Libro conmemorativo - Fundación Abbott

fundacionabbott.es

Libro conmemorativo - Fundación Abbott

una de las pasajeras depresiones que en todo ciclo vital aparecen de tanto en

tanto. Trataban de animarme y se interesaban por mi estado hasta que antes

o después desistían ante lo impenetrable de mi actitud. Incluso llegaban a

exasperarse con mi pasividad, pero su inquietud se aplacaba con el recurso de

las frases al uso: “está en la edad del pavo”, “es un chico difícil”, “demasiadas

comodidades”, “los jóvenes de hoy lo tienen muy fácil”, ...

Su preocupación aumentó cuando salté al vacío desde el segundo piso.

El toldo de una zapatería y las espaldas del barrendero que tuvo la desgracia

de estar allí, amortiguaron mi caída. La situación se salvó con una rotura de

escafoides, un esguince de tobillo y varias contusiones. Solo puedo ironizar al

respecto y reír frente al desatino. Pero no tenía otro remedio, lo juro. Lo hice

porque la primavera había metido dos mariposas en mi dormitorio y era incapaz

de asimilar sus movimientos. La anarquía de sus vuelos me superó y los

escasos metros cúbicos delimitados por las paredes de mi habitación desafiaron

las leyes de la física. El espacio-tiempo se curvó en exceso e inició un lento

desplazamiento en espiral. Era imprescindible detener aquella vorágine que

amenazaba con desubicarme y como por mucho que me esforzaba no conseguía

darles alcance ni hacerlas parar, decidí acabar con mi vida arrojándome

por la ventana. El impacto de mi cuerpo contra los elementos que se cruzaron

en mi camino consiguió que las cosas volviesen a su sitio.

II

Tras los pertinentes exámenes traumatológicos fui derivado a la sección de

psiquiatría, donde el sanitario de guardia, tras diagnosticar trastornos de ansiedad

con síntomas psicóticos, escribió sobre el talonario de recetas el nombre

comercial de una benzodiacepina. Aquel sencillo movimiento de estilográfica

sobre papel marcó un punto de inflexión en mi trayectoria vital. Desde

ese preciso instante, los fármacos –prescritos o autoadministrados, inyectados

por vía intravenosa en contra de mi voluntad, consumidos según pautas

médicas, en sobredosis o totalmente olvidados– pasaron a formar parte inhe-

19

More magazines by this user
Similar magazines