De Diosas, Brujas y Sabias - Rebelión

tartessos.info

De Diosas, Brujas y Sabias - Rebelión

"aidoion" significa lo venerable o fascinante, y lo tremendo o

pudendo. AsÌ pues, lo m·s sagrado o divino (tÛtem) y lo m·s profano

y sucio (tab˙); lo santo y el sexo en unidad, son complemento

o correspondencia simbÛlica de los contrarios.

El corazÛn puede abarcar, conciliar cosas diferentes y distantes.

Representa una condiciÛn de lo humano. Ante emociones de

amor, de uniÛn, podemos sentir en el pecho una expansiÛn, una

capacidad de unir, de contener a otro u otros dentro de nosotras.

De poder tomar, en forma simult·nea, rabia y alegrÌa hacia alguna

situaciÛn. Podemos ver al corazÛn como una vivencia de

calor, y de alimentaciÛn, como protecciÛn. Existe la sensaciÛn de

que se "deshace el corazÛn", se "abre el corazÛn", como una vivencia

de apertura, de estar unidos, de pertenecer a todo, como si

todos fuÈramos lo mismo. Sucede una uniÛn entre la experiencia,

la sensaciÛn y la conciencia de ser todos lo mismo. Una profunda

vivencia de verdad com˙n a todos, una atemporalidad con

una sensaciÛn de significado m·s all· de nosotras mismas. Esta

experiencia dura muy pocos instantes, pero deja una profunda

huella de valor y sentido. La imagen de Cupido o Eros griego,

que lanza flechas al corazÛn para enamorar a una persona, se

relaciona con esta sensaciÛn.

øQue impide entonces nuestro sentir de "lo humano"?. La "dureza

de corazÛn". Si nos reconocemos con capacidad de sentir,

emocionarnos y reaccionar pero no lo hacemos, "endurecemos".

Y nos sucede generalmente ante situaciones de rabia, venganza,

dolor, miedo, como tambiÈn por una apreciaciÛn racional de

"deber hacerlo asÌ". No recibimos a la otra persona, no vibramos

173

More magazines by this user
Similar magazines