Descarga

apologiabiblica.jimdo.com

Descarga

un comercial en la televisión,

o un pensamiento «al azar»

que parece salir de la nada,

ésta no es algo que se buscó.

Es como si la tentación le

acechara. Algunas veces, la

tentación viene del maligno que

anda rondando como un león

hambriento «buscando a quien

devorar» (1 P. 5:8).

En última instancia,

Satanás es el autor de la

siniestra mentira de que Dios

no puede ofrecer nada mejor

que los inmediatos placeres

del pecado. El maligno ha

estado vendiendo diferentes

versiones de esta mentira desde

aquel fatídico día en el Edén,

cuando le mintió a Eva acerca

de Su Creador (Gn. 3:1-4).

Él puede ser especialmente

convincente en un momento

de tentación sexual, ya sea que

haya organizado él mismo la

tentación o no. Y, cuanto más

participen los hombres de

sus mentiras, tanto más

quedarán atrapados.

23

LOS LÍMITES DEL

AUTOCONTROL

Muchos hombres

intentan liberarse

de las garras de la

pornografía por medio de sus

agallas y fuerza de voluntad

—y fracasan. En la mayoría de

los casos, cuanto más intenta

un hombre luchar por sí mismo,

tanto más difícil es resistirlo. La

simple acción de alentar a un

hombre adicto a la pornografía

a que deje de mirarla es como

decirle: «No manejes, ni gustes,

ni aun toques» (Col. 2:21).

Pablo dijo que puede que este

enfoque tenga «a la verdad

cierta reputación de sabiduría»

pero no tiene «valor alguno

contra los apetitos de la

carne» (v.23).

Los hombres que se han

vuelto adictos a la pornografía

deben evitar situaciones

vulnerables. Pero el autocontrol

por sí solo no resuelve los

problemas fundamentales

que hacen parte de la lucha

de un hombre. Si bien vemos

que la pornografía es un

More magazines by this user
Similar magazines