profundo de la noche . . . . . . . . . 234

El ojo de Dios . . . . . . . . . . . . . . . . 238

“A veces el amor no es suficiente” . . . . . . . . . . . 240

www.

Capitulo IV . . . . . . . . . . . . . . . . 245

aldevara.

La partida de Antonella . . . . . . . . . . . . . 241

“Dos años sin ti” . . . . . . . . . . . . . . . 243

REDENCIÓN . . . . . . . . . . . . . . . 245

Dejarla Ir . . . . . . . . . . . . . . . . . 247

Cáncer no significa muerte . . . . . . . . . . . . 249

Nadie es profeta en su propia tierra . . . . . . . . . . 253

es

Extiende tus alas . . . . . . . . . . . . . . . 254

El padre que nunca tuve . . . . . . . . . . . . . 256

Una luz brillando en la oscuridad . . . . . . . . . . 259

El futuro no esta escrito . . . . . . . . . . . . . 261

Buscando absolución . . . . . . . . . . . . . . 262

“Las reglas de mi Vida” . . . . . . . . . . . . . 265

Vida después de la muerte . . . . . . . . . . . . 266

Esfuérzate y se valiente . . . . . . . . . . . . . 268

AGRADECIMIENTOS . . . . . . . . . . . . . 271

7


Josué A. Giunta

8

EPILOGO . . . . . . . . . . . . . . . . . 273

BIBLIOGRAFÍA . . . . . . . . . . . . . . . 275

Propiedad

de

www.

aldevara.

es


PRÓLOGO

Esfuérzate y se Valiente

Ante

Propiedad

todo quiero aclarar que este libro no pretende en lo absoluto dar consejos

sobre como llevar un duelo. Simplemente compartir mi experiencia con aquellos que

Compartiendo este, mi diario del dolor, sé que muchos se sentirán identificados

y sabrán que en algún lugar del mundo hay una persona que atravesó las mismas

de

aguas turbias, el mismo dolor, porque aunque sintamos diferente, este tipo de dolor

de emociones distintas que llenarían una lista.

www.

comprender lo que estas pasando, créanme, siempre hay alguien que puede.

aldevara.

Este libro va dedicado a la vida de mi madre, a sus ejemplos, el amor incondicional

por su familia.

es

de alguna forma están atravesando una situación similar.

es igual en el mundo entero. Perder a un ser querido nos hace replantear toda nuestra

existencia, dudar de nosotros mismos, de nuestra capacidad como personas y miles

Alguien me dijo una vez “No hay peor soledad que aquella que sentimos

cuando estamos rodeados de gente” Y el duelo en sí, te hace sentir

ese tipo de sentimientos, de soledad, de abandono, de que nadie en la tierra puede

Cada uno de nosotros lleva el duelo de forma diferente, por ello no tendría sentido

darles consejos. Todos somos únicos e irrepetibles, sentimos diferente, amamos

diferente, lloramos de formas diferentes...

A lo que no pudo ser, a todos esos momentos que nos arrebato su partida tan

temprana.

A todos aquellos que sufren esta terrible enfermedad que se llama Cáncer. A los

familiares que luchamos día a día, pasando noches enteras sin dormir, aquellas horas

eternas en los hospitales, con un dolor en el alma que nadie parece entender.

Al amor por la vida, a luchar por ella y que pase lo que pase a nuestro alrededor

y dentro nuestro, siempre con la esperanza alentadora que nos da Dios, esa promesa

eterna que mi madre selló en mi corazón a fuego lento...

A esta esperanza me aferraré por el resto de mis días y con ella como impulso

volcaré en este libro mi corazón, todo lo que llevo dentro.

9


Josué A. Giunta

Todos tenemos un propósito en esta vida, nadie lo sabe, pero el tiempo, nos irá

acomodando y encontrando con las personas adecuadas.

Cada uno juega el papel que quiere en este mundo, podemos ser víctimas de los

hechos o podemos tomar fuerzas escondidas y salir adelante, yo elegí no ser una

víctima.

Propiedad

sado por la enfermedad y posterior muerte de la persona que más amaba.

de

Aún con un gran dolor dentro de mi alma, quiero intentarlo, intentar ser felíz y

si mi experiencia puede

www.

aportar algo positivo para quien se adentre en estas páginas,

creo que parte de mi propósito en esta aventura que se llama vida, estará gratamente

Me queda mucho camino por andar, mucho por aprender y es muy probable que

también vuelva a sufrir, nadie esta exento a ello, ni siquiera después de haber atrave-

Por ello quiero estar preparado para el dolor, para lo que se avecine, sea bueno

o sea malo, de todas las cosas que nos pasan podemos aprender y extraer riqueza

emocional.

cumplido...

10

aldevara.

es


Esfuérzate y se Valiente

Propiedad

de

www.

“Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente,

Estará contigo donde quiera que vayas”

aldevara.

es

No temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios

Josué Cap. 1 Vers. 9

11


Josué A. Giunta

12

Propiedad

de

www.

aldevara.

es


Esfuérzate y se Valiente

Propiedad

de

Capitulo I

www.

GÉNESIS

aldevara.

es

13


Josué A. Giunta

14

Propiedad

de

www.

aldevara.

es


El primogénito

Esfuérzate y se Valiente

Nací en Abril de 1976. Una época tocada por un terrible evento llamado dictadura.

Un suceso que sin dudas dejaría una mancha difícil de borrar en la memoria de

los argentinos.

Propiedad

sufrido y sufren las secuelas de tal hecho.

de

Según me contaron, mis padres, sin casa, ni trabajo. Salieron adelante gracias a la

ayuda de mis abuelos, paternos y maternos.

www.

Pero eso pertenece a otro género literario, del cual no tengo experiencia, ni tendencias

políticas, solo mi saludo de contención más sincero hacia aquellos que han

La partera que me trajo al mundo se llamaba Irene, aunque ella seguramente ni

me recuerde. Mi madre, daba a luz a su primer hijo, con tan solo diecisiete añitos.

Sé que vivimos en una casucha muy pequeña durante un tiempo, hasta que mi

abuelo materno nos dejó una de las casas que solía tener en alquiler. Y allí nos quedamos,

por un tiempo, claro…

Tuve la suerte de ser el primer hijo, sobrino y nieto en las dos familias, lo cual fue

aldevara.

un privilegio que duró exactamente, un año y un mes.

Sammy llegó al mundo y perdí el protagonismo. Aunque éramos muy diferentes,

crecimos y vivimos muchos de los hechos más memorables.

Mi hermano y yo crecimos en un ambiente un poco complicado. Nuestros padres

es

eran demasiado jóvenes y sin experiencia. Menos mal que contábamos con el apoyo

de abuelos y tíos, quienes se encargaban de controlar y recoger los destrozos posteriores

a las peleas de mis padres.

Aunque mis abuelos fueron un gran aliciente a todo esto, tengo que destacar a

alguien especial. Alguien que estuvo allí, desde el primer momento con nosotros.

Aquella niña de ocho años, que aún jugaba a las muñecas, tenía dos sobrinos, de

uno y dos años. Era la primera vez que era tía, para nosotros, se convirtió en nuestra

hermana mayor, la tía Mary…

Los años pasaron y las peleas entre mis padres se hacían cada vez más frecuentes,

como mis abuelos vivían a la vuelta de casa, mi tía Mary tenía rápido acceso a nosotros

y mi abuela le encargaba que nos lleve a pasear mientras se pasaba la tormenta.

15


Josué A. Giunta

Nos habíamos hecho incondicionales, con ella, ibamos al cine, nos divertíamos

y nos olvidábamos de los gritos y los reproches con los que día a día, estábamos

creciendo.

16

Al cabo de un tiempo, terminamos viviendo al fondo de la casa de mis abuelos.

Propiedad

Cuatro años después de mi nacimiento, llegó al mundo el tercer hijo, Nando. Recuerdo

que fuimos con Sammy y mi padre al hospital a ver mi mamá pero como éramos

muy pequeños no nos dejaron entrar. Ese día, casualmente, era el cumpleaños

de mi padre.

de

Recuerdo que mi mamá se asomó por la ventana del cuarto dónde estaba y nos

arrojó caramelos. Fue uno de esos momentos que quedaran en mi memoria grabados

por siempre.

Unos años más tarde, nos volvimos a mudar. Mi padre ya no podía controlar la

mala relación con su suegro. Esta vez, fue una casa de alquiler. En la que tampoco

pudimos asentarnos ni echar raíces.

www.

Supongo que al último lugar que le pudimos llamar Hogar fue la casa que nos

compró nuestro abuelo paterno.

aldevara.

A veces no nos damos cuenta del significado de la palabra Hogar, de la contención

Allá por el año 1983. Mi abuelo hizo lo mismo con cada hijo que contraía matrimonio,

como regalo les compraba una casa.

es

emocional, de refugio, de algo que es tuyo.

El barrio que me vio crecer, el lugar donde sufrí todas las transiciones que un

adolescente puede sufrir.

Una casita de tres habitaciones en la calle Santa Teresa.

En esta casa que sufrió unas cuantas remodelaciones, vio nacer a mi hermana

menor, Anabel. La pequeña que creció rodeada de hermanos varones. La mimada de

papá. La protegida de mamá.

El lugar donde creció el tercer bebe varón de mis hermanos, Nando.

El lugar donde Sammy, hizo el sacrificio de hacer unos estudios superiores que

ninguno en las dos familias llego siquiera a soñar. En un entorno hostil, humilde. En

una casa que reinaban las discusiones y las peleas.


Esfuérzate y se Valiente

Éramos cuatro hermanos, con un padre inestable, de carácter volátil, nada afectivo

y distante.

Un hogar donde la reina y jefa era nuestra madre, una italiana que había llegado

a Argentina tan solo con cinco meses. Una guerrera que aprendió con lágrimas de

sangre llevar adelante a su familia, una mujer que tuvo que ser padre, madre, amiga,

hermana, cristiana, trabajadora y miles de rubros más. Es increíble de lo capaz que

Propiedad

puede llegar a ser una mujer, de su fuerza de voluntad, del amor incondicional que

puede tener hacía un hombre que no le daba absolutamente nada, que más que su

esposo, fue otro hijo más...

de

Mi tío Benito, hermano menor de mi madre, asistía hacía tiempo a una iglesia

evangélica, al poco tiempo logró convencer a mi madre de unirse a él, corría el año

1985...

www.

En este lugar mi madre encontró el refugio perfecto, ante tantas discusiones, ma-

nos decía Una nueva persona en Cristo.

aldevara.

las relaciones familiares y demás, ella empezó a cultivar una relación con Dios, que

con el tiempo crecería con grandes frutos y nos daría a una nueva madre, como ella

Las relaciones con mi padre no iban viento en popa, sino de mal en peor, no sé

porque su desprecio hacía mí era cada vez mayor, y para un adolescente, este tipo

de cosas puede causar estragos en la autoestima. Siempre fui de carácter fuerte, de

contradecir todo, de discutir todo, de contestar, y esto fue algo que a mi padre jamás

le gustó. La gran mayoría de las veces

es

no estaba de acuerdo con las decisiones que

tomaba, que a la larga, siempre nos perjudicaban como familia.

Una noche de verano había decidido dejar las ventanas abiertas para que entre

un poco de aire en mi habitación, no sé porque exactamente, mi padre entró al cuarto

y me dijo que las cierre inmediatamente, pero yo como siempre, insistí en que hacía

mucho calor. Dado mi negativa, mi padre arremetió contra mí, dándome una patada

en el pecho varias veces y cerró la ventana.

Mis abuelos paternos estaban al tanto de la situación con mi padre e insistieron

en que me fuera a vivir con ellos un tiempo. No lo dudé un segundo, aunque fui un

poco egoísta, no pensaba en la reacción de mi madre. Pero ya era insostenible vivir

con él.

17


Josué A. Giunta

Mi madre sufre el golpe de un hijo que se va de casa, a causa de un padre incomprensible.

Ella estaba entre la espada y la pared. Quien a pesar de todo, amaba a su

marido.

18

A finales del año 1989 me voy a vivir con mis abuelos, a José C. Paz.

Propiedad

Ese año fue durísimo para mi familia, económicamente no levantaban cabeza,

gracias a los malos negocios de mi padre. Yo, la verdad es que me mantuve un poco al

margen, inconscientemente, creo que un adolescente con problemas de autoestima y

daños psicológicos, poco podía aportar a la situación. Esta es una de las cosas de las

que me siento un poco culpable en mi vida, el no haber estado con mi madre en esos

tiempos.

de

Este año también cabe destacar que nació mi primo Tomás, con quien años más

tarde nos convertiríamos en almas gemelas y amigos de aventuras, pero ahora es un

bebé, así que dejémoslo para más adelante...

www.

Durante los noventa viví con mis abuelos, empecé el secundario en un colegio que

estaba en una zona marginal de San Miguel. No fue una buena elección, ni un buen

recuerdo, entre que una vez me asaltaron y mis compañeros no hacían buenas relaciones

conmigo, digamos que fue un año malo, aunque mis abuelos me malcriaban y

me daban todo lo que quería.

aldevara.

Mi madre sufrió en silencio mi ausencia.

Al año siguiente decido volver a casa, cuando las aguas estaban más calmadas.

Desde luego que dentro mío hubo un cambio tras haber estado separado de mi familia

durante un año.

es

Mis hermanos no estaban muy contentos con mi regreso por el mal año que ha-

bían pasado, mientras a mí, mis abuelos me habían tenido como a un rey. Era comprensible,

no los culpo.

El año 1991 pintaba ser un buen año, después de todo conocería a la que sería

mi primer novia adolescente. Y mi tía Mary me conseguiría mi primer trabajo en

una tienda de ropa muy conocida en Morón, lugar donde me explotarían como a un

negro, trabajando de cadete más de diez horas, de pie, sin pausas para comer, ni tomar

un descanso.

Pero fue mi primer trabajo. Aunque gané una miseria, y los dueños eran gente

muy desagradable, recuerdo que con mi primer sueldo me compre la máscara de


Esfuérzate y se Valiente

goma de Freddy Krueger, que en esa época era el villano de moda de las películas de

terror.

En este trabajo empecé una gran amistad con Fabiana, una chica que se convertiría

en una de mis mejores amigas durante unos cuantos años.

Propiedad

Siempre me atrajeron las cosas de terror, recuerdo que mi madre siempre me

dedicaba varios paseos secretos al cementerio de mi ciudad, hacer esto era algo que

me emocionaba mucho, porque me sentía dentro de una película. Pronto llegue a

convencer a mis primos y a algunos

de

amigos, a acompañarme en mis tours terroríficos,

adentrados en la aventura, investigábamos tumbas y mausoleos, en busca de

decía que era un morboso, me fascinaban las películas de miedo. También por eso,

esqueletos y fantasmas.

Durante mis visitas descubrí una florería, escondida a un costado de uno de los

portales traseros del cementerio y me llamó mucho la atención. Juro que por curiosidad

entre a preguntar si necesitaban empleados para trabajar.

www.

Empecé a los pocos días, y puedo confesar que solo entré a trabajar allí por el

morbo de estar al lado del cementerio y todos los días, cruzarlo para cortar camino

cuando entraba y salía de trabajar. El dueño tenía un carácter un poco jodido, y si

se levantaba mal de la siesta, teníamos que escondernos. Estaba juntado con una

aldevara.

chica que era muy bajita y un poco hiperactiva. Pasaron muchos empleados por esa

tienda, pero solo una haría la diferencia. Karina era amiga de los dueños y el hecho de

trabajar juntos, nos hizo ganar mucho tiempo de charla y anécdotas hasta que nos

convertimos en los mejores amigos.

es

Corría el año 1994 cuando los dueños de la florería decidieron abrir un kiosco

de golosinas y cigarrillos. Me ofrecieron el puesto de encargado y accedí felizmente

al cambio.

Karina estuvo una temporada trabajando conmigo y tanto tiempo juntos nos

terminó empujando a una pequeña aventura amorosa.

Este período me será difícil de olvidar y no por nuestra aventura, sino porque al

día siguiente me confesó que hacía tiempo estaba enamorada de mí y nunca se había

atrevido a decírmelo. Yo, por otro lado, jamás pensé que alguien como ella se fijaría en

mí, pero bueno, son las vueltas que da esta vida.

19


Josué A. Giunta

En este kiosco también conocí a Heidi. Era tres años mayor que yo, tenía dos hijos

y estaba separada, durante mucho tiempo vivimos un amor platónico, hasta que muchos

años después se consumó algo de esa relación.

Era una excelente mujer, una buena madre, trabajadora, buena amiga, pero no

nos veíamos

Propiedad

mucho, Heidi tenía una vida bastante complicada en esos momentos,

tratando de sacar adelante a sus dos hijos. Es una persona maravillosa y alguien que

Cuando surgieron los planes de irme de Argentina, ella no quiso interponerse

entre mis sueños y se hizo a un lado.

de

admiro muchísimo.

Muy pausadamente nos vimos, una que otra vez y aprendimos a ser muy buenos

amigos hasta el día de hoy.

www.

George era tan grande como su corazón. En sus tiempos libres trabajaba filmando

bodas, bautismos y cualquier tipo de evento. En el transcurso de nuestras charlas se

me ocurrió

aldevara.

que George y yo podíamos iniciar un proyecto juntos y así fue como nació

en Junio de 1996 “Guardianes del Templo” Una especie de grupo de actores indepen-

En el mismo supermercado que trabajaba Heidi, ubicado a la vuelta del kiosco.

También conocí a otro personaje que venia a merendar todas las tardes a mi tienda.

dientes, donde realizaríamos distintos cortometrajes en video. Los que fueron mis

primeros pasos como director y productor.

Hicimos unas cuantas cositas, arme un grupo de gente entre amigos y conocidos,

es

pero la falta de experiencia y solidez hicieron que todo se quede en cosas sin terminar.

Aunque lo pasamos fantásticamente bien, nos divertimos muchísimo haciendo

cortometrajes, ensayando, grabando videos y demás.

Las grandes satisfacciones y buenos recuerdos que me dejó Guardianes del templo

fueron la amistad de George, conocer a Deborah y a Valeria, quienes pasarían a ser

parte de mi grupo de amigos.

Cada vez que quisiera volver a todos aquellos buenos momentos que pasamos,

tenía acceso a muchas cintas de video donde habíamos registrado toda esa aventura.

Este año, no había sido uno de los mejores. Con el grupo tuvimos bastantes inconvenientes.

Era bastante difícil conseguir que los integrantes no abandonen los

20


Esfuérzate y se Valiente

proyectos, por ello fue mucha gente la que paso por Guardianes sin pena ni gloria, lo

bueno fue que tanto George, como Deborah y Valeria siempre estuvieron al pie del

cañón apoyándome.

Las

Propiedad

malas noticias no tardarían en asomarse para nosotros. La disolución definitiva

del grupo, la inesperada muerte del padre de Deborah, la muerte de un tío de

Valeria y finalmente, la muerte de mi abuela materna.

La historia

de Zeballos

Otra de las cosas que quiero destacar mientras trabajé en este kiosco, y vaya de

anécdotas que se dieron esos tiempos, sin dudas cosas que quedarán por siempre en

mis recuerdos.

www.

Para contar esto último tengo que remontarme a algunos años atrás...

Cuando estaba viviendo en casa de mis abuelos, en los noventa. Yo dormía en una

habitación donde mi abuelo tenía muchos libros de parapsicología, magia blanca, magia

negra, etc. Libros oscuros y como siempre fui curioso y me gustaba pasar miedo,

aldevara.

empecé a ojear los libros, hubo uno que me llamó particularmente la atención, un

libro de tapa negra, con dibujos raros y antiguos. Se llamaba Introducción a la ciencia

del mal, de un autor completamente desconocido, un tal Eduardo A. Zeballos.

es

Pensé que era un libro de magia negra, pero resultó ser un libro de cuentos. Em-

pecé a leerlo entusiasmado, atrapado por la magia, el miedo, lo desconocido, Zeballos

tenía una forma muy particular de escribir, algo que te mimetizaba con la historia.

Fue de lo mejor que había leído hasta entonces.

El libro terminó siendo mío. Mi abuelo me veía tan entusiasmado leyéndolo, que

decidió regalármelo. Algo curioso es que había sido editado en el setenta y seis. Año

que me vio nacer.

De vuelta en el noventa y cuatro. Fue una época que trabajé en el kiosco de noche,

venían muchos personajes a altas horas de la madrugada, pero sin duda, uno muy

particular.

21


Josué A. Giunta

Un señor mayor, siempre vestía de azul, era cojo, llevaba un misterioso bastón.

De pelo y barba de color blanco plata. Parecía una buena persona y era alguien muy

educado e inteligente.

Empezamos a hacernos muy amigos, a conversar bajo la luz de la luna durante las

Propiedad

horas muertas y así pasaron los meses...

vió a preguntar, que era lo que había leído últimamente.

de

Su voz sonó firme y segura: -Yo soy Zeballos...www.

hasta que saco su carnet de identidad y me lo enseñó. Creo que si alguien hubiese

inmortalizado

aldevara.

ese momento con una cámara de fotos, hubiese sido la expresión de mi

vida. ¡Claro que era él! Las dudas se dispersaron días después, cuando me mostró una

terrorífica de sus increíbles relatos.

es

22

Una noche me preguntó si me gustaba leer y le conteste que si, entonces me vol-

Le conté mi experiencia con “Introducción a la ciencia del mal” y mientras me escuchaba

atento y sorprendido, me interrumpió cuando le dije el nombre del escritor

del libro…

Claro que yo no hice ni caso, pensé que estaba loco o burlándose de mí...

El anciano volvió a insistir, me quede mirándole, hubo unos segundos de silencio,

copia del libro y me dejó muchos de sus trabajos inéditos para saborear la literatura

Zeballos no comprendía en cómo ese libro había llegado a mis manos y me enseñó

la palabra Causalidad.

Yo le dije sorprendido: -Vaya casualidad, ¿no?-. Y el me contestó: -No hijo, las casualidades

no existen. Todo tiene causa y efecto en esta vida. Por ello prefiero llamarlo

Causalidad y no Casualidad. Tú y yo nos conocimos por algo. Con el tiempo te

darás cuenta.

El libro se había editado en el setenta y seis. Ese mismo año, el escritor Eduardo

Zeballos había realizado una presentación de su libro en la misma base aérea donde

trabajaba mi abuelo. Así había llegado a sus manos, lo triste fue que su fantástica obra

pasó por las librerías sin pena ni gloria.


Adiós, Francesca

Esfuérzate y se Valiente

En Septiembre de 1996 sufro la primer pérdida de un ser querido, mi abuela materna,

escondía en sus arrugas un mundo de dolor y recuerdos de guerra.

Propiedad

Ella sabía muy bien lo que era el dolor que provoca la muerte de un ser querido,

accidente mortal durante el festejo de un evento cristiano en Zungri, el pueblito al

sur de Italia donde vivían.

de

ya que había perdido a siete bebes y a su primer hijo, un niño que había sufrido un

Llegó de Italia muy joven, desembarcando en el puerto de Buenos Aires, como millones

de inmigrantes europeos, con el dolor del recuerdo de la guerra, sin un centavo,

con cuatro hijos pequeños y una beba de apenas unos meses, mi madre...

Trabajo y mano dura

www.

era lo que les esperaba en ese nuevo país, una cultura diferente,

un idioma diferente...

gresar en un país extranjero y sacar adelante a la familia.

aldevara.

hacía preferencia. Fue el ejemplo de amor, fortaleza y valentía más grande que conocí,

antes al de mi madre.

es

Mi abuelo con solo treinta años, una esposa y cinco hijos trabajo duro para pro-

Con el tiempo pudieron construir juntos la que hoy es su casa. Que tras su muerte,

aún tratamos de mantener los que la heredamos.

Era una persona increíble, fuerte, cariñosa, amaba a todos sus nietos por igual, no

Lamentablemente, los años pasaron su factura, entre la diabetes que sufría y

serios problemas cardíacos, logro escapar a la muerte varias veces, al igual que mi

madre, tenía un espíritu luchador.

Mi abuela, finalmente nos dejó un 14 de Septiembre de este mismo año. Con

ella se iba todo lazo que mantuvo a la familia unida. Se terminaban los domingos en

familia comiendo pasta casera. Las navidades revoltosas y ruidosas. Y aquella forma

de festejar a lo italiano cualquier evento venidero.

Antes de la muerte de mi abuela, se dieron unos cuantos hechos sin explicación...

Cuando mi madre me despierta pasadas las ocho de la mañana del sábado de ese

día, me despertaba de un sueño en el que veía a mi abuela despedirse de mí...

23


Josué A. Giunta

Desperté solo para recibir la noticia de que teníamos que ir urgente al hospital.

Aunque la verdad era que había fallecido alrededor de las cinco de la madrugada.

A esa hora exacta, mi madre se despertó y saltó de la cama, se había orinado encima,

presentía que algo le pasaba a su madre y se arrodilló a orar en su habitación.

Propiedad

A otra de mis tías, le pasó algo similar, a esa misma hora, sintió que alguien se le

sentaba en el borde de la cama...

Mary llorando desconsoladamente y a su marido Manuel.

de

www.

Era mi primer sepelio tan cercano, la estuvimos velando toda la noche. Yo me

mantuve bastante entero recuerdo, creo que no era consciente aún del significado de

la muerte, sin

aldevara.

duda, mis visitas al cementerio, cambiarían el sentido para toda la vida.

Aunque no entendí porque me lo decía, la frase se quedó grabada dentro de mí.

es

24

Salimos corriendo hacía el hospital, allí nos encontramos a mi abuelo, a mi tía

Me sorprendió la entereza de mi madre, no se derrumbo ni un instante...aunque

podía ver en ella la tristeza en sus ojos. Ella junto a mi tía Mary subieron en la ambulancia

para acompañar el cuerpo de su madre hasta el tanatorio.

Mi padre nos llevó de vuelta a casa. No entendía bien que había pasado. ¿Qué era

exactamente la muerte de un ser querido? ¿Volvería a ver a mi abuela algún día? ¿Por

qué se había despedido de mí en sueños y no de otras personas?

Durante el funeral, alguien se acercó a mí y me dijo -Josué, te felicito por tu

valentía...-

Mis amigos George y Valeria se habían acercado junto a otros para darme el pésame

y estar conmigo un buen rato.

Muchas personas se habían acercado para despedirla, familiares y amigos de la

familia.

Pero lo más duro de todo ese velorio había sido el estado en el que se encontraba

mi tía Mary, su hija menor. Ella era la más apegada a mi abuela, ya que vivía con ella y

fue quien más sufrió todos los sustos durante los años de enfermedad. Mi tía estaba

destrozada, no había nada ni nadie que la pudiera consolar. Jamás había visto llorar

tanto a alguien.

El cielo se había abierto durante la madrugada y había empezado una gran tormenta.

Los angeles lloraban la partida de mi abuela Francesca.


Sarah de las praderas

Esfuérzate y se Valiente

Ya había pasado casi un año, a mediados de 1997. Mi hermana menor, Anabel,

encuentra a un cachorrito abandonado en la casa de al lado. Era una perrita, rubia,

indefensa

Propiedad

y muy bonita. La bauticé Sarah, por la heroína de Terminator, una de mis

películas favoritas. Aunque fue mi hermana quien la encontró, con el tiempo la hice

mía, ya que era yo quien se encargaba de ella y su cuidado.

Sarah se convirtió en mi fiel ladera, un ser pequeñito que miraba a través de mis

ojos, me seguía a todos lados, fue tanto el cariño que le tenía, que la consideraba

cómo mi hija.

de

Mi padre no era muy adepto a los perros, de hecho, el mismo se había encargado

de sacrificar a unas cuantas de nuestras mascotas, con la excusa de que comían mucho,

o ensuciaban mucho,

www.

o ladraban mucho. Los animales desaparecían de la casa y

los dábamos por perdidos.

Esta actitud me hizo estar muy alerta con mi nueva mascota.

Una mañana, escuché el desgarrador grito de mi perrita, inmediatamente salte de

mi cama, hacía donde provenía el grito. Mi padre tenía un taller mecánico de coches

en el fondo de la casa, cosa que hacía como hobbie cuando no trabajaba de policía.

aldevara.

Empecé a mirar desesperado buscando a Sarah, le grite a mi padre que era lo que

le había hecho. Él miro sobradamente y me dijo que nada, pero no le creí. Encontré a

Sarah debajo de una de las chatarras

es

que tenía como coche, asustada, dolorida...

La cogí en mis brazos y empecé a consolarla, su lamento era desgarrador. Tenía

una de sus patitas derechas quebrada.

Fui a buscar a mi amiga Fabiana para que me acompañe y nos dirigimos a la perrera

de mi ciudad, ya que no tenía dinero para pagar un veterinario. Caminamos

unas veinte calles hasta el cementerio, ya que la perrera municipal estaba al lado.

Era un lugar con pocos recursos, solo le pusieron una venda en la patita y le dieron

un calmante. Empezó a quejarse menos, pero sin dudas, la historia de sufrimiento

de mi mascota no acabaría ahí...

Pasaron unos días y Sarah empezó a actuar de forma extraña, estaba taciturna,

huidiza, triste. Sabía que algo le pasaba. Empezó a defecar sangre y vomitar todo lo

25


Josué A. Giunta

que comía, fue entonces cuando la llevé al veterinario solo para descubrir mi más

temido miedo.

Sarah tenía parvo virus una enfermedad letal para los perros. La llevé al veterinario

deshidratada y casi en coma. Estaba desesperado, y la sola idea de que podía morir,

me dejo

Propiedad

sin consuelo.

Los gastos del veterinario eran elevadísimos, era un lujo tener una mascota en

buenas condiciones.

Había conocido a una vecina mía,

de

una señora mayor, ex cantante de tango, que le

gustaban mucho los perros, de hecho, tenía catorce en su casa.

cargo de todos los gastos.

www.

esa enfermedad. El virus actúa como una lija que deshace los órganos internos. El

veterinario

aldevara.

no me dio esperanzas, pero yo insistí...

tegiéndola, hablándole para que sienta que su papá estaba a su lado y que jamás la

dejaría.

es

26

Desesperado fui a pedirle ayuda a Doña Porota y sin dudarlo un segundo se hizo

Nació una gran relación entre nosotros, por el amor a los perros. Ella se convirtió

en mi segunda madre y en la madrina de Sarita.

Mi mascota estaba muy grave y con muy pocas oportunidades de sobrevivir a

Sarah era llevada a la clínica día por medio, a que le pongan suero y medicamentos.

Una ambulancia venia a recogerla, y yo fiel pegado a su lado, mimándola, pro-

Cuando volvíamos a casa, tenía que darle cada cierto tiempo, agua con azúcar

para que no se deshidrate. Una inyección cada seis horas. Y cada vez que tenía espasmos,

corría con una bolsa de agua fría para colocársela sobre su débil cuerpecito. Ella

solo me miraba, con sus ojitos sabía que me decía -Gracias.-

Esto fue un problema en casa, ya que tenía que tenerla dentro de mi habitación

por si ocurría alguna emergencia. Estos animalitos cuando sufren esta enfermedad,

hacen caca por cualquier sitio, despidiendo un líquido oscuro que huele horriblemente

mal. Mi hermano Sammy dormía en la misma habitación y tuve que discutir muchas

veces con él. Pero yo necesitaba estar cerca de Sarah. Nada ni nadie me separaría

de ella.


Esfuérzate y se Valiente

Cada día me hacía a la idea de que podía perderla y no sé porque me costaba

tanto, todos me preguntaban como podía tenerle tanto cariño a un animal y que eso

no era normal.

Los días pasaban lentos y desesperantes, pero Sarah aguantaba ahí...

Propiedad

tratase, le animaba a comer, hasta que lo hizo, una cucharada, y otra, y otra...

de

Recuerdo que el veterinario me dijo que este era un caso en un millón, que si mi

perra se había salvado era por mí, por haber sido constante, por el apoyo y contención

que le di, que el animal sabe

www.

y siente que hay alguien ahí, animándole a seguir adelante,

a luchar por la vida.

borde de la muerte, con esa terrible enfermedad, de la cual, salimos victoriosos.

aldevara.

Las cosas con mi padre volvieron a ponerse mal, a causa de la perra, otra vez me

echó de casa, era la perra o yo... Por

es

supuesto que la elegí a ella, y si me tenía que ir

debajo de un puente lo hubiese hecho...

Creo que fueron algo así como dos semanas, él médico se sorprendió de que dure

tanto, me dijo que si llegaba a comer, era una buena señal...

Intente hacerlo, le preparé arroz y con una cucharita, tal como si de un bebé se

Mi alegría comenzó a aflorar locamente, empecé a saltar de la emoción, Sarah

estaba comiendo y era el comienzo de su recuperación, algo insólito desde luego.

Quiénes la hubiesen visto meses después, jamás hubiesen creído que estuvo al

Fabiana, Sarah y yo, empezamos a frecuentar la casa de Doña Porota, nos pasábamos

las tardes enteras tomando mate, comiendo bizcochitos, contando anécdotas y

riéndonos de cualquier cosa, sin duda fueron tardes que jamás olvidaré...

Como siempre llame a mi amiga Fabiana, para que me acompañe y contarle lo que

había pasado, ella me dio la idea de acudir nuevamente a Doña Porota.

Era de noche, lloviznaba, tenía a Sarah debajo de mi chaqueta para que no sienta

frío, después de todo lo que había pasado con ella, no renunciaría jamás a tenerla

conmigo...

Fabiana tocó el timbre de la casa de Doña Porota, salió ella sorprendida y mientras

mi amiga le contaba la situación, Sarita y yo aguantábamos debajo de la lluvia...

Fue otra de las cosas, que le debo a Doña Porota. Protegerme y ayudarme sin

dudar un segundo, tal como una madre lo haría. Me preparó una habitación en el

27


Josué A. Giunta

ático de su chalet, allí nos quedamos, mi hija peluda y yo, mientras la lluvia no cesaba,

mi tristeza tampoco, no entendía porque mi padre me apartaba de su camino, no

comprendía ese odio injustificado, una vez más, me dolía dejar a mi mamá, éste sin

dudas, fue otro golpe para ella.

La

Propiedad

noche se convirtió en semanas, meses y casi un año. Doña Porota me dejó

quedarme a vivir con ella y su marido Peter.

todos los obstáculos, incluida mi familia, me costo una depresión y subir de peso

excesivamente. Siempre fui muy delgado,

de

pero el hecho de solo comer y dormir, me

pasaron factura.

www.

era un infierno grande. No faltaban las chusmas y empezó a rondar por el barrio un

rumor de la supuesta razón por la que me habían echado de casa, la cual no era cierta

en lo más

aldevara.

mínimo, no merece la pena recordarla. La verdadera razón era obvia, la

relación con mi padre.

durante más de veinte años hasta llegar a ser sargento primero.

es

28

Sarah y yo estábamos muy bien allí, pero el estar con ella, a pesar de todo y contra

Doña Porota tenía un hijo mucho mayor que yo, era el único, pero vivía muy lejos

y lo veía poco, tal ves por eso me tomo tanto cariño y me sobreprotegió como a su

propio hijo, hasta llego a sacar las uñas por mi en varias ocasiones, defendiéndome

ante malas lenguas, mi barrio era de clase media baja, y como todo pueblo chico,

Mi padre es policía, empezó en la sección de perros y fue haciendo su carrera

Su trabajo pasó por todas las facetas posibles dentro de la policía federal de Argentina,

desde perros, drogas peligrosas, polígono de tiro, comisarías, seguridad fe-

rroviaria, seguridad de instalaciones, estuvo en tiroteos reales, de uno de ellos se llevo

de recuerdo un disparo en la pierna. Vio la muerte con sus propios ojos y muchas

cosas que supongo que no debería ver una persona de su condición psicológica. Supongo

que fueron todas esas cosas las que marcaron una diferencia en su psiquis.

Su matrimonio no era el mejor. No era buen padre, ni tampoco un buen marido.

Sufrimos cientos de palizas por tonterías, palizas muy violentas, de esas que dejan

secuelas, físicas y psicológicas. Aún así, le aceptábamos.

Éramos una familia relativamente pobre, aunque nunca nos faltó comida siempre

supimos atravesar las situaciones difíciles que se nos presentaban. Pero también es


Esfuérzate y se Valiente

verdad que siempre tuvimos a los abuelos, paternos y maternos, que siempre nos

ayudaron.

Durante mi estancia en casa de Doña Porota, irónicamente, mi padre es quien

consigue un contacto para hacerme entrar a trabajar en un conocido supermercados.

Entro como cajero, allí conozco a un grupo de chicos muy simpáticos, de los que de

Propiedad

algunos me hago más amigo que de otros, éramos como una pandilla de colegio. Fue

uno de los mejores trabajos que tuve y la amistad con los chicos era un motivo más

para disfrutarlo.

de

Inclusive hasta me puse de novio con una chica muy guapa, que siempre pasa-

ba por mi caja con dos manzanas, se comía unas filas larguísimas solo para verme.

Alejandra me enamoró rápidamente, se parecía mucho a una actriz argentina que

se llama Nancy Duplaá. Sin dudarlo le dejé mi teléfono. Empezamos a salir, ella me

esperaba al salir de trabajar y nos íbamos por ahí a mimarnos un poquito.

www.

Esta relación no duró mucho, la chica estaba un poco desequilibrada, me hizo

un par de escenas de celos en el trabajo y otras actitudes bastante llamativas para

el tiempo que

aldevara.

llevábamos juntos. Decidí dejarlo estar, y claro, esto no le sentó nada

bien, tanto que se puso a gritar y llorar en la calle. Luego de revancha empezó a buscar

nuevas víctimas y se enredó con algunos compañeros de trabajo, supuestamente para

darme celos.

Ya en 1998 decido irme de la casa

es

de Doña Porota, le había pedido a mi abuelo

paterno que me deje vivir en el departamento que había arriba de su casa, que estaba

vacío.

Doña Porota lo sintió como una traición, se había aferrado mucho a mí y pensó

que me iba por algo en especial, pero no era así, el pájaro necesitaba volar...

Lo más duro de mudarme era que iba a vivir solo y cuando me fuese a trabajar

tendría que dejar a Sarah sola durante más de siete horas, al principio fue difícil, y

vivía pendiente de que pasase algo, mi abuelo me contó que la oía llorar cuando yo me

iba, pero con el tiempo dejo de hacerlo. Sarah se había hecho muy apegada a mí, y yo

era todo lo que tenía... su enfermedad hizo que se cree un lazo entre los dos, un lazo

mágico. Al poco tiempo se vino mi hermano Sammy a vivir conmigo...

29


Josué A. Giunta

30

La peor navidad

En este año cabe destacar que tuvimos las peores navidades de la historia, voy a

contarlo porque merece la pena...

Propiedad

Todos los fines de año, para las fiestas, pasábamos una con nuestra familia, padres

y hermanos y otra en casa de los abuelos paternos o maternos.

Estábamos en víspera de navidades, llegamos al mediodía a José C. Paz con mi

familia al completo. Estábamos casi

de

todos los hermanos de mi padre con sus familias,

solo faltaba el hermano pequeño, pero últimamente siempre estaba ausente en las

reuniones familiares.

Ese día yo estaba un poco raro, no sé, supongo que estaba presintiendo lo que

ocurriría después, cada vez que acontecía un hecho grave, a modo de premonición, mi

cuerpo, de alguna forma, me alertaba.

www.

No sé porque, pero la hermana mayor de mi padre y su hija estuvieron toda la

tarde provocándome y atacándome. Sé que siempre me tuvieron celos porque era

el preferido de mis abuelos. Yo traté de pasar un poco, no entendía a que venía todo

aquello, me sentía como un perro indefenso, rodeado de otros perros a punto de ata-

aldevara.

car. El mal rollo aumentó durante el día. Ya después de las doce, de brindar y tal, la

bomba se activó con la apertura de los regalos, siempre fui una persona que le encantaba

hacer regalos a sus primos, era

es

el único que lo hacía. Yo apenas tenía veintiún

años, y definitivamente ninguna obligación de hacer regalos, pero yo era felíz así...

El tema fue que solo les compré regalos a mis primos pequeños, esto hizo que

salte la vena de veneno en mi prima, la que había estado atacándome toda la tarde.

Yo estaba arrodillado mimando a mi ahijado, junto a mi otra tía. Mientras todos

abrían contentos los regalos, llegué a escuchar unos comentarios que mi prima le hacía

a su madre. Comentarios lapidarios, aún así, agaché la cabeza y miré a mi otra tía,

solo diciéndole que no sabía lo que les pasaba, que habían estado actuando de forma

extraña conmigo todo el día.

La hermana pequeña de mi padre llegó a ser mi aliada porque había sido testigo

del continuo ataque que estaba sufriendo.


Esfuérzate y se Valiente

Entonces, mi prima saltó de un grito diciéndome: -Si tienes algo que decir, ¡dínoslo

en la cara!- Esto desató mi irá, ya no podía contenerme, mi paciencia tenía un

límite para recibir ataques gratuitos. Comenzó una terrible discusión entre todos, que

desencadenaría hechos irreparables, ya que hay palabras que no se las lleva el viento...

Solo

Propiedad

le dije a mi tía que me deje en paz... mi abuelo entró en la discusión para

defenderme, diciendo que ella había estado toda la tarde atacándome... me gané una

bofetada de mi tía, y como suele pasar en las discusiones familiares la cosa terminó

bastante mal. Eran casi la una de la madrugada, mi tía tomó a su familia y se marchó,

detrás le siguió mi familia, quienes no emitieron ni un voto a mi favor cuando se

desencadenó todo esto, más bien en contra.

de

Ya habían programado irse a la costa de Villa Gessell al día siguiente, solo lo adelantaron.

Obviamente, me tocó quedarme en casa de mis abuelos, aunque originalmente

no creo que hayan

www.

contado conmigo en los planes...

durante años no le hablaron a mi abuelo, ni fueron a verle.

aldevara.

Me quedé destrozado, porque aunque todo lo que hice fue defenderme, lo que había

comenzado como una discusión había provocado la separación de varias familias,

Todos habían sido testigos del ataque que había sufrido durante todo el día, pero

aún así, insistieron en que yo debí callar...

Yeyey

es

La noche del 31 de Diciembre de 1998, ya había vuelto a Morón. Como mi familia

no estaba en la ciudad, me toco pasar fin de año con mi abuelo paterno y en casa de

mi tía Katty y su familia. Mis primos Ezequiel, Rebeca, Yeyey y su esposo Tito.

Nadie hubiese imaginado como terminaría aquella noche.

Mi primo Yeyey, era un jovencito de dieciséis años, lleno de vida, energía y sin

dudas una luz particular.

No era alguien con quien haya tenido mucha relación, me entendía más con sus

otros dos hermanos, pero esa noche Yeyey se mostró como nunca, muy afectivo, sociable,

simpático, me enseñó cuadros que había pintado, tenía muchísimo talento y

era muy inteligente.

31


Josué A. Giunta

Se suponía que después de las doce saldríamos los tres primos varones a bailar

por ahí, pero a último momento lo cancelé, porque vendría a mi casa Sandra, una ex

con la que aún manteníamos relación, yo tenía veintidós añitos, era soltero y vivía

solo... Igual se fueron mis primos a una discoteca aunque el cambio de planes lo decidió

el destino y no yo.

32

Propiedad

Cerca de las nueve de la mañana del primer día de Enero sonaba el timbre de mi

casa, me sorprendió la hora por ser un día festivo, más dormido que despierto me

asomé por el balcón de la terraza y vi a dos policías que preguntaban por mí. Algo me

decía que no traían buenas noticias.

de

Rápidamente baje las escaleras para recibirlos en el portal. Hubo un accidente

de tráfico en el que estaban involucrados mis primos, con los que debí salir la noche

anterior. Automáticamente pregunte si estaban bien, ante unos segundos de duda,

uno de los policías me dijo que uno estaba bien, el otro había fallecido...

www.

Siempre que recibes estas noticias tienes la sensación de que el mundo se detiene

a tu alrededor, percibes la atmósfera de una forma atípica.

Tenía que decírselo a mi abuelo, que vivía debajo del departamento donde yo estaba.

Solo tuve unos segundos para decidir, así que elegí lo más rápido. Ser directo.

aldevara.

Mi abuelo se puso muy mal, los italianos llevan fatal el tema de las muertes, no

Llegamos en un taxi a la comisaría de Haedo. El panorama que me encontré era

desolador. Apenas me vio, mi prima Rebeca se lanzó sobre mí llorando, solo la contu-

es

ve abrazándola. Mi tía Katty estaba perdida, sentada en un sofá, mi tío Tito sufría de

hay nadie que viva las tragedias como ellos.

asma y le estaba dando un ataque, mi primo Ezequiel, el sobreviviente, estaba de pie

en un rincón. Todo fue en cámara lenta, no había palabras, solo dolor.

Mis padres y hermanos seguían en la costa, no tenían teléfono, así que me las rebusqué

para localizarles, conseguí el teléfono de una comisaría de esa ciudad costera

y les encargué a ellos que les busquen y les avisen, por suerte llegaron a tiempo para

despedir a mi primo y apoyar a la familia.

Esta era la segunda pérdida importante en la familia, el velatorio de un joven

adolescente es mucho peor que el de una persona mayor de edad.

Ver a los compañeros de clases de mi primo fallecido, tan jóvenes y tan

desconcertados.


Esfuérzate y se Valiente

Mi prima Rebeca no quiso ver a su hermano en el ataúd, por ello se quedó con

algunas amigas en un pasillo fuera de la sala velatoria.

Mi primo Ezequiel estaba ahí, de pie, en silencio. A él le había tocado ver el accidente

en directo, ya que iba en la parte trasera del mismo coche. Y fue él, quien tuvo

que encontrarse

Propiedad

con el cuerpo sin vida luego de que el coche donde iban vuelque por

una mala maniobra y despida a mi primo Yeyey fuera de él.

eso y ver como se apaga una vida tan joven y menos aún, si es la de tu propio hermano.

de

La muerte había sido instantánea pero no debe ser nada grato formar parte de

Mi tío Tito tampoco quiso presenciar el velorio de su hijo, de hecho no quería tal

ceremonia, pero se hizo por los demás aunque solo le velaron un par de horas.

Mi tía, su madre. Estaba completamente ausente. No lloraba. No hablaba. ¿Qué

dolor más fuerte puede haber para una madre que pierde un hijo en tal horrorosa circunstancia?

Miles de sueños y proyectos que se suspenden en el tiempo. Se estancan.

Se pierden. Nunca más serán.

www.

¿Cómo se mastica tanto dolor, cómo se llena un vacío tan inmenso, cómo se sigue

adelante en la vida con tal hecho? Solo ella sabrá lo que sintió, ya que yo como hombre

jamás sabré

aldevara.

lo que siente una madre al perder a alguien que llevó durante nueve

meses en su vientre, que le vio crecer, que le dio llantos, risas, miles de anécdotas.

Un buen policía

es

Por las manos de mi padre pasó muchísimo dinero, de negocios legales y de otros

no tan legales. La policía muchas veces estaba metida en cosas turbias, supongo que

la corrupción le llega al más honesto también. Aunque mi padre no se involucró al

cien por cien, alguna que otra tajada de pastel, pudo llevarse.

Todos sus compañeros de trabajo tenían dos casas, cuatro coches, sus familias

vivían bien, pero nosotros nos dábamos cuenta que no progresábamos jamás, siempre

estábamos metidos en deudas hasta la cima. Los coches no duraban, siempre

teníamos uno diferente, mi padre se aburría de ellos.

Entre tantos negocios, uno de ellos salió mal. Nuestra casa, el único hogar que

teníamos, lo único que era nuestro, sufrió un embargo por un impago. La escritura de

la casa era el único aval por la compra de un coche miserable.

33


Josué A. Giunta

Tuvimos que vender la casa por un precio miserable, con el dinero pudieron

comprar un terreno y una casa prefabricada en Marcos Paz, bastante lejos de donde

vivíamos.

Nosotros y algunos integrantes de nuestra familia, ayudamos a los retoques finales

de la

Propiedad

casa y a comprar alguna que otra cosa.

En medio de todo esto, mis hermanos, Sammy y Nando se van de vacaciones a

Brasil durante dos meses.

A partir de aquí, todo fue cuesta

de

abajo...

persona que se deje mandar fácilmente. Me gusta dejar en claro mis opiniones y no

me callo la boca cuando

www.

veo una injusticia, y la empresa era un poco negrera, como

todas las grandes empresas. En Diciembre renuncié.

cos y cassettes que ya no existe.

aldevara.

go. Solo faltó mi padre, que como siempre buscó una excusa para no ir.

es

En el supermercado donde trabajaba la cosa no iba muy bien, tuve problemas con

algunos jefes, en realidad siempre tuve problemas con todos mis jefes, no soy una

34

Al poco tiempo empecé a trabajar como cajero y vendedor, en una tienda de dis-

Finalmente en el año dos mil terminé el secundario, con diploma y todo. Muy

orgulloso por acabar por fin algo, fue uno de los mejores momentos de mi vida y mi

madre, hermanos, mi tía Mary y mis primos estuvieron ahí para compartirlo conmi-

Durante esos tres años nos hicimos una pandilla de amigos, Fede, Zeta, Carri y yo

andábamos siempre juntos como los cuatro fantásticos.

Para festejar el fin de curso organicé una cena en una parrilla argentina. Reservé

las mesas días antes y le pedí a George, uno de mis mejores amigos, que grabe en

video el evento Tengo la manía de ponerles apodos a la gente que quiero.

Todo salió bastante bien, logré que vaya casi todo el curso a la cena, inclusive un

par de personas que no eran compañeros nuestros y se colaron en el evento.

Ese mismo año, una vez terminado uno de los compromisos básicos de cada ciudadano,

tener estudios secundarios. Tenía que empezar a trabajar, otra vez. En una

ciudad relativamente pequeña como la que yo vivía, no se tienen precisamente grandes

oportunidades, el comercio era lo que abarcaba el mercado laboral en ese lugar, y


Esfuérzate y se Valiente

eso fue, nuevamente. Empecé a trabajar en una mueblería que tenía tres sucursales.

Era un negocio familiar, así que compartía tareas con dos de las hijas de los dueños.

En el 2001 a mi querido abuelo materno le atacó una especie de neura y nos dejó

sin electricidad en el departamento. Intentó por todos los medios que nos vayamos

hasta que lo logró. Casi no tenía a donde ir, y con Sarah a cuestas, tampoco me podía

dar muchas libertades.

Propiedad

Terminé en José C. Paz otra vez, en casa de mis abuelos paternos que me aceptaron

cálidamente como siempre con mi ladera Sarah... aunque la cosa no pinto bien

de

desde el principio, ya que a mi querida mascota se le ocurrió morder a mi ahijado, en

mascota, decidí abandonar la casa.

www.

minamos todos juntos otra vez en la nueva casa.

aldevara.

ese entonces, protegido absoluto de mi abuelo. Y eso generó una situación incómoda,

mi abuelo se ponía muy fuera de sí con estas cosas, y como me temí lo peor para mi

A todo esto habíamos conseguido alquilar una casita cerca del barrio donde vivimos

siempre. Por distintos motivos que no vienen al caso comentar, mis padres

deciden dejar aquella casa prefabricada que habían comprado y venderla, así que ter-

A mí se me presentaba nuevamente el problema de mi mascota con mi padre, por

ello decidí “ambientar” lo que era un cuarto muy pequeño que estaba al fondo de la

casa y era usado de lavadero.

Era tan pequeño que apenas entraba mi cama, lo pinte de blanco y alfombre el

es

suelo, era incómodo y húmedo, pero por lo menos podría estar con Sarita cerca de mí.

La casa solo tenía dos habitaciones, en una dormían mis padres y en la superior,

mis hermanos pequeños.

Sammy había empezado a trabajar en el puerto de Buenos Aires, así que estaba

fuera muchas horas, era un trabajo duro y lejos de casa.

Poco tiempo después decidió aventurarse en un nuevo viaje, esta vez le tocaba el

turno a España. Había contactado con unos familiares lejanos y se marchó a las Islas

Canarias.

Mientras tanto, en Argentina se desataba el conflicto. Estallaba la crisis económica

que más tarde se le conocería como El Corralito.

35


Josué A. Giunta

Millones de argentinos saldrían afectados debido a la devaluación del dólar. Era

demasiado tarde para el pueblo. Mientras el presidente se vio obligado a abandonar

la casa rosada debido a la presión de los ciudadanos. Los bancos habían vaciado hacía

meses sus bóvedas hacía alguna cuenta extranjera en la Isla Caimán.

Mi

Propiedad

empresa, se dedicaba a la importación de muebles desde Brasil y como todos

en el mundo de los negocios, se movía en dólares. “El gran negocio” que tenía mi jefe

de forma directa en su bolsillo. Se vio obligado a cerrar uno de sus tres locales y a

reducir a la mitad al otro de ellos.

de

sin formar parte de la familia.

www.

iba derecho a la extinción y siendo de donde sacaba más beneficios, la crisis afectaría

También había que recortar personal, y como era un negocio familiar, caímos los

más débiles. Aunque hay que reconocer que algunos tuvieron la suerte de quedarse

A la calle. En un país que empezaba una crisis de la que difícilmente saldría a corto

plazo. Esta vez tuve la suerte de poder acogerme al fondo de desempleo, el cual era

la primera vez que usaba desde que había empezado a trabajar cuando tenía catorce

años.

Pero eso

aldevara.

no ayudaría en lo que vendría. Tenía que pagar un alquiler, comer, viajar...

bienvenida a un poco de alegría y sin duda lo fue.

es

36

Cerraba otro año, con grandes cambios en la familia.

El 2002 nos trajo el mejor regalo que una familia puede recibir, era hora de dar la

Mi primer sobrino Alexander llegaba a este mundo y con el toda la emoción que

provoca una personita nueva en la familia. Después de tantos años, este cambio sin

dudas nos uniría más y traería algo diferente de lo que estábamos acostumbrados.

Jamás olvidare la emoción de mi madre al ver a su nieto por primera vez, sus ojos

irradiaban la felicidad más grande que jamás vi en ella.

Sin dudas, para los padres, la llegada de un nieto es una nueva oportunidad de corregir

todos aquellos errores que cometieron en su temprana paternidad y disfrutar

de los nietos con la madurez que no tuvieron antes.

Todas las fotos que conservo de aquellos momentos de gozo tienen impresas la

luz y la inocencia más hermosa que pudimos disfrutar, la llegada de mi sobrino nos

hizo empezar un nuevo camino como familia.


Esfuérzate y se Valiente

Nosotros, por otra parte, nos habíamos vuelto a mudar. Para variar y no perder la

costumbre que mi padre nos había impuesto casi de por vida.

Mi madre había hecho negocios con su hermana mayor, quien poseía un departamento

pequeño en una zona casi industrial, ubicado sobre una avenida de alto transito

cerca

Propiedad

del barrio donde nos criamos.

Y allí fue donde fueron a parar mis padres y mi hermana menor. El departamento

tenía una sola habitación, el baño, un salón comedor y patio muy pequeño con

lavadero.

de

tuvimos la suerte de poder alquilar uno de los mismos departamentos donde vivían

mis padres. El precio era razonable, yo estaba solo, sin nadie a quien pueda molestar

Sarah.

www.

mi propia micro empresa.

aldevara.

Mientras que yo, por otro lado, visto nuevamente en la vía pública con mi fiel

ladera, no tuvimos más remedio que hacer lo mismo, mudarnos. Aunque esta vez

Dicen que en los momentos de crisis, nacen las grandes ideas, por ello, puse en

marcha un nuevo plan. Ya que no tenía trabajo y había cosas que costear, decidí poner

No era la primera vez que lo hacía, aunque poco, pero ayudaba a salir a flote, decidí

abrir un pequeño kiosco desde la ventana de mi habitación que daba a la avenida.

Entre golosinas, cigarros, bebidas y otras cosas. Lograba sacar un pequeño aliciente a

la situación, pero al no haber una gran inversión y con mucha competencia alrededor,

me vi obligado a cerrar.

es

Todo se estaba yendo nuevamente por la borda. Sin trabajo, sin proyectos. Las

posibilidades de encontrar trabajo en un país en plena crisis eran nulas. Aunque jamás

me faltó la comida y de alguna forma me arreglaba para pagar el alquiler y las

facturas de los servicios, había gente a la que no le era suficiente.

El nivel de indigentes había aumentado sorprendentemente, la pobreza crecía a

pasos agigantados y el hambre nos hacía sentir más y más desahuciados.

La clase media baja ahora recolectaba cartones, latas, cristal, plástico, recuperaba

el cobre de los cables, se robaban las líneas de teléfonos, y todo lo que se podía hacer

para poner algo de comida en la boca de los más desfavorecidos.

Mis padres por suerte, pudieron hacer frente a esto, ya que mi padre era funcionario

de la ley, y todos los meses tenía su sueldo, así que tampoco les faltó lo básico.

37


Josué A. Giunta

Era evidente que todo esto de no poder hacer nada, me afectaría, mi estado, mis

sueños, mi futuro.

Dicen que cada vez que tocas fondo, algo cambia dentro de ti y así es como nacen

las mejores ideas, uno busca la forma de salir adelante de una situación conflictiva

como esta.

38

Propiedad

Era hora de tomar una decisión drástica…

Sammy había vuelto de España después de cinco meses, el panorama no había

sido muy alentador, pero aún así, no bajó los brazos.

de

Esta ves, le tocaría el turno a Madrid…

Recuerdo que este último tramo fue bastante duro. Estaba bajoneado por todo lo

que había acontecido. Encerrado en mis verdades una vez más, me aleje del mundo.

Cuando uno esta así, ve todo negro. Y como dije antes, esa soledad que sientes cuando

estas rodeado de gente, es la peor consejera.

www.

Una vez más, los amigos brillaron por su ausencia. Aunque tengo que reconocer

que hubo algunos que acudieron a mi, que siempre son aquellos que menos esperas.

Alguno de

aldevara.

mis amigos varones y uno de mis primos se presentaron en casa para apoyarme,

pero había que tomar una decisión, pronto, si no quería caer en un pozo del

que no podría salir a tiempo.

El segundo hijo pródigo

es

Mi hermano llevaba unos meses en Madrid y cada vez que hablábamos o nos

enviábamos correos electrónicos, me convencía de irme con él.

No se porqué pero mi sueño siempre había sido irme a vivir a Estados Unidos,

supongo que por el idioma y porque había estado alimentándome a través del cine

con su cultura durante muchos años.

Jamás pensé que España sería el lugar donde trataría de empezar una nueva vida,

lejos de la familia y los amigos que habían estado conmigo durante aquellos años.

Tras darle muchas vueltas al asunto, de una semana a la otra decidí lanzarme a

la aventura e irme con mi hermano. Por supuesto, que esto planteaba varios retos.


Esfuérzate y se Valiente

Mi madre, que era lo más importante, estaba pasando por un mal momento en su

relación. Uno más…Ella siempre fue muy apegada a mí y a mi hermano Sammy. Supongo

que éramos quienes llenábamos todos esos huecos que mi padre dejaba vacíos

y jamás tendría el coraje de llenar.

Después

Propiedad

estaba Sarah, que durante ocho años se había convertido en mi compañera

de soledad y mi fiel ladera.

Empezar de cero con mi edad no es fácil para nadie, había que dejar cosas atrás.

Como no tenía dinero ahorrado, tuve que vender casi todo lo que tenía en mi casa,

electrodomésticos, muebles y otras

de

cosas.

Tenía que hacerme el pasaporte, ya que nunca había viajado. La cedula de identidad

y miles de trámites.

Unos meses antes, cuando empezó toda esta idea de irme del país, habíamos

www.

estado con mi madre en la embajada italiana, donde gracias a ella, obtuve la doble

ciudadanía, ahora también era italiano y podría llevar conmigo uno de los mejores

legados de mi madre.

Esto claramente me abriría muchas puertas en España, ya que pasaba a formar

parte como

aldevara.

ciudadano de la unión europea.

el fondo sabía que no aguantaría estar lejos de mi.

es

Reconozco que lo más difícil de todo, fue tener que dejar a Sarah, porque con los

demás, siempre podría hablar por teléfono para saber como estaban, supongo que en

Mi madre se haría cargo de ella y la tendría en su casa, pero allí, también estaba

mi padre, que como sabemos, no era muy adepto de los animales.

Los trámites fueron saliendo poco a poco, los pasaportes, los documentos, la legalización

de mis estudios secundarios. ¡Que odisea, que stress! Solo quería terminar ya

con todo y lanzarme a la aventura.

La burocracia nunca se hace esperar con estas cosas, así que por algún lado se

tenía que presentar un inconveniente.

Estaba cerca la fecha de salida de mi vuelo y el pasaporte argentino no estaba listo,

así que perdí el vuelo y tuve que pagar un recargo por cambio de fecha, esto quiero

destacar que fue posible gracias a mi tía Mary, que como siempre, me volvió a sacar de

un apuro, regalándome dinero. Gracias una vez más, hermana mayor…

39


Josué A. Giunta

Mi padre movió contactos que tenía dentro del departamento de policía que se

encargaba de los pasaportes e irónicamente lo tuve en mis manos el mismo día que

perdí el vuelo.

Dos noches antes de marcharme, tenía la casa casi vacía, porque había vendido

hasta la

Propiedad

cama, así que dormía con el colchón en el suelo.

animales se dan cuenta de todo y se comportan mejor que muchas personas.

de

Había escrito unas cuantas cartas de despedida para los más cercanos, siempre

fui medio poeta, me encantaba escribir, con el tiempo fui dejando el hábito, hasta que

lo recuperé con este libro,

www.

aunque esporádicamente siempre escribía algún sentimiento,

anécdotas, poemas.

Supongo que tuve un arranque de miedo y exploté en llantos. Sarah se subió a

una silla a mi lado, y empezó a lamer mis lágrimas, es asombroso como a veces los

Me torturaba la idea de que le pase algo a Sarah en mi ausencia, habíamos salido

victoriosos de su enfermedad, pero tenía dudas sobre esta ocasión.

aldevara.

Mamá:

hecho de ver a otra persona. Pero quiero que sepas que te amo con toda mi alma y sos lo más

importante y lo más grande que tengo en

es

esta tierra. Nunca te olvides de esto. Me duele tener

que dejarte, aunque sea por unos meses, pero sabiendo que no estás bien del alma. Quiero

40

Una parte de la carta que le escribí a mi madre, se perdió, así que solo esta esto…

“Sé que muchas veces nos olvidamos de amar y demostrar y entonces se hace cotidiano, el

que seas muy pero muy fuerte, que te aferres a Dios, ahora más que nunca. Se vienen tiempos

duros, cómo lo dice la Biblia y es cuando más juntos tenemos que estar. Aunque estemos lejos,

el amor es fuerte y puede mantenernos juntos. Aunque no quieras aceptarlo esto que pasa

va a ser lo mejor para todos, es duro y triste pero todo sacrificio lleva a una gran recompensa

y es la que nos espera a nosotros. Tanto dolor, tanta angustia, es hora de que nos llegue la

oportunidad de ser felices y tener lo que nunca pudimos, Unión.

Te repito que seas fuerte y no estés triste porque vas a tener que darnos fuerza desde

acá, a los que estemos lejos.

Deja que papá sea libre, dejalo, él necesita este tiempo para él, para pensar, para sanar. La

distancia lo va a ayudar a darse cuenta el verdadero valor de las cosas…”


Esfuérzate y se Valiente

Mientras que a mi padre le deje esta, que por suerte, esta entera…

Papá:

Propiedad

que tuvimos me saco mucho peso de encima y me hizo bastante bien. Sé que talvez no te tuve

como quise, hubiese querido compartir

de

más cosas con vos. Se que sufrís y tenés rachas de furia

y depresión pero nunca te olvides de que te quiero y siempre voy a estar con vos, espero que

Bueno, es tiempo y cómo dicen nunca es tarde para pedir perdón, ¿no? En parte esta

carta es para despedirme pero no para siempre, simplemente hasta pronto. La última charla

sepas perdonar las cosas que en algún momento supe decirte, con odio o rencor, solo fue eso.

Nada más. Es difícil para mí, fue y lo es. Querer hacer muchas cosas y me salgan mal. Aunque

hay cosas que no se pueden volver atrás. Sé que todavía podemos hacer muchas cosas juntos,

cosas que siempre soñé hacerlas con vos. Llevarnos bien y también me gustaría que vayamos

a pescar juntos. Ahora que nos vamos yendo de a uno del país, a otro continente, espero que

www.

las cosas cambien para bien.

Mientras tanto, aunque nos duela a todos, sé que es lo mejor que pudiste hacer. A pesar

de que la separación

aldevara.

duela, sé que vas a estar más tranquilo y vas a poder solucionar muchas

cosas de tu cabeza. No te olvides de mamá que aunque no vivan juntos, todavía es tu esposa.

mos a entender, siempre y cuando no te olvides de que todavía existimos.

es

Tu nieto y tus hijos, también esperan por vos. Pero si querés tomarte un tiempo solo, lo va-

Es tiempo de que mamá también pueda hacer su vida, preocuparse por ella, hacer algo

por su vida y no solo ser ama de casa. También para vos, es tiempo de ubicar cosas, evaluar

sentimientos y todo eso. Dios quiera que esto sea para bien de todos y bueno si algún día

vuelven a cruzarse, quien sabe, ¿no?

Me siento aliviado de poder haber tenido una charla con vos, y saber que entre vos y yo,

ya no hay rencores.

Quiero que sepas que te quiero mucho y nunca vas a dejar de ser mi viejo, aunque tengamos

muchas diferencias y a la vez nos veamos o me veas reflejado en vos, sé que podemos

intentarlo, ¿no?. Espero que nunca te olvides de que quiero compartir cosas con vos y no

cuando estas en pedo solamente, recibir un abrazo tuyo. Aunque digas que no sos demostrativo,

todo sale de la voluntad. Somos tus hijos, no desconocidos, ¿que tan difícil puede ser

demostrar afecto, aunque sea una vez al mes?

41


Josué A. Giunta

Sé que la vida no fue justa con vos y las cosas nunca te fueron fáciles pero es tiempo, es

nuestro tiempo de revancha, es tiempo de que nuestra familia sea finalmente felíz. No importa

que pasen dos o tres años, si eso es para que las cosas cambien. Es tiempo sacrificable

y razonable.

Propiedad

aún más importantes que lo material.

de

Por favor, no te olvides de quienes te quieren de verdad, aún con tus defectos y virtudes.

Sé y siéntete felíz papá, te amo con mi corazón y quisiera gritártelo y abrazarte fuerte

pero me conformo con que leas esto y entiendas que el valor de la vida pasa por otras cosas

42

Nos vemos pronto.

Tu hijo.

www.

La última noche mí madre vino a dormir conmigo, su segundo hijo prodigo y su

primogénito como siempre decía, se iba del país y ninguno sabía cuando volveríamos

a vernos.

Desde

aldevara.

hacía un tiempo, mi hermana se había puesto de novio por primera vez

con un joven que trabajaba en una pescadería, así que durante un tiempo, estuvimos

juntos compartiendo la casa, mi hermana se había traído su cama y estábamos en la

misma habitación.

Yo me había pasado de departamento,

es

del primero donde viví un tiempo, al cuatro,

justo pegado al de mis padres.

Tuve poco tiempo de disfrutar a mi primer sobrino, eso junto a otras cosas hacía

difícil mi partida.

Tenía miedos, dudas, pero mi madre, me regaló una frase hermosa, para darme

el empujón final:

Siempre que tengas que tomar una decisión importante en tu vida,

vas a tener que dejar cosas atrás.

Llegó el día de irme, ese día me levante temprano, estaba cansado, ya que llevaba

dos semanas de despedida entre amigos y familia, mi casa había sido la cuna de las

reuniones, esa mañana vinieron algunos amigos que no habían podido venir antes


Esfuérzate y se Valiente

y finalmente compartí un tiempo con la familia, mi madre, hermanos, mi cuñada y

mi nuevo sobrino, juntos terminábamos un póster que le estábamos haciendo a mi

hermano que estaba en España con las manitos de mi sobrino pintadas en el cartón.

Sarita estaba presintiendo mi partida, sus ojitos me miraban fijamente, se notaba

que estaba triste.

Propiedad

Llegó la hora de llevarla a la casa de mi madre, hacía unos días le había comprado

da a dormir dentro conmigo. Le dejé una camiseta usada para que sienta mi olor y no

me eche tanto de menos. Sarah se

de

quedó tranquila, se recostó en su casita y me miró

desinteresada, supongo que no quiso mostrarse triste para no preocuparme, la besé,

y salí de la casa de mi madre, con un nudo en la garganta.

www.

Aunque por un lado estaba triste por Sarah, no podía evitar estar emocionado

por lo que

aldevara.

estaba por hacer.

una casita de madera para que no pase frío en el patio, ya que ella estaba acostumbra-

se me cayeron unas lágrimas y le prometí que volvería por ella. Cerré la puerta verde

Esa sería la última vez que la vería…

Mi amigo George y un familiar nos llevaría al aeropuerto, vino gran parte de la

familia y algún que otro amigo.

Había conseguido un billete a buen precio y haría escala en Londres antes de llegar

a Madrid. Esto sumaba emoción al viaje ya que estaría en un lugar donde podría

poner en práctica el inglés.

Estuvimos un par de horas con

es

la gente en el aeropuerto. Cuando llegó la hora de

despedirme, fue cuando mi cabeza hizo un click de lo que estaba por hacer y mientras

nos abrazábamos me puse a llorar, especialmente cuando abrasé a mi madre.

Una vez pasado esto, que era lo más difícil, ya estaba del otro lado. Esperando a

embarcar, cuando crucé la revisión de seguridad me hicieron quitar una de mis botas,

llevaba un calzado bastante grande, lo que levantó sospechas y tuve que quitármelo

para que lo pasen por el scanner.

Ya en el avión, no podía contener mi emoción. Era la primera vez que volaba.

Mis compañeros de viaje eran otros dos argentinos, Pepe que se iba a Italia y

Mary, con destino a Irlanda. Hicimos buenas relaciones y con ellos, el viaje se hizo

más ameno.

43


Josué A. Giunta

Al llegar a Londres, nos despedimos con Pepe que cogía otro vuelo, mientras Mary

estaría conmigo en Heathrow hasta hacer su combinación. Pero en algún momento

la perdí de vista y ya no la volví a ver, yo por otro lado aproveché el tiempo para ir a

investigar a las tiendas buscando alguna excusa para poner en práctica el inglés. Fue

un poco frustrante porque ellos hablaban muy rápido y no les entendía, ni ellos a mí,

yo había crecido con un inglés americano, así que fue poco lo que pude hablar.

44

Propiedad

Cuando llegué a Madrid, en la salida esperaba ver la cara de mi hermano, pero no

estaba. Se había retrasado. Yo, empezaba a impacientarme, estaba molido ya que no

había dormido casi nada en el vuelo. Mi hermano llego veinte minutos después, su

cara de alegría era impresionante, recuerdo que me levantó con sus brazos y nos caye-

de

ron unas lagrimitas de alegría, hacía meses que él no veía una cara familiar y cuando

se esta lejos, se intensifican las emociones, incluso con alguien con quien últimamente

no te has llevado muy bien que digamos.

www.

Recuerdo que la noche anterior que mi hermano volvió a España por segunda

vez, hizo una fiesta de despedida con sus amigos y yo tenía que levantarme temprano

al día siguiente porque trabajaba por la mañana. El departamento era muy pequeño,

así que entre la música y el alcohol que corrió esa noche, la cosa no terminaría bien.

aldevara.

Tuve que levantarme muchas veces a pedirles que bajen el volumen y se controlen,

pero ¿Cómo logras establecer contacto con un grupo de jóvenes borrachos? En

resumen, mi furia no sirvió de nada, casi pude dormir y avergoncé a mi hermano

es

frente a sus amigos.

Cuando me levante para ir a trabajar, mi hermano estaba en la cama de abajo

desnudo y enroscado con alguna mujer.

La casa estaba hecha un caos, entre botellas, vasos y vómitos. El baño no se podía

usar ya que estaba la pileta llena de vómito y se había tapado.

El odio creció dentro de mí, reconozco que me pongo de muy mala leche cuando

no me dejan dormir. Le escribí una carta a mi hermano, un poco lapidaria, quejándome

de su comportamiento la noche anterior. No era precisamente la despedida que

hubiese querido, ya no le volví a ver. Y se llevó la carta con él, una carta que hasta el

día de hoy, no olvida.


Esfuérzate y se Valiente

Yo sé que a veces cuando uno esta enfurecido dice o hace cosas que no debe, y yo,

soy como un volcán que hace erupción y escupe a su alrededor, pero luego viene la

calma y me convierto en cordero.

Pero bueno, con el tiempo, aprendes que hay palabras que no se lleva el viento, te

piensas mejor las cosas antes de soltarlas…

Propiedad

Cuando salimos del aeropuerto, nos estaba esperando un compañero de el en una

furgoneta, nos llevo a casa y mientras recorríamos Madrid, todo me parecía Buenos

Aires, estructuralmente eran muy parecidos.

de

Jamás olvidaré mi primer día en Madrid, llegué un trece de Agosto, en la calle

hacía más de cuarenta grados y aunque el clima era muy diferente al de Buenos Aires,

el calor se notaba.

Con mi hermano desempaqué

www.

las maletas, le di los regalos que la familia le había

enviado y entre charlas y anécdotas, decidí hacer un stop y estar solo. Mi hermano se

de los escalones.

aldevara.

no me llevó a recorrer el barrio, Chamberí no era a lo que yo estaba acostumbrado en

Argentina, un barrio de clase media alta, pintoresco, céntrico y muy bonito.

es

había acostado para descansar un poco, así que baje al portal y me senté en el bordillo

Empecé a llorar…

Los días de verano en Madrid son muy largos, así que tras la siesta de mi herma-

Cerca de la casa, había una inmobiliaria. Mi hermano me llevó allí para presentarme

a Teresa, una chica con la que estaba saliendo en ese momento. Y así, ella se

convirtió en la primer española que conocía.

Era hora de ponerme en marcha con mi primer empleo en el extranjero, la verdad

es que yo estaba bastante desorientado y no me fue nada bien.

En Septiembre conseguí mi primer empleo. Aprovechando mis habilidades con

el inglés, conseguí entrar en una compañía aseguradora para prestar servicios en un

callcenter como teleoperador para una compañía aérea muy conocida.

Aquí conocí a Rosanna. Más tarde iniciaremos una gran amistad en la que conocería

a su esposo, José Luís. Un gran amigo y talentoso músico.

45


Josué A. Giunta

También, un personaje extraño en mi vida, como otros muchos que han pasado,

estaba Kira, una canaria con quien comenzaríamos una relación de negocios como

socios en lo que se convertiría en mi primer cortometraje en España.

En nuestras charlas de café le comenté que allí en Argentina tenía un grupo de

gente con los que realizábamos cortometrajes y ese tipo de cosas, la idea le entusiasmo

y me convenció para retomar las riendas del cine.

46

Propiedad

Comenzamos a tener reuniones de negocio y a organizar los castings y demás

cosillas, Rosanna pasaba a formar parte del grupo como directora de castings, Kira

y yo como productores y José Luís como compositor musical de las bandas sonoras.

de

Aunque en principio decidimos grabar un mediometraje de terror llamado Guar-

dián de las sombras que hablaba sobre la inquisición española, las brujas y víctimas

de esa tragedia reencarnados en la actualidad.

www.

La producción del mismo era demasiado costosa y tras varios intentos fallidos

Un cuento que yo había escrito en la escuela secundaria para literatura española,

se convertiría

aldevara.

en el cortometraje Duendes en el Jardín.

tan de su letargo infernal para torturar al joven.

es

decidimos dejarlo para más adelante.

La historia de Pablo, un joven que se topa con un viejo caserón que le llama la

atención, ya que en su jardín muerto, yacen tres extraños duendes. Quienes despier-

Muchas personas pasaron por los castings, de todos los colores y estilos, gente

maja, gente conflictiva, gente loca, loquísima…

Los ensayos los realizábamos en zonas abiertas como el parque del Retiro o la

Casa de Campo.

La realización de este corto fue frustrante y dolorosa, ya que mucha gente se

apuntaba y luego se echaba atrás, por los motivos que sea.

Tras dos años de lucha y remar contra la corriente, logré armar a un grupo de

gente que confió en mi.

El corto se grabó en los cascos antiguos de Alcalá de Henares y Vicálvaro.

Lugares de los que me había enamorado por su peculiaridad y estilo similar.


Esfuérzate y se Valiente

Mi madre se unió al equipo de rodaje como maquilladora y vestuarista, ella siempre

me apoyaba en estas cosas, haberla tenido trabajando conmigo había sido mi

mayor placer.

El corto se grabó entre el 2003 y el 2004, con cambio de protagonista, de localizaciones,

de operador de cámara y otros inconvenientes más…

Propiedad

Aunque sea mi primer hijo en el mundo del cine tengo que reconocer que la falta

la gente no entiende la historia o la encuentra aburrida, pero para mi es un trabajo

terminado y que tiene su valor, ya

de

que para una persona que hasta ese momento no

había estudiado nada de cine y había realizado todo aquello de forma autodidacta y

de experiencia y de medios, resultaron en una rareza difícil de explicar. La mayoría de

con dos cojones, tenía su merito.

www.

La muerte de Sarah

compañeros, estaba a punto de recibir la peor noticia para ese momento de mi vida.

aldevara.

Ese día, por la noche, llamamos a la casa de mi tía Mary, porque era su cumpleaños.

Mi familia estaba en su casa celebrando

es

la ocasión.

Aunque al principio todo parecía maravilloso y había hecho un grupo de buenos

Estaba haciendo el curso de formación en la empresa. La verdad es que hablaba

con regularidad con mi madre y cuando ella cogía el teléfono, lo primero que le preguntaba

era: ¿Cómo esta Sarah?

Cuando le pregunte a mi madre por mi mascota, sentí que me estaba mintiendo,

sus palabras sonaban dubitativas.

Me dijo que Sarah no quería comer, que vomitaba todo lo que ingería, mi voz

empezó a quebrase por la noticia, y con un nudo en la garganta y las palabras entrecortadas

le pedí que me diga la verdad.

Sarah había muerto hacía dos días…empezó dejando de comer y lo poco que mi

madre la obligaba a ingerir lo vomitaba, según el veterinario, había perdido las ganas

de vivir.

Siempre supe que ella era muy dependiente de mi y que a corto o largo plazo,

empezaría a sentir mi ausencia, y aunque muchas veces de las que hablaba con mi

47


Josué A. Giunta

madre, me contaba que Sarah estaba asimilando mi ausencia bastante bien, que la

sacaba a pasear cuando ella salía a hacer la compra y que muchas veces, cuando mi

padre no estaba en la casa, la entraba para que duerma con ella. Aún así, Sarah no

aguanto estar lejos de su dueño.

Tras

Propiedad

la horrible noticia empecé a patear el teléfono publico en el que estaba hablando

y cuando quebré le pase el teléfono a mi hermano y me fui corriendo a la casa,

me tire en la cama a llorar.

Mi madre se quedo muy preocupada por mi, volvió a llamar al móvil pero solo

pude decirle algunas palabras.

48

de

Meses después me entere que mi madre la había llevado al veterinario con la ayu-

da de mi madrina Doña Porota y que el médico le había dicho que estaba muriendo

de tristeza. Mientras mi madre la sostenía en la mesa de la consulta, Sarah daba sus

últimos suspiros y mi madre le rogaba que viva por mi, solo tenía cabeza para pensar

en como me lo diría.

www.

Dice que Sarah lanzo un último suspiro y se marcho. Mi madre cayó en el suelo de

la desesperación llorando, ella sabía bien lo que Sarah significaba para mí.

aldevara.

Mi hermano menor enterró a Sarah debajo del pino que había en el fondo de los

Al día siguiente decidí no ir al curso de formación del trabajo. El dolor me embargaba

por completo. Decidí mentir

es

diciendo que había muerto un familiar, nadie

entendería que estaba así por una mascota.

departamentos donde vivíamos.

Me fui al parque del Retiro a llorar frente al lago.

Mi hermano, preocupado, llamo a algunos de los amigos que tenía en ese momento.

Entre ellos, Anya. Quien se acercó a casa a apoyarme. Pero yo no quería saber nada,

así que mientras estaba en el parque no cogí ninguna llamada.

“Se apagó mi estrella”

En la inmensa oscuridad vi una luz brillar y entonces supe que debería

tomar ese camino. Decidí cruzar, tras una tormenta de sentimientos,

sentí que ya era hora de un cambio y por primera vez pensar en mí.


Esfuérzate y se Valiente

Aunque en el fondo siempre supe que esta vez no podrías acompañarme,

que un tramo de este nuevo camino debería andarlo solo y estaríamos

separados. Sabía que llegaría yo primero y detrás tú. Pero jamás

pensé que te quedarías en el camino y ya nunca volverías a mí.

Propiedad

los tuyos, sin amigos, solo, completa e inmensamente solo.

de

Se apagó mi estrella, se fue mi luz, deje de respirar y ya nada fue igual.

Fue como morir y volver a nacer, en el mismo cuerpo, con los mismos

sentimientos a flor de piel pero en un mundo tan diferente. Sin

Decidí soportarlo aunque no pude elegir, pero jamás a cuesta de tu muerte.

Se apagó mi estrella, la razón de vivir dejo de existir

y ya este ser vagabundo se dejaría estar.

El cambio fue grande, penoso, solitario, de morir lentamente, pero siem-

www.

pre tuve una llama en mi corazón y esa era nuestro reencuentro.

La vida nos da y nos quita indistintamente, lo que dejas

es siempre más de lo que obtienes.

aldevara.

Crecer a regañadientes, aprender a los golpes, levantar-

Cada mañana me levanto pensando que fue otro de mis malos sueños

pero en cuanto respiro

es

la realidad abro los ojos a los hechos.

te de tus ruinas, renacer de tus propias cenizas.

Se apagó mi estrella, se me fue mi Sarah, me dejo solito y mi corazón no aguanta más.

Cada día cuesta mucho esfuerzo, en su transcurso estoy todo el tiempo

buscando respuestas, algo que me de resignación, algo que se lleve

la culpa que siento, todo el peso que arrastra mi alma.

Aunque trato y trato, no puedo encontrarlo, me torturo más y más.

Se apagó mi estrella, abandone mis proyectos, deje de creer, deje de vivir.

Se apagó mi estrella, me dejaste solo, te fuiste con Dios, el cielo

se abrió para ti, mientras que a mi el infierno me tragó.

Día a día deberé sobrevivir con la angustia de sentir que no estuve ahí

contigo en tu último suspiro, que no fue mi cara la última que viste, esa agonía

de nunca poder saber si pensabas que te había abandonado.

49


Josué A. Giunta

Sé que te dejaste morir, sentías mi ausencia grande dentro de ti y no

encontraste las ganas de luchar, como aquella vez ¿recuerdas? Que juntos

peleamos contra la muerte y salimos victoriosos. Si esto era menos

grave ¿Por qué no peleaste esta vez? ¿Por qué me dejaste?

Propiedad

legado y quererte por siempre hasta que Dios borre de mi la pena por tu ausencia.

de

Hoy al volcarlo, cuando han pasado siete años desde que ocurrió, siento una pequeña

inquietud al leerlo, no porque me arrepienta, sino porque me doy cuenta de

muchas cosas.

www.

ciones que había sufrido a lo largo de mi vida con amistades o familiares.

aldevara.

Me sentía tan decepcionado por ciertas personas que mi forma de escapar no fue

inventarme una amiga invisible, sino que ella, mi mascota, se haga entender con solo

una mirada.

es

50

Sarah de las praderas, mi sol, mi luz, mis ganas, mi tesoro más preciado,

mi ladera, mi compañera, mi aliada, eras todo para mí.

Nunca nada, jamás, va a borrar la marca que dejaste en mi, recordarte será mi

Cuando escribí y expresé todas estas emociones a través de estos poemas o relatos,

estaba sufriendo evidentemente por la muerte inesperada de mi mascota.

Era evidente que debido a mi forma de ser y mi carácter en ese entonces, me había

aferrado demasiado a mi mascota y había volcado en esa relación, todas las frustra-

Me había encerrado en mi mundo, un mundo en el que ella, mi mascota Sarita,

era mi mejor amiga y confidente.

Es cierto que había volcado mucho sobre mi mascota, de que era mi refugio, que

me hacía sentir cosas, que me sentía protegido con ella. Pero la verdad es que detrás

de esa relación y esos sentimientos, lo que se escondía era la situación que estaba

viviendo en ese entonces, lejos de mi país, sin amigos, sin trabajo, la soledad. Etc.

Hoy, cuando miro sus fotos, esta claro que siento nostalgia por lo mucho que la

quise y aunque ame a los animales, dudo, después de todo lo que pasé que lo sufra de

esta forma.

Toda mi vida tuve mascotas, conejos, perros, hámsteres, gatos. Hoy por hoy es

una de las cosas que más hecho en falta, pero vivir en la ciudad y en un departamento

cerrado hace que se compliquen las cosas.


Esfuérzate y se Valiente

Dolido empecé a tener dudas sobre mi estadía aquí en España, las cosas no estaban

saliendo como lo imaginaba, empecé a plantearme si había sido una buena

decisión haber venido…pero en medio de todo eso, apareció el amor…

Propiedad

Y entonces llegó el amor…

cha por Madrid, y aunque a mi me gustaba, ella cerró todas las puertas a mi encanto

argentino.

de

Anya era una conocida de mi hermano, habíamos salido un par de veces de mar-

Pasaron unos meses desde la muerte de Sarah, yo seguía encerrado en mi dolor,

mientras Anya, insistía en estar a mi lado.

Recuerdo que para cuando accedí a verla finalmente, nos encontramos en la avenida

de la Gran Vía y me invitó a ir a su casa, sus padres se habían marchado de

vacaciones.

www.

Jamás hubiese imaginado lo que pasaría ese día. Nada de eso estaba en mis planes,

y menos con ella, que me había dejado bien claro sus sentimientos.

aldevara.

Estuvimos horas charlando en el sofá del salón, de la vida, del amor. Supongo

que habré dicho algo que tocó su corazón, lo cual hizo que se ponga a llorar, cuando

me acerqué a consolarla, nos terminamos besando, fue muy raro, ninguno de los dos

comprendía nada, pero ahí estábamos, habíamos plantado la semilla del amor.

es

Volví a casa muy confuso, ella se quedo igual. En lo que menos pensamos, estába-

mos compartiendo una vida.

Aunque nuestra relación había comenzado de forma atípica y al principio todo

era maravilloso, las cosas no iban por buen camino.

Había empezado a trabajar de socorrista durante el verano y tenía poco tiempo

para descansar.

La relación con Anya se había convertido en algo abrumador para mí. Siempre

fui una persona auto dependiente y con ella de pareja empecé a sentirme atrapado.

Aunque fue una excelente compañera, una buena amiga y sin dudas me ayudó a

superar la muerte de Sarah y la estancia en un país extranjero.

51


Josué A. Giunta

En mi interior sabía que no era la persona para mí. Era hora de poner fin a un

ciclo más de mi vida.

Lo más triste de todo esto, es que cuando estás en una relación que sabes que no

irá a ningún lado y no sabes como terminarla, tu actitud empieza a cambiar y haces

cosas que

Propiedad

no forman parte de tu desenvolvimiento cotidiano, tienes actitudes egoístas,

a veces eres cruel y dejas de poner empeño en salvar la situación.

tenía detalles con ella y sin quererlo o desearlo, comencé a lastimarla.

de

Lo nuestro termino muy mal. Tanto, que jamás volví a verla o saber de ella. Supongo

que me odiara y

www.

no la culpo.

Sin trabajo y soltero de nuevo, había que volver a empezar, una vez más…

aldevara.

escribiría un nuevo libro al respecto, sin dudas sería algo muy entretenido.

es

52

Nuestra relación se convirtió en una pesadilla, discutíamos todo el tiempo, ya no

Supongo que cuando te sientes acorralado, salta tu mecanismo de defensa y empleas

todos los medios por alejar a esa persona de tu vida, aunque ésta no sea la

opción más madura o la más fácil.

Es extraño ver en como una persona pasa a formar parte de tu día a día, de tu

vida, tus sueños y proyectos y toda esa ilusión dura hasta el día de la ruptura.

A los pocos meses conseguí trabajo como teleoperador comercial para una empresa

telefónica. Es loco descubrir las cosas que aprendes en lugares como estos y las

miles de anécdotas que te suceden como teleoperador, que si tuviese la oportunidad

El verano se acababa y con él, finalizaban dos cosas más en mi vida, mi relación

con Anya y mi trabajo como socorrista.

Un nuevo hogar

La situación familiar empezaba a mejorar este año, mi tercer hermano llegaba a

Madrid para quedarse y más tarde traer a su familia, mi sobrino y mi cuñada.

El reencuentro con nuestro hermano fue muy emotivo, tras un año sin vernos,

nos pusimos los tres al día y salimos a festejar.

Sammy había montado su empresa de mudanzas y le estaba yendo bastante bien,

así que nuestro hermano menor empezó a trabajar con él.


Esfuérzate y se Valiente

Unos meses después, llegaban mi padre, mi sobrino y su madre para reencontrarse

con mi hermano. La familia empezaba a crecer.

Sammy había conseguido un piso con cuatro habitaciones no muy lejos de dónde

estábamos, así que a medida que iba llegando la familia, nos íbamos acomodando

en él. El

Propiedad

departamento estaba casi a media hora del centro en metro y era un barrio

nuevo, lleno de parques, plazas y un centro comercial.

mente, estaríamos todos juntos, otra vez.

de

El piso de Valdebernardo se convertía en nuestro nuevo hogar, en donde nueva-

Aunque la convivencia nunca es fácil, tratábamos de llevarnos bien y de disfrutar

de la familia.

En el piso vivíamos los tres hermanos, mi cuñada, mi sobrino y Juan, un amigo

de la familia.

www.

Mi padre se vio obligado a regresar a Buenos Aires por un mes para regularizar su

En Octubre de ese mismo año llegaba mi madre, finalmente, la familia estaba

unida. Habían pasado dos años desde que había tomado la decisión de dejar mi país y

a mi familia,

aldevara.

cuando me despedí de ellos, no sabía realmente cuando les volvería a ver.

situación como residente en España y así poder regresar de forma legal.

Por ello, disfrutaba tanto tenerlos aquí conmigo. Y aunque hubo peleas y discusiones

debido a que éramos muchos en la casa, todo se quedaba en la familia.

Mantener a la familia unida, no era nuestro fuerte y disfrutar de tal situación era

cuestión de tiempo. Tiempo en el que el reloj interno de la mente desquiciada de mi

padre empezaba a girar.

es

Mi padre se buscó un trabajo como celador en una granja escuela en Burgos y

decide llevarse a mi madre con él. Ella, como siempre, le siguió. Evidentemente, esta

era la excusa perfecta para dejarnos. Mi madre siempre pensó que ella debía estar allí

donde este su marido y así fue, una vez más…

Meses después, mi hermano menor es convencido por mi padre y se muda también

a Burgos con su familia.

Al poco tiempo llegaba mi hermana menor con su hijo y sucesivamente, su esposo.

Quienes también. Tras una dura pelea con mi cuñada, decidieron marcharse a

Burgos.

53


Josué A. Giunta

Finalmente, la familia se había vuelto a separar…

A finales del 2004 se presentaba un buen momento en mi vida, la familia se había

marchado a otra provincia pero iría a verlos cualquier fin de semana que pudiese,

no era lo mismo recorrer trece mil kilómetros, que tardar dos horas en autobús para

estar con ellos, así que esta vez, la separación de la familia no había sido tan mala.

54

Propiedad

Mis padres habían conseguido alquilar una casa de dos plantas muy bonita en un

pueblo llamado Arlanzón, a pocos kilómetros de la capital de Burgos. Era un pueblo

que tenía más de trescientos años y se había quedado estancado en el tiempo, lo cual

me fascinaba muchísimo. Cada vez que podía, me escapaba a ver a mi familia y disfrutar

de los recónditos lugares, imaginándome allí grabando algún corto de terror.

El pueblo era perfecto para mí.

de

Mi vida se empezaba a establecer en Madrid, trabajando, disfrutando de la soltería

y visitando a mi familia

www.

los fines de semana, todo parecía ir bien.

Mi Buenos Aires querido

aldevara.

emocionado con este viaje.

Me quedé en la casa de mi tía Mary y traté de aprovechar al máximo mi estadía.

Tenía mucha gente por ver y muchas

es

cosas por hacer.

Las primeras vacaciones en dos años, por fin pude volver a mi tierra y ver a la familia

que quedaba allí, los amigos, los lugares que me vieron crecer. Sin dudas, estaba

En dos años, me había cambiado mucho el acento y la forma de hablar, así que

tuve que aguantar las bromas de mis amigos, Gallego era mi nuevo apodo.

Estaba en el centro de mi ciudad con mi primo, visitando a una vieja amiga, cuando

de pronto alguien tocó mi espalda, era mi amigo Jonás, que le acompañaba una

amiga, de la que había estado hablándome en correos desde hacía meses atrás.

Giuliana tenía casi veinte años, era más o menos de mi estatura y tenía un rostro

angelical.

Al salir de la tienda donde trabajaba mi amiga, entramos con mi primo en el centro

comercial y mientras mirábamos vidrieras, Giuliana casualmente volvió a pasar

por allí y me sonrío, algo había en esa sonrisa…


Esfuérzate y se Valiente

Unos días después, quedamos en la casa de mi amigo Jonás para ver una película

en su habitación. Giuliana estaba allí, junto a su hermana, otro amigo y dos de las

hermanas de Jonás. Estábamos una mitad sentados sobre un colchón en el suelo y

la otra mitad sobre la cama.

No

Propiedad

sé si fue por las miradas tímidas que cruzaba con Giuliana pero me di cuenta

de que le gustaba, y claro, ella me gustaba a mí.

boca y así, nuestros labios se cruzaron por primera vez…

de

Había organizado ir al parque de atracciones con mi tía Mary, mis primos y algunos

amigos. La había invitado a Giuliana y su hermana, pero ellas asistían a una

www.

iglesia mormona y ese día tenían culto, así que no podrían acudir con nosotros.

mi tía y en el centro de mi ciudad recogimos al resto de mis amigos.

aldevara.

Giuliana estaba comiendo un chocolate y la desafíe a que me quite un trozo de mi

La semilla del amor, ya estaba plantada, solo era cuestión de tiempo darme cuenta

que me robaría el corazón.

Alquilamos una camioneta para que vayamos todos juntos, salimos de la casa de

Recuerdo que bajé de la camioneta para ir a buscarlos y mientras caminaba hacía

el lugar donde había quedado con ellos, la gente empezó a abrirse de la vereda y la vi,

solo ella, entre la multitud, parecía que el tiempo se había parado, fue un momento

mágico. Giuliana estaba allí…

Habíamos entrado a varios juegos,

es

la tarde estaba siendo fantástica y todos disfrutábamos

como niños de nuestro día en el parque.

Giuliana y yo nos quedamos sentados en unos escalones frente a unos coches de

carrera, donde estaban nuestros amigos a punto de subirse.

Estaba fresco ya que estábamos empezando la primavera y el parque estaba ubicado

frente al río, así que con Giuliana estábamos agarrados del brazo. De pronto, empecé

a sentir un revoloteo dentro de mi estómago, no podría explicarlo exactamente,

pero a mi mente se vino esa frase que dice sentir como mariposas en el estómago.

Ambos, giramos la cabeza a la vez, y sin verlo venir, nos besamos.

Aunque estaba felíz con ella y con el momento que estaba viviendo, no me imagine

que me engancharía tanto, a su carita, su voz, su dulzura, todo ella era increíble…

55


Josué A. Giunta

Los últimos días de vacaciones en Buenos Aires, los disfruté a pleno con Giuliana,

pero me temía que todo quede como una fantástica aventura.

Estaba en el aeropuerto con mi tía Mary y su familia, Giuliana había venido y

Propiedad

cuando nos despedimos, lloraba desconsoladamente…

nos Aires querido, sostenía una carta que ella me había dado. Empecé a llorar…

de

todos los días por teléfono, nos enviábamos mails, etc.

www.

Empezaba a echarla de menos horriblemente, ya no me conformaba con llamarla

todos los días,

aldevara.

necesitaba más.

Giuliana empezó a moverse y a enviarme

es

curriculums a varios sitios y a contactar

con conocidos, sin dudas ella estaba inmensamente felíz por mi decisión.

56

O por lo menos, eso creí…

Una vez arriba del avión, sentado mirando hacía fuera por última vez a mi Bue-

La vuelta a Madrid se había convertido en algo penoso, la había pasado tan bien

en mi tierra que los dulces recuerdos se negaban a abandonarme.

Giuliana empezó a ocupar el cien por cien de mis pensamientos, hablábamos casi

Los días pasaban y mi vida se empezaba a estancar en Madrid, el trabajo no me

gustaba y la vida aquí, no se me ajustaba del todo, siempre viví en barrio y la ciudad

se me quedaba grande, el ritmo, la gente corriendo, cada uno haciendo su vida.

Se me ocurrió la idea loca de conseguir trabajo en Buenos Aires y volverme. Estaba

claro que lo hacía por ella, pero no me importo nada, estaba decidido, me volvía

a Buenos Aires.

Junté dinero, regalé cosas, y me organicé para abandonar España definitivamente,

aunque muchos no entendieron mi decisión, la respetaron.

Cuatro meses después de haber regresado estaba otra vez en Buenos Aires, mi

vuelo se había retrasado y llegó como a las cuatro de la madrugada, allí estaba ella,

esperándome, junto a mi tía, mi primo y algunos amigos.

Habían alquilado una camioneta para recogerme y volver a casa. El rostro de Giuliana

estaba iluminado, estábamos inmensamente felices y juntos, otra vez…

A las seis de la mañana estábamos todos los que me habían recogido en la casa

de mi amigo Jonás comiendo pizza. Luego nos fuimos a la casa de Giuliana a dormir.


Esfuérzate y se Valiente

Al principio todo empezó con mucha ilusión y ganas. Tenía el departamento de

mis padres para mi solo, hicimos algunos arreglos porque estaba un poco abandonado,

pintamos, compré cosas que faltaban, etc.

Supongo que me había acostumbrado demasiado a la vida en Europa, con sus

beneficios y desventajas. Buenos Aires había cambiado, yo mismo había cambiado.

Propiedad

Irrevocablemente, todo eso me afectaría.

Había encargado las alianzas de compromiso, estaba realmente enamorado, pero

a veces, el amor, no es suficiente.

de

Ni conseguía trabajo ni estaba a gusto en el departamento, todas las promesas

Empezaba a replantearme si había tomado la decisión correcta y no era por Giuliana,

de verdad, ella fue

www.

increíble, una buena pareja, una excelente amiga. Era yo el

que no encajaba más allí.

sin trabajo. La única salida, estaba en regresar a Madrid.

aldevara.

que me habían hecho, se esfumaban en la nebulosa de la duda.

Desesperado, me sentía enloquecer, en un lugar que ya no pertenecía, sin dinero,

Recuerdo el día que tome la decisión, auque suene egoísta, estaba felíz, había visto

una luz al final del túnel.

Mientras se lo contaba a Giuliana, ella explotó en llantos, desgarrada por la idea

de perderme otra vez, jamás olvidaré aquel momento en su terraza.

es

Me sentí horrible siendo el culpable de su dolor, pero no veía más opciones viables

para mí, tenía que hacer ese sacrificio, aún no sabiendo si realmente valdría la pena.

Por otro lado, el matrimonio de mi hermano menor no iba bien, así que deciden

separarse y volverse a Buenos Aires.

Por lo que resultaría también increíble, mi padre, en otro quiebre emocional, hace

lo mismo. Su trabajo ya no le era rentable, ni su vida en Arlanzón, ni sus nietos, ni sus

hijos, ni siquiera su esposa…

Llegué a Barajas con ocho horas de retraso, mi madre estaba allí, esperándome

con todo lo que había tenido que aguantar para recibir a su primogénito con los brazos

abiertos, este es un detalle que jamás olvidaré.

57


Josué A. Giunta

Había empezado el verano así que hacía mucho calor en Madrid, nos volvimos en

taxi a Valdebernardo, mi hermano me había dejado quedarme allí hasta que consiguiese

trabajo, una vez más, mi hermano me salvaba el pellejo.

Mi padre llegó a los pocos días a Madrid para dar el salto a Buenos Aires, así que

coincidiría

Propiedad

con mi madre unos días.

su marido, desconcertada por su decisión de volver sin contar con ella y con aquel

viejo sentimiento latiendo dentro

de

suyo, de estar lejos de sus hijos una vez más.

Todo fue un poco raro, yo que me volvía después de haberme lanzado a la aventura

sin contar con las consecuencias, mi madre que disfrutaba de los últimos días con

Y mi padre, otra vez mi padre, quien hubiese dicho que las consecuencias de esta

decisión de volverse serían tan terribles para nosotros.

Si hubiese un punto de inflexión frente a todo lo que ocurrió después, sería este,

aquí es donde si mi madre hubiese tomado otra decisión, hoy, estaría con nosotros.

58

www.

Aún no puedo comprender las reacciones de mi padre, el porque de sus decisiones.

No entiendo como vuelve a dejar a la deriva a su esposa sin importarle mínimamente

lo que pase con ella.

aldevara.

En el rostro de mi madre podía ver esa preocupación de siempre, seguir a su ma-

rido contra viento y marea, no era lo que ella realmente quería.

Pero lamentablemente se crió en el tiempo en el que las mujeres eran sometidas

a todas las decisiones de los hombres, les guste o no.

es

Mi padre se fue sin ningún resentimiento, dejando a mi madre destrozada, no era

ni la primera ni la última vez que le haría algo así.

Pocos meses después, a ella no le quedó más remedio que seguirle, nada pudimos

decirle para convencerla de quedarse. Siempre oíamos la misma frase Yo tengo que

estar con mi marido.

Dentro de este período, no recuerdo exactamente la fecha, recibíamos la noticia

de la muerte de mi abuelo materno.

Por suerte, mi madre estaba con nosotros para poder contenerla. La noticia y los

días posteriores fueron extraños, es muy difícil recibir esta clase de noticias cuando

uno esta a miles de kilómetros de su tierra.


Esfuérzate y se Valiente

Como mi madre era muy fuerte, se lo tomó bastante bien. La muerte de su padre

había sido extraña, hacía unos días se había ido al chalet que tenía en la costa de

Buenos Aires, con su nueva concubina, una señora que no nos caía nada bien y seguramente,

una caza fortunas.

Desde

Propiedad

que mi abuelo estaba con ella, había cambiado bruscamente, el siempre fue

una persona que se levantaba a las seis de la mañana y se ponía a hacer cosas. Pero

sueño. Se enfermaba con más facilidad.

de

le provocaría la muerte. La señora tardó más de un día en avisar a la familia del fallecimiento,

parece que tenía

www.

miedo de que la acusen y no supo que hacer.

desde un tiempo, empezó a levantarse muy tarde y siempre estaba cansado y con

Todos llegamos a la conclusión de que esta mujer le daba medicamentos fuertes

para mantenerlo así y esto evidentemente debilitó su corazón.

Una tarde, mientras mi abuelo arreglaba el techo del chalet, sufría un infarto que

Mis tíos mayores fueron en coche a la costa para reconocer el cuerpo sin vida de

mi abuelo.

Jamás olvidaré el día que se marchó mi madre, al volver del aeropuerto, estaba un

poco triste por su partida. Entré a la habitación donde había dormido esos días y la

recorrí con la mirada, mi madre se había dejado unas cosas que decidió no llevarse,

aldevara.

entre ellas, estaba su perfume, cuando tomé la botella y sentí el aroma, por un mo-

mento la tuve ahí conmigo, me recosté en su cama y en la almohada aún estaba su

olor. Me quedé un rato allí mismo, recordándola.

es

Supongo que todo este sentir se debía inconscientemente a que esa había sido la

última vez que la vería sana.

A finales de Octubre mi hermana y su familia deciden también volverse a Buenos

Aires.

Mi madre ya no estaría tan triste, ya que tenía a sus tres nietos otra vez con ella.

Sin dudas, su vida había dado un giro increíble a medida que nacieron, estaba mucho

más felíz, disfrutaba muchísimo de sus querubines, se habían convertido en su nueva

fuente de vida.

Otra vez estábamos Sammy y yo solos en España, la estadía de mi familia había

pasado como una estrella fugaz. Supongo que mis hermanos y mi padre no se

59


Josué A. Giunta

adaptaron como nosotros, mientras que mi madre, simplemente se dejo llevar por

su marido.

Supongo que había que ponerse en marcha otra vez, muchos cambios en poco

tiempo y con la locura de mis dos viajes a Argentina me había hundido en deudas,

estaba

Propiedad

sin trabajo, sin familia y con una mano detrás y otra delante.

minaría cantando mis desgracias en el metro de Madrid.

de

Evidentemente este era un momento de esos que te planteas tu futuro y muchas

otras cosas, las locuras terminan pasando factura, así que o me ponía las pilas o ter-

Decidí apuntarme a estudiar un grado superior de realización de audiovisuales y

espectáculos, esto era lo que más se acercaba al cine y a la organización que tanto me

gustaba.

Hacía cinco años que no tocaba libros y era la primera vez que acudiría a clases en

otro país, así que sería todo un desafío.

www.

Con Giuliana habíamos acordado que se vendría a España en un par de meses, se

que podíamos, pero el tiempo fue pasando y en algún punto decidió que venirse en

tales condiciones

aldevara.

era una locura.

persona que apenas conocía de meses…

es

Bienvenido al instituto infernal

había quedado destrozada por mi decisión de volver. Aún así hablábamos cada vez

Aunque me tomó por sorpresa, al cabo del tiempo la terminé comprendiendo,

tenía muchos motivos para no cometer la locura de lanzarse a la aventura con una

Jamás imaginé que volver a estudiar se convertiría en uno de los peores acontecimientos

de mi vida. Había empezado las clases con un mes de retraso, en un instituto

público, que por las mañanas servía de bachillerato. Todos mis compañeros eran menores

que yo, así que fui el abuelo de la clase. Al Principio fue difícil, ya que no pude

hacerme fácilmente con la gente, me miraban como a un bicho raro.

Tenía un grupo de compañeros variopinto, hubo gente a la que vi y supe que

jamás tendríamos algo en común y otros a los que me abrí un poco más. Aunque al

principio, había fichado a ciertas personas y habíamos hecho buenas relaciones, con

el tiempo fueron mostrando su verdadera cara y nos terminamos alejando.

60


Esfuérzate y se Valiente

Como muchos de los trabajos de clases eran grupales, armamos un conjunto interesante,

además de la enseñanza compartíamos tiempo fuera de clases.

El grupo de profesores, era bastante variado también. Pero hubo alguien en concreto

que parece haberme condenado al paredón desde un primer momento.

Propiedad

Siempre fui un alumno bastante autodidacta, en mi vida personal y en lo que res-

quedaba con lo que leía en los libros, sabía que siempre había una segunda opción,

la mía.

de

Me gané la apatía de una profesora de conocimientos muy pero muy cuestionables.

www.

pecta a estudios. No me gustó jamás seguir las instrucciones al pie de la letra, siempre

trataba de encontrar vías rápidas o alternativas diferentes para cada cosa. No me

Claramente, esto a ciertas personas no les gusta, y menos aún cuando se les saca

de su rutina o de sus propios ideales.

Cuando empecé este curso, yo contaba con cierta preparación, una buena base.

Hacia nueve años había aprendido a montar videos de forma autodidacta y al descubrir

este mundo maravilloso, jamás dejé de practicarlo.

Pero esta profesora se empeñaba en poner en duda mis conocimientos y en enseñarnos

de formas extremadamente erróneas una asignatura que se le quedaba más

aldevara.

que grande.

No nos cabía la más mínima duda de que esta profesora no estaba formada para

dar esta asignatura, quedó más que demostrado que muchos de nosotros teníamos

conocimientos previos al montaje que

es

nos avalaban a tener poder de cuestionar sus

métodos.

No solo no aprobé esta asignatura, la cual dominaba a la perfección desde hacía

nueve años, sino que me quedó previa para el año siguiente.

Enfrentar a un profesor frustrado e ignorante, puede tener sus consecuencias.

Aunque debí callar muchas veces, no me arrepiento de nada de lo que pasó durante

el curso lectivo. Ya no podía dejar que nos pisen la cabeza de esa forma y de que se

nos ponga de vagos o irresponsables cuando nos dejábamos los cuernos en la sala de

montaje.

El agravante de la situación fue que teníamos un topo dentro del curso, una persona

que se encargaba de hacer la pelota a dicha profesora y se contorneaba por los

61


Josué A. Giunta

pasillos del instituto destilando veneno por doquier, poniendo compañeros y profesores

en contra.

Un alumno que era la maldad personificada. Quien contaba con la ventaja de

conocer mucha gente dentro del instituto, ya que había cursado anteriormente el

módulo

Propiedad

de imagen.

mal de forma gratuita sin tener en cuenta las consecuencias de tales hechos.

de

aprueben sus exámenes, durante un curso lectivo completo.

www.

Este energúmeno, no solo era el único que aprobaba sus exámenes, sino que se

convirtió en su lacayo. Es increíble lo bajo que pueden caer ciertas personas haciendo

Jefatura de estudios se empezaba a cuestionar el desenvolvimiento de esta profesora

y sus métodos de enseñanza.

Los valientes, solo fuimos un grupo muy reducido, pero la osadía nos costo el

aprobar su

aldevara.

asignatura.

62

En un curso de casi treinta alumnos, no era normal que de todos, solo uno o dos

Algo no iba bien, el alumnado, tocado por los resultados de los nefastos exámenes

que tomaba esta profesora, empezaban a inquietarse, pero nadie se atrevía a

enfrentarla.

Esta profesora parecía estar muy bien cuidada desde los directivos del módulo,

pero jefatura de estudios no compartía la misma devoción.

El curso se convirtió en una pesadilla, todos los sueños e ilusión que teníamos de

estar estudiando algo que nos apasionaba, se empezaban a apagar en las aguas del

odio y la frustración.

es

Evidentemente la enseñanza en un nuevo país no se ajustaba a lo que estaba

acostumbrado, me estaba costando más de la cuenta superar los obstáculos que se

presentaban de forma regular y más aún, las piedras que esta persona ponía en el

camino.

Hacia el final del curso, solo tenía aprobadas con buenas notas, dos de las cinco

asignaturas que tenía el módulo. Iba camino a repetir, pero gracias a la tolerancia de

dos de mis profesores, logré que me den la nota que necesitaba para seguir adelante.

Gracias a ellos, pase de curso, pero me quedó una asignatura pendiente, la de esta

profesora en cuestión.


Esfuérzate y se Valiente

Durante el verano nos pusimos de acuerdo con el grupito que habíamos hecho en

clases para rodar un corto y así poner en práctica todo lo que habíamos aprendido

en el instituto.

Conseguimos permiso para rodar en un castillo en Chinchón, un hermoso pueblo

de Madrid. Aunque se presentaba un verano ardiente y el castillo se ubicaba en una

zona casi desértica, tengo que reconocer que disfrute muchísimo realizando aquel

Propiedad

trabajo.

Me dediqué a ser el productor asociado del corto, además me encargaba del catering

y de ser auxiliar de realización para llenar todos aquellos huecos en los que se me

necesitaba, inclusive para darles sombra a los actores con un paraguas.

de

La amistad con mis compañeros crecía cada vez más, compartíamos muchos fines

de semana en mi casa, grabando aventuras y tonterías con la cámara, saliendo de

cena, etc.

www.

empezaban a notar.

aldevara.

Aunque hubo deserciones en las tropas, hubo gente que pasó por el grupo sin

pena ni gloria y otros que se fueron uniendo. Las diferencias entre unos y otros se

En Septiembre de ese mismo año comenzamos el segundo y último curso. Solo

tendríamos seis meses de clases y tras haber aprobado todas las asignaturas, haríamos

los tres meses de prácticas en centros de trabajo, que era por lo que la mayoría

había elegido este módulo.

es

sorprendería al reincorporarnos al nuevo curso.

Sin dudas estábamos todos muy quemados debido a lo que había ocurrido el curso

anterior y aunque habíamos cargado pilas durante el verano, un nuevo palo nos

La profesora del infierno nos daría una asignatura del nuevo curso. Mis sentidos

estallaron por los aires, no podía creer que una profesora que se había ganado a base

de enchufes su titulo y además se había formado realizando un taller de fotografía,

nos podía dar clase sobre temas de los cuales no tenía ni idea.

Este nuevo año se presentaba más negro que el anterior y sin dudas, mi experiencia

del curso anterior dejaría secuela sobre éste.

Por suerte, en este nuevo ciclo, quien había sido, sin dudas, la mejor profesora del

curso anterior, se convertía en nuestra tutora y sería quien se encargue de repartir

becas y los centros en los que haríamos las prácticas del módulo.

63


Josué A. Giunta

Esta profesora, era también la Némesis de la profesora del infierno. Fue quien nos

apoyó siempre como curso y nos animó a ponerle stop a esta persona que hacía abuso

de poder dentro de un colegio público.

En el primer año, exploté mi faceta de actor. Aunque no era lo que estábamos estudiando,

se me presentó así. Siempre fui contra la corriente y ésta no era la excepción.

64

Propiedad

Realizamos un cortometraje en el que fui el protagonista, elegido por el novel

director. Además, y esta era la parte que más disfrutaba, fui el productor y ayudante

de dirección del mismo.

de

La realización de este corto, le permitió a nuestro grupo de trabajo, llevarse cinco

Al mejor grupo de trabajo, mejor guión, mejor cámara, mejor script y para mí al

mejor productor.

www.

sentaciones de los Monty Python.

aldevara.

visitaba al mismo Papa para hablar sobre su extravagante versión de la última cena.

es

premios dados por nuestra mejor profesora.

Luego, en otra de las asignaturas, como práctica final, debíamos realizar una obra

de teatro, aquí también, solo me encargué de actuar, fue una obra basada en repre-

La experiencia de estar por primera vez sobre las tablas de un escenario fue extraordinaria.

Nervios, emoción, risas. Tenía tres bloques diferentes en los que personifiqué

personajes famosos, como el del pintor renacentista, Miguel Angel. Que

Un empleado de servicios públicos poco tolerante y mal educado y hasta interprete

a un jefe de recursos humanos que entrevistaba a una pobre víctima con el solo

hecho de hacerle sufrir.

Las otras asignaturas fueron bastante aburridas, jamás me ha gustado la parte

técnica de nada.

En Septiembre empezamos el segundo curso, con la desgracia de volver a tener

a la profesora del infierno con nosotros. Lo cual me sentenciaba a sufrir otra vez su

abuso de poder e ignorancia en cuanto a lo que enseñaría esta vez.

Buenas fuentes nos llegaron a comentar, que dado su desconocimiento frente a

esta nueva asignatura, su protector, quien formaba parte del departamento de imagen

y sonido, la instruyó con un par de clases improvisadas.


Esfuérzate y se Valiente

Al paquete de desgracias, este nuevo ciclo, se sumaba otro profesor, más joven que

yo, un dictador de la nueva generación, neutral, justo y objetivo.

Su asignatura, un insufrible coñazo, que debió haberse dado pura y exclusivamente

de forma practica, ya que la teoría de los programas informáticos es un castigo

para aquellos que hacen una carrera universitaria.

Propiedad

Ambas asignaturas, tenían una carga horaria a tiempo completo y eran exclusivamente

prácticas, bien en un plató de televisión o frente a un ordenador. Aún así, hubo

exámenes teóricos imposibles de descifrar.

de

Aunque este año tengo que reconocer que mi relación con la profesora del infierno,

cambió al cien por cien, dado a que yo había optado por la mítica frase Si no

puedes contra ellos….

www.

Para variar, este año, seguíamos contando con la presencia de este alumno arpía

Había cierto recelo aún por las luchas pasadas, pero definitivamente fue todo

mucho más ameno.

y malicioso. Habían sido las elecciones para elegir delegado y subdelegado del curso, y

por esas cosas de la vida, había sido electo yo mismo.

aldevara.

La sorpresa era que el año anterior este joven dañino había sido delegado y ha-

bía hecho estragos en su andar, pero producto de mentes malignas y tal ves, mucho

más arpías que éste mismo, habían votado de forma que él, quede unido a mí en el

mandato, así que sin querer y a regañadientes,

es

formamos un equipo de trabajo bastante

dispar, él por un lado y yo por el otro, aunque alguna que otra vez, tuvimos que

compartir labores.

Su odio gratuito hacía mí crecía y más aún cuando le había destituido de un cargo

que siempre había sido suyo.

Desde las sombras, siguió cometiendo sus maldades, manchando nombres y enemistando

profesores con alumnos y viceversa.

En Noviembre se presenta la oportunidad de acceder a las becas para realizar

las prácticas del módulo en el exterior. Solo unos pocos nos presentamos, debíamos

aprobar un examen de inglés, junto a la nota de criterio de los profesores y la nota

media del curso pasado.

65


Josué A. Giunta

Me gané a pulso quedar segundo en la lista con un compañero de clases, así que

ya teníamos la mitad del camino andado.

La beca consistía en dos mil quinientos euros y tener la oportunidad de hacer las

prácticas en una empresa de audiovisuales en Berlín, Alemania.

Propiedad

Por supuesto, que ganar esta oportunidad generó celos y envidia en las tropas,

de gente que lo esperaba y de otros que no tanto. Pero la gente tiende a mostrar su

Se sumaba un dúo de compañeras realmente víboras, quienes eran las siguientes

en la lista de espera y las primeras

de

en poner el grito en el cielo cuando vieron que

habíamos ganado mi compañero y yo.

verdadera cara en estos casos.

Desde algún rincón escondido, se empezaba a tramar un vil plan para derrocarnos

de la lista.

www.

Lo bueno fue que entre tanta discordia logré conseguir dos aliadas muy poderosas,

mi tutora, que siempre se había puesto de mi lado y otra de mis profesoras.

66

Las piedras en nuestro camino, empezaban a aparecer…

aldevara.

Los tiempos cambian,

las personas, también.

es

dentro de clases, aunque al principio hubo dudas y quedaron bien definidos aque-

Desde luego que las cosas han cambiado demasiado en este último año, cuando

se empezaban a asomar aquellas ganas de hacer nuevos amigos y definir un grupo

llos a quienes no nos acercaríamos para sembrar una amistad, en los que sí, hoy son

aquellos a los que fácil o difícilmente les llamamos amigos. Las relaciones empiezan

por cierta afinidad, gustos, temas en común y una posible simpatía. Se deja de lado

la competencia o no, pero aún así, empezamos a sembrar aquella semillita que hace

nacer con el tiempo una amistad. Todo es color de rosa al principio, todos nos llevamos

bien, no hay discusiones y guardamos aquellas diferencias dentro nuestro, hasta

encontrar el momento justo de soltarlo, ese momento en el que nace la relación de

confianza. Entonces surgen las diferencias, discrepancias que crecen por dentro y ya

no estamos tan dispuestos a callarlas, o simplemente guardarlas, omitiendo cierta

información, que muchas veces nos carcome el interior.


Esfuérzate y se Valiente

Amigo es una palabra fuerte, un amigo es aquel refugio en el que puedes protegerte

cuando las cosas te agobian. Es alguien que humildemente y con interés, siempre

esta dispuesto a escucharte, sin preguntarte porque, sin hacer hincapié en tus errores,

sin juzgarte. Un amigo es quien te inspira confianza cuando estás triste, para compartir

con él lo que te preocupa.

Propiedad

No es aquel que te juzga, que vuelca en ti sus frustraciones, quien paga contigo

sus malos días, quien solo esta en los momentos de risas.

Siempre fui una persona transparente, demasiado según mis creencias, quien

quisiese hacerme daño, sabría como

de

hacerlo. Siempre dejé al desnudo mis vulnerabilidades,

porque jamás me enseñaron a esconderlo y todavía no soy capaz de aprender

a hacerlo solo.

Siempre fui de la palabra fácil, cuando dices Es mi amigo, y ofrecí a aquellos que

creía mis amigos, lo mejor de mi persona.

www.

Hubo muchas decepciones, y las sigue habiendo, uno parece no aprender del do-

Siempre fui consciente de mis defectos y también al de los demás, pero aún así,

jamás fui capaz

aldevara.

de herir como si lo han hecho conmigo.

lor de una pérdida o una traición.

A veces uno se siente grande y único, pudiendo humillar a una persona, mientras

la otra se ahoga en la desesperación, preguntándose ¿Qué he hecho mal?

Aún así, seguimos adelante, escondemos el dolor, seguimos guardando cosas, callamos

vilmente. Todos tenemos una opinión escondida del otro, algo que hablamos

con alguno, o simplemente lo callamos.

es

Uno es capaz de ver en sí lo que hace mal mientras que otros no son capaces de

verlo y mucho menos de reconocerlo. Cuando uno se equivoca es más fácil atacarle

que simplemente reír. Aquellos que no son capaces de ver sus puntos flojos son los

que se llenan de orgullo al verlo en otra persona y así tomar partido en su contra,

dejándole al descubierto.

No me molesta que escondan, a veces es muy fácil ver las frustraciones de los

demás, aunque intenten esconderlas, solo es que creo, que esa persona, si no es capaz

de compartirlo conmigo, no se merece ser llamado mi amigo.

67


Josué A. Giunta

68

Propiedad

de

www.

aldevara.

es


Esfuérzate y se Valiente

Propiedad

de

www.

Capitulo II

DIARIO DEL DOLOR

aldevara.

es

69


Josué A. Giunta

70

Propiedad

de

www.

aldevara.

es


El principio del fin

Esfuérzate y se Valiente

Mi padre nos había enviado un correo en el que contaba que se había encontrado

desmayada en el baño a mi madre y que le costó hacerla reaccionar. Según el, había

sido a causa de una discusión que había tenido con sus hermanas Mary y Katty en las

que mi madre les pedía las llaves de la casa de la costa para irse unos días con mi pa-

Propiedad

dre. Aparentemente, mis tías le habían negado las llaves porque decían que mi padre

no tenía derecho a disfrutar lo que era de ellos. Luego lanzaba una serie de insultos

varios contra sus queridas cuñadas pero eso es otra historia. Lo importante era que

esta había sido la primer alerta de mi madre de que las cosas no estaban bien dentro

de

de ella, pero la situación y el entorno no harían más que empeorar…

Mi hermano menor se había separado de su esposa apenas llegar a Argentina, su

hijo viviría con su madre y mi hermano lo vería de vez en cuando.

www.

Se había comprado una casa que estaba remodelando, pero la tristeza por su se-

paración empezaba a crecer dentro suyo como un volcán que intentaba fuertemente

hacer erupción. Unos meses después decidió vender la casa y se fue a vivir con mis

padres.

aldevara.

Una mañana, alrededor de las ocho, mi madre se levantaba para ir a la cocina para

así que estaría dormido. Mi madre vio la puerta de la habitación entre abierta y a

Nando recostado con los brazos caídos,

es

pero lo que le llamo la atención, fue la mancha

roja que había a su costado.

preparar el desayuno. Nando había salido la noche anterior y volvió de madrugada,

Aterrada se acercó a el, para corroborar que las manchas eran sangre, se había

cortado las venas…

Desesperada empezó a llamar a gritos a mi padre que dormía e intentaba hacer

reaccionar a mi hermano que estaba blanco como una hoja de papel.

Miles de imágenes y preguntas se cruzaban por su mente, quebrada en dolor se

decía ¿Cuántas horas haría que se estaba desangrando? ¿Por qué? ¿Qué hay de su

hijo? ¿Y si muere…?

Mi padre corrió al lugar para descubrir espantado a su hijo favorito sobre un

charco de sangre, casi sin vida.

71


Josué A. Giunta

Cogieron el coche y lo llevaron hasta el hospital que afortunadamente estaba a

cinco minutos de la casa.

Mientras mi hermano era reanimado en el hospital, mi padre hablaba con la policía

por el intento de suicidio de su hijo, por la mente de mi madre seguían fluyendo

imágenes,

Propiedad

de vida, de recuerdos, de peleas, de besos, de incertidumbre…

Algo se había quebrado dentro de su alma…

Llevaba meses preguntándole a mi madre por el resultado de unos estudios ginecológicos

que se había hecho pero las noticias se retrasaban más de lo debido. Si lo

hubiésemos sabido a tiempo, las cosas hoy serían diferentes.

de

Mi madre empezaba lo que se llama la menopausia y con ello sus consecuencias.

Había sido un tiempo de cambios bruscos, el hecho de cambiar tu vida en otro

país durante dos años, volver a estar con tus hijos otra vez. Soportar los cambios de

humor repentinos de mi

www.

padre, que como siempre la arrastraban horriblemente a

tomar decisiones que no quería.

hijo menor.

aldevara.

Mi padre había emprendido una pequeña empresa junto a un amigo que se dedicaba

a revender a provincias del

es

interior de Argentina, artículos policiales, gorras,

uniformes, etc.

72

Pero sin dudas, lo que más la tenía preocupada, era el intento de suicidio de su

Mi madre repartía su tiempo entre disfrutar de sus tres nietos, estar pendiente

de su hijo menor e ir a la iglesia cristiana, su cable a tierra y donde se llenaba de paz,

como ella siempre decía.

Sammy había comprado el terreno que se ubicaba justo al lado de la casa de mis

abuelos paternos. Allí construiría dos departamentos para alquilar.

Nando había llegado a un acuerdo con él y le compró una parte del mismo en el

fondo para ponerse un taller mecánico y arriba construir una casa.

Mamá se reacondicionaba nuevamente a esa vida y todo marchaba bien, su felicidad

se reflejaba en las frases de un mail que me envió:

“Estoy tan contenta y emocionada porque voy a poder sembrar y también compré un

jazmín, para que cuando dé flores se las pueda llevar a la abuela para perfumar la casa eterna

y al abuelo le llevaré una plantita de tomates…”


Esfuérzate y se Valiente

Y agregaba:

“Tal ves en el futuro puedas hacer un trato con tu hermano para construir tu casa en el

terreno que compró y vivir en tu Morón querido. Bueno, esa es mi ilusión, tener de vuelta a

todos mis hijos, mis nietos y futuras nietas, te amo, te extraño, te bendigo con toda mi alma…”

Propiedad

Mi abuela tenía predilección por los jazmines, mi madre le había regalado un ár-

bol, que lo tenía plantado en el patio, era el aroma que las identificaba.

Cuando habla de la casa eterna, se refiere a la bóveda familiar que hay en el cementerio

de nuestra ciudad.

de

Cuando dice futuras nietas es porque hasta entonces tenía tres nietos varones y

se refería a que mi hermano o yo seríamos los posibles portadores de su nieta.

Lo único que la mantenía en vela era el estado de mi hermano Nando, había tenido

otra recaída emocional. Mi hermano pequeño se había apegado demasiado a

mi madre, mientras ella volcaba sus fuerzas con Dios para que le ayude a levantar a

www.

mi hermano, aún conservando la esperanza de que él volvería pronto con su esposa.

A mi padre, también parecía estarle afectando la situación de su hijo preferido,

aunque esto sea algo que no me pueda imaginar. Ya que me lo contaba todo mi madre.

aldevara.

Parecía que el negocio que había montado estaba yendo en picada. Y mi madre

había invertido dinero en él, por lo tanto, nuevamente, se vería afectada por los errores

de mi padre.

En un correo me contaba la situación de la familia, defendiendo a mi padre de

nuestras acusaciones y diciendo que todo estaba en manos de Dios…

es

“Hijo mío, yo todavía no estoy convencida de que el lugar de ustedes este ahí en España,

me refiero a que vos y tu hermano siempre fueron muy independientes. Siempre tengo ese

sueño de que cuando sea el momento, vamos a estar cerca o juntos para abrazarnos, besarnos,

así tal cual somos, no importa como ha hecho las cosas cada uno, sino tal cual seamos

en ese momento.”

Uno lee esta carta hoy, después de todo lo que pasó y por lo menos para mí, da la

sensación de que estuviese hablando de nuestro reencuentro en el más allá.

Hacia fines de Noviembre, la situación de su salud seguía igual, solo que había

empezado con una especie de dolores de parto, según contaba ella, que tuvo que ir al

hospital de urgencias y tenía una gran infección urinaria.

73


Josué A. Giunta

Los días pasaban y los dolores no cesaban, los médicos no sabían con certeza lo

que le pasaba y a lo largo del mes, daban diferentes diagnósticos.

Ahora tenía que hacerse una ecografía porque le habían dicho que tenía un prolapso.

Según los médicos, todo era producto de la menopausia.

Propiedad

Las cosas, no harían más que empeorar…

Los resultados de las pruebas no llegaban nunca y la salud de mi madre empeoraba

cada día más. Y su desmayo anterior no hacían más que sembrar dudas sobre

su futuro.

74

de

Finalmente, ingresada en su hospital con la supuesta infección urinaria, no deja-

ron de hacerle pruebas para ir descartando, a último momento, llegaron los resultados

de las pruebas ginecológicas que llevaba meses esperando…

Dada la gravedad del resultado, mi tía Mary decide llamar a Madrid, para darnos

la noticia a mi hermano

www.

y a mí.

Jamás olvidaré este día. El infierno me tragó, una estaca de fuego se clavó en mi

pecho cuando oía las palabras de mi tía -Tiene cáncer.-

No era verdad. No podía. No me salían las palabras. Solo el llanto, el desahogo de

mi ser, expulsaba aire, lágrimas, solo quería despertar, pero no era un sueño, no era

una broma, mi mamá se estaba muriendo y yo estaba a trece mil kilómetros de ella…

aldevara.

Según mi tía, mi madre estaba bastante mal y no sabía cuanto tiempo le quedaba,

nadie había querido avisarnos nada hasta no estar seguros.

es

Estábamos a mediados de Diciembre, era temporada alta para viajar y no tenía

un centavo. Pensar en la posibilidad de perderla y no poder verla me arrancaba cada

parte de mi alma y me hundía en desesperación.

Tenía poco tiempo para arreglar mi ausencia en el trabajo y en el instituto, pero

nada me importaba más que estar con ella.

Con la ayuda de mi hermano y mi cuñada, con algo de dinero que tenía y la colaboración

de unos amigos, logré juntar para el billete. Hice la maleta con lo justo y

marché hacia Buenos Aires.

El viaje de casi trece horas se me hizo eterno, solo con pensar en la posibilidad de

que a medida que yo volaba, ella podía estar muriendo, hicieron del viaje algo tortuoso.

Le rogé cada segundo a Dios para que aún no se la lleve, necesitaba verla.


Esfuérzate y se Valiente

Cuando llegué a Buenos Aires, me bajé del avión y corrí a la salida donde mi hermano

menor me estaba esperando en su coche, nos abrazamos sin palabras y le dije

que me lleve directamente al hospital.

Entre bruscamente a la habitación del hospital donde estaba ella y me arrojé a

sus brazos mientras ella me decía -Si estoy bien, estoy bien-, pasé de largo a mi padre

que estaba sentado en una silla con la cara desencajada y a mi tía Silvia, solo quería

Propiedad

abrazar a mi madre.

Estaba bastante deteriorada, su piel era una mezcla de pálido y amarillo, mucho

más delgada, su voz sonaba débil. Le di gracias a Dios por dejarme llegar a tiempo…

de

A las pocas horas nos reunimos mi padre y yo con su oncóloga, quien nos presen-

taba un panorama desolador y sin esperanzas.

Era muy difícil que mi madre deje el quirófano con vida. Que sí lo lograba, se

quedaría en cuidados intensivos. Fueron muy negativos pero debíamos prepararnos

para lo peor.

www.

Cuando le detectaron el cáncer de ovarios estaba muy avanzado. Por ello estaba

sufriendo todos esos síntomas que atravesó y nadie se había molestado en saber que

era exactamente.

aldevara.

La familia fue llegando poco a poco, era una forma extraña de reencontrarme con

Sammy no pudo viajar conmigo, pero llegó a tiempo, antes de que mi madre entre

en el quirófano.

es

ellos allí y con mi madre en ese estado.

A mi madre se la veía con esperanza, con fuerzas, siempre fue una luchadora, no

bajo sus brazos ni un solo instante.

Por mi parte, yo creo que estaba un poco en shock aún, todo había sido muy rápido,

de un día para el otro mi madre se moría, y yo estaba de vuelta en mi país, cuando

menos de una semana atrás ignoraba todo esto. Me mantuve de pie, fuerte. Aún sabiendo

las expectativas que tenían sus médicos.

El día que entró al quirófano, estábamos todos allí, mis tres hermanos, mi padre,

mis tíos y tías, algunos primos, y algún que otro conocido.

Estábamos todos sentados en una pequeña sala de espera y repartidos por las

escaleras. Fueron horas de angustia e incertidumbre, hasta que finalmente salió y nos

75


Josué A. Giunta

comentaron que todo había salido medianamente bien, que estaría descansando en

cuidados intensivos.

Horas después, solo algunos pudimos entrar a verla, solo de a una persona por

vez. Fue duro verla con todos esos cables conectados, sin que pueda hablar casi. Pero

estaba viva, logró salir del quirófano. Sin dudas, su espíritu no dejaría de luchar por

vivir.

76

Propiedad

Mi vida durante la estancia allí, se repartía entre el hospital y la casa de mi tía

Mary, lugar donde iba a dormir.

de

Al día siguiente, estábamos mi padre, mis hermanos y yo, esperando la hora de

visita para entrar ansiosos a verla, pero las horas pasaban y nadie salía a decirnos

nada. Empezábamos a preocuparnos. Al cabo de unas horas, sonó el teléfono móvil

de mi padre…

www.

-¡¿Dónde carajo están?!- Se quejaba mi madre con voz firme y rezongona.

Mi padre transformó su cara, no podía creerlo, ninguno de nosotros podía creer

que este así de bien. Los cinco salimos corriendo desde el ala del hospital donde estaba

cuidados intensivos hasta la habitación donde estaba mi madre, que era en la

aldevara.

otra punta.

No sé cuanto corrimos ni cuanto tardamos, lo único que sé, lo único que recuerdo

con detalle es ver a mi madre recuperada en su cama, con mejor color y a todos nosotros,

abrazándola y besándola de felicidad.

es

Ella nunca me lo dijo, pero estoy seguro de que éste fue uno de los momentos más

felices de toda su vida, solo faltaban sus tres nietos, pero ellos eran muy pequeños

para entender todo aquello que le pasaba a su abuela.

A partir de aquí, su recuperación iba viento en popa. Su fuerza de voluntad de

hierro y su amor por la vida. Poco a poco le fueron desconectando todo los aparatos

y vías que tenía.

Varios amigos y algunos familiares vinieron a verla. Siempre fue una persona que

se hizo querer y todos los que realmente la amábamos, estábamos allí dándole fuerzas

y ánimos para salir del hospital.


Esfuérzate y se Valiente

Sus hermanas Mary y Katty estuvieron a su lado en todo momento también,

todo ese amor, que brotaba de sus hijos, de su esposo, familia y amigos, lograron el

milagro de su evolución, guiados por la mano de su Dios.

En el rostro de mi madre podíamos ver sus ganas de vivir, su color de piel cambiaba,

sus

Propiedad

ganas y fuerzas aumentaban.

La noche de Navidad estábamos sus hijos, su esposo y su nuera con ella, luego de

cenar en la habitación del hospital, dejamos solos a mis padres y nos fuimos a casa

de mi tía Mary.

El 28 de Diciembre le dieron

de

finalmente el alta. Llegamos a la casa de Sammy,

lugar que él le había dejado a mi madre para que este más cómoda. Aquí pudo ver

recuperar fuerzas para iniciar sus ciclos de quimioterapia.

www.

Desde la muerte de mi abuela, la familia se había dispersado, así que mi abuela

estaría regocijándose

aldevara.

en el cielo, viendo a su hija con vida y a toda esa familia italiana

haciendo ruido y festejando el nuevo año y la milagrosa recuperación de mi madre.

a sus nietos y disfrutar de ellos, pero también tenía que descansar, estar tranquila y

Ese fin de año fue otro momento memorable en la familia, ya que después de diez

años que no se lograba, pudimos juntarnos todos por parte materna, tíos, primos,

hermanos, etc.

es

77


Josué A. Giunta

Mi madre había heredado junto a sus hermanos, un chalet en Santa Teresita.

Ubicado en la costa de Buenos Aires. Un lugar que yo aún no conocía así que ella insistió

en

Propiedad

que antes de que me vuelva a Madrid, debía conocerlo y disfrutarlo, porque

también era mío.

junto a mi primo Tomás nos fuimos a pasar unos días en la costa.

de

www.

Hacía cinco años que no iba a la costa, la casa era grandísima pero estaba un poco

Por esas casualidades, coincidí con la hermana de mi padre y su familia que estaban

alquilando la parte de arriba del chalet, habían ido con su hijo menor, que era mi

aldevara.

primo y ahijado a la vez.

es

98. También fue su esposo y una de sus hijas con su familia.

78

El último verano

Como su recuperación era favorable y todo iba bien, me convenció de ir, así que

Sammy y Tania se volvían a Madrid dos días después. Y mi madre se quedaría al

cuidado de su esposo.

La verdad es que no fue gran cosa, pero serviría para relajar los días de tensión

que viví ese último mes.

descuidada, necesitaba retoques y un inevitable cambio de muebles.

Además, compartían el sitio con un compañero de trabajo y su familia, quienes

tenían dos hijos jóvenes con lo que disfrutamos aquellos días.

Y aún, para más casualidad, uno de esos días, vinieron de visita, la famosa tía,

hermana mayor de mi padre, con la que había discutido aquella terrible navidad en el

Hacia nueve años que no les veía ni sabía nada de ellos. Fue un poco incomodo

el reencuentro. Ellos no fueron capaces de ir a ver a mi madre o siquiera llamarla

por teléfono porque se iban de vacaciones. El suceso paso sin pena, ni gloria, ahí se

quedaron…

Fueron cuatro días, en los que fui a la playa, caminamos por el centro, salimos de

noche a pasear, alquilamos una bicicleta de cuatro ruedas y visitamos el interior de

un barco convertido en museo.

Cuando regresé a Morón, los días que quedaron, disfruté de mi madre y mis sobrinos

lo más que pude.


Esfuérzate y se Valiente

La verdad es que no visite a ningún otro amigo ni familiar, más que los que estaban

cerca de la casa.

Cuando llego el momento de marchar, en mi interior había tranquilidad, todo

marchaba bien. En los ojos de mi madre no dejaba de ver esperanza.

Propiedad

Ezeiza como usualmente, sino de Aeroparque.

de

Al despedirme de ella, sabía que volvería a verla.

Mi primo Tomás me acompaño al aeropuerto, esta vez mi vuelo no salía desde

Buenos Aires, hasta luego…

Ya en Madrid, me reincorporé al trabajo al día siguiente y al curso unos días

después.

Mi profesor de Multimedia, firmó mis faltas, que habían sido aproximadamente

dos semanas, pero no las

www.

quiso valorar como justificadas.

Aún sabiendo que estuve en mi país por la enfermedad grave de mi madre, esto

me dejo a cuadros. Este individuo empezaba a enseñar el plumero.

aldevara.

Toda esta situación de mi ausencia había servido de plataforma para los buitres

que intentaban desplazarme y hacerme perder la beca, el plan ya se había trazado y

llevaba días en marcha.

es

El resto de profesores se mostraron más comprensivos y no pusieron ningún tipo

de problema a mi ausencia, por lo menos, delante mío.

Se acercaban las fechas de exámenes y estaban muy mal organizadas, teníamos

poco tiempo, poca formación, poca teoría o ninguna en el caso de Televisión, no sabíamos

donde empezaban o acababan los temas que entraban en los exámenes.

Inclusive, fui yo quien les tuvo que avisar, que a los becados debían adelantarnos

las fechas de examen, ya que nos íbamos en Marzo a Berlín. Cosa que no se había

tenido en cuenta.

Esto nos afectó mucho en cuanto a no tener espacio entre examen y examen, la

falta de coordinación y organización había sido extremadamente desastrosa.

En multimedia tenía notas excelentes en todas las prácticas y en el examen final

me había sacado un siete.

79


Josué A. Giunta

Mientras que en televisión me había dejado los cuernos ejerciendo como productor

de casi todos los programas que habíamos realizado y también me encargué del

montaje de todas las piezas de los mismos.

Esta vez, la profesora se dignó a aprobarnos a aquellos cinco alumnos que la teníamos

previa del curso anterior, no sin antes, de castigo, ponernos a montar trabajos

extra durante todo el curso.

Propiedad

En las asignaturas de soporte, no me fue tan bien, aunque reconozco que no puse

empeño ya que eran temas que no nos servirían para mucho y no tenían nada que

ver con la carrera.

de

de alemán los sábados.

www.

Empecé los tramites de la beca, firmar contratos, reuniones, sacar los seguros de

viaje, tarjetas de estudiante, comprar los billetes de avión y hacer un curso obligatorio

La organización de la beca también fue un desastre que nos trajo muchos

contratiempos.

Con el billete en la mano, unos días antes de volar, se nos avisa que no iríamos a

Berlín, el motivo, no haber aprobado todas las asignaturas, la mala organización de

los profesores y de jefatura de estudios.

aldevara.

Por supuesto que no dejaría esto así sin antes pelear por lo que me había ganado

Con mi compañero de viaje iniciamos una cruzada de reclamaciones contra los

profesores, no entendíamos como después

es

de tanto esfuerzo se las habían apañado

para que no aprobemos y en su defecto, perder la beca.

con esfuerzo y por derecho, era mío.

Reclamamos revisión de exámenes, primero por el departamento de imagen y

sonido, luego por jefatura de estudios y finalmente por dirección.

Se había tejido tal telaraña de maniobras a nuestras espaldas, que nuestros gritos

se empezaban a ahogar entre la muchedumbre.

Las dos serpientes venenosas que nos seguían en la lista de espera, treparon

como viles carroñeras hasta conseguir con la ayuda de la profesora del infierno como

cómplice, lo que era nuestro.

Sin sacrificios, sin haberlo ganado más que de forma turbia, sin saber nada de

idiomas.

80


Esfuérzate y se Valiente

Mi tutora y nuestra profesora aliada estaban desconcertadas respecto al poder de

la profesora del infierno. ¿Hasta dónde llegaba la maldad y la envidia? Se vieron con

las manos atadas y destituidas completamente, poco pudieron hacer.

Las víboras disfrutaban su victoria enroscadas en sus propios excrementos aunque

finalmente

Propiedad

no fueron capaces de disfrutar al cien por cien su maldad.

lazo que establecí con ellas, era fuerte.

de

días en darles el dinero de la beca, así que tuvieron que apañarse con las monedas que

llevarían ellas.

www.

La profesora del infierno intentó sobornar a nuestras aliadas para que elijan al

dúo de víboras como primeras beneficiarias de la beca pero no pudo convencerlas. El

En esta vida todo se paga, todos los males que se hacen, terminan volviendo.

Menuda mierda de prácticas les tocó en Berlín, terminaron en un canal de televisión

latino haciendo de mensajeras y sirviendo café y lo que es peor, tardaron veinte

La frustración por perder la beca y no aprobar las asignaturas sirvió de trampolín

para mi estado.

Mi madre seguía enferma, su tratamiento a la quimioterapia no respondía bien

y tuvo una

aldevara.

reacción alérgica grave a uno de los fármacos de la primera sesión, por lo

que la tuvieron que suspender.

directamente al tumor y no se le reemplazo por otro.

es

Lo peor de esta suspensión, es que el componente que le afectó, era el que atacaba

Mi interés por el curso iba en picada y estábamos nuevamente en fechas de exámenes

y eran finales, ya no había vuelta atrás…

Finalmente mi madre vuelve a caer ingresada en Mayo para abrirla otra vez, esto

fue un gran error ya que casi la matan aunque logró salir del paso una vez más, aún le

quedaban tres sesiones de quimioterapia.

Los médicos perdían esperanzas y su visión ya no tenía posibilidad alguna, no

había más por hacer, ni tratamiento, ni más operaciones, solo esperar, al milagro o a

su muerte.

Sammy se vio obligado a volver a Buenos Aires para hacerse cargo de mi madre,

esta vez, era imposible para mi hacer otro viaje, muy a mi pesar, había quedado hundido

en deudas con el viaje anterior.

81


Josué A. Giunta

Lamentablemente, tanto el como yo, éramos los únicos que podíamos responder

por ella y apoyarla, mis hermanos menores y mi padre no tenían la capacidad suficiente

para hacerse cargo de una situación de esta envergadura.

Las cosas esta vez se veían muy negras, el cáncer había hecho metástasis y una

intervención

Propiedad

a estas alturas podía resultar en su muerte.

posibilidad de su partida, era más que palpable.

de

Mi madre subsistía como podía de las sesiones de quimioterapia, sus ánimos bajaban

y subían, así como

www.

sus defensas. Cada vez estaba más y más débil.

Mientras tanto, yo en Madrid, no podía hacer más que rezar y esperar. Estaba

aterrado y hundido en mi dolor, era horrible no poder estar junto a ella, cuando la

Recuerdo que le hice unos videos con fotos de nosotros de cuando éramos pequeños,

de sus nietos, sus años de noviazgo con mi padre, un homenaje que intentaría

darle fuerzas a la distancia, mi ser estaría con ella en todo momento.

Mientras en Madrid, yo esperaba destrozado que suene el teléfono para recibir la

terrible noticia.

Cuando uno leía su historial médico se sorprendía de que una persona con esos

síntomas y

aldevara.

el juicio clínico que tenía en ese momento, siga con vida.

El entorno que rodeaba a mi madre no era el mejor, los recursos económicos y la

necesidad de transporte para ir al hospital, no ayudaban.

Mi hermana se había separado de su marido y deambulaba con los hijos por todos

lados, esta imagen torturaba a mi madre que luchaba por sobrevivir día a día.

82

es

La sombra del intento de suicidio de mi hermano menor seguía dando vueltas,

aunque había conocido a una joven que parecía quererle, esto le estaba ayudando a

salir adelante.

El esposo de mi hermana, un ser sin escrúpulos, estafador y egoísta, la había dejado

tirada. Antes de marcharse de España había pedido un préstamo de veinte mil

euros y se había fugado.

Era una rata interesada que solo vio en mi hermana una oportunidad para obtener

su permiso de residencia para estar en España. Una persona falsa, insegura,

ignorante. Sin dudas, el error más grande que cometió mi hermana, tener hijos con

alguien así.


Esfuérzate y se Valiente

Mi hermana en su locura, no estaba capacitada para ser madre, no les tenía paciencia

y les había maltratado por su comportamiento en varias ocasiones. Su condición

psicológica nunca fue madura, tarde o temprano, su actitud le traería serios

problemas.

De

Propiedad

pequeño, mi sobrino Fran tenía comportamientos extraños, en un principio

pensábamos que era autista, pero más tarde pudimos comprobar por su pedíatra que

En cambio su hermano menor, Julián, era más despierto. Eran sin dudas, el día

y la noche.

de

A mi madre, se le sumaba una nueva preocupación. Su hija y sus nietos.

www.

era un niño con problemas motores.

Mi hermana terminó viviendo en un galpón al fondo de la casa de mis abuelos,

sin baño, sin muebles y sin los elementos básicos para criar a sus dos hijos.

Soportar el estado volátil de mi hermana y tener que ver a sus nietos en malas

condiciones, empeoraban su recuperación.

No solo tenía que aguantar esto, sino que estaba mi padre, su esposo, que debido

a todos estos problemas y la enfermedad de su mujer, no hacía más que victimizarse,

deprimirse y estar más inestable que nunca.

aldevara.

Era tal el punto que era mi madre quien le sostenía y le animaba.

Sammy ya no pudo tolerar esta situación extremadamente egoísta para con mi

madre y junto a todos los integrantes, decidimos traerla a España para una segunda

opinión. Una nueva esperanza, tranquilidad y seguramente, una mejor forma de vida.

es

En el instituto se quedó todo congelado. No me presente a los exámenes porque

estaba bastante desanimado y efecto de mis reclamaciones, el asunto estaba bastante

caldeado como para regresar y ver las caras de odio de aquellos dos profesores.

Los reclamos por la vía formal no habían llegado a nada. Se había armado un

gran revuelo por el asunto ya que no fui el único perjudicado, algunos compañeros

más se unieron a la campaña sin lograr nada positivo.

Como ya había agotado la vía formal, me metí de lleno en una reclamación legal

ante la conserjería de educación. Luego de muchos trámites y vueltas, un inspector

intervino en el instituto recolectando información y revisando los exámenes y el contenido

de las asignaturas.

83


Josué A. Giunta

Estos profesores parecían estar muy bien protegidos y dado al mamoneo entre

ellos y a varios enchufes, fue poco lo que se pudo hacer y denegaron mi reclamación.

Aún así, no me rendí y fui en busca de un abogado para demandar a los profesores,

a jefatura de estudios, al departamento de imagen y sonido y a la conserjería de

educación misma.

Propiedad

Tenía fuertes pruebas que me avalaban en lo que pedía, no pensaba tirar la toalla.

Ya me habían hecho perder un año de curso, la oportunidad de hacer las prácticas

en el exterior y habían destrozado

de

en mil pedazos, uno de mis sueños.

a ella, algo de lo que jamás me arrepentiré.

www.

de esta profesora del infierno. Mientras que una de las jefas de estudio abandona su

puesto como

aldevara.

tal y el mismo director es cambiado de centro.

Pero cuando llegó el momento de iniciar los trámites con el abogado que me asignarían,

la situación con mi madre se complicó aún más, así que decidí darle prioridad

Los profesores se habían salido con la suya, pero mi paso por ese instituto sin

dudas dejaría huellas difíciles de borrar.

es

mi trabajo era un asco, no podía estar peor anímicamente.

84

Tres profesores, entre ellos, mi tutora, dejan el instituto, en parte por la influencia

Mientras que los dos culpables siguen enseñando allí y un nuevo alumnado sigue

sufriendo las consecuencias de su proceder.

El viaje anterior a mi país me había dejado enterrado en deudas, las clases iban de

mal en peor, había perdido la beca, mi madre se moría y estaba a trece mil kilómetros,

La decisión de quedarme ya no era solo por el dinero, tuve que vivir con ello durante

varios meses.

Aunque más tarde me di cuenta de que había tomado la decisión correcta quedándome

en Madrid.

Mi madre sobrellevaba como podía la enfermedad, la situación estaba relativamente

controlada, ella era muy luchadora.

Empecé a invertir el tiempo en mi madre, averiguando cosas del médico, de su

enfermedad, etc.


Esfuérzate y se Valiente

Samanta es una de las personas de la que estaré eternamente agradecido, durante

la enfermedad de mi madre, antes de que se venga a Madrid, me ayudó muchísimo

con temas médicos, ya que ella trabajaba en un centro de salud y pudo darle de alta

para que la atiendan en uno de los mejores centros oncológicos de Madrid.

Una

Propiedad

vez que ella llegase a Madrid, tendría casi el cien por ciento de los trámites

hechos para que pueda atenderse enseguida, sin esperas, sin burocracia.

En parte, esto me ayudó a tolerar mejor el estar lejos de mi madre.

de

tamiento, pude contar con su apoyo en todo momento.

Me había pedido dos días de vacaciones en el trabajo, gracias a Estelita, mi jefa en

ese entonces, otra de las personas a las que estaré siempre agradecido por su compor-

Había preparado la habitación que ocupaba para mi madre y yo me pasé a una

más pequeña. Estaba de punta en blanco, perfumada y desinfectada.

www.

Le había comprado unas rosas, un reloj y una lámpara de noche, junto a alguna

Ya en el aeropuerto, mi hermano y mi madre llegaron unos minutos después de

lo previsto.

aldevara.

que otra cosita que necesitaba.

Cuando la vi salir, no estaba tan mal. Venia vestida con colores muy vivos, se

había tejido un jersey ella misma, de color fucsia y azul claro.

Estaba muy delgada, su cara ya no era la misma que yo siempre conocí, ya que

es

siempre fue una persona gordita.

La abrasé con alegría, no podía creer que la tenía conmigo, recuerdo que me dijo

-Me van a tener que aguantar- y se puso a llorar.

Ese día vomito muchas veces, antes de salir de Buenos Aires se había hecho una

sesión de quimioterapia y tenía doce horas de vuelo encima, sumado a la comida del

avión.

A los pocos días se recuperó, salíamos a pasear al parque nuevo que esta cerca de

casa, donde hay dos lagos artificiales y mucho verde.

Allí, en la cima de una montaña nos cansamos de ver los atardeceres de Madrid,

uno más bonito que el otro.

85


Josué A. Giunta

A los diez días de llegar sufrió su primera depresión, efecto secundario de la quimioterapia.

En la casa, solo estábamos ella y yo.

Fue horrible verla quebrar de esa forma por primera vez, preguntándose cosas de

las que yo no tenía respuesta. No tenía palabras, solo mi abrazo, mi contención y mi

llanto de

Propiedad

dolor ante su estado.

Jamás la había visto así, fue muy duro, no podía ni quería mentirle diciéndole

-Vas a estar bien, todo va a salir bien.- Solo Dios sabía lo que nos esperaba.

Por suerte, este estado no duro mucho tiempo, siempre tratábamos de sacarla a

pasear, distraerla, darle todos los gustos

de

posibles.

Antes de llegar le había comprado dos periquitos, Azul y Lucrecia, dicen que los

animales ante estos estados son muy terapéuticos, ella estaba felíz cuidándolos.

Cada vez que le daban las depresiones, nos encontrábamos solos. A veces me daba

www.

la sensación de que ella esperaba a que no este Sammy para romper en llantos.

Supongo que no quería cargar más a mi hermano, que había estado a su lado

durante meses en Buenos Aires, tolerando cosas peores que su estado.

86

aldevara.

Las cosas estaban resultando difíciles, siempre pensaba ¿Puede esto ir a peor?

Sammy y yo nos turnábamos para estar con ella, yo por las tardes y el por las

mañanas.

Mi madre con cáncer, había perdido la beca, la carrera, me sentía solo, sentimientos

rarísimos, soledad, desesperación, angustia, incertidumbre, mi trabajo no me

aportaba nada.

es

Los pilares del hombre, mis necesidades básicas, estaban a cero, vacías. Pero para

consolarme trataba de pensar que lo de mi madre era peor, que lo mío siempre tendría

solución.

Me aterraba la llegada de su partida, no sabía si podría lidiar con tanto dolor.

Hoy, pensar en hoy. Aunque duela, aunque me mate verla en ese estado, hay que

luchar, seguir adelante.

¿Pero hasta dónde es capaz de soportar el ser humano? ¿Es verdad que Dios jamás

nos pone más peso del que podemos soportar?

La incertidumbre me estaba matando…


Esfuérzate y se Valiente

En lo más recóndito de las sierras madrileñas, se escondía uno de los monumentos

más emblemáticos de Madrid, el Valle de los Caídos, lugar que servia de templo y

tumba al dictador Nando.

Mamá tenía un buen día, dentro de lo que se podía. Salimos en coche con ella, mi

hermano

Propiedad

y mi cuñada.

El templo me dio muy mal rollo, parecía un templo satánico. Después de todo,

era cuna de muerte para una persona responsable de muchas desgracias en este país.

de

Mi madre pensaba igual que yo, aunque el lugar estaba rodeado de naturaleza

y fuera se sentía una paz increíble, muy diferente a lo que sentías cuando estabas

dentro.

Luego acabamos en San Lorenzo del Escorial, donde fuimos a conocer el mítico

monasterio.

www.

Los lugares eran bellísimos, mamá disfruto mucho del paseo, nos fuimos a una

terraza a tomar algo y luego para casa.

Hoy me escapé antes del trabajo y me fui para casa, un rato después, mi madre, mi

hermano, mi cuñada y yo salimos en coche para Valencia.

aldevara.

Casi cuatro horas de viaje aunque fuimos parando para descansar y tomar algo.

Llegamos al chalet de los abuelos de mi cuñada que esta ubicado en una hermosa

sierra valenciana en las afueras.

es

El sitio es un lugar ideal para desconectar del caos de Madrid, esta en medio de

montañas, sin stress, sin ruidos.

Es verdad que vivir en una ciudad grande te hace frío y distante, por lo menos, es

el efecto que esta causando en mí.

Supongo que me endurecí desde que estoy aquí más de lo que hubiese querido.

Recuerdo que cuando vivía en Buenos Aires, con peores condiciones de las que pueda

llegar a tener aquí, era mejor persona. Mejor amigo, tenía más paz interior.

Esta ciudad me esta convirtiendo y no quiero eso, en cuanto pueda me iré a vivir

a algún pueblo, aquí o en otro país, pero no más ciudades grandes. Necesito recuperar

mi esencia…

87


Josué A. Giunta

La vida en sitios más pequeños, es más íntima, más cercana, más real y menos

frívola.

Bueno, se me esta yendo la cabeza y me fui por las ramas, será parte de la nostalgia,

últimamente echo mucho de menos la forma de vida de allí, los amigos, la vida de

barrio,

Propiedad

los mates y la pizza con los amigos.

relajada y muy a gustito viéndome chapucear en la piscina como un niño pequeño.

de

Volviendo al chalet, como era un poco tarde cuando llegamos, solo disfrute un

poco de la piscina, mamá se quedo un rato charlando con la madre de mí cuñada,

Mamá estaba con ganas de marcha, así que luego de cenar nos fuimos a ver el mar

y a caminar por el paseo marítimo.

Al día siguiente, nos fuimos a la playa de Malvarrosa, había una gran diferencia

con las playas de Buenos Aires y el agua estaba cristalina, no nos bañamos mucho

porque corría un poco de aire, así que metimos los pies para sacarnos unas fotos con

www.

mamá y mi hermano y luego nos quedamos en la arena tomando mate.

Al mediodía volvimos a la casa para comer un rico asado argentino que había

hecho mi hermano y por la tarde volvimos a la playa, aunque esta vez nos fuimos a la

de Pinedo, que era un poco más bonita.

aldevara.

Mamá se mantenía estable, no estaba cien por cien felíz, me imagino que pensaría

en sus nietos, sus hijos menores. Tal vez en otra circunstancia hubiese disfrutado

más.

es

Pero teníamos que lidiar con ello, ya lo sabíamos.

El domingo estaba molido y no quería saber nada de playas, prefería la paz de la

sierra y la piscina.

Mientras mi hermano intentaba hacer paella valenciana, sometido a las críticas y

juicio de sus suegros. Mi madre descansaba tranquila recostada en un sillón o dando

vueltecitas por el chalet.

Un par de veces la sorprendí con la mirada perdida, pensativa. Hubiese dado cualquier

cosa por saber en que pensaba, pero supongo que era bastante obvio.

Más tarde llegaron visitas que se sumaban a la paella, nuestro amigo Juan y la

mejor amiga de mi cuñada.

88


Esfuérzate y se Valiente

Luego de la maravillosa comida, me tuve que volver con Juan para el centro de

Valencia a recoger a su cuñada y desde ahí nos iríamos de vuelta a Madrid.

En el viaje de vuelta, mientras charlaba con la cuñada de mi amigo, me regalo una

de esas frases que jamás olvidas.

Propiedad

La juventud pasa rápido y la vejez se hace larga, por ello es importante tener a alguien al

lado, alguien que te quiera de verdad para hacerla más llevadera.

Creo que siempre en la vida te cruzas con personas que te regalan anécdotas,

frases, gestos, consuelo, consejos. La gran mayoría de las veces, no vuelves a ver esa

gente, pero dejan en ti una marca eterna en tus recuerdos.

de

En el trabajo, el día se me hacía eterno, mientras pasaba el rato, mi hermano y mi

madre venían de camino a Madrid. Mi madre tenía cita para hacerse un scanner en la

clínica, así que al salir del trabajo me fui a hacer tiempo.

www.

Me compré una hamburguesa y me fui al parque de la Moncloa a comerla sentado

en el césped, hacía muchísimo calor y me comieron los bichos, cuando llegaba a la

clínica, mi madre me llamaba para decirme que ya estaban ahí.

Apenas terminaban de hacerle el scanner salía el técnico para hablar con nosotros.

Mamá tenía un gran derrame pleural, uno de sus pulmones estaba lleno de lí-

aldevara.

quido, aunque ella estaba relativamente bien, había que ingresarla urgente pero no

noche, llegaron los padres de mi cuñada, ya que partirían a Inglaterra junto a mi hermano

y su novia.

es

habría cirujano hasta el día siguiente, así que esa tarde nos volvimos a casa. Por la

Mi cuñada había terminado su carrera de arte dramático y tendría que asistir a la

entrega de diplomas allí mismo.

Al día siguiente nos levantamos muy temprano, Sammy nos llevaría a mi madre

y a mí al hospital y luego se iría al aeropuerto.

Cuando llegamos, hablamos con su oncóloga y le mostramos los resultados del

scanner, la cosa no pintaba bien, había que ingresarla pero no había camas, así que no

nos quedó más remedio que volver a casa.

Sammy no quería irse, este viaje llevaba siendo planeado desde hacía meses, sus

suegros le habían invitado y pagarían todo, mi hermano era el único que hablaba

inglés.

89


Josué A. Giunta

Aunque la situación no era la ideal para que se marchase, mi madre insistió en

que se vaya, ya había dejado a su novia demasiado tiempo sin su compañía, además

estaría yo para hacer frente a la situación que se pudiese presentar.

90

Mi hermano se marchó no muy conforme, pero era un compromiso impostergable.

Propiedad

Ya por la tarde, la situación de mi madre se complicó y tuve que llevarla a urgencias,

por suerte Juan estaba allí y nos llevó en el coche.

Una hora y medía después nos atendieron, finalmente la ingresaron y me quedé

con ella en el hospital.

de

Los sentimientos, son raros, algunos conocidos, otros nuevos, muchas sensacio-

miedo a lo desconocido. Lo único que me interesa es ella, que no sufra, que no sienta

miedo.

www.

ción, es ahora mismo.

aldevara.

nes que no quisiera volver a sentir. No sé lo que va a pasar con mi madre, pero es ese

Lo mío tiene solución, solo es que no me vendría nada mal un poco de apoyo. Lo

que quiero decir es que si existe en mí un momento de inmensa soledad y desespera-

En el horario de visitas, me dejaron entrar a verla, estuvimos juntos más de una

hora, y la vi mejor de cara, de ánimos. Tenía hambre, así que le fui a comprar un bocadillo

y un agua mineral. Se comió todo y además, las enfermeras le trajeron unas

natillas.

es

estaba controlada, así que me volví a casa a dormir.

Desafortunadamente me tuve que ir, ya que en urgencias no se pueden quedar

las visitas. Era inútil que me quede a la espera fuera del hospital, ya que su situación

Llame a mi tía Mary para contarle la situación, pero no estaba, así que deje un

mensaje en el contestador.

Luego llamé a mi padre y me dio el mismo discurso de siempre, victimizandose,

que quería estar con mi madre, que era lo único que le importaba y bla bla bla…

De mi parte, intente tranquilizarlo pero fue inútil, luego empezó a despotricar en

contra de Sammy y yo le dije que no podía venirse aquí a generarnos otro problema,

que debía relajarse y tomarse las cosas de otra forma, que esto no era fácil para ninguno

de nosotros.


Esfuérzate y se Valiente

Por suerte la llamada se cortó y ya no volví a intentarlo, estaba muy cansado y

necesitaba relajar mi mente. Me sumí bajo los efectos de una píldora mágica y me fui

a la cama.

A las dos de la madrugada sonó el teléfono de casa. Mi corazón se detuvo. Salte de

la cama

Propiedad

y levante el tubo para oír la voz preocupada de mi tía Mary.

Me había puesto el reloj para levantarme muy temprano, pero mi madre llamó

por teléfono para decirme que aún estaba en urgencias y solo podría acudir en el

horario de visita.

Cuando me levante, me puse a

de

juntarle un par de cosas que me había pedido.

Al llegar al hospital nadie sabía donde estaba y no me sabían decir nada más. Me

comí las uñas por un buen rato hasta que salió un médico a hablar conmigo.

Le habían drenado un litro de líquido del pulmón, no podrían sacarle más porque

le traería complicaciones, así que hasta dentro de una semana no le intervendrían

otra vez.

www.

Al rato entré a verla y se la veía bien, aunque estaba más preocupada por estar

sola allí que por lo que realmente tenía.

aldevara.

Cuando la dejé, subí a Oncología para hablar con su doctora, pero no estaba, así

que le expliqué a la secretaria la situación y me aseguró que en cuanto se liberase una

cama, la tendrían en cuenta.

Ahora estoy haciendo tiempo en una cafetería y mientras vuelco esto, me tomo

un café y me fumo un cigarrito.

es

Mi hermano me llamó desde Inglaterra y lo puse al tanto de la situación, se quedó

un poco más tranquilo, aunque me dijo que no estaba nada a gusto allí, que le gustaría

estar aquí con ella.

Recuerdo que nos envío a todos un mail donde perfectamente podíamos ver su

estado anímico:

“Cuando tomamos esta decisión, creo que la tomamos entre todos, asumo que fue una

iniciativa mía en vista de las caras y las cosas que nos decían los médicos en Argentina, pero

cualquiera que haya ido a las sesiones de quimioterapia o haya hablado con los doctores saben

de lo que hablo, para ellos no había nada más que hacer, o casi nada. Entonces quiero

que todos tengamos claro que a partir de eso cualquier cosa diferente que nos digan podía

91


Josué A. Giunta

ser buena , hay que buscar algunas opiniones más , y eso conlleva riesgos que al final pueden

resultar buenos o malos , pero lo malo ya lo sabemos , ya le guardaban un lugar ahí en Morón.

Habiendo elegido esta alternativa, sabíamos que podían tardar un poco, también sabíamos

que quizás nos decían lo mismo y no hacían nada, quizás se complicaba mucho y se hacía tarde,

pero recuerden como estaban las cosas en Diciembre o en Marzo, ya la daban por muerta,

ya estamos casi en Agosto, lo de ayer salio bien, y ahora hay otra perspectiva. Que se puede

Propiedad

complicar, puede ser, que no están todos acá, eso también no es muy bueno, pero no se podía

quedar la cosa así, esperando y nada más. En el peor de los casos , el veranito este le hizo bien,

conoció a los padres de Tania, estuvo en el mediterráneo que es de donde vino , y eso no tiene

precio , ella esta muy contenta y eso era lo que importaba.

92

de

Respecto a lo de mi viaje a Inglaterra , ya se que en este momento parece un poco frívolo,

pero mi mamá me pidió por favor que venga , que ya la había dejado mucho tiempo sola a

su novia , que era “su” viaje y graduación , y aunque la estoy pasando un poco mal , trato de

sonreír por ella . Teniendo en cuenta de que estaba organizado desde febrero, que los padres

no venían si yo no venia, porque no hablan inglés y demás, bueno, estoy acá ahora, y estamos

www.

todos pendientes, pero igual desconectamos un poco, además es una buena ocasión para que

Josué se implique más en el tema, que el vea que se puede arreglar solo si las cosas se ponen

complicadas. De todas maneras pasado mañana estoy ahí, así que ya estamos…”

aldevara.

Mientras daba vueltas por el hospital, tuve la oportunidad de tener una pequeña

Ya, por la tarde consiguió cama y la subieron a planta. De compañera de habitación,

estaba Cristina, que sufría cáncer

es

de páncreas.

distracción. No me quedaba más que esperar.

El resto de día transcurrió de forma normal, una de mis compañeras de clases, me

llamo por teléfono y le conté lo que estaba pasando, al cabo de un rato se apareció allí

en el hospital para hacerme compañía.

Mi madre estaba contenta por ver a alguien que me estaba haciendo compañía,

Viola le caía muy bien, juntas charlaron y se hicieron buenas amigas.

Viola se marchó tarde prometiendo su regreso al día siguiente.

Mamá paso una buena noche. Cristina no tuvo la misma suerte y estuvo

quejándose.

Estábamos en la habitación 3636 de la sexta planta de Oncología cuando llegó

Viola a primera hora de la mañana.


Esfuérzate y se Valiente

El cirujano llegó pasado el mediodía, nos comento los pasos de la intervención y

tuve que firmar unos acuerdos.

Viola no pudo quedarse así que se despidió, nos volvimos a quedar solos con

mamá hasta que llegó la hora de despedirla para que entre al quirófano.

Propiedad

Yo estaba aterrado, aunque no quería demostrárselo, no era la primera vez que

entraba al quirófano y esta vez no sabía si correría la misma suerte que las anteriores.

Y yo estaba solo allí.

Cuando la dejé, la besé y le dije

de

al oído:

Mientras yo lloraba y me quebraba de desesperación, ella me contesto:

www.

-Recuerda cuando te estés por dormir, todo lo puedo en Cristo que me fortalece. No tengas

miedo, tienes que volver porque yo estaré aquí fuera esperándote.-

-Si, si, no tengas miedo, no llores…-

La vi entrar. Las puertas del quirófano se cerraron delante de mí. Las contemplé

unos segundos. Había gente por allí, inclusive llegué a ver a dos monjas apoyando a

unos familiares, pero yo estaba solo.

aldevara.

Temblando, bajé las escaleras. Lloraba. Solo quería que alguien me abrase en ese

Baje al parque de fuera e intente meter algo en mi estomago. La tía Silvia me llamo

por teléfono para preguntar como

es

iba todo, en la medida que pudo me dio valor.

mismo instante. Que alguien me diga -No te preocupes, todo va a estar bien.-

La tarde se hacía eterna mientras ella se jugaba la vida en el quirófano. La idea de

perderla me angustiaba más y más. Solo pedía fuerza para sobrellevarlo.

-Ti amo mammata, esfuérzate y se valiente, aquí estaré esperándote…-

Horas después, volví a subir, a la espera de que alguien salga a contarme algo.

El cirujano finalmente salió. Me quedé petrificado mientras se acercaba a mí. Milagrosamente

dijo que todo había salido bien y que se estaba recuperando en la sala,

que más tarde la subirían.

Era increíblemente fuerte. Pude haber dicho que fue un milagro pero aún quedaba

mucho camino por andar y no estaban todas las cartas tiradas.

93


Josué A. Giunta

Era la tercera vez que salía victoriosa de un quirófano. Mientras yo esperaba en

su habitación para verla entrar y sonreírle para darle las buenas nuevas que me había

contado el médico.

Llego como tres horas después, se la veía estable, aunque no podía ni comer ni

beber nada

Propiedad

aún.

Viola llego tarde por la noche, me había traído la cena, unas masitas dulces y una

rosa con una tarjeta para mi madre.

Estaba realmente felíz de tenerla ahí conmigo, su compañía me hizo muy bien y

mi madre lo disfrutaba también.

94

de

Seguía decepcionándome de ciertas personas de mi entorno, no podía creer que

muchos de los que llamaba Amigos sabían que yo estaba allí solo y nadie se acerco ni

un solo momento al hospital.

www.

Hacia poco había estado haciéndole de psicólogo a una conocida que vive cerca de

Mientras yo estaba en medio del caos con la situación de mi madre, haciendo

la comida

aldevara.

para cinco personas, acomodando cosas, arreglándole la habitación a mi

madre. No solo quince minutos, sino más de una hora, escuchando incongruencias o

mi, en varias ocasiones me visito para contarme sus penas, sus amoríos, y sus rollos.

cosas que no me interesaban en lo más mínimo, de una persona que apenas conocía.

Mi cabeza estaba en otro lado, pero a su vez pensaba, ¿Cómo es posible que la gente

no se de cuenta del momento que estaba atravesando? ¿Cómo se puede ser tan egoísta?

Mucha gente esta ciega, sorda y muda…

es

Viola me hizo el favor de quedarse con mi madre durante un par de horas mien-

tras yo iba casa. Llevaba seis días en el hospital, sin ducharme, sin cambiarme, comiendo

lo que podía sacar de las maquinas expendedoras del hospital y durmiendo

en un sillón.

Durante mi ausencia, que fueron casi tres horas, mi madre vomito un par de veces.

Viola se marcho, le di las gracias. Estaba molido. Me dormí profundamente como

a las dos de la madrugada.

Horas después, mi madre intentaba despertarme, se sentía mal, trato de alcanzarme

pero no podía, el interruptor para llamar a la enfermera no estaba a su alcance.

Me dijo que yo me estaba quejando en sueños, como si estuviese llorando angustia-


Esfuérzate y se Valiente

damente. Cuando finalmente pudo tocarme, me asuste, pegue un salto y di un grito

ahogado.

Estaba siendo una mala noche, a mi madre le dolía la cicatriz de la operación y esa

noche nos había tocado un enfermero un poco bruto y le había dado un tirón en la

vía que también le dolía.

Propiedad

Le dieron un calmante pero tardo en recuperarse. Otra vez, temía lo peor.

Lentamente se fueron calmando sus quejidos, hasta que volví a quedarme profundamente

dormido.

de

Mala noche, mala mañana. Estaba muerto de sueño y mi madre mostraba las

secuelas de las molestias que había sufrido.

A lo largo de la mañana, nos visitaron médicos y enfermeros. Le trajeron su primer

desayuno y lo comió con mucho entusiasmo, lo cual le sentó bastante bien.

www.

Más tarde vinieron a ducharla. Le costo un poco levantarse ya que estaba bas-

tante débil. Luego nos echamos una siestecita mañanera hasta que le trajeron el almuerzo.

Se comió la mitad de los dos platos, pero yo le ayude con la otra mitad. Nos

echamos otra siesta hasta que llego Juan de visita.

aldevara.

A eso de las seis de la tarde, estábamos los dos despiertos y aburridos.

Su compañera de habitación, Cristina, estaba cada vez peor. Se quejaba mucho y

se la notaba muy deprimida. Su marido le acompañaba esa tarde, pero dado su esta-

es

do, los médicos entraban y salían.

Tuve la oportunidad de hablar con el un buen rato, parece un buen hombre y se

le notaba bastante destrozado.

Habiendo tantos hijos de puta en el mundo, uno se pregunta porque solo nos

pasa a las buenas personas este tipo de cosas.

Cristina sabía que su momento se acercaba. Estaban por ponerle morfina y ella

empezó a despedirse de su familia diciéndoles -Os quiero, os quiero a todos-.

Unos días antes, cuando mi madre se sentía mejor, se levanto a charlar con Cristina

para levantarle el ánimo, le hablo de Dios y de aceptarlo como su salvador, Cristina

estaba bastante deprimida pero acogió bastante bien las palabras de mi mamá.

95


Josué A. Giunta

Su marido parecía no querer aceptar lo que venia, habían venido sus dos hijos

también. Cristina se estaba marchando y no había vuelta atrás.

Mientras la morfina iba haciendo efecto, su estado empezaba a agravarse, los médicos

empezaron a entrar y salir de la habitación. Viola estaba conmigo, mi madre se

estaba

Propiedad

poniendo nerviosa al ver tanto movimiento de familiares y amigos entrando

y saliendo, hasta que empezó a llorar. Yo intentaba distraerla poniéndole los auricu-

lares para que escuche música o mire una película en el ordenador portátil, pero no

había caso.

Finalmente nos sacaron de la habitación.

de

Cristina había fallecido. Mi madre lloraba

desconsoladamente como si se tratase de alguien a quien quería mucho. Supongo

la misma situación con ella.

www.

En la habitación se respiraba un ambiente raro tras la muerte de Cristina, el silencio,

la oscuridad. Aunque no la conocíamos mucho, de alguna forma nos había

afectado.

aldevara.

que estaba demasiado sensible y en esa escena, veía a sus propios hijos atravesando

Mi madre llamó llorando al hijo menor de la señora, para abrazarle y darle el

pésame. Yo estaba un poco desconcertado por su reacción.

Apenas horas atrás, mi madre había hablado con ella, recuerdo que ese día tenía

una foto de su nieta sobre su falda.

96

es

Yo llevaba casi cuatro días durmiendo fatal, empezaba a perder el equilibrio de la

Esa noche a mi madre le subió la fiebre, lo cual era una mala señal, ya que era signo

de infección.

sanidad, me desesperaba con cualquier cosa, a cada momento controlaba su respiración,

su temperatura, sus quejidos, todo era señal de alarma para mi.

Podía quedarme dormido pero al menor ruido que ella hacía, daba un salto del

sillón.

De madrugada volvieron a sedarla y darle medicamentos, poco a poco iba

recuperándose.

Amaneció otro día más, estábamos agotados, tuve que salir fuera para que hicieran

el control. Aproveche para buscarle agua fresca a mi madre y me asome por la


Esfuérzate y se Valiente

ventana para ver como seguía funcionando el mundo mientras yo atravesaba esta

situación.

Eran casi las seis y medía de la mañana, las calles estaban casi vacías, había tres o

cuatros coches dando vueltas, la ciudad estaba dormida. Era extraño verla así, cuando

Propiedad

estas acostumbrado a ver el caos en pleno centro.

Viola no pudo venir estos días, había sido mi cable a tierra durante ese tiempo.

de

Era otro días más para tragar, ser fuerte por y para ella.

Otro día más, nos despertamos tempranito, mamá había dormido algo y yo también.

Se empezaba a ver una mejoría en su estado. Es impresionante la fuerza que

tiene, es la tercera vez que sale del paso y no termino de sorprenderme.

Ya le han quitado el drenaje, no tiene fiebre y esta con más fuerza, tanto que se

www.

levanto y esta yendo y viniendo por la habitación, habla como un loro, como siem-

pre. Es increíble verla así de bien, cuando hace unos días atrás me desesperaba por el

temor a perderla.

Solo espero que mi hermano hoy vuelva a Madrid, creo que su vuelo sale de Londres

esta noche, aunque no se la hora exacta.

aldevara.

Me encargue de avisar a mi jefe que no me reincorporaría esta semana al trabajo,

así que tenía todo el tiempo del mundo para estar con mi tesoro más grande, mi

madre.

es

En breve se sumara un integrante más de la familia, parece que mi padre llega esta

semana a Madrid. Aunque no se si preocuparme o alegrarme, ya que sumar otro problema

sería un contratiempo, pero me alegro por mi madre, porque mal o bien, tener

a su marido con ella, la hará sentir menos carga para nosotros, aunque yo no veo que

sea una carga para nada. Haría esto por ella más de mil veces más si fuese necesario.

El resto del día se pasó rápido, ya me había empezado a acostumbrar a vivir en el

hospital, aunque suene patético. Me dolía todo el cuerpo, estaba contracturado por

todos lados, me dolía el culo, gracias a la dureza del sillón en el que dormía.

Mi hermano llego al hospital de madrugada, mientras yo me resignaba a pasar

otra noche allí.

97


Josué A. Giunta

Tuve la suerte de llegar a tiempo para coger los últimos metros, llegue a casa y

entre que me acomode, me duche y llame a la tía Mary, me fui a la cama cerca de las

tres, caí rendido.

Al día siguiente me desperté temprano pero me levante cerca del mediodía, mi

hermano

Propiedad

me había enviado un mensaje diciéndome que no vaya al hospital porque le

darían el alta, aunque esto se estiro hasta la tarde noche.

Esa misma tarde le darían la nueva

de

sesión de quimioterapia con una droga nueva,

que sirve para atacar directamente el tumor. Todo esto, a pesar de su estado, era una

www.

Al día siguiente tenía que ir a trabajar pero no me pude levantar porque había

dormido mal, así que entre más tarde, hice acto de presencia un poco y luego al salir

me fui a ver

aldevara.

al médico de cabecera de mi madre para que me haga unas recetas.

Fiebre significa infección en un paciente con cáncer, así que no era nada bueno.

es

98

Estaba felíz porque la tendríamos en casa de nuevo.

buena noticia, ya que ella se animaría, por el alta, por el nuevo tratamiento y porque

vendría mi padre de Buenos Aires.

Llego a casa vestida con una bata del hospital, estaba bien, en la medida de lo que

cabe. Cenamos, miramos algo de tele y nos fuimos a la cama.

Esa noche le subió la temperatura a treinta y ocho, así que hubo un poco una

revolución en la casa y los nervios de todos volvían a estallar.

Llamamos a un amigo de mi hermano que es médico y le pedimos consejos por

teléfono.

Nos dijo que le demos paracetamol y a las dos horas le bajo la fiebre y se durmió

en el sofá del salón.

Tal como si estuviese conectado con ella, pase mala noche. A las cuatro de la madrugada,

mi madre me venia a buscar porque le había subido la fiebre.

De vuelta al ruedo, le di media pastilla más y espere dos horas para que le baje,

como surtió efecto, ya me quede con ella en la cama.

Por suerte siguió bajándole, cada una hora le tocaba la frente para controlar. Casi

no dormí pero gracias a Dios, amaneció mejor.


Esfuérzate y se Valiente

El vuelo llegó con medía hora de retraso, así que entre una cosa y otra salio más

de una hora después de aterrizar.

Mi padre se emocionó, lloró y se pegó a ella. Pero ¿Cuánto duraría aquello? Él era

una persona psicológicamente inestable, con neuras incomprensibles, siempre pensé

que no

Propiedad

estaba bien de la cabeza y mis temores respecto a el, siempre se cumplieron.

Su inestabilidad no era nada bueno para mi madre.

escondía una tristeza muy grande y una futura preocupación.

de

Siguieron horas de celebración y alegría en su justa medida, pero dentro de mí se

Mi hermano y yo estábamos con poco dinero, en el piso éramos seis personas ya,

así que los costes de gastos y comida subirían irremediablemente.

Efectivamente, al día siguiente de llegar, mi padre empezó con las alteraciones de

su estado de animo, que echaba de menos a sus nietos, a los cuales jamás les presto

especial atención y comenzaba con aquella vieja canción de siempre, reprochándose

haberse centrado en su trabajo sin preocuparse por lo esencial de la vida, su propia

familia.

www.

Irónicamente, era mi madre quien le levantaba el ánimo. Le confeso que a ella

también le

aldevara.

estaba costando el readaptarse, estar lejos de sus nietos y sus dos hijos

menores, que en secreto y cuando nadie la veía, lloraba por ellos.

ocupado por lidiar con un viejo dilema.

es

Ahora que el estaba aquí, supuestamente para ayudarnos, yo estaba aún más pre-

No dejaba de pensar ¿Qué pasará cuando mi madre ya no esté? ¿Qué será de él?

¿Qué será de nosotros teniendo que hacernos cargo de él?

Mi vida había dado un nuevo giro de lleno, mi percepción había cambiado cien

por ciento. Fue como madurar de golpe, se me abrieron los ojos a una realidad no

deseada. Me quedaban muchas páginas por llenar en este diario, no sabía que más

escribiría, como lo enfrentaría, cada nuevo desafío, hasta donde sería capaz de seguir

sin adentrarme en detalles que me devoren el alma. Empezaba a perder el interés

en volcar los sentimientos de estos acontecimientos. Muchas veces pensé en dejarlo.

Pero siempre, algo me decía que no me detenga, que de alguna forma valdría la

pena, que esta vivencia dolorosa me enseñaría, me serviría para no dejar de crecer y

si alguna vez en el futuro mi vida se viese descarrilada nuevamente, esto me daría

fuerzas para seguir adelante.

99


Josué A. Giunta

Sabía que me deparaba un futuro incierto, gris, desolado y triste, que en la mayoría

del camino, estaría inmensamente solo.

Pero cuando fuese necesario introducirme en los detalles de estos recuerdos, sabría

que podría ser más fuerte, que no había nada que temer, todo nuevo desafío se

me quedaría pequeño.

100

Propiedad

No tengo ganas de ver ni oír a nadie, todos aquellos que simularon o pretendieron

ser mis amigos, muchos de los que hasta ahora no he llegado a verles el pelo, se empezaban

a perder en la nebulosa del olvido.

de

Tal vez el verdadero temor de todo esto es darme cuenta que estamos realmente

Solo deseo ver a mi madre bien, felíz como nunca lo fue junto a mi padre, quiero

verla sana ¿Es mucho lo

www.

que pido?

un sueño, que me bese, que me abrase.

aldevara.

solos en esta vida, lo único que nos queda para contar es con nosotros mismos.

Quisiera que todo esto sea una pesadilla de la que estoy por despertar en cualquier

momento. Que ella se acerque a consolarme y arroparme diciendo que todo fue

Quiero verla disfrutando de sus nietos, que ría, que disfrute de su vejez, que cada

día se sienta más y más orgullosa de los hijos que hizo.

¿Acaso ella no tiene derecho? ¿Qué mal hizo para sufrir las consecuencias de tal

terrible enfermedad?

es

Acaso, Dios, ¿No te dio ella su vida? ¿No predicó con su ejemplo, te fue fiel, devo-

ta? ¿Por qué le pones esta prueba?

En mi alma reside una gran tristeza, el no saber cuanto más la tendré conmigo,

el verla cada día acosada por esta porquería que se la esta comiendo lentamente. El

nunca saber que es lo mejor para ella, o lo mejor para nosotros.

No quiero aprender a vivir con esta enfermedad, quiero que exista una cura, quiero

un mundo mejor para ella y para nosotros, quiero que obre tu milagro Señor.

Solo Tú sabes los porqué, imagino que algún día nos darás las respuestas a esas

cosas que nos llenan de incertidumbre. En tus manos, Oh Señor, tienes su vida, la

nuestra, la de todos.


Esfuérzate y se Valiente

Solo danos el entendimiento, la resignación, la aceptación, concédenos tu obra

hasta la perfección y si realmente existe el milagro, es el mejor regalo que podrías

darme hoy.

Mamá, que el Señor te bendiga, que guarde tu alma, tu ser y tu esencia, que se

Propiedad

lleve tus tristezas y te de paz siempre, te amo con todo mi corazón.

escribiendo pero puedo resumirlos sin problemas.

de

Teníamos que ir al centro de salud a que le revisen los puntos y darle una inyección

pero como se encontraba

www.

mal, nos fuimos al hospital de urgencias. Pasaron más

de seis horas entre análisis y pruebas, hasta que decidieron darla de alta.

cansando de médicos, hospitales, pruebas, medicamentos y de esta puta enfermedad.

aldevara.

Han pasado diez días sin que haya logrado un poco de tiempo o ganas en seguir

Mi padre siguió con sus altibajos pero por suerte consiguió trabajo así que se

animo un poco. Mamá siguió con lo típico de esta enfermedad, días malos, días muy

malos y alguno que otro medio bueno.

Volvió a casa como un fantasma, débil, pálida. Empezaba a ver como se estaba

Yo, por otro lado sigo durmiendo fatal, comiendo a medías, perdiendo peso y ganas

de levantarme a enfrentar el día.

Siento que cada vez me alejo más y más de la realidad, de la sociedad, mientras

que los amigos siguen brillando por su ausencia aunque tampoco es que tenga ganas

de verlos.

es

Por dentro se pelean sentimientos, cosas que siento, odio, frustración, rencor,

tristeza, desesperación. Pienso en como me cambio la vida todo esto y no solo la mía,

sino la de todos.

El tema es que mi madre se siente cada vez peor. Hoy, otra vez, no fui a trabajar,

use la mañana para apuntar a mi madre a mi cargo en la seguridad social y la cambie

de centro de salud a uno más cercano.

Ella se queja de que esta muy cansada, de que tiene la panza muy dura, que le

cuesta respirar. Aunque lo que más me preocupa es que se nota que la enfermedad

esta avanzando sin barreras y que ella se esta empezando a rendir…

101


Josué A. Giunta

La realidad es cada vez más desgarradora, mamá no se recupera, cada día envejece

un año más. Otra vez termino en urgencias aunque esta vez le dieron unos calmantes

y la llevamos para casa.

Mi estado de ánimo sigue yendo en picada. En el trabajo, gracias a Estelita que me

cubrió, falté varios días, otros me fui antes. Pero aunque trate de distraerme parece

imposible, mi mente esta conectada a ella, pienso en ella todo el tiempo, la llamo por

Propiedad

teléfono a diario.

Es increíble como estoy simbiotizado con ella, la mayoría de las veces, mi estado

de animo depende de lo que ella diga o como se sienta.

102

de

Muchas veces, cuando llegaba a casa, las pocas veces que iba a trabajar, me que-

daba del otro lado de la puerta, sin que nadie lo sepa, solo para escucharla decir cualquier

cosa, dependiendo de lo que ella decía me animaba o no, aunque muchas veces

solo había un silencio horrible, lo que siempre indicaba que cuando abriese la puerta,

me la encontraría descompuesta, con fiebre, muy cansada o deprimida, bien en su

www.

cama o en el sillón del salón.

Siempre había hecho un mundo de mis problemas pero ahora todo aquello que

parecía tan importante se había convertido en granos de arena dentro de un inmenso

aldevara.

mar de dolor.

Pienso en todas las posibilidades para que ella se sienta mejor pero cualquiera de

estos caminos nos llevan a lo mismo. En algún momento nos dejara indefectiblemente.

es

de que algún día, todos nos volvamos a ver, porque es lo que su Dios nos prometió.

A veces pienso que puedo elegir, que si realmente se va a ir, que sea sin dolor, sin

que se de cuenta de ello. En paz y armonía con su Dios, sin miedo y con la esperanza

El dolor es tan grande que parece devorarme por dentro, a veces miro hacía fuera

por la ventana, veo a la gente caminar, los escucho hablar y toda aquella visión se

siente tan trivial, se clavan en mí como el sonido amplificado mil veces de una gota de

lluvia que cae en el suelo.

No quiero dejar de creer en el milagro aunque cada vez lo sienta más y más lejos

de nuestras vidas.

Con mi hermano no sabemos que hacer ya, creo que ella tampoco sabe que hacer.

Hablando con mi tía Mary el otro día nos decía que mi mamá le había dicho que no

estaba cómoda, que sentía que molestaba, que no se siente segura.


Esfuérzate y se Valiente

No entiendo porque mi madre tenía esta clase de sentir con respecto a su estadía

con nosotros, ya que siempre la hicimos sentir cómoda y jamás pero jamás dimos a

entender ni con hechos ni palabras que era una carga para nosotros. Es más, yo personalmente

deje mi vida por completo de lado por ella, lo hubiese hecho todas las veces

que fuese necesario, estábamos hablando de quien me había dado la vida, del ser que

más amaba en esta tierra. No podía ser de otra forma.

Propiedad

Ayer estuve en la psicóloga y me dijo una serie de cosas que no esperaba. Entre

otras, que yo estaba simbiotizado con mi madre, que durante mucho tiempo había

cumplido el rol de ser su protector,

de

ese hueco que mi padre siempre dejo vacío.

se vea bien, que vaya a la peluquería a ponerse guapa.

www.

Siempre me preocupe de ella, desde pequeño, vivía debajo de sus faldas, éramos

como carne y uña. Me preocupaba de cómo vestía, como se veía, de su pelo, quería que

De todos aquellos lugares donde debería haberla llevado mi padre, éramos mi

hermano y yo quienes la paseábamos, la llevábamos al cine, de compras, etc.

La psicóloga me comentaba que todo aquello que mi hermano y yo hacíamos con

ella, era el motivo por el cual mi padre siempre nos tuvo celos, escondido y disimulado

en los malos tratos.

aldevara.

Aunque los celos enfocaban más hacía mí que hacía mi hermano, ya que la parte

afectiva era yo quien la cubría, yo era quien la mimaba con besos y abrazos. Ella siempre

me hacía parar cuando mi padre estaba delante o andaba cerca, no quería que

me viese. Ella se ponía muy incomoda al respecto. Lo cual me molestaba muchísimo,

amaba a mi madre y no tenía porque esconderlo.

es

Toda esta conexión que tenía con ella, me pasaría una dolorosa factura el día que

ella muriese, todos esos sentimientos y parte de mi corazón morirían con ella, y efectivamente

fue así.

Muchas veces me da la sensación de que la psicóloga intenta forzosamente minorizar

la situación, las consecuencias de los hechos o simplemente emplea ese método

para que no me derrumbe o puede ser que no le importe realmente lo que estoy

atravesando.

Los amigos, aquellas personas con las que uno suele contar en momentos como

este. Es aquel que te apoya, te consuela, te distrae, ríe tus risas, llora tus lágrimas.

103


Josué A. Giunta

Sigo sin novedades de muchos. Parecen estar bloqueados frente a lo que estoy pasando.

Estoy mal, quiero que esto se termine, esta pesadilla eterna que no me quiere

dejar en paz. No se cuanto más podré aguantar.

Una vez más estoy recapitulando que hacer, si ella decide volverse a Argentina,

en irme

Propiedad

con ella.

Mamá tuvo otra mala noche, ¿Acaso hubo alguna buena durante su enfermedad?

Suena repetitivo, irónico, lo se.

de

Dejar el trabajo de mierda que tengo, cobrar el fondo de desempleo hasta que no

quede más, quedarme allí con ella el tiempo que sea necesario.

Yo no me entere hasta entrada la mañana, mi hermano había pasado la noche

con ella ya que casi se ahoga en su propio vomito mientras dormía.

A primera hora de la mañana estaban en Urgencias, seguía cansada, estaba con

vómitos y sentía esa presión

www.

horrible en el estomago y demás órganos.

pulmones era lo que no la dejaba respirar.

aldevara.

Luego tuvimos que volvernos a casa, mi hermano, mi padre y yo, ya que no podríamos

verla hasta el próximo horario

es

de visitas que era a las diez de la noche.

El tamaño de los dos tumores que tenía en la pleura había crecido demasiado y

ejercían presión sobre algunos órganos, el líquido que tenía derramado en uno de los

Yo fui a trabajar pero mi cabeza no estaba allí, cuando salí me fui al hospital a

verla, aún estaba en la guardia, ni mejor, ni peor. Simplemente aguantaba ahí como

una campeona.

Cerca de las nueve de la noche, llegamos con mi hermano al hospital, estuvimos

dando vueltas por allí porque parecía que la subirían a planta, porque ya tenía cama.

Cerca de la medía noche ya habíamos subido a una habitación con ella. El lugar

no estaba muy bien, era de la parte vieja del hospital y además tendría que compartir

la misma.

Esa noche se quedo mi hermano y yo me volví a casa. Estaba muy cansado, me iba

durmiendo en el metro. Al llegar le envié un mensaje a mi tía y me tome una pastilla

para dormir.

Al día siguiente mi hermano me contó que había vomitado un par de veces en la

noche y que no pudo hacer sus necesidades fisiológicas.

104


Esfuérzate y se Valiente

No fui a trabajar. Tenía que ir a hacer la compra porque teníamos la nevera pelada.

Luego me fui al hospital y me encontré a mi madre mucho mejor. Mi hermano

se marcho y le trajeron la cena, luego nos fuimos a dar unas vueltas por el hospital.

Estábamos en la sexta planta, así que cogimos el ascensor y subimos a la última,

allí habíamos

Propiedad

descubierto una ventana que daba a la Moncloa y desde donde podíamos

ver unas maravillosas vistas del Madrid nocturno. En esa misma ventana, cada

vez que la salud se lo permitía, subíamos a ver los más maravillosos atardeceres que

jamás olvidare junto a ella.

de

Durante la noche vomito unas cuantas veces hasta que se quedo dormida.

Al día siguiente volví a trabajar medio zombi y cuando volví, esa misma tarde la

llevamos al cine a ver una

www.

película de dibujos animados.

y la historia.

aldevara.

encerré en la habitación enfurecido y me puse a llorar, aunque en el fondo, lo que

estaba haciendo era desahogar todo

es

lo que estaba viviendo con mi madre.

Días después le dieron el alta, mi hermano y mi padre vinieron a recogernos, yo

me quede a mitad del camino porque tenía que ir a trabajar.

Esa noche tuve una pequeña discusión con mí querido hermano que tiene el don

de sacarme de mis casillas, debido a mi falta de conocimiento respecto a la geografía

Yo estaba un poco irascible dado el estado de mi madre, verla así eran clavos ardientes

que se clavaban en mi pecho.

Mi hermano tiene ese poder de llevarme a los extremos y hacerme explotar. Me

105


Josué A. Giunta

Propiedad

cambiar el rumbo de su vida, nuevamente.

www.

Madrid es gris, frío, distante, la gente vive a mil por hora, va a su bola, se pierde

detalles, como

aldevara.

toda ciudad grande, que si uno pasa demasiado tiempo viviendo allí se

vuelve muy duro, así que Arlanzón era una forma de desconectar del día a día.

piedra al lado de la casa donde vivieron mis padres y donde mi madre trabajo durante

una temporada.

es

106

El mejor día

Mi hermano, su novia, mis padres y yo estamos en el coche camino al norte, mi

madre nos había expresado su deseo de volver a Arlanzón en Burgos, donde había

estado viviendo un tiempo y donde había sido muy felíz hasta que mi padre decidió

Aunque Burgos no sea uno de mis lugares predilectos dado a que me suelo poner

malísimo cuando estoy allí, dolor de

de

cabeza, náuseas, etc. Le fui tomando mucho cariño

y hoy por hoy, Arlanzón tiene un lugar en mi corazón, debido a que fue uno de los

lugares que acunó a mi madre.

El pueblo logró captar toda mi atención, ya que tiene alrededor de trescientos

años y parece haberse quedado estancado en el tiempo. La vida allí es muy tranquila,

todos se conocen, la gente es amable y se vive a un ritmo más parecido al que estoy

acostumbrado.

Mamá quería visitar a su amiga Lourdes, quien presidía un hermoso asador de

Yo seguía enojado con mi hermano y la verdad es que no tenía muchas ganas de

salir pero lo había hecho por mi madre.

Al llegar y visitar el pueblo mi madre había vuelto a la vida, estaba emocionadísima,

felíz, se la veía mejor que nunca, y todo esto se intensifico cuando se encontró

con su amiga Lourdes.

Sin dudas, pasamos el mejor día en aquel lugar, su amiga nos atendió como a

reyes, prestando especial atención en mi madre.

Desde que había empezado su enfermedad, jamás la había visto así, estaba brillante

como un angel.


Esfuérzate y se Valiente

A su amiga se le llenaron dos o tres veces los ojos de lágrimas, también se la veía

emocionada, pero más aún de tristeza, su amiga era otra persona debido a la enfer-

medad y había bajado muchísimo de peso.

Mi

Propiedad

madre comió como nunca, no se sintió mal, tenía una sonrisa pegada a su cara

Decidí dejar a mis padres solos con Lourdes, mi hermano y mi cuñada se fueron

de

Luego Lourdes nos propuso visitar el pueblo de al lado, llamado Ages, donde tenía

www.

escondida, la paz, la cercanía, la forma de vida, la intimidad.

aldevara.

todo el tiempo. Estábamos tan a gusto que hicimos horas de sobremesa, tomamos

café y fumamos.

a echar la siesta en el coche y yo me fui a visitar el pueblo que me emocionaba cada

vez que lo recorría.

unos amigos, así que cogimos los dos coches y nos marchamos.

Paramos en una cafetería, donde todos se conocían, el lugar era precioso. Los pueblos

en general ejercen una fascinación en mi, no se porque, pero me atrae su belleza

Ages, no dejaba de ser la excepción de ello, este pueblito era un lugar de paso para

los que hacían el camino de Santiago, así que el lugar estaba lleno de turistas y de

gente agradable.

La tarde empezó a refrescar así

es

que decidimos emprender la marcha, nos despe-

dimos de la amiga de mi madre y ella quiso pasar por la granja en la que trabajaba

con mi padre.

Allí se encontraba uno de sus ex jefes, se saludaron y con una empleada nos fuimos

a recorrer el lugar, todo había cambiado un poco, habían construido un nuevo

edificio para extender la capacidad de invitados.

Visitamos a los animales de la granja, las vacas, las ovejas, las cabras y las mulas.

Ella estaba felíz allí, el lugar le traía agradables recuerdos.

Mi madre había tenido uno de los mejores días de su vida y lo habíamos compartido

juntos.

107


Josué A. Giunta

108

Amanece una vez más

Mamá amaneció bien, hoy llegaba Tina, una integrante de la iglesia donde se congregaba

mi madre en Argentina y una hermana en Cristo para ella.

Propiedad

Sin dudas, este era otro motivo para alegrarla, de alguna forma, era como si un

pedacito de su iglesia de toda la vida estuviese con ella aquí.

Yo me había ido a trabajar y aprovechando de que mi madre estaría bien acompañada,

me tomé la libertad de ir al cine a ver la nueva película de Harry Potter.

de

Mientras intentaba despejar mi mente de todo lo que estaba pasando y me per-

día dentro de la película, todo de alguna forma me llevaba a pensar en mi madre. El

dolor que sentía Harry por la muerte de sus padres me hacía sentir identificado con

el personaje. Harry estaba solo en el mundo y después de tantos golpes, aún quedaban

pruebas que superar. El era yo mismo, solo quería perderme en los pasillos de

www.

Hogwarts y ser un alumno más.

No quería volver a la realidad, el mundo muggle en el que vivía me aterraba mucho

más que el mundo de la magia. Un mundo dónde seguramente el cáncer se podría

curar con una de las pócimas del profesor Snape o mejor aún, con un conjuro súper

aldevara.

poderoso del mejor mago de todos los tiempos, Albus Dumbledore.

Cuando llegué a casa, mamá estaba bien por suerte. Pero a lo largo de la noche

no tardó en ponerse mal, empezó a

es

vomitar hasta que se recuperó un poco para ir a

la cama.

Tina y yo empezamos a orar con ella esperando el milagro de la sanación, al cabo

de un rato, mi madre se sentía mejor.

Había pasado una buena noche según ella, yo tomé unos mates con Tina. Mamá

tenía que ir al hospital porque hoy le harían la segunda sesión de quimioterapia.

A lo largo de la tarde tuve que irme antes del trabajo ya que mi madre se había

quedado sola en el hospital, así que fui a recogerla.

Al día siguiente mamá tuvo un día flojo pero estable. Desde mi trabajo la llame

por teléfono para saber como estaba y aunque se oía bien, cuando llegue de trabajar

estaba tirada en la cama. Cuando me oyó llegar se levanto y se sentó en el salón


Esfuérzate y se Valiente

conmigo, me pidió que le encienda el ventilador porque casi no podía hablar y no

respiraba bien.

Aparentemente, el aire le sentó bien y empezó a sentirse mejor. Estaba empezando

su novela favorita “La espada y la rosa” así que disfrutamos juntos de la televisión

Propiedad

y al rato ya respiraba mejor y definitivamente estaba mucho más animada.

que ir a trabajar y mi hermano estaba lejos con su novia.

de

No teníamos el coche porque se lo había llevado mi hermano. Empezaba a desesperarme

por el estado de

www.

mi madre.

Cuando acabo la novela empezó a sentirse mal nuevamente. Mi padre se tenía

Teníamos que ir hasta el centro de salud que solo estaba a casi tres calles de casa.

Pero mi madre se ponía cada vez peor, se estaba quedando sin aire. Salimos hacía el

portal con ella y mi padre. Pero apenas podía moverse, que se agitaba demasiado.

Le dije que se sentara en los escalones del portal hasta que encontrase un taxi

para poder llevarla esas tres calles.

En un momento solo escuché a mi padre decir -Me tengo que ir a trabajar- y desapareció.

Cuando me voltee hacía mi madre, ya no estaba. Me había quedado solo con

ella otra vez y en ese estado no podía ir caminando al centro de salud.

aldevara.

El tiempo pasaba y no veía ningún taxi alrededor. Mi madre estaba pálida, respiraba

cada vez con más dificultad. No quedaba otra opción, tendríamos que caminar

es

hasta allí, así que la convencí que iríamos despacio y tranquilos.

Casi tenía todo su peso sobre mí, caminaba dos pasos y se agitaba. Las tres calles

se hicieron eternas y horribles. Le estaba costando muchísimo avanzar.

Al llegar, desesperado pedí que le traigan oxigeno, por suerte respondieron rápido,

nos trajeron una silla de ruedas y se la llevaron a un cuarto a darle oxigeno.

La enfermera me dijo que sus órganos estaban agotados y que el mínimo esfuerzo

que hiciese la pondría así. Mamá se aterraba cada vez que se quedaba sin aire,

sentía que se moría, y ella, no se quería morir…

Mientras la atendían, yo quebraba en llantos de a ratos, no podía contenerme,

habían sido minutos desesperantes hasta llegar allí.

109


Josué A. Giunta

Se acercó su médico que andaba por ahí, que casualmente era chileno y una gran

persona. Me vio de pie llorando y me dijo -¿Porqué lloras?.- . La respuesta era bastante

obvia.

El médico gestiono rápidamente que nos faciliten una silla de ruedas para poder

llevarla

Propiedad

a casa y dejarla con nosotros por si acaso se presentaba un caso como este.

Cuando mamá salio del cuarto se encontraba mucho mejor, el oxigeno le había

devuelto a la vida.

Yo estaba sentado en un banco, lloraba. Ella me vio y me dijo que no llore, siempre

me decía lo mismo.

de

Al cabo de un rato llegaron mi hermano y mi cuñada. Todos nos fuimos para casa

con el corazón en la mano una vez más.

En mi casa yo seguía temblando, llevaba dentro una gran angustia que se había

apoderado de mí.

www.

Marcos me había enviado un mensaje al móvil desde Girona, estaba siendo un

gran consuelo para mi durante los días de tribulación. Siempre pendiente y preocupado

por mi.

aldevara.

sentía mucho mejor, luego de que charláramos un poco, me dormí junto a ella.

es

Esa noche me fui a la cama con mi madre para estar con ella y compartir un tiempo

juntos. Le corte las uñas, le pase vaselina por la cicatriz y una crema por todas las

partes de su cuerpo donde tenía moretones por las intervenciones e inyecciones. Se

Varias veces desperté para controlarla aunque estaba agotadísimo, mi cuerpo actuaba

como un reloj. Unas cuantas veces me asuste porque parecía no respirar pero

era más mi sugestión que otra cosa, ella se daba cuenta y me decía “Estoy bien hijo,

duérmete”.

Al día siguiente se levanto mejor y se fue a duchar solita, anoche le había ayudado

a preparar las maletas porque se irían con mi hermano, mi cuñada y mi padre a Valencia

a pasar otro fin de semana.

Esta vez no pude acompañarlos porque tenía que trabajar. Ojala que Dios le de la

bendición de sentirse bien esos días y pueda disfrutar.

En el trabajo no dejaba de pensar en ella, recuerdo que vino una joven con su hija

que necesitaba un favor, mientras conversábamos me contó que la niña había estado

110


Esfuérzate y se Valiente

muy mal y a punto de morirse. Había nacido con un riñón más corto y apenas salir de

su vientre la tuvieron que meter al quirófano.

El milagro la trajo de vuelta a su madre. La niña era preciosa y simpática. Por mi

parte le concedí el favor y le conté la situación de mi madre. Casualmente, la madre de

la joven,

Propiedad

había muerto de cáncer cuando ella apenas tenía trece años, que había sido

algo muy duro pero que tuvo que ser fuerte.

angeles que se ponen en nuestro camino para compartir una historia similar, para

dar consuelo y decirnos suavemente

de

al oído, -Hey, no estás solo-.

Es increíble la gente y las historias que conocemos en momentos así. Son como

Durante el fin de semana eche de menos horriblemente a mamá, rondaba la

casa como un gato encerrado. Sentía que esos momentos sin ella jamás los podría

recuperar.

www.

Estaba preocupado porque mi hermano me había dicho por teléfono que mamá

Como estaba con un ataque de ansiedad me puse a limpiar toda la casa. Vi dos

películas. Ya no sabía como emplear el tiempo para que pase.

aldevara.

tuvo fuerzas para dar un golpecito a la puerta, aunque yo ya los había oído llegar.

es

seguía un poco con problemas para respirar.

Todos llegaron cerca de las tres de la madrugada. Le había pedido a mi madre que

me despierte al llegar para recibirla, pero cuando entro se sentía tan mal que solo

Mamá no podía ni hablar, le faltaba la respiración. Tuvimos que llamar a la ambulancia

para que vengan a casa, tardaron solo diez minutos y la llevaron al hospital.

Yo iba con ella, a su lado, sosteniendo su mano, estaba con miedo, le habían puesto

un tubo de oxigeno pero no era suficiente. Los técnicos tuvieron que parar en medio

de la carretera para regular el aire. Ya que les había avisado que algo no estaba bien.

Entro en la guardia y yo me quede solo en la sala de espera. Mi padre y mi hermano

se habían quedado en casa.

Las horas pasaron e inevitablemente me quede dormido en la silla, hasta que

cerca de las siete de la mañana salio un médico a hablar conmigo.

Otra vez se le había juntado líquido en el pulmón derecho, tendrían que volver a

drenarla. Esa era la causa de que le cueste tanto respirar. Se quedo ingresada.

111


Josué A. Giunta

A lo largo de la mañana seguí allí, pegando cabezazos de vez en cuando hasta que

se me ocurrió preguntar por ella.

La habían subido a una habitación pero no me habían encontrado para avisarme

y como me había quedado dormido, no escuche cuando me llamaron.

112

Propiedad

Su Oncóloga había pasado ya, así que me lo perdí. Luego volvió con el cirujano to-

ráxico, el mismo de la otra vez. El doctor me explico que el panorama no pintaba nada

bien. Mi madre tenía mucho liquido en el pulmón y no podría tolerar una segunda

intervención. Tuvieron que drenarle casi tres litros. Y aunque se recupero, su estado

clínico esta vez, era el peor de todos. El cirujano nos dijo que la veía muy desmejorada,

desanimada. No sabría si esta vez habría alta.

de

La quimioterapia del segundo ciclo parecía no haber funcionado, tal como las de

Argentina. Las expectativas eran muy malas.

www.

Lo increíble era que yo no tenía más que verla para sentirme mejor, escucharla

hablar, ver como se iba animando lentamente, todo eso, tiraba por tierra la palabra

de cualquier médico.

Al día siguiente

aldevara.

le leí el Salmo bíblico correspondiente a ese día, el mismo decía

que tenía que levantarse, que Dios sanaba a sus ungidos y ella, era una cierva de Dios.

unas cuantas cosas que me había pedido mi madre.

es

Volví a casa después de que llegaron mi hermano y mi padre, tenía que recogerle

Intente dormir un rato para descansar y luego volver al hospital, pero no lo lograba,

sentía una gran opresión en el pecho.

Llegue al hospital al atardecer. Mamá no estaba pasando una buena noche, estaba

muy inquieta.

Tenía de compañera de cuarto a una señora muy mayor que también tenía cáncer,

la mayoría del tiempo estaba sola. La señora estaba quejándose todo el tiempo y no

estaba bien de la cabeza.

Mi padre vino a reemplazarme al día siguiente, así que volví a casa, desayune, me

tome una pastilla para intentar dormir y me fui a la cama. Aunque fue inútil, daba

vueltas y más vueltas, así que por la tarde volví a levantarme, no tenía apetito así que

solo merendé.


Esfuérzate y se Valiente

Me sentía horrible por dentro, desesperado, desgarrado, incontenible, pero tenía

que ser fuerte, la verdad era que no podía estar separado de ella, cuando estaba en la

casa, solo daba vueltas, me sentía perdido, vacío sin ella. Pero cuando estaba con ella,

todo cambiaba, era como si se completase la parte que me faltaba.

Propiedad

Mi estado de ánimo cambiaba completamente cuando estaba con ella.

Mamá estaba un poco mejor, ya no le salía líquido, así que aproveche para echarle

una mano a la compañera de cuarto de mi madre.

de

se quejaba continuamente de dolores.

Le pase una crema por las manos, ella ya me reconocía y se dejaba mimar. Lo que

realmente necesitaba era

www.

atención y algo de tacto.

transcurrieron como siempre, con dolores, a veces vomitando, otros un poco mejor.

aldevara.

sus órganos, lo que reducía notablemente el espacio vital que necesitaba.

es

Carmina estaba la mayor parte del tiempo sola, sus hijos debían estar muy ocupados

en su vida, ya que venían solo por unos quince minutos y se iban. Mientras ella,

Han pasado más de quince días sin escribir. El poco tiempo o las ganas hacen que

lo vaya dejando sin querer. Al final, unos días después, mamá fue dada de alta, los días

La salud de mamá empezó a ir a peor, aunque había salido varias veces, ahora llevaba

cinco días sin comer, todo lo que intentaba ingerir, lo vomitaba, casi ni toleraba

el agua. Los tumores habían crecido y ocupaban un lugar bastante importante entre

Estoy aterrado temiendo que se deshidrate. Ha bajado muchísimo de peso, el color

de su piel es cada vez más amarillento, el olor de su piel, efecto de la quimioterapia,

sus fuerzas, sus ánimos. Todo va en picada. Se le habían caído encima por lo menos

veinte años más.

Todas las noches duermo con ella, ya que mi padre esta trabajando de noche. Velo

por ella, cada segundo, cada respiro. Mi vida ya dejo de ser, es la de ella la única que

importa y es por la que vivo.

Necesito tanto su tacto que se me hace insoportable, ella se resiste a que la abrase,

no se porque, no se deja, esta arisca. No dice nada, lo que quiere, lo que no quiere.

Esta rara, parece otra persona. Esta enfermedad la cambio por completo, física y

psicológicamente.

113


Josué A. Giunta

Yo me desesperaba, porque quería abrazarla, contenerla. Pero cada día que pasaba

la sentía más y más lejos, ya estaba dejando de ser parte de este mundo.

Una tarde que compartimos juntos hablamos sobre la muerte y jamás olvidare lo

que me dijo “Yo no tengo miedo, no me quiero morir, pero se que va a ser la voluntad

de Dios

Propiedad

y no la mía”.

ponemos nosotros mismos, mientras que los vómitos siguen ahí.

de

A este libro le falta mas de 250 pg.

Los médicos ya empezaron a atenderla en casa. Le dieron suero para que no se

deshidrate y los dolores los vamos controlando con parches de morfina que se los

Si te ha gustado lo que has leido hasta ahora, puedes comprar el libro completo

en nuestra web www.aldevara.es desde donde lo enviamos GRATIS a culaquier parte

del mundo.

www.

Además en atencion a los lectores de nuestros libros, tenemos una promocion

temporal con un descuento adicional. Basta con utilizar el codigo promocional

“QUINCEPORCIENTO”.

aldevara.

114

Gracias por el interes en nuestros libros.

La editorial

es

More magazines by this user
Similar magazines