Panorama del sector servicios en Granada (13%) - Caja Rural de ...

cajaruraldegranada.es

Panorama del sector servicios en Granada (13%) - Caja Rural de ...

PANORAMA DEL SECTOR

SERVICIOS EN GRANADA

Autores Autores: Autores

Miguel Miguel González González González Moreno Moreno (Director)

(Director)

(Director)

Marcos Marcos Miguel Miguel García García Velasco

Velasco

Dolores Dolores Genaro Genaro Moya

Moya

Elías Elías Melchor Melchor Ferrer Ferrer

Ferrer

Granada, Granada, febr febrero febr ero 20 2010 20 2010

10


ÍNDICE ÍNDICE

ÍNDICE


INTRODUCCIÓN ............................................................................................................................. 7

CAPÍTULO I: LA TERCIARIZACIÓN EN GRANADA: ANÁLISIS DEL CONTEXTO .......... 17

I.1. Introducción ........................................................................................................................... 19

I.2. Evolución, caracterización y significación del sector en los países occidentales y en España

...................................................................................................................................................... 22

a. Factores relacionados con la demanda final de servicios..................................................... 28

b. Factores relacionados con la demanda intermedia de servicios ........................................... 31

c. El incremento del comercio internacional de servicios ........................................................ 36

d. El crecimiento de la productividad en las actividades terciarias ......................................... 39

I.3 La evolución del sector servicios en las regiones españolas: producción, empleo y

especialización. Especial referencia al caso de Andalucía .......................................................... 42

CAPÍTULO II: EL PROCESO DE TERCIARIZACIÓN DE LA ECONOMÍA GRANADINA ... 54

II.1. El valor añadido ................................................................................................................... 56

II.2. Los precios ........................................................................................................................... 61

II.3. La ocupación ........................................................................................................................ 62

II.4. La productividad .................................................................................................................. 68

II.5. Especialización y cambio estructural ................................................................................... 71

CAPÍTULO III: UNA PRIMERA APROXIMACIÓN DESAGREGADA AL SECTOR EN LA

PROVINCIA DE GRANADA ........................................................................................................ 81

III.1. Producción .......................................................................................................................... 84

III.2. Empleo ................................................................................................................................ 88

III.3. Costes salariales .................................................................................................................. 92

III.4. Productividad y Coste Laboral Unitario ............................................................................. 94

a. Productividad ....................................................................................................................... 95


. Coste Laboral Unitario ......................................................................................................... 98

III.5. Precios ............................................................................................................................... 101

CAPÍTULO IV: LAS ACTIVIDADES DE SERVICIOS DE MERCADO EN GRANADA ...... 104

IV.1 Introducción ....................................................................................................................... 106

IV.2 Significación de las distintas actividades terciarias en la economía granadina ................ 107

IV.3 Las actividades comerciales en la provincia de Granada .................................................. 110

IV.4 Los servicios de hostelería y restauración ........................................................................ 116

IV.5 Las actividades inmobiliarias y los servicios a empresas en la provincia ........................ 125

CAPÍTULO V: CONCLUSIONES ............................................................................................... 132

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS........................................................................................... 142


INTRODUCCIÓN

INTRODUCCIÓN


Introducción 9

El sector servicios, también denominado terciario, tiene una importancia relativa en la

provincia de Granada acorde con lo que ocurre para las economías a partir de un cierto nivel de

desarrollo y, por supuesto, en coherencia con lo observado para sus contextos territoriales más

inmediatos, es decir, Andalucía y España. Más en concreto nos estamos refiriendo al hecho de que

más de la mitad de la producción y el empleo de dichas economías corresponde a actividades de

servicios, ello también se da para la provincia de Granada a pesar de que junto con la de Jaén es la

de menor renta per cápita de España.

Esta preponderancia del sector servicios en la provincia de Granada no es nueva, aunque

ciertamente el desarrollo económico que ha vivido a lo largo de los últimos 50 años ha contribuido

de forma clara a acrecentarla. La tradicional presencia del sector servicios en Granada se ha ceñido

en buena medida a la capital, pues hasta hace apenas 35 años era un centro administrativo regional

de primer orden en campos muy variados (universitario, militar, sanitario, etc.), lo que se traducía

en una presencia muy destacada de los servicios públicos (o de no mercado) cuyos efectos de

arrastre sobre el conjunto de la economía de la capital granadina eran muy notable. A pesar de la

reordenación administrativa que ha tenido lugar en los últimos años (y que ha ido en detrimento de

Granada, quizás salvo con la única excepción del ámbito judicial), la terciarización de la economía

granadina no ha cesado, si bien a partir de principios de los años 90 se observa una cierta

ralentización en ese proceso de creciente importancia relativa. No obstante, es preciso señalar que

en el año 2007 el sector terciario granadino aportaba casi el 70 por 100 de la producción y suponía

en 2009 el 71,9 por 100 del empleo (según datos de la EPA en media anual).

Por lo tanto, y a la luz de estos datos, parece evidente que si hay un sector que haya que

calificar de estratégico para la provincia de Granada en su conjunto, ese es el de servicios, lo cual

no es óbice para reseñar la dependencia que amplias zonas rurales del interior tienen de las

actividades agrícolas y ganaderas. Por ello, el crecimiento económico provincial se ha visto y se

verá fuertemente condicionado por la situación en que se encuentre dicho sector, esto es,


Introducción 10

básicamente comercio y hostelería, las dos ramas de actividad más relevantes de los servicios de

mercado, que en su conjunto suponen en torno a tres cuartas partes del total de la producción de

servicios. De ahí la importancia que tiene para la economía provincial el mantenimiento de la

dinámica expansiva de la demanda interna, y muy especialmente del consumo, puesto que

cualquier estancamiento o contracción del mismo se trasladaría inmediatamente a los servicios de

mercado.

Por supuesto que esta circunstancia no es exclusiva de la provincia de Granada, cuyos

parámetros en materia de servicios están en línea con lo observado para Andalucía, sin embargo, sí

se aprecia una mayor relevancia en Granada del empleo en servicios de no mercado (y, por

consiguiente, una menor tasa de asalarización), que tiene la bondad de poder amortiguar un

hipotético estancamiento del consumo y por ende de los servicios de mercado. Asimismo, el efecto

en materia de renta familiar del impacto de una mayor presencia de los servicios de no mercado se

resume con el siguiente dato: los asalariados privados suponen el 67,8 por 100 del total en

servicios con el 60,6 por 100 del coste salarial. Ello se traduce en un mayor coste laboral por

asalariado para los servicios de no mercado frente a los de mercado y, por tanto, en un mayor

volumen de ingresos por termino medio para los empleados públicos.

En cualquier caso, una economía con miras amplias y de futuro no puede pretender que de

la actividad de las Administraciones Públicas dependa la situación del sector servicios y, por

extensión, del conjunto de la economía provincial. Se trataría más bien de todo lo contrario, es

decir, impulsar desde el propio sector un proceso de transformación, en el que aspectos como la

modernización, diversificación, orientación al exterior, especialización e incorporación de nuevas

tecnologías, sean tenidos en consideración. Parece evidente que en un sector donde predominan las

actividades públicas, comerciales o de hostelería limita claramente alguno de los aspectos

comentados, por ello, este trabajo pretende poner de manifiesto cuál es la situación actual del

sector servicios en la provincia de Granada, porque sólo conociéndola será posible entender dónde


Introducción 11

están los puntos débiles y fuertes de estas actividades y, por lo tanto, dar también un paso en la

comprensión del tradicional atraso económico de la provincia.

Sin embargo, y al igual que ocurría hace un par de décadas en relación con el sector

servicios a nivel nacional, los estudios que han abordado su análisis en el ámbito provincial y con

una perspectiva amplia son muy escasos, por no decir inexistentes, a pesar de la gran relevancia

que para el crecimiento económico provincial tienen los servicios. Ello se debe en buena medida a

la falta de información completa, sistematizada y coherente para el conjunto de las actividades que

se incluyen en ese sector. Es cierto que hay abundancia de información en ramas como hostelería o

distribución comercial, en contraste con lo que ocurre para otro tipo de actividades más complejas

tecnológicamente hablando y cuya incidencia sobre el proceso de crecimiento provincial es mucho

más relevante.

El primer problema a que se ha de hacer frente en materia de información estadística es la

falta de datos de producción para las actividades de servicios destinados a la venta, precisamente

aquéllas en las que por tener un precio debería ser más fácil cuantificarla. Curiosamente, hasta

hace una década, esto no era un problema, ya que desde 1955 a 1995, el Banco de Bilbao, primero,

y con posterioridad el Banco Bilbao Vizcaya (BBV) por medio de su Servicio de Estudios,

proporcionaba datos provinciales de producción tanto para el conjunto del sector servicios como

para diez ramas de actividad, de las cuales nueve correspondían a servicios destinados a la venta,

principal laguna informativa con que se encuentra actualmente cualquier estudioso del sector.

Desde 1995, y coincidiendo con la implantación de la nueva metodología del Sistema

Europeo de Cuentas, toda la labor que venía haciendo el Profesor Julio Alcaide en el Servicio de

Estudios del BBV, fue retomada por la Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas

(FUNCAS), que desde entonces viene publicando un Balance Económico Regional con

desagregación de autonomías y provincias y, dentro de éstas diferenciando únicamente entre

servicios de mercado y no de mercado. De este modo, se ha podido disponer de una serie que iría


Introducción 12

desde 1995 hasta 2007, que es la que se ha utilizado para el análisis actual en materia de servicios

en su conjunto y su desagregación en los dos bloques citados. Como consecuencia de la

introducción de nuevos cambios metodológicos en 2000, FUNCAS ha reelaborado las series a

partir de dicho año. No obstante, de cara a contextualizar mejor la evolución reciente del sector

servicios en Granada, hemos optado por enlazar las series 1995-2000 y 2000-2007 (obviando

posibles discrepancias metodológicas y haciendo el enlace de las series de precios), para así

disponer de un periodo de doce años en el que se incluirían los cinco últimos del siglo XX de

intenso crecimiento y transformación del sector. Asimismo, es de destacar que FUNCAS va a ser

la única fuente utilizada para el citado análisis tanto en materia de producción como empleo, costes

laborales y precios, por razones de homogeneidad, aunque, por ejemplo, en materia de empleo se

pudiera acudir a fuentes alternativas como la afiliación a la Seguridad Social.

Cuando se desciende al detalle de las actividades de servicios de mercado (o destinados a la

venta) se ponen de manifiesto las importantes limitaciones que existen en cuanto a la inexistencia o

disparidad de fuentes estadísticas, de modo que han debido utilizarse datos procedentes de

organismos tanto privados como públicos y, dentro de éstos, de carácter nacional y regional. Más

en concreto, las fuentes utilizadas han sido las siguientes:

a) Servicio de Estudios de “La Caixa”, que en su Anuario Económico de España recoge

información sobre comercio (mayorista y minorista) y hostelería (turismo y restauración),

cuantificada tanto por actividades como mediante índices sintéticos.

b) Servicio Andaluz de Empleo (SAE), del que se ha obtenido el paro registrado.

c) Instituto Nacional de Estadística (INE). Se ha consultado en un doble sentido, por un lado,

y en materia de hostelería la principal y más completa fuente estadística es la Encuesta de

Ocupación Hotelera; y por otro lado, el Directorio Central de Empresas (DIRCE), que

permite analizar el tejido empresarial de las actividades de servicios atendiendo a su

condición jurídica y al nivel de asalarización por estratos.


Introducción 13

d) Instituto de Estadística de Andalucía (IEA). Completando la información del DIRCE, este

organismo elabora el Directorio de Establecimientos con Actividad Económica en

Andalucía, y también incluye información que si bien no elabora como es el Censo de

Población de 2001, sí presenta desagregada en términos de empleo por actividades, cosa

que no hace el INE. Asimismo, es de destacar el esfuerzo que hace cinco o seis años realizó

el IEA con la realización de monografías para el estudio de actividades de servicios en

1999 con detalle provincial (transporte, servicios técnicos, limpieza industrial, informática,

publicidad, comercio, etc.), sin embargo, por lo que interesa a este estudio, los datos que

incluían eran básicamente los recogidos en el DIRCE.

e) Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, cuyas estadísticas recogen la evolución mensual,

actualizada, por provincias y para diferentes secciones de actividad de la afiliación a la

Seguridad Social.

Así pues, teniendo muy presentes las limitaciones informativas expuestas, se ha procedido

a abordar este estudio del sector servicios en la provincia de Granada, que se ha articulado en torno

a cinco capítulos, cuyos principales rasgos se esbozan a continuación.

En primer lugar, y dada la inserción de la economía granadina en el contexto abierto y

globalizado de las economías occidentales, no se puede negar la participación de la provincia de

Granada en los cambios estructurales que se vienen dando desde hace décadas en paralelo con el

crecimiento económico. En materia de servicios dichos cambios se orientan fundamentalmente a lo

que se denomina la terciarización de las economías, visible tanto en materia de producción como

de empleo. Tanto la conceptualización y taxonomía del sector, como la descripción de la creciente

importancia del mismo en el ámbito internacional y español se comentan en el Capítulo I, donde

también se analizan los factores explicativos de dicha expansión, considerando aspectos de

demanda (final e intermedia), comercio y productividad. Evidentemente, y dado el encaje de la

provincia de Granada en Andalucía, con quien comparte varios rasgos, al final del capítulo se pone


Introducción 14

énfasis en la evolución del sector y su grado de especialización en las regiones españolas, con

especial atención, obviamente, a Andalucía.

En el Capítulo II se centra la atención ya más específicamente en la provincia de Granada,

tratando de poner de manifiesto la vinculación existente entre el crecimiento del PIB provincial

entre 1955 y 1999 con el proceso de terciarización vivido en ese periodo, visible en términos tanto

corrientes como constantes, pero siempre y cuando se utilicen en este último caso precios de un

año base no muy alejado en el tiempo, puesto que distorsionaría la estructura sectorial. Ello, que

tendría sentido para cualquier sector de actividad, es si cabe más relevante en el caso de los

servicios al ser el que mayor incremento de precios experimenta. Para evitar esos problemas,

también se acudirá a analizar la terciarización de Granada por medio de la ocupación, lo que

permitirá afirmar la misma sin ningún género de duda, y que se acompaña también de una

creciente importancia del sector de la construcción. Como fruto de lo anterior, ambos sectores, al

generar mucho empleo, también serán los que vean crecer menos su productividad. Por último, y

ya para finalizar el segundo capítulo se contextualizará la terciarización en Granada con la

situación al respecto en el resto de provincias andaluzas y con la media regional, para poder así

analizar el grado de especialización en servicios (ya sea en producción o empleo) de la provincia

en relación con Andalucía.

Analizada, pues, la evolución del sector servicios en Granada durante la segunda mitad del

siglo XX, el siguiente paso consistirá en conocer la situación actual del mismo (con datos hasta

2007) en materia de Producto Interior Bruto a precios básicos, empleo, precios, costes salariales,

así como de otras variables que se pueden deducir a partir de las anteriores, como serían la

productividad y el coste laboral unitario. La finalidad última de calcular estas variables es analizar

en qué medida la evolución de la productividad en los servicios puede estar afectando al coste

laboral unitario y, si ello ocurre en efecto, considerar su posible incidencia en la evolución de los

precios del sector. Asimismo, y en la medida en que la información disponible se encuentra


Introducción 15

desagregada en servicios de mercado y no de mercado, será de gran interés analizar las

singularidades de ambas ramas de actividad en los aspectos antes mencionados.

Dada la práctica inexistencia de datos referidos a las distintas actividades incluidas en la

rama de servicios de no mercado, en el Capítulo IV se prestará atención al resto de ramas de

actividad (de mercado o destinadas a la venta). Para ello, y una vez puestas de manifiesto con

anterioridad las insuficiencias estadísticas, se acudirá a los datos de ocupación para valorar la

mayor o menor importancia de las distintas ramas de actividad y, de este modo, prestar atención

especial a las más relevantes, que en el caso de Granada serán el comercio (mayorista y minorista),

la hostelería, los servicios inmobiliarios y a las empresas, valoración a la que igualmente se llega

acudiendo a los datos del DIRCE. A partir de ahí se procederá al análisis más detallado de todas

esas actividades.

Por último, y a modo de valoración global de todo el trabajo realizado, en el quinto y

último capítulo se destacan los aspectos más relevantes que caracterizan al sector servicios en la

provincia de Granada.


CAPÍTULO CAPÍTULO CAPÍTULO II:

II

: LA

LA

TERCIARIZACIÓN TERCIARIZACIÓN EN EN EN GRANADA:

GRANADA:

ANÁLISIS ANÁLISIS DEL DEL DEL CONTEXTO

CONTEXTO


La terciarización de Granada: análisis del contexto 19

I.1. Introducción

En las últimas décadas se ha asistido a un proceso de terciarización de las principales

economías occidentales, que ha supuesto un fuerte avance del sector servicios en términos de

empleo y producción, y que, obviamente, ha implicado una pérdida de importancia del resto de

sectores, lo que ha dado lugar a que algunos autores hablen de desagrarización y/o de

desindustrialización. Así, en la actualidad, el sector servicios representa más del 70 por 100 de la

producción y del empleo en las economías de la OCDE y continúa en una tendencia creciente.

Pero para adentrarse en el tema convendría plantearse las siguientes cuestiones: ¿Qué tipo

de actividades se incluyen en el sector terciario?, ¿Qué caracteriza a este sector en términos de

producción y empleo? ¿Cómo se ha producido la terciarización en las economías de nuestro

entorno más próximo? ¿Qué papel desempeña el sector servicios en las economías europeas y en la

española? ¿Cómo se ha producido el cambio estructural hacia el sector terciario en España?

¿Cuáles han sido los resultados del mismo en las economías regionales? Estas y otras, son las

cuestiones que se plantean en este primer capítulo que permite un acercamiento al conocimiento

del sector servicios y de su posición y papel en las economías de nuestro entorno y en la española,

en particular, así como al desplazamiento que ha tenido lugar en las últimas décadas de los

recursos hacia este tipo de actividades.

El sector servicios se considera un conjunto muy heterogéneo de actividades que se

caracterizan porque el resultado de su producción no es un bien físico, por lo que sus productos se

han venido denominando “bienes intangibles”. Así, dentro de esta categoría se incluyen aquellos

servicios que logran aumentar el bienestar sin incrementar la cantidad de bienes materiales

producidos, ya que aumentan su utilidad facilitando su consumo, mediante el transporte, el

comercio o la financiación, mejorando la información sobre el producto y su difusión (publicidad),

o, añadiéndole valor (hostelería, servicios de diseño e innovación). También los servicios pueden


La terciarización de Granada: análisis del contexto

aumentar el bienestar al generar una serie de bienes intangibles de un elevado valor social

(educación, sanidad, cultura, ocio, etc.).

La heterogeneidad y la amplitud de este conjunto da lugar a un sector que comprende

actividades muy diferentes tanto desde el punto de vista de la demanda (intermedia o final,

individual o colectiva), como de la tecnología utilizada, del producto desarrollado, del tipo de

oferentes (PYMES, autónomos, multinacionales, etc.) o del grado de competencia existente en el

mercado.

Así, el tipo de operaciones incluidas en los servicios se clasifican en dos grandes grupos

según la influencia que las condiciones mercado y de coste tengan en su producción. Estos dos

grupos comprenden, según la clasificación empleada por la OCDE las siguientes actividades

(Cuadro I.1):

a) Servicios de mercado: Donde están comprendidas las actividades cuyo producto se vende

por un precio relacionado con su coste y que, a su vez, en base a sus funciones se han

dividido tradicionalmente en las ramas de Comercio y reparación, Hostelería, Transporte y

comunicaciones, Intermediación financiera, Inmobiliarias y servicios empresariales.

b) Servicios de no mercado: Incluyen principalmente las actividades, realizadas por las

Administraciones Públicas o las Instituciones Sin Fines de Lucro, que se prestan

gratuitamente o cuyo precio generalmente no se fija en relación al coste de producción.

Así, se suelen incluir en los servicios de no mercado los de Administración pública,

Educación, Actividades sanitarias y veterinarias, Servicios sociales, otros servicios y

actividades sociales.

Por otro lado, desde mediados de los noventa el auge de la denominada Economía del

conocimiento ha impulsado a algunos autores a dividir los servicios en dos categorías: actividades

intensivas en conocimiento y de baja intensidad. Las primeras serían aquéllas que consisten

principalmente en la transmisión de un conocimiento elevado, o en los que su prestación la

20


La terciarización de Granada: análisis del contexto

tenencia de este conocimiento es imprescindible. Pueden ser esencialmente finales (sanitarios,

educativos, culturales, etc.), o intermedios; es decir, destinados fundamentalmente a la producción

de otros bienes y servicios (SEIC: servicios empresariales intensivos en conocimiento).

Cuadro I.1

Clasificación de las actividades terciarias según la OCDE

Servicios de mercado

Clasificación

Isic rev.3

Comercio al por menor y por mayor; hoteles y restaurantes 50-55

Comercio al por menor y por mayor; reparaciones 50-52

Hoteles y restaurantes 55

Transporte, almacenamiento y comunicaciones 60-64

Transporte y almacenamiento 60-63

Correos y telecomunicaciones 64

Servicios financieros, seguros, servicios inmobiliarios y servicios a las

empresas

65-74

Intermediación financiera 65-67

Intermediación financiera excepto seguros y fondos de pensiones 65

Seguros y fondos de pensiones, excepto seguridad social obligatoria 66

Actividades relacionadas con la intermediación financiera 67

Servicios inmobiliarios, alquileres y servicios a las empresas 70-74

Servicios inmobiliarios 70

Alquileres y otros servicios a las empresas 71-74

Alquiler de maquinaria y equipo 71

Informática y servicios relacionados 72

Investigación y desarrollo 73

Otros servicios a las empresas 74

Servicios de no mercado

Clasificación

Isic rev.3

Servicios sociales y personales 75-99

Administración pública y defensa; seguridad social obligatoria 75

Educación 80

Sanidad y servicios sociales 85

Otros servicios públicos, sociales y personales 90-93

Hogares con empleados domésticos 95

Organizaciones y organismos extra-territoriales

Fuente: OCDE. Elaboración propia.

99

Ante esta diversidad, resulta comprensible que no sea una tarea fácil la descripción de las

principales características del sector y su evolución, dada la heterogeneidad mencionada. Esta

circunstancia, junto con una consideración tradicional de sector poco productivo frente a la

industria, ha determinado el hecho de que el sector servicios no haya sido objeto de estudio por

parte de los economistas hasta décadas muy recientes. Sin embargo, el progresivo avance de las

21


La terciarización de Granada: análisis del contexto

actividades terciarias tanto en producción como en empleo en los países occidentales ha atraído

desde los años 70 la atención de los estudiosos de la materia, cuyas investigaciones se han centrado

cada vez más en el análisis de las causas y consecuencias de la terciarización de la economía.

En porcentaje

70

60

50

40

30

20

10

0

GRÁFICO I.1

DISTRIBUCIÓN SECTORIAL DE LA PRODUCCIÓN EN LOS PRINCIPALES

PAÍSES OCCIDENTALES Y EN ESPAÑA. AÑO 1970

33,7

63,3

45,2

48,9

3,0 5,9 6,1

41,5

51,6

14,8

38,8

EEUU Japón UE-15 España

Fuente: OCDE. Historical Statistics 1970-1999.

Agricultura Industria Servicios

I.2. Evolución, caracterización y significación del sector en los países occidentales y en España

Desde una visión retrospectiva, el proceso de cambio estructural que ha tenido lugar en los

países de la OCDE ha consistido esencialmente en el avance de los servicios. Así, en lo que

respecta a la producción, en los Gráficos I.1 y I.2 se puede comprobar que durante el último tercio

del siglo XX se produjeron importantes modificaciones en la composición sectorial en las

principales economías occidentales, y en España de forma muy acusada. No obstante, Estados

Unidos y los países más avanzados ya habían adelantado estas alteraciones en décadas anteriores,

por lo que el cambio estructural durante estos años fue menos apreciable. De este modo, los

49,4

22


La terciarización de Granada: análisis del contexto

servicios experimentaron un considerable avance. Análogamente, los sectores productores de

bienes materiales (primario y secundario) redujeron su peso de forma muy notable.

Porcentaje

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

26,4

GRÁFICO I.2

DISTRIBUCIÓN SECTORIAL DE LA PRODUCCIÓN. 1995

72,0

33,2

64,9

67,4 66,1

29,7 29,4

1,6 1,9 2,9 4,5

Estados Unidos Japón Unión Europea 27 España

Fuente: OCDE. 2009. Elaboración propia.

Primario Secundario Terciario

Entre 1995 y 2007 ha proseguido esta tendencia, aunque con menor intensidad, como se

puede apreciar en el Gráfico I.3. En él se puede observar que el avance de los servicios en España

ha sido más débil que en los países y zonas de referencia, lo que se ha debido al ligero aumento

relativo del peso del sector secundario provocado por el desmesurado protagonismo de la

construcción en la economía española a lo largo de los primeros siete años del presente siglo.

La distribución del empleo por sectores (Gráfico I.4), confirma lo comentado

anteriormente y además se pueden comprobar las grandes diferencias existentes en 1970 entre

Estados Unidos, que ya contaba con un sector servicios que daba empleo a más del 60 por 100 de

la población activa ocupada, frente al 47 por 100 de Japón o el 45 de la UE-15. España por su

parte aún no había manifestado el proceso de terciarización y los servicios representaban tan sólo

10 puntos más en el empleo que el sector primario ó 2 puntos más que las actividades secundarias

23


La terciarización de Granada: análisis del contexto

(energía, industria y construcción). Por tanto, el proceso de cambio estructural hacia los servicios

ha llegado más tarde a la economía española, siendo la norteamericana la que se ha situado a la

cabeza de la terciarización en las economías occidentales.

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

22,4

GRÁFICO I.3

DISTRIBUCIÓN SECTORIAL DE LA PRODUCCIÓN (%). 2007

76,5

29,1

69,5

26,6

71,6

1,1 1,4 1,8 2,9

29,8

Estados Unidos Japón Unión Europea 27 España

Fuente: OCDE. 2009. Elaboración propia.

Primario Secundario Terciario

El Gráfico I.5 muestra cómo es la situación en el año 2008, es decir, casi 40 años después

y resulta destacable cómo se han reducido esas diferencias entre países en cuanto a la distribución

del empleo entre las diferentes actividades, situándose los servicios en todos los casos con una

participación en el empleo total superior a los dos tercios. Evidentemente, el sector servicios en

EEUU sigue teniendo un peso muy elevado en la ocupación, con casi el 80 por 100, contando con

una agricultura que apenas aporta un 1,5 por 100 y un sector secundario que representa el 19 por

100. Por tanto, los servicios han avanzado más de 18 puntos y sitúan al sector terciario

estadounidense 9 puntos por encima de la media de la Unión Europea. Según se puede deducir del

análisis comparativo de los Gráficos I.4 y I.5, el proceso de terciarización del empleo en las

economías occidentales no ha seguido la misma pauta en todos los países, de hecho, tanto en la

67,3

24


La terciarización de Granada: análisis del contexto

Unión Europea como en Japón, e incluso en EEUU, se ha producido un trasvase de empleo desde

la industria, en una gran parte, si bien también desde la agricultura, hacia el sector servicios.

En porcentaje

70,0

60,0

50,0

40,0

30,0

20,0

10,0

0,0

GRÁFICO I.4

DISTRIBUCIÓN SECTORIAL DEL EMPLEO EN LOS PRINCIPALES PAÍSES

OCCIDENTALES Y EN ESPAÑA. AÑO 1970

34,4

61,1

46,9

41,4 41,4

4,5 15,5 13,5

45,0

35,5

27,1

Estados Unidos Japón Unión Eropea 15 España

Fuente: OCDE. Historical Statistics 1970-1999.

Agricultura Industria Servicios

Así, ha tenido lugar simultáneamente un proceso de desindustrialización o pérdida de peso

del sector industrial. Sin embargo, en el caso de España, es el sector agrícola el que pierde casi 23

puntos en el empleo, frente a 8 puntos del sector secundario –esencialmente en las ramas

industriales-, por lo que el fenómeno de desagrarización ha sido mucho más relevante que la

desindustrialización desde la perspectiva del emplo. Así, durante la década de los 60 y 70 se

produce un intenso proceso de desagrarización en España, seguido de la terciarización en los

ochenta, centrada en los servicios públicos (J. R. Cuadrado, T. Mancha y R. Garrido, 2000).

Esta diferencia con otros países occidentales se explica, entre otros, por los siguientes motivos:

a) Por el importante peso que el sector agrario tenía en España a principio de la década de los

70, que era muy superior a lo observado en otras economías occidentales;

37,4

25


La terciarización de Granada: análisis del contexto

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

1,5

GRÁFICO I.5

ESTRUCTURA DEL EMPLEO POR SECTORES PRODUCTIVOS (%). 2008

19,1

79,5

68,9

70,3

26,9 26,7 27,8

4,2 3,0 4,3

EEUU Japón UE-15 España

Fuente: OECD. 2009. Elaboración propia.

Primario Secundario Terciario

b) Hay que tener en cuenta que en el sector secundario se encuentra incluida la construcción,

que es una actividad muy intensiva en mano de obra y además se trata de un sector de

especial relevancia en la economía española. Por esto, en España, el peso de la industria (en

sentido amplio) en el empleo aparece con un 30,5 por 100, por encima de la media de la

Unión Europea o de Japón, y así, el proceso de desindustrialización no parece haber sido

tan intenso.

De cualquier forma, tal y como se observa en el Gráfico I.6, en los años más recientes,

entre 2000 y 2008, el sector que más ha retrocedido en los principales países de la OCDE ha sido

la industria, viéndose especialmente afectados –de los considerados en el Gráfico I.6- el Reino

Unido y España, siguiéndoles Finlandia, Bélgica, Francia, Dinamarca y Estados Unidos. Aunque

con menor intensidad, también ha proseguido el proceso de desagrarización que también ha sido

67,9

26


La terciarización de Granada: análisis del contexto

especialmente acusado en España, Austria y Finlandia. En lo que se refiere al sector servicios, los

mayores avances, durante este periodo, se han producido en España, Japón, Reino Unido y

Alemania.

Puntos porcentuales

6

5

4

3

2

1

0

-1

-2

-3

-4

-5

United States

GRÁFICO I.6

AVANCE O RETROCESO DE LAS PARTICIPACIONES SECTORIALES DEL

EMPLEO ENTRE 2000 Y 2008*

Japan

Germany

United Kingdom

Fuente: OECD. 2009. Elaboración propia.

* 2007 para EEUU, Japón y Reino Unido.

France

Italy

España

Netherlands

Belgium

Austria

Denmark

Primario Energía e Industria Construcción Servicios

Finland

Llegados a este punto, cabría preguntarse por cuáles han sido los factores más relacionados

con el avance del sector servicios tanto en producción como en empleo, pudiendo ser clasificados

en cuatro grandes grupos:

a) Factores relacionados con la demanda final de servicios

b) Factores relacionados con la demanda intermedia de servicios

c) El incremento del comercio internacional de servicios

d) El crecimiento de la productividad en las actividades terciarias

27


La terciarización de Granada: análisis del contexto

a. Factores relacionados con la demanda final de servicios

Se pueden incluir en esta categoría todos aquellos determinantes del fuerte incremento de la

demanda final de servicios, principalmente por parte de los hogares. De hecho, la demanda final es

uno de los factores de crecimiento más relevantes de algunas actividades como los servicios de

educación o sanidad, los de ocio y tiempo libre, los servicios culturales o los servicios personales,

ya que casi la totalidad de su producción va destinada a consumo final. Entre los determinantes

del crecimiento de la demanda final de servicios se pueden destacar los siguientes:

a) En primer lugar, al sector servicios le ha sido atribuida tradicionalmente una elevada

elasticidad-renta, lo que implica que el crecimiento de la demanda final de determinados

servicios haya sido proporcionalmente mayor que el crecimiento de la renta. Así, servicios

como turismo y viajes, actividades ligadas al ocio y la cultura, o la educación a nivel

universitario, son ejemplos de actividades cuya demanda ha aumentado proporcionalmente

más que la renta. Por tanto, con el crecimiento económico se ha producido un cambio de la

demanda que ha favorecido a los servicios.

b) En segundo lugar, los cambios demográficos y sociales que se han producido y se siguen

registrando en las sociedades occidentales han determinado también el incremento en la

demanda de ciertos servicios. Por ejemplo, el boom demográfico de los años 60 y 70 y el

cambio social favorable a un mayor desarrollo educativo, llevó a un incremento en los

gastos en los sistemas educativos y a un avance importante de estas actividades en cuanto a

empleo y producción durante los años 70 y 80 del pasado siglo. En la actualidad, el

progresivo envejecimiento de la población aumenta la demanda de, y por tanto el gasto en,

servicios sanitarios públicos y privados, servicios de atención y cuidados a las personas

mayores, servicios de ocio dirigidos a estos colectivos, etc. Además de los cambios en las

28


La terciarización de Granada: análisis del contexto

Porcentaje

estructuras familiares (familias monoparentales, disminución del número de hijos, etc.), el

acceso de la mujer al mercado de trabajo ha supuesto uno de los principales factores

demográficos que han impulsado la demanda de determinados servicios, tales como el

cuidado de niños, en el hogar o en centros públicos y privados (ludotecas, guarderías, etc.),

el cuidado de enfermos y personas mayores (centros de día, asistencia a domicilio, servicios

sociales, etc.), los servicios domésticos y otros, así como cambios en la forma de prestar

determinados servicios, como los cambios en los horarios comerciales, los servicios de

comidas a domicilio, la extensión de los horarios escolares con aulas matinales, etc.

30

25

20

15

10

5

0

Austria

Belgium

GRÁFICO I.7

PARTICIPACIÓN EN EL VAB DE LOS SERVICIOS DE ADMINISTRACIÓN

PÚBLICA, EDUCACIÓN, SANIDAD Y OTROS SERVICIOS SOCIALES

Denmark

Finland

France

Germany

Fuente: OECD. 2009. Elaboración propia.

Greece

Ireland

Italy

Luxembourg

Netherlands

1970 2007

Portugal

Sweden

United Kingdom

United States

Japan

España

c) En tercer lugar, el desarrollo del Estado de Bienestar ha supuesto el incremento del peso

de determinados servicios, como educación, sanidad o servicios sociales, tanto en la

producción como en el empleo, pero especialmente en este último dado el fuerte

29


La terciarización de Granada: análisis del contexto

componente laboral que presentan estas actividades. En el Gráfico I.6 figura la

participación que estos servicios tienen en el valor añadido bruto de algunos de los países

occidentales. Como se puede comprobar, los servicios que constituyen la base del Estado

de Bienestar -es decir, educación y sanidad, junto a administración pública y otros servicios

sociales-, en algunos casos superan el 26 por 100 del Valor Añadido Bruto, como en

Dinamarca, Suecia o Portugal, y en casi todos (excepto Irlanda y Luxemburgo) superan el

20 por 100.

En España, estos servicios representaban en 2007 el 20,9 por 100 del VAB, y desde 1970

han avanzado 7 puntos en la participación de la renta. Además, alrededor del 15 por 100 lo

constituían los servicios de sanidad, educación y otros servicios sociales y personales, que han

avanzado notablemente en los últimos 27 años, en los que ha tenido lugar el proceso de desarrollo

del Estado de Bienestar en España. Este proceso, comenzó más tardíamente en nuestro país que en

el resto de Europa o en Japón, y, sin embargo, ha permitido colocarnos prácticamente al mismo

nivel que los países europeos.

Una característica de los servicios públicos es la elevada proporción de mano de obra que

es empleada en los procesos productivos, por lo que, tal y como se observa en el Gráfico I.8 su

participación en el empleo es superior a la comentada para la producción. De hecho, la mayoría de

los países superan el 20 por 100 de empleados en servicios de educación, sanidad y otros servicios

sociales y personales, que sumado a casi un 10 por 100 de los servicios de administración y

defensa, eleva la participación de los servicios de no mercado en el empleo a casi el 30 por 100. En

España este porcentaje era del 27 por 100 en 2007, del cual más del 20 por 100 correspondía a

educación, sanidad y otros servicios sociales y personales, es decir, las actividades que constituyen

la esencia del Estado de Bienestar.

30


La terciarización de Granada: análisis del contexto

18,0

16,0

14,0

12,0

10,0

8,0

6,0

4,0

2,0

0,0

Austria

Belgium

GRÁFICO I.8

PARTICIPACIÓN EN EL EMPLEO DE ADMINISTRACIÓN PÚBLICA,

EDUCACIÓN, SANIDAD Y OTROS SERVICIOS SOCIALES (%). 2007

Denmark

Finland

France

Germany

Greece

Ireland

Italy

Luxembourg

Netherlands

United Kingdom

United States

España

Adm. Pub., Defensa y Seg. Social Educación

Sanidad y servicios sociales Otros servicios sociales y personales

Fuente: OCDE. 2009. Elaboración propia.

b. Factores relacionados con la demanda intermedia de servicios

Una segunda explicación para el cambio estructural de las economías occidentales hacia el

sector servicios es el fuerte incremento de la demanda de ciertas actividades terciarias por parte de

los sectores productivos, especialmente por la industria. Esta demanda de servicios por parte del

resto del sistema productivo ha significado un aumento en la interacción entre ambos sectores, con

cada vez mayor dependencia uno del otro tanto desde el punto de vista de la producción, como de

la productividad, el empleo, etc. Esta creciente imbricación entre dichos sectores se puede explicar,

a su vez, por dos factores:

a) En primer lugar, la proporción de actividades de servicios que son necesarias para, o

complementarias a, la producción de bienes generados en el resto del sistema productivo y,

en particular por la industria, es cada vez mayor, lo que se ha venido denominando la

terciarización de la industria. De tal forma que, actividades como transporte y

31


La terciarización de Granada: análisis del contexto

distribución (incluyendo logística, almacenamiento y otros servicios relacionados),

comunicaciones, servicios de intermediación financiera, investigación y desarrollo,

comercialización, asesoría, consultoría, limpieza, vigilancia, etc., son en la actualidad

imprescindibles para las empresas que fabrican bienes y por tanto, son empleados como

consumos intermedios en los procesos productivos. Estas actividades terciarias demandadas

por la industria suponen ya dentro del sector casi un 40 por 100 del empleo en la OCDE,

según muestra un estudio de dicha organización 1 , e incluso en países donde este colectivo

está aumentando, como España, Alemania, Bélgica u Holanda, la proporción supera el 40 e

incluso casi llega al 60 por 100 en este último país mencionado.

b) En segundo lugar, esta complementariedad entre los dos sectores comentados, ha llevado

en las últimas décadas a numerosas empresas industriales a externalizar determinados

servicios (outsourcing), acudiendo para ello a la contratación de empresas especializadas

que pueden ofrecer dichos servicios a un menor precio o con mayor calidad, debido a las

sinergias que se producen como efecto de la especialización y el crecimiento en términos

de facturación. A esta tendencia se le ha denominado industrialización de los servicios, y

se refiere a la mencionada especialización y creciente tamaño empresarial dentro del sector

terciario. En la actualidad con el desarrollo de las nuevas tecnologías, la mayor

disponibilidad de infraestructuras de comunicación fiables y a precios decrecientes, junto

con la expansión de internet han hecho posible la relocalización de servicios hacia otros

países (offshoring) donde el coste de proporcionarlos es menor, y ha contribuido al

incremento en el comercio internacional de servicios, tal y como se comentará más

adelante.

1 Consúltese Pilat y Wölfl (2005).

32


La terciarización de Granada: análisis del contexto

CUADRO I.2

Ranking de los servicios de mercado según proporción de la demanda intermedia en el total de destinos (%)

Servicios de mercado Demanda intermedia

Servicios de asociaciones de mercado 100,0

Servicios de limpieza industrial 96,0

Servicios de investigación y seguridad 89,5

Servicios postales y correos 86,8

Servicios de publicidad 85,9

Otros servicios anexos al transporte de mercado 85,7

Servicios jurídicos y de contabilidad de mercado 80,2

Investigación y desarrollo de mercado 78,6

Alquiler de maquinaria y enseres domésticos 77,5

Otros servicios empresariales n.c.o.p. 75,5

Servicios de alquiler de automóviles 75,1

Saneamiento público de mercado 74,0

Otros tipos de transporte terrestre de mercado 68,4

Auxiliares a la intermediación financiera 65,9

Servicios de intermediación financiera 65,0

Servicios de telecomunicaciones 63,9

Servicios artísticos y agencias de noticias de mercado 60,0

Consultoría técnica en arquitectura e ingeniería 53,8

Servicios de veterinaria 50,3

Comercio al por mayor e intermediarios 49,6

Comercio y reparación de vehículos de motor 40,8

Comercio al por menor de carburante 40,8

Servicios de seguros y planes de pensiones 39,0

Servicios informáticos 38,1

Servicios de transporte marítimo 34,1

Servicios de transporte por ferrocarril de mercado 32,0

Servicios de alojamiento 31,0

Servicios inmobiliarios 30,5

Servicios de agencias de viajes de mercado 30,2

Servicios de transporte aéreo y espacial 29,5

Servicios culturales y deportivos de mercado 27,7

Servicios sanitarios de mercado 19,9

Servicios de educación de mercado 15,0

Comercio al por menor; reparación de efectos personales 12,0

Otros servicios recreativos 11,1

Otros servicios personales 9,3

Servicios sociales de mercado 3,9

Servicios de restauración 2,4

Fuente: Tablas de destino (a precios básicos) de la economía española. INE. Año 2006. Elaboración

propia.

En España, la utilización de servicios por parte del sistema productivo se puede comprobar

empleando las tablas de destino que elabora el INE dentro del marco Input-Output de la economía

española y que están disponibles hasta el año 2006. En el Cuadro I.2, se ha reflejado la proporción

de la producción de servicios de mercado que es destinada a consumo intermedio de otras

empresas, clasificadas por tipo de servicio.

33


La terciarización de Granada: análisis del contexto

Así, se puede comprobar que un buen número de actividades destinan más del 50 por 100 de

su producción a cubrir la demanda intermedia del tejido productivo, destacando el caso de

Servicios de asociaciones de mercado (100 por 100), Limpieza industrial (96 por 100),

Investigación y seguridad (89,5 por 100), Servicios de correos y postales (86,8 por 100), y

Servicios de publicidad (85,9 por 100). La mayor parte de las actividades que se encuentran en la

zona sombreada del cuadro, se incluyen dentro de Alquileres y servicios a las empresas, que es una

de las ramas que más ha crecido en las últimas décadas en España y en la mayoría de los países

occidentales, tanto en empleo como en producción (L. Rubalcaba, 2001).

También se puede señalar que una gran parte se incluye en lo que se denominan servicios

empresariales intensivos en conocimiento (SEIC). La principal característica de los servicios

intensivos en conocimiento es que consisten principalmente en la transmisión de un conocimiento

elevado, o en los que su prestación la tenencia de este conocimiento es imprescindible. Pueden ser

esencialmente finales (sanitarios, educativos, culturales, etc.), o intermedios; es decir, destinados

fundamentalmente a la producción de otros bienes y servicios (SEIC: servicios empresariales

intensivos en conocimiento).

Desde los años noventa, han sido muchos los autores que han señalado que algunos servicios a

las empresas no implicaban una destacable aportación al valor añadido, por lo que han centrado su

análisis en aquellos que se consideran de mayor valor, lo que ha dado lugar al análisis de los

servicios intensivos en conocimiento, ya que se considera que es la transmisión de conocimiento

(nuevo o avanzado) el elemento realmente estratégico en la provisión de los servicios.

Los SEIC suministran servicios avanzados, y a menudo a medida, a otras empresas y al sector

público (Aslesen y Isaksen, 2007). Estos servicios se consideran críticos para conseguir una mayor

eficiencia en el sector público y una mayor competitividad de las empresas. Proporcionan un

servicio de intermediación entre las fuentes donde se genera el conocimiento y las necesidades que

tienen las empresas y administraciones públicas; en este sentido, transforman el conocimiento

34


La terciarización de Granada: análisis del contexto

existente –o, generan nuevo conocimiento- para que pueda ser empleado de forma más útil por el

resto de organizaciones productivas.

Los SEIC desarrollan principalmente nuevas combinaciones de viejo y nuevo conocimiento.

Los inputs y outputs de los SEIC incluyen un elevado grado de conocimiento tácito.

Consecuentemente, no son contemplados solamente como transferidores de información

específica, sino que juegan el papel de un interface entre la base de conocimiento tácito de sus

clientes y la base más amplia de conocimiento de la economía, proporcionando procesos

interactivos de resolución de problemas (Doloreux et al., 2008).

Así, ayudan a otras empresas a solucionar problemas donde se requieren fuentes externas de

conocimiento (Antonietti y Cainelli, 2007). Por eso, se dice que los SEIC cumplen funciones de

generación, acumulación, transformación, adaptación y difusión del conocimiento (Miles et al.,

1995). Por tanto, su utilización permite reducir los riesgos y los costes de oportunidad de los

procesos de innovación, proporcionando conocimiento sobre regulación gubernamental,

estándares, marketing, ingeniería, financiación, etc. (Vence y González, 2009).

La importancia estratégica de los SEIC se revela también en la evolución del empleo, de modo

que, tomando datos de Eurostat, se puede observar que la ocupación en estas actividades ha

crecido, entre 2000 y 2008, a tasas que más que han doblado a las del conjunto del total de ramas,

destacando el caso de España, donde, según estas cifras, la tasa de variación media anual

acumulativa del empleo en los SEIC, durante el periodo considerado, ha sido superior al 6 por 100.

De este modo, como se aprecia en el Gráfico I.9, aumenta considerablemente la participación de

los SEIC en el total del empleo (excepto Dinamarca). Luxemburgo es el país con mayor

importancia relativa de los SEIC, con más del 25 por 100 del empleo total ocupado en SEIC,

siguiéndole Reino Unido, Suecia y Holanda. A pesar de que España a lo largo de esta década ha

contemplado un gran impulso de estas actividades, la participación del empleo en SEIC sobre el

35


La terciarización de Granada: análisis del contexto

total en 2008 (15 por 100) sigue situándose por debajo de la media comunitaria (UE-15: 16,1 por

100), aunque bastante por encima de Portugal (10 por 100) y Grecia (11,9).

30

25

20

15

10

5

0

EU-15

Belgium

Denmark

GRÁFICO I.9

PARTICIPACIÓN DE LOS SEIC EN EL EMPLEO TOTAL (%)

Germany

Ireland

Greece

Fuente: Eurostat. Elaboración propia.

España

France

Italy

Luxembourg

2000 2008

c. El incremento del comercio internacional de servicios

Netherlands

Austria

Portugal

Finland

Sweden

United Kingdom

Evidentemente, el crecimiento de la demanda final e intermedia de servicios ha traído

consigo un importante incremento de los intercambios de servicios a nivel internacional. Este

avance del comercio de servicios entre países se puede encuadrar dentro del proceso de

globalización al que se está asistiendo y ha tenido lugar no solamente como reacción a una

creciente demanda de servicios, sino también como consecuencia de los siguientes factores:

36


La terciarización de Granada: análisis del contexto

a) El avance en determinadas infraestructuras de comunicaciones, fruto del desarrollo de

las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), que no solo han permitido los

flujos de información entre puntos distantes geográficamente, sino que han dejado

desfasado el concepto de frontera de un país, permitiendo el comercio en áreas donde

tradicionalmente no ha sido posible o ha estado muy limitado, como pueden ser los

servicios a empresas, las comunicaciones o los servicios financieros.

b) El progreso en las negociaciones multilaterales para abrir progresivamente las economías

a la importación de servicios o al establecimiento de filiales extranjeras que presten

servicios en el país. Así, la Ronda Urugay del GATT, fue crucial para la apertura del

mercado de servicios a nivel internacional, alcanzándose un Acuerdo General sobre el

Comercio de Servicios (GATS) que continúa en progreso en la actualidad en el marco de la

Organización Mundial del Comercio.

c) La forma tradicional de intercambiar servicios ha cambiado, de manera que ahora se

pueden comprar/prestar desde diferentes países a través de internet, y además, está

aumentando la presencia de empresas a través de filiales o de profesionales que se instalan

en otros países y prestan el servicio desde el propio mercado. Asimismo, el consumo de

turismo y viajes se ha incrementado notablemente en las últimas décadas.

d) En lo que se refiere exclusivamente a la demanda intermedia, las empresas recurren cada

vez con más frecuencia al denominado offshoring, y así, externalizan determinados

servicios producidos en países de forma más eficiente, bien por disponer de mano de obra

más barata o de otras ventajas locales. Esto podría tener, a corto plazo, consecuencias

negativas sobre el empleo en el país que importa los servicios y positivas en el que los

exporta. Este último es el caso de India, que se ha especializado en TIC, en el desarrollo de

software y de hardware, especialmente para empresas norteamericanas, y últimamente

también en otro tipo de tareas de oficina, en I+D, en el sector de la medicina, etc. Sin

37


La terciarización de Granada: análisis del contexto

Porcentaje

embargo, a largo plazo, los ajustes productivos correspondientes podrían dar lugar a una

mejora de la productividad y de la competitividad de los países que importan servicios más

baratos y de mejor calidad, y, por tanto, de una forma más eficiente.

30

25

20

15

10

5

0

GRÁFICO I.10

TASA DE VARIACIÓN ANUAL ACUMULATIVA DEL COMERCIO DE SERVICIOS

2000-2007

8,4

10,9

13,1

8,6

11,2

9,8

12,2

10,2

France Germany Italy United

Kingdom

Fuente: OECD in figures 2009. Elaboración propia.

11,4

8,3

23,9

16,8

13,4 12,8

9,7

15,5

7,37,5

Greece Ireland Portugal España United

States

Exportaciones Importaciones

8,9

3,8

Japan

En el Gráfico I.10 se observa el importante incremento del comercio internacional de

servicios en algunos de los países miembros de la OCDE en los años más recientes (2000-2007).

EEUU, Reino Unido y Alemania son los países que han mantenido un mayor volumen de

operaciones de servicios con el exterior. En cambio, los países más dinámicos en este periodo han

sido Irlanda, cuyas exportaciones de servicios han aumentado en los 7 años analizados a un ritmo

medio (Tasa de Variación Anual Acumulativa) del 23,9 por 100, y las importaciones al 16,8 por

100, fruto del fuerte crecimiento de la economía irlandesa en esos años, pero también de los flujos

de inversión directa extranjera que ha recibido el país y que han redundado en esta mayor apertura

de la economía, en general, y del sector servicios en particular. También España ha aumentado sus

38


La terciarización de Granada: análisis del contexto

exportaciones de servicios de forma importante (12,8 por 100), aunque ha sido superior el ritmo al

que se han incrementado sus importaciones (15,5 por 100).

d. El crecimiento de la productividad en las actividades terciarias

Tradicionalmente, el sector servicios ha sido considerado un sector con un crecimiento

lento de la productividad en comparación con la industria, de ahí que su peso en el empleo se haya

incrementado notablemente. Así, como ejemplo, se puede observar el Gráfico I.11, que muestra

cómo la evolución real de la productividad aparente del trabajo -VAB por puesto de trabajo-, en

España, entre 2000 y 2007, ha sido muy baja en general y negativa en los servicios. Esta teoría del

diferente comportamiento de la productividad en ambos sectores, ha sido mantenida por diferentes

autores, como Baumol que ya en su obra de 1967 consideró al sector servicios como un sector

estancado, en el que el incremento de producción se traducía en un crecimiento del empleo, debido

a la escasa e incluso decreciente productividad del mismo. Sin embargo, más recientemente, se han

venido elaborando numerosos estudios centrados en el análisis de la productividad en las

actividades terciarias, tratando de explicar la razón del menor aumento de la productividad de

algunos servicios, pero intentando establecer las importantes diferencias que existen entre las

distintas ramas del sector. Este matiz es importante, dada la heterogeneidad de los procesos

productivos que caracterizan a las diferentes actividades, comenzando por la distinción entre

servicios de mercado y de no mercado.

Así, la visión agregada de la productividad en el sector servicios genera una imagen

diferente a la obtenida para cada una de las ramas. Según algunos estudios 2 el crecimiento de la

productividad en el sector secundario ha sido en la década de los 80 y 90 mayor que en el sector

servicios en todos los países de la OCDE. De hecho, en la mayoría de los países, el crecimiento de

2 Consúltese A. Wölfl (2003 y 2005) y J.R Cuadrado y A.Maroto (2005).

39


La terciarización de Granada: análisis del contexto

la productividad terciaria ha sido la mitad que en la industria. Sin embargo, como se ha comentado,

una visión desagregada por ramas de actividad puede proporcionar una imagen distinta. De este

modo, se pueden encontrar algunas ramas de servicios con un crecimiento débil o incluso negativo

de la productividad, como es el caso del Comercio, la Hostelería o las Actividades inmobiliarias.

Estas actividades, por lo general implican un elevado componente de mano de obra en el proceso

de prestación del servicio, por lo que un crecimiento de la producción conlleva generalmente un

incremento de la ocupación. Además, en estos servicios la introducción de NTI no ha sido posible

o cuando sí lo haya sido, no han influido tanto en la productividad de la mano de obra. Por otro

lado, los análisis de productividad no han permitido valorar las mejoras en la calidad.

Tasa media de variación real anual acumulada (%)

1,6

1,4

1,2

1,0

0,8

0,6

0,4

0,2

0,0

-0,2

-0,4

GRÁFICO I.11

EVOLUCIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD APARENTE DEL TRABAJO EN ESPAÑA

POR GRANDES SECTORES. 2000-2007

0,1

1,4

0,1

0,8

-0,2 -0,2

PIBpm Primario Energía Industria Construcción Servicios

Fuente: CNE. INE. Elaboración propia.

En cambio, otras ramas de actividad terciarias se han caracterizado por un aumento real

elevado de la productividad del trabajo. Este es el caso de la intermediación financiera y los

servicios de I+D. Las causas de esta elevada productividad se pueden encontrar en la presencia de

40


La terciarización de Granada: análisis del contexto

economías de escala en la prestación de algunos de estos servicios, la incorporación de NTI en los

procesos productivos o la elevada competencia existente en algunos mercados, lo que constituye

un incentivo para mejorar la productividad en las empresas.

Tasa media de variación real anual acumulativa (%)

8,0

6,0

4,0

2,0

0,0

-2,0

-4,0

GRÁFICO I.12

EVOLUCIÓN POR RAMAS DE LA PRODUCTIVIDAD APARENTE DEL TRABAJO

EN ESPAÑA. 2000-2008

6,5

Intermediación

financiera

1,9

Administración

pública

0,3

Educación

Fuente: CNE. INE. Elaboración propia.

-0,1 -0,2

Comercio y

reparación

-0,7 -0,8

Hogares que

emplean

personal

doméstico

Actividades

sanitarias y

veterinarias;

servicios

Transporte y

comunicaciones

-1,5

-2,5

Otros servicios y

actividades

sociales;

servicios

Inmobiliarias y

servicios

empresariales

No obstante, no se debe olvidar que en algunas actividades de servicios la medición de la

productividad resulta muy complicada e incompleta debido a las dificultades para contabilizar la

producción generada, siendo éste el caso de los servicios de no mercado, que al no disponer de un

precio indicativo de su valor, su producción se estima por diversos métodos que no siempre llevan

al mejor resultado.

-2,9

Hostelería

41


La terciarización de Granada: análisis del contexto

Hasta aquí, el estudio se ha centrado en explicar el cambio estructural que ha tenido lugar en

los principales países occidentales, incluido España, desplazándose la actividad y el empleo hacia

el sector servicios, así como en la descripción de algunas de las causas subyacentes al proceso de

terciarización. En adelante, se va a adoptar un enfoque más cercano, que se centra en el análisis del

cambio en las regiones españolas, haciendo especial referencia al caso de Andalucía, de forma que

sirva de marco para encuadrar el sector servicios de Granada.

GRÁFICO I.13

ESTRUCTURA PRODUCTIVA DE ESPAÑA EN 1964 Y 2008 (%)

Servicios

Primario

80

60

40

20

0

Construcción

1964 2008

Fuente: Contabilidad Nacional de España. INE. Elaboración propia

Energía e industria

I.3 La evolución del sector servicios en las regiones españolas: producción, empleo y

especialización. Especial referencia al caso de Andalucía

En el anterior epígrafe se ha comprobado que el proceso de terciarización también ha tenido

lugar en España aunque más tardíamente, pero de forma más intensa. De este modo, en la

actualidad se sitúa a niveles propios de los países occidentales. En el Gráfico I.13 se puede

42


La terciarización de Granada: análisis del contexto

observar el cambio en la estructura productiva entre 1964 y 2008, de forma que en 1964 la

participación de los sectores en el PIB estaba más equilibrada, aunque con un sector servicios que

ya sobrepasaba el 40 por 100 y que en 2008 ya aporta el 71,7 por 100 del VAB a la producción de

la economía española (a precios corrientes). En este proceso de terciarización, han sido los sectores

de energía e industria, y agrícola, los que han perdido peso en favor de los servicios, especialmente

los primeros que han retrocedido casi 18 puntos.

20,0

15,0

10,0

5,0

0,0

-5,0

-10,0

-15,0

-20,0

-25,0

GRÁFICO I.14

TASAS DE VARIACIÓN INTERANUAL DE LOS VAB SECTORIALES Y PIB (%).

ESPAÑA

1971

1972

1973

1974

1975

1976

1977

1978

1979

1980

1981

1982

1983

1984

1985

1986

1987

1988

1989

1990

1991

1992

1993

1994

1995

1996

1997

1998

1999

2000

2001

2002

2003

2004

2005

2006

2007

2008

2009

Servicios Manufacturas Construcción PIB

Fuente: Contabilidad Nacional de España. INE. Elaboración propia.

Las causas del avance del sector servicios en España, son las ya comentadas y que tienen que

ver con la demanda fundamentalmente, pero también hemos de tener en cuenta que, tal y como

figura en el Gráfico I.14, el comportamiento de la producción en servicios ha sido más estable en

el tiempo que la observada para el sector industrial (incluyendo construcción), que fluctúa mucho

más con el ciclo económico. Así, el sector servicios en España se ha mantenido creciendo a una

tasa media del 3,3 por 100 desde los años 70, no afectándole tanto los periodos de crisis de los

43


La terciarización de Granada: análisis del contexto

años 70 y de principios de los 90 como al sector industrial. Esta estabilidad ha hecho que el sector

servicios haya ido tomando una posición cada vez más predominante en la economía española,

mientras otros sectores han perdido peso.

En porcentaje

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

Andalucía

GRÁFICO I.15

ESTRUCTURA SECTORIAL DE LA PRODUCCIÓN EN 1986 EN LAS REGIONES

ESPAÑOLAS

Aragón

Asturias

Baleares

Canarias

Cantabria

C. y León

C. La Mancha

Cataluña

Agricultura, silvicultura y pesca Energía Industria Construcción Servicios

Fuente: Contabilidad Regional de España. Base 1986. INE. Elaboración propia.

Para completar esta visión agregada del sector parece interesante realizar un análisis de las

Comunidades Autónomas españolas, de forma que se pueda enfocar el caso concreto de Andalucía

como marco en el que se ha desarrollado el sector servicios en Granada. Para ello se puede

efectuar un análisis del proceso de cambio estructural que ha tenido lugar en las regiones,

incidiendo en el hecho de que la heterogeneidad a nivel regional en España se muestra también en

dicho proceso. Posteriormente el estudio se centrará en el sector servicios en Andalucía y su nivel

de especialización en distintas ramas desde el punto de vista de la producción.

C. Valenciana

Extremadura

Galicia

Madrid

Murcia

Navarra

P.Vasco

44

Rioja


La terciarización de Granada: análisis del contexto

En lo que respecta a las diferencias regionales en cuanto al nivel y al proceso de

terciarización, éstas se pueden observar comparando los Gráficos I.15 y I.16, que reflejan la

estructura productiva por sectores en 1986 y 2008 3 . Así, en el Gráfico I.15 se puede comprobar

cómo, en 1986 el sector servicios sólo superaba el 60 por 100 de la producción en tres de las 17

Comunidades Autónomas, a saber, Baleares, Canarias y Madrid, en las dos primeras, determinado

evidentemente por constituir el turismo el pilar fundamental de la economía y en el segundo caso

por la fuerte presencia de servicios públicos (especialmente de Servicios de Administración) y de

servicios a empresas. Además, la industria superaba el 20 por 100 en numerosas regiones, tales

como Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León, Cataluña, Comunidad Valenciana, Madrid,

Navarra, País Vasco y La Rioja. La heterogeneidad en la estructura económica era, en 1986,

bastante notable entre las diferentes CCAA, ya que por ejemplo, Castilla y León mostraban una

fuerte presencia industrial, reflejada en un 54 por 100 de producción industrial y energética frente

a tan sólo un 26,6 por 100 de servicios, junto con un sector agrícola que aportaba el 17 por 100 de

PIB regional. Por otro lado, Baleares contaba con un fuerte sector servicios que ya suponía en

1986 un 77 por 100 de la economía de la región, en la que ninguno de los demás sectores llegaba al

10 por 100.

Sin embargo, en 2008 las diferencias regionales en cuanto a estructura productiva se

suavizan, de manera que prácticamente en todas las regiones, con la excepción de Navarra y La

Rioja, el sector servicios genera más del 60 por 100 de PIB de su territorio, por lo que se podrían

considerar terciarizadas. Así, las regiones con mayor presencia de los servicios en 2008 eran

Baleares, Canarias, Madrid y Andalucía. En estas cuatro comunidades el peso del VAB generado

por el sector terciario era superior al 70 por 100 del total regional.

3 Los datos empleados para el Gráfico I.14 son los proporcionados por el INE en la Contabilidad Regional de España

base 1986, mientras que los del Gráfico I.15 son base 2000, por lo que se deben tener en cuenta posibles diferencias

debido al cambio de sistema contable.

45


La terciarización de Granada: análisis del contexto

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

Andalucía

GRÁFICO I.16

ESTRUCTURA SECTORIAL DE LA PRODUCCIÓN EN LAS REGIONES ESPAÑOLAS (%).

2008

Aragón

Asturias (Principado de)

Baleares (Islas)

Canarias

Cantabria

Castilla y León

Castilla - La Mancha

Cataluña

Comunidad Valenciana

Extremadura

Galicia

Murcia (Región de)

Madrid (Comunidad de)

Primario Energía Industria Construcción Servicios

Fuente: Contabilidad Regional de España. Base 2000. INE. Elaboración propia.

Navarra (Comunidad Foral de)

País Vasco

Rioja (La)

Los servicios han aumentado su importancia en todas las regiones, entre 1986 y 2008, y su

avance ha sido mayor en La Rioja, Cataluña, Andalucía y País Vasco. En todas las regiones las

actividades de manufacturas han perdido importancia en su estructura productiva, destacando La

Rioja y Cataluña. En cambio, la construcción ha ganado peso en estos 22 años, sobresaliendo el

incremento de Cantabria. Por su parte, ha continuado el proceso de desagrarización, lo que se ha

manifestado de forma más intensa en Galicia, Andalucía y Extremadura.

Una vez analizado el proceso de cambio estructural en las CCAA españolas se puede plantear

la cuestión de cómo ha quedado Andalucía respecto la media nacional en cuanto a la estructura

sectorial de la producción y del empleo tras dicho cambio.

En primer lugar, en lo que respecta al Valor Añadido, la estructura de las distintas

actividades productivas es muy similar entre España y Andalucía, pudiendo resaltarse algunas

diferencias (Gráfico I.17):

46


La terciarización de Granada: análisis del contexto

a) En primer lugar, el sector agrícola supone casi el doble en la región andaluza que en el

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

conjunto nacional, consecuencia de un pasado donde las actividades primarias han tenido

un papel predominante en la economía de Andalucía. También se pueden señalar algunas

ventajas en la dotación natural para el desarrollo de estas actividades.

GRÁFICO I.17

ESTRUCTURA SECTORIAL DEL VAB EN ANDALUCIA Y ESPAÑA (%). 2008

Primario Energía Industria Construcción Servicios

Andalucía España

Fuente: Contabilidad Regional de España. Base 2000. INE. Elaboración propia.

b) En cambio, el sector de manufacturas está escasamente desarrollado en Andalucía. Así, en

2008 representaba tan sólo el 8,6 por 100 del VAB regional, frente a los 14,3 puntos que se

observan para el conjunto nacional, lo que confirma que la economía andaluza apenas

cuenta con presencia industrial. Este 8,6 por 100 supone menos de la mitad del porcentaje

observado en Andalucía en 1986, que era del 18,4 por 100, frente al 24,6 por 100 del resto

de España. De la comparación de estas cifras se puede concluir que la pérdida de peso de

las manufacturas en Andalucía ha sido más intensa que en el resto del país.

47


La terciarización de Granada: análisis del contexto

c) Por último, en lo que respecta a servicios, la presencia de este sector en Andalucía se sitúa

por encima de la media nacional confirmando así un mayor grado de terciarización en la

región.

Y en el empleo, ¿cómo es la estructura de la ocupación por sectores y qué diferencias existen

entre Andalucía y España? De acuerdo con el Gráfico I.18, la estructura sectorial del empleo

permite distinguir algunas diferencias entre España y la región andaluza, y además conduce a

algunas conclusiones en cuanto a los diferentes niveles de productividad en los sectores a nivel

regional y nacional.

35,0

30,0

25,0

20,0

15,0

10,0

5,0

0,0

7,1

4,0

Primario

Energía; Ind. Extractiva

1,21,0

GRÁFICO I.18

ESTRUCTURA SECTORIAL DEL EMPLEO (%). 2008

14,6

Manufacturas

9,1

Construcción

13,5

12,1

29,9

27,8

Información y comunicaciones

Comercio, reparaciones y hostelería

2,8

1,6

2,51,8

Actividades financieras

Actividades inmobiliarias

0,60,7

Act. prof., científicas y técnicas; act. admvas.

Total Nacional Andalucía

Fuente: Encuesta de Población Activa. INE. Elaboración propia.

8,9

7,7

Administración Pública; educación; sanidad

19,9

18,2

Resto de servicios

7,47,9

En primer lugar, las diferencias en la estructura sectorial del empleo entre Andalucía y el

conjunto nacional son muy similares a las que se han apreciado en el VAB. Así, el peso del sector

primario y de la construcción es superior en Andalucía; mientras que las manufacturas son más

48


La terciarización de Granada: análisis del contexto

relevantes en el conjunto nacional. En lo que se refiere a las actividades de servicios, el examen de

la estructura por ramas del empleo muestra que la mayor importancia de los servicios en la región

se debe a actividades menos productivas, menos avanzadas, o, menos intensivas en conocimiento,

como Comercio y Hostelería, y, a ramas de no mercado como Administración pública. También se

puede señalar una mayor relevancia de Actividades inmobiliarias, lo que está íntimamente ligado

al desarrollo de la construcción. En cambio, los servicios más intensivos en conocimiento, como

Información y comunicaciones, Servicios financieros y seguros, y, Actividades profesionales,

científicas y técnicas están menos desarrollados en Andalucía.

Según los datos de la CRE, en relación a la productividad aparente del trabajo, a nivel de

grandes sectores, Andalucía ha mostrado unos niveles inferiores al conjunto nacional, destacando

las manufacturas, lo que estaría en íntima conexión con la pérdida más intensiva de peso de este

sector en la estructura productiva regional.

euros por puesto de trabajo

140.000

120.000

100.000

80.000

60.000

40.000

20.000

0

Servicios

Comercio y

reparación

CUADRO I.19

PRODUCTIVIDAD APARENTE DEL TRABAJO. 2007

Hostelería

Transporte y

comunicaciones

Intermediación

financiera

Inmobiliarias y

servicios

empresariales

Administración

pública

España Andalucía

Fuente: Contabilidad Regional de España. Base 2000. INE. Elaboración propia.

Educación

Actividades

sanitarias y

veterinarias;

servicios

Otros servicios y

actividades

sociales;

servicios

Hogares que

emplean

personal

doméstico

49


La terciarización de Granada: análisis del contexto

En lo que se refiere al sector servicios, la PAT en Andalucía se ha situado, entre 2000 y

2008, en alrededor del 93 por 100 de la media nacional (Gráfico I.19), lo que se debe por un lado

a la mayor presencia de actividades menos productivas. Pero, también hay que resaltar que muchos

servicios son bastante menos productivos en Andalucía que en el conjunto español, destacando

Comercio, Hostelería, e Intermediación financiera.

En conclusión, la economía andaluza es, tras un fuerte proceso de desagrarización, una

economía terciarizada, tanto desde el punto de vista de la producción como del empleo, situándose

a niveles similares a la media española. Sin embargo, la comparación de la producción y la

ocupación permite concluir que la productividad aparente del trabajo en Andalucía, durante la

presente década, ha sido inferior a la del conjunto nacional, tanto en términos globales como a

nivel de grandes sectores, o incluso de ramas. Esta menor productividad hace a la región menos

competitiva. Por tanto, es un elemento de preocupación sobre el proceso de crecimiento y

convergencia de Andalucía en relación a los ámbitos de mayor desarrollo.

GRÁFICO I.20

ESTRUCTURA DE LA PRODUCCIÓN EN LAS RAMAS DE SERVICIOS EN ANDALUCÍA (%). 2007

Otros servicios y actividades

sociales; servicios personales; 5,5

Actividades sanitarias y

veterinarias; servicios sociales; 9,1

Fuente: EPA. INE. Elaboración propia.

Educación; 8,3

Administración pública;

10,5

Inmobiliarias y servicios

empresariales; 25,4

Hogares que emplean

personal doméstico; 1,3

Comercio y

reparación; 15,6

Hostelería; 9,8

Transporte y comunicaciones; 8,2

Intermediación financiera ; 6,3

50


La terciarización de Granada: análisis del contexto

Sin embargo, como se ha comentado, el sector terciario es muy heterogéneo y cuenta con

actividades muy diversas y de características no homogéneas, por lo que la conclusión de la menor

productividad en los servicios en Andalucía debe matizarse. Así, a continuación el estudio se

centra en apreciar qué actividades predominan en el sector servicios andaluz y si existe alguna

especialización.

Por lo que se puede ver en el Gráfico I.20, las ramas de servicios que más peso tenían en

Andalucía, en 2007, eran Actividades inmobiliarias y servicios empresariales (25,4 por 100 del

VAB en los servicios), y, Comercio y reparación (15,6 por 100). Por su parte, los servicios no

destinados a la venta significaban más de un tercio del VAB de los servicios, destacando

Administración pública (10,5 por 100), Sanidad y servicios sociales (9,1 por 100), y, Educación

(8,3 por 100). Entre 2000 y 2007 ha aumentado de forma notable la importancia de Actividades

inmobiliarias y servicios empresariales, lo que se puede explicar por el dinamismo de la

construcción y actividades conexas, y, de los SEIC.

Las diferencias entre la estructura productiva de los servicios en Andalucía en relación al

conjunto nacional se pueden analizar a través de los índices de especialización que podrían

interpretarse como indicadores indirectos de las actividades en las que la región tiene ventajas o

desventajas relativas. El Cuadro I.3 registra los índices de especialización para cada una de estas

ramas, con respecto a la media nacional. Dicho índice sería el siguiente:

Índice de Especialización

de la rama i de Andalucía en VAB =

51

VAB de la actividad de servicios i en Andalucía

VAB total de servicios en Andalucía

VAB de la actividad de servicios i en España

VAB total de servicios en España

Así, el valor del índice igual o por encima de 1, muestra especialización relativa en dicha

rama de actividad terciaria, mientras que cualquier valor por debajo de 1 muestra la no

especialización andaluza en dicha actividad.


La terciarización de Granada: análisis del contexto

De acuerdo con los resultados obtenidos para el índice de especialización, Andalucía se

encontraría especializada en servicios de no mercado respecto a España. Esto es consecuencia de la

fuerte presencia del sector público en nuestra Comunidad Autónoma que es superior a la media

nacional. Además, el índice es igual o superior a 1 en todas las actividades de no mercado y es más

elevado en Educación, y Sanidad y servicios sociales, que como se ha comentado antes son los

servicios que constituyen el núcleo del llamado Estado de Bienestar, y que en la región andaluza

tienen un peso específico importante.

Entre los servicios de mercado se encuentran dos ramas con un índice de especialización

ligeramente superior a 1, que son Comercio y reparaciones, y Hostelería (sólo en términos de

empleo). El resto de servicios de mercado cuentan con un índice inferior a 1 pero cercano a dicha

cifra, por lo que no es tanta la distancia entre la economía de servicios andaluza y la española en lo

que a ramas de actividad se refiere. Así, muchas de las características del sector servicios en

España, se pueden extrapolar a la región andaluza.

También se puede señalar que, una mayor especialización en VAB que en empleo podría

indicar un mayor nivel de productividad aparente del trabajo. En este caso, Andalucía tendría

mayor productividad, en relación al conjunto nacional, en Actividades inmobiliarias y servicios

empresariales, Educación, Sanidad, y Otros servicios no destinados a la venta, excepto

Administración pública.

CUADRO I.3

Índice de especialización en actividades de servicios en Andalucía. 2007

VAB Empleo

Comercio y reparación 1,03 1,08

Hostelería 0,94 1,04

Transporte y comunicaciones 0,84 0,86

Intermediación financiera 0,82 0,87

Inmobiliarias y servicios empresariales 1,03 0,86

Administración pública 1,20 1,24

Educación 1,23 1,05

Actividades sanitarias y veterinarias; servicios sociales 1,12 1,01

Otros servicios y actividades sociales; servicios personales 1,02 0,96

Hogares que emplean personal doméstico 1,08 1,01

Fuente: Contabilidad Regional de España. Base 2000. INE. Elaboración propia.

52


La terciarización de Granada: análisis del contexto

Pero, ¿se puede decir lo mismo de Granada respecto a Andalucía y España? ¿Existen rasgos

diferenciadores y propios del sector terciario granadino? ¿Cuál es el grado de terciarización de la

economía de la provincia de Granada? ¿Destaca Granada entre las provincias andaluzas por la

presencia de determinadas actividades terciarias o todo lo contrario?

Estas son cuestiones que se plantean en los siguientes capítulos, en los que se centra el

análisis en la economía granadina y el sector servicios, con detenimiento en algunas de las

características más importantes del mismo.

53


CAPÍTULO CAPÍTULO CAPÍTULO II II: II II :

EL EL PROCESO PROCESO DE DE TERCIARIZACIÓN

TERCIARIZACIÓN

DE DE LA LA ECONOMÍA ECONOMÍA ECONOMÍA GRANADINA

GRANADINA


El proceso de terciarización de la economía granadina 56

II.1. El valor añadido

Es indudable que el proceso de cambio y transformación acontecido en la provincia de

Granada durante los últimos 50 años, le ha permitido alcanzar cotas de progreso y bienestar jamás

conocidas, independientemente del carácter relativo con que habría que considerar los indicadores

que los miden. Dichos cambios nada tienen que ver con factores coyunturales o acontecimientos de

corto alcance, sino más bien son fruto de tendencias a largo plazo y de carácter estructural que se

manifiestan en un proceso de cambio gradual y acumulativo en el que el sector servicios ha jugado

un papel nada desdeñable.

El crecimiento económico de la provincia de Granada entre 1955 y 1999 ha sido palpable

como lo demuestra el hecho de que si en 1955 el Producto Interior Bruto a precios de mercado (en

adelante PIB) y en términos constantes era de 880,92 millones de euros, en 1999 alcanzó los

3.861,36 millones, lo que supone 4,4 veces más que al inicio de un periodo que, por otra parte,

puede considerarse relativamente corto. Como puede apreciarse en el Gráfico II.1, el crecimiento

del PIB es resultado de un proceso continuo de acumulación a lo largo de prácticamente todos los

ejercicios (con la única excepción de 1993) con mayor o menor intensidad según la etapa de

expansión o estancamiento transitada, pero incrementos positivos al fin y al cabo. Ello pone en

evidencia el carácter estructural y a largo plazo del crecimiento en el PIB provincial que no podría

haberse producido de no ser por sustanciales mejoras en la productividad, cambios en la estructura

productiva, en la dotación de capital, etc.

Independientemente de que la valoración global haya de ser, por tanto, positiva, es preciso

señalar que el citado crecimiento ha de contextualizarse en el experimentado por el conjunto

nacional (en donde el PIB se ha multiplicado por 5,5) del que la provincia de Granada no se ha

podido sustraer. Sin embargo, también es preciso señalar que su éxito global (materializado en un


El proceso de terciarización de la economía granadina 57

incremento en las oportunidades de bienestar material para su población) a pesar de ser indudable,

ha sido de menor entidad que el del conjunto nacional.

Índice base 100 = 1955

450

400

350

300

250

200

150

100

GRÁFICO II.1

EVOLUCIÓN DEL PIB A PRECIOS DE MERCADO EN GRANADA, 1955-1999

(unidades monetarias constantes de 1986)

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Difícilmente el proceso de crecimiento experimentado por la provincia de Granada podría

haberse producido si la actividad agraria hubiese seguido suponiendo un tercio del Valor Añadido

Bruto a coste de factores (VAB en lo sucesivo) como ocurría en 1955 (en términos corrientes), con

un sector constructor de poca entidad y una industria centrada en actividades de baja

productividad, demanda y contenido tecnológico. A pesar de ser en 1955 ya reducida la

importancia del sector agrario en el total de producción (si, por ejemplo, se compara con la de

servicios), unos porcentajes de entre el 20 y el 30 por 100 son claramente indicativos de sociedades

atrasadas o en proceso de desarrollo. En ese sentido, el cambio estructural que afecta a la

estructura productiva granadina es evidente, como se puede apreciar en el Gráfico II.2, en el

sentido de:


El proceso de terciarización de la economía granadina 58

100%

80%

60%

40%

20%

0%

1955

1957

GRÁFICO II.2

EVOLUCIÓN DE LA ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL VAB A COSTE DE

FACTORES EN GRANADA, 1955-1999 (unidades monetarias corrientes)

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Agricultura y pesca Industria sin construcción Construcción Servicios

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

a) Una progresiva desagrarización que se da con mayor intensidad en la década de los sesenta

y segunda mitad de los setenta.

b) En su conjunto, los sectores industrial y de la construcción mantienen su importancia

relativa (ligeramente por encima del 20 por 100) si bien el primero pierde importancia

lentamente en beneficio del segundo.

c) A comienzos de la década de los ochenta la economía granadina se consolida

definitivamente como de servicios, al suponer esta actividad más del 60 por 100 del VAB,

porcentaje que ha continuado creciendo desde entonces y hasta principios de los noventa,

en donde parece haberse estabilizado la importancia relativa del sector en torno a algo

menos del 70 por 100.

Asimismo, y dado el efecto distorsionador que los fuertes procesos inflacionarios

acontecidos en la segunda mitad del siglo XX podrían tener sobre una estructura porcentual


El proceso de terciarización de la economía granadina 59

expresada en términos nominales, en el Gráfico II.3 se ha vuelto a recoger la evolución de la

estructura sectorial del VAB pero en euros constantes de 1986, por tanto, descontando el efecto de

los precios. El resultado, como se puede apreciar, es una terciarización importante de la economía

granadina ya en 1955 y que, con ligeras oscilaciones, se ha mantenido prácticamente invariable

durante todo el periodo analizado.

100%

80%

60%

40%

20%

0%

GRÁFICO II.3

EVOLUCIÓN DE LA ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL VAB A COSTE DE

FACTORES EN GRANADA, 1955-1999 (unidades monetarias constantes de 1986)

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Agricultura y pesca Industria sin construcción Construcción Servicios

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

En cuanto al resto de sectores, la desagrarización es de nuevo evidente aunque con bastante

menor intensidad y, además, después de alcanzar su mínimo histórico en la segunda mitad de los

ochenta incluso ha ganado importancia relativa en los años 90 (sobre todo en su primera mitad) a

costa fundamentalmente del sector industrial, que tras aumentar su importancia hasta 1983 a pesar

de la crisis, comienza desde entonces lenta pero inexorablemente a peder importancia relativa. Por

el contrario, el sector de la construcción vive a partir de dicho año una progresiva recuperación tan


El proceso de terciarización de la economía granadina 60

sólo interrumpida por la crisis de 1993, como corresponde a un sector más sensible que otros a la

fase del ciclo.

Porcentajes

20

18

16

14

12

10

8

6

4

2

0

-2

1955

1957

GRÁFICO II.4

EVOLUCIÓN DEL VAB A COSTE DE FACTORES EN GRANADA, 1955-1999

(tasas de variación interanual)

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

Servicios Total

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Desde una perspectiva dinámica, es de destacar el ritmo de crecimiento del valor añadido

en la rama de servicios, que si bien creció a un ritmo medio anual acumulativo del 3,3 por 100,

inferior al 4 por 100 que superaron industria y construcción, al combinarse con una elevada

ponderación ya incluso en 1955, ha determinado que sea la rama de servicios la que realice la

mayor contribución al crecimiento de la economía granadina durante el periodo analizado, en

concreto estamos hablando del 64,6 por 100. Es cierto que a lo largo de todo ese periodo el ritmo

de crecimiento del valor añadido en servicios siempre ha sido positivo (Gráfico II.4), y a veces

hasta superior al de la media de la economía (por lo general en años de recesión), sin embargo, el

hecho de que en las etapas expansivas ocurra justamente lo contrario, determina que a lo largo del

periodo 1955-1999 el crecimiento del conjunto de la economía granadina haya sido mayor que el


El proceso de terciarización de la economía granadina 61

del sector servicios, lo que se ha traducido en una leve reducción de su importancia relativa en

términos constantes.

II.2. Los precios

La evidente diferencia que puede observarse entre la evolución de las estructuras

sectoriales en materia de producción a precios corrientes y constantes es el resultado del desigual

comportamiento de los precios para cada uno de los cuatro sectores de actividad considerados.

7100

6100

5100

4100

3100

2100

1100

100

GRÁFICO II.5

EVOLUCIÓN DE LOS ÍNDICES DE PRECIOS SECTORIALES. Base 100 = 1955

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Agricultura y pesca Industria sin construcción Construcción Servicios Total

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

En ese sentido, puede apreciarse con claridad la intensidad de esos procesos inflacionarios

a partir de la década de los años 70 para todos los sectores de actividad (véase el Gráfico II.5),

pero muy especialmente para los servicios, que si bien ya en los años 50 y 60 sus precios crecían

más, será a partir de los 70 cuando se observe con claridad el mayor crecimiento de los mismos y


El proceso de terciarización de la economía granadina 62

que ha sido una constante, salvo algún año en el que los precios de la construcción los superaron.

Ambos sectores muestran desde la década de los 80 una evolución paralela en el sentido no sólo de

que sus precios superen con claridad la media del conjunto de la economía, sino también por sus

similares tasas de variación.

Esa evolución de los precios en el sector servicios determina que, a la hora de valorar su

importancia relativa en términos reales o constantes, no sea ésta la misma si se consideran como

precios de referencia los de 1986 (como se ha hecho en el Gráfico II.3) o los de 1955, ya que en el

primer caso esos precios reflejan buena parte de la evolución de los mismos durante todo el

periodo y, por tanto, se acentuará la terciarización de la economía granadina a lo largo de todo el

periodo, realidad que se difuminaría bastante haciendo uso de los precios vigentes en 1955.

II.3. La ocupación

Como es bien sabido, la evolución e intensidad en el crecimiento de la producción no están

directamente relacionadas con el de la población ocupada cuya trayectoria, en el caso de Granada,

ya sea en valores absolutos o tasas de variación anual, se diferencia bastante de la del valor

añadido. En concreto, llama bastante la atención el hecho de que el volumen de ocupación

existente en 1964 (primer año del que se disponen datos procedentes de la Encuesta de Población

Activa -EPA-) no se haya vuelto a dar hasta mediados del año 2000. En concreto, si se toma como

punto de referencia 1999, se aprecia como mientras en 1964 los ocupados eran 234.600, en aquél

año eran 221.000.


El proceso de terciarización de la economía granadina 63

275.000

250.000

225.000

200.000

175.000

150.000

125.000

100.000

75.000

50.000

GRÁFICO II.6

EVOLUCIÓN DEL NÚMERO DE EMPLEOS EN GRANADA, 1955-1999

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

Servicios Total

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

La información proporcionada por la Fundación BBVA relativa al número de empleos

(Gráfico II.6), coincide en lo sustancial con lo recién comentado, aunque con cifras diferentes

dadas las discrepancias metodológicas existentes entre los conceptos de ocupado y empleo. En

ambos casos el saldo global, independientemente de que se tome como año de inicio 1955 o 1964,

es negativo, destacando muy especialmente el periodo 1981-1985, como uno de los más difíciles

en materia de empleo para la economía granadina del último medio siglo. No sólo es que la

economía granadina tuviera problemas para crear empleo, sino que incluso no fue capaz siquiera

de mantener la ocupación existente con posterioridad a una etapa expansiva, pues tras la misma se

destruye el empleo creado anteriormente. Si contemplamos con una perspectiva amplia este

proceso es posible constatar el cada vez menor grado de oscilación que muestran los procesos tanto

de creación como de destrucción de empleo. Independientemente de que la mayor fortaleza y

madurez de la economía granadina puedan explicar ese comportamiento, no es posible prescindir


El proceso de terciarización de la economía granadina 64

del impacto que se ha podido derivar de los cambios en la estructura productiva sectorial, dada la

diferente evolución de la productividad y sensibilidad a la coyuntura de cada actividad.

100%

80%

60%

40%

20%

0%

1955

1957

GRÁFICO II.7.

EVOLUCIÓN DE LA COMPOSICIÓN DEL EMPLEO POR SECTORES EN

GRANADA, 1955-1999 (porcentajes)

23,8

3,2

7,9

65,1

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

Agricultura y pesca Industria sin construcción Construcción Servicios

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

La evolución de la estructura del empleo sectorial en Granada (Gráfico II.7) permite

comprobar la importancia del proceso de desagrarización experimentado (y que quedaba algo

enmascarado utilizando el VAB real) pues si en 1955 el empleo agrario suponía el 65,1 por 100 del

total, en 1999 ya era sólo del 15,2 por 100, la práctica totalidad de importancia relativa que pierde

este sector la gana servicios que pasa en dicho periodo del 23,8 al 63,1 por 100. El resto de

sectores (industria y construcción) aumentan en conjunto su importancia relativa algo más de diez

puntos porcentuales, fundamentalmente gracias al segundo de ellos, pues el primero muestra una

tendencia al mantenimiento cuando no leve pérdida de la misma. Es precisamente en la industria,

donde se encuentran las principales diferencias con el conjunto nacional que duplica su

importancia, mientras que para el sector agrario es algo superior en Granada.

63,1

12,6

9,2

15,2

1999


El proceso de terciarización de la economía granadina 65

La evolución de la estructura sectorial de la ocupación recogida en el gráfico anterior es el

resultado conjunto de la dinámica individual de cada uno de los cuatro sectores considerados, en

concreto, se puede destacar lo siguiente:

a) Agricultura y pesca. De acuerdo con las transformaciones estructurales que experimenta,

salvo en contadas ocasiones (desde 1997) sus tasas de variación son negativas, si bien es

difícil que se vuelvan a repetir valores como los observados durante la crisis de los setenta

entre el -10 y el -17 por 100–. Además, por las propias características del sector no se

aprecia correlación alguna con la fase del ciclo económico.

b) Industria. Junto con servicios, exhibe en el largo plazo una clara tendencia a la estabilidad,

pues con la notable excepción de la depresión de los años setenta y ochenta, la amplitud de

las fases recesivas y expansivas es muy similar; de hecho, el empleo por lo general fluctúa

en torno a los 20 a 25.000 ocupados en la mayoría de los ejercicios. No obstante, si hasta

1973 lo normal era que estuviese por encima de los 25.000, desde entonces tiende en mayor

medida a estar en la parte baja de la horquilla señalada.

c) Construcción. Es el sector que, siendo fiel a la dinámica del ciclo económico, muestra

mayor grado de oscilación, como así lo demostrarían tasas de variación anuales positivas de

en torno al 15-20 por 100 en 1967, 1985 a 1989 y 1999, y negativas entre el -10 y el -15

por 100 en 1975, 1981 y 1993. Esas oscilaciones se producen en torno a una media

tendencial que tiene una pendiente positiva, pues hasta 1973 el empleo en el sector se

movía en el intervalo 10.000-15.000 trabajadores, durante la década siguiente entre los

15.000-20.000 trabajadores, desde 1983 hasta 1997 se mueve en la horquilla 20.000-

25.000 empleos y, finalmente, desde 1999 se situaría en valores superiores a los 30.000

ocupados.


El proceso de terciarización de la economía granadina 66

10

8

6

4

2

0

-2

-4

-6

-8

GRÁFICO II.8.

TASAS DE VARIACIÓN DEL EMPLEO EN LA PROVINCIA DE GRANADA,

SECTOR SERVICIOS Y TOTAL, 1955-1999

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

Servicios Total

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

d) Servicios. El proceso de terciarización comentado en líneas anteriores también es visible en

la ocupación pues en tan sólo dos años los crecimientos son negativos (1981 y 1995), y

cuando ello ocurre son en la mayoría de las ocasiones de escasa entidad, mientras que en

casi todos los años en que son positivos no llegan a superar el 10 por 100 (Gráfico II.8),

cuando, en ocasiones, la construcción se aproximó al 20 por 100 (mediados de los años 60,

80 y finales de los 90). En términos absolutos, el sector servicios es el que crea empleo en

mayor medida (más de 82.000 en términos netos entre 1955 y 1999), lo que permite

absorber parcialmente los excedentes que expulsa el medio rural (casi 141.000). Sin

embargo, en términos relativos (Gráfico II.9) puede constatarse cómo el crecimiento del

empleo en 1999 de servicios era algo más de la mitad del observado para el sector de la

construcción; es preciso señalar a este respecto la importancia que tiene considerar como

punto de comparación un año u otro, dado que la mayor variabilidad cíclica de la

construcción le lleva a crecimientos en el empleo muy superiores a los de servicios en fases


El proceso de terciarización de la economía granadina 67

350

300

250

200

150

100

50

0

expansivas, frente al retroceso (que casi nunca se da para servicios) de las recesivas. Estos

hechos ponen de manifiesto la solidez del proceso de terciarización que ha vivido la

economía granadina desde mediados de los años 50 del pasado siglo

GRÁFICO II.9.

EVOLUCIÓN DEL EMPLEO EN GRANADA POR SECTORES, 1955-1999

Índices Base 100 = 1955

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Agricultura y pesca Industria sin construcción Construcción Servicios

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

Por lo tanto, y a modo de conclusión, hemos de reseñar que en 1999 la economía de

Granada era ya (en materia de empleo) una “economía de servicios”, al superar el peso relativo de

sus empleos en el total el 60 por 100, en concreto con el 63,1 por 100, lo que representaba casi 40

puntos porcentuales más de la importancia relativa existente en 1955. Ello se explica por el

incremento neto del empleo en el sector (por encima de los 82.000) unido tanto al proceso

emigratorio de los años 60 y 70, como a la fuerte expulsión de efectivos del mundo agrario. En

ambos casos nos encontramos ante procesos estructurales y de largo alcance en los que las fases

cíclicas tienen por único efecto modular la intensidad de los procesos de cambio estructural.


El proceso de terciarización de la economía granadina 68

20.000

18.000

16.000

14.000

12.000

10.000

8.000

6.000

4.000

2.000

0

1955

1957

GRÁFICO II.10.

PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO EN LA PROVINCIA DE GRANADA,

SECTOR SERVICIOS Y TOTAL, 1955-1999

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

Servicios Total

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

II.4. La productividad

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

La productividad por ocupado, entendida como cociente del VAB a coste de factores y el

empleo, muestra para el conjunto de la economía granadina un crecimiento continuo (salvo en

1993 y 1995) que le lleva a multiplicar casi por cinco el valor que había en 1955). Será

precisamente la evolución del empleo la que determine en buena medida las oscilaciones de la

productividad (véase el Gráfico II.10), pues si hasta 1993 la tendencia era al crecimiento de la

misma como resultado de la incapacidad de la economía granadina para generar empleo abundante

incluso en etapas expansivas. A partir de entonces, al invertirse dicho comportamiento, se inicia

una nueva etapa caracterizada por el estancamiento, cuando no reducción, de la productividad del

trabajo en Granada.

Para explicar el comportamiento agregado de la productividad es imprescindible realizar

una aproximación sectorial (Gráfico II.11), teniendo siempre en cuenta que la relevancia de cada


El proceso de terciarización de la economía granadina 69

una de las productividades sectoriales viene determinada por la evolución de la producción y el

empleo, marcada en ambos casos por la desagrarización y terciarización de la economía granadina.

En concreto, se observa lo siguiente en relación con las productividades sectoriales:

a) Sector agrario. Con una tasa media anual acumulativa del 6,2 por 100, este sector es el

que muestra mayores crecimientos de productividad a lo largo de todo el periodo, no en

vano, salvo por la fuerte sequía que culminó en 1995, el resto de años presenta tasas de

variación interanual positivas y elevadas en algunos casos, como el 42,1 por 100 en que

subió en 1991. Siendo cierto que todos los sectores exhiben un alto grado de fluctuación, la

misma es más marcada en las actividades agrarias y pesqueras, ello no ha de considerarse

como algo negativo pues en las primeras la incidencia de la climatología es inevitable.

b) Sector industrial. Su crecimiento (un 4,1 por 100 en tasa media anual acumulativa) se

encuentra en segundo lugar aunque a distancia del anterior, concretamente, ese dato podría

ser mejor de no haber sido por el comportamiento de la productividad en la década de los

90, pues si antes de la misma solía crecer entre el 5 y el 10 por 100 interanual (incluso en

los años más intensos de la recesión de los 70), en los 90 no superó el 6 por 100 e incluyó

tres de los cinco peores datos de productividad industrial en el periodo analizado. El

comportamiento de la productividad industrial vino determinado en gran medida por la

ocupación, pues gracias a la destrucción de la misma se mantuvo el crecimiento de la

productividad en los 70, mientras que es la fuerte creación de empleo en los 90 la que

determinó su estancamiento.

c) Sector de la construcción. Con un crecimiento medio anual acumulativo del 1,7 por 100

(algo menos de la mitad que para la industria) este sector muestra gran irregularidad en su

comportamiento como lo demuestra el que ostentase el dudoso honor de exhibir las

mayores tasas interanuales negativas (-7,7 por 100 en 1957 y -7,5 por 100 en 1987).


El proceso de terciarización de la economía granadina 70

1.400

1.300

1.200

1.100

1.000

900

800

700

600

500

400

300

200

100

0

1955

1957

GRÁFICO II.11.

PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO EN GRANADA POR SECTORES, 1955-1999

Índices Base 100 = 1955

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Agricultura y pesca Industria sin construcción Construcción Servicios

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

d) Sector servicios. Ha sido el que menos ha visto aumentar su productividad en las últimas

décadas, en concreto un 1,4 por 100 (en tasa media anual acumulativa) debido a los bajos

niveles a los que creció (o incluso decreció) durante las décadas de los años 70 y 90, pero

sobre todo en esta última, donde el crecimiento ha sido claramente negativo, debido al

liderazgo de este sector en la creación de empleo.

Al margen de la fuerte expansión de la productividad en las ramas agrarias y pesqueras,

determinada por los procesos de mecanización y expulsión de mano de obra que se han dado en el

campo granadino, lo realmente relevante es la gran discordancia que se observa entre la evolución

de la productividad en los sectores industrial y de servicios, pues mientras que para el primero lo

hizo a un ritmo medio anual acumulativo del 4,1 por 100, para éstos últimos fue tan sólo del 1,4

por 100. Este comportamiento es plenamente coherente con lo observado tanto para España como

para otros países desarrollados y, en cierta medida, viene influenciado por los problemas de

medición de la productividad que afectan especialmente a los servicios no destinados a la venta,


El proceso de terciarización de la economía granadina 71

rama en la que el valor añadido consiste, fundamentalmente, en la retribución del factor trabajo y,

cuyo peso en el conjunto de los servicios granadinos es especialmente relevante, como se

comentará en capítulos posteriores.

70

60

50

40

30

20

GRÁFICO II.12.

IMPORTANCIA RELATIVA DEL SECTOR SERVICIOS EN GRANADA

(porcentajes sobre el total)

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

Empleo VABcf pr. corrientes VABcf pr. constantes 86

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

II.5. Especialización y cambio estructural

Como resultado de todo el análisis realizado anteriormente, quedan constatados dos

importantes hechos (véase el Gráfico II.12): por un lado la importante terciarización de la

economía granadina desde comienzos de la década de los noventa, tanto en empleo como en VAB

a coste de factores (a precios corrientes, pues valorado a precios de 1986, desde mediados de los

años 50 ya su importancia relativa superaba el 65 por 100); y, por otro lado, el proceso de creciente

terciarización que tuvo lugar entre 1955 y 1993, especialmente visible en materia de empleo,


El proceso de terciarización de la economía granadina 72

puesto que desde entonces y, como hecho novedoso, se estabilizó el peso relativo de las variables

antes reseñadas entre el 60 y el 70 por 100.

Cuadro II.1

Importancia relativa del sector servicios en las provincias andaluzas, 1955-1999

Empleo VAB cf a precios constantes de 1986

1955 1965 1975 1985 1995 1999 1955 1965 1975 1985 1995 1999

Almería 22,7 28,5 35,0 45,5 56,7 57,9 59,2 55,1 50,3 53,4 53,6 54,1

Cádiz 30,1 37,1 47,4 55,9 62,6 63,8 59,3 58,4 55,7 57,0 62,4 61,5

Córdoba 21,1 28,6 37,8 50,3 57,0 57,4 54,5 53,1 55,2 55,4 56,8 52,9

Granada 23,8 32,3 40,1 55,1 62,6 63,1 65,8 63,7 62,3 65,2 65,6 64,9

Huelva 25,6 34,5 41,0 50,6 56,0 55,8 51,4 51,3 38,3 48,5 52,6 51,6

Jaén 17,8 23,9 33,3 41,5 52,8 52,5 50,6 48,5 51,7 48,1 51,8 47,3

Málaga 30,1 38,1 50,5 64,6 72,2 72,6 71,1 62,6 65,3 70,7 73,6 72,1

Sevilla 32,2 38,5 47,7 59,9 64,8 66,4 63,7 59,3 60,1 63,3 66,5 65,9

Andalucía 26,0 33,6 43,3 55,0 62,5 63,3 60,7 57,6 56,9 60,0 62,9 61,3

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

Este proceso de cambio estructural que ha experimentado la economía granadina no es un

hecho aislado en su entorno territorial más próximo, sino todo lo contrario, pues si en 1955 el peso

del empleo en los servicios para las provincias andaluzas se situaba entre el 17 y el 33 por 100, en

1999 la horquilla se movía en torno al 55 y el 73 por 100 (véase el Cuadro II.1). En ese contexto

de terciarización generalizada, el proceso vivido por la economía granadina ha sido algo más

intenso que el de la media regional, pues si en 1955 su importancia relativa se encontraba 2,2

puntos porcentuales por debajo de la media regional, en 1999 era sólo de dos décimas, lo que le ha

supuesto pasar del quinto al cuarto lugar en el ranking provincial por lo que se refiere a

terciarización en empleo.

En cambio, si se centra la atención en la importancia relativa en VAB cf a precios

constantes, la valoración cambia notablemente, pero no tanto por ponerse en duda la terciarización

de la economía granadina (ya visible desde 1955 y con niveles siempre superiores a los de la media

regional), sino por experimentar un ligero retroceso al pasar dicho ratio del 65,8 al 64,9 por 100 en

los extremos del periodo considerado. Similar comportamiento se observa para otras tres


El proceso de terciarización de la economía granadina 73

provincias andaluzas como Almería, Córdoba y Jaén, que muestran como rasgo común el

mantenimiento del peso del sector servicios en torno al 50 por 100, varios puntos por debajo del

valor para Granada. Así pues, Granada se convierte en la única provincia andaluza que partiendo

de unos altos niveles de terciarización, experimenta una reducción, aunque sea leve, de la misma,

cosa que no ocurre ni para Málaga o Sevilla, provincia esta última que en 1999 se situaba en

segundo lugar a nivel regional, ocupando así la posición que en 1955 correspondía a Granada.

Cuadro II.2

Índices de Especialización en Andalucía para el sector servicios, 1955-1999

Empleo VAB cf a precios constantes

1955 1965 1975 1985 1995 1999 1955 1965 1975 1985 1995 1999

Almería 87,1 85,0 81,0 82,7 90,8 91,5 97,4 95,7 88,5 89,0 85,3 88,1

Cádiz 115,8 110,6 109,6 101,6 100,2 100,8 97,6 101,3 98,0 95,1 99,3 100,2

Córdoba 81,3 85,2 87,4 91,5 91,2 90,7 89,8 92,2 97,2 92,4 90,4 86,2

Granada 91,5 96,4 92,6 100,1 100,2 99,6 108,4 110,5 109,5 108,7 104,3 105,8

Huelva 98,5 103,0 94,7 92,0 89,7 88,1 84,6 88,9 67,4 80,9 83,8 84,1

Jaén 68,5 71,4 77,0 75,4 84,5 83,0 83,4 84,1 90,9 80,1 82,4 77,1

Málaga 115,7 113,5 116,8 117,5 115,5 114,6 117,0 108,7 114,8 117,9 117,1 117,6

Sevilla 123,9 114,8 110,3 108,8 103,7 104,9 104,9 102,8 105,7 105,5 105,8 107,5

Andalucía 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0 100,0

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

Una forma complementaria de evaluar el proceso de terciarización de la economía

granadina en su contexto regional más inmediato es a través del análisis del índice de

especialización, que se define como el cociente de la importancia relativa del sector servicios en

Granada (ya sea en empleo o valor añadido) en relación con la observada para el conjunto de

Andalucía. Si este índice toma un valor mayor que 1 (o 100 si se expresa en porcentajes), quiere

decir que la terciarización en la provincia de que se trate es mayor que la de Andalucía y, por tanto,

se dice que hay especialización relativa, o desespecialización en el caso contrario (entre 0 y 1, o

100 según el caso). Se definiría, para el VAB del siguiente modo:

VAB serv. en Granada

Índice de Espec. de terciariz. en VAB en Granada =

÷

VAB total en Granada

VAB serv. en Andalucía

VAB total en Andalucía

x 100


El proceso de terciarización de la economía granadina 74

El resultado de aplicar dicho índice para la provincia de Granada (véase el Gráfico II.13)

permite apreciar la existencia de especialización tanto en producción (ya sea a precios corrientes o

constantes) y empleo desde comienzos de los años 90, o lo que es lo mismo, que desde entonces el

peso del sector servicios en Granada ha superado al de la media regional. No obstante, habría que

destacar una serie de hechos relevantes:

115

110

105

100

95

90

GRÁFICO II.13.

ÍNDICES DE ESPECIALIZACIÓN DEL SECTOR SERVICIOS EN GRANADA

1955

1957

1959

1961

1963

1965

1967

1969

1971

1973

1975

1977

1979

1981

1983

1985

1987

1989

1991

1993

1995

1997

1999

VAB cf corriente VAB cf constante Empleo

Fuente: Elaboración propia, con datos de la Fundación BBVA.

a) En cuanto a valor añadido. Al margen de cuáles sean los precios a que se valore, en todo

momento se puede hablar de especialización, sin embargo, mientras que hasta mediados de

los años 80 el índice solía situarse en niveles próximos a 110, a partir de entonces ha tenido

lugar un retroceso que ha reducido el índice en torno a 5 puntos porcentuales.

b) En cuanto a empleo. Aún siendo cierto que a lo largo del periodo objeto de análisis ha

mejorado la especialización en servicios de forma ostensible, también lo es que ese proceso

se ha dado de forma prioritaria hasta 1981, ya que a partir de dicho año (en el que por vez


El proceso de terciarización de la economía granadina 75

PIB pm. per capita euros ctes. de 1986

primera la importancia relativa del empleo en servicios de Granada alcanzó la media

regional), el índice se ha movido en torno al nivel 100 con una banda de fluctuación de ±2

puntos de porcentaje. Asimismo, se aprecia la incidencia de factores coyunturales sobre la

evolución del índice, ya que en las fases expansivas, por lo general, tiene lugar una

reducción del mismo, mientras que en las contractivas ocurre lo contrario. Por ello, no ha

de extrañar que en algunos años concretos como 1987, 1989 y 1999 el índice tome valores

ligeramente inferiores a 100, sin que por ello se pueda hablar de desespecialización.

6.000

5.000

4.000

3.000

2.000

1.000

0

GRÁFICO II.14

RELACIÓN ENTRE NIVEL DE EMPLEO EN EL SECTOR SERVICIOS Y RENTA

PER CÁPITA DE GRANADA, 1955-1999

y = 76,02x - 607,49

R 2 = 0,9428

20 25 30 35 40 45 50 55 60 65

Empleo en servicios (%)

Fuente: Elaboración propia.

Por último, y ya para finalizar el análisis del proceso de terciarización de la economía

granadina, creemos de interés resaltar la incidencia de éste en la evolución en el PIB per cápita, no

en vano, lo realmente relevante es determinar en qué medida dicha terciarización 4 ha influido en el

4 Dada la diferente valoración de la misma atendiendo al valor añadido bien a precios corrientes o a precios constantes,

y, dentro de estos últimos, según el año cuyo precios se mantienen, se ha optado por considerar la terciarización

siempre en términos de empleo.


El proceso de terciarización de la economía granadina 76

crecimiento de la renta per cápita de los granadinos. Ello es lo que se ha tratado de reflejar en el

Gráfico II.14, que relaciona la importancia relativa del empleo en servicios con el nivel de renta

per cápita en Granada, para los diferentes años del periodo considerado.

Como se puede apreciar, hay una relación directa (pendiente positiva de la recta de

regresión) entre ambas variables, lo cual tampoco ha de extrañar ya que dada la estrecha relación

que existe entre volumen de empleo y volumen de producción, el mayor peso del primero en

servicios se traducirá en lo propio para el segundo, y eso hará que el conjunto del PIB en su

evolución se vea cada vez más influenciado por lo que ocurra en el sector servicios.

Esta simultaneidad en el tiempo entre los procesos de terciarización en empleo y

crecimiento de la renta per cápita que se observa para Granada, que podría ser en principio

extensible a cualquier economía que haya seguido el modelo clásico de desarrollo de las

economías occidentales, no pone en evidencia particularidades específicas de Granada en relación

con la media regional u otras provincias de Andalucía.

Por ello, en los Gráficos II.15 a II.17, se ha relacionado para las ocho provincias andaluzas el

nivel de terciarización en empleo (bien considerando el nivel que había inicialmente -1955- o su

crecimiento en el periodo analizado) con las tasas medias anuales acumulativas bien del PIB per

cápita o de la terciarización en empleo. Lo más reseñable que se puede comentar al respecto es lo

siguiente:

a) Aquellas provincias que en 1955 tenían un mayor grado de terciarización en empleo (por

encima de la media regional, que era el 26 por 100), son las que menos ven aumentar éste

(por debajo de la tasa media anual acumulativa andaluza, que fue del 2,04 por 100).

Mientras que para aquéllas que estaban en un grado de terciarización por debajo de la

media regional, como era el caso de Granada, crecen a mayor ritmo, con la única excepción

de Huelva (véase el Gráfico II.15). Por tanto, podemos afirmar que entre 1955 y 1999 se


El proceso de terciarización de la economía granadina 77

ha producido la convergencia de las diferentes provincias andaluzas en lo que a sus grados

de terciarización se refiere.

Tasa de crec. medio anual acumul. del

grado de terciarización en empleo, 1955-

1999 (%)

GRÁFICO II.15

RELACIÓN ENTRE GRADO DE TERCIARIZACIÓN EN EMPLEO (1955) Y SU

CRECIMIENTO

2,7

2,5

2,3

2,1

1,9

1,7

Jaén

Media regional = 2,04%

Almería

Media regional = 26%

y = -0,0532x + 3,3988

R 2 = 0,7892

1,5

17 19 21 23 25 27 29 31 33

Fuente: Elaboración propia.

Córdoba

Granada

Huelva

Grado de terciarización en empleo en 1955 (%)

b) Si en lugar de relacionar grado de terciarización con incremento de ésta, como se ha hecho

en el punto anterior, se relacionase con la tasa de variación media acumulativa del PIB per

cápita (Gráfico II.16), puede comprobarse, de nuevo, la existencia de una relación

inversamente proporcional entre ambas variables, quizás no tan definida como en el caso

anterior dado que la bondad en el ajuste de la recta de regresión es algo peor que en el caso

anterior; no obstante, una significación (R 2 ) superior al 50 por 100 se puede considerar

como más que aceptable. Por tanto, y como se puede apreciar en el citado gráfico, todas las

provincias que tenían en 1955 menor grado de terciarización, han visto crecer su renta per

cápita por encima de la media regional. En el extremo opuesto, es decir, las provincias que

parten de unos niveles de terciarización más elevados, también cumplen con dicha relación

Cádiz

Málaga

Sevilla


El proceso de terciarización de la economía granadina 78

Tasa de crec. medio anual acumul. del

PIB pm per capita a pr. de 1986, 1955-

inversa, salvo por la excepción de Málaga, que ha visto crecer su renta per cápita por

encima de la media regional, clara muestra de la dinamicidad económica que ha vivido esta

provincia en la segunda mitad del siglo XX.

1999 (%)

4,0

3,5

3,0

2,5

2,0

GRÁFICO II.16

RELACIÓN ENTRE GRADO DE TERCIARIZACIÓN EN EMPLEO (1955) Y EL

CRECIMIENTO DE LA RENTA PER CAPITA (1955-1999)

Media regional = 2,68%

y = -0,0736x + 4,6868

R 2 = 0,5099

1,5

15,0 17,0 19,0 21,0 23,0 25,0 27,0 29,0 31,0 33,0 35,0

Fuente: Elaboración propia.

Jaén

Córdoba

Almería

Granada

Huelva

Cádiz

Media regional = 26%

Grado de terciarización en empleo en 1955 (%)

c) A partir de los Gráficos II. 15 y II.16, en la medida en que recogen en el eje vertical las

Málaga

tasas medias anuales de variación acumulativa del grado de terciarización y renta per

cápita, respectivamente, se podría determinar la posición de cada provincia respecto a

ambos ritmos de variación. Eso es lo que se ha recogido en el Gráfico II.17, dónde se

puede comprobar cómo todas las provincias que vieron aumentar su grado de terciarización

por encima de la media regional (Almería, Jaén, Granada y Córdoba) experimentaron

crecimientos en su renta per cápita superiores al observado para el conjunto de Andalucía;

aunque ello también ocurre para Huelva y Málaga, aunque su terciarización haya crecido

menos que la media regional. Por lo tanto, sería posible establecer una relación directa

Sevilla


El proceso de terciarización de la economía granadina 79

entre aumentos destacados en la importancia relativa del sector servicios y avances

sustanciales en la renta per cápita.

Tasa de crec. medio anual acumul. del

PIB pm per capita a pr. de 1986, 1955-

1999 (%)

GRÁFICO II.17

RELACIÓN ENTRE LOS CRECIMIENTOS DE LA RENTA PER CAPITA Y EL

GRADO DE TERCIARIZACIÓN EN EMPLEO (1955-1999)

4,0

3,5

3,0

2,5

2,0

y = 1,1899x + 0,3811

R 2 = 0,4782

Media regional = 2,04%

1,5

1,5 1,7 1,9 2,1 2,3 2,5 2,7

Fuente: Elaboración propia.

Media regional = 2,68%

Sevilla

Cádiz

Huelva

Málaga

Almería

Granada

Córdoba

Tasa de crec. medio anual acumul. del grado de terciarización en empleo, 1955-1999 (%)

Jaén


El proceso de terciarización de la economía granadina 80


CAPÍTULO CAPÍTULO III III: III :

UNA UNA PRIMERA PRIMERA APROXIMACIÓN

APROXIMACIÓN

APROXIMACIÓN

DESAGREGADA DESAGREGADA AAL

A SECTOR SECTOR EN EN LA

LA

PROVINCIA PROVINCIA DE DE GRANADA

GRANADA


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 83

Una vez analizado el proceso de terciarización que ha experimentado la economía

granadina a lo largo del último medio siglo, y más en concreto entre 1955 y 1995, el siguiente paso

lo constituye el análisis de la situación del sector servicios a nivel de ramas de actividad, de

acuerdo con los datos disponibles en materia de producción y empleo proporcionados por la

Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS), en sus series 1995-2000, y 2000-2007,

segmentación que obedece al hecho de que desde 2000 se tienen en cuenta los cambios

metodológicos introducidos por la Contabilidad Nacional de España Base 2000 5 . La gran ventaja

de esta fuente estadística respecto a la Contabilidad Regional de España (en su desagregación

provincial) reside en la información adicional que aporta al distinguir dentro del conjunto del

sector las ramas de servicios privados y públicos.

Por lo tanto, y de acuerdo con la información aportada por FUNCAS, en 2007 el PIB a

precios básicos para la provincia de Granada se elevaba a 10.738,5 millones de euros de 2000,

mientras que la población era de 888.890 habitantes, lo que supuso disponer en ese año de un PIB

per cápita de 12.080,8 euros, inferior en 1.094 euros al de Andalucía y bastante más alejado de la

media nacional, que se elevaba hasta los 17.400,8 euros. A dicha generación de renta contribuyó

en mayor medida el sector servicios, cuyo Producto Interior Bruto a precios básicos (PIB pb) en

términos constantes fue de 7.450,6 millones de euros, lo que supuso el 69,4 por 100 del PIB pb

total de Granada, porcentaje, 2,8 y 3,4 puntos porcentuales por encima de los ratios de Andalucía y

España, respectivamente. Ello pone en evidencia el mayor peso del sector servicios en la provincia

de Granada, y que, si bien en menor medida, también se aprecia en materia de empleo, pues

suponía en 2007 el 66,9 por 100 frente al 67 de Andalucía o el 64,3 de España.

Pues bien, todas esas importancias relativas así como su evolución en el tiempo es el

resultado del diferente comportamiento que bien en producción o empleo han tenido, por un lado,

los servicios privados y, por otro, los servicios públicos. Por ese motivo, a lo largo del presente

5 Por ejemplo, en lo que se refiere a la diferente consideración de las bases en la valoración de la producción

descontando el efecto de los precios, en lo que hasta entonces se denominaban “precios constantes”.


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 84

capítulo se analizará la situación actual y evolución reciente de ambas ramas de actividad, para

aquellas variables de que se dispone información: producción (Producto Interior Bruto a precios

básicos), empleo (total y según asalarización) y costes salariales, así como algunos ratios como la

productividad o el coste laboral por asalariado, de los que se deduce el coste laboral por unidad de

producto (unitario), el cual tiene, en principio, una gran relevancia en el proceso de fijación de los

precios, sobre todo cuando se habla de actividades de servicios.

III.1. Producción

Al hablar de producción es preciso en primer lugar aclarar a qué tipo de la misma se está

haciendo referencia, ya que a nivel de rama de actividad, FUNCAS ofrece la Producción Total y el

Producto Interior Bruto a precios básicos (PIB pb), que no incluiría en aquélla los consumos

intermedios. Por ello, y dado que lo que realmente interesa es conocer en qué medida cada rama de

actividad genera valor en el desarrollo de sus actividades productivas, es por lo que en el análisis

de la producción utilizaremos el Producto Interior Bruto que, además, es ofrecido en términos

constantes y corrientes. Por otro lado, y dado que más adelante se dedicará atención especial a los

índices de precios implícitos en el PIB, el análisis se centrará básicamente en el PIB pb a precios

constantes de 2000.

Así pues, como ya se ha apuntado con anterioridad el PIB 6 de servicios en Granada durante

2007 fue de 7.450,6 millones de euros, de los que 5.698,2 correspondieron a la rama de servicios

privados y los 1.752,4 millones restantes a la rama de servicios públicos. De este modo, los

primeros supusieron el 76,5 por 100 del total de la producción de servicios, porcentaje inferior en

tres décimas al de Andalucía, y en 5 puntos al del conjunto nacional, que alcanzaba el 81 por 100.

Este hecho, que como se puede apreciar en el Gráfico III.1 viene siendo habitual desde 1995,

6 En lo sucesivo se omitirá que se valora a precios básicos y está expresado en euros constantes de 2000, a menos que

se indique lo contrario.


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 85

pone en evidencia el menor peso de la rama de los servicios privados en Granada que, no obstante,

ha venido creciendo a lo largo de la última década, pues si en 1995 suponían el 73,6 por 100 del

total de la producción de servicios, en 2007 había subido 3,2 puntos, y quedando ya a tan sólo tres

décimas del ratio de Andalucía, en un proceso de aproximación que se viene dando a lo largo de

los últimos doce años.

100%

90%

80%

70%

60%

50%

40%

30%

20%

10%

0%

GRÁFICO III.1

ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL SECTOR SERVICIOS EN PIBpb A PRECIOS DE

1995

(desagregación a 2 ramas de actividad)

26,4 25,5

73,6 74,5

19,8

80,2

24,2 23,6

75,8 76,4

19,1

80,9

23,5 23,2

76,5 76,8

Granada Andalucía España Granada Andalucía España Granada Andalucía España

1995 2001 2007

Servicios privados Servicios públicos

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS. A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007

valorada a precios constantes de 2000.

Esta evolución de la estructura porcentual es resultado del mayor crecimiento del PIB de

los servicios privados (independientemente del ámbito territorial considerado), y que para Granada

en tasa media anual acumulativa 7 creció entre 1995 y 2007 un 3,6 por 100, cinco décimas menos

que para Andalucía. Sin embargo, lo realmente relevante a efectos de modificar una estructura

porcentual es la evolución combinada de todos sus componentes y, por lo que se refiere al otro, es

7 En lo sucesivo, y a menos que se indique lo contrario, cuando se haga mención a tasas de variación, se estará

haciendo referencia a tasas de variación medias anuales acumulativas.

19,0

81,0


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 86

decir, a los servicios públicos, su tasa de variación fue tan sólo del 2,2 por 100, aproximadamente

algo menos de un punto que en Andalucía o España. Por tanto, lo que se aprecia es una creciente

importancia de la producción de servicios privados en Granada, pero ello no ocurre como en el

conjunto de Andalucía gracias a la dinamicidad de esas ramas, sino, como resultado de un muy

débil crecimiento de la producción de servicios públicos, lo que le lleva a perder peso relativo y,

por consiguiente, a ganarlo los servicios privados, pero no porque el crecimiento de éstos sea

extraordinario. Esas diferencias se atenúan en gran medida entre 2001 y 2007, en donde las

diferencias de los crecimientos en Granada respecto a los de los otros territorios de referencia se

sitúan en torno a los 0,3 y 0,4 puntos porcentuales, no obstante, la tasa de variación de los servicios

privados creció 0,7 puntos por encima de la de los públicos, cuando entre 1995 y 2001 dicha

diferencia alcanzaba los 2 puntos de porcentaje.

155

145

135

125

115

105

GRÁFICO III.2

EVOLUCIÓN DEL PIBpb DE LOS SERVICIOS EN GRANADA

(desagregación a dos ramas de actividad a precios constantes en índice base 100 = 95)

TVMAA 95-01 S. priv. = 3,44 %

TVMAA 01-07 S. priv. = 3,70 %

TVMAA 95-01 S. pub. = 1,43 %

TVMAA 01-07 S. pub. = 3,04 %

TVMAA 95-01 S. tot. = 2,93 %

TVMAA 01-07 S. tot. = 3,54 %

95

1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

S. privados S. públicos Servicios

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Nota: A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007 valorada a precios constantes de 2000, tras su

correspondiente enlace con la anterior (a precios de 1995) mediante un cambio de base.


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 87

De hecho, y como se puede apreciar en el Gráfico III.2, su intensidad desde 1995

(reflejada por la pendiente de las diferentes curvas), así como el valor de la serie en números índice

en 2007, indica la debilidad del crecimiento de los servicios públicos frente a los privados (30,4

frente al 52,3 por 100, respectivamente, a lo largo de los doce años considerados), y que se

manifiesta fundamentalmente entre los años 1996 y 2000, en el primero de los cuales incluso hubo

una leve reducción del PIB en la rama de los servicios públicos, mientras que en el segundo el

crecimiento fue nulo. Por tanto, podemos afirmar la relevancia de los servicios privados en el

crecimiento de la producción terciaria, pero que es especialmente intensa hasta el año 2000, no

tanto por el fuerte crecimiento de aquéllos, sino por el estancamiento de los servicios públicos.

Ello encuentra sentido en el proceso de ajuste presupuestario que tuvo que vivir la economía

española en aquellos años para poder cumplir los criterios de convergencia exigidos para la entrada

en el euro.

100%

90%

80%

70%

60%

50%

40%

30%

20%

10%

0%

GRÁFICO III.3

ESTRUCTURA DEL SECTOR SERVICIOS EN VABpb A PRECIOS DE 1995 Y EMPLEO

(desagregación a 2 ramas de actividad)

26,4 25,5

73,6 74,5

Granada

Andalucía

31,3 30,8

68,7 69,2

Granada

Andalucía

24,8

23,4

75,2 76,6

Granada

Andalucía

30,7

69,3

29,2

70,8

23,4 23,5

76,6 76,5

VAB pb Empleo VAB pb Empleo VAB pb Empleo

1995 1999 2003

Servicios privados Servicios públicos

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Nota: A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007 valorada a precios constantes de 2000, tras su

correspondiente enlace con la anterior (a precios de 1995) mediante un cambio de base.

Granada

Andalucía

Granada

Andalucía

31,2

68,8

Granada

28,7

71,3

Andalucía


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 88

Es cierto que el mayor crecimiento de los servicios privados les lleva a ganar importancia

relativa en el conjunto de servicios, no obstante, ello se refuerza si considerásemos el PIBpb

expresado a precios corrientes, ya que como se puede apreciar en el Gráfico III.3, el crecimiento

de éstos se amplió en términos comparativos, al llegar hasta el 7 por 100 anual, frente al 5,5 por

100 con que lo hicieron los servicios públicos. Esa ampliación de la brecha que separa ambas tasas

de crecimiento es el resultado del mayor incremento de los precios en la rama de servicios

privados frente a la de los servicios públicos, concretamente en dos décimas. Al respecto, es de

destacar el repunte que experimentan los precios de los servicios (tanto privados como públicos) a

partir de 2001, circunstancia que se observa tanto para Granada como para Andalucía o España.

Aún así, los precios de los servicios públicos desde 2001 en ningún caso han superado los de los

servicios privados ya sea antes o después de 2001.

III.2. Empleo

El sector terciario de la provincia de Granada alcanzó 220.803 empleos en 2007, lo que

representaba el 66,9 por 100 del total de empleos, media décima menos que el porcentaje

observado para Andalucía, pero algo más de dos décimas por encima de lo observado para la

provincia en 1995 y 2001 (64,7 y 64,4 por 100, respectivamente). Por tanto, si tradicionalmente

este ratio ha sido uno de los más claros indicadores del proceso de cambio estructural

experimentado por la economía granadina (al igual que para otras de nuestro entorno), también

permite poner de manifiesto la paralización del mismo entre 1995 y 2001, relanzándose el mismo a

partir de este año, lo que se observa igualmente para Andalucía y España. Ello no quiere decir que

hasta 2001 no se generase empleo de servicios y sí lo hiciese a partir de ese año, sino que sus

crecimientos se han producido a tasas similares o superiores, respectivamente, a las del conjunto

de la economía. Este hecho no es compartido plenamente por Andalucía, en donde ocurre justo lo


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 89

contrario hasta 2001, es decir el empleo en servicios creció por encima del total, probablemente

como resultado de una mayor dinamicidad del sector terciario en la creación de empleo.

100%

90%

80%

70%

60%

50%

40%

30%

20%

10%

0%

GRÁFICO III.4

ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL SECTOR SERVICIOS EN EMPLEO

(desagregación a 2 ramas de actividad)

31,3 30,8

68,7 69,2

26,0

74,0

31,3

68,7

28,3

71,7

24,6 26,6 24,8 22,8

75,4 73,4 75,2 77,2

Granada Andalucía España Granada Andalucía España Granada Andalucía España

1995 2001 2007

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Servicios privados Servicios públicos

Uno de los hechos a subrayar en relación con el incremento del empleo de servicios en

Granada desde 1995 es la contribución destacada de las actividades privadas, puesto que si en

términos absolutos, entre 1995 y 2007 se crearon en Granada 77.459 empleos de servicios (el 66,9

por 100 del total), de ellos, el 26,6 por 100 correspondieron a servicios públicos. Sin embargo,

ello oculta una situación muy diferente antes y después de 2001, ya que en el primer caso casi una

tercera parte del empleo creado en servicios correspondió a los públicos, mientras que a partir de

2001 ese porcentaje bajó hasta el 6,9 por 100. Ello indicaría, por un lado, que la rama de servicios

privados ha reforzado su posición de preeminencia en la contribución a la generación de empleo en

el sector servicios de Granada y, por otro, la paralización del proceso expansivo que vivieron los


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 90

servicios públicos durante los años 80 y 90 ligado al proceso de descentralización y expansión de

las diferentes Administraciones Públicas. Por ello, no ha de extrañar que, como se puede apreciar

en el Gráfico III.4, su participación relativa en el total de empleo haya estado hasta 2001

ligeramente por encima del 30 por 100, y que haya bajado con cierta intensidad desde entonces.

Asimismo, es de destacar que, en comparación con las medias regional o nacional, la

importancia relativa de los servicios públicos en Granada es en todo momento superior, puesto que

en contadas ocasiones en Andalucía se supera el 30 por 100 mientras que España ello no ocurre

desde 1995. Adicionalmente, y como rasgo complementario, destaca el que mientras la

importancia relativa en Granada se mantiene prácticamente constante hasta 2001, en los otros dos

territorios de referencia la tendencia es hacia una clara pérdida de importancia de los servicios

públicos, que en España no superan el 25 por 100 desde finales del siglo pasado (Gráfico III.4). A

partir de 2001, también Granada se suma a esta tendencia bajando en tan sólo seis años casi 5

puntos porcentuales para quedarse en el 26,6 por 100, a 2 y 4 puntos porcentuales,

respectivamente, de las medias regional y nacional.

La explicación a ese comportamiento se puede encontrar en el Gráfico III.5, puesto que

para Andalucía, los servicios privados crecen a ritmos superiores a los de Andalucía, mientras que

los públicos lo hacen por debajo. Asimismo, se aprecia una cierta estabilización de las trayectorias

provincial y regional a partir de 2001 y una cierta aceleración en 2007. En cambio, para Granada la

situación es muy diferente, ya que hasta 2002 el crecimiento del empleo de servicios públicos y

privados fue muy similar, y es sólo a partir de 2003 cuando estos últimos experimentan un

incremento espectacular que les lleva recuperar todo el terreno perdido respecto a Andalucía. En

cualquier caso, el balance de los doce años analizados permite concluir que en Granada los

servicios privados crecen algo menos que en Andalucía, mientras que ocurre todo lo contrario para

el empleo de los servicios públicos.


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 91

170

160

150

140

130

120

110

GRÁFICO III.5

EVOLUCIÓN DEL EMPLEO DE SERVICIOS EN GRANADA Y ANDALUCÍA

(desagregación a dos ramas de actividad en índice base 100 = 1995)

TVMAA 95-01 S. priv. Gr. = 3,71 %

TVMAA 01-07 S. priv. Gr. = 4,76 %

TVMAA 95-01 S. priv. And. = 4,91 %

TVMAA 01-07 S. priv. And. = 4,04 %

TVMAA 95-01 S. pub. Gr. = 3,73 %

TVMAA 01-07 S. pub. Gr. = 0,85 %

TVMAA 95-01 S. pub. And. = 2,80 %

TVMAA 01-07 S. pub. And. = 0,99 %

100

1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

S. privados Granada S. privados Andalucía

S. públicos Granada S. públicos Andalucía

Por lo que se refiere ya más específicamente al empleo en servicios privados, los datos

proporcionados por FUNCAS permiten analizar su grado de asalarización, ya que para la rama de

servicios públicos el 100 por 100 de los mismos son, como no podía ser de otra forma, asalariados.

Así pues, en la provincia de Granada había en 2007 un total de 123.756 asalariados en servicios

privados, que representaban el 76,4 por 100 del total de empleo en esas actividades, porcentaje

inferior al de España o Andalucía, que en ambos casos se sitúa entre el 78 y 79 por 100, lo cual

pone de manifiesto la mayor relevancia en Granada del empleo no asalariado referido a actividades

privadas. Ello viene a poner de manifiesto la debilidad del tejido productivo granadino en donde la

falta de iniciativa empresarial propicia un mayor nivel de autoempleo. No obstante, ello viene

profundamente influenciado por las fases cíclicas de la economía provincial, así, mientras que

hasta 2001 la tasa de variación de los asalariados privados creció el doble de lo que lo hizo para los


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 92

no asalariados de actividades privadas, a partir de 2001 dicha tasa fue casi cinco veces superior,

dándose proporciones similares para Andalucía y España.

III.3. Costes salariales

Los costes salariales del sector servicios en la provincia de Granada se situaron en 2007 en

los 4.732,6 millones de euros, lo que representaba el 70,3 por 100 del coste salarial total. De ellos,

2.868,8 correspondían a servicios privados, mientras que los públicos supusieron 1.863,8 millones.

En términos relativos representaron el 60,6 y el 39,4 por 100, respectivamente, lo que supone un

diferencial de siete puntos (por debajo o por encima, según el caso) respecto a la importancia

relativa de cada rama en el total del empleo asalariado, es decir, que en la rama de servicios

privados la importancia relativa de sus asalariados es superior a la correspondiente según sus

costes salariales, lo cual sólo es posible en la medida en que el salario medio por trabajador

asalariado sea mayor en los servicios públicos que en los privados.

Efectivamente, si se procede al cálculo de los costes laborales por empleo asalariado puede

comprobarse cómo para los servicios públicos se situaban en 2007 en los 31.740 euros, frente a los

23.180 euros correspondientes para asalariados de servicios privados. Estamos hablando de un

diferencial de 8.560 euros (casi dos mil más que en 2001); o lo que es lo mismo, de un salario

medio superior para los asalariados públicos en un 37 por 100. Es cierto que si se centra la

atención al respecto en Andalucía o España se da igualmente esa primacía del salario medio en los

servicios públicos, sin embargo, no es tan acentuada como en la provincia de Granada, así,

estaríamos hablando de un diferencial de 4.790 y 2.000 euros, respectivamente, que en términos

relativos se visualiza más al contraponer el citado 37 por 100 de Granada frente al 32 por 100 de

Andalucía, o el 17,3 por 100 de España. Ello viene a poner de manifiesto el sustancial impacto

que, en territorios más desfavorecidos económicamente, tiene sobre la renta disponible la rama de


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 93

servicios públicos como elemento sustentador de la misma a través del efecto vía consumo de unos

salarios superiores a los de su entorno más inmediato.

Porcentajes

50

45

40

35

30

25

20

15

10

5

GRÁFICO III.6

EVOLUCIÓN DEL DIFERENCIAL RELATIVO DEL COSTE SALARIAL POR ASALARIADO

DE LA RAMA DE SERVICIOS PÚBLICOS FRENTE A LOS PRIVADOS

0

1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Granada Andalucía España

Pero si ese diferencial era ya importante en 2007, todavía lo era más en años anteriores

como entre 1995 y 1997, cuando el coste laboral por asalariado en la rama de servicios públicos

superaba en un 40 por 100 al de las ramas de servicios privados (véase el Gráfico III.6). No

obstante, y como se puede también apreciar en el citado gráfico, la tendencia en el largo plazo es a

la reducción de dicho diferencial (independientemente del ámbito territorial considerado), que se

traduce en un lento pero inexorable proceso de homogeneización de los diferenciales entre

Granada, Andalucía y España (fundamentalmente entre las dos primeras). Estos hechos son el

resultado para Granada de un crecimiento (en tasa media anual acumulativa entre 1995 y 2007) en

los costes laborales por empleo asalariado de la rama de servicios privados superior a la de los


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 94

públicos, es cierto que la diferencia es muy exigua (apenas cuatro décimas), pero lo suficiente

como para que su efecto se deje notar con el paso de los años y, además, se combine con

incrementos en el coste por asalariado público superior al del privado tanto para Andalucía como

para España.

Asimismo, y dado que en el coste salarial analizado se han utilizado unidades monetarias

corrientes, también es interesante poner en relación los salarios de ambas ramas de servicios en

términos reales (para lo cual se han dividido los salarios nominales por su correspondiente índice

de precios, a modo de deflactor) con el número de asalariados. De su análisis se derivan las

siguientes conclusiones:

a) Para servicios públicos. En Granada los costes salariales reales crecen por debajo de lo que

lo hacen en Andalucía y España, además, en cualquiera de los casos, sus crecimientos son

inferiores a los observados para los servicios privados, especialmente en Granada y

Andalucía, en donde las tasas de variación de éstos entre 1995 y 2007 rondan los tres

puntos porcentuales.

b) El coste laboral por asalariado en términos reales de los servicios públicos es superior al de

los privados y, además, en ambos casos, la variación es negativa en algo menos de 0,2

puntos porcentuales. Esa situación es compartida por Andalucía para los servicios privados,

pero en ningún caso para el conjunto nacional en donde sus costes por asalariado crecen y,

además, lo hacen en mayor medida para los servicios públicos (el triple, en concreto un

0,96 por 100 frente al 0,3 por 100 que lo hacen los servicios privados).

III.4. Productividad y Coste Laboral Unitario


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 95

Como es bien sabido, la productividad 8 de los servicios crece más lentamente que en otras

actividades como las agrarias o industriales y ello, unido a la mayor presencia del factor humano

en el desarrollo de su actividad productiva, condiciona una menor capacidad para absorber los

incrementos en el coste laboral por asalariado. Pues bien, tanto la productividad como el coste

laboral unitario (que es resultado de la mayor o menor capacidad de la primera para absorberlos),

serán objeto de atención en este epígrafe, ya que a partir de ahí se podrán obtener elementos de

juicio para determinar su posible incidencia en la evolución de los precios de las diferentes ramas

de servicios en la provincia de Granada.

a. Productividad

En primer lugar, si se centra la atención en la productividad de los servicios privados (véase

el Gráfico III.7), lo primero que llama la atención es su elevado nivel en relación con la de los

públicos, y que se sitúa siempre (para Granada, Andalucía, España y en los tres años considerados)

por encima de los 30.000 euros por empleo y por encima de la productividad media total en

cualquiera de los casos citados (salvo para Andalucía en 2007). Además, su evolución a lo largo de

los últimos años presenta una clara tendencia descendente, que es especialmente perceptible en el

caso de la provincia de Granada, ya que a la leve caída que se puede apreciar en el Gráfico III.7,

que aconteció entre 1995 y 2001, se le unió otra de mayor intensidad desde entonces. Como

resultado de ello, la tasa media anual acumulativa en Granada fue de -0,64 por 100, mayor que la

observada para Andalucía (-0,39 por 100), y que contrasta en ambos casos con el crecimiento del

0,42 por 100 del conjunto nacional.

8 En lo sucesivo, al hablar de productividad se estará haciendo referencia a la forma más convencional y elemental de

medir esta variable, como es la llamada “productividad del factor trabajo”, resultado de dividir el valor de la

producción (VAB a precios básicos) en términos constantes y el número de empleos que han sido necesarios para su

obtención.


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 96

Miles de euros de 1995 por empleo

40

35

30

25

20

15

10

5

0

GRÁFICO III.7

PRODUCTIVIDAD REAL DEL FACTOR TRABAJO EN GRANADA, ANDALUCÍA Y

ESPAÑA

(desagregación a 2 ramas de actividad)

32,732,2

31,6

30,3 30,630,2

36,2

34,835,3

25,8

22,5

25,6

27,7

28,8

24,424,0 25,6

24,4

Granada Andalucía España Granada Andalucía España

Servicios privados Servicios públicos

1995 2001 2007

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Nota: A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007 valorada a precios constantes de 2000, tras su

correspondiente enlace con la anterior (a precios de 1995) mediante un cambio de base.

Ese comportamiento, en conjunto, de la productividad de los servicios privados hay que

circunscribirlo más concretamente al periodo que transcurre entre 2001 y 2007, cuando la

contracción supera con claridad a la media andaluza, y más en concreto es resultado de la caída

que tuvo lugar a partir de 2003 (véase el Gráfico III.8), puesto que hasta el año 2000 el balance

era claramente positivo. En cualquier caso, conviene reseñar que ese buen comportamiento que, en

principio, podría haber arrastrado al conjunto del sector terciario y, por ende, al conjunto de la

economía granadina, desapareció al compensarse con la muy negativa evolución de unos servicios

públicos que, además, tienen un mayor peso en Granada. Sólo sobre la base de estos hechos puede

explicarse el que tanto para el sector terciario como para el conjunto de la economía la

productividad en Granada, ya sea en términos absolutos como en tasa de variación esté por debajo

de las medias regional y nacional.


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 97

Por lo que se refiere a los servicios públicos (básicamente servicios generales, enseñanza,

sanidad y otros servicios sociales), su productividad es sensiblemente más baja que la de los

servicios privados, al margen de cuál sea el territorio o año considerado, y se sitúa entre el 70 y el

90 por 100 de de la de éstos 9 . En el caso de la provincia de Granada dicho ratio descendió entre

1995 y 2001 del 78,8 por 100 al 70 por 100, para subir posteriormente y quedar situado cerca del

85 por 100, por encima del ratio observado para la media nacional. Asimismo, en el Gráfico III.7

es posible apreciar la diferente trayectoria que a lo largo de los últimos doce años ha

experimentado la productividad de los servicios públicos para los diferentes ámbitos territoriales

considerados, puesto que mientras se mantiene relativamente estable para Granada, en España y

Andalucía crecen con cierta intensidad (un 1,4 y 1,1 por 100, respectivamente). Como resultado de

ello, si en 1995 la productividad de los servicios públicos en Granada superaba las medias regional

y nacional, desde 2001 va a estar por debajo de ambas. En concreto, de pasar en 1995 a estar en los

25.800 euros por empleo, pasó en 2007 a estar sólo en 25.650 euros. Sin embargo, y como

consecuencia de la mayor caída que registró la productividad real de los servicios privados, si en

1995 la productividad de los servicios públicos era el 78,8 por 100 de los privados, en 2007 pasó a

representar casi el 85 por 100 de la productividad de éstos.

Como se puede apreciar en el Gráfico III.8, la brecha que separa la productividad de los

servicios públicos granadinos de la de los andaluces no para de ensancharse (salvo en 1998). Las

limitaciones en la creación de empleo público que se dieron en los dos años anteriores y con

posterioridad, primero con motivo del necesario ajuste presupuestario exigido por las condiciones

que establecía el Tratado de Maastricht para el acceso a la tercera fase de la unión monetaria, y

luego con la aplicación del Programa de Estabilidad y Crecimiento han estado detrás de esa buena

evolución de la productividad de los servicios públicos a nivel nacional. Sin embargo, la situación

9 Como indica Cuadrado Roura (2003, p. 283) ello se debe en buena medida a que la medición del VAB de los

servicios públicos recae esencialmente en los costes laborales, ligados directamente al empleo, lo que significa una

deficiente medición del producto. Pero también porque a veces la prestación de dichos servicios no se somete a las

reglas del mercado y la competencia, sino a decisiones de tipo político-social, en las que la creación de empleo público

ha podido convertirse en un objetivo.


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 98

para la provincia de Granada es justo la contraria, pues no para de reducirse hasta 2001, año en el

cual la brecha existente con Andalucía es más que respetable (1.500 euros por empleo). Ello es

resultado de un incremento en los asalariados públicos muy superior al del VAB pb a precios de

1995, cuando en Andalucía o España ocurre justamente lo contrario.

115

110

105

100

95

90

GRÁFICO III.8

EVOLUCIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD DEL FACTOR TRABAJO EN TÉRMINOS REALES

(desagregación a dos ramas de actividad en índice base 100 = 1995)

TVMAA 95-01 S. priv. Gr. = -0,27 % TVMAA 01-07 S. priv. Gr. = -1,01 %

TVMAA 95-01 S. priv. And. = -0,53 % TVMAA 01-07 S. priv. And. = -0,25 %

TVMAA 95-01 S. pub. Gr. = -2,21 % TVMAA 01-07 S. pub. Gr. = 2,17 %

TVMAA 95-01 S. pub. And. = -0,28 % TVMAA 01-07 S. pub. And. = 2,46 %

85

1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

S. privados Granada S. privados Andalucía

S. públicos Granada S. públicos Andalucía

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Nota: A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007 valorada a precios constantes de 2000, tras su

correspondiente enlace con la anterior (a precios de 1995) mediante un cambio de base.

b. Coste Laboral Unitario

El coste laboral unitario (por unidad de producción) es el resultado de dividir el coste

laboral por asalariado entre la productividad del factor trabajo, es cierto que dentro del coste

laboral la parte más relevante está constituida por la remuneración de asalariados y, de hecho, el

coste laboral por asalariado se define como el cociente de esta última y el número de asalariados,

sin embargo, realmente existen otro tipo de costes (implícitos) que también forman parte del coste


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 99

laboral pero no tienen una incidencia directa en la estructura de costes de una empresa o rama de

actividad (a menos que ocurra alguna incidencia que de lugar a su aparición, p.ej. despido, etc.).

Por ello, y como primera matización, hemos de tener en cuenta que al hablar de coste laboral

unitario (CLU en lo sucesivo) sólo se está considerando la remuneración de asalariados como

elemento de coste. En segundo lugar, cabría plantearse si el CLU hay que expresarlo a precios

corrientes o constantes, en la medida en que tanto la productividad como el coste laboral por

asalariado se han comentado a precios constantes, igual haremos con el CLU, sin embargo, la

realidad es que si los utilizásemos expresados en términos corrientes, los resultados no diferirían al

haberse utilizado para ambos elementos del cociente el mismo deflactor.

Pues bien, la forma en que se ha obtenido el CLU implica que su evolución depende de

cómo varíen la productividad y el coste laboral por asalariado, de modo que cuando este último

crece por encima de aquélla se produce un incremento del CLU, y viceversa. En el caso concreto

de las ramas de actividad de la provincia de Granada, los servicios privados experimentaron un

crecimiento medio anual acumulativo entre 1995 y 2007 del 0,64 por 100, que contrasta con la

caída observada para los públicos en un -0,12 por 100. Esa evolución es coherente con la ya

comentada para la productividad real y el coste laboral por asalariado, puesto que si bien en ambos

casos se reducen (tanto para servicios privados como públicos), lo cierto es que la caída en la

productividad de los servicios privados fue de mayor intensidad que la del coste laboral por

asalariado, lo que se tradujo en un incremento en su coste laboral unitario, mientras que para los

servicios públicos ocurrió todo lo contrario.

Por tanto, y como se puede apreciar en el Gráfico III.9 el CLU de los servicios privados

pasó de suponer 480 euros a 510 (en euros constantes) entre 1995 y 2007, lo que supone un

crecimiento en tasa media acumulativa del 0,61 por 100, mientras que los públicos en ningún

momento han bajado de los 850 euros. Aunque en el global del periodo considerado se redujeron

un 0,12 en términos acumulados interanuales, ello se debe a la notable contracción que tuvo lugar


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 100

entre 2001 y 2007, ya que en el periodo anterior el CLU de los servicios públicos en Granada pasó

de ser inferior al de las medias regional y nacional, a ser superior a ambas. Ello se produjo como

consecuencia de su intenso crecimiento (un 1 por 100 acumulado interanual) hasta 2001. De este

modo, en 2007 el CLU de los servicios públicos en Granada sería similar al de la media nacional y

superior al de la regional.

Miles de euros de 1995

1,00

0,90

0,80

0,70

0,60

0,50

0,40

Granada

GRÁFICO III.9

COSTE LABORAL UNITARIO EN GRANADA, ANDALUCÍA Y ESPAÑA

(desagregación a 2 ramas de actividad, 1995, 2001 y 2007)

Andalucía

España

Granada

Andalucía

España

Total economía Total servicios Servicios privados Servicios públicos

Granada

Andalucía

1995 2001 2007

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Nota: A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007 valorada a precios constantes de 2000, tras su

correspondiente enlace con la anterior (a precios de 1995) mediante un cambio de base.

En el Gráfico III.10, puede observarse cómo ha sido la evolución temporal del CLU en

Granada y Andalucía, pudiendo comprobarse con facilidad en qué etapa se genera la peculiar

evolución del CLU de servicios privados en Granada. En concreto, es entre 2001 y 2007 cuando se

produce la caída para los servicios privados y el avance para los públicos, el sentido de la

trayectoria es compartido por Andalucía; en el caso de España, para los servicios privados pero no

así para los públicos, sin embargo, la intensidad de ambos procesos es mucho más acusada para la

España

Granada

Andalucía

España


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 101

provincia de Granada. La clave de dicha evolución se encuentra en la productividad que, como es

sabido, evoluciona de forma inversa (ceteris paribus) al CLU, pues si se volviese a analizar el

Gráfico III.8, se apreciarían básicamente los mismos rasgos ya comentados y coincidentes en el

tiempo, pero en sentido contrario.

115

110

105

100

95

GRÁFICO III.10

EVOLUCIÓN DEL COSTE LABORAL UNITARIO

(desagregación a dos ramas de actividad en índice base 100 = 1995)

TVMAA 95-01 S. priv. Gr. = -0,58 % TVMAA 01-07 S. priv. Gr. = 1,81 %

TVMAA 95-01 S. priv. And. = 0,54 % TVMAA 01-07 S. priv. And. = -0,09 %

TVMAA 95-01 S. pub. Gr. = 0,98 % TVMAA 01-07 S. pub. Gr. = -1,22 %

TVMAA 95-01 S. pub. And. = -0,11 % TVMAA 01-07 S. pub. And. = -1,42 %

90

1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

S. privados Granada S. privados Andalucía

S. públicos Granada S. públicos Andalucía

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Nota: A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007 valorada a precios constantes de 2000, tras su

correspondiente enlace con la anterior (a precios de 1995) mediante un cambio de base.

III.5. Precios

Como se ha apuntado con anterioridad, el CLU es uno de los factores que condiciona la

evolución de los precios, especialmente los de aquellas ramas de actividad que hacen un uso más

intensivo del factor trabajo, aunque en última instancia ello dependedel mayor o menor grado de

competencia de sus mercados, la facilidad para incorporar el conocimiento tecnológico, etc. Es

cierto que las generalizaciones no son oportunas en un sector tan heterogéneo como es el de


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 102

servicios, sin embargo, en líneas generales, sí se encuentra en peor situación respecto a todos los

factores mencionados (uso del factor trabajo, competencia, y tecnología). Por ello, es preciso

insistir en que, aunque el CLU pueda tener una influencia relevante en la evolución de los precios

de las ramas de servicios, nunca podrá explicar en su totalidad el comportamiento de sus precios.

150

145

140

135

130

125

120

115

110

105

GRÁFICO III.11

EVOLUCIÓN DEL ÍNDICE DE PRECIOS IMPLÍCITO EN GRANADA

(desagregación a dos ramas de actividad en índice base 100 = 1995)

TVMAA 95-01 S. priv. = 3,32 % TVMAA 01-07 S. priv. = 3,46 %

TVMAA 95-01 S. pub. = 3,00 % TVMAA 01-07 S. pub. = 3,30 %

TVMAA 95-01 Total = 3,18 % TVMAA 01-07 Total = 3,68 %

100

1995 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007

Servicios privados Servicios públicos Total economía

Fuente: Elaboración propia, con datos de FUNCAS.

Nota: A partir de 2000 se ha utilizado la serie 2000-2007 valorada a precios constantes de 2000, tras su

correspondiente enlace con la anterior (a precios de 1995) mediante un cambio de base.

En el Gráfico III.11 se puede apreciar la evolución de los precios de las ramas de servicios

públicos y privados, junto con la del conjunto de la economía, como es de suponer las trayectorias

de ésta y la de los servicios privados son muy similares, dado el peso que esta rama, en particular,

y los servicios, en general, tienen en el conjunto de la economía granadina. En concreto, si para

ésta la tasa media acumulativa a la que crecieron los precios fue del 3,3 por 100, para los servicios

privados fue del 3,4 por 100, esto es, habría una brecha de 1 décima. Merece asimismo llamar la

atención sobre el que la tasa de crecimiento de los precios en los servicios privados en Granada (al


Una primera aproximación desagregada al sector en la provincia de Granada 103

igual que ocurre en Andalucía) es mayor que la del conjunto del sector, mientras que para España

ocurre justamente lo contrario.

Por lo tanto, a partir de toda esta información se pueden resaltar dos ideas relevantes: por

un lado la aparentemente escasa influencia que tiene sobre los precios de los servicios privados de

Granada el que sus CLU reales creciesen algo más del doble que para Andalucía, dado que

finalmente sus precios crecieron sólo tres centésimas por encima de los de esta última. Y, por otro

lado, la nula o escasa contribución de los servicios privados al diferencial de precios que presenta

la economía de Granada respecto a las de Andalucía o España, ya que como se ha dicho

anteriormente, los precios de dichos servicios crecen por debajo de la media de Granada, mientras

que para Andalucía o España ocurre todo lo contrario.

El hecho de que el CLU de los servicios públicos sea para la provincia de Granada superior

al de Andalucía y similar al de España no es excesivamente grave en cuanto su posible repercusión

en la evolución del índice general de precios en la medida en que, como es bien sabido, los

servicios públicos no están destinados a la venta y, por tanto, no hay riesgo de una traslación de

sus precios al resto de sectores de actividad. No obstante, ello no es obstáculo para que desde

FUNCAS se ofrezca un índice de precios implícito también para los servicios públicos.

Al respecto, lo primero que conviene destacar es la similitud cuando no coincidencia de la

evolución de sus precios con los de España y Andalucía, respectivamente, lo cual no ha de extrañar

dado el carácter centralizado de los procesos de negociación salarial en los ámbitos estatal y

autonómico, lo que explicaría la diferencia de una décima que se da en la tasa media acumulativa

de los precios en España frente a los de Andalucía o Granada (3,05 frente a 3,13 y 3,15 por 100,

respectivamente). Por lo tanto, el hecho de que los CLU de los servicios públicos en Granada

caigan menos que en Andalucía y España, no tiene una influencia determinante en la posterior

evolución de sus precios.


CAPÍTULO CAPÍTULO IV IV: IV :

LAS LAS ACTIVIDADES ACTIVIDADES DE DE SERVICIOS

SERVICIOS

DE DE DE MERCADO MERCADO EN EN GRANADA

GRANADA


Las actividades de servicios de mercado en Granada 106

IV.1 Introducción

Una vez realizado un análisis del sector servicios en la economía granadina que diferencie

entre servicios de mercado y de no mercado (incluye el sector público, servicios domésticos, y

actividades sin fines de lucro), este capítulo se dedica a profundizar, en la medida de lo posible, en

aquellas actividades de servicios de mercado que son especialmente significativas para la

economía granadina, tanto desde un punto de vista cuantitativo como cualitativo. Concretamente

se centra en el análisis del comercio al por menor y por mayor, la hostelería, y, a los denominados

servicios intensivos en conocimiento no financieros, dada su importancia en cuanto al volumen de

empleo, y a su papel en la economía actual, que muchos autores han caracterizado como economía

del conocimiento.

Para su estudio, se han utilizado datos proporcionados por la Seguridad Social, como el

número de afiliaciones en diciembre de 2009, último periodo del que se ha dispuesto de estas

cifras. Asimismo, para tener una visión empresarial se ha acudido al Directorio de

Establecimientos con actividad económica en Andalucía y a los distintos tipos de información que

ofrecen el Instituto Nacional de Estadística y el Instituto de Estadística de Andalucía sobre las

empresas según su actividad económica. También se ha recurrido a otras fuentes como son el

Anuario Económico de España 2009 publicado por el Servicio de Estudios de “La Caixa” y el

Directorio Central de Empresas (DIRCE) del INE.

En definitiva se trata de proporcionar una visión lo más ajustada posible a la situación del

sector servicios desde el punto de vista empresarial y del empleo en función de la información

disponible a nivel provincial.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 107

IV.2 Significación de las distintas actividades terciarias en la economía granadina

En capítulos anteriores se ha podido comprobar la importancia que el sector servicios tiene

en una economía terciarizada como es la granadina, así como algunas de sus características a nivel

agregado. Así que tomando este punto de partida se pretende comprobar cuáles son las actividades

terciarias más significativas en Granada y también las más dinámicas.

GRÁFICO IV.1

ESTRUCTURA PORCENTUAL DEL EMPLEO EN LOS SERVICIOS EN

GRANADA. Diciembre 2009

Otros servicios; 8,2

Actividades sanitarias;

servicios sociales; 11,5

Educación; 6,6

Comercio y

reparaciones; 20,9

A. Pub. Defensa SS;

Hostelería; 8,2

7,5

Act. Adm.; 5,6 Act. Prof., C. y T.; 4,0

Fuente: Tesorería de la Seguridad Social. Elaboración propia.

Transporte y

comunicaciones; 5,5

Para la primera cuestión se puede emplear como indicador la cifra de altas en la seguridad

social tanto en régimen general como autónomos, dado que no contamos con el VAB a este nivel

de desagregación. En el Gráfico IV.1 se puede observar la estructura de la afiliación en diciembre

de 2009 en las diferentes ramas de servicios, de forma que se comprueba cómo la rama de más

peso del sector terciario es la de Comercio y reparaciones, ya que ha sido una actividad con cierta

tradición en la provincia, especialmente en la capital. En base a esta fuente (número medio de

afiliados a la Seguridad Social en diciembre de 2009), Comercio es la rama que más peso tiene en


Las actividades de servicios de mercado en Granada 108

el empleo total de la provincia, con un 20,9 por 100, seguida de las Actividades sanitarias, y de la

Construcción -11,5 por 100 y 11,2 por 100, respectivamente-. Le siguen Hostelería con un 8,2 por

100; Administración pública, defensa y seguridad social (7,5 por 100); y, Manufacturas (7,3 por

100). En comparación con la media regional, la mayor importancia relativa, lo que indica una

especialización, se ha dado en Educación y Actividades sanitarias.

30,0

25,0

20,0

15,0

10,0

5,0

0,0

GRÁFICO IV.2

SOCIEDADES MERCANTILES CONSTITUIDAS REGISTRADAS (% del total)

15,7

16,617,3

14,3

Comercio y

Reparaciones

8,7

7,2 7,4

5,9

4,0

2,7 2,8

3,6

Hostelería Transporte y

comunicaciones

18,5

25,1

23,0

21,8

Act. Inmob. y serv.

a empresas

5,9 5,5

Granada 2005 Andalucía 2005 Granada 2008 Andalucía 2008

Fuente: IEA y Consejería de Economía y Hacienda. Elaboración propia.

10,4

9,3

Otros servicios

La dinámica de los servicios se puede estimar en base a la estadística de sociedades

mercantiles registradas en 2005 y 2008 y comparar las cifras respectivas. Así, en primer lugar hay

que señalar que en 2008 el número de sociedades mercantiles registradas en Granada fue bastante

inferior al correspondiente a 2005, lo que es una clara manifestación de la situación crítica de la

economía provincial en esa anualidad. Sin embargo, a pesar de su reducción en términos absolutos,

los servicios siguieron avanzando en términos relativos, especialmente en el caso de Otros

servicios, y, Servicios a empresas (Gráfico IV.2).

Los datos sobre el número de establecimientos muestran también que las ramas terciarias

más dinámicas entre 2005 y 2008, en términos relativos, han sido también Otros servicios, y,


Las actividades de servicios de mercado en Granada 109

Servicios empresariales, como se refleja en el Cuadro IV.1. Sin embargo, no parece haber

relación entre las actividades de servicios más dinámicas y las que proporcionan más número de

puestos de trabajo; ya que, según esta última fuente, la importancia relativa en el número de

establecimientos se ha reducido en los casos de Comercio y Hostelería, entre 2005 y 2008.

El avance relativo de los Servicios a empresas, a pesar de la crítica situación económica,

obedece a una tendencia de la economía mundial hacia la Economía del conocimiento, ya que estas

actividades proporcionan esencialmente información y conocimientos que se consideran

estratégicos en las actividades empresariales y que fomentan la productividad y la competitividad

de las empresas que los utilizan. De este modo, en 2008 los establecimientos dedicados a estos

servicios significaban más del 11 por 100 del total provincial, excluyendo servicios inmobiliarios,

alquiler de maquinaria y servicios financieros. No obstante, su importancia relativa era inferior a la

del conjunto regional (13,3 por 100), lo que puede indicar que son actividades que pueden tener

porvenir en la economía local.

La importancia de los servicios intensivos en conocimiento se aprecia también en

actividades que no proporcionan servicios intermedios a las empresas, sino servicios finales a los

consumidores, como son los servicios educativos y sanitarios, que también muestran un avance

relativo entre 2005 y 2008.

Cuadro IV.1

Establecimientos en Granada. Participación en el total (%)

1998 2005 2008

Comercio y reparaciones 39,7 32,0 28,2

Hostelería 13,4 10,2 9,0

Transportes y comunicaciones 10,0 6,5 5,6

Intermediación financiera 1,9 2,4 2,6

Actividades inmobiliarias. Servicios empresariales 7,2 19,9 22,0

Educación 1,6 1,6 2,6

Actividades sanitarias y veterinarias; servicios sociales 0,9 3,5 3,6

Otras actividades sociales. Servicios personales 5,8 5,1 5,6

Fuente: IEA. Directorio de establecimientos con actividad económica en Andalucía. Elaboración propia.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 110

Se puede concluir que, en el periodo 2005-2008, las actividades de servicios más

dinámicas, en términos relativos, han sido las vinculadas a la denominada Economía del

conocimiento, tanto las consideradas como de mercado o no destinadas a la venta; así como si son

intermedias o se destinan a satisfacer parte de la demanda final (educación y sanidad), en las que

habría que explorar el campo de Otros servicios, que incluyen servicios destinados al ocio.

Por tanto, el análisis más detallado se va a dedicar a las actividades de mayor importancia o

más dinámicas, como son los casos de Comercio, Hostelería, y, Servicios empresariales, que

incluyen parte de los servicios de mercado intensivos en conocimiento. El examen se centrará en la

estructura empresarial, la demografía de empresas y los tramos de empleo, entre otras variables

disponibles.

IV.3 Las actividades comerciales en la provincia de Granada

El comercio, tanto al por menor como al por mayor, es una actividad fundamental en

cualquier economía desarrollada que surge y evoluciona por la especialización en la producción de

bienes y servicios. Esta actividad está además determinada por la situación geográfica de los

municipios y por el estado de las vías de comunicación de la ciudad o de la región con los

principales mercados a los que se dirige y de los que recibe los productos objeto del comercio. En

el caso de la provincia de Granada el comercio ha sido tradicionalmente una de las actividades

principales, hecho al que ha contribuido en palabras de F. Rodríguez (1998) “su excelente posición

central en relación con las vegas y altiplanicies orientales de Andalucía y, adicionalmente, la

serie de factores geopolíticos e históricos que hicieron de ella durante varios siglos la capital

político-administrativa y uno de los centros económicos de mayor relieve de Andalucía”. Así,

durante el siglo XX el comercio se consolida como una de las actividades básicas de Granada y la


Las actividades de servicios de mercado en Granada 111

provincia, a pesar de las dificultades y carencias derivadas tanto de los obstáculos naturales como

de la deficiente infraestructura de transporte y comunicaciones con la que cuenta.

Evidentemente, el desarrollo turístico de la provincia de Granada ha influido de forma

notable en la evolución del comercio al por menor, tanto en el comerciante autónomo

independiente como en la presencia de grandes cadenas nacionales e internacionales. De hecho, tal

y como indica J. Casares y V. Martín (2002) cada vez más el turista se interesa y demanda los

bienes y servicios exclusivos o más significativos y representativos de la zona que visita. Además,

el desarrollo de una cultura de ocio, especialmente implantada en la capital, contribuye al origen de

una serie de cambios en las necesidades y disponibilidades de los individuos que resultan en una

mayor complementariedad entre las actividades oferentes de bienes o servicios que entran dentro

del mismo proceso de adquisición. Este es el caso de los centros comerciales donde se encuentran

comercios especializados en distintos productos y servicios, junto con bares y restaurantes,

cafeterías, ocio infantil, cines, etc. Así, estos establecimientos incrementan sus ventas al situarse

próximos entre sí y, por tanto, complementar las demandas de los consumidores (V. J. Martín,

2002).

En la actualidad, los indicadores disponibles permiten valorar la importancia y la situación

en la que se encuentra el sector en la provincia granadina. De hecho, ya se ha comentado el peso

tan significativo que tiene la actividad comercial en Granada en cuanto al registro de sociedades y

a establecimientos, y esto se puede completar con los indicadores que se encuentran en el Anuario

Económico que publica el Servicio de Estudios de “La Caixa” y que son el Índice comercial

mayorista y el minorista. Ambos son índices comparativos de la importancia del comercio. El

valor del índice refleja el peso relativo (en tanto por cien mil) de la actividad comercial de la

provincia respecto al total de España siendo la base 100.000 unidades. En el Cuadro IV.2 se

observan dichos índices para las provincias andaluzas y de ellos no se puede deducir una buena

posición para Granada tanto en el comercio minorista andaluz como en el mayorista, en los que se


Las actividades de servicios de mercado en Granada 112

encuentra en el quinto puesto. En el comercio al por menor el índice es de 1.662 puntos y un peso

del 9,2 por 100 en el índice andaluz, encontrándose detrás de Sevilla, Málaga, Cádiz y Córdoba.

En lo que respecta al comercio mayorista, Granada cuenta con 1.502 puntos, es decir, el 10,1 por

100 del índice andaluz. El objetivo de este comercio al por mayor abarca en su mayor parte

materias primas agrarias, alimentos, bebidas y tabaco.

En relación a las cifras del anuario de 2006, recogidas en la anterior edición de este trabajo,

se puede señalar el retroceso relativo de Granada tanto respecto a Andalucía como al conjunto

nacional, siendo especialmente relevante en el caso del comercio minorista. Ello no hace más que

confirmar lo señalado en el apartado anterior sobre el declive relativo del comercio en la provincia

de Granada en los últimos años.

CUADRO IV.2

Indices comerciales mayorista y minorista en las provincias andaluzas

Indice comercial

Participación en el índice

de Andalucía

Mayorista Minorista Mayorista Minorista

Almería 1.160 1.235 7,8 6,8

Cádiz 1.871 2.793 12,5 15,5

Córdoba 1.517 1.895 10,2 10,5

Granada 1.502 1.662 10,1 9,2

Huelva 732 972 4,9 5,4

Jaén 929 1.365 6,2 7,6

Málaga 3.492 3.859 23,4 21,4

Sevilla 3.713 4.286 24,9 23,7

Andalucía 14.916 18.067 100 100

España 100.000 100.000

Fuente: Anuario Económico de España 2009 de “La Caixa”. Elaboración propia.

A nivel municipal, dado que la localización del comercio minorista está muy condicionada

por la población y su nivel adquisitivo, los municipios con mayor peso poblacional son los que

presentan mayores índices en el comercio minorista. Así, Granada capital representa el 50,5 por

100 del índice minorista provincial (véase Cuadro A del Anexo) –aunque ha reducido ligeramente

su importancia respecto al conjunto provincial, entre los anuarios de 2006 y 2009, a favor de los


Las actividades de servicios de mercado en Granada 113

municipios de alrededor, destacando Pulianas –donde se ha localizado un gran centro comercial en

el mismo límite del municipio de Granada-, seguida de municipios como Motril (8,6 por 100 y con

un aumento de más de un punto respecto al anuario de 2006), Almuñécar (2,9 por 100) o Baza (2,9

por 100), que son los que cuentan con mayor número de habitantes, tras la capital.

La distribución geográfica del comercio mayorista obedece, dadas las características de esta

actividad, además a otros factores diferentes de la distribución espacial de la población y su nivel

adquisitivo, como pueden ser la disponibilidad y el coste de los factores productivos rela tivamente

inmóviles -suelo y, en menor medida o a corto plazo, mano de obra-, la existencia de

infraestructuras y equipamientos, o el acceso a servicios intensivos en información y

conocimiento. Así, tras Granada capital y Motril, que cuentan con índices que representan el 26,1 y

el 9,7 por 100 del total provincial, respectivamente, se pueden encontrar varios municipios

próximos a la capital –que de esta forma, están cercanos a los clientes y a los servicios avanzados,

y disponen de costes de suelo más bajos e infraestructuras y equipamientos como polígonos ad

hoc- que alcanzan un índice relativamente elevado (respecto al comercio al por menor), como

Albolote (7,5 por 100), Peligros (4,5 por 100), Maracena (3,7 por 100), Armilla (3,1 por 100), o,

Pulianas (3 por 100). Otras zonas con elevados índices corresponden a cabeceras de comarca como

Baza, Loja y Guadix y que, por tanto, se comportan como lugares centrales.

Otra cuestión interesante en el análisis del comercio es la dimensión de las empresas que

predominan en el sector y que, según se puede comprobar en el Cuadro IV.3, son

fundamentalmente pequeñas tal y como se deduce por el tramo de empleo en el que se encuentran.

En este caso, se debe diferenciar entre comercio al por menor y al por mayor, ya que en el segundo

la presencia de micro PYMEs es mucho menos frecuente que en el primero. De hecho, en Granada,

el 95,5 por 100 de los establecimientos que se dedican al comercio al por menor cuentan con 5

trabajadores como máximo, porcentaje similar al andaluz que es del 94 por 100; mientras que las

empresas con más de 100 apenas llegan al 0,1 por 100 ya que son solamente 13 en toda la


Las actividades de servicios de mercado en Granada 114

provincia. Sin embargo, en el caso del comercio al por mayor, las empresas con menos de 5

trabajadores suponen el 87,3 por 100, participación ligeramente inferior al 85,9 por 100 del

conjunto andaluz, y un 0,3 por 100 tienen más de 100 trabajadores.

CUADRO IV.3

Distribución de los establecimientos comerciales según estrato de empleo (%). 2008

Comercio al por menor Comercio al por mayor

Granada Andalucía Granada Andalucía

Sin empleo conocido 0,0 0,0 0,0 0,0

De 0-5 95,5 94,0 87,3 85,9

De 6-19 3,7 5,0 10,1 11,5

De 20-49 0,7 0,6 1,8 1,9

De 50-99 0,1 0,2 0,4 0,4

100 y más 0,1 0,1 0,3 0,3

Total 100 100 100 100

Fuente: Directorio de Establecimientos con actividad económica en Andalucía. IEA. Elaboración propia.

La mayor parte de estas microempresas dedicadas al negocio minorista son personas físicas

(autónomos), concretamente un 71,7 por 100, frente al 37,5 que se observa en el caso mayorista, ya

que en el primero se trata fundamentalmente de un comercio de proximidad muy arraigado en la

economía española, mientras que el comerciante al por mayor suele contar con un tamaño algo

mayor y estar localizado en polígonos o zonas industriales y comerciales más centralizadas, donde

las sinergias son importantes. De hecho, según los datos proporcionados por la Seguridad Social el

29,5 por 100 de los autónomos en la provincia –datos de diciembre de 2009- se dedicaban a la

actividad de Comercio y reparaciones siendo la rama con más presencia de este tipo de

empresarios. La otra forma jurídica más común es la Sociedad Limitada, en el 46,8 por 100 de los

casos para los mayoristas y en el 19,5 para los minoristas (Gráfico IV.3). De esta estructura

empresarial, se pueden derivar algunos de los principales problemas a los que se enfrenta este

sector, aunque estos no sean exclusivos de la provincia, y que vienen determinados por la

desprotección que el empresario autónomo sufre en muchos aspectos tanto económicos y fiscales

como sociales, frente a los trabajadores de las grandes empresas. Además, la atomización que

existe en este sector determina su menor dinamicidad frente a otras actividades con mayor nivel de


Las actividades de servicios de mercado en Granada 115

integración o de presencia de medianas y grandes empresas, ya que normalmente presentan escasas

perspectivas de crecimiento debido entre otras a las siguientes razones (L. Santos y O. González,

2000):

a) Generalmente cuentan con un único local.

b) Generalmente no integran sus compras en asociaciones que les permitan ejercer mayor

presión sobre los oferentes y, por tanto, poder ampliar sus márgenes.

c) Menor productividad laboral y competitividad.

80,0

70,0

60,0

50,0

40,0

30,0

20,0

10,0

0,0

GRÁFICO IV.3

ESTRUCTURA DE LOS ESTABLECIMIENTOS COMERCIALES SEGÚN FORMA

JURÍDICA. AÑO 2008

8,0

3,0

19,5

46,8

4,8 4,5

0,6 2,5 0,4 0,6

SA y SAL SL Comunidad Cooperativa Sociedad

de bienes

civil

Minorista Mayorista

71,8

37,5

Persona

física

0,1 0,1

Otras

formas

Fuente: Directorio de Establecimientos con actividad económica en Andalucía. IEA. Elaboración propia.

No obstante, entre 2005 y 2008 se observa una reducción de la importancia del empresario

persona física a favor de las formas societarias.

Por último, en lo que respecta al dinamismo empresarial, el comercio de la provincia,

incluyendo minorista y mayorista, como ya se ha comentado anteriormente, no ha sido la actividad

más dinámica en cuanto a la creación de empresas en los años más recientes. Así, el número de

sociedades mercantiles constituidas en 2008 fue inferior en casi un 30 por 100 al de 2005.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 116

Dentro del comercio al por menor en Granada, ha destacado la presencia relativa, respecto

al conjunto regional, de actividades especializadas -excepto Comercio al por menor de alimentos,

bebidas y tabaco-, como productos farmacéuticos, textil, calzado, muebles, ferreterías,

antigüedades, etc.

IV.4 Los servicios de hostelería y restauración

El turismo es, como ya se ha comentado, uno de los pilares de la economía granadina que,

además, ha estado inmersa en un proceso de desarrollo y de búsqueda de nuevos mercados y

productos. Esta actividad ha impulsado fundamentalmente la producción y el empleo en dos ramas

de servicios que presentan un elevado grado de imbricación: el Comercio y la Hostelería. A pesar

de la importancia que el turismo tiene para la economía granadina, su posición en Andalucía no ha

resultado tan destacada, al menos según el índice turístico proporcionado por el último Anuario

Económico de “La Caixa”. Según este estudio, Granada se situaba en 2009 en quinto lugar con un

8,8 por 100 del índice regional (Cuadro IV.4). A la cabeza se encontraba Málaga con una

participación de casi el 40 por 100; en segundo lugar, se ubicaban Cádiz y Sevilla, con porcentajes

del 16 por 100 y 15,3 por 100. Y, en cuarto puesto, estaba Almería con un 10,7 por 100.

En lo que respecta al índice de Restauración y bares, también elaborado por “La Caixa” ,

Granada figura en cuarta posición en Andalucía, tras Málaga, Sevilla y Córdoba. Este cambio en la

posición cuando se tiene en cuenta solamente Restauración y bares, posiblemente tenga relación

con el hecho de que Granada es una provincia con mayor número de habitantes que Almería, de

ahí que aparezca antes. Es decir, que, como parece lógico, las provincias con mayor población son

las que tienen un mayor índice de Restauración y bares, ya que la primera variable es un

importante determinante de la segunda.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 117

A nivel municipal, el 51,6 por 100 de la actividad de Restauración y bares se localiza en la

capital y el 61,3 por 100 de la actividad turística (véase Cuadro B del Anexo), ya que no

solamente es el principal núcleo poblacional sino también el principal destino turístico de la

provincia. Existen otros municipios en los que el índice turístico, en porcentaje del total provincial,

supera al de Restauración y bares, como es el caso de Almuñécar (12,5 frente al 5,3 por 100), un

municipio esencialmente turístico, o Monachil, que alberga la estación de esquí de Sierra Nevada

(4,4 frente al 1 por 100).

CUADRO IV.4

Indicadores de la actividad turística y hotelera en las provincias andaluzas

Indices Participación en el índice de Andalucía

Restauración y bares Índice turístico Restauración y bares Índice turístico

Almería 1.254 1.988 7,9 10,7

Cádiz 2.375 2.951 15,0 16,0

Córdoba 1.424 560 9,0 3,0

Granada 1.723 1.630 10,9 8,8

Huelva 842 921 5,3 5,0

Jaén 956 389 6,0 2,1

Málaga 3.724 7.228 23,6 39,1

Sevilla 3.510 2.833 22,2 15,3

Andalucía 15.807 18.501 100 100

España 100.000 100.000

Fuente: Anuario Económico de España 2009 de “La Caixa”. Elaboración propia.

En relación al tamaño y la forma jurídica de las empresas que se dedican a esta actividad,

en el Gráfico IV.4 se puede apreciar que casi el 91 por 100 de los establecimientos de hostelería

en Granada son de pequeño tamaño y cuentan con 5 trabajadores como máximo, representando las

empresas con más de 50 trabajadores tan sólo un 0,5 por 100 del total. De nuevo, al igual que se ha

comentado en relación con el comercio, se comprueba el elevado grado de atomización del sector

de Restauración y hostelería en la provincia de Granada.

También la forma jurídica refleja la atomización de los establecimientos, ya que dos tercios

son personas físicas -esto es, autónomos- que por lo general tienen un bar, una cafetería o

establecimiento similar (Gráfico IV.5). De hecho, el 11,4 por 100 del total de autónomos en la

provincia –datos de afiliados a la Seguridad Social en diciembre de 2009- se han dedicado a la


Las actividades de servicios de mercado en Granada 118

hostelería y la restauración. Las sociedades limitadas representan el 23,6 por 100 y las sociedades

anónimas y anónimas laborales un 1,8 por 100. De nuevo se registran problemas similares a los

comentados para el sector del comercio, ya que la presencia de microempresas tiene consecuencias

parecidas sobre la estructura del sector, su productividad, la posibilidad de introducir cambios

importantes en los establecimientos, tales como ampliaciones, mejoras o incorporación de nuevas

tecnologías, etc.

GRÁFICO IV.4

ESTRUCTURA DE LOS ESTABLECIMIENTOS DE HOSTELERÍA SEGÚN TRAMOS DE

EMPLEO EN GRANADA (%). 2008

De 50-99; 0,3

De 20-49; 1,3 100 y más; 0,2

De 6-19; 7,4

De 0-5; 90,8

Fuente: Directorio de Establecimientos con actividad económica en Andalucía. IEA. Elaboración propia.

Tal y como confirma un estudio para el sector de hostelería andaluza (Consúltese E.

González y J. López, 2004), el predominio de las microempresas y las pequeñas empresas en este

sector determina una menor productividad en el mismo, ya que las empresas de mayor tamaño

muestran ratios de productividad más elevados. Además, la productividad aumenta a un mayor


Las actividades de servicios de mercado en Granada 119

ritmo en las empresas de hostelería más grandes y también aumenta más su aportación a la

producción final de la rama.

GRÁFICO IV.5

ESTRUCTURA DE LOS ESTABLECIMIENTOS HOTELEROS DE GRANADA

SEGÚN LA FORMA JURÍDICA (%). 2008

SL; 23,6

SA y SAL; 1,8

Comun. de bienes;

6,3

Otras formas

jurídicas; 1,7

Persona física; 66,7

Fuente: Directorio de Establecimientos con actividad económica en Andalucía. IEA. Elaboración propia.

Otra visión del sector de hostelería a nivel provincial la proporciona las diferentes

encuestas que, tanto el Instituto Nacional de Estadística como el Instituto de Estadística de

Andalucía 10 , elaboran mensual y trimestralmente sobre la oferta y demanda en el sector turístico.

No será objeto de este estudio un análisis pormenorizado de las mismas, pero se pueden tomar

algunas de las variables que permitan aproximar la realidad del sector hostelero en la provincia.

Así, el Cuadro IV.5 ofrece una visión de la oferta de establecimientos hoteleros en 2004 y 2008.

Como se puede observar, el año 2008 fue muy positivo, en relación a 2004 y a 2007, ya que

aumentó tanto el número de plazas y el número de personas empleadas.

10 A nivel provincial se pueden consultar la Encuesta de Ocupación Hotelera, la Encuesta de Ocupación en

Campamentos Turísticos, y la Encuesta de Movimientos de Viajeros en Establecimientos Hoteleros (hasta 1998) y la

Encuesta de Coyuntura Turística de Andalucía.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 120

CUADRO IV.5

Oferta de establecimientos hoteleros en la provincia de Granada

de establecimientos Nº de plazas Personal empleado

2004 2008 2004 2008 2004 2008

4 y 5* 30 41 6.962 10.194 1.369 1.850

3* 62 71 6.524 7.129 759 910

2* 103 66 3.433 3.580 333 361

1* 27 29 1.320 1.287 117 134

2 y 3* plata 82 70 2.639 2.221 233 188

1* plata 141 107 2.586 2.267 205 210

Total 445 385 23.463 26.677 3.016 3.653

Fuente: INE. Tomado de Memoria del Observatorio Turístico de la provincia de Granada 2008 y 2004.

En 2004 algo más de 3.000 personas trabajaban en los hoteles de la provincia, mientras que

en 2008 su número ascendía a 3.563, lo que supuso una tasa media de variación anual acumulativa

del 4,8 por 100 respecto a 2004, estando más de la mitad empleadas en hoteles de 4 y 5 estrellas.

Este último tipo de establecimientos ha aumentado desde 30 a 41, lo que supone 3.232 plazas más

en la provincia, concentrándose la mayoría en la costa o en Granada capital. Esta categoría ha sido

la que más ha incrementado su número en términos absolutos y relativos. Al mismo tiempo, las

categorías inferiores de este tipo de alojamiento (estrellas de plata) han ido perdiendo importancia.

Por tanto, en pocos años se ha apreciado un cambio sustancial en la oferta hotelera de Granada,

mejorando su estructura y aumentando la calidad media del servicio. Así, en 2008 casi el 65 por

100 de las plazas hoteleras eran de tres estrellas o categoría superior (75 por 100 del empleo);

mientras que en las categorías más inferiores habían descendido del 22 por 100 en 2004 al 16 por

100 en 2008 (11 por 100 del empleo).

Respecto al total andaluz, Granada contaba en 2008 con el 16 por 100 de los

establecimientos hoteleros de Andalucía y ofrecía el 11 por 100 de las plazas, lo que implica que la

dimensión media por establecimiento era menor en Granada que la media regional.

En el Cuadro IV.6 figuran otro tipo de establecimientos turísticos como son los

apartamentos y los campamentos turísticos o campings. El incremento en el número de


Las actividades de servicios de mercado en Granada 121

apartamentos, entre 2004 y 2008, ha sido notable y superior no sólo a los campamentos sino

también a los hoteles, existiendo en 2008 1.048 apartamentos, lo que suponía un 20 por 100 más

que en 2004. En cambio, su expansión ha sido inferior al de hoteles de máxima categoría. También

ha aumentado el número de plazas durante ese período en un 20 por 100; mientras que el personal

empleado en la prestación de servicios en este tipo de alojamiento turístico se ha reducido un 7 por

100. En el caso de los campamentos turísticos, en 2008 eran 21 en toda la provincia y empleaban a

105 personas, si bien su actividad es muy estacional, dadas las características del servicio que

prestan. En relación a 2004, su expansión ha sido menor a los otros tipos de oferta, salvo en el

personal ocupado.

CUADRO IV.6

Oferta de apartamentos y acampamentos turísticos en la provincia de Granada

Número Nº de plazas Personal empleado

2004 2008 2004 2008 2004 2008

Apartamentos 873 1.048 3.327 4.002 263 245

Acampamentos turísticos 20 21 6.451 6.932 84 105

Fuente: INE. Tomado de Memoria del Observatorio Turístico de la provincia de Granada 2004 y 2008.

En lo que respecta a la demanda turística, Granada ha sido el destino del 14 por 100,

aproximadamente, de los turistas que han visitado Andalucía en 2008, situándose a bastante

distancia de la provincia de Málaga, casi al mismo nivel que Cádiz, y, por delante del resto de

provincias andaluzas. No obstante, se puede señalar que durante los meses de invierno –lo que

puede reflejar la influencia de la temporada turística de Sierra Nevada- la participación suele ser

superior a Cádiz, colocándose por tanto en el segundo puesto de la región, por lo que su demanda

es menos estacional. Sin embargo, se puede señalar la mayor inestabilidad en la evolución de la

demanda turística en Granada, en relación a los conjuntos regional y nacional. Ello se puede

apreciar a través de la evolución del número de pernoctaciones (Gráfico IV.6). Su consideración

permite decir que la tendencia de la demanda turística hacia Granada ha sido creciente hasta la

primera mitad de 2008 y que después se nota la crisis económica con el declive en el número de


Las actividades de servicios de mercado en Granada 122

pernoctaciones en establecimientos hoteleros, de una forma más acusada en Granada que en los

conjuntos regional y nacional.

El turismo en Granada es en gran media nacional. Si se atiende a las pernoctaciones, en

2008 casi el 30 por 100 de los viajeros procedían de Andalucía (29,4 por 100), y, el 32,3 por 100

del resto de España, destacando Madrid (10,5 por 100), y regiones mediterráneas peninsulares

(Cataluña, Valencia y Murcia), con el 11,5 por 100. En cuanto a los viajeros procedentes del

exterior, de la Unión Europea vino el 27 por 100 del total –destacando Alemania (6 por 100),

Reino Unido (5,6 por 100) y Francia (4,1 por 100). En el resto del mundo se puede subrayar el

turismo con origen en Estados Unidos (2,8 por 100) y Japón (1,7 por 100); ya que mientras que

Granada sólo supone el 1,8 por 100 del total de las pernoctaciones realizadas en España en 2008

(16,5 por 100 del total regional), el 9 por 100 de las pernoctaciones de los viajeros japoneses en

España se realizó en Granada (37,1 por 100 de las efectuadas en Andalucía) y el 4,2 por 100 de las

de los estadounidenses (19, 6 por 100 de las que hicieron en Andalucía), lo que muestra que una

parte sustancial de esos mercados se interesan por las características de la oferta de Granada en su

demanda de turismo hacia España.

Número de pernoctaciones

600000

500000

400000

300000

200000

100000

0

Pernoctaciones en establecimientos hoteleros en la provincia de Granada

GRÁFICO IV.6

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009

Serie original Datos anualizados

Fuente: INE. Encuesta de Ocupación Hotelera. Elaboración propia.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 123

En cuanto al gasto medio turístico, Granada ha mostrado unos niveles superiores a la media

andaluza. Además, esa distancia ha ido creciendo con el tiempo, lo que ha permitido consolidar en

Granada un tipo de turismo de mayor calidad que en el resto de la región. La estancia media ha

sido inferior en Granada al resto de Andalucía y España. No obstante, se ha apreciado una

convergencia general, reduciéndose por tanto las diferencias en relación a los conjuntos regional y

nacional.

Porcentaje

60

58

56

54

52

50

48

46

44

42

40

GRÁFICO IV.7

Grado de ocupación por plazas (cifras anualizadas)

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

Enero

Marzo

Mayo

Julio

Septiembre

Noviembre

2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009

Granada Andalucía España

Fuente: INE. Encuesta de Ocupación Hotelera. Elaboración propia.

Los turistas se ven atraídos hacia Granada por ocio y vacaciones como motivo general, y,

particularmente por el turismo cultural en Granada capital, nieve y deportes en Sierra Nevada,

turismo rural en las Alpujarras, y, playas, en la costa. Por tanto, hay una gran diversidad de

características que estimulan el turismo hacia la provincia.

En lo que se refiere al ajuste entre oferta y demanda, un índice que puede reflejarlo es el

grado de ocupación. Como se aprecia en el Gráfico IV.7, este indicador ha sido inferior, en

términos generales, en Granada en relación al de los conjuntos andaluz y nacional –salvo los

primeros meses del año-. Su evolución, por otro lado, ha sido muy parecida a los de estos

conjuntos, aunque con mayores oscilaciones. Así, durante 2008 y 2009 se ha ido reduciendo de


Las actividades de servicios de mercado en Granada 124

forma alarmante el grado de ocupación por plazas (valores anualizados), lo que indica que, frente a

los problemas de falta de determinada oferta en la primera mitad de la presente década

(fundamentalmente en plazas hoteleras de categoría superior), en la actualidad se puede estar

asistiendo a problemas de exceso de oferta. En el caso de que sean fruto esencialmente de la grave

crisis económica que ha padecido la mayor parte de los países desarrollados -ya que la actividad

turística está muy expuesta a las turbulencias económicas- estas dificultades serán meramente

coyunturales. Sin embargo, la reducción en el grado de ocupación parece haberse apreciado con

bastante mayor intensidad en Granada, lo que debería estimular la preocupación de los agentes

responsables de estas actividades.

En resumen, la provincia de Granada es un destino turístico relativamente importante a

nivel regional. Así, la rama de Hostelería y restauración alcanza un elevado peso en la economía

provincial. El análisis a nivel de rama revela una serie de características como preeminencia de las

microempresas y las pequeñas empresas con menos de 6 empleados, que en su mayor parte tienen

la forma jurídica de personas físicas. Esta atomización determina algunas de las características del

sector ya comentadas, algunas de ellas con carácter negativo, como el caso de la productividad,

pero otras con un sentido positivo, como sería la proximidad al cliente y su fidelización.

Sin embargo, en algunos casos, como el del sector hotelero, la estructura empresarial se ha

modificado en los últimos años. Debido a una serie de inversiones en establecimientos de elevada

categoría, ha aumentado la dimensión empresarial y se ha renovado y modernizado su estructura,

lo que ha permitido afrontar el aumento que se ha producido en la demanda hasta principios de

2008. No obstante, la crisis económica ha afectado también al sector turístico con lo que el futuro

se presenta lleno de incertidumbres.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 125

IV.5 Las actividades inmobiliarias y los servicios a empresas en la provincia

Como ya se ha comentado en el Capítulo I, la externalización de determinadas funciones

dentro de la empresa, ha dado lugar en las economías occidentales a un significativo crecimiento

de los servicios a las empresas, tanto en términos de VAB como de empleo. En el caso de la

economía andaluza ésto ha sido también así, y esta rama de servicios, que incluye además las

actividades inmobiliarias, ha sido la que mayor crecimiento ha experimentado en la provincia de

Granada de entre las ramas terciarias.

Sin embargo, se trata de un subsector que presenta un elevado grado de heterogeneidad,

que se refleja en múltiples aspectos, como el destino de sus productos, el tamaño de las empresas,

su forma jurídica, o las funciones que desempeñan en el proceso económico. En primer lugar, las

actividades inmobiliarias tienen un destino tanto final como intermedio, pero predominantemente

final; mientras que los servicios empresariales destinan su producto fundamentalmente a otras

empresas, por lo que tienen un carácter intermedio.

En cuanto a la dimensión y a la forma jurídica, en el Gráfico IV.8 se puede observar que

en las actividades de I+ D y otros servicios empresariales 11 es muy frecuente la forma jurídica de

persona física (autónomo), situándose en torno al 80 por 100, tratándose por tanto de pequeñas

empresas. De hecho en este tipo de actividades más del 90 por 100 de los establecimientos tienen

entre 0 y 5 empleados (Cuadro IV.7). En cambio, en el caso de las actividades inmobiliarias

resulta llamativo el mayor porcentaje de sociedades limitadas que suponen casi un 50 por 100,

siendo también esta forma jurídica frecuente en la rama de alquileres y en actividades informáticas,

11 La categoría de otros servicios empresariales incluye: Actividades jurídicas, de contabilidad, teneduría de libros,

auditoría, asesoría fiscal, estudios de mercado y realización de encuestas de opinión pública; consulta y asesoramiento

sobre dirección y gestión empresarial, gestión de sociedades de cartera; Servicios técnicos de arquitectura e ingeniería

y otras actividades relacionadas con el asesoramiento técnico; Ensayos y análisis técnicos; Publicidad; Selección y

colocación de personal; Servicios de investigación y seguridad; Actividades industriales de limpieza; Actividades

empresariales diversas.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 126

donde las empresas de entre 6 y 19 trabajadores tienen asimismo una participación superior a la

observada en el resto de actividades.

Así, entre 1998 y 2005 se abrieron 9.614 nuevos establecimientos dedicados a esta

actividad en la provincia, pasando a suponer el 19,2 por 100 del total de establecimientos de

servicios.

100

90

80

70

60

50

40

30

20

10

0

GRÁFICO IV.8

FORMA JURÍDICA DE LAS ACTIVIDADES DE SERVICIOS EMPRESARIALES. 2008

(%)

Actividades

inmobiliarias

Alquileres Actividades

informáticas

Investigación y

desarrollo

SA y SAL SL P física Otras formas jurídicas

Otras actividades

empresariales

Fuente: Directorio de Establecimientos con actividad económica en Andalucía. IEA. Elaboración propia.

Sin embargo, se puede señalar que las mayores diferencias se encuentran en las funciones

que desempeñan las diferentes actividades. Así, desde la segunda mitad de los noventa se suele

distinguir entre servicios empresariales intensivos en conocimiento (SEIC) y el resto, para subrayar

el papel clave que representa la información y el conocimiento en la productividad y

competitividad de las empresas. Así, la función de los SEIC consiste esencialmente en

proporcionar información y conocimiento especializado y elevado, o en los que su prestación la

tenencia de este conocimiento es imprescindible. Dado su carácter estratégico, se le ha prestado

una gran atención al desarrollo de los SEIC, que están integrados esencialmente por las actividades

informáticas, los servicios de I+D y el conjunto de actividades integradas en la rama Otros


Las actividades de servicios de mercado en Granada 127

servicios empresariales que incluyen servicios profesionales y técnicos de muy diverso espectro.

Por tanto, conviene diferenciar el análisis de las Actividades inmobiliarias y de Alquiler de

maquinaria, etc., del resto de actividades incluidas en esta rama, que forman una parte fundamental

de los SEIC.

CUADRO IV.7

Establecimientos de actividades inmobiliarias y servicios empresariales según tramo de empleo (%). 2008.

De 0-5 De 6-19 De 20-49 De 50-99

100 y

más

Total

Actividades inmobiliarias 98,2 1,5 0,2 0,0 0,0 100

Alquileres 91,6 6,5 1,6 0,2 0,0 100

Actividades informáticas 92,6 5,2 1,7 0,2 0,2 100

Investigación y desarrollo 94,8 2,6 1,0 0,3 1,3 100

Otras actividades empresariales 94,9 3,4 1,0 0,3 0,3 100

Fuente: Directorio de Establecimientos con actividad económica en Andalucía. IEA. Elaboración propia.

Las Actividades inmobiliarias han tenido un peso importante entre las actividades de

servicios como consecuencia de la presencia en Granada de un sector constructor en constante

expansión desde finales de los noventa hasta hace dos años. Esto, junto con el dinamismo del

mercado inmobiliario en la provincia, fomentó el aumento de las empresas dedicadas a este tipo de

actividades, especialmente a la intermediación entre comprador y vendedor/constructor a

propietarios e inquilinos. Esta tendencia además, no ha sido exclusiva de la capital y su área

metropolitana, sino que en los últimos años se ha extendido a comarcas en las que, como era el caso

de Baza-Huéscar, el mercado inmobiliario estaba en una situación de estancamiento. La compra y el

alquiler de segundas residencias (a veces residencias habituales) junto con el mayor dinamismo

económico en la zona han estimulado el crecimiento del negocio inmobiliario en dichas comarcas.

Sin embargo, la crisis del sector de la construcción ha arrastrado a los servicios inmobiliarios, lo que

se refleja en que en 2008 se registraron en Granada 179 menos sociedades que en 2005, cuando lo

hicieron 235 nuevas sociedades mercantiles dedicadas a esta actividad.

Por su parte, los servicios de Alquiler de maquinaria y equipo, y, enseres domésticos,

también han experimentado una cierta crisis derivada de la crisis general. Al menos eso es lo que


Las actividades de servicios de mercado en Granada 128

parece desprenderse de las cifras del registro de sociedades mercantiles, ya que también se observa

una gran caída en la constitución de sociedades entre 2005 y 2008.

Como ya se ha comentado anteriormente, los SEIC son, esenciales para el desarrollo de otros

sectores, como el industrial, que requieren una serie de prestaciones externas que sean satisfechas por

empresas especializadas. Estos procesos de externalización (outsourcing) permiten ganancias en

eficiencia en los procesos productivos y ahorro en costes, pero también permiten un mayor

desarrollo y difusión de actividades como la I+D y las Tecnologías de la Información y la

Comunicación entre las empresas (TIC).

Dentro de los SEIC, se ha distinguido entre servicios profesionales tradicionales y nuevos

servicios técnicos (Miles et al., 1995). Entre los primeros se incluirían, además de los servicios

financieros que no se consideran en este análisis, las actividades contenidas en Otros servicios

empresariales, excepto Ensayos y análisis técnicos, y, Servicios técnicos de arquitectura e ingeniería;

aunque en este último caso, algunos autores lo incluyen en los servicios profesionales (Chadwick,

2008). Por su parte, los servicios técnicos estarían integrados por las Actividades informáticas,

Investigación y desarrollo, Ensayos y análisis técnicos, y, Servicios técnicos de arquitectura e

ingeniería.

Los SEIC significaban en 2008 más del 14 por 100 de los establecimientos de servicios de

Granada, y, el 11,3 por 100 del total de establecimientos de la provincia. De ellos, el 7,6 por 100 de

los establecimientos de servicios correspondía a servicios profesionales, y el 6,6 por 100 a

establecimientos de servicios técnicos, unos niveles que se situaban ligeramente por encima de la

media regional. No obstante, hay que señalar que, como observan diversos autores, este tipo de

servicios se ha desarrollado esencialmente en las grandes áreas metropolitanas; mientras que en los

centros regionales se suelen localizar establecimientos que proveen esencialmente a los mercados

locales de servicios más o menos de carácter estándar y escasa sofisticación, salvo los casos en que

exista una especialización industrial en la zona que demanda servicios ad hoc.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 129

Para el caso de las TIC existen en Andalucía más de 2.000 empresas relacionadas con este

sector, que mueven un volumen de negocio al año de 600 millones de euros y generan 14.000

puestos de trabajo. Una parte de estas empresas se dedican a la fabricación y el desarrollo de

tecnología ya sea hacia el mercado andaluz o hacia otros mercados, pero muchas de ellas prestan

servicios a otras empresas como es el caso de:

a) Telecomunicaciones relacionadas con el marketing y la información al público, como son los

“call center”.

b) Servicios a través de internet.

c) Tratamiento de la información (búsqueda, creación de bases de datos, realización de

encuestas, traducción...).

d) Audiovisuales y multimedia.

Se trata, por tanto, de actividades que, a lo largo de la década actual, se han encontrado en un

proceso de crecimiento en producción y en empleo, en las que Granada ha podido encontrar ventajas

comparativas por su condición de sede universitaria, siempre que se hayan aprovechado las sinergias

derivadas de la conexión entre la Universidad y el mundo empresarial. De hecho, un estudio sobre

las actividades empresariales de I+D en Andalucía por comarcas (F. Ruiz, 2004) ha clasificado la

comarca de Granada y su área metropolitana como muy dinámica en la innovación y la generación

de actividades de I+D. Por el contrario, las comarcas más orientales de la provincia (Baza, Huéscar,

Guadix) han sido calificadas de no innovadoras, ya que no se han desarrollado actividades de I+D en

ellas. Un ejemplo del potencial que este tipo de empresas de servicios tiene en Granada es el Parque

Tecnológico de Ciencias de la Salud, donde se encuentran iniciativas empresariales que han apostado

por la innovación y por la tecnología. Este tipo de empresas que se conocen como “spin-off”, podrían

llegar a ser un motor para el desarrollo económico de la provincia ya que se hallan en una fase de

inicio que parece tener expectativas muy halagüeñas. Sin embargo, en 2005 tan sólo se constituyeron

4 sociedades mercantiles dedicadas al I+D en la provincia, 4 en 2006, 8 en 2007, y, 5 en 2008.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 130

ANEXO

CUADRO A

Indices comerciales mayoristas y minoristas de los municipios de Granada.

En porcentaje sobre el total provincial

Municipio

Indice comercial

Mayorista Minorista

Municipio

Indice comercial

Mayorista Minorista

Albolote 7,5 1,7 Huétor Vega 0,5 0,4

Albuñol 0,4 0,4 Illora 0,5 1,0

Albuñuelas 0,0 0,0 Itrabo 0,0 0,0

Alfacar 0,2 0,2 Iznalloz 0,1 0,5

Algarinejo 0,1 0,1 Jayena 0,1 0,1

Alhama de Granada 0,4 0,4 Jerez del Marquesado 0,0 0,1

Alhendín 0,7 0,2 Jun 0,1 0,1

Almuñécar 2,6 2,9 Láchar 0,3 0,2

Alpujarra de la Sierra 0,0 0,1 Lanjarón 0,1 0,3

Arenas del Rey 0,1 0,1 Lecrín 0,1 0,1

Armilla 3,1 1,8 Loja 3,4 2,0

Atarfe 2,6 1,0 Malahá (La) 0,0 0,1

Baza 4,1 2,9 Maracena 3,7 1,4

Beas 0,1 0,0 Moclín 0,3 0,2

Benalúa 0,2 0,2 Molvízar 0,1 0,1

Benalúa de las Villas 0,1 0,1 Monachil 0,3 0,4

Benamaurel 0,1 0,1 Montefrío 0,1 0,4

Cádiar 0,1 0,1 Montejícar 0,1 0,1

Cájar 0,1 0,1 Montillana 0,1 0,1

Campotéjar 0,1 0,1 Moraleda de Zafayona 0,1 0,3

Caniles 0,3 0,2 Motril 9,7 8,6

Castilléjar 0,0 0,1 Nevada 0,1 0,0

Castril 0,3 0,3 Nigüelas 0,1 0,0

Cenes de la Vega 0,2 0,3 Ogíjares 2,5 0,5

Cijuela 0,2 0,1 Orce 0,1 0,1

Cogollos de la Vega 0,1 0,1 Órgiva 0,2 0,4

Colomera 0,1 0,1 Otívar 0,1 0,1

Cortes de Baza 0,0 0,1 Otura 0,3 0,2

Cortes y Graena 0,1 0,0 Padul 0,5 0,4

Cuevas del Campo 0,0 0,1 Pedro Martínez 0,1 0,0

Cúllar 0,3 0,4 Peligros 4,5 1,0

Cúllar Vega 0,3 0,2 Peza (La) 0,1 0,1

Chauchina 0,5 0,3 Pinar (El) 0,1 0,1

Chimeneas 0,1 0,1 Pinos Genil 0,1 0,0

Churriana de la Vega 1,5 0,5 Pinos Puente 0,9 1,1

Darro 0,1 0,1 Píñar 0,1 0,1

Deifontes 0,1 0,1 Polopos 0,1 0,1

Dílar 0,0 0,0 Puebla de Don Fadrique 0,2 0,2

Dúrcal 0,3 0,4 Pulianas 3,0 2,0

Fonelas 0,0 0,0 Purullena 0,1 0,1

Freila 0,1 0,1 Quéntar 0,0 0,1

Fuente Vaqueros 0,5 0,2 Salar 0,1 0,3

Gabias (Las) 0,4 0,5 Salobreña 0,5 1,1

Galera 0,0 0,1 Santa Fe 2,8 1,3

Gójar 0,2 0,1 Torre-Cardela 0,0 0,0

Granada 26,1 50,5 Ugíjar 0,1 0,3

Guadahortuna 0,1 0,1 Valle (El) 0,0 0,1

Guadix 3,1 2,3 Valle del Zalabí 0,1 0,1

Guajares (Los) 0,0 0,0 Vegas del Genil 0,4 0,1

Gualchos 0,2 0,2 Vélez de Benaudalla 0,1 0,1

Güejar Sierra 0,1 0,2 Villamena 0,0 0,1

Güevéjar 0,0 0,1 Villanueva Mesía 0,2 0,1

Huéneja 0,1 0,1 Zafarraya 0,3 0,1

Huéscar 0,5 0,7 Zubia (La) 1,3 1,0

Huétor de Santillán 0,1 0,1 Zújar 0,1 0,1

Huétor Tájar 0,7 0,5 GRANADA 100 100

Fuente: Anuario Económico de España 2009 de”La Caixa”. Elaboración propia.


Las actividades de servicios de mercado en Granada 131

CUADRO B

Indices de Restauración y Turístico de los municipios de Granada.

En porcentaje sobre el total.

Indice Indice

Restauración Turístico Restauración Turístico

Albolote 1,4 0,9 Huétor Vega 0,5 0,0

Albuñol 0,5 0,1 Illora 0,9 0,1

Albuñuelas 0,1 0,0 Itrabo 0,0 0,0

Alfacar 0,2 0,0 Iznalloz 0,3 0,1

Algarinejo 0,2 0,0 Jayena 0,1 0,0

Alhama de Granada 0,6 0,1 Jerez del Marquesado 0,1 0,1

Alhendín 0,3 0,0 Jun 0,0 0,0

Almuñécar 5,3 12,5 Láchar 0,1 0,0

Alpujarra de la Sierra 0,1 0,1 Lanjarón 0,2 0,9

Arenas del Rey 0,1 0,0 Lecrín 0,1 0,0

Armilla 1,5 0,6 Loja 2,6 2,0

Atarfe 1,0 0,2 Malahá (La) 0,1 0,0

Baza 2,1 1,0 Maracena 1,2 0,0

Beas 0,1 0,0 Moclín 0,2 0,1

Benalúa 0,1 0,1 Molvízar 0,1 0,0

Benalúa de las Villas 0,1 0,0 Monachil 1,0 4,4

Benamaurel 0,1 0,0 Montefrío 0,2 0,0

Cádiar 0,1 0,1 Montejícar 0,1 0,0

Cájar 0,1 0,2 Montillana 0,1 0,0

Campotéjar 0,1 0,0 Moraleda de Zafayona 0,1 0,0

Caniles 0,2 0,1 Motril 8,5 7,5

Castilléjar 0,1 0,0 Nevada 0,1 0,2

Castril 0,1 0,1 Nigüelas 0,0 0,0

Cenes de la Vega 0,3 0,2 Ogíjares 0,6 0,1

Cijuela 0,1 0,1 Orce 0,1 0,0

Cogollos de la Vega 0,1 0,0 Órgiva 0,5 0,4

Colomera 0,1 0,0 Otívar 0,0 0,0

Cortes de Baza 0,1 0,1 Otura 0,2 0,1

Cortes y Graena 0,1 0,1 Padul 0,3 0,0

Cuevas del Campo 0,1 0,0 Pedro Martínez 0,1 0,0

Cúllar 0,2 0,1 Peligros 0,8 0,1

Cúllar Vega 0,2 0,0 Peza (La) 0,1 0,0

Chauchina 0,1 0,1 Pinar (El) 0,0 0,0

Chimeneas 0,1 0,0 Pinos Genil 0,1 0,2

Churriana de la Vega 0,6 0,0 Pinos Puente 1,2 0,1

Darro 0,2 0,1 Píñar 0,1 0,0

Deifontes 0,1 0,0 Polopos 0,1 0,2

Dílar 0,1 0,0 Puebla de Don Fadrique0,1 0,1

Dúrcal 0,5 0,4 Pulianas 0,1 0,0

Fonelas 0,0 0,0 Purullena 0,1 0,1

Freila 0,0 0,0 Quéntar 0,0 0,0

Fuente Vaqueros 0,1 0,0 Salar 0,1 0,0

Gabias (Las) 0,6 0,1 Salobreña 1,6 0,9

Galera 0,0 0,1 Santa Fe 1,2 0,1

Gójar 0,1 0,0 Torre-Cardela 0,0 0,0

Granada 51,6 61,3 Ugíjar 0,2 0,0

Guadahortuna 0,1 0,0 Valle (El) 0,1 0,0

Guadix 1,9 1,0 Valle del Zalabí 0,2 0,1

Guajares (Los) 0,0 0,0 Vegas del Genil 0,1 0,0

Gualchos 0,2 0,1 Vélez de Benaudalla 0,2 0,1

Güejar Sierra 0,2 0,4 Villamena 0,0 0,0

Güevéjar 0,1 0,0 Villanueva Mesía 0,1 0,0

Huéneja 0,0 0,0 Zafarraya 0,1 0,2

Huéscar 0,6 0,2 Zubia (La) 0,9 0,1

Huétor de Santillán 0,1 0,0 Zújar 0,1 0,1

Huétor Tájar 0,7 0,1 GRANADA 100 100

Fuente: Anuario Económico de España 2009 de “La Caixa”. Elaboración propia.


CAPÍTULO CAPÍTULO CAPÍTULO VV:

VV

:

CONCLUSIONES

CONCLUSIONES


Conclusiones 134

El avance del sector servicios en las últimas décadas es un fenómeno común a las

economías occidentales, incluida España, pasando de ser un sector residual al que apenas se había

dedicado tiempo para su estudio por parte de los economistas, a ser el principal motor de muchas

economías y por tanto, objeto de análisis y atención desde el mundo académico y empresarial. Este

proceso de terciarización no ha sido ni mucho menos homogéneo en todas las economías ya que

algunas partían en los años 70 de un sector ya desarrollado y en otras se trataba de un sector que

comenzaba a cobrar importancia. Casi en todos los países la terciarización ha venido acompañada

por un proceso de desindustrialización y también a menudo por la desagrarización, que han

expulsado mano de obra que ha sido absorbida en gran parte por las actividades de servicios tanto

las emergentes (comunicaciones, servicios a las empresas…) como las más tradicionales

(comercio, educación, sanidad,…). Este ha sido el caso de España, que ha experimentado un

descenso en el peso de la industria en la producción y el empleo, pero también una fuerte caída de

la agricultura, un sector tradicionalmente importante en nuestra economía.

Como se ha comentado en el Capítulo I, las causas que han determinado el avance de

servicios hasta convertirse en el sector que genera más del 60 por 100 de la producción y del

empleo en las economías occidentales, han venido tanto desde el lado de la demanda de los

servicios como desde el lado de la oferta, entre las que destacamos los siguientes:

a) Factores relacionados con la demanda final de servicios por parte de los hogares,

fundamentalmente, como son los cambios demográficos en estas sociedades, la elevada

elasticidad-renta de las actividades terciarias y el desarrollo y crecimiento del Estado de

Bienestar, reflejado en mayor demanda de servicios sanitarios, educativos, sociales, culturales,

etc.

b) Factores relacionados con la demanda intermedia de servicios por parte de las empresas, tanto

de la industria (terciarización de la industria) como de otros sectores que mediante la


Conclusiones 135

externalización de ciertas actividades buscan el ahorro en costes y la mejora en calidad,

prestaciones, etc.

c) El incremento del comercio internacional de servicios, es un fenómeno más reciente derivado

del desarrollo de las comunicaciones y la tecnología que permite la prestación de servicios

entre distintos países; el avance en los procesos internacionales de negociación, como es el

caso del GATS; los cambios en la forma de intercambiar a través de internet o de inversiones

directas en los países; y los procesos de offshoring o externalización de servicios generados

fuera de las fronteras del país.

d) El crecimiento de la productividad en las actividades terciarias que ha sido tradicionalmente

inferior al de la industria y la agricultura, ha determinado un fuerte incremento del empleo en

el sector. Sin entrar en las causas de este lento aumento de la productividad, sí podemos

afirmar que en los últimos estudios se está comprobando que existen ciertas actividades

terciarias vinculadas a las TIC donde la productividad sí crece rápidamente.

En España, el proceso de terciarización ha situado al sector servicios como pilar de la

economía ya que generó en 2004 el 67,1 por 100 de la producción y el 64 por 100 del empleo.

Además de las causas mencionadas anteriormente, en la economía española se comprueba que el

sector terciario ha avanzado por tener un comportamiento más estable frente a las oscilaciones

procíclicas que se observan en sectores como la construcción o la industria. Al mismo tiempo se ha

producido un importante proceso de desagrarización y desindustrialización, en ambas variables.

Sin embargo, estos dos fenómenos no han tenido la misma intensidad en todas las regiones

españolas, ya que en algunas ha predominado el primero frente al segundo, y en otras, el caso ha

sido el contrario. En Andalucía cabe destacar que el avance de los servicios ha compensado el

fuerte proceso de desagrarización experimentado por la economía regional, ya que la industria

siempre ha sido un sector débil en nuestra Comunidad Autónoma. Entre las actividades terciarias,

las que más peso tienen en Andalucía son inmobiliarias y servicios empresariales (18,8 por 100 de


Conclusiones 136

la producción de servicios) y comercio y reparación (18,5 por 100), dentro de los servicios de

mercado; y las actividades de Administración pública dentro de los de no mercado (10 por 100).

Representando estas tres ramas casi el 50 por 100 del valor añadido de los servicios andaluces. Si

la comparamos con la estructura de las ramas terciarias en España, el índice construido nos

muestra especialización en servicios de no mercado, y dentro de los destinados al mercado,

Andalucía se encuentra especializada en comercio y reparación y hostelería. Estas dos ramas son

también en Granada ramas con un peso específico importante entre las terciarias, junto con las

actividades inmobiliarias y los servicios empresariales tal y como se comprueba en el Capítulo IV.

El análisis realizado en el Capítulo II profundiza en cómo se ha producido la terciarización

en Andalucía y Granada, llegando a las siguientes conclusiones:

a) La provincia de Granada, al igual que las del resto de Andalucía, se ha terciarizado

notablemente entre 1955 y 1993, estabilizándose dicho proceso a partir de entonces.

b) La importancia relativa del sector servicios en Granada por lo que se refiere al valor

añadido (a precios corrientes o constantes) se ha situado en todo momento por encima de la

media regional, mientras que en empleo ello ocurrirá a partir de la primera mitad de los

años 80. En 1999 dicha importancia relativa superaba el 60 por 100 y, en un ranking

provincial, se situaba en el tercer y cuarto lugar por lo que se refiere a valor añadido y

empleo, respectivamente.

c) A medida que ha ido aumentando el grado de terciarización en empleo para Granada,

también lo ha ido haciendo su nivel de renta per cápita (en unidades monetarias

constantes).

d) La elevada dispersión que existía en 1955 en cuanto a terciarización en empleo (por un lado

Jaén con un 17,8 por 100, frente a Sevilla con un 32,2 por 100) se ha reducido

notablemente a lo largo del periodo analizado como resultado del importante proceso de


Conclusiones 137

convergencia acontecido. Es decir, aquellas provincias que más se han terciarizado son las

que partían de una menor importancia relativa del sector servicios.

e) Las provincias que más han visto crecer su PIB per cápita (respecto a la media regional)

son las que menor nivel de terciarización tenían en 1955 y las que con más fuerza han visto

aumentar la importancia relativa de los servicios, con las únicas excepciones de Málaga (en

ambos casos) y Huelva (sólo en el segundo).

La comparación entre servicios públicos y privados en la economía granadina se ha

realizado en el tercer capítulo y las principales conclusiones a las que se ha llegado han sido las

siguientes:

a) El PIB a precios básicos (en términos constantes) de la rama de servicios privados suponía

en 2007 el 76,5 por 100 del total de servicios, prácticamente lo mismo que en Andalucía,

pero por debajo del 81 por 100 de España. Esa importancia relativa ha aumentado casi tres

puntos desde 1995, a costa de los servicios públicos, que además de crecer por debajo del

ritmo de los servicios privados, lo hicieron a una tasa inferior a las de Andalucía y España,

sobre todo como resultado de su mal comportamiento entre 1996 y 2000.

b) En términos corrientes, el diferente comportamiento del PIB para ambas ramas de actividad

se amplifica como resultado del diferencial de precios existentes, en concreto, se acentúa el

crecimiento de los servicios privados al hacerlo de manera más intensa sus precios.

c) El empleo en servicios privados suponía en 2007 el 73,4 por 100 del total del sector

servicios, casi cinco puntos más que en 1995. Por otro lado, de cada 100 nuevos empleos

de servicios creados en Granada entre 1995 y 2007, 67 lo fueron por actividades privadas.

d) El empleo en servicios públicos tiene un peso en la provincia de Granada del 26,6 por 100,

superior a los de Andalucía o España, repitiéndose ese comportamiento desde 1995.

e) La tasa de asalarización en la provincia de Granada para el sector servicios era en 2007 del

76,4 por 100, inferior a las medias regional y nacional, debido fundamentalmente a la baja


Conclusiones 138

tasa que muestra la rama de servicios privados, lo que pone de manifiesto la debilidad del

tejido productivo granadino en donde la falta de iniciativa empresarial propicia un mayor

nivel de autoempleo.

f) El coste salarial de los servicios privados representa un 60,6 por 100 del total de

actividades terciarias, lo que representa un porcentaje inferior al que suponen los

asalariados privados, lo cual sólo es posible en la medida en que el salario medio por

trabajador asalariado sea mayor en los servicios públicos que en los privados.

g) El coste laboral por empleo asalariado (en términos corrientes) para los servicios públicos

era en 2007 de 31.740 euros, frente a los 23.180 euros correspondientes para servicios

privados. Ello representa un diferencial de 8.560 euros, o lo que es lo mismo un salario

medio superior para los asalariados públicos en un 37 por 100, muy por encima del 32 o el

17,3 por 100 de Andalucía y España, respectivamente.

h) Respecto al coste laboral por empleo asalariado expresado a precios de 2000 (términos

constantes), se aprecian en líneas generales las mismas ideas expresadas en el punto

anterior, no obstante, sería de destacar que para los servicios públicos ha sido negativa su

variación desde 1995, lo cual se ha traducido en una pérdida de poder adquisitivo en

términos medios, cosa que no ocurre para el conjunto de España.

i) En cuanto a la productividad del factor trabajo para los servicios privados, se sitúa por

encima de la de los públicos y de la del conjunto del sector servicios (igual que para

Andalucía y España), no obstante, en los últimos años se ha producido una reducción de la

misma que ha tenido lugar de manera más intensa que para estos territorios

(fundamentalmente a partir de 2001). En cuanto a la productividad de los servicios

públicos, su nivel era en 2007 del 85 por 100 de la de los privados frente al 78,8 por 100 de

1995. Ello se debe a que la caída en la productividad de los servicios privados es mucho

más intensa que la de los públicos. En Andalucía o España también se da esa convergencia


Conclusiones 139

en productividades de forma más intensa ya que las de servicios públicos incluso llegan a

crecer.

j) El coste laboral unitario de los servicios privados ha aumentado ligeramente entre 1995 y

2007, mientras que para los públicos ocurre lo contrario debido al incremento en su

productividad, ya que el coste laboral por asalariado en términos reales se reduce para

ambas ramas de servicios. De esta forma, en 2007 el coste laboral unitario de los servicios

públicos superaba en un 66 por 100 el de los servicios privados. Además, esa brecha se ha

reducido en los últimos años ya que en 2001 los públicos eran casi el doble de los privados.

Ello se ha debido a la caída más intensa experimentada en dicho coste para los servicios

públicos.

k) Por último, y en relación con la evolución de los precios en los servicios privados, éstos

marcan las trayectorias de los precios en el conjunto de los servicios y, por tanto, en el

conjunto de la economía; por eso es tan pequeña la diferencia entre las tasas a las que

crecen esos precios.

l) A partir de todo lo anterior se puede destacar la aparentemente poca influencia que tiene

sobre los precios de los servicios privados el que sus CLU reales creciesen algo más que

para Andalucía, dado que finalmente sus precios crecieron muy levemente por encima de

los de ésta última. Además, los servicios privados apenas contribuyen al diferencial de

precios que presenta la economía de Granada respecto a las de Andalucía o España.

Entre los servicios de mercado en la provincia de Granada los que tienen un mayor peso en

términos de empleo, establecimientos y altas en el IAE son las ramas de comercio y reparaciones,

hostelería y actividades inmobiliarias y servicios empresariales y son, por tanto, las actividades

analizadas en el último capítulo:

a) El comercio es una actividad tradicionalmente importante en la economía de la provincia,

por factores físicos, históricos y geopolíticos y en la actualidad da empleo al 20,9 por 100


Conclusiones 140

de los afiliados a la Seguridad Social. Respecto al resto de provincias andaluzas, Granada

se sitúa en quinta posición tanto en comercio mayorista como minorista según nos muestra

el índice de comercio elaborado por “La Caixa”. El tamaño empresarial es de pequeñas

empresas, con frecuencia trabajadores autónomos, con pocos empleados, si bien en el

comercio mayorista el tamaño es algo mayor y la presencia de sociedades limitadas es algo

más frecuente. A nivel municipal, como es lógico, los municipios más poblados cuentan

con un índice de comercio minorista más elevado, como es el caso de Granada capital,

Motril, Almuñécar o Baza. En el comercio mayorista, algunas localidades del área

metropolitana de Granada –Albolote, Maracena, Peligros o Pulianas, entre otras- cuentan

con índices más elevados por la presencia de estos establecimientos en los polígonos

industriales de esos municipios.

b) Los servicios de hostelería y restauración –que comprende desde los hoteles, apartamentos

y campings hasta las cafeterías y bares- tienen una gran importancia en la economía

granadina. En este caso se comprueba cómo Granada se ha situado en quinto lugar en

Andalucía en cuanto al índice turístico elaborado por “La Caixa” tras Málaga, Sevilla,

Cádiz y Almería, mientras que adelanta a ésta última en el índice de restauración y bares.

Sin embargo, según el número de turistas que han visitado la provincia ha alcanzado la

segunda (en temporada de invierno) o tercera posición (resto del año) en la región. En lo

que respecta al tamaño empresarial, también en esta actividad encontramos un elevado

grado de atomización, siendo el 86,3 por 100 de las empresas PYMES que emplean a 5

personas como máximo y predominando las personas físicas como forma jurídica. No

obstante, en los años más recientes se ha apreciado una renovación de la estructura

hotelera; ya que ha aumentado el número de hoteles de categoría superior, con lo que se ha

incrementado la dimensión media y ha mejorado la oferta hotelera.


Conclusiones 141

c) Otra de las ramas que tienen un peso específico importante en el sector servicios de la

provincia es la que incluye actividades inmobiliarias y servicios a las empresas. Esta es una

rama muy heterogénea no ya sólo por el tipo de actividad, sino también por la utilización

de tecnología que emplean las mismas. Dentro de ella, se pueden destacar las actividades

de servicios empresariales intensivos en conocimiento (SEIC) dado su papel estratégico en

relación al aumento de la productividad y competitividad del resto de empresas. Sin

embargo, su peso relativo en la economía granadina puede indicar que las empresas que

residen en Granada, en términos generales, suelen proveer esencialmente al mercado local

servicios más o menos de carácter estándar y escasa sofisticación.

Dentro de los servicios empresariales, las empresas dedicadas a la I+D podrían constituir

una de las actividades con más futuro en la economía provincial si se aprovecha el potencial que

supone contar con la Universidad como centro de formación del capital humano necesario, junto

con la investigación y la innovación que genera y que debe ser aprovechada conjuntamente por el

sector público y el privado para que, proyectos como el Parque Tecnológico de Ciencias de la

Salud, tengan su reflejo en la economía provincial en un futuro próximo.


BIBLIOGRAFÍA BIBLIOGRAFÍA Y Y

Y

REFERENCIAS

REFERENCIAS

REFERENCIAS

BIBLIOGRÁFICAS

BIBLIOGRÁFICAS


Referencias bibliográficas 144

Antonietti, R.; Cainelli, G. (2007): “Spatial Agglomeration Technology and Outsourcing of

Knowledge Intensive Business Services Empirical Insights from Italy”. Fondazione Eni

Enrico Mattei, Working Papers: July, 79.2007

Aslesen, H. W.; Isaksen, A. (2007): “Knowledge intensive business services and urban industrial

development”. Service Industrial Journal 27(3): 321-338.

Casares, J. y Martín V. J.(2002): “Comercio, ocio y turismo. Un triángulo relevante en el tiempo

de los consumidores”, Distribución y consumo, Año12, Nº 61 Enero-febrero 2002, pgs. 5-

10.

Chadwick, A.; Glasson, J.; Smith, H. L. (2008): “Employment Growth in Knowledge-Intensive

Business Services in Great Britain during the 1990s – Variations at the Regional and Sub-

Regional Level”. Local Economy, vol. 23, n. 1, February: 6-18.

Cuadrado Roura, J. R., Mancha Navarro, T. Y Garrido Yserte, R. (2000): “Servicios públicos y

convergencia interregional en España”, Documento de Trabajo nº 5 / 2000 Ed. Servilab.

Cuadrado Roura, J. R. (2003): “Expansión y dinamismo del sector servicios”, Información

Comercial Española, nº 811, diciembre 2003, pp. 273-296.

Cuadrado Roura, J.R y A. Maroto (2005): “La productividad en la economía española”, Ed.

Instituto de Estudios Económicos. Madrid.

Del Río Gómez, C. (2000): “El sector de los servicios en la moderna evolución de la economía

española”, Información Comercial Española, nº 787, septiembre-octubre 2000, pp. 11-30.

Díaz de la Guardia, C. y Molero, J. (2005): “La competitividad internacional de los servicios en los

países europeos. Una propuesta de taxonomía”, Información Comercial Española, nº 824,

julio-agosto 2005, pp. 49-70.

Diputación de Granada (2004): Observatorio turístico de la provincia de Granada, Memoria 2004.

Doloreux, D.; Amara, N.; Landry R. (2008): “Mapping Regional and Sectoral Characteristics of

Knowledge-Intensive Business Services: Evidence from the Province of Quebec

(Canada)”. Growth and Change, vol. 39 (3): 464-496.


Referencias bibliográficas 145

González, E. y López, J. (2004): “Productividad y tamaño empresarial en la hostelería andaluza:

una aproximación”, Cuadernos de Ciencias Económicas y Empresariales, 2004, primer

semestre año 28 (46).

Martín Cerdeño, V. J. (2002): “La complementariedad entre el comercio y el turismo en la nueva

economía del ocio”, Distribución y consumo, Año12, Nº 61 Enero-febrero 2002, pgs. 11-

29.

Martínez Serrano, J. A. y Picazo, A. J. (2000): “La productividad en los servicios”, Información

Comercial Española, nº 787, septiembre-octubre 2000, pp. 127-140.

Miles, I. et al. (1995): Knowledge-intensive business services: their role as users, carriers, and

sources of innovation. Luxembourg: Report to the EC DG XIII Sprint EIMS Programme.

Pilat, D. and Wölfl, A. (2005): Measuring the interaction between manufacturing and services,

STI working paper 2005/5, OCDE.

Rodríguez, F. (1998): “El comercio” en Historia Económica de Granada, pgs.303-324, Ed.

Cámara de comercio, industria y navegación de Granada.

Rubalcaba, L. (2001): La economía de los servicios a empresas en Europa, Ed. Pirámide, Madrid.

Ruiz, F. (2004): “Análisis comarcal de las actividades de I+D en Andalucía”, Investigaciones

Geográficas, 34, pgs. 77-99.

Santos, L. y González, B. (2000): “El comercio minorista independiente español”, Boletín

Económico de ICE nº 2652, pgs. 15-27.

Vence, X.; González, M. (2009): “Concentración regional de los servicios a empresas intensivos

en conocimiento en España”. Papeles de economía española, 120: 300-318.

Wölfl, A. (2003): Productivity growth in service industries: An assessment of recent patterns and

the role of measurement, STI working paper 2003/7. OCDE.

Wölfl, A. (2005): The service economy in OECD countries, working paper 2005/3, OCDE

Fuentes estadísticas:


Referencias bibliográficas 146

Anuario Económico de España 2006, Servicio de Estudios de La Caixa.

Consejería de Economía y Hacienda de la Junta de Andalucía: Estadística de Sociedades

Mercantiles en Andalucía.

Directorio de establecimientos con actividad económica en Andalucía. IEA

Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas (FUNCAS). Balance Económico Provincial

(autonomías y provincias). Años 1995 a 2003.

Fundación de las Cajas de Ahorros Confederadas (FUNCAS). Balance Económico Provincial

(autonomías y provincias). Años 2000 a 2007.

INE:

OCDE:

- Contabilidad Regional de España, base 1986 y base 1995.

- Contabilidad Nacional, base 1995

- Tablas Input-Output año 2000

- Encuesta de Población Activa

- DIRCE. Datos sobre trabajadores asalariados por locales

- OECD in figures, 2005

- Historical Statistics, 1970-1999

Servicio Andaluz de Empleo. Paro registrado en 2005

Tesorería General de la Seguridad Social. Afiliaciones mes de junio 2006

More magazines by this user
Similar magazines