12.05.2013 Views

Pinchar aquí para ver PDF

Pinchar aquí para ver PDF

Pinchar aquí para ver PDF

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

P R E G Ó N

DE LA

SEMANA SANTA

DE LA MUY NOBLE Y

LEAL CIUDAD DE CEUTA

PRONUNCIADO

EN EL TEATRO-AUDITORIO DEL REvELLíN

EN LA MAÑANA DEL v DOMINGO DE CUARESMA,

25 DE MARZO DEL AÑO DEL SEÑOR DE 2012

Por

D. Francisco Javier Pérez López

Organizado por el Consejo Diocesano de HH. y CC.

de la Ciudad de Ceuta


A mi mujer, Meli por tantas y tantas cosas vividas.

A mi hijo Pablo, por ser un niño ejemplar y del que estoy

seguro, disfrutara mucho de este Pregón.

A mis niñas, María y Cristina por hacerme cada día ser

un padre feliz.

Y a toda mi familia, porque de sobra sé que hoy recordaran

muchos recuerdos y sentimientos.


ORACIÓN

Ya que dicen los Judíos que se proclama Rey, vamos a coronarlo dice uno

trayendo una corona de espinas… Aquel otro trae una caña para que haga

de cetro, y el de más allá un trapo viejo para echárselo a la espalda… Y así

fingen reverenciarlo, doblando las rodillas ante Él, y diciendo ¡Salve, Rey

de los Judíos!.. Los salivazos, la sangre, el sudor y el polvo de la estancia

quieren ocultar la majestad y la hermosura de aquellos ojos, de aquella cara…

¡Ay, mi Cristo solo! Que cuando vine a orarte, no me atreví a mirarte a

los ojos, a la cara…Tan solo me fije en tus pies descalzos. Yo que fui el que

con tanta saña te coronó de espinas; o aquel otro que te colocó la caña; o

el que fue a buscar la clámide púrpura y ahora tan solo murmura, porque

allí aprendí a orar ¡Señor! A pie descalzo, con sencillez, añadiendo tan solo:

¡Oh! Humildemente, ¡Oh! Pacientemente.

A pie descalzo penitente, por calle Jáudenes, velarde o por Gran vía,

calcando la planta del pie por las calles de mi tierra… despojadas las alpargatas,

así entramos en la revolución espiritual…

A pie descalzo nazareno, como ese niñito que empieza a tenerse en pie,

pero que todavía no puede andar. Queriendo a todo trance llegar hasta lo

más alto de una escalera para unirse a su mamá ¡Madre de la Palma en

Domingo de Ramos! Levantando su piececillo para subir el primer peldaño

¡esfuerzo inútil! Vuelve a caer una y otra vez sin adelantar ni tan siquiera

un solo paso… Pues bien debemos ser como ese pequeñillo… Dios nos pide

más que buena voluntad… a pie descalzo, paso a paso, como nazarenitos

del Dulce Nombre que comienzan a caminar. Así abrimos el camino…

A pie descalzo penitente, desnudos de la suela, de la capa entre la suela

y el pie, al igual que Nuestro Padre Jesús el Nazareno… Esa capa que no

nos deja sentir la dureza de nuestra Tierra…

A pie descalzo nazareno, buscando como busca la Esperanza: la originalidad

y la pureza; las raíces, las tradiciones; el sol, la luna y las estrellas

a la orillita de este mar…

A pie descalzo costalero, desnudos de postizos, de parches, de adherencias,

de protagonismos…con sencillez, sin hacer ruidos, sin afán de dejar

pisadas para que otros nos sigan… así caminamos y así caemos… como

Nuestro Padre Jesús Caído…

A pie descalzo nazareno, con el corazón en vilo viendo salir a María

Santísima de la Caridad, entrando en lo desconocido, en lo que no se mide…

En la aventura de llegar a Dios, de experimentarlo aún viéndolo sufrir

la “Flagelación”, porque lo sentimos cercano, amigo…

• 7 •


A pie descalzo. Anonadados y asombrados… Fascinados por el Trascendente,

como nos fascinamos viendo caminar a Jesús Cautivo “El Medinaceli”

mientras le reza la hermosa mujer caballa… Así caminamos. A pie

descalzo, paso a paso, buscando como buscan peregrinos, sabiendo que

quizás la próxima vez estarán con Él, los ancianos, los enfermos… buscando

el sentido último de la vida y la razón última para vivir… así caminamos.

A pie descalzo, paso a paso, tenemos que poner en el camino de la oración

nuestro ser cristiano… Porque Jesús amaba ¡Ay mi Virgencita del Amor!

Nosotros también amamos.

Porque Jesús oraba antes de su “Encrucijada”, la Virgen de las Lagrimas

también oraba… El estilo de Jesús es la única razón para esta aventura, para

esta experiencia… el Cristo de la Paz…

Confiados en la luz y la fuerza de su Espíritu, así lo decimos: ¡Cristo de

la Buena Muerte, enséñanos a orar!

Fuera sandalias, los pies libres, despojados…

Fuera el postizo, fuera lo que distancia, lo que separa. Desnudo y libre el

corazón como el Cristo de la vera Cruz, o cuando lo llevan en su Traslado

al Sepulcro, en su Buen Fin…En la Soledad de su Santo Entierro…

Es tiempo de hacer camino, de hacer éxodo. Es tiempo de abrir el corazón

hacía una Tierra prometida, un mundo nuevo, un hombre utópico pero real,

el que vive según el estilo del Resucitado…

Y gracias, Señor Dios, por mi virgencita de las Penas, La mujer que, a pie

descalzo, entró en tu tierra, y Tu la hiciste en Tu llama Luz para muchos; y

Tu la hiciste en Tu llama y en Su llama, una nueva llama: Jesús.

INTROITO

¿Y que es la Semana Santa?.. Si esta pregunta la formulara yo desde este

atril como si fuera una pregunta en una clase de Religión de cualquier colegio

de nuestra ciudad, seguro que obtendría una respuesta y una visión distinta

sobre que es y lo que significa para cada uno de nosotros… Estoy convencido

que todas las respuestas tendrían una razón bien argumentada y que todas

serían validas. Pero todo cambiaría si la pregunta fuera ¿Qué es para ti la

Semana Santa? La respuesta y la visión antes mencionada cambiaria casi

por completo de un alumno a otro, puesto que para cada hijo de vecino la

Semana Santa, aún dentro de unos parámetros, es distinta y la vivimos de

una manera diferente. Pues ahí es por donde intentaré adentrarles en esta

mi Semana Santa… En este mi Pregón.

No esperéis queridos amigos el turno en el que hablaré de su Hermandad,

para así regalarles los oídos con piropos a sus Titulares; ni con versos y

rimas que pudieran llegar a emocionar sus sentimientos… Si bien es cierto

• 8 •


que, como ya he dicho antes, cada uno de los que estáis sentados en estas

butacas tenéis vuestro Pregón en la cabeza, más cierto es que en nada se

parecerá a este que ahora empiezo a relatar… Y que a buen seguro, después,

entre la salida de este recinto y el paseo hasta la tradicional recepción al

Pregonero en el Hotel la Muralla, tendrá mil opiniones y críticas… Pero

así debe ser y así será.

Me gustaría comenzar diciendo que para mí la Semana Santa, sin descuidar

las demás obligaciones, es la forma que tiene este “Caballa”, cristiano

convencido, de vivir la Iglesia desde la devoción a Nuestro Padre Jesús y

a su Madre, María Santísima y reflejado en aquel Cristo de mis mayores…

Es un todo, debe ser un todo. Un auténtico reflejo de la vida de cada uno

de nosotros y amparados en una Fe que tiene que mover montañas al compás

de aquel “Paso de Palio”… Y aderezado con ese cúmulo de vivencias,

de sentimientos, de sensaciones, de momentos que cada uno de nosotros

llevamos en lo más profundo de nuestro ser… Y que nos sirven de soporte

para dar los pasos acertados y así acercarnos un poquito más a Dios.

La vida es, en ocasiones, una auténtica Encrucijada llena de Lagrimas

¡Valle de Lagrimas! que decía aquel; Es la cruda y dura Amargura de aquella

Madre por ver a un Hijo por tres veces Caído en ese maldito mundo de la

droga; Sin lugar a dudas es vivir la Soledad en el Entierro de los nuestros; O

padecer los Dolores de tener a alguien Cautivo y quizás nunca Rescatado;

Es el, llegado el momento, desear tener una Buena Muerte aún teniendo el

Mayor Dolor posible; También es una verdadera Vera Cruz la que vive el

anciano en el Desamparo de sus hijos; o el vivir la última Expiración de tú

amado mostrándole hasta el final todo el Amor…

Pero también, hermanos en Cristo, también, y estoy seguro de ello, es

el agitar de Palmas en señal de alegría al oír el Dulce Nombre de Jesús en

aquel Domingo de Ramos; Y si, hermanos, es tener Caridad con el Flagelado

atado a la columna de la vida y reflejado en el enfermo, en el hambriento

¡En el que ya no le queda nada! sin que tu mano izquierda sepa lo que hizo

la derecha… con el desvalido; Tenemos que ser Humildes con los demás y

más Pacientes con los jóvenes para que de una vez por todas los momentos

de Penas se conviertan en alegría; Tengamos Piedad con el que la necesite

para que todos tengamos un poquito de Paz; Seamos, en definitiva, ese Nazareno

que camina con la única Esperanza de llegar al Buen fin siempre de la

mano de su Madre Concebida sin pecado original… Y así hasta llegar a esa

Aurora mágica de una mañana de Domingo de Resurrección con el Triunfo

de una Santa Cruz…. Mientras vuelven a sonar, por entre las callecitas de

mi tierra, los inconfundibles compases de aquella canción “Alma de Dios”.

No es sencillo hacer una exaltación pública de Fe, teniendo en mi interior

sentimientos tan dispares, y que, salvando las distancias, en algún

momento pudieran llegar a aproximarse a los que tuviera Jesucristo en su

Pasión. No es sencillo manifestar la alegría que ahora mismo siento cuando

no todos pueden compartirla o cuando se multiplican los problemas en mi

• 9 •


querida Tierra. No es sencillo ver morir a gente por ajustes de cuentas o

por el simple hecho de ser mujer universitaria; o el ver aterrados quemar

coches a diario o el como olvidar esa pesada espada de Damocles que pende

sobre nosotros con el padecimiento de esta tan temida crisis, cuando la

gente pasa penurias, cuando miles de niños mueren a diario… Pero aún así

solo tenemos el camino de la Fe, la oración y seguir el ejemplo de Cristo…

el ser solidarios con el prójimo…

Lo que si es bien cierto es que para este que ahora os habla es un honor

y un reto el poder pregonar la Semana Santa de la tierra que me vio nacer

y a la que llevo en lo más hondo de mi ser… Y así poder poner mi humilde

granito de arena a engrandecerla y magnificarla.

Ni que decir tiene que añadir mi nombre a tan ilustre elenco de Cofrades

y que han pasado por el trance que paso yo ahora, la verdad es que me

llena de orgullo.

Muchos de los que hoy os encontráis aquí me conocéis en otras muchas

facetas de distinta índole y que hacen que me considere un mantenedor de

las tradiciones de mi Pueblo… Como yo hay más gente aquí sentada, pero

por desgracia no somos demasiados… Necesitamos que haya más compromiso,

más implicación y que todas nuestras fiestas sean un auténtico reflejo

del sentir del Pueblo Caballa.

Y aquí me tienen, intentando hacer algo para lo que desde ya digo ni

tengo facilidad ni quizás las cualidades idóneas… Pero lo que también es

bien cierto es que será muy difícil que diga que no a algo que se me pida

y que pueda servir para que Ceuta siga cumpliendo con alguna de sus

tradiciones…

Y no podría continuar este Pregón sin antes agradecer las palabras de

mi querido amigo Paco… De sobras se que son sinceras y cargadas de un

profundo cariño hacia mi persona, antecesor en el arduo trabajo de pregonar

la Semana santa.. Y al cual tengo que agradecer los valiosos consejos dados

para así poder enfrentarme a esta exaltación con las mayores garantías de

éxito…

A mi Hermandad del Rocío por que fue ella la que me dio la oportunidad

de medirme en el difícil arte de pregonar…

Y hoy que es un día tan importante para mí… Día que trae prendido

en su solapa un regimiento de momentos, aquel batallón de recuerdos, de

vivencias y cargado, hasta las trancas, de sentimiento… No podría olvidarme

de mi Hermandad de las Penas. Aquella que contando yo con apenas seis o

siete años y cuando ya empezaba a tener una “mijita” de conciencia, en mi

querido colegio de San Agustín, de lo que era la Semana Santa, la Semana

Santa de un niño, me acogió en su seno… Y me enseñó y fue inculcando,

por entre las tramoyas y los entresijos de este maravilloso y a la vez difícil

mundo de las Hermandades, casi todos sus secretos… hasta el punto de

llegar a regir sus designios.

• 10 •


Y como no a todos vosotros, mis pacientes oyentes, por estar hoy aquí,

conmigo… Los que habéis decidido venir no a escucharme a mi, si no a

oír hablar de Semana Santa que es lo que realmente importa. Espero no

fallaros…

Hoy me subo a este escenario, del que había oído decir que era frío,

excesivamente grande y desangelado, yo no puedo decir eso, estoy seguro

que me voy a sentir muy a gusto en él… Hace poco más de un mes viví,

en estas mismas tablas, uno de los momentos más emocionantes que jamás

haya podido vivir… Con los sentidos compases de aquella canción.

Señor, dame fuerzas para lo que hoy pretendo trasmitir… Señor, necesito

sentir tu aliento y, si me lo permites, ser durante este soñado ratito una

prolongación de ti

¡Señor! Dame tu fuerza… Esa fuerza necesaria para saber trasmitir y

magnificar tu Gloria…

PRESENTACIÓN

Provengo de una familia, tanto por la paterna como por la materna, de las

de antes… Familias grandes, de muchos hermanos, tíos, primos, sobrinos…

De militares de los de ayer y con un profundo sabor añejo a esa esmerada

educación cristiana y con unos valores éticos, morales muy arraigados…

Mi nombre es Francisco Javier Pérez López. Nacido en esta bendita

ciudad. Casado con una extraordinaria mujer que me dio la oportunidad

de ser padre de tres maravillosos hijos…

Y ahora resuena la enérgica voz de mi Capataz y que con un ¡Pararse

ahí! Me obliga a detenerme y así poder dar las gracias a dos seres importantísimos

para mí…

Una es mi madre… Bueno, pero para hablar de ella necesito estar más

metido en faena, en la historia que pretendo hoy trasmitiros…

Y luego esta mi padre ¡Qué les digo de mi padre! Pues que es un ser

increíble. Un hombre, un caballero de los pies a la cabeza… De esos que

ya no quedan. Con unos valores éticos como el honor o la lealtad llevados

hasta sus últimas consecuencias… Y que por desgracia se van perdiendo

en esta sociedad que nos ha tocado vivir y que tanto vamos a echar en falta.

Gran padre y mejor abuelo… Muchos de vosotros lo conocéis y aunque

a veces se crucen con él por la calle creyendo haberse cruzado con Marlon

Brando en “Apocalypsis Now”, os puedo asegurar que se encuentran ante

un hombre extraordinario y ejemplar y con un corazón, a pesar de los

numerosos muelles que lo cruzan, enorme… Y que hace que, a diario, siga

dándonos lecciones de cómo comportarnos en la vida… ¡Ah, se me olvidaba!

Cuanto más llueva o más frío haga, ese que ven, unas veces sentado, otras

• 11 •


añándose en la playa de la Ribera, rodeado de cientos de pavanas… Ese

¡Ese es mi padre!... Y yo estoy orgulloso de ser tu hijo…

Pero hoy, y ellos se que me lo van a permitir, el protagonista de esta

historia, junto a Jesús y María, es mi abuelo… Es el Pregón de un nieto y su

abuelo… El Pregón de un Ángel…

Por que yo tengo un Ángel en el Cielo y que no es otro que mi abuelo…

El Lelo Rafael…

El día veinticinco de Marzo celebramos la Anunciación a María… “El

Ángel del Señor, saludo a María”…

La palabra ángel significa mensajero de Dios. El que trae buenas noticias

de parte de Dios… Y eso es lo que yo hoy, con la ayuda de ese “Ángel”

voy a intentar hacer… Pregonar la Semana Santa es traer el mensaje de la

Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo y reflejadas en

estas cuarenta cuartillas…

Aunque ya son casi catorce los años en que no te tengo físicamente a mi

lado, hoy sigues, más que nunca, estando presente en aquel crucificado de

tu habitación, aquel que desde mucho antes de que yo existiera ya presidía

y velaba los sueños de tu numerosa familia… y de la que aún pende aquella

primera escarapela que un día yo te regale.

Estoy convencido que si ahora extendiese mi mano estarías a mi lado

¡Cómo siempre!... Alentándome para que lo que hoy salga de aquí este a

la altura de lo que de mí se espera… Llevándome de la mano por nuestra

Semana Santa como lo hacías tiempo atrás, cuando en el portal de la Calle

Cervantes, nos ibas relatando los pormenores, los detalles de cada una de las

Cofradías que por allí iban pasando, calle arriba, camino de la Carrera Oficial

en la Plaza de los Reyes… velando por mí, como en aquel amargo trance…

Los dos sabemos, Lelo, que hoy es un día muy especial para mí. Hace

justamente un año, tal día como el de hoy desperté paralizado desde el

cuello hasta los pies… Once largos días y con sus noches para no dormirme

a veces por el miedo a no despertar; de pensar el que sería de uno de

quedarse así… atado de pies y manos… Once largos días para luchar y no

desfallecer, aunque a veces me asaltaran los miedos… de no rendirse… Con

Esperanza, Divina Enfermera.

Y allí estuviste tú, durante aquellos once días… “Medicina de Dios”,

Rafael. Mientras en la habitación de aquella casa, al final del pasillo, ante

aquel crucificado descolorido ya de tantas y tantas oraciones a lo largo de

toda una vida ¡Cuántas veces habrá besado sus pies!..Una anciana mujer

elevaba una última plegaria…

Que cerca estuve de ti… Que cerca estuve de Él… Solo con Fe y con el

apoyo de todos, especialmente de nuestra familia, sigo pudiendo ver la vida

de la misma manera…

Quisiera, Lelo, aprovechar la ocasión, creo que una de las cosas por

las que tenía ganas de ser yo el que diera el Pregón es por la oportunidad

• 12 •


que se me brindaría, con la repercusión que esto tiene, para poder dar las

gracias no solo a las gentes del mundo cofrade, si no también me gustaría

hacerlo extensible a toda la ciudadanía ceutí… De sobras se que muchos de

los que hoy os encontráis aquí, os interesasteis por mí, rezasteis por mí… A

buen seguro que aquellos tres golpes de llamador, aquellos que el grandote

de barbas, ese que tu conoces de cuando vivía en la Calle Ingenieros y que

luego también fue soldadito “regular”, tuvo a bien cederme, para que fuera

yo el que, mientras sonaba una marcha “Hermanos costaleros” interpretada

magistralmente por la Banda del Maestro Tejera… Yo, que aún me siento

costalero, fuera el encargado de dar los tres golpes de llamador que nos

avisan, que nos ponen en alerta de que, y como cantaba aquel ¡Que dicen

que hoy pasa por casa el Hijo de Dios!

LA PUERTA

EL PREGÓN

vuelvo a repetir que hoy veinticinco de Marzo -día de la anunciación a

María, como la “seda” que preside su esplendoroso “techo de Palio”-, es un

día muy importante en la vida de este que ahora os habla… Son momentos

de recuerdos ¡Tantos recuerdos!, de vivencias y experiencias y de muchos

sentimientos que pugnan por salir al exterior… por hacerse conocer. Pero

también es momento de poder devolver todo aquello que desde pequeño se

me fue inculcando, todo aquello que, al pasar de los años, se me fue enseñando…

y no solo en este bendito mundo de las hermandades y cofradías,

de la Semana Santa en definitiva, si no también, y quizás esto sea lo más

importante, una vida “al laíto” de Jesús y de María…

Atrás quedaron los largos días de arduo trabajo; Ya finalizaron aquellos

cultos en honor de nuestros Sagrados Titulares; Terminaron los ensayos de los

costaleros y estos están puestos y dispuestos para pasear por los rincones de la

ciudad, por las callejuelas de vuestra infancia, a nuestro Padre Jesús y a María,

su madre bendita; los “pescadores de imágenes” ya repasan el itinerario a

seguir con el fin de captar, ya quedaron atrás aquellos viejos “carretes”, las

mejores instantáneas, el mayor número de “postales”… Ojalá que el Jueves

Santo se presente una noche serena, de candelería “encendía” y pueda ser

mi virgencita de las Penas próximo cartel anunciador de estos siete días; la

madre ya prepara la túnica nazarena, aquella que un día llevara el abuelo a

mediados del siglo pasado; ya se despacharon las últimas “papeletas de sitio”

a los penúltimos despistados, al que viene desde lejos a acompañar al Cristo

de su infancia; La dura labor de priostía ya dio sus frutos reflejado sobre todo

en ese altar donde María, la Madre, paso de la alegría de un Rosario de la

• 13 •


Aurora a ser mujer dolorosa en su esplendoroso “Paso de Palio” y que ya

reluce como aquel rayo de sol que nos llega desde el Levante…

Todo comienza con la apertura de una puerta… Puerta que guarda un

profundo sentimiento, que esconde emociones tan dispares y que, a veces,

nos trae el recuerdo de aquellos seres que hoy ya no están entre nosotros y

a los que tanto añoramos…

Una puerta, Lelo, igual a la que tu tantas veces traspasaste… Siempre en

aquel banco de la séptima fila del lado del Sagrario… Siempre en misa de

once… Siempre en esa Iglesia de San Francisco donde hice mi Primera Comunión

y donde años más tarde uní mis días a esa maravillosa mujer… Esa

puerta, Lelo, esa puerta, que no se por qué ni por quién, tanto se me resiste.

Hoy día, como sabrás, la Fervorosa y Agustiniana, y recalco lo de Agustiniana,

Hermandad de las Penas seguimos saliendo del mismo dintel desde

el que presenciaste, en aquella semana santa de 1998, la última salida…

Año en el que partiste, siempre al servicio de Dios, destinado a la quinta

nube de aquella sección celestial donde diriges, siempre de la mano de Dios,

ese regimiento de ángeles con fajas azules y capas blancas al viento de una

placita de los Reyes…

Ese dintel cerrado por un portalón y que ha sido modificado ya en numerosas

ocasiones con el fin de disimular las carencias que presenta el gélido

entorno en las salidas procesionales cada Jueves Santo. Y es que

Señor vicario, como máximo representante de la Iglesia en mi ciudad,

Padre Isidro Labrador, como Director espiritual de esta mi Hermandad

¿Director espiritual?.. Y quien más haya merodeado por entre estas líneas

de la vida cual mano negra…Mi hermandad de las Penas, aun teniendo

su sede canónica entre los cuatro muros que conforman mi querida Iglesia

de San Francisco… Una nomina importante de hermanos, casi todos ellos

procedentes de ese colegio cercano, el de San Agustín y con las posibilidades,

tanto humanas como de otra índole, necesarias para seguir creciendo

y haciendo crecer siempre en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu

Santo… Mientras a esta hermandad se le deniega, por el capricho de algunos,

la posibilidad de poder salir desde su casa… Mientras esta hermandad

sigue saliendo desde un “local” frío como un témpano de hielo y al que

todos conocen como "patio"…”El patio de las Penas".

Un patio que no reúne las condiciones adecuadas para que el Hijo de

Dios representado en este Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y su

bendita Madre Nuestra Señora de las Penas tengan como punto de partida

para su manifestación publica de Fe, para su Estación de penitencia a la

Santa Iglesia Catedral.

Se que no me vas a prohibir que lo diga, Lelo. Ya sabemos que con los

tiempos que corren escocerán estas mis palabras y quizás tengan consecuencias

negativas para este que ahora os habla… Creo que la razón está de

nuestro lado y yo soy además del Pregonero, el máximo representante de

la corporación que dirijo ¡Soy su Hermano Mayor!... y además si no apro-

• 14 •


vechara la ocasión que este atril me brinda, no seria yo y me traicionaría a

mi mismo… y a los que represento.

Te contaré, Lelo, que durante la obras de remodelación de la plaza de los

Reyes, se produce un movimiento de tierras que provoca desperfectos en la

ya de por si maltrechas estructuras de la iglesia, lo que obliga a su cierre y

a su reconstrucción… Es este el momento que la hermandad aprovecha, ya

que en el lateral de la iglesia se había realizado una puerta con las dimensiones

adecuadas para el discurrir de los pasos procesionales… y lo que es

mas importante, una puerta que comunica directamente con Dios y no con

un patio huérfano de espiritualidad… Como os digo es el momento para

lanzarse a solicitar poder salir desde su casa… Desde una puerta de las de

verdad, de la de sacar pasos…

Esta ansiada puerta, como te digo Lelo, tiene las medidas perfectas para

el transitar de una Cofradía, pero un bajo muro que la precede, adintela un

espacio insuficiente para que los pasos puedan discurrir por él. Este muro

sustenta una decoración de pésima calidad a base de volutas que buscan el

enmarque de un escudo dominico catalogado como bien de interés cultural

( B.I.C ), un bien de interés cultural que yo he presenciado, durante mi

juventud, como se pintaba a brochazos con pintura “titanlux”.

Y a esto se agarraron los que dicen llamarse “patrimonio”… “Es una joya

que no se puede perder” decía uno “es un bien protegido que no se puede

tocar” decía aquel otro más avispado… Ese Bic era el argumento perfecto

para una vez mas dar largas a la nueva petición por parte de la hermandad

a los dueños de la iglesia, mis queridos padres agustinos y encontrarnos

con el tan repetido NO de la comisión a nuestro sueño…

¿Y dónde está la piedra verde que ha desaparecido de la fachada del

Santuario de África y que era igual a otra existente en la de San Francisco?...

¡Por favor! …Y la Hermandad de las Penas acató la decisión…

Durante el periodo que la Iglesia permanece apuntalada, el escudo, que

era la excusa perfecta al no de la puerta, se desprende junto a gran parte del

arco y se hace añicos… Debido a que este era el argumento utilizado por

el padre Isidro de la mano de la comisión de patrimonio, y al no existir ya

este, la hermandad encarga a los especialistas un exhaustivo y meticuloso

estudio sobre el proyecto de viabilidad de la apertura del hueco que se necesita.

Proyecto que se nos requiere a la hermandad y que posteriormente

se nos devuelve con otro NO por delante y con argumentos lamentables…

Y aquí le dejo está reflexión, Señor Vicario. A usted que gusta de reflexionar

en público y a mí escuchar y disfrutar de cada una de las palabras que

componen sus reflexiones, tenga bien tomar nota de esto que ahora, con el

mayor de los respetos, le digo… Las Hermandades y Cofradías, tanto de

penitencia como de Gloria, somos Iglesia y parte muy viva de esta Iglesia y

necesitamos nutrirnos de ella y sentirnos acogidos en ella… La única forma

que tiene una Cofradía de seguir la Luz de Dios y sentirse Iglesia en toda

su extensión es a través de la tutela del director espiritual de la hermandad.

• 15 •


Dirección espiritual que debe ser el mascaron de proa de nuestro barco…

Un barco que a veces parece hundirse por que el director espiritual rema a

contracorriente o lo que es peor, simplemente no rema…

Me gustaría, Lelo, poder decirles a los Señores de Patrimonio que nos

deniegan la posibilidad de salir desde San Francisco, que nunca olviden

cuando estén en sus tierras, allá en la península, y nunca mas vayan a volver

por la mía, que a una Hermandad con una tradición tremenda y con un

Patrimonio humano y artístico con letras mayúsculas enorme, le cortaron

la posibilidad de crecer aun más si cabe y de dignificar en su máxima expresión

al Señor de la Humildad y Paciencia y a una virgen que, como no

tenia bastante, ahora ya tiene una pena mas.

Que triste, Lelo. Después de tanta lucha por algo que consideramos tan

lógico y vemos tan necesario para esta corporación como sería el poder disponer

la salida desde el interior de nuestra sede canónica… Y ver recogerse

de anochecida a sus amados Titulares en la Iglesia en la que entrando y a

mano derecha, tanto Jesús como María, junto a un Cristo al que llaman del

Perdón, tienen su coqueto y humilde rincón…

EL MUÑIDOR

Como ya te dije en aquellas largas charlas de hospital, las campanas de mi

ciudad cada vez suenan menos ¡ya no se escuchan aquellos repiques de campanas!…

Los tiempos, por lo visto y en ciertas cosas, van cambiando… Pero

no podrán evitar el sonido rítmico, armónico, acompasado de un Muñidor…

Ese sonido lúgubre, con sabor austero, a rancio… Y que debe sonar más fuerte,

para que todos los cristianos lo oigan y salgan a llenar las calles de nuestra

Ceuta y se acerquen a una Plaza en la que habrá que estar en silencio porque

una Puerta descolgará sus cerrojos para que un cortejo comience a caminar…

El muñidor, cuyo brazo con movimientos “martilleantes” y su mente

concentrada en marcar los compases rítmicos de Dios, les sirve a Nicodemo,

a José de Arimatea y a las Santas mujeres a guiar el camino hacía el

sepulcro de Jesucristo… Un cristo inerte de vida, pero vivo y lleno de arte.

Enmarcado en un impresionante grupo escultórico que engrandece aun

mas si puede la Muerte de Cristo. Un espectacular trabajo de imaginería

inspirado acertadamente en un misterio, que me atrevo a decir, ha sido el

misterio mejor concebido por las gubias en cuanto a composiciones sacras

que representan la Pasión y Muerte de Jesús. El misterio de Santa Marta

de Sevilla. El cual representa, igual que el de nuestra ciudad, el traslado al

sepulcro del Dios hecho hombre… Hombre encaminado hacia un entierro

digno, el que se merece cualquier humano y que algunos por desgracia no

les dejaron tener… Santa Marta de Sevilla, permíteme Santa Marta tutearte

un momento… El veintinueve de Julio de aquel año, falleció mi abuelo, el

día de Santa Marta… Él si tuvo un entierro digno. Y quizás por eso quisiera

ahora acordarme de esa niña que llevaba tu nombre: Marta de Sevilla, que

no tuvo la oportunidad de ser trasladada al sepulcro.

• 16 •


LA CRUZ DE GUÍA Y DOS FAROLES

Sin vacilar, la Cruz de Guía sitúa a la Hermandad en ese punto en el

que se entremezcla la baldosa limpia y fría de la Iglesia con el pavimento

rudo de la calle… La Santa Cruz de la Hermandad del Descendimiento nos

anuncia y guía los pasos de la Cofradía en su Estación de Penitencia a la

Santa Iglesia Catedral … Una Hermandad señera donde las haya, silenciosa

y ejemplar en todos sus actos y que nos trasmite tanto respeto…

Franqueándola dos faroles que iluminan el camino a seguir tras del Señor

de Ceuta… Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado “El Medinaceli”…

Un Cristo que nos da la luz y que alimenta la devoción de tantas y tantas

personas… Un Cristo protegido por sus cuatro faroles para poder ver su

cara… La del abandono, la del cautiverio, la de la resignación.

Cuantas veces lo vimos llegar en su Paso conducido a ruedas y constatábamos

el trabajito que les costaba subir la cuesta que los acercaba a la Plaza

de los Reyes… Recuerdo que, a veces, incluso se ponía gente por fuera para

que el Paso no se fuera para atrás…

Hoy en día es una Hermandad en crecimiento, muy bonita en su transitar

y con gente muy capaz… muy buena. En la actualidad salen en Procesión

en Lunes Santo… Y que tienen una virgen de Bejarano espectacular, con

una mirada baja y que es digna de admirar. Como novedad, te diré, que

esta Semana Santa saldrá por vez primera bajo Palio. Yo estoy ansioso por

ver a la virgen de los Dolores, que así es su advocación, en su nuevo Paso

de cajón en color Burdeos… Ahí es nada.

Un Cristo que mueve a cientos de fieles en su traslado desde aquella

iglesia del Príncipe o en su interminable “besapiés”… Pero que no se el

por que, durante muchos años en Jueves santo y en la actualidad en ese

nuevo Lunes de Cofradías, no tiene el respaldo que se merece durante su

procesionar por el centro de la ciudad…

Si me gustaría, Lelo, decirte que estoy preocupado por la perdida de

creencias de la gente, cada día somos más “pasotas”… Donde lo verdaderamente

esencial está dejando de ser importante… y por desgracia cada vez

somos más materialistas…

NAZARENOS Y PENITENTES

¿Recuerdas que también hablamos de los penitentes? Pues ahora me

gustaría ser yo, como hacías tú en aquellas tardes de Domingo de Ramos,

enfundado en tu elegante traje “Príncipe de Gales”, el que te cuente que los

Hermanos con túnicas que portan cirios son los nazarenos… Estos llevan el

capirote alzado, los de cartulina de toda la vida, pero que ahora son mucho

mas sofisticados y artesanos y por supuesto mucho más cómodos… Y los

llaman de “rejilla” y que con tanto mimo y esmero van haciendo las mujeres

de la Hermandad del Silencio… Y más atrás, sin capirotes, los penitentes

cargados con su cruz a cuestas ¡Coge tú Cruz y sígueme!...

• 17 •


Que triste resulta ver a veces, y yo estoy harto de verlo, a Hermanos

Mayores, gente importante de la Hermandad que cuando termina su mandato,

cuando los que rigen la Corporación son otros, pasan olímpicamente

del tema y si te vi, no me acuerdo… O tantos otros, costaleros antiguos, a

los que se les iba la vida en el evento, de los de mil golpes de pecho en la

salida y de exaltación de la amistad en la “Recogía”, y que, cuando ya no se

pueden con los kilos, abandonan el barco y no visten la Túnica..

He de decirte que durante la Semana Santa pasada… Como ya sabes una

de las Semana Santa más intensa, mas emotiva, más feliz de cuantas haya

podido vivir… Momentos que quedaran guardados en lo mas profundo

de mi corazón y que por tan emotivos a buen seguro serán irrepetibles…

Hoy te puedo decir que se lo que sienten ¡Yo que nunca fui penitente!

Los nazarenos alegres de la Hermandad de la Pollinica… Su gente, en un

acto que les honra y que estaré siempre agradecido, me permitió vivir la

salida desde el interior de sus coqueta Capilla… Allí pude ver aquellos diminutos

nazarenos portando palmas. Nerviosos ante la próxima apertura de

la puerta… Una puerta que presagiaba una nueva Semana Santa… Quizás

la primera… la mejor, la que siempre recordarían… Y en aquel rincón la

madre, la abuela… y dos lagrimones como puños… Y la emoción contenida

de un Domingo de Ramos… Y la acompasada voz que, minuto a minuto,

nos recuerda lo poco que ya falta para comenzar…

Y pude ver lo que sienten en la calle. Todo un Barrio, el de Manzanera,

conquistando la ciudad… Anonadados viendo una hermosa “revirá” de su

Madre de Dios de la Palma por el parque… O el júbilo y la alegría de una

interminable “chicotá” del Dulce Nombre por aquella empinada cuesta…

Y cambia el contraste, atrás quedó el domingo… Nos disponemos a vivir

la Pasión y Muerte de Nuestro padre Jesús. Del blanco al negro, del nazareno

joven al adulto… Túnicas negras de Paz y Piedad… Túnicas negras

las del valle…

Te diré, abuelo Rafael, que aunque sea una Hermandad pequeña en

número, si es grande, y esto es lo realmente importante, en creencias y

convicciones… Y que hacen hermandad en un barrio complicado, aunque

con un profundo y añejo sentir cristiano… Y con el encanto de tener como

sede a una de las parroquias señeras de nuestra ciudad.

Nazarenos serios, comprometidos con lo suyo… que es lo nuestro. Capaces

de vestir la túnica para portar unas “andas” con las que mantener

viva la llama de la Fe, de la tradición… y por que no, también la Esperanza

de que algún día, cuando Él así lo quiera, puedan volver a portar sobre sus

hombros al Cristo de la Paz y a su Madre bendita de Piedad…

Me impresiona, Lelo, ver al penitente del “Veracruz”. Con su túnica

negra de cola y cargado con su Cruz… Y aquellos ojos ¿Quién alguna vez

• 18 •


no a mirado esos ojos tras la tela del antifaz? Preguntándose el por qué de

aquellos ojos enrojecidos de tanto llanto o aquellos otros que ya hace tiempo

se secaron… en este valle de Lágrimas… Imaginando conversaciones que

surgirán emotivas entre aquel anónimo penitente y Nuestro Señor Jesucristo,

el Cristo de la vera Cruz… Buscando el amparo de aquel Desamparo…

Oraciones puras y sinceras por aquel ser querido, por aquel enfermo… tras

aquellos ojos…

LOS CIRIALES

Hoy quiero también, Abuelo Rafael, hablarte de los jóvenes… Ese

colectivo tan importante en cualquier ámbito de la vida y que debe ser

fundamental, pieza fundamental, para que pueda producirse ese relevo

generacional que tanto nos ocupa y nos preocupa…

Y para mi la juventud en mi hermandad la veo cada Jueves Santo reflejada

en ese grupo de chavales que portando sus ciriales, con sus dalmáticas

resplandecientes, anteceden con su luz al Cristo de la Humildad y Paciencia

o a mi hijo vestido de librea abriéndole paso a mi Virgen de las Penas…

Aquellos diminutos “aguaores” de un Domingo de Resurrección con sus

cantaras repletas de ilusiones en un día de Triunfo… Y aquellos otros que,

cual marabunta de pasión, en tropelía, invaden la calzada con sus recién

estrenados trajes de monaguillos y ante su virgencita de la Caridad… Y

aquel otro, también monaguillo él, que agotado duerme en los brazos de

su padre mientras su Virgencita de las Lagrimas comienza a subir aquella

interminable cuesta… O cuando, cruzando el Puente, con sus trajes de hebreo,

batiendo Palmas nos anuncian que el Dulce Nombre de Jesús viene

a bendecir la ciudad…

¿Pero la juventud es otra cosa, verdad?

Quien mejor que tú, Lelo, que conoces mis vivencias desde pequeño.

Quien mejor que tú que nos alentabas a que fuéramos a la hermandad

y jugáramos a las procesiones entre aquellos codales y aquellas rancias

túnicas rojas y negras…Quien mejor que tú para darme ese sabio consejo

y animarme a que tomara la decisión de aceptar ser presidente de aquel

primer grupo joven que hubo en nuestra ciudad…

Hoy me encuentro seguramente en la mitad del camino y si bien es cierto

que siendo mucho más joven no entendía muchas veces a los mayores…

También reconozco que en la actualidad hay momentos y situaciones que

me cuesta muchísimo comprender a los jóvenes.

Es cierto que la juventud, y lo digo en un aspecto general, vive un tanto

apática y quizás lo mas destacado sea, a veces, la falta de compromiso,

pero por suerte en nuestras hermandades hay jóvenes con capacidad, seguramente

no todos los que quisiéramos, pero sin duda ahí tenemos una

• 19 •


fuente importante a la que debemos enseñar y cuidar y por supuesto darles

responsabilidad y exigirles dedicación.

Los jóvenes son eso, jóvenes y a veces se puede llegar a producir una

relación un tanto extraña por la diferencia de carácter entre los mayores y los

que viene empujando… Puedo recordar con mucho cariño aquellas pipas

que tanto molestaban y que tanto enfadaban a los que ya empezaban a ser

unos “abuelotes”… Hoy, veinticinco años más tarde, de verdad puedo decir

!benditas pipas!.. porque en muchas ocasiones sirvieron de entretenimiento

delante de un televisor viendo videos y en otras, simplemente, como el

descanso entre la limpieza de un candelabro y aquel otro…

A vosotros jóvenes: Da igual de que forma entréis en las hermandades,

pero entrad… Os necesitamos y tenéis que sentiros importantes. Pero de

verdad, y aceptad el consejo, no corráis, no tengáis prisa…Ir despacio y, sobre

todo, empezad por abajo y así iréis aprendiendo por entre los vericuetos de

aquel coro, los senderos de aquella escalera… Disfrutando de cada momento.

No sois la mano de obra de la hermandad, pero escuchad a los mayores y,

sobre todo y por encima de todo, ser humildes…aspecto fundamental que

ha marcado mi vida y lo sigue haciendo y que me ha hecho y lo digo con

orgullo pasar por todos los sitios de una hermandad.

Siempre y donde esté apoyaré a los jóvenes, porque yo, por suerte, entre

siendo un niño en este maravilloso mundo de las hermandades Y en el cual

se han ido moldeado muchos aspectos de mi vida…

Me siento orgulloso de ver a los jóvenes del Encuentro en una Cruz de

Mayo allá en Calle velarde o a los de la Amargura en su Parroquia de villajovita…

Me siento orgulloso, sin duda, de ver a la juventud de los Remedios

preparando con mimo al Niño Jesús allá por Navidad o a los de las Penas

trabajando una feria en pleno verano… Me enorgullece el saber estar de los

chavales del Medinaceli o la dedicación de los jóvenes rocieros en una campaña

de Navidad… La persistente exaltación hacia unos titulares de los de la

Encrucijada o a los de Santa María de África que quieren pero parece que aun

no pueden ¡seguid así, venga de frente!... Y por supuesto a los de la hermandad

de la Pollinica que incluso ya dirigen los designios de su hermandad…

Y me siento orgulloso de ese Maestro con letras mayúsculas, pelirrojo él, y

al que tantos y tantos niños de ayer, de hoy, de siempre, le debemos el que

en aquellas clases de ciencias naturales se nos hablara de Semana Santa, de

marchas de palio y de fajas, costales y “revirás”… Mucho del “Cortejo” que

hoy os cuento, lo aprendí de él… Por suerte nuestro “profe” Alberto Díaz

sigue estando ahí, con nosotros, al pie del cañón y dándonos sabios consejos

y aportando la misma ilusión, la misma entrega que hace treinta años.

Y a vosotros mis mayores, o mejor dicho veteranos, este es uno de nuestros

grandes patrimonios y debemos estar con ellos. Que sientan la palabra

hermandad en su máxima expresión. En toda su extensión… De esta manera

me atrevería a asegurar que sin ningún problema nuestras hermandades

gozarían de una buena salud por muchos años.

• 20 •


EL PASO DE CRISTO

“Chicotá” importante, Lelo, la que llega ahora…

A lo lejos… Impresionante en su majestuoso “Pasocristo” llega, como

desde hace ya cincuenta años, con el izquierdo por delante… Bajando, como

antaño, por Cervantes hasta desembocar en tu casa, aquel Cristo vivo… Y

Donde tú, como tantos y tantos Jueves de nuestras vidas, esperaras el paso

de la comitiva… La llegada del Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia.

Lelo, yo que nunca había tenido el honor de ser costalero de ese Cristo

al que llaman el de los Estudiantes… Yo que jamás tuve la dicha de portar

sobre mis hombros a ese Jesús siempre arropado por tus hombres… Los

Regulares de Tetuán… Yo que siempre fui, tan lejano, a la vera de tu Madre…

Y fue a raíz de mi enfermedad cuando empecé a buscar la forma de

devolverle a Dios, representado en esa bendita imagen que tanto fervor

profesan los míos, todo cuanto hizo por mí en aquellas duras noches de

hospital… Conectado a cientos de cables, de monitores, fue fraguándose esta

promesa… Mientras empezaba a mover, hoy un dedo y mañana el otro…

Junto a aquel hermano del alma, costalero a carta cabal, que no se separaba

de la cabecera de mi cama ni a sol ni a sombra… Como en aquellas duras

“faenas”, el en un zanco y yo en el otro, ya fuera bajo los faldones de nuestra

virgencita de las Penas o en aquellos otros días de verano, cuando el calor

de Agosto se une al fragor de nuestro pueblo, con nuestra Patrona, Santa

María de África… Promesa de que si yo un día salía de esta encrucijada por

mis propios pasos, correría a buscar el calor de sus trabajaderas, a sentir

el peso excelso de su Sagrada Imagen… Y ese maravilloso día llegó… Y ya

lo creo que llegó.

Fue un ocho de Octubre reciente. Uno de esos días del otoño caballa que

tanto me gustan y que amaneció ya vestido de Jueves Santo. Desde hacía ya

varias jornadas se palpaba, se presentía en el ambiente cofrade que, como

en las grandes tardes de toros allá en el coso de la Maestranza sevillana,

durante aquella tarde-noche se vivirían momentos de una gran intensidad

por volver a ver en la calle a ese Cristo que impresiona al que lo sigue, que

enmudece al resentido y que reconforta, y de eso puedo dar fe este que

ahora os habla, al desvalido… Y todo ello a los sones inconfundibles de una

exquisita Banda de cornetas y tambores ”Las Cigarreras”…

Y yo estaba allí, Lelo ¡Gracias a Dios! yo también estaba allí… Y fueron

sonando incomparables aquellos tambores y cornetas cual música celestial…

Una tras otra, sin solución de continuidad, aquellas maravillosas marchas

fueron poniendo el punto álgido a aquel Aniversario pleno de actos… y la

cuadrilla se creció cuando sonó un fervoroso y agustiniano “Requien” por

los nuestros, por los que ya no están… y volvió a engarzarse cada nota

con cada nota como en aquellos “Albores de una primavera” que hicieron

brotar los primeros aplausos, las primeras lágrimas y hasta algún sentido

¡Ole! de los que abarrotaban aquella salida desde la Santa Iglesia Catedral

y llegaron con un “Aromas de un recuerdo” los recuerdos… Recuerdos de

• 21 •


tantos y tantos hermanos como pasaron por nuestra hermandad y que hoy

ya no están entre nosotros o de aquellos otros que aún siguiendo aquí no

quieren saber nada de todo esto… Recuerdos de mis correrías por aquel patio

de mis entretelas y de esa Iglesia de San Francisco… Recuerdos de aquel

“Cielo para mi virgen” o el de este niño con su cantara de aguador y que

hoy tiene la difícil tarea de regir los pasos de esta Hermandad… Recuerdos

de aquella placita que quiere ser Catedral y que nos fue llevando hasta su

Santuario, donde Ella, nuestra Patrona, estaba esperando a su amado Hijo…

y sonó aquel “Amor de Madre”…

Y yo estaba allí… Formando parte de una cuadrilla con solera… La solera

que da la madera de aquellas benditas trabajaderas… El sabor añejo de cuarenta

años de Costaleros “Estudiantes” reflejados en el esfuerzo, en el tesón,

en el cariño, de cuarenta costaleros de hoy en día… Costaleros del Palio

compartiendo trabajo con sus hermanos del Cristo, paseando por las calles

de su bendita Ceuta al Hijo de Dios, al compás de una seguiriya, de costero

a costero y otra vez sobre los píes para volver a mecerlo… “Y fue azotado”

y hubo hasta un “Sagrado Decreto” allí abajo para subir, sin descomponerse,

con pundonor y por derecho, aquella empinada cuesta para llevar a Jesús, y

otra vez con aquel portentoso izquierdo por delante, y mientras sonaba “Macarena”,

hasta los pies de una virgen a la que llaman la del Mayor Dolor…

Y yo estaba allí, Lelo. Yo estaba allí cuando pasamos ante la Puerta de tu

Iglesia de San Francisco. Donde Él tiene su sede ¡su casa! Y de la que no le

dejan salir… y se escuchó “Maestro” en honor de aquella familia estudiantil

del colegio San Agustín que es la que sustenta esta Hermandad… Y hubo

un barrio, el de la Cigarra, que se hizo por una noche Triana a los compases

de “Cigarreras”… Y allí acabó de forjarse una de las más grandes, y lo

digo como lo siento, cuadrillas de costaleros que haya dado esta ciudad de

Ceuta… Y quiero al compás de un “Señor de la Sagrada Cena” recordar a

Cabillas, Alcántara y Castillo, o mientras suena “La trabajadera del metal” a

Catarecha, Cantero o Guirado, a Campos, Chico, Ferrón, Ontoria, Morales…

A los hermanos Ramírez o a los Gallardo… Y al llegar a la Amargura acordarme

de Márquez, de Torrado, Del Moral o de Santiago… y de Almagro,

y de Leo… Y llegó la apoteosis de la “Recogida” y poder sentir de nuevo,

como un solo corazón, la familiar cercanía de Rafa y Jorge ¡mis hermanos!…¡

Mis fieles centinelas ¡ Y sonó, por fin, “Costalero del Soberano” que es lo que

fui yo por aquel único día… Porque yo estaba allí, Abuelo… Yo estaba allí.

LA PROMESA

Hoy siento una gran alegría. Hoy quiero hablar del ser que nos dio la

vida. Aquella que nos amamanto y también velo nuestro sueño… La que

aquel llamaba María, y a la que hoy yo llamo Juana, yo la llamo Rosa…

María de las rosas… ¡Yo te llamo, madre!

Que no hay amor más verdadero y más puro.., más singular, que el de

una madre hacia sus hijos… No hay amor más grande.

• 22 •


Amor que nació en aquel primer instante de su soñada Concepción…

Amor demostrado a lo largo de toda una vida, aún en la Soledad de

ser mujer maltratada… Amor que se refleja en las Lágrimas de esa madre,

primeriza ella, y a la que se le fue lo que mas quería cuando ya lo tenía casi

acurrucándolo en sus manos… soportando el Mayor Dolor… Amor, que a

veces se hace Desamparo, el de la madre de aquel guardia civil, de aquel

policía vilmente asesinado… Y es amor un ¡Te quiero! aunque los Dolores

le partan a una el alma por ver a sus hijos vilipendiados, calumniados…

y al despertar, cual Rocío de la mañana, a ritmo de flauta y tamboril, ese

beso en la frente…

“Hágase tu voluntad”, frase honda, profunda donde las haya y que a mí

me hace sentir los vellos como escarpias… Frase que tomé como mía, cual

bandera, durante aquella oscura noche… Y tú estabas allí, Madre

Y también es amor el de aquella joven mujer que cuida la prole, dos niñas

y un niño, y a los que educa a diario en la Fe cristiana y en el amor a sus semejantes…

mientras ellos con ilusión portan Palmas en una primaveral tarde

de Ramos… Y también es amor la que sonríe con Caridad cada Miércoles

Santo en la recogida de un Palio del que su hijo es el capataz… Y también

es amor el de aquella madre, que llegando la tarde y por un día, deja a los

niños con el padre, coge el costal y echa a andar bajo un Cristo muerto de

mujeres en la trabajadera… O aquel otro amor, que viene desde la “Cortadura

del Valle”, rigiendo sus designios con firmeza, sin demostraciones

de cara a la galería y dándonos lecciones, a cada paso, de Piedad… Y es

amor el de aquellas madres que saben rezar tras su Virgen de la Amargura,

plegarias llenas de ese infinito fervor que solo las madres tienen… Quizás

con la única Esperanza de que un soldado caballa ¡Su Novio de la Muerte!

cumpla con honor en aquella misión de Paz y regrese pronto sano y salvo…

Siempre bajo el amparo de Santa María de África…

Y ahora me acuerdo, que las Penas también son amor… Que yo conozco

a un honrado capataz, que teniendo a su madre en el Cielo va y le dedica cada

tarde noche de Jueves Santo, en la intimidad de aquella salida, ante un Palio

de ensueño, la primera “levantá”… ¡Qué va por ti, madre, que va por ti, Rosa!

LA MÚSICA

Tras los pasos de nuestros Cristos y nuestras vírgenes vienen los sonidos

de esta Semana Santa que tanto nos apasiona… En el recuerdo quedan

aquellas Bandas militares de cornetas y tambores de antaño… ¿Quién

no recuerda a los Regulares con sus gaitas? Hoy todo ha cambiado y la

música, y no por no haber aquí sino por no haber para todos, se trae de

la península… Desde Sevilla, desde Granada, Jaén, Palencia, Valladolid…

hasta desde Bilbao.

Quisiera aprovechar esta ocasión que se me presenta, para volver a coger

el llamador de mi Palio, el que Ella un día quiso poner en mis manos,

• 23 •


para brindar un emotivo a la vez que merecido homenaje a nuestra Banda

de Música, la que se hace llamar y pasea por todos los rincones el nombre

de nuestra bendita “Ciudad de Ceuta”… Con mi Hermandad son ya casi

veinticinco años los que cuentas tras nuestra Señora de las Penas… Desde

Escrivá hasta Benetó; tantos años de “Ione”, de “Nuestro Padre Jesús”…

Desde “Soledad Franciscana” para entrar en la Catedral hasta una inolvidable

“Madrugá” junto a Casa Bravo… Y también sonará “Rocío”.

La Semana Santa pasada fue un tanto atípica en muchos aspectos pero

sobre todo en el meteorológico… Los cofrades esperamos que la que en breve

va a empezar sea la que todos deseamos. Así que dile Tú, Jesús Caído, dile

al encargado de mandar las lluvias y los vientos que durante esos días se

entretenga con otras cosas y que observe como es esta Semana… Semana

de Pasión de los Caballas…

Entre aquellas imágenes que tengo en mi retina sobre lo acontecido en

la pasada, es la de ver a Nuestro Padre Jesús Caído transitando por la Gran

Vía por primera vez, con la elegancia y el garbo del que sale por primera

vez por las calles de su tierra y sabe que todo el mundo está pendiente de

Él… En ese momento sorprendió la inoportuna lluvia, y aunque era lo que

llamamos “chirimiri”, nadie podía permitir que el Señor sufriera lo mas

mínimo y en una de las mejores y mas rápidas chicotas que se recuerdan,

atravesando Gran Vía y Calle Jáudenes y visto y no visto ya estaba protegiéndose

tras las puertas de San Cristóbal…

Quizá fuera el llanto premonitorio de lo que esa Hermandad viviría

meses más tarde…

Este año, hermanos, tiene que ser distinto, necesitamos ver la cara del

Señor Caído mas tiempo, con más pausa… Hay que disfrutar de Jesús Caído

junto a otro estreno que presenta esta Hermandad… El Cirineo. Unos vienen

y otros van… y así, también, poder recordar al que ya es parte de la historia

de la hermandad y que hoy preside un altar en Alhaurín de la Torre…

Pero sobre todo, y aquí hago un obligado alto en mi pregón… Unos

vienen y otros se van… Necesitamos oír una banda, que con sus caídas y

siempre volviéndose a levantar, la banda de nuestro Padre Jesús Caído…

la de la Amargura… Banda que este año llevará, más si cabe, el lema de la

amargura escrito en cada partitura. Supongo, Lelo, que ya sabrás de lo que

te hablo, porque todos aquí en Ceuta estamos seguros de que por los parajes

celestiales Jorge Luis Casas estará haciendo sonar sus palilleras para que su

Cristo Caído entre en carrera oficial a los sones de “San Juan de Dios”. Y la

Virgen de la Amargura… Esa amargura que a todos sus familiares y amigos

haga creer, aunque a veces sea tan difícil la comprensión de la perdida de

una vida tan joven, y de una vez por todas, en la alegría de vivir eternamente

junto a ese niño Jesús que tendrá este año el privilegio de tener un músico

que le amenizará cada noche en su cuna de arpillera ¡Ya lo está enseñando

a “rufar”!… Dale fuerte a tu tambor, necesitamos sentirlo y desde allí arriba

toca para que nunca deje de oírse esa marcha…

• 24 •


Un fuerte abrazo y queremos que sepas que en esta Semana Santa todos

te echaremos de menos.

Y volveremos a escuchar, inconfundibles, entre las palmeras de aquella

placita de África.., entre dos mares, los sonidos de aquel “Novio de la

muerte”… Y Dios con su cruz a cuestas ya se acerca precedido y seguido

de su Legión nazarena…Legionarios de honor de Nuestro Padre Jesús “El

Nazareno” ¡El de la gitana estampa!… y veré a mi padre, con el “chapiri”

calado, con su verde camisa, a pecho descubierto, entonando aquella sublime

canción… Y Ceuta será un clamor al verla llegar con su taleguilla torera a

ritmo de una marcha “macarena”… ¡Morena como ninguna!… Y Ceuta se

hará un “Encuentro” entre su Esperanza de verde Esperanza y el Señor…

INSIGNIAS

Llega la Cruz Parroquial. Te recordaré, Lelo, que es la que suele abrir el

cortejo de la virgen.

El Señor ha pasado con paso firme y elegante, y entre promesas y penitentes

se alza la Cruz parroquial. Una Cruz que nos anuncia la llegada,

siguiendo los pasos de su hijo clavado en el madero, de la Madre

Mi Parroquia, nuestra Parroquia, es la de “los Remedios”… Si quieres

que tu dolor se convierta en alegría, no pases, pecador, sin saludar a María…

Parroquia que siente el dolor por haber perdido aquellas queridas dependencias

por las que tanto luchara el padre Arenillas y que tanto echan

de menos las gentes de la hermandad.

Y en la Parroquia, una Hermandad… La del Cristo de la Buena Muerte,

aquel que tallara Castillo. Hermandad con sabor añejo…con rancio abolengo…

Hermandad de gente de Ceuta de toda la vida… La de los Remedios.

Donde durante muchísimos años, y hasta la llegada del Triunfo, acababa la

semana Santa de nuestra ciudad “¿dónde vas? A la recogía de los remedios”…

Quisiera ahora recordar aquellos Cultos realizados, hace escasos años,

por mi Hermandad de las Penas en dicho Templo. Nos sentimos como en

casa… La virgen de las Penas junto a la del Mayor Dolor… Por todo esto

quisiera volver a mostrar mi agradecimiento a la “Buena Muerte” por la

grata acogida recibida…

Muy cerquita de la Parroquia, en la estrechez de la Calle del Teniente

Pacheco, desde hace muy poquito tiempo tiene su “Oratorio” la Hermandad

de la Flagelación… La del impresionante Cristo atado a la columna y

flagelado de Miñarro… la que pasea por Ceuta a una Virgen chiquitita y

bonita… La Virgen de la Caridad… La que porta orgullosa el guión de la

Hermandad Sacramental… El Culto al Santísimo…

Y con el Estandarte, el popular “Bacalao”, la Venerable y Real Cofradía de

Penitencia del Santo Entierro de nuestro Señor Jesucristo y María Santísima

de la Soledad… La decana de cuantas forman la nómina de las Hermandades

y Cofradías de la ciudad… la que tiene la peculiaridad de que son cuarenta

mujeres las que portan a Jesús. Cristo muerto de mujeres en la trabajadera.

• 25 •


Y me lo vais a permitir, no lo puedo remediar…Y llega, desde la Catedral

del Campo, el “Sin pecado”… Este año se estrena uno de los talleres de Elena

Caro y que sustituye al del recordado Pepe Durán. veinticinco años de una

Hermandad de Gloria como es la Hermandad del Rocío. Mi Hermandad de

Gloria y a la que este hombre que ahora os habla debe tanto…¡Cómo lloran

los pinos! Desde el Coto hasta la Raya, desde el río Quema al Ajolí. Y por

Pentecostés sale una Virgen a procesionar por entre aquellas marismas del

Guadalquivir… Con la Esperanza del romero caminante, a ritmo de flauta,

de tamboril…

Y en la Presidencia pondría yo, Lelo, a gente importante de nuestra Semana

Santa y que hoy ya no están entre nosotros… Esa gente que a base de

mucho trabajo y esfuerzo, de robar horas al descanso y a la familia… hacen

que Jesús y la Virgen María salgan a bendecir la ciudad…

En esa Presidencia irán Cabillas y Remigio junto a Camacho Dietta; a

insignes priostes como Serón y Durán compartiendo tramo con Amores y

Cossío… A antecesores míos en el arte de pregonar como Lería y Joaquín

Amador con gente bragada y bregada en la maravillosa tarea de portar a

Jesús y María como Campoamor o aquel anónimo costalero con su verde

camisa legionaria… Y a Dick, a Guillén y a Crespo Gavilán… Y a tantos y

tantos otros, trabajadores anónimos. Gente que nunca salió en la foto y que

siempre estaban allí… Tras aquellas bambalinas.

Por todos ellos, seguramente por el trabajo de todos ellos, este año la

Virgencita del Amor podrá lucir sobre su pecherín la Medalla de la Ciudad

con la que se reconoce, por el Pueblo de Ceuta, la labor de las Hermandades

y Cofradías de Penitencia a lo largo de su ya dilatado caminar… Mientras

Jesús expira en la Cruz…

Rompió

únicamente un soldado

su costado.

Y Tu Madre, has contemplado

como este Dios de Esperanza

pudo romper una lanza

pero rompió su costado...

Mucho me ha costado poder hablarte de la Encrucijada, ya que como los

dos sabemos, es la única hermandad que por la coincidencia del día nunca

he visto procesionar.

No sabia que contarte de ellos. Inventar por inventar, como que no…

Pero entonces recordé aquella vivencia, hasta ahora mi única vivencia. Aquel

jueves santo no amaneció como hubiéramos querido, el sol no relucía y las

expectativas no eran nada prometedoras… Como Hermano Mayor de mi

Hermandad, no lo dude y me puse en camino hacia la iglesia de San José a

ver que pensaban ellos y que pretendían hacer, ya que tenían que ser ellos

los primeros en ponerse en la calle.

• 26 •


Una vez allí pude ver una verdadera Hermandad que mezclaba, a partes

iguales, ilusión, nerviosismo y preocupación. Todo puesto y dispuesto. Y

pude comprobar que había un Palio blanco engalanado de orquídeas blancas

por ese artista de las flores que tienen en la Hermandad… Y vi costaleros,

nazarenos, publico en general y, por supuesto, al ver a la Guardia Civil con

sus uniformes impecables sentir el santo y seña de su Hermandad… Se

tomo la difícil decisión de no salir y volví a ver la entereza y la seriedad en

su gente… y por fin, y aunque no fuera de la manera deseada, vi levantar

aquellos Pasos y poder oír aquel emotivo Pregón…

CAPATACES Y COSTALEROS

Y no podría terminar este paseo contigo a través de este imaginario cortejo

sin hablarte de quienes por suerte tienen el privilegio de ser los pies

del Señor y su bendita Madre… Yo que siempre he sido su fiel costalero y

que tanto he sentido bajo aquellas maravillosas “trabajaderas”.

Te pude llevar durante tanto años, Madre mía, por entre aquellas callejuelas

de tus Penas en noches de luna llena. Te pasee por rancias calles

sevillanas hasta llevarte a los pies de la mismísima Giralda, virgencita de

los Dolores de la Santa Cruz. Y también pude sentir sobre mi cuello, cuando

el calor de Agosto aprieta junto al amor de tú Pueblo, tu excelso peso Santa

María… Patrona mía…

Y a mi lado, siempre a mi lado, una Esperanza… La Divina Enfermera.

Hoy mi situación es otra, y aunque como ya te conté hace poco volví a

sentir lo que es ser costalero, me he convertido en los ojos de los que sienten

y no ven y sabes que acato con agrado la decisión de guiar sus pasos,

porque así lo requiere el momento y, por supuesto, por poder seguir cerca

de Ella… Y contemplarla.

Por un lado ser los ojos de quienes tienen el placer de llevar sobres sus

hombros cada Jueves Santo a la Reina de las Penas y que hacen ser de mí el

capataz más humilde del mundo; y por otro lado tener el gran honor de ser el

carretero del “Sin Pecado” de esta mi Hermandad del Rocío… Sentimientos

difíciles de describir, una auténtica mezcla de emoción y responsabilidad…

De complicidad unas veces con mis hombres ¡Mis costaleros! Y otras con

los animales ¡Mis animales!... De alegría desbordada y sobre todo de tener

la visión más afortunada… La de poder mirar a la Virgen, unas veces, por

entre sus jarritas de plata cuando va en su maravilloso Paso de Palio y otras,

cuando casi de amanecida, en nuestro Simpecado, va entremezclada de

polvo, de flores y de cera.

Pero algo no va bien, algo no se esta haciendo bien y creo que ha llegado

el momento de decirlo, de analizar la situación…El mundo de la costalería

en esta mi ciudad no goza de buena salud. Quizás, siendo muy generosos,

entre todos los pasos podamos estar hablando de unos trescientos costaleros

para todas las Hermandades y sin duda no son suficientes. Cada vez

• 27 •


son mas las Hermandades que tienen que compartir costaleros y algunas

empiezan a tener verdaderos problemas para poner los pasos en la calle. Te

cuento con tristeza que ya echamos en falta en la calle al Misterio del Valle

o a los sufridos Palios del Amor o de la Soledad y, sin duda tenemos, que

preguntarnos cual es el motivo de ello.

Podríamos entrar en una rueda buscando culpables y aunque alguien

pueda pensar que no es lo apropiado, no hay más remedio que tomar cartas

en el asunto. Y si tengo que señalar a algún colectivo, sin dudarlo seria el

de los capataces del que llevo a orgullo formar parte… Aunque si es digno

de señalarte, excepto honrosas excepciones, la desidia y la comodidad del

costalero “Caballa”

Aburrimos a la gente… No sabemos, unos por ignorancia y otros por no

saber trasmitir, el sencillo manual del ser costalero… La carencia de personal

está haciendo que cada vez se estén aceptando en las “cuadrillas” a chavales

más jóvenes ¡Excesivamente jóvenes! Y aquellos otros más “hechos”

que deciden entrar, en muchas ocasiones reciben autenticas palizas, pasan

auténticos calvarios por el simple hecho de no ir bien igualado, de no tener

quien les sepa corregir, enseñar… Y claro, viven un esfuerzo desmesurado,

las de Caín que diría aquel, y que les hace muy mucho pensarse si repetir

al año siguiente… Estoy seguro que el índice de jubilación de costaleros en

Ceuta se produce a edades tempranas y eso Lelo, no es normal…

Pero hoy quiero estar alegre, Lelo…

A este hombre, soñador de “chicotás” eternas, de “levantás” al Cielo de

un sol sin parangón como es el de mi Tierra, de “revirás” muy asentadas

sobre los pies en las benditas tradiciones de nuestro Pueblo y en la Fe a

Nuestro Señor Jesucristo y a su Madre la virgen María, lo de aquellos cinco

Domingos de Resurrección (aún a pesar de estar curtido ya en emociones

fuertes y de haber hecho casi de todo en nuestra Semana Santa) le sobrepasa.

Alegría de un sin par Domingo de Resurrección…Alegría de llevar tras

de nos a Santa María Magdalena del Arahal...¡Que lujazo de agrupación

musical, Señores!..

Alegría de trabajar hombro con hombro, corazón con corazón…Alegría

del “¡Alíviate un poquillo, chiquillo, que yo voy bien!”. En definitiva la

alegría de hacer las cosas bien y “por derecho”, desde el más humilde “corriente”

de esta Cuadrilla hasta este que ahora os habla… La alegría que

da el estar convencido de haber hecho el trabajo al servicio de lo bello, de

la elegancia, del señorío…Con seriedad que no serios, que Jesús ayer estaba

muerto ¡No éramos un Paso de Gloria!..Con esa alegría que nos haga

comprender de una vez por todas –y a todos- que en el mundo de la faja, la

alpargata y el costal –como en la vida- no se puede hacer marcha atrás… Así

como la esencia de la vida es ir para el frente, nuestra particular Estación de

Penitencia es un camino de un solo sentido…Y vosotros habéis demostrado

ser de los del ¡Siempre de frente, valientes! que debe ser consuetudinario a

todos los “Pasos” de la Semana Santa de Ceuta, a todos los “Pasos” de las

• 28 •


Semanas Santas a las que nos parecemos o nos gustaría parecernos…A todas

las Semanas Santas de nuestras vidas… de nuestros sueños…

Con la alegría que da -en estos tiempos difíciles de hambres, catástrofes,

odios, guerras, rencores- el poder hacer felices a la gente ¡Ay Dios mío! La

alegría que nos hizo oír en lo más íntimo de nuestro ser y desde lo más alto

de aquel “Paso de Cristo”, en los duros momentos, la voz de Este nuestro

único Capataz diciéndonos aquello de ¡Venga de frente, valientes!...

Cuadrilla del Santísimo Cristo de la Resurrección, Gracias por habernos

hecho disfrutar y sentirme orgulloso de vosotros allá por cualquier calle

por la que se pasó, o derramar alguna lagrimilla traicionera al notar esos

corazones “encogíos” cuando tuvimos que pasar la prueba de fuego de

presentar ante el Altísimo a uno de los nuestros, de acompañarlo en aquella

su postrera “chicotá”... con tanta pena pero a la vez con tanto cariño,

con tanto mimo y con aquel mismo sentimiento derramado a cada paso…

a cada paso. Como siempre lo habíamos hecho en su compañía, hombro

con hombro, corazón con corazón, durante tantos gloriosos Domingos de

Resurrección y a los sones imaginarios de una marcha procesional que para

todos los componentes de su Cuadrilla fue más que un Himno… Es y será

por siempre nuestra canción… Su canción: “Alma de Dios”.

EL PASO DE PALIO

Y marcharemos a la gloria por un camino de cera…

Volveremos a vivir una semana intensa en que la flor, la auténtica flor de

cada nueva primavera, se convierte en el mejor atributo de nuestra Madre

Divina y que sin duda la hace relucir en su paso de Palio como la mayor

de las Reinas…

Y volveremos a ser aquel niño, que junto a su abuelo, mira asombrado

la majestuosidad de aquel Cristo que, montado en un borriquito, vuelve a

bajar para vernos…

Mi Ceuta estará lista para que por sus hermosas calles, con los naranjos

en flor, desde el Valle hasta la Almina, se vuelva a repetir el irrepetible

misterio de la Pasión… Cristo que viniste al mundo para entregarte por

todos nosotros, tus hijos…

Y te aclamaran en Manzanera o te flagelaran en Teniente Pacheco…

Caerás en Catedral y te amortajaran, Señor, junto al valle… Te prenderán en

unos jardines y vivirás tu Encrucijada en aquel callejón imposible… Tendrás

un Encuentro con tu Madre donde un Pendón se agita a los cuatro vientos

de Esperanza… Serás Humilde y Paciente en una plaza que se hace real a

su paso y nos estremeceremos viendo a quien a lomos de aquel caballo te

maltrata… Se nos impondrá tu Santa vera Cruz por entre aquellas calles

tan silenciosas, tan solitarias y volveremos a estar junto a ti en tu Buena

Muerte llegando a los Remedios… Acompañaremos tu Santo Entierro por

los alrededores de una plaza de histórico pasado caballa, mientras asistimos

• 29 •


a tu Traslado al Sepulcro, a tu Buen Fin junto a otra plaza engalanada de

olivos… Y por descontado reiremos con tu Resurrección temprana en una

mañana de Gran vía, de Revellín o de Jáudenes…

Ves Señor como estamos puestos para recibirte, para seguirte y para sentirte…

tan cerca. Pues por eso me erijo en portavoz de este mi Pueblo, que

para eso está el Pregonero, y pedirte, Señor, que hagas de nuestra Ceuta un

ejemplo de cordialidad y de buen vivir…Y por favor, acuérdate de los más

desfavorecidos… Y que el año que viene por estas fechas, cuando llegue la

primavera, vuelvas a estar con nosotros, Señor…

Una vez que mi Pregón ha ido transcurriendo por entre las calles, las

plazas, las iglesias.., los recuerdos de mi ciudad… Cuando ya tan solo van

quedando este par de “chicotás” para que esta humilde faena llegue a esa

puerta de la cual os hablaba al principio ¡La puerta del patio de mi casa! La

que como cantan los pequeños monaguillos que me preceden cada Jueves

Santo, es particular. Quiero Lelo, que me des la mano mas fuerte que nunca

para volver a ponerme delante de Ella.

Ella, la Madre…

La que hizo que este mamara todo lo que durante esta hora os cuento…

Madre de la que fui luz de su cortejo, manantial de agüita fresca para aquellos

anárquicos costaleros…Madre de la que tuve el placer y la suerte de ser tus

pies en aquel zanco derecho que tanto añoro… Madre a la que tengo el honor,

de a día de hoy, guiar su caminar ¿Quién soy yo para marcar tu camino si

eres tu la que has guiado el mío? Madre, Reina y Virgen. Mater Aflictorum.

Mi Virgen de las Penas. La bendita entre todas las mujeres, la Madre que

es el estandarte para sus hijos, la que lleva esta familia para adelante, una

familia de hermanos, a la cual con humildad y paciencia vengo a dirigir.

Y para ello abuelo mío, te vuelvo a pedir que me aprietes, aun más si

puedes, mis temblorosas manos y que te vengas conmigo a nuestra calle

Velarde, a esa esquina con otra calle a la que quizás sabiendo que un día

por allí pasaría pusieron la de la “Amargura”… Por que esta “levantá” la

vas a hacer Tú.

Una “levanta” por todos los que os fuisteis, por los que ya no estáis tan

solo físicamente, porque estoy seguro que vuestras almas, entes espirituales

de pureza estáis presentes, con vuestros familiares de las Penas, para no

perderos esta impresionante y sentida “revira”… “Revira” con el pensamiento

puesto en todas las personas enfermas. Salud para todas ellas. Salus

Informorum. “Revirá” por todo el personal sanitario que pone el corazón

y el alma por lograr salvar una vida… Personal sanitario supervisado,

desde la cornisa del respiradero delantero de mi Paso de Palio, por una

Esperanza Divina Enfermera… Enfermera con bata de plata, corona por

cofia y encarnaduras de marfil… Hágase tu voluntad, Doctora del Cielo…

Y escucha hoy mi Plegaria.

Yo, que no suelo pedir mucho, como te digo y antes de irnos, hoy tengo

pendiente una plegaria… Mientras el Paso, asentados los cuatro zancos sobre

• 30 •


la tierra bendita de mis mayores, espera la llamada del capataz que los manda…

Mi mente está con Felipe, esta “levantá” también va por él… Él, que

también fue costalero del Hijo de Dios, del Rey de los hombres y hermano

de la más bella flor que adorna el jardín de mi hogar y que a veces noto

marchitarse. Si hace falta me cambio por él, Señora… pero pónmelo bueno.

Asi que con su permiso ¡Mi Maestro en el Arte de Pregonar¡

Lelo, golpea ahora el llamador de la vida para que esta gente levante

el Paso... ¡A esta es!

Madre, el portentoso Palio que te cobija, va avanzando mientras suena

“la Madrugá”. Marcha que, cuando uno va allí abajo, unas veces te hace

llorar y otras sonreír, a veces pensar y las más simplemente rezar y hasta

resoplar…Sones celestiales que mi Banda Municipal interpreta como ángeles

en ese marco perfecto, el de las callejuelas de mis Penas… Y donde las penas

se tornan en alegrías, las miserias en riqueza espiritual y donde se curan

enfermos y las lágrimas son de emoción, de cariño… de recuerdos, nunca de

penas… porque estas, estas ya van por dentro… Donde el costalero muere

por la vida de los demás y donde Tú te conviertes, cada nochecita de Jueves

Santo, en la Reina de las Reinas…en tu barrio de la Cigarra.

Y el palio sigue “revirando”, sustentado por doce várales que se mueven

como vacilándole a la vida, moviéndose en lo quieto, retando a la física…

Pero todo tan suave y tan elegante, sin querer siquiera tocar el cincelado de

sus cañones o los flecos de sus asentadas bambalinas…Que exactitud en el

trabajo de priostía y que orgulloso estoy de mi prioste, Madre Mía como te

cuida y cuanto te Quiere....Que orgulloso me siento de mis hombres, de mis

niños, de mis costaleros ¡ole la gente buena de verdad! ¡Qué siga la izquierda

alante y la derecha atrás! ¡Qué categoría de delantera!

Delantera de jarritas de plata, repujadas de manera sobrenatural y regalo

de nuestras madres para esa otra Madre celestial !viva la madre que me

parió y la abuela Juana que me crió!.. Y la de Alberto, Aurora de la mañana…

Y la de Chucho, Cabillas, Mane, Nono, los Chapela, los Ramírez y allá

arriba, tu madre, Márquez… Nombres de madres que irán labrados en el

pedestal de cada soporte argénteo en la ofrenda floral cada Jueves Santo…

Y ya te voy viendo la cara, Señora, con esa mirada clavada en tu “cielo”,

ese techo de Palio… Ese Cielo para aliviar tus Penas, María… Y ahora

tranquilo Lelo, esto es lo que en el lenguaje coloquial se llama una “bulla”.

El Palio ya terminó de “revirar” y la gente se aglomera delante del Paso.

Quizás sea el momento de volver a tu sitio, a la verita de Dios Padre… allí

donde van la gente buena, la gente justa como tú, porque a esto, Abuelo le

queda ná… Y quiero que sepas que viéndola a Ella con su mirada alta hacia

el paraíso, siempre sabré donde encontrarte, “Cigarrón”, como tú siempre

nos llamabas… quizás por ser del barrio de la cigarra.

Y noto, Lelo, como si te fueras soltando de mi mano… Ya solo me queda

mirarla a ella, a su cara, artísticamente perfecta, plena de unción, Madre del

• 31 •


ecogimiento y por quien clavo mis rodillas en la tierra…. Y mientras lo

hago, puedo observar como salta de una vela de la candelería una chispa

que se pierde a la altura de su torso… Quiero pensar, y estoy convencido

de ello, que te has parado un instante para besarle sus torneadas manos y,

seguramente, le habrás hablado intercediendo por todos nosotros… y te

habrás vuelto a detener en ese cielo para aliviar las penas de María, su techo

de Palio, obra de la que me atrevo a decir, y me siento orgulloso por ello,

puede ser catalogada como una de las obras más importantes realizadas

dentro del mundo del bordado en oro…

Palio que representa lo que tu tanto me intentabas inculcar, la sabiduría.

“Sede Sapiencia”, Virgen de las Penas, trono de sabiduría universal, sabiduría

mamada en las aulas de mi querido Colegio San Agustín…

Asignaturas que aprendía para después poder llevarlas y aplicarlas a

mi terreno religioso, cofrade…Siempre contigo Madre mía.

Física para poder ver el elegante andar de tu Paso de Palio y Química

la tengo contigo cada vez que mis ojos coinciden con tu perdida mirada…

Dibujo para trazar armónicamente la candelería que te ilumina y conseguir

que tu Luz llegue a más gente y Lengua y Literatura para poder hablarle a

esta gente y echarte a andar de frente… como Tú lo habías hecho conmigo

cuando estuve invalido… Y si, Lelo, también Matemáticas ¡Con lo mal que

se me daban! para decirte que existe un triángulo entre mi persona en la

vida terrena, la mirada de mi virgen como Madre mediadora universal y

que va directamente a ti en el Cielo y de ti regresa a mi, que eres mi Ángel

de la Guarda… Y la hipotenusa de este triángulo es igual a infinito, como

mi amor hacia ti, Lelo… como mi amor hacía Ella. Y que la formula de todo

esto es la base por la altura y partido por dos… La base de mis creencias:

mi Hermandad, por la altura inalcanzable del Cielo que te cobija, y todo

esto partido por dos: mi corazón… los dos Titulares de mi Hermandad… el

Santísimo Cristo de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de las Penas…

Ya me toca de nuevo mandar de frente a mis Penas… ¡Con señorío, eso

es, con elegancia! Penas que son mi mayor alegría… El Palio de mi ilusión…

Palio que no es de Castilla… Palio que un día aquel niño soñó para

aliviar las Penas de María… Manto de azul encarnado ¡María Santísima

de la Anunciación!... Palio que a cada puntada resalta ese amor al compás

de una canastilla… Rositas blancas en su frontal… Palio de cera quemada,

de encajes de seda y el lirio tronchado en noches de duelo… Palio de una

Madre Divina, el llanto y el gozo en este trozo de suelo ¡Estudiantes en el

costal! Virgencita que viene de frente, señorial en su caminar… Azucenas

en sus jarras, jazmines en el ojal… Palio que trae la alegría en su carita de

Pena… ¡Qué dentro de nueve meses es otra vez Nochebuena!

Y es que sabe que su Hijo ¡El de la clámide púrpura! coronado de espinas

y ultrajado, mientras suena una “Marcha real”, ya está subiendo aquella

antigua rampa… ¡Una puerta para mi Cristo, una puerta para mi Madre!...

• 32 •


Mientras sigue sentado, con su mirada serena, con su callada estampa…

porque en las Penas nunca muere lo que de verdad se quiere ¡Santa María!

Y como soy humilde como El y jamas en la vida he visto algo tan bien

escrito como lo que un Genio pregonó en su despedida, reconozco que

debo irme como El, sangre de mi sangre; ¡Jorge, Rafa y allí está el abuelo¡

Despacito Quillo no correr, y más kilos y estos niños sin arrugarse y dice la

gente al verlos pasar ¡Vaya pedazo de cuadrilla¡ Y la mecen, y la mecen y

se estremecen y la duermen y la miman... Ea, Ea, Ea... Como aquella virgen

de Galilea, en una vuelta de ensueño cual verónica en la Maestranza... Reír

por no llorar y ahora vamos de frente valientes... Que regusto, no correr y

suena la Madrugá... Tres Ave Marías y desde el Cielo se oye un... Silencio,

que dicen que hoy pasa por casa ¡La Madre de Dios¡

Pararse ahí.

Que ahí quedó.

Gracias.

• 33 •

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!