Transición del norte de la corriente del Golfo

www2.ine.gob.mx

Transición del norte de la corriente del Golfo

Kuujjuaq

Washington, DC

Quebec

Nueva York

Norfolk

Jacksonville

Dover

11

Portland

Providence

Bahía Happy Valley-Goose

Boston

8

Gaspé

Saint John

9.1

10

9.2

Halifax

9

6

Cabo Breton

St John’s

7

9.1

9.2

0 100 200 400 km


9. Transición del norte de la corriente del Golfo

Regiones geomorfológicas bentónicas del nivel II:

9.1 Talud de la transición del norte de la corriente

del Golfo

9.2 Planicie de la transición del norte de la corriente

del Golfo

En esta región no se encuentran regiones costeras

del nivel III.

Contexto regional

La región de la transición del norte de la corriente del Golfo —mar

abierto en el Atlántico septentrional, adyacente a la influyente

corriente del Golfo 10 al este, la corriente de Labrador al norte y oeste,

y las regiones del Atlántico acadiano y virginiano (zonas neríticas) al

oeste— es una región altamente productiva para unas 250 especies

de peces, incluidos al atún aleta azul y los marlines azul y blanco

(o aguja blanca). Esta región ecológica no bordea ninguna masa de

tierra continental, sino que se extiende desde el norte de los Grandes

Bancos hasta las aguas cercanas al cabo Hatteras y cubre varios

elementos batimétricos importantes del Atlántico noroeste, como

Canyon Lands, la montaña submarina Pickett y la cordillera submarina

de Nueva Inglaterra. Debido a las nuevas tecnologías y equipos

de pesca para aguas profundas en mar abierto, esta región marina,

que alguna vez fue remota, se encuentra ahora bajo una presión

cada vez mayor.

Características físicas y oceanográficas

Ubicada al este de las ecorregiones 7 y 8, la transición del norte

de la corriente del Golfo empieza en el quiebre de la plataforma y

10 La corriente del Golfo y sus anillos asociados se extienden al este, más allá de la ZEE. Este tipo de elementos pelágicos se desplazan

sin rumbo fijo y, por lo tanto, carecen de límites temporales o espaciales fijos.

se extiende mar adentro en las profundidades del Atlántico norte.

Conformada por aguas del Atlántico, pero afectada por la corriente

del Golfo, presenta una batimetría pronunciada, que alcanza desde

200 metros en el quiebre de la plataforma hasta casi 4,500 metros

en la planicie abisal. En el borde oeste de la región destaca el sitio

de Canyon Lands: serie de cañones pronunciados que se extienden

desde la cima del quiebre de la plataforma por el talud, hasta

la planicie abisal. Aunque la región no se encuentra dentro de la

corriente del Golfo (ubicada al sur y al este de la región), sí está

sujeta a una marcada influencia por parte de ésta, en virtud de

las incursiones de remolinos anticiclónicos de centro cálido que

se desprenden de la corriente y se dirigen al oeste hacia el quiebre

de la plataforma. Estos anillos de centro cálido, que pueden ser tan

grandes como el estado de Massachussets, transportan volúmenes

de agua cálida al norte, lejos de su origen. En esta región, la temperatura

de la superficie del mar puede variar en enero desde 10°C

en el borde occidental frío hasta 18°C en el límite oriental con la

corriente del Golfo. En verano, la temperatura de la superficie varía

entre 12 y 25°C. En su mayor parte, los tipos de sedimento de la

región corresponden a limos y arcillas que provienen de la masa de

tierra continental.

53


Ficha técnica

Fundamento: Se caracteriza por la influencia que la adyacente corriente del Golfo ejerce sobre sus

corrientes y la temperatura de su superficie marina, lo que se traduce en aguas de temperatura

moderada y la presencia frecuente de anillos de centro cálido y frío. Mar adentro en el Atlántico

noroccidental se extiende una zona pelágica, desde el quiebre de la plataforma hasta la ZEE y el cabo

Hatteras, donde la corriente del Golfo se desvía hacia el noreste.

Superficie: 796,365 km2 .

Temperatura de la superficie marina: Entre 10 y 18 °C en invierno y entre 12 y 25 °C en verano.

Corrientes y giros principales: Anillos de centro cálidos formados a partir de la corriente

del Golfo, adyacente.

Fisiografía: Desde el quiebre de plataforma hasta el océano profundo.

Profundidad: Plataforma (0-200 m, aprox.), 0%; talud (200 a 2,500-3,000 m, aprox.), 45%; planicie

abisal (>3,000 m), 55%.

Tipos y subtipos de comunidades principales: Bentos de océano profundo, pesquerías pelágicas,

corales gorgonia de aguas profundas, bosques de octocorales.

Productividad: Moderadamente elevada (150-300 g C/m2 /año).

Especies en riesgo: Cachalote; ballenas de aleta, jorobada y franca boreal; tortugas caguama y

laúd; marlín blanco (o aguja blanca) del Atlántico.

Actividades humanas y efectos negativos: La sobrepesca afecta algunas especies, por ejemplo,

el marlín blanco o aguja blanca, que se encuentra por todo el Atlántico oeste, normalmente por

encima de la termoclina en aguas pelágicas profundas; las poblaciones actuales de esta especie

representan apenas entre 5 y 15 por ciento de la capacidad de captura. El atún aleta azul también

se captura en exceso.

Contexto biológico

Se han registrado unas 250 especies de peces en esta importante y

altamente productiva región. En las aguas profundas habitan densas

poblaciones de atún aleta azul y de marlín, tanto blanco como

azul, y en el talud continental, a profundidades de 500 metros, se

congregan poblaciones de conejo amarillo o corvinato. Abundan el

arenque del Atlántico, el bacalao, la macarela, la merluza plateada

y el carbonero. Asimismo, por toda la región migran cachalotes y

ballenas franca boreal, de aleta y jorobada. Además, comúnmente se

observan varias especies de tortuga marina, incluidas la caguama y

la laúd, así como delfines común, de Risso, mular o nariz de botella

y de costados blancos del Atlántico. La región también representa

una de las más importantes zonas de reproducción de la foca gris

en el este de América del Norte. Estas aguas mar adentro son zonas

de importancia para varias especies de aves, como fulmar norteño,

paíños, álcidos, bobos y pardelas.

54 Ecorregiones marinas de América del Norte

Debido a que la región es una zona de transición entre las cálidas

aguas tropicales al sur y la fría corriente de Labrador al norte, las

especies migratorias son un elemento importante en la composición

de las comunidades ictiológicas. Muchos de los residentes son especies

tropicales euritérmicas o cálido-templadas que emigran del sur

y permanecen en la región durante los periodos en que la temperatura

del agua es elevada. Por ende, si bien la biodiversidad es alta,

relativamente pocas especies son endémicas de la zona.

Actividades humanas y efectos negativos

La región de transición del norte de la corriente del Golfo abarca una

zona importante, en gran parte amenazada por la sobrepesca. En el

pasado, la pesca no se había explotado mayormente en muchas partes

de esta región. Hoy las nuevas tecnologías de punta —operación

remota de vehículos, uso de video, imágenes de la temperatura de

la superficie marina, módulos de descenso sobre el fondo marino

(bottom landers), submarinos y sonares, así como montacargas más

resistentes, cables más fuertes y motores más poderosos— permiten

a las barcas de pesca un alcance superior a 900 metros. Más aun,

debido a que a) el esfuerzo pesquero es más difícil de controlar en

altamar y b) las especies de las aguas profundas crecen más lentamente,

viven más y se reproducen tardíamente, las pesquerías de

aguas profundas no son particularmente sustentables. Si bien se han

elaborado propuestas para asegurar la protección del hábitat y la sustentabilidad

de las pesquerías pelágicas, se acepta en general que

las zonas de aguas abiertas tienen una escasa representación y están

desprotegidas en gran parte del Atlántico noroccidental. La captura

incidental también es un problema en la región de la transición del

norte de la corriente del Golfo. Igual que en el golfo de México, las

tortugas marinas y otras especies se enmallan y son capturadas accidentalmente

en esta zona. Incluso, es muy probable que los ejercicios

con sonares de la Marina de Estados Unidos afecten a las especies

marinas (NRC, 2003).

La contaminación también afecta esta zona, en particular los plásticos

y los hidrocarburos que se acumulan en las líneas de deriva y

zonas de convergencia. La hueva y los juveniles de peces y crustáceos

se ven afectados, al igual que ocurre con las tortugas marinas

jóvenes e, incluso, las aves marinas adultas.

More magazines by this user
Similar magazines