Identidad y conflictos entre trabajadores en empresas ... - ASET

aset.org.ar

Identidad y conflictos entre trabajadores en empresas ... - ASET

7° Congreso Nacional de Estudios del Trabajo

ASET

Asociación Argentina de Especialistas de Estudios del Trabajo.

“Nuevos escenarios en el mundo del trabajo: rupturas y continuidades”

10 al 12 de agosto de 2005 en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires.

Grupo temático 12: Identidades, cultura y formas de conciencia en el proceso de trabajo

Ponencia: IDENTIDAD Y CONFLICTOS ENTRE TRABAJADORES EN EMPRESAS

AUTOGESTIONADAS. LA RECUPERACIÓN DEL MÉTODO.

1. Notas iniciales

Autores: Alberto L. Bialakowsky 1 , José M. Grima, Constanza Zelaschi,

María I. Costa 2 y Oracio Campos 3

La recuperación y autogestión de empresas (2001-2005) ha resultado un proceso no lineal

en el cual se han afrontado grandes obstáculos, tanto en lo que respecta a la competencia en

el mercado, como en los propios procesos y métodos de trabajo. En estas circunstancias se

tiende tanto al sustento como a la creación de un método productivo alternativo. La crisis

1 Director del Proyecto de investigación UBACyT, S015: “Exclusión - Extinción Social y Procesos de Trabajo

Institucionales. Dispositivos de Intervención Transdisciplinarios”, Instituto de investigaciones Gino Germani,

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires. Pte. José E. Uriburu 950, 6º piso, Buenos Aires,

Argentina. Tel: 4508-3815. E-mail: albiala@mail.fsoc.uba.ar

2 Integrantes del Proyecto de investigación UBACyT, S015, Instituto de investigaciones Gino Germani,

Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires. Pte. José E. Uriburu 950, 6º piso, Buenos Aires,

Argentina. Tel: 4508-3815. E-mails respectivos: josemagrima@yahoo.com.ar ; mzelaschi@ceil-piette.gov.ar ;

micosta2@yahoo.com.ar

3 Trabajador de la empresa recuperada por sus trabajadores IMPA (Industrias Metalúrgicas y Plásticas

Argentina), La Fábrica-Ciudad Cultural, Cooperativa.

Dejamos expreso agradecimiento por su compromiso con estas iniciativas investigativas y su colaboración a

Cándido González de la empresa recuperada Chilavert Artes Gráficas, a Nora Haimovici integrante del

Proyecto de Investigación, como así a las estudiantes avanzadas de la Carrera de Sociología: Gabriela V.

Blanco, Laura Bojanich y Guillermina Gutierrez cursantes del taller de investigación: “Exclusión social,

nuevos padecimientos y procesos sociales de trabajo” dirigido por A. L. Bialakowsky.


que atraviesan algunas empresas recuperadas y autogestionadas son señales emergentes de

las dinámicas que subyacen a la lucha cotidiana y que, en la mayor parte de ellas, no logran

ser visualizadas como tales, generando fisuras en los colectivos de trabajo. Ante este tipo de

fenómenos nos interrogamos tanto acerca de la cultura laboral acumulada, la posibilidad de

un modelo alternativo coproductivo, la democratización en las relaciones laborales, los

procesos de desalienación, como así sobre la producción de conocimiento, la recuperación

del método productivo y su contribuciones al intelecto general (Virno, 2003). En nuestro

análisis el “co-trabajo” operativo resulta cambiante y sus instrumentos requieren de un

encuentro discursivo, del pensamiento colectivo y de un enfoque moebiusiano. Nos

proponemos entonces desarrollar la ponencia con los protagonistas de estas empresas para

dar cuenta de un análisis crítico conjunto acerca de sus conflictos y desafíos.

El ensayo que sigue comprende un desarrollo contextual en la dirección de conceptualizar

el sistema capitalista contemporáneo, como así brindar algunos indicadores locales que

sitúen las experiencias de empresas recuperadas por sus trabajadores en el espacio local.

Luego pasaremos a describir –con los datos secundarios disponibles- el propio desarrollo de

estas empresas y posteriormente nos abocaremos al tema central de nuestro análisis:

identidad, conflicto y recuperación del método social productivo, centrándonos por una

parte en los aspectos de la formación del colectivo y por otra en sus intesecciones con los

nuevos rasgos que ofrece esta subjetividad laboral y su identificación como clase

trabajadora en tensión histórica.

Finalmente en este inicio debe comentarse que el texto es el resultado de entrevistas

semiestructuradas acumuladas (2004-2005), encuentros grupales ad hoc con los

trabajadores de empresas recuperadas y observaciones participantes de reuniones

interempresas del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), tomando

como epicentro del diálogo co-productivo dos empresas autogestionadas: Imprenta:

Chilavert. Artes Gráficas (ex Gagliamone Hnos.) e IMPA. Ciudad Cultural (Industrias

Metalúrgicas y Plásticas Argentina). Debe aclararse que si bien el formato central del texto


asume el estilo corriente en las presentaciones cualitativas procede de la consecución de

una iniciativa que denominamos encuentro discursivo y que se opera por medio de una

metodología que denominamos de coproducción investigativa (Bialakowsky et al, 2002).

2. Contexto I: el trabajador, metamorfosis global

Para comprender la experiencia de las empresas recuperadas, aún cuando se trate en su

peculiaridad en un fenómeno sociolaboral circunscripto, requiere en nuestro concepto ser

contextualizado. Desde nuestra visión el capitalismo atraviesa una etapa de mutación que

atraviesa y desdibuja diversas categorías referidas al trabajador que hasta ahora se

consideraban “típicas” (Posthuma, 2001). En esta perspectiva consideramos dos cuestiones

básicas que redefinen la visión del sistema: a. un atravesamiento del proceso sistémico por

el continuum de exclusión-extinción social (Bialakowsky et al, 2004a) y b. las diversas

formas de dilución del trabajador (Antunes 2003b; Bialakowsky et al, 2003). Así se registra

un proceso donde se agudizan los efectos de la creación de mano de obra superflua y los

efectos autodestructivos del capitalismo (Mészáros, 1999). La mano de obra padece dos

grandes erosiones, una referida a su forma clásica de asalariado, de trabajador en relación

de dependencia, que pasa a las diversidades trabajador “autónomo”, por cuenta propia, se

intensifica la forma ficcional de trabajador libre. Así las categorías quedan reducidas en el

conjunto de los trabajadores a un núcleo en relación de dependencia formal organizados

colectivamente, mientras que el resto de las fracciones comienzan a correr sobre formas

precarizadas formalizadas con las regulaciones de la flexibilización laboral) o no como las

clandestinas, como así fracciones de desempleados organizados o no, para concluir en la

cadena de desafiliación social con el trabajador desasistido y descolectivado (Bialakowsky,

2004b; Battistini, 2004).

Desde esta perspectiva comprender la categoría de trabajador, aquellos que-sólo-pueden

vivir-de-su-trabajo (Antunes, 2003a), agreguemos enajenado: trabajo mercancía, ha rotado

a categorías múltiples que han sido penetradas por el continuum de la exclusión en cuyo

extremos se registra un polo mortífero de aniquilación de la fuerza de trabajo, el ejército de


eserva no conserva su potencialidad de empleabilidad, en sus extremos de esta población

excedente se produce la población descartable productivamente (Marx, 1867), los que

resultan “los inútiles para el mundo” (Karsz, 2004:199). El proceso de exclusiónextinción

se encuentra en el contenido mismo del diseño de las “nuevas” relaciones

laborales, por cuanto que su componente central es un contrato que oculta la relación de

dependencia objetiva, la coloca en sordina y le otorga la apariencia de mayor autonomía al

mismo tiempo que autoresponsabiliza, revictimiza al trabajador histórico y le otorga un

pasaje al estigma, a la subnormalización, a la fractura, a la evicción (Karsz, 2004). El

capitalismo se comporta con el recurso de la mano de obra, como con cualquiera de sus

insumos, en la perspectiva ficcional de su carácter inagotable, de que carece de lógica

atribuirle una lógica que no resulte contradictoria, si bien el plusvalor absoluto colectivo es

la base de sustentación del capitalismo, ello no quita que el sistema evolucione a formas

crecientemente contradictorias o a la culminación de su máxima contradicción cuando el

desgaste y el desperdicio de la fuerza de trabajo se maximiza.

En este contexto global, en lo local esta experiencia aunque limitada revela en su seno estas

grandes tensiones de la dilución de la clase trabajadora (Alaluf y Rolle, 2005; Postone,

2005). En lo local el proceso socioenómico muestra que el borde del desplazamiento el

trabajador se enfrenta a una realidad sin salida aparente.

3. Contexto II: el trabajador argentino, el pan de cada día

En los párrafos que siguen repasaremos sintéticamente algunos indicadores que dan cuenta

en el escenario local la crisis que combina reconversión sistémica capitalista con por una

parte de expulsión de fuerza de trabajo del mercado de empleo, como por el otro un

empobrecimiento e indigencia de grandes fracciones de la clase trabajadora, como así una

agudización en los patrones de distribución del ingreso y desigualdad social. Estos

indicadores, por supuesto, no resultan exhaustivos sino que intentan ilustrar la coyuntura

especialmente analizada de emergencia expansiva del fenómeno social de las empresas

recuperadas por sus trabajadores 2001-2003 (ver punto siguiente).


La crisis socioeconómica que se desata en el último trimestre del año 2001 responde a un

largo proceso de acumulación con la aplicación de políticas neoliberales de los últimos tres

décadas (Battistini, 2002). Una mejor comprensión de esta realidad en esa coyuntura se

expresa en los siguientes datos provistos: “En octubre de 2002, el índice de desigualdad

(coeficiente de GINI) en los aglomerados urbanos del país relevados por la EPH (Encuesta

Permanente de Hogares) fue 0,532; su valor era 0,470 en mayo de 1995. Según el

SIEMPRO (Ministerio de Desarrollo Social), el incremento de la desigualdad del ingreso

tuvo una gran incidencia en el crecimiento de la pobreza en el periodo 1998-2001”

(INDEC) 4 . Un análisis de la distribución de los ingresos en la Argentina permite establecer

la evolución de los niveles de desigualdad a lo largo de la década como sigue: 1990:0,501

(medio); 1994: 0,508 (medio); 1997:0,530 (alto); 1999:0,542 (alto) y 2002: 0,590 (muy

alto).

La misma fuente INDEC indicaba que, “... durante el segundo semestre de 2003, se

encuentran por debajo de la línea de pobreza 2.524.000 hogares (36,5%), los que incluyen

11.074.000 personas (47,8%). En ese conjunto, 1.044.000 hogares (15,1%) se encuentran,

a su vez, bajo la línea de indigencia, lo que supone 4.749.000 personas indigentes

(20,5%)” 5 . Por otra parte las transformaciones operadas en el mercado de trabajo se

expresaban en altos índices de vulneración laboral: para el cuarto trimestre del 2003 en la

Argentina se registraban los siguientes datos: 14.5% de desocupados y una tasa de

subocupación del 16.3%. Así, entre desocupados y subocupados alcanzaban al 30,8% de la

PEA 6 .

4 “Nuevos pobres, pobres NBI y desigualdad del ingreso” en Página Web: www.cambiocultural.com.ar, Noviembre de

2003. Otra forma de expresar la desigual distribución del ingreso en la Argentina es a través de la distribución

por quintiles: diferencia porcentual quintil 1, 1974-2002: -3.2; diferencia porcentual quintil 5, 1974-2002:

12.3. Fuente: Bialakowsky, A. L. (2002) – “Políticas sociales y exclusión social en la Argentina finisecular

frente a la integración continental”, Robarts Centre for Canadian Studies, 2001, mimeo.

5 Fuente: Encuesta Permanente de Hogares, Datos para el total de aglomerados urbanos (28), Informe de

Prensa, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, 25-3-04.

6 Fuente: Encuesta Permanente de Hogares, Datos para el total de aglomerados urbanos (28), Informe de

Prensa, Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, 11-3-04. El porcentaje de desocupados que aquí se

presenta no incluye a los beneficiarios de los Planes Jefes y Jefas de Hogar Desocupados


Como se observa una de las características centrales de aquel lapso histórico fue la

generación de tasas de desocupación que fluctuaron entre el 13% y el 22% de la PEA

manteniéndose desde el año 1995 en adelante con tasas superiores a los dos dígitos. Uno de

los fenómenos complementarios a la hora de reflexionar acerca del origen de dicha realidad

es el singular proceso de desindustrialización que acompañó la implementación de aquellas

políticas que trastrocaban radicalmente el modelo ISI (industria sustitutiva de

importaciones). Así la prosecución de concursos de acreedores y quiebras fraudulentas se

incrementaron a lo largo de los 90, como así la exportación de capitales y el giro de

ganancias hacia el exterior.

La evolución de la tasa de desocupación en los 90 presentó altibajos que van del 8.6% a

comienzos de los 90, con incrementos del 18,4% en 1995 alcanzando 21,5% en mayo del

2002 (INDEC). Los últimos datos disponibles revelan comparativamente una reducción en

el valor de este indicador para el último trimestre de 2004 (12,6%), sin embargo resulta

importante aclarar que estas cifras excluyen a los beneficiarios del Plan Jefes y Jefas de

Hogar Desocupados por considerárselos en el cómputo como ocupados (INDEC, Mercado

de trabajo: principales indicadores, 2004).

4. Contexto III: El aquí y ahora de las empresas recuperadas: Dimensiones

cuantitativas del fenómeno 7

Según los registros disponibles hasta diciembre de 2003 se estipulaba una cantidad de 170

empresas recuperadas por sus trabajadores (G. Fajn, 2003) que comprendería unos 8.000

trabajadores aproximadamente. M. Kulfas (2003) estima que involucran a 10.000

(subsidio promedio –no asalarizado- es de 50 dólares mensuales). Estos han sido relevados

como ocupados.

7 Este apartado se basa en datos incluidos en la ponencia presentada en la Universidad de Chapecó

“Recuperadores de Trabajo. Resistencias en la Postmodernidad” de Alberto L. Bialakowsky, Oracio Campos,

José Manuel Grima, Guillermo Robledo, María Ignacia Costa y Nora M. Haimovici y en la Conferencia

presentada en el II Congreso Internacional de Gerencia en América Latina, Gerencia para el Desarrollo

Sustentable, "Nuevas Políticas de Gerencia. Dilemas en la distribución del saber, el poder y la cooperación.

Análisis de experiencias en empresas cooperativas recuperadas por sus trabajadores en Argentina, (1998-

2004)" de Alberto L. Bialakowsky y equipo.


trabajadores. Una actualización de estos datos en el año 2004 revela que la cantidad de

empresas recuperadas por sus trabajadores asciende a 161 y comprende a 9100 trabajadores

entre los que se incluye a los 2.200 trabajadores del Ingenio La Esperanza, en la provincia

de Jujuy. Se trata de un caso particular en el cual no se ha dado una recuperación de la

empresa, sino una lucha gremial que se dirige en ese sentido (FFyL, 2005) 8 . Sobre este

punto señalamos que no es tanto el impacto cuantitativo del fenómeno de las empresas

recuperadas, como el acelerado proceso de expansión de esta modalidad de reivindicación

sociolaboral que se distingue de otras luchas, tales como el reclamo por seguros de

desempleo e incluso del salario mínimo universal, llevando a los trabajadores a plantearse

la apropiación y administración de la fuente productiva como un bien social.

Cuadro 1. Incremento porcentual del fenómeno de las empresas recuperadas

8 En la presente versión se han incluido datos recientes brindados por el Informe del Segundo Relevamiento:

Las Empresas Recuperadas en la Argentina (2005) del Programa Facultad Abierta de la Secretaría de

Extensión Universitaria y Bienestar Estudiantil de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de

Buenos Aires (FFyL-UBA), equipo dirigido por Héctor H. Trinchero, co-dirigido por Silvia Llomovatte y

Francisco J. Grasso, e integrado por los investigadores coordinadores Andrés Ruggeri, y Carlos Martínez a

quienes agradecemos especialmente el envío de estos valiosos aportes para introducir en el texto datos

actualizados.


%

50

40

30

20

10

0

2

Antes

del año

1994

2 3

2

3 2

Año

1994

Año

1995

Año

1996

Año

1997

Fuente: Extraído del Programa Facultad Abierta, Secretaría de Extensión Universitaria,

Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, 2003. En base a 59 casos.

En el cuadro 2 que se presenta a continuación, puede observarse la distribución geográfica

de las empresas recuperadas o en procesos de recuperación concentrándose la mayor

proporción en el Gran Buenos Aires (45%) e interior del país (39%).

Año

1998

Cuadro 2. Distribución geográfica de las empresas

5

Año

1999

10

Año

2000

Localidad %

Ciudad de Buenos Aires 15.0%

Gran Buenos Aires 45.0%

Interior 39.0%

Total 100%

Fuente: Extraído del Programa Facultad Abierta, Secretaría de Extensión Universitaria,

Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, 2005. En base a 72 casos

relevados en 2004.

27

Año

2001

44

Año

2002-

2003


Entre las figuras jurídicas que han adoptado las empresas recuperadas por los trabajadores,

el 94% de los casos ha adoptado la forma de cooperativa de trabajo. Entre las razones que

pudieran enumerarse como causales de esta elección, mencionamos la horizontalidad de las

relaciones que se establecen al interior de las empresas, tanto en los modos de producción

como en la toma de decisiones por medio de asambleas y los condicionamientos legales que

impone la Ley de Concursos y Quiebras, para dar lugar a la administración de los

trabajadores de los espacios productivos.

Cuadro 3. Distribución porcentual según figura jurídica de las ERT

Figura Jurídica de las ERT

%

Cooperativa 94.0

Otro tipo de cooperativa 1.0

Estatización con control obrero 1.0

NS/NC 3.0

No tiene 1.0

Total 100

Fuente: Extraído del Programa Facultad Abierta, Secretaría de Extensión Universitaria,

Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, 2005. En base a 72 casos

relevados en 2004.

Asociada a la cuestión de la figura jurídica se encuentra la organización de referencia de

cada una de las empresas recuperadas. Inicialmente la discusión acerca de optar por una

forma cooperativa o bregar por la estatización bajo control obrero se vio reflejada en el

desprendimiento del Movimiento Nacional de Fábricas Recuperadas (MNFR) del

Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), Movimientos que en la

actualidad nuclean a la mayor parte de las empresas (34% respectivamente). No obstante

esto, un número menor de empresas se referencian en otras organizaciones tales como


FECOOTRA (8%) y FENCOOTER (1%). Resulta importante aclarar que “la

FENCOOTER, (...) se encuentra en estado de disolución, y la FECOOTRA, además, tiene

el inconveniente (para la estadística) de compartir la adhesión de muchos de sus miembros

con algunos de los otros movimientos y de limitar su accionar a la Provincia de Buenos

Aires. Por otra parte, no está compuesta exclusivamente por empresas recuperadas” (FFyL,

2005:78).

Cuadro 4: Adscripción organizativa de las ERT

20%

3%

1%

8%

34%

Fuente: Extraído del Programa Facultad Abierta, Secretaría de Extensión Universitaria,

Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, 2005. En base a 72 casos

relevados en 2004.

Asimismo, de las ERT que participan en alguna organización, una mayoría declara que lo

hace intensamente (64%), y una minoría importante, solo en forma esporádica (28%).

Según relatan los autores del Segundo relevamiento de ERT de la Facultad de Filosofía y

Letras de la UBA, si se distribuye esa información por organización se encuentra que esa

intensidad es importante en ambos movimientos mayoritarios, sin gran disparidad entre

ellos en este sentido.

Por último, haremos referencia a los apoyos recibidos por las empresas recuperadas, ya sea

en el momento de la recuperación como en la puesta en marcha de las empresas. En cuanto

34%

MNER MNFRT FECOOTRA

FENCOOTER NS/NC NO


al primer aspecto, si bien los procesos de recuperación han recibido muestras de solidaridad

y el apoyo externo por parte de diversas organizaciones y particulares que otorgaron

legitimidad a estas iniciativas, se destaca el papel de otras empresas recuperadas y el de los

movimientos sociales (asambleas barriales, por ejemplo). En lo que respecta al rol

desempeñado por actores claves en la gestión de las relaciones laborales, como lo son los

sindicatos y el Estado, puede decirse que: “Los sindicatos, a pesar de todo, han contribuido

en forma decisiva en algunos casos a la supervivencia de algunas ERT, y a medida que

avanza el proceso, por lo menos en algunos gremios, su resistencia inicial parece ir

quebrándose. El Estado, por su parte, aparece fraccionado en numerosas y diferentes

instancias muy relacionadas con el impacto que cada caso pueda tener en la opinión

pública, y su participación librada a veces a la iniciativa de un funcionario o a la capacidad

de presión y negociación de los trabajadores” (FFYL, 2005:53-54).


Cuadro 5: Apoyos para la recuperación de

la empresa

30%

25%

20%

15%

10%

5%

0%

11%

19% 21%

2%

11%

25%

Fuente: Extraído del Programa Facultad Abierta, Secretaría de Extensión Universitaria,

Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires, 2005. En base a 72 casos

relevados en 2004.

En cuanto al segundo y último aspecto, el apoyo estatal a las empresas recuperadas se ha

evidenciado en la legislación cooperativa y la Ley de quiebras, las decisiones judiciales, la

política de subsidios a pymes y a cooperativas. “El problema no es la ausencia absoluta de

política estatal, sino la escasa coherencia de esta. La falta de una legislación apropiada y

coherente provoca, entre otras cosas, que los jueces tengan una excesiva libertad de acción

e interpretación, que los puede llevar desde beneficiar a los trabajadores (en los menos de

los casos) hasta actuar como testaferros de las patronales o de los interesados en los bienes

17%

4%

17%

8% 6%

2%

Estado Nacional

Sindicatos

Movimientos Sociales

Poder Judicial

Estado Provincial

Otras Empresas Recuperadas

Vecinos/Comunidad

Medios de Comunicación

Municipio

Universidad

Partidos Políticos

Ninguno


de la empresa en cuestión, o mandar desalojos en cualquier circunstancia sin tener en

cuenta la voz de los perjudicados” (FFyL, 2005:71).

La evidencia directa de la relación entre las empresas recuperadas por sus trabajadores y el

Estado resulta del porcentaje de empresas que han recibido subsidios o créditos por parte

del mismo. En este sentido, podemos señalar que el 46% de las ERT ha recibido subsidios

estatales. Sin embargo, si bien esta ayuda económica “a veces, ha sido decisiva para la

solución de algunos problemas claves en el arranque de los procesos; otras veces ha

contribuido a solucionar los problemas, luego de la puesta en producción. Pero una parte

importante de ella no representó un aporte significativo, sea por el escaso monto o por las

trabas burocráticas o políticas para su otorgamiento” (FFyL, 2005:72).

5. Identificando el colectivo

Aquí haremos mención a algunos puntos que creemos centrales para la comprensión de lo

que entendemos representa el movimiento de empresas recuperadas. Como ya fuera

señalado, se observa que las experiencias internas del conjunto de las empresas recuperadas

no resultan homogéneas y que ello responde a las características tan diversas de origen,

rama de actividad, localización y número de trabajadores, pero así también por las distintas

orientaciones y alianzas que se fueron generando a lo largo de este proceso federativo.

(2001-2005) (Rebón, 2004), la conformación de los colectivos, pensamiento y espacios

comunes en los cuales la propuesta va más allá de la “recuperación de una fuente de

trabajo”. Ya sea en la etapa inicial de la toma, como en la resistencia, el redescubrimiento

del colectivo se hace necesario para la continuidad, poner en debate la subsistencia de la

empresa es colocar también en debate el propio movimiento, en este caso de Movimiento

Nacional de Empresas Recuperadas:

“...mañana hay una reunión que muy posiblemente la vamos a hacer acá …según el

problema y la urgencia, viste...hemos tenido que hacer un par de Asambleas ahí…en el

medio del taller. Porque eran cosas más urgentes…El sábado, hacemos una acá…para ir


delineando algunos puntos de…qué es lo que vamos a hacer hacia delante, algunos

problemas internos que tenemos, todas esas cosas vamos a debatir...”

Esta convocatoria cobra nuevos significados, el descubrimiento de la modulación del

colectivo y de sus contradicciones por un lado y, por el otro, la rotación de la relación de

dependencia a la autogestión implica la gestión del colectivo. El colectivo no se sostiene

naturalmente, exige debate y el debate exige tiempo y energía adicional para la

convocatoria a asamblea con todos los trabajadores. En el caso que se relata el día

establecido fue el sábado, día usualmente no laborable. Cuando se interroga sobre la

manera en la cual tomaban las decisiones, nos responden:

“...en asamblea…y después ya sabemos lo que tenemos que hacer y después se pone en

práctica. Hay cosas que no las podemos llevar a cabo, pero para eso hay otra asamblea

que decimos tenemos que hacer esto que lo íbamos a hacer y al final no lo hicimos...”

Este colectivo no se reduce en los casos analizados a los trabajadores, se expande como

señalamos a las propuesta federativas que se extienden a generar alianzas con una fuerte

presencia de grupos de la comunidad, especialmente “asambleas barriales” (Lewkowicz,

2002) vecinas a las fábricas, motivados seguramente tanto por generar soportes en la lucha

por la recuperación, que luego fue generando una red solidaria entre la fábrica recuperada y

la comunidad que en muchos casos perdura hasta hoy. En palabras de uno de nuestros

entrevistados:

“..... Una cosa es que vos hagas la cooperativa, otra cosa es que vos vayas a laburar, pero

otra cosa es defenderla, viste…y para nosotros eso fue importante…y estuvo bueno…

porque sin planificarlo fue una organización bien aceitadita con la Asamblea popular,

viste; porque en ese momento si vos tenés que avisar a todos, corrés el riesgo de…de que te

entren, viste…En cambio ya habíamos arreglado todos de que avisábamos a la asamblea

popular de Pompeya, y ellos avisaban a Impa, Impa avisaba al abogado y después la

Asamblea seguía avisando a las demás Asambleas, todas las organizaciones. O sea, una

cosa bien…como un reloj suizo, viste. La verdad que yo digo…cómo hicimos, no se…cómo


hicimos no, nosotros solos, sino cómo se organizó toda la sociedad ahí, en torno a eso,

apartir de que ya nosotros veníamos trabajando con la Asamblea de Pompeya; inclusive

antes de que pensáramos que esto iba a cerrar; yo pienso que ahí estuvo la clave

también… y creo que eso fue lo fundamental: el enlace entre todas las organizaciones..”

En la gerencia taylorista el entorno es un descubrimiento tardío. En la gestión recuperada el

entorno puede ser la base de la subsistencia, ya que la comunicación y la movilización

constituyen sus componentes básicos, aunque no siempre, claro está se presenta este mismo

escenario. En ocasiones la comunidad tiene una fuerte presencia al comienzo de la toma, y

después se va diluyendo con el tiempo. El “debilitamiento” o desaparición de este vínculo,

responde en la mayoría de los casos, al retiro de apoyo y participación de los trabajadores

hacia distintos espacios de lucha de la comunidad, registramos que paralelamente a este

hecho, la empresa comienza a tener una política de “encierro”, de puertas adentro. En estos

casos se observa como poco a poco lo que en un principio comenzó siendo una apuesta a la

generación de la gestión de un “nuevo modelo”, vuelve a tomar las mismas características

que en la etapa anterior a la recuperación. El ocupar, resistir y producir, se visualizan

como etapas y como esferas reivindicativas, en esta medida la captación de la dimensión

del colectivo se encuentra tensionada entre las diversas constructivas del poder, lo social se

materializa en un círculo más amplio empresa-federación-comunidad, y luego se estrecha

porque el producir contiene una lógica de dominación coercitiva sobre el hacer y su

autocentración, en el largo plazo pueden quedar entonces sujetas a la tensión competitiva

del mercado y por ende al trabajo mercancía fuera del soporte social más amplio.

Esta relación entre el “afuera” y el “adentro” de la fábrica y su importancia, se expresa

claramente a través del diálogo desarrollado con los trabajadores:

“si fracasa la fábrica fracasa el centro cultural, la relación con los vecinos, etc., es jodido

por la cantidad de frentes que esto implica pero no queremos quedarnos sólo con la

fábrica sola. En algunas fábricas participan todos, en otras no participan ninguno, etc. , no


todos reaccionan de la misma manera, hasta en la misma fábrica por ahí salimos dos o

tres, sino la imprenta se va a pique”.

El mantenimiento de la empresa implica un conflicto permanente, en oportunidades asume

un cierta opacidad, pero esta lucha implicará más allá de un “sobrevivir” generar un

modelo alternativo, diferente al momento previo de la recuperación de la fábrica. Sus

trabajadores nos señalan la constante tensión por la cual tienen que atravesar

cotidianamente para el desafío del “sostenimiento” de estos espacios colectivos. La

práctica es visualizada como generadora de nuevas estrategias de lucha, diferentes a las

conocidas al momento, la mutación de las confrontaciones giran hacia nuevas formas de

agrupamiento, ya que las conocidas por ellos no abarcaban tanto a la cúspides gremiales

como a los pares desalojados del mercado de trabajo.

“ nosotros nos sentimos parte de la lucha de trabajadores en general, ahora los

trabajadores ya tenemos una herramienta nueva por fuera del sindicato”.

La dificultad en “sostener” estos espacios implica grandes desafíos, particularmente de

compromiso colectivo no sólo con la tarea productiva, sino también con los objetivos que

trascienden el ámbito de la fábrica; para ello, la construcción de reciprocidad, de normas

consensuadas resulta vital. Es posible proyectar, como lo hemos señalado en otros análisis

compartidos con los trabajadores, que en este punto clave radicará gran parte de los futuros

debates y conflictos que se insinúan al interior de las fábricas recuperadas. El “viejo

modelo” tiene aún mucha capacidad de reproducción colectiva y subjetiva. La relación de

dependencia generaba una sustracción, a través de un régimen de cooperación despótica, en

la cual la trama colectiva era opacada, invisibilizada, y puesta de este modo en control

centralizado de la gerencia, ficcionalizaba la corresponsabilidad del proceso productivo,

reduciendo el proceso a la percepción de una simple ejecución de tareas programadas. Estas

representaciones históricas, en momentos de crisis, se reinstalan fuertemente en los

colectivos de los trabajadores generando conflictos. Necesariamente la recuperación

implica un más allá y un más acá, no basta recuperar el espacio (Bourdieu, 1999), se torna


visible que se trata también de recuperar el método productivo y un cuestionamiento de la

programación despótica, ese más acá implica un cambio subjetivo, un estrechar los campos

de dominio del hacer individual y del hacer colectivo, un cuestionamiento del trabajo

alienado competitivo. En palabras de algunos de los trabajadores:

“cada compañero tiene una visión diferente del movimiento; está vinculado a las

contradicciones internas, a los conflictos personales, etc.…”

“ yo lo que veo es un ataque de amnesia, hay compañeros que se olvidan, para mi eso es lo

más grave. Por otra parte pierden interés en la lucha, a su vez hay falta de memoria de

donde se gestó el movimiento”

Si bien podría generalizarse que en un primer momento la recuperación de empresas tiene

como casi único objetivo la “recuperación de la fuente de trabajo”, en un contexto donde el

continuum de exclusión-extinción no brinda otras alternativas que las asistenciales o la

desafiliación, en un segundo momento ese objetivo originario puede diluirse. Ya no se trata

entonces de la recuperación de un empleo sino la recuperación y generación de un nuevo

método productivo, hacerse cargo del por cuenta propia en la ficcional figura del

trabajador libre, autónomo. Aquí se insinúa un nuevo “proyecto colectivo” con objetivos,

en casos, radicalmente diferente al precedente. Es justamente en estos casos que hallamos

una fuerte identificación de los trabajadores para con la empresa, la empresa como la

historia compartida en el proceso de recuperación inicial, hecho que los distinguirá en

delante de los nuevos trabajadores que ingresan o reingresan a la planta.

En estos inicios por ejemplo, cuando sólo se buscaba el cobro de una indemnización como

despido, producto del cierre de la fábrica, se crea más tarde en la misma acción colectiva la

idea de constituirse en grupo operativo como cooperativa de trabajo. A partir de allí, se

produce –al decir de los trabajadores- un profundo cambio en lo que respecta a los

objetivos que tenían como colectivo de trabajadores:


“...después hicimos la cooperativa y ya cambió…ya empezamos a cambiar, yo te lo digo

ahora mirando hacia atrás yo veo el cambio donde empezamos... a vender la plancha a

IMPA y compramos la batería para el grupo electrógeno…ahí ya vi yo el cambio.... o sea

fue la primera compra en cooperativa y estábamos haciendo algo ya por nosotros, y no

para cobrar la indemnización. Entonces, el cambio yo lo marco desde la primer compra

que hicimos como cooperativa, sin todavía estar como cooperativa...”

A esta emergencia de un colectivo, como grupo que comparte objetivos, la ocupación,

resistencia y producción en el proceso de recuperación les presenta diferentes retos y

obstáculos. Proseguir en el continuo de producir presenta la dificultad de sostener la

propuesta de un modelo alternativo, en tanto, entre otras barreras como las jurídicas,

económicas, tecnológicas que sus productos se comercializan bajo “reglas de mercado” lo

cual los somete al juego de las coerciones de este “juego” que pone en riesgo su

supervivencia. Hemos observado que las crisis más profundas, acaecidas una vez

recuperada la empresa, se generan en lo que se señala como la “tercer etapa” dentro de este

proceso: “producir. Es a partir de esta etapa, donde gran parte de las empresas comienzan a

replantearse las formas bajo las cuales se sustenta su organización del trabajo. Es decir,

surge cada vez con más fuerzas ciertas características propias del modelo taylorista-fordista

precendente a la ocupación, se opera el poder del método maquínico que permanecía

invisibilizado tras el plan neutral de producción (Gaudemar, 1991).

Con respecto a estas observaciones sobre el método, los elementos más cuestionados y que

generan debate, cuando no conflicto entre los trabajadores, rondan en temas tales como:

necesidad de aceleración de los ritmos de trabajo, riesgos en la salud de los trabajadores,

replanteo de responsabilidades entre los trabajadores con el objeto de reestablecer o no una

escala jerárquica y su correspondiente traslado a la diferenciación entre salarios,

concentración de las decisiones y con sus implicancias respecto a los atravesamientos del

poder en el colectivo de trabajo, pérdida del trabajo cooperativo y de espacios colectivos

compartidos dentro de la fábrica, entre otras.


“… me siento partícipe del cambio del sistema. El sistema es una montaña que hay que

moverla de un lado para otro, bueno... siento como que estamos moviendo un granito de

arena... granito de arena que en una montaña no se ve, pero esos granitos tienen la fuerza

de despertar mucha conciencia, me entendés... entonces, ese es el valor que le doy yo... no

tanto lo que hacemos, sino la conciencia que se despierta a partir de lo poco que

hacemos...”

“... te despierta la conciencia de que vos tenés derechos y que podés hablar en cualquier

lugar porque vos tenés derecho a hablar, sos un trabajador que está defendiendo su

puesto de trabajo...”

Mantener este “espacio recuperado” implica un conflicto externo-interno, no es meramente

una fuente de trabajo como medio para subsistir, sino abre a la posibilidad de “despertar” la

conciencia, de crecer como colectivo y de aprehender una nueva subjetividad que abandona

el silencio impuesto por el método.

En contraposición a estas expresiones, encontramos otros trabajadores a cuyos principales

representantes dicen no “importarles” la política, simplemente optan por interesarse por

trabajar y vender lo producido. En estos casos prima otro tipo de lógica, los colectivos

tienen menor cohesión grupal, la comunicación es vertical y parecería que hablar de las

diferencias sólo se reduciría al ámbito del método operativo, es decir, las crisis no se

relacionan como producto de conflictos entre los trabajadores como resultado de relaciones

de fuerza y alternativas entre modelos de gestión.

“Lo que haría entrar en crisis a la empresa sería una cuestión del mercado, entonces...

Bueno si vos sabés manejar el mercado no tenés problema, porque vos haces todos los

productos que te pide el mercado, por ejemplo, Felfort te pide 1000 kilos de material, vos

le vendés ponele acá ... alfajores Havana te pide 1500 kilos y vos le vendes y así esas

cosas...”


Cuando se interroga por los Consejos de Administración de la cooperativa y sobre el

porqué creían que se había “echado” a la anterior administración de pares, a partir de una

acción de retoma de la fábrica por parte de un sector de los trabajadores, se respondía:

“Y bueno... porque llega el momento en que se maneja mal, porque vos por ejemplo,

trabajas cinco años con un Consejo, estas trabajando bien, tiene ganancia, vos no tenés

problema de materia prima, cobrás tu sueldo... vos trabajás tranquilo. Pero si empieza el

déficit, hoy te saca 10 pesos porque no alcanza, para pagarte, mañana te saca 10 pesos

más y ¿qué haces vos?... ahí vienen los problemas, como es cooperativa te pueden sacar la

plata, pero tampoco... buscan la forma porque vos tenés que llevar un mango a la casa

también....viví y deja vivir también, ¿o no?... no se si me explico bien...”

“La gente quiere trabajar, porque si no trabajás hoy, no trabajás mañana, la semana que

viene, no cobras un mango. Cuando no hay materia prima o alguna tinta y todas esas

cosas que se necesita...”

Tenemos en este proceso cambios que se van produciendo en el tiempo, producto de las

“trampas” que va generando el propio sistema productivo en el plano interno y externo en

el cual se encuentran insertas las empresas recuperadas, así las etapas son marcadas por

momentos crísicos de unidad y ruptura. Un atributo necesario al decir de los trabajadores

para prevenir y atender las crisis es obtener el compromiso e implicación de los propios

trabajadores con el proyecto de la recuperación de la fábrica como espacio de un modelo

alternativo de trabajo.

“...desde lo individual es como que…yo vengo de un proceso separado… o sea desde las 7

hasta… ponele… a veces nos quedamos hasta las 19, .antes era ese proceso de trabajo… y

después de ahí se separaba, tenía mi vida privada… En este momento no… en este

momento es toda mi vida… o sea yo estoy pensando en casa en la recuperada, o sea… que

unificás todo en tu casa. En el caso mío porque mi señora me acompaña a la toma, me

acompaña a los juzgados, me acompaña a la legislatura,…lleva gente a visitar a otras

empresas, a veces cuando yo no puedo. Mi hijo que está en Córdoba que también participó


en la toma de acá, siempre me habla… o sea que el ambiente familiar, en mi caso

particular, se mueve alrededor de la toma, de este nuevo proceso de lucha, o esta nueva

herramienta que tienen los trabajadores por fuera del sindicato, viste…”

Aquí aparece un nuevo circuito del colectivo que se añade o enlaza a los otros eslabones del

colectivo: lo federativo, lo productivo, lo vecinal. Lo familiar queda expuesto y comprometido en la

acción de la toma, y nuevamente esta etapa originaria se renueva en el continuo del producir,

también la sostiene, esta cultura labora intenta restituir lo fragmentado por el método taylorista. La

fábrica, en estos caso, se trona un lugar vital de pertenencia tanto en el plano laboral como

subjetivo. Esta identidad cobra otro sentido.

6. Dimensiones subjetivas, identidad y conflicto

En este ensayo parafraseando a Saussure: “no pudiendo captar directamente las entidades

concretas o unidades de la lengua, operamos sobre las palabras” (1975: 194), analizaremos

desde los dichos de los trabajadoras y trabajadores de las empresas autogestionadas, lo que

podríamos reconocer como elementos de la identidad laboral gestante en estos espacios.

Desde allí trataremos de captar las dimensiones tanto singulares como colectivas de esas

identidades (Dubar, 2000).

Al referirnos a la identidad, debemos tener presente los diferentes modos de identificación

a partir de los cuales se construyen y deconstruyen las representaciones subjetivas. Estos

modos de identificación pueden ordenarse en dos tipos: las identificaciones atribuidas por

otros (identidades para otros) y las identificaciones reinvindicadas por el sí mismo

(identidades para sí). Es sobre la base de la relación entre estos dos procesos de

identificación, que se podría formular un esquema referencial de las formas identitarias

(Dubar, 2000).

El acento puesto a lo procesual de los modos de identificación, ya implica el

reconocimiento de su carácter construido y nunca acabado de la identidad. Por el contrario,

la identidad se construye y deconstruye a lo largo de la historia personal en un proceso

nunca terminado. Este proceso a su vez, remite a un segundo punto clave, que es la


concepción de esta construcción como una articulación entre el plano biográfico, personal

y el plano social o relacional. “Podemos pensar a la identidad como la doble conjunción de

la entidad y la unidad; como aquello que hace a una parte material, lo hace similar a otros,

preservando a su vez un aspecto que trasciende su materia que es a lo que apunta el

segundo elemento, aquello que lo hace único y diferente a los ‘otros semejantes´”

(Saussure, 1975: 186).

Desde el punto de vista de la problemática de la construcción identitaria, cobra importancia

de la elaboración simbólica de cada sujeto para unificar las diversas dimensiones de su

experiencia social y sus identificaciones (Margel, 2000). Esta perspectiva coloca su mirada

en los intercambios como lugar de creación, reformulación y transformación de

significaciones e identificaciones. Estos elementos conceptuales y perspectivas permite

enriquecer la comprensión a la hora de pensar al sujeto trabajador como participe activo de

su propia trayectoria. El espacio de trabajo así se llena de contenidos transidos por

múltiples tensiones en la secuencia de expulsión en contextos empresariales destructivos, la

asunción de nuevos riesgos y la recreación de lo colectivo en sus diversas esferas como las

señaladas, la fábrica no constituye sólo un entorno subjetivo sino un atravesamiento, otorga

históricamente una expulsión o una pertenencia como clase trabajadora.


El grupo es un lugar privilegiado en el proceso que, por vía de las identificaciones, otorga y

sostiene la identidad personal. Entendiendo por identificación, como una modalidad del

funcionamiento psíquico que interviene en los más variados procesos y manifestaciones,

constituyendo a su vez, un mecanismo tributador de estructuras. Las identificaciones,

entendidas como proceso psicosocial, permiten por una parte, asimilar algún rasgo o

propiedad de otros sujetos; y por otra, interiorizar la experiencia de una relación

interpersonal. Así puede pensarse que la identificación en esta circunstancia del espacio

fabril recuperado, cobra nuevos atributos, y el espacio de trabajo aparece como lugar

resignificado de construcción de una identidad singular pero esencialmente colectiva.

“…Yo cuando me jubile quiero venir a tomar mate, me faltan algunos años, todavía…

pero, entonces, quiere decir que hay una forma diferente de relacionarse con los

compañeros, con los clientes y con los militantes que vienen, viste…”

Las identificaciones de los pares más cercanos, tal como lo señalaba en sus investigaciones

J. Rebón, producen en lo que deducimos cercanías y equidistancias dentro de la clase de los

que sólo viven de su trabajo: “Esta metodología -dirá Rebón- nos permitió construir un

índice con base en las variables de percepción de ´cercanía-lejanía´ a las distintas

identidades sociales y políticas…El índice en cuestión tiene una importante correlación

positiva con mayor cercanía a los cartoneros, villeros, piqueteros, desocupados y obreros.”

(2004:130).

En este sentido las categorías de referencia e identificación implican un posicionamiento

diferenciado ante la presencia del continuum de exclusión, que también acecha y actúa

como oposición referencial:

“…Es muy triste estar haciendo cola en un comedor popular pidiendo un platito de

comida. Realmente a uno le da gusto comer algo, un sándwich, con lo que yo he trabajado,

por ejemplo, el no tener algo y luego al tener algo por la lucha no es poca cosa”.


“Ocupar, resistir y producir” son etapas de un proceso por las cuales deben atravesar las

empresas recuperadas. Ahora bien, en el transcurso de esas fases y en el esfuerzo por seguir

manteniéndose en un “sistema” en el pretenden construirse a partir de otra lógica, estas

empresas atraviesan por múltiples conflictos, algunos de los cuales las lleva a vivenciar una

profunda crisis. Crisis que en más de un caso, provocan fisuras en los colectivos de

trabajadores, llegando a correr el riesgo de diluirse en el corto plazo. Ante este tipo de

situaciones, particularmente un trabajador indicaba la importancia de “conservar en la

memoria” parte de la historia que dio origen a estos colectivos, el ritual fundacional. Este

sería uno de los puntos más sensibles frente al cual girarían parte de los ejes de crisis

dentro de las empresas:

“...que se olviden de lo que hicieron…se olviden de la lucha, viste…que se olviden de la

solidaridad, de los compañeros. Si vos sos solidario con otro compañero, ese espíritu se va

a mantener; ahora si vos después te metés y te quedás en las cuatro paredes de la fábrica,

ahí la perdiste… Que si vos te olvidás de la lucha, tal vez podés perder lo que tenés...”

Habría un antes y un después de la recuperación de la fábrica, en cuanto a la implicación de

los trabajadores con este nuevo espacio. La fábrica al adquirir estos contenidos debe

referenciar –según el trabajador- un espacio social más amplio, no podrá haber un interior

sin ese lazo que instituyó la fundación y que los integra como clase para sí, se renueva el

lazo que exige reciprocidad.

“...Si ves que estás haciendo el trabajo mal te desentendés; y acá no, acá estamos todos

para que salga lo mejor posible, y si hay errores, bueno, pasan, pero tratamos de ser todos

responsables, viste…cuando hacemos las reuniones, el que tiene un entripado que lo

suelte! Y se arma la podrida…”

Quizás la gran contribución de las empresas recuperadas sea, justamente esa, la conciencia

de la percepción compleja de la solidaridad, transformando la cooperación despótica

(Marx, 1867) en una cooperación que supere el consentimiento y arribe al consenso de

clase. Desconocer el conflicto es situarse en una postura ingenua que no lo disuelve de


ningún modo, desconocer al mismo tiempo su interdependencia de lo social iría en la

misma dirección disolvente, es necesario entonces incorporar la noción de identidad y

modulación del poder (Foucault, 1992).

“...para nosotros el día más conflictivo fue el 24 de mayo del 2002, porque ahí es donde

ganamos la imprenta, viste…y no la ganamos solos, sino con el conjunto de la sociedad.

Por eso digo yo que nunca hay que olvidarse de dónde venimos… Porque ahí es donde

ganamos la imprenta, se puso en juego el movimiento, las organizaciones barriales, las

asambleas populares…”

Así el compromiso con el afuera resulta esencial como hecho fundador, en el que se

entabla el inicio de una lucha inédita en sus características, hasta aquí se la ha asociado a un

hecho defensivo, sin embargo la conciencia del semejante se unifica en la percepción de

cuestiones de vínculo que lo trascienden. Así adviene el descubrimiento del derecho, en el

sentido del poder judicial y en el sentido ciudadano, derecho del trabajo versus derecho de

propiedad, de lo político, en el sentido tanto crítico como participativo (leyes de

expropiación, representaciones políticas diversas), como solidarias: “si tocan a una nos

tocan a todas” (18 de Diciembre –ex Brukman-, Buenos Aires Una Empresa Nacional

Hotel Bauen, por ejemplo). Lo social estaba presente en la empresa taylorista,en estas

experiencias se materializan e introyectan como ser genérico redescubierto.

“...Bueno, desde lo colectivo no terminó… sigue… porque no sólo estamos trabajando acá

en la producción sino que estamos saliendo a la calle a otros conflictos, …reuniones o

algún lugar donde nos inviten que podemos volcar nuestras premisas también… o sea que

para nosotros es lo mismo que antes pero con más trabajo, … antes hacíamos lo mismo

con poco trabajo en la imprenta… ahora hacemos lo mismo con mucho trabajo en la

imprenta…”

Es posible interrogarse e interrogar en diálogo con los trabajadores para comprender que

muchas categorías estallan, qué es la sociedad, qué es padecer, qué es la salud en el trabajo,

qué es trabajar. Ser en la unidad de trascender en lo social y en la clase, ser más allá del


hecho productivo reducido, es producirse en esta práctica recuperada. El descubrimiento de

un método propio.

“... Si. No es el mejor, no es el único (en relación a ser un “modelo alternativo”). Es algo

que es posible, que se puede por fuera de los sindicatos; que se puede con la sociedad, y

que se puede trabajar de otra forma más distendida…o sea, podés ganar un poco menos,

pero te divertís un poco más; por eso está esa variación. Nosotros no ganamos todavía el

salario que queremos, pero nos divertimos en el trabajo…te sentís bien acá…”

O bien:

“... Si se pierde el espíritu, perdés la batalla, te vas a quedar acá adentro con una fábrica

produciendo, con el peligro de tomar gente, y…a la larga, se hace patrón, viste…te pasa lo

de SANCOR...”

La recuperación de un método productivo social propio no puede sino tejerse en conflicto

con el método y el contexto que penetran las experiencias autogestivas y las disuelven. El

mérito sin duda será seguir demostrando que la experiencia puede ser, a la par que

cuestionada, reflexionada.

7. Nota final a modo de conclusión

Las reflexiones en torno a las modificaciones operadas en la subjetividad y al colectivo de

los trabajadores que recuperaron sus fuentes laborales, pueden ser elaboradas en dos

direcciones, en un proceso anclado en lo individual singular o bien centrando el análisis en

los niveles de las identificaciones que se disparan a partir de la mutación sistémica y el

continuum de exclusión-extinción social, producto en buena medida de los procesos de

superfluidización de la fuerza de trabajo. En este cruce se intenta comprender la dinámica

de la construcción identitaria que enfrentan los trabajadores de empresas recuperadas en

esta coyuntura, tanto como en lo singular de la experiencia como en los elementos de

descubrimiento que arrojan entre múltiples tensiones y conflictos tanto externos como al

interior de la planta.


Hemos enfatizado que ya no es posible avanzar con el análisis sin tener en cuenta estas

grandes mutaciones que alteran la histórica construcción asalariada dando lugar a nuevas

categorías analíticas. Por un lado se sostiene el concepto de trabajo mercancía, pero al

mismo tiempo en estas experiencias se reformula ya que el trabajo peculiar autogestivo

exige poner al descubierto el trabajo en la cadena del colectivo como cooperación

despótica, para pasar al trabajo en cooperación consensuada, es decir el co-trabajo con la

toma de conciencia que no es posible subsistir como empresa ni como sujetos trabajadores

sino es por medio del sostener el colectivo en todas sus amplias dimensiones internoexterno

a la empresa.

Sin duda el lazo social (de Ipola, 1997), se materializa en esta doble percepción en la tarea

y en la lucha convergente del movimiento y la propia comunidad circundante y sus

organizaciones asamblearias, como un círculo que se estrecha y se amplía pendular y

continuamente para atravesar la muralidad fabril taylorista, intentando desbordar –como se

demuestra- la restringida práctica productiva en la dirección de estrechar lo social y lo

comunicativo (Hardt y Negri, 2002). La insinuada nueva identidad social del trabajador de

fabricas recuperadas se nutre de estos vínculos polimorfos, de estas singulares caras

poliédricas que lo atraviesan.

Así aparece la cuestión del método y del intelecto colectivo. Recuperar el espacio físico,

infraestructural, no es más que un punto de partida, una territorialización en el desarraigo

expulsivo del mercado laboral, es el inicio de descubrir las tensiones, los conflictos de la

supervivencia cuando este por cuenta propia se materializa en medio de las negaciones

ficcionales del trabajador libre. Advenir a otra lógica es reapropiarse de la enajenación del

método y su previa asignatura siempre pendiente, es la apropiación del saber colectivo y de

la propia materialidad del colectivo cooperativo.

Bibliografía

Alaluf, M. y Rolle, P. (2005), “¿Clase sin obreros?, ¿obreros sin clase?, en Lo que el

trabajo esconde. Materiales para un replanteo de los análisis sobre el trabajo, textos de B.

Lahire y otros, Bifurcaciones. Traficantes de sueños, Madrid.


Almeida Filho (1992), N., Epidemiología sin números, Serie Paltex, Nro.28, OPS/OMS,

Washington.

Antunes, R. (2003a), ¿Adiós al trabajo? Ensayo sobre la metamorfosis y el rol central del

mundo del trabajo, Ed. Herramienta, Buenos Aires.

Antunes, R. (2003b), “Trabajo y superfluidad”, en Revista Herramienta, Invierno de 2003,

Buenos Aires.

Battistini, O. (coord.) (2002), Lsa atmósfera incandescente. Escritos políticos sobre la

Argentina movilizada, Asociación Trabajo y Sociedad, Buenos Aires.

Battistini, O. (2004), “Las interacciones complejas entre el trabajo, la identidad y la acción

colectiva, en El trabajo frente al espejo. Continuidades y rupturas en los procesos de

construcción identitaria de los trabajadores, O. Battistini (coord.), Prometeo, Buenos

Aires.

Bialakowsky, A. L. y Fernández, B. (1994), Las articulaciones laborales, Centro Editor de

América Latina, Buenos Aires.

Bialakowsky, A.L.; Rosendo, E.; Haimovici, N. (2002), “Coproducción investigativa. El

encuentro de los discursos”, en Ciencias Sociales, Revista de la Facultad de Ciencias

Sociales Nro. 51, Universidad de Buenos Aires.

Bialakowsky, A.L.; Hermo, J.P. y Lusnich, C. (2003), “Dilución y mutación del trabajo en

la dominación social local”, en Revista Herramienta, Invierno de 2003, Buenos Aires.

Bialakowsky, A.L.; Reynals, C.; Zagami, M.; Crudi, R.; Costa, M.I. y Haimovici,

N. (2004a), “Procesos sociales de exclusión-extinción. Comprender y coproducir en

las prácticas institucionales en núcleos urbanos segregados”, en Desigualdad,

pobreza, exclusión y vulnerabilidad en América Latina. Nuevas perspectivas

analíticas, L. Mota Díaz y A. D. Cattani (coord.), UAEM-CEMAPEM-UFRGS-ALAS,

Toluca, México.

Bialakowsky, A.L. (2004b), “Prólogo. Identidades en el mundo del trabajo. Entre la

implicación y la interpelación”, en El trabajo frente al espejo…Op. Cit.

Bourdieu, P. (1999), “Efectos de lugar”, en La miseria del mundo, P. Bourdieu (direc.),

FCE, Madrid.

Castel, R. (1997), La metamorfosis de la cuestión social, Paidós, Buenos Aires.

Coraggio, J. L. (1999), Política social y economía del trabajo. Alternativas a la política

neoliberal para la ciudad, Miño y Dávila editores, Madrid.

de Ipola, E., Las cosas del creer. Creencia, lazo social y comunidad política, Ariel, Buenos

Aires.

Dubar, Claude (1991), La socialisation, construction des identités sociales et

professionelles, Armand Colin, Collection U., Paris.

Dubar, Claude (2000), La socialisation, Armand Colin, Paris

Fajn, G. (coord.) (2003), Fábricas y empresas recuperadas. Protesta social, autogestión y

rupturas en la subjetividad, Centro Cultural de la Cooperación, Buenos Aires, 2003.

FFyL (2005), “Las empresas recuperadas en la Argentina”, Informe del Segundo

Relevamiento del Programa Facultad Abierta (SEUBE - Facultad de Filosofía y Letras -


UBA), en el marco del Programa Interdisciplinario de Transferencia Científico - Técnica

con Empresas Recuperadas por sus Trabajadores (UBACyT de Urgencia Social F-701).

Foucault, M. (1992), “las relaciones de poder penetran en los cuerpos”, en Microfísica del

poder, Las ediciones de La Piqueta, Madrid.

Gaudemar, Jean-Paul (1991), "Preliminares para una genealogía de las formas de

disciplina en el proceso capitalista del trabajo", en: Espacios de Poder, Ed. La Piqueta,

Madrid.

Giddens, A. (1998), La Transformación de la Identidad, Ediciones Cátedra, Madrid.

Hardt, M. y Negri, A. (2002), “Los pasajes de la producción”, en Imperio, Paidós, Buenos

Aires.

“Informe del relevamiento entre empresas recuperadas por los trabajadores”, Programa

Facultad Abierta, Secretaría de Extensión Universitaria, Facultad de Filosofía y Letras,

Universidad de Buenos Aires, 2003.

Karsz, Saül (2004) “La exclusión: concepto falso, problema verdadero, en S. Karsz

(comp.), La exclusión:bordeando sus fronteras. Definiciones y matices, Gedisa,

Barcelona.

Kulfas, M. (2003), “El contexto económico: destrucción del aparato productivo y

reestructuración regresiva”, en Empresas recuperadas. Ciudad de Buenos Aires, Gobierno

de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Lewkowicz, I. (2002), “Asambleas: obstáculos, límites, producciones”, en Sucesos

argentinos. Cacerolazo y subjetividad postestatal, Paidós, Prov. Buenos Aires.

Margel G. (2000), “La reconfiguración de las identidades profesionales antes los cambios

sociotécnicos: la difícil tara de construír una nueva definición de Si”. Ponencia presentada

en el 3er Congreso Latinoamericano de Sociología del trabajo.

Marx, K. (1867), El Capital. Crítica de la Economía Política, Tomo I, Cap. XI, FCE

(1973), México.

Menéndez, E. (1992), “El modelo médico hegemónico. Estructura, función y crisis” en

Morir de alcohol. Saber y hegemonía médica, Alianza Editorial, México.

Mészáros, I. (1999), Más allá del Capital, Vadell Hnos. Editores, Caracas.

Novo, L. (2005), “El lugar social del Trabajo. El papel del mecanismo empleo – desempleo

en el capitalismo mundial integrado, en Trabajo y Subjetividad, Paidós, Buenos Aires.

Póstuma, A.C. (2001), “Tendencias en la reconversión de los mercados de trabajo:

comparando la OCDE con América Latina”, en Revista Latinoamericana de Estudios del

Trabajo - ALAST, Año 7, Número 14, Prov. Buenos Aires.

Postone, M. (2005), “Repensando a Marx (en un mundo post-marxista?), en Lo que el

trabajo esconde…, Op. Cit.

Rebón, J. y equipo (2004), Desobedeciendo al desempleo. La experiencia de la empresas

recuperadas, Ediciones Picaso/La Rosa Blindada, Buenos Aires.

Saussure F. (1975), Curso de Lingüística General, Ed. Losada, Buenos Aires.

Susser, M. (1991), Conceptos y estrategias en epidemiología. El pensamiento causal en las

ciencias de la salud, FCE, México.


Virno, P. (2003), Gramática de la multitud. Para un análsis de las formas de vida

contemporáneas, Ed. Colihue, Buenos Aires.

More magazines by this user
Similar magazines