EL CABALLO BLANCO

ddd.uab.cat

EL CABALLO BLANCO

ción.

J«,J«!

EL MUNDO DE LAS AVENTURAS

cletuvo cíe nusvo.

Me dirigí maquinalmente al mismo sitio.

—Es decir, galante capitán, que siendo V

t^nsia resonó &1Í?UQ tiempo en mis 01003- y, a Una trist© sonrisa TUS la única contestación

lo Que me parecía] en tono de zumoa. Sin ©ni- one clf ¿ tan amarga oroEQa.

bnrgo, la suavidad de aquel timbre argentino —; AL, capitán!—prosiguió.—Nunca lo huera

grata á mi corazón.

! hiera creído. Y, sin embargo, alguna vez habrá

De pronto, oí 1&8 pisadas de su caballo, y al ' hecno Vi la miseria pi'egvinta qus hoy 1© Qn, t&n~

dirigiéndose hacia el centro del claro del bos- ; síadas veces.

More magazines by this user
Similar magazines