De Diosas, Brujas y Sabias - Rebelión

tartessos.info

De Diosas, Brujas y Sabias - Rebelión

es. Ninguna mujer ha alcanzado el mismo nivel de conciencia. El

mismo Gautama Buda negaba la iniciaciÛn a las mujeres, como si

fuera una especie subhumana. Primero, habÌa que lograr llegar a

ser hombres y luego confinar a la mujer como esposa abstinente.

En China, durante cientos de aÒos, se consideraba que la mujer

no tenÌa alma, de forma que el marido podÌa matarla y la ley no

interferÌa. La mujer era posesiÛn del marido. Si Èl querÌa matar

a su mujer y destruir sus muebles, era legal. En ¡frica se las ha

mutilado para que no sientan placer. La cultura patriarcal ha privado

a la mujer de educaciÛn, de independencia econÛmica. La

ha privado de movilidad social. Durante siglos no hemos tenido

independencia. La mujer musulmana debe ocultar su rostro,

para que nadie, excepto su marido, pueda verlo. En el hinduismo,

la mujer tenÌa que morir cuando morÌa su marido. El sistema

del sati (2) ha permanecido durante miles de aÒos.

Todas nuestras actividades deberÌan estar centradas en la verdad,

desenterrar el arquetipo de la Gran Diosa de las profundidades del

inconsciente personal y colectivo de las mujeres en donde la cultura

y el ego la han recluido, reprimiÈndola, para que las diosas no

nos otorguemos poder espiritual, emocional y cultural al cuerpo,

la sexualidad, la libertad y la conciencia. La devociÛn a esa verdad

es la ˙nica justificaciÛn de nuestra existencia. La verdad deberÌa

ser nuestro aliento de vida. La mujer unitiva, coherente y verdadera

jam·s debe hacer nada por acatamiento a las convenciones

reinantes. La primer regla es que no existen reglas, porque una verdadera

mujer no se engaÒa con caminos cerrados. Tenemos que

estar dispuestas a la conversiÛn, y cuando descubrimos que esta-

127