Ana Galbis - Jarabe para el Alma

jarabeparaelalma.com

Ana Galbis - Jarabe para el Alma

marido se quedó muy mal. Todos los días se vestía de negro de pies a cabeza. También teníamos otras

dos hijas, él estaba con nosotras, pero en cierto modo ya no estaba. A los cuatro años padeció una

embolia cerebral. Fue fulminante, enseguida murió.

Yo digo que ahora tengo dos familias, mis hijas y nietos aquí en la Tierra y mi hijo y mi marido en el

Cielo.

Cuando murió mi hijo, mi hija mayor estaba embarazada de un nene. Hoy vemos el gran parecido que

tiene él con mi hijo cuando estaba guapo y fuerte antes de la enfermedad. Él nació el mismo día en

que murió mi hijo, unos meses después.

Casualidades de la vida, cuando murió mi marido, mi hija estaba otra vez embarazada de una niña. Si

él murió el día 5, ella nació el día 5 unos meses después.

Me han dado muchos consejos, he leído muchos libros, me han ayudado mucho mis hijas y Dios,

cuando me di cuenta de por qué se lo había llevado. Cuando murió no entendí que Él ya me lo había

dejado más tiempo del que quería.

Físicamente, mi gran apoyo han sido mis dos hijas, espiritualmente Dios.

Un día mi hija Amparo, que estaba estudiando, me trajo una poesía que había encontrado de San

Agustín. Es preciosa y es otro de mis grandes apoyos. Esta poesía consiguió que yo no llorara tanto.

NO LLORES SI ME AMAS ( San Agustín)

No llores si me amas,

¡Si conocieras el don de Dios y lo que es el Cielo!

¡Si pudieras ori el cántico de los ángeles y verme en medio de ellos!

¡Si pudieras ver desarrollarse ante tus ojos los horizontes,

los campos eternos y los nuevos senderos que atravieso!

¡Si por un instante pudieras contemplar, como yo, la belleza,

ante la cual todas las bellezas palidecen!

¡Cómo! ¿Tú me has visto, me has amado en el país de las sombras,

y no te resignas a verme y amarme en el país de la inmutables realidades?

Creedme: cuando la muerte venga a romper las ligaduras,

Similar magazines