Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos - aecid

aecid.org.ni

Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos - aecid

Moluscos

de Nicaragua II

Gastrópodos

Adolfo López S.J. & Janina Urcuyo

Centro de Malacología/Biodiversidad

UNIVERSIDAD CENTROAMERICANA-UCA


MINISTERIO DEL AMBIENTE Y LOS RECURSOS

NATURALES

(MARENA)

MOLUSCOS DE NICARAGUA II

GASTRÓPODOS

Adolfo López, S.J.

Janina Urcuyo

Managua Nicaragua: Julio 2009


Primera edicion, 2008 financiada con fondos de la Agencia Española de

Cooperación Internacional para el Desarrollo - AECID, en el marco del

Proyecto Integral MARENA/ARAUCARIA Río San Juan, ejecutado por

el Gobierno de la República de Nicaragua, a través del Ministerio del

Ambiente y los Recursos Naturales - MARENA. Teléfono/Fax: 2631271 /

2331595

Fotografías de portada:

Centro de Malacología de la Universidad Centroamericana en Managua.

Diseño y Diagramación:

Franklin Ruiz

Esta primera edición cuenta de 500 ejemplares, se terminó de imprimir el

15 de Agosto de 2008.

© MARENA - ARAUCARIA - AECID, 2008

© Adolfo López - Janina Urcuyo

Centro de Malacología. UCA - Managua.

2

N

594

L864 López de la Fuente, Adolfo

Moluscos de Nicaragua II :

Gastrópodos / Adolfo López de la

Fuente, Janina Urcuyo Ramos. -

1a ed. -- Managua : MARENA, 2009.

184 p.

ISBN : 978-99924-73-05-4

1. MOLUSCOS-NICARAGUA 2.

GASTROPODOS 3. MALACOLOGIA-

DISTRIBUCION GEOGRAFICA-

NICARAGUA


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Presentación

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, a través del

Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales -MARENA-, interesado

por fomentar el conocimiento de nuestro medio ambiente para todas las

y los nicaragüenses, hace entrega de la presente publicación “Moluscos

de Nicaragua II - Gastrópodos”, como un instrumento para impulsar la

adopción de una nueva cultura con el entorno que vivimos, a la luz del

Plan Nacional de Desarrollo Humano.

Está demostrado que cualquier recurso natural -en este caso

los moluscos-, explotado de manera irracional se enfrenta al peligro de

desaparecer, especialmente si dicho recurso está sujeto a una extracción

de libre acceso.

Por tal razón, el Gobierno del Poder Ciudadano en su ardua labor

por garantizar el goce y disfrute de nuestro medio ambiente a las futuras

generaciones, promueve una política que fomenta la conservación y

utilización de los recursos naturales de manera sostenible.

Tomando como punto de partida este interés y haciendo eco a

la necesidad que todos tenemos por preservar nuestra biodiversidad,

ponemos en las manos de los lectores este importante instrumento, el

cual no dudamos será de mucho beneficio para el pueblo de Nicaragua,

especialmente para la comunidad científica y académica de nuestro país.

Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales

MARENA

3


Presentacion

4

Adolfo López & Janina Urcuyo

En 1981 los sacerdotes Adolfo y Julio López de la Fuente, S.J., dos

científicos de la Universidad Centroamericana, me invitaron para visitar las

playas de Aposentillo y Masachapa, con el objeto de recolectar y estudiar

moluscos. Acompañado por Franco Peñalba, compañero de excursiones

naturalistas, además de excelente fotógrafo y camarógrafo, fui en pos de

los hermanos jesuitas para filmar y registrar las actividades investigativas

de estos sabios varones quienes han dedicado gran parte de su vida en

Nicaragua, y anteriormente en otros países, a la investigación de la fauna

malacológica, tanto de aguas dulces como salinas.

Como naturalista nicaragüense, atraído más por el estudio de los

vertebrados, incorporé a mis listas las pioneras contribuciones de dos

anteriores jesuitas. Me refiero al padre Bernardo Ponsol, ornitólogo, cuyos

apuntes sobre las regiones biogeográficas de Nicaragua, publicados

póstumamente, fueron de gran estímulo a mi incipiente inclinación por el

estudio de la fauna y flora del país. Así mismo, recordaba a otro eminente

jesuita, el padre Ignacio Astorqui, especialista en peces, quien solía

enviar hasta Míchigan muestras de las especies del lago de Nicaragua,

preservadas en formalina, para mis prácticas del curso de ictiología, que

luego doné al museo de historia natural de dicha universidad, donde yo

cursaba estudios de postgrado a principios de los años 60.

Todavía conservo algunas muestras de moluscos colectados allá

en las playas del lago Hurón, recogidas durante otro curso que tomé

en el verano de 1962 en la estación biológica de aquella universidad.

De tales colecciones boreales todavía conservo en cajitas, guardadas

celosamente, a prueba de mis traviesas nietas, especimenes de


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Campeloma, Succinea, Helisoma, Phisella, Stagnicola y otros géneros

que logré recolectar en los pequeños lagos del norte de Míchigan, cuyas

aguas se congelan durante cinco meses en el año.

Sin embargo, en aquel entonces poco sabía o conocía sobre

los moluscos que habitan nuestras playas, que una vez de regreso a

Nicaragua identifiqué, utilizando el clásico libro de las “Conchas del

Pacifico Tropical¨ de Myra Keen, el cual me sirviera en años posteriores

para preparar claves dicotómicas para las prácticas de laboratorio de los

estudiantes de los cursos de zoología que impartía en la Universidad

Nacional, utilizando esta vez los especimenes colectados en las vecinas

playas del Pacífico. Nombres como Turritela, Astraea, Conus, Pitar,

Oliva, Tivela, para citar unos pocos ejemplos, llegaron a ser parte de los

ejercicios taxonómicos.

Lamentablemente algunas de esas primeras colecciones se

perdieron en el terremoto de 1972 y con esto se aplacó mi dedicación,

pero no el interés, para seguir investigando la fauna malacológica de

Nicaragua, tan poco conocida y estudiada en aquel entonces.

Hoy que recorro aquellas benditas costas, las encuentro tan

pisoteadas por veraneantes y saqueadas por recolectores de conchas,

que temo que varias de las especies que entonces abundaban en las

playas y esteros de Masachapa, Pochomil y Casares, para citar los

lugares más frecuentados, están totalmente ausentes, si no extintas de

las mismas.

Otro capítulo para investigar es el de los moluscos de agua dulce,

cuyas primeras referencias nacionales datan de 1871, debidas al naturalista

inglés Thomas Belt, a propósito de una cabalgata bordeando la playa

noroccidental del gran lago de Nicaragua, entre Los Cocos y Granada.

Belt fue seguramente el primer científico en referirse a la fauna

malacológica de Nicaragua, cuando en la costa del lago descubrió conchas

que identificó de los géneros Unio, Planorbis, Ancylus y Ampullaria, que

también parece eran comunes en el continente europeo, observación que

aprovechó para discutir ampliamente, en su clásico libro “El Naturalista

en Nicaragua”, la distribución cosmopolita de ciertos moluscos de agua

dulce, donde la variedad ausente en otras especies, según sus ideas, era

limitada por la falta de continuidad de los lagos y ríos en tiempo y espacio.

5


6

Adolfo López & Janina Urcuyo

Es importante recalcar que la malacofauna de Nicaragua combina

elementos méxico-norteamericanos con colombo-suramericanos, lo

cual se explica por ser nuestro istmo un verdadero puente geológico y

biológico, funcional desde hace tres millones de años cuando se cerró

en el Darién la última conexión entre el mar Caribe y el océano Pacífico.

Sin embargo, entre las especies que se encuentran en Nicaragua, no

faltan los elementos antillanos y de más extensa distribución, incluyendo

algunas especies propias o endémicas cuya presencia es relativamente

significativa si se la compara con la de otros taxones de más amplio

territorio y movilidad continental.

Gracias al tesonero estudio de los padres Adolfo y Julio de La

Fuente, y del biólogo Antonio Mijail Pérez con su estudio sobre los

gastrópodos continentales, hoy podemos conocer la abundante riqueza

malacológica del país.

Ojalá que la obra de los padres de La Fuente, tan valiosa como

pionera, sirva de inspiración y motivación a los futuros científicos que

como ellos levanten el crédito y el perfil investigativo de la biología

nicaragüense, cuya notable diversidad comenzamos a conocer.

Nicaragua sigue siendo todavía un campo virgen a las

investigaciones relacionadas con la ecología tropical. Su mayoritariamente

desconocida biodiversidad, por tantos años relegada, cuenta por lo

menos hoy con una legión de interesados en descubrirla. Estudiantes

y especialistas de varias partes del mundo podrían encontrar en este

país un área prístina y tentadora para sus investigaciones. Seguramente

aportarían grandemente al conocimiento íntimo de la flora y fauna de

Nicaragua y sus características aprovechables, para el bien del país y

de la humanidad. Éste sería el mejor reconocimiento a estos científicos

pioneros, hermanos en la ciencia y en la fe, y a su callada pero valiosa e

imperecedera contribución.

Jaime Incer

Managua, Nicaragua.

Octubre 2007.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Contenido

Alimentación 87

Amebas testáceas 96

Aparato digestivo 30

Árboles caídos enriquecen la biodiversidad 126

Arqueogastrópodos 44

Arqueopulmonados 82

Arquitectónicas 49

Basomatóforos 82

Biodiversidad comparada para: BOSAWAS, Santa Maura,

Fuente Pura, Selva Negra, Proyecto Pacífico y Nicaragua entera 132

Biodiversidad malacológica en Nicaragua 132

Biodiversidad malacológica: Santa Maura, Jinotega 126

Bulas 76

Bursas 59

Cabeza 26

Capúlidos 54

Caracoles acuáticos 118

Caracoles continentales carismáticos de Nicaragua 90

Caracoles continentales dañinos (babosas) 124

Caracoles Pseudosubulínidos por el Río San Juan 100

7


8

Adolfo López & Janina Urcuyo

Casis 58

Chondropominae 122

Cipreas 55

Clase Gastrópoda 18

Clasificación 44

Columbelas 63

Concha. 20

Conos 73

Control de Babosas 125

Cyclophoridae 117

Cymatium 59

Diatomeas 93

Distorsio 59

Dolabríferas 77

Drymaeus 109

Endodontidae 90

Epitónidos 52

Estilomatóforos 83

Estrómbidos 51

Fasciolarias 66

Fisurela 45

Funciones vitales y sistemas 30

Granos de polen 97

Hábitat de caracoles terrestres y babosas 87

Hábitat y distribución 40

Harpas 67

Helicínidae 122

Hojas orticarias 98

Importancia 42

Introducción 16

Labyrinyhus 118


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Litorinas 48

Longevidad. 38

Manto (o palio) 25

Masa visceral y cavidad paleal 27

Melongenas 64

Mesogastrópodos 48

Mitras 72

Murícidos 61

Nasas 65

Náticas 54

Neogastrópodos 61

Neritinas 46

Nutrición 36

Olivas 68

Orden Anaspidea 77

Orden Cephalaspidea 76

Orden Nudibranquios 78

Orden Sacoglossa 77

Orthalicidae 109

Orthalicus 110

Partes de un Gastrópodo 20

Persículas 71

Pie 27

Planaxis 49

Polygiridae 116

Potámides 49

Prosobranquios. Malacofauna de la Vertiente Atlántica 122

Protistas 94

Pupillidae 111

Reproducción y desarrollo 33

Respiración, circulación y excreción 31

9


10

Adolfo López & Janina Urcuyo

Sagdidae 117

Sifonarias 82

Sistema nervioso y órganos de los sentidos 31

Spiraxidae 107

Subclase Opistobranquios 76

Subclase Prosobranquios 44

Subclase Pulmonados 81

Systrophiidae 115

Terebras 74

Thais 63

Tipos de rádula 85

Tónidos 58

Torsión de la masa visceral 34

Tricolias 46

Trimusculidae 82

Tritones 59

Trivias 55

Tróquidos 45

Turbo 45

Turritelas 49

Volutas 71

Yantinas 52


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Moluscos Gastrópodos Continentales y

Marinos

Este trabajo presenta algunos resultados de la investigación

sobre moluscos logrados por el Centro de Malacología de la Facultad

de Ciencia, Tecnología y Ambiente de la Universidad Centroamericana

(UCA), a lo largo de sus 28 años de existencia. El Centro ha hecho

estudios y ha llevado a cabo proyectos diversamente relacionados con las

Ciencias Ambientales no sólo en Nicaragua, sino también en otros países

del área. En esta presentación sin embargo, sólo exponemos resultados

obtenidos en proyectos de Malacología sobre moluscos continentales y

marinos. Además nos referimos al material contenido en las colecciones

del Centro de Moluscos de Nicaragua (UCACM), y hemos dividido la obra

en dos tomos: el primero sobre bivalvos de agua dulce y marinos y el

presente sobre gastrópodos continentales y marinos.

La presencia de moluscos junto con las bacterias convierten

materia orgánica en elementos simples que las plantas pueden utilizar;

materia que de otra manera se acumularía en cantidades ingentes de

basura. Aunque son diminutos de tamaño, su crecido número, que puede

alcanzar varios millones por cada hectárea de terreno, les hace jugar un

importante papel en la economía de la Madre Naturaleza (Alan Solem,

1974). Los bivalvos y caracoles acuáticos son extremadamente eficientes

en filtrar y purificar el agua los primeros y en eliminar organismos nocivos

los segundos. Los bivalvos, los pulpos y calamares, que también son

moluscos, son una gran fuente de alimento que los humanos apenas

estamos utilizando.

11


12

Adolfo López & Janina Urcuyo

Sin embargo algunos moluscos, babosas y caracoles, son

destructivos de plantas valiosas para el consumo humano como los frijoles

y verduras. Además hay caracoles acuáticos portadores de enfermedades

que pueden resultar mortales, como la bilharziasis o fiebre del caracol.

Razón de más para estudiar aquellos caracoles que son transmisores de

estas enfermedades

El libro está dirigido al gran público de las personas aficionadas a la

Naturaleza sin mucho arropamiento científico. Por eso a propósito hemos

omitido términos o descripciones difíciles de entender y al aducir nombres

específicos a menudo omitimos el autor y el año de la descripción pensando

que el profesional ya lo sabe y al que no lo es, pues… no le interesa mucho.

El Índice de Materias ayudará a aclarar algunos términos o conceptos que

no sean del vocabulario cotidiano. Esto no significa que falte rigor científico

en el texto, y estamos seguros que también los profesionales encontraran

material valioso para su conocimiento en estas páginas.

A la vez que se ilustran los especímenes de las colecciones

del Centro también se incluye información interesante relacionada,

por ejemplo noticias de la abundante biodiversidad malacológica en

distintas regiones de Nicaragua, especies indeterminadas a la ciencia y

extensiones de ámbito geográfico. También hay hallazgos indirectamente

relacionados con la malacología como son los numerosos protistas o seres

microscópicos asociados a algunos caracoles del bosque nebliselva.

Las ilustraciones que son autoría casi exclusiva de los autores,

el P. Adolfo López, y la Lic. Janina Urcuyo, están tomadas en color con

cámara digital Nikon Coolpix 5700 en formato .jpeg, y Cyber-shot Sony

6.0. Las microscópicas están hechas con el Microscopio Electrónico de

Barrido (MEB) del Museo de Historia Natural de Los Ángeles, California

(LACM). Las fotos vienen acompañadas por escalas métricas que indican

su tamaño y las tomadas con MEB presentan escalas en mm o en micras.

Algunas figuras han sido copiadas de libros de texto y de la WEB, para

ilustrar ciertos puntos o para resaltar la importancia o la belleza de los

moluscos. Todas han sido debidamente acreditadas.

Muchas personas han contribuido a las colecciones de moluscos

UCACM aportando ejemplares de Gastrópodos para este segundo tomo.

Entre ellos destacan el P. Julio López con otros compañeros Jesuitas,

notablemente el Hno. Ramón Meabe del Colegio Centroamérica, Frank

Quesada, el matrimonio Michel Montoya y Rita Sancho, Luis Alberto

Canda y también Juan Roberto Zarruk en los primeros años. Los


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

estudiantes, profesores y directores de las Carreras de Ecología de la

UCA, especialmente Jaime Incer Barquero, también han contribuido a la

buena marcha del proyecto en estos últimos 28 años.

Para los que piensan que un Jesuita no parece de profesión

idónea para publicar el último libro que se edita sobre moluscos, conviene

recordar que el primer libro ilustrado acerca de conchas y caracoles

también lo publicó un Jesuita, el P. Filippo Buonani, allá en el año 1681,

cuya portada reproducimos aquí.

Lorena Campos de la Universidad de Santander, España nos

hizo varios mapas ilustrativos; Istvan Urcuyo de la Universidad de

Gettysburgh, Pennsylvania, E.U.A. acompañado de sus estudiantes en

visitas a Nicaragua ha contribuido con fotos de Nudibranquios. Nelvia

Hernández del Centro de Investigaciones de Ecosistemas Acuáticos

(CIDEA), Carlos Rivas del FCTyA, UCA y Jorge Huete del Centro de

Biología Molecular leyeron el manuscrito y sugirieron algunos cambios

que hemos incorporado

A todos, nuestros sinceros agradecimientos.

Adolfo López S.J., y Janina Urcuyo, UCA,

Junio 2009

13


14

Adolfo López & Janina Urcuyo

Portada del libro del P. Filippo Buonanni: “Recreatione de l´occuli e de la mente…” Roma 1618


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

15


I. Introducción

16

Adolfo López & Janina Urcuyo

Los Moluscos (del latín mollis, blando), como su nombre lo dice,

son animales de cuerpo blando y formas variables. Se han extendido sobre

la tierra con tanto éxito que su distribución solo puede ser comparada con

la que tienen los artrópodos (crustáceos, arácnidos e insectos).

Se dividen en siete clases: Bivalvos, Gastrópodos, Monoplacóforos,

Aplacóforos, Poliplacóforos, Escafópodos, Cefalópodos. En este libro

trataremos únicamente lo relacionado a la Clase Gastrópoda.

Actualmente se conocen alrededor de 50,000 especies y unos 15,000

fósiles posiblemente del período Cámbrico (Runnegar y Pojeta, 1985).

Los marinos son los más numerosos. Habitan con preferencia la

zona litoral buscando albergue y protección entre las rocas o debajo de

ellas; en galerías que ellos mismos construyen en la arena o el fango;

también se encuentran en aguas superficiales ó bien pueden alcanzar

profundidades mayores a los 5,000 m.

Se han adaptado a todos los climas pero la región que le es más

favorable es la tropical, donde los colores y ornamentaciones de sus

conchas son espectaculares; las especies que se distribuyen lejos de

la zona tropical no son tan coloridas y a medida que se van alejando,

van perdiendo algo de su belleza. Los Nudibranquios son la excepción,

los ejemplares presentan coloraciones de una belleza excepcional

independientemente del lugar que habiten.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

De cualquier forma, los moluscos a través de los tiempos siempre

han estado presentes en la vida del hombre, ya sea en forma de adornos,

objetos sagrados, como alimento y más recientemente como una posible

fuente de fármacos.

17


II. Clase Gastrópoda

18

Adolfo López & Janina Urcuyo

La clase Gastrópoda o Gasterópoda (del griego gaster = estómago;

poda = pie), llamados también univalvos o criaturas de una sola concha,

son los más conocidos, numerosos y variados en cuanto a:

- La forma de sus conchas: convexa, globosa, plana, turriculada,

cónica, arrollada en espiral, etc. (Fig. A-1) y

- Patrones de colores y esculturas.

Actualmente se conocen al menos unas 30,000 especies de

univalvos, entre especies marinas, dulceacuícolas y terrestres, lo que

convierte a los Gastrópodos en la Clase mas importante dentro del filum

de los Moluscos.

Cambios ambientales y mutaciones genéticas ocurridas a lo largo

de millones de años han generado la variedad de formas, un pie muy

eficiente con el cual se mueven, excavan sus guaridas o se defienden de

algún depredador; un par de ojos, rádula y un sistema respiratorio que

les permite respirar el aire a aquellas especies que viven en tierra firme

o en el medio lacustre. Los univalvos que permanecen en el agua aún

mantienen las branquias.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A- 1 Diferentes formas de conchas. (UCACM)

19


III. Partes de un Gastrópodo

20

Adolfo López & Janina Urcuyo

Los gastrópodos se componen de: concha, manto, cabeza, masa

visceral y pie.

3.1 Concha. (Ver Fig. A-2)

La concha es una resistente cubierta caliza que poseen la mayoría

de los moluscos para proteger al animal de condiciones ambientales

desfavorables o posibles depredadores.

La variedad de formas (Fig.

A-1) y colores que presentan es un

carácter diferenciador en la sistemática

(Conquiología). En el caso de las babosas

la cubierta es una laminita calcárea llamada

limacela que esta en el interior del cuerpo

dándole cierta rigidez y protección a

determinados órganos.

La protoconcha es lo primero que

se forma durante la etapa larvaria. Se trata

de una espiral (o vuelta) muy pequeñita,

llamada también ápice o vuelta nuclear.

La protoconcha difiere en textura, color y

escultura de las vueltas postnucleares, que

se van formando a medida que el molusco se

desarrolla, y cuyo conjunto forma la espira.

Fig. A-3. Columela o axis de una

Northia pristis. (UCACM)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

La última vuelta es la más grande y se llama vuelta del cuerpo. En

su parte externa, entre la sutura y la base, hay un área llamada periferia

que es donde alcanza su mayor amplitud. La sutura es donde las vueltas

se unen y puede ser fina o muy acanalada.

En la vuelta del cuerpo se encuentra la apertura (o estoma) que

es por donde sale el animal. La forma puede ser redonda, oval o hendida.

El límite de la vuelta del cuerpo bordea la apertura y se conoce

como labio (peristoma) y esta compuesto por un labio externo y uno

interno o pared parietal; ambos pueden ser lisos o dentados. El externo

además puede tener tubérculos o espinas.

El labio interno se prolonga en una columela o axis (Fig. A-3), a

partir de la cual se desarrollan las vueltas. Muchos gastrópodos marinos

extienden la columela hacia delante para formar el canal sifonal por donde

salen los tubos respiratorios (Murex). Algunos géneros también tienen un

canal posterior o anal (Bursa) que forman con la parte alta de la apertura.

La columela puede ser maciza o estar surcada por un conducto

central. Cuando las vueltas no se tocan se forma un ombligo en la base

de la concha que puede ser bastante ancho y profundo. (Fig. A-4)

La parte anterior de la concha es donde esta la apertura y la

posterior donde esta el ápice. La distancia entre ambos extremos se

conoce como longitud, aunque a veces es llamada altura.

Las conchas de los moluscos son mayormente dextrógiras por

estar enrollada la espiral hacia la derecha (Fig. A-4); si sostenemos

frente a nosotros una concha con el ápice hacia arriba la apertura esta

al lado derecho de la concha. Algunas pocas especies son levógiras (se

enrollan hacia la izquierda).

Fig. A- 4 Al extremo izquierdo un ejemplar de Glyphyalinia sp. y a su derecha uno de Neocyclotus

dysoni, ambos exhibiendo un ombligo muy profundo. En el centro, Beckianum beckianum

(Dextrógiro) y Beckianum sinistro (levógiro) muestran la posición de la boca, lo mismo que

Succinea recisa y Physa nicaraguana al extremo derecho.

21


22

Adolfo López & Janina Urcuyo

La concha está compuesta principalmente de carbonato de calcio

(tomado del alimento o del medio circundante), una mínima cantidad de

fosfato de calcio y conquiolina sobre la que se deposita el material calcáreo.

Fig. A-2 Partes externas de una concha. (Tomado y modificado de Meglitsch, 1972)

El carbonato de calcio (CaCo3) suele cristalizarse en dos

formas: aragonita o calcita, siendo más frágiles las conchas formadas

por aragonita. Los cristales pueden disponerse en forma de prismas o

láminas proporcionando diferentes propiedades a la estructura de la

concha. Básicamente las conchas son el resultado de tres capas:


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

1) Periostraco. (del griego peri = alrededor y ostrakon = casco) Es un

tegumento córneo muy resistente y fino, formado por conquiolina. A

veces puede faltar, ser muy delgado y transparente o solamente un

tinte ligero (como en algunas volutas y conchas luna). Su función es

proteger al animal de influencias ambientales nocivas (aguas ácidas),

prevenir daños de esponjas, evitar la fijación de otros organismos en

su superficie y proporcionar mimetismo a la concha. Generalmente

aparece desgastado por el uso,

a veces quedando únicamente

algunos jirones. (Fig. A-5, A-6).

2) Capa prismática media. Prismas

de calcita adosados unos a otros y

dispuestos perpendicularmente a la

superficie de la concha. (Fig. A-6)

3) Capa interna de nácar. Constituida

por conquiolina y láminas de

aragonita orientadas en paralelo a

la superficie de la concha dando a

Fig. A-5. El periostraco de Melongena

patula forma hilos verticales que cubren

toda la concha

la superficie interna un aspecto de porcelana. O bien pueden ser muy

finas y onduladas, nácar, con iridiscencias típicas al descomponerse

la luz en varios colores. (Fig. A-6)

Las dos últimas capas reciben en conjunto el nombre de ostracum.

Fig. A-6 P: periostraco; CA: capa de aragonita; CN: capa de nácar (Foto de Callil & Mansur,

2005). La foto de la derecha muestra una capa de aragonita vista por encima. (Foto de Alosi,

UCACM)

23


24

Escultura. (Ver Fig. A-2)

Adolfo López & Janina Urcuyo

La escultura exterior de las conchas es de formación calcárea y

genera costillas, nudos, várices, tubérculos, espinas o cerdas, ribetes,

cordones, hilos, líneas indentadas, hoyos, etc. (Fig. A-2); están agrupadas

en dos tipos:

1. Escultura axial. Marcas, ribetes o líneas que van de sutura a sutura.

Algunas veces es llamada escultura longitudinal o radial (Fig. A-32,

Epitonium). Várices y líneas de crecimiento del labio exterior son

formas axiales.

2. Escultura espiral. Sigue la dirección de la sutura, por lo que podemos

hablar de bandas de color en espiral. (Fig. A- 37 Natica unifasciata)

Las costillas axiales se forman cuando el manto se repliega al

finalizar cada fase de crecimiento, entonces el material se deposita en

los mismos puntos creándose una acumulación. Las líneas espirales

y costillas radiales aparecen cuando el borde del manto es ondulado.

La combinación de ambos factores da lugar a nudos y várices, pero

las diferencias en el ritmo de secreción originan digitaciones y espinas.

Cuando la escultura axial y la espiral se cruzan da origen a la escultura

cancelada. La escultura reticulada es similar pero las líneas se cruzan en

ángulo recto. Las combinaciones pueden ser muchas y de ello depende

la amplia variedad de esculturas que podemos encontrar.

El crecimiento de la concha es producido de manera discontinua

a lo largo de la vida del animal y es controlado por hormonas sexuales,

dieta, acidez del agua, temperatura, estado de salud y stress. Por lo tanto

se podría concluir que en condiciones favorables el crecimiento será

rápido, las líneas se encontrarán relativamente separadas unas de otras;

si las condiciones no son buenas será lento y las líneas de crecimiento

aparecerán muy juntas; y si llega a ser muy desfavorable, se detiene

por completo. Con estos datos es posible conocer las condiciones

ambientales de la zona donde vive el molusco, siempre que haya un

cierto número de ejemplares con similares variaciones.

Coloración.

La mayor parte de los colores de las conchas y de las partes

blandas del cuerpo son producidos por pigmentos obtenidos de la comida

y distribuidos a través del cuerpo por el sistema sanguíneo. Células

glandulares concentran estos pigmentos y luego los mezclan con la

calcita fluida justo antes que la capa externa de la concha endurezca.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Las células que producen los colores se localizan generalmente

a lo largo del borde del manto. Cuando están repartidas de manera

continua en el borde del manto, el color de la concha es uniforme, sin

dibujos. Pero si se mueven y se esparcen de trecho en trecho se forman

líneas o rayos a medida que la concha aumenta de tamaño. Si las células

continúan moviéndose dejan un rastro que dará origen a la formación

de círculos, triángulos y cualquier tipo de figuras. Los puntos se perfilan

cuando la producción de pigmentos no es constante.

Los diversos colores de las conchas son obtenidos por diferentes

combinaciones de pigmentos amarillo, negro, verde, azul o rojo. Aunque

algunos, como el azul-verdoso iridiscente, son por efecto de la refracción

de la luz.

La utilidad de los colores y dibujos parecen tener una finalidad

defensiva, porque les provee de camuflaje que les ayuda a pasar

desapercibidos, o funcionan como un aviso de la peligrosidad del animal.

Los nudibranquios, que carecen de concha, son un ejemplo de la

coloración tan maravillosa que pueden tener las partes blandas.

3.2 Manto (o palio).

Es una membrana viscosa y blanda que envuelve al animal y

ofrece infinita variedad de formas, coloraciones y disposiciones. Es

el encargado de producir la concha y también las cóstulas, espinas,

nódulos, etc., que la adornan. Su borde contribuye al crecimiento en

diámetro, mientras la zona interna se encarga del crecimiento en grosor.

Una concha más gruesa será siempre más vieja que otra más delgada,

sin importar su tamaño.

Fig. A- 7 Diferentes partes de un Prosobranquio. (Tomado de Sybil P. Parker, 1982)

25


26

Adolfo López & Janina Urcuyo

Por efecto de la torsión es asimétrico (Pág. 34). En algunos

géneros forma un tubo, el sifón, a través del cual pasa la corriente de

agua hacia la cavidad paleal.

Cuando el tejido del manto está indemne, es capaz de corregir

los deterioros de la concha, de lo contrario se producen malformaciones.

3.3 Cabeza.

En ella se encuentran ojos, tentáculos, boca, probóscide y órganos

sensoriales (Fig. A-7).

Pueden tener dos pares de tentáculos y los ojos estar en la base

o en el extremo de un par de tentáculos. El segundo par puede poseer

células táctiles y quimiorreceptoras. En los nudibranquios el segundo par

se llaman rinóforos (Fig. A-74) y tienen unas plaquitas que aumentan el

área de superficie para la quimiorrecepción.

En la faringe la rádula (Fig. A-8) está sobre una estructura llamada

odontóforo que la mueve hacia adelante y hacia atrás como sierra, para

raspar y desgarrar las partículas de alimento. Este movimiento hace que

se desgasten continuamente los dientes pero se pueden reponer al día

entre 4 y 6 filas de dientes. El número de dientes varía de 16 a más de un

millar, su posición y forma es muy variada y es un carácter que ayuda a

diferenciar una especie de otra.

Fig. A-8 A la izquierda la figura muestra como esta compuesto el sistema radular. En la imagen de

la derecha se aprecia la rádula de Euglandina cumingi con cientos de dientes alineados. (Imagen

de la izquierda tomada de Fechter & Falkner, 2002, derecha de Alosi, UCACM)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

3.4 Masa Visceral y Cavidad Paleal. (Fig. A-10)

La masa visceral es el conjunto de órganos internos que están

total o parcialmente recubiertos por el manto y contenidos en la espira

mayor de la concha.

El manto junto con la pared del cuerpo delimita un espacio llamado

cavidad paleal en la que se encuentran la masa visceral, los orificios

excretores, reproductores, el ano y las branquias o ctenidios (dos en los más

primitivos y una en los demás). En el borde de las branquias hay un órgano

sensorial llamado osfradio que actúa como quimiorreceptor para determinar

la calidad del agua y la cantidad de sedimento en la corriente inhalante.

En los gasterópodos terrestres la cavidad paleal está muy irrigada para

facilitar el intercambio gaseoso, de manera que ésta actúa como un pulmón.

3.5 Pie. (Fig. A-7, A-10)

Es el órgano locomotor. Para moverse lo hacen reptando,

movimiento que logran cuando unas ondas recorren la suela del pie y

hacen que el animal avance. Sobre superficies ásperas una glándula

pedal segrega un mucus que evita la fricción y facilita el desplazamiento.

El pie está inserto en la columela por medio de un músculo

retractor o columelar que tiene la función de retirar la cabeza y el pie del

molusco dentro de la concha.

Este órgano locomotor esta modificado para las diferentes

especies según sean nadadoras o excavadoras. En aquellas que se

mantienen fijas sobre una superficie puede tomar forma de ventosa para

adherirse con fuerza, como en el caso de las lapas.

Algunos gastrópodos como Melampus, extienden la parte anterior

del pie, y después arrastran el resto del cuerpo detrás de ella. Las Litorinas,

tienen el pie dividido en dos mitades, y se desplazan avanzando primero

un lado del pie y después el otro.

27


28

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-9. Diferentes tipos de opérculos: A) Fasciolaria; B) Melongena; C) Conos; D) Nerita; E)

Murícidos; F) Melongena. A la izquierda un caracol muestra fragmentos del epifragma en el borde

interno de la apertura.

En las Harpas el animal es capaz de amputarse el pie, que queda

ondulándose violentamente para distraer al depredador. En Strombus,

tiene un opérculo en forma de garra con el cual se desplaza a saltos.

El opérculo generalmente es como un disco adherido a la parte

superior del pie. Esta formado por material córneo (orgánico) o calcáreo

(Fig. A-9) y encaja perfectamente en la apertura para cerrarla una vez

que el animal se retrae en la concha para ocultarse de sus enemigos,

para protegerse de líquidos nocivos o de los efectos deshidratantes del

sol y el aire. Puede ser espiralado o concéntrico y a veces es muy útil

como carácter de identificación (Fig. A-9).

Los pulmonados cuando carecen de opérculo tienen otro mecanismo

para defenderse de las condiciones adversas, el epifragma. Este no es

más que una mucosidad que el animal extiende sobre la apertura y una

vez que se seca la deja sellada y pegada al substrato (Fig. A-9)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

29


IV. Funciones Vitales y Sistemas

4.1 Aparato Digestivo. (Fig. A-10)

30

Adolfo López & Janina Urcuyo

La boca esta flanqueada por una pequeña y córnea mandíbula; le

sigue la faringe con una o dos pares de glándulas salivales que lubrican la

rádula y aglutinan las partículas alimenticias ingeridas. Luego pasan a un

esófago tubular donde (un par de glándulas segregarán) se produce más

mucus para envolver las partículas alimenticias que irán al estómago. En

algunos géneros (las glándulas del esófago son capaces de producir) se

produce una secreción tóxica que paraliza a la presa para su posterior

digestión.

Los moluscos realizan la digestión de dos formas:

1. Extracelular. Esta tiene lugar en el estómago. Allí el alimento es

triturado en un escudo gástrico y posteriormente enviado a una zona

de clasificación donde las partículas grandes son desechadas en el

intestino y las pequeñas dirigidas al conducto de la glándula digestiva

(hígado).

2. Intracelular. Se realiza en el conducto de la glándula digestiva por

reabsorción y almacenamiento de la papilla alimenticia y de las

sustancias (carbohidratos, grasas y cal). Los desechos generados

aquí van al intestino.

El intestino tiene como función principal la formación de heces tan

compactas que disminuyen el riesgo de contaminar la cavidad del manto

y las branquias al ser el excremento expulsado a través del orificio anal.

Algunos gastrópodos tienen estilete cristalino como las bivalvas.

Este se encuentra dentro de un saco girando y rozando contra el escudo


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

gástrico. Esta acción giratoria hace que el extremo del estilete se desgaste

y libere enzimas que degraden y absorban los carbohidratos, además de

ayudar a mezclar el contenido del estómago.

La presencia del estilete cristalino en los gastrópodos guarda

relación con el tipo de alimentación que básicamente es de fitoplancton

o detritos orgánicos.

4.2 Respiración, Circulación y Excreción. (Fig. A-10)

Respiración.

Puede ser aérea o acuática. La acuática se realiza por branquias

que se alojan en la cavidad paleal y su número varía según la especie.

Los Pulmonados la realizan a través de la cavidad paleal fuertemente

vascularizada, que hace las veces de un pulmón.

Sistema circulatorio.

El corazón es dorsal y formado por dos aurículas en las formas

primitivas. En formas más evolucionadas a causa del enrollamiento de

la concha la branquia derecha y la aurícula derecha desaparecen. La

branquia remanente utiliza la aurícula y luego el ventrículo para irrigar la

cabeza, pie, y la masa visceral.

Excreción. (Fig. A-10)

En gasterópodos primitivos la excreción se realiza a través de

los nefridios. Estos en uno de sus extremos desemboca en la cavidad

pericárdica de la que recibe desperdicios que luego reduce a orina; el otro

extremo se conecta a la cavidad paleal a donde envía la orina para que

sea expulsada.

4.3 Sistema Nervioso y Órganos de los Sentidos. (Fig. A-10)

Sistema nervioso.

Está formado por un anillo nervioso que rodea al esófago y del

cual salen dos pares de cordones nerviosos: un par ventral que inerva los

músculos del pie y un par visceral que inervan el manto, el músculo de la

columela y las vísceras.

31


32

Adolfo López & Janina Urcuyo

Además hay un par de ganglios cerebrales en la parte posterior

del esófago que se encargan de los ojos, tentáculos, estatocistos y un par

de ganglios bucales que inervan la rádula y estructuras accesorias.

Órgano de los sentidos.

Las células táctiles se encuentran dispersas en la superficie del cuerpo,

pero concentradas principalmente en la cabeza, borde del pie y del manto.

En la cabeza encontramos los tentáculos con células táctiles y

quimiorreceptores. También los ojos, que en la mayoría de los moluscos

sólo detectan cambios en la intensidad de luz. Algunos pulmonados marinos

tienen ojos (ocelos) en el borde del manto y pueden formar imágenes.

En el pie tienen un par de estatocistos sensibles a la gravedad,

aunque su funcionamiento no es muy claro todavía. En los nudibranquios

los estatocistos están modificados y se llaman rinóforos. (Fig. A-74)

El órgano de los sentidos más característico de los gasterópodos

es el osfradio. Esta situado en las branquias y evalúa la calidad del

agua que entra en la cavidad paleal. En muchas especies carroñeras

ha evolucionado aumentando su superficie de tal manera que pueden

detectar el alimento desde lejos.

Fig. A-10 Anatomía de un molusco ancestral hipotético. (Tomado y modificado de Meglitsch, 1972)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

4.4 Reproducción y Desarrollo.

La mayor parte de los gasterópodos poseen una gónada (ovario o

testículo) que vierte el producto en la cavidad pericárdica de donde son

transportados al exterior por los nefridios. (Fig. A-10)

La fecundación puede ser externa o interna. La mayoría de las

especies acuáticas expulsan el esperma y los huevos no fecundados al

agua, donde tiene lugar la fecundación (externa). En los gasterópodos

terrestres se da copulación mediante pene y con posiciones de

apareamiento muy concretas (acoplamiento).

Los individuos pueden ser unisexuales (Prosobranquios) o

hermafroditas (Opistobranquios y Pulmonados) con fecundación cruzada

que es la más general.

Los hermafroditas primero funcionan como machos y luego

como hembras (como algunas crepídulas y lapas). El cambio de sexo

está relacionado con la cantidad de hembras que haya en el momento

de la fecundación, y se cree que las feromonas son causantes de estas

transformaciones. En otros casos más raros, como en los nudibranquios,

el animal es simultáneamente macho y hembra pero el cruzamiento se

da con otro individuo.

Casi todos los moluscos ponen huevos y pueden ser muy

fecundos. Este el caso de algunos nudibranquios cuyos ovarios pueden

llegar a tener hasta 60,000 huevecillos; los caracoles terrestres son

menos prolíferos, de 30 a 100 huevecillos, y depositan los huevos en

agujeros que cavan en la tierra (Fig. B-5).

Normalmente los huevos fecundados de especies marinas

forman una larva denominada “trocófora” de vida libre y natatoria, que

posteriormente se transforma en larva “véliger” que se mantiene flotando

en el plancton y después de cierto tiempo se precipita al fondo marino

para dar lugar a un nuevo individuo. En cambio, los gasterópodos de

tierra y agua dulce se desarrollan directamente, sin estadío larvario.

33


V. Torsión de la Masa Visceral

34

Adolfo López & Janina Urcuyo

La torsión tiene lugar durante el desarrollo de la larva velígera;

ésta gira 180º en torno a su eje en sentido opuesto a las agujas del reloj

y haciendo que la masa visceral junto con los órganos pares (branquias,

riñones y las aurículas del corazón), orificio genital y ano se trasladan a

la parte anterior del cuerpo. (Fig. A-11)

Fig. A-11 Vista dorsal de un gasterópodo ancestral. A) Antes de la torsión. B) Después de la

torsión. (Tomado de Barnes, 1969)

En los Prosobranquios, las branquias se sitúan delante del

corazón. En el proceso pierden uno de los órganos pares y se quedan

sólo con una aurícula, una branquia y un riñón.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

En los Opistobranquios, la masa visceral gira solo parcialmente

y la cavidad paleal se coloca en el lado derecho del organismo, volviendo

a situarse la branquia detrás del corazón.

En los Pulmonados las branquias desaparecen y la cavidad

paleal funciona como un saco pulmonar. En muchos opistobranquios

y pulmonados la masa visceral se desplaza muy poco hacia delante,

los órganos terminan alojándose en el pie y la concha convirtiéndose

en un simple vestigio calizo cubierto por el manto (limacoideos); en los

nudibranquios desaparece por completo.

Como efecto de la torsión el caracol adulto logra esconder la

cabeza (que es su parte mas vulnerable) dentro de la concha antes que

el pie, e inmediatamente cerrar la abertura con el opérculo. Por otra parte,

al situarse la cavidad paleal en posición anterior se facilita la entrada

de agua, imprescindible para el intercambio respiratorio, y disminuye el

riesgo que el agua se contamine con el sedimento que mueve el animal

al desplazarse sobre el sustrato.

35


VI. Nutrición

36

Adolfo López & Janina Urcuyo

Debido a que se han adaptado a diferentes ambientes la nutrición

es muy variable, por lo que pueden ser carnívoros, herbívoros, carroñeros,

ingerir partículas en suspensión, y también parásitos.

Generalmente los Gasterópodos se alimentan de algas o de animales

sésiles que arrancan de las superficies con la rádula. Muchos moluscos que

viven fijos en el sustrato, cuando tienen que buscar alimento se mueven

varios centímetros alrededor de su lugar de fijación durante la marea baja

para posteriormente regresar al mismo lugar. Es el caso de las lapas.

Las especies carnívoras suelen ser de más tamaño. Se alimentan

de equinodermos, bivalvos, otros gasterópodos, poliquetos, peces y

crustáceos; muchos matan a su presa envolviendo y ahogándola con

el pie o mediante secreciones ácidas. Otros perforan las conchas de la

presa mediante una acción combinada de rádula y enzimas disolventes,

para luego introducir su probóscide y absorber los tejidos blandos. En los

conos los dientes de la rádula se han modificado y tienen forma de arpón,

normalmente están conectados a una glándula venenosa. Al detectar a su

presa disparan uno de sus dientes que rápidamente inmoviliza a la presa

y luego se la tragan. En el caso de los nudibranquios, éstos capturan

las defensas de sus presas, anémonas o hidrozoos, para utilizarlas en la

defensa propia y luego devoran a la víctima.

Existen gasterópodos detritívoros y carroñeros. Los Nasarios y

las Olivas detectan la presencia de peces muertos mediante las partículas

en suspensión que entran en su cavidad paleal con la corriente inhalante,

una vez que lo identifica se dirigen al organismo muerto para devorarlo.

En cambio, las babosas y muchos caracoles terrestres son

herbívoros, aunque también hay familias carnívoras como Spiraxidae.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

37


VII. Longevidad

38

Adolfo López & Janina Urcuyo

La vida de los caracoles varía entre las especies. Los caracoles

terrestres y las babosas de climas templados viven dos años; otros

pueden llegar a 20 años en cautiverio.

En su hábitat natural las Acatinas llegan a vivir entre 5 y 7 años,

los del género Helix aproximadamente de 2 a 3, y los caracoles manzana

(Pomacea) sólo 1 año. Las lapas de 5-16 años. Los nudibranquios son

los que viven menos pues no llegan ni a un año.

Determinar con más precisión el ciclo de vida de los moluscos

bajo condiciones naturales es muy difícil debido a que la gran mayoría

de las muertes son causadas por depredadores, parásitos o condiciones

ambientales en su entorno.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

39


VIII. Hábitat y Distribución

40

Adolfo López & Janina Urcuyo

La costa rocosa es el lugar donde muchas especies de moluscos

prefieren habitar a pesar de ser un lugar inhóspito, pues es allí precisamente

donde las olas rompen sobre las rocas (Aserradores B141). Sin embargo

este litoral rocoso presenta una banda horizontal que se forma a partir de

factores como el grado de impacto de las olas, naturaleza del sustrato,

presencia de algas y otros animales que determinan la diversidad y

riqueza de los moluscos.

Muchas de las especies del litoral están capacitadas para

permanecer fuera del agua por horas y en algunos casos semanas; esto

les ayuda a enfrentar la desecación cuando la marea baja. Incluso hay

especies marinas como las neritas y litorinas que llegan a alejarse de la

costa para ascender árboles. Otras en cambio son pelágicas, prefiriendo

flotar por los océanos del mundo, como Janthina, o bentónicos, adaptados

a vivir en los fondos marinos (Murex).

En resumen, algunos gasterópodos se distribuyen desde la zona

intermareal a las profundidades abisales, pero existen también especies

nadadoras y flotantes. En cambio otras han abandonado las aguas

saladas del mar para adaptarse a las aguas dulces de ríos, lagos, etc.; y

aquellas que han conquistado la tierra firme.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

41


IX. Importancia

42

Adolfo López & Janina Urcuyo

A través de la historia del mundo los hombres y los caracoles

han estado muy asociados. Desde la época primitiva el hombre recogía

ostras, conchas y otros moluscos para alimentarse o para utilizarlos como

ornamentos, moneda o implementos de uso doméstico. En Barbados,

por ejemplo, utilizaban conchas para elaborar cuchillos y hachas; y en la

región Mediterránea se acostumbraba comercializar la púrpura obtenida

de Murex brandeis. Actualmente tanto los hombres como los moluscos

continúan ligados a través de su utilización en joyería, ornamentos, usos

culinarios, colecciones prestigiosas, etc.

Su importancia económica se atribuye a que algunas especies

son explotadas como alimento para peces o para consumo humano. Otra

razón de importancia económica son los daños que pueden ocasionar

a cultivos vegetales y la acuicultura (especies depredadoras de ostras

y almejas); un ejemplo de esto son los Murícidos que pueden causar

daños muy graves a cultivos de ostras.

Otros moluscos tienen importancia en el campo de la medicina ya

que pueden ser hospederos intermedios de muchos trematodos que son

parásitos del hombre y de animales domésticos. Los caracoles marinos sirven

también como huéspedes a trematodos parásitos de peces y aves litorales.

En el medio natural, su importancia radica en que forman parte de

la cadena alimenticia de otros animales. Entre sus principales enemigos

se encuentran los peces, aves acuáticas y mamíferos pequeños.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

43


X. Clasificación

44

Adolfo López & Janina Urcuyo

Los gasterópodos se clasifican en tres subclases atendiendo al

tipo y posición de los órganos respiratorios:

10.1 Subclase Prosobranquios: (= branquias delante del corazón).

Son el grupo más primitivo. Habitan ambientes marinos

(principalmente), dulceacuícolas y una muy pequeña cantidad de familias

han colonizado el medio terrestre. La mayoría tiene concha en forma de

hélice (Helicoidales) o cono aplanado (pateliforme) y opérculo. Los marinos

son bastante comunes sobre rocas litorales y en aguas poco profundas.

La cabeza tiene un par de tentáculos simples, rádula desarrollada,

un par de branquias, o más comúnmente, una branquia simple; en algunas

especies el manto forma un sifón respiratorio. La masa visceral presenta un giro

de 180º. Los sexos son separados y casi todas las especies son herbívoras.

Se destacan tres órdenes :

Arqueogastrópodos, Mesogastrópodos y Neogastrópodos.

10.1.1 Arqueogastrópodos: (gr. Archaeo = antiguo, gaster = estómago;

poda = pie)

Son los más primitivos de la clase. Concha poco espiralada

cubierta de nácar que puede ser helicoidal con un opérculo o de forma

cónica sin opérculo.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fisurela (Lapas o sombrero chino)

Concha cónica no espiralada, con un orificio elíptico en su vértice

a través del cual expulsan los excrementos. Sin opérculo. En el interior de

la concha hay una huella impresa en forma de herradura. Los individuos

son hermafroditas.

Animales sedentarios que viven fijos a las rocas del litoral. Solo

se desplazan durante la noche en busca de algas para alimentarse.

No tienen gran valor como alimento; se les consume crudas a modo de

aperitivo. Son propias de los mares tropicales.

Fissurella virescens (Fig. A-12). Es la más grandes de las fisurelas

Panámicas; fácilmente se le reconoce porque el interior de la concha es

verduzco y tiene un callo muy ancho.

Tróquidos (Trompos)

Perfectamente cónicos, espiralados y con opérculo calcáreo. Viven

sobre o debajo de rocas costeras, entre hendiduras de peñas y algas, que

son su principal alimento. Algunas especies son comercializadas por el nácar.

Tegula pelliserpentis (Fig. A-13). Son conchas de tamaño grande,

alcanzando alturas de 45mm; son muy sólidas y con escultura de marcas

en zigzag color negro.

Cittarum pica. Concha reina (Fig. A-14)

Sólida y grande, ápice moderadamente puntiagudo, ombligo

profundo, apertura redondeada y opérculo córneo. La concha es de color

blanco y negro con marcas en zigzag en blanco. Cuando la capa externa

cae aparece una superficie muy brillante y nacarada.

C. pica es una especie muy apreciada por las poblaciones costeras

del Caribe que acostumbran consumirla.

Turbo (Peonzas)

Muy parecidos a los Tróquidos pero las Turbo son conchas mas

grandes. El interior es nacarado y tienen opérculo calcáreo. En algunos países

los opérculos de las Turbos sirven para hacer pendientes y otros adornos

Son nativos de los mares tropicales y tienen hábitos herbívoros.

45


46

Adolfo López & Janina Urcuyo

Turbo saxosus (Fig. A-15). Concha con marcas axiales blancas

sobre un fondo café. El opérculo tiene una apariencia granular, con un

ribete espiral central muy evidente y escultura de hoyitos profundos.

Astraea buschii (Fig. A-16). Periostraco muy fibroso y delgado que

al caer deja al descubierto una concha verduzca y jaspeada en café,

verde o blanco.

Tricolias (Conchas faisán)

No tienen periostraco; son lisas y con superficie como porcelana

(no perlada o nacarada) con coloraciones que van del anaranjado al rojo;

muy pequeñas, con espira algo elevada y opérculo calcáreo. Habitan las

aguas someras de los mares tropicales y templados. Se alimentan de

detritus, algas, diatomeas y partículas de esponjas del sustrato.

Eulithidium perforatum (Fig. A-17). Aunque alcanza apenas los

5mm en altura, esta especie es la mas grande de las Tricolias Panámicas.

Siempre se adorna con líneas espirales rojas o café que descienden

desde la sutura, además hay pequeñas manchas en rosado, verde muy

claro o gris.

Neritinas

Pequeñas, sólidas, porcelanosas pero sin capa nacarada, forma

globular, espira baja, la última vuelta abarca poco mas del 1/3 parte de

su longitud; apertura dentada y con opérculo. En el labio interno hay un

callo que puede ser granulado o dentado. Comunes en el litoral rocoso.

Nerita scabricosta (Fig. A-18). Esta entre la mas grande del

género, alcanzando los 45mm de altura; son grises con escultura de

ribetes espirales espaciados irregularmente, el labio interno con varios

dientes y el área del callo posee pliegues.

Nerita funiculata (Fig. A-19). Más pequeña que N. scabricosta. El

área del callo posee pústulas y el labio interno esta finamente denticulado.

Theodoxus luteofasciatus (Fig. A-20). Concha pequeña (apenas

alcanzan alturas de 12mm) y brillante, escultura de líneas y puntos de

variados colores y patrones, predominando el color café cerca de la

apertura. La apretura del callo es marrón. Son especies estuarinas.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

FISSURELLIDAE Fissurella virescens

(Fig. A-12)

TROCHIDAE Tegula pelliserpentis

(Fig. A-13)

Cittarum pica

(Fig. A-14)

TURBINIDAE Turbo saxosus

(Fig. A-15)

Astraea buschii

(Fig. A-16)

PHASIANELLIDAE Eulithidium perforatum

(Fig. A-17)

El Rosario

Aposentillo

Aserradores

Los Playones

La Boquita

Masachapa

Chacocente

El Toro

La Flor

Isla Juan Venado

Manzanillo

Marsella

Chacocente

Sorrento

Aserradores

El Toro

La Flor

México a Perú y

Galápagos.

El Salvador a

Colombia.

Isla del Maíz Florida, Caribe

y Las Antillas

Aposentillo

Maderas Negras

Masachapa

Chacocente

El Toro

La Flor

El Rosario

Estero P. Ramos

Aposentillo

Aserradores

Los Playones

Masachapa

Casares

Chacocente

La Flor

Los Playones

La Boquita

Masachapa

Chacocente

La Flor

El Salvador a

Perú.

El Salvador a

Perú.

México a Perú.

47


NERITIDAE Nerita scabricosta

(Fig. A-18)

(López & Urcuyo, 2009)

48

Nerita funiculata

(Fig. A-19)

Theodoxus luteofasciatus

(Fig. A-20)

Estero P. Ramos

Aserradores

Aposentillo

Chacocente

La Flor

El Rosario

Aserradores

El Tránsito

Chacocente

La Flor

Manzanillo

Santa Julia

Maderas Negras

Estero Real

Poneloya

Adolfo López & Janina Urcuyo

Baja California

a Ecuador.

Baja California

a Perú y

Galápagos.

Golfo de

California a

Perú.

10.1.2 Mesogastrópodos: griego meso = medio, gaster = estómago;

poda = pie.

La concha puede ser turbinada, discoidal, turriforme o como

capucha; puede haber opérculo córneo, rara vez calcificado. El manto

forma sifón.

Los Mesogastrópodos con distribución cosmopolita son

bentónicos, y algunas formas son de nado libre. En el orden es posible

encontrar carnívoros, fitófagos y detritívoros.

Litorinas (Bígaros)

Concha turbinada, sólida, no umbilicada y con pocas vueltas. Algunas

especies pierden las branquias y las sustituyen con un saco pulmonar.

Su distribución es mundial pero son principalmente de los trópicos.

Viven adheridos a las rocas del mesolitoral donde la marea alta las baña.

Pueden almacenar agua y cerrar la concha con el opérculo córneo para

mantener la humedad cuando la marea baja, de esta manera evitan la

desecación. Se alimentan de algas.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Nodilitorina aspera (Fig. A-21). Concha blanca a café clara con

escultura espiral aplanada, aunque en la periferia los ribetes pueden ser

mas grandes dándole una apariencia angulada. Tiene líneas en color

café y formando figuras en zigzag un ondas. Es bastante común sobre

las rocas del litoral.

Arquitectónicas

Concha troquiforme, con espira muy baja, ombligo profundo y

marcado con un cordón espiral muy pronunciado. Opérculo córneo.

Están confinadas a los mares cálidos en profundidades que van

de 200m. a 2000m.

Architectonica nobilis (Fig. A-22). Bandas de puntos café claro;

diámetro de 32mm y altura de 18mm.

Turritelas

Esbeltas, muy alargadas, no umbilicada y con numerosas vueltas.

La apertura relativamente pequeña y con opérculo. Escultura axial muy

débil pero las espirales son evidentes sobre cada vuelta.

De costumbres gregarias tienden a formar grandes colonias que

se alimentan de detritus y algas. Se distribuyen principalmente en aguas

del Pacífico enterradas en los fondos marinos.

La especie de apariencia mas delicada es la T. leucostoma (Fig.

A-23). Tiene rayas rojizas y cada vuelta esta contraída en la sutura.

Planaxis

Parecidas a las Litorinas pero las Planaxis tienen una ranura en

la parte anterior de la apertura. Hay opérculo córneo. Conchas sólidas

con ornamentación de cóstulas espirales aplanadas y cubiertas con un

fibroso periostraco.

Son comunes en los mares cálidos.

Planaxis planicostatus (Fig. A-24). De color café oscuro y con

ribetes espirales sobre toda la concha. Viven bajo las rocas del litoral.

Potámides

Turriformes, canal anterior largo y opérculo córneo circular. Las

vueltas tienen ribetes espirales espinosos, algunos ejemplares con dos

filas de espinas por vuelta.

49


50

Adolfo López & Janina Urcuyo

Habitan la desembocadura de ríos y estuarios, en sustratos

lodosos y manglares principalmente.

Rhynocoryne humboldti (Fig. A-25). De color grisáceo a café

oscuro., con estrías espirales y cada vuelta adornada de espinas.

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

LITTORINIDAE

ARCHITECTONICIDAE

TURRITELLIDAE

PLANAXIDAE

POTAMIDIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Nodilitorina aspera

(Fig. A-21)

Architectonica nobilis

(Fig. A-22)

Turritela leucostoma

(Fig. A-23)

Planaxis planicostatus

(Fig. A-24)

Rhynocoryne humboldti

(Fig. A-25)

Aposentillo

Is. Juan Venado

Chacocente

El Toro

Manzanillo

La Flor

P. Venecia

Poneloya

Is. Juan Venado

Pochomil

Chacocente

La Flor

Santa Julia

El Rosario

P. Venecia

Corinto

Maderas Negras

Aserradores

Aposentillo

Masachapa

La Boquita

Boca Brito

San Juan del S.

La Flor

Aserradores

Chacocente

San Juan del

Sur

Nacascolo

La Flor

Manzanillo

El Rosario

Jiquilillo

Maderas Negras

Estero P. Ramos

Is. Mangle Alto

(Estero Real)

Poneloya

Baja California

a Perú y

Galápagos.

Baja California

a Perú, también

E & W del

Atlántico

Baja California a

Ecuador.

México a Perú.

México a Chile.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Estrómbidos

Conchas de grandes dimensiones con formas y coloraciones

variadas. Sólidas, espira cónica baja a turriforme. Labio externo expandido

como ala y a veces digitado, la apertura con canal anterior y posterior.

Callosidad columelar presente. Opérculo córneo, angosto y serrado el cual

usan como arma de defensa y para ayudarse en la locomoción. Tienen

dimorfismo sexual, siendo las hembras el doble de grande que los machos.

Viven principalmente en aguas someras de mares tropicales y

subtropicales, sobre la arena de los fondos marinos. Se alimentan de

algas marinas y desde el punto de vista económico son importantes por

estar presentes en la dieta humana.

Strombus gracilior (Fig. A-26). Espira alta y con espinas, apertura

blanca con el borde anaranjado muy oscuro. En el Atlántico tiene su

similar, S. pugilis.

Strombus granulatus (Fig. A-27). Espira muy alta, tubérculos

sobre toda la espira y la vuelta del cuerpo. Desarrolla granulaciones en el

interior del labio externo de los especimenes muy jóvenes. Generalmente

tienen puntos café sobre un fondo blancuzco o violeta.

Strombus galeatus (Fig. A-28). Era considerada sagrada por los

nativos del Pacífico y también utilizada como alimento e instrumento

musical. Concha color blanco marfil, muy pesada. En ejemplares que

están en buenas condiciones se pueden apreciar ribetes axiales y estrías

espirales. La apertura de los juveniles es blanca y en los adultos cambia

a café o anaranjada.

Strombus peruvianus (Fig. A-29). En ejemplares adultos, el labio

externo tiene forma de ala, la apertura es anaranjada y con pliegues.

Puede alcanzar longitudes de 150mm o más.

Strombus pugilis (Fig. A-30). Muy parecida a la descripción de S.

gracilior.

Strombus gigas (Fig. A-31). Labio externo en forma de ala. El

pie bipartido no esta conformado para reptar y deslizarse, porque tienen

una suela muy pequeña. En este caso, la parte anterior del pie presenta

una especie de surco con el que el animal se agarra; la posterior es

musculosa y lleva un opérculo en forma de uña que puede usar como

una palanca para darse la vuelta a sí mismo. Esta zona es la que impulsa

51


52

Adolfo López & Janina Urcuyo

al animal a través de una serie de continuos empujes que determinan el

desplazamiento a saltos.

Esta especie es utilizada como alimento por el hombre o para hacer

objetos de valor con sus conchas o con los globulitos nacarados de color

rosa que puede producir y que son semejantes a las perlas de los bivalvos.

Epitónidos

Turriformes, con espira muy alta y puntiaguda, apertura

redondeada y opérculo córneo. Escultura de ribetes o cóstulas axiales

que le dan gran belleza a los ejemplares; algunas especies presentan

escultura cancelada (espiral y axial). El umbílico puede estar presente o

ausente en algunas especies. Casi todos los especimenes son blancos,

pero existe alguno de color negro.

Habitan en aguas someras de la zona intermareal y en

profundidades abisales. Son cosmopolitas pero mayormente de los

trópicos. Viven sobre diferentes especies de celenterados y anémonas,

de los que se alimentan.

Epitonium canna (Fig. A-32). Entre las cóstulas axiales hay

escultura espiral. La altura va desde los 9mm a los 20mm.

Yantinas

Conchas globosas, muy frágiles y pequeñas (menos de 25mm de

altura), espira depresa, pocas vueltas y en colores púrpura, lavanda o

blancuzcas. Carecen de periostraco, escultura, opérculo y umbílico. El

animal es capaz de expulsar un líquido púrpura cuando lo molestan.

Son cosmopolitas encontrándose generalmente en mares

tropicales de temperaturas cálidas.

De hábitos gregarios, las poblaciones se dejan arrastrar por

corrientes marinas. Los animales construyen un flotador en forma de

boya a partir de un mucus que su pie segrega y que mezclan con burbujas

de aire, de esta manera se mantienen flotando sobre las corrientes.

Cuando llegan a perderlo se precipitan al fondo del mar donde no pueden

reconstruirlo por falta de aire y mueren. Las hembras también lo utilizan

para poner en su interior los huevecillos y transportarlos; una vez que

los pequeños nacen y son capaces de producir sus propios flotadores se

hacen independientes.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Janthina globosa (Fig. A-33). Color violeta, forma globular, casi

tres vueltas.

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

ESTROMBIDAE

EPITONIIDAE

JANTHINIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Strombus gracilior

(Fig. A-26)

Strombus granulatus

(Fig. A-27)

Strombus galeatus

(Fig. A-28)

Strombus peruvianus

(Fig. A-29)

Strombus pugilis

(Fig. A-30)

Strombus gigas

(Fig. A-31)

Epitonium canna

(Fig. A-32)

Janthina globosa

(Fig. A-33)

Suplidero

La Flor

Ostional

Suplidero

La Flor

Aserradores

Corinto

Poneloya

Huehuete

Chacocente

San Juan del Sur

La Flor

Ostional

Aposentillo

Suplidero

Manzanillo

Golfo de California

a Perú.

Golfo de California a

Perú y Galápagos

Golfo de California a

Perú y Galápagos.

México a Norte de

Perú.

Caribe Sureste de Florida a

Caribe y Brasil.

Isla del Maiz Sureste de

Florida, México,

Caribe, Bahamas,

Bermuda.

Sorrento

Los Playones

Masachapa

La Boquita

Playa Hermosa

Chacocente

El astillero

Sta. Catalina,

California

Baja California a

Ecuador

Pacífico Tropical y

Océano Atlántico

53


54

Adolfo López & Janina Urcuyo

Capúlidos (Crepídulas o chinelas)

Concha variable, desde cónica a forma de caperuza, con diámetro

menor a los 30mm de diámetro y sin opérculo. Periostraco delicado,

escultura de ribetes radiales, cordones concéntricos o lamelas. Algunas

especies están adornadas con espinas. En el interior de la concha hay

una estructura que parece una tacita y con apariencia de porcelana

llamada septum.

El molusco se desplaza muy poco del sitio que ocupa, llegando

a convertirse en parásito de otros organismos vivos. El parasitismo les

hace perder la rádula y desarrollar una especie de trompa con la que

absorben los jugos a sus víctimas.

Calyptraea mamillaris (Fig. A-34). Concha blanca y lisa, con una

manchita púrpura o café sobre la espira. Algunos ejemplares pueden ser

enteramente de color café claro. El interior tiene apariencia de porcelana.

Crepidula aculeata (Fig. A-35) Botecito espinoso. Valva oval, convexa,

color amarillento y con escultura de costillas radiales y espinas. Interior

lustroso, blanco; septo cóncavo dividido por una elevación longitudinal.

Están bastante bien distribuidas en el mundo, a excepción de las

aguas frías de Europa y América del Norte. Son muy comunes en bancos

de mejillones sobre los que viven adheridos. Habitan entre los 12 y 36 m

de profundidad.

Crucibulum spinosum (Fig. A-36). Casi circular, con el ápice cerca

del centro y decorados con espinas; el septum lateralmente comprimido.

Náticas (Conchas luna)

Forma globular con aspecto de porcelanas, lisas y brillantes;

espira muy baja y la vuelta del cuerpo abarca un poco mas de 1/3 parte

de la longitud total. Las Náticas tienen un callo sobre el labio columelar y

opérculo calcáreo o córneo; las Polinices lo tienen córneo.

Se alimentan de las partes blandas de caracoles o bivalvos cuyas

conchas perforan con la rádula y con la ayuda de una secreción ácida.

Tienen distribución mundial.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Natica unifasciata (Fig. A-37). De color gris oscuro a casi negra,

banda espiral en amarillo claro justo debajo de la sutura.

Polinices helicoides (Fig. A-38). Concha con espira baja, de color

café muy claro y superficie algo estriada.

Trivias

Son ovadas, globosas, con la apertura estrecha y recta. Su forma

hace que se les confunda con las Cipreas pero las Trivias tienen una

escultura bien marcada, desarrollando a veces ribetes espirales que

cubren el dorso y terminan en la columela en forma de dientes.

Entre los ribetes hay granulaciones muy finas o estrías. Periostraco

y opérculo ausente.

Las especies de esta familia habitan sobre rocas coralinas en

aguas someras o profundas.

Trivia acutidentata (Fig. A-39). Concha de color blanco, con ribetes

sobre el dorso, apertura muy estrecha

Trivia pacifica (Fig. A-40). De color rosáceo con puntos dorsales

en gris oscuro, ribetes sobre el dorso.

Trivia sanguinea (Fig. A-41). Color púrpura oscuro con puntos rojos

en el medio del dorso, los ribetes y extremos de la concha en color blanco.

Cipreas (porcelanas, joyas marinas o toritos)

Superficie lisa y muy brillante, con capas de esmalte que le dan

el aspecto de porcelana. Esta apariencia ha hecho que el hombre fije su

atención en ellas y les utilice como objetos ornamentales.

Tienen forma más o menos oval, la espira cubierta por la vuelta

del cuerpo, la apertura elongada y dentada. Carecen de opérculo.

Las Cipreas jóvenes no se parecen en nada a una adulta; a

medida que crecen las vueltas de la espira van quedando ocultas por el

material que el manto va depositando sobre la concha. (Fig. A-42)

Viven a poca profundidad en la zona litoral sobre ascidios o

cnidarios o bien pueden ser de vida libre.

55


Por lo general son de hábitos

nocturnos. Tienen distribución mundial

pero las áreas más ricas en estas

especies son en primer lugar Indo-

Pacífico, le sigue el área Panámica y por

último el caribe.

En el Pacífico de Nicaragua

encontramos la especie C. cervinetta

(Fig. A-43) con puntos blancos pequeños

en comparación con los de C. zebra (Fig.

A-44) del Caribe; en cambio C. cervus

56

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-42 Secuencia del crecimiento de

una Cyprea cervinetta. (Foto UCACM).

(Fig. A-45), otra especie del Caribe, tiene puntos mas pequeños que los

de C. cervinetta, la apertura es mas ancha que en las otras dos, y tiene el

honor de ser la mayor Ciprea de todo el mundo.

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

CALYPTRAEIDAE

Calyptraea mamillaris

(Fig. A-34)

Crepidula aculeata

(Fig. A-35)

El Rosario

Jiquilillo

Maderas Negras

Aserradores

Aposentillo

Is. Mangle Alto (Estero

Real)

Poneloya

Is. Juan Venado

El Tránsito

Chacocente

El Rosario

P. Venecia

Aserradores

Aposentillo

Poneloya

Is. Juan Venado

Los Playones

La Boquita

Chacocente

Astillero

Escamequita

La Flor

Baja California

a Perú.

California a

Chile, Caribe.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

NATICIDAE

Crucibulum spinosum

(Fig. A-36)

Natica unifasciata

(Fig. A-37)

Polinices helicoides

(Fig. A-38)

Trivia acutidentata

(Fig. A-39)

Trivia pacifica

(Fig. A-40)

Trivia sanguinea

(Fig. A-41)

Coxigüina

Aserradores

Aposentillo

Is. Juan Venado

El Tránsito

Masachapa

Huehuete

Casares

Chacocente

Manzanillo

La Flor

El Rosario

Punta Arena

Aposentillo

Aserradores

Maderas Negras

Is. Mangle Alto

(Estero Real)

Is. Juan Venado

Estero P. Ramos

Jiquilillo

Sorrento

Aposentillo

El Tránsito

La Boquita

Chacocente

Los Playones

Casares

La Boquita

Casares

La Boquita

Chacocente

Manzanillo

Los Playones

La Boquita

Casares

Chacocente

Manzanillo

California a

Chile.

México a Perú y

Galápagos.

Baja California

a Perú.

Ecuador,

extensión

de rango a

Nicaragua.

Baja California

a Perú.

Golfo de

California a

Ecuador.

57


CYPRAEIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

58

Cypraea cervinetta

(Fig. A-43)

Cypraea zebra

(Fig. A-44)

Cypraea cervus

(Fig. A-45)

Punta Venecia

Aserradores

Aposentillo

Corinto

Is. Juan Venado

Chacocente

Marsella

La Flor

Adolfo López & Janina Urcuyo

México a Perú y

Galápagos.

Isla del Maíz Sureste de

Florida a Brasil

Caribe Florida, Caribe

y Bermuda.

Tónidos (Caracol bola)

Conchas de gran tamaño y mediano espesor, con la espira baja y

la vuelta del cuerpo grande y globosa.

De costumbres carnívoras comen principalmente holoturoideos,

y otros equinodermos, bivalvos, crustáceos o peces a los que paralizan

inyectándoles ácido sulfúrico.

Su distribución está confinada a los trópicos en bancos de arena

y bajo bordes rocosos de la zona sublitoral.

Malea ringens (Fig. A-46) es una de las conchas más grandes de

la Provincia Panámica. Forma globosa, con espira corta, sutura profunda,

superficie como porcelana de color blanco crema bajo un periostraco

café muy delgado, ornamentación de costillas espirales anchas, lisas y

aplanadas. Canal sifonal corto, labio externo dentado y reflejado hacia

fuera , el interno forma algunos pliegues y presenta un escudo calloso.

Carecen de opérculo. El animal es color negro.

Casis (Casco real)

Son los univalvos más grandes y pesados. De apariencia

porcelanosa, la concha es bulimoide con espira aplanada o

moderadamente corta, la vuelta del cuerpo muy grande. Apertura

usualmente larga y angosta con canal sifonal anterior corto; margen

externo usualmente denticulado en su interior, el interno a veces con

callosidad. Umbílico generalmente cubierto. Opérculo delgado, corneo y

semicircular. Presentan dimorfismo sexual.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Tienen amplia distribución, especialmente en aguas cálidas y

templadas de los trópicos. Habitan los fondos arenosos donde buscan a

sus presas: erizos, estrellas de mar y otros moluscos.

Cassis tuberosa (Fig. A-47). Concha sólida con aspecto de

porcelana, ornamentación de várices; el labio interno tiene un amplio

callo cuya superficie es lisa. Opérculo en forma de media luna. Presenta

sifón, característica que indica que son carnívoros.

Cymatium, Distorsio, Triton y Bursa

Cymatium

Los ejemplares son sólidos, con ornamentación de cóstulas

axiales, nódulos prominentes y escultura de cordones espirales.

Periostraco delicado en color café claro a café oscuro, con pelos.

Columela callosa y denticulada o plicada. El canal sifonal estrecho

y presencia de opérculo. Se distribuyen en aguas cálidas y templadas.

Cymatium tigrinum (Fig. A-48)

Distorsio

Vueltas con formas irregulares; várices discontinuas y escultura

de cordones espirales y liras axiales. Periostraco amarillento o café

oscuro, lleva proyecciones pilosas. Apertura callosa e irregularmente

dentada y con nódulos. Canal sifonal curvo y presencia de opérculo.

Distorsio constricta (Fig. A-49)

Tritones

Fusiformes y sólidos. Constituyen el grupo que mejor se ha

distribuido en los trópicos. Algunas especies pueden estar presentes es

dos o mas océanos.

Charonia variegata, conocida como Tritón del Atlántico (Fig. A-50).

Sólida y porcelanosa, cubierta con periostraco y pelos; cuando esta capa

se gasta se puede observar una concha de colores brillantes. Las várices

son la característica principal. El labio interno esta reflejado y teñido en

café rojizo muy oscuro. Apertura de color anaranjado.

Bursas (Conchas rana)

Conchas sólidas, escultura de várices y nódulos; casi siempre sin

periostraco. Labio y pared columelar bien denticulados o plicados, canal

anal parcialmente cerrado; tienen opérculo córneo.

59


60

Adolfo López & Janina Urcuyo

Habitan sobre arrecifes, bajo rocas coralinas o en la arena de

aguas someras o profundas.

Bursa corrugata corrugata (Fig. A-51). Concha con espira

puntiaguda, escultura de filas espirales de nódulos café oscuro, los

cuales son más fuertes sobre la periferia. Las vueltas están lateralmente

comprimidas; cada vuelta con dos várices Apertura blancuzca.

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

TONNIDAE

CASSIDIDAE

RANELLIDAE

BURSIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Malea ringens

(Fig. A-46)

Cassis tuberosa

(Fig. A-47)

Cymatium tigrinum

(Fig. A-48)

Distorsio constricta

(Fig. A-49)

Charonia variegata

(Fig. A-50)

Bursa corrugata corrug.

(Fig. A-51)

Sorrento

México a Perú.

Aserradores

Aposentillo

Estero P. Ramos

Is. Mangles Altos

(Estero Real)

Chacocente

San Juan del Sur

La Flor

Caribe Carolina del Norte a

Brazil, Bermuda.

Casares

La Boquita

Chacocente

Aserradores

Los Playones

San Juan del Sur

Boca Brito

La Flor

Golfo de California

a Panamá.

México a Ecuador.

Cayos Miskitos Sureste de Florida

a Brazil, Bermuda

Sorrento

Aserradores

Poneloya

Masachapa

Casares

Boca Brito

San Juan del Sur

La Flor

Baja California a

Perú y Florida a

Brasil


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

10.1.3 Neogastrópodos: (gr. Neo = nuevo (el mas reciente), gaster =

estómago; poda = pie)

Generalmente las conchas son fuertes, sólidas y grandes; con

canal sifonal prominente y opérculo córneo espiralado. Rádula con dientes

en forma de arpón capaces de inyectar veneno a la presa. Presencia de

probóscis en muchas especies, una aurícula, una branquia (Ctenidio).

Son unisexuales y poseen órganos copuladores; de los huevos sale un

pequeño adulto.

La mayoría son especies marinas depredadoras, necrófagas

(carnívoros o carroñeros) e incluso parásitas que se alimentan de otros

gasterópodos, bivalvos, poliquetos y peces,

Murícidos

Se caracterizan por tener una ornamentación de espinas,

aguijones, tubérculos, crestas y láminas; las espinas axiales pueden

aparecer en número de tres a doce.

Apertura oval, labio externo dentado o foliado, columela lisa

o denticulada. Canal sifonal cerrado o parcialmente abierto. Son

depredadores activos que se alimentan de cipreas, ostras, mejillones,

camarones, esponjas y algas.

Viven en aguas cálidas o frescas, habitando los arrecifes coralinos

en aguas someras o en la región intermareal y más allá del límite de los

arrecifes. También se les encuentran en ambientes lodosos-arenosos.

El hombre se interesó en este grupo debido a que descubrieron

que los animales son capaces de producir una tinta permanente color

rosa-púrpura, que jugó un papel muy importante en los intercambios

comerciales de la antigua mediterránea, desde los Fenicios hasta los

Romanos. Los católicos romanos y las iglesias episcopales también

utilizaban indumentaria tenida con purpura en sus rituales.

Otras especies tienen importancia para consumo humano, como

en Nicaragua.

Hexaplex brassica (Fig. A-52). Los ejemplares pueden ser blancos

o café claro a rosados, con tres bandas de color café. Los bordes de las

várices y los márgenes de la apertura son rosados.

61


62

Adolfo López & Janina Urcuyo

Chicoreus erythrostomus (Fig. A-53). Concha blanca con la

apertura rosada.

Chicoreus regius (Fig. A-54). Llamada concha real. Es la más

coloreada de las especies de Chicoreus del área Panámica. La concha

es blanca con apertura rosada, el labio columelar y la pared en color café

oscuro. Las várices un poco reflejadas y dobladas.

Homalocantha oxyacantha (Fig. A-55). De espira baja y color gris

muy claro, tiene ocho várices que pueden estar teñidas de café oscuro

a café claro e interceptadas por ribetes espirales; presencia de espinas.

Hexaplex princeps (Fig. A-56). De forma algo bicónica, con cinco

u ocho várices blancuzcas, con los ribetes y las espinas teñidas en café.

Muricanthus radix (Fig. A-57). Numerosas várices con espinas

negras e imbricadas. Su perfil se parece al de una pera.

Murex pomun (Fig. A-58). Escultura de ribetes, tres varices

prominentes sobre cada vuelta. Presencia de callo columelar y opérculo

córneo, apertura teñida con rosa y labio externo con marcas cafés.

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

MURICIDAE

Hexaplex brassica

(Fig. A-52)

Chicoreus erythrostomus

(Fig. A-53)

Chicoreus regius

(Fig. A-54)

Homalocantha

oxyacantha

(Fig. A-55)

San Juan del S. México a Perú.

Astillero

Chacocente

E. Padre Ramos

Pac. de Nicaragua Golfo de California

a Perú.

Suplidero

Corinto

Is. Juan Venado

Masachapa

La Boquita

Suplidero

Aserradores

Chacocente

La Flor

Manzanillo

Golfo de California

a Perú.

México a Sur de

Ecuador.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

(López & Urcuyo, 2009)

Thais

Hexaplex princeps

(Fig. A-56)

Muricanthus radix

(Fig. A-57)

Murex pomun

(Fig. A-58)

Suplidero

Aserradores

Chacocente

San Juan del S.

Aserradores

Chacocente

Golfo de California

a Perú.

México a Ecuador

Caribe Bermuda, Carolina

del Norte a Brazil.

Formas variables, sólidas, espira corta, escultura carente de

varices pero con nudos prominentes o ligeramente espinosos. Canal

anterior corto y ranura ampliamente abierta. Opérculo córneo.

El animal puede secretar un líquido color verde, escarlata o

púrpura y son depredadores activos de pequeñas almejas y percebes

que buscan sobre las rocas.

Mancinella speciosa (Fig. A-59). Se reconoce fácilmente por sus

bandas espirales compuestas de cuadros color café y espinas; apertura

amarillenta.

Plicopurpura pansa (Fig. A-60). Apertura muy amplia, brillante y

de color salmón oscuro; una mancha en café oscuro cerca de la columela

y margen externo blanco.

Los indígenas de Centro América sabían que esta especie

producía un tinte púrpura, así que las capturaban en las rocas. Cuando

el animal se retraía en la concha dejaba una espuma lechosa en la cual

restregaban los hilos de algodón. Al cabo de unos minutos la espuma se

tornaba púrpura, entonces regresaban el molusco a la roca sin causarle

ningún daño. De esta manera se aseguraban poder utilizarlos siempre sin

exterminar a los individuos.

Columbelas (Conchas palomas)

La mayoría de las Columbelas son pequeñas, rara vez casi

microscópicas. Fusiformes, apertura larga y angosta que puede estar

dentada, canal sifonal anterior muy corto.

63


64

Adolfo López & Janina Urcuyo

De hábitos carnívoros, muy pocos son herbívoros. Viven en el área

intermareal sobre rocas y tienen la habilidad de adaptarse a diferentes

ambientes marinos, de tal manera que se han encontrado algunas especies,

que normalmente habitan la región tropical, en los mares fríos o boreales.

Columbella labiosa (Fig. A-61). Moderadamente grande, sólida, espira

muy corta, margen de la apertura blanco y escultura de líneas espirales.

Anachis lyrata (Fig. A-62). Dos bandas de puntos color café sobre

fondo amarillo, apertura blanca.

Costoanachis boivini (Fig. A-63 ). Adornada de pequeños puntos

blancos sobre un fondo oscuro. Fila de nódulos sobre el hombro y espira

con ribetes axiales.

Costoanachis fluctuata (Fig. A-64). Periostraco amarillento, debajo

del cual se ven líneas en color café formando figuras en zigzag sobre un

fondo blancuzco; presenta ribetes axiales.

Melongenas

Las melongenas son ejemplares sólidos de gran tamaño (unos

20cms), generalmente fusiformes, espira corta, periostraco color café,

apertura oval con canal sifonal anterior y opérculo córneo. Vueltas algunas

veces carinadas. Pueden tener una o dos filas de espinas o nódulos sobre

la vuelta del hombro. Son carnívoros o carroñeros, comen principalmente

otros moluscos. Habitan aguas someras sobre la arena o el lodo.

Busycon contrarium. (Fig. A-65) Concha sinistra de espira muy

corta. Fila de nódulos triangulares y moderadamente pequeños adornando

la periferia.

Habita en la arena o sustratos lodosos de bahías; son de hábitos

diurnos. Los nativos norteamericanos los consumían como alimento y las

conchas eran convertidas en herramientas, contenedores u ornamentos.

Los nativos pensaban que la posición sinistra de la apertura les convertía

en un objeto sagrado.

Melongena patula. (Fig. A-66) debajo de un periostraco color café

oscuro la concha es de color café claro con bandas espirales en blanco o

amarillo. La apertura puede ser de color amarillento o rosáceo. Tiene su

similar en el caribe, la Melongena melongena (Fig. A-67).


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Nasas

Espira muy puntiaguda, canal sifonal anterior y posterior, apertura

redondeada y lirada en el interior, columela marcada con un callo, el

opérculo córneo es pequeño para el tamaño de la apertura.

Viven enterradas en las playas del litoral en aguas someras y la

mayoría son de hábitos carnívoros o carroñeros.

Nassarius luteostoma (Fig. A-68) es muy fácil de reconocer por

que la apertura esta rodeada por un callo color amarillo claro que la

diferencia de otras especies.

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

THAIDIDAE

COLUMBELLIDAE

Mancinella speciosa

(Fig. A-59)

Plicopurpura pansa

(Fig. A-60)

Columbella labiosa

(Fig. A-61)

Anachis lyrata

(Fig. A-62)

Costoanachis boivini

(Fig. A-63)

Suplidero

Casares

Chacocente

La Flor

Masachapa

Majagual

Nacascolo

Pie de Gigante

Chacocente

El Astillero

La Flor

Los Playones

Aserradores

Chacocente

Manzanillo

San Juan del S.

La Flor

Sorrento

Aserradores

Masachapa

La Boquita

Chacocente

Casares

Manzanillo

El Tránsito

Masachapa

Los Playones

La Boquita

Baja California a

Perú.

Baja California

a Colombia y

Galápagos.

Nicaragua a

Ecuador.

Nicaragua a

Panamá.

Nicaragua a

Colombia.

65


MELONGENIDAE

NASSARIIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

66

Costoanachis fluctuata

(Fig. A-64)

Busycon contrarium

(Fig. A-65)

Melongena patula

(Fig. A-66)

Melongena melongena

(Fig. A-67)

Nassarius luteostoma

(Fig. A-68)

Sorrento

Masachapa

Chacocente

Manzanillo

La Flor

Adolfo López & Janina Urcuyo

Nicaragua a

Ecuador.

Caribe Antillas Mayores

E. Padre Ramos

Is. Mangles Altos

(Estero Real)

Corinto

Is. Juan Venado

Poneloya

Chacocente

San Juan del S.

Caribe

El Rosario

Aserradores

Suplidero

Is. Mangles Altos

(Estero Real)

Poneloya

Pto. Morazán

Is. Juan Venado

Golfo de California

a Panamá.

Fasciolarias

Fusiformes, espira elevada y puntiaguda, no umbilicada. Canal

anterior largo y bien desarrollado, vuelta del cuerpo grande y dos o más

pliegues en la columela, opérculo córneo. Periostraco café.

Las Fasciolarias son carnívoras, se alimentan de otras especies

de moluscos bivalvos o univalvos y la mayoría viven cerca de los arrecifes

coralinos de aguas tropicales.

Fasciolaria princeps. (Fig. A-69) Otro de los moluscos más grandes

de la Provincia Panámica. La concha es lisa, bajo el periostraco café el color

es anaranjado café. La columela y el interior de la apertura son anaranjados

con líneas espirales rojas. Pueden llegar a medir hasta 300mm.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Leucozonia cerata. (Fig. A-70) De color café muy claro bajo

un periostraco café oscuro, nódulos blancos sobre los ribetes axiales.

Habitan sobre rocas donde la marea es baja.

Opeatostoma pseudodon. (Fig. A-71) Periostraco café claro

debajo del cual la concha es blanca con espirales color café oscuro. La

espira es corta, la vuelta del cuerpo es grande y el labio externo con un

largo y delgado diente que se asemeja a una espina, de la cual se sirven

para abrir bivalvos y devorar su carne. Viven entre las rocas en bajamar.

Harpas

Espira corta, sin opérculo, callosidad columelar y parietal, Las

cóstulas afiladas y porcelanosas, así como los patrones de formas y

colores, dan origen a una escultura tan maravillosa que las ubica entre las

conchas más bellas del mundo. Los arquitectos han copiado su técnica

para crear techos de gran área pero muy livianos.

De hábitos carnívoros buscan durante la noche sobre los fondos

arenosos camarones y cangrejos vivos. Los cangrejos son depredadores

de moluscos pero cuando atrapan un Harpa corren el riesgo de morir ya

que el animal puede auto amputarse el pie y engañar al cangrejo con

esta carnada; pues mientras el cangrejo devora el pie, el Harpa le lanza

mucus y arena envolviéndolo en una bola compacta, entonces introduce

su proboscis en la concha y carne del cangrejo y con su fuerte rádula

raspa los órganos internos de la víctima.

Las Harpas están ampliamente distribuidas en las regiones

tropicales del mundo y ausentes en el Caribe y oeste del Atlántico. En

la Provincia Panámica la familia esta representada por una sola especie,

Harpa crenata, (Fig. A-72) cuya superficie brillante esta decorada con

ribetes y delicados patrones de festones en color café y rosa. Apertura

amplia con un callo que se extiende sobre el margen columelar.

67


68

Adolfo López & Janina Urcuyo

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

FASCIOLARIIDAE

HARPIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Fasciolaria princeps

(Fig. A-69)

Leucozonia cerata

(Fig. A-70)

Opeatostoma pseudodon

(Fig. A-71)

Harpa crenata

(Fig. A-72)

Corinto

Chacocente

La Flor

Aserradores

El Velero

Poneloya

Masachapa

La Boquita

Manzanillo

Chacocente

Ostional

La Flor

Sorrento

Aserradores

Poneloya

El Toro

Chacocente

San Juan del S.

La Flor

Sorrento

Corinto

La Boquita

Chacocente

San Juan del S.

La Flor

Golfo de California

a Perú.

Golfo de California

a Panamá y

Galápagos.

Baja California a

Perú.

Baja California a

Colombia.

Olivas

De Forma cilíndrica. Las conchas son sólidas, lisas, muy brillantes

y porcelanosas, espira generalmente muy corta, sutura acanalada,

apertura elongada, labio delgado y liso, columela oblicuamente lirada y

terminando en un callo. Canal sifonal anterior amplio y profundo pero

no prolongado. Colores brillantes y muy variables dentro de una misma

especie. Carecen de periostraco.

Las olivas son carnívoras y carroñeras, comen pequeños bivalvos,

crustáceos y otros invertebrados que buscan durante la noche. De aguas

tropicales, habitan bancos de arena y arrecifes coralinos.

Oliva julieta. (Fig. A-73) Con patrón de formas triangulares de

color café rojizo sobre un fondo blanco. Endémica de Nicaragua.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Oliva porphyria. (Fig. A-74) Superficie con dibujos en zigzag en

color café claro. El tamaño y belleza de esta especie la hace única entre

las olivas. Son raras de encontrar.

Agaronia griseoalba. (Fig. A-75) Concha pequeña, blanca,

superficie como porcelana; el interior es café.

El Centro de Malacología de la UCA ha hecho un estudio del género

Agaronia, y ha descrito dos nuevas especies endémicas para Nicaragua:

Agaronia jesuitarum y A. nica, las cuales se describen a continuación.

Agaronia jesuitarum. (Fig. A-76). Concha subfusiforme con

22mm de longitud aproximadamente; espira acuminada. La apertura es

profundamente púrpura; hay una banda subsutural de líneas sesgadas.

Vuelta del cuerpo no inflada y puede ser de color olivo amarillento

o grisáceo. La superficie de la concha está marcada con líneas

zigzagueantes interrumpidas o figuras de triángulos; los especímenes

también pueden ser de color anaranjado terroso.

Su localidad tipo es Poneloya, León. En Nicaragua se distribuye

entre Poneloya y Boca de Brito. Esta es la Agaronia Panámica mas

pequeña y la más difícil de encontrar. Los ejemplares utilizados para

describirla fueron hallados por investigadores Jesuitas de la Universidad

Centroamericana. El nombre de la especie fue dado en honor a su

dedicación a la investigación.

Agaronia nica. (Fig. A-77). Es la mas variable en color; desde

albino hasta casi negro, pasando por el anaranjado, pero usualmente

los ejemplares son grises o café. Algunos tienen líneas, puntos o formas

zigzagueantes, en cambio otros carecen de cualquier tipo de mancha o

dibujo. La sólida concha alcanza longitudes aproximadas a los 25mm.

Tiene espira baja, convexa, cubierta por un callo; la protoconcha, de color

café claro, tiene dos vueltas. En ejemplares cuyas conchas son de color

oscuro la apertura esta teñida de un púrpura muy intenso.

La localidad tipo es San Juan del Sur, Rivas, y es la más común

de las Agaronias de Nicaragua, pero no había sido reconocida como una

especie distinta. En México y Costa Rica los especímenes de A. nica

eran confundidos con juveniles de A. propatula o A. testacea.

69


70

Adolfo López & Janina Urcuyo

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

OLIVIDAE

Oliva Julieta

(Fig. A-73)

Oliva porphyria

(Fig. A-74)

Agaronia griseoalba

(Fig. A-75)

Agaronia jesuitarum

(Fig. A-76)

El Rosario

Punta Venecia

Jiquilillo

Aserradores

Aposentillo

Corinto

El tránsito

La Boquita

Casares

Chacocente

La Flor

San Juan del S.

La Flor

E. Padre Ramos

Jiquilillo

Aposentillo

Aserradores

La Cocina

Corinto

Poneloya

El Tránsito

El Velero

Pochomil

La Boquita

Huehuete

Tupilapa

Majagual

Marsella

Nacascolo

Chacocente

Poneloya

Salinas Grandes

La Boquita

Huehuete

Chacocente

Matanchén, México

a Perú.

Golfo de California

a Panamá.

México a Costa

Rica.

Nicaragua


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

(López & Urcuyo, 2009)

Agaronia nica

(Fig. A-77)

Jiquilillo

Aserradores

Poneloya

Las Peñitas

El Velero

Los Playones

Playa Hermosa

El Tránsito

Miramar

Montelimar

Masachapa

Pochomil

La Boquita

Huehuete

Tupilapa

Chacocente

Boca de Brito

Majagual

San Juan del Sur

Los Cocos

La Flor

México a Costa

Rica.

Persículas

Conchas pequeñas (no mayores de 15mm), lisas, muy brillantes

y marcadas con puntos o líneas de colores. Espira corta, apertura larga,

angosta, sin opérculo, con el margen externo engrosado, labio interno

con pliegues; canal sifonal anterior corto y truncado.

La mayoría de las especies están distribuidas al oeste de África y

en Australia, en aguas someras o profundidades no mayores de 200m.

Persicula imbricata. (Fig. A-78) De color blanco a amarillento, con

bandas espirales formadas por líneas café rojizas que varían en el tamaño

de la longitud. Puede haber un tinte café sobre la columela, alrededor de

la espira o sobre el labio externo. No son comunes.

Persicula phrygia. (Fig. A-79) Sobre un fondo blancuzco hay filas

o bandas espirales de color café rojizo que son mas oscuras sobre la

periferia y cerca del canal anterior.

Volutas

Conchas sólidas, más o menos fusiformes y con nódulos. La

apertura es amplia y con canal sifonal corto; sobre la columela hay

pliegues. Escultura mayormente axial o lisa.

71


72

Adolfo López & Janina Urcuyo

Son carnívoras, comen pequeños animales invertebrados. Pocas

viven en aguas someras, la mayoría prefieren profundidades de hasta

100 pies y por lo menos 10 especies viven a mayores profundidades.

Las volutas, al igual que los Conos y las Cipreas, son favoritas de

los colectores por que tienen formas muy delicadas y hermosas, mucha

brillantez y colorido.

El Pacífico de América es pobre en volutas, excepto por unas

pocas especies dragadas en América Central y Ecuador.

Voluta musica (Fig. A-80) o Voluta musical, así llamada porque los

patrones de dibujos presentes en la superficie de la concha se parecen a

las barras y notas de la música escrita. Son de color amarillento o rosáceo

y tienen de dos a tres bandas espirales de líneas finas; columela con

nueve pliegues. Esta es una de las pocas volutas que tienen opérculo.

Mitras

Fusiformes, espira más o menos alta y puntiaguda, sólidas, con

periostraco delgado.

La escultura es muy variable. Pueden ser acanaladas, con

hoyitos, con ribetes o estrías axiales o con espirales que son las que

predominan. Sin embargo algunas especies pueden ser completamente

lisas. Los patrones de colores también son diversos, a veces brillantes y

espectaculares.

No tienen opérculo. El labio externo bien puede ser liso o crenulado

y la columela llevar tres o siete pliegues; hay canal sifonal.

Distribución amplia; viven en aguas cálidas y templadas entre los

corales y los arrecifes o enterradas en la arena.

Mitra lens. (Fig. A-81) Periostraco café oscuro, la concha tiene

escultura de una o dos líneas espirales de hoyos profundos que la

diferencian de otras mitras. Viven bajo las rocas.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

MARGINELLIDAE

VOLUTIDAE

MITRIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Persicula imbricata

(Fig. A-78)

Persicula phrygia

(Fig. A-79)

Voluta musica

(Fig. A-80)

Mitra lens

(Fig. A-81)

Conos (Conchas cono)

El Mico Baja California

a Ecuador y

Galápagos.

La Boquita

Casares

Huehuete

El Mico

El Toro

Chacocente

El Astillero

Baja California

a Panamá y

Galápagos.

Corn Island Las Antillas

Mayores a Surinam.

Maderas Negras

Sorrento

Masachapa

La Boquita

Chacocente

La Flor

Golfo de California

a Perú.

Conchas cónicas cubiertas con un periostraco delgado; apertura

alargada y angosta que abarca la longitud total de la vuelta del cuerpo

y parcialmente protegida por un opérculo córneo estrecho, tan pequeño

que cierra solamente una fracción de su longitud.

El animal tiene un aguijón venenoso que inyecta un líquido

neurotóxico y paraliza a la presa. El veneno de algunas especies es

tan potente que representa un verdadero peligro para el hombre porque

pueden causarle la muerte en pocos minutos debido a falla respiratoria.

De hábitos carnívoros, se alimentan de una gran variedad de

animales, incluyendo gusanos, moluscos y peces.

Los conos habitan en aguas someras entre hendiduras de corales,

enterradas en la arena o escondidas entre la hierba.

Hay cerca de 400 especies distribuidas en el mundo. La belleza de

sus colores y diseños, la relativa abundancia y la presencia de especies

raras hacen que los colectores las busquen siempre.

73


74

Adolfo López & Janina Urcuyo

Conus princeps. (Fig. A-82) Moderadamente sólida, espira baja o

aplanada, vueltas de la espira fuertemente coronadas. Periostraco grueso

y de color café claro; líneas axiales en anaranjado oscuro sobre un fondo

anaranjado claro o rosado oscuro. La apertura es rosada o anaranjada

pero sin líneas axiales.

Conus purpurascens. (Fig. A-83) Ejemplares sólidos, con manchas

o bandas en púrpura, violeta o café; en la vuelta del cuerpo hay numerosos

hilos espirales y axiales a veces muy conspicuos, espira más bien baja,

apertura blanca a violeta, labio externo bordeado con un color púrpura.

Conus lucidus. (Fig. A-84) Espira moderadamente puntiaguda.

Concha blanca con manchas grandes o pequeñas color café, de formas

irregulares y dispuestas sobre una red de líneas del mismo color; apertura

generalmente violeta oscuro, o bien blancuzca.

Conus patricius. (Fig. A-85) Muy sólida, espira baja, las primeras

vueltas formando un pequeño cono puntiagudo. Periostraco café claro;

debajo la concha es blancuzca con tintes anaranjados o violetas que

también alcanzan la base de la apertura.

Conus cedonulli. (Fig. A-86) sólida, ampliamente bicónica,

espirales finas sobre toda la vuelta del cuerpo, nódulos sobre las primeras

vueltas, hombro fuertemente coronado, espira generalmente blanca.

Manchas con formas variables en color café claro; apertura blanca.

Terebras (Conchas lápiz o taladro)

Concha turriforme, sólida, con una larga y delgada espira que

termina en punta muy aguda; con numerosas vueltas y una apertura

pequeña, columela generalmente con prominentes pliegues, canal sifonal

anterior recto o recurvado y truncado. El opérculo es variable en forma,

moderadamente delgado y de color café.

Algunas especies son muy coloridas, ornamentadas con manchas,

puntos o líneas, mientras otras no tienen ningún color. Las vueltas son

lisas o esculturadas con ribetes axiales, cordones espirales o estrías en

las suturas.

Las Terebras son carnívoras y se alimentan de gusanos (poliquetos

y hemicordados); algunas especies tienen rádula con dientes en forma de

arpón y una glándula del veneno al igual que los Conos. Están confinadas

en aguas someras cálidas de los trópicos.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Terebra formosa. (Fig. A-87) concha blanca con figuras cuadradas

en café oscuro formando bandas que en la vuelta del cuerpo son tres y en

las otras vueltas dos. La apertura es elongada y la columela curva.

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

CONIDAE

TEREBRIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Conus princeps

(Fig. A-82)

Conus purpurascens

(Fig. A-83)

Conus lucidus

(Fig. A-84)

Conus patricius

(Fig. A-85)

Conus cedonulli

(Fig. A-86)

Terebra formosa

(Fig. A-87)

Aposentillo

Aserradores

Masachapa

La Boquita

Los Playones

Masachapa

El Toro

Chacocente

Punta Venecia

Aposentillo

El Tránsito

Masachapa

La Boquita

Chacocente

Manzanillo

La Flor

Chacocente

San Juan del S.

La Flor

Punta Venecia

Aserradores

Aposentillo

Poneloya

Chacocente

La Flor

Golfo de California

a Ecuador.

Baja California a

Ecuador.

Baja California a

Ecuador.

Nicaragua a

Ecuador.

Caribe Caribe, Las Antillas

desde Bahamas a

Venezuela

Punta Venecia México a Panamá.

Corinto

75


76

Adolfo López & Janina Urcuyo

10.2 Subclase Opistobranquios (branquias detrás del corazón)

Exclusivamente marinos. Carecen de concha o la tienen muy

reducida y sin opérculo. Cavidad paleal muy abierta con una branquia

simple, ofrecen a menudo estructuras respiratorias desarrolladas en

forma de pluma sobre la superficie corporal. Dos pares de tentáculos en

la cabeza, un par de ojos y rádula. La mayoría de las formas sin conchas

poseen ceratas probablemente con misión defensiva y respiratoria.

Casi todos son hermafroditas con fecundación cruzada. La fase

larvaria es larga, lo cual favorece su dispersión por la acción de las

corrientes marinas. La mayoría se encuentran en aguas poco profundas.

10.2.1 Orden Cephalaspidea. (Conchas burbujas).

Branquias en forma de plumas y protegidas por el manto o la concha.

Algunos de estos moluscos abandonan el fondo ayudados de una especie

de aletas en su pie, moviéndose como si fueran una mariposa en vuelo.

Se alimentan generalmente de foraminíferos, gusanos y bivalvos,

muy pocas especies ramonean sobre las algas.

Bulas

De forma oval casi esférica, sólida, lisa, con patrones de figuras

moteadas. Espira hundida, apertura alargada, columela con callo pero

sin pliegues; esta umbilicada. Las bulas tienen una rádula suave; éstos

herbívoros son nocturnos.

Habitan aguas someras en costas arenosas o pastando entre las

algas. Se entierran en el lodo cuando la marea baja.

Bulla punctulata. (Fig. A-88) Concha muy frágil, de color crema

con manchas en café o gris dispuestas en dos o cuatro bandas espirales.

Apertura elongada y en forma de coma. El molusco se retrae por completo

dentro de la concha.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

10.2.2 Orden Anaspidea.

Llamadas liebres marinas por la forma de sus rinóforos. Concha

pequeña, más o menos interna y cubierta por el manto, el cuerpo del

molusco es café o verde olivo. Algunas especies pueden expeler una

secreción café violeta como defensa. Son hermafroditas herbívoros y viven

usualmente entre las algas a lo largo de las costas en aguas someras.

Dolabríferas.

Cuerpo más bien aplanado y pequeño a mediano en tamaño,

alcanzando rara vez los 125 mm; piel áspera. No son nadadores, se arrastran

sobre el sustrato. Están dispersos ampliamente en los mares cálidos.

Dolabrifera dolabrifera. (Fig. A-89. Vaquita de mar). Concha

angosta y encerrada por el manto. El animal es aplanado y de color

rosado muy oscuro a café oscuro, tiene motas verdes o café claro. La

parte posterior del animal es ancha, la anterior angosta. Crece un máximo

de 40mm en longitud.

Ampliamente distribuida en los trópicos.

10.2.3 Orden Sacoglossa.

El animal casi siempre es pequeño, con el cuerpo aplanado y longitud

generalmente menor a los 10mm; branquias pequeñas. Son principalmente

hermafroditas herbívoros que prefieren alimentarse de algas.

Tridachiella diomedea. (Fig. A- 90. Bailarina mexicana, Foto del

Dr. I. Urcuyo). Cuerpo angosto y aplanado como hoja, sin concha. Se

caracterizan por tener unas líneas negras y amarillas sobre los rinóforos. La

coloración verdusca del cuerpo se atribuye a la presencia de cloroplastos

simbióticos en los tejidos. Pueden crecer cerca de 50mm en longitud.

Están presentes en las pozas de marea de la zona intermareal o a

profundidades cercanas a los 20mm, donde hay algas marinas. También

en sustratos rocosos, arenosos y arrecifes.

Se distribuye desde el Golfo de California a Panamá.

77


78

Adolfo López & Janina Urcuyo

10.2.4 Orden Nudibranquios (con las branquias al desnudo). Babosas

de mar.

El aspecto de los Nudibranquios es el de pequeñas babositas con

coloraciones vivas y brillantes. Sin lugar a dudas son los moluscos de

apariencia mas delicada y exquisitamente coloreada de los mares.

Fig. A- 74 Partes externas de un nudibranquio (Dibujo parte ventral sacado de Keen, 1977)

Habitantes de aguas someras asociados con anémonas, bryozoos

y esponjas. Existen cerca de 800 especies y se les conoce como arco iris

marino. Son cosmopolitas, la mayoría son bentónicos y solo unos pocos

se entierran en los sedimentos blandos.

De tamaño variable. Las formas diminutas (menos de 1 pulg.)

viven entre los granos de arena; las grandes especies del Pacífico pueden

llegar a pesar 1,5Kg.

El cuerpo formado por masa visceral, manto y pie tiene simetría

bilateral. A menudo presentan unos apéndices dorsales llamados ceratas

las cuales se apropian de células urticantes (nematocistos) obtenidos

de sus presas. Tienen cuatro tentáculos en la cabeza, y pie a menudo

alargado. Han desarrollado estructuras respiratorias secundarias,

formando una especie de corona o flor que rodea al ano, pudiendo

desprenderse espontáneamente


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Todos son depredadores que se alimentan de una gran variedad

de animales invertebrados pudiendo pastar sobre animales sésiles, tales

como hydroides y esponjas, o ser nadadores activos y capturar pequeñas

presas plantónicas.

Los que se alimentan de celentéreos pueden succionar las

células de aguijones o nematocistos de estos sin romper las delicadas

cápsulas, almacenándolas en sus ceratas como una forma de protección

y descargando sus púas en cualquier depredador que los ataca o que los

roza. Si la piel humana entra en contacto con estos nudibranquios puede

inflamarse y ampollarse. (Todas las fotos de Nudibranquios utilizadas en

este libro son propiedad del Dr. I. Urcuyo)

Chromodoris sphoni (Fig. A-91). Esta cubierto de puntos amarillos

sobre un fondo rojo. El borde del dorso es rojo con líneas en amarillo

muy claro; rinóforos y branquias blancas con los extremos de un rojo muy

oscuro. Pueden alcanzar de 10 a 35 mm de longitud.

Distribución geográfica: Golfo de California a Panamá.

Glossodoris sedna. (Fig. A-92). El cuerpo y el manto son de

color blanco traslúcido; el pie y el manto bordeados con tres bandas de

color: una interna que es blanca opaca, luego una roja y la mas externa

amarilla. La parte de arriba de los rinóforos y las branquias son de color

rojo, la basal es blanca. Miden entre 40 y 65mm de longitud.

Distribución geográfica: Puerto Peñasco, Golfo de California a

Galápagos. Rara vez ha sido reportada del Caribe, sur de Florida y las

Bahamas.

Doriopsilla janaina. (Fig. A-93). De color anaranjado profundo a

traslúcido; puntos blancos. El manto esta cubierto con pequeños puntos

negros y tubérculos relativamente grandes los cuales pueden estar

teñidos de anaranjado oscuro o blanco.

Distribución geográfica: Golfo de California a Centro América e

Islas Galápagos.

Diaulula greeleyi. (Fig. A-94). Manto amarillo a café muy claro con

presencia de manchas cafés, y algunos parches blancuzcos alrededor

del borde del manto. Las branquias son largas y simples.

79


80

Adolfo López & Janina Urcuyo

Distribución geográfica: Desde Carolina del Sur a Brasil, y en el

Pacífico desde México a Costa Rica.

Phidiana lascrucensis. (Fig. A-95). Cuerpo traslúcido anaranjado

a amarillento, algunas veces casi blanco con algunas pequeñas manchas

anaranjadas. Los rinóforos y los tentáculos orales anaranjados. Las

ceratas son café oscura y en su extremo blancas. Los rinóforos son cortos

en comparación con las ceratas. Pueden crecer hasta cerca de 25mm.

Distribución geográfica: México, Nicaragua.

Flabellina marcusorum. (Fig. A-96). Cuerpo de color rosado o

anaranjado traslúcido. Los tentáculos orales, rinóforos y ceratas están

coloreados por una banda blanca seguida por una ancha banda púrpura

en la base. A veces las ceratas pueden ser de color amarillo pálido en

lugar de púrpura.

Distribución geográfica: Sur de Brasil al Caribe y Oeste de la costa

del Pacífico de Centro América.

BULLIDAE

APLYSIIDAE

ELYSIIDAE

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

Bulla punctulata

(Fig. A-88)

Dolabrifera dolabrifera

(Fig. A-89)

Tridachiella diomedea

(Fig. A-90)

Santa Julia

Aserradores

Is. Juan Venado

Poneloya

El Tránsito

Masachapa

Chacocente

Manzanillo

La Flor

Masachapa

Casares

Chacocente

Punta la Flor

Marsella

Masachapa

Casares

Chacocente

Marsella

Punta La Flor

Baja California a

Perú.

En los Trópicos.

Desde el Golfo

de California a

Panamá


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

CHROMODORIDIDAE

DENDRODORIDIDAE

DORIDIDAE

GLAUCIDAE

FLABELLINIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Chromodoris sphoni

(Fig. A-91)

Glossodoris sedna

(Fig. A-92)

Doriopsilla janaina

(Fig. A-93)

Diaulula greeleyi

(Fig. A-94)

Phidiana lascrucensis

(Fig. A- 95)

Flabellina marcusorum

(Fig. A- 96)

10.3 Subclase Pulmonados.

Chacocente Golfo de California

a Panamá

Masachapa

Punta La Flor

Puerto Peñasco,

Golfo de California

a Galápagos.

Rara vez ha

sido reportada

del Caribe, sur

de Florida y Las

Bahamas.

Chacocente Golfo de California

a Centro América e

Islas Galápagos.

Chacocente Desde Carolina del

Sur a Brasil, y en

el Pacífico desde

México a Costa

Rica.

Chacocente México, Nicaragua.

Chacocente Sur de Brasil al

Caribe y Oeste de

la costa del Pacífico

de Centro América.

Encierra los caracoles y babosas que han perdido las branquias

y han desarrollado pulmones (de ahí el nombre de la subclase) que les

permiten vivir fuera del agua respirando aire.

La concha enrollada en espiral y de forma variable, pudiendo

estar reducida a pateliforme o disco aplanado. A veces esta envuelta

completamente por el manto o no existe.

La mayoría de las especies carecen de opérculo. La apertura

palial esta reducida a un poro respiratorio (pneumostoma). El interior

de la cavidad palial esta vascularizada y forma una cavidad pulmonar

para respirar el aire. Algunos pulmonados marinos y dulceacuícolas

desarrollan una branquia secundaria con la cual pueden vivir también en

el medio acuático.

81


82

Adolfo López & Janina Urcuyo

Hay presencia de rádula. El ano generalmente situado cerca del

pneumostoma; un orificio genital, a veces dos. Son hermafroditas.

Los pulmonados tienen muy pocas especies marinas o de aguas

salobres. Se dividen en tres órdenes:

10.3.1 Arqueopulmonados. (Pulmonados primitivos)

Apertura estrecha y con pliegues o dientes, ojos en la base de los

tentáculos. Poro respiratorio pequeño y ubicado en el borde posterior del

manto; sin osfradios. Son hermafroditas. Viven principalmente a lo largo

del límite del mar.

Melampus carolinianus (Fig. A-97). Concha café con tres bandas

espirales blancas, la superficie es casi lisa. Margen columelar con pliegues

y el labio externo lirado en su borde interior. Habita principalmente los

estuarios.

10.3.2 Basomatóforos. (Que lleva los ojos en la base de los tentáculos)

Concha cónica, sin opérculo y una segunda branquia desarrollada.

Son hermafroditas. Viven en aguas dulces y a lo largo del margen del

mar. Algunos pocos son pulmonados marinos:

Sifonarias

Forma cónica. En el interior tienen una ranura profunda, el sifón;

el animal pose branquias y pulmones que le permiten vivir en el límite de

la marea como un anfibio.

Siphonaria gigas (Fig. A-98). Concha sólida, con ribetes radiales

en la superficie y con el interior muy lustroso y de color café.

Trimusculidae

Forma cónica, casi circular. La superficie de la concha tiene estriaciones

radiales y líneas de crecimiento irregulares que forman una escultura

reticulada. El canal sifonal no esta tan marcado como en las Sifonarias.

Trimusculus reticulatus (Fig. A-99). Generalmente circular, rara

vez oval. Escultura con 40 ó 50 ribetes radiales. El borde de la concha

es delgado y crenulado.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

FAMILIA ESPECIES LOCALIDADES DISTRIBUCIÓN

GEOGRÁFICA:

MELAMPIDAE

SIPHONARIIDAE

TRIMUSCULIDAE

(López & Urcuyo, 2009)

Melampus carolinianus

(Fig. A-97)

Siphonaria gigas

(Fig. A-98)

Trimusculus reticulatus

(Fig. A-99)

G. de Fonseca

Estero Real

Puerto Morazán

Las Salinas

Is. Mangle Alto

Is. Juan Venado

Los Playones

La Boquita

Chacocente

Astillero

San Juan del S.

Majagual

Manzanillo

La Flor

Nicaragua a

Ecuador &

Galápagos

México a Perú.

La Boquita California a

Nicaragua.

10.3.3 Estilomatóforos. (Que lleva los ojos en el extremo superior de los

tentáculos)

Este grupo encierra los caracoles terrestres que en los inicios de

los estudios malacológicos fueron agrupados en los géneros Helix para

caracoles testáceos (pág. 88) y Limax para las babosas (pág. 124). En

esos inicios Helix constituia el género más amplio, con 3500 formas.

Este Órden contiene especies acuáticas y terrestres distribuidas

en zonas donde hay rocas calcáreas, ya que el carbonato cálcico es

esencial para la formación y desarrollo de la concha.

Entre las tendencias evolutivas de este grupo están el

hermafroditismo, la involución del opérculo y la aparición de caracoles

desnudos (Babosas).

La concha es externa y puede ser muy sólida o muy frágil a casi

transparente, con colores poco vistosos predominando tonalidades

pardas. Las formas son muy variables pudiendo ser casi lenticular a

muy alta y esbelta, cónico – ovalada, fusiforme, cilíndrica o globulosa

(Fig. A-3). La mayoría de las conchas de los caracoles terrestres son

dextrógiras aunque algunas especies son levógiras.

83


84

Adolfo López & Janina Urcuyo

El peristoma frecuentemente está engrosado y reflejado al exterior

o interior de una apertura que puede estar provista de callosidades,

pliegues o denticulaciones que la estrechan para evitar que algún

depredador entre. En la apertura se pueden localizar cuatro regiones:

parietal, palatal, basal y columelar (Fig. B-1).

Fig. B- 1. Terminología de dientes en Pupílidos (según Pilsbry. Imagen tomada de John B. Burch.

1962)

Dependiendo del régimen alimenticio, los dientes de la rádula en

los herbívoros son cortos y anchos, y en los carnívoros largos y esbeltos.

Euglandina cumingi (Fig. B-2) tiene una rádula que inmediatamente

le delata como caracol carnívoro, al tener dientes ensiformes, en forma

de cuchillos o dagas con los que corta y desmenuza sus presas. En

cambio los dientes de un caracol herbívoro de árbol, Drymaeus sp. (Fig.

B-3) tienen perfil de rastrillos para raspar y desmenuzar tejido vegetal que

luego traga.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B-2 E. cummingi rádula

Tepeyac Station, Granada, Nicaragua

Tipos de rádula.

Fig. B-3 Drymaeus sp.

Rádula para raspar

En épocas secas o frías cuando el animal entra en estado de

reposo (estivación - hibernación) cierra su concha con una mucosidad

que forma una capa dura sobre el estoma y que se llama epifragma, esto

evita la pérdida de agua. (Fig. A -59)

El pie esta desarrollado en forma de suela reptante que va dejando

un rastro mucoso que les protege de las asperezas del terreno, aunque

tiene el inconveniente que es una buena pista para que sus depredadores

los den alcance.

El cuerpo del animal esta impregnado de una mucosa que

le protege de la deshidratación, regula la temperatura corporal y les

mantiene a salvo de hormigas y bacterias.

Tienen dos pares de tentáculos retráctiles en la cabeza, los ojos

en los extremos de uno de los pares, y el otro táctil. El sistema respiratorio

adaptado para funcionar en el aire, la cavidad paleal ha sufrido una

completa transformación en saco pulmonar el cual se comunica con

el exterior por un orificio respiratorio llamado pneumostoma o poro

respiratorio El escaso diámetro del pneumostoma tiene por objeto que

la evaporación no sea intensa y la porción respiratoria no se deseque en

exceso, sobre todo cuando el aire es más seco. (Fig. B-4).

Las glándulas salivales están muy desarrolladas pudiendo

segregar una sustancia que contiene ácido sulfúrico. El esófago se dilata

en un buche que no sirve para almacenar alimento sino que digiere

parcialmente el alimento.

85


86

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B-4 Partes externas de un pulmonado terrestre. (Tomado de: asturnatura.com/moluscos/

gasteropodos.html)

El aparato reproductor es hermafrodita. Las vías masculinas y

femeninas están comunicadas entre sí pero los caminos seguidos por

los cigotos y los espermatozoides permanecen separados, dirigiéndose

respectivamente hacia el pene y la vagina, que confluyen en un único

orificio genital. No se autofecundan por lo que deben acoplarse. Otros,

como los caracoles manzana o Ampullariidae, son hembra o macho.

Los caracoles terrestres depositan los

huevos en cavidades que tapan con tierra (Fig.

B-.5) Los de agua dulce fluviales o lacustres los

depositan en el agua generalmente pegados

a las superficies inferiores de piedras u hojas

inmersas, algo resguardados de corrientes

fuertes. Su presencia es garantía de la buena

calidad del agua.

Según las condiciones climatológicas

los caracolitos nacerán a los 12 días o

hasta 1 mes después, con una concha

rudimentaria que irá creciendo poco a poco.

En cada puesta pueden desovar hasta 100

huevos y pueden hacerlo una vez al mes.

Entre caracoles rapaces, no es raro que los

caracolillos practiquen la “ley del más fuerte”

Fig. B-5 Puesta de huevos.

(Fechter. & Faulkner. 2002)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

y se coman unos a otros hasta que queden uno o dos solamente para

continuar la especie.

El tiempo de vida de los caracoles es muy variable. En su hábitat

natural viven apenas dos años. Los caracoles manzana (Pomacea) viven

sólo 1 año aproximadamente, los del género Helix de 2 a 3. Achatinidae

viven alrededor de 5 a 7 años.

Alimentación.

Por lo general son de alimentación herbívora, nutriéndose de

vegetales y provocando destrozos en huertas y jardines, sin embargo

algunas especies pueden ser carnívoras comiendo aún a los de su propia

especie. También comen microorganismos del suelo, plancton, hongos

venenosos y cactus. Los caracoles pueden ser muy voraces debido a que

su crecimiento es rápido.

Hábitat de caracoles terrestres y babosas.

Fig. B-6 Hábitat propicio para caracoles

terrestres.

Fig. B-7 Euglandina cumingi in situ sobre

corteza.

Prefieren ambientes húmedos, protegiéndose durante el día del

calor del sol debajo de piedras, en grietas de rocas, galerías subterráneas,

entre las raíces de las plantas o sujetándose a los tallos (Fig. B-7) y hojas

donde están más frescos al ser ventilados por las corrientes de aire.

Por variados que sean los hábitats ocupados por moluscos terrestres,

invariablemente han de ser de condiciones tales que puedan darles

refugio, comida y humedad (Fig. B-6), las tres condiciones esenciales

para mantener vivos a sus huéspedes.

87


88

Adolfo López & Janina Urcuyo

Los caracoles terrestres a pesar de su nombre, también habitan

plantas y árboles. Incluso a veces por razón del lodo en que viven algunos,

se pegan al plumaje o patas de aves acuáticas que los transportan largas

distancias (Dundee et al. 1967). Además en vendavales y huracanes el viento

arrastra y echa a volar aquellos que son suficientemente livianos debido a su

pequeño tamaño. De esta forma se ha comprobado que han sido capaces

de repoblar islas arrasadas por erupciones volcánicas o maremotos. (Rees,

W.J., 1965; Vagvolgyi, J, 1975; Wessenlingh, et al. 1999)

Depredadores.

Los caracoles terrestres tienen muchos depredadores naturales

como escarabajos, serpientes, sapos, tortugas, y aves, e incluyendo

otras especies de caracoles,

Los huevecillos son presa de varios depredadores como los

ciempiés. Los humanos los amenazan con la contaminación del agua y la

lluvia ácida que ha causado la extinción de muchas especies.

Importancia.

Los caracoles y las babosas juegan un papel importante en el

medio ambiente manteniendo el balance de la vida en las comunidades

naturales. Dentro de la cadena alimenticia son el alimento principal de

muchos animales como las ranas, salamandras, tortugas, ratones,

ardillas y pájaros.

El hombre también por siglos

se ha alimentado de algunas especies

terrestres. En los países mediterráneos

de Europa algunos caracoles como Helix

aspersa (Fig. B-8) y H. pomatia, conocidos

más popularmente con el nombre francés

“escargot” tienen un puesto de honor

entre los epicúreos, y también se les

atribuyen propiedades medicinales. En

Centro América, y muy particularmente en

Nicaragua el caracol de río, popularmente

Fig. B-8 Helix aspersa

conocido como “chote”, género

Pachychilus (Figs B-107 - 109) se consume comúnmente en sopa, se le

atribuyen propiedades muy beneficiosas para las parturientas, y ya está

dicho que su presencia certifica buena calidad de agua.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Los moluscos terrestres y babosas contribuyen muy eficientemente

con sus heces a suministrar nitrógeno (hasta el 11% en desiertos) y otros

nutrientes a la tierra, abonándola y mejorando su calidad y rendimiento

(Jones & Shachak, 1990).

Como todas las cosas en la naturaleza, los moluscos también

tienen su lado dañino. Los caracoles terrestres y las babosas causan

estragos en la horticultura por su apetito voraz y como plagas de jardines.

Otro punto negativo es que algunas especies terrestres y acuáticas

(géneros Biomphalaria y Oncomelania) son hospederos intermedios

del ciclo de vida parasitario de tremátodos que infectan al hombre y

sus animales domésticos con esquistosomiasis en regiones tropicales,

principalmente África.

Los acuáticos, pueden quedar infectados por tremátodos de los

que son hospederos durante un ciclo de su vida, parásitos que provocan

infecciones muy serias e incluso mortales en seres humanos y ganados.

La esquistosomiasis extendida por 74 países, infecta a unos 200 millones

de personas y está en segundo lugar después de la malaria, como causa

de mortandad humana originada por parásitos. La infección es causada

por un platelminto Schistosoma mansoni que se desarrolla en caracoles

de agua dulce del género Biomphalaria (Fig. B-105) y que desde el agua

puede penetrar la piel de un ser humano y desarrollarse dentro de sus

órganos, como pulmones, corazón y especialmente el hígado produciendo

distintos grados de infección, incluso la muerte.

Diferentes especies de esos caracoles infectados están extendidos

por Centro América, aunque no se han reportado para Nicaragua aquellas

que son peligrosas.

89


90

Adolfo López & Janina Urcuyo

CARACOLES CONTINENTALES CARISMÁTICOS DE NICARAGUA.

Figs.B-9 - B-129.

1 Endodontidae: Chanomphalus; Radiodiscus, (Protistas); Rotadiscus.

2 Subulinidae por el Río San Juan: Subulina, Pseudopeas (Dysopeas).

3 Spiraxidae: Spiraxis, Euglandina, Streptostyla

4 Orthalicidae: Orthalicus, Drymaeus

5 Pupillidae: Gastrocopta, Sterkia; Strobilops.

6 Systrophiidae Systrophia sp.

7 Polygyridae: Thysanophora.

8 Sagdidae: Xenodiscula.

9 Cyclophoridae: Neocyclotus , Adelopoma.

10 Labyrinthus.

11 Caracoles Acuáticos: Ampullaria, Biomphalaria, Pachychilus, Physa,

Planorbis, Pyrgophorus

12 Malacofauna de la Vertiente Atlántica. Prosobranquios

13 Biodiversidad en Santa Maura, Jinotega

14 Biodiversidad en Nicaragua.

1 Endodontidae:

Extensa familia de pequeños caracoles terrestres con varias

subfamilias, muchos géneros y especies, de perfil discoidal, indicando su

hábitat terrestre en resquicios y entre piedras, por lo que son difíciles de

hallar. Se distinguen por su escultura variada, a menudo de exquisitez

asombrosa. La especie Chanomphalus pilsbryi (Figs. B-9, B-10, B-11)

es un buen ejemplo por la filigrana de su escultura, visible solamente

con aumento de 60 diámetros. Se extiende por toda Mesoamérica,

pero al medir sólo dos mm de diámetro esta verdadera joya suele pasar

desapercibida en la recolección de especímenes

Fig. B-9. Chanomphalus pilsbryi X120 Fig. B-10 C. pilsbry


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B-11. Aumento de la escultura de Chanomphalus pilsbry.

Radiodiscus. El género se identifica fácilmente por la finísima

escultura espiral que llevan las especies en las dos primeras vueltas de

la protoconcha, bien visible en la especie R. millecostatus (Figs. B-12

- B-14) Continúa la escultura de la especie como su nombre lo indica,

con “miles” de cóstulas radiales cortadas por otras espirales, todo ello

con precisión geométrica. La especie se extiende no sólo por Centro

América, sino también por México y Arizona. Siendo de un color café, se

confunde fácilmente con el subsuelo.

Fig. B-12, B-13. Radiodiscus millecostatus Selva Negra, Jinotega

91


92

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B-14. R. millecostatus. Muestra sus tres tipos de escultura: espiral, radial y moteado

En Nicaragua hallamos otras dos especies aún no descritas pero

del género Radiodiscus, firmemente determinado por su protoconcha

característica. La primera, Radiodiscus sp. A (Figs. B-15- B-18) habita

en el ambiente elevado y fresco de los montes al Noreste del país, siendo

muy escasa. Su escultura, es de espirales débiles que cubren la primera

vuelta (Fig. B-17) y luego quedan interrumpidas por radiales fuertes en

todo el disco. Tiene color marrón dorado y un umbílico perspectivo

Fig. B-15. Radiodiscus sp.A, Tejera, León.

Fotos Alosi

Fig. B-17. Radiodiscus sp.,A Protoconcha.

X300

Fig. B-16. Radiodiscus sp.,A Escultura. Diam:

1.75 mm. X56

Fig. B-18. Radiodiscus sp.A Detalle escultura.

X1.5K


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

La segunda especie, Radiodiscus sp. B (Figs. B-19 – B24) tiene

tendencia a ocupar elevaciones de 500 o más msnm. Su escultura se

desarrolla por cinco combinaciones de radiales y espirales. Lo que más

le caracteriza son los mechones de filamentos que arrancan a partir de

la cuarta vuelta alargándose cada vez más, con el aspecto de un musgo

(Figs. B-19, B-21, B-22). Esta cubierta le permite al caracol en el bosque

tropical húmedo retener gotas de agua que asombrosamente pueden

mantener vivas amebas y diatomeas de medio acuático además de

otros protistas, todos de tamaño microscópico. En las figuras B-24, B-28

se observan dos de estos, una ameba testácea y una diatomea cuyos

detalles se muestran más adelante en el texto (cf. Protistas, Pág. 94).

Otra característica de este género es el perfil del umbílico, en

forma de tonel, más estrecho en los extremos que en medio, que sirve

para guardar la puesta de huevos. Pocas veces se ven éstos, aunque en

la Fig. B20 hay uno sencillo y otro doble al parecer, protegidos por una

capa de detritus.

Fig. B-19, Radiodiscus sp B, periostraco

hirsuto. (Fot: Alosi)

Fig.B-21. Radiodiscus sp. B

Fig.B-20, Radiodiscus sp , B. Umbílico con

huevos Rincón, Darío.

Fig. B-22. Radiodiscus sp. B. Detalle de

filamentos

93


94

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig B-23. Radiodiscus sp. B. Fig. B-24. Ameba y Diatomea sobre

Radiodiscus

Protistas. Los humanos, nos creemos los reyes de la Naturaleza,

pero en realidad el mundo pertenece a los microbios y bacterias que

pululan por todas partes, millones de millones. Aunque son prácticamente

invisibles, en gran parte rigen nuestro vivir… y nuestro morir. Sin llegar

muy lejos en lo microscópico, se encuentran a menudo en lugares

insospechados, como sucede con los protistas que aquí se muestran.

Los protistas son seres unicelulares ínfimos, invisibles a simple

vista, y muchos son de ambientes acuáticos, por lo que extraña muchísimo

que hayamos encontrado un verdadero parque zoológico miniatura de

ellos a espaldas de caracoles terrestres en las selvas de Nicaragua.

Lo que ocurre es que por las condiciones de estos bosques tropicales

húmedos y de nebliselva, todo lo que vive allá está cubierto de finas

gotas de agua, que resultan para estos seres microscópicos verdaderos

océanos acuáticos donde navegan a su placer. De entre ellos hemos

escogido algunos para ilustrar este interesante fenómeno con una galería

de fotos hechas a huéspedes de dos ejemplares del Radiodiscus sp.

B, una especie aún no descrita y nada frecuente, familia Charopidae y

procedente de la nebliselva de Jinotega y Matagalpa.

Mide apenas 1.5 mm de diámetro, pero en la fig. B-25 con un aumento

de 1.5K, se observa al borde de la última espira del caracol, un diminuto ser

de forma cilíndrica. Aumentando la vista a 10K (Figs B-26, B-27) se aprecia

que es una ameba testácea (es decir que tiene testa, o concha) del género

Difflugia con una boca lateral coronada de agudos dientes.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Pero hay mucho más y muchos más, visto en estas figuras,

seleccionadas entre una multitud, empezando por otra ameba testácea

(Fig. B-28) de forma conoidal y también con una boca terminal mayor

que la anterior. Resulta ser del género Nebela, muy extendida en la

naturaleza. Ambos géneros de estas amebas son depredadoras de los

nematodos que causan mucho daño a las raíces de los cafetos, y por

consiguiente su presencia es una buena noticia para los cafetales de

Santa Maura (Yeates & Foissner, 1995). A su lado se ve una diatomea

penácea, así llamada por su forma de ala (penna, en latín) y en la Fig.

B-31 un conjunto de tres, en proceso de reproducción. Además de vivir

en medio acuático, sirven para purificar el agua en que viven. Al morir

dejan inmensos depósitos en la naturaleza de gran valor y utilidad en la

industria como filtros finísimos y para fabricar pinturas entre otros usos.

Lo que se ve en las figuras son las “navículas” o cápsulas que quedan

al morir las diatomeas, hechas de sílice y prácticamente indestructibles.

Pero los más interesantes entre todos estos huéspedes son los

que se han quedado sin determinar a pesar de haber acudido a la literatura

y más directamente a expertos en Microbiología de dos Universidades de

mucho prestigio, en Los Ángeles, USA y en Berna, Suiza. Tienen todo

el aspecto de hojas peludas tamaño microscópico, de apenas 20 micras.

Se encuentran esparcidas en varios puntos de los caracoles, y se dan en

cuatro distintas formas que hemos denominado A, B, C, D, ilustradas en

la figuras B-40A – B-40E.

La primera, variedad A (Fig.B-40B) es la que más semeja una hoja

tanto en perfil, en el tallo y en los finísimos pelos que cubren un lado de

la hoja, mientras el otro está libre de ellas. Aparenta ser de consistencia

que se adapta a las irregularidades sobre las que yace.

La variedad B (Fig. B-40A) tiene un perfil de hoja más estrecho e

hileras de pelos más recios, o más bien espinas unidas por sus bases,

y también tiene un tallo. La variedad C (Fig. B-40C) parece haber

sustituido los pelos por células o glóbulos microscópicos, y la variedad D

(Fig. B-40D) se ve como de consistencia más gruesa y sólida, parecida a

hojas de cactus o de “suculentas”.

95


96

Fig.B-25

Fig.B-27

Fig.B-29

AMEBAS TESTÁCEAS

DIATOMEAS

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig.B-26

Fig.B-28

Figs. B-25 – B-27. Ameba testácea del género Diflugia, aumentada hasta 12.000X Fig. B-28.

Ameba testácea, género Nebela, con diatomea. Aumento 2.000X

Fig.B-30


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig.B-31

Fig.B-33

Fig.B-35

GRANOS DE POLEN

Fig.B-32

Figs. B-29 - B-32. Diatomeas penáceas. En B30 se ven extrusiónes de material por poros laterales,

supuestamente para desplazamiento. B-31 muestra el proceso de reproducción. B-32:es la mitad

inferior de la navícula y se ve la ¨stauros¨ o cruz que le da rigidez. Aumentos: 6K a 9.K

Fig.B-34

Fig.B-36

97


98

Fig. B-37. Espora y bacilos de bacterias

Fig. B-40A. “Hoja” orticaria “A”.

“Hojas” orticarias

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B-38. Células de levadura. 9.000X

Fig. B-39. Ameba testácea (dcha. sup.); células de levadura (ctro.); sobre ellas cadenas de bacilos

(bacterias). Aumento 3.500X

Fig. B-40B. “Hoja” orticaria “B”


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B-40C. “Hoja” orticaria “C” Fig. B-40D. “Hoja” orticaria “D”

Fig. B-40E. “Hojas” in situ

Rotadiscus hermanni (Figs. B-41 - B-44. Fuente Pura, 97:16,

fot. Alosi 2207). Este otro género de la familia Endodontidae es fácil de

determinar pues además de tener las marcas y el aire de familia (Zilch,

Gastropoda, Abb. 723) tiene la protoconcha completamente lisa y la

escultura solamente radial sin ninguna escultura espiral. Esta recensión

para Nicaragua supone una extensión de su ámbito, hasta ahora sólo

conocido de Guatemala. Hay todavía del mismo género otra especie

indeterminada que hemos encontrado en nebliselva de altura en

Matagalpa y Jinotega, que se diferencia de R. hermanni claramente al

ser mayor y de escultura más gruesa.

99


100

Fig.B-41

Fig.B-43

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig.B-42

Fig.B-44

2 Caracoles Pseudosubulínidos por el Río San Juan:

La familia de los caracoles de tierra más abundantes en cualquier

lugar del mundo de ambiente tropical o semitropical es la de los subulínidos

y de ella las dos especies, Lamellaxis gracilis y Lamellaxis micra son las

más comunes. En perfil y tamaño mucho se asemejan a ellas las del

género Pseudosubulina, de ahí su nombre. Pero la diferencia estriba

en que Pseudosubulina tiene la protoconcha marcada por una escultura

espiral que aunque bien neta es tan diminuta que casi siempre pasa

desapercibida.

Al establecer Putzeys (1899) el género Pseudopeas lo hizo por

razón de la escultura de cóstulas prominentes, sin percibir las espirales

que ornan su protoconcha. Fué Pilsbry (1906) quien primero observó

esta peculiar característica, y la designó como diagnóstica en su nueva

descripción del género. En él quedaron incluidas algunas especies de

Australia y África y una del Ecuador, P. viviparum (Miller, 1878) de Val

Pilatón, (Fig. B-45).


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Más tarde, Baker (1927) describió otras dos especies: Pseudopeas

(Dysopeas) translucidum (Fig. B-46) y D. subopacum (Fig. B-47) de

Estación Táchira y La Fría, Venezuela: El subgénero Dysopeas lo designó

para subulínidos con escultura espiral en todo el cuerpo, y no solamente

en la protoconcha que tiene Pseudopeas.

El hallazgo del género Pseudopeas en Nicaragua fue pura

serendipia. En medio curso del Río San Juan hay un fuerte llamado

El Castillo de la Concepción (Fig. B-55) construido para defensa de la

Ciudad de Granada entonces atacada por piratas y corsarios, que subían

por el río San Juan y el gran Lago de Nicaragua, y alguna vez incendiaron

la ciudad. Y por cierto que el Almirante Horacio Nelson, en 1780 tomó

el Castillo pero tuvo que retirarse por enfermedad que cundió entre su

tropa (la venganza de Moctezuma?). Fue también en este histórico lugar

donde años antes, Rafaela Herrera, en un encuentro similar, mereció el

título de heroína nacional al defender el castillo después de la muerte de

su padre, comandante de la tropa.

En una visita que hicimos subimos las rampas para ver el castillo

más de cerca, y en el foso observamos algunos caracoles entre los

bloques de piedra desprendidos de los muros. Nos pareció que el lugar

sería atractivo para caracoles buscando un suministro de material para

su concha entre los bloques. Luego nos habríamos de enterar que años

antes a otro malacólogo, Tate (1869) también se le ocurrió que el foso

del castillo tenía potencial caracolero y lo exploró con resultados muy

sorprendentes, aunque nos parece que erróneos como más adelante

referimos. (Pág. 102)

De vuelta en Managua examinando las 10 distintas especies

halladas en el foso nos fijamos en unas, aparentemente Lamellaxis,

pero de un color ligeramente verdusco y textura inusual algo sedosa.

Observándolo con el microscopio se veía claramente una escultura

espiral en la protoconcha, indicando un subulínido sin duda por el

aspecto general, pero de género desconocido. Estudiando el “Manual”

de Tryon/Pilsbry caímos en la cuenta que habíamos dado con el famoso

Pseudopeas. Por su perfil y escultura axial bien marcada, se puede

confundir con Lamellaxis pero ésta carece totalmente de escultura espiral

y sus vueltas y protoconcha son más globosas.

Con este hallazgo se nos avivó el interés y nos pusimos a buscar

por la cuenca del Río San Juan al elusivo caracol teniendo en cuenta que

en colecciones previas bien podría haber ejemplares que hubiesen sido

101


102

Adolfo López & Janina Urcuyo

determinados como Lamellaxis. Y efectivamente así resultó, añadiéndose

varias localidades más, incluyendo las Isletas de Granada y lugares de la

Costa Atlántica, el Recinto Universitario URACCAN (Univ. de Reg. Auton.

de la Costa Caribe Nic.) y Bluefields, RAAS, (Región Autónoma Atlántico

Sur; leg. Gabriel Vega). También en INBio, San José, Costa Rica con

la ayuda de Zaidett Barrientos en ese tiempo curador de la colección

de moluscos, encontramos ejemplares. Habían sido determinados como

Lamellaxis pero tenían escultura espiral en la protoconcha que había

pasado desapercibida. Fortuitamente también hemos hallado algunos

ejemplares a las mismas puertas de nuestro laboratorio de Malacología

en la UCA, supuestamente llegadas con una carga de tierra para relleno

que se trajo de fuera.

La distribución y variación actual de biotas de Mesoamérica y las

regiones al Norte y Sur se justifica por la teoría de “vicarianza” (Croizat

et al., 1974) según la cual las biotas quedaron establecidas en épocas

antiguas cubriendo extensas áreas en las regiones consideradas.

Posteriormente en distintos periodos geológicos surgieron barreras que

aislaron ciertas áreas dando lugar a la evolución de especies vicarias u

homólogas, es decir parecidas entre sí (Rosen, 1975).

Aceptando esta teoría de distribución, las especies de Dysopeas

aisladas en el territorio nicaragüense y más al norte habrían evolucionado,

diferenciándose de las especies sureñas, y efectivamente se parecen poco

(cfr. Figs. B-48, B-51, B-53B) aunque todas ellas tienen escultura espiral en

la protoconcha, pero ligeramente diferente según las especies. En cuanto a

la estructura cristalina, la Fig. B-50 muestra la lámina exterior de aragonita,

sus cristales perpendiculares a la superficie, y dos lámina inferiores de

calcita, con cristales paralelos a la superficie (cfr. Callil & Mansur, 2005).

Por razón de la escultura en la protoconcha queda bien establecida

la presencia del género Pseudopeas (Dysopeas) en nueve localidades de

Nicaragua (Fig. B-57) y en Costa Rica, por consiguiente en Mesoamérica,

habiendo extensión desde Venezuela y El Ecuador. Sin embargo aún

falta por hacer la descripción de la especie nicaragüense.

A propósito del hallazgo de Tate que hemos calificado erróneo, hay

que añadir el del Rev. William Fluck (1906), que merece igual estimación.

Los dos aseveran que los ejemplares que hallaron, Tate en el foso del

Castillo y Fluck en la costa del Caribe de Nicaragua en Bluefields (B-

145), Rama Key (B-146), Wounta Haulover y Kukallaya, eran ejemplares

de Opeas mimosarum, un subulínido muy parecido a las Dysopeas.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Sin embargo esta especie es propia de Bolivia (Pilsbry 1906), sin otra

extensión conocida fuera de estas dos supuestas de Tate y de Fluck.

Creemos que se trata de una confusión de Lamellaxis sp. con ejemplares

de Dysopeas y que la escultura espiral se les pasó desapercibida a ellos

también. Esta manera de pensar queda respaldada por el hecho de

que en dos de las estaciones aducidas por estos autores, El Castillo y

Bluefields, sí hemos encontrado ejemplares de Dysopeas pero ni rastro

de O. mimosarum.

Además Pilsbry (1926) hace notar que varias determinaciones de

Tate han resultado erróneas y concretamente dice que éste, “en su lista

de moluscos de Nicaragua incluida en el catálogo de Zetek (1918) le

da a Opeas (Lamellaxis) gracile el nombre O. mimosarum”. Pensamos

que podría haber hecho lo mismo con ejemplares de Pseudopeas, tan

parecido a Lamellaxis. En cuanto al Rev. William Fluck, tampoco era

malacólogo profesional, como él mismo lo reconoce.

Figuras

B-45 Pseudopeas viviparum, Ecuador, (Pilsbry, 1906, lam. 29, Fig. 81).

B-46 Dysopeas translucidum, Venezuela, (Baker, lam 23, Fig. 17).

B-47. D. subopacum, Venezuela, (Baker, lam 23, Fig. 20).

B-48. Pseudopeas saxatile, (Africa), (Pilsbry, 1906, lam. 25, Fig. 18).

B-49. D. translucidum y D. subopacum, protoconcha, (Baker, lam. 23,

Fig. 20).

B-50. Dysopeas sp., estructura. Isletas.

B-51 Dysopeas sp. vueltas nepiónicas. Isletas (Alosi 2177).

B-52 Dysopeas sp. El Castillo, (Alosi 9607).

B-53A. Dysopeas sp. Escultura espiral débil. Recinto UCA. (Alosi 2180).

B-53B. Dysopeas sp. Escultura espiral nepiónica fuerte. Recinto UCA.

(Alosi, 2179).

B-54A. Beckianum beckianum, dcha; (izda. y arriba: sinistro)

B-54B. Beckianum beckianum, UCACM.

B-55. El Castillo de la Inmaculada, Río San Juan.

B-56. La Candelaria, Isletas, Lago de Nicaragua.

B-57. Dysopeas en Nicaragua; extensión y distribución.(mapa Lorena

Campos).

B-58. Pseudopeas en Centro y Sur América; distribución (mapa Lorena

Campos).

103


104

Adolfo López & Janina Urcuyo

Otro de los subulínidos más extendidos por ámbitos tropicales es

Beckianum beckianum (Figs. B-54A, B-54B), muy abundante por todo

Nicaragua. En 1874, Thomas Belt publicó un relato de sus exploraciones

en un libro titulado “The Naturalist in Nicaragua”. Entre otras cosas

descubrió un pequeño caracol de arrollamiento sinistro .que fue más

tarde descrito por Martens en 1898 con el nombre de Leptinaria sinistra.

Sólamente se encontró un ejemplar de 4 mm (Martens Lam 18, fig. 11)

de perfil netamente cónico en las cercanías del Lago Cocibolca (Lago de

Nicaragua), que se sospechaba fuese un ejemplar juvenil.

En nuestros monitoreos hemos encontrado numerosos ejemplares

de esta especie alrededor del Lago, algunos de hasta 10 mm de longitud.

En la figura B-54A se muestran dos de estos caracoles sinistros, junto

con uno dextroso, siendo el ejemplar pequeño, de unos 4 mm una

réplica del que encontró Belt. El ejemplar mayor sinistro muestra que

un adulto ya no tiene perfil cónico, sino subcilíndrico o turriforme, y que

es simplemente una imagen espejo o forma sinistra del bien conocido

Beckianum beckianum (Fig. B-54B). Hemos nombrado Beckianum

sinistrum (Pérez & López, 1995) a esta especie de arrollamiento contrario.

En el monitoreo el área donde hemos encontrado Beckianum,

lo usual es que sean colonias, a veces de 100 o más individuos de

ejemplares de arrollamiento dextro nada más, aunque a veces hay

algunos ejemplares de sinistros entre ellos. Hay una sola localidad,

muy remota, en la que únicamente se encuentran ejemplares sinistros

y eso con abundancia,-pero ni un solo ejemplar dextro. El lugar es la

laguna volcánica Asososca, escondida entre los volcanes, no muy lejos

de La Paz Centro, Dept. de León. La hemos visitado en tres ocasiones y

siempre nos ha brindado abundantes ejemplares de B. sinistrum pero ni

uno sólo dederechas”.

Algo de especial tiene esta laguna de aguas limpias y según se

cuenta de origen mágico. Resulta que un príncipe indígena local se casó

con una muchacha venida de lejanas tierras donde tenía una laguna en la

que se bañaba. Al no haber laguna en su nuevo hogar, “la princesa está

triste, qué tendrá la princesa?” se preguntaba el príncipe adelantándose

al Bardo. Al enterarse de lo que ocurre, encarga a sus hechiceros que

trasladasen la laguna por arte de magia, volando por los aires. Así se

hizo y la princesa ya se baña y vuelve a estar alegre y ya no “se escapan

los suspiros de su boca de fresa”…


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B-48

Fig.B-45

Fig.B-51

Fig.B-53A

Fig. B-49

Figs. B-46, B-47

Fig.B-50

Figs. B-52

Figs. B-53B

105


106

Fig.B-54A

Fig.B-55 Castillo, Río San Juan

Fig B-57. Dysopeas en Nicaragua

Adolfo López & Janina Urcuyo

Figs. B-54B

Fig. B-56. La Candelaria, Isletas, Granada.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

B-58. Pseudopeas en N. América

3 Spiraxidae:

Spiraxis, Euglandina . Estos caracoles que varían mucho en

longitud, desde 5 a 100 mm, son depredadores muy activos de otros

moluscos. Escogen presas de acuerdo con su propio tamaño aunque a

veces bastante más grandes, como Euglandina con el caracol africano

gigante Achatina fulica. El querer aprovecharse de ello para eliminarlo

ha dado lugar a uno de los mayores fiascos en la historia de la ecología.

(Schalie, 1969).

Las especies del género Spiraxis y respectivos subgéneros suelen

medir unos 20 mm, y destacan por su delicada escultura de láminas finas

axiales cruzadas por espirales menudísimas. Son de concha alargada y

el animal se estira aún más, reduciendo su diámetro de manera que puede

insertarse en la concha de su presa aunque sea pequeña y consumirla

hasta el fondo

A pesar de la semejanza en tamaño, perfil y escultura que

existe entre las distintas especies, se da buena variedad de estas y en

Nicaragua hemos hallado hasta 20 distintas especies, muchas de ellas

indeterminadas. Una vez más, el hábitat más fecundo en especies

107


108

Adolfo López & Janina Urcuyo

de Spiraxidae sin duda que es el bosque tropical alto y húmedo,

frecuentemente en madera descompuesta y muy húmeda. En tierra

baja caliente, solo hemos hallado dos especies, también indeterminadas.

Muchas son parecidas a especies descritas de estaciones al norte y al

sur fuera de Nicaragua pero varían algo de ellas en perfil, escultura y

tamaño. Dos de ellas Spiraxis uruapamensis, y S. scalella (Fig. B-61)

sí son conocidas de Mesoamérica y México, y también Pseudosubulina

irregularis (Fig. B-59) y Pseudosubulina lirifera ,(Figs. B-63, B-64), pero

otras permanecen indeterminadas.

Fig. B-59. Pseudosubulina irregularis, Santa

Maura. 99:09

Fig. B-61. Spiraxis. scalella, 2.4 mm Bosawas,

97:46

Fig. B-63. Pseudosubulina lirifera. 6.5 mm.

Kilambé, 97:53

Fig. B-60. Spiraxis sp Volc. Mombacho

Fig. B-62. Spiraxis sp., 2.2 mm, Bosawas

97:46.

Fig. B-64. P. lirifera. Kilambé 97:53 (Fot. Alosi)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

A los géneros Euglandina y Streptostyla pertenecen algunas

especies que son sumamente rapaces y aptas para el control biológico

de caracoles y babosas peste. Por ser éste un tema importante y algo

prolijo, lo consideramos aparte, en la sección IV.1, Control Biológico de

Caracoles y Babosas Peste. (Pág. 124)

4 Orthalicidae:

4.1 Drymaeus

Son caracoles arbóreos de tamaño mediano y muy vistosos

colores y ornamentación, habiendo en Centroamérica una gran variedad

de especies. Pero entre todos ellos sólo se conocían dos Drymaeus de

arrollamiento sinistro, uno de ellos D. (Antidrymaeus) inusitatus de Costa

Rica y Nicaragua (Fig. B-65), y otro de México, Drymaeus tropicalis Morelet

(Fig. B-68). Pero recientemente hemos hallado una tercera especie sinistra

indeterminada en el bosque tropical húmedo de Matagalpa y Jinotega

(Figs. B-66, B-67). Otras especies dextras más comunes se muestran en

las figuras .B-69 - B72, siempre del género Drymaeus.

Fig. B-65. Drymaeus inusitatus (sinistro)

Costa Rica, Nicaragua

Fig. B-67. Dryamaeus sp. (sinistro).

Protoconcha. Santa Maura, 94:07

Fig. B-66. Drymaeus sp. (sinistro). Santa

Maura, Jinotega

Fig. B-68 Drymaeus tropicalis , Mexico. Tryon-

Pilsbry, vol XII, pl.6:21,22, p. 86

109


Fig. B-69. Drymaeus multilineatus. Hasta 20

mm. Santa Maura

Fig. B-71 Drymaeus elongatus . 33 mm, Santa

Maura.

110

Adolfo López & Janina Urcuyo

4.2 Orthalicus. Tambien son arbóreos y vistosos, de tamaño mayor

que sus “parientes” los Drymaeus. En Nicaragua hay dos especies en la

vertiente del Pacífico, Orthalicus ferussaci (Fig. B-75) y O. princeps que

algunos autores creen son variaciones de la misma especie. En el centro y

oriente del país O. tricinctus (Fig. B-73) y O. melanochilus (Fig. B-74).

Fig. B-73. O. tricinctus

Wiwilí

Fig. B-74. O. melanochilus

(Martens, BCA,Tab 11: 6,7)

Fig. B-70 Drymaeus latizonatus, Matagalpa

Fig. B-72 D. droueti, 20 mm,

Fuente Pura

Fig. B-75. O. ferrussaci V.

Maderas, Ometepe


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

5 Pupillidae:

El nombre latino pupilla significa ”muñequita”, y son parecidos

a diminutas crisálidas de mariposas que también se llaman pupas.

Intriga mucho la compleja armadura de láminas y dientes que tienen

sus aperturas, supuestamente para dificultar la posible entrada de

depredadores, y quizás también para limpiar al animal de granos de

arena o tierra pegados al cuerpo cuando se retrae dentro de la concha.

Generalmente se agrupan en colonias bastante numerosas.

La familia consiste en varios géneros, a cual más complicado

en la armadura de la apertura. A orillas de la Laguna de Xiloá junto a

fuentes termales hemos descubierto una especie nueva descrita como

Gastrocopta (Immersidens) gularis Thompson & López 1966. (Fig. B-76,

B-77). También se extiende por el centro del país, pero no ha sido

reportada fuera de Nicaragua.

La siguiente lista señala el ámbito geográfico previo de pupílidos

recensados para Nicaragua con extensión de ámbito territorial.

Columella polvonensis Polvón, Nicaragua (no hemos hallado).

Bothriopupa tenuidens Jamaica; Cuba; Venezuela

Bothriopupa conoidea Guiana Inglesa a Venezuela

Bothriopupa brevidens Guatemala

Vertigo milium SW USA; México; Jamaica; Bermuda

Sterkia antillensis. Hatillo, Matagalpa; Lupe, RSJ

Gastrocopta servilis USA; México; Jiloa, Nic.

G. pellucida hordeacella Cuba; Jamaica; México; Antillas

G. (Geminidens) geminidens Cariaquita, S América.

G. (Immersidens) gularis Dept. de Managua y Matagalpa

G. (Vertigopsis) pentodon Matagalpa

Pupilla (Pupilla) oerstedi Nicaragua (no hemos hallado).

Pupisoma dioscoricola México a Brasil

Pupisoma dioscoricola insigne Texas, México; Demerara

Pupisoma minus Florida; Jamaica; Guatemala

Pupisoma medioamericana México; Guatemala

Solamente dos pupílidos fueron registrados previamente para

Nicaragua hace más de un siglo: Pupilla oerstedi Moerch, 1859, y

Columella polvonensis (Pilsbry, 1894). Pero no se ha encontrado ningún

ejemplar de estas dos especies. P. oerstedi fué descrita sin ilustración y la

localidad dada por Moerch como “Nicaragua” solamente sin especificación

local. Una tercera especie, G. servilis fue reportada indirectamente para

la Laguna Xiloa. (Pilsbry 1926).

111


112

Adolfo López & Janina Urcuyo

Las restantes 17 especies halladas han sido recensiones nuevas

para Nicaragua. Diez de ellas se conocían en regiones vecinas cuyo

rango ahora se extiende a Nicaragua. Algunas extensiones son bien

notables como para Vertigo milium, (Fig. B-83) previamente conocida

solo del suroeste de EE. UU., México, Jamaica, y Bermuda.

La nueva especie descrita, G. (Immersidens) gularis Thompson

& López, 1998 (Figs. B-76, B-77), se encontró por primera vez en la

laguna volcánica de Xiloá y sólo en la vecindad de manantiales de gases

calientes y azufre (Alosi). Luego se ha recogido en otros lugares de la

comarca como en Apoyo y es muy posible que se extienda también a

otros países de Centro América.

El subgénero Immersidens se caracteriza por una lamela formada

por la unión de los dos dientes parietales en forma de “Y” invertida. El

resto de la armadura es muy complicado, pero el gran diente parietal doble

(Fig. B-77) determina el género bien. En C. América solo está I. gularis

de Nicaragua, aunque sí hay más especies del género en Colombia y

Norte de S. América.

Fig B-76. I. gularis. Laguna Xiloa. 12mm Fig B-77, Immersidens gularis, Darío,

Nicaragua

El subgénero Geminidens Pilsbry,

1930 obtiene una sola especie en

Nicaragua, Gastrocopta (Geminidens)

geminidens (Figs. B-78, B-79) El primer

ejemplar se encontró en Apoyo (leg.

Zamira Guevara) y luego se ha visto muy

extendida especialmente hacia el Sur de

donde es originaria. (Demerara)

Figs. B-78 (Izq.), B-79,

Gastrocopta (Geminidens) geminidens,

Apoyo


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Su característica es tener las dos lamelas parietales casi paralelas

o “gemelas” como su nombre lo indica, y tiene perfil cónico. Algunos

ejemplares difieren en el número de dentículos adicionales, en la armadura,

de uno a tres. En la Fig B-79 se observan dos de estos dentículos.

El género Sterkia Pilsbry, 1898 es muy escaso en Nicaragua, e

incluye sólo S. antillensis Pilsbry, 1920, Figs. B-80, B-81, (El Abra, Cuba

Loc. Tip.), y S. eyriesi Fig. B-82 (Drouet, 1859, Guiana Francesa, (Loc.

Tip.) y Guatemala habitando el Cerro Wizo, Bocay y las laderas de Apoyo.

Figs. B-80, B-81

Fig. B-82

Género Sterkia. Fig. B-80, B-81, S. antillensis, Tejera, León, 96:37. Fig. B-82, S. eyriesi. 1.7 mm.

Cerro Wizo, Bocay, 98:09, (fotos Alosi 9758, 9782)

En el género Sterkia las lamelas parietales no están unidas, la columelar

es grande y algo interna, y el conjunto del peristoma y la lamela palatal (a la

derecha de la apertura) forma una figura en perfil de 3 bien marcada.

El género Vertigo Mûller 1774 tiene una especie V. (Angustula)

milium (Gould, 1840) en Nicaragua, (Fig. B-83), con extensión de ámbito

desde México y Jamaica. La característica de este género es la lámina

columelar grande y la palatal inferior, larga y en forma de cuchara frente

a ella. El labio esta arqueado en figura de “3” como en Sterkia”, pero no

tan marcadamente.

113


Fig. B-83. Vertigo milium. Guisisil, Matagalpa

114

Adolfo López & Janina Urcuyo

El género Pupisoma tiene tres especies en Nicaragua, todas

de muy pequeño tamaño. De ellas la mayor y más agraciada es P.

dioscoricola que se da en dos formas. De ellas la “insigne“ es algo mayor

y más adornada, como se ve en la figura (Manual; Pilsbry). Se discute si

no son una misma especie. Pilsbry es de la opinión de conservar los dos

taxones como válidos.

Strobilops strebeli. El nombre genérico significa piña por un

supuesto parecido. Hay varias especies en el género pero ninguna

había sido reportada para Nicaragua hasta ahora. Su hábitat es madera

podrida húmeda. Hemos hallado especímenes en Bosawas y en Santa

Maura. Característico del género son las estrías internas de la apertura

(Figs. B-85, B-86)

Fig. B-85. Strobilops strebeli, Bosawas 96:18

Fig. B-84, P. dioscoricola insigne

Fig. B-86. Strobilops strebeli. Bosawas, 96:18.

Alosi 9743


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

6 Systrophiidae,

Systrophia sp. Durante muchos años se halló un diminuto caracol

terrestre (Figs. B87, B88) exclusivamente en las márgenes de la Laguna

de Apoyo hasta el punto de creer que era una especie endémica del lugar

que habría evolucionado en el ámbito de la caldera volcánica quedado al

borde del agua encerrada en ese recinto, un hoyo profundo de paredes

empinadas, sin poder extenderse a los aledaños. No fue sino el año 1998

cuando comenzó el monitoreo minucioso de la fauna malacológica de

Nicaragua (Pérez 1999) que se hallaron unos pocos ejemplares más en

lugares dispersos, fuera de Apoyo aunque siempre al borde de un arroyo

o laguna. Electrogramas MEB (Microscopio Electrónico de Barrido)

muestran detalles de su bella, y regular escultura, umbílico perspectivo

(Figs. B-88, B-90) y de un margen interno puesto al descubierto al retraer

el labio (Fig. B-89).

La rádula ensiforme (forma de espada Fig.B-91 – B-92) indica que

pertenece a la familia carnívora Systrophiidae, sin determinar especie.

Fig. B-87

Fig. B-89.Systrophia sp. Villa Carmen, L.

Apoyo.

Fig. B-88

Fig. B-90. Systrophia sp., detalle Villa Carmen,

L. Apoyo.

115


116

Fig. B-91

Adolfo López & Janina Urcuyo

7 Polygiridae:

Thysanophora. Muchas de estas especies son hirsutas, cubiertas

con pelos cortos, regularmente distribuidos por hileras. La escultura de

cóstulas es doble, cruzándose cada una con diferente inclinación, detalle

que se aprecia en todas las figuras con mayor aumento, y la protoconcha

tiene una escultura bien marcada de diminutas cóstulas curvadas ( Fig.

B-96). Todo esto hace que Thysanophora sea fácil de determinar. Además

de las especies más comunes como Thysanophora caecoides (Fig. B-93),

T. crinita, T. horni (Figs. B-95, B-96), T. plagioptyca esparcidas por toda

Nicaragua, se han encontrado otras indeterminadas en la Estación de

Biodiversidad de Santa Maura, Jinotega. Una de ellas de perfil bicónico

se ilustra en la Fig. B-94.

Fig. B-93. Thysanophora caecoides 2.6x2.5

mm. Sta. Gertrudis.

Fig. B-92.

Fig. B-94. Thysanophora sp. (bicónica).

3.1x3.8 mm, Aguilar, Santa Maura


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B-95. T. horni, 2.3x3.1mm,

Ochomil, S. Maura

8 Sagdidae:

Xenodiscula taintori. (Figs. B-97, B-98) Caracol diminuto de tierra

que mide sólo 1.5 mm Tiene una apertura soslayada y una lámina carinal

que se adentra al borde de la concha. Nueva extensión para Nicaragua

Fig. B-97. Xenodiscula taintori. Selva Negra

(Alosi 5194)

Fig. B-96. T. horni Ochomil,Sta Maura

Fig. B-98. X. taintori. Selva Negra

9 Cyclophoridae:

Neocyclotus; es el género más común de la familia cyclophoridae, y

N. dysoni (Fig. B-99) la especie más extendida en Nicaragua, donde sirve de

comida a muchos animales, incluyendo al caracol depredador Euglandina.

Adelopoma. Hemos encontrado dos especies conocidas de

este género en el bosque tropical húmedo de Fuente Pura, A. stolli y A.

costaricense (Figs. B-100, B-101), y una tercera especie sin determinar.

Se asemejan mucho a los epitónidos marinos, pero con aspecto todavía

más delicado, y a pesar de tener a tierra negra y arenilla volcánica por

hábitat, se mantienen escrupulosamente blancas. El opérculo es amarillo.

Miden hasta tres mm.

117


118

Adolfo López & Janina Urcuyo

Estos caracolillos tan exquisitos han dado credibilidad a la opinión

campesina de que son fabricados por ángeles de la guarda ya jubilados

del oneroso servicio de custodiar a los humanos, y puestos a embellecer

la Naturaleza.

Fig. B-99. Neocyclotus dysoni. Fig. B-100

Adelopoma stolli.

2x0.9 mm. S.Negra

10 Labyrinythus.

La distribución del género Labyrinthus se tenía del Norte de S.

América hasta Costa Rica. Ahora se ha extendido hasta el Dept. de

Río San Juan en Nicaragua con el encuentro de Labyrinthus otis. (Figs.

B-102, B-103, leg. Fabricio Díaz).

Fig. B-102. Labyrinthus otis.

Dept. Río San Juan

Fig. B-103. L. otis

Fig. B-101.

A.costaricense.

11 Caracoles acuáticos: Ampullaria, Biomphalaria, Planorbis,

Pachychilus, Physa, Pyrgophorus.

Las Ampullaria están muy extendidas y son muy numerosas por las

Américas. Sirven de alimento para humanos y animales, especialmente para el

“Gavilán Caracolero”, que parece no come otra cosa, y tiene un pico adaptado

especialmente para sacar la carne de la concha con un solo picotazo.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B-104. Ampullaria flagellata. Ometepe,

Lago Nicaragua

Fig. B-105.

Biomphalaria

havanensis. 10mm,

Ometepe, L. Nic.

Fig. B-106.

Planorbis obstructa.

Moyogalpa, Ometepe

Fig. B-107 Fig. B-108

Fig. B-109

Fig. B-110

Fig. B-111

Fig. B-107. Pachychilus largillierti. Habita la vertiente Pacífico. Fig. B-108. P. oerstedi; Fig. B-109.

P. chrysalis. Estos dos se encuentran en el centro y norte del país. La presencia de Pachychilus

vivos en un arroyo es garantía de aguas limpias, y con el nombre de “chotes” se emplean como

alimento en sopa a la que se atribuyen efectos medicinales para las parturientas.

Fig. B-110, Aplexa nicaraguana. El animal es muy activo, y aún fuera del agua usa su pie como

catapulta para brincar.

Fig. B-111, Melanoides tuberculata . Universalmente extendida .

119


120

Fig. B-112. P. coronatus

Laguna de Apoyo

Adolfo López & Janina Urcuyo

Pyrgophorus (Figs. B-112 – B-115) es un género muy extendido

por la vertiente oriental de EE.UU., Centro América por las dos vertientes,

Cuba, Jamaica y demás islas del Caribe y todo el Norte de Suramérica.

Herschler y Thompson (1992) le atribuyen 45 taxa, pero admiten que

muchas son sinónimos, y acaso todas sean una sola especie muy variable.

Se ha llegado al extremo que Ancey, autor del género Pyrgophorus

1888, ha nombrado ocho taxa del mismo Pyrgophorus para el lago

de Coatepeque en El Salvador y seis taxa también de lo mismo en el

Xolotlán, Lago de Nicaragua. Hay gran variedad en la escultura y el perfil

de Pyrgophorus, y mientras hay ejemplares lisos sin protuberancias (Figs.

B-112, B-113), en el mismo lote puede haber otros con una o múltiples

hileras de espinas (Figs. B-114, B-115) pero es probable que todos sean

una misma especie.

Fig. B-114. P. multispinosus.

San Jorge, Lago Nicaragua

Fig. B-113. Pyrgophorus coronatus

Laguna de Apoyo

Fig. B-115. P. spinosus

(Texas;Herschler 1992)

En Nicaragua se encuentra Pyrgophorus en las márgenes de

lagos y lagunas especialmente en las lagunas volcánicas de Apoyo, y

Xiloá donde millones innumerables de estos caracolillos muertos cubren


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

extensiones de costa como si fueran arena blanca Tienen una tolerancia

extraordinaria al agua contaminada en sumo grado. Hay ejemplares

vivos en el Xolotlán (Lago de Managua) en charcos que parecen cloacas.

En agua limpia ponen sus huevos en la planta acuática Chara

sp. donde se desarrollan los juveniles. Por razones desconocidas esta

planta va desapareciendo en Apoyo, y la población de Pyrgophorus vivos

también se reduce drásticamente.

Esto además afecta a numerosos peces cíclidos (Ciclidae:

mojarras) que abundan en estas aguas y se alimentan en parte de

Pyrgophorus para lo que están habilitados por unos dientes especiales

situados en la faringe con los que desmenuzan y muelen los duros

caracoles antes de tragarlos. Se ven los restos al analizar el contenido

estomacal. Como defensa contra esta depredación Pyrgophorus ha

podido desarrollar las espinas que adornan a muchos especímenes pues

esto haría a los espinosos más difíciles para devorar.

Microceramus es un género muy común extendido por el Sur de

EE.UU., las Antillas y Mesoamérica incluyendo Nicaragua. Su especie

más usual es M. pontificus (Figs. B-116 – B119; 9.1 mm) ahora reportada

para Bosawas.

Fig. B-116

Fig. B-118

Fig. B-117

Fig. B-119

121


122

Adolfo López & Janina Urcuyo

12. Prosobranquios. Malacofauna de la Vertiente Atlántica.

Es curioso que en el Centro de Nicaragua y en toda la gran planicie

del Este que bordea con el Mar Caribe, se encuentra una población de

moluscos en su mayoría de familias de prosobranquios. En cambio en

toda la Vertiente del Pacífico la mayoría de especies son pulmonados.

Sin duda que la diferencia en el clima, la composición del suelo y diversos

tipos de bosques contribuye a tal variedad, pero es difícil atribuirla a

causas concretas.

Chondropominae. Una subfamilia extendida por las Antillas,

de manera especial en Cuba donde se dan varios géneros y muchas

especies. Una de ellas, de las más vistosas por su color es Chondropoma

rubicundum (Fig.B-120, B-121, Leg. F. Díaz) por vez primera reportada

para Nicaragua en el bosque tropical de Bosawas

Fig. B-120 Fig. B-121

Helicínidae es otra familia de prosobranquios muy común y con

numerosos géneros (Figs. B-122 – B-128). La especie más común es

Lucidella lirata (Figs. B-122, B-123) y también habita la vertiente pacífica

en su parte lindante.

Fig. B-122

Fig. B-123


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Ni el aspecto ni el colorido de Helicina cfr. flavida (Figs.B-124 -

B-126) hacen pensar que sea una helicina esta joya de apenas 5 mm,

que proviene de Matiguás (Leg. M. Sotelo), y es una primera recensión

para Nicaragua.

Fig. B-124 Fig. B-125

Fig. B-126

Helicina chryseis (Figs.B-127 - B-128) es muy angulada y tiene una

escultura áspera. Su protoconcha forma una entidad bien demarcada del

resto de la concha. Ha sido reportada para Guatemala, lo que ahora se

hace extensivo a Bosawas, Nicaragua (leg. Zamira Guevara).

Fig. B-127

Punctum baschi (Figs. B-129 - B-130) fue descrito por Thompson

para Guatemala, y ahora se extiende su ámbito a la selva tropical de

Nicaragua. Tiene un contorno cónico ampuloso y escultura de cóstulas

sinusoidales muy regulares.

Fig. B-129

Fig. B-128

Fig. B-130

123


124

Adolfo López & Janina Urcuyo

CARACOLES CONTINENTALES DAÑINOS (BABOSAS)

Son de cuerpo desnudo y blando, la mayoría con dos pares de

tentáculos retractables: los superiores funcionan como sensores que

perciben la luz y los de abajo como órganos del olfato. El animal puede

regenerarlos si los llega a perder.

Producen un mucus que les provee protección contra sus

enemigos naturales que se ven en apuros cuando quieren cazarlos y

la presa se les resbala. Además les proporciona humedad en el cuerpo

evitándoles la desecación.

Estos hermafroditas producen alrededor de 30 huevos que dejan

dentro de hoyos en la tierra, debajo de troncos caídos sobre el suelo,

rocas u otros objetos.

Viven en lugares frescos y húmedos, a menudo enterradas. En

invierno su cuerpo se contrae y adquiere una forma casi redonda que

queda escondido y protegido bajo el escudo dorsal.

Muchas especies de babosas juegan un papel importante en los

ecosistemas al comer hojas, hongos o descomponiendo material vegetal;

también se comen partes de plantas vivas. En cambio algunas prefieren

alimentarse de otras babosas, conchas y gusanos. Ocasionalmente

también comen carroña, incluyendo a los de su misma especie.

Entre sus depredadores se encuentran las ranas, sapos, culebras,

salamandras, tortugas, escarabajos y algunos pájaros y también caracoles

como Euglandina cumingi (Fig. B-131).

La mayoría de las especies son inofensivas para los intereses

del hombre, pero un pequeño grupo son pestes en la agricultura y la

horticultura. Éstas mordisquean las frutas y los vegetales que terminan

pudriéndose o quedando vulnerables al ataque de enfermedades durante

las temporadas de cosecha.

En Nicaragua la especie más destructiva es Diplosolenodes

occidentalis, (Fig. B-132)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Control de Babosas. Secuencia gráfica.

Fig. B-131. Caracol lobo (Euglandina cumingii)

Fig. B-133 El encuentro.

Fig. B-135 La carnicería

Fig. B-137 A los caracoles los envuelve y

extrae su carne.

Fig. B-132 Babosa peste del frijol

Diplosolenodes occidentalis

Fig. B-134 Este tipo de rádula se dice

ensiforme por tener los dientes en forma de

espada. Aumento x150

Fig. B-136 Le salen las entrañas.

Fig.B-138 Las víctimas quedan vacías, aunque

permanecen los huevos

125


126

Adolfo López & Janina Urcuyo

XI. Biodiversidad Malacológica: Santa Maura,

Jinotega

ÁRBOLES CAÍDOS ENRIQUECEN LA BIODIVERSIDAD.

La Estación de Biodiversidad Roberto Zarruk de la Hacienda Santa

Maura Departamento de Jinotega, es limítrofe con el Área Protegida

Datanlí–El Diablo. Fue donada a la Universidad Centro Americana

(UCA) por el Ing. Jorge Chaves con el propósito de estudiar y preservar

el bosque y su biodiversidad, por lo que se vienen haciendo estudios

para ir valorando las grandes riquezas naturales que contiene. Por ahora

se han tratado temas de Biología Molecular, Caficultura, Entomología,

Hidrología, Malacología, Parasitología y Silvicultura. Por razones ajenas

a la mera investigación científica, los autores han podido dedicar un

tiempo sustancial a la malacología, de manera que el conocimiento de su

biodiversidad está bien avanzado.

Las tormentas y huracanes a menudo derriban árboles y su madera

se puede aprovechar comercialmente. Sin embargo también tienen

gran valor los tucos caídos por el mero hecho de ir descomponiéndose

paulatinamente en el suelo, devolviendo a la tierra, al medio ambiente y a

los seres vivos los nutrientes que en primer lugar obtuvieron de ellos. Es

el gran ciclo de la vida.

En la Hacienda Santa Maura los árboles caídos no se aprovechan

para madera o para leña, y por deseo de su propietario permanecen allá

donde caen, para que contribuyan a la riqueza del suelo y del ambiente

según se van deshaciendo lentamente. La sabiduría de esta norma y

los beneficios que contribuyen a la buena economía selvática quedaron

obviamente demostrados cuando en una hora dedicada a buscar

moluscos en el bosque de la Hacienda se obtuvo (Alosi y Janina Urcuyo)

la colección más diversa conocida en tan poco espacio: 29 especies en


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

un área de dos metros cuadrados, once de ellas indeterminadas, todas

bajo un “tuco” o tronco caído.

La presencia de moluscos en el substrato puede ser muy numerosa,

alcanzando de 4.5 a 11.5 millones por acre de bosque húmedo, royendo

hojas muertas y hongos, mientras que en pastizal abierto puede haber

566,000 caracoles y 87,000 babosas silenciosamente acondicionando la

tierra. (Solem, 1974). En la isla Ometepe a orillas del Lago Nicaragua

una colonia de Melanoides tuberculata con una densidad de 350.000 por

m² y unos 10 cm de espesor (sic. Alosi, 1991), es un buen ejemplo de lo

dicho. Eran ejemplares juveniles de casi 30 mm de longitud y estaban

apiñados como frijoles en una bolsa.

A pesar de su apariencia humilde y tamaño mínimo, los moluscos

juegan un papel grande e importante en la economía de la Naturaleza.

Lo que hacen principalmente es descomponer materia orgánica en

compuestos simples que pueden ser utilizados de nuevo por las plantas

y demás seres vivos. Aún en los desiertos, donde la productividad

de plantas puede estar muy limitada por escasez de nutrientes, se ha

documentado un caso en que caracoles diminutos de la familia Pupillidae,

género Euchondrus, roedores de las rocas sobre las que viven, por medio

de sus heces aportan unos 25 mg de nitrógeno por m 2, lo que representa

un 11% del suministro total de nitrógeno al suelo en lugar desértico (Jones

& Shachak, 1990).

La Estación de Santa Maura se encuentra a una elevación de unos

1.200 msnm en medio del bosque tropical húmedo con características

de nebliselva (B-155). Esto hace que la tierra se mantenga fresca y

húmeda aún en la estación seca del año, especialmente donde hay algo

de cobertura, como puede ser una capa de hojas caídas que llega a casi

un metro de espesor. Otro lugar favorito es al pie de un árbol, entre las

raíces y otro el espacio debajo de un árbol caído.

Estudios anteriores en biodiversidad comparada de malacofauna

nicaragüense (López, 2002) han dejado bien claro en primer lugar la

diferencia que hay entre la malacofauna de la tierra baja caliente, de

sabana y bosque seco característica de la vertiente del Pacífico y la de las

tierras altas, a los 1,000 o más metros de elevación, de bosque húmedo

y sus claros. Lo que más resalta en el bosque seco es la presencia de

subulínidos, más escasos en el bosque húmedo. Ocurre lo contrario con

los spiráxidos, frecuentes en bosque húmedo, pero casi desconocidos en

bosque seco. Otras familias que solamente se hallan en bosque húmedo

son los carópidos, y los púnctidos aunque siempre escasos.

127


128

Adolfo López & Janina Urcuyo

En segundo lugar, hay diferencia en el número de especies que

componen esas malacofaunas, con clara ventaja de las tierras elevadas

en el Norte de Nicaragua donde se han colectado un total de 144

especies de moluscos continentales, comparados con los 89 de toda la

vertiente del Pacífico de sabana y bosque seco tropical. Hay localidades

específicas donde la diversidad es en extremo alta, comparable o superior

a las máximas recensadas en la literatura. La más alta fue en Santa

Maura con 75 especies, siendo 23 de ellas indeterminadas (30 %) y 22

endémicas (29%).

Solem (1984), Solem y Climo (1985) y Emberton (1995) han

publicado datos de diversidad de especies en comunidades de moluscos

terrestres extendidas mundialmente. Aunque normalmente suele haber

una diversidad de entre 5 y 12 especies que raramente llega a 20, hay

localidades excepcionales de máxima diversidad, de área relativamente

reducidas, de 2 a 6 Ha, en distintos continentes, de las que Emberton

(1995) cita tres en concreto:

- Madagascar, localidad de Manombo: 52 especies;

- Norte América, Pine Mountain, Kentucky, USA: 42 especies

- Nueva Zelandia Jones Bush, Waipipi Reserve: 56 especies.

Esta última la cita Emberton como la máxima diversidad mundial

conocida para moluscos con caparazón. Sin embargo Solem y Van

Bruggen (1984) citan 85 especies endémicas para la Península Manukau,

Nueva Zelandia, (pero de unos 200 km2 extensión según el mapa).

Comparadas con estos datos las 75 especies de Santa Maura en un área

mucho menor, de aproximadamente 20 km2 y de 29 especies en una micro

área de dos metros cuadrados ofrece una diversidad extremadamente

alta, no reportada para ningún otro lugar.

Como sugestiones para trabajos futuros Solem (1984) dice que:

“Inmensas regiones de los trópicos quedan sin haber sido muestreadas…”,

por lo que estudios en los trópicos son una urgente necesidad ya que:

“una buena porción del número total de especies de caracoles terrestres

está contenida en ellos, en gran parte desconocida hoy en día, y en

amenaza de extinción”. Continúa diciendo que estos son estudios que se

pueden hacer independientemente de los grandes museos del mundo, y

que efectivamente. ”deben hacerse por naturalistas residentes”. La UCA

lleva 29 años procurando cumplir este “mandato”.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Ante esta profusión, es sorprendente que el mismo Solem (1984)

a voz seguida afirme que el “bosque tropical húmedo no contiene mucha

diversidad”. Ésta evidente contradicción con sus propias conclusiones

y nuestros hallazgos, puede ser debido al tipo de suelo localmente. En

el bosque tropical húmedo en la vertiente Atlántico de Nicaragua, por la

región de Bluefields, hay lugares con aparente ausencia local de fauna

malacológica, atribuido a la tierra roja-ácida del suelo. En opinión de

Emberton (1995) esto añade gran urgencia a la necesidad de colectar

moluscos terrestres tropicales a punto de desaparecer. Esta urgencia

nos apremia.

Lo que se quiere resaltar aquí es el poder de atracción y

concentración que tiene la presencia de un tronco caído sobre seres

vivos de su entorno al suministrar nutrientes y protección de cobertura

que les permiten desarrollarse en condiciones muy favorables. Esto

hace que la biodiversidad a la sombra del árbol caído sea de una riqueza

extraordinaria, dando un sentido más material al antiguo dicho: “Quien a

buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”.

También los árboles vivos ofrecen un buen hábitat para moluscos

y otros seres diminutos, especialmente entre sus estribos y soportes

donde se van amontonando tierra y el detritus que cae del árbol (Fig.

B-139). (Nota: los niños están solamente para dar proporción a la figura)

El ejemplo particular a destacar es el de un gran cedro que el viento

derribó hace unos años ya, a orillas del camino en el sector conocido como

Plancha de Mojón. El tronco tiene unos 2 m de diámetro máximo y 20 m

de longitud (Fig. B-140). La madera está algo deteriorada, aunque todavía

se mantiene bastante firme, y cubierta por la corteza en buena parte de

su longitud. Se examinó la tierra y gravilla debajo y pegada al tuco, en

dos puntos sobre un área de un metro cuadrado cada uno, recogiendo

los moluscos que se veían a simple vista, casi todos entre 1 y 10 mm de

longitud. Luego se recogió de la misma tierra que se había examinado, la

capa superior en un volumen de unos tres litros. Más tarde en el laboratorio

se examinó esta tierra con una lupa estereoscópica a un aumento de 15X,

lo que permitió recoger bastantes ejemplares más de moluscos entre 0,3

a 5,0 mm que no se habían detectado a simple vista in situ.

129


130

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B-139, Santa Maura Fig. B-140. Santa Maura.

En total se recogieron 125 especímenes, siendo el mayor un

Bulimulus corneus de 12 mm longitud, y el menor una protoconcha de

Drymaeus sp, de apenas 0,3 mm. Lo más notable es la presencia de 11

especies de Spiraxidae, de las que sólo siete han quedado determinadas.

Esta familia es característica de bosque húmedo, y su hábitat a menudo

es madera húmeda descompuesta. Son poco comunes y difíciles de

hallar. Pero en este caso, el local es ideal para su presencia que con 11

especies resulta extraordinaria.

Aún más escasos y difíciles de hallar son los carópidos de bosque

húmedo, ausentes en el bosque seco, pero en esta estación se recogieron

tres especies: Radiodiscus millecostatus (Fig. B-12 – B-14), Radiodiscus

sp. A (Fig. B-15 – B-18) y Radiosdiscus sp. B (Fig. B-19 – B-23). En otra

localidad cercana se encontraron dos más, género Rotadiscus, especies

indeterminadas.

Otros cuatro indicadores comunes del bosque húmedo son:

Charychium exiguum (Fig.B-141) Gastrocopta pentodon (Fig. B-143,

ejemplar de LACM, Los Ángeles, CA.), Microconus pilsbryi y Xenodiscula

taintori (Figs. B-97, B-98); los cuatro bajo el tronco caído.

En cuanto a otras especies presentes debajo del tuco, había

cuatro systrófidos, cuatro helicariónidos, y dos Thysanophora. Leptinaria

guatemalensis (Fig. B-144) era el único subulínido aunque abundante,

Zonitoides arboreus, común en bosque húmedo pero muy escaso en el

seco. Praticolella griseola (Fig. B-142, ca 10 mm) se encuentra doquier

que han entrado los humanos.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B-141

Fig. B-143

Fig. B-142

Fig. B-144

131


132

Adolfo López & Janina Urcuyo

XII. Biodiversidad Malacológica en Nicaragua

BIODIVERSIDAD COMPARADA PARA: Bosawas, Santa Maura,

Fuente Pura, Selva Negra, Proyecto Pacífico y Nicaragua entera (N).

(Fig. B-145)

Es interesante hacer una comparación entre las especies de

moluscos recolectados en dos regiones de Nicaragua: la franja o

vertiente del Pacífico (PPA) y otra región más irregularmente definida por

el conjunto de dos áreas del Dept. de Matagalpa, Fuente Pura (FTP)

y Selva Negra (SNE), y dos del Dept. de Jinotega, Bosawas (BOS) y

Santa Maura (STM). JIMA representa el conjunto de éstas dos, Jinotega

y Matagalpa, y (M) representa toda Nicaragua.

Se consideran tres variables en cada localidad: el número total (TOT)

de especies, el número de especies indeterminadas (IND), y el número de

especies “endémicas” (END), entiéndase, propias de cada localidad, que

no se han encontrado en las otras mencionadas en este estudio.

Lo característico de la región PPA es el bosque seco tropical,

mientras que las cuatro áreas de la segunda región aunque algo dispersas,

son semejantes, de características de bosque tropical húmedo y de

nebliselva. En cuanto a horas/persona empleadas en las recolecciones,

hay una desigualdad, ya que PPA ha sido cuidadosa y minuciosamente

recolectado por equipos de cuatro o cinco personas y por cuadrantes

de 10 x 10 km desde el norte al sur del país a lo largo de todo lo que se

considera como la región del Pacífico (Pérez, 1999). En cambio de las

cuatro áreas de Jinotega y Matagalpa, BOS incluye cuatro localidades

pequeñas dentro de la Reserva Bosawas y las otras tres, STM (Santa

Maura), FTP (Fuente Pura), SNE (Selva Negra), son áreas algo mayores,

como de dos km2 cada una, en las que se han hecho recolecciones


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

repetidas veces por una o dos personas. Entonces la probabilidad de

recolectar especies que aún no han aparecido es muy baja en PPA pero

en la región Norte es mayor. Así pues, este estudio no debe considerarse

como definitivo, pero sí es fiable para dar una buena idea de la diversidad

que existe en la malacofauna de distintas regiones de Nicaragua.

Al contar con las mayores áreas de bosque tropical húmedo y

bosque nebliselva en América Central, Nicaragua tiene un gran tesoro

en su diversidad biológica, incluyendo los variados y ricos ecosistemas

tropicales marinos. Nuestras investigaciones en bosque tropical nebliselva

han dado resultados excelentes, siendo la diversidad muy elevada de

especies simpátricas en algunas de las localidades del norte, 75 en STM

(52.1 % del total para la región JIMA) y 43 en Fuente Pura (29.9% de

JIMA). Estos valores igualan o superan las tasas recensadas como las

más altas del mundo para localidades reducidas (Barker & Mayhill, 1999),

y no conocemos ninguna que iguale a las 29 especies en un espacio de

dos metros cuadrados recensada para Santa Maura en la página anterior.

Sorprende la gran diferencia de la diversidad entre las localidades,

hasta tal punto que solo se encuentra una especie, Pachychilus oerstedi

común a todas las cuatro estaciones del Norte (N) y el área de Proyecto

Pacífico (PP). No debe extrañar que sea una especie acuática, pues esto

le da entrada fácil hasta los lugares más recónditos subiendo por medio

de quebradas y arroyuelos, como sabemos que hacen.

A pesar de la diversidad que existe entre pares de localidades,

también hay cierta afinidad entre ellas. Así, el par Santa Maura / Bosawas

tiene en común 26 especies, lo que demuestra que hay cierta continuidad

entre las dos, o sea un corredor biológico; muy buena noticia. Y si esto

es verdad para moluscos que tienen baja movilidad, con mayor razón

lo será para biotas que se desplazan fácilmente como aves, insectos,

cuadrúpedos, flora, etc.

133


134

Adolfo López & Janina Urcuyo

Estación Total IND.

BOSAWAS 67 11 (18)

STA. MAURA 75 11 (23)

FT. PURA 43 12 (24)

S. NEGRA 26 3 (14)

JINO – MATA 144 37

PROY. PACIF. 89 7

NICARAGUA 190 44

Cuadro A, Número total e indeterminado de especies en distintas localidades

IND. es el número de especies indeterminadas, propias y

exclusivas de cada local, no halladas en los otros. Entre paréntesis está

el total de especies de cada lugar (Cuadro A), incluyendo aquellas que

también aparecen en las otras estaciones.

Fig. B-145. Total de especies locales y de especies indeterminadas

Algunas de las indeterminadas podrían ser especies aún no

descritas y la tasa es muy alta, especialmente las 37 de JIMA (25.7%

de su total de 144), y las 44 (23.2 % del total de 190) de NICA, es decir

del conjunto de las dos regiones, aunque esto no incluye la vertiente del

Atlántico. En localidades individuales, para STM hay 75 especies de las

cuales 23 son indeterminadas y de estas 11 son propias. Para BOS, hay

67 especies, 18 de ellas indeterminadas de las cuales 11 son propias. En

PPA hay 89 especies y solamente 7 indeterminadas, por ser la región que

más intensamente se ha investigado después de Santa Maura.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Malacología (del gr. Malaco = blando y logo = tratado)

Trata del estudio de los moluscos y es una rama de la zoología

de invertebrados. Una división de la malacología, la conquiliología, se

encarga de los moluscos con concha.

La malacología abarca la taxonomía, ecología, paleontología,

arqueología, evolución, etc. y sus conocimientos son aplicados en el

campo de la medicina, veterinaria y agraria, usando a los moluscos como

mediadores de enfermedades como la Esquistosomiasis.

El conocimiento científico de las conchas también tiene utilidades

geográficas. El gran misionero y cartógrafo Jesuita P. Eusebio Kino

recorrió miles de kilómetros por la Sonora de México, fundando misiones

y publicando mapas de la región. Fué el primero en anunciar que Baja

California no era una isla como figuraba en los mapas de la época,

sino una larguísima península adosada al continente. Ocurrió esto con

ocasión de una amistad forjada con un grupo de indios que llevaban

adornos hechos de una concha azul que Kino reconocía ser de la costa

oeste del Pacífico y no del interno Golfo de California. Y los indígenas le

dijeron que habían llegado por tierra dando la vuelta por el Norte.

Historia del estudio de la malacología.

Aristóteles (Grecia) inició el estudio del filum molusco alrededor

del año 350 (A. C.) y los dividió en individuos con concha y los que

carecen de ellas.

Después de Aristóteles otros malacólogos han aportado

conocimientos sobre este grupo: Pliny’s Natural History (D.C. 79), luego

el primer tratado de moluscos Ricreatione dell´Occhio e della Mente

publicado en Roma en 1681 por el Jesuita italiano P. Filippo Buonani con

450 grabados de conchas marinas y un texto explicativo. Fue seguido

en los años 1685 - 1692 por Historia Conchyliorum del inglés Martin

Lister con más de mil láminas de conchas con pies de figura pero sin

texto, utilizado principalmente como un método de identificación. En 1758

aparece Linnaeus’s Sistema Naturae. Y así continúa una larga lista de

científicos y publicaciones.

135


136

Adolfo López & Janina Urcuyo

En el siglo XVII esta ciencia tuvo su mayor auge, producto de la

conquista y colonización de América y otros continentes por parte de los

europeos, quienes encontraban en estas nuevas tierras gran cantidad

de especies desconocidas para ellos, lo cual despertó su interés por la

historia natural de estos lugares. Así se inició la recolección, taxonomía

y creación de grandes colecciones de moluscos marinos principalmente.

Sin embargo no fue en este siglo que se inició la recolección, pues

esta se remonta a la Edad de Piedra. En excavaciones arqueológicas se

han encontrado collares de conchas, muchos de ellos en áreas lejanas

a las costas indicando que fueron objeto de algún tipo de comercio o

intercambio. Otras joyas hechas con conchas se han extraído en

excavaciones realizadas en las ruinas Aztecas antiguas, China, el valle

del Indo, y yacimientos Nativos Americanos.

Conquiliología, conquiología o conchología. (del gr. Conquilio

= conchita y logos = tratado)

Forma parte de la malacología y es el estudio y la colección de

conchas de moluscos. A través de las conchas los conquiliólogos tratan

de entender su diversa y compleja taxonomía o simplemente aprecian

su belleza.

La definición de conquiología a veces se amplía para incluir a otros

invertebrados marinos, como los equinodermos, cnidarias y crustáceos

que también tienen conchas.

Investigadores de este campo utilizan sus conocimientos para

buscar aquellos moluscos que son provechosos al ser humano, como

las bivalvas perlíferas o las comestibles (almejas, mejillones, escargot,

etc.). Otros en cambio prefieren seguirle la pista a aquellas especies

perjudiciales para la salud humana y que le provocan enfermedades

como la esquistosomiasis, o trastornan su economía al convertirse en

verdaderas plagas de cultivos y jardines.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

137


Contenido

138

Adolfo López & Janina Urcuyo

Presentación MARENA 3

Presentación 4

Moluscos Gastrópodos Continentales y Marinos 11

Portada del libro del P. Filippo Buonani 14

Introducción 16

Clase Gastrópoda 18

Partes de un Gastrópodo 20

Partes externas de la concha 22

Composición de la concha 23

Escultura de la concha 24

Opérculos 28

Funciones vitales y sistemas 30

Torsión de la masa visceral 34

Nutrición 36

Longevidad 38

Hábitat y distribución 40


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Importancia 42

Clasificación 44

Subclase Prosobranquios 44

Arqueogastrópodos 44

Mesogastrópodos 48

Neogastrópodos 61

Subclase Opistobranquios 76

Orden Cephalaspidea 76

Orden Anaspidea 77

Orden Sacoglossa 77

Orden Nudibranquios 78

Partes externas de un nudibranquio 78

Subclase Pulmonados 81

Arqueopulmonados 82

Basomatóforos 82

Estilomatóforos 83

Dentición de los pupílidos 84

Tipos de rádulas 85

Partes externas del pulmonado 86

Hábitat de caracoles terrestres y babosas 87

Depredadores 88

Importancia de los Pulmonados 88

Caracoles carismáticos de Nicaragua 90

1. Endodontidae 90

- Protistas 94

2. Caracoles Pseudosubulínidos por el Río San Juan 100

3. Spiraxidae 107

4. Orthalicidae 109

5. Pupillidae 111

6. Systrophiidae 115

7. Polygiridae 116

8. Sagdidae 117

9. Cyclophoridae 117

10. Labyrinthus 118

11. Caracoles acuáticos 118

12. Prosobranquios 122

Caracoles acuáticos dañinos 124

Control de babosas 125

139


140

Adolfo López & Janina Urcuyo

Biodiversidad Malacológica; Santa Maura, Jinotega 126

Biodiversidad Malacológica en Nicaragua 132

Malacología 135

Historia del estudio de la Malacología 135

Fotografía de Especies 142

Coordenadas y mapas 148

Vistas de Nicaragua 169

Bibliografía 174

Datos Biográficos de los autores 180


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

141


Fotografías de Especies

142

Fig. A-12 Fissurella virescens

Fig. A-14 Cittarum pica

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-13 Regula pelliserpentis

Fig. A-15 Turbo saxosus


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-16 Astraea buschii

Fig. A-18 Nerita scabricosta

Fig. A-17 Eulithidium perforatum

Fig. A-19 Nerita funiculata

Fig. A-20 Theodoxus luteofasciatus Fig. A-21 Nodilitorina aspera

143


144

Fig. A-23 Turritella leucostoma

Fig. A-25 Rhinocoryne humboldti

Fig. A-22 Architectonica nobilis

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-24 Planaxis planicostatus

Fig. A-26 Strombus gracilior


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-27 Strombus granulatus

Fig. A-29 Strombus peruvianus

Fig. A-28 Strombus galeatus

Fig. A-30 Strombus pugilis

Fig. A-31 Strombus gigas Fig. A-32 Epitonium canna

145


146

Fig. A-33 Janthina globosa

Fig. A-35 Crepidula aculeata

Fig. A-37 Natica unifasciata

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-34 Calyptraea mamillaris

Fig. A-36 Crucibulum spinosum

Fig. A-38 Polinices helicoides


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-39 Trivia acutidentata

Fig. A-41 Trivia sanguinea

Fig. A-40 Trivia pacifica

Fig. A-43 Cypraea cervinetta Fig. A-44 Cypraea zebra

147


148

Fig. A-45 Cypraea cervus

Fig. A-48 Cymatium trigrinum

Fig. A-47 Cassis tuberosa

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-46 Malea ringens

Fig. 49 Distorsio constricta


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-50 Charonia variegata

Fig. A-52 Hexaplex brassica

Fig. A-51 Bursa corrugata corrugata

Fig. A-53 Chicoreus erythrostomus

Fig. A-54 Chicoreus regius Fig. A-55 Homalocantha oxycantha

149


150

Fig. A-56 Hexaplex princeps

Fig. A-58 Murex pomun

Fig. A-60 Plicopurpura pansa

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-57 Muricanthus radix

Fig. A-59 Thais speciosa

Fig. A-61 Columbella labiosa


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-62 Anachis lyrata

Fig. A-64 Costoanachis fluctuata

Fig. A-63 Costoanachis boivini

Fig. A-65 Busycon contrarium

Fig. A-66 Melongena patula Fig. A-67 Melongena melongena

151


152

Fig. A-68 Nassarius luteostoma

Fig. A-70 Leucozonia cerata

Fig. A-72 Harpa crenata

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-69 Fasciolaria princeps

Fig. A-71 Opeatostoma pseudodon

Fig. A-73 Oliva julieta


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-74 Oliva porphyria

Fig. A-76 Agaronia jesuitarum

Fig. A-75 Agaronia griseoalba

Fig. A-77 Agaronia nica

Fig. A-78 Persicula imbricata Fig. A-79 Persicula phrygia

153


154

Fig. A-80 Voluta musica

Fig. A-82 Conus princeps

Fig. A-84 Conus lucidus

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-81 Mitra lens

Fig. A-83 Conus purpurascens

Fig. A-85 Conus patricius


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-86 Conus cedonulli

Fig. A-88 Bulla punctulata

Fig. A-87 Terebra formosa

Fig. A-89 Dolabrifera dolabrifera

Fig. A-90 Tridachiella diomedea Fig. A-91 Chromodoris sphoni

155


156

Fig. A-92 Glossodoris sedna

Fig. A-94 Diaulula greeleyi

Fig. A-96 Flabellina marcusorum

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. A-93 Doriopsilla janaina

Fig. A-95 Phidiana lascrucensis

Fig. A-97 Melampus carolianus


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. A-98 Siphonaria gigas Fig. A-99 Trimusculus reticulatus

157


Coordenadas y Mapas

N ESTACIÓN DEPARTAMENTO COORDENADAS

158

Adolfo López & Janina Urcuyo

1 Punta Arena Chinandega 12º56’36”N, 87º23’30”W

2 Santa Julia Chinandega 13º03’N, 87º33’W

3 Punta Rosario Chinandega 13º03’N, 87º30’W

4 Puerto Morazán (Estero) Chinandega 12°51' 03"N 87°10'19"

5 Punta Venecia Chinandega 12º46’N, 87º29’W

6 Isla Mangle Alto Chinandega 12°55'N, 87° 22'W

7 Padre Ramos Chinandega 12º 45’0”N, 87º31’30”W

8 Playa Jiquilillo Chinandega 12º 40’35”N, 87º29’ W

9 Sorrento Chinandega 12º 38’N, 87º 22’ W

10 Aposentillo Chinandega 13º 38’N, 87º 22’ W

11 Suplidero Chinandega 12º37’30”N, 87º21`W

12 Aserradores Chinandega 12º36’N, 87º19’W

13 La Cocina Chinandega 12°36'22"N, 87°19'39"W

14 Maderas Negras Chinandega 12º35’N, 87º16’30”W

15 Paso Caballos Chinandega 12º31’N, 87º12’20”W

16 Corinto Chinandega 12º30’N, 87º11’W

17 Corinto Chinandega 12º30’N, 87º11’W

18 Poneloya León 12º22’55” N, 87º02’49”W

19 Las Salinas León 11°28'33"N, 86°06'14"W

20 Las Peñitas León 12º22’N, 87º01’W

21 Isla Juan Venado León 12º17’N, 87º00’W

22 Salinas Grandes León 12º16’N, 86º51’30”W

23 Miramar León 12°07'16"N, 86°44'34"W

24 Puerto Sandino León 12º11’53”N, 86º46’W

25 El Velero León 12º08’30”N, 86º45’W

26 Los Playones León 12º07’30”N, 86º44’W


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

27 Playa Hermosa León 12º06’N, 86º43’W

28 El Tránsito León 12º03’N, 86º42’W

29 Montelimar Managua 11º49’N, 86º32’W

30 Masachapa Managua 11º47’13”N, 86º31’W

31 Pochomil Managua 11º46’30”N, 86º30’40”W

32 Pozo La Leona Managua 11º46’25”N, 86º30’35”W

33 La Boquita Carazo 11º41’N, 86º22’ W

34 Casares Carazo 11º38’N, 86º21’W

35 Casares Carazo 11º38’N, 86º21’W

36 Huehuete Carazo 11º37’30”N, 86º15’W

37 Boca Tupilapa Carazo 11º37’N, 86º14’W

38 Chacocente Carazo 11º32’06”N, 86º11’15”W

39 Playa Escalante Rivas 11º31’N, 86º11’W

40 El Astillero Rivas 11º31’N, 86º11’W

41 Punta Sardinas Rivas 11º26`40”N, 86º05`W

42 El Popoyo Rivas 11º26`40”N, 86º05`W

43 Salinas Nagualapa Rivas 11º28’N, 86º14’W

44 Pie de Gigante Rivas 11º23’N, 86º02’W

45 Boca de Brito Rivas 11º20’30”N, 85º58’W

46 Majagual Rivas 11º17’30”N, 85º55’W

47 Marsella Rivas 11º17’N, 85º54’30”W

48 El Toro Rivas 11º16’30”N, 85º54’W

49 Nacascolo Rivas 11º16”N, 85º53’30”W

50 San Juan del Sur Rivas 11º16’N, 85º53’W

51 San Juan del Sur Rivas 11º16’N, 85º53’W

52 Escamequita Rivas 11º11’30”N, 85º49`W

53 Playa Los Cocos Rivas 11º09’N, 85º48’W

54 La Flor Rivas 11º08’23”N, 85º47’03”W

55 Manzanillo Rivas 11º07’50”N, 85º47’56”W

56 El Ostional Rivas 11º07’N, 85º45’W

57 Cayos Miskitos RAAN 14°23'30"N, 82°46'23"

58 Haulover RAAN 13°41'10"N, 83°30'45"W

59 Kukalaya RAAN 13°45'03"N, 83°43'39"W

60 Wounta RAAN 13°33'19"N, 83°32'04"

61 Isla del Maiz RAAS 12º 10'N, 83º 04'W

62 Bluefields RAAS 12°00'58"N, 83°45'46"W

63 Rama Key RAAS 11°52'08"N, 83°47'15"W

159


160

Adolfo López & Janina Urcuyo

64 El Castillo R. Sn. Juan 11°01'03"N, 84°24'17"W

65 La Toboba R. Sn. Juan 11°05'36"N, 84°36'54"W

66 San Carlos R. Sn. Juan 11°07'50"N, 84°46'43"W

67 Isla Ometepe Rivas 11°28'55"N, 85°38'19"W

68 San Jorge Rivas 11°27'24"N, 85°47'27"W

69 Isletas de Granada Granada 11°52'08"N, 85°54'34"W

70 Volcán Mombacho Granada 11°51'52"N, 85°59'06"W

71 Laguna de Apoyo Masaya 11°55'35"N, 86°03'29"W

72 Managua Managua 12°07'39"N, 86°16'08"W

73 Laguna Xiloa Managua 12°13'46"N, 86°19'34"W

74 Polvón León 12°26'46"N, 87°05'55"W

75 La Tejera León 13°03'28"N, 86°25'53"W

76 Fuente Pura Matagalpa 12°57'32"N, 85°55'10"W

77 Selva Negra Matagalpa 12°58'29"N, 85°55'23"W

78 Santa Maura Jinotega 13°10'46"N, 85°51'51"W

79 Dantalí-El Diablo Jinotega 13°09'31"N, 85°51'42"W

80 Santa Gertrudis Jinotega 13°11'27"N, 85°51'43"W

81 Kilambe Jinotega 13°34'36"N, 85°43'24"W

82 Wiwili Jinotega 13°37'17"N, 85°49'07"W

83 BOSAWAS Jinotega Ver mapa

84 Matiguás Matagalpa 12°508'13"N, 85°27'35"W


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B 146. Mapa del Sur de Nicaragua. (Fuente INETER)

161


162

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B 147. Mapa del Norte de Nicaragua. (Fuente INETER)


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B 148 Mapa de la Región Atlántico Norte de Nicaragua, RAAN. (Fuente INETER)

163


164

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B 158 Golfo de Fonseca a Playa Jiquilillo


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B 159 Sorrento a Isla Juan Venado

165


166

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B 160 Salinas Grandes a El Tránsito.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Fig. B 161 Montelimar a Salinas Nagualapa.

167


168

Adolfo López & Janina Urcuyo

Fig. B 162 Boca de Brito a Ostional.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

B149 Aserradores, Chinandega.

B150 Laguna de Xiloa, Managua.

169


170

B151 Isla de Ometepe, Rivas (Foto CIDEA)

B152 Peñas Blancas, Jinotega

Adolfo López & Janina Urcuyo


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

B153 Bluefields, RAAS (Foto A. Grijalva)

B154 Rama Cay, RAAS (Foto: A. Grijalva)

171


172

B155 Santa Maura, Jinotega

B156 Bocana de Río Masachapa, Managua

Adolfo López & Janina Urcuyo


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

B157 Refugio de Vida Silvestre La Flor, Rivas

173


Bibliografía

174

Adolfo López & Janina Urcuyo

Abbott, R. Tucker. 1982. Kingdom of the Seashell. Bonanza Books. 255 págs.

Abbott, R. Tucker. 1958. American Seashells. The New Illustrated

Naturalist. Ed. Advisory Board. IV Edición. United States of

America. 541 págs.

Anonymous. 1936. Succinea carried by a bird. Nautilus, 50:31.

Auffenberg, Kurt & L. Stange, 1986. Snail-eating snails of Florida. Florida

Dept.Agric.& Consumer Serv. Entomology Circular No. 285.

Baker, B. 1927. The mollusca collected by the University of Michigan in

Venezuela. Oc.Pap. Mus. Zool. Num. 182:10-12, Fig. 23

Barnes, Robert D. 1969. Zoología de los Invertebrados. 2da. Ed. Editorial

INTERAMERICANA, S. A. D. F. México. Págs. 368-369.

Baur & Bengtsson. 1987. Colonizing ability in land snails on Baltic uplift

archipelagos. Journal of Biogeography, 14:329-341

Buonanni, Filippo . 1681. .Ricreatione dell Ócchio e della Mente

nell’osservation’ delle Chiocciole.. Varese, Roma.

Burch, John B. 1962. How to Know the Eastern Land Snails. WM. C.

Brown Company Publishers. Dubuque, Iowa. 214 págs.

Callil, Claudia T. & María C. D. Mansur, 2005. Ultrastructural analysis of

the shells of Anodontites trapesialis (Lamarck) and A. elongatus

(Swainson) from the Mato Grosso Pantanal Region, Brazil.

Rev. Bras. Zool., vol 22, no. 3, Curitiba, July–Sept.

Cernohorsky, Walter O. 1971. Marine Shells of the Pacific. 1ra. Edición.

Pacific Publications. Sydney, Australia. 248 págs.

Cook, Anthony 1985. Organization of feeding in the carnivorous snail

Euglandina rosea. Malacologia, 26(1-2):183-189.

Croizat, L., G. Nelson & D. Rosen, 1974. Centers of Origin and Related

Concepts. Systematic Zoology, 23(2): 265-287.

Cultural S. A. 2001. Atlas de Zoología. El mundo de los animales.

Ediciones Cultural S. A. Madrid, España. Págs. 66-69.

Cultural S. A. 2002. Técnico en Piscifactorías. Ediciones Cultural S. A.

Madrid, España. Tomo 2, págs. 255-339.

Cunningham Vaught, K. 1989. A Classification of the Living Mollusca. 195 págs.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Dundee et al. 1967. Snails on migratory birds. Nautilus. 80:89-91.

Emberton K. C. 1995. Land-snail community Morphologies of the Highest-

Diversity Sites. Malacologia, 36(1-2): 43-66. Figs. 1-10, 3 Tables

Fechter. R. & G. Falkner. 2002. Moluscos. Guía de Naturaleza Blume,

Ed. Blume. Barcelona, España. 288 págs.

Fluck, W.H., 1906. Shell collecting on the Mosquito coast of Nicaragua

V. Nautilus, Vol. 19, pág. 79.

George, David & Jennifer. 1980. Vida Marina. Enciclopedia ilustrada de los

Animales Invertebrados del Mar. Ed. Universidad de Navarra.

S.A. (EUNSA). 330 págs.

Harry, Harold 1983. Notes on the flesh-eating land snail Euglandina

rosea in Texas and its feeding habits. Texas Conchologist,

vol. 20(1):23-27.

Instituto Gallach. 1998. Historia Natural. Zoología: Reptiles, anfibios y

peces. invertebrados. Grupo Editorial OCÉANO. Barcelona

España. Tomo 2, págs. 607 – 658.

Jones, C.G. & Moshe Shachak. 1990. Fertilization of the desert soil by

rock-eating snails. Nature, Vol 346, págs. 839-841. Figs. 1,2,

Table 1.

Kappelle, Marteen y Brown, A.D., ed. 2001. Bosques nublados del

neotrópico. 698 págs., INBio, San José

Keen, A. Myra. 1963. Marine Moluscan Genera of Western North America.

Stanford U. Press. USA. 126 págs.

Keen, A. Myra. 1971. See Shells of Tropical West America, 2da. Edición.

Stanford U. Press. 1064 págs., numerous figs., 22 colour plates.

López Adolfo 1992. Shelling in Nicaragua’s El Castillo. Hawaiian Shell

News, 40(9): 1, 4. New Ser. 393.

López, Adolfo 1997. Shelling in Nicaragua´s Lake Cocibolca. Hawaiian

Shell News, March, 1991

López, Adolfo 2001. Lista de Moluscos Continentales de Santa Maura,

Jinotega. Editorial UCA.

López, Adolfo, 2002. Biodiversidad Comparada de Moluscos Terrestres

en Nicaragua. 3ª Conferencia Científica Nacional, UNA,

Managua.

López Adolfo, S.J. 2006. Nicaragua Naiad Synonyms. List of bona fide

Species. Gaia, Num 7; 14 págs., 35 figs. UCA

López, A., Altonaga,K & Pérez, M., sin fecha. Comportamiento alimenticio

en dos Spiraxidae de Nicaragua: Euglandina cumingi y

Streptostyla turgidula. Editorial UCA, (sin publicar).

López de la F., Adolfo & Janina Urcuyo R. 2004. Nicaraguan Pacific

Mollusca. Facultad de Ciencia, Tecnología y Ambiente,

Universidad Centroamericana. Managua, Nicaragua. 167 págs.

López Adolfo y Mijail Perez 1996. Nuevos registros de gastrópodos

advenedizos para la malacofauna continental de Nicaragua.

Rev. Biol. Trop. 44(1):302-303.

175


176

Adolfo López & Janina Urcuyo

López Adolfo y Mijail Perez 1998. Nuevos registros de caracoles terrestres

en Nicaragua. Rev. Biol. Trop. 46(1): 167-168

López A., M. Montoya & J. López. 1988. A Review of the Genus Agaronia

(Olividae) in the Panamic Province and the Description of Two

New Species from Nicaragua. The Veliger 30(3):295-304.

Malek, E.A. 1962. Medical Malacology. Laboratory guides and notes.

Burgess Publishing Company, 154 págs.

Meglitsch, P.A. 1972. Zoología de Invertebrados. 2da. Ed. Hermann

Blume Ediciones. 906 págs.

Miller, Conrad. 1878. Opeas viviparum. Mal.Blatt. 25:197; & Neue F.,

1879, 1, Fig 6:4

Monje-Nájera, J. 1997. Moluscos de importancia Agrícola y sanitaria en

el trópico: la experiencia costarricense. Universidad de Costa

Rica, 166págs.

Morris, Percy A. 1966. A field Guide to Pacific Coast Shells. 2da. Ed. The

Peterson field guide series. 297 págs.

Morris, Percy A. 1973. A field Guide to Shells of the Atlantic and Gulf

coasts and the West Indies. 3ra. Ed. The Peterson field guide

series. 330 págs.

Naggs, Fred. 1994. The reproductive anatomy of Paropeas achatinaceum

and a new concept of Paropeas. Journal Moll. Stud., 60:175-

191.

Parker, Sybil P. 1982. Synopsis of classification of living organisms. Vol. I.

Mac Graw Hill Book Company.

Pérez, A.M. & A. López. 1993. Estado actual del conocimiento de la

malacofauna continental de Nicaragua. Encuentro, 40:23-48.

Pérez, A.M. & A. López. 1995. La diversidad malacológica en Nicaragua:

aproximaciones a un nuevo enfoque. Encuentro, 43:28-32

Pérez, A.M. y Adolfo López 1995. Rediscovery, distribution and new

taxonomic assignement of Leptinaria sinistra Martens, 1898.

(Gastropoda, Pulmonata, Subulinidae) from Nicaragua.

Malacological Review, 28:127-130.

Pérez, A.M. 1999. Estudio Taxonómico y Biogeográfico Preliminar de

la Malacofauna Continetal (Mollusca: Gastropoda) del Pacífico

de Nicaragua. Tesis Doctoral, 515 págs. Univ. País Vasco,

Fac. CC.

Pilsbry, Henry A. 1906. Manual of Conchology (2), vol. 18

Pilsbry, Henry A. 1908. Manual of Conchology (2), vol 19.

Pilsbry, H.A. 1926. Land Mollusca of the Panama Canal Zone. PANS,

pág. 478.

Pilsbry, H.A.1935. Description of Middle American land and freshwater

mollusca. Proc. Acad.Nat. Sci. Phila., 87: 1-6, L. 1, 2 figs.

Putzeys, 1899. Annales de la Societé Royale Malacologique de Belgique,

34, Bulletin des Séances, pág. 58.

Rees, W.J. 1965. The aerial dispersal of mollusca. Proc. Malac. Soc.

London, 36:269-282.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

Richards, H.G. 1939. Land mollusks from Corn Island, Nicaragua. Proc.

Amer. Phil. Soc., 81(1):29-36

Rosen, Donn E. 1975. A Vicariance Model of Caribbean Biogeography.

Systematic Zoology, 24(4): 431-464.

Runnegar, B. & Pojeta Jr., J. 1985. Origin and diversification of the

Mollusca, in: Trueman, E.R.; Clarke, M.R. (Ed.). The Mollusca,

Volume 10. Evolution. págs. 1-57

Schalie, H.v.d 1948. The land and freshwater mollusca of Puerto Rico.

Misc. Publ. Mus. Zool. Univ. Michigan, 70:1-134

Schalie, Henry van der, 1969. Man meddles with nature--Hawaiian style.

The Biologist, vol 51(4):136-146

Solem, A. 1984. A world model of land snail diversity and abundance.

Págs. 6 – 22, in: A. & A.C. Van Bruggen, eds., World-wide

snails: biogeographical studies on non-marine Mollusca, Brill/

Backhuys.

Solem, G. Alan, & F. Climo. 1985. Structure and habit correlations of

sympatric New Zealand land snail species. Malacologia, 26(1-

2): 1-30.

Stein, Carol B. c. 1923. Naiad life cycles: their significance in the

conservation of the fauna. The Ohio State University Museum

of Zoology Columbus. Ohio, E.U.A. Págs. 19 -28.

Tate, Ralph 1869. Land and freshwater mollusca of Nicaragua. Am. Jr.

Conc., V:151.

Tate, R. 1870. On the land and freshwater mollusca of Nicaragua. Amer.

Jrnl Conch., 5:151-162

Thompson, Fred 1962. A new Punctum from Coban, Guatemala. The

Nautilus 76(1):23-25.

Thompson, Fred 1987. Giant carnivorous land snails from Mexico and

Central America. Bulletin Florida State Mus. Biol. Sc. Vol.

30(2):29-52

Thompson, F.G. & Al López 1966. A new land snail of the genus

Gastrocopta from Nicaragua. Am. Mal. Bull., 13(1/2):47-53.

Urcuyo, J. 1998. Biogeografía de los moluscos continentals del

Departamento de León durante la época lluviosa. Tesis de

Licenciatura. Universidad Centroamericana, Managua. 115

pp. y anexos

Vagvolgyi, J. 1975. Body size, aerial dispersion & origin of the Pacific

land snail fauna. Systematic Zoology 24:465-488.

Vignal, M.L. 1916. Appetite of Euglandina, Nautilus, vol 29(10):119.

Yeates, Gregor & Wilhelm Foissner 1995. Testate amoebae as predators

of nematodes. Biology and Fertility of Soils, Vol 20, 1, 1995

Walls, Jerry G. 1979. Cone Shells. A synopsis of the living CONIDAE.

T.F.H. Publications, Neptune City, N.J., USA. 1016 págs.

Wenz, Wilhelm & A. Zilch, A. 1959-1960. Gastropoda: Euthyneura.

Handbuch der Palaeologie. Berlin, VI(2), 834 pp.

Wenz, W. & Adolf Zilch 1960. Gastropoda (Euthyneura), pág. 449

177


178

Adolfo López & Janina Urcuyo

Wessenlingh, Cadée & Renema. 1999. Flying high: on the airborne

dispersal of aquatic organisms as illustrated by the distribution

histories of the gastropod genera Tryonia and Planorbarius

Geologie en Mijnbouw 78:165-174)

Zetek,J. 1918. Los moluscos de la Rep. de Panamá. Revista

Nueva,5(2-6):509.

Enlaces.

http://www.caracolandia.com/Helicicultura.html

http://es.wikipedia.org/wiki/Caracol

http://shells.tricity.wsu.edu/archerdshellcollection/Gastropoda/Bullidae.html

http://www.seaslugforum.net

http://www.asturnatura.com/moluscos/gasteropodos.html

http://www.who.int/es/


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

179


Datos Biográficos de los Autores

180

Adolfo López & Janina Urcuyo

Adolfo López de la Fuente,S.J. nació en Bilbao, España, 1924,

y de joven se trasladó con su familia a Inglaterra y más tarde a Bélgica.

Regresó a España en 1939 y estudió Ingeniería en el ICAI de Madrid

para más tarde ingresar en la Orden de los PP. Jesuitas. En 1951 fue

destinado a estudios de filosofía y teología en Filipinas, donde se interesó

activamente en la magnífica fauna malacológica del país. Continuó

con esa afición durante los estudios en EE. UU. que culminaron con un

Doctorado en Ingeniería ( Missouri University, 1967). Después de unos

años de enseñanza en la Universidad Chengkung, Taiwan, y San Carlos

University, Filipinas, fue destinado en 1976 a la Facultad de Ingeniería

de la Universidad UCA en Managua, y fundó el Centro de Malacología,

integrado ahora en el Centro de Biodiversidad de la Universidad.

Actualmente jubilado, se dedica a la investigación y publicación de temas

malacológicos.

Janina Urcuyo Ramos, nació el año 1964 en la ciudad de

Managua, Nicaragua. Estudió en la Universidad Centroamericana donde

obtuvo su licenciatura en Ecología y Recursos Naturales. Posteriormente

ha llevado cursos de Postgrado en Biodiversidad-SIG y Arc View GIS

aplicado a los Recursos Naturales y Medio Ambiente en Meso-América.

Actualmente está empleada como asistente de laboratorio en el Centro

de Malacología de la UCA, y realiza la labor de ordenamiento de las

colecciones de moluscos para publicar sus contenidos.


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos

181


Moluscos de Nicaragua II - Gastrópodos - Adolfo López & Janina Urcuyo

More magazines by this user
Similar magazines