12.05.2013 Views

1 - Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

1 - Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

1 - Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

SHOW MORE
SHOW LESS

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

a_1

BIBLIOTECA

DEI. DOCTOR

J D. MARIANO LORENTE.

Estante 23 Tabla i *


^H^BBl

i_v

«•75

«$

«®

«¡3

*$

{*$

«tó

•tfs

tt¡3

t_3

«•S

*3

«a

•*E$


^ • a

53,*-

I*


&*.

£*>

*f^a

m



^#i

S*>

•gsgssssssssssssssssssssss-sss

•Ja.-*.

-V


lili"..

• ^

r AL MUY ILUSTRE SEÑOR

DONJUÁN DEGOYENECHE,

SEnOR DE BELZUNZE EN EL REYNO

de Navarra, y de las Villas de Illana,Saceda de Trafierra

, Olmeda, y Nuevo Bailan en Caftilla,

Theforero Mayor de la Reyna

nueftra Señoraje.

[0 bufeo Mecenas enV.S.porque nadk

bufca lo que tiene. Defde que

vieron la lu?^ mis primeras producciones

¡fe declaro FS.Troteetor

de ellas>y mió: dicha que carga toda fobre

mi agradecimiento ,por no haver tenido parte

en ella mifolicitud. La efilmación de mis Ef

critos paffo muy luego enV.S. a inclinación

amorofa a mi perfona, como me te fii jicarón los

muchos favores, que deb) a FS* quando efiuve

cn effa Corte ,y que hafia hoy me continua, no

folo dignandofe de honrarme con fu correspondencia

epijlolar, mas acreditando confiniffimos

hechos las tiernas exprefsiones de que

fiempre abundan fus diferetifsimas cartas,

a 2, P}~


M

©/Vt? el gran Canciller TZacbn, que antiguamente

era coflumbre entre los Autores dedicar

los Libros a fus amigos: Melius veteres, qui

non aliis quám amicis,atque aequalibus

fcripta fuá dicare folebant.aE/?.* já era ob~

fequiopuro, porque por ningún lado le man*

chaba el interés. Eique antecedentemente fe

experimento amigo »ya efla ganado para todoy

conque nada va aprender de nuevo elangtiefo

de una Dedicatoria. Sin effa diligencia ferk

Mecenas ahora eique fin ella lo era antes. Y

en cafo que la indigencia del Autor le conflituy

ejfe en términos de afpirar a otro favor de menos

decorofo fonido, tampoco e/per'aria un amigo

poderofo, y generofo a, la mendicante fumi

fsion dc la Dedicatoria para mejorar ftt

fortuna.

r R^voco,pues, Señor, ahora al ufo moderno

la noblepraUica de los antiguos Efcritores.

De un amigo tan fino, tan magnánimo como

V. S. no efpero9 ni quiero, fino lo que ya ejloy

poffeyendo, que es fu afeUo i como Vj. S. fabe

muy

muy bien, que no he querido hafia ahora otra

cofa. Tero mucho mejor lo se yo , porque tengo

altamente efiampadas en la memoria fus repe*.

tidas gener o fas ofertas .Y lo que es mucho mas%

como podré jamas olvidar lo que poco hafucedio,

q aviendo dado yo a unfugeto de mi cariño una

carta de recomendación par a F.S.folo a fin de

que le folicitafije algún Tatronó en la AmerU.

ca,adonde le conducía la eftreché^defu fortu*

najoarto defpropor donada a fu mérito, nocontento

F. S. con executar lo que y o lefuplicaba,

con infancias le ofreció el dinero neeeffario para

los gafios de tan largo viage l Qué baria

conmigo, quien hace efio con otro ,folo por faber

que es de mi afelio 1 . Ya fe vé que me confiituiria

yo indigno de tanto amor, fi el mió no

fuejfe tan definterejfado , como el de F. S. generofo.

Mas no por effo, Señor, quiero jaBarme

de quevayadefnudode toda ambición el ref

petofo culto de colocar el nombre de F. S.enla

frente de efie Libro. Soytanfmcero, que he

dc



I

de conjeffar lo que tengo de ambiciofo. Un

alto interés acompaña a mi gratitud en efia

accionZAfpiro con ella a un grande honor.Qual

es ? Que conozca todo el Mundo, queV. S.es

mi amigo fP ara los que faben quien es el feñor

Donjuán de Goyeneche, {y quien hay que lo

ignore 1 .) fignifica mucho a mi favor fu amif

tad. Los raros talentos de V. S. tan acreditados

en el Mundo, a todo el Mundo perfuaden,

que nunca yerra en la elección de amigos, ni coloca

fu cariño , fino donde encuentra la proporción

de los méritos. Doto Dios a F. S. de una

f ngularifsimaperfpicacia, y claridad de entendimiento*

y fobre todo, le concedió en grado

eminente aquella parte, la mas alta, la mas

útil,y juntamente la mas difícil déla Tolitica,

que es la intima penetración de los fugetos

que trata. Quanto yo puedo ,y debo inferir de

aqui, es, que algo de bueno debo de tener, quando

V.S. me ama tan de veras.Tero es fin duda,

que elTublico inferirá aun mucho mas,porque

fon pocos los que'advierten, que por di fer eto, y

jjf"

jufio que fea el que favorece a muchos, nunca

la di jp enfación están independente de la fortuna,

que enuno,u otro individuo no fuplapor

el mérito la fuerte*

Ello es confiante y que en la opinión común

lá afición de F.S.es una calificación de muy finguiar

caraBer ,por la experiencia quehay , de

que F.S. aunque en general ama todo lo bueno,

folo fe prenda de lo exquifito. Dias ha que empecé

a obfervar , que no o) nombrar fuget o alguno

por amigo, o favorecido de F. S. que por

un camino, uotro no efiuviejfe adornado dc

excelentes prendas. Yo mifmo, efiando en la

Corte, noté , que fiempre que vi k FS. le halle

acompañado de fugetos tales'.como Tlanet a fuperior

del Cielo Literario. circundado fiempre

de Satélites luminofos. Es la Cafa de F.S. noble

Academia, donde concurren los mas efcqvidos

Ingenios, no humilde Tertulia,donde fe admiten

mi fer ospedantes. Zhfo hallo en la Hiftoria

exemplar mas ajufiado al genio de VS.que

el de aquel gran T*omano Luculo,a cuya habi­

ta-



I

m

m

I

i!

tacion, diceTlutarco, acudían los DoBos, como

a Hoj(picioproprio de las Mufas, (velut

ad Mufarum Hofpitium) y donde hallaban

mef afranca los Ingenios fobrefalientes de

aquella Era, efio es, los (griegos: In fumma,

erant con vi vium, &c prytaneum Gra>

cis ómnibus Romam commeantibus

ejus penates.

Hafia aqui he celebrado a V. S. folo en

aquella parte»donde por reflexión vuelve k^ia

mi perfona el eco del aplaufo. A mi mifmo me

adulo con el elogio. Adas fi vuelvo los ojos a todas

las demás brillantes qualídades de F. S.

pierdo la vi fia ,y el tino en tanta copia de luces

, como el que fepone k contar las Eflrellas*

Qué parte hay en la Ethica, ni en la Tolitica,

donde no fe pueda feñal ar a F. S. como exemplar

de jingularijsima nota*. A quien no admira

ejfe coraron foberanamente magnánimo, é

igualmente que magnánimo, benéfico, donde

jamas fe cierra la puerta alruego,y las mas veces

fe anticipa la liberalidad a la suplica 1 .

Qnitn

Quien no envidia effa comprehenfion maravillofa,

que de todo entiende^ a todo atiende. Ya

el general confentimiento va haciendo proverbio

común de aquella fentencia, que profirió un

Difer et o, y aprobaron luego todos los que lo

fon. Todos para sí, Goyeneche para todos,

y para todo. Un dicho tan exprefsivo,

tan difinitivo de quien es F, S*. no dexandome

que añadir en la fubfiancia, por effo mifmo

me obliga a que le ilufire con algún genero de

comento.

Es F.S. para todos, porque, como el Sol, k

todos eftiende fu beneficencia, fiempre que fe

prefenta oportunidad, o lo diBa la ra%on. Es

para todos, porque todos hallan en F.S.lo que

refpeBivamente les correfp onde; clSoberano9

fidelidad, el Superior, refpeto > el Igual, franqueza

j el Humilde, afabilidad > elFirtuofo9

amor-, el Sabio* veneración, el Ignorante,enfeñan^a'i

elTobre^piedad',y todos. dul%ura,ver

acidad,y honor. Es para todos, porque de todos

fe hace amar. Trincipes,y Fajfalios,gran-

A


I

i >

__•

des,y pequeños, Señores ,y Topulares, Togados,Tdigjiof

os, Militares ven fin, todos, y de

todas cía jes, defde el in fiante que empiezan ¿

tratar a FS.empiezan k amarle. Confiejfo,que

la virtud fola, por grande que fea, no es capk^

de producir tanto efeBo. Es mcnefier que a la

virtud fe añada, lo que enF. S. ciertamente fe

añade', una gracia eficagtnenteperfuafiva, en

ge fio, acciones, y palabras', una exterioridad,

naturalmente amable ,y decorofa , que almas

rudo revela de golpe las buenas calidades del

alma. Oris decor, & amoense gratia: ge-,

nius, (decía alia Tarclayo de fu Héroe) cujus

virtute omnes ipfius motus, omnes

nutUSplacebant. EsF.S.paratodas,porque

en la converfacion fe acomoda al^enio,capacidad,y

lenguage de todos. Es efla una felicidad

tan rara , que y o dixera, que folo fe podía

hallar en la idea, fi fobre lo que me ha moftrado

la experiencia no me huviejfen tefiifcado

infinitos, que la han palpado en F.S* Tarece

que en la lengua deFtS. efia depoftiado el

vuu

mana de la difcrecion. Todos gufian de ella,

por mas que losgufiosfean varios,y aun opuejtos.

Es F.S. no jólo para todos, mas también

para todo* Efia es la otra parte de la definición.

Qué ajjumpto, qué objeto, o útil,o gloriofo

a lajociedad humana ,y ala República, fe

halla fuera de la esfera de aBividad deF.S\

Las Ciencias le reconocen por TroteBor-»las

Artes porTromotor.Quien hafia ahora ha confultado

a F.S. fobre qualquiera materia practica

queje fuejje, que no debiejfe a fu dirección

el aciertolEn qué cofa hapuefio FS.la manoy

(haviendola puefto en tant as,y tan arduas) que

no. correfpondiejfe elfucejfo al defignio 1 . Ha

hecho FS .jólo, lo que los Efirangeros imagi*

naban no podrían hacer todos los He/pañoles

juntos. Los que entre ellos mas honraban w

nuefira ü\facion , folo la creían ingeniofa*

para futilezas Theoricas. F.S. les hamo futrado

, que nada es inaceefiable al genio*

HefpMoly reb.axandoles almij-mo^ tiempo los-'

Ai tai



intereffes , que k fu diligencia tributaba

nueftra defidia. El ejtablecimiento de tan*

tas manufacturas, el alto, y felizrnente logrado

proyeBo de conducir de las intratables

afpere%as de los Tyrineos, y aun de el centro

de effas mifmas afperezas, Arboles para

las mayores Zhfaves: la fundación de un

Lugar hermofo , y populofo , en terreno,

que parecía rebelde a todo cultivo , pedían

fn duda, no folo una comprehenfion elevadífsima

, mas una grandeza de animo incomparable.

Uno, y otro nos deparo el Cielo

, para bien de Hefpaña , en F. S. Era

menefter , jobre un entendimiento de miras

muy fublimes , un efpiritu heroyco en el grado

mas eminente , para tomar por fu cuenta

un hombre folo la fabrica de Chryfíales

, haviendo vifto perder fe fucefsivamente

dos Compañías formadas al mifmo intento.

T^dulfo , el primer Emperador Auf

triaco , no quifo hacer jornada a Italia,

aunque al parecer lo pedían los intereffes de

el

• el Efiado, por haver obfervado, que todos

los Emperadores antecedentes, que havian

hecho el mifmo viage , havian perecido en

acujiella %egion ; y infiado para ello por fus

Áulicos , los fatisfizp con la fábula de la

Zorra, que , llamada de el León, no quifo

ir a Ju cueva , por haver advertido en

el camino muchas pifadas de los demás ani-.

males , que havian fido llamados ; pera

todas de ida , ninguna de vuelta. Eradotado

aquel Trincipe de gran corazom

pero para meterje en un empeño , donde

fc perdieron todos los que le emprendieron

antes ,. no bajía un efpiritu precífamente

grande, es menefter que fea fupremo.

fhfacio F. S. con grandes obligaciones?

pero el efpiritu es tan fuperior a las obligaciones

de el nacimiento , que la voz^ común

, quando dice , que Don Juan de

Goyeneche tiene corazón de Principe,

aun no explica adequadamente fu magnanimidad.


• El' Heroifmo tiene diferentes clafes. Los

hombres pueden hacerfejamofifsimos por va-,

ríos rumbos. Cada uno podra repartir entre

ellos fu eftimacion, como quifiere. Lo que yo

'fento es, que mas fácil es hallar en unaTx*

publica un guerrero tan Iluftre como Scipíon^

un Confuí tan Tolitico como Appiq Claudio^

un Orador tan difer et o como Tulio, un hombre

tan doBo como Farron, que hallar un todo,

como el de D. Juan de Cjoyeneche'. hallary

digo *, un hombre tan para todos, y tan paratodo.

J\(o creo que efiaba, fuera de efie fentir

nueftro Monarca The Upe F* quando dixo

a fu Confeffor., quefituviejfe. dos vaffa-

ÜQS como Goyeneche , pondría muy brevemente

k Hefpaña en eftado de no depender de

los Eftrangeros para cofa alguna, antes reduciría

a. efios a depender de Hefpaña, para

muchas* Torios apuros grandes de la ALonarquia

no pudo lograr tanto el Monarca

con un Goyeneche folo* Ter o fue mucho lo que

logro >y no tiene duda, que Hefpaña debe im-

mortales gracias a F. S. porque con las manufacturas,

que eftablccio, leproduxo la confervacion

de grandes cantidades de dinero^

que antes llevaban las Eftrangeras.

Tjndio la antigüedad divinos horíorei

a Minerva, no por otro mérito, que haver\

inventado el ufo , y las oSras de lana, ge-,

neralmente juzgaban , que no debían cor-,

refponder con menos, que Templos, Aras ,y

Sacrificios k qualquiera que hacia algún feñalado

beneficio a los mortales. Deus eíl

mortali juvare mortalem , dixo Tlinio

el Mayor. Debe Hefpaña a F. S. no

folo innumerables obras de lana , de quie^

nes refpeBivamente a nuejlra Monarquía fe

puede V. S. decir Inventor, mas otras mu-.

chifsimas fabricas, de quienes no fe acordo

Minerva. Es , pues , acreedor F* S. k

que la ÜSQacion le celebre , no digo como k

Deydadtutelarfuya(vayanfuera hyperboles,

y nmaphoras) pero si como a un grande Héroe

de la Tqlitica, y verdadero Tadre déla


Tatria. Yo a lo menos reconoceré, y veneraré

fiempre efios dos gloriofifsímos atributos en

F* S. cuya vida guarde nueftro Señor muchos

años. De efia de F. S.San Fícente deOviedo>yMarzp

4. de 173 3.

B. L.M. deV.S.

Su mas obligado Servidor,

Amigo, y Capellán,

Tr.üenito Feyjoo.

4TTQ-

r AT^$ACIOWiDEL MfKfF.M.

Fr.Marcos Martínez* Abad que ha fido

delMonafierio de San Salvador de LB-

%enzana,y ahora Regente de tos fifiudios,

y LeBor de Trima de Theologia del

Colegio de San Fícente de

Oviedo, Ú^c*

DE orden, y mandato de N.Rmo.P.el Mro.Fr.Francif».

co de Berganza, General de la Congregación de San

Benito de Efpaña, e Ingkterra.&c.lei el Tomo V. ddTbeatro

Critico Univerfal, que intenta dar á luz el M. R. P.M.

Fr. Benito Feyjoo , Maeftro General de la mifma Congre-;

gacion, fegunda vez Abad de efte Real Colegio de S.Vicen-»te

de Oviedo , Dodor Theologo de efta Univerfidad ,Ca-,

thedratico de Santo Thomas , de Eferitura, y al prefente

de Vifperas de Sagrada Theologia, Leí la obra , y en tan

pequeño volumen halle un teforo de incomparable eftimacion,

y precio. Magni namque artificit efi claufijfe totum

in exiguo.

Y fiendo yá patente, no folo á la República Literaria

de Europa , fino también al común , y vulgar de todo

el Mundo, que qualquiera de ks obras que gozamos de efta

íingukrifsima Pluma , no folo fe ha llevado (y con tanta

razón) los apkufos de codos , fino también las admiraciones

_. teniendo por difícil la imitación folamente , quanto

mas k igualdad; con todo eíTo en mi juicio efta, que ahora

intenta falir á luz , es ventajokmente fuperior á lasque

precedieron , fiendo fus Difcurfos, no folo solidos , y admirables

, como fundidos en el mifmo molde de los demás,

fino que por ellos parece fe excede el Autor á si mifmo,

defeubriendo i la mifma Luz nuevos refpkndorcs.

Séneca

Efift. H»



Todas fus obras han merecido fingukr crédito - v

apkufo, porque la.profundidad en difcurrír, lo fineukrifsimo

en ponderar , la eficacia en perfuadir , y k fua-

Vidad en razonar , fegun el concepto de ks mas elevadas

plumas , ha abierto nuevas fendas no holladas ni

penfadas hafta ahora , y que ferá difícil que otros'ks

puedan imitar. Bien lo teftífican ks repetidas cartas de

eruditifsimos Eftrangeros , eferitas al Autor, en que le

gratulan , y exhortan a la profecucion de obra tan iníigne.

Gran gloría es de el Autor , que todos los Eftrangeros

hayan confpirado en la eftimacion de fus eferitos

quando hafta ahora los mas de ellos hablaban con tan!

to defprecio de la eloquencia, y erudición Efpañok. Es

infinito lo que pudiera decir en efto , como quien ha

Vifto los teftimonios originales. Pero una cofa , por

muy fingukr, no puedo omitir ; y es, que el dodo Barón

de Schomberg defde Drefda, Capital de Saxonia, donde

refide , y de donde es natural, poco há eferibíó á un

correfponfal literario fuyo Efpañol, pidiéndole exadas,

y individuales noticias de todo lo que pertenece á

nueftro Autor , inquiriendo con efpecificacion fu patria

, los nombres de fus padres, el año de fu nacimiento

, el que tomo el fento Habito , todos íus progreíTos

en los eftudios , los pueftos , y honores logrados en

fu Religión , los años en que fe imprimieron , y reimprimieron

todas fus obras, &c. Mucho tiempo há que la

fama del Autor pafsó los Pyrineos. Poco tiempo defpues

fe fupo , que también voló fobre los Alpes para eftablecerfe

en Italia. Ahora yá fabemos , que es celebrado también

como famofifsimo en los mas retirados Paifes de

Alemania.

Todos, de qualquiera profefsion , y eftado , traert

en las manos fus obras , emukndofe á porfía las Naciones

á traducirlas en fu nativo Idioma , para percibir

mas claras las luces de fu doétrina , que es tan elevada*,'

.que alhaga el entendimiento con raros , y defufados

rumbos en penfar, y enciende k voluntad con la ma$

fi .* duJ-i

dulce Rhetorica en decir ; fiendo, pues, efta obra, no folo

de la mifma rica tela que ks demás, fino que la excelencia

de el admirable ingenio en la invención, en k fublimídad

de los penfatnientos , y extraordinaria prueba de fus

difcurfos , reprefentan al Autor el mas elevado Héroe de k

República Literaria ; pues por la univerfalidad de fus eftudios

, en ninguna materia es foraftero, fiendo en todas

tan peregrino.

Diícretamente dixo Plutarco en fu juiciofo cotejo

de los dos Oradores Demoftenes , y Cicerón, que ks Oraciones

de aquel mas fabian á un dulce forbo de agua, que á

los eftudiofos cuidados de el defvelo. Demoflbenis enim

Oratío abfque omni fuco ,& joco ad gravitatem feriam &

tr acia non lucernam {utcavíllabatur Pytheas) olebat, fed

aqueepotum, afsi puedo decir, que los elevados difcurfos

de efta Crítica Univerfal, cotejada con otras muchas ,que

andan por el Mundo, puede fervir para ordenar con el

criftal de fu eloquencia los; defaliños de qualquiera defairado

entendimiento , porque todos fus Difcurfos contienen

una sólida dodrina , que fuave fe difunde, y una agua, que

dulcemente fe bebe. Sermo efl copiofus , O" varius, dulcís

inprimis, & qui repugnanteis quoque ducat, & impellat,

dixo Plinio , hablando de las Oraciones de el Philoíofo

Eufrates.

Dixo Sílio , queconfervaba , y llevaba fus aguas el Te-.

fino con tan fereno curfo, que ni levantan hinchadas ondas

, ni padecen turbulencias, ni permiten impurezas fus

profundas, y criftalinas corrientes:

Qaruleis Tieinus aquas , &flagna vadofo

Perfpicuusfervat, turbar i nefcia fundo

At nitidum viridi lente trahít amne liquorem

Vix credas ¡ahí, ripís tam mitis opacis.

Afsi los elevados Difcurfos de nueftro Autor no levantan

hinchadas ondas , porque no los hace eloquentes

el ruíd^. de la hinchazón, fino la fuave afluencia de fu

eloquencia. No fe turban para hacerfe hipócritas de

•abifinos, porque tienen fus conceptos como cuerpos

b 2. de

Plutarcopoft

vil-ara,

Ciceronis,

Lib.r«EpIÍ

tol, iof

Sillo ¿e

Bello Puní

€*?__


•_

__

I

de criftal mucha profundidad fin cónfuíion , ni podra

turbar la emulación fu pureza, porque llevan por liquida

corriente un puro licor , que fe combída á beber , deslizan-i

dofe tan apacible entre las frondofas margenes de fu elo-¡

quencia , que fe percibe harmoniofo, elevados los fentidos

en fu embelefo.

. Afsi fe han difundido por toda Europa fus obras , y

afsi fe han apoderado de quantos fin pafsion ks han leído,

como en ks Oraciones eferitas de Pompeyo , y Saturnino

el Ímpetu _. y raudal de fu facundia , entrando por los ojos

fwEr/f ^P 11 " 10 le excit ° aquel gufto, que llamó maravillólo:

MÍ.íe. Omnia hac mire placent, eum Ímpetu quadam , é-flumine,

pravebuntur ; y aconfeja á Euricio que las lea , pa-i

ra obligarle á fu fentir , y para que las bufque. Sen»

ties quod ego , cum orationes ejus in manu fumpfej

ris , quas facile cuilibet veterum _. quorum & amulus¿

fomparabis.

Yo aconfejo que fe lea efta obra , y fes difcurfos,

para que fe logre el fin de fu sólida doarina, como lo

,verá el Le£tor por la experiencia ; y fufpendo- compararla

á las antiguas Griegas, ó Romanas , por no dexar

jquexofos muchos de eftos venerables exempkres , que

'fi en cada Difcurfo fe defeubre fobrefaliente una imagen

dek fentenciofa , y erudita eloquencia de Cicerón , no

-eftá tan fola, que no la compita igual perfeda copia de

küek facunda afluencia de Demoftenes; folo diré, quei.

el efpiritu de efte fe encendió á tanto numen , por haver

oido la eloquente Oración , que en la cauk Oropia hizo

fCaliftrato , y vifto las glorias de fus aclamaciones;

quantos en Europa han leído fin pafsion ks obras de

nueftro Autor , han formado concepto de otro Demoftenes

, excitando aquel común , y debido aplaufo alguna

'Pl reo P ermitida llama atan fehz emulación. Cum caufam Cal-

¡_\¡taOc- l' l ft rAVUi g gif et » magnamque fui admirationem dicendo

•tttíflhenií. txcitaffet, videns eum Demofihenes deducí a multítudi.

ne , &falicem pradicari , gloria hominis ¡mulari cfpit;

magis tamen facundia vim admiratus efi, omnia eonfice%

t e _ O'fubigere valentis.

Na

No menor fruto efpero, afsi de efta , como de las

«demás obras de nueftro Autor ; por lo qual, y por fer efta

obra muy conforme á la pureza de nueftra Santa Fe, Sagrados

Cañones, y buenas coftumbres, foy de fentir merece

k Ucencia que pide áV.Rui3. para que falga luego á luz,

por fer el mayor luftre de la República Literaria, gloria de

la Nación Efpañok, honor de la Religión Benedictina, y

de gran utilidad para todos. Afsi lo liento (falvo meliori.J

En efte Real Colegio de San Vicente de Oviedo á veinte jr,

tres de Diciembre de el año de mil fetecientos y treinta y¡

dos.

Fr, Marcos Martínez-

Regente de los Eftudios,

y Le&or de Prima.

Jl OTH. V. t*3 Ll-


I

í !

_/

L1CEKC1A&E LA%ELIG10H.

i , . _,, •».

N

' . . . ' •

OS el Maeftro Fr. Francifco de Berganza, General

de la Congregación de San Benito de Efpaña , e Ini

glaterra, &c. Por k prefente, y por lo que á Nos toca, da- 1

mos licencia para que,pueda imprimirfe el quinto tomo del

Theatro Critico Univerfal, que compufo el M. R. P.

Maeftro Fr. Benito Feyjoo , Maeftro General de la mífma

Congregación, fegunda vez Abad de el Colegio de San Vicente

de la Ciudad de Oviedo, Doctor Theologo de k

Univerfidad , Cathedratico de Santo Thomas , de Eferitu-i

ra, y al prefente de Vifperas de Sagrada Theologia, atento,

á que por orden ,y comifsion nueftra le han vifto , reconocido,

y aprobado perfonas doctas dc nueftra Congregación.

Dada en nueftro Real Monafterio de San Benito de

Sahagun á diez de Enero de mil fetecientos y treinta j_

tres.

El (general de San benito.

Por mandado de fu Rma;.

r

%QWB7CtOK (DEL Ajinó. Q'A&Op.

Maeftro Fray Gabrid de Llano y Otane^t

(predicador General de la Religión Premofi

traten fe , y Mayor en el Monafterio

de los ¿ftigidos de Ma-.

drid,





_ (0 r

Senec. fuper

Scrip.

Val. Max.

Juv.Saryr.


(O

Cafiodor.

Prolog. ad

Traflat.de

Anúcit.

w

D-Hieron.

loque utile

•Qrig.

podrá ver en k obra mífma, que no es el afecto apaf».

fiónado quien la elogia,, fino la verdad fincera quien k

enfalza.

Entre las fubtiles, y bien delicadas doctrinas de efc

telibro,fevé unido en maridage hermofo lo bien pulido

del eftilo, y lo limado de las voces, que fin afectación

fon dulces, y colocadas , fegun retoricas leyes.

Vefe también la deftreza en el proponer , y la agudeza

en el probar ; de fuerte , que con la diverfidad de los afe

fumptos atrahe los ánimos , y deleyta los entendimientos

; pudiendofe aplicar al Autor de efte libro lo que

dixo Séneca, alabando los" eferitos de Valerio Máximo:

(3) Do¿írina eloquentia ornamentum tribus modis homu

nes aggreditur, penetrando aures , demulcendo oculos, CD*

ánimos invadendo \ 6 lo que dixo Jnvenal en efte dif-i

tico:

(4) Tanta dulcedine captas afficit ille ánimos.

He contemplado efte libro como un ramillete hermofo;

porque fi un ramillete , para fer apreciable , fe ha de

componer de toda diverfidad de flores , en efte libro fon

tantas las flores de erudición, quantos fon los diverfos

aíTumptos que fe ven en él , refultando en el todo un

ramillete víftofo de fingukr , quanto ingeniofo artificio,

formado , y compuefto de la uniforme variedad de

flores , que cortó fu defvelo en los precíofos jardines de

tantos Efcritores doctos . que es lo que Cafiodoro dixo difcreto

: (5) Ue díverfis Scriptoribus quafi'flores excipienst

in unum compendio fe le&ionis volumen refiringit -. y como

fon tantas las flores, que en efte ramillete tiene unidas

, tocando tanta diverfidad de materias , con mucho

acierto , y energía , podré yo decir fin rezelo lo que de

Orígenes dixo San Geronymó , que he hallado toda una

Librería en efte folo libro *• (6) Cogitaram librum, & inve-,

nio Bibliotbecam.

Bien sé , que no han de faltar afectos apafsionados

del odio, que fientan mal del Autor de efte difereto libro

, murmurando , que fe mete en eferibir materias

agenas de fu eftudio; afeando el titulo _, e Infame (qué

af-

afsi le llama) épitheto dcExtermtnador Aphorifmo ,qm

yfeno^ocafionesheoido murmurar de efto a los que

fe muTftran apafsionados, poniendo por broquel de fu

que aquella fentencia Quintiliana : ( 7) Ingemum non

Tblt duabus cutis partiri. pero lean los feñores Médicos

el Aphorifmo fin pafsion , y conttruy anieblen y verán

como merece el infame titulo que le da el Padre Feyjoo;

y en quanto á lo que dice Qpuitiliano , effo fe queda

bara aquellos genios poco claros , que fe ofufean , y

fe ciegan con la variedad de los affumptos ; no para,

el genio de el Autor de efte Theatro Critico , a quien

nunca ha podido ofufear k multitud; pues le ve todo

el Mundo ían claro , y tan fútil en qualquiera materia,

que toca, como fe vé cada dia en k Cathedra, en matedas

delicadas de Sagrada Theologia,que ha fido fiempre

fu principal tarea , con que podré decir de fu Rma. lo que

de Aod dice la Eferiptura: (8) Utraque manu pro dextera

utebatur. . _

Los affumptos , que propone enefte quinto Tomo

, fon muy pkufibles, por lo autorizados, y porla

novedad muy guftofos , y todo quanto encuentro en efta

obra, es digno de la mayor alabanza ; con que pue-;

do yo decir en fu apkufo loque, aprobando otra Obra

como efta , dixo el eloquente Plinio » Opus pulebrum

vdidum , acre , fublime , varlum , elegans ,purum ,figuratum

, fpatiofum etiam , O 4 cum magna tut laude

di fu fum; ( 9 ) y aun dixera mas , porque mas fiento,

pero me impide la diftancia, quehay entre la voluntad,

y el difcurfo ; porque fi el amor me impele a que diga

todo lo que concibo , la penuria de voces me detiene,

porque no hallo voces con que explicarlo ; con que vendrá

á fer la difculpa de quedar corto en fus alabanzas

k dilatada copia de fus grandezas , diciendo folo en

alabanza de el Autor lo que eh otra ocafion dixo de Platón

San Aguftin: Plato fuorum temporum vir eruditif-

Gloríefe , pues , k Nobilifsima Religión Benedic­

Quint .YA:

10.de Inft-j

cap. 3.

O»)

Judie. J.

PHn.lib.43

Epift. xo*

D.Auí-ufl..

Epift. 10.


••



3-Feg.4.v.

30.

Plin.üb.»/.

Epiíl.io.

Cafiod.lib

4 Epift.n

Oí)

Cyn. &

Praxít. in

A p probat.

CLo.tc.Ga

leu.

Chryfoft.

Ho'.ni!. 9.

lu Gcuef.

B

aiaíik Ai fet* fierrtpíé feácmda Madre _e Sabiduría»!

con la qual enriquecidos fus Hijos, han fabido iluftrar

aun los Paiíes mas remotos: teftigos fon ks Librerías

de lo mucho que han fatigado fus prenfas ; y teftigo

es nueftra Efpaña, pues en mis años, que no fon muchos

, pues no llegan á treinta y quatro, han eferito

cn varias materias hombres eruditifeímos ; pero aunque

110 la honraran tantas díferetas Plumas antiguas,

y modernas , bailara efte Autor para llenarla de honra;;

pudiendofe decir de efte Docto ( fin que la comparación

fírva de difgufto) refpe¿to de los Efcritores de fu

tiempo , lo que de Salomón en el libro tercero de los

Reyes eftá eferito : Et pracedebat Sapientia Salomonis

Sapientiam omnium Orientalium , & Egyptiorum , &_

erat fapientior cunSlis hominibus : fapientior Etban¿

& Hernán , &• Chalcol, & Dorda :•:.:


' •


at_a__i

LICENCIA (DEL 0$t®lNA_{_>-

r AT%(WACI0^ DE EL tyo.T.

Antonio de Goyeneche, de la Compañía de

Jefus, Mae jiro que fue de EJcritura en

fu Colegio de la Univerfidad de Alcalá ,j

ahora de Hifioria,y Erudición Sagrada,

j Trofana en los Eftudios Tóales

de Madric

M. P. S.

DE orden de V.A. he vifto el quinto Tomo del Theatro

Critico de el Rmo. P. M. Fr. Benito Geronymó

Feyjoo, y fin faltar á las feveras leyes de cenfura , compatibles

, diga cada uno lo que quifiere , con los juftos elogios

que fe merecen las obras bien eferitas, como es efta , digo

, que al Padre Maeftro no le hace el Mundo gracia, fino

jufticia en el alto concepto , que tiene formado de las admirables

prendas de fu Reverendifsima. Y aun decía yo,

que le debe eftár fumamente agradecida toda la Nación Efpañola

_, porque la redime de la nota de inerudita, que padecía

en la opinión délas Eftrangeras-, pues quando efta nota

fuera verdadera, que no lo es , bailaban para defagra-,

vkr á los proprios, y defmentir álos eftraños los libros folos

del Padre Maeftro Feyjoo, en todo fobrefalienre , efpe-,

cialmente en el ufo de la Crítica, que es un arte de juzgar

bien , en que fe dice no poco ; pues fiendo el juzgar bien,

ó mal, y á vulto arte tan fácil, que todos k aprenden fin

Maeftro , y aun hacen de elk profefsion , el arte dejuzgar

bien es tan delicada , expuefta , y difícil, que fu ufo fe k

ha refervado Dios á si folo, maniftñando , que aquel que

feparaífelü preciofo de lo vil, y loexquifitodelovulgar,

.que es el oficio de la Critica, fe puede alabar de que tiene

la



I Jereni.iy.

lí».

P.Carolu.

Poree ín

orado, vel

•difcurfu dc

Criticis ha

bitocoram

Em minen.

tlC. Cardi-

nal.inRegí»Ludovid Magni

Coüegio

annoiyj*..

a boca del inifino Dios: Sifeparaveris pretiofum d vil},

quafi os meum eris. La razón de efta dificultad fe viene á

los ojos. Los buenos Criticos en fu arte fon, ó deben fer

lo que los Jueces en fus Tribunales : pues veafe quan difícultofo

es á un Juez faberfe entender en fu oficio, y dar a

cada uno lo qué es fuyo. Importarla mucho que los Jueces

fuellen , como en la antigua Ley , Prophetas , para romper

el velo de que fe cubren muchas de ks acciones humanas

, y adivinar penetrando las mas ocultas intendo-*

nes.

De aqui infiero , que quien ha de j'uzgar bien de ks Facultades

, ha de fer muy Maeftro de ellas ; y nos hallamos

luego con el Padre Maeftro en el fentido , y aplicación de

eftas palabras, que fon fu mas vivo retrato : Qui omnium

Academiarum opes finu fuo complexas fit cumPoetis canoras;

cum Oratoribus difertus; cum Philofophisfubtilis; cum

Geometris immenfüs; cum Afironomisfublimis ; cum Chimicis

curiofus-, cum Anatomicis oculatus; cum ómnibus omnis

homo. in difeiplinis ver/atus ; & in fingulis plañe fingularis.

Todo lo es nueftro Autor con aquel fu genio

univerfal para todas las Ciencias. Canoro con los Poetas,

cuya facultad, ó numen pofleecon eminencia, y no le envilece

con kfrequeiick, y coftumbre. Difcreto con los

Oradores , por los talentos que Dios le dio para el Pulpk

to ; y por la eloquencia , que fe admira en fus Difcurfos.

Subtil con los Philofofos, cuyas vulgaridades corrige , y

cuyos verdaderos arcanos revela. Sublime con los Áftroinomos

, pero diftante mil leguas de la Aftrología Judiciaria

, cuyos defvarios refuta, Curiofo con los Chymicos,

cuyos fecretos maneja con magifterio. Todo Argos con

los Anatómicos en efta viviente organizada maravilla dei

hombre , cuyos ocultos fenos profundamente examina.

En fin Verfado en todas , y en cada una de las Facultades-,

yen todas grandemente fingukr , y por effo gran Critico.

Si alguno me notare que excedo, yo le probaré, que aun

quedo corto.

rmporraria poco efte agregado de prendas, íi les faltafle

la utilidad , motivo grincipal de. tomar k pluma el

Au*

Autor, pues apenas hay en fus libros noticia éxquiíitamen-*

te curiofa , que no vaya bufeandp el centro del bien común.

Como no hay cok mas nociva para el publico, que

el licencióte abufo de k Critica, afsi no hay cok mas útil

que fu buen uío. Si no huviera en el mundo hombres laboriofos

y eruditos , que enmendaffen aquellos errores

que por defcuido , o ignorancia hicieron afsiento en nuefe

tras cabezas , no sé á qué eftado ks Artes __ y Letras fe ve

rían reducidas. Sigame el Ledor, fi tuviere paciencia en

los exempkres que le pongo delante, para que pueda hacer

mejor juicio de la utilidad de efta obra. Si no huviera

en el Mundo los Efealigeros, que enmendaron los tiem- __„* *.

pos , y los Petavios, y Uferios, que enmendaron defpues á fe *"

los mifmos Etaligros , qué Chronologia tuviéramos?

Si no huviera ene Mundo los Cluverios, los Brietos , los

banfones, los Célanos , diligentiísimos obfervadores de

los rumbos, y caminos que tomaron los Geographos bien

cierto es que no tuviéramos tan cabal, y exada deferípcion

del Orbe : tuviéramos si mezclados los Imperios con

los Imperios las Provincias con las Provincias, Jos Maresconlos

Mares, y el Mundo en un nuevo chaos. Si no

huviera en el Mundo los fabios Benedidinos de la Congregación

de San Mauro , que tan gloriofamente trabajan

la edición de los Padres de k Iglefia Latina , y GrieU

como hijos de aquella gran Madíe , que ha pobbdo & aí

Mundo de mas Santos y Sabios, queLguna^e las Re

purgados como hoy eftan de muchos errores , relíituídos á

fu Padres los HIJOS legítimos, y kparados los¡lKni{

deco^f" 10S ', CUyaCO ; ,f j Jll0n ' y j me2da cra ^nosi£

rR^- l0 |. VCTd í"?»P«»*, q»e perjudicial pado

losfe" ,' n °r h r- ra iOS ^rr/S, losSirnXidos

los Labbes, los Cofarcios, y los Harduinos , que han

fido los famofos reftauradores de los Concilios, fi2£

ramos fes fagrados Cañones en kpureza, y bu n orden

que hoy gozan Sino huviera de una parre los To ni £

ks Salíanos , los Calmetes , y por otra los Baronioa loí

Pagis, que con infatigable aplicación texieron fSíío!

rías,


ías, no tuviéramos también dlfpueftos, ó coordinado,

los Anuales de uno, y otro teftamento. Si los eruditos

Jefuitas dc Amberes no trabajaran mas há de ochenta

años, no sé qué fuera de las vidas de los Santos : todo eftu-i

viera confufo , y mezclado lo claro con lo obfeuro, Íai

cierto con lo incierto , y el grano con la paja: á fu eftudiofa

diligencia debe la Iglefia , que los enemigos de elk no fe

rían yá de nueftra limpie crédula piedad , quando tenemos 1

vidas de innumerables Santos, bien comprobadas, para

confufion fuya, y edificación nueftra. Sí no huviera Mabi-,

llones , y Germonios , aquel Benedídino, y efte Jefuita»

tan verfados en el obfeuro difícil manejo de los Manuferiptos,

ni aun de nombre conociéramos la Diplomática ,»

cuya curiofa inveftigacion deben tantas ignoradas verdades

fu feliz defcubrimiento. No olvidemos las célebres Memorias

de Trevu, en cuyo fiel contralle fe pefa la calidad

de los buenos, y malos eferitos, aquella para ei elogio , y

efta para la precaución, con que de antemano fe le avifa al.

ledor , para que no fe dexe coger del veneno , que La mar

licia délos Proteftantesfabe efeonder entre las flores de fus

eferitos: Latet Anguis in herba.

Bañan, y aun fobran eftos exempkres para conocer

k grande utilidad, que le viene al Mundo de una juiciofa.

Critica. Como eftos infignes Efcritores no dexaron de

trabajar, ápefar de las muchas, y graves contradicciones,

que les fufeitaron fus émulos , no es mucho que el nueftro,.

imitador de fu eftudio , haya corrido con ellos la mifma

fortuna. Admiraba yo antes la capacidad , y extenfion de

fu entendimiento para todo genero de noticias . ahora ad*

miro la grandeza de fu corazón para emprender, y fupe-i

rar tantas dificultades interpueftas para retardar fu obra.

Nunca he eftado bien con una Critica remifa , y pufilanime

, que teniendo luz bailante para conocer , y defenvolver

los errores del Pueblo , no tiene animo para refutarlos.

No culpo el encogimiento , y alabo la animofidad:

tratafe de hacer apear , ó fi decir fe quiere, hacer revenir

ks gentes de fus antiguos perjuicios. Ardua empreíki

gues el erroc que una vez por fuyo adopta el Pueblo, com0

es '

_^__H__I

Es Tac"! fin concebirle , fuele fer -difícil en deponerle: y fi

es Sabio , ( que cambien en lo fabio hay fu vulgo) le cueík

mayor dificultad , y embarazo; porque la docilidad , que

es virtud para abrazar el defengaño , tómala por vicio , ó

ligereza , fi le obligan á mudar de parecer; y aun fe hace

mas pertinaz con la vergüenza ., que fiente de que le fupon-:

gan engañado. Notable deforden I Que tenga mayor atraca

tivo la mentira para pervertir el entendimiento , que k

verdad para defengañarle! De la vergüenza paffa luego

al refentimiento , ó indignación , que fin dexarle rornar;

partido con k razón, le preíla fus armas tumultuad amen-*

te para combatir á dieftro , y finieftro, fortificandofe mas,

y mas en fu error. De aqui han dimanado las porfiadas

ppoficiones de algunos Efcritores , que tomando por fu

cuenta la defenfa de los errores Populares, y dexandofe

llevar también de fu Aura , intentaron oprimir en fu utilífsímo

trabajo al Autor dc eftos defengaños, hafta difuadirle

por modo de confejo, pero fofpechofo , la continua-,

cion de efta Obra, porque quizás les incommodaba aquella

grande juila eftimacion, que aun el mifmo Pueblo bien

inftruido no le niega yá. Qué digo el Pueblo? Los mifmos,:

que exteriormente le contradicen, fi quieren confeffar la

verdad, interiormente le aplauden , hacíendofe en la bien

cortada pluma del Padre Maeftro amable la verdad , que la

dexaria malquiftada, ó defeonrenta la imprudente Critica

ide otros.

De efte quinto Tomo , que ahora fale á luz , puedo

anunciar que logrará la mifma eftimacion , que fe han merecido

fus compañeros , aunque eftoy previendo de loque

ha fucedído , lo que puede fuceder; es verdad que de un

año á efta parte ha calmado la tempeftad -. fin duda que fn

doda, y erudita Apología fue el Iris de la paz , y caufa de

la experimentada quietud ; pero efta quietud mas parece

calma, que ferenidad. mas parece tregua, que paz ; y fi á efta

fucediere lo que fofpecho , también aífeguro , que no le

cojan de nuevo al Autor los reparos que le hicieffen , pondrán

eftos inquietarle , pero no ofenderle: como ks Saetas

¿Ufparadas contra una eftatua ¿e bronce t mas malfe hacen


•»---•

á si mifmas que á la eftatua : ant, dudo que puedan affuftarle

,quanto mas derribarle ; porque en la Armería de fus

exqnifitas noticias tiene fuerzas refervadas para bien de

fenderfe : enel fondo de fus razones fe vén anticipadas ks

falidas á las dificultades , porque todo lo previene , todo

lo dice , y de todo fe hace cargo , como en los contradidores.

haya penetración, y finceridad para leerle íuspenfainíentos

, que ciertamente no fon obfcuros, filos quieren

entender.

Defpues de efto es tan humilde, y modefto, que no hace

del fabio , ni quiere que fe tengan por oráculos fus fentencias

, ni por demonftraciones (aunque lo fean) fusdi-*chos.

Como fu Philofofia es libre, ácada uno dexa en fu

libertad para que difeurra como quifiere; y afsi puede fu

iluftte adverfario feguirle paffo á paffo, y punto por punto

, que no fe lo eftorvará; afsi le hará brillar mas fu ingenio

, y todos le agradeceremos la opofícion, porque afsi

también desfrutaremos al Autor mayores noticias , como

el Antagonifta venga con buenas armas -. eftas fon , como

yáinfinué, ingenio, y buenafe, aquel para regir el entendimiento

, y efta para dirigir la voluntad. Con eftas

dos calidades el Theatro Critico fiempre , y á todos, eftá

abierto. Pero advertimos, aunque hablando en general,

y fin determinar perfona, que en efta guerra , que es pacifica

por ferio de entendimiento , mas crédito fe gana con

la moderación, que con el ardimiento. OrdinaTÍamente

en femejantes lides aun los vencedores falen vencidos,

Odio non porque pelean mas con ks armas del odio , que del amor¿

an-iore cer guen exemplo nos dá el Autor de fu modeftia , y mánfe»*

tam us.

Mav. Vera

effigics.

dumbre; pues no fe hallará en fus eferitos palabra, ó api*

ce en que diga bien de si, ó diga mal de otros : dice si ,ó

perfigue los defedos de las perfonas, pero no ks perfonas

por fus defedos. Si alguno fe laftímó , quexefe de fu temeridad

, y arrojo. Es verdad que yo no gaftaria mas mi ca-»

lor natural en refpondcr á los argumentos , ó porniejor

decir , improperios de mis contrarios -, porque me acuerdo

de lo que a los fuyos refpondió un virtuofo'íabio, quando

dixo: l*os argumentos ,ydefpropofitos de mis emules, no

. »- #- '

necefsitan tanto de folucion, como de abfolucion. Y cn efte

intento creo que eftá nueftro famofo Autor, mientras no

fe abufe de fu filencio. No negaré, que hay alguna viveza en,

fes refpueftas, y en las de fu erudito diícipujo, y fidelifsi-

ino Interprete. No canonizo, ni alabo ks retorfíones, perp

aquí tampoco ks condeno. Y á vilkde una fumma provocación

puramente voluntaria las dífeulpo. Qué ha de hacer

la innocente irritada Abeja, fino laftimar á quien fin caufe,

ni motivo la viene á herir, quando no tiene otro modo de

defenderfe ? Qué ha de hacer fino armarfe contra el agreffor,

que intenta divertirla de la grande obra, ó milagro de

la naturaleza, á que eftá aplicada?

Y pues nos han venido á ks manos ks Abejas , no fuera

acción impropia ponerlas por fymbolo , ó emblema dú

P.Maeftro en la frente de fus libros. Ellas fe facríiícariañ

con gufto á ks alabanzas del Autor . con quien también

fofpecho , que no harían lo que hicieron , fegun fe refiere,

con un curiofo , que queriendo explorar el admirable

oculto modo, que ufan para fabricar fu miel, les pufo una

vidriera criftalina, que ellas luego advertidas ,.para que no

tranfpiraífefu ingenio ,1a cubrieron de cera : digo que nó

ferian ran refervadas con el Autor ; porque á fer capaces

de libertad, á él folo revekrian el fecreto, ambiciólas de

que no con otra pluma que la fuya fe efcribieífe k maravilla

de fu artificio. Y volviendo á mi aflumpto , ellas mifmas

en otro cafo mas reciente , que también toca el libro,

dicen al Autor el poco cuidado , que le deben dar los impreffos

de fus émulos. El cafo fue, que eftando eftas oficiofas

obreras en fu labor ocupadas , entró en fu Colmena

un caracol: apenas fintíeronal importuno huefped , quanao

fe pulieron en armas para expelerle , y quedaron bien

vengadas, dexandoleá él bien efearmentado. D*.fpues fue

el embarazo , que no tenían por sí fuerzas para tacarle

á fuera, y dentro les era eftorvo para perficíonar el dulce

fruto de fu trabajo : qué hicieron , pues, ó qué medio tomaron

? Dieftras en el arte de hacer de k necefsidad virtud

, como fii le fabricaffen un túmulo de cera, le dexaron

Son ella cubierto •*, que es lo que dicen aquellos elegai-

tes

Excufábe

te foríiran

li ad mor»

íus remordeas

> fed

noa lauda

bo. Tune

mihi Íai».,

dandus re

nies, cum

di'&Hni ig.

nominiaítí

exceperis

animo Ic.

«ji, & joco

urbano refelleris.

Qui fupra

laudatus

Author.

Difc._i.t_,


In Pra-dio

lUlftJCQ,

lib. 14*

tes Verfos do el Padre Jacobo Vaníer:

Irrita jam cüm tela forent: Apis advoeat artes

Ingeniofafuas ; & cera prodiga totam

Jncrufiat Cochleam , n/orfirum fátale recondens

Hoc veluti túmulo

Efto quiere decir, que no pudo tomar de fus adverfarioá

friejor fatisfaccion la manfedumbre del Autor, que ofrecer-i

les copíofa cera de blanda dodrina con que fe iluminen

íi quieren , afsi como los demás , que hemos leído con admiración

fus excelentes libros ,le confeffamos agradecidos

el beneficio de haver fido iluñrados con fus difcurfos, y noticias,

fin venirnos el penfamiento, ó prurito de inquietarle

con infubfiftentes reparos en el difcurfo de fu obra , de

que haríamos grave eferupulo. Dexando aparte la novedad

, que nos hace ver, que quarido todas ks Naciones eftrarias

le aplauden , algunos de la Efpañola , aunque pocos

, le fatyrizen , confundiéndote la eftimacion de los unos

con la embidia de los otros. El confejo que yo daría á fu

Reverendifsima, fi me permitieffe , en phrafe , ó tono de

Converfacion , es, que profiga , y no fe le dé un caracol de

todas ks contradicciones, quando en la continuación de fu

gloriofo trabajo tiene el publico un buen Fiador , para efperar

no menos , que la reformación de ks Artes , y Cien->

cías; pues yo aífeguro, que con quatro hombres tan uni-¡

verfalmente eruditos como el Rmo.Fey jcó, ó con él folo, li

•continua, pues no es fácil hallarle compañero, eftará hecho

«fte milagro. Con efto tengo también dicho, que no hay en

efta obra cofa que fe oponga á nueftra Santa Fé , y buenas

•coftumbres. En efte Colegio Imperial de la Compañía de

(Jefes de Madrid -, a ap. de Odubre de 1732.

tP.Antonio de Goyeneche.

m

EL REY.

P Or quanto por parte de Fr. Benito Geronymó F.yjaój,

del Orden de San Benito, fe reprefentó en el mi Confejo

tenia compuefto el Tomo quinto del Theatro Critico

Univerfal; y para poderle imprimir fin incurrir en pena

alguna, fe mefuplicó fueffe férvido concederle Licencia,

y Privilegio por tiempo de diez años para fu iinprcfsiori,

remitiéndole á k cenfura en k forma acoftumhrada : Y

vifto por los del mi Confejo , y como por fu mandado fe

hicieron ks diligencias, que por la Pragmática últimamente

promulgada fobre la imprefsion de los libros fe

difpone, fe acordó expedir efta mi Cédula : Por k qual

concedo licencia , y facultad al expreíkdo Fr. Benito Geronymó

Feyjoo, para que, fin incurrir en pena alguna, por

tiempo de diez años primeros figuientes , que han de correr,

y contarfe defde el dia de la fecha de ella, el fufodicho,

ú la perfona que fu poder tuviere, y no otra alguna , pueda

imprimir, y vender el referido quinto tomo del Tbea~

tro Critico Univerfal, por el original que en el mi Cor.fejo

fe vio , que vá rubricado, y firmado al fin de Don Miguel

FernandezMunilk, rai Secretario, Eferibano de Cámara

mas antiguo, y de Gobierno de él, con que antes que fe

yenda fe trayga ante ellos , juntamente con el dicho origi-;

nal, para que fe vea fí la imprefsion eftá conforme á él,

trayendo afsimifmo fee en publica forma , como por Corredor

por mi nombrado fe vio, y corrígió dicha impreffion

por el original, para que fe tallé el precio á que fe ha

de vender. Y mando al Impreffor que imprimiere el referido

como , no imprima el principio , y primer pliego , ni

entregue mas que uno folo, con el original, al dicho Fr.

Benito Geronymó Feyjoo, á cuya cofta fe imprime, para

efedo de k dicha corrección , hafta que primero efté corregido

, y taffado el citado tomo por los del mi Confejo; y

eftandolo afsi, y no de otra manera , pueda imprimir el

principio, y primer pliego , en el qual feguidamente fe

ponga efta Licencia, y k Aprobación, Tafia-, y Errata-s,


' I

• I

•pena de caer, é incurrir én la. contenidas finí-las Pragmáticas

, y leyes de eftos m.is Reynos , que fobre ello tratan,

y difponen. Y mando , que ninguna perfona, fin licencia

del expreffado Fr. Benito Geronymó Feyjoo , pueda in>.,

primir, ni vender el citado tomo , pena , que el que le ¡k_j_

prímiere, haya perdido, y pierda todos, y qualel'quier libros

, moldes , y pertrechos , que dicho tomo tuviere ; y

ntas incurra en la de cinquenta mil maravedís , y fea la ter»?

cía parte de ellos parala mi Cámara , otra tercia parte para

el Juez que lo fentenciare, y la otra para el denunciador.

Y cumplidos los dichos diez años , el referido Fr. Benito'

Geronymó Feyjoo , ni otra perfona eh fu nombrequiero

no ufe de efta mi Cedük , ni profiga en la impref*

fi'on del citado tomo, fin tener para ello nueva Licencia

mía, fo las penas en que incurren los Concejos, y perfonas

que lo hacen fin tenerla. Y mando a los del mi Confejo,

Prefidentes , y Oidores de ks mis Audiencias, Alcaldes,

Alguaciles de la mi Cafa, Corte , y Cnancillerías, y á

todos los Corregidores, Afsiftente , Gobernadores , AlcaU

des Mayores, y Ordinarios , y otros Jueces, Tullidas, Miniftros

, y perfonas de todas ks Ciudades , Villas, y Lugares

de eftos mis Reynos, y Señoríos , y á cada uno, y qualquiera

de ellos en fu diftrito , y jurifdiccion , vean , guarden

, cumplan , y executen efta mi Cédula , y todo lo en

elk contenido , y contra fu tenor, y forma no vayan , nt

pallen , ni confientan ir, ni paliaren manera alguna , pena

de la mi merced , y de cada cinquenta mil maravedis para

k mi Cámara. Dada en Madrid á veinte y quatro de Sep.

tiémbrede mil fetecientos y quarenta y nueve. YO EL

REY. Por mandado del Rey Nueftro Señor. Don Aguftki

de Montiano y Luyando.

• '

;

FEE T>E EPATAS.

PAg.i_7.'li¡..2



SUMA m fí TJSSA!

TAltaron los Seáofés de el Confej'o Real de Caftilla el

Tomo quinto de el Theatro Critico Univerfal, o

Difcurfos varios en todo genero de materias , para dtfenga-.

no de errores comunes, fu Autor el Rmo. Padre Maeftro

Fr. Benito Geronymó Feyjoo , Maeftro General de la Re-J

ligíon de San Benito, Scc. á ocho maravedís cada pliego,

'como mas largamente confta de Certificación , dada por

Don Miguel Fernandez Munilk, Efcribano de Cámara mas

antiguo , y de el Confejo. Madrid á veinte y feis de Febre»?

rodé mílfetecíentosy cinquenta.

PRO-

Qr

Uizá

PROLOGO AL LECTOR.

acufarás, Ledor mío , mi tardanza en nrefenrarte

efte quinto Tomo; fi defde el tiempo en au_

- pudifteprometerte fu ledura, no has losradootr.

mejor en los dos, que poco há dió á luz mi intimo ami

el P.M.Fr. Martin Sarmiento, con el titulo de Demon/lr*

cion Critico- Apologética de el Theatro Critico UnivirM

obra excelente por qualquiera parte que fe mire. Yá havrá,

conocido, fi la leiftc que el Autor es aquel, á quien en

el Tom.4. Dife.XIV.num. 84. coloqué, fin nombrarle

entre los mayores Ingenios, que en eftos últimos tiemiW

Produxo el fuelo Efpañol, y de quien dixe que era 2 m i

tagro de Erudición en todo genero de letras Divinas v Hu

tnanas. Oculté fu nombre, por no ofender fu humildad • l

el, por fer tan humilde, fe defeubrió. Tuzgó vannín-aí

ahora que los rafgos de fu pluma eftá.i míy lexos de jjf

nar aidea , que yo havia dado dc él en el lugar citado Af.

fi falló al publico, pareciendole que fu obra no íX.

,perfuad¡riaáalguno F queéleraob^tode aillos &¿°

pero difuadina a los mifmos que fe los ap?oprkbai FfU

defeonfianzade ks proprias obras es qualidad «S, ?«

«de los grandes Ingenios: yá porque tTJS*?? w

Mde los grandes Ingenios : yá porque fu nerfní,, • ,

.defcubrealIáenlosf^osrCm y oto?de q 12 ÍCS

io pofs^bfc"

feccion mas alta, que aquella adonde arriban, yl^ "^

«ho que íuban , creen que fe quedan en el valle ?„_£

Olie nn aCr,mA»n i -i~„»l _U... j:r_-

c > enc feccion mas alta, que aquella adonde arriban V n-

te

PC *

tho que íuban, creen que fe quedan en el valí/1 f mu *''

qne no afcíenden á aq.ei elevadifsimo m0 'e' Te S "

prefenta á kviA9! v-a nn».-.. «.—J . ' 1 ue íe les

z&ássssr* u raodeíiia ''««si* ¿

Pero fi no has vifto aquella obra «•-. _„t.

**P".r*r~. Compl«rXr a „fi^T h

el Uenode. Erudición y. ¿otícZZñrlíT -"' que "»' en

elIlenodeErudcinnv-inrt^.„„ „...n i° ever bldiar, ni Hítala fus EfcaiW „¡¡ ' 3 ^ ? " > ' que **•»• em-t en

«bes, ni á AUmanlafusKefc °»oi uiiHwS""? Í- US J uc '

tíos, ni a Inglaterra fus UiTcrios Át. í daf " sGr0J

l




'de qué en efte defeo atiendo folbá tu utilidad. Mezclanfe

en el defignio mi honra , y tu provecho.

Yáfabes,que muchos dias há hicieron liga contra

mis eferitos unos , no sé como losllame , unos pobres de

k República Literaria , de eftos, que, quando quieren

hacer algún papel en el Mundo, fu mifería los precifa á

andar por las puertas , y zaguanes de los libros, los Iudi-.

ces quiero decir , mendigando harapos de noticias, y cófiendolos

con impofturas , diderios , y chabacanifmos;

venden defpues al rudo Vulgo, como reía de algún precio,

lo que puefto en la mano de qualquiera Dodo , al primer,

tirón defeubre fer mera podredumbre. Por tales manos,

y con tales medios fe forjaron cafi todas las impugnado-;

nes , que hafta ahora parecieron contra mi, efpecialmeiw

tela que poco mas hade tres años produxeron fus Autores

debaxo de titulo fonante , como quien dice al publico,

al prefentarle el plato , Efta es la Liebre. Pero luego fe vio

que era gato _. gozando todos un defengaño ckrilsimo de

las infinitas nulidades de aquella obra con el beneficio de

mi llufiración Apologética. Efte eferito , que alumbró á

todos los defapafsionados , por mucha que fueffe , o fu

preocupación , ó fu ignorancia, cegó mas á mis impugnadores.

Irritados de verfe tari claramente convencidos,

no huvo armas , por vedadas que fueffen, de que no echaffen

mano para herirme. Pafsó la hoftilidad arabia, y fuíor.

Si te he de decir la verdad , miré efto como complemento

de mi triunfo. Ezzelino , aquel Tyrano de Padua,

furiofo de verfe vencido en una batalla, con fus proprias

manos rafgó mas ks heridas, que havia recibido en elk.

Qué otra cofa fucedió á mis contrarios ? Refpirando de

la apoftema , que les engendró en las entrañas el dolor de

el vencimiento , venenofo hálito por ks heridas recibidas,

las empeoraron , haciendo de fimples llagas ulceras hediondas.

Efto , y nada mas lograron con el nuevo eferito, que

dieron á luz para vengarfe de la llufiraeion, obra , en cuya

producción fe difputan quien tuvo mas parte , la Rufticidad

, el Furor, la Ignorancia »«1 Odio, y k ¡mpoftura.

•Qué

Qué juicio fe puede hacer, por eftas, feñas, de fus Autores*

Que les faltó crianza, y les fobra malicia ? No por cierto

fino que los cegó una rabiofa impaciencia de ver defeu!

biertafu profunda ignorancia alas luces de la Uuftracion.

Jratus nihil nifi crimina Joquitur , dixo Séneca el Tra.

gico.

No es feñá clarifsima de la ceguera de mis contrarios

y de que la ira los tenia enteramente fuera de sí,, defpux_

de aplaudirme repetidas veces en el primer .eferito, como

fugeto de grande erudición , eh el fegundo tratarme'á cada

paffo de hombre ignorantifsimo ? Teman los que, cayeron

en tan enorme inconfequenck a todos los ledores por

unas beftías eftupidas, que no havian de advertir tan vidble

conrradiccion? Cómo ppdia yo pallar , en el difcurfo

de dos , ó tres años, de iiifígnemente erudito a fummament.e

ignorante? Antes es natural, pues confta , que en codo

eífe tiempo no dexé los libros de la mano , que adquirieffe

algo mas de erudición.

Pero qué te parece, ledor mío? Que no perdí mas que

la erudición en effos dos,, ó tres años? O! que fueron muchas

mis pérdidas en el lenguage de mis contrarios. Digotelo

para que te rías muy á gufto tuyo, y muy á colla de

ellos. Sábete, que en-cíTe mifmo difcurfo de tiempo perdila.Reverendísima,que.ellos

miímos me havian dado

de graaa. Perdí k Paternidad, que gozaba de juftick,

Perdidos Mag.fterios que tenia, uno por mi Reliman!

otro por efta Univerfidad de Oviedo. Era yo, quandVmTs

contrarios trabajaron , y publicaron fu primer eferito ( v

aísi me nombraban ellos mifmos ) el Reverendifsimo Pa.

d ¿ e jj«f "benito Feyjoo. Y defpues.? Enel eferito

de que hablarnos, y en una hoja volante, que falió defpues

^me defpoxaron de todos mis honores, y titulos aun

con mas rigor que el otro Poeta Efpañol al Dodor luán

Pérez de Montalvan en aquella famofa copla, donde le hl

zo quedar con folofenor Juan Pérez. Cómoefto? medirás.

yyoterefpondo,queleasaquel,eferíto,yuna carta

.que deípues echaron á volar , y verás como en una y

otra parte yá me nombrar^ Padre Fr.Benit0-#ísi, fin .¿4

- ,


I

_____B___^H

íai mas, yá el Paire mondo; yá Tr.Benito á feías.yá F Í ^

en carnes. O quanta embidía le tengo A feñor Juan Perez¿

¡que al fin elfatyrico emulo fuyo no lo hizo tan mal con él,

que no le dexaffe con fu nombre, con fu primer apellido*

y uti feñor de más á más. Pero yo, miferable de mi, por ha!

Ver padecido la defgracia de caer en manos de unos Ter-i

tulios defapafsionados, fobre la pérdida de la Reverendifsi-*,

ma, y el Magifterío, que me rayeron a navaja, como al

otro el Montalvan , y el Dodorado , yá me veo unas ve-ces

con nombre fin apellido , otras con apellido fin nombre,

y otras fin uno , ni otro, y foy folamente el Padre,aji^

allá fe vá con un quídam.

Qué pienfas de efto ? Qué el intento de los Tertulios

fue folo ridiculizarfe á si mifmos? Nada menos. Effo fue lo

que configuieron; pero el defignio era hajarme a mi. A los

ojos eftaba, que havia de iuceder aquello , y no efto. Pero,

íu ceguera era tanta, que ni effo vieron.

Todo quanto hay en el nuevo eferito manifiefta k

mifma falta de luz ,ks mifmas denfas tinieblas, que les havian

anochecido la razón. Solo en una cofa anduvieron

baftantcmenre reflexivos, que fue en amontonar tantas im-.

pofturas , yá en la falfedad dc fus citas , yá en atribuir frequentemente

efte defedo á las mias. €abian muy bien, que

fon poquifsimos Jos ledores, que tengan á manólos libros,

que ellos, y yo citamos , para examinar quien cs legal, y

quien no. Sabían también , que aun los mifmos, que eftán

en eftado de poder confultar los libros , no lo hacen, por,

no cargar con una fatiga, en que no fe confideran intereffados.

Sobre eftos dos fupueftos fe hicieron la quenta de

que con citar a tofo, y vellofo , y decir a troche moche,

que yo citaba mal, por lo menos fe empataba el pleyto , y

•dividido el Reyno cn vandos, unos eftarian por los Tertu-Í

lios, otros por el Padre.

Solo un reparo podiaofrecerfeles contra efta máxima,

yes.quekprefumpcionpara lograr el aflenfo de el publico

, eftá mas á favor de el Padre , que dc los Tertulios.

En qualquiera Tribunal , quando íé encuentran en ks

ideporicioiiesdostcílisos, cs ^eferjido el pi^s goijdecota-

íado al qué lóéstoieros: el qué por fu eftado eftá ceñido

con mas eftrechas obligaciones al que no ks tiene iguales.

Eftas dos ventajas inconteftablemente eftán de mi

parte. Sobre las obligaciones de el eftado Religiofo que

profeffo , fe me añaden las de los muchos honores que he

debido á mi Religión , quien me dió el grado de Maeftro

General fuyo, la prerrogativa de Voto perpetuo en fus

Capítulos Generales, me hizo dos veces Abad de elle

Colegio , á mas de efto me ofreció una vez la Prelacia de

nu infigne Monafterio de San Julián de Samos , y otrak

de el de San Martin de Madrid, no queriendo yo acetar

-TI una, ni otra, como confio átoda la Religión, (fepan

.efto de paffo Jos feñoresTertulios,y añádanlo aloque

p les dixo el Padre Maeftro Sarmíenro, de k renuncia que

Hice la primera vez que tuve la de efte Colegio, para que

.otra vez no fe pongan a eferibir con tanta confianza que

yo no dexaria ¡a vida de Prelado por la vida de un parti

cular) A los honores que medí© la Religión , fe aerean

los que he ganado con mi fudor en efta Univerfidad, donde;

fobre k Borla de Dodor he afcendido ák Cathedrade

. ¡Vifperas de Theologia por los Grados de las Cathedras

inferiores , fin haver tenido Lección de opoíicíon que

«omegrangeaffealgun afeenfo. Qué duda tiene, que todas

ellas prerrogativas me conftituyen en un grado muv fuperior

para fer creído de el pnblko, á un TertuSf

«udo de todo caráder? He dicho de unTmut^es

aunque otros fugicraná efte gran parte délo que eferibe

com0 folo fu nombre fe vé en k frente de el eferito folo

fobre el carga el deshonor de la ilegalidad. Losdemás ri

£ piedra, y efeonden k mano. Efte prcfentaal rechazo, no

1010 Ja mano, pero la cabeza.

Verdaderamente, qué hombre de algún juicio, al vh

floselcritos, que mutuamente fe contradicen en queftíonesde

hecho, uno firmado de un Religiofo adorno de

«uchosmaJos honrofos, logrados por fu Religión

una Univerfidad, otro firmado de un Eferitor, de quieVfoto

furSer ^ K°" ^ a °° * *> *> *** «**

foaij^rj^iero, quealfegmidp?

I



Eñe reparo, digo, és harto veriílmil que fe fes ofr.j

cieffe á los Tertulios, Pues no los contuvo para eferibir

con mas legalidad, es también harto verofimil , que fe

defpreciaron fobre el fupuefto verdadero , de que es en el

Mundo infinito el numero de necios, y eftos para dar fee

a un eferito no atienden á las qualídades ventajofes de el

Autor , fino á la offadla, ó llamémosla ínfolenck , con

que affevera loque eferibe. Dcfvarre quanto quifiere, que

como defvarre con arrogancia , y fobre todo como llene

de improperios al Autor a quien impugna, tendrá á todos

los necios de fu parte. Eftos comprarán fus eferitos, y le

darán de comer , que es lo que fe bufca;

LasConfideraciones dichas alentaron fin duda álos

Tertulios, para llenar fus eferitos ( no pudieran componerlos

de otro modo) de tantas citas faifas , y para imponer

al vulgo, que adolecen de efte vicio muchas de ks

mias.Mas que efto hicieron. Como yo cito pocas veces,

levantaron el grito , que muchas de las noticias , que propongo

fin feñakr los Autores en quienes ks he leído , eran

forjadas en mi celebro. En efto acafo procedieron con

pna máxima no mal difeurrida, que fue tentar fi afsi podían

obligarme alienar de citas mis libros, de querefultaría

neceffariamente hacerlos feftidioíos, y moleftos , y

por configuiente hallar pocos ledores: porque quien duda

, que el multiplicar citas en un libro , es multiplicar

tropiezos en fu ledura, es interrumpir la corriente de la

pluma, es afear k hermófura de el eílilo , es deftrozar el

Concierto de los periodos , es turbar el nativo refpkndor:

de Jos conceptos?

. Por eftas razones, y por imitar la pradica corriente

délos mejores Efcritores de otras Naciones, he efeufado

, y efeufo citar, lomas que puedo, fin embarazarme

en k duda de fi me creerá el publico. Ni aun tal duda fe

me propufo quando empecé á eferibir; y aun fi alguno

me la propufiera , la defpreckra , pues le dixera yo : Qué

motivo tiene el publico para no creerme ? Por qué no ha

de creer á un Religíofo, y Religiofo tan atendido, y honrado

en fu Religión? Á un Religiofo, que de conocido



va á perder müchifsimo én incurrir éntrelos íuyos la nota

de embuftero , pues juftamente merecerá fu defprecio,

y aun fu irdígnacion, por el deshonor que ákReiigion

miíma refulta de peimitir la imprefsion de unos libros,

que abundan de fingidas efpeeies. Efto fe vendrá á los

ojos de todos quantos lean en la frente de mis eferitos mi

nombre , mi eftado , y parte de mis títulos. En cafo que

alguno , cor Aderando que no hay regla fin excepción ,y

que yáfe han vifto uno, ú otro Eferitor de iguales obligaciones

á ks mias notados de pocos fieles, dude de mi veracidad

, fácil le ferá falir de la duda, preguntando, qué

créditos tengo en quanto á efta parte en mi Religión.

Eftoy cierto de que generalmente los individuos de elk,

aun comprehenditndo los que me miran como menos afe-rto

, me corfieíkn la partida de veraz. Con toda feguridad

afirmo, que les merezco efte concepto, y á quantos

me han tratado ; y provoco para que qualquiera de ellos

feñale alguna mentira , ni aun leve, en que me haya cogido.

Afsi refponderia yo a quien me propufieffe aquella

«duda. Pero efto no es de el cafo páralos Tertulios, de

quienes no juzgo que no me creen, si folo que abufan de

la ignorancia , y rudeza de el Vulgo , para inducirle á que

no me crea. Para efle efedo los ha férvido algo cierta

tropa auxiliar, que no peca de ignorancia, ó rudeza , fino

de malicia. De quienes pienfas que hablo ? De effas peftesde

la humana fociedad ; de effos infelices, que paflan

en efta vida el noviciado de el infierno ; de effos á quienes

una domeftica furia eftá defpedazando continuamente el

corazón; de effos á quienes un maligno incendio, como

cantó Virgilio, les eftá conftimiendo ks medulas , desando

¡otados los hueffos ; de effos, en quienes, como advirtió

Ovidio, cs feverifsimo fuplicio k mifma colpa.

Sin mas feñas conocerás que hablo de los Envidíofos. Eftos

fon los ílrftres protectores de los Tertulios , eftos los

que á qualquiera papelón que fale de fus manos, aun

viendo fus inepcias, palpando fus defpropofitos , notan*

do fus impofturas , con afedado magifterío affeguran,

que


^•^^•H

que eftá admirable , que es difícil, ó impofsible refpon*

derle , &c. Y como efta es gente reputada de tanto quan-í

to literata , porque la embidia pide alguna coincidencia

enla mifma profefsion, tiene k autoridad , que es menefter

, para esforzar entre los mentecatos la períuafion de los.

Tertulios. •[>

Mas alfinyá todos fus conatos fe hallan hoy entera-i

imente desvanecidos. Y aqui es donde vuelve á enlazarfe

la noticia, que arriba te di de la Obrade el Padre Maeftro

Sarmiento. Havíendole parecido á efte gran Ingenio con-,veniente

dar el ultimo , y mas eficaz defengaño al publico,;

( el que de mi no fe podía efperar , por eftár refuelto á

cumplir k palabra, que di eu el Prologo de la Iluftracion

de no continuar la contienda) fe refolvió á hacerlo por

si mifmo, y lo hizo tan cumplidamente , que dudo haya

parecido hafta ahora Obra Apologética de efte genero,

que llene masexadamente todas las obligaciones de tal.

Reprefentafe en ella un Guerrero invencible de pluma,

que en cada raigo logra una vidoria, en cada difcurfo

dexa erigido un trofeo. A los contrarios no folo los ba-:

te, los derriba , lospoftra, los atropclla. Con tanta claridad

, con tan palpables demonftraciones manifiefta los

innumerables errores en que cayeron, que para no co-í

nocerlos es yá menefter degradarfe de Racionales, y paffar

á k clafe de las Beftias. Apenas hay linea donde no les

defcubra , ó una halucinacton , ó una ignorancia, ó una

trapacería.

Lo mas efíenckl para el intento eftá en la calificación

de todas mis noticias. Havian los contrarios affeverado

conoffada frente, que muchas de aquellas, paraquienes

no cito Autores, no fe hallaban en Autor alguno, y que

muchas, para quienes los cito, no parecían en los Autores

, y lugares feñalados. Qué hizo el Maeftro Sarmiento?

Juftificó todas mis citas , moftró la falfedad de muchiffimas

de los contrarios, y para aquellas efpeeies , que

ellos decían no fe hallaban en Autor alguno, fe los alegó á

montones.

Peto qué hacemos con effo? medirás. Los que tu-¿

V'eídn c'flatlía paíá atufar de faifas las efpeeies, y citas

de el Maeftro Feyjoo , no la tendrán para hacer lo

tfúfmo con las citas , y confirmaciones de el Maeftro

Sarmiento ? Refpondote , que acafo la tendrán ; pero

feo les fervirá de nada, á menos que encuentren con lectores

tan infenfatos como los mas eftupidos brutos.

JA todo ocurrió la precaución de el Maeftro Sarmiento,

, ofreciendo en el Prologo de fu Obra dar á qualquiera

^ue le bufque , para aflegurarfe de la verdad, abiertos,

jy regiftrados todos los Autores que cita , afsi en confir-

.teacíon de fus noticias, y mías, como los que alega paita

convencer de faifas ks citas , y efpeeies de los contrarios....

' !.J '

• < Ahora bien , ledor mío, ya no hay lugar átergiverí'facion

alguna. El Maeftro Sarmiento eftá en la Corte, y;

. rariísima vez fale de fu Monafterio de San Martin : con-i

que , fi tu también cftás en la Corte, quando quieras

le halkrás. Apunta , pues , todas las citas, y efpeeies

. J de cuya verdad , ó falfedad quifieres affegurarte, y acude

con effe apuntamiento al Maeftro Sarmiento. El te

•abrirá al punto los Autores , y te hará patente , que no

.hay cita , ni noticia ,feya, ni mia , que no fea verdadera,

y que todas las que él ha notado de felfas en los

contrarios, ciertamente lo fon. Si no eftás en la Corte,

por un correfponfalde tu confianza, que habite en ella,

' puedes adquirir el mifmo defengaño. Pero digote , que

.feade tu confianza, y conocimiento-, porque no fiendo

afsi , podrias caer en manos de alguno de la Congregación

Tertuliana, que te engañaffe de huevo, y feria novifs

fimus error pejor pejore.

Contra efta Demonftracion no hay réplica, ni efeajpatork.

No por effo te digo , que los contrarios no

eferibirán *ie nuevo , ó Folletos, ó Librejos , ó Librotes.

•Antes eftoy moralmente cierto de que lo harán. Uno de

ellos ha confeffado , que hamenefteE eferibir para comer;

.y fiendole impofsible eferibir otra cofe , que mordifconrs

á agenas obras, ( c-pfa para que los mas ¡gnojran-

JTom,V. á tes,


...

tes,. y rudos tienen bailante habilidad , efpecíalménte ft fe

arrojan á toda importara, y á toda inepcia) ó alguna fruflerk

de poco vulto ,y ningún momento, qué remedio le

queda, fino facar a luz nuevos embrollos ? Convencido citó

, no hay duda ; pero para quando fe hicieron los embro-i

Hos, fino para eftos apuros?

Afsi, ledor mío , fi eres de aquellos cerriles , cuyos

celebros de cal , y canto fon impenetrables á las evi*i

deucías; fino haces mas ufo de tu razón, que dexarcc

embobar dc cada papelón nuevo que fale; fi eres tan itt-i

¿bnkto j que reputas por legitimas impugnaciones las

injurias, diderios, y calumnias; fi can eftupído , qua.

cantas la vidoria por el ultimo que gruñe , ó grazna

en la paleílra; fi en fin para ti, qu meo parece eferito de

^nolde, todo es uno; y como fi efte fuera el juego de la

Malilla, ó el de la Manta, has de tener por triunfo la ultima

carta de la baraja , defengañadam.-nte te lo digo,

no eferibo para ti. No fon para ti el Theatro Cri-.

tico , y fus Apologías. Tan ignorante te quedarás defpues

que hayas leído uno , y otro , como eftabas an-»

tes. Apaciéntate de torpes , y groferas fatyras ; come

pullas de tabernas , bebe chilles de caballerizas, engu»,

lie patrañas , forbe calumnias , (que es lo mifmo que

tragar fapos, y culebras ) pues tienes eftomago para effas

cofas. Cree norabuena el fonfonete de reclamos ga-;

2etales , fiate de títulos engañabobos, y gafta tu dinero

en comprar ilufiones. Igualmente defprecio tus vitu-j

períos , y tus elogios. Mira qué falta me harán los

ápiaufos de un necio , ni de mil, quando veo volar gloriofo

mi nombre, (dicha no merecida •, yo lo confieffo) no

folo por toda Efpaña, mas por cafi todas las Naciones

de Europa. No trabajaré mas por defengañar á quien no

es capaz de defengaño. Conftante me ratifico enel pro-i

pofito de no refponder a papelón , ó libro , que falga

contra mi. No folo no le refponderé , pero ni le veré,

como hice con el Libróte de los Tertulios, de qaien fan-i

tamente te protefto , que no folo ao kt ckufukfuya,

pero nf aun Íe/Ví por ef pergamino, ni tengo'noticia que

ha/a mas que un exemplar en todo efte Principado. Para

los que tienen ufo de razón, lo que fe ha eferito fobra : parados;

i «capaces, nada bafta. Afsi, ledor mió, fí eres de eftos

, tu te quedarás con tu rudeza, los contrarios con fu

porfía,, y yo con mi fama. VALE.

[TA-i



TABL^

DE LOS DISCURSOS

dc efte quinto Tomo.

i.

II.

ni.

IV.

y.

VI.

¡VII.

rVIII.

ax.

x.

XI.

XII.

XIII.

XIV.

5-V.

XVI.

xyu.

Regla Mathematica de la Fé Humana. pag. i»

Phyfiognomia. zp.

Nuevo Arte Phy fiognomico. 62.

Maquiabelifmo de los Antiguos-j 73.

Obfervaciones Comunes. 104.

Señales de muerte adual. 124.

El Aphorifmo Exterminador. 1504

Divorcio de la Hiftoria, y la Fábula-; 1 %9*

Nuevas Paradoxas Phyficas. 180»;

Libros Políticos. ajj.

El gran Magifterío de la Experiencia. -.48»

Nuevas propriedades de la Luz. 385.

Exiftencia del Vacio. a^S-i

Intranfmutabilidad de los Elementos. 31U

Solución del gran Problema Híftoríc o fobre

la población de la America, y revoluciones

del Globo Terráqueo. 3*0.;

Tradicci ones Populares. 3 s -i •*•

Nueva precaución contra los artificios délos

Alquimiftas : y Vindicación de «1 Autor

«onera una grofiera calumnia. '36S.:

1 RE-

Pag.i.:

S$SSSSS^^^S* , SS-$fié||S-S$^S-l:SBÍS;3|

**Ü 0 ***

1*3*

*** )C* X *** ***

»&+. "*• *

*** ***

x /v " yv *'* "*" «H^*

ító****^*** 1 ******************^

REGLA

MATHEMATICA

DE LA FEE HUMANA.

bís CUR SO PRIMERO.

-fl L

Reguntado una vez Thales Mile-fio, quanto

diftaba la verdad de la mentira : Lo

J-WZ/W*? (refpondió con agudeza) que dif

tan los ojo) de ¡os oídos.

2 Sin duda , que aquel prímer Philofofo de la Grecia

conocía bien el Mundo, y que el Mundo era entonces como

ahora. Son los ojos el órgano común del defengaño , y los

oídos delcmbufte.Es can poca la fincerídad,que ay éntrelos

bombres.que yá que la razón no deba defeaminar.como ge*

ñeros de conrravando, todas fus noticias, le havia de fer Ilícito,

porlo menos , detenerlas á las puertas deksorejaSj

hafta examinarlas por medio de fieles teftimonios. Si codos

bs objetos fuellen vifibles , y eftuvieflen en proporcionada

diftancia , deberíamos apelar continuamente del informé

de los oídos al de los ojos. Ver ,y creer dice el adagio » f

í\\rt* Vtipn />n /-II-IOI-H»/-» l»'*. •—••£,

dice bien en quanto fea pofsible'k pradica.

Tem.V. A Mas

t

1


I

Iii

I

I

•-» REGLA MATHEMATICA DE LA FEE HUMANA:

3 Mas como hay muchos objetos invifibles, unos,

que lo fon clfencialmente, otros por accidente, es precifo,

para no padecer engaño refpedo de ellos, ufar de otro

tcftimonio, que el dek vifta. Tres géneros hay de objetos

: Sobrenaturales , Metafificos , y Materiales. De eftos

los dos primeros fon eífencialmente invifibles. Los terceros

lo fon muchas veces por accidente; porque aunque fe

confideren abfolutamente dentro de la jurifdiccion de la

Vifta, es impofsible el ufo de ella por la diftancia.

4 Las noticias , que de eftos tres géneros de objetos

llegan áks puertas de los oídos, deben traher refpedivamente

diftintos teftimonios para fer admitidas. Las de los

objetos Metafificos, el de la Evidencia; ks de los Sobrenaturales^

de la Autotidad Divinadas de los Materiales,que

no puede examinar kvifta , el de la Autoridad Humana.

Los dos primeros fon abfolutamenre infalibles. Pero el

tercero eftá muy expuefto á error, y efle es el que pretende-!

mos en efte Difcurfo precaver.

L

§. ii»

Lamafe Fee Humana aquel aflenfo , que fe funda

ifl únicamente en la autoridad de los hombres; y efta

autoridad malentendida, 6 mal regulada, es quien ha

llenado el Mundo de fabuks.El fuceflb mas extraordinario,

mas peregrino, mas irregular, fc juzga baftantemenre comprobado

con k aseveración de un hombre fidedigno ; mu;

cho mas fi fon dos, quatro, b feis los que depenen.Efte jui-,

cío fe hace á vulto, y fe hace mal. Debiera preceder un examen

circunfpedosde la fidedignidad del fugeto; porque hay

muchos.queá primera vifta parecen fidedignos,y en la realidad

no lo fon. Examinada la fidedignidad /fe debe pefar

con la irregularidad, b inverífimilitud del fuceflb, para ver

quien prepondera á quien: pues no hay hombre alguno,que

fea infinitamente fidedigno , b cuya fidedignidad fea dc infinito

pefo.Unos lo fon mas que otros,pero todos en grado

determinado. Afsi. fegun el mayor.b menor grado de fide-,

. dig-

DISCORSO PRIMERO. J

dignidad, gozan mayores,b menores derechos íbbre nueftra

fee. Hay hombres, que fon baftantemente fidedignos para

que fe les crea un fuceflb ordinario, pero no fi efte fale dc

las reglas comunes; y quanto mas fe alexare de días , tanto

mas alto grado de fidedignidad fe ha menefter de parte del

teftigo para fer creído.

6 Efta es la gran clave de la Prudencia humana cn efta

materia. Efta es la regla de que debe ufar para fufpender,

conceder , b negar el aflenfo aloque fe oye. Puedas enla

balanza inteledual por una parte la inverífimilitud del fuceflb

, y por otra la autoridad del que le refiere , fe ha de.

ver qual pefa mas; fi pelare mas aquella que efta, fe ha de

negar el aflenfo ; fiefta mas que aquella, concederfe; y fi

quedaren las dos en equilibrio, dexar también en equilibrio

el juicio, no afsintiendo, nidifsintiendo.

7 Siendo efto lo que dida la reda razón , es muy con-*

«ario á elkel proceder común. Por extravagante , por irregular

que fea k noticia, fe afsiente á ella, fuponiendo fer

fidedigno el fugeto que la refiere. Enquefuelen cometerfe

dos errores: El uno, que la fidedignidad fe juzga fobre unas

reglas comunes muy falibles; el otro, que aun fiendo cierta

la fidedignidad , no fe mide , b pefa, para examinar fi iguak,

b fobreexcede á la inverífimilitud de la narración. Sin

embargo ai que mas cauco, b mas advertido, mirando mas

bien ks cofas , b dífsiente, b fufpende el juicio, fe le impropera

como á un hombre temerario , tenaz , incrédulo:

Se le dá en roftro con que echa por los fuelos la Fee Humana

, tan rcfpetada en todo el Mundo , y es injuriofo ák

reputación bien adquirida del autor dc la noticia.

S» III»

8

H 1 'E dicho, que la fidedignidad fe juzga fre»

quentemente fobre unas reglas comunes mu/

falibles. La autoridad de el puefto, la edad abanzada,la

gravedad de el eftilo , la mageftad de el roftro, fon otros

Untos fellos, que autentican con el Pueblo el privilegio

A z £a.



I


I

4f REGLA MATHEMATICA DELAFEÉ HUMANA.

pfara fer creído uii hombre; y debaxo de eflas bellas apariencias

puede, y fuele ocultarfe un gran fementido. Esí*

terminante al cafo el fuceflb de la honefta SnCamia. Dos>

ancianos Jueces deponen contra, la innocencia de aquella»

Señora. Eftahan á favot de efta fu nobleza , fu fanta educad

cion , fu buena fama. Sobre efto la fábula, como fabricada»

tati repentinamente, fé havia texido ran mal. que qualquiera

que k examinafle con alguna reflexión , vería k inverífi-'

militud* Con todo la autoridad , que á los dos. ancianos

Jueces, daban la edad y y el puefto , fe llevo dé calles el affenfo

del Pueblo. Credidit eismultitudo , quafiSenibus,'

&Judicibus populi.

9 Perfuadome á que no faltarían en aquella multitutt

algunos, aunque muy pocos , quetuvieílen bien compre-'

hendida la virtud de Sufanna ; que huvíeífen penetrado la*

perverfidad de los Jueces _ fupuefto que la reprehenfion,

que les dio Daniel defpues, fupone , que yá entonces ha- 1

vian cometido muchas maldades; que confideraffen la gran

dificultad , que envolvía el contexto de la Hiftoria,pues,

fegun la ferie de ella, la fuga de el fupuefto adultero por k

puerta de el huerto venia á incidir Cafi en el mifmo momento

, que los criados de la cafa, llamados de ks vocea

dé Sufanna, y de los Jueces* acudieron á entrar por laí

mifma puerta , en cuyo cafo parece forzofo le vieflen , b

encoiitrafien. Confiderado todo efto, darían findudael

voto á favor de Sufanna ; pero le darían denrro de fu corazón,

fin oflar explicarte 4*de miedo de fer gritados por el

Pueblo , como unos infolentes, temerarios , injuriofos á la

venerable-canicie de ran infignes Magiftrados.

io Loque fucedib en aquel Pueblo, fucede en todos

los demás, pocas veces en fábulas de la mifma efpecie, y

frequentemente en otras muchas * y diverfifsimas. Ni es

menefter tanta reprefentacion como la de aquellos Jueces

1 , para que él dicho paífe por texto entre lá" multitud.

Con una mediana capa , y algo de aparente modeftk, tiejie

un Tunante , quanto ha menefter , para que en los corrillos

le efeuchen Con refpeto , quanto quiera mentir de fus

ykges. Por tales condudos fe introduxeron en Europa

tan-

DncíRsoPaRr.MERO¿: '1 \

xsxftb tiempo há ks fabulofas noticias, de íuver ir.uchas

gentes variamente nio nflruofas cu ks .Regiones muy diftantes

de nofotros. No tuvieron otro origen los Pigmeos,

los Arimafpos, (a) los Cynoccphaíos, (b) los Acephalos, (c)

los Afloraos , (d) y otros muchos monftruos de tfte jaez,

que por figlos enteros fe creyeron exiliantes , hafta que los

repetidos viages por mar , y tierra de eftos últimos tiempos

, defeubrieron fer. todos ellos entes de razón. Aun

defpues que el Mundo empezó á peregrinarfe CÓÜ alguna

libertad, y no huvo tanta.para mentir, noshan trahidode

lo ultimo de el Oriente fábulas de immcnfo vulto , que fe

han autorizado en innumerables libros ; como fon ks dos

populofifsimas Ciudades Quínzai, y Cambalú , gigantes

entre todos los Pueblos dc el Orbe , el opuleiuifsimo Reyno

de el Catai al Norte de k China , los Carbunclos de ía

India, los Gigantes de el Eftrecho de Magallanes , y otras

cofas, de que poco há nos hemos defengañado.

§- IV.

ir A UN cónodda k ñdedigatd^df'd^p fugeto,

_¿\. refta"grádukk , orewamitfar ¿ala donde

llega fu valor. Todo lo que tiene a*l-?w"


n

6 ,_ R c» L . A MATHIIMTIA DB*AF«H-1IANJ_ •

i* Si huvieran obfervado cf}-. --.«i,»-. •

cion , ni los Ifraelicas huvl ra° cfeidTl ,n p 1 ^ ^

de Canaan la aficmbrofa eftá.„_Td_ lo, ^^ pl ? rado

^clk tierra ; ni los Europea &££%$*

exiftencia de una Ciudad de el Oriente «n « *

populofe, qUC dencro de fu J ^ i Z S ^ ? ^

lenta Puences de p edra. Yo no i,„n - ' ? le "

creer á un hombre, £J£iE¿gSg*S&í

to , y veraz , el que haya vifto un díamance legTtin o d ei

tamaño de una grande avellana , u de una pequeña n,l

mas para aíknth- á que le haya vifto tan ¿anS com -"*"

manzana ordinaria, ferá m „Z 8 ° una

cxcraordinarífsin a Cirtud ZMJ C f T * ^

que hay hafta ahora ^ f f ñ ¡ ^ £ ^ _ *

¡&s co r la mic f dde B 4Sñ;a

efta valorado cerca de quatro millones de pefos.

7

.» V.

E i¿ N?re lor, raro, y maravillofo deben contarfe

las operaciones' de Mágica , todo genero de

fpedros, b pliantafn-ias, vifiones, b apariciones de el otro

Mundo , porque todo efto eftá muy fuera de la ferie ordinaria

, y curfo común de las cofas humanas. No niego la

exiftencia de Hechiceros , y Bruxas; pero aífeguro , que

efto es una cofa rara; porque el Autor de la Naturaleza,

que eftablecib con tan conftantes leyes el influxo de las

caufas fegundas , no es creíble permita , que qualquiera

hombre , b mugercílla perverfa , que quiera entregarfe al

Demonio, ks baraje, atropellc, y eftorve fu adividad, como

, y quando fe le antoje. Siendo efto afsi, no es cofa ridicula,

que qualquier capa rota fearribuya derecho para

que le crean , que en cal, b cal parte vio procefsiones de

Bruxas , Soldados invulnerables, hombres que volaban

en pocos momentos a diftíncas Regio

nes,&c?

¿VJ,

DISCURSO PRIMERO.

§• VI.

Y »4 No es menos ridicula la razón, con que los

efpiritus crédulos defienden al que refiere

alguna Hola extraordinaria , quando alguno le niega el

aflenfo. No es impofsible (dicen).lo que cuenca; pues poiqué

no fe ha de creer aun hombre de bien,.' Argumento

lunraumente defpreckble, y á que hay mil cofas , que reponer.

Lo primero , que de la hombría de bien fuete no

haver mas ceftimonio, que el vellido , que trahe fobre los

hombros. Lo fegundo , que k hombría de bien es por k

mayor parre fingida, y. contrahecha ; fiendo cierco que hay

en el Mundo muchos mas hypocricas de efto , que vulgarmente

llamamos honradez , que dek Chriftiana, y verdadera

virtud. No todos quieren que los tengan por Santos;

pero todos quieren fer reputados por hombres de bien. Lo

tercero, que aun fuponiendo fer verdadera la hombría de

bien , es menefter medirla , y faber qué extenfion tiene.

Quando para acreditar fus noticias , fe dice que un fugeto

es hombre de bien , b fe quiere folamente fignificar que es

cal, que no puede prefumirfe de él , que cometa alguna

acción gravemente alevok , ruin , y torpe. O que es tan

conftante enamorado de la verdad , que jamás miente,

mintió., ni mentirá. Lo primero no es del cafo, porque

muchos de los que fon hombres de bien en elle feutido,dicen

fendas mentiras, quando con ellas á nadie quitan brazo,

pierna, honra,ni hacienda. Lo fegundo pide unas pruebas

relevancifsimas , y muy excraordinarias. Quando el

Santo Rey David pronuncio la fentencia de que todo hombre

es mentirofo, quifo por lo menos fignificar , que cs rarifsimo

el que en una , u ocra ocafion no lo fea.

15 Lo quarco , que aunque efté comprobado con nii-

•llares de experiencias k veracidad dc-un fugeto, no baila

efto para autorizar fu teftimonio , quando refiere alguna*

cofe admirable , y affombrofa. La razón es; porque para

no mentir en orden a cofas comunes, bafta una virtud co-

1



,

'8 REGLA MATHEMATICA PE LA FEE HUMANA:

inun ; para no mentir jamás aun en orden á ks extraordinarias

, cs menefter una t.raddad- heroyca. Es grande el

placer , y halago interior- , que Tienten los hombres en fingirfe

teftigos de alguna cofa portcnrofa , y peregrina. Hay

hombres,que no mentirán, aun quando de la mentira

hayan de ufufruduar algún interés fenfible; y caerán en la

tcnt_cion.de fingir , que trataron en tal parte un famofo

Nigromántico^;que fe les apareció en el filencio de la no-;

che un formidable Spedro , que vieron un Jayán deextraordínariísima

robuftéz , b agilidad , fi hallan ocafion de

perfuadirlo. Es eftraño el deleyte , que fe percibe en tener

atenrifsímos á todos los circundantes , unos con k boca

abierta , otros arqueando ks cejas , otros eftrCmeciendoie

, otros haciendo geftos , ocros repreguntando circunfrancias.

Pienfo que Virgilio , para introducir en la boca

de Eneas k prolixa relación de la ruina de Troya, y de fus

viages, quando yá inflaba la hora de el fueño, con gran

juicio, y reflexión echo delance el preliminar de intsntique

ora tenebant. Seria abfolutamente inverifimil, que aquel

Héroe, á quien el quebranto de k tempeftad paffada-, y

la fatiga de ceremonias , y cortejos hadan mucho mas neceíTario

el repofo, emprendiefle una narración tan larga en

aquella hora, y pudiefl'e concluirla tan á deshora , fino

fe le propufiefle en k atenta, y profunda expedacion de

todos los circunftantes un poderofo atradivo para animarle.

16 Lo quinto, y ultimo,que k pofsibilidad de una co-.

fa ríünca puede fer regla , ni aun coadyuvance , para creer

fu exiftencia. Ni aun Dios puede hacer que rodo lo pofsible

exifta , aunque no hay pofsible alguno , á quien nopiieda

hacer exíftír. Difta muchas leguas lo pofsible de lo verifimil.

Una cofa es inverifimilitudj y otra iinpofsibilrdad.

Las cofas muy extraordinarias no fon repugnanres ; pero

fon inverifirnilesen el mifmo grado que extraordinarias;

porque fi fe mira bien , inverifimil es no folo aquello,

que nunca fucede , ..mas también lo que fucede rarifsima

vez;yá proporción de lo extraordinario de fu exiftencia

yá creciendo k inverífiínilitud. Pongo por exemplo. Si

me-i

DISCURSO PRIMERO. 9

me díxeflen ahora , que tal Principe muy circunfpedo , o

ral Philofofo gravifsimo fe divertían end juguete pueril

de paffearfe gineteando cn un bafton , acompañando en

efla diverfion áfus hijuelos; b que un grande Emperador

paliaba lo mas de el dia, y todos los días cazando mofeas,

dificultaría k creenck,y pediría un tefiia.or.io 11 uy fuerte,

para afientir, pareciendome lacofa algo inverifimil,por impofsible

? No por cierto ,que no lo es ; fino por muy extraordinaria.

Es cofa que nunca hayafncedido? Tampoco,

íi dicen verdad los Autores : pues lo primero fe cuenta de

el Rey de Efparta Agefiko, y de el Philofofo Sócrates : y

lo fegundo, de el Emperador Domiciano.

17 Donde advierto , y es muy digno de advertirfe,

que lo mifmo que es inverifimil aplicado á tiempo, lugar,

y fugeto determinado , cs verifimil propucfto vagamente,

fin determ!nación dc tiempo, lugar ,ni fugeto. Qualquiera

grande irregularidad de un fuceflb le conñituye poco

Verifimil. Pero no es poco verifimil, antes mucho , y aun

moralmente neceflário, que en la immenfa multitud de fu-*

ceííbs comprehendidos cn todo el ámbito de el Mundo ,y

del tiempo, haya havido algunas grandes irregularidades.

Cada monftruo en particular es una cofa extraordinaria , y

admirable ; pero aun mas admirable feria, que confiderada

la naturaleza en toda fu extenfion , nunca fe halkflé en

ella monftruo alguno. Apliquemos efta regla á alguno de

los cafo.s expreffados. Es una extravagancia tan grande,

tan ridicula, tan indigna el que un Principe, que no es fatuo

, ni niño , haga fu ordinaria diverfion de cazar mofcas,que

fi ahora me lo refiríeflen de el Emperador Reynante,

lo rechazaría como inverifimil, y no lo creerla fin unas

grandes pruebas. Mas al mifmo tiempo confeíkré , que

no es inverifimil, que entre tantos millares de Principes

como ha havido , alguno haya dado

en efla extravagancia.

Xo)(. '.. -

t.y%


_____

I

w

to Rfi3L\ MATHAMATÍCA" DE LA Fus HH MANÍA'.'

§. Vil.

18 (O Upuefto, pues, que la inverífimilitud no fe mi-

,\3 de por kímpofsibilidad, fino por k eftraúéz;

y que la exiftencia de qualquiera cofa tanto fe reputa mas,

b menos inverifimil, qu-anto es mas, b menos extraordinaria,

es vano recurrir á la pofsibilidad para perfuadir la

veriifimilítud , y dar derecho á qualquier Relacionero para

que le creamos coks admirables , á título de que no hay

impofsibilídad alguna enfoque cuenta. Lo que fe hade

hacer es poner en ía balanza de el entendimiento la autoridad

de el tcftimonio , y la irregularidad de el objeto ; y

íi aquella no pefare mas que efta, b negar el aflenfo , b fufpenderle.

ip Supongo, que e.fto ha de fer fin violar ks Reglas

de la Caridad, y de la Urbanidad : quiero decir, que el diffenfo

no falga de los labios en prefenck de el fugeto r á

quien no fe cree ; falvo que fea en juila defenfa propria,

pues fe reputa en el Mundo injuria grave decirle á un hombre

que míente, aunque no fe le diga con efta mifma voz,

§. VIII.

20 l!T Afta aquí hemos tratado de el affenfo , que

„, . 1 1 fe funda enla autoridad de uno folo. Pero

que diremos , quando los teftigos fon muchos ? Lo pri

mero que ocurre es, que para efte affenfo extrajudicial deque

tratamos , no favorece á la multitud de teftigos k Re

•gia común de los Tribunales de Jufticia, donde clos b tr«

hacen plena probanza: yá porque eftos deponen con iu

ramento, lo que no fucede en la comunicación cumun de

noticias qUe fea de palabra , que por eferico : S porque

aquella Regla fe eftablecib, no porque no fe juzgaffeex!

puefta a muchos errores, fino por parecer el expediente

mas commodo para la terminación de las caufas ,y para

no dexar la fentencia pendiente de el mero arbitrio de los

Jue-

DISCURSO PRIMERO. II

'Jueces. Afsi fucede no pocas veces, que los Jueces fiemen

en el fuero interno, que k información lucha, r.o folo por

dos, ü tres, mas aun por ocho, ú diez rtftigos, es felfa; con

todo arreglan á ella k fentencia. Y muchas fucede , que

creen lo que depone un teftigo íolo, fin que efto para fen*

tenciar en el fuero externo tenga fuerza alguna.

21 Lo fegundo que ocurre es, que rambíen , quando

los teftigos fon muchos,íe ha de ufar de la Regla Mathematica

yá exprefláda, haciendo colección de Ja calidad , y

numero de dios, y pefandolo todo. Puede haver tales dos

teftigos , que no valgan por uno mediano ; y puede haver

tales dos, que valgan por feí?. Si en la calidad no hay diferencia

, es claro que fu autoridad crece á proporción que

el numero fe aumenta.

22 Lo tercero , que quando los teftigos , aunque muchos

fe fundan en el dicho de uno folo , folo fe ha de atender

á la autoridad de aquel de donde dimanó la noticia.

Efta Regla, aunque con tanta evidencia didada por la luz

natural, fe halla frequentemente abandonada por los mifmos

, que debieran tenerla mas prefente : efto es, Jos profeffores

de letras , quando fe trata de k comprobación de

algún hecho hiftorico, que eflá en opiniones. Dífputafe, íi

hay , b huvo Fénix ; y al que niega fu exiftencia, le cargan

con la mulritud de Autores , que la afirman , fin advertir

que lo fueron tomando unos de otros , de modo, que apurándolo

, venimos á parar en uno folo, que es Herodoto,

Autor no digno de mucha fee; y aun efte dice, que no vio

el Phenix , fino pintado ; aunque viajo por Egypco , donde

coloca el nido de tila ave. Efi in t&gypto Volueris

Sacra, nomine Pbcenix , quam equidem nunquam

vidi , nifi in piélura. (Herod.

lib. 2.)

i^^fi!&_(8&,j8&

¿IX.

1I -


ja REGLA MATHEMATICA DE LA "FEE HUMANA".

§. ix.

2

J Ero lo mas digno de corrcgirfe en efta mate-

P ría es el error comunifsimo de dar mas fee

quekdebida, áteftigos , no folo fingulares , como fos

llama el Derecho, pero difperfos. Explicaránme los exemplos.

Los que eftán por la vulgar opinión de la exiftencia

de los Duendes, juzgan prooark eficacifsimamenteí

con la multitud de teftigos , que dicen haverlos-vifto. Pero

efta prueba ( aun prefcindiendo de los errores , que en

materia de Duendes fe padecen, y de que hemos tratado

en Difcurfo particular deftinado á efte aflumpto) es muy

infuficiei.te. Lo primero, porque fon teftigos fingulares,

que deponen de diftintos hechos. Lo fegundo , porque

.ninguno de los que los alegan, examino fino auno, úotro^

y por la mayor parte á ninguno ; contentándole, para ufar

de effa prueba , con aquella fimple efpecie , que alguien les

dio en un corrillo, fin apurar la verdad con algún interrogatorio.

Lo tercero, porque los que fe citan, fon de diñintas

Ciudades, Provincias, y Reynos.

24 Efta ultima circunftanck, que á primera vifta parece

impertinente, bien reflexionada, es de fumma confideracion.

Quiero conceder, que hay cíen teftigos en varios-

Lugares , y Provincias de Efpaña, que dicen que vieron

Duendes, Triunfan fm duda, viendo canta gence.de fu paróte

, los defenfores de la opinión vulgar. Seria( exclaman)

temeridad , y arrojo grande penfar , que todos eftos teftigos

mienten ; y como dos , b tres digan verdad, y aun uno

íblo, ciertos fon los Duendes, porque affeguradála exiftencia

de un Duende, queda puerta abierta para los demás.

Sin embargo, yo digo , que no es temeridad no dar

crédito á todos effos cien teftigos , ni hay impofsibilídad

Phyfica, ni Moral, ni inverífimilitud alguna cn que todos

ellos, mientan ; y fi como me ponen cien teftigos, me feñaláran

dos mil, dixera lo mifmo,

2 5 Para que fe vea , que hablo con razón , pregunto:

Qué inverífimilitud contiene el que en Efpaña haya , no

' du

ur

DISCURSO PRIMERO: ii

digo ciento , no digo dos mil, fino diez, veinte;, y quaren-,

t&mil embufteros ? Llamo embufteros aquellos , que por

deleyte fuyo , y de el auditorio no tropiezan en decir una

mentira, k qual en fu didamen á nadie es perjudicial. Oxali»no.tueffen

muchos mas.lqs que habitualmente tienen el

efpiritu en efta mala difpoficion. Pues -ve aquí echado, pop

tierra el argumento , y otros que fe pueden hacer en femejantes

materias. De effos muchos-millares de embufteros,

que hay , hay ciento , a que*dicert ,, que vieron Duendes;

otros ciento , que dicen, que vieron Bruxas ; otros ciento,

que dicen i que fe les aparecieron Almas de el otro inundó;

otros ciento , que teftifican milageos eftupendos ; otros

dentó , fuceflos peregrinos; otros ciento , cofas que na

hay en las Regiones eftrañas; otros ciento , hazañas proprias

; fin contar los muchos centenares ,y millares, que

hay de mentirofos aventureros , que topan á todo , fin IN

garfe á aflumpto determinado » Conque nos quedan aun

muchifsimos embufteros. de fobra para redntar, b haceí

mas numerofas ks Compañías. quando fe quiera. . •

2(5

. . * . . . . •• • >

§• x. :

Añadafe, que fife examinaffen bien los teñí.»

gos , y los fuceflos , fe difminuirk mucho el

numero de unos _. y de otros. Mienten muchos con graí»

defembarazo , entre tanto que vén , que nadie fe inrereffa

en apurar fi dicen verdad , b no. Si á cada Cuento de

Duendes no folo fe les hicieffen varías repreguntas _ para

averiguar fi hay contradicción en kscircnijftancks, mas

también fe examinaffen seriamente los domefticos, y los

vecinos; 6.como los cien cuentos fe quedarían , quando

mas, entres, b quatro , y aun effos en fumma incertidumbre!

i 27 Notefe bien , que eftas patrañas comunmente fe

oyen á hombres , que eftán fuera de fu tierra, donde no

hay inftrumentos Con.que• convencerlos , brebatirlos. Por

«fío confedero., que,para fembrar mentiras eon feguridad

7


f4 REGLA MATHEMATIT_A DE LA FEE HUMANA;

He que frudifiquen, no hay territorios iguales á los de kf

Cortes. Concurren á ellas fugetos de varias partes; cada

uno miente lo que quiere, y defpues fu mentira , fi es men-?

tira que haga eco , fe propaga á varias Provincias por me-;

dio de los habitadores de ellas, que fe hallaron, allí _, quac.,

ido fe vertió la efpecie.

.» XI,

E

"48 'Notra l inadvertencia grande cae el Publico Coi

bre eftas informaciones, en que Con gran nume-j

iro de teftigos fe prueban las patrañas, y es no reparar, que

jamás paflan de la fumaria. Levantafe el rumor de algún

portento fucedído en un Pueblo, á que d¡b principio, b un

embuílero , b un halucinado; y no pocos, que tienen igual

ligereza en la creencia, que en k pluma, defpachan por la

Eftafeta la noticia á otras partes. Ackrafe defpues la verdad^

viene el defengaño para aquelPueblo;mas no para los

otros donde fe comunico k efpecie, porque los que la efcribíeron,

b no fe acuerdan (efpecíalménte fi medio efpacio

de tiempo coníiderable) de eferibir el defengaño, b no quiey

ren hacerlo, porque no fe les atribuya el prímer affenfo álí-:

gereza : Conque queda eftampada en los otros Pueblos la

patraña , porque no llego el cafo de pedir ratificación a los

teftigos, y deshacer en la plenaria el engaño padecido en la

fumaria.

2p En todo el Pueblo de Lknes ( di flanee de efta Ca-í

pital díez y ocho leguas) corrió uno de eftos años paffados

por indubitable k exiftencia de un Duende, grande enredador

, que fe deck infeftaba continuamente una de las cafas

de aquella Villa. Llegaron aqui repetidas noticias del ca*

ib, tan circunftanciadas, y citando tantos teftigos de vifta,

que aun fos mas incrédulos de Duendes llegaron a dar affenfo

, y de miconfieffo , que eftuve harto inclinado á lo

mifmo. Sin embargo, defpues por muchos , y fegurifsimos

informes fe fupo, que el Duende havia falido fingido, y que

dos muchachas, con un enrcdillo bien poco artiáciofo, ha-

DISCURSO PRIMERO. 15

vían puefto á todo el Pueblo en aquella Creénck. Pero

quien duda ,que el defengaño , que con facilidad pudo venir

aqui por el continuo comercio , que hay entre los dos

Lugares, no llegaría á otros muchos , adonde fe havia efi

crito el embufte?

¡o Yá en otra parte dixe, que á los principios de efte

Ifiglo corrió en toda Efpaña el fudor mikgrofo de un Cruciíixo,

y de Efpaña pafsb á otras Naciones. Acá luego nos

defengañamos de la falfedad ; pero á ks demás Naciones

pafsb la ficción , y no el defengaño. En efedo efte fupuefto

milagro fe halla eftampado en las Memorias de Trevoux,

como muy verdadero ; y fin duda, que los que por allá vieren

la noticia acreditada por los dodos,graves, y religiofos

Autores de aquellas Memorias , la admitirían como muy

legítima, fiendo en la realidad moneda faifa, que pafsb los

Pyríneos metida en muchas cartas; y los Autores no pudieron

difeernir el fraude, porque, para diftinguir en las noticias

el Hierro del Oro de Efpaña, no hay allá piedra de;

toque.

§. XII.

'31 T O mifmo que decimos de los notídftas de 1Í1S-!

I -. ravilks, que ks comunican en converfeciohes,

y cartas, fe puede aplicar álos que ks gritan á todo el

Mundo por medio de la Imprenta. Qué dificultad tiene el

que entre tantos millares de millares de Efcritores Híftori~

eos haya mil, b dos mil dignos de poca, y aun ninguna

fee, b por fu audacia en fingir , b por fu ligereza en creer?,

Hacen por venrura los Autores de libros alguna ckffe de

hombres aparte , á quienes no fe eftienda la fentencia de

David : Omnis homo mendax ? No hay duda , que no : Y,

porconfiguiente tampoco hay duda, en que no es menor,

error citar como prueba concluyeme de alguna cofa admímirable

diez , doce , b veinte Autores , que alegar quaren-i

ta , b fefenta teftigos verbales difperfos en varías partes.

1% Ufaré también aqui deexeríiplo. Dudafe fi bava

¡Gigantes j entiendo por efta voz ? np aquellos , que fofo

ex-*




_

• E


16 REGLA MATHEMATICA DE LATFEE HUMANA.

exceden ¿e k eftatura ordinaria tres , quatro pies', opocóv

mas, (que es todo lo que puede conftar de la Eferitura).

fino hombres de catorce , veinte, b treinta codos. Algunos

los niegan , y yo foy uno de ellos. Los que defienden

la exiftencia de effos montes organizados, juzgan tener'

vencido el pieyto con moftrar veinte, b creinta Autores,

que los afirman. Salen al theatro Plinio con el cadáver,

hallado en Creta, de diez y feis codos; Solino, duplicando

la partida, con otro , defenterrado en k mifma Isla,de

creinca y tres; Apolonio Gramático con el diente , ma-'

yor que un píe ordinario , defcubierto en Sicilia ; Plutarco

con el cadáver de Anteo de fefenta codos , defcubierto

porSertorio en la África; Paufanías con el hueflb de el

pie de Ayaz Telamonio, que fervia de lanza ; Suidas con

Ganges Rey de Ethiopk, de diez codos, muerto por Alexandro

Magno; Sigeberto con el efqueleto defcubierto

en Inglaterra de cinquenta pies ; Nauclero con el de Paknte,

hijp de -Evandro,Rey de Arcadia, y muerto por Tur-'

no con una lanzada, cuya externa abertura era de quacro»

pies y medio; Odorico con "el Gjgante, que vio en la

Coree de el Gran Kan de "v"einc&-pics; Melchor Nuñez

con los de quince pies , que guardaban las puertas de la

gran Ciudad dePequín•;•• Fázelo con los cadáveres enorjnes

de Sicilia;•• Pedro Simón con el diente molar tan grande

como el puño , hallado quacro leguas de México ; el

Autor de el Theatro Europeo con otro diente de un cada»»

ver hallado en la Auftria, que peso cinco libras; Juan

¿tacado con el cuerpo defcubierto en fu riempo por unos

Ruftícos en Sicilia, que en la mano tenia una lanza ma*.

yor que el maftil de un Navio; Luis Vives con el diente

de San Chriftovai, mayor que un puño; un Autoc Moderna

(citado por nueftro Calmee en fu Diccionario Biblíco)

-con otros dientes hallados enel Deifinado el año de 10*57».

cada uno de el pefo dediez libras ; y havia alguno que pefeba

diez y fiete. Juan Sommer conqadaver.es Giganteos

vinos por el en lascabemas fubterraneas , donde fe cree

eftuvo el Laberinto dt Creta.

( ,j j Poco me hará al cafo el que. á los Actores, qvjt

DISCURSO PRIMERO. Yy-

Hejoombrado , fe añadan otros veinte , b treinta; fiendo

tan fácil decir de aquellos lo mifmo , que diremos de eftos.

Entre los nombrados folo hay cinco , b feis , que hablan

como teftigos de vifta. Algunos de ellos folo vieron dientes

feparados, prueba muy equivoca, y falaz, como advertí

mos en otra parte , pudiendo fer effos dientes de alguna

beftia marina Cetácea, b fadicios , b piedras de la

figura de dientes , como teftífica el Padre Kirker , que ks

hay. Juan Sommer, que di ce vio los hueffos giganteos de

el litio de el Laberinto de Creta , es creíble, que ni aun el

firio vio , b por lo menos que no entro en aquellas caberñas;

pues el famofifsimo Botatiífta de la Academia Real

de ks Ciencias Jofeph Pifton de Tournefort , que las vifitb

, y examino muy de efpacio,al principio de elle figlo , b

fin de d paflado, nos dá una ídéa de ellas totalmente

opuefta a k de Sommer. Efte dice, que cree habitaron en

ellas los Gigantes, cuyos defpojos vio ; pero fegun k Rekcion

de Tournefort, ni pudieron habitarlas vivos , ni

fepnltarfe en ellas muertos, fiendo tan baxas ks bobedas^

b tan cercanas al fuelo , que al Botanifta, y fus compañeros

en varias partes, para paffar adelante , les era precifo

baxar las cabezas, y enx>tras caminar á gatas. Por' lo qual

el mifmo Autor impugna á Pedro Belonio, que haviendo

vifto el mifmo fitio , creyó fer aquellas cabernasunas dilatadas

Canteras , de donde en k antigüedad fe faco toda

la piedra, con que fe edificaron algunas Ciudades vecinas.

Sobre lo qual remitimos al Ledor á nueftro QuarcoTorno,

Dife. VIH. num. 53. para que con efta noticia corrija la

que alli dimos derivada de Belonio. Por lo que mira a

Odorico, y Melchor Nu-nez, á quienes folo hemos vifto

citados por el Padre Zahn; lo que podemos decir es , que

afsi como los Gigantes, que guardan ks puertas de Pequin

, fon fabulofos, pues de táñeos Mifsioneros, como

han entrado en aquella gran Ciudad, y han eferito ks

particularidades de elk , y de todo el Imperio Chino , ninguno

dio noticia de ellos, no creemos fea mas verdadera

pl Gigante de la Corte de el Kan. .

J4 Los demás A-acores eferibieron lo que oyeron, 3


^••^^^^B

' ' I,

• *••

i% REGLA MA.TOTMATÍCA":DE IAFEEHUMANÁV

fundados folamenre en rumores, b tradiciones populare!,

fundamento el mas ruinofo de el Mundo para efpeeies de

efte genero. Si alguna tradición de eftatura gigancefea hay

en Europa algo aucorízada , es k que en Alemania fe conferva

de aquel famofo Roldan , Orlando, b Rolando , ter-»

ribiüfsimo guerrero en tiempo de Carlos Magno, y fobri-

110 fuyo, pues tiene el adminiculo de varias eftatuas de

enorme grandeza , ks quales fe mueftran en algunas Ciudades

de Alemania, y fe dice fer imágenes de aquel Héroe.

No obífente Phelipe Carnerario teftífica haver oído , no

una vez fola, á perfonas fidedignas, que Francifco PrimerfoRey

de Francia, defeofo de faber , fi lo que fe decía de

la eftatura de Roldan era verdad , hizo abrir fu fepulcro,

donde los hueíTos fe hallaron enteramente podridos, y

deshechos, pero encera la armadura de hierro, con que

guarnecía el cuerpo en los combates , la qual el Rey fe viftib

para probar como le venia, y la hallo , con poquitísima

difere-uck , acomodada á fus miembros : por donde fe conoció

fer fabiilofa la tradición , pues el Rey Francifco no

excedía mucho k eftatura ordinaria.

'-" /C YTTT

efe 9* -A.1H»

•ir • ... .

35 A UN nos falta examinar otro fundamento de

_¿j__ la Fee Humana, que es la fama publica,

grande afylo. (como vulgarmente fe entiende ) de crédulos

ébftin-ados , al verfe combatidos de ks mas solidas razones,:

VirgíHo , cuyo jufeio eftá altamente acreditado , hizotam-

{SOiia eftimacion de la fama, que lá*pinta como un monftruo

horrendo , íncónftante , ciego , charlatán , perfedaménte

indiferente á k verdad, y á k mentira.

Xamfi&i ,'prMÍquehriax, quanínitntia veri. \

•Enefedó' / láfa?wá : ',-í?fe ; mira bien , no tiene mas fuerza para

perfuadir, que la de un teftigo folo , y de unreftigo

embozado, que no fe fabe qué autoridad tenga, porque

'- or-

DISCURSO PRIMERO. xa

ordinariamente eífe gran rumor , que llena todo un Rcyfto,

es eco multiplicado de la voz de un hombi.e folo.y un hombre

no conocido , de quien por conliguicntc fe debe dudar,

fi por ignorancia, por ilufion, b por malicia fue autor dc la

efpecie. -Afsi muchas veces fucede , que por mas diligencias

que fe hagan por bufear el Origen de $ rumor, no fe defeubre

, y otras viene á hallarle , que fu Autor es perfona poicados

capítulos defpreciable. Afsi k faina viene a fer como

elNiio, grande en elcurfo , pequeño en la fuertté.; patente

.átodo elMundo defpues que fe eftiende , y tan efeondkfo

cn fe origen, que tardo muchos ligios en defcubrírfe; b_tu

Reynos cuteros , refpetado aun de los, Principes .naciendo

en un lago entre deípreckbles arbuflos-; deimnienfo ruido

en las catadupas, de voz fumiffa en k montana que le vierte.

Y por eftender mas. kanalogía podemos decir , que

como Jiavia ocafiones en que los Egypcios kerificaban al

Nilo lamas hermofa doncella que encontraban , loshora-

. bres no pocas veces factifican á lafama la mas bella hija.d.

fu entendimiento, que es la Y.érdad.

l6- Todo el Mundo lo dice, esla ordinaria exclamación

de los Sedarios dek Fama contra qualquiera, que los

impugna. Tened, exclamo yo : Haveis tomado las declaraciones

a todo; elMundo ? No ; pero por ahí, en algunos

corrillos, hemos oido lá efpecie como baftancemente vulgarizada.

Y haveis preguntado á los que la propalaron,

qué fundamento tenian ? O por lo menos , fi la juzgaban,

cierta, dudofa , b faifa ? Nada de eflb preguntamos , porque

nada nos iba, ni venia en ello. O ciegos , que no folo

creéis, ignorando fi hay fundamento para creer, mas

aun ignorando íi la creía el mifmo , que os dibk efpecie.

De hecho afsi fucede comunifsímamente. Si fe llega á hacer

analyfis de la voz publica , fe halla en muchas ocafiones

, que nadie afirma aquello que ella hiena. Preguncafe á

efte , y al otro , y al otro , de qué faben aquello, y li lo cieñen

por cierto :1o que refponden es, que lo oyeron decir

á otros _.y quek verdad Dios lafabe. 1 Si tal.vez hay la dicha.de

defvolver el ovillo hafta la extremidad, b feguir él

curfo de el agua hafta encontrar con la fuente, fe halla,-

B z q»e


I

I I

20 REGLA MATHEMATICA DE LA FEB HÜM Atíí;

que todo aquel gran Río viene de un cenagal. que la efpe-cie

tuvo fu nacimiento en una mugcrcilk, en un borracho,

en un embuftero, en un mentecato, b en un maligno.

§. XIV.

37 £*Ería facilifsimo amonronar exemplos de noti-;

•1^5 cías univerfalmente recibidas, como autorizadas

uniformemente por la voz publica , que fin embargo

fe defcubrib luego fer falfifsimas. Pero folo apuntaremos

quatro, dos de Efpaña, y dos de Francia. De Efpaña

ponemos en primer lugar el mikgrofo fudor de el Crucifixo

, de que hablamos arriba ; y en fegundo otro faino-*

fo milagro, que en algunas Ciudades de Efpaña fe dio á

publica luz ,como fucedido en efta de Oviedo. Decíala

Relación , que una feñora vecina de efte Lugar , que tenk

el marido en Indias , y havia mucho tiempo que carecía

de noticias de él, y de medios para paffar commodamente,

havia ido al Convento de San Francifco á hacer oración

delante de la Imagen de San Antonio de Padua, poniendo

á efte Santo por incerceffor, para alcanzar de Dios alguna

noticia de fu marido , y algún focorro á fu necefsi-

- dad; que el dia figuiente, volviendo á repetir el mifmo ruego

, vio la Imagen con una carta en la mano; y elSacriftan

, que concurrió al mífino tiempo, defpues de nocar

una cofa tan extraordinaria, advirtió cambien algo de

vulto , y pefo en k manga de el Habito, que veftk la

Imagen. En fin,llegando á reconocer uno , y otro, fe hallo

que la carca era de el marido , que eflaba en Indias, -para

fu conforte , en elk le decía , que le remida cien pefos de

focorro , y los cien pefos fe hallaron en la manga de la

Imagen, Efta Relación llego aqui imprefla de Sevilla , coa

tan menudas , é individuales circunftancias, que ao eftraño

fuelle creída en todo el Mundo, exceptuando el Lugar á

quien fe atribuía el fuceflb. Expreffabanfe nombre, y apellido

de marido, y muger ; y ni aquí hay, ni huvo hora.

bre, ni muger de tal nombre r y apellido. Defpues oi_¡

gu$

DISCURSO PRIMERO. 21

qué la mifma Relación vino aquí impreffa de Barcelona;

y no dudo fe imprimiría en otras muchas partes. Efte milagro

, no folo fe eftendib por toda Efpaña, como muy

cierto, pero volb en ks alas de la Fama á otras Regiones:

de modo , que dentro de un año, poco mas, b menos, efta

Ciudad recibía una carta.de el Magiftrado de Strasburgo,

cn que pedia le rcmitieffe teftimonios auténticos de fu

verdad , con el fin de confundir con ellos la terquedad dc

losHerages. La Ciudad refpondió , como debia , que el

milagro era foñado.

18 De los dos exemplos de Francia fea el primero el

de Jacobo Aymar, de quien dimos ampia noticia en el

Difcurfo V. de el tercer Tomo. Toda Francia fe lleno de

los admirables defeubrimientos , que fe decia execucaba

efte hombre por medio de la Vara DIvinarork. Todos

hablaban de ellos, como dp cofa que no admiria la menor

duda. Cicabanfe muchos teftigos de vifta. Pafsb la noticia

, como fobradamente calificada , á otros Reynos. Al

fin fe fupo, que todo era embufte. Sobre lo qual, veafe el

citado Difcurfo.

jp El fegundo aun puede reputarfe mas admirable,

que el primero , y mas apto para introducir una defeonfianza

grande de la voz publica.Síglos enteros há que corre

en Francia, como cofa incondifa, la maravilla natural

de una montaña inverfa , Amada en el Delfinado, efto es,

que tiene la punta abaxo , y la bafa arriba, fiendo fu circuito

, por lo mas alto , de dos mil paffos , y folo de mil

por la parte que toca la planicie. Llamafe la Montaña,

lnaccefsible por razón de efta particular fituacion. Pero á

los principios de efte figlo, haviendo la Academia Real de

ks Ciencias comprchendido, entre fus muchos, y utilifsimos

affumptos,el de examinar ks maravillas naturales que.

hay dentro de la Francia, fupo por teftimonios fidedigniffimos

de teftigos oculares, que no hay en el Delfinado tal

Montaña Inverfa, y que aquella, á quien fe dá el nombre

de lnaccefsible, y que eftá ocho, b nueve leguas de Grano-»

ble al Medio día , es una Roca efearpada , plantada fobre

k altura de una montaña ordjnark^y que tampoco kmif-

Tom. V. B ma



\^_M

_U


2_ REGLA MATHEMATICA DE LA FUE HUMANA.

ma Roca tiene figura , ni afloraos de pyramide inverfa-:

que tampoco havia alguna verifimilitud, b apariencia de

que de la cima fe huvieffen deftacado algunas porciones

de k Montaña, íi de k Roca, que mudaffen fu antigua figura

, porque eftá toda circundada de durifs'nnos peñafcos

, donde no fe vé el menor veftígio de algunas ruinas

precipitadas.

40 Cofa fin duda notabilifsima , que en Francia fe

confervaffe figlos enteros un error tan craflo en orden á un

objeto tan vífible, y que millares de hombres verían , no

folo cadáaño,mas aun cada mes. Si fuefle algún dixe raro

metido en elGavinete de un Príncipe dc el Oriente,b una

menudencia corpufcukr,que folo fe defcubrieffe á la vifta

por medio de algún excelente Mícrofeopio, no havria que

eftrañar. Pero de toda una Montaña, patente á los ojos de

vecinos, y paflageros, mantenerfe tanto tiempo un engaño

tan monftruofo en el mifmo Reyno , donde eftá fi ruada,

es aífumpto fin duda digno de la mayor admiración.

Qué hemos de decir de efto , fino que.la inverfion fingida

en k Montaña es verdadera en el efpiritu de el hombre, y

que efte , teniendo fin exércicio el entendimiento , y los

ojos, folo fe govierna por los oídos? La fama es fu oráculo,

aun quando le dida un impofsible ; y la fama fuele tener

fu principio, b en un infenfato,á quien por tener puefta

al revés el alma,fe le reprefenta lo de abaxo arriba, y lo

de arriba abaxo; b en un embuflero, que por darfe el placer

iniquo de mentir, no repara , ni en traftornar los entendimientos,

ni en traftornar los Montes.

'$. XV.

4 r Arecerá fin duda á los tenaces en feguir la cor­

P riente de el Vulgo , que hemos examinado

con demafiado rigor los fundamentos de k Fee Humana

y colocado en exccfsiva altura la dificultad de el affenfo!

Lon todo , les intimo , que aun le falta un buen efpacio

que fubir,para conftituirfe en el lugar debido. Hafta aqui

folo hemos regulado k Fee Humana refpedivamente á k

•-•• ve-

DISCURSO PRIMERO. 2*

veracidad de los hombres. Falta regularla en orden al conocimiento.

42 Explicóme. Supongo, que olmos á ün hombre

tan fidedigno , que fu veracidad pefa mas , y mucho mas,

que la inverífimilitud de la noticia, que nos participa como

teftko ocular. Deberemos creerla como fecura? Refpondo,

que muchas veces no: porque aunque el teftigo nei

flaquee en la veracidad,puede faltarle la advertcncia,b conocimiento

neceffarío para enterarfe de lo mifmo,que afirma.

Serviránme de exemplos en efte aífumpto las mifmas

materias, que hemos tratado arriba. Dice un hombre extremamente

fidedigno, que vio un diamante fino de el tamaño

de un huevo de gallina. Aun quando no mienta, lo

que doy por fupuefto ahora, quedaré dudofo, de fi hay, b

no tal diamante. El motivo es claro, porque no me confta

, que tenga tanto conocimiento en k facultad Lapidaria,

que no pudiefle engañarfe, aprehendiendo como fino

US dkmantefalfo. De hecho los de Aknfon (llamados

afsi, porque fe crian en un fitio diftante dos leguas de

aquella Ciudad) entre los quales hay tal qual, que iguak,y

aun excede á un huevo ordinario de gallina, han engañado

algunas veces á los mifmos Lapidarios.

43 Otro dice,que vio un Nigromántico, fl qual conturbaba

el ayre, y movía tempeftades, quando quería. Es

menefter que me confie , que no folo es fummamente veraz,mns

también baftanteinente advertido,porque fino.pudo

engañarle un embuftero,que por feñales naturales prcvieffe

ks tempeftades venideras , y fingiefle fer Autor dc

lo que folo era pronoftiquero: como en efedo algunos de

•las Regiones Setentrionales, los quales tenían tal qual conocimiento

de el viento , que luego fe havia de levantar,

perfuadieron á muchos {imples navegances , que con arte

Mágica excitaban el viento que querían , y afsi fe concertaban

con ellos , y recibían dinero por levantar el viento

que les pedían. Y fibicn,que muchifsimas veces fe hallaban

los Viageros burlados , no dexo de correr la fábula

por ks Regiones Eftrangpras,é introdudrfe como verdad

•confiante en muchos libros.

B4

0cro .


I

I

m

.34 REGLA MATHEMATICA DE L A,FEE HUMANA.

44 Otro cuenta, que vio un gran fantafmon. Qiié fácil

es , que al que camina de noche ocupado de el miedo

fe le figure tal un tronco, una columna, y aun fu propría

fombra caufada por los rayos de k Luna. Otro , que le

hablo un difunto,b que le inquieto varias veces un Duende.

Son innumerables los artificios con que fe pueden

contrahacer Duendes, y difuntos , y algunos tan fútiles,

y tan bien trazados, que cs menefter efpecial pcrfpicada

para difeernír lo verdadero de lo aparente, la realidad de

la ficción. Y no folo es menefter perfpicack, también es

neeeffario valor; porque el hombre mas agudo , fi llega á

dominarle el pavor, no queda cn eftado de ufar de ei encendimiento.

45 A efte modo fe puede difeurrir en otras muchas

materias. Pero fobre todo en ks de Magia fe pide efpecialifsima

advertencia , por fer infinitas ks ilufiones,b artificios,

con que fe fingen operaciones Mágicas. Quantas

veces quedaron Pueblos enteros aflombrados con el embeleco

de algún preftigkdor , creyendo firmifsímamente

no poder executarfe aquello fin la afsiftenck de el Demonio;

y averiguada defpues la traza, fe hallo fer una invención

bien fútil, y nada ingeniofa! En una Plaza de Roma

dexo nno.de eflos pafmado á todo el concurfo , que

era muy grande, moftrando un pequeño papelito , donde

iban eferitos no sé que eftraños caraderes , y diciendo^

que como fueffe alguno a echarle entre los vidros,que eftaban

de venta en una tienda vecina , fin que fo entcndíeffe

el dueño de ellos, quantos efte tomaffe en la mano,

fe le caerían irremediablemente de elk , y fe harían pedazos.

Hizofe afsi , y focedlo lo que havia pronofticado el

preftigkdor; en tanto grado, que el Vidriero Irritado , y

furíofo de ver , que quanros vidros tomaba cn k mano lele

eftrelkban al fuelo, yá,como totalmente fuera de si, hizo

pedazos, tirándolos contra ks paredes , quantos tenia

fobre una grande mefa. Quantos fabian la maula de el

papelillo introducido furtivamente entre los vidros , hacían^

fu parecer,evídenck de que los caraderes eftampados

en él eran Mágicos, y afsi en aquella tragedia havia

ha

DISCURSO PRIMERO. 25

intervenido pado con el demonio. Sabido el cafo, .todo

fe havia hecho de concierto con el mifmo Vidriero,el qual

.prevenido de antemano por el preftigkdor , y affégiirado

de que con k invención le redituaría mas de lo que valían

los vidros (como en efedo lo hizo, moviendo á efeotar á

todo el concurfo) efpontaneamentc dexb caer los vidros,

y fingió codo aquel rapto de colera furiofa , fin que el papelillo

, y fus caraderes tiivieffen cn todo otra culpa , que

la de engañar la gente. Refiere efte chille el Padre Gafpar

Schot cn fu Magia Natural.

46" Si fraudes tan fuperfickles haludnan á los Pue-i

blos, qué harán otras de mas profundo artificio, qual es

k que voy á exponer ahora ? Muchos fon los que defprecian

como febulofa , por mas que quiera acredicarla mucho

mayor numero de crédulos fimples , la efpecie de que

hay Soldados invulnerables por arte Mágica , á quienes

por efta razón dan el nombre de Duros. Con todo,fi con

uno de eftos , que fe dicen invulnerables , delante de un

gran Pueblo fe hicieffe la prueba de difpararle á quema

ropa , y á pecho defnudo quatro , b feis veces una piftok

bien cargada de pólvora , y balas , y fe vieffe que eftas al

llegar al pecho fe caían á fus pies fin hacer la menor mella,,

pienfo que aun los mas incrédulos affentirkn á que efto

í'ucedk por arte de encancamienco. Pues vé aqui, que fin

encantamiento alguno,y por mero artificio podrá fuceder.

el cafo. El fecreto eftá en el modo de cargar el cañón.

Tomenfe dos, u tres balas de calibre inferior al hueco de

la piftok (o fea efeopeta , b carabina) echefe debaxo de;

ellas poca porción de pólvora , y mucho mayor fobre

ellas. En el difparo dará la piftok un gran trueno , pero'

ks balas no harán algún efedo fenfible. El ajiiftaríos demás

requintos , para que quaje el embufte , como el que

ninguno de los circunftances perciba que fe tifa de arma

de fuego decerminada, ni la difpara perfona deyíntemano

prevenida, es facilifsúno. Para efto hay innumerables arbitrios.

Efta traza es indiferente, b para fimukr encanta-,miento

, b para fingir milagro ; y con qualquiera de los

dos fines podrá utiiizarfe mucho eo elk el embuftero, que


I

I

Ve" REGLA MATHEMATICA DE LA FEE HUMANA,

la ufare -. Con el primero, vendiendo á gran precio el fingido

fecreto Mágico á diferentes perfonas , que dirá coníifte

en un papel con tales caraderes colgado de el cuello,

b cn lo que él quifiere : Con el fegundo , autorizando como

precioíiíslma reliquia qualquier harapo, b cachibache

que trayga puefto al pecho, De qualquier de los dos modos

puede ocafionar gravifsimos daños ; pues los que le

compraren el fecreto , b la reliquia, creyendofe invulnerables

, acafo fe meterán con fegura confianza en los peligros

, y perecerán en elfos. La precaución de tan gran

riefgo es el fin principal, porque hago publico efte artificio

, fuera de el común á efta ultima parte de el Difcurfo,

cuyo aífumpto es moftrar , que aun fupuefta una veracidad

fumma de parte de el que adminiftra ks noticias,pueden

falir inciertas , por haver fido engañado el que ks affegur'a

como teftlgo. El modo de. cargar k arma, de modo

que haga gran trueno, y ningún daño, fue experimentado

por Mr. Cafsíni el hijo, y manifeftado á k Academia

Real de las Ciencias.

47 Eftos fon los documentos, que fe deben tener prefentes

, para reglar por ellos la Fee Humana , y que íi

los huvieran obfervado todos los Efcritores , no fe hallarían

tantos libros llenos de portentofes fábulas. Amigo

Ledor, fi eres de los cito credentes, contigo habla aquella

fentencia Ovidkna;

Ne citd eredideris, quantum cito credere Udat',

Exemplumque tibi non leve Procris erit.

'APÉNDICE AL NUMERO DIEZ DE ESTE

Difcurfo.

43

E N .;

el numero citado hemos tratado como fábula

lo que fe cuenta de que hay hombres fin cabe­

za , y otros que no tienen mas que ún ojo en la frente. Y.

porque hay muchos, que fundados cn k autoridad dc San

Aguftin tienen por verdadera aquella fábula, nos ha parecido

precifo defengañarlos, introduciendo en el mifmo

defe

DISCURSO PRIMERO. 27

defengaño otro nuevo precepto , que pueda agregarfe a

los demás de efte Difcurfo para reglar la Fee Humana.

• 49 El lugar,- que citan de San Aguftin,y fe halla cn el

Sermón 3 7. Ad Fratres in Ercmo , no puede fer mas formal

, expreflb , y decifsivo. Dice el Santo , que haviendo

ido, defpues que era Obifpo, á predicar el Evangelio en la

Etiopía,vio en aquella Región muchos hombres, y mugeres,

que no tenían cabeza : Vidimus ibi mullos homines, ac

mulleres capita non babentesjed oculos grofios fixos inpect-ore,cestera

membra xqualia nobis babentes.Poco mas abaxo

añade , que en la baxa Etiopia vio hombres que no tenían

mas que un ojo ; y efte colocado en la frente : Vidimus

, & in ínferiori bus partibus


4_ REGLA MATHEMATICA DE LA FEE HUMANA".

'de San Mauro en la novifsima edición de las Obras de Sat|

Aguftin.

52 Hablando determinadamente de el paflage , que

fe nos opone , fe convence fu falfedad , porque nunca el

Santo fue á predicar á la Ethiopia.A haver hecho efte viage

, no le callara Pofsidio difcipulo fuyo , que efcríbib fu

vida. Sofpecho que el ¡mpoftor , que fabrico aquel Sermón

, y los demás ad Fratres in Eremo, fe movió á fingir

la fábula de Arimafpos, y Acephalos, porque en el lib. 1-5.

de Civit.Dei, cap.8. vio que San Aguftin dice, que aquellas

, y otras figuras monftruofas fe hallaban dibujadas en

la Plaza Marítima de Cartago. Noto , qne dicho Impof-;

tor, fea el que fe fueífe, era ignorantifsimo en la Hiftoria,

pues en el Sermón 48. hace decir á San Aguftin , que vio

el cadáver de Julio Cefar en Roma con la diftinclon de

todos fus miembros ; fiendo conftante , que el cuerpo de

aquel Principe fue poco defpues de fu muerte reducido 3

cenizas, conforme al rito funeral mas común de los Romanos,

5_j De lo dicho en efta Apéndice fe debe colcgir,para

añadir efta nueva Regla á ks de arriba, que aunque el

dicho de qualquiera Santo Padre , en lo que afirmare como

teftigo de vifta, prepondera á todas las apariencias de

inverifimilicud, que puede haver en el aflumpto; no por

eflb quanto fe halla eferito entre fus Obras,veftIdo de effa

drcunftanck de que lo vio el Santo,conftituye certeza de

Fee Humana , pues puede haver fido introducido en ellas

por algún embuftero. Es , pues , menefter, fiempre que el

aífumpto parezca inverifimil, examinar el juicio de los

Criticos mas habiles,fobre fi aquella parte de el eferito.

es de el Santo Padre , ú de algún

impoftor.

7r-"j¿7T-*'

PHY-

£5_> ¡_»_. _SS _R_ t3ü: SS& eXí3t¿ &S&&£&S&&¿££'


- •

__•


m

?o PHYSIOÑOMIA:

ciones de el alma. Decimos en la difinicion , de el cuerpo;

no precífamente de el roftro, porque k infpcccion fola de

el roftro toca á una parce dek Phyfionomia , que fe llama

Metopofcopia.Mú la Phyfionomia examina todo el cuerpo;

h Metapofcopia Solo kcara. Eacultad preciofa., fi k hay:

puesléesimportantifsímo al hombre , para todos los ufos

de la vida civil, conocer el interior de los demás hombres.

Pero el mal es , que la cofa falta, y el nombre fobra.

3 Pareceme á mfi, que los que de la confideracion de

las facciones quieren inferir el conocimiento de ks almas,

invierten el orden de la naturaleza , porque fían álos ojos

un oficio, que toca principalmente á los oídos, Hizo k

naturaleza los ojos para regiftrar los cuerpos; los oídos

para examinar ks almas. A quien quifiere conocer el interior

de otro , loque masimporta no es verle , fino oírle.

Verdad es, que también efte medio es falible , porque no

fiempre correfponden las palabras á los conceptos; ;mas

una atenta obfervacion por la mayor parce defeubrirá el

dolo , fietfdo el trato algo frequente. Y al fin padecerán

muchas veces ilufion los oídos * mas nunca, figü-i-endo ks

Reglas Phyfioñomicas comunes, alcanzarán k verdad los

ojos.

L principal fundamento (omitiendo por ahora

otro. que tiene lugar mas commodo en el

Difcurfo figuiente) de los que defienden la Phyfionomia

como Arte verdaderamente conjetural, es la obfervada

proporción de el cuerpo con el alma, de la materia con k

forma. A dlftíhtas efpeeies de almas correfponden organizaciones

cfpecificamente diverfas. Cada efpecie de animales

tiene fu particular conformación , no folo en los

órganos internos , mastambien en los miembros exteriores:

de'modo que la figura es imagen de la fubftancia, y

felló dek naturaleza. , -..,-•.• .

5 De la efpecie paflan losPhyfionomiftas-al- individuo,

DISCURSO SEGUNDO. •§.

dub, pretendiendo , que como la diverfidad efpecifica v

effencial ( digámoslo afsi) de figura, arguye diverfa fubf

rancia, y diverías propriedades en la forma; k acciden

tal , que hay dentro de cada efpecie , no fofo en k figura

mas también en textura , y color , debe inferir diftintas in!

chnaciones , pafsiones , afedos , y mas , b menos robuftas

facultades en cada individuo, falvando la uniformidad effencial

de la efpecie.

6 Supuefto eñe fundamento del Arte, eftablecen fus

Reglas generales , efto es, feñakn los principios de donde

fe deben derivar las particulares. Eftos principios fon

cinco. El primero k analogía en la figura con akuna efpecie

de animales El fegundo.k femejanza con-otros

nombres, cuy as qualídades fe fuponen exploradas El tercero

aquella difpoficion exterior , que inducen akunas

pafsiones. El quarto la reprefentacion de el temperamento.

El quinto k reprefencadon de orro fexo. Por el pri

mer principióle dirá , que es animofo aquel hombre , cVa

fegura fymbohzare algo con la de d León. Por el fecundo

iedira, que es tímido aquel, que en el afpedo fe parece á

otros hombres , que fe fabe fon tímidos. Por el tercero

que es mal acondicionado el cegljunto, porque el que efl

t»ienfadado fuele juntar las cejas, arrugando elefeado

intermedio. Por el quarto , que es\nekifcolico 1 d ^

«arena, y arrugada , porque el humor atrabilarfo fe S

C S ' / J r piquineo fe dice, quTfosm^

blancos, fon débiles, y cimidos, porque efte color es pro-

none ^'f 0 ^' & '?** de intenCo efia materia , pro.

one es^rl C " 1C °}í rinC,p,OS ' aU " ql,e con J**a confufion,

que es cafí meilcftcrui? nuevo Arce Phyfíonomico , parí

explorar por k fuperficie de la leerá k mente deelAuíor!

Elfo puede atribu.rfe ák impericia de el interprete oué

traduxoelhbrode Phyíionoink dc Griego eXfo.T

rokfeica de-methodo, que reyna en todakobra, hace

-ofpechar, que fea parco fupuefto á Ariftoteles, fondo

cierco, que en el orden, y dií\ribucion metbodica excedió


'ji PH Y S I0N0MI A.'

dio elle Philofofo á todos los demás de lá Antigüe»-,,

dad. -11

_ Mas fea, b no de Ariftoteles el libro de Phy fio no J

mia , que anda entre fus obras , decimos , que los principios

feúakdos foa vanos, antojadizos, y demudes de

razón.

III.

$•

9 TTMpezaiido por el primero, quien no vé, qué

f*"^ por mas que fe parezca un hombre al León

enla figura , mucho mas fe parecerá á otro hombre que es

tímido. Como, pues, puede preponderar para creerle ani»,

mofo la femejanza imperfedifsima que tiene , con un ani-í

mal robufto , y atrevido , fobre otra, mucho mas perfeda

con un animal cobarde? Mas. Es fin duda, que muchos

brutos muy eftupidos fon mucho mas femejantes al hombre

en la figura, que el Elefante: no abitante lo qual efte

fe parece mucho mas que aquellos al hombre en la facul-t

tad perceptiva de el alma. Qué diremos de el govierno

económico de ks hormigas ? De la fagáz conduda de las

abejas ? Eftas dos efpeeies de animalilios diñan infinito de

k figura , textura , y color de el hombre j fin embargo de

lo qual imitan la induftria , y govierno civil de d hombre

con fumma preferencia ¿otros brutos , cuya traza corporal

fe acerca mucho mas á la nueftra.

io

Juan Bautifta Porta , que eferíbio ungrueffo libro

de Phyfionomia , trabajo con tan prolixo cuidado en la

aplicación de efta primera Regla de el Arte, que hizoef-.

tampar en fu obra ks figuras de varios hombres pareadas

con otras de algunas efpeeies de brutos; pero tan infelizmente,

que efté careo mas firve al defengaño , que á la

peifuafion. Porque (pongo por exemplo) parecen alli la

figura de Pkton, y k de el Emperador Galba , facadas de

antiguos marmoles , cotejadas, y con alguna , aunque diminutlfsima

, femejanza , k primera á la de un perro de

caza , y k fegunda á la de el Águila. Qué femejanza tuvieron

enks qualjdades de elaiy.mpj, ni Platón con un

per-,

DISCURSO SEGUNDO* JJ

perro, ni Galba con el Águila? Anees bien quadrada mu,

cho mejor la femejanza de el Águila á Platón, por los ge-i

Berofos, y elevados vuelos dc íu i ngenio.

§» IV.

ti E L fegundo principio , fi folo pide la imita-*

cion de un hombre á otro , en una , dos , ít

tres feñales , inferirá qualídades opueftas en un mifmo in-;

divíduo : porque (pongo por exemplo) carne blanda , cutis

delicado , y eftatura mediana, fe dan por feñales de ingenio

, por haverfe obfervado eftas tres cofas en algunos

hombres ingeniofos j pero de el mifmo modo ferán feñales

de cftupidéz , porque fe encuentran ks mifmas en innumerables

eftupidos. Pero fi pide el complexo de mucho

mayor numero de feñales, digo , que ferá rariísima la concurrencia

de todas ellas cn un individuo , y por configuíente

moralmente impofsible la obfervacion. Explícateme:

El Padre Honorato Níquet, que goza la opinión

de haver eferito de Phyfionomia , con mas juizio , y exactitud

qu; todos los que le precedieron , pone catorce feñales

de buen Ingenio, que fon : Carne blanda , cutis del*

gado, m diana eftatura, ojos azules, b roxos , colot bktfe

co , cabellos medianamente duros , manos largas , dedos

largos , afpedo dulce , b amorofo , cejas juntas , poca rifa

, frente abierta, fienes algo concavas , la cabeza , que

tenga figura de mazo. Yo he vifto , y tratado muchos

ho-ribres ingeuiofos ; pero en ninguno he encontrado efe

te complexo de feñas. Como podrá , pues , la obfervacion

experimental afll'gurarnos de que hay alguna verdad ea

efla materia.

§-V.

*•* "C^ tercer principio no tiene mas fundamento,

* * que una mal confiderada analogía. Según la

regla , que él prefcribc.fe deducirá, que el que es encendí»-:

do de roftro, es verecundo, porque la vergüenza enciende

Tom.V. C el


Ra

ti

34 PHYSIONOMIA.

ci rollro, trayendo á él la fangre.Pero no fe vé que naden

de diftintífshno principio uno, y Otro incendio? El adual,

que excita la vergüenza , viene de el movimiento, que dá

á ia fangre efta pafsion. El habitual, y eftable proviene , a

lo que yo juzgo , de que ks venas capilares, que difeurren

por el ámbito de el femblante, fon mas anchas, y por con-»

figuiente reciben mayor copia de fangre. Acafo también,

porque por fer mas delgadas , y traníparentes fus túnicas,

juntamente con el cutis, fe hace mas vifible aquel roxo 1I-»

cor, y fe reprefenta el roftro bañado de el color fanguineo.

§.VI.

jfj 1 'L quarto principio fupone dos cofas, la una

f^j cierta , perok otra faifa. La cierta es , que

afsi ks inclinaciones , y pafsiones naturales , como la mayor

, b menor aptitud de potencias internas , y externas,

dependen cn gran parte de el temperamento. He dicho

en gran parte, por no quitar k que fe debe conceder á la

organización., entendida efta, como la hemos explicado en,


'$$ PHYSIONÓMIA.

que conocían la Sabiduría,yContínencia de SoC'rátes.P ero*

¿l mifmo Sócrates defendió á Zopyro, affegurando que eí-:

te realmente havia comprehendido los vicios , que tenia 1

por naturaleza ; pero que él havia corregido la naturaleza

con la razón , y el eftudio. Refiérelo Cicerón.

ip Eu el Theatro de k vida humana, citando á Arif-»

toteles, fe lee, que otro Metopofeopo, llamado Philemon,.

dixo cafi lo miímo de Hippocrates , haviendo vifto una

pintura fuya ; y que haviendofe indignado contra él los

dífdpulos de Hippocrates, efte abfolvib también áPhile-i

mon, de el mifmo modo que Sócrates á Zopyro.

20 Plinio , ponderando la excelencia dc Apeles en la

pintura, cuenta que facaba ks imágenes de los roftros tan

al vivo , que un profeffor dé la Metopofeopia por ellas in-»

feria los años , que havian vivido, b havian de vivir los

fugetos reprefentados en ellas.

a 1 Eftando el Sultán Bayazeto refuelto á quitat la vi-:

da á Juan,Duque de BorgoñaJkmado el Intrépido, á quien

hsvk hecho pr'iíionero en la bacalia de Nicopolis, fe dice,

que un Phyfionomifta Turco le hizo retroceder de aquella

refolucion ; porque haviendo hecho atenta infpeccion,

de fu roftro, y cuerpo, le aífeguro al Sultán, que aquel prifionero

havia de caufar immenfa efuíion de fangre, y cruelifsimas

guerras entre los Chriftianos. Cuéntalo Ponto

•Hcutero en fuHiftoríá de Borgoña. Lo que no tiene duda

es , que aquel revoltofo Duque fué Autor , y confervadoi;

de unas perrinazes guerras civiles, que bañaron de fangre

toda la Francia.

2 2 Eferibe Paulo Jovio, que Antonio Tiberto, natural

de Cefena , célebre Phyfionomifta , pronoftico á Gui-;

don Balneo, muy favorecido de Pandulfo Malatefta,Tyra-i

-rtode Arimino , qiieun íntimo amigo fuyo le havia de

quitar la vida ; y aUnifmo Pandulfo , que havia de fer arrojado

de fu patria , y morir en fuma miíeria. Uno , y

otro fucedib. Guidon murió ámanos de elTyrano , y

efte murió defterrado , pobrifsimo, y abandonado de todo.

d Mundo.

_j Algunos, que quieren que también haya Santos

- abo-,

• DISCURSO SEGUNDO. 37

abobados dek Phyfionomia, añaden el exemplo de Sao

Gregorio Nazianzeno; d qual, viendo cn Alhenas a Juliano

Apollara, y confiderando fu roftro, y cuerpo, exclamo:

V quanto malfe cria en efie Joven al Imperio Romano ! Y.

el de San Carlos Borromeo , que no admitía á fu fervicio

lino gente de buena cara, y cuerpo, dIziendo,que en cuerpos

hermofos habitaban también hermofas almas.

24 T

5- X.

Odas eftas Hiftorias no hazen fuerza alguna.

A la primera digo,que aun fuponiendo gratuitamente

fu verdad , no favorece al Arte Phyfionomicc-j

pues Zopyro, diciendo,que Sócrates era eftupído, evidentein:nte

erro el fallo. Sócrates , prescindiendo de k Sabiduría,

que pudo adquirir con el eftudio , naturalmente era

agudifsimo , y de fublime ingenio ; conque el Phyfionomifta

cn efta parte desbarro torpemente; y la confefsion

de el Philofofo folo pudo caer, fiendo verdadera , fobre

la propenfionák incontinencia , laqual ák verdad fuele

figurarfe mayor álos que con mas cuidado la reprimen,,

porque el miedo de ei enemigo engrandece fus fuerzas ea

Ja idea. Afsi,aunque Sócrates no tuvieffe mas que una inclinación

ordinaria á k kfcivia , la juzgaría excefsiva, y

Zopyro la inferiría , no de el roftro , fino dc el concepta

común dc que pocos hombres hay „ que no reconozcan en,

si efte enemigo domeftico.

•55 He procurado bufear en Ariftoteles k efpecie de

el Metopofeopo Philemon , y no la hallé. Acafo cs efta

una de ks muchas citas fallas, que hay en los vinos libros

de el Theatro de k vida huinana. Doy que fea verdadera.

El acierto de Philemon fe deberá al acafo. Fácilmente fe

acreditará de Phyfionomifta con el Vulgo qualquiera que

fe jade de adivinar ks inclinaciones viciofas de los hombres

por el roftro; porque, como poquifsimos gozan un

temperamento tan feliz , y tan proporcionado a la virtud,

que no fientan los eftímulos de algunas pafsiones, cn-po-*

quifsimos fe errará el fingido eferutinio.

Tom. V. C j La


m

m


m

I

11

J-fl PHYSIONOMIA.

26 Lá noticia de Plinio tiene malifsimo fiador en

Apion.Efte célebre Gramático fué Igualmente célebre embutiere,como

moftrb bien en elTratado, que eferibíó contra

los Judios,todo lleno de mentiras, y calumnias. Y qué

fee fe debe dar á un hombre, el qual publicaba,que con la

hierba Mágica Oíiritcs havia evocado el alma de Homero

dc el Infierno, para preguntarle de qué Patria era? Plinio,

que refiere como tal efta mentira de Apion , y haze de ella

la irrííion debida, pudo executat lo mifmo con la adivinación

de los años de vida por k'infpeccion de ks pinturas

de Apeles.

27 Ponto Hcutero refiere lo de el Phyfionomifta

Turco, lin afirmarlo , pues folo dize , que algunos lo efcríbieron

: Sunt qui fer ip fere. Y aunque lo afirmaffc ,qué

fee merecería una noticia tan extravagante , que para fu

comprobación aun ferian pocos cien teftigos de vifta?Doy

que por el femblante pueda conocerfe, que un hombre es

feroz , offado , inquieto, ambiciofo, como lo era el Duque

Juan. Efto uo bailaba para pronofticar los grandes males,

que havia de caufar á una parte de k Chriffiandad. Eftos

fe ocalionaron de la muerte de el Duque de Orleans, executada

pof el Duque de Borgoña; y el motivo de ella fué

zelo por el publico.b verdadero,b aparente contra la mala

adminiftradon de el Reyno, cuyo gobierno tenia en fus

manos el Duque de Orleans , como fe lee en algunos Autores»

b venganza de una injuria perfonal gravifsima , como

refieren otros. Pudo por ventura el Phyfionomifta

Turco leer en el femblante de el Duque Juan , ni que el

Duque de Orleans havia dc gobernar tyranicamente el

Reyno de Francia, ni que havia de manchar, ú de palabra,

ú de obra, b con la folicicacion , b con el efedo , b con la

jadanck de haver confeguido lo que no configuib ( que

toda efta variedad hay en la narración) el honor de el chalamo

de el Duque de Borgoña?

.-,8 Efta mifma reflexión fobra para defvanecer la relación

de Paulo Jovio. Qué infenfetéz! creer ,que el infeliz

Guidon defeubría en fus facciones la traición , que ha-

¿via de cometer con él un amigo fuyo. No es demafiadame»-.

DISCURSO SEGUNDO. ¡p

mente harto para la Phyfionomia , el permitirle , que el

hombre traiga eftampadas en el roftro fus proprias maldades.fínoque

ha de eftender la pretenfion á la ridicula quimera

de que también fe lean en él las maldades-agenas?

Yá en otra parte hemos infinitado la poca fee,que merece

Paulo Jovio , tratando de las maravillofas predicciones,

que efte Autor atribuye á Bartholomé Cocles por medio

de la Chiromancia.

zg Lo de que el Nazianzcno conocieffe el perverío

animo de Juliano , por la precife ¡nfuecciou de los líneameneos

de el cuerpo , es falfo. La verdad es , que le cracb

muy defpacio cn Athenas , donde concurrieron los dos á

eftudiar , y el trato fe k dio á conocer en palabras, acciones

, y movimientos , que es todo lo que fe puede colegir,

. de io que el mifmo Santo Dodor dize fobre efte punto cn

k Oración fegunda conrra juliano.

jo £1 exemplo de San Carlos Borromco nada favore-

( ce á los Phyfionomiftas.; pues eftos no pretenden , que un

cuerpo bien diipueito , y un roftro hermofo , fean índices

de el complexo de virtudes inteledualcs , y morales , en

que confute k hermófura de el alma ; antes para muchas

de aquellas proponen tales feñales , que no dexará de fer

muy feo el hombre en quien concurran. Pongo por exera-¿

pio , fegm, Ariftoteles : nariz redonda, y. obtufa, ojos pe-i

quenos, y cóncavos, fon feñales de magnanimidad : cabe-i

líos levantados arriba, de manfedumbre.ojos lacrimo*»,de

mifericordia. Según el Padre Níqueto.cuerpo pequeño,

o;os pequeños, y color macilento, fon feñales de ingenio:

cuello encorvado, de buena cogitativa.color efqualido,dé

animo fuerte : grandes orejas , de buena memoria. A efta

cuenca ferá ingeii¡ofo,magnaiiimo,mifericordiofo,manfo,

fuerce, de buena memoria , y cogicaeiva , el que fuere corcobado

, legañofo , macílenco, elqualido, cu viere grandes

orejas, los cabellos revuelcos arriba.ojos pequeños,y concavos.la

nariz redonda, y obtufa. Cierto , que un hombre

tal, ferá extremamente hermofo.

i 1 Puede fer que aquel grande Arzobifpo amafie la

compañía de gente hermofa, por tener fiempre delante de

C los

4


w

m'

¡Hi

40 PHYSIONOMIA.

los ojos, en k belleza de ks criaturas, un excitativo, para

elevar k mente á la hermófura de el Criador .Mas fi el motivo

era el que fe feñala en el argumento , perfuadome á

que el Santo no acenderia canto aquella parte de la hermófura

, que conflfte en la jufta medida,y proporción de facciones,

y miembros.fino la otra, que refulta al roftro de ks

buenas difpoficiones de el alma , y que, como efedo de k

hermófura de el efpiricu , la reprefenta. Lo que explicaré 1 -?

tíos adelante.

§. XI.

9'»' AUnque lo que hemos dicho hafta aqui nos

perfuade baftantcmente, que es vano , y fta

fundamento quanto eftá eferito de Phyfionomia, no tenetnos

nueftras razones por tan conduyentes , que no pueda

apekrfe de ellas á k obfervacion experimental. Y como

yo no k he hecho , ni puedo hazer por mí mifmo,puesmis

ocupaciones no me permiten gallar el tiempo en efto , me

ha parecido poner aqui dividida en diftintas Tablas toda

la dodrina Phyfionomica de el Jefuita HonoratoNiqueto,

que,como arriba dixe, tiene la reputación de haver eferito

en efta materia con mas acierto que otros ; por fi algunos

Ledores, que eftán ociofos, quifieren aplicar algunos ra-,

J.OS á la diverfion honefta de examinar con fu obfervacion^

íi efedivamente hay alguna correfpondenck de

los pretendidos fignos á los fig-,

niñeados.

Ta*

DISCURSO SEGUNDO. ,X

Tabla primera, en que fe ponen los figníficantes de el\

Temperamento. ^

Temp-e-iSanguinco, ó aereo,

ramento ^^^^^ m

Habitud

del cuer

po exter

no.

Caía.

Voz.

Pulfo.

Sueño.

Sueños.

Qualida.Calor

des pri- 1

l meras.

Cutis bellofa , mucha

carne, y oláda.

Agilidad, lucrcmcto

veloz. Frequentes

fndorei.

Rofada, roxa,

amena , hennofa.

Firme , dukc,

agraciada.

Fuerte, grande,

licno.

Mucho , y fuavc_

Guílolos de bayles

, caminatas á

caballo, vuelos.

i___medad,

Virtudes Manfcdumbre,

gratitud , afabilidad

-urbanidad.

i r

Colérico,ó ígneo 1 1 Flemático , ól Melancólico , o

I aqueo. ^^^ tétrico.

Dure_a,agilidad,j Mucha carne, Cuerpo KRue,

flaqueza U...,.„... , cutis .:. I craíicic, e «_ 1 _

_--„ mucha lampiño , cutis

negra , cabellos faliva , poca fed, feca , y a/pera,

j-crefpos , y retor­ mucha mueoíi". ! huellos duros.

cidos,cabeza del. dad,canicie tem

gada,ojos peque. prana, venas _ y

ños , paflb acele. arterias angoftas,

cado.lenguaafpe- cocción Urda.

ra, poca faliva.

Algo negra , algo

pai-da , ectru

na.

Veloz, precipitada.

Vehemente, frecuente

, duro.

Blanca , mugerü.gorda,camota.

Sutil, aguda.

Tardo } raro,

blando.

Poco

Suave , mucho,

muchas interrup. I fácil

cíones.

Turbulentos, de

guerra , y furor.

Calor, fequedad.

1 9 e , asuas ' y

,-coias húmedas.

Frialdad, hume,

dad.

Parda » obfenra,

negra J plúmbea,

abatida.

Humilde, «ida,

ti mida.

Tardo, pequeño,

al_o duro.

Turbulento. *

Trilles, de muertos.

Frialdad, fequedad.

Promptitud enf Maa adumbre, Fidelida-d, eftabi-

obrar ,fortaleza,]^^"--micnto lidad, prudencia;

conftancia, vigi-j-"^--©^ en la pero mayor cn la

lancia. I converfacion. 'juventud, que en

I Ja vejez.

•i—w[

m


^H

4?.

Vicios.

Salud.

Vida.

^ ^ ¡pHVSIONQMlA.

Lo


I

L


CABEZA.

Gtande con proporción _, y

macilenta.

Grande, defproporcionada,

y corpulenta.

• •! • • I . I I . I ^1 • 1

Pequeña, fin proporción a ks

demás partes de el cuerpo.

i i . . .

Pequeña con proporción.

Esférica.

Inclinada.

Concava por la parte anterior

„ y pofterior.

Con eminencias.

i Comprimida enks fienes.

I

Significa.

Excelente encendimknto,

pero no fútil. Granjuizio,

larga vida.

Soñoliento, ingenio obtufo,

floxo , tímido.

Celebro calido , y feco , ge -

nio indócil, floxo , precipitado

; pero prudente , y fagáz.

Memoria débil. Complexión

morbofa.

i i • - • i •

Mala , pero no tanto como

la grande fin proporción.

Ingenio confufo.

Tímido , vergonzofo.

i_- _ " — —

Muy mala.

Excelente.

Juizio débil.

CA-

CABELLO.

Blanco.

Negro.

Rubio,

Plano, redo , y fendllo7

Crefpo.

Largo.

Corto.

Blando.

Duro.

Mucho.

Mediano entre duro , y !

i blando.

CARA.

Grande, y larga.

DISCURSO SÍGUNDO.

i

Significa.

1

i -i

frió, y húmedo.

Calido.;

Irac»„a0>~¡^"eTí„l;

audaz.

Perezofo.

Tímido, ptólfeínine.

Fuerte, anímofo.

Luxuriofo.

Ingeniofo.

Significa.

*Wdo r^oT^rezofo; I

Pe- {




4¿

pequeña.

Macilenta.

Crafki.

Algo negra , con rubor.

Blanca, y rubicunda.

PHYSIOMOMIA.

Aftuto , pendenciero , prefumptuofo.

——_—ttH. w ' II.

Ingeniofo , ágil, diligente.

|| —I — • •— - •!. II 1 ^ — •«--••-»"••

Perezofo, tímido.

Pitui f ofo , afeminado , libidinofo.

Picuitofo , ti.nido , trille.

• • — » i i

Turbulento, ingeniofo.

Bello temperamento, fanguineo,

ingeniofo.

Rubicunda con aduftion. | Genio pendenciero.

Purpurea.

Amarilla, 6 roxa.

Maculofa.

Flamea.

FRENTE.

Pequeña, eftrecha.

Larga., ó ancha.

Grande.

Versonzofo.

Colérico , magnánimo, audaz

, aftuto j inconftante.

Aftuto.

Maniaco.

Significa.

Necio , flemático.

Ingeniofo, buena imagina- I

Perezofo.

Me- I

DISCURSO SEGUNDO.

Mediana , pero mas peque Agudo , ingeniofo.

ña, que grande.

47

Redonda.

Carnofa, y grande.

Quadrada.

Arrugada.

Defpejada.

Caida al fobrecejo.

Lifa, y refpkndeciente.

^^~~~• •*-»*. **-*-»-»-»__--»«»--M-__< . , , ._ wm.m _¡

Tranquila, y ferena.

———,•• ,•„_.. i—_,_ —-—_—___.^_^ M

Prominente.

Eílendida.

Sienes, Cejas, Peftañas,Niñas

de los ojos.

Sienes hinchadas , y redondas.

Medianamente concavas.

Muy concavas.

Bellofas.

— ^ . p • • —

Con venas turgentes.

Cejas pequeñas.

Eftupído.

Eftupído.

Magnánimo , ingeniofo.

Cogitabundo, melancólico.

" • '«•.11 <

Alegre.

Audaz, magnánimo.

Ingeniofo.

Adulador.

Apto para ks Artes.

Colérico.

Significa.

«n ••••

Corto, y confufo ingenio.

Bella feñal, hermofo ingenio.

Pertinaz , iracundo.

Luxuriofo,

Muy iracundo.

Pufiknime-.

. «i • •• n. •»

Caí-


•__•

";i

I

48

PHVSldNÓMlA.

I:

Caídas.

Juntas, y denfas.

r Xriíle,

Colérico _, atrevido.

Divulías.y eftendidas á las fi.nes

Necio, fatuo.

Arqueadas.

Redas.

Los parpados entumecidos.

Sanguíneos, y craflbs.

Niñas pequeñas.

Defiguales.

Ojos.

Grandes.

Pequeños..

Brillantes, bien proporcionados.

Lacrímofós.

Volubles.

Que menean frequentemen- |

te los parpados.

Que miran con gracia.

Fixos.

Prominentes.

.. • '•» •» 1111 11 1 i.

11

Magnánimo.

Tímido.

Soñoliento.

Inverecundo/ingenio tardo.

Vifta aguda, ingeniofo.

Mala feñal.

Significa.

Perezofo.

Alluro , ingeniofo , tímido. ]

Excelente feñal.

Tímido, melancólico.

Ingeniofo, audaz, magnáni­

i mo, ladrón.

\m

Tímido.

Afeminado , luvuriofo.

Cogitabundo.

Eftupido.

Al-

DISCURSO SEGUNDO; 4?

¡Algo deprimidos. Magnaniriíó.

Muy deprimidos.

Rubicundos.

Lucidos, Ígneos.

Saltados.

Cóncavos, retrahidos,y pequeños.

Brillantes, fecos.

-I

Manfo , humilde.

I P — T - — _... • •• I»I. 1—11 •• *» 1-

Ayrado, furiofo.

• 1 •• "i • .. ' ' ni ,11111

Luxuriofo.

Celebro débil, corta vifta.

Excelente vifta.

Ingeniofo.

Complexión fría.

Ingeniofo, audaz.

Ingeniofo, colérico.

Animofo, buena vifta.

5=4

NA RICES, Y LAB ios, I Significa.

( Narices muy abiertas, j Iracundo , pero fácilmente

•» placable.

Largas , y agudas.

Redondas , y obtufas.

Pequeñas.

Muy rubicundas.

-^ __.____m

Corvas.

1

1- -

f Tom. V.

Iracundo , contenciofo. {f

Iracundo, magnánimo.

Olfato torpe , genio fervil, j

inconftante.

Hígado encendido.

Magnánimo , ii dcfvergonzado.


D Ro



Romas.

Denfas en k parce fuperior.

——— n\r^—^—~^—.—rwriTf i i.

Cóncavas arriba ea el cartílago.

Labios rubicundos.

No jubienndos.

Abiertos.

Crafí os.

El inferior pendiente.

El fuperior prominente.

BOCA, DIENTES, LENGUA,

BARBA.

Boca grande.

Pequeña.

— • •*-"' Muy abierta.

Dientes raros,menos de 32.

m

I l ^ l . a . 1 II I»»".. I. 1 »»* ' ~ " * ' " ' ' • » — » » » * » » - ^

Muchos, fuertes , y folidos.

Fuertes , agudos , largos.

Vacilantes.

PHYSIONOMIA;

\

I

Intemperante , luxurlofo.

• ••-a Ifll I11B I — I— -II, ,

Eftupído.

Lafcivo.

*

Sangre pura.

Sangre impura.

+* »••»•»... • • .„ _, __, ,

Cogitabundo.

FIoxo, perezofo.

* ~ " ^ ^ ~ ^ ~ _1 |. I W..^^_—P—a

Floxo, inhábil.

Iracundo , contumeliofo,

maldiciente.

mi fica.

Intemperante , y audaz. í

Tímido , que come poco.

Eftupido.

Vida breve.

Robuftéz , vida larga.

Gulofo , fuerte , audaz , de

grande ira.

Cabeza enferma.

Lengua fútil , puntiaguda. I Sagaz , ingeniofo.

,. . —*—•——— I '

1

Gruef-

Grneflá.

Larga, ancha, rubicunda.

Blanca.

Barba aguda, fútil.

Bipartida.

Algo quadrada.

Algo redonda.

Voz ,y barba tomada por la

piiofiiad de ella.

DISCURSO SEGUNDO.

Ingenio rudo.

1 — £

Buenos humores.

h

Humores corrompidos.

( Audáz,iracundo, ingeniofo.

Buen temperamento.

Buena en los hombres.

Buena en ks mugeres.

Significa.

Voz grave , Intenfa. Fuerte. magn animo.

Aguda, y remiíTa.

•• — .i— - • • •« ••«_• *_J$

En el principio grave, en el

fin aguda.

Aguda, blanda , afeytada.

Blanda , y débil ébil. I

Aguda ,y valiente.

Barba bien poblada.

Que nace temprano.

-• " 7 •••^ •_

Rara.

Que nace tarde.

1 1——. J *

Puíiknime.

Genio plañidero, calamitofo.

Afeminado.

Manfo.

Comedor.

Humor craftb, fuerte,audáz,

libidinofo.

Muy calido, y húmedo.

Mucho frio,6 mucho calor,

Lo mifmo.

Dí Cu_-

f


s*

PHYSIONOMIA.

CUELLO , CERVIZ, HOM­

BROS, CLAVICULAS.

"•••^ •' • ' •«" •^-**-*—-W'M • • IM IB,

Cuello carnofo,craflb,lleno.

Tenue, y largo.

Breve.

Lleno, redondo.

Cerviz vellofa.

Breve, angoík.

Muy larga, y craík.

Cortica.

Larga, y muy dd-rada.

Hombros anchos, grandes,

di fiantes.

Laxos.

Defiguales.

Bien fueltos.

Claviculas ágiles.

Dificultofamente movibles.

k ESPALDA, PECHO, BRAZOS.

Efpalda grande, ancha.

li -

I Pequeña.

v" m. p' TM'

Significa.

Animofo , iracundo.

Tímido.

Voraz.

Lo mifmo.

Liberal.

Expuefto á apoplexk.

Magnánimo.

Genio infidiador.

Tímido.

' • .-—*.—

Fuerte.

Flaco , tímido , débil.

Ptiíico.

I I •-••• II • fc— - l - l » » I Mil I Mil

Robufto, fuerce.

Sentidos agudos.

Infenfato . ingenio obtufo. '

Significa.

l i i_ i in i 'i f

Robuftifsimo.

Débil.

Ve-

,1

DISCURSO SEGUNDO.

Vellofa.

Corva.

Conftítuida en mediocridad.

Pecho ancho , y vellofo.

Gradi.

Carnofo.

Rubicundo.

Brazos de mucho hutílb.

'••' '•••— • ~* —

Muy largos.

Carnoíos.

Vellofos.

MANOS.

Carnofas.

• l i n i • i •- •! i i

Duras.

Blandas.

Sutiles , largas.

Grandes , bien articuladas,

nerviofas.

Pequeñas, flacas.

Craíks , breves, con pequeños

dedos.

Tom.V*

Melancólico'.

Aftuto ^fraudulento.

Buena.

Muy calido.

Pufilanime.

Rudo , timido.

Ira , mala condición.

Robuflo.

Calido, robufto.

Floxo.

Lafcivo.

Significa.

Humor copioíb.

51

Enrendimiento , y fentidos

obtufos.

Vivacidad , agudeza.

i -

Tímido.

Robufto, valiente, de lar ga

vida.

Timido, dcbil.

Ingenio torpe.

-r-í

Dj Ve-



¥í

l

I

m

I

>4 PHVSIONOMIA".

..Vdlofas. f Agrefte , kxuriofo.

Calientes.

Apianadas, caíi fin lineas.

Las lineas dc las manos krg-is

, y profundas.

Breves.

Rubicundas.

Delgadas , interrumpidas.

COSTILLAS, LOMOS ..VIEN­

TRE , PIERNA ,PIES.

Coftillas grandes, defeubiertas.

Pequeñas.

Lomos compados , y firmes.

Trémulos.

Vientre ancho, pero no prominente.

Gordo.

Vellofo.

Intemperie calida.

•••M-iaM-MMi 1 mm " • -*+*m—mm —••• — ••! n„t

Cuerpo débil.

— II • If — — ' •••• il.. !• • • I -Jl -i!

Buen temperamento, larga

vida.

Vida corta.

Ardor de hígado, abundancia

de fangre,audáz,robufto.

Debilidad.

Significa.

Fuerte.

Loquaz.

Fuerte , inclinado á k caza.

Muy luxurioío.

Fuerte, robufto.

Fuerte, y libidlnofo.

Parlotero, y libidinofo,

Picr-

!

i

DISCURSO SEGUIDO. ?J

Piernas .delgadas, y nervio- J Libidinofo.

fas. I

Pequeñas,

Con ks pantorrilks contra-

Indas ázia abaxo.

• • M II II I 'Hl I I •• I' • I

Contrahidas arriba, y preñadas.


Pies agües.

Pequeños.

Llanos por abaxo.

Grandes.

-i

Tímido.

Fuerte.

Pufilanimidad.

Ingeniofo , vivo.

Fioxo.

Sagaz.

Muy calido.

I;n la Tabla figuiente fe ponen los fignificantes á la iz-j

quierda de los fignificados, :. " •

3 .i

n + Ta.


I


_- , _ .

PHYSIONOMIÁ.

.oíoníb|^___^_^_^_HH!..

.. I, »____!

I-T-T» I I ,_

labia ter cera, en que Je propone /epatada la colección

de fignbs de cadájignificadú

particular.

~

Cuerpo fuerte, I Pelos duros. HueíTos, y coftilks grandes. I

y robufto. j Losextremos del cuerpo grandes, duros.y

robuftos. Cuello breve, y carnofo.Cerv'iz

erigida ,y dura. La parte pofterior dek

cabeza grande , y elevada. Frente dura,

breve , aguda con cabellos grueifos. Píes

grandes, masgrueflbsque largos. Voz dura

, dtfigual, complexión colérica.

• - i

Cuerpo débil, j Cabeza pequeña, fin proporción. Pequeña

-iffpalda. Carne muy blanda. Complexión

melanr-f-ilii --»..'

Vida larga. Dientes folidos y muchos. Temperie

fanguinea. Eftatura* . t mediana. Las lineas

j de ks manos largas , profundas , rubicundas.

Gran cuerpo. Hombros encorvados.

Pecho ancho. Carne folida. Color brillante.

Incremento tardo. Orejas anchas.

Grandes parpados. La inferior parte de el

ombligo igual á la fuperior.

Vida corta. Lengua craík. Los dientes molares antes

de la pubertad. Dientes raros , débiles y

mal ordenados. Las líneas de ks manos

confufas , ó mal diftintas. Incremento

prorapto , y poco. La parte inferior de el

1 ombligo mayor que la fuperior. Tempe.

1 ríe melancólica.

Buen ingenio. Carne blanda. Cutis fútil. Eftatura mediana.

Ojos azules, 6 roxos. Color blanco.

Cabellos planos, y medianamente duros!

jj Manos largas. Dedos largos. Afpedo afable.

Ingenio malo,

i y obtufo.

1

Animo fuerce.

Animo audaz.

Animo pruden

te.

Buena memoria.

J

DISCURSO SEGUNDO. 57

ble. Cejas juntas. Poca rifa. Frente despejada.

Las fienes algo concavas. La cabeza

que tenga figura de mazo.

Cuello, brazos,coftilks,y lomos muy carnofos.

Cabeza redonda. La parte pofterior

de la cabeza concava. Frente grande,

carnofa.Ojos pálidos. La acción de mirar

torpe. Artejos pequeños. Narices obflruidas.

Orejas levantadas. Mucha rifa. Pequeñas

manos. La cabeza, b muy grande,

6 muy pequeña fin proporción. Labios

craflbs. Dedos cortos. Piernas carnofas.

Barba aguda. Boca grande. Voz canora,

grave , lenta , y fiempre igual. Figura , ó

poftura reda. Ojos grandes,medianamente

abiertos, inimobles. El cabello levantado

fobre la frente. La cabeza medianamente

comprimida.Frente quadrada.eminente.

Extremos de el cuerpo robuftos , y

grandes. Cerviz firme , y no muy carnofa.

Pecho ancho,corpulento.Color efqualido.

Boca prominente „ ó falida afuera. Semblante

hórrido. Frente afpera. Cejas arqueadas.

Nariz krga.Dientes krgos.Cue-

11o breve. Brazos largos. Pecho ancho.

Hombros elevados. Aípetlo torvo.

» 1 1 1 1 ' * *

Cabeza comprimida á los lados. Frente

l larga , quadrada, en el medio algo concava.

Voz blanda. Pecho ancho. Pelos delgados.

Ojos grandes , azules, ó leonados,

6 negros. Orejas algo grandes.Nariz aguileña.

Las partes fuperiores menores que ks inferiores

, bien formadas, no gordas, fino

vellidas de carne. Carne tenue , y blanda.

' E l


~>

J3

Mala

ria.

í_

Buena imaginat¡va,ycogícativa.

. _. , , PHYSrONoMfA.

[ El colodrillo defcubierto. Nariz corva.

Dientes no raros.Orejas grandes, con copia

de cartílago.

'— F

memo- / Las partes fuperiores mayores qne ks ¡Z

I ^". orcs i Y carnofas. Carne muy fwa. Cal-

I vicie.

J '

| Adviertefe.que Ariftoteles propone ¡nver-

1 UJafcnal primera de buena , y mala memoria;

pues dice, que las parces fuperiores

mayores que ks inferiores, fignifican bue

na memoria.

-Frente prominente, larga, y ancha, y mo.

| do de ^rar fixo, y atento. Refpiracion no

muy frequente. Cuello inclinado.

i '"• i • • ________________

Pcftañas negras denfas, redas , parp'adoT

grandes, y gruelTos , niñas pequeñas, ojos

cóncavos, yretrahidos adentro.

Cejas torcidas, parpados tenues.y breves

mnas grandes.ojosfaltados.mucho fueño'

Las ternillas de las orejas grandes , bien

acanaladas , y vdlofas.

Nariz larga, que fe acerca á k boca , no

muy húmeda , ni muy feca.

Porofa, blanda , regada fiempre de faliva

Cims , y carne blanda, nervios vigorofos.

El temperamento de eftas partes moderadamente

caliente, y mas feco que el de ks

demás partes.

Ira

-I

I

!

Ira.

Miedo.

• • .-»•

Trifteza.

Amor.

•d*M

Alegrk.

Embidk.

Audacia.

DISCURSO SEGUNDO. 55»

Eftatura erigida.Color brílknte.Voz grave.

Narizes bien abiertas. Sienes húmedas

con venas patentes. Cuello craílb. Ser

ambidextro. Paflb acelerado. Ojos fanguineos.

Dientes largos, defiguales, defordtnados.

Complexión colérica.

i i

El colodrillo concavo. Color pálido. Ojos

débiles , que peftañean frequentemente.

Pelos blandos. Cuello largo , flaco. Pecho

lampiño, carnofo. Voz aguda. Trémula.

Boca pequeña , redonda. Labios iguales.

Manos largas, fútiles. Pies pequeños,poco

articulados.

Cara arrugada , ojos caídos. Cejas juntas.

Paflb tardo. Acción de mirar fixa. Refpiracion

no muy frequente.

• »_ii » — — — — r. i.

Cara blanca, flaca. Mucho pelo. Sienes

vdlofas. Frente eftendida. Mirar graciofo.

Ojos brillantes , vizcos. Nariz ancha. Efpalda

angofta. Brazos , y manos vdlofas.

Piernas delgadas , y nerviofas.

Frente ferena, tranquila, abierta. Cara rofada,

amena. Voz parlera, hermofa,dulce.

Cuerpo ágil. Carne blanda.

m fc IH. _—a. I^.r, • - • ' ,•!•»-

Frente arrugada. Trifte, Mirar torcido.

Caldo. Cara trifte, pálida. Cutis feca,afpera.

Hueffos duros.

Cuerpo pequeño. Cabello roxo , y duro.

Cara rubia, ó frente rubia quadrada. Cejas

torvas , juntas, arqueadas. Ojos volubles, j

' leonados , ó azules. Grande boca. Barba *

| fútil, aguda,bien poblada.Las lineas de las

manos rubicundas.

Man-

a

i


I



¿2

£* S (°>)|(((o) $ _$ -gl

NUEVO ARTE

PHYSIOGNOMICO.

DISCURSO TERCERO.

§. I.

[L cultivo de ks Letras tiene lo fácil , y lo

difícil, con orden ¡nverfo, refpedo de el

cultivo de los campos. Efte defmonta ma-

Jezas,para lograren el mifmo terreno vegetables

útiles. Aquel arranca errores, para

plantar verdades. La Agricultura haze lo primero con

gran facilidad ; y le cuefta gran fatiga , y proüxidad lo fegundo.

El Eftudio,apenas á cofta de immenfos afanes configue

lo primero; pero confeguido lo primero, fe halla hecho

lo fegundo; pues arrancado un error , fe vé en el mifmo

fitio plantada una verdad.

2 Hemos probado en dDifeurfo antecedente la vanidad

de el Arte Phyfiognomico; y fi conkguimos defarraigar

del Vulgo k engañofa imprefsion ,quc tiene en orden

i él, con efto fubftítuimos a eífe común error una verdad,

que confifte en el defengaño , ó conocimiento de el miímo

error. Bailante es el valor dc efte fruto para compenfarnos

k fatiga. „

•j Masü defpues de defterrar la Phyfionomia falta,que

haí-

DISCURSO TERCERO. 63

hafta ahora eftaba admitida , pudieilemos introducir otra

Phyfionomia verdadera ,en que ninguno ha penfado halla

ahora , nadie nos negaría la gloría de el logro proporcionada

á la arduidad de la cmprelk. Eflb pretendo en efte

Diicurio: que íerá lo mifmo que dtfcubrir una nueva luz

en el Cielo, ó un Pais incógnito en el Orbe Literario.Pero

no le efpere de mi por ahora mas que un dileño vallo, un

mapa confufo de cite nuevo Pais , porque la prieík con

que camino para dar quanto antes a luz efte quintoTomo,

que con iníknck me piden dc todas partes , no me dexa

mas tiempo que el precifo , para lultiar arrebatadamente

lus cofias.

§. II.

4 "T^-S el magifterío de la Naturaleza fapientifsimoj

JL_ pero en k explicación algo confuio. Dicta infinitas

verdades ; mas para fu inteligencia es menefter que

fean muy agudos los difcipulos. Todos oyen fus vozes;pcro

poquifsimos ks entienden; los mas,ni aun las atienden.

Veefe efto en la materia que tratamos. Apenas hay quien

no experimente', que llegando a converfar con tal, y tal

hombreantes que fus obras puedan informarle de iu jnterior.fe

halla preocupado á favor luyo, 6 contra él inclinado,

6 alcariño.óákdeftftimacion. Y que reflexión hicieron

los hombres fobre efto? Losmas,n¡iigmia»alg unos P 0 ~

eos, muy errada.

5 Eftos fegundos fon losPhyfionomiftas.los quales re.,

parando, que no pocas vezes aquel exterior, que ¿primera

vifta obfervamos en una perfona , nos dexa imprefla en la

mente cierta imagen,ó hermofa, ü deíapacible de fu elpiritu,k

qua!, aunque confufa, no dexa de tener algún influxo

refpedo del corazón, coligieron , que k conformación externa

de los miembros del cuerpo,era índice de ks diípofi-i

dones de d alma. Efta experiencia fué motivo pradico

coadyuvante del fundamento Theorico de la Phyfionomia,

que expulimos en el Difcurfo antecedente,y los dos juntos

perfuaditron a muchos grandes hoÍAbrcs,comoHipP ocra "

t


4'$ NUEVO ARTE PH?SI8CNOMÍCO;

tes, Platón, Ariftoteles, Galeno, Avicena, y otros, que fí-¡

guieron á eftos , que íe podían eftablecer reglas conjeturan

les, para indagar por la figura , y color de los miembros,

todas ks qualídades interiores.

6 La voz,que articula la Naturaleza en la experiencia

infinuada, guia ázia orro termino ; pero los Phyfionomif-;

tas no acertaron a feguir fu rumbo. Eífe es el que ahora;

voy á defcubrir.

§.III.

7 I .'S cierto, quehay tal comercio entre el cuerpo;

K.J y el alma , que reciprocamente fe comunican

varias imprefsiones, fegun eftán variamente afedos uno, y

otro. Pero efta comunicación es diverfa en los dos exttemos.

Es adiva del alma al cuerpo; mas no del cuerpo a k

alma. Es el cuerpo, no folo inftrumento, mas también fugeto,

en quien obra el alma.Efta,ni es fugeto,ni inftrumen»i

to del cuerpo. Afsi, aunque herido el cuerpo, 6 poftrado,

con una enfermedad fe duele el alma , fe contrifta, y padece

alguna decadencia en fus Facultades,efta comunicación

no fc hace por medio de algún influxo adivo del cuerpo al

alma, si folo de la reprefentacion objetiva del mal del

cuerpo,el qual el alma no puede menos de fentir,como proprio,

en fuerza de la unión natural,que tiene con él .La de-,

cadencia de Facultades depende en parte de la aflicción de

el efpiritu, en parte de la mala difpoficion de los órganos.

8 He dicho,que aquel fentimiento nace de la reprefentacion

objetiva.no ignorando,que en efto voy contra k generalifsíma

opinion,k qual le atribuye al confenfo hannonico,ó

fympatico, que hay entre el cuerpo,y el alma. Pero

es gravifsimo el fundamento, que me mueve á opinar con

tanta fingukridad.El que eftá padeciendo una aguda fiebre

tiene el efpiritu congoxado, y afligido, participando el alma

de los trabajos del cuerpo. Sucede,que á efte tiempo le

aflalta un delirio , en que bien lexos de penfar en k enfermedad

, y fus fymptomas , imagina que vé corridas de toros,

que aísifte. á CQraedks,cazas,bayles,convites.S.c.Yá le

ye-"

DISCURSO TERCERO. éj

vemos contento , y regocijado en extremo. Pregunto : N«

perfeveran la mifma fiebre , los mifmos fymptomas, que

anees ocaíioinban aquella aflicción de el efpiritu? No hayduda.

No fubfifte el fundamento de k pretendida correfpondencia

fympatica de cuerpo , y alma , que es k unión

natural de materia , y forma ? También. La única novedad

que hay, eftá en el celebro , donde por k preternatural

difpoficion de el órgano fe borra la molefta imagen dek

fiebre, y de fus fymptomas, y en fu lugar fe repreíenta á k

imaginación como exiftente un objeto dulce, y agradable,

como es el de banquetes, comedias, toros, ii otro equivalente.

Luego no es aquella conformidad fympatica, ó

confenfo harmónico , o defele el nombre que fe quifiere,

la cauía de que lienta el alma los trabajos de el cuerpo , si

folo la reprefentacion objetiva de ellos junta á la eficaz-,

natural, inevitable perfuafion, con que los mira como proprios.

Dexo á parte, que eflb de fympatias yá queda def-,

caminado en el tercer Tomo , como contrabando de k

Philofofia, y fraude de la Efcuela.

9 La comunicación de el alma al cuerpo íé exerec con

verdadera, y rigurofa caufalidad. Apenas hay en el alma

algún afedo, á quien no correfponda en el cuerpo algún

efedo. Los paflbs de el efpiritu imprimen la huella enel

femblante. En efte eftá la fombra , cuyo movimiento feñak

el curfo de el Aftro que le rige, ¿avergüenza, llevándola

fangre al roftro, lebaúadeuna honefta confufion; la ira,

precipitándola tumultuariamente, le vifte de una turbación

feroz ; el miedo, retirándola, le defnuda de el nativo color;;

el placer le aviva moderadamente , ferena los ojos, y*

dilata un poco toda la textura de la cara; el

fife do de rífala varia co maderablemente»

SSSP^S 1

W&3*

£«*.& E im


NUEVO ARTE PHVSIOGNOMICO,

§» IV.

\ 11 •J.3

io T^ Stas feñales (digámoslo afsi) de mayor vulto,

_"~^_ que todo el mundo percibe, nos guian , y llevan

como por la mano á explorar otras mas menudas, mas

fútiles , que la común obfervacion no ha notado hafta

ahora. Afsi como enel Cielo , demás de aquellos Aftros,

que tienen bailante magnitud para fer vinos de todos, fin

que el Arte esfuerze la virtud natural de los ojos , hay muchísimos

mas, que por fer de muy inferior tamaño, folo fe

defcubren á favor de kingeniofa, o feliz invención de el

Telefcopio: de el mifmo modo en nueftro cuerpo , fuera

de aquellas feñales de los afedos de el animo , que aun al

vulgo fe ponen de manifiefto , hay otras muchas, que por

fu delicadeza folo fe dexan defcubrir á una perfpicack muy

•reflexiva.

II Ha.amos patente á todos efta verdad con una

obfervacion, cuya folidéz podrá experimentar qualquiera

•que seriamente fe aplique áello. Es cierto, que precitomente

por k atenea infpeccion de algunos fugetos , aun

quando ellos no fe explican con alguna acción , que percibamos

difuntamente , hacemos juicio de que efte es ingeniofo,

aquel rudo , efte iracundo , aquel manfo , &c. Efte

juicio fe hace natural, y diredamente , fin reflexión alguna,

fobre fi tiene tales , y tales facciones; de modo que los mas,

fi les preguntan por qué hicieron effe concepto , no íábrán

dar refpuefta alguna. Notcfe ahora , que por mas que contemplemos

un cadáver , nunca nos embia efpecie alguna

de fi fue ingeniofo , ó rudo , iracundo , ó manfo, animólo,

6 timido, trifte, b mdancolko el fugeto quando vivo.

Como es cadáver cn si mifmo , lo es también para nofotros

; quiero decir, no produce en nueftra fantasía alguna

idea de las qualídades de el efpiritu , que anees le informo.

Cuerpo es,.y no mas; cuerpo, y no mas concebimos. Afsi,

por mas que le examinemos, quedamos en una perfeda indiferencia

paraafTentir á los informes, que nos hicieren los

$ue le cunad-ron. • Qué

DISCURSO TERCERO. "


y


•58 NUEVO ARTEPHYSIOCNOMICO.

bras, y nervios eftán vigorofamenté tirantes, ó lánguidas

mente floxos. &

15 Pero debo ad vertir-, que no todos los movimientos

, que representan las difpoficiones de el animo, fon fútiles

,0 delicados : pues los que fon excitados por afedos

muy impetuofos , fon bien perceptibles, y en una efpecie

de afedos mas que en otra , en unos fugetos mas que en

otros.Pongo por exemplo; El afedo de rifa elevándolas

mex.lks , y eftcnd.endo los labios, dá mas movimiento al

femblante, que otros afedos : Siendo fuerte , eleva mucho

aquellas, y cftiende mucho eftos , en algunos fuleros tanío,

que al miüno tiempo que rien, fe hacen irrifibles '

16 En los afedos, que no fon impetuofos, es tan tenue

el movimiento, y tan menuda la variación de figura

en el femblante, que aunque confufamente fe percibe akuna

diílincion en él , es menefter una atención muypek--

§. VI.

r i7 "CNeílo debió deponer ffn duda efpecialifsrmo

J__, eftudio , y con truco feliz, aquel famofo Pintor

coetáneo de Apeles , Ariftides Thebano, de quien dice

Pimío fue el primero que pintó el animo, y fus vario*

afedos y perturbaciones: Is omnium primus animum

pnxit, & fenfus omnes exprefsit,quos vocant Graci Ethe

ttem perturbationes. De donde , para prueba de que efta

perfección de Ariftides. confiftk eu reprefentar aquella ac

cidental configurado»,.que producen en el femblante ks

varias diípoficiones de el animo , noto dos cofas. La primera

, que efte Pintor en el colorido no igualaba á Apeles.

La fegunda, que en d dibujo, quando mas , no le excedí..

Lo primero confta de Plinio , dqual expreík , que Ariftides

era algo defeduofo en aquella parte de k pintura,

paulo durior tn caloribus.; y eíle defedo ni Plinio , m on¿

alguno fe lo atribuyo á Apeles. Lo fegundo tiene porfiado*

quantos Efemores antiguos oblaron de Apeles, k$

3 U *5

DISCURSO TERCERO. ép

tjuales le conceden una fuprema excelencia en el dibujo.»

La prueba que dió dc elk en el Pakdo de PtolomeoRey de

Egypto, fue íingukrifsima. No sé por qué no le quería

bien aquel Príncipe, defde que le havia conocido en la co-:

mitiva de Alexandro ; y haviendo defpues difpuefto la defgracia

de Apeles, que , navegando á otra parte, una tetn-,

peftad le arrojafle á Alexandria, algunos émulos fuyos in-¡

duxeron á un criado de la familia Real, para que de parte

de el Rey le lkmaíle á cenar con él, efperando , como er*

natural, que el Rey ignorante dc el engaño caftigaflé k

olfadia de introducirfe á fu mefa. Llegó Apeles , irricófe

Ptolomeo, difeulpófe aquel, diciendo, que de parte fuya le

havian combidado. Preguntó el Rey , quien? Apeles, que

no fabia el nombre de el engañofo menfagero , y folo le havia

vifto de paflb, pidió un carbón, y con él formó promp-,

tamente enla pared mas vecina un dibujo tan vivo de el

que le havia llamado, que todos al punto conocieron el

original. No pueden llegar á mas , ni la viveza de la imaginación,

ni la energía de el dibujo.

18 Supuefto, pues, que Apeles fue fuperior á Ariftides

¿n el colorido; y eu el dibujo, apenas igualado , es fixo que

en copiar con una perfeda femejanza los roftros eftaba la

Ventaja de parte de Apeles. Cómo , pues, no logró éfte

aquel efpecial primor de Ariftides de pintar los afedos , y

pafsiones de el animo? Es fácil entenderlo. Apeles pintaba

folo k configuración natural, ó los lineamentos eíkbles

de el femblante. Ariftides pintaba también aquella

•configuración tranfitork, que procede de pafsiones , y

afedos. La configuración natural , que es mas eílénckl

para los Pintores , es totalmente inútil para los Phyfiono-*

míftas , porque no reprefenta el animo. La tranfitork,

que páralos Pintores fe puede confiderar como acciden-j

tal> refpedo de los Phyííonomiíks es effer.cial, pues

folo poi .ella fe pueden raicear pafsiones,

y afedos.

Tm. V.

BS

/.Vil..


I

NUEVO ARTE PHYSIOGNOMICO.

§» Vil.

Tp ES infigne un lugar de Cicerón para confirma?

todo lo que vamos diciendo : A cada movimiento

de el animo{d\ce)correfponde fu particular femblante,

fonido, y ge fio. Es el roftro imagen de el animo, Índices

los ojos, porque efta es una parte de el cuerpo, que puede tener

tantas figníficaciones, y mutaciones , quantos fon los

movimientos de el animo. Omnis motus animi fuum quemdam

a natura habet vultum, O'fonum , Ú~geftum : animi

imago vultus efi, Índices oculi,nam hite efi una pars corporis,

qua quot animi motus funt, tot fignificat iones,& commutationespofsit

efficere (lib.j. deOratore.) El paffage

es tirn daro á mi propofito , que eftarian por demás toda

explicación , ó comento. A lo mifmo alude lo de Séneca,

cn el Hercules Oetaso.

Vultus loquitur quodeumque tegis¿

20 Pero calle Cicerón, calle Séneca, callen todos los"

profanos, porque oygamos el divino Oráculo de la Eferitura

: Cor hominis immutat vultum illius , five in bona,

five in mala: (Ecclefiaftic. cap. 13.) El corazón de el bom+

bre immuta fu femblante. Efto es, á cada afedo, ó pafíion

de el animo correfponde algún efpecial movimiento en

el roftro ; y á cada movimiento efpecial, efpecial gefto, ó.

configuración.

•21 Efte texto de el Eclefiaftico nos puede fervir dé

clave para explicar otros de la Eferitura , que alegan á fu

favor los profeffores de la vulgar Phyfionomia : qual es

aquel délos Proverbios: Infacieprudentis lucetfapientia:

En el femblante de el fabio luce fu fabiduria. Y el otro de

el libro de el Paralípomenon, donde hablando de aquel

focorro de Soldados valentifsimos, que de Gaddi, ó de

el Tribu de Gad fueror, á afsillir á David quando eftaba

" " "' Síi

-

DISCURSO TERCERO. JI

éfeondido én el defierto , para fignificar que en el roftro

tenían eftampada la fortaleza de el cuerpo , y de el animo;

fe dice que fus caras eran como caras de Leones: Pactes eorum

quafi facies Leonis,

82 EJ primer texto no fignifica otra cofa , ni los Expofirores

lo entienden de otro modo , fino que en el roftro

de el hombre prudente fe vé aquella compoftura , y modeftía,

que dida kdiferecion ;y efta modefiia efpecíalménte

brilla en los ojos , como fe colige de lo que fe figue en el

mifmo texto ; Oculi¡lultorum infinibus terree: Los ojos de

los necios andan vagueando por los términos de la tierra*

Vé aquí una feñal Phyfionomica muy buena. Un mirar

tranquilo, oportuno, que folo fe determina á los objetos

precifos, fignifica un animo quieto, fereno , y cuerdo. Al

contrario, un mirar inquieto, vago, travieífo , que en ningún

objeto para, fino que por todos dífeurre , fignifica imprudencia

, y ligereza de animo.

2j El fegundo texto parece , atendido fegun la corteza,

oportunifsimo para comprobar aquella regla Phyfionomica

, que de la femejanza en las facciones con alguna

efpecie de brutos colixe femejanza en las qualídades. Pero

confiando de el contexto, que aquel focorro confiaba de algunos

millares de hombres, no es cofa ridicula penfar, que

en una Tribu fok fe havian de hallar tantos, cuyos roftros

imitaflén ks facciones de el León? Y que folo effosjfe inclinaífen

á feguir el partido de David, como fí la cara leonin?

tuviefle alguna conexión con el defignio de focorrer á un

perfeguido , qual lo era entonces David de Saúl ? El íentido,

pues, natural de el texto, es, que aquellos Soldados, ei.

la confiante firmeza dc el afpedo moftraban la intrepidez,

y fortaleza de el animo, al modo que en el León fe obferva

lo mifmo.

24 He propuefto la idea general , y fundamentos dt

el nuevo Arte Phyfiognomico , para que pueda cultiva;

efte terreno quien tenga mas ocio, y mas comercio coi

el Mundo , que yo ; pues es materia efta que pide ne

ceflariamente dos cofas, mucho comercio con el Mundo,

E 4 P^


72, Islcsvo ARTRPHYSIOGNOMICO.

para hacer obfervacion en muchos individuos, y much^

reflexión para cotejar las feñas con los fignificados. A mi

ms falta uno , y otro. Comunico muy poco ÍOS.

hombres , y me llaman la atención

otros muchos affumptos.

MA-.

iT-w-f — SS a¡_z H _& (o))^c(0) v°) )-5p( (o) £ Ú 5^4* BI «* "»&* -

71

MAQUIABELISMO

DE LOS ANTIGUOS.

DISCURSO QUARTO,

§. I-

iT Aviendo de tratar en efte Difcurfo de I¿

tyranica dodrina de Maqukbelo , creo

complaceremos á los mas de los Ledoir,.

.n~u u • reS i dand ° les aI § una particular noticia

de efte hombre, de quien codo el Mundo habla, y á quien

todo hombre de bien detefta; porque por qualnuier S

noquefe hagan los hombresfaWos f l3Bfi__?


IJ

f

74 MAQUIABEUSMÓ DÉ LOS At-ÍTÍGüO""".

Soderinís contra los Medicís; indiciado Maqukbelo de

cómplice en elk , fue puefto á queftion de tormento; pero,;

ó fu valor ,ó fu inocencia le hicieron refiftir k tortura , fin

confeffar cofa. Nosefi antes , ó defpues de efte fuceflb fue

hecho Secretario de la República; pero es cierto, que def-4

pues de élfe le confirió ef Titulo de Hiftoriador de ella, y

que lo debió, juntamente con muy buenos gages, al favor

de los Medicís : ó fuefle , que eftos le creyeffen indemne en;

la conjuración paftada, y quifieffen en efta honrofa conve-í

níenda reparar el agravio de la tortura, ó que, confiderandole

hombre hábil , quifieffen tenerle obligado , ó en fin,,

que procurafien á fu devoción una pluma buena, qual 1Q

era k dp Maqukbelo.

_ Efte beneficio no impidió nuevas fofpechas contra

él, de que huvíeffe concurrido defpues en otra maquina-»

cion,formada por algunos particulares, para quitarla vida

al Cardenal Julio de Medicís , que en adelanre fue Pa-*

pa con el nombre de Clemente Séptimo. Efle rezelo pare-'

ce fe fundó únicamente en las repetidas alabanzas con que¿

tanto en las cónverfaciones privadas, como en los eferitos,

celebraba Maqukbelo a Bruto, y Cafsio, como defen.

fores, y vindicadores de la libertad de la República Romana

: lo, que en aquella fazon fe interpretaba como una indi-;

reda exhortación a defender k libertad de k Florentina,

que, ó en la realidad, ó en la apariencia querían oprimir

los Medicís. Sin embargo , ó por alguna mera politica , ó

porque el motivo dek fofpecha pareció débil, no fe hizo

procedimiento alguno contra Maqukbelo. Confta,que defpues

pafsó todos fus diasen mífería, y abatimiento. Acafo

los Medicís interiormente refentidos contra él, y precifados

por alguna razón de eftado á no declarar con caftigo

legal fu refentimiento, procuraron por ocultas vias efta

venganza forda. Acafo también fe acarreó la pobreza con

fu mala conduda. En fin murió , anticipándole la muerte,

como fe k anticipan otros muchos. Un Medicamento pre»*;

cautorio, tomado a fin de alargar la vida, íe la quitó el año,

de 1530.

4 Fue Maquiabelo de genio irriforio, y fatyrico;

Creéi

••

DISCURSO QUARTO"; 75 1

Créete , que tuvo poco , ó nada de Religión. Hay quienes

digan , que fue menefter emplear k autoridad de el Magif-;

trado para obligarle á recibir los Sacramentos al morir.

Otros, que murió profiriendo blasfemias. Leefe en varios

Efcritores una infolente impiedad fuyj con ayre de chifle:

Efto es haver dicho , que mas quería ir¡¡al Infierno , que al

Cielo; porque en el Cielo folo hallaría Frayles, Mendigos,

y otra gente mifera , y defdichada; pero en el Infierno lograría

la compañía de Papas, Cardenales, y Principes, con

quienes trataría materias de Eftado. Otros fubftitüyen en

el dícho,por Papas, Cardenales, y Principes, los mas infignes

Philofofos, y Efcritores de Política, como Platón*

Ariftoteles, Séneca, Plutarco, y Tácito.

y Dió á luz varios eferitos, entre ellos la vida de Caftrucio

Caftracaní, y Ja Hiftoria de Florencia, que no logran

k mayor fee entre los Críticos. Pero el eferito, que le hizo

mas famofo en el Mundo , y juntamente mas infame , fue

uno de Política. intitulado : El Principe , en que enleña á

los que lo fon á reynartyranicamente, ó i dominar los

Pueblos fin equidad , fin ley, fin Religión, facríficando la

equidad, la ley, la Religión, y el bien publico al interés , al

gufto,al capricho, yak grandeza propria.

§• II.

6 j/^-ON fer tan perniciofo efte libro, ño han fáltad-J

V__i quienes apadrinen al libro, y al Autor. Abrahati

Nicolás Amelot de la Houfkye le defiende por la parte mas

odiofa, que es aprobando como útiles al publico fus Maximas,ks

quales , dice, folo fon reprobadas por los hombres

ignorantes délo que es política,y razón de eftado; y añade '

que los mifmos, que fiendo particulares, y eftando fuera de

el manejo de ks cofas.ks condenan , fí por dicha afcíenden

al Principado,óal minifterio, ks aprueban, y pradican.

7 Otros, aunque convienen _en que ks máximas de

Maqukbelo fonperniciofas, fantifican la intención de el

Autor. Dicen, que efte t bien lexos de querer inftruir á Jos

•Pr-in.

1

_H


_^p

*fd MAQCIABELISMO DE LOS ANTIGUOS;

Principes contra los Pueblos , folo miró á avifar á Ibf

Pueblos de el proceder , y artes de los tyranos, con el fin

'de que eftos fe contuvíeffen viendo fus máximas defcu-.

biertas , y aquellos pudieffen precaverfe mejor , enterados

Ide ks armas , con que la tyrania procura oprimir fu liber-.

tad. Añaden , que le fue precifo á Maqukbelo el modo

artificiofo de inftruir álos Pueblos debaxo de el velo de fa*

yorecer el poder abfoluto de los Principes, porque eftos no

tolerarían fu libro , íi claramente habkífe contra fu total

independencia.

8 Prueban efte fentir con la confideracion de que Ma-i

qukbelo fue enemigo acérrimo de la tyrania , y amante

apafsionado de la libertad de la República. Sus dichos, y,

fus hechos confpiraban á raanifeftar efta inclinación. Sus

grandes Héroes eran Bruto, y Cafsio, que mataron á Cefar»

por refticuir á Roma fu libertad. Citafe el capitulo décimo

de el libro primero de fus difcurfos , donde habla fuerte-,

mente contra los tyranos. Fue indiciado de cómplice en la

conjuración de los Soderinis contralos Medicis,en quienes

fe confideraba entonces la intención de tyranizar la República

de Florencia; y defpues no exempto de fofpechas en

la confpiracíon contra la vida de el Cardenal Julio.El Nardi,

Efcritor Florentino , y contemporáneo fuyo, dice , qud

tenía entechas alianzas con los maquinadores de aquel aten--;

tado , y con el refto de la facción.opuefla á los Medicís.

Qiic interés podía tener en favorecer á los tyranos ., quien

dio tantas feñas de aborrecerlos? U en eftender k potencia

ciclos Principes fuera de fu natural esfera , quien fiempreí

fe manifefto amante dek Democracia ? Luego es fixo, que

fu intención fue otra, y muy contraria a la que fue na en,

k fuperficie dek letra. Afsi razonan los que fon de efta

opinión.

P Otros en fín,concediendo, que las máximas deMa-l

mkbelo fon deteftables, y prefeindiendo de qual haya

Í

ido fu inrencion, fe limitan á efeufar el Autor , afirman­

do , que no tuvo, ni tiene algún Inconveniente la publka-í

cion de ellas. Eftos dicen , que Maqukbelo nada dixo de

nueyo j. que fus máximas ton ias mifmas., que fe hallan ef-;

una-í

Dl'SCfíRSb •QüARTO. ii

tampadas én las Hiftorias , como pradícadas por innume*.

rabies Principes; que qué mas inconveniente puede tener el

que fe lean en el libró de Maqukbelo, que en los demás?

io Efta mifma difeulpa pone elBocalini en boca de

fel mifmo Maqukbelo , hablando afsi en nombre fuyo delante

de Apolo. To nó pretendo defender mis eferitos , antes

publicamente los acufo, y condeno por impíos , por llenos

de crueles, y execrables documentos de governar los Eftados.

De fuerte que fila doBrina, que be dado a laefiampa,

es nueva , e inventada de mi cabeza, convengo en que

al memento fe execute en mi la fentencia , que quifieffen

fulminar los Jueces. Pero fi mis eferitos no contienen otra

-ferfa , que aquellos preceptos políticos, y aquellas reglas de

eftado,que be deducido de las acciones de algunos Príncipes,

contra los quales el decir mal tiene pena de muerte ; perofi

V.M, me dd licencia los nombrare aqui -. qué jufticia, qu¿

razón hay que di Be , que los que han inventado la rabiofa^

y defefpcrada política efer ita por mi ,fean ref pet ados , como

punto menos que divinos ;y yo, que no hice mas quepublicarla

,fea tenido por un malvado , por un Ath eifia ? To

cierto no alcanzo tpor que razón fe deba adorar el original

tomo Santo, y quemar la copia como execrable-.ni por que yo

merezca fer tan perfeguido , quando la letura délas Hijta~

rías , no folo permitida, mas aun recomendada , tiene vir-'

tudpara convertir en otros tantos Maquhbelos todos aque_í

flos que las leen con hs antojos políticos,

§. III»

11 T_)OR °o dexar al Ledor fufperífo, ó por no dar-

X k lugar á que juzgue, que propongo eftas tres

'opiniones problemáticamente, expondré aqui eljuicio

que hago de ellas. La primera es faifa , horrenda , abominable,

y folo digna de un fegundo Maqukbelo. Qué razón

hay, no digo que dide, pero ni aun que fufra las detet

tables máximas de que el Principe mas debe d si mifmo,que

* la 'República'*. Que efia fue infiitmda por la naturaleza d


79 : MAQCTIAEEL.SMO DE XOS ANTIGUOS.

favor di el Principe , no el Principado a favor de la República

? Que la tyrania fe funda en el mifmo derecho de la

Corona} Que la muerte de/graciada de los tyranos fe debe

atribuir al acafo, y no al juicio divino > Y otras femé-,

jantes.

12 La fegunda tiene contra si el fentido literal, y na-"

tural de el eferito, y que la intención de el Autor no es fácil

adivinarfe. Admito por buenas todas ks pruebas que

fe alegan , de que Maqukbelo era enemigo de k tyrania.

No hay hombre alguno, que no aborrezca la tyrania entre

tanto que k confidera gravofa á fu perfona , ó que tema

-que parte del pefo'dé ella cargue fobre fus hombros. Pero

muchos de los que la aborrecen en general, la defearán en

particular , Ci tienen efperanzas de que el favor de el tyrano

mejore fu fortuna. Es muy natural confiderar en efta

pofirúra el penfamiento de Maqukbelo , quando eferibíó

fu libro. Dominaban yá entonces los Medicís la Ciudad

de Florencia , y creería lifongearlos , aprobando como natural

, y debida la dominación difpenfada de toda ley , y

franquearlos, quanto eftaba de fu parte, el camino para ei,

Defpotifmo. Acafo Je paífaría por k imaginación , que algún

Principe le hicieffe primer Miniftro fuyo , con la efperanza

de elevar á fuperior grado fu grandeza, teniendo a filado

al autor de aquellas máximas.

l_ Ladifculpa, con que defiende á Maqukbelo la

tercera opinión, esmanifieftamente fophiftica. No puede

ne°arfe , que en innumerables Autores fe lee pradicada

por varios Principes la dodrina de Maqukbelo ; mascón

efta gran diferencia, que aquellos la abominan , Maqukbelo

la perfuade: aquellos al mifmo tiempo que dan noticia

de el hecho , infpiran el horror de k máxima ; efteenfeñando

k máxima, exhorta al hecho. O con quanto ardor

,con quanto conato tomó la aprobación, y perfuafion

de k tyrania , quando tuvo el atrevimiento de proponer

á Moysés, y á David por exempkres de el govierno

tyrano ! A efta execrable impiedad llegó la blasfema ofladla

dc Maqukbelo.

M¿ Por lo que mira á la defenfa, que en particular

ha-.

DISCURSO QUARTO. 70

hace el BocalinI de Maquiabelo, fácil cs conocer adonde

apuntan fus malignas exprefsiones : ks que pudo omitir

muy bien, pues fin tocar en tanta elevación, tenia muya

mano con mas cerreza , y fin algún riefgo eu la declaradon

1 , quanro era menefter para lu propofito , en la perfona

de Cefar Borja. Quiero decir, que para efeufar á Maqukbelo

de inventor délas máximas que publicó, yfeña«

kr algún exemplar , en cuya conduda ks huvieffe eftudiado

, ninguno mas acomodado que aquel Principe, porque

fue fin duda Cefar Borja hombre de politica iniqtia, y tyra+

nica en fupremo grado , capaz de toda maldad , como la

halkffe conducente á fu grandeza , ardiente , oflado, cruel;

y ran furiofamente ambiciofo, queabraiark.fi pudiefle, todo

el Mundo , por dominar deípues las cenizas del Orbe.

15 Hermanno Coringio, Autor Proteíknre , dice-,

que Maqukbelo eftuvo algún tiempo en el fervicio dé efte

Principe. Si efto es verdad , fácil es que de el aprendieífe

lo que defpues eferibíó ; y creo no fe defdeñarán los Italianos

de conceder , que fu Político Florentin haya tenido

por Maeftro un Efpañol. .

16 Pero la verdad es , que' no havia menefter Maqukbelo

poner los ojos , ni en efte exemplar, ni en otro

alguno de quantos Príncipes concurrieron en fu riempo.

Como era hombre de alguna letura en ks Hiftorias, todos

los figlos fe los eftaban proponiendo á centenares. Poca

menos yerran los que juzgan aprendió Maqukbelo ks

máximas de los políticos de aquel tiempo ; como los que

creen , que los de el tiempo pofterior las tomaron de Maqukbelo.

_ 17 Sin embargo efta fegunda es una fentencia muy recibida

éntrelos fugetos , ú de poca lecura , ú de poca reflexión

, como Iofon los mas. No pocos , quando fe trata

efta materia, añaden, con myfteriofa gravedad , como fi

kcaran de los mas retirados fenos de el efpiritu un profundo

apotegma , que aunque Maquiabelo fue el Maeftro,

que introduxoefta dodrina , fe adelantó defpues tanto en

ks Aulas , que fi oy voivíeffe.d Maeftro al Mundo, tendría

mucho que aprender, comodifcipulo*

To


to MAQUIAVELISMO" DE LOS AwtiGuos.

18 Yo no puedo contener k rifa, quando oygo tales

difcurfos á hombres, que han tenido bañante enfeñanza,

para razonar con mas exáditud. Las máximas dek política

tyrana fon tan ancianas entre los hombres, como la

dominación. El Maquiab^l'ifmo debe fu primera exiftencia

álos mas antiguos Principes de el Mundo , y á Maqukbe-».

lo folo el nombre. Su raiz eftá en nueftra naturaleza, y no

ha menefter figlos; momentos le bailan para explicar fu

maligna fecundidad, como fe prefente k ocafion. Ni mas,:

ni menos , qué es natural en el hombre la pafsion de domi-.

nar, lo es también la de amplificar la dominación. El am*i

biciofo, que adquiere el Principado _ no por eflb fíente fa-i

ciada fu ambición. Siempre defea hacer mayor el mando,'

yá en extenfion refpedo de los fubditos ágenos, yáeninrenfion

refpedo de los proprios. El amor de la independencia

pocas veces fe condene en margenes razonables. El

que eftá difpenfado detodafujecion á otros hombres, afpi-i

ra averfe independiente de las leyes,

§• IV.:

I? T? Stoy tan lexos de penfar, que Maqukbelo haya

I"> empeorado al Mundo en quanto á efta parte , ni

que los Principes de efte figlo hayan refinado la iniqua po-¡

lírica de Maqukbelo , que creo firmemente, que eftos, l\

atendemos precífamente á nueftra Europa , fon mucho me-i

jores, por lo común, que los de los antiguos tiempos.

zo Oy , fi fe trata, ü de imponer algún nuevo grava-:

men á los vaíkllos, ü de mover guerra á los vecinos, fe

confuirán Theologos, y Juriftas, fe examinan leyes , fe revuelven

Archivos; y aunque muchas veces la ambiciofa

adukdon de los confultados atribuya á los Principes el

derecho que no tknen, la malicia de aquellos es compatible

con la buena fee de ellos. En otros tiempos no era afsi.

O fe quifieífe atrepellar á los fubditos , ó íujetar los confinantes

, nada fe confultaba, nada fe examinaba , finofí

h^via b-.-kB!& s - fuerzas gaja, la, ^Sffkm £» E ode r lo de .,

•1

DISCURSO QÍARTO. 8r

ddía todo. Aun en figlos no muy diñantes de el nueftro , y

en los Reynos de mayor politica, quando yak Religión

verdadera havia humanizado los ánimos, fi al mover k

guerra un Principe poderofo áfu vecino , para defpojarle

de parte de el Reyno, representaba .el invadido los títulos

legítimos de poffefsion , íé teía el invafor de la reprefentacion,

como de una iníígne impertinencia, y refpondíaferozmente

con aquella fentencia hecha proverbial en aquellos

tiempos en boca de Reyes , y Miniftros de eftado ; que

el derecho de los Príncipes no confifte en pergaminos vie-.

jos, fino en armas flamantes,

5. V.

z 1 T~7 Sto , quanto mas retrocede la memoria por k

Í7, ferie de los tiempos, tanto peor lo halla. De

aqui viene aquel mal concepto, que en la fuperior edad por

lo común fe hacia de los Rcyes.Los Romanos fe alfombraron

quando vieron, que los de Capadocia, á quien quedan

hacer República libre , inftantaneamente les pidieron , que

los dexafíen vivir debaxo de un Monarca; reputándolo efto

por verdadera, y rigurofa efelavirud. Catón decía: Efte animal,

que llaman Rey, es muy devorador de carne humana:

Hoc animal Re x carnivoru,m cfl. Flavio Vopifco refiere de

un Bufón Romano, el qual con grack,y agudeza deck,que

quantos Reyes buenos havia havido en el Mundo_fe podían

efeulpir en un anillo. Platón en el Dialogo Gorgks reprefenta

álos Reyes compareciendo en el Infierno ante Rhadamanto,

llenos por la mayor parte de injufticias,perjuros,

y otras maldades. Ariftoteles en el tercero de los Políticos

reconoce la Regia poteftad de todos los Principes Añádeos

portyranica.ó próxima a k tyrania. De aquel fagacifjfimo

Annibal dice Livlo, que jamás fiaba -ñ las promeflas

de los Reyes: Fidei Regum nihil fane con fif us. Un Legado

de los Rhodios en el mifmo Livio decía , que los Reyes

fiempre querían hacer efckvos á los vaíkllos. Afsi fe debe

.dar por conftante, que en los Principes de aqudlos tiempos

tom.V. £ era

__•

m


I

Jk MAQUIABEUSMO'DB LOS ANTIGUOS.

era frequentifsimo no refpetar alguna ley, fiempre qué fc

-ofrecía ocafion de aumentar la autoridad'.

§. VI.

N

22 I fe pienfe, que efto folo lo executaba k fuerza

defafsiflida de- la maña. Los mifmos arbitrios

, las mifmas Artes , que eftampó Maqukbelo , y que

fxercieron los mas fagaces Tyranos de los pofteriores ligios,

fe hallan pradicadas en aquellos. Mireíe á Rcmulo

bufeando un pretexto efpeciofo de jufticia , para quitar la

.vida á fu hermano , y remover efte tftorvo de reynar fin

riefgo : áfu fuceflbr Numa Pompílio , confumado hypo-»

criton , todo dado en lo exterior al culto, á la devoción , y

al rito, y aun fingiendo vifiones,y revelaciones de la Diofa

-Egerk , para que , mirándole el Pueblo Remano, como á

hombre efperialmentc favorecido de el Cido, no folo no fe

atrevieffe á derribarle de el Solio , mas fe le dexaffe engrandecer

á fu arbitrio: áTullo Hoftilio, que fucedió áefte, in-

.troduciendo con grande arte aquéllos oftentofos aparatos

externos, que álos ojos de el Mundo fon el medio mas eficaz

para hacer yá refpetable , yá formidable la Mageftad, y

Jbufcando dolofos pretextos para hacer guerra á ks Repu-»

blicas vecinas: á Tarquino el Sobervío, valiendofe de el eftratagema

de que fu hijo Sexto, como quexofo , y fugitivo

de fu crueldad, fe refugiarle á los Gabios , y efte manejando-,con

tan artificiofa conduda aquella genre , que le hiri-sxon

Generalifsimo luyo con abfoluto dominio: conque fue

fácil rendirlos á los Romanos.

23 Aquel famofo precepto de Maqukbelo, de qut

con el enemigo ptiefto en algún ahogo ¡10 fe ufe de medio,

fino que, fegun di daré el,interés proprio, ó fe acabe de

arruinar de el todo , ó fe le dé k mano para facarle de el

rieígo , no es puntualmente el mifmo, que dido Herennio

áfu hijo Pondo, General de los Samnites , para que lo

pradicafíe con los Romanos ? Quando efte General tuvo

-cogido todo el Exercito Romaso en las Horcas Candi

ñas,

DISCURSO QUARTO. g^

ñas, embió k noticia á fu padre, preguntándole juntamente

, qué deliberación tomaría con ellos. Refpond ió el

viejo , que los abrieffe generokmenre el paflb , dexandoks

ir libres , fin condición , ó limitación alguna , que fueífc

contra fu vida , fu libertad, ó fu honor. Creyó Pondo, y

creyeron todos los Principales de la República , que fe hallaban

enel Exercito , que Herennio no fe havia enterado

bien dek noticia dada , ni entendido que los Romanos

citaban enteramente á íu difpoficion. Embiaron , pues

fegunda legacía , informándole muy por extenfo de el citado

infeliz de el Exercito Romano , á quien tenían fin remedio

debaxo de el cuchillo. Refpondió entonces, que le

degollaílén enteramente, fin dexar con vida hombre alguno.

Dos refpueftas tan enconrradas hicieron fofpechará

algunos , que el viejo havia perdido el fefo ; fin embargo,

como le havian refpetado muchos años por Oráculo , v alma

de k República, creyendo los mas , y bien , que aquella

contradicion contenia algún myfterio , que no entendían,

le hicieron veuir al campo para que fe explicaffe. Vino,

y declaró fu penfamiento , el qual era , que todo , ó nada:

que, ó fe ganaíle enteramente el afedo de el enemigo con

unagenerofidadheroyea, ó le deftruyeffen de el todo , para

que no quedaffe en eftado de vengarfe. No fe figuió ei

confejo dc el viejo. Pondo tomó un medio , que fue dexar

lalir a los Romanos con vida, pero fin honor , haciendo á

Confules , Oficiales , Soldados , padecer la infigne afrenta

de paffar por debaxo de el yugo. La refulta fue (bien fácil

de adivinar) que los Romanos , irritados dc la ignominia,

no pudieron apartar los ojos de la venganza. Faltando a

ks condiciones eftípukdas , rompieron de nuevo con mayor

fuerza k guerra, y derrotaron enteramente á los Samnites.

24 El temperamento que tomó Pondo, fue impru-"

dente. Mas no por eflb fe debe aprobar el confejo de He>

rennio. Era cruel en un extremo , y en el otro nada feguro.

Otro medio mas proporcionado fe pudiera tomar , como

quedarfe con rehenes de toda fatisfaccion, hacer entregar;

algunas tierras tb plazas, antes de dexar falir el Exerrito-j


'84- MAQUIABELISMO DE LOS ANTIGUOS.

Pero penfar , que a una gente vana , fobervia , guerrera , y

poderoía havia de hacer mas fuerza la fee de los pados,

que la ira concebida fobre una feifsima afrenta, fue muy

necia confianza.

25 Tampoco (yá lo dixe) el confejo de Herennio, en

quanto al extremo benigno , era nada feguro ; porque en

los Romanos era mas poderofa la ambición , que la fee publica

, y que la ley de el agradecimiento. Buen teftigo de

efta verdad fue Numanck, como manifeftamos en otra

parte : tal érala politica de aquellos tiempos.

§• VII.

. 2


$6, MAQJJIABELISMO DE LOS ANTIGUOS.

probablemente fe acufan. Si hay uno, ú otro, de tan ancha

Theologia , que con conocimienro atropelle todas las obligaciones

de k equidad , jufticia, y fee publica , bufca por

lo menos algún efpeciofo pretexto , y procura falvar ks

apariencias. Efto mifmo prueba, que fe obra con vergüenza,^

fe teme la nota; lo que no fucediera, fi fuera tan corriente

enrre los Principes, como quieren algunos, el faltar

a fu palabra.

31 Bien sé, que un Anonymo Francés efcribió pocos

años ha, que haviendofele dicho al Rey Don Femando el

Catholíco, que Luis Duodécimo de Francia fe quexaba de

él que le havia engañado dos veces, refpondió : Por Dios

que miente el Francés, que no le he engañado dos veces, fino

diez. Si ello fucedió afsi, ; podríamos creer,que nueftro Don

Fernando hacia gala de la perfidia. Pero eftos fon cuentos

de corrillo , de que los cuerdos no hacen cafo. Supongo,

que para que llegaffe el chifle, ó chifme defde la boca de

Don Fernando áks orejas de el Francés , que lo efcribió,

ferian menefter den condudos diftintos;y de los ciento,

por lo menos los noventa ferian mas capaces de fingirlo,

que el Rey Catholíco de articularlo.

¡2 Doy que fuefle. verdad. Todo lo que puede fe,

guirfe , es , que entre innumerables Principes de nueftros

tiempos , uno , ü otro , fin rubor alguno , pradicaffe la

mentira, y el dolo en los negocios de Eftado ; quando

éntrelos antiguos era efto frequentifsimo. Todos, ó caíi

todos parece que tenían eftampada _n el corazón aque»»

lk fentencia de Chorebo -. Dolus , an virtus quis

in hofie requirat ? O otra femejante.

é^mmmm

jr.lX.

1

DISCURSO QUARTO. ,.-.1/1

mi.

§. IX

3. P Eró qué mucho que paflafle afsi, fí aquel gran

Philofofo, Oráculo de la antigüedad, el divino

Platón, dió por dodrina conftante, que álos que manejan

ksRepublicas es licito mentir.fiempre que fea útil al Eftado.

Igitur Rempublicam adminiftrantibus pracipué , fi

quibus aliis, mentiri licet, vel hofiium , velciv'ium caufa

ad communem Civitatis utilitatem. Reliquis autem i mendacio

abfiinendum eft. (lib. 3. de Repub.) Si tenían un tari

gran Maeftro , y tan autorizado los Principes antiguos,qué

falta les hacia Maqukbelo?

34 Es verdad,que Platón folo daba por licita la mentira

fin obfequio de el bien publico;, Maqukbelo le aconfejaba

como útil al interés particular de el tyrano. Afsi Platón

era un mal Moralifta;Maqukbelo un mal hombre. Pero efta

diferencia en los Maeftros no quita, que los Tyranos fe

aprovechaffen de la dodrina de Platón para fu interés particular,

como los Principes defintereffados para el bien publico

; porque como el tyrano fiempre procura perfuadir al

Pueblo,que ordena á fu utilidad quanto hace por la grandeza

proprk,quando le cogieffen en la mentira, aplicaría á favor

fuyo k dodrina de Pkton.fuponiendo, que havia mentido

por k caufa común. Pero en cafo, que efta dodrina de

Platón les parecielfe muy diminuta a los tyranos , como en

la verdad lo es, podrían hallar un copiofiísimo fuplemento

de elk en fu difcipulo Ariftoteles.

3-5 No quiero decir, que Ariftoteles fuefle fautor de

k política perverfa ; ó efcribieffe con animo de inllruir á

los tyranos en los medios de adquirir , ó confervar la tyrania.

Pero lo hizo fin querer, ó fin penfarlo, en el libro

Quinto délos Políticos, cap.i 1. En dicho capitulo,que es

baftantemente largo, eftá , no folo bienexadamente aplicado

el ufo de las dos famofas máximas, Oderint dnm metuant.

Divide ut imperes-, pero todas, ó cafi todas las demás

, que publicó en fu libro de El Principe el Eftíritor

F4 Flo-

«7.



SB> MAQUIAVELISMO DE LOS ANTIGUOS.

Florentin. Yo nó he vifto el libro de Maqukbelo , si folo

fus Máximas capitales , citadas en otros Autores; pero oygafe

á Hermanno Conringio que le leyó , y también leyó

á Ariftoteles. Nicolás Maquiabelo (dice ) aquella Campana

de las Artes Políticas , cafi ningún confejo arcano para

confervar la dominación ,y ia tyrania pudo enfeñar áfu

Principe, que mucho antes no huvieffe enfeñado Ariftoteles

en el libro -j. de los Políticos. Acafo aquel aftutifsimo Maeftro

déla maldad tranferibióde Ariftoteles, difsimulando el

hurto, quanto efi ampo en fu libro. Mas con efia diferencia

, que Maquiabelo aconfeja á todos los Principes, lo que

Ariftoteles mas reBamente havia eferito que convenia folo

d los tyranos. (Conring. introdud. ad Politic. Ariftotelís,

¿ap. j.; f,'.~

JÓ" Pero valga la verdad. Lo mifmo digo de Ariftoteles

, que de Maquiabelo. Nada inventó Ariftoteles en

auanto á los arbitrios de la perverfa Politica. Copiólos

e las acciones dc los Reyes de Perfia , y de Egypto; de

los Archelaos, y Philipos de Macedonia ; de los Phakris,

de los Agatocles, de los Hierones , y Dionyfios de Sicilia;

de los Perkndros, de los Piíiftratos, y otras peftes políticas

de k Grecia.

§. X.

3 7 T-v Ti veo yo tanta profundidad, ó agudeza erfefj_

> fas decantadas máximas de Ariftoteles, ü dc

Maquiabelo, que fea menefter aprenderlas , ó por la letura,

ó por la tradición de algunos Políticos de efpecialifsima

perfpicack.Bafta para alcanzarlas un entendimiento mediano;

y para ponerlas en execucion, no fe ha menefter mas.

que un corazón defapiadado, ó torcido.

38 El que el tyrano fe ha de confervar con el miedo,ao

con el amor de los fubditos , fe viene a los ojos, por-j

que , cómo han de amar eftos á quien los eftá atormentan-i

do continuadamente con una dura efckvitud? Eique los

empobie?ca, es confequenck iuajnedkta _. j_ fprzofa de

Pila

DISCURSO QUARTO. Símirarlos

como enemigos, pues qualquiera fabe, que quanto

mas empobrezca á fu enemigo , tanto mas le quita ks

fuerzas para ofenderle.

jp Afsimifmo es immediatifsima ilación de el mifmo

principio, el fiarfe mas de los eftraños, que de los pro-:

prios. Quien fino un eftupído fe fia de el que fabe que ef.

rá ardiendo en ira contra él ? Tener gran cantidad de emiffarios

, para que exploren , y le avifen de ks palabras , y

acciones de todos, es una cofa que alcanza , y en fu modo

pradica qualquiera ruftico, el qual, fi tiene algún enemigo,

no ceffa de explorar , quanto puede , fus defigníos. El fingir

mucha religión , es máxima que alcanza qualquiera

mugercilla, como útil para ganar el refpeto publico. Elfomentar

difeordias , ó facciones opueftas en la República,*

y procurar mantener fu potencia igual, puede aprenderfe

de los Funámbulos, ó Volatínes , los quales fe mande-nen

mientras dura el equilibrio de los dos opueftos pe-i

fos.

40 De la Reyna Cathalina de Mediéis, que pradico»

mucho tiempo con vigilantifsimo cuidado efta máxima,

fe dixo ( y acafo por efto folo fe dixo) que hacia fu letura

ordinaria en Maquiabelo , cuyo libro tenía fiempre á ma-4

no_de modo, que un Efcritor fatyrico le llamó El Evangelio

de la Reyna. Pero qué era menefter para effo tener tal

Maeftro al lado ? Lapofitura de las cofas le moftraba baftantemente

á aquella Reyna,por fu genio proprio aftuta, y

cabilofa, la utilidad de difpenfar algunos favores ázia los

Hereges, para contrapefar con ellos la potencia de losCa-i

tholicos, que le era fofpechofa. Pero declarándote fiempre

Catholica en la creencia, para no enagenar de el todo el

otro partido.

41 No han faltado quienes atrlbuyeffen la mifma po-:

Etica al gran Conftantino , el qual eftaba por una parte fa-»

vorecíendo á los Chriftianos, y por otra confervaba en el

minifterio, y pueftos importantes á los Gentiles. Pero efto

fe debe creer, que fue necefsidad. Era menefter proceder

con tiento enla grande, y arduifsima obra de la conversón

de todo el lm£erio Rprnang, Si de un golpe íolo, y a

.fe»


'¡po MAQUTABELISMO DE LOS ANTIGUOS.

fuerza abierta quifieíle derribar el Paganifmo, nunca lo h'u.4

viera logrado,

§. XI.

42 O mifmo digo de todas ks demás reglas , o

I j. pradicas de la política tyranica, y dolóte.

Qué diícurío es menefter , para invadir con mano armada

los Eftados de un Principe, ó República confinante, y forprendcrle

algunas Plazas , quando el dueño eftá defcuida-¡

do fobre el feguro de la paz , ó tregua eftablecída ? Para efto

no fe necefsita otra cofa , que haver perdido el miedo á

Dios, y k vergüenza al Mundo. Bufear algún pretexto

aparente es facilifsimo. Un niño de diez años le encuentra,

quando por interés, ó por ligereza quiere romper con

elamiguíto., que tenia.

4¿ La barbara máxima de deshacerte de los hermanos,

ó parientes, para quitar k ocafion mas arríefgada de ks

fubkvacíones, no pide ingenio, fino crueldad. Afsi Jos Emperadores

Othomanos kpradicaron con notable defigualdad.

Unos les quitaron ia vida,otros la vifta,otros k libertad,

cerrándolos en una prífion. Todos eftaban igualmente

informados de k importancia de precaver aquel riefgo; pero

no todos tenían igual fiereza de animo. Afsi, fegun los

grados de efta, (ó también délos de el miedo) era mayor, ó

menor el rigor de la execucion. Mahometo Tercero,no fatisfecho

con matar , quando fubió al Trono , veinte y un

hermanos, que tenia, hizo arrojar al mar diez Sultanas que

havian quedado en eftado de darle otros diez. Otros fe contentaron

con guardar á los fuyosen una prífion commoda.

Efta gran diferencia no viene de diftinto eftudio político,:

fino de la diverfidad de genio.

44 Y yá que te ofrécela ocaíion , no dexare de notar

aquí de error común k común creencia , de que es propria

privativamentedekEftírpeOthomanak fangríenta máxima

de facrificaí' los proprios hermanos á la feguridad de

k Corona. Efta politica atroz es mucho mas antlgna, y

fue

DISCURSO QUARTO. p_

'fue mucho masgeneralen otras familias Reales. Plutarco,

-hablando de los Reyes fuceffores de Alexandro , entre

quienes fe dividieron las vallas conquiftas de aquel Héroe,

dice , que en fus defeendencias fueran univerfal aquella

cruel máxima , que fe miraba como invariable axioma

politíco , y no menos infalible , que aquellos primeros

principios por si mifmos evidentes, que llaman Peticiones

ó Poftukdos los Geómetras. Fratrum parricidia , utpeti*

tiones Geometrie Jumunt, fie concedebantur, babebanturque

communis quadam petitio ad fecuritatem , O* Regias

{Plutarc. in Demetrio.)

45 Yo no sé fi el Cielo de la Afia es mas apto para

producir eftos políticos monftruos , que el de Europa,

porque en todos tiempos veo los Principes de las Regiones

Áfiaticas mas fequaces de ks máximas tyranicas , y

crueles, que los de ks Europeas. Pero mirando determinadamente

los tiempos prefentes, lo que veo es , que los

Europeos, los quales, porlo común, tienen alguna noticia

de la dodrina de Maquiabelo , fon ordinariamente de un

gobierno mas jufto, y moderado ; y los Orientales , que

no faben fi huvo tal hombre en el Mundo llamado Maquiabelo

, pradican frequentemente ks mifmas máximas

perverfas , que eftampó efte Maeftro de la maldad. Pienfo

que fojo los Chinos fon excepción de efta regla general de

los Orientales.

§. XII.

4« "JO por eflb pretendo , que la letura de Maquiabelo

no pueda ter nociva, Serálo fin du-

da para muc hos , efpecíalménte fi fon de un temperamento

muy resbaladizo ázia la ambición. Ha havido infinitos Tyranos,

y los havrá fiempre,fin leer El Principe de Maquiabelo

; pero El Principe de Maquiabelo podrá hacer Tyranos

algunos, que no lo fueran fin effa letura. Efte libro hará

lo mifmo puefto en las manos de un Principe flaco, que

aplicado á fus oídos un Confedero iniquo.

Uno


•$_ MAQUIABELISMO DE LOS ANTIGUOS.

47 Uno de los hechos atroces, y alevofos , que ma$

ruido hacen en ks Hiftorias, la muerte indigna de el gran

Pompeyo, no dependió de otra cofa , fino de tener el joven

Ptolomeo Rey de Egypto un Maquiabelo á fu lado en U

perfona de el depravado Theodoto.

48 Roto Pompeyo en la batalla Pharfalica, fugitivo 1

'de el Cefar , y de la fortuna de el Cefar, no difcurrió afylo»

mas oportuno para fu feguridad, que el Reyno de Egypto_¿

porque el Principe, que alli reynaba entonces, k debia el

gran beneficio dc haver repudio á fu padre en el Trono,

de donde los proprios vaflallos le havian derribado. Sobre

efla confianza arriba al Puerto de Alexandria, avifa al Rey,

de fu llegada , pidiendo fu protección, que le era tan debi-i

da : júntate contejo , para difeurrir fobre la materia : apli-»

cante los mas votos á lo jufto, y redo , perfuadiendo fe de

acogida á aquel Héroe infeliz. Pero Theodoto, que portee

Maeftro de el Rey joven , tenia con él autoridad fuperior 3

todos, le fugiere, no folo quí no le conceda fu protección,

fino que le quite la vida.

4P Pero terá bien oir á Lucano ks razones de conve-»

níencia en que aquel Político depravado fundó una atrocidad

tan horrenda , porque te vea, fi los principios de el

Maqukbelifmo eftabanbien penetrados en aquel tiempo.'

Aunque fe debe advertir, que Lucano pone el confejo,

110 en la boca de Theodoto , fino en la de el Eunuco Phorino,

al qual otros Efcritores no hacen confejero, fino executor

de k maldad en compañía de el General Aquilas ; y

algunos á efte ultimo atribuyen, 6 en parte , ó cn el todo la

fugeftion.

50 Fuefle Theodoto , fuefle Aquilas , ó fuefle Photiuo

(cuya diverfidad es material para el intento) el primer autor

dek maldad , lo que reprefentó á Ptolomeo para inci-j

tarle á elk, fue lo figuiente. Que por grande qtieconfide

raffeel beneficio hecho á fu padre , mas fe debía á si mifmo,

que *á Pompeyo : Que la fortuna fe havia declarado

contra efte, y á favor de Cefar , y feria fumma impruden*

cia colocarte en aquel partido , á quien era contraría k

fortuna: Que acoger á Pompeyo parecía á la verdad una

ho-

DISCURSO QUARTO. p_

honefta acción ; pero los Principes no debían mirar alo

honefto , fino alo útil: Que el Monarca , que quiere contener

dentro de los limites délo jufto fus operaciones ,mas

es efckvo de fus leyes , que dueño de fus Eftados : Que

la fuprema poteftad ignora toda ley , como ignora roda

fujecion : Que era indubitable , concediendo el afylo de

aquel Reyno á Pompeyo, tener fobre si luego ks armas invencibles

del Cefar ,y el poder de todo el Imperio Romano,

á quien no podia hacer la mas leve renitencia: Que

ellos havian cumplido con fu obligación antes, defeando

la vidoria para Pompeyo ; pero yá confeguida por Cefar,

debían feguir al vencedor , cuya amiftad podían ganar,

quitando la vida á Pompeyo : Que tomar el medio de no

admitirle , ni matarle , feria abrazar el arbitrio peor de todos

, pues fe perderla lo útil, fin ganar lo honefto : Que

Cefar fiempre miraria como enemigo al que, pudiendo

matar á fu enemigo , no lo hícieffe , y todo el refto del Orbe

contemplaría como ingrato al que no protegía á fu

bienhechor: Que era fácil reprefentar como religiofa la acción

cruel de matar á Pompeyo; pues efto en la realidad

era hacer un facrificio á la Deidad de la fortuna, y era

ponerte de parte de los Diofes , que yáfe havian declarado

contra aquel Héroe infeliz : Que efte facrificio parecía,

no folo didado por la Religión , mas también por la Jufticia

; pues acogerte Pompeyo en tales circunftancias eu

aquel Reyno, no era otra cofa, que procurar fu defokcion,

fiendo efta inevitable . fi protegiéndole, como él defeaba,

fe provocafle la ¡ra de el Cefar . por tanto , fe podia proceder

contra él á fangre , y fuego , como contra un enemigo

de el Eftado.

51 Pregunto, fi diría mas Nicolás Maquiabelo, puefto

en aquellas circunftancias , á la oreja de el Rey de Egypto?

Afsi, que fiempre huvo>Maquiabelos , y que fiempre fueron

pemiciofos colocados en el minifterio , no folo para

los Pueblos, mas por lo común aun para los Principes mifmos

, cuya exaltación , ó confervacion procuraban con

impías , y crueles máximas.

51 Creo yo , que aunque quantos kaa el fuceflb r

que



P4 MACtUtABELISMO DE LOS ANTIGUOS.

que vamos difcurriendo , abominarán de el confejo de*

Theodoto, como torpe, tyranico, violento , inhumano , y

- atroz, havrá muchos, que atendiendo precífamente ák

conveniencia temporal, le juzgarán faludable. Pues ve

aqui, que no fue, fino extremamente nocivo. Executóte,

la muerte de el gran Pompeyo , añadiendo á la crueldad la

alevosía dekcarle de la Nave a tierra, debaxo de k feguridad

de la Real palabra. Qué refulta tuvo efto ? Que Ptolo-;

meo configuieífe la efperada amiftad de el Cefar ? Oye

Theodoto , Aquilas , y Photíno fueffen premiados de él

por el gran férvido , que le havian hecho en librarle para

¿iemprede el cuidado, en que le ponía un ran valiente

enemigo? No, fino que dentro de pocos dias perdió trágicamente

Ptolomeo el Reyno, y la vida , y murieron defdichadaraente

los tres autores , y executores de la muerte

de Pompeyo, Theodoto, Aquilas, y Photino : ó fea que ks

máximas impías por fu naturaleza fon aptas á producir infortunios^

que aquella alta providencia,que vela fobre ks

Cofas humanas , con efpecial defignio fulmina vifibles ¡ras

fobre fus autores, porque la maldad firvade efearmíento,

y no de exemplo.

§. XIII.

yj .Oí el cafo, que te confultó en el Contejo de el

^3 -Rey Prolomeo , te propufiefle á los Políticos

de nueftra Europa , y de nueftro figlo , cierto eftoy de que

ninguno perfuadirk k muerte de Pompeyo. Pero tampoco

havria quizá alguno tan generofo , que acontejaífe

admitirle , y ampararle. A k verdad ks refoluriones geuerofas

, pero amelgadas , pueden permitirte tal vez ák

bizarría de los Principes , mas nunca ingerirte por fus

Contejeros. Afsi, coníiderandote muy peligrofo el arbitrio

de amparar á Pompeyo , y muy torpe el de facrificarle

á k ira de el Cefar, es natural que todos los votos fígukílén

el medio de no admitirle, ni dañarle, dexando a

fu libertad la elección de otro afylo , y á fu fortuna el

buen ¿ó mal éxito. ^Nídudoi/o*, que en la aula de Ptolo-i

meg

DISCURSO QUARTO. $%

Unco havria algunos (acafo los mas) de eftá opinión. Sin

embargo, fi yo me hallaffe en aquel cor.gr. Ab, daría mí

voto, atendiendo, no folo á lo honefto , mas aun á lo útil

por la refolucion mas benigna _ y aun pienfo, que haria al*

gunafuerza al Rey , fi alguno délos que aísiflieron en él

k perfuadieffe el amparo de Pompeyo en efta , ó femejante

forma. ?SSSS5SSSÉ5SSS.5SSSS5SSS;5SSSí3SSRSSSS ¿5S¡

ORACIÓN A FAVOR DE POMPETO.

54 0! ..Uien te induce , tenor , á que por miedo de

• Cefar deftruyas á Pompeyo , te perfuade,

que temas mas á los hombres, que á los

DIofes. Quiero fuponer á Cefar tan injufto,que te agradezca

la muerte de Pompeyo, y fe irrite contra ti, fí no la

executas. Effo mifmo , que es lifonja de Cefar , es ofenfa

de el Cielo ; fin que lo dude el mifmo que te lo proponer

porque el decirte , que de effa fuerte te pones de parte de

los Diotes, es una fophifterk indignifsima de proponerte

en tan grave theatro. Qué delirio! penfar , que podemos

acabar de oprimir álos que gimen debaxo de el pefo dek

fuerte adverfa, con el pretexto de cooperar á la providencia

foberana. Seria, fegun eflb, jufto al que eftá enfermo

darle, en vez de medicina,veneno; al herido no atarle la llaga-,

fino abrirle fegunda herida ; al pobre no focorrerle,

fino acabar de quitarle lo poco que tiene. Pueden los Diofes

hacer que haya en el Mundo infelices, porque eflb es

derecho de fu foberania, y quieren que los haya, por

exercitaren ellos la conftanck , y en los demasía clemencia.

Afsi no contradice álos Diotes, antes los obedece,

quien dá la mano compafsivo al mifmo que ellos hicieron

defdichado.

55 Intimarte , para hacer delinquente á Pompeyo,

que bufeando afylo entre nofotros , folicíta la ruina de ta

Eftado, es lo mifmo que decir, que procura el incendio de

el Templo, quien fe acoge á ks aras huyendo de fu enemigo.

Pompeyo te ruega, no te fuerza : ni en el ruegote

•feñala el termino, hafta donde debes dknder fu protec-

•fjoa-*


--_____

P_ MAQUIABELISMÓ DB LOS ANTIGUOS.

cion : ni aunque le teñakffe , te haría alguna injuria ; pues

ni ahora , ni defpues de puefto en tus manos , te quita el

arbitrio de deliberar, petendo juftamente tu poder , ru

obligación, y tu riefgo. Fuera de que , íi te mira bien,

puede pedir legítimamente fu defenfa aun á cofta de tu

peligro. Tu le debes el Cetro, que reftituyó á tu padre.

Aun no es adequada recompenfa de una Corona ciertamente

adquirida k mifma Corona, folo probablemente

arríefgada.

55 Suponiendo yá, como cierto , que k protección

de Pompeyo es juila, paffo. á esforzar, que también es

conveniente; aunque no dexo de conocer, que efta álos

ojos de la Política ordinaria es una .extravagante paradoxa.

57 Qué concepto hacemos aquí de Cefar ? Que es tan

furiofamente ambíriofo, que mirará con buenos ojos , y

corazón grato una horrenda perfidia, como efta le detem-,

baraze para fiempre de aquel enemigo, que le ha difputado,

y aun podrá acafo en adelante difputarle el Imperio. Parece,

tenor , que tal te quieren repretentar a Cefar; y á la

verdad C\ no es tal, inútil terá la alevosía , que te propone

Theodoto. Mas yo añado , que aun fiendo tal, no evitas,

antes aumentas con elk el peligro de perder la Corona. Si

k pafsion ambicióte ciega á Cefar hafta el extremo de

atropelkrpor todo , no te redime efle vil fervicio deque

te defpoje de el Reyno; fu ambición, fi eñe es el ídolo que

adora , íe manda eftender por todos los medios poísibles,

aunque injuftos, fu dominio. No es el opulentifsimo Reyno

de Egypto tan defpreckble alhaja, que Ja rebute un ambicióte),

por premiar con fu poflefsion á un pérfido.

58 Lo peores , quefi haces lo que aconteja Theodoto

, le das á Ceter un título efperiofo para la ufurpacion, y

por effo digo, que en vez de evitar el riefgo , le aumentas.

Es Ceíar fuuvuamente advertido. Todo el Mundo lo fabe.

Aunque defee la muerte de Pompeyo , yá exeeutada,

fingirá que la Hora. Deteftará , por lo menos en la apariencia

, k alevosía de admitirle en Egypto fobre la feguridad

de tu palabra , para quitarle k vida. De efta hypocrita fitua-,

__• •M .-,.:

•i

DISCURSO QUARTO; p****-*

ftiacíon de fu animo no tiene fino un brevífsímo" paílb que

dar, para llegar á la refolucion de quitarte la Corona, y,

acafo cambien la vida- Harálo para facíar fu ambición , y

querrá perfuadir al Mundo , que folo mira á caftigar e^

alevofo homicida de Pompeyo. Aunque él prevea , que

los Romanos no le han de creer d motivo, fabe que le han

de eftimar la execucion, pues no ignora, que idolatran af

Pompeyo vivo, y defpues de muerto adorarán fu memo-'

ría, Las demás Naciones, que por fer menos penetrantes

no comprehenderán k aftuta política de Cefar, folo contemplarán

en tu ruina la pena corrpfpondiente á tu delito,'

y aclamarán la jufticia heroyea de Cefar, que aunhavíendole

fido útil la maldad, la caftigo. Confidera, feñor,_ fí

perderá Cefar tan bella ocafion dc lífongear al Pueblo Romano

, de acreditarte de jufto con el Mundo , y de añadir á

k Corona imperial, que efta fabricando, el preciofo día-*

mante de efte Reyno.

5P Sabemos, que Cefar en acciones, y defigníos fe

ha propuefto como único exemplar al grande Alexandro

de Macedonia, Tenemos noticia, deque haviendo vifto

en un Templo de Efpaña la imagen de aquel Héroe, le

hizo verter lagrimas la embjdia de fus glorías, Efcucha

ahora , tenor , lo que voy á decirte. Luego que Darío fue

yencído por Alexandro en la batalla de Arbda, yendo

aquel Rey infeliz fugitivo de el vencedor , le mató alevofamente

Beflb , Gobernador de la Badrkna , penfando ganar

con fu muerte el favor de Alexandro. Y qué fucedió?

Que cogiéndole Alexandro , le hizo defpedazar, ó ¡inmediatamente

por decreto fuyo, como dicen unos , ó poe

medio de Oxathres hermano de Darío , á quien le entrego

, como refieren otros. O quan femejantes fon , feñor,

la batalla de Pharfaüa á k de Arbek, k fortuna de Pom».

peyó á la de Darío , y el genio de Cefar al de Alexandro!

Quanto es de temer, que fi haces con Pompeyo lo que

Beflb hizo con Darlo, haga Cefar contigo lo que Atexan,

dro hizo con Beflb! Hallaráfc en ks mifmas dreunftan*cias

que él, y lifongeará fin duda eftrañamente fu Idéala

imitación de Alexanj¡Eo en una acción, que fabe fue apUu*.

I

i


í>8 MAQTJIAEEUSMO DE IOS ANTIGUOS.

dida de el Mundo ! En Alexandria rihmos, fundación dé

el Grande Alexandro. Aun efta rircunftanck puede contribuir

á tu defdicha, pues quando llegue á introducirte

cn día Corte, es natural te le avive enla idea la imagen de

el fundador.

•5o Bien conozco, que fier.do Cefar , qual le hemos

fupuefto hafta ahora , tainpocok protección de Pompeyo

carece dc peligro. Luego fe ofrecen á la imaginación las

Legiones Remanas, huleando áefte iluftre fugitivo , y defolando

con bélico furor la tierra , que le ampara. Mus íi

en todos los rumbos te encuentran cfcollos, qué aconteja

k prudencia ? Que fe haga lo que es jufto , y te dexe á la

eondudadelosDIofes el fuceflb. Es grande, no hay duda

, el poder de Cefar; pero íti fortuna dtpende de el Cíe-,

lo, no menos que la nueftra; y el rayo de Júpiter no rcfpeta

mas al Palacio fobervio , que la Cabana humilde. Afsi

podrá vivir con mejor efperanza , quien tuviere al Cielo

mas propicio.

61 Ni aunes menefter recurrir á efpecial providencia

'de los Di otes. Cabe nueftra indemnidad en la ferie ordinaria

de los fnceffos humanos , ó en el influxo común de

las caufastegundas. Aun eftá Cefar lexos ; y cs de creer,

que tenga mucho que allanar , ó ya en Italia , ó yá en Grecia

, para hacer feguro el fruto de la vitoria, antes de venir

á Egypto. Entre tanto podemos poner en buena forma

las Tropas que tenemos, que no fon pocas , y añadir

nuevas reclutas. A los Soldados Egypcios , para fer tan

buenos como los mejores dc el Mundo , no les falta fino

un gran Caudillo. Porque le tuvieron en nueftro famofo

Sefoftris, hollaron triunfantes ks mas Reglones de el Afia,

como aun oy teftiiiean las columnas , que erigió aquel

Principe , y derribó el tiempo. Nadie le dífputa á Pompeyo

el ter , fino el mayor Soldado de el Orbe , por lo menos

igual al mayor. Sus vitorks le adquirieron elepitheto

de Grande , que aun no logró Cefar. Tenemos , pues,

en él el Caudillo, que necefsita ¡nos. Ni teme haga objeción

con k vitoria , que acaba de ganar Celar fobre Pom-

-peyo : quando fobre mandar efte gente coledick, fue mal

- obe-

.- DISCURSO QUARTO. pp

obedecido , ó nada obedecido en aquella guerra. En nueftra

mano eftá precaver efte daño ,dexando todo el gobierno

Militar.al arbitrio de Pompeyo- Sino te hallare en eftado

de lograr k vitoria, fabra 'guardar k gente evitando

k batalla , que es lo que quería en k Grecia. Entretanto

podemos efperar muchos beneficios de el tiempo.:

Quizá vendrán a Pompeyo focorros de todo el Mundo;,

porque todo el Imperio Romano es enemigo de Cefar , exceptuando

ks Tropas, que militan á fu fueldo. Aun quando

no te junte Exercito , que pueda reíiftírle , no por effo

eftá Cefar teguro. Aquella República dominante de el Orbe

gime con dolor imponderable k oprefion de fu libertad

; y es muy difícil, que entre tantos millones de miembros

que k componen , no te encuentre algún detefperado

, que quiera facrificar fu vida á la redemp'cion de fu Patria.

Tiene en fu mano k vida de Cefar qualquiera que

defprecie la propria. La fuerza, que no tienen contra Ce.

far cinquenta mil lanzas puertas en campaña , fobra en un

puñal oculto entre la ropa , ó en un veneno disfrazado en

la mete. Son muchos los exemplos de Romanos, que te

ofrecieron vidimas voluntarias , ó al ídolo dc la fama > ó

al bien de la República. Acafo tiene yá Celar á fu lado

quien*eftá cfperando oportunidad para repetir el mifmo

facrificio.

6% Refta otro eftrivo grande de nueftra efperanza en

la malignidad de nueftro Clima. El Cielo de Egypto , muy

enfermizo aun páralos naturales, lo es mucho mas para

Jos eftrangeros. Los Soldados de Cefar nacieron debaxo

de temple muy diftinto , y militaron debaxo de otros aun

mucho mas diverfos. Quan natural cs , que deteniéndote

algún tiempo en efta tierra, el cuchillo de una epidemia

Jos acabe?

61, Si por qualquiera de eftos caminos , todos harto

probables ,te logra la falud de Pompeyo , te harás, tenor,

-el mas gloriofo Principe de el Mundo. Adoraránte los

Romanos como vindicador de fo libertad , y mirarán efte

Reyno como el único Templo donde fe ha telvado fu

ídolo. Aclamarán tu generóte, gratitud ks Naciones, y


vien-


íoo MAQUIABELISMO DE LOS ANTIGUOS;

VÍendo quan fielmente correfpondes á un bienhechor itv

yo , no havrá Principe alguno, que no detec ferio. Lo que

puedes efperar de Pompeyo, no cabe en mi voz , ni aun

en mí imaginación.

54 Pero doy , feñor, que tan bien fundadas efperañ-*»

ias te fruftren , que el Cíelo profiga en felicitar ks armas

de Cefar, que la fortuna fixe á favor fuyo fu inconftante

rueda, que veamos ks Legiones Romanas batir los muros

de Alexandria , que caygan tras de eftos los de Memphis

, y amenace la mífma ruina á ks demás Ciudades de

dbaxo Egypto, que en confequenck de efto nos veamos

en la precifion dc capitular con Celar. Efte es el mayor

ahogo en que puede ponernos la fortuna. Pues vés aquí,

feñor , que aun colocados en él, tenemos en mejor eftado

nueftras cotes , que executando el confejo , que te propone

Theodoto. Pediráte Cefar , que le entregues á Pompeyo

, ofreciéndote la reftítucíon de todo lo eonquiftado,

porque para él pete toda k tierra, que inunda el Nilo,

cotejada con la poffefsion de un Perfonage , á quien mil

accidentes pueden poner en diado de traftornar todo fa

Imperio. Podrás entonces hacer efte cange , y quedar Señor

de tu Reyno , diteulpandote la dura ley de la necefíidad

con todo el Mundo. Pues qué demencia, qué frenesí,

tenor, esperfuadirte á que mates ahora á Pompeyo

con alevosía , fin mas interés, que el mifmo , que logras,

entregándole defpues fin infamia ? He dicho, fin mas interés

: debo añadir , con mucho mayor riefgo. Si cometes

tan torpe atentado , es verifimil, que Cefar le caftigue fe-

Veramente , ó por virtud , ó por hypocresia. Si le juzgas

generofo , júzgale también extremamente irritado contra

ti; yá por tu crueldad, yá por tu ingratitud , yá porque

le hicifte una grave injuria en penfar, que havia de aduñtir

como obfequio una alevosía, yá porque le robarte una

ocafion precióte de oílemar con Pompeyo defgractedo fu

clemencia. Si le contemplas folo como un politíco ambieiofo

, y tegáz , hará por fimulacion lo mifmo , que podría

executar por generofidad , y procurará acreditarte con el

Mundo, tratándote como delinquente. Nada de efto pas-

• -** des

DISCURSO QÜARTÓ. : ro»

des temer , quando llegue el cafo de entregar , obligado,

dek necefsidad , á Pompeyo : ya porque falta uno , y otromótivo

: yá porque no fe vio hafta ahora, que Cefar teltaf-,

fe jamás ák fée de los pados , nitratafie con crueldad á

los vencidos.

•¿5 Ni es de omitir lo que la difpoficion de el anima

de Cefar ázia tu perfona puede cooperar , ó á fu virtud , ó

áfu Politica. No ignora Cefar, que hafta ahora has fe-guidocon

elatedoel partido dc Pompeyo. Quando efte

haya perecido á tus manos, bien comprehenderá Cefar,

que con él hicieras lo mifmo , y de mejor gana,fi. el vencedor

huviera fido vencido. Contempla ahora con qué

ojos te mirará entonces Cefar, teniendo prefente, que el

«o cometer con él te mifma alevosía confine en fu fortuna,,

no en tu voluntad, ó que ápeter de tu voluntad lo debe ífu

fortuna.

66 Las razones, con que he probado , tenor, que, aun

dexando á parte lo jufto , es mas conveniente proteger á

Pompeyo , que matarle , perfuaden afsímifmo ,que es mas

útil acogerle, que defpedi ríe. La defpedida no obliga á

Cefar , ofende á Pompeyo , y te acote también dc ingrato

a los ojos de él Mundo. Pompeyo, repelido dc efta orilla, 1

ira errando por mares , y tierras , bufeando rincón feguro

oonde1 ocultarte , tedia que te detefperacion de uno , ó la

confpiracíon de muchos quite kvida á Cefar , loqueverifiniihnente

no tardará largo tiempo. Será entonces

Pompeyo dueño mas feguro, que Cefar., de todo lo que

"oy domina Ceter. Mira lo que debes efperar de el, havieu-,

do repelido de efte Reyno ai que pufo la Corona en tes

llenes de tu Padre. Ceter , mientras mandare, como no ignoraquelecresdetetedo

, fiempre confiderará en. ti uaenemigo

, á quien folo la falta de poder , ó de valor quitaobrar

como tal. Eí fervicio deabandonará Pompeyo no

le obliga, y te envilece , porque bien cómprehende , que lo

luzi fte por miedo. Su detetedo queda en pie, y te añades fu

deteftimacíon.

7 Mas fi benigno acoges á Pompeyo •, puedes hacer-*

te cuenta, que en cierta manera te hacss dueño de-Pompe-**

*!?m.Vs Gj yo,

r__|


i

102 MAQUIJAB^LISMO DE LOS ANTIGUOS.

yo.y de Cefar: de Pompeyo, porque le tiene-sen tu Reyno;

de Cefar, porque te concederá partidos muy ventajóte»?»

porque le entregues á Pompeyo. No por eíío quiero decir

, que efto es lo que te ddje hacer. Mi didamen abfoluto

es, que por Pompeyo te arriefguetodo, pues todo fe debe

á Pompeyo. Efto perfuade la verdadera virtud. Mas

yá que nos hallamos en los términos de confoltar folo la

razón de Eftado, admítate á Pompeyo con animo de defenderle

; pero no de eftender fu detente hafta el peligro de

tu Corona. Efto no bafta, ák verdad, para que el Mundo

te aclame generofo; pero es fundente , para que no te condene

por injufto. Sálvate tu honor, y fe atiende a tu utilidad.

El voto de el Cielo es en efta materia eí mifmo, que

el de el Mundo. Pompeyo te quedará fummamente agradecido.

Veremos acafo á Cefar irritado ; pero eftos movimientos

de fu ira cederán luego á fu conveniencia , y

aun á la tuya. Si los Diotes, como pueden „ favorecen

nueftras armas mandadas por Pompeyo * refpetará tu perfona,

tu virtud, y tu poder roda k tierra. Si pudiere mas

Cefar,quando llegues á hacer aquellas pérdidas, que baften

para tu dífeulpa, con entregar á Pompeyo, reparas todo el

daño. 5SSS3.SSSS.5SSS3íSSS2§SSSS$S$S^

******

0*8 ' Sta Oración me pareció introducir aqui, „atendiendo,

no folo al deleyte de el Ledor , mas

también á fu utilidad. Es el cafo , que haviendo propuefto

en efte Difcurfo tantas máximas , y exemplos de la política

tyrana , podrían algunos entendimientos flacos perfuadirfe

a la conveniencia de elk, fino les dieffemos mezclada

con el veneno la triaca, moftrandoles con efte exem-¡

plo , que eífos arbitrios violentos , que el Maquiabelifmo

proponeeomo convenientes, fon por lo común nocivos,

ó porlo menos nadafeguros , y que en los mifmos cafos,

en que los reprefenta neceffarios , no faltan expedientes en

quienes fe concilia lo honefto con lo útil, fi hay voluntad

reda, que los detee,y entendimiento claro, que los bufque.

De modo, que effa que llaman politica refinada -, no es mas

DISCURSO QUARTO. roj

¡que unaefeoria de la politica, una producción de ingenios

grofferos , que no paflan dek fuperficie de las cofas. Sue-i

len los Maqukbeliftas confiderar folo el efedo immediato

de aquel golpe, que meditó Íúmalicia, fin advertir, que la

maquina política eftá muchas veces difpuefta de modo, que

aquel movimiento fe vá propagando con varias reflexiones,.

hafta retroceder contra el mifmo que hizo el difparo. Otra

vez lo he dicho, y lo repito ahora. Rarifslmo de eftos Po-,

líricos perverfos fue mucho tiempo feliz. Rarifsimo ha Io-j

•grado mas que un breve refpkndor dek fortuna. Cafi to-.

tíos naufragaron, revolviéndote el viento , quando á fu parecer

iban conducidos de la mas favorable aura. Quanta iu»*

fentetéz es feguir un rumbo, donde todos los efcollos eftán

manchados de fangte de infelices! Quien puede efperar ra-:

donalmence fufortunadé las máximas de Maqukbelo , fa-»

biendo, quefu autor vivió pobre , y defpreciado ; y murió

defdichado, y aborrecido? Acafo efte impío Político , como

aquel defdichado Phlegyas, que pinta Virgilio ,defengañado

donde no aprovecha el defengaño, con lamentables

, y efpantofas voces téftifica el error de fus deteftables$

máximas á todo el miferable pueblo délos prefeitos.

Pblegyafque miferrimus omnes

Admonet, O" magna teftatur voceper umbras:

Difcite jufiitiam, monlti, & non temnere Divoti,

G.4

om


• I I^L'•£•__; ________•___:_

_-#g •f-^^eí. ^^^^^^^^-^QÍ?-X--*** as»

,$


_o¿ OBSERVACIONES COMUNES,

(algunas veces en bailante cantidad) quando eftaban para

ir ák cama, ó yá pueftos en ella, y defpues de dormir

muy bien defpertaban , llamados de la operación de el purgante

, fin lefion alguna ; y no pudiendo cn quanto á ello

hallar diferencia alguna entre los purgantes dados en forma

liquida , ó en forma sólida , ni aun en ks varías efpeeies

de purgantes , me dexé dormir lindamente en ocafion

que havia tomado una purga, fin padecer por ello la menor

ímmutacion. Defpues oí decir, que el fueno impedía,

ó minoraba la acción de el purgante ; lo qual también cs

falfo, como he experimentado muchas veces, porque en

mi juventud me purgaba con bailante frequencu, de lo

que ahora eftoy muy arrepentido , y muy emendado. Eftá,

pues, tan lexos de fer nocivo el fueño fobre la purga.que an.

tes es fummamente commodo. Libra de ks vafcas,que ocáfiona

el purgante , precave el vomito, y refuerza el cuerpo

para tolerar mejor la purgación. #

5 En Francia, no muchos añoshá, havia una aprehenfion

general femejante á la que acabamos de refutar. Creíate

como cofa conftante, que los que tomábanlas aguas minerales

de Forges , fi dormían defpues de comer , morían

muy en breve; y fobre efto fe referían muchos fuceflos fundios

: hafta que Dionyfio Dodart, célebre Medico Parifíente,

haviendo ido á tomar dichas aguas, quifo creer mas

áfu razón, que á la voz común ; y todos los días que uso

aquel remedio , durmió bellamente defpues de la comida,

fin recibir el menor daño.

6 A vifta de efto no eftrafio , ni debe eftranar nadie la

falte aprehenfion de los habitadores de la Isla de Madagafcar

,los quales, aunque abundaban de uvas , ni ks co-*

mían, ni hacían vino de ellas , juzgándolas venenofas,

hafta que arribando alli los Francefes los detengañaron:

Antes, fi fe mira bien fe hallara, que fu errores masdifeute

pable, que los que notamos arriba. Suponefe , que los

Modagafcares, que tenían por venenofas las uvas , nunca

las havian probado , y afsi no tenian principio alguno por

donde entrar en fofpechas de fu error. Pero los que juzgaban

pelietofo el fueño fobre k purga, y .Mortífero defpues

DISCURSO QUINTO. 107

pues de la comida , durante el ufo de ks aguas de Forges,

tenian un gran motivo para prefumir , que efla común

aprehenfion era vana , por las continuadas experiencias de

los beneficios , que prefta á nueftra naruraleza el fueño. Afsi

ík puede decir, que el Vulgo de Francia, y de Efpaña no es

mas fabio , que los barbaros de Madagafcar. Lo peor es,

que para eftas cotes cafi todos los hombres fon Vulgo , fin

Otra diftindon que la de Vulgo alto, y Vulgo baxo.

7 Yá que eftamos en Francia, no omitamos dos temofas

Obfervaciones Comunes de aquella Nación , cuya faltedad

califican fus mifmas Hiftorias , y de que hoy creo efta».

ran todos defengañados. La primera, como teftífica el Padre

Zahn (tom. 3. Mund.mírab.) era, que ninguno de fus

Reyes paffaba de la edad de Hugo Capeto , Cabeza de la

tercera Eftirpe Real de Francia. Notable error ! pues fuera

de otros algunos, que vivieron mas que aquel Principe , el

mifmo que le fucedió immediatamente en la Corona, que

fue Roberto el Devoto, le excedió en quatro años de vida.

Hugo vivió cinquenta y fíete años , y Roberto fefenta y

uno. La fegunda, que era fatal inviolable deftino de aquella

Corona , que todos los Reyes que terminaffen un feptenario

havian de fer prifioneros. Efte error fue ocafionado

de dos , ó tres cafualidades. Fue el Santo Rey Luis hecho

priíionero por los Infieles. Contados defpues fiete Reyes,

fue el ultimo de el feptenario el Rey Juan, á quien hicieron

priíionero los Inglefes. Y al fin de otro feptenario cayó

Francifco primero, que lo fue de los Efpañoles. Como el

gran Luis Decimoquarto no padeció la mifma defgracia,

aunque le tocaba por la regla de el feptenario, meperfuadq

efté de el todo defvanecido efte error. Tampoco fue

priíionero Roberto el Devoto , anterior otro

feptenario al Santo Rey Luis.

._.

***

# * #

A:

im.


Ifl

§. nr»

8 n*L hacer regla de ks cafualidades cs él principio!

|"J mas ordinario de eftas faltes obfervaciones.':

Apenas hay territorio alguno donde el Populacho no tenga

por infaufto para tempeftades alguno de los dias de el

Eftio donde cae alguna teftividad teñalada. En una parte te

tiene por tetálel día de San Juan, en otra el de S. Pedro, en

otra el de Santiago , en otra el de San Lorenzo , &c. Si les.

preguntan, por que? reíponden , porque es obfervacion , y

experiencia continuada de tiempo immemorial.-y talobter-,

vacion , y experiencia continuada no ha havido. Dos, o

tres tempeftades, que hayan acaecido en tal dia por efpacio

de veinte,ó treinta años, hacen tal imprefsion enel Vulgo,que

queda en fu idea teñalado para fiempre el día por ín-*

fauno. Qiiando yo vine á efta Ciudad , hallé en elk k general

perfuafion de que fiempre el dia d; Santa Clara havia

truenos. Ha que vivo en elk veinte y tres años, y folo dos

veces oí truenos el dia de Santa Clara. Aqui hay también.

la vanifsima aprehenfion , de que todos los Martes Santos,

llueve indefcdíblemente, hallando el Vulgo cierto myfterío

en ello ; y es , que aquel día fe celebran ks Lagrimas de San

Pedro , y le parece debe en fu modo llorar el Cielo , como

haciendo memoria de el llanto de el Apoftol.

§- IV.

7»*. .

P T^Eroquéhay que eftrañar eftas ridiculas apre-*,

J_ henfiones de efte , ó el otro Pueblo, quando en

todas partes vemos eftampado como axioma aquel difparatado

proverbio de que no hay Sábado fin Sol ? No hay

que penfar que efto te dice fin creerte; pues á gente de

buena ropa-he y.ífto tan encaprichada de aquella ten tencia,

que no hallaba modo de arrancártela dr el celebro. La

dificultad de difuadirlos confifte , en que realmente es rariísimo

el Sábado en que dexe de aflbmar el Sol poco , ó

mu-

DISCÜRSO QUINTÓ. XO$

WiUcfio ,y en Paites poco lluvioíos paffarán tal vez dos, o

tres años en que no haya un Sábado pérfidamente nublofo

defde que amanece, hafta que anochece. Pero debieran advertir

, que en otro qualquier dia dc k temana , que quieran

obfervar, experimentarán lo mifmo, fiendo cierto, que

en los Paites tecos, apenas de trecientos y fefenta y cinco,

'dias, que tiene el año , hay dos, ó tres en que no fe defeu.

bra el Sol algún raro. A quien no me creyere ruego lo ob-¡

íerve , y hallará que digo verdad. Aun cn efte Pais, que es

cxcefsivamente lluviolo , apenas fe encontrarán en toda la

rueda de el año fiete dias en que el Sol no fe nos defcubra

algún rato. Effo de penfar , que el Cielo tiene effa atención

con la Virgen Señora nueftra, á cuyos cultos eftá dedicado

con alguna efpecialidad el Sábado, es á la verdad un3 púdote

imaginación ; pero una piadofa imaginación propria

de k Plebe ignorante. Mas juftamente debiera el Cíelo effos

refpetos al Domingo , como contegrado efpecialmenre

al culto de la Suprema Mageftad.

io Debo advertir aqui, que como yo no puedo reducir

á determinados capítulos todas las obfervaciones comunes

, que juzgo faifas , porque pertenecen á diverfifsimas

materias, no efpere de mi el Ledor otro orden en proponerlas,

que aquel que les diere la cafualidad con que fue**

ren ocurriendo á la memoria.

§. V.

II A obfervacion deks mudanzas de témpora!

I f arreglada á los quatro ternarios de dias de

ayuno eikblecidospor la Iglefia , que vulgarmente llama»

Quatro Témporas, no tiene fundamento alguno, ni en

la razón, ni en k experiencia; antes la razón , y k experiencia

militan contra ella. Dicefe , que el ayre, que queda

levantado al efpírar cada Témpora, domina habitualmente

hafta la Témpora figuienre. Mil veces, que lo he

notado , vi falfificado efte milico axioma. La razón rambifnconvence

fu faltedad} ¡jorque aquellos ternarios no


no OBSERVACIONES COMUNES.

tienen conexión con alguna caufa phyfica , capaz de'efta»»

blecet effe dominio habitual de el ayre. Aunque te quiera

decir, que hay alguna conftitucíon de Aftros, que deter»

mina el temporal para los tres metes figuientes, (lo que es

una quimera) de nada fervirá para el propofito, pues te

difpoficion de la Iglefia no liga effos ternarios á tal determinada

. conftitucion de Aftros , y afsi en díftintos años

caen debaxo de afpedos muy diferentes.

12

Cítate á favor de aquella regla la autoridad délos

Labradores , como de gran pefo en efta materia , por ter

los que con continua folicitud eftán atendiendo k duración

, y mudanza de el temporal. A efto refpondo , que afsi

los Labradores , como todo el refto de la Plebe , dan mas

affenfo á las patrañas , que heredaron de fus mayores , que

álos defengaños , que les miniftran fus proprios tentidos»

El juicio de el Vulgo , en todos los pley tos movidos fobre

la verdad de ks cotes , decide la poífefsion; nunca por te

propriedad.

§- VI.

ij T A grande difplicencia , y teftidio, con que

__j todos los Chriftianos miramos á la Nación

Judayca , produxo entre nofotros dos errores comunes en

orden a efta defdichada gente. El primero, que todos los

- individuos de elk tienen cok. El fegundo , que los Médicos

Judíos quintan ; efto es , que de cada cinco enfermos,

á quienes vifitan , facrifican uno al odio que nos tienen.

Uno , y otro manifieftamente és falfo. En quanto alo

primero confta , que los Judíos fon organizados como los

demás hombres; fuera (le fer.totalmente inverifimil , que

Dios efté obrando contra ks leyes dek naturaleza en los

individuos detoda una Nación. El caftigo temporal, que

fe fabe les ha dado por fu pecado, y pertinacia , es la difperfion

en ks demás Naciones, y probablemente el odio

de todas ks demás Sedas. Todo lo demás es fábula originada

de cite mifmo odio.

H

En quanto al quintar de los Médicos Judios te

*"' con-

DISCURSO QUINTO. n't*

convence la falfedad. Lo primero , porque no hay Medico

alguno, que no ame mas d interés, y crédito proprio,

que la ruina agena ; afsi pro-turará la reftauracion de los

enfermos , de donde pende fu crédito , y per configuiente

fu interés ; falvo uno , ú otro cafo particular , que efpere

no tea obtervado. Sin duda fedetecrediraria fummamente

un Medico , en cuyas manos murieffen tantos enfermos.

Lo fegundo , porque con effo miímo malograrían fu depravado

intento ; pues á dos , ó tres metes de experiencia

todos huirían de un Medico tan fatal, aun quando loatribuycffen

á ignorancia, ó infelicidad. Nótete , que, exceptuando

el cafo de epidemia , ó pefte , de cien enfermos que

vifita el Medico mas ignorante, apenas mueren dos , ó

tres. La razón es , porque fon con grandifsimo exceffo mas

rumerofas ks enfermedades leves para qué te llama el Medico

, que las graves. De aquellas rodos convalecen, por

mas que el Medico yerre; y cn muchas de las graves hay

enfermos , que refiften la fuerza de la dolencia , y el abufo

de la Medicina. Si huvíeffe , pues, un Medico, dqual de

cinco enfermos mataffé uno , feria tan vifiblc la enormidad

de el tftrago, que fin duda nadie le daria el pulfo , y

á breve tiempo te quedaría fin exércicio. Luego mejor le

eíteria , aun para el fin de fu perverfa intención , mantener

-fu crédito , y exercer la Medicina toda fu vida, en cuyo

-difcurfo podria marar cien Chriftianos, ó mas, fin ter obtervado

, que atrepellar los homicidios de manera , que folo

le duraíle el exércicio dos, ó tres metes , en cuyo tiempo

folo podria matar ocho , u diez.

15: Lo que yo , pues, únicamente creeré, es-, que algunos

de efla canalla hagan en los Chriftianos tal qual homicidio,

que con dificultad pueda obtervarfe, efpecial-

- menre en ks perfonas queconfideran mas útiles á lalgleík,

ó mas «lotes por la verdadera creencia , fuera de loque

acafo facrificarán á fu odio particular. Y efto bafta

para huir __. y abominar los Medi-

: eos Judíos.

/.VIL

I


B OBSERVACIONES COMUNES.

§» VIL

té T A Obfervacion , que ahora voy á notar, creo.

I . que eftá mas univerfalmente recibida , que

Has paitadas, pues la he vifto dar por affentada á perfonas

¿e todas dalles. Dicefe, que todos los que mueren de en-,

fermedades chronicas, efpirau al baxar la marea. Protefto,

que he obfervado variasveces io contrario. La muerte es;

una gran feñorafin duda , pero que no repara en formalidades

, y afsi viene, yá al fubir, yá al baxar la marea, tanto ea

ks enfermedades chronicas, como en las agudas,.

§. vnr.

*7 H ~L fE creído mucho tiempo lo que todo el Mun.

do cree , que ks repentinas mutaciones de

frío á calor , y mucho mas de calor á frió , fon pernicioíifsimas

á la falud, de modo, que de eftas ultimas fe dice,

que no folo caufan peligrofas conftipaciones, mas aun

muertes repentinas. Pero algunos años há hice algunas

reflexiones, que me perfuaden , que aquella máxima, fi no

es totalmente falte , á lo menos padece muchas, y grandes

excepciones. Provoco á la experiencia ; y lo primero arguyo

aísi. Si eftos tranfitos fueflén nocivos, lo ferian tanto

mas , quanto los extremos fon mas diñantes ; lo que nadie

negará. Pues vee aqui, que ks mozas de cántaro fon k

gente que padece eftas mutaciones entre los extremos mas

diñantes de frió ,y de calor , yendo , y viniendo todos los

dias de el hogar al rio, y de el rio al hogar ; de modo , que

en el Invierno allí te yekn , y aqui caíi fe ábrate» > no pbftante

lo qual, no fe nota que efta gente fea mas enfermiza,

ni viva menos que los demás. Si te me refponde , que el eftár

habituadas á eflb las preferva, preguntaré cómo no enferman

, y mueren antes de habituarte; pues es cierto, que

no nacieron con effe habito.

13. to íeg«P4P. t mü Y E oc * s í- 01 ** * as p«-onas,que cn los.

ma,-.

DISCURSO QurNTO. rij

mayores frios de el Invierno no padezcan todos los días

eflas repentinas mutaciones , pues cafi todas al levantarte

de la cama paflan (por mas abrigado que efté el quarto-)

de un calor baftantemente íntenfo á un frío baftantemente

vivo. Haga qualquiera k experiencia, y hallará , que

trasladando el thermometro de el mifmo quarto al fitio de

la cama donde repofa, quando eftá para levantarte, fubé

el licor mas de feis dedos, y no basará tanto trasladándole

de el quarto á la calle. Pues cómo te cree , que el falte

de un quarto abrigado á la calle en tiempo frío , pueda

hacer mucho daño . no luciendo alguno el falir de la cama

al quarto?

ip Síteme opufiere, que, en fentir de los Médicos,

los Otoños fon enfermizos , portes frequentes mutaciones

de calor á frío , y de frío á calor: niego la cautel, pues cn

la Primavera hay de el mifmo modo eítes frequentes mutaciones

, fin que tea enfermiza aquella tftacion , antes telu-4

bsrrima en fentir de Hippocrates.

•to Si fe me argüyere con la experiencia , y obfervacion

, digo, que la experiencia es ninguna , y la obferva-»

cion torcida. El que eftá preocupado de la aprehenfion de

que effos tranfitos fon muy nocivos, les achaca fus indifpoficiones

, aunque nazcan de otras caufas. Muchas veces

el frió hace daño á fugetos delicados , no por haver hecho

tranfito de el calor al frío , fino por ter el frío excefsivo;

pero el error común hace creer, que el daño vino de aquella

eaufa , y no de efta. Otras veces daña el ayre, ó frío,

ó callente, no por eftas qualídades, fino por otras adjuntas

á ellas. Finalmente, nadie dará tantos experimentos

por k opinión común, como yo doy por la mia, ni aun el

diezmo; pues en ks dos partidas de los que te levantan dc

la cama en Invierno, y las mozas de cántaro , propongo

infinitos millones de millones de experimentos por mi

opinión, a la qual doy tan firme aflenfo , que quando me

ocurre hacer jornada en tiempo muy frió, me caliente»

quanto puedo al fuego, eftando parafalir,y afsi tolero biei*

el frío cerca de hora y media , no pudiendo fufrirk media

hora fin efta'diliijencte. No folo effo „ mas fucefsivamen*-:

Tojn.Vt H £C

I


ii4 OBSERVACIONES COMUNUS.

y e cn ks cates que encuentro repito la mifma; de modo,que

hago cinco , ó fds mutaciones de un extremo á otro en.

un dia , y afsi me vá muy bien.

§• IX.

21 T A fafeinacion, ó mal de ojo (comovulgar-

I , mente fe llama) no puede menos de tener

lugar en efte Difcurfo. Entre todas ks obfervaciones vanas

entiendo , que efta es la mas común , y también la mas

antigua. Entre los Romanos yá era ordinaria efta cantilena

, como fe colige de teftimonios de Plinio , Plutarco,

Aulo Gelio, y otros. Bien trivial es lo de Virgilio:

Nefcio quis teneros oculus mihi fafeinat agnos.

22 Plutarco , que trató determinadamente efta materia

en un Dialogo, dá á conocer , que yá venia el concepto

«le k fafeinacion de mas remota antigüedad. Enla Grecia

era también común en tiempo de Ariftoteles, pues en los

Problemas dice-, que la ruda fe tenia por remedio para la

fafeinacion. A la poficteion de tantos figlos fe añade el

fufragio de muchos hombres dodos, tanto Theologos,

•com» Médicos.

*g A vifta de efto , qualquiera que figa ks reglas de

la Critica vulgar , affentirá á que verdaderamente hay fafeinacion

, y aun tendrá por infigne temeridad el negar lo

que en todos tiempos tiene admitido el común conlcntimiento

de las Naciones. Pero á mi, que, con el conocimiento

de la tedlidad con que una opinión falte, paffando

velozmente de uno á otro, fe apodera de el común de los

hombres , tengo muy detembarazado el efpiritu de el miedo,

ii de la veneración, que ordinariamente te concilla

•la multitud , ninguna fuerza me hace , ni el confentimiento

de las Naciones, ní el de los figlos. Antes fiento , que

quanto te dicedeteteinaciones esmera fábula, nacida , y

criada entre gente ignorante _, ruda , y fuperfticiote, y

_____HH I9M

DISCURSO QUINTO-, iry

comunicada defpues , por falta de reflexión , á los de mas

capacidad.

24 Llámate fafeinacion k acción de dañar á otro con

la vifta ; pero fe añade comunmente, como precifacircunftancia

, que el fateinante mire al fafeinado con afedo de

embidia. Créete , que los niños hermofos eftán mas expueftas

á efte daño; porque la ternura de. fu edad es mas

capaz dc recibir la maligna imprefsion , y k hermófura

excita la embidia en los que la miran. Quieren algunos,

que no folo la embidk , mas también el amor produzca á

veces efte mal efedo , y no folo mirando, mas aun alabando

al fugeto,

2 $ Es claro en buena Phyfica, que nada de efto puede

fuceder. La vifta no es adiva, fino dentro dt el proprio

órgano. Los ojos reciben ks efpeeies de los objetos, pero-nada

embian á ellos. Las palabras, por ter de alabanza,

ó vituperio , no tienen acción phyfica alguna, si folo la fignificacion

, ó reprefentacion intencional ,que les dió el libre

arbitrio de los hombres. Luego quanto te dice defafcinaciones

es una quimera. Délos Autores Médicos, que

tengo en mi Librería, y tocan efte punto, fienten lo miímo

que yo, Valles, Paulo Zaquias, y Lucas Tozzi; y folo Miguel

Luis Sinapio afirma lo contrario-

2*5 Valles fofpecha, que efte error nació de que los

niños , quanto mas hermofos, teños , y carnoficos eftán,

tanto eftán mas expueftos á c^er en alguna grave indifpofic'ton

; para lo qual alega el Aphorifmo de Hippocrates:

Habitus, qui ad fummum bonitatis pertingit, feríenlo fus

efi ; y el de Conidio Celfo : Qui nitidiores jolito funt, fif*

peBa bona fuá habere debent ; y el Vulgo ignorando efta

regkde la Medicina , ó efta ley dek naturaleza, atribuye

aquel repentino tranfito de la falud á k enfermedad á la

pafsion de quien los mira. Pero tea lo que fuere de la verdad

de los dos Aphorifmos , k aplicación de Valles no cs

Oportuna •» Lo primero , porque ni Hippocrates, ni Celfo

dicen, que en aquel eftado de perfeda telud la decadencia

ák enfermedad tea repentina: Lo fegundo, porque entrambos

fon igualmente aplicables á los adultos, que á


los


I

II

i té OBSERVACIONES COMUNES.

los niños; y afsi los entienden generalmente los MedicoSi

•Tampoco creo , que efla decadencia repentina de los niños

fea frequente. Si fucede en ellos mas veces que en los

adultos, te debe atribuir ala ternura, ó poca firmeza de

fus fibras , las quales fiendo de tan débil renitencia , por

Vanas caufas internas , y externas pueden perder prompta-,

mente fu tono.

27 Efta es fin duda la caufa mas verifimil de effas re-

.pentinas mutaciones ,y totalmente inverifimil la de el mal

influxo de los ojos invitios , no folo por k razón , que ya

hemos dado , mas también porque, fi fu effe afsi, padecerían

cite daño con mucha mas frequencia aquellos niños

en quienes hay mas que embidter ; efto es, los hijos de Nobles

, y perfonas iluftres , que anclan comunmente mas

limpios , mas bien tratados , mas terfos , y mas ricamente

ceñidos; y no fucede afsi, antes lo contrario; pues las

que mas comunmente fe quexan de que fus hijuelos han

fido fafeinados, fon las mugeres pobres , y humildes r lo

qual coníifte en que como los cuidan menos , y los exponen

frequentemente yáal viento , yá al frió , yá al excefsivo

calor, yá á otras muchas incomodidades, mas fácilmente

caen en eflos accidentes repentinos. Bien que á ve-»

ees otra alguna caufa puede originar , refpedo de los hijos

de los Nobles, efla fuperftíciote creencia. Oi áunateñora,que

fiendo niña, todos los días de Fiefta padecía alguna

iiidifpofirion. Era el cafo , que para facarla á Miña,

por componerla bien , k apretaban demafiadamente k

ropa. Efto la producía dentro de poco tiempo la indifpoíícion

que hemos dicho, lo que ella conocía, y lloraba.

Pero á los domefticos no havia quitarles de la cabeza*

que como havk telido en publico, á que te añadía la

circunftancía de linda , alguien la havia dado mal de

ojo.

28 Y no dexare de notar aqui, que k precaución,

que comunmente te toma contra el mal de ojo, colgando

a los niños una higa de azabache , u otra figura , quefigmíique

irrifion , y defprecio , como que efta rebata el mal

•afpedo de ios ojos invidos, viene por legitima fucefcioo,

ÚQ3

DISCURSO QUINTO. 117

3e la fupetftidon Gentílica. Entre tantas ridiculas Deída-i

des , como adoraban los Romanos, era una el Dios Fof

ciño, á quien dieron efte nombre, porque le tenían por

protedor contra el mal dc la fafeinacion. La imagen de

efta Deidad, que era torplfsima , y irrifork en extremo,colgaban,

no folamente á los niños , mas aun á los carros

triunfales , perfuadidos á que los que iban en ellos gozando

la gloria de el triunfo , como objetos de la mas rabiofa

embidia, necefsitaban de aquel focorro. La conformidad

de los dos ritos mueftra, que el pofterior nació de el

anterior.

tp El argumento, que á favor de k fafeinacion hacen

los patronos de elk con los hálitos , ó efluvios nocivos,

•que manan de algunos cuerpos , ninguna fuerza hace, ni

es de el cafo. Lo primero, porque el movimiento de effos

efluvios no depende de la acción de mirar. Que el que

tiene efluvios malos, mire, ó dexe de mirar , no dexaráde

defpedir effos efluvios. Lo fegundo ,porque tampoco depende

fu movimiento de los afedos de embidk, ii de

amor, si fofo de el calor, ó interno, ó externo , que los

agita , y hace falir de el cuerpo. Diráfe acafo , que hay

una efpecie particular de efluvios venenofos, los quales

folo telen por los ojos. Pero efta ferá una nueva phyfica,

inventada á placer foloá fin de mantener la fábula. Mas.

Demos que los porosde los ojos fean los únicos conductos

de elfos efluvios j luego que eftos fe defpidan al ambiente

, fe efparcirán por él como todos los demás eflti-:

vios ,en vez dc Ir en derechura á la perfona que te mira.

La acción de mirar, no puede dirigirlos á fu objeto, por-i

que,como yá feinfinuó, aquella acción es humánente»

como dicen los Philofofos ; efto es , no tiene efedo al-,

guno ázia afuera , toda te exerce dentro de el órgano de te

vifta.

_o A otro argumento que fe hace, fundado en varios

exemplos de morir las aves, romperte los cfpejos, &c. folo

por la acción de mirarlos los que tienen efta efpecie de

veneno nativo, no daremos otra refpucfta , que la que dá

Valles , diciendo: Mera nuga , mera fábula -. Meraspa-

Tvm.V. , Hj tra-


118 OBSERVACIONES COMUNES.

trañas, y fábulas. No hay que alegarme teftigos de el hecho

=, porque me remito á ks reglas dadas en el Difcurfo

primero de efte tomo.» Pero bafta de efte aífumpto : pafs&mos

á otro.

§. X.

_i T A obfervacion generalifsimade que nacen, y

I t hayenelmundo mas mugeres que hombres,

no eftá bien juftificada. Bernardo Nieuvventyt refiere, que

el Mathematico Inglés Arbuthnot examinó poco há por

los Regiftros de Londres, quantos hombres, y mugeres havian

nacido en aquella Ciudad por efpacio de 82. años;

conviene a faber,defde el año de 1629. hafta el de lyio.y

íe halló, que en todos los años, tomados uno con otro, havian

nacido mas hombres que mugeres. El menor exceffo

fue el del año de 1703. en que nacieron 7755. niños , y

7*5Sj. niñas. El exceffo fue de 82. niños. El mayor exceffo

fue el de daño 1661.en que nacieron 4748. niños,y 4107.

niñas. Ei exceffo fue de 641. niños.

• 32 De aqui fe figue una de doscofas, ó bien que la regla

general contraria de que nacen mas hombres que mugeres

es la verdadera-, ó bien que no hay en efto regla géneral,fino

que en unas Regiones nacen mas hombres que mugeres,

en otras mas mugeres que hombres , y en otras aCafo

igual numero de uno que de otro fexo. Quien duda, que

k diverfidad de los climas puede producir efta variedad?

Pero fofpecho,que aun refpedo de nueftra Región k quénta

te ha echado muy á bulto , efto es,atendiendo folo a los

individuos exiftentes en los Pueblos de donde fon originarios,

fin hacer memoria de los hombres, que telíeronpara

la guerra , ó para Indias , ó para Roma , ó á tunar por el

Mundo, &c. De fuerte, que eftos hombres peregrinos (llamémoslos

afsi) ni fe cuentan cn el Lugar de donde fon naturales,

ni cn aquel donde fon eftrangeros, y por efto fe halla

en una parte , y otra menor el numero de los hombres,

que el de ks mugeres , ks quales por lo común viven , y

ameren donde nacen . y rarifsima es omitida en la quenta.

6ta

DISCURSO .QUINTO. ri


?20 OBSERVACIONES COMUNES.

3 5 Solo, pues, fe trata de aquella virtud natural,' y

phyfica , que univerfalmente fe atribuye al fonido de ks

campanas, fuponiendo, que efte, commoviendo el ayre interpuefto

entre el nublado , y la tierra, llega á commover,

atenuar , y dividir el mifmo nublado , dc fuerce , que reduciéndote

á menor denudad, pierda mucho de fu malicia.

30" De efta virtud me ha hecho dudar, y aun inclinacoa

fofpechar la contraria, un fuceflb acaecido en Franckelañode

1718. El dia de Viernes Santo cayó una furiofifsima

tempeftad en parte de la cofta de Bretaña. Veinte

y quatro Iglefias fueron heridas de rayos. Lo que es

muy de notar, y lo que hace á nueftro intento, es, que los

rayos cayeron precífamente en aquellas Iglefias donde fe

pulteronks campanas , fin tocar en alguna de otras mu-,

chas donde fe obfervo el rito de no tocarlas el dia de

Viernes Santo. El Vulgo , cuya religión cs fommamente

refvakdiza á la fuperftirion, creyó que huvíeffe fido una

infigne profanación violar aquel rito , por lo qual , irritado

el CielOjhavia explicado fus iras con los Templos donde fe

havia falrado á él i como íi el precepto de una ceremonia

Edefiaftica fubfiftíeffe en fu vigor , quando la necefsidad

publica, ó verdadera, ó exiftimada, dífpe-nfa en efla obligación:

delirio femejante al de los Judíos de la Ciudad de

Modín, que por juzgar que profanaban el Sábado trabajando

en el exércicio de las armas , al.verfe invadidos por

los Soldados de el Rey Anrioco, fe dexaron degollar todos

como unas ovejas. Fuera de que,aun quando en aquella cir-'

cunftanria obligaffe el rito, la ignorancia, y la buena fee de

los que le violáronlos eximia de toda culpa. Debe , pues,

fuponerte , qae nofue caftigo de effa imaginaria profana-cion

aquella ruina.

37 Por otra parte ningún cuerdo lo calificará de puro

acaío. Es demafiado para mera eafualidad , el que eftando

entreveradas ks Iglefias donde te guardó k ceremonia

(muchas en numero) con aquellas donde fe rocaron ks

campanas , folo eftas padecieflen, y ninguna de aquellas:

Luego parece precifo conceder, que el fonido de ks eam,

£4-

DISCURSO QUINTO. 12 r

panas obró como caufa phyfica en el defeenfo de los rayos.

Pero cómo puede fer efto ? De efte modo. Aquel fonido,

comunicándote por el ayre intermedio , hafta el nublado,

le abre un poco en la parte colocada verticalmente, ó caíi

verticalmente fobre el Templo donde fe pulían las campanas.

Hecha efta abertura, la exhalación encendida, hallando

telida por elk , cae por la mifma linea por donde

fubió el fonido de ks campanas. Afsi diteurrió un Philofofo

Francés, que te bailaba en el fitio de te tempeftad , y

comunicó el fuceflb referido á la Real Academia de ks

Ciencias, concluyendo de él, que el fonido de ks campanas

es útil para defviar mas el rayo, que eftá algo diftan-:

te; pero llama el que eftá vertical, ó cerca de el punto ver-*

tícal.

_ 8 Pero acafo efte difcurfo no hizo mas que palpar lat

ropa ák verdad. Yo enriendo , que fe debe atender mas

á la fcifsíon , ó abertura de el ayre interpuefto entre la nu-:

be, y la tierra, que á la fcifsíon de la mifma nube, la qual,o

es imaginaria , ó no hace tanto al cafo como la fcifsíon der

d ayre. Digo, que la fcifsíon de la nube, ó es imaginaria,-»

levifsima; porque el fonido de las campanas, quando llega

á elk, es yá muy remiflo, y la refiftencte de la nube para

abrirte es mucho mayor , que la de el ayre, á proporción

de fu mucho mayor denfidad. Por otra parte bafta que?

el ayre interpuefto éntrelas campanas, y la nube fe rompa,

para que el rayo defeienda figuiendo la dirección de el fonido,

ó de aquel rompimiento, que el fonido hace en el ay».

re. La razón es , porque el rayo baxa por donde el ayre in*

terpuefto le hace menos refiftencia ; y el ayre hace menos

refiftenria en todo aquel efpacio donde te rompió el foni-,

do, pues el ayre te rompe impeliéndole en torno ázia los la-»

dos , por confígniente el efpacio de donde fe expele, debe?

quedar mas raro,ó con menos cantidad de ayre:fiendo,pues

conftante, que el ayre, quanto es mas raro,refifte menos es

configuienteque el rayo halla menos refiftencia en aquel efpacio

por donde fubió el fonido.

39 Opondráfeme la experiencia deque en los Exerd-

Sos, y Plazas fuertes fe difparak Artillería a los nublados

con


'iri Í OBSERVACIONES COMUNES.

con conocido beneficio; lo que no fucedería , antes lo

contrario , fiel fonido rompiendo el ayre abridle camino

al rayo- Refpondo ,que el eftampido violento de la Artillería

tiene fuerza bailante para romper el nublado , y,

romperle, no por una fola , fino por muchas partes, porque

no fe difpara una pieza fola, fino muchas , á lo qual

es coníiguiente, que la nube fe precipite luego deshecha en

agua, Pero el fonido de las campanas, como mucho mas

remiflo, folo tiene fuerza para abrir el ayre, no para romper

k nube,

40 Confirma fuertemente efte nueftro difcurfo el qué

con él fe explica oportunamente la caufa phyfica de que

los Templos, y fus torres , fean tan frequentemcnte heri«¡

dos de los rayos, k que hafta ahora no fe ha podido defcubrir.

Diráteme, que los rayos hieren generalmente ks

partes altas, que haya en ellas campanas, que no , como fe

vé en los montes, donde nokshays por eonfiguiente te debe

inveftigar otra caufa mas univerfal que k expreflada.

Refpondo , que refpedo délos montes hay dos razones efpeciales

para que caygan cn ellos muchos mas rayos, q u e

es\ los valles , las quales no militan en torres, y Templos

comparados con los demás edificios. La primera es eftár

los nublados mas vecinos áks cimas de los montes, que á

los valles, por lo qual todos, ó cafi todos los rayos, que

parten de el nublado , llegan á tocar ks cumbres ; mas por

la mucha diftancia , que hay de el nublado al valle, muchos

rayos, confumiendofe toda la materia de la exhalación

, fe difsipan antes que lleguen al llano. La fegunda fo

toma de tes muchas inflexiones, y tornos, que hace el * rayo

con fu movimiento »difcurriendo con dios grandes efpacios

de ayre ; por lo qual acontece, que en alguna de

effas inflexiones te eftrefte contra alguna montaña de ks

que fitian el valle.

41 Digo , que ninguna de eftas dos razones milita cn

los Templos comparados confos demás edificios. No la

primera; yá porque el exceffo que hacen en altura los

Templos álos demás edificios es como ninguna , refpedo

de te altura del nublado; yá porque en los Pueblos colo-

DISCURSO QUINTO. TI$

locados en fitio coftanero , ordinariamente hlay muchos

edificios ( efto es, los fabricados cn la parte mas alta de el

Lugar) menos diñantes de el nublado, que las bobedas de

los Templos,ni los chapiteles de ks torres. Tampoco la

fegunda ;yá por lo mifmo que acabamos de decir, que

á mi ver es concluyeme ; yá porque el efpacio que en amplitud

ocupa una torre es pequeñifsimo, refpedo de lo que

ocupa todo un Pueblo; de modo , que en atención á efto,

íi fuefle puracafualidad el tropezar en la torre , aun fuponiendo

todos fos gyros, ó inflexiones que hace el t.ayo,apenas

de quinientos rayos , que caen fobre una. mediana Población

, cocada uno á la torre. En fin, los rayos de k

tpmpeftad de Bretaña no fe fueron determinadamente á loa

Templos de mayor altura , fino á aquellos donde fonaban

ks campanas. Efto es loque me ha ocurrido fobre

efta materia. Yo propongo : El Ledor

díte reto decida.

SE-


• I I

Ji^

?g§* f* $ (o))|i((o) H || | |

p^^»^^^*^TO^^*^4raea^i^ 2_T

•^8»^^^^^^^^^^^f^«$8_

SEÑALES

DE MUERTE ACTUAL*.

DISCURSO SEXTO,

§. I»

N el Difcurfo paflado havia empezado I

tratar el aflumpto, que explica el titulo

propuefto, introduciéndole en él como

una de las obfervaciones comunes, que

deben fer llamadas á examen. Pero á pocos paffos, que dí

con la pluma. conocí que una materia de tanta importancia

pedia examinarte teparadamente; no fiendo pofsible tratarla

con la extenfion debida , en un parágrafo folo , como

parte de otro Difcurfo, fin dar á fu cuerpo un miembro de

defproporcionado tamaño.

a No es la queftion de ks tenates prognofticas, ó an».

tecedentes,finodeks díagnofticas , ó coexiftentes. De

aquellas tratan dignamente los Autores Médicos, feñalando

, no folo lasque fon generales , mas aun determinando

en cada efpecie de enfermedad los indicios particulares,

por donde fe puede detefperar de la vida de el enfermo , ó

conocer que la enfermedad es incurable. Pero dc las fe-i

nales de muerte adual, ó coexiftentes de la mifma muerte

, han eferito pocos, y ligeramente, de que no puedo

rae-¿

DISCURSO SEXTO. 12$

menos 3e admirarme; fiendo cierto , que es efte un punto

importantifsimo , y de fumino pefo , como luego moftra-i

remos. f..*

. _. Sí las feñas de muerte adual, ó exiftente , que comunmente

fe obtervan como ciertas, fon falibles, á los

ojos fe viene, que efte error pone á riefgo en muchos cafos

kvida temporal, y la eterna. La temporal, porque

juzgando muerto al que eftá vivo, te le puede quitar te vi»,

da miterablemente, ó tepultandole, ó detemparandole.

Efto fegundo bafta para que muera realmente el que folo

era muerto imaginariamente. Pongamos que vuelve de

aquel deliquio, que a los ojos dc los afsiftentes lereprefentó

muerto; es muy pofsible, que fi promptamentc le

acuden con confortativos, fe recobre enteramente , como

de hecho ha fucedido en varios cafos. Mas fi porque todos

le han abandonado yá como muerto _ no fe le prefta efle focorro

, lo mas natural es que cayga luego en nuevo acci-*

dente, de el qual no vuelva jamás. Bafta para caer en nue-?

yo accidente el fufto de verfe amortajado.

4 Muchas veces fe puede también arriefgar la vida

eterna. Luego que fe vé á alguno acometido de un accidente

improvífo , en que fe juzga lidiar con las ultimas

agonías, fe llama corriendo aun Sacerdote , que le abfuelva.

Llega efte, y le halla fin refpiracion , fin color, fin movimiento.

Lo que hace es volverte fin darle la abíoludon,

porque le juzga muerto. Conque, fi no vuelve de el accidente

, y efte no le cogió en eftado de gracia , ni con otre»

dolor de fus pecados, que el de atrición , perece para

fiempre aquel miferable,el qual pudiera telvarfe_.

ñ fuefle abfudto, como pudiera ferio debaxo

de condición.

*®¡£®*mmm

if.11.


•__•

EL jufto defeo de precaver ían graves daños, me

induxo á dar al publicólas Reflexiones, que

he hecho fobre efta materia, y que fixamente roeperfua-,

den, que ningún hombre muere en aquel momento , que

vulgarmente fe juzga el ultimo de la vida, tino algún tiem-,

po defpues , mas, ó menos , fegun ks diferentes difpoficiones

, que hay para morir.

6 Pruebo efta general affercion lo primero, porque

las feñales, de que comunmente fe infiere eftár muerto el

fu«eto , fon fommamente inciertas, y falibles, Eftas fon

la falta de refpiracion , fentido, y movimiento. La falta

de fentido , y movimiento por si folas nada prueban , pues

enkapoplexia perfeda, y en un fincope faltan uno , y

otro , no obftante lo qual te conferva animado el cuerpo.

La falta de refpiracion no te convence con las pruebas

vulgares, que fon aplicar a taboca una candela encendida,

o un tenue copo de kna#ó un efpejo.deduciendo la falta

total de refpiracion, de que ni la llama de la candela , ni

el copo de lana fe mueven, ni el efpejo te empaña. Digo,

que eftas pruebas fon muy defeduofas, porque quando k

refpiracion es muy lánguida , y tarda , no mueve k llama,

ni el copo , como yo mifmo he experimentado, deteniendo

la refpiracion para que falieíle con mucha demora; y la

turbación , que 6*1 eñe eftado dá al efpejo , efpecíalménte

fi el riempo es calurofo , ó lo eftá la quadra _ cs tan corta,

que te hace inobtervable. Siendo , pues , cierto , que entre

tanto que hay refpiracion , por tenue que tea , dura

la vida, no puede inferirte de aquellas vulgares pruebas la

carencia* de ella,

7 Pero dado que aquellas pruebas convenzan k falta

total dc refpiracion , no por effo convencen lapnv. -

clon de vida, Hacete claro efto en los Buzos Orientales,

que trabajan en la pefca de las perlas , los quales fuelen

eftár una hora, y mas debaxo de el agua, donde la refpiracion

les falca totalmente. Mucho mas es lo que fecuen.

ta

DISCURSO SEXTP. 117

ta de aquelt amofo nadador Siciliano, á quien vulgarmente

llamaban Pef ce cola, eflo es, Nicolao eí'pez, pues fe aflegura,

que dias enteros eftaba debaxo de el agua, fuftentandofe

entre tanto de pezes crudos. En muchas mugeres,

que padecían afedos hillericos, fe ha notado falta total

de refpiracion (porlo menos obtervabk ) por dks enteros,

como advierte Francifco Baile en el tomo^. de fu

Philofofia. Algunos de los animales, que fe entran en la

maquina pneumática, los quales, defpues que hecha toda

k evacuación de el ayre fe reprefentan totalmente exanimes

por la falta de refpiracion , vuelven en si, íi algún rato

deípues fe vuelve á introducir el ayre. Todo lo qual convence,

que la falta de refpiracion por algún tiempo no infiere

necifiariamente. falta de vida. Y lí te habla de la falta

de refpiracion perceptible á nueftros fentidos, aunque dure

por mucho mas tiempo, no es fixa feñal de muerte.

§. III.

. PRuebo lo fegundo la conclufion : porque, aun*

que la refpiracion fe coníidere neceffaria para

la confervacion de la vida, mirando la naturaleza áziato-

:das partes , te encuentra algún fuplemento de ella, pues

;el teto vive fin rcfpirar mientras eftá en d clauftro mater-

* no, y aun defpues que te extrahe de el, conferva la vida fin

.refpiracion , como efté contenido en iasfecundínas , y nadando

en aquel licor que eftá dentro de ellas. Quien tebe,

pues , fi como en aquel eftado tiene la naturaleza un quid

pro quo , (aunque ignoramos qual fea) que fuplepor laref.

piracion para defedo de confervar la vida, tiene también

refpedo de los adultos , en tales quales cafos , por ks

extraordinarias difpoficiones de el cuerpo , algún orro

quid pro quo equivalente de la refpiracion ? En efedo Galeno

(lib. de Loe. affed. cap. 5.) en los graviísimos afedos

hiftericos pone por equivalente dc la refpiracion la gwn

refrigeración de el corazón , ó , lo que viene á lo mifmo,

entena, que d corazón muy refrigerado no necefsita de

ref-


I

H8 SEnALES DE MUERTE ACTUAL.

refpiracion , si que puede paffar con k tranfpiradon fok.

Quien podrá afirmar, ni que efta refrigeración no puede

hallarte en otros afedos , que los hiftcricos, ni que no

pueda haver otra difpoficion, fino efta, que eteute la ref*<

p¡rado"n?

§» IV.

p O tercero , porque nadie fabe qual es k ultima

|,^_- operación , que el alma exerce en el cuerpo,'

ni qual es departe de el cuerpo aquella difpoficion , que

eítencialmente te requiere , para que te conferve la unión

de el alma con él; y no fabiendo efto , es impofsible faber

en qué punto muere el hombre. Pongamos un cuerpo,

que por fus grados de decadencia en ks facultades vino k

parar últimamente en aquel eftado , en que te nos reprefenta

totalmente ^ exanime , fin refpiracion , fin color , fin

fentido , fin movimiento. Todo lo que podemos aflé-mrar

como cierto , es que el alma no exerce en efte cuerpo

alguna operación perceptible á nueftros fentidos. Pero

de donde podemos affeguraruos, que no exerce allá en alaguno

,ó algunos de los fenos interiores , alguna , ó algu»,

ñas operaciones , ó vitales, ó animales ? No porque falte

el fentido cn las partes externas fe debe inferir, que falta

en todas Jas internas. Yáfe vio en un cuerpo confiderado

xadaver , el qual eftaba fegun ks partes externas infenfible,'

dar un grito al penetrarte con un cuchillo ks entrañas, para

hacer kditeccion Anatómica. Luego generalmente da

que el alma dexe de obrar en las partes externas, ó ceffe de

animarlas , nada fe infiere para ks internas.

io Diránme, que, en ceñando la circulación de la tengre,

y movimiento de el corazón, ceffa la vida. Pero yo

preguntaré lo primero de donde fe fabe efto , pues es impofsible

teberlo , fin que algún Ángel lo diga , ó Dios por

otro medio lo revele. Todo lo que podemos afirmar es,

que en llegando eflé cafo, no hay alguna operación vital

perceptible p_or nueftros fetui-fos; pero no el.que no la ha-i

y*

ft

DISCURSO SEXTO: r2£

fi ábfolutam.nte. Quantos millares dí cofas hay, au*'

dentro de ia esfera de la materia, totalmente efeondidas.

ák percepciónfenfitiva, y que íoloíe conocen porite-.

cion ? Lo fegundo digo , que entre canro que te fangre ef-¡

tá liquida, nunca fe puede affégurar, que haya ceflado f_

circulación. Puede fer efta ran tarda , que no fe perciba.

Puede circular acafo fu parte mas fútil, y efpiritote, de-;

xando enancada la grofera, y efto bailar parala conferva-í

cion de la vida. Digo lo mifmo de el movimiento de el cp-í

t^zon _- que puede fer tan tardo, que no fe conozca.

§. V.

11 T^Ruebafe últimamente la conclufion, y con ma->

yor eficacia, exhibiendo varios exempkres de

Eombres , que por la obfervacion de ks feñas comunes fejuzgaban

muertos, y volviendo en si largo rato defpues, fc

halló que realmente eftaban vivos.Plinio,Valerio Máximo,'

y Plutarco refieren muchos de eftos exemplares; aunque no

a todos califican por ciertos, y en algunos fus proprias circunftancias

mueftran, que fon tabulólos. El que parece eftj

baftantemente juflificado, es el de Acilio Avióla , Varón

Confular, que creído de todos muerto , y arrojado en la

pyra, te llama le defpertó de aquel profundísimo deliquio

en que yacía , y dio con fus movimientos manifieftas tenates

de vida; pero fue tan defgraciado , que note le pudo íócorrer

, por ter tan grande la llama, que lo eftorvó. Digo,

que efte fuceflb parece baftantemente juftifícado, porque le

refieren como cierto Valerio Máximo , y Plinio, de los

quales d primero fue coetáneo al mifmo Avióla , y el fegundo

poco pofterior , Romanos entrambos, que por con-»

figuiente no eferibírian como verdadero un hecho, de cuya

faltedad, fi fuefle falfo, havria en Roma muchos teftigos.

12 Es famofo también entre los Antiguos el cafo dc

el Medico Afclepiades, que encontrando por accidente la

pompa funeral de uno, a quten eftaban para arrojar en te

pyra, con cutiofidad llegó á ver quien era, y haviendo


f:A

*


•I30 SLÍALÍS DE MUERTE ACTUAL.

notado tío sé qué delicados indicios de que vivía , le hizo

reftituir áfu cate , donde con medicamentos le recobró , y

•reftableció la falud. Refieren efie fuceflo Conidio Celfo,

Plinio ,y con mas extenfion Apuleyo , (lib. 4. Florid. )el

qual dice , que antes que Afclepiades lograíte iu intento,

huvo una grave alteración , haciendo la mayor parte de la

gente, y entre díalos mifmos parientes de el diftinto,

•gran mofa de el Medico, porque affeguraba tener vida el

que para dios era cadáver con evidencia. Eftos cafos fon

norabilifsimos, porque los Romanos detenían-Jos cadaveres

en cafa por algunos dias antes de entregarlos a ks

funerales llamas.

13 El Emperador Zenon , haviendo caído cn un pefado

accidente epiléptico , fue creído muerto , y enterrado

vivo, de lo qual fe hallaron defpues evidentes teñas,

porque abierto el fcpukhro , fe vio que ú de hambre, ú

de rabia te havia comido fus zapatos, y aun fus proprias

manos. Verdad es , que en efta fatalidad no acufan tanto

los Efcritores la ignorancia de los afsiftentes , quanto k

malicia de la Emperatriz Ariadna , de quien fe creyó, que

con conocimiento te havia hecho enterrar vivo , por hallarte

muy faftidiadadeél, y muy enamorada de Anaftaíio,

á quien hizo luego proclamar en fu lugar, en perjuicio de

Longino hermano de Zenon, á quien tocaba el Imperio.

Añaden , que haviendo vuelto en si en la bobeda donde le

fepultaron , clamó para que le abríeíten , y oyéndole los

Guardas , pueftos por la Emperatriz , le respondieron, que

yá reynaba otro Emperador ; á que el infeliz Zenon replicó

, que no pretendía yá recobrar la Corona, fino que lo

cerraflén en un Monafterio ; pero los Guardas , arreglándote

álos ordenes de la impúdica , y cruel Ariadna, no

quifieron abrirle. Hay también alguna variedad entre

los Efcritores fobre las circunftancias de efte fuceflo, por

lo qual no le juzgamos muy decifsivo para nueftro prO?

pofito.

14 Con mayor razón no puede alegarte el exemplo de

el Sutil Dodor Eteoto , de quien corrió un tiempo, que

«jpoíteidp de un accidente apopkdico fue encerr-ado vivo.,

DISCURSO SEXTO;

y defpues vuelto en fo acuerdo , viendo Impofsible Ig

laida de eltepulchro, te quitó la vida detefoerado haciéndote

pedazos la cabeza contra la bobeda. Nin-im'

cuerdo ignora hoy , que efta fue una fábula inventada por

íuscnemigos , cuya faltedad te ha convencido con sólida»;

razones.

. i,5 Paffando, pues, á cafos de mas reciente data v

de mayor certeza, nos ocurre lo primero el dé Andrés Ve '

folio que referimos en el Difcurfo V. de el primer Tomo*

Yendo die Medico á hacer díteccion Anatómica de un

Caballero Efpañol, á quien havia afsiftido en la enfermedad

, al romperle con el cuchillo el pecho , dió un -rito

el imaginado difunto , con que te conoció que eftaba vivopero

prefto dede ferio por la herida mortal, que acababa

de recibir.

16 Paulo Zaquias , citando á Schenckio , refiere otro

error femejantifsímo á efte , en que cayó un dodo Medico

con una muger accidentada. Solo huvo en efte la particular

circunftanck, que no te debe omitir , que la mu^er no

grito ni dio mueftras de fentimiento hafta que recibió elfegundo

_ 1I1

< golpe. Digo , que no fe debe omitir efta circunstancia

, porque en ella fe mueftra, quan.altamente efeondída,,

o ^paitada (digámoslo afsi) eftá aveces la vida en el

17 Bacon eferibe , que en fo tiempo un Medico Ingles

reftituye.confriegas y baños calientes áunhombre,

media hora defpues que le havian ahorcado. Gafpar de

kdo T 'i 6 "" de ° c 7 ahorcado cn Sevilla , que L hallado

v yo largo rato defpues. La circunftanc a de que el

campo llamado de la Tablada , donde fe exeauó elfepU

cío , eftaba ya totalmente defpejado de k gente , que havia

concurrido al efpedaculo , quando un Mercader, ern.

tranfi.taba por alh notó en el ajuftkiado teñas de vida

perfuade que huvíeffe paflado mas de media hora. Y no

dexare de noraraqui la eftupenda perverfidad dc efte malhechor

porque nadie fie,amas en femejante canalla. Corto

el Mcrcad« dcordel, pufo al Ladrón áks ancas de fo

íl ca-

^


1 j2 SfcñALES DE MüERTB ACTÜAÍ.

caballo, con animo defalvarle, y á poco que fehavíaii

apartado de Sevilla, haviendo por la converfacion fabido

el libertado, que fu libertador iba á hacer empleo auna

feria , quitándole un puñal, que tenia pendiente aliado,

le atravesó el pecho con él, por aprovecharte de el dinero

, que llevaba deftinado para la Feria. Tengo pretentes

dos cafos de Ladrones , que haviendofe falvado délas

manos de la Jufticia con el prerexto de Immunidad Eclefiaftica,

robaron defpues a los mifmos que havian fido

principales inftrumentos de fu evafion. Uno de los robados

fue Monge de mi Religión , hijo de la Cafa de San Benito

de Valladolid , y Mayordomo de ella quando fucedio*

pl cafo.

18 Miguel Luis Sinapio dá noticia de otro Ladrón,

ahorcado cn Víena de Auftria, que haviendo fido conducido

de la horca al Theatro Anatómico , cn él fe reconoció

que eftaba vivo. El año paflado nos refirió k Gazeta

de Paris un cafo pérfidamente femejante á efte, que acababa

de arribar entonces. Suponefe , que á ninguno de díf.hos

ahorcados te havia quebrantado la que llaman nuez

íde la garganta.

\p Poco há que murió en la Villa de Vega , fica en

ifte Principado, Don Francifco de el Ribero, ¿tequien

me aífeguro el Licenciado Don Manuel Martínez , fugeto

.veraz, y hábil, que fe hallaba prefente, quedos, ó tres

ifeoras defpues que todos le tenian por muerto, levantó te

¡mano derecha, haciendo clara , y diftíntamente teña con

los dedos paraquedefpavilaíten una luz, que junto á él

eftaba ardiendo.

20 Mas admirable, que todo lo referido , es ío que fucedió

á David Hamílton , Medico de Londres, con una

muger Noble. Cuéntalo él mifmo en el tratado, que efcribió

de Febre miliari. De refulta de un parto trabajofo

fue invadida k enferma , de quien hablamos , de una fiebre

miliar , y agravándote frequememente los fymptomas,

defpues de una convulfion univerfal cayó en tan profundo

deliquio-, que todos la creyeran muerta, de modo que

- J 1 el Medico Hamilton á vifitark, de or4 e « de el ma-.

yendo

DISCURSO SEXTO. rjj

rulo de la paciente , le eftorvaban los criados la entrada,

pero él porfió hafta que logró verla. Hallóla con toda la

palidez, é immobiíidad propria de k muerte. Tocó te

arteria; ni el menor vefiigio de movimiento pulfatorío liante

en elk. Aplicó un efpejo á la boca, y narizes; no re-í

cibió te menor turbación. Sin embargo , por alguna conjetura

tomada de los antecedentes, fofpechó , que era femejanza

de la muerte aquella, y no muerte verdadera. Orde

luego , que k dexaflen eftár en la cama , fin hacer

novedad alguna en la ropa, hafta que paflafien algunos

dias, ni la enterraífen ( lo que es muy digno dé fer notado)

hafta que fe paífeffe una femana entera. Preferíbíó algunos

remedios , para recobrarte. Apenas querían oírle.

•Vendó en fin al marido, y fue llamado un Cirujano para

fajarle ventotes , que era uno de los remedios ordenado!..

Vino el Cirujano, y defpues de bien contemplado el cuerpo

de k enferma , preguntó con ¡rrifion á los domefticos,

para qué querían que fe aplicaffen ventotes á una difunta?

Masalfin, cediendo áfus inftancias , las aplicó. Continuáronte

de orden de el Medico los remedios , la enferma

fiempre como muerta , halla que paítedos dos días,empezó

árefpirar blandí fsímamsnte , el día figuiente á hablar,

y moverte. En fin teñó de el todo, y vivió defpues cinco

años.

ar Efte notabíüfsimo cafo es igualmente oportuno

para confirmar mi opinión, que para abrir los ojos álos

Médicos. Es fin duda, que aquella teñora , fi cayeíte en

ks manos de un Phyfico ordinario, feria enterrada viva.

Su felicidad confiftió eu que la vieffe un Medico de mas

que vulgares luces. No hay que penfar , que efte tea tm

foceflofingido. Su dara es muy reciente , efto es, del año

\6p~j. Dióle á luz Hamílton pocos años defpues en el

mifmo Lugar donde acaeció , nombrando te teñora, la ca-<

He en que vivía , y aun el fitio determinado de k calle

(prope Dici Georgii templum.) Quien creerá, que un

hombre, que tenia que perder , mintiefle al publico en tales

circunftancias ? Omito otros muchos cifos , que pueden

verfe en Paulo Zaquias, cn JuanSchendrio,y en JB rabo

Tom. V. I1



134 SEIIALES DE MUERTE ACTUAL.

de Sobremantc , entre los quales hay algunos de revivifcencia

defpues de paflado uno , y aun dos dias. Pero no es

razón callar , que en efta Ciudad de Oviedo , á los ukimos

años de el figlo paflado , fe vio recobrarte en el féretro un

pobre , á quien llevaban á enterrar en la Parroquia de San

Ifidro.Teftificómelo el Dodor Don Juan Francifco de Paz,

hoy dignifsimo Cathedratico de Prima de Cañones de efta

Univerfidad, que fe halló prefente al fuceflo.

§. vr.

22 T^\E ks razones, y exemplos , que hemos pro-¡

I 3 puefto , fe colige con evidencia, que es cortifsima

precaución la de aquellos Autores Médicos , que

eferiben , que en los cafos de opoplexia, fyncope , y fufocacion

de útero fe deben folicitar mas rigurofas feñas de

muerte, que ks que comunmente fe obfervan ; pues con

razones , y exemplos hemos probado , que las feñales comunes

faitean , no folo en effos cafes, fino en otros muchos.

La enferma de Hamilton no padeció alguno de effos

tres afedos, como puede verte en k relación de fo

cura. Y fi alguno me replicare , que acafo te padecería,

aunque el Medico juzgante lo contrario , de efto mifmo

formaré un argumento terrible , pues como Hamilton fe

engañó , podrán engañarte los demás Médicos con otros

enfermos , que caygan en deliquio por alguno de aquellos

tres afedos, y juzgando fer otra enfermedad muy diverfa

, darlos por muertos, quando no lo eftán. Y quien duda

que fucederá muchas veces fer apoplexia lo que el Medico

juzga muerte , fiendo te apoplexia en fu mas alto grado

, deconfefsionde los mifmos Médicos , tan femejante

á la muerte en todo lo que te prefenta á los fentidos ? Fuera

de que fi en los cafos de apoplexia , y fufocacion de

útero fon las feñas falibles, lo fon abfolutamente, ó fin

effa reftriccíon ; pues effa mifma excepción prueba , que no

hay conexión de la privación dc refpiracion , y movimiento

externo con la privación dc vida ; y quitada efta co-:

ne*?

DISCURSO SEXTO. • ij5

néxlon, para ningún cafo pueden fer fixas aquellas fefules.

21 No ignoro, que uno , ú orro Autor Medico eftien-

'de amas cafos que los tres expreffados 1a defeonfianza de

ks feñales comunes de muerte. Pero á efto digo dos cotes.

La primera, que eflá defeonfianza debe fer univerfal/fsima,

como prueban nueftras reflexiones. La fegunda,que importa

poco, que algunos Autores fean mas cautos.fi effa es una

Theorica que fe queda en fos libros, fin reducirla jamás á

Pradica los demás Médicos. Es tanto en efta parte el defcuido

, que no folo no fe apek á pruebas extraordinarias,

mas aun pocas veces fe ufa délas vulgares de el efpejo, y la

candela. '

24 SÍ alguien meopufiere , que obran prudentemente

los Médicos figuiendo en orden áks feñales de muerte la

opinión comunífsima de fus Autores ¡ Refpondo lo prímero,que

effa opinión comunifsima no fale de la esfera de probable,

pues no eftriva en algún principio cierto; y en materia

, donde es tanto lo que te arriefga , nadie debe fiarte en

probabilidades, si bufear, quanto fe pueda , lo mas feguro.

Lo fegundo, que contra efla opinión común hemos alegado

tan fuertes razones, que fi no le quitan de el todo k probabilidad,

fe k debilitan mucho. En los dos Tribunales de la

Razón , y la Experiencia refide fiempre autoridad legitima

para defpojar de k poífefsfon áks opiniones mas recibidas.

§. VII.

l

5 HAviendo condenado por Intendentes ks feñales

comunes de muerte, efperará fin duela

de nu el Ledor otras, que fean totalmente fecura..

Mas yo le confeflare defde luego _on ingenuidad, que no

hay. El no eftornudar , fiendo provocadc*con efternutatonos

fuertes, que algunos proponen como feña tiesmiüima

, para mi es mciertifsima , puesde que efte totalmente

privada de fentido la túnica Interna de la nariz, y fikmen-

T » _

I4 tos

Ti



i_-5 StñAi/ts DE MUERTE ACTUAL.

tos de nervios, de que efta túnica fe compone, ni probablemente

fe puede inferir la total extinción de la vida. Antes

creo yo, que pudiera fuceder eftár aquella túnica, por alguna

indifpofícion, ó* orgánica, ó humoral, totalmente privada

de fentido , y en lo demás halkrfe muy bien el fugeto.

Los ojosofufeados, ó empañados, tampoco prueban nada,

pues de una obftruccion total de los nervios ópticos puede

lin duda refultar efle efedo. El color verde, ó livido, ó nigricantedeel

roftro merece mas confideracion. Pero es

menefter, que la ioimutacion de color fea muy grande, pues

en algunos fugetos indifpueftos,que aun gozan el ufo dc todas

fus facultades , vemos tal vez bien fenfible declinación

de color ázia ks efpeeies referidas. La rigidez de los miembros,

aunque fe tiene por indicio cabalifsimb , á mí me parece

equivoco, pues en la convulfion univerfal, que llaman

Tétano los Médicos, eftán todos los miembros rígidos , no

obftantelo qual el fugeto vive , bien , que en grandifsímq

peligro de dexar de vivir luego.

25 El hedor de el cadáver fe fíente generalmente que

quita toda duda. Pero fobre fer incommodiísimo para el

publico efperar á que den eftafeña todos los cadavereSjhay

tres reparos contra elk. El primero, que es fácil confundir

el hedor deles humores podridos, que hay en el cuerpo,

con el hedor de ks partes folidas. El fegundo, que los que

fon de exquifito olfato perciben algún hedor, no folo en los

que eftán muertos , mas aun en los que eftán muy malos, ó

próximos á morir. El tercero, que hay fugetos que en fo

natural conftitucion expiran habitualmenre efluvios fétidos.-,

Herodoto eferibe, que los antiguos Pertes no daban á la

tierra*los cadáveres, hafta que ks aves, ó los perros, atrahidos

dc fu olor, acudían a devorarlos. Pero , fobre que efta

pradica tiene el peligro de Infección para los que cuidan de

preñar los oficios debidos al cadáver , bien podría fuceder,

que el hedor de un miembro folo corrompido, como de

un pie, ñ de une mano , eftando aun animado el cuerpo,

en fos principales partes, atraxeffe á una ave,

ó á un perro.

i

DISCURSO SEXTÓJ

$. VIII.

m

•27 LA tena, que juzgo te acerca mas á la feenridad

es te toral h-ialdad de el cuerpo ateite^S

va , como intenfiva. Total en lo extenfivo efto" t

comprehenda tod.L la fuperficie de el cuerpo'. Total ^ ^

intenfivo quiero derir. que fea tanta la frialdad,"1, 1 £

k de un cuerpo inanimado v.g. una piedra, colocado en

ei mifmo ambiente en que eftá el cadáver.

28 Pero como no todos los cuerno»?" ann ,--1--., i

".ayor, o menor, fegun fo diferente textura, afsi vemos Z

te fienten mas frios los cuerpos denfos, quc'los ra^s vC

húmedos, que los fecos; fe keeteoge'r J_í « J u S ^

po, que en humedad, y denfidad difiera poco deel £2£

humano; y tal me parece la rama recien cortada d un ar

bo medianamente denfo, y mas que medianamente julS

CoioCad pues> eftaen ¡a quadnS ame e ujgof

daver el tiempo que parezca foficienre para que fe temóle

torfef am ^ n - te r ded1 ^ t l Uand ° f ^allare\lLaquT e n ,

toda fu teperíicie fe reprefenta tan frío como Pft, £ a

hacer juicio, que ft Hx, 'para fiempre dc £o*»5„ r ^

^ ^ ^ ^ l e ^ ^ : ^ ^ -fide,

necesariamente, en virtud de iStínulS v " " ^

tanca , que hay entre ellas , y ]__ fop S I '/ ^ ^

comunica algún grado de cdor ¿ S\r

dcuer P° > fe

en la foperficie de un tronco coToc!do e: el ? ' q ° e

de


¡•••i

i 3$ SEIIAL_ s DE MUERTE ACTUAL'.

de ks entrañas. Y extinguido el calor de las entrañas

(prefeindiendo de si, aun entonces puede por brevifsimo

tiempo exercer alguna tenue operación en ellas) parece fe

debe defefperar enteramente de el recobro,

30 La comparación de uu frió con otro,' para fer jufta,

nodebefiarfe al confufo Informe de el tado, si a la

demonftracion de el Thermometro. Si á alguien te pareciere

mucha prolteidad , advierta quanto fe aventura en el

yerro. Santorio , que inventó el Thermometro , no le

deftino al ufo que hoy fe hace de él, sifolo al de explorar

los grados de calor de los febricitantes. Dexóte k utilidad

por la cutiofidad ; y te pudiera recobrar con grandes

ventajas la utilidad , examinando con el Thermometro, no

folo el calor de los vivos; mas también la frialdad de los

muertos,

31 He dicho , que efta teña es la que mas te acerca á la

feguridad, no que fea abfolutamente fegura, por haver

leído , que en muchas mugeres hiftericas fe notó por dias

enteros, juntamente con la falta de movimiento,fentido, y

refpiradon , la extinción total de calor. Y aunque me

perfuado á que el examen de efta ultima parte no te hizo

en ellas con el rigor , y exáditud , que he propuefto, fino

á vulto, tomando por extinción total una diminución

confiderable de el calor > que goza el cuerpo humano en

fo eftado natural • no dexa aquella excepción de tener baftante

fuerza para fofpender el aflenfo firme ák teña tomada

de k frialdad total, hafta que k materia fe examine

con mas rigor; lo qual ruego encarecidamente á todos los*

Médicos executen, fiempre que haya oportunidad , pues

yo no k tengo , fino para leer , cabikr , y difeurrir dentro

de mi Eftudio. He hecho por mi parte quanto pude

para el beneficio publico en efta ímportantifsíma materia,

probando (á mi parecer efieacifslmamente ) la falibilidad

délas feñales comunes de muerte. Refta , que los que por

fu oficio tienen mas eftrecha obligación , y juntamente

frequentifsimas ocafiones de inquirir mas feguras teñas,

fe apliquen á ello con mayor cuidado , el qual hafta ahora

noha havido con proporción á la importanda de el affump-i

DISCURSO SEXTO. I¡p '

fumpto. Entre tanto advierto , que de las mifmas feñales,

que hemos propuefto, quantas mas fe junten, tanto mayor

probabilidad darán de que la ruina es irreparable.

§» IX.

32 "|P\E lo que hafta aqui he dífeurrido como Phy-

I J fico, refta facar una confequenck de fon*,

ma utilidad como Theologo. Yá la infinué al principio

de efte Difcurfo; y es, que en muchifsiinos cafos en que

los Sacerdotes niegan la abfolucion , pueden , y deben darte

debaxo de condición. Es cierto, que como un muerto

no es capaz de abfolucion Sacramental, no fe le puede conferir

, ni aun debaxo de condición , haviendo certeza de

que lo eftá; pero fe puede, y debe , haviendo duda de fi eftá

vivo , ó muerto, como haya precedido de parte de él petición

formal, ó virtual de la abfolucion , porque efta fe tiene

por confefsion en común , ó formal, ó interpretativa

y el dolor fe hace fenfible por ella. Por lo menos efta es

fentencia corriente entre los Modernos. Pongamos, pues

d cafo de efte modo , el qual fucede muchas veces. Un

hombre, al verfe invadido de un accidente feroz , que cor»

extraordinaria velocidad, y fuerza te poftra ks facultades

pide confefsion. Vá alguno de los afsíftentes á bufear un

Sacerdote; mas quando llega efte , te halla totalmente privado

de refpiracion, fentido, y movimiento, que es lo mifmo

que muerto, fegun la opinión común. Qué hace? Aunque

no paffaffe fino medio quarto de hora defpues que cayó

erid deliquio, fe vuelve á fo cate, diciendo , que no puede

abfo.verte ; y díxera bien como Theologo, fino errara como

Phyfico.

, M Conftantemente afirmo , que en el cafo propuefto

debe abfolverlc debaxo de condición, aunque hayan paflado

mas de una,y mas de dos horas. Pruebolo concln-,

yentemente. Debe abfolverle entre tanto que fe debe dudar

de fi eftá vivo , ó muerto ; fed fie efi , que aunque hayan

pallado mas de dos horas, fe debe dudar fi eftá vivo,

o muerto : luego. La mayor confta de la fupoficion hecha


MI

m •

J^_UEJL :

.40 SEÚALIS DE MUERTE AcTuAr;

cha, que es conftante entre los Theologos. Pruebo la me"-!

nor : Debe dudarfe fi eftá vivo, ó muerto, entre tanto que

no hay certeza, ni phyfica, ni moral de que eftá muerto;/*-*.

fie efi, que defpues que hayan paffado mas de dos horas,no

hay certeza, ni phyfica, ni moral, de que eftá muerto : luego.

La confequenck tele. La mayor es per fe nota. La me-nor

confta con evidencia de todo lo que alegamos arriba, y

que para mayor claridad aplicaremos aqui al cafo propuef-:

to, añadiendo lo que nos parezca neceffarío.

34 Pregunto; Qué principio hay para juzgar muerto

á efte hombre , dos , ó tres horas defpues que cayó en el

accidente? Ninguno. Vérnosle fin refpiracion , fin moví-i

mienro , fin fentido. Pero lo primero , k refpiracion no

podemos aflégurar que le falte abfolutamente , si folo que

no reípira con la fuerza ordinaria , y natural, de modo que

la percibamos. El movimiento , y fentido , quando mas,

podremos afirmar, que le faltan en ks partes externas; pero

cn las internas no fobemos lo que paila. Lo fegundo, t ampoco

la falta total de refpiracion ( permitido que la haya)

nos certifica abfolutamente de la muerte, fiendo cierto,que

C-S capaz el cuerpo humano de algunas preternaturales difpoficiones

, en ks quales la falta de refpiracion pueda tole-,

rarfe, ó fuplirfe. Lo tercero , aunque graciofamente concedamos,

que la falta de refpiracion por dos,ó tres horas tiene

conexión con Ja muerpe, no fe figue que efté muerto ya

el que vemos privado por dos , ó tres horas de k refpiracion,

si folo que eftá colocado en una necefsidad inevitable

d.e morir, De modo , que aunque foeífe verdad ( lo que cs

falfo) que ninguno de los que eftuvleron privados de refpiracion

por tanto tiempo , revivió , ó que todos murieron

efedivamentc, no podemos fabet á qué punto murieron, ni

eflb fe puede faber fin revelación. La falta de refpiracion

por un quarto de hora, por media hora, por una hora , Scc,

puede inducir en el cuerpo tal alteración , que te figa fofa-

. Jibtemente la muerte , mas no podemos faber fi fe feguira

ai plazo de una hora, de dos,

9 eres, &c.

iD.isej&'R.o SEXTO.

§. X.

_5 T}Sta reflexión es adaptable á todos los cafos

• J^ de muerte , ora tea repentina , ora confi,

guíente a qualquiera enfermedad. Supongo, que una fie,

bre va conduciendo al paciente por fos paffos contados ¿

la lepuhura : va extenuándote, y confomiendofe con no

teno eftrago de todas ks facultades, hafta que vemos en

el nguroía cara hippocratica, con todas ks demás feñas

fatales , que fe leen en los libros de Medicina. En proporción

ya cayendo de efte eftado al délas agonías, y de las

agonías áks boqueadas. Yá no fe nos pretenta en aquel

cuerpo mas que un tronco exanime. Podré decir con fe

gundad,que eftá muerto ?No; si folo, que fino murid

ya , no dexará de morir dentro de poco tiempo , aunque

no podre feñakr el plazo apunto fixo. Nada puede faberie

en efta materia, fino por experiencia , porque la

-Vhilofofia no alcanza a dilcernir, qué difpoficion o qu_

grado de alteración es aquel , que puefto en las partes

principes de el cuerpo, en el mifmo momento feífoue la

leparaciondeelalma; y aunque theoticamente k alcaiiaaüe

, con que mftrumentos hade ver fi en ks entrañas fe

incrcdnxo ta difpoficion ? La experiencia .a¿^_£

mueftra quando fe fepara el alma, si folo, q_2£"

jue ios que por los grados*, que hemos dicho ,lLTná

aquel punto de exanimación , nunca vuelven á cobrar

aliento Verdad es, queá eftos nofeñakrétan largo plazo

pra el efedo devolverlos, y me parece que" e? mayor

que puede concederles, es el de media hora La razón es

porque en eftos todo el cuerpo, fin excluir alguna «SS'

,va padeciendo aquella alteración corruptiva ,%ueeS"£

to de k enfermedad; á diferencia de-los otros que fin

paflar por eftos grados , caen en deliquio, donde puede íuceder,

y fucede muchas veces , que las partes principes no

padecen daño , ó el daño no es irreparable; VquEo

^confidero precifo, que defde el punto de el deliquio,

aa-k d total eftrago, p^fle algún ^¿cafeteítempo,

K*»*

Hl

• •_

I


I


142 SEIÍÁLES DE MUERTE ACTUAÍ;

por lo meíiqs en muchos cafos etique el accidenté cogió

las entrañas tenas, y las-facultades enteras, pues de efte

extremo , hafta el punto ultimo de te ruina , quien no vé

que el tr'anfíto ha de fer de no poca demora?

36 Pero fobre el cafo en que la muecre viene por los

paflbs regulares , cuya fucefsion es notoria , no folo á los

Médicos , mas rambien álos afsiftentes , fin mucha dificultad

dexare penfar á cada uno lo que quifiere. La dífputa.en

efta parte nos íntereíte poquifsimo , porque , quando la

muerte viene de efte modo , encuentra hechas todas tes diligencias

Chriftíanas, que deben precederla, exceptuando

alguna extraordinarifsima contingencia.

31 La dodrina, pues , que principalmente doy ,y que

juygoneceikrifsima , és para los cafos en que la muerte

no guarda el methodo regular , y donde mis pruebas fon

conduyentes , efpecíalménte la que te toma de los exempkres

arriba propueftos. En todos ellos huvo aquella reprefentacion

de exanimidad , que comunmente te juzga

concomitante de la muerte, y coníifte en la privación total

(ó verdadera ¿ ó aprehendida) de refpiracion , fentido , y

movimiento ; fin embargo aquellos fugetos no eftaban difuntos.

Luego tampoco cn el cafo de te queftion ( que es

Idéntico con aquellos) es cierto indicio de muerte exilíente

efla mifma reprefentacion dc exanimldad. Ahora .profigo

: Donde no hay certeza alguna , debe dudarte ; y donde

debe dudarte , fi el fugeto eftá vivo , ó muerto, debe fer abfudto

debaxo de condición : luego.

j8 Finalmente.. Varios Autores Médicos de conocida

gravedad teftifican , que en los accidentes de apoplexia,

fyncope , y fufocadon de utero,fon equivocas las feñas comunes

de muerte, de fuerte que aquellos afedos á veces

fon tan graves , quetrahen total privación (fegun k percepción

de nueftros fentidos ) de refpiracion , fentido, y

movimiento. Y advierten, que en femejantes cafos note

den los cuerpos á k fepultura hafta el rercero dia , porque

todo effe tiempo pueden eftár vivos, como han acreditado

varias experiencias. Efto folo ( aun quando todas ks

demás pruebas falten) bafta para mi intento. Vamos al

ca-

DISCURSO SEXTO. i_n

Cafo de la qlieftion. Quando el Sacerdote Ikga al fugeto

para quien le llamaron , y te halla totalmente privado de

refpiracion , fentido , y movimiento , cs evidente que debe

dudar , fifue invadido de alguno dc aquellos tres afectos

; porque de donde fe fabe , qile no ? Ni auu los que te

hallaban pretentes al tiempo de k ¡nvafíon pueden teberlo.

He dicho poco. El Medico mifmo , aunque afsíftidfe, las

mas veces lo ignorará ; porque quando aquellos accidentes

íon tan fuertes , que llegan á privar de k refpiracion , no

tienen feña alguna, que no fea muy falible, por donde fe

diftingan entre sí, ni de otro qualquier accidente, que

pueda ocafionar la mifma privación. Luego nece llar i amente

ha de dudar el Sacerdote, fi eftá vivo , ó muerto el foge*-»

to; porque efta duda es configuiente ¡ndilpenteble dek

otra, en fupoficion dek dodrina que llevamos tentada,

deque en aquellos afedos algunas veces fe reprefenta como

muerto el que eftá vivo. Luego debe abfolverle debaxo

de condición , aunque hayan paflado , no folo dos ho-

'ras, fino aun diez , ó doce , y mas, pues los Médicos dtcen

, que fe efperen tres dias para fepultarle. .' ...

39 Y valga k verdad. Yo díxera , que no folo debe

dudar el Sacerdote, fino que debe hacer juicio pofitivo

dc que el fugeto fue invadido de uno de aquellos tres

afedos. La razón es clara: porque los Médicos no nos

feñakn otro afedo alguno, que de golpe induzca total,

privación de refpiracion , fentido, y movimiento , fino

aquellos tres, quando fon vehemeutlfsimos. Luego neeeflariamente

debe juzgar , que uno de los "

tres le pufo en aquel

eftado.

j ^ f e - ^

•***-

# * # "•i-fe

¿.XL


^ ^ m

Í44 SEÚALES Df MUERTE ACTÚA-E»

§. XI.

40 T A dodrina dada no folo tiene lugar , quando;

I 1 el fugeto, que poco antes fe hallaba bueno,

y teño , cae en tan profundo deliquio ; mas también quan-:

do el accidente fobrevieneá alguna otra enfermedad. Pon-i

go, que eftuviefle padeciendo una gran fiebre, ó una aguda

cólica, ó un intenfo dolor de cabeza; pero fin paffar por

aquellos grados de decadencia, que poco a poco van con-*

ducíendo á la ultima agonía, le aflalta la privación de refpi-;

radon, fentido, y movimienro ; no debe efta atribuirte á la

enfermedad , que eftaba padeciendo, la qual no era capaz

de inducir tan promptamente effa privación, (por lo menos

como caufa, ó difpoficion immediata) fino á alguno de los

tres afedos referidos, yá fuefle efte, en algún modo oculto

á nofotrosjocafionado de la enfermedad antecedente, yá no

tuviefle conexión con ella. Afsi fiempre fe debe graduar;

por accidente repentino, pues los mifmos que lo fon en todo

rigor, y no fon inducidos de caufa extrínfeca, nacen

fiempre de caufas antecedentes, que havia en el cuerpo, co»?

mo los accidentes hiftericos de los humores malignos re-,

cogidos en el útero. También , pues, en eftos cafos el Sacerdote

llamado debe abfolver condicionalmente, aunque

llegue dos, ó tres horas defpues dek entrada del accidente..

§. XII.

4 1

E ! S de difeurrir, -que no faltarán quienes má

noten de temerario, porque pretendo introducir

una novedad en la pradica de la Theologia Moral.

A que diré tres cofas. La primera, que yo defprecio, y,

defpreckré fiempre efta efpecie de Cenfores , que, ciegos

para todo lo demás , foló vén , y figuen aquella carretilla

en que los pufieron , caminando fiempre , como dice Séneca;

Non qua eundum efi, fed quaitur. La fegunda,

que eq tales affumptos no nos importa faber, ni inquirir^

qual

DISCURSO SEXTO. I_\¿

¡guales lo antiguo , ni qual lo nuevo, fino qual es lo verdadero.

Confieffb , que la prefumpcioii eftá á favor de ks

opiniones generalmente recibidas ; pero efto folofubfiftc

entre tanto que contra ellas no fe proponen argumentos

coDcluycntes, quales fon los que yo be exhibido. El derecho

no atiende las prefumpciones , quando contra ellas

hay pruebas decifsivas. La tercera , que aunque propongo

nueva pradica, pero no nueva dodrina; antes efta esía

mas común, y recibida. Todos los Theologos Morales

íicntan , que haviendo necefsidad , y juntamente duda de

fi hay fugeto capaz de abfolucion , fe debe dar condicionalmente.

De la Theologia Moral no tomo para el af-,

fumpto otra propoficion fino efta. La duda de fi en el cafo

dek queftion hay fugeto capaz, efto es, fi eftá vivo, ó

muerto, ó la refolucion de que hay dicha duda, yá no pertenece

á la Theologia Moral, fino á la Phyfica; y ni aun

cn efta parte afirmo, fino lo que evidentemente te infiere

de los experimentos, yá de la dodrina de los mifmos

Autores Médicos.

42 El Dodo Padre La Croix, que hoy con tan jufta

aceptación anda enks manos de todos, es el único , entre

los Autores , que yo he vifto , que toca, aunque muy de

paffo , en una objeción que fe hace, el motivo de efta

queftion , en el lib.



».-__ StñAiES DE MUERTE ACTUAL

cn el juicio phyfico. El Padre La Croix tiene k opinión

de aquellos Médicos por ciertamente improbable ; yo por

probabilifsima i y íi íe entiende , no generalmente refpedo

de todos los difuntos , fino refpedo de muchos , por evi*dentemente

cierta , pues hay experiencia conftante de muchos

,,que juzgados muertos , defpues de horas enteras , fe

recobraron. Con efto te prueba evidentemente te obligación

, que d Padre La Croix niega , de abfolver condicíonalmente:

porque la experiencia de aquellos cafos , en que

los que fe juzgaban muertos vívian,hace dudofo.fi en otros

muchos fucede lo mifmo ; fed fie efi, que haviendo efta duda,

(fegun d mifmo Padre La Croix , y fegun todos) debe

d Sacerdote abfolver debaxo de condición : luego.

§. XII.

44 ^JO debo omitir aqui, que Paulo Zaquias, Autor

_i_a\ij tan clafico, como todos faben (Qneft.Med.Leg.

lib.4.rir.i.q.i i.)citandoá otros cinco Autores , agrega á

Jos c^fosde apoplexia, fyncope, y fofocácion uterina otros

muchos, que fon análogos á la apoplexia , para el efedo

de fundar duda razonable , de fi los que , padeciéndolos, fe

repretentan perfedamente exanimes , eftán vivos, ó muertos.

Tales fon la fufocacion en agua ; la fofocácion por

cordel, ó lazo ; la fufocacion por humo de carbones, ó

por



148 SiiiiALfcSDt MUERTE ACTUAL.

„ que fi nó eftán de el todo difuntos, el.corazon fe reftí-:

,? tuya á fn movimiento , admira poco á poco la fangre , y

„ la impela á ks arterias con reftauracion de la vida. Pero

„ los que, haviendo fido ahorcados , aun no perecieron,

„ fácilmente fuelen rdlituirte ínfoflandoles ayre por k af-

„ pera arteria, para que inflados los bronquios de los pul--

_,, mones , la fangre pueda propelerte de el ventriculo dere-

,,, cho al finieftro de el corazón ,por configuíente reftiruir-

•„ fe el movimiento al corazón , y á k fangre, la qual el

„ nudo de d cordel havia hecho parar. Pero para promo-

„ verfe el movimiento de la fangre , y difolver la que aca-

„ fo en el ventrículo derecho , y vafos pulmoniacos havia

„ empezado á quaxarfe , conducirán mucho el Elixir

„ magnanimitatis , el Elixir proprietatis , el Elixir vita

de Quercetano , también el efpiritu de Sal Ammoiiteco,

„ y el que llaman Theriacal, el Julepe vital con azafrán,

„ el aceyte de Cinamomo , y otras cofas de efte genero, fe-

„ gun haya lugar. Pero los fufocados , que defpues de pafii,

fado mas riempo que dos horas fobrevivieron , como

-,, cuenta Cardano de aquel , cuya afpera arteria era de

y, hueflb, afsi como no padecieron ¡nterclufion de los ca-

„ nales de el ayre , tampoco perdieron el movimiento de

,, el corazón, y de te fangre; fino es que digamos , que

„ eftos eran de una naturaleza , ó conftitncíon femejante á

„ la de los animales amphibios , ó á la de aquel gran Buzo

,,Catanenfe , llamado Cola pez. Llamante Amphibios

aquellos animales, que indiferentemente habitan yá dentro

de el agua, yá fobre te tierra .como Cocodrilos , Caftoresy

Tortugas, &c, Exhorto, y ruego á todos los que puedan

concurrir con eftos auxilios , no los omitan quando alguno

padeciere te defgracia de ahogarte. Es muy grave el Autor

citado para penfar, que los propufo como experimentados,

fin eflár cierto dc la experiencia.

47 Aquí fe ofrece dudar , fí en todos los ahogados fé

puede tentar efta pradica con alguna efperanza de recobrarlos»

Propongo efta duda , porque Hippocrates en el

Aphorifmo 43. de el libro 2. dida, qué fe debe defefperar

¿e aquellos, en quienes aparece efpuma cerca de 1a boca*

DISCURSO SEXTO.

r x"4Ü

Quifuffbcantur , & a vita deficiunt, nondum tamen mortui

funt, non referuntur in vitam, fif puma cirsa os appa*

reat. Y aunque Galeno no quifo, que efte Aphorifmo

fucile generalmente verdadero , si folo que rarifsima vez

dexaffe de verificarte, es tan poderofa la auroridad de

Hippocrates entre los Médicos, que pienfo no admitirán

la limitación , que no encuentran en fu texto ; y afsi darán

por deplorados á todos los fu focados en quienes obferven

aquella circuuftanck.

48 Sin embargo , algunos Médicos de efpiritu mas libre,

apelando de la decifsion Híppocratica á la experiencia

, hallaron, que aquella es falte , no folo tomada fin excepción

, mas aun entendida con la limitación de Galeno,

deque rarifsima vez dexa de verificarle. Hablo por teftimonio

de Sinapio, el qual refiere , que muchos perros , a

quienes , para examinar la verdad de el. Aphorifmo , fc

apretó k garganta tan fuertemente, que arrojaron efpuma

ák boca, fe recobraron , y vivieron. De donde concluyo,

que aun con los fufocados , en quienes fe note effa dreuntfancia,

fe debe tentar el focorro arriba propuefto; jg

Con mucho mayor motivo el efpiritual

de k abfolucion.

Tm.V* KJ m




li

MM^____?JMI 2 f s *****s$í*-

•w r *__ J¿ __.__. x y ^ J_» » _

«8

***

***

) ( * ) ( • * * *

***

***

'8»

*tí^i

EL APHORISMO

EXTERMINADOR.

DISCURSO SÉPTIMO.

§• I.

Steinfame epltheto doy alAphorífmo 52.de

dlibro 2. de Hippocrates, de quien,

fi dixereque quitó la vida á mas de cien

millones de hombres , aun quedaré muy

Corto. A tan famofo homicida, jufto es fe haga plaza en efte

Theatro, donde todo el Mundo vea fo fuplicio.

2 Tal es el Aphorifmo , mejor diré fentencia capital,

deque hablamos. Omnia fecundum rationem facienti , fi

non fuccedat fecundum rationem , non efi tranfeundum ad

aliud, fuppetente quod ab initioprobaveris. Quiere decir.

Quando el Medico obra en todo conforme á razón, aunque

elfuceffo no correfponda d fu defeo , no ha de mudar el

modo de curación ,fin infifiir, ó pro feguir en el

que al principio juzgó conveniente.

2kz^~

* * *

" • ^ j ^ . * ^ - * "

¿.IL

DISCURSO SÉPTIMO».

§. II.

Q i Uan horrible eftrago haya hecho cn los mlferos

mortales efte penitencial Aphorilmo , fe co-

" nocerá fácilmente, confiderando ¿que quantos

homicidios cometieron hafta ahora los malos Médicos

por fo deteftable contumacia en profeguír el rumbo curativo,

que erraron defde el principio de la enfermedad, todos

fueron ocafionados de efte Aphorifmo. Supongo, que no

¡hay Medico alguno , que al empezar á recetar no juzgue,

que obra conforme á razón. Sucede á cada paflb , que exe-

-cutando todo lo que ordena, el enfermo empeora. Qué dicta

aqui la luz natural? Que fe mude de rumbo , ó fe dexe la

cura por quenta de la naturaleza. Pero effo es lo que no

hará el Medico: porque el Aphorifmo le manda, que

obrando fegun razón , proíiga , aunque defedo no correfponda.

En que obró fegun razón , no pone duda , y tanto

mas affegurado eftará de effo , quanto fea mas rudo; con

que fi empezó fangrando, aunque vea que executada la primera

fangria te figue decadencia en las fuerzas , ordena k

fegunda; y aunque executada kfegunda,fe aumente te poftracion,

fe pafla á k tercera.

4 Yá fe vé, que eftá clamando la experiencia , y á ve-»

ees claman también ios afsíftentes , parientes , y amigos

de el enfermo contra el proceder de el Medico. Pero efle,

ancorado cn fu Aphorifmo, afirma, que aquello es lo que

conviene , qiielas fengrtes eftán legítimamente indicadas,

que fi no fehafeguido el efedo defeado, es porque la evacuación

de fangre , que fc ha hecho, no fue k que bailaba

para fatisfacerá la indicación , que afsi fe debe profeguír

en ella hafta lograr el intento. No importa, que contra

efto fe haga la réplica concluyente de que fi la evaqüacion

de fangre fuefle el remedio indicado , yá que ia primera,

ó primeras fongrias no fean bailantes para extirpar el

mal, por lo menos havian de aliviarle en parte , lo qual

no te experimenta, antes lo contrario. No importa, digo,

K4 r ~ c ef-


ijí EL APHORÍSMO EXTERMINADOR.tila

réplica , porque contra todas eftas baterías firve, de pa.

rapeto el Aphorifmo.

PEro paite yá el Aphorifmo ; y preguntémosle,de

donde le confta que en efte cafo cumple con

el? Efto es, quéprincipios tiene para juzgar que empezó

obrando en la cura conforme a razón ? Satisfará con un

texto de Galeno, ü de Avicena, ü de Valles , ü de Pedro

Miguel, &c. que en tal ocurrencia ordena la evacuación

de fangre. Pero aqui de Dios, y de k razón. Lo primero:

¡Ninguno de effos Autores fue Ángel, que no pudieflé engañarte

, si hombre como los demás , por configuíente capaz

de errar. Lo fegundo : No un Autor folo, ni dos, ni

quatro , ni diez , fino cien mil enfeñan , que el fiador mas

feguro de los aciertos enla Medicina es la experiencia ; y

Ja experiencia en efte cafo mueftra, que ia evacuación dek

fangre no firve, antes daña. Lo tercero: Es máxima in*

coiicute entre los Médicos , que ájuvantibus , & nocentibusfumitur

indicatio ; efto es , que fegun correfponden

los efedos á los medicamentos, fe debe hacer juicio de que

fon utües, ó nocivos. Si el remedio alivia algo al enfermo,

fe debe hacer juicio que es útil; fi al ufo de el remedio

fe figue alguna peoría, que es nocivo. Pues cómo fe

detetiende una máxima tan común, y tan fegura de la profefsion

Medica, por feguir el precepto particular de uno,

ü otro Autor ? Lo quarto : No puede tener feguridad alguna

el Medico de que el texto , que cit3 , fea adaptable,

o determinado al cafo prefenre, en el qual pueden concurrir

tales circunftancias, que , fi fe hallafte en días el

niífino Autor alegado, no ordenada evacuación de fangre.

De hecho , cada dia fucede diferepar dos Médicos en

el didamen curativo de un enfermo , negando cada uno

que los textos, que el otro alega ? feau

de el cafo,

fr-tt.

DISCURSO SEPTÍMO»; 7 %&

• , . n^mzmíñívi

C TV p:.r;q oaoq ó t J..>oq

U • _l_ Y •

g y"*\Pondráfeme lo primero, que el fentido de

V_,/ Aphorifmo , no cs que haya dc continuar d

mifmo rumbo aquel Medico , que erradamentejuzga, que

obra fegun razón , fino el que realmente obra fegun razón.

¡Refpondo, concediendo que es afsi. Mas qué tenemos con

eflb? El miímo Medico, que yerra el juicio, hace juicio reflexo

de que realmente acierta; y como él es quien decide

fi ha de profeguír , ó no, por el camino que tomó , iiifalw

blementc te figue de el Aphorifmo ,queprofiga errando el

mifmo que empezó errando.

7 Opondráteine lo fegundo, que el Aphorifmo fe debe

enrender, no en los cafos en que,executado d remedio, el

enfermo empeora, si folo en aquellos en que no fe obferva,ni

mejoría , ni peoría : pues en eftos puede hacer juicio el

Medico , de que,aunque el medicamento no haya Caufado

aun alivio alguno, continuado le logrará. Refpondo , que

no ignoro, que hay Médicos, que entienden de effe modo el

Aphorifmo ; pero sé también, que fon infinitos los que ie

enrienden, y pradican de el otro; lo que eftoy harto de ver,.

y lamentar. Yak verdad, Hippocrates no puede menos de

fer culpado de haver hablado con tanrageneralidad, que fu

fenrencia,tomada á la letra, es aplicable áentrambos cafos.-

Veo que muchos aplauden la concifsion de Hippocratesj'

pero yo quifiera menos concifsion, y mas claridad , pues

por fobra de aquella , y falta de efta , fe hacen pedazos los

Médicos en las Aulas, y en los quartos de Ios-enfermos, fo.

bre íi quifo decir efto, ó aquello.

§. V.

"8 PUede fer , que algunos dificulten ef que haya

Médicos tan barbaros y que viendo , que á la

execucion de fu receta fe figue empeorar el enfermo, continúen

con elk, Pételes afleguroj gue fucede efto fre-»

quena


••I

Tí-? -fi-- APHÓW?MÓ EXTÍR-MIÍÍADOR;.

quentifsimamente. Verdad es , que quando la peoría é"S

poca , ó poco perceptible, procuran trampearla , y perfuadir

con alguna fophíílefia, que fe* logró efte , ó el otro fruto

de ¿1 remedio. Mas quando el daño es tan coníiderable,

que no fe puede ocultar,fe refugian al tegrado de el Aphorifmo,

facienti fecundum rationem, que es afylo ordinario

de Médicos delinquentes. Lo mas graciofo ,.ólo masdefgraciado

es, que quando de ral modo fe agravan los fymptomas

, que apenas queda duda de que aquel tumulto fue

ocafionado de el remedio , tienen otra admirable efcapato-*»

rk , que es decir , que ya lograron defcubrir el enemigo.

Efto oftentan, como un triunfo de el arte , aun quando para

si conocen el daño que hicieron ; y k. necia credulidad de

los oyentes celebra la acción., como que fue gran induftria,

y fabiduria facar de la embofcada al enemigo oculto, y ponerle

en campaña rafa, donde le pueden acometer libre-i

mente.

, p Volviendo al Aphorifmo , afirmo , que de qualquiera

modo que fe explique, trayeodole á alguna tena

inteligencia , nunca llegará el cafo de que firva de nada.

Para cuya demonftracion , pongamos que el Medico juzga

firme , y redamenre vque eligió en la curación el rumbo

que debía. Pongamos también , que aunque no vé feguirfe

ala explicación de el remedio alguna mejoría, con

gravifsimo fundamento efpera que te logre continuando el

mifmo remedio. Efte es el único cafo en que puede tener

ufo el Aphorifmo. Pero en efte mifmo cafo el Aphorifmo

es inútil, y pudo dexarfele Hippocrates en el tintero fin arríefgar

cofa alguna, pues aunque no fe huviera eferito tal

Aphorifmo , es claro que el Medico, en la fupoficion

que fe ha dicho, continuada en el rumbo

tomado.

' *. a-

Í.VI.

IO

DISCURSO SÉPTIMO. f

55

Í.U.J 113

7

§. VI.

ABandonada, pues, te regla Hippocrarica por

nociva en una parce , y en otra inútil, 1_ ¿ue

juzgo te debe feguir en la materia prefente, es la de ConTe :

Ho Celfo. Efte Autor , que fin duda fue de exúdente juicio

tratando de o quedebe hacer el Medico , quando el m di'

«mentó aplicado no logra el efedo que fe intenta, refue "

ve de efte modo : Opportet itaque , ubi aliquid non refpon

det non tanti put are AuBorem, quanti agrum, •&• experi'

2 ahud , atque aliud, fie tamen \ ut in Ltis mobtL

mutetur quod nihilprodefi,i» longis¡ quos t u °

fie etiam folvit, non fiatim condemneturfi quid non í*

timprofuif.minusverb removeaturfiquidpaululum Tal

tem juvat qutaprofeBus tempore expletur, (lib ? cao i i

ii Efta regla infiere una pradica totalmente*op__íb

a k que fe deduce de el Aphorifmo Hippocratíco n:c?

^Tff 0 A m f lC "T n0 apHcado no correíponde 'i

efedo defeado, fe pafte á experimentar otros remedio-,

pintos; porque el Medico debe apreciar mas U vida d.

el enfermo , que el precepto de el Autor, por quien feo

berno parala aplicación de el remedio. ó S t ó - l ?

vertido ; pero rara vez pradicado por lo T ma?_S?- d "

cuya rudeza eftá tan dominada de iL¿L wnSÍ?^ 0 ^

elAütor ó por la Efcuek que figuen, q S g ^

CS: delos °' os ' es **«* e «?#sg

Las^^S^ri^^:^^ :^_^-^

fe abandone al inflante el medicamento , q„„¿ q ""^

vecho, porque fiendo tan executívas no debe p" £ ?

mo^nto ; pero en-kschronicas, porque conceden

cho mayores treguas, no fe condene 4 * eT emtd 0 U ¡

quien no fe figuió promptamente el alivio PareT/ •'

decir (y es razón legitima) que como h. Z

9 ,T C

chronicasfon pereza ¿J^$gS¡ffi

en,


I-5& £L AFORISMO EXTERMINAD OR.

tn la declinación; afsi los remedios obran en ellas muy lentamente

, porlo qual, aunque aprovechen , hafta que pafle

algún tiempo,es imperceptible el alivio. Concluye con que

no fe abandone el remedio, que aprovecha algo, por poco

¡que fea.'

, 13 Todo efto es didado por la reda razón, Todo di*

rige á una pradica prudente , y fegura. Nada dexa al arbitrio

de un Medico ignorante, ó prefumptuofo, ó hakcinado;

al paflb que el Aphorifmo Híppocratico conftituye por

única regla, para abandonar, ó continuar el remedio, la

aprehenfion de el ¿dedico de que fue fo elección oportuna;

la qual aprehenfion en ningún Medico falta , y en los mas

ignorantes es mas fixa , y tenaz. Confieífo , que no quifo

Hippocrates que el Medico , que eligió mal, pero faifamente

aprehende, que eligió bien , proliga por donde empezó.

Pero aunque él no quifieffe eflb, puefta la regla, que

pufo, es precifo fe figa eflo.

§. VIL

'14 XTO faltarán quienes den tal fentido al Apho"-»

J_^ rifmo Híppocratico, que de él no fe figa eU

íe inconveniente. Pero ferá la explicación violenta, y con»!

trarla á k letra. Y qué haremos con que uno, ii otro Me-:

dico le den effa explicación, li los demás ñola admiten, antes

toman el Aphorifmo , como fuena ? Es Hippocrates

Oráculo de los Médicos; pero Oráculo como los de el Gentilifmo,

cuyas refpueftas ambiguas tomaba cada uno como

quería. Efte Autor dice , que aquel no entiende á Hippo-»,

Grates, y aquel dice lo mifmo de efte. Parece, que tradu-,

ciendo á Hippocrates de eí Griego al Latín, le pulieron

mas Griego, que eftaba antes.

15 Quede falvo , fin embargo , fu honor á Hippocra-»

tss, que le es muy debido, Dexónos efte grande hombre

copiofifsimo aparato de excelentes preceptos , efpecklmente

en k parte prognoftica. Culparte , porque haya errado

en algunos , es acufarle de que fue hombre. La obffuridad,

que hallamos en otros, acafo no es tanto fuya,

co,

DISCURSO SÍPTÍÍ»...; 157

?omó mieílra. No quedó obra de aquella, y aun dedgo

menor antigüedad, que no padezca la mifma defgracte»

La traducción fiempre quiebra algo k fuerza exprcfsiva

de el original. Lo principal es, que el Difcurfo de el

tiempo altera confiderablemenre dentro de el mifmo idioma

la lignificación de muchas voces , de que pudiera

moftrar innumerables exemplos eRkslenguas Latina, y

Efpañok.

16 Afsi me parece totalmente agéna de razón la ponderación

, que hace de la obfeuridad de Hippocrates d

Dodor Bravo de Sobremonte , folo á fin de engrandecer

á Galeno. Dice, que es la Dodrina Hippocratíca tan

obfeura , que hafta que Galeno vino al Mundo , cafi nin-i,

gimo k entendió. { Tyrocin. Prad. fed. 3. cap. 3.) Lo

peor es , que añade, que de intento envolvió Hippocrates

en eftas tinieblas fu dodrina, como cofa divina, que

debia ocultarfe en elfagrario. Qué extravagancia ! Cierto

que es dignifsimo de alabar fu zelo, fi quifo que fu doe-»

trina , por efeondida, quedafle inútil, hafta que vinieffe

al Mundo un Ingenio de aquellos tan portentofos, que

apenas fe logra uno en cinco, ó feis figlos , qual pretende

el Dodor Sobremonte haya fido el de Galeno. De hecho»

defde Hippocrates á Galeno paflaron feifcientos años, poco

mas, ó menos , y todo efte tiempo nada, ó cafi nada fir-,

vio k dodrina Hippocratíca al Mundo, (fegun te fentencia

de Sobremonte) por haverla ocultado íu Autor cn dtegra-i

rio como cofa divina.

17 Si alguno quifiere faber , porqué llama el Dodor

Sobremonte cofa divina á k Medicina Hippocratíca, lo

hallará explicado con otra extravagancia mayor de el mifmo

Autor, en fo Difputadon Apologética por la Medicina

Dogmática ,ted.i.refoiut. 8. jf. 5. donde afirma ,y

prueba con autoridad de Arnaldo de Villanova , que

Hippocrates, >j Galeno adquirieron el Arte Medico por

divina revelación. El texto de Villanova es formalifsimo:

Quibuj (Hippocrates, y Galeno) Medicinamdü

vinaconeefsione veracitér t & ptrfeQé novimut efie revé-*

loa

/


____• A: •

15-5 EL APHQRISMO E^XTERMINÍDOR';

latam. A tanto llega te fuperfticiote veneración , qué á fo

Hippocrates, y~fo Galeno profeíten fos Médicos de la

Efeuda común. Pero efto mifmo debe fervir de excitativo,

para que los que tienen los ojos abiertos examinen

Con mas atenta reflexión la dodrina de effos dos Maeftros;

pues difeipulos tan ciegamente apafsionados, no

dificultarán elevar á infalibles my Herios

los mas palpables errores.

DI-

^tó&S *** *** * *** *** US? 4 * 5 *

DIVORCIO

DE LA HISTORIA,

Y LA FÁBULA.

D I SC U RS O OCT AV O.

§• I»

Erniciofa es en el Mundo aquella máxima

trivial, de que fiempre la mentira es hija

de algo , porque autoriza la ficción, atribuyéndola

un iluftre nacimiento en te

cuna ce la verdad. Suponen los que la figuen , que no hay

error alguno, que no tenga poca, ó mucha mixtura de realidad,

y que k fábula fiempre fe fabrica fobre el cimiento

sólido de alguna verdad hiñorica.

2 La experiencia , y la razón militan contra efte vulgar

apotegma. La experiencia , porque á cada paffo te vén

embulles , que únicamente deben fu origen á la malicia de

d que los profiere. Qué fundamento tuvo la muger de Putifarpara

atribuir un interne atrevimiento al Cafto jofeph?

Qué mezcla de verdad huvo en k acutecion intentada por

los dos kfeivos viejos tontra la inocente Sutena ? Pero

ociofo cs repetir exempkres de lo que ácada paflb encuentra^

los ojos, y los oídos.


\6c\ DIVORCIO DB LA HISTORIA,Y LAFÁBULA;

3 Si fe confuirá la razón, fe hallará, que quien finge la

imitad de el hecho, fácilmente podrá fingir la otra mitad.

Q¿ié mas dificultad envuelve para la invención una parte,

que la otra de la fábula ? O qué necefsidad tiene de bufear

materiales preñados de un fuceflb verdadero, quien poffee

tinafecundifsima mina de ellos enfu fantasía? Los Lógicos

dicen, y dicen bien, que hay unos Entes de razón con fon-

¿amento real, y orros fin él. Lo mifmo fe debe aplicar á las

fábulas. Hay muchas, que por un lado cftrivan en algún

•hecho verdadero; y muchas también, en quienes el hierro,

es. puro, fin mezcla alguna de plata, ú oto.

§. II»

# T7Sta imaginación de que la mentira fiempre eftá

f*7i mezclada con alguna verdad, de quien tomó

jprindpío', no folo eftá apoderada- de el Vulgo , mas también

fe hizo lugar entre muchos fabios , los quales eftendieron

la máxima aun á aquellas verdades , y mentiras,*

que mas diftan entre si, efto es ¿ á ks verdades reveladas,

y errores opueftos ádks. Pretenden eftos, que toda-s las

fábulas de el Gentilifmo tuvieron fo principio en los fuceffos,

que refiere la Eferitura, ó que no , fon otra cofa di-:

chas fíbulas, que las mifmas Hiftorias tegradas alteradas,

y corrompidas,

5 Immenfa es k erudición , que fe ha gaftado en efte

alfompto. Pedíala fin duda la arduidad de el empeño,

pues era neceffaria una gran letura de cafi todos los Autores

profanos, para entrefacar de ellos todas tes circunftancias

, en que te encontraffé alguna alufion cutre las fábulas,

y ks hiftorias, y un profundo conocimiento de ks lenguas

Orientales , parabufearpor medio , ude el fignificado,

u de k etymologia, la conformidad de los nombres

de los Héroes , ú Deidades de el Gentilifmo con los dc los

Perfouages dek Eferitura. Uno , y otro fe executó por

fugetos extremamente hábiles , como el Obifpo Huet,

el Padre Tournemine, §amuel Bochare > -Sicotes Burtlero,

Heiu,

DISCURSO OCTAVO; I_I

Hrinfib , Vofsio, y otros. Pero todo fue cultivar con

grande aten una tierra , que no podia producir fino flores:

quiero decir , que todas las fatigas de eftos grandes hombres

firvieron á oftentar fu ingenio, y erudición , nías no

ádefeubrir la verdad.

6 Bien conozco, que efte didamen mió necefsita de

mucho apoyo, por el gran séquito, que entre los Literatos

ha logrado aquella máxima , de que en las fábulas de el

Gentilifmo eftán envueltas , ó disfrazadas ks verdades de

la Eferitura ; y no teniéndolo yo en k autoridad, es precifo

apelar ák razo», Pero por efta parte meconfidero tan

bien puefto, que efpero ganar la caute con los ledores

que cftuvieren defoudos de toda preocupación.

§. III»

7 O primero , que hace fuerza contra aquella ma-

I J xima, es k grande opofícion , que hay en orden

á las aplicaciones , enere los mifmos Autores que la

apadrinan . pues en una mifma fabuk unos pienfan hallar

una hiftoria fagrada, y otros otra muy diftinta. Pongo por

exemplo. Monleñor Huet pretende , que en la narración

fabulofa de Hercules eftá envudta , ó disfrazada la hiftoria

de Jofué; y Nicolás Burtlero halla en la mifma fábula los

fuceflos de Adán. Monfeñor Huet pienfa, que la fábula

de Perfeo reprefenta á Moysés; y Mr. Burtlero defeubre en

la mifma fábula k hiftoria de Jonás. No es mas claro que

k luz de el medio dia, que fiendo tan diverfos los fuceflos

de Joíué de los de Adán, y los de Moysés de los de ]onás,

fofo á beneficio de alufiones violentas te pueden defeubrir

los de Jofué , y Adán en una fábula , y los de Moysés, y

Jonás en otra?

8 Aun es mucho mas enorme k dlferepancia , que voy

á proponer ahora. Monfeñor Huet, que en los errores de

el Gentilifmo pretende defeubrir multiplicadas fi


it_% DIVORCIO D_ LA HISTORIA,Y LA FÁBULA;

de Lucifer. Una contradicción tan grande hace vífiblé*

que los Autores, que te emplean en femejante tarea , no fe

gobiernan por algunas luces firmes, que hallen en ¿1 objeto

, fino por algunos faltes yifos, que le dá fu prop ría ten,

tüSl.i» --

§» iv.

9 "pEro aun fe hará efto mas evidente, reduciendo

JL a un examen analytico ks aplicaciones , que

fos dos Autores citados hacen de k hiftoria de Prometheo.

Y empezando por el Padre Tournemine , efte contempla

en ella la culpa, y pena de Luzbel : lo primero

porque, fegun refiere Duns de Sainos , Prometheo fue

arrojado de el Cielo por Júpiter , por haver pretendido

aquel el defpoforio de Minerva. Yo no sé fi Duris de Sainos,

cuyas obras hoy no exiftcn , dixo tal cote. Pero fi

1Q dixo , como apunta Natal Comité , efta fue fábula

particular de efte Autor, no la que reynaba generalmente

en d Gentilifmo , como fe vé cn los demás Autores

profanos , los quales cafi de común acuerdo eferiben,

que Prometheo, haviendo, con k ayuda de Minerva,

formado al hombre dé barro , con el favor de la

mifma Diofe fubió al Cielo , de donde tfaxo una porción

de fuego, conque infundió vida á la eftatua, que luvfo

fabricado : y que el caftigo , que Júpiter le dio por d tecn'lego

robo , fue atarle á una peña de el Caucafo , aplicando

áfu pecho un Buitre , que continuamente le defpcdazafié

tes entrañas. Es claro ,que efta fábula no es capaz de

aplicación alguna á Luzbel; y mucho menos , fi fe añade.

lo que refta, efto es, que Hercules le libró deípues de el

fupiicio, matando á flechazos el Buitre, y delatando á

Prometheoj pues ri caftigo de Luzbel es eterno, y no

tranfitorio, ••'"" -

. i o La fegunda aplicación de ef Padre Tournemine

confifte en que , fegun otros Autores, el delito de Prometheo

fue envidiar a fu hermanó Epimetheo : lo qual quadra

muy bien á Luzbel , fuponiendo , que en Epimetheo fe

ireprctewck perfona de Adán, pues Luzbel, derribado de

" ' \. '«1

DISCURSO OCTAVO. IÍJ

¡ri Cíelo, por envidia que tuvo ák dicha de el hombre , le

felicitó á la caída. Pero ni el Padre Tournemine feñak los

Aurores, que atribuyen efle pecado de envidia á Prometheo

, ni yo he podido ver alguno, que tal diga ; antes bien

parece fuponen todos, que Epimetheo tenia mucho que

envidiar en Prometheo , y aquel nada que envidiar en

efte, pues á Prometheo le pintan fummamente fabio, y

advertido ; á Epimetheo rudo , é inconfiderado. Tampoco

podía fer motivo de envidia el catemiento , que algunos

Mythologicos dan por fentado , de Epimetheo con

Pandora , pues efta fue embteda por Júpiter á Prometheo

con k fatal cax3, ó arqueta , donde eftaban cerradas todas

tes calamidades, perfuadiendok á que k abrieífe ; lo

que Júpiter felicitaba para vengarfe de él , y Prometheo

como fabio te repelió ; pero Epimetheo admitió á Pandora

, y abrió Ja caxa , con que fe llenó de dddic.has. Aqui

no hay motivo de envidia, fino de kftima. Y tampoco podía

Prometheo envidiar la pofleísion de Pandora, á quien

havia repelido.

ir Tercera aplicación de el Padre Tournemine. Según

otros Autores , Prometheo delinquió fugeriendo á

Epimetheo, por medio de Pandora , que abrieífe la caxa

fatal; loque quadra oportuniteiinamente á la tentación

de Lubéz á Adán por medio de Eva» Tampoco he vifto

Autor alguno , que refiera tal fugeftion. antes bien algunos

dicen, que le previno á Epimetheo , que no recibiefle pre-*

fenre alguno , que le embkffe Júpiter.

is Quarta aplicación. Según k opinión mas común,

la culpa de Prometheo fuetraher el fuego de el Cíelo ák

tierra , con que infundió al hombre ks pafsiones, que le ef-»

timulan al vicio ; y efto hizo Luzbel, encendiendo con fo

perfuafion el apetito defordenado de Adán. Es cierto , que

k opinión mas común, y comunifsima es, que el delito de

, j .wnuiiuupa es , que el delito de

Prometheo confiftió en el robo de el fuego celefte ; pero

también lo es, que el deftino , y ufo de eflé fuego fue para

animar la Eftatua de barro , no para infpirar las pafsiones

al hombre defpues de animado.

-*** - Quinta, y ultima aplicación. El Poeta Nicandro

L z

ái '-

n


_••

-_4 DIVORCIO DE LAHÜTORIA, Y LA FÁBULA".

dice , que haviendo concedido Júpiter eterna juventud aí

al hombre , efte por confejo dePrcmetheo la vendió á la

Serpiei te : en que fe infinite, que Luzbel con fu tentación

fue caufa de la muerte de Adán , y de todos fus descendientes.

No sé lo que dice fobre efle particular Nicandro , a

quien jamás he vifto , fino citado; pero sé , que no fe debe,

ó puede ufar en efta materia de 1a ficción particular de un

Poeta , como fi fuefle error con.un del Gentilifmo; mucho

menos, quando aquella ficción es opuefta á k opinión comunifsima

, y generalmente recibida de los Mjthologicos,

los quales atribuyen todas las defdichas de el hombre á la

caxa fatal , donde eflaban cerradas , y entre ellas ks enfermedades.

Añádate , que Monfeñor Hutt, citando al mifmo

Nicandro , cuenta la fábula de diftintifsimo modo. Dice

, que haviendo recibido el hombre de Júpiter' el don

de la perpetua juventud , la pufo fobre los lomos de un Af.

no, que efte, llegando fediento á una fuente, y prohibido de

Deber en elk por una Serpiente que la guardaba , fe concertó

con elk, que te daria lo que trahia acudías porque te dcxaífe

beber ; y hecho el pado, el Afoo logró el agua , entregando

á k Serpiente la juventud perpetua. En efta reía-;

cion ni hay venta hecha por el hombre , ni perfuafion de

Prometheo. Toda la culpa queda á cuenta de el Afoo.

§. V.

14 X TAmosyá á ks aplicaciones de el Ilufirifsimo

V Huer. Eftas fon en dos maneras, unas diredas,

otras reflexas. Llamo diredas aquellas , en que fe

propone alguna femejanza iminedkta entre Moysés , y

Prometheo ; y reflexas aquellas , en que le bufca k femejanza

por medio de algún tercero. Pongo por exemplo.

.Pretende el Señor Hutt, en virtud de ciertas analogías,

que Prometheo es k mifma perfona que Mercurio ; y defpues

prueba con otras analogías, que Mercurio es el mifmo

que Moysés. Efte genero de pruebas es frequentifsi-»

mo en el Señor Huet, d qual figuiendo el fyftema de ctmfuc.-

DISCURSO OCTAVO. i-Jj

fundir éñ üná todas , ó cafi roelas las Deidades dc e! Gcntw

lifoio, qualquiera femejanza, que encuentre en Moysés,

refpedo de alguna de días, le firve para identificarle con

qualquiera de ks otras. Mas porque abaxo combatiremos

dc intento efte fyftema, nos reduciremos ahora únicamente

á la enumeración de ks aplicaciones diredas,

que hace el Autor , de k hiftoria de Prometheo á k de

Moysés.

15 Primera aplicación. Herodoto llama á, Prometheo

marido dt la Afia,otros hijo.Moysés fue oriundo de la Afia,

y toda la gente Ifraelitica volvió de el Egypto á la Afia.

(Demonftr.Evang.prop.4.cap.8.num.7.) He puefto ks proprias

palabras de el Autor, con la cita puntual, porque

nadie pienfe que le impongo algo entanarraftrada , y violenta

aplicación. Es fin duda de admirar, que un hombre

célebre en la República Literaria , para aífumpto tan ferio,

.u faite de tan defpreciable aluífon. Quien no vé, que por

efte capítulo puede Prometheo fer copia de quantos hombres

nacieron eu k Afia ? Y aun con mas razón que de

Moysés, pues efte no nació en k Afia, de donde folo fue

oriundo, fino enla África. Fuera de que lo que dice Herodoto

de que Prometheo fue marido de la Afia, y otros que

hijo , no debe entenderfe de aquel vaftifsírao País, que fe

reputa una délas quatro partes de el Mundo, fino de la

.Ninfa Afia , á quien fingieron los Poetas hija de el Océano

, y de Tetis, y de quien dicen tomó nombre aquel vaf*

íifsinio País.

id Segunda aplicación. En la opinión de algunos

Aurores,Pro:netheo fuebermano de Deucalion , de quien-

Apoíonío refiere, que fue el primero que erigió Templos

alosDiúfes. Efto fe adapta á Aaron hermano de Moysés,

que fue el primer Summo Sacerdote dc k gente Ifraeliti»»

ca. Aun masdeeíteañaresefta aplicación, que la pallada

, porque para hacerla, cae el Ilúftrífsimo Huet en dos

crates contradicciones. La primera es , que poco mas

abaxo, para lograr otra aplicación, fupone á Deucalion,

no hermano , lino hijo de Prometheo ; y efta es k opinio 11

Coman. Pon jo menos, yo nohe hallado otra cote en -Au-

.;Tom.V. L¿ «ai

I



i66 DIVORCIO DB LA HISTORIA, Y LA FÁBULA.

tor alguno. La fegunda contradicción es, que en el capítulo

décimo afirma , y procura probar, que Deucalion es k

mifma perfona que Noé. Cómo, pues, pueden fer una mífma

perfona Deucalion, y Aaron, fiendo la de Aaron tan

díftinta de la de Noé ? Quien creyera efto de un Varón tart

dodo ? Dexo aparte , que el edificar Templos no tiene

coherencia alguna con el Summo Sacerdocio. Muchos mas

Templos erigieron los Principes Legos, que los Summos

Sacerdotes.

17 Tercera aplicación. Refiere Diodoro , que Prometheo

reyno en una parte de Egypto. Moysés fue Caudillo

de los Hebreos , que habitaron una porción de E«*/nto,

efto es, la tierra de Geffen. Fuera de efto , Thermu'tis

hijadePharaon,que le adoptó por hijo, te deftinaba aí

Reyno paterno. Efta aplicación, porte primera parte pro

cede fobre un fupuefto falfo, pues Moysés no fue Rey, ni

Principe de los Ifraelitas mientras eftuvieron en Egypto' ni

fe puede decir con alguna verifimilitud que dominalte alguna

porción de Egypto ; antes lo contrario confta ckramente

de la Eferitura. Por la fegunda es violenta, pues eftár

deftinado al Reyno, y gozarle, fon cotes tan difuntas, como

la poffelsion , y 1a efperanza. Fuera de que de efta'defrinacion

de iMoysés á la Corona de Egypto no habla palabra

la Eferitura. Solo la refiere Jotepho, á quien de tan remota

antigüedad no es creíble Uegaffe inftrumento alguno

con que comprobarla.

18 Quarta aplicación. Prometheo fe vio en grandes

anguftks, por una exorbitante inundación de el Nilo fobre

las tierras , que dominaba, de cuyo aprieto le libró

Hercules. En efte fuceflo quiere el Señor Huet fe figure et

tranfitode los Ifraelitas , y fomerfion dc los Egypcios en

el Mar Vermejo, fuponiendo para hacer verifimil k alufion,

que Jofué, Caudillo Militar de los Ifraelitas, y com

panero de Moysés, es k mifma perfona que Hercules,

lodo claudica en efta aplicación. El Nilo voluntaríamente

fe transforma en el Mar Vermejo. A efte fe te fojpone

una inundación , ó exundacion (que no huvo) fobre

ktierca de Egypto. La ruina que ocafionó el Mar Verm

DISCURSO OCTAVO. i6y

aiejo én los Egypcios, tan lexos eftuvo de anguftiar á Moysés

, que antes te pufo en falvo. Cómo , pues , fe apro->

prian a Moysés ks anguftks de Prometheo ? Jofué en nada

cooperó al rranfico de Moysés. Qué relación; pues,

puede tener con el fuceflb de librar Hercules a Prometheo

de fus ahogos?

ip Quinta aplicación. Laséftatuas de Prometheo te»»

nkn un Cetro en la dieftra, imagen de la Vara pródigiofa

de Moysés. Terrible es el prurito de bufear alufiones,

quando fe mendigan de tales impertinencias. A eftaquenta,todas

ks Eftatuas de Principes , que tienen Cetro en lá

mano,ferán imagen de Moysés, y fe podrá decir con la

mífma razón, que todos fos Principes reprefentados en

ellas fueron indiftíntos de Moysés. Si el Señor Huet dexa

fentado , que Prometheo fue Rey , para qué bufca otro

myfterio , ü otro fymbolo en que fe figuraffe con Cetro en

te mano, fino el proprio , y «.atural de fer reprefentacion

de la autoridad Regia? Finalmente, están diminuta la femejanza

, que hay entre im Cetro , y una Vara, que aun fin

atender a otros capítulos, por efte folo fe debiera reprobar

k apropriacion.

20 Sexta aplicación. Julio Africano dice, que la fa-»

bula de que Prometheo formó al hombre, tuvo fo origen

deque confabiasinílruccioneshizo á los hombres advertidos

, y prudentes, que autes eran rudos, y agreftes.

Moysés, con leyes oportunas, formó la Religión, y Policía

de los Ifraelitas. Mirándolas cofas á efta luz , con mas

propriedad fe pueden identificar Con Moysés , Romulo,

Numa Pompilio, Minos, Dracon, Solón, Licurgo, y todo

el Areopago.

21 Séptima aplicación. Cuéntate , que Prometheo'

tuvo algunos coloquios con Júpiter. Moysés los tuvo con

Dios. He leído los coloquios de Moysés con Dios en te

Eferitura; pero en ningún Autor los de Prometheo con

Júpiter. Doy que los huviefie. Con otros muchlfsímos

mortales habló Júpiter; conque todos effos ferán copia

de Moysés. En verdad, que en materia de coloquios con

l a 3f*

I


i


1 fl

Tjó DIVORCIO DB LA HISTORIA, Y LA FÁBULA";

tradiccioncs. Parala aplicación paffada.fe acomoda la pri-;

íion de Prometheo á Moysés en una Caverna del Sinai; pa-,

ra efta,á Moysés en el collado de Amalec.La fábula de Prometheo

no incluye batalla de Hercules contra alguna Nación.

En fin (omitiendo otros muchos reparos) la aplicación

de la fábula es un traftorno de la hiftoria , pues fegun

efta , mas fe debe confiderar Moysés bien hechor de Joíué»,

que beneficiado. Quando Moysés levantábalas manos,

venda Jofué: luego la vidoria de Jofué dependió de la acción

de Moysés. Pues cómo en la fábula hace todo el beneficio

Hercules figura de Jofué, y de parte de Prometheo figura

de Moysés, no hay acción alguna, fino k de recibí),

el favor?

§- VI.

zp ,/^Reo que con efte exemplo he evidenciado al

V^i Ledor , que es quimérica la empreffa de defeubrir

ks verdades de la Eferitura en los errores de el

Gentilifmo. Los dos Autores alegados abundaban , quanto

otros qualefquiera, de ingenio, y erudición. Sin embargo

, aplicando al empeño eftos dos talentos con el mayor

esfuerzo pofsible , nada pudieron lograr fino unas aplicaciones

tan violentas, tan arraftradas, trahidas (como fo

dice) tan por los cabellos, y en parte fondadas en fupueftos

tan inciertos , que ellas mifmas vocean la infelicidad

de el conato de fus Autores. Perfuadome á que con alusiones

tan leves , como las que he propuefto , no havrá

hombre alguno de muy mediana agudeza, que no haga

fymbolizar qualquiera fábula con qualquiera hiftoria , ó

repretentar qualquiera hiftoria Canónica en otra que no

lo fea. Efto es lo que vemos executar a cada paflb en los

Pulpitos. QyalquieraPredicador de ordinario ingenio, y

erudición nada extraordinaria , figura el Santo "á quien

predica en uno de los Héroes de la Eferitura, firvíendote

de verfiones, gloffas., y comentos ( como el Señor Huet

délos dichos varios de particulares Autores ) para multiplicar

las alufiones. En la mifma eíp-cte, que tratamos

de

^ ^ ^ ^ ^

Üá __, DlsCüRS0 OCTAVO: t7t

«te figurar affumptos fagrados en ks fábulas de los Genti-les,fe

ve pradicar cada dia. Defdichado el Predicador que

queriendo, no encuentra entes fieftas Gentílicas alguna en

cuyas circundan, us quepan diez , ó doce aplicación si a

felemnfoad, que tiene por alfompto. Y fin duda ,quefos de

feaftante mgenio encuentran algunas harto mas oforrui as

q*,e lasque hemos vifto de el Iteftrífshno Huet • fi "oí

por effo fe pueda creer (ni lo creen los mifmos Predteadn

res que lo dicen) que Dios al mifmo tiempo que permitía J

era ofendid o de aquellas foperftíciones, coiiparricuk r, *

oculta providencia las ordenaba de modo , que fueifen fi

guradeksfolemnídadesChriftiaius. * 4 C " en h ^

30

N

§» VIL

O es mas feliz el Iluftrifsimo Huet en ks de 1

._ - mas partes de fu aflumpto, que enla auehr

»os propuefto para exemplo. Pero el difeurrir po? toda's

ellas feria negocio de fomma prolixidad, quando fu ¿ S

nc. abraza cafi todos los Diofes, y Heroes\abulofos pre!

*$*?%?$£?Si? uno iü 0,0 ' y " nk °>y^ -««

Heroínas k reíeiva nal fi * ^tf 0rqUC h$ D¡of * ¡ Y

mente, fi pudiera fníiVnPi-r., -^-V'-nco lyítema cierta-

fi" , que fi tienen cimientos dibie7


I

_

.72 DIVORCIO -DB tA HISTORIA, Y LA FABULÍ;

preffamente fe afirma, que Tlure padre , y Nachor Hef'j

mano de Abrahan , fueron idolatras. Eftos precedieron a

Moysés mas de quanro figlos. También fueron muy ante-»

dores á Moysés los ídolos de Labán , de que fe da noticia

en el cap. 3 1. de el Genefis. El ídolo Moloch era antes de

Moysés adorado en algunas Naciones, como fe infiere dq

d capitulo 18. de el Levitico.

33 Viviendo Moysés , era comunifsima k idolatría.

En Egypto es claro que reynaba : porque Moysés, hablando

á Pharaon , llamaba al Dios verdadero Dios de los Hebreos

; de que íé infiere , que Pharaon , y los Egypcios no

le conocían por tal. También le dixo, que no havia Dio_

como fu Dios: Utfcias quoniam non efi ficut Dominus nofter.

Es verifimil, que el Becerro de oro , que los Ifraelitas

adoraron en el Defiertb, era imagen del Buey,que con nombre

dc Apis adorábanlos Egypcios, de quienes tomaton

aquella foperftidon.

754 Que kidolatría eftaba eftendida en otras muchas

Naciones, también es conftante. Moloch tenia culto entre

los Ammonitas. Los Moabitaseran idolatras , y ks mugeres

de aquella Región hicieron prevaricar á los Ifraelitas,

atrayéndolos al cuito de fos faltes Deidades. (Numer.- cap.

25.) En el capitulo feptimo de el Deuteronomiote nombran

fiete Naciones idolatras.

3 5 Efto es lo que confta claramente de k Eferitura; y,

hay bien fundadas apariencias , que no folo en las Naciones

expreffadas , mas aun en todas ks demás (de ks quales

la Eferitura no habla, porque era impertinente para la

Iiiftoria de los Ifraelitas) eftaba yá en tiempo de Moysés

radicada la idolatría. Lo primero, porque la exprefsion

de Dios de los Hebreos inculcada en la Eferitura , corno

también la dc Dios de ifrael, indican , que folo los Ifrae-;

litas conocían , y adoraban al Dios verdadero. Lo fegun-,

do ^porque no parece verifimil, que fi cn aquel tiempo

huviclfe otro Pueblo fiel á fu hacedor, laDivina Providencia

no cuidaffe de que , ó por la pluma de Moysés, ó

por k de otro Eferitor Canónico, nos quedarte alguna

memoria de él, y de los hombres eminentes en virtud , que

én

DISCURSO OCTAVO. 173

•tn él huvieflen florecido. Lo tercero, porque fi cn ks Rtdones

vecinas á los Ifraelitas, que veten fus cultos, y los

prodigios que Dios obraba á favor de ellos , cílaba extinguida

la luz de la verdadera Religión, qué puede creeife dc

las diñantes?

36 Supuefte la idolatría dominante yá en tiempo de

Moysés fobre cafi todas las Naciones de el Mundo, ó por

lo menos fobre muchifslmas, entra mi argumento conrra

el fyftema de d Uuftrifsimo Huer. Es totalmente increíble-,

que todas effas Naciones idolatras depufieffcn luego, como

de común acuerdo, fos antiguos eirores, para formar

otro nuevo fyftema de Religión falte , cuyo objeto fuefle

el mifmo Moysés: luego es falfo , que todos los ídolos de

el Gentilifmo reprefentaffen la perfona de Moyscs. Pruebo

el antecedente. Efta gran mudanza en el culto, fi la

huvieffe , empezaría fin duda por las Naciones vecinas a

los Ifraelitas, pues eftas fueron ks primeras , quefupíercn

(ó experimentaron) los prodigios, que obraba Moysés; y

de aquellas, con la noticia de los prodigios , paffark te

nueva idoktria á ksdiftantes ;pero en ks Naciones vecinas

digo, que es increíble efta mudanza; porque eftas, afsi

como fabian los prodigios., que Moysés obraba, fabian

también, por lo menos en común , la Religión que él, y

fus Hebreos profeflaban. Sabkn, digo, que los Hebreos

no adoraban como Deydad á Moysés,fino que afsi Moysés

como ellos adoraban un Dios invifible, en cuyo nombre, y

por cuyo poder fupremo fe executaban los prodigios , deque

Moysés era mero inftrumento. Luego en cafo que

aquellos prodigios hicieífen Imprefsion en fos ánimos para

mudar de Religión, abrazarían la mifma , que Moysés,

y los Hebreos profeflaban, y no tomarían por Deydad fuya

un hombre , que fabian era mero inftrumento de la

Deydad.

37 Hagamos palpable k fuerza de efte argumento en

los Egypcios. Vieron los Egycios los portentos , que

execut.ba Moysés. Ir.elinarianfe por effo á reconocerle por

Deydad , y darle cultos como á tal ? Es claro que no , pues

por el mifmo Mo>'s


Í 74 DIVORCIÓ" DR LA HISTORTA, Y LA FAÍOLÍ;

que effos portentos fe obraban debaxo de la conduda orden,

y autoridadide un Dios, á quien Moysés, y toda fo

gente adoraba , y daba cultos , y á quien llamaba vi Dios

de los Hombres , yá Dios de Abraban, de Ifaac, y de Jacob

que eran mas antiguos que Moysés: luego en cafo que, movidos

de elfos portentos, mudaífen de Religión , abrazarían

kdelos mifmos Hebreos, y adorarten al Dios verdadero,

no áMoysés Miniftro fuyo, á quien veían , que ni

los mifmos , que le tenian por Proteétor , y Caudillo recen

«ocian por Deydad.

3% Probado, que las Naciones vecinas á fosHebreos

jno pudieron tomar á Moysés por objeto de fo culto fe

infiérelo miímo de las diñantes , pues 4 eftas fe.comunicaban

las noticias de aquellas; por con figuiente fi por ks

que recibían de los prodigios de Moysés mudaff. n de Religión,

feria para adorar , no áMoysés, fino al Dios de

Moysés, pues á .efto las conducían los avifos de ks Naciones

vecinas.

39 A efte argumento , cn mi eftimacion. Invencible*

añadamos otro no de» menos pefo. En ninguna de tantas

Naciones idolatras de. el Orbe fe confervó el nombre de

Moysés , entendiendo en él un perfonage , á quien vencraffen

como Deydad; luego nunca te veneraron como tal.

El antecedente es innegable, pues no hay momento alguno

de la Religión de-ninguna gente, ni en los libros,

ni en los marmoles, donde te lea el nombre de Moysés

con k fignificadon de Deydad. Elconfiguicnte fe infiere

con certeza moral < pues fi todas las Naciones algún dia

huvieffen preftado cultos á Moysés, es moralmente impoffible,

que alguna, ó algunas no huvieffen confervado fu

nombre. Cómo es creíble , que fiendo tantas las Naciones

de el Orbe, y haviendo ( como pretende d tenor Huet)

confpirado todas en adorar á Moysés , en todas, fin exceptuar

alguna, fe huvíeffe borrado , u olvidado fu nombre?

i-os Pueblos fon tenacifeimos en confervar los nombres

de fos Deydades; y no puede fer otra cote , porque eftán

e;n la lengua, y memoria de todos los Individuos de cad.

Nación. Afsi te vé , que defde ¿efiodo , y Homero, hafta

la

DISCURSO OCTAVO. 175

Ja extinción de d Paganiimo, periodo qué ( fegun la antigüedad

, que d&n á Homero los marmoles dc Arondd)

comprchendió doce figlos, fe confervaron cn Grecia losmifmosnombres

de fos faltes Deydades , Jupitejr, juno,

Diana, &c. Luego es abfohn-7 mente inverifimil, que al»»,

gima , ó algunas, y aun las mas Naciones no conferv-iíTcu

el nombre dc Mcysés, fi eflefoufíe un tiempo laDivinidad,

qué aderaban todas.

40' Concluimos , pues , que carece de toda vcriílmilitud

el fyftema de el lluftrifsimo Huet, y que el vinculo,

que imaginó entre los errores de el Gentilifmo, y las verdades

de la Eferitura, exiflió folo en fo Imaginación.

41 El ultimo argumento, que hemos hecho contra el

Iltjftrifslmo Huet, milita afsimifmo contra todos los de-,

más Autores , que por diferentes rumbos fe aplicaron á la

mífma empreffa , fiendo cierto , que en ninguna de ks fábulas

de el Paganifmo fe encuentra alguno de los nombres

proprios de la Eferitura, pues uno , ú otro que fe ha pretendido

encontrar, demás de la vifible diftincion de la

voz, apoca reflexión que fe haga fe conoce , que el fignificado

es muy diferente. Pongo por exemplo. Pretende

Burtlero , que la voz Evoe -, repetida en las feftividades de

Bacco , era memoria de Eva nueftra primera madre. Pero;

los comentadores de Plauto , Virgilio, y Ovidio, que hallan

efta voz en aquellos Poetas , k tienen por interjección

, que exprime folo dafedode eique la pronuncia.

En lo mifmo concuerdan los Diccionarios Latinos , y

Griegos , los quales le dan eftefignificado ; Bene fit illi.

Bien lefuceda.

"42 Confieflb , que en una , u otra fábula fe encuentra

una feliz , y oportuna aplicación á alguna hiftoria verdadera

; mas efto en ninguna manera prueba , que la hiftoria

dfeífe ocafion ák fábula. El acafo , pQrtsifo!o , es capaz

de producir eftas coincidencias. Porque á. un hombre le

fuceda hoy algo de lo que fono ayer , ningún, cuerdo inferirá

conexión alguna entre el fueño , y. el focrifo-v Entre

tantas imágenes como forma en foeúos la fantasía, cafi es

foipoteible, que parte de ellas, no coincida con algunas

rea-

r

j


L

V •

I!!

l-jé DlVORCfO DÍ LA HtSTORtÁ,Y LA FÁBULA.

realidades. Lo mifmo decúnos de ks ficciones volunta-;

das. Entre tantos defvarios, y errores de los Gentiles, feria

iuligne maravilla , que en uno, íi en otro de ellos no

brillad e alguna viva analogía con una, ú otradc ks verdades

reveladas.

43 Verdad es , que como efta coincidencia puede fer

puramentecafual, también puede fer relativa , ü de conexión.

Pofsible es, digo, que una, u otra de las Hiftorias

Sagradas, degenerando poco a poco de fo pureza, fegun

que , ó la malicia , ó la ignorancia de los hombres fue , ó

quitando, ó poniendo circunftancias , fe envolvieffe últimamente

en alguna de ks fábulas de el Gentilifmo. Es

verifimil, que en el libro primero de los Metamorphofeos

de Ovidio eftá desfigurado algo de lo tjue Moysés eferibíó

en los primeros capítulos de el Genefis, como la Creación,

iaddinquenteoíkdta de los que la Eferitura llama Gigantes

,k univerfal corrupción de los hombres, y el Diluvio.

Pero no es lo mifmo pretender, que una , u otra fábula fe

derive de la Hiftoria Sagrada , que hacer de efta derivación

fyftema general para todos los errores de el Paganifmo.

Y aun refpe&ode eflas pocas fábulas, fe debe proponer

la derivación como probable, no como cierta , por la razón

, que yá hemos infinuado , de que pudo fer cafual la ten

mejanza del error ák verdad.

44 Fixandonos en efte prudente medio, de tal modo

nos apartamos de la opinión común, que deriva todas las

fábulas de te Hiftoria fagrada , que no declinemos al particular

fyftema de el feñor Branchiní, labio Italiano moderno

, el qual pretende deducirlas todas de las hiftorias

profanas. Siente efte Autor, que quantas Relaciones de

Héroes, y Deydades fe hallan etilos antiguos monumentos,

tuvieron por objeto varios hombres , que en los

tiempos anteriores fe hicieron pkufibles por diferentes ca-'

minos, y haviendo caído fus acciones yá en ks manos

de los Poetas, yá en las de los aduladores , yá en ks de fus

apafsionados , ya en la-s de fos proprios defeendientes , los

prillia-ros por fu profefsion , los fegundos por fo interés,

los terceros poc fu afe&o , los últimos por fo gloria , las*

. vif-


¡Ü;

DISCURSO OCTAVO. 177

vinieron de muchas circunftancias fabulofas , yefte complexo

de verdad, y mentira vino á conftituir toda la Theologia

de el Gentilifmo.

45 Es conftante que ha fido muy frequente el divinizar

unos hombres á otros por todos eftos quatro capítulos.

Los Poetas lo hadan mas ha de dos mil y quinientos

años, y aun hoy no perdieron efta mala coftumbre ; pues

no hay muger linda , á quien fus plumas no eleven ai grado

de Diofa. Los aduladores hadan Deydades de aquellos,

que por fus vicios eran indignos aun de apellidarte hombres

, como fe vio en ks apotheofes de los Emperadores

Romanos. La vanidad de los defeendientes atribuyó orii

gen divino á muchos Imperios, y Repúblicas. Los Roma-,

nos, no contentos con foponer al Dios Marte padte de fu

fundador Romulo, al mifmo Romulo hicieron Deydad tu-,

tekr fuya.

46 Por el amor eftá k mas antigua poítefsion de deificar

los mortales; pues eu el libro de la Sabiduria(cap.i4.)

fe feñak efte por el primer principio de efta efpecie de

idolatría. Un padre eftremamente afligido por la muerte

defo hijo, arrebatado enla flor de la juventud, hizo formar

una efigie de él para defahogar en ella fu ternura ; y

paflando efta de el ultimo limite de los humanos afee-tos,

conftitnyó luego ák imagen objeto defo adoración. Su

autoridad eftendió kfuperfticion á los domefticos , el mal

exemplo de los domefticos á todo el Pueblo , y el mal

exemplo de el Pueblo á toda la Región. Yiófe repetir muchos

figlos defpues efte delirio á influxo de la mifma

pafsion en uno de los mayores hombres de la antigüedad.-

Cicerón. Aquel Cicerón, Oráculo un tiempo de los Ro-i

manos , y admiración defpues de todos los pofteriores fi.»

glos, Callo tanto de si en la muerte de fu queridifsima hija

Tulla, que fe mantuvo mucho tiempo en el propofito

de erigirte aras como á Deydad , y dexó teftificada á la

poíteridad tan loca extravagancia cu algunos de fos eferitos.

47 Conduxo efta ¡mpia ridiculez á lo fupremo de te

defverguen-za el Emperador Adriano-, fabricando Tem-

Z9m.V. M píos*


178 DIVORCIO DE LA HISTORIA,Y LAFABULAÍ

píos , levantando aras, conftituyendo Sacerdotes , feftivídades,

facrificios: A quien ? A un muchacho de Bythynia,

llamado Antinoo , conforte de fos abominables torpezas,

que te ahogó cafualmente en el Nilo, como dicen unos , 6

de intento ofreció fu vida en un facrificio Mágico , que fe

hacia para prolongar la vida de efte Emperador , y que fegun

el rito ordenado pedia una victima voluntaría , como

eferíben otros.

48 Pero , aunque tea verdad , que los humanos afectos

, yá de amor , yá de vanidad, yá de interés, ayudados

de tes ficciones de los Poetas divinizaron á muchos hombres

, no puede fnbfiftir en fu generalidad el fyftema de el

Señor Branchiní. Lo primero por kexclulion , que hace

de todas ks Hiftorias Sagradas, de las quales pudieron, como

hemos dicho , adulterar á algunas Jos Poetas , de el

mifmo modo que á las profanas. Lo fegundo , porque pudieron

algunas ficciones fer totales , de modo que la fábula

no tuviefl. mezcla alguna de hiñoria. Quien quitaba,

que un embuftero de arte , paffando á alguna Región remota

, refirieffe prodigios de algún Héroe de fo Nación,

que jamás havia exiñido , y defpues el Pais , donde havia

vertido k mentira , adoptafle al Héroe imaginario por

Deydad ? Lo tercero , porque haviendo una gran parte de

el Gentilifmo adorado los Aftros , á quienes creían animados

,es verifimil que efto* fueflén objeto único de algunas

ficciones. Pongo por exemplo » Entablada ya la adoración

de el Sol, pudieron fingir , y es natural fingieflen , que k

Deydad que le animaba , havia hedió tutes , y tales cotes,

Cn tener en ello refpero á ningún hoinbre,sifolo al Numen

imaginario.

¿\P Últimamente, acafo ks mas fábulas de el Gentilifmo

no tuvieron otro origen que k reprefentacion , ó

Myftica , ó Moral, o Politica , ó Philofonca , que algunos

les arribuyen- Quiero decir, que los que texieron aquellas

narraciones , no tuvieron otro intento , que reprctentar

©bfeuraiuente debaxo de el velo de ks fábulas , ó algunos

myft crios Theolo-gkos, ó máximas Philofoficas , ó Políticas

, ó Morales; y deípues la ignorancia de el Vulgo ,en-

Kfl-


_______!

DISCURSO OCTAVO, 170

tendiéndolas á la letra, vino á formar dc ellas una Theologia

, y Religión ridicula , en que jamás penfáron fus Autores.

Confta , que los Egypcios debaxo de Geroglyficos ef-

COndian , no folo íu Religión , mas aun fo Hiftoria , Politica,

y Philoíoria, y folo íe manifeftaba k explicación á los

Reyes , y a los Sacerdotes de el Sol, Verifimil es, que á

imitación de los Egypcios ( en aquellos figlos , en que eftos

eran venerados como los mas fabios de el Mundo) en otras

muchas Naciones te pradicaíte lo mifmo; como también es

poísible, que- los Egypcios imitaflen á otra alguna Nación

anterior á ellos en la opinión de fabiduria, ó que efta practica

fuefle común en k antigüedad. Lo cierto es , que muchiísimas

fábulas Gentílicas tienen mucho mascommoda

aplicación á k Phyfica, á la Moral, y á la Politica , que

la Hiftoria. Véate el famofo Bacon en el cratado de SapientiaVeterum,

donde figuiendo efte rumbo , explica felicifsimamente

no pocas de aquellas fábulas.

50 Afsi, que efta es iina materia capaz de innumerables

conjeturas , y de ningún fyftema general, que es lo

que hemos procurado demonftrar en efte Difcurfo, efpecíalménte

en orden á la unión de la fábula con la hífloria,

y mas eíperialmente de la hiftoria fagrada , que tanto

difta de los errores de el Gentilifmo, como

la mayor verdad de la mayor

mentira.

M NUE-