Libro conmemorativo - Fundación Abbott

fundacionabbott.es

Libro conmemorativo - Fundación Abbott

Cuadros de una Exposición

Gerardo Barreiro Vernengo

A

medida que se acercaba el final del trayecto, el cansancio

acumulado después de atravesar el Atlántico iba perdiendo

fuelle ante la visión fantasmal de la cima del Aneto,

flotando en la bruma matinal, insinuándose o desvaneciéndose en el

verdor de los bosques con cada curva del camino. Descendíamos trazando

círculos, siguiendo el curso del río Cinca, adentrándonos en el

valle de Benasque en dirección al pueblo de Cerler. Una vez allí, debía

realizar una llamada para avisar de mi llegada, y luego buscar un taxi

que me llevase hasta la finca que tía Elisa había comprado a cinco o

seis kilómetros del pueblo, escondida entre la maleza y los desniveles

del terreno, a duras penas señalada por un discreto portón de hierro

color canela.

Una semana antes de mi partida, recibí en Quebec un par de faxes del

albacea de tía Elisa, un abogado de Barcelona que con anterioridad había

intervenido en la venta de algunas de sus pinturas en Norteamérica.

Uno reproducía su testamento, y el otro tenía carácter meramente

informativo. Sin embargo no pude escapar a la tentación de releer

este último varias veces durante el viaje, como si inconscientemente

esperase encontrar alguna clave escondida que mitigara en parte la

tristeza, y en parte la excitación producida por todo el asunto:

“El señor Mestre la estará esperando para darle las llaves de la casa.

Ha sido un fiel asistente de su tía durante los últimos cuatro años y

lo habrá dispuesto todo de modo que pueda usted instalarse cómodamente.

Su tía me dijo que Mestre también le entregará las llaves

de una caja de caudales que, a falta de dinero, contiene algún objeto

y un documento destinado a ser leído por usted. Solo puedo anticiparle

al respecto que su tía dejó bien claro que el contenido de ese

documento no tenía implicación legal alguna, y que solo se trataba

de un asunto familiar privativo de ustedes dos, aunque llegado a este

75

More magazines by this user
Similar magazines