El pañuelo blanco, la única condena - Asociación Madres de Plaza ...

madres.org

El pañuelo blanco, la única condena - Asociación Madres de Plaza ...

El pañuelo blanco, la única condena

El por entonces fiscal federal Julio César Strassera, y su adjunto Luis Moreno Ocampo, se acercan hasta Hebe de Bonafini

y la presionan para que se quite de su cabeza el pañuelo blanco. El gesto de Strassera es elocuente. Es el 9 de diciembre

de 1985. Ese día se leen las sentencias del Juicio a los Comandantes de sólo las tres primeras Juntas Militares. Los

radicales, hasta el día de hoy, siguen diciendo que fue “El Juicio a las Juntas”, pero en verdad fue eso: un juicio sólo a los

Comandantes de las tres primeras Juntas Militares. La cuarta Junta, que presidió el general Reynaldo Bignone, no fue

enjuiciada, porque ella pactó con los radicales la entrega del poder y sus condiciones. Pero volvamos al día de la sentencia:

el Presidente del Tribunal objeta la presencia de lader de las Madres de Plaza de Mayo dentro de la sala de audiencias,

con su emblema público, respetado mundialmente y reconocido como símbolo de lucha antidictatorial. Los jueces le

dicen a Hebe que si persiste en mantener puesto su pañuelo, ellos suspenderán la lectura del fallo. Argumentan que no

está permitido portar emblemas políticos, ni de agrupaciones partidarias. Si bien el pañuelo blanco no lo es, Hebe acepta

quitárselo para que la audiencia continúe, y enseguida vuelve a ponerse otro. Así unas dos veces más, hasta que decide

levantarse de la sala y salir. Sólo ella se retira. Afuera, en los pasillos de Tribunales, los periodistas la abordan y ella, por

toda respuesta, explica que no la dejan ponerse el pañuelo porque los jueces ya saben que ésa será la única condena en

ese juicio. El fallo dicta penas módicas, por una sumatoria muy insignificante de delitos comunes, pero no por “genocidio”.

Al día siguiente, las Madres realizan su quinta Marcha de la Resistencia. El descontento popular por el fallo se expresa

en la movilización, que reúne a miles y miles de personas.

ARGENTINA $ 5


Revista de la Fundación Madres de Plaza de Mayo

AÑO II . NÚMERO 17 / DICIEMBRE 2010

DE HIJO A PRESIDENTE

Kirchner x Sueños Compartidos

NÚMERO ESPECIAL: ESCRIBEN EL OTRO YO / CAPUSOTTO/ CARRI / INCARDONA / LLONTO / MICELI / PARODI / SANTORO


16

DE HIJO A PRESIDENTE

Kirchner x Sueños Compartidos

Néstor, en el corazón de Latinoamérica

A través del gobierno de Néstor Kirchner, iniciado en mayo de 2003, Argentina

encontró su verdadero lugar en el mundo: América Latina.

Nuestro país lleno de Sur descubrió, de una vez y para siempre, que su espalda

no está en el propio continente, sino más allá del océano, o cruzando el río que

separa a México del último estado Norteamericano. El reconocimiento, sin embargo,

no es un dato geográfico; tiene una dimensión histórica, política y cultural.

Néstor Kirchner fue el primer Secretario General de la UNASUR; el gran mediador

en profundos conflictos regionales; el que sintonizó con lo mejor que estaba

ocurriendo en América latina la propia experiencia nacional; el que recibió a

Fidel Castro y a Hugo Chávez el día de su asunción. Sin dudas, Néstor fue una

de las espadas que enterró en Mar del Plata, cuando la cumbre de 2005, el voraz

plan neocolonial del imperialismo norteamericano, llamado ALCA.

Ya se lo extraña, mas cuánto ha crecido nuestro continente desde que él asumió los

desafíos populares de integración continental. Ese sueño de Patria Grande ya había

sido soñado por nuestros próceres y patriotas doscientos años atrás, y también

durante el siglo XX, con dispar éxito y mucha muerte imperialista para frustrarlo.

Hoy no existe en un creciente número de países latinoamericanos espacio alguno

para que se desarrollen engendros políticos favorables a los países centrales

en desmedro de los propios pueblos de América. Las fronteras de la región

cada vez están más abiertas a sus pueblos, y cerradas como una fortaleza ante

quienes insisten en dividirlos, desde fuera y con complicidades locales también.

La unidad latinoamericana: he ahí otro legado, quizás el más importante, de

Néstor Kirchner.

Demetrio Iramain

02 EL PAÍS DE LA LIBERTAD

Kirchner y la cultura

07 ¡LOS PIBES PARA LA LIBERACIÓN!

10 CARTA ABIERTA AL

COMPAÑERO NÉSTOR

Felisa Miceli

14 YA NADA SERÁ IGUAL

Pablo Llonto

22 EL BLOG DEL PAÑUELO

Pantallazos / La tele y la Plaza

24 EL RETORNO DE LA

PATRIA GRANDE

26 HASTA LA vICTORIA SIEMPRE,

qUERIDO HIjO

Néstor y las Madres

32 POESIA Y MADRES

Recordarlo sin llorar ni lamentarse

CORTAMOS EL CORDÓN

Suplemento Nº4. Coleccionable

“SUEÑOS COMPARTIDOS” Año II Nº 17 / DICIEMBRE 2010/ REPÚBLICA ARGENTINA

Editorial: Fundación Madres de Plaza de Mayo/ ISSN 1852-4745 / Propiedad Fundación de Madres de Plaza de Mayo Reg. INPI EXPEDTE. 784.377

Coordinador General Demetrio Iramain Coordinación Periodística Equipo de Prensa Madres Editora General Lucía García Editores Fernando Ashkar/ Cynthia Berenguer/

Sandra Conte/Agustín Crivelli/ Pedro Lanteri/ Liliana Szwarcer/ Luis Zarranz Redacción Daniel Ballester/ Sandra Conte/ Lucía García/ Solana Landaburu / Andrés Martínez

Cantó/ Leonardo Rodríguez/ Daniel Roncoroni/ Alejandro Seselovsky/ Liliana Szwarcer/ Luis Zarranz Colaboran en este número Cristian Aldana/ Gisela Gorjon/ Alejandra

Bonafini/ víctor Budge/ Albertina Carri/ Diego Capusotto/ juan Diego Incardona/ Pablo Llonto/ Felisa Miceli/ Teresa Parodi/ Daniel Santoro Corrección Liliana Szwarcer/ Luis

Zarranz Asesor de Producción Pablo Moratorio Cortamos el cordón Inés vázquez Ilustraciones de Cortamos el cordón Patricio Plaza Historieta jorge Meijide Humor gráfico

Fabián Prol Edición de fotografía Cesar Capasso Fotografía jeremías Cifarelli/ Sebastián Romero Colaboración Fotográfica Ayelén Escobar valdez/ jorge Santana Fotos

Archivo de Madres juan Martín Bonacci Diseño y diagramación Nicolás Gil/ Sebastián Santos Producción Imprenta Marcelo Moreira Impresión Imprenta de las Madres.

Domicilio: Hipólito Yrigoyen 1584. CP 1089 Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Tel/Fax: (011) 4383 6430. E mail: revista@madres.org

Foto Tiempo Argentino


Kirchner y la cultura

Por Liliana Szwarcer / Andrés Martínez Cantó

Mujeres y hombres de la cultura expresan sus sentires y pensares sobre la gestión de

Néstor Kirchner. Recuerdan encuentros, valoran su política, dimensionan al dirigente

que dejó su estela en el universo de lo simbólico. Huellas colectivas, que de tan profundas,

son personales, políticas, artísticas.

La elegida

Teresa Parodi Directora del Espacio Cultural Nuestros Hijos.

Cantautora de música popular

Néstor y Cristina, los compañeros, los militantes.

Néstor y Cristina y el corazón de ambos latiendo al unísono y

repartiendo el amor que ellos mismos se tuvieron, se tienen

y se tendrán.

Néstor y Cristina llenándonos de ideales todas las casillas. Llenándonos

de compromiso. Devolviéndonos la fe en la lucha, en

nosotros mismos, resignificando la palabra pueblo, la palabra

revolución, la palabra compañero.

Demostraron que se puede enfrentar al FMI, al país del Norte, a

2 sueños

los poderes del dinero, a las clases dominantes, a la Argentina

financiera, a la Sociedad Rural, al monopolio de los medios, a

los militares todavía contaminados, restituyendo y reivindicando

la lucha por los derechos humanos, declarándose hijos de las

Madres de Plaza de Mayo y bajando los cuadros y expulsándolos

de la ESMA y restableciendo la dignidad del trabajador, del

anciano, de la empleada doméstica, de las amas de casa, de la

comunidad homosexual, de los descreídos, de los marginados,

del pueblo en toda la hermosa extensión de la palabra.

Demostraron que la fuerza de los pueblos de la América Latina

es el vértice más sonoro de la esperanza inalterable de la patria

grande y que es la hora de construir el modelo nacional y popular,

tan ansiado y soñado por generaciones, y profundizarlo


con pasión, decisión y coraje, para que crezca y se reafirme al

calor y la lucha de los que no dejamos de creer en ese futuro

con mayúscula que nos merecemos tanto.

Murió Krichner, sí, pero nació el kirchnerismo hasta en los

que no creyeron jamás en nada, en los indiferentes, en los que

decían “que se vayan todos”, pero fundamentalmente en las

generaciones nuevas, en esos miles y miles de pibes y pibas

con banderas y compromiso amoroso y necesidad de ser los

que construyan el porvenir porque el porvenir es hoy. Es justo

hoy. Es para siempre hoy.

Por eso Cristina, la compañera lúcida, apasionada, brillante, decidida,

con amor en los ojos y la palabra y la acción es la elegida.

Es la que seguimos y seguiremos, es la que acompañaremos

Foto Tiempo Argentino

en todos los frentes, la que bancaremos con el alma como en

esas jornadas de dolor y esperanza y compromiso y toma de

posición clara y definitiva en que rompimos, una vez más, el

discurso único y mentiroso con el que creyeron someternos

inventando un país virtual que no somos ni queremos ser.

Sí, señores, nosotros los muchos, los “nadies”, en asamblea

espontánea con cientos de oradores convencidos y convincentes,

hemos decidido por fin nuestro porvenir: “Cristina 2011”.

Cristina para la esperanza, para la consolidación de las políticas

ya emprendidas y las que faltan, para el modelo nacional

y popular que dignifica.

Sin ambigüedades ni concesiones.

Cristina Presidenta, Néstor en el corazón de todos para siempre.

sueños 3


El abordaje del gran relato

Daniel Santoro. Artista plástico

Desde hace algunos años viene gestándose de manera más o

menos larvada algo que podríamos llamar “nuevas formas de

abordaje de nuestro gran relato histórico” (el peronismo). que

incluye todo lo que está en torno a su galaxia de sentidos, así

como sus infinitas derivas.

El peronismo, tomado como irrupción cultural, flota en medio

del mar de nuestra cultura como un temido buque fantasma.

En general, evitaban el abordaje y su presencia generaba temor;

suponían que estaba la peste a bordo. De pronto, en estos

últimos años, en una vía paralela a las novedades políticas

que irrumpieron con los gobiernos de Néstor y Cristina, fue

consolidándose un progresivo fenómeno a través del cual un

masivo deseo de abordaje de esa nave se apodedel núcleo

más activo de nuestros actores culturales.

Primero desde la literatura y la dramaturgia, un heterogéneo

grupo de escritores jóvenes y no tanto penetraron y se apropiaron

de todo cuanto ofrecía este gran relato histórico. Algunos se

apresuraron hace algún tiempo en clasificarla como “literatura

neoperonista”. juan Diego Incardona, Carlos Godoy, Guillermo

Saccomanno, Daniel Guebel, entre otros, y poetas como Luis

Tedesco, son los que rápidamente se destacaron. En la dramaturgia,

Mauricio Kartun, Ricardo Bartís, Alejandro Tantanian

y Francisco Lumerman son sólo algunos de los nombres que

podríamos resaltar.

Paralelamente, el cine también tuvo sus notables abordajes a

través de Sergio Bellotti, con “La vida por Perón”; Alejandro

Fernández Mouján con “Pulqui, un instante en la patria de la

felicidad” y “Los resistentes”; Luis Barone con “Los malditos

caminos” y “Zenitram”, o “El hada buena, una fábula peronista”,

de Laura Casabé.

En la plástica, Carlos Gorriarena, Nicolás García Uriburu, Nora

Iniesta, Aurelio García, Miguel Rep y el que suscribe tomaron

extensamente el imaginario del peronismo.

El efecto de este fenómeno es el de la definitiva apropiación que,

en estos últimos días, potenciado por la desaparición física de

Néstor Kirchner y su repentino ingreso como un nuevo actor

a la dimensión mítica del peronismo, produjo una gigantesca

ola que rebalsó todos los límites, provocando un estado de

excitación creativa que personalmente me genera una enorme

expectativa para los próximos años. Todo parece presagiar una

especie de revolución en nuestro pacato e indiferente mundo

de la cultura. Se proponen reuniones, circulan proyectos, ideas

locas, reclamos de participación; es una especie de momento

DADÁ*, todos quieren quitar las esculturas de sus bases y

reemplazarlas por mingitorios. Todo se puede cuestionar, el

mundo de la cultura, de los medios, el propio peronismo es

materia prima para un nuevo paradigma.

Casi como un ritual propiciatorio, el velorio del ex presidente,

lejos de la arquitectura del poder y sin las distancias que éste

antepone para las exequias de Estado, funcionó, en cambio, casi

como una asamblea popular, y en cierta medida también como

una acción artística, en la que Cristina oficiaba de mediadora,

manejando acertadamente cada uno de los detalles. Toda esta

energía sin contenciones ni especulaciones se proyectó hacia

afuera desatando de manera inesperada los intensos flujos de

la creatividad popular que, no me cabe duda, en poco tiempo

consolidarán un nuevo y enriquecido paradigma cultural.

*DADÁ: Movimiento artístico surgido en 1916, se caracterizó por rebelarse

contra las convenciones literarias y artísticas y, especialmente, por burlarse

del artista burgués y de su arte.

4 sueños

Foto Tiempo Argentino


Una manera de ver

Diego Capusotto. Actor, humorista

Considero que, desde que se produjo la apertura democrática, el gobierno más aliado a todas las expresiones artísticas ha sido

el de Néstor Kirchner y el de Cristina.

El kirchnerismo originó una toma de posiciones en la sociedad; por otra parte, es evidente que cuenta con una capacidad de movilización

que nadie más posee. Creo que se trata de una construcción muy interesante para discutir. Es un espacio que se ha tratado

de oscurecer deliberadamente desde la vulgaridad de las denuncias de autoritarismo, falta de libertad de expresión, etcétera.

Sin embargo, a diferencia de lo que sostiene la oposición, es dentro del estilo confrontativo (en el buen sentido) que se producen

manifestaciones ricas y variadas de expresión. Es muy interesante ver que con un sustento ideológico fuerte para los espacios

creativos comienzan a aparecer las contradicciones de los pseudo-demócratas, que plantean sus demandas mediante una

retórica del diálogo y las negociaciones, para darnos cuenta finalmente de que éstas son sólo excusas para sus negociados. Es

preciso tener en cuenta que hay sectores con funcionamiento y lógica de conspiración, que seguirán adelante del mismo modo

y que, si fuera preciso, seguramente volverían a las armas.

Lo que se le achaca al kirchnerismo es la toma de posición, el tener una ideología y asumir una manera de ver la vida. Por supuesto,

ésa no es coincidente con la de otras personas: por ejemplo, la idea de cultura de Macri consiste en inaugurar un cine

e invitar para eso a Mirtha Legrand.

Por otro lado, en esta etapa veo una inserción y un interés muy grande de ciertos sectores de jóvenes que empiezan a tomar

posiciones y se cuestionan las representaciones que construyen los medios de comunicación como formas de entretener a la

familia; esos lugares de participación política estaban encriptados, y ahora se comienza a mirarlos de otra manera.

Sin duda, con la muerte de Kirchner se produce una gran pérdida en términos políticos y de poder, pero hay mucha solidez en lo que

él deja. Esto, como hecho simbólico, es lo que se sintetizó en la movilización: se rompió un poco el prejuicio de ciertas capas medias

cuando se dieron cuenta de que en el peronismo también hay gente valiosa. Me gustaría que todas las personas, tanto las que fueron

a la Plaza como las que no pudieron ir, empiecen a sentir que son tan valiosas como la persona a la que despidieron.

Pasión por la vida

Albertina Carri. Directora de cine, guionista y actriz.

¿Cómo no repetirse? ¿Cómo no decir una y otra vez lo que

otras y otros vienen repitiendo desde el miércoles 27, en que

Néstor Kirchner dede respirar? Aunque ahora mismo debo

corregirme: Néstor no dede respirar, respira en el corazón

de los desclasados; en el pecho de los que en el 2003 no

creíamos en nadie ni en nada; en los pies con zapatillas de los

niños y niñas que reciben la Asignación por Hijo; en los nietos

recuperados; en la reivindicación a los años de militancia que

llevaron adelante Abuelas, Madres e Hijos de desaparecidos;

en la oposición que destila odio hablando de inseguridad –es

el paco que ellos mismos desparramaron para convertirnos

en una sociedad de autómatas–; en la pared vacía del colegio

militar donde no hace mucho se exhibía el cuadro de un dictador

y genocida; en la palabra Política, que los jóvenes de hoy

pronuncian con orgullo; en Cristina y su potencia arrasadora.

Es imposible no repetirme, porque el agradecimiento que siente/sentimos

el pueblo argentino hacia la figura de ese hombre

desbordado en gestualidad es enorme, porque nos devolvió la

fe en la política. ¿Y cómo no sentir que el corazón explota de

emoción, de agradecimiento, de orgullo y de amor, cuando un

der nos alienta a seguir luchando por lo que siempre creímos,

aquello por lo que muchos, muchísimos, dieron la vida?

Es aquí donde quiero hacerle un agradecimiento personal.

Filmé mi primer película a los 24 años, por esa razón viajo por

el mundo a festivales desde muy joven. Por muchos años, durante

esos viajes, sentí vergüenza al tener que explicar frente

a europeos, norteamericanos y orientales que Latinoamérica,

nuestro pueblo latinoamericano, no era Fujimori, Menem

o Collor de Melo. que el continente latinoamericano estaba

conformado por otras historias, por otras ideologías; que esos

payasos cancerberos del neoliberalismo no nos representaban.

que estábamos heridos, malheridos después de tanta muerte

pero ya nos íbamos a parar; que no éramos una colonia de

los norteamericanos y éramos –somos– un pueblo fuerte y

digno. No me creían. A mí los argumentos se me acababan

pronto, porque la vergüenza que me daban “nuestros líderes”

me rebasaba.

vergüenza de ser latina, vergüenza de sentir vergüenza.

Fueron años espantosos. Sentir que traicionaba no sólo a

mi pueblo y a mí misma, sino también a mis padres asesinados,

a mis padres y a la ideología por la que dieron sus

vidas. Y Néstor con su ojo bizco, su aspecto desgarbado y

su entusiasmo por las causas que muchos llamaban, con

placer, perdidas, me devolvió el orgullo, el orgullo por Latinoamérica,

el orgullo por la discusión frente al pensamiento

hegemónico, el orgullo por ser quien soy. Lo más importante

no es que me devolviera a mí personalmente ese orgullo,

sino el movimiento que hizo para que esto que me sucede a

mí le suceda a tantos.

Néstor ubicó la Historia de nuestro continente en donde se

merece. Nos exigió recordarla y recordarnos en su épica popular.

Reivindicar la historia es reconocer de dónde venimos

y dar dimensión dramática a nuestras vidas para pensar en

futuro. Orgullo por Castelli, por Perón, por Evita, por San

Martín, por nuestros 30 mil, por juana Azurduy, por Simón

Bolívar, por josé Martí, por Mariátegui, por Haya de la Torre,

por las Montoneras, por Salvador Allende, por Bartolina Sisa,

por los que están y por los que vendrán. Orgullo por una

tierra de lucha, capaz de transformarlo todo.

Gracias, Néstor, por devolvernos lo que es nuestro: la pasión

por la vida.

sueños 5


Política Rockera

Cristian Aldana. Integrante de El Otro Yo. Presidente de la Unión de Músicos Independientes

(UMI)

Conocí al ex presidente Néstor Kirchner enfrentándonos. Fue cuando logramos la

derogación del decreto que reglamentaba la Ley del Ejecutante Musical; decreto

que él mismo había firmado un año antes por recomendación del SADEM. Sin

embargo, al escuchar el reclamo de miles de artistas que nos manifestamos de

forma masiva y espontánea en el Bauen para oponernos a esa norma, Kirchner nos

convocó a una reunión en la Casa Rosada. Allí nos saludó a los treinta músicos que

habíamos asistido, uno por uno: nos dio la mano y un beso. Entonces se sentó y nos

dijo: “Perdón, muchachos, me equivoqué” y anunció que iba a derogar el decreto.

De todos los hombres de poder que he conocido en mi vida, son muy pocos los que

reconocen cuando se equivocan y son capaces de cambiar la historia. Y eso es un

acto de grandeza que todos deberíamos tomar como ejemplo.

En esos días, también bajo su gestión, se eliminó el IvA a las entradas de los recitales (algo

que veníamos pidiendo desde la Unión de Músicos Independientes) y, de esta forma, se generó

un beneficio para el desarrollo de la música en vivo. Por otro lado, después del trabajo realizado

durante cuatro años por músicos de todo el país, hoy la Ley Nacional de la Música está

próxima a convertirse en realidad, ya que está en el Senado para su inminente tratamiento.

Su mandato, en síntesis, me hizo ver que no hay que tenerle miedo a la política. Esa es una

idea muy de los ’90 que logró que los jóvenes no participemos pensando que “no votar”

era lo más contracultural. Hoy prefiero ser un virus político como militante de la música

comprometido con la realidad que nos tocó vivir. Y siempre voy a recordar al ex presidente

por dar su apoyo a las normas que contemplaran los derechos de las minorías, como la

nueva Ley de Medios o la Ley del Matrimonio Igualitario. Por eso, todos los jóvenes que

llevan en sus mochilas la esvástica tachada, en un signo de repudio a la discriminación

y al odio, deberían sentirse identificados con esas medidas que implican un cambio de

mentalidad. Ése es uno de los legados más importantes que nos dejó Néstor Kirchner:

como político tuvo actitudes rockeras animándose a desafiar a los más poderosos como

los multimedios, los represores de la última dictadura militar y las potencias extranjeras,

por dar algunos ejemplos. Y todo eso es un modelo distinto a la política convencional a

la que nos habíamos acostumbrado. Un auténtico virus del sistema.

Color y blanco y negro

juan Diego Incardona, escritor.

Digo –porque a veces escribir es decir- estas pocas palabras en Nuestra noche

triste, después de deambular durante doce horas por la Plaza, en esa dimensión tan

surrealista que es la historia. Ahora, después de la euforia por estar en la calle entre

tanta gente, viene el bajón.

¿La fila de veinte cuadras continuará, entre las vallas? ¿Los amigos estarán, aún, cruzándose

en las calles y jardines, hablando, opinando, abrazándose? ¿Y la Plaza de Mayo

seguirá, todavía? ¿En donde está la Plaza de Mayo cuando nosotros no estamos allá?

Pareciera que, a veces, llevamos el presente a los túneles del tiempo, por Diagonal

Sur o Norte, o por Avenida de Mayo, y arribamos a una zona de épocas mezcladas que,

sin embargo, forman, entrelazadas, una sola memoria. Los revolucionarios de 1810, el

aluvión conurbano y las patas en la fuente, los discursos de Perón y Evita, el bombardeo

del 55, las Madres de Plaza de Mayo, la vuelta de la democracia, el 2001… Todas las voces

y sentimientos en el mismo lugar, de boca en boca y de generación en generación,

sonaron de nuevo, esta vez en las canciones de la muerte de Néstor, ¿un velorio?, no lo

sé, porque era triste pero también festivo. Una vez más, la cultura popular transforma la

muerte en vida. Entre las viejas pintadas, entre las marcas que dejaron las esquirlas de

las bombas de otrora, entre las palmeras, ayer quemadas, hoy reverdecidas, y el viento,

que, por alguna misteriosa razón, sopla más fuerte en estas ocasiones, apareció escrito,

como si ya perteneciera a un tiempo mítico: “Néstor con Perón y el Pueblo con Cristina”.

Y no sólo es una consigna; se trata –los políticos y dirigentes tienen que saberlo– de un

mandato. Es hora de ser leales, de cerrar filas y cuidarse de los traidores y los hipócritas

de siempre. Éste es el momento de redoblar el compromiso y trabajar, todos los que

amamos al país y a nuestra gente, para que este modelo se profundice y la justicia social

rija, como principio, nuestras vidas.

6 sueños

Foto Tiempo Argentino


La juventud y el proceso político a partir de Néstor Kirchner

¡LOS PIBES PARA

LA LIBERACIóN!

Los jóvenes eran protagonistas del

kirchnerismo mucho antes de la

contundente demostración de afecto

que realizaron para despedir a Néstor

Kirchner. Aquí ahondamos en esa

construcción que hoy permite pensar la

política como herramienta de cambio y no

de corrupción, y participar activamente.

Por Sandra Conte

La nueva militancia no es una experiencia espontánea y

sorpresiva que surge a partir del 27 de octubre, sino el

resultado de una construcción que lleva años y que se

ha ido consolidando en la certeza de que los jóvenes pueden

protagonizar la transformación social con la política como herramienta

central del cambio.

En este sentido resulta innegable el proceso de acumulación de

fuerzas que permitió que un hecho triste como el fallecimiento

de Néstor Kirchner mutara de inmediato en un evento auspicioso,

entendido como catalizador de una cantidad de voluntades

que aún tenían cierto grado de dispersión. Reaccionaron con

la contundencia necesaria para consolidad y sostener el único

proyecto político que en los últimos 50 años de historia argentina

logró lo que se proponía: incluir.

Esa inclusión no sólo fue declamada sino efectivamente ejercida

desde la convocatoria a participar en la construcción y ejecución

de las políticas públicas. Los gobiernos kirchneristas fueron los

que contaron con mayor cantidad de funcionarios menores de

40 años, no sólo para asesorar en temas específicos sino incluso

como responsables de áreas estratégicas: Anses, Autoridad

Federal de Servicios de Comunicación Audiovisual, Aerolíneas,

y hasta la jefatura de Gabinete de Ministros.

Foto Enrique Sorkin

sueños 7


La política que enamora

justamente es juan Manuel Abal Medina, Secretario de la Gestión

Pública en el ámbito de la jefatura de Ministros, quien nos

cuenta: “En los años 90, era muy difícil encontrar a jóvenes

que mostraran entusiasmo y orgullo por militar en política. Los

pocos que participaban eran vistos casi con sospecha, porque

la política era considerada como una actividad autorreferencial,

sólo destinada al beneficio personal de quienes la practicaban.

junto a ello, se mostraba como una actividad incapaz de mejorar

la calidad de vida del pueblo, e incluso los políticos vivían

sosteniendo que distintos factores (como la globalización o los

organismos internacionales) eran límites infranqueables que

impedían una acción autónoma y soberana. Así, la política había

dejado de ser el centro de las decisiones ordenadoras de la vida

social, dejando ese rol a los mercados, al FMI o a gobiernos

extranjeros. ¿Para qué, entonces, militar? Si los límites de lo

que se podía cambiar eran tan estrechos, ya no tenía sentido

comprometerse con la militancia. De esa manera, la política fue

perdiendo progresivamente legitimidad social, y en 2001-2002

presenciamos una enorme crisis de representatividad de las

fuerzas políticas”.

Pero aquel escepticismo inicial encontró un punto de inflexión:

“Desde 2003 esa realidad empezó a cambiar. La razón principal

de este cambio es simple: Néstor Kirchner demostró, desde el

día que asumió su gestión como Presidente, que esos supuestos

límites eran falsos, que eran barreras imaginarias que los

propios políticos esgrimían para justificar su incapacidad para

enfrentar a los poderosos del país y del exterior. Kirchner probó

que con voluntad política era posible juzgar a los genocidas

de la dictadura; desarrollar una política económica independiente;

negociar con firmeza ante los mercados, logrando una

reducción de la deuda externa que generaciones de argentinos

y argentinas le agradecerán. Muchos jóvenes se acercaron a

esta política transformadora. Con entusiasmo, con ganas, con

organización, una militancia comprometida con una Argentina

más justa fue creciendo por todo el país”.

No es extraño, entonces, que el avance inclusivo haya despertado

esa voluntad de protagonizar la historia: “Con la Presidencia

de Cristina esa militancia se multiplicó. quienes aún dudaban

vieron cómo un gobierno se jugaba a fondo por causas valiosas

como la distribución de la riqueza, la pluralidad de los medios,

la recuperación de la seguridad social y el matrimonio igualitario.

Todas estas iniciativas encontraron enemigos poderosos,

y eso motivó aún más a la militancia, porque ahora había que

defender lo conquistado y seguir avanzando. En ese sentido, la

participación política recobró un sentido que había perdido. Hasta

antes del fallecimiento de Néstor Kirchner, muchos querían

negar esta realidad indudable. Pero la masiva demostración

de compromiso y lealtad de tantos jóvenes exhibió, para todo

el mundo, que la militancia política había vuelto a enamorar a

grandes sectores del pueblo argentino”.

Un largo camino

Hay quienes prefieren pensar que se trata de un enamoramiento

fugaz, “amores de juventud”, pero Agustín Rossi, jefe del bloque

oficialista de la Cámara de Diputados, es concluyente al respecto:

“Esta no es una generación espontánea. Una primera

reacción surge con la 125, eso que era incipiente se desarrolló

ampliamente con el debate de la Ley de Medios, luego el 11 de

marzo hay un movimiento muy importante en Ferro organizado

por la juventud Evita, después la Plaza llena de autoconvocados

del programa 6-7-8 mayoritariamente jóvenes, también el 24 de

marzo asistimos a una Plaza masivamente colmada por jóvenes,

8 sueños

“En los años 90, era muy

difícil encontrar a jóvenes

que mostraran entusiasmo

y orgullo por militar en

política. Los pocos que

participaban eran vistos

casi con sospecha, porque

la política era considerada

como una actividad

autorreferencial, sólo

destinada al beneficio

personal de quienes la

practicaban.”

Juan Manuel Abal Medina

Foto Tiempo Argentino


Foto Enrique Sorkin

Foto Tiempo Argentino

Foto Tiempo Argentino

nacidos en democracia. El año pasado, por primera vez desde

la recuperación de la democracia, se recuerda “La noche de los

Lápices”. Fue muy importante el acto del Luna Park organizado

por La Cámpora; en fin, hubo una participación juvenil creciente

que se expresó masivamente en la fenomenal muestra de

cariño con que los jóvenes despidieron a NK. Pero este proceso

de participación juvenil es mucho más contundente. Como

espacio político tener esta generación de jóvenes participando

nos da la certeza de que vamos en el buen camino, constituye

la posibilidad de trascender”.

Esta cantidad de jóvenes -sujetos de hecho y de derecho incluso

como parte de minorías históricamente excluidas- no irrumpen

en la arena política desde un supuesto punto “0”, sino que vienen

a retomar las banderas históricas de aquella generación raleada

en la dictadura genocida, capitalizando tanto las experiencias de

las organizaciones territoriales paridas a la sombra del neoliberalismo

(imposible no pensar en la Tupac Amaru y tantas otras

organizaciones territoriales menos conocidas que resistieron

sus embates) como las de las agrupaciones universitarias (cantidad

de grupos que sostuvieron su compromiso de participación

a lo largo de estos años), sin olvidar la construcción de nuevas

vertientes dentro del sindicalismo.

Esta experiencia se vio potenciada por las múltiples posibilidades

que ofrecen las nuevas tecnologías, no sólo para facilitar

la masiva puesta en circulación de una comunicación

que permita horadar el discurso hegemónico, sino también

como herramienta concreta: es conocida la convocatoria

lanzada por La Cámpora a través de la dirección electrónica

yoquieromilitar@gmail.com que contó con adhesiones

masivas y fue replicada en gran cantidad de blogs de todas

las latitudes.

Todo un signo de estos tiempos que docentes de la UPMPM

percibieron de manera directa: “Antes tenías que convocar, convencer,

insistir, hoy son los mismos compañeros que asisten a la

Universidad los que te preguntan “che, ¿no sabés donde puedo

participar, a qué grupo puedo acercarme?, quiero hacer algo…”,

nos cuenta Fernando Delfino Polo, integrante del Equipo de

las Cátedras Bolivarianas que, coordinadas por Daniel Ezcurra,

nacieron en 2003 a instancias del Presidente de venezuela Hugo

Chávez como una semilla de integración latinoamericana: “Año

a año vemos cómo la edad promedio de los inscriptos es cada

vez menor, muchos son estudiantes secundarios que reniegan

del bache ocasionado por una educación que durante décadas

miró hacia afuera”.

En su rol de Coordinador de Investigación de la Secretaría de

Organización y Comunicación Comunitaria del Ministerio de

Desarrollo Social, Daniel Ezcurra llevó adelante las Cátedras

Populares, “nudos de discusión estructurales sobre un proyecto

de país”, cuyo cierre se llevó a cabo en el Auditorio juana

Azurduy en octubre pasado. “Organizaciones que a veces en

el territorio compiten pudieron comprender que la formación

política es esencial para configurar cuadros que puedan permitir

fortalecer y profundizar el proyecto nacional y hacerlo todos

juntos en un mismo cuerpo, da cuenta de otra de las necesidades

del campo popular. La diversidad de opciones está muy

bien pero atravesamos un momento en el que es imprescindible

encontrar un nudo de sutura y una agenda común que nos haga

más potentes”.

Está claro que la diversidad de experiencias maduraba a lo largo

y a lo ancho de nuestro territorio. Sólo necesitaba ese héroe

colectivo que las aglutinara y con las primeras luces del 27 de

octubre de 2010 apareció, impulsado por miles de jóvenes y en

todo su esplendor, el kirchnerismo.

sueños 9


Memoria y balance

La ex Ministra de Economía del gobierno de Kirchner reflexiona acerca de la gestión que integró

y reivindica a un Presidente que devolvió a la política su lugar central y puso a la economía

donde siempre debió haber estado: al servicio de mejorar la vida de las y los argentinos.

Cuando el 25 de Mayo del 2003, en tu discurso de asunción,

señalaste que la causa de la pobreza era la política

económica (algo tan obvio, pero que todos los influyentes

de entonces se negaban a admitir), muchos supimos, con esperanza

y alegría, que empezaba una nueva época. que había

grandes posibilidades de dejar atrás casi 30 años de políticas

neoliberales, de entrega y saqueo del patrimonio nacional

acumulado por generaciones de argentinos, de sometimiento

al capital financiero y a los organismos internacionales, de

endeudamiento sin fin, de desaparición del estado, de ajustes

permanentes, de destrucción de la producción y del mercado

10 sueños

Por Felisa Miceli. Directora del CEMoP

interno, de avasallamiento a los derechos de los trabajadores,

de pulverización del empleo y de exclusión social.

Y empezaste nomás. Diciéndonos que había que salir del infierno.

que si cada día hacíamos algo para mejorar la vida concreta

de nuestro pueblo, pasado algún tiempo íbamos a mirar hacia

atrás y veríamos la acumulación de los resultados en la transformación

de la ruinosa situación en que tomaste los destinos de

nuestra Patria. Néstor, la Argentina no salió sola del infierno: tuviste

la convicción política necesaria y nos condujiste con firmeza

hacia su salida. La juventud y todo tu pueblo, te lo reconocen.

Foto Tiempo Argentino


Desde el principio nos aclaraste que la economía debía estar

subordinada a la política. Nos recordaste que nos fue muy mal

cuando en la Argentina predominaban ministros de Economía

fuertes y presidentes débiles, que con la cantinela del “consenso”

firmaban las medidas que ya les traían escritas los representantes

de las corporaciones. Nos dijiste que había que

negociar con el verdadero poder económico pero jamás claudicar,

que debíamos ser humildes con los humildes y altivos con

los poderosos. que, como vos, nunca debíamos dejar nuestras

convicciones en la puerta de nuestros despachos.

Y seguiste. Aumentando los salarios por decreto. ¡qué herejía!

bramaba, desconcertada, la ortodoxia. ¡Cómo te atrevías a tener

injerencia en el “libre” funcionamiento de los mercados! Ya no

habría más inversión, decían. Y resulta que lograste la mayor

inversión en términos del PBI de la historia económica nacional.

Y aumentaste las jubilaciones y las pensiones y llamaste a las

paritarias y al Consejo Nacional del Salario Mínimo, vital y Móvil.

Y esos mayores recursos en poder de los más necesitados

fueron directo al consumo y aumentó la demanda, la producción

nacional y el empleo y así se puso en marcha el círculo virtuoso

del crecimiento. Y mentían: era un “rebote postdevaluatorio”,

una “primavera”, el “viento de cola”. Envidiosos e incapaces,

los mediocres de siempre, los hacedores de la destrucción, los

constructores de mil fracasos, empecinados en su pequeñez,

nunca admitieron las virtudes y las ventajas de tu política económica,

a pesar de todos estos años de crecimiento.

Y seguiste. Desendeudando al país. Poniéndonos de pie ante

el mundo. No tomaste ni un dólar de deuda nueva. Sólo seguimos

pagando la que asumieron los que todavía te critican. Te

preocupabas día a día, con instrucciones precisas, para que el

Banco Central incrementara las reservas internacionales (esas,

que un personaje menor atrincherado, le quiso escamotear a

Cristina para el Fondo del Bicentenario), por mantener un dólar

competitivo, para lograr aumentar las exportaciones y el

superávit comercial, por controlar el movimiento especulativo

de los capitales financieros. Con calma y paciencia apasionadas

supervisaste cada detalle de la propuesta a los acreedores

externos por la reestructuración de la deuda en default, sosteniendo

que la quita debía ser muy grande para poder cumplir

con la otra deuda, la interna.

Y seguiste. Liderando al continente para que el “NO AL ALCA”,

que pedían nuestros pueblos latinoamericanos, se hiciera realidad.

Y nos diste instrucciones precisas para cancelar la totalidad

de la deuda al Fondo Monetario Internacional y así recuperar la

autonomía necesaria para que la política económica abandonara

definitivamente el sometimiento a los dictados de los poderes

financieros. Y apostaste al Mercosur, a la integración regional

con el Banco del Sur, con la puesta en marcha del intercambio

en moneda local con Brasil, con la colocación de bonos conjuntos

con venezuela, con la creación de empresas mixtas, con

el establecimiento del Fondo de Convergencia para morigerar

las asimetrías con Paraguay y Uruguay.

Después de tanto descalabro, hiciste del superávit fiscal uno de

los pilares de la política económica. Incansablemente, cuidaste

las cuentas públicas como nadie antes lo hizo. La plata del

Tesoro Nacional, la de todos los argentinos. Esa, que tus detractores

y opositores llaman “la caja”, operando para quebrar

al Estado, oponiéndose “no positivamente” al incremento de

recursos que significaban las retenciones móviles o intentando

Foto Tiempo Argentino

aumentar los gastos, votando a favor de un 82% jubilatorio,

demagógico e inaplicable.

Y Cristina, con firmeza, siguió con esa política económica, aún

con una economía mundial enfrentado la crisis más grave desde

la de 1929/30. Nacionalizando los aportes previsionales, pasando

más empresas a la órbita estatal, bajando la pobreza, la

desocupación, la indigencia. Incluyendo a millones de argentinos

mediante la mayor cobertura social de la que tengamos memoria,

tanto por las jubilaciones como por la Asignación Universal

por Hijo. Y seguirá profundizando el modelo para lograr todo lo

que falta. Todo lo que soñamos.

Entraste a la historia grande de nuestro continente porque te

fuiste a la eternidad luchando hasta el último minuto de tu vida,

contra los monopolios y las corporaciones. Contra el poder

concentrado, y en muchos casos, mafioso, que sacaste de las

sombras. Habías dicho: “Las corporaciones no quieren un Presidente.

quieren un gerente”. Y te negaste a serlo. Y pagaste

costos enormes, políticos y personales. Muchos de los que te

ofendieron, y al hacerlo nos ofendieron a todos nosotros, hipócritamente,

hacían cola en tu velatorio para lucrar políticamente

con tu deceso.

Néstor, el día de tu fallecimiento en la pantalla de algún canal

apareció esta leyenda: “Murió Néstor Kichner. Reacción positiva

de los mercados.” Y dentro de la pena enorme, sentí un

profundo orgullo y este compromiso personal: seguir todos los

días trabajando y luchando para poner la economía al servicio

del pueblo.

sueños 11


sueños 13


Kirchner y la prensa

Ya nada será igual

Por Pablo Llonto

Foto Tiempo Argentino

Nada descubrimos si historiamos que al alba del gobierno de Kirchner la cuestión

“medios de comunicación” no existía. Ya hemos dicho que, por ello, fuimos duros.

Ocurre que estábamos con una bronca del demonio, porque el viejo axioma del

sinvergüenza apodado y apellidado Magnetto, era una profecía que parecía cumplirse.

¿Es que usted no lo sabía? Dijo josé Pirillo (ex dueño de La

Razón) que le dijo Magnetto en los ochenta: “vos no te olvides

de este consejo, a los gobiernos hay que tratarlos bien en los

dos primeros años para sacarles cosas, después hay que darles

duro en los siguientes dos años para que se asusten y sacarles

más cosas, y en los dos últimos años hay que voltearlos para

que el gobierno que viene sepa lo que le espera”.

Hablaba Pirillo de los tiempos en que un presidente duraba seis

años en la Argentina.

Si entre 2003 y 2008 existió un gobierno que dejó hacer a los

grandes medios de comunicación, la historia cambió desde el

llamado “conflicto del campo” y hoy observamos que más de un

historiador recordará la presidencia de Cristina Kirchner como

la única que ayudó a sacarles la careta a periodistas, medios

de comunicación y también a los historiadores de los medios.

Pero veamos qué tenemos hoy que no teníamos antes:

- Ley de Radiodifusión de la dictadura derogada.

- Investigación sobre los negociados y los delitos de Terrorismo

de Estado cometidos por Papel Prensa (Clarín y La Nación).

- Pronunciamientos desde el Ejecutivo a favor de la búsqueda de identidad

de los hijos adoptados (en 1976) por la dueña del imperio Clarín.

14 sueños

- Proyecto de ley para regular la producción y comercialización

del papel para diarios en la Argentina.

- Un canal estatal que pone en el aire un programa de discusión

política, después de muchos años. (6,7,8)

- Un canal del Estado que produce contenidos de calidad (Encuentro).

- Una nueva Ley de Servicios Audiovisuales que le pone algunos

límites a los monopolios.

- Ruptura del monopolio de la comercialización del fútbol de

Primera.

- La posibilidad de que cooperativas, universidades, sindicatos,

municipalidades, organizaciones populares, tengan una radio,

una productora, o un canal.

- Radios y otros medios comprometidos con los sectores populares

y los derechos humanos, la Radio de las Madres, Radio

Cooperativa, la 750, Tiempo Argentino, Miradas al Sur, CN 23...

No es poco para un país que vio presidentes, ministros, secretarios,

diputados y senadores arrodillarse ante un Clarín, un

Perfil, una Nación o un foco de Tv.

No es poco para un país que, a fines de los 90, no se atrevía a

pronunciar el apellido Magnetto, cuestionar la falsa indepen-


dencia de TN, colocar en su lugar a Morales Solá, descubrir la

soberbia y arrogancia de Lanata.

Y no se trata solamente de la batalla con el multimedio monopólico.

La política actual sobre los medios desató una intensa participación

de sectores que estaban adormecidos, agazapados, otros

desilusionados y, los más jóvenes, atrasados y desorientados.

Hoy se discute en las carreras de comunicación, se multiplican

los debates y mesas redondas en las organizaciones populares,

se producen documentales, tesis, volantes y mamotretos. Mucho

pueblo habla de los medios; otro tanto de los periodistas.

Las Madres realizaron esa maravilla de juicio público a la prensa

de la dictadura, y los medios del Estado, en vez de ocultarlo, resolvieron

poner las cámaras y los micrófonos para que millones

de argentinos supiesen dónde estaba cada quién cuando almirantes,

brigadieres y generales saqueaban el país al compás

de un plan de exterminio de militantes populares.

La decisión Kirchner de no permitir que el cuarto poder se fagocite

todo saca a luz una suciedad que las grandes mayorías

y las grandes minorías desconocían.

En la Argentina ya no hay más periodistas acostadas como vacas

sagradas. Ya no hay más intocables.

Y nadie cree a ciegas en un artículo periodístico.

De aquel primer lugar que ocupaba el periodismo en el rubro

confiabilidad durante los tiempos de Menem, nada queda.

Y nos despeina, a todos, cierto vientecillo de libertad que antes

de 2001 no corría.

Multitudes se vuelcan a los facebooks, los correos, las pintadas,

las cartas de lectores, los mensajes en la radio, los grupos

de autoconvocados. Se pierde el miedo, y a los periodistas se

les dice de todo, con razón. Al que cobra por su silencio, se le

llama mercenario.

Hay quienes advierten que esta ola de cuestionamiento a periodismo

y periodistas nació en las luchas de diciembre cuando el

pueblo le exigió a De la Rúa y otros bandidos que se marchasen.

Es justo reconocerlo. Fue en aquellos días cuando algunas paredes

se pintaron con la consigna “Nos mean y la prensa dice

que llueve”.

Pero necesitábamos una ayuda. Una ayuda del Estado.

Y si bien costó esperarla, la realidad superó los deseos.

que un gobierno (Cristina) y un político (Kirchner) no permitie-

ran que los empresarios periodísticos manejaran un país es un

avance. El primer paso de la más trascendental de las misiones:

lograr que la conciencia de los sectores populares deje de responder

al mandato de consumo y sumisión que pretenden los

poderosos. La prensa, primer batallón de exterminio que usa

el capitalismo, ya no es tan invencible.

¿Cuándo fue que Kirchner advirtió que el gorilismo y el antipueblo

se escondían bajo los disfraces de periodistas? ¿quizás

cuando embistió contra Morales Solá y sus editoriales progenocida

Bussi? ¿quizás cuando Cristina senadora y Kirchner

presidente arremetían contra las mentiras del diario La Nación?

Tenemos un poco de tiempo para averiguarlo, pero mientras

tanto disfrutemos de este momento que permite la revisión

crítica, e implacable, de poner cada cosa en su lugar.

Para quienes aún tienen dudas sobre el rol de los enemigos,

pueden visitar las páginas de la SIP. La Sociedad Interamericana

de Prensa, el agrupamiento de patrones de diarios y

revistas, está preocupada, alterada y horrorizada por el avance

del gobierno contra aquello que llama “libertad de expresión”.

Basta, entonces, aplicar el viejo esquema de pensamiento, “los

enemigos de mis enemigos, son mis amigos”, para elegir en

qué vereda ubicarse.

La SIP se queja; por lo tanto, vamos bien.

sueños 15


Foto Tiempo Argentino

DE HIJO A PRESIDENTE

16 sueños

Por Lucía García

Investigación Alejandra Bonafini,Luis Zarranz y Demetrio Iramain


ALGUNOS MOMENTOS EN LAS vIDAS DE LAS PERSONAS MAR-

CAN HORIZONTES. NACER EN EL SUR, EN UN HOGAR DE TRA-

BAjADORES. ESTUDIAR EN LA CIUDAD MÁS POLITIZADA EN LOS

AÑOS 70. ENAMORARSE Y COMPARTIR AFECTOS Y PASIONES.

¿qUIÉN SABE, EN LAS COMPLEjIDADES DE LOS SERES HUMA-

NOS, qUÉ DE TODO LO vIvIDO HIZO DE KIRCHNER EL HOMBRE

Y EL PRESIDENTE qUE NECESITÁBAMOS?

Vientos patagónicos

María Ostoic ya había dado a luz a Alicia Margarita, cuando el

25 de febrero de 1950 en Río Gallegos nació Néstor Carlos. Su

padre, funcionario del Correo, continuó la tradición familiar de

llamar Néstor al hijo varón. Un nombre de origen griego que

en algunas acepciones aparece como el que recuerda y en

otras como el que es recordado. Luego llegaría María Cristina.

Curiosa mezcla de sangre croata y alemana.

“Con Néstor compartí en nuestro Sur natal la infancia, después

responsabilidades sociales y políticas. Cuando éramos

chicos, pese a ser la mayor, él ejercía ese rol. Cuando murió

mi padre, él asumió esa responsabilidad familiar. Siempre fue

así” recordó Alicia. Una estrecha relación unió a los hermanos

que trabajaron juntos desde que él estuvo en la función pública.

La más joven de los tres, María Cristina Kirchner siempre

vivió en Río Gallegos y es jefa del departamento de docencia e

investigación del Hospital Regional.

A los 7 años, el niño Néstor padeció una fuerte tos convulsa

que le dejó una marca de por vida, su ojo estrábico. Eso no le

impidió jugar, correr con sus amigos y hasta romper algún que

otro vidrio con la pelota.

Cursó la primaria y la secundaria en escuelas públicas. Se

graduó de bachiller en el Colegio Nacional “República de

Guatemala”. Ya por entonces se lo conocía como Lupín por

su parecido con un famoso aviador de historietas. Había

incursionado en el básquet, favorecido por su altura, pero

no lograba coordinar sus movimientos como para llegar a

ser un buen jugador. Su primera vocación fue la docencia,

pero no pudo desarrollarla por sus dificultades de dicción.

El destino lo llevaría mucho más lejos.

Por lo pronto a estudiar abogacía en la Facultad de Derecho de

la Universidad Nacional de La Plata. Según narran en “Setentistas.

De La Plata a la Rosada” Fernando Amato y Christian

Boyanovsky Bazán, Kirchner fue parte del pequeño grupo de

galleguenses que, al no haber casa de Santa Cruz, organizaron

un centro de estudiantes regional.

La ciudad roja

Corría 1969, el que sería el año del Cordobazo. El Mayo Francés

era un hecho reciente y abierto. El mundo era un estímulo

constante a la transformación.

En La Plata, eran también tiempos de peñas folklóricas y guitarreadas,

donde las y los jóvenes de las provincias sentían

que empezaban a construir un lugar propio. Las amistadas

surgidas al calor de esos días, la intensidad de los primeros

amores y la pasión de las convicciones políticas dejaron huellas

imborrables en quienes vivieron aquellos años.

A los 18 años emprender una vida autónoma, viniendo de un

pueblo del interior y encontrarse con semejante realidad, significaba

todo un desafío. Los lazos comunitarios se volvían constitutivos

de la identidad. La llegada mensual de la encomienda

familiar con delicias regionales y platos caseros era esperada

ansiosamente por quienes querían variar del menú que ofrecía

el Comedor Universitario.

Se organizaban campamentos solidarios, meriendas en los barrios

de Los Hornos, Altos de San Lorenzo y villa Rubencito. La

articulación se va consolidando y surge la FURN, Federación

Universitaria de la Revolución Nacional, un espacio peronista

de izquierda estudiantil.

La Cofradía de la Flor Solar realizaba sus perfomances, el violín

de Pinchevsky tocaba sus primeros acordes y se saboreaban los

redonditos de ricota. Los hermanos Moura inquietaban con sus

melodías pop. Y la adolescente, Cristina Elisabet Fernández, de

16 años, estaba de novia con el rugbier Raúl Cafferata.

El sentido del humor ya se manifestaba por entonces, cuando

Lupín se aparecía imitando a Perón, saludando con las manos

en alto y sonriendo mientras entrecerraba los ojos.

Una tarde de octubre, un grupo de estudiantes de Ciencias Económicas

iba a realizar una conferencia con el ingeniero Álvaro

Alsogaray, una reconocida figura de la derecha y del ala cívica

de los golpes militares. La convocatoria era al Aula Magna de

la Facultad y el tema “Evolución de la economía; perspectivas”.

-¡vamos que está Alsogaray en Economía, vamos a matarlo!-

se escuchó en los pasillos de las pensiones platenses. Unos

60 militantes de la FURN marcharon hasta el Aula Magna.

Llevaban tomates podridos, huevos y todo tipo de hortalizas

para arrojar, también palos y piedras.

Instalado en un departamento compartido con los estudiantes

Norberto Ferrante, Raúl Angeloni y juan Carlos valinote, se

difundieron sus hábitos sonámbulos. En 60 entre 16 y 17 Kirchner

durmió con valinote, y Ferrante con Angeloni. “Fue siempre

así, hasta que una noche, valinote despertó sobresaltado por

un grito. Kirchner estaba de pie al lado de la cama y gritaba

goles imaginarios de Racing.

-Che, Lupín es sonámbulo, no me deja dormir -se quejó valinote

al otro día, y los otros rieron.

-Bueno, no es para tanto, de vez en cuando puedo dormir yo con

él -propuso Ferrante. Las escenas se repetían con frecuencia y

sus compañeros se limitaban a despertarlo -contra toda regla-

y llevarlo a la cama nuevamente” describen en “Setentistas”.

Alguna vez él lo explicó como temores de la infancia.

sueños 17


Los sábados y domingos

que no iba

a Río Gallegos,

iba a ver a Racing.

Seguía el básquet

del Club Platense.

Había jugado unos

meses en Club For

Ever, donde lo entrenaba

Eduardo

Pestaña Gonzáles,

un reconocido

dirigente de

los trabajadores

no docentes de la

Universidad.

No había Internet

ni teléfonos celulares,

sin embargo

la noticia del

regreso de Perón

previsto para

el 20 de junio de

1973 se supo al

instante en toda

la ciudad. Kirchner,

con 23 años,

fue responsable

de un grupo de

militantes y parte

de la logística de

la columna.

Unos metros detrás

de la FURN

marchaba la FAEP,

la Federación de

Agrupaciones Eva

Perón entre cuyas

filas se encontraba Cristina.

- ¡Nos están cagando a tiros!

Ante la voz de alerta comenzaron las corridas desesperadas y

de a pequeños grupos, o desperdigados, todos intentaron llegar

a sus casas. Muchos cayeron detenidos.

Días de primavera

El 21 de septiembre de 1974 Néstor festejaba el día de los

estudiantes junto a Omar Busqueta, con quien compartía departamento

en la calle 6 y 40. Cholo, como lo llamaban, le pidió

que lo acompañara a la casa de su novia, Ofelia Cédola. Ella

tuvo que retirarse, acababa de fallecer su abuelo. Esa tarde

estaba estudiando en casa de Ofelia su amiga Cristina. Así es

que compartieron aquella tarde, ella intentando retomar su

lectura y él distrayéndola.

“La mañana del 9 de mayo de 1975 llovía a cántaros. Cristina

Fernández y Néstor Kirchner no se preocuparon. Subieron a un

colectivo que los llevó al Registro Civil de La Plata y se casaron.

No hubo ceremonia religiosa. De la oficina pública fueron directo

a la casa de los padres de la novia, Ofelia Wilhem y Eduardo

Fernández, y a la noche se hizo una recepción muy íntima en

City Bell. De Río Gallegos sólo estaban los padres de Lupín,

Néstor Kirchner y María juana Ostoic, y Oscar Cacho vásquez,

amigo de la infancia y testigo de la boda. De la militancia platen-

18 sueños

se, Carlos Moreno,

Cacho Caballero y

Norberto Ferrante,

entre unos pocos.

Lupín también invitó

a su amigo

y compañero de

estudios, el Gordo

Oliva Maturano.

Cristina llevaba

un vestido de gasa

azul y Néstor un

traje oscuro.

Después de comer

unos bocaditos de

ciruela envueltos

en panceta, llegó

el plato principal,

y luego la torta.

Con algunos tragos

de más, los

invitados empezaron

a golpear

la mesa y a canturrear

la marcha

peronista. Cristina

sonreía. Su padre,

no tanto. No sólo

porque era un radical

balbinista de

pura cepa, sino

porque le parecía

muy poco discreta

una exhibición

d e p e r o n i s m o

militante en esas

épocas de cacería.

El primer hogar

de la pareja fue una pensión. Pero al poco tiempo, Eduardo

Fernández les prestó la casita de City Bell. Kirchner luego

obtuvo un empleo en Rentas, en el Ministerio de Economía.

“Fue gracias a una gestión de su suegra, que trabajaba allí”

cuentan Amato y Boyanovsky.

La pareja viaja a pasar las fiestas a Río Gallegos y Cristina

experimenta un frío al que no logra acostumbrarse, en pleno

enero. Una noche salen a tomar algo con sus amigos Cacho

vásquez y su señora, Mabel. Un patrullero los sorprende y se

los lleva detenidos. Los acusaban de pertenecer a la juventud

Peronista. La detención se extendió durante 28 días.

El golpe

De regreso a La Plata, con la experiencia reciente y un clima

político que cada vez resultaba más enrarecido, Cristina planteaba

irse. Pero él estaba obstinado en terminar su carrera.

“quiero ser gobernador de Santa Cruz” le dijo.

La madrugada del 24 de marzo, la lectura del Comunicado N º

1 lo encontró escuchando la radio. Despertó a Cristina, a Carlos

Labolita y a Gladys que compartieron la inquietud.

Finalmente el matrimonio decide instalarse en Río Gallegos,

Néstor con su título en mano. Al año siguiente nacerá Máximo,

su primer hijo al que Cristina bautiza como “Osito”. Ella completa

sus estudios, y juntos trabajan como abogados hasta 1983.


LA CONDICIÓN HUMANA

Palabras de Néstor Kirchner en el Acto

de Homenaje a Carlos Labolita, detenido

desparecido, en la Ciudad de Las Flores

el 13 de diciembre de 2004.

quisiera no tener que hacer este tipo de

recuerdos y que esto que ha pasado en

la Argentina nunca hubiera sucedido;

honestamente hermanos y hermanas

de Las Flores, Gladys, Don Carlos Labolita,

familiares de otros desaparecidos

que por allí les conocí o no porque

son parte de esta noche terrible que

vivió el país.

Yo estuve por primera vez en Las Flores

en marzo de 1976 acompañando a Carlos

y Gladys en la casa de su abuela, un mes

antes del golpe. vine a conocer la tierra

de mis amigos, de mis hermanos, con

quienes compartimos una fuerte amistad.

Carlos y Gladys estuvieron viviendo

en la casa que yo alquilaba durante largo

tiempo. La noche del golpe estuvimos

juntos en una pensión tratando de salvar

nuestras vidas, el 24 de marzo de 1976.

Compartí con él ideas y esperanzas. Yo

discutí con él cuando decidió venir a Las

Flores con otro amigo, que está aquí, y

le pedí por favor que no viniera cuando

decía que lo iban a cambiar por el padre

que estaba preso, porque sabía qué clase

de gente era, la calidad de esta gente, y

él tenía la posibilidad de irse a trabajar a

Bariloche. Ustedes saben que él trabajaba

en changas o de mozo para poder

sobrevivir con su amada, su compañera

de toda la vida, que fue Gladys.

vino, era el padre y vino; y así le cumplieron,

el papá estuvo hasta 1980 detenido y

Carlos no apareció nunca más. Ni palabra

tenían estos delincuentes para cumplirla,

procedieron de la peor de las formas.

Hoy quería estar con ustedes en el pueblo

de él, este pueblo que tanto amaba, junto

a su compañera, y de alguna manera les

quiero decir que voy a tratar de hacer por

Las Flores lo que seguramente él hubiera

hecho si estuviera acá con nosotros.

(Aplausos).

Fíjense que el último libro que me regaló

fue “La condición humana”, de André

Malraux, el día de mi cumpleaños, el 25

de febrero de 1976, y lo compartimos con

él, con Cristina y Gladys. Cristina está en

España, si no hubiera estado aquí, pero

va a venir. Y quiero decir a todos los hermanos

y hermanas de Las Flores que fue

uno de los grandes amigos de mi vida,

un gran compañero. Se incorporó a la

política creyendo que este país se podía

cambiar, seguimos creyendo que se puede

cambiar. Nunca lo vi tirar más que una

piedra o levantar la voz fuerte contra la

injusticia, siempre fue un amante de la

democracia, de la paz, de la convivencia,

de la pluralidad de ideas en consenso. Sin

embargo, en base al terror se generaron

este tipo de circunstancias.

Por eso los que están aquí con Don Carlos

tienen desde el Estado nacional, desde

la Nación, más allá de mi circunstancial

situación de Presidente del país, un

reconocimiento del Estado, de la Nación

argentina a hijos e hijas que tendrían

que estar hoy aquí. (Aplausos). Esto es

recuperar la memoria y luchar contra las

injusticias, contra la impunidad y por la

reconciliación. Yo no creo en la venganza,

no creo en los odios, creo en el amor,

en los sueños y en las ilusiones, pero sé

que no hay justicia si hay impunidad, y

solamente hay reconciliación si hay justicia

y no hay impunidad. Creo que así se

pueden superar las contradicciones que

nos han tocado vivir.

Gladys es una amiga, una gran compañera.

Tantas cosas compartimos y todavía

recuerdo su oficio.

-¿Todavía trabajás?

Yo nunca me animé a cortarme el pelo

con ella pero dicen que era buena, ustedes

sabrán si es buena o no. (Aplausos).

Realmente nunca me voy a olvidar de

ese marzo de 1976 cuando estuve en

la casa de Carlos y después cuando

volví, cuando el padre ya había salido

de la cárcel y estaba con él a ver qué

hacíamos para encontrar la ruta, que

creo que se ha encontrado y a uno de

los principales culpables le va a llegar

la justicia.

Les abrazo fuertemente a ustedes,

agradezco al pueblo de Las Flores

habernos acompañado a este reconocimiento

a estos chicos, a esta gente

grande. Siéntanme como uno de

ustedes, porque a los pueblos se les

aprende a amar a través de su gente

y yo conocí gente de Las Flores hace

muchos años que era muy buena, que

tenía pensamientos muy solidarios, que

pensaba primero en la Patria, en su tierra

y después en ellos.

Muchísimas gracias.

sueños 19


Máximo heredó de su padre, además de la pasión por la política,

una más irracional pero igual de potente: el fanatismo

por Racing.

Allí la historia es más conocida, abren el Ateneo juan Domingo

Perón, comienzan una militancia activa que lo lleva a Néstor a la

intendencia y luego a tres períodos sucesivos en la gobernación.

Y a Cristina a legisladora. Y curiosamente será la primera vez

que Néstor asume un cargo público, el de Intendente, la única

vez que Cristina lloró de emoción.

En 1990 nace la segunda hija de la pareja, Florencia. “Estoy

destruida. Acabo de llegar a EZEIZA y ahora partimos hacia EL

CALAFATE. Les agradezco por los mensajes de apoyo” escribió

el 29 de octubre en su twitter.

Un vínculo muy estrecho unía a los cuatro. Siempre que podían

20 sueños

pasaban días juntos. Aún a pesar de las enormes responsabilidades

que ocuparon tanto a Néstor como a Cristina, nunca

descuidaron la relación con sus hijos.

Compañero presidente

Era cábala de Néstor comenzar los períodos previos a las elecciones

con un acto en la ciudad de La Plata. Las diagonales y

los tilos guardarían quizás algo del sueño enorme que tantas

y tantos alimentaron en los 70.

Carlos Tomada, Ministro de Trabajo desde 2003, evoca al

hombre que asumió la conducción del país en una de sus

más graves crisis. Y recuerda lo que le dijo a horas de asumir:

“Yo te voy a pedir que vos todos los días, hagas algo

chiquito, importante, normal, pero todos los días, algo para

que nuestro pueblo viva mejor. Si vos todos los días, pero

escúchame bien – ahí, ése era Kirchner-, si todos los días

hacés algo vas a ver que cuando pasen dos o tres años nos

vamos a dar vuelta y nos vamos a encontrar una Argentina

mucho más parecida a la que soñamos vos y yo y todos los

compañeros”.

A la hora de los conflictos, Tomada cuenta que “era como un

rayo. Yo tengo una idea del conflicto y de la resolución más

vinculada con el proceso, a la maduración. Kirchner pensaba

exactamente lo contrario. Para él, al conflicto había que

resolverlo ya, si se podía, y había que llevar a las partes a

que alcanzaran rápidamente una solución. Para él, el mejor

conflicto era el conflicto resuelto”.

¿qué preocupaba a Néstor Kirchner en los últimos días? El Ministro

asegura que “la necesidad de consolidar los avances que

se habían conseguido, porque él descontaba la profundización

en manos de Cristina. El tema era cómo hacer para que todo lo

que se había avanzado se convirtiera en mojones sobre los que

no se pudiera retroceder y volver atrás.” Y agrega “no es casual

que sus dos últimos actos hayan sido el del Luna Park con los

jóvenes, y el acto de River con el movimiento obrero”. Y agrega

“En ese sentido, para él era importante generar organización,

crear las estructuras que permitieran que en ningún caso se

pudiera retroceder, esta idea de ni un paso atrás.”


Tecnología para hospitales y sanatorios.

Ampliaciones de edificios.

Incorporación de camas de internación.

Aporte de recursos médicos.

Desarrollo de salas de terapia intensiva.

Capacitación y actualización académica

permanente para médicos de cabecera.


22 sueños

PANTALLAZOS

Por Leonardo Dameno

(Integrante de Espacio queer)

Para decir algo sobre la muerte de Néstor Kirchner sólo opto por lo que me sale,

un recuerdo, una anécdota.

Año 2003, época donde no proliferaban personalidades ajenas a la militancia que

visibilizaran su sexualidad disidente, juan Castro había emprendido ese camino desde

la afirmación pública de su homosexualidad. Ése periodista fue quien le preguntó a

Néstor Kirchner, en una entrevista, y entre otros temas, acerca de la posibilidad de

que dos hombres se casen y adopten un hijo. Esa pregunta en ese contexto (aunque

sólo 7 años atrás, bien diferente al de hoy) me impactó.

Pero la sorpresa cobró dimensión al oír a este político para mí desconocido, a quien

miraba con desconfianza, decir que sí, de modo tan sincero y suelto, despreocupado:

“¿Por qué no van a poder adoptar? ¿Cuál es la diferencia entre una pareja gay y

una heterosexual? Ninguna”. Y yo le creí, y me cayó bien, algo me resultó genuino.

De todos modos, las imágenes descansan en nuestra mente y uno parece que las

olvida. No lo voté a Kirchner, y tampoco al innombrable, pero siempre recordé esa

respuesta (confieso que más por el recuerdo que guardaba de Castro como mi humilde

ícono de visibilidad contemporánea y mediática). Y hoy la volví a ver gracias a

678, que rescató ese video que estaba -eso creía- sólo en mi mente. En este 2010 se

ha querido desmerecer el notable apoyo que brindó este gobierno a la ley de matrimonio

igualitario, y al fortalecimiento de varios debates en la sociedad que estaban

frenados, prohibidos, en silencio... Pero surgen los archivos y muestran la verdad.

Mi recuerdo es muy cíclico, quizá todos lo sean. Aunque me ayuda para cerrar una

idea que me costó ver y aceptar: que yo estaba defendiendo este modelo, sus ideales,

este modo de ver la política que recupera el debate constantemente. Por esto último

recuerdo a Néstor, mucho más allá de mi pequeña anécdota.


LA TELE Y LA PLAZA Por

Ocurre, generalmente, que vamos hacia la televisión. Pero cuando

no están dadas las condiciones, materiales o simbólicas, las

que sean, lo que terminamos logrando es que la televisión venga

hacia nosotros, porque la llevamos encima, la llevamos puesta, la

traemos a donde haya que traerla. Son las seis de la tarde, Néstor

Kirchner ha muerto esta mañana y una televisión gigante se vuelve

acontecimiento en un lateral de la Plaza de Mayo.

Sobre Rivadavia, mirando hacia la Catedral, la pantalla nos agrupa,

nos pone a todos en un living público, un espacio común,

indiscutiblemente espontáneo: el lugar que compartimos todos

los que estamos acá tratando de ver qué hacemos ahora con esta

nueva gran muerte argentina. El desfile constante de personajes

es la tensión que la pantalla entrega, en la que agota su sentido:

ver quiénes están, aplaudir a los buenos, abuchear a los malos,

pero en cualquier caso: ver quiénes están. Evo: aplausos. Correa:

aplausos. Reutemann: bu. Una semántica de red carpet nos atraviesa

como sujetos frente a la pantalla, un poco inevitablemente:

ese reflejo frente a la celebridad, incluso en momentos de dolor

profundo, que nos reduce las opciones: me gusta/no me gusta:

Alejandro Seselovsky Foto Tiempo Argentino

lenguaje raso, hecho plano, comprensible, la televisión no habla

con subordinadas.

El guión de la realidad política argentina por momentos es deslumbrante

y Cristina Fernández es la heroína de esta repentina no

ficción: en pantalla, va entregando su primera gestualidad de la

épica y el zoom de la cámara nos trae a todos su mano acariciando

el ataúd donde descansan los restos de su esposo; nos trae, la

cámara, los detalles de su dolor. Y entonces, de golpe, sucede

lo que toda la televisión del mundo busca que suceda siempre y

sólo en contadas ocasiones lo consigue: de golpe, nos olvidamos

que estamos frente a una pantalla, dejamos de ver el artefacto

intermediario porque la fuerza de lo que llega se lo devora. ¿Cómo

habrá sido ver por televisión la llegada del hombre a la luna?

No me refiero a los videos, a las grabaciones, que todos hemos

vistos y seguiremos viendo. Me refiero a la experiencia de estar

viendo eso que sucedía en el mismo instante en el que estaba

sucediendo. Un hombre pisa la luna, una Presidenta de la Nación

llora a su esposo muerto frente un país entero. Y todo sucede por

televisión y a quién carajo le importa la televisión.

sueños 23


24 sueños

NÉSTOR Y LA UNASUR

EL rEtorNo dE

LA PAtriA GrANdE

LA UNASUR, FORMIDABLE CONSTRUCCIÓN COLECTIvA DE LA SUDAMÉRICA

DE NUESTRO TIEMPO, qUEDARÁ ASOCIADA AL NOMBRE DE NÉSTOR

KIRCHNER. SE TRATA DE LA CONCRECIÓN DE UNA AUDAZ vISIÓN POLíTICA,

qUE RECREA EL PARADIGMA DE LOS GRANDES LIBERTADORES. LA PRIMERA

CRISTALIZACIÓN DE LA UNIDAD DE NUESTRA AMÉRICA SE DA EN EL CICLO

REvOLUCIONARIO INDEPENDENTISTA; TAL LA FÓRMULA BOLIvARIANA DE

LA PATRIA ES LA AMÉRICA.

Por Germán Ibáñez. Secretario Académico de la UPMPM

Fotos Tiempo Argentino

El fin del ciclo de la emancipación consagró las independencias

políticas de la mayor parte de los dominios

españoles en América, pero dejó trunco el proyecto de

alcanzar la “libertad en la unidad”. Se impusieron los intereses

de las clases mercantiles vinculadas a los ascendentes

centros industriales del Norte, y la utopía de los Libertadores

sufrió un largo eclipse. vuelve a reaparecer la visión sobre la

unidad latinoamericana en la mirada de josé Martí, en nuevas

condiciones que eran las del imperialismo contemporáneo y

el agresivo crecimiento del poderío estadounidense. El héroe

cubano advirtió la necesaria relación entre la independencia

de la Isla y la unidad latinoamericana. Los movimientos nacional-populares

pusieron de relieve la recuperación del ideal

de unidad de Nuestra América, especialmente a partir de la

Revolución Cubana de 1959. Contemporáneamente aparece

también el paradigma de la integración económica, vinculado

a la teoría de la modernización y el desarrollo, y en la segunda

mitad del siglo se establecen acuerdos de integración como la


Comunidad Andina de Naciones y luego el MERCOSUR. Pero el

proceso de derrota de los movimientos de liberación nacional a

través de la contrainsurgencia y las dictaduras, y la instauración

del proyecto neoliberal, desarticulan el renacido paradigma de

la unidad y comprimen en los estrechos límites del “mercado”

a las propuestas integracionistas.

Las grietas que pronto aparecieron en la pretendida fortaleza

del modelo neoliberal, y el agotamiento de su potencialidad económica

a fines del siglo, en medio de fuertes crisis políticas en

varios países de la región, volvieron a confrontar a Latinoamérica

con la realidad de su debilidad frente a las economías y Estados

metropolitanos. Sin embargo, el tránsito hacia un renovado paradigma

de unidad no se dio “naturalmente”; fueron necesarios

procesos de rebelión popular en distintos países, y la decidida intervención

política de un puñado de Presidentes. Es allí en dónde

hay que situar la aparición de Néstor Kirchner y su vocación de

recuperar márgenes de autodeterminación para el conjunto de la

región. Recordemos algunos episodios: la apertura de “tribunas”

políticas para Fidel Castro (en la Facultad de Derecho de la UBA

y luego en Córdoba) y Hugo Chávez (en Mar del Plata y en el Estadio

Ferro); el hundimiento del ALCA en 2005; el fortalecimiento

de los vínculos con Brasil. La UNASUR se ubica en esta línea

de recuperar soberanía; no nace de un imperativo del mercado

sino de la voluntad política de establecer un marco de unión. El

patriotismo latinoamericano, la visión de la Patria Grande en el

contexto de los nuevos desafíos, no resulta así un factor inerte

o un elemento “decorativo”, sino una herramienta fundamental

en la construcción del bloque político –económico –cultural. La

elección de Néstor Kirchner como primer Secretario General

de UNASUR marcó claramente la importancia de su figura y el

“espíritu” del emergente nucleamiento: se lo eligió para defender

la autodeterminación de la región y avanzar en la unidad.

Es decir, su elección por unanimidad no fue mera formalidad

sino traducción de una visión política que el ex Presidente de la

Argentina representaba de manera eminente. A poco de andar

tuvo su “prueba de fuego” con la mediación exitosa en el conflicto

entre los gobiernos de Colombia y venezuela; buenos oficios

reconocidos por ambas partes. La muerte de Néstor Kirchner lo

arrebató a las tareas inmediatas de la construcción sudamericana,

pero no podrá evitar su proyección como uno de los grandes

deres y patriotas de Nuestra América.

sueños 25


NÉSTOR Y LAS MADRES

Por Demetrio Iramain

¿Cómo se inició la relación humana y política entre Néstor Kirchner y las Madres

de Plaza de Mayo? Breve recorrido por una pasión de amor y compromiso.

“Hasta la victoria siempre, queridos hijos”, decía la bandera que

aquel día de abril de 1998 las Madres de Plaza de Mayo llevaron

a las puertas del Congreso nacional. Llovía, mas las Madres no

se movían de allí.

Los legisladores que aquella mañana ni siquiera habían logrado reunir

el quórum necesario para sesionar y derogar hacia delante, sin

efectos retroactivos, las leyes de Punto Final y Obediencia Debida,

les impidieron el ingreso a las gradas de la Cámara de Diputados.

Todo era una perfecta burla, que quedaría muy en evidencia de tan

sólo mirarlas a ellas y sus invictos pañuelos blancos.

La Alianza, que recién comenzaba a andar, y ya se anunciaba

como la coalición electoral que sucedería al menemismo en el

gobierno, había anunciado con bombos y platillos que anularía

esas leyes, para que los genocidas militares pudieran finalmente

ser juzgados y condenados. Pero a poco de iniciar el

recorrido parlamentario de la propuesta, viraron la iniciativa y

la cambiaron por una mera declaración de buenas intenciones:

resolvieron sólo “derogar” las leyes y no anularlas. Es decir,

tan sólo dejar sentado en el Congreso que desde la sanción

26 sueños

de la norma hacia delante, en el futuro, aquellas leyes por las

cuales quedaron libres miles y miles de asesinos ya no correrían

más, lo cual tendría un efecto perfectamente inútil: los

genocidas seguirían sin ser juzgados. Fue bajo el gobierno de

Néstor Kirchner, por imperio del impulso político de su gestión,

que esas leyes, y también los indultos, fueron declarados nulos

e inconstitucionales.

Doce años más tarde de aquel triste día de 1998, las Madres

vuelven a despedir a sus hijos con esa emblemática consigna

con la que se dan el saludo final los revolucionarios del mundo

entero. Esta vez, en singular. “Hasta la victoria siempre, querido

hijo”, acarician por última vez las Madres a Néstor Kirchner, a

quien se le detuvo el corazón repentinamente una mañana de

octubre de 2010.

Hace muchos años las Madres se dieron a la tarea de socializar

su maternidad. Primero, se reconocieron como Madres

de todos los desaparecidos, y no sólo del suyo o suya propio.

Tanto socializaron su vínculo filial, tan colectivo y plural fue su

parto, que empezó a dar nuevos hijos. Néstor fue uno de ellos.


Gracias totales

Ayer, 24 de marzo, fue un día histórico, no sólo para nuestro

país sino para el mundo entero. Es verdad que luchamos

27 años todos los días, todas las horas, pero sin usted, Sr.

Presidente, el día de ayer no hubiera sido posible.

Gracias por demostrar con sus palabras el amor a nuestros

hijos. Gracias por convertir en hechos las promesas. Gracias

porque con usted, a pesar que a veces tenemos diferencias,

podemos seguir caminando juntos.

Llamamos a todos los que creen en el socialismo y la revolución

para que vean este momento histórico tan particular

que le demuestra al mundo una decisión política que jamás

soñamos. Falta mucho todavía para llegar a lo que soñaban

nuestros hijos, pero intuimos que éste es el camino, caminemos

juntos.

Las utopías se construyen con amor y sueños.

Asociación Madres de Plaza de Mayo

25 de marzo de 2004

El 3 de junio de 2003, apenas 8 días después de haber asumido

el mando, las Madres se entrevistaron con él en la Casa Rosada.

Kirchner las recibió como ninguno otro lo había hecho antes.

Con amabilidad, sí, pero esencialmente con compresión. Humana

y política. Las Madres le plantearon varios reclamos, que

el santacruceño fue cumpliendo uno a uno, a su modo y a su

tiempo, según se lo fue permitiendo la correlación de fuerzas

de cada circunstancia que debió atravesar su gobierno.

Entonces, las Madres demandaron: libertad y desprocesamiento

de todos los luchadores populares (Kirchner nunca orde

reprimir una protesta callejera); cambio drástico en composición

de la Corte Suprema de justicia (Kirchner descabezó la

mayoría automática menemista); no pago de la deuda externa

(Kirchner escogió un modo novedoso de desprenderse del Fondo

Monetario: instaurar un modelo productivo que favorezca el

consumo interno y la exportación, para que junto a él crecieran

las reservas fiscales, y, previa quita de un porcentaje altísimo de

la impagable deuda, cumplimiento efectivo de los vencimientos

internacionales, a cambio de una única condición: que el FMI no

se inmiscuya nunca más en las políticas económicas de nuestro

país), entre otros. También, le objetaron algunos nombres de su

primer gabinete de ministros: Gustavo Béliz y Roberto Lavanga.

Poco tiempo después, ambos abandonaron el gobierno.

Hacia diciembre de ese mismo año, las Madres realizaron su

23ª Marcha de la Resistencia. Apenas iniciada la incesante caminata

de 24 horas, el Presidente Kichner las convocó a una

audiencia, nuevamente en Casa Rosada. Mientras una cuantas

permanecían en la Plaza para no interrumpir la marcha, una

comisión de la Asociación Madres de Plaza de Mayo cruzó a

la Casa de Gobierno y se entrevistó con el mandatario. Allí,

Néstor declaró que acompañaba el pedido de las Madres, y

decretó que a partir de ese año el Poder Ejecutivo entregaría

un premio anual en Derechos Humanos que llevaría el nombre

de Azucena villaflor, una de las tres Madres desaparecidas y

principal impulsora del movimiento.

Era mucho reconocimiento institucional para las Madres, el

cual, si insospechado en aquel 1977, era tanto o más improbable

en los primeros meses de 2003, cuando estaba el senador

Eduardo Duhalde a cargo del Ejecutivo. Pero todavía faltaba

más. El siguiente 24 de marzo, Kirchner decidió ir personalmente

al Colegio Militar y ordenarle con un movimiento de sus dedos

al jefe del Ejército que descuelgue de sus paredes los cuadros

de “honor” reservados para los genocidas videla y Bignone. Por

la tarde, condujo el acto por el cual se le expropió a la Marina

de Guerra argentina su posesión sobre el inmenso predio de

la ESMA, que cedió a los organismos de derechos humanos,

incluidas las Madres.

Ellas, sin embargo, pusieron inicialmente cierta distancia con la

propuesta. Si bien la alentaron con todas sus fuerzas, objetaron

que varios gobernadores e intendentes que habían cimentado

la impunidad que el flamante gobierno de Kirchner pretendía

desmontar, fueran al cargado de simbolismo acto de entrega

del mayor campo de exterminio de la dictadura. El gobierno no

desautorizó a las Madres, muy por el contrario. Tanto fue así,

que aquellos políticos impugnados por los pañuelos blancos

desistieron de ir para evitar la segura rechifla con que los recibiría

la multitud. Las Madres reafirmaban así su papel central

en el escenario político argentino, no como simple testimonio

de un tiempo de horror, sino como presencia palpitante y viva

de una línea dura y combativa, sostenida durante décadas con

ética y coherencia.

No obstante, las Madres contrapusieron un último reparo. Aceptaron

ir a las puertas de la ESMA, pero se quedaron en la vereda,

sin ingresar, hasta tanto no se fuera de allí hasta el último marino.

Ellas no querían compartir con ellos ningún espacio, por

mínimo que fuera, y por más que su salida definitiva del predio

resultara inevitable.

Como gesto final de gratitud hacia Néstor Kirchner, las Madres

emitieron al día siguiente del acto, un breve comunicado, aunque

contundente: le agradecieron infinitamente por el impensado

gesto del presidente, de declararse “compañero” de la generación

de sus hijos, e “hijo” de esas Madres. Hasta ese entonces,

todos los mandatarios precedentes habían tratado a los desaparecidos

como “terroristas” y, al tiempo que garantizaban

el perdón y olvido para los verdugos militares y sus cómplices

civiles, condenaban por lo bajo la lucha de aquella generación,

que ahora, tantos años después, un presidente de la Nación

reivindicaba a viva voz, sin dobleces.

A partir de allí la sincronía afectiva y política entre Kirchner y

los pañuelos blancos creció exponencialmente. Ambos se reconocieron

en un lazo indestructible y vital. Como el que une a

una madre con su hijo.

Dolor

La Asociación Madres de Plaza de Mayo presidida por Hebe

de Bonafini llora la muerte de Néstor Kirchner lo mismo

que la de sus hijos.

Y con el mismo compromiso de la promesa que les hicimos

a nuestros hijos, no abandonaremos la lucha.

27 de octubre de 2010

sueños 27


KIRCHNER Y LA MISIÓN SUEÑOS COMPARTIDOS

Nuestro Néstor

Nestoríada: recopilación de mitos de este tiempo; todos se refieren a la búsqueda de la justicia. Se encarna, en

metáfora y realidad, en la figura de un pingüino que da las más inverosímiles batallas en pos de la construcción de

un país justo. Es representada generalmente al aire libre, en forma de ópera, con cánticos all’ uso; se instrumenta

con bombo, redoblante y trompeta. La poética es cambiante, de picaresco tono, a saber: “Andáte quico, la puta

que te parió”, “Baila la hinchada baila / baila de corazón / somos los negros / somos los grasas / ¡pero gorilas no!”.

Meses atrás, en un multitudinario acto realizado en el Auditorio

juana Azurduy de la Universidad Popular Madres

de Plaza de Mayo, se lanzó al ruedo cierto de la lucha

otra idea de las Madres: Las Cristinas. A fuerza de mujeres que

en toda su historia supieron el cómo y el porqué, encolumnadas

en el Proyecto Nacional y Popular, ahí estaban de nuevo tras la

liberación. La repercusión fue inmediata y Hebe fue recibida por

la Presidenta. Y se cruzó con el Néstor. El abrazo, los besos de

costumbre y de amor, y la sentencia que sorprendió a la Madre:

“Sos una traidora, ahora voy a organizar ‘los Néstor’”.

Agosto de 2009 venía enrevesado luego de la derrota electoral

del Frente para la victoria en la Provincia de Buenos Aires.

Como siempre para adelante, las Madres hicieron el acto de

entrega de decenas de viviendas en villa 15; el ánimo de los

militantes de la organización estaba embotado; igual, a modo de

las paredes que se levantan en la Misión Sueños Compartidos,

bien firme. Impensables, tangibles cosas se habían hecho desde

el 2003, pero el cachetazo remitió al recuerdo de la historia:

límites de clase, límites de la democracia, sujetos ‘sujetados’

por los medios. Entonces, un llamado a Hebe la noche anterior

se convirtió en rumor que recorrió las calles del barrio como

los pibes corren tras la redonda: Kirchner quería estar en la

inauguración. El pasillo del Elefante Blanco tembló de vecinos

y de emoción cuando el ex Presidente lo cruzó esa mañana;

alguien dijo: “No puede ser, acaba de perder y viene acá. A este

tipo no lo para nadie”. Y así fue. Y dijo, ante un horizonte de

laburantes que esperaban el envión para seguir luchando: “En

una elección nos puede ir un poco mejor o un poco peor, pero

no por un resultado electoral uno va a cambiar. Al contrario,

si ese resultado no se da como uno esperaba, lo que tiene que

hacer es predicar más”. Y fue por más: “El diálogo no significa

ni conceder ni ponerse de rodillas”.

28 sueños

Por Daniel Roncoroni

Antes, en octubre de 2007, cuando fueron entregadas las primeras

viviendas en el mismo barrio, Néstor había declarado que “me tienen

como un compañero más trabajando junto a ustedes porque

esto es despertar la Argentina, esto es despertar la cabeza”. Se

entiende, así, el regalo de la carta que en lo más negro de la noche

genocida escribió Hebe, expresando la convicción que alguna vez

uno de los hijos de las Madres sería presidente. Y claro, 30 años

después el presente fue para el “Lupín”.

En Santiago del Estero, en el Chaco, en la Plaza de Mayo, en Rosario,

miles de familias y laburantes de la Fundación Madres de

Plaza de Mayo, por solo impulso de cariño y de agradecimiento

al tipo que se enfrentó a todos los que conculcaban ciudadanía

(ciudadanía K: Asignación Universal por Hijo, ampliación de

las jubilaciones, paritarias, matrimonio igualitario, Conectar

Igualdad, No al FMI, No al ALCA, integración latinoamericana,

y siguen las firmas) dieron presente en los obradores y en las

oficinas y marcharon como sus padres y sus abuelos lo habían

hecho en otros días, con las mismas voces.

El militante demorado en cuitas de salud se hizo tiempo para

acompañar a las Madres en Santiago. El último septiembre se

apersonó hasta el barrio villa del Carmen, en la capital de la provincia,

para acompañar otra entrega de viviendas de la Misión. Y

las palabras de Sergio Schoklender, del Gobernador Zamora, de

Hebe, y el mantra final de Néstor: “Felicito a los trabajadores por

lo bien que están construidas las viviendas; los verdaderos héroes

de esta tarea son los trabajadores y las Madres.”

Hijos del momento, a la vez fragmentados y fordistas, frívolos

y colectivos, fuimos protagonistas de las jornadas del hecho

político más generoso de los últimos 35 años en memoria y

acto para un tipo impresionante; y nuestros ojos, aquellas

patas en la fuente; en escorzo la historia, y Cristina Fernández

de Kirchner.


Tasamos y vendemos

ABSOLUTA SEGURIDAD JURIDICA PARA SU OPERACION INMOBILIARIA

30 AÑOS DE LIDERAZGO EN LA ZONA

REALIZAMOS OPERACIONES SIMULTANEAS

PRESTAMOS A CUENTA DE SU FUTURA VENTA Y/O SUCESION

FINANCIACION PRIVADA Y BANCARIA

ADMINISTRACION DE ALQUILERES

COMPRAMOS SU PROPIEDAD CON JUICIO/EMBARGO HIPOTECAS/ O SIN DEUDAS.

RESOLUCION INMEDIATA

Pte. Luis Saenz Peña 133 - TEL 4371-3030 - www.maxiluzpropiedades.com - maxi@maxiluzpropiedades.com

estacionamiento sin cargo Hipolito Yrigoyen 1542

sueños 29


30 sueños


sueños 31


POESIA Y KIRCHNER

recordarlo sin llorar ni lamentarse

Por Daniel Ballester

Néstor y su vigencia para siempre

en la letra de un poema escrito

tantos años atrás por un

militante desaparecido

¿Por qué cuando Néstor Kirchner leyó este poema en la edición

2005 de la Feria Internacional del Libro pasó desapercibido

para los medios masivos de comunicación y para muchos de

los allí presentes?

Era la presentación del libro “Palabra viva”, una recopilación

de textos de escritores que fueron asesinados en la Argentina

entre 1974 y 1983.

El libro, editado por la SEA (Sociedad de escritoras y escritores

de la Argentina), reúnes poemas, cartas, fragmentos de cuentos,

artículos periodísticos y científicos de reconocidos autores,

además de otros que no llegaron a ser conocidos, como es el

caso de joaquín Enrique Areta.

Años después del rescate de este texto por la SEA, la editorial

platense Libros de la Talita Dorada editó un volumen de su

colección “Los detectives salvajes” –dedicada a poetas desaparecidos-

íntegramente con poemas de Areta.

joaquín tenía 23 años, era correntino, estaba en pareja con

Adela Segarra y tenía un hijo, jorge. Era obrero y poeta, militaba

en la ciudad de La Plata, entre otras organizaciones, en

la Unión de Estudiantes Secundarios.

¿Por qué “quisiera que me recuerden” fue elegido por el en-

32 sueños

tonces presidente Kirchner y por qué, de ser un poema olvidado,

sepultado por la amnesia de la historia, estalló como una

bomba de luz transformándose en un bien social devorado

por multitudes?

A veces la muerte eleva a un primer plano dichos o hechos

que estaban destinados a ocupar un lugar en el desván de la

memoria de la conciencia colectiva.

Este poema, como tantos otros, fue escrito en las peores condiciones

físicas y anímicas. Sin embargo su increíble derrotero

lo llevó a convertirse en bandera de lucha y declaración de

principios por un compatriota que entregó con pasión su vida

por la causa nacional.

Y el pueblo nunca olvida a los que generosamente, también

desde el poder, le han puesto poesía a nuestro sueño de vivir,

más temprano que tarde, en una patria liberada.

Quisiera que me recuerden

Quisiera que me recuerden sin llorar ni lamentarme,

quisiera que me recuerden por haber hecho caminos,

por haber marcado un rumbo, porque emocioné su alma,

porque se sintieron queridos, protegidos y ayudados,

porque interpreté sus ansias,

porque canalicé su amor.

Quisiera que me recuerden junto a la risa de los felices,

la seguridad de los justos, el sufrimiento de los humildes.

Quisiera que me recuerden con piedad por mis errores,

con comprensión por mis debilidades,

con cariño por mis virtudes.

Si no es así, prefiero el olvido,

que será el más duro castigo

por no cumplir mi deber de hombre.

Joaquín Enrique Areta

More magazines by this user
Similar magazines