Descargar registro - Biblioteca Nacional de Colombia

bibliotecanacional.gov.co

Descargar registro - Biblioteca Nacional de Colombia

©Biblioteca Nacional de Colombia


-7-

M ve, en forjar pleitos, yendo a buscar personas que les vendiera:1 peeten·

didos derechos pa.ra. demandar, como lo han hecho, a la, mortuorIa..

A I?sto responden los señores Suescun, que comprar derechos de otro

es un hecho lícito, es un derecho, i CJ.ue el CJ.L1e usa de un derecho a nadie

ofende. Tn.n sencilla es la. respuesta a semejante disculpa., que apéna.s es

necesa.rio enunciar1a. Los hechos lícitos deja.n de serlo cua.ndo su rebclon

con otros hechos los viene a constituir en hechos perniciosos c inmorale¡::.

Dar a un hombre un a.rrna es un hecho lícito; pero deja de serlo cua.ndo

con este heeho concurre el de saber que con elh se va a dar muerte a. un

hombre. Comprar bienes es un hecho lícito; pero no lo es para el tutor

comprar los de su pupilo; para el albacea los de la sucesioD. Es lícito comprar

acciones para entablar pleitos; pero si el que compra estas acciones

es el mismo que ha a.ceptado el deber de defender los derechos de aquel

contra quien el pleito se dirije, que en consecuencia se ha apoüerado de

los medios de defenscL de éste, i se ha instruido i podido disponer convenientemente

de estos medios de defensa, entónces ese hecho lícito en jeneral

deja de serlo i se convierte en un delito infame, declarado i definído así

en el artículo 354 del Código penal, que le aplica. la pena de infamia.

Lo que hicieron aquí los señores Suescun, no hai duda de que se halla

en ese caso del Código penal. Aceptaron el albaceazgo del señor doctor

Gómez Hóyos, con tenencia de bienes, como yft se ha visto; en consecuencia,

estaban en el deber de defender en juicio la validez del testamento i

las disposiciones que debian cumplir (artículo 1,360 del Código civil) . .!Estaban

tambien en el deber de hacer la defensft judicial de los intereses de

la mortuorift, ejercitando la:: acciones i defensas correspondientes, conforme

a los artículos 1,361 i 603 del Código civil i 257 elel Código judici(l.l. Es

decir que, encargados de la defensa. del testamento i de los intereses de la

sucesion del señor doctor Gómez Hóyos, encargn.dos tambien de cumplir

ese testamento, i apodera.dos de los medios de defensa de este seüor cuando

se hicieron a sus papeles, abandonaron esos deberes para. servir a la

causa contraria; i apoderándose de las pretendidas acciones de los adversarios,

i de acuerdo i con la personería dc éstos, Se volvieron contra la

mortuoria que debian defender, perjudicando así a los herederos para SD,car

ellos una utilidad persona.l, contra. la causa que estaban obligados a sostener.

Este es el delito de prevaricato definido en el artículo 354 del Código

penal, que dice: "Los individuos encargados de la. defensa en juicio, o del

poder de otro, que descubran los secretos de su defendido o poderdante no

la. parte contraria; o que despues de haberse encargado de defender a a

una i enterá.dose de sus pretensiónes i medios de defensa, la aball onen i

defiendan a la. otra; o que defiendan a un mismo tiempo a áillbas pn;rtes;

O que de cualquier otro modo a sabiendas perjudiquen a su defel'idido por

favorecer al contrario o sacar una utilidad personal, S011 tambien prevari-

©Biblioteca Nacional de Colombia


-27-

las formalidades legales, hecho que, rehtcionado con su conducta posterior,

es una podcro::a prueba circunstancia: de su voluntad de causar daño a la

suce, ,ion i en consecuencia a los herederos;

2.· Porque hicieron un invent:"trio subrepticio, esto es, a escondidas de

10:3 que tenian derecho 11 concurrir al acto para tomar conocimiento de lo

que se hacia i poJ.er ponerse en aptitud de evitarse mayores males. La

esclusion de los interesados que tenian derecho de concurrir al acto es otra

prueba circunstancial de lit voluntad de hacer daño, pues solo para esto es

flue ordinal'imllcntc se procede desatendiendo el derecho de otro;

3: Porque retuvieron papeles importantes de la sucesion, los cuale::;

deblan servil' para defender a ésta contra los pleitos que los mismos señores

albaceas le promovieron, i que aun cuando han entregado algunos a fuerza

de n.premios i prision, no han entregado otros; .

4. 0 Por su misma conducta estremadamente neglijente, pues ella es

una prueba tal de dolo, que las leyes la hacen equivalente del dolo; estn.

eq uivalencia.no la establecen las leyes arbitrariamente, sino que se fundan

en la naturaleza misma de los hechos: no se tiene tal conducta sino teniendo

intencion de dañar: solo así se acepta un encargo para hacer lo

que los señores Suescun han hecho; por esto es que, para la lei, culpa lata

i dolo son la misma cosa;

5. o Por haber cometido, siendo albaceas, los delitos siguientes: ejercer

negociaciones 1:ncompatibles con su cargo, delito definido en los artículos 374,

375 i 376 del Códigó penal; abuso de confianza, delito definido en el artículo

653 del Código penal; prevan'cato, delito definido en el artículo 354 del

Código penal.

XXIII.

El artículo 1,365 del Código civil, establece que el albacea será removido

por culpa grave o dolo, i en caso de dolo, se hará indigno de tener en

la sucesion parte alguna. El artículo 47 del mismo Código establece en su

inciso 1,° que la culpa lata equivale, en materias civiles, al dolo. Estas son

las disposiciones cuya aplicn.cion he pedido, una vez que está probada la

existencia de la culpa lata i la del dolo. En la imposibilidad de negar la

primera se ha ocurrido al arbitrio de decir que, en el caso, la culpa no

produce los mismos efectos que el dolo, pues la leí habla de la culpa grave

i dolo, i dice que en caso de dolo sea indigno de suceder, de donde quiere

, deducirse que queda escluida la culpa lata,. Tal esclusion no tiene fundamento,

porque el ser removido por culpa grave i dolo, no escluye que se

haga indigno por dolo i por culpa lata, pues ellejislador ha declarado que

cuando hable de dolo queda incluida la culpa lata en la espresio . (le dolo.

Ademas, la discusion es innecesaria en este punto, pues el. dolo está tan

probado como la culpa lata.

Una consideracion que espuse para reforzar con las leyes

miento, ha sido mal interpretada. Dije que si al que no acepta

©Biblioteca Nacional de Colombia

More magazines by this user
Similar magazines