ESCAES Y EL RESCATE DEL ARTE TEXTIL EN CUTERVO

escaes.net

ESCAES Y EL RESCATE DEL ARTE TEXTIL EN CUTERVO

ESCAES Y EL RESCATE DEL ARTE TEXTIL EN CUTERVO

Por MG. Delicia Coronado Rivera – Directora ESCAES

Las mujeres de Rodiopampa

somos muy trabajadoras

en la casa, el ganado y en la chacra

y somos buenas tejedoras

Nuestras frazadas, alfombras y alforjas

con sus vistosos colores

en los festivales y ferias

han sido siempre los mejores.

Gracias a ESCAES hoy tejemos

en telares a cintura y pedal

hacemos nuevos diseños

y en esta fiesta nadie nos va a ganar.

Dalila Carrero Delgado

Rodiopampa

En las faldas del Majestuoso Cerro Ilucán, se encuentra la Ciudad de Cutervo, adornada

por su hermosa campiña, de vistosos colores desde el verde variado, hasta el naranja y

gris de sus tierras…, en ellas habita gente que desde tiempos ancestrales, vienen

creando cosas nuevas, recreando cultura, respondiendo a los desafíos de la Madre

Naturaleza y luchando de forma permanente por una Vida Digna y Saludable. Hay

muchísimas personas movidas por la pasión del arte textil, joven y no tan joven trabajando

sus talentos al máximo, estrujando su imaginación.

Cuentan los cronistas que con la Dominación Incaica, Cajamarca

y en ella la Provincia de Cutervo entre otras, tuvo una población

de unos 25.000 habitantes entre funcionarios, acllas, orfebres,

ceramistas, yanaconas y sobre todo tejedores, convirtiéndose en

uno de los más importantes centros manufactureros de textiles

del Tahuantinsuyo.

Foto: ESCAES

Al llegar los españoles a Cajamarca en el año 1532, les sorprendió la enorme cantidad de

tejidos de lana y algodón que hallaron almacenados en las casas, estas noticias de los

primeros cronistas, nos dan idea de la magnitud de la tradición textil prehispánica sobre la

cual se establecieron los obrajes.

En el siglo XVII, ya existían más de 35 obrajes en Cajamarca.

A principios del siglo XVIII, la Provincia /Corregimiento, ya era

uno de los principales centros textiles del Virreinato, la

elevada producción de frazadas, paños, pañetes, bayetas y

jergas de lana, sombreros, sayales o telas burdas para alforjas

era transportada a Lima, Guayaquil y Panamá.

En la República, con la industrialización y la modernización de la capital y de los

principales centros urbanos del país, se acentuaron las distinciones en las indumentarias

de los nuevos grupos sociales. Así, las clases dominantes occidentalizaron más sus


vestimentas, pero las indígenas continuaron vistiendo sus trajes como en la colonia. Los

colores de tintes naturales los combinaban con anilinas importadas.

A partir de 1860 en Cajamarca, el uso de la manta o pucllo, del poncho y de las fajas

fueron y continúan siendo un distintivo de pertenencia a cada provincia, un símbolo de

identidad. (Silva Santisteban 1988).

La textilería tradicional de Cutervo utiliza los rudimentarios telares

de madera que son de cintura, para ello tienen previsto: Estacas,

ovillos de hilo de diferentes colores de acuerdo a la cantidad

requerida, cungalpos, calluas, cargadora, putic( objeto circular

que se utiliza para el cruce el hilo, para ubicar posteriormente la

trama) entre otros.

ESCAES en las Microcuencas del Chotano, Yatún y Guineamayo, viene impulsado y

fortaleciendo este arte ancestral, capacitando, acompañando, asesorando y monitoreando

a través del apoyo incondicional con personal técnico, muy particularmente contamos

con la buena disposición de cuatro profesoras y compañeras de trabajo: Clarita

Coronado, Rosita Goicochea, Carina Llatas y Delicia Requejo, las que a su vez están muy

identificadas con todo el proceso que se lleva a cabo con las mujeres, a fin de que

mejoren y diversifiquen su producción textil. Sus tejidos no solo son para uso personal

sino que es un emprendimiento que parte de la cultura propia y de las habilidades de

las mujeres con el propósito de dinamizar una actividad productiva que les genere

ingresos económicos, por ello estamos potenciando y capitalizando los”saberes haceres”

a través talleres, acompañamiento en el control de calidad e intercambio de experiencias

con la comunidad de Cuyumalca en la hermana Provincia de Chota, allí diez participantes

cutervinas y chotanas, compartieron sus experiencias, de las que salieron mutuamente

enriquecidas. Lo gratificante para ESCAES es que ésta iniciativa ha calado hondo en las

comunidades donde trabajamos, es por ello que a la fecha las mujeres ya se han

organizado en una Asociación de Tejedoras, están felices de producir, crear y recrear

su arte con la producción de diferentes prendas que son comercializadas en Cutervo y en

Lima.

Las mujeres tejedoras con ilusión, con cungalpo y cargadora tensan su tejido enlazado y

tejiendo hilos de vida, entre mundos de colores, manejando illahuas, callua, tramero y

diseños de su propia inspiración, logran en su tiempo libre las obras encomendadas.

Cuidadoras, esperanzadas en una buena cosecha, esperando

que esté listo el mote o la chochoca, aguardan a que pase la

lluvia o llegue el atardecer, son las laboriosas campesinas, que,

unen con gran habilidad pasado, presente y futuro,de la historia,

pacientes, alertas y ágiles, se crean y recrean a través de los

Círculos EBA conducidos por ESCAES la cultura ancestral de

la que se sienten orgullosas.

Un nuevo estilo de Vida Digna y Saludable que con imaginación, trabajo y la solidaridad

de la Cooperación Internacional especialmente Española vamos consiguiendo el

DESARROLLO RURAL de la población excluida, especialmente de las mujeres

campesinas andinas.

More magazines by this user
Similar magazines