11.06.2013 Views

REVISTA 82:Maquetación 1.qxd - Juventudes Marianas Vicencianas

REVISTA 82:Maquetación 1.qxd - Juventudes Marianas Vicencianas

REVISTA 82:Maquetación 1.qxd - Juventudes Marianas Vicencianas

SHOW MORE
SHOW LESS

You also want an ePaper? Increase the reach of your titles

YUMPU automatically turns print PDFs into web optimized ePapers that Google loves.

juventudes<br />

marianas<br />

vicencianas<br />

en el silencio<br />

oigo tu voz<br />

que me dice<br />

sígueme<br />

JMV<br />

revista<br />

julio<br />

2009<br />

Llamada vocacional.<br />

¿Cómo no hablar de ti<br />

si tu voz<br />

me quema dentro<br />

<strong>82</strong>


evista<br />

númerojmv Redacción<br />

y administración:<br />

José Abascal, 30<br />

28003. Madrid<br />

Teléfono: 91 445 35 22<br />

Fax: 91 444 30 19<br />

e-mail: jmv@planalfa.es<br />

Web: www.jmve.org<br />

Depósito legal:<br />

M-16.289-1992<br />

ISSN:<br />

1139-6725<br />

Fotomecánica<br />

e impresión:<br />

Campillo Nevado, S.A.<br />

Suscripción:<br />

4 números anuales: 10 euros<br />

2<br />

cArta del directoR<br />

<strong>82</strong><br />

JULIO<br />

2009 Verano<br />

tiempo de cosecha y hora de sembrar<br />

Juan José González, C.M.<br />

Queridos amigos lectores de la Revista JMV:<br />

Equipo<br />

de Redacción:<br />

Una vez más, al finalizar el curso, la Revista JMV llega a tus manos y te ofrece pequeñas<br />

Juan José González, C.M.<br />

Sor Esther Seoane, H.C.<br />

Manuel Martín<br />

Daniel Agustí<br />

píldoras de lo que es la vida de esta Asociación. Hemos vivido un curso intenso en el que nos<br />

hemos propuesto “vivir dentro de nosotros”. Hemos sembrado a lo largo de muchos momentos<br />

de encuentro con los hermanos y con Aquel que “vive dentro de nosotros” muchas semillas de<br />

interioridad, de autenticidad, de fraternidad. Es tiempo de evaluar y de cosechar los frutos.<br />

Laura Mao<br />

Por delante tenemos un verano intenso, tiempo para el descanso pero también para disfrutar<br />

Rosa María Calderón<br />

del tiempo libre, del encuentro, formación, misión,… Desde JMV se nos ofrecen muchas<br />

Sor Marina Gil, H.C.<br />

alternativas para vivir un verano distinto, creativo, pleno,…<br />

José Luis López, C.M.<br />

Un grupo de nuestros jóvenes sois enviados a la misión y acogidos en nuestras Comunidades<br />

Misioneras de Honduras (si la situación política lo permite), Bolivia y Mozambique (en la<br />

Diseño y <strong>Maquetación</strong>:<br />

Manuel Martín<br />

celebración del 10º aniversario). Se les presenta una aventura apasionante de inculturación, de<br />

compartir la fe y la vida, de comunidad, de evangelización, de cercanía a los<br />

empobrecidos,...Otros vivís la misión desde aquí y compartiréis vuestro tiempo libre con<br />

Daniel Agustí<br />

ancianos, niños, jóvenes,…en campamentos, hogares, residencias, compartiendo con ellos<br />

vuestra vida. Vuestro tiempo libre se convierte en un tiempo para los demás y da mucho fruto.<br />

Tendremos también tiempo para el encuentro y la formación. Este año el Encuentro y la Escuela<br />

Benagalbón cumplen 30 años de servicio a JMV. Tenemos que dar gracias a Dios por este<br />

“milagro” de encuentro, formación, celebración de la fe,... que se vive anualmente en el “oasis”<br />

del Colegio La Marina. En este contexto Sor Esther pasará a Sor Isabel Mª el relevo en el<br />

servicio de Delegada Nacional de JMV y será momento para dar gracias a Dios por el amor a<br />

la Asociación y la generosidad de las dos Hermanas.<br />

Este verano nos invita también a mirar hacia delante, a seguir sembrando y plantearnos nuevos<br />

retos. Estamos convocados por nuestro Director General, como Familia Vicenciana, para<br />

celebrar un Año Jubilar con ocasión del 350º aniversario de la muerte/resurrección de San<br />

Vicente y Santa Luisa. Bajo el lema “Cariad y Misión” somos invitados a volver a nuestras raíces<br />

para dar nuevos frutos en la misión de amor a la que estamos llamados. Por eso nuestro lema<br />

y nuestros objetivos en el próximo curso van en esta línea: “IMPLICADOS EN UNA MISIÓN DE<br />

AMOR”.<br />

En el horizonte, a dos años vista, tenemos también otro reto importante: la XXVI Jornada<br />

Mundial de la Juventud, Madrid 2011. Bajo el lema “Arraigados y edificados en Cristo, firmes<br />

en la fe” (Col. 2,7) estamos convocados junto con jóvenes del mundo entero en Madrid los días<br />

15 al 21 de agosto. Con esta ocasión celebraremos también en las jornadas previas un<br />

Encuentro de Jóvenes de la Familia Vicenciana. Es un gran reto para la Iglesia española y para<br />

JMV, que tenemos que comenzar a preparar ya.<br />

Se nos presenta un verano intenso, para crecer, descansar, servir, interiorizar, para<br />

cosechar y plantar. ¡FELIZ VERANO A TODOS!


la imagen<br />

3


4<br />

¿Cómo<br />

no hablar<br />

de ti<br />

si tu voz<br />

me quema<br />

dentro?


Tengo que gritar,<br />

tengo que arriesgar<br />

ay de mi si no lo hago,<br />

¡cómo escapar de ti!<br />

¡cómo no hablar!<br />

si tu voz me quema dentro….<br />

Vorágine, ruido, destello fugaz…Vivimos en una<br />

sociedad que nos llena de cosas. Cuando caminas<br />

por la calle y observas a tu alrededor, descubres<br />

infinidad de anuncios, de mensajes que no pasan<br />

desapercibidos a tus sentidos: el coche que te<br />

hará sentir libre, el perfume que te da prestigio,<br />

la marca del reloj imprescindible en tu vida, la<br />

ropa más cómoda… la última película, y un sinfín<br />

de productos que te ayudan a guardar la línea y<br />

a tener el cuerpo perfecto… promesas,<br />

sucedáneos de felicidad. Llegas a casa, enciendes<br />

el televisor, la música, la Play, el ordenador... mil<br />

y una ofertas que siguen llenando tu mente sin<br />

dar espacio a un minuto de silencio, un minuto<br />

Sor Maite Martínez, H.C.<br />

nuestro tema<br />

personal donde uno/a se reconozca a sí mismo/a,<br />

donde la auto-escucha sea efectiva para poder<br />

sentir, oír, percibir lo que brota del corazón.<br />

Y es justo entonces, en este preciso momento,<br />

cuando puedes darte cuenta del tesoro que<br />

tienes dentro, de lo difícil que es acallar lo que<br />

grita desde lo profundo de ti.<br />

¡Qué difícil es entonces cerrar la puerta a una<br />

fuerza que puja fuertemente por salir!, porque<br />

cuando la vida brota a borbotones no se puede<br />

frenar, no se puede esconder, y cuando descubres<br />

a Dios dentro de ti no puedes menos de gritar a<br />

los cuatro vientos lo que sientes, lo que vives,<br />

porque te urge compartirlo.<br />

Hace unos días una joven me decía:<br />

- Siento que el Señor me ha llamado, que me pide<br />

mucho ¿por qué tan pronto?<br />

- No encajo con mis amigos, no puedo estar con<br />

los adultos y no puedo adelantar<br />

las cosas… ¿por qué ahora?<br />

Y es cierto. Dios no tiene tiempo ni edad, Dios<br />

¡VIVE DENTRO DE TI!, sólo tienes que descubrirlo,<br />

ser consciente del gran tesoro que llevas dentro.<br />

Entonces sentirás que no puedes callar, que no<br />

5


nuestro tema<br />

puedes contener el gran gozo que hay en ti y,<br />

como María, cantar el Magníficat.<br />

Dios nos acerca a lo humano y nos muestra en<br />

plenitud lo que la persona es y necesita, y así lo<br />

vivieron San Vicente y Santa Luisa.<br />

Como joven vicenciano descubrir la debilidad<br />

humana, sentir el dolor ajeno, estar cerca del que<br />

sufre, servir al pobre… es responder a la urgencia<br />

del amor de Dios. Sentir ese impulso misionero<br />

que te lleva a cruzar los márgenes de la rutina,<br />

los límites de lo conocido; es romper con tus<br />

seguridades y arriesgar todo por el Amor.<br />

Día a día puedes dar pequeñas respuestas,<br />

caminar paso a paso, marcar un camino que<br />

configura tu opción de vida, una opción que<br />

plenifica y da sentido, una opción que responde al<br />

sentimiento más profundo de tu corazón.<br />

Recuerdo una canción de Brotes de Olivo de<br />

Palencia que resonó hace unos años:<br />

“A ti, que estás sentado en tu sillón<br />

atento o distraído, te reclamo.<br />

Dios ha pasado por este rincón<br />

y quiere que a Él vayamos de la mano…<br />

y yo, ahora, quiero compartirla para hacerte una<br />

invitación:<br />

•a dejar la apatía y el tedio de la rutina<br />

•a romper barreras, superar límites propios<br />

•a ser críticos: no todo vale<br />

•a tomar un minuto diario a la escucha y la<br />

oración<br />

•a dejarte sorprender por Dios<br />

•a compartir la cantidad de dones que el Señor<br />

te ha dado<br />

6<br />

•a ser valientes en proclamar el Reino<br />

•a ser voz de los sin voz<br />

•a vivir la experiencia de la Comunidad y del<br />

servicio<br />

•….a remar mar adentro.<br />

La opción por Cristo y su evangelio no es fácil, sin<br />

duda. Llegarán tormentas, que harán tambalear<br />

la barca de tu vida; tormentas que pueden<br />

desestabilizarte seriamente: incomprensión del<br />

entorno, familia, amigos… sentirte fuera de lugar<br />

– esto no está de moda - , sentir la exigencia de<br />

la radicalidad y tener que romper con la<br />

tentación de una vida cómoda, asentada y segura<br />

…pero si tienes el convencimiento de que es el<br />

Señor quien dirige el timón de tu barca, que es Él<br />

quien está dentro de ti, quien controla la<br />

situación.. ¿por qué temes?<br />

Optar da vértigo, es como hacer “puenting”,<br />

caída libre, sabiendo que al final la cuerda hará<br />

el efecto esperado de freno y resistencia. Lo<br />

difícil es lanzarse, tener el valor de experimentar<br />

lo inesperado, lo diferente, lo desconocido para<br />

encontrarte con lo realmente conocido, con quien<br />

está más dentro de ti que tu mismo/a, para<br />

encontrarte con Dios.<br />

No tengas miedo! Sé valiente! Grita a los cuatro<br />

vientos que EL VIVE DENTRO DE TI !!!


punto dE mira<br />

«Una nube de pompas (burbujas) de jabón empezó a<br />

revolotear alrededor de mí, llevadas por el viento. El<br />

espectáculo era curioso y provocó que, por unos<br />

instantes, mi mente dejara de lado las inquietudes que<br />

ocupaban mi pensamiento y mis pies, que se dirigían<br />

raudos a resolver unos temas administrativos, se<br />

detuvieran. Hacía mucho tiempo, que no veía pompas<br />

de jabón en la calle, y muchos años, desde que era un<br />

crío, que no jugaba con mis amigos a ver quién<br />

conseguía hacerla más grande y resistente.<br />

Aquel momento me trasportó a la infancia y en mi cara,<br />

de manera involuntaria, apareció una sonrisa dulce y<br />

nada forzada. Inconscientemente, mi mano se elevó<br />

tratando de atrapar y reventar una de aquellas<br />

pompas… ¡Pero eso no era correcto para un adulto<br />

trajeado como era yo!. Y de repente pensé que eso era<br />

un prejuicio, y dejé que mi alma de niño guiara mi<br />

mano hasta alcanzar una de aquellas pompas, brillantes<br />

a la luz del sol, y hacerla estallar tan solo con el tacto<br />

de mi dedo. Mi rostro se iluminó con una risa de niño.<br />

De repente mi yo adulto me hizo tomar contacto con la<br />

realidad y guió mi mirada a los lados para ver si alguien<br />

había sido testigo de aquella “chiquillada”; en ese<br />

instante observé a otra chica joven que acababa de<br />

cometer la misma travesura que yo. Entre nosotros se<br />

dio una sonrisa de complicidad y, de repente, fui<br />

consciente de que estaba contento por un instante, que<br />

era feliz.<br />

Alcé la mirada, movido por la curiosidad de averiguar<br />

quién era el causante de aquella lluvia de pompas de<br />

jabón, y en el balcón de una vivienda observé a una<br />

joven madre que estaba mostrando a su hijo pequeño la<br />

utilización del pompero, ese juguete consistente en un<br />

bote en el cual se ponía agua con jabón y con la varita<br />

acabada en aro que introducías en el bote y luego<br />

soplabas, producía una sucesión de pompas. Alcé la<br />

mano y los saludé; el niño me devolvió el saludo con su<br />

manita y la madre me sonrió. Proseguí mi camino, pero<br />

ahora con una sonrisa de felicidad en mi rostro y un<br />

paso alegre.»<br />

Esta debió ser la experiencia de aquel señor anónimo<br />

que pasó bajo el balcón de mi amiga y su hijo el día<br />

que ésta le enseñó el uso del pompero. Ella misma es<br />

8<br />

quien me contaba que aquel día observó cómo<br />

bastantes personas ralentizaban su paso y se ponían a<br />

hacer estallar las pompas que ella lanzaba desde su<br />

balcón, y cómo todas esas personas dibujaban en sus<br />

rostros unas sonrisas de una felicidad sencilla y<br />

sincera. Y me comentaba cómo a veces somos felices<br />

con tan pocas cosas y con cosas tan sencillas. Pero a<br />

pesar de saber esa verdad, siempre andamos<br />

esforzándonos por complicarnos la vida tratando de<br />

hacer que nuestra felicidad dependa de una agenda<br />

muy ocupada, de una constante actividad, de llenar<br />

todas nuestras horas con alguna ocupación, afición o<br />

entretenimiento, o de realizar esfuerzos que sean<br />

capaces de permanecer en el tiempo, etc, etc. Y<br />

luego nos damos cuenta que nada de ello colma<br />

José Luis López, C.M.<br />

nuestra hambre de felicidad.<br />

Como<br />

Y sin embargo, una pompa de jabón, esa fina película<br />

de jabón y agua que encierra a una esfera hueca llena<br />

de aire y con superficie iridiscente que dura sólo unos<br />

segundos y luego estalla por sí sola o por contacto con<br />

otro objeto, es capaz de fascinar, embelesar y llenar de<br />

alegría, no únicamente a los niños, sino también a los<br />

adultos cuando las hemos contemplado en espectáculos<br />

artísticos.<br />

Tal vez sea por lo que de sencilla belleza y efímera<br />

duración tiene. De ahí que hayan servido de inspiración<br />

para artistas y pensadores. Para algún filósofo son<br />

metáfora de que la vida de la persona es frágil y<br />

efímera, pero a la vez bella, con lo cual hay que vivirla<br />

con intensidad mientras esté en nuestras manos.<br />

También las pompas de jabón aparecen en algún cuadro<br />

del barroco y del siglo XIX indicando la brevedad de la<br />

vida, su belleza y su fragilidad (por ejemplo el cuadro


de Rembrant “Cupido haciendo una pompa de jabón” o<br />

la pintura “Bubbles” de Sir John Everett Millais que<br />

luego sirvió para un anuncio de una marca de jabón).<br />

No sé por qué motivo creemos que cuanto más<br />

complicada tenemos la vida, cuantas más cosas<br />

llevamos entre manos, cuantas más actividades<br />

realizamos, más adultos nos hacemos y, por lo tanto,<br />

más responsables de nuestra vida. Ese parece ser el<br />

ideal: ser personas sensatas, responsables y serias. Para<br />

ser adulto, parece que hay que desterrar de nuestra<br />

existencia aquel niño que todos llevamos dentro, un<br />

niño que le gusta reír y sonreír con cada cosa que hace,<br />

que le gusta jugar sin prejuicios, que no entiende de<br />

horarios, planificaciones y agendas y que es capaz de<br />

pompas<br />

de jabón<br />

divertirse y ser feliz con la cosa más<br />

insignificante.<br />

Jesús de Nazaret, cuando sus Apóstoles le preguntaron<br />

quién era el mayor en el Reino de los Cielos, llamó a un<br />

niño, lo puso en medio y les dijo: “Yo os aseguro que si<br />

no cambiáis y os hacéis como los niños, no entraréis en<br />

el Reino de los Cielos” (Mt 18, 1-3). Como siempre,<br />

Cristo, nos está indicando el camino para llegar a<br />

nuestra plenitud, a nuestra felicidad: ser como los niños.<br />

Y no se está refiriendo a vivir en una eterna inmadurez,<br />

sino a crecer sabiendo conservar toda esa inocencia,<br />

sencillez, y alegría que caracteriza la infancia. Esto nos<br />

ayudaría a afrontar la vida con otras actitudes y a pasear<br />

por la vida con otra cara, tal como os invitaba a hacer<br />

en mi artículo del número anterior de la Revista JMV.<br />

Estamos viviendo ya el verano y muchos, en estas<br />

fechas, también se siguen complicando para tratar de<br />

tener unas vacaciones lo más alegres y felices posibles.<br />

Para ellos, buscarán viajes a lugares desconocidos (a<br />

pesar de la crisis), actividades de ocio nuevas y<br />

excitantes, nuevos amigos con quienes descubrir cosas<br />

nuevas… incluso muchos de vosotros seréis monitores<br />

de campamentos y colonias, participaréis en<br />

Benagalbón y hasta haréis algún servicio a los más<br />

necesitados. De este modo cuando acabe el verano<br />

tendréis mucho que contar y muchas imágenes que<br />

compartir.<br />

Todo eso está muy bien y es loable. Pero ¿habréis<br />

gozado, habréis sido felices, os sentiréis plenos y<br />

satisfechos? No habréis conseguido ninguno de estos<br />

sentimientos y vivencias si os habéis dejado en casa al<br />

niño que todos llevamos dentro.<br />

Por eso, este verano, disfruta de las cosas sencillas de<br />

la vida, de aquellas a las que normalmente no les<br />

hacemos caso: un amanecer luminoso o un atardecer<br />

con el sol ocultándose en el horizonte, la belleza de una<br />

noche estrellada, el arrullo de las olas del mar, la risa<br />

de un niño ante una gracia tuya, la mirada y la<br />

conversación llena de confianza con un fiel amigo, la<br />

tarde compartida con la familia tras una comida<br />

Allí donde estés y realices la actividad que realices, ríe<br />

y haz reír, goza y haz gozar, no te importe hacer un poco<br />

el payaso si con eso haces feliz a alguien, no tengas<br />

miedo de atreverte a realizar cosas poco formales, no<br />

te olvides de ser sencillamente tú mismo. Y deja<br />

siempre un espacio en tu mochila o tu maleta para<br />

llevar un pompero. Así podremos decir con el poeta<br />

Antonio Machado: “yo amo los mundos sutiles,<br />

ingrávidos y gentiles, como pompas de jabón”.<br />

9


Ninoxukhuru<br />

10<br />

Muluku<br />

agradecemos al Señor


entrevista<br />

10 años de la Comunidad laica de Nacala<br />

Nacala-Porto. Mozambique.<br />

Las 5 de la mañana. Amanece y la calle se llena del barullo de las<br />

mujeres y niñas que, en fila de a dos, caminan con sus latas en la<br />

cabeza. Virginia y Loli empiezan su día agradeciendo al Señor el don<br />

del servicio y la misión.<br />

Nacuxa. Al mismo tiempo, en el patio de la escuela, los alumnos<br />

hacen limpiezas y Manolo y Mirta se unen en la oración con ellas dos.<br />

Comienza un nuevo día en la comunidad<br />

de JMV de Mozambique. La reciente salida<br />

de Silvia, el pasado junio, deja un equipo<br />

totalmente nuevo, formado<br />

por cuatro personas, de las cuales dos de<br />

ellas son misioneros veteranos provenientes<br />

de Honduras y Bolivia.<br />

El contexto de las dos zonas en las que se<br />

ha trabajado, Nacala y Matibane, también<br />

es nuevo. La introducción de las nuevas<br />

tecnologías (internet, los móviles,<br />

especialmente), la lucha entre los valores<br />

tradicionales y los globalizantes sitúan a la<br />

comunidad ante nuevos retos.<br />

Dentro de una sociedad dinámica y<br />

estática, al mismo tiempo, Virginia,<br />

Manolo, Mirta y Loli continúan haciendo<br />

vida el proyecto misionero que<br />

JMV asumió hace 10 años.<br />

11


entrevista<br />

10 años de la Comunidad laica de Nacala<br />

“La mies es grande,<br />

enviad trabajadores a la mies”<br />

En 1999, a petición de los Padres Paúles de la<br />

Provincia de Salamanca, llegan enviadas a<br />

Nacala las tres jóvenes que formarán la primera<br />

comunidad permanente de JMV en el continente<br />

africano: Silvia Bravo, Mª Jesús Cuena y Mª<br />

Carmen Lupiáñez; acompañadas por el entonces<br />

Director Nacional de JMV, P. José Eugenio López.<br />

A su llegada, se introducen en un período de<br />

conocimiento, inserción e aprendizaje del idioma<br />

y las costumbres del pueblo al que Dios les ha<br />

enviado a servir. Son momentos de compartir<br />

risas y miedos con otras comunidades de<br />

misioneros. “Recuerdo como llegaron y con tanta<br />

humildad, nos preguntaban: Esto se puede hacer<br />

así?”, explica con cariño la hermana Assumpta,<br />

comboniana de la Escuela Femenina de Nacala.<br />

También en el curso de inculturación del Centro<br />

Catequético de Anchilo, donde, junto con otros<br />

recién llegados, fueron entrando en contacto con<br />

la cultura macúa. Pero quién mejor que los<br />

dueños de la tierra para desvelar los secretos.<br />

Los tiempos sentadas en las esteras; de camino<br />

a las comunidades o compartiendo la comida<br />

fueron la mejor sala de aulas y lo aprendido por<br />

ellas ha sido la mejor enciclopedia de consulta<br />

para todos los que más tarde han formado la<br />

comunidad permanente.<br />

Desde su llegada hasta 2001 el responsable de<br />

la pastoral de la comunidad es el Padre Manuel<br />

Canal. Junto a él, la comunidad entra en la<br />

pastoral de las parroquias de São João Baptista<br />

y Matibane; colabora en las Comisiones<br />

Diocesanas de Salud y Medios de Comunicación<br />

Social; da continuidad a las escuelas<br />

comunitarias y a la alfabetización de adultos e<br />

intenta introducirse en el ámbito penitenciario,<br />

donde encontrará algunas dificultades con las<br />

autoridades de la época.<br />

Como dice Chus, “el comienzo fue muy duro,<br />

con pocos medios pero por eso muy interesante,<br />

lleno de imaginación”.<br />

12<br />

“Subió al monte<br />

y llamó a los que Él quiso;<br />

y vinieron junto a Él”<br />

La mies es grande y necesita quién la trabaje. A<br />

las primeras colaboraciones, se sumaron otras:<br />

el Centro Akumi, la Radio Watana, las escuelas 1<br />

de Junho y Cristo é Vida...pero también el Señor<br />

llamó a otros que le escucharon y le siguieron<br />

hasta tierra de misión. Consuelo Plaza (Chelo),<br />

Israel Peralta, Virginia (Vivi), Begonha de Castro,<br />

e Natacha Vivares han sido piezas clave del<br />

motor de la comunidad permanente de Nacala<br />

durante estos años.<br />

También, llegarían a la comunidad de Padres, el<br />

P. José Eugenio, el P. David Fernández y el P.<br />

Sergio Ajenjo. Posteriormente el P. Maurice e P.<br />

Amine comparten también la vida en la Mision de<br />

Nacala. En la actualidad P Eugenio y P Amine<br />

conforma la Comunidad de Padres.<br />

Esta primera etapa está marcada por decisiones<br />

que definieron los caminos pastorales de los<br />

misioneros laicos. Para Chus las más importantes<br />

fueron las “encaminadas a afianzar la identidad<br />

de la comunidad”. En la misma línea, Vivi<br />

comenta que “lo más acertado en el inicio fue<br />

creer que Nacala era el lugar de la comunidad de<br />

laicos de JMV, a pesar de las incomprensiones del<br />

pueblo y de la propia misión”.<br />

Israel, por su parte, de estos primeros años,<br />

considera como uno de los mayores aciertos “la<br />

misión compartida con los padres, una gracia<br />

permanente” además de la capacidad de acogida<br />

de todo aquel que quería hacerse presente en la<br />

misión.<br />

Y el tiempo fue pasando y la comunidad fue<br />

consolidándose al mismo tiempo que la sociedad<br />

mozambicana iba sufriendo numerosos cambios.<br />

En 2007, se incorporan a la comunidad, formada<br />

por Silvia, Israel y Begoña, Jorge Viejo y Loli<br />

Martínez. Un año después, llegan Virginia Alfaro,<br />

Manolo Penco y Mirta Montaño.<br />

Actualmente, ellos tres y Loli continúan el<br />

proyecto que la comunidad permanente inició<br />

hace una década.


“Una fe<br />

que no se hace cultura,<br />

es una fe no acogida<br />

plenamente,<br />

no completamente pensada,<br />

no fielmente vivida”<br />

(Iglesia en África 78)<br />

El Señor le dijo a Abraham: “Sal de tu tierra”<br />

pero no le dijo lo que esto podía significar. Entre<br />

las dificultades o retos que la Misión nos propone<br />

está la necesidad de vivir dentro de una cultura<br />

que no es la nuestra y no sólo eso, intentar<br />

entenderla, valorarla y respetarla.<br />

Cada día es un día de descubrimientos que nos<br />

acercan a Dios encarnado en la cultura macua. El<br />

sentir la “misericordia de Dios”, según Israel, es<br />

uno de ellos, al “ver el amor de Dios hacia sus<br />

predilectos”. También en “la Eucaristía, donde a<br />

pesar de la distancia física y cultural, la liturgia<br />

compartida se convierte en una fiesta sincera de<br />

los que se sienten amados por Dios y quieren<br />

amarse entre ellos”.<br />

El encontrarnos con lo diferente nos permite<br />

también profundizar un poco más en los porqués<br />

de nuestra propia cultura, nos explica Vivi, para<br />

la que la oportunidad de compartir “expresiones<br />

vivas de Fe” con el pueblo macua ha sido uno de<br />

los grandes descubrimientos en la comunidad.<br />

“Muluku ophenta”<br />

(Dios es amor)<br />

Nada habría sido posible en estos diez años sin<br />

amor. Cuando a veces se habla de las<br />

comunidades misioneras, cuando abordamos<br />

asuntos de la vida de las comunidades nos<br />

preocupamos mucho de ciertos aspectos que no<br />

son tan fundamentales, se escuchan a menudo<br />

con mucha fuerza dinero, proyectos, conflictos,<br />

seguridades, miseria, necesidades, pero pocas<br />

veces se habla de Amor. Y este Don de Dios, la<br />

fuerza de su Espíritu, la gracia que Él derrama,<br />

13


entrevista<br />

10 años de la Comunidad laica de Nacala<br />

mantiene viva a esta comunidad y le ha<br />

permitido a tantas personas diferentes ponerse<br />

al servicio de los hermanos en una cultura<br />

diferente en continuo cambio.<br />

Fruto del amor, nacieron actividades como el<br />

Maratón contra la Lepra que hizo caminar a las<br />

pioneras hasta llegar a lo profundo (del corazón<br />

de las personas), el centro Akumi, la Radio<br />

Watana, las escuelas de Nacala, el Instituto<br />

Mártir Cipriano, el equipo interparroquial de<br />

pastoral penitenciaria, las aulas de informática,<br />

el grupo de teatro, el hospital de Nacuxa, las<br />

aulas de ética, la alfabetización, el taller de<br />

electricidad, las visitas a los enfermos, fortalece<br />

a la JUMAR, impulsa a la SSVP, etc.<br />

Pero cada minuto, “la realidad social de<br />

Mozambique y la cultura macua nos presentan<br />

muchos retos y desafíos como misioneros, así<br />

como la<br />

realidad eclesial y la propia realidad de la<br />

comunidad laica” que , como nos explica Virginia<br />

Alfaro, “ha de seguir intentando descubrir la<br />

voluntad de Dios en los signos de los tiempos”.<br />

“En esta vocación<br />

vivimos muy conformes<br />

con nuestro Señor que,<br />

cuando llegó a este mundo,<br />

escogió como principal tarea<br />

el asistir<br />

y cuidar de los pobres.” (SVP)<br />

La comunidad permanente de JMV en Nacala es<br />

una comunidad laica. Esto es algo incuestionable<br />

pero difícil de entender para muchas personas,<br />

en las comunidades de origen y también en las<br />

que nos reciben. El ser interrogante para el otro<br />

con nuestro testimonio de apostolado laico es<br />

también un reto para los misioneros. “Dar<br />

14<br />

esperanza de nuestra alegría y ser fieles a la<br />

vocación recibida, es tarea de cada día, que debe<br />

renovarse y actualizarse en cada decisión, en<br />

cada vivencia y recibe de la experiencia del<br />

compartir fraterno”<br />

Algunas personas buscan una razón para la<br />

continuidad de la comunidad de JMV en Nacala.<br />

Aquí van algunas:<br />

-“por justicia, porque hay un Dios-Muluku que<br />

muchos aún no conocen y un testigo suyo, S.<br />

Vicente de Paúl” (Vivi);<br />

-“por la gente (tanto del pueblo como de los<br />

miembros de la comunidad) que lo ha sido<br />

siempre todo” (Chus Cuena);<br />

-“porque es voluntad de Dios” (Israel Peralta)<br />

-“porque juntos, con las otras dos comunidades<br />

hermanas ( Bolivia y Honduras) continuamos<br />

haciendo vida el carisma y la vocación recibida,<br />

mediante nuestro trabajo pastoral, la vida en<br />

comunidad y el compartir nuestra fe en la cultura<br />

en la que nos encontramos” (Virginia Alfaro)<br />

Estas respuestas suponen el punto de partida de<br />

un encuentro dialéctico, que inició hace mucho<br />

tiempo, entre la comunidad y la realidad en la<br />

que vive. (la cultura macua siempre utiliza el<br />

pronombre interrogativo al final de la oración) En<br />

el camino resuenan las preguntas: Vamos a<br />

mirar al futuro cómo? Sabremos leer los signos<br />

de los tiempos ayudados por quién?<br />

Continuaremos sirviendo a quiénes?<br />

Mejoraremos nuestro servicio haciendo el qué?<br />

Seguiremos abriendo puertas a la vocación<br />

misionera vivida en comunidad laica cómo? ...<br />

“Felicidades a todos los que han hecho posible<br />

que después de 10 años la Comunidad Laica<br />

Vicentina de Nacala continúe buscando como<br />

suscitar el Reino de Dios con nuestros hermanos<br />

de Mozambique".


Después de participar en el Curso de Formación y<br />

Animación Misionera y tras un proceso de<br />

discernimiento en los distintos niveles de la Asociación,<br />

un grupo de jóvenes –y no tan jóvenes- vivirán este<br />

verano una nueva experiencia misionera en las<br />

Comunidades de JMV. Ellos se sienten enviados por sus<br />

comunidades, Centros y Provincias y con gran ilusión<br />

están dispuestos a compartir su fe y su servicio, a dar<br />

y recibir, en medio de hermanos de otra cultura.<br />

La Comunidad Misionera de JMV en San Pedro Sula<br />

16<br />

(Honduras), está formada por Idoia y Nina y a la que se<br />

incorporaron el día 12 de junio de este año Jorge Viejo<br />

(tras dos años de servicio misionero en Nacala) y Mª<br />

Dolores Ortola (que va a vivir una experiencia de<br />

discernimiento misionero durante 6 meses en la<br />

Comunidad, enviada por la Provincia de PP. Paúles de<br />

Barcelona).<br />

Este año estaba previsto que esta Comunidad<br />

acogiera a tres jóvenes más este verano: Marian Vega<br />

(Prov. Sevilla), José Luis Miñano (Prov. Pamplona) y<br />

Ghislain Atemezing (enviado por el Secretariado


verano 2009<br />

eNvíos<br />

a las comuniDades<br />

misioneRas<br />

dE jmv<br />

Internacional de JMV, tras<br />

su voluntariado de tres<br />

años en dicho Secretariado<br />

al servicio de JMV), para<br />

colaborar en los distintos<br />

proyectos asumidos por la<br />

Comunidad en “misión<br />

compartida” con los PP.<br />

Paúles de Barcelona y<br />

Familia Vicentina de<br />

Honduras. Dada la<br />

situación socio-política<br />

que se está viviendo en<br />

Honduras desde finales de<br />

junio, hemos cancelado<br />

estos envíos hasta que no<br />

se aclare esta situación.<br />

La Comunidad Misionera<br />

de JMV de Sacaba<br />

(Bolivia), formada por el<br />

matrimonio Germán y<br />

Delmy, con sus hijos<br />

Daniel y Eva Ruth, junto a<br />

Ángela y Ana, se<br />

enriquecerá este verano con el apoyo de Marta Muñiz<br />

(Prov. Sevilla), Jorge García (Prov. Santa Luisa) y<br />

Clara Ibáñez (Prov. Granada). También compartirá<br />

vida y misión este verano con la Comunidad de<br />

Sacaba José Manuel Rincón, profesor de un Centro<br />

educativo vicenciano de Cantabria, que es enviado<br />

por MISEVI-España. Tras la “misión popular” vivida<br />

en la Parroquia de San Pedro de Sacaba el verano<br />

pasado, estos jóvenes participarán en los diversos<br />

proyectos evangelizadores y sociales que coordina la<br />

Comunidad en dicha Parroquia.<br />

La Comunidad Misionera de JMV de Nacala<br />

(Mozambique), formada por Virginia, Loli y el<br />

matrimonio Manolo Penco y Mirtha, abrirá sus puertas<br />

y corazón a Mamen Rueda (Prov. San Vicente),<br />

Consuelo Marín (Prov. Sevilla) y Raquel Vazquez,<br />

enviada por las Hijas de la Caridad de la Provincia de<br />

Sevilla. Las tres se unirán a la “misión compartida” de<br />

Padres Páules de Salamanca, Hijas de la Caridad de<br />

Mozambique y comunidad de “leigos” vicentinos, al<br />

servicio del pueblo macúa, con al que comparten la<br />

vida y la fe en los distintos proyectos evangelizadores,<br />

educativos, sanitarios y sociales, tanto en la ciudad de<br />

Nacala como en la cercana misión de Nacuxa.<br />

Este año Leonor Valbuena y Josefa Robles, miembros<br />

de la sección adulta de JMV en Bailén (Jaén), que<br />

llevan diez años colaborando en verano junto al P.<br />

Lusarreta en la Parroquia La Milagrosa de La Habana<br />

(Cuba), no pueden realizar este servicio misionero,<br />

muy a pesar suyo, pero compartirán en su tierra su<br />

espíritu misionero y acogerán con gran alegría y<br />

hospitalidad a los jóvenes enviados a su regreso, en la<br />

casa de la Hijas de la Caridad en Las Viñas (Jaén).<br />

Este verano también la Presidenta nacional de JMV,<br />

Irune Fernández, y el Director nacional, P. Juanjo<br />

González, tendrán la suerte de disfrutar en el mes de<br />

agosto de un encuentro con nuestros misioneros “ad<br />

gentes”, ya que Irune visitará la Comunidad de San<br />

Pedro Sula –si la situación socio-política lo permite- y<br />

el P. Juanjo la Comunidad de Nacala, a fin de apoyar y<br />

animar la labor que nuestras Comunidades Misioneras<br />

llevan realizando durante tantos años.<br />

A todos les deseamos una gozosa experiencia<br />

misionera, y que a su regreso animen el espíritu<br />

misionero de JMV en nuestros Centros y Provincias.<br />

17


formación<br />

curso de formación<br />

y animación misionera<br />

de juventudes marianas<br />

vicencianas 2009/2010<br />

DESTINATARIOS:<br />

Jóvenes de JMV y otros jóvenes cristianos que desean completar su<br />

formación misionera o quieran prepararse para ser enviados a la<br />

Misión.<br />

OBJETIVO GENERAL:<br />

Ofrecer a los jóvenes una formación integral (humana, cristiana,<br />

vicenciana y pastoral) para vivir la Misión ad intra y ad extra.<br />

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:<br />

1.Favorecer el encuentro personal con Dios desde la escucha de la<br />

Palabra y la voz de los pobres.<br />

2.Crear espacios de reflexión que ayuden a asumir la<br />

corresponsabilidad evangelizadora y promoción humana en el mundo.<br />

3.Proporcionar herramientas que ayuden a ver el mundo con actitud<br />

profética.<br />

4.Acompañar en el discernimiento de la vocación misionera.<br />

5.Descubrir la comunidad como agente dinamizador de la acción<br />

misionera.<br />

6.Sensibilizar en el servicio vicenciano compartiendo la vida.<br />

(“Plan de Formación y Animación Misionera de JMV”)<br />

METODOLOGÍA<br />

-Ofrecer una formación sistemática, continuada y evaluable<br />

proyectada a la Misión, respetando los ritmos personales.<br />

-Educación formal: talleres, charlas, grupos de trabajo, lecturas ...<br />

-Educación no formal: celebraciones, diálogo personal, testimonio de<br />

los misioneros, oraciones,…<br />

FECHAS Y LUGARES<br />

17-18 de octubre<br />

En Las Viñas-Andújar (Jaén)<br />

(Presentación del curso y evaluación de envíos misioneros de verano).<br />

21-22 de noviembre. En Centro Jumavi-San Enrique (Asunción Catell,<br />

14 Madrid)<br />

12-13 de diciembre. En Centro Jumavi-San Enrique. (Petición de<br />

envíos)<br />

23-24 de enero. En Centro Jumavi-San Enrique.<br />

6-7 de marzo. En Madrid<br />

Jornadas misioneras COVIDE-AMVE Y JMV.<br />

24-25 de abril: En Madrid<br />

Encuentro de Jóvenes de OMP.<br />

15-16 de mayo. En Centro Jumavi-San Enrique (Envíos misioneros)<br />

TEMARIO PARA ESTE CURSO<br />

-Valores humanos y misión<br />

-Técnicas de análisis crítico-creyente de la realidad<br />

-El hecho religioso: antropología y experiencia religiosa<br />

-Misión en la Biblia<br />

-La Misión de la Iglesia<br />

-Inculturación y misión<br />

-Carisma vicenciano y misión<br />

-Dinámicas de conocimiento personal<br />

-Iniciación a la liturgia<br />

-Elaboración de proyectos


350 aniversario de la muerte<br />

de San Vicente de Paúl y de Santa Luisa<br />

de Marillac en el año 2010.<br />

El logo pretende dar una visión universal de la Familia<br />

Vicenciana: la Asociación Internacional de Caridades, la<br />

Congregación de la Misión, las Hijas de la Caridad, la<br />

Sociedad de San Vicente de Paúl, <strong>Juventudes</strong> <strong>Marianas</strong><br />

<strong>Vicencianas</strong>, Asociación de la Medalla Milagrosa,<br />

Misioneros Seglares Vicencianos y otras ramas.<br />

De la variedad de expresiones del carisma en la Familia<br />

Vicenciana surge la primera dificultad: ¿Cómo traducir,<br />

en una sola imagen, esta diversidad y además celebrar<br />

la vida de los fundadores?<br />

Durante su vida Vicente y Luisa vivieron la intuición del<br />

Espíritu Santo y se dejaron conducir por su fuerza, una<br />

fuerza que se tradujo en celo y caridad, y que se<br />

manifestó en una dinámica misionera, la Congregación<br />

de la Misión, las Hijas de la Caridad, las Damas de la<br />

Caridad, son viva muestra de esta creatividad nacida<br />

del Espíritu.<br />

Después de la muerte de San Vicente y Santa Luisa en<br />

1660, el Espíritu del Señor continuó suscitando una<br />

fuerza creativa, que dio nacimiento a movimientos y<br />

comunidades que vieron en el carisma vicenciano una<br />

espiritualidad sólida, siempre joven y sobre todo una<br />

respuesta viva a la Iglesia y a la sociedad.<br />

El logo no pretende ser exhaustivo, sino una propuesta.<br />

El símbolo está compuesto por “llamas” de diferentes<br />

colores, ubicados en “cuatro” grupos, los cuatro<br />

horizontes: “el mundo en su diversidad”. Estas cuatro<br />

llamas organizadas de esta manera dejan percibir una<br />

“paloma”, símbolo bíblico del Espíritu Santo al igual<br />

que las llamas.<br />

Las llamas de fuego son igualmente símbolo de la<br />

caridad y ellas están representadas en el escudo de las<br />

Hijas de la Caridad. El símbolo se completa con el<br />

texto. Primero un lema: “Caridad -Misión”, lema<br />

propuesto por la Comisión para reflexionar en este año<br />

vicenciano.<br />

Justo debajo el nombre de los fundadores, el “período”<br />

1660-2010 y finalmente el “motivo” del logo. El tipo de<br />

letra propuesto es dinámico, alegre, juvenil. Representa<br />

bien el espíritu de la Familia Vicenciana.<br />

aniversario<br />

19


El 27 de septiembre de 2009 comienza el Año Jubilar<br />

en el que la Familia Vicenciana celebra el 350º<br />

aniversario de la muerte y resurrección de sus<br />

fundadores, San Vicente de Paúl y Santa Luisa de<br />

Marillac, bajo el lema: “Caridad y Misión”.<br />

El 13 de mayo el P. General nos escribía a toda la<br />

familia una carta convocando oficialmente a esta<br />

celebración y explicaba así el sentido profundo de<br />

este Año Jubilar:<br />

20<br />

miSión<br />

y caRidad<br />

“Celebramos nuestro pasado agradeciendo a Dios los<br />

ejemplos maravillosos de amor que nos dejaron San<br />

Vicente y Santa Luisa. Al hablar de nuestra misión,<br />

durante este año jubilar, reflexionamos<br />

detenidamente en su relación con la caridad según<br />

la practicaron San Vicente, Santa Luisa y otros.<br />

Queremos tener presente la colaboración que<br />

existió entre San Vicente y Santa Luisa y otros en el<br />

ejercicio de su misión. Además de celebrar la<br />

muerte y la resurrección de San Vicente y Santa<br />

Luisa, celebramos también la muerte y resurrección<br />

de un compañero muy cercano, el primer<br />

compañero de San Vicente de Paúl: el Sr. Portail.<br />

También él murió el mismo año 1660.<br />

Todos ellos estaban implicados en una misión de<br />

amor. Estaban unidos por el amor: un profundo amor<br />

a Dios y un profundo amor al pobre. Llevaron a cabo<br />

su misión con una pasión tan honda que aún hoy<br />

continúa sintiéndose en la Familia Vicenciana por<br />

todo el mundo de una forma muy por encima de lo<br />

que San Vicente y Santa Luisa o incluso el Sr. Portail<br />

pudieron imaginar. Por poner un ejemplo de cómo<br />

continúa esta misión, todavía queda otro aniversario<br />

por celebrar este año: el 150 aniversario de la<br />

muerte de San Justino de Jacobis, un gran misionero<br />

en lo que hoy es Eritrea y Etiopía.<br />

El concepto de colaboración puede traducirse mejor<br />

como compañerismo. Es el sentido que queremos<br />

trasladar a todos los miembros de nuestra Familia<br />

Vicenciana al trabajar juntos en nuestra<br />

evangelización y servicio al pobre. Parece que<br />

compañerismo es precisamente lo que San Vicente y<br />

Santa Luisa y los otros pusieron en práctica en el<br />

cumplimiento de su misión. Este compañerismo va<br />

más allá de una simple relación de trabajo; es una<br />

relación de vida que incluye una misión común en<br />

el servicio al pobre.”<br />

Para ayudarnos a vivir este año jubilar y presentar la


año jubilar<br />

vicenciano 2009/10<br />

herencia vicenciana en el mundo de hoy se han<br />

organizado a nivel internacional varias comisiones:<br />

-El Comité de Herencia, que enviará cada mes un<br />

tema de reflexión para toda la Familia Vicenciana.<br />

-El Comité de Proyectos, que propone apoyar como<br />

Familia Vicenciana un proyecto piloto en Haití,<br />

basado en la microfinanciación.<br />

-El Comité de Celebración, preparará grandes<br />

celebraciones como la que tendrá lugar el 14 de<br />

marzo de 2010, en la Catedral de Notre Dame<br />

(París), en honor de Santa Luisa y la que se<br />

desarrollará en la Basílica de San Pedro (Roma) el<br />

25 de septiembre de 2010.<br />

-El Comité del Secretariado está preparando una<br />

publicación sobre la vida de San Vicente y Santa<br />

Luisa con ejemplos de cómo se vive el carisma hoy.<br />

-El Comité de Finanzas, se encargará del aspecto<br />

financiero.<br />

Además de lo ya organizado se intenta estimular la<br />

creatividad de los miembros de la Familia<br />

Vicenciana en todo el mundo, a fin de que todas las<br />

actividades nos ayuden a pensar globalmente y a<br />

responder con proyectos locales. Se invita a publicar<br />

todas las actividades en la Web de la Familia<br />

Vicenciana (famvim.org) para que entre todos nos<br />

ayudemos a celebrar, meditar y profundizar nuestro<br />

camino con San Vicente y Santa Luisa durante este<br />

Jubileo.<br />

Desde JMV tenemos como retos, entre otros, para<br />

el curso 2009/10 con ocasión del Año Jubilar<br />

vicenciano profundizar en el conocimiento de San<br />

Vicente y Santa Luisa y potenciar el funcionamiento<br />

de la Coordinadora de la Familia Vicenciana en cada<br />

provincia, y a ello intentarán responder las<br />

propuestas y toda la vida de la Asociación el<br />

oración<br />

para el año jubilar vicenciano<br />

Señor Dios Omnipotente, Padre de los pobres.<br />

Tú nos concedes la gracia de conmemorar este<br />

año el 350 aniversario de la muerte de San<br />

Vicente y de Santa Luisa. Te damos rendidas<br />

gracias por este don. Concédenos por su<br />

intercesión, que nos dejemos transformar más<br />

plenamente por el Espiritu que Tú les diste. Que<br />

el Espíritu de Caridad inunde nuestro corazón y<br />

nuestra mente para que nuestro amor por los<br />

marginados y rechazados de la sociedad, sea<br />

inventivo hasta el infinito, cariñoso, atento,<br />

misericordioso y previsor.<br />

Haznos descubrir la audacia de San Vicente y de<br />

Santa Luisa, la laboriosidad y la fragancia de<br />

aquel amor siempre renovado por los pobres,<br />

que les ayude a cambiar de verdad su vida.<br />

Ayúdanos a hacer fuerte y humilde nuestra fe en<br />

este mundo nuestro que parece tan alejado de<br />

Ti, pero que tiene una gran sed de Ti.<br />

Haz que podamos ser signo de esperanza para<br />

muchos, como lo fueron San Vicente y Santa<br />

Luisa, simples compañeros de viaje por el mar<br />

de la vida.<br />

Concédenos que no nos echemos atrás frente a<br />

las dificultades y que nos esforcemos con<br />

nuestras manos en favor de los pobres, nuestros<br />

maestros.<br />

Haz que en su escuela aprendamos a ser<br />

verdaderos hijos tuyos, dignos herederos del<br />

carisma que Tú confiaste a San Vicente y a<br />

Santa Luisa para bien de la Iglesia y de toda la<br />

humanidad.<br />

Que este año jubilar sea para toda la Familia<br />

Vicenciana, un año de gracia y de conversión; y<br />

para los destinatarios de nuestro amor, un año<br />

lleno de bendiciones. Amén.


el pAís<br />

22<br />

encuentro<br />

juveniles<br />

convocatoria<br />

2009<br />

de Los<br />

poZos


“Érase una vez<br />

el país de los pozos,<br />

un país<br />

en el que apenas<br />

se veía vegetación;<br />

la tierra estaba reseca…”<br />

… Durante un día el patio del colegio de<br />

San Agustín, en Madrid, se convirtió en el<br />

país de los pozos, donde había pozos<br />

llegados de todas partes de España, incluso<br />

de las islas Canarias y Baleares. Pozos de<br />

todas clases: altos, bajitos, grandes,<br />

pequeños, morenos, rubios, catequistas,<br />

hermanas, profesores, … Llegaron para<br />

celebrar el encuentro anual de 3º Juveniles<br />

y Convocatoria. Llegaron con gran ilusión<br />

porque corrían rumores de que ese día iban<br />

a descubrir algo verdaderamente<br />

sorprendente y hasta ahora oculto para<br />

ellos…<br />

Nada más llegar comenzaron a hablar entre<br />

sí, comentaban qué tal les había ido el viaje,<br />

se colgaron sus identificativos y<br />

curioseaban los grupos que les había<br />

tocado para ver si conocían a algún otro<br />

pozo en su grupo. Luego empezaron a<br />

cantar y a darse la bienvenida los unos a los<br />

otros envueltos en una lluvia multicolor de<br />

confeti y música. . Una vez ya en los grupos<br />

cada uno intercambia su nombre, la edad y<br />

las motivaciones que le habían llevado a<br />

ese encuentro todo ello teniendo en<br />

nuestras manos un ovillo de lana con el que<br />

formamos al final una telaraña, una telaraña<br />

que nos dejaba ver cómo a pesar de no<br />

conocernos formamos una red, que está<br />

relacionada e intercomunicada y en la que<br />

23


cada uno de los pozos era imprescindible para<br />

formarla.<br />

“… Los pozos hablaban entre sí, pero a<br />

distancia. En realidad, lo único que hablaba era<br />

el brocal: lo que se ve a ras de tierra. Como el<br />

brocal estaba hueco cada uno tendía a llenarlo<br />

como podía: con cosas, ruidos, sensaciones<br />

raras, y hasta con libros de sabiduría. Las cosas<br />

pasaban de moda: entonces los pozos las<br />

cambiaban, y continuamente estaban llenando el<br />

brocal de cosas nuevas, diferentes… Y quien<br />

más tenía era más respetado y admirado. Pero<br />

en el fondo no estaban a gusto nunca con lo que<br />

tenían. Alguno llegó a rozar el agua en el fondo<br />

pero esa sensación les aterró y prefirieron volver<br />

a no sentir…”<br />

Los pozos poco a poco fueron descubriendo su<br />

propia realidad, con qué cosas llenaban su brocal,<br />

cuáles son las modas, las cosas materiales que<br />

les enganchan y no les dejan ser ellos mismos,<br />

qué situaciones en el colegio, grupo, familia les<br />

obligaban a tener que esconder su ser, su propio<br />

yo… y con todo esto formaron una “joya”. Una joya<br />

formada por una piedra preciosa que era su<br />

persona con sus cualidades más profundas, un<br />

alambre que se encontraba por fuera de la piedra<br />

preciosa y no dejaba ver su auténtico ser, y por<br />

último por una cuerda de la que colgaba el<br />

colgante, y simbolizaba de lo que estábamos<br />

colgados; lo que no nos hacía ser tal y como<br />

somos. Por último terminaron el taller con un<br />

tatuaje, se dibujaron cómo se muestran al resto de<br />

los pozos, qué máscara o máscaras utilizaban<br />

para no descubrir su corazón… Pero después de<br />

abrirse a los demás, de compartir su realidad… se<br />

24<br />

dieron cuenta de que todo lo que tenían no era lo<br />

más importante, no les llenaba del todo.<br />

“…Pero hubo alguno que empezó a mirar hacia<br />

dentro… y, entusiasmado con aquella sensación<br />

que experimentaba en su profundidad, trató de<br />

calar más. Como las cosas que había ido<br />

acumulando le molestaban, prefirió librarse de<br />

ellas, y las arrojó fuera de sí. Entonces en el<br />

silencio del brocal, oyó burbujear el agua allá<br />

abajo… y sintió una paz enorme, una paz viva, que<br />

venía de la profundidad. Entonces el pozo<br />

experimentó que “aquello” justamente era su razón<br />

de ser, allí en el fondo se sentía él mismo. Éste,<br />

buceando en su interior, descubría que lo mejor de<br />

sí mismo estaba en la profundidad, y que era “más<br />

pozo” cuanta más profundidad tenía…”<br />

Después de analizar su realidad, y de ver qué<br />

máscaras utilizaban, nuestros pequeños pozos se<br />

pusieron manos a la obra y comenzaron a<br />

descubrir lo que no les dejaba llegar a lo profundo<br />

de su ser Era necesario mirar lo que había dentro<br />

de cada uno de ellos y lo que iba llenando su<br />

interior. A veces caían dentro del pozo trastos y<br />

cacharros que lo obstruían (Actitudes, cosas,<br />

ideas… negativas que no me dejan llegar a la<br />

profundidad), pero también había piedras que<br />

ayudaban a construir la pared de mi pozo que son<br />

las cualidades personales. Y el resultado fue un<br />

montón de graffitis, graffitis que estuvieron<br />

repartidos por todo el patio en donde cada grupo<br />

plasmó su reflexión. Los pozos pares<br />

representaban los ladrillos, las actitudes que dan<br />

consistencia a su profundidad y los grupos<br />

impares las actitudes, cosas, ideas… que llenaban<br />

su profundidad. Lo maravilloso fue ver cómo cada


encuentro juveniles convocatoria<br />

25


encuentro juveniles convocatoria<br />

uno de los graffiti era diferente, cómo cada pozo es<br />

único y especial, cómo el interior de nuestro pozo<br />

es original y no somos copia de nada ni de nadie.<br />

“…Feliz por el descubrimiento, intentó<br />

comunicarlo, y comenzó a sacar agua de su<br />

interior y el agua, al salir fuera, pronto hizo que<br />

comenzaran a brotar las flores alrededor del pozo.<br />

Y poco a poco se contagió la noticia y los demás<br />

tras liberarse de las cosas que les rellenaban,<br />

encontraron también agua en su interior. Cuánto<br />

más agua sacaban para esparcirla en torno suyo,<br />

no se vaciaban, sino que se sentían más frescos,<br />

renovados… Y, al seguir profundizando en su<br />

interior, descubrieron que todos los pozos estaban<br />

unidos por aquello mismo que era su razón de ser:<br />

el agua…”<br />

Y así fue, cada pozo mediante una gymkana con<br />

divertidas pruebas fueron formando una flor como<br />

símbolo de esa agua que crea vida que luego<br />

tuvieron que plantar. Pero no hay vida sin<br />

compromiso hacia los demás, nos enseñó San<br />

Vicente de Paúl, y detrás de esa flor el grupo<br />

pensó en su compromiso qué era lo que cada pozo<br />

iba a hacer con esa agua que habían encontrado<br />

y que les daba la vida, la felicidad, la alegría…<br />

Cada pozo se dio cuenta entonces de que no era<br />

un ser aislado sino que estaba relacionado con los<br />

demás desde su profundidad, y que lo que<br />

compartían todos en común era el agua, la vida,<br />

pero y esa agua de dónde venía…?<br />

“… Pero el descubrimiento más sensacional vino<br />

después, cuando los pozos que ya vivían en su<br />

profundidad llegaron a la conclusión de que el<br />

agua que les daba la vida no nacía allí mismo, en<br />

cada uno, sino que venía para todos de un mismo<br />

lugar… y bucearon siguiendo la corriente del<br />

agua… Y descubrieron… ¡el manantial! El<br />

manantial estaba lejos: en la gran Montaña que<br />

dominaba el País de los Pozos, que apenas nadie<br />

percibía su presencia, pero estaba allí,<br />

majestuosa, serena, pacífica… y con el secreto de<br />

la vida en su interior. Desde entonces, los pozos<br />

que habían descubierto su ser, se esforzaban en<br />

agrandar su interior y aumentar su profundidad,<br />

para que el manantial pudiera llegar con facilidad<br />

hasta ellos… Y el agua que sacaban de sí mismos<br />

hacía que la tierra fuera embelleciendo, y<br />

trasformaban el paisaje… Mientras allá fuera, en<br />

la superficie, la mayoría seguían ocupados en<br />

ampliar su brocal y en<br />

tener cada vez más cosas”<br />

La Eucaristía fue sin duda el momento más<br />

especial, donde descubrimos el manantial de<br />

donde venía el agua de nuestros pozos, dónde<br />

descubrimos a la Montaña que albergaba ese<br />

manantial. Los pozos se dieron cuenta de que el<br />

agua que habían descubierto dentro de ellos, esa<br />

Agua es Vida y Espíritu que viene de Dios y nos<br />

guía a Él. Con alegría celebramos cómo la<br />

montaña es lugar de encuentro con Dios<br />

despertándose en nosotros el sentimiento de Hijos<br />

de un mismo Dios; nacidos de una misma agua<br />

fuimos asperjados como símbolo de nuestro<br />

Bautismo y así comenzamos la Eucaristía<br />

sintiéndonos todos Hermanos con un mismo<br />

Padre que nos une con sus ríos subterráneos<br />

llenos de alegría, esperanza y amor.<br />

Y esa agua no la podíamos dejar escapar,<br />

desperdiciar, de modo que nos convertimos en<br />

portadores de esa agua que sacia nuestra sed,<br />

fuimos enviados a llevar a nuestros lugares de<br />

origen la alegría de haber encontrado en nuestro<br />

interior esa parte de nosotros que teníamos<br />

escondida con cosas superfluas y no nos dejaba<br />

ser nosotros mismos, a transmitir y regalar de esa<br />

agua: “…mas el que bebiere del agua que yo le<br />

daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo<br />

le daré será en él una fuente de agua que salte<br />

para la vida eterna” (Juan 4, 1-45).<br />

27


Fuego<br />

Laura Mao<br />

En días como hoy, hablar del fuego es poco<br />

agradecido, embebidos en un verano que ya han<br />

vaticinado que será de los más calurosos que<br />

conoceremos. Pero todos habremos tenido la<br />

experiencia de cuánto invita a la interiorización el<br />

fuego, cómo Dios se nos ha revelado con<br />

palabras sencillas y entre llamas que quemaban<br />

nuestro corazón, nos ha sido perceptible su<br />

deseo: “sígueme”.<br />

Yo os bautizo con agua en señal de<br />

arrepentimiento; pero detrás de mí viene uno<br />

con más autoridad que yo, y yo no tengo<br />

derecho a llevarme sus sandalias. Él os bautizará<br />

con Espíritu Santo y fuego (Mt 3,11).<br />

Es cualidad del Profeta, Juan en este caso, tal y<br />

como fue designado por su padre Zacarías en el<br />

momento del nacimiento («Y tú, niño, serás<br />

llamado profeta del Altísimo, pues irás delante<br />

del Señor para preparar sus caminos»), anunciar<br />

una salvación en tiempo presente que no conoce<br />

dilación. Juan bautiza con agua para manifestar<br />

la cercanía de Jesús; pero sólo Él bautizaría y<br />

bautiza en Espíritu Santo y fuego como dicen los<br />

evangelios. Es el fuego medio de purificación,<br />

signo de la intervención de Dios y su Espíritu en<br />

la purificación del alma.<br />

Pedro le fue siguiendo a distancia hasta entrar<br />

en el palacio del sumo sacerdote. Se quedó<br />

sentado con los criados, calentándose junto al<br />

fuego (Mc 14,54).<br />

Muchas veces tenemos la certeza de pertenecer<br />

al plan de Dios. Y sin darnos cuenta puede que<br />

vayamos por detrás de Él, acompañados de una<br />

marea de gente, preocupados por no perderle de<br />

vista, siguiéndolo en la lontananza, siguiendo sus<br />

pasos, acompañándole incluso hasta el sumo<br />

sacerdote. Y nos quedamos sentados,<br />

esperando, puede que sufriendo, sabiendo qué<br />

es lo que debemos hacer y decir, cómo debemos<br />

actuar, calientes frente al fuego. En muchas<br />

ocasiones nos levantaremos y seguiremos<br />

elementos<br />

agua<br />

tierra<br />

aire<br />

fuego<br />

nuestro camino junto a Él. Pero… otras… una sola<br />

pregunta puede enfriarnos el corazón, ése que<br />

ardía como ascuas por el amor a Dios: “¿No eres<br />

también tú de sus discípulos?”; y una sola<br />

respuesta hará que se extinga el fuego<br />

incesante: “No lo soy”.<br />

He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y<br />

¡cuánto desearía que ya hubiera prendido! (Lc<br />

12, 49).<br />

Jesús tiene muy claras sus intenciones. Sabe que<br />

debe arrasar la tierra con un fuego que haga de<br />

ella tierra nueva. Ha de hacer que cada poro<br />

traspire Espíritu de Dios. Y aquel que se embarca<br />

en la tarea de poblar la tierra de Dios ha de estar<br />

dispuesto a dejarse quemar por su amor. Pero el<br />

fuego de Dios no es un fuego que arrasa y deja<br />

agreste todo a su paso. El fuego de Dios da luz,<br />

limpia y purifica, expía, libera y acrecienta.<br />

Vino del cielo un ruido, como de viento<br />

huracanado, que llenó toda la casa donde se<br />

alojaban. Aparecieron lenguas como de fuego,<br />

repartidas y posadas sobre cada uno de ellos. Se<br />

llenaron todos del Espíritu Santo (Hch 2, 2-4)<br />

Jesús cumple con su palabra, siempre, hasta en<br />

el final de su vida. Llenos del Espíritu a través de<br />

“lenguas como de fuego” se marca el inicio de la<br />

misión de la Iglesia. El fuego del Espíritu de Dios<br />

abre una brecha, un antes y un después en la<br />

vida del hombre. Llena de luz la oscuridad.<br />

Invade de calor el corazón aterido. Arrasa sin<br />

piedad la oquedad del corazón del hombre para<br />

dejarlo diáfano para la Palabra de Dios.<br />

Agua, tierra, aire y fuego.<br />

Elementos que revelan el paso de Dios<br />

en nuestras vidas.Y no sólo el paso.<br />

Revela que Dios,<br />

a través de lo cotidiano,se queda.<br />

Y, con la mayor certeza<br />

(en tiempos de incertidumbre),<br />

sin dudas ni quebrantos, sabiendo “dónde se


formación<br />

1. En la brisa suave (1º Reyes 19,11-1)<br />

2. En la misericordia (Os. 6 ,6)<br />

3. En la paciencia, amor y constancia (1 Cort.13; Col. 3,12; Hb. 12, 1-13)<br />

4. En el Siervo (1 Is. 42-53; Mt.12, 17-18; Hech 3,13; Filp. 2 ,65)<br />

30<br />

¿Cómo se revela Dios?<br />

Mirad a mi siervo, mi elegido, mi amado,<br />

mi predilecto.<br />

Sobre él he puesto mi espíritu<br />

para que anuncie el derecho a las naciones.<br />

Mt.12,18.<br />

La Sagrada Escritura llama “siervo” a todo<br />

individuo, escogido por Dios para colaborar en la<br />

historia de la Salvación del mundo, Abrahán,<br />

Moisés, David, Job, son llamados siervos. Con<br />

todo, el título se aplica, especialmente, a la<br />

misteriosa figura que describe Isaías en los<br />

cuatro cantos del “libro de la Consolación”.<br />

Las profecías, desbordando los límites concretos<br />

del espacio y del tiempo, señalan<br />

misteriosamente a Jesús, verdadero “siervo de<br />

Yahvé” predilecto del Padre, luz de los hombres,<br />

salvador al precio de su propia vida y, por fin,<br />

glorificado por Dios.<br />

Los fragmentos que componen estos “cantos”<br />

ofrecen una vigorosa descripción del Siervo, sus<br />

rasgos coinciden sorprendentemente con los del<br />

Mesías. Dios elige, Dios llama, Dios le unge con<br />

el Espíritu que le hace siervo predilecto y le<br />

convierte en el hombre de la “Palabra”. El siervo<br />

obedece a Dios y se hace solidario con los<br />

hermanos.<br />

Obra según el Espíritu: con suavidad ante el<br />

débil y con firmeza ante el sufrimiento. Porque<br />

es el cordero de Dios, carga con el pecado del<br />

mundo, acepta el sufrimiento injusto, y lo acepta<br />

en silencio, es el silencio “elocuente”.<br />

4/4<br />

Sor Marina Gil<br />

El sufrir inocente es redentor, la “justicia nueva”<br />

que no es de este mundo, y que Cristo proclama<br />

en el sermón del monte. El “despreciado y<br />

evitado de los hombres” queda puesto al final,<br />

como luz de las naciones para que la salvación<br />

de Dios alcance hasta el confín de la tierra.<br />

Se funde en una sola realidad la imagen del<br />

“siervo” de Is.53 que carga con el pecado de los<br />

hombres y se ofrece como “cordero expiatorio”<br />

Lv.14 y el rito del cordero pascual Ex.12,1 en<br />

Jn.19,36 símbolo de la redención de Israel Hch.<br />

8,31-35.<br />

“No abría la boca”. La idea de que quien no se<br />

defiende de las injusticias del enemigo “hace el<br />

primo” y es un tonto está extendida, incluso ente<br />

las personas que se llaman cristianas. El hombre<br />

manifiesta una fe ciega en la violencia como<br />

requisito necesario para abrirse paso a la vida<br />

sobre todo en nuestros días.<br />

Una vez más, los caminos de Dios no coinciden<br />

con los caminos de los hombres Is.55,8. La<br />

figura del “Siervo de Yahvé” inocente,<br />

injustamente perseguido, mudo ante quienes le<br />

maltratan, plantea un agudo interrogante a esa<br />

convicción espontánea. El siervo no abre<br />

caminos a la violencia, antes se esfuerza por<br />

cerrarlos, los rechazará claramente. Con su<br />

silencio intenta abrir los ojos al hombre y hacerle<br />

salir de su situación.<br />

Podría defenderse por la fuerza, pero no<br />

responde a la agresión con otra agresión. Con el


silencio intenta abrir los ojos al hombre y<br />

hacerle ver la situación. Carga con las<br />

incomprensiones, egoísmo, brutalidad y pecado<br />

de los hombres que los encierran en sí mismos<br />

y los apartan de Dios. Esto es redimir. Es lo que<br />

hizo el “siervo de Yahvé”, Jesús, el Hijo del<br />

hombre. Este dolor, no solo no es castigo de<br />

Dios que ama al hombre, sino que cuando este<br />

lo acepta es redención.<br />

Por eso la actitud del “siervo” no tiene nada que<br />

ver con la complacencia en el fracaso, ni con la<br />

resignación pasiva, enfermiza, cobarde y carente<br />

de compromiso, como algunos ha achacado a los<br />

cristianos.<br />

¿Qué responder, entonces, a quienes se cansan<br />

o se “queman” en una lucha sin cuartel contra la<br />

injusticia?. Que el amor al prójimo nos lleva a<br />

luchar contra la injusticia, y a poner los medios<br />

adecuados para atajar el mal que daña<br />

gravemente a nuestros prójimos. Pero el camino<br />

para ello no es eliminar a los hombres injustos.<br />

La línea de acción que sigue el “Siervo de Yahvé”<br />

es precisamente la opuesta a toda eliminación<br />

del prójimo: el siervo ama, perdona y no acepta<br />

la lógica del adversario, Jesús no replica al odio<br />

con la venganza, sino con el perdón. S. Pablo nos<br />

enseña a luchar contra el mal haciendo abundar<br />

el bien. Rom12,14-21. La última palabra la tiene<br />

el amor.<br />

El profeta Isaías anuncia un Mesías, un siervo del<br />

Señor fiel, humilde y justo, que lleva a cuestas<br />

los sufrimientos de los hombres, que no busca<br />

su propia gloria, y que, incluso en aparente<br />

fracaso, haga triunfar la causa de Dios.<br />

Después de la Resurrección, la Iglesia sigue<br />

prolongando el misterio salvador de Jesús “De<br />

su plenitud recibimos todos”. Cualquier<br />

cristiano puede, entonces, ser siervo, si el<br />

Espíritu de Dios está con él. Puede prolongar lo<br />

que Cristo como Cabeza ya realizó. Al prolongar<br />

el misterio del siervo, asumimos en palabras y<br />

obras el misterio del dolor de nuestros<br />

hermanos los hombres. También nosotros<br />

debemos lleva la cruz que la carne y el mundo<br />

echan sobre los hombros de quienes buscan la<br />

paz y la justicia.<br />

En Hech.3,13 Jesús, el siervo de Dios, el santo,<br />

el justo , el profeta anunciado, es autor de<br />

vida; origen de la misma y el que guía hasta<br />

ella, porque venció a la muerte con su<br />

resurrección.<br />

El Himno de Filipenses 2, 6-11, nos habla de<br />

Jesús, el siervo de Dios descrito por Isaías,<br />

Cristo, por su condición divina poseía todo<br />

poder; renunció a toda pretensión de dominio,<br />

se abandonó en manos de Dios, sometiéndose, a<br />

la condición de servidor; por eso Dios lo levantó<br />

sobre todo.<br />

La Iglesia, cada uno de nosotros, tenemos la<br />

misión de hacer presente en el mundo la obra de<br />

redención de Jesús; el siervo por excelencia.<br />

Para cumplirla, estamos llamados a<br />

comportarnos como Jesús, el siervo de Yahvé.<br />

31


consejo nacional<br />

El fin de semana del 12-14 de junio, como es<br />

habitual en estas fechas, nos reunimos el Consejo<br />

Nacional para evaluar las actividades realizadas hasta<br />

el momento, revisar todas aquellas que se realizarán<br />

este verano: Encuentro de Benagalbón, Escuela, envíos<br />

misioneros…, y proponer nuevas líneas de acción de<br />

cara a los próximos tres años, en los que la actividad<br />

pastoral estará plagada de grandes acontecimientos.<br />

En nuestro análisis de la realidad, y siendo<br />

conscientes de que los niños y jóvenes tienen, hoy más<br />

que nunca, sed de Dios, hemos intentado potenciar<br />

aquellos aspectos que consideramos fundamentales en<br />

nuestro ser como asociación y en nuestro carisma<br />

vicenciano.<br />

Estamos muy felices de poder compartir con todos<br />

vosotros tres años importantes en los que<br />

profundizaremos en la figura y carisma de San Vicente<br />

y Santa Luisa, y en los que nos uniremos al resto de la<br />

Iglesia y de la Familia Vicenciana Internacional para<br />

participar de la JMJ en Madrid en el 2011.<br />

32<br />

Todos estos acontecimientos tendrán un valor real si<br />

somos capaces de acompañar los procesos<br />

catecumenales de nuestros jóvenes, siendo inventivos<br />

si hace falta, pero con el rigor de quien sabe que su<br />

tarea es importante y lleva consigo muchas horas de<br />

“siembra”.<br />

Como en el trienio anterior, hemos considerado que la<br />

mejor forma de organizar los objetivos y líneas de<br />

acción es por bloques temáticos y estructurándolos en<br />

retos y compromisos a conseguir.<br />

Cada año (curso) se resaltarán algunos de ellos, y<br />

trataremos, en los diferentes niveles de la Asociación<br />

(Centro, Diócesis, Provincia y Nacional) de ir<br />

ofreciendo actividades y espacios que nos ayuden a su<br />

consecución.<br />

Muchos de ellos son retos que te sonarán, que no son<br />

nuevos ni novedosos, pero sí necesarios y básicos para<br />

JMV. Por ello, a ti catequista, asesor/a, joven, niño,<br />

adulto… se te confía la misión de ponerte en camino y


tratar de alcanzar esos retos propuestos.<br />

A través de esta programación de retos, JMV quiere<br />

seguir ofreciendo a los niños y jóvenes un espacio en el<br />

que crecer como cristianos y vicencianos, donde<br />

experimentar el servicio, la oración, la comunidad y la<br />

misión.<br />

Estoy segura de que entre todos podemos hacer<br />

realidad estos retos y transformar un poco más<br />

nuestros corazones y nuestra sociedad fijándonos en el<br />

ejemplo de María.<br />

Ya en septiembre será momento para discernir cuál de<br />

estos retos propuestos para el curso es prioritario en<br />

cada Centro, en las Diócesis o en las Provincias e idear<br />

las actividades y acciones que consideremos más<br />

apropiadas.<br />

Por ahora, sólo un pequeño adelanto: el próximo curso<br />

nuestro lema será IMPLICADOS EN UNA MISIÓN DE<br />

AMOR. Sin duda, un magnífico lema para poder<br />

celebrar de manera entusiasta el 350 aniversario de la<br />

imPlicaDos<br />

en uNa misióN<br />

dE amoR<br />

reunión del consejo nacional<br />

del 12 al 14 de junio<br />

muerte de Santa Luisa y San Vicente, ocasión única<br />

para fomentar nuestra relación con el resto de ramas<br />

que componen la Familia Vicenciana y para ahondar en<br />

el conocimiento de nuestro carisma.<br />

En el lema hemos de sentirnos todos involucrados, a<br />

todos se nos hace el ofrecimiento y, al mismo tiempo,<br />

nos urge a la misión. Una misión, que como bautizados,<br />

debe ser la de transmitir la Buena Noticia allá donde<br />

nos encontremos y siendo testimonio del Amor de Dios<br />

para con cada uno de nosotros.<br />

Así mismo, expresa la suerte de sabernos parte del<br />

plan de Dios, un plan que busca la felicidad del ser<br />

humano y que desborda el amor que es servicio,<br />

gratuidad, don, justicia. Un AMOR con mayúsculas que<br />

quiso hacerse pobre entre los pobres.<br />

Ahora ya no queda más que ponernos manos a la obra,<br />

convencidos de que la evangelización entre los jóvenes<br />

es una tarea apasionante y que como JMV tenemos<br />

mucho que ofrecer a la Iglesia y a la sociedad.<br />

33


consejo nacional<br />

ProGramacióN tRienaL<br />

reTos de JMV-EspaÑa dEsde 2009 a 2012<br />

Esta programación, como años anteriores, se<br />

estructura en bloques temáticos teniendo en cuenta<br />

las notas propias de la Asociación y están formulados<br />

como retos a conseguir a través de la realización de<br />

diferentes compromisos.<br />

Se trata de una programación en la que se enfatizan<br />

aquellos aspectos de la vida asociativa y de carisma<br />

que se observan como más prioritarios. Esto no quiere<br />

decir que no se puedan trabajar además otros aspectos<br />

que, a nivel local, diocesano o provincial se consideren<br />

de suma importancia.<br />

I. MISIÓN-SERVICIO<br />

1.Descubrir que el servicio al hermano es encuentro<br />

privilegiado con Dios y un estilo de vida.<br />

2.Llevar a cabo una evangelización de nuestro entorno<br />

desde nuestro ser misionero.<br />

3.Cultivar un espíritu de disponibilidad para dar<br />

respuesta a las necesidades que existen en la<br />

Asociación y en la Iglesia.<br />

II.PRESENCIA VICENCIANA, ECLESIAL Y CIVIL<br />

FAMILIA VICENCIANA<br />

1.Profundizar en el conocimiento de San Vicente y<br />

Santa Luisa con motivo del 350 aniversario de su<br />

muerte.<br />

2.Crear y/o potenciar la Coordinadora de la Familia<br />

Vicenciana en cada provincia civil.<br />

PRESENCIA ECLESIAL<br />

3.Participar desde nuestra identidad en la vida de las<br />

34<br />

Parroquias y en las Diócesis.<br />

4.Motivar y colaborar en la preparación y participación<br />

en la JMJ Madrid-2011.<br />

PRESENCIA PÚBLICA<br />

5.Tomar conciencia y fomentar la presencia pública de<br />

los jóvenes en los distintos foros de participación<br />

desde nuestra pertenencia a la Asociación.<br />

III.VIDA ASOCIATIVA<br />

1.Dar a conocer el documento “Estilo de vida y<br />

organización de JMV”.<br />

2.Redescubrir y explicar nuestra identidad como JMV a<br />

nivel interno.<br />

3.Explicar qué es JMV y darlo a conocer a nivel externo.<br />

IV.VIDA ESPIRITUAL – NOTA MARIANA<br />

1.Ayudar a los jóvenes a descubrir la presencia de Dios<br />

en sus vidas.<br />

2.Descubrir la figura humana de María como joven<br />

capaz de dar respuesta al proyecto de Dios en su vida.<br />

V.PROCESO CATECUMENAL Y FORMACIÓN<br />

1.Cuidar la formación de los catequistas, sobre todo<br />

de los que acompañan grupos dentro del Proceso<br />

Catecumenal, velar para que tengan “grupo de<br />

referencia” y acompañar su ministerio de catequistas.<br />

2.Potenciar las “vivencias eje” del Catecumenado.<br />

3.Profundizar en los medios de evangelización y<br />

acompañamiento de los jóvenes.


entre nosotros<br />

festiVal misioNero<br />

pRovinCia<br />

saN vicenTe<br />

El sábado 9 de mayo de 2009, como cada<br />

año, en el primer o segundo sábado del<br />

mes de mayo, la Provincia Canónica de<br />

San Vicente se congregaba para celebrar<br />

un día de colaboración común para<br />

recaudar fondos, para las comunidades<br />

misioneras que JMV tiene en Honduras,<br />

Bolivia y Mozambique.<br />

Un día de festival en el que cada centro<br />

se implica en su organización preparando<br />

y colocando allí algún “puesto”, en los que<br />

los participantes tienen la oportunidad de<br />

jugar, disfrutar, e incluso de comprar<br />

alguna que otra cosa. Entre los distintos<br />

puestos que se colocan en el patio del<br />

colegio de Nuestra Señora del Carmen –<br />

Nájera- en el barrio de Carabanchel, en<br />

Madrid, todos los asistentes se pudieron<br />

encontrar con distintos talleres de marca<br />

páginas, pulseras, colgantes, y demás<br />

complementos, cariocas, pelotas de<br />

malabares,…; con varios juegos de feria:<br />

“tira el bote”, “el juego de la anilla”, “la<br />

pesca de peces”,…; con un puesto de<br />

dulces y bollos caseros; un kiosco; un bar<br />

con refrescos y bocatas; y una gran<br />

tómbola. Los más pequeños pudieron<br />

disfrutar de lo lindo con un castillo<br />

hinchable y con la visita de un payaso que<br />

los entretuvo con algunos trucos de magia.<br />

Por la tarde, grandes y pequeños, pudimos<br />

disfrutar con los bailes que prepararon<br />

algunas de las chicas de Toledo. En<br />

general, puedo decir que es un festival<br />

que ocupa todo el día, y que lo rellena al<br />

completo de actividades que mantienen<br />

entretenidos a todos los que se acercan a<br />

participar.<br />

Desde la Provincia se cuida que de<br />

cada centro y de casa de Hijas de la<br />

Caridad se anime a participar no sólo a los<br />

miembros de la Asociación, sino a todas<br />

aquellas personas cercanas al carisma<br />

vicenciano, para colaborar con La Misión.<br />

De la convocatoria al Festival, he de<br />

agradecer la preocupación por parte de la<br />

Hermana Visitadora de la Provincia, Sor<br />

Carmen, de que ésta llegue a todas las<br />

Comunidades de Hijas de la Caridad y de<br />

que colaboren de alguna una otra manera<br />

para que todo pueda llevarse a cabo sin<br />

ninguna dificultad. Éste curso he de<br />

agradecer también la colaboración de la<br />

Sociedad de San Vicente de Paúl por su<br />

donación de objetos para la tómbola<br />

misionera. Un gesto muy valorado y<br />

agradecido por el Consejo provincial de<br />

JMV, de colaboración entre Familia. Y éste<br />

párrafo, que he dedicado a los<br />

agradecimientos, he de concluirlo dando<br />

las gracias a las más de ochocientas<br />

personas que asistieron al Festival, y a<br />

cada centro, tras el que personas<br />

concretas dedicaron su tiempo en<br />

preparar y llevar a cabo su actividad.<br />

Hace ya varios años que nació este día de<br />

“festival”, en el que el Consejo provincial<br />

pone especial cuidado en su organización<br />

previa e in situ; pero de los asistentes no<br />

es únicamente importante su<br />

participación en las actividades que ese<br />

día se ofertan sino que es primordial la<br />

realización, en los grupos, de la<br />

Catequesis previa que se envía a todos los<br />

centros con el fin de dar a conocer las tres<br />

comunidades misioneras y los proyectos<br />

que nuestros misioneros llevan a cabo, y<br />

concienciar en el sentido que tiene la<br />

asistencia y participación en el Festival.<br />

Daniel Malmierca Sánchez,<br />

35


nos conocemos<br />

¡Hola a todos!<br />

Hoy estamos aquí para contaros quiénes somos, a qué<br />

nos dedicamos cada semana en nuestro grupo de JMV<br />

los Infantiles de quinto de primaria y algunas<br />

experiencias que hemos vivido.<br />

Vamos a empezar diciendo que somos un grupo de JMV<br />

infantil formado por nueve chavalillos y dos Catequistas,<br />

Barto y Mari Lina. Nos reunimos cada jueves en nuestro<br />

colegio, el Colegio Sagrado Corazón de Bailén.<br />

En primer lugar hay que decir que cuando vemos que se<br />

acerca el jueves, se nos pone una sonrisa en la cara que<br />

va de oreja a oreja y esto es porque sabemos que vamos<br />

a dedicar una hora (o a veces un poquitín más) a hablar<br />

sobre Jesús, sobre todo aquello que nos enseña, sobre<br />

su vida… y nos gusta escuchar para intentar parecernos<br />

un poco a Él. Además, hay que reconocer que es fácil<br />

aprender si disfrutas con ello y nuestros catequistas<br />

intentan explicarnos todo de la mejor manera posible.<br />

Para ello, utilizan cuentos, dibujos, juegos… pero sobre<br />

todo, sus experiencias, porque ellos ya son grandes y<br />

han vivido mucho en JMV, en lo que han descubierto a<br />

Jesús. Aunque todavía nos cuesta entenderlos bien<br />

cuando dicen “… hemos conocido a Jesús…” estamos<br />

deseando vivir esas experiencias, reuniones, oraciones,<br />

convivencias, encuentros,… para saber que siempre está<br />

ahí y quiere ser nuestro amigo.<br />

No podría faltar decir que en nuestro grupo todos<br />

estamos muy unidos, no hay peleas ni discusiones entre<br />

nosotros, lo que hace que nuestro grupo sea una…<br />

ummm, como se llama… ¡ah! “comunidad”, como dicen<br />

nuestros Catequistas, y esta es otra de las razones por<br />

36<br />

infantiles de jmv<br />

colegio SaGrado CoraZón de Bailén<br />

las que nos gusta que lleguen los jueves, porque sabes<br />

que puedes contar tus problemas, tus secretos, tus<br />

deseos, tus inquietudes… entre amigos que te quieren y<br />

s e<br />

preocupan por ti.<br />

Uno de los momentos que hay que recordar fue cuando<br />

el grupo fuimos a la Capilla para hacer la primera<br />

oración que habíamos preparado nosotros. Sabíamos<br />

que debíamos estar en silencio (cosa que nos cuesta),<br />

pero nos encantó. Compartimos la oración con ayuda de<br />

nuestros Catequistas y sus preguntas y sentimos que<br />

Jesús estaba con nosotros escuchándonos y que se<br />

sentía feliz al vernos todos juntos reunidos en su<br />

“rinconcillo” para hablar con Él. Desde entonces<br />

quisimos repetir ese momento a lo largo del curso más<br />

veces.<br />

Este año hemos vivido también una experiencia muy<br />

bonita: cuando nos fuimos a Zocueca, una aldea<br />

cercana, con los JMV del resto de la Diócesis de Jaén,<br />

para convivir en un día de campo. Lo que más nos gustó<br />

es conocer gente nueva y el hecho de descubrir que con<br />

un simple juego de la oca se puede aprender a superar<br />

pruebas en grupo, aunque no nos conociésemos del todo<br />

y a descubrir de forma amena nuevos valores y detalles<br />

de la vida de Jesús.<br />

Pues todo esto es nuestra experiencia este año en JMV,<br />

culminada en el Paso de Etapa donde recibimos la<br />

pañoleta amarilla, distintiva de nuestra Provincia de<br />

Granada, con la que nos comprometemos a seguir el año<br />

que viene aprendiendo de Jesús, viéndonos bastante<br />

identificados con el lema “VIVE DENTRO DE TI” porque,


Para asistir a la Plenaria de las Comunidades de Adultos<br />

de J.M.V. nos reunimos el pasado día seis de junio en<br />

nuestra casa de Asunción Castell en Madrid, algunos<br />

socios adultos representativos de las comunidades de<br />

Valladolid, Madrid, Bétera, Almería y Málaga.<br />

Estuvimos acompañados por nuestra Presidenta, Irune<br />

y por nuestra Secretaria, Isabel. Se comenzó la reunión<br />

con la oración de Laúdes y a continuación iniciamos el<br />

trabajo.<br />

El guión del día comenzaba con la respuesta por parte<br />

de nuestra presidenta a la siguiente cuestión: ¿Qué nos<br />

ofrece la Asociación para desarrollar nuestra opción<br />

comunitaria? Ante esta cuestión fijó claramente cual<br />

es nuestra presencia formal en JMV, así como cuales<br />

son los puntos que están por desarrollar.<br />

Por parte del Coordinador Nacional de Adultos de JMV,<br />

Jesús Colmenero, se intentó contestar a la siguiente<br />

pregunta: ¿Qué podemos ofrecer los Adultos a la<br />

Asociación? Para esto presentó el documento “Bases<br />

para una comunidad de Adultos de JMV”, trabajado<br />

durante varios años en Plenarias, Encuentros<br />

Nacionales y Campamentos. En este documento se<br />

plasma las guías maestras desde las cuales los adultos,<br />

como comunidad cristiana, podemos desarrollar<br />

nuestra vocación de laicos comprometidos y ser<br />

referencia para los jóvenes.<br />

A continuación se evaluó la actividad de los socios<br />

adultos a lo largo del curso, apreciándose lo que se<br />

interpretó como una cierta apatía, confrontando lo<br />

realizado con los propósito recogidos en nuestro “Estilo<br />

de Vida” de J.M.V. Ante esta discrepancia nos<br />

cuestionamos si era coherente que toda nuestra<br />

actividad asociativa sea en este curso la realización de<br />

un Campamento Comunitario, el cual en gran medida<br />

está alejado del conocimiento y participación de los<br />

jóvenes de nuestra Asociación. Después de un intenso<br />

y largo debate, decidimos con mucho pesar que, en<br />

este momento, es mejor para nuestro proyecto<br />

comunitario de Adultos, y por tanto para la Asociación,<br />

entre nosotros<br />

PlEnaria SoCios AdulTos<br />

de jmv. 6 de juNio<br />

Jesús Colmenero. Coordinador Nacional de Adultos<br />

no sacar adelante el campamento comunitario de este<br />

año. Sabiendo lo que supone después de trece años de<br />

campamentos; esta medida debería hacernos<br />

replantear cual es nuestro nivel de compromiso con el<br />

proyecto comunitario y en resumen con la Asociación,<br />

plasmado en lo que según nuestro Estilo de Vida<br />

supone nuestra presencia, ya sea a nivel nacional,<br />

provincial, diocesano y de centro.<br />

Como actividades para este verano se ha ofertado las<br />

ya programadas por JMV y por la Familia Vicenciana,<br />

siendo estas el Encuentro Benagalbón-2009, Escuela<br />

Benagalbón y “Semana Vicenciana”.<br />

Para el próximo curso se intentará incrementar nuestra<br />

presencia y participación en: la oración comunitaria en<br />

WEB, temas de formación en WEB y <strong>REVISTA</strong>, artículos<br />

en la <strong>REVISTA</strong>, buscar la representación de la<br />

Asociación en foros distintos de los jóvenes e<br />

incrementar los contacto a través de email. (Ampliar la<br />

lista de adultos de “nuestra” red).<br />

Del mismo modo se programó las actividades a nivel<br />

nacional para el curso 2009-2010, siendo estas:<br />

•Encuentro Nacional de socios Adultos de J.M.V.<br />

24 y 25-10-2009<br />

•Plenaria de socios Adultos de J.M.V. 05-06-2010<br />

•Campamento Comunitario. 08 al 14-08-2010<br />

Asimismo se asumió nuestra participación a cualquier<br />

nivel organizativo en las actividades que la Asociación<br />

lleve a cabo con ocasión de la celebración, el curso<br />

que viene, del 350 aniversario del fallecimiento de<br />

nuestros fundadores.<br />

Se finalizó la Plenaria con la Eucaristía y con la<br />

esperanza de que en el próximo Encuentro Nacional de<br />

Adultos, estemos presentes todos aquellos Adultos que<br />

amamos la Asociación y pensamos que en ella podemos<br />

desarrollar nuestra opción por Cristo y su Reino.<br />

37


38<br />

Bajo<br />

la mirada<br />

de Goya<br />

Rosa María Calderón


1 2 3 4<br />

Manuela se retiró del portón ante el brío de los<br />

caballos, y cuando el coche pasaba junto a ella,<br />

con los ojos llenos de lágrimas, lo escupió con<br />

todas sus fuerzas, mientras mascullaba:<br />

- ¡Maldito y mil veces maldito, traidor!<br />

El soldado, que chapurreaba español, se le<br />

acercó con un papel escrito.<br />

- Toma, mujer, mira a ver si está en la lista tu<br />

novio.<br />

Manuela miró el papel lleno de garabatos que no<br />

entendía y casi sin mirarlo se lo devolvió al<br />

soldado. Éste le preguntó:<br />

- ¿Está o no está?<br />

- No puedo saberlo, no sé leer. – Respondió con<br />

voz acongojada Manuela<br />

- ¿Cómo se llama tu novio? Dijo el militar<br />

recorriendo con los ojos los nombres escritos en<br />

el pliego<br />

- Isidro, Isidro Calleja –Balbuceó Manuela<br />

- Lo siento muchacha, aquí está. - Respondió el<br />

soldado, mientras con el dedo señalaba unas<br />

letras ilegibles para ella.<br />

Manuela se apoyó en el muro más cercano, había<br />

recorrido todo Madrid buscando a Isidro y ahora<br />

que lo había encontrado, el cansancio<br />

acumulado surgió apoderándose de ella. Y,<br />

agotada, rota, destrozada, se dejó resbalar<br />

despacito, sintiendo las aristas de los sillares de<br />

granito arañándole la espalda, hasta llegar al<br />

suelo, donde su cuerpo se doblegó como un<br />

guiñapo incapaz de mantenerse ante tantas<br />

fatigas y calamidades vividas en ese fatídico dos<br />

de Mayo.<br />

El joven francés pensó en la novia que le<br />

esperaba en su pueblo, y cómo ella, lejos y sin<br />

noticias suyas, también estaría pasando<br />

momentos de zozobra, como esa pobre chica.<br />

Relato<br />

Entonces decidió jugársela para ofrecerle algún<br />

consuelo. No podía decirle que le escribiera algo<br />

porque si no sabía leer tampoco sabría escribir.<br />

¿Qué hacer? Al menos trataría de consolarla. Se<br />

acercó a ella, le ayudó a levantarse y le<br />

prometió decir a su novio que ella le había<br />

buscado hasta el final.<br />

Manuela, ya de pie, sacudió el polvo de la falda<br />

y se dirigió al muchacho mirándolo con<br />

agradecimiento:<br />

- Gracias, ya me encuentro mejor. Toma, dásela<br />

a Isidro. – Abrió el hato y entregó la camisa al<br />

francés - No es necesario que le digas nada, él<br />

entenderá. Esta es la camisa que debería lucir<br />

el día de nuestra boda, el mismo día de su santo.<br />

Y con voz templada añadió: - Hasta para<br />

presentarse ante la muerte, un español tiene<br />

que ir limpio y aseado, es cuestión de honor.<br />

¿Sabes?<br />

El soldado, sin entender demasiado el<br />

significado de las últimas palabras de la<br />

muchacha, tomó la camisa y disimuladamente la<br />

escondió en la garita, luego volvió junto a<br />

Manuela y le dijo en voz baja:<br />

No te preocupes, falta poco para el relevo.<br />

Cuando lleve agua a los prisioneros tu novio<br />

recibirá el recado. Y ahora, márchate, ya me has<br />

comprometido bastante.<br />

Era noche cerrada, no había luna, el cielo de<br />

Madrid, ennegrecido por la oscuridad nocturna<br />

y por la gasa de la humareda de la pólvora<br />

mortal de los cañones, dificultaba el camino que<br />

las dos mujeres habían iniciado horas antes para<br />

llegar, sin levantar sospechas, al lugar donde la<br />

muerte podía estar esperando a la persona más<br />

amada por ellas.<br />

39


ajo la mirada de Goya<br />

Guiadas por el sonido de espaciadas cargas de<br />

fusilería, remontaron una pequeña pero<br />

empinada cuesta, y desconsoladas, sin atreverse<br />

a dar un paso más, observaron una escena<br />

fantasmagórica que las sobrecogió. La sola luz<br />

de un triste farol proyectaba su haz luminoso en<br />

la misma dirección en que apuntaban los fusiles,<br />

descubriendo la tremenda escena de la muerte<br />

inevitable sobre la sangre ya vertida. Un<br />

pelotón de soldados, guarecidos del fresco de la<br />

noche por gruesos y oscuros capotes militares,<br />

apuntaban con sus armas a un grupo de paisanos<br />

madrileños, españoles que, apelotonados junto a<br />

la tapia de la Montaña del Príncipe Pío, no<br />

podían evitar pisar alguna parte del cuerpo de<br />

los fusilados anteriormente y cuya sangre<br />

derramada, que se deslizaba sobre el barro del<br />

triste suelo, poco a poco iba tomando el tono<br />

rojo amarronado de la coagulación. Entre ellos,<br />

destacaba uno por su límpida camisa blanca que<br />

reverberaba la luz del farol y la expandía en un<br />

halo luminoso. El pueblo que mata y el pueblo<br />

que muere, enfrentados una vez más, en una<br />

cansina y macabra repetición de la historia de<br />

las guerras del mundo.<br />

La anónima máquina de matar preparaba sus<br />

armas para una nueva ejecución, parecía tener<br />

prisa, como si el apuntamiento de la aurora<br />

fuese a descubrir los rostros ocultos, de<br />

espaldas a la luz, y los valientes patriotas<br />

pudieran contemplar la repugnancia que sentían<br />

ante tal locura, ante tal masacre de la que ellos<br />

sólo eran fieles ejecutores de unas órdenes, que<br />

no podían ni querían entender. Sabían que<br />

estaban ante un pueblo bravo que no se rendiría.<br />

La mujer de más edad, se aferró al brazo de la<br />

joven y gritó, señalando al hombre de la camisa<br />

blanca que, de rodillas abría los brazos como un<br />

crucificado, con los ojos desorbitados miraba<br />

40<br />

aterrado y desafiante las sombras oscuras de sus<br />

verdugos.<br />

- ¡Manuela, es mi hijo, es Isidro!<br />

- ¡Sí, madre, es tu hijo y mi hombre, es mi amor!<br />

– Respondió la muchacha atrayendo contra su<br />

pecho la cara húmeda de la anciana, para<br />

evitarle así la dureza del momento final.<br />

En ese instante, una voz anónima surgió desde<br />

el espacio de las sombras y gritó:<br />

-¡Feu!<br />

Una detonación ensordecedora, una nube de<br />

humo y un fuerte olor a pólvora se esparció<br />

sobre las briznas de hierba, sobre la tierra, sobre<br />

las piedras. A lo lejos levemente la línea<br />

quebrada del amanecer iba recortando los<br />

humildes y los soberbios, los pequeños y los<br />

grandes edificios de Madrid. El castigo ejemplar<br />

con el que Murat quería amedrentar al pueblo<br />

invadido no había servido para nada. Los<br />

correos portadores del bando de los alcaldes de<br />

Móstoles estaban ya en a sus destinos. Y por<br />

cada muerto que yacía inerte en los múltiples<br />

paredones de Madrid, se levantaron cientos de<br />

patriotas en toda España dispuestos a<br />

enfrentarse con uñas y dientes al ejército<br />

invasor.<br />

En ese momento un alumno levantó la mano. La<br />

profesora se volvió hacia él:<br />

- Si, Raúl, dime.<br />

- Profesora, una pregunta, ¿Se sabe quién es ese<br />

hombre?<br />

La profesora hizo silencio volviendo la mirada<br />

hacia el cuadro. Allí estaba el desconocido de la<br />

camisa blanca, inmortalizado por el pintor de<br />

pintores, todavía con vida. Por un momento le<br />

pareció descubrir en su aterrorizada mirada un<br />

gesto de complicidad. Movió la cabeza como<br />

para alejar pensamientos absurdos, y respondió


en tono académico:<br />

La verdad, Raúl, es que no he leído nada sobre<br />

el particular. Trataré de documentarme y si<br />

averiguo algo te lo comunicaré en clase, no te<br />

preocupes. De todos modos, -añadió<br />

dirigiéndose al grupo- ese detalle no es<br />

imprescindible. Goya, además de ser un gran<br />

retratista y codearse con la realeza y la<br />

aristocracia, había salido del pueblo y se sentía<br />

parte de él. Por eso gustaba de representarle<br />

como la masa anónima, pagadora de todos los<br />

desatinos de los poderosos.<br />

A la salida del museo, los estudiantes se<br />

dispersaron. La profesora enfiló el Paseo del<br />

Prado hacia Cibeles. Madrid estaba hermoso en<br />

fin<br />

ese atardecer de mayo. En el cielo velazqueño<br />

rameaban unas nubes rosadas por encima de la<br />

calzada, a estas horas llena de coches en una<br />

alocada carrera interrumpida por la luz<br />

cronometrada de los semáforos. Sobre el amplio<br />

bulevar árboles conyugales entrelazaban sus<br />

ramas formando un dosel amoroso sobre los<br />

distraídos viandantes. En la mente de la<br />

profesora iba tomando cuerpo despacito una<br />

historia. Se paró bruscamente, se acercó a la<br />

calzada, levantó el brazo y gritó:<br />

- ¡Taxi!<br />

Saludó al taxista, se arrellanó en el asiento<br />

trasero y dio la dirección de su domicilio,<br />

mientras su mente sufría las dolorosas<br />

41


miRa<br />

escucha<br />

y<br />

Si te arrancan al niño que llevamos por dentro<br />

si te quitan la teta y te cambian de cuento<br />

no te tragues la pena porque no estamos muertos.<br />

Llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo<br />

Si te anclaran las alas en el muelle del viento<br />

yo te espero a un segundo en la orilla del tiempo<br />

llegaras cuando vayas mas allá del intento<br />

llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo<br />

Si te abrazan las paredes<br />

desabrocha el corazón<br />

no permitas que te anuden la respiración<br />

No te quedes aguardando<br />

a que pinte la ocasión<br />

que la vida son dos trazos y un borrón<br />

Tengo miedo que se rompa la esperanza<br />

que la libertad se quede sin alas<br />

tengo miedo que haya un día sin mañana<br />

Tengo miedo de que el miedo<br />

42<br />

¿Cuántos hombres y mujeres<br />

subsaharianos morirán<br />

este verano al intentar<br />

hacer realidad su sueño?<br />

Llegaremos a tiempo. Rosana<br />

eche un pulso y pueda mas<br />

no te rindas, no te sientes a esperar<br />

Si robaran el mapa del país de los sueños<br />

siempre queda el camino que te late por dentro<br />

si te caes te levantas, si te arrimas te espero<br />

llegaremos a tiempo, llegaremos a tiempo<br />

Mejor lento que parado<br />

desabrocha el corazón<br />

no permitas que te anuden la imaginación<br />

No te quedes aguardando<br />

a que pinte la ocasión<br />

que la vida son dos trazos y un borrón<br />

Tengo miedo que se rompa la esperanza...<br />

Solo pueden contigo si te acabas rindiendo<br />

si disparan por fuera y te matan por dentro<br />

Llegarás cuando vayas más allá del intento


Sor Justa<br />

Domínguez<br />

de Vidaurreta<br />

Nace en 1875 en Azpeitia (Guipúzcoa) durante los<br />

meses de exilio y refugio de sus padres en la casa<br />

de D. Benito Gibert, amigo de la familia. Los padres<br />

fueron perseguidos por su condición de carlistas.<br />

Antes de cumplir un año, sus padres vuelven a<br />

Tafalla, ciudad donde Justa vive con su familia<br />

hasta su ingreso en la Compañía de las Hijas de la<br />

Caridad<br />

Es la única hija entre ocho hermanos y ocupa el<br />

tercer lugar entre ellos.<br />

Recibe una esmerada educación en el ambiente<br />

familiar, completada por las religiosas Hijas de la<br />

Cruz en el colegio de San José de Tafalla. En su<br />

adolescencia y juventud es miembro de la<br />

asociación de Hijas de María de la parroquia, toma<br />

parte en el movimiento caritativo de la ciudad<br />

integrándose en las conferencias de san Vicente de<br />

Paúl visita a los pobres y enfermos, imparte<br />

catequesis a los niños y enseña a leer a jóvenes del<br />

campo de la escuela dominical, a la vez que cultiva<br />

con esmero la vida de piedad<br />

En este ambiente surge su vocación a la vida<br />

consagrada, rechaza la oferta de matrimonio con<br />

un joven de buena posición social y decide ingresar<br />

en la Compañía de las Hijas de la Caridad después<br />

de un serio discernimiento de la voluntad de Dios.<br />

Comienza el postulantado o prueba el 1 de junio de<br />

1895 en el Hospital civil de Pamplona Durante este<br />

tiempo llamó la atención de sus compañeras por su<br />

piedad, disponibilidad, acogida y capacidad de<br />

entrega y sacrificio con las mujeres enfermas.<br />

Sor Puri García González<br />

El 4 de septiembre de 1895 llega a Madrid e ingresa<br />

en el seminario iniciando su vida de entrega total<br />

como Hija de la Caridad.<br />

Durante el tiempo de formación manifestó<br />

especial grado de asimilación e interiorización del<br />

carisma. Terminado el tiempo del seminario fue<br />

destinada a la Casa Provincial como colaboradora y<br />

miembro del equipo de formación de las Hermanas<br />

que ingresan en la Compañía.<br />

En este ministerio de formadora y educadora pasó<br />

los primeros 26 años de su vida de Hija de la<br />

Caridad, siendo ejemplo de virtud para las más<br />

jóvenes. En 1921 fue nombrada Vicedirectora del<br />

Seminario y a finales de 1922 Directora y principal<br />

responsable de la formación, ministerio que<br />

desempeñará hasta 1932<br />

En estos treinta y seis años de plena dedicación a<br />

la formación, su vocación está caracterizada por<br />

una radical capacidad de entrega a Dios y a las<br />

Hermanas. Trabajó incansablemente por promover<br />

una auténtica Escuela de santidad, ofreciendo a las<br />

Hermanas jóvenes un programa de santidad<br />

fundado en las Reglas dadas por San Vicente de<br />

Paúl a las Hijas de la Caridad.<br />

Bajo su dirección se experimentó una notable<br />

renovación espiritual en el Seminario, sembró<br />

talante apostólico y misionero con gran<br />

disponibilidad, sensibilidad y entrega para el<br />

servicio de los pobres. Decía con frecuencia que no<br />

se puede ser Hija de la Caridad y practicar la<br />

Caridad sin beber del manantial de la misma<br />

Caridad que es Dios. Y todo lo que enseñaba, lo<br />

hacía vida y daba testimonio de ello con su<br />

43


El alma<br />

se serena<br />

a Sor Sara<br />

Rosa Mª Calderón<br />

Caiga sobre la tierra reseca<br />

de cada hombre tu lluvia, Señor.<br />

Sopla en las estancias cerradas de mi alma<br />

tu viento, Dios mío.<br />

Quema con tu fuego las zarzas<br />

que impiden que crezca en mí tu Palabra.<br />

Rompe con tu espada las ligaduras<br />

que me inmovilizan<br />

y derrumba los muros<br />

que me impiden acercarme a Ti.<br />

Unge con tus óleos la herida de mi corazón,<br />

habla por mi boca<br />

y envíame a predicar tu Palabra,<br />

ilumina con tu luz las noches oscuras de mi alma,<br />

aviva el fuego en mi interior<br />

y déjame ver tu rostro.

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!