El Nuevo Mundo - 100 años gran vía madrid

granvia.memoriademadrid.es

El Nuevo Mundo - 100 años gran vía madrid

n.° 848 TIPOS VALENCIANOS

roT. GÓMEZ DURXN Ayuntamiento de Madrid

>0

6fs.


VsNTA AL pon MAYOII :

13,Buo de Polssy

PARÍS GUCEROrasrATOcra*»"°ROBIN

(§)

(§)

(Glicerofosfato

cara: RAQUITISMO, DEBILIDAD. NEURASTENIA

DOSIS : Do 2 a 3 cucharadas & cada comida,

DitPÓSiTO ; :IB>\.ISC!/VI>J^ y :S>\.I^lÍlNr.A.^. Claris. 111. BARCELONA.,

^®(§)^

Mi sobrina Purina

ha sido curada de su anemia y recobrado por

completo su salud con la Emulsión SCOTT.

Asi lo escribo D. Sisinia TEBAN en 1» MOTEO 1909. Santillana del Mar (Santander). La

Emulsión SCOTT

es rcconooida como

EMULSIÓN MODELO

d causa do la pureza y cncrgia do sus ingredientes y su fácil digestíbilidad

alcanzada por cl procedimiento ánico de SCOTT.

Al pedir Emulsión SCOTT no os dejéis persuadir aceptando otra.

t Kn KZ'

.Sniitn Fcllcinnn, 10, lHa Stnín, Herpil, ÁOIÍ:\

Exigir el Frasco legitimo

^ 102,R.Rlchellea, Parla ,

TolUí Farmaciai.

PRODUCTOS DE RMATALIS

LOCIÓN

ASTRINGENTE

A basa da planta»

ItaUamlcas y anllfieptlcos,

fortiflca los

músculos, aflna In

epidermis y estrecha

loa poros.

Para el tocado

da la mañana.

7 Pesetas,

UPQSITORIOS CHAUMEL

Infalibles; electo producido en meoia hora.

EXUASX la Marca triangular on la cubierta de papel.

EtUblecimlentoa rilMOUZE, li, Ftulioart Stlnt-Dinli, mis. PAXIS. JTK

ontíí

LOCIÓN ROSADA

(Pin rubín) Rachel

fPan monnai) Rachel

Producto sin rival, da á

la piel un aspecto fresco

y aterclo peloilo, foclllln

el empleo de los polvos do

arroz, el calor no la liaro

desaparecer, ae etnpliililli'i>iiiOM vn la NlKiiirt|;inn

judío en el proceso de jesús.l'ara los

'I' puro don, como un acto de ca-

sacerdotes, para los fariseos, para

los doctores de la ley, Jesús era un delincuente

uad en que se hace abstracción de las cir- dad reducen los casos de imposición de esa político y religioso; Barrabás era un inallie-

„¡"'^'ancias del sujeto que la recibe y una pena y la limitación todavía mayor que apor-

Ijl';*'^'''de humildad y de renunciamiento de ta cl ejercicio de la gracia de indulto. Así, la chor común y dijeron al Procurador de Roma:

tn'J'^'ica forh humana, ' en una soieinmuaa solemnidad expía- pena ae de niuerie muerte se va liaciendo nacienuo caua cada vez mas más «suena •suelta a á Barrabas». Esto no quiere decir que

La ii ^W^ ''^ recuerda su más memorable error, excepcional, y va exigiendo para su aplicación los deliii

cuentes políticos sean justos, mas de

q,, ''.'•^'icla humana perdona acordándose de efectiva la concurrencia de mayores elcincn- ello enu mana una perpetua enseñanza, corrobo-

(lo-, «l*^ pecadora condenando al justo en Ju- tos de perversidad en el delito, lo cual no es rada por or otras muchas de la historia profaii.i.

"C,l. Mac oQ, i„, „.„..:.•,.. •_„,ii .I' , ,.,i.. __i.,. ':_ .., .i_i.!.i.. .. ,.. „:ui„..¡,. .1 1... f ..1,.:


DESDE LONDRES

I A5 MUJERES Era en Sevllla.nna tarde de

^ verano, y la calle de las

Sierpes estaba desierta, lin im café se scntalii

nn torero con sn inevitable acompañante. No

hablaban. Hacia calor. Bl torero golpeaba ligeramente

el suelo con su bastón grueso i largos

Intervalos. Pasó una mujer del pueblo, ni

fea ni guapa. lí\ torero levantó pesadamente

los ojos y exclamó en voz baja: «¡Las muje­

res!» Al cabo de unos dos minutos su acompallante

: repitió en voz aun más baja: «¡Las

mujeres" ;!» Y rec obró "--'• su silencio "—' • la ' calle ••• de •• •••- las

Sierpes.

La exclamación de! torero la repiten estos

días todos los periódicos de Europa ¡i propósito

de esa larga tragedia de amor y asesinatos

cuyo epilogo está en manos de los jurados

de Venecia. Se trata de esa mujer fatal,

Maria NikolaieviiaTariiowskaía,hasta en cuyo

nombre, lleno de vocales, ven los escritores

románticos im signo catastrófico.

Los hombres se han matado y han matado

por ella. Le bastaba quererlo para convertir á

sus victimas en suicidas ó en homicidas. Ueneralmenie,

no necesitaba para desembarazarse

de un amante enojoso sino reftir con él. El

amante se encardaba de suicidarse. Pero cuando

este método no daba resultados. Doña Maria

no necesitaba sino estimular los celos de

algún amigo suyo para hacerle matar al obstinado

que se resistía A suicidarse. Uno de estos

episodios la ha llevado al banquillo.

El hecho en si no es muy interesante. «He

llegado á un periodo de la vida—decía un personaje

de Oalsworthy—en que sólo me Interesan

las generalizaciones sobre realidades».

«Paiticularizar—habla escrito antes Uourmont

—es decir, Idealizar, es poner una idea en lo

que por si mismo no era más una anécdota.»

Lo interésame, pues, es lo que se generaliza

sobre este heclio. Se dice, por ejemplo, que

Maria Tarnowska'ia es un tipo de todos los

tiempos y de todos los países, y se citan los

casos de Catalina de Médicls, Caialiiia de Rusia

y la ex emperatriz de la China, muerta recientemente,

aparte de las consabidas Mesalina,

Semiramis, Cleopatra y otras damas tan

llenas de encanto como de ambición y de poder

maléfico.

Al mismo tiempo dicen los comentaristas

que esta tragedia es esencialmente rusa. Los

periódicos rusos, que son los más Interesados

en el triste negocio, titulan -La hi¡)nosis del

amor» las informaciones referentes á esta tragedia.

Y los periódicos franceses é ingleses

dicen que es Rusia el único país europeo donde

aún son frecuentes los crímenes de sangre

entre personas de buena posición.

Ello se atribuye al hecho de que en Fíiisia

hay muchos neurasténicos. Y la tesis es completamente

exacta. Hay muchos neurasténicos

en toda fiíiropa. En Inglaterra les da ¡lor el espiritismo,

en l^'lris pintan cuadros para el Salón

de Independientes, y en Madrid se Insultan

y se balen. En Rusia les dió hace cuatro años

por tirar bombas de dinamita y ahora parece

que se dedican al amor y que piden á sn adorada

como el personaje de Dostoyuski: -¡fJéjanieqiie

te bese la cola déla falda! ¡Déjame!

¡Déjame! ¡Me enloquece el ruido de tu falda!»

Ni siquiera la prosa inmortal de Dostoyuski

me convencerá de que se trata de una enfermedad

cseiRialmente rusa. «La hipnosis del

amor > es cosa más vieja en el mundo que el

nombre con que ahora se la banliza. Tengo

una viva sospecha de que hasta la mejor literatura

rusa es cosa vieja, en el sentido de que

va en el Occidente liabianios conocido su espiriiti

durante el medio siglo que duró el romanticismo.

Los grandes rusos Tu rgnenief. Dos

1 lyiiski y l'olstoi no son sino románticos con

lias jiisteza de expresión que los occidentales,

por haber venido al mundo cincuenta años

después.

Se dice que en las antiguas leyendas rusas

clamor es consecuencia de un filtro mágico.

¿Pero hay algún país en el mundo donde no

exista la leyenda del Tiltro amoroso? Se dice

jrrETo MVHnu irVETO HDNUO

que el poder feroz sobre los hombres de Maria

Nikolaícvna es cosa esencialmente moscovita.

¿Pero no han surgido en todas las épocas

mujeres con el mismo poder? ¿Y no es

propio de todo poder no refrenado la tendencia

al abuso? ¿Y no es lógico que en materia

tan emocional y primitiva como es el amor

sexual se viva en el régimen primitivo del absolutismo

y no en este otro régimen artificial

de la democracia?

Lo que me parece muy posible es que haya

actualmente más neurasténicos entre las clases

intelectuales de Rusia que en las de ningún

otro pais. No es difícil de encontrar la causa

inmediata si se tiene en cuenta que pasan de

cien mil los presos politicos. entre los cuales

mueren varios millares anualmente de llíus, se

suicidan más de ciento y son ejecutados unos

setecientos.

Hasta es posible una causa más profunda.

Rusia es un pais nuevo para la culliira. Los

abuelos de estos neurasténicos eran todos

ellos campesinos. Al empezar la cultura á desarrollar

la riqueza, los campesinos tuvieron

suficiente dinero para emborracharse, que es

lo mismo que han hecho las mayorías de los

pobres de todos los países al pasar de la miseria

á la relativa abundancia.

No es cosa averiguada que se trasmita hereditarianiente

el alcoholismo. Lo que si se

sabe positivamente es que el mal ejemplo de

padres alcohólicos desmoraliza á los hijos. En

esto han ido ascendiendo á la clase burguesa

los descendientes de la burgués a. Se les ha

enseñado á leer y & escribir, pero no se les ha

enseñado el método de desarrollo espiritual

porque los pobres no lo conocían.

En Inglaterra hay familias, como la de Darwin,

que hace cinco generaciones no cesa de

producir genios ó talentos de primera fila. Uno

de sus miembros. Francis Gallón, explica esta

persistencia de la aptitud en su familia por la

herencia y es el creador de una ciencia de la

selección humana lUmada el eugenismo. Yo

no creo en esa ciencia, porque el caso de la

familia Darwin se explica, a mi juicio, por el

buen ejemplo, por la educación, por la trasmisión

educativa, de padres á hijos, de hábitos

de trabajo ponderado.

En Rusia la cultura ha entrado de pronto y

sin método. Consiguientemente los rusos han

preferido lo imaginativo á lo clentifico y se

han dado á la lectura de novelas amorosas. Y

he ahi, á mi juicio, una explicación racional de

esas "hipnosis del amor», porque el mismo fenómeno

ocurre en España.

De este erotismo exagerado se pasará probablemente

al antierotismo radical. Ya un ruso

notable, Artzybadref!, se ha erigido en enemigo

del amor y de la mujer, en quien no Ve sino

á «un mono lindo sin cola, redondo, sonrosado

é inofensivo». Tampoco este buen señor

tiene razón, porque, evidentemente, hay mujeres

muy buenas. Lo que sucede es que no suele

llegarse al centro de una vida intelectual

fecunda sin liaberse asomado previamente á

los abismos de los extremos.

RA.MIRO DE MAEZTU

El cariño á prueba de agua

Como el matrimonio es un mar de confusiones

y otro mar sin fondo de gastos, los habitantes

de ciert.is islas del Egeo quieren Ir á la

boda con toda la práctica que el caso requiere,

y lie aqiii que han establecido algunas condiciones

sin cumplir las cuales está prohibido

casarse á los novios.

En la isla lii.inia, próxima á la celebérrima

de Rodas, las muchachas llenen que haber extraído

del mar determinado número de esponjas

para que puedan desposarse. Y es tan rigurosa

la condicioncita, que en algunos casos,

que se re|)iten con frecuencia, las pobres novias

llenen que Ir á buscar las tales esponjas á

grandes profundidades niaritiiiias para completar

el número exigido.

Para los novios también existe una exigencia

parecida: el que sea capaz de permanecer

más tiempo debajo del agua ó el que logre

arrancar de ios mares mayor número de cS"

ponjas, puede casarse sin que haya nada ni nadie

que lo impida.

Este procedimiento puede ser muy eficaz

para que subsistan de por vida las alegrías e"

el hogar; porque asi, en el caso de que las Wsioncs

del novio se desvanecieran después de

casados, no podría decirle á su mujer: -Loln*

(pone por nombre el gacetillero, suponiendo

que en el Egeo haya Lolas), me has engañado:

tan buena como eras de novia y ahora tan arisca.

Has matado mis ilnsiones, ¡me has echado

un j;irro de agua fría!»

El agua fría, y no en jarro, sino en baño coiii|

píelo de pies a cabeza, la tomó al zambullirsí

antes de casado, y en tanta cantidad que ahora,

sí por cualquiera circunstancia no le fi'^'''

dable resolver esos pequeños conflictos q"'

diariamenle se presenlan en las casas, no le"'

dría disculpa ninguna de que se ahogara d'

tan poca agua.

TONADA DE "ARAR,.,

•La mañana fué serena,

toda luz, toda bondad.

Con un aire puro y fresco,

muy más claro que el cristal.

|I3ien trabajaron mis bueyes!

Araron bien á la par.

¡Bien trabajé con mí yunta,

por mi oficio de uañan!

¡Huía, mi yunta! Mis bueyes,

tan rozagantes. ¡Arad!

-La tarde llegó tranquila,

toda luz, y toda paz.

Con un aire de Poniente

que no cesa de cantar.

Porque huele como á flores

debe de ser tan jovial.

Arad, bueyes. Aun queda

campo bastante que arar.

¡Hala, mi yunta! Mis bueyes,

tan recios los dos: ¡aradl

»¡Ved qué campos tan bondosos!

Nunca se cansan de dar,

bienes con que al fin hayamos

venturas, amores, paz.

¡Ved, en tantas, tantas veces,

cómo se dejan labrar!

¡Cómo esperan las semillas,

que en los surcos lloverán!

¡Hala mi yunta! Mis bueyes

arad, ¡vive Dios!¡Arad!

•Dios bendiga nuestros campos,

que tales bienes darán; *

que bienes tantos nos dieran,

por tan noble caridad.

Se ciibrlián de amapolas,

de espigas se cubrirán;

por brisas acariciados:

bajo el Sol canicular...

¡líala, mi yunta! Mis bueyes,

arad bajo el Sol. ¡Arad!

•Quiere Dios que cumplan lodos

con un deber ejemplar:

con las sus tierras, los hombres,

cultivándolas en paz;

con los hombres, las sus tierras,

que les den sabroso pan;

y en el reino de los hombres

cada cual con cada cual.

¡Hala, mi yunta! Mis bueyes,

vos lo ordena Dios: ¡arad!

•Se va acercando la noche.

Ya es hora de reposar.

Quien cumplió con sus deberes

bien es que repose en paz.

Las tierras bajo los cielos,

los bueyes en su lugar,

los hombres en sus hogares

que dichas tantas ks dan.

¡Hasta ya, mi noble yunta!

lfie¡>üsemos! ¡Basta ya!-

CAHI.0S FERNANDEZ SIIAW

EL MARIDO

ALQUILADO

Ayuntamiento de Madrid

.^Recibí su aviso, y aquí me llene usted,

>-oino siempre, á su disposición...

. J~Qraclas, D. Cosme; es usted muy uno, muy

«mablc, muy bueno.

„ "TiPor Dios, Mercedes!... Va usted á conseguir

aue me ponga colorado.

-I ~]neior. A la edad de usted el buen color

"'eiita bien. Un viejo coloradito pregona sus

""enas costumbres. A mi me gusta un viejo

"•oioradlto mucho más que un viejo verde.

i„'~Cuestión de gustos; á otras, á casi todas,

'« gusta más el verde,

- -SI le parece á usted, D. Cosme, nos ocupaia'?*

ilel asunto que me ha obligado á lla-

~-¿Se trata de algo grave?

—Muy grave... Vamos al grano.

^ ""•¡Dc'inonio, un grano grave! Estoy á sus ór-

IM'P' '^'¡'•'^'•''les. Lo que yo no hiciera por iis-

>d lo haria por la memoria del que hasta hace

POCO fué su Idolatrado esposo, del gran amigo

'"'O, nunca bastante llorado. |Pobrecillo! ¡Des-

>-anse en paz!... Usted dirá de qué se trata.

. •—Vaya por delante una pregunta perlincnle:

,,^ve''sion que siempre tuvo usted del' inatrí-

•onio, ¿le impedirla aceptar el papel de marico

por unos cuantos diasV

(,,!~S'^flora, esa no es una pregunta pertinente;

»d es una pregunta Impertinentísima. No me

csigno á ser marido ni siquiera por cinco mi-

"uiüs. El matrimonio me espanta.

~-¿ I anto le asusta á usted?

—Mucho más que un automóvil.

(.TT' '"-'s yo necesito un marido para unos

Pi' "/9? '''•'*• En estos momentos me hace iiiu-

"•"a falta un marido.

—Asi es la vida; á otras les sobra.

niTTi 1 °' 1'"-' '"^ '''>'^'- ''« potlcrse alquilar un

"'ando por horas?

—¿Se ha vuelto usted loca?

¿Quien me prestarla un marido, D. Cosme?

,. .* lí^'ado es dificil conseguirlo; regalado

di r,Mo ^ '^'="- Pero, ¿quiere usted decirme

"«Mina vez lo que ocurre?

¥ír"BJí.ñ5'^°'^" ^" hombre que me amó cuando

harr^i * soltera y que marchó A América

Drnti.i^""".*. '""os, se ha presentado de liii-

Se irLi^ S" Madrid y se dispone á visitarme,

vidr^. i,> f "" hombre peligroso, de un atre-

"'00, losé por experiencia.

BAKlMza

—No le reciba usted.

—Tengo que recibirle, porque es portador

de un legado que para mi dejó el pobre tío

Bruno, muerto hace dos meses en Buenos

Aires. Así me lo dice mi antiguo adorador en

esta tarjeta con la que me anuncia su visita.

—Se llama Rafael Travieso... iPeligroso apellido!

Y este mocito, ¿sabe que ha enviudado

usted?

—Me supone casada. Como mi viudez es reciente,

mi tío Bruno murió sin tener noticia de

ella, y, por lo tanto, Ralael Travieso la ignora.

—¿Y usted quiere?...

—Aprovecharme de su Ignorancia, colocando

á mi lado un marido de guardarropía. De

esta manera, me lil)raria del asedio amoroso

de mi antiguo adorador. Con tai hombre toda

precaución es poca. ¡Usted no conoce á Travieso!...

—Es muy travieso, ¿eli?...

—Capaz es de ultrajar la respetable memoria

de mi pobre esposo.

—Eso no lo consentiré yo.

—En su mano está evitarlo. Pase usted por

marido mió.

—¡Por todos los santos, Mercedltas!

—Pero si se trata de un marido de comedia.

El panel de marido es simpático.

—Y peligroso... Suele ser lo que llaman en el

teatro un «embolado».

UNA DO.NCKLLA, abriendo la ¡tuerta de la habitación.—Don

Rafael Travieso.

DON Cos.Mii.—¡El!

RAFAEL.—¡Mercedes! (¡Qué liermosa está!)

MEKCEDKS.—¡Rafael! (¡Qué (juapo vuelvel)

(Presentando ú D. Cosme.) Mi luarido.

DON COSME.—¡Horror!

II

—Pues, señor, ¡buena la he hecho! Yo era una

mujer libre, una viuda feliz—iDlos me perdone!—coin()letamente

feliz, y por un estúpido

temor me encuentro hoy atada de pies y manos,

Rafael ha vuelto de América transformado:

formal, correctísimo, dueño de una fortunita,

hecho un real mozo y muy discretamente

enamorado de mi... ¡Qué torpeza la mía! ¡Presentarle

en mi primera entrevista á mi falsificado

marido como auténtico esposo. Y por si

esto era poco, me mudo al día siguiente de

casa y cambio de servidumbre para que á los

ojos de todos pase D. Cosme como marido

mió.

¡Qué imbécil fui! Porque si para Rafael fuese

yo lo que realmente soy, viuda, se casaba conmigo.

¡.Me lo ha dicho!

Pero ya no puedo ser lo que soy, porque si

le digo á Rafael que D. Cosme no es lo que es,

es decir, que jamas fué mi marido, Rafael pensará

de mi cualquier disparate.

Aquí no hay más solución que la muerte de

Don Cosme. ¡Qué bien, pero qué bien haria Don

Cosme en morirse, devolviéndome así mi liermosa

viudezl

—Pues, señor, me he lucido. Yo era un hombre

libre, feliz é Independiente y hoy soy MÍ)

marido de «vandeville», uno de esos mandos

que no tienen más obligación que la de hacer

reír al público.

Las criadas murmuran de mi; la portera se

sonríe malíciosamentv al darme los «Buenos

días»; el tendero de la esquina me mira con lástima.

Soy el pobre señor, como dice la doncella;

el pobrecito Don Cosme, como dice la cocinera.

Y lo peor del caso es que mi alquiler en calidad

de marido no lleva trazas de terminar.

Rafael se ha establecido en Madrid y frecuenta

diariamente esta casa, es decir, está lodo ei

dia metido en ella.

¿Qué llago yo. Dios mío? No puedo amonestar

á mi falsa mujer, porque carezco de autoridad

para ello; no puedo ponerme segó con

Rafael, como haría un marido de veras, porque

el lance de honor se Impondría, y á mí las armas

de luego me asustan tanto como las armas

blancas; tampoco puedo decir que no soy

lo que parezco, porque mi nombre y el de Mercedes

rodarían juntos por el lodo. ¡Ni siquiera

mequeda la solución del divorcio legal!¿Cómo

!ie de divorciarme de una mujer que no'es mi

mujer, aunque si lo es para ponerme en ridiculo?

lll

—Vamos á ver: ¿por qué ha Intentado usted

suicidarse?

El matrimonio me hacia fnsufrible la vida.

—Ese es poco motivo.

—Poco, ¿eh?... Sin duda alguna es usted soltero,

señor guardia. Mi situación era insostenible.

La esposade un amigo mió difunto díó

a luz anoche dos robustos niños, y yo, consternado,

decidí matarme.

—¿Pero usted qué tiene que ver con la esposa

de su difunto amigo?

—Lo que tiene que ver un marido

con su mujer, hasta cierto

punto.

—¿Es usted casado?

—No, digo sí... No sé...

—Se llama usted D. Cosme

Pérez.

—Si, señor.

—Pues la cédula personal que

lleva usted en la cartera declara

que es usted soltero.

—¡Qué hermosa declaración!...

Señor guardia, ponga usted á

esa declaración i

— Veamos

lospapelesqiie

lleva usted en

este otro bolsillo.

—¿Pero llevo

papeles?...¡Horror!...Guardia,¡arránqueme

usted esos

papeles!

—Este hombre

está loco.

— No estoy

loco;es que teiHo

que al verme

con papeles

me alquile

alguna otra

viuda en peligro.

JOAQUÍN

AZNAR


IVITETO nil.-«l>0

LAS MEJORAS DE CASTELLÓN

I'nii do IBN mrjoriiit nillN importniítoii que no catAn rcnllzando cu «Ilchn i-uplliil vs la

«'«nNiruc-cliSn (lo ION UUCVON «lepdNKow para oí Norvirlo prtbilco «lo nirunN pntnblrN,

«'uyn fiibltln e» do UUON IU.OUO nicIroN rillilcoN. 4;ou lii tcriuinncitin «lo cHtiiN olirnN NO

hiim el nbnNtccIuiIcnto do un modo oflcnz, Knrnndzuudo IIIN exiRronclaN

do I» nioderiin hlKlono Fot. M. Maten

MIRANDO

AL BOULEVARD

fÍENIOS PERDIDOS Entre los dibujos de

^^ Leonardo de Vinel

que se conservan en el British Miiseum, está el

retrato de Ua'the.

—¿Del autor de FnHs/o?—gritarán mis lectores

asombrados.- ¡Pero, si no es posible!...

¡Si el divino Leonardo nu^no doscientos treinta

artos antes de que naciese Uoetlie!...

Asi es, en efecto. I'ero la cabeza á que me

refiero es exactamente idéntica á la del admirable

busto de aquel ürethe octogenario esculpido

por David en 1829, y que se halla en Welmar:

tiene la misma frente abstraída y enorme,

los mismos arcos superciliares poderosos y

amenazantes de dios anticuo, los mismos ojos

arcanos; y sobre la reciedumbre del rostro

huesudo, las mismas mejillas rní;osas y colt,'antes,

y aquella boca Irónica y romántica tan

dada á hablar de amores y que acarició triunfal

los párpados Insonnies de tantas mujeres.

Y si es cierto que el busto obra de David y la

admirable cabeza de viejo pintada por Vinel

cu Milán y á fines del SIKIO XV son perfectamente

iguales, puede afirmarse que el artista

excelso que amó Giocconda, presintió á Ooítlie

y le retrató.

Esta asombrosa coincidencia habla á la Imaginación

y la Inquieta.

¿Quién serla aquel viejo de frente patriarcal,

de aguilena nariz y de ojos largos, inteligentes

y profundos, cuyo rostro tuvo la fuerza emotiva

suficiente para cautivar la atención de Leonardo

y obligarle á coger los pinceles? ¿Qué

destello de genio ó qué vigores cxtraordlnarfos

de voluntad vió en ella el gran artista?...

Algo preexcelente y desusado habría, y lo acredita

la maravillosa identidad de rasgos Dsonóniicos

y de expresión que hay entre aquella

anciana y noble cabeza mllancsa y la del prodigioso

poeta alemán.

La carne menos material de nuestro cuerpo.

la más Inteligente, la dotada de mayor movilidad,

es la del rostro. Todo lo que conmueve

nuestra alma se refieja en él: la Ira, el dolor, la

ambición, la alegría, todas las vibraciones de

la gran lira espiritual lo ruborizan, lo empalidecen,

lo hinchan o lo arrugan, de mil modos

distintos. Y, al mismo tiempo, cuanto nos Impresiona

sobre él se pinta. Es, por tanto, la

máscara multiforme, trepidante, llena de infinitas

inquietudes, por donde todo lo subjetivo

se manifiesta y sale al exterior; y, á la vez, el

puente por donde lo objetivo penetra en nuestra

alma. Asi, modificado, amasado, pulido, por

el transitar perenne de todos los pensamientos

y de todas las sensaciones, el rostro va siendo

Inscuslblemenle el retrato de nuestra propia

conciencia. Un rostro es lui pasaporte, mi documento

de identificación moral, la cédula de

un carácter; por lo mismo, cada oficio ó profesión

tiene una fisonomía particular, un ademán

Inconfundible. «La cara—dice el puebloes

el espejo del alma.»

Nada, por tanto, podrá convencerme de la

vulgaridad de aquel viejo anónimo retratado

por Leonardo de Vinel; ni de que aquella venerable

cabeza donde la Vida dejó el mismo

perfil y las mismas cicatrices que dos siglos y

medio mus tarde puso en Goethe, no fuese la

de un genio. Ya que el gesto del uno lo repite

el otro exactamente, ya que esos dos semblantes

vaciados parecen en el mismo troquel, ¿por

qué sus almas no serian también Iguales? La

inmortalidad esplendente, fastuosa, digna de

un dios, del autor de Ifliicnia y de Werihcr, ¿no

seria como un arrepentimiento del Destino que

quiso enmendar asi su injusticia para con

aquel anciano desconocido (un gran artista

fracasado, tal vez) pintado por Vinel?...

Y no me digan que el verdadero genio, tarde

ó temprano, se abre camino y llega á donde

merecía llegar. No; esto no es cierto. Para que

las iniciativas del alma prosperen es indispensable

que entre el sujeto activo y el medio ambiente

medien relaciones cordiales. SI Hernán

Corles hubiese nacido en nuestro siglo habría

sido un gran comerciante, «un rey», tal vez, del

petróleo ó del acero, nunca un conquistador

con acicates y cota de mallas. Por algo se ha

dicho que los grandes hombres son «un producto»

de su época. Y así en todo. Hablamos

de las hlstrlonisas famosas, de las bellezas célebres,

y olvidamos la legión de actrices Innatas

que nmrleron sin siquiera llegará pisaf

un escenarlo, y la muchedumbre de mujeres

bellísimas que envejecieron y se afearon obscuramente

porque jamás el hada Casualidad,

administradora omnipotente en este bajo mundo

de todo lo bueno y de todo lo malo, reparó

en. ellas...

Si; desgraciadamente hay muchos, muellísimos

hombres que, semejantes á esos nlilos qu^

nacen muertos, pasaron por la vida sin cumplir

su misión. Estaban llamados á ser mucho,

y no fueron nada. ¿Por qué aquel viejo niilanés

que llevó sobre sus hombros la cabeza de

Qocllie no habia de ser uno de esos genios

perdidos qne se van del mundo sin hablar?. •

EDUARDO ZAMACOIS

REHABILITACIÓN

DEL DELINCUENTE

Los males causados en la actual organiza

clon penitenciaria son tan graves que, por fin,

después de infinitos años, la voz de protección

y amparo ha sido escuchada. El estado de la

mayoría de los establecimientos y el procedimiento

penal son tan detestables qne no pue

den dejarse al olvido sin herir los sentimientos

educados; la justicia es contrarrestada en sr

bienhechor influjo por lo anticientífico de su

aplicación; la tutela del Estado no aparece

cumpliendo sus fines en las disposiciones preventivas,

y la mayoría de la sociedad, dada su

ignorancia de lo concerniente á estos asuntos,

se ve imposibilitada para ejercer sus buenos

oficios. La humanidad dispone de un procedimiento

quc,aunque con yerros propios de toda

institución naciente y por tanto fáciles de enmienda,

no permite este estado que tanto denigra

á los pueblos que ciegos los toleran.

Para solucionar el problema penitenciarlo s

lia fundado en Madrid la "Asociación de estudios

penitenciarios y rehabilitación del delincuente»,

que se propone el estudio de las cuestiones

penitenciarias, promover su implanta

clon y procurar la acción de mejora de las po

blaclones penal y correccional, con la junta de

gobierno presidida por el emln'ente jurisconsulto

Sr. Lastres y formada con los Sres. Cadalso,

Soler y Labernla (D. Manuel y D. José)

y Segovla.

Se han formado comités en Madrid, La Coriirta,

Castellón y otras poblaciones, y están en

consiliuclóu los de Barcelona, Valencia, Alnicria,

Oviedo, etc.

Las valiosísimas adhesiones con que diariamente

se fortalece la Asociación producen consolador

efecto y son señal evidente desinipatia

á los majesluososdebercsdehnmanidad. Hombres

de todos-Ios partidos, unidos por la caridad,

se preparan á engrosar la lista de socios,

formada por los Sres. Armengol,Silvela(D.E.)>

Valdés, Meudieta, Méndez Bejarano, Balbín

de Unquera, Cabezas, Plnteno, Fernández Jiménez,

Castillejo, Miras, Mena, L. Mendlgutia y

otros de nombre tan prestigioso.

Las adhesiones y donativos se reciben en'a

Secretaria general: Argensola, 16 y 18, principal.

La oda

Un banquero humorista decía noches pasa-*

das á un poeta melenudo:

—Amigo mió, tengo que darle á usted las

más expresivas gracias por la oda que me dedicó

usted y que me ha salvado de la ruina.

—¿Cómo es eso?—interroga el poeta entusiasmado.

I

—Pues verá usted. Llegué ú mi casa con •'

precioso manuscrito,y como usted me encargo

que lo guardara bierf lo encerré en la caja o'

caudales. Aquella noche penetró en la casa un

ladrón, forzó la caja, tropezó con la oda, c**^

menzó á leerla y se quedó profundamente doj^

mido. Gracias á esta feliz circunstancia pU• "I.a MTiin-rii iiiiida"

CRÓNICAS

CATALANAS

QOMINQO DE RAMOS Una empinada

calle, eii la que

j-ontrastan los viejos caserones con las coiisriiccionos

modernas, conduce á la plaza de la

tí'esia (le nii pueblo, mió por adopción, por

"rirto. La plaza es ancha: al frente, la iglesia

^0 ca, de cuadrado campanario; tocando á

^^lla, las ruinas del viejo castillo de los vlzcou-

Ijes de Cabrera: un lienzo imponente de pared,

«orada por los siglos, un ventanal afiligranado;

"na ancha puerta con grandes dovelas, por la

que se ven ciipllcies y hornacinas y restos de

^'revidos arcos y grandes ventanales de ele-

•.ante forma. A mano derecha, el mar exteiicihi

?'^ á lo lejos, azul, limpio, sereno, apa-

.'oie. A la izquierda mano, y asomando su

'oitca testa por encima de los altos montes

ut Ursavirtá y Mont-negre, el viejo Montseny

«Diandece como una pirámide de plata bañaba

por el sol. Y alrededor de la iglesia, liaci-

'Jiiuosc como ovejas en torno del pastor, las

am .,, ' l"":t)lo muestran sus tejados verdetor?

M '°^' y ^1"' y ""'' *"= í»'^^" ''is l>lancas

rrecillas de los miradores en cuyos cristales

|],,?"'Pagnean, ofendiendo la vista, los rayos

uboi que cruza triunfante por el azul del elevan,'"

""" ""'"^' ^'" """ niebla, sin un hálito de

dnu"" ?",'•''" empañe. En dos hileras, siguienla

'I?, "e las casas de la calle en cuesta, tiene

acíri " ''' 'Klcsia media docena de viejas

Clip,,. 'í'^''-'" podadas cuidadosamente; yértronr,?

, ''' "'-''''•" apisonada los dorados

barro? ^ '''s gruesas y ruidosas ramas se eséso,

' i*^" contorsiones diabólicas: parecen

•uceo 11 ^ que ascienden en haz de fuego y

dospn,, ..'''"' detonantes como pcrsíguiénla

p|y '^3' 'o^las direcciones. Bajo la tierra de

da, la solÚmV, ^,^^° ' "'•''era. Aqi „,..,.-

'os helem J h ,,'^"'""'-'' «''''••«••' "^i' Esparta; aquí

'11? el n ? "Jilaron el mismo sol, la misma

rarbn '' '••'


POR ESPAÑA

I fl QRflCIfl DE INDULTO Mientras sub-

»- sisla en nuestro

Código la pena de muerte como supremo

castigo de la delincuencia, ofreceránse á la

íonsideraciüii del menos dado á observaciones

las más absurdas aiioiualias y los mis ilóglcos

contrasentidos cada vez que para conmemorar

una Rran fiesta, como es costumbre,

ejerza la Corona la prerroRaliva del indulto.

Mientras subsista la pena de muerte. Pues,

como se pnede*übservar de una manera mucho

más ostensible en los Indultos últimamente

concedidos con motivo de la Semana Santa,

que en otras ocasiones, la «racia rcíjia favorece

á los que en justicia y en conciencia son menos

dignos de compasión, puesto que resultan

los autores de los crímenes más moiistruo-

Bos, los que por la serie de circunstancias agravanles

en que cometieron el delito, denuiestran

la mayor crueldad, los instintos más depravados

y la menor predisposición á re(,'cnerarse

de que puede ser susceptible un delincuente.

lin la lista de sentenciados á quienes alcanza

la (¡racia del indulto úlliinamcnte concedido,

ni uno sólo pertenece á esa clase de criminales

lircunstanciaks para los que la ley debe ser

mas clemente puesto que aminoran la gravedad

del delito que cometieron las circunstancias

atenuant'.'S que en alí,'unos casos reducen

la responsabilidad á tales términos que hacen

casi disculpable el delito; todos, por el contrario,

son de esos odiosos y repulsivos delincuentes

á quienes Lombroso califica con el

nombre de criminales natos, que hacen el mal

por el ROce que el mal les proporciona, que

son feroces hasta el extremo de complacerse

en pw-rpctrar el delito en la forma más cruelmente

refinada que su perversión de instintos

sea capaz de iniRcinar, para solazarse con el

terror, con el siifrlmienlo de la victima, buscando

en la mayor tortura el modo de saciar

sus bestiales instintos, que no sólo les impulsan

al crimen, sino que les proporcionan la

sensación de un placer tanto más Intensocuanto

más monstruosamente crueles sean los tormentos

á que logren someter á sus victimas y

más les asegure el ensaflamlcnto el natural terror

que pone á éstas en condiciones de indefensión

evidente.

A crimínales de esta índole, á los que por

haber cometido crímenes más monstruosos y

en las mayores condiciones de ferocidad hablan

sido condenados al máximum de pena, es

á los que ha alcanzado la gracia del Indulto; y

en cambio, aquellos otros cuyos delitos no

hace aborrecibles la refinada crueldad ni el

feroz instinto, sino que, por el contrario fueron

Impulsados al delito por la fatalidad, por el

extravio ó la perturbación de ui\ momento, por

cualquiera de esas razones que, si no disculpan

el crimen, lo explican por lo menos y lo hacen

menos odioso á la vez que permiten confiar en

la saludable re);eneracion del que lo cometiera,

á esos, que por todos conceptos son más

dignos de gracia y de compasión, no alcanzan

los beneficios de ía regia prerrogativa.

¿No es cierto que esto es un absurdo, un

contrasentido, una inconcebible anomalía?

Lo es, aunque tenga su explicación; porque

la explicación podra darnos la clave de por

qué suceden asi las cosas, y hasta convencernos

deque asi deben suceder, pero no destruirá

el absurdo, el contrasentido que se desprende

de este hecho.

Y la explicación es sencilla. Existiendo la

pena de muerte es lógico que á los primeros

que debe alcanzar la grada del indulto es á los

que sin ella perderían la vida por ministerio de

la ley. A salvar de esta terrible pena á los que

en ella han incurrido es á lo que en primer

término debe atender la suprema gracia, no

porque ellos, los sentenciados á sufrirla, sean

más dignos de clemencia ni de perdón, sino

porque es más Irreparable el castigo que la ley

los impone; es decir, porque los sentimientos

de humanidad, que deben estar por encima de

todos los principios en que se fundan leyes y

costumbres, exigen que no se prive de la vida

á un semejante, que no se ejercite un tan terri­

.\IIEVO MUWMO

ble é injustificado derecho como este de disponer

de la existencia, que es don sagrado, ni

aun en nombre de la justicia, que es hechura

falible de los hombres.

SI la pena de muerte se aboliera de nuestros

códigos no se darla el tremendo contrasentido

de hacer objeto de la gracia de indulto á

los que por sus hechos pujiibles se hicieron

menos acreedores á la clemencia y al perdón,

y estos recaerían en primer término en quienes

debieran recaer con arreglo á la lógica, en

aquellos cuyos delitos, por las circunstancias

que los atenúan y los explican, hacen á los que

los cometieron más dignos de que les alcance

la gracia.

Kl librar de la muerte á los criminales irredimibles

es preciso, es humano; pero el que

este beneficio Impida que se ejerza la clemencia

con los que á ella son más acreedores, no

solamente por la menor gravedad de su delito,

sino también por la mayor probabilidad de su

redención, es Injusto y lo rechazan la conciencia

y la ló£lca.

E. CONTREKAS Y CAMAROO

SOBRE LA MATERIA

V LA FUERZA

I AS NUEVAS IDEAS t)«s»le quince años


LA SEMANA

TEATRAL

"AGUA DE MAVO".—OPERETA ALEMA-

NA.-MANRIQUEQIL

Los hermanos Cueva, muy aplaudidos autores

de Aquí hasefarta un nombre, han salido

nucvaniente á escena llamados por el

aplauso publico, á que ha dado ocasión el estreno,

en el Teatro Espaiíol, de una comedia en

dos actos titulada Auna de Mayo.

Su nueva producción merece esc éxito favorable;

es un cuadro de vida andaluza, sencillo

y honesto, sin complicaciones pslcolótjicas

ni sentimentales, que interesa como puede

interesar un paisaje, y nuis aún porque une al

interés de tipo y lisuras el de seniimientos, anhelos,

dolores y alegrías de unas pobres Rentes

con las que el público puede fácilmente

sentir, anhelar, condolerse ó regocijarse.

El asunto de la comedia es sencillísimo: queriendo

reducirle á su última síntesis, se reduce

á mostrar el ansia angustiada de una pobre familia

campesina que aguarda 'Conio agua de

JVlayo» el agua de Mayo que favoreciendo la

granazón del trigo ha de dar pan á todos y felicidad

á una muchacha y á su novio, que

aguardan la cosecha para, con el pan que ella

traiga, constituir un hogar.

La alegría de la sementera, en que caen ai

surco mas que granos ilusiones, constituye el

acto primero de la obra, y en el segundo los

autores nos muestran la angustia, calmada al

fin por lluvia fecundadora, con que los campesinos

aguardan del cielo el riego de sus campos.

A esa acción principal va unida otra secundaria:

ios amores de otra muchacha, para

quien son aguas de JV^ayo las lágrimas de un

novio, arrepentido de no sabemos qué traiciones

amorosas. Esta acción, sin embargo, no

nosdespefla, como hubiera podido ocurrir, á

nn sensibilismo cursi: está, por el contrario,

contenida en justos limites y ni estorba á la

principal ni resulla tampoco demasiado débil

para que sea completamente desdcííablc.

Lo más digno de aplauso en la obra es la

exacta pintura de tipos y caracteres: Los personajes

de la comedia son verdaderos campesinos

andaluces, que como tales viven y como

tales hablan casi siempre. Sus diálogos, graciosos

generalmente, no tienen, sin embargo,

esa gracia rebuscada, heciía con patrón invariable

que ha parecido condición inseparabl.:

de toda la literatura escénica andaluza traída

á ios escenarlos madrileños durai.ic los últimos

lustros; y esta condición me parece muy

iiuportatite y sobre todo muy digna de aplauso;

demuestra que los hermanos Cueva quieren

tener, y han conseguido su propósito, personalidad

propia: no imitan á nadie en la manera

de hacer, y si coinciden con los liernianos

Quintero, no es en el procedimiento que

éstos emplean para mover la risa de los espectadores,

sino cu la elección de asuntos.

Si esta circunstancia invita á formular inicio

comparativo de las producciones en particular

ó del arte en general de los hermanos Quintero

y los hermanos Cueva, la justicia mandará

decir que los autores de Doña Clarines tienen,

dejde luego, más habilidad técnica, más picardía

teatral, como suele decirse, y los hermanos

Cueva, en cambio, mayor ingenuidad,

más sencillez, que, para mi al menos, es condición

mucho más digna de aplauso.

Claro está que con eso no basta y que Agua

tic Mayo tiene defectos: no es una obra dcflnltívaniente

magistral, pero tampoco, ni muciio

menos, justificadora de desdenes ni de acres

censuras. Su mayor defecto es la lentitud de

desarrollo que hace á veces pesadas las escenas;

pero este defecto, muy ostensible en el

estreno, lo será muchísimo menos cuando la

obra logre mejor interpretación.

Agua de Mayo, pues, sin ser una maravilla,

es una obra digna de vivir en el repertorio, y

será lástima que no salida del escenarlo donde

nació

IfCETO nONDU

La moda de la opereta vicnesa que nos trajo

el triunfo universal de La viuda aleare, ha

neclio que veamos en la Princesa una compafíla

de opereta traída expresamente de Vicna,

según dicen, y que, en realidad, podía haberse

ahorrado tan largo viaje.

Es una compañía que, hasta ahora, no ha

demostrado superioridad alguna sobre las

nuestras, y que, sobre todo para aquel teatro

y para aquel abono, resulta muy poca cosa.

.ALEJANDRO MIQUIS

FIGURAS MUSICALES

D. KnirAItUO K.VVrAMARÍA

Es una personalidad simpática que conoce

y estima todo el Madrid musical. Notable pianista,

profesor cultísimo y experto, hombre de

ameno trato, afable, cortes y atrayente, puede

decirse de Eduardo Santamaría que no cuenta

sino amigos y admiradores. Aunque el arte le

brindaba brillante porvenir en su edad juvenil,

cuándo terminaba su carrera en el Conservatorio

Nacional de Música de Madrid,

conquistando en reñida oposición el primer

premio de piano, renunció a la florida carrera

de concertista para consagrarse por entero a

las austeras labores del profesorado, por el

cual experimentaba vocación decidida, y en

el que logró distinguirse pronto, fürmaudo

discípulos de extraordinario mérito. Sus grandes

iniciativas artísticas, su actividad incansable

y su excepcional pericia técnica lleváronle

hace bastantes años á la gerencia de la

importante Casa Navas, fundada en 1872 por

el distinguido pianista D. Ventura Navas. Allí

lia permanecido hasta ahora, colaborando eficazmente

con el fundador del establecimiento

á la difusión de la cultura musical, ya mediante

la importación de cuanto lia aparecido en el

mimdo más adelantado en la industria de píanos,

harmoniums y nnislca mecánica, ya celebrando

en los hermosos salones de la CÍISÍJ

Navas inleresanlísimos conciertos como el

que tuvimos el gusto de oir en Mayo del año

último y donde nos fué dado apreciar, como

ya hicimos constar en esias mismas páginas,

las insuperables maravillas realizadas por el

Cccilian, el más artístico y perfecto de los

aparatos construidos hasta aliora para tocar

el piano mecánicamente, y del cual tiene dicha

casa la representación exclusiva en España,

como la posee, asimismo, de los admirables

pianos Roniscfi y de los sólidos y deliciosos

pianos Ortiz y Cussó, S. E. H. A., Iionra de la

industria española.

Retirado ahora de los negocios D. Ventura

Navas, sucédelc en la propiedad de la casa

nuestro biografiado, quien sin duda continuará

las brillantes tradiciones artistico-mercantiles

de la misma, disfrutando, por razón de

ello, como disfrutó su antecesor, los favores

del público, y haciéndose acreedor á la gratitud

de los buenos aficionados madrileños.

CONSULTORIO

DE INGENIERÍA

Servicio gratuito de "NUEVO MUNDO'

K. K«'uicrn.-Hro/iis. -Mi anterior res*

puesta le dará una ligera idea de lo que necesitará

emplear para alimentar su lámpara de

16 bujías. Es probable que fuera una soluciú»

más económica el tendido de una línea al sitio

que desea iluminar, puesto que el empleo de

acumuladores, además del precio elevado, necesita

un cuidado atento y las molestias del

transporte. . ,

Tenga en cuenta que el biloque constituiría

la línea será de muy bajo precio, porque el

diámetro basta que sea un milímetro, puesto

que apoyado sobre poleilas de porcelana, si;

tnadas á no larga distancia, no está expuesto a

roturas frecuentes.

SI este medio no llenase las condiciones de

su caso, puede indicármelo para darle ios datos

que pide respecto al medio por usted

ideado.

L. 4Jruii


NOTAS DB LA ACTUALIDAD MADRILEÑA

El Infante D. Fernando y el principe U. Adalberto de Bavlcra en una

barrera de la Plaza de Toros de Madrid

"T^unANiK varios

r*—' días se jnj^ó en

La üran Peña un torneo

de billar en (pie

se disputaba una preciosa

copa du plata

concedida por D. Javier

Uermejillo. Lucharon

a/i parejas,

(piedando vencedora

la formada por I). Vicente

Zaldo y \). Antonio

Cifuentcs.

Esta pareja fué la

([ue tuvo (pie jujear la

parliiia deiiiiitiva. VA

Sr. Cifuentcs dio dos

tantos de más á su adversario,

á (piien, sin

embargo,pudo vencer

D. Gabriel Bermcjlllo

Donanto do lii copa dísl caiiipooiiato

do billar j upado ol día 1 del actual

011 La (irán Pona

FOT. N. M., l'iHt CAMIMIA

bl corredor Joaquín Caro, niim. IH, que eanó el campeonato en las

carreras á pie celebradas en Madrid el domingo último

KOT. M. M., rüH VlLAfiECA

Corredores que tomaron parte en las carreras á pie organizadas por la Sociedad

Gimnástica Española FOT. N. M. ron VILA^HCA

Los Sres. D. Vicente Zaldo y D. Antonio Clfiicntes Jugando

en el Casino de La Gran Peña el campeonato de billar de que tanto

se ha hablado estos días entre los aflcionados

FOTS. NL'IÍVO aiU.NUn, l-ilt CAMl'llA

en tan buena lid con

tres mesas de ventaja.

Ambos jugadores fueron

muy aplaudidos

durante ¡a reñida contienda,

y el Sr. Gifuenles

muy felicitado

dcspnt's do ganar el

campeonato al hacérsele

entrega del premio.

Kslá verificándose

nuevo torneo, pues el

dutpie de 'l'arancón

ha regalado olra copa,

(|ne ya se disputan

muchos jugadores en

el billar del aristocrático

casino de La

Ciran Peña.

D. Antonio Clfuentes

Nolalilo jugador do billar que ba

eaiiaito la copa Uermojillo on ol

Casino Jo La üran í'oña

Ayuntamiento de Madrid

LA SEGUNDA CORRIDA DE ABONO

ÉtK^ liaiyH.«i I íÉÜm Qjdüía I ¡SKCQI.KÍÍIÍ !_£•£!. Id @:%| ;£g4 Q^ . i

1 'Á. última corrida, segunda de abono, no resultó el (ixito

^ * (pie se esperaba. La afición, que en su mayoría había

'do á la plaza con el natural deseo de ver hacer cosas al

Gallo', salió desilusionada, pnrcpie este torero, (|uo es iiii

Kran maestro en el arle, se mostró harto ingrato con (piie-

"es iban á aplaudirle toda la tarde: á parte dos ó tres mo­

mmi^rm

.í-í'^'i.'.'í,''

^ , „„-,

Vicente Pastor toreando de muleta á su primer toro

mentos de la lidia,en (|ue se dignó el hombre poner cátedra,

en lo demás dejó mucho (pie desear. Viceiile Pastor muleteó

y mató muy bien á su primer toro, estuvo regular en el segundo,

y más vale iio decir cómo en ol tercero. Es necesario

hacer mucho para conservar el cartel de Madrid: una buena

tarde nu es más (|uo un buen comienzo de temporada.

"Gallito'* tocando el testuz A un toro al rematar un quite "GalHto*' pí^sando de muleta á su primer toro

FUI». NUBVO UUNDO, POIt GAUl'ÚA


1 'X cripta (le lii

J—Á Ciilodral de

la Almud e II a oii

coiKstnicción finí

inaugurada cl 2 del

actual con asistencia

de los reyes, y

|)ara darniayorsoicniíiidad

al acto

cstreiiúse tunihión

el grandioso órgano

allí instalado,

conlacoopcracióii

du la notaliilísimn

Capilla Isidoriana.

El aliar mayor

do la cripta es do.

mármol y bronce,

con toda la candelería

y 'exposiloriiim'

del mismo

metal, lia sido

construido por los

Sres. Ucrráiz y C.°,

y fuécalurosamen-

ALTAR MAYOR DE MÁRMOL Y BRONCE DE LA CRIPTA DE LA ALMUDENA,

EJECUTADO POR LA CASA HERRAIZ Y C."

Los Reyes en su visita á la Almudcna

le elogiado porlos

soberanos por el

exíiuisito arte y

gran acierto con

lian sabido interpretar

su labor.En

la nave bay cuarenta

y cuatro magniñeas

arañas,

también de bronce,

de los mismos

constructores, que

acreditan y honran

el trabajo de

la industria española.

En la semana

próxima se abrirá

al culto público

esta parte de la

nueva basílica madrileña

, (|ue con

tanta ansia esperan

hace tiempo

los católicos.

FOTS. NUEVO MUNDO, l'Oll CAUPU*

I

Ayuntamiento de Madrid

MISCELÁNEA DE ACTUALIDAD

PEPITA ALCACER .

Notable tipio cómica quo, dospucs lio

una larja campaña por provincias,

fieura actualmonto on la comnañia

del Oran Teatro

El famoso ex torero Rafael Guerra (Guerrlta) en uno de los

balconcillos del Club que se fundó en Córdoba en memoria de sus

triunfos taurinos FOT. üoauEiiAa

MANRIQUE GIL

Notable actor quo, de rosroso do una

brillante oxcurbión por Améiica, ha

entrado á formar parto do la compañía

del Coliseo Imperial

"T^ KCOOK esta página, entre otras notas, dos de bien triste

r-l-\, actualidad: la muerte del ilustre arquitecto D. Ricardo

Magdalena, ipie era honra y prez de su profesión y á quien

la población de Zaragoza ha dedicado en esta hora suprema

el bomenajc del cariño y del respeto en que le tenía; y el fallecimiento

también del actor cómico Servando Gerbón, director

hace tiempo del Teatro del Duque, en Sevilla, en cuya

SERVANDO CERBON ciudad era tan popular como queridísimo este artista, (jue D. RICARDO MAGDALENA

notable "oíaDie y popular actor quo ba falo- fallo

•• i j •„ i.. i„„ „..,i„i.,„„„ „ „.. „„ •. •„ Ilustro arquitocto, arquitecto, director do la Escidoonsiendo

áevlfía su muerte ol día muy 31 sentida do Marzo, supo trabajo regocijar en la escena el ánimo teatral. de los andaluces con su meritorio cuela goza, que Superior ba fallecido do industrias recientemente do Zara-

banquete con que la colonia asturiana de Madrid celebró el día 2 del actual el vlgóslmo noveno aniversario de la creación del Centro Asturiano.

Presidió la mesa el alcalde Sr. Francos Rodríguez y asistieron unos ciento cincuenta comensales FOT .I'OII VILASKCl


NOTAS GRÁFICAS DEL EXTRANJERO

61, subsuelo de

París, más

que subsuelo, es

una verdadera arteria

de la vida de

aquella gran capital:

es donde radfi

ca el medio mejor

y más rápido do

locomoción que

une los distintos

barrios de la 'villa

de la luz'.

No bay paradoja

en lo que deri

mos: basta en estos

grandes tubos,

que aparecen A los

ojos del lector en

nuestra fotografía

como si fueran cañerías

de agua, y

por los cuales circulan

los trenes,

París es 'ville lumióre';

porque rl

interior de esos túneles,

I lamámoslos

asi, se halla constantementealumbrado

pormiles de

Lo que hay debajo de la Plaza de la Opera, de París.—La gran obra del Ferrocarril Metropolitano

Automóvil-torpedo que ha tomado parte, dirigido por su constructor Mr. Coatalan, en unas

carreras celebradas en la pista de Brookiands, de Londres ror. CKNTHAI, NKWI

miles de bombillas

eléctricas encendidas

en los coches

siempre en

movimiento en estas

líneas.

A'luy ligera es la

¡dea que el grabado

puede dar do lo

que es la red de

ferrocarriles subterráneos

que hacen

de I'arís una

doble población;

representa la parte

central de las

lineas, aquella de

donde nacen y en

donde mueren todas,

la Puerta del

Sol de París: la

Plaza de la Opera.

Los tubos están

emplazados á diferentesprofundidades,convergiendo

á ellos los ascensores

y escaleras,

que aparecen

marcados con letras

en el grabado.

Ayuntamiento de Madrid

"El Derecho romano", cuadro pintado por Enrique Simonet para el nuevo Palacio de Justicia, de Barcelona

iSerá mío!", cuadro de Andrés Larraga que se exhibe

actualmente en el Salón Revira, de Barcelona

"YíjAiu decorar el nuevo Palacio de Justicia de Barcelona ha

,1— pintado hermosos lienzos el artista Sr. Simonet. Los dos

que reproducimos en esta plana son afortunados aciertos de

composición y ejecución. No seríamos justos si al felicitar al

¡lustre pintor dejáramos de mencionar, unido á su nombre, el

del actual gobernador civil D. Buenaventura Muñoz, á cuyos entusiasmos

é iniciativas mientras fue la primera autoridad judicial

de la provincia, se debe el decorado del nuevo Palacio.

"El Derecho Canónico", cuadro de Enrique Simonet que fleura en el Palado

de Justicia de Barcelona


muerte aviador Blon

El infortunado aviador francés M. Le Blon en el momento de emprender el vuelo que le costó la vida

^^L sábado últi-

V-( moocurrióen

San Scbastiihi la

muerto del aviador

M. Le Blon. A las

tros y inedia (mucho

antes de la hora

anunciada para

el público) M. Lo

Blon so dirigió con

su esposa y dos ó

tres amigos a! campo

docx[)erienci;is

paraproharcl aparato.Arrancó

bien,

so elevó á 4o me-

Irosydió una vuelta

á la bahía, Al

llegar al l'ico del

Oro, el aparato hizo

un niovimieulu

extraño y cayóvertical

y vortiginosamente

ul agua.

Cuando la canoa

automóvil y otras

lanchas llegaron á

socorrerle, M. Lo

Blon era ya cadáver.

El motorípio llevaba

el monoplano

es el mismo

M. Le Blon en la capilla ardiente del Hotel de Londres

FOTS, A. DK LA DAUIIEUA

(]uo usó Delagrango

cuando tuvo

aniilogo íin.Según

los técnicos, dicho

motor no correspondía

á la fuerza

lio estabilidad del

aparato: las alas

del monoplano tienen

ar, metros cua-


VARIAS NOTAS GRÁFICAS r LOS GRANDES DIARIOS ARGENTINOS

ürupo de los jóvenes aristócratas que toman parte en las representaciones teatrales que se celebran

en el palacio de los condes de Casa-Valencia Foia. NUKVO MUNDO, ron VILISKOI

"T^ió anoclie su primer con-

,JLJ cifirlo cu el Teulro Heal

de Madrid la ''l'üukunsller-

Orclioslcr' d.. Munich, y liic

el hcclio un acontecimienlo artístico

do verdadera importancia.

No cesaron los aplausos

del piiblico de aclamar á

los músicos aloinancs, y muy

especialmeiilo ¡i su director

.lose Nasallc, compatriota nuestro,


LAS ACTRICES Y LA CASA GAL

RETRATO Y AUTÓGRAFO DE LA EMINENTE ACTRIZ MATILDE MORENO

^ i^^ ^ ^ ^4^^^^^^^^:;^^^

^ 4^

25 Marzo 1910

^jí^

1

Los Reyes

¡LA GRAN VEA

en la inauguración de las

SUPIÜEMENTO AE^ NÚMEKO S41.S DE "PÍUIEVO MUFíBO

i€

obras

i fe

S. M. el Rey Hablando con el alcalde de Madrid Sr. Francos Rodríguez en la tribuna

desde donde presenció el monarca el acto de inauguración de las obras

VOT. MU&VO UUMJO, l'OU VlLASLCi

Ayuntamiento de Madrid


EL DERRIBO DE I A PRIMERA CASA

Momento solemne de iniciar el Rey con un golpe de piqueta el ^^*ic6t\ d^\* 's?®^ rectoral de San José, primer edificio que será demolido

para la constrt» 'e la Gran Via Fdl. NlJUVg MONDO, l'OIl TILAtECá

Ayuntamiento de Madrid


Detalles de la inauguración de las obras

Aspecto de la calle de Alcalá durante ei acto de inauguración de las obras de la Gran Via KOT. a. M.. ron CAMpuA

La infanta María Teresa y el principe Adalberto de Baviera al partir para Palacio después de terminada la ceremonia

En el tejado de la casa rectoral de San José se ven los albaflllcs que dieron comienzo A los trabajos de dcmollrílóo

roT. N. U., POR VILASUUA

, DOMINQO, 27.-Fallecimiento del teniente general

• A»anuel Sánchez Aíira.—Llega á Madrid el famoso

>'i-ronauta Santos Dumont.

•if S""'"'''' y '"^ listados Unidos de Norte América

•i.uerdan concederse el beneficio de la tarifa mínima.

LUNES, 28.-CelObrase en la Presidencia del Conrii?

, ''"'"'s'ros la primera reunión del Comité ofi-

,, .". tspaña para el próximo Coivareso de Ciencias

"dministrativas en Bruselas.

, Yillccimlento en Paris del famoso músico Eduardo

^jOionne, director de los Conciertos de su nombre.—

'7""" salón de baile dcAkreriio, en Hungría,ocurre

lie irt"'*''' incendio que produce 400 muertos y IW

MARrES,29.—En San Sebastián, volando el avia-

"or Lel)l()iid con un iiionoplanoTcac al mar, salváii-

,l"-'¡~-Homenaje en el teatro Komea, de Murcia, dei'"do

al maestro compositor D. Manuel Fernández

'-aoallero con motivo de la recepción de la lápida que

I su memoria dedican los españoles residentes en

'"eiico.

, '"5''R"''ase en Paris el tercer Congreso Internaciol,'l°¡

de Fisioterapia, l)ajo la presidencia de M. Fa-

MmRCOLES, .30.—Lleija á España de regreso de su

, ¡¡t'^j}' propaganda intelectual por Cuba, el catcilrá-

¡K "• Rafael Allainira.—Presenta su dimisión funaua

en motivos de salud, el comandante general de

i" fuerzas españolas en Melilla, U. José Marina

Queda constituido el nuevo Qobierno italiano, balo

; presidencia del Sr. LuzzattI, siendo ministro de

, Í-Rocios Extranjeros el marqués de San Giiigliano.

j aiicciniientc) de Atenclik, emperador de Abisínla.—

jaiiRuración del Museo Oceangrálico levantado en

lontecarlo por el principe de Monaco.

PICOTEO

TAURINO

' \ESURREXIT Asi clamarían en la mailana

de la Pascua las contentas

.°cas ele mil y mil creyentes ahitos de fe cris-

""a y liencliidos de mistico gozo; y aíin no

; abríase exiinniiido el eco de stis canciones

'^'iRiosas, cnando liendiria la apaclbilldad del

^Pacio Inmenso el clamoroso y desgarrador

''ésiirréxit» de una imiltilnd extraña y pagana,

¡'c entre bullas, estruendos y jolgorios mal

••'Priinidos saludaba, con locas muestras de

•oniento, la llegada de la «rlente» Primavera.

Todo lo que dias antes fué gravedad, tiesu-

_3. tristeza y severidad, fué después bullicio,

>ozo y diversión.

, Las fiestas populares, expansivas y alegres

'? por si, sucedieron á las prácticas devolas y

,."stonas de los interminables dias de la Cua-

'sinn.

Ahora bien; si para el CriiciOcado acabaron

',r? dolores y las amarguras con la Resurrec-

;"n. para algunos humanos vivientes y... do-

' ijites comenzó el calvario del año. Porque si

I en es verdad que la Iglesia Católica cerró sus

II .Sflas á los suirimicntos de la Semana de Pa-

L^n. en cambio los templos taurinos abrieron

I»suyas á los revolcones, á las tundas, á los

[ p'«os y á las .palizas».

.L"^'Cortejo procesional, rigido y cereinonio-

V'Jeló, en buena hora, paso libre al «despe-

"Hilante y deslumbrador.

NIIETO MITNnO

A las timcioncs graves y hondas del culto

HISTORIA

siguieron las esplendorosas, sugestivas y emo­ Un gigante de los mares

cionantes del toreo. Y si aquellas expresan la Actualmente se trabaja en Canning Towii en

DE LA SEMANA fe de un pueblo, las últimas retratan el carác­ la construcción de un nuevo barco de guerra,

ter, el valor y el temperamento del mismo. tipo Drcaclnought,para la marina inglesa, cuyo

"iUCESOS CUL- JUEVES, 24.-Disturb¡os en Afortunadamente, el espectáculo nacional, coste se elevará á dos millones de libras es­

' MINANTES Valencia entre clericales y

^ católicos con motivo del

fuera de algunos leves tropiezos, no ha podido terlinas (.^) millones de pesetas).

• ucrilo municipal de no prohibirse la circulación de empezar, en esta tierra de promisión, de mane­ Esta enorme cantidad se distribuye de la

' "^^"'••>jes en los dias jueves y Viernes Santo. ra más tranquila y plácida.

manera siguiente: el casco y aparejos, 20 mi­

• „r,^''!''í"*' '" tstadistica oficial de vinos españoles Y puesto que el tal festejo es sin disputa el llones de pesetas, en cifras redondas; la ma­

vnn "^ '^" infancia en Enero y Febrero últimos, que más conmueve, subleva y alborota el esquinaria, 8 millones; dos cat'iones de 12 pulga­

i n I- ?^' -5.-Sale de Madrid para Sevilla la rema píritu espailol, bueno será que todos, toreros y das y sus platalormas, 3 millones. Cada dispa­

• ,p , • ''of'i'Kal, que estuvo tres dias de riBuroso taiirofilcs, velemos por su pureza y engrandero de estos cañones costará 3.750 pesetas.

; ''^"Kiiito en esta Corte.—Indulta el Rey en el acto '~ de cimiento.

Vienen después los tubos lanza-torpedos á

pena de

¿Que cómo?...

75.000 pesetas cada' uno, y los torpedos que

Él diestro, no olvidando que «valor que al valen á 15.000.

jj I LV^"'"'"^ y explosiones en Sicilia por la erupción

arte non llega—non es valor; cosa fué—que á Unas 50.000 toneladas de plancha protectora,

«


CUADRADO

por V. Borrús y Itai^es

. 0 0 0 0

o o o o

0 0 0 0

0 0 0

Sustituir las Apuras por lolra-s fio manera

qufl loidas vertical y liorizonlalmonlc digan:

1." linca, rio francés; "_'.'', tionipo de verbo;

3.", prudiiclo alinicnliciü; y 4.", verbo.

ADICIÓN

Y SUSTRACCIÓN SILÁBICA

p r Iti'cjiílu

Cuadrilla de ladrones.

Ante|ioniendoiÍ03lo8Íf!nincBdouna3llaba

Las mieses echadas

unas sobre otras.

Y prescindiendo de la primera y última

silaban du este .suuundo signilUndo

Una pieza del arado.

LOGOGRIFO

por Teodoro liiicío

6 6 7 8 Nombro.do varón.

2 1^0 Tiempo do verbo.

7 2 12 ídem.

« 7 2 1 Verbo.

a C 7 2 Tiempo de verbo.

7 a 1 Verbo.

H 1 Ídem.

7 Consonante.

=YHRIED7\DES

¿No iiabeisoido nunca decir qun una mujer

es fea, pero tiene una boca fresca, una denladura

preciosa? Esa gasla I.lcor ilfl l>olu.

LOS CIllADOS, 1)01' liaiiiiiTz

- /.l'jitá cu casa IJ. Desiderio?

—.\o, sefíor; acaba do salir

—¿Y ú quí llora volverá?

- lla;'a usted tú favor do esperar, quo voy

A pre¡,'(inliirs('l().

j.rfH^TOj^nrsTr

vi\r\ l'im MA^nii : Iti; VH.NTA :

es, «lie Mólinguo. PARÍS lO, Rué Kf»Iéyy. í'ARIS fOí;.r.

aG, ¡tiie SlJeim, llltVX¡:i.LliS 33a,AlbemarU-Slr.l'iccadHly,LüM)ltbS

44, lluc de L.yim, UliSUVK i;»vlo finnai.lul Cntnlügu.

Do vant» en Ui principales casus de «rtlcnlo» íoUifTtAcot

LA FOTOGRAPHIA PE TOPO PARA TOPOS

JVokacf

r i) »«

t*nv*nc«r«u

4r>#4l9(Mi(lodean


(ttl'KUIlAUVKAM)

Su curación pronta y

radical so obtiene ine-

Ilánteél Vciuinje Vive». Esto cómodo apv

rato se amoldaal cuerpocomounguante,ejerciendo

una presión muysuavo; pueden usarlo

lasporsonas más delicadas sin molestia al puna

PRECIO DE UN SOLO LADO, 25 PTAS.; AMBOS LADOS, 3S

PÍDASE FOLLETO

Ranibln del »- -w p^f_.j obtonor el Uiploma en cualquiera do c.-ilas tres carreras.

ÍJ° obliga ni alumno ¿dejar su residencia ni ¿abandonar sus habituales ocupaciones. Para matricularse 6 solicitar informes detallados

dirigirlo á I». AKTVIIO .nARTIX, Ingeniero y comandante de Artillería, Director do la

Internacional Institución Electrotécnica.-Peris jf,Yalero, letras M. G.-YALENCIA (España)

^ASTILLAS CRESPO

^'- No efi°^ .'"l'camcnto para la garganta, oí mis agraclublo do tomar y ol mayor calmanto do la

"llCosao DI.!""''" °I""i ^^ SU8 compuestos; uo ensucian o^ ostómftgo y quitan la inflamación do las

"• "•"ETAS, I.SO CAJA. Por mayor: l'ftct Slnrtiu Vckuaco y Cía., Alcald, 7, üailrld.

— Venta de ap.trato* *- Inatalaclonaa completa* —

Especialidad en la vrnta de pelieulaB de ocanlón

LA PniMEIU V MAS A.NTIGUA GASA Y DK MAVOU SURTIDO

A. VIL A (Sociedad en Comandita)

Escudlllers, 6. principal, 1."-BARCEL0Mfl

Trlélon»2«ao.-IHrffCltfiipurciit»le.vtel«'KrafoVH.AO«KAPW

PIANOS

DE LAS MEJORES MARCAS

Venta á plazos

A PAGAR EN 30 MESES •

i, J. HAZEN

,^,^fl Fuencarral, 55

PEDID CATÁLOGOS

^-^

.SERVICIO i:.«iPE€IAI'

TELÉF. 1Í24

para rl traniporlo do plwnoN

BICARBONATO SÓDICO TORRES

QUÍMICAMENTE PURO M U Ñ O Z

LATAS ECONÓMICAS A 5 FT3.

Kii tu


HIPOFOSFITOS SALOD

cura con óxilo seguro la anemia, clorosis, debilidad nativa y nerviosa. Es un remedio hort)ico contra los dolores producidos

por las mcnslruacionos difíciles y tardías. Favorece el desarrollo do los nifios liaeiéndolos crecer ro!)uslos y

aumenta notablemente el apetito. Para adquirir el legítimo y único aprobado por la l'.oal Academia do Medicina, debo

pedirse HIPOFOSFITOS SALUD, do los Si'CS. Cliiiionty ('onutañiii. Torfosa.-Do vouia en todas las fmcín^-

HAREM

LOS QUE NO HAN EMPLEADO

Los célebres

Productos del

para la BELLEZA DEL ROSTRO

Í.0I1 lo8 Únicos quo puodon dudar todavía quo son loa

mcjoroa dnl m\indo.—n«>«nllcii (cratlfi.—Uo venia en

todas las Porfiimerias.—Madrid Alvaroz (IAmoE,.1 callo

doreliKroa.—VVOVAt!IIOX,277,r. .Sl.lionort'.I'arl»

¡IBESFRIADOÜ

Ks casi como coniolcr un suicidio

el confiar en la quinina sol», el Wliiskoy,

ft esoj lirevaflf» caacros para la

ciirncióii di' los re.-ifriados, tan (!Oneralos

hoy en toda l'jpaña.—Nadie delii'i'ia

descuidar un resfriado, porque

rrccuiinteniento degenera en pulmonía

iC8. Magnifico álbum ilustrado, con indicación

liesetas '¿.hú en .sollos do

^jj^s. Nnlns Hn .,>r.>,i^u gratis y franco.

EN 20 DÍAS

BICICLETAS

NUKVAS

A PLAZOS

du '¿h pías, mensuales. Roniilese

catálogo previo envió do ;t() céntimos

on sellos para corlillcado,

GüIBO GIARETTA

CUIIL> liordadorcs, II, MADRID

DEPILACiÚN

eid'clrica, KI.Kfri'IKiI.lNIN, con

üaraulia médica do que jamán so

reproduce ol vello exlirpado por

nuostro, procodiniienlo sin ninlestia

6 .señal |)ara el cutis. Noticias

gratis personal y |Jor caria

Clínica MJITEOS

PRECIADOS. 28.1.°.MADRID

REVOCOS

flw lutluN rla^tCM. Aroiiiil, 7.

Teléfono ií.l.'íl, i^iipeUis l'iiilaUo.s.

BORDOS!

en3ooC^soy,3(io(íii^

dozunibido.s, ruido oidos y sorderas.

Kin miilcslias.con el .Surdllé

ThunipMoii, de éxito iiiTaliblo

Cija, 4 pliis. Volita holicits. Consulta

diaria du 11 m. á 7 t., f> pts.

(jralis jueves y dominicos de 11 ni.

6 1 t. y siempre haciéndolo piir

carta al ItOLTOIt MATKO.S,

I'rcfluduii. -JH, 1." —IWAIlitlU

LA VUELTA AL MUNDO

POR 6 PESETAS

Pídase i NUHVO MUNOO

CÜMCIOH RüDICJll.

é INFALIBLE

MirRIlBA COLORES PÁLIDOS

A i ^ K n i l # 4 FLUJOS BLANCOS

DEBILIDAD, NEURASTSNIA, CONVALECENCIA

ELIKIR.eS'VINGEML.PAUl

DON QUIXOTE DE LA MANCHA

i.'t:\uiN'Y


QUINCE PALABRAS. 2 PESETAS SECCIÓN DE ANUNCIOS TELEGRÁFICOS CADA PALABRA MÁS, 20 GÉNTS.

ADVEKTKNCIA.—Las órdenes de inserción

y suspensión de anuncios deben obrar cnia

Administración de este periódico con octio

dias de antelación ú la feclia de suüda dei

número y antes de las dos de ia tarde.

A CÜMrilAit Ins mojortiá ^¡uitarras y cuordas en

'*Í30viUa, callu Keriiumiez Cionzález. francisco

Dtny. (inrcía.

ACilKDITADAS INCUIÍADOUAS «HIKUA..

'"Primor premio (1*5 "/y nacimientos}. Alimonto

sintólirn. Nu ritivo, oconóiiiico. Catálogos, Jaime

Uiern, líinialona.

rAItATOril-OTÜdUAFICOS, placas, papóles,

Aprüductüs y cartulinas, ü-lias tiungil, calle CúiV\r„

7. (lasa «Tlio (ínt^tlo». ^^_^_^

A

IM^I'.CIOS inconiparublonicnte baratos, cúrnarus.

(iltjctivo-í, placiifl. papeles y demás artículos

íolü¡rráficnfi. Mmciono. bucncarral, b, Madrid.

AíiA l.nrrOHIAL de tarjetas postales, l'.spc-

Ccialidad eu vislas. V. (iuillñn ó Mijo, Valladolid

/^A'rAIÍI!(),T()S. Jarabodellcroiriaflifiíizo-ciná-

^mico^del Dr. Mudariu¿u. Agradable u insupera-

MP rrtiK'»M(> |>ecloral. .

/^llanta alearía saber de ti; pseudónimo difií'il

^ologir, sabnlo tercera persona; modio indicado

BCguro. Decíasiiio cartu iVtima (¡uo lia sido mi

consuelo duratite mi es-tanria en Ce.; ol carino quo

te tongo loilo to lo pfrdtiria; no me olvide^; sienipro

es tuyo, pciisanfjo en li, lu Koca. Quo vayas

teatro.

r\l'U'ÍI>ACIÜN eléctrica. Único procedimionlo

^^eíica/. ciontiflco ó inofensivo, ban Ucrnardo,5,


NOVEDADES EN RELOJES PARA SEÑORA y RELOJES

CON PULSERA EN PLATA, ORO CHAPEADO y ACERO

Núm. 1

Holoj

extraplano

con

bonitos

grabado!)

plateados

y

dorados

Pts. 13

Garantía

1 año

Núm. 5

Reloj

pequeñito

extraplano,

«El Trust»,

en acoro

ó plata

PtB. S5

(Con completa ¿arantia de su buena marcha)

Núm. 2

PU. 15

Núm. 6

Reloj

poqueñito

extraplano

«El Trust»,

en acero

PtB. SO

en plata

Núm. 9.—Reloj con pulsera milancsa, oro chapeado (mate),

el modelo, Ptn. 80

Pulsera más estrecha, .. 2.'V

Núm. 11.—Roloj con pulsera (cadena barbada)

en oro chapeado, mate ó pulido,

Pt». 3.5

Núm. 3

Roloj

do

capricho,

volante

viuiblo,

acero

empavonado

Vt: 20

Garantía

2 años

Núm. 7

Reloj

eztraf

)lano

dad

superior,

«Fix

Watch»,

en acero

ó níquel

PU. 20

on plata

rta.sn

Núm.*

Reloj

extraplano

mu;f

fino

cFix

Watch»

con

artlBiicoí

rellovea

y ít»b»'íen

pl*t*

Pt«.»»

Núm. 8

Reloj

(antasli^

esmalte

rojo

6 azul,

con Dore»

dorada» *

platead»'

l»t«. 30

üaranilft

1 año

Núm, 10.—Roloj con pulsera do cuero

Beloj on oro chapeado, Pts. 80 Reloj en acero, Pt». H

„ n plata, „ 25 „ „ níquel, ,. 15

uStl^

Núm. 12.—Reloj con pulsera milancsa festonada

Uro chapeado (mate), modelo, Pts. 55

Pulsera mAs estrecha, ., 45

Se envía por correo todo pedido que venga acompañado de su Importe (Incluyendo una peseta para el certificado,

en sobre monedero, Giro mutuo, valores declarados

S£ GARANTIZA I.A CAI,IDAD Y BUENA MARCHA

OIBKSIR I.ON PEDIDOS A

I). Modeslo Largo, Director de

Anuncio nüm. 133

rnoiiiuiiu IX Mriiouucciuk

VE TU10. 1>I»IIJ0> Y >«>OCIll>UI

•TI TPIIPT" INTERNACIONAL DE FABRICANTES Puerta del Sol, l'i .V

LL inUdl DE JOYERÍA, PLATERÍA Y RELOJERÍA Carmen, l,MADlill>

NO TENEMOS SUCURSALES NI VIAJANTES

KL FArKL E.N fiUE iE IMI'HIIIE UTE I'EnlÓDICO EST;Í riDRICADO

UrKCULUEKTErABA "NUEVO IIUXDa"POB "LA PArELEIU EIPASOI.A"

Ayuntamiento de Madrid

Imprenta y Kolojrab. de Nu«»o Muí»»

Cali, do Urr». b.-.M»'!"''

More magazines by this user
Similar magazines