Todorov, T- Introduccion a la Literatura Fantastica - Catedu

catedu.es

Todorov, T- Introduccion a la Literatura Fantastica - Catedu

Tzvetan Todorov Introducción a la literatura fantástica

primera pregunta apuntaba hacia la estructura del género; la segunda, hacia las

funciones.

Por otra parte, este problema de la función se subdivide de inmediato y

desemboca en varios problemas particulares. Puede referirse a lo fantástico, es decir,

a una cierta reacción ante lo sobrenatural; pero también a lo sobrenatural en sí. En

este último caso, será necesario distinguir entre una función literaria y una función

social de lo sobrenatural. Empecemos por esta última.

Una observación de Peter Penzoldt nos da el esbozo de una respuesta. “Para

muchos autores, lo sobrenatural no era más que un pretexto para describir cosas

que jamás se hubieran atrevido a mencionar en términos realistas” (pág. 146).

Puede ponerse en duda que los acontecimientos sobrenaturales no sean más que

pretextos; pero esta afirmación contiene, por cierto, una parte de verdad: lo

fantástico permite franquear ciertos límites inaccesibles en tanto no se recurre a él.

Si se retoman los elementos sobrenaturales tales como fueron anteriormente

enumerados, podrá advertirse la legitimidad de esta observación. Sean, por

ejemplo, los temas del tú: incesto, homosexualidad, amor de más de dos, necrofilia,

sensualidad excesiva... Se tiene la impresión de estar leyendo una lista de temas

prohibidos por alguna censura: cada uno de estos temas fue, de hecho, a menudo

prohibido, y puede serlo aún en nuestros días. Por otra parte, el matiz fantástico no

siempre salvó las obras de la severidad de los censores: El monje, por ejemplo, fue

prohibido en el momento de su reedición.

Junto a la censura institucionalizada, existe otra, más sutil y más general: la

que reina en la psiquis misma de los autores. la penalización de ciertos actos por

parte de la sociedad provoca una penalización que se practica en el individuo

mismo, impidiéndole tratar ciertos temas tabú. Más que un simple pretexto, lo

fantástico es un arma de combate contra ambas censuras: los excesos sexuales serán

mejor aceptados por todo tipo de censura si se los anota a cuenta del diablo.

Si la red de los temas del tú proviene directamente de los tabúes y por

consiguiente de la censura, lo mismo sucede con la de los temas del yo, aunque de

manera menos directa. No es casual que este otro grupo remita a la locura. La

sociedad condena con la misma severidad tanto el pensamiento del psicótico como

el criminal que transgrede los tabúes: al igual que este último, el loco también está

encerrado; su cárcel se llama manicomio. Tampoco es casual que la sociedad

reprima el empleo de las drogas y encierre, una vez más, a quienes las utilizan: las

drogas suscitan un modo de pensar considerado culpable.

Por lo tanto, es posible esquematizar la condena que amenaza las dos redes

de temas y decir que la introducción de elementos sobrenaturales es un recurso

para evitar esta condena. Se comprende ahora mejor por qué nuestra tipología de

los temas coincidía con la de las enfermedades mentales: la función de lo

115

More magazines by this user
Similar magazines