11.05.2013 Views

1 - Ayuntamiento de Murcia

1 - Ayuntamiento de Murcia

1 - Ayuntamiento de Murcia

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

© Ayuntamiento de Murcia


DEVOCIÓN

A LAS TRES MOIIAS DE LA!

Agonía de nuestro Re-,

dempcor ••

VQa Ucencia , en Murcia, por Francisco Benei

f^^ai dito ,auo.dc 178¡[.. -'

' ' • - \ . ^ : .

© Ayuntamiento de Murcia


© Ayuntamiento de Murcia


PROLOGO.

EL siervo de Dios Padre Alonso

Mcsía i de ía Compañia de Je-

^«s, Varori Apostólico de su Patria

í-inia, invento > j promovió varios

^Ministerios , que cixcrcicaba en bien de

^^s almas, y que se han continuadopoc

barios Jesuítas herederos de su zelo,

^ Entre otros fué el ministerio de las

tres horas del Viernes Santo ^ desde las

doce á las tres de la tarde j que excr-«

^^to ett Lima por muchos años eoil

S'"artdcs frutos', y este ministerio se hi

*'^cibidó con tanta aeeptacioniCórt fan-

^ gusto, y tanto provecho de los que

asisten á el . duc se ha estendido con

notables progresos; El SierVo de Dioí

^^nzb i haciéndolo el primer ano,

' «fttado en una silla i y Con algunas a^

A i mas

© Ayuntamiento de Murcia


V

mas devotas, que asistían a la EFCUC*

la de Christo en la Iglesia de el Colc-,

gio Máximo de la Compañia de Je*

sus. A pocos años fué necesario subir

al Pulpito , porque se llenaba la Iglesia

de un numerosisimo concurso , *

un empleo tan devoto , y tan proprio

de dia tan Sagrado como el Viernes

Santo. Dilatóse después por toda 1*

Ciudad de Lima ••, pues casi todas las

Parroquias, y los Monasterios de Rcli-*

giosas piden Padre, que les hagan estas

tres horas. Paso después á rodo el

Perú i pues en todas las Iglesias d« »*

Compañia se hace con notables con-'

cursos, y fruto de las almas: y coin^^

en todas partes BC ha recibido «on sin^

guiar aprobación, los que las han vis^

to en una parte , las han VVOCÜÍ»^

llevar

© Ayuntamiento de Murcia


llevar a. otras ; y asi de la Provincia

de el Perú han pasado a toda la Provincia

de Chile, y después á toda la

^e Quito , y aun se ha transplantado

^ Cartagena , Panamá , y la Provincia

'ic México j porque estando en estas

Ciudades algunos Señores Obispos,

Oidores , y Presidentes de Lima , han

procurado , que crezca en ellas la semilla

de esta devoción j que traxeron

desde aquella Corte, donde con tanto

aplauso la vieron, y recibieron.

Pero como los eenios de los hom-

"'^^s son diversos , y esta devoción se

^•^^-splanta a lugares, y concursos, que

^» han visto el modo , con que se

P'^^ftica en Lima , se ha reconocido

P ^'^conveniente ; y es, que en las co-

P^*s declLibrito d« dichas tres ho.

rasj

© Ayuntamiento de Murcia


as, introducen mucha variación -, y en

el modo de hacer esta devoción, hay

.tantas mutaciones, que apenas se cono'

ecn ser las tres horas, que principiaron

en Lima, y como el cspaci© es dilata*

do, por se»" de tres horas, lo hacen muy

pesado , por el modo , con que loí

praílican; siendo asi, que el mcthodc^

que ujo su Author el Padre Alonso

Mesía,yquc Fradícan los JesuítaSi

que lo han visto, es suavisimoi porqti


y methodo con


$iguieni!c./ Prevenido el Altar con un^t

r|i¥ragcri de Chrisco Crucificado , y Us

lipccs ironvcnicnrc: (que en algunas par-

Ws se dispone con tal aparato, que coil

sola su vista infunde respcííío, y vene-»'

»' tacion) sube al Pulpito un Padre , yf

principiando con el persignitm Crucis,

y la invocación de «1 Espíritu Santo,

que está al principio de este Libro,

hace una breve cxortacion, con que |

persuade á los presentes , quan justo,

y debido es, que los Christiaiios acorrí'*' \

pañcn a su Rcdemptor en estas ticrnisimas

horas, de la Agonía, que p^so

en la Cruz por su amor , y Rcdenip"

cion. Declárales lo que los Santos ha»

dicho, y las Santas han entendido ^n

sus Revelaciones, de la utilidad,


su muerte, para que su Magcstad nos /

acompañe en la nuestra. Pe-resto ss^

fcaHarlnñG3íó''^"ñTcr"B Albert(j>

[agn8:-;


el concurso , y lc« desde -el Pulpieo,

coii;pausa, afecto, y voz tierna, la primera

palabra, como está en el Librico,

Acabada , se hincan todos, y se canta,

en el Coro con suaves instrumentos,

dos, ó tres Coplas, que digan sobre U

misma primera palabra. Al fi» de est*

jcancion se pone el Padre en pie > quedase

el Pueblo de rodillas, y reza alternadamente

con el algunas Oraciones,

como un Padre nuestro , y diez Ave

Marias, o dice algunos Afcdos, según

se exprcsaraen cada palabra.

Sicncaase después todos, y l?c ja segunda

palabrarlaqualaeabada,.sc hincan

todos, y se canta en el Coro algU'

na cosa propria de la segunda palabrar

Después se reza, 6cc. Y este mismo me*

thodo se guarda en cada una de di'

chas

© Ayuntamiento de Murcia


pH'as siete palubraí^V'^ ^ -

Aqui se advicrtW, «¡«Te ti

áor, o Diredor se iWdcíir aconaoc

do, y proporcionairijlQrj^í ñcm^o;"'pára

«Jue ni falte , ni sobr^,^ las tr.cs hórssi

pues esta devoción pide acabífse al misr

Rio ticmpo,«n que espiró Jcsu-Christo?

y 3.SÍ se ha de ir con mas pausa , o

con mas prisa en lo que leyere, y rc'

^ire, &c. según lo que pidiere la mcy

1*1 •


Ice con mucha pausa , ternura, y dc-^

vocion , cl ulrimo apostrofe , que esta

en el fin de este mismo Libro. Ti

si aún sobra tiempo bastante , dice

en pie las Salutaciones de las Llagas

de Jesu - Clirisro , que están al fin

puestas; pero si falta tiempo , se omiten

estas.

• Cerca ya de las tres, se hincan tO'^

dos i y en el Coro se entona con voz

muy tierna cl Credo , y se mide dej

modo , que den las eres al tiempo

del incarnatus , Crucifixus , 8 mor-^

tus est.

Aqui se pohe en pie cl Padre,

y con grande , y lastimero grito dice:

Ya murió Jesu-Christo , ya espira

-Nuestro Rcdcmptor, yá acabo la vida

Nuestro Padre •, y con gran fervor

© Ayuntamiento de Murcia


Vor prosigue cxorcando al llanto , a

la compasión. , ternura , y contrición,

ya hablando con Jesu-Christo,

ya con su Madre Santísima , y Dolorida

, ya con los Pecadores, &c. y,

remata con un fervoroso A£to de

Concricion,

3

© Ayuntamiento de Murcia

SA-


SALUTACIÓN

- • • • (

AL ESPÍRITU SANTO.

?

Ven á nueftras altnaá,

Sspirifu Santo,

embijrtosdel Cielo

De tu luz ün tayoi

Ven,Padre de pobres^

Ven, de dones fraBco<

Ven, de corazones

lucido reparo^

Ven, Consoladcf

Dulce, y^Soberano

Huésped , de las almaj

Suave regalo.

En los contratiempos

Descanso al trabajo.

Templanza en lo ardiínte,

Consuelo eo d llanto.

Saniisirua lu¿

De todo ChrirtianO,

Lo intimo del pecho

Llena de amor c^iíto.

AMÉM.

© Ayuntamiento de Murcia

Én el hombre nada

Se halla ña tu amparo,

Y nada havcr puede.

Que ao le haga daño.

Con tus ipiíi puras

Lava lo manchado,

Kiega lo que es seco.

Pon lo enfermo sano.

Todo lo qué es durOf

Doblegue tü mano;

Govierna el camino,

Í


iNTRODÜCaON

o* lo que $c ha de hacer , y contcrtiplar

el Viernes Santo en las horas ¿e

Agooía , desde las doce a las crcá '^

• ' ' de k tarde.

""Primeramente se hará un breiie fatú-^

^amicnto,para disponer d la reiitfertcia,

S apro-uechamiento de estas tres horasy

^^ que concluido ^ se lee h siguiente.

TODOS los Fieles Chrístíaiios,

amantes de nuestro Saívádof

Jesús, redimidoí, y rescatados con el

^fccio de su preciosísima Sanare, Pasión

, y Muerte , del captivcrio de k

^ulpa ^ y (Jcl Denrrotiio, debemos con-

.^^ttiplar con suma atención, y rcvc*

*«cia ^ JQ5 tormentos , congojas , y

S^stias iTíortalas , que en el esoacio

^ *stas tres horas de- agonía, desde las

© Ayuntamiento de Murcia


u


niel, y vinagre, las manos, y pies barrenados

, y atravesados con los crueles

clavos, raseandole mas estas heridas el

peso- de su mismo cuerpo : el corazón

afligido , y el alma a punto ya de espi-»

,*^ar se le arrancaba con indecible triste-»

••^^,Y congoja. Pero á la verdad, no era

-^stOjlo que mas le atormentaba,puesde

^.ü voluntad se havia ofrecido á los tór-

.lientos de la Cruz. Lo que mas le atravesaba

el corazón en la agonía de estas

'^cs horas, eran nuestras culpas,y núes-*

^ra vil correspondencia. Nucstra.lnp-ra-

/•Atudcra la que causaba aquellas tcrrir'

' les agonías de muerte. Ay, Almaa

x^uen no aborrecerá con todo el cora>-

^/^ las Culpas, pues tan mortales ^Ü-Q.

^ le causaron a nuestro amorosísimo

•Salvador.

B En

© Ayuntamiento de Murcia


i8

En estas tres horas de tan espácíosC

tormento , sin que las olas ¿c tantaí

amarguras pudiesen apagar el inccndií?!

de su caridad , nos tuvo delante á todos

, para ofrecer por nosotros su San-grc

, y su Vida con entrañable amofn

•en Sacrificio á su Eterno Padre, En eS'

tas tres horas, aunque nosotros no 1^

-vimos con nuestros ojos, el con su iii^

mensa vista nos vio , y tuvo présenle^/

para ofrecerse por cada uno, como s|

cada uno de nosotros fuera solo en


i5>

ftgx (ic nuestros "delicos. En estas tres

«oras, con la amargura de sus agonías,

«espojó al Demonio , Principe del

Mundo , de la escritura , y obligación

^c nuestras culpas, y clavándola consigo

en la Cruz, la borró con su Sanare.

^^ estas tres norás> con el precio de sus

agonías i nos alcanzó de su Eterno Pa-

'drc losithcsoros todos de su clemencia,

fodos los buenos pensamientos,y santas

inspiraciones,y todos los socotrosde sii

"Gracia. O bienaventurada memoria de:

• nuestro dulcísimo Rcdemptor í Ó diañosas

tres horas de oro, corridas por

yüestros yerros, en que merecimos haliarnos

presentes en el Monte Calva-

^o> no de lexós^ ni junto á la Cruz,sirto

^1 niismo Corazón, y memoria de

^cstrpf aniorosisimo Redemptotj para

Bi ío-

© Ayuntamiento de Murcia


a o

lograr toda la gracia de su amor,y|

de su infinita caridad 1 De verdad , almas

, que no cumplimos lo que debe-'

mos a nuestro dulcisimo Jesús, si en

estas tres horas no morimos de amor.

Bol vamonos, Alma , al Eterno Pa-'

dre nuestro Dios, y N. Juez , y esfor-'

zados con las agonías de nuestro Rc^

demptor Jesús, digámosle con todo d

afc£to,y rendimiento de nuestros cora-'

zones: O Padre Eterno, Juez, y Señoí

de nuestras almas, cuya justicia es irt''

eomprehcndblcl Ya que ordenaste,Sc'

ñ©r, que tu Inocentisimo Hijo pagas''

nuestras deudas, mira , Señor, y Padf^

nuestro^ la agonía tan terrible, en q^^|

se ve por tu obediencia, y por nuestr*^

culpas en estas tres horas : mira la p^',

ga,quc te ofrece tan copiosa en su Sai^'

© Ayuntamiento de Murcia


•ir

^tc, y agonías, para que asi se aplaque

íu justicia. Cese, Señor, tu ira, cese cu

enojo jy pues te ves tan abundantemente

pagado , y satisfecho, quedemos liares

los deudores , y merezcamos por

estas tres horas de agonía de tu aman*

íJsimo Hijo Jesús, todo aquello que t«

pidió para nosotros,el perdón de nuestras

culpas j y los socorros eficaces de

'^lí gracia , ahora y en la hora de núes*,

'^'^a muerte. Amen.,

Aquf se arrodillan tedos á pedir lodi^

cAo, y entre tanto se canta alguna La-

''tentación , o se tocan algunos instruí

lentos un breve rato : siéntanse hiego^

y fe lee la-

PRIMERA PALABRA,

^^^c habló el Señor en la Cruz : Padre,

Perdónalos , que no saben lo que •

hacen. Pues-^

© Ayuntamiento de Murcia


ir

lUesto nuestro SeñorJcsu-ChrlstOjí

como Maestro Celestial, en la

Cathedra de la Cruz , havicndo callado

hasta entonces pon tan profundo silencio,

abrió sus labios Divinos, para

enseñar al Mundo en siete palabras la

doélrina mas alta de su amor. Atiende

pues, Alma, aviva las potencias, mira

que el mismo Dios es quien te ensena,

y te ha de tomar estrecha cuenta de

estas siete lecciones. O Jesús amoroso I

O Maestro Divino l hablad, Señor^

que vuestros hijos oyen,

Toda la naturaleza se conmovía al

«ver padecer á su Criador tan atroces

agravios : el Cielo se enlutaba en pbs'

curas sombrase estaba para estrcniecer<

se la tierra en terribles movimieptos,

por herirse entre si las picclras, pa^^

abrir-

© Ayuntamiento de Murcia


abrirse los sepulcros : los Angeles

asombrados, al ver a su Señor enere

mi crueles tormentos : los Demonios;

con rabia , c invidia , porque no se

cxccutaba en los hombres el castigo,

que merecían por las culpas, como se

havia exccutado en ellos. Pudiéramos

imaginar , que irritada la naturaleza

contra los pecadores , clamaba al Padre

Eterno por justicia , y venganza:

Usque quo , Domine , SanStus, B

vents non vindicas sanguinem filii tiii.

Hasta quando,Señor Justiciero,y Santo

, no tomas venganza en los pecadojes,deU

Sangre', y agravios de tu

inocente Hijo ? Y que quando a este

clamor, ya la Divina Justicia armaba

el rayo de su ira para la venganza, entonces

el Redcmptor del Muado,nK)stran-

© Ayuntamiento de Murcia


trando su infinita caridad, levantand


yo tan rüírf'ííijo ? Qác cépcdad'iTie

aparca de tus ojos ? Que locura es la,'

^''la , que dexo cus caricias, y cu gra--

*^í3-por el vil amor de las Criacurasí-

*^onde estoy con mis culpas ? A donde

^oy con mis pasiones ? Qué escado es

^l Que ccnf^o' después que ce ofendí I

nó j '* ^ • •

^ i adre amoroso , aquí perezco mise-'

rabie en mis delitos ! A quién bolvcrc

^os ojos ? Bolvcrc a cí, Padre benignisiftio

? Mas cómo ha de cencr ojos un

^^^grato , para bolver á la presencia de

^^ ladre., á quien tanto ha ofendido?

^^y Duelve, alma afligida, buelve, que

j| fines cu Padre. Iré j pero ay, mi

.^^s ! Que me falca el alienco, porque

P^} innumerables mis torpezas, y mis

^ciadcs \ y temo , que sus ojos hari

^ ser para mi formidables rayos, me-.

jor

© Ayuntamiento de Murcia


Jor sera morir ; y no llegar, Ea, buel*ve

, Alma, arrepentida , buelvc, quC;

al fin él es cu Padre, y tu mismo Hermano

Jesús, á quien has crucificado

con tus culpas, te apadrina, y picle *^

Padre Soberano ce perdone , ofrccicU"

do su Sangre por tus culpas, O mi Jc"

jus! O Hermano amorosísimo ! Dam*'

esos piesj para que yo los bese con m^^'

labios, y riegue con mis ojos. Tu ruegas

por el perdón de mis abominacio'

nes; y yo no muero aqui de amor t\í'

yo ? Ay ! Que dureza es la mv^i E^»

llega confiada , alma arrepentida.» 11^'

gad , pecadores todos, a lograr las nii*

sericordias, que yá está el Cielo tebo""

sando piedades , porque el amorosísimo

Jesús ruega por todos j^*

Padre Eterno , y le dice con profunda

re-

© Ayuntamiento de Murcia


everencia : O Fadrc de picdádcs,aqul

tienes yá a los tristes pecadores i No

^ires , Señor , a que ellos me cruciíi-

P^n á mí , sino 4 que yo muero

por ellos i vivan ellos, pues por ellos

ííiuero : no mires su ignorancia , sino

Niii amor ••, no mires su incrratirud , sino

^1 Sangre derramada j no mires sus

^^Ipasjsino esta vida, que te ofrezco,

por ellos en esta Cru:5 : perdónalos,

«^adre , perdónalos , qu


18

que puede , a los que le crucifican , y|

como perdona a sus crueles enemigos,

y en ellos á todos los pecadores , que

le ofenden , y con sus ofensas le ha*

puesto en la Cruz : Padre , dice , perdónalos

, porque no saben lo que hacen.

Aprende , alma, de este exempló:

á no acusar , ni exagerar los defcdos

ágenos , ni los agravios, que te hi-?

ciercn i aprende a excusar las faltas dc'

tus próximos, aunque sean enemigos,

atribuyéndolas, no a la peor parte , si'

no a igíiorancia , a inadvertencia, *zclo

,6á otra intención menos mal^-

O cargo espantoso , el que por esta

primera palabra se ha de hacer al veiigativo,

y rencoroso ! Jesu-Chrisco pi^

de al Eterno Padre te perdone tantáJ

malas palabras, y tantas malas obras.

© Ayuntamiento de Murcia


•^on que le agravias ,' y crucificas •, y^

tu, alma vengativa , y rencorosa , no

perdonas una leve palabra , ó un leve

'agravio por Jesu-Christo. Qué obsñ-

^acion es ésta , pecho Catholico ? Que

•tiene de Ckristiano , quien no tiene

'piedad con su enemigo ? Si á quien te

üsongéa , alhagas , y a quien te ofende,

muerdes, que tienes mas, que el

bruto ? Y por que tienes el nombre de

Christiano ? Pues mira , que te ha de

^cdir Jcsu-Christo con esa misma va-ta

, y que te ha de negar rodo , lo

^uc a tu próximo niegas. Le niegas

el habla , le niegas los ojos , no le

^*s la mano ? Pues no te dará la mano

Jesús, no le oirás una buena palabra,

^p le veras los ojos. Perdona Chris-

UriQ ^ 5^ (^yjefgs (^^c Jesu-Christo re

© Ayuntamiento de Murcia

pcri


i perdone. O Padre Eterno! Ya pcrdo*

tío , Señor, á todos mis enemigos una>

I y mií veccj ^ en reverencia de tu San^

lisimo Hijo , para que tu me pcrdoncí

Jas innumerables culpas > que he ccr

: metido contra tu Divina Magestad'

PcrdonamcjSeííor, que no supe lo qU*

hice , qnando te ofendía y aunque pQí

ha verte sido tan ingrato ^ no rnerezco

yo ser oído, lo merece tu preciosisimo

Hijo, que por su Sangre, y Agonías tt

pide en esta.hora, me perdones. Pcrdo'

ñame. Señor, que no supe, lo que hice

, misericordia , Padre piadosisin^O/

- por tu amantisimo Hijo Jesús.

Aqui se postran un rato , para ^i^^"

, ditar sobre esta paíabra\cantase entr^"

tanto alguna Lamentación,. y luego t^

acción de gracias por el per4^^ t^^^

nos

© Ayuntamiento de Murcia


*íOx pidió el Señor , if reza cinco vc-

^^s , ó mas lo siguiente.

Seas infinitamente alabado , mije-*

*üs Crucificado,quc nos pediste el perdón

de todos nuestros pecados.

^i-uego al fin se hatdn losAStos siguientes.

Creo en Dios, espero en Dios j amo

'* Dios sobre todas las cosas; pcsamedc

;navci' ofendido á Dios > por sef Dios

^uicrt es i propongo nuncaí mas le

ofender. Maria,Madre admirable, Abogada

de pecadores, pof Christo Cruci-

«cado,que rios alcances perdon,y gra-

'^^1 eficaz, para no caer en pecado.

SEGUNDA PALABRA,

^üe hablo el Scílor al buen Ladren:

^y seras conmigo en el Paraiso.

Considera á Jesús, Alma devota,

entre dos pecadores, eí uno arrcpcn-

© Ayuntamiento de Murcia


cpcntido, y endurceido el otro: cl nnoii'

que se hablandavy cl otro,quc se obscí?

na: el uno,quc se salva , y el otro, que

se condena. O Misterios profundos df

la predestinación! Mas , b descuido e)

mas lamentable de los mortales: AIL'

(liia, que me oyes la diferencia de cstos

impenetrables destinos , mira bien e^

tú interior, á qual numero pcrtcncceí?

Si al del buen Ladrón , que se salvo ,9

al del malo, que se condeno ? Si tesal^

varas con el uno , ó te condenarás co^]

. cl otro? Quántos de los presentes irán *

ser compañeros del infeliz Ladrón cP

los Infiernos ? O que punto tan formí'

dable'. Hombre, cómo vives tan Q^'^^

cuidado ? Y tu, muger , can olvidad*

en materia can contingente , y wn i"

cierta? Mira á qual de estos dos Ladrones

© Ayuntamiento de Murcia


5 i

ít«s ficnes invidia;si al infeliz reveldc,o

^ Kumllde? SÍ al humiIde,cómo rtoerés

"Umiidc^y csrascn csaCriizdc tus vicios

^n sobcrvio,y rcvclde?Pecador,v sober-'

^o? Mal Ladi-on. Pecador, y humilde?

,^líz hombre. El malo sé buclvc Contra

J«u-Christo,y como renegando lo baldona,

y lo maltrata comoa Dios fingido*

Eso hacccjuien peca,y cjuien maldi-

^e^csohace quien renicga,y quien vota,.

*^í^diendo á la ofensa de los vicios la

^«tumelia de los desprecio!. No asi el

^12 Ladrón, que alumbrado dejos raros

Divinos ¿c Jesús, lo reconoce, lo"

^nhesa,y lo adora por su Dios V¿r-

^*^.^^o O Dios, qué eficaz es cu luz-

•^^len havrá , que resista k tuj auxilios^

mL '^' • ^^ lii^lógreis los Ilariía^

^^Ive, y con cierna voz le^ dice ^

C Chris-«

© Ayuntamiento de Murcia


Christo: Señor en tí confio , cntí, cs-^

peroi eics mi Señor, mi Dios^y mi Re*;

demptor , ítcucrdatc de mí quando ccí

veas en tu Reyno. O que pecador can

dichoso4 Quien te dixo , hombre facineroso

j, qüc era ese Crucificado tu Sc-1

ñor, tu Dios, y tu Rcdcmpcor ? Qü¿;

confusión tan grande a los Judios,vcr,

c|u« un Ladrón confiesa en una Cruz i

Jcsu-Christo , y que ellos después de

tantas maravillas lo negasen! Mas, qu^

de los Christianos , que lo conficsaitj

con los labios , y lo niegan con l^S'

obras í Que confesión ts la tuya, íioin'

bre torpe, y vicioso < Mugcr perdida,/

csÉTandalosa, cómo confiesas ? Sino cres

farmc como el buen Ladrón hasta; mo"

rir en tu confesión , sino que apcn^^

confiesas, quando buelves á Cus vicios»

y cscandalos^qué confesión es esa ? Eí"*

no

© Ayuntamiento de Murcia


3$

«o es confcsloá do húth tkd'fon , sínd

^e mal Ladrón, obstinado, y reprobo.

. .Al punco que oye Cliristo las voces

^cl Ladrón , que lo confiesa , y le pi-

^fc perdón ; sin dilación alguna le pcr^

^Pna las;eulpas , y las penas. Oy, le

^

^y Viernes de mis pellas. O día! Quicii

J-y . que note íogrer Ó feliz pcca-

/"^ ! O dichoso arrcpéhcido ! LÍco-as-

^^ que el Infierno le como para

C* sí

© Ayuntamiento de Murcia


5^

sí Jesús en sus dolores. Oy todo es pa,-»

ra el pecador paraíso , oy codo es sua*^

vidad i todo es gloria. Venid , pucsj i

loí^rar tan buen tiempo , pecadore»

perdidos i con poca diligencia , co»

un buen corazón, y una palabra, cor»

un mirarle tierno , y amoroso , cott

un suspiro de im pecho atravesado, sc

consigue. Puesf como . hay corazortjt

c^wt oy te desprecie ? O Jesús bcnig''

jiisimo l Que liberal estás , que ma^^

^nirroto, que prodigo del Cielo 1 O co*

razón dulcisimp , codo amor, todíí

jnsias , por salvar pecadores I Comu-^

nica, Señor, al Mundo esas piedade

abrasa de ese afcóto todos los corazo^^

:iíics i conviértase oy el Mundo , p^^

Señor •, mira como se pueblan los In"^

£crnos, no solo de Gentiles, Hcregc^*

y Judiosj mas cambien de Ghristianoíí

que

© Ayuntamiento de Murcia


íf ^

^uc dolor róy, mi Jesús, se han di

condenar innumcrablesl Ya basta, Sc-i

ñor, que es lastima , y dolor insufri-

. t>lc, que tu Sangre en tantos se malo*

gre. Piedad coü los Christianos, gran

Señor mira tu rebaño í no se gloríe el

Uemonio de ver tanto triumpho v sal-»

Vense todos oy , pues rebosas pcrdo-

*^cs, que yá todos. Señor, con el bncn

'*-adron arrepentidos , te confcíamos

^^ucstro Dios , y nuestro Redcmptor?

proponemos hacer una verdadera concesión

, para ella , Señor » te pedimos

^íi dolor verdadero,y que oy te acucr-:

^^s de nosotros en cu Reyno.

•^qui se postran para meditar sobre

^^^ palabra. Cantase su Lamcntachrty *

•J "^go cinco veces se le pide al Señor

í'^^f d buen Ladrón , diciendo:

Acordaos de mí, vSeñor, en vuestro

Rey^

© Ayuntamiento de Murcia


38

Rcyno, por vuestra piedad , j mlsc«

ikprdia. ;

. Luego se dice : Grcó én Dios, espero

, 8>íc.

TERCERA PALABRA,

que habló el Señor a su Madre:MÍ/§^'"Í

vé ai á tu Mijo : y al Discípulo Juan:

Vé ai á tu Madre.

Irando el S.ilyador desde la áU

tura de la Cruz en un profun^

do golfo de amargura a su amorosisi^

ma Madre, le arrojo á gu triste scnQ

otro ^olfa de cuidados, y de ansias,

entregándole en Juan por hijos a CQ-!dos

los mortales. O Madre afligidisi-f

ma ! qué espada es ésta , que de nuc-r

vo os atraviesa el corazón ? Por hijo?

os encomienda vuestro divino Hijo Je'

sus á rodos los pecadores, para que IP^

recibáis por hijos en su lugar, O q^-

© Ayuntamiento de Murcia

tru«^


y?

trueque can sensible ! Perdéis en Jesús

^n Hijo can amable, y haveis de acoger

por hijos en los pecadores unos hijos

can perversos, y viles, quehancru*

cificado a vuestro mismo Hijo con sus

culpas ? O Señora dolorosisima } Que

tormcnco es csce í No os basca de dolores?

Sobre vos canco In^raco? A vuesíro

crisce pecho canco ruin hijo i O candad

infiiiica del Salvador-con los pecadores

, pMcs les dc^a por Madre a su

rnisma Madre! Y, opicdaj inmensa de

w Madre, que desde aquella hora,pia-

"Osa, y compasiva, amorosa, y tierna,

*ccepca , y abriera, como Madre cuida-

*^osa, en su seno a codo el Mundo l O

*jnparo universal del Mundo encero \

como podrá nucscro corazón moscrar

^^ *g"adecimicnco, df* que nos accpcais

í^í- nijos ? Con qué obsequios os po-

. dté-

© Ayuntamiento de Murcia


(drcmos corresponder agradecidos >G

pecadores dichosos ! Mirad bieii I*

MadrCjC[uc gozaisvlTiirad bien la Ma-»

drc, que cenéis : vuescra Madre es M*"

fia, la c]UGi es Madre de Diosj una Ma-'

dre coda llena de gracia ; una Madro

espejo de santidad, y- pureza; y no dic*

bienMadrc tanSanra , y los hijos caU

perversos',.Madre tan pura, y los híjos

tan inmundos y torpes. O gran Serio*

fa! Ahora acoo^cdnos en vuestro amparo,

para que seremos dignos hij*^

vucscrosi que pecho por tierra os "4

de confesar por Madre todo el Mufi*

do, Aqui sin duda temblaría todo el

Infierno, al oír áChrisco esta palabra»

sin duda los Demonios se abrasaría'^

de cmbidia. Hombres, oíd: InfieriioSí

escuchad ; Maria es Madre de pecado^

res, Madre de justos, M^dre dcfodoSt

O,

© Ayuntamiento de Murcia


Q > Señora ! Una, y mil veces os besbí

*sos Sagrados pies, y con un grito,quc

Se oyga en Tierra, y Ciclo , digo á vo-

*cs: Hijo soy, aunque indigao,de Ma-

'^^f-' O Scfíora ! Dadme Vos, que como

'"ijo os mire, y sirva, y que os ame, en

I fj^unco pucda,como vuestro Hijojcsus.

' Para aqui son , almas devotas, las

"J^crnuras amorosas con vuestra Madre,

levantar los ojos llenos de amor , y

agradecimiento a Jesús, que os la dá,y

entrega por Madre, y en ella todos los

lenes juntos de su misericordia para

uestra salvación , porque nadie se sal-

^i sino es por Maria ', nadie consigue

perdón , sino por Mariaj y nadie conguc

beneficio alauno,sino por Maria.

_ Jesús amorosisimo ,. y liberalissimo!

^^e afeito fué , ct que os obligo á tal

^^^*^^^ra , a tai exceso , y liberalidad?

Eccc

© Ayuntamiento de Murcia


'Ecet Mater y te dice , alma , mira atU

Madre. O Madre! Te miro con mi vi'

da, y con mi alma. Mira bien , úmii

a María , Icyanca áella tus ojos , y ^^

corazón , qu< también te dice : Ecct

Mater fimumc por tu Madre. Miral*

afligida por las cuIpas;acompañala coi*

tu dolor, que ella ruega por rí, pide'^

misericordia, y perdon^pidele por s*^

Dolores, auxilios eficaces, y que en,I*

hora terrible de la muerte te mire co^

mo a hijo. O Señora ! O Madre mi*;

Ahora , y en la hora de mi mucff^

muéstrate ser M.idre miai buclve a ^^

esos tus ojos misericordiosos de amO'

rosa Madre •-, mira el entrañable doloO

que te hemos costado al pie de la Cru t

no se malogren tus dolores i log^^ ^

yo con tu amparo ahora, y en ifi '^ ^

timo trance. Mas oy quisiera y^> ^ '

Jrc

© Ayuntamiento de Murcia


^rc amabilísima , para mostrar, quo

^°y cu liijojmorir contigo de amor , y

^olor al pie de esa Cruz. O muerte de

ternuras, vén ahora , y rnuera yo de

^^olor^y de amor, á loj pies de mi Ma-

^?e. Maria,y de mi amorosisimo Jesús.

'^'Aqui se postran á meditar sobre esta

P'^^abra.Cafitase suLamcntacion. Luego

f^ acción de gracias á Jesús , porque

^y dio por Madrea Mari a, y á Ma-

*"'* para implorarla por Madre, se re-

?* cinco veces lo siguiente.

Madre dplorosisimájMadrc nuestra,

• ^S* por lus hijos los pecadores, aho-

- *> y Pn la hora de nuestra muerte. '

,Uicgo se dirá al Sener: Jesús dulci-

•^o > gracias te damos, porque nos

^'^"^c por ívladrc á tu Madre Maria.

^-^^éoiCrco en Dios, espero en Dios,&c.

QUAR-

© Ayuntamiento de Murcia


'44

r QUARTA PALABÜA, ^'

que habló el "Señor : Dios mió, Dioi

miOj para qué me has desam^

parado ? *

DEspucs de aver cumplicío el Sal'

vador con todas las finas ar.cn^

cienes de Redemptor del Mundo, pe'

dido ya el perdón para los pccadorcsjjí

elegida su MadrcMaria por Madre UHI^

versal de codos,comcnzaron en loincc^

rior de su alma Sacracisima a avivan^

las penas, y a iacensarsc naas vivos lo*

dolores. Exhausto ya , y consumid^

con-la falta de Sangre , empiezan, l^^*

desmayos, y agonías de mucrcc;la im*'

ginacion adelgazada le aviva la mc'

moria de las ingratitudes de los honi'

bresuqui se le representan las ofensa*

gravísimas de los malos', las tibiezas, í

floxedades de ios buenos ', ypo'^^''^*

; parte

© Ayuntamiento de Murcia


;4^.

p^ttfi viendo intuitibafnente él infíni-

^^ am©r del Padre con el liombre,Ia re-«

'"clde obscinacion de los impíos, el ol-

'''ido de finezas tan grandes, el ma*

*'^gro de su Pasión Santisima, los po-

^% que liavian de aprovecharse de su

^fuz , y de su muerte , los innumerables

que se havian de condenar , el

Q'oior de su Madre Santisima , el te-'

por de sus tristes Discípulos , las cruc-'

7S persecuciones de su Esposa la Iglc^'

^^ '•> juntos todos estos motivos con sus'

r^fíncntos, y dolores, con la cabeza^

'''ispasada de una Corona de espinas,'

^ sienes taladradas de sus agudisimas'

Tíntaselos ojos obscurecidos con el

polvo, y la sangre, rasgada la espalda,'

j r'^^ho oprimicioj rotas las manos, y^

pies, ^o Jesús mió, infinito en ¿o-

'^«s^como inmenso en paciencia!) De

esta

© Ayuntamiento de Murcia


esta suerte pUioa suPidrclajálvacioí'

¿c todo el Mundo;y viendo aqucldc'

crcto eficaz de su Padre, de que sol*''

se ha vían de salvar los ascogidoS,y (\^^

su Sangre, y su Muerte se havian of

frustrar en innumerables almas, qucs^

havian de pcrder,empezo con este iTi*'

yor tormento á agonizar en su ali«**

aumcntnndosc mas esta profundó sc'^'*

timiento , quando vio , que cer'rand^

resueltamente su Padre el decreto /r

dcxaba padecer ñn consuelo, con t^.***

tos tornicntos en el cuerpo, con titítOf

dolores en el alma , y viéndose ^\

desamparado hasta de su Eterno I* i

drc (porque tanto mcreciarí los p 11

cados , que cargaban en su Cc^\'

se angustio , y congojo de suerte co

tan sensible, y amargo desamparo^

rompiendo enji^a xriste¡yiiy dolo^^

: - • • ge-

© Ayuntamiento de Murcia


\ ^tnido,sc qncxo á sa Eterno Padre;'

1 diciendo : Dios mió,. Dios mió > por

' ^^c me desamparas ? '

' O mi amabilisimo Jesús ! La causa'

' ^^ tu desamparo, Scííor, han sido mis

'' ^^'Ipas. Ay i alma perdida i Mira el'

.^'"nblc desamparo, cjue padece el HijP

di Oíos por cu perdición \ ticrtibraV--

^ ^^ Dios también a tí ce dcsánip*^'

* ' tiembla, porque desamparada de

vj^^^SjCio cendrasáquienbolvcrlosojos.'

J^rque,pucs,quiere5, Ahila ,pcfdcrccT!

^Mid\ Respóndele á Jesús, que ago-

^*ndo ce prcgunca también ácí desde

Ji^c.Ia Cruz: porqué cchas'dc perder? ,

, que has de malograr mi sangre , y^

^ ^cdempciort?Porque ce has de con-^ *

(j *'^' ^^ qmd> Por cosas tan viles de

í>o * *^^.^"os deleiccs can inmundos ?

*^^os iixtcrcscs can caducos, que-se

© Ayuntamiento de Murcia

acá"


acaban,y dcsVánecíft en tyrc,y en desdichas:

Ut'quid \ Ea respóndele, Alm*/

deshecha en dolor , y en llanto! Afi

Kii Jc.sus!f/f ^«/í/?Señor,por que me h^

de perder, escando tu en esa Cruz ^ov

iTpííPor que me he de condenar,derr4*'

mando cu por mí esa preciosísima Sá-rt*'

g-re ? Por que la he de maloerar ? N^

haré tal^ Salvador mió. Díganlo ya ni*;

ojos; díganlo mi dolor, y mi arrepcn^*'

mienco s no me dcsampares,mi J¿sii^>

por tu Saatisimo desamparo.

Aqui la meditacionyy lamentación , h

iuego para pedirle alSr. no nos desa^^"

pare, se reza cinco veces h siguiente^

Jesús duleisimo, por tju,


Misericordia, cu k vidá, y en la muer*

íc , ampara,nos, Señora.

Luego : Creo en Dios, espero,&c..

QUINTA PALABRA,

^ue hablo el Señor en la Cruz:

Sed tengo.

#|LUC entendimiento havrá que aU

\ ^ cartee los motivos, que aviva-

«, >L ton la sed de nuestro dulci-

Wo Salvador en este trance ? Pegada

j paladar aquella Icngua/instrumento

^ tantas maravillas; secos aquellos lavios

amorosos con U amargura de tan-

^ s tormencos) exhausto de sangre , y^

^•f^Or , era indecible la sed , que coa

*»^cva , y mayor congoja le aíligia , y^

* v^°'? y^^^* voz ronca,pero tiernajC-xcla-

^«>dicicrtclo:6'/í/o, sed tengo. O mi

cisuno Jesús! Que sed es esta, que

^° os fatiga, y atormenta? Qué sed

P haj

© Ayuntamiento de Murcia


í


7 con el excmpío; convertiransc mii-

^nos; SitiOy sed tengo. O mi Jesús, de

^^c tstais can sedicnco?Dc amor^y mas

*fíior. Ea pucs> Señor , mirad , que ha-

^l'is de tener un Excrclto de Vírgenes,

^^ Martyres, y de Confesores, que han

^* tíiorir al impulso de un encendido

j'^ot Vuestro. De un infinito amor h»

'^c íriorir vuestra Madre María ; de urt

^ccsivo amor han de morir vuestra

r^«rida Magdalena^ y vuestras esposas

, ^tnalina ^ Lütgardá , Teresa, y otras

'^'lumcrables. Sitio ••> sed tengo •-, más

/^orj que amor no dice basta. Ay, al-

^i a morir de amor con Jesu-Chrís-

> que tiene mucha sed i y hay poco

K ^^' '^^'í^o, sed tengo: de que, Seiior?

.^ Suc se salve el Mundo : Pues ,aíí-

\ 't?- " ^^^^^ 4"^ vuestros Aposto-

* y. iscípulos, ós han de convertir

t> i Rey-

© Ayuntamiento de Murcia


Rcynos enteros, y a íiiillarcs las almíií»

Sitio , sed tengo j vengan mas alniaí*

JEa, Señor , que el Gran Domingo , )

Francisco os ganaran hasta el fin d^l

Mundo inumerables. Sitio , sed rcngO*

Vengan mas almas. Mirad, Señor, (\^^

«1 abrasado Ignacio , y su Companí*

os ha de traer innumerables Heregcí*

Gentiles, y pecadores, prendiendo fii^'^

go en todos estados , y Naciones > il

su hijo el gran Xavier os ha de co^'

quistar con su fuego un nuevo Mii^^'

do. Sitio , sed tengo , vengan m^'

y mas almas, mas, y mas pecadores a^'

repentidos. O pecadores cwdurcciflO^'

mirad la sed tan insaciable , que ci^"^

de vuestra salvación vuestro amanti^;

ino Redemptorj y que poca sed ten^

vosotros de salvaros ! Tanta sed co^

tcijcis de thesorosj vanidadeá, y f^/P '

gas.

© Ayuntamiento de Murcia


^3'

'^s, que os llevati á la perdición! Bisca

y* de pecar, que se abrasa de sed Jcsa-

^nrisco por salvaros.Desacad esas fucn-

^^s de vuestros ojos: para quando son

**slagrimas? Llorad vuestras culpas,qac

^^^ esa a^ua quiere nuestro amorosi-

^^^o Tcsus satisfacer su sed. Mas, o mi

csus 1 Quién os podra aliviar ? Que

'j'^ór nunca dice, basta. Sed vos alivio

^^ Vuestra misma sed, dándonos a no-

^ffos de esa sed , una sed ardiente de

^^nr solo de vuestro amor h una sed

fíente de morir antes,que ofenderos.

airamos, pues, almas, muramos de

/^^^ y que se abrasa el Phcnix i mura-

^s de amor, y deshaciendo en llanto

ternura nuestros corazones , alivic-

.¿ i* sed con lairrimas de nuestro

*'^^P


'Í4

Juego para aliviar la sed ai Señor, ^

le dá el corazón , diciendo, finco vcd^

IQ siguiente. j

Jesús mío dulcísimo, y sediento , ^^

corazón te entrego. Creo en OÍOSf&cC'

SEXTA PALABRA,

que habló el Señor en la Cruz?

Y A

Fd está todo acabado.

se acabaron , almas, d« C^oí^

plir las profecías de jas antig^^'*^

Escrituras: yí se pcrííclonb el fin d^ ^^

profundos decretos de Dios j yasc li^

pagado á la Divina Justicia las ^^^ ,

de los pecadores ; yá se ha conip^f

por su justo precio el premio de la DI^

avcnturanza para los Justos^ J^^^ t^

asentado firmes paces entre Pios^ X .

hombrcsjya se hadado fin alcapti/^ ^^

del Demonio , y principio al ^^^^ '^

de la Gloria: ya N. duicisirno J«^"í

• m

© Ayuntamiento de Murcia


** en el ultimo trance, agonizando coa

ícrribleí desmayos, después de haver

í^^oncluido con los oficios codos de Re-

«fcmptor •, ya esta dentro de las puertas

íle la miiertG,ofrccÍ€ndo finalmente por

•los pecadores su dulce vida. Entrarc,al-.

^^ i en lo interior de su memoria , y

y^tts presentes todas las peticionesjua-

^% que al Padre Eterno han de hacerchasca

la fin del Mundo', todas las pi-

• ^ Christo , y por el, y por su muerte

^c otorgan los memoriales codos; ya es-

?•* el despacho concluido de codas las

^^^ íiisposicioncs del Mundo hasca su

^ ' y de esta mu3rce,quc ya se perfec-

."^"^^idcpende coda la noble restaura*

^^» déla, sillas del Cielo.Miraaaqucl

^ Señor, viendo en este trance coa

^ ta sabiduría todas tus batallas, y

^'^*cioncs, cus caldas mas secretas, cus

© Ayuntamiento de Murcia

mas


nías ocultos pensamientos, los sucesos

todos de tu vida , tus riesgos codos ¿c

pecar, y de condenarte. Mirale coniO

aplica á tí roda su Pasión , y Muertej

como si solo tú fueras motivo unicd

de su amor. Daíe infinitas gracias poi

ácjuclla^ que de ti tuvo tan particulaÓ

como si no huviera otro alguno en ¿í

Mundo. Aqui es,quando le concede s¿

r*adre Soberano la salvación deaquclloí

grandes pecadores , que refieren l^s

historias, y jas proezas heroycas de los

Santos j aqui es , donde da valor á suS

'Apostóles, fortaleza á los Martyres, p^'

reza á las Virgenes,csfuerzo á los Con^^

fcorcs, y Penitentes i aqui quando vé

llenos de cosechas de Justos los campos

, erigidos sus Templos 3 poblada?

.1

J Jas Religiones, demolidos los ídolos, f

pnaibolada en íodas parces-la Vandcra

Xriun>

© Ayuntamiento de Murcia


Triiimphantc de su Cruz : aquí quarí-í

^o\c que por su muerte han de recibir

luz Naciones infinitas , salvándose

*un las mas barbaras. Y al ver el cumplimiento

de estos tan altos fines de su

J^^dempcion , como que se recoció eri

*o interior de su corazon,a ver si le fal-

^^ba algo mas , que hacer , ó padecer

por los pccadores:^«/W ultra dcbtii fa-

^f>'ejB non fccitOut debí yo hacer por

Jps pecadores, y no lo hice ? Que me

*aita c[uc haccr?0 Redemptor de mi al.

^*' Nada mas te queda que haccrj llegaste

a la cumbre mas alta de la cari-

*"í y a la ultima raya del araor,quan-

, P^^do hacer tu amor, tanto has hg-

^ ^í y padecido. Viendo, pues, el Sal-

^ ^^ i que nada le faltaba ya que haen

obediencia de su Padre, y en re-

^'^ de los hombrcsjlevante la voz,y^

© Ayuntamiento de Murcia

con


'58

con un generoso


gar mis amores; ya el fuego llegó á ar-

«er hasta, donde pudoiya hicrví el cot^azon

dentro de mi pecho en su ma-yor

incendio. A la hogucra,corazoncs

ornantes; al pecho de Jesús, ciados pcí^hos.

O tibios corazones! Yá esto está

acabado. O pecadores insensibles! Ya

*sto tstá coneluidoi ya está la llama en

punto > íirrojaos a la hoguera del coraron

de Jesusi tmor , y mas amor -, ar-

^^r > y mas arder, Asi sea , mi Jcsusl

Acabe oy también mi corazón dcshe-

^"o de dolor, y abrasado en tu amor,

, -^qui la meditación, y lammtacion.

Pliego en acción de gracias por haver

V^^ficionadQ el Señor nuestra Redemp-^

'o^j se reza ^ÍHQO veces lo siguiente,

- .*^racias te doy, Señor, porque pcr-

^^®^astc mi Rcdcmpcionjsca, mi Jc-

^ > par^ mi salvación,

Lúe-

© Ayuntamiento de Murcia


Luego se dird : Creo en Dios,&:c.'

SÉPTIMA PALABRA, '

que habló el Señor en la Cruz: PaM

en tus manos encomiendQ mi

Espíritu.

EN esta, postrera palabra nos d*

nuestro amorosísimo Rcdemp"

tor el ultimo documento de su amorf

ensenándonos el a£to mas imporrantCí

y sublime para la hora ultima de 1*

muerte ; esto es^ arrojarse,y ponerse todo

con rendida confianza , en manos

de Dios , como en manos de nuestro

Padre. A morir enseña Jesu-Christo-*

aprendamos, Christianos , lo que es 1*

muerte , de la de nuestro Salvador. O

que trance tan terrible ! que punto

tan arduo ! AI acercarse i el un V\os

Hombre , se immuta su sagrada Hit"

maaidad , pierde su color el sembla»'

© Ayuntamiento de Murcia


^^1

fe ; scácardchan los labios, y todo el

Cuerpo se estremece con las fatigas, y

agonías. Aun aquel clamor grande, y

esforzado, con que yá para espirar en-

*^


onces, entre tantas, y tales fatigas, ^

negocio ína$ serio y y difícil de la sal^

vacioníAy horas de agonía: Quien po'

drá pónderarlái > Qué batallas las dcj

aparramicnro del AJnia de Jesús Í y ^^r

su Sagrado Cuerpo ! Miraba el Alifl*

Santísima ctt aquel Cuerpo $ü Ü^^

compañero ', miraba en el aqucH*

carne pura de Marla^aquella unión c^

trecha.' y al quererse arrancar, era taf>

doloroso al apartamiento ^ que obliga

a que se demudase, y estremeciese t^

¿A la Sacratísima Humanidad* O fti^^"

za del morir! O duro golpe, que ha^*

estremecer a un Hombre Dios í Pc''f

bendito seáis, mí Jesüs, que os pusiste ,

en estas agoníaí, para Vadearme a ni

el rio de mis congojas. Vos, Señor j

pasasteis para suavizarme las amarga"

ras de mi muerte.

© Ayuntamiento de Murcia


Escando, pues, en este trance nuestro

Redemptor Jesús, hizo silencio, y

pidió atención á los mortales con aquel

^litnor grande, y valientc,dancÍo á en-^

^'^fdtr, que ya quería moririy paraen^

'^narnos el modo mas alto , y seguro,

*^tcs de espirar, encomienda, y pone

Jj^ Espiritu en manos de su Eterno Pa-

^•^c, diciendolc con gran reverencia:

^drc , en tus manos encomiendo mi.

*^^piritu. O qué enseñanza tan alta , y

^" t)ivina : En este ado honra Tcsu-

. 'Cristo a su Eterno Padre, con la ma-

/pi honra, que pudo darle^porque po-

^cndo en sus manos su Éspiritu,mues-i

^ para con su Padre su inmenso amor,

MU segura confianza, su profunda hu-

. ^*d , y su toBal rendimiento \ puci

^'.'^'•'"^ga todo á su disposicion,y pro-

^^cncia , como a Padre Fiel, Justo/

Santo,

© Ayuntamiento de Murcia


Santo, y Poderoso , que á quien se ni

ele él nunca puede faltar , ni dcxar ^^

ser asylo infalible de misericordias , 1

seguridades j y que entregada en sii^

manos el alma, no puede dexar de se^

feliz, y bienaventurada. Así nos cnsc'

na Christo con el a£lo mas sublime Í1^

su docftrina , y perfección á morir. ^

padre Eterno , Justo j y Santoi Con *í

Sagrado Espiritu de tu amabilisii"*!^

'Jesús pongo también , y cncomiena^

líii espíritu eii tus manos j recibcni^í

Señor , desde ahora para siempre > n^^^

ramc acronizando entre tantos riesgo

de ofenderte j mirame batallando >;Í

desfalleciendo entre mis tcntacioi^**

y mis caidas ', no me dexes de tus ni^.

fios, Padre Piadosísimo , que con ;

Hulcisimo Hijo Jesús encomienda'''^

espíritu en tus manos, no solo en

- • ^ " i

© Ayuntamiento de Murcia


"ori de mi íTiucrtc", sino también en

todc) el tiempo ¿t mi vida. En cus

paitos chcómicndo j Señor , mi cspiri-

'^ j^üarttb tengo ^ y quanco soy. Ten

Misericordia de mí.

.4 '^9^/ ^^ Jiiéditacion, y lamentación,

'-uégó se lee Ío siguiente , para mover

niás d ternura con Ío que pássó al es-

P^^oiréiSenór.

HaViehdo húcsfro Rcdcmptor Je-

•^'^ cncomcrtdádo sü Espirita en ma-

Ij^s de lü Ecítrto Padre reconoció se

}• ya acercando k hora de espirar •, y

P ^*- (|üe todo ci Mundo conociese,

r^ iiioríá libre , y voluntariamente

,^ ^bcdicrtte á su Padre , y ¿t amante

* ^s hombres ^ dio liccticia a la mucrt*

*j ,* 4^c llégale. Por eso antes de mo-

^ \píta mostrar, qüc ía muerte no íc

^baba U cabeza , sino el peso in-

£ mea-

© Ayuntamiento de Murcia


46

menso de su amor ;-él misrrto antes df

espirar , inclino blandamente sobre e^

pecho su Sacrosanta Cabeza. O inch"

nación llena-de profundos myscerioslj

Con esta inclinación significo el Salv*'

dor su obediencia á su Eterno Padre?

su indicación , y amor a los Iiombrcí>

su pobreza j y,|\umildad \ que no teni^

en la Cruz donde reclin.jir su Cabc^^',

la gravedad de nuestras culpas, qüc coí^

su peso Ic, hacían* inclinar la Cabc2*

hasta morir. Inclino también la Cabc^

za á U tierra ingrata para despedirse «^

ella, y darle alcspiraf, cQmo al prin^^^^

pió del Mundo, espíritu de nueva vidü'

También la inclino para llamar CÍ>I*

esta seña a. los pecadores á su ainoh

Gombidandolos a las ternuras , y ""^f

zas de su pecho, Últimamente , ^^

rigió esta ÍGclinacioa acia su dulc^

siiiia

© Ayuntamiento de Murcia


sima,' Madre María , cjuc estaba tras^

P'isacla.ide-. .dolor al; pie dc-Ia Cruz,

P*ra hacerla esta profunda rcvcren-

^ y y df^pedirse'ac ella ^.ciicaminati-

^P a ¿IW rambicn; el •.úkÍTno: aliento

^^ su.'Vida vpara -enseñar á los hom-

^^cs,.c[ue ninguno puede salir bien

ad Mundo , sino «$ encaminando

* Maria , y por Maria.; cl ultimo

*^icntQ dc; su «idan Bendito seas,

*^*cstro de mi vida >- por los mystc-

J^os de cu sagrada inclinación, y pot

^^ 4^ccn ella me enseña tu'infiaica

«cridad.,:..

." Inchnada asi con tantos myscerios

, Cabeza de nuestro amorosísimo Re^

^'iiptor,, no restándole- ya que hacer

r* ^ exhalar el alma , comiaiza í

"Rutarse , y á estremecerse codo su

'2>^*do Cuerpo , al querérmele de*

£ z «unir

© Ayuntamiento de Murcia


6i

siinir su Alma Sacratísima; La mucrftf

ya para cxcrcitar su oficio , empieza í

despojarle el color a su hcrmosiyimó

rostro ', yá Ic cclypsa los ojos, yá le afila

la nariz, ya le pone cárdenos los Ur^

bios, ya le marchita las mcxillas, y*

le desfigura el semblante , ya le clcv*

el pecho, yá le vá robando la rcspíc*''

cioH '•, y al reconocer todas las criatU''^

ras insensibles , que yá quiere espi"

rar su Criador , no pueden conrenefsc

de scntimienroi>ysc comicnzíin á iní^

jnutar los Elementos; yá c! Sol se cú^

luta , la Luna se cnsan y

el mundo todo llora , y se estremece

>\y mi Jcsirs! JEsperad un poco *, ^^

ñor, que yo también quiero morir co*^

Vos >.iiiuramos juncos, Jesús mioí 5^'

ii

© Ayuntamiento de Murcia

•J


^i Vos morís de amor por mí, yo quic-

'"o morir de amor por Vos : no quiero

y^ vivir , Dios mío , si os he de bol-*

^®r a ofender, y crucificar.

O" Jesús de mi corazón! Ya vco,quc

'^ acerca Uhora , bien puedes yá mofir»Xedcmprqr

de mi.alma,que codo el

'^leio, y toda k Tierra están con g-ran-

"c cxpedacion esperando cu mucrrc, la

^Pcra tu Ercrno Padre con las manos

^'^icrcas para recibir cu. Espíritu ••> la esr^ra^

j^j, AtTcrclcsparaapUudir cuVic-

^^1^ '•> los Sancos Padres del Limbo nafa

íl • • •

1 ^''^i5trarse con cu visca en gloriosa lí-

^^fAd', la esperan codos los juscos, para

j ^^ii'tc eternas gracias , y alabanz.is;

esperan codos los pecadores, para

I j^ per de dolor sus pechos con firme

''•icion de nunca mas serce ín-

^ ^^^s ; ^ espera fiualmcnce todo el '

Mua-

© Ayuntamiento de Murcia


70

Mundo, para renovarse , y los Hom-'

bres codos para verse redimidos Ác 1*

csclavicLid de la cuípa.

y'icnáo, pues, el Scñer l^cx^tdi^^

clon,y suspiros eon que todo el' Muii'

do espera su muerte, «s rinde ya á sU^

ansias, y entre amores, y ternuras d^

los pecadores, entrega su Espíritu a Í^

Eterno Padre, y su Vida, y Sangre ^^^

el remedio g-cneral de rodos los Hom'

bres. Ea , mi Jesús dulcísimo , y^ ^

hora , muere en buena* hora , R^'

dcmpcor de mi alma '-, y quand'í'

estes con tu Eterno Padre después d*

muerto, pidelc. Señor, que siempre ^^

temos contieo , que vivamos , V i'f'^^^

ramos en tu gracia, y en tu amor p^

tu preciosisima Sanare, PasionjV Mue^^

te, que ;^porntu grafínrcverisncia scij"

oido ,y bien despachado- i.f¿vof «^^

© Ayuntamiento de Murcia

fiQ'


71

nosotros tus pecadores, redimidos , y;

*rnados tuyos.

O Dios Akisimo- ! O Magostad incomprehensible

! TTú solo,.gran Señor,

«bes comprehendcr,y apreciar la muerte

de tu Hijo N. Señor Jcsu Chrisco.

^1 hombre k oye, y se queda insensible;

ciego, sordo, y mudo. Vé morir

a su. Dios, y no suspira, ni llora ,nise

immuta , quando su Dios muere, porgue

él. eternamente no muera en el Infierno.

O que cargó tan terrible .' O

Viernes Santo'. O tres horas de agoníi I

'Mortales, despertad esos ojos de vuestra

Fé dormida j por vosotros mucre

Vuestro Dios: y no hay quien muera

con su Diosdc amor, y de dolor ? Por

Vuestros pecados muertP^pij^vno hay

«^uicFi muera de dolor de haver pecador

O Dios' O Ciclosi 0_piedras,prestadnos

© Ayuntamiento de Murcia


72r

fadnos yucscrp .dolor parí morir py

con nuestro Redcmptor Jesús dc

^mor , y scnrimicnco! A morir, almas,

con Jesu-ChriscQ , i morir di'

íimor,á morir de dolor de haverlí

ofendido.

Antes de Jas tre^ se canta el Credor

•y en. dando las tres , que es la hora eH

que el Serior espiró y se hac( unfif'

-voroso año de Contricim. Efi todo iQ

qual se reparte con proporción el ñentr

pode las tres horas.

ADORACIÓN A LAS SANTISlmas

Llagas de Christo nuestro

Señor.

A la del Pie izquierdo,

Doróte , Santisima Llaga ,.y


* vuestra Ma4rp^j|,íitMíiíi§\05 pido

Vina viva Fe , y;í|juc os

pido una firme esperanza i y que me

perdonéis quanto os he ofendido coa

^das rnis acciones, y palabras. Vadrc

A la de la mano izquierda,

ADoróte , Santísima Llaga , y os

doy, Señor, por ella las gracias.

^Qt.Glla, y por el dolor, que ocasionó

Vuestra Madrp Santisima , os pido

-•^3-ardcnEisima caridad ,. y que me

per-

© Ayuntamiento de Murcia


7+' . . . -

perdonéis quanco oá he ofendido co^

mi visca, y demás sentidos. Padre ^'

A la de la- mano derecha.

A

Doróte jSántisima Llaga , y /^^

doy. Señor,- por ella las gracias;

Por ella, y por el dolor , que ocasioi^''

á vuestra Madre Santísima i' ,bs pi'-'

una verdadera GoncricioFi de mis cu''

pasjy que me perdonéis quañtoos»^,

ofendido con -el mal empleo ^^^"^l

memoria, entendimiento, y volurit* '

Padre nuestro. '

A la del Sagrado Costado.

A Doróte , Santisima Llaga , y.

'jr\.. doy,-Señor, por ella lasgr^^^^^

Por ella •, y por el dolor, que otasioJJ^

á vuestra Madre: Santisima, os p^,

persevcrmcia final en vuestra gr*^^ ^

y qu? asi como fué herido vucs

Corazpn con el hierro de la Lanz*'

el

© Ayuntamiento de Murcia


7f

«1 de vuestra Dolorosisima Madre con

^i cuchillo de su díolor > tsi penecrcti

*' mío vuestras soberanas luces, parai

siempre amaros , y nunca ofenderos,

Queriendo antes morir , que pecar.

"adre nuestro.

Tr'e^ Ave Martas. á Marta Santt-

^^T^ia , en reverencia de lo que padeció

^^ estas tres horas.

ÓR^ACION A LA SEÑOHA.

A Eligidisima Madre , y Señora,

por quanto padecisteis al pie

^^ la Cruz en esas tres horas, y en espacial

por la ultima agonía, y vuestro

excesivo dolor al espirar vuestro Divi-

^^o Hijo Jesús, os suplico íixeis cm nii

corazón sus Llagas , y vuestros Dolore


1^

VERSOS , QVE'S^ PODRA^

fantar , al tiempí que se meditan l¡^^

siete palabras en las tres

horas, . \

[Antes de dar principio d las Palú^b^^'

se cantará.

A L Calvario , Almas/llegad,

Que nuestro dulce Jesús,

Desde el Ara de la Cruz

Py a todos quiere hablar.

Después de la primera Palabra.

Pues que fui vuestro cncniigQ,

Mi Jesús j como confieso.

Rogad por mí, que con eso

Seguro el perdón consigo: .

Quando loco ce ofendí,

No supe lo que me faaeiai

Buei^

© Ayuntamiento de Murcia


^^cn Jesús del alma miay

*^ogacl al Padre por mí.

•Oespues de la segunda Pahibra.

í^cverencc el Buen Ladrou

^"iplorb vuestras piedades,

o cambien de mis maldades

^s pido , Señor , perdón:

^ *1 Ladrón arrcpcnrido

^'"^is lugar alia en el Ciclo,

^ y5^>c os prometo desde ahor»

"^^^tc obcdcwr.

Des*

© Ayuntamiento de Murcia


7B

Después- de ta qiiarta Palabrct*

Desamparado se ve

De su Padre el Hijo amado:

Há ! maldito mi pecado.

Que de esto la causa, fu?-

Quien «i^uisiere consolar

'A J«sus en su dolor.

Diga de veras: Señor,

me pesa *, no mas pecar.

Después de la quinta. Palabra.

Sed ,'dice Chrisco , que licnei

Mas si quieres mit-igar

La sed , que le. llega a ahogar*

Darle lagrimas conviene»

La hiél, que brinda ün Mmiscro>

Si la gusca , no la bcbe:^

Como quieres tu, que pruebe

La hiél de tu culpa Christo ?

Después de la sexta Palabra^

Coil voz quebríida; tu Dios

^ ' Habí»

© Ayuntamiento de Murcia


19,

Habla, ya muy desmayadlo,

^ dice V ^^ del pecado

*-íi Rcdcmpeion consumo.

*a Jesús se ve cspirari

^3. Jesús se ve morir:

Quién, pues , no liega a rendir

*-* vida con el pesar ?

I^cspues de la séptima- Palabra.

A su Eterno Padre ya.

^^ Eápiritu 'le encomienda:

^i tu vij¿x no se enmienda,

^•^ que manos parara?

J^i^ las tuyas desde ahora,

/^^ Alma entrego , Jesús mioj;

o me mires con desvío

^'^ »



DESPUÉS DE ÉNTÓNAS

el : Ét morttíiis est del Crcclo>

se caneará;

YA murió mi Rcdcrnptory

Yá müfib iTii Padre amad


^^mmmmmmmmmmm

© Ayuntamiento de Murcia


AYUNTAMIENTO

DE MURCIA

ARCHIVO

ESI- ¿

TAB> ...A

I m

15

© Ayuntamiento de Murcia

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!