Revista Veterinaria Zacatecas 2004 - UAZ

uaz.edu.mx

Revista Veterinaria Zacatecas 2004 - UAZ

Lic Alfredo Femat Bañuelos

Rector de la Universidad Autónoma de Zacatecas

M C Francisco Javier Domínguez Garay

Secretario General

M en C Arturo Rivera Trejo

Secretario Académico

C P Emilio Morales Vera

Secretario Administrativo

M en C Jesús Octavio Enríquez Rivera

Director de la Unidad Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia

M V Z Juan Manuel Ramos Bugarin

Responsable del Programa de Licenciatura

Ph D José Manuel Silva Ramos

Responsable del Programa de Doctorado

Dr en C Francisco Javier Escobar Medina

Responsable del Programa de Maestría y Editor de la Revista Veterinaria Zacatecas

Dr en C Rómulo Bañuelos Valenzuela

Coordinador de Investigación

M en C J Jesús Gabriel Ortiz López

Secretario Administrativo

M en C Francisco Flores Sandoval

Director de la Revista Veterinaria Zacatecas


Aréchiga Flores, Carlos Fernando PhD

Bañuelos Valenzuela, Rómulo Dr en C

De la Colina Flores, Federico M en C

Comité Editorial

Echavarria Chairez, Francisco Guadalupe Ph D

Gallegos Sánchez, Jaime Dr

Grajales Lombana, Henry Dr en C

Góngora Orjuela, Agustín Dr en C

Meza Herrera, César PhD

Ocampo Barragán, Ana María M en C

Pescador Salas, Nazario Ph D

Rodríguez Frausto, Heriberto M en C

Rodríguez Tenorio, Daniel M en C

Silva Ramos, José Manuel Ph D

Urrutia Morales, Jorge Dr en C

Viramontes Martínez, Francisco

Unidad Académica de Medicina

Veterinaria y Zootecnia, Universidad

Autónoma de Zacatecas (UAMVZ-

UAZ)

UAMVZ-UAZ

UAMVZ-UAZ

INIFAP - Zacatecas

Colegio de Postgraduados

Facultad de Medicina Veterinaria y

Zootecnia, Universidad Nacional de

Colombia

Facultad de Medicina Veterinaria y

Zootecnia, Universidad de los Llanos,

Colombia

Unidad Regional Universitaria de Zonas

Áridas, Universidad Autónoma de

Chapingo

UAMVZ-UAZ

Facultad de Medicina Veterinaria y

Zootecnia, Universidad Autónoma del

Estado de México

UAMVZ-UAZ

UAMVZ-UAZ

UAMVZ-UAZ

Campo Experimental San Luis. INIFAP

UAMVZ-UAZ


Nuestra Portada

Catedral, Mercado González Ortega y Cerro de la Bufa, Zacatecas, Zac.

Fotografía: Salvador Romo Gallardo, tel 8 99 24 29, e-mail jerg14@hotmail.com

Veterinaria Zacatecas es una publicación anual de la Unidad Académica de Medicina

Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Zacatecas. ISSN: 1870-5774. Sólo

se autoriza la reproducción de artículos en los casos que se cite la fuente.

Correspondencia dirigirla a: Revista Veterinaria Zacatecas. Revista de la Unidad

Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de

Zacatecas. Carretera Panamericana, tramo Zacatecas-Fresnillo Km 31.5. Apartados Postales

9 y 11, Calera de Víctor Rosales, Zac. CP 98 500. Teléfono 01 (478) 9 85 12 55. Fax: 01

(478) 9 85 02 02. E-mail: vetuaz@cantera.reduaz.mx. URL www.uaz.edu.mx/uamvz

Precio por cada ejemplar $25.00

Distribución: Unidad Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad

Autónoma de Zacatecas.


Artículos de revisión

Review articles

CONTENIDO

Tamaño de la camada en la cerda

Litter size in sows

Francisco Javier Escobar Medina……………………………………………..

Artículos científicos

Original research articles

Relación entre suplementación alimenticia, condición corporal y respuesta al

efecto macho en cabras criollas en anestro

Relationship between feeding supplementation, body condition, and male

effect respond in anestrus Creole goats

Héctor Gámez-Vázquez, Jorge Urrutia-Morales, Martha Olivia Díaz-Gómez,

César Augusto Rosales-Nieto, Bertha Margarita Ramírez-Andrade………….

Estacionalidad reproductiva en cabras Saanen X Nubia

Reproductive seasonality in Saanen X Nubia goats

Raquel Roque-Alfaro, Romana Melba Rincón-Delgado, Sergio Méndez-de

Lara, Carlos Fernando Aréchiga-Flores, Francisco Javier Escobar-Medina….

Tamaño de la camada en cerdas fertilizadas con inseminación artificial y

monta natural

Litter size of naturally breed and artificially inseminated sows

Luis Alberto Ruvalcaba-Ramírez, Fernando de la Puente-Ocampo, Carlos

Fernando Aréchiga-Flores, Francisco Javier Escobar-Medina………………..

Ganancia de peso en ovinos tratados con zeranol

Weight gain in sheep treated with zeranol

María de los Angeles Gómez-Armendáriz, Juan Ignacio Dávila-Félix,

Francisco Javier Escobar-Medina……………………………………………..

Ganancia de peso de becerros y novillos tratados con Synovex M y Zeramec

Weight gain in yearling calves and steers treated with Synovex M and

Zeramec

Audemio Ismael Palomino-Moreno, Ricaurte Valentín Solís-Cano, Juan

Ignacio Dávila-Félix, Francisco Javier Escobar-Medina……………………...

137-146

147-152

153-158

159-166

167-172

173-178


TAMAÑO DE LA CAMADA EN LA CERDA

Francisco Javier Escobar Medina

Unidad Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Zacatecas

E-mail: fescobar@cantera.reduaz.mx

RESUMEN

En el presente estudio se discuten los factores que influyen sobre el tamaño de la camada en las

cerdas. El tamaño de la camada se relaciona con la incidencia y la sincronización de la ovulación y con la

capacidad uterina. Las cerdas con mayor reclutamiento folicular y menor incidencia de atresia presentan

mayor tasa de ovulación. En la cerda, la ovulación no se presenta de manera instantánea, algunos ovocitos se

ovulan y se fertilizan antes que otros; por lo tanto, se presentan variaciones en el desarrollo embrionario. Los

embriones procedentes de las ovulaciones tardías generalmente no sobreviven. En el reconocimiento de la

gestación, el medio uterino no es favorable para los embriones menos desarrollados. La supervivencia

embrionaria se podría incrementar con la sincronización de la ovulación. En algunos trabajos, la

administración de gonadotropinas antes de la inseminación, ha incrementado el tamaño de la camada,

probablemente a través de la sincronización de la ovulación. La capacidad uterina se relaciona con el tamaño

de los productos y sus placentas. Las razas de cerdos más prolíficas desarrollan productos de menor tamaño.

INTRODUCCIÓN

El tamaño de la camada en la cerda

depende de la incidencia de ovulaciones 1 y la

supervivencia embrionaria 2 y fetal. 3 Algunos de

los productos que se momifican durante la

gestación 4 y otros mueren al nacimiento. 5

La incidencia de ovulaciones puede

variar de acuerdo a la raza del animal y el número

de partos de la cerda. Las razas de cerdas más

prolíficas presentan mayor cantidad de

ovulaciones que las hembras con menor tamaño

de la camada. 1 La incidencia de ovulaciones es

menor en el primer parto, se incrementa

paulatinamente hasta llegar a su máximo nivel

entre el tercer y quinto parto, y posteriormente

permanece constante o se reduce ligeramente. 6

La supervivencia embrionaria depende

del desarrollo de cada producto en el momento en

que se realiza el reconocimiento materno de la

gestación, generalmente sobreviven y se

implantan los más desarrollados. 7 La variación en

el desarrollo se debe a la variación que se presenta

naturalmente en el momento de la ovulación. 8

Algunos estudios se han realizado para sincronizar

la ovulación y con esto tratar de incrementar el

tamaño de la camada. 9

Palabras clave: Tamaño de la camada, lechones, cerdas

Veterinaria Zacatecas 2004; 2: 137-146

La supervivencia fetal se relaciona con el

tamaño de los productos; las razas de cerdas más

prolíficas desarrollan productos de menor tamaño,

lo que permite aumentar la capacidad uterina para

mantenerlos viables hasta el parto. 3 El

conocimiento de la fisiología durante la gestación

de la cerda permite buscar opciones para intentar

aumentar el tamaño de la camada y, como

consecuencia, incrementar la productividad en

esta especie. En el presente trabajo se discuten los

factores que influyen en el tamaño de la camada

en la cerda; además, se analizan algunos

tratamientos, como la sincronización de la

ovulación, que se han llevado a cabo con el fin de

aumentar la prolificidad.

CRECIMIENTO FOLICULAR

La incidencia de ovulaciones se relaciona

con la eficiencia del crecimiento folicular, en otras

palabras, con el incremento en el reclutamiento

folicular y la capacidad para mantener su

crecimiento (sin sufrir el proceso de atresia) y, por

consiguiente, terminar en la ovulación.

El folículo ovárico se encarga de

proporcionarle al ovocito (célula germinal

femenina) las condiciones adecuadas para su

desarrollo hasta que adquiera la capacidad de


unirse al espermatozoide. 10 Una hembra nace con

una cantidad determinada de ovocitos en estado de

reposo, en la etapa de diploteno de la profase

meiotica. 11 Por ejemplo, en los ovarios de la cerda

de 10 días de edad se han encontrado 500 000

ovocitos, los cuales se involucran en el proceso de

maduración conforme transcurra la vida

reproductiva de la hembra. 12 No todos inician su

desarrollo al mismo tiempo, algunos lo hacen

mientras que el resto, que constituyen la mayoría,

permanecen en estado de reposo. Característica

que permite a los mamíferos mantener su

capacidad reproductiva durante varios años. 13

Los ovocitos en el estado de reposo se

encuentran rodeados únicamente por una capa de

células de la granulosa aplanadas, lo que

constituye el folículo primordial. El folículo

primordial abandona la etapa de reposo e inicia su

desarrollo por medio de un mecanismo

independiente a la acción de las gonadotropinas,

donde las células aplanadas se transforman en

cúbicas y comienzan a dividirse por mitosis.

Además, se inicia la diferenciación de la teca

interna, el folículo en esta etapa se conoce como

primario. Conforme se lleva a cabo la división de

las células de la granulosa se incrementa la

cantidad de capas celulares que rodean al ovocito

lo que constituye el folículo secundario. 14,15

Con el incremento de capas de células de

la granulosa alrededor del ovocito se empieza a

infiltrar líquido entre ellas, hasta la constitución

de un antro común; el folículo ahora se conoce

como antral. 16 La hormona folículo estimulante

influye en la formación del antro folicular y en el

desarrollo del folículo antral. 17 El crecimiento de

los folículos antrales se debe a la proliferación de

las células de la granulosa y al incremento del

tamaño del antro. 14,15 En la cerda, el período

comprendido entre el folículo primario al antral

transcurre durante 84 días, y el crecimiento

subsiguiente hasta llevarlo a preovulatorio (10

mm de diámetro) se realiza en 19 días. 18 Por lo

tanto, la velocidad de crecimiento en los folículos

entre 3 y 10 mm de diámetro se ha estimado en

1.14 mm/día. 19

En la cerda, el reclutamiento folicular, la

estimulación de folículos antrales para que

continúen con su crecimiento y posteriormente se

seleccionen hasta llegar a la ovulación, 13 se

presenta entre los días 14 y 16 del ciclo estral o

algunos días después del destete; 20-23 el día 16 del

ciclo, en los ovarios de la cerda se han encontrado

de 40 a 50 folículos de 2 a 6 mm de diámetro, 15 de

los cuales, alrededor del 30 al 40% se seleccionan

F J Escobar-Medina

138

para que continúen con su crecimiento hasta la

maduración final y la ovulación. 15,19 Los folículos

restantes se pierden por medio de un proceso de

atresia. Todos los folículos no seleccionados

presentan atresia, y como la selección es un

proceso continuo, incluso momentos antes de la

ovulación, la atresia se puede presentar durante

toda la fase folicular. 15,23,24 Por lo tanto, la

cantidad de folículos que llegan a ovular depende

del número de folículos reclutados y de su

habilidad para continuar con su crecimiento sin

presentar atresia. Las razas de cerdas con mayor

incidencia de ovulaciones presentan mayor

reclutamiento folicular y menor atresia; 25-28 a nivel

individual, la concentración sanguínea de

hormona folículo estimulante es más elevada en

las hembras con más ovulaciones. 29,30 Las razas de

cerdas más prolíficas presentan mayor incidencia

de ovulaciones que las hembras con menor

tamaño de la camada. 1

Con base en lo anterior, el incremento del

reclutamiento folicular se podría realizar por

medio de la aplicación de la hormona folículo

estimulante u otra de acción similar como la

gonadotropina coriónica equina (eCG), y con esto

aumentar la incidencia de ovulaciones. En efecto,

la aplicación de estas dos hormonas en los días 15

y 16 del ciclo estral ha incrementado las

ovulaciones tanto en ciclo natural 31 como

sincronizado. 31,32 El control en la secreción de

hormona folículo estimulante también ha

repercutido sobre la población folicular. Por

ejemplo, la aplicación de líquido folicular porcino

redujo la cantidad de folículos pequeños,

medianos y grandes, lo cual probablemente se

debió a la inhibina presente en este líquido. 33 En

otro estudio, la población de folículos medianos y

grandes se restauró parcialmente en cerdas

tratadas inicialmente con líquido folicular y

posteriormente con hormona folículo

estimulante. 34,35 La inmunización activa contra

inhibina incrementó el 35% 36 o 39% 37 de

ovulaciones en cerdas jóvenes. La aplicación de

andrógenos también ha elevado la incidencia de

ovulaciones en la cerda. En un estudio, la

administración de testosterona en los días 17 y 18

del ciclo estral aumentó la cantidad de folículos

que ovularon en cerdas jóvenes. 38 Lo mismo

ocurrió en las cerdas tratadas con

dihidrotestosterona del día 13 al estro (toda la fase

folicular), del 13 al 16 (reclutamiento folicular) y

del 17 al estro (período posterior al reclutamiento)

en cerdas jóvenes. 39 Receptores para andrógenos


se han encontrado durante el crecimiento folicular

de la cerda. 40

SUPERVIVENCIA EMBRIONARIA

La mortalidad embrionaria es muy

elevada en la cerda, el 17% se presenta durante los

primeros 18 días de la gestación 41 y se incrementa

a 33% 6,42 o más 43 en el día 25.

La mortalidad embrionaria en la cerda se

relaciona con la variación en la sincronización del

desarrollo y el grado de elongación de los

embriones.

La ausencia del desarrollo embrionario

uniforme se debe a la manera como se realiza la

ovulación en la cerda; 8 la ovulación no se lleva a

cabo en forma instantánea, existe un intervalo de

tiempo entre la expulsión del primer óvulo y el

último; este intervalo puede ser de 1 a 4 horas, 44 o

hasta 6 horas 45 de duración. Por lo tanto, la

fertilización se presenta de manera heterogénea,

los ovocitos expulsados al principio del período

ovulatorio se fertilizaran primero y después los

emitidos al final; el intervalo entre la ovulación y

la fertilización parece ser constante; 46 como

consecuencia, en un tiempo determinado

embriones de diferente grado de desarrollo

comparten el espacio uterino. 42,45 En el día 12 de

la gestación se han encontrado embriones

esféricos, ovoides, tubulares y

filamentosos. 7,46,47,48

En la cerda, los embriones en el cuerno

uterino de la madre producen estrógenos para

realizar el reconocimiento materno de la

gestación. 49-53 Los estrógenos impiden que la

prostaglandina F2α abandone el útero, como

consecuencia esta hormona no se puede trasladar

al ovario para destruir los cuerpos lúteos; 54,55 por

lo tanto, continúa la producción de progesterona

de origen ovárico y se mantiene la gestación. La

síntesis de estradiol se incrementa conforme

aumenta el desarrollo embrionario, hecho por el

cual los embriones procedentes de ovulaciones

tempranas inician antes la síntesis de estradiol que

los descendientes de ovulaciones tardías. 48,56-58 El

estradiol y la continua secreción de progesterona

ovárica 59 incrementan la concentración

intraluminal de fosfatasa ácida, calcio y proteínas

totales, entre otros productos, 60-65 lo que forma un

ambiente uterino desfavorable para los embriones

más jóvenes, los cuales detienen su desarrollo y

generalmente mueren. 7,58,66-68 Los embriones con

menor desarrollo sobreviven adecuadamente

Tamaño de la camada en la cerda

139

después de su transferencia a otras hembras donde

se encuentren ausentes los más desarrollados. 67-69

Es probable que la presencia de

embriones con mayor grado de elongación

(transición de forma esférica a filamentosa)

repercuta negativamente sobre sus compañeros

menos desarrollados debido a la competencia del

espacio uterino. En las razas de cerdos más

prolíficas, como la Meishan, 70 es menor el

crecimiento de los productos al inicio de la

gestación, 2,65,71,72 lo que conlleva a que mayor

cantidad de embriones puedan compartir el

espacio uterino disponible. 73

Una opción para reducir la mortalidad

embrionaria en la cerda podría ser la

sincronización de la ovulación; mayor

sincronización 44 o la eliminación de los folículos

que ovalarían en forma tardía 45 conllevan a la

reducción de la diversidad en el desarrollo

embrionario. La sincronización de la ovulación se

ha realizado por medio de la aplicación de eCG y

gonadotropina coriónica humana (hCG) en cerdas

en anestro.

La eCG se ha utilizado desde hace

tiempo para la superovulación en los animales

domésticos; 10 es una gonadotropina que se secreta

de las copas endometriales durante la gestación de

la yegua, 74 y tiene la misma estructura primaria

que la hormona luteinizante equina. 75 En porcinos

puede actuar como hormonas folículo estimulante

y luteinizante, particularmente como hormona

folículo estimulante. 75 En las cerdas, se ha

utilizado para inducir el celo en hembras en

anestro prepuberal 76-78 y posparto, 76,79,80 en

aplicación sola 81,82 o combinada con hCG. 83-85 La

hCG se purifica de la orina de la mujer

embarazada en el primer trimestre de la

gestación. 86 La aplicación subcutánea de las dos

gonadotropinas parece ser más eficiente para

inducir el celo y la ovulación que la

intramuscular; 87 también se han utilizado con

tratamiento previo de progestágenos.

La aplicación de gonadotropinas

exógenas en cerdas jóvenes, aunque induce el

estro prepuberal 76 e incrementa la incidencia de

ovulaciones, se ha observado que reduce la

fertilización y la supervivencia embrionaria, 89,90

como consecuencia no se incrementa la cantidad

de lechones nacidos vivos en el primer parto. 77,91

En las cerdas adultas, los resultados han

sido contradictorios, seguramente dependen del

grado de sincronización de la ovulación después

del tratamiento. Por un lado, algunos autores no

han encontrado incremento en la incidencia de


pariciones ni en el tamaño de la camada, 79,84,85 y

por otro Lancaster et al. 83 informaron un aumento

significativo en la cantidad de lechones nacidos

vivos, en camadas descendientes de madres

tratadas con gonadotropinas, y Estienne y

Hartsock 92 obtuvieron 12.7 y 11.7 (P>0.1)

lechones nacidos vivos de cerdas tratadas con

gonadotropinas y solución salina,

respectivamente. Para aclarar esta interrogante, se

realizó un estudio donde un grupo de cerdas

recibieron la aplicación de gonadotropinas en el

momento del destete y en el celo se inseminaron

cada 24 horas mientras permanecieran en estro. 9

Los resultados se compararon con cerdas

fertilizadas con inseminación artificial y monta

natural. Las hembras con tratamiento de

gonadotropinas tendieron a incrementar la media

de lechones nacidos vivos, pese a que no

presentaron mayor cantidad del total de lechones

al nacimiento, en comparación con las cerdas de

los otros grupos. Esto se debió a que las hembras

inseminadas con tratamiento previo de

gonadotropinas tuvieron menor porcentaje de

lechones nacidos muertos. Lo cual probablemente

se debió a que las gonadotropinas sincronizaron la

ovulación y, como consecuencia, la uniformidad

en el desarrollo embrionario. Shimatsu et al. 93

encontraron 84% de sincronización en el

desarrollo embrionario, 121 a 145 horas después

de la aplicación de gonadotropinas; una célula era

la constitución de los embriones en este momento.

La sincronización del desarrollo embrionario se

incrementó al 90% en el estudio de estos autores

con la aplicación de 100 UI de hCG, 70 horas

después del tratamiento con gonadotropinas.

SUPERVIVENCIA FETAL

La supervivencia fetal se reduce del día

25 al 50 de la gestación; esta reducción se ha

encontrado del 7% en algunos estudios 6,94 y del

13.9% en otros. 43

Los embriones llegan al útero 48 horas

después de la fertilización, en busca del lugar más

apropiado para su implantación. Al llegar al útero,

permanecen hasta el día 6 en la parte del cuerno

uterino que se une al oviducto; posteriormente,

con un movimiento muy lento se dirigen hacia el

cuerpo del útero donde llegan el día 9 posterior a

la ovulación; en seguida pueden migrar hacia el

cuerno uterino vecino o permanecer en el inicial. 95

La migración trasuterina se llega a realizar hasta el

12, 68,96 día en que deben encontrar el lugar para su

implantación. 97 En la cerda, el día 13, los

F J Escobar-Medina

140

embriones empiezan su adhesión a la superficie

uterina, la cual finalizan día 18 al 24; 98 en casos

de poca población, no se lleva a cabo de manera

homogénea; Montoya-Gómez et al. 99 encontraron

el 44.9% de los productos se implantaron en el

tercio del cuerno uterino cercano al oviducto, el

35.9% en el tercio intermedio y el 19.2% en el

cercano al cuerpo del útero (P


mayor crecimiento que los del tercio uterino

cercano al útero; estos últimos son de menor peso

al final de la gestación. Los productos que se

implantan en la parte media del cuerno uterino

presentan crecimiento intermedio. 94 La mortalidad

de lechones al nacimiento se relaciona

negativamente con su tamaño, 5 los menos pesados

presentan mayor riesgo de morir durante el parto,

lo cual sugiere nuevamente que el crecimiento de

los productos durante la gestación se relaciona la

cantidad de lechones vivos al nacimiento. En la

cerda, la incidencia de mortalidad al nacimiento es

alrededor del 5 al 10%. 5

CONCLUSIÓN

De la información revisada se desprende

que la cantidad de lechones vivos al nacimiento

obedece a la incidencia y la sincronización de la

ovulación y de la capacidad uterina. La cantidad

de óvulos expulsados de los ovarios en el

momento de la ovulación depende del

reclutamiento folicular y la capacidad de los

folículos para mantener su crecimiento sin

presentar atresia. La sincronización en la

ovulación conlleva a un desarrollo embrionario

homogéneo y, como consecuencia, a mayor

cantidad de implantaciones. La capacidad uterina,

la cantidad de productos que el útero puede

mantener viables hasta el parto, se relaciona con el

tamaño de los productos y sus placentas. Las razas

de cerdos más prolifcas desarrollan productos de

menor tamaño.

LITERATURA CITADA

1. Christenson RK. Ovulation rate and

embryonic survival in Chinese Meishan

and White crossbred pigs. J Anim Sci

1993; 71: 3060-3066.

2. Ford SP, Youngs CR. Early embryonic

development in prolific Meishan pigs. J

Reprod Fertil Suppl 1993; 48: 271-278.

3. Wilson ME, Ford SP. Effect of estradiol-

17β administration during the time of

conceptus elongation on placental size at

term in the Meishan pig. J Anim Sci

2000; 78: 1047-1052.

4. Wu MC, Hentzel MD, Dziuk PJ. Effects

of stage of gestation, litter size and

uterine space on the incidence of

mummifice fetuses in pigs. J Anim Sci

1988; 66: 3202-3207.

Tamaño de la camada en la cerda

141

5. Christianson WT. Stillbirths, mummies,

abortions and early embryonic death. Vet

Clin N Amer Food Anim Pract 1992; 8:

623-639.

6. Anderson LL. Pigs. In: Hafez B, Hafez

ESE. Reproduction in farm animals.

USA: Lippincott Williams & Wilkins

Inc, 2000.

7. Pope WF, Xie S, Broerman DM, Nephew

KP. Causes and consequences of early

embryonic diversity in pigs. J Reprod

Fertil Suppl 1990; 40: 251-260.

8. Xie S, Broermann DM, Nephew KP,

Geisert RD, Pope WF. Ovulation and

early embryogenesis in swine. Biol

Repord 1990; 43: 236-240.

9. Ruvalcaba-Ramírez LA, de la Puente-

Ocampo F, Aréchiga-Flores CF, Escobar-

Medina FJ. Tamaño de la camada en

cerdas fertilizadas con inseminación

artificial y monta natural. Vet Zac 2004;

2: 159-166.

10. Greenwald GS, Roy SK. Follicular

development and its control. In: Kobil E,

Neil JD, editors. The Physiology of

Reproduction. New York: Raven Press,

1994: 629-724.

11. Byskov AG. Primordial germ cells and

regulation of meiosis. In: Austin CR,

Short RV. Germ cells and fertilization.

Cambridge: Cambridge University Press,

1982: 1-16.

12. Black JL, Erickson BH. Oogenesis and

ovarian development in the prenatal pig.

Anat Rec 1968; 161: 45-55.

13. Fortune JE, Sirois J, Turzillo AW, Laver

M. Follicle selection in domestic

rumiants. J Reprod Fertil Suppl 1991; 43:

187-198.

14. Clark JR, First NL, Champman AB,

Casida LE. Ovarian follicular

development during the estrous cycle in

gilts following electocautery of follicles.

J Anim Sci 1975; 41: 1105-1111.

15. Grant SA, Hunter MG, Foxcroft GR.

Morphological and biochemical

characteristics during ovarian follicular

development in the pig. J Reprod Fertil

1989; 86: 171-183.

16. Zamboni L. Fine morphology of the

follicle wall and follicle cell-oocyte

association. Biol Reprod 1974; 10: 125-

149.


17. Dierich A, Sairam MR, Monaco L, Fimia

GM, Gunsmuller A, LeMeur M, Sassoni-

Corsi P. Imparing follicle-stimulating

hormone (FSH) signaling in vivo:

targeted disruption of the FSH receptor

leads to aberrant gametogenesis and

hormonal imbalance. Proc Natl Acad Sci

USA 1998; 95: 13612-13617.

18. Morbeck DE, Esbenshade KL, Flowers

WL, Britt JH. Kinetics of follicle growth

in the prepuberal gilt. Biol Reprod 1992;

47: 485-491.

19. Dailey RA, Clark JR, Staigmiller RB,

First NL, Chapman AB, Casida LE.

Growth of new follicles following

electocautery in four genetic groups of

swine. J Anim Sci 1976; 43: 175-183.

20. Clark JR, Brazier SG, Wiginton LM,

Stevenson GR, Tribble LF. Time of

ovarian follicle selection during the

porcine estrous cycle. Theriogenology

1982; 18: 697-709.

21. Coleman DA, Fleming MW, Dailey RA.

Factors affecting ovarian compensation

after unilateral ovariectomy in gilts. J

Anim Sci 1984; 59: 170-176.

22. Foxcroft GR, Hunter MG. Basic

physiology of follicular maturation in the

pig. J Reprod Fertil Suppl 1985; 33: 1-

19.

23. Foxcroft GR, Shaw HJ, Hunter MG,

Boot PJ, Lancaster RT. Relationship

between luteinizing hormone, follicle

stimulating hormone and prolactin

secretion and ovarian follicular

development in the weaned sow. Biol

Reprod 1987; 36: 175-191.

24. Hunter RHF, Biggs C, Faillance LS,

Picton HM. Current concepts of

folliculogenesis in monovular and

polyovular species. J Reprod Fertil Suppl

1992; 45: 21-38.

25. Cheng PL. A highly prolific pig breed of

China-the Taihu pig. Pig News Inf 1983;

4: 407-416.

26. Haley CS, Lee GS. Genetic basis of

prolificacy in Meishan pigs. J Reprod

Fertil Suppl 1993; 48: 247-259.

27. Hunter RHF, Picton HM, Biggs C, Mann

GE, McNelly AS, Foxcroft GR.

Priovulatory endocrinology in high

ovulating Meishan sows. J Endocrinol

1996; 150: 141-147.

F J Escobar-Medina

142

28. Miller AT, Picton HM, Craigon J, Hunter

MG. Follicle dynamics and aromatase

activity in high-ovulating Meisham sows

and in Large-White hybrid

contemporaries. Biol Reprod 1998; 58:

1372-1378.

29. Shaw HJ, Foxcroft GR. Relationships

between LH, FSH and prolactin secretion

and reproductive activity in the weaned

sow. J Reprod Fertil 1985; 75: 17-28.

30. Knox RV, Vatzias G, Naber CH,

Zimmerman DR. Plasma gonadotropins

and ovarian hormones during the estrous

cycle in high compared to low ovulation

rate in gilts. J Anim Sci 2003; 81: 249-

260.

31. Hunter RHF. Ovarian follicular

responsiveness and oocyte quality after

gonadotrophic stimulation in mature

pigs. Ann Biol Biochem Biophys 1979;

5: 1511-1520.

32. Guthrie HD, Pursel VG, Wall RJ.

Porcine follicle-stimulation hormone

treatment of gilts during an altrenogestsynchronized

follicular phase: effects on

follicle growth, hormone secretion,

ovulation and fertilization. J Anim Sci

1997; 75: 3246-3254.

33. Guthrie HD, Bolt DJ, Kiracofe GH,

Miller KF. Effect of charcoal-extracted

porcine follicular fluid and 17-β estradiol

on follicular growth and plasma

gonadotropins in gilts fed a progesterone

agonist, alternogest. J Anim Sci 1987;

64: 816-826.

34. Guthrie HD, Bolt DJ, Kiracofe GH,

Miller KF. Ovarian response to injection

of charcoal-extracted porcine follicular

fluid and porcine stimulating hormone in

gilts fed a progesterone agonist

(Alternogest). Biol Repord 1988; 38:

750-755.

35. Knox RV, Zimmerman DR. Effect of

administration of porcine follicular fluid

to gilts during the luteal phase of the

estrous cycle on plasma gonadotropins,

follicular development, and ovulation

rate. J Anim Sci 1993; 71: 1546-1551.

36. Brown RW, Hungerford JW, Greenwool

PE, Bloor RJ, Evans DF, Tsonis CG,

Forage RG. Immunization against

recombinant bovine inhibin alpha subunit

causes increased ovulation rate in gilts. J

Reprod Fertil 1990; 90: 199-205.


37. King BF, Britt JH, Esbenshade KL,

Flowers WL, Sesti LAC, Martin TL,

Ireland JJ. Ovulatory and endocrine

responses after active immunization of

gilts against a synthetic fragment of

bovine inhibin. J Anim Sci 1993; 71:

975-982.

38. Cárdenas H, Pope WF. Administration of

testosterone during the follicular phase

increased the number of corpora lutea in

gilts. J Anim Sci 1994; 72: 2930-2935.

39. Cárdenas H, Herric JR, Pope WF.

Increased ovulation rate in gilts treated

with dihidrotestosterone. Reproduction

2002; 123: 527-533.

40. Cárdenas H, Pope WF. Androgen

receptor and follicle-stimulating hormone

receptor in the pig ovaries during

follicular phase of the estrous cycle. Mol

Reprod Develop 2002; 62: 92-98.

41. Anderson LL. Growth, protein content

and distribution of early pig embryos.

Anat Rec 1978; 190: 143-153.

42. Perry JS y Rowlands IW. Early

pregnancy in pigs. J Reprod Fertil 1962;

4: 175-178.

43. Wilson ME, Vonnahme KA, Foxcroft

GR, Gourley G, Wolff T, Quirk-Thomas

M, Ford SP. Characteristics of the

reproductive biology of multiparous sows

from a commercially relevant population.

J Anim Sci Suppl 1 2000; 83: 213.

44. Soede NM, Kemp B, Noordhusizen

JPTM. The duration of ovulation in pigs,

studies by transrectal ultrasonography, is

not related to early embryonic diversity.

Theriogenology 1992; 38: 653-666.

45. Pope WF, Wilde MH, Xie S. Effect of

electrocautery of nonovulated day 1

follicles on subsequent morphological

variation among day 11 porcine embryos.

Biol Reprod 1988; 39: 882-887.

46. Xie S, Broermann DM, Nephew KP,

Bishop MD, Pope WF. Relationship

between oocyte maturation and

fertilization on zygotic diversity in swine.

J Anim Sci 1990; 68: 2027-2033.

47. Geisert RD, Brookbabk JW, Roberts RM,

Bazer FW. Establishment of pregnancy

in the pig: II. Cellular remodeling of the

porcine blastocyst during elongation on

day 12 of pregnancy. Biol Reprod 1982;

27: 941-955.

Tamaño de la camada en la cerda

143

48. Wilde MH, Pope WF. Stage-dependent

synthesis of estradiol by porcine

blastocysts. In: 20 th Ann Meet Midwest

Sect Amer Soc Anim Sci 1987: 87.

49. Perry JS, Heap RB, Amoroso EC. Steroid

hormone production by pig blastocysts.

Nature 1973; 245: 45-47.

50. Frank M, Bazer FW, Thatcher WW,

Wilcox CJ. A study of prostaglandin F2 α

as the luteolysin in swine: III. Effects of

estradiol valerate on prostaglandin F,

progestins, estrone and estradiol

concentrations in the utero-ovarian vein

of nonpregnant gilts. Prostaglandins

1977; 14: 1183-1196.

51. Frank M, Bazar FW, Thatcher WW,

Wilcox CJ. A study of prostaglandin F2 α

as luteolysin in pigs: IV. As explanation

for the luteotropic effect of estradiol.

Prostaglandins 1978; 15: 151-160.

52. Marengo SR, Bazer FW, Thatcher WW,

Wilcox CJ, Wetteman RP. Prostaglandin

F2 α as the luteolysin in swine: VI.

Hormonal regulation of the movement of

exogenous PGF2 α from the uterine lumen

into the vasculature. Biol Reprod 1986;

34: 284-292.

53. Geisert RD, Zavy MT, Moffatt RJ, Blair

RM, Yellin T. Embryonic steroids and

the establishment of pregnancy. J Reprod

Fertil 1990; 40: 293-305.

54. Bazer FW, Thatcher WW. Theory of

maternal recognition of pregnancy in

swine based on estrogen controlled

endocrine versus exocrine of

prostaglandin F2α by the uterine

endometrium. Prostaglandins 1977; 14:

397-401.

55. Bazer FW, Marengo SR, Geisert RD,

Thatcher WW. Exocrine versus

endocrine secretion of prostaglandin F2α

in the control of pregnancy in swine.

Anim Reprod Sci 1984; 7: 115-132.

56. Ford SP, Chistenson RK, Ford JJ.

Uterine blood flow and uterine arterial,

venous and luminal concentrations of

estrogens on days 11, 13 and 15 after

oestrus in pregnant and non-pregnant

sows. J Reprod Fertil 1982; 64: 185-190.

57. Geisert RD, Thatcher WW, Roberts RM,

Bazer RM. Establishment of pregnancy

in the pig. III. Endometrial secretory

response of estradiol valerate


administered on day 11 of the estrous

cycle. Biol Reprod 1982; 27: 957-965.

58. Pope WF. Uterine asynchrony: a cause of

embryonic loss. Biol Reprod 1988; 999-

1003.

59. Vallet JL, Christenson RK, Klemcke HG.

Purification and characterization of

intrauterine folate-binding proteins from

swine. Biol Repord 1998; 59: 176-181.

60. Morgan GL, Geisert RD, Zavy MT,

Shawley RV, Fazleabas AT.

Development of pig blastocyst in a

uterine environment advanced by

exogenous estrogen. J Reprod Fertil

1987; 80: 125-131.

61. Geisert RD, Renegar RH, Thatcher WW,

Roberts RM, Bazer FW. Establishment

of pregnancy in the pig: I.

Interrelationships between

preimplantation development of the pig

blastocyst and uterine endometrial

secretions. Biol Reprod 1982; 27: 925-

939.

62. Roberts RM, Bazer FW. The functions of

uterine secretions. J Reprod Fertil 1988;

82: 875-892.

63. Simmen FA, Simmen RCM. Peptide

growth factors and proto-oncogenes in

mammalian conceptus development. Biol

Reprod 1991; 44: 1-5.

64. Roberts RM, Xie S, Trout WE. Embryosuterine

interactions in pigs during week 2

of pregnancy. J Reprod Fertil Suppl

1993; 48: 171-186.

65. Wilson ME, Ford SP. Differences in

trophectoderm mitotic rate and P450

17α-hydroxylase expression between late

preimplatantion Meishan and Yorkshire

conceptuses. Biol Reprod 1997; 56: 380-

385.

66. Morgan GL, Geisert RD, Zavy MT,

Fazleabas AT. Development and survival

of pig blastocyst after estrogen

administration and on day 9 or days 9

and 10 of pregnancy. J Reprod Fertil

1987; 80: 133-141.

67. Wilde MH, Xie S, Day ML Pope WF.

Survival of small and large littermate

blstocyst after synchronous transfer

procedures in swine. Theriogenology

1988; 30: 1069-1074.

68. Pope WF, Maurer RR, Stormshak F.

Survival of porcine embryos after

F J Escobar-Medina

144

asynchronous transfer. Proc Soc Exp Biol

Med 1982; 171: 179-183.

69. Pope WF, Lawyer MS, Nara BS, First

NL. Effect of asynchronous on embryo

survival and range of blastocyst

development in swine. Biol Reprod 1986;

35: 133-137.

70. Galvin JM. Wilmout I, Day BN, Ritchie

M, Thomson M, Haley CS. Reproductive

performance in relation to uterine and

embryonic traits during early gestation in

Meishan, Large White and crossbred

sows. J Reprod Fertil 1993; 98: 377-384.

71. Youngs CR, Ford SP, McGinnis LK,

Anderson LH. Investigation into the

control of litter size in swine: I.

Comparative studies on in vitro

development of Meishan and Yorkshire

preimplantation embryos. J Anim Sci

1993; 71: 1561-1565.

72. Rivera RM, Youngs CR, Ford SP. A

comparison of the number of inner cell

mass and trophectoderm cell of

preimplantation Meishan and Yorkshire

pig embryos at similar developmental

stages. J Reprod Fertil 1996; 106: 111-

116.

73. Anderson LH, Christenson LK,

Christenson RK, Ford SP. Investigations

into the control of litter size in swine: II.

Comparisons of morphological and

functional embryonic diversity between

Chinese and American breeds. J Anim

Sci 1993; 71: 1566-1571.

74. Allen WR. The immunological

measurement of pregnant mare serum

gonadotrophin. J Endocrinol 1969; 43:

593-598.

75. Murphy BD, Martinuk SD. Equine

chorionic gonadotropin. Endocr Rev

1991; 12: 27-44.

76. Schilling E, Cerne F. Induction and

synchronization of oestrus in prepubertal

gilts and anestrous sows by PMSG/HCGcompound.

Vet Rec 1972; 91: 471-474.

77. Britt JH, Day BN, Webel SK, Brauer

MA. Induction of fertile estrus in

prepuberal gilts by treatment with a

combination of pregnant mare’s serum

gonadotropin and human chorionic

gonadotropin. J Anim Sci 1989; 67:

1148-1153.

78. Tilton SL, Bates RO, Prather RS.

Evaluation of response to hormonal


therapy in prepubertal gilts of different

genetic lines. J Anim Sci 1995; 73: 3062-

3068.

79. Knox RV, Rodriguez-Zas SL, Miller

GM, Willenburg KL, Robb JA.

Administration of P.G. 600 to sows at

weaning and the time of ovulation as

determined by transrectal ultrasound. J

Anim Sci 2001; 79: 796-802.

80. De Renis F, Beneditti S, Silva P,

Kirkwood RN. Fertility of sows

following artificial insemination at a

gonadotrophin-induced estrus coincident

with weaning. Anim Reprod Sci 2003;

76: 245-250.

81. Britt JH. Improving sow productivity

through management during gestation,

lactation and after weaning. J Anim Sci

1986; 63: 1288-1296.

82. Sechin A, Deschamps JC, Lucia Jr T,

Aleixo JAC, Bordignon V. Effect of

equine chorionic gonadotropin on

weaning-to-first service interval and litter

size in female swine. Theriogenology

1999; 51: 1175-1182.

83. Lancanster RT, Foxcroft GR, Boland

MP, Edwards S. Fertility of sows injected

with exogenous estradiol and/or

gonadotropins to control post-weaning

estrus. Anim Reprod Sci 1985; 8: 365-

373.

84. Bates RO, Day BN, Brito JH, Clark LK,

Brauer MA. Reproductive performance

of sows treated with a combination of

pregnant mare’s gonadotropin and human

chorionic gonadotropin at weaning in the

summer. J Anim Sci 1991; 69: 894-898.

85. Kirkwood RN, Aherne FX, Foxcroft GR.

Effect of gonadotropin at weaning on

reproductive performance of primiparous

sows. Swine Health Prod 1998; 6: 51-55.

86. Heap RB, Flint APF. Pregnancy. In:

Austin CR, Short RV. Hormonal Control

of Reproduction. Cambridge: Cambridge

University Press, 1984: 153-194.

87. Knox RV, Tudor KW, Rodriguez-Zas

SL, Robb JA. Effect of subcutaneous vs

intramuscular administration of P.G. 600

on estrual and ovulatory response of

prepuberal gilts. J Anim Sci 2000; 78:

1732-1737.

88. Knox RV, Tudor KW. Influence of

norgestomet in combination with

gonadotropins on induction of estrus and

Tamaño de la camada en la cerda

145

ovulation in prepuberal gilts. J Anim Sci

1999; 77: 1348-1352.

89. Guthrie HD, Hendricks DM, Handlin

DL. Plasma hormone levels and fertility

in pigs induced to superovulate with

PMSG. J Reprod Fertil 1974; 41: 361-

370.

90. Burnett PJ, Walker JN, Kilpatrick DJ.

The effect of age and growth traits on

puberty and reproductive performance in

the gilt. Anim Prod 1988; 46: 427-432.

91. King RH, Killeen ID, Vercoe J. Efficacy

of exogenous gonadotrophic hormones to

induce estrus in anestrus gilts.

Theriogenology 1990; 34: 761-768.

92. Estienne MJ, Hartsock TG. Effect of

exogenous gonadotropins on the

weaning-to-estrus interval in sows.

Theriogenology 1998; 49: 832-828.

93. Shimatsu Y, Uchida M, Niki R, Imai H.

Induction of superovulation and recovery

of fertilized oocytes in prepubertad

miniature pigs after treatment with

PG600. Theriogenology 2000; 53: 1013-

1022.

94. Dziuk PJ. Reproduction in pigs. In:

Cupps PT. Reproduction in Domestic

Animals. San Diego, Cal: Academic

Press, 1991: 471-515.

95. Dhindsa DS, Dziuk PJ, Norton HW.

Time of transuterine migration and

distribution of embryos in the pig. Anat

Rec 1967; 159: 325-330.

96. Dziuk PJ. Effects of migration,

distribution and spacing of pig embryos

on pregnancy and fetal survival. J Reprod

Fertil Suppl 1985; 33: 57-63.

97. Pogle C, Dziuk PJ. Time of cessation of

intrauterine migration of pig embryos. J

Anim Sci 1970; 31: 565-566.

98. Burghardt RC, Bowen JA, Newton GR,

Bazer FW. Extracellular matrix and the

implantation cascade in pigs. J Reprod

Fertil Suppl 1997; 52: 151-164.

99. Montoya-Gómez G, Zorrilla-de la Torre

E, Escobar-Medina FJ, de la Colina-

Flores F. Población y supervivencia fetal

de cerdas pertenecientes a pequeñas

explotaciones, por medio de material de

rastro. Rev Biomed 2002; 13: 185-188.

100. Christenson RK, Leymaster KA, Young

LD. Justification of unilateral

hysterectomy-ovareictomy as a model to


evaluate uterine capacity in swine. J

Anim Sci 1987; 65: 738-744.

101. Fenton FR, Schwartz FL, Bazer FW,

Robinson OW, Ulberg LC. Stage of

gestation when uterine capacity limits

embryo survival in gilts. J Anim Sci

F J Escobar-Medina

106. Wilson ME, Biensen NJ, Youngs CR,

Ford SP. Development of Meishan or

Yorkshire littermate conceptuses in either

a Meishan or Yorkshire uterine

environment to day 90 of gestation to

term. Biol Reprod 1998; 58: 905-910.

1972; 35: 383-388. 107. Wilson ME, Biensen NJ, Ford SP. Novel

102. Monk EL, Erb RE. Effect of unilateral

ovareictomy and hysterectomy on

reproductive parameters in the gilt during

early pregnancy. J Anim Sci 1974; 39:

insight into the control of litter size in the

pig, using placental efficiency as a

selection tool. J Anim Sci 1999; 1654-

1658.

366-372. 108. Ford SP. Embryonic and fetal

103. Webel SK, Dziuk PJ. Effects of stage of

gestation and uterine space on prenatal

survival in the pig. J Anim Sci 1974; 38:

development in different genotypes in

pigs. J Reprod Fertil Suppl 1997; 52:

165-176.

960-967. 109. Kaminski M, Ford SP, Conley AJ.

104. Hunter MG, Faillace LS, Picton HM.

Imtrautrine and peripheral steroid

concentrations and conceptus

development in Meishan and Large

White hybrid gilts. Reprod Fertil Dev

1994; 6: 783-789.

105. Biensen NJ, Wilson ME, Ford SP.

Differential mechanisms regulating

Meishan (M) and Yorkshire (Y) fetal

growth. J Anim Sci Suppl 1 1996; 74:

215.

ABSTRACT

Differences in the expression of

cytochromes P450 17α-hydroxylase and

aromatase in Meishan and Yorkshire

conceptuses at days 10.5-14.0 of

gestation. J Reprod Fertil 1997; 103:

213-219.

110. Vallet JL, Christenson RK, Trout WE,

Klemcke HG. Conceptus, progesterone,

and breed effects on uterine protein

secretion in swine. J Anim Sci 1998; 76:

2657-2670.

Escobar-Medina FJ. Litter size in sows. This review focuses on the factors affecting litter size in sows.

Litter size depends of the incidence and synchronization of the ovulation and the uterine capacity. Ovulation

incidence is determined by the number of follicles are recruited and by the ability of recruited follicles to

continue to grow and avoid atresia. In pigs, ovulation and fertilization are not instantaneous; some ova are

released and fertilized before others, so there are some variations in embryonic development. Embryos

resulting from ova that ovulated last are the ones most likely to be lost. In the period of pregnancy

establishment, the uterine environment is not favorable to less development embryos. Embryonic survival

could be improved by ovulation synchronization. In some reports, gonadotropin administration before

artificial insemination has improved litter size, perhaps through ovulation synchronization. Uterine capacity is

related with the conceptus and placentas size. Prolific breed pigs develop smaller conceptus and placentas.

Veterinaria Zacatecas 2004; 2: 137-146.

Key words: Litter size, piglets, sows.

146


RELACIÓN ENTRE SUPLEMENTACIÓN ALIMENTICIA, CONDICIÓN CORPORAL Y

RESPUESTA AL EFECTO MACHO EN CABRAS CRIOLLAS EN ANESTRO

Héctor Gámez-Vázquez,* Jorge Urrutia-Morales,* Martha Olivia Díaz-Gómez,** César Augusto Rosales-

Nieto,* Bertha Margarita Ramírez-Andrade.**

*C E San Luis, INIFAP. **Universidad Autónoma de San Luis Potosí

E-mail: urrutia.jorge@inifap.gob.mx

RESUMEN

El presente trabajo se realizó en San Luis Potosí, México (22º 14’ N) con el fin de evaluar la

influencia de la suplementación alimenticia en cabras criollas con diferente condición corporal (CC) sobre la

respuesta al efecto macho al final de la estación de anestro. Se utilizaron 24 cabras que se agruparon de

acuerdo a su CC (alta, media y baja) 8 hembras en cada grupo, las cuales se alimentaron con una dieta de

mantenimiento. A cuatro cabras de cada grupo, además, se les ofreció un suplemento alimenticio que contenía

12% de proteína cruda y 2.8 Mcal de energía digestible; la cantidad proporcionada se calculó con base en

materia seca y constituyó el 2% de su peso vivo. El periodo de suplementación inició 30 días antes del

empadre y culminó al final de éste; la duración del empadre fue de 35 días. La concentración de progesterona

mostró que todas las hembras permanecieron en anestro antes del inicio del empadre. Todas las cabras

presentaron su primer estro entre los días 8 y 18 después de la introducción de los machos. Las hembras de

mayor CC tendieron a manifestar estro antes que las de baja CC (P>0.05), mientras que las que recibieron

suplemento alimenticio tendieron a mostrar estro antes que las alimentadas con la dieta de mantenimiento

(P>0.05). La tasa de fertilidad no varió de acuerdo con la CC de las cabras ni con el nivel de suplementación

(P>0.05). La prolificidad fue mayor (P


ubicado en Soledad de Graciano Sánchez, SLP

(22° 14' 03" N, 100° 53' 11" O, y a 1835 msnm).

Se utilizaron 24 cabras criollas de la región

semiárida de San Luis Potosí, las cuales se

agruparon de acuerdo a su CC: alta (A: ≥ 3),

media (M: 2.5) y baja (B: ≤ 2); 8 hembras en cada

grupo, las cuales se alimentaron con una dieta de

mantenimiento. A partir del 15 de abril, a cuatro

cabras/grupo, además, se les ofreció un

suplemento alimenticio que contenía 12% de

proteína cruda y 2.8 Mcal de energía digestible; la

cantidad proporcionada se calculó con base en

materia seca y constituyó el 2% de su peso vivo.

El periodo de suplementación inició 30 días antes

del empadre y culminó al final de éste; la duración

del empadre fue de 35 días.

Para conservar la condición corporal

estable de los animales, la dieta de mantenimiento

se calculó con base en el peso corporal, ajustado

cada 14 días. Las cabras se pesaron cada 14 días

previo ayuno de alimento de 15 horas y se verificó

su condición corporal según el método sugerido

por Honhold et al. 11

Las cabras se aislaron totalmente de los

machos a partir de diciembre. El 11 de mayo,

previa verificación del anestro por medio de la

determinación sanguínea de progesterona por

medio de radioinmunoanálisis, se introdujeron al

rebaño tres sementales sexualmente activos, los

cuales permanecieron en empadre libre durante 35

días. La determinación de progesterona se realizó

Peso corporal, Kg

45

40

35

30

25

H Gámez-Vázquez et al.

dos veces por semana, durante 3 semanas

consecutivas, antes de la introducción del

semental. La concentración de progesterona

menor a 1 ng/ml se consideró como indicativa de

anestro.

Las cabras se observaron diariamente

para determinar la presencia de celo y cópulas.

Además, se evaluó la fertilidad (cabras

paridas/empadradas) y la prolificidad (crías

nacidas/hembra parida). Los resultados de las

variables no paramétricas se analizaron por medio

de Chi cuadrada de proporciones para tres

muestras independientes. 12 Los valores

paramétricos se interpretaron por medio de

análisis de varianza con un arreglo factorial de 2 x

3 (2 niveles de alimentación: con y sin

complemento alimenticio; y 3 niveles de

condición corporal). 13

RESULTADOS

Las cabras mantuvieron la condición y el

peso corporal hasta antes de comenzar la

suplementación. A partir de ésta, el peso comenzó

a incrementarse gradualmente en las cabras

suplementadas, particularmente en las cabras con

menor condición corporal, mientras que en las

cabras que no fueron suplementadas el peso

permaneció estable (Figura 1). En ningún

tratamiento se detectaron diferencias significativas

(P>0.05) entre fechas de muestreo.

15-Abr 29-Abr 13-May 27-May 10-Jun

Fecha

Figura 1. Peso de cabras en tres condiciones corporales (CC)), con o sin

suplemento alimenticio (S) antes y durante el empadre. ACS=Alta CC con

suplemento, MCS=Media CC con S, BCS=Baja CC con S, ASS= alta CC sin S,

MSS= Media CC sin S, BSS=Baja CC sin S.

148

ACS

MCS

BCS

ASS

MSS

BSS


La concentración de progesterona fue

menor a 1 ng/ml en todas las cabras, en el período

previo al ingreso de los sementales, lo cual

confirma que se encontraban en anestro. Después

de la entrada de los sementales, todas las cabras

presentaron celo en el transcurso de 18 días. Las

hembras de condición corporal alta tendieron a

Condición corporal y efecto macho

manifestar celo antes que las de condición baja

(Cuadro 1), pero las diferencias no fueron

estadísticamente significativas (P>0.05). Las

cabras suplementadas tendieron a mostrar celo

antes que las no suplementadas (P>0.05),

información que se puede observar con detalle en

la Figura 2.

Cuadro 1. Intervalo (Media ± DE) de la introducción del macho a la manifestación del celo de cabras

criollas con relación a la condición corporal y la utilización de suplemento alimenticio

Alta

Media

Baja

General

Condición corporal

Número de cabras

4

3

2

1

0

Suplemento alimenticio

Con Sin

12.0 ± 4.1

14.0 ± 3.3

13.5 ± 3.1

13.17±3.30

10.7 ± 3.6

15.2 ± 1.0

15.0 ± 0.8

13.67±3.93

7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18

Días después de la entrada del macho

Figura 2. Presentación del celo en las cabras con y sin suplemento alimenticio

después de la entrada del macho

149

General

11.38±3.62

14.63±2.33

14.25±2.25

13.42±3.02

Con

Sin


La suplementación ni la CC influyeron

sobre la tasa de fertilidad (P>0.05), aunque las

cabras con mejor CC tendieron a mostrar mejor

fertilidad. La prolificidad fue mayor (P


Con base en lo anterior, se concluye que

la mejor condición corporal y la suplementación

mejoraron la respuesta de las cabras al efecto

macho al final de la estación de anestro, lo que se

tradujo en una respuesta más rápida al estímulo

del macho y en mayor porcentaje de partos

gemelares.

LITERATURA CITADA

1. Shelton M. The influence of the presence

of a male goat on the initiation of estrus

cycling and ovulation in Angora does. J

Anim Sci 1960; 19: 368-375.

2. Chemineau P. Effect on estrus and

ovulation of exposing Creole goats to the

male at three times of the year. J Reprod

Fert 1983; 67: 65-72.

3. Walkden-Brown SW, Restall BJ,

Henniawati. The male effect in the

Australian Cashmere goat. 1. Ovarian

and behavioral response of seasonally

anovulatory does following the

introduction of bucks. Anim Reprod Sci

1993; 32: 41-53.

4. Chemineau P, Levy F, Thimonier J.

Effects of annosmia on LH secretion,

ovulation rate and oestrus behavior

induced by males in the anovular Creole

goat. Anim Reprod Sci 1986; 10:125-

142.

5. Chemineau P, Normant E, Ravault JP,

Thimonier J. Induction and persistence of

pituitary and ovarian activity in the outof-season

lactating dairy goats after a

treatment combining a skeleton

photoperiod, melatonin and the male

effect. J Reprod Fert 1986; 78:497-504.

6. Chemineau P, Baril G, Vallet JC,

Delgadillo JA. Control de la

reproducción en la especie caprina:

Interés zootécnico y métodos

disponibles. Rev Latamar Peq Rumin

1993; 1: 15-38.

7. Skinner JD, Hofmeyr HS. Effect of the

male goat and of progesterone and

PMSG treatment on the incidence of

oestrous in the anoestrous Boer goat doe.

In: Proc S Afric Soc Anim Prod 1969;

8:155-156.

8. Mellado M, Vera A, Loera H.

Reproductive performance of crossbred

goat in good or poor body condition

Condición corporal y efecto macho

151

exposed to bucks before breeding. Small

Rumin Res 1994; 14: 45-48.

9. Restall BJ, Restall H, Norton BW. Effect

of nutrition on sensitivity of female goats

to the male effect. In: Proc Aust Soc

Anim Prod 1994; 20:39.

10. Urrutia MJ, Gámez VHG, Ramírez

ABM. Influencia del pastoreo restringido

en el efecto macho en cabras en baja

condición corporal durante la estación de

anestro. Téc Pecu Méx 2003; 41: 251-

260.

11. Honhold N, Petit H, Halliwell RW. A

condition scoring scheme for the Small

East African Goats in Zimbabwe. Trop

Anim Health Prod 1991; 21:121-127.

12. Castilla SL, Cravioto J. Estadística

simplificada para la investigación en

ciencias de la salud. 1ª ed. México,

Trillas; 1991.

13. Snedecor GW, Cochran EG. Stadistical

Methods. The Iowa State University

Press, Ames 1967: 612.

14. Valencia MJ, Zarco QL, Ducoing WA,

Murcia MC, Navarro GH, Martínez AJ,

Anta JE, Rivera RJ. Caracterización de la

estación de anestro en cabras criollas y

Granadinas mantenidas en un plano

nutricional constante en el Altiplano

Mexicano. En: Reunión Nacional de

Investigación Pecuaria en México.

México, DF 1988: 124.

15. Monroy A, Espinoza JL, Cepeda R,

Carrillo M. Estacionalidad de la actividad

sexual de cabras cruzadas en el

municipio de La Paz, Baja California

Sur. En: VII Reunión Nacional sobre

Caprinocultura, Monterrey, N L 1991:

99-101.

16. Esquivel MH, Torres AF, Montes PR,

Centurión CF, Cámara SR, Regalado PT.

Estacionalidad reproductiva de las cabras

bajo condiciones del trópico subhúmedo.

En: Reunión Nacional de Investigación

Pecuaria, Chihuahua, 1992: 246.

17. Escobar FJ, Zarco QL, Valencia MJ.

Efecto del fotoperiodo sobre la

estacionalidad reproductiva de la cabra

criolla en México. En: XXII Reunión

Anual. Academia de Investigación en

Biología de la Reproducción AC,

Acapulco, Gro, 28 al 31 de mayo de

1997: 247-257.


18. Flores J A, Duarte G, Malpaux B,

Delgadillo J A. Variaciones estacionales

de la actividad reproductiva de las cabras

criollas de la Región Lagunera. En: XI

Reunión Nacional Sobre Caprinocultura,

Chapingo, Méx 1996: 48-52.

19. Chemineau P, Gauthier D, Poirier JC,

Saumande J. Plasma levels of LH, FSH,

prolactin, oestradiol 17β and

progesterone during natural and induced

oestrus in the dairy goat. Theriogenology

1982; 17: 313-323.

H Gámez-Vázquez et al.

20. Díaz GMO, Urrutia MJ, Ochoa CMA,

Correa CC. Efecto macho en el inicio de

la actividad reproductiva de cabritas

prepúberes Boer x Nubia. En: XV

Reunión Nacional sobre Caprinocultura.

Mérida, Yucatán 2000: 82-85.

ABSTRACT

21. Sachdeva KK, Sengar OPS, Singh SN,

Lindahl IL. Studies on goats. I. Effect of

plane of nutrition on the reproductive

performance of does. J Agric Sci Camb

1973; 80: 375-379.

22. Mani AU, McKelvey WAC, Watson ED.

The effects of low level of feeding on

response to sinchronization of estrus,

ovulation rate and embryo loss in goats.

Theriogenology 1992; 38: 1013-1022.

23. Edey T N. Body weight and ovulation

rate in sheep. In: Proc Austr Soc Anim

Prod 1968; 7:188-191.

24. Haresign, W. The influence of nutrition

on reproduction in the ewe. 1. Effects on

ovulation rate, follicle development and

luteinizing hormone release. Anim Prod

1981; 32:197-202.

Gámez VH, Urrutia MJ, Díaz GMO, Rosales NCA, Ramírez ABM. Relationship between feeding

supplementation, body condition, and male effect respond in anestrous Creole goats. The present trial

was carried out at San Luis Potosí, Mexico (22º 14’ N), with the objective to evaluate the influence of the

feeding supplement in goats maintained at different body condition score (BCS) on the male effect at the end

of the anestrous season. It were used 24 goats that were grouped according their BCS levels (high, medium

and low), 8 females in each group, and were fed with a maintenance diet. Four goats of each group, besides,

were feeding with supplement product containing 12 % CP and 2.8 Mcal DE. The supplement period began

30 days before breeding until the end of the breeding. Progesterone concentration confirmed that all 24 goats

were in anestrous before breeding. All goats presented their first estrous among the days 8 and 18 after the

introduction of males. The females of high BCS tended to show their first estrous before those of low BCS

(P>0.05), whilst the goats that were received a feeding supplement tended to show their first estrous before

those fed with the maintenance diet (P>0.05). The fertility rate didn't change according to the BCS neither at

the feeding level. The prolificacy was higher (P < 0.05) in high BCS goats. These results suggest that the

increment in the body condition score of the goat, as well as the feeding supplement improves the response to

the male effect and prolificacy at the end of the anestrous season. Veterinaria Zacatecas 2004; 2: 147-152.

Key words: Body condition, male effect, goats.

152


ESTACIONALIDAD REPRODUCTIVA DE CABRAS SAANEN X NUBIA

Raquel Roque-Alfaro, Romana Melba Rincón-Delgado, Sergio Méndez-de Lara, Carlos Fernando Aréchiga-

Flores, Francisco Javier Escobar-Medina

Unidad Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

E-mail: fescobar@cantera.reduaz.mx

RESUMEN

Se estudió la actividad ovárica de cabras Saanen X Nubia, sin gestación, adultas (cuando menos con

un parto), a 22° 58’ N y 102° 30’ O, y a 2 153 msnm. Las cabras se mantuvieron en estabulación, bajo

fotoperiodo natural, separadas de machos y se les determinó la concentración de progesterona en el suero

sanguíneo dos veces por semana, por medio de radioinmunoanálisis. Las cabras presentaron ciclos ováricos

durante los días con menor cantidad de horas luz y anestro con el aumento del fotoperiodo. Las hembras

manifestaron ciclos ováricos durante 140.4 días y permanecieron en anestro durante 224.6 días. El intervalo

del solsticio de verano al inicio de la temporada reproductiva fue de 106.0 días, y del solsticio de invierno al

final de la temporada reproductiva de 63.0 días. Se concluye que las cabras Saanen X Nubia, presentan

estacionalidad reproductiva cuando se mantienen separadas de machos sexualmente activos.

Palabras clave: Estacionalidad reproductiva, cabras, Saanen X Nubia

INTRODUCCIÓN

Los caprinos se reproducen en forma

estacional, alternan períodos de actividad

reproductiva con períodos anovulatorios. 1 Estos

animales, como las demás especies con

reproducción estacional, utilizan el fotoperiodo

para programar su actividad reproductiva; la

temporada del año en que se reduce la cantidad de

horas luz del día, lo que ocurre en el otoño e

invierno, coincide con la presencia de ciclos

estrales, y el incremento del fotoperiodo con el

anestro. 1

El efecto del fotoperiodo sobre el

comportamiento reproductivo depende de la

latitud, es mayor en las regiones alejadas que en

las cercanas al ecuador. 2 Al sur del trópico de

Cáncer, a latitud menor a 23° 27’ N, en estudios

con material de rastro procedentes de cabras

criollas no gestantes, pertenecientes a rebaños

donde los machos conviven estrechamente con las

hembras, el mayor porcentaje de cabras con

cuerpos lúteos activos en los ovarios se presentó

de julio a diciembre, con un marcado descenso de

febrero a abril; en diferente proporción pero en

todos los meses se encontraron evidencias de

ovulación. 3 A esta latitud, en estudios donde las

cabras de este grupo genético se estabularon, se

alimentaron adecuadamente, se mantuvieron

Veterinaria Zacatecas 2004; 2: 153-158

separadas de machos y su actividad ovárica se

determinó por medio de la concentración

sanguínea de progesterona, las hembras

presentaron ciclos estrales durante los días con

menor cantidad de horas luz y anestro con el

incremento del fotoperiodo, como

característicamente corresponde a la

estacionalidad reproductiva de esta especie. 4 Es

probable que lo mismo ocurra con otros grupos

genéticos, ya que también se ha encontrado que

pueden concebir durante gran parte del año. Por

ejemplo, en un estudio realizado en rebaños de

Alpina, Nubia, Granadina y sus cruzas, a 19° 40’

N, donde los machos permanecieron en empadre

libre durante todo el tiempo con las hembras, las

concepciones se presentaron durante todo el año,

excepto de febrero a abril. 5 En el presente estudio

se determinó la actividad ovárica a través del año

de cabras Saanen X Nubia, bajo condiciones de

estabulación y separadas de machos, por medio de

la concentración sérica de progesterona.

MATERIAL Y MÉTODOS

Se utilizaron 5 cabras Saanen X Nubia,

adultas (cuando menos de un parto), sin gestación,

no lactando y clínicamente sanas, pertenecientes

al rebaño caprino de la Unidad Académica de

Medicina Veterinaria y Zootecnia de la


Universidad Autónoma de Zacatecas, la cual se

localiza a 22° 58’ latitud norte y 102° 30’ longitud

oeste, y a 2 153 msnm. El rebaño se mantiene bajo

fotoperiodo natural y pastorea en praderas de

alfalfa durante el día y con encierro en corrales

durante la noche, donde la alimentación se

completa con silo de maíz, sal con minerales y

subproductos de la industria cervecera, en

consumo a voluntad. Los animales se mantienen

en empadre libre durante todo el tiempo de

manera que las cópulas se realizan en todos los

celos de las hembras. Los partos en este rebaño se

presentan en el transcurso del año.

Las 5 cabras que se utilizaron para el

presente estudio, se separaron del rebaño y se

mantuvieron en estabulación, bajo fotoperiodo

natural, separadas de machos y se alimentaron con

una ración que cubrió sus requerimientos

nutricionales. El fotoperiodo del lugar donde se

realizó el trabajo varía de 10.6 a 13.4 horas luz.

A las hembras se les tomaron muestras

sanguíneas dos veces por semana (lunes y viernes)

por punción en la yugular, en tubos sin

anticoagulante, para determinar la concentración

de progesterona por medio de radioinmunoanálisis

en fase sólida, de febrero a noviembre. Las

muestras se centrifugaron para separar el suero

sanguíneo y se conservaron en congelación a -

20°C hasta determinar la concentración hormonal.

Se estableció como temporada

reproductiva, el período en el cual las cabras

Número de cabra

6

5

4

3

2

1

0

02-Feb

20-Feb

08-Mar

26-Mar

12-Abr

R Roque-Alfaro et al.

30-Abr

17-May

04-Jun

21-Jun

presentaron concentración de progesterona <

1ng/ml, en forma cíclica; y temporada de anestro

cuando la concentración de la hormona

permaneció constantemente a nivel bajo.

A las cabras, además, se les determinó la

condición corporal cada 8 días por el método de

Honhold et al. 6

La frecuencia de cabras ciclando se

agrupó de acuerdo al fotoperiodo, mayor y menor

de 12 horas luz, y se sometieron a análisis de

varianza. Las medias de la condición corporal de

cada semana también se interpretaron por medio

de análisis de varianza. 7

RESULTADOS

El número de cabras ciclando fue

significativamente mayor (P < 0.05) durante los

días con menos de 12 horas luz, que con el

incremento del fotoperiodo (> 12 horas luz).

Al inicio del trabajo, los primeros días de

febrero, en todas las hembras se encontró

evidencias de cuerpo lúteo activo, la

concentración de progesterona fue superior a 1

ng/ml. Durante el mes de febrero, las cabras

dejaron de presentar ciclos ováricos, el día 20,

cuatro hembras permanecían ciclando; el número

se redujo a tres el día 23, a dos el 27 (cuando los

días registraban 11.5 horas luz) y a cero el 1 de

marzo (con días de 11.6 horas luz). Esta

información se presenta en la Figura 1.

09-Jul

Fecha

Figura 1. Cabras Saanen X Nubia ciclando, bajo fotoperiodo natural de 22° 58' N y

102° 30' O

154

Cabras ciclando

Horas luz

26-Jul

13-Ago

30-Ago

17-Sep

04-Oct

22-Oct

08-Nov

26-Nov

16

14

12

10

8

6

4

2

0

Horas luz


Estacionalidad reproductiva en cabras

ng/ml Cabra 1 Horas luz ng/ml Cabra 2 Horas luz

Figura 2. Concentración de progesterona en las cabras Saanen x Nubia con relación a las horas

luz del día

155


Del día 1 de marzo al 27 de septiembre la

concentración de progesterona en el suero

sanguíneo permaneció muy baja, lo cual significa

que ninguna de las cabras ovuló durante esta

temporada; todas permanecieron en anestro.

En octubre, las cabras reanudaron su

actividad ovárica, una lo hizo el día 1 (con días de

11.8 horas luz), dos más el 4 y las otras dos

restantes el 8, cuando los días registraban 11.7

horas luz. La actividad cíclica de las hembras se

mantuvo durante el resto del tiempo que se hizo el

estudio.

En la Figura 2 se presenta la

concentración de progesterona en cada una de las

cabras estudiadas. En todas las hembras, la

concentración de la hormona se presentó en forma

cíclica (de la misma manera como ocurre en el

ciclo estral) durante la temporada del año con

pocas horas luz del día. La progesterona no se

identificó en las muestras que se tomaron en la

época con incremento del fotoperiodo.

El intervalo del solsticio de verano al

inicio de la temporada reproductiva fue de 106.0

días; y 63.0 días del solsticio de invierno al final

de la temporada reproductiva. La duración del

período de anestro fue de 224.6 días y de 140.4

días la duración de la temporada reproductiva.

La condición corporal de estos animales

no varió con el transcurso del año. La media

general (± DE) de la condición corporal fue de 3.1

± 1.2.

DISCUSIÓN

Las cabras del presente estudio alternaron

las temporadas reproductivas y de anestro, como

ocurre en los pequeños rumiantes con

reproducción estacional. 4 La temporada

reproductiva se presentó durante los días de menor

cantidad de horas luz y anestro con el incremento

del fotoperiodo; lo cual indica que mantienen su

actividad reproductiva estacional cuando

permanecen separarlas de machos sexualmente

activos.

Todas las partes del comportamiento

reproductivo que presentan las ovejas y las cabras

con reproducción estacional, que se mantienen sin

gestación y separadas de machos, coinciden los

resultados del presente estudio. Por ejemplo, la

duración del anestro en cabras criollas, en un

trabajo realizado a la misma latitud, se encontró

de 238.8 días, 4 lo cual concuerda con el tiempo

que permanecieron en anestro las hembras del

presente estudio (224.6 días).

R Roque-Alfaro et al.

156

Otra evidencia del comportamiento

reproductivo estacional de las cabras de este

trabajo lo constituye el intervalo del solsticio de

verano al inicio de la temporada reproductiva. La

duración de este intervalo en cabras cashmere

intactas y ovariectomizadas portando un implante

de estradiol, a 28° 48’ S y 153° 12’ E, fue de 124

días, 8,9 lo cual coincide con este intervalo del

presente estudio (106.0 días). Según los estudios

realizados por Robinson et al. 10 y Worthy et al. 11

entre otros autores, el fotoperiodo del solsticio de

verano programa el inicio de la temporada

reproductiva en las ovejas con reproducción

estacional; hecho por el cual, las ovejas presentan

este intervalo de la misma duración. En las cabras,

es probable que ocurra de la misma manera.

La duración del intervalo entre el

solsticio de invierno y el fin de la temporada

reproductiva también es constante en los animales

con reproducción estacional; 12 intervalo que en los

animales de este trabajo fue de 63.0 días, y que

coincide con los resultados de otros estudios

realizados tanto en cabras 4 como en ovejas. 13

El comportamiento reproductivo

estacional de los animales del presente estudio se

presentó pese a que se alimentaron

adecuadamente; en promedio presentaron 3.1 de

condición corporal, en una escala del 1 al 4. 6 Lo

cual confirma que la estacionalidad reproductiva

es independiente a la nutrición. Resultados que

también se han publicado en otros estudios.

Valencia et al. 14 encontraron una clara

disminución de ciclos estrales en los primeros

meses del año, en cabras criollas y Granadina con

buena nutrición, y Escobar et al. 4 informaron que

cabras criollas, alimentadas adecuadamente en

forma constante, presentaron actividad ovárica

característica de los animales con reproducción

estacional.

Las cabras que se utilizaron para el

presente estudio pertenecen a un rebaño con

registro de partos en todos los meses del año. La

capacidad de las cabras de concebir durante la

mayor parte del tiempo se debe a la influencia de

machos sexualmente activos; su presencia puede

estimular la actividad ovárica en cabras en

anestro. 15 El efecto macho, como se le

tradicionalmente se le conoce a este tratamiento,

puede variar de acuerdo a la latitud en que se

encuentren las cabras; la respuesta es menor en

animales mantenidos a grandes latitudes que en la

zona tropical y subtropical. 16 En la región donde

se realizó el presente estudio, se ha publicado que

un macho sexualmente activo puede estimular la


ovulación durante todo el año. Cabras criollas con

ciclos de fotoperiodo de 6 meses de duración y

con la presencia de un macho sexualmente activo

manifestaron ciclos ováricos sucesivos durante un

año; 17 las ovulaciones en las cabras de este estudio

se identificaron por medio de la determinación

plasmática de progesterona.

El efecto macho se realiza por medio de

feromonas, las cuales se producen en las glándulas

sebáceas durante la temporada reproductiva 18 y la

hembra las percibe a través del olfato. En el

rebaño al que pertenecían las cabras del presente

estudio, los machos y las hembras conviven

constantemente, lo que permite que las hembras

perciban las feromonas de los machos en

cualquier época del año. Las hembras ovulan con

el efecto macho debido a que la presencia de éste

estimula el concierto hormonal que conduce a la

ovulación. 19,20

La concentración de progesterona durante

el ciclo ovárico que se encontró en las cabras del

presente estudio coincide con los datos de la

literatura. Según los estudios de Chemineau et

al., 21 el promedio de la concentración de esta

hormona durante el ciclo estral de la cabra es

menor a 10 ng/ml, como ocurrió en la mayoría de

las determinaciones del presente trabajo.

Con base en lo anterior, se concluye que

las cabras Saanen X Nubia, presentan

estacionalidad reproductiva cuando se alimentan

adecuadamente y se mantienen separadas de

machos sexualmente activos.

LITERATURA CITADA

1. Shelton M. Reproduction and breeding of

goats. J Dairy Sci 1978; 61: 994-1010.

2. Chemineau P. Seasonality and

photoperiodic influence in the female

goat reproduction. Proc V Int Conf

Goats; 1992 March 2-8; New Delhi,

India, 1992; 117: 355-360.

3. Valencia J, González JL, Díaz J.

Actividad reproductiva de la cabra criolla

en México en el examen postmortem del

aparato genital. Vet Méx 1986; 17: 177-

180.

4. Escobar FJ, Zarco L, Murcia C, Valencia

J. Efecto del fotoperiodo sobre la

secreción tónica de la hormona

luteinizante en cabras criollas en México.

Reunión Anual de la Academia de

Investigación en Biología de la

Estacionalidad reproductiva en cabras

157

Reproducción AC. Acapulco, Gro, 1998:

220-238.

5. Arbiza AS, De Lucas TJ.

Comportamiento de un rebaño de cabras

en empadre libre. Memorias de la VII

Reunión Nacional sobre Caprinocultura;

1991 octubre 23-25: Monterrey (NL)

México. México (DF): Asociación

Mexicana de Producción Caprina, AC,

1991: 58-61.

6. Honhold N, Petit H, Halliwell RW.

Condition scoring scheme for small East

African goats in Zimbabwe. Top Anim

Hlth Prod 1989; 21: 121-127.

7. Gill J. Designs and Analysis of

Experiments in the Animal and Medical

Sciences, Vol 2. Ames. Iowa: Iowa State

University Press, 1978.

8. Henniawati, Resal BJ, Scaramuzi RJ.

Effect of season on LH secretion in

ovariectomized Australian Cashmere

does. J Reprod Fertil 1995; 103: 349-356.

9. Restal BJ. The male effect in goats. In:

Proc V Int Conf Goats; 1992 March 2-8;

New Delhi, India, 1992; 117:

10. Robinson JE, Wayne NL, Karsch FJ.

Refractoriness to inhibitory day lengths

initiates the breeding season of the

Suffolk ewe. Biol Reprod 1985; 32:

1024-1030.

11. Worthy K, Haresing W, Dodson S,

McLeord BJ, Foxcroft GR, Haynes NB.

Evidence that the onset of the breeding

season in the ewe may be independent of

decreasing plasma prolactin

concentrations. J Reprod Fertil 1985; 75:

237-236.

12. Woodfill CJI, Wayne NL, Moenter SM,

Karsch FJ. Fhotoperiodic

synchronization of a circannual

reproductive rhythms in sheep:

identification of season-specific time

cues. Biol Repord 1994; 50: 965-976.

13. Karsh FJ, Bittman EL, Foster DL,

Goodman RL, Legan SJ, Robinson JE.

Neuroendocrine basis of seasonal

reproduction. Recent Prog Horm Res

1984; 40: 185-232.

14. Valencia J, Zarco L, Ducoing A, Murcia

C, Navarro H. Breeding season of criollo

and granadina goats Ander constant

nutricional levels in the Mexican

highlands. Livestock Reproduction in


Latin America. International Anatomic

Energy Agency, Viena 1990: 321-333.

15. Flores JA, Véliz FG, Pérez-Villanueva

JA, Martinez de la Escalera E,

Chemineau P, Poindron P, Malpaux B,

Delgadillo JA. Male reproductive

condition is the limiting factor of

efficiency in the male effect during

seasonal anoestrus in female goats. Biol

Reprod 2000; 62: 1409-1414.

16. Chemineau P. Possibilities for using

bucks to stimulate ovarian and oestrus

cycles in anaovulatory goats. A-review.

Livest Prod Sci 1987; 17: 135-147.

17. Rincón RM. Efecto de la presencia de un

macho cabrío sexualmente activo sobre

la ciclicidad estral de cabras criollas

expuestas a un fotoperiodo artificial.

Tesis de Doctorado. Unidad Académica

de Medicina Veterinaria y Zootecnia de

la Universidad Autónoma de Zacatecas,

2004.

18. Walkden-Brown SW, Restall BJ, Norton

BW, Scaramuzzi RJ, Martin GB. Effect

of nutrition on seasonal patterns of LH,

R Roque-Alfaro et al.

ABSTRACT

FSH and testosterone concentration,

testicular mass, sebaceous gland volume

and odour in Australian Cashmere goats.

J Reprod Fertil. 1994; 102: 351-60.

19. Hamada T, Nakajima M, Takeuchi Y,

Mori Y. Pheromone-induced stimulation

of hypothalamic gonadotropin-releasing

hormone pulse generator in

ovariectomized, estrogen-primed goats.

Neuroendocrinol 1996; 64: 313-319.

20. Chemineau P, Norman TE, Ravault JP,

Thimonier J. Induction and persistence of

pituitary and ovarian activity in the outof-season

lactating dairy goat after

treatment combining a skeleton

photoperiod, melatonin and the male

effect. J Reprod Fertil 1986; 78: 497-504.

21. Chemineau P, Gauthier D, Poirer JC,

Saumade J. Plasma levels of LH, FSH,

prolactin, oestradiol 17 β and

progesterone during natural and induced

oestrus cycle in the dairy goat.

Theriogenology 1982 ; 17 : 313-323.

Roque-Alfaro R, Rincón-Delgado RM, Méndez-de Lara S, Aréchiga-Flores CF, Escobar-Medina FJ.

Reproductive seasonality in Saanen X Nubia goats. Serum progesterone concentrations was measured

twice a week in no pregnant mature Saanen X Nubia goats kept natural photoperiod and without sexually

active males, to examine whether perception of daylength change underlines seasonal reproductive activity.

The goats showed ovarian cycles during short days and anoestrus in long days (P < 0.05). The duration of

reproductive season was 140.4 days and 224.6 days of anoestrus. Summer solstice to beginning of

reproductive season interval was 106.0 days, and 63.0 days from winter solstice to reproductive season end. It

was concluded that Saanen X Nubia goats kept without sexually active males showed reproductive

seasonality. Veterinaria Zacatecas 2004; 2: 153-

Key words: Seasonality, goats, Saanen X Nubia.

158


TAMAÑO DE LA CAMADA EN CERDAS FERTILIZADAS CON INSEMINACIÓN ARTIFICIAL Y

MONTA NATURAL

Luis Alberto Ruvalcaba-Ramírez, Fernando de la Puente-Ocampo, Carlos Fernando Aréchiga-Flores,

Francisco Javier Escobar-Medina

Unidad Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Zacatecas

E-mail: fescobar@cantera.reduaz.mx

RESUMEN

Se estudió el tamaño de la camada en cerdas fertilizadas mediante inseminación artificial,

inseminación artificial con tratamiento previo de gonadotropinas y con monta natural, en granjas

pertenecientes a pequeños productores. Se inseminaron 104 cerdas de las cuales 37 recibieron el tratamiento

previo de gonadotropinas; además, también se estudiaron 48 hembras que recibieron monta natural. Las

cerdas fueron de diferente número de partos. La detección del celo en las cerdas que se inseminaron y la

dirección de la monta natural las realizó el dueño de los animales. Las inseminaciones las realizó el mismo

técnico cada 24 horas mientras la hembra se encontrara en celo, con base en la información del inicio y

conclusión del celo que le proporcionó el dueño de los animales. El total de lechones al nacimiento, nacidos

vivos y destetados no variaron significativamente (P>0.05) entre las cerdas inseminadas, inseminadas con

tratamiento previo de gonadotropinas y monta natural; fueron significativamente mayores (P


inseminación artificial, inseminación artificial con

tratamiento previo de gonadotropinas y monta

natural en granjas pertenecientes a pequeños

productores.

MATERIAL Y MÉTODOS

El trabajo se realizó en granjas porcinas

semitecnificadas, pertenecientes a pequeños

productores de los municipios de Calera y

Fresnillo del estado de Zacatecas, en las cuales se

explotan cerdas encastadas de Yorkshire. Las

hembras eran de diferente edad, número de partos

y peso; en general con buena condición corporal.

Las cerdas conforme presenten celo se

incorporaron al estudio y se agruparon de acuerdo

a la estrategia que se utilizó para su fertilización y

al número de partos. En el grupo 1 se utilizó la

L A Ruvalcaba-Ramírez et al.

inseminación artificial en el grupo 2 la

inseminación con tratamiento previo de

gonadotropinas (PG 600, Intervet, Millsboro, DE)

y en el grupo 3 la monta natural. La aplicación de

gonadotropinas se realizó el día del destete. La

cantidad de animales que se estudiaron en cada

grupo se presenta en el Cuadro 1.

Se utilizaron machos de buena fertilidad

para la monta natural y la colección del semen

para la inseminación artificial. Las cópulas y los

servicios de inseminación se realizaron una vez al

día mientras las hembras permanecieron en celo.

La permanencia del celo se estableció de acuerdo

al comportamiento del animal, se consideró que la

hembra se encuentra en celo mientras permanezca

inmóvil al presionarle el dorso o al montarse sobre

de ella.

Cuadre 1. Número de camadas que se estudiaron de cerdas primíparas y multíparas, de los grupos 1

(inseminación artificial), 2 (inseminación artificial con tratamiento previo de gonadotropinas) y 3 (monta

natural).

Cerdas

Primíparas

Multíparas

General

Grupo 1

El semen se recolectó por medio del

método conocido como mano enguantada y se

evaluó inmediatamente después de su recolección.

La concentración de cada dosis fue de 3 000

millones de espermatozoides viables disueltos en

80 a 95 ml de diluyente, y se almacenó a 17° C. El

semen se almacenó durante 2 días como máximo,

en todos los casos se procuró utilizarlo porco

tiempo después de su preparación.

La detección del celo en las cerdas se

realizó dos veces al día, cada 12 horas, una vez

por la mañana y otra por la tarde. Esta tarea la

llevó a cabo el dueño de la explotación. Los

26

41

67

Grupo 2

11

26

37

160

Grupo 3

9

39

48

General

46

106

152

animales se alimentaron con una dieta que cubrió

sus requerimientos nutricionales.

Una semana antes del parto, las cerdas se

alojaron en las salas de pariciones de cada una de

las explotaciones y al parto se registró la cantidad

de lechones nacidos vivos y muertos, así como la

presencia de fetos momificados. Además, se

registro la cantidad de lechones destetados; el

destete se realizó a los 30 días de edad de los

lechones.

Los resultados de acuerdo a las diferentes

categorías se sometieron a análisis de varianza y

comparación de medias por el método de Tukey. 4


RESULTADOS

El promedio del total de lechones al

nacimiento no varió significativamente (P>0.05)

Tamaño de la camada en cerdas

entre los diferentes grupos. En el grupo 1, las

cerdas multíparas presentaron significativamente

(P0.05)

entre los grupos estudiados. Sin embargo, en las

primerizas, las cerdas inseminadas y las

inseminadas con tratamiento previo de

gonadotropinas presentaron significativamente

Grupo 3

9.44 ± 4.2

10.49 ± 2.6

10.29 ± 3.0

General

9.26 ± 2.7 a

10.49 ± 3.2 b

(P


L A Ruvalcaba-Ramírez et al.

Cuadro 4. Porcentaje de lechones nacidos muertos de cerdas primíparas y multíparas, de los grupos 1

(inseminación artificial), 2 (inseminación artificial con tratamiento previo de gonadotropinas) y 3 (monta

natural).

Cerdas

Primíparas

Multíparas

General

Grupo 1

10.8

7.9

8.9

En general, el promedio de lechones

destetados no varió significativamente (P>0.05)

entre los diferentes grupos. Sin embargo, en las

cerdas primerizas de los grupos 1 y 2 presentaron

significativamente mayor promedio de lechones

destetados que las del grupo 3. El promedio de

lechones destetados fue significativamente mayor

Grupo 2

2.8

3.4

3.2

Grupo 3

40.9

6.7

12.6

General

14.9

6.4

8.7

(P


cerdas adultas. Sin embargo, el promedio de

lechones nacidos vivos en las cerdas primerizas

fue menor en monta natural que con inseminación

artificial.

Los promedios del total de lechones al

nacimiento fueron de 10.1, 10.0 y 10.29 en las

cerdas inseminadas, inseminadas con tratamiento

previo de gonadotropinas y con monta natural,

respectivamente. Lo cual indica que el total de

lechones al nacimiento no se alteró con el uso de

la inseminación artificial y presenta la misma

Tamaño de la camada en cerdas

eficiencia que la monta natural. Para lograr estos

resultados se requiere que se deposite la suficiente

cantidad de espermatozoides con capacidad

fertilizante durante la inseminación artificial, que

se realice en el momento apropiado, de

preferencia 12 horas antes de la ovulación, y con

semen manejado adecuadamente. 1,5,6,7,8,9 En el

presente estudio, la inseminación artificial se

realizó en el cuello uterino, en el mismo lugar

donde el macho deposita los espermatozoides

durante la cópula, y se llevó a cabo cada 24 horas

mientras la cerda permanecía en celo.

Cuadro 6. Medias (± DE) de lechones destetados de cerdas primíparas y multíparas, de los grupos 1

(inseminación artificial), 2 (inseminación artificial con tratamiento previo de gonadotropinas) y 3 (monta

natural).

Cerdas

Primíparas

Multíparas

General

Grupo 1

6.89 ± 2.0 a

8.48 ± 2.6 b

7.80 ± 2.5

Grupo 2

7.78 ± 1.4

8.40 ± 3.4

8.24 ± 3.0

Grupo 3

4.00 ± 2.5 a*

8.47 ± 1.7 b

6.79 ± 2.9

Medias con diferente literal son distintas entre sí (P < 0.05)

* Difiere significativamente (P < 0.05) a los valores correspondientes de los grupos 1 y 2.

El total de lechones al nacimiento fue

mayor en las cerdas multíparas que en las

primerizas lo que coincide con los resultados de la

literatura. 10 Los cuernos uterinos son más largos

en las cerdas de varios partos por lo cual se

incrementa la cantidad de embriones que se

implantan y de fetos que se mantienen hasta el

parto. 11

El promedio de lechones nacidos vivos al

nacimiento fue significativamente menor en las

cerdas primerizas fertilizadas con monta natural

en comparación con las primerizas con

inseminación artificial e inseminación artificial

con tratamiento previo de gonadotropinas, lo cual

se debió a que presentaron mayor porcentaje de

163

General

6.08 ± 2.7 a

8.28 ± 3.2 b

lechones nacidos muertos; es probable que a estas

hembras no se les haya proporcionado los

cuidados adecuados en el momento del parto.

El promedio de lechones nacidos vivos

tendió a incrementarse en las cerdas inseminadas

con tratamiento previo de gonadotropinas en

comparación con los grupos 1 y 3. Resultados que

coinciden con los publicados por Lancaster et

al., 12 autores que con el mismo tratamiento

encontraron un aumento significativo en la

cantidad de lechones vivos al nacimiento, y

Estienne y Hartsock 13 quienes obtuvieron 12.7 y

11.7 (P>0.1) lechones nacidos vivos de cerdas

tratadas con PG600 y solución salina,

respectivamente. En el presente trabajo, las


hembras que incrementaron el promedio de

lechones vivos al nacimiento (Grupo 2) también

presentaron menor porcentaje de lechones nacidos

muertos.

La tendencia al incremento de la media

de lechones vivos al nacimiento y a la reducción

del porcentaje de lechones nacidos muertos de las

cerdas inseminadas con tratamiento previo de

gonadotropinas probablemente se debió a que las

gonadotropinas sincronizaron la ovulación y con

esto la uniformidad del desarrollo embrionario. El

proceso de ovulación en la cerda se presenta

durante un período de 3.8 horas, 14 como

consecuencia algunos ovocitos se fertilizan antes

que otros y su desarrollo no es homogéneo. Los

L A Ruvalcaba-Ramírez et al.

embriones formados a partir de ovocitos emitidos

al principio del período ovulatorio empiezan la

secreción de estrógenos antes que los de

ovulaciones tardías; lo cual establece un medio

uterino con elevado contenido de estrógenos que

probablemente no sea favorable para los

embriones más jóvenes que eventualmente no

sobreviven. 15 Por lo tanto, el tamaño de la camada

se podría incrementar con tratamientos que

conduzcan a la sincronización de la ovulación y,

como consecuencia, al desarrollo embrionario. La

aplicación de PG600 sincroniza la ovulación en el

84% de los casos y se incrementa al 90% con la

inyección de 100 UI de hCG, 70 horas después de

la primera aplicación. 16

Cuadro 7. Porcentaje de lechones que se destetaron en cerdas primíparas y multíparas, de los grupos 1

(inseminación artificial), 2 (inseminación artificial con tratamiento previo de gonadotropinas) y 3 (monta

natural).

Cerdas

Primíparas

Multíparas

General

Grupo 1

70.4

79.7

75.9

La incidencia de fetos momificados se ha

encontrado que se relaciona con el tamaño de la

camada. Wu et al. 17 encontraron un incremento

lineal del 1 al 12% de la semana 7 a la 15 de la

gestación, en camadas de 10 o más lechones, lo

cual concuerda con los resultados del presente

estudio; la media general del total de lechones fue

de 10.12 y se encontraron 2.6% de fetos

momificados.

Un resultado adicional del presente

estudio corresponde al promedio de lechones

destetados. La media de este valor fue

significativamente mayor en las cerdas multíparas

en comparación con las primerizas, lo cual se

debió a que las últimas presentaron menor

Grupo 2

84.3

82.7

83.1

164

Grupo 3

73.5

79.9

78.4

General

74.5

80.9

78.8

promedio de lechones nacidos vivos y menor

porcentaje de lechones destetados; esto coincide

con los resultados de la literatura. La cantidad de

lechones destetados depende de la producción de

leche de la cerda, y uno de los factores que

influyen en la producción durante la lactancia es el

estímulo de los lechones durante el

amamantamiento; a mayor cantidad de lechones

mayor estímulo sobre las glándulas mamarias. 18 El

tamaño de la camada se incrementa conforme la

cerda presenta sus partos, es menor en las

primerizas que en las multíparas. 10 Las cerdas

inseminadas con tratamiento previo de

gonadotropinas tendieron a presentar mayor

promedio y porcentaje de lechones al destete,


hecho que coincide con los resultados obtenidos

por Kirkwood et al. 19 Lo cual se puede deber al

efecto de las gonadotropinas sobre la

superovulación. La mayor incidencia de

ovulaciones conduce a la mayor presencia de

cuerpos lúteos en los ovarios, en donde al final de

la gestación de la cerda se produce relaxina;

hormona que se relaciona con el crecimiento de

las glándulas mamarias y, por consiguiente con la

producción de leche durante la lactancia. 18

LITERATURA CITADA

1. Rozeboom KF, Troedsson MHT,

Shurson GC, Hawton JD, Carbo BG.

Late estrus or metaestrus insemination

after estrual insemination decreases

farrowing rate and litter size in swine. J

Anim Sci 1997; 75: 2323-2327.

2. Knox RV, Rodriguez-Zas SL, Miller

GM, Willenburg KL, Robb JA.

Administration of P.G. 600 to sows at

weaning and the time of ovulation as

determined by transrectal ultrasound. J

Anim Sci 2001; 79: 796-802.

3. Knox RV, Tudor KW, Rodriguez-Zas

SL, Robb JA. Effect of subcutaneous vs

intramuscular administration of P.G. 600

on estrual and ovulatory response of

prepuberal gilts. J Anim Sci 2000; 78:

1732-1737.

4. Gill JL. Design and analysis of

experiments in the animal and medical

sciences. The Iowa State University

Press/ Ames, Iowa, USA, 1978.

5. Stevernik DWB, Soede NM, Browman

EG, Kemp B. Semen backflow after

insemination and its effect on fertilization

results in sow. Anim Rerod Sci 1998; 54:

109-119.

6. Waberski D. Effects of semen

components on ovulation and

fertilization. J Reprod Fertil 1997; 52

(Suppl): 105-109.

7. Soede NM, Wetzels CCH, Zondag W, de

Koning MAI, Kemp B. Effects of time of

insemination relative to ovulation, as

determined by ultrasonography, on

fertilization rate and accessory sperm

count in sow. J Reprod Fertil 1995; 104:

99-106.

8. Waberski D, Weitze KF, Gleumes T,

Schwarz M, Willman T, Petzoldt R.

Tamaño de la camada en cerdas

165

Effect of time of insemination relative to

ovulation on fertility with liquid and

frozen semen. Theriogenology 1994; 42:

831-840.

9. Flowers WL, Esbenshade KL.

Optimizing management of natural and

artificial matings in swine. J Reprod

Fertil 1993; 48 (Suppl): 217-228.

10. Anderson LL. Cerdos. In: Hafez ESE,

Hafez B. Reproducción e inseminación

artificial en animales. México: McGraw-

Hill Interamericana 2002: 188-198.

11. Dziuk PJ. Reproduction in pigs. In:

Cupps PT. Reproduction in domestic

animals. Fourth ed. Academic Press, Inc,

San Diego, Ca, 1991.

12. Lancanster RT, Foxcroft GR, Boland

MP, Edwards S. Fertility of sows injected

with exogenous estradiol and/or

gonadotropins to control post-weaning

estrus. Anim Reprod Sci 1985; 8: 365-

373.

13. Estienne MJ, Hartsock TG. Effect of

exogenous gonadotropins on the

weaning-to-estrus interval in sows.

Theriogenology 1998; 49: 832-828.

14. Valencia J. Ciclo estral. En Fisiología de

la Reproducción Porcina. Ed Trillas,

1986: 33-54.

15. Pope WF, Lawyer MS, Nara BS, First

NL. Effect of asynchronous on embryo

survival and range of blastocyst

development in swine. Biol Reprod 1986;

35: 133-137.

16. Shimatsu Y, Uchida M, Niki R, Imai H.

Induction of superovulation and recovery

of fertilized oocytes in prepubertad

miniature pigs after treatment with

PG600. Theriogenology 2000; 53: 1013-

1022.

17. Wu MC, Hentzel MD, Dziuk PJ. Effects

of stage of gestation, litter size and

uterine space on the incidence of

mummific fetuses in pig. J Anim Sci

1988; 66: 3202-3207.

18. Escobar-Medina FJ. Crecimiento de las

glándulas mamarias de la cerda y su

relación con la ganancia diaria de peso de

los lechones. Veterinaria Zacatecas 2003;

2: 77-87.

19. Kirkwood RN, Aherne FX, Foxcroft GR.

Effect of gonadotropin at weaning on

reproductive performance of primiparous

sows. Swine Health Prod 1998; 6: 51-55.


L A Ruvalcaba-Ramírez et al.

ABSTRACT

Ruvalcaba-Ramírez LA, de la Puente-Ocampo F, Aréchiga-Flores CF, Escobar-Medina FJ. Litter

size of naturally breed and artificially inseminated sows. Litter size from naturally bred (n=48),

inseminated (n=64) and gonadotropin-treated and inseminated (n=37) sows form commercial swine units

was evaluated. Sows party was not allotted. Natural breeding and heat detection for insemination

depended upon owner and/or manager’s decision. Therefore, insemination was performed by the same

techicina in a daily schedule for each farm (every 24 hours) based on heat information provided by the

farm personnel. Total number of pigs born did not show differences within inseminated, gonadotropintreated

prior to insemination and naturally breeding. However, there was a tendency for higher number of

piglets in multiparous than primiparous sows. Moreover, there were no significant differences in the

number of piglets born alive and the number of piglets weaned, but there were differences between

multiparous and primiparous sows using artificial insemination and natural breeding (P


GANANCIA DE PESO EN OVINOS TRATADOS CON ZERANOL

María de los Angeles Gómez-Armendáriz, Juan Ignacio Dávila-Félix, Francisco Javier Escobar-Medina

Unidad Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Zacatecas

E-mail: fescobar@cantera.reduaz.mx

RESUMEN

Se evaluó el efecto del zeranol sobre la ganancia de peso y la eficiencia alimenticia de 40 ovinos

Khatadine X Dorper (20 machos y 20 hembras), los cuales no recibieron o fueron tratados con 1 ml de

Zeramec por cada 50 Kg de peso, tres días después del destete (10 machos y 10 hembras/grupo). Los animales

tuvieron libre acceso a sales, agua, minerales y una ración alimenticia que cubrió sus requerimientos

nutricionales; además, se pesaron y se les determinó el consumo de alimento cada 28 días. Después de 90 días

que duró el experimento, la ganancia diaria de peso fue de 9.25 y 11.60 Kg en los machos tratados con

zeranol y en el grupo testigo, respectivamente; y de 6.67 y 9.20 Kg en las hembras. Las diferencias no fueron

estadísticamente significativas (P > 0.05). El consumo de alimento fue significativamente mayor (P < 0.05) en

los animales del grupo testigo que en el tratado con zeranol, tanto en los machos como en las hembras; y la

conversión alimenticia no varió significativamente (P < 0.05) entre los animales estudiados, pero los machos

tratados con zeranol tendieron a consumir menor cantidad de alimento para incrementar un Kg de peso; en las

hembras la situación fue diferente, la conversión alimenticia tendió a disminuir en los animales del grupo

testigo.

INTRODUCCIÓN

En los ovinos es importante conocer las

características de su crecimiento para explotarlos

eficientemente y disponer de mayor cantidad de

proteína de origen animal. Según los resultados de

estudios previos, los machos presentan mayor

velocidad de crecimiento que las hembras, 1 lo cual

se debe al efecto anabólico de las hormonas que

produce el testículo. 2,3

La menor velocidad de crecimiento en las

hembras se puede alterar con tratamientos previos

al nacimiento. La aplicación de andrógenos a sus

madres durante el desarrollo fetal, las ovejas

después del nacimiento presentan un crecimiento

similar a los machos. 4

En rumiantes, el crecimiento también se

ha incrementado con la utilización de productos

anabólicos, como las hormonas esteroides. Sin

embargo, en algunos casos se han encontrado

resultados contradictorios. Por ejemplo, el uso de

zeranol en ovinos, producto con actividad

estrogénica, en unos trabajos ha incrementado la

ganancia de peso, 5,6,7,8,9 mientras que en otros

no. 10,11 Sería interesante realizar estudios

adicionales para clarificar esta interrogante. El

presente trabajo se llevó a cabo con el propósito

Palabras clave: Ganancia de peso, zeranol, ovinos

Veterinaria Zacatecas 2004; 2: 167-172

de evaluar la ganancia de peso y la eficiencia

alimenticia en ovinos tratados con Zeranol.

MATERIAL Y MÉTODOS

El trabajo se realizó a 103° latitud norte y

24° longitud oeste, y a 2250 msnm. 12 Se utilizaron

40 ovinos Khatadine x Dorper, clínicamente

sanos: 20 machos y 20 hembras; los cuales se

agruparon por sexo y tratamiento, 10 en el grupo

tratado y 10 en el testigo de cada sexo. A los

animales tratados se les aplicó 1 ml de Zeramec

(Laboratorios Vribac México, S A de C V) por

cada 50 kilogramos de peso del animal. Cada ml

de Zeramec contiene 10 mg de zeranol y 10 mg de

ivermectina. Los ovinos del grupo testigo se

desparasitaron con 10 mg de ivermectina

(Dectiver, LAPISA), no recibieron la aplicación

de zeranol. El tratamiento se aplicó 3 días después

del destete, a los 3 meses de edad de los animales,

y el experimento se realizó durante 90 días.

Los animales se pesaron y se les

determinó el consumo de alimento cada 28 días;

se alimentarán a voluntad con una ración que

proporcionaba 12% de PC, 9.5% de PD, 2.3

Mcal/Kg de EM, 1.1 Mcal/Kg de ENG, 65.5% de

TND, 0.13% de Ca y 0.14% de P.


Los resultados se interpretaron por medio

de análisis de varianza y comparación de medias

por el método de Tukey. 13

RESULTADOS

En el Cuadro 1 se muestran los

promedios de la ganancia de peso de los animales

estudiados. Los machos tendieron a presentar

mayor ganancia de peso que las hembras tanto en

los animales tratados con zeranol como en los

pertenecientes al grupo testigo. Aunque no se

encontró efecto significativo (P > 0.05), la

diferencia entre la ganancia del peso entre machos

y hembras fue ligeramente mayor en los animales

tratados con zeranol (2.58 Kg) que en los del

grupo testigo (2.40 Kg). Los machos y las

hembras del grupo testigo tendieron a presentar

M A Gómez-Armendáriz et al.

mayor incremento de peso que los animales de su

mismo sexo del grupo tratado (P > 0.05). El

promedio general de la ganancia de peso fue de

10.56 Kg en los machos y de 8.00 Kg en las

hembras.

Los machos y las hembras del grupo

testigo presentaron significativamente (P0.05) entre los machos y las

hembras de un mismo tratamiento. En los

animales tratados con zeranol, las hembras

tendieron a consumir mayor cantidad de alimento

que los machos, y en los animales del grupo

testigo la situación fue diferente, los machos

tendieron a consumir más alimento que las

hembras (Cuadro 2).

Cuadro 1. Promedios (± EEM) de ganancia de peso (Kg) en ovinos machos y hembras, tratados con

Zeramec

Tratamiento

Zeramec

Testigo

General

Machos

9.25 ± 1.2

11.60 ± 1.4

10.56 ± 0.9

Hembras

6.67 ± 1.2

9.20 ± 1.4

8.00 ± 0.9

Cuadro 2. Promedios (± EEM) de consumo de alimento (Kg) en ovinos machos y hembras, tratados con

Zeramec

Tratamiento

Zeramec

Testigo

General

Machos

8.55 ± 0.61 a

14.73 ± 0.82 b

11.64 ± 1.36

Medias con diferente literal en cada columna son distintas entre sí (P < 0.05).

168

Hembras

10.73 ± 0.43 a

13.83 ± 0.66 b

12.28 ± 0.82


No se encontraron diferencias

estadísticamente significativas en la conversión

alimenticia (cantidad de alimento necesaria para

incrementar un Kg de peso) entre los animales de

un mismo tratamiento, ni entre los animales del

mismo sexo. Las hembras en los diferentes

tratamientos tendieron a consumir mayor cantidad

Ganancia de peso en ovinos

de alimento para incrementar un Kg de peso que

los machos. La diferencia dentro de cada

tratamiento fue mayor en los animales con la

aplicación de zeranol (5.71 Kg) que en los del

grupo testigo (2.09 Kg). La media general del

valor de esta variable fue de 10.99 Kg en los

machos y de 14.51 Kg en las hembras (Cuadro 3).

Cuadro 3. Promedios (± EEM) de conversión alimenticia (Kg) en ovinos machos y hembras, tratados con

Zeramec

Tratamiento

Zeramec

Testigo

General

DISCUSIÓN

En el presente estudio, el zeranol no

incremento en peso de los ovinos en comparación

con el grupo testigo (sin tratamiento), lo cual

coincide con los resultados de otros trabajos 10,11 y

con estudios realizados en bovinos, 14 pero no

concuerda con los publicados por otros

autores. 5,6,7,8,9 Field et al. 11 no encontraron

incremento significativo en el peso, ni en la

ganancia diaria de peso de corderos tratados con

implantes de 12 mg de zeranol. La aplicación del

implante se realizó dos semanas después del

destete cuando los animales pesaban 35 Kg en

promedio. La respuesta al tratamiento varió de

acuerdo a la dosis. En los animales tratados con

un implante, el peso fue ligeramente mayor al

final del experimento, pero sin alcanzar diferencia

estadísticamente significativa (P>0.05) en

comparación con el grupo testigo (sin

tratamiento); mientras que en los corderos tratados

con un implante similar (12 mg de zeranol) y

reimplantados 28 días después, el tratamiento

redujo ligeramente el peso al final del

experimento y la ganancia diaria de peso. En el

presente estudio, la aplicación de 10 mg de

Machos

10.34 ± 0.88

11.41 ± 1.26

10.99 ± 0.74

169

Hembras

16.05 ± 1.76

13.50 ± 0.13

14.51 ± 0.91

zeranol por cada 50 Kg de peso del animal tendió

a reducir el incremento de peso, tanto en los

machos como en las hembras, en comparación con

el grupo sin tratamiento, de la misma manera

como ocurrió en el trabajo de Field et al. 11 con la

aplicación de dos implantes; es probable que la

dosis de zeranol utilizada en el presente estudio

mantenga una concentración de zeranol similar a

la proporcionada por la aplicación de dos

implantes. Olivares y Hallford 10 también aplicaron

un implante de 12 mg de zeranol a corderos

castrados, el implante se aplicó 28 días después

del destete. Los animales al final del experimento

que duró 42 días, presentaron ligeramente mayor

peso, pero sin diferencia estadísticamente

significativa (P = 0.11) que los pertenecientes al

grupo testigo. En bovinos se ha encontrado una

situación similar, la aplicación de zeranol tendió a

reducir el incrementó el peso en comparación con

los animales no tratados, tanto en becerros como

en novillos. 14 Por otro lado, Hutcheson et al. 6

encontraron mayor de ganancia diaria de peso

(26%) en los corderos cruzados tratados con un

implante de 12 mg de zeranol al inicio del

experimento y reimplantados 56 días después; los

animales al principio del estudio pesaban 25.1 Kg


en promedio y el experimento duró 84 días. Otros

autores también han encontrado incremento de

peso con la aplicación de zeranol; 7,8,9 resultados

que no concuerdan con los encontrados en el

presente estudio. El zeranol tampoco incrementó

el peso de las ovejas, en comparación con los

animales del grupo testigo, lo que no coincide con

los resultados de otros trabajos. Por ejemplo,

Wilson et al. 9 informaron que los implantes de

zeranol incrementaron la ganancia diaria de peso

en comparación con los animales no tratados.

En este trabajo, los machos tendieron a

presentar mayor ganancia de peso que las

hembras, tanto en el grupo tratado con zeranol

como en el testigo; lo cual concuerda con los

resultados de la literatura. En ovinos 1 y cerdos, 15,16

entre otras especies, la velocidad de crecimiento

es mayor en los machos que en las hembras, lo

cual se debe al efecto anabólico de los andrógenos

endógenos. 17

Los animales del grupo testigo del

presente estudio, tendieron a presentar mayor

ganancia de peso que los del grupo tratado, tanto

en los machos como en las hembras. Lo cual

probablemente también se debió a las hormonas

endógenas. El presente estudio se realizó de

agosto a noviembre, temporada del año donde los

ovinos presentan la pubertad; 18 es posible que los

animales del grupo testigo presentaron la pubertad

y sus hormonas endógenas influyeron en el

incremento del peso, lo que no ocurrió con los del

grupo tratado. El zeranol en machos enteros tanto

en bovinos 19,20 como en ovinos 11,21,22,23 retraza el

desarrollo testicular y el comportamiento de

macho. En un estudio, la aplicación de un

implante de zeranol de 12 mg, redujo el 50% del

peso testicular, en los corderos de 114 días de

edad; 11 en otro estudio, 21 la aplicación de un

implante similar al nacimiento y otro al destete,

redujo el 25 % de peso testicular, en comparación

con los corderos no tratados; la evaluación se

realizó de 139 a 155 días de edad de los animales.

En este último trabajo, la circunferencia escrotal

fue mayor en los corderos sin tratamiento que en

los implantados con zeranol, a partir del destete.

La reducción en el desarrollo testicular que

presentan los animales tratados con zeranol

conduce a menor secreción de testosterona tanto

en los bovinos 24,25 como en los ovinos 21 y se debe

a la reducción en la secreción de hormona

luteinizante, 22,23,24 provocada por la

retroalimentación negativa de los estrógenos sobre

el hipotálamo e hipófisis antes de la

pubertad. 18,26,27

M A Gómez-Armendáriz et al.

170

En el presente estudio, tanto los machos

como las hembras tratados con zeranol redujeron

significativamente (P < 0.05) el consumo de

alimento, en comparación con los animales de su

correspondiente grupo testigo. Sin embargo, esta

relación no se mantuvo en la conversión

alimenticia, ya que no difirió significativamente

(P>0.05) entre los animales tratados y los

pertenecientes al grupo testigo. Los machos

tratados con zeranol tendieron a presentar mayor

eficiencia alimenticia, consumieron en promedio

menor cantidad de alimento (10.34 Kg) para

incrementar 1 Kg de peso, en comparación con los

machos del grupo testigo (11.41 Kg). En las

hembras, el resultado fue diferente, las

pertenecientes al grupo testigo consumieron

menor cantidad de alimento (13.5 Kg) que las

corderas tratadas con zeranol (16.05 Kg), para

incrementar 1 Kg de peso. Los resultados de

conversión alimenticia en la literatura son

contradictorios. Algunos autores han encontrado

mayor eficiencia alimenticia en los animales

tratados con zeranol, en comparación con el grupo

testigo, 6,7,21 mientras que en otros trabajos la

mejor conversión alimenticia se ha encontrado en

los corderos sin tratamiento. 11

Los resultados del presente estudio

sugieren que el zeranol no incrementa la ganancia

de peso en ovinos (ni en los machos ni en las

hembras), reduce significativamente el consumo

de alimento en los dos sexos, pero no presenta una

tendencia constante en la conversión alimenticia:

para incrementar un Kg de peso, los machos

consumen ligeramente menor cantidad de

alimento y en las hembras la situación es

diferente, presentan mayor consumo, en

comparación con el grupo testigo (sin

tratamiento). Además, confirman que la ganancia

de peso es mayor en los machos que en las

hembras.

LITERATURA CITADA

1. Viramontes F. Dimorfismo sexual en el

crecimiento posdestete en ovinos

Rambouillet. Tesis de Maestría. Facultad

de Medicina Veterinaria y Zootecnia de

la UAZ, 1989.

2. Buttery PJ, Sinnett-Smith PA. The mode

of action of anabolic agents with special

reference to their effects of protein

metabolism-some speculations. In: Roche

JF, O’Callaghan D. Manipulation of

Growth in Farm Animals. Boston, MA:


Martinus Nijhoff Publishers 1984: 211-

228.

3. Jost A, Magre S. Testicular development

phases and dual hormonal control of

sexual organogenesis. In: Serio M,

Mottas M, Zanisi M, Martini L. Sexual

differentiation: Basic and Clinical

Aspects. New York: Raven Press 1984:

1-15.

4. Hansen LR, Drackley JK, Berger LL,

Grum DE. Prenatal androgenization of

lambs: I. Alterations of growth, carcass

characteristics, and metabolites in blood.

J Anim Sci 1995; 73: 1694-1700.

5. Hufstedler GD, Gillman PL, Carstens

GE. Physiological and hormonal

responses of lambs repeatedly implanted

with zeranol and provided two levels of

feed intake. J Anim Sci 1996; 74: 2376-

2384.

6. Hutcheson JP, Greene LW, Carstens GE,

Byers FM. Effects of zeranol and two

dietary levels of calcium and phosphorus

on performance, carcass characteristics,

and calcium status in growing lambs. J

Anim Sci 1992; 70: 1346-1351.

7. Sinnett-Smith PA, Dumelow NW,

Buttery PJ. Effects of trenbolone acetate

and zeranol on protein metabolism in

male castrate and female lambs. Br J

Nutr 1983; 50: 225-234.

8. Thompson WR, Bolsen KK, Lig HJ.

Mixtures of corn grain and corn silage,

nitrogen source and zeranol for feeder

lambs. J Anim Sci 1982; 55: 211-217.

9. Wilson L L, Varela-Alvarez H, Rugh

MC, Borger ML. Growth and carcass

characters of rams, cryporchids, wethers

and ewes subcutaneously implanted with

zeranol. J Anim Sci 1972; 34: 336-342.

10. Olivares VH, Hallford DM. Growth and

carcass characteristics and serum growth

hormone, prolactin and insulin profiles in

Debouillet lambs treated with ovine

growth hormone and zeranol. J Anim Sci

1990; 68: 1971-1979.

11. Field RA, Snowder GD, Maiorano G,

McCormick RJ, Riley ML. Growth and

slaugher characteristics of ram and

wether lambs implanted with zeranol. J

Anim Sci 1993; 71: 631-635.

12. INEGI. Zacatecas. Instituto Nacional de

Estadística, Geografía e Informática,

www.inegi.gob.mx.

Ganancia de peso en ovinos

171

13. Gill J. Design and analysis of

experiments in the animal and medical

sciences. The Iowa State University

Press, 1978.

14. Palomino AI, Solís RV. Ganancia de

peso de becerros y novillos tratados con

Synovex M y Zeramec. Tesis de

Licenciatura. Unidad Académica de

Medicina Veterinaria y Zootecnia de la

UAZ, 2005.

15. Soto H, Escobar FJ, Zorrilla E, de la

Colina F. Crecimiento de la descendencia

de cerdas androgeninzadas. Investigación

Científica 1997; 1: 3-7.

16. Martínez RS. Estudio preliminar sobre la

utilización de carne de cerdos enteros

para el consumo humano. Tesis de

Licienciatura. Esc Med Vet Zoot, UAZ,

Zacatecas, Zac., 1983.

17. Short RV. The hormonal control of

growth at puberty. Laurence TLJ, editor.

Growth in Animals. Butterworths,

Londres, 1980.

18. Foster DL. Puberty in the sheep. In:

Knobil E, Neil JD. The Physiology of

Reproduction. New York: Raven Press,

1994: 411-451.

19. Unruh JA, Gray DG, Dikeman ME.

Implanting young bulls with zeranol

from birth to four slaughter ages: I. Live

measurements, behavior, masculinity and

carcass characteristics. J Anim Sci 1986;

62: 279-289.

20. Staigmiller RB, Brownson RM,

Kartchner RJ, Williams JH. Sexual

development in beef bulls following

zeranol implants. J Anim Sci 1985; 60:

324-351.

21. Nold RA, Unruh JA, Spaeth CW, Minton

JE. Effect of zeranol implants in ram and

wether lambs on performance traits,

carcass characteristics, and subprimal cut

yields and distribution. J Anim Sci 1992;

70: 1699-1707.

22. Riesen JW, Beeler BJ, Abenes FB,

Woody CO. Effects of zeranol on the

reproductive system in lambs. J Anim Sci

1977; 45: 293-298.

23. Wiggins JP, Wilson LL, Rothenbacher H,

Davis SL. Effects of diethylstilbestrol,

zeranol and sex on live blood metabolite,

carcass and endocrine characteristics of

lambs. J Anim Sci 1976; 43: 518-525.


24. Deschamps JC, Ott RS, Weston PG,

Shanks RD, Kesler DJ, Bolt DJ, Hixon

JE. Effects of zeranol on reproduction in

beef bulls: Luteinizing hormone, follicle

stimulating hormone and testosterone

secretion in response to gonadotropinreleasing

hormone and human chorionic

gonadotropin. Am J Vet Res 1987; 48:

31-36.

25. Gray DG, Unruh JA, Dikeman ME,

Stevenson JS. Implanting young bulls

M A Gómez-Armendáriz et al.

ABSTRACT

from birth to four slaughter ages: III.

Growth performance and endocrine

aspects. J Anim Sci 1986; 63: 747-756.

26. Amann RP, Wise ME, Glass JD, Nett

TM. Prepuberal changes in the

hypothalamic-pituitary axis of Holstein

bulls. Biol Reprod 1986; 34: 71-80.

27. Schanbacher BD. Regulation of

luteinizing hormona secretion in male

sheep by endogenous estrogen.

Endocrinology 1984; 115: 944-950.

Gómez-Armendáriz MA, Juan Ignacio Dávila Félix JI, Escobar Medina FJ. Weight gain in sheep

treated with zeranol. Forty Khatadine x Dorper lambs (20 male and 20 female) received no treatment or 1 ml

of Zeramec/50 Kg on 3 days after weaning (10 male and 10 female/group). Animals had a libitum access of

water, sat, minerals and diet that covered their nutritional requirements; and were weighted and determined

their feed intake every 28 days. After 90 days, the average weight gain was 9.25 and 11.60 Kg in the males

treated with Zeramec and no treated, respectively; and 6.67 and 9.20 Kg in the females. The differences were

not statistically significant (P>0.05). The feed intake was increased (P


GANANCIA DE PESO DE BECERROS Y NOVILLOS TRATADOS CON SYNOVEX M Y

ZERAMEC

Audemio Ismael Palomino Moreno, Ricaurte Valentín Solís Cano, Juan Ignacio Dávila Félix, Francisco Javier

Escobar Medina

Unidad Académica de Medicina Veterinaria y Zootecnia de la Universidad Autónoma de Zacatecas

E-mail. fescobar@cantera.reduaz.mx

RESUMEN

Se evaluó el efecto del Synovex M y el Zeramec sobre la ganancia de peso de 30 becerros y 30

novillos. Los animales se dividieron en tres grupos de 20 miembros cada uno (10 becerros y 10 novillos) y el

trabajo se inició cuando pesaban 242.3 Kg en promedio. Un grupo recibió la aplicación de un implante de

Synovex M, otro la inyección de 1 ml por cada 50 kilogramos de peso de Zeramec y un tercero no recibió

tratamiento (grupo testigo). Los animales se pesaron y se les determinó el consumo de alimento cada 28 días;

se alimentaron a voluntad con una ración que cubrió sus requerimientos nutricionales. La ganancia de peso en

91 días que duró el experimento fue de 110.7, 86.2, 82.5, 59.1, 99.9 y 72.7 Kg en los becerros y novillos

implantados con Synovex M, becerros y novillos con la aplicación de Zeramec y en los becerros y novillos

del grupo testigo, respectivamente; el efecto fue significativamente mayor (P


animales se dividieron en tres grupos de 20

miembros cada uno: 10 becerros y 10 novillos. A

un grupo se le aplicó un implante de Synovex M

(Ford Dodge), el cual contiene 200 mg de

progesterona y 20 mg de benzoato de estradiol; el

benzoato de estradiol contiene 71.4% de

estradiol. 3 A otro grupo de animales se le aplicó 1

ml de Zeramec (Laboratorios Vribac México, S A

de C V) por cada 50 kilogramos de peso. Cada ml

de Zeramec contiene 10 mg de zeranol y 10 mg de

ivermectina, y los del tercero no recibieron

tratamiento, constituyeron el grupo testigo. Los

animales de los grupos Synovex M y testigo,

además, se desparasitaron con ivermectina

(Dectiver, LAPISA). El trabajo se inició cuando

los animales pesaban 242.3 Kg en promedio, y se

realizó durante 91 días.

Los animales se pesaron y se les

determinó el consumo de alimento cada 28 días;

se alimentarán a voluntad con una ración que

proporcionaba 12.5% de PC, 9.4% de P D, 13%

de FC, 2.2 Mcal/Kg de E M, 1.06 Mcal/Kg de

Ganancia (Kg)

50

45

40

35

30

25

20

15

10

5

0

03-Jul

10-Jul

17-Jul

24-Jul

A I Palomino-Moreno et al.

31-Jul

Fecha

07-Ago

ENG, 63.5 % de TND, 0.14% de Ca, 0.12% de P

y 66.9% de Materia seca.

Los resultados se agruparon de acuerdo a

sus diferentes categorías y se interpretaron por

medio de análisis de varianza y comparación de

medias por el método de Tukey. 3

RESULTADOS

En los becerros y en los novillos, la

ganancia de peso fue significativamente mayor

(P


valor de esta variable tendió a ser mayor en los

animales tratados con Zeramec y menor en los

Ganancia de peso de becerros y novillos

implantados con Synovex M, los del grupo testigo

presentaron valores intermedios.

Cuadro 1. Promedios (± DE) de ganancia de peso (Kg) en becerros y novillos tratados con Synovex M y

Zeramec

Tratamiento

Synovex M

Zeramec

Testigo

General

Becerros

110.7 ± 6.9 a *

82.5 ± 5.7 b *

99.9 ± 6.6 ab *

97.6 ± 22.9*

Medias con diferente literal en cada columna, son distintas entre sí (P < 0.05)

*Difiere del valor correspondiente de los novillos (P < 0.05)

Novillos

86.2 ± 4.7 a

59.1 ± 5.4 b

72.7 ± 8.6 ab

73.2 ± 22.7

Cuadro 2. Promedios (± DE) de consumo de alimento (Kg) en becerros y novillos tratados con Synovex

M y Zeramec

Tratamiento

Synovex M

Zeramec

Testigo

General

Becerros

87.40 ± 6.03

87.47 ± 3.13

91.46 ± 4.78*

88.78 ± 4.95*

Difiere significativamente del valor correspondiente en novillos (P 0.05), durante los primeros 74

días del experimento. En el presente estudio, la

ganancia diaria de peso fue de 1.22 Kg en los

becerros y de 0.93 Kg en los novillos.


Se encontró una interacción significativa

(P < 0.05) en la ganancia de peso entre los

tratamientos y la presencia o ausencia de

testículos en los animales. La interacción se debió

a que los becerros tratados con Syncromate M

tendieron a presentar mayor ganancia de peso al

principio y al final del experimento; en la parte

media del estudio, los becerros del grupo testigo

manifestaron mayor aumento de peso. Los

animales testículo intactos tratados con Zeramec

redujeron significativamente (P


El consumo de alimento no difirió

significativamente entre los animales tratados con

Synovex M, Zeramec y el grupo testigo en los

becerros y en los novillos. Lo cual no coincide

con los resultados de la literatura. Algunos autores

han encontraron mayor consumo de materia seca

en los novillos tratados con un implante similar al

Synovex M utilizado en el presente estudio 5 y con

implantes de 36 mg de zeranol. 11

En el presente estudio, la conversión

alimenticia, es decir la cantidad de alimento que

un animal consume para incrementar un Kg de

peso, no varió significativamente (P>0.05) entre

los animales tratados con Synovex M, Zeramec y

el grupo testigo, tanto en los becerros como en los

novillos. Sin embargo, el valor de esta variable

tendió a incrementarse en los animales tratados

con Zeramec y reducirse en los implantados con

Synovex M; el grupo testigo presentó valores

intermedios. Lo cual no coincide con los

resultados de algunos autores, pero con otros sí.

Por un lado, Guiroy et al. 5 con la aplicación de un

implante de la misma concentración hormonal que

el Synovex M utilizado en el presente trabajo, y

Mader 11 con la aplicación de zeranol, encontraron

mayor valor de la proporción ganancia/consumo

de alimento en los animales tratados que en los del

grupo testigo (sin tratamiento). Por otro lado,

Guiroy et al. 5 informaron que los animales

implantados con zeranol tendieron consumir

mayor cantidad de alimento para incrementar un

Kg de peso.

Los resultados del presente estudio

sugieren que el Synovex M incrementa la

ganancia de peso de los becerros y novillos y

mejora su conversión alimenticia, lo que no ocurre

con la aplicación de Zeramec. El Zeramec incluso

puede reducir la ganancia de peso. La ganancia de

peso es mayor en los becerros que en los novillos.

LITERATURA CITADA

1. Unruh JA. Effects of endogenous and

exogenous growth promoting compounds

on carcass composition, meat quality,

and meat nutritional value. J Anim Sci

1986; 62: 1441-1448.

2. INEGI. Zacatecas. Instituto Nacional de

Estadística, Geografía e Informática,

www.inegi.gob.mx.

3. Herschler RC, Olmsted AW, Edwards

AJ, Hale RL, Montgomery T, Preston

RL, Bartle SJ, Sheldon JJ. Production

responses to various doses and ratios of

estradiol benzoate and trenbolone acetate

implants in steers and heifers. J Anim Sci

1995; 73: 2873-2881.

4. Gill J. Design and analysis of

experiments in the animal and medical

sciences. The Iowa State University

Press, 1978.

5. Guiroy PJ, Tedeschi LO, Fox DG,

Hutcheson P. The effects of implant

strategy on finished body weight of beef

cattle. J Anim Sci 2002; 80: 1791-1800.

6. Mader TL, Dahlquist JM, Sindt MH,

Stock RA, Klopfenstein TJ. Effect of

sequential implanting with Synovex on

steer and heifer performance. J Anim Sci

1994; 72: 1095-1100.

7. Montgomery TH, Dew PF, Brown MS.

Optimizing carcass value and the use of

anabolic implants in beef cattle. J Anim

Sci 2001; 79 (Suppl E): E296- E306.

8. Lowman BG, Scott NA, Mackison SA. A

noteon the response of sequential

implantation with zeranol. Anim Prod

1982; 35: 431-435.

9. Mader TL, Clanton DC, Ward JK,

Pankaskie DE, Deutscher GH. Effect of

pre- and postweaning zeranol implant on

steer calf performance. J Anim Sci 1985;

61: 546-551.

10. Simms DD, Goehring TB, Brandt RT Jr,

Kuhl GL, Higgins JJ, Laudert SB, Lee

RW. Effect of sequential implanting with

zeranol on steer lifetime performance. J

Anim Sci 1988; 66: 2736-2741.

11. Mader TL. Effect of implant sequence

and dose on feedlot cattle performance. J

Anim Sci. 1994; 72: 277-82.

12. Gray DG, Unruh JA, Dikeman ME,

Stevenson JS. Implanting young bulls

from birth to four slaughter ages: III.

Growth performance and endocrine

aspects. J Anim Sci 1986; 63: 747-756.

13. Unruh JA, Pelton CD, Gray DG,

Dikeman ME, Allen DM, Corah LR.

Effects of zeranol-implantation periods

of palatability of longissimus sticks from

young bulls and steers. J Anim Sci 1987;

65: 165-172.


A I Palomino-Moreno et al.

ABSTRACT

Palomino-Moreno AI, Solís-Cano RV, Dávila-Félix JI, Escobar-Medina JF. Weight gain in yearling

calves and steers treated with Synovex M y Zeramec In a 91 days of trial, 30 yearling calves and 30 steers

(242.3 Kg) were treated as follows: (C) control, no implant; (S) Synovex M and (Z) 1 ml of Zeramec/50 Kg.

Animals had a libitum access of water, sat, minerals and diet that covered their nutritional requirements; and

were weighted and determined their food intake every 28 days. The average weight gain was 110.7, 86.2,

82.5, 59.1, 99.9 and 72.7 kg in the yearling calves and steers treated with S, yearling calves and steer with Z

and yearling calves and steers of C, respectively; the effect was significantly greater (P

More magazines by this user
Similar magazines