Ana Galbis - Jarabe para el Alma

jarabeparaelalma.com

Ana Galbis - Jarabe para el Alma

centros de la tercera edad.

PASOS A SEGUIR:

1- Elegir. Piense en qué le gustaría aprender. Quizás siempre ha querido saber alguna disciplina artís-

tica y nunca se lo ha planteado antes, pues ahora es el momento. No hay que dejar pasar la oportu-

nidad porque nos va a hacer mucho bien. Hay mucho para elegir: pintar cuadros, figuras de cerámica,

moldear figuras con arcilla, apuntarse a un taller de literatura y aprender a escribir relatos, elegir un

taller de cine y descubrir los secretos de las películas, hacer teatro en grupo, bordar con bolillos o

punto de cruz; o cualquier curso de música, canto o baile (bailes de salón, danza del vientre, bailes

latinos.)

2- Informarse. Hay que encontrar un curso a su medida. Para ello, lo mejor es preguntar en el ayunta-

miento, en la concejalía de servicios sociales o de cultura. También se organizan cursos muy interesan-

tes en las asociaciones de ayuda en el duelo, y en los centros de la tercera edad. Puede ser que estos

cursos estén subvencionados y sean gratis o su precio sea simbólico. Claro está, que también puede

buscar por su cuenta en escuelas de arte, centros culturales, etc.

3- Escoger un horario en el que se asegure que podrá asistir, al menos una vez por semana. Se trata

de una terapia que debe tener un mínimo de asistencia continuada. Hay que hacerlo con ganas y con

ilusión.

4- Disfrute, aprenda y compártalo con sus compañeros. Ábrase al arte y haga nuevos amigos. El éxito

de esta terapia está asegurado.

“Hemos comprobado que realizar el proceso del duelo con otras personas es mucho mejor. La fuerza

del grupo es enorme, tira de nosotros, nos permite reflejarnos y ahuyenta la “locura” a la que nos

aboca ciertas vivencias de gran desgarro. Se realizan nuevas amistades y esto, siempre es una llamada

a la vida”.

(Asociación de ayuda en el duelo “Caminar”)

Cuando un amigo te tiende la mano hay que asirla con fuerza y compartir, ya sean alegrías o penas.

Las asociaciones de ayuda en el duelo son amigos muy valiosos en los que apoyarse en este duro

momento. Es otra puerta que se abre ante nosotros para ofrecernos su ayuda: respeto, comprensión,

escucha, calor, presencia, palabras y silencio. Tal vez esta sea la actividad que necesita. ¿Qué va a en-

contrar allí?

Similar magazines