REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DEL NORTE N°s 60 y 61 1

guayacan.uninorte.edu.co

REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DEL NORTE N°s 60 y 61 1

REVISTA DE LA UNIVERSIDAD DEL NORTE

N°s 60 y 61

CONSEJO DE DIRECCIÓN CONTENIDO

JESÚS FERRO BAYONA -Director

VILMA GU11ÉRREZ DE PIÑERES -Editora

CONSEJO DE REDACCIÓN

ALFREOO MARcos M. -Editor

RAMóN ILÚN BACCA

ALBERTO RoAVARELO

MARÍA CLARA EscoBAR

RUBÉN MALOONADO ORTEGA

PAMELA FLORES PRIrio

ZoILA SOTOMAYOR OLIVEROS

MARÍA AMARís MAcÍAs

ALEKSEY HERRERA ROBLES

2

EDITORIAL. Los 20 AÑos DE HUEUAS

Jesús Ferro Bayona

5 LA UNIVERSIDAD DEL NORTE y LA FORMACIÓN DEL HOMBRE

EN EL MUNDO CONTEMPORÁNEO. José Joaquín Andrade Alvarez

9 CARLOS ANGULO V ALDÉS y SU CONTRIBUCIÓN A lA

ARQUEOLOGÍA DEL CARIBE. Jorge Villa16n

12 MUERTE EN VENECIA VERSUS LA VIRGEN DE WS SlCARlOS.

Campo Elías Romero Fuenmayor

20 LA MORTE DE SARDANAPLE. PROEZA ASIÁTICA DE UN ROMANTICO.

Campo Elías Romero Fuenmayor

22 REFLEXIÓN SOBRE LA INMIGRACIÓN EN COLOMBIA.

Los INDOSTANES EN TERRITORIO VALLECAUCANO.

María Cristina Navarrete

JORGE VILLALÓN 32 RAMÓN ILLAN BACCA DE EscRIBIR EN BARRANQmUA.

CRONISTA IDEAL CON DELEITE Y PICARDÍA. J.G. Cobo Borda

HUELLAS es miembro de la Asociación

de Revistas Cultuales Colombianas. ARCCA. 40 LA JUSTICIA: DEBATE FILOSÓFICO y PERSPEcrIVAS PRÁC'nCAS.

Ilustración de la portada:

(Sin título), de MARco MOJICA

(técnica mIxta. 20 x 28 cm. colección privada. 2000)

Nació en Barranquiiia, 1976. Maestro en artes plásticas

(egresadoJ. Facultad de Bellas Artes, Universidad del

Atlántico. Taller de acuarela. Alvaro Marcos Requena,

U. de Valencia, España (1996). Taller "Color", Luis Luna

(1997J. Taller experimental "Lo sagrado y lo profano"

Marta Teresa Hincapié (1998J. Mención de honor, Salón

de Nuevos Artistas Costeños, 1996, Tercero y segundo

premios. II y III Salón Nacional de Arte Universitario

Faber Castell. Bogotá, 1996. 1997. Premio Salón de

Agosto, Fundación Gilberto Alzate Avendaño, Grupo

Tres, Bogotá. 1998. Mención de honor. IV Salón Nacional

de Arte Universitario, Bogotá, 1999.

Delfín Ignacio Grueso

51 JosÉ AsUNCIÓN SILVA y SU EROTISMO MELANCÓUCO.

James Dunson

55 LA CEPA DE LAS PALABRAS. INrERCAMBIO LENGUAJERO WAyúU

y CONTINENrE BIOGRÁFICO GARCIAMARQUIANO.

Juan Moreno Blanco

68 ENTREVISTA CON ANTONIO ESTEBAN SÁNCHEZ. REMEMBRANZAS

DEL MAESTRO ROBERTO PARAMo. Piedad Sánchez Molinares

72 Poesía: MORADA DE CEIBA. Mercedes Mejía Meléndez

77 EDUCACI6N y CULTURA DE JESÚS FERRO BAYONA:

VIAJE POR EL APASIONANTE MUNDO DE LA SABIDURÍA

AnabeUa Martínez G6mez

78 REsEÑAS BIBU6GRAFICAS.

Danny González. Ramón Dlán Bacca. Ever González CH.

Adriana Lozano. Adolfo Barbosa Mendoza.

HUELLAS pone al alcance de la comunidad nuevas perspectivas y

potencialidades de la Costa Atlántica. Se autoriza la reproducción total o

parcial de su contenido citando la fuente. La Universidad no se hace

responsable por los conceptos emitidos por los colaboradores. licencia

del Ministerio de Gobierno N° 001464, ISSN 0120-2537. Apartado Aéreo

1569, Barranquilla, Colombia. E. Mail: huellas@guayacan.uninorte.edu.co

Impresión: Gráficas Lourdes Ltda. , Barranquilla.

Meses de aparición: Abril (04) -Agosto (08) -Diciembre (12).

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 1-86. 12-04/MM-MM1. ISSN 0120-2537

1


EDITORlAL

Los 20 años de Huellas

Dicen que lo difícil. después de publicar el primer

número. es mantener la salida periódica de una

revista. La sentencia se refiere. sobre todo. a las

revistas culturales y universitarias. La excepción a

la regla se aplica a Huellas, la revista cultural de la

Universidad del Norte. que llega a sus 20 años de

ininterrumpida publicación.

ORÍGENES y DERROTEROS DE HUELLAS

El profesor Ramón l1lán Bacca. en su libro Escribir

en Barranquüla. comenta que .en el mes de agosto

de 1980 apareció el primer número de Huellas...

En el editorial manifestaba su derrotero: señalar

las Huellas que orientan el progreso de la ciencia y

la tecnología para la Costa Atlántica y el país. En

ese número la revista era totalmente técnica».

Sin embargo. ya desde el segundo número. marzo

de 1981. la publicación aparece orientada a temas

de cultura general. es decir. en torno a aspectos

que tienen relación con las humanidades. la historia

y la literatura.

Posteriormente. la revista fue fortaleciendo esa

orientación hacia la cultura universal. regional y

local. El formato cambió. del número dos al trece.

a la forma rectangular. y. a partir del dieciséis.

adquirió su forma alargada definitiva como la

conocemos hoy. A partir de ese número. en su portada

han venido apareciendo reproducciones de

pinturas de artistas costeños. dentro de una clara

concepción de la inspiración caribe que tiene la

revista. sin negar en su contenido el alcance cultural

universal.

Es de anotar que en la portada del número dos.

aparece una hermosa foto a colores del flautista

2

Huellas 60-61. Uninorte. BaITanquilla

p. 2-4. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

Jesús Ferro Bayona

costeño Mane Arrieta. obra del fotógrafo Enrique

García.

En el editorial del número 17, agosto de 1986.

se afirma que .Huellas seguirá siendo una revista

universitaria con vocación cultural. ámbito en el

cual transitan las ideas políticas, los fenómenos

políticos y sociales, el pensamiento filosófico, la

creación poética y narrativa...". Así ha sido,

invariablemente, dándose momentos de acentuación

en lo histórico regional. Ramón I. Bacca señala

que la .nueva historia de la Costa" tuvo como primer

vehículo de expresión a la revista Huellas.

En otros momentos se ha resaltado el debate

académico que se inició en octubre de 1980 en torno

al «Modo de ser costeño», en un foro que tuvo lugar

en la Cámara de Comercio, de la calle cuarenta,

antesala de los sucesivos foros de la Costa, que se

iniciaron en marzo de 1981 en Santa Marta.

En el número de marzo citado, salieron publicados

los ensayos de Carlos Angulo Valdés, «Visión

sin óptica de la prehistoria regional», cargado del

rigor antropológico que ha caracterizado la obra

investigativa del insigne profesor, y el de Jesús Ferro

Bayona, «Esbozo de una etnología sobre el modo de

ser costeño», inspirado este último en la concepción

etnológica de Claude Lévi-Strauss. aplicada al caso

costeño.

Se encuentra ahí la génesis, poco estudiada, del

debate sobre la identidad costeña. que ha ido

teniendo eco en las páginas de la revista (recuérdese

el Primer encuentro Caribe, en agosto de 1986,

siguiendo el mismo tema) .Esa línea de reflexión

sería, a mi modo de ver, la consonante académica

de la preocupación política costeña por encontrar


laf():n¡JRifu.\ des1i1ilautórmmúta-figipnahJq , '{ eBfIFJ')h

.BÍ8BffiOf10JrIR

LíNEA EDITORIAL

t .' J ' I r"" ' "'b'.' )f ' O h J:":" ¡' C'li O "' ",,' ) \C)\¡ c\ '.' j ;;;0 [.,¡ Q.. c"JC '-.oc" .LJJ!,f "' '-L G~,--' "", J"Y~J f' "

pbtfdtro~§.dfJ~ ~~elill~ ¡ié:gf8~'>1~6f

t~l~lÍ1 (~Wt\1mffi')ffél la ~gfu.~1el ~i'e

!d~ 1viI¡na. IG fitféfJ!ré>i} ~e , I e(:;:[ ,)b

",,-[! ,f¡10 C-,? O,f )¡t'.' ) ', ' 1?? "1"¡ !'~.¡I¡tr,!. 0-I"'jO11 ..!) U

.~.-.'L'-'JC,,1.,.C".J"."'-J" -' -' Q

"'

Alfredo Marcos ha sido el preservador de la

1~ ~11í:tna)pé00!mt11blé:tl el'Id~~00171dQr de

Jt;J:ú~\TaJ$¡lfd~Itl~S1f~{~preSióllJlji'd~ .fil;01hgi'i1Jifrjd$

~rgOOre s ;) IqU el!8;.~~1\lJ árt3~lit-n dol f1tjJsó}b i\ií~a

~dici(1t11, ~ tmIfibit1hj~¡!);d bgtmmúa lw~&:í(}írl!"

Por eso, es merecido el-lugm1~ú6"fjt~[b~Ú~

como Editor de la revista desde abril de 1994.

: [f>llOnb~ 15 ~bBiif> 51f1f>hbf> ef;m y

EL PROYECTO CULTURAL DE HUEUAS

OllfI")') 152 i:. ObL;g~U.Gr:! 5hoVI tC}b bf>bt813\TtníJ J:;,["

¡;¡:Sf~¿Th rrf~'llit~~ aretla:~ffi~~I:re~:I.ft ~

ffiáttSf: eftfi8fid,cntib~t~bdiWiln 1il~M~~H~i\t~

r~:;21 frtredf81fflk llf'ii"Bs~cfN)f1i:! f1é~s;fi,t~~

1f:irdi\:¡d~~~1 fiflfjf'á!~ttióh)I?gaceá.~Hff\:5ro ~.

c' -.' I I, c"- '-" 1' 1 r f "", IJ " ~ P C'1"' q ",',trrC jr' (!/ l l "

¡ 1;'::c,,},7 JL¡,Jl. "J~-" ,,:J-J ' u"' ~.,".,J'

"(; Jr

"

obi'I¿;pddi¡liá? f.~e:lk f~sfiJt)~&§!~óf¡~

'~fc-tlBJ ~~f{¡;al ta:Blfu~ -luiJ¡W ;áffif:tlió~I"h~1~6~a'ó

variedad de expresiones de la cultura. se-~H~tá

en ella, a través de su existencia, la

Icte~~~t~~lt-~a~

!St:f8c11J§

~:1J ~ l)"á te ~~d ffiH ¿(} sljtffef:Jf~ m&,~ cffifHH:far~

.8'owd e?Ifb{i? ~'Bk1es ~'el1áP~'btlWiJ:fficH ~ ~~!.

11"" Cjd[ ~f " ) s r

)..' 1 ,;r rI L' " S"" l' I~ i1.) ocJr."i;. I " o "!Id¡ao(T

" ., ,,- )I."(' L,- L' ,-J J "", '-' , " CQ J .i

-.~f1K'~g¿I4esrf&~~)~a~)'4N1f~tLa f\1egb'J~'1 Jn

número 25. en abril de 1989.la Dirección seña1aba

t

'

~

i

r

f

l

I

a

b

i

á

~

te

c

1

b

e

5

b

o

o

b

t

é

>

.

b .

c

1

H

n

~

i l

,

J

~

l - !

13


en el editorial ricanas y. por supuesto, en la música clásica por

antonomasia.

.La revista Huellas, plantada en el Caribe, es una

plataforma marítima adonde llegan y de donde

parten los efluvios intelectuales y culturales del

mundo; por eso mismo, no nos contentamos con

ser una expresión de nuestro acontecer sino que

vamos más lejos, buscamos ser un mirador desde

donde la reflexión sobre el hombre y su destino nos

hermane con las ubicuas inquietudes de las

culturas de ayer, de hoy y de mañana.»

Son palabras que expresan el drama del debate

moderno entre el humanismo y la técnica. La revista

Huellas ha mantenido ese debate dentro del mundo

de la cultura, sin negar la técnica, pero buscando

su sometimiento al hombre, que se expresa más

humanamente en el canto. el poema, la leyenda. el

mito, la historia. la reflexión fIlosófica, expresiones

todas que han tenido su espacio amplio en la revista

desde sus comienzos.

Más adelante. con motivo de cumplirse los 25

años de la Universidad del Norte. el editorial de

Huellas. correspondiente al número 32 de agosto

de 1991. se asociaba a la celebración reafirmando

su derrotero cultural. En ese sentido. se afirma:

«Queremos ver esta celebración desde el ángulo

de la cultura. porque es el espacio en el que se ha

movido nuestra revista durante sus once años de

publicación continua. La cultura ha sido nuestra

opción y nuestra divisa (...)II

y más adelante añade el editorial

«La Universidad del Norte ha llegado a ser centro

de instrucción superior y culta. Ya no es aquella

institución recién nacida que daba pasos

balbucientes en el mundo nacional. Ahora es la casa

grande de la cultura en la Costa. porque posee todos

los ambientes para que en cada uno de ellos se

cultive más grávida una inteligencia o un sentido

sobre otro. sin jamás excluir el significado total de

la cultura.

«El esfuerzo. por ejemplo. que ha exigido el

funcionamiento de una emisora culta es ya un

hecho insólito desde el punto de vista local y aun

nacional. La emisora de la Universidad no ha hecho

la cultura imposible, sino, por el contrario. ha vuelto

posible lo clásico en eljazz. en la música caribe. en

el rock. en las canciones europeas y latinoame-

4

.La revista Huellas no ha dejado de salir tres

veces al año con su material, selecto pero agradable,

eso que se opone a nuestro expresivo impotable

cuando de artículos ladrillos se trata. La revista

intenta hacer de la cultura un material que lleve a

pensar ya apreciar sea lo intelectual como lo

histórico, tanto la filosofía como el arte, el artículo

de crítica literaria y en ensayo politico, sin que falten

el cuento corto y el poema. Huellas es ya parte del

patrimonio cultural costeño y lo seguirá siendo.»

Para ilustrar. y reafirmar. el proyecto cultural

de HueUas. he tomado apenas unos ejemplos de su

línea editorial. la cual ha marcado por años la pauta

en el Consejo de Dirección y en el Consejo de

Redacción.

Ese proyecto cultural tiene un trasfondo filosófico

que podría remontarse al pensamiento crítico de la

modernidad, que tuve la ocasión de profundizar en

una lección que dicté a los estudiantes del postgrado

en Gestión cultural, en asocio con la Universidad

de Lyon.

Cuando Theodore Adorno, el pensador de la

Escuela de Frankfurt. dice que la cultura. aun en

el reino del gusto. es capaz de mostrarse reflexiva(...)

Más aún. que la cultura es verdadera únicamente

cuando es sin reserva crítica. estamos citando un

pensamiento antecedente a nuestras posiciones

sobre la cultura en la revista Huellas.

Para completarlo, quisiera volver los ojos a las

reflexiones de Walter Benjamín cuando echaba de

menos que la cultura de consumo moderno hubiera

ocasionado la pérdida del aura que la obra de arte

tenía. El rescate de ese aura, de esos rituales de la

lectura y de la apreciación, por la vía del gusto crítico

y reflexivo, está en la base de la perseverante labor

de la cultura que por veinte años nos ha mantenido

unidos a todo el grupo de dirección, de redacción y

de colaboradores de la revista Huellas.

En nombre de la Universidad del Norte, le expreso

a todo el equipo que hace posible la publicación

de la revista Huellas nuestras más sinceras

felicitaciones, por estos veinte años, en los que se

han facilitado espacios para la cultura, y manifiesto

el deseo de que se mantengan esos propósitos y

esa orientación en el futuro.


La Universidad del Norte y la formación del hombre

en el mundo contemporáneo*

J osé J oaquín Andrade Álvarez

Cumpliendo con su misión formadora, la univer- Hoy la tarea educadora de la universidad consiste

sidad del Norte entrega hoya la sociedad 426 nuevos en terminar de formar al hombre moderno que

profesionales. En la

necesita el mundo con-

Edad Media, cuando

nació la universidad

temporáneo. Es lo que

la Universidad del Norte

como institución, les

espera haber cumplido

estaría otorgando el

con estos 426 gradtian-

título de Licentia ubique

dos.

docendi -Licencia de

enseñar en todas par -

En este sentido. la

tes-, porque de eso se

Universidad se ha es-

trataba, de enseñar la

forzado por formar unos

verdad. Hoy las cosas

han cambiado y la uni-

profesionales preparados

para vivir en una

versidad ha tenido que

sociedad que se parece

asumir nuevos retos

muy poco a la sociedad

que, entre otras cosas,

que heredamos de

implican preparar un

nuestros padres.

profesional capaz de

ejercer un oficio con ,(U;[~ Laboratorio de robótica de la Universidad del Norte. En efecto, los que

idoneidad y competen-

hoy se gradúan tendrán

cia en cualquier parte

que ejercer su profesión

del mundo, pero sobre todo capaz de ejercer de en una sociedad que ha institucionalizado el cambio

ciudadano en un horizonte que ya no se restringe a como única permanencia. Cuya única certeza es

la nación o a la patria sino al mundo entero. El que el futuro será distinto del presente y, por

horizonte universitario sigue siendo universal, supuesto, del pasado. Hoy, la valoración, exaltación

aunque las preocupaciones concretas hayan y aceleración del cambio, han entrado a ser parte

cambiado substancialmen:te.

de la vida cotidiana de cualquier persona, independientemente

de su nivel educativo. Se ha exasperado

.Este ensayo fue leído por su autor en la ceremonia de grado la sensibilidad por el paso del tiempo. Es el trabajo

de estudiantes de la Universidad del Norte. el 22 de septiembre

del 2000.

que ha hecho la expansión del concepto de moda.

Hoy todo el mundo sabe cuál es la última moda, y

..Licenciado en filosofía de la Universidad Javeriana de

Bogotá. Magister en teologia de la Universidad Gregoriana de

cuando alguien dice 'última moda' lo primero que

quiere decir es que acepta que lo será durante muy

Roma. Economista de la Universidad Simón Bolívar de

Barranquilla. Actualmente es director del Departamento de

Humanidades y Filosofía de la Universidad del Norte.

poco tiempo: prácticamente moda implica 'última',

porque si lo es no puede durar, tiene que cambiar.

00

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

p. 5-8. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

5


y cuanto más rápido. mejor. Ya en otros campos. el

término 'obsolescencia. se ha vuelto de uso corriente.

La tecnología. la

información. el conocimiento.

todo se

convierte rápida -

mente en obsoleto.

Y entonces hay que

inventar. hay que

cambiar. El que no

cambie. como los

dinosaurios. desaparece.

perece.

Pero no sólo se

valora el cambio y el

cambio acelerado.

En esta época de

paso de un milenio

a otro. de la mano

de esta valoración.

se va imponiendo Laboratorio ~~-~--- de robótica de la Universidad

también. y cada vez

con mayor fuerza. la valoración y exaltación de la

diversidad. Parece la conclusión lógica del descubrimiento

de que el mundo no es el mundo mediterráneo.

y de que el ideal centroeuropeo de hombre

y de sociedad no sólo no es el único sino que su

validez está seriamente cuestionada. Roto el modelo

de unidad de la Europa Medieval. reunida en torno

a Roma. su lengua. su religión y. por supuesto. sus

ejércitos. hoy se ha venido a fragmentar en multiplicidad

de fuentes de identidad. Tanto que hoy día.

incluso la más fuerte y típica fuente de identidad

moderna. la nacionalidad. ha comenzado a perder

vigencia. Se van imponiendo como referencia los

dos extremos: por un lado la referencia universal a

la humanidad. por ejemplo el respeto a los derechos

humanos o al derecho internacional humanitario.

y por el otro la pertenencia a lo particular. a la región.

la localidad. lo micro; CIl última instancia. el

individuo referido a sí mismo. Se trata de la exaltación

de la diferencia. del derecho de las minorias.

de lo étnico.

Pero el triunfo de la diversidad, de la localidad,

no ha impedido que los tiempos que corren se caractericen,

al mismo tiempo, por el fenómeno de laglobalización.

Sin entrar a puntualizar sobre este tema,

seguramente muy familiar para muchos de ustedes.

permítanme simplemente anotar que esto ha significado

apertura de fronteras, en muchos casos,

su desaparición; de manera que poco a poco se comienza

a hacer realidad el sueño de la libre circulación

de personas, de bienes y servicios por cual-

6

quier parte del planeta y la producción a gran escala

en corporaciones que. como mencionábamos más

arriba. se salen del marco

de referencia típico de

la modernidad que fue la

nacionalidad. Particular

significación para nosotros

tiene la producción

y circulación de conocimiento.

sobre todo científico

y tecnológico. en

este contexto de globalización.

En efecto. es posible

que unos y otros

bloqueen carreteras y

puertospordondecirculan

bienes y mercancías.

pero es prácticamente

imposible. incluso para el

gobierno más poderoso

del Norte. del mundo. impedir o

b

l 1 d .

circulación de conocimiento

a través de las redes electrónicas de comunicación.

Las redes electrónicas de comunicación.

que son las que globalizan el mundo. permiten que

hoy sea posible producir y manejar conocimiento

de calidad prácticamente en cualquier lugar del

mundo. Sólo hace falta la voluntad de saber.

De aquí surgen otros dos rasgos propios de nuestra

sociedad contemporánea. Por una parte, la

importancia del conocimiento y de la información.

Lejos estamos de la época en que bastaba con creer

y lo que se necesitaba saber era tan poco que cabía

perfectamente en un pequeño catecismo. La sociedad

moderna esta construida sobre conocimiento.

Hoy más que nunca es cierto el aforismo de que

saber es poder. Pero el moderno. no se parece al

conocimiento antiguo: no sólo porque ya no cabe

en ninguna biblioteca, menos aún en ningún libro

o una sola cabeza. o porque. en principio, esté al

alcance de todos, sino porque se produce en todas

partes. y en volúmenes ya velocidades cada vez

más grandes. Es decir. hoy se concibe el conocimiento

no ya como algo que está completo y terminado

y que se puede depositar en alguna parte. sino

como algo que se produce nuevo constantemente y

sin limite en el horizonte.

Por otra parte, la sociedad actual se caracteriza

también, por la presencia invasiva de la comunicación.

En un mundo globalizado, diverso y en

permanente proceso de cambio, no podría ser de

otro modo. De alguna manera, vida ha venido a

o

q

u

e

a

r

a

p

r

o

u

c

c

l

o

n

-

y


significar comunicación. Por fuera de las redes de

comunicación, la vida de las sociedades, de los individuos,

de las organizaciones, o se hace imposible

o se hace insignificante e irrelevante. El mundo se

ha convertido en una inmensa telarañ.a -la famosa

web- en la que todos podemos estar comunicados

con todos, sin importar en qué punto de la extensa

geografía del planeta, incluso del ilniverso, estemos.

La clave está en las conexiones: la calidad de vida

casi se podría medir por las conexiones de que se

dispone.

Todo lo anterior ha significado que a la hora de

gestionar la vida pública, el ciudadano moderno se

sienta en pleno derecho de ser su propio representante.

Las mujeres y hombres contemporáneos

no se sienten bien representados por nadie que no

sea ellos mismos. Ya no es la hora de la democracia

representativa sino de la llamada democracia

participativa. La participación directa en los complicados

asuntos de la vida pública, es hoy ineludible.

Este ejercicio democrático de gestión de la cada

vez más dificil, intrincada y amplia problemática

del espacio público. termina de

cerrar el círculo del torbellino ~---~--~--~

de la vida moderna: el vertiginoso

ritmo del cambio en un

contexto de exaltación de la diversidad,

acelerados por la incesante

producción y circulación

de conocimiento y por las

posibilidades multiplicadoras

de las comunicaciones en un

mundo globalizado. exigen la

participación directa del ciudadano

en la toma de decisiones

de la vida pública que por estos

hechos es cada vez más complicada

y entonces exige más

conocimietos que circulen más

rápido y así se va acelerando el

remolino que nos va envolviendo

a todos en una sensa -

ción general de vértigo.

cias excepcionalmente difíciles. SIn lugar a dudas.

las más difíciles de toda nuestra historia nacional.

Baste para ello recordar una situación simple: hace

menos de una década. a finales de los ochentas. el

país tenía la convicción de estar cayendo de manera

vertiginosa en un abismo sin fondo; con nueva y

moderna constitución. iniciamos los noventas con

la impresión de haber detenido la caída y retornado

la senda de la cultura y la civilización; hoy. nos

debatimos de nuevo en el convencimiento de que

seguimos cayendo vertiginosamente en el abismo

sin fondo de la barbarie y la descomposición social.

Todo esto explica que a lo largo del prpceso de

formación de los que hoy reciben su grado, la Universidad

del Norte haya realizado sus mejores esfuerzos

para que ustedes, estimados graduandos,

desarrollaran las capacidades que, por supuesto,

les permitan ejercer sus profesiones con idoneidad

y eficiencia en cualquier parte del mundo, pero,

especialmente aquellos saberes y capacidades que

los habilitan para desenvolverse en una sociedad

tan compleja como la nuestra.

Por ello centró sus esfuerzos,

entre otras cosas, en aspectos

como el desarrollo de la creatividad,

que hecha realidad en las

Bellas Artes con las que tuvieron

un contacto disciplinado y

metódico durante su formación

profesional, se constituye en lugar

por excelencia de encuentro

entre lo universal y lo particular,

expresión privilegiada de la

capacidad humana no sólo de

responder con éxito a los retos

del presente sino, y sobre todo,

de anticiparse al futuro. Es la

herencia dolosa de Prometeo.

¿Cómo pensar que a través de

su vida profesional podrán participar

en la producción incesante

de nuevos conocimientos

si no hubiésemos trabajado en

la convicción de que humano

significa no estar condenado a

del Norte.

de la repetir, ni a añorar sino ser capaz

de enfrentar siempre con

Pero a los afanes del mundo

contemporáneo. nuestra sociedad

colombiana les añade unos

muy particulares. Sin querer

Laboratorio de inmunobiolpgía

Universidad

abundar en diagnósticos de

éxito el futuro a través de la in-

nuestra situación. de los cuales estamos sobresaturados.

permítanme simplemente resaltar

vención y de la creación?

algunos aspectos que señalan que el ejercicio pro- En este sentido. se trabajó también en familiarifesional

y ciudadano de nuestros recién graduados. zarlos con el método o la metodología para in-

tendrá que llevarse a cabo en medio de circunstan- vestigar. De qué otra manera se podría estar a tono

7


con una sociedad que

desde Newton y Darwin

se preocupa defmitivamente

más del cómo

que del qué. ¿Qué duda

cabe de que sin el manejo

de buenos métodos.

con buen fundamento

epistemológico.

no es posible producir

adecuada y económica -

mente nuevos conocimientos

o nueva tecnología?

Esto sin per- ;, :

der de vista ese con- ,

texto de exaltación de

su labor hubiera quedado

a mitad de camino

si hubiese descuidado

la formación Ética. En

efecto. de qué le servirían

a la sociedad 426

nuevos profesionales si

todos estuviesen dispuestos

a convertir la

poderosa herramienta

que han forjado en

nuestra universidad

-un manejo del conocimiento

que en nuestro

país y sobre todo en

nuestra región muy

pocos poseen- en una

temible arma de des-

la diversidad a todo nivel.

lo que explica que

Laboratorio de robótica de la Universidad del Norte,

esa metodología no haya sido especializada o

particularizada. sino fundamental. de manera que

truCCiÓll.

en su ejercicio profesional les permita moverse con

agilidad en diversos campos sin perder profundidad

y sobre todo permanecer en continuo proceso de

formación.

¿Qué podemos esperar entonces de nuestros

graduandos? Que hayan recogido la antorcha del

'sapere aude!' -atrévete a saber- de la Ilustración

kantiana, en las antípodas de la prohibición original

y apartándose de la desviación ulterior hacia el

Pero no se dejó de lado la formación de la capa- uso de la fuerza como estrategia de vida. Esto

cidad de generalización,fom1alización o abstracción,

o sea, de hacer que la diversidad no sea obstáculo

significa que durante estos últimos cinco años sus

hijos no sólo han accedido a una profesión sino,

para el desarrollo. En efecto, la pura diversidad de más importante aún. habrán accedido a la mayoría

lo concreto sólo impedirla toda interacción creadora, de edad. es decir. a la capacidad de hacer uso

portadora de vida. Solamente la posibilidad de encontrar

lo común en lo diverso permitirá que la plu-

público de su razón íntegramente. En el contexto

en que vivimos, hechos como éste pueden dar lugar

ralidad sea fecunda. Sobre todo si se trata de ideas, al moderado optimismo que tanto necesitamos hoy

de valores, de conocimientos.

para pensar y hacer una sociedad en la que

defmitivamente nadie esté dispuesto a conceder

Ahora bien. a la Universidad no se le escapa que razón a la fuerza sino toda la fuerza a la razón.

8


El 28 de octubre de 1999 se realizó en la ciudad de

Manizales el Primer Congreso de Arqueología de

Colombia. En esta oportunidad se otorgó al arqueólogo

Carlos Angulo Valdés un reconocimiento

nacional a su obra.

junto a otros distinguidosinvestigadores,

como Thomas

Van der Hammen.

Gonzalo Correal y

Pedro Borrero.

Esta reunión de

finales de año del

Departamento de

Historia y Ciencias

Sociales de la Universidad

del Norte,

en la que nos acompañan

profesores y

directivos de la Universidad,

la hemos

querido dedicar al

profesor Carlos Angulo

Valdés, para

ratificar nuestrore-

' ,

Jorge Villalón**

conocimiento a su trabajo académico y científico.

Nació en Baranoa, como hijo de una familia

profundamente enraizadaen el proceso de mestizaje

del Caribe colom-

--~c --biano. Sus estudios

de primaria los realizó

en Barranquilla. en

un internado que

estaba ubiGado en el

Barrio Abajo, y sus

estudios de secundaria,

en la escuela

Normal del Litor~l

Atlántico. que. en los

años treinta. estaba

donde actualmente

furiciona el Colegio de

Barranquilla para

Señoritas.

Una vez graduado,

y siendo maestro en

una escuela primaria,

aspiró a una beca en

la Escuela Normal

Carlos Angulo Valdés y los doctores Betty J. Meggers y Clifford Evans Superior de Colom-

.Apartes del texto El

arqueólogo Carlos Angulo

y su contribución ala historia precolombina de América leído por

su autor en un acto académico de reconocimiento al profesor

Carlos Angulo Valdés en la Universidad del Norte (18-11-99).

..Nacido en Chile. Estudió Pedagogía en historia y geograila

en el Instituto Pedagógíco de la Universidad de Chile. Magíster y

aspirante a doctor en historia de la Universidad de 1\1binga en

Alemania Federal. Actualmente es profesor del departamento

de Historia de la Universidad del Norte.

en el laboratorio de arqueología de la Smithsonian Institution de bia, en Bogotá, la cual

Washington D.C. le fue concedida. Con

su incansable empeño

por superarse, se trasladó a Bogotá donde pudo

disfrutar de las clases y orientaciones de magníficos

profesores, entre los cuales se encontraban varios

europeos que venían huyendo de los conflictos bélicos

de esa época, como el gran historiador alemán

Gerhard Masur, el economista RudolfHommesy el

geógrafo español Pablo Vila. Durante su permanen-

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

0.9-11. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

9


cia en la Escuela Normal Superior aprovecha su

tiempo y estHdia en forma paralela en el Instituto

de Antropología de Colombia, que dirigía Luis Duque

Gómez. Durante su estadia en Bogotá tuvo la

oportunidad de conocer importantes estudiosos y

académicos que en esos años comenzaban a realizar

investigaciones novedosas y fundar instituciones

dedicadas a la historia y las ciencias sociales.

Recibió el título de Licenciado en Ciencias Sociales

y Económicas, y al mismo tiempo el de Licenciado

en Etnología.

Después de haberse graduado se le presentan

tres interesantes oportunidades. La Contraloría

General de la República le ofreció formar parte de

un proyecto para la geografía de Colombia. La

segunda oportunidad se la ofreció el profesor Pablo

Vila, quien lo recomendó para que lo sucediera en

su cátedra de geografía en la ENS, ya que él se iba

para Venezuela. La tercera oferta venía de su tierra

nata!, y se la hacía el rector de la recién fundada

Universidad del Atlántico, Rafael Tovar Ariza, para

crear en la ciudad un centro de investigación

etriológica y un museo para la región del Caribe.

Tovar Ariza insistió tanto que Angulo regresó a su

tierra.

De esta manera. comienza el profesor Angulo la

ardua tarea de inventar de la nada este proyecto.

Gracias al apoyo de importantes personalidades fue

desarrollando la obra del instituto y del museo de

la Universidad del Atlántico.

Durante los años

cincuenta, Barranquilla

vive uno de

los momento más

interesantes de su

historia reciente,

caracterizado por

una cierta prosperidad

comercial, ausencia

de conflictos

políticos y un auge

de manifestaciones

culturales de diversa

índole que alcanzaron

su expresión

más significativa en

la figura del escritor

Gabriel García Márquez,

quien durante

estos años vivió en

la ciudad.

10

Fruto de este ambiente de inquietud intelectual

es la Revista Geográfica, publicada en 1952 por la

recién fundada Sociedad Geográfica del Atlántico

como una filial de la Sociedad Geográfica de Colombia.

Esta revista dirigida por Angulo sólo apareció

una vez y merece ser reeditada nuevamente

dada la calidad académica de su contenido.

Se constituyó en ese entonces un interesante

grupo de académicos y de personas intersadas en

la cultura en general, denominado Grupo de Amigos

del Museo, en donde se destacaban el músico Manuel

Ezequiel de la Hoz, el historiador Roberto Castillejo,

el normalista Jesús rAarta Alvarez, el folklorista

formado en Alemania Rodrigo Vengoechea,

monseñor Pedro Marta Revollo y muchos otros, con

los cuales el profesor Angulo realizaba tertulias y

cursos libres para las personas interesadas.

Bajo la dirección de Carlos Angulo. se comenzó

a editar la revista Divulgaciones Etnológicas. donde

se publicaron artículos de notable nivel académico

sobre Etnología. Etnografía. Arqueología. LingÜística

y Folklore. De estas publicaciones existen varios

volúmenes de interesante material bibliográfico.

En el año 1954 aparece un artículo de Carlos

Angulo titulado "Colecciones arqueológicas superficiales

de Barranquilla y Soledad". donde por

primera vez se llama la atención sobre la existencia

de evidencias arqueológicas en varios sitios en el

área de la ciudad de Barranquilla. por ejemplo. el

Country Club. y los

barrios Nuevo Horizonte.

Granadillo y

los Alpes; pero en

i especial. sobre los

¡ restos encontrados

El profesor Carlos Angulos Valdés con su asistente Edwin Forbes Castillo,

en el Laboratorio de Arqueología de la Universidad del Norte.

en el centro de la

ciudad por el ingeniero

Antonio Armenta

a fmales del

siglo XIX. cuando

dirigía la construcción

del tranvía de

la calle 37. ó de Jesús.

Este significativo

aporte de Angulo a

la historia de la

ciudad no fue toma -

do en cuenta por los

historiadores poste-


Iiores, hasta que'enla

década de los noventa

y por la publicación de

otros estudios como

los de José Agustín

Blanco, vuelve nuevamente

la reflexión y la

relectura de los textos

de Angulo de los años

cincuenta relativos al

problema de los orígenes

de la ciudad.

Unaetapa decisiva

en la formación académica

de Carlos Angulo

se dio en el año

1958. cuando obtuvo

la beca John Simon En el homenaje, de I. a O., Jorge Villalón. Ramón lllán Bacca, Carlos

nización del material

que facilitaría la explicación

básica del Método

Cuantitativo para

la Obtención de

Cronologías Culturales.

en arqueología.

motivo del seminario.

En 1962, Angulo se

retira del Instituto de

Investigación Etnológica

y se incorpora,

durante tres años, al

proyecto Interrelationship

o] the New World

Culture, bajo la dirección

the Institute of

Research, en lo relacionado

con la costa

del Caribe colombiano.

GuggenheimMemoríal

FoW1dation para reali-

Angulo Valdés, Martha Llzcano. Jesús Ferro Bayona, José Joaquín

Andrade y Alfredo Correa Oe Andreis.

zar un programa de

entrenamiento en arqueología dirigido por la

Smithsonian Institution de Washington. En esta Más tarde tuvo a su cuidado cinco proyectos

ocasión tuvo oportunidad de conocer y compartir más. en el departamento del Atlántico, para la Fun-

experiencias con arqueólogos y antropólogos de los dación de Investigaciones Arqueológicas Nacionales

Estados Unidos dedicados a estudias sobre América del Banco de la República, a los cuales agregó otros

Latina.

dos recientemente. Uno rmanciado por el Instituto

de Bienestar Familiar en el municipio de Sabana-

En 1961. con el auspició y la financiación de la grande y el otro por la National Geographic Society ,

OEA y la Smithsonian Institution. realizó en Ba- de Washington, sobre arqueología de superficie del

rranqu11la un seminarto de arqueología que duró

15 días. a razón de un alumno por cada país latino-

departamento del Atlántico.

americano. y contó asimismo con la presencia de Uno de sus anhelos en estas actividades es la

importantes investigadores de la arqueología de ampliación del Laboratorio de Arqueología de la Uni-

América latina. Dos fueron las razones para que la versidad del Norte, donde esta institución conserva

ciudad de Barranquilla hubiera sido escogida como ya una buena cantidad de piezas, testimonio de

sede del evento: su ubicación geográfica y la orga- nuestro pasado histórico.


IN MEMORIAM

la PARTE

M uerte en Venecia

versus

La virgen de los sicarios

¡Maricas de todo el mundo. asesÚlOs de palomasl

Esclavos de la mt!ier: perras de sus tocadores.

abiertos en las plazas con fiebre de abanico

o emboscados en yertos paisajes de cicuta.

¡No haya cuartel/ La muerte

mana de vuestros ojos...

Federico García Lorca1

No soy crítico de cine. De ninguna parte me salen

ínfulas para serIo. y por tanto quien espere una

seria diatriba filmica sobre este par de películas.

de Luchino Visconti la primera. y de Barbet

Schroeder. la segunda. mejor que pase de largo. ya

otra cosa. mariposa.

Soy, simplemente, un educador con 38 años a

cuestas de experiencia docente, desde 1964 en el

Colegio "El Sufragio" y en La Compañía de María

"La Enseñanza" de Medellín. hasta el 2001, en la

Corporación Universitaria de la Costa, la Universidad

Autónoma del Caribe, y la Universidad del

Atlántico, de Barranquilla, hasta la Universidad del

Campo Elías Romero Fuenmayor*

*Nacido en Gamarra (Cesar. Col.) Ucenciado en Filosofía y

letras de la Universidad Pontlficia Bolivariana (Medellín). Se

graduó en Historia del arte. en Bowdoin College. Brunswich.

Me.. E.U.A. Realizó un postgrado en Psicología educativa en la

Universidad de Harvard. y en la Universidad Católica de América.

en Washington D. C. Fue profesor Fulbright en la Universidad

de La Florida (Jacksonville). Fue profesor de música y

humanidades en la Universidad del Norte y en la Universidad

del Atlántico. Los dos textos que conforman este articulo fueron

entregados por su autor. poco antes de su muerte. especialmente

para Huellas.

12

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 12-20. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

Norte, desde donde les escribo con vuelta a Medellin

en cuya Universidad de Antioquia curso actualmente

el doctorado en Filosofía del Arte.

Hechas estas salvedadles.

vamos al grano. Leí el

libro de Thomas Mann y vi la película homónima

de Visconti varias veces. Pocos libros han dejado

tanta huella en mí.

En cuanto a La Virgen de los Sicarios de Fernando

Va11ejo, bastó haberla visto una vez en el

cinema frente a Uniatlántico. y pare de contar.

Don Fernando me repelió. no una. dos y tres

veces: Con sus obras sobre los poetas colombianos

José Asunción Silva y el bardo antioqueño Porf11io

Barba Jacob. que en paz descanse su osamenta

grata. profanada vilmente por éste. que "se las pica"

de ser "el mejor gramático de Colombia". y único

heredero de Gabito en un país donde excelencias

poéticas. literarias. humanísticas y narrativas. se

dan como arroz. Si algo hay que ameritarle al

"distinguido" profesor. es. tal vez. su ingenuidad.

mala crianza. mala uvita. y en sobremanera. su

humildad franciscana. "Before honor; comes humility".

reza. citando a la Biblia. nada menos que el

Editorial de Time del pasado diciembre. y resulta

que yo le creo más al editor de Time Magazine. ya

la Biblia. por supuesto. (y no es que confunda el

uno con la otra. pues no nací en Babia). sino que

"Al César lo que es del César. ya Dios..."

De José Asunción, alma bendita. que sin ser un

san Luis, pero tampoco un Don Giovanni paramuno,


asegura el doctor Vallejo

que tenía una garconniere

en pleno coraZón de

Chapinero. Nada más

falso. Conozco bien su

vida y obra. y conozco

también a uno de sus

principales apólogos. el

Dr. Juan Gustavo Cobo

Borda. para ponerle bolas

a tales infundios a

este escribidor paisa.

Verbigratia; sus flagrantes

metáforas.

En cuanto a la obra

del noble. humilde e inolvidable

"Ricardo Arenales".

quien. venido a esta

amable "Arenosa" a pie

limpio. y habiendo sido

acogido samaritanamente

por el grupo "a

priori" de "La Cueva". desde Zacarías López Penha

hasta el poeta Rasch Isla. dejó como recuerdo a

nuestra ciudad el hermosísimo Poema a BarranquUla.

raras veces citado entre nosotros. Pues bien.

a esa alma bendita. a quien trató personalmente.

en Méjico. el Dr. Javier Arango Ferrer. hermano de

Dionisio Arango y tío del mismísimo exministro de

Cultura. y de cuya piedad. la de Porfirio. munificencia.

humildad y "locura" bastante nos habló en

la terraza de las Chams; al mismo Maín Ximénez.

"primer bardo de Colombia" le achaca tantas

incongruencias. fierros. desfachateces. en fin. plebedades.

como decimos en la Costa. que es mejor

no meneallo. Dejemos a Porfirio con su "Ramita de

Matimbá" .que inhalaba tras de la comunión de cada

día. y pasemos esta doliente hoja. ..

Tampoco me hizo ninguna gracia escuchar por

alguien de sumo respeto q:t,le representó elogiosamente

a Barranquilla en el Encuentro de Poseía

Amorosa realizado hace un par de meses en Bogotá.

cuando me comentó sobre las boutades, estupideces

y lagarterías que emitió nuestro criticado en evento

Campo Elías

Romero Fuenmayor

convocado por nuestro

expresidente de la república,

doctor Belisario

Betancur Cuartas y su

fina esposa. No le bastó

al Vallejo, (jY en qué

cerebrito cabe?) haber

sido uno de los eminentes

invitados de honor a

este homenaje a las Letras

Colombianas en el

enorme "Jorge Eliécer

Gaitán", noble sala capitalina,

si la hay, no lo

apenó el haber estado en

presencia de sus dignos

anfitriones y ante toda

una pléyade de poetas y

escritores, de los cuatro

rincones del pais, sino

que allí y en el Parque

Nacional de la Poesía de

la carrera séptima, despotricó

histérico: "Contra las madres (...) Mi madre

fue una Vaca (...) Malditos sean los padres, malditas

las preñadas (...) Malditos quienes traen hijos a este

maldito mundo..." (Poético, ¿verdad?) En fm, creyó

estar aspaventando cachacos y calentanos, cuando

ya eso mismo lo había dicho, jqué gracia! , centurias

y centurias atrás, nadie menos que Job, el más hermoso

poema de la Biblia.2 Me da pena apenar a

quienes hablan de la dichosa "paciencia del santo

Job" de Ur de Caldea, que ni era santo ni fue paciente.

Bien es cierto que el Jehová Sebbaoth permitió

a su "colega" Satán que lo vulnerase, como

'Justo" que era, con todo tipo de laceracionesy heridas

tanto espirituales como corporales. Bien es

cierto que sus tres amigos más cercanos le cantaron

la tabla duramente y que su mujer, tan amorosa

como tierna, ella, le espeta en el capítulo II, verso

8: "¡Maldice a Dios, y muérete!"3 (Apretadito telegrama

de 4 letras, ¿no?

Pero, por fin, el poeta-escritor bíblico estalla en

el capítulo III:

13


Tras esto abrió Job su boca y maldijo su día: y

exclamó Job, y dijo: "Perezca el día en que yo nací,

y la noche en que se dijo: 'Un varón acaba de nacer

y de ser concebido' (...) ¿Por qué no morí yo en el

vientre que me portó? O expiré antes de salir de su

matriz..."

A lo que contestó. cientos de páginas después. y

para que se cumpliera la Escritura. aquella hermosa

y profétíca mujer en su casto anonimato. que

piropeó al Rabboni con estas mismas palabras:

"Beatlis venter qlii Te portavit et libera qlire suxisti!"

{jBienaventurado el vientre que te llevó y los senos

que mamaste!)

Linduras. ¿no, don Fernando? Pero recuerde el alma

dormida... que en el mismo libro citado. en el Eclesiastés

nos dice. Maestro. "Nihil novum sub sole",

o sea, en todas partes se cuecen habas.

Y...

gamos:

me salí del tema. Cosa nada rara en mí. Si -

Ila PARTE

Por eso no levanto mi voz. viejo Walt Whüman.

contra el niño que escribe nombre de niña en su

/ almohada.

ni contra el muchacho que se viste de novia

en la obscuridad del ropero.

ni contra los solitarios de los casinos

que beben con asco el agua de la prostitución

ni contra los hombres de mirada verde

que aman al hombre y queman sus

/ labios en silencio.

Federico García Lorca4

El profesor Dr. Ramón Bacca Linares me

aseguró en uno de sus instantáneos y

brillantes calambures en los corredores de

14

Aspectos de las actividades

académicas y de arte religioso del

profesor Campo Elías Romero.

nuestra Alma Mater. que la película de Vallejo no

era más que una sórdida "amalgama de homosexualidad.

beateria y antioqueñismo". El ha de saberlo.

Bastante tinta se ha impreso. de su mano.

tanto en esta revista cuanto en las múltiples e internacionales

ediciones de su maravillosa. talentosa y

lúdica creatividad. Vivió y se educó en la Medellín y

en la Sede Episcopal de su excelencia monseñor

Tulio Botero Salazar. arzobispo metropolitano de la

catedral donde Vallejo (y director) exhiben una

gratuita venta de bazuco. perico y pepitas desas.

en la nave lateral derecha. a media luz. y bajo la

sonora crepitancia de los vitrales antiguos heridos

por el sol mañanero de "Medallo".

Yo estoy seguro de que este gracejo fue mucho

más por hacer centellear uno más de esos aforismos

gloriosos por los que es tan conocido y admirado

nuestro Ramón Illán, que un juicio reposado de su

mente tan habilidosa en estas reflexiones de corte

humanístico. Mas, paradójicamente, a nuestro escritor

de cabecera no le falta razón. y no le falta

razón cuando uno considera la cinta así, de prisa,

a vuelo de pájaro, y "de tejas para arriba", como

solía decir mi exdecano en la O .P.B. Dr. René Oribe

Ferrer, (R.I.P.) En fm, toca sentarse a reflexionar

(se reflexiona "refléchir", en francés) sobre un espejo

(obvio) a especular; insisto (ojo al verbo latino

"speculare" de "speculum", o sea, "espejo"): Mirar,

mirarse en el reflejo, y entonces sí, ver, verse desnudo,

(cosa que a veces no es muy grata) como veía

Larca a la hembra en la Casida de la Mujer Tendida

del Diván del Tamarit:


¿Qué luna gris de las nueve

te desangró la mejilla?

¿Quién recoge tu semilla

de llamarada en la nieve?

¿Qué alfiler de cactus breve

asesina tu cristal?

Por el arco de Elvira

voy a verte pasw;

para beber tus ojos

y ponerme a llorar:

Este juicio. tan reposado, como sigiloso, no es,

infortunadamente, de mi propiedad. Corresponde

al doctor Juan Guillermo Gómez. Ph.D., y asesor

en Uninorte de los programas del doctorado en

Educación que él promueve y ejecuta con limpidez

de artista, en la Universidad de Antioquia. Fue en

la oficina de mi Decano, Dr. Amar Amar, donde me

lo encontré de sopetón y hablamos. ..más de dos

horas, entre paliques y Margaritas. del tema tan

candente que estoy tratando de asir, asaz caliente.

Candente, digo, porque en la Costa Caribe colombiana

no nos gustan los mariquitas, los llamados

"Fags", de "Faggot" ("Canutillos para quemarse"),

"Drags" (de "Drag, arrastrarse"), "Queens" "Macho-

Men", y "Pussy-Men", en inglés. 5 y aclaro. En época

de carnaval, como en la que estamos cuando escribo

estas páginas -ecos y embelecos de tambores,

tamboras, llamadores y flautas de millo, se asoman,

flequeteras y sabrosongas por mi ventana cercana

al Estadio Municipal... y se me enredan en el Microsoft...

Hoyes 20/01/2001, 22:24:15 sábado 20

de enero, día del "Bando de la Reina y el Rey Momo".

Precisamente hoya las cuatro de la tarde alcancé a

divisar, en el Museo Romántico de Barranquilla a

una quincena de "Locas" reboleras, "Mamasantonas",

hombres de pelo en pecho y con toda la barba

exuberantemente vestidos de "María Moñito", la

"Negrita Pulloil", Monocucos Guayaberos, Zares. Faquires,

Emires y dislates. Ataviados, dichosos, con

polleras colorás, maxifaldas de plumas de avestruz,

tangas supersensuales, pelucas, floripondios

ancestrales, las testas pelinegras y doradas tocadas

de azabache. patchoulí, cayenas gigantescas, de

papelito, "resucitados" y arrebata-machos frescos

de nuestra opulenta flora tropical, como los "Florones

de Mayo" en plena eclosión.

Iban, zumbados, con todo el muslamen y tetamen

al aire. Un estallido, tanto de confetis como

de aplausos, silbatinas y "¡No jodas!" "los" saludaron,

cariñosamente, al pasar, muertas de la risa,

vendiendo "Alegrias" y uBollos de Angelito" ¡Aquí todo

se vale ! , ¡y la fiesta es pa gozá! uEllos vienen pa' lo

que vienen, y nosotras estamos pa' lo que estanws "

( le espeta, María Félix, en la película ULa Bandida ",

a una uprimípara" que uno sabe mover el abanico").

Desde el 7 de diciembre, día de Velitas, pasando

por los grados, Navidad, Año nuevo, Reyes y Bando,

se "prende la vela" de la fiestamá.s larga, abundosa,

loca, farolera e irreverente de la Colombia entera.

Esto nadie lo puede poner en dudá, pues "quien lo

vive es quien lo goza. " y muchos, centenares de

miles son los turistas que acá., con calor y gallardía

costeña, son agasajados y festejados como si fueran

"ñeros", pues de Calamar (Atlántico) pa'atrá.s, todo

es "cachaco", en inmortal frase del Nene Cepeda

15


C.E.R.F.

dicta una conferencia

en la Biblioteca de la

Jniversidad del Norte.

Samudio, que bautizó al Junior, faltaba más. ¡"la

querida de Barranquilla "! A sabiendas, sin duda,

de que por allá por Medellín la famosa "Calle Barranquilla"...

es otro cantar.

Es fama que acá en Curramba le han agarrado

el 'jopo" a por lo menos cuatro grandes personajes

"foráneos": A la mismísima 'Tongolele" y a Mario

Moreno, "Cantinflas", a la entrada del cine "La Bamba",

que en paz descanse. Al propio presidente de

la república. el mismo que nos armó el "Puente Pumarejo"

y se amarró una calentura de desastre,

"porque, en alzándolo al hombro. alguien le faltó al

respeto. vea usted." Y al mismísimo "Jesús de Nazareth"

en un Viacrucis en Vivo que me tocó presenciar

en el mismísimo atrio de la Catedral. al

ladito de Monseñor VíctorTamayo. Estaba el "Jesús'.

con su faldita blanca a media cadera, bastante

"joponcito" él. y listo para ser clavado en el madero.

cuando, sin saber de dónde ni cómo, ni por qué.

pasó un bacán y lo "timbró". allá donde sabemos...

Aquí la gente es así. No respetan.

y en la Batalla de Flores se mezcla el Garabato

del Country Club con las Marimondas del Barrio

Abajo. los socios del Campestre o el Alemán con los

Gaiteros de San Jacinto; "tutti I cabalieri e belle

donne del Club Italiano" con las palenqueras de

Chambacú... yel mardigras. cuando "Joselito Carnavá"

una y otra vez sucumbe ante la "Puta Parca"

para resucitar. Orfeo Glorioso. año tras año. ni el

señor Cura ni el Alcalde ni el Ministro ni el Obispo

se escapan de bromas. patuques e irreverencias que

a veces pasan de castaño a oscuro.

Puro gracejo y mojiganga que, si bien con bastante

sal y pimienta, los personajes aludidos son

16

los primeros en celebrar, invitando, espléndidos,

gastones, a una ronda de scotch, ron trompá, o ron

Mcagá" que es lo que, desde Puerto Colombia hasta

el MRincón Latino" brindamos en totumo, o a pico

de botella, nuestro M gordolobo", que no es otra cosa

que lo que tomaban los yuppies de la Barranquilla

de los años 20s: Ginebra Gordon M la del Lobo".

Tal vez lo más espectacular de la fiesta en e'

"Grand Finale"; Nadie se confiesa, por su puesto

pero acudimos en masa, como los hijos de Aurelian(

Buendía, a que nos crucifiquen la cabeza.

Hay un recuerdo de feliz memoria un miércoles

santo en Barranquilla. Se acababan de celebrar,

con inusitado brillo y alegIia. los carnavales de Edith

Primera, Señorita Edith Munárriz Steffens, hará

cincuenta años... soberana que aún medio enmaizenada

y todo, pero más alegre que siempre tomó

en la mañanita el avión que la conduciría al Aeropuerto

Olaya Herrera de Medellín. donde la aguardaba

un misterioso "Cadillac" negro que la condujo

hasta el Claustro de la Compañía de María de Lestonnac,

donde juró. sonriente, sus votos perpetuos

de desposada del Señor. Murió Edith en su querida

Barranquilla hace dos años, dejando el cuerpo en

paz, el corazón en guerra. ..y una docena de enamorados

que siempre la esperaron sin consuelo.

Bendita sea.

Así somos los costeños. Incomparablemente locos,

cálidos, dulces como la palma de coco y las

alegrías con ídem, con un sentido de la hospitalidad

netarnente árabe, y si no que lo digan los músicos,

poetas y locos que nos hacen cosquillitas en el

"Arnira de la Rosa." Todos, sin excepción se llevan

en el alma el estruendo jovial de un aplauso reve-


ente y candoroso. Como cuando todos, los señorones

y los del pueblo, nos arrodillamos, todavía

enharinados y oliendo a "níspero", es decir. enguayabados

a morir, a recibir del párroco. en la frente.

la tremenda sentencia: "Memento. Romo, quia pulvis

est, et Úl pulverem reverteris... " y fm del abundoso

carnaval. "Adiós a la Carne". y que comience la otra

fiesta. de la Cuaresma. la "Parrandasanta "

Mas no como en Antioquia, digamos, y con perdón,

donde se hincan reverentes, humildes, soheranamente,

sino como acá, con toda la picardía zamha,

aquella que lo gringos llaman with "Tongu'in

cheeck", 0 sea, mamando gallo.

Todo es lisa y fatuidad. y sobre todo, admírense,

sin violencia. Esto ya lo sabe la vieja cañada. De los

sepetecientos muertos que reporta el carnaval de

Río, yel de Nueva Orleáns, al de Barranquilla escasamente

le tocan tres o cuatro muertos borrachitos

que mueren en su ley, y hay que ser tolerantes,

como acaeció con un gran pintor pIimitivista, rniembro

de "La Cueva" para más señas, yescenó.grafo,

"Figulita ", que se cayó de un carro'e mula y se quebrÓ

la testa, con tremenda pea, Perea y pelipea; y

muerto de la "erre", pasó del carnaval, directo al

cielo.

Volviendo a nuestro tema, homosexual, yo no

hablo en nombre de todos. Dios me libre. Pero consenso

es consenso, "Errorcommunisfacülus", como

dicen los jurisconsultos que saben de eso; y en esta

región, tan amplia, tan caliente y lujuriosa, matriarcal

por excelencia. machista por heredad, bullaranguera

sin concesión. irreverente, masona, jesuita.

morisca y morisquetera. fenicia y postmoderna. culta

e inculta. hebrea, rosacrucista. atea, neolibera-

C.E.R.F.

en el Salón de

Proyecciones de la

Universidad del Norte

lista, goda, musulmana, gitana androcea y ginecea,

religiosa, y sin pelea, profundamente así, mas no

"iglesiera", somos anti-gay; duro es decirlo, pero es

la verdá. Esta es la verdá pelá. No nos gustan los

afeminados ni las mariamachos. ¿Por qué? ¿Chi lo

su? Doctores tiene la Santa Iglesia, demasiados

monseñores, doctores, profesores, artistas, fetichistas,

mamagallistas heterosamperistas homófobos

lotófagos (nosotros los ñeros) antropólogos, ginecófilos

psicólogos, patólogos hemeneutas, profeutas

poetisos, pitonisos, incircuncisos y hechizos, mil,

para que este pobre analfabeta tenga que dar fe y

razón de todo. Digo las cosas como las veo, y ya

está. Es la verdad monda y lironda. En la ciudad

de Honda, en Mariquita, Planetarrica, Abriaquí Necoclí

Titiribí, en Pasto, en el Vaupés y el Casanare,

en San Andrés, Coclí y Coquibacoa, Colombia, puede

ser de otra manera. Nadie sabe para quién trabaja,

ni decir de esta agua no beberé. Aquí tenemos

dos dichos sabios, como lo son todos los del mundo;

como decía mi padre: "El que escupe pa'arriba, le

cae la saliva encima." y "El que tiene rabo 'e paja,

no se meta a la candela". (Mi abuela).

Con Guillermo Gómez estoy totalmente de acuerdo

en por lo menos dos puntos meridianos y substanciales.

No. la película del libro de Vallejo no se

trata de una operistica exhibición gratuita de la misma

violencia que hace décadas sumerge a Medellin.

y al país entero. en un caos de horror y de amargura.

"Tenemos Miedo" reza el titular de la revista Semana.

de ésta. la tercera de febrero. El hecho de que

Medellin. con el reciente atentado salvajemente perpetrado

en uno de los sitios más privilegiados geográfica.

ecológica y arquitectónicamente de El Poblado.

nada tiene que ver con el argumento que

nos presenta el escritor en el fIlme de Schroeder.

7


Las críticas y comentaIios de todos los "Papisos"

del triángulo Bogotá-Cali-Medellín, todos a una, no

han hecho más que introducir en la urdimbre de la

misericordiosa Antioquia, de Robledo Ortiz y de

Arenas Betancourt una cizaña corroñosa, acerba,

destructora, que sintetizar pudiérase, y sin citar a

nadie, palabras más, comentaIios menos, de este

talante: La violencia se entronizó en el área inmensa

del corazón de Antioquia. La corrupción, se pasea

flagrante, de norte a sur, y de Rionegro a Caldas,

de la Estrella a Itagüí, y de Buenos Aires a Robledo.

Aquí, yallá, cuando "coronan", estallan petardos

luminiscentes de grana, oro, esmeralda y zafir, en

el moruno cielo alhajado de Medellín... ¿y la culpa?

No hay que ser incautos: del narcotráfico y su

secuela de terrorismo, vendettas, atentados infames

que son, con claridad meridiana, consecuencia

inmediata y fehaciente de los Narcos y su séquito

de locos. y de locas...

Tampoco acepto la afirmación a priorística

gratuita, y sine qua non, de que para ser sicario es

menester ser un adolescente gay, bien vestidito

con carnisitas de marca y jeans de Cartier, motocicleta

último modelo, zapatos tennis de marca "Lilu-ló",

reloj "Rolex", metralleta Uzi, y Profumo di

Donna:

Maricas de las ciUdades.

de carne tumeJacta y pensamiento inmundo.

madres de lodo. hmpías. enemigos sin sueño

del Amor que reparte coronas de alegría. ..

Contra vosotros siempre. que dais a los

/muchachos

Gotas de sucia muerte con amargo veneno.6

Ello equivaldría a asegurar que todos los del combo

de traficantes, expertos en secuestros, matarifes a

sueldo, putas guayaquileras, calanchines de turno,

guardaespaldas, etc., ("Dime con quién andas...) son

unos "pirobos" de tomo y lomo. Esto es tan obvio

como Pero Gruyo: ¿Quién ha dicho que la cocaína,

por ejemplo, sea propiedad exclusiva de criminales,

coimes, homosexuales, prostitutas, "artistas" y lesbianas?

sutil y escurridizo. a los grandes criticos colombianos.

desde los de doble moral que rasgan sus vestiduras

"ante ese innecesario despliegue de brutalidad.

inmoralidad. sadismo. inmadurez. indiferencia

de los viandantes. testarudez del ejército y la policía.

que desnennoblece y desnuda a la altiva estirpe

antioqueña. etc. " Tema que ha sido tratado desde

los mismos griegos. en especial Sófocles. con sus

Antígona. Las Traquinianas. Filoctetes. Medea. etc. .

hasta la Hypolitte et Aricie de la Comédie Franfaise.

y de allí al cine. desde que el Arte es Hombre. y las

Artes. Mujer.

Baste con mencionar, para la prueba, un botón

"Los Ciento Veinte Días de Sodoma " de Pier Paolo

Passolini, film que le causó la muerte al cineasta

que se atrevió, Dios del cielo, a llevar al pabbuloguiñol,

a nadie menos que un Obispo, un Militar,

un Abogado y un Político de turno, en tenebrosos

círculos concéntricos: "Del Sangüe, Del Oro e de la

Merda", mediante el sacrificio, y bien cruento, de

una veintena de adolescentes de ambos sexos. Ante

esto, la película de Vallejo es, escasamente, un villancico

de monjas salesianas.

Y, de pura ñapa, puedo citar al "Casanova" de

Luchino Visconti, más refinado aún, y doloroso, que

el mismo "Sodoma " de Pier Paolo, director que galar-

donado fuera por nadie menos que el Vaticano

mismo, Juan XXIII, si mal no estoy, por su hermosa

película "n Vangelio di San Matteo", con música de

la Pasión ídem, de Juan Sebastián Bach y la inolvidable

Misa Luba Africana de Les Troubadours du

Roi Boudoin del otrora Congo Belga.

Propenden, pues, los "críticos" y papisos inventados,

prohibir. ipsoJacto, como cualquier "San Pablo":

" Nec nominetur in Vobis" un filme que no es más

que una vergonzosa calumnia, fatal para el buen

nombre de los paisas, pobres, de la "intocable" sociedad

angioqueña. su Metro, Catedral y sus Parroquias

de bendecidad. Quienes así piensan, como el

editor de la Revista Dinners. ignora, tan ingenuo,

que basta con prohibir oficialmente cualquier espectáculo,

para entonces, sí señor, centuplicar los boletos

para el espectáculo. Nada hay tan sabroso como

la fruta prohibida.

Vamos a la almendra, al meol10 al nitty-gritty del

asunto que el10 se les ha pasado por alto, por su lo Por otra parte. y lo más importante. la colección

18


de "locas de atar", "efebos antioqueños prostitutos",

los paseos nocturnos en sitios tan abominables y

sórdidos, de tango, vallenato y puñalá, "bien pegá".

no son privativos de la Capital Paisa. O si no. que

lo indaguen en Pereira, Manizales, Armenia y todo

el mundo de la antigua Antioquia. donde "Hubo una

raza antigua y altanera..." la del Viejo Antioquia.

como rezaba el inolvidable "Vuelve, Hermano FTancisco"

deli poeta Jorge Robledo pitiz. de Belén, en

un poemc!t que hace eco al "Siquiera se murieron los

abuelos. .." para no ver la casta pisoteada:

y te lo pide Antioquia

con sus maizales de rodillas,

con su arriado1; que es casifranciscano,

y con el corazón de sus

montañas...

rezaba la antigua cartilla. ya amarillenta,

mustia. y olvidada del mejor

bardo antioqueño de los años '50 y

'60s, repentista genial que aquí en

el Salón del Country Club improvisó

un admirable "Soneto para Meira

Delmar", que, por improvisado, lo

perdimos. Lástima.

No son, ni la homosexualidad auliante,

apabuliante en gente madura,

ni en pipiolos, o pipiolas de quinciaños,

ni mucho menos la violencia

encandilante, lo que constituyen la

esencia medular de la película.

Se trata, en ambas cintas, tanto

la de Visconticomo la de Schroeder,

de un argumento, cuyo tema, en cine, se dio por

allá por los años 20 con el Blaue Engel de Marlene

Dietrich con un profesor de humanidades del Liceo

Estatal. (¿Por qué, siempre, los profesores...?) Un

pobre ser hurriano (quien pudo igualmente ser

mujer o varón) que, cansado de vivir, muerto de

tedio y esperanzas truncas, frustrado en el amar,

en el saber, en el vivir, que alejarse quiere de un

mundo muy alieno y agresivo, donde nadie, y mucho

menos sus alumnos, parecen comprenderlo.

Intenta, de nuevo, el regreso a Íthaca. a su mundo

propio, soñado. acariciado, vislumbrado, donde

si bien es improbable hallar intacta a la Penélope

soñada o al Telémaco ansiado, puede, por lo menos,

encontrar los lugares, las personas, las cosas que

alguna vez lo vieron, lo asieron, lo nombraron al

pasar con un vago e impreciso signo de amistad,

de querencia, de amor. TampoCo es esto tema nuevo

en la Literatura Universal, como lo canta, acá, Meira

Delmar:

Morir puede ser; a veces.

el instante en que sabemos

que nunca más volveremos

a encontrar

los ojos que nos amaron.

las voces que nos nombraron

al pasar:

Después se sigue viviendo...

Si es que se puede llamar

vivir a dejarse ú;

no importa cómo ni cuándo,

simplemente desandando

recuerdos hasta partir.8

Pero con una diferencia: el viajero

regresa a su anhelado lar. muy a sabiendas

de que no va a encontrarlo.

nunca, tal cual lo dejó añísimos

atrás. No persigue una meta que sea

clara. objetiva, placentera. Sabe,

muy de antemano y sin esguinces

románticos, que sólo es la Muerte el

umbral y sentido final de su partida,

así sea ésta un Blue Angel o un

Tadzio arcangélico y andrógino. Por

más que trate de ignorarla, maquillarla,

darle afeites vistosos y fra -

gantes, tiene en su mente la clarivic

E RF dencia, clara evidencia incontestable

...de que su cita, bien sea postergada,

coqueteada, desdeñada, anhelada.

aborrecida, es Ella toda su Verdad. Pues para ello,

oiga señor Vallejo. sí vinimos al Mundo. y esto es

evidentísimo, crucial. No en vano esta palabra viene

dellatín crux, crucis.

Al llegar a la meta definida, es consciente, desde

mucho atrás, de que Ella va a constituirse en el

inequívoco e irreductible objeto, objetivo de su

rnirada-meta, de su donde poder soñar, recapacitar,

encontrar, jay! una esquiva miguita de la "Vida que

se le está yendo al andar", y no ignora, ni teme el

hecho de que su último destino no podrá ser distinto

que la Muerte. jAy de Colombia, si no encaramos

esto!

"Miré los muros de la patria mía.,

Quevedo y Villegas.

19


NOTAS

1 GARCÍA LaRCA. Federico. Obras completas. Prólogo de Jorge

Guillén. Epílogo de Vicente Aleixandre. Madrid. AguiJar. 1953.

17a ed.. 1972 pp. X-2018. p. 523.

2 Sagrada Biblia. Antigua versión de Casiodoro de Reyna

(1569) revIsada por Cipriano de Valera ( 1602).Cotejada y revIsada

en los textos hebreos y griegos hasta !977. Internatlonal Bible

Society. Colorado Springs. USA, pp. 1-3.227. cita p. 521.

3 lbidem, p. 525.

4 GARCÍA LaRCA. F. Op. cit., p. 567.

5 "Pussycat. Pussycat. where have you been?"

"I went to Landon to see the Queen." Del refranero inglés.

Sobre una cama monumental dispuesta en diagonal

aparece un hombre tumbado indolentemente.

Mira con aire de indiferencia, de hastío, la turbulenta

escena que se "cocina", textualmente, a su

derredor.

Cuerpos de mujeres en éxtasis. Orientales de mirada

salvaje. Tesoros amontonados desperdigados

por la alfombra. Un caballo árabe, pura-sangre.

suntuosamente enjaezado. ..

Pero miremos más de cerca. Se está celebrando

una orgía. Una orgía romántica de Amor y de Muerte:

EpoC; Tava'toc;.

Eros y Thánatos luchan desesperadamente.

hincando el diente la una sobre el otro. Triunfará

la primera. obviamemente.

En la esquina baja izquierda, el Nubio ha hundido

su espada hasta la cacha en el corazón del caballo

que recula con terror.

Los que vieron la película de Stanley Kubrick,

otro romántico, "El Resplandor" n"11e Shining), han

de recordar vívidamente aquel horrendo río de

sangre que se desata de las puertas de un ascensor,

en un hotel canadiense de lujo.

* Este ensayo fue presentado en la Cátedra Europa de la

Universidad del Norte. 1999.

20

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 20-21. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

6 GARCIA LoRCA. F. Op. cü.. p. 525-526.

7 Ignoro la procedencia lingüística de esta palabreja. Supongo

habrá de venir del griego 1tup. 1tupo


Todo apeñuscado soberbiamente en el corazón

de su palacio que abandonó a las llamas. "Nada de

lo que le había dado placer, podría sobrevivirle."

Convertido en heroico personaje legendario, lo

transformaron en la imagen, falsa, del vividor irresponsable.

Su epitafio, dicen, reza de esa manera:

'Me harté. Comí. Bebí y todo me importaba una

higa. "

Según el ITlismo historiador Diodoro, sólo en el

campo de batalla (¿dónde más? , me preguntó) se

rebeló como un hombre de nervio, de acción, de

belleza, TerribUitQ, decoro y valentia. Qué más querían

los románticos, y para mayor hechizo, ya lo

subrayó el citado historiador griego:

"Por lo demás, superó a todos SUS predecesores

en lujo, pereza, vanidad y hastío..." (exactamente

Le mal dusiecle}... "Vivió como una mujer. Se pasaba

los días solazándose con las concubinas, o retozando

con los efebos... o chismoseando con los eunucos.

Calzaba pantuflas de piel de armiño y se

ataviaba con enormes balandranes de mujer." En

la pintura podernos observarlo con sus aretes de

oro, barba nazarena, anillo de perlas, bonete de oro

y diamantes y una especie de camiseta bordada bajo

el manto de seda blanca.

:..a cereza del coctel la marca Diodoro cuando

La nwrte de Sardanapu

de Eugene Delacroix,

óleo sobre lienzo,

3.95 x 4.95 m, 1827,

Museo dell.A:>uvre.

asegura textualmente: Se cubría el rostro y el cuerpo

con ungüentos para conservar la piel blanca. Así

se convirtió en un ser más delicado que una cortesana

amante del lujo... la decadenci~, elspleeri, o

la y~pt~ (Hibris), pero murió glorioso. murió en su

ley.

Precisamente, estos rasgos, negativos según los

valores burgueses, convirtieron a Sardanápalo en

el héroe de los románticos de tomo y lomo, taI1to

los ingleses como los franceses: LOrd Byron le dedicÓ

una tragedia homónima. El pintor Delacroix,

creador del Romanticismo, en el año 1827, exactamente

el mismo en que murió Beethoven, juró, ante

la Capilla Sixtina, llevar a cabo, en Francia, y desde

el punto de vista sinfónico. otra proeza semejante

a la de Michelangelo Bounarroti.

y lo cumplió: se llama: Grande Messe des Morts,

0 Misa de Réquiem, para un coro de más de cien

personas, orquesta de planta, más cuatro "orquestas"

de cobres, inventando, de paso, el Sistema Quadrafónico.

Así la podemos encontrar, en perfecto

estado, en la Emisora de la Universidad: Uninorte

FM Estéreo, CD 773789 Philips, Polydor.

NOTAS

1 Biblia. Antiguo y Nuevo Testamento. Antigua versión de

Casiodoro de Reyna, revisada por don Juan de Valera. El

Apocalisis, o Revelación de San Juan, el Teólogo, p. 274-292.

21


REFLEXIÓN SOBRE LA INMIGRACIÓN EN COLOMBIA

Los indostanes en territorio vallecaucano

Colombia no ha sido un país de gran inmigración

extranjera comparativamente con otros países del

continente; sin embargo. este fenómeno ha incidido

en la construcción de la nacionalidad. Los debates

sobre la raza de las prúneras décadas del siglo XX

influyeron en el establecimiento de una legíslación

restrictiva frente a la entrada de ciertos gnlpos de

inmigrantes. Contemporáneos a la llegada de siríos.

libaneses y palestinos hicieron su arribo al valle

geogrCifico del río Cauca ciudadanos de la India de

religión musulmana que se establecieron en

poblaciones intermedias cuando la agroindustria de

la caña de azúcar hacia su despegue en los años

veinte de este siglo.

¿POR QUÉ COLOMBIA NO HA SIDO UN PAÍs DE

INMIGRANTES EXTRANJEROS '?

Aunque este interrogante lleva consigo una aseveración

negativa que toma como premisa el que nuestro

país cuente con poca población de ascendencia

extranjera, es cierto también que dicha afirmación

debe hacerse en el contexto comparativo de otros

países del continente como Brasil, Argentina, Estados

Unidos y quizás Venezuela y Perú, en su momento

y, con el reconocimiento de que, aunque limitado,

el proceso inmigratorio ha sido variado y de

gran importancia en la construcción de la nacio-

*Profesora Titular de la Universidad del Valle. Este articulo

fue cedido por su autora exclusivamente para Huellas. pues "a

pesar de que el tema tiene que ver con el territoriovallecaucano.

el asunto de la inmigración extranjera tuvo mucha más

incidencia en la costa del Caribe colombiano."

22

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 22-31. 12-04/MM-MMl. ISSN 0120-2537

María Cristina N avarrete*

nalidad. De todas maneras. el interrogante sigue

vigente y de ello tratará este artículo.

EL PERÍODO DE LOS DEBATES SOBRE LA RAZA

Las primeras décadas del siglo XX inauguraron la

gran polémica sobre el problema de la raza en Colombia

y los debates sobre su destrucción estuvieron

íntimamente ligados al análisis del fenómeno

migratorio. Este nuevo problema alimentó las

políticas que el Estado asumió frente a la entrada y

el establecimiento de extranjeros en el país.

En 1916. Rafael Méndez disertaba en su tesis.

para obtener el grado de doctor en Derecho y Ciencias

Políticas de la Universidad de Cartagena. sobre

el fenómeno migratorio como el problema trascendental

que enfrentaba la humanidad en ese entonces.

Argumentaba la necesidad de estudiar las

consecuencias de la inmigración en los caracteres

étnicos y en la economía de las clases proletarias.

De allí que el país debía adoptar una política en

materia de inmigración orientada y en concordancia

con el ideal de patria al que se aspiraba.

Méndez consideraba superior a la raza blanca.

favorecía el mestizaje como una forma de llegar a

la raza crisol; para él. el lastre histórico de la raza

colombiana recaía sobre el negro y el modelo a

seguir por el país debía ser la inmigración selectiva.

Se mostraba enfático opositor a la inmigración asiática

a la que consideraba nociva para el colombiano

tanto antropológicamente como en cuanto a comportamientos

culturales.1


~

Este pensamiento era parte del eco que tuvieron.

desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo

XX. las teorías sobre la pretendida superioridad de

la raza blanca. Como afIrma Atine Helg "...los intelectuales

colombianos siguen las controversias

europeas y norteamericanas sobre la jerarquía de

las razas. la herencia. la craneología y el eugenismo"2

preocupados por la incidencia que la herencia

racial pudiese tener en los procesos de desarrollo

del país.

Los polemistas del momento debatían y asocioban

a la raza la cuestión de la inmigración. Quienes

apoyaban la inmigración

como solución a la degeneración

de la raza rechaza -

ban la entrada al país de

algunos grupos. argumentando

la incompatibilidad

de la raza colombiana

con cierto tipo de inmigrantes.

Entre los censurados

se encontraban

"las razas orientales" compuestas

por chinos, japoneses

e hindúes. Rafael

Méndez y Miguel Jiménez

López expresaron abiertamente

su oposición a estos

grupos; asimismo, junto

con Luis López de Mesa,

manifestaron su opinión

favorable a la entrada de

europeos ya la necesidad

de mejorar la raza colombiana

por medio de una inmigración

selectiva con

este tipo de inmigrantes.

hablaban de cruzamientos gen éticos híbridos y de

las relaciones de los genes con las características

de los seres. Como puede recordarse, Mendel inició

una serie de experiencias sobre hibridación de plantas

que sentaron las bases de la herencia gen ética,

propuso ideas sobre las características únicas de

los seres y la acción dominante versus la acción

recesiva de los rasgos de la herencia.

Para Rafael Méndez, en 1916, las teorias en boga

en el aspecto étnico atribuían mejores resultados

al cruzamiento de razas, pero era necesario tener

en cuenta, por una parte, que los elementos de esa

amalgama debían ser de

buena calidad, recibiendo

"detritus de razas" era di.1doso

que se pudiera producir

"un pueblo de alta

potencia moral y social", y

por otra parte, que con la

yuxtaposición de elementos

antagónicos seria imposible

obtener un crisol

nacional homogéneo.3

Sin llegar al extremo de

la no sobrevivencia, Jiménez

López, en su teolia sobre

la degeneración de la

raza colombiana, consideraba

que en el continente

americano, en países como

Colombia, colonizados

por España tuvo lugar un

proceso de mestización

indo-ibérica, con graves

consecuencias sociales y

biológicas que se dieron

por "la yuxtaposición de

dos tipos étnicos distantes

y divergentes" y por el

"conflicto de dos sangres

ineptas para asimilarse". A

esta difícil situación se

Existía un trasfondo intelectual,

científico e ideológico

en las ideas de los

polemistas sobre la raza y

la inmigración. Estos pensadores,

aunque con algún Daud Sheik en compañía del hijo de Baker Rezza. agregó la raza africana.

retraso y en ocasiones en

Como el elemento predo-

samblando explicaciones

minante de la población

que hoy podrían tratarse

era el mestizo al que se ha-

de ingenuas e incorrectas, tuvieron conocimiento bían sumado los mulatos y los zambos, no era sen-

de algunas teorías en boga en los Estados Unidos y cillo saber de antemano los resultados antropo-

Europa.

lógicos de la mezcla, por ejemplo, con sangre

Entre ellas se encontraban las leyes de la

herencia de Mendel. redescubiertas en 1900. que

japonesa.4

Los polemistas de la raza destacaron. en sus de-

23


ates públicos y escritos. los efectos de la geografía

física. la topografía y el clima sobre los aspectos

biológicos psíquicos y culturales del hombre; por

ejemplo, Rafael Méndez decía que existían en la costa

occidental de África factores climáticos que contribuyeron

a producir una raza indolente y satisfecha.

y Luis López de Mesa consideraba que el paisaje

americano se asociaba a los factores étnicos;

afIrmaba que si bien las influencias climáticas no

creaban la índole de los grupos raciales sí las añadía

para exaltarlas; quería decir que se reafírmaba el

carácter determinante del medio geográfico aún en

contra de otras teorías. ya en circulación por esa

época, que disminuían la influencia del medio

ambiente.

Con la obra de Darwin se creyó encontrar fundamento

científico al determinismo geográfico; pero

los geógrafos no asimilaron bien la obra de Darwin

porque establecieron una falsa interpretación del

principio de relaciones entre los organismos y su

hábitat.

Las ideas europeas sobre la superioridad del

blanco sirvieron de argumento para justificar la

emergencia de la idea del destino superior de los

arios, que tuvieron su efecto en Colombia hasta mediados

del siglo XX, con las propuestas de inmigración

selectiva planificada para la ocupación de

territorios deshabitados y la explotación de los

recursos naturales, así como, para la introducción

de nuevas artes y técnicas necesarias para el país.

La legislación sobre migración de comienzos del

siglo XX fue escasa, sólo unos cuantos decretos y

leyes de 1906, 1908y 1912 que establecían restricciones

sanitarias y exigían al extranjero entrar al

país portando un pasaporte diligenciado por el ministro

o cónsul colombiano del puerto de procedencia,

en el que debía constar la nacionalidad, la profesión,

antecedentes y buenas costumbres; no se

permitía la entrada de individuos afectados de

enfermedades contagiosas. A decir de Rafael Méndez,

estas restricciones revelaban progresos nota -

bles en la apreciación del fenómeno migratorio.5

Mientras se discutía. en las esferas gubernamentales

e intelectuales. los beneficios de aceptar

2.

cierto tipo de inmigración europea no se introdujeron

medidas severas de restricción frente a otros

inmigrantes, éstas se produjeron hacia 1930. cuando

la gran ola migratoria hacia el continente americano

había terminado.

La falta de precisión y cierta laxitud en las leyes,

hasta los años veinte, fueron aprovechadas por la

única oleada masiva de inrnigrantes que se instalaron

en Colombia -nunca como en Brasil, Argentina

o Uruguay- a fmales del siglo XIX y las dos

primeras décadas del siglo en curso. formada por

libaneses, palestinos, sirios, indostánicos y de otras

nacionalidades cuya entrada. posteriormente. sería

obstaculizada.

Los asiáticos fueron los primeros en quedar

limitados; los juristas y algunos polemistas de la

raza los consideraban gente pacífica. trabajadora.

económica. hábil para los trabajos manuales. pero.

como se contentaban con los salarios más ruines

pronto hacían descender los salarios en donde

aparecían. Según Rafael Méndez. ya empezaban a

sentirse los efectos del problema en Colombia. "fácil

es observar -decía- que de los pequeños comercios

han sido desalojados los naturales del país.

por los sirios primero. y por los hindúes en la actualidad.

sin luchas. sin que de ello nos demos cuenta

sIquIera...

.."6

Estas consideraciones en relación con la competencia

económica que se presentó entre comerciantes

nacionales y extranjeros dieron pié a la expedición

de leyes que delimitaban las actividades econÓmicas

de los inmigrantes. López de Mesa. por ejemplo.

opinaba que los inmigrantes debían atraerse y

aprovecharse mejor en las actividades agropecuarías

y no en las "muelles profesiones urbanas como

el comercio".7

Es decir. la necesidad de defender las actividades

de los comerciantes nacionales. pero paralelamente.

apoyar el desarrollo de otras actividades económicas

y suplir las deficiencias en la formación profesional

de los grupos altos. llevó al legislativo a determinar

leyes que ordenaran las políticas del gobierno sobre

inmigración.


Esta aversión de las instancias estatales. así

como de los comerciantes por los negociantes extranjeros

que se iniciaban como mercachifles. fue

una constante en el problema de la inmigración.

Es de suponer que esta actividad tenía menos exigencias

prácticas que las que demandaban el ingreso

a círculos sociales. en el caso de que los extranjeros

llegaran individualmente o en pequeños

grupos. además. la ocupación del comercio

les ofrecía mejores expectativas

e ingresos. De todas maneras. por

ello habían abandonado su país de

origen y no era significativo reproducir

las actividades que en éste habían

desempeñado. Asimismo. la experiencia

del viaje de ingreso y las paradas

en diversos puertos los habían hecho

poseedores de ventajas y conocimientos

que desde su perspectiva podrían

ser utilizadas en beneficio de la actividad

comercial.

quisiciones sobre la degeneración de la raza en Colombia;

proponían una inmigración selectiva de eu -

ropeos mediterráneos. preferiblemente. como forma

para mejorar las condiciones gen éticas y mentales

de los colombianos.

Paralelamente, el Estado colombiano fue definiendo

su carácter frente al inmigrante por medio

de una legislación restrictiva que impidiÓ

que contingentes mayores de

extranjeros se radicaran en el país.

A su vez. el país no se destacaba en

el concierto de las naciones como apetecible

por la singularidad de sus

riquezas como sí lo fueron a su turno:

Argentina. Brasil. los Estados Unidos

y Venezuela.

Sin en1bargo. algunos grupos de

inlnigrantes orientales, entre ellos los

de origen indostánico, a pesar de las

restricciones gubernamentales. valiéndose

de los nexos con la Corona

Británica. entraron al país, unos, para

pern1anecer ten1poraln1ente. otros.

Importante para radicarse definitivamente en la

(Valle). costa del Caribe y en el valle geográ-

Además de las consecuencias nocivas

que producía la entrada indiscriminada

de extranjeros en la raza y

la economía. la legislación colombiana

para inmigrantes se hizo eco de lo que

, c'

i

Maula

~ -~

Box Sheik.

comerciante de Zarzal

consideró los efectos nocivos de la

fico del río Cauca aprovechando las

inmigración desde el punto de vista ideológico. Se

creía que una de las graves consecuencias del fenÓ-

condiciones pron1isorias de estas dos regiones.

meno migratorio la constituía la aparición. en el

escenario público. de fuerzas y tendencias anárquicas

y socialistas y que tales movimientos eran

INMIGRANTES INDOSTANES

EN SUELO VALLECAUCANO

fomentados y dirigidos por agitadores extranjeros

que vivían buscando adeptos en los distintos países.

Durante la década de 1920, arribaron a esta región

varios grupos de musulmanes de la India, ampara-

Rafael Méndez afirmaba que los socialistas y

anarquistas juzgaban inadecuada la democracia

colombiana. Sus aspiraciones teorizantes eran destructoras;

precisaban derribar las estructuras exisdos

en la condición de coloniaje británico. Se asentaron

en las medianas y pequeñas poblaciones de

las vecindades del río Cauca, dedicados principalmente

a las actividades comerciales.9

tentes: el Estado. la propiedad. la institucionalidad

de la herencia, el matrimonio y las creencias religiosas.8

La mayoria de los indostanes, como ellos mismos

se denominaban, asentados en el valle geográfico

procedían de familias de agricultores de variado

Los temores respecto a la participación de

extranjeros en la importación de ideas subversivas

y su intervención en la organización de movimientos

radicales se reflejó en la legislación inmigratoria que,

poder económico; gran parte de ellos tenía que ver

con el cultivo del arroz, aunque había algunos que

combinaban esta actividad con otros frentes como

el comercio y la artesanía.

a través de artículos restrictivos, se proponía colaborar

en el control ideológico y evitar la participación

concreta de agentes externos.

La ruta de llegada a tenitorio colombiano se realizó'

seguramente, en barcos ingleses siguiendo la

vía del Caribe británico, Trinidad era estación inter-

Las anteriores consideraciones muestran cómo

los intelectuales colombianos se entretuvieron en

la segunda y tercera décadas del siglo XX en dismedia;

de allí, quizás motivados por el impulso comercial

del recién abierto canal de Panamá, en compañías

inglesas o por cuenta propia y en pequeños

25


grupos, llegaron al istmo para quedarse allí algunos

años. Muchos de ellos atraídos por el legendario

Perú, marcharon a ese país, en donde permanecieron

tres, cinco años, para arribar fmalmente. al

puerto de Buenaventura y por vía férrea, buscando

a paisanos de quienes habían tenido noticias, se

fueron quedando en los pueblos y ciudades intermedias

del valle del río Cauca.

Gran parte de estos indostanes eran nativos del

estado de Bengala, en el nororiente de la India, de

pequeños pueblos y villas en el camino a Calcuta,

el puerto más importante de esta zona, en donde

muchos jóvenes salieron de la India. en la década

del veinte. en busca de mejores oportunidades e

inconformes con la dominación inglesa que les impedía

el libre comercio. Esta idea se enmarca en

las condiciones que vivía el subcontinente en ese

período históríco en el cual el proceso de industrialización

brítánica e hindú agravó las condiciones

de los artesanos y agricultores musulmanes de Bengala.

Esta región había sufrido. a comienzos del siglo

XX. la peste bubónica. las sequías y la hambruna

que incrementaron las condiciones críticas

de los habitantes.

se embarcaron. Igualmente, la provincia de Bengala continuaba

¿Por qué emigraron de la India estos jóvenes?

Es posible determinar varios factores que impulsaron

a los varones jóvenes bengalíes a dejar su

país de origen. Estos factores tienen que ver, por

una parte. con asuntos personales y, por otra, con

las condiciones estructurales socio-económicas y

políticas. Según testimonio de Nelson Shaik: el espíritu

de comerciantes y aventureros empujó a la gran

mayoría.

Lo anterior evidencia que el acto de emigrar es

también un acto individual, de elección personal.

Como afIrma Sélim Abou: "tanto o más que la miseria

y la opresión, es esa tierra desconocida la que

incita a la emigración, ya que ofrecía la imagen de

un continente paradisíaco, de una tierra prometida

donde la prosperidad y felicidad eran accesibles a

todos". 10

Asimismo. otros factores estructurales que evidenciaban

la índole del proceso social movilizaron

a estos jóvenes musulmanes hacia la emigración.

Entre ellos, es preciso tener presente el proceso migratorio

que acompañó a la India, desde mediados

del siglo XIX, y que seguramente habituó a sus habitantes

a convivir con esta idea. De allí, que esta

migración hacia regiones centrQamericanas y colombianas

fue una expresión tardía y menos masiva

de las oleadas migratorias de trabajadores contratados

a las posesiones inglesas y neerlandesas

del Caribe y las Guayanas.11

26

siendo un centro de reacción nacionalista lo que

ponía a sus habitantes en la mira del control británico;

situación agravada por la política inglesa de

dividir a Bengala en dos secciones, hindú y musulmana,

lo que aumentaría la polarización de tales

comunidades.

¿Qué factores retuvieron a estos jóvenes en el

valle geográfico del río Cauca? En el momento histórico

en que arribaron al valle geográfico se estaban

sucediendo, en la región, una serie de transformaciones

socio-económicas y demográficas con el proceso

de industrialización de la caña de azúcar que

demandaron la aparición de agentes históricos en

el desempeño de nuevas actividades, entre ellas,

las comerciales. La existencia de una nueva clase

asalariada que se concentró en las inmediaciones

de los ingenios y que exigía bienes de consumo,

requería de un tipo de comerciante nuevo que pusiera

a disposición de estos trabajadores los productos

para el consumo.

Sin duda. el hecho de que el valle presentaba

unas condiciones económicas propicias para el

desempeño de la actividad comercial, los indujo a

permanecer en la región. Según doña Antonia de

Peada. se quedaron en los pueblos del valle "porque

aquí tenían más expectativa para el negocio".

Vendían bien la mercancía que les mandaban de

Inglaterra. vía Panamá. por ejemplo: el paño, los

sombreros; por Buenaventura les llegaba casi la

totalidad de la mercancía extranjera.

En este mismo orden de ideas. es probado que La mayoría de loS lugares de asentamiento de


los hindúes correspondía a distritos circunscritos

a los ingenios azucareros lo cual explica la vinculación

de su actividad comercial con el proceso de

desarrollo económico industrial de la caña de

azúcar. Esto explica porqué Omar Shek dice que

los indostanes "siempre buscaban los ingenios. es

decir, una fábrica grande en la que hubiera bastantes

trabajadores para ellos vender la mercancía;

se les permitía la entrada a los ingenios. ponían un

tendido en el suelo y extendían la mercancía"; sabían

que los trabajadores en la fábrica tenían sueldo

fijo por eso les entregaban la mercancía y cada ocho

días iban a cobrar. "Comerciaban en los ingenios

telas, vestidos. zapatos. relojes. alhajas y en generallos

cacharros que usaban las mujeres".12

Además del ambiente propicio de comercio con

los trabajadores de ingenios, los indostanes encontraron

favorables las dificultades que tenían los

campesinos para movilizarse a las ciudades y pueblos

con el fm de satisfacer sus necesidades de consumo;

es así como estos comerciantes se desplazaban

por los campos y las veredas con sus productos

beneficiando de esta forma, al trabajador del

campo.

Desde otra perspectiva, consideraron benéficos

la tierra y el clima del valle del río Cauca; el valle

significó para muchos el "edén", en esta región se

producía, en ese entonces, toda clase de productos

alimenticios; nadie se moría de hambre sabiendo

tr a b ajar. .13

Fe de bautismo de

Ana Milade.

hermana de

Carmen. esposa de

Matías Marcos. que

aparece el primero

a la izq..en el

retrato de familia.

tomado por

Abularach. en Belén.

Matías es el padre

de Issa M. Marcos.

que procedente de

Palestina inmigró a

Colombia a la edad

de 14 años.

La casi totalidad de los indostanes residenciados

en el valle geográfico se dedicaron a la actividad

comercial. Fueron los primeros extranjeros que llevaron

mercancía a las veredas con el sistema de

crédito.

Se iniciaron en el comercio ambulante, ofreciendo

su mercancía de puerta en puerta; llevaban

las maletas en una carreta de madera. Como la gente

acostumbraba alumbrar a los santos, vendían

unos vasos extranjeros con velones, también, traían

14

medias, polvos para el cuerpo y la cara. Igualmente,

vendían ropa, zapatos, telas, camisas, franelas,

camisetas, sombreros, ropa de cama, utensilios

de cocina, manteles, cortinas, cacharros y traían

cualquier cosa que la gente les encargase. Si alguien

necesitaba un objeto y no podía pagarlo de inmediato

le dejaban la mercancía y en una libreta anotaban

el deudor y el producto.

En el área rural acostumbraban el trueque o las

ventas a plazos. Para asuntos de negocios confiaban

en la gente y ésta en ellos. como no se cambiaba

27


fácilmente de domicilio -a excepción del período

de la violencia- a su regreso siempre encontraban

a las personas viviendo en el mismo lugar. También

comerciaban productos extranjeros. Los que mantenían

contacto con Panamá importaban paños,

conocidos en la época con los nombres de ..león" y

"campana", telas de Cachemira, gabardinas, percales

bordados, alfombras, papel decorado para aplicar

en las paredes, perfumes, sedas italianas, de la

China y la India y otros productos que traían por el

Canal. Las grandes fábricas de tejidos de China e

India los enviaban a Panamá y de allí se los aforaban

por Buenaventura. Compraban las telas por gruesas

y las partían en cortes de, aproximadamente, dos y

media yardas, si el corte no alcanzaba, se lo traían

por encargo.

Los que tuvieron éxito en los negocios abrieron

almacenes en los lugares de su residencia. Abdul

Gofur Mondol y Ruayuddin Peada fueron propietarios

de varios almacenes en Cartago. en los que

vendían telas nacionales y extranjeras. Maula Box

Sheik abrió almacén en Zarzal al igual que Baker

Reza en Puerto Tejada.

Con cierta frecuencia viajaban a Buenaventura

a comprar mercancía de los barcos. no en gran escala

sino los productos que bajaban los marineros.

Quienes vendían mercancía nacional se surtían en

Cali. en Pereira o en Medellín según la distancia y

las conveniencias. Los clientes eran de toda esfera

social. había mercancía para todos los niveles y gustos.

así como vendían los perfumes y las sedas. tenían

la loza. los zapatos. las olletas y los platos.

Dice Alonso Peada. un descendiente de la segunda

generación que su padre Ruayuddin -Pedro---

Peada "se iba en un caballo a las montañas con

una maleta llena de mercancía, traía al regreso muchos

productos con los que había hecho intercambio,

entre éstos, huevos y gallinas; también, iba a

los centros cañeros porque había mucho dinero". 15

La poca actividad agrícola que desempeñaron se

limitó al cultivo de hortalizas: lechuga, berenjena,

tomate, nabos y habichuelas en los solares de sus

casas para el consumo familiar. También, sembraron

la vid y se convirtieron en expertos consultores

de otras personas que querían cultivarla.

¿En qué aspectos incidieron los indostanes en

la región? Es innegable que los indostanes junto

con los árabes, sus contemporáneos. transformaron

el comercio de las poblaciones en donde se establecieron.

Este comercio expresó nuevas caracterís-

28

ticas: el expendio puerta a puerta, el desplazamiento

al sector rural ya poblaciones menores. el sistema

de crédito para quienes no contaban con dinero y

los almacenes que instalaron en varias ciudades.

La gente tuvo acceso a productos nacionales y

extranjeros para satisfacer lujos y necesidades. sin

tener que viajar a las ciudades grandes. Muchos de

los productos que vendían eran desconocidos por

el público

Los indostanes fueron una especie de lazo de

unión entre el campo y la ciudad. porque en ese

tiempo. la gente del área rural difícilmente viajaba

a la ciudad. Fue la oportunidad para que el campesino

conociera y adquiriera productos que de otra

manera no hubiera podido conseguir.

Impusieron una forma de mercadear, de hacer

publicidad novedosa, que consistía en colgar las

telas con su precio, extender la mercancía en el

suelo e invitar a los clientes a viva voz; estas eran

formas. hasta ese entonces, desconocidas por los

parroquianos.

El sistema de crédito que aplicaron tenía sabiduría,

por ejemplo, una prenda valía veinte pesos,

la vendían en cuarenta y cobraban veinte por adelantado

o sea el costo, es decir, si el comprador no

pagaba no perdían nada.

Sin lugar a dudas. incidieron en la vida de las

poblaciones en donde se asentaron y en conjunto

con otros extranjeros, particularmente, los árabes,

transformaron y activaron el comercio de la región

en pequeña escala. El aporte. de estos extranjeros.

para el comercio fue determinante en el desarrollo

de las poblaciones en donde se instalaron ya que

con la apertura de los primeros almacenes. mejor

surtidos y con mercancías variadas. le dieron agilidad

a la vida económica. Asimismo y en concordancia

con el desarrollo de la industria azucarera

vallecaucana, suplieron las necesidades básicas de

la nueva clase de trabajadores que se concentró

alrededor de los ingenios. Por otra parte. establecieron

un comercio con las áreas rurales, en ocasiones,

en forma de trueque. supliéndolas de productos

varios, ante las dificultades de acceso a las zonas

urbanas. El sistema de pago a crédito, también fue

una novedad para la época y para la vida comercial

cotidiana; los indostanes junto con los árabes comparten

la originalidad de su introducción.

La vida de comerciantes andariegos les dio l~

posibilidad de entablar relaciones con jóvenes mil


jeres de las poblaciones

en donde se instalaron o

de las veredas que frecuentaban,

es decir. se

unieron con mujeres de la

tierra a quienes les aventajaban

en años. Como

dice una de las testigos de

la época: los indostanes

se unieron con "muchachas

del pueblo comunes

y corrientes, buenas personas

ni ricas ni de sociedad

pero decentes"; al

Issa M. Marcos

contrajo matrimonio,

en Aracataca en 1936, con

Silvia Rosa María Hazbún,

nacida en Zarnbrano (Bol.),

hija de inmigrantes

palestinos, naturales de

Belén. La foto fue tomada en

Barranquilla días después

de la boda.

generación, con el fin de

evitar el proceso de deculturación

y de asimilación

a la cultura dominante,

estaba dividido

en dos sectores: el constituido

por su vida farniliar

y la de su colectividad

étnica en la que establecieron

sus relaciones primarias

y aquel de la

comunidad receptora con

la q ue establecierori

17

relaciones secundarias.

decir de otra "se unieron con mujeres de bien, mu

16

chachas sanas de pueblo. En la primera. trataron de mantener intactos los

Para poderse casar por la iglesia había que pedir

licencia. Algunas de las parejas legalizaron sus

nexos con el vínculo matrimonial religioso, en este

caso se trataba de un matrimonio mixto entre una

católica y un musulmán, otras, tuvieron dificultad

para consagrarlo ya que los sacerdotes afirmaban

que eran casados en la India; para evitar estos trámites,

en ocasiones, engorrosos o por conveniencia

mutua formaron uniones libres pero estables.

Ciertas partidas de matrimonio, encontradas en

los despachos parroquiales de la región, registr~

la particularidad de estas uniones, advirtiendo la

obtención de las debidas dispensas y licencias.

El conjunto de familias que constituyeron los

miembros de la comunidad indostana fue un factor

importante que les ayudó a estrechar lazos afectivos

entre ellos, favorecido a su vez, por los VÚlCUlos

de solidaridad que tejieron las esposas. Esta estrategia

parece haber sido la condición necesaria para

su integración en el medio cultural.

El mundo de los indostanes establecidos en la

región como el de tantos inmigrantes de la primera

modos de pensar y de sentir de su cultura; en la

segunda. adoptaron los modelos de conducta que

les exigía la vida pública. En su medio familiar y

étnico buscaron el apoyo afectivo que les facilitó

enfrentar sin demasiada angustia las presiones que

les implicaron aprender un nuevo código cultural.

El sentido de familia extensa que traían de la

India se reflejó en la gran comunidad familiar que

quisieron constituir entre todos los paisanos de la

región, sus mujeres e hijos, haciéndose llamar tíos,

tías y primos, respectivamente, con un afecto de

parientes. Los indostanes de la primera generación

inculcaron a sus hijos ese sentido de gran familia

para la comunidad que constituyeron y como tal

debía ser el tratamiento y el respeto entre sus miembros.

Los musulmanes de origen indostánico del valle

geográfico encontraron en la religión una razón. La

conciencia de un legado religioso les permitió, a estos

inmigrantes, enfrentar los peligros de la deculturación,

incorporando y reinterpretáhdo la cultura

nueva a partir de su propio carácter cultural, asimismo,

dio sentido de comunidad al colectivo que

constituyeron en la región que les dio albergue.

29


La gran expresión de pertenencia de estos

musulmanes de la India tema lugar durante la fiesta

de celebración que marcaba la ruptura del ayuno

del mes del Ramadán. En esta actividad de profundo

sentido social y comunitario, los principios islámicos

de igualdad. hermandad. unidad y tolerancia adquirían

un significado relevante.

Después de un mes de estricto ayuno, anunciado

en su iniciación y fmalización por las fases de la

luna, la comunidad de indostanes se reunía para

celebrar el término del ayuno.

Para esta fiesta acudían todos los miembros de

la comunidad indostana de la región; asistían. también.

las esposas y los hijos; la espera de esta celebración

traía mucha aleglia entre los hijos de la

primera generación. por el deseo de encontrarse con

Los descendientes han querido perpetuar el

sentido de comunidad y continúan con la costumbre

de reunirse cada dos o tres años en una gran fiesta

de fraternidad a la manera como la celebraban sus

padres después del ayuno del Ramadán. Aunque.

el sentido religioso de la fiesta se ha transformado

para convertirse en una oportunidad de reunir la

colectividad y fraternizar. su origen se encuentra

en la celebración musulmana.

Colombia. como se dijo previamente. ha sido y es

un país de pocos inmigrantes en comparación con

países. que en su momento o actualmente. han recibido

la presencia de extranjeros para aposentarse

en su suelo.

los "tíos" y los "primos" de otros lugares. Varias razones fueron mencionadas, pero entre

Esta celebración era una forma para solidificar

la existencia de la comunidad. Eran momentos de

honda alegria y de especial significado expansivo y

familiar. Este día había una gran comida. se mataban

varios chivos u ovejos y se preparaban exquisitas

viandas. entre ellas el arroz con pasas hecho

en el caldo del ovejo; los mismos varones cocinaban

la comida con los ingredientes que demandaba la

costumbre. No había trago. música ni baile; conversaban

por largo rato en su lengua y jugaban a las

ellas, este artículo quiso dejar constancia de las

dificultades, que por lo menos, en las primeras décadas

del siglo XX, acosaron a los extranjeros que

por diversas circunstancias intentaron establecerse

en Colombia. El Estado colombiano fue selectivo y

restrictivo frente a los inmigrantes y adoptó planteamientos

derivados de las polémicas que sostuvieron

los intelectuales en relación con la degeneración

de la raza y su corolario, la inmigración

selectiva.

cartas. A pesar de ello y gracias al goce de pasaporte de

La herencia cultural de los primeros inmigrantes

indostánicos en el valle geográfico del Cauca, se

refleja en varios aspectos de la vida de las nuevas

generaciones. Por una parte, los miembros de la

segunda generación se distinguen como sus padres

por su amor al trabajo. La mayoría de ellos han

seguido las huellqs de sus antecesores dedicándose

al comercio, aunque otros se desempeñan en distintos

oficios.

Por otra parte. aun se preseIVan las prácticas

alimentarias si no cotidianamente sí. en los días de

celebraciones especiales a nivel familiar y comunitario.

30

alguna metrópoli aceptada. grupos de inmigrantes

entraron al territolio colombiano y se asentaron en

las poblaciones intermedias de las liberas del rio

Cauca. Este fue el caso de los jóvenes musulmanes

de oligen indostánico.

Favorecieron su asentamiento las condiciones

intrínsecas de la región de albergue que en las décadas

del veinte y treinta transformaba la economía

de las haciendas en la moderna agroindustria azucarera.

Estos jóvenes indostanes se vincularon al

comercio para suplir las demandas de la naciente

clase obrera rural y la población campesina de las

veredas adyacentes.


NOTAS

1 Rafael MÉNDEZ. Emigración e Inmigración. (Sin ciudad ni

editorial). Colombia. 1916. pp.11-12. 182.

2 Aline HELG. "Los intelectuales frente a la cuestión racial en

el decenio de 1920: Colombia entre México y Argentina". Estudios

Sociales. N° 4. Medellin. 1989. pp. 44-45.

3 MÉNDEZ. Emigración... pp. 213-217.

4 Miguel JIMÉNEZ LóPEZ. La Inmigración amarilla a la Amerlcana.

Editorial Minerva. Bogotá. 1929. P.4.

5MÉNDEZ. Emigración... p. 188.

6 Ibid. pp. 184-186.

7 Luis LóPEZ DE MESA. De cónw se haformado la nación colombiana.

Editorial Bedout. Medellin. 1975. (la. edición 1934). P.

122.

8 MÉNDEZ. Emigración... pp.l05-107.

9 El número de indostanes inmigrados al valle geográfico del

río Cauca podría pasar del medio centenar; a esta cifra hay que

agregar los que se asentaron temporalmente. pues. como dice

Nelson Shaik. descendiente de la segunda generación: "hubo

muchos que se regresaron pronto y uno no alcanzó a registrar".

Al parecer el número de los asentados en el Caribe colombiano

fue mayor.

lO Sélirn ABou. M Los aportes culturales de los inmigrados.

Metodología y conceptualización". Europa, AsIa y Africa enAmérica

Latina y el Caribe. Siglo XXI. México. 1989. p. 78.

11 Doña Antonia de Peada sabía que los indostanes habían

venido a raíz de una migración. según se lo había comentado su

marido. Entrevista con Antonia de Peada. Cartago. febrero 7 de

1996.

12 Entrevistas con Antonia de Peada. Cartago. febrero 7 de

1996 y con Ornar Shek. Zarzal. febrero 3 de 1995.

13 Entrevista con Leonardo Shek. Puerto Tejada. mayo 13 de

1994.

14 Entrevista con doña Trinidad de Meneses. Cali. marzo 6

de 1995.

15 Entrevista con Alonso Peada. Cartago. febrero 7 de 1996.

16 Entrevista con doña Clariza Bueno de Chávez. Cali. marzo

26 de 1995 y entrevista con doña Clara Rosa Triana. Puerto

Tejada. enero 4 de 1996.

17 ABou. "Los aportes culturales... p. 82.

BIBLIOGRAFfA

ABou. Sélim.

1989 M Los aportes culturales de los inrnigrados. Metodología

y conceptualización. " Europa. Asia y Africa en América l.atÚla

y el Caribe. México: Siglo XXI.

1980 M Mito y realidad en la emigración". Culturas. Unesco.

HELG. Aline.

1989 M Los intelectuales frente a la cuestión racial en el

decenio de 1920: Colombia entre México y Argentina".

Estudios Sociales. Medellin: Faes. No.4.

JlMÉNEZ LoPEZ. Miguel.

1929 La Inmigraci6n Ammilla a laAmelicana. Bogotá: Editorial

MineIVa.

1929 Mprimera Conferencia". Los Problemas de la Raza en

Colombia. Bogotá: Unotipos El Espectador.

I..óPEZ DE MESA. Luis.

1975 De cómo se haformado la nación colombiana. Medellin:

Editorial Bedout. (1934 1 a edición).

MtNDEZ. Rafael.

1916 Emigración e Inmigración. (Sin ciudad ni editorial). Colombia.

31


~

Ramón 1Iián Bacca de Escribir en Barranquilla

Cronista ideal con deleite y picardía

Mable pero minucioso, presente con sus gustos y

opiniones pero capaz, casi siempre, de entregarse

a la sincera admiración por sus ídolos, Ramón ll1án

Bacca reúne los méritos del cronista ideal. Humor

yerudición. testigo conversador, su charla se desenvuelve

con deleite y picardía. Ha investigado con

rigor pero en sus páginas no se nota jamás el delirio

interpretativo del catedrático universitario. En

tono menor, como charla de café. nunca abruma ni

enjuicia rígido. Pero sí logra combinar la instantánea

fotográfica, teñida ya de nostaliga (el pianista

Bob Prieto, el periodista Germán Vargas, la novelista

Márvel Moreno) con el panorama delicioso y

no por ello menos exhaustivo (el modernismo, las

revistas literarias y el nadaísmo en Barranquilla),

sin descuidar por ello sus emociones de lector.

De escritor-profesor, capaz de ceñir un tema y

sacarle jugo a su aparente pobreza -las novelas

ambientadas en el carnaval de Barranquilla- cómo

de elaborar la más fina y descomplicada sociología

literaria, el revisar, en una década, lo que se vende

en las librerías de su ciudad. A11á comprobamos

como la línea esotérica-espiritualista conserva indu-

-, ACO"A"AOI

~~.-.c ---,--

32

-* ~J-" -..,...

-.~.--~

"

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 32-33. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

Juan Gustavo Cobo Borda

EMPRESA 8INS~ATICA

WIESE&STARCK

BAIIRA!OQ\BIJ.A .c.Io..ooo

lMIOOQT ACIóN.eXPOlIT ACIÓN

..LA --ea I...'... LUZ y y

-

x..

Co\Ie c-do c

dable preeminencia, refrendada, a todo lo largo del

siglo, por figuras como Madame Blavatsky , Gurdjieff

Allan Kardec y la memorable revista espiritista de

los años 20: Lumen. Toda una futura y sugerente

línea de investigación cuyo contexto describió, con

tan irónica agudeza, Peter Washington en su espléndido

libro "El mandTil de Madame Blavatsky.

Historia de la teosofía y del gurú occidental".

(Barcelona, Ediciones Destino, 1995. 449 p.)

Personajes absolutamente singulares como

Abraham Zacarías López-Penha. Miguel Rasch Isla

y Leopoldo de la Rosa se nos ofrecen, certeros en

sus siluetas y burbujeantes en sus anécdotas, junto

con otros, ya mitificados por la propia literatura.

como el bien conocido sabio catalán Ramón Vinyes.

Pero en realidad el libro apunta hacia un tema subyacente.

de singular importancia: ¿cómo en una ciudad

de inmigrantes, cuya prioridad era el comercio,

y cuyas iniciativas culturales fallecen. al poco tiempo,

por carencia de recursos. es factible trazar una

sostenida e interesante línea de continuidad creativa?

Refiriéndose sólo al departamento del Atlántico,

el crítico Ariel Castillo menciona a José Félix

FABRICA DE TEJIDOS "OBREGON'

~ ,..~'- ,~.-.

--

'A' ,""' ," "' ""JO y ""AtTn

--

DRILES lllTACIOM LIMO

A ...X:IOS SI" CO ""'A


Fuenmayor, Alvaro

Cepeda Samudio,

Jaime Manrique,

Márvel Moreno y

Julio Olaciregui, pero

quizás no sobraria

añadir, tan íntimamente

vinculados

también a Barranquilla,

figuras como

las de Gabriel García

Márquez y Meira Delmar,

sin olvidar por cierto al mismo cronista (CrÓnicas

casi históricas, 1990), el destacado cuentista

y novelista Ramón l1lán Bacca, cuyos libros de

cuentos: "MarihuanaparaGoering"(1981)y "Señora

tentación" (1994), y sus novelas "Déborah Cruel"

(1990) y "Maracas en la ópera" (1996) demuestran

cómo el terreno de esta investigación ya ha sido

roturado y gozosamente explotado en la ficción.

En tal sentido otro de los temas que el libro abre,

como incitante curiosidad, es el de la presencia extranjera

en Barranquilla y su metamorfosis literaria,

trátese de Emilio Bobadilla, "Fray Candil", como

de las lecturas alemanas que pueden rastrearse en

la Biblioteca Municipal, de Thomas Mann a Stefan

Zweig. En tono menor, y con un humor que proviene

tanto de su propio carácter como de las sabrosas

citas insertadas, sobre todo los desopilantes

poemas, como aquel único de Eduardo Ortega: "me

das tu amor mujer / o me pego un balazo por doquier",

Illán Bacca logra hacernos cómplices de su

mirada aguda y de su sabiduría literaria.

LA PERLA

..OV...A

Su".. ,..,kio ..~-

0 tA

.C.s m.j.,.s "',¡'s ". i.

p¡-

-..AT..,A

.K...". ,.¡¡",-.1. ,..-

,.".. , ..,..11-

"'j- ,-f .."'.,-

..,.. ' ¡"" pl.'.,r. !I ",

., ,

..'.."I10.H"'.-"-i.i VJ,

¡. ..., ...,...r#

,. J...m..

-,.,., ,.'. "..

J.Jli: VJ.V(J &


El tema de la relación

entreEros y Anwlkefue

planteado por Freud en

su obra El malestar en

la culturq. publicada en

1930. La forma como

introduce Freud los

planteamientos allí

esbozados es más bien

accidental. El tema es

de tal densidad que

puede ser introducido

por cualquier lado;

Freud lo introduce por

el lado anecdótico.

Se refiere Freud a l

un cierto 'sentimiento ,

Rubén Maldonado Ortega.

cionado sentimiento,

atendiendo al hecho de

que la estructura de

nuestra psiquis es incongmente

con la idea

de que el hombre intuye

su relación con el

mundo exterior a través

de un sentimiento

directo, orientado desde

un principio a este

fm.

La explicación psicoanalítica

obtendrá

como resultado que dicho

sentimiento es la

evolución "fantástica"

del sentimiento de de-

oceánico' que él mismo Lafalda blanca de B-a¡fuUs, óleo sobre lienzo, 1.30 x 1.62 cm, 1936

no ha logrado experi- 37. Las mujeres de Balthus "[...1 estranguladas [...1 decapüadas [ ...1 samparo acaecido en

conservan ante su breve resurrección una expresión soñadora que se

mentar, aludido en un adapta a este universo escandalosamente natural. Albert Camus la etapa infantil. Para

comentario crítico a su

llegar a este resultado,

obra El porvenir de una

Freud atiende a cierto

ilusión (1927) por su amigo Romain Rolland. En estado en el que se torna incierta la demarcación

palabras de su amigo, Freud no le estaría dando del yo, tanto en relación al mundo interior como

su justo valor como fuente última de toda religio- exterior. La reflexión psicoanalítica conlleva a

sidad.

sospechar que el yo adulto " ...no puede haber sido

Dado que no tiene cómo desmentir la existencia

de tal sentimiento en otras personas. la cuestión

se reduce entonces a establecer si es interpretado

correctamente y si debe ser aceptado como fuente

y origen de toda urgencia religiosa. Freud prefiere

intentar una explicación psicoanalítica del men-

.Filósofo de la Universidad Nacional de Colombia (Bogotá).

Estudios de doctorado en mosofia en la Pontlficia Universidad

Javeriana (Bogotá). Docente de tiempo completo de la

Universidad del Norte.

34

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 34-39. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

el mismo desde el principio, sino que debe haber

sufrido una evolución."l

La primera figura del sentimiento yoico es la tendencia

a formar un yo hedónico. El discernimiento

paulatino entre mundo interior y mundo exterior.

entre placer y displacer. y la adquisición de habilida -

des para defenderse contra las sensaciones displacenteras

dan lugar a la entronización del principio

de realidad.

Es bien singular la formulación psicoana1ítica


de la presencia del mundo ex -

terior: "Originalmente -nos

dice Freud- el yo lo incluye

todo; luego desprende de sí un

mundo exterior. "2 De tal modo

que el 'sentimiento oceánico'

viene a ser la 'lejana presencia'

de aquella relación

mucho más íntima que existió

alguna vez entre el yo y el

mundo circundante.

Asumido el 'sentimiento oceánico' en términos

de fase temprana del sentimiento yoico, el psicoanálisis

abordará la cuestión relativa a las pretensiones

alegadas para que dicho sentimiento sea

aceptado como fuente de las necesidades religiosas.

He aquí lo que al respecto señala Freud: "En cuanto

a las necesidades religiosas, considero irrefutable

su derivación del desamparo infantil y de la nostalgia

por el padre que aquél suscita, tanto más cuanto

que este sentimiento no se mantiene simplemente

desde la infancia, sino que es reanimado sin cesar

por la angustia ante la omnipotencia del destino."3

"Balthus pInta víctimas. pero

importantes. ésa es la verdad. Un

cuchillo. nunca sangre. Tiene otra

idea del phatos. No le Interesa el

delito. sino la pureza. .

Albert Camus

cual se corresponde más con

el evento contrario, como

quiera que nuestro cuerpo se

halla condenado a la decadencia

ya la aniquilación, el

mundo exterior facultado

para encarnizarse sobre

nosotros, y la fragilidad de

la comunión interpersonal es

evidente, "No nos asombre

-nos dice a este respecto

Freud-. que el ser humano

.ya

La lección de guüuITu de Balthus, oleo sobre lienzo,

se estime feliz por el mero

hecho de haber escapado a

psiquis

Para establecer

humana persisten

que en la

todos los estadios previos de

"'

,

'.'- ; ., ?~

1.61 x 138.5 cm, 1934.

la desgracia. de haber sobre-

cualquier evolución, Freud se ayuda de un símil vivido el sufrimiento; que. en general. la fmalidad

referido a la Ciudad Eterna. A diferencia de lo que de evitar el sufrimiento relegue a segundo plano la

ocurre en la vida psíquica, donde la conservación de lograr el placer."4

de lo pretérito parece más la regla que la excepción,

las ruinas que se ofrecen a la vista de los turistas

en Roma no corresponden a los escombros origi -

A pesar del tono descriptivo que impera en el

texto, Freud va haciendo explícitos los pilares de

nales, sino a los escombros de una de las tantas su teoría explicativa de la cultura humana, así:

reconstrucciones emprendidas.

I. El designio de ser felices que nos impone el

principio del placer es irrealizable.

2. La felicidad. considerada en el sentido limitado.

cuya realización parece posible. es meramente un

problema de la economía libidinal de cada individuo.

3. La técnica usada por la religión consiste en

reducir el valor de la vida y en reformar delirantemente

la imagen del mundo real. medidas que tienen

por condición previa la intimidación de la inteligencia.

Freud considera que para soportar la vida. el

hombre ha recurrido a tres lenitivos: las distracciones.

las satisfacciones sustitutivas y los narcÓticos.

sin atinar a saber cuál de ellos corresponde a

la religión. pero indicando de manera concluyente

que la idea de adjudicarle sentido a la vida humana

es un imperativo religioso. Para ello. Freud se remonta

a la vocación natural que impele al ser huma -

no a buscar la felicidad. siendo que esta aspiración

no se halla incluida en el plan de la creación. el

Manteniendo el tono descriptivo de su exposición.

Freud se adentra. de manera más detallada.

en el análisis de los fenómenos referentes a la relación

individuo-cultura. Se refiere a la neurosis como

una consecuencia de la frustración que la sociedad

le impone al individuo, y define cultura como" ...la

suma de las producciones e instituciones que distancian

nuestra vida de la de nuestros antecesores

animales y que sirven a dos fines: proteger al hombre

contra la naturaleza y regular las relaciones de

los hombres entre SÍ."5

35


Cabe aquí mencionar la ~efrendación freudiana

de una clásica inducción que da cuenta del paso

del estado de Naturaleza al estado de Derecho: "La

vida humana en común sólo se torna posible

cuando llega a reunirse una mayoría más poderosa

que cada uno de los individuos y que se mantenga

unida frente a cualquiera de éstos. El poderío de

tal comunidad se enfrenta entonces como 'derecho'

con el poderío del individuo, que se tacha de 'fuerza

bruta'. Esta sustitución del poderío individual por

el de la comunidad representa el paso decisivo hacia

la cultura."6

Introduce seguidamente Freud el primer pilar

relacionado con su teoría de los instintos. el del

erotismo anal del niño: "En el curso del crecimiento

-nos dice- su primitivo interés por la función

excretora. por sus órganos y sus productos. se

transforma en el grupo de rasgos que conocemos

como ahorro. sentido del orden y la limpieza. rasgos

valiosos y loables como tales. pero susceptibles de

exacerbarse hasta un grado de notable predominio,

constituyéndose entonces lo que se denomina

'carácter anal' ...Aquí se nos presenta por vez

primera la analogía entre el proceso de la cultura y

la evolución libidinal del individuo."7

Al desembocar en la teoría de los instintos, Freud

inquiere sobre la condición previa de toda cultura,

hallando forzoso reconocer que toda cultura reposa

sobre la renuncia a las satisfacciones instintuales,

y no precisamente a cualquier tipo de instintos,

sino sobre todo a la renuncia de aquellos que el

hombre apetece y persigue con mayor ahínco, o

que revisten un carácter insobornable.

Para Freud. Eros y Ananke son los padres de la

cultura humana, afirmación que se desprende de

las investigaciones consignadas en Tótem y tabú,

obra donde Freud muestra el itinerario que condujo

al establecimiento de las llamadas alianzas fraternas.

Al triunfar sobre el padre, los hijos descubrieron

las 'bondades' de la vida en comunidad. Los

preceptos del tabú se convirtieron en la primera

ley, disponiendo al hombre a fundamentar su vida

conforme a la necesidad de contrarrestar, con el

trabajo. los rigores impuestos por la naturaleza. y

a su sometimiento al poderío del amor. Otra

afirmación de especial interés alude al hecho de

36

que el amor coartado en su fm fue en su origen un

amor plenamente sexual. que sigue siéndolo en el

inconsciente humano.

Tomando a Francisco de Asís como centro de

reflexión para el examen de lo que constituiría la

encarnación de un propósito digno de ser emulado.

esto es. el propósito de renunciar al amor sexual

para consagrarse al amor universal, Freud objeta

que un amor que no discrimina su objeto pierde

todo valor. ya que es incuestionable que no todos

los seres humanos merecen ser amados.

Freud observa que en determinado momento,

tanto la tendencia amorosa sensual como la del fm

inhibido, en su relación con la cultura -la una

mediante la formación de nuevas familias y la otra

de nuevas amistades- dejan de ser unívocas,

produciéndose un gran divorcio, sin que sea posible

distinguir a punto fijo el motivo.

En cuanto a la familia. nos dice Freud: "El desprendimiento

de la familia llega a ser para todo adolescente

una tarea cuya solución muchas veces le

es facilitada por la sociedad mediante los ritos de

pubertad y de iniciación. Obtiénese así la impresión

de que aquí actúan obstáculos inherentes a todo

desarrollo psíquico y en el fondo también a toda

evolución orgánica."8

En cuanto a la cultura. observa Freud: " ...su

tendencia a restringir la vida sexual no es menos

evidente que la otra. dirigida a ampliar el círculo de

su acción. Ya la primera fase cultural. la del totemismo.

trae consigo la prohibición de elegir un

objeto incestuoso. quizá la más cruenta mutilación

que haya sufrido la vida amorosa del hombre en el

curso de los tiempos."9

Establece a continuación Freud cómo la cultura.

obedeciendo al imperio de la necesidad psíquica

económica. sustrae a la sexualidad gran parte de

la energía psíquica que necesita para su propio

consumo. y llama la atención sobre el hecho de que

la cultura occidental europea ha querido ignorar la

cuota altamente represiva. respecto de la sexualidad.

que ha sido entregada a la cultura por parte

de los individuos.


Según Freud. en el amor sexual es donde Eros

traduce con mayor claridad el núcleo de su esencia

al fundir dos seres en uno solo. caso donde la cultura

no tiene necesidad de sustraer energía a la sexualidad.

Sin embargo. la cultura no se conforma con

este tipo de vínculo. puesto que debe reforzar aquel

otro vínculo de comunidad mediante lazos arnistosos.

Freud cree poder hallar la pista de la restricción

sexual que la cultura impone al individuo en el

precepto 'Amarás al prójimo como a ti mismo'. Cuatro

preguntas saltan a la vista en el examen de dicho

precepto: ¿Por qué tendríamos que hacerlo? ¿De

qué podría servirnos? ¿Cómo llegar a cumplirlo?

¿De qué manera podríamos adoptar semejante

actitud? .

Freud llega hasta el fondo, interrogándose

sobre tan solemne

presentación de un precepto que,

razonablemente, nadie puede

aconsejarse cumplir, insinuando

que una presentación más consistente

del precepto rezarla: 'Amarás

al prójimo como el prójimo te ame

a ti'.

Sin entrar a discutir los postulados

económicos del sistema

comunista, confesando que ello no

le concierne, Freud llama vana

equiparados en todo lo restante. Si también se aboliera

este privilegio, decretando la completa libertad

de la vida sexual, suprimiendo, pues, la familia,

célula germinal de la cultura, entonces, es verdad,

sería imposible predecir qué nuevos caminos seguiría

la evolución de ésta; pero cualquiera que ellos

fueren, podemos aceptar que las inagotables tendencias

intrínsecas de la naturaleza humana tampoco

dejarían de seguirlos."lo

Se refiere a continuación Freud a lo que denomina

narcisismo de las pequeñas diferencias, que

no es otra cosa que la comprobación empírica de

un postulado esencial de la teoría freudiana, a saber,la

inalienable propensión a la hostilidad de que

está conformada la naturaleza humana: "Si la

cultura impone tan pesados sacrificios

-nos dice Freud- no

sólo a la sexualidad, sino también

a las tendencias agresivas, comprobaremos

mejor por qué al

hombre le resulta tan difícil alcanzar

en ella su felicidad. En

efecto, el hombre primitivo estaba

menos agobiado en este sentido,

pues no conocía restricción alguna

de sus instintos. En cambio,

eran muy escasas sus perspectivas

de poder gozar largo tiempo

de tal felicidad. El hombre civil~ado

ha trocado una parte de

posible felicidad por una parte de

las estreUas seguridad."ll

ilusión a su hipótesis psicológica.

He aquí su opinión: "Es verdad que

Observando

de Franz van Bayras. 1912.

al abolir la propiedad privada se

Freud relata cómo, ayudado

sustrae a la agresividad humana uno de sus instru- por un aforismo de Schiller. introduce el término

mentos, sin duda uno muy fuerte, pero de ningún libido en la literatura psicoanalítica. Se trata, ayu-

modo el más fuerte de todos. Sin embargo. nada se dado por la expresión de Schiller Hambre y amor

habrá modificado con ello en las diferencias de hacen girar coherentemente el mundo, de considerar

poderío y de influencia, que la agresividad aprovecha y diferenciar aquellos instintos relacionados con el

para sus propósitos; tampoco se habrá cambiado individuo. de los que se relacionan con los objetos.

la esencia de ésta. El instinto agresivo no es una Libido designará entonces la energía de los instintos

consecuencia de la propiedad, sino que regía casi

sin restricciones en épocas primitivas, cuando la

objetales.

propiedad aún era bien poca cosa; ya se manifiesta La introducción del concepto de narcisismo

en el niño, apenas la propiedad ha perdido su pri- obligó a Freud a modificar su teoria de los instintos.

mitiva forma anal; constituye el sedimento de todos El concepto de narcisismo hace referencia al hecho

los vínculos cariñosos y amorosos entre los hom- de que también el yo está impregnado de libido.

bres, quizá con la única excepción del amor que la "Esta libido narcisista se orienta hacia los objetos,

madre siente por su hijo varón. Si se eliminara el

derecho personal a poseer bienes materiales, aún

convirtiéndose así en libido objetal."12

subsistirían los privilegios derivados de las relacio- Temeroso de que la significación particular del

nes sexuales, que necesariamente deben convertirse concepto de libido se disolviera en razón de que los

en fuente de la más intensa envidia y de la más instintos yoicos resultaban libidinales. lo que con-

violenta hostilidad entre los seres humanos, vertiría libido en sinónimo de energía instintiva en

37


general. Freud advierte. en investigaciones posteriores

consignadas luego en su libro Más allá del

principio del placer; la existencia de un instinto encargado

de disolver lo que su antagónico había condensado.

A este instinto Freud lo bautizará Tánatos.

Este nuevo hallazgo le permite explicar los fenÓmenos

vitales por la interacción y el antagonismo

de ambos.

Progresando aún más en la investigación. Freud

descubre que dicho instinto. al orientar una parte

de su naturaleza hacia el mundo exterior. se manifiesta

como impulso de agresión y destrucción. "De

tal manera. el propio instinto de muerte seria puesto

al servicio de Eros. pues el ser vivo destruiría algo

exterior. animado o inanimado. en lugar de destruirse

a sí mismo."13 Al cesar esta agresión contra el

exterior sobreviene. en consecuencia. la autodestrucción.

Contra lo que a primera vista podria pensarse.

estos dos instintos. siendo antagónicos. nunca

se encuentran manifiestos en estado de pureza.

sino que se amalgaman en proporciones variables.

hasta el punto de que no siempre resulta fácil reconocerlos.

A pesar de que la hipótesis relativa a la existencia

de Tánatos despertó resistencia aún en los círculos

analíticos, Freud la acogió con gran interés debido

a que le permitia la simplificación que es perseguida

en toda labor científica de mejor modo que cualquier

otra hipótesis, sin llegar por ello a violentar los

hechos objetivos. Con todo, Freud mismo parece

disculpar a quienes así obraron, ya que él recuerda

haber necesitado de cierto tiempo para aceptarla:

"Mucho menos me sorprende -dirá Freud- que

también otros hayan mostrado idéntica aversión y

que aún sigan manifestándola, pues a quienes creen

en los cuentos de hadas, no les agrada oír mentar

la innata inclinación del hombre hacia lo malo, a la

agresión, a la destrucción, y con ello también a la

crueldad."14 Más adelante concluye Freud: "Dicho

instinto de agresión es el descendiente y principal

representante del instinto de muerte, que hemos

hallado junto al Eros y que con él comparte la dominación

del mundo. Ahora, creo, el sentido de la

evolución cultural ya no nos resultará impenetrable;

por fuerza debe presentarnos la lucha entre Eros y

muerte, instinto de vida e instinto de destrucción,

tal como se lleva a cabo en la especie humana. Esta

lucha es, en suma, el contenido esencial de la misma,

y por ello la evolución cultural puede ser definida

brevemente como la lucha de la especie humana

por la vida. ¡y es este combate de los titanes el

que nuestras nodrizas pretenden aplacar con su

arrocó del cielo!" 15

38

Freud se aplica al examen de una cuestión de la

más íntima competencia humana. cual es la de inquirir

por los recursos a que apela la cultura para

coartar la agresión que le es antagónica, para hacerla

inofensiva o eliminarla; cree que lo que ha dado

origen a la domesticación del instinto de agresión

es que éste ha sido introyectado. internalizado, devuelto

al lugar de donde procede: "La agresión es

dirigida contra el propio yo. incorporándose a una

parte de éste. que en calidad de super-yo se opone

a la parte restante. y asumiendo la función de conciencia

moral, despliega frente al yo la misma dura

agresividad que el yo, de buen grado. habría satisfecho

en individuos extraños. "16 Henos, pues, aquí,

ante el sentimiento de culpabilidad. el cual se

manifiesta bajo la forma de necesidad de castigo.

Lo peculiar de este sentimiento es que abruma con

igual intensidad el propósito de 'pecar' tanto como

al 'pecador' mismo. Más adelante Freud hace notar

cómo el complejo de culpa es. de manera más legítima.

la expresión del miedo a la pérdida del amor.

A semejante estado Freud le llamará mala conciencia.

Tomando por universalmente válido que el temor

humano se refiere, en todo caso, a la posibilidad de

ser descubierto 'pecando', Freud indica que al internalizarse

la autoridad, de modo que quede anulada

la posibilidad de 'pecar' sin ser visto, emerge

entonces la conciencia moral. "En esta segunda

fase evolutiva -advierte Freud-la conciencia moral

denota una particularidad que faltaba en la primera

y que ya no es tan fácil de explicar. En efecto,

se comporta tanto más severa y desconfiadamente

cuanto más virtuoso es el hombre, de modo que,

en última instancia, quienes han llegado más lejos

por el camino de la santidad son precisamente los

que se acusan de la peor pecaminosidad."17

Dando cabal prueba de merecer con justicia el

apelativo de 'maestro de la sospecha' con el que le

bautizarán después de su muerte. Freud muestra

cómo la frustración exterior intensifica enormemente

el poderío de la conciencia en el super-yo:

"Mientras la suerte sonríe al hombre, su conciencia

moral es indulgente y concede grandes libertades

al yo; en cambio. cuando la desgracia le golpea,

hace examen de conciencia, reconoce sus pecados,

eleva las exigencias de su conciencia moral. se

impone privaciones y se castiga con penitencias."IB

Son. pues. dos. los orígenes del sentimiento de

culpabilidad: el miedo a la autortdad y el miedo al

super-yo. Lo peculiar respecto al super-yo. es que

renunciando a la satisfacción de los instintos no se


Alegoría de Venus y Cupido de Agnolo Bronzino, óleo sobre

tabla, 146.1 x 116.2 cm, 1540-45.

consigue la absolución, ya que el deseo persiste, y

éste jamás podrá ser ocultado al super-yo. .'En

consecuencia, no dejará de surgir el sentimiento

de culpabilidad, pese a la renuncia cumplida, circunstancia

esta que representa una gran desventaja

económica de la instauración del super-yo o, en

otros términos, de la génesis de la conciencia moral.

La conciencia moral ya no tiene pleno efecto absolvente;

la virtuosa abstinencia ya no es recompensada

con la seguridad de conservar el amor, yel

individuo ha trocado una catástrofe exterior amenazante

-pérdida de amor y castigo por la autoridad

exterior- por una desgracia interior permanente:

la tensión del sentimiento de culpabilidad."19

Freud cree, tras haber ambientado suficientemente

el dilema al que se enfrenta el yo, doblemente

acorralado por una autoridad exterior y otra

interior, haber llegado el momento de introducir una

idea enteramente propia del psicoanálisis y extraña

al pensar común, sin la cual no podría comprenderse

el hecho de que la conciencia moral juzga con

mayor severidad a los seres mejores y más dóciles.

Se trata de lo siguiente: la renuncia instintual crea

la conciencia moral, la cual exige cada vez mayores

y nuevas renuncias. Así las cosas, la cultura se nutre

de la progresiva acentuación del sentimiento de

culpabilidad, lo que implica que el precio del progreso

de la cultura reside en la pérdida de felicidad

por aumento del sentimiento de culpabilidad. Freud

muestra la evolución individual como el producto

de la interferencia entre la aspiración egoísta a la

felicidad y el anhelo altruista a la vida comunitaria.

"Pero esta lucha entre individuo y sociedad no es

hija del antagonismo entre Eros y muerte, sino que

responde a un conflicto en la propia economía de

la libido, conflicto comparable a la disputa por el

reparto de la libido entre el yo y los objetos. No

obstante las penurias que actualmente impone a

la existencia del individuo, la contienda puede llegar

en éste a un equilibrio definitivo que, según esperamos,

también alcanzará en el futuro a la cultura"2°

Al culminar su reflexión, Freud condiciona el destino

de la especie humana a la capacidad con que

cuenta la evolución cultural para hacer frente a las

perturbaciones sociales emanadas del instinto de

agresión y de autodestrucción. En todo caso, convendría

atender la ambivalencia que presenta la

posición teórica de Freud, ya que por un lado parece

impregnada de pesimismo su descripción de un

cierto malestar inherente a toda forma de cultura,

y por el otro lado abraza la esperanza de que el

etemo Eras despliegue sus fuerzas para vencer en

la lucha con su no menos inmortal adversario, si

bien no hay cómo augurar el desenlace final.

NOTAS

I FREUD. Sigmund; El malestw- en la cultura. Ed. AIianza,

Madrid, 1987. Traducción de Ramón ReyArdid. Pg. 10.

2 Ibídem. p. 11. J2 Ibídem. p. 59.

3 Ibídem. p. 16. 13 Ibídem. p. 60.

4 Ibídem. p. 21. 14 Ibídem. p. 61 y 62.

5 Ibídem. p. 33. 15 Ibídem. p. 63.

6 Ibídem. p. 39. 16 Ibídem. p. 64.

7Ibídem. p. 41. 17 Ibídem. p. 67.

6 Ibídem. p. 46. 18 Ibídem. p. 67.

9 Ibídem. p. 47. 19 Ibídem. p. 69.

l


Intento presentar el estado actual de la discusión

filosófica sobre la justicia y. a través de ello, iluminar

ciertos problemas prácticos frente a los cuales se

pueden definir paradigmas políticos como la

socialdemocracia, el neoliberalismo y el comunismo.

No aspiro a desarrollar una posición personal sobre

el tema. Ya tengo bastante con tratar de articular

los principales aspectos de una discusión fIlosófica

que es extensa y compleja y que tiene diferentes

esferas de pertinencia. Trataré de circunscribirme

a tres de ellas: la justicia como legalidad, la justicia

como equidad para el manejo de las desigualdades

con referencia a las cargas y beneficios ligados al

orden social. y lajusticia como equidad para el manejo

de la educación, el canon cultural y los estereotipos

humanos en cuanto ellos tienen que ver

con las diferencias humanas. En otras palabras, la

justicia aplicada a las esferas jurídica, social y

simbólica. En cada una expongo los retos puestos

por el presente y procedo a mostrar las principales

soluciones, sus bondades y dificultades.

Delfín Ignacio Grueso'

ticia" queriendo decir que se puso a disposición del

aparato de juzgalniento y sanción de una sociedad.

En el segundo caso suele tener una connotación

adjetivada, como c1:1ando decimos que algo "no es

justo" queriendo decir que violenta "lo que moralmente

es debido" a alguien. La designación del aparato

de justicia como lo que es en sí justo, es decirla

adjetivación del sustantivo, se debe a que antes

y por fuera de la modernidad la administración de

la justicia se asentaba sobre una autoridad moral.

Así como impartir justicia no era diferenciable de

gobernar. tampoco lo jurídico pretendía diferenciarse

de la conciencia moral de la sociedad como

comunidad de valores. Es la modernidad la que

inaugura la independencia de lo jurídico con respecto

a la gobernabilidad, por un lado. ya lo moral.

por el otro. La culminación de ese proceso en el

campo puramente jurídico es el positivismo jurídico,

que ha terminado por legitimar la pretensión de

que lo jurídico no tiene por qué depender de criterios

meta jurídicos.

I. GOBERNABILmAD, DERECHO y JUSTICIA En los últimos cien años, más o menos, ni el

campo liberal ni el socialista han acudido en defensa

1

El término justicia remite de inmediato a dos dimensiones.

la jurídica y la moral. En el primer caso

suele tener una connotación sustantivada. como

cuando decimos que alguien "se entregó a la jus-

* Ph.D. Miembro del Grupo Praxis. Jefe del Departamento

de Filosofía. Universidad del Valle. Catedrático de la Maestría

en Filosofía de la Universidad del Norte -Universidad del Valle.

40

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 40-50. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

del contenido moral de lo jurídico. Al contrario, aunque

opuesto en principio al positivismo jurídico que

parece tomar lo normativo como objeto autónomo

de estudio, el marxismo termina por ponerse de su

lado en esto de no intentar pensar el terreno de las

leyes desde aproximaciones moralesl .La idea marxista

de que lo jurídico responde a las necesidades

de organización social de un modo específico de producción

material, no le concede al aparato normativo

de una sociedad más que úna existencia

derivativa. Dejando de lado el crucial asunto de si


esto es una herencia de Marx o una perversión de

los marxistas, es evidente que el marxismo no pretende

evaluar el orden jurídico en términos morales.

que tiende a eludir la pregunta por la justicia de la

justicia, es decir por la correcta adjetivación del sustantivo,

y plantea un cambio social donde, en últimas.

lo jurídico perderá su razón de ser.

En el campo liberal, en cuanto él se ha hecho

compatible con la doctrina positivista, lo jurídico

tiende a quedar reducido a un medio para que el

Estado mantenga eficazmente el control sobre su

jurisdicción y para que los ciudadanos persigan sus

fmes ordenadamente. Esta es, al menos, la proyección

ideal de un liberalismo económico que levanta

lo político sobre un mundo social donde lo moral

común ha desaparecido y frente al cual el ideal de

sociedad buena ha perdido toda eficacia argumentativa.

No queda más que un pragmatismo que

reduce lo político a una forma racional de dirimir

los conflictos en busca de la gobernabilidad. Separando

el sentido de la obediencia civil de posibles

razones de identidad moral, comunal o patriótica,

la gobernabilidad queda convertida en fría administraciÓn

de los conflictos y la civilidad se reduce

a una actitud cínica de convivencia entre gentes

que no comparten una identidad sentido fuerte.

En ese orden político siempre habrá temas que

la óptica liberal considera como insolubles y que

quisiera dejar al arbitrio de los individuos. Ejemplos

de esos temas son el aborto, la eutanasia, las

creencias religiosas, las

relaciones iglesia- Esta -

do, la moral privada, etc.

Cuando esos temas, antaño

materia de lucha

política y hogaño desalojados

de la política por

ser políticamente .inconvenientes',

saltan de

nuevo a la esfera pública,

queriendo afectar la

tranquila agenda de

gobernabilidad liberal,

el liberalismo decide

pasárselos a los tribunales

y las cortes para que

ellas decidan "en derecho".

Allí se revela una

paradoja: desplazando

la preocupación moral

de los espacios político

Lajusticla y la paz de Giaquinto

y jurídico. se termina por sobrecargar lo jurídico

con nuevos deberes acerca de lo moral y lo político.

La reacción a eso suele ser la queja sobre un poder

exagerado de las cortes. que "usurpan por descarte"

lo que debería hacer el ejecutivo y el legislativo o lo

que debería resolverse directamente en la lucha

política. Lo jurídico. por su parte. tendrá siempre

en su contra la exigencia de resolver en un sentido

estrictamente jurídico lo que no puede ser resuelto

sin apelar a razones meta jurídicas. Es necesario

preguntarse de nuevo. en términos morales y políticos.

por el derecho del derecho o por la justicia de

lajusticia. ¿Qué puede. y qué no. entre los asuntos

que afectan a la sociedad como un todo. convertirse

en materia de decisión estrictamente jurídica?

Una forma de resolver este problema es dotando

lo jurídico con una teoría de la justicia en sentido

moral, una teoría que presida el ordenamiento

jurídico de la sociedad en atención a un principio

único y claro de lo que es justo. Hay. al parecer,

dos formas distintas de hacer esto. I. Apelando a

una teoría procedimental perfecta de lajusticia. 2.

Apelando a una teoría procedimental racionalista de

la justicia. Una teoría procedimental perfecta2 es

aquella organizada a partir de algún criterio de perfección

o de bien. Su ventaja es que ataría lo jurídico

a un valor moral y ya habría un principio de solución

a todo problema "insoluble". Su desventaja es que

no es fácil que las sociedades modernas puedan

regirse por un criterio tal. Estas sociedades están

habitadas por puntos de vista morales al parecer

inconmensurables que

no aceptarían la hegemonía

de uno de ellos

sobre los demás.

Este obstáculo nos

remite inmediatamente

al otro extremo: procedimentalismo

vacío de

moralidad pero capaz de

presidir normativamente

el proceso de corrección

y producción del

derecdimentalismo se

puede articular como

una teoría de lajusticia

es una sugerencia dada

por los modelos de decisión

racional bajo condiciones

de incertidumbre.

Se piensa que se

podría llegar a una

decisión de justicia en-

4


tre puntos de vista moralmente irreconciliables a

través de eso que se llama genéricamente la teoría

de; los juegos. Podríamos someter lo jurídico a un

criterio racionalmente incuestionable pero sin

connotaciones morales, legitimando leyes que

prescriban quién tiene que pagar un tributo o quién

puede quedarse con un beneficio del mismo modo

que se lanza una moneda a cara o sello para decidir

quién tendrá primero la pelota en unjuego. Aunque

el procedimiento, por ser netarnente azaroso, puede

considerarse amoral, no se puede decir que el

resultado es inmoral. Esta forma de decidir lo justo

se llamajustícia como mutua ventaja y está re~da

por la siguiente fórmula: '1usticia es el nombre que

damos a los constreñimientos que personas racionalmente

autointeresadas impondrían sobre sí

mismas como un mínimo precio a pagar a fm de

obtener la cooperación de otroS."3

El problema con una teoría tal es que parece

llevarnos de vuelta al más crudo positivismo jurídico

o al del aún más crudo realismo político, lo que a la

larga no resuelve nada pues la justicia como mutua

ventaja lleva también implícita la amenaza de

una constante desestabilización política. ¿Hasta

dónde puede este procedimentalismo, que se percibe

como autogenerativo y que se proclama amoral y

apolítico, zanjar las disputas morales y políticas de

una sociedad? Esta inquietud es válida porque, bajo

la lógica de una racionalidad ventajosa, en un regateo,

nadie aceptaría un acuerdo sin una prueba

de que no hay todavía otro acuerdo en el cual sus

metas puedan ser realizadas de un modo mejor.

Pero, claro, al tratar de escapar de ese decisionismo

amoral se puede caer en una teoría de la justicia

comprometida con algún valor que entre en colisión

con los valores de cualquiera de las cosmovisiones,

religiones, culturas, etc. , que abundan en las sociedades

modernas, es decir, en unajusticiaprocedimental

perfecta.

2

El fIlósofo norteamericano John Rawls, con su obra

Una Teoria de la Justicia, (1971), trata de eludir

tanto la justicia procedimental perfecta como la

justicia como mutua ventaja y desarrolla una

solución de justicia procedimental pura centrada en

la equidad, un valor moral considerado menos

controvertido y sobre el cual volveré más adelante.

Este valor vendría a solucionar la injusticia de la

justicia cuando ella se ha reducido a puro procedimentalismo

donde reina la habilidad y no la moralidad.

En esto parece inspirarse en Kant, quien ha-

42

bía señalado que "el apotegma (dictum) de la equidad

es, pues, sin duda: 'el derecho más estricto

constituye la mayor injusticia'." [Kant. 1797:45].

Tratando de preservar la equidad, Rawls conserva

la separación kantiana entre cuestiones dejusticia

y cuestiones de vida buena. con la que quiere evitar

apoyarse en algún ideal ético o religioso atado a

una cultura, un contexto, una clase social o cualquier

otra fuente que lo haga relativo. y por ende

incapaz de convocar a todos a una unidad política.

Con la equidad Rawls cree tener un valor convocante,

sin caer en el decisionismo amoral. Así tendríamos

de nuevo una moralidad guiando la producción

del derecho. En esto. repito, la inspiración kantiana

es decisiva.

Para Kant el derecho debe satisfacer una máxúna

de objetividad; es decir, que la legalidad aparezca

como moralmente objetiva. De otra manera, dice

Kant, la legalidad perdería el carácter de moralidad.

Así, las leyes "son válidas en la medida en que tienen

una base a prioTi y pueden ser vistas como necesarias".

La objetividad moral debe conducir las leyes

a satisfacer el siguiente concepto de justicia: "una

acción es conforme a derecho cuw1do permite, o cuya

máxima permite, a la libertad del arbitrio de cada

uno coexistir con la libertad de todos según una ley

univesal" [Kant, 1797:39]. En otras palabras, la libertad

de cada agente debe ser consistente con la

libertad de cada otro agente. Rawls rescata ese principio

en lo que se conoce como el primer principio

de la justicia:

cada persona ha de tener un derecho igual al más

extenso sistema total de libertades básicas compatible

con un sistema similar de libertad para

todos.

Una vez este principio es establecido. se podría

avanzar hacia algunas decisiones en materia jurídica

y así lo jurídico-institucional se habrá organizado

justamente. Se lograría. entonces. el ideal de

hacer de la justicia la primera virtud de las instituciones

sociales [Rawls. 1971:3].

Pero aún si suponemos que la separación entre

lo jurídico y la justicia es un hecho irreversible. que

no tiene ya sentido someter la producción del derecho

a un concepto de justicia, es todavía posible

intentar la conexión entre tal concepto y el orden

social. Es todavía posible pensar la justicia social

como una inspiración para el orden político.


2. JUSTICIA SOCIAL, ' ASIGNACIÓN'

y REDISTRIBUCIÓN

1

Desde La República de Platón, donde la indagación

por el régimen político ideal comienza como una

indagación por la justicia, ha sido una constante

en Occidente el vincular la justicia a la reflexión

filosófica sobre elorden social. Hay preguntas más

o menos constantes: ¿hay justicia en la forma como

la naturaleza, las leyes del mercado o las estructuras

sociales "asignan" a los individuos las cargas y los

beneficios? ¿Debemos intervenir esos "métodos de

asignación" y redistribuir las cosas de otro modo?

Si la respuesta es sí, ¿cómo y por qué se debe redistribuir

y sobre todo qué está disponible para la

redistribución? ¿Cuál ha de ser el criterio

moral que debe presidir esa reditribución?

¿Debe ese criterio aplicarse

preferencialmente a las instancias sociales

que afectan las expectativas de

los seres humanos o solo a cierta institucionalidad

política? Todas estas preguntas

se pueden resumir en una sola:

¿Cuál es el orden social justo?

Para responder a esa pregunta, la

filosofía toma, al menos como punto de

partida, las mismas nociones de justicia del lenguaje

cotidiano y el lenguaje de las ideas políticas y las

desarrolla con nuevos fundamentos racionales y

morales. Tom Campbell ha clasificado esas nociones

en cuatro pares dicotómicos. En primer lugar, nos

dice, hay nociones de justicia negativas y positivas.

Las nociones negativas están ligadas al lenguaje de

la queja, de la venganza y tienen una gran fuerza

emotiva. Son negativas porque ven lajusticia como

una virtud correctiva de lo que está mal en nuestra

relación con los otros. Presuponen nociones positivas,

sin embargo, porque no se pueden pensar

las relaciones injustas sin tener al menos una intuiciÓn

de lo que son las relaciones humanas justas.

En segundo lugar, hay nociones de justicia reformistas

y conservaduristas. Las reformistas proponen

la acción justiciera como una corrección de

lo que está mal en el presente social 0 institucional.

Ellas cobran sentido frente a aquellas posiciones

que entienden como justo cierto orden de cosas

porque él es, se piensa, natural, moral o racional.

Estas últimas son conservaduristas. En tercer lugar,

hay nociones de justicia miniminalistas y maximalistas,

especialmente cuando la justicia es vinculada

a la legitimación del poder político. Hay un

mínimo de justicia que se espera del gobierno y un

máximo de justicia que los gobiernos prometen

lograr. Fracasar en lo primero implica atraer la

rebelión por falta de legitimación; lograr lo segundo

es asegurar la gobernabilidad. En cuarto lugar, hay

nociones de justicia políticas y sociales. Algunos

piensan que sólo de la institucionalidad política

podemos decir que es justa o injusta y que sólo en

sentido figurado se puede hablar de justicia en la

familia, en la empresa, en la iglesia o en la escuela.

Quienes así piensan afirman la justicia como una

virtud política por excelencia, lo que es cuestionado

por quienes piensan que la justicia institucional

sólo es derivativa de la justicia de la sociedad y sus

subsistemas [Campbell, 1988:1-2]

No creo que todas estas nociones tengan hoy la

misma capacidad de reproducirse en el

campo filosófico. Por ejemplo, mientras

es cada vez más posible desarrollar

posturas filosóficas a partir de nociones

negativas de la justicia (lo que a mi parecer

está presente en el marxismo, en las

críticas feministas al orden político y sus

supuestos simbólicos machistas, en las

tendencias filosóficas deconstruccionistas,

etc.), hay un escepticismo acerca

.-1-- de cómo desarrollar teorías filosóficas

de la justicia a partir de nociones positivas.

Buena parte de ese escepticismo se debe a lo

que pudiéramos llamar nuestra condición postmetafisica,

que cuestiona todo intento por establecer

normatividades políticas basadas en valores morales

universales que, en última instancia, no son más

que valores ligados a una cultura, a una valoración

del mundo, etc. Esta amenaza de relativismo está

dirigida directamente al corazón de la pretensión

fundadora de la fIlosofía práctica. Ya no se podría,

entonces, hacer filosofía al modo de Artstóteles o

Rousseau, es decir, intentando justificar un orden

cívico a partir de algún valor o principio moral positivo

que pudiéramos pensar como claro y común

para el ser humano en general.

Lo paradójico es que ese relativismo. y su consiguiente

escepticismo. nos ata las manos para enfrentar

las posiciones conservaduristas en las que,

sin embargo. nuestra época tiende a no creer pero

que son las que. en últimas. le están dando la configuración

política a nuestro mundo. En buena medida

estas posiciones conservaduristas favorecen

al neoliberalismo. que nos dice que todo lo que necesitamos

del Estado es un mínimo de justicia {entendida

en el sentido estrecho de justicia penal) y que

nos remite al mercado para que nos otorgue los

43


otros bienes en concordancia con nuestro mérito.

La negativa de las fuerzas del mercado a dar esos

bienes al grueso de la población debería bastar para

justificar moralmente posturas políticas que pidan

más que ese mínimo, lo que supone posiciones fIlosóficas

elaboradas sobre nociones reformistas de

la justicia.

Afortunadamente. tras una larga noche de escepticismo

y de advertencias de relativismo. la filosofía

práctica ha reintentado nuevos fundamentos para

la justicia social. Hay todo un auge de teorías y

soluciones de justicia que brotan de un reflexionar

normativo sobre el orden social y político.

2

No es de extrañar, entonces, el que se haya saludado

la aparición de Una Teoria de la Justicia de Rawls

como "un trabajo vigoroso, profundo, sutil, sistemático

dentro de la fIlosofía política y la filosofía moral

como no se había visto otro igual cuando menos

desde los escritos de John Stuart MilI" [Nozick,

1974:183]. Ni que ya para mediados de los 80s ella

se hubiera "afianzado como un 'paradigma' de investigación

de problemas de filosofía moral y política

que ha dado evidentes pruebas de fecundidad (gracias

al) vigor y persuasión con que, al hacerse cargo

de problemas morales y políticos sustantivos, se

ha enfrentado al escepticismo que durante décadas

ha permeado a la cultura académica acerca de la

posibilidad de abordar racionalmente cuestiones

prácticas'." [Rodilla, 1986:IX-X]. Estevigorypersuasión

llevó a muchos filósofos a pensar de nuevo la

justicia social. Viejos temas acerca de qué es lo debido

con relación a la necesidad, la capacidad y el

mérito han vuelto a la palestra fIlosófica. La justicia

se ha vinculado recientemente a valores como la

dignidad, la libertad y la igualdad para pensar lo

social. y es en el cruce de estas variables donde el

concepto de equidad ha adquirido su actual centralidad.

La noción de 'equidad', que es analíticamente

distinguible de la 1usticia' pero que tiende a ser

ligada a ella, ha sido definida de modos distintos

desde Artstóteles, quien pasa por ser el primero en

haberla incorporado a la llamada regla de justicia.

Explico esto.

La justicia aparece de alguna forma ligada a la

igualdad antes que a la libertad. lafelícidad. la bondad.

etc. Casi se podría definir la justicia diciendo

que consiste en tratar a todos por igual4. Por eso la

justicia e~ representada como aquella virtud que

44

se cubre los ojos con una venda a fin de permanecer

ciega ante las diferencias. Pero, como se sabe, esta

igualdad puede ser una gran injusticia. Aristóteles,

en el libro V de su Ética Nicomaquea, reflexionó que

tratar a todos por igual, eso que también llegó a

conocerse como igualdad aritmética, comportaba

una indiferencia ante ciertos criterios que debía tomar

en cuenta quien se proponía ser justo. Corrigió

entonces esta igualdad aritmética con otra que, por

oposición con la anterior, podría llamarse igualdad

geométrica o igucildad pitagórica5 y que defme la regla

de la justicia. Justicia es tratar igual a los iguales

y desigual a los desiguales. ¿Pero igualdad y desigualdad

con referencia a qué? La equidad, que es

otro nombre para esa igualdad geométrica, requiere

entonces de un criterio adicional.

Para definir ese criterio, la filosofía occidental

ha oscilado entre tres valores: mérito, necesidad y

capacidad. Trataré de ilustrar las diferencias entre

ellos usando un ejemplo. Aristóteles ponía un ejemplo

con flautas pero yo cambiaré las flautas por

becas. Supongamos que un alcalde decide financiar

diez becas para estudios universitarios. Esas becas

hay que repartirlas justamente. ¿Pero justamente

en qué sentido? Otorgándoles las becas a los diez

mejores bachilleres de su municipio. Basta con tomar

los puntajes del IcJes y escoger los diez más

altos. Se premia el mérito de haber logrado tales

puntajes. Así, pues, habrá obrado en justicia. Fero,

objetarán algunos, entre los puntajes más altos están

los que tienen más conocimientos, que no son

necesariamente los que tienen mejores capacidades.

Un estudiante pudo haber repetido los años, estudiado

el doble que sus compañeros, pudo haber

pagado profesores extras que otros no podrían proveerse,

pudo haberse matriculado en pre-icfes, etc.,

de forma tal que alcanzó altos puntajes, sin ser

necesariamente un estudiante con las mejores capacidades.

El alcalde puede aún defenderse diciendo

que él no está becando las capacidades (los mejores

de acuerdo con las capacidades) sino el mérito (o,

como se dice ahora, 'los logros'). O puede optar por

becar sencillamente los mejores de acuerdo con las

capacidades, tengan o no los mejores puntajes en

conocimiento. Así, tomará los puntajes del IcJes (u

ordenará nuevas pruebas) sólo para mirar aquellos

resultados que miden las aptitudes, las facilidades

del estudiante para cierto tipo de problemas. No

premiará a los que han tenido mejores oportunidades

(mejores escuelas por tener mejores recursos)

sino a quienes prometan más así no hayan tenido

oportunidad de desarrollar sus talentos. Cualquiera

de las dos decisiones contempladas hasta ahora

puede ser cuestionada desde un tercer punto de


vista. No se trataría de becar a los que tienen más

conocimientos o a los que tienen más capacidades,

sino a los que realmente lo necesitan. ¿por qué becar

a quienes pueden sufragar sus estudios por sí mismos?

Los dineros públicos cumplen su función

cuando atienden las necesidades. Por censiguiente,

no hay que mirar tanto los puntos del Icfes (que de

todas maneras darán una orientación subsidiaria)

sino las declaraciones de renta, la situación econÓmica

de las familias de los aspirantes. ¿Qué debe,

en últimas, hacer el alcalde? Similares problemas

se pueden presentar con referencia a una decisión

en materia de vivienda, pavimentación de calles,

cobro de servicios públicos, valorización, inversión

en educación pública, etc.

Esto se puede llevar a un nivel macro paraevaluar

la justicia social de un régimen político. Se

evalúa la forma de acceso de sus súbditos a recursos.

oportunidades y responsabilidades. Existen

teorías políticas que toman en cuenta alguno de

esos tres criterios. Por ejemplo. los regímenes liberales

basados en los derechos y libertades individuales.

cuando piensan el problema de la distribución

de los activos sociales, se remiten al mérito:

cada cual debe gozar de lo que se ha ganado con su

esfuerzo, sin importar otras consideraciones. Eso

lo encontramos desde John Locke hasta Robert

Nozick. pasando por Smith y Federick Hayeck. Por

otra parte. cuando se oponen a este liberalismo que

hoy llamamos neoliberalismo. los socialdemócratas

argumentan que. si bien es justo que cada cual goce

lo que logra por su propio esfuerzo. no todos están

Violencia

de Alejand

óleo sobre

200 x 170

ro Obregón,

lienzo,

cm, 1962.

en las mismas condiciones para lograr sus

fmes. porque unos hacen incluso más esfuerzo

que otros y no alcanzan los mismos fmes.

Se requiere entonces igualar los puntos de

partida. a fm de permitir. ahora sí realmente.

que los que perseveran más y llegan más lejos

tengan un mejor nivel de vida como un premio

a su esfuerzo. Pero para esto habría que meter

la mano en el acumulado histórico expresado

como capital económico. social o familiar que

beneficia a unos y perjudica a otros ya desde

el nacimiento y que arbitrariamente defme el modo

en que sus esfuerzos serán recompensados. Con

referencia al capital económico y social. la tradición

socialista proclama que. si las clases sociales le

abren las puertas a algunos y se las cierran a otros.

entonces hay que hacer justicia contra las clases.

Con referencia al capital familiar. ha habido propuestas

de cargar con fuertes tributos las herencias.

a fin de que los patrimonios no afecten grandemente

lo que los individuos pueden alcanzar en la vida.

John Rawls pasa por haber reactualizado estas

inquietudes al haber llevado más lejos que lo permitido

por la tradición liberal esto de hacer superfluo

lo que no es moralmente relevante para el

goce de los frutos del esfuerzo. No conozco de un

teórico que haya llegado a plantear, dentro de un

esquema liberal, que las capacidades, potencialidades

y facilidades que un individuo tiene sólo

pueden ser usufructuadas por él cuando hayan sido

de alguna manera socializadas. En otras palabras,

que un individuo puede sacar ventaja de ser bueno

para el canto, el atletismo o Ías matemáticas, y vivir

cómodamente de esta ventaja natural, si ella ha

sido previamente puesta al servicio de los menos

favorecidos6. Desde el punto de vista de los tres

critertos ya enunciados, lo que esto quiere decir es

que una vez socializada la capacidad en favor de la

necesidad, el mérito debe reinar. He dicho que esto

es lo más osado dentro de la tradición liberal. Sin

embargo, en la Crítica del Programa de Gotha, Marx

nos da la fórmula de lo que sería la justicia en un

régimen comunista:

45


De cada cual según su capacidad a cada cual

según su necesidad [Marx. 1875: 15]

Es decir, cada uno debe socializar su capacidad

y recibir de la sociedad según su necesidad. A diferencia

de la fórmula de Rawls, la de Marx elimina

el mérito. Quizá Marx pensó que en una sociedad

Justa nadie habria de escatlmarle a los demás su

propio esfuerzo y que por lo tanto el mérito no tendría

que ser recompensado. En ese caso la sociedad

podría dedicarse a "la satisfacción colectiva de las

necesidades"[Marx, 1875: 13]7.

Ahora bien, el segundo principio de justicia de

Rawls lleva implícita la idea de hacer justas las competencias,

lo que casi equivale a lograr que todos

los actores sociales partan del mismo lugar al momento

de nacer. Por supuesto, la gente nace desigual

en virtud de eso que Rawls llama la lotería

natural, es decir, esa forma arbitraria que 'tiene'la

naturaleza de repartir las cualidades y los defectos.

Rawls hace notar que, en términos morales, esas

cualidades yesos defectos no tienen ninguna

relevancia. Nadie podría declararse merecedor de

su condición mongólica, de su belleza natural, de

su fino oído o de haber nacido sordo. Lo mismo

pasa con esa otra lotería, que también parece carecer

de justificación moral pero que ha sido creada

no ya por la naturaleza sino por la estructura familiar:

los acumulados sociales y económicos, o la

carencia de ellos, que recibimos de nuestros padres

al momento de nacer. "No puede haber completa

justicia -dice Rawls en alguna parte- mientras

haya algo llamado familia". Finalmente están esas

desventajas y ventajas que heredamos de nuestra

clase, nuestra etnia o 'raza', nuestra vecindad, etc.,

las cuales carecen también de soporte moral. Todo

ello debe ser neutralizado para que reine la justicia.

Las formas de neutralización propuestas por

Rawls implican, según los libertaristas, vulnerar la

dignidad humana. Charles Fried, Fiscal General de

la administración Reagan, razonó que "si todo lo de

un individuo -su persona y sus bienes- está disponible

para una redistrlbución, entonces los individuos

no son libres" (Fried, 1987:92]. YRobertNozick

argumentó que las cosas (y más que las cosas, los

talentos y las herencias) no se pueden repartir como

46

si no tuvieran dueño. Sobre todo, no es justo tratar

los talentos individuales como patrimonio social vulnerando

de esa forma lo que constituye la libertad

y la dignidad de las personas [Nozick, 1980:210-

225]. A lo que se oponen Fried y Nozick es a lajusticia

redistributiva de Rawls. Nozick sugiere otra

que se apoya en el título, un criterio legal de propiedad

ligado al mérito, como la única fuente de legitimidad

de una posesión. La verdadera justicia no

puede ser redistributiva sino retributiva. En otra

nomenclatura, la teoría de la justicia rawlsiana

corresponde a una visión socialdemócrata y la de

Nozick y Fried, a una neoliberal.

Pero la propuesta de Rawls no sólo trajo como

consecuencia la disputa entre liberales sociales y

neoliberales, que en últimas es un debate entre partidarios

de la meritocracia y partidarios de la solidaridad.

Ella igualmente inspiró obras contestatarias

o correctivas como Liberalism and the Limits

of Justice de Michael Sandel y Social Justice in

the Liberal State. de Bruce Ackerman. Es más importante

el hecho de haber permitido poner sobre

el tapete, con nuevos argumentos, el problema de

las injusticias económicas, del hambre y la

explotación. como lo hacen las obras The State and

Justice, de Milton Fisk. la colección de ensayos Morality

& Social Justice dirigida por James Sterba.

los iluminantes ensayos On Economic lnequality y

lnequality Reexamined de Amartya Sen y Qu'est-ce

qu'une sociétéjuste? de Philippe van Parijs, entre

otros.

En todas estas obras la justicia social vuelve a

ser el centro de la reflexión moral y política.

3. JUSTICIA PARA CON LAS DIFERENCIAS y UNA

FORMA DIFERENTE DE PLANTEAR EL PROBLEMA

1

El tema de las diferencias ha cobrado vigencia como

un señalamiento de que las formas simbólicas, los

estereotipos y la cultura dominante, con su aparato

educativo y sus mecanismos políticos de autorreproducción,

implica cierta exclusión de otros 0, al

menos, de sus voces y perspectivas. Dice entonces

que esto es una injusticia porque pone a ciertas


minorías y sectores sociales en una clara desventaja

frente al orden simbólico y se pide que se acepte

que las sociedades post-industriales no están solamente

compuestas por ciudadanos libres e iguales.

como la Modernidad nos hizo creer, sino también

por una diversidad de identidades culturales y segmentos

poblacionales a los que el Estado moderno

no ha dado un apropiado reconocimiento. Desde

una diversidad de cosmovisiones se lanzan ciertas

acusaciones a la hegemonía masculina, cristiana,

blanca, eurocentrista (y ahora también norteamericocentrista)

, porque ella ha impuesto un orden

simbólico cultural y racialmente despectivo que

sirve de asiento a un ordenamiento político, una

racionalidad económica y un sistema educativo

excluyentes. y esto ocurre, paradójicamente. en el

momento en que el neoliberalismo ha convocado a

la globalización, a olvidar lo contextual. lo local. las

diferencias étnicas a fin de que todos nos pleguemos

a la dinámica del mercado mundial. que no repara

en 'razas', culturas ni iglesias y que promete tratar

a todos por igual.

Buena parte de esto ha estado influido por eso

que llaman multiculturalismo y que en cierta forma

se entronca con las críticas marxistas. postmodernistas

y feministas a la forma como se ha impuesto

la hegemonía liberal sobre ciertas minorías.

culturas y valores no armes con su formalismo y

universalismo. En este sentido ya se encuentran

atisbos en el libro Las Esferas de la Justicia de

Michael Walzer. pero sobre todo en La Política del

Reconocimiento de Charles Taylor. en La Cú1dadanía

Multicultural de Will Kymlicka. en Las Luchas por el

Reconocimiento de Axel Honneth. en Justice

and Intelpretation de Georgia Warnke

y Throwing Like a Girl and Other Essays

in Feminist Philosophy and Social Theory

de Iris Marion Young. entre otros. Todas

estas obras remiten a la pregunta de cómo /-L\

hacer justicia en estas materias. De

alguna forma. ellas proponen ir más allá

del modo liberal de plantear las cosas

acerca de las diferencias.

La tradición liberal dice que los reclamos de las

minorías son resueltos en justicia cuando se elimina

la discriminación por motivos de género, 'raza',

etnia, orientación sexual o credo religioso. Esto se

lograría desde un Estado neutral en estas materias.

Pero esta promesa se debilita en la medida en que

cada vez se pone más en duda esa pretendida

neutralidad del Estado liberal y esa igual favorabilidad

para toda clase de cultura, religión y sector

social [Taylor, 1994]. Es por eso que cada vez

más pensadores, liberales o no, asumen en serio

las demandas hechas por esas identidades.

2

Rawls sirve otra vez de ejemplo. Su teoría ha dado

cierto viraje en el entendimiento de los problemas

que demandan justicia al punto que en su más

reciente libro ya no se ocupa tanto de los problemas

que podríamos llamar de justicia económica y social

sino de la justicia entre los grupos ya nombrados,

que él llama doctrinas comprehensivas de

lo bueno y que tienen una gran capacidad desestabilizadora

con referencia al orden político. Rawls

propone un liberalismo estrictamente político, es decir,

libre de esas afirmaciones antropológicas, metafísicas

y éticas que enfrentan al liberalismo con esas

doctrinas [Rawls, 1993]. Similar sugerencia hace

Michael Walzer para quien solo es viable un liberalismo

que "permita un Estado comprometido con

la supervivencia y el florecimiento de una nación,

cultura o religión particular, o de un (limitado) grupo

de naciones, culturas y religiones, teniendo siempre

en cuenta que los derechos básicos de los ciudadanos

que tienen tal compromiso (...) serán igualmente

protegidos" [Walzer, 1994:99]. Will Kyrnlicka

reconoce más seriamente la validez de las acusaciones

lanzadas contra la historia de la homogeneización

liberal y propone una corrección al

problema del liberalismo con las minorías. Elabora

un complejo sistema de contrabalanceo de lo que

llama 'restricciones internas' de las minorías sobre

sus miembros y 'protecciones extemas' del sistema

político hacia las minorías, todo presidido por la

'autonomía personal' de la tradición liberal

[Kyrnlicka, 1995]. Finalmente, Jürgen

Habermas ha sugerido una reinterpretación

del sistema liberal de derechos de

'\ forma tal que cada sistema legal sea

, tomado como la expresión de una forma

~ particular de vida y no solamente una

/.1\

aplicación de un contenido universal de

los derechos básicos, lo que permitiría

que las valoraciones éticas, culturales y de género

puedan tomar parte en las deliberaciones y justificaciones

de las decisiones judiciales [Habermas,

1994: 124-5].

3

Pero las soluciones que acabo de mencionar se despreocupan

casi por completo de la transformación

de las mentalidades y no intentan una superación

dialéctica, por así llamarla. de las diferencias. Casi

no se comprometen, ni siquiera analíticamente. con

47


loS contenidos culturales, religiosoS o étiCoS y la

forma en que chocan con lo público-liberal. Trabajando

SÓlo en el campo jurídico, tratan de extender

la tolerancia liberal y garantizar ciertas

libertades a las minorías. En el fondo, todo lo que

les interesa es garantizar la gobernabilidad y la trata

de garantizar redefmiendo su pretensión de ser juez

neutral.

¿De dónde saca el liberalismo esa pretensión de

ser juez neutral? ¿No es acaso la suya una

valoración más entre otras? El liberalismo pretende

que no lo es sólo porque se basa en una estricta

distinción entre lo correcto -generalmente basado

en una teoría de los derechos individuales- y lo

bueno -que incluye las aspiraciones éticas, culturales

y de identidad de los grupos-. Pero, como

Chantal Mouffe ha señalado, la prioridad de lo

correcto sobre lo bueno (pregonada por Kant y

Rawls) es la consecuencia del ordenamiento

simbólico de las relaciones sociales y es por lo tanto

derivativa de una idea específica de bien (Mouffe,

1990:231). La implicación de ello es que tal separación

no es más que la imposición de una aspiración

sobre las otras. Cuando las teorías políticas

liberales han propuesto la equidad como la máxima

virtud política, han impuesto su racionalidad sobre

otras dimensiones humanas como la solidaridad,

la amistad, el bien común, etc. "La razón imparcial

-dice Iris Marion Young- juzga desde un punto de

vista por fuera de las perspectivas particulares

envueltas en la interacción, un punto de vista capaz

de totalizar las perspectivas en una voluntad general

o total". Esto genera una actitud autoritariacontra

otros posibles puntos de vista, afectando de esta

manera las posibilidades del reconocimiento. "El

sujeto imparcial no necesita reconocer aquellos

sujetos cuyas perspectivas deberían ser tomadas

en consideración y con quienes debería discutir (. ..)

Al contrario, desde un punto de vista imparcial uno

no necesita consultar con nadie, porque ya todas

las perspectivas se suponen tomadas en cuenta en

el punto de vista imparcial." [Young, 1990:96-971.

El pensador pragmatista Richard Rorty , al que

no podríamos llamar propiamente antiliberal, pa~

rece plantear un modo de evitar esta crítica al valor

moral de la neutralidad. Le pide a los liberales dejar

la tendencia kantiana de oponer la justicia a los

sentimientos morales. Habría que dejar de ver la

justicia como emergiendo de una moralidad ligada

a la racionalidad por encima de los sentimientos.

Usar la palabra racional para recomendar la solución

escogida por uno "es halagarse a sí mismo"

[Rorty, 1997: 122]. Para romper con esa idolatría a

48

la justicia basada en la racionalidad y sin apego a

los sentimientos. Rorty parte de un ejemplo de

escogencia entre lealtades: no tiene mucho sentido

considerar "más racional preferir a mis vecinos que

a mi familia en caso de un holocausto nuclear".

Siguiendo esa lógica. uno podría pensar la justicia

como una forma de lealtad. una lealtad ampliada.

Así, cuando tenemos un conflicto entre nuestros

deberes para con nuestra familia y nuestros deberes

para con el género humano, no tenemos un conflicto

entre lealtad y justicia. sino entre una lealtad y otra.

"Lo que Kant describiría como el resultado de un

conflicto entre obligación moral y sentimiento o

entre razón y sentimiento es, según la versión no

kantiana. un conflicto entre un conjunto de lealtades

y otro. La idea de obligación moral universal

de respeto a la dignidad humana es reemplazada

por la idea de lealtad a un grupo más amplio: la

especie humana" [Rorty. 1997: 109]. Así. preferir a

la especie humana es una variación de la preferencia

por la familia. Al fin y al cabo. preferimos a la especie

humana frente a los animales y las plantas. De esta

suerte. los problemas de la justicia se convierten

en problemas de circunstancia: "Compartir la

comida con gente empobrecida de la calle es natural

y correcto en épocas normales, pero quizás no

en medio de una hambruna en que hacerlo supusiera

deslealtad con la propia familia" [Rorty .

1997: 105-6].

Con este enfoque, bastante discutible por cierto,

Rorty nos invita a desmitificar el universalismo de

los derechos y la preferencia por la dignidad humana

individual a favor de otras colectividades. ¿Por

qué no pensar la justicia a los grupos excluidos en

términos colectivos y no en términos individuales? ,

¿por qué seguir prefiriendo hablar de justicia

cuando se puede hablar de lealtad, de solidaridad,

de amor, de otros valores que no son preferidos por

la tradición liberal? , ¿por qué seguir presos de la

racionalidad política occidental que, ya desde Platón

y Aristóteles nos ha querido convencer que" en la

justicia está toda la virtud en compendio [Aristóteles,

Ética Nicomaquea: 105] y que "lajusticia es laprimera

virtud de las instituciones sociales como la verdad

lo es de los sistemas de pensamiento" [Rawls,

1971: 17].

No estoy muy seguro de que la propuesta de

Rorty nos ayude a resolver las demandas de justicia

levantadas por el multiculturalismo, el feminismo,

las culturas subaltemas, las religiones no cristianas

y en general por toda la política de la diferencia.

Ellas no piden eliminar el concepto de Justicia sino

alcanzar una plena Justicia simbólica, una justicia


que pasa por revisar el canon educativo y cultural,

el mundo de las comunicaciones y el arte, los compromisos

estatales con la lengua, el género y la

orientación sexual, el componente machista,

eurocentrista y homofóbico de nuestras prácticas

políticas y sociales. Esto sólo se puede hacer, pienso,

desde una convivencia en una diferencia dinámica,

no sólo defensiva o conservadurista, una convivencia

que nos lleve hacia nuevas formas de relación

humana.

NOTAS

1 Sobre esto y sobre la fonna como Kelsen intentó mostrar

la posibilidad de una teoría comunista del derecho [ver Correas

.1994).

2 Para profundizar la diferencia entre justicia procedtmental

pura y justicia procedtmental perfecta ver Rawls. 1971: 89-90.

3 Para profundizar la diferencia entre justicia conw tmparcialidad

y justicia como mutua ventaja ver Barry. 1989:5-8.

4 "Lo justo. pues. es lo legal y lo igual; lo injusto lo ilegal y lo

desigual". Arístóteles. Etica Nicomaquea: 104.

5 Sobre este punto ver Migual Angel Rodilla. "Dos Teorías de

la Justicia". 1990. Más en la bibliografía.

6 Esto es lo que prescribe Rawls en el segundo principio de

justicia:

las desigualdades económicas y sociales han de ser estructuradas

de manera que sean para:

a- mayor beneflcio de los menos aventajados. de acuerdo con

un principio de alwrro justo. y

b- unidas a ios cargos y las .funciones asequibles a todos. en

Victoria de la paz de Alejandro Obregón. acnlico sobre lienzo,

170x 175 cm. 1982.

condiciones de justa Igualdad de oportunidades.

7 Pero ciertas situaciones de rutinización y negligencia en el

socialismo realmente existente nos hacen pensar que habría

que corregir eso. Quizá el sentimiento de pertenencia y de mérito

tenga una fuerza mayor de la estimada por Marx para hacer

eficaz la solidaridad que presupone el socialismo. Quizá Marx

debió haber prestado más atención a la crítica que le hacía

Aristóteles al comunismo de Platón. Allí dice Aristóteles que "es

un verdadero encanto el favorecer y socorrer a los amigos, a los

huéspedes, a los compañeros, y esta satisfacción sólo nos la

puede brindar la propiedad individual" y "no estando igualmente

repartidos el trabajo y el goce, necesariamente se suscitarán

reclamaciones contra los que gozan y reciben mucho, trabajando

poco, de parte de los que reciban poco y trabajen mucho" [Aristóteles:

47-54). Queda. sin embargo, la posibilidad de pensar

que el problema no esté en Marx sino en el socialismo realmente

existente que no tuvo en cuenta la crítica de Marx al 'comunismo

grosero' y no superó positivamente el 'sentido de tener'[Marx,

1844: 141).

BIBLIOGRAFiA

ARISTOTELES

Etica Nicomaquea, Ediciones Universales, Bogotá, 1994

La Política, Ediciones Universales, Bogotá, 1980

Brian BARRY

Theorles ofJustice, University ofCalifornia Press, 1989.

Tom CAMPBELL

Justice, MacMillan, 1988

Francisco COLOM

Razones de Identidad. Pluralismo Cultural e Integración

Política, Antropos, 1998.

Oscar CORREAS

Kelsen y los Marxistas, Universidad Autónoma

Benito Juarez de Oaxaca, 1994.

Milton F1SK

The State andJustice. An Essay in Polítical Theory

Nancy FRASER

" ¿De la Redistribución al Reconocimiento? Dile-

mas en torno a la Justicia en una Epoca 'Postsocialista'"en

Iustttia Interrupta, Nancy Fraser,

Siglo del Hombre Editores-Universidad de los

Andes, Bogotá, 1997. ("From Redistributlon to

Recognitlon? Dilemmas of Justlce en a 'Post-Socialist'Age"en

Theoriztng Multiculturalism: A Guide

to the Cun-ent Debate, editado por Cynthia Willett,

Blackwell, 1998).

"A Rejoinder to Iris Young" en Theortzing

Multiculturalism: A Guide to the Current Debate,

editado por Cynthia Willett, Blackwell, 1998.

Charles FRIED

"¿Es Posible la Libertad?", en Libertad, Igualdad

y Derecho, Seleccionadas Tanner Lectures en

Moral Philosophy, Ariel Derecho, Barcelona, 1988.

Jurgen HABERMAS

"Struggles for Recognitlon in fue Democratlc Constltutlonal

State" en Multiculturalism. editado por

Am y Gutman, Princeton University Press, New

Jersey, 1994.

Immanue1 KANT

La MetqflStca de las Costumbres, ( 1797) Rei

Andes, 1995.

Chandras KUKATHAS

"Liberalism and Multlculturalism: the Politlcs of

Indiference" en Polítical Theory, Vol. 26, No.5,

October 1998.

49


Will KYMLICKA

Multicultural Citizenship, A Liberal TheOIY o] MiTwrity Rights.

Clarendon Press, Oxford, 1995,

KarlMARX

"Critica del Programa de Gotha" en C, Marx 1': Enge!s, Obras

EscogIdas, Tomo III, Editorial Progreso, Moscú, 1974,

Manuscritos de 1844, Ediciones Génesis, Bogotá, 1980.

Chantal MOUFFE

"Rawls: Political Philosophy Without Politics" en Universalism

vs. Communitarianism, Editado por David Rasmussen,

The MIT Press, 1990.

Robert NOZICK

Anarchy, State and Utopía. Blackwell, Oxford, 1974 (Uso

Anarquía, Estado y Utopra FCE, México, 1980).

Philippe van PARIJS

Qu'Est-ce Qu'une Sociét.é Juste? Editions Du Seuil, 1991.

John RAWLS

1971, A TheoIY o] Justice, Harvard University Press, Cambridge,

1971.

1993, Polittcal Liberalism. Columbia University Press, 1995.

1958, AJusticia Como Equidad" en JusticIa Como EquIdad,

Editorial Tecnos, Madrid, 1986.(AJustice as Fairness", Philosophical

Review, April1958.)

Miguel Angel RODILLA

"Dos Conceptos de Justicia"en Convicciones Politicas,

ResponsabUidades Eticas " , José Ma. González y C a r los

Thiebau (eds), Anthropos, Barcelona, 1990.

Richard ROR1Y

Pragmatismo y Polittca, Paidós I.C.E. / A.A.B, Barcelona,

1998.

50

Michael SANDEL

Libera1ism and the Umits of Justice. Carnbridge University

Press. 1982.

ArnartyaSEN

lnequality Reexammed, Harvard University Press. Carnbridge.

1992.

Jarnes STERBA et a1.

Morality & Social Justice. Point and Counte1pOint. Rowman &

Uttlefield Publishers Inc. 1995.

Charles TAYLOR

"The Politics of Recognition.. in Multiculturalism. edited by

Arny Gutmann. Princeton University Press. 1994.

Michael WALZER

Las Esferas de la Justicla. Una defensa del pluralismo y la

igua1dad. FCE. México. 1997.

.A Comment. in Multiculturalism. edited by Arny Gutmann.

Princeton University Press. 1994.

Georgia WARNKE

Justice and Interpretation. The MIT Press. 1993.

Iris Marion YOUNG

.Polity and Group Difference: A Critique of the Idea1 of Universa1

Citlzenship. in Throwing Uke a Girl and Other Essays

in Feminist Phi1osophy and Social Theory. Indiana University

Press. 1990.

.Unruly Categories: A Critique of Nancy Fraser.s Dua1 Systems

Theory. en Theorizing Multiculturalism: A Guide to the

CurrentDebate.editado por Cynthia Wi1lett. Blackwell. 1998.


J osé Asunción Silva

y su erotismo melancólico

J ames Dunson

La poesía de Silva puede caracterizarse como reacción

a la muerte del misterio y del sentido de la

trascendencia en la vida moderna. A causa del positivismo

y su insistente concentración en la individualidad,

los modernistas, incluyendo a Silva.

trataron de identificar una armonía sencilla que

trascendiera la vida cotidiana. Silva buscaba un

sentido estético y existencial en un mundo irracional,

o más bien. en un mundo demasiado racional

como consecuencia de la dominación de las ciencias

'objetivas.'

En este trabajo propongo que la búsqueda del

misterio, que fue la meta de los modernistas, está

necesariamente encarnado en este mundo. y, al

mismo tiempo. se encuentra también encubierto a

los ojos de este mundo. Por este motivo. la armonía

trascendente está

inevitablemente limitada

en el sentido de

que no existe la posibilidad

de encontrar

la verdad fuera de

este mundo. como no

sea en la intersubjetividad

de las personas

que viven en la

vida cotidiana. Esta

in ters u bj etividad

incluye la sinestesia

como elemento esencial.

porque requiere

de una totalidad no

sólo en la subjetividad

sino también en la

percepción sensorial

Mujer acostada en el colchón de Darlo Morales. 1975.

del poeta. En este sentido la concepción de "lo visible

y lo invisible" que propone Maurice Merleau-

Ponty puede iluminar la poesía de Silva mejor aún

que una filosofía platónica. En efecto, mientras la

concepción platónica se enfoca completamente en

'otro mundo' más perfecto del que se ha suprimido

la existencia física, en la poesía de Silva la trascendencia

aparece vinculada a la sensorialidad.

Irónicamente, sin embargo, esta trascendencia

limitada de Silva produce la melancolía y, al mismo

tiempo, el erotismo y el éxtasis.

Con el avance de la tecnología en la segunda

mitad del siglo XIX, todo parece explicable en términos

de las leyes naturales y científicas. Este fuerte

realismo niega intrínsicamente la creatividad artística;

nada, ni lo espiritual,

parece escapar

a la poderosa capacidad

de la explicación

científica. Además,

el arte y la poesía

se convierten en

artículos de consumo,

lo cual también

se opone a la creatividad

artística (Jrade).

Ahora bien, los

artistas combatieron

esa doble oposición

del positivismo y la

comercialización de

una manera que no

fue siempre tan evidente:

el erotismo

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 51-54. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

51


Dos desnudos con silla de Darlo Morales, 1973.

emergió como respuesta a esta intrusión del

positivismo y el comercio en lo espiritual. Desde el

punto de vista del positivismo, el erotismo es

sencillamente un aspecto de la vida cotidiana que,

como todo 10 demás, puede explicarse de un modo

científico u objetivo. En su artículo "Erotismo y

muerte en José Asunción Silva", Cecilia Dupuy de

Casas muestra, por el contrario, "el ilimitado poder

interno" que el erotismo tiene de liberar a una persona

desde lo mundano y, además, de liberarla en

la totalidad de su ser de persona (Dupuy de Casas

146). La liberactón erótica (la armonía secreta del

mundo metafísico, descubierta en la poesía) afirma

la vida y su misterio, y le permite al poeta permanecer

en la intersubjetividad, conjurar el aislamiento

y el individualismo de la vida moderna, la fragmentación,

la ruptura de esa conexión que ahora

se impone entre 'el mundo' y 'el yo' y entre 'el yo' y

'los otros' (Jrade).

En su poema "El~Mal del Siglo", Silva expresa la

alienación que es \el producto directo de la fragmentaciÓn

de la vida moderna. El paciente le dice

al médico, "Un cansancio de todo, un absoluto /

desprecio por lo humano. ..un incesante / renegar

de lo vil de la existencia" (172). El médico responde

52

al paciente que solamente necesita dormir, beber y

comer:

"¡Lo que usted tiene es hambre!" Esta prescripción

de un régimen físico para curar las torturas

intelectuales corresponde apropiadamente a las explicaciones

científicas del positivismo.

y es aquí precisamente donde el erotismo vuelve

de revés las explicaciones positivistas: el erotismo

es una estrategia para reclamar lo físico en vez de

concedérselo al positivismo defInitivamente. De esta

manera, el erotismo ocupa una perspectiva única

entre lo físico y lo metafísico; ser aplica a ambas

esferas al mismo tiempo y trata de encontrar la una

en la otra, lo físico en la armonía la armonía y la

totalidad en lo físico.

La trascendencia vinculada a la sensorialidad y

a la vida cotidiana no es una trascendencia infinita,

siempre va a estar limitada por las cosas humanas.

Por eso, la sinestesia emerge aquí como una

estrategia significativa en la poesía de Silva: le

permite a las personas trascender la vida cotidiana

y buscar la belleza en este mundo físico. La sinestesia

es la unidad de los sentidos, la armonía de la

percepción. De un modo más explícito, cuestiona

nuestras categorías de entendimiento y destruye la

jerarquía en que ordenamos nuestras ideas. Por

ejemplo, en el poema "Correspondences", de Charles

Baudelaire se describe "la unidad obscura y profunda"

de la naturaleza, en la que se "corresponden

perfumes, colores y sonidos" (1857). La sinestesia

de Silva es una extensión de la de Baudelaire, reitera

esta unidad indefinida de los sentidos en la poesía

moderna.

Para explicar la sinestesia, podemos considerar

las ideas de Merleau-Ponty cuyo ensayo sobre ..Lo

visible y lo invisible" reflexiona sobre la experiencia

de la percepción física. Merleau-Ponty considera que

la sinestesia y la intersubjetividad del ser son

implicaciones del erotismo. Para él, el mundo se

defme como ..carnalidad", como un elemento tan

primordial como la tierra o el agua o el fuego. Los

ojos (la visión), dice, palpan un objeto (lo visible)

como si fueran manos.

De esta manera, lo sensible es una totalidad, y

este concepto está apoyado en su opinión de que

todo es "carnalidad."

Además de la sinestesia, otra implicación del erotismo

es que ha un vínculo a través del mundo físi-


co. un vínculo entre los observadores.

Hay una armonía

de los sentidos, pero hay además

una intersubjetividad

entre las personas: un observador

es siempre visible para

otra persona. y viceversa. Entonces,

necesariamente somos-

parte del mundo. observados

y observadores al mismo

tiempo. y nunca solamente

individuos alienados como

dice el positivismo. Con el énfasis

en los sentidos y la sinestesia,

el erotismo nos hace

observadores situados en un

mundo de cosas del que nosotros

también formamos par -

te.

mismo dilema de todo poeta

moderno: expresar el optimismo

en la humanidad sabiéndose

habitante de un

mundo melancólico.

Si la relación entre el poeta

y el mundo es experimentada

como una carnalidad

cuya forma de expresión es

la sinestesia, es posible que,

del mismo modo, la melancolía

y el éxtasis erótico consti -

tuyan también una misma

experiencia; no hay límites

entre ellos. En su poema "Paisaje

tropical" Silva describió

la naturaleza como utopía:

"Magia adormecedora vierte

el ríoj en la calma monótona

del viaje..." (149). Además de

sugerir la distinción entre el

realismo 'objetivo' del positivismo

y lo mágico (posiblemente

encontrado en el ero-

D ud . blanc Igada tismo), estos versos sitúan la

Esta posición, en contra

del positivismo, tiene un profundo

impacto sobre nuestra

concepción de identidad; no

estoy seguro de que la melan~

colía de la vida moderna pueda

ser evitada mientras que

esn o con camISa a co

de Darío Morales, 1972-1973.

--

melancolía y el éxtasis en una

haya intersubjetividad. En su

sola línea (en vez de ser dos

poema "Enfermedades de la

categorías separadas). La fra-

niñez", Silva escribió, "y el éxtasis divino /que soñó se "calma monótona" indica que no es necesario

con delicia / lo dejó melancólico y mohíno / al ter- tener muchos momentos de éxtasis. sino solamenminar

la lúbrica caricia" (177). Estos versos exprete una monotonía diferente a la de la vida modersan

el problema del éxtasis físico: se puede decir na. Por eso, la "calma monótona" del paisaje tropi-

que es solamente un momento brillante en un día cal es mediadora en la distinción artificial entre la

gris. Eduardo Zalamea, diría que excepto por este melancolía y el éxtasis. Así pues, la sensibilidad de

momento de éxtasis. la vida es melancólica: "... ya Silva niega la posibilidad de hacer concreta una

en la muerte o en la inmortalidad. otra vez estar imagen o un concepto poético. Por ejemplo, en su

solo después de tan larga, de tan profunda sole- poema "Melancolía" Silva escribe: "De todo lo veladad"

(Leyendo a Silva 407). El sentimiento de soledo j tenue, lejana y misteriosa surge j vaga melandad

triunfa" sobre el momento de éxtasis, y tamcolía" (63). El mundo no es inmutable ni permabién

sobre cualquier concepción de intersubnente, sino ambiguo e impreciso (Litvak). Enconjetividad.secuencia,

el erotismo y la melancolía. no pueden

ser considerados como términos precisos y mucho

Aun si Zalamea tiene razón al decir que la me- menos como términos opuestos. Por eso, es dudolancolía

triunfa sobre el momento de éxtasis (un so y precipitado identificar defmitivamente una ins-

éxtasis que en realidad está relacionado con el erotancia de cualquiera de los dos. Sólo en la expetismo),

no es claro que Silva ni otro modernista neceriencia de una trascendencia vinculada a la

site vencer la melancolía para expresar su optimis- sensorialidad es posible afirmar que la melancolía

mo en la búsqueda de la armonía trascendental. y el éxtasis coexisten y. aún más. se confunden la

En un poema "Tristeza", Silva le pregunta a la tristeza

" ¿Qué es sin ti la poesía? Existe acaso donde

una en el otro. Además de servir de mediadora, la

frase "calma monótona" introduce la protesta con-

no vives tú?" (citado por Santos Molanc:h350).

Silval no podía separarse a sí mismo de la metra

el positivismo a la que ya nos habíamos referido.lancolia

de la vida moderna. Este fue su dilema, el Tenemos que regresar a un tiempo más inocen-

53


te, antes de que emergiera la dominación de las

ciencias 'objetivas'. La fascinación con el pasado,

una obsesión romántica, es uno de los temas predilectos

de los modernistas. En su poema "infancia",

Silva describe la importancia del pasado:

"jcómo es de santa tu inocencia pura.../ dirigir al

pasado la mirada/ y evocar tus memorias!" También,

Silva mencionó el"jalma blanca!" de la infancia.

Las referencias a la inocencia ya la memoria

nos presentan otra refutación del positivismo.

En su artículo "José Asunción Silva: Sensualidad

esencial", Evelio José Rosero considera la importancia

de la memoria, y atribuye a las grandes

obras la capacidad de crear en los detalles mínimos

un recuerdo orgánico. Esto es, para decirlo

con las palabras de Merleau-Ponty, "carnal", erÓtico

y sinestético. De hecho, tenemos que preguntar

cuál es la relación entre el erotismo, por un lado, y

la inocencia y la glorificación del pasado por otro. A

primera vista parece que no hay ninguna: lo erótico

no es inocente y, además, el éxtasis no tiene

memoria -vive siempre en el presente y no en el

pasado. Pero al hacer una consideración más detenida,

descubrimos que la búsqueda de armonía y

la intersubjetividad son elementos esenciales en los

dos. El erotismo es inocente en el sentido de que

escapa a las definiciones y explicaciones científicas,

y la infancia es erótica por ser un tiempo en

que todavía no hay categorías ni definiciones fijas;

todo es percibido como "carnalidad". La infancia es

un momento privilegiado para liberar el 'ilimitado

poder interno' del erotismo porque todavía es inocente.

Además, el erotismo es inocente por estar fuera

del terreno de la poesía; refuta las defmiciones fijas

como todos los temas de Silva. En su poema "Suspiro"

Silva mezcla la melancolía y el amor y admite

que se encuentran más allá de la posibilidad de

describirlos: "piensa que fuiste siempre mi anhelo

/ y si el recuerdo de amor tan santo mueve tu pecho..."

(Poesías 49 -itálicas mías).

El amor sagrado no puede ser definido. y corresponde

a la posición que Silva busca de una trascendencia

limitada. El amor trasciende los límites

del lenguaje y. de la misma manera. la poesía de

Silva trata de trascender el positivismo al apoyarse

en la vaga sinestesia de lo físico y la intersubjetividad

del mundo.

54

De hecho. son sus imágenes ambiguas las que

proporcionan a su poesía un sentido sofisticado y

refmado. En su poema "Idilio" Silva expresa la intrusión

positivista en los conceptos más ideales de

un idilio. A pesar de que "Ella lo idolatraba. y él la

adoraba", nunca se casaron el uno con el otro y la

vida continuó para ellos como si estuviera determinada

por un destino poco espiritual (188). Este poema

subvierte el romanticismo; indica que lo indefinible

(idilio) puede extenderse a los mismos temas

eróticos. Normalmente. el leer esperaría que Silva

defendiera la integridad de los temas románticos

contra la imposición del positivismo. Sin embargo.

la sensibilidad de Silva le impide hacer inmutable

un concepto o una imagen poética.

Como consecuencia de su búsqueda de la totalidad

y de la armonía trascendental, Silva fue un

visionario (sus ojos poéticos palpan el mundo diria

Merleau-Ponty). Su alma de poeta, una "delicada

arpa", "se estremece, y produce sus cantos y sus

versos" (33). Al liberar el 'ilimitado poder interno',

de los misterios encarnados del erotismo, Silva ocupa

la posición única de ser un "cazador de ser"

(Dupuy de Casas 152).

OBRAS CITADAS

BAUDEI.AIRE. Charles. "Correspondences". Les F1eurs duMaL 1857.

www.bc.edu (página visitada en noviembre del 2000).

Dupuy DE CASAS. Cecilia. "Erotismo y muerte en José Asunción

Silva." Memoria del Congreso "S Uva. su obra y su época".

Edición de María Mercedes Carranza J.. Eduardo Jaramlllo

Zuluaga y Ana María Rodriguez. Casa de Poesía Silva. 1997.

pp. 145-52.

JRADE. Cafuy L. "Modernist Poetry." The Cambrldge History o]

Latin-American Literature. Edited by Roberto González

Echeverria. Cambridge University Press. N.Y. 1996:-732.

LnvAK. Llly. "José Asunción Silva." Latín American Writers. Ed.

Carlos A. Solé y María Isabel Abreu. Vol. 1. New York. 1989:

377-84.

MERLEAU-PON1Y. Maurice. ~e Visible and fue Invisible." Continental

PhUosophy. Edited by William McNeill and Karen S.

Feldman. Blackwell Pub. 1998.

ROSERO. Evelio José. "José Asunción Silva: Sensualidad esencial."

Memoria del Congreso: "S Uva. su obra y su época. " Edi-

ción de María Mercedes Carranza. J. Eduardo Jaramillo Zuluaga

y Ana María Rodriguez. Casa de Poesía Silva. 1997:

277-82.

SANTOS MoLANo. Enrique. El corazón del poeta. Bogotá: Nuevo

Rumbo. 1992.

SILVA. José Asunción. Obra poética. Madrid: Hiperión. 1996.

VARONA-!..ACEY. Gladys M. Introducción a la literatura Hispano-

Americana: de la conquista al siglo xx. Contemporary Publishing

Co. 1997.

ZALAMEA. Eduardo. "José Asunción Silva." Leyendo a S Uva. Compilación

de Juan Gustavo Cobo Borda. Instituto Caro y Cuervo.

1994: 407-9.


La cepa de las palabras

Intercambio lenguajero wayúu

y continente biográfico garciamarquiano

Las herencias históricas hay que asumirlas

totalmente o para nada en absoluto.

Arturo Uslar Pietri

Juan Moreno Blanco'

Los comentarios y las críticas a la obra literaria de

Gabriel García Márquez han formado una estela

en donde es notable la tendencia a vincular el continente

de la ficción al continente biográfico. Es frecuente

que como médula del proceder interpretativo

se ponga en relación la

imagen o el fragmento

extraídos de la ficción

narrativa con la vida

del escritor. Para ilustrar

esta tendencia

evocaremos el caso de

Dasso Saldívar , el biÓ- ~á"R~~

grafo quez, de al García describir Már- la

¡

sus objetos, las historias, los sabores, olores, colores

y sonidos serían filtrados por la memoria y luego

transpuestos por una poderosa imaginación que los

convertiría en cuentos y novelas memorablesl!

(Saldívar, 1997:91); .Al seguir, en 'Cien años de

soledad', el curso del

hilo de sangre que mana

del cuerpo muerto

de José Arcadio, se visualiza

mejor en conjunto,

la casa de los

Buendía, viéndose que

esta es casi idéntica a

la de los Márquez Iguarán.

..1! (Saldívar: 93) .

Esta inclinación a unir

la ficción a la biografía,

alimentada locuazmente

desde siempre

por el mismo escritor,

es ineludible y tal vez

será inagotable. Sumándonos

a ella, podemos

emplearnos a

de Beneficios para la Guqlb"a. Intercor, ilustrarla con un

casa donde se crió el

escritor: la casa de

los abuelos es literal- 1

mente la de 'La hoja- I

rasca' y, con apenas i

modificaciones, la de i

'Cien años de soledad'.

No podía ser de otra

manera. Al despertar

1

¡., ,,~- --" L .'en

ella el autor a la vida

consciente y subconsciente,

a la memoria he-

NlTW wayuu en Portete. acuarela de Roberto Angulo.

(1..- IS Ilustraciones

::--- de este autor --- fueron tomadas

1987.) vínculo nuestro. Se

dónica, emocional y afectiva, empezaba también en

ella el espacio de su futura obra. Sus habitaciones,

* Doctor en Etudes Ibériques et Ibéro-Americaines de la

Université Michel de Montaigne, Bordeaux 111, Francia.

trata de un fragmento

de una entrevista al escritor, tal vez la primera,

realizada en 1954 para la emisora H.J.C.K., respecto

a lo que él llama «la pesadilla perfecta y que

posteriormente dará lugar a una imagen de la

ficción:

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquil1a

DD. 55-67. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

55


Entrevistador: «... ¿y puede darnos un ejemplo

de pesadUla perfecta?

a. a. M. : .La tengo en mi colección. Sueño que estoy

en una habitación cuadrada de paredes lisas, sin

otra comunicación con el mundo externo que una

pequeña puerta cerrada. Abro la puerta y al salir

de la habitación me encuentro con otra exactamente

igual: cuatro paredes lisas y alfrente una

pequeña puerta cerrada. Intrigado, abro esa

segunda puerta y me encuentro con una tercera

habitación exactamente igual a la anterior y luego

en una cuarta y en una quinta y en una sexta. ...

(Guerrero, 1987: 17)

Un episodio de .Cien años de soledad" será el

calco de esta experiencia onírica del escritor:

.Cuando estaba solo José Arcadio Buendía se

consolaba con el sueño de los cuartos infinüos.

Soñaba que se levantaba de la cama, abría la

puerta y pasaba a otro cuarto igual, con la misma

cabecera de hierTO forjado, el mismo sillón de mimbre

el mismo cuadrito de la Virgen de los Remedios

en la pared del fondo. De ese cuarto pasaba

a otro exactamente igual, cuya puerta abría para

pasar a otro exactamente igual y luego a otro exactamente

igual, hasta el infinito. ...

lmnumerables son los puentes que confIrman

este nexo entre la ficción garciamarquiana y su biografía.

como si se tratara de dos organismos que

no pueden ser independientes. tanto más por cuanto

la materia de cada uno de ellos es la misma: la

palabra. el narrar. la creación verbal. el decir del

mundo en el lenguaje. La palabra y su río de experiencias

en García Márquez une la literatura a la

vida; es el 41 ahí» que preexiste a la literatura y entra

en ella como materia prima. es lo que Mario Vargas

Llosa llama la 4Icantera». eI4lbotín». que permitirá al

narrador la 4Iedificación deicida» de su obra literaria:

.La afirmación [de García Márquez] 'Yo no podía

escribir una historia que sea basada exclusivamente

en experiencias personales. encierra una triste

verdad: el su plantador de Dios no sólo es una asesino

simbólico de la realidad. sino. además. su ladrón.

Para suprimirla debe saquearla; decidido a acabar

con ella. no tiene más remedio que servirse de ella

siempre. Así, respecto a la materia de su mundo ficticio.

ni siquiera es un creador: se apropia, uswpa.

des valija la inmensa realidad. la convierte en su

botÚl. De esa ilimitada cantera que pone al servicio

de su empresa deicida, surgen ciertos rostros. ciertos

hechos. ciertas ideas que ejercen sobre él una

fascinación Particulal; que aisla de los demás para,

combinándolos. organizándolOs. nombrándolos. edi-

56

jicar; 'su' realidad. (Vargas Llosa, 1971: 102)

Foto de Nereo

El río de la palabra va en el escritor colombiano

de la vida al arte literario y ello se ha vuelto una

verdad perenne en la interpretación crítica de su

obra. Pero es preciso resaltar que existe un implícitO

acuerdo general para dar lugar de excepciones

en ese ir y venir entre la obra y la vida a un cúmulo

muy particular de experiencias del escritor: las de

infancia.1 El mismo García Márquez lo ha dicho:

todo lo que he escrito hasta ahora lo conocía ya o

lo había oído antes de los ocho años- (Harss, 1975:

393). Así las cosas, para comprender la obra del

adulto es obligada tarea comprender la vivencia del

niño, ese más acá histórico que hace las veces de

dimensión germinadora de la palabra del futuro

ficcionador. Ahora bien, de esa infancia habrá que

explorar la huella que el tiempo ha dejado en las

palabras, mas no las palabras supuestamente originarias

y autónomas del niño como isla humana

sino más bien el comercio de la palabra, el intercambio

lenguajero, en el entorno de quienes fueron

sus adultos tutelares y que hicieron que el niño

fuera siendo, pues el niño no sabe que él es un

niño, él es un rejlejo de la persona de la que él es

interlocutor: Se imagina en una activídad que lo valoriza

todo el tiempo, y que sostiene su yendo-volviéndose

grande- (Dolto, 1987: 31). La niñez y su

palabra nutricia SÓlo puede aparecérsenos entonces

como tejido que el medio humano allegado le

ha dado, medio que de SUyO, y respecto al niño, lo


Foto de Patrlcla Azuero

que ha hecho es « ...entrar en comunicación con él a

propósito de su deseo. y abrir el mundo en palabras

pata su ocasión. un mundo de representación. un

mundo de lenguaje, de vocabulario. un mundo de

promesas de placer» (Dolto, 1987: 73). El individuo

se hace sujeto gracias al lenguaje mediador y protector

que lo lleva a conocer el mundo y lo marca

para siempre. Su paisaje doméstico lo conduce y lo

forma. Como dice Dolto, «Un ser humano está marcado

por las comunicaciones verdaderas que ha tenido

con el consciente y el inconsciente de sus allegados,

en primer lugar la madre, el padre, y las primeras

personas que cumplen el papel de otros de la

madre¡¡ (Dolto, 1987:49). No obstante, para el caso

de Gabriel García Márquez, niño confiado a sus

abuelos, la madre y el padre casi no harán parte de

ese paisaje gracias al cual la niñez ávida se inserta

en el tránsito humano del mundo. Según Saldívar,

Gabriel García Márquez «...pudo haber conocido a

su madre (...) teniendo casi tres años y medio (...)

Hasta ese día el niño había concebido a la madre

como un ser múltiple...¡¡ (Saldívar: 89); «...Gabito se

quedaría con sus abuelos y sería para siempre más

hijo de su abuelo que de su padre y más hijo de su

abuela y de sus tías que de su madre¡¡ (Saldívar:

87). La fratría del niño está constituida entonces

por un conjunto de adultos que no son la familia

en el primer grado de consaguineidad, de ahí que

las palabras que lo rodean, y el linaje de la semántica

que circula en esas palabras, se sitúan en un

radio de una amplitud que sobrepasa la órbita de

lo típicamente familiar.

I.: Cementerio wayúu.

O.: Artesanías wayúu.

Los recuerdos del

escritor. y los que le han

sido transmitidos,

muestran bien el proceso

en el que él se constituye

como sujeto de

palabra y autopresentación

en nexo con

la palabra ambiente de

sus allegados: «Quienes

me conocieron por aquellos años dicen que era un

niño ensimismado que sólo hablaba para contar algún

disparate. Ahora sé por qué: lo que contaba era

en gran parte episodios simples de la vida diaria,

que yo hacía más atractivos con detalles fantásticos

para que los adultos me hicieran caso. Mi mejor juente

de inspiración eran las conversaciones que los

adultos sostenían delante de mí creyendo que no

las entendía; y era todo lo contrario: las absorbia

como una esponja, las desmontaba en piezas, las

recomponía para que no se les reconociera el origen

y volvía a contárselas a los mismos adultos, que se

quedaban perplejos por las coincidencias entre lo que

yo contaba y lo que ellos habían dicho." (G.G.M.,

1995: 13A). El grupo primarW. cuyo intercambio

lenguajero introduce al autor al mundo gracias a

la dimensión cognitiva y afectiva social. no estará

constituido por sus padres sino, principalmente.

por personas de generaciones anteriores: sus abuelos

y sus tias. Si el niño se hubiera ido con sus

padres a Riohacha habría estado en contacto con

adultos que para la época de su nacimiento no habían

llegado todavía a la edad de treinta años; la

circunstancia de haberse quedado en Aracataca,

en la casa de sus abuelos maternos, por el contrario,

lo puso en contacto con palabras e imágenes

más clavados en la memoria del tiempo en virtud

de la mayor vivencia histórica y duración memorística

de estas personas de edad. Ya se ha hablado

hasta la saciedad de la imborrable marca que imprimieron

en la personalidad del escritor la actitud

de desparpajo con que su abuela le contaba las

cosas más extraordinarias y la fuerza impregnadora

57


de las imágenes que el abuelo le transmitía de su

vida personal y militar. La sensibilidad y formación

simbólica del niño quedan en contacto con palabras

densas de imaginería y hondura temporal que

sin duda alguna sus jóvenes padres no podrían

haberle brindado ya través de las cuales el niño

aprehenderá y vivirá el mundo de una forma muy

particular. Bien sabemos que la palabra no habla

neutralmente del mundo sino que en ella se encarna

una perspectiva del mundo que revela la cepa,

el nicho, la filiación histórica y antropológica a la

cual esa palabra pertenece. La palabra porta en sí

más que una capacidad designativa, ella también

encarna una duración de maneras de ver y la longevidad

de una tradición. Es el nexo entre la palabra

y la memoria e imagen del mundo del que habla

Jacqueline de Romilly: lILas palabras aprendidas

y retenidas sirven de relevo a la memoria. Son

como la cadena del cubo que se tira al fondo del

pozo: mientras más larga más posibilidad hay de

subir agua (...) esos recuerdos enterrados constituyen

un conjunto de referencias

que nos ayudan a pensar ya

vivir...»

Ciertamente, tiene razón Dasso

Saldívar cuando afIrma que

« la biografia de Gabriel García

Márquez [empieza) antes de su

nacimiento» (Saldívar: 27)3 ya

que todo sujeto, además de ser

un organismo de vida biológica,

es un organismo de vida lenguajera,

él llega a tomar para sí

las palabras que ya han sido hechas

para decir y comprender

el mundo, las palabras dellenguaje

que como cantera común

permiten pensar, vivir y no olvidar

la historia pasada engendra -

dora de la historia presente.

Saldívar acierta al reconocer que

la presencialidad de la palabra

se enraiza en una dimensión

que le precede; antes de la palabra

que dice el mundo está,

originándola, el lenguaje del

mundo que los acuerdos colectivos

han construido. La pala-

58

Danza de la chichamaya.

bra de hoy deja ver un lenguaje ordenador de las

narraciones que está desde antes, una racionalidad

construida socialmente y brindada en la infancia.

la cual gobierna y regla el todo existencial de

los hombres, su ser y estar en el mundo. y. además,

ocupa otras dimensiones diferentes a la de la

palabra: .El lenguaje preexiste a la palabra, está

antes de la palabra, en las mímicas, los gestos, las

actividades corporales y sensoriales, y las pasividades.

por las cuales se establece complicidad de

sentido entre el niño y sus allegados» (Dolto,

1994: 115). Hay en efecto un lenguaje alojado en el

organismo transubjetivo del que el niño no será

creador, sino. al contrario. heredero. Un lenguaje y

una capacidad de la palabra para ir al «fondo del

pozo. y traer «el agua. de las imágenes y las memorias.

No obstante. para el caso de García Márquez -

y ahí reside lo más extraordinario de su infancia en

la casa de Aracataca-. su crianza no estará rodeada

exclusivamente por elleng1,1aje

de la ascendencia familiar del

lado de la madre. La fratría del

novelista colombiano fue mucho

más amplia; no creció rodeado

de un lenguaje sino de dos: al

intercambio leng1,1ajero de la parte

de la fratría que habla español

como lengua materna y

enraiza el tronco principal de su

memoria cultural en Occidente.

se suma el de la servidumbre

amerindia que estuvo desde

siempre en la casa: los wayúu.

tal como nos lo dice Ligia García

Márquez. una de las hermanas

del escritor.

.Con el tiempo, el abuelo Nicolás

fue haciéndose un hombre en

Aracataca y la gente lo respetaba

mucho. Era el tesorero del pueblo

y allá entraba mucha plata

gracias al banano. Tenía una

casa grande, yo la conocí; había

un patio inmenso sembrado de

palos de mango, de guayaba y

de níspero; tenía una pesebrera


con caballos y hasta una vaca: en la misma casa

había una carpintería, una dulcería y una panadería

con dos indias para amasar y dos indios

para vender los dulces y el pan en la calle. Los

había comprado en la Gunjira y los había traído

para ayudar en los oficios de la casa, pero los

cuatro llevaban los apeUídos de lafamilíaMárquez

Iguarán. Esa era la costumbrell (Galvis,

rindia. De eso estarnos seguros. Las palabras y las

representaciones de mundo pertenecientes a una

civilización de la América milenaria participaron en

el contexto lenguajero donde se crió el escritor y,

como lo hemos mostrado en otra parte (Moreno

Blanco, 1997), entraron tarnbiénen su continente

literario.

1996: 152). Los nexos entre ese universo amerindio y García

El testimonio de la hermana de García Márquez

permite vislumbrar lo que era la presencia necesaria

de esos «indios» en el engranaje económico de la

casa de los Márquez Iguarán. No eran unapresencia

decorativa. lujo de supuestos amos aristÓcratas.

sino. por el contrario. personas activas en una

esforzada geografía doméstica, No es difícil imaginar

una cotidianidad donde todos los adultos se

distribuyen funciones productivas. Cada cual tiene

una tarea: «Tranquilina. aparte de dar órdenes.

se ocupaba de cosas puntuales. COffW cocinar cuando

no había sirvientas. y siempre estaba al frente

de la jJanaderia doméstica (Saldívar: 98); .y todavía

le quedaba tiempo [a Francisca Cimodosea]

para ganarse la vida y aportar su granito de arena

a la economíafamiliw; pues. al igual que Tranquilina

y Elvira. tambiénfabrícaba dulces de leche. coco y

guayaba para la venta- (Saldívar:1OO). De su lado.

los wayúu parecen designados para «vender los

dulces y el pan en la calle-. Estas personas. que.

según Ligia eran cuatro. están integradas al tiempo.

el espacio y la economía doméstica. También.

indudablemente. la palabra y el lenguaje wayúu

están ahí. aportando su dimensión semántica a la

cotidianidad aparentemente sin fronteras ofrecida

al nieto de los amos. futuro gran fabuladior de

Aracataca:

la casa de Aracataca estaba llena de guqjiros

rede indios guqjiros, no de habüantes del departamento

de la Guajira. Eran gente distinta, que

aportaba un pensamiento y una cultura a esa casa

que era de españoles, y que los mayores no apreciaban

ni creían. Pero yo vivía más a nivel de los

indios, y ellos me contaban historias y me metían

supersticiones, ideas que yo notaba que no tenía

la abuela -porque ella tenía otras, pero eran completamente

católicas, más ligadas a ese culto católico

de la muerte, porque es una religión que está

hecha para no ser feliz sino en la muerte, y no

hay que preocuparse de cuando se arregla esto.»

(G.G.M., 1994:36)4

Hay entonces en el continente biográfico garciamarquiano

la presencia de una tradición ame-

Márquez han sido apenas superficialmente tocado

por los estudiosos del escritor. Mario Vargas Llosa

bien señaló que los wayúu. ocupando la función de

base de la pirámide social. eran una presencia más

bien marginal en la intriga narrativa de la novela

.La lwjarasca.;

" ...podemos avistar un segundo segmento social

en Macondo, inmediatamente por debqjo del vértice

aristocrático: la clase media (...) por debajo

de aristocracia y de este sector intermedio, se

hallan los guqjiros. (...) ¿Qué sabemos de ellos?

Son sirvientes, viven adscritos a lafamUia. El coronel

se refiere a ellos diciendo 'mis lwmbres'. En

los monólogos de la novela se precisa varias veces

que hay tres personas velando al médico: el

coronel, su hija, su nieto. En realidad en el cuarto

también están los guqjiros. Se hallan sentados

allí, pero no los sentimos: son unos objetos más,

entre los otros del cuarto, los objetos del coronel.

Se trata de seres tan por debajo de la famUia, o

incluso del Alcalde, que apenas son personas:

meras presencias, se confunden con las vigas,

con el catre solitario. con el ataúd. (...) Esos sirvientes.

además, son de otra raza. se les llama

'indios', lo que indica que el coronel y susfamiliar

es son o se consideran 'blancos'. El vértice de

la pirámide no tiene mucha conciencia de los seres

que le sirven, pero, a veces, las expresiones

que utUiza permiten suponer que, seguramente

sin saberlo, los considera personas a medias,

contagiadas de cierta animalidad ( ...) para el vértice

de la pirámide, los guajiros no son totalmente

humanos (...) De un lado están 'los lwmbres',

de otro 'los guajiros'. (Vargas Llosa, 1971: 255.

257, 258).

De parte del biógrafo de García Márquez no hay

un gran interés por la presencia de los wayúu en la

casa de Aracataca. En su biografía podemos ver un

croquis que representa de un punto de vista verticalla

distribución de la casa, pero no ha incluido

las ..habitaciones» del patio donde dormía la servidumbre

wayúu. Incluso hace una descripción del

patio donde olvida las enramadas donde ellos dormían:

59


.En el patio se encontraba el baño con su alber-

ca. ..y en un extremo, el cuarto rústico de la car-

pÚltería. En el traspatio o caballeriza, llamado 'la

roza', se levantaba elfamosocastaño... y, en uno

de los extremos laterales, estaba la letrÚla. Pero

casi todo el espacio era de domÚlio de las galli-

nas, los cerdos y los chivos guqjiros destinados a

la próxima navidad. (Saldívar: 94).

De la misma manera que los personajes de .La

hojarasca» ignoran a los wayúu, el biógrafo reproduce

una actitud inconsciente que le impide ver a

esas personas no obstante perceptibles en el paisaje

humano que él estudia. Al hilo de una frase, a

propósito de las personas que vivían con el futuro

novelista, el mismo gesto reaparece:

.Como hermana mayor tuvieron a su pTima hermana

Sara Márquez, la hija natural de Juan de

Dios Márquez. ..Así que, aparte de los abuelos y

las tías, fue la persona que más tiempo vivió con

Gabito en la casa de Aracataca» (Saldívar: 90).

En 1981 sucederá, en un terreno diferente al de

los estudios literaIios. una comparación entre la

obra garciamarquiana y los wayúu. El etnólogo

Jean-Guy Goulet, en su libro "El universo social y

religioso gul1jiro», buscando ilustrar la noción wayúu

de patria en n~xo con el lugar en donde reposan los

restos de los ancestros, se libra a un ejercicio comparativo

entre una representación de esta cultura

y una representación de la ficción garciamarquiana:

60

.De los Jinnu, Ipuana, miana y Epieyu de Aliu se

dice que tienen su patria en otras partes de la

península. En un diálogo en la novela "Cien años

de soledad " de Gabriel García Márquez una pare-

ja expresa un concepto de patria análogo al concepto

guajiro que se discute aquí. La heroína de

García Márquez, Ursula, se opone a su marido

José Arcadio que quiere mudarse de su residencía

actual. Ursula dice, 'no nos iremos. Aquí nos

quedmrws porque aquí hemos tenido un hijo'. José

Arcadio Buendía, 'todavía no tenemos un muerto.

Uno no es de ninguna parte mientras no tenga

un muerto bajo tierra '. Por tanto los Epieyu de

Aliu que no tenían un cementerio y no habían

enterrado los restos de ninguno de sus parientes

uterinos, están sin patria en el sentido guajiro de

lapalabra. (Goulet, 1981:59).

El descubrimiento de esta analogía era posible

para un conocedor del universo imaginario wayúu;

por el contrario. esto ha escapado a los críticos literarios.

En 1979. dos críticos habían expresado su

sorpresa en cuanto a la ausencia del elemento amerindio

en las ficciones de García Márquez. Guy Martiniere

escribe:

«Pero el lugar del mundo Ú1dio en García Márquez

es un lugar anexo: la epopeya heroica de los

Buendía es la epopeya de los conquistadores.

esos caciques originarios de Castilla que afirmaron

contra viento y marea su hispanidad y rechazaron,

incluso después de haberlo utilizado en

su provecho, todo acercamiento con el mundo indio.

No se encuentra lugar de indigenismo en

García Márquez, contrariamente a numerosos

autores andinos o centroamericanos, como Astwias.JI

(Martiniere, 1979: 101).

Lucila Inés Mella. de su lado. en sus notas a su

trabajo sobre .Cien años de soledad., hace en dos

ocasiones este señalamiento:

«Siendo la historia de Macondo un microcos11Ws

de la historia de Hispanoamérica. resulta un poco

extraño que entre los diferentes grupos de humanos

que interoienen en la creación y desarrollo

del pueblo. los indígenas aparezcan muy

esporádicamente. y no CO11W grupo sino CO11W individuos

aislados que no tienen mayor influencia

en la comunidad. Este hecho puede ser explicado

si se tiene en cuenta que el olvido está irremediablemente

ligado a ellos, corlfiBurando así su

destino de raza olvidada y alienada. (Mella. 1979:

95).

«CO11W he11WS explicado en el Capítulo Primero.

los indígenas estánfatalmente ligados alolvido.

pues. indirectamente. ellos son los responsables

de la peste del insomnw que acarrea CO11W consecuencia

el olvido colectivo. Esto puede explicar la

ausencia de los indigenas CO11W grupo cultural influyente

en la comunidad. al mis11W tiempo que

explica el destino de la raza indígena en la América

hispanwl (Mella: 189).

Podemos pensar que los críticos literarios no podían

avisarse de los nexos existentes entre esta literatura

y las representaciones wayúu debido al no


conocimiento de esa cultura amerindia; también hemos

de lamentar su ausencia de curiosidad en

cuanto a los estudios etnológicos sobre una de las

más grandes sociedades amerindias de Colombia.

Habría que comenzar a reconocer el rol que hajugado

una mentalidad, reflejo de los valores Occidentales,

proclive a no ver en una literatura universalmente

legible la presencia de elementos culturalesno

occidentales. AfIrmar que la obra de García

Márquez no tiene nada que ver con las tradiciones

narrativas amerindias se ha vuelto una verdad corriente;

la crítica literaria parece haber caído en las

trampas de lo que la psicología social llama estereotipos

sociales.5

Si hasta ahora se ha visto a García Márquez como

el escucha de una tradición, de un lenguaje y de

una memoria de la historia recibida de sus abuelos

y tías. afIrmaremos que en virtud de la presencia

de los wayúu en esa casa donde el escritor se hizo

persona, su sensibilidad será heredera de dos tradiciones.

dos culturas. dos lenguajes diferentes de

la apropiación del mundo. El continente biográfico

garciamarquiano se nos aparece así enriquecido por

los matices de la América mestiza en donde la vertiente

occidental es sólo una de las cepas culturales

que la nutren. El sabor profundamente americano

de la ficción garciamarquiana sin duda tiene

que ver con este substrato cultural con el que el

escritor tuvo contacto en su infancia. García Márquez

no es el primero ni el último de los latinoamericanos

en llevar consigo esta discreta herencia

-esta pedagogía no Occidental- que palpita

en la imaginación constructora creadora de hombres

y mujeres del sub continente cultural. Bien

señalaba Arturo Uslar Prieti otro ejemplo no menos

significativo en nuestra memoria y nuestra

cultura de esta pedagogía adquirida en la infancia:

«"' entre el año 1500 y la mitad del siglo XVII,

que marca elfln del comercio de esclavos. entre

nueve y doce millones de africanos llegaron al

continente, Aunque analfabetos, aportaron una

cultura. o más bien cien culturas pues

se raptaba al azar africanos que pertenecían

a etnias muy diversas. cuyas lenguas

y culturas diferían enormemente,

algunos, por lo demás. habían sido islamizados.

Todos esos Negros hanjugado

un papel de primer plano pues. sin

ser profesores de universidad ni predicadores,

no por ello dejaron de encontrarse

ligados estrechamente a lafamilía.

Es así que se desarrolló una pedagogía

negra, esencial en el mundo ameri-

cano: las gobernantes y las siroientas, que terminaban

prácticamente siendo parte de la familia,

se ocupaban de los niños desde el nacimiento hasta

la edad de cinco o seis años -y hoy sabemos

que son los años determinantes en la formación

de un ser humano. Esos niños recibían durante

algunos años, un importante substrato cultural

africano, compuesto de mitos, de leyendas, de nociones

primordiales sobre el tiempo, el espacio, el

destino humano, el individuo, que debían imprimirse

en sus conciencias. Bolívar mismo fue confiado

desde su nacimiento a una esclava negra

llamada Hipólita, que él llamó toda la vida " 'mamá

Hipólita'. ¿Pero cómo cuantificar la cultura africana

de la que Hipólita impregnó el espíritu de

Simón Bolívar? II (Uslar Prietri, 1992: 77).

Nada nos impide pensar que en la casa de Aracataca

el nieto mimado del hogar Márquez 19uarán

estuvo en contacto libre con los sirvientes wayúu y

los adoptó como parte de su fratría. En ese entorno,

la conciencia de García Márquez seguramente

se sorprendió del hecho de que mientras la realidad

de sus abuelos estaba ordenada de una manera,

con los guajiros accedía a otro ordenamiento de

la misma realidad que la mutaba en otra muy diferente.

Tal vez ahí, asombrado por los efectos de la

mediación verbal, empezó a descubrir el futuro novelista

que la realidad es una construcción narrativa.

Su inteligencia debió hacerse elástica para moverse

entre dos comunidades de cepa diferente que

lado a lado en el mismo mundo lo construían y lo

habitaban de manera propia y no coincidente; muy

temprano se hizo a una doble ciudadanía imaginaria

que, como vaso comunicante de dos sentidos,

concilia lo inconciliable. De manera privilegiada debió

progresar entre las dos dimensiones como Pedro

por su casa y en él una síntesis vivencial toma -

ba forma. A través suyo, en esa casa se daba la

interrelación de polos que un extraño consideraría

inconciliables como inconciliables son las construcciones

de una misma realidad que se pueden constatar

en la Colombia contemporánea entre un ingeniero

de la empresa carbonífera de la

Guajira y los wayúu:

«Parados sobre la misma tierra, frente al

pozo y el cementerio, los wayúu, por una

parte, y los ingenieros y técnicos por otra,

construyen definiciones de la realidad que

parecen compartir, sólo su ubicación geográfica.

Paralela a la disparidad de construcciones

de la realidad, existe también

disparidad en el control efectivo del territorio

y estilo de vida que tienen los indíge-

61


nas ante los extranjeros invasores. En este es-

cenario común, pero no compartido, dos versio-

nes de la realidad y sus correspondientes for-

maciones socioeconómicas se están enfrentan-

do. (Rivera Gutiérrez, 1990: 244).

La función pedagógica del universo verbal

wayúu es posiblemente un capital simbólico olvidado

por el novelista. Empero. eso no quiere decir

que ese lenguaje amerindio del mundo sea inactivo

en los procesos creativos del narrador adulto.

La memoria, bien es sabido, no es un mecanismo

consciente y regulado por la intencionalidad, ella

es un tesoro que puede iluminarnos y sorprendernos

sin que lleguemos a comprender cómo6; la memoria

sabe guardar los instantes de felicidad y podemos

creer que los momentos de contacto entre

el futuro escritor y sus sirvientes fueron de cálida

benevolencia acompañada de la maravillosa sorpresa

del niño ante el poder estético del mundo imaginación

wayúu 7.

Gracias al reconocimiento de esta otra dimensión

de la fratria del escritor en Aracataca podemos

ahondar aún más el vínculo existente entre el

continente biográfico y el continente de la ficción y

ver al trasluz de anécdotas precisas de la fábula

garciamarquiana el rasgo dejado por una infancia

no del todo olvidada; así. el ostracismo que caracteriza

la actitud de los niños Rebeca y Arcadio con

relación a su familia en "Cien años de soledad" se

nos aparece enriquecido de valor autobiográfico

pues éste sólo es permeado por la lengua de los

"indios" de la servidumbre.

.Se llegó a creer que IRebecaJ era $ordomuda. haSta

que los indiDs le preguntaron en su lengua si

quería un poco de agua y ella movió los ojos como

si los hubiera conocido y dijo que sí con la cabeza.

»

.(. ..) y apenas si podían reprimir sus pataletas

y soportar los enrevesados jerogriflcos que ella

alternaba con mordiscos y escupitajos, y que según

decían los escandalizados indígenas eran las

obscenidades más gruesas que se podían concebir

en su idiDma.»

.Arcadio era un niño solitario y asustado durante

la peste del insomniD. ..Nunca logró comunicarse

con nadie mejor que lo hizo con Visitación

y Cataure en su lengua.»

De la misma manera, estamos tentados a ver en

la infancia bilingüe -y bicultura1- del personaje

Sierva María de Todos los Ángeles. de la novela «Del

amor y otros demoniosH, otro rasgo autobiográfico

del autor.

62

BUlTo con aperos wayúu, acuarela de Roberto Angulo.

Si el escritor afirma que los wayúu le «...contaban

historias y (. ..) metían supersticiones. es porque

entre ellos y él existía un circuito regular de

comunicación; hablaban entre ellos. hacían una

comunidad de palabra. Tenemos que admitir como

plausible la fuerte posibilidad de que en esa comunidad

en la que el niño participaba sin restricciones

se hablaba lo más naturalmente del mundo la

lengua wayúu.

Los wayúu, hallándose en mayoría en esa comunidad

en la que participaba el niño, han de haber

sido proclives a expresarse en wayunaiki (lengua

guajira) más que español, el cual aún hoy sigue

siendo extranjero para muchos wayúu. De tal

suerte, este entorno socializador y solicitador no

podía más que educar en el dominio de esa lengua

a García Márquez pues en su tierna edad la senSibilidad

de un niño es ávida "almacenadora" y reutilizadora

de toda realización y peiformance lenguajeros

al alcance de su natural facultad mimética:

«Existe en el niño una pulsión de únüación quejuega

un papel considerable en el aprendizaje de las lenguas

como también en el de toda la vida social. Inscrita

en el código genético o creada ex nihüo por el

entornoo, ésta no pone enfuncionamiento un proceso

de únitación sino sólo al ser solicitada. ..Así, de

la misma manera que la aptitud al lenguaje, la

pulsión mimética no llega a la adquisición de una

lengua sino solamente si el medio le procura un campo

para manifestarse. Para aprender una lengua, el

niño únüa a los humanos que lo rodean. ..la múnesis

en un elemento de base de la antropología. ..En los

primeros años de la vida, la avidez de aprender y la

docilidad para reproducir no son, o sólo apenas,

inhibidas por las presiones sociales. El niño de menos

de seis años no teme las burlas que descal!fi-


cah el sonido exótico y se emplea e~.las mímicas

necesarias a su producción...» (Hagege, 1996: 21,

22). De hecho, el escritor nos dice con sus palabras

que él podía acceder a la proyección semántica de

ese intercambio lenguajero y ello sólo es posible a

condición de percibir como inteligible esos actos de

habla (su morfología lexical, su estructura predicativa,

su superestructura narrativa, su fortuna situactonal).

García Márquez participó de esa representaciÓn

wayunaiki del mundo ecomo miembro de

la comunidad verbal; su vida quedó enriquecida por

esa lengua natural, es decir, por su semántica propía,

pues:

" ...cada lengua natural 'pone en obra' el proceso

representativo general del lenguaje humano, lo

hace según sus modalidades propias, lo que conjiere

a los productos representados (a los signi/icados)

propiedades siempre en principio particulares.

Cada lengua tiene pues su semántica propia

(no existe 'semántica general' sino a titulo de

abstracción y generalización con relación a las

semánticas particulares...), y es a través de la

mediación de la semántica propia a una lengua

que se construyen concretamente los mundos representados.

Esos mundos entonces no pueden

más que estar 'marcados' por esta semántica particulal;

y es en esa diversidad de semantizaciones

de mundos representados que se origina sin duda

una parte importante de las variaciones entre culturas»

(Bronckart, 1996:36).

En la continuación del presente proceso investigativo

nos esforzaremos en demostrar que la inteligencia

narrativa de García Márquez tiene como

uno de los fundamentos de su soporte imaginarios

la semántica de la representación del mundo que

A la sombra del trupillo. ac~ela 4e Roberto Angulo.

conoció en los intercambios lenguajeros con la servidumbre

wayúu en su niñez en la casa de Aracataca.

Por ahora. quisiéramos ilustrar esa «impregnación»

lenguajera que era posible en esa casa sirviéndonos

de los testimonios de otros niños que,

aunque más esporádicamente, también la frecuentaron:

los hermanos y las hermanas de Gabriel

García Márquez.

El libro de entrevistas a los hermanos García

Márquez publicado por Silvia Galvis en 1996. 'Los

García Márquez"¡ ha enriquecido la ruta de indicios

de una semántica que nos llevan del imaginario

y la vivencia subjetiva del novelista y sus hermanos

a los wayúu. En él. los recuerdos y relatos

de casi todos los hijos del telegrafista de Aracataca

sacan a relucir el entrecruzamiento familiar con los

guajiros. Ya en las palabras de Ligia García Márquez

hemos visto confirmadas las palabras de su hermano

mayor en cuanto a la presencia de los wayúu

en el ámbito doméstico. Además, las diferentes declaraciones

de los hermanos del novelista nos orientan

hacia una forma particular de vivir y percibir el

mundo; nos evocan imágenes de la vida de las que

ya habíamos tenido el sabor mediante la literatura

garciamarquiana. Se trata de anécdotas que surgen

en los cantares y rememoraciones de estas per -

sonas y en las cuales resuena una semántica que

creíamos propia a la imaginación creadora del hermano

mayor. Hay un filtro imaginativo que sale a

flote ya lo que los diferentes miembros de la familía

llaman "superstición"; a través de él se nos muestra

no solamente un rastro memorístico relacionado

con la biografía de una persona particular que

inventó un mundo de fábula sino que además se

expresa una idiosincrasia o una manera de comprender

el mundo no sujeta a los límites estrictos

de una persona. Los hermanos García Márquez son

pues la viva muestra de un conjunto de representaciones

del mundo -una semántica- que algunos

de ellos relacionan con los wayúu:

«Sobre la superstición de la famUia, Jaime tiene

su propia teoría: dice que se basa en la cultura

guqjira, que tiene origen wayúu y debe ser cierto,

porque yo soy muy, muy supersticioso, y creo que

todos, en ese sentido, somos igualitos, incluido

gabito». (Eligio: 256}.

En otras anécdotas de la historia familiar vuelve

a hacerse patente esta "superstición" compartida y

su filiación con los wayúu:

..Cuando murió mi papá, en 1985. mi mamá se

ftre de esa casa por razones de carácter tribal.

63


pues en la Guqjira, cuando muere el esposo o la

mujer queman el rancho. Siguiendo esta tradición,

Gabit() y Yiyo sacaron a mi mamá de la vieja casa

de Barranquilla, o sea, quemaron la casa en el

sentido alegórico, claro. Yo estuve averiguando el

sign!ficado de esa tradición y un muchacho guqjiro

me explicó que ellos queman el rancho para evitar

que el recuerdo del ser querido, que queda

vivo dentro de la casa, les robe el cariño que ellos

sienten por el difiLnto». (Jaime: 43).

Ese filtro o idiosincrasia wayúu parece ser marca

inseparable de la cercanía afectiva y las evocaciones

y relatos familiares. La semántica subyacente

en estos cantares hace las veces de plataforma de

despegue de representaciones perennes y lo extraordinario

es que estas representaciones nos hacen

pensar en episodios de las tramas narrativas de

diferentes obras del grande de la familia.

Como muchos personajes garciamarquianos,

ellos creen, como se cree en la sociedad wayúu, en

el encuentro con los muertos, la predicción en los

sueños y la adivinación del futuro. Estas convicciones

"supersticiosas" y los acontecimientos extraordinarios

que las refrendan tienen significativa

frecuencia tanto en el mundo de la vida de los hermanos

García Márquez como en las narraciones

literarias de Gabriel. Los fueros de una semántica

de la "superstición" sobrepasan entonces el ejercicio

escritural e inventivo de una fábula de autor y

abarcan la palabra y el vivir de aquellos que han

habitado la misma comarca oral y el mismo nicho

de experiencia y de mediación lenguajera del mundo.

Respecto a los muertos y sus aspiraciones en el

mundo de los vivos dice Jaime: yo creo que toda

la cultura nuestra tiene un jiJndamento en el terrol:

De muy pequeños. por ejemplo. mi mamá nos decía

que si no nos portábamos bien. nos iba a salir el

diablo. ..De ahí debe venir también el terror a los

muertos. porque los muertos salenll. Dice Ligia: .En

Sucre había una casa misteriosa. grande y oscura.

que quedaba como en una isla. toda rodeada de

caños. A mí me asustaba muclw porque yo asocio la

oscuridad con los muertos y me parecía que me iban

a salir»; ella misma: .A ese miedo al diablo, se su-

los cuentos que nos echaban las muchachas del servicio.»

Hernando cuenta algo que evoca un comportamiento

de los vivos con los huesos de los muertos

que nos recuerda a personajes de la narrativa

de su hermano que cargan con huesos de sus parientes

muertos: .A la abuela Tranquilina s[la conocí,

pero no sé qué decía. Recuerdo verla en el ataúd

y que mi mamá me decía que el cuerpo estaba en la

caja. pero la abuela estaba en el cielo. Siempre ibamos

al cementerio a visitarla. Después. mi mamá se

trajo los huesos de Sucre para Cartagena. Ahi están

en la Catedral».

Los hermanos García Márquez dan una alta y

significativa importancia a los sueños en relación

con la vida. Dice Ligia: .Mi mamá sueña y las cosas

salen porque ella sabe leer los sueños¡¡. Más adelante,

la misma Ligia nos da un ejemplo de la convicción

que consiste en creer que en los sueños los

muertos del linaje vuelven a visitar y aconsejar a

los vivos: .Yo creí que mi mamá se iba a morir de

pena. ..Al mes tuve un sueño con mi papá que me

decía: Tomen complejo B". Se lo dimos a mi mamá y

a Rita, que también estaba muy débil, y se mejoraron¡¡.

Parece que en la familia Ligia cumple el papel

de la soñadora del futuro; al respecto cuenta Gustavo:

.Un día Gabito llegó a mi casa en Caracas y

me dijo que quería regalarle una apartamento a Ligia

en Cartagena para ayudarla y para que estuviera

cerca de mi mamá. Ligia quería que se lo regalara,

pero en Bogotá, Un tiempo después yo fui a

Cartagena y conversando con Ligia dije: 'Oye, ¿sabes

que Gabüo te quiere regalar una casa?", 'Sí, pero

no me la quiere regalar en Bogotá, y si no es en Bogotá,

yo prefiero que no me dé nada, porque yo soñé

con mi papá y él me dijo que la casa que yonecesitaba

estaba en Bogotá y es de tal y tal manera. Yo

salí a la calle y la vi exactamente como ét me la describió

en el sueño', me contestó. 'Ah, y en ese sueño

también me dijo que tú te querías venir a Colombia,

pero que eso no te convenía porque te iba a ir mal'¡¡,

También en los sueños de Hernando vuelve el padre

muerto a asistirlo: .Yo sueño con frecuencia,

sobre todo con mi papá. Sueño que le consulto las

cosas y él me aconseja lo que debo hace;: Cuando

sueño con él me despierto con una felicidad del

carajo¡¡,

maba el miedo a los muertos que se aparecían. de Las imágenes de la adivinación del futuro están

64


con frecuencia relacionadas

con esos

etnólogo Michel Perrin

asocia a la ló~ -

consejos recibidos en

los sueños. De su lado,

Ligia cree que ese

ca chamánica propia

a esta cultura:

don que tiene de ac-

«Lo 'sagrado' o .soceder

al saber sobre

brenatural', para los

el futuro gracias a los

wayúu es todo lo que

muertos con quien

califican de pülashu,

sueña le viene de fa-

en oposición a lo que

milia: .Yo no sé qué

consideran como

estaría soñando, pero

anasü, o sea trivial,

debió ser algo muy es-

no peligroso, permitipecial.

Es que yo tendo.

La .frontera entre

go a quien salir por-

esos dos espacios es

que, como dije antes,

por cierto fluctuante,

mi mamá sabía leer

pero la bipartición es

los sueños y miabue-

Hamaca

~ ,;!,

wayuu,

.

acuarela de Roberto Angulo. esencial: seres de es-

la Tranquilina presente

mundo, como los

tía las cosas. Una vez llegó un telegrama a la casa chamanes, se tornan 'sagrados' cuando ofl.Cian.

de Aracataca y ella no lo quiso abrir: 'Y; para qué? .(Perr1n, 1995: 102).

Eso es que viene Magdalena', una sobrina de mi

abuelo que vivía en Fonseca. casi llegando a Rio-

.El chamanismo es un sistema destinado ante

hacha. '¿Pero cómo sabes eso?', le preguntaron. ~h. todo a tratar la desgracia, evitársela a los huma-

porque yo tengo días pensando que Magdalena vienos o mitigarla, ya sean erifermedades, problene'.

Al otro día, en el tren de las doce, llegóMagdalemas económicos, climáticos o políticos (perrin,

nw. Esa facultad de predicción no sólo viene de la

abuela: .Allá llegaron a vivir la abuela Tranquilina y

1995:101).

la tía Pa, una media hermana de mi mamá. Hija del Según lo que leemos entre líneas en el libro de

abuelo Nicolás. La tía Pa podía predecir las sequías Silvia Galvis, los hermanos García Márquez, en la

y las lluvías, porque sabía los secretos de la natura- época en que se formaban como sujetos, heredaleza,

aprendidos de los indios guajirosll (Ligia). ron esa pedagogía wayúu que les dio una percep-

La semántica y las imagenerías "supersticiosas"

ción particular del mundo inscribiéndolos, en cierta

forma, en la duración de una tradición por me-

que subyacen en estos recuerdos colectivos -y que

nos evocan las creaciones del fabulador de Aracataca-

nos enseñan dos cosas. De un lado. que

la imaginación literaria del escritor se ha nutrido.

consciente o inconscientemente. de una fuente de

dio de la "transmisión" de algunos principios prácticos

tal como sucede en toda sociedad tradicional

en las relaciones entre el niño y el grupo primario:

-Es todo el grupo el que se interpone entre el niño y

el mundo, no solamente mediante sus avisos de pre-

representaciones con la cual sus hermanos también

tuvieron contacto; por otro lado. que este conjunto

de representaciones guarda una sorprendente

analogía con las representaciones de mundo de la

cultura de los wayúu que participaron en la atmÓsfera

doméstica de la casa en que estas personas

crecieron. En efecto. esta "superstición" de los García

Márquez es una coherente creencia en lo sobrenatural

en virtud de la cual sería posible tener algún

poder sobre las causas últimas de los acontecimientos

y obtener. a través de personas que poseen

"dones". favores y saberes provenientes de un

hemisferio no visible del mundo y bien diferente a

la parte visible y cotidiana de la realidad; ese "lado

vención (warning) cuya propiedad es inculcar el temor

a los peligros sobrenaturales sino por todo el

universo de prácticas rituales y de discursos, que lo

pueblan de significaciones estructuradas

coriformemente a los principios del habitus coriforme.

El espacio -y en primer lugar la casa- es el

lugar privilegiado de la objetivización de los esquemas

generadores y, por intermedio de las divisiones

y de las jerarquías que establece entre las cosas,

entre las personas, y entre las prácticas, ese sistema

de clasificación queda como cosa inculcada y

refuerza continuamente los principios de la clasiflcación

de lo arbitrario cultural (...) Este 'sujeto' nacido

del mundo de los objetos no se yergue como una

escondido" en el que ellos creen se asemeja muchísimo

alo que los wayúu llaman pülashu. y que el

subjetividad frente a una objetividad: el' universo

objetivo está hecho de objetos que son el producto

65


de operaciones de objetivizacíón estructwadas según

las estructuras mismas que el habitus le aplica.»

(Bourdieu, 1980: 129)

En cuanto a las ficciones del hermano mayor, se

hace cada vez más necesario profundizar en las

dimensiones simbólicas y representativas de lo sobrenatural

que abundan en su inteligencia narrativa

para sacar a la luz esa semántica de linaje

wayúu y que funciona como vaso comunicante entre

la lengua literaria y una lengua natural. Hacer

resaltar esta vertiente de sentido de la poética

intertextual del escritor nos permitirá comprender

mejor los puentes entre el continente biográfico y

el continente de la ficción. Estos nexos culturales

de la obra del Nobel colombiano que hemos querido

sacar a la luz nos hacen ver con nuevos ojos

esta literatura y nos invitan a una relectura sensible

a su dimensión transculturizora que la hace

heredera de una milenaria tradición verbal americana.

NOTAS

1 El primero en resaltar este hecho es Vargas Llosa: 'Afalta

de algo mejo/; Aracataca vivía de mitos, de fantasmas, de soledad

y de nostalgía. Casi toda la obra lüeraría de García Márquez está

elaborada con esos materíales que fueron el alimento de su

infancía. (20); ,La segunda cosa que le ocurriófue acompañar a

su madre a Aracataca para vender la casa de Don Nicolás:

enfrentarse con su infancía hizo de él, definitivamente, un escrito'."

(36); 'Esa voluntad unYIcadora es la de edYIcar una realidad

cerrada, un mundo autónomo. cuyas constantes proceden

esencialmente del mundo de la infancia de García Márquez. Su

niñez, su familia. Aracataca constituyen el núcleo de experIencias

más decisivo para su vocación: estos 'demonios' han sido su fuente

primordial, a los que otros han venido a enriquece/; a matizw;

pero nunca, hasta alwra, a sustituir» (87). Michael Palencia Roth

dará gran importancia a la recuperación intelectual que el escritor

hará en su edad adulta de su edad primera: ,MIentras más

projimdiza su exploración y más asegura la conquista del mundo

de su infancia, más se convierte en un escrüor müiftcado'." (Pa -

lencia, 1983: 29). De su lado, Oscar Collazos afirma: ,Es la atmósfera

doméstica la que más 'alfabetiza' la conciencia del niño y

folja 10 que. años más tarde, será consciente o inconscientemente

unavisióndelmundo-(Collazos, 1983: 15)). DassoSaldívarllega

hasta a afirmar que. aun en su edad adulta, su memoria reconstruyey

completa su infancia: '... GarcíaMárquez nosaldrájamás

de la casa de Aracataca, viviéndolo y perciviéndolo todo en su

memoría y en sus sueños con una intensidad mayo/; hasta el

punto de descubrir la grieta de la pared que no vio en la infancia,

escuchar el canto del grillo en el patio que apenas oyó en su niñez

o perfurmarse con el olor deljazminero, cuyo efluvio espacían los

muertos en su deambular nocturno por los cuartos. (Saldívar: 92) .

A ese propósíto, los criticos estarian más que ratificando algo

bien sabido por los psicoanalistas, respecto a esa primera

'educación' que es la infancia: 'En elfondo, en el sentidofundamental

en el que yo hablo aquí, es una cuestión de seguridad o

de inseguridad. Es 10 que permite al dinamismo del niño expresarse

o, al contrario, 10 que 10 paraliza. Es alrededor de eso que

todo se juega, y es por esta razón que la primera educación es

imborrable (...) Quiero decir que ella va a estructurar la personalidad

del niño, su manera de ser en la vida. y esa personalidad

66

no podrá ser modificada. Es un poco como un tronco de árbol. Un

árbol que comienza. es un retoño pequeño y frágil Pero ya se

sabe si tendrá tres o cuatro ramas principales. Después el árbol

podrá desarrollar su ramqje, el tronco podrá tener diez pies de

diámetro, pero siempre tendrá sus tres o cuatro ramas principales

que han constituido su estructura del comienzo» (Dolto, 1994:

47). 2 Tomamos esta denominación de la psicología social: -La

imagen de nuestra representación hacia los otros se desarrolla

en el seno de lo que se llama grupos primarios constituidos por

los familiares o amigos allegados, a los cuales el individuo está

ligado por el sentimiento de pertenencia comunitaria.

reconociéndose en término de 'nosotros'. Los grupos secundarios

están constituidos sobre la base de una similitud práctica...'

(Jodelet, 1994: 51).

3 No obstante, no compartimos la afirmación de Saldívar según

la cual una conversación sobre el duelo del abuelo, diecinueve

años antes, permite remontarse al comienzo de la biografía de

García Márquez. Para nosotros, los comienzos, la palabra de los

comienzos, se remonta a mucho más antes y no se circunscribe

exclusivamente a la ascendencia familiar del escritor.

4 Esta afirmación de Gabriel GarcíaMárquez contrasta con la

afirmación de Dasso Saldívar al respecto: -La servidumbre estaba

compuesta de tres indios que el coronel había comprado por

trescientos pesos en la Guajira: Alirio, Apolinar y Meme, los

silenciosos y anónimos protagonistas de 'La hojarasca'. (49). y

en la nota 1 del capítulo dos: -Según los testimonios de la madre

de García Márquez y su prima Sara Márquez, a los Márquez

Iguarán les regalaron en Aracataca años después otros dos indios,

Néctar y Lucía, pues Remedios y Alirio se escaparon de casa. El

escritor sólo conoció a Apolinw; quien solía volver al pueblo para

visitar a sus viejos amos. (475).

5 No se ven las cosas sino las imágenes preparadas socialmente

para verlas: al trabajo desnudo de interpretación los críticos

preferirían una mirada ya organizada en una estructura cognitiva

en la que interrelaciones y atributos están de antemano

ordenados. Los objetos de la realidad son tomados dentro de un

encodage -«El encodage hace referencia a la manera como la

realidad subjetiva es traducido en unformato aceptable. destinado

a ser almacenado en la mente. .(Pendry et al, 1994: 185).

6 De nuevo la obra de Fran~oise Dolto nos permite ilustrar

este fenómeno: .Voy a contarles una historia (...) Se trata de una

muje¡; adulta, que en un momento dificil de su existencia tuvo un

sueño, que describió como un instante de felicidad total y

maravillosa. Ese sueño estaba acompañado de palabras, de

silabas que no tenían ningún sentido. Nosotras escribimos esas

palabras sin significación. ..Como yo sabía que ella había pasado

los nueve primeros meses de su vida en la India, criada por una

niñera india que ella adoraba, le dije: ' ¿ y si estas palabras fueran

hindú? Entonces sometimos esas frases a un hindú que se puso

a reú; diciéndonos: 'Es lo que todas nuestras niñeras dicen a los

bebés, quiere decir: Mi pequeñita de ojos más bellos que las

estrellas'. Después de los nueve meses, esta m1!fer no había vuelto

a tener ningún contacto con el pais ni con la lengua india, que ella

no hablaba. Pero ella había revivido esas palabras, esa lengua,

no como cualquier lengua, sino como la del amor matemal, inscrito

en la memoria, en la época en que ella era un bebé. (Dolto, 1994:

126).

7 A ese propósito. ver los trabajos de Michel Perrin sobre el

universo wayúu (1980. 1994 y 1995).

8 Empleamos esta terminología en la acepción que le da Gil-

bert Durand en su .Estructuras antropoiógicas del imaginario,.

BIBLIOGRAFÍA

BOURDIEU. Pierre. Le sens pratique. Paris. Les Ed. de Minuit.

BRONCKART. Jean- Paul. 1996. Actiuité langagiere. texts et discours.


Delachaux et Niestlé.

COU.AWS, Oscar, 1983. Gabrlel García Márquez: la soledad y la

gloria. Barcelona, Plaza y Janés.

DOLTO, Fran~oise, 1987, Tout est langage, Vertiges du Nord/

carrere (Le livre de poche).

-, 1994. Les étapes mqjeures de l'enjance, Gallimard.

GALVIS, Silvia, 1996. Los García Márquez, Santafé de Bogotá,

Arango Editores.

GARCIA MÁRQUEZ, Gabriel, 1994, "La edad de las palabras" [Entrevista

con Mateo Cardona Vallejo y Miguel Angel Flórezl,

GaIJeta. N° 22, Santafé de Bogotá.

-, 1995, " ¿Cuánto cuesta hacer un eseFitor?", El Espectadol;

diciembre 10, Santafé de Bogotá. i ¡

GOULET, Jean-Guy, 1981, "El universo social y I religioso guajiro",

Revista Montalbán. N° 11, Caracas.

GUERRERO, Arturo. 1987, .La poesía en 'Cien años de soledad'.

Revista Casa Silva, N° 1, Bogotá.

HAGÉGE, Claude, 1996, L'enjant aux langues, Editions Odile

Jacob.

HARss. Luis, 1975, .Gabriel García Márquez o la cuerda floja.,

Los Nuestros, Buenos Aires. Editorial Suramericana.

JODELET. Denise. 1994, .Le corps, la personne et autrui.,

Psychologie socíale des relatiDns a autrui, Serge Moscovici

(ed.), Nathan Université.

MARTINItRE, Guy, 1979, .Racines romanesques et temporalité

historique dans l'reuvre de García Márquez., Sílex, N° 11,

Grenoble.

MENA, Lucila Inés, 1979, Lafunción de la historia en .Cien años

de soledad., Barcelona. Plaza y Janés.

MORENO BlANCO. Juan. 1977. .Una tradición precolombina en el

imaginario literario de Gabriel García Márquez.. Poligramas.

Revista de la Escuela de Estudios Literarios de la Universidad

del Valle. N° 14. junio. Santiago de Cal! y La palabra.

Universidad Pedagógica y Tecnológica de Tunja, N° 6- 7. Junio

de 1997.

PALENCIA ROTH. Michael. 1983. Gabriel García Márquez. La lútea,

el CÚ"Cu/o y la metamorfosis del mito. Madrid. Editorial Gredos.

PENDRY. Louise F. et al.. 1994. .Réflexions sur autrui: une

approche sociocognitif.. Psychologie sociale des relations a

autrui, París. Nathan.

PERRlN. Michel. 1980. El camirw de los indios muertos. Caracas.

Monte Ávila Editores.

-.1994. .Viaje de las almas. prácticas del suefio. [Entrevista

con Juan Moreno Blancol. Huellas. Revista de la Universidad

del Norte. N° 41. agosto. Barranquilla.

-.)995. Los practicantes del sueño. El chamanisnw wayúu.

Caracas. Monte Avila Editores.

RIVERA GUl1ÉRREZ. Alberto. 1990. .El desarrollo como una manera

de construir la realidad.. La guDjira. De la menwria al

porveni1; Una visión antropológica, Gerardo Ardila (ed.). Fondo

FEN Colombia/Universidad Nacional de Colombia.

SALDIvAR. Dasso. 1997. García Márquez. El viaje a la semilla. La

biografla. Madrid. Alfaguara.

VARGAS LLOSA. Mario. 1969. Historia de un deicidio. Barcelona.

Se ix Barral.

USLAR PlETRI. ArturQ. 1992. .Audelá. de la polémique.. Lettre

Internationale. N° 32 Printemps.

67


Entrevista con Antonio Esteban Sánchez Jiménez

Remembranzas del maestro Roberto Páramo

Su IMPORTANCIA EN EL ARTE DEL CARIBE COWMBIANO

Piedad Sánchez Molinares'

INTRODUCCIÓN pieza a dimensionar dentro del proceso de evolución

El esclito que a continuación aparece sobre el maestro

Roberto Páramo, amelita algunas aclaraciones:

señalar quién fue 0, más bien, quién es este personaje

en la histolia del arte de Colombia y qué importancia

tiene para la histolia del arte del Calibe

colombiano.

Sobre lo primero cabe señalar que figura en la

generación que hace las veces de puente entre los

artistas de la Colonia en la incipiente República, y

luego el grupo de los que bregan por un arte moderno

y propio, que apareció a mediados del siglo XX

con el boom de las artes plásticas con figuras tan

significativas y reconocidas. como son los casos de

Alejandro Obregón, Enrique Grau y Fernando Botero,

entre otros.

El maestro Páramo forma parte del grupo que

lucha desde la trinchera de la acción, respetuosa y

pacífica, pero comprometiendo la vida, por ganar

un espacio para que las artes plásticas fueran

reconocidas como una profesión en el país. Es decir,

este maestro no sólo permite que la pintura sea su

pasión, sino que se entrega totalmente a ella, mediante

la creación estética, formando parte de ese

núcleo incipiente que hoy se conoce como la "Escuela

de Paisajistas de la Sabana."

Pero no sólo enriquece las artes plásticas como

'reador de una gran obra que hasta ahora se em-

* Nacida en Barranquilla. Socióloga con estudios en arte.

especializada en investigación para el desarrollo. magister en

desarrollo social. Docente universitaria e investigadora.

actualmente trabaja con la Univesidad del Norte y Fundesarrollo.

68

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 68-71. 12-04/MM-MM1. lSSN 0120-2537

y desarrollo de la pintura en Colombia. sino que.

además. juega un papel relevante como profesor

de esas generaciones que empezaron a formarse.

con el incipiente rigor y riqueza de esa escuela nacional

de Bellas Artes. Debido a la existencia del

mencionado centro. los artistas nativos no sólo contaban

con su talento y habilidad innatas. sino con

parte de ese conocimiento rico en concepciones. tradiciones.

experiencias. técnicas y organización que

la academia ha acumulado con el paso del tiempo.

A partir de ese momento. con limitaciones múltiples.

pero con la fuerza de una gran motivación y

tesón. intentaba dar el salto del sueño a la realidad

a través de la Escuela de Bellas Artes. Entre sus

discípulos se encontró al entonces joven escultor y

pintor magdalenense Antonio Esteban Sánchez

Jiménez. quien es el primer escultor y pintor graduado

en el único centro de formación académica

donde se podía estudiar Artes Plástica en ese entonces

y quien luego de obtener sus diplomas profesionales.

que lo acreditan no sólo como pintor.

dibujante y escultor. sino también como persona

apta para enseñar estas artes. regresa a la Costa

alrededor de la década del 40. Luego de una breve

permanencia en Barranquilla. donde realiza obras

como los bustos de los fundadores del colegio La

Salle. hoy en inmediaciones de la Biblioteca Departamental.

un Santo Sepulcro para la familia González

Rubio y algunos otros trabajos. se instala en

la ciudad de Santa Marta. donde a la ya existente

Escuela de Música. se le anexan dos secciones más

en 1942. que a saber son: la sección de modelado y

escultura y la sección de dibujo y pintura. ambas

bajo la responsabilidad académica del profesor

Sánchez. quien pese al hecho de habérsele ofrecido


la dirección de lo que se constituyó oficialmente

como "Instituto de Bellas Artes del Magdalena", declinóel

cargo y lo asumió el profesor José M. Conde.

quien había venido dirigiendo la Escuela de Música

de manera muy acertada, que ahora pasaba a ser

sección de música.

.Esta organización que se produce con la llegada

del profesor Sánchez a Santa Marta. queda consignada

en virtud del decreto N° 133 de la Gobernación

del Departamento. de conformidad ésta con

la Ordenanza N° 57 de la Honorable Asamblea de

1942. que añade a la antigua enseñanza musical

la del modelado y escultura. dibujo. pintura y declamación.

En esta escuela se forman bajo la dirección del

profesor Sánchez. como le llamaban en la ciudad.

las nuevas generaciones de artistas no SÓlo mag-

son los restauradores MendiviI y Álvaro Cogollo,

además pintor, escritor y restaurador de arte, el

retratista Diomedes Vargas, el escultor Otoniel

Sandoval, y el paisajista samario hoy radicado en

el Tolima, Roberto Diazgranados, entre otros.

En Santa Marta. se encuentran numerosas obras

del profesor Sánchez. Para citar algunas. está la

Santa Cecilia de la Catedral de Santa Marta. la

Virgen Milagrosa que se encuentra en el cerro del

Cundí. el Monumento al Estudiante Caído. que se

encuentra en el Liceo Celedón de Santa Marta.

También este maestro tiene obras en otros lugares,

como el Bolívar elaborado en un pedazo de

tronco de tamarindo de la Quinta de San Pedro

Alejandrino, que el gobierno colombiano obsequió

a los Estados Unidos, la Maternidad. que se

encuentra en Caracas.

dalenenses, Sino también de otras zonas, varios de

ellos reConoCidoS en el campo de las artes, como lo También hay obras suyas en diversos pueblos

como el San Pedro de la iglesia de El Piñón, o la

Santa Marta, de la entrada a Taganga, una de sus

últimas obras cuando ya el artista era un nonagenario.

Cementerio Central de Bogotá de Roberto Páramo.

óleo sobre cartón, 13,5 x 9 cm, colección privada,

Además, fue profesor de artes en varios planteles

de Santa Marta como la Escuela Normal de señoritas.

el Instituto Técnico del Magdalena y el Liceo

Celedón, donde fue profesor de personajes como el

conocido compositor Rafael Escalona, entre otros.

El maestro Sánchez. fue un multiplicador y seguidor

de las enseñanzas del paisajista Roberto

Páramo. a quien citaba cada vez que tenía que referirse

a las defmiciones de arte o los conceptos de

color. luz y sombra.

Así pues, la conversación sostenida con el maestro

Sánchez, sobre su maestro Roberto Páramo en

una tertulia del mes de septiembre de 1997 en Barranquilla,

enriquece la visión y la historia del

proceso de desarrollo del arte de la Costa Atlántica,

desde la óptica muy humana de aquellos que en

un momento fueron sus protagonistas.

REMEMBRANZAS DEL MAESTRO

ROBERTO PÁRAMo

En esta Barranquilla insólita y macondiana. por

estos días. he tenido el regalo celestial de encontrarme

con un anciano maestro de la escultura que

atesora en sus jirones de memorias. existenciales

retazos de la historia del arte colombiano.

69


Me refiero al nonagenario escultor magdalenense

Antonio Esteban Sánchez Jiménez, quien en una

de las tertulias con amigos, compartía con nosotros

entre vinos y emocionados recuerdos, las imágenes

que llegaban a su memoria de su maestro Roberto

Páramo, cuando Sánchez estudiaba en la Escuela

de Bellas Artes de Bogotá.

Páramo, quien el primero de julio cumplió un

aniversario más de su nacimiento, empieza a hablarnos

de su sencillez y generosidad de verdadero

maestro, que no se reservaba nada para sí, sino

que entregaba alegre y generosamente sus conocimientos

y arte a sus discípulos.

"Recuerdo -decía-. como si estuviera viendo

su figura. pintado tembloroso. por cierto. no se cómo

lo hacía. los paisajes de la Sabana de Bogotá en

cuadritos del tamaño de las postales".

" A mí me tenía una especial distinción, tal vez

porque yo era un joven muy activo y entregado al

hecho de sacar la escuela adelante y hacer que ésta

dejara de ser la Cenicienta, que pudiera participar

de la vida estudiantil, como lo hacía la escuela de

Medicina, por ejemplo.

"Un día me puso a escoger entre sus obras las

que a mí más me gustaran y me las regaló. Imagínenseustedes

la felicidad mía; yo las conservé hasta

que llegó la revolución. Bueno. mejor no hablamos

de eso."

EStoS recuerdos. narrados por uno de loS protagonistas

de la .'época de muchachada", como loS

llama el profesor Sánchez. contrastan con la actitud

mezquina de algunos profesores contemporáneos

que tal vez escudan su mediocridad. o quizás la

pobreza de su espíritu. aduciendo que ellos trabajan

y dan de acuerdo con lo que se les pague.

Cuánta falta hacen hoy estos maestros que sin

proponérselo logran quedarse. por su talla espritual.

como modelos y guías en las mentes de sus discípulos.

Nos cuenta este alumno del maestro Páramo.

cómo a pesar de que su vida transcurría con una

gran sencillez. ésta no lo marginó, sino todo lo contrario,

le permitió entregarse más a la vida intelectual

y artística de aquel entonces, porque era una

persona que siempre estaba dispuesta a atender a

todos aquellos que a él se acercaban sin distlngos

de edad o posición social. Quizás fuera esta la clave

de su bello trabajo como paisajista, porque como

70

decía Constable: "El paisajista debe contemplar el

campo con pensamientos modestos. El espíritu

arrogante no verá jamás la naturaleza en toda su

belleza. "

Nos cuenta el profesor Sánchez que su maestro

a menudo le decía: "El arte no es sino un pálido

reflejo de las obras maestras de la naturaleza." Esta

visión del arte nos puede explicar por qué el tema

dominante de su obra fue el paisaje.

Indudablemente. el maestro Roberto Páramo es

uno de los padres de la más auténtica pintura paisajista

en Colombia.

El no estuvo, como otros gestores de la pintura

moderna colombiana, formándose en Europa. Su

vida tanscurrió fundamentalmente en Medellín.

donde pasa su infancia, en la Bogotá de fmales del

siglo XIX y principios de este, en los pueblos aleda -

ños a la capital. como Choachí y Sogamoso, entre

otros, y en Fusagasugá, donde muere en 1939. Sin

embargo, los pintores europeos se convierten en

estimulo. guía y modelo por las fotografías que de

sus cuadros llegan a la capital o por la influencia

de sus coetáneos como Ricardo Acevedo Bernal y

Andrés Santamaría. con quienes comparte las visiones

y saberes que traen del Viejo Mundo. Roberto

Páramo obtiene un diploma en la Sala Leonardo

Da Vinci, donde expone en la ciudad de Milán su

obra "Interior de Santo Domingo." Esta muestra fue

llevada a Italia por su ex-alumno. el maestro Roberto

Pizano, quien llegaría a ser director de la Escuela

de Bellas Artes en reemplazo de Coriolano Leudo. y

quien profesó gran respeto y admiración por su

maestro.

Quizás se puede decir que Roberto Páramo trabajó

el paisaje como lo empezaron a hacer los europeos

desde "La Tormenta" de Giorgione, donde el

paisaje es lo principal y no el simple fondo de unos

personajes. Aquí el paisaje es el resultado de esa

contemplación de la naturaleza, y si hay figuras

humanas, éstas están integradas a él.

Un elemento que llama la atención de los paisajes

de Páramo es la fresca humedad que logra transmitir

cuando pinta la sabana o cuando el paisaje,

pese a ser urbano, deja sentir la húmeda y fría atmósfera

de la Bogotá de principios de siglo.

Su composición es equilibrada y armónica. aun

en aquellos trabajos donde por su simplicidad

parece que en términos compositivos el lienzo se

debe dividir en dos: una parte, cielo, y la otra, tierra


de la sabana.

Roberto Páramo fue un

artista que desde el principio

de su carrera se perca -

tó de que el dibujo es la base

de la pintura, 0, en general,

de las artes plásticas.

Su discípulo, el profesor

Sánchez, nos dice al

respecto:

"Nos hacía dibujar primero

los yesos, estatuas,

manos, pies, cabeza, en

fin, diferentes objetos, y

cuando ya manejábamos

el dibujo, nos pasaba a dibujar

del natural. Mientras

estábamos dibujando

en clase, se acercaba y nos

corregía a uno por uno, y

nos exigía bastante la geometría

y la simetría. Nos

decía: esto está malo, pero

no nos trataba como otros,

sino que nos mostraba,

por ejemplo, mire la sombra,

hasta que dábamos

con lo que era. Esos eran

trabajos con lápiz o carboncillo,

y él no corregía

todos los días sino una vez

a la semana.

"También nos hacía dibujar telas que llevaba y

colocaba sobre los yesos para que apreciáramos y

aprendiéramos a manejar bien lo deJas sombras y

las luces."

Este paciente y exigente maestro dominaba pu~s

el dibujo y lo mostró en toda su obra. Pero hay un

hermosísimo trabajo sobre el que hay que llamar

la atención para resaltarlo como obra maestra: es

un retrato de su madre en 1920. en carboncillo sobre

papel. con un formato de 40 x 25 cm. en el que

lo magistral no es sólo el detalle minucioso registrado

por el artista en su dibujo. sino el espíritu

que anima la obra. tanto que le da vida hasta el

punto que uno como espectador espera que lase-

Retrato de su madre, de Roberto Páramo,

carboncIllo sobre papel. 40 x 25 cm. 1920. colección particular.

ñorahable en cualquier

momento.

Roberto Páramo Tirado

pintó además algunos retratos,

de los que puede

dar fe el anterior comentario,

paisajes y bellos bodegones.

Era un hombre

de una amplísima cultura.

Su discípulo nos cuenta

que cuando el maestro

Roberto Pizano lo nombró

bibliotecario "...uno llegaba

a la biblioteca y decía:

iMaestro!, necesito tal

libro; él inmediatamente

se dirigía al estante preciso

y se lo traía. Además,

en varias ocasiones, uno

le solicitaba que él le

orientara sobre el material

que debía consultar acerca

de alguna investigación

que estaba haciendo y él

lo hacía. Yo creo que sabía

lo que decían cada uno de

los libros de la Biblioteca

de la Escuela de Bellas

Artes."

En el pasado mes de

julio. que se cumplió un

aniversario más de su nacimiento. vale la pena rendirle

a este Maestro el humilde homenaje de estas

cortas líneas en las que se sintetiza el recuerdo

afectuoso de aquellos en los que supo sembrar con

generosidad. y de quienes. como yo. se han nutrido

de los que recibieron la semill~.

No puedo terminar este artículo sin hacer alusión

al hecho de cómo la grandeza de un espíritu y su

obra. escondidas bajo una "franciscana humildad".

como bien lo expresó el maestro Roberto Pizano.

termine por florecer. sin proponérselo. como inmortal

ejemplo que contrasta hoy con tanta pose de

genio. que vacía de creación. una vez retiradas las

e~tr~tegias del marketing. no son capaces de soportar

el paso de los meses porque ya su cimiento.

la moda. ha pasado.

7


(Selección)

Mercedes Mejía Meléndez. Alethia.

HUÉSPED CIUDAD TAYRONA

Mi casa espera huésped. Es demasiado bosque

Quédate... habítame... instálate

no dejes que la lumbre de las velas se

apague

y las gotas de esperma se cristalicen.

No dejes que las flores cortadas

recuerden que son tierra

y quieran parecerse a ella.

Todavía hay calidez,

humedad y turgencia,

Mi casa espera huésped,

.Nacida en Barranquilla y criada en el Valle. primero en

Buga y luego en Cali. donde reside actualmente. Ha participado

en los Encuentros de Mujeres Poetas en el Museo Rayo de

Roldanillo. y en concursos de poesía como el "Ricardo Yamal"

en Chile. en el cual su poema Huésped figuró entre los ocho

finalistas. yel de CRECIA. donde obtuvo el primer premio en 1996.

Psicóloga y administradora. trabaja en el área de desarrollo

humano. Estos poemas fueron cedidos por su autora especialmente

para Huellas.

72

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

p.p. 72-76. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

dilatado el camino.

es la pupila verde

y el río Buritaca

vivo.

El agua fuerte, inmensa

en los raudales.

La vida de la sierra

domeñada por koguis

consonantes amigos

de la espesura

y la armonía

de las maestras

en la urdimbre y el hilo

con los pies en la tierra descalza

y el amor

rociado

en el sembradío.

GANAS DE VIVIR

Tu muerte me ha dejado

tantas ganas de vivir jtantas!


Una necesidad a veces patética,

a veces plácida

de vivir cada minuto

de disfrutar cada afecto

cada amigo

de beberme el paisaje

y el juego de mis hijos.

Me ha dejado la decisión

de sumergirme descalza

en el sentir intenso

sin explicar qué pasa

sin preguntar por qué

derramando a veces lágrimas,

Estas indiscretas ganas de vivir

se me salen por los poros

impregnan lo que tocan

y me hacen ver extraña.

A veces son una amenaza

para quienes toman la vida muy en serio

y la programan

sin recordar

que en un recodo cualquiera del camino

se nos cruza la Parca y nos abraza.

Tu muerte me ha dejado

tantas ganas de vivir jtantasl

VIGILIA DE FUEGO

Teme.

No soy agua que calma tu fuego,

Si te abrasas conmigo. ..

arderemos los dos en un leño.

No es el juego

liviano.

Es entrar al misterio

del laberinto.

No mires de ese modo.

No soy vino que endulza

tu garganta.

Soy pasión

y cincel que hurga en el fondo.

Si no quieres extraviarte

vigila

la encrucijada

la luz secreta

y la invasión del tacto.

y por encima de todo

sea tu labor de jardinero solícito

un velar cada hoja.

No soy maleza

que se arranca

de cualquier modo.

~~

ORIGAMI DEL CARIBE

Tempestad en el Caribe...

pelícanos en el crepúsculo

aletean el regreso.

CHOCHOLEAR

La sílaba se saborea

y advierte el mimo,

la corriente cálida.

Te chocholeo

y vuelves a ser

un cachorrito que retoza

plácido.

73


ABUELITO

Abuelito con olor a menticol.

Enormes ojos garzos

y un pañuelo en la mano al bailar

para que tu sudor no molestara a la dama.

Tu impecable traje blanco

desafiaba las manos de la abuela

los almidones

y las planchas pesadas. .

encendidas de carbón.

Me celebrabas todo

me hacías sentir una princesa sabia.

"Mijita. estudia mucho

para que bien libre vueles."

Ahora sólo extraño tus pechiches

el refugio del abrazo.

El agua que me dejabas disfrutar

emparamándote

mientras reías

vestido de los pies a la cabeza

en el juego del calor y la frescura.

Aún recuerdo tus mágicas palabras

que me fortalecían contra el mundo

cuando alguien me lastimaba:

"Déjalo estar, mijita.

Ese es un come con la boca

y camina con los pies",

y el mundo enderezabas.

Ahora tu esencia

impregna el barrio El Silencio

de Barranquilla

con tu apostura de varón altivo.

Un convite de mojarras

y guandules

te celebro en la ausencia.

Vives y vivirás siempre

en la memoria

de mi infancia.

74

A Ernesto Meléndez

In memoriam

CREPITA

~~

Abuela tersa y consentida

ingeniera de la casa

y la faJmilia.

A Josefa Zapata de Meléndez

Ardilla rendidora

y multiplicadora de los bienes

Recuerdo tus delicias en la mesa

arroz de fríjol cabecita negra,

zaragozas y dulces

de papaya verde.

Te veo con calderos

y cucharas de totumo

sacando agua de aljibes

y colando café Almendra Tropical

Siempre has lucido hermosa

y ahora más que nunca.

Alguna vez la modista

logró la hechura perfecta

para tu complacencia

y el vestido apropiado a la gracia

de tus cabellos.

Ahora. junto a Berta.

la solícita hermana.

vives alIado de tu amado mar

de los Tayronas.

Sonriente y afectuosa

en la fiel fortaleza

de tu vida sencilla.

Este canto

de amor de nieta

agradecida del don de mi mamá

te llega pleno de acordeones

y campanas.


como si yo fuera

una tamborilera

que anuncia la brisa del Atlántico

en diciembre

a ti mi entrañable

PAPÁ

amadísima

»~

abuela,

A Víctor Manuel Mejía Vega

Nos has dado

el regalo del mar

y el asombro por los inventos.

las noches del envío del café

-aroma de gloria-

a loS mares de Oriente,

Siempre has sido

inmigrante en tu tierra.

¿Quién te legó el espíritu extranjero?

La afmidad hermana,

tus amigos del mundo:

los Saad, los Yunis

libaneses de olivo y cedro Zahia.

de Kifa y Marjabá.

Eres paisa costeño,

tu corazón se parte

del Va1le a Barranquilla.

Vive en el Marsolaire

canta en el Mar de Meira

entra en el acordeón y la dulzaina

con tu grupo de música y de fiesta,

El disfrute de la palabra

y el argumento

Nos has dado la fortaleza

de luchar contra el miedo,

la constante hambre de aprender

la amistad indeleble del poeta

Siempre la casa estuvo defendida

Miguel Moreno Alba

y su "Evangelio":

con tu firmeza y rectitud.

Has sido un hombre honesto,

"Porque en verdad os digo

quien quiera que no tenga

bajo el azul del cielo

una mujer que encienda

labrador del pan tranquilo.

Honrado Capitán

del navío tesonero de la casa.

la fiebre de su anhelo

Recuerdas. ..aún de niños

es todavía más pobre

el paseo semanal del pandebono

que el último mendigo."

a Todos Santos,

la vacaciones a Pradomar

y las m~orias de las lecciones del inglés

que te enseñó la maestra CoIVacho.

y las hamacas.

i Ay, los recuerdos!

Aún acostumbras surcar

en la urdimbre esparcida de los mapas

ciudades, puertos, valles,

en el bajel azul de tu mirada.

En el desaliento

me acompaña tu sentencia:

"Hoyes mejor que antes

y será mejor mañana."

¿Recuerdas los naranjales de El Porvenir Amante de Bach, del jazz

en medIo de babillas

y de Escalona:

yjagüeyes?

1\1 empuje en el hacer "Parece que el pueblo de Badillo

de ladrilleras, se ha puesto de malas..."

75


y leer y más leer:

"...aquella tarde remota

en que su padre lo llevó

a conocer el hielo.

Macondo era entonces...'

Ahora, papá,

sigue tu alma de fenicio

emigrando por la geografía

solitaria

en la ausencia de los que se han ido

y en la presencia de los que te amamos.

He albergado tu alma de niño

en mi abrazo de hija agradecida

y mi madre se une a mis palabras

complacida y sonriente

desde su hogar infinito.

Aún salimos juntos.

a oír coros y cantos

ya disfrutar Brasil

en una samba de Meu Corazao

y vamos con mis hermanos

a nuestra tierra El Carmen

a sentir los uvales y los nísperos

y el aire del Arnaime

con olor de melaza por la tarde.

Aún nos abriga el gozo de la vida.

Por eso me bendigo

y te bendigo hoy,

padre.

~~

MUJER COLOMBIA

(Fragmento)

A la antropóloga Virginia Gutiérrez de Pineda

Saberse tranformadora, tabajadora,

madre, abuela, amante,

hermana, hija.

76

Recrearse en la antepasada indígena

de sabia mirada

oculta

tesonera

agricultora silenciosa

surgida de la tierra del maíz

y la mandioca,

tejedora de cestas y vestidos

conocedora del ciclo de la estrella

y la planta

alfarera de vasijas y amasijos

adornada con semillas

y abalorios de árbol

mujer de oro de minas y de ríos.

Sentirse negra,

sonriente, vital, intuitiva

hembra, húmeda, cadenciosa, musical

temblorosa, vibrando, bailando, cantando

al son de un tambor interno, recóndito,

/ancestral [...]

Con un terror intenso

que. ..jPor Dios! ¿dónde ha nacido?

sin saber que es la huella

gabada en la sangre,

de cadenas, violaciones y forzados olvidos

de una cultura antigua,

abandonada. ..

a fuerza de golpes, de cepos y de grillos,

con inconscientes memorias

de selvas, sabanas y animales distintos. [.

Desearse guerrera

y poseída.

Un hombre dice: "Esta mujer es mía."

Ya la vez,

muy dueña de sí misma

y escapada del yugo de los siglos. [...]

Ser la verdad y guía

de un país sorprendido

de su empeño y coraje

por crear una herencia

de amor y de aire

engendrada en el hijo

y en la constancia

del día

clara en el abandono y la lucha.

Mujer de América:

amiga, hermana, compañera [.


LIBROS

Educación y cultura de Jesús Ferro Sayona

Viaje por el apasionante mundo de la sabiduría

Como resultado del cultivo de sus conocimientos y

del ejercicio de sus facultades, el hombre crea símbolos

por medio de los cuales expresa su esencia

humana. A través de estos símbolos, tangibles e

intangibles. llega incluso a modificar la sociedad

de la cual hace parte. La cultura, entonces, corresponde

al mundo propio del hombre; todo aquello

que tiene sentido para él y sólo para él. La cultura

emerge de todos los componentes de la existencia

humana y sólo puede existir donde exista la vida

humana.

La ciencia -en cuanto componente de la cultura-,

se concibe como la forma metódica de saber,

de la cual se vale el hombre para

"',"'.~~"'r,

comprender el mundo que lo rodea.

Esta comprensión se materializa

en explicaciones construi -

das a través de un lenguaje riguroso

y apropiado. Ciencia equivale

a saber; saber metódicamente

formado y ordenado.

La técnica -hija hermana de

la ciencia-. trata exclusivamente

de aprovechar los descubrimientos

científicos para la mejor satisfacción

de las necesidades matericiles

del hombre. La técnica. en

cuanto ciencia aplicada. se entiende

como el conjunto de reglas y

procedimientos utilizados por el

.Psicóloga de la Universidad del Norte.

Candidata a Máster en educación de Columbia

University .Nueva York.

OASIS D:EL PENSAMIENTO ClARO

Anabella Martínez Gómez'

FERRO BAYONA, Jesús, Educación y cultura,

Barranquilla, Ediciones Uninorte, 2001,

xv, 553 p.

hombre para el logro de un objetivo: la transformación

de los productos de la naturaleza en objetos

de su utilidad.

El bagaje de los bienes culturales debe ser transmitido

de una generación a otra, oportunamente

modificado y hasta, a veces, radicalmente transformado.

Es ésta la función más general de la educación:

incorporación ordenada de los bienes de la

cultura con vistas a su comprensión y, sobre todo,

a su transformación. La educación como proceso

de formación de auténticos seres humanos debe

velar por la cabal preparación del hombre para la

vida considerada en toda su amplitud.

En torno a los dos grandes conceptos

de educación y cultura. con

sus referentes esenciales de ciencia

y tecnología, gira y se desarrolla

este trabajo periodístico, que

reúne las columnas publicadas en

las páginas editoriales del diario El

Heraldo de Barranquilla, de 1994

hasta 1999. La recopilación y selección

fue una tarea que realizamos

con gusto y provecho. Concebidas

por un humanista. su riqueza

temática es asombrosa y fascinante.

Escritas por un educador

para un medio de comunicación

masiva, el lenguaje es sencillo, ágil

y accesible.

El ordenamiento no es estrictamente

cronológico, si bien en la

mayoría de las veces parece que lo

fuera. El criterio seguido es el te-

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

pp. 77-78. 12-04/MM-MMI. ISSN 0120-2537

77


mátlco, partiendo de las grandes categoIias haCia

la especialización. Por ejemplo, educación es el concepto

más general, seguido de educación superior,

para luego tratar la imbricación entre educación y

tecnología. Cultura es otro gran tema conjuntamente

con modernidad. El Caribe, con sus connotaciones

telúricas, es el escenario desde el que se expresa

el autor en su dimensión universal. Las personalidades

y las reseñas -libros, poesía y cine-,

cierran este recorrido por ámbitos cuyas voces recrean

el cosmos del saber y de la acción humanos.

Este libro se ofrece como una invitación. espe-

REsEÑAS BIBliOGRÁFICAS

ESTACI6N MONTOYA: EL EDIFICIO DE LAS NOSTAWIAS

Ignacio Consuegra Bolívar

Barranquilla, Ed. Mejoras, 1999, 202 p.

Este nuevo libro del arquitecto

Ignacio Bolívar permite al lector

dar una mirada clara y pormenoIizada

del contexto histórico

que rodea al edificio de la Aduana,

como también su uso, el estudio

de intervención y varios aspectos

sobre su historia, el cual

ha sido inaugurado junto con el

edificio de la "Estación del tranvía."

La Estación Montoya, construida

en 1871 y puesta al servicio

ese mismo año, se convirtió

en el lugar que marcaba el final

del recorrido que desde Puerto

Colombia realizaba el Ferrocarril

de Bolívar, que la conectaba con

este puerto en el mar, ingresando

así a la ciudad en la época de

los adelantos que había traído de

Europa y Norteamérica la Revolución

Industrial. Este lugar fue

declarado Monumento Arquitectónico

Nacional en 1984, colocándolo,

junto con el edifjcio Estación

del tranvía, en la lista del

78

Huellas 60-61. Uninorte. Barranquilla

p.p.78-83. 12-04/MM-MM1. ISSN 0120-2537

.'~

Patrimonio Nacional de Colombia.

Este último. construido en

1890, oficializó el servicio del

tranvía de Barranquilla. tirado

por tres mulas. que recorría la

ciudad a través de dos líneas que

conducían a dos puntos importantes:

el Mercado Público y el

Edificio de la Estación del tranvía.

alIado de la Estación Montoya.

Este libro no es sólo un compendio

arquitectónico, sino que

es también parte integral e importante

sobre un capítulo de la

historia de Colombia, la de sus

comunicaciones, que colocan a

Barranquilla y Puerto Colombia

en el lugar de pioneros del transporte

fluvial y marítimo, pero por

sobre todo, ferroviario, en este

país.

Pero es también la historia de

la época en que, de 1870 a 1940,

esta zona de la nación era quizás

una de las más prósperas del

cialmente, a los jóvenes para que -de la mano de

un educador veterano- se inicien en el apasionante

mundo de la sabiduría. El estudioso, el investigador

y el filósofo, asimismo, encontrarán en esta

obra ocasión para profundizar en sus temas de interés,

para lo cual los índices temático y de nombres

son una herramienta esencialisima que facilita

su ardua tarea.

y el lector desprevenido se deleitará con las crÓnicas

interesantes, exquisitas y breves, que hacen

de este libro un compañero de viajes por diferentes

culturas y un oasis claro del pensamiento.

continente americano, ruta importante

del comercio interna -

cional y lugares del tránsito obligado

de los ciudadanos extranjerosque

llegaron por diferentes

circunstancias aquí a estas tierras

caribeñas.

Sin embargo, el libro se convierte

en un manual didáctico

para que las jóvenes generaciones

conozcan su historia, valorando

el patrimonio arquitectónico

que se restaura, permaneciendo

de esa forma para ellos

como protagonista y testigo de

una época.


A través de sus páginas. ilustradas

en su gran mayoría con

fotografías. tanto actuales como

de archivos personales. así como

planos explicativos del proceso de

restauración. el lector puede

comprobar de primera mano la

influencia inglesa en nuestra arquitectura

de finales de siglo XIX.

Una obra didáctica de gran

EL ÚLTIMO PAPA

Iver Pernett I.

valor para el público interesado

en conocer el patrimonio arquitectÓnico

de la Costa Caribe colombiano.

Consuegra Bolívar no

sólo da cabida a los datos referentes

a aspectos de la restauración.

sino que también permite

que la voz de los protagonistas

de la época cuenten cómo era la

vida cotidiana. en medio de la

presencia activa de medios de co-

BalTanquilla. Ediciones Ponqueyca, 2000, 200 p.

Este libro aparece cuando el realismo

mágico está agotado. Pero

a pesar de que su titulo asusta

no es una novela que esté en esa

corriente. No va a encontrar el

lector la desmesura a la que Carpentier,

y en mayor grado García

Márquez,nos acostumbraron,

sino que da un supuesto bastante

improbable como es el de que

un niño nacido en Ciénaga llegue

a ser papa y destruya todo el

catolicismo. Sin embargo, la novela

navega en su lógica interna.

A pesar de que hace dos años

el autor reconocía no ser un experto

en cuestiones eclesiásticas.

ahora escrito el libro se encuentra

una versación en esos temas

envidiable. Para hacerlo más evidente

haya todo lo largo de la

novela una presencia de términos

(pienso en docimástlca y

espagírica) que me hicieron correr

hacia el Larousse y aceptar

de paso que la novela tenía sU

toque arquidiocesano.

Así, Sebastián Pedro CoroJ1~do

Oliveros. nacido en un basúrero

en Ciénaga, llegará después

de miles de coincidencias favorables

al solio de San Pedro y con

el nombre de Pedro Segundo! el

mismo que Nostradamus (o San

Malaquías) vaticirió tendría el

último papa, ya pesar de su empeño

de trasladar El Vaticano a

Ciénaga, la tierra de Tomasita

Bojato, la que se comió el caimán,

no lo logra si no sucede algo peor,

se desmorona la iglesia.

El libro de Iver Pernett es excéntrico

respecto las nuevas tendencias

de la novela que se escribe

actualmente en el país. La

virgen de los sicarios (una de las

novelas que se cita dentro de la

novela de Pernett) se ha vuelto

un paradigma. En estos días en

que fui jurado del concurso de

novela de la Universidad de Antioquia

pude comprobar que en

las cuarenta y seis novelas presentadas

la mayoría tenía los

elementos de sicariato, mafia,

marginalidad, droga, de los que

estamos rodeados, elementos

más visibles en la sociedad antioqueña.

Otra constante en la nueva

novela que se está escribiendo

es el desencanto de los jóvenes

revolucionarios de los setenta

con lo que vino después. Amariles

en bicicleta de Joffre Peláez o

Amábamos tanto la revolución de

Víctor Bustamante, libros de

culto ya que no de yenta masiva,

municación y transporte ferroviario.

fluvial y marítimo. Ante la

escasez de textos de divulgación

de la arquitectura nacional. este

libro se convierte en un esfuerzo

por dar a conocer nuestro patrimonio

cultural.

DanDy GoDzález

Comunicador Social

así lo demuestran. Algunos novelistas

premiados, pienso en Orlando

Mejía hablan de cuán distante

están los escritores del

boom de ellos. Los ven tan impor -

tantes y tan lejanos como a Homero

o Cervantes. Se sienten

más influidos por X-Men, los

Simpsons la llamada Japo-animación

u otros seriados de la 1V.

No puedo hablar con propiedad

de esa otra novela intemacional

como la de Abad Faccio Lince o

la de Santiago Gamboa porque

no las he leído, uno no puede leer

todo.

Así pues, siento una insularidad

en esta novela entre nosotros.

Claro que en el exterior y

en otros idiomas hay novelas sobre

el papado en cantidad, solamente

hay que recordar a Morris

West, que tiene como dos sobre

el tema, para ejemplificar la idea.

Pero a pesar de mi búsqueda so-

79


e antecedentes de esta novela

entre nosotros. no encontré algo

semejante. El signo del pez de

Germán Espinosa es sobre san

Pablo y cabalga e la historia. Algo

muy distinto a lo de Iver Pernett

en la que no sólo no toma la historia

sino que deforma el acontecer

presente. Como se sabe. esta

novela termina con la debacle

de la iglesia en el dos mil. O sea.

como esas realidades paralelas

de las que se nos habla en caso

de que pudiéramos viajar en el

tiempo y hacer un acto que modificara

el pasado y por ende el futuro.

Según nos dicen los entendidos

lo que sucederla serlan dos

realidades. ambas verdaderas.

Fíjense hasta qué berenjenales lo

va llevando a uno la novela de

Pernett si no se suelta todo el

carrete.

Cada vez que lo pienso me doy

cuenta de que es un tema atípico.

Empezando porque la Costa no

produce curas o muy pocos frente

al promedio nacional. Acepto

que no estoy muy al tanto de los

últimos datos. Esa poca influencia

eclesiástica es la que permitía

que produjéramos nuestros propios

santos o reviviéramos algunos

casi olvidados del santoral.

como san Pancracio o santa Eufrasia.

o reverenciáramos el san

Agatón de palo patrón de los borrachitos.

UNIVERSIDAD y SOCIEDAD EN EL NUEVO REINO 'DE GRANADA

Renán Silva

Bogotá, Banco de la República, 1992, 477 p.

Como elll1ismo autor 10 expresa

en la introducción, se trata de replantew;

a partir de un riguroso

análisis histórico, la formación

Ú1telectual de la sociedad colombiana.

El cuestionamiento de Renán

Silva nos conduce, inevitablemente,

a conocer todo el cuadro

académico de la sociedad nacional

durante el dominio hispánico,

y sus efectos en la posterior

formación de la estructura sociopolítica-administrativa

y educativa

del país, y su consolidación

durante el período republicano.

Es una historia social de la cultura

y la educación. En ella se

analiza cómo era, de qué manera,

qué métodos, qué políticas

educativas y bajo qué modelos de

investigación se plantearon y se

desarrollaron los programas de

80

su novela La soledad del contradictoren

un concurso de una editorta!,

y ha sido premiado en Austria

en un concurso de cuentos,

y su libro inédito tiene un bello

título Una rosa ensW1grentada en

la oscuridad del patio, que motiva

leerlo.

En la mayor parte de su vida.

Pernett como fotógrafo retrató

rostros y cuerpos. ahora como escritor

trata de mostrarnos un

personaje. o sea una persona

aprisionada en las palabras. De

lo más difícil que hay. Los lectores

de El úlümo papa -y espero

que sean muchos- juzgarán si

lo logró.

El autor no es un recién llegado

a la escritura. fue fmalista con Ramón l11án Baca

los escolares durante el periodo

colonial.

El lenguaje utilizado por Silva

es sencillo, cándido y sensible.

Nos envuelve en el paraíso de la

fábula y de la realidad educativa

granadina. Esquematiza sutilmente

los programas por los cuales

debían cursar todos los

individuos que se proponían

llegar a la categoría de "Bachiller",

"Maestro" y "Doctor".

Metodológicamente el texto

está estructurado en cuatro extensos

capítulos. cuya característica

principal es la armonía que

guardan cada una de sus partes.

permitiendo al lector conocer los

más significativos problemas que

tuvo que afrontar la educación

colombiana durante el período

en mención. En esta perspectiva.

la obra se convierte, indiscutiblemente,

en una fuente obligada de

consulta para todos aquellos que

quieran realizar cualquier tipo de

investigación sobre la historia de

la educación en Colombia.

En el primer apartado, haciendo

buen uso de las fuentes

documentales y una clasificación

historiográfica del tema, Silva

describe la enorme demanda que

suscitaba la educación superior

de la Nueva Granada. Nos presenta

una extensa lista sobre el


número de estudiantes que cada

una de las carreras demandaba.

logrando la realización de una

excelente simbiosis cultural entre

el primer y cuarto capítulos.

demostrando por qué la diversidad

académica fue factor trascendental

en el proceso de división

entre las élites y el Estado

absolutista. y piedra angular -

como diría Guillerno Hernández

en su extensa obra Documentos

para la historia de la educación

en Colombia- del proceso de

independencia nacional.

En el segundo y tercer capítu -

los. el autor nos ilustra. a partir

de unos cuadros y gráficas. cómo

eran el sumario y las estrategias

de selección de las élites universitarias.

y al mismo tiempo. de

acuerdo al perfil educativo escogido

por el escolar. el "destino social"

que tendría que afrontar

durante su vida como agente

dinamizador del progreso de Colombia.

Finalmente. la obra está complementada

por una variedad de

series estadísticas. anexos y gráficas

que nos permiten contrastar

ciertos elementos que han sido

VEINTICINCO CUENTOS BARRANQUILLEROS

Ramón Illán Bacca

Barranquilla, Ediciones Uninorte, 1999, xxiii, 272 p.

El escritor Ramón ll1án Bacca

sigue aportando nuevos títulos a

su tarea literaria. Esta vez nos

entrega una obra que recoge

vinticinco relatos cortos de escritores

barranquilleros. Veinticinco

cuentos baTTanquilleros es un libro

que reúne cuentos escritos

entre 1992 y el 2000. El autor

tuvo especial cuidado de no incluir

autores que aparecieran en

antologías de departamentos distintos

al del Atlántico.

La génesis de esta obra cuentística

deviene como proclamación.

como tentativa por alcanzar

algo. Es por ello que el propio autor

logra dar cuenta en el prólogo

de su selección que el libro se fragua

a partir de una búsqueda de

relaciones, exploraciones e influencias

que pueden ser detectadas

en el universo literario del

cuento barranquillero. Influencia

y relaciones que logran establecerse

en la confluencia de hechos

literarios. culturales e ideoló-

gicos. De esta manera, l11án Bacca

ofrece al lector un acercamiento

juicioso y una visión

más amplia que permite trazar

el ámbito de la creación literaria

en Barranquilla en un determi -

nado período histórico.

En esta búsqueda de relaciones

e influencias emprendidas

alrededor del cuento en Barranquilla.

l11án Bacca acomete. también,

la tarea se suplir el vacío

que existe en el estudio de los autores

más representativos de este

género, corroborando. de esta

manera. la ausencia de una investigación

que permita sentar

bases sólidas para un mayor nivel

de valoración crítica en torno

a la producción de estos autores.

De esta mirada, el rescate de

los veinticinco escritores permite

acceder a un corpus específico

del cuento regional, con los rasgos

distintivos propios de toda

cultura incorporados en el plano

motivo de álgidas discusiones en

las actuales generaciones. A la

vez, es un trabajo que sirve como

modelo para posteriores investigaciones

de este tipo. Un proyecto

de investigación de la Historia

de la educación en el Caribe

colombiano. sería de enorme

utilidad y pertinente en los actuales

momentos.

Ever González Ch.

Profesor de la

Universidad del Norte y de la

Universidad deLAtlántico

de la historia de cada relato,

En el prólogo del libro Poéticas

del desasté. Darío Henao. director

de la escuela de literatura de

la Universidad del Valle. hace

una reflexión alrededor de la necesidad

de ocuparse de la literatura

regional. claro está. ubicándola

en el marco de una literatura

nacional. deuda aún pendiente

que la investigación académica

tiene con la cultura regional. Las

últimas líneas del prólogo dicen:

En un país que enfrenta tan

agudo proceso de reordenamien -

to es indispensable aupar una vi-

81


gorosa culttita nacíonál yiestiC)

s61fl será'posj¡bla partir¡dB ~

oompOnente8' ~ales E~ ,5US

rea1i da~sJil!ultifq11tQTql e8 ;)b o lT ¡

i)1'1 i j '~li~c) c):: c"ni )iC)h~\tt

-,~ ¡ tl.o8 mcrltior$J ere-gidoS (enct!JI

11iDt0 !\leintinúíoo al!ieJlltdscbart~

'quUleJrost-espoHden,isegñrl(el aú¡tO!];,.c

a;ciertOS'~l1itert{1Js!~J)pbrl illefner

un libro de cuentos,publiea~

do, b) por haber sido premiado

Irli:; aigtinLUfj;i\(JQP9b de cuentos

rlationa1lo1futernacional, y c) por

~eño persbftá1; 0ónVe1Ítimien -

itocde íaMid~i(l :litetilia y encon -

trada en estas historias fabuladas.

de los autores reu -

Uninorte. reúne las ponencias

presentadas por reconocidos investigfi:'dtjre§tterpa'iS'00'elsetrllnario

Democracia y Proceso de

'~eri ~:¿;littbia~~!pf!;a1!i~add en

Bílttfanquilla d'tiliarlté: losdí&s'l!~

y'20 "de)ttl~yd: ~":1!gg9;;;bál(jlqa

'di~Cci(jh;dei1§ DiVi$iondt'Hu;;.

níá.l!}idádesr:;.y ¡ :c~nel~8'. $'oCíáIi@s .

-(!11 ~hrtf(}, ¡de¿;IflWStigabibí1~' en

ID~bUd 'HNmand '{Cfrl»ttM);Y¡m

UéP~i1ttá&iHl~rotiia íy:.(!;i~lfl).

cl~s 'St!Jtiale~ fd é r 1~ ;)U nivérMcla&

~tiI1~tité[; [1()i~j3gtj3'i'fI1i '1 C;¡¡[)

;:~l;cl ;"~r;:,j31 ¡:;1i;JILr'! c;! {10:) ':!,~'j¡:j

: oL;gt é-:c}it~Jiid~j!e5t«)iViilt08!1i:t!t,i-

flexión en torno a la paz y la dem()crMÍ~)éI'F

~Wái'l11adroft~s el

R!(}betttoG~fiiJá}w\Atana! (Pt':ó:fé~

sM¡t; del!Depátt!áh:¡;entQ?Qe Hist{)i-

m

Cantada) ;J aimé Cabrera Sdnchez tÓf'; RaIIJóncll1áJiÍ;Ba:ea¡JdemuesJ-

r(Mamos;a ~:qontarÍ tuparQ9uds :tJEá-¡inacve~~)ia-perti~llialde

negros :MtlJYótj; tA1varo,,'Medina estIDsbabajosD


perspectivas de reflexión que permitan

hacer de este tiempo una

oportunidad de transformación

individual y social. Esta compilación

es la más viva expresión

de que en tiempos de crisis, la

única alternativa que tiene la

condición humana para seguir

existiendo es la inteligencia, es

decir,la generación de ideas que

sean capaces de elevarnos de la

contingencia y la barbarie. Para

los seres inteligentes los tiempos

de crisis, además de ser tiempos

de dificultades, son épocas que

encierran la promesa de nuevas

posibilidades. Consecuente con

esta opción, Ediciones Uninorte

le apuesta a la vida apoyando

decididamente la producción de

pensamiento crítico alrededor de

dos temáticas esenciales en la

historia de nuestra nación: la democracia

y la paz.

Si la universidad, según el

planteamiento de Rubén Darío

Maldonado, "es un invento para

la producción de pensamientos.

los cuales tienen la finalidad de

encauzar la manera de vivir de

una comunidad", el texto Democracia

y proceso de paz en Colombia

representa la contribución de

la academia al proceso de recuperación

de rumbo y recomposición

social. política y económica

del país. Como decía el emperador

Adriano: "Nuestra misión

consiste en reorganizar prudentemente

un mundo, y no en extraer

del caos una materia aún

informe, o tendernos sobre un

cadáver para tratar de resucitarlo."

A lo largo de la pesentación.

el profesor Roberto González Ara -

na destaca las tesis más importantes

sustentadas por los ponentes

que asistieron al seminario

Democracia y proceso de

paz en Colombia. Algunas tesis

relevantes son las siguientes: "La

violencia es una constante en

muchas sociedades. pero no por

ello una compañera inevitable de

la sociedad humana" (Alej o

Vargas); "No es posible hacer la

paz en la situación actual del

país. de una manera voluntarista,

desde arriba con una visión

elitista " (Francisco Leal) ; "Si otras

naciones han podido reconstruir

un orden social donde todos

caben y se respetan. ¿por qué no

es posible que nosotros podamos

llegar a hacerlo?" (José Amar) ; "El

fortalecimiento de la sociedad

requiere la configuración de un

Estado que defienda los valores

democráticos" (Rubén Sánchez);

"La negociación política se impone

como una necesidad de supervivencia

para el establecimiento

colombiano y por ello la intensificación

de la guerra ha dejado de

ser una alternativa viable" (Luis

Alberto Restrepo); "como hay diferentes

clases de paz. no todas

igualmente apetecibles. habría

que diferenciar distintas clases de

guerras " (Angelo Papacchini) .

Especial significación tiene la

tesis del extinto profesor Jesús

Antonio Bejarano en respuesta a

un interrogante que él mismo for -

mula: "¿Qué es lo que los colombianos

podriamos esperar de un

proceso de paz, además de la

finalización y la susperación de

la guerra? En la capacidad de la

sociedad para identificar en el

proceso de paz una opotunidad de

cambio podria estar la clave, "

El editor participa en este libro

con un ensayo titulado "El conjlicto

colombiano y las posibilidades

del proceso de paz". La ponencia

inicia con un breve recorrido

por las experiencias de paz

en Centroamérica y sus lecciones

para Colombia, explicando las

diferencias entre la situación de

esos paises y las particularidades

del sistema político colombiano

y la guerrilla en el pais. Posteriormente.

el autor reflexiona acerca

del impacto que tuvo para la

insurgencia en Colombia la caída

de Europa del Este y lo que significaría

para cada actor en conflicto

la derrota del otro. En un

segundo aspecto de este trabajo

se describe el legado de los procesos

de paz anteriores, ilustrando

los campos en que hemos

avanzado, y aquellos en los que

parecen continuar los errores

históricos del pasado. Igualmente

se reitera la idea de que la ausencia

de conflicto armado no garantiza

el logro de la paz, pues la pobreza

en el país no se elimina como

consecuencia de la firma de

unos acuerdos. La última parte

de este ensayo hace alusión a la

dimensión externa del conflicto

colombiano y sus particularidades.

Así mismo muestra la importancia

del acompañamiento

de la comunidad internacional

para el éxito del proceso de paz.

En resumen, Democracia y

proceso de paz en Colombia es un

libro para leer rumiando, es un

faro que ilumina la compleja y

dinámica realidad político-social

colombiana, es una invitación a

detener la inercia y movilizar las

magnas ideas de los civiles para

jalonar la posibilidad de una Colombia

vivible. Este es un libro

que nace desde la región Caribe

para toda la nación, y no es ninguna

inmodestia decir que puede

presentarse de la misma manera

que Sócrates lo hacía ante sus

contemporáneos: "Dios me puso

sobre vuestra ciudad como a un

tábano sobre un noble caballo,

para picarlo y tenerlo despierto. "

¿Qué espera para invitarlo a su

escritorio?

Adolfo Barbosa Mendoza

Profesor del

Departamento de Historia de la

Universidad del Norte

83

More magazines by this user
Similar magazines