El Amor de Dios - Centro Cristiano Sinaí

ccsinai.com

El Amor de Dios - Centro Cristiano Sinaí

El Amor de Dios Revelado A Través de Jesucristo

Escrito está, “A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del

Padre, él le ha dado a conocer” (Juan 1:18).

¡Con cuanta perfección ha revelado Jesús el amor de Dios por nosotros! ¡Cuan

perfectamente nos liberó Jesús! ¡Cuan perfecta es la Verdad de la salvación en el

evangelio del agua y el Espíritu! nunca nos arrepentiremos de haber recibido nuestra

salvación por medio de la fe en Jesús, quién vino por el agua y por la sangre (1 Juan

5:6).

Yo espero que todos ustedes crean en Jesucristo quién ha revelado el amo de Dios,

guarden la fe en Su amor en sus corazones, y vivan diariamente para esparcir este

amor. Yo espero que obtengan las bendiciones de la remisión de los pecados al tener

un encuentro con Dios por medio del evangelio del agua y el Espíritu.

◄ Contenido ►


Sermones acerca del Evangelio de Juan (I)

El Amor de Dios

Revelado por Medio de Jesús,

El Hijo Unigénito

PAUL C. JONG

Casa Editorial Hephzibah

Un Ministerio de THE NEW LIFE MISSION

SEÚL, COREA

Sermones acerca del Evangelio de Juan (I)

El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús,

El Hijo Unigénito

Derechos de autor © 2006 por The New Life Mission

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este

libro podrá ser reproducida o transmitida por ningún

medio, electrónico o mecánico, incluyendo fotocopiado,

grabación o por ningún medio de almacenamiento o

sistema de almacenaje, sin el permiso escrito del autor de

los derechos.

Las citas de las Escrituras son de la versión

Reina Valera 1960.

ISBN 89-8314-561-7

◄ Contenido ►


Preface ----------------------------------------------- 6

CAPITULO 1

Jesucristo, Nuestra Vida

(Juan 1:1-4) ------------------------------------- 15

Debemos Nacer de Dios

(Juan 1:12-18) ---------------------------------- 33

El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús,

El Hijo Unigénito

(Juan 1:15-18) ---------------------------------- 58

La Verdad que Testificó Juan el Bautista

(Juan 1:19-28) ---------------------------------- 77

La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó

Todos los Pecados del Mundo

(Juan 1:29-39) ---------------------------------- 93

Tabla de Contenidos

La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

(Juan 1:1-8) ----------------------------------- 111

No Podríamos Ser más Felices

(Juan 1:29-31) -------------------------------- 123

¿Con que Clase de Idea Nos Visitó

Nuestro Creador?

(Juan 1:1-13) ---------------------------------- 140

¿Quién es Juan el Bautista?

(Juan 1:19-42) --------------------------------- 155

CAPITULO 2

Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en

Nuestro Corazón (Juan 2:1-11) ------------- 178

◄ Cubierta ►


Podemos Probar las Bendiciones

de Dios Solamente

Si Obedecemos la Palabra de Dios

(Juan 2:5) -------------------------------------- 190

CAPITULO 3

Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y

Creyendo de Este Modo

(Juan 3:1-6) ----------------------------------- 205

¿Crees en el Evangelio Dado por Dios del

Agua y el Espíritu?

(Juan 3:1-8) ----------------------------------- 250

¿Que Hace Posible que Nosotros

Nazcamos de Nuevo?

(Juan 3:1-15) ---------------------------------- 269

¿Realmente Conoces el Amor de Dios?

(Juan 3:16) ------------------------------------ 308

Realicemos Obras Espirituales por Fe

(Juan 3:16-17) -------------------------------- 333

◄ Cubierta ►


6 Prefacio

Prefacio

Los discípulos de Jesús decían, “¿Oh, que

quiere decir Él? Es muy difícil. ¿Quién puede

entender lo que Él dice?” se debe a que el Señor

dijo que Él Mismo era el pan de vida, “y el pan

que yo daré es mi carne, la cual yo daré por la

vida del mundo” (Juan 6:51). Nuevamente, Él

dijo, “Si no coméis la carne del Hijo del

Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en

vosotros. El que come mi carne y bebe mi

sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el

día postrero. Porque mi carne es verdadera

comida, y mi sangre es verdadera bebida” (Juan

6:53-55). Él concluyó, “El que come mi carne y

bebe mi sangre, en mí permanece, y yo en él”

(Juan 6:56).

Aquí podemos ver que podemos comer la

carne del Señor y beber Su sangre con la fe de

◄ Contenido ►


creer en el evangelio del agua y el Espíritu.

Llegamos a saber que podemos ser libres del

pecado cuando comemos la carne del Señor. Si

comes la carne del Señor con la fe, llegas a ser

libre del pecado. Mis queridos creyentes, si

comen la carne del Señor por la fe que cree en el

hecho de que Jesús quién recibió el bautismo de

Juan el bautista en el Río Jordán ha tomado todos

nuestros pecados, entonces podemos recibir la

gracia de la remisión de los pecados. Llegamos a

ser libres del pecado si por fe comemos la obra

que el Señor ha realizado con Su carne. Sin

embargo, ¿qué hay de esa gente que no come la

carne de Jesús por fe? Permanecen como

pecadores sin importar el fanatismo con el que

crean en Él. Aquellos que coman la carne del

Señor con fe espiritual llegan a ser gente libre del

pecado.

Digamos que hay deliciosa comida preparada

en donde nos invitan. No importa cuan suntuosa

7 Prefacio

sea la fiesta, si no comemos, nunca me podré

llenar. De la misma manera, recibimos verdadera

remisión de los pecados solo cuando comemos

creyendo en nuestra mente que el Señor nos ha

hecho libres del pecado, tomando los pecados del

mundo, al recibir el bautismo sobre Su cuerpo.

Puesto de otra manera, nuestros pecados serán

borrados solamente cuando comemos la carne

del Señor con la fe de creer que ‘Jesús ha

borrado nuestros pecados al recibir el bautismo.’

Tenemos que comer la carne del Señor

frecuentemente con la fe que cree en el evangelio

del agua y el Espíritu. Solo entonces nuestro

estomago espiritual se llenara. Y recibimos la

paz mental cuando bebemos la sangre del Señor

creyendo en su significado espiritual. Existe una

posibilidad de que la gente malinterprete estos

dichos, pero todas estas metáforas se refieren a

una fe espiritual. Podemos comer la carne del

Señor y beber Su sangre solamente cuando

◄ Contenido ►


creemos en el evangelio del agua y el Espíritu

que nos ha sido dado por el Señor. Yo quiero

decir que creyendo en este evangelio podemos

comer la Verdad que dice que el Señor nos dio

Su vida para realizar el evangelio del agua y el

Espíritu.

Yo les hablo a ustedes una vez mas

preguntándome si existen algunos incrédulos

entre ustedes que solo conocen el evangelio del

agua y el Espíritu pero no lo comen. Si usted esta

en esta categoría, te amonesto para que comas el

evangelio del agua y el Espíritu con fe cuando

esta preparado, sin ninguna duda. Yo deseo que

usted beba Su sangre como disfrutaría una bebida

refrescante y coma la carne de Jesús como

comida espiritual. Yo deseo que usted disfrute la

vida eterna comiendo y bebiendo, sabiendo que

el Señor ha borrado nuestros pecados al tomarlos

sobre Su cuerpo a través del bautismo y pagando

en su totalidad con Su sangre sobre la Cruz. Y yo

8 Prefacio

deseo que usted tenga la seguridad que somos

escogidos para comer la carne del Señor y

bebamos Su sangre creyendo en el evangelio del

agua y el espíritu.

Jesús les dijo a Sus discípulos que comieran

Su carne y bebieran Su sangre. La gente

considera esto muy duro cuando Jesús les dijo

que comieran Su carne como el pan de vida.

Estaban tan molestos con estas palabras que

decían, “¿quién la puede oír?” de la misma

manera, casi todos los Cristianos también se

perturban con esta parte de las Escrituras debido

a su ignorancia espiritual.

Así, nuestro Señor dijo, “¿Pues qué, si viereis

al Hijo del Hombre subir adonde estaba

primero? El espíritu es el que da vida; la carne

para nada aprovecha; las palabras que yo os he

hablado son espíritu y son vida” (Juan 6:62-63).

Este pasaje significa, “Ustedes tienen que

escuchar Mi Palabra espiritualmente. Yo he

◄ Contenido ►


tomado todos sus pecados en el Río Jordán para

salvar sus almas de los pecados del mundo. Yo,

el Hijo del Hombre, he tomado todos sus pecados

a través del bautismo que Yo recibí de Juan el

Bautista. Y Yo morí por ti; Yo di mi vida por ti.

¿Y que dirás tú si regresé a Mí Trono en donde

estaba 3 días antes de Yo muriera?” Sin

embargo, había muchos entre los discípulos de

Jesús que no creyeron que Él sea el Hijo del

Señor o que Él es el Señor. Bienaventurado él

que come la carne de Jesús por fe.

¿Estás comiendo la carne del Señor y

bebiendo Su sangre al creer en el evangelio del

agua y el Espíritu en este momento? Come y

bebe Sus bendiciones hoy. Al igual que comes

para tu carne cada día, también come la comida

espiritual por fe. Si comes la comida espiritual

una sola vez, tendrás mayor hambre espiritual en

3 días. Entonces, debes comerla nuevamente.

9 Prefacio

Mis queridos creyentes, tienen que comer comida

espiritual tan frecuentemente como puedan.

Aquellos que Comen la Carne de

Jesús Llegan a Recibir la Comida que

Sostiene la Vida

Aquellos que han comido la carne de Jesús

han llegado a ser gente libre del pecado. Mis

queridos creyentes, ¿saben que han llegado a ser

gente libre del pecado cuando creyeron en el

evangelio del agua y el Espíritu? Hemos llegado

a ser gente libre del pecado al comer por fe la

carne y la sangre de Jesús. El Señor nos concedió

la salvación al darnos el evangelio del agua y el

Espíritu que dice que podemos llegar a ser gente

libre del pecado al comer la carne del Señor y al

beber Su sangre. Así, nacemos de nuevo

◄ Contenido ►


verdaderamente como gente libre del pecado

debido a que comemos la carne y bebemos la

sangre de nuestro Señor Jesús.

¿Cuan lleno de gracia es nuestro Señor que

nos dio Su cuerpo? ¿Qué haríamos si el Señor no

nos hubiese dado Su carne? ¿Cuan limpia se

siente nuestra conciencia por que estamos libres

del pecado debido a que comemos Su carne

ofrecida como nuestro alimento cotidiano? Mis

queridos creyentes, es impresionante y delicioso

que hayamos llegado a ser gente libre del pecado.

¿Cómo podemos atrevernos a decir que somos

gente libre del pecado? ¿Podemos ser libres del

pecado pagando dinero por ello? ¿Podemos ser

libres del pecado realizando buenas obras? O,

¿podemos ser libres del pecado al vivir una vida

buena? No podemos ser gente libre del pecado si

no fuese por la carne de Jesús. Llegamos a ser

gente libre del pecado al comer la carne de Jesús

ya que Él nos ha dado Su carne. ¿Tienes pecado?

10 Prefacio

–No, yo no tengo pecados. Digamos con voz

audible, “Yo no tengo pecados.” Si, ya no

tenemos pecado, ya que hemos comido la carne

de Jesús. Si la gente nos ve, podrán decir, “Oh,

que gente tan extraña.” Pero, ustedes son la gente

libre del pecado de quienes Dios se agrada.

Mis queridos creyentes, no tenemos ningún

pecado ya que hemos comido la carne del Señor.

Jesús nos dio Su carne. También Él nos dio Su

sangre. Él tomó todos nuestros pecados con esa

carne a través de Su bautismo, y pagó por ellos

derramando Su sangre sobre la Cruz. Así,

llegamos a ser libres del pecado al tener fe en

este evangelio del agua y el Espíritu.

El Señor dijo, “El espíritu es el que da vida;

la carne para nada aprovecha” (Juan 6:63)

podemos nacer de nuevo cuando creemos en

nuestras mentes lo que el Señor ha hecho por

nosotros. Llegamos a ser gente sin pecados en

nuestras mentes por esta causa. De igual modo,

◄ Contenido ►


llegamos a ser gente libre en nuestro espíritu.

¿Estás de acuerdo o no? Estoy seguro que sí. Así,

el Señor dijo, “El espíritu es el que da vida; la

carne para nada aprovecha.” Si pensamos en los

físico, ¿realmente podemos comer y beber la

sangre de alguien? No podemos hacer eso. Y si

comemos la carne y bebemos la sangre de

alguien, ¿decimos que somos una tribu de

caníbales? Si obedecemos estas palabras

literalmente, la Biblia estaría mandándonos

realizar actos barbáricos. Es por ello que Él nos

dijo que no pensaremos físicamente.

El Señor salvo nuestras almas del pecado y

nos dio vida nueva. Él ha quitado nuestros

pecados de una vez por todas al recibir el

bautismo sobre Su cuerpo por parte de Juan. Así,

Él nos hizo gente libre del pecado. Llegamos a

ser gente libre del pecado al comer la carne del

Señor. Es tan maravilloso. El hecho de que

llegamos a ser gente libre del pecado al comer la

11 Prefacio

carne del Señor es maravilloso. Es tan

maravilloso que hayamos llegado a recibir la

verdadera salvación. ¡Cuan poderosa es la carne

del Señor! Aquellos que comen la carne de Jesús

son libres del pecado.

¿Cómo podemos comer y beber la carne y la

sangre de Jesús? Hacemos eso creyendo en el

bautismo de Jesús y en Su derramamiento de

sangre. Comemos la carne de Jesús al creer que

Jesús tomó todos nuestros pecados a través de Su

bautismo en el Río Jordán. Por lo tanto, tenemos

que comer la carne de Jesús cada día por fe.

Tenemos que comer siempre que sintamos

hambre espiritual. Tenemos que comer la carne

de Jesús siempre que sintamos el pecado o nos

sintamos espiritualmente débiles. Tenemos que

comer Su carne tanto como podamos creyendo

en el hecho de que el Señor tomó nuestros

pecados a través de Su bautismo. Es así como

◄ Contenido ►


llegamos a ser hombres o mujeres de fe

espiritual.

Aún entre los discípulos de Jesús, había

muchos que no creían que Jesús fuera el Hijo de

Dios, o que Jesús hubiese tomado todos los

pecados del mundo. Aún ahora, existe mucha

gente que no cree que Jesús haya tomado los

pecados del mundo con Su carne. Es evidente

que Jesús ha tomado los pecados del mundo al

recibir el bautismo, pero, aún entre Cristianos,

existe mucha gente que no cree en esta Verdad.

Es por ello que Jesús continua hablándonos al

respecto.

Existía un discípulo llamado Judas ente los

doce discípulos de Jesús. Jesús sabía que Judas

pertenecía a Satanás el Demonio. El Señor

también sabía que algunos de los discípulos de

Jesús no creían totalmente en Él, y que algunos

entre las multitudes que le seguían a Él tampoco

creían. Entonces, ¿Quiénes eran ellos? El Señor

12 Prefacio

dijo, “Aquellos que no eran guiados por Dios

Padre son la gente que no cree en Él.” Él dijo,

“Por eso os he dicho que ninguno puede venir a

mí, si no le fuere dado del Padre” (Juan 6:65).

Mucha gente ha dejado a Jesús aún mientras

dice, “Por eso os he dicho que ninguno puede

venir a mí, si no le fuere dado del Padre.”

Mucha gente lo abandono a Él que si tenía la fe

de comer y beber la carne y la sangre de Jesús.

Mis queridos creyentes, no puedes ser guiado por

Dios Padre si sus mente son engañadas. Dios

conoce todas nuestras situaciones. Por lo tanto,

no debemos tener mentes engañadas. Tenemos

que confesar la situación real de nuestro corazón

tal como es ante Él: Tenemos que decir, “Oh, mi

Señor, tengo pecados en mi corazón, y merezco

ser condenado debido a estos pecados. Por favor,

¡ten misericordia de mí!” entonces, el Señor

ciertamente se encontrara con un alma tan

honesta con el evangelio del agua y el Espíritu.

◄ Contenido ►


Jes dijo a Sus doce discípulos, “¿Queréis

acaso iros también vosotros?” Simón Pedro le

respondió a Él, “Señor, ¿a quién iremos? Tú

tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos

creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo

del Dios viviente” (Juan 6:68-69).

Debe existir la misma confesión de fe en

nosotros. ¿Podremos vivir abandonando al

Señor? ¿Podremos ir a cualquier lado si

abandonamos al Señor? El Señor recibió el

bautismo sobre Su cuerpo y dio Su sangre por

nosotros. Y Él nos dijo acerca del evangelio del

agua y el Espíritu que es la Palabrada la Verdad

de Dios, la cual nos permite recibir la vida

eterna.

Ahora, hemos llegado a ser Su pueblo libre del

pecado. Cualquiera que crea en el evangelio del

agua y el Espíritu puede recibir la remisión

eterna de los pecados y obtener l vida eterna.

¡Aleluya!

13 Prefacio

◄ Contenido ►


CAPITULO 1

◄ Contenido ►


Jesucristo, Nuestra Vida

< Juan 1:1-4 >

“En el principio era el Verbo, y el Verbo

era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en

el principio con Dios. Todas las cosas por él

fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido

hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la

vida era la luz de los hombres.”

¡Cuan Grande es Jesús Quién Nos

Amó Tanto Que Nos ha Liberado De

Todos Nuestros Pecados!

Juan capitulo 1 describe a Jesús como el

Creador de todo el universo. Si nos

comparáramos a nosotros mismos con el

15 Jesucristo, Nuestra Vida

universo infinito que Dios ha creado, nos

daremos cuenta de que somos criaturas

insignificantes y pequeñas. Es por ello que no

podemos agradecer a Dios lo suficiente por tener

la capacidad de encontrarnos con ese Dios tan

grande. Fue el mayor de todos los milagros. Aún

ahora, yo pienso que es el más grande de los

milagros el que me haya encontrado con Dios,

quién vino por el evangelio del agua y el

Espíritu.

Jesús es el Creador, quién creó este vasto

universo que esparce millones de millones de

años luz por todas partes. Dios también ha

preparado la Verdad y la verdadera salvación, las

cuales son invisibles a nuestros ojos. Dios es un

Dios maravilloso. La obra más grande de Dios

fue crear a los humanos, de entre todas las demás

creaciones de Dios, como Sus hijos propios hijos.

Sin embargo, ¿como podríamos dejar de dar

gracias a Dios, cuando pudimos encontrar a un

◄ Contenido ►


Dios tan grande y tan maravilloso? Dios ha

realizado obras tan maravillosas que es imposible

que las entendamos con nuestra inteligencia. El

mundo que Dios ha creado esta lleno de

misterios los cuales son incomprensibles para la

mente humana. No podemos dejar de alabar a

Dios, ya que pudimos encontrar a un gran Dios

con nuestra propia discreción. No podemos dejar

de alabar a Dios, cuando vemos el universo que

esta lleno con muchas galaxias que van más allá

de nuestra imaginación. El universo, el cual ha

creado Dios, es magnifico. Somos seres tan

pequeños que no podemos compararnos con el

mundo creado por Dios. Cada persona no es más

grande que un grano de polvo ante los ojos de

Dios. Aún así, ¿Cómo no dar gracias a Dios,

cuando tales seres tan pequeños como somos

pudimos encontrarnos con Dios, el Creador de

este magnifico universo? Con un corazón lleno

de gratitud, yo doy gracias a Dios una vez más.

16 Jesucristo, Nuestra Vida

Sin embargo, es una pena que exista tanta

gente que está intentando encontrarse con el gran

Dios y con el Espíritu Santo sin tener la Verdad

del evangelio del agua y el Espíritu. Es

absolutamente imposible que nosotros nos

encontremos con Jesús sin primeramente tener fe

en este verdadero evangelio. También, es

imposible que recibamos la remisión del pecado

sin el evangelio del agua y el Espíritu.

Entonces, ¿cómo es capaz Jesucristo de

encontrarse con los humanos? No existe otro

camino a través del cual Dios puede encontrarse

con nosotros excepto a través de Jesús, quién se

hizo humano como tú y yo. Jesús recibió el

bautismo de parte de Juan el Bautista para tomar

todos los pecados sobre Sí Mismo de una sola

vez, y Él totalmente borró los pecados de una vez

por todas al ser crucificado en la Cruz. A través

de Su bautismo y crucifixión, Jesús hizo posible

que Dios nos adoptara como Sus propios hijos.

◄ Contenido ►


En otras palabras, no hay otra forma de salvación

excepto la venida de Dios como Salvador, quién

nos ha liberado de los pecados de una vez por

todas. Sin embargo, si Dios fuese a encontrarse

con nosotros en Su carácter fundamental, ningún

pecador hubiese sido capaz de escapar del juicio

de acuerdo a sus pecados, ya que Él es el Juez

más solemne y es Santísimo. Debido a que

básicamente éramos pecadores, hubiéramos

muerto si nos hubiésemos puesto ante la santa

luz de Dios. Así, para que Dios se encontrara con

nosotros, Él tuvo que venir a nosotros en

semejanza de hombre, al igual que nosotros.

Nuestro Señor en Persona tuvo así que venir

en semejanza de hombre para que Él pudiera

encontrarse con nosotros y liberarnos, a nosotros,

quienes somos débiles y deficientes. Para tener la

carne y la sangre de un hombre, como tienen

nuestros cuerpos, Jesús nació en este mundo a

través de la Virgen maría. Como está escrito,

17 Jesucristo, Nuestra Vida

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He

aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un

hijo, y llamará su nombre Emmanuel” (Isaías

7:14), Dios ha venido a nosotros en carne y

sangre al igual que nosotros solamente para estar

con nosotros. Esta promesa fue profetizada hace

más de 700 años antes del nacimiento de Jesús.

Si nuestro Señor no se hubiese humillado a

nuestro nivel y se hubiese acercado a nosotros, tú

y yo nunca habríamos sido capaces de

encontrarnos con nuestro Señor. Nuestro Señor

vino a este mundo en semejanza de hombre,

como nosotros, para encontrarse con nosotros.

Dios Se Ha Convertido en Emmanuel

para Nosotros

“Emmanuel” significa “Dios con nosotros,” y

el nombre “Jesús” significa “Aquel que salvara a

◄ Contenido ►


Su pueblo de sus pecados” (Mateo 1:21, 23).

Juan 3:16 habla acerca de Emmanuel Jesús lo

siguiente: “Porque de tal manera amó Dios al

mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para

que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas

tenga vida eterna.” Debido a que Dios nos amó

así, Él se hizo semejante al hombre y vino a este

mundo para encontrarse con nosotros.

Jesucristo vino a este mundo en semejanza de

hombre nos hizo sin pecado por el evangelio del

agua y el Espíritu. Así, Él nos ha convertido en

Su propio pueblo. Él ha venido a este mundo por

el evangelio del agua y el Espíritu. Cuando

escuchamos y creemos en nuestro corazón la

Verdad del evangelio del agua y el Espíritu,

podemos tener un encuentro con el Santísimo

Dios y llegar a ser del pueblo propio de Dios.

Podemos encontrarnos con Dios debido a que

hemos sido liberados de todos nuestros pecados

por el evangelio del agua y el Espíritu. También

18 Jesucristo, Nuestra Vida

podemos tener verdadera comunión con Dios

debido a que hemos llegado a ser Su propio

pueblo. Debido a esto, debemos darnos cuenta

que no podemos tener un encuentro con Dios sin

creer primeramente en el evangelio del agua y el

Espíritu. Por lo tanto, podemos tener un

encuentro con Él únicamente a través de la fe.

Aunque básicamente nuestro Señor es Dios, Él

visitó este mundo por la Verdad del evangelio

del agua y el Espíritu para tener un encuentro

quienes básicamente somos pecadores.

Nosotros creemos en el evangelio del agua y

el Espíritu, creemos que nuestro Señor es el Rey

de reyes, el Dios Creador, y el verdadero

Salvador. Estamos agradecidos porque Jesucristo

vino a esta tierra en semejanza de hombre.

Podemos encontrarnos con Él cuando creemos en

la Palabra de Su evangelio hablado. Quienquiera

que desee encontrarse con Jesucristo debe darse

cuenta que esto solamente es posible creyendo en

◄ Contenido ►


Él quién vino a este mundo para liberarnos de

todos nuestros pecados. No podemos

encontrarnos con Él meramente porque lo

queremos hacer. Debido a que creemos en el

evangelio del agua y el Espíritu, ahora podemos

encontrarnos libremente con Dios. Al creer en la

Verdad del evangelio del agua y el Espíritu dado

por el Señor, hemos llegado a ser le pueblo de

Dios. Queridos compañeros creyentes, ¿estas

palabras tienen sentido para ustedes?

Cada persona creció en un ambiente distinto, y

el sistema de creencias de alguien es moldeado

principalmente por este ambiente. Puedes ser un

Cristiano debido al ambiente en el cual tú

creciste. Entre los creyentes de Jesús, también

existen aquellos que se han encontrado con el

evangelio por primera vez en una parte postrera

de sus vidas. Aunque la Palabra del evangelio del

agua y el Espíritu puedan sonar un poco rara

cuando se oye por vez primera, sabemos que es

19 Jesucristo, Nuestra Vida

correcta. Es natural que nosotros inicialmente

nos confundamos cuando entramos en el poder

del evangelio del agua y el Espíritu. Todos

atravesamos la misma experiencia al principio.

Sin embargo, tu confusión ciertamente será

superada cuando pongas tu fe en el evangelio del

agua y el Espíritu.

Existen muchos Cristianos que alaban a Dios

por su simple afecto hacia Dios a pesar de que no

conocen el evangelio del agua y el Espíritu.

¿Realmente le agrada a Él esta alabanza equívoca

de los pecadores? Aquellos que han llegado a ser

justos por su fe están alabando a Dios con un

corazón gozoso. Si va a una iglesia de Dios,

podrás encontrar a otra gente que está alabando

únicamente la justicia de Dios.

Quienquiera que venga a la iglesia de Dios

eventualmente escuchará la Palabra del evangelio

del agua y el Espíritu. Este evangelio del agua y

el Espíritu es la Verdad del evangelio que no

◄ Contenido ►


puede ser escuchada en ninguna parte del mundo.

Aquellos que escuchan y creen la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu se reúnen en la

Iglesia de Dios para llevar sus vidas espirituales.

También, ya que no puede haber una sola

mancha de pecado en sus corazones, llegan a

alabar a Dios con corazones totalmente sin

pecado. Ellos pueden alabar a Dios desde lo más

profundo de sus corazones ya que se han

encontrado con el Señor en la Verdad y por lo

tanto tienen convicción de su salvación. En la

Iglesia de Dios, la gracia de la remisión del

pecado, la cual nos la ha dado el Señor, sobre

abunda en todo tiempo.

¿Cómo fue posible que nosotros tuviésemos

un encuentro con el Señor? Realmente, esto es

imposible a través de medios meramente

humanos. Carece de sentido común el que

nosotros tratemos de encontrarnos con Dios

solamente con nuestro propio esfuerzo. Somos

20 Jesucristo, Nuestra Vida

incapaces de tener un encuentro con Dios con

una fe que esta basada en pensamientos

humanos. Es solo por creer en la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu por lo que somos

liberados de todos nuestros pecados y también es

por lo que podemos tener un encuentro con Dios

el Creador de todos los Cielos. Para que

tengamos un encuentro con Dios, tenemos una

necesidad absoluta del evangelio del agua y el

Espíritu. No existe defecto en nuestra remisión

del pecado la cual es ganada a través de la fe en

ese evangelio. Ahora, quien sea que crea en el

evangelio del agua y el Espíritu puede

encontrarse con Dios y convertirse en el pueblo

propio de Dios a través de su fe.

Nuestro verdadero Mediador es Jesucristo (1

Timoteo 2:5). Y el evangelio dado por el Señor

del agua y el Espíritu es la verdadera salvación.

Nadie puede tener un encuentro con Jesús

excepto a través de la Verdad del evangelio del

◄ Contenido ►


agua y el Espíritu. Ninguno de nosotros puede

ser exentado de la condenación eterna a menos

que conozcamos la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu. Podemos tener un encuentro

con Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, solo

creyendo en la Verdad real de la salvación la cual

vino por el agua y el Espíritu. Así, yo te digo

ahora, el que crea en el evangelio del agua y el

Espíritu será el más bendecido.

Sin embargo, aquellos Cristianos ministros

que no se han topado con el evangelio del agua y

el Espíritu no pueden predicar sermones

verdaderos ya que no han tenido un encuentro

con Dios. Así, solo son capaces de predicar

sermones falsos. Puede que prediquen la Palabra

de Dios a su modo personal, pero son incapaces

de compartir la Verdad que le permite a la gente

resolver el problema del pecado en su espíritu. Es

absolutamente imposible para ellos hablar de la

realidad de la Verdad del evangelio del agua y el

21 Jesucristo, Nuestra Vida

Espíritu, ya que no tienen ni la menor idea de la

Verdad de este evangelio. Muchos predicadores

dan sermones a sus congregantes, pero sus

palabras no son nada más que pensamientos

teóricos salidos de su propia carne.

¿Cómo es Verdaderamente el Amor

de Dios?

¿Cómo es el amor de Dios? En este mundo,

existen muchas clases de amor. Existe el amor de

la gente, de los amigos, de un amante, de los

padres de uno y el amor de Dios. Entonces,

¿Cuál clase de amor es el más precioso? Debido

a que al amor incondicional y que nunca cambia

es el más valioso, el amor de Dios sobrepasa a

los otros sin pensarlo dos veces. Todos deseamos

tener el amor de Dios en nuestro corazón.

¿Cómo, entonces, podemos tener el amor de Dios

◄ Contenido ►


en nuestro corazón? Cuando creemos en

Jesucristo, quién vino por la Palabra del

evangelio del agua y el Espíritu, como nuestro

Salvador, podemos tener el amor de Dios.

Hasta la última generación, la gente solía

pensar que podían adquirir sabiduría mundana

asistiendo a la iglesia. Sin embargo, en la

actualidad, la gente ni siquiera lo considera una

ventaja. En estos días, debido a que existen

muchos lugares para aprender en el mundo y

debido a que la gente había aprendido

muchísimo, la gente se haya descontenta a menos

que les sea predicado el evangelio del agua y el

Espíritu.

El evangelio del agua y el Espíritu solo se

predica en la iglesia de Dios. La gente no viene a

la iglesia en estos días para tener conocimiento

mundano sino para aprender acerca de Dios y

para escuchar la voz de Dios a través del

evangelio del agua y el Espíritu. Sin embargo,

22 Jesucristo, Nuestra Vida

¿Cómo puede un ministro, que ignora el

evangelio del agua y el Espíritu, guiar a los

demás a la Palabra de Dios? Aquellos que aún

ignoran el evangelio del agua y el Espíritu ni han

recibido la remisión de sus pecados ni han tenido

un encuentro con Dios ya que no conocen la

Verdad de este evangelio. ¿Cómo, entonces,

pueden discutir el evangelio del agua y el

Espíritu, el cual es el evangelio de Dios?

Además, ¿cómo pueden hablar de tú condición

espiritual? Son incapaces de discutir la remisión

del pecado y la salvación verdadera. Ellos solo

confunden los corazones de los Cristianos

espiritualmente ciegos con sus doctrinas. Todos

deben ser lavados completamente de todos sus

pecados por su fe en el evangelio del agua y el

Espíritu. De otra manera, es imposible compartir

este verdadero evangelio claramente manifestado

en la Biblia.

◄ Contenido ►


Sin embargo, nosotros los que creemos en el

evangelio del agua y el Espíritu pudimos tener un

encuentro con Jesús a través de la Verdad de este

evangelio. Ya que Jesús vino a este mundo por el

agua y la sangre (1 Juan 5:6), nacemos de nuevo

y también somos parte del pueblo propio de Dios

por nuestra fe en este evangelio.

En el pasaje de la Escritura de hoy, escrito está

que Jesucristo es Dios: “En el principio era el

Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era

Dios. Este era en el principio con Dios. Todas

las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de

lo que ha sido hecho, fue hecho. En él estaba la

vida, y la vida era la luz de los hombres. La luz

en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no

prevalecieron contra ella” (1 Juan 1:1-5).

En el principio, existía la Palabra. Esta Palabra

era de hecho la Palabra de Dios. Este mundo fue

creado a través de la Palabra de Dios, y no existía

nada en este mundo que no fuese hecho a través

23 Jesucristo, Nuestra Vida

de la palabra de Dios. En la Palabra de Dios, la

vida llegó para todas las cosas. Esa vida también

dio vida a los hombres.

Dios el Creador de todo el universo es el

mismísimo Dios Trino; -el Padre, el Hijo y el

Espíritu Santo. Dios hizo del universo una

realidad por Su Palabra, “Hágase algo.” Cuando

Dios habló, así se hizo. Lo que estoy diciendo es

que este Dios Omnipotente ha venido a nosotros

como nuestro Salvador. Con nuestro Señor,

quién vino a este mundo, llegó la autoridad para

limpiarnos de todos nuestros pecados. Sin

embargo, muchísima gente no conoce al Señor y

mueren como pecadores. “La luz en las tinieblas

resplandece, y las tinieblas no prevalecieron

contra ella.” (Juan 1:5).

Sin embargo, tú y yo que creemos en el

evangelio del agua y el Espíritu hemos recibido

muchísimo amor de parte de Dios. Dios nuestro

Salvador vino a este mundo en semejanza de

◄ Contenido ►


hombre como nosotros. Al recibir el bautismo de

Juan el Bautista y al morir sobre la Cruz, Él tomó

todos nuestros pecados sobre Sí Mismo y los

expió todos ellos. Al resucitar de entre los

muertos, Él nos ha dado, a quienes creemos en el

evangelio del agua y el Espíritu, la gracia para

llamar a Dios Padre “Abba padre.” Al conocer y

al creer en el evangelio del agua y el Espíritu,

hemos sido liberados de todos nuestros pecados y

hemos sido adoptados como los propios hijos de

Dios. Así, a través del evangelio del agua y el

Espíritu, hemos tenido un encuentro con nuestro

Salvador, Jesucristo. Ya que hemos conocido a

Dios por la Verdad de este evangelio, ¿Qué gran

amor hemos recibido de Dios?

Nosotros, quienes hemos nacido de Nuevo al

creer en Jesús como nuestro Salvador a través del

evangelio del agua y el Espíritu, hemos recibido

la enorme gracia de la salvación. Sin embargo,

mucha gente permanece como pecadora en las

24 Jesucristo, Nuestra Vida

tinieblas, aunque la luz del evangelio del agua y

el Espíritu ha resplandecido sobre ellos. ¿Cuan

grande vergüenza es que muchísima gente aún

continué vagando en las tinieblas, cuando

Jesucristo ya ha liberado a todos de todos sus

pecados al venir a través del evangelio del agua y

el Espíritu? Ciertamente hemos recibido gracia

abundante, porque hemos encontrado a Jesús a

través de nuestra fe en el evangelio del agua y el

Espíritu.

Si tomamos un momento para reflexionar

sobre nosotros mismos, no hemos conocido a

nuestro Señor debido a nuestra inteligencia. Si

pudiéramos conocer a nuestro Señor por nuestras

habilidades carnales, no hubiésemos podido

conocer a nuestro Señor. ¿Cómo gente tan

insignificante como nosotros puede conocer a

este maravilloso Dios?

Si observamos a cada individuo en

comparación con el universo, somos como polvo.

◄ Contenido ►


No, ni siquiera polvo. Si tales seres intentaran

encontrarse con el Señor, es razonable pensar

que no sería posible. Es por eso que Él vino a

nosotros y se encontró con nosotros. No hemos

tenido un encuentro con Dios a través de nuestra

excelencia en la carne, sino que pudimos tener un

encuentro con Dios debido a que nuestro Señor

nos ha liberado con la Palabra del evangelio del

agua y el Espíritu. Aquellos que han creído esto

y han tenido un encuentro con el Señor han

recibido Su amor verdadero. Así como ahora

traigo puesto un traje formal, aquellos que han

creído en el evangelio del agua y el Espíritu están

usando las ropas de la justicia de Dios. Nosotros,

quienes nos hemos puesto el amor de Dios,

estamos usando ciertamente Su gran amor. Es un

gran privilegio recibir bendiciones, gracia,

salvación y el amor del Dios Todopoderoso,

quién es el Creador y el Salvador.

25 Jesucristo, Nuestra Vida

Nosotros no hemos amado a Dios, sino que

Dios nos amó primero y lo hizo

incondicionalmente por la Verdad del evangelio

del agua y el Espíritu, al encontrarse con

nosotros y al cubrirnos con Su amor (1 Juan

4:19). Así, hemos llegado a ser el propio pueblo

de Dios, siendo adoptados como Sus hijos, y

hemos ganado el derecho de entrar al mundo de

la eternidad. No existe nada que hayamos hecho

por nuestra parte para completar esta

sorprendente Verdad de Dios. Dios lo hizo todo

por Su parte.

El que nosotros persigamos ese amor de Dios

es tan inútil como el viajar por todo el mundo

buscando a una madre desconocida, como lo

menciona un cuento de hadas. No seremos

capaces de encontrar al Salvador, aún si

intentáramos buscar en cada esquina de este

universo. Podemos tener un encuentro con Dios

solo porque Él Mismo vino a tener un encuentro

◄ Contenido ►


con nosotros. Podemos tener un encuentro con el

Señor y somos libres de todos nuestros pecados

solo al creer en el evangelio dado por el Señor

del agua y el Espíritu. Nadie puede recibir la

remisión del pecado por sus propias obras o

habilidades.

Así, tenemos que abandonar nuestros

pensamientos humanos que se oponen a la

voluntad de Dios. Toda la salvación sale de

nuestro Señor. El pensar que haremos algo con

nuestro propio conocimiento humano es una

ilusión. Es olvidarse del lugar de uno, actuando

como un cachorro que no tiene temor del tigre. Si

realmente deseamos tener un encuentro con el

Señor de la Verdad, tenemos que poner atención

a la Palabra de Dios con nuestros ojos y con

nuestros oídos. El problema es que la gente es

engañada por las falsas enseñanzas y, por lo

tanto, fallan en reconocer la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu.

26 Jesucristo, Nuestra Vida

Aquellos que son ignorantes de la Verdad del

agua y el Espíritu no tendrán un encuentro con el

Señor aún cuando les sea dad una segunda

oportunidad. Aquellos que no han sido lavados

completamente de todos sus pecados por su fe en

el evangelio del agua y el Espíritu no pueden

comprender ni siquiera una línea de la Biblia

correctamente. Ellos solo pueden decir que la

Palabra de Dios se compone de la parte blanca la

cual es el papel y de las letras negras. Podrán

llegar a tener conocimiento académico de este

mundo, pero la Palabra escrita de la Biblia es

indescriptiblemente complicada para ellos. Si

Jesús habló la Palabra en el principio para crear

los cielos y la tierra, esa Palabra es la Palabra de

Dios. Y este universo fue creado solamente por

Su Palabra. Pero los Cristianos religiosos tratan

de interpretar Su Palabra únicamente a través de

su propio entendimiento limitado. Por lo tanto, es

imposible para aquellos, que no conocen el

◄ Contenido ►


evangelio del agua y el Espíritu, comprendan

cómo Dios vino a este mundo en semejanza

humana.

Yo tuve un encuentro a través de la Palabra

del evangelio del agua y el Espíritu 10 años

después de que a creer en Jesús como mi

Salvador. Mientras teología me di cuenta que

únivel de graduado, era expresamente imposible

conocer la de Jesucristo a través de tal teología.

“¡Ah! Espresamente es imposible conocer a

Jesús. Entre más aprendo de la Biblia, solo se

hace más complicado comprender. Puedo

entender cada variación de las doctrinas

Cristianas.- Puedo memorizar cada detalle de la

soteriología, de la teología sistemática y la

pneumatología.- pero la Biblia es diferente. Un

día creo que tengo algo muy firme, al día

siguiente no estoy tan seguro. Entre más estudio

la Biblia, más me confundo.” Así que más bien

27 Jesucristo, Nuestra Vida

me di por vencido. Eventualmente pensé, “Soy

muy ignorante de la Biblia.”

Cuando creí en Jesús por primera vez, yo

pensé que conocía la Biblia más o menos bien.

Aunque yo afirmaba haber creído en Jesús como

mi Salvador, todo lo que pensé que sabía me

puso a dudar 10 años después. Afortunadamente,

me di cuenta de la Verdad del evangelio del agua

y el Espíritu mientras leía las Escrituras. A través

de ellas, los pecados de mi corazón fueron

borrados completamente. Recibí la bendición de

Dios de nacer de nuevo conociendo y luego

creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu a

través de la Palabra escrita de Dios. El evangelio

del agua y el Espíritu afirma, “Jesús eliminó

todos los pecados del mundo al recibir el

bautismo de Juan el Bautista y al morir sobre la

Cruz.” Solo después de que conocí la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu, pude

verdaderamente tener un encuentro con Jesús mi

◄ Contenido ►


Salvador. En concreto, cuando conocí el

evangelio del agua y el Espíritu, verdaderamente

pude conocer a Jesús.

Desde entonces, he podido predicar la Palabra

del evangelio del agua y el Espíritu. Cuando

comparto la Palabra del evangelio del agua y el

Espíritu, aquellos que escucharon el mensaje

pudieron tener un encuentro apropiado con el

Señor al igual que yo tuve un encuentro con el

Señor mi Dios.

En retrospectiva, yo tenía una creencia en

Dios incompleta antes de conocer el evangelio

del agua y el Espíritu. Sin embargo, mi fe es muy

diferente ahora. Tengo muchas ocupaciones en

mi trabajo, pero cuando me tomo un tiempo para

orar y leer la Biblia, un pensamiento me llega;

“¿Cómo conocí a Dios?” esta era una pregunta

que antes no podía contestar con precisión.

“Señor Jesús, Tú has venido a mi con la

Palabra del evangelio del agua y el Espíritu. Tú

28 Jesucristo, Nuestra Vida

me has visitado al venir a este mundo en

semejanza de hombre. Tú tomaste todos mis

pecados sobre Tú cuerpo al recibir el bautismo, y

moriste en la Cruz en mi lugar. Al tercer día, te

levantaste de entre los muertos, y ascendiste a los

Cielos. La Palabra que Tú hablaste fue grabada

para que pudiera conocerme a mi mismo y a Dios

a través de ella. Cuando yo se en mi corazón y

creo que Dios me ha liberado de todos mis

pecados, yo recibí mi salvación. Expresamente

esto se debió a Tú gracia y amor. ¿Cómo pude

haber tenido un encuentro con Dios de cualquier

otra forma?” no puedo evitar el confesar esto. Lo

que estoy diciendo es que no fue a través de los

esfuerzos de mi parte por lo que tuve un

encuentro con el Señor. El Señor me ha liberado

de todos mis pecados por Su gracia, Él me ha

amado por Su gracia, y Él se encontró conmigo y

contigo por Su gracia. Yo doy gracias a Dios,

mientras reflexiono en esto.

◄ Contenido ►


Meramente soy una criatura, débil y

deficiente, no teniendo nada de que jactarme. No

solamente ante Dios sino ante gente tampoco

tengo nada de que jactarme, pero Él tuvo un

encuentro conmigo de Su amor. “Él se hizo

hombre por amor a mí y trajo la salvación a la

humanidad al venir a nosotros por el agua y el

Espíritu. Es por el ello que Él Señor desea no

solo tener un encuentro conmigo sino con el

resto de la humanidad. Él Señor siempre esta

cerca de la gente. Sin embargo, la mayoría de

ellos no han tenido un encuentro con Él, aunque

nosotros si.” Mi corazón esta alegre siempre que

estos pensamientos me acontecen. Mientras veo a

los congregantes y a los siervos de la Iglesia de

Dios, me pongo feliz ya que siento que “Son

gente que verdaderamente ha encontrado a

Dios.”

Queridos compañeros creyentes, ¿cuanta gente

hay en este mundo que ha creído en Jesús y se ha

29 Jesucristo, Nuestra Vida

encontrado con el Dios de la Verdad? ¿Hay

muchos? Queridos compañeros creyentes, no

existen muchos Cristianos que han encontrado a

Dios por el evangelio del agua y el Espíritu.

Es por ellos que estamos sirviendo a la Palabra

del evangelio del agua y el Espíritu. La razón por

la cual tenemos reuniones de avivamiento en la

Iglesia de Dios es para que aquellos que no han

tenido un encuentro con Dios ciertamente tengan

un encuentro con Dios. Aunque la Biblia es un

libro muy grueso, puede ser resumido en unas

cuantas palabras: Ellas son el evangelio del agua

y el Espíritu. Si después de escuchar la Palabra y

de chocarla y de descubrirte a ti mismo a través

de ella, el Señor vendrá a ti. Si conoces y crees

que Jesús llevó todos tus pecados y los expió por

el bautismo y por la Cruz, entonces puedes tener

un encuentro con el Señor.

Podrás inquirir, “¿Cómo es posible que meras

criaturas se encuentren con Dios?” si nos

◄ Contenido ►


encontramos con el Señor a través de nuestra fe

en el evangelio del agua y el Espíritu,

comprenderemos el evangelio del agua y el

Espíritu en ese momento y diremos “Ah eso es.”

Sin embargo, aquellos que carecen de un corazón

humilde es difícil que reciban este amor especial

de Dios. Muchos bebes nacen a cada momento.

Sin embargo, ¿existe alguien que haya conocido

a Dios, el Creador de todo el universo, a través

de su propio método? No, nadie puede conocerlo

a Él por sí mismo.

Entonces, ¿cómo puedo recibir el amor de

Dios y la bendición de Él? La respuesta correcta

es que “El Señor ha tenido un encuentro

conmigo.” Para encontrarse conmigo, el Señor

vino a este mundo en semejanza de hombre

como yo: Él tomó todos nuestros pecados sobre

Sí Mismo al recibir el bautismo de Juan el

Bautista. Cuando Él murió sobre la Cruz, Él

recibió el juicio por todos nuestros pecados en

30 Jesucristo, Nuestra Vida

lugar nuestro. Y al tercer día, Él resucitó de entre

los muertos. A través de estos actos de justicia, el

Señor ha tenido un encuentro conmigo y contigo.

Así, hemos recibido nuestra salvación de todos

nuestros pecados.

Yo estoy delante de ustedes como un pastor

que cree en el evangelio del agua y el Espíritu.

Aunque soy insuficiente en muchas áreas, es mi

más sincero deseo guiar a toda la gente que no ha

tenido un encuentro con el Señor a quién yo he

encintrado. Yo no soy un VIP. Me comparo con

un guía de turistas. Como un guía en una

atracción turística, aquellos que han tenido un

encuentro con el Señor a través de su fe en el

evangelio del agua y el Espíritu son predicadores

del evangelio, que guían a otros a Jesús. Si

vamos a ser buenos guías espirituales,

necesitamos creer en el evangelio del agua y el

Espíritu y recibir un entrenamiento espiritual

apropiado. Sin importar cuan articulada es una

◄ Contenido ►


persona, a menos que conozca la atracción

turística y del papel de un guía, no podrá ser un

buen guía. Por lo tanto, nosotros, primero que

nada, tenemos que saber acerca del Evangelio del

agua y el Espíritu.

Pude acercarme a Dios porque primero me

encontré con el evangelio del agua y el Espíritu.

Y solo porque el Señor escogió encontrarse

conmigo por el evangelio del agua y el Espíritu,

por ello yo pude tener un encuentro con el Señor.

Me he vestido con el amor del Señor debido a

que el Señor verdaderamente me amó primero.

Debido a me he vestido con el amor de Dios,

estoy tratando de esparcir ese amor por todo el

mundo. También, debido a me he encontrado con

Él, estoy tratando de presentarte con Él y de

guiarte a Él. Debido a que estoy agradecido por

el hecho de que el Señor se ha encontrado

conmigo, también me hace feliz que el Señor se

haya encontrado contigo. A través de estos

31 Jesucristo, Nuestra Vida

sermones, espero que todos ustedes

experimenten cuan honrados y agradecidos

debemos estar todos porque el Señor haya tenido

un encuentro con nosotros. Aún así, tengo

confianza que somos de un mismo corazón, ya

que todos hemos nacido de nuevo por el

evangelio del agua y el Espíritu.

La Verdad del evangelio del agua y el Espíritu

es la piedra angular de la salvación para todos los

pecadores. Si nos falta la fe en esta Verdad,

somos incapaces de tener un encuentro con el

Señor. Si alguno de ustedes no cree en el

evangelio del agua y el Espíritu, será engañado

por los falsos ministros y perderán sus almas al

igual que su dinero.

¿Existe alguien de entre ustedes que aún tiene

pecado en el corazón? ¿Cómo puedes decir que

has aceptado en tu corazón a Jesús como tu

Salvador, cuando los pecados en tu corazón

continúan intactos ya que no conoces el

◄ Contenido ►


evangelio del agua y el Espíritu? ¿Cuál otra

Verdad hay aparte del evangelio del agua y el

Espíritu por el cual pueden encontrar a Jesús y

recibir salvación? Su tonta afirmación de que han

nacido de nuevo sin creer correctamente en el

evangelio del agua y el Espíritu te está guiando a

la muerte. Es por ello que constantemente

debemos soplar la trompeta de la salvación para

que todos en el mundo puedan escuchar la

Verdad del evangelio y sean salvos del pecado.

Si la gente fracasa en tener un encuentro con el

Señor y recibir nuevamente la salvación ya que

escogen no hacer caso del evangelio del agua y el

Espíritu cuando lo estamos predicando fielmente,

la responsabilidad es sobre ellos.

Debemos amar, agradecer, creer y glorificar a

Dios durante los días de nuestras vidas. Debemos

compartir lo que hemos recibido. Y al igual que

Dios tuvo un encuentro con nosotros, también

nosotros debemos compartir el evangelio del

32 Jesucristo, Nuestra Vida

agua y el Espíritu y presentar a Dios a aquellos

que ignoran Su existencia para que también

pueda tener un encuentro con Él. Eso es lo que

nosotros los justos debemos hacer.

El Señor nos ha liberado de todos nuestros

pecados. Debemos vivir nuestras vidas alabando

al Señor y dándole gracias a Él.

◄ Contenido ►


Debemos Nacer de Dios

< Juan 1:12-18 >

“Mas a todos los que le recibieron, a los que

creen en su nombre, les dio potestad de ser

hechos hijos de Dios; los cuales no son

engendrados de sangre, ni de voluntad de

carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. Y

aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre

nosotros (y vimos su gloria, gloria como del

unigénito del Padre), lleno de gracia y de

verdad. Juan dio testimonio de él, y clamó

diciendo: Este es de quien yo decía: El que

viene después de mí, es antes de mí; porque

era primero que yo. Porque de su plenitud

tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la

ley por medio de Moisés fue dada, pero la

gracia y la verdad vinieron por medio de

Jesucristo. A Dios nadie le vio jamás; el

unigénito Hijo, que está en el seno del Padre,

33 Debemos Nacer de Dios

él le ha dado a conocer.”

Tenemos que creer en Jesucristo nuestro

Salvador, quien vino por la Verdad del evangelio

del agua y el Espíritu, para recibir la salvación de

todos nuestros pecados. Juan 1:10 dice, “En el

mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero

el mundo no le conoció.” Aquí, la frase “En el

mundo estaba” implica que Jesucristo

ciertamente existió en este mundo. El Señor es el

Creador de este mundo. Así, el Creador de este

mundo vino a las criaturas. Él las creó y vivió

juntamente entre ellas. Sin embargo, todos en

este mundo, ni siquiera los Judíos le

reconocieron a Él como el Salvador.

Jesús fue el Dios quién nos habló de la Palabra

del evangelio del agua y el Espíritu. Jesucristo

estuvo en este mundo, el cual fue creado por Él.

Sin embargo, no lo conocimos a Él como el

◄ Contenido ►


Señor y el Salvador. Aún ahora, Jesucristo ha

venido por el evangelio del agua y el Espíritu al

mundo que Él Mismo ha creado, pero existe más

gente que rechaza a Jesús que la que lo acepta

como su Salvador. Mucha gente de este mundo

ni supo ni reconoció que Jesús es Dios Creador

del universo y el Salvador, quien ha expiado

todos sus pecados. Deben darse cuenta de cuan

indiferentes e ignorantes son de Jesús hasta ahora,

y deben volverse a Él creyendo en el propio

evangelio de la Verdad del agua y el Espíritu.

¿Porqué Vino Jesús a Este Mundo en

Semejanza de Hombre?

Jesucristo vino a este mundo a liberar a los

pecadores de todos sus pecados al recibir totalme

nte el juicio por todos los pecados de la

humanidad a través de Su bautismo, Él se hizo

34 Debemos Nacer de Dios

un ser humano para liberar a toda la humanidad

de todos sus pecados. Entonces, ¿realmente fue

posible que Jesucristo llegara a ser una criatura

mortal? Fue posible ya que Jesucristo el

verdadero Dios vino como un ser humano. Así,

Jesucristo fue el Dios de la Misericordia así

como el Hijo de Dios. Debido a que mucho nos

amó a Sus propios humanos creados, Él vino a

este mundo como el Salvador de acuerdo a la

voluntad de Su Padre. Jesucristo vino a expiar

todos los pecados de la humanidad los cuales nos

había separado de Dios Padre. Jesucristo

necesariamente tuvo que convertirse en ser

humano para liberar a los pecadores de todos sus

pecados. Él vino a toda la humanidad como un

ser humano a través del cuerpo de la Virgen

María tal como lo prometió.

Así, muchísima gente en estos días pronuncian

palabras de incredulidad. La gente duda de cómo

una virgen pudo dar a luz a un bebe. Aún así,

◄ Contenido ►


Dios vino a este mundo como un ser humano

como fue prometido a través del profeta Isaías

hace más o menos 2700 años atrás. Citando a

Isaías 7:14, Mateo 1:23 dice, “Por tanto, el

Señor mismo os dará señal: He aquí que la

virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará

su nombre Emanuel.” Jesucristo vino a este

mundo a través del cuerpo de una virgen así

como fue prometido.

Científicamente hablando, la pregunta es

como puede una virgen dar a luz sin atravesar el

proceso natural. Si usted me preguntara si es

posible, yo respondería, “No.” Sin embargo, es

posible ya que fundamentalmente Jesús es Dios.

Él tenía tal poder y autoridad absolutos. ¿Porqué

haría eso Él? Era necesario ya que el hombre

había sido engañado por Satanás el Demonio, y

todos habíamos caído profundamente en el

pecado. Específicamente para liberarnos de todos

los pecados del mundo, el Señor tuvo que venir

35 Debemos Nacer de Dios

en semejanza de hombre igual que nosotros a

través del cuerpo de una virgen.

¿Entiendes el mensaje que estoy tratando de

darte? Si pensamos desde nuestra perspectiva

carnal, lo que estoy diciendo no tiene ningún

sentido. Sin embargo, Dios esta hablando a

través de la Palabra de la Biblia ya que “Él

estaba en el mundo” y que “la gente no lo acepto

a Él cuando Él estaba en el mundo.” Así, solo

creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu es

posible tal entendimiento.

¿Cómo Dios Mismo se Revela a

Nosotros?

¿Cómo Dios Mismo se revela a nosotros? Él

se revela a Sí Mismo a través de Su Palabra. Dios

existe en la Santa Trinidad de Dios el Padre, el

Hijo y el Espíritu Santo. Podemos encontrarnos

◄ Contenido ►


con Dios solo cuando creemos en nuestro

corazón Su Palabra, la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu.

Repetidamente Dios nos dice que la Palabra

grabada en la Biblia es la mismísima Palabra de

Dios. Entonces, ¿que quiere decir con “Dios es

Espíritu (Juan 4:24)”? decir que Dios es Espíritu

significa que Dios no es un ser material. Y

también la Biblia dice, “Mas Jehová está en su

santo templo; calle delante de él toda la tierra.”

(Habacuc 2:20). Tenemos que escucharlo a Él en

silencio cuando Él nos habla, ya que Él siempre

habla la Verdad. Aunque es difícil para nosotros

creer que Dios es Espíritu, no es difícil saber

quien es Dios una vez que conocemos y creemos

en Jesucristo quien vino por el evangelio del

agua y el Espíritu. Mientras nuestro corazón se

vuelve hacia a Dios a través de la palabra de

Dios, todos nuestros problemas de pecado se

36 Debemos Nacer de Dios

resuelven por nuestra fe en la Palabra de la

Verdad.

Dios se ha aparecido a toda la gente a través

de Su Palabra. Todos los 66 Libros individuales

de la Santa Biblia, el Antiguo y el Nuevo

Testamentos de la Biblia son la mismísima

Palabra de Dios. Así, si creemos en el amor de

Dios creyendo primero en el evangelio del agua

y el Espíritu, llegamos a tener un encuentro con

Dios. A partir de aquí, esta Palabra de la Biblia

es la mismísima Palabra de Dios. El hecho más

misterioso y maravilloso es que todos nuestros

pecados pueden ser borrados y podemos llegar a

ser el pueblo de Dios cuando creemos con

nuestro corazón en la Palabra del evangelio del

agua y el Espíritu. Verdaderamente somos

guiados hacia Dios cuando creemos en la Palabra

del evangelio del agua y el Espíritu, la cual es la

mismísima Palabra de Dios. Verdaderamente, al

tener fe en la Palabra de Dios significa vivir con

◄ Contenido ►


la fe de la Palabra del evangelio del agua y el

Espíritu, el cual es la Verdad de Dios.

Cuando Creemos en Nuestro

Corazón el Evangelio del Agua y el

Espíritu, el Cual Está Grabado en la

Palabra de Dios, Nos convertimos en

el Propio Pueblo de Dios en ese

Mismo Instante.

Tenemos que aceptar la Palabra de Dios en

nuestro corazón. Juan 1:11-13 del pasaje de la

Escritura de hot dice, “A lo suyo vino, y los suyos

no le recibieron. Mas a todos los que le

recibieron, a los que creen en su nombre, les dio

potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales

no son engendrados de sangre, ni de voluntad de

carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

37 Debemos Nacer de Dios

Tenemos que creer en Jesús como nuestro

Salvador: Tenemos que creer que Jesús vino a

este mundo a través de la virgen, nacido para

liberarnos de todos nuestros pecados; que Él

tomó todos nuestros pecados al recibir el

bautismo en el Río Jordán a la edad de treinta;

que Él llevó nuestros pecados hasta la Cruz en

donde Él fue crucificado y abandonado hasta

morir; y que Él se levantó de entre los muertos y

ascendió al Cielo y ahora se sienta a la diestra del

trono de Dios Padre. Dios ha dado a aquellos,

que aceptan en su corazón que Jesús recibió el

bautismo y derramó Su sangre para que nosotros

los pecadores pudiéramos ser liberados de todos

nuestros pecados, y tener el poder y la autoridad

de llegar a ser hijos de Dios.

Dios desea hablarnos toda la Palabra a través

de la Palabra del evangelio del agua y el Espíritu.

Nosotros quienes meramente somos criaturas

podemos nacer de nuevo como hijos de Dios

◄ Contenido ►


cuando aceptamos el evangelio del agua y el

Espíritu, por el cual fueron borrados todos

nuestros pecados. El amor de Dios hacia nosotros

esta comprimido en la Palabra de Dios. Así,

simultáneamente aceptamos la Palabra escrita de

Dios con el evangelio del agua y el Espíritu. Al

creer en la Palabra de Dios, verdaderamente

podemos experimentar la remisión del pecado así

como la vida eterna.

La Biblia en su totalidad no es entendida

fácilmente por aquellos que creen en Cristo como

Salvador personal. Sin embargo, a través de la

Palabra de Dios podemos entender quienes

somos como seres humanos, de donde venimos y

eventualmente a donde iremos. Debemos

conocer el amor de Dios a través del evangelio

del agua y el Espíritu, ya que el amor de Dios se

revela en la Verdad de este evangelio. Si esta

escrito que Dios nos creó a nosotros los humanos

con polvo, debemos saberlo y creerlo. De

38 Debemos Nacer de Dios

acuerdo a la Palabra escrita de Dios, el SEÑOR

Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y

sopló en sus fosas nasales el aliento de vida; y el

hombre se convirtió en un ser viviente (Génesis

2:7). También, la Palabra escrita de Dios dice

que, cuando morimos, regresaremos al polvo.

También está escrito en la Biblia que los

humanos son pecadores nacidos con pecados

innatos. También dice que Dios nos resucitara a

todos nosotros en los últimos días.

Aunque somos creados del polvo, es

totalmente por la gracia de Dios por lo que

podemos convertirnos en hijos de Dios y que

nuestros nombres entren en Su libro familiar.

Todo esto es posible porque hemos conocido a

Dios, y todos nuestros pecados han sido lavados

por nuestra fe en la Palabra del evangelio del

agua y el Espíritu, el cual nos lo dio el Hijo de

Dios. Queridos compañeros creyentes, ¿crees y

estás agradecido porque Jesús vino a este mundo

◄ Contenido ►


para expiar mis pecados así como los tuyos?

¿Crees que Jesús no solamente tomó nuestros

pecados sino los pecados de toda la humanidad

cuando Él recibió el bautismo en el Río Jordán?

¿Crees que Jesús cargó los pecados hasta la Cruz

y que vicariamente recibió todo el juicio que

correspondía por ellos? Creyendo de tal modo en

el evangelio del agua y el Espíritu, nuestros

nombres son agregados en el libro familiar de

Dios. Cuando tú y yo creemos en el Dios

Creador quien vino a este mundo como el

Salvador de todos los pecadores quien derramó

agua y sangre para liberarnos de todos nuestros

pecados, tenemos la capacidad de aceptar a Jesús

como nuestro Salvador personal. Así, recibimos

el poder y la autoridad para ser transformados de

simples criaturas en hijos de Dios solo para

aquellos que han recibido la remisión del pecado

y llegar a ser justos.

Queridos compañeros creyentes, ¿has recibido

39 Debemos Nacer de Dios

la remisión del pecado? ¿Te has convertido en

hijo de Dios al ser lavado de todos tus pecados?

Aquellos que han llegado a ser hijos de Dios en

realidad no tienen pecado en su corazón. Si una

persona acepta a Jesucristo como el Salvador

personal y acepta la Palabra de Dios como está

grabada, se llega a experimentar que todos los

pecados son purgados. Así, debido a que hemos

llegado a ser justos y santos, nuestros nombres

han sido agregados al libro familiar de Dios.

¿Creer en Jesús Cómo Salvador

Personal lo Mismo que Creer en la

Verdad? ¿O es Creer en una Religión

Mundana?

Lo que creemos es la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu y no en una religión mundana.

◄ Contenido ►


Debido a que Jesús es el Salvador quién nos

liberó de todos los pecados del mundo, nos

ponemos el amor de Dios creyendo en Él con

todo nuestro corazón. El evangelio hablado por

Dios del agua y el Espíritu, el cual trae la

remisión del pecado, es la Verdad definitiva de la

salvación. También es el evangelio de Dios justo

y puro que vuelve nuestro corazón tan blanco

como la nieve.

Jesús verdaderamente nos ha salvado al venir

a nosotros a través del agua y el Espíritu Santo.

Creer en Jesús equivale a creer en Dios Padre.

Creer en Jesús como verdadero Salvador

personal solo es posible cuando alguien cree en

el evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Verdad que nos libera de todos nuestros pecados.

Creer en Jesús es el camino a la remisión del

pecado y a la vida eterna. La historia del

Cristianismo no es hecha por hombres, sino que

es hecha por Dios. El Cristianismo es el fruto del

40 Debemos Nacer de Dios

amor de Dios. De Su amor y providencia, Dios

planeo y ejecuto la salvación de toda la

humanidad. Los Cristianos son gente que cree y

que sigue a Jesús. Cuando decimos que creemos

en Jesús, estamos confesando a Jesús como el

Dios verdadero y la vida eterna (1 Juan 5:20).

Por nuestra confesión de fe, obtenemos la vida

eterna, esto es, somos transferidos de muerte a

vida nueva. Decir que creemos en el Hijo de Dios

es creer en Jesús como Salvador nuestro, quién

vino por el evangelio del agua y el Espíritu.

La diferencia entre fe y religión ante Dios es

como se sigue. La fe profesa que Dios ha borrado

todos nuestros pecados, mientras que la religión

descansa en el corazón de la gente que hizo su

propio dios de sus pensamientos y cree en ello.

Esta es la diferencia entre un hombre de fe y un

religioso.

Una persona puede recibir la salvación de

todos sus pecados y obtener el derecho de

◄ Contenido ►


convertirse en hijo de Dios creyendo en la Palabra

viva de Dios, el evangelio del agua y el Espíritu.

La verdadera fe de la salvación no proviene de

los pensamientos propios de uno sino de la fe en

el evangelio del agua y el Espíritu, de la cual

testifica la Palabra de Dios. Cada Palabra en la

Escritura es la Palabra escrita de Dios. Creer en

el evangelio del agua y el Espíritu es el único

camino de obtener la verdadera vida.

Una persona llega a ser hijo de Dios no de la

carne o de la sangre ni aún de la voluntad

humana sino únicamente a través de la fe en el

evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Palabra de Dios. Los creyentes en el evangelio

del agua y el Espíritu reciben el derecho y la

bendición de convertirse en hijos de Dios. No

llegamos a ser hijos de Dios a través de nuestra

herencia biológica sino a través de la fe en la

Palabra escrita de Dios. Nuevamente, no es a

través de la emoción humana por lo que llegamos

41 Debemos Nacer de Dios

a ser hijos de Dios sino únicamente a través de la

Palabra de Dios. A partir de aquí, aquellos que

son nacidos de Dios son aquellos que nacen por

el evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Palabra de Dios. Al igual que los cielos y la tierra

fueron creados a través de la Palabra de Dios,

somos creados de nuevo a través de nuestra fe en

la Palabra del evangelio del agua y el Espíritu, el

cual es la Palabra de Dios. Al creer en el

evangelio del agua y el Espíritu, somos

regenerados en hijos de Dios.

Si la gente fuese únicamente a heredar a través

de su herencia biológica, naturalmente solo los

hijos de rey se convertirían en reyes. Si fuésemos

a determinar tales cosas a través del linaje, esto

tendría un sentido perfecto. Esto puede funcionar

en el mundo terrenal, pero convertirse en hijo de

Dios es un asunto completamente diferente.

Cualquiera que cree en la Palabra hablada por

Dios del evangelio del agua y el Espíritu puede

◄ Contenido ►


convertirse en hijo de Dios. No hay forma de

convertirse en hijo de Dios y que se reconozca de

su propia fe sin primero creer en el evangelio del

agua y el Espíritu.

No Podemos Llegar a Ser Hijos de

Dios por Medio de un Pedigrí, ni Por

la Voluntad de la Carne

El linaje familiar es meramente de la carne y

no puede llegar a ser herencia de Dios. Así, es

imposible llegar a ser hijo de Dios a través de un

pedigrí. No importa si una persona pertenece a

una buena familia consistente de hombres de fe.

Si aún tiene pecado en su corazón a pesar de de

creer en Jesús como su Salvador, no se puede

decir que esa persona crea en el evangelio del

agua y el Espíritu. ¿Cómo puede una persona

42 Debemos Nacer de Dios

profesar estar sin pecado cuando esa persona

claramente tiene pecado en su corazón? Si una

persona afirma estar sin pecado a pesar de los

pecados de su corazón, esa persona estaría

mintiendo delante de Dios. Sin importar si una

persona profesa creer en Jesús, aquellos que

tienen pecado continúan siendo pecadores. Y la

paga del pecado es muerte. Un pecador no puede

ir al Cielo para estar con el Señor debido a sus

pecados.

Tú y yo hemos llegado a ser los hijos de Dios

a través de nuestra fe en el evangelio del agua y

el Espíritu, y no a través de un linaje especifico.

Recibimos la remisión del pecado por la fe en el

evangelio del agua y el Espíritu, y que la Verdad

de este evangelio es la mismísima Verdad de la

salvación. El evangelio del agua y el Espíritu es

verdaderamente una Verdad sorprendente la cual

borra todos los pecados de toda la gente.

◄ Contenido ►


Alguna gente profesa haber recibido su

salvación ya que sienten seguros

emocionalmente seguros de su salvación. Pero,

este no es el caso. Ni somos hechos hijos de Dios

porque alguna gente reconozca nuestra fe. No

hemos recibido la remisión del pecado a través

de la llenura de las emociones ni a través de la

voluntad humana, sino únicamente a través de

nuestra fe en el evangelio del agua y el Espíritu,

no llegamos a ser hijos de Dios convirtiéndonos

en buenos teólogos. No somos hechos el pueblo

de Dios creyendo en las señales y en las

maravillas de Dios. Y todas estas son falsas

formas de la fe que son creadas por gente

espiritualmente ciegas.

Los religiosos mundanos crean su propia

salvación. Ellos tratan de crear su lugar de

descanso como ministros Cristianos sin

primeramente recibir la remisión del pecado por

el evangelio del agua y el Espíritu. Piensan que

43 Debemos Nacer de Dios

deben convertir a sus propios hijos en pastores.

Así, existen muchos que envían a sus hijos llenos

de pecado al seminario para entrenarlos como

pastores. No podemos hacer siervos de Dios a

través de la pura voluntad humana. ¿Por qué,

entonces, están enviando a sus hijos no

calificados, que no conocen el evangelio del agua

y el Espíritu, a seminarios? Aún así, los padres se

enorgullecen cuando sus hijos van a seminarios

en contra de su propia voluntad y de algún modo

llegan a ser pastores. Los padres dicen

orgullosamente, “Mi hijo es un pastor.” Sin

embargo, eso no es algo de lo cual puedan estar

orgullosos.

Una persona no llega a ser hijo de Dios o un

siervo de Dios por voluntad humana sino

únicamente a través de la fe en el evangelio del

agua y el Espíritu. Pero la realidad es muy

distinta de esta verdad. Es por ello que existen

tantos falsos pastores en este mundo. Así, todos

◄ Contenido ►


tienen que conocer y creer en su corazón la

Palabra del evangelio del agua y el Espíritu, el

cual es la Palabra de la Verdad de Dios, y recibir

la remisión del pecado para llega a ser el propio

pueblo de Dios. Al hacer eso, deben recibir a

Jesucristo como su verdadero Salvador personal,

quien vino por el evangelio del agua y el

Espíritu. Solo entonces podrán llegar a ser hijos

de Dios y trabajadores Suyos.

¿Somos Convertidos en Justos

Únicamente por Creer en la Verdad

del Agua, la Sangre y el Espíritu

Santo?

Solo aquellos que creen en Jesús como su

Salvador y aceptan en su corazón el evangelio

del agua y el Espíritu directamente pueden

44 Debemos Nacer de Dios

convertirse en hijos de Dios y ser lavados

completamente de todos sus pecados. ¿Es posible

que una persona acepte a Jesús como Salvador

sin primero conocer la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu? Es absolutamente imposible.

¿Cómo podemos creer en Jesús como nuestro

Salvador personal si no conocemos la Verdad

correcta del evangelio del agua y el Espíritu?

¿Que clase de fe nos permite aceptar a Jesús

como Salvador? Solo es posible cuando creemos

en nuestro corazón la Verdad del evangelio, la

Palabra de Dios. Podemos aceptar al Salvador

verdaderamente y saber que el evangelio del

agua y el Espíritu es Verdad por nuestra fe en la

Palabra de Dios. ¿Por qué es así? Se debe a que

la Palabra de Dios es la Verdad misma.

Cada ser humano es un picador desde su

nacimiento: Al venir a este mundo, nacen con los

12 pecados (Marcos 7:20-23).

Desafortunadamente así, la gente no puede evitar

◄ Contenido ►


pecar contra Dios durante toda su vida. Somos

pecadores con pecados tan negros como un

cuervo. Así, nuestro Señor ha tomado todos los

pecados de este mundo-incluyendo aquellos que

ya han sido cometidos y los que cometeremos

durante el total de nuestras vidas, los pecados y

las obras de nuestro corazón-sobre Sí Mismo de

una vez por todas al recibir el bautismo de Juan

el bautista en el Río Jordán. Él llevó aquellos

pecados hasta la Cruz, recibiendo vicariamente el

juicio conforme a nuestros pecados. Así Él borró

todos nuestros pecados de una sola vez, ha

tomado el juicio por nuestros pecados Él mismo,

y nos ha dado la remisión del pecado en vez de lo

otro.

Nuestra fe en la Palabra del evangelio del agua

y el Espíritu nos da la mismísima remisión de

todos nuestros pecados. También, por esta fe,

recibimos una vida nueva de parte del Dios vivo

y eterno. Esto es, llegamos a nacer de Dios.

45 Debemos Nacer de Dios

Conociendo y creyendo en nuestro corazón el

evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Palabra de Dios, hemos llegado a nacer de Dios.

En este mundo, la expresión “nacer de Nuevo”

fácilmente se encuentra en boca de todos. Aún

nuestros congresistas dicen el dicho, “Yo he

nacido de nuevo,” “Lo intento todo para nacer de

nuevo.” Sin embargo, verdaderamente nacer de

nuevo no se parece en nada a esto. Es un

concepto espiritual que implica que un pecador

llega a ser justo al recibir la remisión del pecado.

En el Cristianismo de hoy, existen muchos que

afirman que han nacido de Nuevo de todos sus

pecados a través de sus propias acciones o de su

habilidad. Sin embargo, el problema es que

existen muchos entre ellos que cree que se tienen

que experimentar con señales y milagros para

nacer de nuevo. Algunos otros aún piensan que

uno tiene que hacer muchas obras de caridad.

Esto es verdaderamente tonto, ya que Dios

◄ Contenido ►


claramente dice que nacemos, no de sangre, ni de

la voluntad de la carne, ni por la voluntad

humana, sino de Dios (Juan 1:13).

Dios ha creado el universo y todo en el. Dios

nos ha creado para que muramos una vez

espiritualmente y que nazcamos de nuevo por

nuestra fe en el evangelio del agua y el Espíritu.

Y Él recreara todo una vez mas en Su día

(Apocalipsis 21:5). La Verdad real de nacer de

nuevo es que Dios ha hecho una forma de

transformar pecadores imperfectos en justos

perfectos.

Cuando Dios creó a nosotros los humanos, Él

nos creó imperfectos para que pudiéramos ser

engañados por Satanás el Demonio. A partir de

aquí, nosotros la humanidad caímos en pecado.

Los corazones de la humanidad estaban

empapados con pecado. Así, los humanos

llegaron a ser pecadores que no pueden evitar

pecar durante todas sus vidas.

46 Debemos Nacer de Dios

Sin embargo, Dios Padre nos amó de tal

manera que envió a Su Hijo como la propiciación

por Su amor. Cuando Jesucristo vino a este

mundo, Él recibió el bautismo de Juan el Bautista

en el Río Jordán para tomar todos los pecados del

mundo. Él nos liberó de todos nuestros pecados,

muerte y condenación al morir vicariamente

sobre la Cruz. Hemos nacido de nuevo creyendo

en Jesucristo, quién ha realizado tan justas obras,

es nuestro Señor y Salvador personal.

Dios describe por toda la Biblia como

nacemos de Nuevo por nuestra fe en la Palabra

del evangelio del agua y el Espíritu. “Y aquel

Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y

vimos su gloria, gloria como del unigénito del

Padre), lleno de gracia y de verdad” (Juan

1:14).

Cuando dice “Y aquel Verbo fue hecho

carne,” ¿quién este Verbo? Dice que fue Jesús,

quién también es Dios. ¿En que se convirtió

◄ Contenido ►


Dios? Él se hizo carne humana. Dios se convirtió

en una criatura. ¿Porqué Dios hizo una cosa así?

Fundamentalmente se debe al amor de Dios por

la humanidad. “Porque de tal manera amó Dios

al mundo” (Juan 3:16), Dios ha venido en

semejanza de hombre para liberarnos de todos

los pecados del mundo.

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó

entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como

del unigénito del Padre), lleno de gracia y de

verdad.”

Hemos visto la Gloria de Dios en Jesucristo.

Hemos visto y experimentado el amor de Dios a

través de Jesucristo quién vino por el evangelio

del agua y el Espíritu. Dios es tan santo que Él

odia tanto el pecado que Él estaba deseos de

enviar a Su Hijo, nuestro Señor, a este mundo,

quién recibió el bautismo de Juan el Bautista por

el cual todos los pecados de la humanidad fueron

trasferidos sobre Sí Mismo. También, Dios hizo

47 Debemos Nacer de Dios

que Su Hijo recibiera el juicio de acuerdo a todos

nuestros pecados al ser crucificado hasta Su

muerte sobre la Cruz. Ahí está el regalo de la

salvación, el cual es el amor de Dios.

Jesús, el único Hijo glorioso de Dios, vino a

este mundo y tomó todos nuestros pecados al

recibir el bautismo de Juan el Bautista en el Río

Jordán para expiar todos los pecados de Sus

criaturas. La Palabra del evangelio del agua y el

Espíritu es la Palabra de Dios, es equivalente a

creer en Dios como nuestro Señor personal. La

palabra “gracia” en la frase “lleno de gracia y

Verdad” significa el regalo de Dios. Dios nos ha

dado el regalo de la salvación abundantemente

para que podamos llegar a ser Sus Hijos sin

fallas. Ya que Dios nos ha liberado de todos

nuestros pecados por Sus actos de salvación por

Su abundante amor, debemos recibir la remisión

del pecado creyendo en Sus justos actos con

nuestro corazón.

◄ Contenido ►


Nuestra fe en la Palabra escrita de Dios nos

permite conocer la salvación verdadera. La fe

verdadera en el evangelio del agua y el Espíritu

establece su base en la Palabra de Jesucristo.

Hemos llegado a ser justos al creer en Jesucristo

como nuestro Señor y Salvador personal.

Verdaderamente éramos pecadores perversos

antes de que creyéramos en Jesucristo, quién

vino por el evangelio del agua y el Espíritu. Sin

embargo, el Hijo de Dios es la mismísima

Palabra que se hizo carne y habitó entre nosotros,

y cuya gloria es la gloria del Hijo Unigénito de

Dios, lleno de gracia y de Verdad. Él nos ha

hecho justos totalmente. Además, Dios nos ha

dado abundantes regalos a quienes creemos en el

evangelio del agua y el Espíritu: Él nos ha dado

el regalo de llegar a ser Sus hijos.

Dios nos está hablando ahora. Dios nos ha

dado la gracia de llegar a ser hijos de Él al venir

a este mundo en semejanza de hombre. Así, no

48 Debemos Nacer de Dios

solamente es de palabra sino ciertamente por el

evangelio del agua y el Espíritu, por lo que Dios

nos ha hecho por derecho Sus hijos para que

vivamos con Él felizmente por la eternidad.

¿Cuál es la Gracia de la Salvación

Dada por Dios a Nosotros?

Dios nos dice la Verdad de la salvación.

“Juan dio testimonio de él, y clamó diciendo:

Este es de quien yo decía: El que viene después

de mí, es antes de mí; porque era primero que

yo. Porque de su plenitud tomamos todos, y

gracia sobre gracia” (Juan 1:15-16).

¿Cómo puede alguien en este mundo conocer

el hecho de que Jesucristo tomó todos los

pecados del mundo al recibir el bautismo de Juan

el Bautista? Cada persona tiene la capacidad de

saber esto por el testimonio de Juan el Bautista

◄ Contenido ►


de que todos nuestros pecados fueron

transferidos a Jesucristo a través del bautismo y

que todos nuestros pecados se expiaron de una

vez por todas por el derramamiento de sangre

sobre la Cruz. El pasaje de la Escritura de hoy

dice, “Porque de su plenitud tomamos todos, y

gracia sobre gracia.”

Aquellos que creen en el evangelio del agua y

el Espíritu han sido emancipados de todos sus

pecados y han llegado a ser justo de inmediato.

Esto vino como el regalo de salvación aparte de

la gracia y de la Verdad dada por el Señor. El

Señor de gracia sobre gracia no solamente nos

liberó de todos nuestros pecados sino que además

nos bendijo en cuerpo y en espíritu para que

tengamos una vida en bendición. Mientras que le

decimos a Dios Padre “Abba Padre,” nosotros los

creyentes en el evangelio del agua y el Espíritu

hemos llegado a ser los hijos de Dios. Por lo

tanto, nosotros también llamamos al Padre de

49 Debemos Nacer de Dios

Jesús “Dios nuestro Padre.” Entonces, ¿Qué

ganan los creyentes del evangelio del agua y el

Espíritu delante de Dios? Reciben los derechos

completos de hijos, al igual que Jesús. Esta es la

mismísima gracia de Dios, la gracia sobre gracia.

El libro de Romanos menciona a Jesucristo como

el Primer Hijo de Dios.

Aún desde el momento en que Dios creó el

universo y todo lo que en el hay, la intención de

Dios al crear a los humanos fue la de adoptarlos

como Sus hijos. Este fue el propósito de Dios

para crear a los humanos. En Génesis dice que

Dios creó a los humanos a Su propia imagen.

Génesis 1:27-28 dice, “Y creó Dios al hombre a

su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y

hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo:

Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y

sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en

las aves de los cielos, y en todas las bestias que

se mueven sobre la tierra.”

◄ Contenido ►


También, si vemos Génesis 1:26, dice, “Y

creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de

Dios lo creó.” El Señor usa la palabra “Su”

cuando creó a los humanos. Por lo tanto, Dios es

el Dios de la Santa Trinidad. Esto es, Dios Padre,

Dios Hijo y el Espíritu santo, estos tres son uno y

lo mismo es Dios hacia nosotros. El Dios Trino

hizo a los humanos a “Su” imagen, en “Su”

semejanza. En esta palabra “Su” esta incluido

Dios Padre, Dios Hijo y el Espíritu santo. Este

Dios Trino es Dios para todos nosotros. Dios ha

creado el universo y todo lo que en el hay en 5

días, y en el sexto día Dios creó a los humanos.

Antes en el principio, todo el universo estaba

oscuro. En un mundo lleno de oscuridad, Dios

creó y permitió que la luz llegara a este mundo.

La primera obra de Dios fue permitir a la luz

brillar en la oscuridad. Esto fue para dar a cada

humano la nueva vida en Jesucristo. En el primer

50 Debemos Nacer de Dios

día, la luz fue creada cuando Dios dijo, “Hágase

la luz.”

¿Que hizo Dios en el Segundo día? Él hizo el

firmamento, y dividió las aguas que estaban bajo

el firmamento. ¿Qué hizo Dios en el tercer día?

Él dijo, “Produzca la tierra hierba verde, hierba

que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según

su género, que su semilla esté en él, sobre la

tierra.” Y fue así. En el día cuarto, Dios creo dos

grandes lumbreras; la lumbrera mayor para

gobernar el día, y la lumbrera menor. En el

quinto día, Dios creó las aves en el aire y los

peces bajo el mar. En el sexto día, Dios nos creó

a los humanos.

Dios hizo el universo y todo lo que hay en el

durante los primeros cinco días y en el sexto día

dijo, “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a

nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza;

y señoree en los peces del mar, en las aves de los

cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo

◄ Contenido ►


animal que se arrastra sobre la tierra.” Así,

Dios creó a los humanos a Su imagen, ambos

varón y hembra.

¿Porque creó Dios a los humanos? La razón es

como sigue. Dios tuvo la intención de que los

humanos vivieran con Él. Y Él deseaba

compartir el amor con los humanos y ser alabado

por ellos. Este es el propósito de Dios al crear a

los humanos para que eventualmente llegaran a

ser hijos de Dios al ser liberados de todos sus

pecados a través del evangelio del agua y el

Espíritu. Aparte de otras criaturas, Dios creó a

los humanos exactamente en Su imagen para este

propósito. Dios tiene la intención de adoptar a los

humanos como Sus hijos propios, y por esta

razón Él ha hecho que nazcamos en este mundo a

través de nuestros padres. Nos damos cuenta que

Dios nos ha creado a Su imagen para adoptarnos

como Sus hijos, ya que si fuésemos a vivir

51 Debemos Nacer de Dios

nuestras vidas sin ningún significado, viviríamos

peores vidas que los animales.

Así, cada ser humano nace en este mundo

llorando. Cada ser humano ama la vida eterna, la

cual solo pertenece a Dios. Dios le ha dado a

cada ser humano el anhelo por la vida eterna

(Eclesiastés 3:11). Y Dios ha dado Su Reino

eterno a aquellos que han recibido la remisión

del pecado. Debido a que Dios ha dado a

aquellos a los que Él ama el eterno Reino de

Dios, también nosotros anhelamos Su Reino.

¿Por qué es esto? Se debe a que hemos recibido

el Reino eterno. Fundamentalmente Dios nos ha

hecho tales seres. Así, aunque vivimos en este

mundo durante 60 o 70 años, cada ser humano

tiene el anhelo en su corazón por el Reino eterno.

Así, todos anhelamos el eterno Reino de Dios.

Todos instintivamente anhelamos el hogar eterno

durante nuestras vidas.

◄ Contenido ►


Mientras Dios vive en la eternidad, también

somos seres que existimos eternamente. A partir

de aquí, cuando una persona muere, su espíritu se

dirige hacia arriba hasta Dios para ser juzgado

por Él (Eclesiastés 3:21). Es por ello solamente

necesitamos creer en el evangelio del agua y el

Espíritu mientras vivimos en este mundo. Dios

determinó enviar a Su Hijo a este mundo para

borrar todos los pecados de la totalidad de la

humanidad de una vez por todas al hacer que

Jesús recibiera el bautismo. Para aquellos que

creen en esta Verdad, Dios los ha sellado como

hijos Suyos.

Por lo tanto, podemos cumplir la voluntad de

Dios cuando creemos en el evangelio del agua y

el Espíritu. Por esa razón, después de que caímos

en el pecado, Dios nos ha creado a Su imagen y

nos ha dado el evangelio del agua y el Espíritu.

Por lo tanto, Dios nos amonesta para que

creamos en Su propósito al crearnos. Se nos dice

52 Debemos Nacer de Dios

que creamos que Dios es nuestro Creador y que

Dios mora en nosotros, liberándonos de todos

nuestros pecados por el evangelio del agua y el

Espíritu. Y Jesucristo es el Dios verdadero que

nos liberó de todos nuestros pecados.

Solo Creyendo en la Palabra de Dios

Podemos Llegar a Ser Hijos de Dios

A través de la Palabra escrita de Dios, Él nos

habla de la Palabra del evangelio del agua y el

Espíritu y nos da el regalote la salvación a los

creyentes. Todos los pecadores llegan a saber

que son pecadores a través de la Palabra de Dios.

A través de la Palabra, también reconocen su

necesidad y son liberados de todos sus pecados

por su fe en el evangelio dado por el Señor del

agua y el Espíritu.

◄ Contenido ►


Lo que tenemos que conocer primero que nada

es la función de la Ley de Dios. ¿A través de

quién nos fue dada la Ley de Dios? Fue hecho a

través de Moisés. ¿A través de quién fue

cumplida la salvación dada por Dios a la

humanidad? Fue hecho a través de Jesús. Se nos

permite conocer el evangelio del agua y el

Espíritu a través de la Palabra escrita de Dios. Y

al creer en la Verdad del evangelio, recibimos la

reemisión del pecado y la vida eterna. Recibimos

la salvación a través de la Palabra de nuestro

Señor.

El pasaje de la Escritura de Juan 1:17-18 dice,

“Pues la ley por medio de Moisés fue dada, pero

la gracia y la verdad vinieron por medio de

Jesucristo. A Dios nadie le vio jamás; el

unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él

le ha dado a conocer.”

Dios dice, “La Ley fue dada por medio de

Moisés.” Dios por medio de Su gracia ha dado a

53 Debemos Nacer de Dios

la gente la salvación para llegar a ser los propios

hijos de Dios. La salvación vino por medio del

Hijo de Dios, Jesucristo. Jesús ha borrado todos

nuestros pecados al darnos el evangelio del agua

y el Espíritu. Cualquiera que crea en el evangelio

del agua y el Espíritu fue hecho sin pecado – ni

siquiera un solo pecado – y también es hecho

hijo de Dios.

Sin embargo, Dios primero dio Su Ley a

Moisés. Puesto de otra manera, la Ley fue traída

a este mundo por medio de Moisés. A través de

esa Palabra de la Ley, fuimos convictos de

nuestros pecados y nos dimos cuenta de ellos.

Cuando admitimos que éramos tan graves

pecadores, Dios nos permitió encontrar la Verdad

del evangelio: Recibimos la bendición de la

salvación de todos nuestros pecados creyendo en

el bautismo que Jesús recibió y en la sangre que

Jesús derramó. Ahora podemos llegar a ser hijos

de Dios cuando recibimos la remisión del pecado

◄ Contenido ►


creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu,

el cual nos ha dado Jesús. A través de la Verdad

de este evangelio, Dios nos ha adoptado como

Sus hijos. Así, esta escrito que la Ley fue dada a

nosotros a través de Moisés, mientras que la

gracia y la Verdad de Dios vino a través de

Jesucristo.

Lo que tenemos que saber es que cualquiera

que haya visto a Jesús, el Hijo Unigénito de

Dios, también ha visto a Dios. También,

quienquiera que cree en el evangelio del agua y

el Espíritu dado por el Señor ya ha recibido el

regalo de la salvación del Señor.

Dios continúa diciendo lo siguiente. “A Dios

nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en

el seno del Padre, él le ha dado a conocer”

(Juan 1:18). Podemos ver a Dios cuando

recibimos la remisión del pecado creyendo en el

evangelio del agua y el Espíritu. Aunque dice

que nadie ha visto a Dios, el Hijo de Dios Jesús

54 Debemos Nacer de Dios

que está en el seno de Dios Padre ha revelado la

clase de persona que es Dios. El evangelio del

agua y el Espíritu revela quién es Jesús. Dios ha

declarado que Jesús ha borrado todos nuestros

pecados por el evangelio del agua y el Espíritu y

que Él es el Hijo de Dios. Al venir en semejanza

de hombre, Dios nos mostrado la remisión del

pecado por medio de Su bautismo y

derramamiento de sangre.

Por lo tanto, nosotros los creyentes del

evangelio del agua y el Espíritu podemos

declarar quién es Dios de la siguiente manera:

Dios es Salvador, Creador, Amor, Dios de

Justicia, Santo y Verdad. Dios también es nuestro

Salvador quién nos ha concedido la remisión del

pecado. Dios es nuestra bendición. Dios es el

Señor quién nos concedido el regalo de la

salvación. Para nosotros Dios es Trino. Él es el

Dios que vino a nosotros en semejanza de carne

humana, por agua y por la sangre.

◄ Contenido ►


Dios se ha revelado a Sí Mismo ya que Él es

el Dios de amor y Él es quién nos ha concedido

la remisión del pecado y la vida eterna. Dios nos

ha revelado que Él odia el pecado. Así, Él ha

borrado todos los pecados del mundo de una vez

por todas con el evangelio del agua y el Espíritu.

Fundamentalmente, la gente que nació en este

mundo no nació como hijos de Dios. Sin

embargo, Él nos ha dado el regalo de la salvación

para que llegáramos a ser Sus hijos a través del

evangelio del agua y el Espíritu. Aunque no

había nadie que hubiese visto a Dios, ciertamente

hemos llegado a ser hijos de Dios, capaces de

llamar al más santísimo Dios “Abba Padre,” por

nuestra fe en el evangelio del agua y el Espíritu.

Es por medio de Jesús el Hijo de Dios así como

por Dios Padre y al igual que por medio del

evangelio del agua y el Espíritu por lo que

podemos recibir la remisión del pecado. Hemos

encontrado el evangelio del agua y el Espíritu

55 Debemos Nacer de Dios

por medio de Jesús. Y a través de la Palabra de

Dios, hemos llegado a saber la clase de persona

que es Dios. A través del evangelio del agua y el

Espíritu, el cual es la Palabra de Dios, hemos

encontrado a Dios y hemos escuchado Su voz, y

hemos podido llegar a ser hijos de Dios al recibir

la remisión de nuestros pecados.

Dios nos ha dicho que aquellos que creen en el

evangelio del agua y el Espíritu recibirán gracia

y Verdad en abundancia. La Escritura dice que

Dios nos ha amado tanto que Él nos ha liberado

de todos los pecados del mundo. Ciertamente

Dios ha venido a todos una vez por el evangelio

del agua y el Espíritu. Todos los pecados y las

iniquidades que cometemos con nuestros cuerpos

y corazones fueron transferidos a Jesús cuando

Él recibió el bautismo de Juan el Bautista en el

Río Jordán, y después todos estos pecados fueron

borrados completamente. Cada Palabra de Dios

es la Palabra de la Verdad. Por lo tanto, los

◄ Contenido ►


creyentes en la Verdad del evangelio del agua y

el Espíritu reciben la remisión de todos sus

pecados de una vez por todas por medio de su fe

y son adoptados como hijos de Dios para vivir

felizmente por la eternidad en Su Reino eterno.

Mis amados santos, por medio de la Iglesia de

Dios, en lugar del conocimiento humano tienes

que aprender y creer la Verdad de Dios para

recibir la vida eternal. Solo entonces todos los

problemas de nuestras vidas y los problemas por

los pecados se encargan de ellos completamente.

La realidad de todas nuestras vidas es como un

acertijo o como una bola de cuerdas enredadas.

Él único que puede desenredar los complicados

problemas del pecado en nuestras vidas es Jesús

Mismo. Debemos obtener la fe en el evangelio

del agua y el Espíritu, el cual es la Verdad de la

salvación para cada uno de nosotros. La Verdad

de Dios es la Palabra del agua y el Espíritu.

56 Debemos Nacer de Dios

No sabemos de donde venimos ni a donde

vamos. Aún así, al darse cuenta del evangelio del

agua y el Espíritu, el cual es la Palabra de Dios,

sabemos que el Señor ha borrado todos nuestros

pecados y que Él nos ha liberado de todos

nuestros pecados. Al creer estas verdades en

nuestro corazón, entramos en las bendiciones que

Dios nos ha concedido. Por esta fe en el

verdadero evangelio, hemos llegado a conocer el

propósito para el cual nacimos en este mundo y

el porque estamos viviendo en este mundo ahora.

Mis amados compañeros creyentes, debemos

escuchar la Palabra de Dios hablada a nosotros

por Dios cada vez que tenemos una reunión en la

iglesia de Dios. Al hacer eso, verdaderamente

habremos entrado en la totalidad de la gracia de

Dios, y también habremos recibido el regalo de

la salvación dado por el Señor en el evangelio del

agua y el Espíritu, todos nuestros enmarañados

problemas se resuelven. Es por ello que debemos

◄ Contenido ►


ecibir la gracia de la Verdad de Dios por el

evangelio del agua y el Espíritu. Y entonces

iremos al Reino de Dios después de que

terminemos de vivir en este mundo.

Dios nos está invitando en el evangelio del

agua y el Espíritu diciendo, “Ven a la Verdad del

agua y el Espíritu.” Jesucristo es el Señor de la

Verdad quien vino por el evangelio del agua y el

Espíritu. Y el Señor ha dado abundante gracia de

salvación al igual que la gracia del evangelio del

agua y el Espíritu.

Yo doy gracias al Señor por liberarnos de

todos los pecados del mundo y por Su amor.

Todos nosotros debemos llegar a nacer de nuevo

de Dios por nuestra fe en el evangelio del agua y

el Espíritu.

57 Debemos Nacer de Dios

◄ Contenido ►


58 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

El Amor de Dios Revelado

por Medio de Jesús, El Hijo

Unigénito

< Juan 1:15-18 >

“Juan dio testimonio de él, y clamó

diciendo: Este es de quien yo decía: El que

viene después de mí, es antes de mí; porque

era primero que yo. Porque de su plenitud

tomamos todos, y gracia sobre gracia. Pues la

ley por medio de Moisés fue dada, pero la

gracia y la verdad vinieron por medio de

Jesucristo A Dios nadie le vio jamás; el

unigénito Hijo, que está en el seno del Padre,

él le ha dado a conocer.”

En el pasaje de la Escritura de hoy, podemos

ver que Juan el Bautista, quién bautizó a Jesús, y

el Apóstol Juan el escritor del evangelio nos dan

testimonio acerca de Jesús, quién se ha

convertido en nuestro Señor y Salvador: “Juan

dio testimonio de él, y clamó diciendo: Este es de

quien yo decía: El que viene después de mí, es

antes de mí; porque era primero que yo” (Juan

1:15). Juan el Bautista dio testimonio acerca de

Jesucristo diciendo, “Cuando Él venga, Él

juzgará con fuego y liberará con el agua.” El

Apóstol Juan dio testimonio acerca de Jesús,

diciendo, “Porque de su plenitud tomamos todos,

y gracia sobre gracia. Pues la ley por medio de

Moisés fue dada, pero la gracia y la verdad

vinieron por medio de Jesucristo” (Juan 1:16-

17). Además, continua, diciendo, “A Dios nadie

le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el

seno del Padre, él le ha dado a conocer” (Juan

1:18). No hay uno entre nosotros que le haya

◄ Contenido ►


59 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

visto a É por medio de los ojos naturales. Sin

embargo, podemos verlo a través del Único Hijo

Unigénito de Dios quién estaba en el seno del

Padre. Esto significa que solamente Jesucristo,

quién estaba en el seno del Padre, nos ha

revelado como es Dios.

Realmente, nunca hemos visto a Dios con

nuestros propios ojos. No podemos decir que

hemos tenido un encuentro con Dios por medio

de cualquier otro sentido. Entonces, ¿cómo fue

posible que nosotros tuviésemos un encuentro

con ese Dios y creyéramos en Él? Por medio del

bautismo que Jesús recibió y por Su

derramamiento de sangre sobre la Cruz, pudimos

saber que Jesu8cristo el Hijo de Dios era el

verdadero Salvador.

¿Alguna Vez has Recibido el Amor

de Dios?

Cada Diciembre esperamos la Navidad. En ese

día, recordamos la venida del Hijo Unigénito de

Dios a este mundo. Ambos, el Apóstol Juan y

Juan el Bautista sabían que el Hijo Unigénito de

Dios, Jesús, era el verdadero Salvador de toda la

humanidad y nos reveló eso a nosotros. Trataron

de hacernos saber quién es Jesús para nosotros.

Sabemos que Dios es el Dios del amor. ¿Qué

clase de persona era Jesucristo quién apareció a

todos nosotros? Sabemos que Él es el Hijo de

Dios quién nos liberó de todos nuestros pecados,

y que Él es el Dios verdadero que nos ama. Él es

el verdadero Salvador para nosotros, Aquel que

nos liberó de todos nuestros pecados.

Verdaderamente Dios nos amó, y no

solamente con palabras. Dios nos mostró Su

amor Él Mismo cuando nos liberó de todos

◄ Contenido ►


60 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

nuestros pecados. Debido a que Él es el Dios del

amor y la justicia, Él nos reveló que hemos sido

liberados de todos nuestros pecados por Su

propio amor y sacrificio, aunque todos los

pecados deben ser juzgados y tomados en cuenta.

Este amor de Dios fue revelado a nosotros por

medio de Jesucristo el Hijo Unigénito de Dios.

La Verdad esencial de la Palabra de la

Escritura es que Dios amó tanto al mundo que Él

dio a Su Hijo Unigénito para liberarnos a todos

de todos nuestros pecados. Si observáramos

como Dios reveló Su amor por nosotros, sería de

la siguiente manera. “Debido a que Dios nos amó

de tal manera, Dios dio a Su Hijo Jesús para

liberarnos de todos los pecados del mundo de

una sola vez por medio del bautismo y el

derramamiento de sangre de Jesús, y después

convirtió a los creyentes en Sus propios hijos.”

Así, Dios reveló como es Él por medio de Su

Hijo Unigénito Jesucristo. Jesucristo dio Su vida

completamente por nosotros para qué

pudiéramos tener la Verdad de la salvación y ser

libres de la condenación. A través de todo esto,

Dios reveló Su amor por nosotros.

Verdaderamente, Dios nos enseña que este

amor no se compara con nada de este mundo.

Ahora, podemos sentir el amor de Dios por

medio del evangelio del agua y el Espíritu. Los

padres en muchas ocasiones dan sus vidas por

sus propios hijos, los patriotas por sus países, y

los amigos por sus amigos. Si una persona da su

vida por causa de su propio país, lo ha hecho por

una gran causa.

Sin embargo, no se compara con lo que Dios

ha hecho por nosotros para liberarnos de todos

nuestros pecados y darnos la vida eterna. Aún si

una persona da su vida por su amigo, se debe a la

amistad por un solo amigo, no alcanza el nivel

del amor de Dios. Algunas veces, la gente da sus

vidas por sus amantes. Aunque se sacrifican a sí

◄ Contenido ►


61 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

mismos y escogen la muerte debido a que sus

emociones son débilese incontrolables para

sobrellevarlas, no puede ser comparado con el

amor de Dios. Toda esta gente a lo sumo revela

una pequeña fracción del amor de Dios.

Así, el amor de Jesucristo es especial. El Hijo

Unigénito de Dios nos reveló Su naturaleza y no

podemos comprender Su amor debido al

sacrificio de Su propia vida por nosotros. Para

dar nueva vida a nosotros los pecadores, Jesús

fue predestinado para dar Su propia vida por

nosotros. El amor de nuestro Señor fue el dar Su

propia vida para qué pudiésemos ser reavivados

y tener la verdadera vida. ¿Cómo podríamos

discutir el amor de Dios por medio de ideales del

amor entre la gente?

Cada nación tiene sus patriotas quienes

sacrificaron sus propias vidas por sus propios

países. Entonces, ¿Porqué se sacrificó Jesús a Sí

Mismo? Fue para liberar a toda la humanidad de

todo pecado e iniquidades. Ya que, los seres

humanos, se estaban colapsando y muriendo

debido a nuestros pecados, Él se sacrificó a Sí

Mismo para darnos vida nueva. Debido a que Él

nos amó, Él nos dio el evangelio del agua y el

Espíritu para que pudiéramos tener nueva vida.

Jesucristo nos vistió con la gloria y el honor de

convertirnos en hijos de Dios y nos dio el poder

y la autoridad para reinar sobre todas las cosas.

Además, Él nos capacitó para vivir felizmente

por toda la eternidad. Para hacer eso, Él reveló

Su amor por nosotros. La razón por la qué

Jesucristo llegó a ser sacrificio después de venir

a este mundo fue como una muestra del amor de

Dios.

Todas las criaturas vivas de este mundo

existen por sí mismas. Sin embargo, el Hijo

Unigénito de Dios vino a este mundo para dar

verdadera vida a Sus criaturas. Su nacimiento y

razón de ser fueron diferentes de las nuestras. El

◄ Contenido ►


62 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

Hijo Unigénito de Dios, Jesús, nació y existió en

este mundo para mostrarnos la clase de ser que

Dios es. Jesús llevó a cabo las justas obras del

bautismo y del derramamiento de sangre para

realiza Su razón de existir en este mundo.

Nuestro Señor demostró Su propio amor hacia

nosotros, y ahora conocemos y creemos en ese

amor.

Dice en la Biblia que Dios Padre nos amó de

tal manera que Él dio a Su Hijo Unigénito por

nosotros. Durante 33 años de Su vida en este

mundo, Jesús vio que mucha gente tiene una vida

muy dura debido a sus enfermedades y muerte y

que Su gente sufría por la perdida de su tierra.

Debido a sus pecados esta gente no podía evitar

encarar su destrucción y su condenación, y

perdieron la única vida que tenían. Antes de que

Jesucristo viniera a este mundo, ninguna persona

podía evitar el fuego eterno del infierno, en

donde se convertirían en siervos de Satanás el

Demonio y sufrirían eternamente, ya que no

podían recibir la remisión del pecado.

Sin embargo, Jesús tenía compasión por todos.

Así, Él recibió el bautismo sobre Su propio

cuerpo, por lo cual todos los pecados de la

humanidad fueron transferidos sobre Él, y

derramó Su propia sangre sobre la Cruz para que

pudiéramos tener vida nueva. Para permitirnos

vivir eternamente por medio de la salvación de

todos nuestros pecados, nuestro Señor se

sacrificó a Sí Mismo, soportando todos los

dolores y todo el sufrimiento. Este fue el amor de

Dios dado a nosotros para liberarnos de todos los

pecados del mundo, de la muerte y de la

condenación. El evangelio del agua y el Espíritu

dado por el Señor es el amor de Dios, el cual nos

permite vivir eternamente al recibir vida nueva.

La Verdad fue un regalo a nosotros del amor de

Dios. Ahora cuando se nos pregunta quién es

Dios, podemos responder en nuestra fe que Él es

◄ Contenido ►


Aquel que se sacrifico a Sí Mismo para que

pudiéramos tener vida nueva.

¿Existe Alguien Entre Nosotros que

haya Visto a Dios Directamente?

63 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

Aún así, existía aquella gente que había visto

el sacrificio de Jesús. Ellos fueron testigos de que

para liberarnos de nuestros pecados, Jesús llevó

todos los pecados de toda la humanidad por

medio de Su bautismo, dio Su cuerpo en la Cruz

en donde sangró hasta morir, y resucitó de entre

los muertos. Podemos darnos cuenta y creer

cuanto Dios nos ha amado por medio de sus

narraciones.

Debido a que yo también creo en el evangelio

del agua y el Espíritu, no es fácil articular el

amor de Dios por medio de palabras. El amor de

Dios es demasiado grande como para ser

entendido. Sin embargo, yo soy capaz de

experimentar el amor de Dios por medio del

evangelio del agua y el Espíritu. Desde luego, yo

estoy agradecido por el amor de Dios que vino

por el agua y el Espíritu Santo. Yo creo que Jesús

ha limpiado todos nuestros pecados y que Él nos

ha dado el regalo de la vida eterna, de la gloria y

del honor. Yo también creo que Él nos ha dado

Su propia vida. Es verdad que aún no somos

capaces de conocer y de sentir profundamente el

amor de nuestro Señor, aunque creemos en el. Se

debe a que no hemos amado a alguien hasta el

punto de morir. Nunca hemos dado nuestras

vidas a nadie más para que la persona tenga

nueva vida y sea eterno. A partir de esto, yo

mismo carezco del conocimiento y de la

habilidad de sentir la profundidad del amor de

Dios. Yo también creo que el amor de Dios es

indescriptiblemente enorme. Aún así, yo creo

firmemente una cosa en mi corazón. Es verdad

◄ Contenido ►


64 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

para mí, para todos ustedes, y para los demás en

este mundo que han recibido el amor de la

salvación. El Único Hijo de Dios claramente

demostró quién es Dios hacia nosotros. Por lo

tanto, fuimos liberados de todos nuestros

pecados. Yo ciertamente creo en eso. Yo estoy

seguro que tú también crees lo mismo.

Por naturaleza nos encojemos cuando el clima

es frío. Pero, esto no significa que nuestros

corazones también se tengan que encoger.

Aunque en nuestras acciones no somos perfectos,

por compasión deseamos llevar el amor de Dios

a las almas perdidas. Aunque no podemos amar a

la humanidad tan perfectamente como Jesús, aún

así deseamos ser instrumentos que lleven el amor

de Dios. Aunque nos hagamos chiquitos en el

frío del invierno, el pensamiento de la magnitud

del amor de Dios por nosotros calienta nuestros

corazones. Verdaderamente, cuando pensamos

en Dios quién nos dio nueva vida sacrificándose

a Sí Mismo, estamos muy agradecidos en nuestro

corazón por ello. Aunque podamos

empequeñecernos en nuestros cuerpos, tenemos

descanso en nuestros corazones y nuestros

corazones llegan a calentarse como si tuviéramos

una fogata en ellos. Es bueno que podamos

compartir Su amor ya que primeramente lo

hemos recibido, a pesar de nuestras debilidades.

Si observaos la obra de la salvación de Jesús

en este mundo, fácilmente podemos saber que

Dios es así. Así, debemos creer. Viendo a

Jesucristo, llegamos a confesar, “Ciertamente

Dios es así. Ciertamente Jesús es Omnipotente,

pero Él no abusó de Su poder. Ciertamente Jesús

se humilló a Sí Mismo para dar vida nueva a toda

la humanidad y así lavar nuestros pecados. Jesús

se sacrificó a Sí mismo, y nos liberó de todos

nuestros pecados por el perfecto amor del

sacrificio, no un falso amor.” Y sabemos que

Jesús nos ha vestido con la gloria de ser los hijos

◄ Contenido ►


65 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

de Dios. Ciertamente debemos dar gracias, honor

y gloria a Dios en nuestra fe por esta Verdad.

Este invierno al igual que en todos los inviernos

que vendrán, debemos pensar profundamente

acerca del amor de Dios siempre que nos

achiquemos por el frío. También, debemos servir

al Señor y hacer la obra de Dios con esa clase de

fe.

Si tenemos una fe legalista en vez de rumiar

sobre el amor de Dios, seremos nada. Si creemos

en el evangelio del agua y el Espíritu, el cual es

el amor de Dios, debemos estar revestidos con el

verdadero amor de la Verdad al permanecer

firmes en esta Verdad dada por el Señor. Debido

a que se nos dio y se nos revistió con el amor de

Dios, estamos dando testimonio a todos en este

mundo. Estamos sirviendo al evangelio del agua

y el Espíritu, aunque nos sentimos muy

exhaustos debido a las obras de Dios que

tenemos que realizar cada día. Siempre que nos

sentimos exhaustos al servir a nuestro Señor,

debemos recordarnos del amor de Dios, al igual

que la mujer Zulamita quién se encontraba

trabajando duro como la encargada del viñedo

vistiendo el amor del Rey Salomón. Debemos ir

hacia delante sosteniendo firmemente las manos

de nuestro Señor a pesar de todas las

tribulaciones por el evangelio del agua y el

Espíritu, como está escrito:

“Mi amado habló, y me dijo:

Levántate, oh amiga mía, hermosa mía,

Y ven.

Porque he aquí ha pasado el invierno,

Se ha mudado, la lluvia se fue;

Se han mostrado las flores en la tierra,

El tiempo de la canción ha venido,

Y en nuestro país se ha oído

La voz de la tórtola”

(Cantar de los Cantares 2:10-12).

◄ Contenido ►


66 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

Cada vez que tú y yo oramos, yo espero que

Dios escuche nuestras oraciones. El Señor esta

respondiendo con la Palabra de arriba,

“Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven.”

Puedes conocer el amor de Dios por estas

respuestas de Dios.

Algunas veces nos cansamos por el duro

trabajo. También, hay momentos en que buenas y

malas cosas nos ocurren. Yo deseo que las cosas

se mejoren mientras pasa el tiempo, pero las

preocupaciones con respecto a la obra de Dios

crecen en mi corazón con el paso del tiempo. El

evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Verdad de Dios, debe predicarse hasta el fin del

mundo. Esto solamente es posible si continuamos

creyendo y viviendo para nuestro Señor. Aunque

nosotros los siervos de Dios y Su pueblo somos

débiles y deficientes en muchas formas, debemos

ser fieles a nuestro llamado en el conocimiento y

en la fe en el amor de Dios. Me preocupa que

lleguemos a rendirnos en nuestras tareas debido a

que nos amamos a nosotros mismo demasiado,

en ves de expandir el evangelio, el cual proclama

el amor de Dios que libera a los pecadores de

todos sus pecados por puro amor hacia nosotros.

Cualquiera que no piense en el amor de Dios

vive egoístamente por el beneficio personal.

Cualquiera que viva para sí mismo no conoce el

amor de Dios. Debido a que es claro que Dios

nos amó, aunque todos vayan tras sus deseos de

la carne, nosotros los creyentes del amor de Dios

no podemos vivir solamente para nosotros sino

que debemos seguir proclamando el evangelio

del agua y el Espíritu. Debido a que hemos

recibido el amor de Dios, ahora se haya en

nuestro corazón. A partir de aquí, podemos amar

a otros y sacrificarnos a nosotros mismos por el

bien de los demás. Nosotros también podemos

tener tal fe y podemos practicar el amor de Dios

de acuerdo a nuestra fe.

◄ Contenido ►


67 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

En algún momento no conocíamos o no

habíamos recibido el amor de Dios, y en ves de

vivir para los demás vivíamos solamente para

nosotros mismos. Sin embargo, ahora hemos

cambiado. Entre más conocemos de nuestro

Señor, y mientras nuestras nuevas vidas

espirituales crecen, el Señor nos permite

compartir el amor que hemos recibido a pesar de

nuestras debilidades y deficiencias. Llegamos a

reconocer que es correcto que nosotros

compartamos lo que pertenece a Dios, aunque es

una pequeña parte, hasta el día en que nos

encontremos con el Señor.

Creemos con certeza que el amor sacrificial de

Dios ha borrado todos los pecados del mundo.

Jesucristo realmente ha venido a este mundo por

nosotros en semejanza de hombre y recibió el

bautismo para que todos nuestros pecados

pudieran ser transferidos sobre Él. Más aún, Él

murió sacrificado sobre la Cruz. Aunque Dios es

el Todopoderoso quién creó el universo y todo en

él, Él ha llegado a ser la propiciación por todos

nosotros para cumplir el evangelio del agua y el

Espíritu.

Los discípulos de Jesús no creían en Él como

el Dios de la salvación cuando Él caminó sobre

el agua. Por lo tanto, mientras Jesús estaba en

este mundo tuvo que hacerles saber claramente a

Sus discípulos quién era Él como Dios y ser

perdonados de todos sus pecados. Debido a eso,

Jesús mostró Su poder a Sus discípulos al

caminar sobre el agua. Y la mayor parte del

tiempo, Él actuó como una persona común. Jesús

se humilló a Sí Mismo como una persona de

apariencia débil y vino como nuestro Salvador.

Nuestro Señor es el Cordero de Dios sacrificado,

humillándose a Sí Mismo para completar Su obra

de la salvación: Él tomó todos nuestros pecados

sobre Sí Mismo al recibir el bautismo de Juan el

Bautista en el Río Jordán. Y para poder recibir

◄ Contenido ►


68 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

los tremendos y justos juicios por todos nuestros

pecados, Él ofreció Su propio cuerpo para ser

crucificado sobre la Cruz. Él nos ha liberado a

nosotros los creyentes totalmente al recibir

vicariamente agresiones e insultos. Por el amor

de nuestro Señor, hemos llegado a ser poseedores

de nueva vida. Para recobrar a toda la mandad al

status de gente creada a la imagen de Dios, Él ha

enseñado el evangelio del agua y el Espíritu a

todos. Debido a eso, llegamos a creer.

Sin embargo, existe mucha gente que no cree

o k sabe esto. Es por ello que el Señor nos

amonesta para compartir Su amor con ellos. Por

lo tanto, hemos compartido la Palabra de Dios,

continuamos compartiendo por nuestra fe, y

continuaremos compartiendo en el futuro. La

gente ha recibido la misma salvación al igual que

nosotros, han sido vestidos con el amor de Dios,

y han recibido la vida eterna ya que llagaron a

conocer y a creer en Dios, quién se ha revelado a

ellos por medio de Su Hijo Unigénito a través del

evangelio del agua y el Espíritu que compartimos.

Así, yo solo doy gracias a Dios. No existe

ninguna otra cosa más que darle gracias a Él. Ya

que el Hijo Unigénito de Dios nos ha revelado

quién es Dios, y a recibir la salvación de todos

nuestros pecados creyendo en Él. Pudimos tener

un encuentro con Jesús debido al amor de Dios.

Hemos llegado a ser Su propio pueblo vistiendo

el amor de Dios. Damos gracias a Dios por

nuestra fe en el evangelio del agua y el Espíritu.

Dios Ha Revelado Su Amor por

Nosotros A Través de Su Hijo

Unigénito

Aunque nadie ha visto a Dios, la gente ha

llegado a conocer, ver y creer en Dios a través de

Jesús. Esto es verdad. Esa gente religiosa que es

◄ Contenido ►


69 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

altamente considerada como personas de

inteligencia, no han aportado nada a la redención

de los pecados de la humanidad. Sakyamuni

murió bajo un árbol bo mientras meditaba acerca

de los gozos y de las tristezas de la vida. Él

solamente se preocupaba por resolver los

problemas de los gozos y las tristezas de la vida.

Puesto de manera diferente, él comenzó a pensar

en como resolver su propio problema y llegó de

alguna manera a una conclusión, pero tal

conclusión no tenía nada que ver con resolver los

problemas de pecado de todos. ¿Logró lavar los

pecados de cada uno de nosotros? ¿Qué hizo para

borrar nuestros pecados, para recibir

vicariamente el juicio por nuestros pecados, para

ayudarnos a evitar la ira de Dios sobre nosotros,

o para ayudarnos a recibir las bendiciones?

No importa cuan ansiosas estén las personas

religiosas por hacer eso, en primer lugar,

simplemente les falta la habilidad para hacer esas

cosas por nosotros. Todos los sabios de este

mundo son así. Ninguno de ellos puede tomar

nuestros pecados sobre su cuerpo para lavar los

pecados de cada persona. Solo el Hijo de Dios

Jesucristo, quién es nuestro Salvador, pudo tomar

los pecados de cada uno de nosotros al recibir el

bautismo y sé sacrificó a Sí Mismo por nuestra

felicidad, y vida eterna.

Si usásemos el agua de todos los océanos

como tinta y el cielo azul como nuestro

pergamino, aún así no seriamos capaces de

escribir acerca de todo el amor de Dios por

nosotros. El amor de Dios es así de amplio. La

gracia de la salvación por la cual se nos hace

saber que Dios ciertamente es el Dios del amor

se haya en el evangelio del agua y el Espíritu.

¿Quién te ha consolado, te ha liberado tú alma de

todos sus pecados, y te ha dado vida eterna? Él es

Jesucristo, quién es nuestro Salvador. No hemos

recibido nuestra verdadera salvación de ninguna

◄ Contenido ►


70 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

autoridad mundana sino de Jesucristo. Jesucristo

es el verdadero Dios, el verdadero Salvador, y es

el Rey del amor. Él n se puede comparar con

ninguna persona de este mundo.

Fundamentalmente Jesús es Dios Rey de reyes,

quién gobierna sobre los ángeles arriba en el

Cielo, el mundo visible y el mundo invisible.

Aunque no existe nadie que haya visto la

Gloria de Dios, el Hijo Unigénito de Dios

Jesucristo ha revelado al Padre, al Hijo y al

Espíritu Santo al venir a este mundo. Jesús ha

revelado el amor y la justicia de nuestro Dios a

través del sacrificio de Su bautismo y

derramamiento de sangre después que Él vino a

este mundo en semejanza humana. Junto con el

evangelio del agua y el Espíritu, Él nos ha dado

la remisión del pecado. De esta manera Dios nos

ha mostrado Su amor. ¿Lo crees?

Queridos compañeros creyentes, cuando sus

corazones están deprimidos y ustedes están

exhaustos, piensen acerca de cómo el Hijo

Unigénito de Dios Jesucristo nos ha revelado Su

amor por nosotros. Y llevando en sus corazones

el amor de Dios por ustedes y reconociendo y

guardando ese amor, serás agradecido y feliz.

Nada más en este mundo puede ser tu verdadero

amor, felicidad o bendición. Debido a que

Jesucristo ciertamente es el verdadero Dios y

Salvador, solo Él nos puede dar el verdadero

amor, felicidad y bendición.

Cuando doy testimonio a la gente de la

remisión del pecado a través de nuestros libros,

ciertamente me doy cuenta del poder del

evangelio de Dios. Muchos pastores de diferentes

lugares del mundo están diciendo que ni siquiera

han oído del evangelio del agua y el Espíritu

anteriormente. Y además ellos están testificando

que han recibido el verdadero amor de Dios, la

gracia de la salvación, la bendición de la vida

eterna y la abundante paz del corazón.

◄ Contenido ►


71 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

Verdaderamente, no existe nadie que haya

visto a Dios o sentido a Dios, aún así, hemos

tenido un encuentro con Dios, recibido Su amor,

y creído en Su amor. A partir de aquí, estamos

extendiendo el amor de Dios por medio de

nuestra fe. La gente por todo el mundo está

teniendo un encuentro con Dios a través de

nuestro servicio para el Señor. Ciertamente, no

serían capaces de tener un encuentro con Dios, si

no fuese por el evangelio de la salvación que les

estamos testificando a ellos. Es debido al

testimonio de Juan el Bautista, el Apóstol Juan y

los otros Apóstoles por lo que pudimos tener un

encuentro con Jesucristo. Si hubiesen conservado

este evangelio verdadero solamente en sus

corazones y se hubiesen abstenido de expandirlo,

no hubiésemos tenido un encuentro con Dios.

Existieron muchos hombres de fe descritos

como los escritores de la Biblia del Nuevo

Testamento. Los cuatro evangelios fueron

escritos por Mateo, Marcos, Lucas y Juan en

turno; Hechos fue escrito por Lucas; el Apóstol

Pablo escribió las Epístolas paulinas; el Apóstol

Pedro, el Apóstol Juan, Santiago y Judas, el

hermano de Jesús, también escribieron sus

epístolas; finalmente, el Apocalipsis fue escrito

por el Apóstol Juan.

Ellos fueron inspirados por el Espíritu Santo y

escribieron acerca de lo que habían visto y

escuchado mientras acompañaron a Jesús. Pero

aún así encararon muchas dificultades para

seguir la voluntad de Dios. A pesar de estas

dificultades, ellos escribieron y nos dejaron el

evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Palabra de Dios. Desde luego,, Dios los inspiro

con un poder especial para que ellos no pudieran

evitar escribir esto. Aún así, fue posible hacer la

obra de Dios por medio de ellos ya que fueron

obedientes a Dios. Si ellos hubiesen rechazado la

voluntad de Dios, Dios hubiese realizado esto

◄ Contenido ►


72 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

por otros medios. Sin embargo, debido a que

obedecieron la Voluntad de Dios, pudimos

conocer y creer en el amor de Dios aún hasta este

momento.

Juan el Bautista fue despreciado y maldecido

por mucha gente de su época. Aunque

respetamos a los 12 discípulos de Jesús, mientras

ellos aún estaban en este mundo, fueron

despreciados e ignorados por la gente de su

tiempo, tratados por debajo de los estándares

humanos. Así, los discípulos tuvieron comunión

con Dios en su fe en el evangelio del agua y el

Espíritu y nos impartieron esta Verdad a

nosotros. Debido a que los discípulos vivían por

su fe, tú y yo podemos conocer el amor de Dios y

quién es Dios. Siguiendo sus pasos, tenemos que

servir al Señor y a Su evangelio para que otros

también puedan tener un encuentro con Dios.

Aún ahora, no existe nadie que haya visto a

Dios, pero cualquiera que crea en el evangelio

del agua y el Espíritu puede sabes la clase de

Persona que es Dios. Aquellos que han

escuchado el evangelio del agua y el Espíritu por

medio de nosotros como sigue: “El amor de Dios

es demasiado grande. Aunque he sido un buen

pastor, nunca he conocido la Verdad del

evangelio ni he tenido un encuentro con Dios

hasta ahora.” Yo me siento motivado cuando veo

a la gente regresando a la Verdad y se encuentran

con Dios por el evangelio del agua y el Espíritu.

Queridos compañeros creyentes, parecería que

nuestras debilidades, deficiencias y los

pensamientos carnales se levantan hasta lo

máximo ya que el clima se ha puesto más frío.

Sin embargo, te pido que recuerdes este versículo

de la Biblia. “A Dios nadie le vio jamás; el

unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él

le ha dado a conocer” (Juan 1:18). Debemos

vivir nuestras vidas recordando esta Palabra,

guardándola por fe, y meditando en ella siempre.

◄ Contenido ►


73 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

Debemos aceptar en nuestro corazón el amor por

el cual el Hijo Unigénito de Dios nos ha liberado

de todos nuestros pecados, medita y propaga esto

por medio de la fe. Cualquier cosa que hagas, yo

espero que vivas una vida así. Meditemos sobre

el amor de Dios, compartamos el evangelio, y

luego ascendamos a Su Reino y vivamos ahí

cuando el Señor regrese.

Cuando el clima enfría demasiado, pensamos

en el calor de una silla junto a una fogata. No nos

damos cuenta cuando el clima es tibio, pero

extrañamos el calor tan pronto como viene el

frío. Estamos en una época de invierno en donde

nos faltan las comidas y los corazones calientes.

¿Cómo se siente nuestra alma si nuestro cuerpo

se siente así?

Ciertamente, el Hijo Unigénito de Dios

Jesucristo nos ha revelado quién es Dios y lo que

es el amor de Dios. Él también nos revelo que

Dios nos ha liberado de todos nuestros pecados

por ese amor. Nuestro corazón recibe el calor, la

comodidad, las bendiciones y la esperanza

meditando y creyendo en ese amor. Yo pienso

que debemos tener tal fe. No debemos pensar

acerca de las obras de nuestra carne sino que en

vez de eso pensemos acerca del amor de Dios.

Existe algo que nunca debemos olvidar en

nuestro corazón. Es el amor de Dios, con el cual

Él nos ha liberado de todos nuestros pecados.

Debemos vivir nuestra vida guardando el amor

de Dios en nuestro corazón, no olvidándolo, sino

meditando en el. Debemos vivir anticipando

todas las bendiciones y la gloria que el Señor nos

ha prometido. Queridos compañeros creyentes,

¿creen en esto?

Ciertamente, la Ley ha venido por medio de

Moisés, y el regalo de la gracia, la Verdad, la

salvación y el evangelio dador de vida ha venido

por medio de Jesucristo. No recibimos nuestra

salvación por habitar en la Ley, sino por conocer

◄ Contenido ►


74 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

a Jesucristo y creyendo en nuestro corazón la

Palabra de Dios del evangelio que Jesús nos ha

dado. Dios viene a nuestro corazón como el

Espíritu Santo y designa que hemos llegado a ser

Sus hijos. Damos gracias ante Dios por medio de

la fe provista por el Espíritu Santo y vivir por esa

mismísima fe.

Aquellos que han recibido el amor de Dios no

pueden vivir sus vidas sin amar a otros, así que

viven amando a todo el mundo. ¿Puedes vivir tu

vida sin amar a los demás en este mundo?

Queridos compañeros creyentes, la respuesta a

esta pregunta “¿Porqué vive una persona?” es

muy sencillo una vez que lo sabes. La respuesta

correcta es que la gente vive por amor. Entonces,

¿porqué viven los Cristianos? También viven por

amor, pero su amor es diferente del amor egoísta

de la gente secular. Debido a que los Cristianos

nacidos de nuevo han recibido primeramente el

amor de Dios, ellos viven amando a Dios y a los

demás.

Alguna gente dice, “Ahora que he recibido la

remisión del pecado. Solo deseo vivir para mí

mismo.” Pero ellos dicen esto porque no saben

que no hay gozo en tal forma de vida. La vida

vale la pena vivirse si la vives para los demás y

te sacrificas a ti mismo por amor a los demás.

¿No te sientes así cuando estas sirviendo al Señor

voluntariamente? Ciertamente así nos sentimos.

Si alguien me dijera que dejara de compartir el

evangelio y tratase de evitar que difundiera el

evangelio, trataría de buscar otros medios para

hacerlo ya que sentiría que mi vida se volvería

inútil sin compartir el amor de Dios con otras

personas. ¿Qué realización tendríamos en

nuestras vidas si no pudiésemos vivir realizando

las obras de Dios? Antes de que naciéramos de

nuevo, solíamos vivir para beber, comer y para

disfrutarnos a nosotros mismos con nuestro

◄ Contenido ►


75 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

entretenimiento favorito. Sin embargo, ¿aún

tenemos satisfacción al vivir de esa manera aún

ahora? La gente que recientemente recibió la

remisión del pecado pudiera preocuparse acerca

de su futuro diciendo, “¿Qué comeremos?” o

“¿Qué beberemos?” o “¿Qué vestiremos?” Sin

embargo, nuestro modo egoísta de vivir y nuestro

propósito en la vida cambia en el momento en

que nos damos cuenta lo que Jesucristo nos ha

revelado acerca de quién es Dios.

Nos sentimos vivos cuando estamos

difundiendo el evangelio del agua y el Espíritu.

A partir de aquí, ahora compartimos el evangelio

del agua y el Espíritu por todo el mundo y

amamos a todos en todo el mundo. En el pasado,

pensamos que con amar a nuestros vecinos era

verdaderamente una gran tarea. Pero ahora

¿Cómo hemos cambiado? Hemos llegado a ser

gente que ama a todos en este mundo. Dios ha

hecho esto posible. ¿Estoy equivocado? Si no

fuese por Dios ¿cómo habríamos cambiado?

Hubiésemos estado satisfechos en el pasado si

hubiésemos construido una casa con gran sistema

de calefacción, y si comiésemos deliciosa comida

adentro. Sin embargo, ya no vivimos de esa

manera. Aún si tenemos que vivir en un cuarto,

viviríamos para los demás., sería lo mismo si

viviésemos en una gran mansión. Ya sea que

comamos o bebamos o hagamos otra cosa,

debemos hacer estas cosas por el bienestar de los

demás. Debemos vivir por el bienestar de

aquellos que todavía no han recibido la remisión

del pecado y proteger a otros que ya han recibido

la remisión del pecado. ¿Es esto verdad también

para ti?

La Biblia dice, “A Dios nadie le vio jamás; el

unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él

le ha dado a conocer” (Juan 1:18). ¡Con cuanta

perfección revelo Jesús el amor de Dios por

◄ Contenido ►


76 El Amor de Dios Revelado por Medio de Jesús, El Hijo Unigénito

nosotros! ¡Con cuanta perfección nos liberó

Jesús! ¡Cuan perfecta es la Verdad de la

salvación en el evangelio del agua y el Espíritu!

nunca nos hemos arrepentido por recibir nuestra

salvación por medio de nuestra fe en Jesús, quién

vino por el evangelio del agua y el Espíritu. No

nos avergonzamos por creer en Él. Más bien

estamos agradecidos con Dios por la más perfecta

salvación y el por el perfecto amor. ¿No te

sientes agradecido para con Dios? Claro que si.

Yo espero que todos ustedes crean en

Jesucristo quién ha revelado el amor de Dios,

guarden la fe en Su amor en sus corazones, y

vivan cotidianamente por amor a la difusión de

ese amor. Con el tiempo, nos encontraremos con

nuestro Señor y disfrutaremos la gloria de Dios.

Antes de eso, yo espero que obtengas las

bendiciones de la remisión del pecado teniendo

un encuentro con Dios por medio del evangelio

del agua y el Espíritu.

◄ Contenido ►


La Verdad que Testificó

Juan el Bautista

< Juan 1:19-28 >

“Este es el testimonio de Juan, cuando los

judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y

levitas para que le preguntasen: ¿Tú, quién

eres? Confesó, y no negó, sino confesó: Yo no

soy el Cristo. Y le preguntaron: ¿Qué pues?

¿Eres tú Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el

profeta? Y respondió: No. Le dijeron: ¿Pues

quién eres? para que demos respuesta a los

que nos enviaron. ¿Qué dices de ti mismo?

Dijo:

‘Yo soy la voz de uno que clama en el

desierto:

Enderezad el camino del Señor,

Como dijo el profeta Isaías.’

77 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

Y los que habían sido enviados eran de los

fariseos. Y le preguntaron, y le dijeron: ¿Por

qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni

Elías, ni el profeta? Juan les respondió

diciendo: Yo bautizo con agua; mas en medio

de vosotros está uno a quien vosotros no

conocéis. Este es el que viene después de mí, el

que es antes de mí, del cual yo no soy digno de

desatar la correa del calzado. Estas cosas

sucedieron en Betábara, al otro lado del

Jordán, donde Juan estaba bautizando.”

Juan 1:6-7 dice, “Hubo un hombre enviado de

Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por

testimonio, para que diese testimonio de la luz, a

fin de que todos creyesen por él.” Aquí en este

pasaje, ‘Juan’ no es el autor del Evangelio de

Juan, el Apóstol, sino Juan el Bautista quién fue

el Elías prometido por Dio que habría de venir.

◄ Contenido ►


Como está profetizado en Malaquías 4:5,

podemos entender como la Verdad del evangelio

está siendo testificada por Juan el Bautista.

Como podemos ver en el testimonio de Juan el

Bautista en el texto de hoy y en el siguiente

testimonio de Jesús, “He aquí el Cordero de

Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan

1:29), Juan testificó que Jesús es el Cordero de

Dios y el Salvador de todos los pecadores, quién

llevó todos los pecados del mundo sobre Sí

Mismo.

Al ser bautizado por Juan el Bautista, Jesús

tomó todos los pecados del mundo sobre Sí

Mismo y llevó todos esos pecados hasta la Cruz.

Jesús no dio testimonio de Sí Mismo, diciendo,

“Yo soy el Hijo de Dios. Yo cargo todos los

pecados del mundo.” Más bien, Juan el Bautista

nos dio testimonio de que Jesús tomó todos los

pecados del mundo por medio del bautismo que

Él recibió. Así, Jesús llego a ser nuestro Salvador

78 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

al llevar todos esos pecados del mundo sobre la

Cruz.

Al igual que Juan el Bautista no dio testimonio

de sí mismo, tampoco Jesús dio testimonio de

Mismo. Más bien, Él dejo que Sus discípulos

dieran testimonio acerca de Él. No podemos

evitar creer en Jesús en nuestro corazón debido al

testimonio de Juan el Bautista. Nuestro Señor

nos ha dicho que recibimos la remisión del

pecado no porque hayamos experimentado

milagros y señales especiales sino por nacer de

nuevo por la fe en el evangelio del agua y el

Espíritu el cual adquirimos por medio del

testimonio de Juan el Bautista. Llegamos a ser

hijos de Dios creyendo en nuestro corazón que

Dios ha limpiado todos nuestros pecados por

medio del evangelio del agua y el Espíritu.

◄ Contenido ►


¿Cuál es la Luz de la Verdad?

Juan capitulo 1 está testificando acerca de la

Luz de la Verdad. Aquí la Luz es la Verdad

significa que Jesús ha salvado a todos los

pecadores por medio de Su bautismo recibido de

Juan el Bautista y luego derramando Su sangre

sobre la Cruz. Juan el Bautista dio testimonio de

que Jesús es el Hijo de Dios, el Rey de reyes, el

Creador, el Amo de toda la humanidad y el

perfecto Salvador de todos los pecadores. Él dio

testimonio de que Jesús nuestro Salvador tomó

todos los pecados de este mundo al ser bautizado

en el Río Jordán y de que Él llevó esos pecados

hasta la Cruz en donde Él vicariamente recibió

todo el juicio por todos esos pecados en nuestro

lugar. Por medio de Su bautismo y de Su

derramamiento de sangre, Jesús nos liberó de

todos nuestros pecados. Y quien sea que crea en

Jesús como el Salvador por medio del testimonio

79 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

de Juan es liberado de todos sus pecados y se

convierte en hijo de Dios.

La más grande bendición para la humanidad

es el regalo de la salvación creyendo en el

evangelio del agua y el Espíritu dado por Jesús.

Debido a que Juan el Bautista testificó que Jesús

es el verdadero Salvador, podemos recibir la

remisión total del pecado creyendo en nuestro

corazón que Jesús es nuestro Salvador quién vino

por el evangelio del agua y el Espíritu. Como tal,

el testimonio de Juan el Bautista ha jugado una

parte crucial en la salvación de todos los

pecadores de sus pecados. Puede que haya alguna

gente que se oponga a esta idea; sin embargo,

Dios predetermino a Juan como testigo de Jesús.

Juan el Bautista dio testimonio de Jesús como

el Cordero de Dios profetizado en el Antiguo

Testamento. “He aquí el Cordero de Dios, que

quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). Este

testimonio fue dado al día siguiente de que Juan

◄ Contenido ►


autizó a Jesús imponiendo sus manos sobre Él.

Puede que sepas que Aarón el Sumo Sacerdote

tenía que imponer ambas manos sobre la cabeza

de un chivo vivo para ofrecer todos los pecados

de los Israelitas a Dios en el Día de la Expiación

(Levítico 16:20-21).

De hecho, Juan el Bautista podía dar

testimonio de esta manera ya que el vio al

Espíritu Santo descendiendo como paloma y

posándose sobre Jesús cuan Él salio del agua y

escuchó lo que Dios Padre testifico acerca de Él

desde el cielo, “Este es mi Hijo amado, en quien

tengo complacencia” (Mateo 3:16-17). Sabemos

esto debido a que Juan el Bautista da testimonio

después en las siguientes palabras, “Y yo no le

conocía; mas para que fuese manifestado a

Israel, por esto vine yo bautizando con agua”

(Juan 1:31). La razón por la que Juan el Bautista

bautizó a Jesús fue para testificar que Él es el

Salvador de todos los pecadores, el Hijo de Dios,

80 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

y el Cordero de Dios que tomó todos nuestros

pecados sobre Sí Mismo. Para revelar al mundo

que Jesús es el Salvador, él tuvo que bautizarle

imponiendo sus manos sobe la cabeza de Jesús

en el agua del Río Jordán.

Juan el Bautista Tuvo que

Bautizar a Jesús

La razón por la que Juan el Bautista bautizó a

Jesús fue para transferir todos los pecados de

todos los pecadores a Jesús. En otras palabras, la

razón por la que Jesús fue bautizado fue para

tomar todos los pecados de cada persona que ha

vivido y que vivirá en este mundo.

El pasaje de la Escritura de Mateo 3:13 a 3:15

dice, “Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al

Jordán, para ser bautizado por él. Mas Juan se le

oponía, diciendo: Yo necesito ser bautizado por

◄ Contenido ►


ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió:

Deja ahora, porque así conviene que cumplamos

toda justicia. Entonces le dejó.”

Mientras que Juan el Bautista estaba

bautizando a otra gente, inesperadamente Jesús

vino al Río Jordán para ser bautizado por él.

Viéndolo a Él, Juan el Bautista estaba

sorprendido y dijo, “Yo debo recibir el bautismo

de Ti. ¿Cómo, entonces, vienes Tú a mí para ser

bautizado?” Sin embargo, Jesús contesto, “Yo

debo tomar todos los pecados de toda la gente

recibiendo de ti el bautismo. Así, que debes

bautizarme a Mí.” Entonces, Jesús fue bautizado

en el Río Jordán por Juan el bautista, quién dio

testimonio acerca de Él.

Aquí viene uno de los pasajes más importantes

para nuestra salvación: “Deja ahora, porque así

conviene que cumplamos toda justicia. Entonces

le dejó” (Mateo 3:15). Al ser bautizado de esta

manera, Jesús tomó todos los pecados del mundo

81 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

sobre Sí Mismo y cumplió toda la justicia de

Dios. Justo cuando Jesús recibió el bautismo de

Juan el Bautista, todos los pecados de este

mundo fueron transferidos sobre Jesús. Ahora,

todos en este mundo no tienen que guardar ya

más ningún pecado debido a que Jesús cumplió

toda la justicia de Dios al ser bautizado por Juan

el Bautista y al tomar todos los pecados del

mundo sobre Sí Mismo.

El bautismo que Jesús recibió de Juan el

Bautista fue el método planeado por Dios de

transferir todos los pecados de todos los

pecadores sobre Jesús. Para que Jesús tomara

todos los pecados de este mundo sobre Sí

Mismo, Jesús tuvo que ser bautizado por Juan el

Bautista. El bautismo que Jesús recibió de Juan

el Bautista era un proceso indispensable para la

salvación de todos los pecadores. Después de que

Él fue bautizado, Jesús cargó todos lo pecados de

este mundo durante los tres años de ministerio

◄ Contenido ►


público, hasta que Él recibió el juicio por todos

esos pecados sobre la Cruz, murió y resucitó de

entre los muertos. De este modo, Jesús llegó a ser

el Salvador verdadero quién se encargó de todos

los pecados de todos los pecadores.

¿Es Juan el Bautista Descendiente de

Aarón?

Juan el bautista nació en este mundo seis

meses antes que Jesús, y nació de la casa de

Aarón, el primer Sumo Sacerdote de los tiempos

del Antiguo Testamento. Él nació de un sacerdote

llamado Zacarías, de la clase de Abías de entre

los descendientes de Aarón el Sumo Sacerdote.

Entonces, ¿por qué envió Dios a este mundo a

Juan el Bautista? Fue para encomendarle la tarea

de transferir los pecados de este mundo sobre

Jesús. Dios envió a Juan el Bautista a este mundo

82 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

para ese propósito. Y Dios está dando testimonio

de que Juan el Bautista era el encargado que

transferiría todos los pecados de este mundo

sobre Jesús.

Por lo tanto, Dios planeó que la gente

recibiera su salvación de todos los pecados

creyendo en el testimonio de Juan el Bautista.

Así, la razón por la que Dios envió a Juan el

Bautista a este mundo seis meses antes que Jesús

fue para encargarlo como el Sumo Sacerdote de

toda la humanidad-al igual que había Sumos

Sacerdotes antes que él en los tiempos del

Antiguo Testamento-quién transferiría todos los

pecados de este mundo sobre Jesús. Esto es, las

dos misiones de Juan el Bautista fueron transferir

todos los pecados del mundo sobre Jesús y dar

testimonio de la Verdad de la salvación a todos

los pecadores por lo que Jesús llevó todos sus

pecados.

La razón por la que Dios ha dejado en este

◄ Contenido ►


mundo a aquellos de nosotros que hemos

recibido la remisión del pecado es para dar

testimonio de la Verdad del evangelio al igual

que lo hizo Juan el Bautista. Así, Dios le confío a

Juan el Bautista el ministerio de dar testimonio

como esta escrito en Isaías:

“Voz del que clama en el desierto:

Preparad el camino del Señor;

Enderezad sus sendas.

Todo valle se rellenará,

Y se bajará todo monte y collado;

Los caminos torcidos serán enderezados,

Y los caminos ásperos allanados;

Y verá toda carne la salvación de Dios

(Lucas 3:4-6).

Esto significa que todos pueden recibir la

remisión del pecado creyendo en su corazón en

Jesucristo, quién vino por el evangelio del agua y

el Espíritu.

Juan el Bautista continuamente da testimonio

83 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

de que Jesús es el Señor y el Salvador: “pero el

que me envió a bautizar con agua, aquél me dijo:

Sobre quien veas descender el Espíritu y que

permanece sobre él, ése es el que bautiza con el

Espíritu Santo. Y yo le vi, y he dado testimonio

de que éste es el Hijo de Dios” (Juan 1:33-34).

El Espíritu Santo ya le había enseñado esto de

antemano. Así que cuando Jesús le pidió a Juan

que lo bautizara a Él, Juan reconoció quién era Él

y transfirió todos los pecados del mundo sobre

Jesús. Transferir todos los pecados del mundo

fue el propósito de que Jesús fuera bautizado por

Juan el Bautista.

Las Dos Clases de Bautismo que Dio

Juan el Bautista: A Jesús y A los

Israelitas

El primer objetivo de Juan el Bautista al

◄ Contenido ►


autizar a la gente era hacer que los Israelitas se

arrepintieran t se volvieran de la adoración a

ídolos extranjeros y se volvieran a Dios. Pero, el

propósito del bautismo que le dio a Jesús es

diferente. Fue para limpiar todos los pecados del

mundo al transferirlos a Jesús. Por medio del

bautismo que Jesús recibió de Juan, Dios

transfirió todos los pecados del mundo sobre

Jesús por un proceso adecuado, y a través de Su

justicia completó la remisión del pecado para

todos los pecadores cuando Jesús recibió el juicio

de aquellos pecados en nuestro lugar sobre la

Cruz.

Cuando los justos reciben el bautismo después

de recibir nuestra salvación, estamos confesando

la fe que dice “Yo he sido liberado de todos mis

pecados debido a que Jesús recibió el bautismo

de Juan el Bautista.” Nacemos de nuevo

creyendo que Jesús es el Cordero de Dios quién

toma todos los pecados del mundo y que Jesús

84 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

elimino completamente todos los pecados de

toda la humanidad de todos los pecadores al

tomarlos con el bautismo que Él recibió.

Jesús es el Cordero de Dios quién ha tomado

todos los pecados del mundo. Jesús vino a este

mundo hace 2,000 años, tomó todos los pecados

del mundo, y murió sobre la Cruz para expiar

todos esos pecados. Cuando mencionamos los

pecados de este mundo, ¿Cuáles son los límites

de estos pecados? Todos los pecados del mundo

se refieren a todos los pecados desde el principio

de la humanidad hasta los últimos días de la

humanidad. Han pasado más de 2005 años desde

que Jesús vino a este mundo, y todos los pecados

que han sido cometidos hasta ahora también

están incluidos. Al decir el mundo, queremos

decir todo desde el mismísimo principio hasta el

mismísimo final, y todos los pecados que se

realizan en medio forman parte de todos los

pecados del mundo.

◄ Contenido ►


Queridos compañeros creyentes, debemos

entender las palabras “los pecados del mundo”

cuidadosamente. Juan el Bautista proclamo, “He

aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo” (Juan 1:29). Él está diciendo, “Gente,

¡mire! Ese Cordero de Dios, Jesucristo, el Hijo

de Dios quién lleva todos los pecados de este

mundo, es el Salvador de todos los pecadores.

Esa Persona ha llevado todos los pecados de este

mundo al ser bautizado en mí lugar. Al llevar

todos los pecados de todos los pecadores, Jesús

ha eliminado completamente tus pecados. Todos

los pecados de cada pecador en el mundo fueron

borrados completamente por Él.” Por este

testimonio de Juan el Bautista, quien sea que crea

en Jesucristo como su Salvador puede recibir la

remisión del pecado.

Debido a que Jesús tomó todos los pecados del

mundo al ser bautizado por Juan y Él derramó Su

sangre sobre la Cruz para expiarlos, ahora Él nos

85 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

exhorta a recibir la remisión del pecado creyendo

en esta Verdad. Queridos compañeros creyentes,

¿aún tienes pecado? No somos libres del pecado

porque no hayamos cometido ningún pecado o

porque seamos completamente inocentes. Más

bien, se debe a que Jesús tomó todos los pecados

del mundo a través de Su bautismo. Ya que Jesús

tomó todos los pecados del mundo al ser

bautizado por Juan el Bautista, los que creen en

esta Verdad reciben la remisión de todos sus

pecados. Somos libres del pecado debido a que

creemos en la Verdad de la salvación creyendo

en el corazón en el evangelio del agua y el

Espíritu.

Hemos recibido la remisión del pecado

creyendo en el evangelio testificado por Juan el

Bautista. Aún así, no podemos recibir nuestra

salvación si no creemos en la Palabra de la

Verdad hablada por Dios, la salvación por medio

del bautismo de Jesús. Dios Mismo aparece a los

◄ Contenido ►


pecadores en estos días por medio de la Palabra.

No existe una sola persona que haya visto a Dios.

Aún así, llegamos a creer en Dios al creer en Su

Palabra. Además, recibimos la remisión de todos

nuestros pecados por medio de Su Palabra.

Juan el Bautista continúa testificando. Esta

escrito en Juan 1:35-39, “El siguiente día otra

vez estaba Juan, y dos de sus discípulos. Y

mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He

aquí el Cordero de Dios. Le oyeron hablar los

dos discípulos, y siguieron a Jesús. Y volviéndose

Jesús, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué

buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que traducido

es, Maestro), ¿dónde moras? Les dijo: Venid y

ved. Fueron, y vieron donde moraba, y se

quedaron con él aquel día; porque era como la

hora décima.”

So observamos el pasaje de la Escritura de

arriba, encontramos que el número de los

discípulos de Jesús aumentó debido al testimonio

86 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

de Juan el Bautista. Entre los discípulos de Jesús,

existían muchos que habían sido seguidores de

Juan el Bautista. Sin embargo, Juan el Bautista

no les dijo que lo siguieran a él. Más bien, les dio

testimonio acerca de cómo Jesús cargó todos los

pecados del mundo después de que Él fue

bautizado “He aquí el Cordero de Dios, que

quita el pecado del mundo” (Juan 1:29).

“¡Miren! Ahí va el Cordero de Dios. Esa Persona

es el mismísimo Hijo de Dios, nuestro Señor y

Salvador.” Debido a ese testimonio, dos de sus

discípulos lo dejaron para seguir a Jesús. A partir

de ese momento, comenzaron su vida

nuevamente como discípulos de Jesús.

Nosotros los que creemos en el evangelio del

agua y el Espíritu también somos los discípulos

de Jesucristo. Cualquiera que ha llegado a ser

discípulo de Jesucristo ha llegado a serlo por

medio de la fe en el evangelio del agua y el

Espíritu, lo cual es de lo que Juan el Bautista

◄ Contenido ►


testificó. Desde luego, Jesús Mismo también en

algunas ocasiones llamó gente para que lo

siguiera a Él, y ellos se convirtieron en Sus

discípulos, como fue el caso de Felipe. En el caso

de Simón Pedro y de Andrés su hermano, Jesús

dijo, “Venid en pos de mí, y haré que seáis

pescadores de hombres” (Marcos 1:17). Aún así,

Juan el Bautista convenció a sus discípulos que

Jesús es el Cordero de Dios y al Único que debe

seguirse. Juan el Bautista convirtió a sus

discípulos en creyentes de Jesús como su

Salvador.

Juan el Bautista jugó el papel que le permite a

la gente seguir solamente a Jesús correctamente.

Aún ahora, si todos los pecados fueran a ser

liberados de todos sus pecados y fuesen justos

creyendo en Jesús como su Salvador quién vino

por el evangelio del agua y el Espíritu, se debería

al bautismo que Juan el Bautista le dio a Jesús y

al testimonio que es dado por los discípulos de

87 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

Jesús.

Entonces, todos aquellos que creen en la

Palabra del Antiguo Testamento también deben

creer en Jesús, quién es el Mesías. ¿Quién es el

Salvador y el Amo de toda la humanidad? Ese es

Jesús. ¿Quién es el siervo que con precisión dio

testimonio acerca de Jesús? Ese es Juan el

Bautista. Después de oír el testimonio de su amo,

“¡He aquí el Cordero de Dios! Él es el Salvador,”

los discípulos de Juan el Bautista incluyendo a

Andrés siguieron a Jesús y se convirtieron en Sus

discípulos, y le siguieron a Él. “Y volviéndose

Jesús, y viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué

buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que traducido

es, Maestro), ¿dónde moras? Les dijo: Venid y

ved. Fueron, y vieron donde moraba, y se

quedaron con él aquel día; porque era como la

hora décima” (Juan 1:38-39).

Queridos compañeros creyentes, debemos

creer con certeza que Jesús es el Hijo de Dios,

◄ Contenido ►


nuestro Salvador. También, debemos creer que

Jesús nos concedió la remisión de todos nuestros

pecados por Su bautismo y derramamiento de

sangre. Jesús preguntó, “¿Qué buscáis?” y los

discípulos de Juan respondieron, “Maestro,

¿dónde moras?” “Venid y ved.” A partir de aquí,

Jesús los tomo y les mostró en dónde moraba Él.

Queridos compañeros creyentes, ¿cómo sería

la casa de Jesús? ¿Sería como algunos palacios?

Jesús no tenía casa propia mientras vivió en este

mundo. Viajando a través del desierto durante Su

misión, algunas veces Jesús subió a las montañas

a orar y hasta durmió ahí. Como dice la

Escritura, “Las zorras tienen guaridas, y las aves

de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no

tiene dónde recostar la cabeza” (Lucas 9:58;

también Mateo 8:20), Jesús nunca se quedó en

ningún lugar. Eso significa que Jesús no vivió en

esplendor mientras que Él estuvo en este mundo.

Ni Jesús ni Sus discípulos tenían muchas

88 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

posesiones. Simplemente por el testimonio se su

maestro anterior, Juan el Bautista, que Jesús es el

Cordero de Dios, ellos legaron a ser los

discípulos de Jesús creyendo que Él era el Hijo

de Dios, el Salvador y el Señor. Hoy, si tú y yo

vamos a ser discípulos del Señor Jesús, debemos

hacer del mismo modo. Andrés y otra persona

anónima se convirtieron en discípulos de Jesús al

creer en Él y al seguirlo a Él.

Aunque Jesús no vivió en esplendor y en

gloria mientras que Él estaba en este mundo,

fundamentalmente Él es el verdadero Dios e

igual a Dios Padre, Él es el Hijo de Dios, el

Creador del universo y de todo lo que hay en el,

y es nuestro Salvador. Podemos llegar a ser

discípulos de Jesús y dar testimonio acerca de Él

solo cuando creemos que Él es el Mesías quién

vino en semejanza de hombre por la Palabra

hecha carne. Si nosotros también deseamos ser

discípulos de Jesucristo, debemos saber y creer

◄ Contenido ►


que el bautismo de Jesús fue para transferir todos

los pecados del mundo sobre Él y que el

derramamiento de sangre sobre la Cruz fue para

que Jesús recibiera el juicio por todos los

pecados en lugar nuestro. Queridos compañeros

creyentes, ¿entienden?

“Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron

donde moraba, y se quedaron con él aquel día;

porque era como la hora décima” (Juan 1:39).

Aquí, claramente nos dice como se hace un

discípulo de Jesús. Ciertamente, esta gente

necesitaba al Mesías y no un dueño muy rico de

tierras o un político muy famoso. Los discípulos

de Juan el Bautista estaban esperando el Mesías

y no una gloria terrenal. Ellos realmente deseban

recibir la remisión del pecado y entrar al Reino

del Cielo creyendo en el Mesías.

Veamos juntos Juan 1:40-42. “Andrés,

hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que

habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús.

89 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

Este halló primero a su hermano Simón, y le

dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es,

el Cristo). Y le trajo a Jesús. Y mirándole Jesús,

dijo: Tú eres Simón, hijo de Jonás; tú serás

llamado Cefas (que quiere decir, Pedro).”

A través del testimonio de Andrés, su hermano

Pedro pudo tener un encuentro con Jesús. Y él se

convirtió en discípulo de Jesucristo. Pedro llegó

a ser un creyente de Jesús y vivió una vida justa

siguiendo a Jesús. Andrés dio testimonio a Pedro

de que había tenido un encuentro con el Mesías

(que traducido es el Cristo), que el Hijo de Dios

es el Aquel mismo profetizado por los profetas

del Antiguo Testamento, y que Él es el Mesías

nuestro Salvador quién vino a este mundo como

descendencia de una mujer para liberarnos de

todos nuestros pecados. Cuando Andrés dio

testimonio a Pedro de lo que había creído, Pedro

fue guiado a Jesús y tuvo un encuentro con Él y

llegó a ser un discípulo de Jesús.

◄ Contenido ►


Aquí en el pasaje de la Escritura de hoy,

podemos saber de quién dio testimonio Juan el

Bautista. También nos enseña lo importante que

es el papel de Juan el Bautista para aquellos que

creen en Jesús como su Salvador. Si no hubiese

sido por el testimonio de Juan el Bautista, Andrés

y Pedro no se hubieran convertido en discípulos

de Jesús. Y tú y yo tampoco habríamos sido Sus

discípulos. Sin el testimonio de Juan el Bautista,

¿cómo habríamos llegado a ser discípulos de

Jesús? ¿Cómo hubiéramos creído en Jesús como

nuestro Salvador? El Apóstol Juan, el escritor del

Evangelio, enfatiza la importancia del papel de

Juan el bautista y de su testimonio. Es claro que

todos nosotros somos hijos de Dios totalmente

debido al testimonio de Juan el Bautista.

Juan el Bautista jugó un papel indispensable e

importante en la propagación del evangelio.

Debemos entender que nuestro papel es el mismo

que el de Juan el Bautista. al igual que Juan el

90 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

Bautista fue la voz que declaraba abiertamente

cómo Jesús tomó todos nuestros pecados sobre Sí

Mismo al venir a este mundo, también nosotros

somos tales voces. Nosotros los justos no somos

salvadores y no somos dioses. Más bien, nosotros

los justos somos los siervos de Dios, y una voz

en el desierto que claramente da testimonio

acerca de Jesucristo. Esta voz guió a la gente a

encontrarse con la verdadera Vida. La Biblia

menciona que aquellos que aceptan la voz (el

evangelio) de los justos reciben la salvación y se

convierten en discípulos de Jesús al igual que

llegan a ser hijos de Dios. Deberemos vivir las

vidas de discípulos que testifican el evangelio del

agua y el Espíritu después de haber tenido un

encuentro con este evangelio verdadero, el cual

Jesús el Mesías nos dio. Este es el papel de los

justos.

El papel de los justos es muy importante en

esta era. Al igual que la luz de un faro es la luz

◄ Contenido ►


de seguridad que guía a los barcos a través de

caminos seguros en la oscuridad, los justos se

convierten en la luz de la salvación en este

mundo oscuro. ¿Cuan importante es este papel?

Si no fuese por nosotros, no habría nadie que

diera testimonio del evangelio del agua y el

Espíritu. Debemos vivir nuestras vidas como la

de Juan el bautista y como las vidas de los

discípulos de Jesús.

Mis queridos compañeros creyentes,

claramente Dios nos está diciendo cual es nuestro

papel como justos y cual fue el papel de Juan el

Bautista. Dios también nos esta diciendo que

Jesús ha llegado a ser el salvador para toda la

humanidad. Al igual que Juan el Testimonio

testifico acerca de Jesús, nosotros los justos

también debemos tratar de dar testimonio

claramente acerca de Jesús en vez de

distinguirnos a nosotros mismos en este mundo.

La gente creerá y se convertirán en hijos de Dios

91 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

después de escuchar las voces de los justos, pero

únicamente cuando los justos testifiquen

activamente quién era Jesús, que Él es nuestro

salvador, y que Él es el Cordero de Dios, y que

Él llevó los pecados del mundo. Este es el papel

de los justos. Nosotros como justos no debemos

hacernos a nosotros mismos distinguidos en el

mundo sino dar testimonio acerca de Jesús.

Los siervos y los creyentes de Dios no deben

individualizar sus propios logros por la alabanza.

Meramente somos la voz de uno que clama en el

deserto. Nosotros quienes hemos llegado a ser

justos no debemos ir tras nuestra propia fama y

estatus, sino más bien entregarnos a nosotros

mismos a dar testimonio del evangelio del agua y

el Espíritu por todo el mundo. Para dar

testimonio acerca de Jesús y propagar el

evangelio del agua y el Espíritu, no existir

ningún ego. Si vamos tras nuestro egoísmo,

seremos incapaces de compartir la justicia de

◄ Contenido ►


Dios. Los justos deben jugar el papel de

testimonio del evangelio. Todo nos fue dado a

nosotros como una bendición de Dios. Se nos ha

dicho que seamos responsables de nuestras

obligaciones como testigos del evangelio y vivir

el resto de nuestras vidas como discípulos de

Jesús.

Juan el Bautista dio testimonio que Jesús es el

verdadero Salvador hasta que se fue al Cielo,

después de que él transfirió los pecados del

mundo sobre Jesús al bautizarlo a Él. Después de

haber guiado a mucha gente a Jesús. Claramente

él dio testimonio de que Jesús es nuestro

Salvador, y después de reprender a los inmorales,

él fue martirizado. Debido a Jesucristo, él fue

temporalmente una luz que anuncio la luz de la

salvación. Juan el Bautista fue un siervo de Dios,

viviendo en el desierto, comiendo langostas y

miel, que no buscaba ni la riqueza ni la fama en

este mundo. Después de que fue martirizado, él

92 La Verdad que Testificó Juan el Bautista

entró al Reino celestial de Dios, y ahora es un

gran siervo de Dios en Su Reino.

Los justos en este mundo deben de igual modo

jugar el mismo papel de Juan el bautista.

Reconociendo nuestro estatus transformado, no

debemos vivir nuestras vidas de acuerdo a

nuestros propios deseos, sino debemos

entregarnos a la obra de difundir el evangelio del

agua y el Espíritu, para lo cual fuimos

comisionados. Esta es la última tarea que Dios

nos ha encomendado, y el propósito y el

significado para nuestras vidas. Dios es el Señor

que nos permitió vivir tales vidas. Yo doy gracias

a nuestro Señor quién envió a Juan el Bautista y

a Jesús a este mundo.

◄ Contenido ►


93 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

La Evidencia Bíblica de

que Jesús Cargó Todos

los Pecados del Mundo

< Juan 1:29-39 >

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía

a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que

quita el pecado del mundo. Este es aquel de

quien yo dije: Después de mí viene un varón,

el cual es antes de mí; porque era primero que

yo. Y yo no le conocía; mas para que fuese

manifestado a Israel, por esto vine yo

bautizando con agua. También dio Juan

testimonio, diciendo: Vi al Espíritu que

descendía del cielo como paloma, y

permaneció sobre él. Y yo no le conocía; pero

el que me envió a bautizar con agua, aquél me

dijo: Sobre quien veas descender el Espíritu y

que permanece sobre él, ése es el que bautiza

con el Espíritu Santo. Y yo le vi, y he dado

testimonio de que éste es el Hijo de Dios. El

siguiente día otra vez estaba Juan, y dos de

sus discípulosY mirando a Jesús que andaba

por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios. Le

oyeron hablar los dos discípulos, y siguieron a

Jesús. Y volviéndose Jesús, y viendo que le

seguían, les dijo: ¿Qué buscáis? Ellos le

dijeron: Rabí (que traducido es, Maestro),

¿dónde moras? Les dijo: Venid y ved. Fueron,

y vieron donde moraba, y se quedaron con él

aquel día; porque era como la hora décima.”

◄ Contenido ►


94 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

Pensemos Acerca de Cuan Débiles

Somos

La Evidencia Bíblica de que Jesús

Cargó Todos los Pecados de Este

Mundo

Veamos la Palabra en Mateo 3:15-17. “Pero

Jesús le respondió: Deja ahora, porque así

conviene que cumplamos toda justicia. Entonces

le dejó. Y Jesús, después que fue bautizado, subió

luego del agua; y he aquí cielos le fueron

abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía

como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz

de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado,

en quien tengo complacencia.”

Cuando nuestro Señor trató de recibir el

bautismo de Juan el Bautista en el Río Jordán, Él

le ordenó a Juan el Bautista, “Deja ahora, porque

así conviene que cumplamos toda justicia.”

Entonces, Juan el Bautista obedeció y bautizó a

Jesús.

Cuando Jesús recibió el bautismo, Él le orde

a Juan el Bautista, “Deja ahora, porque así

conviene que cumplamos toda justicia” (Mateo

3:15). Nuestro Señor tomó todos los pecados del

mundo al recibir el bautismo y borró todos esos

pecados al cargarlos hasta la Cruz. Nuestro Señor

cumplió toda la justicia al recibir el bautismo de

Juan el Bautista. Declarar que Jesús cumplió toda

la justicia cuando Él recibió el bautismo significa

que Jesús cargó todos los pecados del mundo por

medio de Su bautismo.

Si fuésemos a declarar este incidente desde

nuestra perspectiva, Su bautismo significa que

todos nuestros pecados mundanos fueron

transferidos sobre Jesús de una vez por todas.

Nuestra fe fue hecha perfecta, debido a que

Jesucristo tomó todos los pecados del mundo

◄ Contenido ►


95 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

sobre Su propio cuerpo de una vez por todas por

medio de Su bautismo.

Queridos compañeros creyentes. Tenemos fe

en que Jesús tomó todos los pecados del mundo,

pero también es verdad que cometemos muchos

pecados hasta que morimos. ¿Cometemos o no

toda clase de pecado mientras vivimos en este

mundo? Desde el día de nuestro nacimiento hasta

el día en el que morimos, cometemos pecado

constantemente. Ya sean pecados con el

pensamiento o en nuestras acciones, cada pecado

que cometemos es un pecado de este mundo.

¿Nuestro Señor tomó o no esos pecados del

mundo? Esta escrito en la Biblia que Él ha

tomado todos esos pecados del mundo. Cuando

Juan impuso sus manos sobre Jesús, todos los

pecados del mundo fueron pasados sobre la

cabeza de Jesucristo, y Jesús ha tomado cada

pecado en este mundo. Fue cumplido de acuerdo

a la misma manera en que la ofrenda por el

pecado en el Antiguo Testamento (Levítico 1:4,

4:27-30, 16:21). Así, todo el pecado que

cometemos en este mundo ya no existe. Jesús ha

tomado todos los pecados del mundo, así que

somos liberados de todos los pecados del mundo

por nuestra fe.

Al recibir el bautismo de Juan, Jesús tomó

todos los pecados que cometemos en este mundo.

Por lo tanto, debemos creer como dice la Biblia.

Sin ninguna excepción, Jesús ha tomado cada

pecado que es cometido en este mundo por

medio de Su bautismo. Recibimos la remisión

del pecado creyendo en esto. Debido a que Jesús

recibió el bautismo de Juan el Bautista, Jesús

pudo tomar todos los pecados del mundo y llevar

esos pecados hasta la Cruz, en dónde Él fue

crucificado hasta Su muerte para dar la paga por

esos pecados. Esta es la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu, por el cual podemos recibir la

remisión del pecado.

◄ Contenido ►


96 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

Algunos teólogos interpretan la frase “He aquí

el Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo” para decir, “Ahí está el Cordero de Dios

que quita el pecado original.” Ellos dicen que

Jesús tomó el pecado original de toda la gente, y

por lo tanto, los pecados que cometemos en este

mundo deben ser lavados ofreciendo oraciones

de arrepentimiento. Esto es una mala

interpretación del versículo de la Escritura. Ellos

han agregado interpretaciones de sus propias

mentes, las cuales no están mencionadas en la

Palabra de Dios, dando a los creyentes confusión

y una mala interpretación.

Queridos compañeros creyentes, Jesús tomó

todos los pecados del mundo al recibir el

bautismo en el Río Jordán y Él cargó todos esos

pecados hasta la Cruz. Jesús tomó

completamente todos los pecados que

cometemos en este mundo. Esta es la base bíblica

que nos permite recibir nuestra salvación por

medio de nuestra fe. No existe lugar en la Biblia

en donde diga que Jesús tomó solamente el

pecado original. Más bien, la Biblia dice que

cuando Jesús recibió el bautismo de Juan el

Bautista, Él tomó todos los pecados del mundo

sobre Sí Mismo de una vez por todas.

Nosotros, toda la humanidad, cometemos

pecados durante toda nuestra vida en este mundo.

Estos pecados son llamados los pecados del

mundo. Al decir el mundo, queremos decir el

mundo desde el primer momento de la creación

hasta el fin del mundo, y todos los pecados que la

gente comete desde su nacimiento hasta su

muerte se les llaman los pecados del mundo. Los

pecados del mundo incluyen desde los pecados

que fueron cometidos por Adán, el primer ser

humano, hasta los pecados que serán cometidos

por el último humano. Todo el mundo comete

pecados. Sin embargo, Jesús tomó todos los

pecados del mundo al ser bautizado por Juan el

◄ Contenido ►


97 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

Bautista y Él pagó todo el precio por esos

pecados derramando Su sangre sobre la Cruz. Es

así cómo Él nos ha liberado de todos los pecados

del mundo.

Creemos en la Palabra escrita de Dios como

es, mientras que los teólogos creen eso. Así, esto

es lo que los teólogos dicen –dicen que Jesús

solamente ha tomado el pecado original.-Pero, lo

que ellos creen carece expresamente de sentido

común y es meramente un pensamiento sin base

que salió de sus propias cabezas. Ellos

argumentan, “¿Cómo pudo Jesús haber tomado

los pecados que aún no han sido cometidos?

Jesús debe haber tomado aquellos pecados que

cometimos hasta el momento de nuestra

conversión y el pecado que heredamos desde la

matriz de nuestras madres.” Debido a que ellos

tratan de comprender la complicada Verdad de

Dios con su limitada inteligencia, ellos hacen

estas afirmaciones vacías. Afirmando que Jesús

solo tomó nuestro pecado original y no todos

nuestros pecados por medio de Su bautismo esta

es la afirmación más absurda que una persona

puede hacer.

Queridos compañeros creyentes, pensemos en

nosotros mismos. Debido a que cometemos

pecados en este mundo hasta que morimos, Jesús

tuvo que tomar de una vez por todas cada pecado

del mundo por medio de Su bautismo. Así, Jesús

cumplió toda la justicia de Dios así como lo

menciona la Escritura, “Deja ahora, porque así

conviene que cumplamos toda justicia. Entonces

le dejó” (Mateo 3:15). Para hacer la justa obra de

eliminar todos los pecados del mundo, nuestro

Señor recibió el bautismo de Juan el Bautista y

cargó todos los pecados del mundo hasta la Cruz,

en donde Él fue crucificado y abandonado hasta

desangrarse hasta la muerte. El bautismo que

Jesús recibió y Su derramamiento de sangre

sobre la Cruz fue la mismísima justicia de Dios

◄ Contenido ►


98 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

la cual nos fue dada a nosotros para revivirnos de

nuestro destino a la condenación. Al recibir el

bautismo de Juan el bautista y al mismo tiempo

recibir el juicio de muerte por todos nuestros

pecados en lugar de nosotros, Jesús borró todos

los pecados del mundo sin ninguna excepción.

Este es el evangelio del agua y el Espíritu por

medio del cual Dios nos ha liberado de todos

nuestros pecados. Queridos compañeros

creyentes, ¿crees así? Claro que sí.

¡Queridos Compañeros Creyentes!

¿Somos Tú y Yo Seres de Este

Mundo?

Debido a que tú y yo vivimos en este mundo,

mientras estamos aquí, cometemos pecados.

¿Cuántos pecados cometemos tú y yo en este

mundo? La gente comete pecados en este mundo

hasta el día en que mueren. El Señor nos está

diciendo que los pecados que cometemos en el

mundo son tan incontables como las nubes que

cubren todo el cielo. Veamos Isaías 44:22 juntos.

“Yo deshice como una nube tus rebeliones,

Y como niebla tus pecados;

Vuélvete a mí, porque yo te redimí.”

Honestamente, si fuésemos a contra todos los

pecados que cometemos durante nuestras vidas

en este mundo, ¿cuan numerosos serian nuestros

pecados? ¿Cometemos o no muchos pecados al

vivir en este mundo? Cometemos tantos pecados

como una espesa nube. Algunas religiones dicen

que aún cuando abrimos los ojos cometemos

pecados. Cometemos pecados aún mientras

dormimos. Estar despierto es pecado. En total,

toda nuestra vida como seres es pecaminosa en si

misma. ¿Cuánto pecado piensas que hay en el

mundo, ya que comenzamos a pecar tan pronto

◄ Contenido ►


99 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

como abrimos nuestros ojos? Existe muchísimo

pecado en este mundo que es descrito como una

espesa nube.

Cometemos tanto pecado en este mundo que

el Señor los describió como “una nube espesa.”

La Biblia se refiere a los pecados que cometemos

en este mundo como transgresiones. Él dijo, “Sus

transgresiones son como una nube espesa,” y Él

dijo que Él ha borrado todos estos pecados de

una vez por todas por la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu. Mientras que la gente comete

infinidad de pecados mientras vive en este

mundo, nuestro Señor borró todos esos pecados

en un instante por medio de Su bautismo por

Juan el Bautista y por Su derramamiento de

sangre.

Así, Jesús dijo, “Yo deshice como una nube

tus rebeliones, y como niebla tus pecados;

vuélvete a mí, porque yo te redimí.” Nuestro

Dios Padre envió al Señor Jesús a este mundo y

nos redimió para liberarnos de todos nuestros

pecados. Nuestro Señor ha expiado todos

nuestros pecados al aceptarlos por medio de Su

bautismo y dando la paga por ellos con Su

derramamiento de sangre. Al recibir el bautismo

sobre Su cuerpo, nuestro Señor tomó todos

nuestros pecados del mundo sobre Sí Mismo. Al

ofrecer Su cuerpo para ser crucificado sobre la

Cruz, Él sangró hasta morir. Así, Él nos liberó de

nuestros pecados por medio de Su bautismo y

derramamiento de sangre al borrarlos

completamente por medio del evangelio del agua

y el Espíritu. Al tercer día de que Él murió

vicariamente en lugar nuestro, Él se levantó de

entre los muertos y se convirtió en nuestro

Salvador.

El Señor dice, “Yo te redimí” (Isaías 44:22).

Hemos sido liberados de todos nuestros pecados

creyendo en el evangelio del agua y el Espíritu.

El evangelio del agua y el Espíritu es importante

◄ Contenido ►


100 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

para todo aquel que cree en Jesús. Estrictamente

hablando, este evangelio del agua y el Espíritu es

necesaria para todo el que vive en este mundo, y

su importancia no esta limitada únicamente a los

creyentes.

Debido a que constantemente cometemos

pecado en este mundo, Jesús vino a este mundo y

tomó todos nuestros pecados por Su bautismo y

derramamiento de sangre. Por medio del

bautismo, Jesús tomó todos los pecados del

mundo y cargó esos pecados hasta la Cruz en el

Gólgota. Este evangelio del agua y el Espíritu ha

eliminado todos los pecados de los que viven en

este mundo. A aquellos que han recibido la

remisión del pecado y a aquellos que todavía no

han recibido la remisión del pecado, este

evangelio es una necesidad. Jesús nos trajo

salvación al tomar todos los pecados del mundo

sobre Su propio cuerpo por medio de Su

bautismo y crucifixión sobre la Cruz. Este

evangelio declara que Jesús ha resucitado de

entre los muertos y nos ha traído salvación, y por

lo tanto es un evangelio que necesita todo el

mundo. Esto ciertamente son noticias buenas y

de bendición. El evangelio del agua y el Espíritu

es el único evangelio por el cual nuestro Señor

nos liberó al venir a este mundo.

Este evangelio del agua y el Espíritu tiene

poder como la dinamita. La gente que construye

una autopista usa dinamita cuando una montaña

bloquea el camino. Hacen un hoyo en la roca y

ponen la dinamita adentro, y entonces la detonan

desde una distancia segura. Seguido, se tiran al

piso y se cubren a si mismos. Un momento

después, hay una gran explosión. Una roca más

grande que este podio vuela hasta los cielos y cae

en el suelo. Y una roca más grande que esta

iglesia es partida en pedazos. Después de que el

polvo llena el aire y el ruido pasa, vemos toda

una montaña reducida a pequeñas rocas como

◄ Contenido ►


101 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

moronas de pan. Las máquinas y los grandes

camiones de volteo vienen a cargar y a quitar

todas las rocas pequeñas. Después de todo esto,

la rocosa montaña desaparece por la dinamita sin

dejar ningún rastro.

Los pecados que cometemos en este mundo

son tan numerosos como esas rocas. Los pecados

que cometemos ante Dios son como una espesa

nube. El Señor vino a este mundo y tuvo que ser

bautizado por Juan el bautista para abolir todos

nuestros pecados. Y Él cargó todos esos pecados

hasta la Cruz y fue crucificado a muerte. Cuando

Él fue bautizado, todos los pecados que la gente

cometió y que cometerá hasta el día en que

morimos fueron transferidos a Cristo. La gran

masa de pecados de más de 6 billones de gente

en este mundo fue totalmente volada y abolidos

en ese instante por la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu. Al recibir el bautismo y el

juicio por todos nuestros pecados, Jesús ha

pagado el precio por todos los pecados del

mundo-todos los pecados futuros que serán

cometidos por las generaciones venideras en este

mundo así como todos los pecados pasados

cometidos por todos que han vivido en este

mundo hasta ahora desde los días de Adán y Evay

nos trajo salvación. Aquellos que conocen y

creen en Jesucristo como su Salvador quién vino

a este mundo por el evangelio del agua y el

espíritu, no tienen más pecado en ellos. Este es el

poder del evangelio del agua y el Espíritu por el

cual nuestro Señor nos ha liberado de todos los

pecados del mundo.

Debido a que el evangelio del agua y el

Espíritu tienen el sorprendente poder de borrar

todos los pecados de la gente en este mundo,

quien sea que crea en el ha sido completamente

limpiado de todos sus pecados de una vez por

todas. Esta es la Verdad que se aplica a todo el

mundo sin ninguna excepción. Así, alguna gente

◄ Contenido ►


102 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

cree en esto y otros aún no. Aquellos que creen

en el evangelio del agua y el Espíritu no tienen

pecado, pero aquellos que aún no creen tienen

sus pecados por la eternidad. Ya que tú y yo

hemos aceptado en nuestro corazón el amor de

Dios revelado en el evangelio del agua y el

Espíritu, hemos recibido la salvación por todos

nuestros pecados.

Todos los pecadores tienen necesidad del

evangelio del agua y el Espíritu. Es necesario

para ambos, para los que aún no han recibido la

remisión del pecado y también para aquellos que

han recibido la remisión del pecado por su fe en

el evangelio del agua y el Espíritu. Aquellos que

han recibido la remisión del pecado no pueden

evitar cometer pecado en este mundo debido a

sus debilidades y deficiencias. Aún así Jesús el

Cordero de Dios tomó todos los pecados del

mundo de una vez por todas por medio de Su

bautismo de parte de Juan el Bautismo. Él ha

tomado sin excepción cada pecado cometido por

la gente durante sus vidas.

Cuando escuchas este evangelio del agua y el

Espíritu, debes creer en tú corazón que todos los

pecados del mundo ya han sido expiados

completamente por el bautismo de Jesús por

parte de Juan el Bautista y por Su derramamiento

de sangre sobre la Cruz. Debemos vivir

victoriosamente, recordándonos a nosotros

mismos diariamente que Jesús ha tomado todos

los pecados del mundo-aún aquellos que son

cometidos después de que hemos recibido la

remisión del pecado por nuestra fe.

Jesús es el Cordero de Dios quién tomó todos

los pecados del mundo. Jesús ha lavado todos los

pecados del mundo por medio del bautismo que

Él recibió. Queridos compañeros creyentes,

¿fueron o no tus pecados-los pecados que ya has

cometido y los pecados que cometerás en el

futuro-tomados por Jesús por medio de Su

◄ Contenido ►


103 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

bautismo y por el derramamiento de sangre? Si

crees en esto, ya no tienes más pecado. Jesús

recibió el bautismo y después fue a la Cruz.

Entonces, ¿debes cometer pecados

intencionalmente? Queridos compañeros

creyentes, ¿cometerías pecados si te digo que lo

hagas ya que ya fueron lavados? Si les digo,

“¡Gente! ¿Cometan estos pecados hoy en este

lugar,” lo harías, sin una conciencia culpable,

cometan estos pecados? Eso sería insensato. No

cometemos pecados porque alguien nos diga o no

que los cometamos. Siempre estamos

cometiendo pecados porque vivimos en carne

humana. Por eso, siempre debemos creer en el

evangelio del agua y el Espíritu y profesar

nuestra fe en ello. Debemos meditar en la fe de la

Verdad de la salvación en nuestro corazón.

¿Cometes pecados intencionalmente, por

medio de los pensamientos o de las acciones, ya

que crees que Jesús ha tomado todos tus pecados

que cometes mientras vives en este mundo? De

ninguna manera. Debido a que conocemos la

paga del pecado, cada vez más amamos la

justicia de Dios con gratitud y fe hacia Jesús,

quién llevó todos nuestros pecados por nosotros.

Jesús ha tomado todos nuestros pecados-ambos,

aquellos que hemos cometido intencionalmente o

sin intención. Todos nuestros pecados fueron

transferidos a Jesús de una vez por todas cuando

Él recibió el bautismo de Juan el Bautista.

Tenemos que revisar diariamente para ver si

hay pecado en nuestro corazón, comparando

nuestro corazón con la luz del evangelio del agua

y el Espíritu. ¿Tomó o no Jesús los pecados que

cometemos en este mundo? Si todos nuestros

pecados fueron transferidos sobre Jesús cuando

Él fue bautizado por Juan el Bautista. Si ese no

es el caso y nuestros pecados no fueron

transferidos sobre Jesús, aún tendríamos los

mismos pecados. ¿Se transfirieron tus pecados o

◄ Contenido ►


104 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

no sobre Jesús? ¿Fueron todos tus pecados

transferidos sobre Jesús o no? ¿Fueron todos tus

pecados transferidos sobre Jesús cuando Él fue

bautizado por Juan el Bautista? El Señor declaró,

“Deja ahora, porque así conviene que

cumplamos toda justicia. Entonces le dejó”

(Mateo 3:15). Al recibir el bautismo, el cual fue

el proceso más apropiado, todos nuestros

pecados fueron transferidos sobre Él. En los

tiempos del Antiguo Testamento, el Sumo

Sacerdote Aarón transfirió todos los pecados de

los Israelitas sobre el cordero del sacrificio de

una sola vez. De igual modo, cuando el

representante de toda la humanidad, Juan el

Bautista, bautizó a Jesús, todos los pecados del

mundo fueron transferidos sobre Él de una vez

por todas. ¿Todos tus pecados, entonces, fueron

o no transferidos sobre Jesús? Todos ellos fueron

transferidos completamente.

Veamos la Palabra de Dios en Levítico. “y

pondrá Aarón sus dos manos sobre la cabeza del

macho cabrío vivo, y confesará sobre él todas las

iniquidades de los hijos de Israel, todas sus

rebeliones y todos sus pecados, poniéndolos así

sobre la cabeza del macho cabrío, y lo enviará al

desierto por mano de un hombre destinado para

esto. Y aquel macho cabrío llevará sobre sí todas

las iniquidades de ellos a tierra inhabitada; y

dejará ir el macho cabrío por el desierto”

(Levítico 16:21-22).

Aarón fue el primer Sumo Sacerdote de los

Israelitas. El trabajo del Sumo Sacerdote era

transferir todos los pecados de Israel una vez al

año en el 10º día del séptimo mes para su

beneficio. Traían dos chivos y ofrecían uno a

Dios para quitar todos los pecados de los

Israelitas de una sola vez por medio de la

imposición de las manos del Sumo Sacerdote.

Una vez que ponía sus manos sobre el

sacrificio, lo cortaba y lo ofrecía a Dios. Los

◄ Contenido ►


105 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

sacerdotes del Antiguo Testamento siempre

estaban cansados. Tenían que permanecer de pie

todo el tiempo y ofrecían sacrificio sin ningún

tiempo para descansar. El pecador traía a los

sacerdotes una oveja sin defecto y decía,

“¡Sacerdote! He cometido un pecado hoy.”

Entonces, el pecador ponía sus manos sobre el

sacrificio y pasaba sus pecados sobre él.

Entonces, el sacerdote encargado tomaba ese

sacrificio y lo cortaba para ofrecerlo a Dios.

Como se podrá imaginar, se necesitaban muchos

sacerdotes para expiar los pecados de cada

Israelita. Pero, en el 10º día del séptimo mes,

solo el Sumo Sacerdote realizaba un ritual de

sacrificio para transferir todos los pecados de los

Israelitas de una sola vez.

En el Día de la Expiación, antes de que el

Sumo Sacerdote realizara un sacrificio por los

Israelitas, él transfería sus propios pecados y los

pecados de su familia a un toro (Levítico 16:6).

Solo después de haber realizado ese sacrificio,

realizaría el sacrificio por los pecados de su

gente con dos chivos (Levítico 16:15-23).

Imponía sus dos manos sobre la cabeza del

primer chivo y oraba, “¡Dios! Los Israelitas han

cometido graves pecados contra Ti. Han servido

a otros dioses ante Ti, y han cometido asesinatos

y adulterio. Fueron celosos y arrogantes. Se

robaron unos a otros y se pelearon unos con

otros.” El Sumo Sacerdote transfería todos sus

pecados y luego degollaba al chivo, extrayendo

su sangre. La sangre del sacrificio era rociada al

lado oriental del Arca del Pacto dentro del Lugar

Santo.

El Sumo Sacerdote diría, “¡Oh Dios! Los

israelitas han recibido los juicios por medio de

este sacrificio. Todos los pecados de los

Israelitas fueron transferidos sobre el sacrificio.

Yo he transferido todos esos pecados. Y la

sangre del sacrificio, la cual tomó todos los

◄ Contenido ►


106 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

pecados de los Israelitas, esta aquí presente ante

Ti. Ve esta sangre.” Mientras decía estas cosas,

el Sumo Sacerdote rociaba la sangre siete veces.

Había campanillas de oro pegados a la bastilla de

su túnica, así que cuando rociaba la sangre siete

veces, estas repicaban. La gente afuera del lugar

santo podía escuchar los sonidos de estas

campanas siete veces. Siete es el número de

Dios, el cual implica “perfección.” La sangre del

sacrificio cubría los cuernos del altar, y también

era rociada en el piso al oriente del Arca del

Pacto.

Aquel que ha cometido un solo pecado debe

morir ante Dios. No hay perdón por el pecado sin

la expiación apropiada ante Él. Puede existir

perdón entre gente igualmente débil, ya que

ambas partes han cometido pecados en algunas

veces en sus vidas. Sin embargo, ante el Dios

Absoluto, no puede haber perdón. Ante el Dios

Absoluto, debes morir si tienes pecado. Esta es la

justicia de Dios. Pero, existía una forma por la

cual los Israelitas podían recibir la remisión de

sus pecados. Si uno de ellos fuese a recibir la

remisión de sus pecados. Tenía que traer un

chivo expiatorio e imponer sus manos sobre él y

así transferir todos sus pecados sobre él. Los

Israelitas en los tiempos del Antiguo Testamento

evitaban la muerte a consecuencia de sus pecados

al transferir sus pecados sobre el chivo expiatorio

al imponer sus manos sobre él y luego

matándolo. Por este método, los Israelitas

recibían la remisión del equivalente de un día de

pecados.

En estos días, la gente puede recibir la

remisión de sus pecados si creen en el evangelio

del agua y el Espíritu. el cual afirma que Jesús

tomó todos los pecados del mundo por medio de

Su bautismo y muerte sobre la Cruz. No existe

benignidad cuando nos referimos al pecado. Por

lo tanto, debemos recibir la remisión del pecado,

◄ Contenido ►


107 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

creyendo en la Verdad por medio de la cual Dios

se ha ocupado de nuestros pecados.

El Sacrificio por la Redención Eterna

Sin embargo, la ofrenda diaria por el pecado

es imperfecta e ineficiente, requiriendo de

muchos corderos para el sacrificio. A partir de

aquí, Dios nos ha concedido un mejor método

para nuestra salvación. Fue el tener un ritual de

sacrificio en el Día de la Expiación una vez al

año en el 10º día del séptimo mes (Levítico

16:29), cuando el Sumo Sacerdote imponía sus

manos sobre el chivo expiatorio y transfería

todos los pecados de los israelitas para su

beneficio. Así, el equivalente de un año de

pecados de los Israelitas sería transferido sobre el

chivo expiatorio. Y de una forma ceremonial, el

chivo expiatorio sería guiado al desierto.

Queridos compañeros creyentes, una vez que

el chivo expiatorio, sobre el cual se transferían

todos los pecados de los Israelitas, era soltado en

el desierto, eventualmente moría de sed. Jesús ha

venido a este mundo como ese chivo expiatorio,

el Cordero de Dios prometido. Jesús vino a este

mundo y recibió el bautismo de Juan el bautista

en el Río Jordán, para que Él llegara a ser el

Cordero de Dios quién tomó todos los pecados

del mundo. Juan el Bautista fue el mayor de entre

aquellos nacidos de mujer y él también era un

Sumo sacerdote, un descendiente de Aarón.

Ahora, Jesús, el chivo expiatorio, y el Sumo

Sacerdote Juan el bautista completaron la

remisión del pecado que ha borrado todos

nuestros pecados por toda la eternidad.

Al recibir el bautismo de Juan el Bautista,

Jesús tomó todos los pecados del mundo de una

vez por todas. Cuando Jesús estaba siendo

bautizado Él le dijo a Juan el Bautista, “porque

◄ Contenido ►


108 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

así conviene que cumplamos toda justicia.”

Cuando Jesús fue bautizado, no solamente tus

pecados y los míos fueron transferidos sobre la

cabeza de Jesucristo, sino todos los pecados del

mundo también. Jesús es el Cordero de Dios

quién tomó todos los pecados del mundo. Por

recibir el bautismo, Jesús cargó todos los

pecados que cometemos en este mundo. Al hacer

eso, Él nos ha liberado de todos los pecados que

cometemos en este mundo. Nuestro Señor nos ha

liberado de todos los pecados del mundo de

todos los pecados del mundo por medio de Su

Hijo Jesús.

Entonces, ¿pecamos o no? aunque vivimos en

este mundo, ahora no tenemos pecado. Hemos

recibido la salvación de todos los pecados del

mundo. Debido a que Jesús ha tomado los

pecados del mundo por medio de Su bautismo,

ahora ya no poseemos los pecados del mundo.

Por medio de nuestra fe, hemos recibido la

salvación de todos los pecados del mundo.

¿Cómo nos sentimos ahora que ya no tenemos

ninguno de los pecados del mundo? ¿Cuál es el

resultado de tener fe en esta Verdad? Hemos

llegado a nacer de nuevo por el agua y el Espíritu

(Juan 3:5). Hemos recibido la salvación

escuchando y creyendo en el evangelio del agua

y el Espíritu. Además, podemos compartir este

evangelio con aquellos que aún no lo han

escuchado. Ahora hemos obtenido tal deseo y tal

responsabilidad. Debido a que hemos recibido la

remisión de todos los pecados que cometemos en

el mundo, deseamos entregar nuestras vidas al

evangelio.

Ahora, deseamos ser los siervos del evangelio

debido a que tenemos el deseo en nuestro

corazón de compartir el evangelio del agua y el

Espíritu con aquellos que aún no han escuchado

estas buenas nuevas. Solo aquellos que creen en

el evangelio del agua y el Espíritu están

◄ Contenido ►


109 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

calificados para compartir la Palabra de Dios.

Así, es una tarea que se nos encomendó a

nosotros. Si todos ustedes creen en el evangelio

del agua y el Espíritu, también habrán llegado a

ser gente calificada. Aquellos de nosotros que

hemos llegado a nacer de nuevo creyendo en el

evangelio del agua del Espíritu desean hacer la

obra de Dios y harán tales obras.

Queridos compañeros creyentes, me gustaría

concluir con el pasaje de la Escritura, “He aquí

el Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo.”

¿Acaso no has cometido pecados en este

mundo? Si, todos hemos pecado. ¿Quitó Jesús

todos tus pecados que cometes en el mundo-ya

sea que hayan sido cometidos en el pasado, se

estén cometiendo ahora, o sean cometidos en el

futuro-o no? Jesús los ha quitado todos. ¿Fueron

o no transferidos sobre Jesús? Si, si fueron todos

transferidos sobre Jesús. Entonces, ¿poseemos o

no en nuestro corazón los pecados que hemos

cometido en este mundo? Debido a que todos

nuestros pecados han sido transferidos a Jesús,

no tenemos ningún pecado en nuestro corazón.

Queridos compañeros creyentes, si estamos

atados por nuestros propios pecados, somos

incapaces de realizar las obras del evangelio y de

seguir a Dios. Jesús ya ha tomado todos los

pecados del mundo. Entonces, ¿Cuáles pecados

podemos aún tener? No tenemos pecado, ya que

Jesús ha tomado todos los pecados del mundo. A

partir de aquí, tú y yo hemos recibido nuestra

salvación por la fe. Aunque hemos cometido

muchos pecados en este mundo, somos en este

tiempo libres del pecado. Ahora, hemos llagado a

poder servir en el evangelio del agua y el Espíritu

como el pueblo libre del pecado de Dios.

Ciertamente, este es el amor de Dios, la

salvación de Dios, la gracia de Dios y la

bendición de Dios.

◄ Contenido ►


110 La Evidencia Bíblica de que Jesús Cargó Todos los Pecados del Mundo

¡Queridos compañeros creyentes! ¿Te sientes

débil y deficiente? Jesús te ha liberado en la

forma perfecta. Entonces, debemos poseer la fe

concreta ya que hemos recibido nuestra

salvación. Debemos vivir de acuerdo a la palabra

de Dios con la convicción de que ya no tenemos

pecado en nuestro corazón.

Aunque este espíritu en nuestro corazón es

invisible a nuestros ojos desnudos, si sabemos y

comprendemos la Palabra de Dios, somos libres

del pecado y somos capaces de participar en las

preciosas obras de Dios. El Señor dijo, “Y

conocerás la Verdad, y la Verdad te hará libre.”

La Palabra de la Verdad de Dios te ha

emancipado de todos los pecados y te ha

convertido en gente libre del pecado. Este es el

mismísimo evangelio del agua y el Espíritu.

Nuestro Señor nos ha hecho gente libre del

pecado. Jesús nos ha liberado de todos nuestros

pecados al tomar todos los pecados del mundo.

Yo doy gracias a Dios. Además, Él nos ha

adoptado como colaboradores de Dios para que

podamos habitar juntos en Su Iglesia.

Yo espero que Dios guarde nuestra fe hasta los

últimos días y nos ayude a dar testimonio de

Jesús, quién ha tomado todos los pecados del

mundo. Yo doy gracias por la Palabra del

evangelio del agua y el Espíritu, el cual Dios nos

lo ha dado desde arriba.

◄ Contenido ►


La Fe que Solamente Cree en

la Palabra de Dios

< Juan 1:1-8 >

“En el principio era el Verbo, y el Verbo

era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en

el principio con Dios. Todas las cosas por él

fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido

hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la

vida era la luz de los hombres. La luz en las

tinieblas resplandece, y las tinieblas no

prevalecieron contra ella. Hubo un hombre

enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este

vino por testimonio, para que diese testimonio

de la luz, a fin de que todos creyesen por él.

No era él la luz, sino para que diese testimonio

de la luz.”

111 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

Escrito está en Juan 1:18, “A Dios nadie le vio

jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del

Padre, él le ha dado a conocer.” Jesús quién

estaba en el seno de Dios Padre vino a este

mundo en semejanza de hombre para salvarnos

de nuestros pecados del mundo. Ni un solo ser

humano ha visto a Dios con los ojos de la carne.

Sin embargo, Dios apareció y se mostró a Sí

Mismo por medio de Su Hijo. Dios Hijo vino a

esta tierra vestido en carne humana de un ser

humano y se revelo a Sí Mismo como el Hijo de

Dios para ser visto a los ojos de la gente.

El Señor nos dijo, “Y en ningún otro hay

salvación; porque no hay otro nombre bajo el

cielo, dado a los hombres, en que podamos ser

salvos” (Hechos 4:12). Dios nos está diciendo

que ningún otro nombre puede salvarnos de los

pecados del mundo excepto el nombre de Jesús

que Dios le dio a Su Hijo. ¿Es Jesucristo el

Único sobre la tierra que tiene el nombre de el

◄ Contenido ►


Salvador que puede salvar a todos los pecadores

de sus pecados? Esto es verdad. Jesucristo es el

Salvador de nuestra humanidad, y Él estuvo

sobre esta tierra durante 33 años para salvar a

toda la humanidad de todos los pecados. Nadie

excepto Jesús tiene el poder para ser el

Salvadorque puede salvar a la humanidad de los

pecados del mundo.

En la actualidad en el mundo, existe gente que

pretende ser un salvador. ¿Acaso esta gente no

esta mal de la cabeza? No puede existir ningún

salvador verdadero en este mundo excepto Jesús.

Solo Jesús es el verdadero Salvador de la

humanidad, porque Él es el Único que tomó

nuestros pecados de una vez por todas a través de

Su bautismo de parte de Juan el Bautista, y

entonces limpió todos los pecados de la

humanidad. Solo Jesús tomó nuestros pecados y

derramó Su sangre sobre la Cruz para recibir el

castigo por nuestros pecados, y obtuvo la victoria

112 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

levantándose de entre los muertos. Por lo tanto,

toda la gente que dice que ellos son los

salvadores, en lugar de Jesús, son mentirosos. La

Biblia declara que Jesús es el único Salvador,

pero existen líderes trastornados de algunas de

las sectas religiosas que dicen que ellos mismos

son los salvadores. Uno de ellos afirmaba que

había leído la Biblia más de 3,000 veces. Cuando

yo escuche esto, él tenía casi 40 años. La gente

que lo apoyaba daba testimonio de que había

leído la Biblia más de 3,000 veces durante casi

10 años de haber creído en Jesús. Si él la hubiera

leído 3,000 en 10 años, significa 300 veces en un

año, entonces, un año tiene 365 días, así que eso

quiere decir que él tuvo que leer toda la Biblia

casi una vez por día. Esos falsos profetas están

engañando a la gente declarando cosas

imposibles como realidades.

Nunca debemos dejarnos engañar por tal

gente. Ahora, si la última era llega, escrito está

◄ Contenido ►


que mucha gente aparecerá y se declarará a sí

misma como los salvadores (Mateo 24:5). Yo se

que aquellos que se llaman a sí mismos

salvadores son relativamente guapos en la carne,

y afirman que hacen caer fuego del cielo y hacen

que ocurran milagros y señales con su fe. De

acuerdo con ellos, existe otro salvador además de

Jesús. Sin embargo, no existe otro verdadero

Salvador excepto Jesús.

Juan el Bautista y Jesús trabajaron juntos para

realizar la salvación de la humanidad al cumplir

la justicia de Dios. Entonces, ¿fue Juan el

Bautista otro salvador? No, el no lo fue. Juan el

Bautista meramente jugó el papel de asistente de

Jesús, mientras que Él tomó los pecados del

mundo. Jesús vino a esta tierra y tomó todos los

pecados de la humanidad de una vez por todas

por medio del bautismo que Juan le dio a Él.

Jesús tomó los pecados del mundo por medio del

bautismo que Él recibió del tal Juan, y con la

113 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

preciosa sangre que Él ha derramado sobre la

Cruz, Él completó el evangelio del agua y el

Espíritu.

Aquellos que solamente creen en la sangre de

Jesús dicen que Juan el Bautista ha fallado.

Discuten que Juan fue muy radical tanto que las

autoridades de sus días no lo toleraban. Sin

embargo, interpretan mal la misión principal de

Juan el Bautista. Enseñan cosas absurdas por su

ignorancia de las Escrituras.

Por lo tanto, debemos conocer la misión de

Juan el Bautista correctamente. Solo entonces,

podremos darnos cuenta y entender la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu. La totalidad de

la Biblia es la Palabra de Dios que revela la

Verdad que dice que Jesús salvó a la humanidad

al recibir el bautismo de Juan y el ser

crucificado. ¿Quién es la gente con la fe

correcta? Son la gente que cree en el hecho de

que Jesucristo ha venido por el agua y por la

◄ Contenido ►


sangre. La fe que cree en el evangelio del agua y

el Espíritu es la fe correcta.

Juan 1:1 afirma, “En el principio era el Verbo,

y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.”

La Palabra que en el principio creó todo el

universo y todo lo que hay en él era Dios. Fue

también Jesús quién creó el universo en el

tiempo de la Creación del mundo debido a que

Jesús fundamentalmente es Dios. Jesús es Dios

Hijo entre el Dios de la Trinidad-el Padre, el Hijo

y el Espíritu Santo. Este Dios Trino cada uno

tienen su propia Personalidad, pero estos tres son

el mismo Dios para nosotros.

Está escrito en el Génesis que Jesús creó este

mundo. Y, está escrito en el Evangelio según San

Juan que Jesús es Dios quién nos salvó de los

pecados del mundo. Jesús es Dios Mismo quién

vino a esta tierra en semejanza de hombre y nos

salvó de los pecados del mundo de una vez y

para siempre.

114 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

Escrito está en Juan 1:4, “En él estaba la vida,

y la vida era la luz de los hombres.” “La luz de

los hombres” aquí se refiere a la posición de

Jesús y a Su misión por medio de la cual Dios

nos salvó de los pecados del mundo. Y la “luz de

la vida” representa el amor de Jesús que salvó a

la humanidad del pecado. Todas las criaturas

estaban destinadas a morir por sus pecados, pero

nuestro Señor vino a esta tierra y dio vida nueva

a la gente que creyó en Él. Él envió a Jesús,

quién fue bautizado por Juan el Bautista, y

entonces derramó Su sangre, y se levanto de

entre los muertos. El señor es el Salvador quién

nos dio nueva vida. Jesús es la luz de la salvación

para toda la gente. Nuestro Señor es la luz de la

salvación. Él vino a esta tierra y tomó los

pecados de este mundo de una vez y para

siempre por recibir el bautismo. Entonces Él

recibió el juicio por todos los pecados al ser

crucificado en lugar nuestro y entonces se

◄ Contenido ►


levantó de entre los muertos por medio de la

justicia de Dios, limpiando nuestros pecados de

una vez y para siempre. “La vida era la luz de

los hombres.” Nuestro Señor nos salvó de todos

los pecados al darnos Su vida con el agua y con

la sangre. Jesús llegó a ser la luz verdadera para

nosotros, y el bautismo que recibió Jesús de parte

de Juan y el derramamiento de sangre

completaron la justicia de Dios.

Jesús se Presenta a Sí Mismo como el

Pan de Vida

Jesús presenta la voluntad del Padre. “Y esta

es la voluntad del que me ha enviado: Que todo

aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida

eterna; y yo le resucitaré en el día postrero”

(Juan 6:40).

Después de que Jesús realizó el milagro de los

115 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

cinco panes y los pescados en el desierto y

alimentó a toda la gente reunida, Él dijo que Él

era el pan de vida del Cielo (Juan 6:32-35).

Existía mucho pan en la tierra, pero solo hay Uno

que vino del cielo. Él nos dijo que el pan de la

verdadera vida o el pan de vida es Jesucristo.

Para borrar tus pecados, todo lo que tienes que

hacer es comer el pan de vida. Tenemos que

creer en Jesús, quién es el pan que borra los

pecados, el verdadero pan que nos permite

obtener la vida eterna. Jesús nos está diciendo al

venir como el pan de vida: “Aquellos que comen

la carne de Jesús reciben la reemisión del pecado

y obtienen la vida eterna.”

Nuestro Señor quería eliminar los pecados de

la gente al venir a esta tierra, y así lo hizo como

un hombre. Jesús quería dar Su carne y sangre a

toda la gente sobre la tierra para salvar sus almas

que estaban muertas por el pecado ante Dios.

Jesús vino a esta tierra por Su propia voluntad en

◄ Contenido ►


semejanza de hombre y dio el evangelio del agua

y el Espíritu para dejar que la gente de la tierra

recibiera vida nueva, la vida eterna, y la remisión

del pecado.

Básicamente Jesús es Dios. Es exactamente

nuestro Señor Jesús quién hizo los árboles de esa

montaña, el pasto, el gran sol en el cielo, la gran

Vía Láctea, este océano, todos los animales, y Él

te hizo a ti y a mí. Yo estoy afirmando que

nuestro Señor Jesucristo, quién es Dios, vino

como el Salvador. Dios creó al hombre de

acuerdo a Su imagen, y cuando la gente cayó en

pecado, Dios Mismo nació en esta tierra en

semejanza de hombre por medio del cuerpo de la

Virgen María, dejando Su trono de gloria para

quitar los pecados de esta gente. El Señor vino a

esta tierra por Su propia voluntad y permitió que

la gente recibiera la remisión del pecado y la vida

eterna entregando Su carne y sangre.

Mis compañeros creyentes, examinemos

116 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

porque Jesús nos dio Su carne y sangre. El Señor

dijo, “El que come mi carne y bebe mi sangre,

tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día

postrero. Porque mi carne es verdadera comida,

y mi sangre es verdadera bebida” (Juan 6:54-

55). Examinemos que quiso decir Jesús en este

pasaje.

Primero veamos más ampliamente Juan 6:52-

57. “Entonces los judíos contendían entre sí,

diciendo: ¿Cómo puede éste darnos a comer su

carne? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os

digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre,

y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El

que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida

eterna; y yo le resucitaré en el día postrero.

Porque mi carne es verdadera comida, y mi

sangre es verdadera bebida. El que come mi

carne y bebe mi sangre, en mí permanece, y yo

en él. Como me envió el Padre viviente, y yo vivo

por el Padre, asimismo el que me come, él

◄ Contenido ►


también vivirá por mí.”

¿Qué dio el Señor Jesús a toda la humanidad

para salvarla de su pecado y les permitió vivir?

Primero, Jesús dio Su carne para salvar a la gente

del pecado. Segundo, Jesús también dio Su

sangre. Por lo tanto, si comemos la carne y la

sangre del Señor, habitamos en el Señor, pero no

comemos la carne y la sangre del Señor, no

habitamos en Él. ¿Entiendes de lo estoy

hablando?

Nuestro Señor vino a esta tierra en la carne.

Entonces, nuestro Señor nos dio Su carne para

salvarnos, a toda la humanidad. ¿Qué significa

decir Él dio Su carne? ¿Acaso Él nos dio Su

carne cortando pedazos de Su cuerpo? Durante la

Última Cena, Jesús tomó el pan, lo bendijo y lo

partió diciendo, “Tomad, comed; esto es mi

cuerpo.”

Leamos Mateo 26:26. “Y mientras comían,

tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a

117 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi

cuerpo.” El señor bendijo el pan y dijo, “Tomad,

comed; esto es mi cuerpo.” El Señor ha puesto

esta Santa Comunión por Su Palabra, y estamos

celebrando esto al recordar Su justo acto de la

salvación. El Señor tomó el pan, lo bendijo, lo

partió y los dio a los discípulos diciendo,

“Tomad, comed; esto es mi cuerpo.” Él nos salvó

dando Su carne, y nos permitió recibir la vida

eterna dando Su sangre por nosotros. Mis

queridos creyentes ¿entienden? Nuestro Señor no

solamente dijo, “Tomad, bebed; esto es Mí

sangre” sino que además Él dijo “Tomad, comed;

esto es mi cuerpo” cuando Él realizo la primer

Comunión Santa.

Cuando nuestro Señor vino a salvarnos del

pecado, Él vino en semejanza de hombre, la

carne. Si el Señor no hubiese venido a esta tierra

con la carne y con la sangre, no hubiera podido

salvar a la humanidad. Nuestro Señor, al

◄ Contenido ►


salvarnos, tuvo que venir en un cuerpo semejante

al nuestro, esto es, en la carne y en la sangre. ¿En

dónde está nuestra vida? Está en la sangre. La

sangre es la vida (Levítico 17:11). Y,

¿dondepecamos? Cometemos pecados con el

cuerpo. También cometemos pecados con la

mente, pero además lo hacemos con nuestros

cuerpos durante todo el tiempo de nuestras vidas.

Así, nuestro Señor tuvo que venir a esta tierra en

la carne para eliminar los pecados cometidos por

la humanidad. Fue para darnos Su cuerpo al

recibir el bautismo de Juan el Bautista, el

representante de toda la humanidad.

Y Él nos dio Su sangre. El Señor nos dio vida

eterna, y realizó la remisión de los pecados al

darnos Su cuerpo y la sangre. Nuestro Señor nos

salvó al tomar todos los pecados sobre Su propio

cuerpo. Así, nuestro Señor dijo, “Tomad, comed;

esto es mi cuerpo.”

¿Qué tuvo que hacer Jesús al salvarnos de

118 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

todos los pecados? Primero, Jesús tuvo que

darnos Su carne. Podemos recibir la salvación

solamente porque el Señor ha dado Su carne. Si

el Señor no nos hubiese la carne, no podíamos

ser salvos. Así, nuestro Señor vino a este mundo

en semejanza de hombre parta salvarnos, y nos

dio Su carne al recibir el bautismo en el Río

Jordán, cuando Él cumplió 30.

Jesús es el Salvador quién vino a esta tierra en

semejanza de hombre como nosotros.

Como esta escrito en Juan capitulo 1 versículo

14, “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó

entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como

del unigénito del Padre), lleno de gracia y de

verdad.”

¿Que es “la verdad y la gracia” mencionada

aquí? Esto significa que Jesús se ha convertido

en nuestro Salvador al darnos Su carne y sangre;

Él nos dio la remisión del pecado al recibir el

bautismo de Juan, morir sobre la Cruz, y

◄ Contenido ►


levantándose de entre los muertos. Lo que

tenemos que saber es que el Hijo de Dios vino a

esta tierra en semejanza de hombre de acuerdo a

las profecías del Antiguo Testamento. En

conclusión, el Hijo de Dios vino a esta tierra y

nos salvó de los pecados del mundo. Es

importante para nosotros saber y creer esto.

debes saber que Jesús es Dios, Aquel que

creó los cielos y la tierra. ¿Sabes que Jesucristo

es nuestro Señor y Salvador? Nuestra salvación

esta garantizada cuando sabemos y creemos que

Jesús es el verdadero Dios y es nuestro Salvador.

Jesús no solamente creó los cielos y la tierra con

la Palabra, sino que además vino a esta tierra

como el Salvador en semejanza de hombre

(Génesis 1:1-12, Juan 1:1-14). Dios vino a

nosotros usando la imagen de un hombre por

medio de una Virgen llamada María para

salvarnos del pecado. Jesús es el Dios verdadero

del universo quién vino para salvarnos de los

119 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

pecados del mundo usando el cuerpo de un

hombre.

El Señor se humilló a Sí Mismo para salvarnos

del pecado y Él experimentó la debilidad

humana. Él sabe cuan malvados y débiles somos,

y como es Satanás de engañador. Podríamos

pensar que estaría bien si el Señor expulsara al

Demonio de una vez con Su poder y autoridad.

Pero, el Señor no hizo eso. La humanidad cayó

en pecado al ser tentada por Satanás el Demonio,

y el Señor quería salvar a la humanidad con Su

justicia. Por lo tanto, Él tomó todos nuestros

pecados sobre Su cuerpo al recibir el bautismo de

Juan el bautista, y después cargó con el juicio por

todos esos pecados de una vez y para siempre al

derramar Su sangre sobre la Cruz. Este es el

amor de Dios y es Su verdad y Su justicia. Si

creemos en el evangelio del agua y el Espíritu,

podemos seguir la luminosa Luz de la Verdad,

debido a que el Señor nos amó, nos salvó

◄ Contenido ►


completa y apropiadamente del pecado con Su

ley de la justicia.

No le alabamos admirando únicamente Su

poder. No podemos alabarlo solamente por Su

poder. Él no nos mintio. Y no usó todo Su divino

poder. Más bien, Él llegó a ser lo mismo que la

creación en carne y en sangre, y nos salvó del

pecado y del juicio, al satisfacer apropiadamente

la ley que afirma que la paga del pecado es

muerte. Los seres humanos estaban destinados a

morir, a ir al infierno, a sufrir por sus pecados,

pero Jesús tomó todo nuestro pecado y llevó toda

la condenación vicariamente al simpatizar con

nuestra situación. Jesús salvó nuestra humanidad

honesta y justamente al tomar la muerte y el

sufrimiento de todos los seres humanos, para

poder salvarnos. Esta es la gracia y la gloria de

Dios. La razón por la que podemos llamar Dios a

Jesús y creer en Él como Dios se debe a que

Jesús creó los cielos y la tierra, y Él es nuestro

120 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

Salvador. Esta también es la razón por la que

alabamos a Jesús.

En los tiempos del Antiguo Testamento, Dios

estableció Su ley de la expiación: Si un pecador

imponía sus manos sobre el sacrificio, diciendo,

Dios, he asesinado hoy, y he cometido

adulterio,” sus pecados se pasaban sobre él. Así,

Dios estableció la ley de pasar los pecados sobre

el sacrificio confesando los pecados a Dios e

imponiendo sus manos él. Entonces Dios recibía

el sacrificio en lugar del pecador, y juzgaba a ese

sacrificio en lugar de los pecadores, y le daba la

remisión de sus pecados. La ofrenda quemada en

el Antiguo Testamento fue la promesa de que

Dios otorgaría la remisión eterna del pecado de

esta manera en el futuro.

Dentro de los atrios del tabernáculo existía el

altar de la ofrenda quemada, que era en donde

Dios recibía la ofrenda quemada de la carne de

un animal sacrificado. La ley de Dios afirma,

◄ Contenido ►


“La paga del pecado es muerte” (Romanos

6:23). Aquellos que habían pecado tenían que

pagar por sus pecados como correspondía, la

muerte de sus vidas. Es por ello que tenían que

ofrecer la sangre de animales sacrificados en

lugar de ellos mismos para ser librados ante Dios

de Su juicio.

Así como los pecadores en el Antiguo

Testamento podían recibir la remisión de los

pecados por la imposición de las manos sobre el

sacrificio, extrayendo la sangre del sacrificio y

dando a Dios la esencia fragante de lo quemado

sobre el fuego del altar, la humanidad también

puede recibir la remisión del pecado creyendo en

Jesucristo quién vino a esta tierra como el

Cordero de Dios, recibió el bautismo de Juan el

Bautista y derramo Su sangre hasta morir sobre

la Cruz. Este es el mismísimo evangelio del agua

y el Espíritu que nos hace libres del pecado

cuando creemos en el con todo el corazón. Si no

121 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

creemos en el evangelio del agua y el Espíritu,

seremos condenados, debido a que no podemos

recibir la remisión del pecado, pero si creemos en

él iremos sin falla al Cielo. Aquellos que ya han

sido perdonados de sus pecados creyendo en el

evangelio del agua y el Espíritu podrán entrar al

reino del Cielo.

Dios ha puesto este sistema de sacrificios para

salvar a la humanidad, y prometió salvarnos si

creemos en Él de acuerdo a esta promesa. Mis

queridos compañeros creyentes, esta es la

promesa de Dios. Lo que quiero decir con seguir

la luz no es que debamos ver una resplandeciente

luz como en un espejismo. Debemos seguir la

Luz de la Verdad en nuestras mentes.

La razón por la que Jesús recibió el bautismo

en el Río Jordán fue para salvar a la humanidad

completamente al tomar todos nuestros pecados

por gracia y se cumplió para completar la

salvación. Podemos estar agradecidos porque

◄ Contenido ►


Dios vino en semejanza de hombre y recibió el

bautismo para dar a la humanidad el grandioso

regalo.

Mientras lee este libro verdaderamente

comprenderá quién es Jesucristo y recibirá la

remisión del pecado y la vida eterna al llegar a

conocer el evangelio del agua y el Espíritu.

122 La Fe que Solamente Cree en la Palabra de Dios

◄ Contenido ►


No Podríamos Ser más Felices

< Juan 1:29-31 >

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía

a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que

quita el pecado del mundo. Este es aquel de

quien yo dije: Después de mí viene un varón,

el cual es antes de mí; porque era primero que

yo. Y yo no le conocía; mas para que fuese

manifestado a Israel, por esto vine yo

bautizando con agua.”

Tú estas muy cansado, ¿o no? Yo también

estoy muy cansado. Se que estamos desgastados

ya que trabajamos duro sirviendo a la justicia de

Dios cada día. Todos nosotros ciertamente

tenemos tribulaciones, y estamos sirviendo al

Señor a pesar de estas tribulaciones.

123 No Podríamos Ser más Felices

De cualquier modo, hemos convertido a

algunas almas preciosas que son más valiosas

que el universo durante la reunión evangélica de

esta semana. Estoy seguro que las almas

recibieron la salvación durante este tiempo

debido a todas las obras espirituales que se

dieron durante esta reunión evangélica. Estoy

muy agradecido por cada uno de ustedes ya que

han servido de muchas maneras y en cada

oportunidad, guiando a las almas, compartiendo

periódicos, orando, asistiendo a las reuniones, y

así sucesivamente. ¡No podemos agradecer a

Dios lo suficiente, ya que hemos ganado algunas

almas que son más preciosas que todo el

universo! ¡Realmente vale la pena realizar la

reunión evangélica! También estamos

agradecidos con Dios siempre que escuchamos

las buenas noticias de nuestros lectores que han

leído nuestras series de crecimiento espiritual.

Realmente estamos agradecidos.

◄ Contenido ►


Sería mucho más fácil para nosotros predicar

el evangelio si hubiera falsos maestros en este

mundo. En la actualidad, predicar el evangelio

del agua y el Espíritu es muy difícil debido a que

existen muchos Cristianos que se oponen a la

Verdad de la salvación. Además, predicar el

evangelio del agua y el Espíritu en estos días se

está haciendo más difícil que antes debido a

aquellos que propagan esos seudo-evangelios,

que son parecidos al evangelio verdadero. Hacen

que la gente caiga en confusión con esos falsos

evangelios. Ellos son los que causan que la gente

peque. Ay de esos falsos predicadores, ya que el

Señor dijo, “Mejor le fuera que se le atase al

cuello una piedra de molino y se le arrojase al

mar, que hacer tropezar a uno de estos

pequeñitos” (Lucas 17:2).

Aquellos que aún no han nacido de Nuevo de

sus pecados no pueden discernir el evangelio

verdadero del falso. Así, están predispuestos al

124 No Podríamos Ser más Felices

engaño por los falsos predicadores. Meramente

son presas de tales depredadores, lobos

espirituales. Se me comentó que cierto pastor en

nuestra ciudad tiene planes para reunir las

ofrendas de su congregación más de 10 millones

de dólares U.S. para construir una gran capilla.

Ese predicador ha reunido 4 millones hasta

ahora. La congregación de esa iglesia suma 500

personas aproximadamente; algunos dicen que

no dudó en hipotecar las casas de los miembros

de la congregación para reunir los 10 millones de

dólares U.S.

Hablando francamente, aquellos que predican

un evangelio falso parecido al evangelio del agua

y el Espíritu están usando su ministerio con la

idea de sacar dinero de sus congregaciones. Es

por ello que dicen que cada persona en su iglesia

se ve como monedas. Es lo mismo con los

taxistas que dicen que la gente que esta de pie

esperándolos se ven como monedas. Son

◄ Contenido ►


diferentes de los siervos de Dios que están

predicando el evangelio del agua y el Espíritu.

Para aquellos que han recibido la remisión de los

pecados creyendo en el evangelio del agua y el

Espíritu, cada alma se ve más preciosa que todo

el universo. Pero para la gente que aún no ha

nacido de nuevo, son vistos como preciosos

debido al dinero. Por lo tanto, tenemos que dar

gracias al Señor quién nos hizo soldados que

pueden predicar el evangelio del agua y el

Espíritu.

Viendo a Jesús, Juan dijo, “He aquí el

Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo” (Juan 1:29). La cosa más feliz parta mí

en mi vida religiosa fue el darme cuenta que

nuestro Señor tomó nuestros pecados de una vez

y para siempre al recibir el bautismo de Juan el

Bautista y derramar Su sangre sobre la Cruz. No

podía expresar el gozo con palabras cuando me

di cuenta de la Verdad del evangelio del agua y

125 No Podríamos Ser más Felices

el Espíritu. No existía nada más en mi vida

espiritual que me diera mayor placer que el

evangelio del agua y el Espíritu. Aún ahora, el

placer que sentí en aquella ocasión cuando el

evangelio del agua y el Espíritu vino a mí

continúa ocurriendo en mi mente.

¿Por qué soy tan feliz? Mi mente está feliz

debido a que Jesús borró todos mis pecados

absolutamente de una vez por todas al recibir el

bautismo. Nuestro Señor por Su gracia me ha

librado del juicio por todos mis pecados por

medio de Su bautismo. No existe nada mejor

para cada uno que el creer en el evangelio del

agua y el Espíritu. ¿Cómo puede existir un

evangelio que de mayor gozo que este?

No teníamos un verdadero gozo antes de

conocer la hermosura del evangelio del agua y el

Espíritu. Sin embargo, no existe una salvación

más agradable que el saber y el creer en el

evangelio del agua y el Espíritu. Cuando

◄ Contenido ►


escuchamos el evangelio del agua y el Espíritu

por vez primera, llegamos a reconocer que esta

es una verdad simple y clara. Pero, nos sentimos

más felices mientras pasa el tiempo y

escuchamos la Verdad del evangelio a través de

cada reunión en la Iglesia de Dios. Realmente no

existe otro evangelio mejor para nosotros que

este evangelio del agua y el Espíritu. No existe

un mayor gozo que las noticias del evangelio en

el que el Señor tomó todos los pecados del

mundo cuando recibió el bautismo de Juan el

Bautista, y así nos salvó de los pecados del

mundo.

Verdaderamente estamos gozosos debido a

este evangelio del agua y el Espíritu. ¿Dónde

puede haber mejores noticias para nosotros

simples pecadores? La risa salta desde lo

profundo de los corazones de aquellos que han

recibido la remisión de los pecados al creer en el

evangelio del agua y el Espíritu. Si no hay

126 No Podríamos Ser más Felices

pecado en nuestra mente, el gozo salta y la paz

llega. Es verdad. Si no tenemos pecado en

nuestra mente, la risa sale con naturalidad en

nuestra mente ya que hay gozo en nuestro

corazón. Es lo mismo para ti, ¿o no? Si, estoy

seguro que es lo mismo para todos ustedes.

No podemos expresar cuan agradecidos

estamos ya que somos tan felices debido a que no

tenemos pecados. Había una película famosa

titulada “El Sonido de la Música.” Recuerdo que

la historia y las dulces melodías me causaban un

gran gozo y formaban una impresión en mi

mente durante un tiempo después de haber visto

la película. Pero, el gozo de este mundo no dura

mucho tiempo.

La alabanza de fe que ofrecemos a Dios es

mayor que los placeres de este mundo. El placer

de la salvación que nuestro Señor nos ha dado al

borrar nuestros pecados es tan grande que no

puede ser comparado con el gozo mundano. Aún

◄ Contenido ►


si pasaras tus vacaciones en la playa de Waikiki

en una tienda bajo un cocotero viendo chicas

hermosas y la vista, en los corazones de los

nacidos de nuevo, existe un mayor gozo, un gozo

mucho mayor de lo que pudiéramos obtener en

este mundo. Las bendiciones de nacer de nuevo

por el evangelio del agua y el Espíritu no pueden

ser cambiadas por ninguna bendición mundana.

Cuando el Señor estaba a punto de recibir el

bautismo de Juan el Bautista, le dijo a Juan,

“Deja ahora, porque así conviene que

cumplamos toda justicia” (Mateo 3:15). Y, al día

siguiente, Juan dio testimonio, “He aquí el

Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo” (Juan 1:29). Si estos versículos no

estuvieran en la Biblia, toda la gente que vive en

la tierra moriría sin esperanza en pecado.

Recibimos la salvación si creemos en la promesa

de la salvación ya que nuestro Señor borró

nuestros pecados al tomarlos en Su bautismo y

127 No Podríamos Ser más Felices

derramamiento de sangre. Claramente teníamos

pecados antes de creer en el evangelio del agua y

el Espíritu, pero ahora el pecado ha sido borrado.

Ya sea que la gente crea o no en el evangelio

del agua y el Espíritu, el Señor ya ha borrado

todos los pecados del mundo. Debido a que

nuestro Señor ha tomado los pecados del mundo

y a que Él ha cumplido con toda la justicia de

Dios de una vez por todas, recibimos la remisión

de los pecados por el poder del evangelio del

agua y el Espíritu que nos dio Él. Tenemos

verdadera esperaza debido a que el evangelio del

agua y el espíritu está en este mundo. Aunque

existe mucha gente en este mundo que todavía no

recibido la remisión de los pecados, pueden ser

limpiados de sus pecados si escuchan el

evangelio del agua y el Espíritu y lo aceptan en

su corazón. Es por ello que aún hay esperanza.

Somos felices viviendo en el evangelio del

agua y el Espíritu y con la guía del Espíritu

◄ Contenido ►


Santo. Aquellos que han recibido la remisión de

los pecados viven alabando a Dios debido al

gozo por ser libres del pecado. Ese evangelio nos

dice que nuestro Señor ha borrado todos los

pecados de la humanidad al recibir el bautismo

de Juan en el Río Jordán (mateo 3:15). ¿Por qué

Jesús borró nuestros pecados? Se debe a que Él

nos amó muchísimo. El Señor vino a esta tierra y

nos salvó totalmente de los pecados del mundo al

recibir el bautismo de Juan el bautista en el Río

Jordán, debido a que el Señor nos amó de tal

manera, la humanidad de esta tierra. Jesucristo

limpió los pecados de este mundo de una vez por

todas al tomarlos por medio del bautismo

recibido de Juan el Bautista para cumplir la

voluntad de Dios Padre.

Existe mucha gente en este mundo que no

conoce el hecho de que Jesús es Dios. Aún entre

Cristianos, existen muchos que no le conocen

verdaderamente. Especialmente, algunas sectas

128 No Podríamos Ser más Felices

Cristianas ni siquiera mencionan que Jesús es

Dios. Ellos mismos niegan la naturaleza divina

de Jesús. Aún algunos santos de mi iglesia

carecen de un entendimiento claro de esta

verdad. Cuando me escucharon decir, “Jesús es

Dios,” dicen que entienden quién esJesús pero no

entienden que Jesús es Dios. Todo está bien. Se

debe a que no lo han aprendido aún. Está bien si

aprenden, conocen y creen que Jesús es Dios y

que es el Hijo de Dios ahora y en el futuro. Dios

Padre y Su Hijo Jesucristo son omnipotentes,

omniscientes, omnipresentes, eternos, ubicuos, y

el Todopoderoso Dios. Él es Dios quién creó este

espacioso universo.

¿Por qué Jesucristo quién es Dios vino a

nosotros? Fue para que Jesucristo tuviera

asociación y amor con nosotros. Jesús no podía

compartir una comunión verdadera con los

pecadores. Para tener comunión con Dios,

tenemos que llegar a ser creyentes del evangelio

◄ Contenido ►


del agua y el Espíritu. Así, Dios envió a Su

amado Hijo a esta tierra en semejanza de

hombre, ya que Dios amó de tal manera al

mundo. Jesús vino a nosotros por medio del

cuerpo de un ser humano. Como está escrito en

Juan 1:14, “Y aquel Verbo fue hecho carne, y

habitó entre nosotros,” Él vino a esta tierra en

carne, pero fundamentalmente Él es Dios.

Jesucristo es el mismo Dios que creó este

universo sin límites.

Ese Dios Creador tuvo que venir como nuestro

Salvador. Dios Salvador vino a esta tierra en la

misma carne que nosotros., experimentó los

mismos dolores y tristezas de nosotros, recibió el

bautismo de Juan el Bautista, y salvó a los que

creen en el evangelio del agua y el Espíritu y

levantándose nuevamente después de morir sobre

la Cruz. El Señor se convirtió en nuestro

Salvador, nuestro verdadero Dios. Esto es, la

129 No Podríamos Ser más Felices

razón por la que llamamos a Jesús nuestro Señor

el Salvador.

Fundamentalmente Jesús es Dios (1 Juan

5:20). Así, estamos para vivir vistiéndonos y

sintiendo el amor de Dios en Jesús al creer en Él

como Señor y Salvador. Jesús tomó los pecados

de este mundo de una vez por todas al recibir el

bautismo de Juan,, y Él fue a la Cruz y recibió el

juicio de los pecados que se debían recibir los

pecadores. Ahora, nosotros los creyentes en el

evangelio del agua y el Espíritu llegamos a ser

libres del pecado gracias al Señor. Podemos

llegar a ser el pueblo de Dios cuando seamos

salvos de todos los pecados creyendo en

Jesucristo en nuestro corazón. Nuestra salvación

lo es todo gracias al amor de Dios.

Por lo tanto, ¿cual debe ser el verdadero

contenido de los sermones de los predicadores

Cristianos? La gente que ha recibido la remisión

de los pecados dice que Jesús tomó los pecados

◄ Contenido ►


del mundo por recibir el bautismo, y que Él ha

borrado todo pecado por medio de Su muerte y

resurrección. Todo lo que tenemos que predicar

es que el Señor ha borrado nuestros pecados de

una vez por todas con el evangelio del agua y el

Espíritu y se convirtió en el Salvador eterno para

nosotros.

¿Esta Verdad de la salvación está grabada en

nuestra mente? El evangelio del agua y el

Espíritu no termina aún si lo predicamos

siempre, y tenemos que creer en esto ya que es la

Verdad que eliminó todos nuestros pecados. La

Palabra del evangelio del agua y el Espíritu es la

Verdad de la salvación que siempre que la

escuchamos es buena. Este evangelio del agua y

el Espíritu es realmente el bendito evangelio, el

amor de Dios y también es la Verdad de la

salvación. Así, uno recibe gran bendición en la

mente siempre que escuche la Palabra de este

evangelio.

130 No Podríamos Ser más Felices

Cuando escuchamos el evangelio del agua y el

Espíritu, tenemos que hacer a un lado nuestros

propios pensamientos e ideas predeterminadas.

Escrito está en Colosenses, “Mirad que nadie os

engañe por medio de filosofías y huecas

sutilezas” (Colosenses 2:8). No debemos ser

engañados por la fe de la filosofía y las sutilezas

huecas. Tenemos que echar fuera nuestro

pensamiento humano y creer en la Palabra del

evangelio del agua y el Espíritu de acuerdo a esta

amonestación.

Usted ha oído a través de la Palabra escrita

que Jesús tomó los pecados del mundo por medio

del bautismo recibido de Juan el Bautista. Jesús

vino a esta tierra como el Cordero de Dios.

Cuando el Sumo Sacerdote del Antiguo

Testamento imponía ambas manos sobre la

cabeza del cordero del sacrificio, todos los

pecados eran pasados sobre el Cordero.

Entonces, el cordero del sacrificio se mataba por

◄ Contenido ►


causa de los pecados de su pueblo. De igual

modo, Jesús también sufrió como ofrenda

quemada espiritualmente al dar Su cuerpo. Jesús

remitió todos nuestros pecados “del mismo modo

que el imponer manos en el Antiguo

Testamento,” al recibir el bautismo de Juan el

Bautista (Mateo 3:13-17).

La gente considera a la filosofía como una

forma de pensamiento elevado sostenido en gran

estima. Consideran grandioso el que los seres

humanos tengan la habilidad de pensar. Es por

ello que existe un dicho, “El hombre es como

una vara pensante.” Sin embargo, si usted camina

por las calles laterales de Corea, encontrara

muchos centros filosóficos. Los centros

filosóficos parecen como lugares a los cuales la

gente no puede entrar osadamente. Pero, los

centros filosóficos en nuestro país son el lugar en

el cual los adivinadores se ganan la vida. Tales

lugares son de hecho los lugares de

131 No Podríamos Ser más Felices

irracionalidad, pero este fenómeno esta

aportando evidencia de que la gente otorga

generosos puntos a la palabra ‘filosofía’ sin

ninguna razón.

Sin embargo, la filosofía no es algo especial.

La filosofía simplemente es el sistema del

pensamiento del hombre. Pero, Dios dijo, “Y vio

Jehová que la maldad de los hombres era mucha

en la tierra, y que todo designio de los

pensamientos del corazón de ellos era de

continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). Por lo

tanto, todo lo que viene de los pensamientos de

los hombres es falso, y la mitad del evangelio del

Cristianismo que viene de y es hecho de los

pensamientos del hombre nunca será igual que el

verdadero evangelio del agua y el Espíritu, sin

importar el orgullo con el que discuten su

historia y su tradición. No importa cuanto

creamos en evangelios a medias, nuestros

◄ Contenido ►


pecados no serán borrados. ¿Qué hay de

maravilloso en un evangelio a medias? Nada.

Solo la Verdad y el verdadero evangelio del

agua y el Espíritu afirman que Jesús tomó los

pecados del mundo por medio del bautismo que

Él recibió de Juan. Juan 1:29 es la evidencia

clara de este hecho. Por lo tanto, es tonto sustituir

el evangelio del agua y el Espíritu con un

evangelio a medias y consolar el corazón con

pensamientos de hombre mientras que a la vez

tratan de acomodar la salvación de acuerdo a los

pensamientos propios. ¿De que sirve tener un

ministerio después de haber estudiado teología

10 años, y luego hacer más estudios en el

extranjero? Si intenta construir las partes de un

sermón, ¿no se hallan ocupados recogiendo pieza

por pieza, poco a poco de libros filosóficos, de

literatura, teología, anotaciones, la Biblia y todos

los diccionarios esparcidos por todo el cuarto

durante varios días? ¿Cuan exhaustivo es ese

132 No Podríamos Ser más Felices

trabajo? Esas clases de sermones dan sufrimiento

a la gente cada día, eso en vez de dar la remisión

de los pecados.

Tenemos que deshacernos de la fe filosófica,

la cual viene de los pensamientos de hombres.

Aquí esta el evangelio del agua y el Espíritu que

declara que Jesús ha borrado todos nuestros

pecados. “He aquí el Cordero de Dios, que quita

el pecado del mundo” (Juan 1:29).

Verdaderamente recibimos la remisión de los

pecados en nuestra mente creyendo en Jesús de

acuerdo en la evidencia de los pasajes de la

Biblia tales como Mateo 3:15 y Juan 1:29.

Es verdad cuando dice que Jesús llevó los

pecados de este mundo hasta la Cruz de una vez

por todas al recibir el bautismo de Juan. No hay

nada que podamos decir solo creerlo, si la

Palabra de Dios afirma que Jesús cargó todos

nuestros pecados de una vez por todas cuando Él

recibió el bautismo de Juan el Bautista. Es

◄ Contenido ►


ealmente absurdo que no creamos la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu debido a

nuestros propios pensamientos carnales o

filosóficos. La voluntad y las acciones de Dios

dicen que Él nos salvó con el evangelio del agua

y el Espíritu. Si no podemos creer en el

evangelio verdadero con nuestros propios

pensamientos, entonces somos tontos y ridículos.

Compañeros creyentes, si se desatara una

Guerra en nuestro propio país y fuésemos

capturados, entonces, ¿Qué le dirías a tus

enemigos? Como prisionero, te atreverías a decir

lo siguiente: “¡Soy comandante del batallón en

nuestro ejercito! ¿No me reconoces? Que pasa,

¿por qué no estas limpiando mis botas? Ustedes

muchachos no conocen la vergüenza.” ¿Que

pasaría si hablaras insensatamente? Te matarían.

“Si eres el comandante de un batallón o de una

división de tu ejercito, si no sabes ubicar la

situación, estas perdido, ¿despierta hombre!

133 No Podríamos Ser más Felices

Ahora eres prisionero de tus enemigos.

¿Entiendes? ¡Recupera el entendimiento,

estúpido! Esta bien que te dispare con un rifle o

con una pistola. Eres tan ruidoso, y parece que

has perdido la sanidad, sin saber si somos amigos

o enemigos, si es blanco o negro.” Si la situación

ocurre así, la Convención de Génova, la cual

trata de proteger los derechos humanos de los

cautivos en tiempos de guerra, no sirve de nada.

Es el cautivo el que no tiene ningún poder y sus

enemigos los torturaran en varias formas sin

darle nada de comer.

Compañeros creyentes, si la Biblia dice que

Jesús tomó los pecados del mundo al recibir el

bautismo de Juan, entonces, es verdad. Al ser

cautivo del pecado, ¿Qué puede decir o hacer un

pecador en contra de la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu y de Dios? En lugar de grita

palabras sin sentido simplemente tenemos que

creer si esta escrito en la Biblia que Jesús ha

◄ Contenido ►


tomado los pecados del mundo al recibir el

bautismo. No existe nada de que nosotros los

seres humanos nos enorgullezcamos ante Jesús

no importa que tan inteligentes o cuanto hayamos

aprendido. ¿Existe algo de lo que te sientas

orgulloso?

No podemos jactarnos de nosotros mismos

ante Jesús aún si tuviésemos cientos de

Doctorados en Divinidad. Pero luego, existe

mucha gente ridícula en la comunidad Cristiana.

Los archivos personales o el currículo de algunos

pastores revelan que han asistido a algunas

escuelas teológicas. Han ido aquí y allá, pero se

han graduado de una sola escuela. Escrito está

que han completado algunas materias ahí, pero

aún no saben esta Verdad, Jesús tomó todos los

pecados del mundo. Tienen pecados cada día ya

que no saben esto. Aunque Jesús ha tomado los

pecados del mundo, aún tienen pecado ya que no

saben acerca del verdadero evangelio. Por lo

134 No Podríamos Ser más Felices

tanto inevitablemente permanecerán cautivos del

pecado. Es absurdo que ellos estén fascinados

con la filosofía del mundo debido a su ignorancia

acerca de la Verdad del agua y el Espíritu.

La filosofía y la teología han salido de los

pensamientos de los hombres, y por lo tanto, no

son más que basura. El Apóstol Pablo también

consideraba la filosofía como basura (Filipenses

3:8). Aquellos que escarban en el campo de la

filosofía conocen bien este hecho. Aquellos que

ocasionalmente estudian en este mundo pueden

pensar que los estudios mundanos son

maravillosos, sin embargo aquellos que estudian

el conocimiento mundano saben bastante bien

que no hay límites en el conocimiento de la

humanidad. Así, como alguien dijo en una

ocasión, “a mayor conocimiento, mayor

confusión.”

Por lo tanto, si en la Biblia dice que Jesús

tomó los pecados de este mundo, simplemente es

◄ Contenido ►


verdad. No hay nada más que decir contra eso.

¿Quién dio testimonio de que Jesús tomó los

pecados del mundo? Juan el bautista pasó los

pecados sobre Jesús y dio testimonio de Él de la

siguiente manera: “He aquí el Cordero de Dios,

que quita el pecado del mundo. Esa persona es el

Mesías que vendría, y Él es el Salvador que ha

tomado todos los pecados de la humanidad. Jesús

es tú Salvador. Cree en Él. Jesús ha tomado todos

tus pecados.”

Quiero decir que Juan el Bautista ha dado

testimonio de la siguiente manera. Desde luego,

existía mucha gente que pedía perdón por sus

pecados cada día debido a los pecados en su

corazón. ¿Acaso no Juan el bautista les dijo las

mismas palabras impactantes? “He aquí el

Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo.” Fue muy impactante que haya llamado

a Jesús ‘Cordero de Dios.’ Hasta el momento

Juan daba testimonio así, ¿quién de entre ellos

135 No Podríamos Ser más Felices

creía en Jesús como Dios? ¿Quién de entre ellos

creía en Jesús como el Mesías? Su testimonio

debe haber sido muy impactante para la gente de

sus días, ya que todavía nadie sabía todavía quién

era Jesús. “He aquí el Cordero de Dios, que

quita el pecado del mundo.” Es muy impactante

si consideras la situación de ese tiempo.

“¡Atención!” estaban pidiendo la atención.

El Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo.” Básicamente, estas palabras significan

que Jesús es el Mesías. Significa que Jesús es el

Salvador en concreto, es Dios. Cuando Juan el

Bautista testificó, “esa Persona es justamente el

Mesías que ha sido profetizado por Isaías en el

Antiguo testamento,” Entonces la gente era

impactaba y dudaba, diciendo, “Entonces, ¿es

Él? Pero, entonces, ¿es Él tan pobre? Parece un

campesino. ¿Es Él que parece un renuevo de

entre la tierra seca?”

◄ Contenido ►


Cuando vemos el pasaje de Isaías, es evidente

que la apariencia de Jesús no era nada que

admirar.

“¿Quién ha creído a nuestro anuncio?

¿Y sobre quién se ha manifestado el brazo de

Jehová?

Subirá cual renuevo delante de él,

Y como raíz de tierra seca;

No hay parecer en él, ni hermosura;

Le veremos,

Mas sin atractivo para que le deseemos”

(Isaías 53:1-2).

Es normal que pensemos en Jesús como un

Jesús muy guapo, pero la escritura dice que no

había belleza para que le deseáramos a Él. Pero,

las Palabras de Su boca eran muy preciadas. Eran

raras y preciadas. La Gloria y la hermosura de

Jesús no tenían comparación.

Compañeros creyentes, ¿que tan hermosas

fueron las palabras con las que ha dado

136 No Podríamos Ser más Felices

testimonio Juan el Bautista? “He aquí el Cordero

de Dios, que quita el pecado del mundo.”

Declaran, “Jesús ha borrado todos los pecados de

la humanidad.” Nosotros también difundimos la

misma Palabra que difundió Juan el Bautista, ya

que son grandes noticias. Sin embargo, existe

mucha gente que no cree en este maravillo

testimonio. Alguna gente tan solo discute algunas

doctrinas de sus denominaciones sin aprenderlas

o sin conocerlas apropiadamente. No creen en el

evangelio del agua y el Espíritu aunque esta es la

Palabra escrita en la Biblia.

Es frustrante que la mayoría de los Cristianos

de hoy no crean en el evangelio del agua y el

Espíritu debido a su ignorancia. No pueden

conocer y creer en la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu ya que creen en su cuerpo

religioso, su poder, sus propios pensamientos, y

aún en sus propias emociones. Los líderes

Cristianos de este mundo se apresuran para

◄ Contenido ►


jactarse de si mismos, pero en realidad no tienen

de que jactarse. Puede que se enorgullezcan de

sus poderes para calmar los espíritus demoníacos

al tocar el lado débil de las personas poseídas.

Pero, se vuelven tontos cuando se les pide que

interpreten la Palabra de Dios, tal como, “He

aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo.”

Queridos compañeros creyentes, no importa

cuan inteligentes y talentosos sean, solo se puede

ser salvo y recibir la remisión del pecado y creen

en la Palabra de la Biblia que dice, “He aquí el

Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo.” ¿Por qué es tan difícil que creer que

Juan el Bautista pasó los pecados del mundo

sobre Jesús y luego dio testimonio de que Él es el

Cordero de Dios que quita los pecados del

mundo? Al igual que el sacrificio del Antiguo

Testamento involucraba pasar los pecados al

imponer las manos sobre este sacrificio, Jesús

137 No Podríamos Ser más Felices

recibió y luego borró todos los pecados de la

gente por medio de Su bautismo. Entonces, ¿Qué

más se puede decir ante el testimonio de Juan?

Seguirán viviendo como pecadores si no creen en

esta Palabra.

La razón por la que nuestra mente tiene paz se

debe a que nuestro Señor tomó los pecados de

este mundo con Su bautismo y borró nuestros

pecados de una vez y para siempre sobre la Cruz.

Es por ello que nuestra mente está libre de

pecado y en paz. Sin embargo, existen

innumerables Cristianos que tienen pecados ya

que no creen en la Palabra del evangelio del agua

y el Espíritu. No hay seguridad en ellos de ser

salvos del pecado; en su mente siempre hay

inseguridad, y están muy cansados tratando de

mostrar las obras virtuosas que realizan

interminablemente.

Alguna gente va al infierno aunque cree en

Jesús de todo corazón, y alguna gente va al Cielo

◄ Contenido ►


ya que cree en Jesús de acuerdo a la Verdad. De

hecho, parece que existen muchos Cristianos que

deberían ir al Cielo, pero no es así. Saben que

tienen pecado y que serán destruidos por sus

pecados, así, tratan de escapar de esa destrucción

haciendo buenas obras a su propia forma.

Asumen que irán al Cielo al vivir virtuosamente,

pero van al infierno.

Dios Padre asignó al Hijo de Dios como el

Salvador de este mundo, y decidieron que nadie

puede ser salvo de sus pecados sin tener la fe en

el bautismo y en la sangre sobre la Cruz que el

Hijo recibió. Podemos ir al Cielo debido a Jesús

y al evangelio del agua y el Espíritu. Aún si

vivimos virtuosamente en este mundo, si no

creemos en Jesús quién vino por el evangelio del

agua y el Espíritu, no podemos ser salvos de la

destrucción e iremos al infierno. Originalmente,

se decidió que todos fuéramos al infierno debido

a los pecados del corazón, pero existe gente que

138 No Podríamos Ser más Felices

va al Cielo al recibir la salvación que Jesús nos

ha dado.

Si un Cristiano no conoce el camino para ser

salvo, ira al infierno, no importa el fervor con el

que crea en Jesús. Si la gente recibiera la

salvación por vivir virtuosamente, mucha gente

en el mundo que vive amable y éticamente iría la

Cielo. Sin embargo, a pesar de estas falsas

expectativas, la ley de la salvación de Dios se

haya en el evangelio del agua y el Espíritu.

Recibimos la salvación creyendo en Jesús, quién

vino por el evangelio del agua y el Espíritu. La

gente filosófica, la gente muy viva, y la gente

inteligente en este mundo irán al infierno debido

a sus pecados ya que no cree en el evangelio del

agua y el Espíritu.

Realmente yo agradezco a nuestro Señor

porqué Él borró nuestros pecados con Su

bautismo y sangre. Doy muchas gracias. Si el

Señor nos preguntase por cual razón estamos más

◄ Contenido ►


agradecidos, no podríamos evitar decir que

estamos agradecidos porque nuestro Señor ha

borrado nuestros pecados. Realmente deseo

proclamar estro por siempre. ¿También tú deseas

decir que das gracias y que agradeces el que

nuestro Señor haya borrado todos tus pecados?

Estoy seguroque si. No tengas pensamientos que

no sean estos; pensemos gozosamente porque el

Señor ha borrado todos nuestros pecados en este

mundo por fe. Tal persona claramente es muy

sabia.

¿Que es más precioso que el evangelio del

agua y el Espíritu? podemos hacer las obras de

Dios aceptablemente con la fe que cree en este

evangelio. Podemos servir y predicar este

evangelio verdadero, hacer el bien y vivir para

otros cuando tenemos la fe que cree en el

evangelio del agua y el Espíritu en la mente.

Tenemos que vivir con la fe correcta que nos

permite recibir la salvación de los pecados.

139 No Podríamos Ser más Felices

Podemos hacer buenas obras con la fe en una

mente agradecida con nuestro Señor por que Él

borró nuestros pecados. Si el Señor quiere

haremos esto y lo otro. Tenemos que dar gracias

a Dios con fe. Siempre tenemos que guardar la fe

en nuestra mente y ser agradecidos porque el

Señor Jesucristo ha tomado y ha borrado nuestros

pecados. ¿Ahora, ya crees?

Aquellos que no tienen el evangelio del agua y

el Espíritu en su mente, ahora tienen que creer en

el evangelio del agua y el Espíritu antes del día

en que el Señor regrese.

Nosotros quienes tenemos este hermoso

evangelio en nuestro corazón estamos dando

gracias al Señor ya que Él ha tomado los pecados

del mundo al recibir el bautismo de Juan el

Bautista en el Río Jordán. Debido a Su acto de

justicia, estamos libres del pecado aunque somos

muy débiles e insuficientes como para vivir sin

cometer pecados. ¡Aleluya!

◄ Contenido ►


¿Con que Clase de Idea Nos

Visitó Nuestro Creador?

< Juan 1:1-13 >

“En el principio era el Verbo, y el Verbo

era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en

el principio con Dios. Todas las cosas por él

fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido

hecho, fue hecho. En él estaba la vida, y la

vida era la luz de los hombres. La luz en las

tinieblas resplandece, y las tinieblas no

prevalecieron contra ella. Hubo un hombre

enviado de Dios, el cual se llamaba Juan. Este

vino por testimonio, para que diese testimonio

de la luz, a fin de que todos creyesen por él.

No era él la luz, sino para que diese testimonio

de la luz. Aquella luz verdadera, que alumbra

a todo hombre, venía a este mundo. En el

140 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

mundo estaba, y el mundo por él fue hecho;

pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y

los suyos no le recibieron. Mas a todos los que

le recibieron, a los que creen en su nombre, les

dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los

cuales no son engendrados de sangre, ni de

voluntad de carne, ni de voluntad de varón,

sino de Dios.”

¿Quién es Jesús? Jesús es el Amo que ha

creado todo el universo y todo lo que hay en el

con Su Palabra. ¿Quién es Jesús para nosotros?

Jesús es nuestro Salvador. Jesús es el Señor y el

Salvador quién vino a esta tierra como nuestro

Redentor y nos salvó de todos los pecados del

mundo con el evangelio del agua y el Espíritu.

Escrito está en Juan 1:3, “Todas las cosas por

él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido

hecho, fue hecho.” Jesús creó el universo.

◄ Contenido ►


Cuando Dios dijo en Génesiscapitulo 1, “Sea la

luz” y fue la luz, y Dios dijo, “Produzca la tierra

hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de

fruto que dé fruto según su género, que su

semilla esté en él, sobre la tierra,” y fue

así. Todas las plantas, la gente, y todas las cosas

en el universo llegaron a existir por medio de la

creación de Jesucristo.

Lo sorprendente es que este Dios Creador vino

a esta tierra. La razón por la cual Jesús vino a

esta tierra fue para permitirnos a cada uno de

nosotros recibir la vida eterna con la remisión de

los pecados dándonos el evangelio del agua y el

Espíritu, el cual es la luz verdadera de la

salvación. Así, el Apóstol Juan testificó acerca de

Jesús, “Aquella luz verdadera, que alumbra a

todo hombre, venía a este mundo. En el mundo

estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el

mundo no le conoció. A lo suyo vino, y los suyos

no le recibieron. Mas a todos los que le

141 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

recibieron, a los que creen en su nombre, les dio

potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan 1:9-

12). En otras palabras, para borrar todos nuestros

pecados de una vez por todas, incluyendo

aquellos que fueron heredados de nuestros

antecesores de la humanidad, nuestro Señor vino

a echar fuera la oscuridad de todos los pecados al

darnos el evangelio del agua y el espíritu que es

la luz verdadera de este mundo.

¿Por Qué la Gente Rehúsa Aceptar a

Jesús en sus Mentes como el

Salvador?

Jesús, el rey de reyes no vino a esta tierra con

una apariencia atractiva que sería aceptada por la

gente. Mucha gente se rehúso a aceptar a

Jesucristo como su Salvador ya que no sacan sus

◄ Contenido ►


ideas preconcebidas. La gente vive sin saber que

aún son pecadores y por lo tanto son seres

destinados al infierno. Han vivido sin darse

porque deben creer en Jesús como su Salvador y

que aún no conocen el evangelio del agua y el

Espíritu. Existe mucha gente que no sabe que

Jesucristo es el Hijo de Dios que vivió sobre esta

tierra. Cuan ignorante es esta gente acerca del

evangelio del agua y el Espíritu, y ni siquiera

tratan de creer en Jesús quién vino por el agua y

la sangre (1 Juan 5:6). Ni siquiera reconocen que

son pecadores destinados al infierno por sus

pecados. Después de todo, no son capaces de

recibir a Jesús quién vino por el evangelio del

agua y el Espíritu como su Salvador ya que no lo

conocen a Él apropiadamente.

Jesús vino a esta tierra como Señor y

Salvador, pero los Israelitas y muchos pecadores

sobre la tierra no aceptaron a Jesucristo como su

Salvador. Aunque Jesús vino a la tierra que Él

142 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

Mismo creó para Su pueblo, aún así no aceptan

ni reciben a Jesús como su Salvador. Jesús nació

en Israel, en una pequeña villa del campo

llamada Belén. Jesús nació en un pesebre donde

vivía el ganado; la razón por la que Él vino fue

para salvarnos del pecado, a todos los más

tremendos pecadores de este mundo. Sin

embargo, los pecadores que viven en este mundo

insistieron en vivir en la oscuridad al rehusarse

recibir a Jesús y decidieron sufrir por sus

pecados. Esta gente deseaba ir al Cielo salvados

de sus pecados, pero, debido a su falso

conocimiento y a sus pensamientos, no pudieron

cruzar la línea de la gente que recibió la

salvación.

El Señor es el Salvador quién vino a salvar a

los pecadores de todos los pecados del mundo.

Sin embargo, mucha gente que vive en este

mundo no reconoce que Jesús es el Salvador. La

gente en el tiempo de Jesús no podía reconocer

◄ Contenido ►


que Jesucristo era el Hijo de Dios y el Creador

que hizo todas las cosas en el universo. Es por

ello que los Israelitas y los Gentiles no podían

aceptar a Jesús como su Salvador.

Así, tenemos que saber la verdad en cuanto a

que Jesús Mismo, a la edad de 30, recibió el

bautismo de parte de Juan para borrar los

pecados de la humanidad, quién se hallaba

bautizando en el Río Jordán. Tenemos que saber

porque Jesús hizo eso. Jesús tuvo que recibir el

bautismo para tomar todos los pecados del

mundo de una vez por todas. Su llegada a esta

tierra fue para limpiar todas las maldades y las

malas acciones cometidas por todos los

pecadores de todos los tiempos.

Jesús ordenó en ese tiempo a Juan elBautista,

“Deja ahora, porque así conviene que

cumplamos toda justicia” (Mateo 3:15). Este

pasaje es la evidencia de que Jesús tomó los

pecados del mundo al recibir el bautismo de Juan

143 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

el Bautista.

Estas palabras significan que una orden que

Jesús tomara los pecados de toda la gente al

recibir el bautismo y al borrar sus pecados de una

vez por todas. Jesús le dijo a Juan el Bautista,

“Yo tengo que ser bautizado por ti para tomar

todos los pecados de los pecadores y así

salvarlos. Yo tengo que tomar todos los pecados

que la gente esta cometiendo debido a sus

debilidades por ello recibiré el bautismo-los

pecados del presente, del pasado y todos los

pecados de la gente que nacerá hasta el día en

que la tierra deje de existir. Entonces, tú Juan el

Bautista obedece y pon tus manos sobre Mí

cabeza.” Así, para tomar los pecados de la

humanidad, Jesús recibió el bautismo de Juan el

Bautista, el representante de toda la humanidad.

Por lo tanto, Jesús pudo limpiar los pecados de la

humanidad de una vez por todas al recibirlos por

medio del bautismo.

◄ Contenido ►


El bautismo que Jesús recibió fue de la

siguiente manera. Fue realizado de igual modo

que la imposición de manos conforme a las

reglas del sacrificio del Antiguo Testamento.

Dios puso este sistema de sacrificios, y si se

seguían los estatutos correctamente, la gente de

esos días podía pasar sus pecados al animal

sacrificado, colocando sus manos sobre la cabeza

del animal. Entonces, el animal sacrificado tenía

que ser matado para extraer su sangre, y la gente

quemaba la carne y la grosura sobre el altar y lo

ofrecían ante Dios en lugar de su propia muerte.

Es así como la gente del Antiguo Testamento

podía recibir la remisión del pecado.

De igual modo, Jesús recibió el bautismo de

Juan el Bautista para tomar todos los pecados y

las maldiciones de toda la gente en este mundo.

Esta es la Verdad del bautismo de Jesús que es

revelado en la Palabra del Nuevo Testamento.

Jesús recibió el bautismo de Juan el Bautista para

144 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

tomar todos los pecados de los Israelitas de una

vez por todas al igual que el Cordero en el

Antiguo Testamento. Es por ello que tenemos

que ser iluminados con lo que dice Jesús, “Deja

ahora, porque así conviene que cumplamos toda

justicia” (Mateo 3:15).

Jesús es el verdadero Salvador para toda la

humanidad. Jesús ha dado la luz de la salvación

con el evangelio del agua y el Espíritu a toda la

humanidad. El Señor es Dios de poder y de

salvación. El Señor es Dios de misericordia.

Jesús tiene el poder para salvar a toda la

humanidad del pecado.

Jesús vino a este mundo y manifestó la luz de

la salvación en nuestras mentes. Ninguno de

nosotros puede evitar vivir en la oscuridad del

mundo debido a nuestros pecados. El Señor

derramó la luz verdadera de la salvación en

nuestras mentes con el evangelio del agua y el

Espíritu. Jesús nos dice, “Yo he tomado tus

◄ Contenido ►


pecados por medio del bautismo. Yo he llevado

todo el juicio de todos los pecados en lugar de

nosotros al derramar Mí sangre sobre la Cruz. Yo

soy tú Salvador. Yo he borrado todos tus

pecados.”

Dios el Señor nos permite escuchar estas

maravillosas y benditas noticias al derramar la

luz verdadera en nuestras mentes oscuras.

Brillantemente Jesús iluminó nuestras oscuras

mentes al darnos las deliciosas noticias de la

salvación que nos permite recibir la remisión de

los pecados. Nuestro Señor borró claramente

nuestros pecados para transformarnos en hijos de

Dios libres del pecado. Así, ahora podemos

profesar, “Jesús se convirtió en mí Salvador.

Jesús borró todos mis pecados.”

Jesús dio la luz verdadera a toda la

humanidad. No hay ningún otro Salvador

verdadero ni antes ni después de que Jesús

viniera. No ha existido ningún otro Salvador

145 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

excepto Jesucristo. Nadie podía salvar a la gente

del mundo de los pecados del mismo. Toda la

gente es incapaz de salvarse a sí misma de sus

debilidades, de sus malas acciones, de sus

pecados y eventualmente de juicio. Por lo tanto,

solamente Jesucristo es capaz de salvar a toda la

gente de todos sus pecados.

Escrito está en Isaías 59:16,

“Y vio que no había hombre,

Y se maravilló que no hubiera quien se

interpusiese;

Y lo salvó su brazo,

Y le afirmó su misma justicia” (Isaías 59:16).

El Mismo Señor planeó la salvación de la

humanidad, vino a esta tierra para salvar a todos

los pecadores de sus pecados con la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu. Así, el Salvador

de la humanidad Jesús vino como el Mediador

entre Dios y nosotros, y Él tomó todos los

pecados de la humanidad sobre Su cuerpo para

◄ Contenido ►


omper la muralla de pecado que había separado

a Dios Padre de nosotros. Él tomó el juicio por

todos los pecados de la humanidad al derramar

Su sangre sobre la Cruz, y entonces Él se levantó

de entre los muertos para darnos nueva vida. Este

acto de justicia fue suficiente para darnos la

bendición de ser llamados hijos de Dios a todos

nosotros los que creemos en Jesucristo como el

verdadero Salvador. En nuestra mente hay

gratitud por la fe ya que nuestro Señor vino como

el Salvador con esa clase de salvación.

Tenemos que saber que Jesús es nuestro

Salvador por medio del evangelio del agua y el

Espíritu. Jesús vino a esta tierra para salvarnos de

los pecados del mundo. Jesús se humilló a Sí

Mismo en semejanza de hombre, tomó los

pecados del mundo al recibir el bautismo de Juan

el Bautista, recibió el juicio al derramar Su

sangre sobre la Cruz, y de esa manera Él

completó la salvación de la humanidad al

146 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

levantarse de entre los muertos en tres días. Y, Él

esta sentado a la diestra del trono de Dios Padre

aún hasta este día. Ahora, cualquiera que cree en

el hecho que Jesús es nuestro Salvador puede ser

un hijo de Dios y entrar al Reino del Cielo.

Ahora, quienquiera que sepa y crea que Jesús

tomó nuestros pecados cuando Él recibió el

bautismo de Juan el bautista y que Él ha

realizado toda la justicia de Dios de una sola vez

al derramar Su sangre, esa persona recibirá la

remisión del pecado, no importa cuan débil y

deficiente sea la persona, y no importa cuantos

pecados haya cometido. Es la verdad serás salvo

de todo pecado si en tu mente crees en Jesucristo

quién vino por el evangelio del agua y el

Espíritu.

No podemos entrar al reino del cielo con

dinero, pero podemos entrar creyendo en el

evangelio del agua y el Espíritu. Llegamos a ser

justificados creyendo en nuestro corazón en el

◄ Contenido ►


evangelio del agua y el Espíritu. Al creer en el

evangelio del agua y el Espíritu en nuestra

mente, llegamos a ser hijos de Dios y podemos

ser bendecidos. Es por ello que el único Salvador

verdadero en todo el mundo es Jesús. El nombre

‘Jesús’ significa ‘él salvará a su pueblo de sus

pecados’ (Mateo 1:21). Por lo tanto, el nombre

Jesucristo es muy apropiado para Él quién es el

Salvador de la humanidad.

Este mismo Jesús quién vino a este mundo, es

el mismísimo Señor quién anteriormente creó al

hombre del polvo, y sopló en las fosas nasales de

Adán el aliento de vida para hacer de él un ser

viviente. Y el Señor también hizo a Eva de la

costilla de Adán. ¿Por qué Él creó a una mujer y

se la dio a Adán? Fue para hacernos perfectos.

Me gustaría enseñarles una cosa chistosa. El

carácter Chino para personas es “人 (Ren).” Este

carácter esta compuesto de dos líneas separadas

que implican dos personas. Si hay una sola línea

147 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

“ノ” en “人,” se cae. No puede permanecer. Por

lo tanto, el hecho de que el carácter Chino “人

(Ren)” necesite dos líneas significa que dos

personas, un hombre y una mujer, tienen que ser

uno para llegar a la perfección. Así, la gente dice

que si un hombre se casa con una mujer, este ha

llegado a ser una persona completa.

Escrito esta, “Por tanto, dejará el hombre a su

padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y

serán una sola carne” (Génesis 2:24). Este

versículo esta hablando acerca de cómo un

hombre y una mujer deben casarse y vivir

felizmente juntos dando a luz a sus hijos. Es el

estándar que Dios ha puesto para nosotros. El

Apóstol Pablo nos enseña acerca del misterio del

sistema del matrimonio, diciendo, “Grande es

este misterio; mas yo digo esto respecto de

Cristo y de la iglesia” (Efesios 5:32). Dios desea

limpiarnos de todos nuestros pecados para

hacernos Su novia y casarse con nosotros. En

◄ Contenido ►


concreto, Dios ha puesto el sistema del

matrimonio para ayudarnos a entender Su

voluntad para nosotros: Él desea justificarnos

borrando todos nuestros pecados para que

podamos vivir con Él en Su reino por siempre.

Queridos creyentes, ¿podemos ir al Cielo por

nuestras propias acciones? ¿Podemos ir al Cielo

si vivimos virtuosamente? No. aunque estas son

preguntas complicadas, acércate como si fueras

un niño. Los adultos deben ser tan sencillos

como niños para ser bendecidos por Dios. Ahora,

te pido que seas sencillo al responder las

siguientes preguntas.

Queridos creyentes, ¿puede un picador entrar

al Cielo? No. Quién sea que tenga pecado en su

corazón será arrojado al infierno. ¿Es posible que

nosotros no cometamos pecado aún por un

momento después de haber nacido en este

mundo? No. Ninguna persona puede evitar

cometer pecados. Entonces, ¿es posible o no

148 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

entrar al Cielo para una persona que cometió un

pecado una sola vez? No, no es posible.

Entonces, es justo que a nadie de este mundo le

sea permitido entrar al Cielo.

Entonces, ¿significa que no hay forma de ir al

Cielo? No, no significa eso. Es por ello que el

salvador es necesario para todos nosotros. Solo

podemos ir al Cielo por medio del Salvador que

nos salvó de todos los pecados, así que Dios nos

hizo, y Él se hizo Hombre para borrar nuestros

pecados después que nosotros caímos en pecado.

Jesús es Dios Mismo quién vino a esta tierra

usando el mismo cuerpo que nosotros.

Jesús ha tomado nuestros pecados, y los

pecados de toda la gente en esta tierra sin

ninguna excepción. Los pecados del mundo se

los pasaron a Jesús, sobre Su cuerpo al recibir el

bautismo de Juan. Al igual que el Sumo

Sacerdote del Antiguo Testamento pasaban los

pecados de su pueblo sobre un chivo expiatorio

◄ Contenido ►


imponiendo ambas manos sobre la cabeza del

sacrificio, Juan, el representante de la

humanidad, impuso sus manos sobre la cabeza de

Jesús. Jesús le dio la orden a Juan. “Deja ahora.

Te ordeno. Pasa los pecados sobre Mí

imponiendo tus manos sobre Mí cabeza.”

“La imposición de las manos” significa

“pasar.” Jesús recibió la imposición de las manos

de Juan quién es el representante de toda la

humanidad. Los pecados del mundo pasaron a

Jesús en esa misma hora.

Compañeros creyentes, aunque no sepas de

qué trata la Biblia en todo su grosor, si entiendes

y aceptas el evangelio del agua y el Espíritu aún

en este breve tiempo, puedes ser salvo de todos

tus pecados. Estoy predicando ahora el corazón

de la salvación con el evangelio del agua y el

Espíritu. Llegaran a ser los hijos de Dios

creyendo en sumente en el evangelio del agua y

el Espíritu. Aún si nunca has dado una ofrenda,

149 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

aún si nunca has realizado una buena obra una

vez en tu vida, iras al Cielo por la fe de creer en

el evangelio del agua y el Espíritu.

Escrito está, “Mas a todos los que le

recibieron, a los que creen en su nombre, les dio

potestad de ser hechos hijos de Dios” (Juan

1:12). Dios da la bendición de la salvación a

aquellos que creen en el evangelio del agua y el

Espíritu en sus mentes. Dios también bendice a

tales personas para que sean hijos de Dios.

Nosotros los pecadores no tenemos ningún

merito por nosotros mismos: y es justo que vaya

al infierno después de recibir el juicio. Pero Dios

nos amó de tal manera que nos dio a Su Hijo

Unigénito. Su Hijo Unigénito vino a esta tierra y

tomó todos nuestros pecados al recibir el

bautismo en el Río Jordán y recibió todo el juicio

por nuestros pecados derramando Su sangre

sobre la Cruz. Y somos bendecidos por ser los

hijos de Dios al creer en esta Verdad. Yo deseo

◄ Contenido ►


que recibas a Jesús como tú Salvador creyendo

en el evangelio del agua y el Espíritu con su

mente, y ser salvo de los pecados del mundo.

¿Cómo Recibimos a Jesús como

Nuestro Salvador?

“Mas a todos los que le recibieron, a los que

creen en su nombre, les dio potestad de ser

hechos hijos de Dios” (Juan 1:12). ¿Le has

recibido? Recibir a alguien solo es posible

cuando conocemos bien al visitante. Si alguien

toca a la puerta, decimos, “¿Quién es?” si es uno

de nuestros conocidos, respondemos y abrimos la

puerta de par en par, “¿Qué hay de nuevo? es

bueno verte. Pasa.” Es así como recibimos a

nuestros amigos.

Aún si no hemos conocido a Jesús

personalmente, podemos recibirle en nuestro

150 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

corazón ya que hemos llegado a conocerle bien

por medio del evangelio del agua y el Espíritu.

Sabemos que Jesús ha tomado todos nuestros

pecados recibiendo el bautismo en el Río Jordán.

Puedo garantizar que recibirás la remisión de tus

pecados presentándote ante Dios. No puedo

garantizar cosas de este mundo, pero puedo

garantizarte la salvación, iras al Cielo, serás

limpiado de tus pecados, serás parte de los justos,

te convertirás en hijo de Dios, recibirás la vida

eterna y las bendiciones celestiales. Puedo

garantizarte todas estas cosas maravillosas al

creer en Jesús quién recibió el bautismo de Juan.

Con esta fe, puedo garantizarte que Jesús no

solamente tomó tus pecados, sino además los

pecados de tus descendientes, tus antecesores,

todos los pecados desde Adán hasta la gente que

nacerá en el último día de esta tierra.

Tú corazón es el Lugar Santísimo en donde

Dios puede habitar. Recibe el evangelio del agua

◄ Contenido ►


y el Espíritu con tu mente. Cree con tu corazón

que Jesús es tu Salvador. Por mi mismo no tengo

nada de que enorgullecerme. Sin embargo, la

razón por la que puedo sentirme algo y jactarme

en algunas ocasiones se debe todo a la gracia de

Jesús y al poder del evangelio del agua y el

Espíritu que Jesús me ha dado. De cualquier

forma, realmente deseo que sean hijos de Dios

hoy al creer en esto con sus propios corazones.

Llegas a ser hijo de Dios solo si conoces y

crees en la Palabra del evangelio del agua y el

Espíritu. Tienes que conocer la Verdad de la

salvación correctamente. Si crees en Jesús sin

conocer la Verdad de la salvación, terminaras

convirtiéndote en un religioso hipócrita.

¿Cuántas iglesias en la actualidad solo intentan

recibir dinero al igual que una empresa

corporativa? Existen cosas buenas y cosas malas

en las doctrinas Cristianas. Pero, si no conoces la

Verdad del evangelio del agua y el Espíritu y

151 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

nada más crees en las doctrinas del Cristianismo,

no podrás evitar convertirte en un religioso

hipócrita. Yo deseo que no caigas en estas falsas

doctrinas del Cristianismo.

Estoy predicando el evangelio del agua y el

Espíritu ante Dios. No predico otras cosas

excepto el evangelio del agua y el Espíritu. Es

claro que Dios desea dar; Él no desea recibir de

nosotros. Dios nos da la salvación con el

evangelio del agua y el Espíritu. Él borra

nuestros pecados, nos permite ser hijos de Dios,

nos da las bendiciones de Dios, y Él desea darnos

todas estas bendiciones.

Dios nos bendice y nos salva. Tenemos que

saber esto. Puedo garantizar tu salvación ante

Dios sin dudar. Jesús tomó todos tus pecados

cuando Él recibió el bautismo en el Río Jordán y

Él cargó todo el juicio y castigo por los pecados

que has cometido en toda tu vida sobre la Cruz.

Y entonces Él se levantó de entre los muertos en

◄ Contenido ►


tres días. Él se levantó de la tumba y se sentó a la

diestra del trono de Dios Padre.

Compañeros creyentes, nuestro Jesús aún

vive. Y Él aún busca gente que crea en Él

recibiendo el evangelio del agua y el Espíritu.

Jesús esta buscando gente que nazca no de

sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la

voluntad de hombre, sino de Dios y solo de Dios.

Uno no puede ser salvo porque su padre sea un

anciano o un pastor. Ni siquiera el hijo de un

pastor puede ir al Cielo por la fidelidad de su

padre. Cualquiera puede ser salvo del pecado e ir

al Cielo solo cuando cree en el evangelio del

agua y el Espíritu en su mente y recibe la

remisión del pecado.

Esta escrito, “Aquella luz verdadera, que

alumbra a todo hombre, venía a este mundo”

(Juan 1:9). Si recibes la Luz verdadera, la

oscuridad de tu corazón se desvanecerá muy

rápido, y entonces serás hijo de Luz. Si crees en

152 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

tu mente que Jesús vino por el evangelio del agua

y el Espíritu, serás salvo de todos tus pecados sin

falla. Quiero decir que Jesús vino como Salvador

por cada uno de nosotros. Aunque no sepas

mucho acerca de las Escrituras, puedes ser salvo

de tus pecados creyendo en el hecho que Jesús ha

tomado todos los pecados del mundo y así Él ha

realizado toda la justicia de Dios al recibir el

bautismo en el Río Jordán. Dios remite nuestros

pecados porque creemos en el evangelio del agua

y el Espíritu. Deseo que creas en el evangelio del

agua y el Espíritu. Cuando Jesús estaba muriendo

sobre la Cruz, Él dijo, “¡Consumado es!” (Juan

19:30). Deseo que creas en esta Palabra.

Ciertamente Él ha completado toda nuestra

salvación con Su bautismo y sangre sobre la

Cruz.

No podemos ver a Jesús con nuestros ojos

físicos. Pero podemos creer en Él con nuestras

mentes. Antes, claramente existía oscuridad en

◄ Contenido ►


nuestra mente. Sin embargo, llegamos a escapar

de la oscuridad debido a que alguien ha hecho

resplandecer la Luz verdadera en nuestra mente.

Este dador de Vida es Jesús. Tenemos que

aceptar a Jesús en nuestro corazón conociendo

ese hecho.

Y también tenemos que recordar que no

podemos vivir en este mundo por siempre.

Escrita esta, “Y de la manera que está

establecido para los hombres que mueran una

sola vez, y después de esto el juicio” (Hebreos

9:27). Vivimos durante 70 u 80 años en

promedio, y moriremos algún día. Moisés

también declaró,

“Los días de nuestra edad son setenta años;

Y si en los más robustos son ochenta años,

Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo,

Porque pronto pasan, y volamos”

(Salmo 90:10).

Algún día moriremos. Pero después de eso no

153 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

es el fin para nosotros. Existe el juicio de Dios

después de nuestra muerte y nos esperan el Cielo

y el infierno. Por lo tanto, tenemos que recibir las

bendiciones de la salvación mientras vivimos en

esta tierra creyendo en Jesús y recibiéndole a Él

en nuestra mente. Solo entonces, no habrá un mal

juicio para nosotros en ese día. Y también

podremos disfrutar muchas bendiciones en este

mundo. Se debe a que Dios cambiará tu mente y

tu familia.

Alguien puede decir, “Yo no. No puedo

hacerlo. No soy una persona que creerá en Jesús.

¿Por qué? Una persona como yo no se le debe

permitir creer en Jesús ya que nací con la

naturaleza humana de cometer pecados. La

iglesia se arruinará.” No te preocupes por eso.

Solo si crees en el hecho de que Jesús tomó todos

tus pecados y que recibió el juicio por esos

pecados, entonces Jesús entrará en tu mente y

cambiará tu mente pecaminosa por la mente de

◄ Contenido ►


justicia y de amor virtuoso.

Compañero creyente, deseo que dejes todos

tus pecados en Jesús. Deseo que confíes en Dios

con tu mente débil y perversa que no puede hacer

nada. Si confías en Él, Él se ocupará de tus

iniquidades y debilidades. Se debe a que nuestro

Señor es un Dios todo-poderoso para quién nada

es imposible.

Todos nosotros tenemos que vivir

preparándonos en nuestra mente el ir al Cielo en

cualquier momento mientras vivimos en este

mundo. Después de que hemos recibido la

remisión de los pecados con el evangelio del

agua y el Espíritu nos hemos preparado

correctamente para ir al Cielo. Y si creemos en

Jesús, recibiremos las bendiciones celestiales, no

solo las bendiciones de este mundo, sino además

las bendiciones del mundo venidero. También

deseo que conozcas que la gracia de Dios no

termina con tu generación sino será pasada a tus

154 ¿Con que Clase de Idea Nos Visitó Nuestro Creador?

hijos. Si creemos en Dios, Él nos protege como

nuestro Pastor. Él nos protege de los espíritus

inmundos para que no puedan tocarnos (1 Juan

5:18).

Doy gracias a Jesús porque Él llegó a ser mi

Salvador al igual que tu Salvador.

◄ Contenido ►


¿Quién es Juan el Bautista?

< Juan 1:19-42 >

“Este es el testimonio de Juan, cuando los

judíos enviaron de Jerusalén sacerdotes y

levitas para que le preguntasen: ¿Tú, quién

eres? Confesó, y no negó, sino confesó: Yo no

soy el Cristo.

Y le preguntaron: ¿Qué pues? ¿Eres tú

Elías? Dijo: No soy. ¿Eres tú el profeta? Y

respondió: No.

Le dijeron: ¿Pues quién eres? para que

demos respuesta a los que nos enviaron. ¿Qué

dices de ti mismo?

Dijo: Yo soy la voz de uno que clama en el

desierto: Enderezad el camino del Señor,

Como dijo el profeta Isaías.

Y los que habían sido enviados eran de los

fariseos. Y le preguntaron, y le dijeron: ¿Por

155 ¿Quién es Juan el Bautista?

qué, pues, bautizas, si tú no eres el Cristo, ni

Elías, ni el profeta?

Juan les respondió diciendo: Yo bautizo con

agua; mas en medio de vosotros está uno a

quien vosotros no conocéis. Este es el que

viene después de mí, el que es antes de mí, del

cual yo no soy digno de desatar la correa del

calzado.

Estas cosas sucedieron en Betábara, al otro

lado del Jordán, donde Juan estaba

bautizando.

El siguiente día vio Juan a Jesús que venía

a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que

quita el pecado del mundo. Este es aquel de

quien yo dije: Después de mí viene un varón,

el cual es antes de mí; porque era primero que

yo. Y yo no le conocía; mas para que fuese

manifestado a Israel, por esto vine yo

bautizando con agua.

También dio Juan testimonio, diciendo: Vi

◄ Contenido ►


al Espíritu que descendía del cielo como

paloma, y permaneció sobre él. Y yo no le

conocía; pero el que me envió a bautizar con

agua, aquél me dijo: Sobre quien veas

descender el Espíritu y que permanece sobre

él, ése es el que bautiza con el Espíritu Santo.

Y yo le vi, y he dado testimonio de que éste es

el Hijo de Dios.

El siguiente día otra vez estaba Juan, y dos

de sus discípulos. Y mirando a Jesús que

andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de

Dios.

Le oyeron hablar los dos discípulos, y

siguieron a Jesús. Y volviéndose Jesús, y

viendo que le seguían, les dijo: ¿Qué buscáis?

Ellos le dijeron: Rabí (que traducido es,

Maestro), ¿dónde moras?

Les dijo: Venid y ved. Fueron, y vieron

donde moraba, y se quedaron con él aquel día;

porque era como la hora décima.

156 ¿Quién es Juan el Bautista?

Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno

de los dos que habían oído a Juan, y habían

seguido a Jesús. Este halló primero a su

hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al

Mesías (que traducido es, el Cristo). Y le trajo

a Jesús.

Y mirándole Jesús, dijo: Tú eres Simón,

hijo de Jonás; tú serás llamado Cefas (que

quiere decir, Pedro).”

A través del pasaje de la Escritura de hoy,

especialmente en los versículos del 20 al 31 Juan

el Bautista dio testimonio de sí mismo y de

Jesús. Antes de bautizar a Jesús, Juan el bautista

dio testimonio, “Juan les respondió diciendo: Yo

bautizo con agua; mas en medio de vosotros está

uno a quien vosotros no conocéis. Este es el que

viene después de mí, el que es antes de mí, del

cual yo no soy digno de desatar la correa del

◄ Contenido ►


calzado” (Juan 1:26-27). También dijo que su

ministerio era revelar quién era Jesucristo para

Israel diciendo, “Y yo no le conocía; mas para

que fuese manifestado a Israel, por esto vine yo

bautizando con agua.”

Para dar testimonio que Jesucristo

verdaderamente era el Mesías, el Salvador a

quién toda la gente de Israel había estado

esperando, Juan el Bautista dio a la gente el

bautismo del arrepentimiento, y también bautizó

a Jesús en el Río Jordán. Después de darle el

bautismo a Jesús, también dio testimonio de que

Jesús es el Hijo de Dios, diciendo, “Y yo no le

conocía; pero el que me envió a bautizar con

agua, aquél me dijo: Sobre quien veas descender

el Espíritu y que permanece sobre él, ése es el

que bautiza con el Espíritu Santo. Y yo le vi, y he

dado testimonio de que éste es el Hijo de Dios.”

(Juan 1:33-34).

En realidad, Juan el Bautista sabía acerca de

157 ¿Quién es Juan el Bautista?

Jesús desde el principio. Cuando los sacerdotes y

los Levitas se hallaban provocando una discusión

con él, Juan el Bautista dio testimonio de

Jesucristo. Testificó que “Jesucristo, es el

Salvador que todo el pueblo de Israel había

estado esperando, y que Él es el salvador de toda

la humanidad.” Además, les dio testimonio

acerca de Jesucristo diciendo, “Habiendo visto al

Espíritu descendiendo sobre Su cabeza, supe que

Él es el Hijo de Dios.”

Pero, entre los fariseos, no había uno que

pudiera entender las cosas que Juan el Bautista

estaba predicando. Se debe a que

fundamentalmente esta gente pensaba que Jesús

ni era el Hijo de Dios ni el Mesías. Sin embargo,

ya sea que creyesen o no, el testimonio de Juan

acerca de Jesús continuaba. Al día siguiente del

bautismo de Jesús, mientras Juan el Bautista se

hallaba parado ahí con dos de sus discípulos, al

ver pasar a Jesús, dio testimonio diciendo, “He

◄ Contenido ►


aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del

mundo” (Juan 1:29). Su narración era verdadera

ya que él había transferido todo los pecados de la

raza humana al bautizar a Jesucristo. Cuando

Jesús vino a Juan para ser bautizado, Juan estaba

perdido al principio no sabiendo que hacer. Pero,

Jesús le ordenó, “Deja ahora, porque así

conviene que cumplamos toda justicia.” (Mateo

3:15). Y entonces Juan impuso ambas manos

sobre la cabeza de Jesús para pasar todos los

pecados del mundo de acuerdo a Su orden.

Entonces, testificó a Jesucristo como el Salvador

de la raza humana quién había tomado los

pecados del mundo. Esto significa que él es el

siervo de Dios que pasó los pecados del mundo a

Jesucristo. Por medio de este testimonio dado por

Juan el Bautista, hemos llegado a saber que Jesús

es el Cordero de Dios que ha tomado todos los

pecados del mundo.

Como tal, Juan el Bautista dio testimonio de

158 ¿Quién es Juan el Bautista?

Jesús y Su ministerio para nosotros así cono a él

mismo. Cuando Juan el Bautista estuvo dispuesto

a dar testimonio de Jesús, sucedió que Él iba a

pasar junto a Juan el bautista, quién estaba

parado con dos de sus discípulos. Entonces, les

dio testimonio diciendo, “He aquí el Cordero de

Dios” (Juan 1:29). Dio testimonio de que este

hombre, Jesucristo, es precisamente el Cordero

de Dios. Debido a su testimonio, dos de los

discípulos de Juan el Bautista lo siguieron a Él y

se convirtieron en discípulos de Jesús.

Después de eso, Andrés trajo a Jesús a su

hermano Pedro, y Pedro también llegó a ser

discípulo de Jesús. Al día siguiente, Jesús se

encontró con Felipe quién también llegó a ser

uno de Sus discípulos, entonces Felipe fue con

Natanael y dijo, “Hemos hallado a aquel de

quien escribió Moisés en la ley, así como los

profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret.” Y

Natanael le dijo, “¿De Nazaret puede salir algo

◄ Contenido ►


de bueno?” Felipe le pidió a Natanael “Ven y

ve” (Juan 1:45-46).

Mientras Natanael se acercaba a Él, Jesús le

habló, “He aquí un verdadero israelita, en quien

no hay engaño” (Juan 1:47) Natanael se

sorprendió al oír estas palabras. Dijo, “Bueno,

¿quien sabrá lo que hay dentro de mí? ¿De dónde

me conoces? Verdaderamente eres el Hijo de

Dios. Y, eres el rey de Israel.” Entonces, Jesús le

dijo, “De cierto, de cierto os digo: De aquí

adelante veréis el cielo abierto, y a los ángeles

de Dios que suben y desciende sobre el Hijo del

Hombre” (Juan 1:51).

Así, Juan el Apóstol continuo diciendo que

Jesús era el Mesías Salvador, como estaba escrito

por los profetas del Antiguo Testamento. Debido

a que Dios hizo que el Salvador de la raza

humana naciera del cuerpo de una mujer y

además, debido a que le había enviado a nosotros

como promesa, Jesucristo era más que suficiente

159 ¿Quién es Juan el Bautista?

para ser proclamado como el Salvador de la raza

humana, el Hijo de Dios, y el Creador que hizo

todo el universo y todo lo que en el hay.

Jesucristo es el Hijo de Dios y el Salvador de la

raza humana.

Por lo tanto, aún si no tenemos nada más en

nuestro corazón, tiene que estar la fe de creer en

el bautismo que Jesucristo recibió de Juan el

bautista y la sangre de la Cruz. Aún si no

tenemos ningún material, poder o prestigio de

este mundo, debemos tener la fe de creer en el

bautismo que Jesús ha recibido y Su sangre

derramada sobre la Cruz. ¿Por qué es esto así? Es

porque creyendo que Jesucristo recibió el

bautismo de Juan el Bautista y que derramó Su

sangre, obtenemos la fe que trae verdadera

limpieza de nuestros pecados.

Cuando nuestro Señor vino a esta tierra, Él

nació en un establo y descanso en un pesebre del

establo, pero ¿por qué nació ahí? Fue porque no

◄ Contenido ►


había lugar para hospedarse, ya que había

muchos invitados en los hoteles y en las posadas

en donde la gente normalmente come y duerme.

Esto significa que si la gente guarda muchas

cosas en sus corazones, ciertamente les falta

espacio para recibir a Jesús. Jesús tiene que estar

centrado en el centro del corazón de todos, pero

la gente normalmente llena sus corazones con las

cosas de este mundo. Por lo tanto, no tienen lugar

en su corazón para invitar a Jesús a permanecer

ahí.

Queridos compañeros creyentes, ¿piensan que

podemos estar bien sin Jesús en nuestra alma? Si

tenemos algunas necesidades de la vida,

podemos continuar viviendo en este mundo sobre

un nivel básico. Sin embargo, si no tuvimos la fe

de creer en el bautismo que Jesucristo ha

recibido y en la sangre derramada por tu vida, así

como por la mía, ¿qué pasaría? Si este fuese el

caso, tu vida, al igual que la mía sería nada. Aún

160 ¿Quién es Juan el Bautista?

si tenemos todo lo que es necesario para nuestra

carne, nuestra alma se marchitara y morirá si no

tenemos fe en el bautismo que Jesús recibió y en

la sangre que Él ha derramado sobre la Cruz.

Jesucristo es Dios, el Hijo de Dios, el Creador

de todas las cosas en el universo y nuestro

Salvador. Él ha salvado de los pecados

mundanos a aquellos de nosotros que creemos en

el evangelio del agua y el Espíritu al tomar

nuestros pecados de una vez por todas por recibir

el bautismo, ir a la Cruz y morir vicariamente

sobre la Cruz. Jesús es nuestro Salvador quién ha

llevado los pecados del mundo. Debemos

continuar viviendo por fe abrazados de Jesucristo

quién vino por el agua y el Espíritu a nuestros

corazones. Aún si tú y yo no tenemos nada más,

debemos seguir viviendo con una sola Persona en

nuestro corazón, Jesús. Si continuamos viviendo

nuestras vidas con Jesucristo en nuestros

corazones, entonces Él proveerá las cosas que

◄ Contenido ►


nos faltan. Al igual que nuestro Señor hizo obras

milagrosas en la boda de Caná, Él te proveerá

con la Palabra de la verdad y otras cosas que

necesites para vivir. Pero, si continuas viviendo

sin el Señor dentro de tu corazón, Él no podrá

ayudarte cuando estés en tiempo de necesidad.

Por lo tanto, a través del trabajo de Juan el

Bautista, debemos aprender como debemos vivir

por fe ante Dios, y también como creer en

Jesucristo. Aunque estamos viviendo en este

mundo en decadencia y complejo, debemos

continuar viviendo con fe en la Palabra del

evangelio del agua y el Espíritu. Debemos saber

que clase de vida es sabia y bendecida para vivir

ante Dios. Dios desea que vivamos con el

evangelio del agua y el Espíritu en el centro de

nuestro corazón.

A través del testimonio de Juan el Bautista,

ahora tú y yo podemos creer que Jesús se ha

convertido en nuestro Salvador al completar el

161 ¿Quién es Juan el Bautista?

evangelio del agua y el Espíritu. Si fuésemos a

desechar el papel de Juan el bautista y su

ministerio, ¿hubiésemos podido conocer el gran

secreto de la salvación escondido en el evangelio

del agua y el Espíritu? ¿Hubiésemos visto alguna

vez a Jesús con nuestros ojos carnales? ¿Eres

capaz de ver con tus ojos carnales a Jesús

tomando tus pecados de una vez por todas al

recibir el bautismo? No podemos ver esto

físicamente. Sin embargo, por la Palabra escrita

de Dios, podemos ver totalmente que Jesús es

nuestro Salvador.

Leamos el Evangelio de Juan capitulo 1

versículos 6 y 7: “Hubo un hombre enviado de

Dios, el cual se llamaba Juan. Este vino por

testimonio, para que diese testimonio de la luz, a

fin de que todos creyesen por él.”

Con estas palabras, Juan el Bautista da

testimonio de la verdad de que Jesús es nuestro

Salvador. La Biblia predijo que Juan el Bautista

◄ Contenido ►


sería quién daría testimonio de Jesús

apropiadamente. La gente de la actualidad que

cree en Jesús como el Salvador pueden encontrar

la verdadera salvación a través del ministerio de

Juan el Bautista y de la narración del bautismo

que Jesús recibió de este como esta escrito en las

Escrituras. Y así, debemos creer en el hecho de

que el Señor nos ha remitido de todos los

pecados por el evangelio del agua y el Espíritu.

Desafortunadamente, la mayoría de la gente

no se ha dado cuenta del poder del bautismo de

Jesús y Su sangre. Vemos gente esforzándose y

jactándose de su propia justicia, sin conocer el

significado de Jesús recibiendo el bautismo de

Juan el bautista. Solo tratan de elevar su propia

justicia. Algunas veces, con Jesús como pretexto,

tratan de elevar aún más su propia justicia. Por lo

tanto, se apartan de Dios aún cuando profesan a

Jesús como su Salvador.

“Hubo un hombre enviado de Dios, el cual se

162 ¿Quién es Juan el Bautista?

llamaba Juan. Este vino por testimonio, para que

diese testimonio de la luz, a fin de que todos

creyesen por él” (Juan 1:6-7).

Dios Padre envió a un siervo que diera

testimonio de Su Hijo Jesús ya que es Aquel

quién salvaría a todos los pecadores, y ese siervo

era Juan el bautista. Juan el Bautista era el testigo

de la salvación quién daría testimonio de Jesús

como Salvador. Nosotros, que hemos recibido el

testimonio de Juan el Bautista, somos los

discípulos de Jesús que tenemos que dar

testimonio a otros de que Jesús es el Salvador

quién vino a este mundo por el evangelio del

agua y el Espíritu.

Sin embargo, mucha gente aún dice que Juan

el bautista fue una falla. La razón es que

interpretan mal el contexto y el significado de

Mateo 11:2-3, concluyendo que Juan el Bautista

dudaba que Jesús fuese el Mesías. ¿Realmente

Juan dudó de Jesús cuando envío sus discípulos a

◄ Contenido ►


Él? No, absolutamente no. Juan el Bautista

estaba ansioso de enviar sus discípulos a Jesús, y

dijo, “Es necesario que él crezca, pero que yo

mengüe” (Juan 3:30), y ciertamente envió a sus

discípulos a Jesús de uno por uno. Entonces,

¿Quiénes eran aquellos que aún permanecieron a

lado de él hasta que termino su ministerio? Eran

los seguidores que se negaban a creer su

testimonio acerca de Jesús hasta el final.

Si fuésemos a desechar e testimonio del

bautismo que Juan el Bautista la dio a Jesús,

¿cómo podríamos darnos cuenta de la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu? sin la Verdad

del evangelio del agua y el Espíritu, ¿cómo

podríamos creer en Jesús como nuestro

Salvador? si vamos a creer en el evangelio del

agua y el espíritu, primero debemos creer que

Juan el bautista es el siervo de Dios al que se le

prometió anteceder al Mesías en el Antiguo

Testamento. Con esta fe, podemos creer en todo

163 ¿Quién es Juan el Bautista?

el testimonio de Juan elBautista. Solo entonces

podremos creer en el Salvador viendo el

bautismo de Jesús, la muerte vicaria de Jesús

sobre la Cruz, y la resurrección del Señor.

Queridos compañeros creyentes, si los

llamados siervos de Dios rechazan el testimonio

de Juan el bautista y de Jesús, sus seguidores no

serán capaces de conocer el evangelio del agua y

el Espíritu. Observamos que ciertos ministros de

la actualidad tratan de realizar sus propios

objetivos vaciando los bolsillos de los miembros

de su iglesia. Tales lugares donde la gente se

reúne no deberían considerarse iglesias

verdaderas. Esta gente no conoce el verdadero

ministerio de Juan el Bautista o el de Jesús. Así,

¿cómo pueden saber de la Verdad del evangelio

del agua y el espíritu? estos ministerios de la

actualidad son mentira si no creen y si no dan

testimonio de la verdad de que Jesús ha venido

por el evangelio del agua y el Espíritu.

◄ Contenido ►


Tenemos que saber bien acerca de Juan el

Bautista. En Mateo 11:11, dice, “De cierto os

digo: Entre los que nacen de mujer no se ha

levantado otro mayor que Juan el Bautista.”

Verdaderamente, Elías, de quién se profetizó en

el Antiguo Testamento que vendría de nuevo

antes del Señor, es Juan el bautista en la era del

Nuevo Testamento (Malaquías 4:1-3, Mateo

11:14). Esto se debe a que Juan el Bautista

completó la misión de Elías del Antiguo

Testamento. Ese siervo fiel de Dios fue Juan el

Bautista, y tenía un corazón de siervo verdadero

ante Dios. Juan el bautista, el siervo de Dios,

realizó la buena obra de bautizar a Jesús, esto es,

el trabajo que Jesús tenía que realizar para salvar

a los pecadores por el evangelio del agua y el

Espíritu (Mateo 3:13-17).

Leamos juntos el Evangelio de Juan capitulo 1

versículos del 9 al 11. “Aquella luz verdadera,

que alumbra a todo hombre, venía a este mundo.

164 ¿Quién es Juan el Bautista?

En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho;

pero el mundo no le conoció. A lo suyo vino, y

los suyos no le recibieron.”

La Luz verdadera, esto es, viniendo al mundo

la luz que resplandece sobre cada hombre se

refiere a Jesús. Se dice que Jesús es el Dios

verdadero, quién vino a este mundo en

semejanza humana, y Él es la verdadera Luz de

la salvación. Estas palabras, “la Luz verdadera,”

significan que Jesús es Dios, Jesús es el Dios de

la salvación, Jesús es el Amo de la vida, y Jesús

es el Salvador que nos ha salvado de los pecados

del mundo.

Juan el Apóstol continua testificando,

“Aquella luz verdadera, que alumbra a todo

hombre, venía a este mundo. En el mundo

estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el

mundo no le conoció” (Juan 1:9-10). Este

universo fue hecho por Jesús. Este universo no

fue creado por medio de seres humanos. No

◄ Contenido ►


parece natural, contrario a lo que afirman los

evolucionistas. Nunca llegó a existir este

universo de una manera evolutiva.

El pueblo de Israel no creía en Jesús como

Dios, como el Hijo de Dios o como el Mesías

que vino por el agua y el Espíritu. Desde luego,

no es el caso que no todos creyeran, pero mucha

gente no creyó en Jesucristo como su Salvador.

Así, Dios los abandono durante algún tiempo ya

que creyeron en el Salvador de la raza humana.

Y debido a sus pecados, fueron puestos a muerte,

y tuvieron que vivir en agonía como huérfanos

internacionales durante casi dos mil años.

Capturados por Alemanes Nazis, millones de

Judíos murieron en cámaras de gas. Se debe a

una sola razón y es que no creyeron en que Jesús

fuera el Mesías, y también Dios.

Debido a que no creyeron o conocieron le

verdadera identidad de Jesús, no solamente no

aceptaron a Jesús, sino que además los

165 ¿Quién es Juan el Bautista?

capturaron y lo entregaron a los soldados

Romanos para crucificarlo. Además, gritaban

crucifíquenle. “¡Crucifíquenlo! ¡Crucifíquenlo!

Él dice que es Dios. ¡Tal hombre debe ser

crucificado! En ese tiempo, cuando Pilato, el

gobernador de los Judíos, juzgó a Jesús, no

encontró ninguna culpa en Jesús. Aún así, la

gente gritaba fuertemente que le crucificaran a

Él. Mientras la multitud gritaba esas palabras, el

gobernador Pilato se lavó las manos y dijo,

“Inocente soy yo de la sangre de este justo”

(Mateo 27:24). Pilato quiso decir, “No tengo otra

opción que crucificar a este Jesús inocente, pero

obstinadamente ustedes piden Su crucifixión.”

Debido a que la gente de Israel, en una voz más

fuerte pidió la muerte de Jesús, y dijeron, “Su

sangre sea sobre nosotros, y sobre nuestros

hijos,” (Mateo 27:25) recibieron las

consecuencias de sus acciones en el futuro.

De acuerdo a estas palabras, la tierra de Israel

◄ Contenido ►


fue totalmente quemada y la gente fue vendida

como esclavos el 70 D.C. por Tito, el

GeneralRomano. Aunque resistieron al Imperio

Romano e iniciaron movimientos de

independencia durante esos días, sin importar la

edad o el sexo. También, destruyó

completamente todos los edificios del Templo de

Dios, y hasta cavó y esparció las bases del

Templo. Al hacer eso, destruyó la fe de todos los

Israelitas y eliminó cada ritual que alguna vez

realizaron. Además, esparció a la gente de Israel

por todo el mundo Mediterráneo. Y es por ello

que los Judíos han vivido esparcidos por todo el

mundo.

Debido a su pecado de oponerse a Dios y de

no creer en Jesús como Dios y como su Salvador,

sufrieron masacres por parte del ejercito Nazi, y

han vivido miserablemente, esparcidos por todo

el mundo. Esto se debe al pecado cometido al no

aceptar a Jesucristo, quién es la verdadera vida,

166 ¿Quién es Juan el Bautista?

como su Salvador. Aún ahora, aquellos que no

acepten la Luz verdadera sufrirán las mismas

consecuencias.

Aún entre Cristianos, existen aquellos que han

sido arruinados. ¿Por qué ha pasado esto?

Fundamentalmente fue porque no creyeron en

Jesús quién ha venido por el evangelio del agua y

el Espíritu. También, han sufrido tal explotación

y verdaderamente han caído en una fe ciega ya

que no creyeron en el testimonio dado por Juan

el Bautista, y profesaron que Juan el Bautista

falló. Lo más importante, han sufrido porque no

creyeron en Jesús como el verdadero Salvador

quién borró nuestros pecados completamente con

el evangelio del agua y la sangre.

Debemos creer que Jesús es el verdadero Dios,

el verdadero Salvador, y Aquel que nos da

verdadera vida. Ciertamente debemos saber y

creer que el número de Salvadores de los

pecadores en este universo es solamente uno,

◄ Contenido ►


Jesús. No importa cuna grande y competente una

persona pueda ser, esa persona nunca será capaz

de salvar a nadie de todos sus pecados. No

importa cuan santo pueda ser un pastor, sin el

evangelio del agua y el Espíritu, el pastor no

puede salvar ni a una sola persona del pecado.

Usted puede recibir la salvación solamente

creyendo en Jesús quién ha venido por el

evangelio del agua y el Espíritu. Y usted puede

creer esta Verdad solo cuando acepte el

testimonio de Juan el Bautista hacia Jesucristo.

Significa que no hay otro camino para la

salvación, excepto por medio del evangelio del

agua y el Espíritu.

Leamos el Evangelio de Juan capitulo 1

versículo 12. “Mas a todos los que le recibieron,

a los que creen en su nombre, les dio potestad de

ser hechos hijos de Dios.” Jesús ha salvado a

aquellos que creen en Él, que Él vino a esta tierra

en semejanza de hombre, tomó todos los pecados

167 ¿Quién es Juan el Bautista?

de la raza humana de una sola vez por medio del

bautismo recibido de Juan, derramó toda Su

sangre y teniendo ambas manos y ambos pies

clavados a la Cruz, dio Su vida por nosotros

como juicio por nuestros pecados. Para aquellos

de nosotros que creemos en Jesús, Dios nos dio

el derecho de convertirnos en Sus hijos. Pero

tienes que poner atención a estas palabras, “Mas

a todos los que le recibieron.” Quien sea que

acepte a Jesús y crea en Él con gratitud puede ser

un hijo de Dios gratuitamente, pero si alguien no

lo hace, esa persona será condenada.

El que puedas escuchar la Palabra de Dios es

algo verdaderamente grandioso. Es una gran

bendición ante Dios que puedas escuchar la

Palabra de Dios en esta hora del servicio. Existen

grandes y diferentes tesoros dentro de la Palabra

de la Biblia. La Palabra de Dios es tan

maravillosa que nada se le compara. Aún las

obras maestras como las obras de Shakespeare de

◄ Contenido ►


Inglaterra no se le comparan. Cuando estamos

ansiosos por escuchar Su Palabra con un corazón

creyente, estas escrituras de la Biblia pueden

llenar nuestros oídos, nuestros pensamientos,

nuestras almas y aún nuestros cuerpos. Sin

embargo, al creer en el evangelio del agua y el

Espíritu, existe esta provisión, ‘solo aquellos que

le reciben a Él.’

Entonces, ¿que significa recibir, esto es,

aceptar a Jesucristo quién ha venido por el

evangelio del agua y el Espíritu? para nosotros

significa creer y aceptar en nuestro corazón que

Jesús es Dios, el Creador, el Salvador que nos ha

salvado de los pecados, y el Cordero quién ha

recibido y tomado el juicio por causa de nuestros

pecados. Nuestro Señor da el derecho de ser hijo

de Dios a aquellos que aceptan la salvación de

Jesús creyendo en la Palabra de la Verdad, la

cual dice que nuestro Señor ha venido a esta

tierra y nos salvó por el agua y la sangre.

168 ¿Quién es Juan el Bautista?

Aquellos que reciben el evangelio de Dios del

agua y el Espíritu lleno con las bendiciones de la

remisión de todos los pecados y otros tesoros

celestiales.

La palabra, ‘Jesús,’ significa ‘Salvador.’ Para

aquellos que realmente creen la Verdad de que

Jesús nos ha salvado, nuestro Señor dio el

derecho de llegar a ser de los hijos de Dios. Al

creer en el nombre de Jesús, uno es capaz de

recibir el derecho de llegar a ser un hijo de Dios.

Ahora, leamos el Evangelio de Juan, capitulo

1 versículo 12 y 13. “Mas a todos los que le

recibieron, a los que creen en su nombre, les dio

potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales

no son engendrados de sangre, ni de voluntad de

carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.”

Queridos compañeros creyentes, mucha gente

piensa que uno recibirá incondicionalmente la

salvación si la persona cree de algún modo en

Jesús. Se toman fuerte del pasaje Bíblico,

◄ Contenido ►


“porque todo aquel que invocare el nombre del

Señor, será salvo” (Romanos 10:13). Otros creen

que serán salvos si creen en las doctrinas de la

denominación, y aún otros discuten que si

dependen en las doctrinas de la predestinación de

Calvino uno no puede tener convicción de su

propia salvación hasta que la persona esté delante

de Dios.

Pero, escrito esta, “los cuales no son

engendrados de sangre, ni de voluntad de carne,

ni de voluntad de varón, sino de Dios.” Lo que la

gente dice no es importante. Lo que la Biblia

dice es importante.

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era

con Dios, y el Verbo era Dios” (Juan 1:1). La

Palabra misma es Dios. Si creemos en la Palabra

de Dios ante Dios, recibimos salvación. Quiero

decir que la Palabra misma es Dios, y por lo

tanto, si creemos en ella como esta escrita, se nos

permite recibir la salvación de los pecados ante

169 ¿Quién es Juan el Bautista?

Dios. La gente que ha recibido salvación no nace

de la voluntad de un humano. Y, solo aquellos

que creen en la Verdad de la salvación que fue

hablada por Dios pueden recibir salvación. Nacer

de la voluntad humana significa tratar de nacer

de nuevo dependiendo de la propia

denominación de uno o provocando la voluntad

de la carne o de las emociones propias de uno.

Ciertos sentimientos del pelo erizado, el

hablar lenguas y las vibraciones del cuerpo, son

todas cosas que obtienes cuando oras, y son

ejemplos de emociones humanas. No recibimos

salvación por los deseos de la carne ni por el

linaje. Nunca es el caso que lleguemos a la

salvación por nuestro propio acuerdo

simplemente porque somos pastores o somos

hijos de un pastor. No importa posición, clase,

género o edad, la salvación es algo individual, y

no importa quién seas, tienes que aceptar la

Palabra de Dios para recibir la verdadera

◄ Contenido ►


salvación. Solo aquellos que creen en el hecho

que Jesús es Dios, el Hijo de Dios, y su Salvador

y que Jesús los ha salvado por el agua y la

sangre, reciben el derecho de llegar a ser hijos de

Dios.

En la actualidad el Cristianismo se mueve en

dirección de provocar la voluntad de la carne. La

gente de hoy que no cree en el evangelio del

agua y el Espíritu son así. Así, la hora del

servicio se vuelve muy ruidosa. Esta gente, que

habla en lenguas, solo molesta los oídos de los

demás. ¿Qué trata de hacer con el regalo de las

lenguas y las habilidades que reciben de Dios?

Tratan de hacer dinero o de exaltarse a sí

mismos. Es por ello, en este día y era, que

debemos esparcir el evangelio del agua y el

Espíritu en el idioma de la gente de cada nación.

Si uno se convierte en pastor, diacono o

anciano, sin el evangelio del agua y el Espíritu,

esa es la situación donde una persona habrá

170 ¿Quién es Juan el Bautista?

creído en Jesús de acuerdo a los deseos de la

carne. Se enorgullecen de sus obligaciones y

pretenden haber recibido la remisión del pecado

sin conocer la Verdad del evangelio. Aún si tu

hijo fuese ordenado, no podría recibir salvación

sin el conocimiento del evangelio del agua y el

Espíritu. Es absolutamente inútil llevar una vida

de fe sin primero haber recibido la remisión de

los pecados creyendo en el evangelio del agua y

el Espíritu. Nuestra Verdad real solo viene del

evangelio del agua y el Espíritu.

La salvación que Dios nos da no es la

voluntad de la carne ni de la voluntad del

hombre, ni de la sangre. Es solo por la fe de creer

en la Palabra del evangelio del agua y el Espíritu,

el cual es la Verdad de Dios. ¿Está tu fe basada

sobre el evangelio del agua y el Espíritu? estas

escrituras de la Biblia testifican que el evangelio

del agua y el Espíritu es el único evangelio

original. La Verdad grabada en la Biblia afirma

◄ Contenido ►


que Jesucristo ha venido por el evangelio del

agua y el Espíritu y esta Verdad no ha cambiado

en miles de años.

Se dice que 90% de los científicos mas

reconocidos en la historia del mundo moderno

creen que estos escritos de la Biblia son la

palabra de Dios. Puede que conozcas a Isaac

Newton, uno de los grandes científicos de la

historia mundial, él era un fiel creyente de la

Biblia. Si uno desea ser un hombre de éxito o un

hombre de valor, la persona tiene que conocer y

aceptar la Palabra de Dios, ya que es la Verdad

en sí misma y nos da sabiduría y discernimiento

(Proverbios 1:2). Solo por medio de la Palabra de

la Palabra de Dios, podemos escuchar la voz de

Dios y conocer Su voluntad, y también, podemos

conocer y creer en el Salvador quién ha venido

por el evangelio del agua y el Espíritu.

Veamos Juan 1:14. Dice, “Y aquel Verbo fue

hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su

171 ¿Quién es Juan el Bautista?

gloria, gloria como del unigénito del Padre),

lleno de gracia y de verdad.”

El hecho que la Palabra fu hecha carne

significa que Dios quién nos creó, vino a este

mundo como un ser humano. Y significa que

toda la gente sobre esta tierra puede tener un

encuentro con Jesús por medio de la Palabra de

Dios. Al ver a Jesús, Juan, quién le había visto y

tocado a Él con sus ojos y manos (1 Juan 1:1),

dijo que Él estaba lleno de gracia y verdad.

Significa que podemos ver la gloria de Dios por

medio de Jesús, quién es la encarnación de la

gloria de Dios. Podemos ver la gloria de Dios por

medio de Jesús. A través de las escrituras de la

Biblia, podemos ver como Jesús nos ha salvado

de los pecados, y vemos que Él nos ha salvado al

recibir el bautismo de Juan, entonces

vicariamente murió sobre la Cruz, y finalmente

resucitó de entre los muertos. Podemos ver cuan

justa y llena de amor es la gracia de Dios.

◄ Contenido ►


Jesucristo es el Amo del amor quién nos ha

salvado incondicionalmente de los pecados. Por

medio de Jesús, Dios nos ha mostrado toda la

gloria de Su poder divino y cuan justo y

misericordioso es Él. Jesucristo estaba lleno de

gracia y de verdad.

Hemos llegado a recibir salvación de todos los

pecados creyendo en el regalo de salvación de

Jesucristo, quién ha venido por el agua y el

Espíritu. Es verdad que nuestro Señor nos ha

salvado de los pecados es el más grande regalo

en el mundo. Al igual que la palabra ‘gracia’

significa ser agradecido, la gracia de la salvación

es un regalo que Dios nos dio sin ningún costo.

Jesucristo nos ha salvado de los pecados del

mundo de una vez por todas al nacer en esta

tierra, al recibir el bautismo de Juan el Bautista,

al derramar Su sangre y al resucitar de entre los

muertos. Esta es la gracia de la salvación de

Dios. Dios nos ha dado a ti y a mí el regalo de la

172 ¿Quién es Juan el Bautista?

salvación de los pecados del mundo, lo cual

permite nacer de nuevo. Al difundir el evangelio

del agua y el Espíritu por todo el mundo, Dios

nos ha otorgado Su gracia de la salvación a todas

las criaturas vivientes.

El evangelio del agua y el Espíritu es la única

Verdad de salvación en este mundo. Esta Verdad

cubre al mundo con salvación y la llena con la

gracia de Dios. Esta Verdad de salvación, la cual

no nos ha dejado en lo más mínimo con

ansiedades, es algo que fue realizado de acuerdo

a las promesas del Antiguo Testamento. Y, ha

permitido a todo el que cree en su corazón en

Jesucristo, quién ha venido por el evangelio del

agua y el Espíritu, recibir total salvación de todos

los pecados. Después de creer en este evangelio

del agua y el Espíritu, no existe un interés de

volver a ser pecadores nuevamente debido a

nuestras debilidades. Si realmente creemos en la

Palabra de este evangelio del agua y el Espíritu,

◄ Contenido ►


somos bendecidos al recibir total salvación por

medio de Jesucristo y de Su Verdad. A través de

esta Verdad, no solo llegamos a ser hijos de

Dios, sino además, somos totalmente

justificados. Y, podemos recibir Sus abundantes

bendiciones.

Veamos Juan capitulo 1 versículo 16. “Porque

de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre

gracia.” Ustedes los que creen en el evangelio

del agua y el Espíritu están ahora completos en

Jesús, y no deben tener sed espiritual. Jesús es tu

Salvador. Jesús es el Hijo de Dios. Jesús es el

Creador del universo y de todo lo que hay en el.

¿Acaso Aquel que totalmente ha construido el

universo le faltaría algo? Jesús, nuestro Salvador

quién vino a salvarnos de nuestros pecados, es

Aquel que ha creado todo el mundo visible e

invisible; humanos, animales, plantas, ángeles y

todos los seres espirituales.

“Porque de su plenitud tomamos todos, y

173 ¿Quién es Juan el Bautista?

gracia sobre gracia” (Juan 1:16). Toda la Biblia

habla acerca del Mesías llamado Jesús. En la

Biblia, gran parte del ministerio de Jesús es

descrito, pero solo un poco se muestra acerca del

ministerio de Dios Padre, así como del Espíritu

Santo. Es seguro que la gente obtiene la

salvación del pecado por medio de Jesús, el

Salvador, y debido a esto, la Biblia pone una

importancia relativa sobre Jesucristo. Se dice

que, por medio de Jesús, Dios Padre hizo todas

las creaciones y nos salvó a ti y a mí de los

pecados del mundo. Debido a que Jesús es el

Dios Omnipotente, fue suficiente para Él salvar a

los humanos de los pecados. Recibir salvación de

los pecados del mundo es el regalo dado a

nosotros por Jesús.

Ahora, veamos el Evangelio de Juan capitulo

1 versículo 17. “Pues la ley por medio de Moisés

fue dada, pero la gracia y la verdad vinieron por

medio de Jesucristo.” La Ley que Dios dio a la

◄ Contenido ►


aza humana fue dada por medio de Moisés.

Pero, la verdadera Vida, el verdadero Camino, y

la verdadera Verdad de salvación vino a través

de Jesucristo. Él dijo, “Yo soy el camino, y la

verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por

mí” (Juan 14:6). El verdadero Camino para

nuestra salvación vino por medio de Jesucristo.

Por medio de Moisés, la Ley de Dios entró a

este mundo, pero Moisés no podía salvarnos con

esa Ley. La Ley nos muestra cuan lejos están

nuestras acciones y cuan tremendos pecadores

somos. Sin embargo, Jesucristo vino a esta tierra

con la Verdad, la verdadera salvación, y con la

Vida. La razón por la que Jesucristo vino a esta

tierra fue para salvarte a ti y a mí, y ciertamente

Él nos salvó. Escrito está que la ley fue dada por

medio de Moisés, pero la verdad vino por medio

de Jesucristo. No existe otro Salvador verdadero,

excepto Jesús. A excepción de Dios, no puede

haber nadie más que verdaderamente sea el

174 ¿Quién es Juan el Bautista?

Salvador de la raza humana. No puede existir

nadie más.

En el futuro, nuestro mundo estará en una

situación en donde las políticas hostiles

prevalecerán contra el Cristianismo. Si eso pasa,

la gente que cree en Jesús estará bajo tremenda

persecución. Aún así, el hecho de que solo Jesús

es el Dios de la salvación y el único verdadero

Salvador y eso no cambiara, y por lo tanto

nuestra fe será inamovible. Aún así, algunas

“autoridades Cristianas” dicen que hay salvación

en otras religiones, pero en realidad son lobos y

ladrones, que solo explotan por dinero a sus

seguidores. Solo Jesús nos ha salvado a ti y a mí

de nuestros pecados y de los pecados de toda la

humanidad. ¿Crees que solo Jesús es nuestro

verdadero Salvador?

Solo debemos creer en el único y soberano

Dios, Jesús, y en Su Palabra. Cuando predicamos

un sermón, debemos llevar la Palabra hablada

◄ Contenido ►


por Jesús. La gente habla de cómo es Sócrates,

de cómo es Hegel, de cómo es Kant o de lo que

dijo Confucio u otro. Pero, ¿acaso estas figuras

tienen algo que ver con tú salvación? No,

absolutamente no. Si es posible, es mejor no

hablar de esas cosas a la hora del sermón. Esta

hora del sermón es un tiempo para predicar la

Palabra de Dios, y sería inútil y aún sería

perverso predicar cualquier otra cosa aparte de la

Palabra de Dios. Si otros fuesen a predicar

palabras o desearan escuchar palabras en contra

de la Palabra de Dios dentro de la Iglesia de

Dios, esta gente estaría en contra de Dios, y se

convertirían en enemigos de Dios.

Hemos recibido salvación creyendo en Jesús.

Y mucha gente que aún no ha recibido salvación

de escuchar y creer en la Palabra del evangelio

del agua y el Espíritu, nuestros pensamientos y

corazones se limpia solamente cuando creemos

en la Palabra de Dios. Si fuésemos a interpretar

175 ¿Quién es Juan el Bautista?

la Palabra de Dios desde una perspectiva

mundana, no habría ningún beneficio en lo más

mínimo. Los humanos pueden tolerar las

palabras de la gente, pero cuando las vemos en

conexión con nuestra alma, tales pensamientos

humanos simplemente no podemos tolerarlos. Se

debe a que los pensamientos humanos pueden

bloquear o degradar las Palabras de Jesús.

Queridos compañeros creyentes, aunque

cambiemos, el evangelio del agua y el Espíritu

dado por Jesús nunca cambiara. Jesús es el

Salvador absoluto, y la Palabra hablada por Jesús

permanecerá por siempre hasta el fin del mundo.

El Señor dijo, “Porque de cierto os digo que

hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni

una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya

cumplido” (Mateo 5:18). Y por esta razón,

debemos creer en la Palabra de Dios, y creer y

difundir la Palabra del evangelio del agua y el

Espíritu. Además, debemos apreciar esta Palabra

◄ Contenido ►


del agua y el Espíritu dentro de nuestro corazón.

No debemos guardar ni un solo pedazo del

trapo sucio, el cual es el pensamiento humano,

dentro de nuestra cabeza y corazón. Hemos

recibido salvación creyendo en el evangelio del

agua y el Espíritu y en la verdad de que Jesús es

el verdadero Salvador y que Jesús es el Dios

verdadero. Creemos que Jesús es el verdadero

Dios y el verdadero Salvador. Debemos

continuar creyendo en el evangelio del agua y el

Espíritu hasta que nos encontremos con el Señor.


176 ¿Quién es Juan el Bautista?

◄ Contenido ►


CAPITULO 2

◄ Contenido ►


Somos Felices Si

Aceptamos a Jesús en

Nuestro Corazón

< Juan 2:1-11 >

“Al tercer día se hicieron unas bodas en

Caná de Galilea; y estaba allí la madre de

Jesús. Y fueron también invitados a las bodas

Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la

madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús

le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no

ha venido mi hora. Su madre dijo a los que

servían: Haced todo lo que os dijere. Y

estaban allí seis tinajas de piedra para agua,

conforme al rito de la purificación de los

judíos, en cada una de las cuales cabían dos o

tres cántaros. Jesús les dijo: Llenad estas

tinajas de agua. Y las llenaron hasta arriba.

178 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

Entonces les dijo: Sacad ahora, y llevadlo al

maestresala. Y se lo llevaron. Cuando el

maestresala probó el agua hecha vino, sin

saber él de dónde era, aunque lo sabían los

sirvientes que habían sacado el agua, llamó al

esposo, y le dijo: Todo hombre sirve primero

el buen vino, y cuando ya han bebido mucho,

entonces el inferior; mas tú has reservado el

buen vino hasta ahora. Este principio de

señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y

manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron

en él.”

Aquel a Quién Debemos Invitar a

Nuestras Vidas sin Fallar

Existe un pequeño pueblo llamado Caná de

galilea. El pasaje de la escritura de hoy habla

acerca de una boda que hubo en Caná, Jesús

◄ Contenido ►


ealizo el milagro de convertir el agua en vino.

Cuando hablamos de bodas en nuestras vidas,

nos recuerda del momento más feliz de nuestra

vida. ¿Cómo se siente una pareja recién casada

en el momento en que un hombre y una mujer

llegan a ese momento? Seguramente se sienten

felices. El pasaje de la Escritura de hoy describe

un evento durante una fiesta de boda, y nos

enseña lo que necesitamos creer para tener

verdadera felicidad delante de Dios. Me gustaría

compartir las cosas que necesitamos creer para

ser tan felices como lo somos en las bodas.

Entre aquellos que fueron invitados a la

ceremonia nupcial estaban Jesús y Su madre.

Ahora, ¿qué clase de fe necesitamos, si fuésemos

a ser realmente bendecidos?

Primero, necesitamos saber como Dios obró

por medio de María por Su providencia.

Necesitamos considerar a maría en nuestra fe.

Esto es, debido a que María nació y dio a, luz al

179 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

bebe Jesús desde su virginal cuerpo

anticipadamente aceptó la Palabra de Dios traída

a ella por el ángel de Dios. Esto significa que el

Unigénito Jesús no es meramente una criatura

sino el Dios Salvador, quién vino para liberar a

los pecadores de todos sus pecados. María fue

usada como un instrumento de Dios para venir a

este mundo en semejanza de hombre. Esto fue

profetizado en Isaías 7:14. “Por tanto, el Señor

mismo os dará señal: He aquí que la virgen

concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su

nombre Emanuel.”

Debemos saber que Jesús es el Hijo de Dios,

esto es, Dios Mismo. Así, Jesús no es un criatura

humana como nosotros sino Dios, quién creó el

universo y todo en el. Para liberarnos de todos

nuestros pecados, Jesús vino a este mundo como

el Hijo de Dios, el verdadero Dios y el Salvador.

Primero debemos tener la fe de que Jesús no es

simplemente un hombre sino Dios Mismo.

◄ Contenido ►


Solo cuando creemos en Jesús como Dios y

Salvador podrán nuestras almas ser felices y

gozosas, libres del problema del pecado. Por lo

tanto, debemos reconocer y creer que Jesús es

nuestro Salvador y que Él es el Hijo de Dios.

Además debemos escuchar y creer la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu, la cual afirma

que nuestro Señor vino a este mundo y borró

todos nuestros pecados. Al igual que Jesús y Sus

discípulos fueron invitados a la boda,

necesitamos invitar al evangelio del agua y el

Espíritu a nuestro corazón.

Nuestras vidas están llenas de vergüenza y de

infelicidad debido a nuestros pecados. En este

mundo y en el mundo por venir, el pecado es lo

que hace a una persona miserable. Los pecados

que la gente comete ante Dios son la razón

primaria para su infelicidad. De hecho, debido a

los pecados de la gente, toda clase de

maldiciones, enfermedades y otras malas

180 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

situaciones caen sobre ellos. Por lo tanto,

debemos creer en Jesús. Para vivir nuestras vidas

con bendiciones, debemos creer que Jesús es

nuestro verdadero Salvador. Tenemos que creer

en nuestro corazón la Verdad de que Jesús vino a

este mundo para terminar con todos los pecados

de la humanidad. Por ese propósito, Jesús recibió

el bautismo y derramó Su sangre. Por medio de

Su bautismo y derramamiento de sangre, todos

nuestros pecados están completamente lavados.

Aquellos que saben que Jesús es Dios nacido

de María y creen en Él como un Salvador

perfecto y personal son felices. Los corazones de

aquellos que realmente han recibido la remisión

del pecado por su conocimiento y fe en la

Palabra de Dios son como si siempre estuvieran

presentes en una fiesta nupcial. También, han

llegado a ser hijos de Dios y tienen felicidad en

sus corazones.

Si una persona desea llevar una vida feliz y

◄ Contenido ►


gozosa, existe alguien al que debe invitar a entrar

en su vida. Esa persona no es otro que Jesucristo,

quién vino por el agua, la sangre y el Espíritu

Santo (1 Juan 5:6-8). Necesitamos tener fe en

nuestro corazón que el evangelio del agua y el

espíritu de Jesús es la Verdad. Debemos creer

que Jesús ciertamente llevó todos nuestros

pecados por el agua y que Él ha borrado

completamente todos nuestros pecados con Su

sangre. Nuestras vidas conocen la felicidad y el

gozo, cuando conocemos y creemos en Jesús

como nuestro Salvador.

Jesús Ha Resuelto Todos los

Problemas de Nuestra Vida

En nuestro pasaje de hoy, todo el vino fue

consumido por el medio en la fiesta de bodas en

caná, y Jesús resolvió este problema. Al igual

181 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

que la boda no podía continuar sin el licor debido

a la falta de este y ya que Jesús fue invitado a la

boda, nuestras vidas pueden ser felices debido a

que Jesús está con nosotros.

Aquellos que han invitado a Jesús son

aquellos que han aceptado a Jesús y creen en Él.

Esta gente tiene felicidad como invitados al

banquete de bodas. Nuestro Señor ciertamente

borró completamente nuestros pecados.

Plenamente Jesús nos ha liberado de todos

nuestros pecados llevándolos por el agua y la

sangre. Debido a que Jesús ha llagado a ser

nuestro verdadero Salvador, aquellos que

creemos en esta Verdad somos felices. Así,

existe felicidad en nuestra vida y gozo en nuestro

corazón. También, podemos guardar nuestra

compostura al vivir en este mundo pecaminoso.

Por la felicidad y el gozo, podemos compartir

con otros e invitarlos a compartir este gozo.

¿Acaso no se debe a que tenemos gozo en

◄ Contenido ►


nosotros por lo que podemos invitar a otros? Si

no estuviésemos gozosos sino llenos de tristeza,

¿podríamos invitar a otros? Ciertamente,

aquellos que han tenido un encuentro con el

Señor pueden invitar a otros a Él. También,

aquellos que pueden dar algo bueno pueden

predicar el evangelio, lo cual también es algo

bueno. Así, para que nosotros seamos felices,

primero necesitamos tener a Jesús en nuestro

corazón. Debemos creer en Jesús, quién ha

borrado todos nuestros pecados por el agua y por

la sangre.

Y si realmente deseamos ser felices, no

solamente debemos tener a Jesús en nuestro

corazón sino además debemos tener también a

Sus discípulos. ¿A quién más debemos invitar

después de tener un encuentro con Jesús?

También debemos invitar a Sus discípulos. Ellos

son los seguidores del Señor en la iglesia de

Dios. Cuando esos discípulos están presentes,

182 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

estamos felices y gozosos. A menos que nuestros

corazones estén con los discípulos, no podremos

ser felices.

El anfitrión de la boda invitó a Jesús, María y

a los discípulos de Jesús. El anfitrión pudo

hacerse cargo de todos los problemas por medio

de Jesús, María y los discípulos. Si el anfitrión de

la boda no hubiese invitado estas tres clases de

personas, esta boda en Caná se hubiese

convertido en la boda más desastrosa. En mi vida

y en la tuya, también debemos invitar estas tres

clases de personas.

“Jesús es el Hijo de Dios. Él no es

simplemente un human. Él es el Creador del

universo y de todo lo que hay en el.” Aquel que

ha creado las montañas, los cielos y la tierra, y

todos los animales en la naturaleza no es otro

más que Jesús. La palabra Jesús significa

Salvador, y la palabra Cristo significa Rey de

reyes. Puesto junto, significa que Dios ha venido

◄ Contenido ►


como nuestro Salvador. Para invitar a Jesús a

nuestro corazón, debemos creer que Jesús es el

Hijo de Dios, y que Él es el Salvador, quién ha

borrado todos nuestros pecados. Y debemos estar

con los discípulos para estar felices. En otras

palabras, debemos tener comunión con los otros

creyentes nacidos de nuevo en la Iglesia de Dios.

Solo entonces serán resueltos todos nuestros

problemas.

Había mucho gozo en el banquete de bodas en

Caná, pero la fiesta estaba amenazada cuando se

les acabó el vino. Los invitados preguntaron a los

sirvientes por más vino pero no quedaba nada. El

vino simboliza el gozo. De hecho, una boda trae

gozo a la novia y al novio, y a la familia de la

novia y del novio, a los amigos y hasta a los

invitados. Era un gran desastre que las barricas

de vino se hubieran vaciado a la mitad de esta

gozosa fiesta. Los invitados seguían llegando y

ya no quedaba más vino. ¿Qué harías en esta

183 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

situación? La situación es simbólica de nuestras

vidas, con frecuencia existen muchos problemas

en nuestras vidas y parece que no hay opciones

disponibles para hacerse cargo de estos

problemas. En tal caso, podemos decir que se nos

han terminado las bendiciones.

Los sirvientes fueron urgentemente con el

amo. “No hay vino. ¿Qué hacemos?” en estos

días, podemos salir y comprar más vino siempre

y cuando tengamos dinero. En aquel entonces, si

se te acaba el vino que mismo habías fermentado,

no había forma de obtener más. Así, el amo

estaba sorprendido cuando escucho esto. Y él

habó con María. “Es un gran problema ya que se

nos acabo el vino. Esto es absurdo. Nunca espere

tantos invitados. Esperaba menos invitados y

aunque había preparado suficiente. Debí haber

preparado aún más. Y aún continúan llegando

más invitados. ¿Qué hago?”

Después de escuchar esto, María habló con

◄ Contenido ►


Jesús, “Dicen que el vino se les ha terminado en

esta casa. ¿Por qué no haces algo?” Ese es el

punto. María había escuchado y aceptado la

Palabra de Dios por medio de la voz de un ángel

cuando todavía era virgen. Pronto, ella se

embarazó y dio a luz a un niño. Ese niño era

Jesús. María concibió a Jesús por el Espíritu

Santo. Aunque María biológicamente es la madre

de Jesús, le dijo a Jesús que se había terminado el

vino debido a que ella conocía la verdadera

naturaleza de Jesús. María tenía la fe correcta.

Debido a que María conocía y creía que Jesús es

el Hijo de Dios, el salvador de toda la

humanidad, María habló con Jesús acerca del

problema y les dijo a los sirvientes que le

obedecieran a Él. Cuando Jesús dijo, “Mi tiempo

aún no ha llegado,” María les dijo a los

sirvientes. “Hagan exactamente lo que Él les

diga.” María creía en Jesucristo como el

Salvador.

184 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

Entonces, Jesús les dijo a los sirvientes que

llenaran seis tinajas de piedra, y los sirvientes

hicieron lo que se les ordenó que hicieran.

Mientras los sirvientes estaban llenando esas

tinajas de piedra, Jesús les dijo que tomara el

agua y se la dieran al maestresala de la fiesta.

Aquellos que probaron el agua que fue hecha

vino alabaron al maestresala de la boda, “Es la

costumbre sacar el buen vino primero, y luego el

inferior, pero esta boda se da mejor vino al

final.”

De hecho, cuando Jesús nos habla, debemos

creer y hacer exactamente lo que nos dice. Solo

entonces el Señor obrará en nosotros y nos

bendecirá. María, Jesús, los discípulos de Jesús,

los sirvientes y los invitados son todos símbolos

relevantes a nuestras vidas. Si pensamos en los

invitados como los problemas en nuestras vidas,

¿quién será Aquel que resolverá estos

problemas? Sería Jesús. Entonces, ¿quién es la

◄ Contenido ►


gente que probó primeramente el poder de Jesús?

Serían los sirvientes. Los sirvientes hicieron lo

que se les dijo sin importar si tenía sentido para

ellos o no. Recordando la amonestación de

María, “Hagan lo que Jesús les dice,” los

sirvientes obedecieron la orden de Jesús de

“Llenar las tinajas.” Aún cuando se les dijo que

dieran el agua al maestresala de la fiesta, lo

hicieron sin preguntar dos veces. Mientras

obedecían, un milagro abundante tomó lugar.

Me desagrada mucho mientras trabajo con

nuestros compañeros trabajadores o con los

hermanos y hermanas y se apresuran a decir “si”

o “no” y luego no hacen lo que se les dijo. Si

pregunto porque no lo están haciendo, responden

que no me obedecieron debido a que les dije que

hicieran algo que no tiene sentido para ellos, algo

que ellos no creen que es posible. Me frustro

tanto cuando pasa eso. Tal vez se debe a que

temen sentirse apenados, responden, “Si” con

185 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

apariencia de obediencia. Pero pronto, llegan con

una excusa por no seguir mis instrucciones.

Algunos trabajadores se llenan de tantas excusas

y problemas que eventualmente dicen que no lo

harán. Después de intentar algo más con su

propia habilidad sin lograr tener éxito,

eventualmente hacen lo que se les dijo.

Así, debemos tener en mente que podemos

probar el poder y las bendiciones de Dios cuando

hacemos lo que se nos dice igual que hicieron los

sirvientes en Caná. La gente que es como los

sirvientes, que hicieron los que hicieron lo que

Jesús les dijo que hicieran, podrán primeramente

probar las bendiciones de Dios. Nuestro Señor es

Dios. Él es el Creador. Él es el Señor quién creó

el universo y todo en el. Para liberarnos de todos

nuestros pecados, temporalmente Él vino en

semejanza de hombre. Y Él nos liberó por el

evangelio del agua y el Espíritu. Si realmente

deseamos probar estas bendiciones, debemos

◄ Contenido ►


obedecerlo a Él al igual que lo hicieron los

sirvientes. Ya sea que tenga sentido o no en

nuestras pequeñas mentes, tenemos que hacer lo

que se nos dice para poder probar estas

bendiciones. Cuando obedecemos, llevaremos

unas vidas felices.

Queridos compañeros creyentes, ¿desean vivir

toda su vida feliz y gozosamente? Si es así,

necesitamos tener en el corazón la actitud de los

siervos, de los discípulos de Jesús, de maría y de

Jesús, quienes aparecen en el pasaje de la

Escritura de hoy de Juan 2. Los muchos invitados

son los múltiples problemas de nuestras vidas.

Necesitamos saber que Jesús es Aquel que puede

resolver estos problemas. También necesitamos

saber y creer que solo aquellos con la fe como la

de los sirvientes recibirán las bendiciones de

Jesús. Entonces, al igual que hubo gran gozo en

la boda de caná, habrá gran gozo en cada uno de

nosotros.

186 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

Queridos compañeros creyentes, el que cada

uno de nosotros sea feliz o miserable depende de

si obedecemos lo que Jesús nos dice que

hagamos o no. El gozo verdadero no puede ser

hallado en ningún otro lado. La gente llega a ser

feliz y libre de la miseria y de la desesperación

cuando recibe la remisión del pecado por su fe en

Jesús, cuando reciben la remisión del pecado por

su fe en Jesús, cuando aceptan a Jesús como su

Salvador, y cuando obedecen a lo que Él les ha

dicho que hagan. Al creer en Él, todo resulta

como Él nos lo ha dicho. La felicidad vendrá

sobre aquellos que creen. Habrá felicidad

abundante y una vida de bendición no solo a la

propia alma de uno sino a toda la vida de uno, a

la familia de uno, y a lo que nos rodea a cada

uno.

Sin embargo, no hay bendiciones para

aquellos que no creen que la salvación que trajo

Jesucristo, o para aquellos que tal vez hayan

◄ Contenido ►


creído pero no aceptan y no obedecen cada

Palabra de las bendiciones que nuestro Señor nos

ha dado. Esta gente no tiene felicidad en sus

vidas. Si verdaderamente vamos a vivir una vida

gozosa como la de los invitados de Caná,

debemos creer y obedecer como el Señor nos ha

dicho. Si hacemos lo que el Señor nos ha dicho

con fe en Él. Toda Su Palabra eventualmente

ocurrirá y disfrutaremos felizmente durante toda

nuestra vida. La felicidad pertenece a aquellos

que han recibido la remisión del pecado por

nuestra fe en el evangelio del agua y el Espíritu y

sobre aquellos que viven obedientemente a Su

voluntad.

Yo puedo decir si una persona va a vivir

felizmente o no, cuando lo observo. No tienen

mucho que ver con si esa persona ha sido feliz en

su vida hasta ahora o no. Lo que estoy diciendo

es que puedo decir si esa persona vivirá

felizmente o no a partir de este momento. Yo soy

187 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

un profeta, esto es, un predicador de Su Palabra.

Yo no le digo a la gente otra cosa que la Palabra

de Dios. Pero están aquellos que creen y otros

que no creen. Aquellos que creen en la palabra

de Dios vivirán felizmente, y aquellos que no

creen tendrán vidas miserables. Cuando los

observo a través de la palabra de Dios, puedo

predecir el futuro de sus vidas.

Para aquellos que creen en la Palabra de Dios,

les digo, “Ustedes vivirán una vida feliz. Ustedes

seguramente tendrán muchas bendiciones.” Pero

les digo cosas diferentes a aquellos que no creen.

“Recibirán condenación eterna si ustedes no

creen en Él y viven de acuerdo a una fe en

ustedes mismos. Y expresamente serán muy

pobres. Después ni siquiera serán capaces de

mendigar. Ni siquiera serán capaces de decir,

‘Por favor, me podrían dar un centavo,’ ya que

estarán muy cansados. Y se arrepentirán de no

haber nacido de nuevo. Definitivamente

◄ Contenido ►


terminaran así.”

Personalmente no tengo por mi mismo ningún

poder para bendecir, pero solo te estoy diciendo

que debes aprender como Dios bendice o

condena a alguien por medio del pasaje de la

Escritura de hoy. Como hemos observado en la

boda de Caná, si haces lo que Jesús te dice que

hagas, automáticamente tendrás bendiciones y

gozo. Por otro lado, si no crees y no le obedeces

a Él, no recibirás ninguna bendición. Así como la

gente puede refrescarse con el vino, aquellos que

desean ser felices en sus vidas deben creer en la

palabra de Dios. Ya sea que creamos y vayamos

tras la Palabra de Dios o no determinará si

recibiremos las bendiciones o las maldiciones en

nuestras vidas.

¿A quién necesitas tener en tu corazón si

deseas que tu vida sea gozosa? Necesitas a

Jesucristo así como la fe de los sirvientes en tu

corazón. Si crees en Jesús y obedeces como Él te

188 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

manda, sus vidas serán bendecidas. Aún si todos

caen en este mundo, llevaras una vida bendecida

como un árbol plantado junto al agua, dando

frutos en su tiempo y produciendo hojas verdes

durante todo el año. Queridos compañeros

creyentes, ¿no desean vivir tales vidas? Claro

que si lo desean.

¿Tienes a Jesús, a maría y a Sus discípulos en

tu corazón? ¿Piensas en Jesús como lo más

importante? Jesús es Dios. El Padre de Jesucristo

también es Dios. Entonces, ¿quién entre la gente

puede ser exaltado como Jesús y merecer ser

alabado tanto como Jesús? Jesús tiene que

convertirse en la persona más importante en

nuestro corazón. No importa cuan deficientes

podamos ser, recibimos bendiciones cuando no

servimos a ningún otro dios ante Él. No importa

cuan insuficientes podamos ser, Jesús es el más

elevado Dios para mi. Él es Aquel quién me

bendice y Aquel que resuelve cada problema en

◄ Contenido ►


mi vida. Si tienes tal fe, serás una persona

bendecida como un árbol plantado junto a las

aguas, dando fruto de acuerdo a la temporada.

Estoy feliz gracias a Jesús, espero que también

tú seas feliz gracias a Él. Sin Jesús, nosotros los

humanos somos nada. Si Jesús no hubiese venido

a este mundo, este mundo ya hubiese sido

totalmente aniquilado. Si realmente deseas ser

feliz, invita a Jesús, a maría y a los discípulos de

Jesús a tu corazón. Para hacer eso, tienes que

recibir la remisión del pecado por el evangelio

del agua y el Espíritu y también servir bien a

Dios.

Queridos compañeros creyentes, los discípulos

son la gente que pertenece a la iglesia de Dios.

Nuestra felicidad es eterna cuando vivimos con

los discípulos, cuando aprendemos y creemos lo

que nos han dicho, y luego obedecer lo que el

Señor nos ha dicho. Sin importar como hayas

vivido hasta ahora, tu miseria terminara y tu

189 Somos Felices Si Aceptamos a Jesús en Nuestro Corazón

felicidad comenzara si aceptas a María, a Jesús y

a Sus discípulos en tu corazón recibiendo la

remisión del pecado por tu fe en el evangelio del

agua y el Espíritu. sin embargo, si sus corazones

son distintos a los corazones de maría y de Sus

discípulos, solo recibirán condenación.

Sinceramente deseo que seas feliz. Así, ya te

he dicho que yo soy feliz ya que acepté a Jesús

en mi corazón. Para ser gente feliz y bendecida

ante Dios, todos nosotros tenemos que creer en

nuestro corazón que Jesucristo es nuestro

Salvador, quién vino por el evangelio del agua y

el Espíritu. ¡Aleluya!

◄ Contenido ►


190 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

Podemos Probar las

Bendiciones de Dios

Solamente Si Obedecemos

la Palabra de Dios

< Juan 2:5 >

“Su madre dijo a los que servían: Haced

todo lo que os dijere.”

Jesús Fue Invitado a un Banquete

de Bodas

Si vemos la Palabra en Juan 2, observamos

que Jesús fue invitado a una boda en Caná, un

pueblo en Galilea. Jesús asistió a la celebración

con Sus discípulos, y María, Su madre terrenal.

El banquete de bodas debe haber estado lleno de

invitados, mientras que los sirvientes se

perturbaron debido a que se les termino el vino.

“¿Qué haremos? Hay muchos invitados aquí.

¿Qué haremos?” en ese momento, María dijo al

sorprendente. Ella dijo a los sirvientes, “Su

madre dijo a los que servían: Haced todo lo que

os dijere” (Juan 2:5). María les esta diciendo

esto a los sirvientes con Jesús en mente.

Como sabrás, Jesús no es el Hijo de María en

el sentido espiritual. Temporalmente Jesús utilizo

el cuerpo de María como instrumento para venir

a este mundo. En Lucas capitulo 1, vemos que un

día un ángel apareció a una virgen Judía y le dijo,

“¡Salve, muy favorecida! El Señor es contigo;

bendita tú entre las mujeres” (Lucas 1:28). Esa

virgen era Maria. “¡Bendita María! Un bebe

nacerá a través de ti. Llámalo Jesús.”

Obviamente esto no tenía ningún sentido en lo

mundano. Así, María contestó, “¿Cómo es

◄ Contenido ►


191 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

posible tal cosa? No he conocido hombre.

¿Cómo puedo dar a luz a un hijo?” sin embargo,

el Ángel Gabriel dijo, “Tú pariente Elizabet

también esta embarazada por medio de la Palabra

de Dios. A través de tu cuerpo nacerá el bebe

Jesús.”

Este fue el cumplimiento de la Palabra de Dios

a través de maría, profetizada por Isaías 700 años

antes del nacimiento de Jesús. Así, después de

escuchar todo, maría aceptó la Palabra entregada

por el ángel en su corazón y dijo, “He aquí la

sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu

palabra” (Lucas 1:38).

María dio a luz 10 meses después de la

Inmaculada Concepción. Cuando el bebe Jesús

nació, los tres reyes de oriente vinieron

juntamente con los pastores. Los ángeles del

Cielo cantaron, “¡Gloria a Dios en las alturas, Y

en la tierra paz, buena voluntad para con los

hombres!” (Lucas 2:14). María experimentó

muchas de las maravillosas obras de Dios. Así,

María sabía que Jesús era el Hijo de Dios,

aunque Él nació por medio de ella. Debido a eso,

maría dijo y creyó, “Haced todo lo que os

dijere” (Juan 2:5) cuando el vino se terminó.

María pudo decir esto debido a que ella tenía fe

en Jesús en su mente y también porque Jesús

estaba sentado al lado de ella.

“Haced Todo lo que os Dijere”

Hoy, estoy tratando de darte un mensaje muy

sencillo sin embargo muy profundo. Estoy

tratando de explicar porque María dijo, “Haced

todo lo que os dijere” y como fue posible para

Jesús decirles a los sirvientes lo que Él les dijo.

María conocía al Mesías correctamente, quién

vino a liberar a toda la humanidad de todos sus

pecados. Puesto de otra manera, ella sabía que

◄ Contenido ►


192 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

este Jesús no era meramente humano sino Dios el

Salvador quién vino encarnado en hombre. Ella

sabía que Él era Dios. Así, ella pudo decir,

“Haced todo lo que os dijere,” y en ese mismo

instante, Jesús escuchó lo que María había dicho.

El área de la Palestina donde vivían los Judíos

es un área desértica. Debido a esto, usaban

sandalias y cubrían sus rostros y sus cabezas con

túnicas y sombreros. Hacían esto porque hay

mucho polvo en esa área así como un solo muy

fuerte. Debido al polvo, cada casa de aquellos

días tenía tinajas llenas de agua frente a la puerta

de entrada. Cuando los invitados llegaban, los

sirvientes eran enviados rápidamente con una

cubeta de agua para lavar sus manos y pies.

En la puerta frontal de la casa en Caná donde

la boda se llevaba a cabo había seis tinajas

grandes con agua. Después de escuchar la

petición de María, Jesús ordenó a los sirvientes

lo siguiente. “Llenen las tinajas.” Entonces, los

sirvientes llenaron as tinajas como Jesús les dijo

que lo hicieran. Con tal esfuerzo, llenaron las

tinajas hasta el tope. Entonces, Jesús dijo,

“saquen un poco ahora, y llévenlo al maestresala

de la fiesta.” Los sirvientes sacaron un poco y lo

llevaron al maestresala de la fiesta.

Cuando el maestresala de la fiesta probó el

agua que fue convertida en vino, llamó al novio y

dijo, “La costumbre tradicional en las fiestas es

sacar el buen vino primero y después sacar el

vino inferior. ¿Cómo es posible que el vino

mejore en esta casa? ¿Cómo es posible?” la única

gente que conocía las respuestas de estas

preguntas eran Jesús, María y los sirvientes. Esta

escrito que el maestresala de la fiesta había

probado el agua convertida en vino, y no sabía de

donde había salido, pero los sirvientes que

habían sacado el agua sabían (Juan 2:9).

Queridos compañeros creyentes, ¿Qué esta

tratando de decirnos Dios a través de esta

◄ Contenido ►


193 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

historia? En nuestra fe en Jesús como nuestro

Salvador, es importante para nosotros saber

quién es Jesús realmente. ¿Quién crees que es

Jesús? ¿Qué crees de Él que sea cierto? Este es el

primer paso en nuestra fe. Creemos en Jesús. Sin

embargo, ¿quién es este Jesús? ¿Crees que É les

meramente un ser humano? ¿O es Él uno de los

cuatro sabios de la historia de este mundo? ¿O

crees que ÉL es una persona con un gran

temperamento? ¿Es Él una persona que sabe

mucho? ¿O es Él un patriota? ¿Es Él un

revolucionario que esta en contra de las

religiones tradicionales? ¿Es Él un científico,

novelista o un artista? ¿Quién es Jesús para ti?

El pasaje de la Escritura de hoy de Juan

capitulo es acerca del primer incidente en el cual

nuestro Señor reveló Su divinidad después de

venir a este mundo. Jesús tuvo muchas

discusiones con los Fariseos y Él había predicado

sobre muchas cosas después de recibir el

bautismo de Juan el Bautista, pero solo ahora Él

reveló Su divinidad por primera vez.

Los sirvientes llenaron las tinajas porque

nuestro Señor les dijo que lo hicieran. Entonces,

sacaron el agua y lo llevaron al maestresala de la

fiesta tal como se les dijo. El maestresala probo

el agua que fue hecha vino, y dijo, “¡Guau! ¡Este

vino es maravilloso! ¿Quién guardó este buen

vino hasta ahora y al final lo saca?” De este

modo, nuestro Señor ha mostrado un milagro por

medio del agua.

¿Qué sabes acerca de Jesús? El significado del

nombre “Jesús” es Aquel que liberará a Su

pueblo de todos sus pecados (Mateo 1:21).

Entonces, ¿quién es fundamentalmente Jesús? Él

es el Hijo de Dios. Ya sea que es el Hijo de Dios

o el primo de Dios, dejémoslo así desde nuestra

limitada perspectiva humana. Lo que estoy

preguntando es, fundamentalmente ¿quién es

Jesús?

◄ Contenido ►


194 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

Cuando vemos algo, ¿acaso no nos

preguntamos nosotros mismos, en nivel

fundamental, que es? Ya sea una planta o un

animal, ¿acaso no sentimos curiosidad en nuestro

corazón por conocer su naturaleza original? Igual

tenemos curiosidad acerca de quién es Jesús.

Jesús es Dios. Él es el Dios Creador de este

universo y todo en el. Él, no solamente nos hizo

a ti y a mí sino también todas las plantas, todos

los animales y todo el universo.

Jesús dijo que llevaran el agua al maestresala

de la fiesta después de llenar hasta el borde las

seis tinajas con agua. Los sirvientes tomaron el

agua al maestresala de la fiesta tal como Jesús les

dijo que hicieran. Entonces, descubrieron que el

agua había sido transformada en buen vino.

Queridos compañeros creyentes, ¿es posible que

milagro ocurriera? Es obvio que todos los magos

de este mundo usan la ilusión. Sin embargo, el

que Jesús haya convertido el agua en vino es un

hecho. Solo Jesús puede convertir el agua en

vino y dárnosla a nosotros. Lo que estoy diciendo

es que no hay otro Salvador para nosotros

excepto Jesús.

¿Quién es Jesús? Él es el Dios verdadero

quién nos ha creado a ti y a mí y además nos ha

liberado del pecado. Si miramos cuidadosamente

el pasaje de la Escritura en Juan 1:1-3, afirma

quién es Jesús en términos muy claros. “En el

principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios,

y el Verbo era Dios. Este era en el principio con

Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin

él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho”

(Juan 1:1-3).

¿Quién hizo esta Hermosa flor que está frente

a nosotros? Todas las cosas fueron hechas por

medio de Jesús, como está escrito, “Todas las

cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo

que ha sido hecho, fue hecho” (Juan 1:3). El

pronombre “Él” se refiere a Jesucristo, quién nos

◄ Contenido ►


195 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

liberó a ti y a mí de todos nuestros pecados y

creó el universo y todo lo que hay en el. Sin

Jesucristo, todo lo que existe no hubiese llegado

a ser. A través de Él, todo en el mundo fue

creado.

Queridos compañeros creyentes, en Génesis 1,

cuando nuestro Señor dijo, “Produzca la tierra

hierba verde, hierba que dé semilla; árbol de

fruto que dé fruto según su género, que su

semilla esté en él, sobre la tierra,” y fue así

(Génesis 1:11), muestra el poder y la autoridad

de Dios para hacerlo todo únicamente a través de

Su Palabra. Él creó semillas, que dieron

vegetales, y luego creó árboles que dieron fruto.

Cuando Dios habló Su Palabra, “Qué haya

semilla que de vegetales,” las semillas que dan

vegetales llegaron a ser. Es tan sencillo como

eso. Es imposible para nosotros hacerlo, pero

para Dios es fácil. Como nuestro Señor habló, así

en ese mismo modo ocurrió.

El poder de la Palabra de nuestro Señor que

creó el mundo aún esta en efecto. Es por ello que

aún ahora el césped y los árboles no dejan de

existir. Así, crecen donde cada uno habita, ya sea

en las montañas o en el campo. Cuando el hombre

construye, entran con máquinas para aplanar toda

una montaña. Y así, la siguiente primavera, sale

nueva vida en el mismo lugar. Y al siguiente año,

todo el lugar esta cubierto con césped y árboles,

aunque nadie ha plantado las semillas. Existe

gran poder en la Palabra hablada de Dios por eso

Su obra se da durante todas las épocas.

A partir de aquí, nuestro Señor dijo que el

mundo podrá desaparecer pero Su Palabra

permanecerá sin alteraciones por siempre.

Debido a que la Palabra hablada de nuestro

Señor permanece con nosotros, las criaturas

vivientes de este mundo aún se haya aquí.

“Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él

nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. En él

◄ Contenido ►


196 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

estaba la vida, y la vida era la luz de los

hombres. La luz en las tinieblas resplandece, y

las tinieblas no prevalecieron contra ella. Hubo

un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba

Juan. Este vino por testimonio, para que diese

testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen

por él” (Juan 1:3-7).

Queridos compañeros creyentes, la última vez

compartí un mensaje acerca de Juan el Bautista.

Hoy te digo que Jesús es la vida de este mundo.

Él vino para darnos vida nueva y eterna,

recreando y renovando las almas de aquellos que

estaban destinados a morir debido a sus pecados.

Jesús vino para borrar todos nuestros pecados e

incluirnos con los justos de acuerdo a la voluntad

de Dios Padre. Debido a que Juan el Bautista

testificó acerca de nuestro Señor, quién vino con

ese propósito, podemos encontrarnos con Jesús

por ese testimonio de Juan el Bautista. Recibimos

salvación debido a que creemos en Jesús. Juan el

Bautista no es el Salvador. Él era un siervo de

Dios que dio testimonio acerca de Jesús.

En Juan 1:10-12, dice, “En el mundo estaba, y

el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le

conoció. A lo suyo vino, y los suyos no le

recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a

los que creen en su nombre, les dio potestad de

ser hechos hijos de Dios.” El versículo 14 dice,

“Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre

nosotros (y vimos su gloria, gloria como del

unigénito del Padre), lleno de gracia y de

verdad.”

El Dios que construyó en el principio el

mundo a través de Su Palabra vino en semejanza

de hombre para liberarnos de todos nuestros

pecados. Mientras el Señor descendía a Su

propio mundo, Su propio pueblo no le recibió.

Pero, Él dio a quién acepte al Señor y crea en Su

nombre el derecho de llegar a ser los propios

hijos de Dios.

◄ Contenido ►


197 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

¿Quién es este Jesús para nosotros? Él es Dios

el Creador de todo el universo. Todo fue hecho

por medio de Él. Y el mismo Dios que lo creó

todo vino a este mundo en semejanza de hombre

para liberarnos a ti y a mí de todos nuestros

pecados. Y cuando Él recibió el bautismo, Él

tomó sobre Sí Mismo todos los pecados de toda

la humanidad, y entonces, cuando Él fue

crucificado sobre la Cruz, Él te liberó a ti y a mí.

Así, hemos recibido la remisión del pecado por

medio de esta Palabra de Verdad.

¿Quién es Jesús desde nuestra perspectiva? Él

es Dios. Él es un Dios, que convirtió el agua en

vino. Cuando hicieron lo que Dios les dijo que

hicieran, fue hecho exactamente como Él quiso.

María la madre de Jesús en la carne dijo a los

sirvientes que le obedecieran, y Jesús Mismo

también les dijo a los sirvientes que hacer. Los

sirvientes meramente llenaron hasta el borde las

tinajas. Fueron llenas de agua, las tinajas, hasta el

borde. Jesús les dijo que sacaran de ellas y la

llevaran al maestresala de la fiesta. Los sirvientes

le llevaron el agua como se les dijo.

El maestresala de la fiesta estaba sorprendido

con el Nuevo vino. Los invitados también

estaban sorprendidos y deben haberle dicho al

maestresala. “¡Maestresala! Esto es realmente

sorprendente. Maestresala, usted esta realizando

un gran trabajo con esta fiesta. Verdaderamente,

nunca he visto a un maestresala de una fiesta

como usted. Normalmente, la gente saca su

mejor vino primero y después vinos inferiores

diluidos con agua. Sin embargo, usted saca el

mejor vino después. Usted es una persona

increíble. Muy preciada.” Los invitados le daban

palmaditas en la espalda al maestresala de la

fiesta felicitándole. Sin embargo, estoy seguro

que el maestresala estaba confundido ya que no

tenía idea de lo que estaba pasando. El

maestresala no sabía de donde había salido el

◄ Contenido ►


198 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

buen vino, pero los sirvientes sabían exactamente

lo que estaba pasando. Ellos sabían muy bien que

un milagro había ocurrido cuando hicieron lo que

Jesús les dijo que hicieran.

Aún los propios discípulos de Jesús al

principio le siguieron pensando que Él tan solo

era un hombre honorable. Después, se dieron

cuenta que Él no es una persona ordinaria, y que

Él tenía un poder tremendo para resolver

cualquier problema que tuviesen. Los discípulos

comenzaron a creer a partir de ahí. Todos

nosotros que hemos recibido la remisión del

pecado creemos que Jesús es Dios. Y Jesús

verdaderamente es Dios. Jesucristo es el Dios

Creador que hizo el universo y todo lo que en el

hay.

La palabra “Cristo” significa Rey de reyes, el

Dios de dioses. Jesús es el Ungido, el Profeta, el

Sumo Sacerdote y el Rey de reyes. ¿Quién es el

Creador del universo y todo lo que en el hay?

Ese es Jesucristo. Ese mismo Jesucristo vino a

este mundo en semejanza de hombre y nos liberó

de todos nuestros pecados. Así, cuando creemos

en ese Jesucristo, recibimos la remisión completa

del pecado. Debido a que Jesús quién es Dios

vino a este mundo en semejanza de hombre para

liberarnos de todos nuestros pecados, recibimos

la remisión del pecado cuando creemos en Él.

Cuando creemos en la Palabra que Él habló,

ciertamente creemos en Jesús.

Jesús reveló Su divinidad en ese momento.

Existe otra cosa que debemos llegar a reconocer

y a saber en nuestro corazón. Esto es, recibieron

verdadero gozo cuando hicieron lo que se les

ordeno por Su Palabra. Aunque la orden no tenía

sentido para los sirvientes, un milagro ocurrió

cuando obedecieron por fe lo que se les dijo.

Dios nos esta diciendo esta mismísima Verdad.

Queridos compañeros creyentes, luchamos día

a día para sobrevivir en este mundo hasta el día

◄ Contenido ►


199 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

en que morimos. Así es la vida. ¿Cierto o no?

alguna gente se resiste a la muerte en su último

aliento, diciendo, “¡No, no puedo morir! ¡No

cerrare mis ojos!” mueren con sus ojos abiertos,

y alguien más les tiene que cerrar los ojos. Sin

importar cuan neciamente una persona protesta

su propia muerte, todos dejamos de respirar

eventualmente. Solo podemos vivir y morir

naturalmente de este modo. Así, si creemos y

obedecemos la Palabra de nuestro Señor, se nos

dice que saborearemos las bendiciones de una

vida llena de gozo.

Queridos compañeros creyentes, ¿cómo esta

nuestro éxito en la vida? ¿Cómo podemos tener

éxito en nuestra vida? Debemos conocer la

verdad acerca de Jesucristo. Y debemos creer en

Él. Debemos creer en Jesús quién es Dios, y

debemos nacer de nuevo recibiendo la remisión

del pecado en nuestra fe en el evangelio del agua

y el Espíritu. Al creer en el bautismo recibido por

Jesús y en la sangre que Él recibió, obtendremos

la remisión del pecado. Solo si creemos en la

Palabra del evangelio del agua y el Espíritu, Dios

limpiará todos nuestros pecados.

También debes escuchar y obedecer la Palabra

de Dios, si has recibido la remisión del pecado en

tu corazón creyendo en la Verdad del evangelio

del agua y el Espíritu. Si haces eso, saborearas

las maravillosas bendiciones de Dios. Si Dios te

esta hablando, deberías creer y seguirle como tal.

Aunque no te des cuenta por ti mismo del

evangelio del agua y el Espíritu, puedes escuchar

la Palabra de Dios que se predica en la iglesia de

Dios. Cuando la Palabra habla así, debes

escuchar, creer y obedecer. Cuando así lo haces,

seguramente recibirás la remisión del pecado.

Ahora vivimos vidas justificadas debido a que

hemos recibido la remisión del pecado en la

iglesia de Dios. En la iglesia de Dios hay santos.

Aunque existen muchos santos en la iglesia de

◄ Contenido ►


200 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

Dios, no todos saborean los milagros de Dios.

Entonces, ¿quién es la gente que experimente las

bendiciones de Dios como los sirvientes del

pasaje de hoy? Aquellos que obedecen la Palabra

de Dios y que creen y siguen las instrucciones

exactamente, experimentan las bendiciones de

Dios. Esto es verdad aún si la Palabra carezca de

sentido al momento, al igual que los sirvientes

que fielmente llenaron las tinajas de agua. Los

seguidores de Dios experimentaran

sorprendentes milagros y bendiciones al igual

que los sirvientes, y continúan experimentando

esto el resto de sus vidas.

Queridos compañeros creyentes, ¿no desean

vivir en este mundo saboreando los Milagros en

la iglesia de Dios y recibiendo la remisión del

pecado? Realmente espero que todos ustedes

puedan llegar a ser como esos sirvientes. Aunque

los sirvientes realmente no sabían nada,

experimentaron los milagros porque hicieron lo

que se les dijo. Debido a que hicieron eso, los

sirvientes descubrieron quién era realmente

Jesús. Sin importar lo que Jesús nos diga que

hagamos, necesitamos creer que si hacemos lo

que Él nos dice, las cosas ocurrirán de acuerdo a

Su Palabra. Aunque el maestresala de la fiesta no

sabía lo que había pasado, los sirvientes sabían lo

que estaba sucediendo. Debemos tener fe como

los sirvientes en el pasaje de la Escritura de hoy.

Queridos compañeros creyentes, si deseamos

vivir verdaderamente bendecidos, necesitamos

llegar a ser hombres y mujeres de fe. ¿Qué clase

de fe? Necesitamos tener fe en la Palabra de

Dios. Los creyentes del evangelio del agua y el

Espíritu también deben ser gente de obediencia a

Dios. Queridos compañeros creyentes, si crees

que la iglesia de Dios comparte la Palabra de

Dios, escucha, sigue las instrucciones y las

predicaciones de los siervos de Dios, quienes les

preceden en la fe. Si crees y sigues la Palabra de

◄ Contenido ►


201 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

Dios, experimentaras muchas bendiciones de

Dios, ambas, pequeñas y grandes. Para

enseñarnos esta lección, nuestro Señor mencionó

estos eventos en la Biblia.

Queridos compañeros creyentes, necesitamos

creer que Jesús es Dios. Además, también

necesitamos creer que Jesús se ha convertido en

nuestro Salvador. Necesitamos creer que Jesús es

nuestro Pastor. Necesitamos creer que la Palabra

de Jesús es Verdad. Necesitamos creer que estas

bendiciones son otorgadas solo sobre aquellos

que creen y obedecen la Palabra de Jesús. Espero

que todos ustedes tengan tal fe. Nuestra

aceptación de la remisión del pecado no es el fin

de nuestro viaje espiritual. También debemos

recibir la guía de Dios además de las bendiciones

de Dios una vez que hemos recibido la remisión

del pecado. Debemos crecer como tales personas

de fe. Espero que todos ustedes lleguen a ser

tales creyentes. Queridos compañeros creyentes,

espero que en verdad vivan sus vidas con una fe

verdadera.

Observa a los siervos de la fiesta de bodas.

Aunque no tenía ningún sentido en sus mentes,

llenaron las tinajas hasta el borde con agua tal

como Jesús les dijo que lo hicieran. Y sacaron de

esas tinajas y llevaron el agua al maestresala de

la fiesta tal como se les dijo. ¿No crees que los

sirvientes se hubiesen sentido incómodos?

Pudieron haber dudado y decir, “¡Caramba! ¡Si

esto no funciona habrá mucha gente hoy haciendo

una escenita!” ¿Qué habría pasado si los

invitados realmente hubiesen recibido agua en

lugar de vino? Si realmente el agua no se hubiese

convertido en vino, todos los sirvientes hubiesen

estado en graves problemas ese día. Jesús habría

sido avergonzado al igual que Su madre.

Queridos compañeros creyentes, nuestro

Señor es Dios de poder y autoridad quién se

ocupó del problema de la falta de vino con una

◄ Contenido ►


202 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

Palabra. Te invito para que creas en Jesús como

Dios. Debemos vivir por nuestra fe en Dios.

Lo que es imposible con esfuerzo humano

pueden ser resuelto si somos guiados por fe en la

Palabra de Dios mientras llevamos nuestra vida

de fe en Su Iglesia. Cuando creemos y seguimos

a Jesús, experimentamos Sus bendiciones y

poder en nuestras vidas. Espero que Dios les de

la bendición de la fe en Su Palabra. Espero que

experimentes el crecimiento espiritual y las

sorprendentes bendiciones de Dios día a día

mientras leemos esta Palabra.

Es filosofía humana vivir neciamente sin Dios.

No importa que tanto confíe una persona en sí

misma, todos los hombres son limitados. La vida

es un caminar en cuatro puntos cuando nacemos,

dos en nuestra juventud, y tres cuando

envejecemos. No existe un verdadero progreso

en la vida. Sin embargo, Dios no obró de esa

manera. El único camino verdadero preparado

para nosotros es nacer de Nuevo creyendo en Su

Palabra. Creer en la Verdad de la Palabra de Dios

es creer en Dios. No debemos creer en sueños

raros, visiones o ilusiones. Algunas veces

escuchamos sonidos raros cuando nuestros

corazones se debilitan. Todas son distracciones y

son inútiles.

Las bendiciones vienen de nuestra fe en la

Verdad escrita de la Palabra. Nacerás de nuevo

cuando creas en la Palabra escrita de Dios. Serás

bendecido de acuerdo a la Palabra cuando creas

lo que esta escrito en ella. Dios grabó lo que que

ocurrió en el pasado para tener un encuentro con

nosotros a través de esta Palabra. Es por ello que

Dios ha grabado toda Su Palabra a través de los

profetas de los tiempos del Antiguo Testamento

y de los discípulos de Jesús en la era del Nuevo

Testamento. Por toda la Escritura, desde Génesis

hasta Apocalipsis, ¿quién aparece? A través de

estos 66 Libros de la Biblia, aparece Jesucristo.

◄ Contenido ►


203 Podemos Probar las Bendiciones de Dios Solamente Si Obedecemos la Palabra de Dios

Cada Libro de las Escrituras esta conectado con

Jesucristo.

Tenemos que creer en la Palabra escrita de

Dios. Cuando creemos en la Palabra de Dios,

creemos en Dios, tenemos un encuentro con

Dios, y recibimos las bendiciones de Dios. Esto

se debe a que nuestro Señor ha venido a nosotros

por medio de esta Palabra. Nuestro Señor es el

Dios de la Palabra. Queridos compañeros

creyentes, ¿creen esto? Si, si lo creen. Te exhorto

a que creas.

Queridos compañeros creyentes, conserva tu

fe y ora por los incrédulos guiándolos a Dios. De

acuerdo a tu fe, ven a la iglesia de Dios y

escucha la Palabra tan frecuentemente como

puedas. Saborearas y experimentaras los

sorprendentes milagros cuando la Palabra te llene

abundantemente hasta el borde de tu corazón.

Queridos compañeros creyentes, la más

grande bendición en este mundo es nacer de

nuevo por la fe en el evangelio del agua y el

Espíritu, el cual es la Palabra de Dios. La Biblia

dice que no debemos vivir solamente de pan sino

de toda Palabra que sale de la boca de Dios. No

existe nada más dulce que escuchar la Palabra de

Dios. La segunda bendición para aquellos que

han recibo la remisión del pecado es escuchar la

Palabra de Dios.

Cuando escuchamos la Palabra de Dios, el

Espíritu Santo en nosotros nos llena con un

fuerte acuerdo con la Palabra del evangelio del

agua y el Espíritu, el cual es la Palabra de Dios.

“¡Correcto! ¡Ciertamente correcto!” el Espíritu

nos esta motivando a tener fe en la Palabra de

Dios.

Espero que realmente creas en la Palabra de

Dios y verdaderamente le obedezcas a Él como

lo hicieron los sirvientes. Cuando haces eso,

recibirás la bendición de Dios por el resto de tu

vida.

◄ Contenido ►


CAPITULO 3

◄ Contenido ►


205 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

Tenemos que Nacer de

Nuevo Conociendo y

Creyendo de Este Modo

< Juan 3:1-6 >

“Había un hombre de los fariseos que se

llamaba Nicodemo, un principal entre los

judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo:

Rabí, sabemos que has venido de Dios como

maestro; porque nadie puede hacer estas

señales que tú haces, si no está Dios con él.

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto

te digo, que el que no naciere de nuevo, no

puede ver el reino de Dios. Nicodemo le dijo:

¿Cómo puede un hombre nacer siendo viejo?

¿Puede acaso entrar por segunda vez en el

vientre de su madre, y nacer? Respondió

Jesús: De cierto, de cierto te digo, que el que

no naciere de agua y del Espíritu, no puede

entrar en el reino de Dios. Lo que es nacido de

la carne, carne es; y lo que es nacido del

Espíritu, espíritu es.”

La mayoría de los Cristianos están haciendo lo

mejor que pueden por nacer de nuevo. Así,

existen muchos que usan el termino “nacer de

nuevo” sin conocer el significado detrás de estas

palabras. Aunque con frecuencia escuchan que

necesitan nacer de nuevo debido a que son

pecadores, la mayoría de la gente no conoce el

significado exacto de estas palabras. Aún así

dicen, “he nacidote nuevo ya que creó en Jesús,”

o “Estoy seguro que nací de nuevo, ya que sentí

fuego dentro de mí en ese día.” El problema es

que la gente solo confía en sus emociones en este

asunto de la Verdad. Esa gente, que se les ha

engañado cree que han nacido de nuevo sin

◄ Contenido ►


206 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

conocer la Verdad de la salvación, deben nacer

de nuevo solamente a través de la Verdad dada

por el Señor del evangelio del agua y el Espíritu.

Nacer de Nuevo ser libre de todo el pecado de

uno es posible solamente teniendo fe en la

Palabra del evangelio del agua y el Espíritu. Si

vamos a nacer de nuevo, debemos creer en la

Verdad de la Palabra de Dios. Para hacer eso,

debemos escudriñar la Verdad dada por Dios del

agua y el Espíritu en nuestro corazón

escuchándola una y otra vez. Primero que nada,

debemos darnos cuenta que no podemos

reemplazar el evangelio del agua y el Espíritu

con milagros y señales que podamos

experimentar.

Escuchemos la Palabra de Dios que nos es

dada a nosotros. “De cierto, de cierto te digo,

que el que no naciere de agua y del Espíritu, no

puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5).

Este pasaje de la escritura nos dice que debemos

nacer de nuevo por el agua y el Espíritu para ser

libres de todos nuestros pecados. Me gustaría

compartir hoy con ustedes lo que

verdaderamente significa nacer de nuevo por la

Verdad del evangelio del agua y el Espíritu.

Cada Pecador Debe Creer en el

Evangelio del Agua y el Espíritu para

Entrar en el Reino Celestial

La mayoría de los Cristianos, cuando

empiezan a creer en el Salvador, no conocen

mucho acerca de la Palabra del agua y el Espíritu

Santo. En vez de nacer de nuevo por el agua y el

Espíritu, creen que el Cristianismo es una de las

religiones de este mundo. Verdaderamente no

podemos nacer de nuevo de todos nuestros

pecados solamente creyendo en Jesús como

nuestro Salvador así como la gente de las otras

◄ Contenido ►


207 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

religiones cree en sus dioses. Por lo tanto,

debemos darnos cuenta de la Palabra del

evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Verdad que nos trae la remisión del pecado.

Cualquiera que reconozca que es un vil pecador

ante Dios y cree en el evangelio del agua y el

Espíritu puede entonces recibir la salvación de

todos sus pecados y llegar a nacer de nuevo.

Esta mal creer simplemente en Jesús como

nuestro Salvador sin el conocimiento de la

Verdad del evangelio del agua y el Espíritu. La

Biblia nos habla acerca de la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu, el le permite a

cada ser humano nacer de nuevo de los pecados

del mundo. Debemos darnos cuenta y creer en

nuestro corazón en el evangelio del agua y el

Espíritu.

Sin embargo, si los Cristianos creen

equívocamente sin conocer la Verdad del

evangelio del agua y el Espíritu, ¿cómo

podríamos tener seguridad de la salvación de

nuestros pecados? Si creyésemos en el

Cristianismo sin la Verdad del evangelio del

agua y el Espíritu, ¿Qué quedaría en nuestro

corazón? Solamente confusión, desesperación y

todos nuestros pecados permanecerían en el

corazón. Aunque creas en Jesús como tu

Salvador, debido a que no has conocido el

evangelio del agua y el Espíritu, continuaras

viviendo como pecador. Aunque crees en Jesús,

seria un religioso legalista aún con pecado en tu

corazón. Sus almas estarían saturadas con pecado

en el corazón debido a que realmente no has

tenido un encuentro con Jesucristo, quién vino

por la Verdad del evangelio del agua y el

Espíritu. Cuando una persona piensa en el

Cristianismo como otra buena religión mundana,

solamente tendrá confusión y desesperación en el

corazón.

En estos días, aunque existe mucha gente que

◄ Contenido ►


208 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

ha creído en Jesús durante mucho tiempo, luchan

con la confusión y el vacío de sus corazones. La

mayoría de los Cristianos están viviendo como

graves pecadores ante Dios, ya que no conocen el

evangelio del agua y el Espíritu, el cual es la

Palabra de Dios. Debido a que han caído en la

confusión religiosa, piensan que estarán bien aún

cuando tienen pecado en su corazón. Una vez

que se vuelven religiosos, con frecuencia se

disfrazan como verdaderos creyentes y con el

tiempo llegan a ser estrictos legalistas.

Terminarán encarando su propia condenación,

incapaces de escapar de todos sus pecados.

La fe en el evangelio del agua y el Espíritu nos

permite escapar de todos nuestros pecados, y de

igual modo debemos utilizarla para escapar de

las vacías religiones del mundo. Debemos llegar

a nacer de nuevo conociendo y creyendo en el

evangelio del agua y el Espíritu.

El Señor nos Está Diciendo que Solo

Aquellos que Creen en el Evangelio

del Agua y el Espíritu Serán

Completamente Liberados de Todos

Sus Pecados

El Señor dijo, “De cierto, de cierto te digo,

que el que no naciere de agua y del Espíritu, no

puede entrar en el reino de Dios” (Juan 3:5).

Aquí, se dice que las fuentes que nos permiten

nacer de nuevo son “el agua y el Espíritu.” para

que una persona reciba salvación de todos sus

pecados, debe nacer de nuevo por la fe en el

evangelio del agua y el Espíritu. El agua se

refiere al bautismo que Jesús recibió de Juan el

Bautista (Mateo 3:15). Quien crea en Jesús,

Aquel que tomó todos los pecados del mundo al

recibir el bautismo de Juan el Bautismo y

entonces fue crucificado en la Cruz, recibirá la

◄ Contenido ►


209 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

remisión del pecado, nacerá de nuevo, y tendrá al

Espíritu santo en su corazón. Puesto de otra

manera, cuando aceptamos y creemos la Verdad

de la salvación en la Palabra de Dios, recibimos

la remisión de todos nuestros pecados y somos

convertidos en gente justificada.

Nacer de Nuevo significa nacer dos veces.

Nacimos una vez de carne por nuestros padres. Y

nacer de nuevo es renacer espiritualmente.

Aunque al principio hayamos creído en Jesús

solo religiosamente., verdaderamente podemos

nacer de nuevo recibiendo la remisión del pecado

y recibiendo el regalo de Dios del Espíritu Santo

a través de nuestra fe en el evangelio del agua y

el Espíritu, el cual es la salvación verdadera.

Encontremos Evidencia del Evangelio

del Agua y el Espíritu en el Antiguo

Testamento

Examinemos primero la Verdad del evangelio

revelada en Levítico 1 en el Antiguo testamento.

¿Cómo recibía la gente en el pasado la remisión

de sus pecados? La Palabra en levítico revela

cómo Dios liberará a toda la humanidad en el

futuro. Por lo tanto, tenemos que examinar el

evangelio del agua y el Espíritu en la Palabra del

Antiguo testamento y creerla.

Levítico 1:1-3 dice, “Llamó Jehová a Moisés,

y habló con él desde el tabernáculo de reunión,

diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles:

Cuando alguno de entre vosotros ofrece ofrenda

a Jehová, de ganado vacuno u ovejuno haréis

vuestra ofrenda. Si su ofrenda fuere holocausto

vacuno, macho sin defecto lo ofrecerá; de su

◄ Contenido ►


210 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

voluntad lo ofrecerá a la puerta del tabernáculo

de reunión delante de Jehová.”

Un titulo es agregado a cada uno de los 66

Libros de la Biblia de acuerdo al tema principal

de cada Libro. Génesis menciona la creación del

universo de Dios y de todo lo que en el hay, así

como las historias de los padres de la fe como

Abraham, Isaac, Jacobo y José. Éxodo menciona

cómo los descendientes de Jacobo, los Israelitas,

fueron liberados de Egipto así como los Diez

Mandamientos, la Ley de Dios y el sistema del

Tabernáculo. Levítico nos explica como Dios y

los hombres pueden estar unidos por medio del

sistema de sacrificios, el cual nos muestra en

detalle el método de Dios para liberar a los

humanos de todos nuestros pecados. El nombre

del libro se refiere a Leví quién fue el tercer hijo

de Jacobo con Lea y el progenitor de la tribu de

los Levitas. El nombre “Leví” significa “unido a”

(Génesis 29:34). Así, cómo unirse con Dios es el

tema consistente del Libro de Levítico.

La Ley de Dios es la colección de Sus

estatutos los si y los no en nuestras vida. Existen

613 estatutos en la Ley. Aunque Dios nos ha

dado Su Ley, a nosotros los humanos nos falta el

poder de vivir de acuerdo a la Ley a pesar de

saber que Su Ley es justa y buena. Esto se debe a

que hemos heredado el pecado original de Adán.

Debido a que cada persona ha heredado de Adán

un total de 12 clases de pecado, cada persona es

incapaz de conducirse justamente debido al

pecado heredado. Por lo tanto, nacimos como

seres que no pueden evitar cometer pecados, aún

cuando sabemos que esta mal.

“Mas Dios muestra su amor para con

nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo

murió por nosotros” (Romanos 5:8). Mientras

que toda la gente estaba destinada a nacer como

pecadores y a morir como pecadores, Dios ha

puesto el sistema de sacrificios a Su pueblo para

◄ Contenido ►


211 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

que pudieran recibir la remisión del pecado. Dios

estableció el sistema de sacrificios y encomendó

su administración a la tribu de los Levitas. En

otras palabras, dio el sacerdocio solamente a la

tribu de los Levitas, a Aarón y a sus

descendientes (Éxodo 29:9, Números 3:10).

Aarón, el primer Sumo Sacerdote, era

descendiente de Leví.

Es más fácil entender cómo podemos nacer de

nuevo cuando examinamos de cerca el papel de

los sacerdotes Levitas. Cuando escuchamos

cuidadosamente la Palabra de Dios la cual

describe el sistema de sacrificios, podemos

entender mejor la bendición de la remisión del

pecado por medio de Jesucristo, quién en la

Biblia es el centro más importante.

Dios llamó a Moisés, un Levita, a Su

Tabernáculo y designó a su hermano Aarón

como Sumo Sacerdote, quién transferiría todos

los pecados al cordero del sacrificio. Cuando

cualquiera de los Israelitas, necesitaba traer una

ofrenda al Señor, se le decía que debía traer esa

ofrenda de su propio ganado-uno del rebaño y

otro del ganado (Levítico 1:2). Esto implica que

Dios ya había limitado los tipos de ofrendas del

sacrificio que podían llevar todos sus pecados. Si

los Israelitas iban a recibir la remisión del pecado

ante Dios, se les requería sacrificar a Dios un

borrego o un chivo. Y si el sacrificio era parte de

una ofrenda quemada, era necesario traer un

animal macho sin defecto hasta el frente del

Tabernáculo.

Una ofrenda quemada es una clase de

sacrificio ofrecido a Dios siendo quemado. A

través de esta ofrenda, el animal sacrificado

muere en lugar de la persona y el sacrificio

recibe el juicio vicariamente, el pecador merecía

esto de parte de Dios

Entonces, ¿cómo se les requería a los

pecadores realizar la ofrenda ante Dios, para que

◄ Contenido ►


212 Tenemos que Nacer de Nuevo Conociendo y Creyendo de Este Modo

Dios la acepte gozosamente? Levítico 1:4 dice,

“Y pondrá su mano sobre la cabeza del

holocausto, y será aceptado para expiación

suya.” Podemos encontrar la solución en este

pasaje, “Y pondrá su mano sobre la cabeza del

holocausto.” Debemos poner atención a la frase

“poner la mano sobre la cabeza del holocausto.”

Escrito está que cuando un pecador ponía su

mano sobre la cabeza del holocausto, todos sus

pecados eran transferidos sobre el animal

sacrificado. Así, el orden correcto para realizar

una ofrenda era la de transferir los pecados

personales imponiendo las manos sobre el

holocausto antes de que el sacrificio fuera muerto

en ofrenda a Dios.

“Y pondrá su mano sobre la cabeza del

holocausto” (Levítico 1:4). El primer paso para

recibir la remisión personal del pecado en el

Antiguo Testamento es la imposición de manos.

La imposición de manos es la acción aplicada a

la persona al animal sacrificado. La frase “poner

la mano sobre” significa que los pecados de uno

son transferidos sobre el chivo expiatorio. Esta

era el método correcto para expiar los pecados de

uno ante, establecido por Él Mismo.

“Y pondrá su mano sobre la cabeza del

holocausto, y será aceptado para expiación

suya” (Levítico 1:4). Expiar significa que los

pecados se extinguen juntamente con el chivo

expiatorio. Debido a que ese chivo expiatorio ha

tomado todos nuestros pecados al recibirlos por

la imposición de manos, recibimos la expiac