Manuel Buendía

lospinos.2012

Manuel Buendía

Director: Carlos Ramírez Lunes 3 de junio de 2013

Número 95

En defensa de

Manuel Buendía

• Ante los infundios de Julio Scherer

Por Carlos Ramírez

En memoria de Manuel Buendía escriben:

Miguel Ángel Sánchez de Armas y Omar Raúl Martínez

Escriben: Adrián Rueda, Samuel Schmidt, David Colmenares Páramo, Abigail Correa, Pedro Echeverría, Ramy Schwartz

José Manuel Suárez Mier, Raymundo García García, Eduardo López Betancourt, Gustavo Ramírez


2

Artículo

Índice

Buendía y Scherer ante el narco

Por Carlos Ramírez 3

LIbreta de Apuntes

Por Omar Raúl Martínez 5

Manuel Buendía, in memoriam

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas 8

A Buendía, gran lanzada

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas 10

“Los periodistas no somos

vanidosos”

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas 12

Manuel Buendía 14

Frente a modelos construidos ¿servirán

las campañas negras?

Por Raymundo García García 16

Escándalos “con patas”

Por José Manuel Suárez Mier 17

¡Qué viva México! Aunque no tenga

comida, buenos servicios de salud

y educación, ¡está feliz!

Por Pedro Echeverría 18

El general Ángeles y el Licenciado Noé

Ramírez

Por Eduardo López Betancourt 20

¿Es Peña un presidente más en la larga

lista de mediocres?

Por Rami Schwartz 21

El negro futuro del PRD

Por Adrián Rueda 23

La infección panista

Por Samuel Schmidt 24

Comité Nacional de Productividad

Por Gustavo Ramírez 25

Impacto de la dependencia

Por David Colmenares Páramo 26

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Editorial

La visión de Washington sobre la política mexicana contra el crimen

organizado ha dado un giro importante, tras la visita del presidente Barack

Obama a nuestro país y la aplicación de medidas antihampa del Ejército

Mexicano. Hace unos días el Departamento estadunidense de Estado

descartó la presencia operativa de “organizaciones terroristas” en México y

afirmó que los grupos criminales que existen en su territorio carecen de motivaciones

políticas e ideológicas. Son simplemente delincuentes en proceso de

ser detenidos y llevados a los tribunales.

En el informe sobre “Terrorismo 2012”, Washington sostuvo que México

siguió mejorando las capacidades de sus fuerzas de seguridad contra el terrorismo

con su asistencia.”Estados Unidos apoyó estos esfuerzos proveyendo

entrenamiento y equipo a las agencias policiales y de seguridad de México,

compartiendo información y promoviendo cooperación interagencial”,

sostiene el reporte de la dependencia que encabeza John Kerry.

En la parte fundamental, el informe sostiene que “ninguna organización

terrorista puso como blanco a ciudadanos estadunidenses ni dentro ni desde

territorio mexicano. Este país está limpio en ese caso”, agrega.

Otra parte importante del giro en la “apreciación estadounidense

sostiene que el gobierno mexicano continuó fortaleciendo sus instituciones

policiales, así como desmantelando las organizaciones criminales responsables

de la violencia relacionada con el tráfico de drogas”, agregó el Departamento

de Estado.

Incluso hace reconocimientos al esfuerzo mexicano: “En materia de

seguridad fronteriza, el gobierno mexicano incrementó la coordinación de

patrullas y de las inspecciones, y mejoró las comunicaciones a lo largo de la

frontera”. Además, “México continuó siendo un importante socio en el programa

de asistencia antiterrorismo del Departamento de Estado, que siguió

con su cambio de entrenamiento para la protección del liderazgo nacional

a seguridad fronteriza, evitar paraísos terroristas y proteger infraestructura

crítica”, señaló.

Este giro en las apreciaciones Washington reflejan el atinado esfuerzo

que ha hecho en forma callada y sin buscar reflectores el Ejército Mexicano,

el cual ha sabido mantener su total autonomía de los estadounidenses, lealtad

absoluta a las instituciones mexicanas y, a la vez, recuperado las plazas

que los criminales habían ocupado en varias entidades, principalmente en el

norte del país.

Tips

Famosas últimas palabras: “El caso del ex gobernador Granier dará muchas

sorpresas de un lado y de otro”: Eduardo Luengo Creel, abogado defensor

del ex mandatario.

PLAN: Uno de los talones de Aquiles en la política mexicana es la corrupción.

La rendición de cuentas ha sido uno de los flancos más débiles del

gobierno de Enrique Peña Nieto. Se han abierto frentes contra distintos retos

nacionales, pero este tema se ha pospuesto de manera notable. Con el caso

de Andrés Granier, ex gobernador de Tabaco, han salido a relucir una serie

de corruptelas que obligan a la actual administración federal tomar cartas en

el asunto, así como poner fin a las especulaciones sobre la flacidez en esas

situaciones. De tal forma, no debe sorprender a la opinión pública que este

caso y otros más sirvan de catalizador para que Los Pinos lancen un plan contra

ese cáncer que tanto daño ha causado a la sociedad mexicana.

ES VERDAD: Los panistas en realidad están en una guerra fratricida.

Tras ser relevado como líder de la fracción del PAN en el Senado, Ernesto

Cordero, ha enviado una iniciativa para evitar que su sucesor, Jorge Luis Preciado,

maneje a discreción los más de 11 millones de pesos mensuales con

los que cuenta dicha fracción partidista. El calderonista busca dejar sin ese

uso discrecional al nuevo líder de los panistas en la Cámara alta. ¿Razones?

“Que no compre lealtades de los 32 senadores afines al ex presidente Felipe

Calderón y se pasen a las filas de Gustavo Madero. Lo dicho: “hasta en el

PAN las lealtades se compran con cañonazos de billetes”.

ES PREGUNTA: ¿Recurrirá La Lady del Senado con la Lady de la Profeco

para levantar la demanda contra la aerolínea?

Carlos Ramírez

(carlosramirezh@hotmail.com)

Director

Oscar Dávalos

(odavalos@grupotransicion.com.mx)

Gerente Editorial

José Luis Rojas

(joselrojasr@hotmail.com)

Coordinador Editorial

Roberto Vizcaíno

(rvizcaino@gmail.com)

Coordinador de Opinión

Rafael Abascal

(rabascal51@hotmail.com)

Coordinador de Análisis Político

Abigail Correa Cisneros

(acorrea@grupotransicion.com.mx)

Redacción

María Eugenia Briones Juárez

(mbriones@grupotransicion.com.mx)

Diseño

www.grupotransicion.com.mx

revista18brumario@hotmail.com

18 Brumario es una revista política semanal

editada por Grupo de Editores del

Estado de México y el Grupo Editorial

Transición. Las opiniones son responsabilidad

de sus autores. Editor responsable:

Carlos Javier Ramírez Hernández.

Por Francisco Zarco

“Si se castiga a un artesano porque no trabaja, que se castigue

al hacendado, al millonario, porque tampoco trabajan. Pero

no: se castiga al pobre y no al rico.


Buendía y

Rumbo

al 30 aniversario de su asesinato

en 1984, el columnista Manuel Buendía

sigue causando dolores de cabeza: en una

referencia ligera en su último libro, Julio

Scherer García se refiere despectivamente

a Buendía.

Sin embargo, Buendía pasará a la historia

por haber sido asesinado por sicarios cuando

se disponía a iniciar una serie de revelaciones

sobre las complicidades del narco

en la política y Scherer pasará a esa misma

historia con la foto de portada de Proceso

en abril del 2010 cobijado por el brazo protector

del capo Ismael El Mayo Zambada,

brazo criminal del cártel de Sinaloa y sicario

de Joaquín El Chapo Guzmán, en una operación

de relaciones públicas del crimen organizado.

Si el periodismo de Scherer se basa en su

axioma: “al periodista lo avalan los hechos:

sin ellos, está perdido”, entonces los hechos

deben contribuir a algunos apuntes de la

biografía no autorizada del fundador de

Proceso y juez de otros periodistas, acostumbrado

a destruir reputaciones:

--En su libro de recuerdos, Los presidentes,

Scherer cuenta los regalos que recibió

del presidente Díaz Ordaz: mancuernillas,

pinturas, camisas sobre medida.

--Su obsesión fue Excelsior. Sin embargo,

secretamente, cuando Proceso tenía

unos cuantos años de vida, Scherer cobró

sus participaciones al periódico por un

acuerdo perverso y secreto con el director

que odiaba, Regino Díaz Redondo, pero en

ese cobro dejó al margen a otros periodis-

Artículo

Scherer ante el narco

Por Carlos Ramírez

El asesinato o el Mayo Zambada

Manuel Buendía

tas. Y aunque esa liquidación legalizaba el

golpe a Excelsior, Scherer siguió medrando

con la denuncia.

--Como director de Proceso, Scherer

censuró una caricatura de Rogelio Naranjo

en la edición que contaba el destape de

Miguel de la Madrid como candidato presidencial.

La caricatura original era un ciudadano

que se daba un golpe con la mano

abierta en la cabeza y el título decía: “¡En la

Madrid!” Scherer como director le censuró

la palabra “en” y la caricatura se publicó ya

desinflada.

--Como director de Excelsior, Scherer

padeció un boicot del sector privado por

sus críticas, pero el presidente Echeverría

instruyó a su secretario de Patrimonio Nacional,

Horacio Flores de la Peña, para que el

gobierno cubriera con publicidad oficial la

privada que se había retirado. Una vez que

se terminó el boicot, Scherer ordenó atacar

al funcionario con su argumento preferido:

“para que no digan que me compraron”.

--Mientras Buendía denunció por corrupción

a Carlos Hank González, Scherer

recibió del mexiquense regalos exquisitos

como un cantina y biombos chinos, según

confesión propia en Los presidentes.

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

3


4

Artículo

—En la elección de director de Excelsior

en 1968, la votación en la cooperativa fue

en urnas. Scherer, que era subdirector de

la página editorial y competía por la dirección

general, solicitó la ayuda de su amigo

—“hermano”, le decía— Alfonso Martínez

Domínguez, entonces presidente nacional

del PRI, quien le envió operadores para rellenar

urnas y robarse las elecciones. Años

después, Scherer usó una declaración sin

pruebas de Heberto Castillo para acusar a

Martínez Domínguez de la matanza de los

Halcones el 10 de junio.

—Cuando Scherer salió expulsado de Excelsior,

fundó la revista Proceso. Pero buena

parte de los reporteros de la revista que

criticaba al gobierno priísta trabajaban en

oficinas de prensa del gobierno haciendo

síntesis para tener ingresos, aunque casi

nadie de ellos asistía regularmente. Sobre

todo, Scherer vivió del apoyo en salarios

a reporteros de la Secretaría de Educación

Pública entonces al mando de Porfirio Muñoz

Ledo. Miguel Angel Sánchez de Armas,

amigo personal y colaborador de Buendía,

reveló en su columna “Juego de Ojos” que

inclusive la oficina de prensa en la que trabajaba

Buendía le prestó a Scherer los télex

que eran recursos públicos para enviar los

reportes de la Agencia Proceso.

—Después de haber recibido el Premio

Manuel Buendía de Periodismo que otorgaban

más de veinticinco universidades públicas,

Scherer automáticamente pasó a ser

jurado y se dedicó sólo a premiar a gentes

de Proceso bloqueando otros. El autor de

Indicador Político recibió el mismo premio

en 1993 y en 1994 polemizó con Scherer

en el jurado para la entrega del galardón

porque quería imponer a un funcionario de

su revista. En Indicador Político se publicó

la intención de Scherer de convertir el Premio

Buendía en el premio Julio Scherer.

—Muchas fiestas de fin de año fueron

pasadas por Scherer con el general Jorge

Carrillo Olea, director del Centro de Investigación

y Seguridad Nacional, con quien lo

unía una entrañable amistad.

—Si se revisan los editoriales institucionales

de Excelsior en el conflicto estudiantil

del 68, cuando Scherer ya era director del

diario, se percibe una línea editorial sumisa

al sistema, apoyadora de Díaz Ordaz y justificadora

de la represión. Por eso las marchas

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Julio Scherer

estudiantiles hacían escala en Excelsior para

gritar “¡prensa vendida”! Era la época en

que Scherer recibía regalos del presidente.

—En una conferencia en el 2002, Scherer

ofendió a las mujeres cuando dijo que “el

periodismo amarillista es inevitable como

una hermosa mujer”.

—De la columna “Juego de Ojos” de

Sánchez de Armas (1): cuando eran repor-

teros, Buendía y Scherer coincidieron en la

fuente de policía. Buendía contó: “Julio era

el miedoso del equipo, no reporteaba de

noche ni en lugares apartados”.

—(2) En su libro de recuerdos, Scherer

acepta haber censurado a Alejandro Gómez

Arias en Excelsior porque consideraba

un “desafío inútil al gobierno” publicar

juntos el texto de Gómez Arias y otro de

Rosario Castellanos, ésta luego embajadora

del gobierno de Echeverría en Israel.

—(3) Como jurado del Premio Buendía

de Periodismo, Scherer se opuso a premiar

a Miguel Angel Granados Chapa “porque

(el columnista) no estaba preparado para

una distinción”, a pesar de la estrecha amistad

de Buendía con Granados Chapa.

—(4) Y del libro de memorias de Scherer:

“algunas ocho columnas, nuestra bandera

que ondeaba a cada amanecer, tenían precio.

Era dinero secreto, sin factura, misterioso

su destino”.

Al final, Scherer ha tenido razón: “al periodista

lo avalan los hechos; sin ellos está

perdido”.

Miguel Angel Granados Chapa


Artículo

Libreta de Apuntes

Por Omar Raúl Martínez

El periodista escudriña, busca el diálogo, apela al testimonio

Carta a Julio Scherer García

Muchos lo admiramos por su trayectoria y aportes profesionales,

y por ello, precisamente, me desconcertó la forma como se refiere

a Manuel Buendía en un breve apartado de su libro Historias de

muerte y corrupción (Grijalbo, 2011). Primero reseña la época en

que lo conoció desde la secundaria en el Instituto Bachilleratos (antecedente

del Patria) y más adelante escribe que “fue un periodista

corrupto como director de La Prensa y, tiempo después, un columnista

sobresaliente en la primera plana de Excélsior”.

Conozco toda su obra, admiro su trayectoria y aprecio su concepción

en torno al periodismo y el poder. Veo en usted a uno de

los personajes más influyentes de la prensa nacional de la segunda

mitad del siglo XX. Su aporte y legado al periodismo mexicano quedarán

inscritos por muchos años en varias

generaciones entre las cuales me incluyo.

Valoro su indeclinable compromiso con la

palabra adherida a la realidad sociopolítica,

con la perenne insubordinación frente

al poder, con la voluntad por defender y

estimular la naturaleza movilizadora del

oficio periodístico.

Y por todo ello, me desconcertó la

forma como se refiere a Manuel Buendía

en su libro Historias de muerte y corrupción

(Grijalbo, 2011). Escribe que Manuel

Buendía “fue un periodista corrupto como

director de La Prensa y, tiempo después,

un columnista sobresaliente en la primera

plana de Excélsior”, lo cual evidentemente

le molestó a usted, pues lo fue cuando

Regino Díaz Redondo era el director de

este diario.1 También dice usted que siendo

Buendía director de La Prensa, entre

1960 y 1963, se mostrara “servil” ante el

poder presidencial (p. 94).

Relata usted que el libro Manuel Buendía en la trinchera periodística

le permitió asomarse a rasgos ignorados de la personalidad del

célebre columnista, y al respecto agrega: “El libro lo escribió Omar

Raúl Martínez, presidente de la Fundación Manuel Buendía. Posiblemente,

sin medir el alcance de sus palabras, exhibió de la peor

manera a su admirado personaje”. (p. 95).2 Enseguida transcribe

“párrafos insólitos” en los que incluye, entre otras cosas, la experiencia

descrita por Eduardo del Río, Rius, cuando trabajó al lado del

periodista michoacano, quien lo despidió con rudas formas:

—Usted ya no trabaja en La Prensa. Pase mañana por la caja

para que le paguen lo que se le debe. Puede irse.

—Puse cara de ¿juat? –cuenta Rius– y le pregunté o creí preguntarle

a qué se debía esa decisión tan gacha. Sin mirarme. Buendía

me dice:

—Mire, Rius, yo no tengo que darle explicaciones. Usted ya no

trabaja aquí y punto.

—Abrió un cajón de su escritorio y sacó una pistola que depositó

sobre la mesa. Al ver eso se me desapareció la cara de ¿juat? y salí

con la cola entre las patas rumbo a lo desconocido.3 (p. 96)

Antes de profundizar en los puntos medulares, una pregunta

se hace obligada: ¿Por qué hasta ahora le escribo a usted para dar

una respuesta? ¿Por qué guardé silencio

durante tanto tiempo?

En un principio consideré una batalla

asimétrica responder o hacer frente

a un personaje con gran prestigio como

el que usted ha construído. Recuerdo,

por ejemplo, que en la edición 58 (abriljunio

de 1999) de Revista Mexicana de

Comunicación (RMC), que me honro en

dirigir desde 1993, publicamos una amplia

entrevista con Carlos Marín, otrora

codirector de Proceso (“Don Julio Scherer

traicionó su palabra: Carlos Marín”)

en la cual se recogió su versión en torno

al conflicto interno que derivó en

el nombramiento de Rafael Rodríguez

Castañeda como director del semanario.

Apelando al interés público, RMC ofreció

esa perspectiva sin ambages ni editorializaciones

ni enjuiciamientos. En su

momento, Miguel Ángel Granados Chapa

percibió tal trabajo periodístico como

un “agravio” a usted. Desde luego no compartí su punto de vista

y, en carta enviada a Reforma, señalé que tan lejos estaríamos de

un “agravio” que meses previos habíamos ofrecido una edición especial

para reconocer su valioso aporte a la prensa nacional (RMC

Núm. 46. Nov 1996-ene 1997: “El Proceso de Scherer”). Entonces

me pregunté: “¿Por qué se ve como un atentado a la fama pública

el que se cuestione abiertamente a un personaje del periodismo

mexicano?” El recordar ese episodio en un principio inhibió mi

voluntad, pero a la vuelta del tiempo –tras revisar recientemente

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

5


6

Artículo

Miguel Angel Granados Chapa

los hechos y considerar que sus palabras contra Buendía encerraban

una gran dosis de injusticia– estimuló en mí la convicción de

externarle mis consideraciones.

Asumo, pues, el riesgo de responderle con respeto, teniendo

como principales referentes y argumentos sus propias palabras, y

partiendo de dos sentencias suyas:

“Al periodista lo avalan los hechos: sin ellos está perdido”.

“El periodista escudriña, busca el diálogo, apela al testimonio”.

Tengo el pleno convencimiento de que “admirar” no debe significar

poner veladoras e incienso para honrar a ciegas. Admirar,

desde mi punto de vista, es rescatar y reconocer las virtudes –sin

desdeñar las sombras– que condensa un ser humano a fin de abrevar

de ello, privilegiando lo mejor de esa persona. Además, concuerdo

con usted cuando ha escrito que “Traiciona y se traiciona

el biógrafo que no enfrenta a su personaje” y que “Nada enferma

tanto como la exaltación”.

Por lo que concierne a la expresión “exhibió de la peor manera”,

vale decir que, de acuerdo con el DRAE, exhibir es “manifestar,

mostrar en público”. Y desde el punto de vista jurídico es

“presentar escrituras, documentos, pruebas, etcétera, ante quien

corresponda”. Siguiendo tal acepción, la tarea del periodismo es

justamente esa: exhibir, mostrar, presentar, manifestar las diversas

aristas de la vida pública, entre las cuales están, desde luego, las

relativas al quehacer de los medios de comunicación.

¿Pero qué significa “exhibir” de “la peor manera a su admirado

personaje”? ¿Habría sido sensato recurrir a la “autocensura” o

silenciamiento propio sobre ese episodio que narra Rius?

Tuve y tengo clara conciencia de lo que implica ofrecer un rasgo

que dibujaba, en un momento específico, la personalidad de don

Manuel Buendía. El hecho (poner una pistola en el escritorio como

un “mensaje” a Rius), sin lugar a dudas, resulta inadmisible. Pero

tal circunstancia ocurrió y no habría resultado honesto ocultarlo en

un perfil biográfico en torno a una figura como Buendía porque, en

retrospectiva, lo que observé a partir de entonces fue su evolución

profesional, humana, intelectual y ética.

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Por encima de sus errores, en las personas extraordinarias admiramos

sus virtudes, pero lo sobresaliente o extraordinario de ellas

no los hace santos ni semidioses. Son, a fin de cuentas, seres humanos

dignos de aprecio.

Los periodistas son personajes públicos y como tales se hallan

sujetos a escrutinio y crítica. Por ejemplo, don Julio, muchos lo admiramos

a usted por su trayectoria y aportes profesionales, aunque

es lógico pensar que quizás no todos simpatizan a cabalidad con su

comportamiento como reportero, escritor, editor y empresario (al

ser dueño principal de la empresa que edita Proceso).

Usted juzga duramente la estancia de Buendía en la dirección de

La Prensa por lo que llama el “servilismo” de este impreso. Al respecto,

es justo recordar también su referencia a los años cincuenta

y sesenta en La terca memoria:

Excélsior era nuestra casa, la presumíamos, la llamábamos catedral

del periodismo, pero vivíamos bajo reglas que aceptábamos

como el enfermo que ahuyenta al médico, convencido de

su salud. Nos decíamos libres y soñábamos, adormilados. (p. 92)

Del Excélsior encabezado por Rodrigo de Llano dice:

Algunas ocho columnas, nuestra bandera que ondeaba cada amanecer,

tenían precio. Era dinero secreto, sin factura, misterioso su

destino. Las gacetillas, publicidad embozada como información,

costaban caro. (La terca memoria, p. 92)

Tras ocupar usted un cargo en La Extra, aceptó “el ritmo” y celebró

sus aniversarios buscando nutridas planas de publicidad y gacetillas

de los diversos niveles y áreas del gobierno para “sumar dinero

al dinero” y congratularse de su aniversario. En esos momentos la

comisión para los reporteros no era el habitual 11% sino el 20%

(La terca memoria, p. 93)

Gustavo Díaz Ordaz


Carlos Hank González

No creo que usted se haya “exhibido de

la peor manera” al aceptar de Gustavo Díaz

Ordaz doce camisas de sulka a la medida,

directamente traídas de Londres, con sus iniciales

bordadas a mano (Los presidentes, p.

19-20). Tampoco creo que lo haya hecho al

relatarnos que “abogó” ante Fausto Zapata

–“hombre dotado” para las relaciones públicas

y de todas las confianzas de Gustavo

Díaz Ordaz– por la salud de un “sobrino entrañable”

(Los presidentes, p. 49 ).

No pienso que se haya “exhibido” al contar

que, prácticamente, prestó las páginas

de Excélsior para dar a “entender, a quienes

quisieran entender”, que José López Portillo

era el tapado: el futuro Presidente de la

República. (Los presidentes, págs. 123-124)

No concuerdo con quienes pudieran pensar

que usted se “exhibió de la peor manera”

al aceptar, en un portafolios de Horacio

Flores de la Peña (entonces secretario de Patrimonio

Nacional del presidente Luis Echeverría),

un millón de pesos para hacer frente

al boicot publicitario impuesto por algunos

empresarios y así “mantener a flote la economía

de la cooperativa” (Los presidentes,

págs. 132-133).

En sus libros ha recordado episodios

como aquel en que recibió como regalo,

“sin ánimo de discutir”, una camioneta último

modelo de parte de Carlos Hank González,

pese a que representaba para usted

¿Pero qué significa

“exhibir” de “la peor

manera a su admirado

personaje”? ¿Habría

sido sensato recurrir

a la “autocensura” o

silenciamiento propio

sobre ese episodio que

narra Rius?

un “símbolo de la corrupción” (La terca

memoria, p. 40 y 54), o aquel otro en el

que también aceptó de Hank González una

cantina y un biombo chinos, con “formas y

figuras talladas en marfil, arte insólito que

combinaba los méritos de la filigrana y la

escultura” (La terca memoria, p. 43).

Yo no pienso que usted se “exhiba” con

estos trazos extraídos de su memoria y motivados

por su honestidad. A contrario: mi

reconocimiento por el valor moral de rescatarlos

y publicarlos. Muy pocos tendrían la

fortaleza ética para seguirlo en tal sentido.

Por ello observo en usted, al igual que en

Manuel Buendía, un ánimo por la autoconstrucción

ética y profesional.

Pero considero –lo he escrito– que la

ética periodística no puede representar un

estatus superior de conciencia con el fin de

criticar, escrutar o echar en cara las carencias

o sombras ajenas para beneplácito público,

sino una intransferible licencia cuyo propósito

sea reconocer las propias fallas o debilidades

al igual que las potencialidades o

virtudes para enriquecimiento de cada quien

y, a la postre, e indirectamente, de los otros.

Es decir: no creo en la utilidad de repartir

bendiciones o veredictos implacables (eso

dejémoslo a los sumos pontífices o a los curas

de la colonia). Prefiero adherirme a lo que

alguna vez escribió usted: “Yo nunca olvidaría

una frase de Lenin que llevo en el cuerpo:

`Hay que hacer de la ética una estética´”.

Atentamente

Omar Raúl Martínez

Artículo

Notas

1) Miguel Ángel Granados Chapa en Buendía. El primer

asesinato de la narcopolítica en México (Grijalbo, 2012)

resalta que en su libro Historias de muerte y corrupción

(Grijalbo, 2011), “traza su perspectiva del Buendía de

entonces, desde la malquerencia posterior que la vida

provocó”. (p. 30) La “malquerencia” de usted hacia

Buendía, se vincula obviamente al hecho de haber aceptado

el autor de “Red Privada” aparecer como columnista

en la primera plana del diario Excelsior, dirigido por

Regino Díaz Redondo. Al respecto, algo que rememora

Granados Chapa en su libro –y que también se refería en

Manuel Buendía en la trinchera periodística– es que tras

haber pasado por El Día, los Soles (OEM) y El Universal

(y renunciado a ellos por razones de censura), pocos

espacios periodísticos le quedaban a Buendía. Ante ello,

recuerda Granados, “se hizo representar por la agencia

de Becerra” (Agencia Mexicana de Información) gracias

a la cual su columna se distribuyó en toda la República,

incluyendo a Excelsior en la Ciudad de México. “De modo

que Buendía –subraya Granados– no tuvo trato directo

nunca con el periódico usurpado en 1976. Cuando dos

años después entró en esa relación indirecta, Buendía me

planteó su incomodidad de hacerlo, porque sabía cuánto

despreciaba yo a Regino Díaz Redondo, que traicionó a

don Julio Scherer. Me preguntó si al aceptar no le mentaría

yo la madre, en cuyo caso desistiría de hacerlo, no

obstante que era lo que juzgaba su última oportunidad

de publicar en ‘la gran prensa’ capitalina. Por supuesto, le

respondí que mi querella moral contra Díaz Redondo no

lo involucraba a él de ninguna manera, puesto que no se

había incorporado a ese diario a raíz del golpe de 1976.

Respiró genuinamente aliviado ante mi respuesta”. (p.

116)

2) Azorado me enteré de lo que usted escribió –a pocos

días de haber salido a la luz– por boca de Miguel Ángel

Granados Chapa durante la presentación de un libro mío

en febrero de 2011 (Semillas de periodismo). El noble

gesto del maestro Granados consistió en observar que,

pese a guardar yo una profunda admiración por el columnista,

era digno de destacar un equilibrio en la semblanza

por razones éticas.

3) Al igual que usted, Granados Chapa en Buendía. El

primer asesinato de la narcopolítica en México rescata la

anécdota de Rius, aunque aportando mayor contexto (p.

55).

Fuentes

Estrada Marién, “Ideario de Julio Scherer”, Revista Mexicana

de Comunicación Núm. 46, Noviembre de 1996.

págs. 18-19.

Granados Chapa, Miguel Ángel, Buendía. El primer asesinato

de la narcopolítica en México, Grijalbo, 2012.

Martínez Omar Raúl, Manuel Buendía en la trinchera

periodística, Universidad de Xalapa / Fundación Manuel

Buendía, México, DF, 1999.

Scherer García, Julio, Los presidentes, Grijalbo, México DF,

1986.

Scherer García, Julio, La terca memoria, Grijalbo, México

DF, 2007.

Scherer García, Julio, Historias de muerte y corrupción,

Grijalbo, México DF, 2011.

*Profesor e investigador de la UAM Cuajimalpa. Director

de Revista Mexicana de Comunicación y Presidente de la

Fundación Manuel Buendía

Publicado originalmente en Revista Mexicana de Comunicación:

Carta a Julio Scherer | Revista Mexicana de

Comunicación (RMC)

Twitter: @MexComunicacion

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

7


8

Artículo

Cada año, en la misma fecha, publico la

misma columna. Sólo actualizo el tiempo

transcurrido. Es la machacona esperanza

de que algún día sabremos la verdad: quién

tomó la decisión, quién organizó el operativo,

quiénes consiguieron el arma, planearon

la emboscada y jalaron el gatillo; quiénes

protegieron –o eliminaron- a los pistoleros.

¿Los que purgaron condenas por el

homicidio son realmente los responsables?

Un juez así lo consideró, aunque los

indiciados intelectual y material siempre

lo negaron. En estos casos no puede

descartarse que los verdaderos responsables

escaparan a la justicia y que la muerte del

periodista fuera parte de un complot que

por supuesto nadie está en condiciones de

probar.

Si no ley, una constante de la historia es

que los asesinatos políticos nunca se esclarecen

del todo. Y los de periodistas jamás.

¿Ha escuchado usted el nombre de George

Polk? En 1948 fue asesinado en Grecia

y su cadáver apareció flotando en la bahía

de Salónica. Era un reportero de la CBS que

incomodaba por igual a la dictadura militar,

a la guerrilla, al gobierno de Estados Unidos,

a la CIA y a la KGB. En otras palabras,

era muy competente. Nadie supo quién lo

eliminó. En Nueva York un comité “de pares”

validó la versión oficial del hecho y a

otra cosa. Pareció una reedición de la escena

de El Padrinoen la queHyman Roth, al

discutir conMichael Corleonesobre el atentado

aFrank Pentangeliy la muerte deMoe

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Juego de Ojos

Manuel Buendía,

in memoriam

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas

Al Pacino, El Padrino

Greene, le espeta: “¡Éste fue el negocio

que elegimos!” Lo mismo parecen repetir

las autoridades, en México y en China, cada

vez que un periodista es eliminado: “Ése es

el negocio que eligieron!”

Es asombrosa la estupidez de quienes

creen que mediante la eliminación de periodistas

pueden protegerse a sí mismos o

poner remedio al enojo, al desasosiego o a

la inquietud social. Una y otra vez el resultado

es, para ellos, contraproducente. Porque

la memoria y la palabra no pueden ser

asesinadas. Manuel Buendía se transformó

en un símbolo cuando exhalaba el último

aliento, pues los viejos y valientes reporteros

ni mueren ni se desvanecen. Descanse en

paz. Lo recordamos siempre.

Mi columna de cada año:

Hace 29 años murió asesinadoManuel

Buendía Tellezgirón.

Aquel 30 de mayo de 1984 fue miércoles.

Por la tarde, el autor de “Red Privada”

-la columna cuyo nombre se ha hecho sinónimo

de lo mejor de nuestro periodismo-

abandonó la oficina que rentaba en un

viejo edificio de Insurgentes, a la altura de

la Zona Rosa en la ciudad de México, y se

dirigió al estacionamiento público en donde

guardaba su auto. Ahí, en la puerta, fue

emboscado. Un sicario lo ultimó de cinco

tiros por la espalda.

El día pardeaba. Vehículos y peatones

congestionaban la principal avenida de la

capital. El crimen, a propósito frente a testigos,

fue en realidad una ejecución, una

advertencia. Las fotografías del cadáver

de Buendía sobre la acera dieron la vuelta

al país y al mundo cual ominoso aviso: en

aquel México tal era el fin que aguardaba

a los practicantes de un periodismo crítico,

analítico y, sobre todo, independiente. Tres

décadas después el país es uno de los luga-


es más peligrosos para ejercer el periodismo.

Punto.

Veintinueve años han transcurrido y mucha

agua ha pasado bajo nuestros puentes.

Hoy reconfirmamos que la muerte de Buendía

fue ejemplar, pero no en el sentido en

que quisieron sus asesinos. Un instante después

de la primera oleada de dolor y miedo,

muchos periodistas refrendaron su compromiso

con el oficio; otros se encogieron de

hombros y continuaron por el camino más

seguro. Quiero creer que conforme

pasan los años, nuevas generaciones

de periodistas encuentran

en Manuel Buendía un ejemplo de

ética, valentía, rigor profesional y

personal. Mi propia convicción es

que don Manuel sigue entre nosotros

por la sencilla razón de que la

esencia del periodismo en el que él

creía sigue siendo la misma.

Recordamos a Buendía de muchas

formas. Su camaradería y el

sentido de humor con que engalanaba

su trato. La solidaridad y

el culto a la amistad. Su profunda

convicción de estar transitando por

el mejor de los caminos profesionales. Una

vez escribió:

“Ni siquiera el último día de su vida, un

verdadero periodista puede considerar que

llegó a la cumbre de la sabiduría y la destreza.

Imagino a uno de estos auténticos

reporteros en pleno tránsito de esta vida a

la otra y lamentándose así para sus adentros:

Hoy he descubierto algo importante,

pero… ¡lástima que ya no tenga tiempo

para contarlo!”

Un hombre comprometido y eficaz. Un

periodista preocupado por definir el oficio:

“El periodismo no nos permite vivir delo que

fue, delo que el viento se llevó. Al contrario:

nos obliga a vivir para lo que es. Un periodista

no puede permitir que sus amigos le

Juego de Ojos

Es asombrosa la estupidez de quienes

creen que mediante la eliminación de

periodistas pueden protegerse a sí mismos

o poner remedio al enojo, al desasosiego o

a la inquietud social.

organicen, como a un pintor, exposiciones

retrospectivas”.

“Tampoco podemos arrullarnos, como

las viejas actrices, en la nostalgia del álbum

fotográfico o en el recuerdo de aquellas

marquesinas que bordaban nuestro nombre

con foquitos de colores. Ni andamos por ahí

como los veteranos de una guerra ya olvidada,

luciendo antiguas condecoraciones y un

atuendo pasado de moda.

George Polk

“Los periodistas, como el combatiente

sin relevo, vivimos y morimos con el uniforme

de campaña puesto y el fusil humeante

entre las manos.

“Dicho de otro modo menos melodramático:

los militantes del periodismo -por

vocación y por destino- tenemos queser,

aquí y ahora; y para nosotrossersignificapublicar,

hacernos oír, ya sea desde una gran

cadena de periódicos, o en una modestísima

revista provinciana y hasta en una simple

hoja volandera.

“Mi homenaje, pues, a tantos colegas

que no alcanzan fama ni honores, pero que

jamás han desertado del deber profesional

un solo día”.

Artículo

Hay hombres que forjan sus propias leyendas.

En el periodismo de vez en cuando

surgen figuras que rompen los moldes no

como un reto, sino porque ello es parte misma

de su naturaleza. Manuel Buendía fue

de esa estirpe.

ChemaPérez Gay

En un expediente de mi archivo guardo

unas galeras tipográficas con una dedicatoria,

en tinta negra y caligrafía minúscula

y certera, que comienza: “A Miguel Ángel,

testigo doméstico de esta historia…”

La compusoChemacuando dio el

“imprímase” aLa difícil costumbre de

estar lejos, primer libro que edité en

mi paso por Océano. Nos conocimos

a fines de los setenta en una mesa

sobre Elías Canetti en la UNAM. Yo

había descubierto al búlgaro gracias

a la editorial Muchnik y estaba hipnotizado

por su obra –de donde, por

cierto, tomé prestado el nombre para

esta columna. Éramos un puñado,

una tertulia tan breve como la de los

tolkianos en los sesenta. Cuando fue

nombrado director del Canal 22 tuvimos

un desencuentro y desde entonces

nada más intercambiamos saludos

formales en algunos eventos; la afinidad no

floreció en la amistad. Admiré sin compartir

su confesión política porque la desveló en

un ambiente en donde lo acomodaticio y la

simulación son moneda corriente. Lamento

que haya dejado en el tintero la continuación

de una obra tan fértil. Descanse en paz.

Ahora leo La profecía de la memoria.

Publicado originalmente en Revista

Mexicana de Comunicación:Manuel

Buendía, in memoriam | Revista Mexicana

de Comunicación (RMC)

Twitter: @MexComunicacion

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

9


10

Artículo

A Buendía, gran

lanzada

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas

Hace

años escuché a Manuel Buendía recordar

sus inicios en la fuente policiaca con

Ramírez de Aguilar, el Güero Téllez, el Comandante

Borbolla, Julio Scherer y algún

otro. Era un formidable equipo. Conjunto

de personalidades de excepción, todos dejaron

huella en el oficio. Buendía iba repasando

con humor y afecto el genio de cada

uno de sus camaradas y cuando llegó a Julio

rememoró que éste “era el miedoso del

equipo, no reporteaba de noche ni en lugares

apartados. Y lo ornaba el más grande

de los egos: Julio-después-de-mí-el diluvio”,

dijo con una sonrisa juguetona.

Recordé la anécdota por el hallazgo de

un librito en donde Julio, después de 27

años, reunió el valor para poner en blanco

y negro lo que realmente pensaba de Buendía.

Lo consideraba “corrupto”, “servil” y

“de oscuro pasado”… ¡Órale! Historias de

muerte y corrupción (febrero de 2011) se

titula el vademécum, 121 páginas de tipo e

interlineado grande, con la picaresca inconexa

que publica desde hace años para el

morbo del círculo rojo. Muy lejos está de La

piel y la entraña (1965).

Viene a cuento porque el héroe del 19

de julio recibió el 30 de mayo de 1986,

bañado en el aplauso de un nutrido auditorio

en la BUAP, el premio de periodismo

instituido en memoria del autor de “Red

Privada”, que según revela ahora fue como

si la madre Teresa hubiese sido presentada

con la medalla de la gran ramera. Pero Julio

es Scherer y encontró una salida teológica

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Juego de Ojos

A Mr. Trask y al profesor Jesús Toledo, mis primeros

maestros, dondequiera que se encuentren

al embrollo: “Se me impuso un dilema: no

debía ni deseaba rechazar el homenaje […]

A la vez me sería imposible pasar por alto

[la colaboración de Buendía] en el periódico

[Excelsior] que Echeverría había conculcado

para la libertad de expresión. […] Finalmente

tomé una decisión: recibiría el diploma y

pronunciaría un discurso breve sin alusión

alguna al columnista de Excelsior”. El texto

me aclaró un episodio. Como el galardonado

no mencionara a Buendía, al término de

la homilía pedí a voz en cuello un minuto

de silencio en memoria del periodista asesinado

dos años antes. Recuerdo las miradas

de conmiseración que me dirigieron Scherer

y acólitos y cuyo significado no entendí…

hasta ahora. Julio omite en su disputatio

el minuto de silencio y tampoco dice que

con el diploma iba un cheque, que no sé si

donó (como lo hizo en su oportunidad don

Alejandro Gómez Arias) o se embolsó… sin

pensar en Buendía.

¡Qué personajazo éste! Traslúcido

y etéreo. El mal y el vicio lo rodean sin

mancharlo porque su misión es combatirlos.

Es uno de los ángeles que danzan en la cabeza

del alfiler. En los mismos párrafos en

donde denuncia el “servilismo” y los “aludes

de sumisión” de Buendía con López

Mateos, confiesa que censuró en Excelsior

un artículo de Gómez Arias… pero claro,

él, Scherer, justificado por razón noble

y republicana: “Don Alejandro aparecería

en el diario junto con Rosario Castellanos.

Las firmas simultáneas de dos personajes

de ese prestigio, ambos furibundos contra

el presidente Díaz Ordaz, me pareció que

podrían interpretarse como un desafío inútil

al gobierno. Don Alejandro no lo entendió

así y me pidió que le devolviera su trabajo”.

¡Ajá! Lo que en los otros es vicio en mi es

virtud. Vaya, vaya. Veo que no conocía a mi

maestro Gómez Arias.

Julio vive obsesionado por el episodio de

Excelsior pero jamás aceptará un gramo

de responsabilidad por los hechos que culminaron

en su destitución. Fue echado del

paraíso por el eje del mal. Punto. Algunos

años antes de su muerte, Jesús Blancornelas

me confió, azorado y dolido, el siguiente

episodio: “Comencé a escribir en Excelsior

y recibí una llamada de Scherer. Me pidió

suspender mis colaboraciones. ‘Don Jesús’,

me dijo, ‘la mierda atrae a la mierda. No

deje que la mierda lo manche’. Y me retiré

del diario”. Esto fue cuando comentábamos

la entrevista con el subcomandante Marcos

que Julio vendió a Televisa, empresa a la que

durante años acusó de ser causa eficiente

de todos los males de la República, pero

cuyo dinero no dudó en aceptar. Blancornelas

suspiró y movió lentamente la cabeza.

“Así es Julio”, musitó.

Después del evento en Puebla, nos reunimos

en la Fundación Manuel Buendía, Julio,

don Alejandro, un sujeto cuyo nombre

olvidé y yo, para deliberar sobre la siguiente

entrega del premio. El candidato era Miguel

Ángel Granados Chapa. Julio se opuso,

cosa que hizo que me saltaran los ojos de


las órbitas, pues hasta

ese momento creía que

eran como padre e hijo.

Insistió don Alejandro.

Insistí yo. Julio no cedía.

Al fin propuso que

la presea se entregara

compartida, a Miguel

Ángel y a Elena Poniatowska.

¿La razón?

Palabras más, palabras

menos, Granados Chapa no estaba preparado

para una distinción así. “No hay que

tenerle miedo a la verdad, don Miguel Ángel”,

me espetó con su gesto de viejo sabio.

Años después no me sorprendió que a su

salida de Proceso promoviera una dirección

colegiada de seis o siete periodistas.

En el opúsculo citado habla de la agresión

orquestada por su primo López Portillo

contra la revista: “Las fuentes del gobierno

le serían cerradas al semanario y la publicidad,

cancelada”. Pero ni por asomo menciona

la ayuda encubierta, clandestina, que

recibió de una legión convencida de que los

espacios para la expresión son más importantes

que las filias o las fobias. Ahí estuvo

Buendía, director de prensa de un organismo

descentralizado, que en el más puro espíritu

thoreaureano ejerció la desobediencia

civil para que durante semanas los envíos de

la Agencia Apro (no sé si todos, pero una

buena parte sin duda) se hicieran desde los

télex oficiales y con recursos del organismo.

Buendía jamás lo reveló.

Hay otras historias que no veremos publicadas

porque Scherer habita un estalinismo

intelectual que guarda su pureza e incinera

a disidentes y detractores. Aunque, para

deleite freudiano, él mismo se encarga de

abrir atisbaderos a los voyeuristas: “Algu-

Juego de Ojos

nas ocho columnas,

nuestra bandera que

ondeaba a cada amanecer,

tenían precio.

Era dinero secreto,

sin factura, misterioso

su destino. Las

gacetillas, publicidad

embozada como información,

costaban

caro”. ¿Se le puede

llamar corrupto? Decida el lector. Mi propio

sentir es que este ego ambulante vive relegado

en su particular purgatorio, a cuestas

la triste e insoportable carga de saber que

en el periodismo mexicano del siglo XX el

asesinable fue Manuel Buendía y no Julio

Scherer. Como diría uno de sus epígonos

hoy desaparecido, es, sencillamente, un

mal bicho.

Ríos Montt

Resulta difícil no sentir un enorme desprecio

por quienes no aceptan sus culpas.

En México tenemos ejemplos de pena ajena

que ya ni recordar, pues no sólo no recibieron

un castigo sino que pasaron a la cultura

del chiste y los corridos. Son del dominio

público.

Otro es el caso de los dictadores y hombres

fuertes que en el ocaso de su vida piden

garantías que ni por asomo pensaron dar a

sus víctimas, o se dicen perseguidos, acosados

y maltratados. En este espacio me he

referido en varias oportunidades a uno que

me parece particularmente repugnante, el

de Alfredo Astiz, capitán de fragata torturador

y asesino de niños, mujeres y monjas

en la Escuela de Mecánica de la Armada

durante la dictadura argentina y el primero

en rendirse en las Malvinas cuando estuvo

frente a unos cuantos soldados británicos.

Artículo

Condenado a cadena perpetua, brama que

su juicio fue una farsa ilegal promovido por

grupos de persecución, venganza y rapiña.

Ahora toca al ex dictador guatemalteco

Alfredo Ríos Montt, padre de los temibles

kaibiles, condenado a 80 años de cárcel

por genocidio y crímenes de lesa humanidad

en los que perdieron la vida mil 771 indígenas

mayas ixiles. El lunes 13 el general

de 87 años, se desmayó en la corte y fue

hospitalizado.

El tribunal ordenó al Estado guatemalteco

pedir perdón por la matanza y el 23 de

marzo, fecha del golpe de Ríos Montt, será

declarado “Día Nacional contra el Genocidio”.

Un toque de justicia poética.

Molcajete…

Claudio Lomnitz fue a Tijuana y visitó el

muro que marca la frontera (La Jornada,

17 de abril). Tomo este divertido párrafo

de su texto:“La valla de la playa de Tijuana

está llena de pintas de todo tipo -cristianas,

antimperialistas, filosóficas, amorosas,

etcétera-. Muchas de esas pintas están en

inglés, y fueron escritas por estadunidenses

que viven en México o bien que van a Tijuana

de paseo y se indignan por la política de

su propio país. Una de esas pintas, que fue

la que más me gustó, dice: ‘Please don’t

feed the gringos’. La imagen, buenísima,

invierte el sentido de la barda: los animales

observados y enjaulados, como de zoológico,

serían ahora los estadunidenses, y no los

supuestos bárbaros del sur”.

Profesor – investigador en el Departamento

de Ciencias Sociales de la UPAEP Puebla.

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

11


12

Artículo

“Los periodistas no

somos Vanidosos”

Por Miguel Ángel Sánchez de Armas

¡ Atención República! consagro este mes

al ejercicio periodístico en recuerdo de Manuel

Buendía, asesinado hace 29 años, el

30 de mayo de 1984, sin que al día de hoy

se haya despejado la bruma que envuelve

aquel crimen. Buendía fue el periodista más

leído e influyente de la segunda mitad del

siglo XX y su figura hoy disminuye a santones

y alienta a las nuevas generaciones. He

dicho.

Ahora al tema. “Los periodistas no somos

vanidosos” tiene un complemento:

Garbosa expresión, sin duda, aunque algunos

la juzgarán pretenciosa y aderezada con

el toque jactancioso de los viejos reporteros.

La escuché hace años en “El Nivel”, tabernáculo

en donde mi maestro Liguori presidía

la mesa de . Yo me llegaba al lugar

cada vez que podía pues entre los ocres olores

apenas contenidos por capas de tosco

aserrín y el bullicio de quince mesas y una

barra, se recibía mejor instrucción que en

la clase de literatura hispana que el epigramista

impartía en un desangelado salón

del tercer piso de la en Licenciado Verdad y

Guatemala.

“El Nivel”, lo habrán adivinado, era una

cantina del centro histórico defeño. Estaba

en la Calle de Moneda y ostentaba, cual orgulloso

blasón, la licencia número uno de la

ciudad. Era lugar favorito de los bachilleres

del barrio universitario inficionados por el

virus de la literatura y la poesía. Ahí cazábamos

a los escritores cuando escapaban de

ganarse el pan en las redacciones y acudían

a la tertulia de animada por mi “El Nivel”

fue víctima de la gazmoñería oficial y oficiosa

y hoy, lamento decirlo, es un “centro cul-

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Francisco Liguor

Juego de Ojos

tural” en donde no creo que ningún joven

aprenda nada. Carajo.

Una tarde encontré al maestro en el rincón

de la barra departiendo con un hombrón

de espeso bigote y acento norteño.

Como Liguori, vestía traje y corbata. Como

Liguori a esas horas, tenía el aspecto de una

cama destendida. Era José Alvarado y puso

entre mis manos una cuando fui presentado

como un alumno. Fue una velada alucinante.

En la madrugada volví a pie a la casa

de huéspedes de La Ribera de San Cosme,

mareado y sin un céntimo en la bolsa.

Si cierro los ojos puedo revivir la escena:

Pepe Alvarado, con un fajo de cuartillas agitadas

en la mano derecha, como si quisiera

enviarlas volando a la revista -a donde las

esperaban horas antes-, rugiendo: “¡Mu-

chachito… los periodistas no somos vanidosos…

debemos ser eficaces!” Eso fue por

el 66, y Pepe seguiría iluminando al mundo

hasta su muerte en 1974. Manuel Buendía,

Paco Martínez de la Vega y José Emilio Pacheco

presentaron los textos de Alvarado

como ejemplos del estilo al que debemos

aspirar todos los reporteros.

En , la recopilación de sus textos aparecida

bajo el sello de la UANL, se lee: “Alguna

vez, si la vida me deja, escribiré algunas

cuartillas para narrar mis recuerdos de periodista.

Debo a este oficio momentos de

suprema belleza y gracias a la profesión, escogida

desde mi adolescencia y todavía con

los libros bajo el brazo, he podido recorrer

la mitad del mundo y tener entre mis amigos

a hombres de todas las razas y de un

gran número de lenguas. Ser periodista me

ha permitido realizar algunos de los mejores

sueños de mi juventud y conocer a varios

de los seres superiores de mi tiempo; jamás,

por otra parte, ha sido la amargura huésped

dilatado en mi alma.”

En cuenta que publicó su primer escrito

en un periódico en octubre de 1926. Se

trataba de una revista estudiantil -- con un

tiraje de trescientos ejemplares, editada en

Monterrey por un grupo de alumnos del

Colegio Civil. En la ciudad de México fortaleció

la vocación. Editó al lado de Octavio

Paz y forjó una trayectoria como reportero,

editorialista, columnista y cronista en diversas

publicaciones, particularmente y Fue

enviado de guerra en el Medio Oriente y

corresponsal en varias ciudades de Europa

y América del Sur. De sus viajes por África,

China y la URSS dejó testimonios entraña-


El Nivel

bles que, al recordarlos cuatro décadas después,

pintaba con nostalgia:

“Vale la pena haber visto el mundo con

ojos de periodista durante estos cuarenta

años. La más fascinante, dramática y febril

historia se ha desarrollado sobre el planeta,

sacudiendo almas colosales y llevando

a cumbres imponderables a gigantes y a

pigmeos. La llama de la libertad ha fundido

muchas cadenas y el vasto movimiento

humano sobre el globo ha superado el de

todos los mares. Muchas ilusiones precarias

fueron dispersas por el viento, muchas esperanzas

de cíclope fueron realizadas y los

grandes sueños, fulgurantes, siguen ardiendo.

El hombre enamora a las estrellas con

mayor eficacia y arrebata sus misterios a los

electrones. La mujer es más bella y el niño

nace con mayor número de posibilidades.”

José Alvarado se define a sí mismo, dice

la recopilación citada, para formular la definición

de la condición del oficio, a través de

una yuxtaposición de afirmaciones y oposiciones.

Él mismo es referencia por el bagaje

acumulado:

“Los periodistas, según nos place creer,

no son migaja de soberbia, estamos curados

de vanidad literaria o política; el trabajo

nos inmuniza contra la solemnidad o almidón

académico. No se conoce el origen, o

tal vez resulte ilusorio, pero es uno de los

gremios en cuyo seno dura más la juventud,

quizá por la necesidad de ver al mundo y

Juego de Ojos

la vida todos los días y encontrarlos, pese a

todo, como objetos recién hechos o regalos

con la envoltura acabada de romper. Hay,

claro está, el accidente: desfile de miserias

humanas y feria de títeres vestidos, según el

caso, de Robespierre con traje adquirido en

Laredo, Texas; Casanova de chaqueta prestada;

Talleyrand de Pungarabato o Fouché

de Cineguilla; bueno, hasta de Kissinger de

Santa María la Redonda. Pero todo enseña

y tiene algún grano de sal.” Yo agregaría

al listado a los Savonarolas de banqueta de

Paseo de la Reforma.

De igual modo ocurre en el artículo “”:

“Ardua, pero bella, fascinante, la tarea

del reportero. Quien lo ha sido una vez, no

dejará de serlo nunca. Se trabaja, a veces, al

filo de la madrugada, en los rincones más

sombríos de la noche, en medio de la luz

de mediodía o en la hora violácea del crepúsculo.

El mundo ofrece así todos sus aspectos,

el hombre todos los escondrijos del

alma. El reportero transforma en tinta todos

los jugos de la vida, da aliento a los números

e infunde espíritu a las palabras.”

José Alvarado nos recuerda que la vida

toda es materia de periodismo y que hay

que servirse de toda la realidad para convertir

en escritura todo lo que ocurre, en

una labor fundamentada en honestidad,

voluntad para una preparación constante y

sensibilidad.

Para fortuna de nosotros, la de José Al-

Artículo

varado no es obra de las que descansan en

paz.

Molcajete…

Creo que fue Leo Zuckerman quien publicó

en su columna la siguiente historia, que

cito de memoria a la desaparición de Jorge

Rafael Videla, el metódico asesino militar

a quien la muerte, dicen las crónicas, sorprendió

en el retrete: en el campo de concentración

un rabino oraba piadosamente.

“Padre”, preguntó su hijo, “¿qué hace usted?”

El viejo respondió con cierta dulzura

que daba gracias a Dios. “¡Gracias!”, se

escandalizó el vástago. “Nosotros aquí a

punto de ser asesinados por estas bestias

¿y usted da gracias?” “Sí”, respondió el

rabino. “Doy gracias a Dios porque nosotros

no somos iguales”. La hija de una de

las víctimas escribió: “Se murió la muerte”.

// A propósito de mi comentario sobre “La

mejor manera de ser eterno” de Rosa Montero,

con alegría y admiración me entero que

mi viejo cuate Memo K., quien ya rebasa la

séptima década, da los últimos toques a un

viaje largo por el viejo continente con su esposa…

en motocicleta. ¡Eso es juventud! //

Mientras, yo sigo en espera de que se confirme

mi lugar en el viaje a Marte.

Profesor–investigador en el Departamento

de Ciencias Sociales de la UPAEP Puebla.

Tuit: @sanchezdearmas

Blog: www.sanchezdearmas.mx

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

13


14

Artículo

Manuel Buendía

Periodista emblemático, a 29 años de su fallecimiento

Manuel Buendía Tellezgirón nació en Zitácuaro,

Michoacán, el 24 de mayo de 1926.

Fue el tercer hijo de José Buendía Gálvez,

oriundo de Chimalhuacán, Estado de México,

y Josefina Tellezgirón Tinoco, del Distrito

Federal, quienes recién casados se trasladaron

a Zitácuaro.

Manuel cursó la primaria en un colegio

de monjas ubicado frente al antiguo Teatro

Juárez de Zitácuaro. Doña Josefina quería

que fuera sacerdote y al concluir la primaria,

a los 12 años de edad, fue enviado a

Morelia e inscrito en el Seminario Menor,

donde permaneció tres años. En esa época,

en 1941, descubre su vocación periodística

y empieza a colaborar en la revista La Nación

del Partido Acción Nacional.

Al morir su madre el 21 de junio de

1941, Manuel deja el Seminario y regresa a

Zitácuaro. Dos años antes había fallecido su

hermano José víctima de diabetes juvenil y

en 1943, muere su hermano Roberto en un

accidente de motocicleta.

Ya en Zitácuaro, Manuel da clases en una

escuela primaria durante dos años. En 1943

marcha a la Ciudad de México e ingresa becado

al Instituto Patria, escuela de jesuitas,

en la que es discriminado debido a su precaria

situación económica.

Una vez terminada la preparatoria, se

inscribe en la Escuela Libre de Derecho, pero

deja los estudios por dos motivos: su enfado

ante el ambiente escolar y la trágica muerte

de su padre a manos de unos malvivientes

en Zitácuaro, el 15 de enero de 1945. Manuel

se hizo cargo de la familia.

En la Ciudad de México, Manuel retoma

su vocación periodística y busca acomodo

nuevamente en la revista La Nación, órgano

informativo del PAN, partido con el cual en

un principio simpatiza y del que se alejaría

andando el tiempo.

Permanece ahí de 1949 a 1953. En La

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Manuel Buendía

Nación, se enamora de la secretaria de la

revista, Dolores Abalos Lebrija, con quien se

casa el 29 de enero de 1955.

Dos años antes, en 1953, Manuel había

sido contratado como reportero de guardia

en el diario La Prensa. Pronto ingresó a la

cooperativa y desarrolló en la fuente policiaca

sus dotes reporteriles, que lo llevaron

en poco tiempo a cubrir las secretarías de

Gobernación y de Relaciones Exteriores, y

después las actividades del presidente Adolfo

Ruiz Cortines.

En 1958 inicia en La Prensa la columna

“Red Privada”, que firma con el seudónimo

de Héctor Juvenal. En tal rotativo ocupa varios

cargos, entre ellos el de Presidente del

Consejo de Administración, y el 4 de enero

de 1960 es nombrado director del diario,

función que ejerce hasta julio de 1963,

en que es expulsado de la cooperativa con

otros compañeros a consecuencia de un

conflicto interno. Con Buendía como di-

rector, La Prensa se transforma y amplía su

presencia.

Al dejar La Prensa, edita –hasta el 30 de

agosto de 1964– Crucero Semanario de actualidad

mexicana y mundial con el apoyo

de la cooperativa de El Día. En aquel semanario

publica las columnas Concierto Dominical,

que firma como D.I. Ogenes y Para

control de usted, sin firma.

En 1965 es nombrado asesor de relaciones

públicas y prensa en la Comisión Federal

de Electricidad (CFE) con Guillermo Martínez

Domínguez, cargo que ocupa hasta

1970. Su visión de lo que debía ser una oficina

de comunicación lo lleva, entre otras

cosas, a crear la Revista CFE y a organizar la

editorial de la empresa.

Buendía establece las bases para que la

oficina de comunicación no se circunscriba

a la emisión de boletines, y la convierte en

un “instrumento indispensable para vincular

al pueblo con las acciones del gobierno”.


Por esas fechas reanuda sus colaboraciones

en El Día con la firma J.M. Tellezgirón:

desde el 21 de enero de 1966, entre semana

pública la columna “Para control de usted”,

y desde el 2 de julio de 1972 aparece

“Concierto Dominical” que después rebautiza

como “Concierto Político”.

El 1 de enero de 1971, Buendía ocupa

la Dirección de Prensa y Relaciones Públicas

del Departamento del Distrito Federal con

el regente Alfonso Martínez Domínguez, y

renuncia el 13 de junio del mismo año a raiz

de la matanza de estudiantes normalistas.

De 1972 a 1973 es asesor de Guillermo

Martínez Domínguez, titular de la Nacional

Financiera. Ahí traba amistad con Gerardo

Bueno Zirión quien, al ser designado

director del Consejo Nacional de Ciencia y

Tecnología, propone a Manuel ocupar la dirección

de Prensa y Relaciones Públicas de

esa institución el 20 de agosto de 1973. En

el Conacyt, Buendía aplica toda su experiencia

a la divulgación científica, actividad

entonces virgen en el país. Despliega una

estrategia no sólo para informar sobre los

avances en materia de ciencia y tecnología,

sino para crear entre la opinión pública una

base de apoyo a esas actividades.

Durante su gestión —del 20 de agosto

de 1973 al 30 de noviembre de 1976–, el

Consejo publicó diez libros y más de 130

folletos con temas científicos y tecnológicos,

editó las revistas especializadas Ciencia

y Desarrollo y Comunidad Conacyt y Conexión;

e inició en El Día una de las primeras

secciones de ciencia y tecnología, entre

otras tareas.

La primera vocación de Buendía fue

la docencia, y nunca la perdió. De 1952 a

1967 fue profesor de tiempo completo en

la escuela de periodismo “Carlos Septién

García”, en donde impartió la materia de

redacción periodística. Entre 1967 y 1970

dio seminarios sobre el mismo tema, y entre

1971 y 1972 dictó una conferencia semanal.

En 1973, el director de la Facultad de

Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM,

Henrique González Casanova, lo invitó a

Buendía establece

las bases para que la

oficina de comunicación

no se circunscriba a la

emisión de boletines,

y la convierte en

un “instrumento

indispensable para

vincular al pueblo

con las acciones del

gobierno”.

dar clases como profesor de asignatura, tarea

que cumplió hasta su muerte en 1984.

Impartió redacción y oficinas de prensa.

En diciembre de 1976 Buendía renuncia

al Conacyt y decide ser columnista de tiempo

completo. Deja de publicar “Para Control

de Usted.” en El Día y el 3 de enero del

año siguiente reaparece

“Red Privada” en los 23

“Soles” de la Organización

Editorial Mexicana,

antigua Cadena García

Valseca.

El 17 de agosto de

1978 suspende sus colaboraciones

en los “Soles”

debido a problemas de

censura y se traslada a El

Universal, en donde publica

del 28 de agosto al

1 de diciembre del mismo

año cuando nuevamente

lo alcanza la censura.

En ese mismo mes recibe

la hospitalidad de Excelsior

y al mismo tiempo

la Agencia Mexicana de

Información (AMI), que

dirige José Luis Becerra,

distribuye Red Privada a

40 diarios de todo el país.

Buendía es ya el columnista

más leído e influyente.

Su participación

en televisión –canales 11

y 13– y en radio, sus colaboraciones

especiales en

publicaciones del exterior,

la distribución de algunas de sus columnas

en el extranjero por la agencia Inter-Press,

Manuel Buendía

Artículo

su condición de experto a consultar por la

prensa foránea, su presencia multiplicada

en foros, conferencias y encuentros, y la

publicación de sus dos primeros libros –Red

Privada y La CIA en México–, lo van consolidando

como el más sobresaliente periodista

mexicano de la segunda mitad del siglo.

El valor de su figura en el ámbito del periodismo

mexicano se confirmaría el 30 de

mayo de 1984, cuando un sicario lo ultimó

por la espalda para cerrar el foro en que se

había convertido su columna Red Privada.

Su voz quiso ser acallada… y se volvió

permanente.

Texto tomado de la Fundación Manuel Buendía

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

15


16

Artículo

Frente a modelos

construidos ¿servirán las

campañas negras?

Por Raymundo García García

Puebla se ha caracterizado por

tener elecciones locales controladas,

con votaciones administradas,

como lo teoricé allá en

los noventa del siglo pasado y a

Roderic Camp, le encantaron las

descripciones de lo que se experimentaba

en Puebla como:

dispersión y administración del

voto opositor, disminución de

la representación política a las

minorías, sobre representación

del entonces partido hegemónico,

y más, aparte de lo que se

sumaba a una multiplicidad de

formas operativas de destrucción

de la libertad de elegir, y

lógico atrás estaban construidos

modelos previamente institucionalizados

por la ley.

Había campañas sucias, sí;

¿funcionaban? no; funcionaba

el modelo institucional construido

desde el poder estatal.

Por cierto, después del triunfo

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

del PAN en diez distritos locales

allá en 1995, en la UDLAP,

se conformó un equipo de expertos

en comunicación política,

de donde Gabriel González

Molina destacó con su teoría de

la polarización, y por supuesto

a los modelos electorales se les

adicionó varios ingredientes entre

ellos hacer de las elecciones

poblanas las más costosas del

país. Por cierto este esquema de

uso del dinero impacta de manera

particular en la lucha por la

alcaldía capitalina, ya que tiene

una canasta de dinero proporcional

al número de distritos. Si

aumenta los distritos aumenta

la suma de dinero para las campañas

por el ayuntamiento.

En la entrega anterior señalaba

que una camisa de fuerza

para el PRI, la representa la legislación,

que fue hecha en su

beneficio y ahora actúa en su

perjuicio. Sobre todo porque a

la dispersión del voto anti PRI,

se le enfrentó -por lo menos en

la Zona Metropolitana- un frente

opositor difícil de derribar,

dentro de la construcción de

un modelo de bipartidismo de

alta competitividad aparente,

puesto que desde una vertiente

histórica y de perspectiva de

comportamiento del voto duro

de cada partido político que van

en la CPU y la coalición de facto

mediante las candidaturas comunes

con el MC, PSI y PT, está

claro que la Coalición Cinco de

Mayo (CCM) deberá esperar

otra oportunidad. Ante esta

construcción sistémica e institucionalizada

legalmente, pregunto

tienen caso las campañas negras,

tiene caso escuchar tanta

tontería producida por nuestra

idiosincrasia sustentada en el

chisme pueblerino, la respuesta

es no, un tajante no para este

modelo, los primero derrotados

son los especialistas en comunicación

política. su deficiencia,

desconocimiento de andamiaje

institucional.

Pero no todo el estado está

así, hay zonas con este modelo

y zonas dejadas aparentemente

a la lógica del mercado político

electoral; esas zonas municipios

y distritos tienen en su centro

un modelo de dispersión del

voto anti PRI; esto es, van candidaturas

de la CCM, frente a

la CPU, previamente desgajada

para otorgar debilitar su lucha

con candidaturas por el MC, el

PSI y el PT. En estos terrenos la

CCM tiene asegurado su triunfo

desde el momento que las

elites decidieron dividir el voto

anti PRI. Aquí tampoco sirven

las campaña negras, la población

no le gusta `perder y de antemano

sabe quiénes van ganar

y solo ratificarán ese escenario.

Existe otro modelo, novedoso

por cierto en zonas fuertemente

priístas el PRI se dividió entre un

priismo institucionalizado y controlado

y otro libre. En estos lugares

el PRI “libre” está apostado

por ganarle al mismo PRI. En

este escenario particularmente

en el que se conjugan la construcción

de un tripartidismo y

suficientes recursos económicos

para la compra de votos, por

supuesto que las campañas negras

sí tienen sentido.


Varios estimados lectores preguntaron sobre

mi columna de la semana pasada si los

escándalos en Washington que relaté eran

solo motivados por la oposición política más

radical al presidente de EU, Barack Obama

o si, como yo insinué, adquirieron su propia

inercia política, o para decirlo coloquialmente

ya “tienen patas.”

Sólo enumeré tres de los escándalos que

actualmente afligen al gobierno de EU: el

asalto en el consulado en Bengazi que llevó

a la muerte de cuatro de sus ciudadanos incluido

el embajador en Libia; la persecución

sin precedente de delatores en el gobierno

y sus contactos en la prensa; y el acoso de

las autoridades tributarias (IRS) a organizaciones

de ideología opuesta a la de Obama

y su gobierno.

Omití citar otro escándalo más antiguo

y respecto al cual muchos creemos que no

se ha tocado fondo en la investigación: la

operación Rápido y Furioso, efectuada por

la agencia del gobierno a cargo de controlar

alcohol, tabaco, explosivos y armas de fuego

(ATF, por sus siglas en inglés), para contrabandear

armas de alto poder a México,

rastrearlas e identificar a sus usuarios, pero

a las que le perdieron la pista.

Este escándalo, que sin duda alguna es

el que más funestas consecuencias

tuvo en nuestro país, donde ni siquiera

hay una estimación precisa

de cuántos mexicanos murieron

con las armas contrabandeadas por

ATF –según el gobernador de Texas

fueron 300-, se mantiene vigente

por la iniciativa de varios legisladores

republicanos.

Pero en el corazón de todos estos

escándalos de políticas públicas ilegales

o fallidas, con excepción de Ben-

Aquelarre Económico

Artículo

Escándalos

“con patas”

Por José Manuel Suárez Mier

gazi, hay un personaje central cuyo desempeño

es cuestionado con creciente intensidad, el

procurador de Justicia federal Eric Holder, pues

el Departamento de Justicia (DdeJ) que él encabeza,

es responsable de todos ellos.

En efecto, ATF es una dependencia del

DdeJ que, como su nombre revela, tiene

sus orígenes en el esfuerzo del gobierno de

EU por cobrar impuestos a los fabricantes

y vendedores de bebidas alcohólicas y tabaco,

entidad de desempeño lamentable a

la que se le han agregado funciones, como

controlar el tráfico de armas y explosivos.

En el caso del espionaje a decenas de periodistas

en la pesquisa dentro del gobierno

de soplones de “información crítica para la

seguridad nacional,” la autorización para

intervenir sus teléfonos y correos electrónicos,

vino directamente del DdeJ, y la investigación

que ha abierto el FBI –dependencia

también del DdeJ- la ordenó Holder.

Caso especial del espionaje a periodistas

es el de James Rosen, corresponsal en

jefe de Fox News en Washington: el DdeJ

no solo ordenó intervenir sus llamadas y correos

sino que lo declaró coacusado con el

empleado del Departamento de Estado que

le pasó información sobre Corea del Norte,

y pidió su arraigo en la capital de EU.

El Procurador Holder declaró bajo juramento

que él no perseguía a periodistas,

solo para revelarse poco después que la solicitud

para intervenir las comunicaciones de

Rosen con un juez “a modo” –el tercero de

los visitados por fiscales del DdeJ-, iba firmada

por el propio Holder.

Estos casos llevaron a la inevitable comparación

con el abuso de poder perpetrado

por el presidente Richard Nixon en los años

setenta en el escándalo de Watergate que

culminó con su renuncia, no tanto por los

delitos cometidos en la acusación original

sino por el encubrimiento subsecuente que

llegó hasta la Casa Blanca.

Por último, el galimatías de la persecución

emprendida por el IRS a organizaciones

políticas de ideología opuesta a la del

gobierno, es quizá el que más “patas” tenga

por la íntima relación de los habitantes

de EU con el recaudador de impuestos y el

miedo que ésta agencia concita entre los

causantes.

Es difícil de creer que la Casa Blanca no

estuviera al tanto de las actividades del IRS

cuando su comisionado Douglas Schulman

la visitó en 118 ocasiones entre 2010

y 2011, tradición que se mantuvo con su

sucesor –hoy cesado por Obama-, mientras

que el comisionado en tiempos de George

W. Bush fue una sola vez en cinco años.

El desempeño de los funcionarios del IRS

en su testimonio ante el Congreso, y la negativa

a testificar de una de ellos,

después de declarar su inocencia

–lo que según muchos invalida su

rechazo a declarar-, fue francamente

patético e irremisiblemente

lleva a concluir o que se trata de

retrasados mentales o que mienten

para encubrir una conspiración que

quién sabe qué tan lejos llegue.

Y el encargado de investigar este

caso también es…, ¡Eric Holder, amigo

íntimo de Barack Obama!

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

17


18

1 .

Artículo

¡Qué viva México!

Aunque no tenga

comida, buenos servicios

de salud y educación,

¡está feliz!

Por Pedro Echeverría

“México tiene los peores niveles de calidad

de vida entre los países de la Organización

para la Cooperación y el Desarrollo

Económico (OCDE), solo por arriba de Turquía

y debajo de otros países latinoamericanos

como Chile y Brasil. De acuerdo con

el Índice para una Vida Mejor, presentado

ayer por el organismo, los niveles más bajos

para el país son la seguridad, la educación,

el empleo y el ingreso. Sin embargo, para el

país el índice de satisfacción es uno de los

más altos, “los mexicanos están más satisfechos

con su vida que el promedio de la

OCDE. El 85% de las personas dice tener

más experiencias positivas en un día normal

—sentimientos de paz, satisfacción por sus

logros, gozo— que negativas —dolor, preocupación,

tristeza, aburrimiento—”. ¿Para

qué protestar?

2. ¿Cómo explicar eso de estar “pobres

pero felices”? La TV con sus innumerables

programas de diversión y entretenimiento,

con sus múltiples novelas de amor, sexo

y risa, desvía con facilidad cualquier pensamiento

de protesta o rebeldía. ¿Cómo entonces

gobierno y empresarios no entregarle a

los dueños de la TV sus presupuestos y riquezas

si cumplen efectivamente con el papel de

amansador de masas? La “democratización”

de la TV y radio, la digitalización, las reformas

de los medios de información, no son otra

cosa que la concentración de riquezas entre

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

En México, el ingreso familiar

disponible neto ajustado promedio:

12 mil 732 dls al año

36%

de los adultos entre 25 y

64 años han obtenido el

equivalente a un título de

escolaridad secundaria


“Yo no voy a dar en

televisión educación o

programas culturales,

que de eso se encargue

la SEP; yo doy

entretenimiento a un

pueblo ignorante que

regresa a su hogar

cansado del trabajo”.

Emilio Azcárraga Milmo

los más poderosos. Con o sin el monopolio

de Televisa y TV Azteca, cualquier apertura de

más canales televisivos sigue teniendo como

objetivo controlar la audiencia con diferentes

programas que sean más de lo mismo. ¿Puede

acaso el capitalismo dejar en otras manos

la formación de la conciencia?

3. En México, el ingreso familiar disponible

neto ajustado promedio es de 12 mil 732

dólares al año, cifra menor que el promedio

de la OCDE, de 23 mil 047 dólares. “La brecha

entre los más ricos y los más pobres es

considerable; la población situada en 20%

superior de la escala de ingresos gana 13

veces lo que percibe la población que ocupa

20% inferior”. En materia de medio ambiente

las partículas suspendidas PM10, que

causan daños a los pulmones, se encuentran

en la atmósfera en una concentración mayor

que en muchos de los países que conforman

la OCDE. Respecto al nivel educativo, el

índice mostró que 36% de los adultos entre

25 y 64 años han obtenido el equivalente

a un título de escolaridad secundaria, cifra

mucho menor que el promedio de la Organización

para la Cooperación Económica y el

Desarrollo Económicos de 74.

4. Lo decía hace unos 20 años Azcárraga

padre, dueño de Televisa: “Yo no voy a dar

en televisión educación o programas culturales,

que de eso se encargue la SEP; yo doy

entretenimiento a un pueblo ignorante que

regresa a su hogar cansado del trabajo”. Azcárraga

(el “Tigre”) murió multimillonario y

el gobierno le hizo grandes homenajes. ¿Por

qué en Brasil, México, Argentina, España, en

muchos más países, es muy grande el fanatismo

hacia el fútbol? ¿Por qué los grandes

millonarios, sobre todo los ligados a la TV y

Emilio Azcárraga Milmo

los otros medios de información buscan tener

equipos en propiedad? Porque son un buen

negocio económico donde las masas ponen

su dinero, además donde esas mismas masas

se entretienen y olvidan sus problemas.

Es tan grave la situación que si la TV desapareciera

habría en México mil y un suicidios.

5. Mientras más jodidos están los mexicanos

más contentos se manifiestan. Dicen

por aquí: “¿Para qué tanto brinco si el suelo

es parejo?”. Les decía en otra ocasión que

una amiga de hace 50 años me decía: “Pedro,

sigues en lo mismo; ¿Para qué meterse

en problemas si dios siempre provee, si los

más pobres entrarán con más facilidad en

el reino de los cielos y el destino está trazado?”.

No sólo es la manipulación de los

medios electrónicos las que sufre el pueblo,

también la iglesia tiene mucho peso entre

los sectores más humildes. Sin embargo,

esto de la manipulación de la conciencia,

al parecer, nunca se acaba porque la gente

busca seguridad, necesita vivir atada a

algo (una creencia) que le de confianza en

Artículo

que su vida continúa. Si no afianzado en las

cosas materiales que proporciona el capitalismo:

coche, casas, sí a sus creencias por

aquel “miedo a la libertad”.

6. ¿Cómo entonces las izquierdas pueden

arrancar de “la comodidad del hogar”

a millones de mexicanos que –aunque no

tengan para comer– están muy felices atados

a sus novelas y demás programas de

diversión? ¿Cómo ofrecer a las familias, los

mismos gustos, las mismas comodidades, la

misma seguridad, para que comprenda la

liberación que les ofrecemos y nos acompañe

en la lucha social? Pero si le ofrecemos lo

mismo que enseña la ideología de la clase

dominante, entonces nada podrá cambiar.

Sin embargo, aunque muy difícil, las luchas

sociales en las calles de la Coordinadora (la

CNTE), de los estudiantes, de los zapatistas,

de los campesinos, están enseñando que

aunque con lentitud desesperante, las batallas

están avanzando. El pueblo trabajador

merece la felicidad real, no la falsa creada

por los medios para olvidar el hambre.

http://pedroecheverriav.wordpress.com

pedroe@cablered.net.mx

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

19


20

Artículo

El general Ángeles

y el Licenciado Noé

Ramírez

Por Eduardo López Betancourt

Quien fuera Subprocurador de

delincuencia organizada, Noé

Ramírez, a quien llamaron “zar

antidrogas”, fue absuelto después

de permanecer varios años

en prisión, precisamente por

delincuencia organizada; ahora,

sin más, se le declara inocente;

caso idéntico al del general Tomás

Ángeles Dauahare, quien

aunque menor tiempo, estuvo

preso acusado de delito coincidente.

Dicho asunto nos lleva a

cuestionar ¿por qué se les recluyó

si no cometieron delito alguno?,

todo se debió a múltiples

acusaciones de los denominados

testigos protegidos; empero

¿Qué pasará?, ¿Cómo se les va

a resarcir el daño?, ¿Cuál será el

castigo para quienes mintieron

y propiciaron una injusticia?

El asunto de Noé Ramírez invariablemente

será más complicado,

ya que el principal responsable

de su encierro, está ahora

como embajador de México en

Estados Unidos, un sujeto con

tangible poder, por lo cual, seguramente

quedará todo en la

impunidad y Noé deberá conformarse

con el clásico “usted

perdone”.

Respecto al General Ángeles,

al parecer tiene mayores posibilidades

de proceder contra

quienes le encarcelaron. Recientemente,

una revista semanal

de poder informativo relevante,

18 BRUMARIO

LUNES 3 DE JUNIO 2013

señaló que los culpables de que

Ángeles estuviera en presidio,

son nada más ni nada menos

que Felipe Calderón; Genaro

García Luna, quien fungiera

como Secretario de Seguridad

Pública Federal; Guillermo Galván

Galván, anterior Secretario

de la Defensa Nacional; Demetrio

Gaytán Ochoa, ex Subsecretario

de la Defensa Nacional, y

Marisela Morales, quien fuera

la primer mujer Procuradora de

la República.

Agrega el semanario

que

hay muchos

más implicados,

por lo que

es primordial

realizar una

investigación

a fondo, si lo

que se busca

es recobrar la

confianza en la

justicia.

Genaro García

Luna, en

cuanto terminó

su gestión,

se fue a vivir a Miami; evidentemente

muchas preguntas reclaman

respuesta ¿Por qué huyó?,

¿De qué vive en Miami?, ¿Quién

lo protege en México? No olvidemos,

se trata de un personaje

ominoso, que se encuentra implicado

en diversos actos delictivos,

uno de ellos, el de la famosa

francesa Florence Cassez,

quien ahora alega ser “blanca

General Angeles Dauahare

paloma”, pobre e inocua dama

que nada supo de raptos ni graves

delitos en suelo azteca.

Hemos expuesto y aseveramos,

la Cassez es a todas luces

una “delincuente de siete suelas”,

sin duda tiene que ver, como

sus cómplices, entre ellos su

Licenciado Noé Ramírez

amante, en aviesos secuestros;

lo que ocurrió en este asunto,

es que hubo presión e intereses

creados para que una singular

ministra de la Corte, considerara

inocente a la francesa; eso de

que no era culpable, por haberse

hecho un montaje televisivo

en su supuesta detención, es

pura falacia, porque de haber

sido así, también sus socios se

hubiesen beneficiado.

Sin embargo, quien goza de

la protección de funcionarios de

alto rango, es García Luna, tal

circunstancia es palpable desde

el momento mismo que logró

salir de México sin mayores

complicaciones y ser recibido

por los norteamericanos cual si

fuera ciudadano ejemplar; García

Luna dejó una estela de corrupción

digna de estudio, fue

de tal magnitud, que el propio

Peña Nieto decidió desaparecer

a la terrible Secretaría de Seguridad

Pública, creada como bien

se sabe por el ignominioso Vicente

Fox.

Volviendo a los casos de Noé

Ramírez y Tomás Ángeles, es innegable

que su encarcelamiento

no puede quedar impune; resulta

esencial actuar contra esos

tipejos que maniobraron para

causarles un daño irreparable.

Urge acabar con la patética

y perversa práctica de meter a

personas inocentes a la cárcel;

hay infinidad de gente inocente

tras las rejas; en su lugar se

debería recluir a esos innobles

dirigentes, que abiertamente

atentan contra el segundo bien

con mayor valor del ser humano,

su libertad.

elb@unam.mx


¿Es Peña un presidente

más en la larga lista

de mediocres?

Por Rami Schwartz

Un gobierno que empezó a tambor batiente

se ha frenado hasta anquilosarse y

convertirse en un gobierno más, igual a los

cinco que le han presidido. Es normal, México

lleva siglos sin cambiar gran cosa, leer los

encabezados de periódicos de hace 25 años

es como leer los encabezados de hoy y solo

atreviéndose a tomar grandes riesgos es posible

obtener grandes resultados y cambiar

la inercia que es tan fuerte que ningún gobierno

la ha podido cambiar.

Para mover, para trasformar, para reformar,

para cambiar se requieren, de acuerdo

a las tres Leyes del Movimiento de Newton

tres cosas:

1. Romper la inercia

2. Aplicar fuerza

3. Vencer las resistencias y ver por donde

va a venir el chicotazo.

Las tres leyes de Newton dicen:

1) Que todo objeto permanece en reposo

o se mueve a una velocidad constante (inercia)

a menos que:

2) Una fuerza externa lo acelere o lo frene

(fuerza) y que

3) A toda acción corresponde una reacción

de igual magnitud pero en sentido

contrario (Acción/Reacción)

En su discurso de toma de posesión, Peña

Nieto prometió vencer las inercias y aplicar

fuerza donde se tuviese que aplicar…

“Transformar a México significa vencer

los rezagos. Transformar a México implica

mover todo lo que se tenga que mover: la

gente, la mentalidad, las instituciones.”

Peña Nieto tuvo un excelente despegue

de sexenio; Empezó con un Pacto por México,

se dijo que él si sabía negociar, que él

si sabía impulsar reformas, lo cual movió a

México luego de los 12 años de parálisis legislativa

y gubernamental de los panistas...

Artículo

Sacudió las conciencias con el Golpe Espectacular

contra Elba Esther Gordillo. Impulsó

la Reforma Hacendaria cambiando los

estatutos del PRI, la Reforma en Telecomunicaciones

y la financiera, pero luego ¿que

pasó?.

Muy fácil, no ejerció la fuerza suficiente

para romper las inercias. A la inercia de

la corrupción había que golpearla con más

que la cabeza de Elba Esther Gordillo, había

que dar no uno sino 10 golpes espectaculares

para cimbrarla desde sus raíces. Tela de

donde cortar había y sigue habiendo, pero

lo que no hay parecen ser pantalones y se

sigue creyendo que con tibieza se puede

vencer esta inercia.

A la inercia de la concentración del ingreso

no se le tocó más que con tibias reformas

que en teoría van a render frutos en el

futuro, pero en los minutos que usted lleva

leyendo este artículo, miles de millones de

pesos suyos y de millones de mexicanos más

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO

21


22

Artículo

se han seguido concentrando en empresas

monopólicas, en grandes capitales que cobran

miles de millones de intereses del gobierno

o en bancos que siguen recibiendo

dinero del Fobaproa.

No se le aplicó ninguna fuerza a la inercia

de un modelo económico podrido llamado

“el consenso de Washington” que ya ni en

Washington se aplica, un modelo económico

concentrador del ingreso, que fomenta

la especulación financiera y desincentiva la

inversión productiva y que produce miseria

al por mayor.

A la inercia de los sindicatos charros tampoco

se le aplicó la fuerza necesaria y los

maestros, los burócratas, los petroleros han

seguido haciendo de las suyas, manteniendo

al gobierno en jaque y desquiciando la

vida institucional del país.

Y así sucesivamente, a la inercia de los

medios de comunicación no se le ha aplicado

ninguna fuerza que la descarrile, a la

inercia del narcotráfico tampoco se le ha

golpeado, como muchos expertos piden,

legalizando el uso de las drogas para destrozar

las utilidades de esta industria, a la

inercia del fraude electoral tampoco se le ha

aplicado una fuerza que la descarrile, por

el contrario, Veracruz es la muestra que en

materia electoral el PRI vino a cuidar el estatus

quo más que a reformar.

Y contra las leyes de Newton no se puede

ir… solo hay una forma de romper la

inercia que lleva hundiendo a México en la

mediocridad y la apatía y esta es aplicando

la fuerza, algo que hasta el momento no se

ha querido hacer sino solo de forma selectiva.

Y no se aplica la fuerza no porque no

se quiera transformar, sino porque le tienen

miedo a la tercera ley de Newton de acción

y reacción y no se quieren arriesgar a los

chicotazos que daría un Slim herido, un Romero

Deschamps denostado, un gobierno

estatal llevado a juicio político, unos medios

de comunicación desprestigiados o un gobierno

norteamericano enojado por la legalización

de las drogas al sur de su frontera.

Y entonces se opta, como lo hicieron

Fox, Calderón, Zedillo, Salinas, de la Madrid

y otros que los antecedieron por administrar

la inercia, por hacer cambios cosméticos y

esperar que el tiempo pase para heredar los

problemas a las siguientes generaciones. Y

esa es la triste realidad de un país montado

18 BRUMARIO LUNES 3 DE JUNIO 2013

LUNES 3 DE JUNIO 2013

en la inercia sin fuerzas reformadoras y sin

líderes con los pantalones para imponerlas

y sortear las reacciones de los intereses que

saldrían afectados o como se les dice actualmente,

los poderes fácticos que no son

otros que los reyes de la inercia.

Ojala me equivoque y el Presidente Peña

no resulte ser otro Fox u otro Calderón o Zedillo

o que las fuerzas que rompan las inercias

no vengan de fuera como sucedió en

el 2008 con la crisis financiera o en el 2001

con el ataque a las torres gemelas, eventos

ambos que descarrilaron a México pero no

en la dirección deseada por los mexicanos,

sino hacia otros derroteros que terminaron

agravando la ya de por si endeble situación

del país. Ojala Peña si aplique fuerzas que

descarrilen las inercias y se ponga firme

para aguantar los chicotazos de aquellos

que se benefician con el estatus quo, que

no solo no han pagado ni un centavo del

costo de las crisis sino se han beneficiado

hasta convertirse en los más ricos, rentables

y poderosos de México y del mundo. Yo

sigo dándole el beneficio de la duda pero

millones de Mexicanos ya no.

rami@mexico.com


El negro

futuro del PRD

Por Adrián Rueda

Afectado por el desgaste propio del ejercicio

de gobierno, que ya va para 16 años en

el Distrito Federal, y por las luchas intestinas

que lo han debilitado, el PRD vislumbra uno

de sus peores escenarios para 2015.

El avance de la oposición que se prevé en

varias zonas de la ciudad, aunado al nacimiento

de Morena como partido, hace que

el panorama para el sol azteca luzca nublado.

En primer lugar porque el PAN y el PRI,

sus principales contrincantes, han esbozado

un inicio de acuerdo para ir juntos —aunque

no revueltos— a las elecciones intermedias

que se llevarán

dentro de dos años en

la ciudad.

Las primeras reuniones

entre los equipos

de Cuauhtémoc Gutiérrez

de la Torre,

líder del tricolor capitalino,

y Mauricio Tabe y Jorge

Romero, cabezas del blanquiazul

en la ciudad, ya se dieron y quedaron en

seguir avanzando.

La intención es que priístas y panistas

hagan un mapa electoral de la ciudad,

distrito por distrito y delegación por delegación,

para marcar sus territorios e ir con

“candidatos conjuntos” donde tengan más

posibilidades de ganar. Es decir, el partido

que sea más fuerte en tal o cual delegación

o distrito será apoyado por el otro y viceversa,

de tal forma que entre ambos puedan

hacer un buen boquete al PRD, sobre todo

en las circunscripciones más importantes.

Capital Político

El panorama electoral para el sol azteca en

el DF luce en verdad tétrico.

Si este acuerdo se concreta, el sol azteca

estará en problemas no solo para ganar

nuevos espacios, sino para conservar los que

ya tiene. Lo cerrado de la lucha hará que los

caciques perredistas quieran asegurar sus

posiciones y no haya suficientes espacios

para todos, por lo que habría varios huérfanos

que serían enviados a la fría banca.

Ante ello la mayoría buscaría nuevos horizontes,

algunos pactando con priístas y

panistas, pero los más lo harían en Morena,

el partido de Andrés Manuel López Obrador

que tendría ya su registro y la necesidad de

conservarlo.

Y como, según la ley electoral, en la primera

elección en que participe un partido

nuevo no

puede hacer

alianza con

ningún otro,

los pejistas

serán quizá

los principales

rivales del

PRD.

Porque el problema para

Morena no será lograr su

registro, son especialistas

en inflar padrones, sino

en conservarlo, y para

ello necesitan la mayoría

de votos posibles, que al mismo tiempo

le redituarán en recursos públicos.

Los seguidores de El Peje, que si bien es

cierto ya se apagó pero aún conserva fuerza

entre los radicales de izquierda del DF, tienen

un buen chance de acceder a algunas

diputaciones locales y federales, e incluso

de pelear delegaciones como Iztapalapa,

23

por ejemplo, a donde Clara Brugada quiere

regresar en 2015.

De los demás partidos ni hablar, ni el

Movimiento Ciudadano ni el PT les pueden

ayudar por la sencilla razón de que, por un

lado, no cuentan con fuerza alguna y, por el

otro, difícilmente tendrían espacios en una

alianza con el sol azteca; no hay ni para los

de casa.

Ante esta perspectiva, el panorama para

el PRD luce en verdad tétrico.

Centavitos…

Los dos saben lo que es estar en una jefatura

delegacional… ambos pelearon boletos para

ir al Azteca a darse una empapada en la final

del futbol… los dos son perredistas y los dos

se llaman Víctor Hugo, solo que corrieron

con diferente suerte. Romo, de Miguel Hidalgo,

es americanista y está de fiesta; Lobo,

diputado por GAM, le va a Cruz Azul y está de

capa caída una vez más… Otros americanistas

de hueso colorado que están que ni ellos

se soportan son el presidente del PRI capitalino,

Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, y

su coordinador legislativo en la ALDF, Tonatiuh

González Case. Los dos andan felices,

así que si alguien quiere pedirles algo, este es

el momento… Donde también abundan los

cabizbajos es en las direcciones de varios periódicos,

pues un buen número de altos ejecutivos

de medios importantes tienen corazón

azul y no hay forma de consolarlos.

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO


24

La infección

panista

Por Samuel Schmidt

Hace

poco me cruce con las

pretensiones electorales de

un joven panista, él es arrogante,

soberbio y adepto a

los placer mundanos, atributos

que no son exclusivos

de la gente de su partido

aunque si de los políticos de

nuestra era. Esto posiblemente

le cueste en las urnas, o si acaso es

electo, a la sociedad cuando descubra que

bajo la promesa ligera se esconde una búsqueda

hedonista que no lleva lejos.

Nuestro joven reclamaba contra los intereses

del partido que no le permitían ser

candidato, mientras detrás de él se movían

intereses notorios por su corrupción cuando

estuvieron en el gobierno. O sea que hay

que ver la paja en el ojo ajeno.

Cuando le pregunte sobre su postura

frente a la corrupción, sostuvo que había

que mejorar los marcos legales -o algo así-,

o sea que el problema no es político o de

valores, como a los panistas les gusta predicar,

es de un marco regulatorio incompleto

que nunca se completará porque los políticos

siempre van un paso adelante.

En Chihuahua conocimos el apetito voraz

de la familia Barrio, en Querétaro y otras

latitudes el de Diego Fernández, en Guanajuato

el de Fox-Sahagún que luego se disparó,

en el DF el del círculo cercano a Calderón,

y así podemos hacer el recuento de

daños en todos lados donde han tenido el

poder, me resisto a escribir que han gobernado.

Cuando les señalas esta desviación

fundamental se defienden diciendo que los

demás son así y tienen razón, solamente

que ellos nos prometieron ser diferentes, tal

vez no entendimos que un apetito de dine-

18 BRUMARIO

Diego Fernández de

Cevallos

ro exacerbado era lo que

los hacía diferentes.

El nuevo escándalo

que ha permitido que

salga a la luz el concepto

que tienen sobre el gobierno,

el servicio público,

el presupuesto y las

leyes, fue la remoción

autoritaria de Cordero del liderazgo de la

fracción panista en el senado. Nos enteramos

de contrataciones ilegales porque la ley

prohíbe el nepotismo, y salarios inconmensurables

a sus habilidades. Si es cierto que

el gobierno debe pagar sueldos elevados

ara competir contra el sector privado, veamos

cuántos de estos personajes pueden

conseguir empleos fuera del gobierno por

140,000 mensuales.

El poder y sus recursos parece estar destinados

por motivaciones facciosas, por desgracia

esta es una inclinación compartida cada día

por más políticos, no diré que sin distingos

ideológicos porque hace tiempo acribillaron a

la ideología. Hoy izquierda y derecha se abrazan

en la búsqueda por el poder y las prerrogativas

pecuniarias que conlleva.

Estaría tentado a decir que esta era una

característica del viejo PRI y posiblemente

sea cierto, pero con el paso del tiempo se ha

generalizado y agravado y no parece quedar

nadie que pueda aventar la primera piedra.

¿Estos conflictos en el PAN demuestran

su descomposición? Tal vez no, posiblemente

muestran el material del que están hechos

estos políticos. Sin ensalzar a sus viejos

hombres de doctrina que estaban estrechamente

ligados al poder, no se puede negar

la gran distancia intelectual de los actuales

con ellos, aunado al hecho de que posible-

LUNES 3 DE JUNIO 2013

mente los jóvenes no los han leído. En lugar

de ofrecernos ideas nos ofrecen a sus

personas, el joven mencionado se regodea

mostrando en su página de Facebook los

restaurantes de lujo a los que va al parecer

pagados por alguna institución, nunca ha

mencionado haber leído un libro, asistido a

una obra de teatro o a un concierto. Vacuidad

pura y dura y con ella quieren gobernar.

El shock del desconocimiento de los tres libros

de Peña Nieto no es caso único.

Esta reflexión viene al caso porque tenemos

elecciones en 14 estados con la posibilidad

muy elevada de tener candidatos mediocres.

Esto nos hunde en una expectativa

pesimista porque no se ve posible que la política

sirva al propósito de hacernos felices y

mucho menos de una administración razonable

de los negocios o asuntos públicos.

Apenas el país empieza a recuperarse de

la infección panista, aunque no con el mejor

remedio posible y corremos el riesgo de

sufrir una nueva andanada. Pienso que ya

que se abrió la nómina panista y perredista

en el senado toca el turno de la priista, cuyo

criterio de manejo seguramente no es muy

distinto de los otros.

El PRI ganó la presidencia con minoría

de votos y compra de algunos de ellos. Hoy

pueden perder posiciones políticas importantes

a favor de algunos que no son distintos.

Seguimos cambiando de partidos para

mantener al sistema.

El PAN fue visto por muchos esperanzados

como la opción para terminar los vicios

priistas y en cambio inició vicios distintos, el

efecto de esa infección tardará mucho en

desaparecer. Si la esperanza eran los jóvenes,

a juzgar por algunos que se muestran

en público vamos en franco retroceso. Pobre

México tan cerca de los políticos, tan

lejos de la buena política.

Vicente Fox y Martha Sahagún

schmidt@mexico.com


Comité Nacional de

productividad

Por Gustavo Ramírez

Una mancha más al tigre

Se

instaló con mucho ruido, el Comité

Nacional de Productividad, que de entrada

no tiene ni pies ni cabeza. COMITÉ de

acuerdo al diccionario Océano, “es una

comisión de personas elegidas en asamblea,

y que negocia determinados asuntos

en nombre de aquella”. De origen su instalación

está viciada, dado que, los involucrados

que fueron invitados no fueron

elegidos en asamblea, llámense como se

llamen: patrones, sindicatos o académicos,

más bien fueron impuestos.

En el caso del representante de los sindicatos

es el secretario general adjunto de

la CTM, Carlos Aceves del Olmo, quien en

realidad opera la titularidad de la Confederación

dada la avanzada edad de Joaquín

Gamboa Pascoe, y en el caso de la designación

de los académicos, el cargo recayó en

el rector de la UNAM, José Narro Robles.

Reitero el vicio de origen, la CTM no es

representativa ni de todo el sector obrero

nacional y mucho menos de todos los trabajadores

del país, al contrario su exteriorizada

filiación priista lo descalifica, su bajísima

afiliación de trabajadores también, y su

exagerada disciplina al poder presidencial

lo NULIFICA y lo vuelve a DESCALIFICAR.

En el caso de que la UNAM “represente”

al mundo académico, limita su alcance,

ya que para diseño e implementación de

indicadores de productividad se requieren

necesariamente conocimientos técnicomatemáticos

como los del ITAM o el TEC

DE MONTERREY, que forma parte natural

de su estructura escolar. Esta DESIGNA-

CIÓN también se auto descalifica.

Democratizar la Productividad (sic) es un

enfoque eminentemente politizado que no

José Narro Robles

dice NADA. La definición de democratizar

es “hacer demócratas a las personas o democráticas

las cosas”. El origen de la soberanía

democrática es la voluntad popular.

Productividad se define como “Capacidad

o grado de producción por unidad de

trabajo”, es decir, es una simple medición

o indicador, sin embargo, en la práctica industrial

se conoce a la productividad COMO

HACER MÁS CON MENOS; para el despacho

Ramírez Llaca & Asociados Consultoría

en Competitividad, la productividad debe

ser un concepto mental permanente, reforzado

en la cultura organizacional y promotora

de la mejora continua; un indicador aislado

no dice nada, por lo que es obligado a

referenciar con respecto a su entorno y a la

competencia; estas son condicionantes para

que sea útil y substancialmente promueva

25

una VENTAJA COMPETITIVA, y reitera, la

productividad no es un SIMPLE INDICADOR.

El entorno positivo apoyará el cumplimiento

de las metas al Comité Nacional, sin

embargo, en la actualidad el entorno juega

en contra de los buenos deseos presidenciales,

ya que hay indicadores en contra de

la productividad como: doble contribución

fiscal IETU-ISR; impuesto a la nómina; nueva

homologación del salario IMSS vs. Salario

ISR, etc.

En general, no queda claro el alcance del

Comité Nacional del Productividad para incidir

en la productividad que impacte positivamente

y directamente en el bolsillo de los

trabajadores, faltan “los cómo”, “los cuándo”,

“los con qué “, “los qué”, etc.

Que el gobierno actual “NO SE HAGA

el PACTO”. En el pasado priista reciente ha

habido infinidad de esfuerzos, recursos y talento

que se ha ido al drenaje. Recordemos

el Comité Nacional de Productividad; el Instituto

Nacional de Productividad; ARMO que

era el adiestramiento rápido de la mano de

obra. Los Comités Nacionales de Capacitación

y Adiestramiento por ramas industriales

y servicios. Todos y todas, sí todas la acciones

que desde hace más de 30 años se hicieron,

LAS DESAPARECIERON los gobernantes.

Primero habrá que empezar por reconocer

los fracasos, luego diagnosticar y finalmente

DEMOCRATIZAR la participación en

el COMITÉ, si no, no funcionará. Ya lo vimos

y lo vivimos.

Faltó DEMOCRATIZAR LA ELECCIÓN DE

LOS INTEGRANTES DEL COMITÉ DE DEMO-

CRATIZACIÓN DE LA PRODUCTIVIDAD. A

VER QUIÉN LO DEMOCRATIZA. O SEA OTRA

VACILADA.

LUNES 3 DE JUNIO 2013 18 BRUMARIO


26

Impacto de la dependencia

Las participaciones a Mayo

3.7% menores a lo programado

Por David Colmenares

L a dependencia respecto a las transferencias

federales de las entidades federativas

y municipios, se refleja en el impacto que

tiene sobre sus finanzas, cualquier movimiento

hacia arriba o hacia debajo de la recaudación

federal participable o el retiro de

recursos como los d los llamados excedentes

petroleros que recibieron hasta 2008.

Como he comentado, sólo hasta diciembre

del año pasado, las participaciones recuperaron

su nivel real de 2008, y en 2009,

2011, 2012 y lo que va de 2013, han estado

por debajo de lo programado, como reflejo

del comportamiento de la recaudación de los

principales impuestos como el IVA y el ISR, lo

cual afecta las finanzas locales. El impacto

se ha amortiguado gracias a la creación en

2006 del Fondo de Estabilización de los Ingresos

de las Entidades Federativas (FEIEF).

En efecto este año las cosas van igual: al

mes de mayo la RFP es menor en 4 por ciento

a lo recaudado en el mismo periodo de 2012,

con menor dinámica que el año pasado. El

impacto en las participaciones es de menos

3.6 por ciento, respecto a lo recibido un año

antes, siendo más fuerte en los casos de

Coahuila con menos 9.7%, SLP menos 6.6%,

Sinaloa menos 6.1%, Tlaxcala, EDOMEX y

Colima con menos 5.8%, etcétera.

En relación a lo estimado la reducción

acumulada a mayo es de menos 3.8 por

ciento., esto es 8 063 millones de pesos por

debajo de lo estimado. Sólo ese último mes

fue de 10 por ciento y el ajuste cuatrimestral

resultó negativo.

Algunas reflexiones

En nuestro arreglo fiscal, desde 1980

cuando se crea el Sistema Nacional de Coordinación

Fiscal, se acuerda que las entidades

18 BRUMARIO

Signos y Señales

federativas dejarán en suspenso el uso de

facultades impositivas que las que pueden

disponer. Sin embargo con el fin de administrar

impuestos nacionales, sin concurrencia

fiscal, el gobierno central administrará

las fuentes impositivas con mayor poder recaudatorio,

lo que incluye los impuestos a la

renta y al consumo, como el IVA y los IEPS.

Las entidades federativas en virtud del

Convenio de Adhesión al Sistema, sólo

pueden administrar impuestos de bajo potencial

recaudatorio, como el de nóminas,

hospedaje, anuncios, auto móviles usados

y hoy una tenencia clonada con base reducida.

Los municipios tienen facultades más

limitadas, con excepción del impuesto predial,

cuyo potencial es importante y ya se ha

repetido mucho que estamos por debajo de

lo que recaudan otros países latinoamericanos

en relación al PIB, sólo 0.2%, frente a

un 0.6% de Chile, pero en el mejor de los

escenarios recaudatorios de este impuesto,

lo cobrado sería insuficiente para financiar

las necesidades de gasto de los municipios.

Se critica mucho a los gobiernos locales,

porque no recaudan más, pero el potencial

recaudatorio de las facultades, es muy limitado

y existe una renuencia de los gobiernos

centrales a regresarles potestades más

importantes o el regreso a sistemas concurrentes,

como sucede en otros países como

Brasil o España.

LUNES 3 DE JUNIO 2013

Respecto a la tendencia a dejar a los gobiernos

locales sólo impuestos a los residentes,

como el predial o a los vehículos sigue

teniendo razón Richard M. Bird quien decía

que es consecuente con “la renuencia de la

mayoría de los gobiernos centrales a proporcionar

a los gobiernos estatales y locales

el acceso a los impuestos sobre el ingreso

o al consumo, que son mas lucrativos. No

es de sorprender que se haya convertido en

un lugar común. Por tanto, los gobiernos

estatales y locales, casi en todas partes, han

sido exhortados a hacer un mayor uso de

los impuestos sobre la propiedad y son criticados

cuando no lo hacen en forma muy

entusiasta”. No obstante en los municipios

mexicanos el predial es la fuente de ingresos

propios más importante.

Esa debilidad de las facultades impositivas

de los dos órdenes de Gobierno mencionados,

la concentración del potencial

recaudatorio nacional en un solo orden de

Gobierno, ha generado una fuerte dependencia

de las entidades federativas y de los

municipios, que reciben por esa vía un poco

más del 90% y 65% de sus ingresos totales

respectivamente, claro es un promedio

donde hay asimetrías. El DF es caso aparte,

dado que recauda más de la mitad de sus

ingresos y la dependencia de las transferencias

es menor. De ahí el impacto de una caída

de la RFP.

More magazines by this user
Similar magazines