Views
5 years ago

Untitled - Edocr

Untitled - Edocr

Untitled -

Mark Twain Las aventuras de Tom Sawyer

  • Page 2 and 3: CAPÍTULO 1 ¡Tom! Silencio. ¡Tom!
  • Page 4 and 5: llenos de tri¬bulación, como dice
  • Page 6 and 7: «Si no es por Sid no lo descubre.
  • Page 8 and 9: Como me digas esas cosas agarro una
  • Page 10 and 11: tunante v ordinario, ordenándole q
  • Page 12 and 13: daño, a menos que se ponga a llora
  • Page 14 and 15: ¡Vamos! ¿Me vas a hacer creer que
  • Page 16 and 17: el servicio diario de veinte o trei
  • Page 18 and 19: Dio la vuelta a toda la manzana y v
  • Page 20 and 21: en suspenso, en un rapto de alegrí
  • Page 22 and 23: espaldas, con las manos cruzadas so
  • Page 24 and 25: Reci... Porque ellos reci... ¡No s
  • Page 26 and 27: Anda, Tom; sé un buen chico. Y Tom
  • Page 28 and 29: porqué sea un misterio, puesto que
  • Page 30 and 31: escuela. Música ce¬lestial hubier
  • Page 32 and 33: Tom. No, Tom, no...; es.... Thomas.
  • Page 34 and 35: tenorios vestidos de dril y muy per
  • Page 36 and 37: no oyen; por los idólatras en las
  • Page 38 and 39: a poco el hocico fue bajando y toc
  • Page 40 and 41: descubrimiento: se le movía un die
  • Page 42 and 43: La anciana se dejó caer en una sil
  • Page 44 and 45: ¡Hola, tú! Mira a ver si te gusta
  • Page 46 and 47: haya luna; y después se quema el o
  • Page 48 and 49: Enséñalo. Tom sacó un papelito y
  • Page 50 and 51: cu¬riosidad empezó a manifestarse
  • Page 52 and 53:

    montañas en ríos y ríos en conti

  • Page 54 and 55:

    Nada más que hurgarla una miaja, J

  • Page 56 and 57:

    Pues, ¿sabes?, es para... Bueno, s

  • Page 58 and 59:

    Becky seguía aún en el rincón, v

  • Page 60 and 61:

    Pero el elástico corazón juvenil

  • Page 62 and 63:

    La arena empezó a removerse y a po

  • Page 64 and 65:

    La propuesta era aceptable, y así

  • Page 66 and 67:

    no se los dejase tranquilos. Los do

  • Page 68 and 69:

    No...; ¿es de veras? Le conozco mu

  • Page 70 and 71:

    Poco después, cuando la luna alumb

  • Page 72 and 73:

    Los dos muchachos corrían y corrí

  • Page 74 and 75:

    apretando la lengua entre los dient

  • Page 76 and 77:

    Dime, Tom, ¿por cuál de los dos s

  • Page 78 and 79:

    dormido, congratulándose de que na

  • Page 80 and 81:

    salido gente a caballo por to¬dos

  • Page 82 and 83:

    No lo pude remediar..., no lo pude

  • Page 84 and 85:

    vergüenza, por violador de sepultu

  • Page 86 and 87:

    una buena remesa. Lo probó y se qu

  • Page 88 and 89:

    Y ahora, dígame usted: ¿Por qué

  • Page 90 and 91:

    Tom se decidió entonces. Estaba de

  • Page 92 and 93:

    Huck Finn el Manos Rojas, y Joe Hor

  • Page 94 and 95:

    punta de la isla, y sus tripulantes

  • Page 96 and 97:

    Y se llevan.las mujeres a la isla d

  • Page 98 and 99:

    arras¬trándose sobre una hoja lle

  • Page 100 and 101:

    de largo por un cuarto de anchura y

  • Page 102 and 103:

    Se sintieron al instante héroes. E

  • Page 104 and 105:

    con la ropa chorreando. Poco antes

  • Page 106 and 107:

    mismo de la que había tenido hasta

  • Page 108 and 109:

    ¡Y aquí está! exclamó Tom, con

  • Page 110 and 111:

    desmoralización de sus secuaces no

  • Page 112 and 113:

    entusiasmo y dijeron que era una co

  • Page 114 and 115:

    profundamente dormidos. Pero algo l

  • Page 116 and 117:

    y no habían estado ellos allí, ba

  • Page 118 and 119:

    Pero no había risas ni regocijos e

  • Page 120 and 121:

    enternecedores rasgos en la vida de

  • Page 122 and 123:

    de sueño en la ga¬lería de la ig

  • Page 124 and 125:

    hora sin que sepa de esto Sereny Ha

  • Page 126 and 127:

    Bastante flojito... Un sueño tan l

  • Page 128 and 129:

    el gran sicomoro «en astillas» mi

  • Page 130 and 131:

    nuevos tormentor, su triunfo em¬pe

  • Page 132 and 133:

    se te ocurrió no ponerme en berlin

  • Page 134 and 135:

    CAPÍTULO 20 Había algo en el adem

  • Page 136 and 137:

    Tom se quedó inmóvil, un tanto pe

  • Page 138 and 139:

    Otra negativa. El nerviosismo de To

  • Page 140 and 141:

    proyecto y le pidieron su ayuda. Te

  • Page 142 and 143:

    devotas. La insin¬ceridad, que sal

  • Page 144 and 145:

    Había allí muy pocos que supieran

  • Page 146 and 147:

    CAPÍTULO 22 Tom ingresó en la nue

  • Page 148 and 149:

    El espantable secreto del asesinato

  • Page 150 and 151:

    compartir su carga de cuidados con

  • Page 152 and 153:

    Habéis sido muy buenos conmigo, hi

  • Page 154 and 155:

    Varios testigos declararon sobre la

  • Page 156 and 157:

    Presentaré a su tiempo el esquelet

  • Page 158 and 159:

    CAPÍTULO 25 Llega un momento en la

  • Page 160 and 161:

    A Huck le relampaguearon los ojos.

  • Page 162 and 163:

    Pues es la cosa más tonta que pued

  • Page 164 and 165:

    vez más intenso, y su laboriosidad

  • Page 166 and 167:

    chimenea en ruinas, hundida una pun

  • Page 168 and 169:

    No lo sé. Es una especie de arco,

  • Page 170 and 171:

    Su voz dejó a aquéllos atónitos

  • Page 172 and 173:

    salia un grato tintineo. Extrajo de

  • Page 174 and 175:

    Los muchachos se quedaron sin alien

  • Page 176 and 177:

    visto sus ojos cincuenta dólares j

  • Page 178 and 179:

    Déjame pensar. Tom meditó largo r

  • Page 180 and 181:

    puro terror y sobresalto. Arrastrad

  • Page 182 and 183:

    Ahora, Huck, ya ha pasado la tormen

  • Page 184 and 185:

    Douglas. Tendrá helados. Los toma

  • Page 186 and 187:

    La comitiva avanzó por la galería

  • Page 188 and 189:

    Esta segunda voz era la del descono

  • Page 190 and 191:

    Apuesto a que algo de peso tiene qu

  • Page 192 and 193:

    mucho. Pero me figuro que tú no po

  • Page 194 and 195:

    querer, y ya no puedes enmendarlo.

  • Page 196 and 197:

    El galés tuvo que hacer el relato

  • Page 198 and 199:

    señora de Thatcher para tratar de

  • Page 200 and 201:

    Vamos, ya está dormido el pobrecil

  • Page 202 and 203:

    ¿Cuánto tiempo habremos estado aq

  • Page 204 and 205:

    azón alguna para ello, sino tan s

  • Page 206 and 207:

    La niña palideció pero dijo que s

  • Page 208 and 209:

    de que los gritos lejanos se iban h

  • Page 210 and 211:

    Polly había caído en una fija y t

  • Page 212 and 213:

    Un par de semanas después de haber

  • Page 214 and 215:

    pu¬sieron los cimientos de Roma, c

  • Page 216 and 217:

    ¡Qué! exclamó Huck examinando an

  • Page 218 and 219:

    ¿Qué es rescate? Dinero. Se les h

  • Page 220 and 221:

    Pero no había la caja con dinero.

  • Page 222 and 223:

    esté seguro. Tú te quedas aquí y

  • Page 224 and 225:

    CAPÍTULO 34 Huck dijo: Nos podemos

  • Page 226 and 227:

    nuevo, ante el embarazo, insoportab

  • Page 228 and 229:

    ado¬cenadas; además, se hicieron

  • Page 230 and 231:

    tumbarme, ni echarme a rodar; hace

  • Page 232 and 233:

    ¿De veras, Tom? Muy bien. Si afloj

La barca sin pescador Alejandro Casona - Edocr
Untitled - Utah Department of Health