Libro conmemorativo - Fundación Abbott

fundacionabbott.es

Libro conmemorativo - Fundación Abbott

Al día siguiente por la mañana llamaste a Toni, mi neumólogo. Te tranquilizó.

Dijo que él no lo veía necesario y nos citó a consulta. Nos explicó que

en la literatura no estaba suficientemente probado el beneficio del oxígeno

en Eisenmenger y que era un tema controvertido. También nos dijo que mi

cuerpo ya estaba acostumbrado a saturar por debajo del 80% y que, si más

adelante creía que lo necesitaba, ya volveríamos a hablar de ello. Me eché

a llorar y le dije que prefería cinco años con calidad de vida que diez dependiendo

de una bombona.

Ahora ruego que sean diez y, aunque no necesito oxígeno por el momento,

me conectaría a mil bombonas si fuese preciso para asegurarme el continuar

viviendo.

Estos diez años a tu lado me han enseñado muchas cosas. Una de ellas ha sido

que no vale rendirse. Quien se rinde tiene la partida perdida de antemano.

Quizá por ello, a día de hoy me encuentro como nunca he estado. Es evidente

que no tengo la energía que tendría alguien de mi edad, ni tampoco puedo ir

en bicicleta, patinar o echarme unos largos en la piscina, pero tengo y puedo

hacer muchas otras cosas más, que me llenan y dan vida.

De qué me sirve amargarme por no poder reírme a carcajadas por el riesgo

de reventar una capilar pulmonar, de nada. Por eso, sonrío por fuera y me río

sonoramente por dentro.

Cuando he tenido episodios de hemoptisis y me ha abordado un ataque de

pánico, tú has estado a mi lado, tranquilizándome, y aunque sé que estabas

aterrado por dentro, nunca me has mostrado ni una pizca de temor. Cuánto

te lo agradezco. Has sido en todo momento mi media naranja, la palanca que

me levanta cuando me caigo y el contrapeso que me baja hasta el suelo cuando

me da por soñar demasiado.

Contigo he descubierto el valor de las cosas pequeñas, y el orgullo de verme

como los demás. Todos estos años he trabajado duro para demostrar que no

soy una enferma, ni un síndrome de Eisenmenger, ni una hipertensión pulmonar,

ni un episodio de hemoptisis. Estoy enferma, sí; pero no soy distinta y

164

More magazines by this user
Similar magazines