MÉTODOS PARA LA DESINFECCIÓN DE LOS ...

soyamex.com.mx

MÉTODOS PARA LA DESINFECCIÓN DE LOS ...

Capítulo 1.1.5. — Métodos para la desinfección de los establecimientos de acuicultura

instalación de cultivo de camarones. El agua del drenaje de la zona del hoyo no

desembocará en el acuífero desde el cual se bombea el agua original al lugar de limpieza

completa (o cualquier lugar de cultivo de camarones) o en la zona (estuario o playa)

desde la que procede el agua original. Una vez seleccionado el lugar adecuado, se puede

proceder al soterramiento. El fondo del hoyo debe cubrirse con óxido de calcio (cal

viva) en una proporción de aproximadamente 500 g/m 2 (5.000 kg/ha) o con hidróxido

de calcio (cal rebajada o hidratada) en una proporción de unos 150 g/m 2 (1.500 kg/ha).

Los camarones deben colocarse dentro del hoyo en capas de unos 10 cm de espesor,

cubriendo cada capa con cal rebajada o con cal viva en cantidad suficiente para cubrir

por completo la capa de camarones (equivalente a más o menos 33–100% del peso de

los camarones). El hoyo completo, incluyendo la capa superior de camarones debe

cubrirse con un mínimo de 50 cm de tierra de relleno. En algunos lugares, debe

consultarse a los funcionarios locales de medioambiente, sanidad pública y zonificación

antes de cavar los hoyos para el soterramiento de los camarones.

6.2. Desinfección de tanques y estanques de cultivo

Para los métodos de desinfección, véase el apartado correspondiente de la sección C.5.

6.3. Procedimientos de limpieza de los componentes de una instalación distintos de las áreas

de cultivo

Para que la LCII sea efectiva, puede ser necesaria una desinfección de la instalación completa

después de que se hayan recolectado o eliminado los camarones de alguna otra forma. Tras la

despoblación de la instalación, debe identificarse a cualquier portador animado o inanimado del

agente de la enfermedad para su eliminación o para la desinfección exhaustiva de la instalación. Es

fácil comprender el movimiento de los agentes patógenos entre los camarones vivos o los

numerosos camarones muertos, lo que no puede decirse de su movimiento por la vía de los

componentes inanimados. De ahí que todas las áreas, unidades, subunidades o componentes que

se contaminan o son potencialmente contaminables deben someterse a un proceso de limpieza y

desinfección. Consúltese la lista de desinfectantes y los correspondientes métodos de aplicación

en el cuadro 1 de la sección A y la sección C.5.1.

a) Edificios

El régimen de desinfección debe ser específico para cada edificio y depende del patrón de uso

del mismo.

i) Edificios de oficinas: lo más frecuente es que por estos edificios transiten a pie las

personas que han estado en edificios o áreas de cultivo contaminadas. Por esa razón, los

principales focos de atención deberán ser los suelos y las unidades de almacenamiento en

frío del edificio Deben limpiarse los suelos de forma exhaustiva (si no son porosos) con

detergentes estandarizados y soluciones de limpieza, y a continuación secarse de forma

concienzuda. Si los suelos tienen alfombras, deberían de aspirarse y limpiarse con un

detergente adecuado para las alfombras, o limpiarse al vapor. Todas las demás áreas de

estos edificios, como paredes, lavabos, mesas, neveras, congeladores, etc., deben

examinarse para ver si hay materiales contaminantes (i.e. camarones congelados en los

congeladores) y cualquiera de esos elementos y su contenedor deben limpiarse y

eliminarse siguiendo pautas sanitarias.

ii) Edificios de cultivo: debe suponerse que estos edificios han estado en contacto directo

con agentes causales de enfermedades y, por tanto, habrá de tratárseles de forma diferente

a la empleada con los edificios de oficinas. El régimen de desinfección de estos edificios

consta de dos fases. En la primera, debe barrerse y/o aspirarse a fondo el edificio para

eliminar la mayor cantidad posible de desechos tanto orgánicos como inorgánicos. En la

segunda fase se aplica el tratamiento con cloro. Debe aplicarse una solución de cloro

(~1600 ppm) rociando todas las superficies a prueba de corrosión por el cloro. Las

Manual de pruebas de diagnóstico para los animales acuáticos 2006 65

More magazines by this user
Similar magazines