Views
5 years ago

La agonía del interino

La agonía del interino

La agonía del

Miguel Zamorano Galán Profesor de Historia en el IES Enrique Nieto de Melilla Los titulares sobre los recortes en educación están inquietando a docentes y opositores, se cierne sobre nosotros el fantasma de la precariedad: más horas para los fijos, menos interinos, menor calidad educativa y más paro. Llueve sobre mojado en un sector que, a pesar de cobrar menos tras los últimos recortes salariales, trabaja más en varias comunidades autónomas. Hemos escuchado y leído de todo durante estos días en los que muchos medios de comunicación han magnificado ciertas opiniones hasta casi convertirlas en titulares: “protestan porque van a trabajar dos horas más” vienen a decir. Pasan por alto que esa no es la causa del descontento, sino que los alumnos gozarán de menos atenciones y que miles de profesores interinos se quedan sin trabajo. No hace mucho, éramos un colectivo mimado por la prensa, que enaltecía la dignidad de la profesión, y se nos mostraba acosados y agredidos por unos preadolescentes y adolescentes que habían perdido el respeto a la figura del profesor. Pero hoy parecemos un colectivo avergonzante, “cobran mucho, trabajan poco y todavía tienen la cara de protestar”. La agonía del interino LOS POLÍTICOS hacen gala de su “savoir faire” en el arte de la manipulación. Sus afirmaciones van encaminadas a justificar ciertas acciones allanando el terreno de la opinión pública: "la mayoría de los madrileños trabaja más de 20 horas"; “hay que recortar el gasto público social para salvar el futuro estado del bienestar”; “si no se toman estas medidas, los mercados no se calmarán y terminaremos peor”; "son los mismos que en agosto insultaban y agredían a peregrinos los que ahora opinan sobre asuntos del profesorado". Los ciudadanos nos formamos una opinión al respecto, pero ¿en qué medida ésta no está condicionada por el matiz que los medios de comunicación le dan? En el imaginario colectivo de los ciudadanos comienzan a surgir axiomas perfectamente asimilados. Los profesores vagos, los políticos corruptos, y el rey campechano. Todo parece muy simple, sencillo y lógico. Estamos en la era del lenguaje manipulador, de los chascarrillos, frases fáciles y lucha dialéctica. ¿A qué estamos jugando, al despiste? Decir “desaceleración” en lugar de “crisis” no cambia las cosas, y decir que “no renovar el contrato es muy distinto a despedir” tampoco, pues en ambos casos los afectados se van al paro y se quedan en la calle, que en definitiva es lo que se denuncia (entre otras cosas). Representativo de esto es el razonamiento que una política, responsable de educación en su comunidad, ofreció a los telespectadores de un programa tertuliano en televisión "es pedir un esfuerzo en tiempos de crisis pero hay que tener en cuenta que son funcionarios, personas que tienen el puesto de trabajo garantizado de por vida, que están a salvo de cualquier crisis económica, presente o futura y vienen de dos meses ininterrumpidos de vacaciones, sinceramente que el que se pongan en huelga por trabajar veinte horas semanales no lo va a entender nadie", reitera. Los fijos tienen trabajo de por vida, algo que no les ha regalado nadie y que es fruto del esfuerzo de muchos años de preparación, constancia y trabajo, pero de ahí a que tengan que tragar con todo hay un trecho. Sin embargo no es oro todo lo que reluce, ni contratos vitalicios lo único que firmamos los profesores. Los interinos también trabajamos e incluso nos gusta comer de vez en cuando. Al margen de las polémicas y rencillas políticas nos encontramos muchos jóvenes, y no tan jóvenes, que vemos cómo se va resquebrajando bajo nuestros pies lo que considerábamos un camino más o menos sólido hacia la estabilidad económica y laboral, es decir, hacia nuestra independencia. Para llegar a ser interino has de superar muchos pasos, no siempre fáciles, siendo el último y lejano escalón el que te lleva a la plaza fija. Tras 5 años de carrera es casi la única vía que proporciona estabilidad en muchos casos, y lo sabes, pero al margen de la actitud vocacional no quieres verlo. Y es que, una vez acabadas los estudios universitarios, mientras tú disfrutas de los mejores años de tu vida, ves cómo algunos colegas hipotecan en cierto modo parte de su juventud con el fin de superar el proceso de oposición. Parece imposible conseguir el premio, que consiste en poderte preocupar de trivialidades de por vida, con las necesidades básicas cubiertas, un caramelo por el que vale la pena luchar. 13

“Los jinetes del recuerdo” o la densa agonía de las horas en ... - Cecar
Guía para el profesorado interino - Intersindical Valenciana
REVISTA DE OCIO, SALUD Y CALIDAD DE VIDA Semana del 18 al ...
REVISTA DE OCIO, SALUD Y CALIDAD DE VIDA Semana del 27 ...
Saigón - Delegación de Cultura - Lucena
Comienza a leer Niños feroces - Revista de Letras
ARP-SAPC - Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico
charles baudelaire mi corazón al desnudo - Maldoror Ediciones
Entrelíneas 24
Los_robots_robaran_tu_empleo-Federico-Pistono
Jornadas Educación y educador. La educación en valores en la ...
guiadidactica-profesor_lazhar
12015_unidad_calidad_vida
REVISTA DE OCIO, SALUD Y CALIDAD DE VIDA Semana del 20 al ...
Motivación - Claves para una empresa exitosa - Jaime Maristany